O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» this encourages me [sounds baby from jb]
Hoy a las 7:55 pm por mieczyslaw

» ALTER ER LOVE
Hoy a las 5:10 pm por Supertramp.

» Survive. (Audiciones abiertas.)
Hoy a las 1:53 pm por CNCOwner.

» dark wings, dark words.
Hoy a las 1:51 pm por hypatia.

» Get It Right
Hoy a las 1:38 pm por Karasuno

» cσdєs Ꮧ&Ᏸ|html
Hoy a las 12:32 pm por Jones.

» Revolution.{Codes]
Hoy a las 12:29 pm por Jones.

» hwa yang yeon hwa {youth}.
Hoy a las 12:54 am por chanyeol.

» «Go back to Uk» [Harry S.]
Ayer a las 9:11 pm por Keniia Joanna

novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ insxne.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

Contrareloj|1D|Audiciones cerradas|Resultados posteados.

Página 4 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Contrareloj|1D|Audiciones cerradas|Resultados posteados.

Mensaje por Bower. el Lun 19 Mayo 2014, 5:55 pm

Lottie Madox
bowie

Nombre de los personajes: Emmaline Charlotte Madox & Liam Payne.
Representantes: Dianna Agron & Liam Payne.
Rol: La tímida.
Edad: 19 años antes de regresar en el tiempo; 15 después.
¿Por qué quiere conocer a su ídolo?: Emma siempre fue una chica muy introvertida a quien siempre le costó trabajo relacionarse con los demás. Siempre con miedo a ser rechazada, sólo encontraba la confianza para ser ella misma en su banda favorita. Cinco chicos que siempre eran ellos mismos, y que además de eso siempre la hacían sentir especial en cada una de sus canciones. Pero había uno en especial que iluminaba su rostro cada vez que oía su voz: Liam Payne. Ese chico tan especial, dulce y caballeroso. El chico perfecto, el príncipe azul de cada chica. El era quien hacia que Emma no se sintiera sola, aunque él ni siquiera supiera de su existencia.



[/color][/font][/size][color=#2e8b57][font=calibri][size=14]Escrito[/size][/font][/color][color=#2e8b57][size=14][font=calibri]:
Al día siguiente, todos nos despertamos tarde porque estábamos muy cansados aún por lo de ayer. Las chicas se fueron a sus casas y los chicos también, no sin antes hablar conmigo.


-¿Eh, _____? -me habló Liam casi susurrando.
-Si, Liam -respondí.
-Tus amigas me cayeron bastante bien -sonrió -Todas son muy lindas y divertidas, con un gran sentido del humor y...
-Alma -lo corté sonriendo -Se llama Alma.
-¿Pero com.....
-Vi como la mirabas, Liam -reí -Sexto sentido de chicas, ¿recuerdas? 
-Ah, claro -dijo sonrojado.
-Adiós, _____ -dijo Niall.
-Nos vemos, Niall -respondí sonriendo -Por cierto, Karen ya tiene dueño -añadí jugando.
-Sólo somos amigos -gritó riendo desde la puerta.
-Por ahora -me susurró Louis en un tono enfadado.
-Cálmate Tomlinson, ya le advertí que es tuya -reí.
-Si, si, ojalá te escuche -dijo -Hey, recuerda lo que te dije anoche, pequeña. Dile la verdad.
-Lo haré en cuanto pueda -sonreí.
-Eso espero. Adiós, _____ -dijo besando mi mejilla y revolviendo mi cabello.
-¡LOUIS! -grité, pero sólo escuché sus risas.
-_____ -dijo Harry.
-Si, Harry -respondí.
-Me preguntaba si te gustaría ir a dar un paseo conmigo hoy, es nuestro día libre y bueno, ya sabes...
-Me encantaría -respondí.
-Genial, pasaré por ti a las 6 -besó mi mejilla -Hasta entonces.
-Nos vemos.


Así que ahora me encontraba en la sala de estar, esperando a que Harry viniera por mí para nuestro paseo. Esta sería la oportunidad perfecta para seguir el consejo de Louis y la iba a aprovechar. De una vez por todas.
Ya estaba lista. Había optado por unos shorts color negro a la cintura que me llegaban un poco arriba de la rodilla, una blusa holgada de color blanco y unas zapatillas de piso color negro.


-Que linda te ves hoy, _____ -dijeron detrás de mi, abrazándome por la espalda.
-Gracias, Zayn -respondí sonriendo aún a sabiendas de que él no podía verme.
-¿Vas a algún lugar en especial? -preguntó.
-Mmhm -asentí -Iré con Harry. Iremos a dar un paseo.


Sentí sus brazos tensarse y se quedó callado pensando durante unos instantes. Soltó un gruñido y fue entonces cuando siguió hablando.


-No me agrada la idea -comenzó.
-Zayn -le corté con algo de reproche en mi tono de voz.
-No me has dejado terminar. No me agrada la idea, pero confío en tí -dijo.
-Gracias -sonreí, y después me levanté del sillón y lo abracé pasando mis brazos alrededor de su cuello. 
-Sabes -dijo mientras colocaba sus brazos alrededor de mi cintura -Puede que no quiere dejarte ir -dijo usando un tono pícaro pero divertido a la vez.
-Puede que yo tampoco quiera que me dejes ir -contesté de la misma manera.


Ambos sonreíamos y me quedé observando sus hermosos ojos. Estaban un poco arrugados en los bordes debido a su sonrisa. Su hermosa sonrisa. Todo en él era perfecto. Cada detalle de su rostro era hermoso y me hacía enloquecer. Recorría con la mirada cada centímetro de su cara, desconectándome del mundo por un segundo. Cuando desperté de mi fantasía, su rostro estaba mucho más cerca que antes.


-_____ -murmuró contra mi oído.


En ese momento el timbre sonó y Zayn bufó por lo bajo. Yo reí y me separé de su abrazo. Me dirigí al sofá,  recogí mi bolso y antes de abrir la puerta, deposité un beso en la mejilla de Zayn, quien sólo sonrió.


-Te juro que si vuelve a interrumpirnos voy a darle un buen golpe en pleno rostro -dijo sonriendo, pero con algo de seriedad en la voz.

-Cálmate Zayn. Tendremos mucho tiempo para los dos -sonreí y caminé hacia la puerta -Nos vemos más tarde.
-Cuídate, _____.


Asentí y abrí la puerta sonriendo aún. Me encontré con Harry recargado sobre la pared con las manos en los bolsillos y una sonrisa iluminando su rostro. Llevaba puestos una camiseta blanca, junto con una cazadora negra, pantalones y zapatos del mismo color. 


-Hola, _____ -saludó.

-Hola, Harry.
-¿Nos vamos? -me ofreció su brazo, el cual acepté riendo.
-Nos vamos -afirmé. 
 
Me abrió la puerta del auto y después de que yo subiera, el subió en el asiento contiguo. Puso el auto en marcha y nos dirigimos a un parque al centro de la ciudad. Nunca había ido allí, pero el lugar era hermoso. Césped verde y bien cuidado por todas partes, blancas bancas en varios lugares del parque, fuentes con enormes chorros de agua cristalina, pájaros volando, posados en las ramas de los altos árboles, etc. Un lugar muy bonito.
Nos sentamos en una de las bancas frente a una fuente, y yo observaba como dos aves volaban sobre nosotros. Ambos estábamos en silencio, no incómodo pero si extraño. 
 
-¿_____? -interrumpió el silencio.
-Si, Harry.
-¿Te encuentras bien?


No, no estoy bien. Estoy a punto de romperte el corazón después de que tú estuviste siempre a mi lado y ahora incluso dejaremos de ser amigos, quise decirle, pero en cambio, lo que salió de mi boca fue algo totalmente distinto.



-Claro -sonreí falsamente -¿por qué lo preguntas?
-No lo sé -se encogió de hombros -creí notarte un poco distante y callada y me preguntaba si algo había ocurrido.
-No es nada Harry.


Él asintió y liberó mi mirada. Tal vez no me creyó, lo cual era muy probable ya que soy una pésima mentirosa, pero aun así no siguió presionando y simplemente volvió a sumergirse en un total silencio. 
Tal vez él sabía que yo iba a decirle algo. Quizá ya sabía lo que yo iba a decir. Incluso quizá sólo estaba esperando que yo tuviera el valor de hablar.


-Harry -susurré, con la esperanza de que no me oyera.
-¿Qué pasa? -respondió. Demonios.
-Hay algo que, quisiera decirte...
-Yo también quiero decirte algo, _____, y creo que ambos diremos lo mismo. 


Mi corazón se paralizó al escuchar eso. Así que, después de todo yo tenía razón. Él sabía lo que yo estaba a punto de decirle y quien sabe desde cuándo. Y ahora, yo quedaría muy mal con él, como la chica que jugaba con ambos y nunca tuvo el valor para aceptarlo. Pero, después de todo, esa era la verdad.


-¿A sí? -dije nerviosa.
-Supongo. Déjame hablar primero -asentí y lo miré atentamente -Bueno, como tú sabrás, tú me gustaste desde el momento en que te vi en el escenario. Tu carácter, tu mirada, tu belleza, todo de ti me atrapó. Estaba cegado por lo que sentía por ti que no me di cuenta de lo que estaba sucediendo.


Dejó de hablar y me miró expectante, esperando a que yo dijera algo. Mi boca se sentía seca y mi estómago era un nudo. Contenía las lágrimas ante la idea de Harry echándome todo en cara.
Al ver que no iba a decir nada más, siguió hablando.


-No me di cuenta de lo que te estaba haciendo y lo siento mucho. Me comporté como un tonto y espero que me disculpes.
-No Harry, tú discúlpame a mí. No estuvo bien lo que hice y deberías estar furioso por la maner...
-¿Yo debería estar furioso? No, _____. Tú no fuiste la que llevó esto tan rápido.
-¿Disculpa?


Está bien, nunca vi venir eso. "Tú no fuiste la que llevó esto tan rápido". ¿Qué quería decir con eso? 


-Sí. Tú no fuiste quien me presionó a hacer nada. Yo me sentía tan feliz estando a tu alrededor que nunca me pregunté si tú te sentías igual. Te dije todos mis sentimientos de repente y debió ser algo difícil de asimilar, ¿o no? -pude ver el inicio de una sonrisa que nunca llegó -Pero bueno, lo que quería decir en verdad fue que tal vez precipité las cosas demasiado y que, a partir de ahora prometo llevar todo esto un poco más lento.


Una parte de mí estaba aliviada de que Harry no supiera lo que en realidad tenía que decirle, otra parte de mí se sentía culpable por no tener el valor suficiente y otra parte de mí decía que me callara y dejara de preocuparme.
Harry notó que no decía nada y se acercó a mí, pasó su brazo por detrás de mí, rodeándome con él y susurró.


-¿Era eso lo que ibas a decirme?


Última edición por Bower. el Miér 21 Mayo 2014, 4:34 pm, editado 1 vez
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Contrareloj|1D|Audiciones cerradas|Resultados posteados.

Mensaje por Stuck. el Lun 19 Mayo 2014, 6:08 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:
Lottie Madox
bowie

Nombre de los personajes: Emmaline Charlotte Madox & Liam Payne.
Representantes: Dianna Agron & Liam Payne.
Rol: La tímida.
Edad: 19 años antes de regresar en el tiempo; 15 después.
¿Por qué quiere conocer a su ídolo?: Emma siempre fue una chica muy introvertida a quien siempre le costó trabajo relacionarse con los demás. Siempre estuvo enamorada de Liam Payne, el chico más dulce y apuesto de toda la Secundaria McKinsley. Desde el primer día en que lo vio y sus miradas se encontraron por primera vez supo que él no sería un chico más. Todo era color de rosa para Lottie, quien día a día caía perdidamente enamorada de Liam. Aunque había un pequeño problema: ella era muy tímida como para acercarse a él. Todos los días se decidía por hablarle, pero cuando el momento llegaba se acobardaba y se echaba para atrás. Esta fue la historia de todos los días, durante tres años. Ella tuvo que soportar ver a el chico de sus sueños salir con las demás chicas del colegio, y luego ver como le rompían el corazón, así como también tenerlo tan cerca y a la vez tan lejos. Después de la graduación, ella y Liam tomaron caminos distintos y Emma no volvió a saber nada acerca de él hasta un año después, cuando la cara del chico estaba en las portadas de todas las revistas. Fue entonces cuando se arrepintió de todo el tiempo que tuvo para acercarse a él y de todo el tiempo en que el miedo y la timidez pudieron más que ella.


[/color][/font][/size][color=#2e8b57][font=calibri][size=14]Escrito[/size][/font][/color][color=#2e8b57][size=14][font=calibri]:
Al día siguiente, todos nos despertamos tarde porque estábamos muy cansados aún por lo de ayer. Las chicas se fueron a sus casas y los chicos también, no sin antes hablar conmigo.


-¿Eh, _____? -me habló Liam casi susurrando.
-Si, Liam -respondí.
-Tus amigas me cayeron bastante bien -sonrió -Todas son muy lindas y divertidas, con un gran sentido del humor y...
-Alma -lo corté sonriendo -Se llama Alma.
-¿Pero com.....
-Vi como la mirabas, Liam -reí -Sexto sentido de chicas, ¿recuerdas? 
-Ah, claro -dijo sonrojado.
-Adiós, _____ -dijo Niall.
-Nos vemos, Niall -respondí sonriendo -Por cierto, Karen ya tiene dueño -añadí jugando.
-Sólo somos amigos -gritó riendo desde la puerta.
-Por ahora -me susurró Louis en un tono enfadado.
-Cálmate Tomlinson, ya le advertí que es tuya -reí.
-Si, si, ojalá te escuche -dijo -Hey, recuerda lo que te dije anoche, pequeña. Dile la verdad.
-Lo haré en cuanto pueda -sonreí.
-Eso espero. Adiós, _____ -dijo besando mi mejilla y revolviendo mi cabello.
-¡LOUIS! -grité, pero sólo escuché sus risas.
-_____ -dijo Harry.
-Si, Harry -respondí.
-Me preguntaba si te gustaría ir a dar un paseo conmigo hoy, es nuestro día libre y bueno, ya sabes...
-Me encantaría -respondí.
-Genial, pasaré por ti a las 6 -besó mi mejilla -Hasta entonces.
-Nos vemos.


Así que ahora me encontraba en la sala de estar, esperando a que Harry viniera por mí para nuestro paseo. Esta sería la oportunidad perfecta para seguir el consejo de Louis y la iba a aprovechar. De una vez por todas.
Ya estaba lista. Había optado por unos shorts color negro a la cintura que me llegaban un poco arriba de la rodilla, una blusa holgada de color blanco y unas zapatillas de piso color negro.


-Que linda te ves hoy, _____ -dijeron detrás de mi, abrazándome por la espalda.
-Gracias, Zayn -respondí sonriendo aún a sabiendas de que él no podía verme.
-¿Vas a algún lugar en especial? -preguntó.
-Mmhm -asentí -Iré con Harry. Iremos a dar un paseo.


Sentí sus brazos tensarse y se quedó callado pensando durante unos instantes. Soltó un gruñido y fue entonces cuando siguió hablando.


-No me agrada la idea -comenzó.
-Zayn -le corté con algo de reproche en mi tono de voz.
-No me has dejado terminar. No me agrada la idea, pero confío en tí -dijo.
-Gracias -sonreí, y después me levanté del sillón y lo abracé pasando mis brazos alrededor de su cuello. 
-Sabes -dijo mientras colocaba sus brazos alrededor de mi cintura -Puede que no quiere dejarte ir -dijo usando un tono pícaro pero divertido a la vez.
-Puede que yo tampoco quiera que me dejes ir -contesté de la misma manera.


Ambos sonreíamos y me quedé observando sus hermosos ojos. Estaban un poco arrugados en los bordes debido a su sonrisa. Su hermosa sonrisa. Todo en él era perfecto. Cada detalle de su rostro era hermoso y me hacía enloquecer. Recorría con la mirada cada centímetro de su cara, desconectándome del mundo por un segundo. Cuando desperté de mi fantasía, su rostro estaba mucho más cerca que antes.


-_____ -murmuró contra mi oído.


En ese momento el timbre sonó y Zayn bufó por lo bajo. Yo reí y me separé de su abrazo. Me dirigí al sofá,  recogí mi bolso y antes de abrir la puerta, deposité un beso en la mejilla de Zayn, quien sólo sonrió.


-Te juro que si vuelve a interrumpirnos voy a darle un buen golpe en pleno rostro -dijo sonriendo, pero con algo de seriedad en la voz.

-Cálmate Zayn. Tendremos mucho tiempo para los dos -sonreí y caminé hacia la puerta -Nos vemos más tarde.
-Cuídate, _____.


Asentí y abrí la puerta sonriendo aún. Me encontré con Harry recargado sobre la pared con las manos en los bolsillos y una sonrisa iluminando su rostro. Llevaba puestos una camiseta blanca, junto con una cazadora negra, pantalones y zapatos del mismo color. 


-Hola, _____ -saludó.

-Hola, Harry.
-¿Nos vamos? -me ofreció su brazo, el cual acepté riendo.
-Nos vamos -afirmé. 
 
Me abrió la puerta del auto y después de que yo subiera, el subió en el asiento contiguo. Puso el auto en marcha y nos dirigimos a un parque al centro de la ciudad. Nunca había ido allí, pero el lugar era hermoso. Césped verde y bien cuidado por todas partes, blancas bancas en varios lugares del parque, fuentes con enormes chorros de agua cristalina, pájaros volando, posados en las ramas de los altos árboles, etc. Un lugar muy bonito.
Nos sentamos en una de las bancas frente a una fuente, y yo observaba como dos aves volaban sobre nosotros. Ambos estábamos en silencio, no incómodo pero si extraño. 
 
-¿_____? -interrumpió el silencio.
-Si, Harry.
-¿Te encuentras bien?


No, no estoy bien. Estoy a punto de romperte el corazón después de que tú estuviste siempre a mi lado y ahora incluso dejaremos de ser amigos, quise decirle, pero en cambio, lo que salió de mi boca fue algo totalmente distinto.



-Claro -sonreí falsamente -¿por qué lo preguntas?
-No lo sé -se encogió de hombros -creí notarte un poco distante y callada y me preguntaba si algo había ocurrido.
-No es nada Harry.


Él asintió y liberó mi mirada. Tal vez no me creyó, lo cual era muy probable ya que soy una pésima mentirosa, pero aun así no siguió presionando y simplemente volvió a sumergirse en un total silencio. 
Tal vez él sabía que yo iba a decirle algo. Quizá ya sabía lo que yo iba a decir. Incluso quizá sólo estaba esperando que yo tuviera el valor de hablar.


-Harry -susurré, con la esperanza de que no me oyera.
-¿Qué pasa? -respondió. Demonios.
-Hay algo que, quisiera decirte...
-Yo también quiero decirte algo, _____, y creo que ambos diremos lo mismo. 


Mi corazón se paralizó al escuchar eso. Así que, después de todo yo tenía razón. Él sabía lo que yo estaba a punto de decirle y quien sabe desde cuándo. Y ahora, yo quedaría muy mal con él, como la chica que jugaba con ambos y nunca tuvo el valor para aceptarlo. Pero, después de todo, esa era la verdad.


-¿A sí? -dije nerviosa.
-Supongo. Déjame hablar primero -asentí y lo miré atentamente -Bueno, como tú sabrás, tú me gustaste desde el momento en que te vi en el escenario. Tu carácter, tu mirada, tu belleza, todo de ti me atrapó. Estaba cegado por lo que sentía por ti que no me di cuenta de lo que estaba sucediendo.


Dejó de hablar y me miró expectante, esperando a que yo dijera algo. Mi boca se sentía seca y mi estómago era un nudo. Contenía las lágrimas ante la idea de Harry echándome todo en cara.
Al ver que no iba a decir nada más, siguió hablando.


-No me di cuenta de lo que te estaba haciendo y lo siento mucho. Me comporté como un tonto y espero que me disculpes.
-No Harry, tú discúlpame a mí. No estuvo bien lo que hice y deberías estar furioso por la maner...
-¿Yo debería estar furioso? No, _____. Tú no fuiste la que llevó esto tan rápido.
-¿Disculpa?


Está bien, nunca vi venir eso. "Tú no fuiste la que llevó esto tan rápido". ¿Qué quería decir con eso? 


-Sí. Tú no fuiste quien me presionó a hacer nada. Yo me sentía tan feliz estando a tu alrededor que nunca me pregunté si tú te sentías igual. Te dije todos mis sentimientos de repente y debió ser algo difícil de asimilar, ¿o no? -pude ver el inicio de una sonrisa que nunca llegó -Pero bueno, lo que quería decir en verdad fue que tal vez precipité las cosas demasiado y que, a partir de ahora prometo llevar todo esto un poco más lento.


Una parte de mí estaba aliviada de que Harry no supiera lo que en realidad tenía que decirle, otra parte de mí se sentía culpable por no tener el valor suficiente y otra parte de mí decía que me callara y dejara de preocuparme.
Harry notó que no decía nada y se acercó a mí, pasó su brazo por detrás de mí, rodeándome con él y susurró.


-¿Era eso lo que ibas a decirme?
Cariño, la ficha esta bien, la historia no. Mira me gusto mucho, pero no es lo que pedi, se supone que eres fan de ellos y no los conoces, ok?
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Contrareloj|1D|Audiciones cerradas|Resultados posteados.

Mensaje por Bower. el Lun 19 Mayo 2014, 6:29 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:Cariño, la ficha esta bien, la historia no. Mira me gusto mucho, pero no es lo que pedi, se supone que eres fan de ellos y no los conoces, ok?
Entonces creo que no entendí la idea ¿). ¿Te molestaría mandarme un eme pé para explicarme bien cómo debe ser la historia? Así puedo editar la ficha, porque en verdad tengo ganas de quedar en esta colectiva. Besos linda xx
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Contrareloj|1D|Audiciones cerradas|Resultados posteados.

Mensaje por Bower. el Miér 21 Mayo 2014, 4:36 pm

Ya edité la ficha, honey<3
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Contrareloj|1D|Audiciones cerradas|Resultados posteados.

Mensaje por Stuck. el Miér 21 Mayo 2014, 5:54 pm

La acepto en un rato
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Contrareloj|1D|Audiciones cerradas|Resultados posteados.

Mensaje por Invitado el Jue 22 Mayo 2014, 7:25 pm

¡Hola! primero que nada he de decir que ame la idea :gad:y que en un rato te dejo la ficha baba
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Contrareloj|1D|Audiciones cerradas|Resultados posteados.

Mensaje por Stuck. el Jue 22 Mayo 2014, 7:27 pm

Si!! La espero!
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Contrareloj|1D|Audiciones cerradas|Resultados posteados.

Mensaje por Invitado el Jue 22 Mayo 2014, 8:00 pm


Emma Wilde

♔Nombre de tu personaje: Emma Jean Wilde Coleman
♔Representantes : Danielle Campbell |Niall Horan
♔Edad: actual : 20 años | 2008: 16 años
♔Rol: la graciosa | Niall Horan
Breve historia:

Un manojo de risas, así es el día a día de Emma. Y no es que su vida fuera color de rosas, simplemente se mantenía con una filosofía de vida algo peculiar "si puedes llorar por algo insignificante, también puedes reír" . Su rutinaria vida en la ciudad,no le ponían las cosas fáciles, hasta que empezó un nuevo empleo, en una pequeña tienda de música, cuyo dueño era el mejor amigo de su hermano. Su trabajo era simple ordenar los Cd´s en sus repisas y velar por que estuvieran así.  Algo irónico para ella trabajar en un sitio así, puesto que no todo tipo de banda le gusta. Cierto día llega nueva mercancía, varias cajas con un mismo CD dentro, por alguna razón la portada del disco logra llamarle la atención, en lo que escucha el contenido de éste, sabe que es algo diferente, pronto ya había pedido un cd de esa tal banda  1D, ya habían revistas, tiradas por toda su habitación, y posters, claro siempre llamándole la atención cierto rubio, de la banda. Lo veía tan sencillo, especial, divertido y único. Pero algo imposible sería llegar a conocerlo, o eso cree ella.    
 
♔Escritos: Link 1|Link 2
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Contrareloj|1D|Audiciones cerradas|Resultados posteados.

Mensaje por Stuck. el Vie 23 Mayo 2014, 7:53 pm

Ficha Bowie:
Lottie Madox
bowie

Nombre de los personajes: Emmaline Charlotte Madox & Liam Payne.
Representantes: Dianna Agron & Liam Payne.
Rol: La tímida.
Edad: 19 años antes de regresar en el tiempo; 15 después.
¿Por qué quiere conocer a su ídolo?: Emma siempre fue una chica muy introvertida a quien siempre le costó trabajo relacionarse con los demás. Siempre con miedo a ser rechazada, sólo encontraba la confianza para ser ella misma en su banda favorita. Cinco chicos que siempre eran ellos mismos, y que además de eso siempre la hacían sentir especial en cada una de sus canciones. Pero había uno en especial que iluminaba su rostro cada vez que oía su voz: Liam Payne. Ese chico tan especial, dulce y caballeroso. El chico perfecto, el príncipe azul de cada chica. El era quien hacia que Emma no se sintiera sola, aunque él ni siquiera supiera de su existencia.



[/color][/font][/size][color=#2e8b57][font=calibri][size=14]Escrito[/size][/font][/color][color=#2e8b57][size=14][font=calibri]:
Al día siguiente, todos nos despertamos tarde porque estábamos muy cansados aún por lo de ayer. Las chicas se fueron a sus casas y los chicos también, no sin antes hablar conmigo.


-¿Eh, _____? -me habló Liam casi susurrando.
-Si, Liam -respondí.
-Tus amigas me cayeron bastante bien -sonrió -Todas son muy lindas y divertidas, con un gran sentido del humor y...
-Alma -lo corté sonriendo -Se llama Alma.
-¿Pero com.....
-Vi como la mirabas, Liam -reí -Sexto sentido de chicas, ¿recuerdas? 
-Ah, claro -dijo sonrojado.
-Adiós, _____ -dijo Niall.
-Nos vemos, Niall -respondí sonriendo -Por cierto, Karen ya tiene dueño -añadí jugando.
-Sólo somos amigos -gritó riendo desde la puerta.
-Por ahora -me susurró Louis en un tono enfadado.
-Cálmate Tomlinson, ya le advertí que es tuya -reí.
-Si, si, ojalá te escuche -dijo -Hey, recuerda lo que te dije anoche, pequeña. Dile la verdad.
-Lo haré en cuanto pueda -sonreí.
-Eso espero. Adiós, _____ -dijo besando mi mejilla y revolviendo mi cabello.
-¡LOUIS! -grité, pero sólo escuché sus risas.
-_____ -dijo Harry.
-Si, Harry -respondí.
-Me preguntaba si te gustaría ir a dar un paseo conmigo hoy, es nuestro día libre y bueno, ya sabes...
-Me encantaría -respondí.
-Genial, pasaré por ti a las 6 -besó mi mejilla -Hasta entonces.
-Nos vemos.


Así que ahora me encontraba en la sala de estar, esperando a que Harry viniera por mí para nuestro paseo. Esta sería la oportunidad perfecta para seguir el consejo de Louis y la iba a aprovechar. De una vez por todas.
Ya estaba lista. Había optado por unos shorts color negro a la cintura que me llegaban un poco arriba de la rodilla, una blusa holgada de color blanco y unas zapatillas de piso color negro.


-Que linda te ves hoy, _____ -dijeron detrás de mi, abrazándome por la espalda.
-Gracias, Zayn -respondí sonriendo aún a sabiendas de que él no podía verme.
-¿Vas a algún lugar en especial? -preguntó.
-Mmhm -asentí -Iré con Harry. Iremos a dar un paseo.


Sentí sus brazos tensarse y se quedó callado pensando durante unos instantes. Soltó un gruñido y fue entonces cuando siguió hablando.


-No me agrada la idea -comenzó.
-Zayn -le corté con algo de reproche en mi tono de voz.
-No me has dejado terminar. No me agrada la idea, pero confío en tí -dijo.
-Gracias -sonreí, y después me levanté del sillón y lo abracé pasando mis brazos alrededor de su cuello. 
-Sabes -dijo mientras colocaba sus brazos alrededor de mi cintura -Puede que no quiere dejarte ir -dijo usando un tono pícaro pero divertido a la vez.
-Puede que yo tampoco quiera que me dejes ir -contesté de la misma manera.


Ambos sonreíamos y me quedé observando sus hermosos ojos. Estaban un poco arrugados en los bordes debido a su sonrisa. Su hermosa sonrisa. Todo en él era perfecto. Cada detalle de su rostro era hermoso y me hacía enloquecer. Recorría con la mirada cada centímetro de su cara, desconectándome del mundo por un segundo. Cuando desperté de mi fantasía, su rostro estaba mucho más cerca que antes.


-_____ -murmuró contra mi oído.


En ese momento el timbre sonó y Zayn bufó por lo bajo. Yo reí y me separé de su abrazo. Me dirigí al sofá,  recogí mi bolso y antes de abrir la puerta, deposité un beso en la mejilla de Zayn, quien sólo sonrió.


-Te juro que si vuelve a interrumpirnos voy a darle un buen golpe en pleno rostro -dijo sonriendo, pero con algo de seriedad en la voz.

-Cálmate Zayn. Tendremos mucho tiempo para los dos -sonreí y caminé hacia la puerta -Nos vemos más tarde.
-Cuídate, _____.


Asentí y abrí la puerta sonriendo aún. Me encontré con Harry recargado sobre la pared con las manos en los bolsillos y una sonrisa iluminando su rostro. Llevaba puestos una camiseta blanca, junto con una cazadora negra, pantalones y zapatos del mismo color. 


-Hola, _____ -saludó.

-Hola, Harry.
-¿Nos vamos? -me ofreció su brazo, el cual acepté riendo.
-Nos vamos -afirmé. 
 
Me abrió la puerta del auto y después de que yo subiera, el subió en el asiento contiguo. Puso el auto en marcha y nos dirigimos a un parque al centro de la ciudad. Nunca había ido allí, pero el lugar era hermoso. Césped verde y bien cuidado por todas partes, blancas bancas en varios lugares del parque, fuentes con enormes chorros de agua cristalina, pájaros volando, posados en las ramas de los altos árboles, etc. Un lugar muy bonito.
Nos sentamos en una de las bancas frente a una fuente, y yo observaba como dos aves volaban sobre nosotros. Ambos estábamos en silencio, no incómodo pero si extraño. 
 
-¿_____? -interrumpió el silencio.
-Si, Harry.
-¿Te encuentras bien?


No, no estoy bien. Estoy a punto de romperte el corazón después de que tú estuviste siempre a mi lado y ahora incluso dejaremos de ser amigos, quise decirle, pero en cambio, lo que salió de mi boca fue algo totalmente distinto.



-Claro -sonreí falsamente -¿por qué lo preguntas?
-No lo sé -se encogió de hombros -creí notarte un poco distante y callada y me preguntaba si algo había ocurrido.
-No es nada Harry.


Él asintió y liberó mi mirada. Tal vez no me creyó, lo cual era muy probable ya que soy una pésima mentirosa, pero aun así no siguió presionando y simplemente volvió a sumergirse en un total silencio. 
Tal vez él sabía que yo iba a decirle algo. Quizá ya sabía lo que yo iba a decir. Incluso quizá sólo estaba esperando que yo tuviera el valor de hablar.


-Harry -susurré, con la esperanza de que no me oyera.
-¿Qué pasa? -respondió. Demonios.
-Hay algo que, quisiera decirte...
-Yo también quiero decirte algo, _____, y creo que ambos diremos lo mismo. 


Mi corazón se paralizó al escuchar eso. Así que, después de todo yo tenía razón. Él sabía lo que yo estaba a punto de decirle y quien sabe desde cuándo. Y ahora, yo quedaría muy mal con él, como la chica que jugaba con ambos y nunca tuvo el valor para aceptarlo. Pero, después de todo, esa era la verdad.


-¿A sí? -dije nerviosa.
-Supongo. Déjame hablar primero -asentí y lo miré atentamente -Bueno, como tú sabrás, tú me gustaste desde el momento en que te vi en el escenario. Tu carácter, tu mirada, tu belleza, todo de ti me atrapó. Estaba cegado por lo que sentía por ti que no me di cuenta de lo que estaba sucediendo.


Dejó de hablar y me miró expectante, esperando a que yo dijera algo. Mi boca se sentía seca y mi estómago era un nudo. Contenía las lágrimas ante la idea de Harry echándome todo en cara.
Al ver que no iba a decir nada más, siguió hablando.


-No me di cuenta de lo que te estaba haciendo y lo siento mucho. Me comporté como un tonto y espero que me disculpes.
-No Harry, tú discúlpame a mí. No estuvo bien lo que hice y deberías estar furioso por la maner...
-¿Yo debería estar furioso? No, _____. Tú no fuiste la que llevó esto tan rápido.
-¿Disculpa?


Está bien, nunca vi venir eso. "Tú no fuiste la que llevó esto tan rápido". ¿Qué quería decir con eso? 


-Sí. Tú no fuiste quien me presionó a hacer nada. Yo me sentía tan feliz estando a tu alrededor que nunca me pregunté si tú te sentías igual. Te dije todos mis sentimientos de repente y debió ser algo difícil de asimilar, ¿o no? -pude ver el inicio de una sonrisa que nunca llegó -Pero bueno, lo que quería decir en verdad fue que tal vez precipité las cosas demasiado y que, a partir de ahora prometo llevar todo esto un poco más lento.


Una parte de mí estaba aliviada de que Harry no supiera lo que en realidad tenía que decirle, otra parte de mí se sentía culpable por no tener el valor suficiente y otra parte de mí decía que me callara y dejara de preocuparme.
Harry notó que no decía nada y se acercó a mí, pasó su brazo por detrás de mí, rodeándome con él y susurró.


-¿Era eso lo que ibas a decirme?
Ficha aceptada
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Contrareloj|1D|Audiciones cerradas|Resultados posteados.

Mensaje por Stuck. el Vie 23 Mayo 2014, 7:55 pm

anderlysbella :
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Emma Wilde

♔Nombre de tu personaje: Emma Jean Wilde Coleman
♔Representantes : Danielle Campbell |Niall Horan
♔Edad: actual : 20 años | 2008: 16 años
♔Rol: la graciosa | Niall Horan 
Breve historia:

Un manojo de risas, así es el día a día de Emma. Y no es que su vida fuera color de rosas, simplemente se mantenía con una filosofía de vida algo peculiar "si puedes llorar por algo insignificante, también puedes reír" . Su rutinaria vida en la ciudad,no le ponían las cosas fáciles, hasta que empezó un nuevo empleo, en una pequeña tienda de música, cuyo dueño era el mejor amigo de su hermano. Su trabajo era simple ordenar los Cd´s en sus repisas y velar por que estuvieran así.  Algo irónico para ella trabajar en un sitio así, puesto que no todo tipo de banda le gusta. Cierto día llega nueva mercancía, varias cajas con un mismo CD dentro, por alguna razón la portada del disco logra llamarle la atención, en lo que escucha el contenido de éste, sabe que es algo diferente, pronto ya había pedido un cd de esa tal banda  1D, ya habían revistas, tiradas por toda su habitación, y posters, claro siempre llamándole la atención cierto rubio, de la banda. Lo veía tan sencillo, especial, divertido y único. Pero algo imposible sería llegar a conocerlo, o eso cree ella.    
 
♔Escritos: [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]|[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Ficha aceptada
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Contrareloj|1D|Audiciones cerradas|Resultados posteados.

Mensaje por crybaby. el Vie 23 Mayo 2014, 8:08 pm

Me gustaría audicionar. Luego dejo mi ficha. Saludos.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Contrareloj|1D|Audiciones cerradas|Resultados posteados.

Mensaje por crybaby. el Vie 23 Mayo 2014, 8:33 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Nirvana Santorski.
♔Nombre de tu personaje: Nirvana Marie Santorski.
♔Nombres de los pj´s: Crystal Reed|Zayn Malik.
♔Edad: Actual; 21 años.|2008; 15 años.
♔Breve historia de tu  personaje, por que quiere conocer a sus idolos. 
Spoiler:
Nirvana siempre ha sido una chica de seguir modas, y aunque esa banda británica de 5 integrantes estuviese de moda, declararse fan a muerte de ellos sería la cosa más vergonzosa y estúpida que haría, porque en realidad no eran del todo bienvenidos en su escuela. No importaba sus caras lindas y el montón de dinero que ganaran, escuchar a One Direction sería la mayor vergüenza.

Pero Nirvana se enamoró de sus voces, de sus letras, le decían lo que quería y necesitaba oír, y todo fue gracias a un tweet que salió de la nada anunciando uno de sus nuevos videos. Desde que ellos llegaron a su vida, ella cambio, y dedico su vida a amarlos en secreto, a admirarlos solo en su mente.

El moreno llamo su atención en especial, Zayn Malik. Era tan callado e interesante, además de guapo y adorable. Desde que lo vio, supo que lo único que querría desde ese momento en adelante, sería darle un abrazo fuerte y nunca más soltarlo.
♔Links/spoiler de un escrito de tu autoria. 
one shot.:
Las gotas de lluvia caían por su rostro, confundiéndose así con sus lágrimas mientras que “Wake me up when september ends” de Green Day resonaba en sus oídos. Jamás le habían gustado los funerales, puede que su vida se resumiera en funeral tras funeral, pero eso no significaba que debía acostumbrarse alguna vez a ello. Jamás se le dio tiempo para eso, así como tampoco se le dio para asimilar que algún día tendría que asistir al de su padre. Mucho menos tan pronto.
Se le llego a pasar por la cabeza que ya le era imposible llorar más, pero si lo fue, lo fue en cuanto los recuerdos lo inundaron. Cuando la imagen de su padre tan débil y roto volvió a reflejarse en su mente como si ya no estuviese sufriendo lo suficiente. De chico lo había visto llorar y maldecir al aire, mientras que su madre prometía que jamás se olvidaría de ellos y abandonada la casa para no volver jamás. Ese fue el día en el que Brian prometió no darle ni el mínimo chance al amor, porque se había dado cuenta de que no existía. Y lo único que pudo hacer a través de los años era llegar a pensar que su padre era fuerte y lo había superado como lo hacían la mayoría de hombres y mujeres que perdían a sus parejas. No se dio cuenta de que su corazón roto jamás logro arreglarse hasta que lo encontró en el suelo de la habitación con un cuchillo en su mano y el brazo contrario rasgado. 
Brian sorbió por la nariz, las lágrimas no cesaban y los recuerdos solo evitaban que lo hicieran. ¿Por qué su padre no fue fuerte? ¿Por qué se dejó vencer después de tantos años? ¿Por qué no fue aquella mujer que se decía llamar su madre la que murió? Se preguntaba, y lejos de ayudarse, se atormentaba a sí mismo. Por qué… ¿Por qué no fue fuerte por él? ¿Qué iba a ser de él ahora? Solo era un crio de dieciséis años, en toda su vida no tuvo a nadie más que a su padre… y ahora no tenía a nadie, absolutamente a nadie. Miro a su alrededor, dos familias vecinas, un par de compañeros de trabajo de su padre y el reverendo, eran los únicos que ocupaban el cementerio, aparte de él. 
La lluvia no paraba y él ya quería desesperadamente dejar de llorar. No quería seguir sintiendo que le faltaba el aire, que cada vez que cerrara la boca iba a ahogarse. Quería apartar ese dolor en su pecho, esa soledad que desde que le dieron la noticia, lo había atrapado y no quería dejarlo. Quería, no, necesitaba que el dolor parara. Necesitaba a su padre, necesitaba a alguien, un abrazo, un “todo estará bien”, lo que fuera, pero necesitaba dejar de sentirse tan solo.
Le tomo un momento asimilar que ya no había nadie en el cementerio. Se habían ido y no habían sido capaces de avisarle que lo harían. Tal vez pensaban que estaba demasiado jodido como para irse, y tenían razón, porque no pensaba abandonar ese maldito lugar, por lo menos no pronto.
{***}
No fue el frió viento lo que lo despertó, ni las hojas que caían sobre su rostro. Fue la dulce y encendida voz de una chica que trataba de despertarlo a su lado. 
— ¿Y tú quién eres? —pregunto enderezándose, posiblemente más exaltado de lo que debería. Pero era que normalmente no estaba acostumbrado a despertarse en un cementerio con una chica escandalosamente pelirroja a su lado.
— Oh, lo siento. Soy Mia. Estaba paseando por aquí y…
— ¿Qué? Espera, espera. —Le interrumpió— ¿estabas paseando? ¿En un cementerio? ¿A estas horas? ¡Tú sí que sabes divertirte! —soltó sarcástico.
— En realidad no es tan tarde. Son solo las ocho de la noche. —respondió esta sin quitar esa gran sonrisa que la había acompañado desde que había llegado al cementerio. 
Brian bufo algo exasperado. Solo las ocho de la noche, por supuesto.
— Además —continuo la chica— no estaba paseando, visitaba a mi hermana. —dijo para luego señalar una lápida que yacía justo al lado de la de su padre.
El chico no sabía que decir ante eso, y menos cuando se le pasó por la cabeza una idea más que descabellada. Miro a la pelirroja alarmado a lo que esta soltó una muy pequeña carcajada haciéndole fruncir el ceño a Brian.
— ¿De qué te reis? —cuestiono ya perdiendo la paciencia sin saber porque. 
Era obvio que ese no había sido su día y no estaba para aguantar a una niña perdida.
— Es que no puedo creer que pienses que soy un fantasma, te acabo de explicar que vine a visitar a mi hermana.
Y eso si había logrado asustarlo.
— Si no eres un fantasma, como… ¿Cómo sabias que yo pensaba que eras un fantasma? —Mia volvió a reír.
— Suelo venir casi todos los días a estas horas y a veces me encuentro con personas que creen exactamente lo mismo que tú. —explico. Brian solo pudo asentir como si no supiera hacer nada más. — ¿Qué hay de ti? ¿Qué haces aquí? —pregunto la chica tomando lugar a su lado.
Brian se sentó recto no porque quisiera darle espacio, él quería estar solo pero a la vez no, solo fuer cortes porque así era él… a veces. 
Se quedó pensando en su respuesta hasta que recordó porque estaba allí —era algo lento, eso no era una novedad— sintió entonces como su mundo se volvió a venir abajo. Recordó que estaba solo, que su padre lo había dejado por voluntad propia. Que nadie en ese maldito mundo lo quería, podían ser más de ocho billones de personas pero ni una de ellas lo quería. Como era posible que ni un mejor amigo tenía. Solía conformarse con su padre pero era obvio que ya no podría. 
—  Escavaba las tumbas y le robaba sus pertenecías a los muertos, ¿tú que crees colorada? —dije cruzando sus brazos bajo sus hombros y colocándose en posición para volver a dormirse.
— Creo que deberías calmarte y volver a casa.
Bueno, es que esa chica no podía cerrar la boca, ¿no? Casa, ¿Cuál casa? Vivían arriendados en un departamento de mala muerte y estaba seguro de que cuando volviera todas sus cosas —las pocas que tenían—, estarían esparcidas por toda la calle. Brian culpaba de todo a su madre, si le podía decir así. Cuando ella se fue se llevó todo lo que tenían dejándolos como lo que eran, una mierda, una completa mierda.
— ¡Claro! Como no se me había ocurrido antes. —escupió con especial sarcasmo. Brian era así, algo no muy agradable para las personas que solían rodearlo, en especial cuando no estaba de humor. Pero ya que importaba, ya no estaba su padre para que se quejara de él.
— Oh… no tienes a donde ir, ¿cierto? —el tono penoso que uso le molesto a Brian, tanto que se levantó y sin decirle nada camino hacia la salida.
—  ¡Oye, espera! —sintió unas pasos tras el— espera, discúlpame. No quise ser entrometida, solo...
— Pero lo eres. —Se volteo— Ahora, déjame en paz ¿sí? Mi vida no es de tu incumbencia así como la tuya no lo es para mí. Asimila eso.
Mia dejo de caminar. En su rostro se veía que la había herido, ¿Por qué? Si ni la conocía, eso le pasaba por ser demasiado buena con extraños.
— V-vale. Discúlpame, enserio. —Brian no dijo nada y retomo su camino.
No tenía ni mierda de idea a donde iría pero debía encontrar algún lugar urgente. Decidió volver a su departamento a comprobar si ya los habían echado, y era evidente. Pero aparte de eso, se tomó con la sorpresa de que los vecinos estaban dispuestos a acogerlo hasta el tiempo necesario, hasta que terminara la secundaria incluso. Le agradeció al cielo por aquello, tal vez no estaba tan abandonado como pensaba. 
{***}
Cuatro meses habían pasado desde que su padre decidió atentar contra su propia había y dejarlo, solo cuatro meses pero ya entonces Brian no había cambiado nada. Lo que hubiese sido normal después de todo pero no. Seguía siendo el mismo chico callado que solo hablaba para soltar una que otra verdad disfrazada con sarcasmo. Aun así, había algo en su vida que si había cambiado, y es que tenía una nueva amiga, si es que podía decirle así a la colorada y extravagante Mia Monchare. 
Después del entierro había decidido no volver a visitar a su padre, si, estaba siendo estúpido porque le estaba guardando rencor. Pero no fue por mucho tiempo, a los cinco días de no volver a visitarlo lo estaba carcomiendo la culpa y nostalgia, tanto que salió corriendo en medio de la lluvia sin importarle que se refriaba, y duro más o menos una hora y media pidiéndole perdón por no haber ido a verlo en esos cinco días. Brian podía ser todo lo que quisiera, pero malo no, aunque lo intentara, su padre no había fallado en inculcarle buenos valores y amor, que hasta ese punto se llegó a cuestionar si había sido real o no.
Lo raro fue volver a encontrarse con aquella extraña chica de cabellos rojizos y darse cuenta de que aunque no tenían nada en común, ella no era tan mala compañía como parecía. Y no lo fue por un par de meses más. Casualmente se la volvió a encontrar todos los días que iba a visitar a su padre, tanto que llego a pensar en retomar la idea de que ella era un fantasma. Pero la volvió a descartar cuando le invito a su casa. 
Fue sin duda uno de los días más extraños de su vida. La familia de Mia eran peculiarmente extraños, y lo trataban como si lo conocieran de toda la vida. Le decían cosas como “cuida a mi bebita” “mi hermana si sabe elegir” “si le haces daño te mato” y otras trivialidades que no lograba entender. Eso de que era lento, era enserio y le toco un par de comentarios más prometedores darse cuenta de que ellos pensaban que salía con su hija. No pudo evitar mostrar su desconcierto ante eso, pero también le fue fácil dejarlo ir.
Tres meses y había descubierto más de la vida de Mia que de la suya misma. Desde su pasado más pasado, la causa de la muerte de Bárbara, su hermana, hasta lo que tenía planeado para el futuro. Y estaba seguro de que él también le había dejado ver más del de lo que alguna vez le soltó a alguien. Posiblemente ya era su mejor amiga y podría llamarla así, pero no se sentía como haciéndolo porque de un modo u otro, no la veía como eso. No sabía aun que significaba ella para él pero su mejor amiga no era, era más que eso. Era la chica que lo hacia reír cuando antes lo hacía tan poco, le ayudaba en los exámenes pasándole las respuestas, lo cubría cuando se metía en problemas y siempre estaba para el cuándo la necesitaba, siempre. Lo menos que él podía hacer era pagarle con lo mismo, y no le molestaba en lo absoluto hacerlo. 
{***}
Ese día Mia estaba en su casa —la de los vecinos para ser exactos—, tirada en su cama. Llevaba más o menos tres horas llorando. ¿Por qué? Por el amor, aquel maldito sentimiento que nos hace cometer estupideces y nos sube hasta las nubes para luego bajarnos de un tirón. Mientras que ella lloraba, Brian estaba acariciando su cabello tratando de no jalárselo por la impotencia. Se sentía inútil por no poder hacer nada, porque le advertido a su amiga, que el amor hacia esas cosas. Lastimaba y lastimaba a cualquier persona que decidiera aceptarlo en su vida. Pero ella no lo escucho, dijo que todos merecían amor y había una persona en el mundo para cada una, y no importaba si le durara la vida entera, ella iba a encontrar la suya. Y aunque le habían roto el corazón minutos antes, ella seguía pensando eso ¿Por qué? Él no lo sabía, debía estar loca supuso el. Idea que no era tan descabellada conociéndola.
Esa misma noche era el baile de graduación, Mia ya no tenía pareja. Y Brian nunca había encontrado. Decidieron ir juntos, como amigos, claro, solo como amigos. O eso pensaron hasta que estaban bajo los reflectores y la atmosfera romántica y mágica del baile. Brian jamás experimentado nada como eso, su estómago daba vuelcos cada que miraba a los ojos de su amiga. Su sonrisa le tranquilizaba de una manera que no había sentido desde que su madre se fue, y su tacto era tan cálido como una cobija en épocas  de invierno. Ella era lo único que necesitaba y él no sabía que esa misma afirmación estaba pasando por la cabeza de la chica. Que le miraba como si fuese su mundo y le brillaban los ojos cuando este sonreía. Claro que Mia seguía creyendo en el amor, lo hacía porque estaba enamorada, enamorada del chico retraído y pragmático que estaba frente suyo. Y esperaba con toda su alma que el pudiera sentir lo mismo. Y pensó en que tal vez podía hacerlo cuando el junto sus labios con los suyos, uniéndolos así como dos puzles que encajan a la perfección.
Esa noche Brian se dio cuenta de una cosa, siempre había una excepción. Para lo que fuera, incluso el amor y Mia, era su única excepción.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Contrareloj|1D|Audiciones cerradas|Resultados posteados.

Mensaje por Stuck. el Vie 23 Mayo 2014, 8:41 pm

santorski. escribió:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Nirvana Santorski.
♔Nombre de tu personaje: Nirvana Marie Santorski.
♔Nombres de los pj´s: Crystal Reed|Zayn Malik.
♔Edad: Actual; 21 años.|2008; 15 años.
♔Breve historia de tu  personaje, por que quiere conocer a sus idolos. 
Spoiler:
Nirvana siempre ha sido una chica de seguir modas, y aunque esa banda británica de 5 integrantes estuviese de moda, declararse fan a muerte de ellos sería la cosa más vergonzosa y estúpida que haría, porque en realidad no eran del todo bienvenidos en su escuela. No importaba sus caras lindas y el montón de dinero que ganaran, escuchar a One Direction sería la mayor vergüenza.

Pero Nirvana se enamoró de sus voces, de sus letras, le decían lo que quería y necesitaba oír, y todo fue gracias a un tweet que salió de la nada anunciando uno de sus nuevos videos. Desde que ellos llegaron a su vida, ella cambio, y dedico su vida a amarlos en secreto, a admirarlos solo en su mente.

El moreno llamo su atención en especial, Zayn Malik. Era tan callado e interesante, además de guapo y adorable. Desde que lo vio, supo que lo único que querría desde ese momento en adelante, sería darle un abrazo fuerte y nunca más soltarlo.
♔Links/spoiler de un escrito de tu autoria. 
one shot.:
Las gotas de lluvia caían por su rostro, confundiéndose así con sus lágrimas mientras que “Wake me up when september ends” de Green Day resonaba en sus oídos. Jamás le habían gustado los funerales, puede que su vida se resumiera en funeral tras funeral, pero eso no significaba que debía acostumbrarse alguna vez a ello. Jamás se le dio tiempo para eso, así como tampoco se le dio para asimilar que algún día tendría que asistir al de su padre. Mucho menos tan pronto.
Se le llego a pasar por la cabeza que ya le era imposible llorar más, pero si lo fue, lo fue en cuanto los recuerdos lo inundaron. Cuando la imagen de su padre tan débil y roto volvió a reflejarse en su mente como si ya no estuviese sufriendo lo suficiente. De chico lo había visto llorar y maldecir al aire, mientras que su madre prometía que jamás se olvidaría de ellos y abandonada la casa para no volver jamás. Ese fue el día en el que Brian prometió no darle ni el mínimo chance al amor, porque se había dado cuenta de que no existía. Y lo único que pudo hacer a través de los años era llegar a pensar que su padre era fuerte y lo había superado como lo hacían la mayoría de hombres y mujeres que perdían a sus parejas. No se dio cuenta de que su corazón roto jamás logro arreglarse hasta que lo encontró en el suelo de la habitación con un cuchillo en su mano y el brazo contrario rasgado. 
Brian sorbió por la nariz, las lágrimas no cesaban y los recuerdos solo evitaban que lo hicieran. ¿Por qué su padre no fue fuerte? ¿Por qué se dejó vencer después de tantos años? ¿Por qué no fue aquella mujer que se decía llamar su madre la que murió? Se preguntaba, y lejos de ayudarse, se atormentaba a sí mismo. Por qué… ¿Por qué no fue fuerte por él? ¿Qué iba a ser de él ahora? Solo era un crio de dieciséis años, en toda su vida no tuvo a nadie más que a su padre… y ahora no tenía a nadie, absolutamente a nadie. Miro a su alrededor, dos familias vecinas, un par de compañeros de trabajo de su padre y el reverendo, eran los únicos que ocupaban el cementerio, aparte de él. 
La lluvia no paraba y él ya quería desesperadamente dejar de llorar. No quería seguir sintiendo que le faltaba el aire, que cada vez que cerrara la boca iba a ahogarse. Quería apartar ese dolor en su pecho, esa soledad que desde que le dieron la noticia, lo había atrapado y no quería dejarlo. Quería, no, necesitaba que el dolor parara. Necesitaba a su padre, necesitaba a alguien, un abrazo, un “todo estará bien”, lo que fuera, pero necesitaba dejar de sentirse tan solo.
Le tomo un momento asimilar que ya no había nadie en el cementerio. Se habían ido y no habían sido capaces de avisarle que lo harían. Tal vez pensaban que estaba demasiado jodido como para irse, y tenían razón, porque no pensaba abandonar ese maldito lugar, por lo menos no pronto.
{***}
No fue el frió viento lo que lo despertó, ni las hojas que caían sobre su rostro. Fue la dulce y encendida voz de una chica que trataba de despertarlo a su lado. 
— ¿Y tú quién eres? —pregunto enderezándose, posiblemente más exaltado de lo que debería. Pero era que normalmente no estaba acostumbrado a despertarse en un cementerio con una chica escandalosamente pelirroja a su lado.
— Oh, lo siento. Soy Mia. Estaba paseando por aquí y…
— ¿Qué? Espera, espera. —Le interrumpió— ¿estabas paseando? ¿En un cementerio? ¿A estas horas? ¡Tú sí que sabes divertirte! —soltó sarcástico.
— En realidad no es tan tarde. Son solo las ocho de la noche. —respondió esta sin quitar esa gran sonrisa que la había acompañado desde que había llegado al cementerio. 
Brian bufo algo exasperado. Solo las ocho de la noche, por supuesto.
— Además —continuo la chica— no estaba paseando, visitaba a mi hermana. —dijo para luego señalar una lápida que yacía justo al lado de la de su padre.
El chico no sabía que decir ante eso, y menos cuando se le pasó por la cabeza una idea más que descabellada. Miro a la pelirroja alarmado a lo que esta soltó una muy pequeña carcajada haciéndole fruncir el ceño a Brian.
— ¿De qué te reis? —cuestiono ya perdiendo la paciencia sin saber porque. 
Era obvio que ese no había sido su día y no estaba para aguantar a una niña perdida.
— Es que no puedo creer que pienses que soy un fantasma, te acabo de explicar que vine a visitar a mi hermana.
Y eso si había logrado asustarlo.
— Si no eres un fantasma, como… ¿Cómo sabias que yo pensaba que eras un fantasma? —Mia volvió a reír.
— Suelo venir casi todos los días a estas horas y a veces me encuentro con personas que creen exactamente lo mismo que tú. —explico. Brian solo pudo asentir como si no supiera hacer nada más. — ¿Qué hay de ti? ¿Qué haces aquí? —pregunto la chica tomando lugar a su lado.
Brian se sentó recto no porque quisiera darle espacio, él quería estar solo pero a la vez no, solo fuer cortes porque así era él… a veces. 
Se quedó pensando en su respuesta hasta que recordó porque estaba allí —era algo lento, eso no era una novedad— sintió entonces como su mundo se volvió a venir abajo. Recordó que estaba solo, que su padre lo había dejado por voluntad propia. Que nadie en ese maldito mundo lo quería, podían ser más de ocho billones de personas pero ni una de ellas lo quería. Como era posible que ni un mejor amigo tenía. Solía conformarse con su padre pero era obvio que ya no podría. 
—  Escavaba las tumbas y le robaba sus pertenecías a los muertos, ¿tú que crees colorada? —dije cruzando sus brazos bajo sus hombros y colocándose en posición para volver a dormirse.
— Creo que deberías calmarte y volver a casa.
Bueno, es que esa chica no podía cerrar la boca, ¿no? Casa, ¿Cuál casa? Vivían arriendados en un departamento de mala muerte y estaba seguro de que cuando volviera todas sus cosas —las pocas que tenían—, estarían esparcidas por toda la calle. Brian culpaba de todo a su madre, si le podía decir así. Cuando ella se fue se llevó todo lo que tenían dejándolos como lo que eran, una mierda, una completa mierda.
— ¡Claro! Como no se me había ocurrido antes. —escupió con especial sarcasmo. Brian era así, algo no muy agradable para las personas que solían rodearlo, en especial cuando no estaba de humor. Pero ya que importaba, ya no estaba su padre para que se quejara de él.
— Oh… no tienes a donde ir, ¿cierto? —el tono penoso que uso le molesto a Brian, tanto que se levantó y sin decirle nada camino hacia la salida.
—  ¡Oye, espera! —sintió unas pasos tras el— espera, discúlpame. No quise ser entrometida, solo...
— Pero lo eres. —Se volteo— Ahora, déjame en paz ¿sí? Mi vida no es de tu incumbencia así como la tuya no lo es para mí. Asimila eso.
Mia dejo de caminar. En su rostro se veía que la había herido, ¿Por qué? Si ni la conocía, eso le pasaba por ser demasiado buena con extraños.
— V-vale. Discúlpame, enserio. —Brian no dijo nada y retomo su camino.
No tenía ni mierda de idea a donde iría pero debía encontrar algún lugar urgente. Decidió volver a su departamento a comprobar si ya los habían echado, y era evidente. Pero aparte de eso, se tomó con la sorpresa de que los vecinos estaban dispuestos a acogerlo hasta el tiempo necesario, hasta que terminara la secundaria incluso. Le agradeció al cielo por aquello, tal vez no estaba tan abandonado como pensaba. 
{***}
Cuatro meses habían pasado desde que su padre decidió atentar contra su propia había y dejarlo, solo cuatro meses pero ya entonces Brian no había cambiado nada. Lo que hubiese sido normal después de todo pero no. Seguía siendo el mismo chico callado que solo hablaba para soltar una que otra verdad disfrazada con sarcasmo. Aun así, había algo en su vida que si había cambiado, y es que tenía una nueva amiga, si es que podía decirle así a la colorada y extravagante Mia Monchare. 
Después del entierro había decidido no volver a visitar a su padre, si, estaba siendo estúpido porque le estaba guardando rencor. Pero no fue por mucho tiempo, a los cinco días de no volver a visitarlo lo estaba carcomiendo la culpa y nostalgia, tanto que salió corriendo en medio de la lluvia sin importarle que se refriaba, y duro más o menos una hora y media pidiéndole perdón por no haber ido a verlo en esos cinco días. Brian podía ser todo lo que quisiera, pero malo no, aunque lo intentara, su padre no había fallado en inculcarle buenos valores y amor, que hasta ese punto se llegó a cuestionar si había sido real o no.
Lo raro fue volver a encontrarse con aquella extraña chica de cabellos rojizos y darse cuenta de que aunque no tenían nada en común, ella no era tan mala compañía como parecía. Y no lo fue por un par de meses más. Casualmente se la volvió a encontrar todos los días que iba a visitar a su padre, tanto que llego a pensar en retomar la idea de que ella era un fantasma. Pero la volvió a descartar cuando le invito a su casa. 
Fue sin duda uno de los días más extraños de su vida. La familia de Mia eran peculiarmente extraños, y lo trataban como si lo conocieran de toda la vida. Le decían cosas como “cuida a mi bebita” “mi hermana si sabe elegir” “si le haces daño te mato” y otras trivialidades que no lograba entender. Eso de que era lento, era enserio y le toco un par de comentarios más prometedores darse cuenta de que ellos pensaban que salía con su hija. No pudo evitar mostrar su desconcierto ante eso, pero también le fue fácil dejarlo ir.
Tres meses y había descubierto más de la vida de Mia que de la suya misma. Desde su pasado más pasado, la causa de la muerte de Bárbara, su hermana, hasta lo que tenía planeado para el futuro. Y estaba seguro de que él también le había dejado ver más del de lo que alguna vez le soltó a alguien. Posiblemente ya era su mejor amiga y podría llamarla así, pero no se sentía como haciéndolo porque de un modo u otro, no la veía como eso. No sabía aun que significaba ella para él pero su mejor amiga no era, era más que eso. Era la chica que lo hacia reír cuando antes lo hacía tan poco, le ayudaba en los exámenes pasándole las respuestas, lo cubría cuando se metía en problemas y siempre estaba para el cuándo la necesitaba, siempre. Lo menos que él podía hacer era pagarle con lo mismo, y no le molestaba en lo absoluto hacerlo. 
{***}
Ese día Mia estaba en su casa —la de los vecinos para ser exactos—, tirada en su cama. Llevaba más o menos tres horas llorando. ¿Por qué? Por el amor, aquel maldito sentimiento que nos hace cometer estupideces y nos sube hasta las nubes para luego bajarnos de un tirón. Mientras que ella lloraba, Brian estaba acariciando su cabello tratando de no jalárselo por la impotencia. Se sentía inútil por no poder hacer nada, porque le advertido a su amiga, que el amor hacia esas cosas. Lastimaba y lastimaba a cualquier persona que decidiera aceptarlo en su vida. Pero ella no lo escucho, dijo que todos merecían amor y había una persona en el mundo para cada una, y no importaba si le durara la vida entera, ella iba a encontrar la suya. Y aunque le habían roto el corazón minutos antes, ella seguía pensando eso ¿Por qué? Él no lo sabía, debía estar loca supuso el. Idea que no era tan descabellada conociéndola.
Esa misma noche era el baile de graduación, Mia ya no tenía pareja. Y Brian nunca había encontrado. Decidieron ir juntos, como amigos, claro, solo como amigos. O eso pensaron hasta que estaban bajo los reflectores y la atmosfera romántica y mágica del baile. Brian jamás experimentado nada como eso, su estómago daba vuelcos cada que miraba a los ojos de su amiga. Su sonrisa le tranquilizaba de una manera que no había sentido desde que su madre se fue, y su tacto era tan cálido como una cobija en épocas  de invierno. Ella era lo único que necesitaba y él no sabía que esa misma afirmación estaba pasando por la cabeza de la chica. Que le miraba como si fuese su mundo y le brillaban los ojos cuando este sonreía. Claro que Mia seguía creyendo en el amor, lo hacía porque estaba enamorada, enamorada del chico retraído y pragmático que estaba frente suyo. Y esperaba con toda su alma que el pudiera sentir lo mismo. Y pensó en que tal vez podía hacerlo cuando el junto sus labios con los suyos, uniéndolos así como dos puzles que encajan a la perfección.
Esa noche Brian se dio cuenta de una cosa, siempre había una excepción. Para lo que fuera, incluso el amor y Mia, era su única excepción.
Ficha aceptada
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Contrareloj|1D|Audiciones cerradas|Resultados posteados.

Mensaje por Stuck. el Vie 23 Mayo 2014, 8:43 pm

Hola chicas!
Bueno, de aqui a mañana en la tarde o pasado cerrare las audiciones. Ya tengo a las chicas que necesito, pero aun asi espere por si alguien mas se anima a audicionar para los chicos que tienen solo una audicion. Estoy ansiosa por comenzar...asi que comience la cuenta regresiva!
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Contrareloj|1D|Audiciones cerradas|Resultados posteados.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Página 4 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.