O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» bitter battlefield.{muro interactivo.
Hoy a las 7:21 am por rumancek.

» Heroes. (Muro Interactivo)
Hoy a las 4:52 am por Andy Belmar.

» fallen angels [muro]
Hoy a las 4:48 am por Andy Belmar.

» y por eso rompimos
Ayer a las 8:01 pm por Stark.

» daydreamin'. ♡
Ayer a las 6:46 pm por bwiyomi.

» the worst of times.
Ayer a las 6:19 pm por zuko.

» The 100 | No. C.
Ayer a las 5:58 pm por Stark.

» ron weasley
Ayer a las 4:16 pm por chihiro

» Sharingan
Ayer a las 2:10 pm por Karasuno

novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ insxne.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

Mi Hermosa Dama {Justin Bieber Y Tú}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mi Hermosa Dama {Justin Bieber Y Tú}

Mensaje por PaolaAlvarado el Sáb 15 Mar 2014, 12:35 am


Ficha de la serie


• Titulo: Mi hermosa dama.
• Autor:Miranda Lee.
• Adaptación: Si de un libro
• Género: Drama/ Romance
• Contenido: Drama, Romance
• Advertencias: ninguna
• Otras páginas: si


                                                                                     ------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------






Después de un matrimonio desastroso, lo último que _____ deseaba o necesitaba era otro ataque de pasión desenfrenada. Había aprendido a ser cautelosa con los hombres. Justin Bieber era muy atractivo, pero la joven llegó a su casa para trabajar como acompañante de su voluntariosa hija, ¡no para relacionarse con él! Aunque él tenía otras ideas al respecto...

 
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 1

Mensaje por PaolaAlvarado el Sáb 15 Mar 2014, 12:38 am

—¿Como te atreves? —había gritado _____ con indignación—. ¡Para el coche de inmediato y déjame bajar!

¿Y que había hecho el muy canalla?

¡Parar el coche en seguida y casi empujarla hacia fuera.

Por eso, ahora ella iba andando a lo largo de esa carretera casi a la una de la madrugada. Cerdo. Abandonarla así, en medio de la noche... aunque ella se lo hubiera ordenado. _____ sabía que Brian Burnett había actuado por resentimiento, por no haber accedido a darle lo que quería. Había parado el coche y la había obligado a bajar.Después se había alejado a gran velocidad.

Y no había regresado el muy maldito. Cualquier otro hombre habría recapacitado  y dado marcha atrás. Pero él no. Cerdo. Puerco. Cerdo. Puerco. _____ murmuraba esas dos palabras alternativamente a cada paso que daba.

Esperaba al menos que la tía Millie hubiera dejado la puerta trasera abierta porque sino, tendría que sacarla de la cama para que la abriera y todo el mundo se enteraría de que había llegado de madrugada.

Tal vez no debía haber salido esa noche, pero su amiga Ally la había llamado y como hacía mucho que no la veía... Dios, cómo le dolían los pies con esos zapatos de tacón alto que no estaba acostumbrada a llevar. No podía recordar la última vez que se los había puesto, lo mismo que la falda... vaqueros y camisetas eran su atuendo acostumbrado. ¡Se acercaba un coche! Podía ver los faros aproximándose... de la dirección opuesta a la que Brian había tomado. Y ella estaba sola ahí, se recordó. Su apresurado sentimiento de alivio se desvaneció con rapidez. ¿Y si el conductor de ese coche fuera aún peor que Brian? Aunque también podía ser una mujer...

El coche se detuvo a su lado con un rechinido.

— ¿Desea usted que la violen?

Ninguna mujer desea ser violada. Pero ese hombre, de perfil agudo, iluminado por las luces del salpicadero, de voz fría y áspera, obviamente lo creía.

— ¿O peor? —agregó él, con los ojos brillando en la oscuridad.

Trataba de asustarla..., pero no necesitaba molestarse, porque ya estaba muy asustada.

—Sube al coche —ordenó él abruptamente, con un tono que no admitía discusión. ¡Subir al...! Ella podía ser un poco estúpida, pero no estaba loca. Una vez dentro del coche, estaría por completo a su merced.

—Creo que debo advertirle... —levantó la barbilla a la defensiva— que se karate —sólo esperaba que no la pusiera a prueba para demostrar cuánto karate sabía, porque en realidad no era mucho.

—Me alegro por usted. ¡Ahora suba al coche! —la orden fue repetida con áspera impaciencia.

_____ tragó saliva. La alternativa de salir corriendo campo a través en una noche semiiluminada por la luna la desechó tan pronto como entró en su cabeza. Sería una locura intentar siquiera huir de ese modo. Oh, Dios, no sabía qué hacer.

—O sube al coche para que la lleve al pueblo, o llamo a la policía para que vengan a recogerla —advirtió él con tono peligrosamente suave.

—¡Oh, sí! —_____ se aferró con ansiedad a la última sugerencia. No porque quisiera quedarse ahí esperando a que la recogiera la policía. ¡La tía Millie sufriría un infarto si llegaba en una patrulla a la casa! Pero así podría conseguir que ese hombre se fuera—. Me parece muy buena idea —lo alentó con entusiasmo—. Hay un teléfono en el pueblo...

—Tengo teléfono en el coche —la interrumpió él con burla.

¡Teléfono en el coche! ¡Por supuesto! ¡Maldita tecnología moderna!

—Entonces si usted me lo deja; podría llamar a mi tía —sugirió ella con ligereza, no queriendo discutir con él... No podía verlo bien, pero debía ser un hombre de cuerpo grande, por el espacio que ocupaba dentro del coche, y su voz sonaba fuerte y autoritaria, como si estuviera acostumbrado a dar órdenes... ¡y a que lo obedecieran!

—Se me ha hecho un poco tarde —explicó _____ con tristeza—. Y mi tía debe de estar preocupada por mí —la verdad era que su tía no estaría preocupada en absoluto porque supondría que _____ se había metido en la cama hacía horas, y se enfadaría mucho cuando le dijera que no era así. ¡Pero el disgusto de la tía Millie era el menor de los males en ese momento!

—Yo también estaría preocupado si usted fuera mi sobrina —dijo el hombre con desdén—. Tome —le puso el teléfono frente a los ojos—. Marque el número y espere —la instruyó con cansancio cuando ella vaciló.

«Esperar» parecía ser la palabra adecuada. Su tía debía haberse dormido, pues el teléfono sonó y sonó sin respuesta.

—Es probable que se haya quedado dormida esperándome —comentó _____ al percibir la creciente impaciencia del hombre.

—No me sorprendería en lo más mínimo —murmuró él con tono condenatorio. La joven no entendía por qué estaba tan furioso con ella; después de todo no le había pedido que se detuviera.

—Estoy segura de que cogerá el teléfono en seguida... ¡Oh, tía Millie! —gritó con alegría al escuchar la voz de su tía al otro extremo de la línea. Aunque la reacción de la señora al percatarse de que era _____ quien llamaba no fue muy tranquilizadora... como había temido.

— ¿Qué diablos...? ¿Sabes la hora que es? —demandó su tía, indignada—. ¿Dónde estás? ¿Qué estás haciendo fuera de casa a esta hora de la noche? Pensaba que te habías acostado hace mucho. _____, esto es demasiado...

—Comprendo que te preocupes, tía Millie —la interrumpió la joven con voz ligeramente lisonjera. En ese momento, su tía estaba más disgustada que preocupada por ella, era obvio. No la culpaba pues había interrumpido su plácido descanso—. Sólo quería decirte que estaré pronto en casa y que...

— ¿Me levantas de la cama a esta hora sólo para decirme que vas a venir pronto a casa? —preguntó la tía Millie con incredulidad—. ____...

—Sí, está bien —_____ volvió a interrumpirla con suavidad—. Hmm... Ally se va a quedar en el pueblo, así que me voy a ir con... con otro amigo

_____ intentaba tranquilizar a su tía sin alarmarla, al mismo tiempo que hacía saber al extraño que alguien sabía dónde estaba y la esperaba en casa en la siguiente media hora.

— ¿Qué amigo? —preguntó su tía con agudeza—. _____, sólo llevas un día aquí —continuó con exasperación—, ¡y ya estás liándolo todo!

— ¿Qué amigo...? —repitió _____ con lentitud, pensando rápido. Sabía que sólo estaba empeorando la situación con sus verdades a medias y sus evasivas—. Su nombre es...

—Justin Bieber —dijo el hombre con tranquilidad.

—Ju... ¡Brian Burnett! —dijo la joven con rapidez, mirando el interior del coche con horror y fascinación. Oh, Dios, Justin Bieber. ¡De todas las personas del mundo que podía haberse detenido, tenía que ser él! Gracias a Dios no había dicho ese nombre a su tía—. Pues... Brian Burnett —repitió con voz más clamada, volviéndose—. ¿No lo recuerdas? —desesperada, trató de pensar en un modo de salir de esa situación... Un duro nudo de angustia se formó en su estómago—. El hermano de Ally —añadió con vaguedad.

¡Justin Bieber! Todavía no podía creerlo. Cualquier otro no habría importado, ¿pero él? ¡Oh, Señor!

—Por supuesto que lo recuerdo —contestó su tía con impaciencia—. Fue...

—Mira, tengo que irme, tía Millie —le interrumpió _____ con rapidez—. Llegaré en seguida a casa y entonces podremos hablar.

—Me voy a acostar, _____ —replicó la señora con firmeza—. Hablaremos por la mañana.

Y la joven la conocía lo suficiente como para saber que cuando decía que hablarían por la mañana, quería decir que hablaría su tía y ella escucharía. Y la reprendería. O más. Era ridículo que a los veintidós años todavía temiera a su tía Millie, pero era algo que había aprendido durante las largas vacaciones de verano que había pasado con su tía cuando era niña. Además, su tía se había vuelto más gruñona con los años. Y ahora no tenía a su prima Arlette para que actuara como parachoques entre la impaciencia de su tía y su propio ímpetu. Arlette se encontraba fuera, en Alemania...

—Pues... no tengo llave para entrar —murmuró _____.

— ¡Vaya! —exclamó su tía con incredulidad—. Eres imposible, _____. ¡Yo pensaba que habías madurado con los años y con todo lo que has pasado, pero veo que sigues tan irresponsable como siempre! Nunca debí...

—Me esperarás levantada —_____ fingió gratitud al mismo tiempo que se preguntaba por qué le sucedían a ella esas cosas.

Esa noche había salido con toda inocencia a encontrarse con Ally, esperando con emoción ver a su antigua amiga de la infancia. Pero a causa de eso sus planes para la semana siguiente podían haberse echado a perder. ¡Diablos! Todo era culpa de Brian Burnett. Era tres años mayor que Ally, Arlette y ella y en otro tiempo le parecía un dios sin embargo ahora era un tipo maduro pero con pies de barro.

_____ frunció el ceño al ver que otro coche se acercaba pero esta vez en dirección opuesta.

—Te veré pronto, tía Millie —añadió con rapidez, terminado la llamada antes de que su tía pudiera protestar a causa de la sugerencia.

No dudaba que estaría furiosa cuando llegara, pero primero tenía que tratar con Justin Bieber ¿Cómo saldría de esa situación? No lo sabía. Una vez que él supiera quién era ella...

—Ahora, suba al coche —ordenó él mientras ella le devolvía el teléfono portátil y encendía el motor para partir. _____ no podía verlo en la oscuridad. Lo habría reconocido al instante si hubiera sido de día... su ruda apostura, cabello rubio oscuro, fríos ojos mieles. Su fotografía salía a menudo en los periódicos, pero ahora que sabía que era Justin Bieber, se sentía menos inclinada a subirse al coche de él. Cuanto menos tiempo pasara en su compañía, menos probable sería que la reconociera cuando la volviera a ver. Porque se iban a volver a ver. Y en circunstancias muy diferentes. Si al menos...

El coche que se aproximaba con rapidez en dirección opuesta de repente la deslumbró con sus faros y se detuvo.

—____, lo siento —era inconfundible la voz masculina esta vez. ¡Brian! Había regresado por ella, después de todo—. Me he comportado como un estúpido —apagó el motor del vehículo, se bajó y cruzó la carretera hacia ella—. Cuando he llegado a mi casa me he dado cuenta de lo estúpido que...

—No importa —lo interrumpió ella con rapidez, avanzando para detenerlo antes de que llegara al coche de Justin Bieber—. Lo que importa ahora es que estás aquí. Regresa a tu coche y me reuniré contigo en un minuto. Sólo quiero darle las gracias a este amable caballero por detenerse —mientras hablaba lo empujaba hacia su vehículo.

—Pero...

—Espera en el coche, Brian —instruyó ella, ansiosa de que los dos hombres no se conocieran, de ser así todo acabaría para ella.

—Pero... pero... —Brian tartamudeaba.

—He dicho que esperes en el coche, Brian —ella apenas podía contrlar su desesperación.

—¡Está bien, está bien! —agitó las manos como si no supiera de qué se trataba—. Dios, sólo quería disculparme —murmuró mientras volvía al coche—. ¡Mujeres! —añadió com disgusto mientras se instalaba frente al volante, y daba un portazo.

—Su novio parece estar todavía um poco irritado —obasevó Justin Bieber con burla desde el interior de su coche—. ¿Está segura de que quiere irse con él?

—Brian no es mi novio —dijo ella con indignación… y luego se preguntó por qué se tomaba la molestia de hacerlo. Sólo estaba aumentando la posibilidad de reconocerla cuando se encontraran de nuevo.

Podía sentir su penetrante mirada sobre ella.

—¿No? —preguntó él, escéptico—. Deduzco, por lo que han hablado entre ustedes, que han tenido una pelea de enamorados —añadió con aspereza y ella se indignó. No había visto a Brian durante años hasta esa noche… ¡ése era en parte el motivo por el cual su comportamiento la había irritado tanto! —. Debería considerar seriamente— prosiguió Justin Bieber con severidad— si desea continuar uma relación com un hombre que la há dejado tirada en medio del campo a las doce y media de la noche.

_____ jadeó con indignación.

—¡Él no me há dejado tirada! ¡Yo ordené que parara el coche para bajarme! Y si  yo no hubiera estado defendiendo… —se interrrumpió al darse cuenta de lo que había estado a punto de decir.

—Sin embargo, supongo que él le habrá dado un motivo para hacer eso, por lo demás algo por completo irresponsable… —señaló Justin con tono crítico.

Ella se quedó desolada al escuchar el uso que hacía de la palabra “irresponsable”. Lo último que quería era que ese hombre la considerara una irresponsable.

—Podía haber perdido mucho más que su honor, vagando por carreteras desisertas a esta hora de la noche —advirtió él con impaciencia—. Yo sugeriría que en el futuro escogiera a sus amigos con más cuidado —añadió con aspereza.

Sonaba más como una orden que como una sugerencia, pero fue su comentario final pues puso en marcha el coche y se alejó con suavidad.

—_____, ¿podemos irnos ya? —Brian había bajado la ventanilla del coche y la llamaba com impaciencia—. Ya sé que mañana es sabado, pero tengo que trabajar, y es tarde…

—¡Bien, dichoso tú! —gruñó ella com furia mientras cruzaba la carretera para abordar el coche—. Gracias a ti, yo… oh, no importa, vámonos, ¿quieres? —se apoyó en su asiento—. ¡No deseo pasar más tiempo en tu compañía!

—Yo no he dicho… Oh, está bien —Brian suspiró com cansancio mientras ella lo miraba com disgusto—. Pero me parece que estás armando demasiado alboroto sobre este asunto —murmuró él mientras aceleraba—. He cometido un error, pero ya me he disculpado. No sé por que no podemos olvidar este incidente —añadió com tono malhumorado.

Ese era el problema, Él no tenía ni idea de que ella quizá no lo podría olvidar. La tía Millie seguramente no le permitiría hacerlo.

—Ally va a matarme —murmuró Brian con cansancio, sin que ____ aceptara o rechazara su previa sugerencia.

¡Recordando el feroz temperamento de su amiga de la infancia, _____ no se sorprendería en lo más mínimo!

—Es lo que mereces —señaló aunque su tensión ya había comenzado a disminuir—. Debería contárselo todo —añadió en broma—. ¡Pero no lo haré!—le dirigió una sonrisa triste al pensarlo—. ¡Sería como arrojarte a los leones!  Ally no tiene por qué saber nada de esto —cuanta menos gente supiera acerca de esa noche, mejor.

— ¡Gracias! —exclamó Brian con obvio alivio por el indulto..., y su gratitud hizo sentir a _____ un poco culpable—. Mi hermana es una verdadera latosa cuando quiere serlo —dijo frunciendo el ceño.

Hablando de latas... ¡sería mejor que _____ pensara en lo que iba a decirle a la tía Millie cuando llegara!

Se quedó callada de nuevo y su buen humor se esfumó.

—Déjame aquí —le pidió a Brian cuando dieron vuelta en la esquina, todavía un poco lejos de la casa—. Ally no es nada al lado de mi tia Millie cuando se enfada —explico con una mueca—. ¡Y como puedes ver por las luces, aún está levantada!

_____ podía visualizar a su tía, sentada a la mesa de madera en el centro de la cocina, con su bata color de rosa y el rostro sonrosado.

Brian detuvo el coche a cierta distancia de la casa y se volvió para mirarla.

—Si quieres te acompaño —ofreció com valentía.

____ rió suavemente.

— ¡Ahora sé por qué estaba impresionada contigo cuando era más joven! Es un amable ofrecimiento, Brian, y lo aprecio —le apretó el brazo, agradecida—. Pero creo que a tía Millie es mejor que le haga frente yo sola fuera —principalmente porque, en ese caos, lo más probable fuera que Brian la metiera en más problemas de los que ya estaba si decía algo equivocado.

—Como quieras... —aceptó Brian con un poco de alivio—. Te llamaré en unos días, ¿de acuerdo?

—Somos amigos de nuevo, Brian, dejémoslo así —declaró _____ con firmeza—. Y no vuelvas a intentar hacer eso con nadie. ¡No se te da muy bien!

— ¡Gracias! —repuso él con sequedad—. Eres capaz de bajar los humos a cualquiera, ¿verdad?

Ella rió antes de cerrar la puerta y dirigirse hacia el camino. Era una noche muy oscura, sin luna, y las sombras de los arbustos bordeaban el camino con espantoso silencio.

Se volvió y se despidió con la mano una vez que llegó a la puerta, percatándose vagamente de que Brian daba vuelta al coche y se alejaba, mientras veía, gracias a la luz proveniente de la ventana de la cocina; un lustroso coche estacionado fuera. El nerviosismo de _____ resurgió con fuerza.

Tan pronto como entró en la cocina, vio que se había equivocado en todo lo concerniente a su tía. No estaba sentada a la mesa, sino de pie al lado de ésta poniendo una taza y un plato en una bandeja. No se encontraba vestida con una bata, sino que llevaba uno de sus acostumbrados vestidos azules con cuello blanco, y estaba perfectamente peinada.

«Oh, bien, ahí va». Gruñó _____ en su interior.

—¿Tía Millie?

Su tía, asustada, casi dejó caer el azucarero que estaba a punto de poner sobre la bandeja. Miró a su sobrina con impaciencia.

—No te he oído llegar —acusó innecesariamente y volvió su atención casi de inmediato a la bandeja, añadiendo una cafetera y una lechera antes de asentir con satisfacción de que todo estuviera en su lugar.

—Brian acaba de traerme —informó _____ con cautela—. Tía Millie, quiero explicarte...

—Ahora no, ______ —la atajó su tía con irritación, cogiendo la bandeja—. ¿No ves que estoy ocupada?

Por supuesto que veía que estaba ocupada, pero era necesario que le explicara...

—Si quieres hacer algo útil, _____, abre la puerta para que pueda...

—Señora Craine, he decidido aceptar ese sandwich que me ha ofrecido —la puerta que daba a la parte principal de la casa había sido abierta desde el otro lado antes de que _____ pudiera alcanzarla; un hombre estaba ahora parado en el umbral. Un tipo de atractivas facciones cinceladas, cabello rubio salpicado de plata y fríos ojos mieles...
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.