O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» ¿Es posible el amor? Draco y tú
Hoy a las 4:31 am por Butterfly199225

» Tell your story |nc|
Hoy a las 2:47 am por Stark.

» MY POWER |Celyn|
Ayer a las 10:32 pm por Celyn

» être dans la lune.
Ayer a las 10:30 pm por Ongniel

» Little do you know
Ayer a las 10:13 pm por Grier.

» Que estás escuchando ....
Ayer a las 10:04 pm por Grier.

» Novata en el foro
Ayer a las 8:11 pm por Cassie

» The Breakfast Club - Fichas
Ayer a las 6:56 pm por Jules

» .Look at the flowers.
Ayer a las 6:41 pm por Jules

novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ insxne.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

demons {audiciones cerradas.

Página 2 de 7. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: demons {audiciones cerradas.

Mensaje por ceonella. el Lun 10 Feb 2014, 10:39 am

Ay me ha gustado mucho la idea, tus ideas son geniales además por que tienes de nombre a "o'shea" y ndgvl, well, eres cúl punto. Cuando leí el título me acordé a la canción de Imagine Dragons<33. Tengo muuuuuuuuuuuchos libros pero me siento muy apegada a una biografía que estoy leyendo: "Sid Vicious, héroe del punk"
Luego te dejo la ficha, es que estoy viendo Jackass ;-;

___________________________________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
La infelicidad no tiene medida hasta que te topas con alguien feliz. Ahí sí, con ese referente podes saber cuan feliz eres. —[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar


Ver perfil de usuario http://franceslennon.tumblr.com/
---
---

Volver arriba Ir abajo

Re: demons {audiciones cerradas.

Mensaje por Invitado el Lun 10 Feb 2014, 11:35 am

asdah ya tengo que hacerte bullyng, Mía querida (?) nah, pero te la recomiendo bc es cúl :meh:
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: demons {audiciones cerradas.

Mensaje por Sunrise. el Lun 10 Feb 2014, 12:06 pm

^Rushioner~Jolover^ escribió:
Keaton Stromberg | Ariana Grande | Luke Hemmings | Emily Rudd
Escrito:
Prólogo
Todo pudo haber sido distinto.




La noticia acerca de Elizabeth (quién fue encontrada muerta en un basurero) sorprendió a todo el barrio de Silent Hollow, no porque ella era una chica dulce que no peleaba con nadie. Sino porque allí, era un lugar casi vacío. Era como un barrio fantasma, no había nadie. Solo esa calle. Luego estaba completamente deshabitado por antiguos hechos que ocurrieron allí hace mucho tiempo.
Muchas personas describen el cuerpo de ella cómo mutilado, cortado en trozos. Solo algunos adultos tenían permiso de ver el cuerpo muerto de Beth, quien era una adorable niña de 15 años. Sus amigos, habían recibido el permiso de verla, por lo menos una vez para despedirse, pero luego se acobardaron de verla a ella tendida en una cama, muerta. Sin embargo, imaginaron cómo hubiera sido eso; ella tirada en una camilla de hospital, con los ojos cerrados y pálida, llevando un perfecto vestido blanco como en las películas, o ella cortada en trozos, como dijo la Señora Town, quién fue la única que vio el cuerpo sin desmayarse.
Los padres de Beth, se estaban por divorciar. Por lo que salió el rumor de que Beth se suicidó por ello, aunque no tenía mucho sentido ya que decían que el cuerpo había sido cortado ¿cómo podría cortarse ella todo el cuepo sin morir en el intento? ¿Y cómo, la inocente Beth, podría ocurrírsele semejante barbaridad? Ella no se suicidaría, tenía una buena vida y varios amigos.
Los policías, luego de encontrarla muerta, hicieron una búsqueda del posible asesino de la pobre Beth, pero al cabo de una semana, sin hayar pistas, decidieron dejar el caso como un suicidio, aunque todos sabían que no era así. Porque era imposible cortarse partes del cuerpo sin morir antes. Beth no era tan fuerte.
Beth iba de paseo por la zona abandonada de Silent Hollow, sola. Ella no quería que alguien la acompañase, porque por más que sus amigos insistieran,  no iba a llevar a nadie a su lado. Entonces, ella comenzó a caminar hacia allí mientras sus amigos la veían irse. Se le veía decaída, aunque ellos no quisieron preguntar. Debieron hacerlo. Mientras Beth caminaba por el largo pasto verde, vigilando no encontrarse con alguna serpiente, chocó con un hombre. Alto, flaco, de cabello y ojos castaños, de aspecto normal. ¿Quién sospecharía que él pudiese matar a alguien?
Él llevaba una maleta en su mano, y Beth empezó a tener miedo. ¿Quién era él? ¿Por qué nunca lo había visto? ¿Qué hacía con esa maleta en medio de la nada? Que, en realidad, no era la nada. Era solo un simple prado por dónde se podía ir a la zona abandonada de Silent Hollow, que no se encontraba tan lejos, y si Beth mirase para atrás, todavía vería a sus amigos observándola con ese señor.
Beth tenía una expresión de sorpresa mientras examinaba al hombre. ¿Quién era? ¿Por qué no lo conocía? Ella conoce a todos los de ahí, ¿por qué no a él? ¿quién sería? ¿un visitante?
De todas formas, guardó silencio y se presentó. Elizabeth Galburd, dijo. Adoptando el apellido de  soltera de su madre, si él terminaba siendo un psicópata, ella podría huír y esconderse en algún lado. Si él preguntaba en su barrio por ella, nadie sabría qué responderle porque por allí no había una Elizabeth Galburd.
—Dr. Williams. —Se presentó él, estirando su mano para que Beth pudiera saludar. 
¿Doctor? ¿El señor era doctor? ¿De dónde había salido? ¿Era nuevo por aquí? Porque los últimos doctores que llegaron a esa zona fueron Throubles y Phillips, hace dos años. Nadie había dejado el hospital, así que ¿qué hacía él aquí? ¿Qué haría acá? ¿Vendría de la zona abandonada? ¿Dentro de su maleta llevaba cosas de médicos?
—¿Doctor? —preguntó inocentemente Beth, mirándolo boquiabierto. El hombre sonrió un poco, mirando hacia el suelo y sonrió. No era muy viejo, tendría unos 30 años. Y era atractivo. ¿Qué clase de doctor guapo y joven vendría a trabajar a Silent Hollow?—. ¿Cuándo llegaste?
—Hoy. Mi autobús me detuvo de alguna manera en dónde no había nadie —dijo él, mirándola a los ojos—, pensé que no existía realmente este pueblo. Entonces fue cuando volteé —entrecerró sus ojos— y vi las casas de ahí. Decidí arriesgarme a ir hacia allí, total, si no había nadie ¿qué podría pasar? Sería lo mismo. —Ella se cruzó de brazos sin saber qué hacer—. Y bueno, voy camino hacia allí. ¿Qué haces aquí?
—Voy hacia...allí —tartamudeó Beth al quedarse sin aire. Señaló a la zona abandonada y él volteó. Sonrió satisfecho y la miró.
—¿Irás sola? —preguntó él, ella bajó la mirada y asintió. Él volvió a sonreír—. ¿No quieres que te acompañe? —Ella levantó su cabeza y lo miró fijamente, estupefacta. ¿Por qué él querría perder su tiempo en ella?
—¿N...no tienes que ir al barrio a trabajar? —preguntó ella, inocentemente. Levantó sus ojos para ver los ojos de él observarla fijamente y luego despegar la vista, ella lo siguió mirando mientras él en esos segundos pensaba.
—Me esperaban para mañana —dice él, con voz ronca. Se aclara la garganta mientras regresa la vista a Beth—. Así que puedo acompañarte para que no estés sola y no te dé miedo...
—No lo sé, mi madre me dijo que no hable con extraños y que mucho menos esté con ellos. —Retrocedió unos pasos, mirándolo con miedo luego de haber recordado que era un extraño que, aparte de ser doctor, podría ser un asesino.
—Pero si ya me hablaste y ya estás conmigo —dice él, acercándose a ella.
Beth voltea a mirar a sus amigos, ya se habían ido de allí, excepto Ben. Él era muy callado y no iría corriendo si Beth le gritase, además, si el doctor fuese asesino. No dejaría que ella gritara porque la golpearía antes, o la arrastraría hacia su lecho de muerte.
«Pero no, él es doctor. Él salva vidas. Él parece buena gente.» Pensó Beth cuando regresó la vista al hombre que estaba frente a ella. Para la segunda vez que miró a su amigo, ese la miraba fijamente a lo lejos, preguntándose si debería ir con ella ahora o quedarse ahí mirando al hombre que está frente a ella
—¿Qué haces, Ben? —dijo Lily cuando lo encontró todavía sentado cerca de los pastizales, miró hacia dónde él observaba y se encontró con que Beth la estaba mirando, indecisa—. Con los chicos vamos a ir a elegir nuestros distraces ¿no vienes? —Apartó la vista de su amiga y lo miró—. Vamos, Ben. No quiere estar con nosotros, después le hablas.
—Está bien, pero no confío en ese hombre que está con ella —dice él poniéndose de pie, todavía mirando a su amiga con ese hombre—. Voy a ir con ella.
—No, Ben. Déjala, debe de ser algún pariente —dice Lily, mirándolo. Ben tenía los labios levemente separados mientras miraba hacia el hombre que hablaba con su Beth—. Vamos. —Lily tomó la mano de Ben y empezó a caminar mientras él seguía observando al hombre, segundos más tarde, él había apartado la vista y ella caminaba con el hombre hacia la parte abandonada del barrio.
—Así que... es doctor —dice ella, caminando a su lado.
El hombre frunció el ceño al tener que volver a responder a la misma pregunta. Asintió mirándola y luego sonrió. A los pocos minutos llegaron a lo abandonado, y Beth se preguntó por qué lo llevó hacia ahí. No había nada que pudiera hacer con él ahí. Ella solo pensaba en sentarse en el suelo y mirar hacia todas partes.
—Vamos por acá —dice el Dr. Williams, guiando a Beth hacia una casa abandonada que no quedaba muy lejos. 
¿Qué hacía él, que recién llegaba, guiándola a ella que ha vivido sus 15 años en el mismo lugar? Ella miró la casa que el Dr. Williams le había señalado, es pequeña y está toda desecha. ¿Por qué él quería que ella vaya hacia ahí? ¿Que esperaba encontrar? ¿Cómo sabe qué hay adentro si acababa de llegar?
—N...no —tartamudeó Beth, nerviosa. Su expresión ahora era de pánico y miedo, un desconocido quería que se metiera dentro de una casa abandonada. Claramente, él buscaba algo—. Mis padres deben de estar preocupados, me tengo que ir. 
Se dio media vuelta y empezó a caminar rumbo a sus amigos que ya se habían ido. Cuando escuchó algo precipitarse sobre ella. Era él, el dr. Williams.
Ella gritó y pataleó al hombre que estaba sobre ella, pero él no se movía. Ella pensó que pudo haberse muerto haciendo fuerza, y comenzó a gritar más fuerte. Él le gritó que se callara y colocó su brazo alrededor de su cuello. Parecía que la estaba abrazando, aunque claramente, así no era. 
Entraron finalmente a la casa dónde principalmente el dr. Williams quería ir. Estaba completamente desecha, todo gastado, cuadros doblados, muebles fuera de lugar. ¿Quién habría hecho eso? Las casas estaban bien cuando los residentes de esa zona se fueron, o al menos, algunas. ¿Por qué destruirían la casa?
El hombre sostenía ahora la nuca de Beth con su mano izquierda, mientras que con la derecha buscaba alguna herramienta en su bolisllo. Beth caminó un poco más deprisa y el dr Williams la sostuvo con mucha más fuerza. Ella gimió del dolor y se detuvo.
—Camina —le ordenó el hombre, tomando una cuchilla que había sobre una mesa. La colocó sobre la cabeza de Beth y luego apretó un poco. Ella al sentir la punta fría contra su cabeza obedeció—. Sube las escaleras.
Él soltó la cuchilla un poco, y la observó un poco. Esa no era su cuchilla, estaba desafilada. Beth al sentir que no la intentaba matar en ese momento, apuró el paso y empezó a correr escalera arriba hacia alguna habitación para refugiarse. Forzó una puerta y cuando pudo abrirla, la mano del dr. Williams la cerró. Ella volteó asustada, estaba pálida y el labio inferior le temblaba. Él clavó la cuchilla en la madera de la puerta y colocó su brazo izquierda a un lado de la cabeza de Beth, impidiéndole la salida.
—Ahora, no te muevas ¿de acuerdo? —dice él, muy cerca del rostro de Beth—. Tendrías que hacerle caso a tu madre. No hablar ni estar con extraños —dijo, lamiéndose los labios—. Ya aprendiste la lección ¿cierto?
¿Esto era para que aprendiera? ¿No intenta matarla? Ella suspiró un poco aliviada y asintió, pensando que él la iba a dejar ir mientras reía. Pero no, él no se movió. Se quedó quieto, frunciendo el ceño. Posiblemente esté pensando por qué Beth estaría aliviada.
—Qué mala suerte que no estés con vida para no repetirlo. —La expresión de ella volvió a cambiar, si antes estaba tranquila, ahora estaba inquieta. En pocas palabras, él dijo lo que ella no quería oír.
La iba a matar.
Él se separó un poco más, luego de advertirle que moriría de una incómoda manera si se movía. Por lo que Beth asintió con nervios mientras el dr. Williams caminaba por el pasillo observando cada puerta de madera que había allí. Cuando por fin abrió la puerta, miró hacia Beth para confirmar que no había escapado, abrió la puerta y entró.
Beth lo miró confundida ¿por qué entraba ahí y dejaba la cuchilla? No lo pensó dos veces y salió corriendo escaleras abajo mientras el dr. Williams hacía algo en esa habitación. No se detuvo a pensar en que quizás no la dejara vivir y la matara antes, pero tenía que huir de ahí lo más rápido. No podía morir hoy, no podía morir allí.
Llegó a los pastizales corriendo y pudo ver las casas, corrió más rápido mientras gritaba que la ayudaran, aunque honestamente, sabía que no podían oírla. Sabía que si el dr Williams la persiguiera la atraparía y no podría oír.
—¡Algui...! 
Entonces algó golpeó su cráneo, haciéndola caer sobre el pasto. ¿Con qué la había golpeado? ¿Le tiró alguna piedra o un hacha? Miró desde el suelo hacia el barrio, nadie parecía haberse dado cuenta de sus gritos, aunque no fueron muy fuertes. Sintió sus ojos entrecerrarse, aunque no quería, parecía estarse adormeciendo.
Sintió un líquido espeso por su cabeza y a los segundos por su brazo, movió un poco la cabeza hacia su brazo. Era sangre. ¿El dr Williams la había alcanzado? ¿Qué le había lanzado? Antes de que ella pudiese mover su brazo para quitar la posible hacha que el dr Williams tiró, dejó de sentir todo. 
Él caminó hacia ella, y al llegar a su lado, se hincó observándola. ¿Ya murió? Quitó la cuchilla de su cabeza y le acarició el cabello, susurrando algunas palabras. Más sangre salió y a él no le preocupó, simplemente la sostuvo y la dejó caer sobre su hombro, llevándola nuevamente a esa casa.
—Todo pudo haber sido distinto ¿sabes? —dijo él, aunque ella ya no podía oírlo.
Una semana más tarde, todos estaban preocupados por la desaparición de Beth. Sus padres prácticamente se vuelven locos al ver que ella no regresó de su paseo. Sus amigos, más Ben, la buscaban y gritaban su nombre a diario, esperando que ella volviera. Pero no.
Una tarde, la Sra. Town  fue a depositar la basura en el contenedor del barrio. Y en cuanto abrió la tapa del elemento de plástico, varias moscas salieron de ahí. Ella cerró el contenedor de inmediato al sentir el fuerte olor descomponedor. Dejó las bolsas en el suelo, se tapó la nariz y abrió nuevamente. Para encontrarse, esta vez, con el cuerpo de Beth mutilado dentro.
es medio raro el escrito, si quieres dejo otro (?

omg, omg, omg. que me dejes otro? tai lok o ke? amé al puto dector williams (?) ahq. es que yo amo a los asesinos malitos porqué tengo una gran pequeña obsesión con criminal minds y sus historias, asdasd. me encantó, en serio me gustó mucho. audición más que aceptada, suerte.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: demons {audiciones cerradas.

Mensaje por Sunrise. el Lun 10 Feb 2014, 12:09 pm

CamiiBeliberStyles escribió:Ay me ha gustado mucho la idea, tus ideas son geniales además por que tienes de nombre a "o'shea" y ndgvl, well, eres cúl punto. Cuando leí el título me acordé a la canción de Imagine Dragons<33. Tengo muuuuuuuuuuuchos libros pero me siento muy apegada a una biografía que estoy leyendo: "Sid Vicious, héroe del punk"
Luego te dejo la ficha, es que estoy viendo Jackass ;-;
jackass ;-; que lindo (???) ocno. leíste the host? omg, moriré. ian o'shea es el ser más hermoso en esta tierra, ya dije. la idea está inspirada en la canción, en efecto. idk, esperamos tu audición, besos.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: demons {audiciones cerradas.

Mensaje por Sunrise. el Lun 10 Feb 2014, 12:11 pm

Connú. escribió:asdah ya tengo que hacerte bullyng, Mía querida (?) nah, pero te la recomiendo bc es cúl :meh:
es que me da cosa leerla bc todos la leyeron y me sentiría muy incomoda bc me harían bowling y me dirían que lo leo por que es famoso y la weá y yo no quiero enamorarme de patch. además no me atrae, no sé, los ángeles no son lo mío (?) ahque.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: demons {audiciones cerradas.

Mensaje por ceonella. el Lun 10 Feb 2014, 12:42 pm

O'shea. escribió:
CamiiBeliberStyles escribió:Ay me ha gustado mucho la idea, tus ideas son geniales además por que tienes de nombre a "o'shea" y ndgvl, well, eres cúl punto. Cuando leí el título me acordé a la canción de Imagine Dragons<33. Tengo muuuuuuuuuuuchos libros pero me siento muy apegada a una biografía que estoy leyendo: "Sid Vicious, héroe del punk"
Luego te dejo la ficha, es que estoy viendo Jackass ;-;

jackass ;-; que lindo (???) ocno. leíste the host? omg, moriré. ian o'shea es el ser más hermoso en esta tierra, ya dije. la idea está inspirada en la canción, en efecto. idk, esperamos tu audición, besos.

Es hermosa esa película (?) Lo leí, lo amé y lo deseo otra vez. ah Jakoirse forever. Amo imagine dragons y amo esta idea, so, es como que amo todo, ah xdd. ya la dejo, termina la película y dejo la super ficha ;-;

___________________________________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
La infelicidad no tiene medida hasta que te topas con alguien feliz. Ahí sí, con ese referente podes saber cuan feliz eres. —[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar


Ver perfil de usuario http://franceslennon.tumblr.com/
---
---

Volver arriba Ir abajo

Re: demons {audiciones cerradas.

Mensaje por ceonella. el Lun 10 Feb 2014, 12:58 pm

Jake Bugg | Elle Fanning | Taissa Farmiga | Evan Peters | Aaron Johnson.

Capítulo:

Taissa Farmiga & Evan Peters. {american horror story}
Capítulo 1.
Ya era tiempo de estar al frente de la escuela, no quise ir y no voy a ir. Deambular por las calles frías con la música de unos aparatos en mis oídos era el único paraíso al que podría llegar. La música de los Beatles era mi única pasión, mis dudas eran claras obviamente. ¿Cómo cuatro hombres pudieron hacer feliz a millones de personas? Contándome a mi. Unas personas en mi oído diciendo que 'el sol va a llegar' y dos más con 'esta bien'. Muchas de esas palabras no me entraban, mi vida no es la de una chica perfecta y nunca lo va a ser, pero aquella música sacó una sonrisa en mi -sonreí ante esto- lo cual yo pensé imposible.

Aquí en Liverpool, las gente venía y pasaba, corría o caminaba, una ciudad de puertos ¿qué creen que podría pasar? Recapacité un poco, hoy no iba a decepcionar a mi padre, aunque me odie. Unos pasos más, pequeñas cuadras, solo eso. Lo que me gustaba de esta ciudad, era la poca tranquilidad, pero no eso, si no que cuando uno encuentra la tranquilidad se siente algo, algo. Espero que me entiendan o tal vez soy la única que siente eso.

Si llego a la escuela, debería soportar las burlas, cualquiera sabe que si no eres un mariscal de campo, una porrista, o tu novio es genial, no tienes derecho a ser quien deberías ser. Imaginen, una escuela llena de falsedad. Esa escuela es a la que voy yo. Caminar sola por esos pasillos mal lustrados no era mi problema, claro que no pero aún así no quería estar en ese lugar. No me siento yo misma, no no y no. La otra vez una chica, una idiota para mi, tuvo un accidente. Rachel Boston para más "información. Ella es la típica rubia que no respeta las relaciones de los demás. Ella estaba ahí almorzando cuando llega a mi mesa, claramente yo estaba sola, comenzó a balbucear estupideces. Acabo con mi paciencia y solo pensaba en mi cabeza 'que le pasaría si.. ¿Qué le paso? Murió, como si yo apretara mi muñeca para que aquel liquido rojo que todos tenemos, salga, ¿me dolía? No, pero a ella sí, tanto que parecía como si le pusieran sal en la lastimadura. Estaba claro, me lastimaba, no dolía, pero a ella le costaba la vida. 

Unas calles más y llegue a casa, una casa tan vieja que parecía el hotel de 'Sicosis'. De dos pisos pero aún así asquerosa, de fuera era como el hotel 'Dacota' parecía sacada del Mago de Oz, pero ocultaba secretos, como todo. Lo único que quería era descansar en ves de estar en la "cárcel". Me acosté en el sillón y fue ahí que llego mi papá, su cara era el calco de un papel blanco, muy blanco. El alcohol salía de su boca, el cigarrillo en la mano y el puño pegado a la pared. En realidad él no era muy viejo, tiene 25.


-Maldita sea, creo que saben lo que pasó- me dijo mientras me veía cómodamente en un sillón horrible.
-¿Qué mataste a mamá?-
-¡Fuiste tu idiota! Ahora ven -me tomo del brazo muy fuerte, lastimaba.
-Suéltame, ahora-
-Sabes que maldita perra, ve a caminar por ahí y déjame solo, ¿qué tal si vas a ver a tu pequeño psicópata?
-Tate no es así papá- bajé la mirada hacía mis pies con un nudo en la garganta.
-¿lo conoces?
-Claro, desde hace..-me interrumpe-
-Mira, le llegas a contar algo, y te mato con mis propias manos ¿entendido?
-Sí..
-Ve a ver a tu amor -su sonrisa falsa otra ves-
-Él no es mi amor.
-¿Crees que no los vigilo? Sé como te acuestas con él, las palabras que se dicen, no soy idiota -dejarme callada era lo que quería-
Esta completamente loco ¿por qué? Mató a mi madre, no entiendo porque siempre me culpa a mi. Él sabe algo que yo no, nunca me lo dijo. Desde aquel día {26/05/2013} me sentí distinta y él definitivamente sabe que es.


Narra Tate:
Me encontraba yendo para casa, mi casa. Vivía solo, lo cual levantaba las sospechas de muchos, me tratan como loco y puedo asegurar que soy la persona más paciente en el mundo, ¿o estoy mintiendo? Mi preocupación se elevó cuando Taissa, o como yo le digo Tai, no fue a la escuela. Vive al frente de mi, nos conocemos desde hace mucho. Su padre esta loco, odia que este con ella, pero es obvio que eso no me va a separar de ella. Sé mucho de ella, pero ella de mi no. Al llegar a mi casa, sonreí al ver a Vi en la ventana de arriba, tiene una llave que le regalé, le sonreí. Pasé la llave por la cerradura y entré. Deje todo en la sala, mi casa por fuera era como la de Tai, pero le dí un toque mio por dentro. Subí al piso de más arriba, como un ático, nuestro lugar favorito. 

-¡Tate! -corrió y me abrazó-
-¡Princesa! ¿Que onda?
-Tengo muchas cosas para contarte -muestra esos hermosos dientes-
glee club:


Capítulo 006.
No podría bajarme a ese nivel.

—¡Ya en serio! Deja ese jugo —dijo Frances entre risas, ambos reían.
—¿Y qué pasa si no lo hago?—la miró desafiadamente mientras tiene le jugo listo para tirárselo.
—Me tiras a penas una gotita del jugo y te castro.—con firmeza dijo cada palabra, parecía una guerra de vaqueros de los años 70.
—No te atreverías, además, valgo oro—dijo otra vez entre risas, ambos. Después de tenerla acorralada le devolvió su jugo y la tranquilidad volvió, salvo cuando escucharon la puerta de salidas de emergencia abrirse, era Elizabeth.
—Ah no, esto es increíble, ¡¿ahora con la perdedora?!—dijo Eli amenazante mientras cogía a Frances del brazo y fuerte.
—¡Oye suéltame! ¿quién te crees?—
—Oh sí pelea de gatas—gritó emocionado Brian mientras levantaba su puño en signo de pelea y diversión, algo que confundió a las chicas.
—¡Brian no! Lamento acabar tu diversión pero creo que debes manejar a tu noviesita.—mientras se soltaba del agarre de Elizabeth, Frances comenzaba camino otra vez hacía adentro.
•••

Prendí un cigarrillo y me adentre al pasillo, faltaba poco para el timbre y para las audiciones del club Glee, no es de mi mucho interés pero debía distraerme y ese club demostraba futuro. Tal vez entre al de las porrista, solo para molestarlas, era gracioso verlas volverse locas por no encontrar su maquillaje. Para esperar un poco de los minutos que faltaban, mientras esperaba, solo miraba sus comportamientos. ¿Cómo era posible que sea tan.. “perfectos”? Sus vidas, no tienen preocupaciones, la mía es un completo desorden, ellos disfrutan y crean, eso se nota. La duda invadía mi cuerpo, todo el tiempo.


A lo único que temo, es a fallar.



Posé mis manos sobre las ruedas mientras trataba de avanzar hacía mi casillero, las miradas se posaban en mi, no por tener algo especial o “cool”, de hecho era la terrible silla de ruedas en la cual estaba sentado. La gente pensaba que era un monstruo, para nada, soy solo una persona normal. Tenía la tranquilidad y confianza a pegadas a mi sonrisa, hasta que aparecieron los chicos del equipo  de fútbol, dios.
 
—Hey miren, es el loco de la silla, ¿qué onda?—dijo entre risas mientras me epgaba en la frente con un poco de delicadeza, muy poca.
—¿Sabes? No quiero tener problemas, espero que me dejen pasar.—le respondí al chico, creo que era el tal Niall, eso creo.
—¿Qué crees? Yo sí.—lo último lo dijo frunciendo el ceño para luego hacer como una señal para que los demás chicos, me tiraran slushy. Todos comenzaron a reír como siempre mientras yo me congelaba, no entendía el humor a todo esto. Cuando por fin pude abrir mis ojos, vi a la chica con la que hablé cuando sobre el club Glee, recuerdo cuando le pregunté si se iba a unir y ella solo asintió con la cabeza mientras sonreía, ella estaba decidida a ayudarme y eso me encantaba.
—Oye escucha, no debes prestarles atención, dejarán de molestarte, o eso espero.—dijo mientras cogía la silla para poder ayudarme.—Falta poco para la audición así que, vamos juntos, yo te ayudo.—sin más que decir yo solo sonreía, era increíble lo muy tonto que era para esto, y fue así como fuimos juntos al auditorio, esperaba con ansías escucharla cantar.
 
•••

 
—Bien, dime tu nombre y que vas a cantar.—dijo el profesor conocido como Finn, al ver que una chica se subía al escenario, era Frances.
—Soy Frances, y voy a cantar “Yesterday” de una de mis bandas favoritas, los Beatles.—dijo mostrando su sonrisa mientras se acercaba a recoger la guitarra que se encontraba cerca.
—Bien, adelante.—dijo para anotar algo en su libreta y poder escuchar a la joven.
 
Yesterday, 
All my troubles seemed so far away, 
Now it looks as though they're here to stay 
Oh I believe in yesterday 

Suddenly, 
I'm not half the girl I used to be 
There's a shadow hanging over me 
Oh yesterday came suddenly 

Why she had to go 
I don't know, she wouldn't say 
I said something wrong 
now I'm long for yesterday 

Yesterday, 
Love was such an easy game to play 
Now I need a place to hide away 
Oh I believe in yesterday 

Why she had to go 
I don't know, she wouldn't say 
I said something wrong 
now I'm long for yesterday 

Yesterday, 
Love was such an easy game to play 
Now I need a place to hide away 
Oh I believe in yesterday 

 
Al terminar solo quedo mirando al esperar la reacción del profesor, Finn. Al cantar se había notado cierta nostalgia y sentimiento en la canción, sí le había gustado a Finn, la voz era impresionante como la de muchos y se sentía el amor a la canción, Louis desde los asientos aplaudía con tanta emoción que daba risa. Ella lo había hecho genial y ahora le tocaba a Louis.
 
—Bien, dime tu nombre y que vas a cantar.—le dijo al chico sobre ruedas mientras el temblaba un poco por los nervios.
—Em-em, soy Louis, y voy a cantar That’s all right Mamma, de Elvis.—tartamudeo un poco para luego ponerse a pensar, estaba nervioso.
—Oh genial, bueno, anda chico, canta.—sonrió y luego anotó otra vez en su libreta.
 
Well, that's all right, mama 
That's all right for you 
That's all right mama, just anyway you do 
Well, that's all right, that's all right. 
That's all right now mama, anyway you do 

Mama she done told me, 
Papa done told me too 
'Son, that gal your foolin' with, 
She ain't no good for you' 
But, that's all right, that's all right. 
That's all right now mama, anyway you do 

I'm leaving town, baby 
I'm leaving town for sure 
Well, then you won't be bothered with 
Me hanging 'round your door 
Well, that's all right, that's all right. 
That's all right now mama, anyway you do

 
Al terminar Finn aplaudió al igual que Frances, lo había hecho demasiado bien, su voz era increíble y la canción iba con él, ambos hicieron canciones con guitarras salvo que Louis no la toco por la silla que lo impedía un poco, pero aún así llevaba el talento con él, posiblemente ya estaban en el club y ambos no tenían vergüenza.

Capítulo 011.
nunca me verán correr, ¿quién los culpa?


Creo que estuve bien, sí, eso creo. No es que sea yo de preocuparme pero el club glee tenía cierto afecto del cual me hablaron y me interesaba formar parte, espero y deseo estar en él. ¿Era la primera vez que me sentía así? Sí, nunca fui de prestarle importancia a la escuela, y menos a club parte de ella, aún así, lograría entrar. Convencería al hombre cari bonita de Finn Hudson para que me dejen entrar, reí ante esto, debe ser padre de Louis pues su parecido existía.
Me acerqué a la lista para ver si habían más nombre de los cuales lograrían un futuro al club, y sí, habían. Veía nombres populares, me sorprendía, creí que no tenían agallas o simplemente huevos para entrar. Algo mi confundió, los nombres de “Sky”, de Louis y el mío estaban rayados, estaban tachados y habían escrito con lápiz labial rojo apodos. El mío por supuesto decía “Francia, donde viven las perras”, joder, era más que obvio quien lo había hecho.
Corrí cerca de los sospechosos a mi favor, llena de furia al dar un paso lo que llamó la atención de los demás, no les preste atención. Llegue al pasillo cuatro donde se encontraban las cheerios y los malditos jugadores de fútbol americano. Elizabeth.. sus labios rojos carmesí como en la lista, la empuje contra el casillero del cual ligeramente estaba apoyada.
 
—Bien, hablen.—dije seca y sin rodeos.
—Oye bonita cálmate, Eli no hizo nada.—respondió Brian.
—¡Tu cállate!—le pegué una simple cachetada pero aún así se escucho por todo el pasillo.
—¿Disculpa? ¡No tenemos ni idea de lo que hablas idiota!—respondió Elizabeth empujándome aún más fuerte.
—Oigan, Eli tiene razón, no hicimos nada.—se acerco el rubio para defender.
—¡Oh por dios! ¡Esa ni tú te la crees! ¡Es obvio que fuiste tú!—me dirigí a Elizabeth mientras recogía el slushy que tenía Brian para arrojárselo a ella. Elizabeth gritó en eco mientras yo le gritaba cosas, sin duda era una pelea. Brian me agarró de los brazos tratando de alejarme mientras que su “novia” respondía cosas como “me las vas a pagar” etc. Llegaron una de las cheerios, Brianna asumo.
 
—Chicos, ¿qué esta pasando?—dijo con tanta suavidad Bri que me dio cierta paciencia, se veía buena chica.
—Haber Frances, mírame, sí lo hicimos nosotros.—dijo Brian tomándome de los hombros, hasta que nos separó Elizabeth mientras me arrojaba otro slushy.
—¿Por qué le dijiste? ¿Estas cuerdo?—respondió Eelizabeth quien casi sonreía de victoria por arrojarme el batido.
—Sí hermano por qué le dijiste.—dijo otro de los jugadores de fútbol.
—Haber haber, escuché gritos, ¿qué esta pasando?—se acerco el profesor Hudson, demonios.
—Fue Frances.—dijo inocentemente Elizabeth.
—¡¿Qué?!No, yo no fui.—dije mientras trataba de salirme del agarre de Bri y Brian.
—Frances, vienes conmigo— Y eso fue lo último que dijo el profesor Hudson mientras me llevaba a su oficina. Los miré a todos con el seño fruncido, me las iban a pagar, definitivamente.


nunca me vieron volar así que no tuve que mentir.

 
Llegue a la oficina de mi padre, hoy me iba con él, así que decidí esperarlo. Entré y vi a Frances sentada en el asiento frente a mi padre, se veía enojada y estaba toda empapada por algún batido que seguramente le habían tirado. Papá no dejaba de hacerle preguntas acerca de lo que supuestamente había pasado, me dejo entrar mientras me “senté” lejos cerca de la silla donde estaba Frances. Algo malo había pasado con la lista del club glee, la peli roja se la mostró a mi papá que pudo entender mejor las cosas, aún así no creía en la palabra de Frances quien seguía explicándole la verdad. ¿Cómo sé que esta diciendo la verdad? Simple, creo en ella. Le aplicó un castigo el cual era limpiar el auditorio, ella solo procedió con la cabeza en alto y con un humor que ni la mejor persona soportaba, estaba furiosa, pedí permiso para acompañarla aunque ella no lo sabía.
 
•••

Frances comenzó a levantar los papeles en el escenario para luego limpiar el piano, como siempre la banda seguía ahí, no tenían problema de tocar, quería descargar su furia cantando pero escucho mis ruedas un tanto oxidadas.
 —¿Qué haces aquí?—preguntó seca.
—Vine a ayudarte o a por lo menos escucharte cantar, anda, finge que no estoy aquí.—respondí moviendo mis manos.
—Acompáñame en el estribillo, de seguro la conoces.—dijo para que luego comenzara a sonar la música. Se movía al ritmo de la batería y hacía pasos gracioso para sacarme una sonrisa, su cabello rojo resaltaba, todo lo demás era opacado por su voz.
 
In the morning light let my roots take flight
Watch me fall above like a vicious dove
They don't see me come, who can blame them?
They never seem to catch my eye but I never wondered why

I won't fall asleep
I won't fall asleep

Hey yeah, don't let 'em know we're coming
Hey yeah, tiptoe higher
Take some time to simmer down, keep your head down low
Hey yeah, tiptoe higher

From your slanted view see the morning dew
Sink into the soil, watch the water boil
They won't see me run, who can blame them?
They never look to see me fly, so I never have to lie

I won't fall asleep
I won't fall asleep

Hey yeah, don't let 'em know we're coming
Hey yeah, tiptoe higher
Take some time to simmer down, keep your head down low
Hey yeah, tiptoe higher

Nobody else, nobody else
Nobody else can take me higher
Nobody else can take me higher
Nobody else can take me higher
Nobody else

Hey yeah, don't let 'em know we're coming
Hey yeah, tiptoe higher
Take some time to simmer down, keep your head down low
Hey yeah, tiptoe higher

Hey yeah, don't let 'em know we're coming
Hey yeah, tiptoe higher
Take some time to simmer down, keep your head down low
Hey yeah, tiptoe higher


•••

Terminamos de cantar la canción, y luego la banda se fue. Cantaba muy bien, Louis sin duda me caía bien. Luego de limpiar nos quedamos hablando, ¿sobre qué? Los populares, compartiendo nuestro odio, prometimos como en la canción, que íbamos a lograr que dejen de sentirse superiores, era una promesa para un club. Basta de burlas, basta de insultos, la seguridad nos iba a acompañar. Luego Louis se fue con Finn, sin duda era su hijo, y el día terminaba y yo me fui caminando a casa, entré y había una sorpresa que no me esperaba en casa.
miss..:

Capítulo dos.
Deja que el especial de media noche me ilumine con su luz.

Esta bien.. Lea respira.. es solo una sesión, como todas las otras. ¡Dios! ¡¿de qué estoy hablando?! Mi carrera cambió, ellos cambiaron y tratan de cambiarme, la meta que más costó conseguir, se había vuelto en un infierno. Parece que ahora solo es “desnuda o nada”. La gente que apenas ayudaban, corría, pasaban con ropa que apenas cubría mi cuerpo y me habían dejado asustada y preocupada, como siempre, frente a un espejo con reflectores redondos a cada lado, mirándome con desprecio y asco, ¿qué estoy haciendo? La única manera de poder lograr estar en una estúpida revista, era esta, mostrando el cuerpo. Ya no era lo mismo levantarse temprano, tomar un poco de café y vestirse a gusto para una buena sesión de fotos, ahora estas, daban pena. Yo misma me daba pena, extrañaba a mis hermanos y por supuesto a mi papá, mudarme lejos, a la gran ciudad no había sido la mejor idea. Extrañaba a mi verdadera representante, Barbra, ella era mi ídola. ¿A quién tengo a ahora? Joan, la mujer más descuidada y repugnante en todo el mundo, que obviamente solo quiere dinero.. y hablando de roma, aquí viene la tortura.
—¡Niña! ¡¿Qué estas haciendo?! ¡Prepárate!—.me gritó moviendo su mano derecha porque la otra sostenía su estúpido celular.
—No me apetece hacer esta sesión—.Traté de ser lo más sincera posible.
—Oh vamos, ¿quién eres?—.respondió con la pregunta a la cual, ella misma tenía la respuesta.
—A lo que tu asumes, tu fuente de dinero, eso es la mierda que soy ahora, ¡por tu culpa!—. Me levanté de la silla para mirarla sin compasión alguna, nunca me calló bien esta mujer.
—¡Oh pero por favor! No decides que hacer aquí, solo prepárate sola porque no tenemos suficiente dinero como para organizar ayuda, ¿qué crees? Por tu culpa, anda, sales en 3 minutos, lo quieras o no ¿ok?—. Amenazó antes de girar sus tobillos e irse, sus pasos se escuchaban desde lejos gracias a sus tacos de aguja que por cierto, eran horribles. Meneaba la cadera para mostrar juventud.
Como ella misma me planteó, me preparé sola y sin ayuda, me coloqué la lencería que apenas tapaba mi cuerpo y salí hacía la sesión.
—Llegaste por fin—.bufó mi odioso compañero, Colton.
—Sí, lo que sea—. Respondí fría.
En eso llega Joan con decepción e su rostro mientras que yo y Colton mirábamos algo confundidos.
—Chicos, lamentablemente el fotógrafo tubo una “emergencia”—levantando sus dedos formando comillas en la palabra emergencia.
—¿Dices que no voy a posar frente a un pedófilo y con el niño porcelana? ¡Dios santo! ¡Gracias!—.corrí con la felicidad de un niño en Navidad a mi camerino.
—Se nota que odia esto—. Pronunciaron ambos al mismo tiempo.
 
Unos minutos después estaba en mi camerino vistiéndome y me apresuraba a llamar a mi papá, quería asegurarme de que estaba bien y contarle lo que me había provocado una sonrisa más larga que los Himalayas.
—¿Por qué sonríes tanto?—. Alguien habló riendo cerca de mi oído derecho lo que causo escalofríos.
—¡Adam! ¿Qué haces aquí?—. Dije luego de haber corrido y saltado sobre él más rápido que Forest Gump.
—Oh vamos Lea ¿a quién engañas? Odias este lugar, así que vine a buscarte para salir a descansar, podemos ir al bar ‘Especial de media noche’, hoy los pianistas hacen un especial de Billy Joel, ¿qué dices?—. Menciono par de ideas mientras me sonreía.
—Pues, si terminé de trabajar iría pero asumo que Joan no me va a dejar—. Un poco de lastima por desperdiciar una muy buena idea.
—Escápate, no es la primera vez que lo haces y admítelo, es divertido—. Respondió con una risa contagiosa.
—Esta bien, déjame preparar el bolso— sonreí mientras metía las cosas necesarias en un bolso de cuero.
 
Salimos juntos por la ventana, mientras cruzábamos yendo hacía el bar, pasábamos por las calles que estaban iluminadas por las luces de cada farol. No me preocupaba por Joan que seguramente me buscaba para solucionar cuentas o problemas, solo para eso. Quería despejar mi mente un tiempo, recordar y reflexionar, papá siempre me dijo “Si alguna vez estás en x ciudad, mejor será que te portes bien, mejor que no hagas apuestas, allí, mejor que no armes bronca, o el sheriff te cogerá. Y sus muchachos te humillarán. Y cuando quieras darte cuenta, bonita, vas camino a la cárcel” era obviamente parte de una canción pero iba perfecta para el humor de mi papá, una pequeña sonrisa formaron mis labios al recordarlo, mejor será que te portes bien Lea.


Capítulo siete.
Don't waste your time on me you're already the voice inside my head. 

Cuando llegué a casa, lo único que quería hacer era descansar, obviamente mi cuerpo estaba agotado al igual que mi cabeza y yo misma. Solo quería estar sin gente, sola, ya era tiempo de descansar, tiempo para mi. Dejé mi bolso sobre la mesita de luz cerca de una foto, dios.. esa foto, la foto de mi ex novio. ¿Nombre? Dan Atwood, puede que el aya sido un gran idiota, pero aún así él era perfecto. ¿Dónde esta él? En un lugar mejor, seguramente. Bajé el cuadro, aunque lo ame, no quería verlo, nunca había sentido algo así por una persona, él era lo más especial para mi, gracias a él seguía con mis pies sobre la tierra, merecía muchas cosas, tan joven y no las obtuvo. Mis pensamientos desaparecieron gracias a un golpe seco a la puerta, Joan y Colton..


—¡Señorita! ¡Ábranos la puerta de inmediato!—la irritable voz de Joan habló por detrás de la puerta.
—Oye con más cuidado, debemos ser más amables para que nos responda..—Aún así se escuchaban los casi sollozos de Colton hablando con Joan.
—Aunque no quiera abrirles, aun así lo hago, pasen.—Me limite a decir mientras les aguardaba el paso.
—Bien, sabes perfectamente porque estamos aquí, ahora habla, ¿con quién te fuiste?—
—¿Por qué te diría si ya sé muy bien lo que podrían hacer?—
—¿Te cuesta entenderlo verdad? A nosotros nos tratas con respeto ¿ok? Soy tu representante y él tu compañero, ahora, anda, ¿con quién?—Le fulminé con una mirada mientras me quedaba en silencio, no quiera decirles.—¡Habla! Fue con el flacuchento de cabello oscuro ¿verdad?
—No te importa.
—Vamos Lea, dime por lo menos a mi.
—¿Por qué a ti Colton? Ignorante.
—Dime, ¿o quieres que le haga lo mismo a tu noviesito? ¿cómo era su nombre?—me miró sonriendo y luego miró a Joan, ella sabía la respuesta.
—Dan Atwood,  el idiota de cabellera rubia, ¿con quién te abra cambiado? ¿Y si le pasa algo a tu amigo como lo que le pasó a dan? ¿Lo recuerdas?
—¡¿Cómo no olvidarle si él esta muerto?!—las lagrimas comenzaron a bajar, la sala quedo muda, ningún ruido acompañaba la noche. Colton bajó la mirada, tal vez se sentía arrepentido de lo que dijo, pero Joan solo recogió su bolso luego de haberlo dejado en la silla y acomodarse contra la pared.
—Bien, Colton, hoy te quedas con ella, mañana va a  ser un largo día.—Largó un suspiro mientras se iba de la casa dejándonos a mi y a Colton solos, yo me percaté de decir algo, solo me senté en la cama mientras que él posaba su mirada en mi.


-SEMI HOT.-

Pasaron, posiblemente dos horas de un incomodo silencio y la tensión se sentía, comencé a caminar por toda la casa, estaba nerviosa. Colton reposó su cuerpo en la cama como si estuviese en su propia casa mientras observaba como jugaba con mis dedos, mi pelo y corría en círculos por toda la casa. Prendí el televisor, lo apagué, fui a la cocina, salí de ahí, no tenía ni idea de que hacer para acabar mis nervios y poder iniciar una conversación con Colton, la incomodidad no me gustaba para nada.
—¿Sabes que así podrías romper el piso?—preguntó sin ningún problema, gracias, gracias por cortar el silencio.
—¿Em-em? ¿Qué?—tartamudeé, tratando de no confundir la situación.
—Nada—soltó una pequeña risa para luego acercase a mi—Y dime ¿yo fui quién te ayudó a olvidar a ese?—sonreía él idiota.
—Yo-yo nunca lo olvidé, ahora si puedes, suelta mi cadera.—
—¿Por qué? ¿Es ilegal?—dijo y así comenzó a depositar besos en mi cuello, puedo jurar que le grite ciertas cosas cuales no me gustaría repetir, sus manos acariciaban todo mi cuerpo y las mías trataban de alejarlas, alejarlo a él. No lo quería en mi, lo odiaba, pero su fuerza era más superior a la mía, si es que se le puede decir fuerza a lo que tengo de pequeños brazos.  

tengo un nuevo proyecto que obviamente es malo, no sé si quieres que te lo pase por mp, (?

___________________________________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
La infelicidad no tiene medida hasta que te topas con alguien feliz. Ahí sí, con ese referente podes saber cuan feliz eres. —[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar


Ver perfil de usuario http://franceslennon.tumblr.com/
---
---

Volver arriba Ir abajo

Re: demons {audiciones cerradas.

Mensaje por moondust. el Lun 10 Feb 2014, 6:33 pm

O'shea. escribió:
Michie <3 escribió:desgraciada    te amo por ser tan tu... recuerdo la idea .-.
ya se cojieron a mi o'brien(? que no se lo cojan mas u.u ...   -ahi esa palabrita e.e-
miash. ¿has leido La Ladrona de Libros?
no, no lo leí ._. pero ya con el nombre me siento identificada, asdasd.
me amas por ser tan yo?   sí, que romántica...   
Bueno ahora te dejo escrito y pj c:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] Abrelo o te doy tabla e.e
Sensuales pj por los que audicionare y le daria duro(?. Sam Claflin| Barbara Palvin| Nicholas Hoult | Holland Roden... Y sha...
El libro es tan, *isert risa taldo* deos! Shore, rei y maldije... y volvi a llorar y acabe los pañuelos de una caja y el papel higienico(?
Desee hablar con la muerte .-. y... por dios mio(? shaa... como sea... La Mia es una romantica  :love:
avatar


Ver perfil de usuario http://thewanderingmoondust.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: demons {audiciones cerradas.

Mensaje por Invitado el Mar 11 Feb 2014, 2:31 am

O'shea. escribió:
^Rushioner~Jolover^ escribió:
Keaton Stromberg | Ariana Grande | Luke Hemmings | Emily Rudd
Escrito:
Prólogo
Todo pudo haber sido distinto.




La noticia acerca de Elizabeth (quién fue encontrada muerta en un basurero) sorprendió a todo el barrio de Silent Hollow, no porque ella era una chica dulce que no peleaba con nadie. Sino porque allí, era un lugar casi vacío. Era como un barrio fantasma, no había nadie. Solo esa calle. Luego estaba completamente deshabitado por antiguos hechos que ocurrieron allí hace mucho tiempo.
Muchas personas describen el cuerpo de ella cómo mutilado, cortado en trozos. Solo algunos adultos tenían permiso de ver el cuerpo muerto de Beth, quien era una adorable niña de 15 años. Sus amigos, habían recibido el permiso de verla, por lo menos una vez para despedirse, pero luego se acobardaron de verla a ella tendida en una cama, muerta. Sin embargo, imaginaron cómo hubiera sido eso; ella tirada en una camilla de hospital, con los ojos cerrados y pálida, llevando un perfecto vestido blanco como en las películas, o ella cortada en trozos, como dijo la Señora Town, quién fue la única que vio el cuerpo sin desmayarse.
Los padres de Beth, se estaban por divorciar. Por lo que salió el rumor de que Beth se suicidó por ello, aunque no tenía mucho sentido ya que decían que el cuerpo había sido cortado ¿cómo podría cortarse ella todo el cuepo sin morir en el intento? ¿Y cómo, la inocente Beth, podría ocurrírsele semejante barbaridad? Ella no se suicidaría, tenía una buena vida y varios amigos.
Los policías, luego de encontrarla muerta, hicieron una búsqueda del posible asesino de la pobre Beth, pero al cabo de una semana, sin hayar pistas, decidieron dejar el caso como un suicidio, aunque todos sabían que no era así. Porque era imposible cortarse partes del cuerpo sin morir antes. Beth no era tan fuerte.
Beth iba de paseo por la zona abandonada de Silent Hollow, sola. Ella no quería que alguien la acompañase, porque por más que sus amigos insistieran,  no iba a llevar a nadie a su lado. Entonces, ella comenzó a caminar hacia allí mientras sus amigos la veían irse. Se le veía decaída, aunque ellos no quisieron preguntar. Debieron hacerlo. Mientras Beth caminaba por el largo pasto verde, vigilando no encontrarse con alguna serpiente, chocó con un hombre. Alto, flaco, de cabello y ojos castaños, de aspecto normal. ¿Quién sospecharía que él pudiese matar a alguien?
Él llevaba una maleta en su mano, y Beth empezó a tener miedo. ¿Quién era él? ¿Por qué nunca lo había visto? ¿Qué hacía con esa maleta en medio de la nada? Que, en realidad, no era la nada. Era solo un simple prado por dónde se podía ir a la zona abandonada de Silent Hollow, que no se encontraba tan lejos, y si Beth mirase para atrás, todavía vería a sus amigos observándola con ese señor.
Beth tenía una expresión de sorpresa mientras examinaba al hombre. ¿Quién era? ¿Por qué no lo conocía? Ella conoce a todos los de ahí, ¿por qué no a él? ¿quién sería? ¿un visitante?
De todas formas, guardó silencio y se presentó. Elizabeth Galburd, dijo. Adoptando el apellido de  soltera de su madre, si él terminaba siendo un psicópata, ella podría huír y esconderse en algún lado. Si él preguntaba en su barrio por ella, nadie sabría qué responderle porque por allí no había una Elizabeth Galburd.
—Dr. Williams. —Se presentó él, estirando su mano para que Beth pudiera saludar. 
¿Doctor? ¿El señor era doctor? ¿De dónde había salido? ¿Era nuevo por aquí? Porque los últimos doctores que llegaron a esa zona fueron Throubles y Phillips, hace dos años. Nadie había dejado el hospital, así que ¿qué hacía él aquí? ¿Qué haría acá? ¿Vendría de la zona abandonada? ¿Dentro de su maleta llevaba cosas de médicos?
—¿Doctor? —preguntó inocentemente Beth, mirándolo boquiabierto. El hombre sonrió un poco, mirando hacia el suelo y sonrió. No era muy viejo, tendría unos 30 años. Y era atractivo. ¿Qué clase de doctor guapo y joven vendría a trabajar a Silent Hollow?—. ¿Cuándo llegaste?
—Hoy. Mi autobús me detuvo de alguna manera en dónde no había nadie —dijo él, mirándola a los ojos—, pensé que no existía realmente este pueblo. Entonces fue cuando volteé —entrecerró sus ojos— y vi las casas de ahí. Decidí arriesgarme a ir hacia allí, total, si no había nadie ¿qué podría pasar? Sería lo mismo. —Ella se cruzó de brazos sin saber qué hacer—. Y bueno, voy camino hacia allí. ¿Qué haces aquí?
—Voy hacia...allí —tartamudeó Beth al quedarse sin aire. Señaló a la zona abandonada y él volteó. Sonrió satisfecho y la miró.
—¿Irás sola? —preguntó él, ella bajó la mirada y asintió. Él volvió a sonreír—. ¿No quieres que te acompañe? —Ella levantó su cabeza y lo miró fijamente, estupefacta. ¿Por qué él querría perder su tiempo en ella?
—¿N...no tienes que ir al barrio a trabajar? —preguntó ella, inocentemente. Levantó sus ojos para ver los ojos de él observarla fijamente y luego despegar la vista, ella lo siguió mirando mientras él en esos segundos pensaba.
—Me esperaban para mañana —dice él, con voz ronca. Se aclara la garganta mientras regresa la vista a Beth—. Así que puedo acompañarte para que no estés sola y no te dé miedo...
—No lo sé, mi madre me dijo que no hable con extraños y que mucho menos esté con ellos. —Retrocedió unos pasos, mirándolo con miedo luego de haber recordado que era un extraño que, aparte de ser doctor, podría ser un asesino.
—Pero si ya me hablaste y ya estás conmigo —dice él, acercándose a ella.
Beth voltea a mirar a sus amigos, ya se habían ido de allí, excepto Ben. Él era muy callado y no iría corriendo si Beth le gritase, además, si el doctor fuese asesino. No dejaría que ella gritara porque la golpearía antes, o la arrastraría hacia su lecho de muerte.
«Pero no, él es doctor. Él salva vidas. Él parece buena gente.» Pensó Beth cuando regresó la vista al hombre que estaba frente a ella. Para la segunda vez que miró a su amigo, ese la miraba fijamente a lo lejos, preguntándose si debería ir con ella ahora o quedarse ahí mirando al hombre que está frente a ella
—¿Qué haces, Ben? —dijo Lily cuando lo encontró todavía sentado cerca de los pastizales, miró hacia dónde él observaba y se encontró con que Beth la estaba mirando, indecisa—. Con los chicos vamos a ir a elegir nuestros distraces ¿no vienes? —Apartó la vista de su amiga y lo miró—. Vamos, Ben. No quiere estar con nosotros, después le hablas.
—Está bien, pero no confío en ese hombre que está con ella —dice él poniéndose de pie, todavía mirando a su amiga con ese hombre—. Voy a ir con ella.
—No, Ben. Déjala, debe de ser algún pariente —dice Lily, mirándolo. Ben tenía los labios levemente separados mientras miraba hacia el hombre que hablaba con su Beth—. Vamos. —Lily tomó la mano de Ben y empezó a caminar mientras él seguía observando al hombre, segundos más tarde, él había apartado la vista y ella caminaba con el hombre hacia la parte abandonada del barrio.
—Así que... es doctor —dice ella, caminando a su lado.
El hombre frunció el ceño al tener que volver a responder a la misma pregunta. Asintió mirándola y luego sonrió. A los pocos minutos llegaron a lo abandonado, y Beth se preguntó por qué lo llevó hacia ahí. No había nada que pudiera hacer con él ahí. Ella solo pensaba en sentarse en el suelo y mirar hacia todas partes.
—Vamos por acá —dice el Dr. Williams, guiando a Beth hacia una casa abandonada que no quedaba muy lejos. 
¿Qué hacía él, que recién llegaba, guiándola a ella que ha vivido sus 15 años en el mismo lugar? Ella miró la casa que el Dr. Williams le había señalado, es pequeña y está toda desecha. ¿Por qué él quería que ella vaya hacia ahí? ¿Que esperaba encontrar? ¿Cómo sabe qué hay adentro si acababa de llegar?
—N...no —tartamudeó Beth, nerviosa. Su expresión ahora era de pánico y miedo, un desconocido quería que se metiera dentro de una casa abandonada. Claramente, él buscaba algo—. Mis padres deben de estar preocupados, me tengo que ir. 
Se dio media vuelta y empezó a caminar rumbo a sus amigos que ya se habían ido. Cuando escuchó algo precipitarse sobre ella. Era él, el dr. Williams.
Ella gritó y pataleó al hombre que estaba sobre ella, pero él no se movía. Ella pensó que pudo haberse muerto haciendo fuerza, y comenzó a gritar más fuerte. Él le gritó que se callara y colocó su brazo alrededor de su cuello. Parecía que la estaba abrazando, aunque claramente, así no era. 
Entraron finalmente a la casa dónde principalmente el dr. Williams quería ir. Estaba completamente desecha, todo gastado, cuadros doblados, muebles fuera de lugar. ¿Quién habría hecho eso? Las casas estaban bien cuando los residentes de esa zona se fueron, o al menos, algunas. ¿Por qué destruirían la casa?
El hombre sostenía ahora la nuca de Beth con su mano izquierda, mientras que con la derecha buscaba alguna herramienta en su bolisllo. Beth caminó un poco más deprisa y el dr Williams la sostuvo con mucha más fuerza. Ella gimió del dolor y se detuvo.
—Camina —le ordenó el hombre, tomando una cuchilla que había sobre una mesa. La colocó sobre la cabeza de Beth y luego apretó un poco. Ella al sentir la punta fría contra su cabeza obedeció—. Sube las escaleras.
Él soltó la cuchilla un poco, y la observó un poco. Esa no era su cuchilla, estaba desafilada. Beth al sentir que no la intentaba matar en ese momento, apuró el paso y empezó a correr escalera arriba hacia alguna habitación para refugiarse. Forzó una puerta y cuando pudo abrirla, la mano del dr. Williams la cerró. Ella volteó asustada, estaba pálida y el labio inferior le temblaba. Él clavó la cuchilla en la madera de la puerta y colocó su brazo izquierda a un lado de la cabeza de Beth, impidiéndole la salida.
—Ahora, no te muevas ¿de acuerdo? —dice él, muy cerca del rostro de Beth—. Tendrías que hacerle caso a tu madre. No hablar ni estar con extraños —dijo, lamiéndose los labios—. Ya aprendiste la lección ¿cierto?
¿Esto era para que aprendiera? ¿No intenta matarla? Ella suspiró un poco aliviada y asintió, pensando que él la iba a dejar ir mientras reía. Pero no, él no se movió. Se quedó quieto, frunciendo el ceño. Posiblemente esté pensando por qué Beth estaría aliviada.
—Qué mala suerte que no estés con vida para no repetirlo. —La expresión de ella volvió a cambiar, si antes estaba tranquila, ahora estaba inquieta. En pocas palabras, él dijo lo que ella no quería oír.
La iba a matar.
Él se separó un poco más, luego de advertirle que moriría de una incómoda manera si se movía. Por lo que Beth asintió con nervios mientras el dr. Williams caminaba por el pasillo observando cada puerta de madera que había allí. Cuando por fin abrió la puerta, miró hacia Beth para confirmar que no había escapado, abrió la puerta y entró.
Beth lo miró confundida ¿por qué entraba ahí y dejaba la cuchilla? No lo pensó dos veces y salió corriendo escaleras abajo mientras el dr. Williams hacía algo en esa habitación. No se detuvo a pensar en que quizás no la dejara vivir y la matara antes, pero tenía que huir de ahí lo más rápido. No podía morir hoy, no podía morir allí.
Llegó a los pastizales corriendo y pudo ver las casas, corrió más rápido mientras gritaba que la ayudaran, aunque honestamente, sabía que no podían oírla. Sabía que si el dr Williams la persiguiera la atraparía y no podría oír.
—¡Algui...! 
Entonces algó golpeó su cráneo, haciéndola caer sobre el pasto. ¿Con qué la había golpeado? ¿Le tiró alguna piedra o un hacha? Miró desde el suelo hacia el barrio, nadie parecía haberse dado cuenta de sus gritos, aunque no fueron muy fuertes. Sintió sus ojos entrecerrarse, aunque no quería, parecía estarse adormeciendo.
Sintió un líquido espeso por su cabeza y a los segundos por su brazo, movió un poco la cabeza hacia su brazo. Era sangre. ¿El dr Williams la había alcanzado? ¿Qué le había lanzado? Antes de que ella pudiese mover su brazo para quitar la posible hacha que el dr Williams tiró, dejó de sentir todo. 
Él caminó hacia ella, y al llegar a su lado, se hincó observándola. ¿Ya murió? Quitó la cuchilla de su cabeza y le acarició el cabello, susurrando algunas palabras. Más sangre salió y a él no le preocupó, simplemente la sostuvo y la dejó caer sobre su hombro, llevándola nuevamente a esa casa.
—Todo pudo haber sido distinto ¿sabes? —dijo él, aunque ella ya no podía oírlo.
Una semana más tarde, todos estaban preocupados por la desaparición de Beth. Sus padres prácticamente se vuelven locos al ver que ella no regresó de su paseo. Sus amigos, más Ben, la buscaban y gritaban su nombre a diario, esperando que ella volviera. Pero no.
Una tarde, la Sra. Town  fue a depositar la basura en el contenedor del barrio. Y en cuanto abrió la tapa del elemento de plástico, varias moscas salieron de ahí. Ella cerró el contenedor de inmediato al sentir el fuerte olor descomponedor. Dejó las bolsas en el suelo, se tapó la nariz y abrió nuevamente. Para encontrarse, esta vez, con el cuerpo de Beth mutilado dentro.
es medio raro el escrito, si quieres dejo otro (?


omg, omg, omg. que me dejes otro? tai lok o ke? amé al puto dector williams (?) ahq. es que yo amo a los asesinos malitos porqué tengo una gran pequeña obsesión con criminal minds y sus historias, asdasd. me encantó, en serio me gustó mucho. audición más que aceptada, suerte.
No, es que quizás quedaba medio psicópata el escrito (?). ¿Has visto American Horror Story? Yo también tengo una gran pequeña obsesión   Ay, me emociono  
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: demons {audiciones cerradas.

Mensaje por dreamer. el Mar 11 Feb 2014, 4:49 am

¡Hola Mia! mesétunombreporqueloleíarriba Me llamo Frida y la idea me ha fascinado, me encantó completamente, no sé porque pero me sentí identificada. Quiero audicionar. No tengo un libro favorito, amo todos los que he leído pero leí recientemente Flores en el ático y lo amé :oooh: .




Kiernan Shipka|Caty Foxworth|Mason Dye|Mason Siller




Capítulo:





Capítulo 008
La llegadade la chicaFrankstein
SophiaRaymonds[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]




Estaba preparando mis maletas y todo lo necesario para el campamento, mis cremas, perfumes, bolsas, etc:



-¿Estás lista?- pregunta mi papá
-Si papi- digo como una niña chiquita

-Antes te daré una plática-dice papá sentándose en mi cama

-¡Ay no!- digo riendo y sentándome también 

-Hija, eres una chica muy bonita y- dice papá, pero lo interrumpo

-Papá sé a donde va esto- digo parándome de la cama


-¡Que bueno que lo sabes! Ahora siéntate- dice papá, primero feliz y después con una voz grave

-Está bien- digo sentándome, ya que me había asustado con su voz

-Continúo, eres una chica muy bonita y sé que a tu edad te gustan los chicos y a los chicos les gustas tú, quiero que te cuides y por eso te haré un par de preguntas- dice papá

-¿Para qué van a ser las preguntas?- pregunto yo

-El que hace las preguntas aquí soy yo, así que, silencio- dice papá

-Está bien- digo riendo

-¿Llevas protección?- pregunta papá algo nervioso

-¿Para qué quiero protección? Y no, no llevo- digo algo sorprendida por lo que me preguntó papá

-Ten- dice papá sacando algo de su bolsillo del pantalón y entregándomelo -Te lo voy a dar, pero cuando vuelvas lo quiero ver entero

-¿Es enserio?- pregunto mirando un paquete de condones -¿Para qué me los das si estás diciendo que quieres el paquete entero cuando vuelva?- pregunto

-Quiero ver que tan responsable eres- dice papá -Ahora van las advertencias- dice papá otra vez

-Está bien- digo guardando el paquete que me dio en mi maleta

-No te juntes con humanos y pórtate bien- dice papá parándose de mi cama

-Papá, es un campamento de monstruos, ¿cómo crees que habrá humanos?- digo riendo

-No sé, pero cuídate- dice papá saliendo de mi cuarto


Me quedé pensando en lo que dijo mi papá, cuando él dice algo, es porque él sabe que algo relacionado con eso va a pasar, todo es cuestión de pensar:


-¡Hija, ya nos vamos!- dice papá gritando por las escaleras

-¡Ya voy papá!- le contesto gritando por las escaleras






Bajo las escaleras con mis dos maletas en la mano, las dos estaban algo pesadas, creo que había puesto cosas de más pero para mí, todas necesarias. Todo el camino fue silencioso y ni papá ni yo hablamos, yo iba resolviendo un sudoku que me había encontrado en la camioneta y mi papá iba pensando, al menos eso supongo:


-Hemos llegado, pórtate bien hija- dice papá dándome un beso en la frente

-Lo haré papi- digo agarrando mis maletas y cerrando la puerta de la camioneta


Camino hacia adentro del campamento y veo a Marissa y Lindsay y alcanzo a escuchar:


-¡Marissa, cuanto tiempo!- exclama Lindsay mientras ya la tenía abrazada

-¡Si, te extrañaba!- exclama Marissa

-¡Yo igual!- exclamo a las espaldas de Lindsay

-¡SOPHIA!- grita Lindsay tirándose a mis brazos

-¡Hola!- grito para después darnos un gran abrazo entre las tres

-¿Como están?- les pregunto a Lindsay y Marissa

-Bien- contestan las dos a la misma vez 

-¡Oh, lindo corte Lindsay!- exclama Marissa tocándole su nuevo corte de cabello

-Cierto, el año pasado no lo traías así, ¿por qué te lo rapaste?- le pregunto a Lindsay


Lindsay nos cuenta su larga historia de su nuevo corte, de poco en poco las chicas iban llegando, ya había llegado Tamara y justo cuando nos dirigimos a la cabaña nos encontramos a Alba y Barbara:


-¿Dónde esta Alba y Charlie?- pregunta Lindsay

-Algo me dice que ya están adentro- responde Tamara riendo, lo cual hizo reír a todas


Entramos a la cabaña y ahí estaban Alba y Charlie, todas nos dimos un abrazo que duró como 1 minuto y nos pusimos a saltar y gritar. 





Me estaba preparando para la fiesta de bienvenida, la cual me gusta mucho, siempre había música que me gusta y era de mi estilo. Para ir a la fiesta elegí un pantalón de mezclilla, una blusa blanca con el borde negro, unos zapatos negros de tacón, me hice una trenza suelta sin peinar, me maquillé, me heché perfume y agarré una bolsa pequeña y ahí puse mi celular, mi maquillaje, dinero, una pluma y una libreta, sólo por si acaso. 





En la fiesta todos estaban bailando, otros tomando, otros hablando y los del rincón besuqueándose, en mi caso, yo estaba bailando Marissa y Lindsay tan alocadamente, pero un chico grita ¡Pelea! y las tres nos giramos a ver que pasa y eran Cloe y Elsa contra Alba, pobre Cloe, me puse a pensar muy bien y su futuro no es bueno ni mucho menos bonito, volteé a ver lo que iba a pasar y Lindsay salió volando a ver que pasaba:



-Y ahí va Lindsay- le digo a Marissa y nos reímos las dos juntas


Marissa se fue porque me dijo que no le gustaban las peleas y la entiendo a mí tampoco pero es obvio que apoyo a Alba en la pelea. Me fui a la cabaña y me cambié con mi pijama y me acosté en mi cama a tratar de dormir pero simplemente no pude porque estaba escuchando ruidos extraños y me puse a pensar...
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: demons {audiciones cerradas.

Mensaje por demons. el Mar 11 Feb 2014, 9:49 am

AY. mierda, mierda, qué perfección. cuando leí "ahí es donde mis demonios se esconden" me sonó familiar. DEBÍ SABER QUE MI STEPH ESTABA DETRÁS DE TODO ESTO. :mono:ahquelepasaba. pero, en serio, boludas, se fueron al chori. |?| y vengo gracias a que stalkee a boo y ella les hizo propaganda en su pvt. |?|osea, osea, osea. y estaba leyendo las reglas y en la parte de personajes reservados lo lei rápido y conseguí retener "josh hutcherson" y yo:  :quee: y entonces pensé: "ay, bueno... usaré al tomlinson" y leo más abajo "louis tomlinson" y yo: :que:ahporquéleponíasmilesatodo. y creí que lo único que faltaba era que usaran a lucy hale, que es mía, ya lo saben. peeeeeeeeero, luego me acordé de que mi biebs no estaba ocupado y me iré por él bc is mine 2. mía, me parece que copias y pegas las mismas reglas en todas tus audiciones bc creo. |?| no tengo libro favorito así que te re cagás. |?| o me cago yo, qcyo.


Ella Fitzpatrick {Lucy Hale || Justin Bieber.


y saben cómo escribo, así que no me vengan con eso. |?|
ahqué.
las amo, gracias por existir<3


Última edición por GreenSky♥ el Mar 11 Feb 2014, 1:40 pm, editado 1 vez
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: demons {audiciones cerradas.

Mensaje por demons. el Mar 11 Feb 2014, 9:53 am

pero les pongo el de puros si quieren.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: demons {audiciones cerradas.

Mensaje por Sunrise. el Mar 11 Feb 2014, 9:58 am

CamiiBeliberStyles escribió:
Jake Bugg | Elle Fanning | Taissa Farmiga | Evan Peters | Aaron Johnson.

Capítulo:

Taissa Farmiga & Evan Peters. {american horror story}
Capítulo 1.
Ya era tiempo de estar al frente de la escuela, no quise ir y no voy a ir. Deambular por las calles frías con la música de unos aparatos en mis oídos era el único paraíso al que podría llegar. La música de los Beatles era mi única pasión, mis dudas eran claras obviamente. ¿Cómo cuatro hombres pudieron hacer feliz a millones de personas? Contándome a mi. Unas personas en mi oído diciendo que 'el sol va a llegar' y dos más con 'esta bien'. Muchas de esas palabras no me entraban, mi vida no es la de una chica perfecta y nunca lo va a ser, pero aquella música sacó una sonrisa en mi -sonreí ante esto- lo cual yo pensé imposible.

Aquí en Liverpool, las gente venía y pasaba, corría o caminaba, una ciudad de puertos ¿qué creen que podría pasar? Recapacité un poco, hoy no iba a decepcionar a mi padre, aunque me odie. Unos pasos más, pequeñas cuadras, solo eso. Lo que me gustaba de esta ciudad, era la poca tranquilidad, pero no eso, si no que cuando uno encuentra la tranquilidad se siente algo, algo. Espero que me entiendan o tal vez soy la única que siente eso.

Si llego a la escuela, debería soportar las burlas, cualquiera sabe que si no eres un mariscal de campo, una porrista, o tu novio es genial, no tienes derecho a ser quien deberías ser. Imaginen, una escuela llena de falsedad. Esa escuela es a la que voy yo. Caminar sola por esos pasillos mal lustrados no era mi problema, claro que no pero aún así no quería estar en ese lugar. No me siento yo misma, no no y no. La otra vez una chica, una idiota para mi, tuvo un accidente. Rachel Boston para más "información. Ella es la típica rubia que no respeta las relaciones de los demás. Ella estaba ahí almorzando cuando llega a mi mesa, claramente yo estaba sola, comenzó a balbucear estupideces. Acabo con mi paciencia y solo pensaba en mi cabeza 'que le pasaría si.. ¿Qué le paso? Murió, como si yo apretara mi muñeca para que aquel liquido rojo que todos tenemos, salga, ¿me dolía? No, pero a ella sí, tanto que parecía como si le pusieran sal en la lastimadura. Estaba claro, me lastimaba, no dolía, pero a ella le costaba la vida. 

Unas calles más y llegue a casa, una casa tan vieja que parecía el hotel de 'Sicosis'. De dos pisos pero aún así asquerosa, de fuera era como el hotel 'Dacota' parecía sacada del Mago de Oz, pero ocultaba secretos, como todo. Lo único que quería era descansar en ves de estar en la "cárcel". Me acosté en el sillón y fue ahí que llego mi papá, su cara era el calco de un papel blanco, muy blanco. El alcohol salía de su boca, el cigarrillo en la mano y el puño pegado a la pared. En realidad él no era muy viejo, tiene 25.


-Maldita sea, creo que saben lo que pasó- me dijo mientras me veía cómodamente en un sillón horrible.
-¿Qué mataste a mamá?-
-¡Fuiste tu idiota! Ahora ven -me tomo del brazo muy fuerte, lastimaba.
-Suéltame, ahora-
-Sabes que maldita perra, ve a caminar por ahí y déjame solo, ¿qué tal si vas a ver a tu pequeño psicópata?
-Tate no es así papá- bajé la mirada hacía mis pies con un nudo en la garganta.
-¿lo conoces?
-Claro, desde hace..-me interrumpe-
-Mira, le llegas a contar algo, y te mato con mis propias manos ¿entendido?
-Sí..
-Ve a ver a tu amor -su sonrisa falsa otra ves-
-Él no es mi amor.
-¿Crees que no los vigilo? Sé como te acuestas con él, las palabras que se dicen, no soy idiota -dejarme callada era lo que quería-
Esta completamente loco ¿por qué? Mató a mi madre, no entiendo porque siempre me culpa a mi. Él sabe algo que yo no, nunca me lo dijo. Desde aquel día {26/05/2013} me sentí distinta y él definitivamente sabe que es.


Narra Tate:
Me encontraba yendo para casa, mi casa. Vivía solo, lo cual levantaba las sospechas de muchos, me tratan como loco y puedo asegurar que soy la persona más paciente en el mundo, ¿o estoy mintiendo? Mi preocupación se elevó cuando Taissa, o como yo le digo Tai, no fue a la escuela. Vive al frente de mi, nos conocemos desde hace mucho. Su padre esta loco, odia que este con ella, pero es obvio que eso no me va a separar de ella. Sé mucho de ella, pero ella de mi no. Al llegar a mi casa, sonreí al ver a Vi en la ventana de arriba, tiene una llave que le regalé, le sonreí. Pasé la llave por la cerradura y entré. Deje todo en la sala, mi casa por fuera era como la de Tai, pero le dí un toque mio por dentro. Subí al piso de más arriba, como un ático, nuestro lugar favorito. 

-¡Tate! -corrió y me abrazó-
-¡Princesa! ¿Que onda?
-Tengo muchas cosas para contarte -muestra esos hermosos dientes-
glee club:


Capítulo 006.
No podría bajarme a ese nivel.

—¡Ya en serio! Deja ese jugo —dijo Frances entre risas, ambos reían.
—¿Y qué pasa si no lo hago?—la miró desafiadamente mientras tiene le jugo listo para tirárselo.
—Me tiras a penas una gotita del jugo y te castro.—con firmeza dijo cada palabra, parecía una guerra de vaqueros de los años 70.
—No te atreverías, además, valgo oro—dijo otra vez entre risas, ambos. Después de tenerla acorralada le devolvió su jugo y la tranquilidad volvió, salvo cuando escucharon la puerta de salidas de emergencia abrirse, era Elizabeth.
—Ah no, esto es increíble, ¡¿ahora con la perdedora?!—dijo Eli amenazante mientras cogía a Frances del brazo y fuerte.
—¡Oye suéltame! ¿quién te crees?—
—Oh sí pelea de gatas—gritó emocionado Brian mientras levantaba su puño en signo de pelea y diversión, algo que confundió a las chicas.
—¡Brian no! Lamento acabar tu diversión pero creo que debes manejar a tu noviesita.—mientras se soltaba del agarre de Elizabeth, Frances comenzaba camino otra vez hacía adentro.
•••

Prendí un cigarrillo y me adentre al pasillo, faltaba poco para el timbre y para las audiciones del club Glee, no es de mi mucho interés pero debía distraerme y ese club demostraba futuro. Tal vez entre al de las porrista, solo para molestarlas, era gracioso verlas volverse locas por no encontrar su maquillaje. Para esperar un poco de los minutos que faltaban, mientras esperaba, solo miraba sus comportamientos. ¿Cómo era posible que sea tan.. “perfectos”? Sus vidas, no tienen preocupaciones, la mía es un completo desorden, ellos disfrutan y crean, eso se nota. La duda invadía mi cuerpo, todo el tiempo.


A lo único que temo, es a fallar.



Posé mis manos sobre las ruedas mientras trataba de avanzar hacía mi casillero, las miradas se posaban en mi, no por tener algo especial o “cool”, de hecho era la terrible silla de ruedas en la cual estaba sentado. La gente pensaba que era un monstruo, para nada, soy solo una persona normal. Tenía la tranquilidad y confianza a pegadas a mi sonrisa, hasta que aparecieron los chicos del equipo  de fútbol, dios.
 
—Hey miren, es el loco de la silla, ¿qué onda?—dijo entre risas mientras me epgaba en la frente con un poco de delicadeza, muy poca.
—¿Sabes? No quiero tener problemas, espero que me dejen pasar.—le respondí al chico, creo que era el tal Niall, eso creo.
—¿Qué crees? Yo sí.—lo último lo dijo frunciendo el ceño para luego hacer como una señal para que los demás chicos, me tiraran slushy. Todos comenzaron a reír como siempre mientras yo me congelaba, no entendía el humor a todo esto. Cuando por fin pude abrir mis ojos, vi a la chica con la que hablé cuando sobre el club Glee, recuerdo cuando le pregunté si se iba a unir y ella solo asintió con la cabeza mientras sonreía, ella estaba decidida a ayudarme y eso me encantaba.
—Oye escucha, no debes prestarles atención, dejarán de molestarte, o eso espero.—dijo mientras cogía la silla para poder ayudarme.—Falta poco para la audición así que, vamos juntos, yo te ayudo.—sin más que decir yo solo sonreía, era increíble lo muy tonto que era para esto, y fue así como fuimos juntos al auditorio, esperaba con ansías escucharla cantar.
 
•••

 
—Bien, dime tu nombre y que vas a cantar.—dijo el profesor conocido como Finn, al ver que una chica se subía al escenario, era Frances.
—Soy Frances, y voy a cantar “Yesterday” de una de mis bandas favoritas, los Beatles.—dijo mostrando su sonrisa mientras se acercaba a recoger la guitarra que se encontraba cerca.
—Bien, adelante.—dijo para anotar algo en su libreta y poder escuchar a la joven.
 
Yesterday, 
All my troubles seemed so far away, 
Now it looks as though they're here to stay 
Oh I believe in yesterday 

Suddenly, 
I'm not half the girl I used to be 
There's a shadow hanging over me 
Oh yesterday came suddenly 

Why she had to go 
I don't know, she wouldn't say 
I said something wrong 
now I'm long for yesterday 

Yesterday, 
Love was such an easy game to play 
Now I need a place to hide away 
Oh I believe in yesterday 

Why she had to go 
I don't know, she wouldn't say 
I said something wrong 
now I'm long for yesterday 

Yesterday, 
Love was such an easy game to play 
Now I need a place to hide away 
Oh I believe in yesterday 

 
Al terminar solo quedo mirando al esperar la reacción del profesor, Finn. Al cantar se había notado cierta nostalgia y sentimiento en la canción, sí le había gustado a Finn, la voz era impresionante como la de muchos y se sentía el amor a la canción, Louis desde los asientos aplaudía con tanta emoción que daba risa. Ella lo había hecho genial y ahora le tocaba a Louis.
 
—Bien, dime tu nombre y que vas a cantar.—le dijo al chico sobre ruedas mientras el temblaba un poco por los nervios.
—Em-em, soy Louis, y voy a cantar That’s all right Mamma, de Elvis.—tartamudeo un poco para luego ponerse a pensar, estaba nervioso.
—Oh genial, bueno, anda chico, canta.—sonrió y luego anotó otra vez en su libreta.
 
Well, that's all right, mama 
That's all right for you 
That's all right mama, just anyway you do 
Well, that's all right, that's all right. 
That's all right now mama, anyway you do 

Mama she done told me, 
Papa done told me too 
'Son, that gal your foolin' with, 
She ain't no good for you' 
But, that's all right, that's all right. 
That's all right now mama, anyway you do 

I'm leaving town, baby 
I'm leaving town for sure 
Well, then you won't be bothered with 
Me hanging 'round your door 
Well, that's all right, that's all right. 
That's all right now mama, anyway you do

 
Al terminar Finn aplaudió al igual que Frances, lo había hecho demasiado bien, su voz era increíble y la canción iba con él, ambos hicieron canciones con guitarras salvo que Louis no la toco por la silla que lo impedía un poco, pero aún así llevaba el talento con él, posiblemente ya estaban en el club y ambos no tenían vergüenza.

Capítulo 011.
nunca me verán correr, ¿quién los culpa?


Creo que estuve bien, sí, eso creo. No es que sea yo de preocuparme pero el club glee tenía cierto afecto del cual me hablaron y me interesaba formar parte, espero y deseo estar en él. ¿Era la primera vez que me sentía así? Sí, nunca fui de prestarle importancia a la escuela, y menos a club parte de ella, aún así, lograría entrar. Convencería al hombre cari bonita de Finn Hudson para que me dejen entrar, reí ante esto, debe ser padre de Louis pues su parecido existía.
Me acerqué a la lista para ver si habían más nombre de los cuales lograrían un futuro al club, y sí, habían. Veía nombres populares, me sorprendía, creí que no tenían agallas o simplemente huevos para entrar. Algo mi confundió, los nombres de “Sky”, de Louis y el mío estaban rayados, estaban tachados y habían escrito con lápiz labial rojo apodos. El mío por supuesto decía “Francia, donde viven las perras”, joder, era más que obvio quien lo había hecho.
Corrí cerca de los sospechosos a mi favor, llena de furia al dar un paso lo que llamó la atención de los demás, no les preste atención. Llegue al pasillo cuatro donde se encontraban las cheerios y los malditos jugadores de fútbol americano. Elizabeth.. sus labios rojos carmesí como en la lista, la empuje contra el casillero del cual ligeramente estaba apoyada.
 
—Bien, hablen.—dije seca y sin rodeos.
—Oye bonita cálmate, Eli no hizo nada.—respondió Brian.
—¡Tu cállate!—le pegué una simple cachetada pero aún así se escucho por todo el pasillo.
—¿Disculpa? ¡No tenemos ni idea de lo que hablas idiota!—respondió Elizabeth empujándome aún más fuerte.
—Oigan, Eli tiene razón, no hicimos nada.—se acerco el rubio para defender.
—¡Oh por dios! ¡Esa ni tú te la crees! ¡Es obvio que fuiste tú!—me dirigí a Elizabeth mientras recogía el slushy que tenía Brian para arrojárselo a ella. Elizabeth gritó en eco mientras yo le gritaba cosas, sin duda era una pelea. Brian me agarró de los brazos tratando de alejarme mientras que su “novia” respondía cosas como “me las vas a pagar” etc. Llegaron una de las cheerios, Brianna asumo.
 
—Chicos, ¿qué esta pasando?—dijo con tanta suavidad Bri que me dio cierta paciencia, se veía buena chica.
—Haber Frances, mírame, sí lo hicimos nosotros.—dijo Brian tomándome de los hombros, hasta que nos separó Elizabeth mientras me arrojaba otro slushy.
—¿Por qué le dijiste? ¿Estas cuerdo?—respondió Eelizabeth quien casi sonreía de victoria por arrojarme el batido.
—Sí hermano por qué le dijiste.—dijo otro de los jugadores de fútbol.
—Haber haber, escuché gritos, ¿qué esta pasando?—se acerco el profesor Hudson, demonios.
—Fue Frances.—dijo inocentemente Elizabeth.
—¡¿Qué?!No, yo no fui.—dije mientras trataba de salirme del agarre de Bri y Brian.
—Frances, vienes conmigo— Y eso fue lo último que dijo el profesor Hudson mientras me llevaba a su oficina. Los miré a todos con el seño fruncido, me las iban a pagar, definitivamente.


nunca me vieron volar así que no tuve que mentir.

 
Llegue a la oficina de mi padre, hoy me iba con él, así que decidí esperarlo. Entré y vi a Frances sentada en el asiento frente a mi padre, se veía enojada y estaba toda empapada por algún batido que seguramente le habían tirado. Papá no dejaba de hacerle preguntas acerca de lo que supuestamente había pasado, me dejo entrar mientras me “senté” lejos cerca de la silla donde estaba Frances. Algo malo había pasado con la lista del club glee, la peli roja se la mostró a mi papá que pudo entender mejor las cosas, aún así no creía en la palabra de Frances quien seguía explicándole la verdad. ¿Cómo sé que esta diciendo la verdad? Simple, creo en ella. Le aplicó un castigo el cual era limpiar el auditorio, ella solo procedió con la cabeza en alto y con un humor que ni la mejor persona soportaba, estaba furiosa, pedí permiso para acompañarla aunque ella no lo sabía.
 
•••

Frances comenzó a levantar los papeles en el escenario para luego limpiar el piano, como siempre la banda seguía ahí, no tenían problema de tocar, quería descargar su furia cantando pero escucho mis ruedas un tanto oxidadas.
 —¿Qué haces aquí?—preguntó seca.
—Vine a ayudarte o a por lo menos escucharte cantar, anda, finge que no estoy aquí.—respondí moviendo mis manos.
—Acompáñame en el estribillo, de seguro la conoces.—dijo para que luego comenzara a sonar la música. Se movía al ritmo de la batería y hacía pasos gracioso para sacarme una sonrisa, su cabello rojo resaltaba, todo lo demás era opacado por su voz.
 
In the morning light let my roots take flight
Watch me fall above like a vicious dove
They don't see me come, who can blame them?
They never seem to catch my eye but I never wondered why

I won't fall asleep
I won't fall asleep

Hey yeah, don't let 'em know we're coming
Hey yeah, tiptoe higher
Take some time to simmer down, keep your head down low
Hey yeah, tiptoe higher

From your slanted view see the morning dew
Sink into the soil, watch the water boil
They won't see me run, who can blame them?
They never look to see me fly, so I never have to lie

I won't fall asleep
I won't fall asleep

Hey yeah, don't let 'em know we're coming
Hey yeah, tiptoe higher
Take some time to simmer down, keep your head down low
Hey yeah, tiptoe higher

Nobody else, nobody else
Nobody else can take me higher
Nobody else can take me higher
Nobody else can take me higher
Nobody else

Hey yeah, don't let 'em know we're coming
Hey yeah, tiptoe higher
Take some time to simmer down, keep your head down low
Hey yeah, tiptoe higher

Hey yeah, don't let 'em know we're coming
Hey yeah, tiptoe higher
Take some time to simmer down, keep your head down low
Hey yeah, tiptoe higher


•••

Terminamos de cantar la canción, y luego la banda se fue. Cantaba muy bien, Louis sin duda me caía bien. Luego de limpiar nos quedamos hablando, ¿sobre qué? Los populares, compartiendo nuestro odio, prometimos como en la canción, que íbamos a lograr que dejen de sentirse superiores, era una promesa para un club. Basta de burlas, basta de insultos, la seguridad nos iba a acompañar. Luego Louis se fue con Finn, sin duda era su hijo, y el día terminaba y yo me fui caminando a casa, entré y había una sorpresa que no me esperaba en casa.
miss..:

Capítulo dos.
Deja que el especial de media noche me ilumine con su luz.

Esta bien.. Lea respira.. es solo una sesión, como todas las otras. ¡Dios! ¡¿de qué estoy hablando?! Mi carrera cambió, ellos cambiaron y tratan de cambiarme, la meta que más costó conseguir, se había vuelto en un infierno. Parece que ahora solo es “desnuda o nada”. La gente que apenas ayudaban, corría, pasaban con ropa que apenas cubría mi cuerpo y me habían dejado asustada y preocupada, como siempre, frente a un espejo con reflectores redondos a cada lado, mirándome con desprecio y asco, ¿qué estoy haciendo? La única manera de poder lograr estar en una estúpida revista, era esta, mostrando el cuerpo. Ya no era lo mismo levantarse temprano, tomar un poco de café y vestirse a gusto para una buena sesión de fotos, ahora estas, daban pena. Yo misma me daba pena, extrañaba a mis hermanos y por supuesto a mi papá, mudarme lejos, a la gran ciudad no había sido la mejor idea. Extrañaba a mi verdadera representante, Barbra, ella era mi ídola. ¿A quién tengo a ahora? Joan, la mujer más descuidada y repugnante en todo el mundo, que obviamente solo quiere dinero.. y hablando de roma, aquí viene la tortura.
—¡Niña! ¡¿Qué estas haciendo?! ¡Prepárate!—.me gritó moviendo su mano derecha porque la otra sostenía su estúpido celular.
—No me apetece hacer esta sesión—.Traté de ser lo más sincera posible.
—Oh vamos, ¿quién eres?—.respondió con la pregunta a la cual, ella misma tenía la respuesta.
—A lo que tu asumes, tu fuente de dinero, eso es la mierda que soy ahora, ¡por tu culpa!—. Me levanté de la silla para mirarla sin compasión alguna, nunca me calló bien esta mujer.
—¡Oh pero por favor! No decides que hacer aquí, solo prepárate sola porque no tenemos suficiente dinero como para organizar ayuda, ¿qué crees? Por tu culpa, anda, sales en 3 minutos, lo quieras o no ¿ok?—. Amenazó antes de girar sus tobillos e irse, sus pasos se escuchaban desde lejos gracias a sus tacos de aguja que por cierto, eran horribles. Meneaba la cadera para mostrar juventud.
Como ella misma me planteó, me preparé sola y sin ayuda, me coloqué la lencería que apenas tapaba mi cuerpo y salí hacía la sesión.
—Llegaste por fin—.bufó mi odioso compañero, Colton.
—Sí, lo que sea—. Respondí fría.
En eso llega Joan con decepción e su rostro mientras que yo y Colton mirábamos algo confundidos.
—Chicos, lamentablemente el fotógrafo tubo una “emergencia”—levantando sus dedos formando comillas en la palabra emergencia.
—¿Dices que no voy a posar frente a un pedófilo y con el niño porcelana? ¡Dios santo! ¡Gracias!—.corrí con la felicidad de un niño en Navidad a mi camerino.
—Se nota que odia esto—. Pronunciaron ambos al mismo tiempo.
 
Unos minutos después estaba en mi camerino vistiéndome y me apresuraba a llamar a mi papá, quería asegurarme de que estaba bien y contarle lo que me había provocado una sonrisa más larga que los Himalayas.
—¿Por qué sonríes tanto?—. Alguien habló riendo cerca de mi oído derecho lo que causo escalofríos.
—¡Adam! ¿Qué haces aquí?—. Dije luego de haber corrido y saltado sobre él más rápido que Forest Gump.
—Oh vamos Lea ¿a quién engañas? Odias este lugar, así que vine a buscarte para salir a descansar, podemos ir al bar ‘Especial de media noche’, hoy los pianistas hacen un especial de Billy Joel, ¿qué dices?—. Menciono par de ideas mientras me sonreía.
—Pues, si terminé de trabajar iría pero asumo que Joan no me va a dejar—. Un poco de lastima por desperdiciar una muy buena idea.
—Escápate, no es la primera vez que lo haces y admítelo, es divertido—. Respondió con una risa contagiosa.
—Esta bien, déjame preparar el bolso— sonreí mientras metía las cosas necesarias en un bolso de cuero.
 
Salimos juntos por la ventana, mientras cruzábamos yendo hacía el bar, pasábamos por las calles que estaban iluminadas por las luces de cada farol. No me preocupaba por Joan que seguramente me buscaba para solucionar cuentas o problemas, solo para eso. Quería despejar mi mente un tiempo, recordar y reflexionar, papá siempre me dijo “Si alguna vez estás en x ciudad, mejor será que te portes bien, mejor que no hagas apuestas, allí, mejor que no armes bronca, o el sheriff te cogerá. Y sus muchachos te humillarán. Y cuando quieras darte cuenta, bonita, vas camino a la cárcel” era obviamente parte de una canción pero iba perfecta para el humor de mi papá, una pequeña sonrisa formaron mis labios al recordarlo, mejor será que te portes bien Lea.


Capítulo siete.
Don't waste your time on me you're already the voice inside my head. 

Cuando llegué a casa, lo único que quería hacer era descansar, obviamente mi cuerpo estaba agotado al igual que mi cabeza y yo misma. Solo quería estar sin gente, sola, ya era tiempo de descansar, tiempo para mi. Dejé mi bolso sobre la mesita de luz cerca de una foto, dios.. esa foto, la foto de mi ex novio. ¿Nombre? Dan Atwood, puede que el aya sido un gran idiota, pero aún así él era perfecto. ¿Dónde esta él? En un lugar mejor, seguramente. Bajé el cuadro, aunque lo ame, no quería verlo, nunca había sentido algo así por una persona, él era lo más especial para mi, gracias a él seguía con mis pies sobre la tierra, merecía muchas cosas, tan joven y no las obtuvo. Mis pensamientos desaparecieron gracias a un golpe seco a la puerta, Joan y Colton..


—¡Señorita! ¡Ábranos la puerta de inmediato!—la irritable voz de Joan habló por detrás de la puerta.
—Oye con más cuidado, debemos ser más amables para que nos responda..—Aún así se escuchaban los casi sollozos de Colton hablando con Joan.
—Aunque no quiera abrirles, aun así lo hago, pasen.—Me limite a decir mientras les aguardaba el paso.
—Bien, sabes perfectamente porque estamos aquí, ahora habla, ¿con quién te fuiste?—
—¿Por qué te diría si ya sé muy bien lo que podrían hacer?—
—¿Te cuesta entenderlo verdad? A nosotros nos tratas con respeto ¿ok? Soy tu representante y él tu compañero, ahora, anda, ¿con quién?—Le fulminé con una mirada mientras me quedaba en silencio, no quiera decirles.—¡Habla! Fue con el flacuchento de cabello oscuro ¿verdad?
—No te importa.
—Vamos Lea, dime por lo menos a mi.
—¿Por qué a ti Colton? Ignorante.
—Dime, ¿o quieres que le haga lo mismo a tu noviesito? ¿cómo era su nombre?—me miró sonriendo y luego miró a Joan, ella sabía la respuesta.
—Dan Atwood,  el idiota de cabellera rubia, ¿con quién te abra cambiado? ¿Y si le pasa algo a tu amigo como lo que le pasó a dan? ¿Lo recuerdas?
—¡¿Cómo no olvidarle si él esta muerto?!—las lagrimas comenzaron a bajar, la sala quedo muda, ningún ruido acompañaba la noche. Colton bajó la mirada, tal vez se sentía arrepentido de lo que dijo, pero Joan solo recogió su bolso luego de haberlo dejado en la silla y acomodarse contra la pared.
—Bien, Colton, hoy te quedas con ella, mañana va a  ser un largo día.—Largó un suspiro mientras se iba de la casa dejándonos a mi y a Colton solos, yo me percaté de decir algo, solo me senté en la cama mientras que él posaba su mirada en mi.


-SEMI HOT.-

Pasaron, posiblemente dos horas de un incomodo silencio y la tensión se sentía, comencé a caminar por toda la casa, estaba nerviosa. Colton reposó su cuerpo en la cama como si estuviese en su propia casa mientras observaba como jugaba con mis dedos, mi pelo y corría en círculos por toda la casa. Prendí el televisor, lo apagué, fui a la cocina, salí de ahí, no tenía ni idea de que hacer para acabar mis nervios y poder iniciar una conversación con Colton, la incomodidad no me gustaba para nada.
—¿Sabes que así podrías romper el piso?—preguntó sin ningún problema, gracias, gracias por cortar el silencio.
—¿Em-em? ¿Qué?—tartamudeé, tratando de no confundir la situación.
—Nada—soltó una pequeña risa para luego acercase a mi—Y dime ¿yo fui quién te ayudó a olvidar a ese?—sonreía él idiota.
—Yo-yo nunca lo olvidé, ahora si puedes, suelta mi cadera.—
—¿Por qué? ¿Es ilegal?—dijo y así comenzó a depositar besos en mi cuello, puedo jurar que le grite ciertas cosas cuales no me gustaría repetir, sus manos acariciaban todo mi cuerpo y las mías trataban de alejarlas, alejarlo a él. No lo quería en mi, lo odiaba, pero su fuerza era más superior a la mía, si es que se le puede decir fuerza a lo que tengo de pequeños brazos.  

tengo un nuevo proyecto que obviamente es malo, no sé si quieres que te lo pase por mp, (?

con el primer capítulo ya me gustó tu forma de escribir así que no leí los otros bc paja (?) ahq. usas la haylo con louis cuidado con eso te gusta ahs? asdasd. idk, me gustó mucho tu forma de escribir, no hace falta que me mandes nada más bc audición aceptada, suerte.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: demons {audiciones cerradas.

Mensaje por Sunrise. el Mar 11 Feb 2014, 10:01 am

Michie <3 escribió:Bueno ahora te dejo escrito y pj c:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] Abrelo o te doy tabla e.e
Sensuales pj por los que audicionare y le daria duro(?. Sam Claflin| Barbara Palvin| Nicholas Hoult | Holland Roden... Y sha...
El libro es tan, *isert risa taldo* deos! Shore, rei y maldije... y volvi a llorar y acabe los pañuelos de una caja y el papel higienico(?
Desee hablar con la muerte .-. y... por dios mio(? shaa... como sea... La Mia es una romantica  :love:
yo ni sé porqué me dejaste escrito bc conozco tu forma de escribir hace mil años, blda
sam :c finniiiiiiiiick, ocno ._. asdfghkdl, entonces, algún día leeré la ladrona aká yo (?)
yo? romántica? tah lok, voh o ke? audición más que aceptada, michie. suerte.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: demons {audiciones cerradas.

Mensaje por Sunrise. el Mar 11 Feb 2014, 10:02 am

^Rushioner~Jolover^ escribió:No, es que quizás quedaba medio psicópata el escrito (?). ¿Has visto American Horror Story? Yo también tengo una gran pequeña obsesión   Ay, me emociono  
a mí no me da miedo, a mí me enamora (?) ahq. sos joda? obvio que veo ahs, es una de mis programas favoritos y yo no sé si es mi vida (?) ah.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: demons {audiciones cerradas.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 7. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.