O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» fallen angels [muro]
Ayer a las 11:41 pm por jackson.

» The Selection
Ayer a las 10:37 pm por Asclepio.

» «Go back to Uk» [Harry S.]
Ayer a las 9:56 pm por Keniia Joanna

» bitter battlefield.{muro interactivo.
Ayer a las 7:53 pm por blackstairs

» Coffee at morning
Ayer a las 7:52 pm por peraulata

» bitter battlefield.{fichas/expedientes.
Ayer a las 7:51 pm por blackstairs

» Heroes. (Muro Interactivo)
Ayer a las 5:51 pm por yagmur.

» The Breakfast Club - Novela colectiva - Inscripciones abiertas.
Ayer a las 4:08 pm por Carstairs

» o p h e l i a
Ayer a las 3:09 pm por wylan

novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ insxne.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

The Cinderella Contract {Audiciones/Inscripciones

Página 2 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: The Cinderella Contract {Audiciones/Inscripciones

Mensaje por jackson. el Mar 13 Mayo 2014, 2:30 pm

La chica en llamas escribió:Me gusto la idea querida, en un rato dejo mi ficha. 
Alec.
¡Hola! Espero tu ficha con ansias   
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Cinderella Contract {Audiciones/Inscripciones

Mensaje por mieczyslaw el Mar 13 Mayo 2014, 2:45 pm


Alec Flynn.



 Nombre: Finn Harries.//Alexander Flynn Monroe.
Representantes: Finn Harries.//Camila Cabello.
Rol: El inocente, príncipe crianza.//La chica madura.
Monster:
Hoy es viernes, significa que mama y papa se la pasarán toda la noche en la casa del tío Simón jugando cartas. ¡Genial! Hoy podría ver de 2 a 3 películas.
—Cami, iremos a jugar a casa del tío Simón. ¿Quieres acompañarnos? —pregunto mi madre. Yo la mire con mis ojos grises mientras hacia una mueca de desagrado.
—Esta bien mami. No, no quiero ir. Hoy pasan las caricaturas de Mickey Mouse y quiero verlas. —dije con mi voz dulce mientras tomaba un vaso del lavaplatos y lo coloque en la mesa. Soy una completa profesional de las mentiras.
—Esta bien. Cuídate hija. Nos vemos más tarde. —dijo papa mientras besaba mi frente. Se separó de mi y se poso al lado de mi madre.
—Claro que si. ¡Adiós! —los despedí mientras miraba la nevera en busca de un refresco. Ellos dijeron un 'buenas noches' al unísono y después se escucho que la puerta se cerraba detrás de ellos. 
Tome la botella de Pepsi y llene el vaso que anteriormente había dejado en la mesa hasta el tope. Se escucho el motor rugir y segundos después el chirrido de los neumáticos indicando que ya se habían marchado. ¡Genial, que empiece la función de cine terrorífica!
Para ser una niña de tan sólo 10 años de edad no le tengo miedo a nada. E visto miles de veces El exorcista, el silencio de los corderos y todas las películas de Freddy Krueger. Mi habitación esta repleta de pósters de Clive Barker, ¿el mejor escritos de historias de terror? me pregunto una vez Des, mi mejor amigo. ¿El mejor escritor de terror? ¿Mejor que Stephen King? ¡Ay Des, no sabes nada! 
Mi madre creía que aquellos pósters eran de actores y cantantes famosos. Pero no era así, ¡ella no sabía nada de lo que eran todas esas personas que están en los pósters de mis paredes!
A las 7:45 empezó mi ritual. Prendí la televisión y la DVD con el control remoto, metí la película a esta y le puse play. Tome asiento en el sofá que se encontraba a solamente 2 metros de la gran pantalla de plasma de 40 pulgadas que esta en la sala de mi casa.
Adelante los aburridos comerciales y anuncios de otras películas mientras le daba un sorbo a mi vaso con la bebida artificial sabor a cola. Cuando empieza la película le pongo pausa y después play. 
New Line Cinema presents... un fuerte rock invade la sala; en la pantalla, la niña vestida de blanco dibuja con grises la casa de Elm Street donde vive Freddy Krueger. Comienza el espectáculo: todo sucede en el sueño de Alice, la protagonista, única sobreviviente de la película anterior. Aguanto la respiración y me muerdo los labios. 
—Me sé esta película de memoria. —digo para mi misma y miro atentamente la película de "Pesadilla en la calle del infierno IV". Durante la siguiente hora Freddy mata a Kincaid en el cementerio de autos, ahoga a Joey en su cama de agua y Kristen baja al infierno por un siniestro laberinto de tuberías oxidadas y cadenas colgantes. Así es pequeña Camila, Freddy ha vuelto para clavar amorosamente las navajas de sus dedos en tu corazón. El incendio de la pantalla se refleja en mis pupilas, en la pupilas de la siempre solitaria y rara Camila.
¿Cómo pasar al otro lado? Lovecraft lo sabía, Edgar Allan Poe lo sabía y en las historias de Blackwood la naturaleza invisible es una constante amenaza a mi razón quien se aburre terriblemente en esa escuela donde te enseñan pura idiotez. Siempre pienso "mejor aquí, en casa, con mis libros y mis cómics".
Mis padres siempre me preguntan si me siento bien o si soy feliz. ¡Yo siempre soy feliz¡ ¿Quien dice que no lo soy? 
—Yo soy feliz con mi vida —susurre mientras hacia un ademan con mi mano derecha y rodaba los ojos—. No hay nada de raro en mi.
Todos pensaban que era una niña extraña por no tener ninguna amiga, ni amigos. Al único que tenía era Des, pero se mudó por el trabajo de sus padres y casi no lo veo.
Todos los cuadernos de mi escuela los forraba con imágenes de personajes de terror. Momias, vampiros, zombies, hombres lobos, etc. 
'¿Que pasa con esa niña?' '¿Porque no forra sus cuadernos de Ziggy, Snoopy o Rosita Fresita, como todas las niñas de su edad?' Preguntaban entre susurros las personas. Incluso mis padres se preguntaban eso. Pero eso a mi no me importaba en lo más mínimo, ya no me importaba nada. Con el paso del tiempos me di cuenta de que me gusta ser quien soy y que no cambiare mi vida por nada. De igual manera yo soy como un monstruo para todos. Eso es lo que soy para la sociedad. Yo soy un monstruo.
Mi madre siempre creyó que lo único que me faltaba era un hermano o algo así. Y ella nunca imaginaría que una vez Des se hirió el dedo al jugar con un vidrio, y yo misma bebí su sangre como si de chamoy rojo se tratara. ¡Estás loca! Nada de eso amigo, los vampiros existen si crees en ellos. En la pantalla Alice se escapa de casa y entra a un cine de tercera, y yo misma sabia que en la escena siguiente la aterrada protagonista pasará del otro lado, hacia los eternos dominios oníricos de Freddy Krueger. El universo explota, y nada hay de extraño en una pantalla que te chupa como si fuera una aspiradora gigante, y tu diminuto cuerpo un calcetín sucio debajo de la cama. Me vi las manos una vez más, y aunque no este asustada, las turbias granulaciones que forman esta nueva realidad me hace pensar que estoy soñando, y más allá de la pantalla, me veo a mi misma dormida frente a la tele. 
—Nada como una buena pesadilla, ojalá los sueños pudieran grabarse, le prestaría mis sueños a Des para asustarlo un poco. —mencione con un suspiro pesado. No era la primera vez que soñaba que estaba dentro de una película de terror. Pero esto no es un sueño, me lo decían las voces dentro de mi cabeza. Las aparte rápidamente y me enfoque en mi alrededor.
Me encontraba parada en una carretera oscura y abandonada. La luna estaba llena y amarillenta, parecía un Buda meditando encima de las nubes. 
A los alrededores todo era llano y estaba cubierto por una leve capa de niebla blancuzca, lo único que resaltaba en ese lugar era un cartel. Era aproximadamente de mi tamaño y de madera, con letras de pintura blanca resaltante se podía distinguir que estaba escrito en diversos idiomas "Bienvenido al país del miedo"
—¿El país del miedo? —pregunte para mi misma mientras con una de mis manos tomaba un mechón de mi cabello color caramelo y jugaba entretenida con el. Esto no era nada. No le tenía miedo a este aburrido lugar 'tenebroso' de mis sueños—. ¡Vamos país del miedo! ¡Sorprendeme! —dije emocionada y dejando mi cabello suelto en paz.
Corrí a toda velocidad de donde se encontraba mi antiguo paradero. Daba pequeños brincos mientras tarareaba la canción de "Thriller" de Michael Jackson. Esa canción era una de mis favoritas por el simple hecho de contener en ella la palabra 'Thriller' y que en el video salieran zombies bailando. ¡Eso es adorable!
Bien podía parecerme a una dulce niña que iba a visitar a su abuela, pero conmigo no era el caso, a menos que esa niña fuese a casa de su abuela para agarrar unos cuantos gorriones y jugar al torturador con los pequeños animales. En ese casó esa niña si sería yo.
Había perdido la noción del tiempo mientras cantaba y saltaba como toda una niña de 10 años de edad. En este lugar todo parecía ir más rápido y todo se podía manipular a tu manera. 
—Si esto es así, yo quiero estar en el pueblo más cercano. ¡Quiero ver a alguien! —grite mientras pateaba el suelo haciendo mi berrinche. Este sueño era aburrido, ya quería despertarme. ¿Que tiene de emocionante si no sale Freddy o Michael Myers?
A mi alrededor todo pareció desvanecerse por un pequeño torbellino. Me tire al suelo y cubrí mi rostro con mis brazos.
—¿Eso es todo? ¿No va a aparecer Jason? —pregunte enojada mientras seguía ocultando mi rostro entre mis brazos. Dejo de ventear a mi alrededor y yo destape mi cara. Ahora estaba en un pueblo pintorescamente aterrador— ¡Genial! ¡Así me gusta! —festeje con orgullo.
Me puse de pie de un brinco y mire a todas partes. No hay flores de carne humana bajo el eterno balanceo de los ahorcados; no hay cielos gore, ni moluscos de repulsión invadiendo la garganta. Ni siquiera hay dolor. ¿Dónde están Frankenstein y el Hombre Lobo? ¿A quién le pregunto cómo llegar al castillo de Drácula? ¿Por qué el Wendigo no recorre los cielos con sus pasos de viento alucinante? Por las grietas de las casas no se asoma ningún rostro y un inesperado silencio se diluye en las notas de los Legendary Pink Dots que como pies gigantescos aplastan la memoria. Y recorro una línea interminable, cruzo colores inexistentes, sensaciones abstractas y ráfagas de nada deslumbrando lo lleno del vacío. ¡Estoy aterrada! Los monstruos han huido: algunos se metieron en los libros, otros en las películas; otros más en los ojos del hombre que hundió un martillo en la cabeza de su esposa, o en el odio feroz que mantuvo despiertos en sus tumbas a todos nuestros muertos. Ahora Camila es un monstruo entre los monstruos y nadie se ha quedado aquí para salvarla. ¡Por dios, ahora soy un monstruo! ¡Y jamás podré salir de aquí!
—Pide un deseo Camila, tu puedes —me decía alentadora menté una y otra vez. Debía de salir de aquí—. ¡Des! —grite emocionada al recordar a mi amigo pelirrojo. Sus ojos azules y su piel pálida pasaron por mi mente como si fuese una fugaz imagen. ¡Diablos! ¡Ya estoy olvidando a mi amigo!
Un ruido se escucho a lo lejos. Era como un desgarrador grito. Y por primera vez desde que tenía 6 años se me erizó la piel, sentí un escalofrío y sentí pánico. ¡Estaba aterrada! ¿Y como no estarlo si te enteras que vivirás por siempre con monstruos olvidada en un país de locos!
Otro grito se escucho, pero después se escucho la dulce voz de una canción muy peculiar para mi. ¡Eran ellos! ¡Esa es la canción! 
Si la canción se escuchaba sólo significaba una cosa: el estaba por llegar.
—¿Porqué? —pregunte en un murmuro mientras unas sombras se lograban distinguir en una de las paredes de las calles.
'3...4 Cierra la puerta' 
¡Era la canción! ¡Freddy venia! ¡Ellos venía por mi! ¡Todos los monstruos venían hacia mi!
Abrí mi boca dispuesta a gritar, pero nada salió de mi garganta. Solamente un leve sollozo apenas audible para mis oídos. ¡Esto es imposible! ¿Porqué a mi? ¿Porqué esto me pasa a mi?
—Esto no es real. Esto es un sueño. —murmure. Del callejón se escucharon unas risas espantosas que me hicieron sentir como una cobarde. ¡¿Pero que podía hacer yo en ese momento?! Solamente tenía una opción: salir corriendo de ese lugar.
Mis pies actuaron involuntariamente y me llevaron muy lejos. No sabía a donde iba, solamente quería escapar de ahí. ¡Necesitaba a Des! ¡El tenía que sacarme de aquí!
Una cabaña se cruzo por el camino y sin dudarlo me adentre a ella. Coloque todos los muebles en la entrada para que nadie más pudiese entrar. Aquí estaría oculta y a salvó. 
—Des. —susurre y sorbí de mi nariz. Con la lengua humedecí mis labios y saboree lo salado de mis lágrimas. ¡Miren eso! ¡La maravillosa Camila esta aterrada! ¿Y porque? ¡Por sus grandes ídolos! Eso suena totalmente ilógico.
Hace solamente escasos minutos estaba ansiosa de encontrarme con Jason, y ahora que el estaba a tan sólo 10 metros de mi, me aterre.
Quiero a mis padres. ¡Quiero a mis padres en este mismo instante! ¡Quiero estar de vuelta en casa!
'Eso ya no es posible Cami, tu ahora eres un monstruo' Se escucho un susurro en mi cabeza.
—Eso es mentira. ¡Esto es un sueño! ¡Es mi sueño! —dije firmemente mientras trataba de reprimir mis propios sollozos y mis lágrimas. Pero era en vano, ya que de igual manera seguía llorando como una niña desamparada. 
'No es así. Esto es real. ¡Jamás saldrás de aquí niña!' Grito esa chillona voz en mi cabeza. ¿Porqué debo de hacerle caso a esa estúpida voz?
—Tu mientes —sorbí de mi nariz de nuevo—, esto no es real. Tu tampoco eres real. Yo despertare y estaré en mi casa de nuevo.
'Si tu lo crees, bien por ti niña.' Respondió con un tono burlesco mi conciencia.
—El puede salvarme. Des puede salvarme, ¿no es así? —pregunto con esperanza en mi voz. En la cabaña lo único que se escuchaba eran mis sollozos y el castañeo de mis dientes.
'¡Claro! El podría salvarte de este país. Si solamente el supiera acerca de en donde te encuentras y que debe decir que esta en total desacuerdo contigo y tus cosas de terror.' Me dijo la sabía conciencia de mi cabeza. Sentí un cosquilleo en el estómago y una sonrisa boba se dibujó en mis labios.
—¡Entonces estoy libre! ¡El me sacara de aquí! Ojalá y diga las palabras rápido. —murmure rápidamente. Se escucho una seca carcajada por parte de mi conciencia.— ¿Ahora que te pasa a ti? ¿De que te ríes?
'Es conmovedora tu escena de esperanza. Pero me temo que eso no es posible.' Replico con gracia.
—¿Qué? ¿Porque lo dices? —pregunte aterrada. Mi labio inferior comenzó a temblar y la sonrisa que antes presumía se contrajo en una mueca.
'¿Recuerdas que tu siempre le decías que te gustaba tu forma de ser? Y el te acepto tal cual eres. Así que no puedes salir de aquí. El dijo que cualquier cosa que te haga feliz el estará de tu parte. Lo que dice que tu estarás aquí por siempre.' Susurro la malévola voz de mi conciencia.
Solté un gran sollozo y me tire al suelo a llorar. ¡Este era el fin! 
¿Porqué? ¡Estúpida Camila! ¿Porqué te convertiste en un monstruo sin sentimientos? ¡¿Porqué?!
Afuera se escucharon unos pasos y de nuevo la aterradora canción de Freddy.
'9...10 Nunca más dormirás' susurraron las voces de los niños de la aterradora canción. Lleve mis manos a mis ojos y me hice un ovillo en el suelo.
A mi lado sentí que se poso alguien, pero sin embargo no abrí mis ojos. Unas manos huesudas se posaron en mis ojos y de repente todo se volvió negro.


Hahaha:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

___________________________________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar


Ver perfil de usuario
-------
-------

Volver arriba Ir abajo

Re: The Cinderella Contract {Audiciones/Inscripciones

Mensaje por Invitado el Mar 13 Mayo 2014, 2:50 pm

mierda, ame la idea dejo mi ficha en un rato c:
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: The Cinderella Contract {Audiciones/Inscripciones

Mensaje por cipriano. el Mar 13 Mayo 2014, 3:06 pm

¿Viste mi audición? 
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Cinderella Contract {Audiciones/Inscripciones

Mensaje por jackson. el Mar 13 Mayo 2014, 3:08 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:
¿Viste mi audición? 
Sip. Pero aun espero más fichas para así decidir y ponerme a reservar ya que me están encantando los escritos de todas y me es muy difícil decidir.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Cinderella Contract {Audiciones/Inscripciones

Mensaje por jackson. el Mar 13 Mayo 2014, 4:52 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:

Bella Blair



Nombre: Harry Styles & Bella Blair.
Representantes: Harry Styles & Sasha Pieterse.
Rol: El Malvado, Príncipe Sádico || La chica inocente.
Escrito de tu autoría :
Me siento defraudada. De verdad, hice todo lo que estuvo en mis manos, todo lo posible para salvar una relación que no tenía futuro. Incluso me enfrente a mis padres, soporte su indiferencia.
Y a el no le importo, solo se fue. Me dejo sola, hizo promesas que jamas cumplió y logro rehacer su vida. Mientras yo por mi parte, después de tres años, sigo destrozada y recordándolo cada día de mi vida como la persona que me hizo experimentar diversas sensaciones, me enseño lugares que no conocía, me introdujo en el mundo del amor, un amor que fue mas allá de todos mis limites. Fue la primer persona a la cual le abrí mi corazón y le enseñe mis sentimientos, y también fue la ultima.

El provoco un cambio en mi, jamas volveré a ser la misma. Me miro en el espejo y no veo a quien solía ser, veo una Bella rota, una joven que no siente y esta perdida. Una joven que brinda a los demas una sonrisa día a día, pero en las profundidades de su cuarto se quiebra y vive de momentos que nunca volverán: el recuerdo del primer beso, la primera caricia, la primera vez que el dijo amarla. Todo eso esta enterrado en lo mas profundo de mi corazón. Luego llega el recuerdo en el que lo veo alejarse de mi para abordar aquel avión que lo llevaría a un nuevo comienzo, una nueva vida. Un recuerdo en el cual promete amarme por siempre, escribirme cada día y volver por mi, para tener por fin nuestro final feliz. Puras mentiras.

Me gustaría poder hablar sobre como me siento, tener el valor de decir lo que pienso y abrirme a las personas. Pero luego de que alguien me fallara, nunca pude hacerlo de nuevo. En lugar de eso solo finjo ser una persona alegre y feliz, manteniendo distancias prudenciales.

Quizá fui ingenua, creí que podría vivir un cuento de hadas, pero estos solo son fantasías, la vida real no tiene siempre un final feliz. Tal vez no debía ser. Pero aun así, lo extraño y sigo queriéndolo con intensidad.

Él siguió con su vida, convirtiéndose en miembro de la banda juvenil mas influyente del momento, así que, ¿por que no puedo seguir con mi vida también?.

Me doy una última mirada en el espejo detrás de la puerta de mi habitación, me veo mas madura, mi cuerpo y mis rasgos se ven diferentes. Sorpresivamente, me siento a gusto con mi aspecto.

Oigo el sonido del coche de mi mejor amiga, y un minuto después mi madre me llama desde la primera planta. Rápidamente tomo mi bolso, dinero y mi teléfono.

—La blusa se te ve horrible, pero me gusta la falda, ¿cogiste dinero? — Pregunta mi madre cuando estoy junto a ella.

—Buenos días para ti también madre, ya tome lo necesario. Aby me espera fuera, tengo que irme. — Digo dándole un beso en la mejilla.

—Te veré luego.

Tomo las llaves de encima de la mesa junto a la puerta y salgo encontrándome con una Aby retocándose el brillo de labios en el espejo retrovisor.

—¿Acabo la calificación de tu atuendo? — Dice girando la mirada en mi dirección y dándome una de sus blancas y grandes sonrisas. Me encanta Aby, ella es tan enérgica y dulce siempre.

—Así parece. ¿Lista para el primer día de nuestro último año? — Le pregunto acomodándome en el asiento del acompañante.

—Mas lista que nunca.

Y así sin mas, arranca el coche y salimos a la carretera. Empezar nuevamente el año escolar implica tareas y muchos trabajos que entregar constantemente, lo cual es bueno, ya que me mantiene ocupada y no me veo tentada a encender la radio, o el televisor, por lo que no hay riesgo de saber de Harry. Lo malo de que se haya vuelto tan famoso, es que todos los medios hablan de su banda, pero se que tarde o temprano voy a superarlo. Tengo que hacerlo.
Gif:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Ficha Aceptada

Tu redacción es buena pero tienes varios problemas de ortografía, no es nada grave solo acentos en varias palabras. Así que puedes ir mejorando eso. Harry ya está reservado ¿Deseas audicionar por otro? Solo edita tu ficha y la vuelvo aceptar


Última edición por Karly el Mar 13 Mayo 2014, 5:28 pm, editado 1 vez
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Cinderella Contract {Audiciones/Inscripciones

Mensaje por CaraDeArdilla. el Mar 13 Mayo 2014, 4:53 pm

yo quiero en un rato te dejo la ficha :)
Rules:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Cinderella Contract {Audiciones/Inscripciones

Mensaje por jackson. el Mar 13 Mayo 2014, 5:00 pm

La chica en llamas escribió:

Alec Flynn.



 Nombre: Finn Harries.//Alexander Flynn Monroe.
Representantes: Finn Harries.//Camila Cabello.
Rol: El inocente, príncipe crianza.//La chica madura.
Monster:
Hoy es viernes, significa que mama y papa se la pasarán toda la noche en la casa del tío Simón jugando cartas. ¡Genial! Hoy podría ver de 2 a 3 películas.
—Cami, iremos a jugar a casa del tío Simón. ¿Quieres acompañarnos? —pregunto mi madre. Yo la mire con mis ojos grises mientras hacia una mueca de desagrado.
—Esta bien mami. No, no quiero ir. Hoy pasan las caricaturas de Mickey Mouse y quiero verlas. —dije con mi voz dulce mientras tomaba un vaso del lavaplatos y lo coloque en la mesa. Soy una completa profesional de las mentiras.
—Esta bien. Cuídate hija. Nos vemos más tarde. —dijo papa mientras besaba mi frente. Se separó de mi y se poso al lado de mi madre.
—Claro que si. ¡Adiós! —los despedí mientras miraba la nevera en busca de un refresco. Ellos dijeron un 'buenas noches' al unísono y después se escucho que la puerta se cerraba detrás de ellos. 
Tome la botella de Pepsi y llene el vaso que anteriormente había dejado en la mesa hasta el tope. Se escucho el motor rugir y segundos después el chirrido de los neumáticos indicando que ya se habían marchado. ¡Genial, que empiece la función de cine terrorífica!
Para ser una niña de tan sólo 10 años de edad no le tengo miedo a nada. E visto miles de veces El exorcista, el silencio de los corderos y todas las películas de Freddy Krueger. Mi habitación esta repleta de pósters de Clive Barker, ¿el mejor escritos de historias de terror? me pregunto una vez Des, mi mejor amigo. ¿El mejor escritor de terror? ¿Mejor que Stephen King? ¡Ay Des, no sabes nada! 
Mi madre creía que aquellos pósters eran de actores y cantantes famosos. Pero no era así, ¡ella no sabía nada de lo que eran todas esas personas que están en los pósters de mis paredes!
A las 7:45 empezó mi ritual. Prendí la televisión y la DVD con el control remoto, metí la película a esta y le puse play. Tome asiento en el sofá que se encontraba a solamente 2 metros de la gran pantalla de plasma de 40 pulgadas que esta en la sala de mi casa.
Adelante los aburridos comerciales y anuncios de otras películas mientras le daba un sorbo a mi vaso con la bebida artificial sabor a cola. Cuando empieza la película le pongo pausa y después play. 
New Line Cinema presents... un fuerte rock invade la sala; en la pantalla, la niña vestida de blanco dibuja con grises la casa de Elm Street donde vive Freddy Krueger. Comienza el espectáculo: todo sucede en el sueño de Alice, la protagonista, única sobreviviente de la película anterior. Aguanto la respiración y me muerdo los labios. 
—Me sé esta película de memoria. —digo para mi misma y miro atentamente la película de "Pesadilla en la calle del infierno IV". Durante la siguiente hora Freddy mata a Kincaid en el cementerio de autos, ahoga a Joey en su cama de agua y Kristen baja al infierno por un siniestro laberinto de tuberías oxidadas y cadenas colgantes. Así es pequeña Camila, Freddy ha vuelto para clavar amorosamente las navajas de sus dedos en tu corazón. El incendio de la pantalla se refleja en mis pupilas, en la pupilas de la siempre solitaria y rara Camila.
¿Cómo pasar al otro lado? Lovecraft lo sabía, Edgar Allan Poe lo sabía y en las historias de Blackwood la naturaleza invisible es una constante amenaza a mi razón quien se aburre terriblemente en esa escuela donde te enseñan pura idiotez. Siempre pienso "mejor aquí, en casa, con mis libros y mis cómics".
Mis padres siempre me preguntan si me siento bien o si soy feliz. ¡Yo siempre soy feliz¡ ¿Quien dice que no lo soy? 
—Yo soy feliz con mi vida —susurre mientras hacia un ademan con mi mano derecha y rodaba los ojos—. No hay nada de raro en mi.
Todos pensaban que era una niña extraña por no tener ninguna amiga, ni amigos. Al único que tenía era Des, pero se mudó por el trabajo de sus padres y casi no lo veo.
Todos los cuadernos de mi escuela los forraba con imágenes de personajes de terror. Momias, vampiros, zombies, hombres lobos, etc. 
'¿Que pasa con esa niña?' '¿Porque no forra sus cuadernos de Ziggy, Snoopy o Rosita Fresita, como todas las niñas de su edad?' Preguntaban entre susurros las personas. Incluso mis padres se preguntaban eso. Pero eso a mi no me importaba en lo más mínimo, ya no me importaba nada. Con el paso del tiempos me di cuenta de que me gusta ser quien soy y que no cambiare mi vida por nada. De igual manera yo soy como un monstruo para todos. Eso es lo que soy para la sociedad. Yo soy un monstruo.
Mi madre siempre creyó que lo único que me faltaba era un hermano o algo así. Y ella nunca imaginaría que una vez Des se hirió el dedo al jugar con un vidrio, y yo misma bebí su sangre como si de chamoy rojo se tratara. ¡Estás loca! Nada de eso amigo, los vampiros existen si crees en ellos. En la pantalla Alice se escapa de casa y entra a un cine de tercera, y yo misma sabia que en la escena siguiente la aterrada protagonista pasará del otro lado, hacia los eternos dominios oníricos de Freddy Krueger. El universo explota, y nada hay de extraño en una pantalla que te chupa como si fuera una aspiradora gigante, y tu diminuto cuerpo un calcetín sucio debajo de la cama. Me vi las manos una vez más, y aunque no este asustada, las turbias granulaciones que forman esta nueva realidad me hace pensar que estoy soñando, y más allá de la pantalla, me veo a mi misma dormida frente a la tele. 
—Nada como una buena pesadilla, ojalá los sueños pudieran grabarse, le prestaría mis sueños a Des para asustarlo un poco. —mencione con un suspiro pesado. No era la primera vez que soñaba que estaba dentro de una película de terror. Pero esto no es un sueño, me lo decían las voces dentro de mi cabeza. Las aparte rápidamente y me enfoque en mi alrededor.
Me encontraba parada en una carretera oscura y abandonada. La luna estaba llena y amarillenta, parecía un Buda meditando encima de las nubes. 
A los alrededores todo era llano y estaba cubierto por una leve capa de niebla blancuzca, lo único que resaltaba en ese lugar era un cartel. Era aproximadamente de mi tamaño y de madera, con letras de pintura blanca resaltante se podía distinguir que estaba escrito en diversos idiomas "Bienvenido al país del miedo"
—¿El país del miedo? —pregunte para mi misma mientras con una de mis manos tomaba un mechón de mi cabello color caramelo y jugaba entretenida con el. Esto no era nada. No le tenía miedo a este aburrido lugar 'tenebroso' de mis sueños—. ¡Vamos país del miedo! ¡Sorprendeme! —dije emocionada y dejando mi cabello suelto en paz.
Corrí a toda velocidad de donde se encontraba mi antiguo paradero. Daba pequeños brincos mientras tarareaba la canción de "Thriller" de Michael Jackson. Esa canción era una de mis favoritas por el simple hecho de contener en ella la palabra 'Thriller' y que en el video salieran zombies bailando. ¡Eso es adorable!
Bien podía parecerme a una dulce niña que iba a visitar a su abuela, pero conmigo no era el caso, a menos que esa niña fuese a casa de su abuela para agarrar unos cuantos gorriones y jugar al torturador con los pequeños animales. En ese casó esa niña si sería yo.
Había perdido la noción del tiempo mientras cantaba y saltaba como toda una niña de 10 años de edad. En este lugar todo parecía ir más rápido y todo se podía manipular a tu manera. 
—Si esto es así, yo quiero estar en el pueblo más cercano. ¡Quiero ver a alguien! —grite mientras pateaba el suelo haciendo mi berrinche. Este sueño era aburrido, ya quería despertarme. ¿Que tiene de emocionante si no sale Freddy o Michael Myers?
A mi alrededor todo pareció desvanecerse por un pequeño torbellino. Me tire al suelo y cubrí mi rostro con mis brazos.
—¿Eso es todo? ¿No va a aparecer Jason? —pregunte enojada mientras seguía ocultando mi rostro entre mis brazos. Dejo de ventear a mi alrededor y yo destape mi cara. Ahora estaba en un pueblo pintorescamente aterrador— ¡Genial! ¡Así me gusta! —festeje con orgullo.
Me puse de pie de un brinco y mire a todas partes. No hay flores de carne humana bajo el eterno balanceo de los ahorcados; no hay cielos gore, ni moluscos de repulsión invadiendo la garganta. Ni siquiera hay dolor. ¿Dónde están Frankenstein y el Hombre Lobo? ¿A quién le pregunto cómo llegar al castillo de Drácula? ¿Por qué el Wendigo no recorre los cielos con sus pasos de viento alucinante? Por las grietas de las casas no se asoma ningún rostro y un inesperado silencio se diluye en las notas de los Legendary Pink Dots que como pies gigantescos aplastan la memoria. Y recorro una línea interminable, cruzo colores inexistentes, sensaciones abstractas y ráfagas de nada deslumbrando lo lleno del vacío. ¡Estoy aterrada! Los monstruos han huido: algunos se metieron en los libros, otros en las películas; otros más en los ojos del hombre que hundió un martillo en la cabeza de su esposa, o en el odio feroz que mantuvo despiertos en sus tumbas a todos nuestros muertos. Ahora Camila es un monstruo entre los monstruos y nadie se ha quedado aquí para salvarla. ¡Por dios, ahora soy un monstruo! ¡Y jamás podré salir de aquí!
—Pide un deseo Camila, tu puedes —me decía alentadora menté una y otra vez. Debía de salir de aquí—. ¡Des! —grite emocionada al recordar a mi amigo pelirrojo. Sus ojos azules y su piel pálida pasaron por mi mente como si fuese una fugaz imagen. ¡Diablos! ¡Ya estoy olvidando a mi amigo!
Un ruido se escucho a lo lejos. Era como un desgarrador grito. Y por primera vez desde que tenía 6 años se me erizó la piel, sentí un escalofrío y sentí pánico. ¡Estaba aterrada! ¿Y como no estarlo si te enteras que vivirás por siempre con monstruos olvidada en un país de locos!
Otro grito se escucho, pero después se escucho la dulce voz de una canción muy peculiar para mi. ¡Eran ellos! ¡Esa es la canción! 
Si la canción se escuchaba sólo significaba una cosa: el estaba por llegar.
—¿Porqué? —pregunte en un murmuro mientras unas sombras se lograban distinguir en una de las paredes de las calles.
'3...4 Cierra la puerta' 
¡Era la canción! ¡Freddy venia! ¡Ellos venía por mi! ¡Todos los monstruos venían hacia mi!
Abrí mi boca dispuesta a gritar, pero nada salió de mi garganta. Solamente un leve sollozo apenas audible para mis oídos. ¡Esto es imposible! ¿Porqué a mi? ¿Porqué esto me pasa a mi?
—Esto no es real. Esto es un sueño. —murmure. Del callejón se escucharon unas risas espantosas que me hicieron sentir como una cobarde. ¡¿Pero que podía hacer yo en ese momento?! Solamente tenía una opción: salir corriendo de ese lugar.
Mis pies actuaron involuntariamente y me llevaron muy lejos. No sabía a donde iba, solamente quería escapar de ahí. ¡Necesitaba a Des! ¡El tenía que sacarme de aquí!
Una cabaña se cruzo por el camino y sin dudarlo me adentre a ella. Coloque todos los muebles en la entrada para que nadie más pudiese entrar. Aquí estaría oculta y a salvó. 
—Des. —susurre y sorbí de mi nariz. Con la lengua humedecí mis labios y saboree lo salado de mis lágrimas. ¡Miren eso! ¡La maravillosa Camila esta aterrada! ¿Y porque? ¡Por sus grandes ídolos! Eso suena totalmente ilógico.
Hace solamente escasos minutos estaba ansiosa de encontrarme con Jason, y ahora que el estaba a tan sólo 10 metros de mi, me aterre.
Quiero a mis padres. ¡Quiero a mis padres en este mismo instante! ¡Quiero estar de vuelta en casa!
'Eso ya no es posible Cami, tu ahora eres un monstruo' Se escucho un susurro en mi cabeza.
—Eso es mentira. ¡Esto es un sueño! ¡Es mi sueño! —dije firmemente mientras trataba de reprimir mis propios sollozos y mis lágrimas. Pero era en vano, ya que de igual manera seguía llorando como una niña desamparada. 
'No es así. Esto es real. ¡Jamás saldrás de aquí niña!' Grito esa chillona voz en mi cabeza. ¿Porqué debo de hacerle caso a esa estúpida voz?
—Tu mientes —sorbí de mi nariz de nuevo—, esto no es real. Tu tampoco eres real. Yo despertare y estaré en mi casa de nuevo.
'Si tu lo crees, bien por ti niña.' Respondió con un tono burlesco mi conciencia.
—El puede salvarme. Des puede salvarme, ¿no es así? —pregunto con esperanza en mi voz. En la cabaña lo único que se escuchaba eran mis sollozos y el castañeo de mis dientes.
'¡Claro! El podría salvarte de este país. Si solamente el supiera acerca de en donde te encuentras y que debe decir que esta en total desacuerdo contigo y tus cosas de terror.' Me dijo la sabía conciencia de mi cabeza. Sentí un cosquilleo en el estómago y una sonrisa boba se dibujó en mis labios.
—¡Entonces estoy libre! ¡El me sacara de aquí! Ojalá y diga las palabras rápido. —murmure rápidamente. Se escucho una seca carcajada por parte de mi conciencia.— ¿Ahora que te pasa a ti? ¿De que te ríes?
'Es conmovedora tu escena de esperanza. Pero me temo que eso no es posible.' Replico con gracia.
—¿Qué? ¿Porque lo dices? —pregunte aterrada. Mi labio inferior comenzó a temblar y la sonrisa que antes presumía se contrajo en una mueca.
'¿Recuerdas que tu siempre le decías que te gustaba tu forma de ser? Y el te acepto tal cual eres. Así que no puedes salir de aquí. El dijo que cualquier cosa que te haga feliz el estará de tu parte. Lo que dice que tu estarás aquí por siempre.' Susurro la malévola voz de mi conciencia.
Solté un gran sollozo y me tire al suelo a llorar. ¡Este era el fin! 
¿Porqué? ¡Estúpida Camila! ¿Porqué te convertiste en un monstruo sin sentimientos? ¡¿Porqué?!
Afuera se escucharon unos pasos y de nuevo la aterradora canción de Freddy.
'9...10 Nunca más dormirás' susurraron las voces de los niños de la aterradora canción. Lleve mis manos a mis ojos y me hice un ovillo en el suelo.
A mi lado sentí que se poso alguien, pero sin embargo no abrí mis ojos. Unas manos huesudas se posaron en mis ojos y de repente todo se volvió negro.


Hahaha:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
El Rol Es Tuyo

Aún estoy dudando un poco con la reservación. Me encanto tú escrito, tienes buena redacción pero hay dos problemas muy pequeños. Uno: Falta de acentos en algunas palabras. Dos: Hay que explicar más y dejar de poner mucho los diálogos de los personajes. Aún tengo mis dudas dios odio esto, pensare bien y mañana si tu ficha no aparece con: “El rol es tuyo” mátame por favor. Cambie de idea, cuando chismoteaba en tus escritos y todo eso. El chico ya es tuyo.


Última edición por Karly el Mar 13 Mayo 2014, 5:33 pm, editado 1 vez
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Cinderella Contract {Audiciones/Inscripciones

Mensaje por hessa. el Mar 13 Mayo 2014, 5:00 pm


Charlotte Reed.



Nombre: Harry Edward McQueen Flech & Charlotte Claire Reed Wallace.
Representantes: Harry Styles & Barbara Palvin.
Rol: El malvado, príncipe sádico | La chica inocente.
♡:
El amor duele, esa era una frase bastante común en el tema del amor; amigos, familiares o cualquier persona siempre la usaba para advertir a un estúpido enamorado de su trágico futuro o para recordarle su infortunado presente.
Y esta vez no era la excepción, ella escuchaba esa frase a menudo; sus amigas y su madre se la repetían tanto que la hartaban, ¿era necesario recordárselo todo el tiempo?, ¿era necesario hacerla sentir mal recordándole lo mal que había resultado todo?, ¿era necesario mencionar cosas que hacían que lo recordara, que recordara todo lo que vivieron juntos?
Ella se había enamorado de él como si su vida dependiera de ello, se había enamorado como jamás lo había hecho, como jamás lo volvería hacer y había terminado mal o almenos por ahora todo estaba mal, roto, ella estaba rota; él la había roto sin siquiera darse cuenta.
La historia de ellos estaba llena de drama; llena de indecisiones de parte de él y llena de llantos de parte de ella.

— ¿Qué harías si te beso en este preciso momento? — pregunto él mientras se acercaba a ella quitando el espacio que los separaba.
— No quiero que me beses si solo vas a ilusionarme. — contestó ella con sinceridad y el rostro de él se volvió indescifrable.
— No lo haré. — prometió él y después de un tiempo ella se dio cuenta que a él no le importó.
♡♡:
El camino hacia el instituto ya se me hacía tan aburrido, me lo conocía de memoria; incluso las personas me mandaban sonrisas amigables ya que me veían cada mañana y yo ni siquiera sabía sus nombres ni ellos el mío. Seguí caminando hasta que llegue al instituto. 
Weinter Falks era un edificio grande, enorme para ser exacta y viejo; estaba hecho de ladrillos duros que antes eran de un color terracota y que ahora son cafés gracias al tiempo. El patio era grande con pasto color verde, un verde precioso; había árboles frondosos, varios arbustos con bellas flores en ellos y una gran fuente en medio.
— ¡Becca! —escuche un grito a mis espaldas.
Voltee y me encontré con Camila, mi mejor amiga en todo el mundo, prácticamente mi hermana.
— Hola Cam. —la saludé.
— Estas preciosa esta mañana. —me dijo mientras me daba un abrazo.
Camila era siempre tan afectuosa y eso a veces me molestaba porque las personas luego mal entendían su amabilidad.
— Gracias Cam — Tu también.
Caminamos hasta la entrada del instituto que por supuesto era enorme.
Entramos.
— ¿Lo has visto hoy? —preguntó Camila.
— No, ni quiero verlo. —mentira.
— Pues entonces no voltees. 
Rápidamente me oculte con la puerta de mi casillero rezando porque mi acción no sea muy notoria.
— Hola guapa. —quitaron el casillero de mi rostro y yo tenía el ceño fruncido, conocía esa voz y no era él.
— Los mataré. —les dije.
— Si nos matas, iras a la cárcel Becca. —me dijo James mientras abría su casillero que estaba junto al de Camila que estaba a lado del mío.
— No sí parece un accidente. —me excuse.
— Oh Becca, cállate —dijo James dándome un golpe en mi cabeza.
Los tres comenzamos a caminar hacia nuestro salón de clases, la primera clase del día era Química y quería matarme, no estaba de humor para el carácter del profesor Richard.
— ¿Dónde se han metido ustedes? —preguntó Alicia cuando entramos al salón.
— ¿Por qué han tardado tanto? —ahora habló Fred.
— Nos entretuvimos molestando a Rebecca. —dijo Camila.
— Me dices Rebecca otra vez —me acerqué a ella— y no vivirás para contarlo.
— Rebecca. —se burló Matt y le di un golpe en la cabeza.
Todos nos sentamos en nuestros asientos, uno a lado del otro.
Nosotros seis éramos inseparables, nos peleábamos, nos gritábamos pero nos amábamos, éramos una pequeña familia.
Yo intentaba poner atención a la clase pero el profesor Richard había insistido en dejar la puerta del aula abierta y eso hacía que me distrajera demasiado.
Hoy era miércoles, primera hora; el siempre pasaba por aquí a esta hora.
Mi aula era la última del pasillo por lo que todos los alumnos tenían que pasar por ahí cuando subían las escaleras para ir al laboratorio o para bajar e ir al patio.
Y la clase de él siempre salía al patio los miércoles a primera hora.
Quería esconderme pero al mismo tiempo quería quedarme ahí para poder verlo aunque sea un momento.
Unos gritos y risas se escucharon; todos los de mi clase se inclinaron en sus butacas para ver mejor a los interesantes del campus, los universitarios.
Así es, él era un maravilloso chico universitario y yo era una simple chica en cuarto semestre de preparatoria.
Por la puerta pasaron unas chicas con su uniforme de porristas, algunos mis compañeros les mandaron besos y algunos chiflidos que desataron las risas de los demás e incluso de las chicas.
Pasaron otras chicas y chicos guapos; ellas recibían halagos de los chicos y ellos suspiros de las chicas; todos eran muy guapos pero nadie como él.
Pude sentir como todas mis compañeras se inclinaban más, todas sabían que el grupo de él pasaba hasta el final; en realidad no sé si lo veían a él o alguno de sus guapos amigos; espero que vean a sus amigos.
Y por fin; escuche su risa proveniente de las escaleras y sonreí como tonta, fije mi mirada de manera discreta a la puerta.
Pasaron dos de sus amigos y luego pasó él.
Llevaba unos jeans negros ajustados con una camiseta blanca básica y un suéter holgado color café.
Movió su lacio y castaño -casi negro- cabello de su frente, no pude evitar suspirar, amaba que hiciera eso.
Miró hacia mi salón y no sabía si desviar mi mirada o dejarla ahí; decidí dejarla ahí y valió la pena.
Me encontré con sus bellos ojos color café oscuro que tenían unas hermosas pestañas largas y unas cejas perfectas. Otro suspiro.
Me sonrió; su sonrisa era perfecta al igual que sus labios, eran delgados y rosados, ¿Qué se sentirá besarlo?
Le sonreí y se fue.
— Así que…—me hablo Camila— ¿no querías verlo? —preguntó burlona y le di un pequeño codazo.
— Cállate. —murmure.
Volví mi mirada hacia la puerta.
Cualquier chica estaría feliz porque el chico de sus sueños le sonrió y yo lo estaba pero ya no porque el solo me sonreía porque sabía que a mí me gustaba y yo odiaba que él lo supiera.
Mis sentimientos por él eran estúpidos; me quitaban tiempo y felicidad ya que no soy correspondida.
¡Claro que no lo eres!, me grito mi subconsciente.
Él es universitario, yo no. Él es popular, yo no. Él es guapo y perfecto, yo no.
Estar enamorada y no ser correspondida es una mierda total.
Estoy enojada, muy enojada pero conmigo misma.
¿Por qué tenía que fijarme en un imposible?, ¿Por qué tenía que fijarme en el perfecto y deseable Edward Roberts?
¿Por qué?

♡♡♡:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
hola, soy karol y bueno, como dije antes la idea me ha encantado y no pude resistirme a ella so, audicione; espero quedar y eso; ame el gif del panda jaja; besos.
avatar


Ver perfil de usuario http://isupportarry.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: The Cinderella Contract {Audiciones/Inscripciones

Mensaje por Invitado el Mar 13 Mayo 2014, 5:03 pm

Hola, he amado por completo la idea , en un momento te dejo el gif, y mi ficha para el sexy Lerman ;)


Última edición por anderlysbella el Mar 13 Mayo 2014, 5:12 pm, editado 2 veces
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: The Cinderella Contract {Audiciones/Inscripciones

Mensaje por CaraDeArdilla. el Mar 13 Mayo 2014, 5:03 pm


Abril Prior



 Nombre: Abril Beatrice Prior y Logan Wade Lerman
Representantes: Logan Lerman y Shailene Woodley
Rol: El clérigo mentiroso | La mentirosa 
Escrito:
Heartbreak Girl N.C:




Narra Abril:





Las gotas de lluvia caían por mi cabello, y cada charco que pisaba me salpicaba, realmente odiaba los días de lluvia arruinaban mi cabello y mi ropa, los detestaba mas que la ropa que no combina , camine un largo tiempo hasta el centro comercial amaba las compras y bueno que mejor que ir al centro comercial. Entre en una tienda de vestidos, entre y mire algunos vestidos.  Me dirigí al probador con los vestidos que elegí, me probé uno rosa muy simple sin tirantes ni nada, uno verde con muchos volados y uno celeste sin tirantes y en la cintura una pequeña flor, me termino convenciendo el rosa y el celeste. Camine hasta la vendedora y le pague. Salí de la tienda con una sonrisa de oreja a oreja y camine hacia otra tienda.




Luego de comprar decidí tomar algo, camine hasta la cafetería más cercana y entre.




– Hola cual es su pedido – Dijo mirándome sin ánimo, lo mire a los ojos que por cierto eran hermosos, pelo castaño oscuro y test blanca no tan pálida




– Hola, quería ordenar una malteada de…  – Me quede pensando unos segundos y luego respondí –… ¡Chocolate! – Dije contenta a lo cual el rió con una risa contagiosa




– En un rato le traigo su pedido – Dijo con una pequeña sonrisa, yo solo asentí y me quede esperando, entro en la cocina, luego salio y lo vi y seguí mirando mi celular, camino en dirección a mi y me entrego mi pedido.




– Todo sale… –Miro la cuenta y contesto –… $50 – Dijo esperando a que le de el dinero




– Toma  – Dije le entregue el dinero y el lo recibió




– ¡¡Gracias por su compra!! – Dijo con una gran sonrisa y siguió contestando los pedidos




 




Narra Ashton:




 








Estaba en casa un poco cansado, tirado en mi cama y mirando el techo, mire mi reloj y vi las 3:30 de la tarde, me levante con pereza y camine hacia mi armario, agarre lo primero que encontré y me cambie.




 




***




Camine hasta la cafetería y corrí hasta la puerta donde había un cartel que decía “SOLO EMPLEADOS” entre por la puerta y vi a Niall uno de mis amigos   – Hola Niall – Dije sin animo, agarre su mano y la estreche con la mía, este me miro.




– Hola – Dijo con una gran sonrisa yo solo sonreí y Salí hacia la barra para contestar los pedidos al igual que Niall. Todos eran los mismos pedidos solo agregaban o sacaban comida.




– Hola cual es su pedido – Dije mirando a la chica del frente sin mas animo, era muy bonita ojos azules, pelo castaño oscuro puntas onduladas y rubias y test blanca.




– Hola, quería ordenar una malteada de…  – Se quedo pensando unos segundos y luego respondió –… ¡Chocolate! – Dijo contenta a lo cual reí




– En un rato le traigo su pedido – Dije con una pequeña sonrisa, ella solo asintió y se quedo esperando, entre en la cocina y espere la orden, luego de que la malteada esté lista Salí y la vi esperando mientras miraba su celular, camine hacia ella y le entregué su pedido.




– Todo sale… –Mire la cuenta y conteste –… $50 – Dije esperando a que me de el dinero




– Toma  – Dijo entregándome el dinero y con mucho gusto lo agarre




– ¡¡Gracias por su compra!! – Dije con una gran sonrisa y seguí contestando los pedidos





One Shot:


Me levante como de costumbre entre al baño con pereza, me lave los dientes y peine mi cabello. Baje las escaleras y fui directo a desayunar -hoy vería a mi profesor favorito- Pensé, reí por mi pensamiento, mi madre me miro y pregunto:


– ¿Algo divertido que quieras compartirnos? – Dijo mi madre seria, desvié la mirada de ella y mire a mis hermanos los gemelos.




– Nada… no pasa nada –Dije bajando la mirada.




– Genial –Dijo de mal gana, se levanto de la mesa y se fue, di un gran suspiro y le hable a los chicos




– Me llevan –Les di una sonrisa sabia que me dirían que si 




– OK – Dijeron a la misma vez reí al ver como se miraban, parecían gato y perro daba risa –vamos – Dijo Finn, yo asentí y nos levantamos de la mesa, caminamos hacia la puerta y salimos de la casa, caminamos hasta el auto, cada uno entro al auto, Finn en el asiento de piloto, Jacke en el asiento de co-piloto y yo en los de atrás.




Luego de llegar corrí al salón, se me hacia tarde ya había tocado la campana y todos habían entrado al salón. Entre y mire a mi sexy profesor –señores y señoras les presento al sexy profesor Ashton Irwin – Pensé y me mordí el labio inferior




–Puedo pasar – Dije y sin esperar respuesta entre y me senté al lado de mi mejor amiga Emily la hermana de mi profesor.




–Señorita Harries – Dijo cansado Ashton –Salga y cundo yo le diga que pueda entrar usted entrara ¿Entendido? – Yo solo asentí y hice lo que me ordeno –Puede pasar señorita Harries y siéntese aquí adelante donde la pueda ver – Dijo de mala gana. Sonreí y me senté al lado de Paola la rubia teñida que se cree mejor que yo, cuando yo soy la capitana de las porristas, cuando yo soy mejor que ella y lo peor es que le coquetea a Ashton corrección MI ASHTON.




–OK –Dije y luego le sonreí.




 




Las clases fueron como siempre Ashton se tenia que sentar a mi lado y explicarme como era los ejercicios, luego tuvimos  hs. De geografía, 2 hs. De lengua y por ultimo devuelta Matemática con el sexy de Ash. Entre a la clase y vi a la rubia coqueteando con MI ASH   , luego de pasar por en medio de ellos con la cabeza agachada, asiendo me la pobrecita solo para llamar la atención de Ash y como siempre lo logre.




–Señorita Harries ¿le pasa algo? –Pregunto preocupado, yo solo asentí –Venga –Dijo amarrándome del brazo con un poco de fuerza, salimos del salón y acto seguido lo agarre del brazo y lo lleve arrastrándolo hasta el cuarto del conserje, lo metí y luego me metí yo lo agarre del cuello de la camisa y lo bese con fuerza, pero fue un beso tierno, luego de 5 segundos el me siguió la corriente. Luego nos tuvimos que separar a causa de falta de aire pero no nos impidió volvernos a besar, lo que nos impidió fue el.




–No espera esto esta mal – Dijo cortando nuestro apasionado beso, lo mire con decepción y Salí del cuarto del conserje, pero unas manos me detuvieron, era  Ashton que me había agarrado de la cintura y me metió devuelta al cuarto, me beso desesperada mente y luego bajo hacia mi cuello…







avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Cinderella Contract {Audiciones/Inscripciones

Mensaje por jackson. el Mar 13 Mayo 2014, 5:14 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:

Charlotte Reed.



Nombre: Harry Edward McQueen Flech & Charlotte Claire Reed Wallace.
Representantes: Harry Styles & Barbara Palvin.
Rol: El malvado, príncipe sádico | La chica inocente.
♡:
El amor duele, esa era una frase bastante común en el tema del amor; amigos, familiares o cualquier persona siempre la usaba para advertir a un estúpido enamorado de su trágico futuro o para recordarle su infortunado presente.
Y esta vez no era la excepción, ella escuchaba esa frase a menudo; sus amigas y su madre se la repetían tanto que la hartaban, ¿era necesario recordárselo todo el tiempo?, ¿era necesario hacerla sentir mal recordándole lo mal que había resultado todo?, ¿era necesario mencionar cosas que hacían que lo recordara, que recordara todo lo que vivieron juntos?
Ella se había enamorado de él como si su vida dependiera de ello, se había enamorado como jamás lo había hecho, como jamás lo volvería hacer y había terminado mal o almenos por ahora todo estaba mal, roto, ella estaba rota; él la había roto sin siquiera darse cuenta.
La historia de ellos estaba llena de drama; llena de indecisiones de parte de él y llena de llantos de parte de ella.

— ¿Qué harías si te beso en este preciso momento? — pregunto él mientras se acercaba a ella quitando el espacio que los separaba.
— No quiero que me beses si solo vas a ilusionarme. — contestó ella con sinceridad y el rostro de él se volvió indescifrable.
— No lo haré. — prometió él y después de un tiempo ella se dio cuenta que a él no le importó.
♡♡:
El camino hacia el instituto ya se me hacía tan aburrido, me lo conocía de memoria; incluso las personas me mandaban sonrisas amigables ya que me veían cada mañana y yo ni siquiera sabía sus nombres ni ellos el mío. Seguí caminando hasta que llegue al instituto. 
Weinter Falks era un edificio grande, enorme para ser exacta y viejo; estaba hecho de ladrillos duros que antes eran de un color terracota y que ahora son cafés gracias al tiempo. El patio era grande con pasto color verde, un verde precioso; había árboles frondosos, varios arbustos con bellas flores en ellos y una gran fuente en medio.
— ¡Becca! —escuche un grito a mis espaldas.
Voltee y me encontré con Camila, mi mejor amiga en todo el mundo, prácticamente mi hermana.
— Hola Cam. —la saludé.
— Estas preciosa esta mañana. —me dijo mientras me daba un abrazo.
Camila era siempre tan afectuosa y eso a veces me molestaba porque las personas luego mal entendían su amabilidad.
— Gracias Cam — Tu también.
Caminamos hasta la entrada del instituto que por supuesto era enorme.
Entramos.
— ¿Lo has visto hoy? —preguntó Camila.
— No, ni quiero verlo. —mentira.
— Pues entonces no voltees. 
Rápidamente me oculte con la puerta de mi casillero rezando porque mi acción no sea muy notoria.
— Hola guapa. —quitaron el casillero de mi rostro y yo tenía el ceño fruncido, conocía esa voz y no era él.
— Los mataré. —les dije.
— Si nos matas, iras a la cárcel Becca. —me dijo James mientras abría su casillero que estaba junto al de Camila que estaba a lado del mío.
— No sí parece un accidente. —me excuse.
— Oh Becca, cállate —dijo James dándome un golpe en mi cabeza.
Los tres comenzamos a caminar hacia nuestro salón de clases, la primera clase del día era Química y quería matarme, no estaba de humor para el carácter del profesor Richard.
— ¿Dónde se han metido ustedes? —preguntó Alicia cuando entramos al salón.
— ¿Por qué han tardado tanto? —ahora habló Fred.
— Nos entretuvimos molestando a Rebecca. —dijo Camila.
— Me dices Rebecca otra vez —me acerqué a ella— y no vivirás para contarlo.
— Rebecca. —se burló Matt y le di un golpe en la cabeza.
Todos nos sentamos en nuestros asientos, uno a lado del otro.
Nosotros seis éramos inseparables, nos peleábamos, nos gritábamos pero nos amábamos, éramos una pequeña familia.
Yo intentaba poner atención a la clase pero el profesor Richard había insistido en dejar la puerta del aula abierta y eso hacía que me distrajera demasiado.
Hoy era miércoles, primera hora; el siempre pasaba por aquí a esta hora.
Mi aula era la última del pasillo por lo que todos los alumnos tenían que pasar por ahí cuando subían las escaleras para ir al laboratorio o para bajar e ir al patio.
Y la clase de él siempre salía al patio los miércoles a primera hora.
Quería esconderme pero al mismo tiempo quería quedarme ahí para poder verlo aunque sea un momento.
Unos gritos y risas se escucharon; todos los de mi clase se inclinaron en sus butacas para ver mejor a los interesantes del campus, los universitarios.
Así es, él era un maravilloso chico universitario y yo era una simple chica en cuarto semestre de preparatoria.
Por la puerta pasaron unas chicas con su uniforme de porristas, algunos mis compañeros les mandaron besos y algunos chiflidos que desataron las risas de los demás e incluso de las chicas.
Pasaron otras chicas y chicos guapos; ellas recibían halagos de los chicos y ellos suspiros de las chicas; todos eran muy guapos pero nadie como él.
Pude sentir como todas mis compañeras se inclinaban más, todas sabían que el grupo de él pasaba hasta el final; en realidad no sé si lo veían a él o alguno de sus guapos amigos; espero que vean a sus amigos.
Y por fin; escuche su risa proveniente de las escaleras y sonreí como tonta, fije mi mirada de manera discreta a la puerta.
Pasaron dos de sus amigos y luego pasó él.
Llevaba unos jeans negros ajustados con una camiseta blanca básica y un suéter holgado color café.
Movió su lacio y castaño -casi negro- cabello de su frente, no pude evitar suspirar, amaba que hiciera eso.
Miró hacia mi salón y no sabía si desviar mi mirada o dejarla ahí; decidí dejarla ahí y valió la pena.
Me encontré con sus bellos ojos color café oscuro que tenían unas hermosas pestañas largas y unas cejas perfectas. Otro suspiro.
Me sonrió; su sonrisa era perfecta al igual que sus labios, eran delgados y rosados, ¿Qué se sentirá besarlo?
Le sonreí y se fue.
— Así que…—me hablo Camila— ¿no querías verlo? —preguntó burlona y le di un pequeño codazo.
— Cállate. —murmure.
Volví mi mirada hacia la puerta.
Cualquier chica estaría feliz porque el chico de sus sueños le sonrió y yo lo estaba pero ya no porque el solo me sonreía porque sabía que a mí me gustaba y yo odiaba que él lo supiera.
Mis sentimientos por él eran estúpidos; me quitaban tiempo y felicidad ya que no soy correspondida.
¡Claro que no lo eres!, me grito mi subconsciente.
Él es universitario, yo no. Él es popular, yo no. Él es guapo y perfecto, yo no.
Estar enamorada y no ser correspondida es una mierda total.
Estoy enojada, muy enojada pero conmigo misma.
¿Por qué tenía que fijarme en un imposible?, ¿Por qué tenía que fijarme en el perfecto y deseable Edward Roberts?
¿Por qué?

♡♡♡:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
hola, soy karol y bueno, como dije antes la idea me ha encantado y no pude resistirme a ella so, audicione; espero quedar y eso; ame el gif del panda jaja; besos.
El Rol Es Tuyo

Me encanto tu escrito. Tienes buena redacción y no hay faltas ortográficas. Quiero, créeme quiero, reservarte al chico  :arrastro:  pero hay varias que están audicionando por él; así que por el momento esperare para ver si siguen audicionando por él y si no hay otra que me guste mucho más, el rol será tuyo.Cambie de idea cuando chismoteaba por tu galería, el chico ya es todo tuyo.


Última edición por Karly el Mar 13 Mayo 2014, 5:26 pm, editado 1 vez
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Cinderella Contract {Audiciones/Inscripciones

Mensaje por jackson. el Mar 13 Mayo 2014, 5:19 pm

Aby Malik<3 escribió:

Abril Prior



 Nombre: Abril Beatrice Prior y Logan Wade Lerman
Representantes: Logan Lerman y Shailene Woodley
Rol: El clérigo mentiroso | La mentirosa 
Escrito:
Heartbreak Girl N.C:




Narra Abril:





Las gotas de lluvia caían por mi cabello, y cada charco que pisaba me salpicaba, realmente odiaba los días de lluvia arruinaban mi cabello y mi ropa, los detestaba mas que la ropa que no combina , camine un largo tiempo hasta el centro comercial amaba las compras y bueno que mejor que ir al centro comercial. Entre en una tienda de vestidos, entre y mire algunos vestidos.  Me dirigí al probador con los vestidos que elegí, me probé uno rosa muy simple sin tirantes ni nada, uno verde con muchos volados y uno celeste sin tirantes y en la cintura una pequeña flor, me termino convenciendo el rosa y el celeste. Camine hasta la vendedora y le pague. Salí de la tienda con una sonrisa de oreja a oreja y camine hacia otra tienda.




Luego de comprar decidí tomar algo, camine hasta la cafetería más cercana y entre.




– Hola cual es su pedido – Dijo mirándome sin ánimo, lo mire a los ojos que por cierto eran hermosos, pelo castaño oscuro y test blanca no tan pálida




– Hola, quería ordenar una malteada de…  – Me quede pensando unos segundos y luego respondí –… ¡Chocolate! – Dije contenta a lo cual el rió con una risa contagiosa




– En un rato le traigo su pedido – Dijo con una pequeña sonrisa, yo solo asentí y me quede esperando, entro en la cocina, luego salio y lo vi y seguí mirando mi celular, camino en dirección a mi y me entrego mi pedido.




– Todo sale… –Miro la cuenta y contesto –… $50 – Dijo esperando a que le de el dinero




– Toma  – Dije le entregue el dinero y el lo recibió




– ¡¡Gracias por su compra!! – Dijo con una gran sonrisa y siguió contestando los pedidos




 




Narra Ashton:




 








Estaba en casa un poco cansado, tirado en mi cama y mirando el techo, mire mi reloj y vi las 3:30 de la tarde, me levante con pereza y camine hacia mi armario, agarre lo primero que encontré y me cambie.




 




***




Camine hasta la cafetería y corrí hasta la puerta donde había un cartel que decía “SOLO EMPLEADOS” entre por la puerta y vi a Niall uno de mis amigos   – Hola Niall – Dije sin animo, agarre su mano y la estreche con la mía, este me miro.




– Hola – Dijo con una gran sonrisa yo solo sonreí y Salí hacia la barra para contestar los pedidos al igual que Niall. Todos eran los mismos pedidos solo agregaban o sacaban comida.




– Hola cual es su pedido – Dije mirando a la chica del frente sin mas animo, era muy bonita ojos azules, pelo castaño oscuro puntas onduladas y rubias y test blanca.




– Hola, quería ordenar una malteada de…  – Se quedo pensando unos segundos y luego respondió –… ¡Chocolate! – Dijo contenta a lo cual reí




– En un rato le traigo su pedido – Dije con una pequeña sonrisa, ella solo asintió y se quedo esperando, entre en la cocina y espere la orden, luego de que la malteada esté lista Salí y la vi esperando mientras miraba su celular, camine hacia ella y le entregué su pedido.




– Todo sale… –Mire la cuenta y conteste –… $50 – Dije esperando a que me de el dinero




– Toma  – Dijo entregándome el dinero y con mucho gusto lo agarre




– ¡¡Gracias por su compra!! – Dije con una gran sonrisa y seguí contestando los pedidos





One Shot:


Me levante como de costumbre entre al baño con pereza, me lave los dientes y peine mi cabello. Baje las escaleras y fui directo a desayunar -hoy vería a mi profesor favorito- Pensé, reí por mi pensamiento, mi madre me miro y pregunto:


– ¿Algo divertido que quieras compartirnos? – Dijo mi madre seria, desvié la mirada de ella y mire a mis hermanos los gemelos.




– Nada… no pasa nada –Dije bajando la mirada.




– Genial –Dijo de mal gana, se levanto de la mesa y se fue, di un gran suspiro y le hable a los chicos




– Me llevan –Les di una sonrisa sabia que me dirían que si 




– OK – Dijeron a la misma vez reí al ver como se miraban, parecían gato y perro daba risa –vamos – Dijo Finn, yo asentí y nos levantamos de la mesa, caminamos hacia la puerta y salimos de la casa, caminamos hasta el auto, cada uno entro al auto, Finn en el asiento de piloto, Jacke en el asiento de co-piloto y yo en los de atrás.




Luego de llegar corrí al salón, se me hacia tarde ya había tocado la campana y todos habían entrado al salón. Entre y mire a mi sexy profesor –señores y señoras les presento al sexy profesor Ashton Irwin – Pensé y me mordí el labio inferior




–Puedo pasar – Dije y sin esperar respuesta entre y me senté al lado de mi mejor amiga Emily la hermana de mi profesor.




–Señorita Harries – Dijo cansado Ashton –Salga y cundo yo le diga que pueda entrar usted entrara ¿Entendido? – Yo solo asentí y hice lo que me ordeno –Puede pasar señorita Harries y siéntese aquí adelante donde la pueda ver – Dijo de mala gana. Sonreí y me senté al lado de Paola la rubia teñida que se cree mejor que yo, cuando yo soy la capitana de las porristas, cuando yo soy mejor que ella y lo peor es que le coquetea a Ashton corrección MI ASHTON.




–OK –Dije y luego le sonreí.




 




Las clases fueron como siempre Ashton se tenia que sentar a mi lado y explicarme como era los ejercicios, luego tuvimos  hs. De geografía, 2 hs. De lengua y por ultimo devuelta Matemática con el sexy de Ash. Entre a la clase y vi a la rubia coqueteando con MI ASH   , luego de pasar por en medio de ellos con la cabeza agachada, asiendo me la pobrecita solo para llamar la atención de Ash y como siempre lo logre.




–Señorita Harries ¿le pasa algo? –Pregunto preocupado, yo solo asentí –Venga –Dijo amarrándome del brazo con un poco de fuerza, salimos del salón y acto seguido lo agarre del brazo y lo lleve arrastrándolo hasta el cuarto del conserje, lo metí y luego me metí yo lo agarre del cuello de la camisa y lo bese con fuerza, pero fue un beso tierno, luego de 5 segundos el me siguió la corriente. Luego nos tuvimos que separar a causa de falta de aire pero no nos impidió volvernos a besar, lo que nos impidió fue el.




–No espera esto esta mal – Dijo cortando nuestro apasionado beso, lo mire con decepción y Salí del cuarto del conserje, pero unas manos me detuvieron, era  Ashton que me había agarrado de la cintura y me metió devuelta al cuarto, me beso desesperada mente y luego bajo hacia mi cuello…







Ficha Aceptada

No hay mucho problema con tu escrito, solo encontré una palabra sin acento but… no es para nada grave y un consejo, deberías explicar más lo que sucede con tus personajes y dejar los diálogos a un lado. Si no hay otra chica para Lerman ten por seguro que será para ti sólita.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Cinderella Contract {Audiciones/Inscripciones

Mensaje por jackson. el Mar 13 Mayo 2014, 5:37 pm

Aún tengo a dos chicos disponibles: Niall Horan & Logan Lerman. Así que audicionen por ellos y que se lo lleve la mejor.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Cinderella Contract {Audiciones/Inscripciones

Mensaje por Invitado el Mar 13 Mayo 2014, 5:40 pm


Samantha West



Nombre:  Logan W. Lerman| Samantha Marie West
Representantes:  Logan Lerman & Alexandra Daddario
Rol: El clérigo mentiroso | La mentirosa
Escrito de tu autoría :

Capítulo 003
One more opportunity a book, till now the perfect combination


Desesperada. Sí, esa era una palabra que podía describirme.16 de Julio, lo había marcado en mi calendario, y ya por fin había llegado, el día de inauguración de la primera biblioteca en éste pueblo. No estaba sola, conmigo esperaban otras ocho chicas, a más nadie parecía importarle  la existencia de semejante y magnífico lugar. Después de una prolongada espera, alguien que parecía ser un guardia de seguridad llego a nuestro encuentro, permitiéndonos el paso, obviamente sólo teníamos unos pocos minutos para entrar escoger cualquier libro y luego regresarlo. No podía estar más feliz al ver las puertas abrirse.

Olvidé completamente a las chicas que estaban a mi lado, pensaba únicamente en correr y encontrar aquel libro donde el chico de mis sueños vivía.

Mis dedos recorrían el lomo de todos los libros de la estantería que se encontraba en la sección fantasía. Cuando pude detallar uno cuyo escritos rezaba “The mortal instruments”, y una letras muy pequeñas “City of Bones”, al lado en letras cursiva se podía leer el nombre de la autora Cassandra Clare. No lo pensé dos veces y lo saque de entre los otros libros, para admirar su cubierta mejor. ¡Lo había encontrado!

—¡Sí!—exclamé por lo bajo al tener el libro en mis manos. Festejé por unos minutos con un extraño baile, por suerte era la única en esa sección.

Procedí hacia la salida, no sin antes, escribir unos cuantos datos en un cuaderno, dónde al parecer se llevaba el registro de los libros que las personas tomaban.

Quería ya llegar a mi casa, bueno la casa de mi tía, vivo con ella y con mi hermano menor, desde que nuestros padres murieron en un accidente, hace unos 6 años. Quedaba a sólo unas cuadras de aquella biblioteca, decidí caminar, así podía sentir el aire fresco, claro mi preciado libro lo tenía más abrazado  entre mis manos y mi pecho, que cualquier otra cosa. Parece increíble como esa realidad tan impresionante, puede atraparte, New York, para mí un sueño. Y ese manojo de delicadas hojas, me transportaba hacia aquella ciudad, con el chico más increíble jamás soñado y claro sin dejar de un lado la magia.

Después de un par de minutos caminando, ya por fin había llegado a mi casa, no era algo del otro mundo, de dos plantas, con un precioso jardín que reluce en la parte delantera, unas dos escaleras después del jardín, estas conducen directamente a una gran puerta de madera, con finos detalles que adornan la misma.

—Tía, ya llegué ¿estás en casa?—llamé entrando, mientras cerraba la puerta.
Al no recibir respuesta y notar el silencio sepulcral de la sala, deduje que no había nadie. Perfecto, podía leer tranquila.
Pero unos pasos procedentes de las escaleras, me hizo perder mis esperanzas.

—¿Trajiste algo de comer?,mi tía dijo que iría a visitar a una amiga—una suave voz, me sacó de mis pensamientos.
—¡Zack!—gruñí ante la presencia de mi pequeño hermano de 8 años.
—Uhh ¿Qué es eso?—fijó sus ojos en el pequeño rectángulo que traía en mis brazos—¿otro libro?—preguntó acercándose hasta a mí, con ese tonito de ironía que tanto odiaba de él.
—¡Aléjate niño!—advertí girando, tratando de ocultarlo de él.
—Cómo quieras, pero sabes que la tía Romilda, no le gusta que pierdas el tiempo leyendo—agregó dando vueltas alrededor de mí.

Era cierto, mi tía, la amargura personificada, odiaba todo lo relacionado con libros, por eso en toda la casa no había ni una sola estantería ni biblioteca. Cuando se enteró que iba a estudiar periodismo, casi me saca de la casa.

—Pero tú, como buen hermano no le dirás nada—pedí con mi mejor puchero.
—Todo tiene un precio, Annie—dijo con una sonrisa maliciosa.
—Ni hablar, le dices, le cuento que partiste ese preciado juego de vajilla que tanto le gusta—contrarresté. Mientras el rostro de mi rubio hermano palidecía
—Tushe—pronunció. Sonreí victoriosa.
—Ahh por cierto, creo que hay cereal en la despensa—agregué. Sin más subí las escaleras y entré a mi habitación.

Me lancé en mi cama. Dispuesta a leer, abrí el libro y empecé a leer. Conforme pasaba el tiempo, una sonrisa se dibujaba en mis labios, mis manos pasaban delicadamente, cada página al terminar de leer cada hoja. Pero si hay algo que no soportaba, era la atracción de Jace hacia Clary,

—¡Dios que le ve!—susurré entre un bostezo.

Quería seguir, pero mis párpados no me dejaban. Mientras más luchaba por mantenerlos abiertos, creo que más rápido se cerraban, después de una fuerte batalla, el sueño me venció y caí profundamente dormida.


{...}


—¡Annie! ¡Vamos, arriba!—escuché una voz gruesa, llamándome, era imposible que fuera Zack.
—Annie, no estoy de juegos, tenemos que continuar con el entrenamiento, sabes cómo se pone tu padre con respecto a ti—continuaba aquella voz…

¿Acaso oí padre?, pero si mi papá estaba muerto, definitivamente si era una broma de Zack, lo iba a matar, primero por haber entrado a mí habitación y segundo por bromear, con algo como eso.

Me costaba abrir mis ojos, un impresionante dolor de cabeza me invadía, sin embargo, lentamente mis párpados comenzaron a abrirse. Estaba tumbada en el piso, cuando por fin pude tener una visión clara. Me di cuenta que no estaba en mi cuarto.
Y un par de ojos azules me sorprenden.

—Dime que estás bien y que no te duele nada—dice de una forma muy rápida, un chico que por lo que parecía era alto, cabello negro revuelto. Me tendía una mano para levantarme.
—¿Dónde estoy?, ¿Quién eres?—pregunto confusa levantándome, con la ayuda que me brindaba.

Sentía dolor en todo mi cuerpo, detallé con la mirada el lugar, parecía un ático, el techo era de madera, lo más sorprendente es que había unas especies de vigas situadas en el aire.

—No me digas, que el golpe te causo, amnesia—parecía lamentarse aquel chico de bonitos ojos—Me enfrentaré a la furia de Hodge—protestó fastidiado.

Mis ojos se abrieron de par en par, ¿había dicho Hodge?, esto no podía ser cierto, miré hacia mí cuerpo, vestía unos pantalones de cuero negros, con una camiseta negra. ¡Imposible ¿yo…yo estaba en la sala de entrenamiento del Instituto?!

—¿Hod…Hodge Starkweather?—balbuceé incrédula

Aquel chico soltó una risa, en ese momento me di cuenta que el también vestía de cuero negro.

—Noo, Hodge Lightwood—ironizó el chico—Claro que Hodge Starkweather, actual tutor de nosotros, y por supuesto tu padre, al cual no le va a gustar que…

Dejé de prestarle atención a lo que decía, me sentía mareada. ¡Mi padre, el viejo traidor es mi padre!.
Fue entonces cuando me di cuenta que aquel chico llevaba consigo lo que parecía ser una especie de cilindro luminoso, una estela, pensé. ¡Claro era un cazador!, aunque no llevaba sobre él ningún tatuaje,pero era de esperarse si estábamos en el Instituto,por un momento lo vi para detallarlo bien; Esos ojos azules,ese cabello, esa compostura, sólo podría tratarse de…

—¡Alec!— el chico se giró hacia la puerta del ático donde una chica de cabellos negros y ojos color café, lo llamaba.
—¿Ahora qué Isabelle?, estoy en algo más importante—contestó con arrogancia.

Yo me quede inmóvil, Isabelle era muy bonita, siempre creí que era una chica ruda, pero todo lo contrario, aunque por su rostro se sabía que imponía respeto.

—Estoy desde hace media hora buscando a Hodge, la chica, la mundi Clary, acaba de despertar—informó, en ese instante fijó su vista en mí, como percatándose de mi presencia—¡Oh Annie! ¿Qué te ha pasado? estás súper pálida—se acercó hasta nosotros para tocar mi frente.
—No tiene nada, sólo practicábamos en las vigas, ya sabes el equilibrio y la flexibilidad—habló Alec, embozando una sonrisa
Isabelle le dirigió una mirada fulminante.
—¡¿Estas demente?! ¡Las vigas de entrenamiento están elevadas del suelo a más de 20 pies de altura!—le gritó a su hermano.
—Es una cazadora, Isabelle, tiene que aprender a defenderse—Replicó enojado, al mismo tiempo que giraba sobre sus talones para marcharse, lo último que se escuchó de él fue el portazo que lanzó.

A estas alturas, ya nada me sorprendía, si era un sueño, sin duda uno muy extraño. Primero, Despierto en el Instituto, luego resulta que soy hija del cómplice del malvado Valentine, y como si no fuera poco ¡Soy una cazadora!. Obviare la parte de que tuve una caída dolorosa, pero afortunadamente estoy bien, creo.

—Andando, por lo que veo puedes mantenerte en pie, no debe ser grave—comentó la castaña—Busquemos a tu padre—dicho eso, salí tras ella.

Mi mente captaba cada espacio del instituto tal cual lo había imaginado. El toque antiguo lo hacía más interesante, las columnas de piedra,y varios signos adornando las puertas y dichas columnas, entre ellos ángeles, espadas, rosas y ¿soles?. Mientras caminaba con Isabelle hacia la biblioteca, recordé… ¡Oh por Dios Jace! ¿Qué iba a hacer?, obviamente lo vería, si algo era cierto, es que luego pensará que es hermano de Clary. ¡Allí está mi oportunidad!, ¿por algo aparecí aquí no?

La hilera de mis pensamientos se vio interrumpida cuando Isabelle frenó bruscamente al frente de una gran puerta de madera que tenía tallado varios símbolos. Al abrirla, mis ojos se pasearon por toda la sala. La biblioteca era circular, las paredes estaban cubiertas de libros, y los estantes, totalmente altísimos. Los libros, no eran como cualquier libro; aquéllos eran libros encuadernados en piel y terciopelo, sus lomos eran cubiertos por gemas, lo cual resaltaba las letras doradas de sus títulos.

—¡Sabes lo que la Ley dice sobre colocar Marcas en mundanos! ¡Tú…tú precisamente deberías saberlo!—resonó un grito en toda la sala, Isabelle y yo nos sobresaltamos un poco, y los presentes se percataron de nuestra presencia.

Alec estaba recostado en una esquina de la biblioteca con una mirada de indiferencia, un señor delgado con varias canas en la cabeza y una expresión ceñuda en su rostro, yacía sentado tras un enorme escritorio, Hodge, de seguro. Y un poco más allá estaba de pie una chica no muy alta, con el cabello ligeramente alborotado color rojizo, Clary, no pude evita fulminarla con la mirada, y justo al lado de ella, un chico alto, de ojos ámbar, cabello rubio que caía lacio por detrás de su rostro, inconfundible era Jace, mi mirada se suavizó.

—¡Annika, Isabelle!—exclamó exaltado Hodge, levantándose de donde estaba sentado, él me llamaba por mi nombre, casi nadie lo hacía, sólo mi tía.
—Lo siento, no quisimos interrumpir—se disculpó Isabelle.
—No, no querida, de hecho iba a pedirles a Jace y a Alec que me dejaran a solas con Clary—ante las palabras del viejo tutor, la expresión de Jace cambió de repente. Alec se levantó como si nada, dispuesto a marcharse.

Jace iba a protestar, pero al observa tantas miradas hoscas encima de él, decidió callar, y resignarse también a irse. Lo mismo hizo Isabelle, que dio media vuelta hasta la puerta. Yo también fui detrás de ellos.

—Después quisiera charlar contigo, hija— agregó, me quede inmóvil en el marco de la puerta, no escuchaba a alguien llamarme así desde que tenía 12 años.
—Como quieras…Pa…Padre —pronuncié con dificultad tratando de seguir la corriente.

Él asintió, y Clary tenía una mirada confusa y perdida. Cerré la puerta, ya no sabía a donde ir, si tenía una habitación, no sabía cuál era. Alec ya no estaba, Isabelle tampoco. Pero noté que un chico refunfuñaba al final del pasillo, por su abundante cabello rubio, pude deducir que se trataba de Jace.

—¿Qué querrá con ella?, no es justo yo la traje aquí—murmuraba Jace pateando el suelo.
—¿Ya hablas sólo?—bromeé mientras me acercaba a él. Necesitaba saber si en este mundo al que había literalmente caído, y en el cual aparentemente tenía una vida hecha, nos llevábamos aunque sea bien.
—Sí, nueva cualidad de los cazadores, tendrás que empezar a practicarla—respondió con una sonrisa burlona, siguiéndome el juego.

Sonreí satisfecha, por lo menos ya sabía que me dirigía la palabra, no sé cuánto tiempo dure este sueño, digo si es que es un sueño, pero tengo que aprovechar esto al máximo.
Rules:
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: The Cinderella Contract {Audiciones/Inscripciones

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.