O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» A house made of cards and us, inside.
Hoy a las 3:31 pm por wang.

» tropical night.
Hoy a las 2:16 pm por changkyun.

» trust the unknown
Hoy a las 2:02 pm por chihiro

» CONCURSO: Christmas in Our Hearts (Drabble)
Hoy a las 1:54 pm por wang.

» cokehq cay {muro interactivo.
Hoy a las 1:38 pm por chihiro

» ♡ snow flower.
Hoy a las 12:55 pm por sagittarius

» ♡ contrail.
Hoy a las 12:31 pm por bwiyomi.

» i'll be there for you |muro interactivo.
Hoy a las 11:52 am por bxmbshell.

» Entrega la evidencia y nadie saldrá afectado. (One Direction y tú)
Hoy a las 11:35 am por Annnnndii

novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ insxne.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

Guerra de familias | audiciones abiertas.

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Guerra de familias | audiciones abiertas.

Mensaje por Invitado el Miér 05 Feb 2014, 10:21 am

Fantasy. escribió:ay, yo quiero participar, pronto dejo todo<3
¡Gen! Esperamos tu audición linda<3.
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Guerra de familias | audiciones abiertas.

Mensaje por Invitado el Miér 05 Feb 2014, 10:23 am

HoranSkyes escribió:¡¡HERE!! Participaré :3 <3 <3 <3
Esperamos tu audición:3
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Guerra de familias | audiciones abiertas.

Mensaje por aurelia. el Miér 05 Feb 2014, 10:26 am

avatar


Ver perfil de usuario https://www.goodreads.com/user/show/65153777-maddalena

Volver arriba Ir abajo

Re: Guerra de familias | audiciones abiertas.

Mensaje por peeta. el Miér 05 Feb 2014, 12:50 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

shailene and dylan.


*Representantes: Shailene Woodley and Dylan O'brien.


*capítulo; sexto sentido.:


El meteorólogo de la televisión se había equivocado notoriamente. El cielo azul que éste presagiaba no apareció nunca, y, aquella mañana, un color grisáceo se apoderó del firmamento que, territorialmente, pertenecía a los Estados Unidos. Observaba, desde mi habitación, a las pequeñas y cristalinas gotas de lluvia que resbalaban en un elegante baile a través de mi ventana; la sonrisa de satisfacción que, sospecho, cruzó por mi rostro, no hacía más que revelar mi dulce afición por el invierno y los meses en los que éste me regalaba un hermoso paisaje gris, con lágrimas celestiales complementándolo. Velozmente me alejé de la ventana, obligándome mentalmente a ceder a aquel capricho para comenzar a escuchar a mi amigo, el cual, con tanta dedicación, me ayudaba a estudiar para el exámen de matemáticas que ese mismo día, y a última hora, estaría torturándome. El ojiverde hablaba con tanta devoción sobre números y raíces cuadradas (ugh, esas cosas parecían perseguirte de por vida), que por un momento pensé en decirle “Creo que ya puedes cerrar la boca, rulos, de todas maneras, ni siquiera te estoy escuchando”, mas no podía hacerlo: él se había tomado la molestia de levantarse tres horas antes sólo para acudir a mi rescate y si se me ocurría mencionar que no había escuchado ni “j” el me daría mi merecido sin dudarlo dos veces. Quizás absorbería mi poder de telequinesis y me arrojaría el ropero por la cabeza, o usaría mi control de los elementos para pasarme del infierno al polo norte en menos de lo que canta un gallo. Claramente escalofriante.


—Listo, así es como se resuelve el problema de la página 956 del libro. Es tu turno, Tris, hazlo para ver en qué estás flaqueando— me dijo con amabilidad mientras me entregaba el bolígrafo para que pudiera escribir el desarrollo del problema.


Si había algo en lo que nos parecíamos el libro de matemáticas y yo, era en que ambos teníamos problemas. Pero, a diferencia, yo intentaba resolver los míos, él, en cambio, se los delegaba a pobres estudiantes como yo. Y para agregarle más peso al saco, si no resolvíamos los problemas correctamente nos sacaban un reprobado y eso sí que eran problemas. Maldito y suertudo libro de matemáticas.


—No entiendo nada, sinceramente, esto es tan confuso para mí como lo sería armar un vehículo sin manual y tan aburrido como una roca. No podré, Harry, no podré— observé a mi mejor amigo con auto-decepción y él suspiró. Él creía en mí, siempre lo había hecho, y yo no sería quien lo decepcionara— agh, ¿sabes qué, Edward? Sí podré, lo haré, y luego tú te enorgullecerás y me regalarás el perrito que vimos el otro día en la perrera— me levanté con decisión, alisé mi vestido azul zafiro y salí de mi habitación, esperando a que Harry saliera para poder irnos a clase.


{***}


Harry estaba sentado bajo la sombra de un frondoso árbol que se encontraba a una distancia de 9 metros del lugar en el que yo me hallaba. Acababa de salir del salón de clases y ya había pasado la cafetería, la cual daba una exquisita vista del hermoso jardín del instituto. O al menos, era una exquisita vista, porque cuando pasé por ahí, las ventanas estaban atiborradas de chicas que observaban, suspiraban y chismeaban al mismo tiempo. No se me hizo difícil saber quién sería el objeto de tal atracción, y es que Harry parecía tener un imán-atrae-chicas. Sonreí ante la imagen de mi amigo rodando ojos e intentando hacer caso omiso de aquellas chicas que, con o sin querer, sólo aumentaban el tamaño de la lista negra de éste. Tomé dos jugos de manzana y dos sándwich de pavo, que  correspondían al menú del día en el lugar, y salí en busca del ojiverde. Cuando me senté a su lado, me dí cuenta de que estaba leyendo el libro de acción que le regalé una semana atrás, pero en vez de los rasgos serenos y confiados que el pálido rostro de mi amigo revelaban cada vez que leía un libro, éste se encontraba turbado y confuso. Eso no era nada bueno.


— ¿Qué pasa, hazza?— comenté, antes de darle un gran mordisco a mi sandwich.


—Gemma me ha enviado un mensaje preguntando si había hecho algo malo. Pero no sólo malo, creo que “grave” se adaptaría fácilmente a la oración— respondió, mientras me prestaba su móvil para que pudiera leer el mensaje.


¿Qué sería tan grave como para que Gemma le enviara un mensaje? La última vez que lo hizo, fue cuando un chico lo acusó de haberle robado el dinero del almuerzo. Lo castigaron un mes y luego descubrieron que el chico lo había ocultado en el bolso de Harry sólo para inculparlo.


Cuando volví a prestar atención al presente, me dí cuenta de que el ojiverde estaba observándome, y creo que algo debió haber comentado, ya que me sonreía como si fuera la estúpida del año. Al carajo.


—Uh, ¿dijiste algo?— interpelé, devolviéndole la sonrisa.


—Te dije que ya es hora de ir a casa, el timbre ya sonó, ¿no lo escuchaste?


—La verdad es que no.
Y sin más, mi amigo se levantó y estiró el brazo para ayudarme a efectuar el acto. Avanzamos de la mano (cosa a la que ya estábamos acostumbrados) por los pasillos de la escuela y entonces, nos encontramos con Dereck. Debo admitir que mi primer impulso fue correr y encerrarme en un lugar donde estuviese segura de él y todo lo que pasó en el pasado, pero no, me encontré a mi misma aferrándome al brazo de Harry como si se fuera mi vida en ello, mientras que estos intercambiaban un par de palabras.


—Yo sé que disfrutarás de tanta atención, rata de laboratorio— aquello fue lo primero que escuché, mas lo último que él había dicho, y la verdad es que dentro de mí, algo pareció romperse. Él era un maldito.


Y entonces fue como regresar al pasado. Cuando Harry descubrió la verdad sobre Dereck y corrió hasta su casa, le invitó a dar un paseo y luego lo golpeó hasta que el rubio cayó desmayado. Desvié la mirada y me encontré con un escenario bastante confuso, y entonces, me pregunté si no estaría en una cámara indiscreta.


—Harry— le susurré al oído, cuando este había dejado de golpear a Dereck.


—Todo está bien ahora, Bea, tranquila. Ese rubio con cara de princesa no volverá a molestarte.


—Harry, no es eso… sólo que… ¿quiénes son ellos?— pregunté a la vez que señalaba con mi dedo índice a los señores de bata blanca que me observaban extrañamente—, ¿y qué hacen nuestros padres ahí?


Y entonces, pareció que el mundo se hubiese detenido. Dos hombres agarraron de los hombros a Harry, y mientras que aquella extraña escena era presenciada por mis ojos, recordé el mensaje de Gemma. ¡Ella intentaba ayudarnos! Observé a mis padres, mientras estos le asentían  con la cabeza a otro grupo de científicos, otro par de gigantes venían por mí. ¿Acaso mi día no podía ir peor?


{***}


Destrozada. Esa habría sido una buena descripción para mí en ese momento. ¿Cómo se supone que afrontes el que tus padres te traicionen de tal manera? De mi madre podía comprenderlo, ya que desde la muerte de mi hermano, ella no hacía más que regañarme y criticar cada cosa que hacía, pero mi papá, el hombre que me prometió por su propia vida que me protegería de todo, lo había hecho también, y vaya que me dolía.


La furgoneta negra, en la que nos obligaron a subir luego de que nos atraparan, era bastante cómoda, aunque si mezclabas aquello con la inestabilidad del camino por el que íbamos, tenías como resultado una buena cantidad de golpes en la cabeza. Gracias a las negras ventanas selladas, no podíamos siquiera saber la ubicación en la que nos encontrábamos, aunque era fácil descubrir que era un camino bastante alejado del resto de la sociedad.


Los demás chicos llevaban a cabo una amena conversación en la que no quise ser incluída, así que hice mi máximo esfuerzo para no escuchar lo que salía de sus parlanchinas bocas. Me fue imposible, así que llegué a un trato conmigo misma: Sólo escucharía, pero dimitiría de cualquier charla que fuese dirigida hacia mi persona. Admítanlo, aquél era un buen acuerdo.


Y entonces, fue cuando localicé a Harry. Sentado delante mío, aunque claro, estaba tan absorta en mí misma que no me dí cuenta que estaba ahí. Debía aprender a ser más abnegada, sin duda.


—¿Dónde estamos?— le pregunté, logrando captar su atención inmediatamente. Aunque, cabe aclarar, quien me respondió no fue él, sino una chica. Cleo.


Me perdí nuevamente en la conversación, aunque a veces comentaba cosas como “¿Cómo lo sabes?” o “¿Qué nos harán?” y “Creo que liberar tanta información importante podría, luego, ser contraproducente” y después guardé silencio, porque nadie más quería seguir hablando del tema.


Y entonces, la furgoneta se detuvo y todos descendimos de ella. En los vehículos que iban por delante de nosotros bajaron muchos jóvenes, al 20% de ellos los conocía. Sobre todo a él. Zayn Malik.


Vaya, era muy pronto para decir que mi día no podría ir peor, ya que apenas apareció su cabellera azabache, supe que esto no sería nada bueno, y pude sentir la tensión entre nosotros. Y todo esto es gracias a Harry.


Se acercó a mí, con la mirada desafiante. Entonces recordé todas y cada una de las veces en que esa mirada fue dirigida hacia mí, y aquello no hizo más que evocar cuánto anhelaba estar lejos de él. Pero ya era demasiado tarde para correr, porque él ya estaba frente a mí.

Britt, Magda and apu<3 aquí les dejo mi audición. Es un capítulo de una nc nueva y que aún no subo, así que apu no puede leerlo (?)
espero con ansias quedar en esta colectiva, ¡besos!
pd; perdón por aburrirlas con mi capítulo xd.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Guerra de familias | audiciones abiertas.

Mensaje por Invitado el Miér 05 Feb 2014, 12:56 pm

holaaaaaaaaaaaaaaaap<33 soy lizzie y creo que las conozco a todas(?
amo la idea y audiciono cccccc':
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Guerra de familias | audiciones abiertas.

Mensaje por Invitado el Miér 05 Feb 2014, 1:09 pm

@Lizzie. escribió:holaaaaaaaaaaaaaaaap<33 soy lizzie y creo que las conozco a todas(?
amo la idea y audiciono cccccc':
Hola Lizzzz <33 me encanta que te guste la Idea y audiciones nxnxnx esperamos tu audicion nxnxnxnx
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Guerra de familias | audiciones abiertas.

Mensaje por tobias. el Miér 05 Feb 2014, 2:10 pm

había dicho que jamás audicionaría en ninguna otra ene cé bc ya estoy en muchas, pero llegan ustedes perras y hacen la mejor idea del mundo y quiero audicionar :bossassbitch: iré por joshua y astrid so esperen mi sensual ficha con la cual se maravillarán (?) ahseráunascototal. bueno, mujeres, bai, ily<333
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Guerra de familias | audiciones abiertas.

Mensaje por Invitado el Miér 05 Feb 2014, 2:51 pm

Felicity Jones || Daniel Sharman.

here:

Después de varias horas conversando sobre sus vidas; como solían hacerlo cada vez que se reunían en el dichoso café, decidieron que era hora de partir hacia el único lugar donde ambos sabían, serian bienvenidos.
- ¿Puedes apresurarte? – inquirió el moreno – Louis debe estar enfadado, prometí que estaría ahí a las nueve. – sin embargo la chica no pareció prestarle atención, pues siguió revolviendo calmadamente su café.
- Dime… - habló por fin levantando una ceja mientras una sonrisa burlona se formaba en sus labios - ¿Desde cuándo cumples tus promesas?
Un ligero rubor apareció en las mejillas del moreno, y apenadamente aparto la mirada, clavando sus castaños ojos en el ventanal.
- Como sea – prosiguió la pelirroja – si empezaras a hacerlo ahora, será mejor que cumplas todas y cada una de las promesas que me has hecho. – dicho eso, volvió a acercar la taza a sus labios, para dar un sorbo al amargo café.
- ¿Cómo cuales? – pregunto el chico, posando está vez sus ojos en los de la chica, los cuales aún reflejaban el humor que había en sus palabras.
La chica tamborileo con los dedos en una esquina de la pequeña mesa, y habló: - ¿Recuerdas esa vez     que prometiste llevarme a París? ¿O que tal esa vez que prometiste regalarme un gato? – cuestiono la pelirroja, quien disfrutaba ver a su amigo sonrojado.
- Vamos Cass, tenía cinco años cuando prometí llevarte a París, - se excuso el muchacho. – y además, eres alérgica a los gatos.
Fue imposible para la chica retener la carcajada que se asomaba en su garganta, provocando así también las risas de su morocho amigo. Cinco minutos después, la pequeña pelirroja habiendo terminado su café, se levanto de la pequeña mesa en la que había pasado gran parte de la tarde hablando con su mejor amigo.
Con paso despreocupado atravesó el pequeño local, hasta llegar a la puerta, empujando está para al fin salir. Una vez puso un pie fuera del local, sintió como el frio viento de invierno envolvió su cuerpo. Acomodó su chaqueta de cuero y emprendió camino al único lugar en el que solía olvidarse de todo; sus problemas, sus obligaciones… su pasado.
- ¿Me estas escuchando Cass? – pregunto el moreno pasando una mano frente a ella.
- No, – contesto. – lo siento. ¿Qué decías? – preguntó esta vez, alejando todo lo que rondaba en su mente.
- Pregunte qué si tienes un plan está noche – pregunto el chico, con su mirada sobre ella.
- Claro… - afirmo la pelirroja con una sonrisa en sus labios. – divertirme Zayn.
Sus ojos la siguieron mientras su paso era constante y seguro, no sabía en qué momento había parado su andar, pero sin duda le dio una mejor visión de ella; su pequeña figura parecía sobresalir en la fría noche, como si nada importará, su cabello; de un rojo vibrante caía en perfecta cascada sobre su espalda, agitándose conforme a su paso; era hermosa, sin duda.
Minutos después ambos se encontraban frente aquel conocido lugar. Un enorme letrero con letras de colores fluorescentes se encontraba en lo alto, rezando “Neon Ligths”, el nombre del club.
Después de meses de asistir al mismo lugar, pasaron sin problema alguno al lugar, dirigiéndose directamente a la barra por un trago. Luces de neón llenaban el lugar, además de la energética música, y en la pista decenas de jóvenes moviéndose a su ritmo.
Una vez frente a la barra, una cabellera castaña y despeina apareció frente a ellos; Louis.
- ¡Vaya! – exclamo. – Era hora de que llegará su alteza. – dirigió cada palabra al moreno, el cual rodo los ojos.
- Cierra la boca Louis, es viernes, pasamos a tomar café. – excuso el chico.
- Claro, lo había olvidado. – dijo, sin tomarle importancia a las palabras recién dichas por su amigo. - ¿Qué tal Cass? – hablo saludando a la pelirroja, la cual le sonrió.
 - Hola Lou, - saludo descansando sus codos en la barra. - ¿Qué tal tú día?
- Genial. – guardo un par de vasos en uno de los estantes y se acerco ellos. – Han venido un par de chicos, nuevos. – dijo, e hizo un gesto con la cabeza, señalando la mesa en la que se encontraban.
Tanto Zayn como Cassie dirigieron su mirada a la mesa, la cual se encontraba a unos metros de ellos, cinco chicos se encontraban en ella, charlando y bebiendo, como cualquiera en el lugar.
- Riquillos ¿he? – inquirió burlonamente Zayn.
- Eso parece… - contesto Cassie sin apartar la mirada de ellos. – Vamos Lou, tráeme un trago. – pidió mirándolo a él finalmente.
- En seguida Cass. – se alejo del lugar para comenzar su trabajo.
- ¿Entonces? – pregunto el morocho.
- ¿Entonces qué? – respondió ella con una sonrisa.
- ¿Planeas engatusar a uno de esos chicos? – instantáneamente la sonrisa fue borrada del rostro de Cassi.
Sin duda Zayn era su mejor amigo, pero había momentos en los que el chico era un completo idiota, y lo único que Cassie deseaba era golpearlo. Sin embargo, hizo lo que hacía usualmente, tomo en sus manos el vaso con tequila que segundos antes Louis había dejado frente a ella, lo bebió de un trago, sintiendo como el liquido bajaba por su garganta, dejando una línea de fuego. Dejo el vaso nuevamente en la mesa y miro al chico.
- Eso no es de tú incumbencia Malik. – un segundo después se dirigía a la pista, lista para perderse en el tumulto de gente que ya se hallaba ahí.
Su cuerpo seguía el ritmo de la música, las luces de neón, que viajaban de una esquina a otra, daba la impresión de que se encontraba en la Vía Láctea. Sus ojos, los cuales había mantenido cerrados durante varios minutos, se abrieron en el instante en el que sintió la pesadez de una mirada sobre ella.
El momento en que el oscuro color café de los ojos de ella, impacto contra el azul de los de él, fue mágico; como Júpiter y Marte chocando, como el Sol y la Luna juntos, como el fuego y el agua mezclándose.
Ambos sabían que no era correcto, que podrían salir lastimados, pero nada superaba la fuerza magnética que se encontraba entre ellos, la cual los obligaba a unirse.
Cassie sabía lo peligrosa que era para él, pero no se alejo, no lo alejo, aún sabiendo que era como una bomba radioactiva.
“Los momentos de impacto dejan una marca en nuestra vida, y sin duda, ese momento los marcaría a ambos”.
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Guerra de familias | audiciones abiertas.

Mensaje por you're mine ANGEL, PATCH el Miér 05 Feb 2014, 4:08 pm


Emily Black
- all what I need -

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


Emily  Black|| Zayn malik



Capitulo:
Cuento
de Halloween


La neblina caía como un fino velo gris sobre el malecón y se hundía en el mar, el mar azul como  el cielo de aquella noche.
En la angosta vereda, una frágil figura de niña se deslizaba lentamente entre la bruma sintiendo que el frío golpeaba con fuerza su rostro y se metía entre los pliegues de sus ropas que consistía en un pequeño vestido rosado y una chompa de terciopelo blanca. La pequeña pensó que tenía que encontrar rápido un taxi o algo que la sacará de aquel lugar desolado, pero no se veía ni un alma por los alrededores.                                                                                    En su cestita micifuz dormía plácidamente mientas ella empezaba a perder la calma. Cuando de pronto vio que un auto blanco con lunas negras se detenía  delante de ella y una cara macilenta aparecía en la ventanilla.
-¿A dónde vas nena?-Le preguntó-
La niña le dio las señas y el hombre respondió con voz ronca que subiera que la dejaría cerca, luego de dudar durante unos segundos ante tal ofrecimiento, subió al auto y se acomodó como pudo en el asiento trasero,  sintiendo de nuevo el ronroneo de micifuz y el calorcito de la calefacción empezó a adormilarla, cuando la voz ronca del desconocido la sobresaltó.
-Por cierto me llamo Ramón-Le dijo y añadió- ¿Y qué hace una nena tan linda como tú sola por estos lugares?-.
-Llevando a mi gatito a la veterinaria-Le contestó la niña tímidamente
-¿Y tu mamá no debería acompañarte?- pregunto de nuevo el hombre
-Bueno es que está de viaje-
-Pero es peligroso que andes sola por la calle- sentenció el hombre antes de concentrarse nuevamente en la ruta.
Durante un  rato el viaje siguió tranquilamente su curso; el auto deslizándose silencioso por la pista y el ruido de las olas chocando  con los acantilados, como única melodía; hasta que de pronto, en una cerrada curva, un fuerte estrépito los hizo saltar de sus asientos.
-Diablos parece que chocamos con algo.-.Gritó furioso el chofer, mientras se bajaba a examinar los daños. Al rato volvió diciendo que tenían que caminar- Parece que caímos mal en un hueco. Debemos pedir ayuda, felizmente acá cerca hay un sitio que conozco.- Ya empezaba a anochecer y la niebla se hacía cada vez más espesa, así que con dificultad llegaron hasta una alta edificación en medio de la nada. .Adentro también reinaba la oscuridad.
-Es que no hay electricidad en todo el sector- oyó que le decía el encargado de la portería a Ramón, que al rato volvió con un mechero y le dijo que debían pasar la noche allí. -No hay manera que arreglen el auto hasta mañana – Concluyó  subieron por una ancha escalera de madera que crujía a su paso y se instalaron en un cuartito del tercer piso.
-Tú quédate en la cama, yo me las arreglaré en el sofá - La niña obedientemente se sentó encima de la fría colcha viendo como el desconocido sacaba un enorme pedazo de pan y un oloroso salchichón que empezó a cortar con un filudo cuchillo. Bajo la mortecina luz del lamparín a la niña inspeccionó el cuarto donde se encontraba,  las cortinas blancas le daban un toque de paz a la habitación, las paredes pintadas de un rojo suave le daba un poco de terror al cuarto, también la niña  le pareció ver el rostro del tío que la maltrataba constantemente y no la del hombre que la acompañaba. Un escalofrío la recorrió y abrazó fuertemente a Micifuz, que con su piel sedosa y calientita la reconfortó de nuevo, mientras el silencio aparecía. Abajo el sonido de un viejo reloj dio la hora y el conserje se estremeció en su silla .El tiempo pasó lentamente y cuando los primeros rayos de sol entraron por la rendija de la ventana, la pequeña salió silenciosamente de la habitación sin mirar atrás. Se quedó debajo de la escalera por un  buen rato hasta que vio que aclaraba completamente, entonces se dirigió hacia a la puerta trasera. Cuando pasó por el ancho vestíbulo vio que el encargado de la conserjería hablaba con un oficial de policía.
-¿Y en qué circunstancias lo encontró? -Decía el policía con voz autoritaria.  
-El señor me pidió que lo despertara temprano para que arreglaran su auto-Contestó medio asustado el conserje- Y hace un rato entré a despertarlo y lo encontré en medio de un charco de sangre. Parece que lo degollaron mientras dormía, pero yo no escuché nada.
-¿Y vino solo?-Insistió el oficial.
-Ayer se fue la luz y estaba muy oscuro cuando llegó. Aunque creo que lo vi con una niñita. Pero no estoy muy seguro- Concluyó el hombrecito..
En la entrada la niña siguió su camino y se escabulló por la puertecita de atrás, salió por un estrecho callejón y allí se paró un momento cerca de un bote de basura; entonces cerciorándose de que nadie la estuviera viendo; sacó de la cestita del gato un paquete mal envuelto, que dejaba ver un cuchillo ensangrentado y lo echó a la basura. Luego se fue caminando hacia la carretera acariciando a su gatito y pensando que debía buscar a alguien que la sacará de aquel lugar perdido.
Una niña, solo una pequeña niña


By  Prisc
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Guerra de familias | audiciones abiertas.

Mensaje por demons. el Miér 05 Feb 2014, 5:19 pm

avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Guerra de familias | audiciones abiertas.

Mensaje por Invitado el Miér 05 Feb 2014, 5:22 pm

Fantasy. escribió:


shailene and dylan.


*Representantes: Shailene Woodley and Dylan O'brien.


*capítulo; sexto sentido.:


El meteorólogo de la televisión se había equivocado notoriamente. El cielo azul que éste presagiaba no apareció nunca, y, aquella mañana, un color grisáceo se apoderó del firmamento que, territorialmente, pertenecía a los Estados Unidos. Observaba, desde mi habitación, a las pequeñas y cristalinas gotas de lluvia que resbalaban en un elegante baile a través de mi ventana; la sonrisa de satisfacción que, sospecho, cruzó por mi rostro, no hacía más que revelar mi dulce afición por el invierno y los meses en los que éste me regalaba un hermoso paisaje gris, con lágrimas celestiales complementándolo. Velozmente me alejé de la ventana, obligándome mentalmente a ceder a aquel capricho para comenzar a escuchar a mi amigo, el cual, con tanta dedicación, me ayudaba a estudiar para el exámen de matemáticas que ese mismo día, y a última hora, estaría torturándome. El ojiverde hablaba con tanta devoción sobre números y raíces cuadradas (ugh, esas cosas parecían perseguirte de por vida), que por un momento pensé en decirle “Creo que ya puedes cerrar la boca, rulos, de todas maneras, ni siquiera te estoy escuchando”, mas no podía hacerlo: él se había tomado la molestia de levantarse tres horas antes sólo para acudir a mi rescate y si se me ocurría mencionar que no había escuchado ni “j” el me daría mi merecido sin dudarlo dos veces. Quizás absorbería mi poder de telequinesis y me arrojaría el ropero por la cabeza, o usaría mi control de los elementos para pasarme del infierno al polo norte en menos de lo que canta un gallo. Claramente escalofriante.


—Listo, así es como se resuelve el problema de la página 956 del libro. Es tu turno, Tris, hazlo para ver en qué estás flaqueando— me dijo con amabilidad mientras me entregaba el bolígrafo para que pudiera escribir el desarrollo del problema.


Si había algo en lo que nos parecíamos el libro de matemáticas y yo, era en que ambos teníamos problemas. Pero, a diferencia, yo intentaba resolver los míos, él, en cambio, se los delegaba a pobres estudiantes como yo. Y para agregarle más peso al saco, si no resolvíamos los problemas correctamente nos sacaban un reprobado y eso sí que eran problemas. Maldito y suertudo libro de matemáticas.


—No entiendo nada, sinceramente, esto es tan confuso para mí como lo sería armar un vehículo sin manual y tan aburrido como una roca. No podré, Harry, no podré— observé a mi mejor amigo con auto-decepción y él suspiró. Él creía en mí, siempre lo había hecho, y yo no sería quien lo decepcionara— agh, ¿sabes qué, Edward? Sí podré, lo haré, y luego tú te enorgullecerás y me regalarás el perrito que vimos el otro día en la perrera— me levanté con decisión, alisé mi vestido azul zafiro y salí de mi habitación, esperando a que Harry saliera para poder irnos a clase.


{***}


Harry estaba sentado bajo la sombra de un frondoso árbol que se encontraba a una distancia de 9 metros del lugar en el que yo me hallaba. Acababa de salir del salón de clases y ya había pasado la cafetería, la cual daba una exquisita vista del hermoso jardín del instituto. O al menos, era una exquisita vista, porque cuando pasé por ahí, las ventanas estaban atiborradas de chicas que observaban, suspiraban y chismeaban al mismo tiempo. No se me hizo difícil saber quién sería el objeto de tal atracción, y es que Harry parecía tener un imán-atrae-chicas. Sonreí ante la imagen de mi amigo rodando ojos e intentando hacer caso omiso de aquellas chicas que, con o sin querer, sólo aumentaban el tamaño de la lista negra de éste. Tomé dos jugos de manzana y dos sándwich de pavo, que  correspondían al menú del día en el lugar, y salí en busca del ojiverde. Cuando me senté a su lado, me dí cuenta de que estaba leyendo el libro de acción que le regalé una semana atrás, pero en vez de los rasgos serenos y confiados que el pálido rostro de mi amigo revelaban cada vez que leía un libro, éste se encontraba turbado y confuso. Eso no era nada bueno.


— ¿Qué pasa, hazza?— comenté, antes de darle un gran mordisco a mi sandwich.


—Gemma me ha enviado un mensaje preguntando si había hecho algo malo. Pero no sólo malo, creo que “grave” se adaptaría fácilmente a la oración— respondió, mientras me prestaba su móvil para que pudiera leer el mensaje.


¿Qué sería tan grave como para que Gemma le enviara un mensaje? La última vez que lo hizo, fue cuando un chico lo acusó de haberle robado el dinero del almuerzo. Lo castigaron un mes y luego descubrieron que el chico lo había ocultado en el bolso de Harry sólo para inculparlo.


Cuando volví a prestar atención al presente, me dí cuenta de que el ojiverde estaba observándome, y creo que algo debió haber comentado, ya que me sonreía como si fuera la estúpida del año. Al carajo.


—Uh, ¿dijiste algo?— interpelé, devolviéndole la sonrisa.


—Te dije que ya es hora de ir a casa, el timbre ya sonó, ¿no lo escuchaste?


—La verdad es que no.
Y sin más, mi amigo se levantó y estiró el brazo para ayudarme a efectuar el acto. Avanzamos de la mano (cosa a la que ya estábamos acostumbrados) por los pasillos de la escuela y entonces, nos encontramos con Dereck. Debo admitir que mi primer impulso fue correr y encerrarme en un lugar donde estuviese segura de él y todo lo que pasó en el pasado, pero no, me encontré a mi misma aferrándome al brazo de Harry como si se fuera mi vida en ello, mientras que estos intercambiaban un par de palabras.


—Yo sé que disfrutarás de tanta atención, rata de laboratorio— aquello fue lo primero que escuché, mas lo último que él había dicho, y la verdad es que dentro de mí, algo pareció romperse. Él era un maldito.


Y entonces fue como regresar al pasado. Cuando Harry descubrió la verdad sobre Dereck y corrió hasta su casa, le invitó a dar un paseo y luego lo golpeó hasta que el rubio cayó desmayado. Desvié la mirada y me encontré con un escenario bastante confuso, y entonces, me pregunté si no estaría en una cámara indiscreta.


—Harry— le susurré al oído, cuando este había dejado de golpear a Dereck.


—Todo está bien ahora, Bea, tranquila. Ese rubio con cara de princesa no volverá a molestarte.


—Harry, no es eso… sólo que… ¿quiénes son ellos?— pregunté a la vez que señalaba con mi dedo índice a los señores de bata blanca que me observaban extrañamente—, ¿y qué hacen nuestros padres ahí?


Y entonces, pareció que el mundo se hubiese detenido. Dos hombres agarraron de los hombros a Harry, y mientras que aquella extraña escena era presenciada por mis ojos, recordé el mensaje de Gemma. ¡Ella intentaba ayudarnos! Observé a mis padres, mientras estos le asentían  con la cabeza a otro grupo de científicos, otro par de gigantes venían por mí. ¿Acaso mi día no podía ir peor?


{***}


Destrozada. Esa habría sido una buena descripción para mí en ese momento. ¿Cómo se supone que afrontes el que tus padres te traicionen de tal manera? De mi madre podía comprenderlo, ya que desde la muerte de mi hermano, ella no hacía más que regañarme y criticar cada cosa que hacía, pero mi papá, el hombre que me prometió por su propia vida que me protegería de todo, lo había hecho también, y vaya que me dolía.


La furgoneta negra, en la que nos obligaron a subir luego de que nos atraparan, era bastante cómoda, aunque si mezclabas aquello con la inestabilidad del camino por el que íbamos, tenías como resultado una buena cantidad de golpes en la cabeza. Gracias a las negras ventanas selladas, no podíamos siquiera saber la ubicación en la que nos encontrábamos, aunque era fácil descubrir que era un camino bastante alejado del resto de la sociedad.


Los demás chicos llevaban a cabo una amena conversación en la que no quise ser incluída, así que hice mi máximo esfuerzo para no escuchar lo que salía de sus parlanchinas bocas. Me fue imposible, así que llegué a un trato conmigo misma: Sólo escucharía, pero dimitiría de cualquier charla que fuese dirigida hacia mi persona. Admítanlo, aquél era un buen acuerdo.


Y entonces, fue cuando localicé a Harry. Sentado delante mío, aunque claro, estaba tan absorta en mí misma que no me dí cuenta que estaba ahí. Debía aprender a ser más abnegada, sin duda.


—¿Dónde estamos?— le pregunté, logrando captar su atención inmediatamente. Aunque, cabe aclarar, quien me respondió no fue él, sino una chica. Cleo.


Me perdí nuevamente en la conversación, aunque a veces comentaba cosas como “¿Cómo lo sabes?” o “¿Qué nos harán?” y “Creo que liberar tanta información importante podría, luego, ser contraproducente” y después guardé silencio, porque nadie más quería seguir hablando del tema.


Y entonces, la furgoneta se detuvo y todos descendimos de ella. En los vehículos que iban por delante de nosotros bajaron muchos jóvenes, al 20% de ellos los conocía. Sobre todo a él. Zayn Malik.


Vaya, era muy pronto para decir que mi día no podría ir peor, ya que apenas apareció su cabellera azabache, supe que esto no sería nada bueno, y pude sentir la tensión entre nosotros. Y todo esto es gracias a Harry.


Se acercó a mí, con la mirada desafiante. Entonces recordé todas y cada una de las veces en que esa mirada fue dirigida hacia mí, y aquello no hizo más que evocar cuánto anhelaba estar lejos de él. Pero ya era demasiado tarde para correr, porque él ya estaba frente a mí.

Britt, Magda and apu<3 aquí les dejo mi audición. Es un capítulo de una nc nueva y que aún no subo, así que apu no puede leerlo (?)
espero con ansias quedar en esta colectiva, ¡besos!
pd; perdón por aburrirlas con mi capítulo xd.
Aceptada.
Bien, no puedo decir que puedo criticar algo, ya que en este momento estoy odiando tu perfecta escritura. Hiciste, por una extraña razón, que un capitulo tan largo se sintiera tan corto y tan... perfecto. a) no tienes faltas ortográficas. b) tu redacción es hermosa. c) ¿Por que no salio Louise, bitch? Bueno, según britt tendríamos que ser algo "criticas" pero mi blando corazón no puede ser cruel con alguien-en realidad, esto mintiendo. Amo como esceribes y estas mas que aceptada. Get Lucky. 
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Guerra de familias | audiciones abiertas.

Mensaje por Invitado el Miér 05 Feb 2014, 5:23 pm

AnaPaulaHoran escribió:
había dicho que jamás audicionaría en ninguna otra ene cé bc ya estoy en muchas, pero llegan ustedes perras y hacen la mejor idea del mundo y quiero audicionar :bossassbitch: iré por joshua y astrid :1313:so esperen mi sensual ficha con la cual se maravillarán (?) ahseráunascototal. bueno, mujeres, bai, ily<333
¡Holo! ¿como tai? ahno <333 esperamos tu audicion, querida bella ann. 
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Guerra de familias | audiciones abiertas.

Mensaje por Invitado el Miér 05 Feb 2014, 5:27 pm

@Lizzie. escribió:
Felicity Jones || Daniel Sharman.

here:

Después de varias horas conversando sobre sus vidas; como solían hacerlo cada vez que se reunían en el dichoso café, decidieron que era hora de partir hacia el único lugar donde ambos sabían, serian bienvenidos.
- ¿Puedes apresurarte? – inquirió el moreno – Louis debe estar enfadado, prometí que estaría ahí a las nueve. – sin embargo la chica no pareció prestarle atención, pues siguió revolviendo calmadamente su café.
- Dime… - habló por fin levantando una ceja mientras una sonrisa burlona se formaba en sus labios - ¿Desde cuándo cumples tus promesas?
Un ligero rubor apareció en las mejillas del moreno, y apenadamente aparto la mirada, clavando sus castaños ojos en el ventanal.
- Como sea – prosiguió la pelirroja – si empezaras a hacerlo ahora, será mejor que cumplas todas y cada una de las promesas que me has hecho. – dicho eso, volvió a acercar la taza a sus labios, para dar un sorbo al amargo café.
- ¿Cómo cuales? – pregunto el chico, posando está vez sus ojos en los de la chica, los cuales aún reflejaban el humor que había en sus palabras.
La chica tamborileo con los dedos en una esquina de la pequeña mesa, y habló: - ¿Recuerdas esa vez     que prometiste llevarme a París? ¿O que tal esa vez que prometiste regalarme un gato? – cuestiono la pelirroja, quien disfrutaba ver a su amigo sonrojado.
- Vamos Cass, tenía cinco años cuando prometí llevarte a París, - se excuso el muchacho. – y además, eres alérgica a los gatos.
Fue imposible para la chica retener la carcajada que se asomaba en su garganta, provocando así también las risas de su morocho amigo. Cinco minutos después, la pequeña pelirroja habiendo terminado su café, se levanto de la pequeña mesa en la que había pasado gran parte de la tarde hablando con su mejor amigo.
Con paso despreocupado atravesó el pequeño local, hasta llegar a la puerta, empujando está para al fin salir. Una vez puso un pie fuera del local, sintió como el frio viento de invierno envolvió su cuerpo. Acomodó su chaqueta de cuero y emprendió camino al único lugar en el que solía olvidarse de todo; sus problemas, sus obligaciones… su pasado.
- ¿Me estas escuchando Cass? – pregunto el moreno pasando una mano frente a ella.
- No, – contesto. – lo siento. ¿Qué decías? – preguntó esta vez, alejando todo lo que rondaba en su mente.
- Pregunte qué si tienes un plan está noche – pregunto el chico, con su mirada sobre ella.
- Claro… - afirmo la pelirroja con una sonrisa en sus labios. – divertirme Zayn.
Sus ojos la siguieron mientras su paso era constante y seguro, no sabía en qué momento había parado su andar, pero sin duda le dio una mejor visión de ella; su pequeña figura parecía sobresalir en la fría noche, como si nada importará, su cabello; de un rojo vibrante caía en perfecta cascada sobre su espalda, agitándose conforme a su paso; era hermosa, sin duda.
Minutos después ambos se encontraban frente aquel conocido lugar. Un enorme letrero con letras de colores fluorescentes se encontraba en lo alto, rezando “Neon Ligths”, el nombre del club.
Después de meses de asistir al mismo lugar, pasaron sin problema alguno al lugar, dirigiéndose directamente a la barra por un trago. Luces de neón llenaban el lugar, además de la energética música, y en la pista decenas de jóvenes moviéndose a su ritmo.
Una vez frente a la barra, una cabellera castaña y despeina apareció frente a ellos; Louis.
- ¡Vaya! – exclamo. – Era hora de que llegará su alteza. – dirigió cada palabra al moreno, el cual rodo los ojos.
- Cierra la boca Louis, es viernes, pasamos a tomar café. – excuso el chico.
- Claro, lo había olvidado. – dijo, sin tomarle importancia a las palabras recién dichas por su amigo. - ¿Qué tal Cass? – hablo saludando a la pelirroja, la cual le sonrió.
 - Hola Lou, - saludo descansando sus codos en la barra. - ¿Qué tal tú día?
- Genial. – guardo un par de vasos en uno de los estantes y se acerco ellos. – Han venido un par de chicos, nuevos. – dijo, e hizo un gesto con la cabeza, señalando la mesa en la que se encontraban.
Tanto Zayn como Cassie dirigieron su mirada a la mesa, la cual se encontraba a unos metros de ellos, cinco chicos se encontraban en ella, charlando y bebiendo, como cualquiera en el lugar.
- Riquillos ¿he? – inquirió burlonamente Zayn.
- Eso parece… - contesto Cassie sin apartar la mirada de ellos. – Vamos Lou, tráeme un trago. – pidió mirándolo a él finalmente.
- En seguida Cass. – se alejo del lugar para comenzar su trabajo.
- ¿Entonces? – pregunto el morocho.
- ¿Entonces qué? – respondió ella con una sonrisa.
- ¿Planeas engatusar a uno de esos chicos? – instantáneamente la sonrisa fue borrada del rostro de Cassi.
Sin duda Zayn era su mejor amigo, pero había momentos en los que el chico era un completo idiota, y lo único que Cassie deseaba era golpearlo. Sin embargo, hizo lo que hacía usualmente, tomo en sus manos el vaso con tequila que segundos antes Louis había dejado frente a ella, lo bebió de un trago, sintiendo como el liquido bajaba por su garganta, dejando una línea de fuego. Dejo el vaso nuevamente en la mesa y miro al chico.
- Eso no es de tú incumbencia Malik. – un segundo después se dirigía a la pista, lista para perderse en el tumulto de gente que ya se hallaba ahí.
Su cuerpo seguía el ritmo de la música, las luces de neón, que viajaban de una esquina a otra, daba la impresión de que se encontraba en la Vía Láctea. Sus ojos, los cuales había mantenido cerrados durante varios minutos, se abrieron en el instante en el que sintió la pesadez de una mirada sobre ella.
El momento en que el oscuro color café de los ojos de ella, impacto contra el azul de los de él, fue mágico; como Júpiter y Marte chocando, como el Sol y la Luna juntos, como el fuego y el agua mezclándose.
Ambos sabían que no era correcto, que podrían salir lastimados, pero nada superaba la fuerza magnética que se encontraba entre ellos, la cual los obligaba a unirse.
Cassie sabía lo peligrosa que era para él, pero no se alejo, no lo alejo, aún sabiendo que era como una bomba radioactiva.
“Los momentos de impacto dejan una marca en nuestra vida, y sin duda, ese momento los marcaría a ambos”.


Aceptada.
Bien el capitulo es corto, me ha dejado completamente satisfecha. Tienes, como te he dicho antes, una redacción hermosa, y ni hablemos de tu ortografía. A veces me siento mal al leer capítulos tan hermosos, como una escritora mediocre, entonces, recuerdo lo perfecta que soy, y... miento, en grande. Estas mas que aceptada. Get Lucky. 
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Guerra de familias | audiciones abiertas.

Mensaje por Invitado el Miér 05 Feb 2014, 5:33 pm

@you're mine ANGEL, PATCH escribió:

Emily Black
- all what I need -

Haru™ Sourcecode
Haru™ Sourcecode


Emily  Black|| Zayn malik



Capitulo:
Cuento
de Halloween


La neblina caía como un fino velo gris sobre el malecón y se hundía en el mar, el mar azul como  el cielo de aquella noche.
En la angosta vereda, una frágil figura de niña se deslizaba lentamente entre la bruma sintiendo que el frío golpeaba con fuerza su rostro y se metía entre los pliegues de sus ropas que consistía en un pequeño vestido rosado y una chompa de terciopelo blanca. La pequeña pensó que tenía que encontrar rápido un taxi o algo que la sacará de aquel lugar desolado, pero no se veía ni un alma por los alrededores.                                                                                    En su cestita micifuz dormía plácidamente mientas ella empezaba a perder la calma. Cuando de pronto vio que un auto blanco con lunas negras se detenía  delante de ella y una cara macilenta aparecía en la ventanilla.
-¿A dónde vas nena?-Le preguntó-
La niña le dio las señas y el hombre respondió con voz ronca que subiera que la dejaría cerca, luego de dudar durante unos segundos ante tal ofrecimiento, subió al auto y se acomodó como pudo en el asiento trasero,  sintiendo de nuevo el ronroneo de micifuz y el calorcito de la calefacción empezó a adormilarla, cuando la voz ronca del desconocido la sobresaltó.
-Por cierto me llamo Ramón-Le dijo y añadió- ¿Y qué hace una nena tan linda como tú sola por estos lugares?-.
-Llevando a mi gatito a la veterinaria-Le contestó la niña tímidamente
-¿Y tu mamá no debería acompañarte?- pregunto de nuevo el hombre
-Bueno es que está de viaje-
-Pero es peligroso que andes sola por la calle- sentenció el hombre antes de concentrarse nuevamente en la ruta.
Durante un  rato el viaje siguió tranquilamente su curso; el auto deslizándose silencioso por la pista y el ruido de las olas chocando  con los acantilados, como única melodía; hasta que de pronto, en una cerrada curva, un fuerte estrépito los hizo saltar de sus asientos.
-Diablos parece que chocamos con algo.-.Gritó furioso el chofer, mientras se bajaba a examinar los daños. Al rato volvió diciendo que tenían que caminar- Parece que caímos mal en un hueco. Debemos pedir ayuda, felizmente acá cerca hay un sitio que conozco.- Ya empezaba a anochecer y la niebla se hacía cada vez más espesa, así que con dificultad llegaron hasta una alta edificación en medio de la nada. .Adentro también reinaba la oscuridad.
-Es que no hay electricidad en todo el sector- oyó que le decía el encargado de la portería a Ramón, que al rato volvió con un mechero y le dijo que debían pasar la noche allí. -No hay manera que arreglen el auto hasta mañana – Concluyó  subieron por una ancha escalera de madera que crujía a su paso y se instalaron en un cuartito del tercer piso.
-Tú quédate en la cama, yo me las arreglaré en el sofá - La niña obedientemente se sentó encima de la fría colcha viendo como el desconocido sacaba un enorme pedazo de pan y un oloroso salchichón que empezó a cortar con un filudo cuchillo. Bajo la mortecina luz del lamparín a la niña inspeccionó el cuarto donde se encontraba,  las cortinas blancas le daban un toque de paz a la habitación, las paredes pintadas de un rojo suave le daba un poco de terror al cuarto, también la niña  le pareció ver el rostro del tío que la maltrataba constantemente y no la del hombre que la acompañaba. Un escalofrío la recorrió y abrazó fuertemente a Micifuz, que con su piel sedosa y calientita la reconfortó de nuevo, mientras el silencio aparecía. Abajo el sonido de un viejo reloj dio la hora y el conserje se estremeció en su silla .El tiempo pasó lentamente y cuando los primeros rayos de sol entraron por la rendija de la ventana, la pequeña salió silenciosamente de la habitación sin mirar atrás. Se quedó debajo de la escalera por un  buen rato hasta que vio que aclaraba completamente, entonces se dirigió hacia a la puerta trasera. Cuando pasó por el ancho vestíbulo vio que el encargado de la conserjería hablaba con un oficial de policía.
-¿Y en qué circunstancias lo encontró? -Decía el policía con voz autoritaria.  
-El señor me pidió que lo despertara temprano para que arreglaran su auto-Contestó medio asustado el conserje- Y hace un rato entré a despertarlo y lo encontré en medio de un charco de sangre. Parece que lo degollaron mientras dormía, pero yo no escuché nada.
-¿Y vino solo?-Insistió el oficial.
-Ayer se fue la luz y estaba muy oscuro cuando llegó. Aunque creo que lo vi con una niñita. Pero no estoy muy seguro- Concluyó el hombrecito..
En la entrada la niña siguió su camino y se escabulló por la puertecita de atrás, salió por un estrecho callejón y allí se paró un momento cerca de un bote de basura; entonces cerciorándose de que nadie la estuviera viendo; sacó de la cestita del gato un paquete mal envuelto, que dejaba ver un cuchillo ensangrentado y lo echó a la basura. Luego se fue caminando hacia la carretera acariciando a su gatito y pensando que debía buscar a alguien que la sacará de aquel lugar perdido.
Una niña, solo una pequeña niña


By  Prisc



Aceptada.
Bien, déjame decirte que, amo el ship de Lily y Zayn, ahora, empezare con mi dura critica hacia tu capitulo- estoy mintiendo de nuevo. Dios mio, que perfecto, dejame decirte, que es un placer conocerte, y que, me encanta tu "tipo" de escritura, bizarra, oscura, y completamente asombrosa. estoy comenzando a, seriamente, odiar vuestras perfecciones de capítulo, y a su increíble escritura. Tengo que decirte que tienes algunos problemas con las tildes, no tan graves, al igual que con los puntos y comas, tampoco tan graves. Get Lucky. 
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Guerra de familias | audiciones abiertas.

Mensaje por Invitado el Miér 05 Feb 2014, 5:34 pm

GreenSky♥️ escribió:
What? cncnnc
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Guerra de familias | audiciones abiertas.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.