O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» ♡ snow flower.
Hoy a las 6:35 pm por sagittarius

» the code; audiciones abiertas
Hoy a las 5:57 pm por Litten

» Dinos como te sientes con un gif
Hoy a las 5:49 pm por Someone

» Proyecto muggle (Inscripciones abiertas)
Hoy a las 5:11 pm por Carstairs

» ALIADOS: ENTRE EL CIELO Y LA TIERRA
Hoy a las 4:33 pm por candymalik

» Instituto Fénix | Muro
Hoy a las 4:22 pm por lovesick

» cokehq cay {muro interactivo.
Hoy a las 3:51 pm por hypatia.

» Instituto Fénix | N. C.
Hoy a las 3:51 pm por Carstairs

» ¿Es posible el amor? Draco y tú
Hoy a las 3:03 pm por Butterfly199225

novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ insxne.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

A tiempo

Página 3 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: A tiempo

Mensaje por Eddie el Jue 05 Jun 2014, 8:15 pm




Capítulo 4







Skandar's POV:


Desperté repentinamente a causa de un mal sueño… esos que me han perseguido desde los once años, estoy más que acostumbrado a despertar sobresaltado. Pasé una mano sobre mi rostro e inhalé hondo. Bastaron pocos segundos para darme cuenta que no estaba en mí habitación, sin embargo la estancia no me era desconocida, a mí costado una pelirroja dormía profundamente.
Me paré de la cama y comencé a buscar mi ropa, posteriormente me vestí no sin antes revisar la hora en mi teléfono guardado en el bolsillo trasero de mis jeans, eran las siete treinta, mierda. Tenía que darme prisa pues ya había perdido la primera clase. Me fui del departamento de Naomi sin hacer el mínimo ruido, subí a mí Audi negro conduciendo con rapidez hacia la exclusiva zona residencial donde se encontraba mi edificio. Tuve que darme una ducha de cinco minutos, me vestí con un jean oscuro de Armani, una camisa de algodón en color gris de manga larga, un abrigo bruno y una bufanda que cubriese mi cuello ya que la estúpida pelirroja había vuelto a marcarme sin importar el gran número de veces que le reclamado que no lo haga, no soy suyo ni de nadie.
Faltando diez minutos para las ocho realicé una parada en el Starbucks cercano a Cambridge, una vez que entré el recuerdo de la ojos verdes grosera vino a mí, últimamente esa chica ha estado muy presente en mí vida y es algo me molesta muchísimo.                                                                                                                                
Fabuloso, la fila era demasiado larga. Preocupado por no llegar tarde me acerqué a la empleada más joven con la sonrisa más seductora e impactante que pude hacer en aquel momento.
-Hola linda, necesito que me hagas un favor, ¿puedes atenderme ahora? Llegare tarde a clases y me ganaré un grandísimo regaño del catedrático, para mí mala suerte es el más anciano y por ende el más mal humorado –hice una mueca de disgusto provocando que la chica riera, por supuesto, se trataba de una risa coqueta.
-Claro –accedió.
Gracias a mí encanto logré estar a las ocho en punto para la segunda clase. Para cuando finalizó la tercera hora fui a la cafetería dispuesto a devorar un enrome desayuno que terminara con mi hambre voraz. Ya sentado en una de las mesas de afuera, la torpe plática de dos estudiantes se fue transformando en mi dolor de cabeza: Astrid Hood. “¿Qué le ve Austin Wright? Ni siquiera es tan bonita como ellas. ¿Cómo es que un adonis como él fue capaz de cantarle una canción tan encantadora a esa? ¿Qué clase de artimaña utilizaría para estar con él? Y las palabras de impacto después de tanta idiotez: son novios” Esa es la causa de tanta cizaña hacia la castaña de tono ámbar.
-¡Mi amor! –la voz de Naomi casi me perfora los oídos. En un santiamén sus brazos rodeaban mi cuello.
-Suéltame –le pedí cuando reaccioné. Al no hacerlo de inmediato con mis manos deshice su agarre bruscamente.
-Pero… Amor, ¿qué tienes? Hoy no te despediste de mí. Te extrañaba ¿sabes? –me susurro al oído.
-Déjame. Odio que hagas eso –aparté mi cabeza lo más lejos que pude de sus labios.
-¿Qué tienes? –imitó una voz insoportablemente dulzosa.
-¿Qué tengo? ¿Y todavía lo preguntas? ¿Cuantas veces te he dicho que no me dejes tus asquerosas marcas? –mi tono era enfadoso pero no recio.
-Fue un accidente –se hizo la víctima mirando al suelo sin abandonar la voz que realizó hace unos segundos.
-Ya, vete –lo menos que quería era llamar la atención.
Ignorando mi petición se quedó inmóvil, ahora estaba “llorando”.
-Sigue haciendo eso y te juro que no vuelvo a hablarte jamás –mascullé en un volumen que solo ella percibiera.
-¡No! Lo siento –volvió a rodearme el cuello.
Me puse de pie dispuesto a irme de ahí. Detestaba esas actitudes, sobre todo los chantajes con llantos falsos.
Mientras caminaba por el campus esperando a que terminara mí descanso para tomar la siguiente clase, me quedé completamente anonadado cuando un conocido chico de cabellos rubios dorados lucía algo diferente el día de hoy… demasiado diferente. Un combate interno se dio en mí debatiendo si se trataba del Lucas Hayden que yo conocía. Tomé dirección hacia él, sus largas botas de púas con su chaqueta de cuero negro, en combinación con unos ajustados jeans y su cabello peinado radicalmente hacia arriba me dejaron impactado.
-¿Luke? –cuestione con desconcierto rogando haberme equivocado de persona.
-¿Qué quieres? –respondió áspero.
-¿Qué fue lo que te sucedió? –mi asombro creció al notar el piercing es su ceja izquierda- ¡solo te falta el maquillaje! –no pude evitar echarme a reír.
-Vete a la shit –siguió su camino dejándome atrás.
-¡Luke! ¡Vamos! –mis carcajadas no se iban por más que trataba. Respiré profundamente y aceleré el paso para alcanzarlo- Luke, yo no quise… reírme de ti –por más que quise controlar mi risa no pude, además del anillo de calavera que llevaba en el dedo índice derecho y los brazales fuera de lugar, mi mejor amigo lucía realmente gracioso. Cuando recupere la compostura ya no lo localicé entre la multitud.
A las dos de la tarde, luego de una mañana ajetreada me encontraba yendo hacia el aula del Trinity. Quise llegar diez minutos tarde, lo menos que quería era ver a la chica Hood, pero para mi sorpresa no se hallaba en el salón. Con permiso del catedrático salí a buscarla a la biblioteca donde posiblemente se encontraría según el señor Jeff. Una vez que me adentré en la sección de lectura percibí su cabellera rizada en el particular tono ámbar característico de ella… Estaba de espaldas a la pelirroja irritable, quien compartía mesa con un montón de chicas escandalosas. Compuse una expresión severa en sinónimo de una seriedad imponente con propósito de que Naomi no se me acercará.
-Astrid –coloqué mi mano en su hombro.
-¿Sí? –contrario a lo que pensé respondió distraída, no se sobresaltó por lo imprevisto que fui.
-No estás en el taller, el señor Jefferson me dijo que podría encontrarte aquí.
-Ah, sí –las letras impresas sobre las hojas del libro que reposaba en las manos de la chica la tenían fuera de sintonía.
-¡Astrid! –Elevé el tono de mí voz una vez que me senté frente a ella.
-¡¿Qué?! –al fin me miró. Sus facciones denotaban molestia.
Con una gesticulación le indiqué mi desconcierto.
-Vine a ver que podría servirnos de aquí –explicó.
-Yo quería mostrarte esto –de mi mochila saqué un cuaderno protegido por cuero marrón. Estaba deteriorado y en su portada lograba divisarse el grabado de las letras M S E M.
-¿Eso es…? –me interrogó una curiosa ojos verdes.
-El diario de mi bisabuela. Lo encontré en el garaje de la casa de mi papá ayer, supuse que serviría –le conté. Admito que disfrute su sigilosa curiosidad y de la atención que prestó.
-Entiendo… -los ojos le brillaron- ¿Qué tiene de interesante? –su tono se volvió indiferente.
-Creo que relata hechos de la Segunda Guerra Mundial. Será el mejor trabajo de todos –afirmé saboreando la futura victoria.
-¿Qué significa el grabado? –preguntó seria.
-Marie Sophia Elizabeth Murray. ¿Cuándo lees te pierdes siempre? –ahora yo era quien cuestionaba refiriéndome al recibimiento que me dio.
-Solo a veces –contestó cortante- Linda bufanda –me dijo con una mordaz sonrisilla. Posteriormente se puso de pie con el diario entre sus manos.
-¿Qué? –me fingí desentendido. Era evidente que sabía algo sobre las marcas.

Ignorando mi pregunta comenzó a caminar dejándome confuso. Astrid Hood abrigaba un carácter muy particular:
«De tantas chicas en Cambridge, ¿por qué precisamente ella, Lucas?»                            
Solo por Luke guardaba la compostura, solo por Luke me comportaba educado aunque por dentro quisiera gritarle tantas cosas… Nunca olvidaría lo que me hizo, me sentí sumamente estúpido cuando me golpeó la nariz, aunque no tanto como cuando se atrevió a rechazarme.
-Amor, hoy es viernes ¿nos veremos esta noche? –me interceptó Naomi sujetándome del brazo cuando me disponía a alcanzar a la castaña.
-¿Te dejarás de ridiculeces? –Ella asintió desesperada- Tal vez –dicho esto perseguí apresurado a la chica del abrigo azul marino.
Con una conversación irritable de mí parte logré hacer que Astrid me hablará sobre su tonto y estúpido novio, Austin Wright.
-¿En serio, qué le ves? –pregunté por segunda vez.
-¿Si te digo ya vas a callarte? –asentí lentamente.
-Es talentoso, amable e inteligente –respondió pensativa.
-¿Solo eso? ¿Es tu flamante novio y solo eso es lo que te gusta de él? –fruncí el entrecejo.
-¿Flamante novio? –me observó confundida.
-Todos hablan de eso. Te canto una canción y no sé cuanta cursilería más –gesticulé cansado.
-Eh sí, Green Eyes, pero solo somos amigos.
-¿De verdad? –la plática se puso interesante.
-Sí –devolvió la vista al trabajo. «¡Genial Luke!»
-¿Puedes disculparme? Vuelvo en un segundo –Acto seguido, salí despavorido a buscar a Lucas.
Encontré al rubio con expresión atónita en el estacionamiento.
-¡Luke! –le grité. Esta vez contendría mis risas.
-¿Qué?
-¡Tengo buenas noticias! –Sonreí- Austin no es novio de Astrid.
-¿Esas son buenas noticias? –Lo observé con obviedad- ¿Y a mí que me importa? –me respondió desentendido.
-Bueno… al gustarte Astrid debe alégrate que…
-¡Qué! ¿De dónde sacas tal cosa? –me interrumpió con tosquedad. Como odiaba que hicieran eso.
-Tú me lo dijiste, el día que Wright le cantó la canción.
-¡No, torpe! Yo no hablaba de Astrid Hood, me refería a su amiga, Lauren McCaslin –elevó el tono de su voz.
-¿Quién? –jamás en mí vida había oído sobre ella. El cabellos dorados señalo a una silueta que caminaba a varios metros, apenas distinguí su brillante y larga melena chocolate- Entonces, ¿qué tiene que ver Austin en todo esto?
-Creo que a Lauren le gusta él –miró al suelo. Luke realmente estaba enamorado- dijo que lucía demasiado bien en sus chaquetas de cuero, un atractivo chico malo.
-No lo creo –quise animarlo- para empezar Austin Wright parece un niño consentido. Además, el tipo quiere a Astrid, algo como Green Eyes no se le dedica a cualquiera –un silencio incómodo se apropió de la conversación- Entonces… ¿has hablado con ella? ¿Con Lauren? –le sonreí cómplice, solo quería que depositara su confianza en mí.
-Es la primera vez que me habla, se río de mi nuevo estilo. Le di a entender que quería parecer un chico malo y me dijo que me había equivocado, que parezco un gótico bastante extraño.
-Tiene razón –comenté con descuido- ¿y después? ¿La invitaste a una cita?
-No. Me propuso ayudarme con mi manera de vestir –desvió la mirada hacia la dirección que había tomado la chica.
-¡Genial! –celebré.
-¿Qué tiene eso de genial? –Cuestiono molesto- ¡quedé como un tonto! No sirvió de nada.
-¿Lo hiciste por ella? –Asintió tímido- No lo veas tan negativo, el lado bueno es que al ofrecerte su ayuda pasarás más tiempo con ella.
En un parpadeo mi mejor amigo estaba completamente reanimado, honestamente eso me hacía sentir mejor. Ya no estaría deprimido, ni me hablaría mal, ni  me ignoraría y además no tendría que ser buena persona con Astrid, ¡fue una completa fortuna que Luke se haya enamorado de su amiga y no de ella!





Astrid's POV:

Era la época de la peste bubónica en Europa. El protagonista había perdido a su primera esposa… a la cual nunca amó y por quién sintió un arrepentimiento enorme al no poderle decir que la quería. Solo eso, luego de que ella se desvivió por él, únicamente la quería. No logré disfrutar del contenido de la siguiente página gracias a la interrupción de Skandar Keynes. Genial, quería evitarlo en clase y él venía a encontrarme aquí.
Me mostró el material con el cual podríamos hacer el trabajo del taller, dijo que era el diario de su bisabuela. Llamó mi atención su apariencia pero luego disminuyó al procesar que era solo un diario. Me aclaró que no se trataba de un manuscrito común, que fue escrito durante la Segunda Guerra Mundial y eso basto para devolverle toda mi consideración llenándome de curiosidad por hojearlo, ansiaba devorarlo ya. Guiada por esas ansias me puse de pie con dirección al salón para empezar a leerlo, tuve los oídos alerta para percibir los pasos acelerados del atractivo Skandar -con quién me costaba fingir indiferencia- sin embargo, Naomi lo detuvo y él la trato como si se fuera de cualquier cosa… Así era él.
Jamás comprenderé la manera de pensar de esa chica. Jamás entenderé porque se deja utilizar. Es decir, ella es muy linda, quizá sea algo fácil pero es muy bonita, podría encontrar a alguien que le dé su lugar en vez de estar con una persona que ni siquiera la toma en cuenta, que la busca solamente cuando necesita. Me quedé impactada cuando sus amigas querían hacerle ver esa situación y sus respuestas eran escusas tontas, escuché su conversación ya que tomaron asiento cerca de mí sin notarme.
-Nao, sé que Skandar es guapísimo y popular y todo eso pero… linda, no deberías dejar que te trate así –dijo una castaña.
-¿Cómo es qué lo soportas? –continúo otra pelinegra de estatura un poco más baja que la anterior.
-Chicas sé que ustedes están preocupadas por mí y se los agradezco pero, es mi vida –respondió Naomi.
-¿Son novios al menos? –una rubia de ojos azules la interrumpió en tono molesto.
-Bueno… no. No somos nada –contestó la pelirroja con la cabeza gacha.
-¡Habiendo tantos chicos lindos! Por ejemplo, Austin Wright sin ir tan lejos –exclamó la rubia.
-¡Pero yo quiero a Skandar, entiéndalo! Quizá ustedes no lo crean, pero a mí me hace feliz estar con él. Tal vez no tenemos la mejor relación…
-No la tienen. No tienen nada –aclaró la castaña que había hablado primero- Al menos, a eso no se le puede dar el nombre de relación.
-Es una relación especial, Samantha. Skandar tiene un carácter muy peculiar y he aprendido a sobrellevarlo, a él, a su carácter, la relación especial que tenemos… Es la única forma en la que puedo estar con él –se defendió la pelirroja de verdes ojos grisáceos.
-¿Cómo puedes soportar que solo te utilicé? Porque, honestamente aunque suene duro, no creo que él tenga algún sentimiento hacia ti. Solo te busca cuando te necesita, cuando se le da la gana, mientras que tú te la vives esperándolo Skandar se la pasa de fiesta en fiesta conviviendo con demasiadas chicas y tú sabes a lo que me refiero –expuso la rubia- insisto… Existe un chico Wright.
-Lo sé. Pero así lo quiero yo, así es él, así lo conocí. ¿Qué quieres que haga? ¿Qué cuando me busque lo ignoré? –todas asintieron desesperadas- ¡Pues no puedo! Porque eso me mataría. ¿Acaso creen que yo no quisiera dejar de ser tan débil ante sus peticiones? ¡Claro que quiero! Pero nunca lo logró, estoy profundamente enamorada de Skandar Keynes y no puedo hacer nada contra eso. Tengo la esperanza de que algún día él también me quiera. Y sí, tal vez existen chicos como Austin Wright, él es guapísimo pero es… único. ¿Ya vieron a su novia? Ella es distinta, no será la Top Model pero es brillante, una de las más brillantes de su clase igual que Austin. Y aunque se ve que es una persona rara tiene algo que a Wright lo enamoró… yo no soy como ella, yo no tengo ese no sé qué que pueda hipnotizar a Austin.
Posteriormente, gracias al propio Skandar me enteré que la supuesta novia de Derek era yo.
Con los días fui comprendiendo que si parecíamos una pareja de enamorados, pero no lo éramos y eso era lo gracioso del caso. Al principio me parecía divertido, pero con el paso de los días se volvió todo lo contrario… Muchas chicas me odiaban y otras más eran tan hipócritas, estaba pasando lo que menos quería, mi popularidad ascendía como la espuma y me atrajo situaciones que hubiera dado lo que fuera por evitarlas.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A tiempo

Mensaje por Fernanda. el Jue 05 Jun 2014, 9:53 pm

I love this so much, Dear Twin.


No puedo entender tu odio hacía los capítulos 3 & 4 si  yo los amo tanto. :c 
¡Escribes totalmente cool! Leo cada cap de 3 a 4 veces, así de cool escribes. Enserio.
Sigo sin comprender a Astrid... ¿El atractivo Skandar? ¿Austin sólo talentoso, amable e inteligente? ¡DIOS!  Astrid, chica, estás mal... pésimamente mal.
No  estoy feliz con el séquito de chicas devora-hombres que tienen su mirada sobre Derek.  Es muy lindo e inocente para las mentes perversas de esas... sucias >:c okya.
Siento un poco de lástima por Naomi, bc, Skandar la trata muy mal, & lo peor es que ella lo permite.


He de decir, que exploté en  carcajadas al leer lo del pobre chico Hayden, fue inevitable. Si yo estaba así no quiero imaginar como estarían los demás en Cambridge, okno. 
Skandar tiene razón ( por primera vez en su vida), Green Eyes -&  ninguna canción de Coldplay- se dedica a cualquiera. 
El cap fue, es, será fantástico al igual que tú. :3
So, escribe  más & hazme feliz, okno. ._.


Muero de ganas por saber del diario de Marie Elizabeth:3 & también de Austin ♥, Astrid,  Skandar, Lucas (el pobre gótico enamorado), Naomi & Lauren.
Esperaré con ansias el próximo capitulo.



Feri se va, paz.
Okno, ¡Bye, beautiful twin! ♡
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A tiempo

Mensaje por Invitado el Dom 08 Jun 2014, 3:25 pm

Aslan...
¡Pobre Astrid! Todo por lo que tiene que pasar esa chica -.-' ¡Qué locura! Yo también pensaba que Luke estaba enamorado de Trid, pero no xDD
Seguila pronto.
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: A tiempo

Mensaje por Eddie el Sáb 14 Jun 2014, 6:56 pm



Capítulo 5






19 de Junio, 1939. Cannes, Francia.


Dado a que mi familia decidió pasar el verano en Cannes he decidido plasmar los sucesos que ocurran en un país completamente desconocido para mí, en este cuaderno que a partir de este momento considero mi fiel confidente, confiando en que no dirá ni una sola palabra de lo que le confiese. Me gusta guardarme mis secretos para mí misma pero en esta ocasión quisiera coleccionarlos entre letras para releerlos en mis ratos de aburrimiento, ya que también me encantaría recopilar memorias de mi aventura veraniega.



Sophie Murray.






7 de julio, 1939.



Fiel confidente:

Sé que te he abandonado por días pero los primeros momentos de mi estancia en la Costa Azul no me han parecido tan interesantes hasta el miércoles 23 de junio, a continuación te revelaré por qué:
Quedé completamente hipnotizada en cuanto lo vi. Su rostro lucía relajado, sus ojos marrones invadidos de curiosidad, el cabello azabache que lo caracterizaba naturalmente despeinado y sus labios rosados enmarcando una sonrisa de ángel. La playera blanca que llevaba puesta le prestaba aires de jovialidad, los cuales eran completados por la bermuda beige y sus pies descalzos, satisfechos de tocar la arena.
En cambio, yo era una simple niña torpe jugándole a madura. Me sentía mayor, presumía ser mejor que mi hermano en el campo de lo sensato. Ese atardecer intenté lucirme con un vestido veraniego azul de lino. Con la intención de aparentar más edad solté mi cabello, lidiando con la molestia de su esponjado, soplaba un fastidioso mechón tratando de quitarlo de mi frente; grité cuando no lo logré, fue así como obtuve su atención… Su perfil me pareció atractivo desde lejos, pero mi supuesta prudencia no me permitió darme el lujo de continuar observándolo, quise restarle importancia, sin embargo una vez que lo vi de cara supe que mi atención jamás podría disminuir para él.
-¿Necesitas ayuda? –cuestiono una vez que se colocó frente a mí. Amplió su sonrisa cuando fui incapaz de pronunciar palabra alguna.
Estaba siendo demasiado tonta.
Como no obtuvo respuesta se tomó el atrevimiento de deslizar el molesto rizo por mi cabeza, acarició ligeramente mi sien y si no fuera por lo nerviosa que me encontraba, hubiera jurado que dejo su mano en mi cabello más tiempo de lo debido.
-Y... ¿tú eres? –pregunté recompuesta con arrogancia evidente.
Resopló.
-Soy Andrew  –respondió sin abandonar su amigable sonrisa.
-Oh, y dime Andrew, ¿quién te crees que eres para tocar el cabello de las señoritas sin su permiso? –Hablé con estupidez. No quería flaquear, fue por ello la razón de mi insensatez.
-Oh –me imitó- Pues, únicamente soy un chico. Lo siento si la molesté señorita, solo quise ayudarla ya que me pareció que rivalizaba con su suave y sedoso cabello. No volverá a pasar –ironizó.
-Me llamo Sophia, no señorita –dije con amargura- Marie Sophia Elizabeth Murray en realidad –aparenté seriedad.
-Y yo Andrew David Keynes,  en realidad –respondió.
-¿Puedes dejar de hacer eso? –cuestione crispada.
-¿Hacer qué? –hizo una mueca.
-¡Eso! Es fastidioso, así que por favor deja esa sonrisita estúpida y deja de burlarte de mí.
-No me estoy burlando de ti. Y no lo haré porque a las chicas les encanta –reveló el muy creído.
-¡Claro que lo haces! Con cada mueca –Hice una pausa- sinceramente, no sé por qué lo dices, a mí me parece como la de cualquier otro chico, es demasiado simple –sabía que la tonta discusión que iniciábamos no nos llevaría a ningún lado.
-¿Ah sí? –se fingió ofendido- pues, es igual de simple que tu vestido. Hay chicas con vestidos más bonitos y carácter más amable. En cambio, tú Sophia Murray no eres más que una soberbia.
-Y tú no eres más que el típico hombre que se cree el galán irresistible, ¿sabes? me compadeces ya que no lo eres, al contrario, eres muy poco atractivo Andrew Keynes
-Soberbia –soltó de repente. Sonó a desafío.
-Engreído. Engreído muy feo por cierto –contesté firme. Sabía lo estúpido que sonaba pero luché por mantener la seriedad.
Él río de inmediato al escuchar mi respuesta.
-Altanera. Muy bonita por cierto –sonrío con delicadeza.
-Eso ya lo sé –me uní a sus risas en cuestión de segundos. Lo cierto era, que jamás había recibido tal halago por parte de un chico.
-Eres aún más hermosa cuando ríes  –declaró una vez que  nos hubimos tranquilizado.
Ladee mí cara intentando descubrir una respuesta, al mismo tiempo quería esconder mi rostro, rogaba férvidamente no haberme sonrojado o algo parecido.
-Ambos son cumplidos –continuó.
-¿Cómo? –fingí desentendimiento.
-Creo que eres muy linda, pero cuando sonríes o te sonrojas eres preciosa –compuso una gesticulación suave.

Luego de aquél atardecer y esa especie de discusión sentí que algo cambio ¿sabes? Es una sensación extraña, en estas dos últimas semanas me he sentido diferente –por decirlo de alguna manera- la última vez que lo vi fue el miércoles en el mismo sitio. Sé que estoy contándote esto demasiado tarde pero no he dispuesto de tanto tiempo, todas las tardes lo veo en el lugar donde lo conocí, las primeras veces solo iba ahí por “curiosidad” pero ahora acepto que voy porque me gusta verlo, me agrada ver como juega con olas sin importarle que después sus pies se ensucien con la arena, no voy a negar que Andrew Keynes es un chico muy guapo.





-Que aburrido –comentó Skandar fingiendo un bostezo- es tan empalagoso. Creo que deberíamos cambiar de material, no soporto tanta cursilería.
-No sé puede y no lo haremos –sentencié- Además tú eres el historiador y tienes hechos de primera fuente, tienes un diario.
-No me importa saber cómo es que mis bisabuelos se “relacionaron” ese verano y procrearon a mis abuelos que posteriormente hicieron a mi padre y luego él a mí. De verdad que no.
-No sé si en tu cabeza con cerebro del tamaño de un átomo quepa la idea de que no todo en la vida es sexo.
Me miró detenidamente mientras sus labios se curveaban casi invisiblemente.
-¿Qué? –amoneste.
-Tú también eres directa –contestó.
-Y tú eres idiota, si, ya lo sé –sonreí para mí.
-Por favor dime que no eres la chica rebelde que jura y perjura que jamás se enamorará de chicos como yo a los que califica como “arrogantes, tontos, sin cerebro, plástico frío, blablablá” y después se arrodillan suplicando amor, porque eso es aún más aburrido –rodó los ojos.
-No, no soy de ese tipo –negué bruscamente.
-Como ya dije el diario se cambiará –retomó el punto de la discusión.
-No se va a cambiar, entiéndelo –mascullé entre dientes.
Bajo la mirada a su IPad, pareció leer un par de cosas que no atrajeron su atención y al cabo de unos minutos, de reojo lo vi interesarse en lo que divisé eran letras negras con fondo blanco. Inesperadamente liberó una sonrisa.
-¿Eres tú? –me mostró un par de imágenes en el aparato. Era una nota en un periódico virtual.
Analicé el contexto con detenimiento, era la Courtauld Gallery, la cual visité el viernes pasado para la exposición de Suzanne Martin, siendo una de sus invitadas de honor pues, conocí a la famosa pintora cuando Derek me invitó a una comida familiar el mismo día que tuvo el detalle de cantar para mis ojos verdes.
-Sí. Soy yo –admití una vez que reconocí el vestido negro que Lauren me hizo comprar para la ocasión. Se trataba de un Forever 21, no quise nada extravagante, caía suelto llegando hasta poco antes de las rodillas, era de cuello circular con mangas unos centímetros antes del antebrazo. Lo convine con unos tacones negros y accesorios plateados llevando el cabello suelto con un liso perfecto. El maquillaje fue lo más natural posible.
-Luces diferente –se limitó a comentar- ¿y este es Wright?
Observé el perfil de mí amigo, vestido con un pantalón oscuro, una camisa de vestir blanca y un saco negro rematando con unos mocasines de piel del mismo color, llevaba su cabellera rubia ligeramente peinada. Había cambiado sus brazaletes de cuero por un fino reloj de oro blanco y para esa ocasión no llevaba los anillos que a veces solía usar.
-Ajá.
-Al fin se viste decente –comentó Skandar con negatividad.
-Pues, se viste mejor que tú –no contuve las ganas de contradecirlo.
-“La artista señaló que una de sus pinturas fue inspirada por el enamoramiento de su único hijo, a quién vimos acompañado de una bella señorita, poseedora de unos llamativos ojos verdes los cuales son los protagonistas de la obra de arte” –el guapo castaño citó las palabras de la nota- Y solo son amigos –completó sarcástico.
Antes de contestarle preferí trasladarme al recuerdo de la expo.
-Agradezco a todos por venir esta noche –sonrío la famosa Suzanne Martin, considerada una de las mejores artistas del Reino Unido y una de las mejores mamás por Derek- Esta exposición es muy importante para mí, ya que varias de las obras expresan sentimientos y emociones que me han llenado de inspiración siendo partes fundamentales de mí vida –guardó silencio un momento e hizo una señal a un hombre para que desvelará la nueva pintura que Suzanne quiso mantener en secreto. Al caer la manta divisé lo que parecía ser un solo ojo verde plasmado con sutileza sorprendente, la pupila daba la impresión de resplandecer, la tranquilidad se adueñaba de la mirada y como detalles unas largas pestañas ámbar complementaban la asombrosa obra de arte- Para esta pintura me inspiré en mí hijo, quien últimamente ha estado muy feliz por una señorita de ojos esmeralda, no revelaré lo que el significado de este cuadro representa para mí, porque va más allá de la simpleza que aparenta tener, así que todos pueden formar una opinión propia.
Sentía que no cabía en la vergüenza que me invadió en cuanto las vistas de varios asistentes se posaron en mí. Yo era “la señorita de ojos esmeralda” que acompañaba esa noche al galante Austin Wright, como reacción mí mejor amigo amplió una sonrisa y formó un par de miradas cómplices con Suzanne.
-¿Te divertiste? –preguntó Derek mientras abandonábamos la  Courtauld Gallery.
-Fue interesante. Admiro la sensibilidad de Suzanne para plasmar emociones y transmitirlas –respondí.
-Bueno sí, mi mamá es la mejor –comentó al tiempo que me abría la puerta de su Maserati negro.
-En realidad sí. Tanto como artista, como persona, como madre y como esposa, Suzanne es genial. Me gustaría decir lo mismo de Diana, ella en cambio es arrogante, egoísta, e insoportable –realicé la comparación ya adentró del auto esperando a que Derek  encendiera el motor.
-Al menos podemos decir que la señora L’ouvre es buena en lo que hace, sus diseños son de los más vendidos en el mundo ¿no? Las chicas de mi familia los aman.
-Es lo único que tiene a su favor –suspiré- ¿también sabes que fue gracioso? –Cuestione centrándome en un tema distinto a mi increíble madre- ¡Que Suzanne también piensa que somos novios! –continué luego de que mi amigo interrogará con un movimiento de cabeza. Posteriormente solté una risa que relajara la situación.
-Sí, es muy divertido.
-No me explico cómo es que la gente piensa eso, ¿acaso ya no pueden existir los mejores amigos? –me indigné.
-Si te das cuenta es completamente complicado que existan amistades reales entre un chico y una chica.
-Pero existen –agregué.
-Pero es muy difícil –recalcó- en lo que a mí respecta no me importa mucho lo que los demás piensen.
-A mí tampoco, sin embargo las chicas de Cambridge están haciendo que cambie de parecer. En los últimos días las “amigas” me han llovido a montones y ni hablar de las bromas pesadas, mi popularidad ha aumentado –admití con un tono amargo.
-De nada –Derek se limitó a sonreír demostrándome que en efecto es el rubio de sonrisa perfecta, una de las muchas maneras que suelen decirle en la universidad.
-No es divertido.
-¿Qué podemos hacer? ¿Quieres que me ponga al centro del campus y con un altavoz diga “Hey, Astrid Hood y yo solo somos amigos, nada más”? –dijo con sarcasmo.
-Pues no es mala idea.
-No voy hacer eso.
-Si no se nos ocurre nada yo creo que sí tendrás que hacerlo, ¡me esconden mis cosas en el basurero! De verdad no quiero golpear gente –expliqué.
-Ahora que mencionas eso, hay un rumor del que recién me enteré… ¿Golpeaste a Skandar Keynes? –percibí que una risa quería escapar de sus labios.
-Al respecto solo diré que se lo merecía y no me arrepiento.
-Jamás me cayó bien –fue el último comentario que se hizo en la ruta de una hora con quince minutos para regresar al condado de Cambridge.




-Si Derek y yo somos o no algo, a nadie debe importarle –le respondí cortante al arrogante chico Keynes- ¿O acaso yo me meto en tu vida cuestionándote si Naomi es tu novia, tu amante o tu simple chica de emergencia?
-Cierto, es algo que a ti no te importa –la sequedad se apropió de su voz- ahora que recuerdo, quiero que sepas, Astrid Hood, que el golpe que me diste la otra noche no se va a quedar así –sentenció imponente.
-Lo que digas Skandar, lo que digas –me atreví a desafiarlo agitando mi mano derecha. Después de recoger mis cosas abandoné la biblioteca dejándolo solo, el ambiente se había vuelto incómodo.


En el trayecto que realicé para buscar a Derek e ir a comer como habíamos quedado –pues el platinado dijo que tenía asuntos de importancia por tratar- reflexioné detenidamente lo que significaba el insoportablemente apuesto chico de egolatría natural.  
Skandar Keynes… Un nombre que basta con la sola pronunciación para que el vello de los brazos se te erice y te dé una sensación escalofriante combinado con un cosquilleo, al menos eso es lo que me sucede a mí.
Puedo fingirme indiferente y aparentar que lo detesto, soy capaz de simular que mantengo la cordura en su presencia, doy gracias al cielo que puedo lograrlo porque sí el chico descubre que sus enigmáticos ojos marrones pardos son mi perdición estaría en serios problemas. También me considero suertuda de no tener nada que interese a Skandar en mí, aunque suene cruel. Únicamente anhelo el día de su graduación para no volver a verlo en Cambridge jamás y así poder olvidarlo de una vez.


Última edición por Eddie el Dom 15 Jun 2014, 3:43 pm, editado 2 veces
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A tiempo

Mensaje por *Dianitadkeynes* el Sáb 14 Jun 2014, 10:05 pm

holaaaaaaawasssss (?) aqui nueva y FIEL lectora...

me requetencanto tu nove <3 tanto asi que estoy pensando en proponerle matrimonio ;p nah encerio me ha gustado mucho nena :)

siguelaaa mosha...

besitos...!!

avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A tiempo

Mensaje por Invitado el Lun 16 Jun 2014, 9:07 am

No estoy segura de porque la parte del "Únicamente anhelo el día de su graduación para no volver a verlo en Cambridge jamás y así poder olvidarlo de una vez" no me convenció... supongo que las cosas darán un giro de 360° grados y... ¡todo el mundo se volverá loco! okno xD
Bueno, seguila pronto.
OWA!
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: A tiempo

Mensaje por Eddie el Dom 22 Jun 2014, 2:01 pm

@*Dianitadkeynes* escribió:holaaaaaaawasssss (?)  aqui nueva y FIEL lectora...

me requetencanto tu nove <3 tanto asi que estoy pensando en proponerle matrimonio ;p nah encerio me ha gustado mucho nena :)

siguelaaa mosha...

besitos...!!


Hello!

¡Bienvenidaaaaaaaaaaaaaaa! :3 Me alegra tener una nueva lectora.
Oh, really? asdfgh  Me da gusto, esta historia es una de las más especiales que he escrito.

Claro, intentaré seguirla lo más pronto posible ;)

Un abrazo!
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A tiempo

Mensaje por Eddie el Dom 22 Jun 2014, 2:06 pm

Sangster. escribió:
No estoy segura de porque la parte del "Únicamente anhelo el día de su graduación para no volver a verlo en Cambridge jamás y así poder olvidarlo de una vez" no me convenció... supongo que las cosas darán un giro de 360° grados y... ¡todo el mundo se volverá loco! okno xD
Bueno, seguila pronto.
OWA!

Bueno, Astrid es una chica muy peculiar con un carácter algo... "diferente"
Jajajajajajajaja, sí, tal vez suceda eso, quien sabe  
Yep, ya tengo el siguiente capítulo empezado :3
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A tiempo

Mensaje por Eddie el Mar 24 Jun 2014, 5:30 pm





Capítulo 6





Desde lejos pude apreciar como el rubio platinado que más detestaba en el mundo se paseaba feliz de la vida con la otra persona más insoportable del planeta: nada más y nada menos que Astrid Hood, famosa por sus ojos verdes. Me encaminé a mi automóvil con la intención de ir por algo de comer para posteriormente dirigirme a mi apartamento y comenzar una larga sesión de estudio ya que los exámenes finales estaban cerca.
Su Maserati estaba estacionado a tan solo unos metros de mi auto, motivo por el cual fui testigo de las clásicas atenciones que le prestaba a la chica, le abría la puerta, le sonreía, la miraba como si fuera el diamante más valioso en la Tierra y Astrid lo trataba como se trata a un amigo… Me quedó claro que Wright quería a la chica no precisamente como amiga, e irónicamente ella no le correspondía, lo sabía certeramente por las explicaciones que he logrado sacarle y porque sus actitudes eran claras pruebas que lo confirmaban.
Ignoré al dúo más irritante de Cambridge y eché a andar el motor de mi Audi R8 con dirección a Subway.
Sin embargo, no pude dejar de pensar en la situación del tonto rubio;  lo tiene todo en su vida plagada de perfección: Tiene los mejores padres, la mejor reputación, los mejores amigos, la mejor familia, absolutamente todo menos a Astrid. En pocas palabras Austin Wright tiene todo lo que yo no... Aunque yo tampoco tengo a la chica. No pude evitar soltar una risa leve al pensarlo de esa forma,  puedo tener a la chica que quiera, pero no tengo a Astrid Hood. Y la ironía es que pude tenerla. Inmediatamente un viejo recuerdo de hace meses se adueñó mi mente.
Esa chica de los ojos verdes me rechazó, algo que nadie nunca había hecho.
Me dejó abandonado como verdadero idiota cuando reaccionó y se fue. Dijo que no era correcto. Cuando me atreví a relucirlo me golpeó la nariz provocándome un sangrado intenso además de una gran  vergüenza.
Y lo cierto es que yo no estaba ebrio. Apenas había bebido dos vasos de Absolut cuando me decidí a besarla siendo yo el que tomará la iniciativa, al menos sabía lo que hacía. La noté observándome a lo lejos, pero no era la clase de coqueteo que las chicas hacían para atraer mi atención, en realidad ni siquiera estaba coqueteando, únicamente me veía. Creí que lo hacía por curiosa, es decir Skandar Keynes no es un desconocido en Cambridge… Entonces, luego de unos minutos fijé mí vista en ella y vi sus ojos: Verdes como dos brillantes esmeraldas intensas. Había visto ojos verdes grisáceos, verdes aceituna, pero nunca ese tipo de verde vivaz ni ojos tan grandes y resplandecientes.
Decidí acercarme a ella e invitarle algo, pero se negó argumentando que el alcohol no era para nada lo suyo, tuve que dejar mi tercer vaso de vodka abandonado solo por conversar con ella. Hablamos por un largo rato pero el ruido del lugar se estaba volviendo un molesto impedimento, sugerí salir y pude notar que definitivamente era una chica diferente; para empezar su vestimenta no era como la de las demás que iban ataviadas en llamativos vestidos llenos de lentejuelas extra cortos además de escotados, en cambio Astrid llevaba unos jeans combinados con una blusa de Coldplay. Me explicó que estaba ahí por error, pero no aclaró con exactitud el porqué. Y para esos momentos yo ya quería a la ojos bonitos conmigo, así que la besé siendo perfectamente correspondido. Conduje nervioso hacia mi primer apartamento emocionado por haber ganado la noche con una chica de ojos impactantes, un acontecimiento extraño porque siendo honesto, yo me fijaba en todo menos en los ojos. Al paso de unos minutos llegamos y ya adentro la volví a besar subiendo la intensidad poco a poco, treinta minutos parecieron ser fugaces, nos encontrábamos en el living cuando lo único que quería era deshacerme de la blusa de los intérpretes de Viva la Vida. Pero Astrid reacciono y de pronto me dejó ahí… solo.
Tiempo después la reencontré como mi compañera en el aburrido e inservible taller, donde por supuesto la identifiqué, unos ojos como los suyos son difíciles de olvidar, solo que preferí desconocerla, ya que supongo que fue más vergonzoso para ella que el chico con el que casi pasa una importante noche ni siquiera la recuerda. El mismo chico al que le deshizo el orgullo por segunda vez al golpearlo en frente de todo el mundo sin sentir remordimiento alguno.
Ahora tiene completa y estúpidamente enamorado al rubio más codiciado del Pembroke. Por suerte yo no estoy –y jamás estaré- interesado en ella, no es la chica más bella del planeta precisamente.


...


Astrid’s POV:

Luego de que Derek y yo eligiéramos que tipo de comida queríamos degustar aquella tarde, nos encontrábamos en un exquisito restaurant de comida mexicana que se encontraba en la ciudad de Westminster.
-Nunca la he comido –revelé al inquieto chico platinado- no sé qué ordenar.
Me miró con seriedad para luego sonreír delicadamente.
-Los tacos son famosos y deliciosos, pero es lo que como con más regularidad. Hay enchiladas, quesadillas, pozole, ¿qué será el pozole? –no pude evitar la risa que me causaba su pronunciación.
-No tengo idea –contesté a como la risa me permitió.
Al centro del lugar un grupo de hombres con llamativos sombreros, trajes decorados e instrumentos de gran tamaño cantaban alegres canciones en español. En el techo colgaban vistosos adornos de tonos vibrantes.
-El ambiente es genial –comenté asombrada por el folklore que ahí residía.
-Yo amo venir aquí. Conocí este lugar cuando tenía siete años, siempre me llamo la atención el color y el ánimo que se transmite. Mira las pinturas –señaló las paredes.
-¿Qué es eso? –señalé los decorativos del techo.
-Me parece que son piñatas tradicionales. Son estructuras hechas de papel maché, tengo entendido que en México se usan para celebraciones culturales y en los cumpleaños infantiles.
-Me siento tan ignorante –comenté admirando cada rincón del sitio.  
-Descuida. Poco a poco aprenderás, solo sé que los músicos se les dicen mariachi y que aquella pintura es de Frida Kahlo. Me gustaría decir más pero hace años que no vengo aquí.
En un pestañeo una chica se encontraba en nuestra mesa solicitando nuestra orden. Derek ordeno pozole para descubrir lo que era mientras que yo pedí tacos guiada por su consejo.
-¿Pedimos tequila? –sonrío con cierta pizca de picardía.
-No –me reí por su expresión- Dicen que es muy fuerte.
-Veamos si es verdad –ignorando mi opinión el rubio platinado pidió dicha bebida. También solicitamos aguas tradicionales por la recomendación de la chica que nos atendía y dos coca colas.
Unos minutos después la orden estaba lista y nos aventuramos a conocer una fastuosa cultura. El pozole consistía una especie de sopa a base de granos de maíz hervidos en un consomé escarlata con carne, agregarle lechuga es al gusto, se acompaña con tostadas –tortilla de maíz dura y crujiente- entre otras cosas. Derek me hizo probarlo, ciertamente me gustó el exuberante platillo, el consomé picaba un poco pero fue una experiencia increíble. Los tacos eran deliciosos, consistían en tortillas con carne finamente picada y exquisitamente cocinada se sazonaban con salsa mexicana, había de colores rojo y verde, opte por aderezarlos con ambas, eran picantes pero dejaban un sabor excéntrico, también se les agregaba limón y sal, Derek me ayudó a prepararlos, parecía saber muy bien lo que hacía.
Un momento que me causo una risa exagerada fue cuando el chico Wright probó por fin el tequila, apenas lo paso por su garganta su rostro hizo gestos graciosos que evidenciaban lo que yo le había dicho, era una bebida demasiado fuerte. Dejo el tequila abandonado en la mesa y decidió tomar el líquido blanco que reposaba en un vaso de vidrio grueso con bordes de color azul, según nos dijeron eran aguas de horchata pero no  logré descifrar los ingredientes, sin embargo, al igual que toda la comida sabían estupendas.
-Puedo declarar que este es uno de los mejores días de mi vida –le revelé al rubio.
-¿De verdad? –cuestionó.
-Definitivamente. Eres demasiado divertido –respondí con seguridad- Me gustaría venir aquí con frecuencia, no me importa la cantidad de gente que haya ni el tiempo que hay que hacer de Cambridge a Westminster.
-Podemos venir cuando tú quieras –aceptó.
-¡Magnífico!  -celebré.
-Mientras tanto, tenía algunas cosas que hablar contigo, son el motivo de que hayamos salido a comer –asentí con la cabeza aguardando a que continuara- ¿ya conseguiste empleo?
-No. He estado revisando algunos pero no he encontrado nada que no interfiera con mi horario de la universidad, afortunadamente ya vienen las vacaciones invernales y veré que puedo conseguir –expliqué.
-No me agrada que trabajes –soltó de repente- no tienes necesidad y solo te estás desgastando.
-¡Sí, sería fantástico no trabajar! Pero, dime, ¿de dónde sacaría dinero?
-En una ocasión me dijiste que tus padres te enviaban dinero, ambos –tocó un tema no tan agradable para mí.
-Pueden quedárselo. Pueden seguir viviendo en sus montañas de vanidad, pueden malgastarlo, darlo a la caridad, no sé, a mí no me importa.
-Sí me permites, yo creo que sería mejor que lo aceptarás. Tómalo como un pago a los aburridos días que tuviste en Francia con ellos, como una recompensa. Porque Astrid, te estás estresando tontamente cuando no hay necesidad, el día que te conocí estabas de mal humor por haber reprobado un examen, puedes evitarte todo eso y concentrarte en lo que realmente interesa, sé que algún día serás una exitosa escritora –su opinión no resultaba tan descabellada después de todo.
-Lo pensaré –expresé confiada.
-No. Tienes que decidirlo ahora –su voz era firme al igual que su mirada.
-Bien, me dejaré de las ideas tontas del trabajo e iré al banco a realizar un retiro. ¿Feliz? –accedí. Derek era la única persona (aparte de Lauren) que se preocupaba por mí, si a él lo tranquilizaba el hecho de que no trabajará entonces no lo haría. Además, viendo el lado bueno también resultaba beneficioso para mí, no tendría que preocuparme por conseguir ingresos y Diana y George me retribuirían (económicamente hablando) lo aburrida que fue mi vida en París.
-¿De verdad? –enarcó una de sus perfectas cejas rubias.
-Sí. No lo había visto de esa manera y creo que tienes razón –accedí.
Seguimos un rato más en el restaurant apreciando la cultura, la comida, la música y la extravagancia que embellecía el ambiente. Ambos estábamos demasiado felices, por fin era viernes y un fin de semana nos aguardaba para descansar de la ajetreada semana de estudios.
-Yo tengo un apodo y tú no –comentó Derek repentinamente.
-¿Cómo? –no logré comprenderlo del todo bien.
-Tú me dices Deer, pero yo no sé cómo decirte. ¿As? –hizo una mueca.
-Mmmh, sí, pero siempre me ha parecido extraño.
-¿Pau? –Interrogó como siguiente opción refiriéndose a mí segundo nombre- ¿Lette?
-No. Son horribles –me reí.
-¡Lo tengo! Green Eyes –festejó con una palmada.
-¿Green Eyes? –me mostré confundida.
-“Honey you, are a rock…”
-No empieces, no aquí –continúe riéndome mientras el rubio platinado ignoraba mi petición.
Hizo que me pusiera de pie, tomo mis manos entrelazándolas con las suyas y repentinamente, no supe cómo, me encontraba besando a mí mejor amigo. Estaba tan entretenida por la diversión que la escena me causaba que no me di cuenta de cómo sucedió. Mi sorpresa fue tal que no supe que hacer, noté sus ojos cerrados por lo que de inmediato imité su acción… Fue un beso suave y lento que finalizó cuando Derek se apartó sutilmente.
-Lo siento, yo… en serio, no sé… lo lamento –se disculpó. Yo seguía en mi estado de estupefacción.
-Está bien. Tal vez fue el momento, la canción, la euforia, no lo sé –no quise que se sintiera avergonzado. Ambos estábamos muy optimistas y lo más probable es que se debiera a eso.
-Perdón otra vez, no sé qué paso –denotaba que estaba apenado pero había logrado tranquilizarlo.
-Yo tampoco, no te preocupes, está bien, fue la emoción –yo seguía sin creer que le había correspondido, aunque claramente no iba a empujarlo y ser una grosera, no lo merecía.
Regresamos a casa aproximadamente a las nueve de la noche, donde Lauren aguardaba a contarme sobre un chico que le gustaba, dijo que se trataba de Luke Hayden e inmediatamente no pude evitar no pensar en Skandar, por un momento me sentí algo culpable por lo que ocurrió con Derek pero no importaba, no tenía nada que ver, realmente era ilógico, para Skandar yo soy una chica común.


Última edición por Eddie el Jue 26 Jun 2014, 7:10 pm, editado 2 veces
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A tiempo

Mensaje por Fernanda. el Mar 24 Jun 2014, 9:58 pm

¡Here's the first comment! (espero). ♡


Skandar es un tonto:c ¡ES TAN MALVADO! Habla de Derek mal, habla de Astid mal (me quejo aunque yo igual lo hago, si.) & su sucio ser (que muy, muy, MUY, adentro, es bueno) ya está planeando algo:c ó bueno, yo creo eso.
No me gustó que Derek besará a Astrid, ella le respondierá & después dijiera que fue sólo "la emoción"... ¿EMOCIÓN POR QUÉ DESQUICIADA HEARTBREAKER? Okya.  
Enserio me afecta que Derek la quiera tanto & esa sólo esté pensando en el  bobo de Skandar. :c


Quiero decir que la odio tanto pero solo es un personaje ficticio, asfghjkln>:c
Espero que Skandar como en exceso  en Subway, engordé & que ya nadie le haga caso, okno.


Cuando leí lo de "Los interpretes de Viva la Vida", fue como: "¡BRAVO SKANDAR, NO ERES TAN TONTO COMO CREÍA!", aunque claramente siempre he sabido que no es tonto._.
Aunque Astid no me caiga bien del todo, realmente quiero que ella & Derek sean novios:c así él sería muy feliz por que lo merece.


Bueno, estoy feliz por que esta vez Astrid no huyó cobardemente de mi querido chico Wright.
¡No me contaste que Lauren ya gustaba de Luke! Pero, debido a cierta nota de voz por WhatsApp, creo que lo pasaré , asdfghjkln. Tambié  Lauren era una ciega. Luke detrás de ella & la tonta burlándose de su estilo para impresionarla. Empiezo a creer que a ese par de amigas (Astrid & Lauren) les gusta jugar con los sentimiento de los chicos, okno. Me calmo.


Bueno, Feri se despide un tanto enojada enojada por que se le borró (otra vez), el comentario. 
Siguela, siguela, siguela. Amo tu fic:3 ¡FERI AMAR MUCHO EL FIC! Okya, asdfghjkln.


Bye Sister Twin fabulous. ♥ 
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A tiempo

Mensaje por FannyR el Miér 25 Jun 2014, 11:31 pm

¡Holaaa!

Soy tu nueva lectora. De verdad la novela está muy padre y me dejas con ganas de más. Me encanta tu manera de escribir, eres buenísima, sigue pronto! Saludos. :)
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A tiempo

Mensaje por valen18 el Vie 27 Jun 2014, 8:49 pm

ese skandar si es pendejo jaja, derek porque la besaste????   
siguelaa :D
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A tiempo

Mensaje por Eddie el Vie 27 Jun 2014, 9:42 pm

Feri:

@Fernanda. escribió:¡Here's the first comment! (espero). ♡


Skandar es un tonto:c ¡ES TAN MALVADO! Habla de Derek mal, habla de Astid mal (me quejo aunque yo igual lo hago, si.) & su sucio ser (que muy, muy, MUY, adentro, es bueno) ya está planeando algo:c ó bueno, yo creo eso.
No me gustó que Derek besará a Astrid, ella le respondierá & después dijiera que fue sólo "la emoción"... ¿EMOCIÓN POR QUÉ DESQUICIADA HEARTBREAKER? Okya.  
Enserio me afecta que Derek la quiera tanto & esa sólo esté pensando en el  bobo de Skandar. :c


Quiero decir que la odio tanto pero solo es un personaje ficticio, asfghjkln>:c
Espero que Skandar como en exceso  en Subway, engordé & que ya nadie le haga caso, okno.


Cuando leí lo de "Los interpretes de Viva la Vida", fue como: "¡BRAVO SKANDAR, NO ERES TAN TONTO COMO CREÍA!", aunque claramente siempre he sabido que no es tonto._.
Aunque Astid no me caiga bien del todo, realmente quiero que ella & Derek sean novios:c así él sería muy feliz por que lo merece.


Bueno, estoy feliz por que esta vez Astrid no huyó cobardemente de mi querido chico Wright.
¡No me contaste que Lauren ya gustaba de Luke! Pero, debido a cierta nota de voz por WhatsApp, creo que lo pasaré , asdfghjkln. Tambié  Lauren era una ciega. Luke detrás de ella & la tonta burlándose de su estilo para impresionarla. Empiezo a creer que a ese par de amigas (Astrid & Lauren) les gusta jugar con los sentimiento de los chicos, okno. Me calmo.


Bueno, Feri se despide un tanto enojada enojada por que se le borró (otra vez), el comentario. 
Siguela, siguela, siguela. Amo tu fic:3 ¡FERI AMAR MUCHO EL FIC! Okya, asdfghjkln.


Bye Sister Twin fabulous. ♥ 

Yep. You're the fist comment :3
Aw, sabes lo que digo al respecto  sad y como me siento   Okya.
Sí, bueno.... el cerebro de Astrid esta impregnado del chico castaño de sensuales ojos pardos. ¡Pero bueno, ES DEREK WRIGHT! Creo que la chica de enamorarse de los dos estaría en un GRAN dilema, pero de todas formas tienes razón, es una completa HEARTBREAKER!

Ay, los dos tienen su heartsito  :(L): Aunque el de uno sea una piedra, igual es un corazón Okno .-. Ese corazón me duele más que el de todos Bueno ya, debo callarme, estoy diciendo cosas que parecen no tener sentido.

¡JAJAJAJAJAJAJAJAJAJÁ! Omfg!, aunque hiciera eso no engordaría. You know, his sport, específicamente diseñado para él (?

Después de todo nos ha mostrado que no es tonto respecto a esos temas, apuesto a que conforme avancen los capítulos lo querrás más, sé lo que digo.

¿Feri ha creado ship nuevo? (ya hasta le tengo nombre) ¿Feri apoya el ship?

Lo sé, se quedo ahí con MI también chico Wright... I'm not jealous .-. Bien, seré menos posesiva esta vez, I promise.


Maybe.... Just girls, breaking hearts. Okno.

Algunas cosas en mi comentario están fuera de lugar .______________.

Eddie amar mucho el #FeriComment!



Última edición por Eddie el Vie 27 Jun 2014, 10:07 pm, editado 2 veces
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A tiempo

Mensaje por Eddie el Vie 27 Jun 2014, 9:46 pm

Fanny:
@FannyR escribió:¡Holaaa!

Soy tu nueva lectora. De verdad la novela está muy padre y me dejas con ganas de más. Me encanta tu manera de escribir, eres buenísima, sigue pronto! Saludos. :)


Welcomeeeeeee!!!
Holi :3
Me agrada leer eso    He trabajado mucho en ella, es como una especie de recompensa y las opiniones ayudan muchísimo.
Muchas gracias c:
Llevo un poco avanzado el siguiente capítulo, espero postearlo lo más pronto posible.
¡Un abrazo!
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A tiempo

Mensaje por Eddie el Vie 27 Jun 2014, 9:49 pm

Valen:

@valen18 escribió:ese skandar si es pendejo jaja, derek porque la besaste????   
siguelaa :D
¡JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJÁ!... La cruda verdad xD. OKNO... Tal vez es inteligente pero le gusta jugar a que no lo es, quien sabe, quizá tiene una mente compleja que solo él entiende (? Sólo puedo decir que sí Astrid con su peculiar personalidad a veces es complicada, Skandar lo es más.
De hecho, esperemos que el adorable Derek nos dé algunas explicaciones.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A tiempo

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.