O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» daydreamin'. ♡
Ayer a las 10:45 pm por bwiyomi.

» Heroes. (Muro Interactivo)
Ayer a las 9:01 pm por yagmur.

» the fire's in our hearts'
Ayer a las 8:18 pm por Ritza.

» the selection
Ayer a las 8:09 pm por Ritza.

» Samariv.
Ayer a las 7:54 pm por Ritza.

» The Selection
Ayer a las 6:57 pm por prinsloo.

» fallen angels [muro]
Ayer a las 6:47 pm por Andy Belmar.

» They failed in heaven
Ayer a las 5:43 pm por jackson.

» All you need is love.
Ayer a las 4:36 pm por Ritza.

novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ insxne.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

The world of Carrie{audiciones c. ¡Resultados!

Página 1 de 6. 1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

The world of Carrie{audiciones c. ¡Resultados!

Mensaje por holmes. el Lun 14 Abr 2014, 2:51 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
The world of Carrie

Carrie White es una chica que cursa sus tres últimos meses de su último año en la Preparatoria Ewen en Chamberlain. Un día, mientras se baña en las duchas de la escuela, tras la clase de gimnasia, Carrie tiene su primer periodo. Siendo totalmente ignorante acerca de la menstruación, piensa que está desangrándose y se aterroriza. Las otras chicas se ríen de ella y la humillan arrojándole tampones y toallas femeninas. Una de las chicas, Christine Hargensen, quién tiene fama por acosar a Carrie desde hace tiempo (sexto año), graba el suceso y más tarde lo publica en YouTube.
Al llegar a casa, creyendo que el periodo de su hija es un "pecado", Margaret la encierra en un armario para que rece y pida perdón a Dios. Carrie grita con desesperación para salir, y repentinamente se hace una gran grieta en la puerta. Ambas quedan totalmente sorprendidas con esto, y Carrie se da cuenta de que tiene poderes telequinéticos.
Christine arroja el cubo con la sangre de cerdo sobre Carrie, humillándola frente a toda la escuela, una vez más. Carrie, avergonzada, trata de abandonar el escenario cuando entonces pasan un video en las pantallas del escenario de Carrie siendo humillada en las duchas de la escuela. La mayoría de los espectadores se ríen. Entonces la cubeta de metal cae sobre Thomas, golpeándole la nuca y lo mata al instante. Carrie furiosa, desesperada y llena de rencor, cierra por ello todas las puertas del gimnasio y mata a varias personas. Luego de eso, Carrie muere en un derrumbe junto a su madre.
Bueno esa es la historia que conocen todos ustedes ¿o no? pero bueno, nadie la cree. Todos creen que Stephen King estaba loco; puede ser, pero no se equivoco en realmente, nada. Existen millones de personas como Carrie, ¿Quien dijo que ella esta muerta? ¿Y si Tommy solo fingió su muerte? Nadie lo sabe, solo se una cosa: Este es el mundo de Carrie.


Reglas


-Completo respeto entre ustedes. Sin eso, la novela no va a poderse complementar correctamente.
-Ser prolijas en la ortografía y gramática. Odio las cosas desordenadas.
-Esta basada en el Libro de Stephen King: Carrie.
-Obviamente, Ansel Elgort y Chloë Grace Moretz no pueden utilizarse.
-No hay un code en especifico, solo no quiero que me deformen la pagina ¿okey? Necesita tener icons, nombres, representantes, si es normal o que porta los poderes de telequinesis y los escritos. Link o spolier, da igual.
-Pss quiero spam perras (?
-Las demás reglas, a las ganadoras.
-Si leíste completamente todas las reglas, pongan un gif de Carrie 2013.
-Posss a divetirce.


Hellow


Posss hola mujeres (? espero que les guste la idea, hoy miré Carrie por segunda vez y qcyo me entraron ganitas de hacer una nc. Me llamo América, pero díganme Jude, Isla wathever (? Cualquier duda o pregunta manden-mela por mp o por aquí nomas, ue me canso de escribir (? acuérdense que Carrie y Tommy no pueden utilizarse, bc son míos perras ah. Bueno eso, muchos besos y pudrance en el infierno (?


Última edición por ♡ Redmayne ♡ el Jue 17 Abr 2014, 9:13 pm, editado 2 veces
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The world of Carrie{audiciones c. ¡Resultados!

Mensaje por holmes. el Lun 14 Abr 2014, 3:13 pm

Audicionen -_-
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The world of Carrie{audiciones c. ¡Resultados!

Mensaje por darkness. el Lun 14 Abr 2014, 3:20 pm

jude sensual. amo con mi alma carrie ... ahi conoci a ansel y caí enamorada. juro que estoy obsesionada con que algún día yo pueda controlar las cosas telequinéticamente -confieso que miré videos y todo- so ... voy a audicionar por ÑAÑAÑA NO SE. no puedo decidirme entre harold, luke y mike. shit. en ratones te dejo mi ficha. ia tu sabe las reglas.


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The world of Carrie{audiciones c. ¡Resultados!

Mensaje por holmes. el Lun 14 Abr 2014, 3:38 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:
jude sensual. amo con mi alma carrie ... ahi conoci a ansel y caí enamorada. juro que estoy obsesionada con que algún día yo pueda  controlar las cosas telequinéticamente -confieso que miré videos y todo- so ... voy a audicionar por ÑAÑAÑA NO SE. no puedo decidirme entre harold, luke y mike. shit. en ratones te dejo mi ficha. ia tu sabe las reglas.


Spoiler:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Posss hellow Duduy xD me alegro que te guste, posss yo lo conocí en una película de la cual el era shiquito, va tenía ocho años, soo me alegro, ¿quien no se enamora de ese estupidosenzualdelcualmelorecontramilchapocomomillonesdeveces de ansel? ah espero tu ficha, mucha decisión Duduy, mucha ah. Ok la espero.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The world of Carrie{audiciones c. ¡Resultados!

Mensaje por holmes. el Lun 14 Abr 2014, 3:55 pm

psss pibas por que no audicionan?
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The world of Carrie{audiciones c. ¡Resultados!

Mensaje por darkness. el Lun 14 Abr 2014, 3:56 pm

dale lokas dejen sus fichas -jude estoy estudiando luego te la doy.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The world of Carrie{audiciones c. ¡Resultados!

Mensaje por holmes. el Lun 14 Abr 2014, 3:57 pm

No problem duduy, solo que QUIERO QUE AUDICIONEN :C
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The world of Carrie{audiciones c. ¡Resultados!

Mensaje por Invitado el Lun 14 Abr 2014, 4:02 pm

Apenas vi tu firma me entraron ganas de audicionar. El viernes vi Carrie y bueno, amé la película<3 Me enamoré del personaje de Carrie, no me preguntes por qué, simplemente me enamoré. La película en sí me enamoró<3 Bueno, am, eso. En un rato te dejo la ficha, Angie :)
Da' Rules:
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: The world of Carrie{audiciones c. ¡Resultados!

Mensaje por holmes. el Lun 14 Abr 2014, 4:05 pm

Malum. escribió:
Apenas vi tu firma me entraron ganas de audicionar. El viernes vi Carrie y bueno, amé la película<3 Me enamoré del personaje de Carrie, no me preguntes por qué, simplemente me enamoré. La película en sí me enamoró<3 Bueno, am, eso. En un rato te dejo la ficha, Angie :)
Da' Rules:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Los gifs *se babosea* ah. La verdad que amé la pelicula, aunque todas sena iguales, me gusto bastante; obviamente menos que muriera Tommy :c *shora panes* ah well la espero honey, muchos besitos.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The world of Carrie{audiciones c. ¡Resultados!

Mensaje por holmes. el Lun 14 Abr 2014, 4:11 pm

psss perras audicionen -_- ah
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The world of Carrie{audiciones c. ¡Resultados!

Mensaje por holmes. el Lun 14 Abr 2014, 4:29 pm

*shora*
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The world of Carrie{audiciones c. ¡Resultados!

Mensaje por Invitado el Lun 14 Abr 2014, 4:35 pm

• Nombres: Scarlett Emma Harries - Luke Robert Hemmings.
• Tiene telequinesis o no: Tiene telequinesis (ella).
• Representantes: Kylie Jenner - Luke Hemmings.
• Escrito:
Womanizer:
Calum Hood.

 
El timbre sonó dando por finalizada la jordana escolar de ese día, antes de que Logan pudiera alcanzarme y matarme cómo lo deseaba, salí de prisa del salón. Me escabullí entre la gran multitud de alumnos mientras daba pequeñas miradas detrás de mí para cerciorarme que él no venía. ¿La razón por la cuál “huía”? Pues gracias a que se me ocurrió la gran idea de hablarle por cartitas, el profesor nos atrapó y, posiblemente le esté dando un castigo a mi amigo. Sé que me mataría en apenas volviera a verme, lo conocía bastante bien, pero no perdía la esperanza de que chocara con una chica linda y olvidara lo ocurrido.
La multitud de adolescentes estaba más apurada hoy, pues era viernes y por fin vendría el fin de semana. Me encontraba alegre y de muy buen humor ya que a la noche Brad, unos de los tipos más populares del colegio, daría una fiesta a la que asistiría obviamente pero además estarían las chicas de último año y las nuevas. Por lo tanto, no me la perdería por nada. Aparte, entre una de ellas estaba mi candidata y no quería que alguien me la ganara. 
Al llegar a la salida, localicé a la que sería mi chica esta noche, estaba con su grupo de amigas, cómo siempre. Sonreí de lado mientras la observaba, llevaba unos shorts de mezclilla, unas sandalias negras y una blusa del mismo color. Era del último año, su nombre era Charlotte. Algo popular e idiota también, pero estaba cómo quería y eso bastaba. Que una chica sea linda pero inteligente al mismo tiempo era muy poco común, y más en esta escuela en donde la mayoría de las chicas eran atractivas pero sin cerebro. 
Desvié mi vista a un poco más a la derecha, unas de las chicas nueva que estaba con sus auriculares puestos se dirigía a un chico de cabello ¿violeta? Se quitó los audífonos cuándo estuvo cerca de él, para luego sonreírle y finalmente, abrazarlo. Supuse que sería su novio, ya que él le devolvió el abrazo con la misma alegría. Nunca había hablado con ella cómo para que me interesara su vida amorosa, pero de cierto modo sentí curiosidad. Ignoré lo último y salí del colegio, al pasar junto a Charlotte le guiñé el ojo y una vez que pasé, sentí los susurros y risitas de sus amigas. 


—No la ilusiones —Dijo un rizado apoyado en un árbol, rodé los ojos para luego reír. 
—¿Desde cuándo tú proteges los sentimientos de los demás, Styles? 
—Sabes que bromeaba, idiota. ¿Y Logan? 
—No querrás saber, y si te pregunta por mí dile que… No sé, desaparecí. ¿Okay? Tengo que irme —El rizado arqueó una ceja confundido para luego largar una carcajada. 
—De acuerdo, nos vemos, Cal —Lo despedí y comencé a caminar, no di más de unos veinte pasos cuando siento a Harry gritarme nuevamente—. ¡Acuérdate de ir a la fiesta esta noche, si no vas, lo lamentarás! 
—¡Cuenta con que me verás allí, nos vemos! —Dije finalmente para volver a mi camino en la compañía de mi música favorita, para ser exactos, Chris Brown.
 
La caminata del colegio hasta mi casa duró unos quince minutos, contando que me paré varias veces para cambiar de canción. Cuando entré, cómo siempre, no había nadie al momento en el que llegaba del colegio, pues mis padres trabajaban y mi hermana… Ella ya no vivía aquí. 
Me dirigí directamente a mi habitación, estaba hecho un desastre, ropa tirada por todos lados. Sin importarme el desorden, arrojé mi mochila a un lugar de la habitación y me tiré a la cama. Odiaba el colegio, lo odiaba con toda mi alma. Bueno… No odiaba el colegio, odiaba la tarea y a los profesores, en especial a la de matemáticas y al de biología. 
 
***
 
El reloj marcó las ocho de la noche mientras yo salía de bañarme con una toalla a la cintura, hasta ahora no había recibido ninguna señal de mis padres. Lo que me parecía raro, pues ellos solían llegar a la tarde, máximo a las siete. Aunque, sabiendo cómo era mi padre, seguramente habían ido a cenar por algún restaurante de la ciudad. Últimamente estaban saliendo mucho ellos dos, quizá las cosas estén mejorando y eso me gustaría mucho. 
Tomé del placard unos jeans ajustados negros, típico en mí, mis zapatillas converse del mismo color y una remera de mangas cortas de color gris con el símbolo de la NASA. Una de mis favoritas, cabe decir. 
Al terminar de vestirme, sentí mi celular sonar por algún desconocido rincón de mi habitación, luego de revolver todo lo encontré. 
 
—¿Si? —Dije mientras bajaba las escaleras de a zancones.
—Soy Logan, estúpido. ¡Juro que te mataré, Hood! ¡Te mataré! 
—Ah, hola. Lamento no haberte llamado, ¿qué pasó que estás de tan mal humor? 
—¿¡Qué pasó!? ¿¡Qué no pasó!? ¡Agh! Paso a buscarte para ir a la fiesta y te cuento en el camino. Y para la próxima, acuérdate que existen los mensajes de texto. ¡Imbécil! —Simplemente dejé escapar mi risa, realmente no sé porque no se me antojó hablarle por cartitas. Ya hasta parecía chica. 
—De acuerdo, te espero. Hey, no te enojes. Después de todo, Harry me contó que tu castigo no estuvo tan mal. 
—No estaba mal, hasta que me embarró la cara de helado. Te cuento todo con detalles cuando esté en tu casa, ¿ya estás listo?
—Sip. Te espero entonces, chau —Dije antes de cortar la llamada, al entrar en la cocina me di cuenta de la presencia de una nota en el refrigerador. Decía que mis padres no llegarían esta noche ya que habían ido a festejar su aniversario. ¿Hoy era su aniversario? Mejor para mí, no cuestionarios de dónde estaba cuando llegase en la madrugada.  
 
No pasó mucho tiempo hasta que una bocina sonó afuera de la casa, por la ventana confirmé que era el auto de Logan. Metí mi celular en mi bolsillo, algo de dinero y estaba listo. Apagué todas las luces y salí de la casa no sin antes echar llave y esconderlas en la maceta que estaba en la entrada. 
Saludé a mi amigo para luego subir en el asiento de copiloto, segundos después el motor volvió a encenderse y el coche emprendió rumbo a la fiesta. 

—Y… ¿Qué onda con tu castigo? ¿Cómo que te embarró la cara de helado?
—El viejo me mandó a la bodega del colegio…
—¿Hay una bodega? ¿Desde cuándo? 
—Lo mismo me pregunté. El caso es que cuando entré allí, no había nada, ni un alma en pena pero de pronto resultó ser que había chica, llevaba puesto el uniforme de animadora. Al principio todo bien, me pidió que llevara unas cajas al gimnasio, las llevamos y cuando salíamos, el idiota de Harry me llamó —Me reí sin escuchar lo que venía después—. El caso es que yo le dije que el castigo estaba buenísimo sin ser conciente de que la chica seguía allí, y luego dije que él estuviera atado a Taylor no significaba que yo lo estaría también y que todas las chicas eran iguales. 
—Y la chica escuchó todo eso y ¿te embarró la cara con helado? 
—¿Quieres dejarme terminar, por favor? Antes de la llamada de Harry yo le había propuesto ir a tomar un helado, cuando llegamos al cafetín estuvimos allí hasta que llegaron nuestros pedidos. Le pregunté si tenía planes para esta noche, me dijo si tenía algo en mente, no me dejó terminar la oración que vació su crema de chantilly en mi cabeza. ¡Enfrente de toda la gente! ¿¡Entiendes eso!? ¡Enfrente de toda la gente que estaba allí! Y terminó diciendo que ella no era un juego mío y que era distinta a las demás —Finalizó. Me estaba aguantando la risa pero no tardé mucho en explotar en carcajadas—. ¿Es enserio? ¿Vas a reírte en mi cara? Menudo amigo que tengo.
—Es que… ¿Qué quieres que te diga? ¿Qué la chica es una idiota por hacerte eso? —Pude pronunciar claramente en medio de mis risas, me estaba empezando a doler el estómago. 
—¡Sí! ¡Se supone que eso es lo que hacen los amigos, ¿no?! ¡Ah no, espera, mi supuesto amigo, es el que se ríe en mi cara de la humillación que esa chica me hizo pasar! 
—Ya, está bien. La chica es una idiota —Fingí seriedad pero duró poco ya que volví a reírme. Podía sentir la mirada asesina que Logan tenía—. ¿Al menos estaba rico el helado? —Lo fastidié. 
—Eres un completo idiota, Hood —Dijo pegándome en el hombro—. Deberías conseguirte una novia. 
—¡JA! Cuándo los chanchos vuelen. 
—De todos modos, no creo que haya chica que soporte y llegue a querer a semejante idiota cómo tú. 
—Si yo soy un idiota, ¿tú que eres? —Justo entonces estacionó el auto enfrente de la casa de Brad. La música se oía con claridad desde aquí afuera. Sacó las llaves y bajó del auto, lo imité. 
—No te contesto porque aún no se ha inventado la palabra —Dijo riendo mientras nos hacíamos espacio entre toda la multitud que había en el patio. 
 
***
 
Eran cerca de las tres de la madrugada y la fiesta estaba en el nivel máximo. Todos estaban ya borrachos, algunas parejas besándose cómo si no hubiera mañana, otras bailando y otras simplemente bebiendo o charlando. Yo por mi parte me encontraba en la barra bebiendo una cerveza mientras buscaba con la mirada a Charlotte pero simplemente no la vi desde que entré a la fiesta. ¿Será que no vino? Entonces, me había quedado sin candidata. Contaba con que iba a estar y me divertiría con ella. ¿Con quién lo haría si no era con ella? En este momento de la fiesta todas las chicas bonitas estaban con un chico, me maldije por no haber pensado una segunda opción. 
Me levanté de mi asiento y decidí recorrer la casa a ver si quedaba alguna chica por ahí, pero todas las que veía estaban besándose con otro. En el segundo piso era casi imposible caminar, literalmente. Cómo pude me hice espacio y llegué hasta la pequeña terraza, de espaldas se encontraba una morena con unos jeans negros y una remera roja. Levanté mis cejas interesado, estaba sola y eso indicaba un mal día. ¡Bingo! ¿Y yo creía que no iba a divertirme? Posiblemente hasta sea mejor opción que Charlotte.  
Me acerqué lentamente y me situé al lado suyo, era la chica nueva. Doble bingo. Al darse cuenta de mi presencia, me miró por el rabillo del ojo para luego darle otro trago a su bebida. 
 
—Disculpa si sueno entrometido, ¿pero estás bien? —Dije obviamente fingiendo interés, lo único que me interesaba de ella era que ocupara el lugar que Charlotte tenía esta noche. 
—Sí, ¿por qué no voy a estarlo? 
—Digo, estás aquí sola… 
—Mi amigo me obligó a venir, si fuera por mí no me hubiera levantado de mi cama. Ni siquiera conozco al tal Brad. 
—No hace falta conocer a Brad para venir a una de sus fiestas —Sonreí de lado, ella simplemente rodó los ojos. Al parecer, no era muy fanática de las fiestas. ¿Y si era virgen? Me reí internamente. 
—Si te lo preguntas, no, no soy fanática de las fiestas —Dijo cómo si pudiera leer mis pensamientos. 
—Calum —Extendí mi mano esperando que la tomara. 
—Faty —Dijo ignorando totalmente el gesto, me la estaba poniendo difícil.
—¿Faty es el diminutivo de…? 
—Ni pienses que te diré mi nombre, lo odio. 
—¡Oh, vamos! ¿Peor que Calum?
—Es un lindo nombre, no sé de qué te quejas.
—¿Lindo? Es raro y diferente.
—Está bien ser diferente, es fuera de lo común, pero lindo. El mío es raro y además feo. 
—De acuerdo, pero estoy seguro de que es lindo también. 
—Cómo digas… ¿Y tú? ¿Por qué no estás adentro? 
—Simplemente ya no me divertía.
—Aja, en otras palabras, la chica con la que pensabas divertirte se fue o no vino. ¿Me equivoco? —Me sorprendí, pareciera cómo si de verdad pudiera leer mis pensamientos.
—¿Qué comes que adivinas? 
—Es algo obvio, se te nota en la cara que algo no salió cómo querías. 
—Supongo que sí… ¿Tú eres la chica nueva, no? —Asintió—. Hoy te vi con un chico de cabello violeta, tu novio, ¿no? 
—¿Novio? —Largó una larga carcajada—. ¿Por qué todo el mundo cree eso? Es mi mejor amigo, él me obligó a venir aquí.
—Dile que gracias.
—¿Por qué? 
—Porque si no te hubiera obligado, no hubieras venido y pues, no hubiera sabido tu apodo.
—¿Y en qué te afecta eso? 
—Mucho —Dije mientras me acercaba, ella alzó ambas cejas y rodó los ojos—. ¿Sabes? Cuando vi que la chica con la que iba a estar no vino, pensé que me iba a quedar sin diversión pero… Estás tú. Y creo, que hasta eres mejor opción que ella. 
—Me encantaría “divertirme” contigo, pero lamentablemente tengo horario de llegada y está a punto de vencerse.  
—Y… ¿Una mentira piadosa no lo solucionaría? 
—No sabes cuanto quisiera que sí, pero no. Así que… tendrás que buscarte una tercera opción —Pellizcó mi mejilla izquierda mientras sonría.
—¿Me estás rechazando?
—Sí, cariño. Eres muy bonito, pero eres un imbécil mujeriego y ese no es el tipo de chicos que tengo —Me guiñó el ojo.
—¿Y cuál es tu tipo? Quizá pueda intentar serlo. 
—Sin ofender, pero mi tipo de chico es todo lo contrario a ti, además, ya sé cómo eres, Hood. Te has acostado con medio colegio, y créeme que no seré una más de tu lista —De la nada, el chico de cabello violeta apareció por la puerta. 
—Perdón si interrumpo algo, pero Faty, ya hay que irnos —Ella me miró cómo diciendo “que lastima”, besó mi mejilla y se fue con el chico. Dejándome allí solo cómo todo un completo idiota. 
 
¿Era enserio? Era la primera que me rechazaba de manera tan directa, y bueno, la primera en hacerlo. Ella acababa de rechazarme, decirme que era un imbécil mujeriego y que no era su tipo. Jamás me había pasado eso, y menos con las chicas nuevas del instituto. 
Ahora ya no trataba de conseguir a cualquier chica, esto ya era personal. Había herido mi ego y mucho a decir verdad. La conseguiría a ella. Juro que haré que se arrepienta de sus palabras, se arrepentirá de haberme rechazado.
Sometimes changes are good:
Una suave llovizna caía sobre toda la ciudad de Londres cómo era de costumbre, las grises nubes parecían que nunca iban a moverse para darle paso al sol, ya que desde ayer que está lloviendo continuamente. Siempre me encantó el olor que producía la lluvia y el sonido de las gotas caer y chocar contra el techo, era tranquilizante para mí. 
La noche anterior había sido la fiesta de Isa, por suerte había comenzado antes de que se largara la tormenta. Estuvo bastante buena a decir verdad, allí estuvieron los demás chicos y solamente por ellos fui ya que mis planes eran otros, pues no era lindo tener a Sofy insistiéndome todo el día con que vaya. Estábamos todos elegantes, lo cual era raro, o al menos para mí ya que nunca fui una chica femenina ni mucho menos elegante. Pero a pesar de lo formal, no dejamos de ser los idiotas que somos juntos. Usé un vestido negro que me llegaba unos centímetros antes de la rodilla algo holgado, una camisa verde oliva encima desabrochada, unas medias de red negras y unas botas del mismo color que las medias y el vestido con tachas al borde. 
Unos ruidos se escucharon desde unas de las habitaciones de la casa, pues cómo mi familia se encontraba en Argentina, mi padre me pagó una casa para que me hospedara allí los fines de semana que tenía libre del internado. Ésta contaba con una cocina, un living, dos habitaciones, un baño y un pequeño patio, sí, al parecer mi padre tenía la idea que me quedaría aquí por mucho tiempo y posiblemente no se equivocó. Me alejé del ventanal en donde me encontraba mirando el agua caer para voltear ya que sentía pasos por el pasillo, era él. Me resultaba ilógico que se encontrara en mi casa siendo que un día antes éramos enemigos, y todo gracias a una fiesta. 

La gente se encontraba ya algo aburrida, eran casi las tres de la madrugada. Los chicos se encontraban con sus respectivas parejas mientras que Luke y yo éramos los únicos sin pareja que estaban sentados ocupados en sus celulares. Sinceramente no tenía idea de qué hacer con mi celular ya que crédito no tengo y mi mejor amiga, Andrea, se encontraba durmiendo de seguro. Por lo tanto, dejé mi teléfono sobre la mesa mientras recostaba mi cabeza en la mesa. Al parecer Luke estaba pasando por la situación que yo e hizo lo mismo, luego de eso quedamos los dos frente a frente aunque con una considerada distancia. 
No sé si era el hecho de que estaba pasada de copas o qué, pero sus ojos se veían más azules de lo normal, se veían hermosos. Lo admito, él podrá ser un estúpido odioso que me saca de las casillas pero tenía unos ojos increíbles. Su pelo había perdido esa forma de jopo que tenía al comenzar la fiesta, ahora se encontraba totalmente despeinado y sin ninguna forma determinada, lo cuál lo hacía ver tierno con la cara de niño enojado que tenía en ese momento. Largué una pequeña risita al darme cuenta de que era bastante gracioso y adorable verlo así, su mirada dejó de fijarme en la pista para posarse en mi rostro.


—¿Y a ti que te ocurre? —Preguntó arqueando una ceja.
—Tu cara parece la de un niño enojado —Me reí nuevamente mientras lo señalaba, una pequeña sonrisa apareció en su rostro. Lo cuál me sorprendió muchísimo— ¿Eso fue una sonrisa? ¿Acaso Luke Hemmings puede sonreír? 
—Que no sonría contigo no quiere decir que no pueda sonreír. Además, estoy muy aburrido cómo para pelear contigo. 
—Concuerdo en eso. ¡Sonreíste, no puedo creerlo! —Ésta vez una carcajada se escapó de su boca y yo lo acompañé y sin darnos cuenta, terminamos riendo juntos. 
—Eres una idiota.
—Igual que tú, ¿no? —Observé cómo Isa volvía de la terraza junto a Robert y tuve el presentimiento que esos dos estaban en algo.
—¿Estás aburrida? —Asentí—. Conozco un lugar que es más tranquilo y silencioso que aquí, ¿quieres ir? —Me encogí de hombros mientras me levantaba de la silla, él hizo lo mismo y juntos caminamos hasta Isa.
—¿Ya se van? —Preguntó ella—. Oh, de acuerdo, gracias por venir chicos. Nos vemos el domingo.
—Hasta el domingo.


Nos dirigimos a la salida de la casa, estaba nublada la noche y parecía que iba a llover. Caminamos hasta su auto, me abrió la puerta del copiloto y luego se subió en el lugar del conductor. Unos segundos después arrancó el motor y emprendió viaje a quién sabe donde, ya que nunca me dijo cuál era ese lugar. Durante todo el viaje nadie dijo ni una sola palabra, de vez en cuando lo miraba por el rabillo del ojo. Su perfil era algo inexplicable, su nariz era recta y respingada levemente en la punta, de un tamaño que asentaba perfectamente en su rostro. No tenía idea de porque me encontraba analizándolo detenidamente pero era entretenido y él parecía no darse cuenta, pues estaba concentrado manejando. El trayecto de la fiesta de Isa hasta el misterioso lugar, duró unos veinte minutos. Cuando finalmente llegamos, miré por la ventana y sonreí. Estábamos en la playa, una vez que estacionó su auto ambos bajamos del vehículo y nos dedicamos a admirar la belleza nocturna del mar. Solamente nos iluminaba el farol que se encontraba al lado nuestro, esa era toda la luz con la que contábamos. 
Me deshice de mis botas y las dejé en el techo del automóvil y corrí a la orilla del mar a sentarme en la arena sin importarme mi vestido, estiré mis piernas y eché mi cabeza para atrás. Luke no tardó mucho en aparecerse a mi lado, con los pantalones arremangados hasta las rodillas y sin saco ni zapatos. Se echó en la arena al igual que yo.

—¿Y que dices? ¿Este lugar está mejor? 
—Absolutamente. Adoro la playa, ¿y tú? 
—Es mi lugar favorito en todo Londres. Aquí vengo cuando necesito paz y tranquilidad, casi nadie anda por esta playa por lo que mejor para mí. 
—Es hermosa... No pensé que pudieras llegar a ser así.
—¿Así cómo?
—Agradable. Pensé que eras el estilo de chico irritable que se cree rudo y esta semana me demostraste eso pero... Me agrada este Luke. 
—Gracias, creo. Y... ¿Eres amiga de Irwin?
—Sí, lo conocí el primer día. Es muy agradable, al igual que tu hermano. Él me devolvió una pulsera que se me cayó.
—Sí, James suele ser así de gentil. Todos lo toman cómo “el gemelo bueno” y a mí…
—Cómo “el gemelo malo”. Ya lo sé, me lo advirtieron apenas entré. 
—Mucho caso no hiciste.
—No le hago caso ni a mis padres, ¿y crees que te obedeceré a ti? ¿A un chico que acababa de conocer y que parecía el típico niño de mamá que se cree rudo? 
—Yo no me creo nada, ese papel se lo dejo James. ¿De acuerdo? 
—De acuerdo, cómo digas, Hemmings 

Un silencio se presentó y permaneció entre nosotros por unos cuántos minutos. No era uno incómodo, al contrario, era uno... agradable. De esos en los que las palabras sobran y las miradas lo dicen todo, y así estábamos, ambos mirando el mar y cómo las olas rozaban nuestros pies descalzos. 
De la nada, Luke se puso de pie luego de recoger algo de arena en su mano, tenía un mal presentimiento por lo que me tapé la cabeza con mis manos, no tardé mucho en sentir la arena en mi cabello. Sentí su sonora risa, me estaba cayendo bien hasta ahora. Traté de calmar mis ganas de ahorcarlo ahí mismo, por lo que simplemente me dediqué a mirarlo de tal forma, él captó mis deseos y se contuvo la risa.

—¿Tengo al menos cinco segundo para correr? 
—Tres.
—Perfecto —Se echó a correr, me levanté inmediatamente y lo perseguí. El muy maldito era muy rápido—. ¡Tenía tres segundos tramposa!
—¡Púdrete, Hemmings!—Estaba a tan solo unos metros de él, por lo que opté tirarme encima. Mala idea, caímos los dos al suelo y para el colmo, yo arriba suyo—. Estabas cayéndome bien, pero con cada cosa que haces me doy cuenta de que realmente te odio.
—Al menos el sentimiento es mutuo —Guiñó su ojo derecho.
—Idiota —Susurré al mismo tiempo que intentaba levantarme pero su brazo me lo impedía—. Suéltame en este mismo instante.
—¿Y si no quiero? ¿Me pegarás?
—Faltas no me ganan, créeme. Ya, déjate de pelotucedes, suéltame —Intenté nuevamente pero volví a fallar— Luke, suéltame. 
—Ya te he dicho que no lo haré, me gusta estar así. ¿A ti no?
—No. ¿Se puede saber por qué de repente esta actitud? ¡Eres realmente bipolar! —Cómo pude me zafé de su agarre algo molesta y confusa, realmente este chico me confundía— No te entiendo, enserio. Primero dices que soy una idiota, me tiras arena en el cabello y sales corriendo, caemos y dices que te gusta estar así. ¿¡Puedes claro por una puta vez en tu vida!? 
—¿En serio eres tan ciega para no darte cuenta? —Se puso de pie también confundido y molesto. 
—¿Darme cuenta de qué?
—¡Me gustas! ¡Me gustas, maldita sea! ¿Por qué crees que me pongo de mal humor cuando hablas con James o cuando estás todo el maldito tiempo con Irwin? ¿Por qué crees que siempre trato de alejar a mi hermano de ti? ¿Por qué crees que quiero matar a Irwin cada vez que estás con él? —Simplemente las palabras no salían de mi boca y al parecer, no saldrían. Era imposible. ¿Él? ¿Molesto porqué hablo con su hermano? ¿Él gustar de mí? Claro, y los chanchos vuelan— ¡Di algo, por favor!
—Yo... No... Lo siento —Fue lo único que pude pronunciar antes de darme media vuelta y comenzar a caminar hacia la carretera. Había avanzado unos metros y ya casi llegaba al asfalto pero en ese entonces siento cómo alguien me toma del brazo, volteo y me encuentro con esos ojos azules a centímetros de distancia. 
—Sé que suena loco porque te trato comúnmente mal, pero créeme que realmente me gustas.
—Lu… —No pude decir más palabras ya que sentí el impulso de sus labios contra los míos. ¿Qué mierda? Los primeros segundos no reaccioné pero luego me dejé llevar. Sus manos pasaron de estar en mis brazos a mis manos y las entrelazó. El beso duró unos segundos hasta que la falta de aire se hizo presente— ¿Qué fue eso? 
—Te dije que realmente me gustas —Pintó una pequeña sonrisa que marcó su único hoyuelo—. ¿Qué me dices de ti? 
—Eres un idiota y quisiera matarte en algunas ocasiones, pero también me gustas. ¿Contento? 
—Demasiado —Dijo antes de besarme nuevamente. Durante el beso, pequeñas gotas comenzaron a caer del cielo grisáceo. Luke se separó y miró hacia arriba—. Creo que el clima de no está de humor, mejor vamos antes de que se largue peor. 

Corrimos hasta el auto con nuestros zapatos en mano y ya algo mojados. El rubio al igual que cuando veníamos, se colocó de piloto y yo de acompañante. Estaba por arrancar el auto cuando me mira fijamente.


—¿Y ahora qué? 
—Dime tu dirección, porque adivino no soy.
—A dos cuadras del centro comercial, no me preguntes la dirección porque no la sé —Rió y finalmente encendió el motor.


La lluvia cada vez era más fuerte, por lo que mucho no podía ver por la ventanilla. El viaje fue silencioso nuevamente pero es que, simplemente las palabras sobraran en ese momento. Pasaron unos minutos y caí dormida en el asiento, estaba cansada ya que en la tarde había estado corriendo junto a mi amigo Ashton y además no había dormido bien la noche anterior. Al llegar, Luke me despertó y me di cuenta de que la lluvia pasó a ser una tormenta prácticamente, no iba a dejar que conduciera con semejante clima y además, con unas copas encima. Por lo que lo invité a quedarse a dormir. 

Y así fue cómo pasamos de ser enemigos a admitirnos que nos gustábamos mutuamente. Me sigue resultando ilógico, nunca me pasó de que me guste mi "enemigo". 
Los pasos se acercaron más y más hasta dejar ver su figura con una ropa cómoda que de suerte encontré, su pelo rubio se encontraba totalmente despeinado y sus ojos aun adormilados. Dejé escapar una leve sonrisa al verlo parado ahí al comienzo del pasillo mientras frotaba sus ojos, él lo notó y sonriendo negó con la cabeza. Obviamente que dormimos en habitaciones distintas, él durmió en la de huéspedes y yo en la mía, después de casi treinta minutos intentando convencer a Luke, logré que durmiera solo.
Arrastrando los pies, se acercó hasta donde estaba yo y me abrazó colocando su barbilla en mi cabeza, pues era mucho más baja que él, bueno, considerando que él era cómo una jirafa andante. 

—¿Cómo dormiste? —Le pregunté besando su mejilla.
—Mal, los truenos me despertaban a cada rato. ¿Sabías que tengo que abrazar a alguien para poder dormir? 
—Lastima, me hubieras pedido mi osito de peluche.
—¿Y si tú eres mi osito de peluche?
—Luke, no empieces como anoche...
—Ya, perdón. ¿Tienes hambre? —Asentí—. Hagamos el desayuno.
—¿Juntos?
—Aja, ¿por qué no? —Dijo con una sonrisa.
—Primero llama a los bomberos para avisarles de que los necesitaremos —Rió, aún seguíamos abrazados. Creo que Luke se volvió a dormir, ya que desde que apoyó su barbilla ni se movió—. Luke.
—¿Qué?
—Nada, pensé que te volviste a dormir. Cómo ni siquiera te movías.
—Estoy despierto, pero me gusta abrazarte. Eres tan pequeña y tu cabeza me llega justo a la pera. 
—Perdón si no soy una jirafa andante, ¿viste? Es que ninguno de mis padres es alto. 
—Igual dije que me gusta que seas así, peleadora —Comentó luego de que deshizo el abrazo en el que estábamos. Reí y le saqué la lengua, algo infantil pero a decir verdad, ninguno de los dos éramos maduros—. ¿Sabes? Déjalo ahí, me gusta que seas así y punto. Ahora hagamos el desayuno antes de que muera de hambre.

***


Me encontraba nuevamente empacando para volver al internado mientras la voz de Ed Sheeran sonaba de fondo con la canción Lego House. Mientras metía mi ropa en la valija tarareaba la letra, esa canción realmente me podía. Al terminar de meter todo en la maleta, la cerré y me dirigí con ella hacia el comedor, el cuál se encontraba totalmente vacío. A decir verdad, todo lo estaba, la casa me parecía enorme siendo que soy la única que vive aquí. 
El reloj marcaba las seis de la tarde cuando siento la bocina de un auto, miré por la ventana para cerciorarme qué era el taxi que había pedido minutos antes, estaba en lo correcto. Tomé mi maleta, apagué todas las luces y cerré todo antes de abandonar la casa. Subí mi equipaje al baúl con ayuda del chofer y luego, abordé el automóvil para finalmente emprender camino hacia el internado. 
Viajamos por aproximadamente diez minutos, al llegar, le pagué el viaje y bajé mi equipaje. Ya había varios alumnos rondando por las instalaciones del edificio, ingresé e inmediatamente me dirigí a mi habitación, la cuál se encontraba con una nota en la puerta. La tomé y decía que tendría una nueva compañera de cuarto ya que mis dos antiguas compañeras se retiraron del internado. Cuando la terminé de leer la guardé en mi bolsillo delantero y entré finalmente. Dejé mi equipaje por un lugar de la habitación, con que ahora solamente seríamos dos chicas... Espero al menos que no sea rubia o al menos, engreída, no las soporto. 
Pasaron unos cuántos minutos que estuve acomodando mi ropa, cuando siento que golpean la puerta, dejo de hacer lo que estaba haciendo y me dirijo a la puerta, al abrirla me encuentro con una chica un poco más alta que yo, cabello castaño oscuro algo ondulado, piel blanca y ojos cafés. Lucía tímida aunque agradable.

—¿Habitación 525?
—Sí, ¿tú eres la nueva chica, no? —Ella asintió tímidamente y le di paso para que entrara—. Solo seremos tú y yo, así que… Elige cualquiera de las dos camas. Oh, por cierto, soy Fátima pero dime Fati.
—Demetria, pero dime Demi —Sonrió, parecía ser una buena chica.
—Y… ¿De dónde eres? 
—California, aunque nací en Nuevo México. ¿Y tú? 
—Argentina.
—Lindo país —Asentí mientras dejaba sus maletas en la cama al lado—. 
—California lo es también —La puerta se abrió dejando ver a la secretaria con su cara de siempre (horrible). Nos miró a ambas y luego a mí para terminar levantando una ceja.
—Están las dos, presiento que tú me darás muchos problemas —Dijo mirándome severamente.
—¿Por qué lo dice?
—No creas que no me di cuenta que tú y Hemmings participaron de la bromita, eh. 
—¿Perdón? ¿Puede probar eso acaso? ¿No? Pues entonces cierre la boca, ¿okay? —Iba a decir algo pero se lo ahorró y finalmente salió de la habitación. La risa de Demi no tardó en sonar— Cambiemos de tema, ¿tienes hambre?
—Uff, sí. Espero que al menos sirvan comida.
—Sirven algo que parece comida —Nos levantamos de nuestras camas y salimos de la habitación para ir a recorrer los pasillos.

Caminamos hasta la cafetería, allí hicimos la cola correspondiente y luego escogimos una mesa algo aislada y vacía. Así las prefería yo y al parecer, también ella. 
Charlamos sobre cómo eran nuestras vidas y porqué estábamos aquí, también sobre lo que nos gustaba y lo que no. Era muy amigable, se reía del 99% de las cosas que yo decía y terminábamos riendo las dos. 
Durante la cena, además de que casi ni tocamos la comida, me sentía observada. Tenía una leve sospecha de quién podría ser, al voltear disimuladamente acerté con que era la persona que creía. Luke se encontraba tres mesas al costado, junto a su hermano y otro par de chicos más. Trataba de ignorar el hecho de su presencia y pasarla bien con Demi, pero me era imposible y más cuando el muy maldito me hacía caras. 

—¿Quién es él? —Preguntó Demi mirando a Luke.
—Un amigo, nadie importante. 
—De acuerdo… ¿Te puedo decir algo?
—Claro.
—De afuera se nota que él, al menos, no tiene intenciones de ser solo tu amigo. 
—¿Pero que dices, Demi? 
—La verdad, o al menos es mi punto de vista. ¿Y el chico de cabello azul? 
—¿Michael? ¿Qué con él?
—Nada, es lindo —Largamos una carcajada para luego marcharnos de la cafetería. 

***

El timbre finalmente sonó dando por terminada la clase de biología. Me uní a la multitud que se atascó en la puerta y luego salí a los pasillos, tenía unos minutos para buscar los libros de la siguiente materia por lo que me dirigí a los casilleros. Al encontrar el mío, un sobre estaba pegado a la puerta, tenía mi nombre pero no decía de parte de quién. Lo agarré y luego de poner los libros en mi mochila lo abrí:
“Te espero en el jardín a las 7pm hoy. Ve sí o sí” 
La curiosidad me entró apenas terminé de leer. ¿Quién era? ¿Para qué tendré que ir? Siempre fui curiosa y ésta vez no será la excepción, si quiero saber quién puso esta nota tendré que ir.
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: The world of Carrie{audiciones c. ¡Resultados!

Mensaje por holmes. el Lun 14 Abr 2014, 4:40 pm

Malum. escribió:
• Nombres: Scarlett Emma Harries - Luke Robert Hemmings.
• Tiene telequinesis o no: Tiene telequinesis (ella).
• Representantes: Kylie Jenner - Luke Hemmings.
• Escrito:
Womanizer:
Calum Hood.

 
El timbre sonó dando por finalizada la jordana escolar de ese día, antes de que Logan pudiera alcanzarme y matarme cómo lo deseaba, salí de prisa del salón. Me escabullí entre la gran multitud de alumnos mientras daba pequeñas miradas detrás de mí para cerciorarme que él no venía. ¿La razón por la cuál “huía”? Pues gracias a que se me ocurrió la gran idea de hablarle por cartitas, el profesor nos atrapó y, posiblemente le esté dando un castigo a mi amigo. Sé que me mataría en apenas volviera a verme, lo conocía bastante bien, pero no perdía la esperanza de que chocara con una chica linda y olvidara lo ocurrido.
La multitud de adolescentes estaba más apurada hoy, pues era viernes y por fin vendría el fin de semana. Me encontraba alegre y de muy buen humor ya que a la noche Brad, unos de los tipos más populares del colegio, daría una fiesta a la que asistiría obviamente pero además estarían las chicas de último año y las nuevas. Por lo tanto, no me la perdería por nada. Aparte, entre una de ellas estaba mi candidata y no quería que alguien me la ganara. 
Al llegar a la salida, localicé a la que sería mi chica esta noche, estaba con su grupo de amigas, cómo siempre. Sonreí de lado mientras la observaba, llevaba unos shorts de mezclilla, unas sandalias negras y una blusa del mismo color. Era del último año, su nombre era Charlotte. Algo popular e idiota también, pero estaba cómo quería y eso bastaba. Que una chica sea linda pero inteligente al mismo tiempo era muy poco común, y más en esta escuela en donde la mayoría de las chicas eran atractivas pero sin cerebro. 
Desvié mi vista a un poco más a la derecha, unas de las chicas nueva que estaba con sus auriculares puestos se dirigía a un chico de cabello ¿violeta? Se quitó los audífonos cuándo estuvo cerca de él, para luego sonreírle y finalmente, abrazarlo. Supuse que sería su novio, ya que él le devolvió el abrazo con la misma alegría. Nunca había hablado con ella cómo para que me interesara su vida amorosa, pero de cierto modo sentí curiosidad. Ignoré lo último y salí del colegio, al pasar junto a Charlotte le guiñé el ojo y una vez que pasé, sentí los susurros y risitas de sus amigas. 


—No la ilusiones —Dijo un rizado apoyado en un árbol, rodé los ojos para luego reír. 
—¿Desde cuándo tú proteges los sentimientos de los demás, Styles? 
—Sabes que bromeaba, idiota. ¿Y Logan? 
—No querrás saber, y si te pregunta por mí dile que… No sé, desaparecí. ¿Okay? Tengo que irme —El rizado arqueó una ceja confundido para luego largar una carcajada. 
—De acuerdo, nos vemos, Cal —Lo despedí y comencé a caminar, no di más de unos veinte pasos cuando siento a Harry gritarme nuevamente—. ¡Acuérdate de ir a la fiesta esta noche, si no vas, lo lamentarás! 
—¡Cuenta con que me verás allí, nos vemos! —Dije finalmente para volver a mi camino en la compañía de mi música favorita, para ser exactos, Chris Brown.
 
La caminata del colegio hasta mi casa duró unos quince minutos, contando que me paré varias veces para cambiar de canción. Cuando entré, cómo siempre, no había nadie al momento en el que llegaba del colegio, pues mis padres trabajaban y mi hermana… Ella ya no vivía aquí. 
Me dirigí directamente a mi habitación, estaba hecho un desastre, ropa tirada por todos lados. Sin importarme el desorden, arrojé mi mochila a un lugar de la habitación y me tiré a la cama. Odiaba el colegio, lo odiaba con toda mi alma. Bueno… No odiaba el colegio, odiaba la tarea y a los profesores, en especial a la de matemáticas y al de biología. 
 
***
 
El reloj marcó las ocho de la noche mientras yo salía de bañarme con una toalla a la cintura, hasta ahora no había recibido ninguna señal de mis padres. Lo que me parecía raro, pues ellos solían llegar a la tarde, máximo a las siete. Aunque, sabiendo cómo era mi padre, seguramente habían ido a cenar por algún restaurante de la ciudad. Últimamente estaban saliendo mucho ellos dos, quizá las cosas estén mejorando y eso me gustaría mucho. 
Tomé del placard unos jeans ajustados negros, típico en mí, mis zapatillas converse del mismo color y una remera de mangas cortas de color gris con el símbolo de la NASA. Una de mis favoritas, cabe decir. 
Al terminar de vestirme, sentí mi celular sonar por algún desconocido rincón de mi habitación, luego de revolver todo lo encontré. 
 
—¿Si? —Dije mientras bajaba las escaleras de a zancones.
—Soy Logan, estúpido. ¡Juro que te mataré, Hood! ¡Te mataré! 
—Ah, hola. Lamento no haberte llamado, ¿qué pasó que estás de tan mal humor? 
—¿¡Qué pasó!? ¿¡Qué no pasó!? ¡Agh! Paso a buscarte para ir a la fiesta y te cuento en el camino. Y para la próxima, acuérdate que existen los mensajes de texto. ¡Imbécil! —Simplemente dejé escapar mi risa, realmente no sé porque no se me antojó hablarle por cartitas. Ya hasta parecía chica. 
—De acuerdo, te espero. Hey, no te enojes. Después de todo, Harry me contó que tu castigo no estuvo tan mal. 
—No estaba mal, hasta que me embarró la cara de helado. Te cuento todo con detalles cuando esté en tu casa, ¿ya estás listo?
—Sip. Te espero entonces, chau —Dije antes de cortar la llamada, al entrar en la cocina me di cuenta de la presencia de una nota en el refrigerador. Decía que mis padres no llegarían esta noche ya que habían ido a festejar su aniversario. ¿Hoy era su aniversario? Mejor para mí, no cuestionarios de dónde estaba cuando llegase en la madrugada.  
 
No pasó mucho tiempo hasta que una bocina sonó afuera de la casa, por la ventana confirmé que era el auto de Logan. Metí mi celular en mi bolsillo, algo de dinero y estaba listo. Apagué todas las luces y salí de la casa no sin antes echar llave y esconderlas en la maceta que estaba en la entrada. 
Saludé a mi amigo para luego subir en el asiento de copiloto, segundos después el motor volvió a encenderse y el coche emprendió rumbo a la fiesta. 

—Y… ¿Qué onda con tu castigo? ¿Cómo que te embarró la cara de helado?
—El viejo me mandó a la bodega del colegio…
—¿Hay una bodega? ¿Desde cuándo? 
—Lo mismo me pregunté. El caso es que cuando entré allí, no había nada, ni un alma en pena pero de pronto resultó ser que había chica, llevaba puesto el uniforme de animadora. Al principio todo bien, me pidió que llevara unas cajas al gimnasio, las llevamos y cuando salíamos, el idiota de Harry me llamó —Me reí sin escuchar lo que venía después—. El caso es que yo le dije que el castigo estaba buenísimo sin ser conciente de que la chica seguía allí, y luego dije que él estuviera atado a Taylor no significaba que yo lo estaría también y que todas las chicas eran iguales. 
—Y la chica escuchó todo eso y ¿te embarró la cara con helado? 
—¿Quieres dejarme terminar, por favor? Antes de la llamada de Harry yo le había propuesto ir a tomar un helado, cuando llegamos al cafetín estuvimos allí hasta que llegaron nuestros pedidos. Le pregunté si tenía planes para esta noche, me dijo si tenía algo en mente, no me dejó terminar la oración que vació su crema de chantilly en mi cabeza. ¡Enfrente de toda la gente! ¿¡Entiendes eso!? ¡Enfrente de toda la gente que estaba allí! Y terminó diciendo que ella no era un juego mío y que era distinta a las demás —Finalizó. Me estaba aguantando la risa pero no tardé mucho en explotar en carcajadas—. ¿Es enserio? ¿Vas a reírte en mi cara? Menudo amigo que tengo.
—Es que… ¿Qué quieres que te diga? ¿Qué la chica es una idiota por hacerte eso? —Pude pronunciar claramente en medio de mis risas, me estaba empezando a doler el estómago. 
—¡Sí! ¡Se supone que eso es lo que hacen los amigos, ¿no?! ¡Ah no, espera, mi supuesto amigo, es el que se ríe en mi cara de la humillación que esa chica me hizo pasar! 
—Ya, está bien. La chica es una idiota —Fingí seriedad pero duró poco ya que volví a reírme. Podía sentir la mirada asesina que Logan tenía—. ¿Al menos estaba rico el helado? —Lo fastidié. 
—Eres un completo idiota, Hood —Dijo pegándome en el hombro—. Deberías conseguirte una novia. 
—¡JA! Cuándo los chanchos vuelen. 
—De todos modos, no creo que haya chica que soporte y llegue a querer a semejante idiota cómo tú. 
—Si yo soy un idiota, ¿tú que eres? —Justo entonces estacionó el auto enfrente de la casa de Brad. La música se oía con claridad desde aquí afuera. Sacó las llaves y bajó del auto, lo imité. 
—No te contesto porque aún no se ha inventado la palabra —Dijo riendo mientras nos hacíamos espacio entre toda la multitud que había en el patio. 
 
***
 
Eran cerca de las tres de la madrugada y la fiesta estaba en el nivel máximo. Todos estaban ya borrachos, algunas parejas besándose cómo si no hubiera mañana, otras bailando y otras simplemente bebiendo o charlando. Yo por mi parte me encontraba en la barra bebiendo una cerveza mientras buscaba con la mirada a Charlotte pero simplemente no la vi desde que entré a la fiesta. ¿Será que no vino? Entonces, me había quedado sin candidata. Contaba con que iba a estar y me divertiría con ella. ¿Con quién lo haría si no era con ella? En este momento de la fiesta todas las chicas bonitas estaban con un chico, me maldije por no haber pensado una segunda opción. 
Me levanté de mi asiento y decidí recorrer la casa a ver si quedaba alguna chica por ahí, pero todas las que veía estaban besándose con otro. En el segundo piso era casi imposible caminar, literalmente. Cómo pude me hice espacio y llegué hasta la pequeña terraza, de espaldas se encontraba una morena con unos jeans negros y una remera roja. Levanté mis cejas interesado, estaba sola y eso indicaba un mal día. ¡Bingo! ¿Y yo creía que no iba a divertirme? Posiblemente hasta sea mejor opción que Charlotte.  
Me acerqué lentamente y me situé al lado suyo, era la chica nueva. Doble bingo. Al darse cuenta de mi presencia, me miró por el rabillo del ojo para luego darle otro trago a su bebida. 
 
—Disculpa si sueno entrometido, ¿pero estás bien? —Dije obviamente fingiendo interés, lo único que me interesaba de ella era que ocupara el lugar que Charlotte tenía esta noche. 
—Sí, ¿por qué no voy a estarlo? 
—Digo, estás aquí sola… 
—Mi amigo me obligó a venir, si fuera por mí no me hubiera levantado de mi cama. Ni siquiera conozco al tal Brad. 
—No hace falta conocer a Brad para venir a una de sus fiestas —Sonreí de lado, ella simplemente rodó los ojos. Al parecer, no era muy fanática de las fiestas. ¿Y si era virgen? Me reí internamente. 
—Si te lo preguntas, no, no soy fanática de las fiestas —Dijo cómo si pudiera leer mis pensamientos. 
—Calum —Extendí mi mano esperando que la tomara. 
—Faty —Dijo ignorando totalmente el gesto, me la estaba poniendo difícil.
—¿Faty es el diminutivo de…? 
—Ni pienses que te diré mi nombre, lo odio. 
—¡Oh, vamos! ¿Peor que Calum?
—Es un lindo nombre, no sé de qué te quejas.
—¿Lindo? Es raro y diferente.
—Está bien ser diferente, es fuera de lo común, pero lindo. El mío es raro y además feo. 
—De acuerdo, pero estoy seguro de que es lindo también. 
—Cómo digas… ¿Y tú? ¿Por qué no estás adentro? 
—Simplemente ya no me divertía.
—Aja, en otras palabras, la chica con la que pensabas divertirte se fue o no vino. ¿Me equivoco? —Me sorprendí, pareciera cómo si de verdad pudiera leer mis pensamientos.
—¿Qué comes que adivinas? 
—Es algo obvio, se te nota en la cara que algo no salió cómo querías. 
—Supongo que sí… ¿Tú eres la chica nueva, no? —Asintió—. Hoy te vi con un chico de cabello violeta, tu novio, ¿no? 
—¿Novio? —Largó una larga carcajada—. ¿Por qué todo el mundo cree eso? Es mi mejor amigo, él me obligó a venir aquí.
—Dile que gracias.
—¿Por qué? 
—Porque si no te hubiera obligado, no hubieras venido y pues, no hubiera sabido tu apodo.
—¿Y en qué te afecta eso? 
—Mucho —Dije mientras me acercaba, ella alzó ambas cejas y rodó los ojos—. ¿Sabes? Cuando vi que la chica con la que iba a estar no vino, pensé que me iba a quedar sin diversión pero… Estás tú. Y creo, que hasta eres mejor opción que ella. 
—Me encantaría “divertirme” contigo, pero lamentablemente tengo horario de llegada y está a punto de vencerse.  
—Y… ¿Una mentira piadosa no lo solucionaría? 
—No sabes cuanto quisiera que sí, pero no. Así que… tendrás que buscarte una tercera opción —Pellizcó mi mejilla izquierda mientras sonría.
—¿Me estás rechazando?
—Sí, cariño. Eres muy bonito, pero eres un imbécil mujeriego y ese no es el tipo de chicos que tengo —Me guiñó el ojo.
—¿Y cuál es tu tipo? Quizá pueda intentar serlo. 
—Sin ofender, pero mi tipo de chico es todo lo contrario a ti, además, ya sé cómo eres, Hood. Te has acostado con medio colegio, y créeme que no seré una más de tu lista —De la nada, el chico de cabello violeta apareció por la puerta. 
—Perdón si interrumpo algo, pero Faty, ya hay que irnos —Ella me miró cómo diciendo “que lastima”, besó mi mejilla y se fue con el chico. Dejándome allí solo cómo todo un completo idiota. 
 
¿Era enserio? Era la primera que me rechazaba de manera tan directa, y bueno, la primera en hacerlo. Ella acababa de rechazarme, decirme que era un imbécil mujeriego y que no era su tipo. Jamás me había pasado eso, y menos con las chicas nuevas del instituto. 
Ahora ya no trataba de conseguir a cualquier chica, esto ya era personal. Había herido mi ego y mucho a decir verdad. La conseguiría a ella. Juro que haré que se arrepienta de sus palabras, se arrepentirá de haberme rechazado.
Sometimes changes are good:
Una suave llovizna caía sobre toda la ciudad de Londres cómo era de costumbre, las grises nubes parecían que nunca iban a moverse para darle paso al sol, ya que desde ayer que está lloviendo continuamente. Siempre me encantó el olor que producía la lluvia y el sonido de las gotas caer y chocar contra el techo, era tranquilizante para mí. 
La noche anterior había sido la fiesta de Isa, por suerte había comenzado antes de que se largara la tormenta. Estuvo bastante buena a decir verdad, allí estuvieron los demás chicos y solamente por ellos fui ya que mis planes eran otros, pues no era lindo tener a Sofy insistiéndome todo el día con que vaya. Estábamos todos elegantes, lo cual era raro, o al menos para mí ya que nunca fui una chica femenina ni mucho menos elegante. Pero a pesar de lo formal, no dejamos de ser los idiotas que somos juntos. Usé un vestido negro que me llegaba unos centímetros antes de la rodilla algo holgado, una camisa verde oliva encima desabrochada, unas medias de red negras y unas botas del mismo color que las medias y el vestido con tachas al borde. 
Unos ruidos se escucharon desde unas de las habitaciones de la casa, pues cómo mi familia se encontraba en Argentina, mi padre me pagó una casa para que me hospedara allí los fines de semana que tenía libre del internado. Ésta contaba con una cocina, un living, dos habitaciones, un baño y un pequeño patio, sí, al parecer mi padre tenía la idea que me quedaría aquí por mucho tiempo y posiblemente no se equivocó. Me alejé del ventanal en donde me encontraba mirando el agua caer para voltear ya que sentía pasos por el pasillo, era él. Me resultaba ilógico que se encontrara en mi casa siendo que un día antes éramos enemigos, y todo gracias a una fiesta. 

La gente se encontraba ya algo aburrida, eran casi las tres de la madrugada. Los chicos se encontraban con sus respectivas parejas mientras que Luke y yo éramos los únicos sin pareja que estaban sentados ocupados en sus celulares. Sinceramente no tenía idea de qué hacer con mi celular ya que crédito no tengo y mi mejor amiga, Andrea, se encontraba durmiendo de seguro. Por lo tanto, dejé mi teléfono sobre la mesa mientras recostaba mi cabeza en la mesa. Al parecer Luke estaba pasando por la situación que yo e hizo lo mismo, luego de eso quedamos los dos frente a frente aunque con una considerada distancia. 
No sé si era el hecho de que estaba pasada de copas o qué, pero sus ojos se veían más azules de lo normal, se veían hermosos. Lo admito, él podrá ser un estúpido odioso que me saca de las casillas pero tenía unos ojos increíbles. Su pelo había perdido esa forma de jopo que tenía al comenzar la fiesta, ahora se encontraba totalmente despeinado y sin ninguna forma determinada, lo cuál lo hacía ver tierno con la cara de niño enojado que tenía en ese momento. Largué una pequeña risita al darme cuenta de que era bastante gracioso y adorable verlo así, su mirada dejó de fijarme en la pista para posarse en mi rostro.


—¿Y a ti que te ocurre? —Preguntó arqueando una ceja.
—Tu cara parece la de un niño enojado —Me reí nuevamente mientras lo señalaba, una pequeña sonrisa apareció en su rostro. Lo cuál me sorprendió muchísimo— ¿Eso fue una sonrisa? ¿Acaso Luke Hemmings puede sonreír? 
—Que no sonría contigo no quiere decir que no pueda sonreír. Además, estoy muy aburrido cómo para pelear contigo. 
—Concuerdo en eso. ¡Sonreíste, no puedo creerlo! —Ésta vez una carcajada se escapó de su boca y yo lo acompañé y sin darnos cuenta, terminamos riendo juntos. 
—Eres una idiota.
—Igual que tú, ¿no? —Observé cómo Isa volvía de la terraza junto a Robert y tuve el presentimiento que esos dos estaban en algo.
—¿Estás aburrida? —Asentí—. Conozco un lugar que es más tranquilo y silencioso que aquí, ¿quieres ir? —Me encogí de hombros mientras me levantaba de la silla, él hizo lo mismo y juntos caminamos hasta Isa.
—¿Ya se van? —Preguntó ella—. Oh, de acuerdo, gracias por venir chicos. Nos vemos el domingo.
—Hasta el domingo.


Nos dirigimos a la salida de la casa, estaba nublada la noche y parecía que iba a llover. Caminamos hasta su auto, me abrió la puerta del copiloto y luego se subió en el lugar del conductor. Unos segundos después arrancó el motor y emprendió viaje a quién sabe donde, ya que nunca me dijo cuál era ese lugar. Durante todo el viaje nadie dijo ni una sola palabra, de vez en cuando lo miraba por el rabillo del ojo. Su perfil era algo inexplicable, su nariz era recta y respingada levemente en la punta, de un tamaño que asentaba perfectamente en su rostro. No tenía idea de porque me encontraba analizándolo detenidamente pero era entretenido y él parecía no darse cuenta, pues estaba concentrado manejando. El trayecto de la fiesta de Isa hasta el misterioso lugar, duró unos veinte minutos. Cuando finalmente llegamos, miré por la ventana y sonreí. Estábamos en la playa, una vez que estacionó su auto ambos bajamos del vehículo y nos dedicamos a admirar la belleza nocturna del mar. Solamente nos iluminaba el farol que se encontraba al lado nuestro, esa era toda la luz con la que contábamos. 
Me deshice de mis botas y las dejé en el techo del automóvil y corrí a la orilla del mar a sentarme en la arena sin importarme mi vestido, estiré mis piernas y eché mi cabeza para atrás. Luke no tardó mucho en aparecerse a mi lado, con los pantalones arremangados hasta las rodillas y sin saco ni zapatos. Se echó en la arena al igual que yo.

—¿Y que dices? ¿Este lugar está mejor? 
—Absolutamente. Adoro la playa, ¿y tú? 
—Es mi lugar favorito en todo Londres. Aquí vengo cuando necesito paz y tranquilidad, casi nadie anda por esta playa por lo que mejor para mí. 
—Es hermosa... No pensé que pudieras llegar a ser así.
—¿Así cómo?
—Agradable. Pensé que eras el estilo de chico irritable que se cree rudo y esta semana me demostraste eso pero... Me agrada este Luke. 
—Gracias, creo. Y... ¿Eres amiga de Irwin?
—Sí, lo conocí el primer día. Es muy agradable, al igual que tu hermano. Él me devolvió una pulsera que se me cayó.
—Sí, James suele ser así de gentil. Todos lo toman cómo “el gemelo bueno” y a mí…
—Cómo “el gemelo malo”. Ya lo sé, me lo advirtieron apenas entré. 
—Mucho caso no hiciste.
—No le hago caso ni a mis padres, ¿y crees que te obedeceré a ti? ¿A un chico que acababa de conocer y que parecía el típico niño de mamá que se cree rudo? 
—Yo no me creo nada, ese papel se lo dejo James. ¿De acuerdo? 
—De acuerdo, cómo digas, Hemmings 

Un silencio se presentó y permaneció entre nosotros por unos cuántos minutos. No era uno incómodo, al contrario, era uno... agradable. De esos en los que las palabras sobran y las miradas lo dicen todo, y así estábamos, ambos mirando el mar y cómo las olas rozaban nuestros pies descalzos. 
De la nada, Luke se puso de pie luego de recoger algo de arena en su mano, tenía un mal presentimiento por lo que me tapé la cabeza con mis manos, no tardé mucho en sentir la arena en mi cabello. Sentí su sonora risa, me estaba cayendo bien hasta ahora. Traté de calmar mis ganas de ahorcarlo ahí mismo, por lo que simplemente me dediqué a mirarlo de tal forma, él captó mis deseos y se contuvo la risa.

—¿Tengo al menos cinco segundo para correr? 
—Tres.
—Perfecto —Se echó a correr, me levanté inmediatamente y lo perseguí. El muy maldito era muy rápido—. ¡Tenía tres segundos tramposa!
—¡Púdrete, Hemmings!—Estaba a tan solo unos metros de él, por lo que opté tirarme encima. Mala idea, caímos los dos al suelo y para el colmo, yo arriba suyo—. Estabas cayéndome bien, pero con cada cosa que haces me doy cuenta de que realmente te odio.
—Al menos el sentimiento es mutuo —Guiñó su ojo derecho.
—Idiota —Susurré al mismo tiempo que intentaba levantarme pero su brazo me lo impedía—. Suéltame en este mismo instante.
—¿Y si no quiero? ¿Me pegarás?
—Faltas no me ganan, créeme. Ya, déjate de pelotucedes, suéltame —Intenté nuevamente pero volví a fallar— Luke, suéltame. 
—Ya te he dicho que no lo haré, me gusta estar así. ¿A ti no?
—No. ¿Se puede saber por qué de repente esta actitud? ¡Eres realmente bipolar! —Cómo pude me zafé de su agarre algo molesta y confusa, realmente este chico me confundía— No te entiendo, enserio. Primero dices que soy una idiota, me tiras arena en el cabello y sales corriendo, caemos y dices que te gusta estar así. ¿¡Puedes claro por una puta vez en tu vida!? 
—¿En serio eres tan ciega para no darte cuenta? —Se puso de pie también confundido y molesto. 
—¿Darme cuenta de qué?
—¡Me gustas! ¡Me gustas, maldita sea! ¿Por qué crees que me pongo de mal humor cuando hablas con James o cuando estás todo el maldito tiempo con Irwin? ¿Por qué crees que siempre trato de alejar a mi hermano de ti? ¿Por qué crees que quiero matar a Irwin cada vez que estás con él? —Simplemente las palabras no salían de mi boca y al parecer, no saldrían. Era imposible. ¿Él? ¿Molesto porqué hablo con su hermano? ¿Él gustar de mí? Claro, y los chanchos vuelan— ¡Di algo, por favor!
—Yo... No... Lo siento —Fue lo único que pude pronunciar antes de darme media vuelta y comenzar a caminar hacia la carretera. Había avanzado unos metros y ya casi llegaba al asfalto pero en ese entonces siento cómo alguien me toma del brazo, volteo y me encuentro con esos ojos azules a centímetros de distancia. 
—Sé que suena loco porque te trato comúnmente mal, pero créeme que realmente me gustas.
—Lu… —No pude decir más palabras ya que sentí el impulso de sus labios contra los míos. ¿Qué mierda? Los primeros segundos no reaccioné pero luego me dejé llevar. Sus manos pasaron de estar en mis brazos a mis manos y las entrelazó. El beso duró unos segundos hasta que la falta de aire se hizo presente— ¿Qué fue eso? 
—Te dije que realmente me gustas —Pintó una pequeña sonrisa que marcó su único hoyuelo—. ¿Qué me dices de ti? 
—Eres un idiota y quisiera matarte en algunas ocasiones, pero también me gustas. ¿Contento? 
—Demasiado —Dijo antes de besarme nuevamente. Durante el beso, pequeñas gotas comenzaron a caer del cielo grisáceo. Luke se separó y miró hacia arriba—. Creo que el clima de no está de humor, mejor vamos antes de que se largue peor. 

Corrimos hasta el auto con nuestros zapatos en mano y ya algo mojados. El rubio al igual que cuando veníamos, se colocó de piloto y yo de acompañante. Estaba por arrancar el auto cuando me mira fijamente.


—¿Y ahora qué? 
—Dime tu dirección, porque adivino no soy.
—A dos cuadras del centro comercial, no me preguntes la dirección porque no la sé —Rió y finalmente encendió el motor.


La lluvia cada vez era más fuerte, por lo que mucho no podía ver por la ventanilla. El viaje fue silencioso nuevamente pero es que, simplemente las palabras sobraran en ese momento. Pasaron unos minutos y caí dormida en el asiento, estaba cansada ya que en la tarde había estado corriendo junto a mi amigo Ashton y además no había dormido bien la noche anterior. Al llegar, Luke me despertó y me di cuenta de que la lluvia pasó a ser una tormenta prácticamente, no iba a dejar que conduciera con semejante clima y además, con unas copas encima. Por lo que lo invité a quedarse a dormir. 

Y así fue cómo pasamos de ser enemigos a admitirnos que nos gustábamos mutuamente. Me sigue resultando ilógico, nunca me pasó de que me guste mi "enemigo". 
Los pasos se acercaron más y más hasta dejar ver su figura con una ropa cómoda que de suerte encontré, su pelo rubio se encontraba totalmente despeinado y sus ojos aun adormilados. Dejé escapar una leve sonrisa al verlo parado ahí al comienzo del pasillo mientras frotaba sus ojos, él lo notó y sonriendo negó con la cabeza. Obviamente que dormimos en habitaciones distintas, él durmió en la de huéspedes y yo en la mía, después de casi treinta minutos intentando convencer a Luke, logré que durmiera solo.
Arrastrando los pies, se acercó hasta donde estaba yo y me abrazó colocando su barbilla en mi cabeza, pues era mucho más baja que él, bueno, considerando que él era cómo una jirafa andante. 

—¿Cómo dormiste? —Le pregunté besando su mejilla.
—Mal, los truenos me despertaban a cada rato. ¿Sabías que tengo que abrazar a alguien para poder dormir? 
—Lastima, me hubieras pedido mi osito de peluche.
—¿Y si tú eres mi osito de peluche?
—Luke, no empieces como anoche...
—Ya, perdón. ¿Tienes hambre? —Asentí—. Hagamos el desayuno.
—¿Juntos?
—Aja, ¿por qué no? —Dijo con una sonrisa.
—Primero llama a los bomberos para avisarles de que los necesitaremos —Rió, aún seguíamos abrazados. Creo que Luke se volvió a dormir, ya que desde que apoyó su barbilla ni se movió—. Luke.
—¿Qué?
—Nada, pensé que te volviste a dormir. Cómo ni siquiera te movías.
—Estoy despierto, pero me gusta abrazarte. Eres tan pequeña y tu cabeza me llega justo a la pera. 
—Perdón si no soy una jirafa andante, ¿viste? Es que ninguno de mis padres es alto. 
—Igual dije que me gusta que seas así, peleadora —Comentó luego de que deshizo el abrazo en el que estábamos. Reí y le saqué la lengua, algo infantil pero a decir verdad, ninguno de los dos éramos maduros—. ¿Sabes? Déjalo ahí, me gusta que seas así y punto. Ahora hagamos el desayuno antes de que muera de hambre.

***


Me encontraba nuevamente empacando para volver al internado mientras la voz de Ed Sheeran sonaba de fondo con la canción Lego House. Mientras metía mi ropa en la valija tarareaba la letra, esa canción realmente me podía. Al terminar de meter todo en la maleta, la cerré y me dirigí con ella hacia el comedor, el cuál se encontraba totalmente vacío. A decir verdad, todo lo estaba, la casa me parecía enorme siendo que soy la única que vive aquí. 
El reloj marcaba las seis de la tarde cuando siento la bocina de un auto, miré por la ventana para cerciorarme qué era el taxi que había pedido minutos antes, estaba en lo correcto. Tomé mi maleta, apagué todas las luces y cerré todo antes de abandonar la casa. Subí mi equipaje al baúl con ayuda del chofer y luego, abordé el automóvil para finalmente emprender camino hacia el internado. 
Viajamos por aproximadamente diez minutos, al llegar, le pagué el viaje y bajé mi equipaje. Ya había varios alumnos rondando por las instalaciones del edificio, ingresé e inmediatamente me dirigí a mi habitación, la cuál se encontraba con una nota en la puerta. La tomé y decía que tendría una nueva compañera de cuarto ya que mis dos antiguas compañeras se retiraron del internado. Cuando la terminé de leer la guardé en mi bolsillo delantero y entré finalmente. Dejé mi equipaje por un lugar de la habitación, con que ahora solamente seríamos dos chicas... Espero al menos que no sea rubia o al menos, engreída, no las soporto. 
Pasaron unos cuántos minutos que estuve acomodando mi ropa, cuando siento que golpean la puerta, dejo de hacer lo que estaba haciendo y me dirijo a la puerta, al abrirla me encuentro con una chica un poco más alta que yo, cabello castaño oscuro algo ondulado, piel blanca y ojos cafés. Lucía tímida aunque agradable.

—¿Habitación 525?
—Sí, ¿tú eres la nueva chica, no? —Ella asintió tímidamente y le di paso para que entrara—. Solo seremos tú y yo, así que… Elige cualquiera de las dos camas. Oh, por cierto, soy Fátima pero dime Fati.
—Demetria, pero dime Demi —Sonrió, parecía ser una buena chica.
—Y… ¿De dónde eres? 
—California, aunque nací en Nuevo México. ¿Y tú? 
—Argentina.
—Lindo país —Asentí mientras dejaba sus maletas en la cama al lado—. 
—California lo es también —La puerta se abrió dejando ver a la secretaria con su cara de siempre (horrible). Nos miró a ambas y luego a mí para terminar levantando una ceja.
—Están las dos, presiento que tú me darás muchos problemas —Dijo mirándome severamente.
—¿Por qué lo dice?
—No creas que no me di cuenta que tú y Hemmings participaron de la bromita, eh. 
—¿Perdón? ¿Puede probar eso acaso? ¿No? Pues entonces cierre la boca, ¿okay? —Iba a decir algo pero se lo ahorró y finalmente salió de la habitación. La risa de Demi no tardó en sonar— Cambiemos de tema, ¿tienes hambre?
—Uff, sí. Espero que al menos sirvan comida.
—Sirven algo que parece comida —Nos levantamos de nuestras camas y salimos de la habitación para ir a recorrer los pasillos.

Caminamos hasta la cafetería, allí hicimos la cola correspondiente y luego escogimos una mesa algo aislada y vacía. Así las prefería yo y al parecer, también ella. 
Charlamos sobre cómo eran nuestras vidas y porqué estábamos aquí, también sobre lo que nos gustaba y lo que no. Era muy amigable, se reía del 99% de las cosas que yo decía y terminábamos riendo las dos. 
Durante la cena, además de que casi ni tocamos la comida, me sentía observada. Tenía una leve sospecha de quién podría ser, al voltear disimuladamente acerté con que era la persona que creía. Luke se encontraba tres mesas al costado, junto a su hermano y otro par de chicos más. Trataba de ignorar el hecho de su presencia y pasarla bien con Demi, pero me era imposible y más cuando el muy maldito me hacía caras. 

—¿Quién es él? —Preguntó Demi mirando a Luke.
—Un amigo, nadie importante. 
—De acuerdo… ¿Te puedo decir algo?
—Claro.
—De afuera se nota que él, al menos, no tiene intenciones de ser solo tu amigo. 
—¿Pero que dices, Demi? 
—La verdad, o al menos es mi punto de vista. ¿Y el chico de cabello azul? 
—¿Michael? ¿Qué con él?
—Nada, es lindo —Largamos una carcajada para luego marcharnos de la cafetería. 

***

El timbre finalmente sonó dando por terminada la clase de biología. Me uní a la multitud que se atascó en la puerta y luego salí a los pasillos, tenía unos minutos para buscar los libros de la siguiente materia por lo que me dirigí a los casilleros. Al encontrar el mío, un sobre estaba pegado a la puerta, tenía mi nombre pero no decía de parte de quién. Lo agarré y luego de poner los libros en mi mochila lo abrí:
“Te espero en el jardín a las 7pm hoy. Ve sí o sí” 
La curiosidad me entró apenas terminé de leer. ¿Quién era? ¿Para qué tendré que ir? Siempre fui curiosa y ésta vez no será la excepción, si quiero saber quién puso esta nota tendré que ir.
Ficha aceptada.
No ganas de usar code ah. La verdad que me encantaron los escritos, son tan adfghjklñ ah idk is perfect. Amo como escribes realmente :) sooo that. Suerte honey, beso.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The world of Carrie{audiciones c. ¡Resultados!

Mensaje por darkness. el Lun 14 Abr 2014, 4:44 pm

AUDICIONEN .... estoy haciendo la ficha
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The world of Carrie{audiciones c. ¡Resultados!

Mensaje por holmes. el Lun 14 Abr 2014, 4:54 pm

ESO !  la espero   
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The world of Carrie{audiciones c. ¡Resultados!

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 6. 1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.