O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» ¿Es posible el amor? Draco y tú
Hoy a las 4:31 am por Butterfly199225

» Tell your story |nc|
Hoy a las 2:47 am por Stark.

» MY POWER |Celyn|
Ayer a las 10:32 pm por Celyn

» être dans la lune.
Ayer a las 10:30 pm por Ongniel

» Little do you know
Ayer a las 10:13 pm por Grier.

» Que estás escuchando ....
Ayer a las 10:04 pm por Grier.

» Novata en el foro
Ayer a las 8:11 pm por Cassie

» The Breakfast Club - Fichas
Ayer a las 6:56 pm por Jules

» .Look at the flowers.
Ayer a las 6:41 pm por Jules

novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ insxne.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

Somewhere after the death |n.c | ¡Resultados!

Página 4 de 16. Precedente  1, 2, 3, 4, 5 ... 10 ... 16  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Somewhere after the death |n.c | ¡Resultados!

Mensaje por rutherford. el Vie 07 Feb 2014, 6:29 pm

:bossassbitch:
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Somewhere after the death |n.c | ¡Resultados!

Mensaje por ceonella. el Vie 07 Feb 2014, 6:57 pm

Penny Lane York.


>Nombre del personaje femenino: Penny Lane York Williams.
>Representante: Saoirse Ronan.
>Causa de muerte: Asesinada.
>Chico: Taylor Dylan {aaron johnson.
>Escrito de tu autoría {en spoiler o link}: 
Capítulo:

Taissa Farmiga & Evan Peters. {american horror story}
Capítulo 1.
Ya era tiempo de estar al frente de la escuela, no quise ir y no voy a ir. Deambular por las calles frías con la música de unos aparatos en mis oídos era el único paraíso al que podría llegar. La música de los Beatles era mi única pasión, mis dudas eran claras obviamente. ¿Cómo cuatro hombres pudieron hacer feliz a millones de personas? Contándome a mi. Unas personas en mi oído diciendo que 'el sol va a llegar' y dos más con 'esta bien'. Muchas de esas palabras no me entraban, mi vida no es la de una chica perfecta y nunca lo va a ser, pero aquella música sacó una sonrisa en mi -sonreí ante esto- lo cual yo pensé imposible.

Aquí en Liverpool, las gente venía y pasaba, corría o caminaba, una ciudad de puertos ¿qué creen que podría pasar? Recapacité un poco, hoy no iba a decepcionar a mi padre, aunque me odie. Unos pasos más, pequeñas cuadras, solo eso. Lo que me gustaba de esta ciudad, era la poca tranquilidad, pero no eso, si no que cuando uno encuentra la tranquilidad se siente algo, algo. Espero que me entiendan o tal vez soy la única que siente eso.

Si llego a la escuela, debería soportar las burlas, cualquiera sabe que si no eres un mariscal de campo, una porrista, o tu novio es genial, no tienes derecho a ser quien deberías ser. Imaginen, una escuela llena de falsedad. Esa escuela es a la que voy yo. Caminar sola por esos pasillos mal lustrados no era mi problema, claro que no pero aún así no quería estar en ese lugar. No me siento yo misma, no no y no. La otra vez una chica, una idiota para mi, tuvo un accidente. Rachel Boston para más "información. Ella es la típica rubia que no respeta las relaciones de los demás. Ella estaba ahí almorzando cuando llega a mi mesa, claramente yo estaba sola, comenzó a balbucear estupideces. Acabo con mi paciencia y solo pensaba en mi cabeza 'que le pasaría si.. ¿Qué le paso? Murió, como si yo apretara mi muñeca para que aquel liquido rojo que todos tenemos, salga, ¿me dolía? No, pero a ella sí, tanto que parecía como si le pusieran sal en la lastimadura. Estaba claro, me lastimaba, no dolía, pero a ella le costaba la vida. 

Unas calles más y llegue a casa, una casa tan vieja que parecía el hotel de 'Sicosis'. De dos pisos pero aún así asquerosa, de fuera era como el hotel 'Dacota' parecía sacada del Mago de Oz, pero ocultaba secretos, como todo. Lo único que quería era descansar en ves de estar en la "cárcel". Me acosté en el sillón y fue ahí que llego mi papá, su cara era el calco de un papel blanco, muy blanco. El alcohol salía de su boca, el cigarrillo en la mano y el puño pegado a la pared. En realidad él no era muy viejo, tiene 25.


-Maldita sea, creo que saben lo que pasó- me dijo mientras me veía cómodamente en un sillón horrible.
-¿Qué mataste a mamá?-
-¡Fuiste tu idiota! Ahora ven -me tomo del brazo muy fuerte, lastimaba.
-Suéltame, ahora-
-Sabes que maldita perra, ve a caminar por ahí y déjame solo, ¿qué tal si vas a ver a tu pequeño psicópata?
-Tate no es así papá- bajé la mirada hacía mis pies con un nudo en la garganta.
-¿lo conoces?
-Claro, desde hace..-me interrumpe-
-Mira, le llegas a contar algo, y te mato con mis propias manos ¿entendido?
-Sí..
-Ve a ver a tu amor -su sonrisa falsa otra ves-
-Él no es mi amor.
-¿Crees que no los vigilo? Sé como te acuestas con él, las palabras que se dicen, no soy idiota -dejarme callada era lo que quería-
Esta completamente loco ¿por qué? Mató a mi madre, no entiendo porque siempre me culpa a mi. Él sabe algo que yo no, nunca me lo dijo. Desde aquel día {26/05/2013} me sentí distinta y él definitivamente sabe que es.


Narra Tate:
Me encontraba yendo para casa, mi casa. Vivía solo, lo cual levantaba las sospechas de muchos, me tratan como loco y puedo asegurar que soy la persona más paciente en el mundo, ¿o estoy mintiendo? Mi preocupación se elevó cuando Taissa, o como yo le digo Tai, no fue a la escuela. Vive al frente de mi, nos conocemos desde hace mucho. Su padre esta loco, odia que este con ella, pero es obvio que eso no me va a separar de ella. Sé mucho de ella, pero ella de mi no. Al llegar a mi casa, sonreí al ver a Vi en la ventana de arriba, tiene una llave que le regalé, le sonreí. Pasé la llave por la cerradura y entré. Deje todo en la sala, mi casa por fuera era como la de Tai, pero le dí un toque mio por dentro. Subí al piso de más arriba, como un ático, nuestro lugar favorito. 

-¡Tate! -corrió y me abrazó-
-¡Princesa! ¿Que onda?
-Tengo muchas cosas para contarte -muestra esos hermosos dientes-
glee club:


Capítulo 006.
No podría bajarme a ese nivel.

—¡Ya en serio! Deja ese jugo —dijo Frances entre risas, ambos reían.
—¿Y qué pasa si no lo hago?—la miró desafiadamente mientras tiene le jugo listo para tirárselo.
—Me tiras a penas una gotita del jugo y te castro.—con firmeza dijo cada palabra, parecía una guerra de vaqueros de los años 70.
—No te atreverías, además, valgo oro—dijo otra vez entre risas, ambos. Después de tenerla acorralada le devolvió su jugo y la tranquilidad volvió, salvo cuando escucharon la puerta de salidas de emergencia abrirse, era Elizabeth.
—Ah no, esto es increíble, ¡¿ahora con la perdedora?!—dijo Eli amenazante mientras cogía a Frances del brazo y fuerte.
—¡Oye suéltame! ¿quién te crees?—
—Oh sí pelea de gatas—gritó emocionado Brian mientras levantaba su puño en signo de pelea y diversión, algo que confundió a las chicas.
—¡Brian no! Lamento acabar tu diversión pero creo que debes manejar a tu noviesita.—mientras se soltaba del agarre de Elizabeth, Frances comenzaba camino otra vez hacía adentro.
•••

Prendí un cigarrillo y me adentre al pasillo, faltaba poco para el timbre y para las audiciones del club Glee, no es de mi mucho interés pero debía distraerme y ese club demostraba futuro. Tal vez entre al de las porrista, solo para molestarlas, era gracioso verlas volverse locas por no encontrar su maquillaje. Para esperar un poco de los minutos que faltaban, mientras esperaba, solo miraba sus comportamientos. ¿Cómo era posible que sea tan.. “perfectos”? Sus vidas, no tienen preocupaciones, la mía es un completo desorden, ellos disfrutan y crean, eso se nota. La duda invadía mi cuerpo, todo el tiempo.


A lo único que temo, es a fallar.



Posé mis manos sobre las ruedas mientras trataba de avanzar hacía mi casillero, las miradas se posaban en mi, no por tener algo especial o “cool”, de hecho era la terrible silla de ruedas en la cual estaba sentado. La gente pensaba que era un monstruo, para nada, soy solo una persona normal. Tenía la tranquilidad y confianza a pegadas a mi sonrisa, hasta que aparecieron los chicos del equipo  de fútbol, dios.
 
—Hey miren, es el loco de la silla, ¿qué onda?—dijo entre risas mientras me epgaba en la frente con un poco de delicadeza, muy poca.
—¿Sabes? No quiero tener problemas, espero que me dejen pasar.—le respondí al chico, creo que era el tal Niall, eso creo.
—¿Qué crees? Yo sí.—lo último lo dijo frunciendo el ceño para luego hacer como una señal para que los demás chicos, me tiraran slushy. Todos comenzaron a reír como siempre mientras yo me congelaba, no entendía el humor a todo esto. Cuando por fin pude abrir mis ojos, vi a la chica con la que hablé cuando sobre el club Glee, recuerdo cuando le pregunté si se iba a unir y ella solo asintió con la cabeza mientras sonreía, ella estaba decidida a ayudarme y eso me encantaba.
—Oye escucha, no debes prestarles atención, dejarán de molestarte, o eso espero.—dijo mientras cogía la silla para poder ayudarme.—Falta poco para la audición así que, vamos juntos, yo te ayudo.—sin más que decir yo solo sonreía, era increíble lo muy tonto que era para esto, y fue así como fuimos juntos al auditorio, esperaba con ansías escucharla cantar.
 
•••

 
—Bien, dime tu nombre y que vas a cantar.—dijo el profesor conocido como Finn, al ver que una chica se subía al escenario, era Frances.
—Soy Frances, y voy a cantar “Yesterday” de una de mis bandas favoritas, los Beatles.—dijo mostrando su sonrisa mientras se acercaba a recoger la guitarra que se encontraba cerca.
—Bien, adelante.—dijo para anotar algo en su libreta y poder escuchar a la joven.
 
Yesterday, 
All my troubles seemed so far away, 
Now it looks as though they're here to stay 
Oh I believe in yesterday 

Suddenly, 
I'm not half the girl I used to be 
There's a shadow hanging over me 
Oh yesterday came suddenly 

Why she had to go 
I don't know, she wouldn't say 
I said something wrong 
now I'm long for yesterday 

Yesterday, 
Love was such an easy game to play 
Now I need a place to hide away 
Oh I believe in yesterday 

Why she had to go 
I don't know, she wouldn't say 
I said something wrong 
now I'm long for yesterday 

Yesterday, 
Love was such an easy game to play 
Now I need a place to hide away 
Oh I believe in yesterday 

 
Al terminar solo quedo mirando al esperar la reacción del profesor, Finn. Al cantar se había notado cierta nostalgia y sentimiento en la canción, sí le había gustado a Finn, la voz era impresionante como la de muchos y se sentía el amor a la canción, Louis desde los asientos aplaudía con tanta emoción que daba risa. Ella lo había hecho genial y ahora le tocaba a Louis.
 
—Bien, dime tu nombre y que vas a cantar.—le dijo al chico sobre ruedas mientras el temblaba un poco por los nervios.
—Em-em, soy Louis, y voy a cantar That’s all right Mamma, de Elvis.—tartamudeo un poco para luego ponerse a pensar, estaba nervioso.
—Oh genial, bueno, anda chico, canta.—sonrió y luego anotó otra vez en su libreta.
 
Well, that's all right, mama 
That's all right for you 
That's all right mama, just anyway you do 
Well, that's all right, that's all right. 
That's all right now mama, anyway you do 

Mama she done told me, 
Papa done told me too 
'Son, that gal your foolin' with, 
She ain't no good for you' 
But, that's all right, that's all right. 
That's all right now mama, anyway you do 

I'm leaving town, baby 
I'm leaving town for sure 
Well, then you won't be bothered with 
Me hanging 'round your door 
Well, that's all right, that's all right. 
That's all right now mama, anyway you do

 
Al terminar Finn aplaudió al igual que Frances, lo había hecho demasiado bien, su voz era increíble y la canción iba con él, ambos hicieron canciones con guitarras salvo que Louis no la toco por la silla que lo impedía un poco, pero aún así llevaba el talento con él, posiblemente ya estaban en el club y ambos no tenían vergüenza.

Capítulo 011.
nunca me verán correr, ¿quién los culpa?


Creo que estuve bien, sí, eso creo. No es que sea yo de preocuparme pero el club glee tenía cierto afecto del cual me hablaron y me interesaba formar parte, espero y deseo estar en él. ¿Era la primera vez que me sentía así? Sí, nunca fui de prestarle importancia a la escuela, y menos a club parte de ella, aún así, lograría entrar. Convencería al hombre cari bonita de Finn Hudson para que me dejen entrar, reí ante esto, debe ser padre de Louis pues su parecido existía.
Me acerqué a la lista para ver si habían más nombre de los cuales lograrían un futuro al club, y sí, habían. Veía nombres populares, me sorprendía, creí que no tenían agallas o simplemente huevos para entrar. Algo mi confundió, los nombres de “Sky”, de Louis y el mío estaban rayados, estaban tachados y habían escrito con lápiz labial rojo apodos. El mío por supuesto decía “Francia, donde viven las perras”, joder, era más que obvio quien lo había hecho.
Corrí cerca de los sospechosos a mi favor, llena de furia al dar un paso lo que llamó la atención de los demás, no les preste atención. Llegue al pasillo cuatro donde se encontraban las cheerios y los malditos jugadores de fútbol americano. Elizabeth.. sus labios rojos carmesí como en la lista, la empuje contra el casillero del cual ligeramente estaba apoyada.
 
—Bien, hablen.—dije seca y sin rodeos.
—Oye bonita cálmate, Eli no hizo nada.—respondió Brian.
—¡Tu cállate!—le pegué una simple cachetada pero aún así se escucho por todo el pasillo.
—¿Disculpa? ¡No tenemos ni idea de lo que hablas idiota!—respondió Elizabeth empujándome aún más fuerte.
—Oigan, Eli tiene razón, no hicimos nada.—se acerco el rubio para defender.
—¡Oh por dios! ¡Esa ni tú te la crees! ¡Es obvio que fuiste tú!—me dirigí a Elizabeth mientras recogía el slushy que tenía Brian para arrojárselo a ella. Elizabeth gritó en eco mientras yo le gritaba cosas, sin duda era una pelea. Brian me agarró de los brazos tratando de alejarme mientras que su “novia” respondía cosas como “me las vas a pagar” etc. Llegaron una de las cheerios, Brianna asumo.
 
—Chicos, ¿qué esta pasando?—dijo con tanta suavidad Bri que me dio cierta paciencia, se veía buena chica.
—Haber Frances, mírame, sí lo hicimos nosotros.—dijo Brian tomándome de los hombros, hasta que nos separó Elizabeth mientras me arrojaba otro slushy.
—¿Por qué le dijiste? ¿Estas cuerdo?—respondió Eelizabeth quien casi sonreía de victoria por arrojarme el batido.
—Sí hermano por qué le dijiste.—dijo otro de los jugadores de fútbol.
—Haber haber, escuché gritos, ¿qué esta pasando?—se acerco el profesor Hudson, demonios.
—Fue Frances.—dijo inocentemente Elizabeth.
—¡¿Qué?!No, yo no fui.—dije mientras trataba de salirme del agarre de Bri y Brian.
—Frances, vienes conmigo— Y eso fue lo último que dijo el profesor Hudson mientras me llevaba a su oficina. Los miré a todos con el seño fruncido, me las iban a pagar, definitivamente.


nunca me vieron volar así que no tuve que mentir.

 
Llegue a la oficina de mi padre, hoy me iba con él, así que decidí esperarlo. Entré y vi a Frances sentada en el asiento frente a mi padre, se veía enojada y estaba toda empapada por algún batido que seguramente le habían tirado. Papá no dejaba de hacerle preguntas acerca de lo que supuestamente había pasado, me dejo entrar mientras me “senté” lejos cerca de la silla donde estaba Frances. Algo malo había pasado con la lista del club glee, la peli roja se la mostró a mi papá que pudo entender mejor las cosas, aún así no creía en la palabra de Frances quien seguía explicándole la verdad. ¿Cómo sé que esta diciendo la verdad? Simple, creo en ella. Le aplicó un castigo el cual era limpiar el auditorio, ella solo procedió con la cabeza en alto y con un humor que ni la mejor persona soportaba, estaba furiosa, pedí permiso para acompañarla aunque ella no lo sabía.
 
•••

Frances comenzó a levantar los papeles en el escenario para luego limpiar el piano, como siempre la banda seguía ahí, no tenían problema de tocar, quería descargar su furia cantando pero escucho mis ruedas un tanto oxidadas.
 —¿Qué haces aquí?—preguntó seca.
—Vine a ayudarte o a por lo menos escucharte cantar, anda, finge que no estoy aquí.—respondí moviendo mis manos.
—Acompáñame en el estribillo, de seguro la conoces.—dijo para que luego comenzara a sonar la música. Se movía al ritmo de la batería y hacía pasos gracioso para sacarme una sonrisa, su cabello rojo resaltaba, todo lo demás era opacado por su voz.
 
In the morning light let my roots take flight
Watch me fall above like a vicious dove
They don't see me come, who can blame them?
They never seem to catch my eye but I never wondered why

I won't fall asleep
I won't fall asleep

Hey yeah, don't let 'em know we're coming
Hey yeah, tiptoe higher
Take some time to simmer down, keep your head down low
Hey yeah, tiptoe higher

From your slanted view see the morning dew
Sink into the soil, watch the water boil
They won't see me run, who can blame them?
They never look to see me fly, so I never have to lie

I won't fall asleep
I won't fall asleep

Hey yeah, don't let 'em know we're coming
Hey yeah, tiptoe higher
Take some time to simmer down, keep your head down low
Hey yeah, tiptoe higher

Nobody else, nobody else
Nobody else can take me higher
Nobody else can take me higher
Nobody else can take me higher
Nobody else

Hey yeah, don't let 'em know we're coming
Hey yeah, tiptoe higher
Take some time to simmer down, keep your head down low
Hey yeah, tiptoe higher

Hey yeah, don't let 'em know we're coming
Hey yeah, tiptoe higher
Take some time to simmer down, keep your head down low
Hey yeah, tiptoe higher


•••

Terminamos de cantar la canción, y luego la banda se fue. Cantaba muy bien, Louis sin duda me caía bien. Luego de limpiar nos quedamos hablando, ¿sobre qué? Los populares, compartiendo nuestro odio, prometimos como en la canción, que íbamos a lograr que dejen de sentirse superiores, era una promesa para un club. Basta de burlas, basta de insultos, la seguridad nos iba a acompañar. Luego Louis se fue con Finn, sin duda era su hijo, y el día terminaba y yo me fui caminando a casa, entré y había una sorpresa que no me esperaba en casa.
miss..:

Capítulo dos.
Deja que el especial de media noche me ilumine con su luz.

Esta bien.. Lea respira.. es solo una sesión, como todas las otras. ¡Dios! ¡¿de qué estoy hablando?! Mi carrera cambió, ellos cambiaron y tratan de cambiarme, la meta que más costó conseguir, se había vuelto en un infierno. Parece que ahora solo es “desnuda o nada”. La gente que apenas ayudaban, corría, pasaban con ropa que apenas cubría mi cuerpo y me habían dejado asustada y preocupada, como siempre, frente a un espejo con reflectores redondos a cada lado, mirándome con desprecio y asco, ¿qué estoy haciendo? La única manera de poder lograr estar en una estúpida revista, era esta, mostrando el cuerpo. Ya no era lo mismo levantarse temprano, tomar un poco de café y vestirse a gusto para una buena sesión de fotos, ahora estas, daban pena. Yo misma me daba pena, extrañaba a mis hermanos y por supuesto a mi papá, mudarme lejos, a la gran ciudad no había sido la mejor idea. Extrañaba a mi verdadera representante, Barbra, ella era mi ídola. ¿A quién tengo a ahora? Joan, la mujer más descuidada y repugnante en todo el mundo, que obviamente solo quiere dinero.. y hablando de roma, aquí viene la tortura.
—¡Niña! ¡¿Qué estas haciendo?! ¡Prepárate!—.me gritó moviendo su mano derecha porque la otra sostenía su estúpido celular.
—No me apetece hacer esta sesión—.Traté de ser lo más sincera posible.
—Oh vamos, ¿quién eres?—.respondió con la pregunta a la cual, ella misma tenía la respuesta.
—A lo que tu asumes, tu fuente de dinero, eso es la mierda que soy ahora, ¡por tu culpa!—. Me levanté de la silla para mirarla sin compasión alguna, nunca me calló bien esta mujer.
—¡Oh pero por favor! No decides que hacer aquí, solo prepárate sola porque no tenemos suficiente dinero como para organizar ayuda, ¿qué crees? Por tu culpa, anda, sales en 3 minutos, lo quieras o no ¿ok?—. Amenazó antes de girar sus tobillos e irse, sus pasos se escuchaban desde lejos gracias a sus tacos de aguja que por cierto, eran horribles. Meneaba la cadera para mostrar juventud.
Como ella misma me planteó, me preparé sola y sin ayuda, me coloqué la lencería que apenas tapaba mi cuerpo y salí hacía la sesión.
—Llegaste por fin—.bufó mi odioso compañero, Colton.
—Sí, lo que sea—. Respondí fría.
En eso llega Joan con decepción e su rostro mientras que yo y Colton mirábamos algo confundidos.
—Chicos, lamentablemente el fotógrafo tubo una “emergencia”—levantando sus dedos formando comillas en la palabra emergencia.
—¿Dices que no voy a posar frente a un pedófilo y con el niño porcelana? ¡Dios santo! ¡Gracias!—.corrí con la felicidad de un niño en Navidad a mi camerino.
—Se nota que odia esto—. Pronunciaron ambos al mismo tiempo.
 
Unos minutos después estaba en mi camerino vistiéndome y me apresuraba a llamar a mi papá, quería asegurarme de que estaba bien y contarle lo que me había provocado una sonrisa más larga que los Himalayas.
—¿Por qué sonríes tanto?—. Alguien habló riendo cerca de mi oído derecho lo que causo escalofríos.
—¡Adam! ¿Qué haces aquí?—. Dije luego de haber corrido y saltado sobre él más rápido que Forest Gump.
—Oh vamos Lea ¿a quién engañas? Odias este lugar, así que vine a buscarte para salir a descansar, podemos ir al bar ‘Especial de media noche’, hoy los pianistas hacen un especial de Billy Joel, ¿qué dices?—. Menciono par de ideas mientras me sonreía.
—Pues, si terminé de trabajar iría pero asumo que Joan no me va a dejar—. Un poco de lastima por desperdiciar una muy buena idea.
—Escápate, no es la primera vez que lo haces y admítelo, es divertido—. Respondió con una risa contagiosa.
—Esta bien, déjame preparar el bolso— sonreí mientras metía las cosas necesarias en un bolso de cuero.
 
Salimos juntos por la ventana, mientras cruzábamos yendo hacía el bar, pasábamos por las calles que estaban iluminadas por las luces de cada farol. No me preocupaba por Joan que seguramente me buscaba para solucionar cuentas o problemas, solo para eso. Quería despejar mi mente un tiempo, recordar y reflexionar, papá siempre me dijo “Si alguna vez estás en x ciudad, mejor será que te portes bien, mejor que no hagas apuestas, allí, mejor que no armes bronca, o el sheriff te cogerá. Y sus muchachos te humillarán. Y cuando quieras darte cuenta, bonita, vas camino a la cárcel” era obviamente parte de una canción pero iba perfecta para el humor de mi papá, una pequeña sonrisa formaron mis labios al recordarlo, mejor será que te portes bien Lea.


Capítulo siete.
Don't waste your time on me you're already the voice inside my head. 

Cuando llegué a casa, lo único que quería hacer era descansar, obviamente mi cuerpo estaba agotado al igual que mi cabeza y yo misma. Solo quería estar sin gente, sola, ya era tiempo de descansar, tiempo para mi. Dejé mi bolso sobre la mesita de luz cerca de una foto, dios.. esa foto, la foto de mi ex novio. ¿Nombre? Dan Atwood, puede que el aya sido un gran idiota, pero aún así él era perfecto. ¿Dónde esta él? En un lugar mejor, seguramente. Bajé el cuadro, aunque lo ame, no quería verlo, nunca había sentido algo así por una persona, él era lo más especial para mi, gracias a él seguía con mis pies sobre la tierra, merecía muchas cosas, tan joven y no las obtuvo. Mis pensamientos desaparecieron gracias a un golpe seco a la puerta, Joan y Colton..


—¡Señorita! ¡Ábranos la puerta de inmediato!—la irritable voz de Joan habló por detrás de la puerta.
—Oye con más cuidado, debemos ser más amables para que nos responda..—Aún así se escuchaban los casi sollozos de Colton hablando con Joan.
—Aunque no quiera abrirles, aun así lo hago, pasen.—Me limite a decir mientras les aguardaba el paso.
—Bien, sabes perfectamente porque estamos aquí, ahora habla, ¿con quién te fuiste?—
—¿Por qué te diría si ya sé muy bien lo que podrían hacer?—
—¿Te cuesta entenderlo verdad? A nosotros nos tratas con respeto ¿ok? Soy tu representante y él tu compañero, ahora, anda, ¿con quién?—Le fulminé con una mirada mientras me quedaba en silencio, no quiera decirles.—¡Habla! Fue con el flacuchento de cabello oscuro ¿verdad?
—No te importa.
—Vamos Lea, dime por lo menos a mi.
—¿Por qué a ti Colton? Ignorante.
—Dime, ¿o quieres que le haga lo mismo a tu noviesito? ¿cómo era su nombre?—me miró sonriendo y luego miró a Joan, ella sabía la respuesta.
—Dan Atwood,  el idiota de cabellera rubia, ¿con quién te abra cambiado? ¿Y si le pasa algo a tu amigo como lo que le pasó a dan? ¿Lo recuerdas?
—¡¿Cómo no olvidarle si él esta muerto?!—las lagrimas comenzaron a bajar, la sala quedo muda, ningún ruido acompañaba la noche. Colton bajó la mirada, tal vez se sentía arrepentido de lo que dijo, pero Joan solo recogió su bolso luego de haberlo dejado en la silla y acomodarse contra la pared.
—Bien, Colton, hoy te quedas con ella, mañana va a  ser un largo día.—Largó un suspiro mientras se iba de la casa dejándonos a mi y a Colton solos, yo me percaté de decir algo, solo me senté en la cama mientras que él posaba su mirada en mi.


-SEMI HOT.-

Pasaron, posiblemente dos horas de un incomodo silencio y la tensión se sentía, comencé a caminar por toda la casa, estaba nerviosa. Colton reposó su cuerpo en la cama como si estuviese en su propia casa mientras observaba como jugaba con mis dedos, mi pelo y corría en círculos por toda la casa. Prendí el televisor, lo apagué, fui a la cocina, salí de ahí, no tenía ni idea de que hacer para acabar mis nervios y poder iniciar una conversación con Colton, la incomodidad no me gustaba para nada.
—¿Sabes que así podrías romper el piso?—preguntó sin ningún problema, gracias, gracias por cortar el silencio.
—¿Em-em? ¿Qué?—tartamudeé, tratando de no confundir la situación.
—Nada—soltó una pequeña risa para luego acercase a mi—Y dime ¿yo fui quién te ayudó a olvidar a ese?—sonreía él idiota.
—Yo-yo nunca lo olvidé, ahora si puedes, suelta mi cadera.—
—¿Por qué? ¿Es ilegal?—dijo y así comenzó a depositar besos en mi cuello, puedo jurar que le grite ciertas cosas cuales no me gustaría repetir, sus manos acariciaban todo mi cuerpo y las mías trataban de alejarlas, alejarlo a él. No lo quería en mi, lo odiaba, pero su fuerza era más superior a la mía, si es que se le puede decir fuerza a lo que tengo de pequeños brazos.  


“I wanna protect you” 

___________________________________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
La infelicidad no tiene medida hasta que te topas con alguien feliz. Ahí sí, con ese referente podes saber cuan feliz eres. —[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar


Ver perfil de usuario http://franceslennon.tumblr.com/
---
---

Volver arriba Ir abajo

Re: Somewhere after the death |n.c | ¡Resultados!

Mensaje por Pevensie el Vie 07 Feb 2014, 7:29 pm

Wii, ya te dejo la ficha

I wanna protect you


Última edición por Drama♥Queen el Vie 07 Feb 2014, 7:41 pm, editado 1 vez
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Somewhere after the death |n.c | ¡Resultados!

Mensaje por Pevensie el Vie 07 Feb 2014, 7:40 pm

Alice Wood


>Nombre del personaje femenino: Alice Elizabeth Wood
>Representante: Alyson Stoner
>Causa de muerte: Murió al salvar a otra persona
>Chico: Freddie Highmore
>Escrito de tu autoría {en spoiler o link}
"Cabaret" Primer Cap:
Harry entró en “Holly Days”, el mejor Cabaret de Lima, Oshio. Necesitaba algo para relajarse, y que mejor idea que ver bailar a hermosas mujeres con diminutos trajes. Todos los hombres amaban a las bailarinas de aquel lugar, eran muy fáciles y curvilíneas. No había hombre en esa ciudad que no hubiera ido a cometer algún pecadillo con una de esas mujerzuelas. Casados, mayores, de todas las edades. No perdían la oportunidad de tener una alegría después del trabajo. Según lo que había hablado con Jeff, su mejor amigo, parecía que esta noche se presentaría una nueva bailarina. Según los comentarios del pueblo, era asquerosamente bella. Ninguna de las bailarinas podía competir con ella.


- ¿Qué hay de nuevo, Harry?- Preguntó Dallas, el dueño del lugar.
- Lo mismo de siempre, el mismo trabajo aburrido. – Contestó. Pidió una bebida al barman y se sentó en una mesa cercana al escenario. Dallas arrimó una silla y se le unió.
- Tengo la solución a tus problemas. – Palmeó su hombro y agarró las bebidas que el chico les ofrecía.
- ¿Ah, si? ¿Mandarás a Ally para complacerme? – Interesado, dio un sorbo a su bebida. Una cerveza negra antes de empezar el show cambiaba su estado de ánimo.


al ritmo de la música de Britney Spears. Harry comenzó a prestarle más y más atención a la bailarina. Nunca la había visto por allí, pero algo le resultaba familiar en ella. Terminó su baile sensual con una abertura


- Nada de eso, amigo. Tengo algo mejor. – Volteó su cabeza para mirar al escenario. Sonrió y se dirigió al rizado. – Tu sorpresa llegará en unos segundos, espera la música. Te traeré algo más fuerte, lo necesitarás.
- Como tú digas, Dallas. – Confundido miró al escenario. “¿Qué me habrá querido decir?” se preguntaba una y otra vez hasta que un sonido llamó su atención. Sacudió su cabeza y volteó hacia el escenario mientras una castaña vestida de colegiala comenzaba a bailar. Movía sus caderas
de piernas lenta pero exquisita. Todo el público se alzó en aplausos, chiflidos y palabras obscenas.
- Démosle la bienvenida a “Perfect Bitch”, nuestra nueva bailarina. – Dijo Dallas llamando la atención de todo el público. La bailarina hizo una reverencia y corrió detrás del telón.
- ¿Quién es ella? – Preguntó una vez que Jeff se había sentado a su lado. Con una botella en su mano soltó un largo suspiro.
- Es el nuevo espectáculo del lugar, querido amigo, es “Perfect Bitch”. Nadie sabe quién es. - Contestó a su pregunta, tomó un trago de vodka y continúo hablando. – Capaz, no quiere ser reconocida.


de negación. -¡Oh, vamos! Ni que fuera tan bonita.
- Eso no dicen tus pantalones, Jeff – Señaló Harry al bult


- ¿Les ha gustado el show, verdad? – Preguntó Dallas colocando sus manos en los hombros de aquellos muchachos.
- Nos ha encantado, ¿no es cierto, Harry? – Miraba divertido a su amigo. Jamás lo había visto babeando por una bailarina. No podía negarse la belleza de esa mujer, lo había dejado con algo muy duro en sus pantalones pero jamás lo admitiría.
- ¿Quién es ella? – Preguntó Harry sin poder dejar de mirar el escenario
- Ella es muy especial, no es como las demás. – Contestó palmeándole el hombro. – Ella sólo es una bailarina
- ¿No podremos tener una noche con ella? – Dallas sacudió la cabeza en gesto
o creado en sus pantalones.
- No soy el único que tiene una erección, ¿has mirado tu pantalón? – Desvió su vista hacia su pantalón, notando que su amigo tenía la razón. Estaba duro, demasiado duro.


decir nada más, Dallas se retiró dejando a los dos amigos preocupados. Quería saber quién era ella y lo conseguiría. Cueste lo que cueste.


- Ninguno se acostará con ella, ¿entendido? Si me llego a enterar de que alguno le ha puesto las manos encima… - No hacía falta aclarar nada, los dos sabían que morirían si no acataban sus órdenes. Si
n
__________________________________

Caminaba hacia su casa, no podía sacarse a esa mujer de su cabeza. Su baile había sido el más sensual que había visto en su vida. Cada vez que recordaba sus movimientos un suave escalofrío recorría su espalda. Necesitaba dormir, quería pensar cómo conseguiría saber quién era esa chica.




Colocó su abrigo en el perchero y saludó a Sam, su perro. Mañana debería ir a buscar a Emily, su hija. Necesitaba una ducha de agua caliente para relajar sus músculos. Últimamente estaba muy tenso. Los problemas del divorcio y la tenencia de su hija lo mantenían la mayoría del tiempo ocupado y malhumorado. Se metió en su cama y comenzó a pensar, no podía sacarse de la cabeza aquellas imágenes. Quería mantener sus ojos abiertos pero era tanto el agotamiento físico que no pudo luchar por mantenerse despierto. Se dejó envolver en los brazos de Morfeo. Mañana, sería un día difícil.
Caap:
“Heather, no! – Gritó Marie, mi madre, mientras sentía cómo mis manos apretaban el gatillo”
Me desperté luego de una horrible pesadilla. Cada mañana comenzaba con aquella sensación de miedo y angustia que había sentido ese día, el recuerdo siempre volvía y mis ganas de llorar aumentaban. Jamás había querido matarlo, pero había sido un accidente. ¿Quién iba a pensar que una persona podría caminar justo hacia la bala? ¿Por qué debía pasar justo por ahí?
Me levanté de la cama y caminé hacia el tocador. Mi cara, como siempre, pálida y ojerosa. Jamás había tenido color en las mejillas y había nacido prácticamente con bolsas bajo mis ojos. Caminé hacia el baño y me di una larga ducha fría. En mi mente, se repetían los gritos mientras mis sollozos se habían audibles.
“- Asesina, lo has matado – Gritaba mi llorosa madre”
Salí de la ducha, más nerviosa que antes. Era mi primer día en la nueva ciudad, y no sabía cómo me recibiría la gente. ¿Se enterarían alguna vez de que tienen como vecina a una asesina? No, pero yo no era considerada una joven peligrosa ¿o sí?
De repente, escuché una voz que me hizo sonreír. La voz que me había salvado en varias ocasiones y que iluminaba mis mañanas más oscuras.
- Heather, ¿dónde estás? – Escuché como Harry cerraba la puerta y dejaba unas bolsas en el recibidor.
- En el cuarto. – Dije, mientras comenzaba a vestirme. Escuché como la puerta se abría y unos brazos fornidos me abrazaban. Era él, lo sabía. – No te había escuchado salir, pensé que te vería al despertar.
- Lo siento, ángel. Salí a comprar donuts para el desayuno, quería que me acompañaras pero te veías tan linda durmiendo que no quise molestarte. – Depositó un suave beso en mi cuello y me di vuelta, abrazándolo más fuerte. Sus brazos se tensaron al sentir mi desesperado apretón. - ¿Has vuelto a tener otra pesadilla, Heather?
- Sí, pero es siempre la misma. – Comenté, me solté de sus brazos y me dirigí hacia la cocina. Jamás le había contado mis pesadillas, pero él ya sabía cuáles eran mis recuerdos. Harry había estado presente, él había visto todo.
- No me esquives, sabes que debemos hablar de eso. – Sentí sus pasos caminando detrás de mí, me estaba siguiendo y lo sabía pero yo no necesitaba hablar del tema. Yo necesitaba que me haga olvidar todo y me diga que las cosas irían bien. –Sé que no quieres hablar, pero algún día debemos dejarlo ir.
- No puedo dejarlo ir, Harry. Soy prófuga de la justicia y eso no lo olvidará la policía. Si me encuentran, iré presa y tú lo sabes. Así que no me pidas que me olvide de mi problema porque no pasará. Y lo sabes. – Sabía que no debía gritarle ni ponerme nerviosa, pero me molestaba mucho que siempre me dijera que debía olvidarlo. ¿Cómo puedo olvidar algo de lo que me arrepiento? ¿Cómo puedo olvidar su sonrisa, antes de morir? ¿Cómo puedo olvidar los gritos desgarradores de mi madre? ¿Cómo puedo olvidarme de haber asesinado a mi hermano? – Para ti, todo es fácil. Steve no era tu hermano, era el mío y jamás podré olvidarme de él.
- No era mi hermano, pero lo quería como tal. – Estaba provocando su ira, y lo sabía. Agarró mis muñecas y me empujó contra la pared. Esto iba a terminar mal, podía presentirlo. - ¿Crees que no me arrepiento de haberte dado ese arma? La culpa es tanto tuya como mía, y no puedes cambiarlo. Algún día debes dejarlo ir, aunque sea doloroso.
- Tú me diste el arma, pero yo apreté el gatillo. Es mi culpa, mi problema. – Comenté mientras luchaba por soltarme, me estaba empezando a cansar de estas discusiones matinales. – Ahora suéltame, ya me estoy cansando.
- No te soltaré hasta que entiendas, y lo harás por las buenas o por las malas. Tú elijes, ángel – Dijo mientras me colocaba un mechón de pelo detrás de la oreja.
- Tú debes entender que es difícil y siempre lo será. Tú no sabes lo que es escuchar a tus padres gritándote “basura”, ya no me reconocen como su hija. Ahora sólo soy una fulana que mató a su hijo, sólo eso.
- Ángel, no llores. - Me estrechó entre sus brazos, donde me sentía protegida. Harry era la única persona que me hacía sentir segura con sólo abrazarme. Comencé a sollozar mientras escuchaba su voz diciéndome que todo estaría bien.
- Gracias – Comenté mientras me secaba las lágrimas y me separaba de la seguridad de sus brazos. Antes de irme, agarró mi brazo y me di vuelta para encontrarme con sus dulces labios sobre los míos. - ¿Prometes que todo estará bien?
- Te lo prometo, ángel. – Volvimos a juntar nuestros labios, haciendo que el momento sea agradable y re confortable.
                                           ___________________________________________
Ángel, cada vez que me llamaba así mi corazón se aceleraba. Era un apodo que me había puesto en la secundaria, cuando nos conocimos. Ese día había sido mágico, había sentido la chispa desde el primer momento en que lo había visto. Era mi mejor amigo y nada cambiara eso, ni mis sentimientos.
                                         _____________________________________

Debía conseguir trabajo, pero prefería esperar a que la tormenta cesara. Me miré al espejo por última vez, y salí. Harry me esperaba sentado en el sillón blanco del living, mientras miraba su reloj. Caminé hacia su lado y me senté.
- Hoy, conocerás a unos amigos. – Me miró a los ojos y agarró mi mano, dándome seguridad.
- No estoy muy segura de esto, Harry. – Le dije mientras comenzábamos a pararnos. Él quería que tuviera nuevos amigos, pero yo no estaba segura de compartir el mismo deseo.
- Tranquila, les caerás bien. – Depositó un pequeño y dulce beso en la comisura derecha de mis labios, él confiaba en mí y yo confiaba en él.


Obviamente, hay muchas más fotos en los que salen favorecidos pero eran las únicas que coincidían con el tamaño. Me gustó la trama y espero quedar. Por cierto, me llamo Mar
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Somewhere after the death |n.c | ¡Resultados!

Mensaje por Invitado el Vie 07 Feb 2014, 8:54 pm

Gene, somos hermanas, bc somos la hijas perdidas de Becca :meh: No digas eso linda. Yo solo audicione por que me encantaba la idea y no la podía dejar pasar. No te tires abajo bby. ¿Quien dice? A lo mejor podamos volver a estar en otra NC juntas.
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Somewhere after the death |n.c | ¡Resultados!

Mensaje por Grace. el Vie 07 Feb 2014, 10:10 pm

belen0311 escribió:
Toothiana escribió:
Sara Stilinski.


>Nombre del personaje femenino: Sara Jane Stilinski.
>Representante: Leighton Meester.
>Causa de muerte: Asesina.
>Chico: Tyler Hoechlin.
>Escrito de tu autoría:
Doctor Who:


CAPITULO DOS ½

Edward Bloom


Emily se había dormido en la parte de atrás, encima de las maletas. Cinco años en Nueva York y con el cambio de horario, aun recordaba que cuando llegamos a Nueva York ella aun no se acostumbraba al cambio de horario, ahora que hemos vuelto le costara mas.
Detuve el auto cuando ya habíamos llegado, sacudí a Emily y se despertó.
- Ya llegamos?
- Si, la reja esta abierta, toma tus cosas y visitemos esa mansión.
Ella sonrió, tomo las cámaras y salimos del Jeep, entramos al terreno, tome mi cámara y fotografié la casa, mi hermana ya estaba corriendo para entrar, la seguí.
- Donde nos hospedaremos?- pregunto mientras entraba.
- Rente una casa no muy lejos de aquí, por la fotografía que había en Internet es una casa bastante bonita.
Ella sonrió.
- Papá estará emocionado cuando nos vea y cuando sepa que ahora trabajaremos aquí.
- Eche de menos Londres.
- Yo también.
Encendí las linternas, Emy encendió la suya, se fue a un cuarto y la seguí.
- Mira el patio, no es asombroso.
Mire la pared y vi que algo había sido escrito detrás del pintado.
- Em, mira.
Ella lo miro confundida y se acerco.
- No parpadees, parpadea y morirás, no les de la espalda, no le quites la mirada y no parpadees...
- Y buena suerte Sally Sparrow.
- Del Doctor en...
- Veo un uno y un nueve...
Le tome una foto y fuimos a la planta de arriba.
- Esto es extraño- murmuro mi hermana.
- Mas extraño de lo de Beacon Hills.
- Mas extraño que esos tipos de la Chevrolte Impala negro?
- Eso si que eran extraños, pero tenían un bonito auto.
- Eso es verdad.
- Bien, si ahora trabajaremos para una revista de eventos paranormales, debemos acostumbrarnos mas a esto.
- Cuando nos enviaron a Beacon Hills por una plana de los lugares que han tenido mas ataques de animales.
- El comisario era agradable pero su hijo era...
- Extraño.
- Lindo, me sorprendió el nivel de ataques que hubo.
- Gracias a nosotros no habrá mucho turismo en ese lugar.
- Vamos, los dejamos en tercer lugar.
- Pero debieron estar en...
Emily se paro en seco y choque con su espalda, contuvo un gemido de asombro y siguió caminando.
- Mira una estatua.
Había una estatua de una mujer cubriendose el rostro.
- Es un Ángel que llora.
- No parece estar llorando, mas bien parece ocultarse.
Emily la miraba detenidamente, puso una mano bajo las manos que ocultaban el rostro de la mujer.
- Es bellísima, Edward toma una foto.
Hice caso al pedido, y como si el momento pasara en cámara lenta al tomar la foto, el flash nos cegó a ambos y presencie como la estatua tomaba la muñeca de mi hermana.
- Listo?- pregunto Emily con una sonrisa, pero yo no respondía- Que pasa?- se volteo al Ángel y quedo igual de pasmada que yo, el Ángel le sonreía.
- Emily, quedare quieta.- busque algo con que golpear el brazo del Ángel.
- Ed, que diablos es esto? Acaso es una broma?
Estaba igual de asustada que yo, tome un fiero que encontré en otra de las habitaciones, cuando regrese con ella, el Ángel ya la había tomado de las dos muñecas.
- Que ha pasado?!- dije alarmado.
- Yo que quieres que sepa, cerré los ojos por un momento y ya había tomado mi muñeca- mire a la estatua confundido- Edward, podrías ayudarme en vez de mirar a la estatua.
Ambos no entendíamos lo que pasaba, golpe los brazos del Ángel hasta haberlos echo pedazos, mientras parpadeaba notaba como me empezaba a mirar y abría la boca enojada y esa cosa tenia colmillos. Cuando libere a Emily la tome de la mano y empezamos a bajar las escaleras, mirábamos a la estatua sobre nuestros hombros, se movía intentando perseguirnos y se movía rápido, al llegar a la puerta solo nos encontramos con un hombre de cabello castaño, con un gran mentón quien tenia una clase de juguete extraño con el que revisaba la puerta, levanto le vista hacia nosotros y nos sonrió.
- Hola, vengo por las fotos.


CAPITULO Dos 2/2


Emily Bloom.



De repente estábamos siguiendo al hombre que habíamos encontrado en la entrada quien ahora examinaba a la estatua con su juguete.
- Quien es usted?- pregunte intentando calmarme.
- Soy el Doctor- respondió sin mucho interés.
- Doctor que?- pregunto mi hermano sentandose en las escaleras.
- Solo Doctor.
- Y tienes un titulo como para llamarte Doctor- pregunte sin dejar de mirar al Ángel el me había dicho que dejara de mirarla y que no parpadeara,
- No exactamente.
El nos había explicado que había llegado a destruir al Ángel porque iba a liberar a sus hermanas quienes estaban en el sótano y que irían tras el si no lo detenían a tiempo.
- Ahora yo  puedo preguntar quienes son ustedes y que hacían aquí?
- Oh! Lo siento, me llamo Emily Bloom y el es mi hermano Edward Bloom, estábamos fotografiando esta casa, porque nos habían dicho que estaba embrujada y todo eso.
- Mi hermana y yo trabajos en una revista de eventos paranormales y nos mandaron a tomar fotos.
- Acabamos de regresar de Nueva York, antes trabajamos para la revista Times pero decidimos volver a casa.
- Oh! En serio y porque han decidió volver?
- Por nuestro padre.
- Porque nos hartamos de la gran ciudad.
Ed y yo respondimos al mismo tiempo, hubo un silencio incomodo y solo se escuchaba el juguete del Doctor zumbar.
- Y bien, que es esa estatua?
- Es un Angel Lloroso, se alimenta del tiempo de las personas y de las paradojas, es raro que no te hayan mandado a otra época.
- A mi?- pregunte.
- Yep, también te hubiera roto el cuello.
- Eso es tranquilizados sabes.- dije con sarcasmo- Entonces "Doctor" usted escribió ese mensaje para Sally Sparrow?
- Yep.
- Ah ella también la salvo o murió?- pregunto Edward.
- Ella sigue viva y ella me salvo.
Dejo se apuntar al Ángel con su juguete.
- Y que es esa cosa? Es algo paranormal o un espíritu?- pregunto mi hermano.
- Si y no.
- Y eres una clase de cazador de lo paranormal?
- Si, extermino espíritus malos y todo eso.
Mentía, yo lo sabia. Pero quien fuera aquel hombre nos estaba ayudando.
- Ya puedo parpadear? Porque me duelen los ojos y ya no puedo aguantar mas.
- Bueno, necesitamos eliminaron, pero no tenemos con que eliminarlo...- el hombre dejo de hablar.
- Que pasa?- pregunto mi hermano.
La linterna que tenia mi hermano para apuntar al Ángel empezaron a fallar y tenia la linterna en el rostro del Ángel, cuando la mía empezó a fallar, el Ángel empezó a mover el rostro. Como si quisiera comerse mi rostro.
- Edward hay un Angel lloroso detrás de ti.
Escuche los chirridos de la madera de las escaleras, sentí la
mano de mi hermano y empezamos a subir las escaleras, mire hacia atrás y vi a dos Ángeles detrás de nosotros y mientras mas parpadeaba la linterna mas se acercaban mas.
- Ha esta habitación- dijo el Doctor y entramos a la habitación.
Edward tomo una silla y la atranco en la puerta, El Doctor se acerco a mi, su rostro mostraba preocupación y parecía como si hubiese visto un fantasma.
- Que pasa? Acaso me estoy volviendo uno de ellos?- mire sobre mi asegurandome de que no había nada detrás, pero seguía mirandome. Toque mi rostro pero nada.
- Que pasa?!
La puerta empezó a se golpeada y Edward estaba reteniendo la puerta, corrí hacia a el ayudandolo.
- Doctor, que hacemos?- grite.
Pero el seguía mirando la nada y me miraba confundido.
- Maldición, vamos a morir.
Tome una tabla, la puse en mi pecho y cerré los ojos.
- Abran la puerta- murmuro el Doctor.
- Que?!- exclamo mi hermano confundido.
- Que abramos la puerta- repetí
- Lo se, pero acaso esta loco? Si dejamos entrar esas cosas, moriremos.
El Doctor se acerco a la puerta, otra vez la examino con su juguete.
- Doctor, no es el momento de examinar la puerta con su juguete.
- Oh Emily! Esto no es un juguete, es un destornillador sonico- dijo con una sonrisa de psicópata que podría asustar a alguien pero a mi relajo. Su destornillador dejo de zumbar y se abrió como un huevo- Es caoba!!!
Edward me miro como si no pudiera creer en que situación nos habíamos metido. El Doctor se acerco a nosotros y puso sus manos en nuestros hombros.
- Tengo un plan, pero necesito que tan bien corren?
- Nos encanta correr- respondí con una sonrisa y la puerta se empezaba a romper.
- Fantástico! Bien, cuando abran la puerta, ustedes saldrán corriendo lo mas rápido posible, la puerta se cerrara y no importa lo que suceda, ustedes se irán lo mas lejos posible, entendido?
- No te dejaremos aquí- dijo Edward.
- Tienen que hacerlo- dijo separandose de nosotros.
- No, que tal si esas cosas te matan?- pregunte enojada.
El Doctor se revolvió el cabello y camino de un lado a otro de la habitación.
- No vamos a arriesgarnos.
- Necesitamos otro plan, un plan en el que todos salgamos vivos.
El Doctor tomo si destornillador y se lo dio a Edward, lo mire el hombre se nos volvió a acercar.
- Nuevo plan, ustedes saldrán corriendo y cuando vean que los Ángeles han entrado, ustedes apuntaran a la puerta y apretaran el botón y se irán hasta volver a casa.
- Es peor que el anterior.
- Les eh dejado mi destornillador, es la cosa mas preciada que tengo, les aseguro de que saldré vivo de aquí y volveré por el. Solo confíen en mi. Volveré.
Edward y yo nos miramos, asentimos, El Doctor retrocedió y se quito su saco.
- No parpadees, parpadea y morirás, no les de la espalda, no le quites la mirada y no parpadees...- asintió, quitamos la silla y nos hicimos a un lado, la puerta se abrió y los Ángeles entraron, Edward y yo salimos corriendo y utilizamos el destornillador y la puerta se cerro- Y buena suerte Edward y Emily Bloom.

                         

       ******


- Ya terminaste?- grito Edward desde arriba.
Golpe la ultima cabeza de Ángel que había en el sótano, el fierro que tenia ya se estaba deformando.
- Termine y tu?
Edward bajo y sonrió.
- Ya, quieres comer algo?
Subimos, saque el destornillador de la chaqueta y mi teléfono sonó.
- Hola papá.
- Hola Emily, como están?
- Bien, acabamos de terminar de trabajar.
- Excelente, solo quería llamarles porque tal vez no vuelva esta noche, hay un problema en el departamento y parece ser algo muy grave.
- Esta bien, nosotros seguiremos aquí.
- Bien, pasame a Edward.
- Adiós papá- antes de pasarle
- Le eh dicho que estamos trabajando.- le dije a Ed antes de darle el celular.
- Esta bien- le di el celular, el se sentó en las escaleras y yo salí a tomar aire.
Ya habían pasado dos semanas desde que vimos al Doctor, regresamos tres días después, nuestro padre no nos creyó lo de los Ángeles Llorosos y no envió a ninguna oráculos a revisa a pesar de que le dijimos que seguramente había muerto el hombre que nos ayudo, no fue un reencuentro feliz pero éramos presas del pánico, en esos tres días intentábamos tomar un decisión de volver o no, volvimos al cuarto día a ver si había un cuerpo, pero solo encontramos su saco y a los dos Ángeles mirándose, los demás días renunciamos y conseguimos un empleo horrible, pero ya era algo. Los de la revista quedaron confundidos, debido a que no habíamos durado nada trabajando hay, hoy es nuestro día libre y como siempre al terminar de trabajar o en nuestros días libres esperamos al Doctor, hoy hemos decidido matar a los Ángeles que había en la casa. Pulse el botón del destornillador y la luz verde se encendió con el zumbido. Edward se puso a mi lado y el seguí hablando con papá. Escuche un chillido del otro lado, como el motor de un auto descompuesto o como cuando el auto no quiere arrancar, ni se que clase de sonido era; pero venia afuera de la mansión. Edward y no nos miramos, salimos corriendo hacia el cancel de la mansión.
- Deben de estar robándonos el Jeep- dije y Edward salimos.
Nuestro Jeep seguía hay, no había nadie pero vimos una cabina de policía azul, me acerque y Edward seguía hablando con papá y le contaba lo que estaba pasando.
- Ah aparecido una cabina de policía azul...no papá no bromeo...si Emily esta conmigo...esta bien.
Me paso el teléfono.
- Hola otra vez papá.
- Que apareció una cabina telefónica de la nada?
- Sip, pensábamos que nos robarían el Jeep pero hemos ido a revisar y no había nadie, solo la cabina de policía que acaba de aparecer.
- Acaso están consumiendo algún tipo de droga?
- Oh! Claro papá, estoy consumiendo una mezcla de metanfetamina y crack, quieres probarlo porque puedo conseguir montones de estos, tal vez cuando llegues podamos probarlo todos.
- No utilices tu sarcasmo conmigo jovencita.
Escuche como papá me hacia miles de preguntas, de repente la cabina se abrió y una chica rubia salió.
- No puedo ir a casa por ropa limpia sin que tu me dejes, te pierdas y termines perdiendo tus juguetes.- la chica se dio cuenta de nuestra presencia y se paro en seco.
- Yo no me fui, fue la Tardis ella me llevo a este lugar, debe de haber algún fallo en el sistema, tal vez se deba a que comiste encima del comando y no es un juguete, es un destornillador sonico por ultima vez Scarlet...- un hombre salió de la cabina y lo reconocí en seguida.
- Doctor?- dijimos Edward y yo.
- Emily, sigues hay?
La chica empezó a hablarle al Doctor en voz baja y recordé que seguía hablando con papá.
- Oh! Lo siento papá, pero tengo que colgar.
- Que?!
- Lo siento, te amo.
Colgué y la chica de nombre Scarlet dejo de hablar en cuanto se dio cuenta de que colgué. El Doctor se acerco a nosotros y nos sonrió.
- Los hermanos Bloom me esperaron- dijo con una sonrisa de que no lo podía creer, movía las manos y veía sobre su hombro a la rubia con una sonrisa de psicópata.
- Por dos semanas para ser exactos- dijo Edward.
Se le borro la sonrisa al Doctor al escuchar eso, miro a mi hermano de hito a hito y me miro igual, pero cuando violáis tenia su saco quedo confundido.
- Oh! Lo siento, lo tome sin permiso- me empece a quitar el saco, pero antes saque el destornillador- Aquí esta- dije con una sonrisa.
El tomo sus cosas y nos miro, otra vez miro a la chica y ella solo se encogió de hombros.
- Oh! Por cierto, destruimos a los Ángeles.- dije como si no fuera la gran cosa.
- Los han destruido?! Como?!- dijo sorprendido.
- Fue fácil, tomamos unos fieros, tubos y bats de fierro y los empezamos a despedazar.- dijo Edward.
Nos miro otra vez, miraba otra vez a la chica y nos volvía a mirar.
- Podrías dejar de hacer eso- dijo mi hermano como si me hubiera leído la mente. Suspire y empece a retroceder.
- Bien, parece que eso es todo, solo queríamos asegurarnos de que volverías para devolverte tus cosas y darte las gracias... Gracias Doctor..
- Gracias Doctor, seguramente hubiéramos perdido nuestras vidas sin usted- dijo Edward y le dio un apretón al hombre y yo lo abrace.
- No hay de que- dijo desconcertado.
Edward y yo nos miramos, estábamos a punto de volver a la mansión a recoger nuestras cosas cuando el Doctor nos grito:
- Hey chicos, no quieren mi cabina por dentro?- dijo con una sonrisa.
Nos encogimos de hombros, fuimos detrás de la chica y del Doctor, cuando entramos a la cabina, no era lo que me iba a esperar. Mi hermano y yo nos quedamos pasmados, era mucho mas grande por dentro, era como sacado de una serie de Ciencia Ficción.
- Esto es imposible- solo pudo decir mi hermano antes de salir de la cabina.
Yo solo miraba boquiabierta el lugar, empece a reír sorprendida. Mire al Doctor quien estaba sonriéndome, mire la puertas y solo vi a la chica Scarlet explicándole a mi hermano como era posible y mi hermano seguía fascinado.
- Sorprendente, no?
Me apoyo en lo que parecía ser un comando futurista.
- Sip, pero yo no diría sorprendente, ni asombroso.
Mire el techo, no podía creer en el lugar en el que estaba.
- Así que no eres un cazador de lo supernatural?
El hizo una expresión graciosa, mientras lo pensaba.
- No, pero salvo al mundo de cosas peores.
Reí y empece a morderme las uñas.
- Les han creído en la revista lo que paso?- pregunto el Doctor poniéndose el saco.
Solte una risita.
- Nop, porque jamas se los dijimos, renunciamos tres días después. Le dijimos a la policía lo que paso, pero no nos creyeron. Pero ahora estamos bastante bien, ya tenemos otro empleo.
- Oh! En serio? Y que es?
- Fotografía aun, esta vez tomamos fotos para fiestas y todo eso, es una basura, pero mientras tenga una cámara con la cual trabajar- chasque la lengua y reí.
- Que te gustaría fotografía?
Lo mire, el solo me sonreí y notaba algo en esa sonrisa.
- No lo se, cuando tenia 17 quería tomar fotos del espacio, ver las estrellas y nuevos mundos, porque a pesar de lo oscuro y misterioso que puede ser haya fuera, hay mundos nuevos y fantásticos, cosas geniales y asombrosas que uno quiere ver con sus propios ojos y hacerlos perdurar en un fotografía, y revivir ese momento cada vez que lo veas.- lo mire y reí- No se porque le estoy contando esto a un nombre que apenas acabo de conocer.
Me aleje del comando.
- Podrías conocerme mejor si nos acompañaras.
- Acompañarte a donde?
- No lo se, a donde tu quieras. Cualquier parte del mundo y el
Universo que tu quisieras ir. Ir a nuevos mundos y ver cosas asombrosas.
Lo mire confundida, debía estar chiflado por lo que me decía pero yo debía ser idiota si no le creía, estaba en un cabina que era mucho mas grande por dentro de lo que aparentaba.
- En serio?
- La Tardis puede ir a donde quieras.
- La Tardís?
- Si, se podía decir que es mi nave espacial.
Sonreí y mire mi teléfono, escuche a Edward reír.
- No puedo dejarlo.
- Edward podría venir.-dijo encogiéndose de hombros.
- No me refiero a Edward, el siempre estará a mi lado, e refiero a mi padre, es el jefe de policía, si desaparecemos un día se vuelve loco, y nosotros somos lo único que le queda.
El se acerco a mi y lo mire.
- Es tu decisión, puedes quedarte o venir conmigo y con Scarlet. Solo te digo que esto es una cabina telefónica que viaja atreves del espacio y del tiempo.
- Esto viaja en el tiempo?
- Si- otra vez su sonrisa de psicópata.
Sonreí, salí de la cabina y vi a Scarlet y a mi hermano reír, tome a Edward y lo arrastre. Le explique todo lo que me había dicho el Doctor, el como siempre me interrumpía pero siempre terminaba de contar.
- Entonces que? Vienes?- dije con una sonrisa.
El solo miraba el suelo y lo pateaba, tenia sus manos en sus bolsillos, eso significaba que no estaba seguro.
- Oh! Ya entendí.
Empece a morder mis uñas, pero Edward tomo mi mano.
- No lo hagas.
- Esta bien, no iré.
El río y me revolvió el cabello.
- No tonta, me refiero a las uñas, yo quiero que vayas.
- Pero papá y tu?
- Nosotros estaremos bien, ve con ellos y vívelo- me sonrió y me apretó la mano- Pero promete regresar.
Lo abrace.
- Esta bien- empece a llorar pero no sabia si era de angustia o alegría- Y tu renuncia a ese empleo, yo se que tu quieres algo mas.
Asintió, me puse de puntillas y le revolví el cabello.
- Le diré a papá que te quedaras con unas personas durante un tiempo.
- Bien, volveré pronto.
Saque mi cámara del Jeep y le sonreí, lo volví a abrazar y le bese la mejilla.
- Nos vemos.
- Nos vemos.
Me acerque al Doctor y a Scarlet, sonriendoles.
- Que tanto te gusta correr?- me pregunto la rubia.
- Me encanta.
El Doctor y Scarlet entraron y le tome una foto a mi hermano antes de entrar, su mano izquierda se despedía de mi, mientras que la derecha tomaba una fotografía.

New Rebelion:

Capítulo "002"
Día de la Cosecha.[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


Hazel odiaba ir al campus de entrenamiento, desde que el Capitolio había recobrado el poder y de volver a hacer "Los juegos del hambre". El Distrito 1 había vuelto a abrir campus de entrenamiento donde antes se utilizaba para convocar a la gente o hacer festivales. Pero ahora tendrían que buscar otro lugar para convocar a la gente y de los festivales ya no habría, porque se había vuelto una pesadilla.
Hazel miro a los demás jóvenes, era hora de que su Distrito dejara en claro que siempre serian los mejores.
- Algunos no dejan de ser arrogantes.-se dijo a si misma la pelirroja.
Miro que un entrenador iba hacia ella y en seguida tomo un cuchillo y lo lanzo un muñeco. Falla pero era de esperarse, ella nunca era buena para matar a muñecos a sangre fría y tal vez jamás a una persona.
-Felices juegos del hambre, Hazel querida.- susurro alguien a su oído y en seguida ella se volteo y se puso en modo de defensa. Era normal que de repente un entrenador te atacara por sorpresa y Hazel siempre era el blanco de ellos.
- Hey, tranquila.
Era Rose Tyler, su mejor amiga.
- Por dios Rose, no me asustes. Pensé que eras algún entrenador.
La rubia solo se río y le dio unas palmadas en el espalda.
-Lo siento, pero quería recordaste que hoy "Es el gran día de la Cosecha".
-Me muero de ganas por saber a quien llevaran a la arena.- dijo Hazel con una falsa sonrisa.
-Lo se, David dice que muere de ganas por ser un tributo.
Guardaron silencio por un momento, miraron a los demás chicos quienes seguían convirtiendose en asesinos. En Profesionales.
-David y yo prometimos que si en caso de que el nombre del otro salga, nos ofreceríamos como tributos y así ser compañeros en la arena y quien sabe hacer lo mismo que el panadero y el sinsajo.
-Rose, no hables de ello-dijo Hazel en un tono serio.
Volvió el silencio y Hazel miro el suelo y encontró un listón azul y lo recogió.
-Hazel no juntes cosas del suelo, Snow ya debe de haberlo chupado.
La pelirroja no hizo caso a lo que le dijo su amiga y intento agarrarse el cabello con el.
-Dejame ayudarte, eres un asco con este tipo de cosas.-dijo la rubia.
En cuanto Rose termino, llego David el novio-amigo de Rose.
-Hola David.-saludaron las dos chicas al mismo tiempo.
-Listas para la Cosecha?
-Segura-contesto Rose.
La pelirroja se miro de reojo en un cuchillo que tenia y miro su coleta.
-Como me veo?
La pareja miro de reojo a su amiga y sonrieron
-Luces asombrosa-contesto la rubia.
Hazel volvió a mirarse por el cuchillo.
-No es verdad.
-Oh vamos Waters!-exclamo David.
Los entrenadores hicieron sonar la campana y todos se dirigieron a la salida.
-Allos-y, chicas.-dijo David
-Tienes un plan de refuerzo en caso de que salgas Hazel?-pregunto Rose sacando a Hazel de sus pensamientos.
Ella solo miro el cuchillo y lo tiro.
-No


                                   
******

Hazel miraba a un sinsajo por su ventana mientras que su abuela le recogía el cabello con un listón que había recogido su nieta. La mujer recordaba como cuando arreglo a su hija el primer día de su Cosecha, cuando aun no había levantamiento y solo era miedo. El mismo cabello de su difunta hija, la mujer
intento llorar al pensar en ella. Termino de arreglar el cabello de su nieta.
-Te vez preciosa cariño.
-Gracias abuela, pero aun sigue mojado mi cabello.
-Descuida, pronto se secara.
Amabas salieron de la casa y se encaminaron a la plaza central.
Hazel miro su atuendo, una camisa azul y una falda gris que le llegaba a las rodillas y sus zapatillas blancas, su abuela le decía que su madre utilizo esas ropas el día de la ultima Cosecha, cuando todo cambio y hubo esperanza.
-Mujeres a la izquierda, hombres a la derecha y familiares junto con los demás-gritaba un agente de la paz desde la entrada de la plaza. Antes de entrar las Waters se detuvieron un seco y se miraron. Hazel era mas alta que su abuela, la anciana puso su mano en la mejilla de la chica y Hazel se agacho un poco para que ella se la besara.
-Buena suerte-dijo su abuela a su oído-Nos vemos para comer.
La chica sonrió y abrazo a su abuela.
-Te quiero
-Yo también mi niña.
Hazel vio que otros niños abrazaban a sus madres y padres, a los adolescentes les daban abrazos y palmadas en el hombro y los miraban con sonrisas. Creían que si su nombre salía volverían como ganadores. Hazel se separo de su abuela.
-Adiós
-Adiós
Hazel entro y se fue a registrar, en cuanto llego se turno tomaran su mano y le pincharon el dedo haciendo que ella soltara una queja. La sangre que tenia en el dedo lo pusieron en una casilla de un libro, y revisaron que era Hazel Grace de 17 años.
Fue con las demás chicas y vio a Rose abrazando a David. La rubia se fue corriendo intentando contener las lagrimas y se acerco a la pelirroja en cuanto la vio.
-Hola
-Hola, te vez bonita Rose.
-Gracias, mi madre dijo que cuidara el vestido, es blanco así que se lo dejo a cargo de la persona mas sucia de todas pero un así me dijo que me amaba.
-Crees que salgas?
-No lo se, pero no importa si el sale o yo salgo, los dos estaremos juntos.
Hazel sonrió y todos dirigieron la mirada en Jocasta la escolta del Distrito 1.
-Bienvenidos. Damas y caballeros-la voz de la mujer parecía resonar en cada lugar del Distrito.
Después de unas palabras de lo emocionada que estaba Jocasta, decidió comenzar.
-Primero las damas.
Se acerco a la urna del lado izquierdo metió su mano y dando vuelta su mano adentro de la urna, hundió su mano entre los papeles y cuando saco la mano tres papeles de cayeron quedándose solo con uno. La mujer del Capitolio se acerco al micrófono y abrió el papel.
-Hazel Waters.
La chica agarro su coleta y empezó a jugar con su cabello. Hazel miro a Rose, quien la miraba asustada y antes de que ella abriera la boca, Hazel tomo su mano y le sonrió.
-No lo hagas, ni se te ocurra hacerlo.
-Pero...
-Descuida, este es mi plan.- dijo y le sonrió-estaré bien.
Rose miro a su amiga y la abrazo.
-Hazel Waters, ven aquí cariño.-dijo la voz de Jocasta.
La pelirroja se separo de su amiga y camino hacia el escenario.
Miro a su abuela que estaba llorando y una mujer intentaba calmarla.
-Ahora los varones.
Hazel solo miraba a Rose, a su abuela y a David. Las únicas personas que les importaba.
-Finn Harries- anuncio Jocasta.
Hazel vi como un chico subía al escenario, lo había visto el campus pero jamás había hablado con el. Bueno ella no solía ser una chica muy social.
-Hazel Waters y Finn Harries, nuestros tributos.
Jocasta tomo la mano de los dos y las alzo en el aire.
Hazel no recuerda mucho de la despedida de sus amigos y familiares, ella estaba en un estado de shock, recuerda haberse  despedido de su abuela y abrazarla y hablando con Rose y con David. Pero no recordaba que les había dicho.
-Cuidado con las escaleras querida.
Hazel subió las escaleras del tren y cuando entro miro a su abuela en lagrimas abrazada por David y Rose, el tren empezó a avanzar y se despidió de ellos por la ventana.
Ficha aceptada
Oh Dios, elegiste a Tyler  Este hombre es completamente perfecto! Cambiando de tema, ambos escritos me encantaron, en especial el de Doctor Who porque mantuviste la intriga y el misterio en todo el capítulo aunque claro el de New Rebelion tuvo lo suyo también :) Noté algunas faltas ortográficas pero no es nada grave. Bien, ya estás participando Grace, ¡Suerte!
Primero...MIL GRACIAS POR ACEPTAR MI FICHA!!!
Segundo, Tyler Perfecto Hoechlin lo conoces?!!! Esto es hermoso!
Tercero, oh gracias yo creo que los capítulos siempre serán popo (y lo sigo pensando) pero gracias, las faltas de ortografía estoy trabajando en ello, pero otra vez gracias por aceptar mi ficha. :33
avatar


Ver perfil de usuario http://ask.fm/soytributo

Volver arriba Ir abajo

Re: Somewhere after the death |n.c | ¡Resultados!

Mensaje por Pigeon. el Sáb 08 Feb 2014, 12:48 am

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Anabelle D'Morrigan


>Nombre del personaje femenino: Anabelle D'Morrigan
>Representante: Lucy Hale
>Causa de muerte: Salvar a otra persona.
>Chico: Harry Styles
>Escrito de tu autoría
o

Nocturne:
Nocturne~




Música :
 



Sentado en frente a la chimenea, Ikran volvía a tocar esa melodía que a ella tanto le gustaba. Morrigan lo escuchaba desde su habitación, envuelta en las sábanas blancas que aún conservaban su aroma, y su calor. Cerrando sus ojos, recordó  la escena que tantas veces había contemplado, y que se repetía a unos pocos metros de ella.
Cada vez que lo veía sostener su flauta de esa manera, quedaba fascinada con la vista. Sus ojos se cerraban y sus pestañas descansaban en sus pómulos, trayendo esa mirada serena que la llenaba de tranquilidad. Pero cada vez que sus ojos se abrían, tan sólo por un segundo, ella veía en su mirada la tristeza y el anhelo reflejados en ellos, el dolor de recordar haber sido asesinado mientras se suponía que su esposa vigilaba su sueño por su enfermedad. Costaba creer que el hombre sentado a unos pocos metros fue alguna vez un guerrero celta, despiadado y hosco.
Su presencia inspiraba respeto, reverencia y distancia. Pero, sobre todo, a ella en particular, le inspiraba protección. Saber que daría su alma por ella, aunque ya no la tuviese, la reconfortaba. Saber que los dedos que hacían sonar esa superlativa melodía, eran los mismos que minutos antes, habían acariciado su cabello y acunado su rostro, la llenaba de orgullo. Se sentía orgullosa de poder reclamar abiertamente a ese hombre como suyo.
Se abrazaba a sí misma mientras bailaba sutilmente recostada sobre las suaves sábanas. Nocturne, aquella melodía que él tocaba para ella cada vez que se dormía. Mejor dicho, cada vez que él creía que estaba dormida. Nunca tuvo el valor de preguntarle el por qué de asegurarse de su sueño antes de interpretar esa música en particular, amaba conocer su pequeño secreto. De alguna manera, se sentía querida, ya que luego de terminada melodía, él susurraba en su oído:
-Am fear is fhaide chaidh bho'n bhaile, chual e'n ceòl bu mhilse leis nuair thill e dhachaidh. 
El hombre que vaga errando fuera de casa, escucha la música más dulce cuando vuelve a ella. Eran sus palabras hacia ella en su lengua natal. Luego de pronunciarlas, besaba su cabello y se unía a ella en la cama, para abrazarla y permitirle finalmente el paso a Morfeo. 
Sorprendentemente, esa noche en particular, él se acercó a ella en el cuarto luego de dejar su flauta a un costado. Ella intentó pretender estar dormida, pero se sorprendió al ser revelada su mala actuación.
-Sé que estás despierta, Morrigan, siempre lo estuviste. Pero sigues siendo mi hogar. 
Al  terminar de escuchar esas palabras, su corazón se encogió y comprendió el por qué de su ritual nocturno, no estaba equivocada, era su regalo diario, una caricia a su alma. Ella se encogió es sus brazos y una sola lágrima cayó de su mejilla, sobre el pecho de Ikrán. Cómo desearía retribuir ese simple, pero tan significativo acto, aún sabiendo que no había alma qué acariciar. ¿Cuán injusto era eso? Por lo menos esta noche, trataría de borrar la tristeza de sus ojos. 
Ella olvidó su lágrima y se acercó a su rostro. Lo acunó en su pecho, cambiando posiciones con él, y cuando tuvo su cabello húmedo  entre sus dedos, susurró en su oído:
-Descansa, Agapi mou. Aquí estoy.
Y, complacido por escuchar las palabras que deseó escuchar de la mujer que creyó amar por sobre todo, él cayó en un profundo sueño. No sin antes darse cuenta de que ahora, aquella que había sido su esposa no significaba más que dolor. El amor que había sentido hacia ella no se comparaba; más que una semilla a un manzano; al amor que ahora sentía por Morrigan. Ella, definitivamente, podría cuidar de su corazón hasta que su tiempo en la tierra terminara, así como el prometía cuidar de su alma por los siglos de los siglos.

Edito... I wanna protect you...
Memories:
Memories~


   


Y eso fue todo, ya no más risas, ya no más alegría, ya no más ser feliz.
Tiré mis zapatos negros a los pies de mi cama mientras me desplomaba en ella y soltaba un profundo suspiro. Pocos minutos bastaron para que mis pantalones y mi blusa negra también queden esparcidos en algún lugar de la fría habitación. Así sería todo desde ese día: frío, triste, devastador.
Con mis pies tocando el frío suelo y mi ropa interior como único abrigo, me acerqué a la desolada cocina y tomé un vaso de agua, abandonando por primera vez en el día la sensación de mi garganta seca. Mis pies dolían, y también mi pecho, mas aún así volví a vestirme, tomé mi coche y me dispuse a dar una última vuelta por mi ciudad natal.
La primera parada fue la plaza. Aquél lugar en donde lo conocí, en donde comenzó lo nuestro. A cuatro cuadras de allí estaba la casa de Gabriel, su mejor amigo, en donde mientras él estaba de vacaciones, nos quedamos una semana, donde fuimos sólo uno por primera vez.
No bastó más que un semáforo para encontrarme con el hospital en donde me consoló al amanecer junto a la camilla en donde dio mi madre su último suspiro..
Si en ese momento lo hubiese recordado, o si las lágrimas acumulándose en mis ojos no me hubiesen nublado la vista, jamás hubiese doblado en esa esquina. Sólo para encontrarme con la casa de eventos de la ciudad. Sin poder evitarlo, los recuerdos volvieron a mí junto a una mezcla de felicidad, añoranza y amargura...


« -Adrian, tráeme el ramo de rosas -le dijo a su primo mientras preparábamos a su cuñada para la sesión de fotos de su boda. 

Mientras Adrian caminaba hacia la novia con el dichoso ramo, él le quitó una rosa, tomó mi mano y comenzó a correr hacia los árboles del gran terreno. Una vez allí, me ofreció la perfecta rosa blanca y luego de un dulce beso, se arrodilló frente a mí.
- ¿Sabes..? Puede que no sea lo más original del mundo, estamos aquí en el ensayo de boda de mi hermano, cansados, frustrados y con ganas de volver a casa, pero quise aprovechar que estamos vestidos para la ocasión. - Sonreí nerviosa, porque veía venir lo que seguía- Sé que no soy un galán de telenovelas, ni un DonJuan; sin embargo daría lo que sea por ser el mejor para ti. Sé que no tengo el mejor de los trabajos ni el mejor coche, sin embargo puedo esperarte en casa cuando llegues cansada del trabajo y no estés en el mejor de tus días, sabes que estaré allí. Además, admítelo, mi coche no está nada mal. -Una risita escapó de mis labios- Sé que de un día para el otro todo podría cambiar, sé que no todo es como en los cuentos de hadas, pero yo daré todo de mí para que tengas el tuyo. ¿Sabes...? A mí no me importa vivir en una mansión de oro o en una casa de papel, siempre y cuando sea contigo. Tal vez sea porque lo estuve pensando mucho, y ¿Sabes...? Quiero compartir mi vida contigo... ¿Me concedes ese deseo?
Luego de eso, tendió hacia mí una pequeña cajita blanca con un anillo de compromiso. Mis ojos comenzaron a derramar lágrimas y luego de gritar entre risas y llantos un gran SÍ, me lancé sobre él y lo abracé tan fuerte que debió dolerle.


- Gracias por hacerme el hombre más feliz de la tierra, te amo.


Con su rostro escondido en mi cuello, mis brazos aferrados al suyo y mientras inhalaba su aroma único, me sentí realmente feliz por primera vez en la vida. No feliz como cuando supe que iba a ser tía, feliz. Feliz como dicen ser las princesas que toda niña admira, sentí que lo siguiente era mi felices por siempre.


- Te amo -respondí...»


- Te amo... -repetía en susurros mientras en mi mente seguían pasando los recuerdos de ese día. Mi felices para siempre no duró tanto como hubiese querido.


Lentamente volví a poner en marcha el coche, llegando al poco tiempo a la casa de RoseGarden, el lugar que vio pasar los últimos minutos de mi felices por siempre, el lugar en donde yacía mi marido, exactamente un año después de nuestra boda, en donde estuvo minutos antes de unirse a su madre en la tierra y en el paraíso.
Mis mejillas ya ardían por la salinidad de mis lágrimas y mi garganta volvía a tener esa sensación de sequedad, por lo que volví al edificio que solía ser mi hogar, nuestro hogar.
Al llegar subí hasta mi departamento y de nuevo mi ropa se esparció en cuestión de segundos por toda la habitación.
Convencida de mis actos y totalmente consciente de lo que pasaría, puse mi pie derecho sobre el marco del ventanal que daba a la calle. Mi respiración comenzó a agitarse y mi cabello empezó a volar por el viento cuando subí mi pie izquierdo. Con los vehículos pasando por la calle principal y el ajetreo de la ciudad como única melodía, cerré mis ojos y comencé a recordar...


Mi madre llamándome a entrar a la casa mientras jugaba con mis amigos en la calle, años más tarde, esos mismos amigos esperándome en la entrada del cine y saliendo juntos luego de disfrutar de la mejor función. La despedida en el último año de instituto, al ver que todos habíamos crecido y cada uno tomaría su camino, mi mejor amiga y yo caminando por la plaza de la ciudad.... Y de repente, él.
Él jugando con sus amigos justo antes de pegarme en la cabeza accidentalmente, sus disculpas y el inicio de nuestra amistad. Los paseos, las caricias, los secretos compartidos, las travesuras, las aventuras, el primer beso, los consiguientes, sus manos sobre mí, el día a día, las proyecciones de futuro... su presencia.
Ya nada de eso servía, de nada servía recordar, después de todo sólo quedaba yo, en ropa interior, bailando de puntillas en el alfeizar del ventanal del sexto piso de uno de los edificios más importantes de la ciudad.
Nada de esto se parecía a lo que esperaba cuando soñaba con mi "felices por siempre". En esa historia estaba él, mi madre, nuestros hijos, mi familia. Sin embargo él ya no está, ya no está aquí el hombre que amaba, que amo.


- Te amo... -susurré.


Y luego sólo me dejé caer...



Última edición por Pigeon. el Sáb 08 Feb 2014, 8:34 am, editado 1 vez
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Somewhere after the death |n.c | ¡Resultados!

Mensaje por Andre. el Sáb 08 Feb 2014, 7:12 am

¡Oh dios mio, me encanta  !, en un rato te dejo mi audición.


Última edición por xAndreitaStylesx el Sáb 08 Feb 2014, 7:43 am, editado 4 veces
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Somewhere after the death |n.c | ¡Resultados!

Mensaje por Invitado el Sáb 08 Feb 2014, 7:16 am

Hola participaré por la que la mataron :3
ah, por cierto I wanna protect you
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Somewhere after the death |n.c | ¡Resultados!

Mensaje por Invitado el Sáb 08 Feb 2014, 7:29 am

Martina Depaoli


>Nombre del personaje femenino: Martina
>Representante: Chloe Bennet
>Causa de muerte: La mataron
>Chico: Zayn Malik
>Escrito de tu autoría 
You and me:





You and Me.


Iba caminando por la calle, era un día común volvía de hacer las compras semanales.


Escuchando música, estaba sola en mi mundo nadie me interrumpiría, no me importaba si los albañiles de la otra cuadra me silbaban o si cruzaba la calle en verde pero hubo algo, mejor dicho alguien que me llamó la atención; Zayn Malik estaba a unos metros ¿Dónde me escondo? ¿donde? lo e amado desde la primaria y no le hablo solo por no perder su respeto, si digo algo mal no lo olvidará más y me recordaría como la tonta que no sabe hablar con un chico, me eché a correr pero por el lado equivocado y caí arriba de el y me puse más nerviosa.


-Lo siento mucho - dije parándome y extendiendo mi mano para ayudarle, cosa que el la tomó -Nunca más me lavaré la mano- pensé y sonreí de costado.


-Amm... No importa, tu eres...- dijo intentando recordar mi nombre, cosa que me desepcionó ý lo interrumpí.


-Soy ________ ¿me recuerdas? la chica de la última fila- dije tímidamente y sonrió


-Sí, te recuerdo, solo que tu nombre es raro no es de por aquí- y yo me alivié y sonreí


-No, no es de por aquí- dije y empezamos a caminar.


Estuvimos charlando de cosas sin sentido, estaba pasando un momento mágico, estuvimos al rededor de media hora pero tuve que irme.


-Debo irme, Zayn, es tarde- dije viendo la hora y eran 12:35- Almorzaron sin mi al parecer- pensé- adiós Zayn debo apurarme-


-Adiós- dijo el y me fui corriendo, mis padres me matan.


Como dije, me castigaron y tengo que estar encerrada en mi habitación durante 24 horas.


Recibí un mensaje de Zayn:


-¿Salimos mañana?- Y mi corazón se paró


Decidí responder:


-Me encantaría pero estoy castigada  


Al segundo me responde:


-Iré a buscarte- dijo y no logré entender



Esperé 10 minutos y una piedra golpeó mi ventana, decidí ir al balcón



-Oye, salta, te atraparé- susurró



- Me da miedo, Zayn- dije



-Solo salta- dijo y salte, por suerte me atrapó pero algo no planeado pasó; me besó, un tierno beso, el me agarró de la cintura y yo del cuello, fue el beso más largo que he dado.


Nos separamos y no encontraba la manera de como mirarlo o que decirle, Nos quedamos mirando por un rato y decidió hablar.


-No quiero cortar el momento pero si nos quedmos aquí hay una probabilidad de que tu padre me mate- dijo el y sonreí


-Si, es cierto pero ¿a donde vamos?- dije y me agarró la mano y salimos corriendo


-Alguna vez subiste a una moto?- pregunté y asentí- bueno de todas formas te pones esto- dijo dándome su casco y salimos a donde quien sabe donde.

PD: Es un shot, por eso no puse capitulo N° :) espero que la aceptes


Última edición por martii directioner el Sáb 08 Feb 2014, 10:13 am, editado 2 veces
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Somewhere after the death |n.c | ¡Resultados!

Mensaje por Andre. el Sáb 08 Feb 2014, 7:40 am

Cassie Wilson.


>Nombre del personaje femenino: Cassie Wilson.
>Representante: Lily Collins.
>Causa de muerte: Fue asesinada.
>Chico: Jamie Campbel.
>Escrito de tu autoría:

Miss movin on.:


Miss Movin On
At the end opened my eyes.


Representante: Dove Cameron| Cancion: Miss Movin On | Ex: Ryan Morrison | Nombre de chica: Alisson Brooke
Edad: 19 | Pais: Inglaterra|


Tú eras mi otra mitad, la mitad que nunca volverá a ser, la mitad que me volvía loca, la mitad que me hace falta, me estoy derrumbando así que empezare de cero,  me quitare esto de encima como si fuera un dibujo grabado,  por eso “Mis labios dicen adiós, mas no hay lagrimas en mis ojos”, me mataste pero sobreviviré, no seré la misma chica otra vez ¡No!, he comprendido que no te necesito, y no te necesitare nunca más “Contigo estaba dormida mas hoy despierto con vida”.
Mi corazón es cada vez más fuerte “Ya no necesitó tus besos en la lluvia”, “Era esclava de tus besos pero ya no más”, yo era buena chica, tan frágil pero eso quedo en el pasado, decidí romper los vidrios y ahora me siento libre.
Mi inocencia está completamente agotada, ya no volveré a ser como antes, lo que tu veías en mi se acabo, ya descubrí quien soy en realidad, y no permitiré que me cambies de nuevo.
{**}
Iba a tu casa como de costumbre, a recibir, tus besos, tus caricias tus abrazos, pero tú no abriste la puerta, ¡Tu no estabas hay!
―  Hola linda ― dijo la tierna madre de Ryan ― ¿como estas?
 
―  Muy bien gracias, Sra Morrison ― algo apresurada ― ¿No está, Ryan?
 
―  No en este momento no se encuentra en casa, no sé donde se encuentra ― se encogió de hombros ― ¿quieres que le dejo un recado tu parte?
 
―  No gracias ― me di la media vuelta para irme ―  ¡Adiós!
 
―  Adiós- cerrando la puerta.
 
Solo pensaba en donde estaría, ni su madre sabía, decidí caminar hasta la tienda de licuados “delicious”, abrí la gran puerta de cristal enfrente de mí y me dirigí a una mesa, una chica con el cabello de colores, su uniforme sucio y de una tez blanca, me atendió.
 
― ¿En qué puedo servirle? ― cogió un lapicero de su bolsillo.
―  Bueno quisiera un licua… ― unos gemidos interrumpieron mis palabras.
Venían de una puerta de madera a un lado de una mesa donde se encontraban dos chicos, ellos miraron repentinamente la puerta a su costado, y yo simplemente di unos pasos asía haya, iba a abrir la manija pero sentí que alguien jalo mi brazo, era la chica que me estaba tomando la orden anteriormente, ¡Que rayos le sucedía!
―  Lo siento no puedes entrar hay ― apretando mi brazo ― es solo para empleados.
― ¡Suéltame! ―  grite ―  si es solo para empleados quisiera ver qué tipo de licuados hacen detrás de esa puerta.
Ella tan solo me soltó he izo una mueca,  abrí la puerta, y ahí estaba una chica de cabello marrón despeinado, con el uniforme desabrochado me miro sorprendida, y ahí estaba ¡Ryan!, tendría que explicarme que estaba pasando aunque su cara lo decía todo, lagrimas recorrieron  mis mejillas pero  no le importó tomo a aquella chica de la barbilla y siguió besándola, la puerta se cerro, y salí de ese lugar, si hubiese sabido que detrás de esa puerta encontraría la peor traición de mi vida jamás la hubiese abierto, corrí y corrí hasta llegara a un callejón, me tire ahí en un mar de lagrimas. Estuve mas de 2 semanas como una tonta, comiendo helado pero pude comprender ; que haber abierto esa puerta no fue un error, fue lo mejor que me pudo haber pasado, no volvería a besar esos labios llenos de salivas de quien sabe cuántas chicas, he incorporar la mía, no volvería a escuchar alguna de sus palabras ¡Nunca!.
 No desperdiciaré mi vida,  no vas a darme un “shh” por respuesta eso no funcionara, caminare por otro lado porque estoy muy  arriba como para que me importe, tus palabras no significan nada, no estoy escuchando, sigue hablando, no permitiré que me mantengas despierta con tus palabras, no podrás detenerme porque mis alas están hechas para volar, y no dejare que nadie me tire abajo, no importa lo que digas no me hará daño. No necesito un “Preparados, listos, fuera”.
¿Cómo se sintió fingir que todo está bien?; ya elegí el camino por el que estoy caminando ahora, y he pisado muy firme, para no volver, tu nunca quisiste mi amor, lo tiraste a la basura como trapo viejo, pero todo cambia tu no volverás a mi vida, no necesitó a un hombre para seguir adelante, tan solo abrir una manija le dio un giro total a mi vida, no sé si será bueno o malo, pero me siento mucho mejor así, y no quiero volver a lo mismo otra vez, no lo haré, estoy decidida a enfrentar cualquier cosa que venga, estoy preparada, me volveré grande sin tu ayuda, puedes decir con tus labios “todo está bien”, pero tu mirada no puede decir lo mismo, “La señorita que sigue adelante”, así será y no podrás cambiarlo, cuando tus recuerdos lleguen los echare a la basura como lo hiciste conmigo.
 
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]



"I wanna protect you"
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Somewhere after the death |n.c | ¡Resultados!

Mensaje por Diamandis. el Sáb 08 Feb 2014, 9:36 am

CamiiBeliberStyles escribió:
Penny Lane York.


>Nombre del personaje femenino: Penny Lane York Williams.
>Representante: Saoirse Ronan.
>Causa de muerte: Asesinada.
>Chico: Taylor Dylan {aaron johnson.
>Escrito de tu autoría {en spoiler o link}: 
Capítulo:

Taissa Farmiga & Evan Peters. {american horror story}
Capítulo 1.
Ya era tiempo de estar al frente de la escuela, no quise ir y no voy a ir. Deambular por las calles frías con la música de unos aparatos en mis oídos era el único paraíso al que podría llegar. La música de los Beatles era mi única pasión, mis dudas eran claras obviamente. ¿Cómo cuatro hombres pudieron hacer feliz a millones de personas? Contándome a mi. Unas personas en mi oído diciendo que 'el sol va a llegar' y dos más con 'esta bien'. Muchas de esas palabras no me entraban, mi vida no es la de una chica perfecta y nunca lo va a ser, pero aquella música sacó una sonrisa en mi -sonreí ante esto- lo cual yo pensé imposible.

Aquí en Liverpool, las gente venía y pasaba, corría o caminaba, una ciudad de puertos ¿qué creen que podría pasar? Recapacité un poco, hoy no iba a decepcionar a mi padre, aunque me odie. Unos pasos más, pequeñas cuadras, solo eso. Lo que me gustaba de esta ciudad, era la poca tranquilidad, pero no eso, si no que cuando uno encuentra la tranquilidad se siente algo, algo. Espero que me entiendan o tal vez soy la única que siente eso.

Si llego a la escuela, debería soportar las burlas, cualquiera sabe que si no eres un mariscal de campo, una porrista, o tu novio es genial, no tienes derecho a ser quien deberías ser. Imaginen, una escuela llena de falsedad. Esa escuela es a la que voy yo. Caminar sola por esos pasillos mal lustrados no era mi problema, claro que no pero aún así no quería estar en ese lugar. No me siento yo misma, no no y no. La otra vez una chica, una idiota para mi, tuvo un accidente. Rachel Boston para más "información. Ella es la típica rubia que no respeta las relaciones de los demás. Ella estaba ahí almorzando cuando llega a mi mesa, claramente yo estaba sola, comenzó a balbucear estupideces. Acabo con mi paciencia y solo pensaba en mi cabeza 'que le pasaría si.. ¿Qué le paso? Murió, como si yo apretara mi muñeca para que aquel liquido rojo que todos tenemos, salga, ¿me dolía? No, pero a ella sí, tanto que parecía como si le pusieran sal en la lastimadura. Estaba claro, me lastimaba, no dolía, pero a ella le costaba la vida. 

Unas calles más y llegue a casa, una casa tan vieja que parecía el hotel de 'Sicosis'. De dos pisos pero aún así asquerosa, de fuera era como el hotel 'Dacota' parecía sacada del Mago de Oz, pero ocultaba secretos, como todo. Lo único que quería era descansar en ves de estar en la "cárcel". Me acosté en el sillón y fue ahí que llego mi papá, su cara era el calco de un papel blanco, muy blanco. El alcohol salía de su boca, el cigarrillo en la mano y el puño pegado a la pared. En realidad él no era muy viejo, tiene 25.


-Maldita sea, creo que saben lo que pasó- me dijo mientras me veía cómodamente en un sillón horrible.
-¿Qué mataste a mamá?-
-¡Fuiste tu idiota! Ahora ven -me tomo del brazo muy fuerte, lastimaba.
-Suéltame, ahora-
-Sabes que maldita perra, ve a caminar por ahí y déjame solo, ¿qué tal si vas a ver a tu pequeño psicópata?
-Tate no es así papá- bajé la mirada hacía mis pies con un nudo en la garganta.
-¿lo conoces?
-Claro, desde hace..-me interrumpe-
-Mira, le llegas a contar algo, y te mato con mis propias manos ¿entendido?
-Sí..
-Ve a ver a tu amor -su sonrisa falsa otra ves-
-Él no es mi amor.
-¿Crees que no los vigilo? Sé como te acuestas con él, las palabras que se dicen, no soy idiota -dejarme callada era lo que quería-
Esta completamente loco ¿por qué? Mató a mi madre, no entiendo porque siempre me culpa a mi. Él sabe algo que yo no, nunca me lo dijo. Desde aquel día {26/05/2013} me sentí distinta y él definitivamente sabe que es.


Narra Tate:
Me encontraba yendo para casa, mi casa. Vivía solo, lo cual levantaba las sospechas de muchos, me tratan como loco y puedo asegurar que soy la persona más paciente en el mundo, ¿o estoy mintiendo? Mi preocupación se elevó cuando Taissa, o como yo le digo Tai, no fue a la escuela. Vive al frente de mi, nos conocemos desde hace mucho. Su padre esta loco, odia que este con ella, pero es obvio que eso no me va a separar de ella. Sé mucho de ella, pero ella de mi no. Al llegar a mi casa, sonreí al ver a Vi en la ventana de arriba, tiene una llave que le regalé, le sonreí. Pasé la llave por la cerradura y entré. Deje todo en la sala, mi casa por fuera era como la de Tai, pero le dí un toque mio por dentro. Subí al piso de más arriba, como un ático, nuestro lugar favorito. 

-¡Tate! -corrió y me abrazó-
-¡Princesa! ¿Que onda?
-Tengo muchas cosas para contarte -muestra esos hermosos dientes-
glee club:


Capítulo 006.
No podría bajarme a ese nivel.

—¡Ya en serio! Deja ese jugo —dijo Frances entre risas, ambos reían.
—¿Y qué pasa si no lo hago?—la miró desafiadamente mientras tiene le jugo listo para tirárselo.
—Me tiras a penas una gotita del jugo y te castro.—con firmeza dijo cada palabra, parecía una guerra de vaqueros de los años 70.
—No te atreverías, además, valgo oro—dijo otra vez entre risas, ambos. Después de tenerla acorralada le devolvió su jugo y la tranquilidad volvió, salvo cuando escucharon la puerta de salidas de emergencia abrirse, era Elizabeth.
—Ah no, esto es increíble, ¡¿ahora con la perdedora?!—dijo Eli amenazante mientras cogía a Frances del brazo y fuerte.
—¡Oye suéltame! ¿quién te crees?—
—Oh sí pelea de gatas—gritó emocionado Brian mientras levantaba su puño en signo de pelea y diversión, algo que confundió a las chicas.
—¡Brian no! Lamento acabar tu diversión pero creo que debes manejar a tu noviesita.—mientras se soltaba del agarre de Elizabeth, Frances comenzaba camino otra vez hacía adentro.
•••

Prendí un cigarrillo y me adentre al pasillo, faltaba poco para el timbre y para las audiciones del club Glee, no es de mi mucho interés pero debía distraerme y ese club demostraba futuro. Tal vez entre al de las porrista, solo para molestarlas, era gracioso verlas volverse locas por no encontrar su maquillaje. Para esperar un poco de los minutos que faltaban, mientras esperaba, solo miraba sus comportamientos. ¿Cómo era posible que sea tan.. “perfectos”? Sus vidas, no tienen preocupaciones, la mía es un completo desorden, ellos disfrutan y crean, eso se nota. La duda invadía mi cuerpo, todo el tiempo.


A lo único que temo, es a fallar.



Posé mis manos sobre las ruedas mientras trataba de avanzar hacía mi casillero, las miradas se posaban en mi, no por tener algo especial o “cool”, de hecho era la terrible silla de ruedas en la cual estaba sentado. La gente pensaba que era un monstruo, para nada, soy solo una persona normal. Tenía la tranquilidad y confianza a pegadas a mi sonrisa, hasta que aparecieron los chicos del equipo  de fútbol, dios.
 
—Hey miren, es el loco de la silla, ¿qué onda?—dijo entre risas mientras me epgaba en la frente con un poco de delicadeza, muy poca.
—¿Sabes? No quiero tener problemas, espero que me dejen pasar.—le respondí al chico, creo que era el tal Niall, eso creo.
—¿Qué crees? Yo sí.—lo último lo dijo frunciendo el ceño para luego hacer como una señal para que los demás chicos, me tiraran slushy. Todos comenzaron a reír como siempre mientras yo me congelaba, no entendía el humor a todo esto. Cuando por fin pude abrir mis ojos, vi a la chica con la que hablé cuando sobre el club Glee, recuerdo cuando le pregunté si se iba a unir y ella solo asintió con la cabeza mientras sonreía, ella estaba decidida a ayudarme y eso me encantaba.
—Oye escucha, no debes prestarles atención, dejarán de molestarte, o eso espero.—dijo mientras cogía la silla para poder ayudarme.—Falta poco para la audición así que, vamos juntos, yo te ayudo.—sin más que decir yo solo sonreía, era increíble lo muy tonto que era para esto, y fue así como fuimos juntos al auditorio, esperaba con ansías escucharla cantar.
 
•••

 
—Bien, dime tu nombre y que vas a cantar.—dijo el profesor conocido como Finn, al ver que una chica se subía al escenario, era Frances.
—Soy Frances, y voy a cantar “Yesterday” de una de mis bandas favoritas, los Beatles.—dijo mostrando su sonrisa mientras se acercaba a recoger la guitarra que se encontraba cerca.
—Bien, adelante.—dijo para anotar algo en su libreta y poder escuchar a la joven.
 
Yesterday, 
All my troubles seemed so far away, 
Now it looks as though they're here to stay 
Oh I believe in yesterday 

Suddenly, 
I'm not half the girl I used to be 
There's a shadow hanging over me 
Oh yesterday came suddenly 

Why she had to go 
I don't know, she wouldn't say 
I said something wrong 
now I'm long for yesterday 

Yesterday, 
Love was such an easy game to play 
Now I need a place to hide away 
Oh I believe in yesterday 

Why she had to go 
I don't know, she wouldn't say 
I said something wrong 
now I'm long for yesterday 

Yesterday, 
Love was such an easy game to play 
Now I need a place to hide away 
Oh I believe in yesterday 

 
Al terminar solo quedo mirando al esperar la reacción del profesor, Finn. Al cantar se había notado cierta nostalgia y sentimiento en la canción, sí le había gustado a Finn, la voz era impresionante como la de muchos y se sentía el amor a la canción, Louis desde los asientos aplaudía con tanta emoción que daba risa. Ella lo había hecho genial y ahora le tocaba a Louis.
 
—Bien, dime tu nombre y que vas a cantar.—le dijo al chico sobre ruedas mientras el temblaba un poco por los nervios.
—Em-em, soy Louis, y voy a cantar That’s all right Mamma, de Elvis.—tartamudeo un poco para luego ponerse a pensar, estaba nervioso.
—Oh genial, bueno, anda chico, canta.—sonrió y luego anotó otra vez en su libreta.
 
Well, that's all right, mama 
That's all right for you 
That's all right mama, just anyway you do 
Well, that's all right, that's all right. 
That's all right now mama, anyway you do 

Mama she done told me, 
Papa done told me too 
'Son, that gal your foolin' with, 
She ain't no good for you' 
But, that's all right, that's all right. 
That's all right now mama, anyway you do 

I'm leaving town, baby 
I'm leaving town for sure 
Well, then you won't be bothered with 
Me hanging 'round your door 
Well, that's all right, that's all right. 
That's all right now mama, anyway you do

 
Al terminar Finn aplaudió al igual que Frances, lo había hecho demasiado bien, su voz era increíble y la canción iba con él, ambos hicieron canciones con guitarras salvo que Louis no la toco por la silla que lo impedía un poco, pero aún así llevaba el talento con él, posiblemente ya estaban en el club y ambos no tenían vergüenza.

Capítulo 011.
nunca me verán correr, ¿quién los culpa?


Creo que estuve bien, sí, eso creo. No es que sea yo de preocuparme pero el club glee tenía cierto afecto del cual me hablaron y me interesaba formar parte, espero y deseo estar en él. ¿Era la primera vez que me sentía así? Sí, nunca fui de prestarle importancia a la escuela, y menos a club parte de ella, aún así, lograría entrar. Convencería al hombre cari bonita de Finn Hudson para que me dejen entrar, reí ante esto, debe ser padre de Louis pues su parecido existía.
Me acerqué a la lista para ver si habían más nombre de los cuales lograrían un futuro al club, y sí, habían. Veía nombres populares, me sorprendía, creí que no tenían agallas o simplemente huevos para entrar. Algo mi confundió, los nombres de “Sky”, de Louis y el mío estaban rayados, estaban tachados y habían escrito con lápiz labial rojo apodos. El mío por supuesto decía “Francia, donde viven las perras”, joder, era más que obvio quien lo había hecho.
Corrí cerca de los sospechosos a mi favor, llena de furia al dar un paso lo que llamó la atención de los demás, no les preste atención. Llegue al pasillo cuatro donde se encontraban las cheerios y los malditos jugadores de fútbol americano. Elizabeth.. sus labios rojos carmesí como en la lista, la empuje contra el casillero del cual ligeramente estaba apoyada.
 
—Bien, hablen.—dije seca y sin rodeos.
—Oye bonita cálmate, Eli no hizo nada.—respondió Brian.
—¡Tu cállate!—le pegué una simple cachetada pero aún así se escucho por todo el pasillo.
—¿Disculpa? ¡No tenemos ni idea de lo que hablas idiota!—respondió Elizabeth empujándome aún más fuerte.
—Oigan, Eli tiene razón, no hicimos nada.—se acerco el rubio para defender.
—¡Oh por dios! ¡Esa ni tú te la crees! ¡Es obvio que fuiste tú!—me dirigí a Elizabeth mientras recogía el slushy que tenía Brian para arrojárselo a ella. Elizabeth gritó en eco mientras yo le gritaba cosas, sin duda era una pelea. Brian me agarró de los brazos tratando de alejarme mientras que su “novia” respondía cosas como “me las vas a pagar” etc. Llegaron una de las cheerios, Brianna asumo.
 
—Chicos, ¿qué esta pasando?—dijo con tanta suavidad Bri que me dio cierta paciencia, se veía buena chica.
—Haber Frances, mírame, sí lo hicimos nosotros.—dijo Brian tomándome de los hombros, hasta que nos separó Elizabeth mientras me arrojaba otro slushy.
—¿Por qué le dijiste? ¿Estas cuerdo?—respondió Eelizabeth quien casi sonreía de victoria por arrojarme el batido.
—Sí hermano por qué le dijiste.—dijo otro de los jugadores de fútbol.
—Haber haber, escuché gritos, ¿qué esta pasando?—se acerco el profesor Hudson, demonios.
—Fue Frances.—dijo inocentemente Elizabeth.
—¡¿Qué?!No, yo no fui.—dije mientras trataba de salirme del agarre de Bri y Brian.
—Frances, vienes conmigo— Y eso fue lo último que dijo el profesor Hudson mientras me llevaba a su oficina. Los miré a todos con el seño fruncido, me las iban a pagar, definitivamente.


nunca me vieron volar así que no tuve que mentir.

 
Llegue a la oficina de mi padre, hoy me iba con él, así que decidí esperarlo. Entré y vi a Frances sentada en el asiento frente a mi padre, se veía enojada y estaba toda empapada por algún batido que seguramente le habían tirado. Papá no dejaba de hacerle preguntas acerca de lo que supuestamente había pasado, me dejo entrar mientras me “senté” lejos cerca de la silla donde estaba Frances. Algo malo había pasado con la lista del club glee, la peli roja se la mostró a mi papá que pudo entender mejor las cosas, aún así no creía en la palabra de Frances quien seguía explicándole la verdad. ¿Cómo sé que esta diciendo la verdad? Simple, creo en ella. Le aplicó un castigo el cual era limpiar el auditorio, ella solo procedió con la cabeza en alto y con un humor que ni la mejor persona soportaba, estaba furiosa, pedí permiso para acompañarla aunque ella no lo sabía.
 
•••

Frances comenzó a levantar los papeles en el escenario para luego limpiar el piano, como siempre la banda seguía ahí, no tenían problema de tocar, quería descargar su furia cantando pero escucho mis ruedas un tanto oxidadas.
 —¿Qué haces aquí?—preguntó seca.
—Vine a ayudarte o a por lo menos escucharte cantar, anda, finge que no estoy aquí.—respondí moviendo mis manos.
—Acompáñame en el estribillo, de seguro la conoces.—dijo para que luego comenzara a sonar la música. Se movía al ritmo de la batería y hacía pasos gracioso para sacarme una sonrisa, su cabello rojo resaltaba, todo lo demás era opacado por su voz.
 
In the morning light let my roots take flight
Watch me fall above like a vicious dove
They don't see me come, who can blame them?
They never seem to catch my eye but I never wondered why

I won't fall asleep
I won't fall asleep

Hey yeah, don't let 'em know we're coming
Hey yeah, tiptoe higher
Take some time to simmer down, keep your head down low
Hey yeah, tiptoe higher

From your slanted view see the morning dew
Sink into the soil, watch the water boil
They won't see me run, who can blame them?
They never look to see me fly, so I never have to lie

I won't fall asleep
I won't fall asleep

Hey yeah, don't let 'em know we're coming
Hey yeah, tiptoe higher
Take some time to simmer down, keep your head down low
Hey yeah, tiptoe higher

Nobody else, nobody else
Nobody else can take me higher
Nobody else can take me higher
Nobody else can take me higher
Nobody else

Hey yeah, don't let 'em know we're coming
Hey yeah, tiptoe higher
Take some time to simmer down, keep your head down low
Hey yeah, tiptoe higher

Hey yeah, don't let 'em know we're coming
Hey yeah, tiptoe higher
Take some time to simmer down, keep your head down low
Hey yeah, tiptoe higher


•••

Terminamos de cantar la canción, y luego la banda se fue. Cantaba muy bien, Louis sin duda me caía bien. Luego de limpiar nos quedamos hablando, ¿sobre qué? Los populares, compartiendo nuestro odio, prometimos como en la canción, que íbamos a lograr que dejen de sentirse superiores, era una promesa para un club. Basta de burlas, basta de insultos, la seguridad nos iba a acompañar. Luego Louis se fue con Finn, sin duda era su hijo, y el día terminaba y yo me fui caminando a casa, entré y había una sorpresa que no me esperaba en casa.
miss..:

Capítulo dos.
Deja que el especial de media noche me ilumine con su luz.

Esta bien.. Lea respira.. es solo una sesión, como todas las otras. ¡Dios! ¡¿de qué estoy hablando?! Mi carrera cambió, ellos cambiaron y tratan de cambiarme, la meta que más costó conseguir, se había vuelto en un infierno. Parece que ahora solo es “desnuda o nada”. La gente que apenas ayudaban, corría, pasaban con ropa que apenas cubría mi cuerpo y me habían dejado asustada y preocupada, como siempre, frente a un espejo con reflectores redondos a cada lado, mirándome con desprecio y asco, ¿qué estoy haciendo? La única manera de poder lograr estar en una estúpida revista, era esta, mostrando el cuerpo. Ya no era lo mismo levantarse temprano, tomar un poco de café y vestirse a gusto para una buena sesión de fotos, ahora estas, daban pena. Yo misma me daba pena, extrañaba a mis hermanos y por supuesto a mi papá, mudarme lejos, a la gran ciudad no había sido la mejor idea. Extrañaba a mi verdadera representante, Barbra, ella era mi ídola. ¿A quién tengo a ahora? Joan, la mujer más descuidada y repugnante en todo el mundo, que obviamente solo quiere dinero.. y hablando de roma, aquí viene la tortura.
—¡Niña! ¡¿Qué estas haciendo?! ¡Prepárate!—.me gritó moviendo su mano derecha porque la otra sostenía su estúpido celular.
—No me apetece hacer esta sesión—.Traté de ser lo más sincera posible.
—Oh vamos, ¿quién eres?—.respondió con la pregunta a la cual, ella misma tenía la respuesta.
—A lo que tu asumes, tu fuente de dinero, eso es la mierda que soy ahora, ¡por tu culpa!—. Me levanté de la silla para mirarla sin compasión alguna, nunca me calló bien esta mujer.
—¡Oh pero por favor! No decides que hacer aquí, solo prepárate sola porque no tenemos suficiente dinero como para organizar ayuda, ¿qué crees? Por tu culpa, anda, sales en 3 minutos, lo quieras o no ¿ok?—. Amenazó antes de girar sus tobillos e irse, sus pasos se escuchaban desde lejos gracias a sus tacos de aguja que por cierto, eran horribles. Meneaba la cadera para mostrar juventud.
Como ella misma me planteó, me preparé sola y sin ayuda, me coloqué la lencería que apenas tapaba mi cuerpo y salí hacía la sesión.
—Llegaste por fin—.bufó mi odioso compañero, Colton.
—Sí, lo que sea—. Respondí fría.
En eso llega Joan con decepción e su rostro mientras que yo y Colton mirábamos algo confundidos.
—Chicos, lamentablemente el fotógrafo tubo una “emergencia”—levantando sus dedos formando comillas en la palabra emergencia.
—¿Dices que no voy a posar frente a un pedófilo y con el niño porcelana? ¡Dios santo! ¡Gracias!—.corrí con la felicidad de un niño en Navidad a mi camerino.
—Se nota que odia esto—. Pronunciaron ambos al mismo tiempo.
 
Unos minutos después estaba en mi camerino vistiéndome y me apresuraba a llamar a mi papá, quería asegurarme de que estaba bien y contarle lo que me había provocado una sonrisa más larga que los Himalayas.
—¿Por qué sonríes tanto?—. Alguien habló riendo cerca de mi oído derecho lo que causo escalofríos.
—¡Adam! ¿Qué haces aquí?—. Dije luego de haber corrido y saltado sobre él más rápido que Forest Gump.
—Oh vamos Lea ¿a quién engañas? Odias este lugar, así que vine a buscarte para salir a descansar, podemos ir al bar ‘Especial de media noche’, hoy los pianistas hacen un especial de Billy Joel, ¿qué dices?—. Menciono par de ideas mientras me sonreía.
—Pues, si terminé de trabajar iría pero asumo que Joan no me va a dejar—. Un poco de lastima por desperdiciar una muy buena idea.
—Escápate, no es la primera vez que lo haces y admítelo, es divertido—. Respondió con una risa contagiosa.
—Esta bien, déjame preparar el bolso— sonreí mientras metía las cosas necesarias en un bolso de cuero.
 
Salimos juntos por la ventana, mientras cruzábamos yendo hacía el bar, pasábamos por las calles que estaban iluminadas por las luces de cada farol. No me preocupaba por Joan que seguramente me buscaba para solucionar cuentas o problemas, solo para eso. Quería despejar mi mente un tiempo, recordar y reflexionar, papá siempre me dijo “Si alguna vez estás en x ciudad, mejor será que te portes bien, mejor que no hagas apuestas, allí, mejor que no armes bronca, o el sheriff te cogerá. Y sus muchachos te humillarán. Y cuando quieras darte cuenta, bonita, vas camino a la cárcel” era obviamente parte de una canción pero iba perfecta para el humor de mi papá, una pequeña sonrisa formaron mis labios al recordarlo, mejor será que te portes bien Lea.


Capítulo siete.
Don't waste your time on me you're already the voice inside my head. 

Cuando llegué a casa, lo único que quería hacer era descansar, obviamente mi cuerpo estaba agotado al igual que mi cabeza y yo misma. Solo quería estar sin gente, sola, ya era tiempo de descansar, tiempo para mi. Dejé mi bolso sobre la mesita de luz cerca de una foto, dios.. esa foto, la foto de mi ex novio. ¿Nombre? Dan Atwood, puede que el aya sido un gran idiota, pero aún así él era perfecto. ¿Dónde esta él? En un lugar mejor, seguramente. Bajé el cuadro, aunque lo ame, no quería verlo, nunca había sentido algo así por una persona, él era lo más especial para mi, gracias a él seguía con mis pies sobre la tierra, merecía muchas cosas, tan joven y no las obtuvo. Mis pensamientos desaparecieron gracias a un golpe seco a la puerta, Joan y Colton..


—¡Señorita! ¡Ábranos la puerta de inmediato!—la irritable voz de Joan habló por detrás de la puerta.
—Oye con más cuidado, debemos ser más amables para que nos responda..—Aún así se escuchaban los casi sollozos de Colton hablando con Joan.
—Aunque no quiera abrirles, aun así lo hago, pasen.—Me limite a decir mientras les aguardaba el paso.
—Bien, sabes perfectamente porque estamos aquí, ahora habla, ¿con quién te fuiste?—
—¿Por qué te diría si ya sé muy bien lo que podrían hacer?—
—¿Te cuesta entenderlo verdad? A nosotros nos tratas con respeto ¿ok? Soy tu representante y él tu compañero, ahora, anda, ¿con quién?—Le fulminé con una mirada mientras me quedaba en silencio, no quiera decirles.—¡Habla! Fue con el flacuchento de cabello oscuro ¿verdad?
—No te importa.
—Vamos Lea, dime por lo menos a mi.
—¿Por qué a ti Colton? Ignorante.
—Dime, ¿o quieres que le haga lo mismo a tu noviesito? ¿cómo era su nombre?—me miró sonriendo y luego miró a Joan, ella sabía la respuesta.
—Dan Atwood,  el idiota de cabellera rubia, ¿con quién te abra cambiado? ¿Y si le pasa algo a tu amigo como lo que le pasó a dan? ¿Lo recuerdas?
—¡¿Cómo no olvidarle si él esta muerto?!—las lagrimas comenzaron a bajar, la sala quedo muda, ningún ruido acompañaba la noche. Colton bajó la mirada, tal vez se sentía arrepentido de lo que dijo, pero Joan solo recogió su bolso luego de haberlo dejado en la silla y acomodarse contra la pared.
—Bien, Colton, hoy te quedas con ella, mañana va a  ser un largo día.—Largó un suspiro mientras se iba de la casa dejándonos a mi y a Colton solos, yo me percaté de decir algo, solo me senté en la cama mientras que él posaba su mirada en mi.


-SEMI HOT.-

Pasaron, posiblemente dos horas de un incomodo silencio y la tensión se sentía, comencé a caminar por toda la casa, estaba nerviosa. Colton reposó su cuerpo en la cama como si estuviese en su propia casa mientras observaba como jugaba con mis dedos, mi pelo y corría en círculos por toda la casa. Prendí el televisor, lo apagué, fui a la cocina, salí de ahí, no tenía ni idea de que hacer para acabar mis nervios y poder iniciar una conversación con Colton, la incomodidad no me gustaba para nada.
—¿Sabes que así podrías romper el piso?—preguntó sin ningún problema, gracias, gracias por cortar el silencio.
—¿Em-em? ¿Qué?—tartamudeé, tratando de no confundir la situación.
—Nada—soltó una pequeña risa para luego acercase a mi—Y dime ¿yo fui quién te ayudó a olvidar a ese?—sonreía él idiota.
—Yo-yo nunca lo olvidé, ahora si puedes, suelta mi cadera.—
—¿Por qué? ¿Es ilegal?—dijo y así comenzó a depositar besos en mi cuello, puedo jurar que le grite ciertas cosas cuales no me gustaría repetir, sus manos acariciaban todo mi cuerpo y las mías trataban de alejarlas, alejarlo a él. No lo quería en mi, lo odiaba, pero su fuerza era más superior a la mía, si es que se le puede decir fuerza a lo que tengo de pequeños brazos.  


“I wanna protect you” 
Ficha aceptada
Amé por completo tus escritos, me gusta mucho tu forma de narrar y además no noté ninguna falta ortográfica. Dios, el capítulo de Taissa y Evan fue hermoso :') (amo esta pareja, tendrían que casarse, ah) Y con el de Glee me dió un poquito de pena que Louis estuviera en silla de ruedas y le hicieran bullying :c pero fue muy bueno, al igual que el último. ¡Ya estas participando, suerte!
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Somewhere after the death |n.c | ¡Resultados!

Mensaje por zayngirl. el Sáb 08 Feb 2014, 9:50 am

Hermosa mañana dejo la ficha, espe ayas visto mi primer comentario :) fue de los primeros
En fm espérame pliss en verdad quiero participar
::Besos::
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Somewhere after the death |n.c | ¡Resultados!

Mensaje por Diamandis. el Sáb 08 Feb 2014, 9:53 am

.:.Vane~Love.:. escribió:Hermosa mañana dejo la ficha, espe ayas visto mi primer comentario :) fue de los primeros
En fm espérame pliss en verdad quiero participar
::Besos::
Si linda claro que lo vi :) No te preocupes, las audiciones seguirán abiertas. Besoos<3
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Somewhere after the death |n.c | ¡Resultados!

Mensaje por Diamandis. el Sáb 08 Feb 2014, 10:01 am

Drama♥Queen escribió:
Alice Wood


>Nombre del personaje femenino: Alice Elizabeth Wood
>Representante: Alyson Stoner
>Causa de muerte: Murió al salvar a otra persona
>Chico: Freddie Highmore
>Escrito de tu autoría {en spoiler o link}
"Cabaret" Primer Cap:
Harry entró en “Holly Days”, el mejor Cabaret de Lima, Oshio. Necesitaba algo para relajarse, y que mejor idea que ver bailar a hermosas mujeres con diminutos trajes. Todos los hombres amaban a las bailarinas de aquel lugar, eran muy fáciles y curvilíneas. No había hombre en esa ciudad que no hubiera ido a cometer algún pecadillo con una de esas mujerzuelas. Casados, mayores, de todas las edades. No perdían la oportunidad de tener una alegría después del trabajo. Según lo que había hablado con Jeff, su mejor amigo, parecía que esta noche se presentaría una nueva bailarina. Según los comentarios del pueblo, era asquerosamente bella. Ninguna de las bailarinas podía competir con ella.


- ¿Qué hay de nuevo, Harry?- Preguntó Dallas, el dueño del lugar.
- Lo mismo de siempre, el mismo trabajo aburrido. – Contestó. Pidió una bebida al barman y se sentó en una mesa cercana al escenario. Dallas arrimó una silla y se le unió.
- Tengo la solución a tus problemas. – Palmeó su hombro y agarró las bebidas que el chico les ofrecía.
- ¿Ah, si? ¿Mandarás a Ally para complacerme? – Interesado, dio un sorbo a su bebida. Una cerveza negra antes de empezar el show cambiaba su estado de ánimo.


al ritmo de la música de Britney Spears. Harry comenzó a prestarle más y más atención a la bailarina. Nunca la había visto por allí, pero algo le resultaba familiar en ella. Terminó su baile sensual con una abertura


- Nada de eso, amigo. Tengo algo mejor. – Volteó su cabeza para mirar al escenario. Sonrió y se dirigió al rizado. – Tu sorpresa llegará en unos segundos, espera la música. Te traeré algo más fuerte, lo necesitarás.
- Como tú digas, Dallas. – Confundido miró al escenario. “¿Qué me habrá querido decir?” se preguntaba una y otra vez hasta que un sonido llamó su atención. Sacudió su cabeza y volteó hacia el escenario mientras una castaña vestida de colegiala comenzaba a bailar. Movía sus caderas
de piernas lenta pero exquisita. Todo el público se alzó en aplausos, chiflidos y palabras obscenas.
- Démosle la bienvenida a “Perfect Bitch”, nuestra nueva bailarina. – Dijo Dallas llamando la atención de todo el público. La bailarina hizo una reverencia y corrió detrás del telón.
- ¿Quién es ella? – Preguntó una vez que Jeff se había sentado a su lado. Con una botella en su mano soltó un largo suspiro.
- Es el nuevo espectáculo del lugar, querido amigo, es “Perfect Bitch”. Nadie sabe quién es. - Contestó a su pregunta, tomó un trago de vodka y continúo hablando. – Capaz, no quiere ser reconocida.


de negación. -¡Oh, vamos! Ni que fuera tan bonita.
- Eso no dicen tus pantalones, Jeff – Señaló Harry al bult


- ¿Les ha gustado el show, verdad? – Preguntó Dallas colocando sus manos en los hombros de aquellos muchachos.
- Nos ha encantado, ¿no es cierto, Harry? – Miraba divertido a su amigo. Jamás lo había visto babeando por una bailarina. No podía negarse la belleza de esa mujer, lo había dejado con algo muy duro en sus pantalones pero jamás lo admitiría.
- ¿Quién es ella? – Preguntó Harry sin poder dejar de mirar el escenario
- Ella es muy especial, no es como las demás. – Contestó palmeándole el hombro. – Ella sólo es una bailarina
- ¿No podremos tener una noche con ella? – Dallas sacudió la cabeza en gesto
o creado en sus pantalones.
- No soy el único que tiene una erección, ¿has mirado tu pantalón? – Desvió su vista hacia su pantalón, notando que su amigo tenía la razón. Estaba duro, demasiado duro.


decir nada más, Dallas se retiró dejando a los dos amigos preocupados. Quería saber quién era ella y lo conseguiría. Cueste lo que cueste.


- Ninguno se acostará con ella, ¿entendido? Si me llego a enterar de que alguno le ha puesto las manos encima… - No hacía falta aclarar nada, los dos sabían que morirían si no acataban sus órdenes. Si
n
__________________________________

Caminaba hacia su casa, no podía sacarse a esa mujer de su cabeza. Su baile había sido el más sensual que había visto en su vida. Cada vez que recordaba sus movimientos un suave escalofrío recorría su espalda. Necesitaba dormir, quería pensar cómo conseguiría saber quién era esa chica.




Colocó su abrigo en el perchero y saludó a Sam, su perro. Mañana debería ir a buscar a Emily, su hija. Necesitaba una ducha de agua caliente para relajar sus músculos. Últimamente estaba muy tenso. Los problemas del divorcio y la tenencia de su hija lo mantenían la mayoría del tiempo ocupado y malhumorado. Se metió en su cama y comenzó a pensar, no podía sacarse de la cabeza aquellas imágenes. Quería mantener sus ojos abiertos pero era tanto el agotamiento físico que no pudo luchar por mantenerse despierto. Se dejó envolver en los brazos de Morfeo. Mañana, sería un día difícil.
Caap:
“Heather, no! – Gritó Marie, mi madre, mientras sentía cómo mis manos apretaban el gatillo”
Me desperté luego de una horrible pesadilla. Cada mañana comenzaba con aquella sensación de miedo y angustia que había sentido ese día, el recuerdo siempre volvía y mis ganas de llorar aumentaban. Jamás había querido matarlo, pero había sido un accidente. ¿Quién iba a pensar que una persona podría caminar justo hacia la bala? ¿Por qué debía pasar justo por ahí?
Me levanté de la cama y caminé hacia el tocador. Mi cara, como siempre, pálida y ojerosa. Jamás había tenido color en las mejillas y había nacido prácticamente con bolsas bajo mis ojos. Caminé hacia el baño y me di una larga ducha fría. En mi mente, se repetían los gritos mientras mis sollozos se habían audibles.
“- Asesina, lo has matado – Gritaba mi llorosa madre”
Salí de la ducha, más nerviosa que antes. Era mi primer día en la nueva ciudad, y no sabía cómo me recibiría la gente. ¿Se enterarían alguna vez de que tienen como vecina a una asesina? No, pero yo no era considerada una joven peligrosa ¿o sí?
De repente, escuché una voz que me hizo sonreír. La voz que me había salvado en varias ocasiones y que iluminaba mis mañanas más oscuras.
- Heather, ¿dónde estás? – Escuché como Harry cerraba la puerta y dejaba unas bolsas en el recibidor.
- En el cuarto. – Dije, mientras comenzaba a vestirme. Escuché como la puerta se abría y unos brazos fornidos me abrazaban. Era él, lo sabía. – No te había escuchado salir, pensé que te vería al despertar.
- Lo siento, ángel. Salí a comprar donuts para el desayuno, quería que me acompañaras pero te veías tan linda durmiendo que no quise molestarte. – Depositó un suave beso en mi cuello y me di vuelta, abrazándolo más fuerte. Sus brazos se tensaron al sentir mi desesperado apretón. - ¿Has vuelto a tener otra pesadilla, Heather?
- Sí, pero es siempre la misma. – Comenté, me solté de sus brazos y me dirigí hacia la cocina. Jamás le había contado mis pesadillas, pero él ya sabía cuáles eran mis recuerdos. Harry había estado presente, él había visto todo.
- No me esquives, sabes que debemos hablar de eso. – Sentí sus pasos caminando detrás de mí, me estaba siguiendo y lo sabía pero yo no necesitaba hablar del tema. Yo necesitaba que me haga olvidar todo y me diga que las cosas irían bien. –Sé que no quieres hablar, pero algún día debemos dejarlo ir.
- No puedo dejarlo ir, Harry. Soy prófuga de la justicia y eso no lo olvidará la policía. Si me encuentran, iré presa y tú lo sabes. Así que no me pidas que me olvide de mi problema porque no pasará. Y lo sabes. – Sabía que no debía gritarle ni ponerme nerviosa, pero me molestaba mucho que siempre me dijera que debía olvidarlo. ¿Cómo puedo olvidar algo de lo que me arrepiento? ¿Cómo puedo olvidar su sonrisa, antes de morir? ¿Cómo puedo olvidar los gritos desgarradores de mi madre? ¿Cómo puedo olvidarme de haber asesinado a mi hermano? – Para ti, todo es fácil. Steve no era tu hermano, era el mío y jamás podré olvidarme de él.
- No era mi hermano, pero lo quería como tal. – Estaba provocando su ira, y lo sabía. Agarró mis muñecas y me empujó contra la pared. Esto iba a terminar mal, podía presentirlo. - ¿Crees que no me arrepiento de haberte dado ese arma? La culpa es tanto tuya como mía, y no puedes cambiarlo. Algún día debes dejarlo ir, aunque sea doloroso.
- Tú me diste el arma, pero yo apreté el gatillo. Es mi culpa, mi problema. – Comenté mientras luchaba por soltarme, me estaba empezando a cansar de estas discusiones matinales. – Ahora suéltame, ya me estoy cansando.
- No te soltaré hasta que entiendas, y lo harás por las buenas o por las malas. Tú elijes, ángel – Dijo mientras me colocaba un mechón de pelo detrás de la oreja.
- Tú debes entender que es difícil y siempre lo será. Tú no sabes lo que es escuchar a tus padres gritándote “basura”, ya no me reconocen como su hija. Ahora sólo soy una fulana que mató a su hijo, sólo eso.
- Ángel, no llores. - Me estrechó entre sus brazos, donde me sentía protegida. Harry era la única persona que me hacía sentir segura con sólo abrazarme. Comencé a sollozar mientras escuchaba su voz diciéndome que todo estaría bien.
- Gracias – Comenté mientras me secaba las lágrimas y me separaba de la seguridad de sus brazos. Antes de irme, agarró mi brazo y me di vuelta para encontrarme con sus dulces labios sobre los míos. - ¿Prometes que todo estará bien?
- Te lo prometo, ángel. – Volvimos a juntar nuestros labios, haciendo que el momento sea agradable y re confortable.
                                           ___________________________________________
Ángel, cada vez que me llamaba así mi corazón se aceleraba. Era un apodo que me había puesto en la secundaria, cuando nos conocimos. Ese día había sido mágico, había sentido la chispa desde el primer momento en que lo había visto. Era mi mejor amigo y nada cambiara eso, ni mis sentimientos.
                                         _____________________________________

Debía conseguir trabajo, pero prefería esperar a que la tormenta cesara. Me miré al espejo por última vez, y salí. Harry me esperaba sentado en el sillón blanco del living, mientras miraba su reloj. Caminé hacia su lado y me senté.
- Hoy, conocerás a unos amigos. – Me miró a los ojos y agarró mi mano, dándome seguridad.
- No estoy muy segura de esto, Harry. – Le dije mientras comenzábamos a pararnos. Él quería que tuviera nuevos amigos, pero yo no estaba segura de compartir el mismo deseo.
- Tranquila, les caerás bien. – Depositó un pequeño y dulce beso en la comisura derecha de mis labios, él confiaba en mí y yo confiaba en él.


Obviamente, hay muchas más fotos en los que salen favorecidos pero eran las únicas que coincidían con el tamaño. Me gustó la trama y espero quedar. Por cierto, me llamo Mar
Ficha aceptada
Mar debo decir que los dos escritos estuvieron geniales, narras muy bien y además no tenes faltas ortográficas :) El segundo capítulo me atrapó por completo ¿Ella mató a su hermano por accidente? Wow, de verdad no lo esperaba. Sin dudas fue muy atrapante! Por cierto, elegiste a Alyson creo que vi todas las películas de esta chica, además me encanta su voz :) Ya estás participando, ¡suerte!!
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Somewhere after the death |n.c | ¡Resultados!

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Página 4 de 16. Precedente  1, 2, 3, 4, 5 ... 10 ... 16  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.