O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Novata en el foro
Hoy a las 11:23 por Andy Belmar.

» ¿Es posible el amor? Draco y tú
Hoy a las 6:04 por Butterfly199225

» Struck whit me ↯
Hoy a las 3:34 por Stark.

» A little creativity on the life.
Hoy a las 3:04 por Asclepio.

» ♡ contrail.
Hoy a las 1:33 por bwiyomi.

» Cambiar y Borrar Cuentas |5|.
Hoy a las 0:23 por Legendary.

» Mover y Borrar Temas |12|
Hoy a las 0:17 por Legendary.

» être dans la lune.
Ayer a las 22:47 por Ongniel

» Nada es como se ve xAudicionesx
Ayer a las 22:08 por rarelyworld

novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ insxne.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

cuando los ángeles bajan al infierno | nc. {audiciones abiertas}

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: cuando los ángeles bajan al infierno | nc. {audiciones abiertas}

Mensaje por Grace. el Sáb 8 Feb 2014 - 1:04


Sara Stilinski.



Nombre: Sara Jane Stilinski.
Chico: Tyler Hoechlin.
Rol: La pacifica y el guerrero.
Escrito de tu autoría:
Doctor Who:


CAPITULO DOS ½


Edward Bloom



Emily se había dormido en la parte de atrás, encima de las maletas. Cinco años en Nueva York y con el cambio de horario, aun recordaba que cuando llegamos a Nueva York ella aun no se acostumbraba al cambio de horario, ahora que hemos vuelto le costara mas.
Detuve el auto cuando ya habíamos llegado, sacudí a Emily y se despertó.
- Ya llegamos?
- Si, la reja esta abierta, toma tus cosas y visitemos esa mansión.
Ella sonrió, tomo las cámaras y salimos del Jeep, entramos al terreno, tome mi cámara y fotografié la casa, mi hermana ya estaba corriendo para entrar, la seguí.
- Donde nos hospedaremos?- pregunto mientras entraba.
- Rente una casa no muy lejos de aquí, por la fotografía que había en Internet es una casa bastante bonita.
Ella sonrió.
- Papá estará emocionado cuando nos vea y cuando sepa que ahora trabajaremos aquí.
- Eche de menos Londres.
- Yo también.
Encendí las linternas, Emy encendió la suya, se fue a un cuarto y la seguí.
- Mira el patio, no es asombroso.
Mire la pared y vi que algo había sido escrito detrás del pintado.
- Em, mira.
Ella lo miro confundida y se acerco.
- No parpadees, parpadea y morirás, no les de la espalda, no le quites la mirada y no parpadees...
- Y buena suerte Sally Sparrow.
- Del Doctor en...
- Veo un uno y un nueve...
Le tome una foto y fuimos a la planta de arriba.
- Esto es extraño- murmuro mi hermana.
- Mas extraño de lo de Beacon Hills.
- Mas extraño que esos tipos de la Chevrolte Impala negro?
- Eso si que eran extraños, pero tenían un bonito auto.
- Eso es verdad.
- Bien, si ahora trabajaremos para una revista de eventos paranormales, debemos acostumbrarnos mas a esto.
- Cuando nos enviaron a Beacon Hills por una plana de los lugares que han tenido mas ataques de animales.
- El comisario era agradable pero su hijo era...
- Extraño.
- Lindo, me sorprendió el nivel de ataques que hubo.
- Gracias a nosotros no habrá mucho turismo en ese lugar.
- Vamos, los dejamos en tercer lugar.
- Pero debieron estar en...
Emily se paro en seco y choque con su espalda, contuvo un gemido de asombro y siguió caminando.
- Mira una estatua.
Había una estatua de una mujer cubriendose el rostro.
- Es un Ángel que llora.
- No parece estar llorando, mas bien parece ocultarse.
Emily la miraba detenidamente, puso una mano bajo las manos que ocultaban el rostro de la mujer.
- Es bellísima, Edward toma una foto.
Hice caso al pedido, y como si el momento pasara en cámara lenta al tomar la foto, el flash nos cegó a ambos y presencie como la estatua tomaba la muñeca de mi hermana.
- Listo?- pregunto Emily con una sonrisa, pero yo no respondía- Que pasa?- se volteo al Ángel y quedo igual de pasmada que yo, el Ángel le sonreía.
- Emily, quedare quieta.- busque algo con que golpear el brazo del Ángel.
- Ed, que diablos es esto? Acaso es una broma?
Estaba igual de asustada que yo, tome un fiero que encontré en otra de las habitaciones, cuando regrese con ella, el Ángel ya la había tomado de las dos muñecas.
- Que ha pasado?!- dije alarmado.
- Yo que quieres que sepa, cerré los ojos por un momento y ya había tomado mi muñeca- mire a la estatua confundido- Edward, podrías ayudarme en vez de mirar a la estatua.
Ambos no entendíamos lo que pasaba, golpe los brazos del Ángel hasta haberlos echo pedazos, mientras parpadeaba notaba como me empezaba a mirar y abría la boca enojada y esa cosa tenia colmillos. Cuando libere a Emily la tome de la mano y empezamos a bajar las escaleras, mirábamos a la estatua sobre nuestros hombros, se movía intentando perseguirnos y se movía rápido, al llegar a la puerta solo nos encontramos con un hombre de cabello castaño, con un gran mentón quien tenia una clase de juguete extraño con el que revisaba la puerta, levanto le vista hacia nosotros y nos sonrió.
- Hola, vengo por las fotos.


CAPITULO Dos 2/2



Emily Bloom.




De repente estábamos siguiendo al hombre que habíamos encontrado en la entrada quien ahora examinaba a la estatua con su juguete.
- Quien es usted?- pregunte intentando calmarme.
- Soy el Doctor- respondió sin mucho interés.
- Doctor que?- pregunto mi hermano sentandose en las escaleras.
- Solo Doctor.
- Y tienes un titulo como para llamarte Doctor- pregunte sin dejar de mirar al Ángel el me había dicho que dejara de mirarla y que no parpadeara,
- No exactamente.
El nos había explicado que había llegado a destruir al Ángel porque iba a liberar a sus hermanas quienes estaban en el sótano y que irían tras el si no lo detenían a tiempo.
- Ahora yo  puedo preguntar quienes son ustedes y que hacían aquí?
- Oh! Lo siento, me llamo Emily Bloom y el es mi hermano Edward Bloom, estábamos fotografiando esta casa, porque nos habían dicho que estaba embrujada y todo eso.
- Mi hermana y yo trabajos en una revista de eventos paranormales y nos mandaron a tomar fotos.
- Acabamos de regresar de Nueva York, antes trabajamos para la revista Times pero decidimos volver a casa.
- Oh! En serio y porque han decidió volver?
- Por nuestro padre.
- Porque nos hartamos de la gran ciudad.
Ed y yo respondimos al mismo tiempo, hubo un silencio incomodo y solo se escuchaba el juguete del Doctor zumbar.
- Y bien, que es esa estatua?
- Es un Angel Lloroso, se alimenta del tiempo de las personas y de las paradojas, es raro que no te hayan mandado a otra época.
- A mi?- pregunte.
- Yep, también te hubiera roto el cuello.
- Eso es tranquilizados sabes.- dije con sarcasmo- Entonces "Doctor" usted escribió ese mensaje para Sally Sparrow?
- Yep.
- Ah ella también la salvo o murió?- pregunto Edward.
- Ella sigue viva y ella me salvo.
Dejo se apuntar al Ángel con su juguete.
- Y que es esa cosa? Es algo paranormal o un espíritu?- pregunto mi hermano.
- Si y no.
- Y eres una clase de cazador de lo paranormal?
- Si, extermino espíritus malos y todo eso.
Mentía, yo lo sabia. Pero quien fuera aquel hombre nos estaba ayudando.
- Ya puedo parpadear? Porque me duelen los ojos y ya no puedo aguantar mas.
- Bueno, necesitamos eliminaron, pero no tenemos con que eliminarlo...- el hombre dejo de hablar.
- Que pasa?- pregunto mi hermano.
La linterna que tenia mi hermano para apuntar al Ángel empezaron a fallar y tenia la linterna en el rostro del Ángel, cuando la mía empezó a fallar, el Ángel empezó a mover el rostro. Como si quisiera comerse mi rostro.
- Edward hay un Angel lloroso detrás de ti.
Escuche los chirridos de la madera de las escaleras, sentí la
mano de mi hermano y empezamos a subir las escaleras, mire hacia atrás y vi a dos Ángeles detrás de nosotros y mientras mas parpadeaba la linterna mas se acercaban mas.
- Ha esta habitación- dijo el Doctor y entramos a la habitación.
Edward tomo una silla y la atranco en la puerta, El Doctor se acerco a mi, su rostro mostraba preocupación y parecía como si hubiese visto un fantasma.
- Que pasa? Acaso me estoy volviendo uno de ellos?- mire sobre mi asegurandome de que no había nada detrás, pero seguía mirandome. Toque mi rostro pero nada.
- Que pasa?!
La puerta empezó a se golpeada y Edward estaba reteniendo la puerta, corrí hacia a el ayudandolo.
- Doctor, que hacemos?- grite.
Pero el seguía mirando la nada y me miraba confundido.
- Maldición, vamos a morir.
Tome una tabla, la puse en mi pecho y cerré los ojos.
- Abran la puerta- murmuro el Doctor.
- Que?!- exclamo mi hermano confundido.
- Que abramos la puerta- repetí
- Lo se, pero acaso esta loco? Si dejamos entrar esas cosas, moriremos.
El Doctor se acerco a la puerta, otra vez la examino con su juguete.
- Doctor, no es el momento de examinar la puerta con su juguete.
- Oh Emily! Esto no es un juguete, es un destornillador sonico- dijo con una sonrisa de psicópata que podría asustar a alguien pero a mi relajo. Su destornillador dejo de zumbar y se abrió como un huevo- Es caoba!!!
Edward me miro como si no pudiera creer en que situación nos habíamos metido. El Doctor se acerco a nosotros y puso sus manos en nuestros hombros.
- Tengo un plan, pero necesito que tan bien corren?
- Nos encanta correr- respondí con una sonrisa y la puerta se empezaba a romper.
- Fantástico! Bien, cuando abran la puerta, ustedes saldrán corriendo lo mas rápido posible, la puerta se cerrara y no importa lo que suceda, ustedes se irán lo mas lejos posible, entendido?
- No te dejaremos aquí- dijo Edward.
- Tienen que hacerlo- dijo separandose de nosotros.
- No, que tal si esas cosas te matan?- pregunte enojada.
El Doctor se revolvió el cabello y camino de un lado a otro de la habitación.
- No vamos a arriesgarnos.
- Necesitamos otro plan, un plan en el que todos salgamos vivos.
El Doctor tomo si destornillador y se lo dio a Edward, lo mire el hombre se nos volvió a acercar.
- Nuevo plan, ustedes saldrán corriendo y cuando vean que los Ángeles han entrado, ustedes apuntaran a la puerta y apretaran el botón y se irán hasta volver a casa.
- Es peor que el anterior.
- Les eh dejado mi destornillador, es la cosa mas preciada que tengo, les aseguro de que saldré vivo de aquí y volveré por el. Solo confíen en mi. Volveré.
Edward y yo nos miramos, asentimos, El Doctor retrocedió y se quito su saco.
- No parpadees, parpadea y morirás, no les de la espalda, no le quites la mirada y no parpadees...- asintió, quitamos la silla y nos hicimos a un lado, la puerta se abrió y los Ángeles entraron, Edward y yo salimos corriendo y utilizamos el destornillador y la puerta se cerro- Y buena suerte Edward y Emily Bloom.

                         


       ******



- Ya terminaste?- grito Edward desde arriba.
Golpe la ultima cabeza de Ángel que había en el sótano, el fierro que tenia ya se estaba deformando.
- Termine y tu?
Edward bajo y sonrió.
- Ya, quieres comer algo?
Subimos, saque el destornillador de la chaqueta y mi teléfono sonó.
- Hola papá.
- Hola Emily, como están?
- Bien, acabamos de terminar de trabajar.
- Excelente, solo quería llamarles porque tal vez no vuelva esta noche, hay un problema en el departamento y parece ser algo muy grave.
- Esta bien, nosotros seguiremos aquí.
- Bien, pasame a Edward.
- Adiós papá- antes de pasarle
- Le eh dicho que estamos trabajando.- le dije a Ed antes de darle el celular.
- Esta bien- le di el celular, el se sentó en las escaleras y yo salí a tomar aire.
Ya habían pasado dos semanas desde que vimos al Doctor, regresamos tres días después, nuestro padre no nos creyó lo de los Ángeles Llorosos y no envió a ningun policía a revisa a pesar de que le dijimos que seguramente había muerto el hombre que nos ayudo, no fue un reencuentro feliz pero éramos presas del pánico, en esos tres días intentábamos tomar un decisión de volver o no, volvimos al cuarto día a ver si había un cuerpo, pero solo encontramos su saco y a los dos Ángeles mirándose, los demás días renunciamos y conseguimos un empleo horrible, pero ya era algo. Los de la revista quedaron confundidos, debido a que no habíamos durado nada trabajando hay, hoy es nuestro día libre y como siempre al terminar de trabajar o en nuestros días libres esperamos al Doctor, hoy hemos decidido matar a los Ángeles que había en la casa. Pulse el botón del destornillador y la luz verde se encendió con el zumbido. Edward se puso a mi lado y el seguí hablando con papá. Escuche un chillido del otro lado, como el motor de un auto descompuesto o como cuando el auto no quiere arrancar, ni se que clase de sonido era; pero venia afuera de la mansión. Edward y no nos miramos, salimos corriendo hacia el cancel de la mansión.
- Deben de estar robándonos el Jeep- dije y Edward salimos.
Nuestro Jeep seguía hay, no había nadie pero vimos una cabina de policía azul, me acerque y Edward seguía hablando con papá y le contaba lo que estaba pasando.
- Ah aparecido una cabina de policía azul...no papá no bromeo...si Emily esta conmigo...esta bien.
Me paso el teléfono.
- Hola otra vez papá.
- Que apareció una cabina telefónica de la nada?
- Sip, pensábamos que nos robarían el Jeep pero hemos ido a revisar y no había nadie, solo la cabina de policía que acaba de aparecer.
- Acaso están consumiendo algún tipo de droga?
- Oh! Claro papá, estoy consumiendo una mezcla de metanfetamina y crack, quieres probarlo porque puedo conseguir montones de estos, tal vez cuando llegues podamos probarlo todos.
- No utilices tu sarcasmo conmigo jovencita.
Escuche como papá me hacia miles de preguntas, de repente la cabina se abrió y una chica rubia salió.
- No puedo ir a casa por ropa limpia sin que tu me dejes, te pierdas y termines perdiendo tus juguetes.- la chica se dio cuenta de nuestra presencia y se paro en seco.
- Yo no me fui, fue la Tardis ella me llevo a este lugar, debe de haber algún fallo en el sistema, tal vez se deba a que comiste encima del comando y no es un juguete, es un destornillador sonico por ultima vez Scarlet...- un hombre salió de la cabina y lo reconocí en seguida.
- Doctor?- dijimos Edward y yo.
- Emily, sigues hay?
La chica empezó a hablarle al Doctor en voz baja y recordé que seguía hablando con papá.
- Oh! Lo siento papá, pero tengo que colgar.
- Que?!
- Lo siento, te amo.
Colgué y la chica de nombre Scarlet dejo de hablar en cuanto se dio cuenta de que colgué. El Doctor se acerco a nosotros y nos sonrió.
- Los hermanos Bloom me esperaron- dijo con una sonrisa de que no lo podía creer, movía las manos y veía sobre su hombro a la rubia con una sonrisa de psicópata.
- Por dos semanas para ser exactos- dijo Edward.
Se le borro la sonrisa al Doctor al escuchar eso, miro a mi hermano de hito a hito y me miro igual, pero cuando violáis tenia su saco quedo confundido.
- Oh! Lo siento, lo tome sin permiso- me empece a quitar el saco, pero antes saque el destornillador- Aquí esta- dije con una sonrisa.
El tomo sus cosas y nos miro, otra vez miro a la chica y ella solo se encogió de hombros.
- Oh! Por cierto, destruimos a los Ángeles.- dije como si no fuera la gran cosa.
- Los han destruido?! Como?!- dijo sorprendido.
- Fue fácil, tomamos unos fieros, tubos y bats de fierro y los empezamos a despedazar.- dijo Edward.
Nos miro otra vez, miraba otra vez a la chica y nos volvía a mirar.
- Podrías dejar de hacer eso- dijo mi hermano como si me hubiera leído la mente. Suspire y empece a retroceder.
- Bien, parece que eso es todo, solo queríamos asegurarnos de que volverías para devolverte tus cosas y darte las gracias... Gracias Doctor..
- Gracias Doctor, seguramente hubiéramos perdido nuestras vidas sin usted- dijo Edward y le dio un apretón al hombre y yo lo abrace.
- No hay de que- dijo desconcertado.
Edward y yo nos miramos, estábamos a punto de volver a la mansión a recoger nuestras cosas cuando el Doctor nos grito:
- Hey chicos, no quieren mi cabina por dentro?- dijo con una sonrisa.
Nos encogimos de hombros, fuimos detrás de la chica y del Doctor, cuando entramos a la cabina, no era lo que me iba a esperar. Mi hermano y yo nos quedamos pasmados, era mucho mas grande por dentro, era como sacado de una serie de Ciencia Ficción.
- Esto es imposible- solo pudo decir mi hermano antes de salir de la cabina.
Yo solo miraba boquiabierta el lugar, empece a reír sorprendida. Mire al Doctor quien estaba sonriéndome, mire la puertas y solo vi a la chica Scarlet explicándole a mi hermano como era posible y mi hermano seguía fascinado.
- Sorprendente, no?
Me apoyo en lo que parecía ser un comando futurista.
- Sip, pero yo no diría sorprendente, ni asombroso.
Mire el techo, no podía creer en el lugar en el que estaba.
- Así que no eres un cazador de lo supernatural?
El hizo una expresión graciosa, mientras lo pensaba.
- No, pero salvo al mundo de cosas peores.
Reí y empece a morderme las uñas.
- Les han creído en la revista lo que paso?- pregunto el Doctor poniéndose el saco.
Solte una risita.
- Nop, porque jamas se los dijimos, renunciamos tres días después. Le dijimos a la policía lo que paso, pero no nos creyeron. Pero ahora estamos bastante bien, ya tenemos otro empleo.
- Oh! En serio? Y que es?
- Fotografía aun, esta vez tomamos fotos para fiestas y todo eso, es una basura, pero mientras tenga una cámara con la cual trabajar- chasque la lengua y reí.
- Que te gustaría fotografía?
Lo mire, el solo me sonreí y notaba algo en esa sonrisa.
- No lo se, cuando tenia 17 quería tomar fotos del espacio, ver las estrellas y nuevos mundos, porque a pesar de lo oscuro y misterioso que puede ser haya fuera, hay mundos nuevos y fantásticos, cosas geniales y asombrosas que uno quiere ver con sus propios ojos y hacerlos perdurar en un fotografía, y revivir ese momento cada vez que lo veas.- lo mire y reí- No se porque le estoy contando esto a un nombre que apenas acabo de conocer.
Me aleje del comando.
- Podrías conocerme mejor si nos acompañaras.
- Acompañarte a donde?
- No lo se, a donde tu quieras. Cualquier parte del mundo y el
Universo que tu quisieras ir. Ir a nuevos mundos y ver cosas asombrosas.
Lo mire confundida, debía estar chiflado por lo que me decía pero yo debía ser idiota si no le creía, estaba en un cabina que era mucho mas grande por dentro de lo que aparentaba.
- En serio?
- La Tardis puede ir a donde quieras.
- La Tardís?
- Si, se podía decir que es mi nave espacial.
Sonreí y mire mi teléfono, escuche a Edward reír.
- No puedo dejarlo.
- Edward podría venir.-dijo encogiéndose de hombros.
- No me refiero a Edward, el siempre estará a mi lado, e refiero a mi padre, es el jefe de policía, si desaparecemos un día se vuelve loco, y nosotros somos lo único que le queda.
El se acerco a mi y lo mire.
- Es tu decisión, puedes quedarte o venir conmigo y con Scarlet. Solo te digo que esto es una cabina telefónica que viaja atreves del espacio y del tiempo.
- Esto viaja en el tiempo?
- Si- otra vez su sonrisa de psicópata.
Sonreí, salí de la cabina y vi a Scarlet y a mi hermano reír, tome a Edward y lo arrastre. Le explique todo lo que me había dicho el Doctor, el como siempre me interrumpía pero siempre terminaba de contar.
- Entonces que? Vienes?- dije con una sonrisa.
El solo miraba el suelo y lo pateaba, tenia sus manos en sus bolsillos, eso significaba que no estaba seguro.
- Oh! Ya entendí.
Empece a morder mis uñas, pero Edward tomo mi mano.
- No lo hagas.
- Esta bien, no iré.
El río y me revolvió el cabello.
- No tonta, me refiero a las uñas, yo quiero que vayas.
- Pero papá y tu?
- Nosotros estaremos bien, ve con ellos y vívelo- me sonrió y me apretó la mano- Pero promete regresar.
Lo abrace.
- Esta bien- empece a llorar pero no sabia si era de angustia o alegría- Y tu renuncia a ese empleo, yo se que tu quieres algo mas.
Asintió, me puse de puntillas y le revolví el cabello.
- Le diré a papá que te quedaras con unas personas durante un tiempo.
- Bien, volveré pronto.
Saque mi cámara del Jeep y le sonreí, lo volví a abrazar y le bese la mejilla.
- Nos vemos.
- Nos vemos.
Me acerque al Doctor y a Scarlet, sonriendoles.
- Que tanto te gusta correr?- me pregunto la rubia.
- Me encanta.
El Doctor y Scarlet entraron y le tome una foto a mi hermano antes de entrar, su mano izquierda se despedía de mi, mientras que la derecha tomaba una fotografía.

New Rebelion:

Capítulo "002"
Día de la Cosecha.[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]



Hazel odiaba ir al campus de entrenamiento, desde que el Capitolio había recobrado el poder y de volver a hacer "Los juegos del hambre". El Distrito 1 había vuelto a abrir campus de entrenamiento donde antes se utilizaba para convocar a la gente o hacer festivales. Pero ahora tendrían que buscar otro lugar para convocar a la gente y de los festivales ya no habría, porque se había vuelto una pesadilla.
Hazel miro a los demás jóvenes, era hora de que su Distrito dejara en claro que siempre serian los mejores.
- Algunos no dejan de ser arrogantes.-se dijo a si misma la pelirroja.
Miro que un entrenador iba hacia ella y en seguida tomo un cuchillo y lo lanzo un muñeco. Falla pero era de esperarse, ella nunca era buena para matar a muñecos a sangre fría y tal vez jamás a una persona.
-Felices juegos del hambre, Hazel querida.- susurro alguien a su oído y en seguida ella se volteo y se puso en modo de defensa. Era normal que de repente un entrenador te atacara por sorpresa y Hazel siempre era el blanco de ellos.
- Hey, tranquila.
Era Rose Tyler, su mejor amiga.
- Por dios Rose, no me asustes. Pensé que eras algún entrenador.
La rubia solo se río y le dio unas palmadas en el espalda.
-Lo siento, pero quería recordaste que hoy "Es el gran día de la Cosecha".
-Me muero de ganas por saber a quien llevaran a la arena.- dijo Hazel con una falsa sonrisa.
-Lo se, David dice que muere de ganas por ser un tributo.
Guardaron silencio por un momento, miraron a los demás chicos quienes seguían convirtiendose en asesinos. En Profesionales.
-David y yo prometimos que si en caso de que el nombre del otro salga, nos ofreceríamos como tributos y así ser compañeros en la arena y quien sabe hacer lo mismo que el panadero y el sinsajo.
-Rose, no hables de ello-dijo Hazel en un tono serio.
Volvió el silencio y Hazel miro el suelo y encontró un listón azul y lo recogió.
-Hazel no juntes cosas del suelo, Snow ya debe de haberlo chupado.
La pelirroja no hizo caso a lo que le dijo su amiga y intento agarrarse el cabello con el.
-Dejame ayudarte, eres un asco con este tipo de cosas.-dijo la rubia.
En cuanto Rose termino, llego David el novio-amigo de Rose.
-Hola David.-saludaron las dos chicas al mismo tiempo.
-Listas para la Cosecha?
-Segura-contesto Rose.
La pelirroja se miro de reojo en un cuchillo que tenia y miro su coleta.
-Como me veo?
La pareja miro de reojo a su amiga y sonrieron
-Luces asombrosa-contesto la rubia.
Hazel volvió a mirarse por el cuchillo.
-No es verdad.
-Oh vamos Waters!-exclamo David.
Los entrenadores hicieron sonar la campana y todos se dirigieron a la salida.
-Allos-y, chicas.-dijo David
-Tienes un plan de refuerzo en caso de que salgas Hazel?-pregunto Rose sacando a Hazel de sus pensamientos.
Ella solo miro el cuchillo y lo tiro.
-No


                                   
******

Hazel miraba a un sinsajo por su ventana mientras que su abuela le recogía el cabello con un listón que había recogido su nieta. La mujer recordaba como cuando arreglo a su hija el primer día de su Cosecha, cuando aun no había levantamiento y solo era miedo. El mismo cabello de su difunta hija, la mujer
intento llorar al pensar en ella. Termino de arreglar el cabello de su nieta.
-Te vez preciosa cariño.
-Gracias abuela, pero aun sigue mojado mi cabello.
-Descuida, pronto se secara.
Amabas salieron de la casa y se encaminaron a la plaza central.
Hazel miro su atuendo, una camisa azul y una falda gris que le llegaba a las rodillas y sus zapatillas blancas, su abuela le decía que su madre utilizo esas ropas el día de la ultima Cosecha, cuando todo cambio y hubo esperanza.
-Mujeres a la izquierda, hombres a la derecha y familiares junto con los demás-gritaba un agente de la paz desde la entrada de la plaza. Antes de entrar las Waters se detuvieron un seco y se miraron. Hazel era mas alta que su abuela, la anciana puso su mano en la mejilla de la chica y Hazel se agacho un poco para que ella se la besara.
-Buena suerte-dijo su abuela a su oído-Nos vemos para comer.
La chica sonrió y abrazo a su abuela.
-Te quiero
-Yo también mi niña.
Hazel vio que otros niños abrazaban a sus madres y padres, a los adolescentes les daban abrazos y palmadas en el hombro y los miraban con sonrisas. Creían que si su nombre salía volverían como ganadores. Hazel se separo de su abuela.
-Adiós
-Adiós
Hazel entro y se fue a registrar, en cuanto llego se turno tomaran su mano y le pincharon el dedo haciendo que ella soltara una queja. La sangre que tenia en el dedo lo pusieron en una casilla de un libro, y revisaron que era Hazel Grace de 17 años.
Fue con las demás chicas y vio a Rose abrazando a David. La rubia se fue corriendo intentando contener las lagrimas y se acerco a la pelirroja en cuanto la vio.
-Hola
-Hola, te vez bonita Rose.
-Gracias, mi madre dijo que cuidara el vestido, es blanco así que se lo dejo a cargo de la persona mas sucia de todas pero un así me dijo que me amaba.
-Crees que salgas?
-No lo se, pero no importa si el sale o yo salgo, los dos estaremos juntos.
Hazel sonrió y todos dirigieron la mirada en Jocasta la escolta del Distrito 1.
-Bienvenidos. Damas y caballeros-la voz de la mujer parecía resonar en cada lugar del Distrito.
Después de unas palabras de lo emocionada que estaba Jocasta, decidió comenzar.
-Primero las damas.
Se acerco a la urna del lado izquierdo metió su mano y dando vuelta su mano adentro de la urna, hundió su mano entre los papeles y cuando saco la mano tres papeles de cayeron quedándose solo con uno. La mujer del Capitolio se acerco al micrófono y abrió el papel.
-Hazel Waters.
La chica agarro su coleta y empezó a jugar con su cabello. Hazel miro a Rose, quien la miraba asustada y antes de que ella abriera la boca, Hazel tomo su mano y le sonrió.
-No lo hagas, ni se te ocurra hacerlo.
-Pero...
-Descuida, este es mi plan.- dijo y le sonrió-estaré bien.
Rose miro a su amiga y la abrazo.
-Hazel Waters, ven aquí cariño.-dijo la voz de Jocasta.
La pelirroja se separo de su amiga y camino hacia el escenario.
Miro a su abuela que estaba llorando y una mujer intentaba calmarla.
-Ahora los varones.
Hazel solo miraba a Rose, a su abuela y a David. Las únicas personas que les importaba.
-Finn Harries- anuncio Jocasta.
Hazel vi como un chico subía al escenario, lo había visto el campus pero jamás había hablado con el. Bueno ella no solía ser una chica muy social.
-Hazel Waters y Finn Harries, nuestros tributos.
Jocasta tomo la mano de los dos y las alzo en el aire.
Hazel no recuerda mucho de la despedida de sus amigos y familiares, ella estaba en un estado de shock, recuerda haberse  despedido de su abuela y abrazarla y hablando con Rose y con David. Pero no recordaba que les había dicho.
-Cuidado con las escaleras querida.
Hazel subió las escaleras del tren y cuando entro miro a su abuela en lagrimas abrazada por David y Rose, el tren empezó a avanzar y se despidió de ellos por la ventana.



Última edición por Toothiana el Sáb 8 Feb 2014 - 1:31, editado 1 vez
avatar


Ver perfil de usuario http://ask.fm/soytributo

Volver arriba Ir abajo

Re: cuando los ángeles bajan al infierno | nc. {audiciones abiertas}

Mensaje por Grace. el Sáb 8 Feb 2014 - 1:05

YEAH! Pase de pagina.
avatar


Ver perfil de usuario http://ask.fm/soytributo

Volver arriba Ir abajo

Re: cuando los ángeles bajan al infierno | nc. {audiciones abiertas}

Mensaje por Invitado el Sáb 8 Feb 2014 - 1:21


Ana Aurane




Nombre: Ana Jaqueline Aurane
Chico: Logan Lerman
Rol: el torpe {ángel} la enojona {demonio}
Escrito de tu autoría:
proyect T:
 
Escuchaba a los demás levantándose, haciendo berrinches e incluso discutiendo, con un puchero me levante de mi cama, me sobresalte al sentir el frió piso y puse mis pantuflas. Camine hacia el baño y me mire en el espejo, el cabello me tapaba la cara, lo ate en una coleta para que no me estorbara, pero fue una mala decisión, mis ojos estaban enmarcados de unas ojeras y para colmar el vaso, el maquillaje de la noche se corrió, no debería volver a dormir maquillada. Abrí el grifo de el lavabo y moje mis manos, seguido lave mi cara y cerré la llave del grifo. Tanteando tome la toalla y seque mi cara, estaba un poco mejor, ahora solo eran las ojeras. La puerta de mi habitación se abrió, seguida de un Liam un poco furioso pero intentando ser tranquilo, si no fue Peyton fue Niall el que le gano el baño, es por eso que agradezco a mis padres por poner un baño en mi habitación.  
—Charlie... ¿puedo usar tu baño?—dijo tomándome de los hombros y haciendo que girara, ahora siendo yo quien quedo en la habitación y el en el baño.—Gracias.
Cerro la puerta en mi cara haciendo que me vaya hacia atrás;—De nada....—digo seria.
Puto Liam, puta Peyton o puto Niall, consíganse un baño.


♡♡♡


Siempre olvidaban algo, siempre, no había un día que no lo olvidaran, para mi mala suerte era yo.  Tome mi mochila, celular, llaves y un panque, apague el foco de la estancia y salí de la casa. Los muy hijos de perra se llevaron todos los autos, me dejaron sin el de Niall. Sigo sin saber por que el si tiene auto y es un perezoso. Comencé a caminar a paso lento, mirando a las vecinas que me saludaban a lo lejos y yo les devolvía el saludo, comí el panque y coloque mis audífonos al conectarlos a mi celular apareció la hora. Faltaban diez minutos, puse rápido la música y comencé a correr, veía de reojo a vecinas sonriendo al igual que sus hijos. No se que les causaba gracia, que por llegar tarde puede que me lleven a detención, no eso no. Me detuve, el aire comenzaba a faltarme y me canse, a lo lejos, a la distancia, localice ver el instituto.
—¡Morrison!—escuche a lo lejos gritar mi apellido, gire y vi a un chico rubio, recargado en un deportivo negro y como no, con unos lentes oscuros. Me acerque y el sonrió, de todas la personas que me pude hallar tenia que ser el, Luke Hemmings, el típico chico que sigue a Niall y a uno que otro Mackenzie.
—¿No vas a ir?—pregunte. Si no, para seguir corriendo, el quita sus lentes y me mira con esa típica sonrisa de "me creo el mejor" en la cara. Niega lentamente con la cabeza, con la puta sonrisa.—¿Me venias siguiendo?.
—Emmm... te ves linda cuando corres.—dijo y estallo en carcajadas, en cambio yo baje la cabeza y mire el celular. Faltaba poco.
—Mira Luke no estoy de humitos para soportar tus niñerías, entonces, si no vas a ir para que me dejes irme.—dije exasperada, no quiero volver a ir a detención, ahí  van los idiotas.
—Sube.—dijo abriendo la puerta del coche, corrí hasta la otra y me metí en el.—Me agradeces luego.—coloco de nuevo sus gafas y rodé los ojos. Este chico me toca las narices, al mover la palanca de velocidades "accidentalmente" roza mi pierna, la alejo de el y coloco mi cinturón de seguridad.
Conducía como un loco, pero no importaba, solo quería llegar rápido al instituto. Me miraba con una sonrisa y por lo bajo tomaba el asiento, sentí miedo. Sentí algo vibrar y saco el celular. "Perezoso" decía la pantalla.
—¿Hola?—dije a Niall, o bueno creo que el.
—¡Donde carajos estas Charlotte!—se escuchaba molesto y mucho.—Ya toco la campana y tu noviesito, James, no deja de preguntar por ti.
—Dile Jamie que me espere en la entrada... y ¡ve a clases!—dije susurrando para que Luke no se diera cuenta. —Ya voy.—al decir eso, Luke frena y veo por la ventana, llegamos.—Gracias.—le digo y salgo corriendo, el la puerta estaba James, corro pero alguien me detiene por el brazo.
—¿A donde pequeña?—rodee los ojos y bufe, mirándolo enojada.
—Dijiste que otro día, otro día sera.—le sonreí sínica y me zafe del brazo de Luke, pero al ser más grande y rápido, me tomo por los hombros y me acerco a el. Sus labios estaban cerca de los míos y me miraba fijo.
—En otro día salimos y ese día te disculpas,—escuche un "tu" a lo lejos e intento ver, pero no puedo.Alguien me separa de Luke y para mi mala suerte, no es James, es Niall.
—Camina Charlotte.—dijo frió y enojado, sin más rodeos camine  delante de el. Dejando a Luke atrás.—¡¿Que mierda hacías con Luke Hemmings?!—dijo enojado mientras caminábamos.
—Ninguno de ustedes me espero y el me trajo.—James me alcanzo y mire a Niall con una sonrisa.—Adiós hermano.—dije entrando al salón.


♡♡♡


Mire al pizarrón y anote lo que estaba en el. Después de mi ataque al estilo Peyton, volví a ser la misma, la clase de literatura era mi favorita. Atrás de mi estaba Luye, era algo malo de esta clase, no la compartía con Jamie pero con Luke si. Rodé los ojos al escuchar que no se callaba, el maestro lo miro y sonrió.
—Señor Hemmings, dígame quien fue el autor que escribió la Divina Comedia.—gire y lo vi con una sonrisa, el había palidecido.
—No lo se.—dijo tomando sus dedos y reí por lo bajo.
—Fue escrito por Dante Alighieri. —dije en un tono suspicaz, dando la vuelta quedando frente y haciendo que Luke bufara, reí para mis adentros y sonó el timbre. Tome mis cosas y camine hacia el laboratorio seguida por Luke, su mirada me incomodaba y jale a James que iba al lado contrario.—Química, tonto.
—Si.. estoy un poco ido—gire para verlo y le di una leve bofetada.—Auch.
—Que nenita.—dijo Luke atrás, seguido por uno de sus amigos, para su mala suerte, también mío.
—Hola Charlie.—dijo el moreno y me detuve para abrazarlo.—Wow, te dejare de hablar por un tiempo para que me abrazas.—bromeo y rió, separándome de el, Luke y James caminan al frente, obviamente el rubio peleando con el pelinegro y el muy idiota de el pelinegro le responde.
—Ni se te ocurra hacerlo Calum..—dije acusándolo con el dedo indice.
—¿Sabes que ella no nunca sera tu novia verdad—dijo Luke haciendo que James se detuviera y yo igual. Ladeo la cabeza haciendo una mueca, Calum se cubre conmigo y rió.
—Lo se Luke, pero por lo menos yo soy buen estudiante.—rodé los ojos y por instinto le cambie la posición a Calum. Sabia que eso le había herido a Luke, lo se por la forma en la que apretó sus puños y miraba asesinando a James, hijo de la re mil puta.
—¡Luke! ¡Para!—grite saliendo atrás de Calum al ver que golpea a James.—¡Para!—dije estirándolo del brazo, estaba rojo de la furia, me miraba asesinándome y relamí.—Tu no eras así.—susurre mirándolo a los ojos, bruscamente se suelta de mi débil agarre y vuelve a golpear a James.—¡Luke!—grite y lo jale. Mi vista se empañaba, odiaba ver a las personas pelear, me volvió a mirar, seguía rojo. Mire a James y vi que sangraba de la nariz, instintivamente me agache y puse mis libros a lado.—James... no debiste decir eso...—dije preocupada.
Luke patea los libros de James y me mira;—Para que tu noviecito no me busque problemas.—apreté mis puños y me levante, mirándolo enojada.—¿Ahora que me harás pequeña?—los alumnos se empezaban a juntar a nuestro alrededor y unos niños le ayudaban a James.
—Eres un idiota Luke.—dije dándole una bofetada, mi mano quedo marcada en su roja mejilla y me miro sonriente.
—¡Señorita Morrison!—mierda, gire y vi al profesor Sheparck, de historia. Trague y me miro mal.—Con que siguiendo el paso de tus hermanos... ¡detención! —Luke me sonríe maliciosamente y lo fulmino.—Y usted también, señor Hemmings.—abre los ojos de golpe y le devuelvo la sonrisa.


Última edición por leila.hunter el Sáb 8 Feb 2014 - 15:25, editado 1 vez
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: cuando los ángeles bajan al infierno | nc. {audiciones abiertas}

Mensaje por tobias. el Sáb 8 Feb 2014 - 12:18

leila.hunter escribió:

pero yo te queria ayudar :juay:pero equis :A:esperala, tengo que hacer los icon
ya vi tu ficha igual me ayudarás ahq. ahora leo tu ficha, después de leer las demás.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: cuando los ángeles bajan al infierno | nc. {audiciones abiertas}

Mensaje por tobias. el Sáb 8 Feb 2014 - 12:24

Copeland escribió:

Bethany



Nombre: Bethany Marie Sky
Chico: No me siento cómoda diciendo su nombre, si lo necesitas y por ser tu te lo doy por eme pé
Rol: El sádico || La temerosa
Escrito de tu autoría:

Ya tu sabe:
Alone together
Capitulo 11

Gritos, lagrimas, sangre y muerte, estos cuatro elementos rodeaban mis sueños, por lo que me levante son la respiración agitada y una pequeña capa de sudor frio en mi frente. Mire a mi despertador y apenas eran las tres de la mañana, volví a recostar mi cabeza en la almohada y cerré los ojos, pero el sueño ya se había esfumado. Me senté muy erguida en mi cama mirando hacia la nada y posando mi vista en los objetos de mi habitación, todo me aterraba, por un segundo mis ojos se quedaron atrapados en el peluche que Winter me había regalado, un pequeño pingüino gris un poco regordete, camine lentamente hacia él y lo aferre a mi pecho a medida que recordaba el rostro de mi amigo sonriendo y eso me calmaba, pensar en los pequeños hoyuelos que se le marcaban al sonreír o en el rizado cabello rubio que le caía por los ojos, pensaba en su voz susurrando a mi mente “todo va a estar bien, es solo un sueño” y comencé a relajarme. Casi sin pensarlo marque su número en mi teléfono y espere a que su voz saliera por el auricular, colgué rápidamente puesto que era muy temprano y seguramente estaría dormido, así que colgué y con el pingüino en mano me acurruque en mi cama. No pasaron ni 2 minutos antes de que mi celular sonara y una voz familiar me hablara por el otro lado de la línea
— Buenos días con la responsable de mi falta de sueño por favor — dijo la voz de Charlie al otro lado de la línea
— Buenos días ella habla — se escucharon risas del otro lado y supe que no estaba molesto
— ¿Qué necesitabas hermosa? — me había dicho hermosa, eso era algo especial, bueno al menos para mi
— Nada, solo fue una pesadilla, algo tonto, pero ya estoy bien
— Nada en ti es tonto y sobretodo nada respecto a tus pensamientos ¿quieres que te hable hasta que te quedes dormida? — lo dude un momento, no quería ser la causante de que a Charlie le fuera mal en la escuela, pero tampoco quería dejar de escuchar su voz
— ¿No es mucha molestia? — dije mordiendo mi labio en espera de su respuesta
— Para nada


{ ●•۰●•۰ }

Desperté con el teléfono pegado en la oreja y la llamada todavía en curso, por lo que supuse que en algún punto Charlie también se había quedado dormido, cerré mi teléfono y lleve mis pies descalzos al suelo, después de una breve incomodidad causada por el frío de la madera en mi pies camine hasta la pequeña ventana que tenía y corrí las cortinas color crema para dejar entrar un poco de la luz de luna en madrugada, abrí las ventanas de par en par permitiendo una fría brisa recorrer mi camiseta blanca e inhalando profundamente el aroma de roció. Las deje así y camine hacia mi gran armario dejando atrás la vieja cama con velos y tubos blancos, mis cojines estaban todos en el suelo y mis cobijas parecían una gran bola en medio de la cama, lo único que había ahí era mi pingüino y mi celular en el lugar a un tibio del que me había levantado.
Puse mi bata de panda sobre mi cuerpo frío y fui caminando al armario, no sabía bien que ponerme y al final me decidí por una playera negra que le había robado a Charlie hace algún tiempo, unos jeans grises y rotos, unas botas negras y un suéter gris tal vez demasiado grande, deje todo en mi cama y corrí a desnudarme al baño.
Salí después de unos 15 minutos y me coloque mi ropa rápidamente, tome mi mochila y baje las escaleras gritando el nombre de mi hermano, no había respuesta, fui directamente a la cocina y encontré una nota.
“Pequeña hoy tuve que salir antes por las pruebas de la universidad, no voy a llegar temprano hoy por el trabajo, aquí tienes un poco de dinero para que compres algo, te quiere Alex
Tome el dinero y lo metí apresuradamente en mi mochila, regrese al pasillo que daba a la puerta y salí por ella cerrando con seguro como siempre me había pedido Alex, me senté un rato en la escalera y espere a Charlie quien si lo conocía como pensaba no iba a tardar mucho.
Llego él acompañado de Sam, puesto que a Paris la habían castigado el día anterior por golpear a Melene con la pelota, eso y pelear con Rommane. Por lo que sabía ella se había quedado a dormir con Sam.
— Buenos días Winter, buenos días Sam — dije mientas besaba las mejillas de cada uno
— Hola Clary — respondió Sam, bajando lo suficiente para que lo pudiera alcanzar
— Hola pingüino — dijo Charlie remarcando mi sobre nombre, voltee a verlo a los ojos, tenía ojeras y era por mi culpa, definitivamente era un ser humano despreciable.
Durante el camino Sam se la paso murmurando insultos sobre lo injustas que eran las reglas y se fue por su parte a quien sabe dónde a la mitad del camino, por lo que nos quedamos Charlie y yo solos.
— ¿No te dormiste muy tarde ayer? — pregunte mordiendo mi labio
— No y no deberías preocuparte por eso, mejor toma — me entrego una bolsa café con un emparedado y jugo de naranja
— Sabes que no me voy a comer tu almuerzo ¿verdad?
— No, ese no es mi almuerzo, ese es tu desayuno, te lo advertí, si volvías a saltarte comidas yo personalmente te haría comer
Nos sentamos en una banca desocupada, lentamente saque la comida que Charlie había llevado y comencé a comer en frente de él.
— ¿Contento? — me atragante con el jugo
— Me haces tan feliz — sonrió y cargo mi mochila hasta el casillero en donde Azul, quien había llegado un día antes y casi hace que me dé un ataque cardiaco me esperaban, Charlie dejo mis cosas, se despidió y fue a recoger las suyas mientras yo lo veía marchar.
— ¿Qué te traes con ese chico? — dijo Azul llamando mi atención
— ¿Quién Winter?
— ¿Ese era Winter? Cuanto cambio — en cuanto le dije que era Winter no pregunto nada más, ella sabía perfectamente que él me gustaba y mucho
Caminamos juntas hasta la clase de francés que teníamos y después nos separamos para nuestra siguiente hora, a Azul le tocaba laboratorio y a mi mate la cual tenía con Rommane o “la gruñona”, quien cabe mencionar estaba enfadada por algo.
— ¿Y a ti que mosco te pico? — dije claramente divertida por su actitud — y calma, esa mochila no te hizo nada
— No. La mochila no, la directora ¿si te conté lo que paso con Paris ayer no? — no me dio tiempo para responder — bueno, ahora tengo que hacer servicio comunitario con ella ¡y lo peor es que Michael está de acuerdo!
Justo después de matemáticas y la prueba sorpresa que esa maestra había hecho, me dirigí a historia.
— ¡Buenos días! — dijo la señorita Smith, al parecer la suspensión de Paris la traía de muy buen humor — el día de hoy vamos a trabajar en parejas para hacer al proyecto que equivale a la mitad de la nota — o tal vez estaba en un erros cuando asumí que estaba de buen humor
Buque con la mirada a algún amigo o alguien conocido y solo encontré a Tyler, al cual quería evitar a toda costa por lo cual me senté junto a un chico rubio
— ¡Hola soy Clary! — dije saludando a mi futuro compañero
— ¡Hola soy James! — respondió el extraño de nombre James
Termino la clase y yo seguí hablando con James, recibí un mensaje de Charlie que decía que se sentía mal y estaba en la enfermería, pero que iba a saber si no comía porque tenía espías, lo más probable es que se refiriera a Rommane o a Michael. James me acompaño y me ayudo con mi comida mientras seguíamos hablando de que hacer de proyecto mientras comía unas papas. Termino el descanso y yo tenía una hora libre por lo cual me despedí de James. Pensaba en ir a la enfermería para saber si Charlie estaba bien, pero fui interrumpida por una fuerte mano que me jalaba a la sombras.
— Aléjate de James si sabes que te conviene — dijo una chica rubia mirándome furiosamente
— ¿Quién eres? — no me respondió, en su lugar se limitó a tirar un líquido viscoso y de un olor asqueroso sobre mi cabello, después de eso se acomodó su chamarra de cuero negra y se fue dejándome maloliente y llorando ¿Qué había hecho yo?
Me fui corriendo a mi casa sin importarme las últimas dos clases, sin decir palabra a nadie, todo el camino se veía borroso a causa de las lágrimas.
Llegue, solo para encontrar un mensaje en la contestadora, al parecer mi hermano no iba a regresar hoy por un trabajo en equipo, solo me dejo más dinero, pero no iba a comer, fui a la ducha y me quite todo el material maloliente de mi cabello. Saliendo de la ducha me puse mis pants grises y una playera de All time low color negro y continúe llorando ignorando el constante sonido de mi celular y el teléfono sonando al mismo tiempo.


{ ●•۰●•۰ }

Desperté unas 3 horas después y ya eran las 5 de la tarde, baje las escaleras y vi una figura por el cristal de la puerta, fui pensando que era mi hermano, pero para mi sorpresa me encontré a un muy preocupado Charlie.    
— ¿Qué te paso? — dijo dándome un abrazo, mientras yo me limitaba a llorar
— Prefiero no hablar de eso — respondí entre sollozos y escondiéndome más en su pecho
— Te traje esto — dijo señalando una bolsa con helado de galleta
— Mi favorito
— Pero solo lo vas a comer si pedimos una pizza
No me pude negar y llamo a la pizzería, cuando estas llegaron él pago sin tomar en cuenta el dinero que le ofrecía y coló dos rebanadas en los platos, mientras yo ponía anchor man, ya que era mi película favorita y nos sentamos a comer acurrucados en el sofá. Realmente no supe en qué punto me quede dormida, pero se sentía bien, dormir aspirando su aroma.            



Aceptada

my god, coco, sabes que amo la manera en que escribes y narras. amo a paris y a sam, ahyoloscreé. clary pingüino y charlie son perfectos juntos pronto se besarán y comenzará la acción plz. me encanta ese capítulo, yo quiero una bolsa de helado de galleta so iré a comprar uno más tarde bc se me antojó ya estás audicionando, mujer, ilysm<33.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: cuando los ángeles bajan al infierno | nc. {audiciones abiertas}

Mensaje por tobias. el Sáb 8 Feb 2014 - 12:58

tommo. escribió:

Nikolina


Nombre: Nikolina Shuartz.
Chico: Harry Styles.
Rol: La Pacífica { El Guerrero.
Escrito de tu autoría:
Bad:
Todos tenemos una historia que contar. Todos hemos pasado por algo que nos ha hecho cambiar...
Bajé de la camioneta y enciendí un cigarrillo. Observé el lugar. Un lindo patio lleno de flores para recortar, pisar y patear. La casa en sí no está mal, solo es algo anticuada y no me impresionaría saber que un viejo con dinero vive en ella. Me sorprende que sea amigo de Nate. La casa es de color avellana, con ventanales y los adornos blancos. Dos pisos, techo de cabaña y otras cosas que no vale la pena mencionar.

- Vale, sé linda y quita esa porquería de tu boca.
- Nate, sé lindo y calla tu porquería de boca.
-Venga, Vale, ¿tan malo crees que soy? Perdóname, pero soy Nathan Styles y amo a mi hermanita pequeña.
-Habla claro, hijo del polvo equivocado.
-No juzgues un libro por su portada.
-¡Mamá, Nate lo está haciendo de nuevo! – Grité.
-Nathan, ya habíamos aclarado el hecho de que Vale es lo suficientemente no inteligente como para entender tus filosofías.
Vale- ¿Ósea que estás diciendo que soy tonta? – Crucé mis brazos.

Mamá golpeó su frente y bajó mis maletas. Papá me quitó el cigarrillo de su boca y lo tiró a algún lado del césped. Me agarraron del brazo y me arrastraron hacia la entrada – cortesía de Nathan – Quién susurraba “Me amará después de esto” y cosas por el estilo. La casa se veía totalmente como lucía por fuera: Una mierda. Decorada con cuadros, flores aromáticas con olor a no-sé-qué y muchas fotografías.

Solté mi brazo del agarre de Nathan y arreglé mi camisa a cuadros roja. Mi maleta estaba llena de ellas… y de cigarrillos y latas de cervezas escondidas entre mis shorts rasgados. La historia de mi forma de vestir no es muy diferente a la de mi personalidad. Simplemente comenzó con los comentarios de la gente. Comentarios como “Esa niñita, ¡Mira la pinta que tiene! Parece una princesita, pero si la conocieras” Hasta que ¡BOOM! Comencé a vestirme como lo que soy, una chica. Dah.

-Nos vemos, hija, vendremos a verte. Nathan pasará más tiempo aquí. Ya sabes, por lo de la univerisad – Rodé mis ojos.
-Pórtate bien, Valentina, te lo suplico. Te rogaré de rodillas si quieres, pero no hagas que Peter te envíe de vuelta a Londres.
-Ya va, me portaré bien con el viejo este.
-No tienes idea.

Golpeé a Nathan en el brazo, con mucha fuerza. Éste se arrodilló, sobó su brazo y me miró mal. Le sonreí inocentemente, él me devolvió el golpe. Rodé mis ojos y me afirmé en uno de los estantes, mientras observaba el lugar. Oí unas voces aproximándose, Nathan comenzó a arreglar su ropa.

-No importa lo que hagas, idiota, seguirá viéndose como luce: Terrible.
-Tú solo no hables por ahora. Solo di tu nombre y te dedicas a asentir y sonreír dulcemente. DULCEMENTE, Valentina.
-Haré lo que pueda. Pero no te prometo intentarlo. ¿Quién sabe por ahí que se me ocurre?

Nathan me miró serio, pero luego sonrió con tranquilidad. Suspiré aún afirmada en el estante. De una puerta blanca salieron dos personas, un chico y una chica. El chico era moreno, cabello negro, ojos miel y rasgos exóticos… y sexys. La chica, por otro lado, era rubia y ojos verdes, más alta que él. Se aproximaron y Nathan sonrió, yo solo metí mi cabeza entre los estantes.

-Gracias por dejarnos quedar aquí, Peter, no sabes lo que te agradecen mis padres por cuidar a Valentina.
¿Hacer qué? ¿Qué mierda dijo? ¡Ah, no, a este hijo de puta lo mato! ¡Y aquí mismo!
-¿Qué? – Me sobresalté y al tratar de enderezarme me golpeé en la frente – Auch.
-Tranquilo, Nate, es tu hermana y tu mi amigo, además, la casa es  lo suficientemente grande como para que vivamos tú, tu hermana, Hache y yo.
-Repito: ¿Qué? – Exigí una respuesta. Miré a Nathan fulminante.
-Bájale a tu ardor, Vale. Esta es Hache, estudia en Manchester y va en su segundo año de Sociología y Política. Y éste es Peter, estuvo en el ejército… Nuestros padres nos enviaron aquí cuando les conté que estuvo a cargo de uno de los mafiosos más buscados del país.
-¿Qué tengo que ver yo aquí? - Me señalé a mí misma.
-Soy tu nuevo cuidador – Abrí mis ojos con impresión.
-¿Ósea que mis padres creyeron que porque este mantuvo a un mafioso podrá mantearme a mí? Por favor, soy Valentina Styles – Dije irónica.
-Es esto o estudiar en el internado para monjas y señoritas de Londres, Vale. Seamos sinceros, tú no eres ninguna de las dos.
-¡Tú cállate, producto de condón roto! – Grité.

Masajeé mi cien unos segundos y observé a las personas en la sala. Hache sonreía con diversión, la chica me agradaba. A ella la mataré al final. Peter me miraba con sus brazos cruzados y sus labios fruncidos. Bueno… no estaba taaaaaaaan mal, era lindo… y sexy. Por otro lado, Nathan sonreía con picardía mientras me miraba a mí y a Peter.

-¿Dejarás de babear por Peter y hablaremos de esto? – Le di un zape en la cabeza.
-Tú y yo hablaremos después de esto, engendro.
-Huy, solitos. Me gusta eso – Otro zape. Nathan me lo devolvió.
-La cena está lista, chicos, pueden pasar si quieren. Y si no, bueno, si no pueden irse a la mierda, me voy a dormir- Dijo Hache subiendo las escaleras.
-Disculpa el comportamiento de mi hermana.
Rodé los ojos y caminé delante de ellos hacia la supuesta cocina. Peter me indicaba, pero me incomodaba un poco que ambos fueran tras de mí. Me detuve en seco, lo que ocasionó en que la cadera de Peter chocara contra mí.
-¿Podrían ir ustedes adelante?
-¿Sucede algo? – Nathan soltó una carcajada.
-Cree que le miramos el trasero – Peter sonrió con los labios y me miró divertido.
-Solo me incomoda. Nathan es peligroso y Peter… bueno, a ti no te conozco, tengo motivos para desconfiar de ambos, escuincles.

Nathan pasó delante de mí, pero Peter se quedó detrás.

-¿Quieres una reverencia? – Pregunté sarcástica.
-Caminaré detrás de ti… Me gusta la vista – Susurró.


Aceptada

amo tu forma de escribir y narrar, sin faltas de ortografía y todos los personajes son asombrosos. vale se parece un poco a mí, me encanta su relación con nate —nate gray—, siempre peleando, igual que mi hermano y yo además amé tu ship con todo mi corazón de melón (?). también amo a peter, es jodidamente sensual y poco falta para que le den contra el muro ahno. yo sé que vale desea a peter y peter a vale oh sip. bueno ya estás audicionando, te deseo toda la suerte del mundo.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: cuando los ángeles bajan al infierno | nc. {audiciones abiertas}

Mensaje por tobias. el Sáb 8 Feb 2014 - 14:19

Toothiana escribió:

Sara Stilinski.



Nombre: Sara Jane Stilinski.
Chico: Tyler Hoechlin.
Rol: La pacifica y el guerrero.
Escrito de tu autoría:
Doctor Who:


CAPITULO DOS ½


Edward Bloom



Emily se había dormido en la parte de atrás, encima de las maletas. Cinco años en Nueva York y con el cambio de horario, aun recordaba que cuando llegamos a Nueva York ella aun no se acostumbraba al cambio de horario, ahora que hemos vuelto le costara mas.
Detuve el auto cuando ya habíamos llegado, sacudí a Emily y se despertó.
- Ya llegamos?
- Si, la reja esta abierta, toma tus cosas y visitemos esa mansión.
Ella sonrió, tomo las cámaras y salimos del Jeep, entramos al terreno, tome mi cámara y fotografié la casa, mi hermana ya estaba corriendo para entrar, la seguí.
- Donde nos hospedaremos?- pregunto mientras entraba.
- Rente una casa no muy lejos de aquí, por la fotografía que había en Internet es una casa bastante bonita.
Ella sonrió.
- Papá estará emocionado cuando nos vea y cuando sepa que ahora trabajaremos aquí.
- Eche de menos Londres.
- Yo también.
Encendí las linternas, Emy encendió la suya, se fue a un cuarto y la seguí.
- Mira el patio, no es asombroso.
Mire la pared y vi que algo había sido escrito detrás del pintado.
- Em, mira.
Ella lo miro confundida y se acerco.
- No parpadees, parpadea y morirás, no les de la espalda, no le quites la mirada y no parpadees...
- Y buena suerte Sally Sparrow.
- Del Doctor en...
- Veo un uno y un nueve...
Le tome una foto y fuimos a la planta de arriba.
- Esto es extraño- murmuro mi hermana.
- Mas extraño de lo de Beacon Hills.
- Mas extraño que esos tipos de la Chevrolte Impala negro?
- Eso si que eran extraños, pero tenían un bonito auto.
- Eso es verdad.
- Bien, si ahora trabajaremos para una revista de eventos paranormales, debemos acostumbrarnos mas a esto.
- Cuando nos enviaron a Beacon Hills por una plana de los lugares que han tenido mas ataques de animales.
- El comisario era agradable pero su hijo era...
- Extraño.
- Lindo, me sorprendió el nivel de ataques que hubo.
- Gracias a nosotros no habrá mucho turismo en ese lugar.
- Vamos, los dejamos en tercer lugar.
- Pero debieron estar en...
Emily se paro en seco y choque con su espalda, contuvo un gemido de asombro y siguió caminando.
- Mira una estatua.
Había una estatua de una mujer cubriendose el rostro.
- Es un Ángel que llora.
- No parece estar llorando, mas bien parece ocultarse.
Emily la miraba detenidamente, puso una mano bajo las manos que ocultaban el rostro de la mujer.
- Es bellísima, Edward toma una foto.
Hice caso al pedido, y como si el momento pasara en cámara lenta al tomar la foto, el flash nos cegó a ambos y presencie como la estatua tomaba la muñeca de mi hermana.
- Listo?- pregunto Emily con una sonrisa, pero yo no respondía- Que pasa?- se volteo al Ángel y quedo igual de pasmada que yo, el Ángel le sonreía.
- Emily, quedare quieta.- busque algo con que golpear el brazo del Ángel.
- Ed, que diablos es esto? Acaso es una broma?
Estaba igual de asustada que yo, tome un fiero que encontré en otra de las habitaciones, cuando regrese con ella, el Ángel ya la había tomado de las dos muñecas.
- Que ha pasado?!- dije alarmado.
- Yo que quieres que sepa, cerré los ojos por un momento y ya había tomado mi muñeca- mire a la estatua confundido- Edward, podrías ayudarme en vez de mirar a la estatua.
Ambos no entendíamos lo que pasaba, golpe los brazos del Ángel hasta haberlos echo pedazos, mientras parpadeaba notaba como me empezaba a mirar y abría la boca enojada y esa cosa tenia colmillos. Cuando libere a Emily la tome de la mano y empezamos a bajar las escaleras, mirábamos a la estatua sobre nuestros hombros, se movía intentando perseguirnos y se movía rápido, al llegar a la puerta solo nos encontramos con un hombre de cabello castaño, con un gran mentón quien tenia una clase de juguete extraño con el que revisaba la puerta, levanto le vista hacia nosotros y nos sonrió.
- Hola, vengo por las fotos.


CAPITULO Dos 2/2



Emily Bloom.




De repente estábamos siguiendo al hombre que habíamos encontrado en la entrada quien ahora examinaba a la estatua con su juguete.
- Quien es usted?- pregunte intentando calmarme.
- Soy el Doctor- respondió sin mucho interés.
- Doctor que?- pregunto mi hermano sentandose en las escaleras.
- Solo Doctor.
- Y tienes un titulo como para llamarte Doctor- pregunte sin dejar de mirar al Ángel el me había dicho que dejara de mirarla y que no parpadeara,
- No exactamente.
El nos había explicado que había llegado a destruir al Ángel porque iba a liberar a sus hermanas quienes estaban en el sótano y que irían tras el si no lo detenían a tiempo.
- Ahora yo  puedo preguntar quienes son ustedes y que hacían aquí?
- Oh! Lo siento, me llamo Emily Bloom y el es mi hermano Edward Bloom, estábamos fotografiando esta casa, porque nos habían dicho que estaba embrujada y todo eso.
- Mi hermana y yo trabajos en una revista de eventos paranormales y nos mandaron a tomar fotos.
- Acabamos de regresar de Nueva York, antes trabajamos para la revista Times pero decidimos volver a casa.
- Oh! En serio y porque han decidió volver?
- Por nuestro padre.
- Porque nos hartamos de la gran ciudad.
Ed y yo respondimos al mismo tiempo, hubo un silencio incomodo y solo se escuchaba el juguete del Doctor zumbar.
- Y bien, que es esa estatua?
- Es un Angel Lloroso, se alimenta del tiempo de las personas y de las paradojas, es raro que no te hayan mandado a otra época.
- A mi?- pregunte.
- Yep, también te hubiera roto el cuello.
- Eso es tranquilizados sabes.- dije con sarcasmo- Entonces "Doctor" usted escribió ese mensaje para Sally Sparrow?
- Yep.
- Ah ella también la salvo o murió?- pregunto Edward.
- Ella sigue viva y ella me salvo.
Dejo se apuntar al Ángel con su juguete.
- Y que es esa cosa? Es algo paranormal o un espíritu?- pregunto mi hermano.
- Si y no.
- Y eres una clase de cazador de lo paranormal?
- Si, extermino espíritus malos y todo eso.
Mentía, yo lo sabia. Pero quien fuera aquel hombre nos estaba ayudando.
- Ya puedo parpadear? Porque me duelen los ojos y ya no puedo aguantar mas.
- Bueno, necesitamos eliminaron, pero no tenemos con que eliminarlo...- el hombre dejo de hablar.
- Que pasa?- pregunto mi hermano.
La linterna que tenia mi hermano para apuntar al Ángel empezaron a fallar y tenia la linterna en el rostro del Ángel, cuando la mía empezó a fallar, el Ángel empezó a mover el rostro. Como si quisiera comerse mi rostro.
- Edward hay un Angel lloroso detrás de ti.
Escuche los chirridos de la madera de las escaleras, sentí la
mano de mi hermano y empezamos a subir las escaleras, mire hacia atrás y vi a dos Ángeles detrás de nosotros y mientras mas parpadeaba la linterna mas se acercaban mas.
- Ha esta habitación- dijo el Doctor y entramos a la habitación.
Edward tomo una silla y la atranco en la puerta, El Doctor se acerco a mi, su rostro mostraba preocupación y parecía como si hubiese visto un fantasma.
- Que pasa? Acaso me estoy volviendo uno de ellos?- mire sobre mi asegurandome de que no había nada detrás, pero seguía mirandome. Toque mi rostro pero nada.
- Que pasa?!
La puerta empezó a se golpeada y Edward estaba reteniendo la puerta, corrí hacia a el ayudandolo.
- Doctor, que hacemos?- grite.
Pero el seguía mirando la nada y me miraba confundido.
- Maldición, vamos a morir.
Tome una tabla, la puse en mi pecho y cerré los ojos.
- Abran la puerta- murmuro el Doctor.
- Que?!- exclamo mi hermano confundido.
- Que abramos la puerta- repetí
- Lo se, pero acaso esta loco? Si dejamos entrar esas cosas, moriremos.
El Doctor se acerco a la puerta, otra vez la examino con su juguete.
- Doctor, no es el momento de examinar la puerta con su juguete.
- Oh Emily! Esto no es un juguete, es un destornillador sonico- dijo con una sonrisa de psicópata que podría asustar a alguien pero a mi relajo. Su destornillador dejo de zumbar y se abrió como un huevo- Es caoba!!!
Edward me miro como si no pudiera creer en que situación nos habíamos metido. El Doctor se acerco a nosotros y puso sus manos en nuestros hombros.
- Tengo un plan, pero necesito que tan bien corren?
- Nos encanta correr- respondí con una sonrisa y la puerta se empezaba a romper.
- Fantástico! Bien, cuando abran la puerta, ustedes saldrán corriendo lo mas rápido posible, la puerta se cerrara y no importa lo que suceda, ustedes se irán lo mas lejos posible, entendido?
- No te dejaremos aquí- dijo Edward.
- Tienen que hacerlo- dijo separandose de nosotros.
- No, que tal si esas cosas te matan?- pregunte enojada.
El Doctor se revolvió el cabello y camino de un lado a otro de la habitación.
- No vamos a arriesgarnos.
- Necesitamos otro plan, un plan en el que todos salgamos vivos.
El Doctor tomo si destornillador y se lo dio a Edward, lo mire el hombre se nos volvió a acercar.
- Nuevo plan, ustedes saldrán corriendo y cuando vean que los Ángeles han entrado, ustedes apuntaran a la puerta y apretaran el botón y se irán hasta volver a casa.
- Es peor que el anterior.
- Les eh dejado mi destornillador, es la cosa mas preciada que tengo, les aseguro de que saldré vivo de aquí y volveré por el. Solo confíen en mi. Volveré.
Edward y yo nos miramos, asentimos, El Doctor retrocedió y se quito su saco.
- No parpadees, parpadea y morirás, no les de la espalda, no le quites la mirada y no parpadees...- asintió, quitamos la silla y nos hicimos a un lado, la puerta se abrió y los Ángeles entraron, Edward y yo salimos corriendo y utilizamos el destornillador y la puerta se cerro- Y buena suerte Edward y Emily Bloom.

                         


       ******



- Ya terminaste?- grito Edward desde arriba.
Golpe la ultima cabeza de Ángel que había en el sótano, el fierro que tenia ya se estaba deformando.
- Termine y tu?
Edward bajo y sonrió.
- Ya, quieres comer algo?
Subimos, saque el destornillador de la chaqueta y mi teléfono sonó.
- Hola papá.
- Hola Emily, como están?
- Bien, acabamos de terminar de trabajar.
- Excelente, solo quería llamarles porque tal vez no vuelva esta noche, hay un problema en el departamento y parece ser algo muy grave.
- Esta bien, nosotros seguiremos aquí.
- Bien, pasame a Edward.
- Adiós papá- antes de pasarle
- Le eh dicho que estamos trabajando.- le dije a Ed antes de darle el celular.
- Esta bien- le di el celular, el se sentó en las escaleras y yo salí a tomar aire.
Ya habían pasado dos semanas desde que vimos al Doctor, regresamos tres días después, nuestro padre no nos creyó lo de los Ángeles Llorosos y no envió a ningun policía a revisa a pesar de que le dijimos que seguramente había muerto el hombre que nos ayudo, no fue un reencuentro feliz pero éramos presas del pánico, en esos tres días intentábamos tomar un decisión de volver o no, volvimos al cuarto día a ver si había un cuerpo, pero solo encontramos su saco y a los dos Ángeles mirándose, los demás días renunciamos y conseguimos un empleo horrible, pero ya era algo. Los de la revista quedaron confundidos, debido a que no habíamos durado nada trabajando hay, hoy es nuestro día libre y como siempre al terminar de trabajar o en nuestros días libres esperamos al Doctor, hoy hemos decidido matar a los Ángeles que había en la casa. Pulse el botón del destornillador y la luz verde se encendió con el zumbido. Edward se puso a mi lado y el seguí hablando con papá. Escuche un chillido del otro lado, como el motor de un auto descompuesto o como cuando el auto no quiere arrancar, ni se que clase de sonido era; pero venia afuera de la mansión. Edward y no nos miramos, salimos corriendo hacia el cancel de la mansión.
- Deben de estar robándonos el Jeep- dije y Edward salimos.
Nuestro Jeep seguía hay, no había nadie pero vimos una cabina de policía azul, me acerque y Edward seguía hablando con papá y le contaba lo que estaba pasando.
- Ah aparecido una cabina de policía azul...no papá no bromeo...si Emily esta conmigo...esta bien.
Me paso el teléfono.
- Hola otra vez papá.
- Que apareció una cabina telefónica de la nada?
- Sip, pensábamos que nos robarían el Jeep pero hemos ido a revisar y no había nadie, solo la cabina de policía que acaba de aparecer.
- Acaso están consumiendo algún tipo de droga?
- Oh! Claro papá, estoy consumiendo una mezcla de metanfetamina y crack, quieres probarlo porque puedo conseguir montones de estos, tal vez cuando llegues podamos probarlo todos.
- No utilices tu sarcasmo conmigo jovencita.
Escuche como papá me hacia miles de preguntas, de repente la cabina se abrió y una chica rubia salió.
- No puedo ir a casa por ropa limpia sin que tu me dejes, te pierdas y termines perdiendo tus juguetes.- la chica se dio cuenta de nuestra presencia y se paro en seco.
- Yo no me fui, fue la Tardis ella me llevo a este lugar, debe de haber algún fallo en el sistema, tal vez se deba a que comiste encima del comando y no es un juguete, es un destornillador sonico por ultima vez Scarlet...- un hombre salió de la cabina y lo reconocí en seguida.
- Doctor?- dijimos Edward y yo.
- Emily, sigues hay?
La chica empezó a hablarle al Doctor en voz baja y recordé que seguía hablando con papá.
- Oh! Lo siento papá, pero tengo que colgar.
- Que?!
- Lo siento, te amo.
Colgué y la chica de nombre Scarlet dejo de hablar en cuanto se dio cuenta de que colgué. El Doctor se acerco a nosotros y nos sonrió.
- Los hermanos Bloom me esperaron- dijo con una sonrisa de que no lo podía creer, movía las manos y veía sobre su hombro a la rubia con una sonrisa de psicópata.
- Por dos semanas para ser exactos- dijo Edward.
Se le borro la sonrisa al Doctor al escuchar eso, miro a mi hermano de hito a hito y me miro igual, pero cuando violáis tenia su saco quedo confundido.
- Oh! Lo siento, lo tome sin permiso- me empece a quitar el saco, pero antes saque el destornillador- Aquí esta- dije con una sonrisa.
El tomo sus cosas y nos miro, otra vez miro a la chica y ella solo se encogió de hombros.
- Oh! Por cierto, destruimos a los Ángeles.- dije como si no fuera la gran cosa.
- Los han destruido?! Como?!- dijo sorprendido.
- Fue fácil, tomamos unos fieros, tubos y bats de fierro y los empezamos a despedazar.- dijo Edward.
Nos miro otra vez, miraba otra vez a la chica y nos volvía a mirar.
- Podrías dejar de hacer eso- dijo mi hermano como si me hubiera leído la mente. Suspire y empece a retroceder.
- Bien, parece que eso es todo, solo queríamos asegurarnos de que volverías para devolverte tus cosas y darte las gracias... Gracias Doctor..
- Gracias Doctor, seguramente hubiéramos perdido nuestras vidas sin usted- dijo Edward y le dio un apretón al hombre y yo lo abrace.
- No hay de que- dijo desconcertado.
Edward y yo nos miramos, estábamos a punto de volver a la mansión a recoger nuestras cosas cuando el Doctor nos grito:
- Hey chicos, no quieren mi cabina por dentro?- dijo con una sonrisa.
Nos encogimos de hombros, fuimos detrás de la chica y del Doctor, cuando entramos a la cabina, no era lo que me iba a esperar. Mi hermano y yo nos quedamos pasmados, era mucho mas grande por dentro, era como sacado de una serie de Ciencia Ficción.
- Esto es imposible- solo pudo decir mi hermano antes de salir de la cabina.
Yo solo miraba boquiabierta el lugar, empece a reír sorprendida. Mire al Doctor quien estaba sonriéndome, mire la puertas y solo vi a la chica Scarlet explicándole a mi hermano como era posible y mi hermano seguía fascinado.
- Sorprendente, no?
Me apoyo en lo que parecía ser un comando futurista.
- Sip, pero yo no diría sorprendente, ni asombroso.
Mire el techo, no podía creer en el lugar en el que estaba.
- Así que no eres un cazador de lo supernatural?
El hizo una expresión graciosa, mientras lo pensaba.
- No, pero salvo al mundo de cosas peores.
Reí y empece a morderme las uñas.
- Les han creído en la revista lo que paso?- pregunto el Doctor poniéndose el saco.
Solte una risita.
- Nop, porque jamas se los dijimos, renunciamos tres días después. Le dijimos a la policía lo que paso, pero no nos creyeron. Pero ahora estamos bastante bien, ya tenemos otro empleo.
- Oh! En serio? Y que es?
- Fotografía aun, esta vez tomamos fotos para fiestas y todo eso, es una basura, pero mientras tenga una cámara con la cual trabajar- chasque la lengua y reí.
- Que te gustaría fotografía?
Lo mire, el solo me sonreí y notaba algo en esa sonrisa.
- No lo se, cuando tenia 17 quería tomar fotos del espacio, ver las estrellas y nuevos mundos, porque a pesar de lo oscuro y misterioso que puede ser haya fuera, hay mundos nuevos y fantásticos, cosas geniales y asombrosas que uno quiere ver con sus propios ojos y hacerlos perdurar en un fotografía, y revivir ese momento cada vez que lo veas.- lo mire y reí- No se porque le estoy contando esto a un nombre que apenas acabo de conocer.
Me aleje del comando.
- Podrías conocerme mejor si nos acompañaras.
- Acompañarte a donde?
- No lo se, a donde tu quieras. Cualquier parte del mundo y el
Universo que tu quisieras ir. Ir a nuevos mundos y ver cosas asombrosas.
Lo mire confundida, debía estar chiflado por lo que me decía pero yo debía ser idiota si no le creía, estaba en un cabina que era mucho mas grande por dentro de lo que aparentaba.
- En serio?
- La Tardis puede ir a donde quieras.
- La Tardís?
- Si, se podía decir que es mi nave espacial.
Sonreí y mire mi teléfono, escuche a Edward reír.
- No puedo dejarlo.
- Edward podría venir.-dijo encogiéndose de hombros.
- No me refiero a Edward, el siempre estará a mi lado, e refiero a mi padre, es el jefe de policía, si desaparecemos un día se vuelve loco, y nosotros somos lo único que le queda.
El se acerco a mi y lo mire.
- Es tu decisión, puedes quedarte o venir conmigo y con Scarlet. Solo te digo que esto es una cabina telefónica que viaja atreves del espacio y del tiempo.
- Esto viaja en el tiempo?
- Si- otra vez su sonrisa de psicópata.
Sonreí, salí de la cabina y vi a Scarlet y a mi hermano reír, tome a Edward y lo arrastre. Le explique todo lo que me había dicho el Doctor, el como siempre me interrumpía pero siempre terminaba de contar.
- Entonces que? Vienes?- dije con una sonrisa.
El solo miraba el suelo y lo pateaba, tenia sus manos en sus bolsillos, eso significaba que no estaba seguro.
- Oh! Ya entendí.
Empece a morder mis uñas, pero Edward tomo mi mano.
- No lo hagas.
- Esta bien, no iré.
El río y me revolvió el cabello.
- No tonta, me refiero a las uñas, yo quiero que vayas.
- Pero papá y tu?
- Nosotros estaremos bien, ve con ellos y vívelo- me sonrió y me apretó la mano- Pero promete regresar.
Lo abrace.
- Esta bien- empece a llorar pero no sabia si era de angustia o alegría- Y tu renuncia a ese empleo, yo se que tu quieres algo mas.
Asintió, me puse de puntillas y le revolví el cabello.
- Le diré a papá que te quedaras con unas personas durante un tiempo.
- Bien, volveré pronto.
Saque mi cámara del Jeep y le sonreí, lo volví a abrazar y le bese la mejilla.
- Nos vemos.
- Nos vemos.
Me acerque al Doctor y a Scarlet, sonriendoles.
- Que tanto te gusta correr?- me pregunto la rubia.
- Me encanta.
El Doctor y Scarlet entraron y le tome una foto a mi hermano antes de entrar, su mano izquierda se despedía de mi, mientras que la derecha tomaba una fotografía.

New Rebelion:

Capítulo "002"
Día de la Cosecha.[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]



Hazel odiaba ir al campus de entrenamiento, desde que el Capitolio había recobrado el poder y de volver a hacer "Los juegos del hambre". El Distrito 1 había vuelto a abrir campus de entrenamiento donde antes se utilizaba para convocar a la gente o hacer festivales. Pero ahora tendrían que buscar otro lugar para convocar a la gente y de los festivales ya no habría, porque se había vuelto una pesadilla.
Hazel miro a los demás jóvenes, era hora de que su Distrito dejara en claro que siempre serian los mejores.
- Algunos no dejan de ser arrogantes.-se dijo a si misma la pelirroja.
Miro que un entrenador iba hacia ella y en seguida tomo un cuchillo y lo lanzo un muñeco. Falla pero era de esperarse, ella nunca era buena para matar a muñecos a sangre fría y tal vez jamás a una persona.
-Felices juegos del hambre, Hazel querida.- susurro alguien a su oído y en seguida ella se volteo y se puso en modo de defensa. Era normal que de repente un entrenador te atacara por sorpresa y Hazel siempre era el blanco de ellos.
- Hey, tranquila.
Era Rose Tyler, su mejor amiga.
- Por dios Rose, no me asustes. Pensé que eras algún entrenador.
La rubia solo se río y le dio unas palmadas en el espalda.
-Lo siento, pero quería recordaste que hoy "Es el gran día de la Cosecha".
-Me muero de ganas por saber a quien llevaran a la arena.- dijo Hazel con una falsa sonrisa.
-Lo se, David dice que muere de ganas por ser un tributo.
Guardaron silencio por un momento, miraron a los demás chicos quienes seguían convirtiendose en asesinos. En Profesionales.
-David y yo prometimos que si en caso de que el nombre del otro salga, nos ofreceríamos como tributos y así ser compañeros en la arena y quien sabe hacer lo mismo que el panadero y el sinsajo.
-Rose, no hables de ello-dijo Hazel en un tono serio.
Volvió el silencio y Hazel miro el suelo y encontró un listón azul y lo recogió.
-Hazel no juntes cosas del suelo, Snow ya debe de haberlo chupado.
La pelirroja no hizo caso a lo que le dijo su amiga y intento agarrarse el cabello con el.
-Dejame ayudarte, eres un asco con este tipo de cosas.-dijo la rubia.
En cuanto Rose termino, llego David el novio-amigo de Rose.
-Hola David.-saludaron las dos chicas al mismo tiempo.
-Listas para la Cosecha?
-Segura-contesto Rose.
La pelirroja se miro de reojo en un cuchillo que tenia y miro su coleta.
-Como me veo?
La pareja miro de reojo a su amiga y sonrieron
-Luces asombrosa-contesto la rubia.
Hazel volvió a mirarse por el cuchillo.
-No es verdad.
-Oh vamos Waters!-exclamo David.
Los entrenadores hicieron sonar la campana y todos se dirigieron a la salida.
-Allos-y, chicas.-dijo David
-Tienes un plan de refuerzo en caso de que salgas Hazel?-pregunto Rose sacando a Hazel de sus pensamientos.
Ella solo miro el cuchillo y lo tiro.
-No


                                   
******

Hazel miraba a un sinsajo por su ventana mientras que su abuela le recogía el cabello con un listón que había recogido su nieta. La mujer recordaba como cuando arreglo a su hija el primer día de su Cosecha, cuando aun no había levantamiento y solo era miedo. El mismo cabello de su difunta hija, la mujer
intento llorar al pensar en ella. Termino de arreglar el cabello de su nieta.
-Te vez preciosa cariño.
-Gracias abuela, pero aun sigue mojado mi cabello.
-Descuida, pronto se secara.
Amabas salieron de la casa y se encaminaron a la plaza central.
Hazel miro su atuendo, una camisa azul y una falda gris que le llegaba a las rodillas y sus zapatillas blancas, su abuela le decía que su madre utilizo esas ropas el día de la ultima Cosecha, cuando todo cambio y hubo esperanza.
-Mujeres a la izquierda, hombres a la derecha y familiares junto con los demás-gritaba un agente de la paz desde la entrada de la plaza. Antes de entrar las Waters se detuvieron un seco y se miraron. Hazel era mas alta que su abuela, la anciana puso su mano en la mejilla de la chica y Hazel se agacho un poco para que ella se la besara.
-Buena suerte-dijo su abuela a su oído-Nos vemos para comer.
La chica sonrió y abrazo a su abuela.
-Te quiero
-Yo también mi niña.
Hazel vio que otros niños abrazaban a sus madres y padres, a los adolescentes les daban abrazos y palmadas en el hombro y los miraban con sonrisas. Creían que si su nombre salía volverían como ganadores. Hazel se separo de su abuela.
-Adiós
-Adiós
Hazel entro y se fue a registrar, en cuanto llego se turno tomaran su mano y le pincharon el dedo haciendo que ella soltara una queja. La sangre que tenia en el dedo lo pusieron en una casilla de un libro, y revisaron que era Hazel Grace de 17 años.
Fue con las demás chicas y vio a Rose abrazando a David. La rubia se fue corriendo intentando contener las lagrimas y se acerco a la pelirroja en cuanto la vio.
-Hola
-Hola, te vez bonita Rose.
-Gracias, mi madre dijo que cuidara el vestido, es blanco así que se lo dejo a cargo de la persona mas sucia de todas pero un así me dijo que me amaba.
-Crees que salgas?
-No lo se, pero no importa si el sale o yo salgo, los dos estaremos juntos.
Hazel sonrió y todos dirigieron la mirada en Jocasta la escolta del Distrito 1.
-Bienvenidos. Damas y caballeros-la voz de la mujer parecía resonar en cada lugar del Distrito.
Después de unas palabras de lo emocionada que estaba Jocasta, decidió comenzar.
-Primero las damas.
Se acerco a la urna del lado izquierdo metió su mano y dando vuelta su mano adentro de la urna, hundió su mano entre los papeles y cuando saco la mano tres papeles de cayeron quedándose solo con uno. La mujer del Capitolio se acerco al micrófono y abrió el papel.
-Hazel Waters.
La chica agarro su coleta y empezó a jugar con su cabello. Hazel miro a Rose, quien la miraba asustada y antes de que ella abriera la boca, Hazel tomo su mano y le sonrió.
-No lo hagas, ni se te ocurra hacerlo.
-Pero...
-Descuida, este es mi plan.- dijo y le sonrió-estaré bien.
Rose miro a su amiga y la abrazo.
-Hazel Waters, ven aquí cariño.-dijo la voz de Jocasta.
La pelirroja se separo de su amiga y camino hacia el escenario.
Miro a su abuela que estaba llorando y una mujer intentaba calmarla.
-Ahora los varones.
Hazel solo miraba a Rose, a su abuela y a David. Las únicas personas que les importaba.
-Finn Harries- anuncio Jocasta.
Hazel vi como un chico subía al escenario, lo había visto el campus pero jamás había hablado con el. Bueno ella no solía ser una chica muy social.
-Hazel Waters y Finn Harries, nuestros tributos.
Jocasta tomo la mano de los dos y las alzo en el aire.
Hazel no recuerda mucho de la despedida de sus amigos y familiares, ella estaba en un estado de shock, recuerda haberse  despedido de su abuela y abrazarla y hablando con Rose y con David. Pero no recordaba que les había dicho.
-Cuidado con las escaleras querida.
Hazel subió las escaleras del tren y cuando entro miro a su abuela en lagrimas abrazada por David y Rose, el tren empezó a avanzar y se despidió de ellos por la ventana.



Aceptada

sólo me leí el primer capítulo bc la paja era muy grande, escribes muy bien y narras bien, sólo te recomendaría que pusieras los dos signos: "¿Quién eres?", "¡Demonios!". Y que usaras guión largo {—}, también te fallan algunos tildes en palabras como: busqué, miré, renté, etc. La palabra "donde" lleva acento en la o cuando es pregunta: "¿Dónde?". Son faltas menores, que pueden corregirse. Fuera de eso me gustó mucho tu capítulo, suerte.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: cuando los ángeles bajan al infierno | nc. {audiciones abiertas}

Mensaje por tobias. el Dom 9 Feb 2014 - 13:57

leila.hunter escribió:

Ana Aurane




Nombre: Ana Jaqueline Aurane
Chico: Logan Lerman
Rol: el torpe {ángel} la enojona {demonio}
Escrito de tu autoría:
proyect T:
 
Escuchaba a los demás levantándose, haciendo berrinches e incluso discutiendo, con un puchero me levante de mi cama, me sobresalte al sentir el frió piso y puse mis pantuflas. Camine hacia el baño y me mire en el espejo, el cabello me tapaba la cara, lo ate en una coleta para que no me estorbara, pero fue una mala decisión, mis ojos estaban enmarcados de unas ojeras y para colmar el vaso, el maquillaje de la noche se corrió, no debería volver a dormir maquillada. Abrí el grifo de el lavabo y moje mis manos, seguido lave mi cara y cerré la llave del grifo. Tanteando tome la toalla y seque mi cara, estaba un poco mejor, ahora solo eran las ojeras. La puerta de mi habitación se abrió, seguida de un Liam un poco furioso pero intentando ser tranquilo, si no fue Peyton fue Niall el que le gano el baño, es por eso que agradezco a mis padres por poner un baño en mi habitación.  
—Charlie... ¿puedo usar tu baño?—dijo tomándome de los hombros y haciendo que girara, ahora siendo yo quien quedo en la habitación y el en el baño.—Gracias.
Cerro la puerta en mi cara haciendo que me vaya hacia atrás;—De nada....—digo seria.
Puto Liam, puta Peyton o puto Niall, consíganse un baño.


♡♡♡


Siempre olvidaban algo, siempre, no había un día que no lo olvidaran, para mi mala suerte era yo.  Tome mi mochila, celular, llaves y un panque, apague el foco de la estancia y salí de la casa. Los muy hijos de perra se llevaron todos los autos, me dejaron sin el de Niall. Sigo sin saber por que el si tiene auto y es un perezoso. Comencé a caminar a paso lento, mirando a las vecinas que me saludaban a lo lejos y yo les devolvía el saludo, comí el panque y coloque mis audífonos al conectarlos a mi celular apareció la hora. Faltaban diez minutos, puse rápido la música y comencé a correr, veía de reojo a vecinas sonriendo al igual que sus hijos. No se que les causaba gracia, que por llegar tarde puede que me lleven a detención, no eso no. Me detuve, el aire comenzaba a faltarme y me canse, a lo lejos, a la distancia, localice ver el instituto.
—¡Morrison!—escuche a lo lejos gritar mi apellido, gire y vi a un chico rubio, recargado en un deportivo negro y como no, con unos lentes oscuros. Me acerque y el sonrió, de todas la personas que me pude hallar tenia que ser el, Luke Hemmings, el típico chico que sigue a Niall y a uno que otro Mackenzie.
—¿No vas a ir?—pregunte. Si no, para seguir corriendo, el quita sus lentes y me mira con esa típica sonrisa de "me creo el mejor" en la cara. Niega lentamente con la cabeza, con la puta sonrisa.—¿Me venias siguiendo?.
—Emmm... te ves linda cuando corres.—dijo y estallo en carcajadas, en cambio yo baje la cabeza y mire el celular. Faltaba poco.
—Mira Luke no estoy de humitos para soportar tus niñerías, entonces, si no vas a ir para que me dejes irme.—dije exasperada, no quiero volver a ir a detención, ahí  van los idiotas.
—Sube.—dijo abriendo la puerta del coche, corrí hasta la otra y me metí en el.—Me agradeces luego.—coloco de nuevo sus gafas y rodé los ojos. Este chico me toca las narices, al mover la palanca de velocidades "accidentalmente" roza mi pierna, la alejo de el y coloco mi cinturón de seguridad.
Conducía como un loco, pero no importaba, solo quería llegar rápido al instituto. Me miraba con una sonrisa y por lo bajo tomaba el asiento, sentí miedo. Sentí algo vibrar y saco el celular. "Perezoso" decía la pantalla.
—¿Hola?—dije a Niall, o bueno creo que el.
—¡Donde carajos estas Charlotte!—se escuchaba molesto y mucho.—Ya toco la campana y tu noviesito, James, no deja de preguntar por ti.
—Dile Jamie que me espere en la entrada... y ¡ve a clases!—dije susurrando para que Luke no se diera cuenta. —Ya voy.—al decir eso, Luke frena y veo por la ventana, llegamos.—Gracias.—le digo y salgo corriendo, el la puerta estaba James, corro pero alguien me detiene por el brazo.
—¿A donde pequeña?—rodee los ojos y bufe, mirándolo enojada.
—Dijiste que otro día, otro día sera.—le sonreí sínica y me zafe del brazo de Luke, pero al ser más grande y rápido, me tomo por los hombros y me acerco a el. Sus labios estaban cerca de los míos y me miraba fijo.
—En otro día salimos y ese día te disculpas,—escuche un "tu" a lo lejos e intento ver, pero no puedo.Alguien me separa de Luke y para mi mala suerte, no es James, es Niall.
—Camina Charlotte.—dijo frió y enojado, sin más rodeos camine  delante de el. Dejando a Luke atrás.—¡¿Que mierda hacías con Luke Hemmings?!—dijo enojado mientras caminábamos.
—Ninguno de ustedes me espero y el me trajo.—James me alcanzo y mire a Niall con una sonrisa.—Adiós hermano.—dije entrando al salón.


♡♡♡


Mire al pizarrón y anote lo que estaba en el. Después de mi ataque al estilo Peyton, volví a ser la misma, la clase de literatura era mi favorita. Atrás de mi estaba Luye, era algo malo de esta clase, no la compartía con Jamie pero con Luke si. Rodé los ojos al escuchar que no se callaba, el maestro lo miro y sonrió.
—Señor Hemmings, dígame quien fue el autor que escribió la Divina Comedia.—gire y lo vi con una sonrisa, el había palidecido.
—No lo se.—dijo tomando sus dedos y reí por lo bajo.
—Fue escrito por Dante Alighieri. —dije en un tono suspicaz, dando la vuelta quedando frente y haciendo que Luke bufara, reí para mis adentros y sonó el timbre. Tome mis cosas y camine hacia el laboratorio seguida por Luke, su mirada me incomodaba y jale a James que iba al lado contrario.—Química, tonto.
—Si.. estoy un poco ido—gire para verlo y le di una leve bofetada.—Auch.
—Que nenita.—dijo Luke atrás, seguido por uno de sus amigos, para su mala suerte, también mío.
—Hola Charlie.—dijo el moreno y me detuve para abrazarlo.—Wow, te dejare de hablar por un tiempo para que me abrazas.—bromeo y rió, separándome de el, Luke y James caminan al frente, obviamente el rubio peleando con el pelinegro y el muy idiota de el pelinegro le responde.
—Ni se te ocurra hacerlo Calum..—dije acusándolo con el dedo indice.
—¿Sabes que ella no nunca sera tu novia verdad—dijo Luke haciendo que James se detuviera y yo igual. Ladeo la cabeza haciendo una mueca, Calum se cubre conmigo y rió.
—Lo se Luke, pero por lo menos yo soy buen estudiante.—rodé los ojos y por instinto le cambie la posición a Calum. Sabia que eso le había herido a Luke, lo se por la forma en la que apretó sus puños y miraba asesinando a James, hijo de la re mil puta.
—¡Luke! ¡Para!—grite saliendo atrás de Calum al ver que golpea a James.—¡Para!—dije estirándolo del brazo, estaba rojo de la furia, me miraba asesinándome y relamí.—Tu no eras así.—susurre mirándolo a los ojos, bruscamente se suelta de mi débil agarre y vuelve a golpear a James.—¡Luke!—grite y lo jale. Mi vista se empañaba, odiaba ver a las personas pelear, me volvió a mirar, seguía rojo. Mire a James y vi que sangraba de la nariz, instintivamente me agache y puse mis libros a lado.—James... no debiste decir eso...—dije preocupada.
Luke patea los libros de James y me mira;—Para que tu noviecito no me busque problemas.—apreté mis puños y me levante, mirándolo enojada.—¿Ahora que me harás pequeña?—los alumnos se empezaban a juntar a nuestro alrededor y unos niños le ayudaban a James.
—Eres un idiota Luke.—dije dándole una bofetada, mi mano quedo marcada en su roja mejilla y me miro sonriente.
—¡Señorita Morrison!—mierda, gire y vi al profesor Sheparck, de historia. Trague y me miro mal.—Con que siguiendo el paso de tus hermanos... ¡detención! —Luke me sonríe maliciosamente y lo fulmino.—Y usted también, señor Hemmings.—abre los ojos de golpe y le devuelvo la sonrisa.


Aceptada

se llama ana, como yo eso me hace sentir ezpezial ahno. Me gustó mucho tu capítulo, sólo te recomiendo que te fijes en algunos tildes tales como: "dónde", "por qué", "grité", "jalé", "agaché", "él", principalmente te fallan en las palabras en primera persona pero no es nada que no se pueda corregir. ya estás audicionando, suerte, ilysm<33.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: cuando los ángeles bajan al infierno | nc. {audiciones abiertas}

Mensaje por Bubblegumbitch. el Dom 9 Feb 2014 - 14:27

Holi, je; mi nombre es Leslie, llevo mucho en este foro pero me ausente y decidí empezar again<3 
Me llamo mucho la atención, realmente fue de: Tengo ue participar. 
asdfghjklñ

Mi serie favorita es: Chica Rara, Almost Human<33.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: cuando los ángeles bajan al infierno | nc. {audiciones abiertas}

Mensaje por wasteland el Dom 9 Feb 2014 - 22:15

AnaPaulaHoran escribió:

Aceptada


my god, coco, sabes que amo la manera en que escribes y narras. amo a paris y a sam, ahyoloscreé. clary pingüino y charlie son perfectos juntos :jum:pronto se besarán y comenzará la acción plz. me encanta ese capítulo, yo quiero una bolsa de helado de galleta so iré a comprar uno más tarde bc se me antojó :jum:ya estás audicionando, mujer, ilysm<33.
Yo también amo la manera en la que escribo Autoestima nivel Travis Madoxx si Clary es un pingüino yo no puedo comerla bc mis padres no me pueden traer yeii espero resultado ya se que es pronto me too <3
avatar


Ver perfil de usuario http://pizza-tac0s-suicide.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: cuando los ángeles bajan al infierno | nc. {audiciones abiertas}

Mensaje por Invitado el Lun 10 Feb 2014 - 17:29

jajaja, gracias, de verdad. Es una novela bastante vieja en realidad:'3 nunca he pensado en subirla al foro, creo que algún día me animaré a terminarla y subirla en facebook<3 esperaré los resultados.
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: cuando los ángeles bajan al infierno | nc. {audiciones abiertas}

Mensaje por tobias. el Lun 10 Feb 2014 - 17:57

Bubblegumbitch. escribió:Holi, je; mi nombre es Leslie, llevo mucho en este foro pero me ausente y decidí empezar again<3 
Me llamo mucho la atención, realmente fue de: Tengo ue participar. 
asdfghjklñ

Mi serie favorita es: Chica Rara, Almost Human<33.
holap, leslie, yo nunca he estado ausente y nunca lo estaré. espero tu ficha.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: cuando los ángeles bajan al infierno | nc. {audiciones abiertas}

Mensaje por Invitado el Mar 11 Feb 2014 - 12:17

ann explicame algo, por que cada vez que veo una de tus enecés me viene el instinto de audicionar? curiosamente esto me hizo acordar a la saga hush hush lo cual me hace cuestionar mi salud mental, es decir, es la saga mas pelotuda del mundo, ah, pero tu novela va a estar buena<3 te odio. na, joda, te amo, ah. dame tu imaginación:c bue, mis series favoritas son muchas, teen wolf, house m.d., the walking dead, skins, f.r.i.e.n.d.s, the big bang theory, how i meet your mother, muchisimas, ah. ya dejo mi ficha<3


Última edición por Stilinski el Mar 11 Feb 2014 - 13:35, editado 2 veces
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: cuando los ángeles bajan al infierno | nc. {audiciones abiertas}

Mensaje por Invitado el Mar 11 Feb 2014 - 13:31


Hope Williams



Nombre: Savannah Hope Williams.
Chico: Harry Styles.
Rol: El tranquilo y la orgullosa.
Escrito de tu autoría:
Darkness.:

Darkness.
respect the curses, when you have one, you'll probably die.
Ψ


La de cabellos rubios corría y corría, no podía dejar de correr. Sabía que tarde o temprano tenía que cambiar de dirección, hacía veinte cuadras que corría derecho, pero no se decidía en cuál de todas las calles era mejor doblar.
Su cuerpo le dolía de sobremanera, sus rodillas sufrían pequeños espasmos al seguir corriendo, pero si no lo hacía, moriría.
Tal vez moriría de todas formas, pero prefería seguir corriendo, siempre existía una pequeña posibilidad de salir viva de eso.
Pasó por calles muy poco iluminadas, dándole así un aspecto tenebroso a todo el barrio.
Lágrimas amenazaban con salir de sus ojos verde mar. Todavía resonaban por sus oídos los gritos de Holly, su amiga castaña de ojos tan fríos como el hielo. No podía creer que la había dejado atrás, pero en momentos como este, había que dejar los sentimientos atrás, y seguir a lo único que te puede salvar: el instinto.
Llegó a una calle bastante iluminada, y sin pensarlo, dobló a la derecha. Siguió corriendo. Nadie la veía, pues eran las tres de la mañana, y en ese tranquilo pueblo del sur de Atlanta, no había actividad nocturna.
Con tan sólo abrir esa maldita caja, ahora su vida colgaba de un hilo. Nunca tendría que haber ido a esa jodida casa. Nunca tendría que haber tenido curiosidad. Nunca tendría que haber leído en voz alta esa maldita nota.
Sus botas le molestaban tanto, que hizo una rara pirueta para así sacárselas, y tirarlas a los costados, sin tener que dejar de correr. Ahora corría descalza, sólo con un par de calcetines, un short de jean negro, y una blusa a cuadros en tonos azules. Hacía demasiado frío, pero su constante paso rápido la hacía entrar en calor y ser algo inmune a la fría ventisca.
No tenía ni idea de lo que venía detrás de ella. No sabía cómo se veía o como corría tan rápido. Lo que sí sabía era que si no seguía corriendo, sería su fin.
Gracias a sus clases de cross country, todavía seguía con vida. Le agradecía mentalmente a su entrenador que siempre le exigía que corriera más rápido y que controlara su respiración.
En ese momento se dio cuenta que respiraba irregularmente. Estableció un ritmo entre sus pasos y su respiración. Paso. Paso. Inhala. Paso. Paso. Exhala. Paso. Paso. Inhala. Paso. Paso. Exhala.
No podía dejar que el agotamiento la detuviera, pero estaba cansada. Física y mentalmente. Tenía que cargar en su conciencia que su amiga seguro ya estaría muerta, por culpa de ella. Por culpa de su egoísmo. Pero Nikole vio su oportunidad para escapar, y así lo hizo. No sintió remordimientos en ese momento, pero ahora, unos minutos después, ya tenía todo el peso de sus acciones en sus hombros, lo cual no era bueno mientras se corría para evitar una muerte segura y dolorosa.
Todo por culpa de esa jodida maldición.
La última visión de su amiga le llegó a la mente. Ella tirada en el suelo, sus cabellos, como la crema del café, esparcidos por todos los alrededores de su cabeza, una expresión de dolor en su bello rostro en forma de corazón, sosteniéndose con una mano su débil tobillo, que al parecer se había doblado. Sus últimas palabras, las que le destrozaron el alma, resonaron por sus oídos.
Ya viene. Viene por nosotras.
Sus pulmones no daban más, necesitaba parar, o se desmayaría. Pero si paraba, moriría. Decidió doblar en una calle, a la izquierda, tal vez así podría desviarlo por unos segundos. Paró de correr. Apoyó sus manos en sus rodillas, inclinándose un poco, y respiro forzosamente. Nunca le costó tanto respirar.
Unos gruñidos se escucharon. Toda la sangre se drenó de su cuerpo. Estaba temblorosa, asustada, cansada. Trató de seguir corriendo, pero sus malditos pies no le respondían. Se sentían como gelatina. Caminó lo más rápido que pudo, pues la calle estaba muy poco iluminada, y tenía que evitar caerse.
Un dolor le llegó a su cabeza, había chocado con algo. Miró hacia adelante, en vez de hacia abajo, y tuvo que usar toda su fuerza de voluntad para no gritar del miedo. Era un callejón sin salida. Carajo, no podía salir de ese maldito callejón.
Miró hacia adelante, hacia la calle por donde antes venía, pero se dio cuenta rápidamente que ese era su fin.
Una figura alta, delgada, se acercaba por ahí, emitiendo gruñidos espeluznantes. Lo veía todo por la sombra. Cuando el maldito monstruo llegó a la esquina, y giró para así acabar con la vida de Nikole, ella pudo ver lo horroroso que era.
Lo cubría un pelaje de negro, de la cabeza a los pies, manchado de gotas rojas, sangre, seguro que de su mejor amiga. Su cabeza era extremadamente desproporcionada comparada con lo estrecho y alto que era su cuerpo. Era ovalada, como una pelota de rugby, pero cuatro veces más grande, con dos protuberancias triangulares sobresaliendo de sus costados. Los ojos en forma de círculo, y de color rojo oscuro era lo que más asustaba. Sus manos, no eran manos. Es decir, eran masas de pelaje, con tres dedos, y unas garras afiladísimas. El ser hizo lo que era parecido a una sonrisa, mostrando tres hileras de dientes en punta, como colmillos, de color marrón. Asqueroso. Saliva le chorreaba por toda su mandíbula, y Nikole detectó un brillo de malicia en sus ojos.
Después de eso, sintió un dolor agudo y horrible en su estómago. El dolor se extendió por todo su cuerpo. Luego, lo único que vio, fue oscuridad.
Pura oscuridad.
Oscuridad.

Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: cuando los ángeles bajan al infierno | nc. {audiciones abiertas}

Mensaje por Invitado el Vie 14 Feb 2014 - 15:09

¿Esto sigue?
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: cuando los ángeles bajan al infierno | nc. {audiciones abiertas}

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.