O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Mafia Jackson {Novela Colectiva/ Inscripciones abiertas}
Ayer a las 9:15 pm por Andy Belmar.

» The Breakfast Club [Muro interactivo]
Ayer a las 9:09 pm por Andy Belmar.

» Loser Like Me | Inscripciones Abiertas
Ayer a las 9:07 pm por Andy Belmar.

» Just, I´m Crazy {Pvt
Ayer a las 8:23 pm por Jules

» La vie en rose. - [Tom Holland]
Ayer a las 7:18 pm por MaleIsNotOnFire

» mystline.
Ayer a las 5:48 pm por unpretty dreams

» we're foxes ; m.i.
Ayer a las 5:29 pm por Beac

» Tengo ganas de...
Ayer a las 2:40 pm por Karasuno

» Sun and Moon
Ayer a las 2:20 pm por Karasuno

novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ insxne.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

Príncipe de sangre (Larry stylinson)

Página 2 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Príncipe de sangre (Larry stylinson)

Mensaje por Invitado el Lun 14 Abr 2014, 12:53 am

AshleyHoranStylinsonPalik escribió:HOLA!!
TIENES QUE SEGUIRLA :)
esa atracción mmmm
se ve muy buena :)
Bye bYe
Laa sigoo:))))
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Príncipe de sangre (Larry stylinson)

Mensaje por Invitado el Lun 14 Abr 2014, 12:54 am

ElectricBlue13 escribió:Vampiros y hombres lobo,Stormy Glenn,esto es el cielo? Yo que pensaba que me iba a ir al infierno ah
Se ve genial,espero que la empiezes,graxias por subir tantas increibles adaptaciones! Besos
Ah, ella escribe bien genial:) 
Hey gracias a ti por leerlas:)))
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Príncipe de sangre (Larry stylinson)

Mensaje por Invitado el Lun 14 Abr 2014, 12:54 am

HeartsEater escribió:Me encantó!
Muero por empezar a leerlo
La empiezooo:)
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Príncipe de sangre (Larry stylinson)

Mensaje por Invitado el Lun 14 Abr 2014, 12:55 am

babeofhoran escribió:Empiezala pronto cielo. xx
La empiezo:)
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

1

Mensaje por Invitado el Lun 14 Abr 2014, 12:56 am

―Alteza, hay un caballero en la puerta preguntando por usted. Viene bajo bandera blanca.
 
El Príncipe Harry Styles levantó la vista del libro que estaba leyendo para ver a su sirviente Alfred, de pie en la puerta de su estudio. El hombre parecía nervioso, algo que le parecía extraño en Alfred. Él siempre parecía totalmente controlado y nada le afectaba.
 
―¿Quién es, Alfred? ―le preguntó, cerrando su libro poniéndolo en la mesa pequeña al lado de su silla. Los ojos de Harry se abrieron como platos cuando Alfred realmente se estremeció.
 
―Dijo que su nombre es Louis Tomlinson, señor.
 
―Feroz valentía, estoy intrigado ―murmuró Harry.
 
―¿Disculpe, señor?
 
―Oh, nada, Alfred ―dijo Harry mientras se ponía de pie y gesticuló con la mano a Alfred―. Estaba comentando sobre su nombre.
Louis significa feroz valentía en gaélico. Bien, déjalo entrar, Alfred.
 
―Alteza ―dijo Alfred y se estremeció de nuevo―. Él es un hombre lobo.
 
―¿No me digas? ―preguntó Harry sorprendido―. Bien, de todas formas, hazle pasar y Alfred, asegúrate de que todo el mundo sepa que él está aquí como mi invitado. Ninguna agresión. ¿Entendido?.
 
―Pero señor, es un hombre lobo.
 
―Soy plenamente consciente de eso, Alfred ―respondió
Harry―. Pero ha llegado a nuestra puerta con una bandera de tregua, y debemos respetarla. Nadie hará nada contra él o conocerán mi ira. ¿Está absolutamente claro?
 
―Sí, por supuesto, Alteza ―dijo Alfred―. Le haré pasar de inmediato.
 
Harry asintió con la cabeza. Se rió consigo mismo cuando Alfred salió corriendo de la habitación. El hombre era un misterio, 200 años de edad, por lo menos, y nunca un pelo fuera de sitio. Sus trajes de mayordomo siempre parecían planchados y sin arrugas. Y nunca jamás parecía agitado por nada.
 
Que apareciera un hombre lobo en la puerta principal, con bandera de tregua o no, parecía haber conseguido justamente eso. Harry no podía culpar a Alfred. La enemistad de muchos años entre vampiros y hombres lobo databa de varios siglos atrás.
 
Harry, siendo un poco mayor de 500 años, podía recordar la guerra entre las dos especies desde su infancia. En el momento en que llegó a su edad adulta, hombres lobo y vampiros ya estaban en conflicto.
 
Sería interesante descubrir por qué un hombre lobo estaba en la lóbrega puerta de su casa ahora mismo. No podía recordar la última vez que vio a uno de ellos en persona, tal vez cincuenta o sesenta años atrás.
 
Harry se sentó en una de las dos sillas laterales situadas frente a la chimenea encendida. Poco a poco, bebía un whisky de cien años en un vaso de cristal y esperó a que el hombre lobo se mostrara en su estudio. Sí, sería muy interesante.
 
―Entre ―dijo Harry unos minutos más tarde, cuando sonó un suave golpe en su puerta. Se volvió para ver a Alfred abrir la puerta y una, bastante impresionante, figura caminó hacia dentro. Harry se encontró inmediatamente intrigado por el pícaro tentador. No recordaba haber visto un hombre lobo tan atractivo.
 
―Louis Tomlinson, Alteza ―dijo Alfred.
Harry se puso de pie y caminó acercándose unos pasos al hombre lobo. ―Gracias, Alfred. Eso es todo.
 
―Muy bien, señor ―respondió Alfred. Harry podía ver que quería protestar, pero Alfred nunca soñaría con ser nada más que eficiente y obediente, una de las razones por las que Harry había mantenido al hombre a su servicio durante los últimos cincuenta años―. Llámeme si necesita cualquier cosa, Alteza.
 
Harry esperó a que la puerta se cerrase para luego concederse el deseo de ver por completo al hombre que estaba frente a él. Notó que, aunque estaba envuelto en un aire de seguridad en sí mismo, pequeñas gotas de sudor le corrían por la sien.
 
Debe estar nervioso. Harry se inclinó un poco y olfateó el aire a su alrededor. Un hormigueo en la boca del estómago se apoderó de él
 
cuando el profundo y terroso almizcle masculino asaltó sus sentidos.  Louis Tomlinson olía a gloria.
 
No se perdió el obvio examen de Louis, y su aprobación tampoco. Una leve sonrisa seductora cruzó los labios del hombre y sus sexys ojos azules se deslizaron por su cuerpo. Harry supo el momento en que su mirada cayó sobre la apretada dureza dentro de sus propios y ajustados pantalones de cuero negro. Se le agrandaron los ojos cuando el espeso olor de la excitación impregnaba la habitación.
 
Alzó la mirada para hacerle frente a Harry, su mirada mantenía una silenciosa expectativa. Harry sonrió mientras iba hacia su mueble bar.
 
―¿Puedo servirle algo para beber, Señor Tomlinson?
 
―Louis, por favor ―respondió―. Y tomaré un whisky, si tiene.
 
―Por supuesto ―dijo Harry―. ¿Solo?
 
―Por supuesto ―rió Louis.
 
Harry le sirvió una copa y rellenó la suya. Le entregó el vaso a Louis y se sentó en la silla que había ocupado antes.
 
Hizo un gesto a Louis para se le uniera.
 
―Entonces, ¿Qué le trae a mi puerta, Louis Tomlinson?
 
―¿Entiende que estoy aquí en son de paz? ―preguntó Louis―. No quiero problemas, pero mi Alfa me ordenó venir.
 
―¿Y por qué su Alfa quiso que viniera a visitarme? ―preguntó Harry―. Dudo que ni siquiera conozca a ese hombre.
 
Eso era verdad. Harry estaba seguro de que no lo conocía. Sin embargo, estaba muy interesado en conocer al hombre que estaba sentado frente a él. Louis Tomlinson podría ser un hombre lobo, pero uno condenadamente bien parecido.
 
―Se trata de su hermana, la princesa Gemma.
 
¡Bueno mierda! Harry frunció el ceño. Si Gemma estaba involucrada, no podía ser bueno. La niña comenzó a crear problemas en el momento en que salió de la cuna. Harry ni siquiera podía empezar a contar los líos de los que la había sacado.
 
―¿Y en qué tipo de problema está metida mi querida hermana en este momento?
 
Louis parecía vacilante. Harry detectó un cambio en su olor, cuando su nivel de temor aumentó repentinamente. Louis se retorció las manos, dejando vagar su mirada hacia el fuego.
 
Harry se sorprendió bastante por el aspecto de pesar en el rostro de Louis, de tal manera que no pudo ocultar su reacción cuando continuó.
 
―Me temo que su hermana ha sido asesinada.
 
―¿Qué? ―gritó, poniéndose en pie―. ¿Qué quieres decir con que mi hermana ha sido asesinada? ¿Quién la mató? ―Caminó hacia él y sólo se detuvo cuando Louis se encogió en su asiento.
 
Harry se dio la vuelta y resopló furioso mirando hacia la chimenea. Apoyó el brazo en contra de la repisa de mármol blanco y respiró hondo varias veces para calmar su ira. No dejaría que un hombre lobo lo viera perder el control.
 
―¿Cómo murió mi hermana, y quién lo hizo? ―le preguntó tras un momento.
 
―Debe entender que nadie tenía intención de matarla, pero ella amenazó no sólo a mi Alfa y a su pareja, sino a nuestra manada por completo. Varios miembros de nuestra manada ya habían sido asesinados. Cuando atacó a mi Alfa, él no tuvo más remedio que defenderse.
 
―¿Su manada? ―preguntó Harry, la confusión inundándole. Se volvió para mirar a Louis―. ¿Qué quieres decir con que varios miembros fueron asesinados? ¿En qué asuntos estaba ella con una manada de lobos?
 
―Podría ayudar si usted pudiese decirlo con un poco menos de desprecio, Alteza.
 
Harry levantó una ceja. Al parecer, Louis Tomlinson hacía honor a su nombre. Tenía que estar lleno de feroz valentía si tenía el coraje de censurar al Príncipe de un aquelarre de vampiros. Eso impresionó a Harry.
 
―Mis disculpas, Louis ―dijo Harry―. Por favor, continúe.
 
―Por lo que hemos sido capaces de reconstruir, su hermana llegó a un acuerdo con varios miembros de nuestra manada para intercambiar hombres lobo por territorio y dinero.
 
―¿Con qué propósito?
 
―Sangre de hombre lobo.
 
Harry asintió con la cabeza. Todo el mundo sabía que la sangre de hombre lobo era un afrodisíaco para los vampiros. La sangre humana podía mantenerlos, pero beber sangre de hombre lobo era como
 
participar de un buen vino. Podría mantenerte durante varios días más que la sangre humana.
 
―Por favor, continúe ―dijo Harry―. Si mi hermana estuvo involucrada, sé que tiene que haber más.
 
―Ellos planearon iniciar un programa de cría. Producirían y sacrificarían hombres lobo por su sangre. Gemma tenía que aparearse con el Alfa de nuestra manada y procrear un niño mitad hombre lobo y mitad vampiro, luego mataba al Alfa y entonces ella podría gobernar la manada.
 
Harry apenas podía contener su sorpresa tras una fachada de neutralidad. Le parecía que su hermana finalmente había dado un mordisco demasiado grande. ―¿Y?
 
―Nuestro Alfa ya está acoplado, por lo que su hermana decidió que la pareja del Alfa debía morir.
 
Harry bebió un profundo trago de su whisky. Hizo una mueca. Este era un escocés antiguo, eso significaba que era para degustar. No era para tragar. Necesitaba whisky barato en este momento, algo que le adormeciera los nervios.
 
―Así que, ¿mi hermana encontró su fin a manos de su Alfa?
 
―No estoy exactamente seguro ―dijo Louis. Sus dedos tiraron nerviosamente de la tela de los gastados jeans―. Ella atacó a mi Alfa, pero también atacó a su pareja. No sé si Reece la mató mientras se transformaba o si fue Keeley cuando ella lo atacó con un cuchillo. No estamos muy seguros.
 
―¿Keeley? ―preguntó asombrado Harry ―¿El alfa esta acoplado a un hombre?
 
Harry no estaba seguro de haber oído hablar de eso antes. Las manadas de lobos parecían funcionar alrededor de la idea de tener cachorros para aumentar esa manada. Nunca había oído hablar de un Alfa acoplado a un hombre antes. Se preguntaba si Louis era de la misma inclinación.
 
―¿Es eso un problema?
 
―No ―se rió entre dientes Harry mientras se acomodaba en su silla una vez más antes de mirar hacia Louis―. Sólo es una sorpresa. Es un poco raro encontrar un Alfa acoplado a un hombre.
 
―Nosotros no elegimos a nuestras parejas, Alteza. El destino lo hace.
 
―Por favor ―dijo Harry, agitando la mano―, llámame Harry.
Louis asintió con la cabeza.
 
―Así que, ¿Por qué vienen hasta aquí para decirme lo de mi hermana? ―preguntó Harry―. Dudo de que me hubiera enterado si no hubieran dicho nada. Gemma ha desaparecido durante años en varias ocasiones. Su desaparición no habría sido una sorpresa para nosotros.
 
―Mi Alfa quería que supiera que no considera a su aquelarre responsable de sus acciones. Él no quiere que exista ninguna enemistad entre nuestros dos pueblos y me pidió que trajera de vuelta el cuerpo de su hermana como un signo de buena fe.
 
Harry miró a Louis en silencio mientras pensaba en las palabras del hombre. Los Alfas de las manadas de hombres lobo usualmente iniciaban las hostilidades entre los dos pueblos. Por lo que él sabía, los hombres lobo eran criaturas sucias que se convertían en agresivas con el más mínimo pretexto.
 
Las palabras de Louis contradecían las creencias, por mucho tiempo sostenidas. Lo asombroso de esas palabras, hicieron al mensajero aún más atrayente. Louis era probablemente uno de los hombres más atractivos, sobre el que Harry alguna vez hubiera puesto los ojos. Y Louis lo quería.
 
―Muy bien, Louis. Acepto la muestra de buena fe de su Alfa. Ni yo ni mi aquelarre mantendremos la muerte de Gemma en contra de usted o los suyos. Sin embargo, tengo una condición.
 
Los ojos de Louis se ensancharon. Los labios de Harry se torcieron en una pequeña sonrisa antes de enmascarar su rostro de nuevo. Oh, las cosas que podría hacer para controlar al hombre ante él, las cosas que podría enseñarle.
 
―Como posiblemente usted no sea consciente, el ritual de muerte para mi gente dura una semana, siete días desde el principio hasta el final. Es especialmente importante cuando muere uno de los miembros de la familia gobernante. Como una señal de que su Alfa realmente no desea participar en hostilidades entre nuestros pueblos, se quedará aquí por esa semana como mi invitado.
 
Harry amortiguó su sonrisa cuando Louis se ahogó con el whisky que bebía. Su mirada fue de asombro, a excitación y luego a la de desesperación. Harry se sintió complacido. Louis podría llegar a ser un juguete muy agradable.  
 
 
 
-----------
—¿Has oído lo que te he dicho, Reece? ―gruñó Louis en el teléfono―. Él dice que me tengo que quedar aquí como su invitado durante el ritual de muerte o que va a considerar esto como una agresión por parte de nuestra manada.
 
―Eso es jodidamente ridículo.
 
―Muy bien, ¿así que puedo irme a casa?
 
―No, probablemente deberías permanecer ahí si eso es lo que quiere el Príncipe ―dijo Reece―. La manada de Wolf Creek nos ha acogido. No sería justo para ellos tener la ira de un Príncipe vampiro sobre sus cabezas.
 
―Bueno, joder, Reece ―se quejó Louis―. Sólo sírveme en bandeja de plata a los chupasangres, ¿Por qué no?.
 
―¿Crees que estás en peligro?
 
―No ―se quejó Louis.
 
No del modo que piensas. Louis pensó para sí mismo. El sabía que no estaba en peligro con el aquelarre del vampiro. El Príncipe Harry había decretado que él estaba prohibido. Sin embargo, con el Príncipe mismo, Louis estaba en un mogollón peligro.
 
El Príncipe Harry le había robado el aliento desde el instante en que entró en la habitación. Se había sorprendido al principio por la apariencia pálida del Príncipe, y luego el hombre se deslizó por la habitación en sus ajustados pantalones de cuero negro y camisa blanca con volantes. Louis apenas pudo contenerse para no babear sobre él.
El Príncipe era unos cuantos centímetros más bajo que Louis, pero había dominado la habitación desde el principio. Su pálido rostro y el largo pelo rizado enmarcando su cara, sólo habían mejorado el profundo verde de sus ojos. Louis nunca antes había visto unos ojos de ese color.
 
Se sentía fascinado cada vez que miraba en ellos, incapaz de apartar la mirada. Louis había oído rumores de que los vampiros podían
 
hipnotizar a la gente con una mirada y se preguntó si su fascinación por el Príncipe derivaba de eso.
 
Había oído otro montón de rumores sobre vampiros, algunos que el Príncipe disipó en la siguiente hora de haberse encontrado con él.
 
Eso hizo que Louis se preguntara si todos los rumores que se escuchaban tenían una base real o si eran por los siglos de enemistad.
 
Los vampiros no parecían ser las criaturas con sed de sangre de las pesadillas de su infancia. Así mismo, tampoco se sentaban con las víctimas sangrando a sus pies o con pilas de cuerpos por todas partes. De hecho, el Príncipe parecía bastante agradable, aunque le pusiera de punta los vellos de la nuca.
 
―¿Sabes si está muy molesto por la muerte de su hermana?
 
Louis se encogió de hombros, aunque Reece no podía verlo. ―No mucho, realmente. Tengo la impresión de que ella había estado en problemas antes. No parecía sorprendido.
 
―¿Y va a dejar pasar el asunto si te quedas para ese ritual?
 
―Sí, al parecer, es como si este asunto de la semana, no pasara desde hace mucho tiempo. Yo no lo entiendo, pero lo que sea. El Príncipe se está encargando de que alguien retire el cuerpo de mi camioneta mientras hablamos. Supongo que pondrán el cuerpo en una especie de sala de exhibición o algo así.
 
―Mira, yo creo que deberías aguantar tanto tiempo como puedas ―dijo Reece―. Quiero que nos olvidemos de esto, pero si sientes que estás en peligro, vuelve a casa. Encontraremos otra manera de manejarlo.
 
―No, no, está bien ―dijo Louis―. Me quedaré por unos días al menos. Si no sirve para nada más, al menos nos dará una idea de cómo funcionan los aquelarres. Dudo que un hombre lobo haya estado tan cerca de un vampiro sin tener una lucha desde hace años.
 
―Probablemente tengas razón. Sólo mantente a salvo. Aprender sobre su funcionamiento no es tan importante como tu vida. Si tienes algún problema, llámame.
 
―Sí, está bien ―dijo Louis. Se despidió y colgó el teléfono, preocupado, con su labio inferior entre los dientes. Tenía un problema, uno grande, de aproximadamente un metro con setenta y ocho centímetros y era mortalmente sexy. No podía decirle eso a Reece.
 
Su antiguo Alfa probablemente se reiría por toda la habitación si se enteraba de que Louis se sentía atraído por un vampiro, y un Príncipe  
 
vampiro más encima. Louis no podía dejar de pensar en el tipo. Tío, estaba en un gran problema.
 
Louis alzó la mirada cuando la puerta del estudio se abrió y el Príncipe volvió a entrar ―¿Está todo bien? ―preguntó El Príncipe con su voz suave y seductora. Envió escalofríos por la espalda de Louis e hizo que le doliera el pene.
 
―Sí ―respondió Louis, tratando de evitar la mirada directa del Príncipe―. Reece ha dicho que puedo quedarme. Quería que le asegurara que él no quiere hostilidades entre su aquelarre y nuestra manada.
 
―Excelente.
 
Sí, claro, ¡excelente!
 
―Me acompañará a cenar, por supuesto. ―Esa no había sido una pregunta.
 
Louis trató de entender por qué no le molestaba la demanda del Príncipe. A menos que su Alfa diera las órdenes, Louis por lo general, enviaría a quien fuera al infierno. Con Harry, no podía pensar en nada que le gustara más.
 
―Enviaré a Alfred para que le muestre su habitación ―le dijo Harry―. La cena debería estar lista en unas dos horas por si quiere refrescarse.
 
―Gracias ―dijo Louis―. Lo apreciaría mucho. Fue un largo viaje en auto hasta aquí.
 
―Usted aun no me ha dicho de dónde es o la manada a la que pertenece.
 
―Eso va a llevar algo de tiempo. ―Louis rió.
 
Harry mostró su blanca dentadura al sonreír. ―Por favor, dígame. Me intriga. ―La mirada de Harry vagó por el cuerpo de Louis. La sentía tan intensa que podría haber sido una caricia―. Encuentro que muchas cosas sobre ti me intrigan, Louis Tomlinson.
 
Sí, está bien. ¡Maldita sea!
 
El corazón de Louis latía un poco más rápido.
 
―Solíamos ser la manda de Shasta ―comenzó Louis, tratando de ignorar las palabras sugerentes del Príncipe. No sería buena idea dejar que se enterara de cómo se sentía él de intrigado.
 
―¿Solían ser?― preguntó el Príncipe, con una ceja arqueada.  
 
―La mayor parte de nuestra manada fue diezmada por el complot de su hermana y los demás miembros de nuestra manada, como he mencionado antes. No quedaron muchos de nosotros. El Alfa de la manada de Wolf Creek nos invitó a unirnos a su manada, ya que estábamos atados a ellos por lazos familiares.
 
―¿Daniel Nash? ―preguntó Harry silbando bajo―. Ahora, estoy impresionado.
 
―¿Usted conoce a Daniel Nash?
 
―No personalmente, no ―dijo el Príncipe, moviendo la cabeza―, pero ciertamente he oído hablar de él. No sé de muchos aquelarres que no hayan oído hablar de él. Daniel Nash es un oponente formidable.
 
Louis se rió entre dientes. ―Si quieres ver algo formidable, deberías conocer a su esposa, Maryann. Ella me asusta a morir.
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Príncipe de sangre (Larry stylinson)

Mensaje por Rebeca. el Lun 14 Abr 2014, 1:32 am

Menudo lió ¿eh?
Desde que se vieron quieren cogerse ...mmm... interesante
Yo digo que no los hagas esperar xD
Sube pronto.


Rebe se despide.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Príncipe de sangre (Larry stylinson)

Mensaje por Debby el Vie 18 Abr 2014, 1:53 am

La tensión desde el primer momento JAJAJAJ 
Harry sacando provecho de la muerte de su hermana, se pasa. Y el otro en pánico porque Harry es demasiado sexy y no puede manejar la situación, ah.
Seguila pronto por favor! bye ♥
avatar


Ver perfil de usuario http://ask.fm/deebby1D

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 2.

Mensaje por Invitado el Dom 20 Abr 2014, 1:15 am

Harry alisó la arruga en el pecho de su camisa púrpura y luego se sacó unas cuantas pelusas de su hombro. Quería estar lo mejor posible para su cita en la cena. El apuesto hombre lobo puede que no supiese que fuera una cita, pero eso era exactamente lo que tenía planeado Harry.
 
Todo el asunto del hombre lobo versus vampiro no le molestaba a Harry. La forma en que los estrechos jeans de Louis se ajustaban a su culo, un culo del que quería un buen pedazo, le molestaba mucho más.
 
Así que tendrían una cena privada a la luz de las velas para dos en el cuarto de Harry, una buena botella de vino para disminuir la tensión, una chimenea, y Harry esperaba conocer más a su invitado, mucho más.
 
―Alteza, ¿Puedo hablar?
 
―Por supuesto, Alfred ―respondió Harry, sin dejar de mirar su reflejo en el espejo.
 
―¿Está seguro que esto sea una buena idea? ―preguntó Alfred―. Los hombres lobos son peligrosos. No tienen restricciones. Están predestinados a perder el control y cambiar, atacándolo o… o peor.
 
Harry se rió. ―Louis no es una amenaza para mí, Alfred, pero aprecio tu preocupación.
 
―¿Cómo puede estar seguro, Alteza? ―se quejó Alfred―. ¡Él es un hombre lobo!.
 
 
 
Harry escuchó el horror en la voz de Alfred. Suponía que Alfred creía lo que estaba diciendo. Alfred era demasiado joven para recordar el tiempo en que los vampiros y los hombres lobos convivían juntos. Sólo conocía el tiempo de lucha entre las dos especies.
 
Alfred no entendía que la guerra había empezado hacía tanto tiempo, que la mayoría de las personas no sabía por qué había comenzado. Harry era uno de los afortunados. Era lo suficientemente viejo para recordar.
 
―Estaré bien, Alfred.
 
―¿Está seguro, Alteza? ―preguntó Alfred.
 
―Lo prometo. Louis no representa ninguna amenaza para mí. ―dijo Harry.
 
―Aún así no me gusta esto, señor.
 
Harry se rió entre dientes. ―Estoy seguro de que no te gusta, Alfred.
 
―¡Por favor, Alteza, por favor sólo prométame que tendrá cuidado! ―le pidió Alfred―. No confío en ese hombre.
 
―Alfred, tú no confías en nadie.
 
Alfred le dio a Harry una de sus escasas sonrisas. ―Eso es verdad, señor.
 
―Alfred ve y asegúrate de que mi cena esté lista, antes de que olvide por qué te contraté, y alimente contigo a un hombre lobo.
 
―Como desee, Alteza.
 
Harry negó con la cabeza, divertido, mientras Alfred salía corriendo de la habitación. A pesar de lo que había dicho, nunca se desharía de Alfred. Hacía que su vida fuera simple y sin problemas. No sabía qué haría sin él.
 
Harry salió del dormitorio hacia la sala de estar de sus habitaciones privadas. Miró a su alrededor para asegurarse de que todo era satisfactorio. Alfred se había quejado todo el tiempo pero había hecho lo que Harry le había ordenado, aparentemente lo había hecho bien.  
 
Una pequeña mesa íntima para dos junto a la ventana con vista al jardín de abajo. Una botella de vino enfriándose en una cubeta de hielo junto a la mesa. El fuego crepitaba en la chimenea. Las luces bajas daban a la habitación un ambiente sensual. Alfred se había superado a sí mismo.
 
Ahora, era tiempo de ir a por su invitado. Harry se acercó a la puerta que conectaba su suite con la contigua. Originalmente estaba diseñada como la habitación de la princesa, pero la utilizaba muy a menudo como habitación de invitados para sus visitantes especiales.
 
Golpeó dos veces y luego abrió la puerta. No vio ninguna señal de Louis. Por un breve momento
Harry sintió que su corazón tronaba en su pecho cuando consideró la posibilidad de que Louis pudiera haber huido, hasta que escuchó la ducha.
 
La curiosidad podría haber matado al gato pero inspiraba al vampiro. Harry caminó hacia el baño y abrió la puerta. El vapor llenaba la habitación. La lujuria colmó el cuerpo de Harry.
 
Louis estaba debajo de la alcachofa de la ducha, su cabeza estaba hacia atrás, con los músculos de su cuello muy tensos, Harry amortiguó su gemido mordiendo el talón de su mano. La mano de Louis estaba envuelta alrededor de su pene mientras se acariciaba a sí mismo.
 
Harry se endureció tan rápido que se mareó por la pérdida de sangre en su cerebro. Se había ido toda a sus pantalones. El cuerpo de Louis parecía una obra de arte, y Harry quería estudiarlo desde la parte superior de su cabeza hasta la planta de los pies perfectamente formados.
 
Louis le recordaba a una estatua griega, todo líneas magras y músculos duros. El rastro de vello que bajaba por su abdomen desde el oscuro vello castaño sobre su pecho le daba una pista de la verdadera naturaleza de la bestia.
 
El gruñido ahogado desde la ducha reflejó al de Harry, el cuerpo de Louis se tensó y luego cuerdas de semilla perlada brotaron de su pene. Harry habría dado todo su reino por saborear el cremoso líquido. Lamió sus labios, sólo al imaginar lo dulce y picante que debía saber el hombre.
 
Cuando Louis finalmente dejó caer su mano de su agotado pene, su cuerpo palpitaba, Harry rápidamente salió de la habitación y cerró la puerta lo más silenciosamente que pudo. Apoyó su cabeza en la fría madera, su respiración era rápida mientras trataba de calmar su voraz lujuria.
 
Quería a Louis Tomlinson, y no le importaba si el hombre era un lobo o no. Sólo necesitaba encontrar una manera para que sucediera. Tan interesado como Harry estaba en conocer a Louis, no estaba seguro de que el hombre lobo pudiese cruzar el invisible límite entre ellos dos. Tenía que colgar el incentivo correcto frente a él. A sí mismo.
 
Harry se contuvo y encerró sus emociones bajo una fachada neutral. Tomando una profunda respiración, golpeó la puerta del baño.
 
―¿Louis? La cena está lista para ser servida. Por favor reúnete conmigo en la otra habitación tan pronto como hayas terminado.
 
Tomó todo el control de Harry volverse y alejarse sabiendo que Louis estaba desnudo al otro lado de la puerta. No quería nada más que abrirla y dejarle saber a Louis cuanto lo deseaba.
 
Odiaba andarse por las ramas. Aunque disfrutara de la cacería durante la seducción de Louis, preferiría simplemente llevar al tipo a la cama y que lo follara contra la cabecera. Él sabía que el sexy hombre lobo sería un sabroso bocado.
 
Harry regresó a su lado de la suite real y se acomodó en una de las sillas junto a la chimenea. La estación se había acercado lo suficiente al invierno como para sentirse un ligero frío en el aire, por lo que el fuego era práctico, nunca lo admitiría, pero también hacía más romántica la habitación.
 
Bebía su segunda copa de vino en el momento en que Louis entró en la habitación. Harry cruzó una pierna sobre la otra para esconder la instantánea excitación que sintió ante la vista. Sería un doloroso placer seducir a Louis.
 
―Louis, que agradable es que me acompañes.
 
Louis sonrió. ―Tengo la impresión que no tenía mucha opción,
 
 
Harry se rió entre dientes. ―Siempre hay una opción, querido.
 
Louis escupió. ―¿Querido?
 
Harry sonrió. Dejó que Louis viera sus ojos recorrer el buen cuerpo expuesto frente a él en jeans ajustados y una blanca camisa de vestir. ―¿Preferirías hermoso? ¿Semental? ―Una de las cejas se arqueó mientras Harry sonreía―. ¿Mío?
 
―Sabes que soy un hombre lobo, ¿verdad? ―preguntó Louis, con una de sus cejas castañas levantada.
 
―Soy muy consciente de eso, querido ―respondió Harry―. No estoy seguro de qué tiene que ver eso con nuestra situación actual. Aún planeo tenerte en mi cama antes de que la noche termine. El que seas un hombre lobo no tiene nada que ver con lo que quiero de ti.
 
Louis lo miró, su boca caía abierta con incredulidad, Harry sabía que lo había sorprendido. No parecía tener mucho sentido negar su atracción. Como Príncipe, usualmente obtenía lo que quería, y él quería a Louis.
 
Louis repentinamente cruzó el espacio entre ellos y tomó la copa de vino de Harry, tragando el resto del contenido en un solo trago, Harry casi se quejó. Ese era un merlot antiguo, uno muy bueno, pero la cara aturdida de Louis valdría la pena cualquier precio.
 
―No te andas con rodeos, ¿Verdad? ―finalmente preguntó Louis. Su voz sonaba tensa. Su cuerpo se veía tenso. Sus ojos no se encontraban con los de Harry. La dura inflamación detrás de la cremallera de Louis decía bastante, más o menos lo decía todo.
 
―¿Cuál sería el punto, querido? ―preguntó Harry, le gustaba el enrojecimiento en la piel de Louis cuando la sangre se agolpó en su cara―. Te deseo, creo que tú me deseas. ¿Deberíamos ignorar eso y pretender que la atracción no está aquí?
 
―¡Sí! ―exclamó Louis.
 
―Muy bien ―dijo Harry. Señaló la puerta que separaba las dos habitaciones―. La puerta está justo ahí. Hay una cerradura en ambos lados. Si estoy equivocado en mi presunción, entonces no dudes en usarla. Yo no lo usaría en tu contra.
 
Louis lo miró durante tanto tiempo que Harry se preguntó si la intensa atracción entre ellos importaría o no. Tal vez todo el asunto del hombre lobo y vampiro era un problema más grande de lo que había pensado.
 
Harry se preguntaba si había cometido un error. Repentinamente, Louis se levantó y caminó hacia la ventana para mirar afuera. Su postura aún parecía rígida, pero Harry no recibió ninguna vibración de disgusto en él.
 
No estaba seguro si Louis sabía que un Príncipe vampiro podía leer a las personas. Todo el mundo emitía vibraciones de un tipo o de otro. Los hombres lobo podían oler los sutiles cambios en el aroma de otros. Los vampiros podían sentir las vibraciones.
 
Bueno, la población general de vampiros no podía leer a las personas. Esto al parecer estaba reservado para los Príncipes, era uno de los signos de un Príncipe vampiro.
 
―Si te he ofendido, Louis ―declaró Harry―, me disculpo.
 
Louis lo miró sobre su hombro, sus cejas estaban juntas como si estuviese confundido. ―No, no estoy ofendido. Sólo no veo la ventaja de involucrarme. Tú eres un Príncipe vampiro. Yo soy un hombre lobo. No es una buena combinación.
 
―Puede que eso sea verdad ahora, pero en los siglos pasados, los vampiros y hombres lobo vivían uno al lado del otro, incluso se acoplaban entre las dos especies. Aunque eso no ha ocurrido desde hace años, ya ha sucedido antes.
 
Louis resopló. ―Sí, hace como quinientos años.
 
―Yo era un niño cuando la Gran Guerra comenzó ―dijo Harry―. Recuerdo ver a los hombres lobo caminar por las calles en nuestra comunidad como miembros de nuestro aquelarre.
 
―¿Cuántos años tienes?
 
―Sinceramente espero que te gusten los hombres mayores porque nací en 1496. Tengo quinientos trece años.
 
Louis se quedó boquiabierto. ―Maldición, te ves bien para alguien de esa edad.
 
―Gracias ―se rió Harry―. Eso creo.
 
―¿Estabas vivo cuando la Gran Guerra comenzó? ―preguntó Louis mientras se volvía para mirar a Harry―. ¿Cómo fue? ¿Qué la comenzó? Siempre he sabido de las hostilidades entre nuestras especies, pero nunca entendí por qué.
 
Harry se acercó al bar para servirse un poco más de vino. Sostuvo en alto la botella ―¿Te gustaría un poco de vino? Esta podría ser una larga conversación.
 
Louis negó con la cabeza. ―No, estoy bien, gracias.
 
Harry volvió a colocar el corcho en la botella de vino y se acercó hasta estar al lado de Louis. Miró hacia afuera por la ventana, sin estar muy seguro de poder explicar el más grande error que él pensaba había cometido alguna vez uno de los de su especie.
 
―Yo aún era un niño cuando comenzó, así que lo vi desde la perspectiva de un niño. Todo parecía bastante estúpido para mí.
 
―¿Cómo es eso? ―preguntó Louis. Cuando Harry lo miró, Louis parecía de verdad interesado.
 
―Cuando dos personas se juntan, siempre hay una lucha por el dominio. Eso es un hecho. En el tiempo en que nací, eso había funcionado bastante bien entre nuestra gente. Era una elección individual entre las parejas, como lo es hoy en día con los humanos.
 
―¿Supongo que eso cambió?
 
Harry asintió. ―El Príncipe Laurent Von Byrne decidió que los hombres lobos deberían ser soldados de su ejército personal, en vez de hombres libres. Era una persona muy influyente y convenció a muchas personas de su forma de pensar.
 
Harry suspiró. Odiaba esta parte de la historia. Hacía que los vampiros parecieran como monstruos sedientos de sangre, y no los dejaba bien parados.
 
―Los aquelarres se unieron en una demostración de fuerza. Si un hombre lobo se rehusaba a aceptar los ideales del Príncipe Laurent, era ejecutado. No importaba si estaba acoplado o no a un vampiro. Si un vampiro se rehusaba, ellos también era ejecutados, pero sólo después de que sus compañeros fueran asesinados en frente de ellos.
 
―¿Y la gente dejó que eso pasara? ―preguntó Louis, con su voz mezclada con horror.
 
―No, ahí fue cuando la guerra comenzó. Unos pocos vampiros que quedaron se unieron a los hombres lobo y se defendieron, pero ellos estaban en inferioridad numérica. A diferencia de los lobos, los vampiros no estamos regidos por el ciclo de la luna. Podemos atacar en cualquier momento y lugar.
 
―¿Incluso durante el día?
 
Harry rió entre dientes. ―La luz del sol es un cuento de viejas. Puedo salir al sol tanto como cualquier otro.
 
―Pero tú eres tan pálido ―dijo Louis―. Pensé que se debía a la falta de luz solar.
 
Harry negó con la cabeza. ―No, es el virus en nuestro sistema. Cuanta más sangre ingerimos, más color tenemos. Hoy no he comido, lo que explica la palidez de mi piel.
 
―¿Es un virus? Pensé que habías nacido de ese modo.
 
―Así fue. La mayoría de nuestra gente nace como vampiros. Sin embargo hay un virus en nuestro torrente sanguíneo que puede transformar a alguien en vampiro, pero sólo si tienen el gen de un vampiro.
 
―¿Gen de vampiro?  
 
 
―Cada vampiro lo tiene. Eso nos hace vampiros. Para los humanos, si ellos tienen el gen y son mordidos por un vampiro, los transforma en un vampiro. Si no tienen el gen no les afecta.
 
―¿Y los hombres lobo? ¿Funciona igual para ellos?
 
―No, los hombres lobo son inmunes al mordisco de un vampiro ―dijo Harry―. Fue una de las muchas razones por la que el Príncipe Laurent quería subyugarlos. Fue en la edad media. Los vampiros aterrorizaban a los seres humanos. Los hombres lobo no. Ellos necesitaban controlarlos de alguna forma.
 
―Entonces, ¿Empezaron una guerra que duró siglos?
 
Harry se encogió de hombros.
 
―¿Por qué nadie intentó detener esto? Han sido qué, ¿quinientos años? ¿Por qué nadie ha intentado volver las cosas a cómo eran?
 
―¿Demasiado tiempo? ―preguntó Harry―. Querido, debes entender, que no muchos de los vampiros de ese tiempo de guerra aún están vivos.
 
―Tú lo estás ―dijo simplemente Louis.
 
―Es verdad ―asintió tristemente con su cabeza Harry―. Pero yo estoy en la minoría. Un Príncipe vampiro vive más que un vampiro normal. Cada uno gobierna su propio aquelarre, no hay muchos de nosotros, y hay reglas estrictas sobre la confraternización entre los aquelarres.
 
―¿En serio?
 
Harry se rió entre dientes. Volviendo a su silla para sentarse, haciéndole señas a Louis para que se sentara en la silla frente a él. Una vez que Louis se sentó, él continúo.
 
―Somos tan territoriales como los hombres lobo. Me imagino que han pasado años desde que vi a un vampiro de otro aquelarre. No socializamos bien.
 
 
―Uaau, no lo sabía. Siempre supusimos que se reunían constantemente.
 
―No, hay una convocatoria cada cien años ―declaró Harry―. Aparte de eso, no nos mezclamos.
 
―¿Entonces, cómo encuentran a su compañero?
 
―Esperamos que esté dentro de nuestro propio aquelarre. Si nuestro compañero resulta ser un humano, pueden ser transformados si tienen el gen de vampiro. Si es así, y el destino nos sonríe, nuestros hilos se entrelazan de por vida. Si el destino no nos bendice de esa forma, simplemente estamos con ellos hasta que mueren y luego seguimos adelante, esperando encontrar a otro compañero.
 
Louis frunció las cejas juntas. ―¿Hilos de vida? No creo haber escuchado hablar de eso, ¿Qué es exactamente?
 
―Si tú fueras mi compañero, por supuesto, hablando hipotéticamente, y asumiendo que el destino nos concede esta bendición, tu hilo de vida se entrelazaría con el mío. Vivirás tanto como yo. Sin embargo, también morirías cuando yo lo haga o viceversa.
 
―¿Te has acoplado alguna vez?
 
―No, nunca he tenido la suerte de encontrar a mi pareja. Supongo que él o ella está esperando por mí en algún lugar, o tal vez aún no ha nacido. ―Harry suspiró―. Tal vez estoy destinado a reinar sin un compañero. Ha pasado antes.
 
Mentalmente sacudió lejos ese pensamiento y miró a Louis. ―¿Qué hay de ti, querido, hay alguna amenaza de pareja en tú horizonte?
 
Louis sonrió aun cuando su rostro se enrojeció un poco. ―No, aún no.
 
―¿Y cómo te sientes acerca de que tu Alfa tenga un compañero hombre?
Louis se encogió de hombros. ―Keeley está bien. Realmente se preocupa por Reece y eso es bueno, pero lo juro, uno de estos días voy a asfixiar al pequeño mocoso mientras duerme.
 
Harry sonrió. ―Vaya. ―lo animó.
 
―Keeley es todo un personaje. Hace exactamente lo que quiere Reece mientras piense que es una buena idea. Si no lo es, básicamente ignora a Reece, lo que hace que Reece se trepe por las paredes. Se mete en más problemas que cualquier otra persona que he conocido, y creo que lo hace a propósito sólo para mantener a Reece alerta.
 
―Suena como un personaje interesante.
 
―Oh, lo es ―dijo Louis, con una sonrisa en sus labios―. Usa esmalte de uñas, un aro en el ombligo y delineador de ojos. Vuelve loco a Reece. El hombre no tiene control en lo que concierne a Keeley. Cuando Keeley entra en la habitación, Reece pierde toda su concentración.
 
―Suena maravilloso.
 
Louis permaneció en silencio por un momento y luego se echó a reír. ―Sí, lo es. ¿No es así?
 
―¿Esperas encontrar a tu compañero, Louis?
 
―Por supuesto, ¿quién no?
 
―Muchas personas no lo hacen ―contestó Harry―. Una vez que nos acoplamos, nos volvemos muy territoriales, posesivos. Tenemos una imperiosa necesidad de acoplarnos con frecuencia, y no podemos beber sangre de nadie más a excepción de nuestro compañero.
 
―¿Sólo pueden beber de su compañero?
 
Harry vio un pequeño estremecimiento pasar a través del cuerpo de Louis. Pobre chico. Aprendería cuan excitante era al terminar la noche si Harry tenía algo que decir al respecto.
Harry presionó sus dedos mientras miraba a Louis. ―No lo rechaces hasta haberlo probado, querido. Beber sangre puede ser un acto muy íntimo entre dos personas, especialmente cuando se hace de la forma correcta y en el lugar correcto.
 
Louis intentó esconder su interés, Harry podía decirlo. El hombre no quería que él supiera que la idea lo intrigaba. El bulto duro que crecía detrás de su cremallera le demostraba que Louis estaba fascinado como si él agitara una gran bandera roja.
 
―¿Te gustaría probar, querido? ―preguntó Harry, bajando la voz―. No se parece a nada que hayas experimentado alguna vez, puedo asegurártelo.
 
El rostro de Louis nuevamente se sonrojó y Harry supo que lo tenía. El hombre no sería capaz de decir que no. A pesar de lo que pudiera salir de su boca, él tenía curiosidad. Harry sospechaba que a Louis le gustaba el placer con un poco de dolor. Él lamió sus labios. No podía esperar.
 
Decidiendo que habían jugado lo suficiente, Harry se puso de pie y se acercó hasta estar delante del sexy hombre lobo. Se agachó y se arrastró a los pies de Louis. Trazó con sus manos los brazos de Louis, su pecho y luego más abajo para palmear la impresionante erección en los jeans de Louis. Tan ceñidos como parecían, no dejaban mucho a la imaginación.
 
Apretó, sonriendo cuando Louis gimió y dejó caer su cabeza sobre sus hombros. Se inclinó más cerca de Louis, inhalando la embriagadora y natural esencia masculina del hombre. Uno de los aromas afrodisiacos más fuertes que un vampiro pudiera experimentar aparte del sabor, y Louis tenía una fragancia muy potente.
 
Movió sus dedos para acariciar suavemente la carne de los muslos de Louis justo debajo del vértice de sus muslos. ―La arteria femoral es uno de los puntos más íntimos en que un vampiro podría extraer sangre. Tan cerca de tu pene, querido ―susurró Harry tan seductoramente como pudo―, podría estremecer tú mundo.
 
Harry podía sentir pulsar el pene de Louis contra su brazo. Se movió de nuevo hasta el botón y la cremallera de los jeans. Abrió el
 
botón, Louis gimió, Harry bajó el cierre lentamente, Louis se estremeció.
 
―¿Te gustaría eso, querido? ―preguntó Harry suavemente―. Mis labios en tu hermoso pene, chupándote hasta poco antes de que te corras. Luego moveré mis labios a la cara interna de tu muslo, justo debajo de tus testículos. Hundiré mis dientes en tu dulce carne, tomando sólo lo suficiente para enviarte sobre el borde. O tal vez simplemente morderé tu pene. Me han dicho que es un mordisco muy íntimo y muy placentero.
 
Harry agarró el pene que rebotó en su mano. El pene de Louis palpitaba, Harry podía sentir la sangre pulsar en la gruesa longitud del hombre. Se regocijó al saber que lo excitaba hasta ese punto, el pequeño juguete de Harry estaba a punto de explotar.
 
―Mmm, apuesto que sabes dulce, ¿No es así, querido? ―preguntó Harry.
 
Acarició a Louis lentamente desde la raíz hasta la punta, su pulgar acariciaba la pequeña rendija en la cabeza―. ¿Deberíamos descubrirlo? ¿Quieres que chupe tu pene?
 
Harry miró su cara, las emociones que la cruzaban eran fascinantes. Louis quería negar lo que sentía, pero la lujuria que se había adueñado de su cuerpo lo guiaba. Harry podía verlo, Louis luchaba consigo mismo.
 
―¡Oh joder! ―gritó Louis, su cuerpo temblaba, Harry siseó cuando Louis mordió sus labios lo suficientemente fuerte para derramar sangre y el intoxicante aroma llegó a las ventanas de su nariz. Oh, él deseaba tanto saborearlo.
 
―Sería tan bueno entre nosotros dos, Louis ―susurró Harry―, todo lo que tienes que decir es sí.
 
Estaba sorprendido por la fuerza de las manos que agarraban sus brazos. El cuerpo de Louis comenzó a temblar incontrolablemente. Su pene pulsaba, congestionado, Harry sabía que tenía al hombre lobo incluso antes de que abriera la boca.
 
―¡Sí! ―exclamó Louis mientras su pene explotaba, derramando crema por toda la mano de Harry.  
 
Harry ya no se pudo contener más. Aparentemente Louis lo había seducido tanto como él había seducido a Louis. Harry cayó sobre sus rodillas y tomó el pene de Louis en su boca, lamiendo la dulce crema del pulsante orgasmo.
 
Las manos de Louis se aferraron a su cabello. Pequeños gemidos provenía de Louis. Cada golpe de su lengua hacía que el hombre lobo se estremeciera hasta que Louis comenzó a follar su boca. Harry sonrió alrededor del pene. Louis se endurecía otra vez.
 
Estaba determinado a que Louis experimentara el supremo beso de un vampiro. Louis sería adicto a él, Harry no tenía dudas de eso. Tal vez casi tanto como Harry pensaba podría ser adicto a su sabor.
 
Harry recorrió con su lengua hacia abajo por la longitud de Louis, para luego regresar capturando la cabeza y chuparla de nuevo con su boca. Lo tragó por completo, hasta que sintió la cabeza golpear su garganta, luego repitió el proceso.
 
Sabía que Louis se acercaba a otro orgasmo cuando la sangre que llenaba su ingle comenzó a pulsar otra vez. Estaba justo ahí, justo debajo de su piel, tan cerca que Harry prácticamente casi podía saborearla. Sólo una fina capa de piel los separaba.
 
―Ha… Haz ―gimió Louis―. Me voy… me voy a correr otra vez.
 
A Harry lo calentó ser llamado Haz. Nadie se dirigía a él de otro modo que no fuera Harry o Alteza. Le daba un sentimiento más íntimo a lo que sucedía entre ellos y se llevó lo último del control que le quedaba.
 
Sin pensar en las consecuencias, enterró sus largos colmillos en la sedosa piel de la polla, dura como una roca. El dulce sabor de la sangre del hombre lobo golpeó su sistema una fracción de segundo antes de que Louis culminara explotando en su boca.
 
Los dos sabores combinados estremecieron el mundo de Harry como nada antes lo había hecho. Nunca había probado algo tan sublime, tan delicioso. Nadie lo había afectado tanto como Louis. Abrumado,
 
Harry retiró sus dientes de la polla de Louis y lo atrapó cuando colapsaba sobre el suelo.
 

Miró hacia abajo a los ojos aturdidos y confundidos de Louis. Todos los cimientos en la vida de Harry temblaron cuando se dio cuenta, de que después de quinientos años, sostenía entre sus brazos al hombre destinado a ser su compañero. Y era un hombre lobo.  
------------------------
:)
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Príncipe de sangre (Larry stylinson)

Mensaje por Angeles el Dom 20 Abr 2014, 2:08 am

Ay... que tierno JAJAJAJAJJA
No, pero enserio, después de todo lo.."atrevido" del capitulo, el último párrafo fue re tierno JAJAJA


Holaaa!! Nueva lectora :D
Me gusta como está yendo la cosa, y todo, no sé.
Me gustó el capitulo!!!
Espero que estés bien, saludos!
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Príncipe de sangre (Larry stylinson)

Mensaje por ElectricBlue13 el Dom 20 Abr 2014, 10:27 pm

Oh si sabia que iba ser increible pero no tanto.
La guerra que tienen realmente es una estupidez,que feo.
Harry se dio cuenta que Louis es su compañero hskbdkdjsjga ay que hermoso
Espero qie la sigas!
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Príncipe de sangre (Larry stylinson)

Mensaje por Smile♡. el Dom 20 Abr 2014, 10:55 pm

OOOOOMFFG. HERMOSO, JODIDAMENTE HERMOSO. ¡Son compañeros! No sé, lloremos o algo, ah. Ay. Tendría que estar durmiendo, me tengo que levantar malditamente temprano y ahora ya es tarde, so, es breve el comentario pero me encanta! Creí que Louis sería más difícil JAJAJAJAJAJAJA. No tardes en seguirla pls <3
avatar


Ver perfil de usuario https://www.facebook.com/OopsLarry

Volver arriba Ir abajo

Re: Príncipe de sangre (Larry stylinson)

Mensaje por Debby el Dom 20 Abr 2014, 11:09 pm

pero, como sabe que es su compañero? es como que.. lo sintió o que?
Con lo de la mordida me dolió el pene que no tengo, ay.
Seguila pronto por favorrr, bye ♥
avatar


Ver perfil de usuario http://ask.fm/deebby1D

Volver arriba Ir abajo

Re: Príncipe de sangre (Larry stylinson)

Mensaje por ✿ Flawless ✖ el Sáb 03 Mayo 2014, 9:49 am

puta madre, esto cada vez mas bueno, cuando uno sabe que es su compañero es por la sangre cierto?
Harry se moría por hacer eso ¬¬ porbe Louis nadie le madna ser tan hermoso
seguila cuando puedas :)
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Príncipe de sangre (Larry stylinson)

Mensaje por Rebeca. el Sáb 03 Mayo 2014, 10:38 am

No me lo puedo creer Jajajajaja
Lo vio en la ducha, las ganas eran increíbles pero no se, la frustración sigue ahí porque yo quería que se besaran xD
En fin, fue hermoso y muuuuuuuy caliente xD
Debes seguirla pronto, pero... ¿Cómo supo que era su compañero?


Rebe se despide.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Príncipe de sangre (Larry stylinson)

Mensaje por Mra. De Horan el Sáb 03 Mayo 2014, 12:38 pm

Hermoso!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
Que Hot!!!!!!!!
Siguela,la desesperacion es grande!!!!
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Príncipe de sangre (Larry stylinson)

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.