O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Ramé {Pvt}
Hoy a las 4:45 pm por cipriano.

» dream maker, you heart breaker
Hoy a las 4:04 pm por moon river

» Valley of wolves.
Hoy a las 3:57 pm por hypatia.

» Coffee at morning
Hoy a las 2:44 pm por peraulata

» Survive. (Audiciones abiertas.)
Hoy a las 2:25 pm por CNCOwner.

» Extrañas criaturas - Arco 1. Los renacidos, capítulo 2
Hoy a las 2:09 pm por CNCOwner.

» trust the unknown
Hoy a las 12:56 pm por chihiro

» Extrañas criaturas [Resultados
Hoy a las 11:53 am por wonder.

» Distant stars come in black or red • Pvt
Hoy a las 10:49 am por blackstairs

novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ insxne.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

The broken mirror

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

The broken mirror

Mensaje por disappear. el Miér 19 Mar 2014, 4:34 pm

The broken mirror
→ Narra Cora Dotichk
Es tan estresante a veces, que lo vuelve impredecible. No tengo ni idea de cómo o cuándo llegó a esa terraza, pero sé que por su cabeza no está pasando nada que se califique como bonito. Es más bien morboso, oscuro y peligroso.
—Si vienes a buscar a tu Don Juan, él ya no está aquí —haba y luego toma de su bebida. La etiqueta se encuentra lo bastante lejos como para que la pueda ver; pero estoy segura de que se trata de algún licor o semejante a éste.
—No sé por qué sigues con esa idea. Ya ni siquiera me hablo con él.
—Es verdad, pero él siempre está hablando de ti —se mofa, y le da toma una generosa cantidad de bebida. Hago una mueca, totalmente disgustada del olor y de la vista que me proporciona Bennett. Un hombre débil.
—¿Qué tomas? —intento que no sea tan evidente mi desprecio por el alcohol, pero falló notablemente.
—Bour-bon —Bennett se ríe tras su tartamudez, y luego me mira. Esa mirada verde como un estanque suya, siempre con vida y alegría, ahora está desorbitada.
Me regala una sonrisa, una lo bastante seductora e indudablemente me doy cuenta que ya está demasiado borracho. No nos odiamos, ni nos detestamos, pero nunca nos llevamos de la mejor forma posible y lo único que nos relaciona es nuestro amigo en común Bartolome.
—¿Qué harás?
—¿No es obvio eso? —me indaga; niego con la cabeza, con el ceño fruncido y los brazos en jarra y él mufa, frustrado.
—¿Qué harás? —esta vez reformulo la pregunta, más despacio y subrayando cada palabra. Bennett se encoge de hombros, indiferente.
—Me quedaré aquí, esperando…
—¿Esperando qué?
Pero no recibo una respuesta suya, sólo el silencio de la terraza, el frío de las paredes, el viento que vuela mi melena y los estruendosos ruidos de los autos. Pero, luego unos minutos, Bennett sigue igual, mirando a la nada, sentado sobre la pared, todo desalineado. Observando mejor, me encuentro con una pequeña bolsita de color blanco. ¿Qué es eso?
—¿Te quedarás mucho tiempo ahí? —su voz suena rasposa y ronca. Un escalofrío recorre mi cuerpo.
—¿Qué hay al lado tuyo? —al instante, su cuerpo se tensa y se pone alerta. Qué extraño…
—Nada.
—¿No me lo dirás? —pregunto lo bastante confundida.
—No.
—¡Por favor Bennett!, ya no somos niños pequeños que escondemos secretos. Dime que es eso —suplico y me muerdo la lengua para no decir nada más.
—No me digas, ¿tú no guardas secretos, Cora? —una sonrisa sardónica salta a la vista; cuento hasta diez para no darle un golpe de lleno en su dorada piel.
—Claro que lo hago.
—Entonces no tengo porque decirte que es esto —levanta la pequeña bolsa y la mueve exageradamente. Aprieto la mandíbula, enojada por no saber qué es el contenido.
—Vale, esto es ridículo —niego con la cabeza, y antes de darme media vuelta para retirarme de allí, observo como Bennett mira hacia mí, con una mirada lo bastante escalofriante. Pero su cara se trasnformo al miedo.
Quizá no es bueno para él que lo dejara allí; solo y borracho, pero tampoco me agrada la idea de tener que estar a su lado mientras lo único que hacía era esquivar mis preguntas.
Tomo mi bolso y cuando estoy a punto de dar vuelta el pomo de la puerta, puedo escucharlo nuevamente.
—No me dejes…
Muerdo el interior de mi mejilla, pensando específicamente qué quería decirme con ello. Sin mirarlo, me aclaro la voz y trato de que mi pregunta suene fuerte y clara.
—¿No quieres que me vaya?
—No… Por favor Cora, te lo suplico, no me dejes en este mundo. Soy una mierda —un jadeo, similar a un sollozo, suene a través de mis oídos y estupefacta, lo miro.
Bennett no era más que la mismísima imagen de un hombre destrozado. Esta vez es mi turno de soltar un jadeo de sorpresa. Me acerco a él, y acuchillando para estar a su altura, lo tomo desde su barbilla.
—¿Qué te sucede? —noto cómo piensa en decirmelo. Todo un dilema. Casi, y por el siniestro silencio que nos rodea, siento como los engranajes de su cabeza se mueven a todo ritmo.
—No puedo…
—¿No puedes qué?
—No puedo dejar de ser un esclavo.
Sus palabras son lo bastante turbadoras, y no logro entenderlo.
—No lo comprendo…
Sólo mueve su cabeza, con una sonrisa sarcástica, esta vez, en su cara.
—Claro que no lo entenderías.
—Vale, acepto explicaciones —respondo, ofuscada por su respuesta. Puedo ser algo cabeza dura, pero no tonta.
—No lo entenderás.
—Entonces, me voy.
Furiosa, me levanto y pienso lo inútil que es tratar con él. Cómo si no lo supiera ya. Advierto una mano sobre la mía, cogiendola con mucha presión.
—No.
—Hoy te has despertado con ganas de decir todo el día esa monosílaba.
Mi repulsión por el alcohol regresa en cuanto siento el hediondo olor a licor. Pero mezclado con algo más. Retorcido y mientras mas me alejo, la mano de Bennett sobre la mía va deslizándose lentamente. El frío choca contra mi palma y tengo la necesidad de volver a ponerla sobre la suya.
—¿Me dejas?
—¿De qué me sirve quedarme? Es en vano intentarlo si te cerraras en tu propia burbuja.
—¡Coraline! ¡¿Qué es lo que no entiendes?! Te necesito como no tienes idea, quiero estar a tu lado, me siento completo cuando estoy contigo.
—¿Cómo? —inquiero, atónita. Supongo que no espero esa pregunta ni mi reacción, porque las aletas de tu nariz se dilataron.
—Te necesito.
—¿Por qué?
—Porque sí.
—Esa respuesta no es prudente, Bennett.
—¿Y qué es lo que quieres entonces?
—No lo sé…
Mi entrecejo fruncido aparece en cuanto me pongo a pensar en lo sucedido. Estoy tan absorta en mis pensamientos, que no me doy cuenta cuando Bennett se levanta de su lugar y se acerca hacia mí, tambaleándose. Él se apoya contra la pared, mirándome fijamente con su orbes de un verde color, muy intenso. Puedo intoxicarme con ellos siempre que pueda verlos, y ésta no es la excepción.
—Soy cocainómano, Cora —cuando estoy a punto de replicar mis dudas contra él, sólo eleva su mano para hacerme callar. Muerdo mi labio inferior, tragando saliva en seco —. Inspiró cocaína, Nena. No puedo impedirlo, siempre es así y no hago nada para terminar con esto. Te quiero a mí lado, pero sé que no soy lo que te mereces —Esta vez pasa su mano sobre mi mejilla, sólido y sin ningún titubeo. O los efectos acabaron rápidos o está metido en su mundo.
—Es algo… Oscuro, supongo.
—Ni me lo digas —una media sonrisa aparece sobre su bello rostro y creo derretirme bajo su caliente tacto. Inhalo intensamente, y luego de pensar qué debo decir, dejo de lado todos los prejuicios que creo tener y me acerco más a él.
—Quiero ayudarte.
—¿Lo dices en serio? —está visiblemente perplejo, hasta quizá incómodo.
—Sí, claro —amaga a dejar de tocar mi mejilla, pero en un rápido movimiento la tomo y acerco mi cara a él. Está con los ojos muy abiertos —. ¿Estás bien?
—Sí.
—Te he sorprendido, eh —comento con un tono juguetón y él sonríe abiertamente. Su sonido me llega al alma, su alegría es gratificante.
—Demasiado, Nena.
—¿Qué debemos hacer?
—No lo sé.
—Juntos lo superaremos.
Él retrocede, y temo que lo que dije lo haya afectado. Su semblante cambia, y el mío también, pero de preocupación.
—No —dice y rechaza la idea. Abro la boca, sin que salga de mí ninguna palabra.
—¿No?
—Yo… soy un esclavo —me enfado al escuchar otra vez esa palabra, pero teniendo algo más de paciencia, intento escucharlo.
—¿Esclavo?
—De la droga.
No puedo entenderlo, y eso me molesta; pero no dejaré que me ciegue por lo extraño.
—Eres esclavo de la droga.
—Si.
—Podrás superarlo.
—No.
—¡Quieres dejar de decir siempre lo mismo!
—No.
—Bennett, ¡busca una solución a tus problemas, por favor! —replico, subiendo la voz un poco mas.
—Ayudame —súplica, y es música para mis oídos. ¡Por fin deja de ser tan cabezota!
—Claro.
—Quiero mi libertad.
Es exasperante. Sí que lo es.
—Explícate.
—La droga me hace sentirme como un esclavo, y gracias a ello, he perdido totalmente mi libertad. La conseguiré si te quedas conmigo, tendré una alma fuerte gracias a ti y la liberación me abrira las puertas después de tanto tiempo.
Cuando finaliza, se arrima un poco más a mi lado, y me abraza. Yo hago lo mismo. Y tratando de demostrarle que me quedaría con él, sea como sea. Es increíble cómo en poco menos de media hora, pude conseguir ver claramente cómo es todo. Yo amo a Bennett, siempre lo supe aunque me negaba a reconocerlo. Él jamás intentó nada conmigo, él siempre me protegió, él estuvo cuando más necesite a alguien y no lo supe ver. Era a Bennett a quien siempre necesite a mi lado.
—Juntos, siempre.
—Siempre, Nena.


Spoiler:

Bueno, finalmente aquí está el capítulo. Pensé que no me saldría en todos estos días y luego de dejarme estar lo conseguí ;-; ajsbka me ha encantado el tema, mi suceso fue problemas con las drogas y el alcohol; la cantidad de palabras que contiene el capítulo son de 1514; y fue inspirada en la canción de Romeo Santos, Propuesta Indecente. En fin, espero que todo esté en orden y he disfrutado escribirlo, la verdad que sí c:.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.