O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» être dans la lune.
Hoy a las 8:51 pm por Ongniel

» A Match Made In a University | 1D
Hoy a las 8:21 pm por Stark.

» Instituto Fénix | Fichas
Hoy a las 5:20 pm por Carstairs

» .Look at the flowers.
Hoy a las 4:46 pm por yagmur.

» we're foxes ; m.i.
Hoy a las 4:32 pm por yagmur.

» daydreamin'. ♡
Hoy a las 2:50 pm por bwiyomi.

» ¿Es posible el amor? Draco y tú
Hoy a las 1:48 pm por AngelMalfoy

» Sun and Moon
Hoy a las 1:46 pm por Karasuno

» Que estás escuchando ....
Hoy a las 1:36 pm por Karasuno

novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ insxne.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

Snappelle {audiciones abiertas}

Página 2 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Snappelle {audiciones abiertas}

Mensaje por Invitado el Lun 12 Mayo 2014, 3:09 pm

audicionare espera mi ficha<3 Crawling back to you


Última edición por mckee. el Lun 12 Mayo 2014, 3:30 pm, editado 2 veces
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Snappelle {audiciones abiertas}

Mensaje por Invitado el Lun 12 Mayo 2014, 3:09 pm

pase pagina  
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Snappelle {audiciones abiertas}

Mensaje por Invitado el Lun 12 Mayo 2014, 3:53 pm


Mikaela Smiths&Jev Parnell

Representantes: Emily Rudd & Ash Stymest
Nombre del chico: Jev Parnell
Nombre de la chica: Mikaela Smiths
Roles: El Duxestenebris & La Diablesa
escrito de tu autoría:
- Callaros de una vez, o quereis que les rompamos el cueyo.- Su voz resonaba por las amplias paredes.- Oh, quereis estar muertos?.- Nadie respondio, sabiamos que si lo haciamos algo iba a pasar, algo que no nos convenía.- Parece que estais mudos.- Empuño su arma.- desde que los "barbaros", gente sin religión ni escrupulos habían pisado las costas de Coldwather, la seguridad estaba sobrevaluada, el miedo y el panico se respiraban junto a una oleada de desesperación - Richard!.- Grito el hombre del arma de gatillo apuntando a un muchacho con su mano libre.- Os llevais a estos jovenes, no los quiero volver a ver.- Tomo mi mochila y la voltio vaciando todo el contenido en el piso de la celda, se hizo un escandalo resonando asta la ultima moneda, apraste la moneda con mi zapato.- Dejad sus cosas aquí.-Dijo el hombre del arma.- El muchacho de zapatos de arbañil nos miro.- Creo que habéis tenido suerte, Bernabas no perdona.- Habrio una gran reja.- Salid por aquí y no se vuelvan a hacercar por estos rumbos.- Toco mi hombro.- Os aseguro que ellos saben donde vivien cada uno de ustedes y los buscaran si vuelven a meter las narices por aquí, tomo unas llaves de la pared.- Caminen, no tenemos mucho tiempo antes de que Bernabas cambie de opinion, la banda de aquí es peligrosa y dudo que sea el lugar de chicos como ustedes.- Me interezaria saber que hacian aquí.- corrio entre la lluvia asta llegar a su auto.- Os llevare a casa, teneis que subir. La camarada se echo a correr por el pastisal evitando que las gotas de lluvia se colaran por su piel. - ¿Quereis responder mi pregunta?.- Solo fuímos a una fiesta en el lago Husherxos hay nos atraparon, el señor Bernabas dijo que estabamos en un lugar poco indicado para nuestra clase social luego de eso, nos llevo asta esta cabaña y nos encerro allí por un par de días.- Dije tratando se poner todo en contexto.- Estamos en Octubre.- continuo.- Una fecha en la que no les combiene estar aquí.- ¿Por qué?.- Carlo se digno a hablar.-  ¿Por que no tendríamos que estar acá en octubre?.- Chicos, ustedes no deverian estar aquí.- esquivo la pregunta anterior.- ¿Donde viveis?.- Pregunto.- Creo que ya sabes donde vivimos.- Dije cruzando de brazos.- Bueno solo quería ser amistoso, Calle wayland casa número 25 ¿ambos?.- Ambos.- finalice para voltear mi cabeza hacía la ventana.


corto losé pero no tengo ni un dejo de imaginación.


Última edición por mckee. el Mar 13 Mayo 2014, 1:46 pm, editado 1 vez
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Snappelle {audiciones abiertas}

Mensaje por midway. el Lun 12 Mayo 2014, 4:32 pm


Nina & Jake


Representantes: Audrey Hepburn | Finn Harries
Nombre del chico: Jake Harries
Nombre de la chica: Nina Halminton
Roles: El Nullameye y la Duxestenebris
escrito de tu autoría:
«El pasado jueves 25 de marzo a las 21:00 horas, se le vio a George Roy alias "The cutthroat" a las afueras de la ciudad de New York en un Camaro Ss robando un banco. Lo que se llega a observar en las cámaras del banco es que el sujeto portaba dos rifles militares tipo AR-15...»
  No pude seguir escuchando el noticiero, pues Darrell —mi mejor amigo y compañero de departamento desde que perdí mi voz—le había cambiado y ahora se escuchaba la chillona voz de Bob Esponja.
  Fruncí el ceño y lo mire fijamente esperando una respuesta, sus labios delgados embozaron una leve sonrisa; sus ojos chocolate me miraban entrecerrados, parecía un modelo de esos que anunciaban en la tele de Calvin Klein, y no sólo porque era alto y se notaba que se cuidaba, si no porque también sus rasgos eran duros, con su cabello castaño despeinado, sus cejas rectas y pobladas; su nariz recta y su piel apiñonada.
  —Le cambie porque no quiero saber que asesinos andan sueltos por ahí. —aclaro con su voz  ronca. —Además te quería decir que iré al supermercado, a la tintorería y a la biblioteca para investigar sobre el trabajo que debo de hacer en la Universidad. —suspiró cansado —¿quieres que te traiga algo de la tienda? —Asentí.
  Fui rápidamente por una libreta a mi cuarto y apunté lo que necesitaba. Al terminar regrese a la sale y  le entregue la nota, él empezó a chocarla mientras arqueaba una ceja.
  —Bien —exclamó cuando terminó —Si necesitas algo, Cloe esta a lado.
 ¡Ja!, como si mi vecina me fuera a ayudar. Yo la detestaba y ella a mí. El sentimiento de odio y rivalidad era mutuo, pero eso era algo que Darrell no lograba entender, y no lo culpaba, con esos enormes senos operados ¿Qué hombre no iba a quedar tarado?.
Un año después de mudarnos ahí, llegó nuestra vecina de diecinueve años: Cloe Foster, y como era obvio, hechizo a medio edificio con sus falsos pechos y su levantado trasero. Pero no me preocupaba, yo sabía que jamás podría competir con ella  —y ni me interesaba—, al contrario, yo no quería estar así aunque fuera un palo con una minúscula curva entre la cadera y los pechos. Simplemente prefería la idea de conservarme natural siempre.

 
  Una hora después de que Darrell se fuera, me puse a recoger la casa mientras escuchaba la música de AC/DC, Bon Jovi, Metallica, Los Ramones y Nirvana. No era una gran fan de ellos, pero me gustaba de vez en cuando rockear con la escoba como guitarra y las escaleras como mi escenario.
  Antes de que perdiera mi voz hace dos años, solía cantar a todo volumen. Pero la vida es injusta y gracias a unos traumas que tuve, cantar se me era imposible. Los doctores me había dicho que podía comprarme un aparato el cual sustituta mi voz, pero sinceramente no quería que un robot hablara por mi, además de que una vez lo intente y cada vez que ponía "Quiero palomitas" el aparato decía "Quiero a las palomas", entonces descarté tal opción. La otra alternativa fue aprenderme el idioma de los mudos, y así fue, lo aprendí, el problema era que nadie me entendía porque no sabían que significaba cada seña, entonces me quede con la última elección: escribir en papeles lo que quería decir, era molesto e irritaba, pero era la única opción que más me gustaba.
  Cuando termine, subí a mi cuarto y me puse un suéter de Darrell de Hard Rock, era como tres tallas más grande que yo y me llegaba a la mitad del muslo, pero no importaba porque estaba cansada como para buscar otra cosa.
  Me observe en el espejo, mi melena rubia quemada estaba greñuda; mis ojos miel verdoso tenía unas ligeras bolsas abajo; mi rostro parecía cansado y somnoliento, pues los últimos días no había podido dormir bien por querer terminar un trabajo de la Universidad.
  Me acosté en la cama y saqué el libro El Perfume,  que me lo  había dado mi padre antes de que me mandara a estudiar a la Universidad de New York.
  «Aquella misma noche le despertó una pesadilla espantosa de cuyo contenido no podía acordarse, pero que había tenido que ver con Laure, y se precipitó hacia su dormitorio, convencido de que estaba muerta, de que había sido asesinada, violada y su cabellera cortada mientras dormía... y la encontró sana y salva...».



  Me desperté por unos ruidos provenientes del despacho. Salí de la habitación y me dispuse a ir a la sala, de aseguro Darrell llego mas temprano de lo que esperaba.
  Cuando entré al pequeño despacho, un hombre con pasamontañas sacaba los papeles del escritorio de caoba y los aventaba sin importancia alguna. Mis ojos se abrieron como platos e intente retroceder lentamente sin que él se percatase de mi presencia, pero para mi suerte choqué con la puerta de vidrio.
  El hombre se volvió hacia mi lentamente, y entonces percibí sus ojos verdes; apagados y sin vida. Nos quedamos unos momentos quietos, y al otro segundo me encontraba corriendo hacia mi habitación mientras el ladrón me pisaba los talones.
  Cerré mi cuarto con seguro y arrastré una cómoda hacia la puerta como una forma para que no la derribará, o eso pretendía yo. No sabía que hacer, el miedo afloraba de mi piel, no podía gritar, no era capaz de pedir ayuda, si le llamaba a Darrell ¿Cómo iba a saber él que necesitaba ayuda si ni siquiera podía articular una palabras?.
  ¿Qué iba a hacer?
  De un momento a otro, los golpes dejaron de escucharse, y eso me daba una mala espina. Sabía muy bien que algo malo iba a pasar, es obvio que un bandido jamás se rendiría tan fácil. Y no me equivocaba, pues de un momento a otro la ventana se abrió y de ella emergió la oscura sombra del hombre. Intente quitar el mueble de la mesa, pero mis nervios hacían que se volviera imposible.
  «¡Ayúdenme!»
  Fue el único pensamiento que tuve cuando el hombre se acercaba a mi y me miraba con ojos de lujuria. Sabía que estaba perdida, o más bien dicho, que mi virginidad estaba perdida, que ese viejo asqueroso me iba a violar. Por ese simple hecho, lágrimas calientes empezaron a salir de mis ojos, sabía que no podía pelear, pues él era más fuerte que yo por mucho, además de que no había ninguna arma —ni siquiera una blanca o poco dañina —, simplemente no había nada.
  —¿Qué?¿no hablas? —preguntó, su voz grave y ronca causó que un estremecimiento recorriera mi columna. —:¿Qué acaso el gato te comió la lengua? —para mi eso era una metáfora, y se había burlado de mí tantas veces llamando con diferentes apodos sobre mi discapacidad del habla, que eso ya no me afectaba ni en lo más mínimo.
   Me quede estática ahí, no me moví hasta que el hombre me agarro los brazos, le soltó un rodillazo y salí corriendo hacia el baño, pero antes de llegar, el sujeto me agarro de los brazo y me empujo hacia la cama. Mientras me sujetaba de las manos con su brazo izquierdo, él se quitaba los pantalones con el otro brazo.
   —Mejor para mi, así no gritas —decía mientras me toqueteaba todo el cuerpo y yo pataleaba con todas mis fuerzas para librarme. Aunque sabía que no iba a lograr nada, intentarlo no estaba mal.
 Me quitó mi suéter, mi camisa y mi sujetador, dejando expuesto a sus ojos mis pequeños pechos.
 «Adiós, virginidad»
  No sentí cuando la puerta se abrió y el violador se quitó de encima, simplemente me tape con la sábana mientras lloraba desconsoladamente. Estaba a punto de perder lo más preciado: mi inocencia, mi pureza... Mi dignidad.
  Me puse la camisa cuidadosamente, y minutos después los estallidos de golpes y puñetazos dejaron de sonar. Tapada desde mi cama, vi como el abusador estaba tendido en el piso, y como una silueta oscura se movía con pasos ágiles y  rápidos. Mi héroe —quien me había ayudado — estaba amenazando a mi acosador, pero sinceramente lo único que lograba escuchar era el sonido de mi corazón bombeando velozmente.
  —Liz, ¿estas bien? —me pregunta una voz que yo ya conocía: Darrell. Me había salvado.
  No lo pensé ni un segundo y me abalancé a sus brazos mientras mojaba su camisa con mis sollozos.
  —Tranquila, ya estoy aquí. Ya nada te pasara —aseguró mientras acariciaba mi despeinado cabello.
  Me sujetaba fuertemente de su camisa cafe cuando el me llevó a la cama y me tapo. Se acostó a lado de mí mientras yo seguía lloriqueaba como bebe en su camisa ya empapada por mis lágrimas.
  —Lo siento tanto. No debí dejarte sola. —razonó —Perdóname, Liz.
  Levanté la cara hasta que sus ojos encontraron los míos, y con mis labios le articulé un gracias.

  Esa noche no pude dormir, no hasta que Darret me empezó a cantar una canción —I will come to you de Hanson—, fueron unos minutos después cuando caí en los más profundo, seguro en los brazos de Darret.

«When you have no light to guide you
and no one to walk beside you
i will come to you
oh i will come to you
when the night is dark and stormy
you won't have to reach out for me
i will come to you

oh i will come to you ...»

2:

 Recuerdo que el 5 de diciembre fue la muerte de mi madre, y que diez días después se celebró el funeral. Una semana antes de su partida, ella se puso muy grave, y la última vez que la vi fue el día después de mi cumpleaños número quince —o sea, un día antes de que la internaran en cuidados intensivos—. Todavía escucho, como un leve susurro, la suave voz de mi madre y su última, y más sincera promesa.
   —Se que mi enfermedad no es el mejor regalo. Se que quieres que esté en casa, con papá, con Micky y contigo. Pero la vida me puso un obstáculo... —su voz se ahogó por las lágrimas que empezaban a brotar —... y luchare porque los quiero.

   —Mamá no, no me hagas llorar. Yo sé que podrás recuperarte, sólo te pido que seas fuerte —las lágrimas calientes salían de ambas, y ninguna podía reprimirlas.

    —Déjame terminar —me pidió, y yo guarde silencio mientras observaba sus profundos ojos miel —. Si acaso no puedo seguir, si me voy. Les prometo que les enviaré un ángel, que cuidará de ustedes, los protegerá, pero lo más importante los amara.

   No entendía exactamente lo que nos quería decir. Pero no tenía tiempo para pensar, pues las horas de visitas ya habían concluido, y el doctor insistía en que debía irme. Al parecer, nunca había tenido un familiar a punto de morirse. Y como me daban jamás de golpear su cara, que tenía una expresión irritante, y así torcerle su enorme narizota.

   —Te quiero.

   Esas eran las últimas palabras que escucharía de ella. Desafortunadamente, no sabía. Y si, por lo menos, lo hubiera deducido, le habría hecho una mueca al frustrante doctor y se habría sentado plácidamente en aquel sillón de aspecto viejo e incómodo, para después ver la expresión de enojo del tipo de bata blanca.


   Pero todo en algún momento se acaba. Como un efímero año, o como un rayo en el cielo a mitad de la tempestad; sin dejar rastro alguna de lo que alguna vez existió. Tan sólo cenizas que pronto entrarían al olvido, acompañados de los recuerdos, que desaparecerían con el tiempo, y leves susurros de lo que en un principio fue la voz. Porque es exactamente eso la muerte; el olvido, y sólo leves recuerdos en la mente del ser humano. Nosotros sólo somos una gota en un enorme océano; insignificantes. Nuestra partida sólo afecta a los familiares y amigos, pero no al mundo, ni al universo, ni al tiempo. Porque si lo piensas bien, nuestro tiempo de vida es tan corto, efímero e insignificante comparado con otros astros. Nosotros sólo somos una especie más para el universo.





avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Snappelle {audiciones abiertas}

Mensaje por Invitado el Lun 12 Mayo 2014, 4:44 pm

perras, a llegado ana a molestar, son geniales, ame la idea dejare mi ficha en un rato c:
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Snappelle {audiciones abiertas}

Mensaje por hessa. el Lun 12 Mayo 2014, 5:19 pm


♡ Jenn and Tom ♡.

Representantes: Barbara Palvin y Harry Styles.
Nombre del chico: Thomas 'Tom' Smith Fletcher.
Nombre de la chica: Jennifer 'Jenn' Reid Wallace.
Roles: El Nullameye y la Duxestenebris.
escrito de autoría.:
¿te lo puedo mandar en mp o con el link?; no queda bien en el spoiler.
avatar


Ver perfil de usuario http://isupportarry.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Snappelle {audiciones abiertas}

Mensaje por Karou. el Lun 12 Mayo 2014, 7:57 pm

me gusta tanto como has pensado esta nc que bueno la ame y no he
dudar en audicionar, amo las criaturas poco parecidas a los humanos y
la fantasia. en un rato dejo la ficha.
besos
avatar


Ver perfil de usuario http://weheartit.com/myself_always

Volver arriba Ir abajo

Re: Snappelle {audiciones abiertas}

Mensaje por chihiro el Lun 12 Mayo 2014, 8:14 pm

malas, malas, malas. no podeis hacer esto jopeeeeeeeeeeeeeee
la idea es genial! audicionaré bc es perfecta y no pierdo nada, supongo.. xd

___________________________________________

" Birds flying high
You know how I feel
Sun in the sky
You know how I feel
Breeze driftin' on by
You know how I feel "
avatar


Ver perfil de usuario http://lachicaimposible.tumblr.com
------
------

Volver arriba Ir abajo

Re: Snappelle {audiciones abiertas}

Mensaje por Karou. el Lun 12 Mayo 2014, 8:20 pm


Thomas & Liane

Representantes: Douglas Booth & Alexandra Daddario
Nombre del chico: Thomas Evans
Nombre de la chica: Liane Kenneth
Roles: El Duxestenebris y la Diablesa
escrito de tu autoría:

El frió era terrible, los copos de nieve le cortaban cada pequeña herida que tenía alrededor de los brazos desnudos, la chica seguía jadeado de dolor y el llanto no la ayudaba. Cada persona que tenía en su pequeña vida había muerto, cada persona a la que le había entregado su cariño la habían dejado descaradamente obligandola a sentirse miserable; se sentía sucia y mal utiliza porque eso era lo que el hombre le había hecho, utilizarla. Una y un Millón de formas de acabar con su vida pasaban por su mente esa forma tan miserable y poco humana como la habían tratado no tenia precio, veía la muerte con cada paso que daba, a cada respiro que daba.
No podía más consigo misma, su alma tenía un peso enorme, no quería más dolor. Se dejo caer en la blanca acera gracias a la nieve, la gente pasaba a su lado como si fuera un perro más, hasta ella se consideraba algo así, tanto era su dolor que se sentia como un animal indefenso y maltratado. Soñaba con poder cerrar los ojo y que todo sea bueno y color de rosa como era en lo cuentos de hadas.  
El diablo vestido de traje, con un bastón que lo sostenía y de ojos verdes se paro frente a la fría chica, la miro y ladeo la cabeza, le chica levanto la mirada dejando ver las oscuras ojeras que habitaban debajo de su ojos, el hombre la levanto con delicadeza y sonrió con malicia. Los rotos labios de la chica solo pudieron formular una sola palabra después de todo lo dicho por el hombre promesas. “Ire”.
.***.
Fumaba un cigarrillo que algún hombre mayor y probablemente con esposa le había ofrecido, es para mantener la garganta caliente se repite a sí misma, sus largas y delgadas piernas temblaban de frió, los hombres la miraban con lujuria y mujeres que pasaban la miraban mal, no era su culpa haber tenido  aquel tipo de padre y tampoco haber sido vendida a unos tipos que la sacaban al mundo real sin alguna protección más que un pequeño paquete plateado, para que no saliera un chistecito.
El negocio iba mal o eso era lo que había escuchado, un hombre mayor había estado secuestrando a sus compañeras de “esquina”. La adrenalina, el alcohol y veneno de cigarrillo se combinaba con su sangre, dentro de ella ya solo entraban cosas innecesarias ¿y que le daban por entrar en ella? un par de billetes que al final no eran para ella si no para los tipos a los cuales está obligada a trabajar. Un hombre se paro junto a ella y esta le ofreció sus servicios, el con gusto acepto y la llevo en su viejo auto hasta un hotel de mala muerte, entro en ella y al finalizar le dejo un par de billetes para luego volver a su esquina.
Un auto lujoso y de un color oscuro no se había movido de la esquina frente a la que ella se paraba  en toda la noche, se estaba empezando a asustar no quería terminar peor, pero ¿eso se podía? Tal vez, tomo valor y sensualmente camino con otro cigarrillo en la mano hacia el auto. Golpeo levemente la ventanilla del auto esta se abrió y un hombre de cabello canoso y de imponentes ojos verdes salió de ahí, le ofreció unos billetes por no entrar en ella, pero dijo algo mas algo que hizo que hizo que le brillaran los ojos a la chica, subió al auto del demonio vendiendo algo  que no tenía. Su alma.    
.***.
Deambulaba por los pasillos del hospital, con ojeras y cara de sufrimiento. Pero la pobre no podía poner otra cara, la depresión y su pasado la habían aplastado, estaba en guerra contra ella misma y había estado ganado su yo interior. Una de las enfermeras la encontró y trato de llevarla de nuevo a su habitación pero solo recibió un golpe y uno cuantos insultos de parte de la chica. Siguió su camino para salir del lugar donde la trataban como una loca depresiva. Sintió el aire golpear su blanca cara y como la seguridad del grupo de ayuda la buscaban con preocupación de tener a una paciente fuera de la cama o en terapia. Sus antecedentes no eran los mejores, así que después de su reacción agresiva y  su intento de escape ya llevaría de nuevo a su cárcel mental.
Estaba fuera otra vez en el mundo donde había crecido sola, donde había sido maltratada y utiliza pero no estaba nada bien más bien todo está mucho peor por lo menos en el hospital comía y tenía una cama en la cual dormir aunque no fuera cómoda mientras acá afuera moría de hambre, en el frió tenue de la acera y la soledad era su mejor amiga y era lo único con lo que contaba. Saco una pequeña bolsa de platico que contenía dentro de ella un delicioso polvo blanco así como lo único que la mantenía viva, en su mano extendida hizo una hilera no tan larga con un poco del polvo, acerco su nariz y lo inhalo todo lo que tenía en su mano, sintió como su cuerpo se calentaba poco a poco y sus pupilas de dilataban.    
El hombre de ojos hermosos caminada por la calles buscando a una pobre alma a la cual “salvar” vio a la chica sentada y como inhalaba alguna de las sustancias que él mismo había traficado, sonrió y miro a la chica como el hambre y la sed de venganza la corrompían y como su pasado y la chica mala que tiene dentro pide a gritos salir de nuevo. Una vez que la tuvo frente a él, saco de  su bolsillo con caja de galletas que no había querido terminar y se las lanzo a la chica. Parecía que tenia un cartel en la cara que decía al muy fácil de descifrar. Presa Fácil.
.***.
Convencidas de que él las llevaría al cielo, fueron llevadas a lo más oscuro y profundo del infierno pensando que estaban entre pétalos de rosa sin darse cuanta que se clavan solamente las espinas dejado la belleza muy lejos de ellas, pero se sentían queridas, no eran utilizadas –o eso pensaban ellas– hacían lo que ellas querías, solo tenían que cobrar las cuentas del jefe al mismo tiempo que de divertían. Creyeron que todo era color de rosa hasta que la mataron por desobedecer y los ojos de la inocencia fueron abiertos.
avatar


Ver perfil de usuario http://weheartit.com/myself_always

Volver arriba Ir abajo

Re: Snappelle {audiciones abiertas}

Mensaje por Ginger el Mar 13 Mayo 2014, 6:23 am

salvatore. escribió:audicionaré, me ha encantado la idea.

Ya espero tu ficha
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Snappelle {audiciones abiertas}

Mensaje por Ginger el Mar 13 Mayo 2014, 6:25 am

♡ Redmayne ♡ escribió:

Crista & Anthony

Representantes: Shailene Woodley & Shannon Leto.
Nombre del chico: Anthony Starstis.
Nombre de la chica: Crista Holmes.
Roles: El Alteratum y la Mundana.
The bad eye {O.S:
¡Es cierto! Soy nervioso, muy nervioso, espantosamente nervioso. Siempre lo he sido; pero ¿por qué van a decir ustedes que estoy loco? La enfermedad había agudizado mis sentidos: no los había destruido, no los había embotado. Sobre todo, mi sentido del oído era muy agudo. Oía todas las cosas de los cielos y de la tierra. Oía muchas cosas del infierno. ¿Cómo, entonces, podría estar loco? ¡Escuchen!, y observen cuán saludablemente, con cuánta calma puedo contarles toda la historia.

Me resultaba imposible decir cómo me entró la idea en la cabeza al principio; pero una vez concebida, me persiguió día y noche. No tenía ningún objetivo. No había ninguna pasión. Yo adoraba al viejo. Él nunca me había echo nada malo. Nunca me había insultado. Yo no deseaba para nada su oro. ¡Creo que fue su ojo! ¡Si, fue eso! Tenía un ojo de buitre: un ojo azul pálido, con una película sobre su superficie. Cada vez que lo posaba sobre mí, se me helaba la sangre; y así, poco a poco—muy gradualmente—resolví quitarle la vida al viejo, y así librarme para siempre del ojo.

Ahora bien, el punto es este. Ustedes me juzgan loco. Los locos no saben nada. Pero deberían haberme visto. Deberían haber visto lo sabiamente que procedí: ¡con qué cautela, con qué previsión, con qué disimulo acometí el trabajo! Nunca fui más amable con el viejo que durante toda la semana antes de matarlo. Y todas las noches, alrededor de la medianoche, giraba el picaporte de su puerta y la abría... ¡ah, tan suavemente! Y luego, cuando la había abierto lo suficiente para que pasara mi cabeza, metía una linterna sorda, cerrada, totalmente cerrada, para que no escapara ninguna luz, y entonces introducía la cabeza. ¡Ah, ustedes se habrían reído al ver lo astutamente que lo introducía! La movía despacio, muy , muy despacio, de modo de no perturbar el sueño del viejo. Me llevaba una hora meter la cabeza entera en la abertura, hasta que podía verlo yaciendo sobre su cama. ¡Ja! ¿un loco habría sido tan prudente para hacer algo así? Y entonces, cuando mi cabeza estaba bien metida en la habitación, abría la linterna cautelosamente—ah, tan cautelosamente—; la abría justo lo suficiente cómo para que un único rayo delgado cayera sobre el ojo de buitre. E hice esto durante siete largas noches, pero siempre encontraba cerrado el ojo y entonces me era imposible realizar el trabajo; pues no era el viejo quien me sacaba de quicio, si no, su mal de ojo.

Al llegar la octava noche, fui más cauteloso que nunca.
Tenía la cabeza adentro, y estaba a punto de abrir la linterna, cuando mi pulgar se delizó sobre el cierre de chapa, y el viejo se sentó bruscamente en la cama, gritando:
—¿Quién anda ahí?
Me quedé quieto, y no dije nada. Durante una hora entera, no moví ni un músculo, y en ese lapso no lo oí volver a acostarse [...]

Pero aun entonces, me contuve y seguí quieto. Apenas si respiraba. Sostuve la linterna, inmóvil. Traté de mantener el rayo sobre su ojo, todo lo firmemente que pude. Mientras tanto, el endemoniado redoble de su corazón iba aumentando. Se hacía más y más rápido, y más y más fuerte a cada instante. ¡El terror del viejo tiene que haber sido extremo! ¡Se hacía más fuerte, digo, más fuerte a cada momento! ¿Me siguen? Les he dicho que soy nervioso: así soy yo. Y ahora, a altas horas de la noche, en medio del espantoso silencio de esa casa vieja, un ruido tan extraño como ese me infundió un terror incontrolable. Aun así, durante algunos minutos más me contuve y me quedé quieto. ¡Pero el latido de hacía más fuerte, más fuerte! Pensé que el corazón le iba a estallar. Y entonces se apoderó de mi una nueva angustia: ¡algún vecino iba a oír el ruido! ¡Al viejo le había llegado la hora! Dando un fuerte grito, abrí totalmente la linterna y salté dentro de a habitación. El chilló una vez, solo una vez. En un instante, lo había arrojado al suelo, y había volcado la pesada cama encima de él. Entonces sonreí alegremente, al ver que el echo ya estaba consumado. Pero, durante varios minutos, el corazón siguió latiendo con un ruido apagado. Eso, sin embargo, no me preocupó; no se podía oír a través de las paredes. Finalmente, se detuvo.

Puse mi mano en su corazón y dejé allí varios minutos. No había pulso. Estaba totalmente muerto. Su ojo no iba a volver a molestarme [...] Cuando hube terminado con todos los labores, eran las cuatro en punto; todavía estaba tan oscuro como a medianoche. En el momento en que el reloj dio la hora, sonaron unos golpes en la puerta de calle. Bajé a abrir alegremente, porque, ¿qué tenía que temer? Entraron tres hombres, que se presentaron como oficiales de policía. Durante la noche, un vecino había oído un alarido; había surgido la sospecha de algún delito; alguien había ido a informar a la comisaría., y a ellos (los oficiales) les habían encomendado que registraran la vivienda.

Llevé a mis visitantes por toda la casa. Les pedí que registraran, que registraran todo bien. Los conduje, finalmente, a hasta la habitación del viejo. En el entusiasmo que me provocaba mi confianza, traje sillas a la habitación y les expresé mi deseo que se descansaran de sus fatigas, mientras yo mismo, en la frenética audacia de mi perfecto triunfo, puse mi propio asiento encima del mismísimo lugar bajo el cual reposaba el cadáver de la víctima.

[...]

Sin duda, entonces me puse muy pálido; pero hablaba con mayor fluidez, y en voz más alta. Aún así, el ruido aumentaba; ¿y yo qué podía hacer? Era un ruido débil, monótono, acelerado muy parecido al ruido que hace un reloj cuando está envuelto en algodón. Me quedé sin aliento; y aun así, los oficiales no oían. Hablé más rápido con mayor vehemencia; pero el ruido aumentaba sin cesar. Me levanté y hablé de nimiedades, en algún tono agudo y con gesticulaciones violentas; pero el ruido aumentaba sin parar. ¿Por qué no se habrían ido? Me paseé por el cuarto de aquí para allá, dando grandes zancadas, como si las observaciones de los hombres estuvieran excitando mi furia; pero el ruido aumentaba. ¡Oh, Dios! ¿Qué podía hacer? ¡Echaba espuma por la boca, insultaba, perjuraba! Moví la silla en la que había estado sentado, raspando con ella los listones, pero el ruido era más fuerte que todos los demás y aumentaba continuamente. Se hizo más fuerte, más fuerte, ¡más fuerte! Y aun así los hombres conversaban plácidamente, y sonreían. ¿Era posible que no oyeran? ¡Dios todopoderoso! ¡No, no! ¡Oían! ¡Sospechaban! ¡Sabían! ¡Se burlaban de mi horror! Eso fue lo que pensé, y eso es lo que pienso. Pero, ¡cualquier cosa era mejor que esa tortura! ¡Cualquier cosa era más tolerable que ese escarnio! ¡No podía seguir soportando esas sonrisas hipócritas! ¡Sentía que tenía que gritar o morir! Y ahora, ¡otra vez! ¡Escuchen! ¡Más fuerte, más fuerte, más fuerte!
—¡Miserables!—chillé—, ¡no finjan más! ¡Confieso los hechos! ¡Arranquen esos listones! ¡Aquí, aquí! ¡Son los latidos de su espantoso corazón!

Ficha Aceptada.

¡La leche  el café! ¿Hace falta decir más?  Escribes como los ángeles, tía   ¡Mucha suerte!
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Snappelle {audiciones abiertas}

Mensaje por Ginger el Mar 13 Mayo 2014, 6:31 am

mckee. escribió:

Mikaela Smiths&Jev Parnell

Representantes: Emily Rudd & Ash Stymest
Nombre del chico: Jev Parnell
Nombre de la chica: Mikaela Smiths
Roles: El Duxestenebris & La Diablesa
escrito de tu autoría:
- Callaros de una vez, o quereis que les rompamos el cueyo.- Su voz resonaba por las amplias paredes.- Oh, quereis estar muertos?.- Nadie respondio, sabiamos que si lo haciamos algo iba a pasar, algo que no nos convenía.- Parece que estais mudos.- Empuño su arma.- desde que los "barbaros", gente sin religión ni escrupulos habían pisado las costas de Coldwather, la seguridad estaba sobrevaluada, el miedo y el panico se respiraban junto a una oleada de desesperación - Richard!.- Grito el hombre del arma de gatillo apuntando a un muchacho con su mano libre.- Os llevais a estos jovenes, no los quiero volver a ver.- Tomo mi mochila y la voltio vaciando todo el contenido en el piso de la celda, se hizo un escandalo resonando asta la ultima moneda, apraste la moneda con mi zapato.- Dejad sus cosas aquí.-Dijo el hombre del arma.- El muchacho de zapatos de arbañil nos miro.- Creo que habéis tenido suerte, Bernabas no perdona.- Habrio una gran reja.- Salid por aquí y no se vuelvan a hacercar por estos rumbos.- Toco mi hombro.- Os aseguro que ellos saben donde vivien cada uno de ustedes y los buscaran si vuelven a meter las narices por aquí, tomo unas llaves de la pared.- Caminen, no tenemos mucho tiempo antes de que Bernabas cambie de opinion, la banda de aquí es peligrosa y dudo que sea el lugar de chicos como ustedes.- Me interezaria saber que hacian aquí.- corrio entre la lluvia asta llegar a su auto.- Os llevare a casa, teneis que subir. La camarada se echo a correr por el pastisal evitando que las gotas de lluvia se colaran por su piel. - ¿Quereis responder mi pregunta?.- Solo fuímos a una fiesta en el lago Husherxos hay nos atraparon, el señor Bernabas dijo que estabamos en un lugar poco indicado para nuestra clase social luego de eso, nos llevo asta esta cabaña y nos encerro allí por un par de días.- Dije tratando se poner todo en contexto.- Estamos en Octubre.- continuo.- Una fecha en la que no les combiene estar aquí.- ¿Por qué?.- Carlo se digno a hablar.-  ¿Por que no tendríamos que estar acá en octubre?.- Chicos, ustedes no deverian estar aquí.- esquivo la pregunta anterior.- ¿Donde viveis?.- Pregunto.- Creo que ya sabes donde vivimos.- Dije cruzando de brazos.- Bueno solo quería ser amistoso, Calle wayland casa número 25 ¿ambos?.- Ambos.- finalice para voltear mi cabeza hacía la ventana.


corto losé pero no tengo ni un dejo de imaginación.

Ficha Aceptada.
Me gustó mucho tu ficha, seriously, pero debes revisar más la ortografía, cielo   
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Snappelle {audiciones abiertas}

Mensaje por Ginger el Mar 13 Mayo 2014, 6:34 am

▲ Westlife ▲ escribió:

Nina & Jake


Representantes: Audrey Hepburn | Finn Harries
Nombre del chico: Jake Harries
Nombre de la chica: Nina Halminton
Roles: El Nullameye y la Duxestenebris
escrito de tu autoría:
«El pasado jueves 25 de marzo a las 21:00 horas, se le vio a George Roy alias "The cutthroat" a las afueras de la ciudad de New York en un Camaro Ss robando un banco. Lo que se llega a observar en las cámaras del banco es que el sujeto portaba dos rifles militares tipo AR-15...»
  No pude seguir escuchando el noticiero, pues Darrell —mi mejor amigo y compañero de departamento desde que perdí mi voz—le había cambiado y ahora se escuchaba la chillona voz de Bob Esponja.
  Fruncí el ceño y lo mire fijamente esperando una respuesta, sus labios delgados embozaron una leve sonrisa; sus ojos chocolate me miraban entrecerrados, parecía un modelo de esos que anunciaban en la tele de Calvin Klein, y no sólo porque era alto y se notaba que se cuidaba, si no porque también sus rasgos eran duros, con su cabello castaño despeinado, sus cejas rectas y pobladas; su nariz recta y su piel apiñonada.
  —Le cambie porque no quiero saber que asesinos andan sueltos por ahí. —aclaro con su voz  ronca. —Además te quería decir que iré al supermercado, a la tintorería y a la biblioteca para investigar sobre el trabajo que debo de hacer en la Universidad. —suspiró cansado —¿quieres que te traiga algo de la tienda? —Asentí.
  Fui rápidamente por una libreta a mi cuarto y apunté lo que necesitaba. Al terminar regrese a la sale y  le entregue la nota, él empezó a chocarla mientras arqueaba una ceja.
  —Bien —exclamó cuando terminó —Si necesitas algo, Cloe esta a lado.
 ¡Ja!, como si mi vecina me fuera a ayudar. Yo la detestaba y ella a mí. El sentimiento de odio y rivalidad era mutuo, pero eso era algo que Darrell no lograba entender, y no lo culpaba, con esos enormes senos operados ¿Qué hombre no iba a quedar tarado?.
Un año después de mudarnos ahí, llegó nuestra vecina de diecinueve años: Cloe Foster, y como era obvio, hechizo a medio edificio con sus falsos pechos y su levantado trasero. Pero no me preocupaba, yo sabía que jamás podría competir con ella  —y ni me interesaba—, al contrario, yo no quería estar así aunque fuera un palo con una minúscula curva entre la cadera y los pechos. Simplemente prefería la idea de conservarme natural siempre.

 
  Una hora después de que Darrell se fuera, me puse a recoger la casa mientras escuchaba la música de AC/DC, Bon Jovi, Metallica, Los Ramones y Nirvana. No era una gran fan de ellos, pero me gustaba de vez en cuando rockear con la escoba como guitarra y las escaleras como mi escenario.
  Antes de que perdiera mi voz hace dos años, solía cantar a todo volumen. Pero la vida es injusta y gracias a unos traumas que tuve, cantar se me era imposible. Los doctores me había dicho que podía comprarme un aparato el cual sustituta mi voz, pero sinceramente no quería que un robot hablara por mi, además de que una vez lo intente y cada vez que ponía "Quiero palomitas" el aparato decía "Quiero a las palomas", entonces descarté tal opción. La otra alternativa fue aprenderme el idioma de los mudos, y así fue, lo aprendí, el problema era que nadie me entendía porque no sabían que significaba cada seña, entonces me quede con la última elección: escribir en papeles lo que quería decir, era molesto e irritaba, pero era la única opción que más me gustaba.
  Cuando termine, subí a mi cuarto y me puse un suéter de Darrell de Hard Rock, era como tres tallas más grande que yo y me llegaba a la mitad del muslo, pero no importaba porque estaba cansada como para buscar otra cosa.
  Me observe en el espejo, mi melena rubia quemada estaba greñuda; mis ojos miel verdoso tenía unas ligeras bolsas abajo; mi rostro parecía cansado y somnoliento, pues los últimos días no había podido dormir bien por querer terminar un trabajo de la Universidad.
  Me acosté en la cama y saqué el libro El Perfume,  que me lo  había dado mi padre antes de que me mandara a estudiar a la Universidad de New York.
  «Aquella misma noche le despertó una pesadilla espantosa de cuyo contenido no podía acordarse, pero que había tenido que ver con Laure, y se precipitó hacia su dormitorio, convencido de que estaba muerta, de que había sido asesinada, violada y su cabellera cortada mientras dormía... y la encontró sana y salva...».



  Me desperté por unos ruidos provenientes del despacho. Salí de la habitación y me dispuse a ir a la sala, de aseguro Darrell llego mas temprano de lo que esperaba.
  Cuando entré al pequeño despacho, un hombre con pasamontañas sacaba los papeles del escritorio de caoba y los aventaba sin importancia alguna. Mis ojos se abrieron como platos e intente retroceder lentamente sin que él se percatase de mi presencia, pero para mi suerte choqué con la puerta de vidrio.
  El hombre se volvió hacia mi lentamente, y entonces percibí sus ojos verdes; apagados y sin vida. Nos quedamos unos momentos quietos, y al otro segundo me encontraba corriendo hacia mi habitación mientras el ladrón me pisaba los talones.
  Cerré mi cuarto con seguro y arrastré una cómoda hacia la puerta como una forma para que no la derribará, o eso pretendía yo. No sabía que hacer, el miedo afloraba de mi piel, no podía gritar, no era capaz de pedir ayuda, si le llamaba a Darrell ¿Cómo iba a saber él que necesitaba ayuda si ni siquiera podía articular una palabras?.
  ¿Qué iba a hacer?
  De un momento a otro, los golpes dejaron de escucharse, y eso me daba una mala espina. Sabía muy bien que algo malo iba a pasar, es obvio que un bandido jamás se rendiría tan fácil. Y no me equivocaba, pues de un momento a otro la ventana se abrió y de ella emergió la oscura sombra del hombre. Intente quitar el mueble de la mesa, pero mis nervios hacían que se volviera imposible.
  «¡Ayúdenme!»
  Fue el único pensamiento que tuve cuando el hombre se acercaba a mi y me miraba con ojos de lujuria. Sabía que estaba perdida, o más bien dicho, que mi virginidad estaba perdida, que ese viejo asqueroso me iba a violar. Por ese simple hecho, lágrimas calientes empezaron a salir de mis ojos, sabía que no podía pelear, pues él era más fuerte que yo por mucho, además de que no había ninguna arma —ni siquiera una blanca o poco dañina —, simplemente no había nada.
  —¿Qué?¿no hablas? —preguntó, su voz grave y ronca causó que un estremecimiento recorriera mi columna. —:¿Qué acaso el gato te comió la lengua? —para mi eso era una metáfora, y se había burlado de mí tantas veces llamando con diferentes apodos sobre mi discapacidad del habla, que eso ya no me afectaba ni en lo más mínimo.
   Me quede estática ahí, no me moví hasta que el hombre me agarro los brazos, le soltó un rodillazo y salí corriendo hacia el baño, pero antes de llegar, el sujeto me agarro de los brazo y me empujo hacia la cama. Mientras me sujetaba de las manos con su brazo izquierdo, él se quitaba los pantalones con el otro brazo.
   —Mejor para mi, así no gritas —decía mientras me toqueteaba todo el cuerpo y yo pataleaba con todas mis fuerzas para librarme. Aunque sabía que no iba a lograr nada, intentarlo no estaba mal.
 Me quitó mi suéter, mi camisa y mi sujetador, dejando expuesto a sus ojos mis pequeños pechos.
 «Adiós, virginidad»
  No sentí cuando la puerta se abrió y el violador se quitó de encima, simplemente me tape con la sábana mientras lloraba desconsoladamente. Estaba a punto de perder lo más preciado: mi inocencia, mi pureza... Mi dignidad.
  Me puse la camisa cuidadosamente, y minutos después los estallidos de golpes y puñetazos dejaron de sonar. Tapada desde mi cama, vi como el abusador estaba tendido en el piso, y como una silueta oscura se movía con pasos ágiles y  rápidos. Mi héroe —quien me había ayudado — estaba amenazando a mi acosador, pero sinceramente lo único que lograba escuchar era el sonido de mi corazón bombeando velozmente.
  —Liz, ¿estas bien? —me pregunta una voz que yo ya conocía: Darrell. Me había salvado.
  No lo pensé ni un segundo y me abalancé a sus brazos mientras mojaba su camisa con mis sollozos.
  —Tranquila, ya estoy aquí. Ya nada te pasara —aseguró mientras acariciaba mi despeinado cabello.
  Me sujetaba fuertemente de su camisa cafe cuando el me llevó a la cama y me tapo. Se acostó a lado de mí mientras yo seguía lloriqueaba como bebe en su camisa ya empapada por mis lágrimas.
  —Lo siento tanto. No debí dejarte sola. —razonó —Perdóname, Liz.
  Levanté la cara hasta que sus ojos encontraron los míos, y con mis labios le articulé un gracias.

  Esa noche no pude dormir, no hasta que Darret me empezó a cantar una canción —I will come to you de Hanson—, fueron unos minutos después cuando caí en los más profundo, seguro en los brazos de Darret.

«When you have no light to guide you
and no one to walk beside you
i will come to you
oh i will come to you
when the night is dark and stormy
you won't have to reach out for me
i will come to you

oh i will come to you ...»

2:

 Recuerdo que el 5 de diciembre fue la muerte de mi madre, y que diez días después se celebró el funeral. Una semana antes de su partida, ella se puso muy grave, y la última vez que la vi fue el día después de mi cumpleaños número quince —o sea, un día antes de que la internaran en cuidados intensivos—. Todavía escucho, como un leve susurro, la suave voz de mi madre y su última, y más sincera promesa.
   —Se que mi enfermedad no es el mejor regalo. Se que quieres que esté en casa, con papá, con Micky y contigo. Pero la vida me puso un obstáculo... —su voz se ahogó por las lágrimas que empezaban a brotar —... y luchare porque los quiero.

   —Mamá no, no me hagas llorar. Yo sé que podrás recuperarte, sólo te pido que seas fuerte —las lágrimas calientes salían de ambas, y ninguna podía reprimirlas.

    —Déjame terminar —me pidió, y yo guarde silencio mientras observaba sus profundos ojos miel —. Si acaso no puedo seguir, si me voy. Les prometo que les enviaré un ángel, que cuidará de ustedes, los protegerá, pero lo más importante los amara.

   No entendía exactamente lo que nos quería decir. Pero no tenía tiempo para pensar, pues las horas de visitas ya habían concluido, y el doctor insistía en que debía irme. Al parecer, nunca había tenido un familiar a punto de morirse. Y como me daban jamás de golpear su cara, que tenía una expresión irritante, y así torcerle su enorme narizota.

   —Te quiero.

   Esas eran las últimas palabras que escucharía de ella. Desafortunadamente, no sabía. Y si, por lo menos, lo hubiera deducido, le habría hecho una mueca al frustrante doctor y se habría sentado plácidamente en aquel sillón de aspecto viejo e incómodo, para después ver la expresión de enojo del tipo de bata blanca.


   Pero todo en algún momento se acaba. Como un efímero año, o como un rayo en el cielo a mitad de la tempestad; sin dejar rastro alguna de lo que alguna vez existió. Tan sólo cenizas que pronto entrarían al olvido, acompañados de los recuerdos, que desaparecerían con el tiempo, y leves susurros de lo que en un principio fue la voz. Porque es exactamente eso la muerte; el olvido, y sólo leves recuerdos en la mente del ser humano. Nosotros sólo somos una gota en un enorme océano; insignificantes. Nuestra partida sólo afecta a los familiares y amigos, pero no al mundo, ni al universo, ni al tiempo. Porque si lo piensas bien, nuestro tiempo de vida es tan corto, efímero e insignificante comparado con otros astros. Nosotros sólo somos una especie más para el universo.






Ficha Aceptada.
¡UEEE! ¡Alguien que utiliza a Audrey! OH MAI. Es mi ídola... y mi Finni *llora de la emoción* cómo ha crecido...
¡Mucha Suerte!
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Snappelle {audiciones abiertas}

Mensaje por Ginger el Mar 13 Mayo 2014, 6:36 am

Poker escribió:perras, a llegado ana a molestar, son geniales, ame la idea dejare mi ficha en un rato c:

Tienes el avatar de Turner   Es mío. De todas maneras, me encanta que participes   
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Snappelle {audiciones abiertas}

Mensaje por Ginger el Mar 13 Mayo 2014, 6:38 am

salvatore. escribió:

♡ Jenn and Tom ♡.

Representantes: Barbara Palvin y Harry Styles.
Nombre del chico: Thomas 'Tom' Smith Fletcher.
Nombre de la chica: Jennifer 'Jenn' Reid Wallace.
Roles: El Nullameye y la Duxestenebris.
escrito de autoría.:
¿te lo puedo mandar en mp o con el link?; no queda bien en el spoiler.

Ficha Semi-Aceptada.
Envíame tu escrito por emepé, y te la aceptaré  :chkt: 
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Snappelle {audiciones abiertas}

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.