O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» cockamamie dreamer ~
Hoy a las 5:45 am por Ritza.

» Nada es como se ve xAudicionesx
Ayer a las 10:49 pm por rarelyworld

» être dans la lune.
Ayer a las 10:36 pm por Ongniel

» Mama's Devil
Ayer a las 9:43 pm por Jules

» this encourages me [sounds baby from jb]
Ayer a las 5:31 pm por mieczyslaw

» something strange
Ayer a las 5:28 pm por mieczyslaw

» Instituto Fénix. (Muro interactivo) | N.C.
Ayer a las 4:13 pm por Carstairs

» trust the unknown
Ayer a las 3:50 pm por chihiro

» feeling ucla's atmosphere.
Ayer a las 3:28 pm por chanyeol.

novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ insxne.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

More Than Blood |Audiciones Cerradas

Página 2 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: More Than Blood |Audiciones Cerradas

Mensaje por laurita_:3 el Mar 28 Ene 2014, 7:28 am

-Nombre Completo:Laura Kyler

-Edad:16 años

-Poderes:soy premonitora (en sueños puedo ver el futuro y por presentimientos se lo que va a pasar), y tengo alma de ángel caído (no soy un ángel caído solo tengo su alma, puedo ver si las personas son buenas o malas dependiendo de su aura)

-Rol:cazadora independiente que se encarga de distinguir entre seres sobre naturales buenos y malos, deshaciéndome de los malos.

-Representante: Maite Perroni

-Chico: Louis Tomlinson

-Historia:desde que tenía 6 años me entrenaron para ser una asesina a sangre fría, en una secta secreta, ellos me llenaron la cabeza diciéndome que todo lo desconocido en malo y debo encargarme de ellos, tambien me dijeron que los brujos fueron los responsables de la muerte de mis padres, sin embargo con el paso del tiempo me di cuenta que no todos eran malos, así que me convertí en una cazadora independiente y con mi alma de ángel caído veo quien debe morir y a quien debo ayudar.

-Descripcion Psicologica (De acuerdo al rol):al principio soy muy tímida y precavida, sin embargo a penas me doy cuenta que son buenas personas soy alguien alegre y tierna que siempre vela por sus seres queridos, si alguien que quiero esta en peligro me vuelvo una asesina a sangre fría.

-Escrito de tu autoria:
tan simple como eso (CAPITULO 8) FUERA DEL LUGAR DE ENCUENTRO
Las clases acabaron rápido, ese día las amigas de Laura no le preguntaron por su obra, solo habían pasado el día entre risas e imitaciones, se despidió de sus amigas una por una y llegó a su casa.
Laura entró y vio ese vacío y silencio en su casa que la estaba matando, pero sonrió y continuó su camino.
Vio el reloj y eran las 1:40, subió a su cuarto, se cambió e hizo su tarea.
Al terminar bajó a cocinar, decidió hacer espagueti de atún, su especialidad, cuando terminó de poner la mesa para uno escuchó el timbre y extrañada fue a abrir la puerta, nunca nadie la visitaba, ¿Quién será? Pensó Laura; abrió la puerta y vio a alguien con una cabellera desarreglada y unos hermosos y tranquilos ojos miel que le sonreían.
-¿Alejandro?- dijo Laura extrañada al verlo en su puerta recién eran las 2:19.
-¿Cómo está mi ángel? Espero no importunar- dijo sonriendo dulcemente.
-no, claro que no, es más me alegraste la tarde estando aquí, pasa.
-gracias- dijo Alejandro entrando mientras Laura cerraba la puerta y luego se ponía a lado de él.
-¿quieres almorzar conmigo?, justo acabo de terminar de cocinar.
-¿en serio? ¿Me invitarías algo que tú cocinaste?
-claro, siéntate por favor- dijo señalando a Alejandro el lugar que ya estaba puesto, puso una para ella y sirvió por primera vez después de varios años para dos personas.
Laura salió de la cocina con dos platos y le entregó uno a Alejandro.
-se ve delicioso- dijo él.
-espero que sepa igual- dijo sentándose con una sonrisa.
-¿Cómo has estado desde lo que le pasó… a tus padres?- preguntó Alejandro preocupado, sabía que a Laura no le gustaba hablar de eso pero también sabía que si no le preguntaba ella se guardaría todo el dolor en silencio.
-la verdad mejor, si bien los extraño como el primer día mi familia y amigos me hacen sentir mejor.
-¿en serio?, ¿segura que no quieres decirme nada más?
-a ti no puedo engañarte ¿verdad?, sí, me sigue doliendo lo que les pasó y debo admitir que tiendo a sentirme sola cada vez que me levanto y que incluso me duele estar aquí cuando cada cosa aquí me hace recuerdo a ellos pero también sé que ellos están conmigo y no quisieran que me pusiera triste así que pienso en cosas alegres y saco alegría de donde solo veo dolor.
-no te preocupes Laurita, a partir de hoy quiero que sepas que no tienes por qué ocultar cómo te sientes, solo tienes que decírmelo y yo estaré aquí para ti- dijo Alejandro probando la comida de Laura.
-gracias, ¿Qué tal está la comida?
-este es el plato más delicioso que eh probado en mi corta vida.
-si sigues diciéndolo me lo voy a creer- Laura sonrió- y en otro tema no lo tomes a mal pero ¿a qué se debe esta bonita visita?
-la verdad es que desde esta mañana no dejo de tener un mal presentimiento, y tengo miedo de que algo te pase-dijo Alejandro poniéndose serio.
-¿es por el sueño que tuviste?-preguntó Laura preocupada.
-sí, al parecer tu tampoco soñaste bonito ¿verdad?
-la verdad… no, tuve un sueño raro y tenebroso pero menos mal no fue nada más que eso, un sueño ¿no?
-eso espero, aun así preferiría que hoy no vayamos al lugar de encuentro.
-¿Por qué?
-por seguridad y ya que no nos vamos a ver hasta dentro de ¡4! Días.
-es un buen punto pero sigo sin entender por qué le tienes tanto rencor a tu hermano, y porque hasta dentro de cuatro días podríamos vernos mañana; pero de acuerdo, ¿A dónde vamos?
-te lo diré en el camino- dijo Alejandro sonriendo.
Los dos terminaron de comer, levantaron todo e incluso lo limpiaron todo; salieron y Alejandro tomó la mano de Laura y la llevo a la puerta principal de la urbanización, Laura vio un auto rojo último modelo estacionado.
-su carruaje está listo mi lady- dijo señalando el auto.
-¿ya tienes licencia?
-sí, ¿recuerda cuántos años tengo?
-claro, tienes 19 ¿verdad?
-y tú en unas semanas tendrás 15 ¿no?
-cierto.
-en ese caso ¿vamos?
Alejandro le abrió la puerta del copiloto del auto y ella entró y después él, los dos se pusieron el cinturón y Alejandro encendió el auto.
-¿a dónde iremos?
-al paraíso
-¡¿QUÉ?!
-no te preocupes, ya verás- dijo Alejandro sonriendo pícaramente.
-mmm… siquiera dame una pista.
-no, es una sorpresa
Laura no preguntó más, solo confió en él y vio por la ventana, cuando el auto se detuvo, Alejandro salió y fue a abrirle la puerta y al salir ella vio un parque de diversiones con un letrero que decía: ”Paradise Fun”.
-ooo… así que este paraíso.
-¿Qué estabas pensando Laurita?
-eeen nada.
-qué vergüenza Laurita- dijo teatralmente- pensar que me sobre pasaría contigo- cambio su voz por esa aterradora voz seria- cuando por ti soy capaz de matar.
Laura se asustó un poco y estaba por retroceder cuando Alejandro volvió a sonreír tiernamente al ver de nuevo a Laura y ella se tranquilizó.
Los dos entraron y el parque estaba en funcionamiento, sin embargo solo había unas cuantas personas, el parque estaba para ellos, ambos fueron a un juego de puntería con pistolas, Laura tuvo el primer intento y no le fue muy bien, termino ganándose un dulce, Alejandro sonrió, él al tocar la pistola dejó de sonreír y su semblante cambió al de un asesino profesional entre cerró los ojos y apuntó agarrando el arma solo con su mano derecha dio justo en el blanco sin ningún problema; Alejandro se ganó un caballo de peluche y se lo regaló a Laura; luego fueron a un juego de arco y flecha, esta vez fue primero Alejandro y no le fue tan mal pero no era su fuerte, se ganó una alcancía de un ángel sentado que sonreía dulcemente; era el turno de Laura y al sostener el arco y la flecha sintió una extraña sensación que recorría su espalda, el blanco se volvió más grande y era como estar 10 pasos más cerca del blanco, Laura lanzó la flecha y llegó justo al blanco.
-que buena puntería tienes para la arquería- dijo Alejandro un poco sorprendido.
-gracias- dijo Laura recibiendo su tigre de peluche- y tú qué buena puntería tienes en el disparo de armas de fuego.
-al menos en esto gane algo hermoso.
-muy cierto, ese ángel está muy bonito.
-yo hablaba de poder estar contigo.
Laura y Alejandro siguieron caminando por el parque de diversiones, entraron a la casa de los espejos, a la casa de la risa, a la casa del terror donde Laura paso la mayor parte del tiempo abrazada a Alejandro, después fueron a comer algo y Alejandro se dio cuenta de que estaba oscureciendo.
-creo que deberíamos ir a vivir al polo norte- dijo Alejandro.
-al polo, ¿Por qué?
-en el polo no oscurece en todo el verano, serían tres meses completos contigo.
Laura sonrió, aun tres meses no serían suficiente tiempo para estar con él.
-bueno mi bella dama, antes que se haga más oscuro será un honor para mí llevarla a su casa.
-muchas gracias mi noble caballero.
Laura y Alejandro salieron del parque, entraron al auto y dejaron los premios en el asiento de atrás y se fueron.
-¿Cuál será su nombre?- preguntó Alejandro.
-¿de qué cosa?
-pues tu caballo y tu tigre.
-no sé, no me puse a pensar en eso; y tu ¿Cómo llamaras a tu ángel?
-Laura.
-¿se llamará Laura?
-cierto, tienes razón… se llamara Laurita.
-¿Por qué se llamará así?
-es el nombre más hermoso para un ángel que conozco.
-en ese caso mi tigre se llamará Alejo, porque es el nombre más valiente, tierno y guapo que conozco.
-¿y tú caballo?
-no sé ¿Quién es noble y fuerte?
-no sé, tu dime.
-¿Cómo es tu hermano?
Alejandro guardo silencio por un momento, cerró sus puños fuertemente contra el volante, e incluso sus nudillos palidecieron pero después dijo
-él es alguien muy creativo, fuerte, inteligente, terco, rencoroso, confabulador y la persona con el alma más libre que conocí- dijo el serio.
-entonces se llamara Johann.
Laura y Alejandro llegaron a la urbanización después de un rato, salieron del auto, Laura bajo sus peluches y los dos caminaron hacia la casa de Laura; ya en la puerta mientras ella abría.
-¿me invitas a pasar?- preguntó Alejandro.
-no te lo tomes a mal pero, ¿para qué?
-solo para protegerte.
-¿protegerme?
-sí, compréndeme Laura- dijo Alejandro con notable preocupación- ya me separe una vez de ti y no pude hacer nada, ahora que volví por ti tengo miedo que algo te pase por mi culpa y no esté para protegerte… tengo miedo que te hagan daño por… por mi culpa.
A Laura le impactó oír de nuevo que Alejandro tuviera miedo, así que sonrió y dijo:
-tranquilo, si quieres… pasa- ambos entraron.
-si quieres siéntate- dijo Laura señalando con su mano derecha el sofá- espérame, vuelvo en un parpadeo.
Laura subió a su cuarto y dejó los dos peluches en su cama, en ese instante sonó el teléfono y Laura fue a contestar.
-¿hola? Laurita ¿Cómo estás?- preguntaba su abuelita desde el otro lado de la bocina.
-bien abuelita, ¿Cómo están mi abuelito y tú?
-bien hijita, bien, tu abuelo está aquí conmigo y te está mandando saludos.
-gracias abuelita, dile que también lo quiero mucho y claro a ti también.
-estamos todos aquí reunidos esperándote, ¿Cuándo nos visitaras?
- no se abuelita, apenas mis clases estén regularizadas iré a verte.
-bueno hijita te estaremos esperando con los brazos abiertos.
-gracias abuelita- Laura se tentó a decirles todo de Alejandro y ella pero antes que pudiera decir algo su abuela ya estaba hablándole de nuevo.
-hasta luego hijita, hablamos otro día.
-si… hasta luego abuelita, diles a todos que los quiero mucho.
Ambas colgaron; Laura bajó y vio a Alejandro esperándola con una sonrisa.
-¿Quién te llamo?- preguntó Alejandro.
-mi abuelita, estaban todos reunidos y querían saludarme- dijo ella sentándose con una sonrisa tan hipócrita que le dolían las mejillas de solo hacerlo.
-Laura- dijo Alejandro cambiando su cara, ya no había una sonrisa sino de nuevo preocupación y dolor, Alejandro se acercó a Laura, la abrazó y le dijo al oído- tengo miedo… mucho miedo de que algo te pase y por primera vez no puedo tranquilizarme.
-Alejo- dijo Laura triste por ver a Alejandro así, tan preocupado y con miedo- ¿Por qué estas así?- ella se apartó lentamente- dime porque estas así, no puedo ayudarte, ni cuidarme si no sé de qué.
-si te lo digo, tal vez la única solución sea…- dijo Alejandro tomando las manos de Laura.
-¿sea qué?
-Laura no puedo dormir, no pudo comer por el miedo a que te pase algo, estar en el instituto es un martirio, es demasiado peso para ti, no puedo decírtelo y exponerte así.
-Alejandro ¿Qué te pasa? ¿De qué peligro hablas? Tienes que decirme cual sería la posible solución.
-meterte en este problema sería demasiado para mí.
-pues lo siento, pero a mí me incumbe este “problema” tanto como a ti, si supuestamente estoy en peligro- dijo Laura un poco enojada.
-está bien te diré el problema y la posible solución- dijo en un tono un poco bajo y triste- tengo miedo que m- alcanzó a decir él cuando lo interrumpieron.
Buzzzz- vibró el celular de Alejandro- buzzzz- continuaba mientras lo veía con odio.
-¿no vas a contestar? Podrían ser tus padres.
-este no es el número de ninguno de mis padres- dijo tomando el celular y yendo a fuera.
Laura quedó extrañada, sintió una fría ráfaga de lo que parecía viento aun cuando todas las ventanas estaban cerradas, “tal vez la ráfaga entró cuando Alejandro salió” pensó Laura, sintió un escalofrío y el extraño presentimiento de alguien respirando en su hombro, se dio la vuelta lentamente y detrás suyo no vio a nadie, entró Alejandro con semblante serio sin ver a Laura y se sentó a lado de ella sin pronunciar palabra.
-¿estás bien?- preguntó Laura posando su mano en el hombro de Alejandro.
-uh… si, si- dijo Alejandro recuperando conciencia de donde estaba.
-Alejandro tienes que decirme que te sucede- dijo ella preocupada- no puedes seguir así, Si dices que es mucha carga, ¿Por qué no la compartes conmigo?
-¿recuerdas a mi… hermano?
-sí, Johann ¿verdad?
-así es- hizo una corta pausa- ¿Cuántos Johanns conoces? Además de mi hermano.
-solo uno, Johann Sebastian Bach, fue un compositor de música clásica muy famoso ¿no?
-bien, pues también hubo otro muy famoso- dijo Alejandro con la vista al piso- ¿sabes quién es?
-no, ¿Quién?
-fue Johann Sebastian, un poeta noruego del romanticismo.
-¿esto tiene algo que ver con tu hermano?
-sí.
-bueno prosigue.
-¿en qué se parecen el compositor, el poeta y mi hermano?
-pues además de su nombre, tal vez que los tres son artistas, si es que a tu hermano le gusta el arte.
-le gusta pintar y si, él también se llama Johann Sebastian.
-¿entonces lo que tienen en común es que los tres son artistas?
-sí.
-sigo sin comprender ¿qué tiene que ver esto con el tema?
-mis padres le pusieron Johann Sebastian porque sabían que sería un gran artista.
-y ¿Por qué te pusieron Alejandro?
-porque sabían que sería un gran guerrero.
-¿Cómo Alejandro Magno?
-sí, exactamente.
-¿a qué te refieres a que lo “sabían”?
-por qué lo sabían, así de simple.
-pero ¿co- Laura fue interrumpida por el estruendoso sonido de su ventana abriéndose; Laura miró hacia arriba y se levantó, antes de que pudiera dar siquiera un paso Alejandro la tomó de la mano sin levantarse.
-yo voy contigo- dijo él serio y con la mirada todavía en el suelo.
Alejandro y Laura subieron, ella entró primero y cerró la ventana, Alejandro también entró y mientras ella ponía el seguro a su ventana él le dijo.
-Laurita ya son las nueve, debes estar cansada y no quiero ser una molestia para ti, ni que te desveles; mejor me voy.
-espera, me debes muchas explicaciones, todavía hay un montón de cosas que no me explicas.
Alejandro vio su cama y vio sus dos peluches, él sonrió, luego se acercó a su peinador y sostuvo el pañuelo que él le había regalado a Laura.
-lo guardaste- dijo el sonriendo.
-sí, si lo hice, yo guardo las cosas que son importantes para mí- dijo Laura mientras cerraba las cortinas y encendía la luz.
-Laurita, tengo una idea para que todo esto termine- dijo él parándose de un salto y tomando a Laura por los hombros- ya tengo la solución, quiero que duermas tranquila, ya te enteraras por ti misma como me fue- Alejandro acercó a Laura hacia él pero esta vez no fue por un abrazo sino para besarla y luego le dijo- te amo Laura, por favor cuídate.
Alejandro bajó las gradas y Laura escuchó la puerta cerrarse, ella no se movió, se quedó parada por un momento para repasar lo que había pasado, todavía había momentos que no comprendía por completo; se cambió en silencio, apagó la luz y durmió profundamente.
Esa noche Laura soñó con una gran biblioteca, ella pensó en la biblioteca de su colegio y era como comparar un alfiler con su aula, aun en sus sueños más locos no habría alucinado con semejante biblioteca, ella caminó a través de los interminables y altos estantes y vio muchos títulos conocidos y otros que jamás había escuchado; llegó a una sección donde solo se veían nombres propios y de repente se topó con un libro negro, más o menos grueso, con un título en letras rojas que tenía inscrito en su lomo: Laura; ella se asustó, lo tomó y en la portada estaba de nuevo su nombre pero más grande y en medio de la portada una flor de loto, debajo del título estaba escrito: un parque, un amor y una maldición, antes de abrir el libro escuchó una voz familiar que venía del centro de la biblioteca; ella fue en busca de esa voz y en medio de todos los estantes había una pequeña mesa con dos sillas y al frente de ellos un gran ventanal, a lado de ese ventanal había una chimenea, en una de las sillas estaba sentado quien le hablaba.
-si lo abres no hay vuelta atrás- dijo Alejandro vestido de terno y sonriendo más que tiernamente, tranquilo.
-¿Alejandro?
-¿conoces otro?
-¿Qué haces aquí? ¿Qué es este libro?
-estoy aquí porque aquí pertenezco, y ese libro es más, mucho más de lo que deberías saber, ten cuidado con lo que lees.
-¿a qué te refieres con eso?
-¿no crees que tiene un hermoso título?- dijo Alejandro acercándose a Laura y tomando el libro con la derecha y con la izquierda mostrándole los dos sillones em medio- por cierto- dijo él mirándola de abajo a arriba- lindo vestido.
Laura se vio y tenía puesto un vestido blanco (corto), era un poquito abombado, tenía un tul de flores negras, tenía tacos blancos con un moño; ella se sorprendió sin embargo sabía que era un sueño, ella se acercó a Alejandro y se sentó.
-¿Qué hago aquí?
-yo te traje aquí, es el lugar más seguro que conozco para ti.
-¿Por qué este libro tiene mi nombre? ¿Tiene algo que ver conmigo?
-son muchas preguntas ¿no crees?, además estas tan bonita.
-pues bien te hare solo una pregunta- dijo Laura ya seria, estaba cansada de esa incertidumbre- ¿Cuál es ese mentado problema y la posible solución?
-todavía no es momento de responder eso, no te enojes más bien celebra, mi plan funcionó.
-¿Qué plan?
Después de decir eso se escuchó música clásica, era tocada en piano y violín, Alejandro se paró, extendió su mano hacia Laura y sonriendo tiernamente le dijo:
-¿me concede esta pieza? Hermosa dama.
Laura sonrió y tomó la mano de Alejandro, ambos bailaron por la biblioteca y la música se puso más lenta, Alejandro abrazó a Laura y ella le preguntó:
-¿Qué es este lugar?
-un lugar donde siempre estarás y podrás venir cuando quieras.
-¿y tú estarás aquí?
-claro que si, donde tu estés te encontrare.
-¿Cómo llego aquí?
-durmiendo.
-¿durmiendo?
-sí, lastimosamente se nos acabó el tiempo- Alejandro le besó la frente y luego le susurró- despierta.
Laura despertó simplemente abriendo sus ojos, vio su reloj y empezó a alistarse, bajó, desayunó y salió hacia su colegio, caminó con una sonrisa y recordó cada momento feliz que pasó desde que Alejandro había vuelto, ella continuó caminando distraída.
-¿en qué piensas?- preguntó una voz familiar caminando a lado de ella.
-Alejo, buenos días- dijo Laura sonriendo.
-muy buenos días… ¿en qué pensabas?
-en un sueño que tuve anoche.
-¿sí? ¿Fue bueno o malo?
-fue hermoso, ¿y tú qué soñaste?
-yo también soñé contigo.
-¿conmigo? ¿Cómo supiste que me soñé contigo?
-porque… tú me lo dijiste.
-no, no te lo dije.
-oh mira tú colegio, te dejo querida, para mi mala suerte hasta el martes.
-no es necesariamente una regla, puedes llamarme.
-¿sí?, bien nos vemos luego amada mía- dijo Alejandro, la besó y se fue con una sonrisa.
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
si falta algo me avisas por fis
PD.-lamento la tardanza jeje
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: More Than Blood |Audiciones Cerradas

Mensaje por Val x. el Mar 28 Ene 2014, 9:49 am

laurita_:3 escribió:
-Nombre Completo:Laura Kyler

-Edad:16 años

-Poderes:soy premonitora (en sueños puedo ver el futuro y por presentimientos se lo que va a pasar), y tengo alma de ángel caído (no soy un ángel caído solo tengo su alma, puedo ver si las personas son buenas o malas dependiendo de su aura)

-Rol:cazadora independiente que se encarga de distinguir entre seres sobre naturales buenos y malos, deshaciéndome de los malos.

-Representante: Maite Perroni

-Chico: Louis Tomlinson

-Historia:desde que tenía 6 años me entrenaron para ser una asesina a sangre fría, en una secta secreta, ellos me llenaron la cabeza diciéndome que todo lo desconocido en malo y debo encargarme de ellos, tambien me dijeron que los brujos fueron los responsables de la muerte de mis padres, sin embargo con el paso del tiempo me di cuenta que no todos eran malos, así que me convertí en una cazadora independiente y con mi alma de ángel caído veo quien debe morir y a quien debo ayudar.

-Descripcion Psicologica (De acuerdo al rol):al principio soy muy tímida y precavida, sin embargo a penas me doy cuenta que son buenas personas soy alguien alegre y tierna que siempre vela por sus seres queridos, si alguien que quiero esta en peligro me vuelvo una asesina a sangre fría.

-Escrito de tu autoria:
tan simple como eso (CAPITULO 8) FUERA DEL LUGAR DE ENCUENTRO
Las clases acabaron rápido, ese día las amigas de Laura no le preguntaron por su obra, solo habían pasado el día entre risas e imitaciones, se despidió de sus amigas una por una y llegó a su casa.
Laura entró y vio ese vacío y silencio en su casa que la estaba matando, pero sonrió y continuó su camino.
Vio el reloj y eran las 1:40, subió a su cuarto, se cambió e hizo su tarea.
Al terminar bajó a cocinar, decidió hacer espagueti de atún, su especialidad, cuando terminó de poner la mesa para uno escuchó el timbre y extrañada fue a abrir la puerta, nunca nadie la visitaba, ¿Quién será? Pensó Laura; abrió la puerta y vio a alguien con una cabellera desarreglada y unos hermosos y tranquilos ojos miel que le sonreían.
-¿Alejandro?- dijo Laura extrañada al verlo en su puerta recién eran las 2:19.
-¿Cómo está mi ángel? Espero no importunar- dijo sonriendo dulcemente.
-no, claro que no, es más me alegraste la tarde estando aquí, pasa.
-gracias- dijo Alejandro entrando mientras Laura cerraba la puerta y luego se ponía a lado de él.
-¿quieres almorzar conmigo?, justo acabo de terminar de cocinar.
-¿en serio? ¿Me invitarías algo que tú cocinaste?
-claro, siéntate por favor- dijo señalando a Alejandro el lugar que ya estaba puesto, puso una para ella y sirvió por primera vez después de varios años para dos personas.
Laura salió de la cocina con dos platos y le entregó uno a Alejandro.
-se ve delicioso- dijo él.
-espero que sepa igual- dijo sentándose con una sonrisa.
-¿Cómo has estado desde lo que le pasó… a tus padres?- preguntó Alejandro preocupado, sabía que a Laura no le gustaba hablar de eso pero también sabía que si no le preguntaba ella se guardaría todo el dolor en silencio.
-la verdad mejor, si bien los extraño como el primer día mi familia y amigos me hacen sentir mejor.
-¿en serio?, ¿segura que no quieres decirme nada más?
-a ti no puedo engañarte ¿verdad?, sí, me sigue doliendo lo que les pasó y debo admitir que tiendo a sentirme sola cada vez que me levanto y que incluso me duele estar aquí cuando cada cosa aquí me hace recuerdo a ellos pero también sé que ellos están conmigo y no quisieran que me pusiera triste así que pienso en cosas alegres y saco alegría de donde solo veo dolor.
-no te preocupes Laurita, a partir de hoy quiero que sepas que no tienes por qué ocultar cómo te sientes, solo tienes que decírmelo y yo estaré aquí para ti- dijo Alejandro probando la comida de Laura.
-gracias, ¿Qué tal está la comida?
-este es el plato más delicioso que eh probado en mi corta vida.
-si sigues diciéndolo me lo voy a creer- Laura sonrió- y en otro tema no lo tomes a mal pero ¿a qué se debe esta bonita visita?
-la verdad es que desde esta mañana no dejo de tener un mal presentimiento, y tengo miedo de que algo te pase-dijo Alejandro poniéndose serio.
-¿es por el sueño que tuviste?-preguntó Laura preocupada.
-sí, al parecer tu tampoco soñaste bonito ¿verdad?
-la verdad… no, tuve un sueño raro y tenebroso pero menos mal no fue nada más que eso, un sueño ¿no?
-eso espero, aun así preferiría que hoy no vayamos al lugar de encuentro.
-¿Por qué?
-por seguridad y ya que no nos vamos a ver hasta dentro de ¡4! Días.
-es un buen punto pero sigo sin entender por qué le tienes tanto rencor a tu hermano, y porque hasta dentro de cuatro días podríamos vernos mañana; pero de acuerdo, ¿A dónde vamos?
-te lo diré en el camino- dijo Alejandro sonriendo.
Los dos terminaron de comer, levantaron todo e incluso lo limpiaron todo; salieron y Alejandro tomó la mano de Laura y la llevo a la puerta principal de la urbanización, Laura vio un auto rojo último modelo estacionado.
-su carruaje está listo mi lady- dijo señalando el auto.
-¿ya tienes licencia?
-sí, ¿recuerda cuántos años tengo?
-claro, tienes 19 ¿verdad?
-y tú en unas semanas tendrás 15 ¿no?
-cierto.
-en ese caso ¿vamos?
Alejandro le abrió la puerta del copiloto del auto y ella entró y después él, los dos se pusieron el cinturón y Alejandro encendió el auto.
-¿a dónde iremos?
-al paraíso
-¡¿QUÉ?!
-no te preocupes, ya verás- dijo Alejandro sonriendo pícaramente.
-mmm… siquiera dame una pista.
-no, es una sorpresa
Laura no preguntó más, solo confió en él y vio por la ventana, cuando el auto se detuvo, Alejandro salió y fue a abrirle la puerta y al salir ella vio un parque de diversiones con un letrero que decía: ”Paradise Fun”.
-ooo… así que este paraíso.
-¿Qué estabas pensando Laurita?
-eeen nada.
-qué vergüenza Laurita- dijo teatralmente- pensar que me sobre pasaría contigo- cambio su voz por esa aterradora voz seria- cuando por ti soy capaz de matar.
Laura se asustó un poco y estaba por retroceder cuando Alejandro volvió a sonreír tiernamente al ver de nuevo a Laura y ella se tranquilizó.
Los dos entraron y el parque estaba en funcionamiento, sin embargo solo había unas cuantas personas, el parque estaba para ellos, ambos fueron a un juego de puntería con pistolas, Laura tuvo el primer intento y no le fue muy bien, termino ganándose un dulce, Alejandro sonrió, él al tocar la pistola dejó de sonreír y su semblante cambió al de un asesino profesional entre cerró los ojos y apuntó agarrando el arma solo con su mano derecha dio justo en el blanco sin ningún problema; Alejandro se ganó un caballo de peluche y se lo regaló a Laura; luego fueron a un juego de arco y flecha, esta vez fue primero Alejandro y no le fue tan mal pero no era su fuerte, se ganó una alcancía de un ángel sentado que sonreía dulcemente; era el turno de Laura y al sostener el arco y la flecha sintió una extraña sensación que recorría su espalda, el blanco se volvió más grande y era como estar 10 pasos más cerca del blanco, Laura lanzó la flecha y llegó justo al blanco.
-que buena puntería tienes para la arquería- dijo Alejandro un poco sorprendido.
-gracias- dijo Laura recibiendo su tigre de peluche- y tú qué buena puntería tienes en el disparo de armas de fuego.
-al menos en esto gane algo hermoso.
-muy cierto, ese ángel está muy bonito.
-yo hablaba de poder estar contigo.
Laura y Alejandro siguieron caminando por el parque de diversiones, entraron a la casa de los espejos, a la casa de la risa, a la casa del terror donde Laura paso la mayor parte del tiempo abrazada a Alejandro, después fueron a comer algo y Alejandro se dio cuenta de que estaba oscureciendo.
-creo que deberíamos ir a vivir al polo norte- dijo Alejandro.
-al polo, ¿Por qué?
-en el polo no oscurece en todo el verano, serían tres meses completos contigo.
Laura sonrió, aun tres meses no serían suficiente tiempo para estar con él.
-bueno mi bella dama, antes que se haga más oscuro será un honor para mí llevarla a su casa.
-muchas gracias mi noble caballero.
Laura y Alejandro salieron del parque, entraron al auto y dejaron los premios en el asiento de atrás y se fueron.
-¿Cuál será su nombre?- preguntó Alejandro.
-¿de qué cosa?
-pues tu caballo y tu tigre.
-no sé, no me puse a pensar en eso; y tu ¿Cómo llamaras a tu ángel?
-Laura.
-¿se llamará Laura?
-cierto, tienes razón… se llamara Laurita.
-¿Por qué se llamará así?
-es el nombre más hermoso para un ángel que conozco.
-en ese caso mi tigre se llamará Alejo, porque es el nombre más valiente, tierno y guapo que conozco.
-¿y tú caballo?
-no sé ¿Quién es noble y fuerte?
-no sé, tu dime.
-¿Cómo es tu hermano?
Alejandro guardo silencio por un momento, cerró sus puños fuertemente contra el volante, e incluso sus nudillos palidecieron pero después dijo
-él es alguien muy creativo, fuerte, inteligente, terco, rencoroso, confabulador y la persona con el alma más libre que conocí- dijo el serio.
-entonces se llamara Johann.
Laura y Alejandro llegaron a la urbanización después de un rato, salieron del auto, Laura bajo sus peluches y los dos caminaron hacia la casa de Laura; ya en la puerta mientras ella abría.
-¿me invitas a pasar?- preguntó Alejandro.
-no te lo tomes a mal pero, ¿para qué?
-solo para protegerte.
-¿protegerme?
-sí, compréndeme Laura- dijo Alejandro con notable preocupación- ya me separe una vez de ti y no pude hacer nada, ahora que volví por ti tengo miedo que algo te pase por mi culpa y no esté para protegerte… tengo miedo que te hagan daño por… por mi culpa.
A Laura le impactó oír de nuevo que Alejandro tuviera miedo, así que sonrió y dijo:
-tranquilo, si quieres… pasa- ambos entraron.
-si quieres siéntate- dijo Laura señalando con su mano derecha el sofá- espérame, vuelvo en un parpadeo.
Laura subió a su cuarto y dejó los dos peluches en su cama, en ese instante sonó el teléfono y Laura fue a contestar.
-¿hola? Laurita ¿Cómo estás?- preguntaba su abuelita desde el otro lado de la bocina.
-bien abuelita, ¿Cómo están mi abuelito y tú?
-bien hijita, bien, tu abuelo está aquí conmigo y te está mandando saludos.
-gracias abuelita, dile que también lo quiero mucho y claro a ti también.
-estamos todos aquí reunidos esperándote, ¿Cuándo nos visitaras?
- no se abuelita, apenas mis clases estén regularizadas iré a verte.
-bueno hijita te estaremos esperando con los brazos abiertos.
-gracias abuelita- Laura se tentó a decirles todo de Alejandro y ella pero antes que pudiera decir algo su abuela ya estaba hablándole de nuevo.
-hasta luego hijita, hablamos otro día.
-si… hasta luego abuelita, diles a todos que los quiero mucho.
Ambas colgaron; Laura bajó y vio a Alejandro esperándola con una sonrisa.
-¿Quién te llamo?- preguntó Alejandro.
-mi abuelita, estaban todos reunidos y querían saludarme- dijo ella sentándose con una sonrisa tan hipócrita que le dolían las mejillas de solo hacerlo.
-Laura- dijo Alejandro cambiando su cara, ya no había una sonrisa sino de nuevo preocupación y dolor, Alejandro se acercó a Laura, la abrazó y le dijo al oído- tengo miedo… mucho miedo de que algo te pase y por primera vez no puedo tranquilizarme.
-Alejo- dijo Laura triste por ver a Alejandro así, tan preocupado y con miedo- ¿Por qué estas así?- ella se apartó lentamente- dime porque estas así, no puedo ayudarte, ni cuidarme si no sé de qué.
-si te lo digo, tal vez la única solución sea…- dijo Alejandro tomando las manos de Laura.
-¿sea qué?
-Laura no puedo dormir, no pudo comer por el miedo a que te pase algo, estar en el instituto es un martirio, es demasiado peso para ti, no puedo decírtelo y exponerte así.
-Alejandro ¿Qué te pasa? ¿De qué peligro hablas? Tienes que decirme cual sería la posible solución.
-meterte en este problema sería demasiado para mí.
-pues lo siento, pero a mí me incumbe este “problema” tanto como a ti, si supuestamente estoy en peligro- dijo Laura un poco enojada.
-está bien te diré el problema y la posible solución- dijo en un tono un poco bajo y triste- tengo miedo que m- alcanzó a decir él cuando lo interrumpieron.
Buzzzz- vibró el celular de Alejandro- buzzzz- continuaba mientras lo veía con odio.
-¿no vas a contestar? Podrían ser tus padres.
-este no es el número de ninguno de mis padres- dijo tomando el celular y yendo a fuera.
Laura quedó extrañada, sintió una fría ráfaga de lo que parecía viento aun cuando todas las ventanas estaban cerradas, “tal vez la ráfaga entró cuando Alejandro salió” pensó Laura, sintió un escalofrío y el extraño presentimiento de alguien respirando en su hombro, se dio la vuelta lentamente y detrás suyo no vio a nadie, entró Alejandro con semblante serio sin ver a Laura y se sentó a lado de ella sin pronunciar palabra.
-¿estás bien?- preguntó Laura posando su mano en el hombro de Alejandro.
-uh… si, si- dijo Alejandro recuperando conciencia de donde estaba.
-Alejandro tienes que decirme que te sucede- dijo ella preocupada- no puedes seguir así, Si dices que es mucha carga, ¿Por qué no la compartes conmigo?
-¿recuerdas a mi… hermano?
-sí, Johann ¿verdad?
-así es- hizo una corta pausa- ¿Cuántos Johanns conoces? Además de mi hermano.
-solo uno, Johann Sebastian Bach, fue un compositor de música clásica muy famoso ¿no?
-bien, pues también hubo otro muy famoso- dijo Alejandro con la vista al piso- ¿sabes quién es?
-no, ¿Quién?
-fue Johann Sebastian, un poeta noruego del romanticismo.
-¿esto tiene algo que ver con tu hermano?
-sí.
-bueno prosigue.
-¿en qué se parecen el compositor, el poeta y mi hermano?
-pues además de su nombre, tal vez que los tres son artistas, si es que a tu hermano le gusta el arte.
-le gusta pintar y si, él también se llama Johann Sebastian.
-¿entonces lo que tienen en común es que los tres son artistas?
-sí.
-sigo sin comprender ¿qué tiene que ver esto con el tema?
-mis padres le pusieron Johann Sebastian porque sabían que sería un gran artista.
-y ¿Por qué te pusieron Alejandro?
-porque sabían que sería un gran guerrero.
-¿Cómo Alejandro Magno?
-sí, exactamente.
-¿a qué te refieres a que lo “sabían”?
-por qué lo sabían, así de simple.
-pero ¿co- Laura fue interrumpida por el estruendoso sonido de su ventana abriéndose; Laura miró hacia arriba y se levantó, antes de que pudiera dar siquiera un paso Alejandro la tomó de la mano sin levantarse.
-yo voy contigo- dijo él serio y con la mirada todavía en el suelo.
Alejandro y Laura subieron, ella entró primero y cerró la ventana, Alejandro también entró y mientras ella ponía el seguro a su ventana él le dijo.
-Laurita ya son las nueve, debes estar cansada y no quiero ser una molestia para ti, ni que te desveles; mejor me voy.
-espera, me debes muchas explicaciones, todavía hay un montón de cosas que no me explicas.
Alejandro vio su cama y vio sus dos peluches, él sonrió, luego se acercó a su peinador y sostuvo el pañuelo que él le había regalado a Laura.
-lo guardaste- dijo el sonriendo.
-sí, si lo hice, yo guardo las cosas que son importantes para mí- dijo Laura mientras cerraba las cortinas y encendía la luz.
-Laurita, tengo una idea para que todo esto termine- dijo él parándose de un salto y tomando a Laura por los hombros- ya tengo la solución, quiero que duermas tranquila, ya te enteraras por ti misma como me fue- Alejandro acercó a Laura hacia él pero esta vez no fue por un abrazo sino para besarla y luego le dijo- te amo Laura, por favor cuídate.
Alejandro bajó las gradas y Laura escuchó la puerta cerrarse, ella no se movió, se quedó parada por un momento para repasar lo que había pasado, todavía había momentos que no comprendía por completo; se cambió en silencio, apagó la luz y durmió profundamente.
Esa noche Laura soñó con una gran biblioteca, ella pensó en la biblioteca de su colegio y era como comparar un alfiler con su aula, aun en sus sueños más locos no habría alucinado con semejante biblioteca, ella caminó a través de los interminables y altos estantes y vio muchos títulos conocidos y otros que jamás había escuchado; llegó a una sección donde solo se veían nombres propios y de repente se topó con un libro negro, más o menos grueso, con un título en letras rojas que tenía inscrito en su lomo: ">Laura; ella se asustó, lo tomó y en la portada estaba de nuevo su nombre pero más grande y en medio de la portada una flor de loto, debajo del título estaba escrito: ">un parque, un amor y una maldició">n, antes de abrir el libro escuchó una voz familiar que venía del centro de la biblioteca; ella fue en busca de esa voz y en medio de todos los estantes había una pequeña mesa con dos sillas y al frente de ellos un gran ventanal, a lado de ese ventanal había una chimenea, en una de las sillas estaba sentado quien le hablaba.
-si lo abres no hay vuelta atrás- dijo Alejandro vestido de terno y sonriendo más que tiernamente, tranquilo.
-¿Alejandro?
-¿conoces otro?
-¿Qué haces aquí? ¿Qué es este libro?
-estoy aquí porque aquí pertenezco, y ese libro es más, mucho más de lo que deberías saber, ten cuidado con lo que lees.
-¿a qué te refieres con eso?
-¿no crees que tiene un hermoso título?- dijo Alejandro acercándose a Laura y tomando el libro con la derecha y con la izquierda mostrándole los dos sillones em medio- por cierto- dijo él mirándola de abajo a arriba- lindo vestido.
Laura se vio y tenía puesto un vestido blanco (corto), era un poquito abombado, tenía un tul de flores negras, tenía tacos blancos con un moño; ella se sorprendió sin embargo sabía que era un sueño, ella se acercó a Alejandro y se sentó.
-¿Qué hago aquí?
-yo te traje aquí, es el lugar más seguro que conozco para ti.
-¿Por qué este libro tiene mi nombre? ¿Tiene algo que ver conmigo?
-son muchas preguntas ¿no crees?, además estas tan bonita.
-pues bien te hare solo una pregunta- dijo Laura ya seria, estaba cansada de esa incertidumbre- ¿Cuál es ese mentado problema y la posible solución?
-todavía no es momento de responder eso, no te enojes más bien celebra, mi plan funcionó.
-¿Qué plan?
Después de decir eso se escuchó música clásica, era tocada en piano y violín, Alejandro se paró, extendió su mano hacia Laura y sonriendo tiernamente le dijo:
-¿me concede esta pieza? Hermosa dama.
Laura sonrió y tomó la mano de Alejandro, ambos bailaron por la biblioteca y la música se puso más lenta, Alejandro abrazó a Laura y ella le preguntó:
-¿Qué es este lugar?
-un lugar donde siempre estarás y podrás venir cuando quieras.
-¿y tú estarás aquí?
-claro que si, donde tu estés te encontrare.
-¿Cómo llego aquí?
-durmiendo.
-¿durmiendo?
-sí, lastimosamente se nos acabó el tiempo- Alejandro le besó la frente y luego le susurró- despierta.
Laura despertó simplemente abriendo sus ojos, vio su reloj y empezó a alistarse, bajó, desayunó y salió hacia su colegio, caminó con una sonrisa y recordó cada momento feliz que pasó desde que Alejandro había vuelto, ella continuó caminando distraída.
-¿en qué piensas?- preguntó una voz familiar caminando a lado de ella.
-Alejo, buenos días- dijo Laura sonriendo.
-muy buenos días… ¿en qué pensabas?
-en un sueño que tuve anoche.
-¿sí? ¿Fue bueno o malo?
-fue hermoso, ¿y tú qué soñaste?
-yo también soñé contigo.
-¿conmigo? ¿Cómo supiste que me soñé contigo?
-porque… tú me lo dijiste.
-no, no te lo dije.
-oh mira tú colegio, te dejo querida, para mi mala suerte hasta el martes.
-no es necesariamente una regla, puedes llamarme.
-¿sí?, bien nos vemos luego amada mía- dijo Alejandro, la besó y se fue con una sonrisa.
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
si falta algo me avisas por fis
PD.-lamento la tardanza jeje
Ficha Aceptada


Como escribes me quede   quiero mas 
Asfkgjf, esta todo OK
Ahi el gif me dan un heart attack   
Es hermoso 

So, estas dentro ;)

Val xx
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: More Than Blood |Audiciones Cerradas

Mensaje por laurita_:3 el Mar 28 Ene 2014, 10:05 am

Valeefor1D ツ escribió:
laurita_:3 escribió:
-Nombre Completo:Laura Kyler

-Edad:16 años

-Poderes:soy premonitora (en sueños puedo ver el futuro y por presentimientos se lo que va a pasar), y tengo alma de ángel caído (no soy un ángel caído solo tengo su alma, puedo ver si las personas son buenas o malas dependiendo de su aura)

-Rol:cazadora independiente que se encarga de distinguir entre seres sobre naturales buenos y malos, deshaciéndome de los malos.

-Representante: Maite Perroni

-Chico: Louis Tomlinson

-Historia:desde que tenía 6 años me entrenaron para ser una asesina a sangre fría, en una secta secreta, ellos me llenaron la cabeza diciéndome que todo lo desconocido en malo y debo encargarme de ellos, tambien me dijeron que los brujos fueron los responsables de la muerte de mis padres, sin embargo con el paso del tiempo me di cuenta que no todos eran malos, así que me convertí en una cazadora independiente y con mi alma de ángel caído veo quien debe morir y a quien debo ayudar.

-Descripcion Psicologica (De acuerdo al rol):al principio soy muy tímida y precavida, sin embargo a penas me doy cuenta que son buenas personas soy alguien alegre y tierna que siempre vela por sus seres queridos, si alguien que quiero esta en peligro me vuelvo una asesina a sangre fría.

-Escrito de tu autoria:
tan simple como eso (CAPITULO 8) FUERA DEL LUGAR DE ENCUENTRO
Las clases acabaron rápido, ese día las amigas de Laura no le preguntaron por su obra, solo habían pasado el día entre risas e imitaciones, se despidió de sus amigas una por una y llegó a su casa.
Laura entró y vio ese vacío y silencio en su casa que la estaba matando, pero sonrió y continuó su camino.
Vio el reloj y eran las 1:40, subió a su cuarto, se cambió e hizo su tarea.
Al terminar bajó a cocinar, decidió hacer espagueti de atún, su especialidad, cuando terminó de poner la mesa para uno escuchó el timbre y extrañada fue a abrir la puerta, nunca nadie la visitaba, ¿Quién será? Pensó Laura; abrió la puerta y vio a alguien con una cabellera desarreglada y unos hermosos y tranquilos ojos miel que le sonreían.
-¿Alejandro?- dijo Laura extrañada al verlo en su puerta recién eran las 2:19.
-¿Cómo está mi ángel? Espero no importunar- dijo sonriendo dulcemente.
-no, claro que no, es más me alegraste la tarde estando aquí, pasa.
-gracias- dijo Alejandro entrando mientras Laura cerraba la puerta y luego se ponía a lado de él.
-¿quieres almorzar conmigo?, justo acabo de terminar de cocinar.
-¿en serio? ¿Me invitarías algo que tú cocinaste?
-claro, siéntate por favor- dijo señalando a Alejandro el lugar que ya estaba puesto, puso una para ella y sirvió por primera vez después de varios años para dos personas.
Laura salió de la cocina con dos platos y le entregó uno a Alejandro.
-se ve delicioso- dijo él.
-espero que sepa igual- dijo sentándose con una sonrisa.
-¿Cómo has estado desde lo que le pasó… a tus padres?- preguntó Alejandro preocupado, sabía que a Laura no le gustaba hablar de eso pero también sabía que si no le preguntaba ella se guardaría todo el dolor en silencio.
-la verdad mejor, si bien los extraño como el primer día mi familia y amigos me hacen sentir mejor.
-¿en serio?, ¿segura que no quieres decirme nada más?
-a ti no puedo engañarte ¿verdad?, sí, me sigue doliendo lo que les pasó y debo admitir que tiendo a sentirme sola cada vez que me levanto y que incluso me duele estar aquí cuando cada cosa aquí me hace recuerdo a ellos pero también sé que ellos están conmigo y no quisieran que me pusiera triste así que pienso en cosas alegres y saco alegría de donde solo veo dolor.
-no te preocupes Laurita, a partir de hoy quiero que sepas que no tienes por qué ocultar cómo te sientes, solo tienes que decírmelo y yo estaré aquí para ti- dijo Alejandro probando la comida de Laura.
-gracias, ¿Qué tal está la comida?
-este es el plato más delicioso que eh probado en mi corta vida.
-si sigues diciéndolo me lo voy a creer- Laura sonrió- y en otro tema no lo tomes a mal pero ¿a qué se debe esta bonita visita?
-la verdad es que desde esta mañana no dejo de tener un mal presentimiento, y tengo miedo de que algo te pase-dijo Alejandro poniéndose serio.
-¿es por el sueño que tuviste?-preguntó Laura preocupada.
-sí, al parecer tu tampoco soñaste bonito ¿verdad?
-la verdad… no, tuve un sueño raro y tenebroso pero menos mal no fue nada más que eso, un sueño ¿no?
-eso espero, aun así preferiría que hoy no vayamos al lugar de encuentro.
-¿Por qué?
-por seguridad y ya que no nos vamos a ver hasta dentro de ¡4! Días.
-es un buen punto pero sigo sin entender por qué le tienes tanto rencor a tu hermano, y porque hasta dentro de cuatro días podríamos vernos mañana; pero de acuerdo, ¿A dónde vamos?
-te lo diré en el camino- dijo Alejandro sonriendo.
Los dos terminaron de comer, levantaron todo e incluso lo limpiaron todo; salieron y Alejandro tomó la mano de Laura y la llevo a la puerta principal de la urbanización, Laura vio un auto rojo último modelo estacionado.
-su carruaje está listo mi lady- dijo señalando el auto.
-¿ya tienes licencia?
-sí, ¿recuerda cuántos años tengo?
-claro, tienes 19 ¿verdad?
-y tú en unas semanas tendrás 15 ¿no?
-cierto.
-en ese caso ¿vamos?
Alejandro le abrió la puerta del copiloto del auto y ella entró y después él, los dos se pusieron el cinturón y Alejandro encendió el auto.
-¿a dónde iremos?
-al paraíso
-¡¿QUÉ?!
-no te preocupes, ya verás- dijo Alejandro sonriendo pícaramente.
-mmm… siquiera dame una pista.
-no, es una sorpresa
Laura no preguntó más, solo confió en él y vio por la ventana, cuando el auto se detuvo, Alejandro salió y fue a abrirle la puerta y al salir ella vio un parque de diversiones con un letrero que decía: ”Paradise Fun”.
-ooo… así que este paraíso.
-¿Qué estabas pensando Laurita?
-eeen nada.
-qué vergüenza Laurita- dijo teatralmente- pensar que me sobre pasaría contigo- cambio su voz por esa aterradora voz seria- cuando por ti soy capaz de matar.
Laura se asustó un poco y estaba por retroceder cuando Alejandro volvió a sonreír tiernamente al ver de nuevo a Laura y ella se tranquilizó.
Los dos entraron y el parque estaba en funcionamiento, sin embargo solo había unas cuantas personas, el parque estaba para ellos, ambos fueron a un juego de puntería con pistolas, Laura tuvo el primer intento y no le fue muy bien, termino ganándose un dulce, Alejandro sonrió, él al tocar la pistola dejó de sonreír y su semblante cambió al de un asesino profesional entre cerró los ojos y apuntó agarrando el arma solo con su mano derecha dio justo en el blanco sin ningún problema; Alejandro se ganó un caballo de peluche y se lo regaló a Laura; luego fueron a un juego de arco y flecha, esta vez fue primero Alejandro y no le fue tan mal pero no era su fuerte, se ganó una alcancía de un ángel sentado que sonreía dulcemente; era el turno de Laura y al sostener el arco y la flecha sintió una extraña sensación que recorría su espalda, el blanco se volvió más grande y era como estar 10 pasos más cerca del blanco, Laura lanzó la flecha y llegó justo al blanco.
-que buena puntería tienes para la arquería- dijo Alejandro un poco sorprendido.
-gracias- dijo Laura recibiendo su tigre de peluche- y tú qué buena puntería tienes en el disparo de armas de fuego.
-al menos en esto gane algo hermoso.
-muy cierto, ese ángel está muy bonito.
-yo hablaba de poder estar contigo.
Laura y Alejandro siguieron caminando por el parque de diversiones, entraron a la casa de los espejos, a la casa de la risa, a la casa del terror donde Laura paso la mayor parte del tiempo abrazada a Alejandro, después fueron a comer algo y Alejandro se dio cuenta de que estaba oscureciendo.
-creo que deberíamos ir a vivir al polo norte- dijo Alejandro.
-al polo, ¿Por qué?
-en el polo no oscurece en todo el verano, serían tres meses completos contigo.
Laura sonrió, aun tres meses no serían suficiente tiempo para estar con él.
-bueno mi bella dama, antes que se haga más oscuro será un honor para mí llevarla a su casa.
-muchas gracias mi noble caballero.
Laura y Alejandro salieron del parque, entraron al auto y dejaron los premios en el asiento de atrás y se fueron.
-¿Cuál será su nombre?- preguntó Alejandro.
-¿de qué cosa?
-pues tu caballo y tu tigre.
-no sé, no me puse a pensar en eso; y tu ¿Cómo llamaras a tu ángel?
-Laura.
-¿se llamará Laura?
-cierto, tienes razón… se llamara Laurita.
-¿Por qué se llamará así?
-es el nombre más hermoso para un ángel que conozco.
-en ese caso mi tigre se llamará Alejo, porque es el nombre más valiente, tierno y guapo que conozco.
-¿y tú caballo?
-no sé ¿Quién es noble y fuerte?
-no sé, tu dime.
-¿Cómo es tu hermano?
Alejandro guardo silencio por un momento, cerró sus puños fuertemente contra el volante, e incluso sus nudillos palidecieron pero después dijo
-él es alguien muy creativo, fuerte, inteligente, terco, rencoroso, confabulador y la persona con el alma más libre que conocí- dijo el serio.
-entonces se llamara Johann.
Laura y Alejandro llegaron a la urbanización después de un rato, salieron del auto, Laura bajo sus peluches y los dos caminaron hacia la casa de Laura; ya en la puerta mientras ella abría.
-¿me invitas a pasar?- preguntó Alejandro.
-no te lo tomes a mal pero, ¿para qué?
-solo para protegerte.
-¿protegerme?
-sí, compréndeme Laura- dijo Alejandro con notable preocupación- ya me separe una vez de ti y no pude hacer nada, ahora que volví por ti tengo miedo que algo te pase por mi culpa y no esté para protegerte… tengo miedo que te hagan daño por… por mi culpa.
A Laura le impactó oír de nuevo que Alejandro tuviera miedo, así que sonrió y dijo:
-tranquilo, si quieres… pasa- ambos entraron.
-si quieres siéntate- dijo Laura señalando con su mano derecha el sofá- espérame, vuelvo en un parpadeo.
Laura subió a su cuarto y dejó los dos peluches en su cama, en ese instante sonó el teléfono y Laura fue a contestar.
-¿hola? Laurita ¿Cómo estás?- preguntaba su abuelita desde el otro lado de la bocina.
-bien abuelita, ¿Cómo están mi abuelito y tú?
-bien hijita, bien, tu abuelo está aquí conmigo y te está mandando saludos.
-gracias abuelita, dile que también lo quiero mucho y claro a ti también.
-estamos todos aquí reunidos esperándote, ¿Cuándo nos visitaras?
- no se abuelita, apenas mis clases estén regularizadas iré a verte.
-bueno hijita te estaremos esperando con los brazos abiertos.
-gracias abuelita- Laura se tentó a decirles todo de Alejandro y ella pero antes que pudiera decir algo su abuela ya estaba hablándole de nuevo.
-hasta luego hijita, hablamos otro día.
-si… hasta luego abuelita, diles a todos que los quiero mucho.
Ambas colgaron; Laura bajó y vio a Alejandro esperándola con una sonrisa.
-¿Quién te llamo?- preguntó Alejandro.
-mi abuelita, estaban todos reunidos y querían saludarme- dijo ella sentándose con una sonrisa tan hipócrita que le dolían las mejillas de solo hacerlo.
-Laura- dijo Alejandro cambiando su cara, ya no había una sonrisa sino de nuevo preocupación y dolor, Alejandro se acercó a Laura, la abrazó y le dijo al oído- tengo miedo… mucho miedo de que algo te pase y por primera vez no puedo tranquilizarme.
-Alejo- dijo Laura triste por ver a Alejandro así, tan preocupado y con miedo- ¿Por qué estas así?- ella se apartó lentamente- dime porque estas así, no puedo ayudarte, ni cuidarme si no sé de qué.
-si te lo digo, tal vez la única solución sea…- dijo Alejandro tomando las manos de Laura.
-¿sea qué?
-Laura no puedo dormir, no pudo comer por el miedo a que te pase algo, estar en el instituto es un martirio, es demasiado peso para ti, no puedo decírtelo y exponerte así.
-Alejandro ¿Qué te pasa? ¿De qué peligro hablas? Tienes que decirme cual sería la posible solución.
-meterte en este problema sería demasiado para mí.
-pues lo siento, pero a mí me incumbe este “problema” tanto como a ti, si supuestamente estoy en peligro- dijo Laura un poco enojada.
-está bien te diré el problema y la posible solución- dijo en un tono un poco bajo y triste- tengo miedo que m- alcanzó a decir él cuando lo interrumpieron.
Buzzzz- vibró el celular de Alejandro- buzzzz- continuaba mientras lo veía con odio.
-¿no vas a contestar? Podrían ser tus padres.
-este no es el número de ninguno de mis padres- dijo tomando el celular y yendo a fuera.
Laura quedó extrañada, sintió una fría ráfaga de lo que parecía viento aun cuando todas las ventanas estaban cerradas, “tal vez la ráfaga entró cuando Alejandro salió” pensó Laura, sintió un escalofrío y el extraño presentimiento de alguien respirando en su hombro, se dio la vuelta lentamente y detrás suyo no vio a nadie, entró Alejandro con semblante serio sin ver a Laura y se sentó a lado de ella sin pronunciar palabra.
-¿estás bien?- preguntó Laura posando su mano en el hombro de Alejandro.
-uh… si, si- dijo Alejandro recuperando conciencia de donde estaba.
-Alejandro tienes que decirme que te sucede- dijo ella preocupada- no puedes seguir así, Si dices que es mucha carga, ¿Por qué no la compartes conmigo?
-¿recuerdas a mi… hermano?
-sí, Johann ¿verdad?
-así es- hizo una corta pausa- ¿Cuántos Johanns conoces? Además de mi hermano.
-solo uno, Johann Sebastian Bach, fue un compositor de música clásica muy famoso ¿no?
-bien, pues también hubo otro muy famoso- dijo Alejandro con la vista al piso- ¿sabes quién es?
-no, ¿Quién?
-fue Johann Sebastian, un poeta noruego del romanticismo.
-¿esto tiene algo que ver con tu hermano?
-sí.
-bueno prosigue.
-¿en qué se parecen el compositor, el poeta y mi hermano?
-pues además de su nombre, tal vez que los tres son artistas, si es que a tu hermano le gusta el arte.
-le gusta pintar y si, él también se llama Johann Sebastian.
-¿entonces lo que tienen en común es que los tres son artistas?
-sí.
-sigo sin comprender ¿qué tiene que ver esto con el tema?
-mis padres le pusieron Johann Sebastian porque sabían que sería un gran artista.
-y ¿Por qué te pusieron Alejandro?
-porque sabían que sería un gran guerrero.
-¿Cómo Alejandro Magno?
-sí, exactamente.
-¿a qué te refieres a que lo “sabían”?
-por qué lo sabían, así de simple.
-pero ¿co- Laura fue interrumpida por el estruendoso sonido de su ventana abriéndose; Laura miró hacia arriba y se levantó, antes de que pudiera dar siquiera un paso Alejandro la tomó de la mano sin levantarse.
-yo voy contigo- dijo él serio y con la mirada todavía en el suelo.
Alejandro y Laura subieron, ella entró primero y cerró la ventana, Alejandro también entró y mientras ella ponía el seguro a su ventana él le dijo.
-Laurita ya son las nueve, debes estar cansada y no quiero ser una molestia para ti, ni que te desveles; mejor me voy.
-espera, me debes muchas explicaciones, todavía hay un montón de cosas que no me explicas.
Alejandro vio su cama y vio sus dos peluches, él sonrió, luego se acercó a su peinador y sostuvo el pañuelo que él le había regalado a Laura.
-lo guardaste- dijo el sonriendo.
-sí, si lo hice, yo guardo las cosas que son importantes para mí- dijo Laura mientras cerraba las cortinas y encendía la luz.
-Laurita, tengo una idea para que todo esto termine- dijo él parándose de un salto y tomando a Laura por los hombros- ya tengo la solución, quiero que duermas tranquila, ya te enteraras por ti misma como me fue- Alejandro acercó a Laura hacia él pero esta vez no fue por un abrazo sino para besarla y luego le dijo- te amo Laura, por favor cuídate.
Alejandro bajó las gradas y Laura escuchó la puerta cerrarse, ella no se movió, se quedó parada por un momento para repasar lo que había pasado, todavía había momentos que no comprendía por completo; se cambió en silencio, apagó la luz y durmió profundamente.
Esa noche Laura soñó con una gran biblioteca, ella pensó en la biblioteca de su colegio y era como comparar un alfiler con su aula, aun en sus sueños más locos no habría alucinado con semejante biblioteca, ella caminó a través de los interminables y altos estantes y vio muchos títulos conocidos y otros que jamás había escuchado; llegó a una sección donde solo se veían nombres propios y de repente se topó con un libro negro, más o menos grueso, con un título en letras rojas que tenía inscrito en su lomo: ">Laura; ella se asustó, lo tomó y en la portada estaba de nuevo su nombre pero más grande y en medio de la portada una flor de loto, debajo del título estaba escrito: ">un parque, un amor y una maldició">n, antes de abrir el libro escuchó una voz familiar que venía del centro de la biblioteca; ella fue en busca de esa voz y en medio de todos los estantes había una pequeña mesa con dos sillas y al frente de ellos un gran ventanal, a lado de ese ventanal había una chimenea, en una de las sillas estaba sentado quien le hablaba.
-si lo abres no hay vuelta atrás- dijo Alejandro vestido de terno y sonriendo más que tiernamente, tranquilo.
-¿Alejandro?
-¿conoces otro?
-¿Qué haces aquí? ¿Qué es este libro?
-estoy aquí porque aquí pertenezco, y ese libro es más, mucho más de lo que deberías saber, ten cuidado con lo que lees.
-¿a qué te refieres con eso?
-¿no crees que tiene un hermoso título?- dijo Alejandro acercándose a Laura y tomando el libro con la derecha y con la izquierda mostrándole los dos sillones em medio- por cierto- dijo él mirándola de abajo a arriba- lindo vestido.
Laura se vio y tenía puesto un vestido blanco (corto), era un poquito abombado, tenía un tul de flores negras, tenía tacos blancos con un moño; ella se sorprendió sin embargo sabía que era un sueño, ella se acercó a Alejandro y se sentó.
-¿Qué hago aquí?
-yo te traje aquí, es el lugar más seguro que conozco para ti.
-¿Por qué este libro tiene mi nombre? ¿Tiene algo que ver conmigo?
-son muchas preguntas ¿no crees?, además estas tan bonita.
-pues bien te hare solo una pregunta- dijo Laura ya seria, estaba cansada de esa incertidumbre- ¿Cuál es ese mentado problema y la posible solución?
-todavía no es momento de responder eso, no te enojes más bien celebra, mi plan funcionó.
-¿Qué plan?
Después de decir eso se escuchó música clásica, era tocada en piano y violín, Alejandro se paró, extendió su mano hacia Laura y sonriendo tiernamente le dijo:
-¿me concede esta pieza? Hermosa dama.
Laura sonrió y tomó la mano de Alejandro, ambos bailaron por la biblioteca y la música se puso más lenta, Alejandro abrazó a Laura y ella le preguntó:
-¿Qué es este lugar?
-un lugar donde siempre estarás y podrás venir cuando quieras.
-¿y tú estarás aquí?
-claro que si, donde tu estés te encontrare.
-¿Cómo llego aquí?
-durmiendo.
-¿durmiendo?
-sí, lastimosamente se nos acabó el tiempo- Alejandro le besó la frente y luego le susurró- despierta.
Laura despertó simplemente abriendo sus ojos, vio su reloj y empezó a alistarse, bajó, desayunó y salió hacia su colegio, caminó con una sonrisa y recordó cada momento feliz que pasó desde que Alejandro había vuelto, ella continuó caminando distraída.
-¿en qué piensas?- preguntó una voz familiar caminando a lado de ella.
-Alejo, buenos días- dijo Laura sonriendo.
-muy buenos días… ¿en qué pensabas?
-en un sueño que tuve anoche.
-¿sí? ¿Fue bueno o malo?
-fue hermoso, ¿y tú qué soñaste?
-yo también soñé contigo.
-¿conmigo? ¿Cómo supiste que me soñé contigo?
-porque… tú me lo dijiste.
-no, no te lo dije.
-oh mira tú colegio, te dejo querida, para mi mala suerte hasta el martes.
-no es necesariamente una regla, puedes llamarme.
-¿sí?, bien nos vemos luego amada mía- dijo Alejandro, la besó y se fue con una sonrisa.
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
si falta algo me avisas por fis
PD.-lamento la tardanza jeje
Ficha Aceptada


Como escribes me quede   quiero mas 
Asfkgjf, esta todo OK
Ahi el gif me dan un heart attack   
Es hermoso 

So, estas dentro ;)

Val xx
                         
yeeeiii toy dentro!!!                            
muchas gracias Val  
por cierto este fue un cap de una nove que estoy subiendo aki...
seria un honor que la leyeras 
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: More Than Blood |Audiciones Cerradas

Mensaje por Val x. el Mar 28 Ene 2014, 10:10 am

laurita_:3 escribió:
Valeefor1D ツ escribió:
laurita_:3 escribió:
-Nombre Completo:Laura Kyler

-Edad:16 años

-Poderes:soy premonitora (en sueños puedo ver el futuro y por presentimientos se lo que va a pasar), y tengo alma de ángel caído (no soy un ángel caído solo tengo su alma, puedo ver si las personas son buenas o malas dependiendo de su aura)

-Rol:cazadora independiente que se encarga de distinguir entre seres sobre naturales buenos y malos, deshaciéndome de los malos.

-Representante: Maite Perroni

-Chico: Louis Tomlinson

-Historia:desde que tenía 6 años me entrenaron para ser una asesina a sangre fría, en una secta secreta, ellos me llenaron la cabeza diciéndome que todo lo desconocido en malo y debo encargarme de ellos, tambien me dijeron que los brujos fueron los responsables de la muerte de mis padres, sin embargo con el paso del tiempo me di cuenta que no todos eran malos, así que me convertí en una cazadora independiente y con mi alma de ángel caído veo quien debe morir y a quien debo ayudar.

-Descripcion Psicologica (De acuerdo al rol):al principio soy muy tímida y precavida, sin embargo a penas me doy cuenta que son buenas personas soy alguien alegre y tierna que siempre vela por sus seres queridos, si alguien que quiero esta en peligro me vuelvo una asesina a sangre fría.

-Escrito de tu autoria:
tan simple como eso (CAPITULO 8) FUERA DEL LUGAR DE ENCUENTRO
Las clases acabaron rápido, ese día las amigas de Laura no le preguntaron por su obra, solo habían pasado el día entre risas e imitaciones, se despidió de sus amigas una por una y llegó a su casa.
Laura entró y vio ese vacío y silencio en su casa que la estaba matando, pero sonrió y continuó su camino.
Vio el reloj y eran las 1:40, subió a su cuarto, se cambió e hizo su tarea.
Al terminar bajó a cocinar, decidió hacer espagueti de atún, su especialidad, cuando terminó de poner la mesa para uno escuchó el timbre y extrañada fue a abrir la puerta, nunca nadie la visitaba, ¿Quién será? Pensó Laura; abrió la puerta y vio a alguien con una cabellera desarreglada y unos hermosos y tranquilos ojos miel que le sonreían.
-¿Alejandro?- dijo Laura extrañada al verlo en su puerta recién eran las 2:19.
-¿Cómo está mi ángel? Espero no importunar- dijo sonriendo dulcemente.
-no, claro que no, es más me alegraste la tarde estando aquí, pasa.
-gracias- dijo Alejandro entrando mientras Laura cerraba la puerta y luego se ponía a lado de él.
-¿quieres almorzar conmigo?, justo acabo de terminar de cocinar.
-¿en serio? ¿Me invitarías algo que tú cocinaste?
-claro, siéntate por favor- dijo señalando a Alejandro el lugar que ya estaba puesto, puso una para ella y sirvió por primera vez después de varios años para dos personas.
Laura salió de la cocina con dos platos y le entregó uno a Alejandro.
-se ve delicioso- dijo él.
-espero que sepa igual- dijo sentándose con una sonrisa.
-¿Cómo has estado desde lo que le pasó… a tus padres?- preguntó Alejandro preocupado, sabía que a Laura no le gustaba hablar de eso pero también sabía que si no le preguntaba ella se guardaría todo el dolor en silencio.
-la verdad mejor, si bien los extraño como el primer día mi familia y amigos me hacen sentir mejor.
-¿en serio?, ¿segura que no quieres decirme nada más?
-a ti no puedo engañarte ¿verdad?, sí, me sigue doliendo lo que les pasó y debo admitir que tiendo a sentirme sola cada vez que me levanto y que incluso me duele estar aquí cuando cada cosa aquí me hace recuerdo a ellos pero también sé que ellos están conmigo y no quisieran que me pusiera triste así que pienso en cosas alegres y saco alegría de donde solo veo dolor.
-no te preocupes Laurita, a partir de hoy quiero que sepas que no tienes por qué ocultar cómo te sientes, solo tienes que decírmelo y yo estaré aquí para ti- dijo Alejandro probando la comida de Laura.
-gracias, ¿Qué tal está la comida?
-este es el plato más delicioso que eh probado en mi corta vida.
-si sigues diciéndolo me lo voy a creer- Laura sonrió- y en otro tema no lo tomes a mal pero ¿a qué se debe esta bonita visita?
-la verdad es que desde esta mañana no dejo de tener un mal presentimiento, y tengo miedo de que algo te pase-dijo Alejandro poniéndose serio.
-¿es por el sueño que tuviste?-preguntó Laura preocupada.
-sí, al parecer tu tampoco soñaste bonito ¿verdad?
-la verdad… no, tuve un sueño raro y tenebroso pero menos mal no fue nada más que eso, un sueño ¿no?
-eso espero, aun así preferiría que hoy no vayamos al lugar de encuentro.
-¿Por qué?
-por seguridad y ya que no nos vamos a ver hasta dentro de ¡4! Días.
-es un buen punto pero sigo sin entender por qué le tienes tanto rencor a tu hermano, y porque hasta dentro de cuatro días podríamos vernos mañana; pero de acuerdo, ¿A dónde vamos?
-te lo diré en el camino- dijo Alejandro sonriendo.
Los dos terminaron de comer, levantaron todo e incluso lo limpiaron todo; salieron y Alejandro tomó la mano de Laura y la llevo a la puerta principal de la urbanización, Laura vio un auto rojo último modelo estacionado.
-su carruaje está listo mi lady- dijo señalando el auto.
-¿ya tienes licencia?
-sí, ¿recuerda cuántos años tengo?
-claro, tienes 19 ¿verdad?
-y tú en unas semanas tendrás 15 ¿no?
-cierto.
-en ese caso ¿vamos?
Alejandro le abrió la puerta del copiloto del auto y ella entró y después él, los dos se pusieron el cinturón y Alejandro encendió el auto.
-¿a dónde iremos?
-al paraíso
-¡¿QUÉ?!
-no te preocupes, ya verás- dijo Alejandro sonriendo pícaramente.
-mmm… siquiera dame una pista.
-no, es una sorpresa
Laura no preguntó más, solo confió en él y vio por la ventana, cuando el auto se detuvo, Alejandro salió y fue a abrirle la puerta y al salir ella vio un parque de diversiones con un letrero que decía: ”Paradise Fun”.
-ooo… así que este paraíso.
-¿Qué estabas pensando Laurita?
-eeen nada.
-qué vergüenza Laurita- dijo teatralmente- pensar que me sobre pasaría contigo- cambio su voz por esa aterradora voz seria- cuando por ti soy capaz de matar.
Laura se asustó un poco y estaba por retroceder cuando Alejandro volvió a sonreír tiernamente al ver de nuevo a Laura y ella se tranquilizó.
Los dos entraron y el parque estaba en funcionamiento, sin embargo solo había unas cuantas personas, el parque estaba para ellos, ambos fueron a un juego de puntería con pistolas, Laura tuvo el primer intento y no le fue muy bien, termino ganándose un dulce, Alejandro sonrió, él al tocar la pistola dejó de sonreír y su semblante cambió al de un asesino profesional entre cerró los ojos y apuntó agarrando el arma solo con su mano derecha dio justo en el blanco sin ningún problema; Alejandro se ganó un caballo de peluche y se lo regaló a Laura; luego fueron a un juego de arco y flecha, esta vez fue primero Alejandro y no le fue tan mal pero no era su fuerte, se ganó una alcancía de un ángel sentado que sonreía dulcemente; era el turno de Laura y al sostener el arco y la flecha sintió una extraña sensación que recorría su espalda, el blanco se volvió más grande y era como estar 10 pasos más cerca del blanco, Laura lanzó la flecha y llegó justo al blanco.
-que buena puntería tienes para la arquería- dijo Alejandro un poco sorprendido.
-gracias- dijo Laura recibiendo su tigre de peluche- y tú qué buena puntería tienes en el disparo de armas de fuego.
-al menos en esto gane algo hermoso.
-muy cierto, ese ángel está muy bonito.
-yo hablaba de poder estar contigo.
Laura y Alejandro siguieron caminando por el parque de diversiones, entraron a la casa de los espejos, a la casa de la risa, a la casa del terror donde Laura paso la mayor parte del tiempo abrazada a Alejandro, después fueron a comer algo y Alejandro se dio cuenta de que estaba oscureciendo.
-creo que deberíamos ir a vivir al polo norte- dijo Alejandro.
-al polo, ¿Por qué?
-en el polo no oscurece en todo el verano, serían tres meses completos contigo.
Laura sonrió, aun tres meses no serían suficiente tiempo para estar con él.
-bueno mi bella dama, antes que se haga más oscuro será un honor para mí llevarla a su casa.
-muchas gracias mi noble caballero.
Laura y Alejandro salieron del parque, entraron al auto y dejaron los premios en el asiento de atrás y se fueron.
-¿Cuál será su nombre?- preguntó Alejandro.
-¿de qué cosa?
-pues tu caballo y tu tigre.
-no sé, no me puse a pensar en eso; y tu ¿Cómo llamaras a tu ángel?
-Laura.
-¿se llamará Laura?
-cierto, tienes razón… se llamara Laurita.
-¿Por qué se llamará así?
-es el nombre más hermoso para un ángel que conozco.
-en ese caso mi tigre se llamará Alejo, porque es el nombre más valiente, tierno y guapo que conozco.
-¿y tú caballo?
-no sé ¿Quién es noble y fuerte?
-no sé, tu dime.
-¿Cómo es tu hermano?
Alejandro guardo silencio por un momento, cerró sus puños fuertemente contra el volante, e incluso sus nudillos palidecieron pero después dijo
-él es alguien muy creativo, fuerte, inteligente, terco, rencoroso, confabulador y la persona con el alma más libre que conocí- dijo el serio.
-entonces se llamara Johann.
Laura y Alejandro llegaron a la urbanización después de un rato, salieron del auto, Laura bajo sus peluches y los dos caminaron hacia la casa de Laura; ya en la puerta mientras ella abría.
-¿me invitas a pasar?- preguntó Alejandro.
-no te lo tomes a mal pero, ¿para qué?
-solo para protegerte.
-¿protegerme?
-sí, compréndeme Laura- dijo Alejandro con notable preocupación- ya me separe una vez de ti y no pude hacer nada, ahora que volví por ti tengo miedo que algo te pase por mi culpa y no esté para protegerte… tengo miedo que te hagan daño por… por mi culpa.
A Laura le impactó oír de nuevo que Alejandro tuviera miedo, así que sonrió y dijo:
-tranquilo, si quieres… pasa- ambos entraron.
-si quieres siéntate- dijo Laura señalando con su mano derecha el sofá- espérame, vuelvo en un parpadeo.
Laura subió a su cuarto y dejó los dos peluches en su cama, en ese instante sonó el teléfono y Laura fue a contestar.
-¿hola? Laurita ¿Cómo estás?- preguntaba su abuelita desde el otro lado de la bocina.
-bien abuelita, ¿Cómo están mi abuelito y tú?
-bien hijita, bien, tu abuelo está aquí conmigo y te está mandando saludos.
-gracias abuelita, dile que también lo quiero mucho y claro a ti también.
-estamos todos aquí reunidos esperándote, ¿Cuándo nos visitaras?
- no se abuelita, apenas mis clases estén regularizadas iré a verte.
-bueno hijita te estaremos esperando con los brazos abiertos.
-gracias abuelita- Laura se tentó a decirles todo de Alejandro y ella pero antes que pudiera decir algo su abuela ya estaba hablándole de nuevo.
-hasta luego hijita, hablamos otro día.
-si… hasta luego abuelita, diles a todos que los quiero mucho.
Ambas colgaron; Laura bajó y vio a Alejandro esperándola con una sonrisa.
-¿Quién te llamo?- preguntó Alejandro.
-mi abuelita, estaban todos reunidos y querían saludarme- dijo ella sentándose con una sonrisa tan hipócrita que le dolían las mejillas de solo hacerlo.
-Laura- dijo Alejandro cambiando su cara, ya no había una sonrisa sino de nuevo preocupación y dolor, Alejandro se acercó a Laura, la abrazó y le dijo al oído- tengo miedo… mucho miedo de que algo te pase y por primera vez no puedo tranquilizarme.
-Alejo- dijo Laura triste por ver a Alejandro así, tan preocupado y con miedo- ¿Por qué estas así?- ella se apartó lentamente- dime porque estas así, no puedo ayudarte, ni cuidarme si no sé de qué.
-si te lo digo, tal vez la única solución sea…- dijo Alejandro tomando las manos de Laura.
-¿sea qué?
-Laura no puedo dormir, no pudo comer por el miedo a que te pase algo, estar en el instituto es un martirio, es demasiado peso para ti, no puedo decírtelo y exponerte así.
-Alejandro ¿Qué te pasa? ¿De qué peligro hablas? Tienes que decirme cual sería la posible solución.
-meterte en este problema sería demasiado para mí.
-pues lo siento, pero a mí me incumbe este “problema” tanto como a ti, si supuestamente estoy en peligro- dijo Laura un poco enojada.
-está bien te diré el problema y la posible solución- dijo en un tono un poco bajo y triste- tengo miedo que m- alcanzó a decir él cuando lo interrumpieron.
Buzzzz- vibró el celular de Alejandro- buzzzz- continuaba mientras lo veía con odio.
-¿no vas a contestar? Podrían ser tus padres.
-este no es el número de ninguno de mis padres- dijo tomando el celular y yendo a fuera.
Laura quedó extrañada, sintió una fría ráfaga de lo que parecía viento aun cuando todas las ventanas estaban cerradas, “tal vez la ráfaga entró cuando Alejandro salió” pensó Laura, sintió un escalofrío y el extraño presentimiento de alguien respirando en su hombro, se dio la vuelta lentamente y detrás suyo no vio a nadie, entró Alejandro con semblante serio sin ver a Laura y se sentó a lado de ella sin pronunciar palabra.
-¿estás bien?- preguntó Laura posando su mano en el hombro de Alejandro.
-uh… si, si- dijo Alejandro recuperando conciencia de donde estaba.
-Alejandro tienes que decirme que te sucede- dijo ella preocupada- no puedes seguir así, Si dices que es mucha carga, ¿Por qué no la compartes conmigo?
-¿recuerdas a mi… hermano?
-sí, Johann ¿verdad?
-así es- hizo una corta pausa- ¿Cuántos Johanns conoces? Además de mi hermano.
-solo uno, Johann Sebastian Bach, fue un compositor de música clásica muy famoso ¿no?
-bien, pues también hubo otro muy famoso- dijo Alejandro con la vista al piso- ¿sabes quién es?
-no, ¿Quién?
-fue Johann Sebastian, un poeta noruego del romanticismo.
-¿esto tiene algo que ver con tu hermano?
-sí.
-bueno prosigue.
-¿en qué se parecen el compositor, el poeta y mi hermano?
-pues además de su nombre, tal vez que los tres son artistas, si es que a tu hermano le gusta el arte.
-le gusta pintar y si, él también se llama Johann Sebastian.
-¿entonces lo que tienen en común es que los tres son artistas?
-sí.
-sigo sin comprender ¿qué tiene que ver esto con el tema?
-mis padres le pusieron Johann Sebastian porque sabían que sería un gran artista.
-y ¿Por qué te pusieron Alejandro?
-porque sabían que sería un gran guerrero.
-¿Cómo Alejandro Magno?
-sí, exactamente.
-¿a qué te refieres a que lo “sabían”?
-por qué lo sabían, así de simple.
-pero ¿co- Laura fue interrumpida por el estruendoso sonido de su ventana abriéndose; Laura miró hacia arriba y se levantó, antes de que pudiera dar siquiera un paso Alejandro la tomó de la mano sin levantarse.
-yo voy contigo- dijo él serio y con la mirada todavía en el suelo.
Alejandro y Laura subieron, ella entró primero y cerró la ventana, Alejandro también entró y mientras ella ponía el seguro a su ventana él le dijo.
-Laurita ya son las nueve, debes estar cansada y no quiero ser una molestia para ti, ni que te desveles; mejor me voy.
-espera, me debes muchas explicaciones, todavía hay un montón de cosas que no me explicas.
Alejandro vio su cama y vio sus dos peluches, él sonrió, luego se acercó a su peinador y sostuvo el pañuelo que él le había regalado a Laura.
-lo guardaste- dijo el sonriendo.
-sí, si lo hice, yo guardo las cosas que son importantes para mí- dijo Laura mientras cerraba las cortinas y encendía la luz.
-Laurita, tengo una idea para que todo esto termine- dijo él parándose de un salto y tomando a Laura por los hombros- ya tengo la solución, quiero que duermas tranquila, ya te enteraras por ti misma como me fue- Alejandro acercó a Laura hacia él pero esta vez no fue por un abrazo sino para besarla y luego le dijo- te amo Laura, por favor cuídate.
Alejandro bajó las gradas y Laura escuchó la puerta cerrarse, ella no se movió, se quedó parada por un momento para repasar lo que había pasado, todavía había momentos que no comprendía por completo; se cambió en silencio, apagó la luz y durmió profundamente.
Esa noche Laura soñó con una gran biblioteca, ella pensó en la biblioteca de su colegio y era como comparar un alfiler con su aula, aun en sus sueños más locos no habría alucinado con semejante biblioteca, ella caminó a través de los interminables y altos estantes y vio muchos títulos conocidos y otros que jamás había escuchado; llegó a una sección donde solo se veían nombres propios y de repente se topó con un libro negro, más o menos grueso, con un título en letras rojas que tenía inscrito en su lomo: ">Laura; ella se asustó, lo tomó y en la portada estaba de nuevo su nombre pero más grande y en medio de la portada una flor de loto, debajo del título estaba escrito: ">un parque, un amor y una maldició">n, antes de abrir el libro escuchó una voz familiar que venía del centro de la biblioteca; ella fue en busca de esa voz y en medio de todos los estantes había una pequeña mesa con dos sillas y al frente de ellos un gran ventanal, a lado de ese ventanal había una chimenea, en una de las sillas estaba sentado quien le hablaba.
-si lo abres no hay vuelta atrás- dijo Alejandro vestido de terno y sonriendo más que tiernamente, tranquilo.
-¿Alejandro?
-¿conoces otro?
-¿Qué haces aquí? ¿Qué es este libro?
-estoy aquí porque aquí pertenezco, y ese libro es más, mucho más de lo que deberías saber, ten cuidado con lo que lees.
-¿a qué te refieres con eso?
-¿no crees que tiene un hermoso título?- dijo Alejandro acercándose a Laura y tomando el libro con la derecha y con la izquierda mostrándole los dos sillones em medio- por cierto- dijo él mirándola de abajo a arriba- lindo vestido.
Laura se vio y tenía puesto un vestido blanco (corto), era un poquito abombado, tenía un tul de flores negras, tenía tacos blancos con un moño; ella se sorprendió sin embargo sabía que era un sueño, ella se acercó a Alejandro y se sentó.
-¿Qué hago aquí?
-yo te traje aquí, es el lugar más seguro que conozco para ti.
-¿Por qué este libro tiene mi nombre? ¿Tiene algo que ver conmigo?
-son muchas preguntas ¿no crees?, además estas tan bonita.
-pues bien te hare solo una pregunta- dijo Laura ya seria, estaba cansada de esa incertidumbre- ¿Cuál es ese mentado problema y la posible solución?
-todavía no es momento de responder eso, no te enojes más bien celebra, mi plan funcionó.
-¿Qué plan?
Después de decir eso se escuchó música clásica, era tocada en piano y violín, Alejandro se paró, extendió su mano hacia Laura y sonriendo tiernamente le dijo:
-¿me concede esta pieza? Hermosa dama.
Laura sonrió y tomó la mano de Alejandro, ambos bailaron por la biblioteca y la música se puso más lenta, Alejandro abrazó a Laura y ella le preguntó:
-¿Qué es este lugar?
-un lugar donde siempre estarás y podrás venir cuando quieras.
-¿y tú estarás aquí?
-claro que si, donde tu estés te encontrare.
-¿Cómo llego aquí?
-durmiendo.
-¿durmiendo?
-sí, lastimosamente se nos acabó el tiempo- Alejandro le besó la frente y luego le susurró- despierta.
Laura despertó simplemente abriendo sus ojos, vio su reloj y empezó a alistarse, bajó, desayunó y salió hacia su colegio, caminó con una sonrisa y recordó cada momento feliz que pasó desde que Alejandro había vuelto, ella continuó caminando distraída.
-¿en qué piensas?- preguntó una voz familiar caminando a lado de ella.
-Alejo, buenos días- dijo Laura sonriendo.
-muy buenos días… ¿en qué pensabas?
-en un sueño que tuve anoche.
-¿sí? ¿Fue bueno o malo?
-fue hermoso, ¿y tú qué soñaste?
-yo también soñé contigo.
-¿conmigo? ¿Cómo supiste que me soñé contigo?
-porque… tú me lo dijiste.
-no, no te lo dije.
-oh mira tú colegio, te dejo querida, para mi mala suerte hasta el martes.
-no es necesariamente una regla, puedes llamarme.
-¿sí?, bien nos vemos luego amada mía- dijo Alejandro, la besó y se fue con una sonrisa.
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
si falta algo me avisas por fis
PD.-lamento la tardanza jeje
Ficha Aceptada


Como escribes me quede   quiero mas 
Asfkgjf, esta todo OK
Ahi el gif me dan un heart attack   
Es hermoso 

So, estas dentro ;)

Val xx
                         
yeeeiii toy dentro!!!                            
muchas gracias Val  
por cierto este fue un cap de una nove que estoy subiendo aki...
seria un honor que la leyeras 
Si nadie mas audiciona por Louis , el rol es tuyo :)
Pero no puedo empezar hasta que minimo, audiciones una chica por cada rol
Help me!
Hay que hacer propoganda (?
Claro pasame el link y la leo ;)

Val xx
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: More Than Blood |Audiciones Cerradas

Mensaje por laurita_:3 el Mar 28 Ene 2014, 10:41 am

Valeefor1D ツ escribió:
laurita_:3 escribió:
Valeefor1D ツ escribió:
laurita_:3 escribió:
-Nombre Completo:Laura Kyler

-Edad:16 años

-Poderes:soy premonitora (en sueños puedo ver el futuro y por presentimientos se lo que va a pasar), y tengo alma de ángel caído (no soy un ángel caído solo tengo su alma, puedo ver si las personas son buenas o malas dependiendo de su aura)

-Rol:cazadora independiente que se encarga de distinguir entre seres sobre naturales buenos y malos, deshaciéndome de los malos.

-Representante: Maite Perroni

-Chico: Louis Tomlinson

-Historia:desde que tenía 6 años me entrenaron para ser una asesina a sangre fría, en una secta secreta, ellos me llenaron la cabeza diciéndome que todo lo desconocido en malo y debo encargarme de ellos, tambien me dijeron que los brujos fueron los responsables de la muerte de mis padres, sin embargo con el paso del tiempo me di cuenta que no todos eran malos, así que me convertí en una cazadora independiente y con mi alma de ángel caído veo quien debe morir y a quien debo ayudar.

-Descripcion Psicologica (De acuerdo al rol):al principio soy muy tímida y precavida, sin embargo a penas me doy cuenta que son buenas personas soy alguien alegre y tierna que siempre vela por sus seres queridos, si alguien que quiero esta en peligro me vuelvo una asesina a sangre fría.

-Escrito de tu autoria:
tan simple como eso (CAPITULO 8) FUERA DEL LUGAR DE ENCUENTRO
Las clases acabaron rápido, ese día las amigas de Laura no le preguntaron por su obra, solo habían pasado el día entre risas e imitaciones, se despidió de sus amigas una por una y llegó a su casa.
Laura entró y vio ese vacío y silencio en su casa que la estaba matando, pero sonrió y continuó su camino.
Vio el reloj y eran las 1:40, subió a su cuarto, se cambió e hizo su tarea.
Al terminar bajó a cocinar, decidió hacer espagueti de atún, su especialidad, cuando terminó de poner la mesa para uno escuchó el timbre y extrañada fue a abrir la puerta, nunca nadie la visitaba, ¿Quién será? Pensó Laura; abrió la puerta y vio a alguien con una cabellera desarreglada y unos hermosos y tranquilos ojos miel que le sonreían.
-¿Alejandro?- dijo Laura extrañada al verlo en su puerta recién eran las 2:19.
-¿Cómo está mi ángel? Espero no importunar- dijo sonriendo dulcemente.
-no, claro que no, es más me alegraste la tarde estando aquí, pasa.
-gracias- dijo Alejandro entrando mientras Laura cerraba la puerta y luego se ponía a lado de él.
-¿quieres almorzar conmigo?, justo acabo de terminar de cocinar.
-¿en serio? ¿Me invitarías algo que tú cocinaste?
-claro, siéntate por favor- dijo señalando a Alejandro el lugar que ya estaba puesto, puso una para ella y sirvió por primera vez después de varios años para dos personas.
Laura salió de la cocina con dos platos y le entregó uno a Alejandro.
-se ve delicioso- dijo él.
-espero que sepa igual- dijo sentándose con una sonrisa.
-¿Cómo has estado desde lo que le pasó… a tus padres?- preguntó Alejandro preocupado, sabía que a Laura no le gustaba hablar de eso pero también sabía que si no le preguntaba ella se guardaría todo el dolor en silencio.
-la verdad mejor, si bien los extraño como el primer día mi familia y amigos me hacen sentir mejor.
-¿en serio?, ¿segura que no quieres decirme nada más?
-a ti no puedo engañarte ¿verdad?, sí, me sigue doliendo lo que les pasó y debo admitir que tiendo a sentirme sola cada vez que me levanto y que incluso me duele estar aquí cuando cada cosa aquí me hace recuerdo a ellos pero también sé que ellos están conmigo y no quisieran que me pusiera triste así que pienso en cosas alegres y saco alegría de donde solo veo dolor.
-no te preocupes Laurita, a partir de hoy quiero que sepas que no tienes por qué ocultar cómo te sientes, solo tienes que decírmelo y yo estaré aquí para ti- dijo Alejandro probando la comida de Laura.
-gracias, ¿Qué tal está la comida?
-este es el plato más delicioso que eh probado en mi corta vida.
-si sigues diciéndolo me lo voy a creer- Laura sonrió- y en otro tema no lo tomes a mal pero ¿a qué se debe esta bonita visita?
-la verdad es que desde esta mañana no dejo de tener un mal presentimiento, y tengo miedo de que algo te pase-dijo Alejandro poniéndose serio.
-¿es por el sueño que tuviste?-preguntó Laura preocupada.
-sí, al parecer tu tampoco soñaste bonito ¿verdad?
-la verdad… no, tuve un sueño raro y tenebroso pero menos mal no fue nada más que eso, un sueño ¿no?
-eso espero, aun así preferiría que hoy no vayamos al lugar de encuentro.
-¿Por qué?
-por seguridad y ya que no nos vamos a ver hasta dentro de ¡4! Días.
-es un buen punto pero sigo sin entender por qué le tienes tanto rencor a tu hermano, y porque hasta dentro de cuatro días podríamos vernos mañana; pero de acuerdo, ¿A dónde vamos?
-te lo diré en el camino- dijo Alejandro sonriendo.
Los dos terminaron de comer, levantaron todo e incluso lo limpiaron todo; salieron y Alejandro tomó la mano de Laura y la llevo a la puerta principal de la urbanización, Laura vio un auto rojo último modelo estacionado.
-su carruaje está listo mi lady- dijo señalando el auto.
-¿ya tienes licencia?
-sí, ¿recuerda cuántos años tengo?
-claro, tienes 19 ¿verdad?
-y tú en unas semanas tendrás 15 ¿no?
-cierto.
-en ese caso ¿vamos?
Alejandro le abrió la puerta del copiloto del auto y ella entró y después él, los dos se pusieron el cinturón y Alejandro encendió el auto.
-¿a dónde iremos?
-al paraíso
-¡¿QUÉ?!
-no te preocupes, ya verás- dijo Alejandro sonriendo pícaramente.
-mmm… siquiera dame una pista.
-no, es una sorpresa
Laura no preguntó más, solo confió en él y vio por la ventana, cuando el auto se detuvo, Alejandro salió y fue a abrirle la puerta y al salir ella vio un parque de diversiones con un letrero que decía: ”Paradise Fun”.
-ooo… así que este paraíso.
-¿Qué estabas pensando Laurita?
-eeen nada.
-qué vergüenza Laurita- dijo teatralmente- pensar que me sobre pasaría contigo- cambio su voz por esa aterradora voz seria- cuando por ti soy capaz de matar.
Laura se asustó un poco y estaba por retroceder cuando Alejandro volvió a sonreír tiernamente al ver de nuevo a Laura y ella se tranquilizó.
Los dos entraron y el parque estaba en funcionamiento, sin embargo solo había unas cuantas personas, el parque estaba para ellos, ambos fueron a un juego de puntería con pistolas, Laura tuvo el primer intento y no le fue muy bien, termino ganándose un dulce, Alejandro sonrió, él al tocar la pistola dejó de sonreír y su semblante cambió al de un asesino profesional entre cerró los ojos y apuntó agarrando el arma solo con su mano derecha dio justo en el blanco sin ningún problema; Alejandro se ganó un caballo de peluche y se lo regaló a Laura; luego fueron a un juego de arco y flecha, esta vez fue primero Alejandro y no le fue tan mal pero no era su fuerte, se ganó una alcancía de un ángel sentado que sonreía dulcemente; era el turno de Laura y al sostener el arco y la flecha sintió una extraña sensación que recorría su espalda, el blanco se volvió más grande y era como estar 10 pasos más cerca del blanco, Laura lanzó la flecha y llegó justo al blanco.
-que buena puntería tienes para la arquería- dijo Alejandro un poco sorprendido.
-gracias- dijo Laura recibiendo su tigre de peluche- y tú qué buena puntería tienes en el disparo de armas de fuego.
-al menos en esto gane algo hermoso.
-muy cierto, ese ángel está muy bonito.
-yo hablaba de poder estar contigo.
Laura y Alejandro siguieron caminando por el parque de diversiones, entraron a la casa de los espejos, a la casa de la risa, a la casa del terror donde Laura paso la mayor parte del tiempo abrazada a Alejandro, después fueron a comer algo y Alejandro se dio cuenta de que estaba oscureciendo.
-creo que deberíamos ir a vivir al polo norte- dijo Alejandro.
-al polo, ¿Por qué?
-en el polo no oscurece en todo el verano, serían tres meses completos contigo.
Laura sonrió, aun tres meses no serían suficiente tiempo para estar con él.
-bueno mi bella dama, antes que se haga más oscuro será un honor para mí llevarla a su casa.
-muchas gracias mi noble caballero.
Laura y Alejandro salieron del parque, entraron al auto y dejaron los premios en el asiento de atrás y se fueron.
-¿Cuál será su nombre?- preguntó Alejandro.
-¿de qué cosa?
-pues tu caballo y tu tigre.
-no sé, no me puse a pensar en eso; y tu ¿Cómo llamaras a tu ángel?
-Laura.
-¿se llamará Laura?
-cierto, tienes razón… se llamara Laurita.
-¿Por qué se llamará así?
-es el nombre más hermoso para un ángel que conozco.
-en ese caso mi tigre se llamará Alejo, porque es el nombre más valiente, tierno y guapo que conozco.
-¿y tú caballo?
-no sé ¿Quién es noble y fuerte?
-no sé, tu dime.
-¿Cómo es tu hermano?
Alejandro guardo silencio por un momento, cerró sus puños fuertemente contra el volante, e incluso sus nudillos palidecieron pero después dijo
-él es alguien muy creativo, fuerte, inteligente, terco, rencoroso, confabulador y la persona con el alma más libre que conocí- dijo el serio.
-entonces se llamara Johann.
Laura y Alejandro llegaron a la urbanización después de un rato, salieron del auto, Laura bajo sus peluches y los dos caminaron hacia la casa de Laura; ya en la puerta mientras ella abría.
-¿me invitas a pasar?- preguntó Alejandro.
-no te lo tomes a mal pero, ¿para qué?
-solo para protegerte.
-¿protegerme?
-sí, compréndeme Laura- dijo Alejandro con notable preocupación- ya me separe una vez de ti y no pude hacer nada, ahora que volví por ti tengo miedo que algo te pase por mi culpa y no esté para protegerte… tengo miedo que te hagan daño por… por mi culpa.
A Laura le impactó oír de nuevo que Alejandro tuviera miedo, así que sonrió y dijo:
-tranquilo, si quieres… pasa- ambos entraron.
-si quieres siéntate- dijo Laura señalando con su mano derecha el sofá- espérame, vuelvo en un parpadeo.
Laura subió a su cuarto y dejó los dos peluches en su cama, en ese instante sonó el teléfono y Laura fue a contestar.
-¿hola? Laurita ¿Cómo estás?- preguntaba su abuelita desde el otro lado de la bocina.
-bien abuelita, ¿Cómo están mi abuelito y tú?
-bien hijita, bien, tu abuelo está aquí conmigo y te está mandando saludos.
-gracias abuelita, dile que también lo quiero mucho y claro a ti también.
-estamos todos aquí reunidos esperándote, ¿Cuándo nos visitaras?
- no se abuelita, apenas mis clases estén regularizadas iré a verte.
-bueno hijita te estaremos esperando con los brazos abiertos.
-gracias abuelita- Laura se tentó a decirles todo de Alejandro y ella pero antes que pudiera decir algo su abuela ya estaba hablándole de nuevo.
-hasta luego hijita, hablamos otro día.
-si… hasta luego abuelita, diles a todos que los quiero mucho.
Ambas colgaron; Laura bajó y vio a Alejandro esperándola con una sonrisa.
-¿Quién te llamo?- preguntó Alejandro.
-mi abuelita, estaban todos reunidos y querían saludarme- dijo ella sentándose con una sonrisa tan hipócrita que le dolían las mejillas de solo hacerlo.
-Laura- dijo Alejandro cambiando su cara, ya no había una sonrisa sino de nuevo preocupación y dolor, Alejandro se acercó a Laura, la abrazó y le dijo al oído- tengo miedo… mucho miedo de que algo te pase y por primera vez no puedo tranquilizarme.
-Alejo- dijo Laura triste por ver a Alejandro así, tan preocupado y con miedo- ¿Por qué estas así?- ella se apartó lentamente- dime porque estas así, no puedo ayudarte, ni cuidarme si no sé de qué.
-si te lo digo, tal vez la única solución sea…- dijo Alejandro tomando las manos de Laura.
-¿sea qué?
-Laura no puedo dormir, no pudo comer por el miedo a que te pase algo, estar en el instituto es un martirio, es demasiado peso para ti, no puedo decírtelo y exponerte así.
-Alejandro ¿Qué te pasa? ¿De qué peligro hablas? Tienes que decirme cual sería la posible solución.
-meterte en este problema sería demasiado para mí.
-pues lo siento, pero a mí me incumbe este “problema” tanto como a ti, si supuestamente estoy en peligro- dijo Laura un poco enojada.
-está bien te diré el problema y la posible solución- dijo en un tono un poco bajo y triste- tengo miedo que m- alcanzó a decir él cuando lo interrumpieron.
Buzzzz- vibró el celular de Alejandro- buzzzz- continuaba mientras lo veía con odio.
-¿no vas a contestar? Podrían ser tus padres.
-este no es el número de ninguno de mis padres- dijo tomando el celular y yendo a fuera.
Laura quedó extrañada, sintió una fría ráfaga de lo que parecía viento aun cuando todas las ventanas estaban cerradas, “tal vez la ráfaga entró cuando Alejandro salió” pensó Laura, sintió un escalofrío y el extraño presentimiento de alguien respirando en su hombro, se dio la vuelta lentamente y detrás suyo no vio a nadie, entró Alejandro con semblante serio sin ver a Laura y se sentó a lado de ella sin pronunciar palabra.
-¿estás bien?- preguntó Laura posando su mano en el hombro de Alejandro.
-uh… si, si- dijo Alejandro recuperando conciencia de donde estaba.
-Alejandro tienes que decirme que te sucede- dijo ella preocupada- no puedes seguir así, Si dices que es mucha carga, ¿Por qué no la compartes conmigo?
-¿recuerdas a mi… hermano?
-sí, Johann ¿verdad?
-así es- hizo una corta pausa- ¿Cuántos Johanns conoces? Además de mi hermano.
-solo uno, Johann Sebastian Bach, fue un compositor de música clásica muy famoso ¿no?
-bien, pues también hubo otro muy famoso- dijo Alejandro con la vista al piso- ¿sabes quién es?
-no, ¿Quién?
-fue Johann Sebastian, un poeta noruego del romanticismo.
-¿esto tiene algo que ver con tu hermano?
-sí.
-bueno prosigue.
-¿en qué se parecen el compositor, el poeta y mi hermano?
-pues además de su nombre, tal vez que los tres son artistas, si es que a tu hermano le gusta el arte.
-le gusta pintar y si, él también se llama Johann Sebastian.
-¿entonces lo que tienen en común es que los tres son artistas?
-sí.
-sigo sin comprender ¿qué tiene que ver esto con el tema?
-mis padres le pusieron Johann Sebastian porque sabían que sería un gran artista.
-y ¿Por qué te pusieron Alejandro?
-porque sabían que sería un gran guerrero.
-¿Cómo Alejandro Magno?
-sí, exactamente.
-¿a qué te refieres a que lo “sabían”?
-por qué lo sabían, así de simple.
-pero ¿co- Laura fue interrumpida por el estruendoso sonido de su ventana abriéndose; Laura miró hacia arriba y se levantó, antes de que pudiera dar siquiera un paso Alejandro la tomó de la mano sin levantarse.
-yo voy contigo- dijo él serio y con la mirada todavía en el suelo.
Alejandro y Laura subieron, ella entró primero y cerró la ventana, Alejandro también entró y mientras ella ponía el seguro a su ventana él le dijo.
-Laurita ya son las nueve, debes estar cansada y no quiero ser una molestia para ti, ni que te desveles; mejor me voy.
-espera, me debes muchas explicaciones, todavía hay un montón de cosas que no me explicas.
Alejandro vio su cama y vio sus dos peluches, él sonrió, luego se acercó a su peinador y sostuvo el pañuelo que él le había regalado a Laura.
-lo guardaste- dijo el sonriendo.
-sí, si lo hice, yo guardo las cosas que son importantes para mí- dijo Laura mientras cerraba las cortinas y encendía la luz.
-Laurita, tengo una idea para que todo esto termine- dijo él parándose de un salto y tomando a Laura por los hombros- ya tengo la solución, quiero que duermas tranquila, ya te enteraras por ti misma como me fue- Alejandro acercó a Laura hacia él pero esta vez no fue por un abrazo sino para besarla y luego le dijo- te amo Laura, por favor cuídate.
Alejandro bajó las gradas y Laura escuchó la puerta cerrarse, ella no se movió, se quedó parada por un momento para repasar lo que había pasado, todavía había momentos que no comprendía por completo; se cambió en silencio, apagó la luz y durmió profundamente.
Esa noche Laura soñó con una gran biblioteca, ella pensó en la biblioteca de su colegio y era como comparar un alfiler con su aula, aun en sus sueños más locos no habría alucinado con semejante biblioteca, ella caminó a través de los interminables y altos estantes y vio muchos títulos conocidos y otros que jamás había escuchado; llegó a una sección donde solo se veían nombres propios y de repente se topó con un libro negro, más o menos grueso, con un título en letras rojas que tenía inscrito en su lomo: ">Laura; ella se asustó, lo tomó y en la portada estaba de nuevo su nombre pero más grande y en medio de la portada una flor de loto, debajo del título estaba escrito: ">un parque, un amor y una maldició">n, antes de abrir el libro escuchó una voz familiar que venía del centro de la biblioteca; ella fue en busca de esa voz y en medio de todos los estantes había una pequeña mesa con dos sillas y al frente de ellos un gran ventanal, a lado de ese ventanal había una chimenea, en una de las sillas estaba sentado quien le hablaba.
-si lo abres no hay vuelta atrás- dijo Alejandro vestido de terno y sonriendo más que tiernamente, tranquilo.
-¿Alejandro?
-¿conoces otro?
-¿Qué haces aquí? ¿Qué es este libro?
-estoy aquí porque aquí pertenezco, y ese libro es más, mucho más de lo que deberías saber, ten cuidado con lo que lees.
-¿a qué te refieres con eso?
-¿no crees que tiene un hermoso título?- dijo Alejandro acercándose a Laura y tomando el libro con la derecha y con la izquierda mostrándole los dos sillones em medio- por cierto- dijo él mirándola de abajo a arriba- lindo vestido.
Laura se vio y tenía puesto un vestido blanco (corto), era un poquito abombado, tenía un tul de flores negras, tenía tacos blancos con un moño; ella se sorprendió sin embargo sabía que era un sueño, ella se acercó a Alejandro y se sentó.
-¿Qué hago aquí?
-yo te traje aquí, es el lugar más seguro que conozco para ti.
-¿Por qué este libro tiene mi nombre? ¿Tiene algo que ver conmigo?
-son muchas preguntas ¿no crees?, además estas tan bonita.
-pues bien te hare solo una pregunta- dijo Laura ya seria, estaba cansada de esa incertidumbre- ¿Cuál es ese mentado problema y la posible solución?
-todavía no es momento de responder eso, no te enojes más bien celebra, mi plan funcionó.
-¿Qué plan?
Después de decir eso se escuchó música clásica, era tocada en piano y violín, Alejandro se paró, extendió su mano hacia Laura y sonriendo tiernamente le dijo:
-¿me concede esta pieza? Hermosa dama.
Laura sonrió y tomó la mano de Alejandro, ambos bailaron por la biblioteca y la música se puso más lenta, Alejandro abrazó a Laura y ella le preguntó:
-¿Qué es este lugar?
-un lugar donde siempre estarás y podrás venir cuando quieras.
-¿y tú estarás aquí?
-claro que si, donde tu estés te encontrare.
-¿Cómo llego aquí?
-durmiendo.
-¿durmiendo?
-sí, lastimosamente se nos acabó el tiempo- Alejandro le besó la frente y luego le susurró- despierta.
Laura despertó simplemente abriendo sus ojos, vio su reloj y empezó a alistarse, bajó, desayunó y salió hacia su colegio, caminó con una sonrisa y recordó cada momento feliz que pasó desde que Alejandro había vuelto, ella continuó caminando distraída.
-¿en qué piensas?- preguntó una voz familiar caminando a lado de ella.
-Alejo, buenos días- dijo Laura sonriendo.
-muy buenos días… ¿en qué pensabas?
-en un sueño que tuve anoche.
-¿sí? ¿Fue bueno o malo?
-fue hermoso, ¿y tú qué soñaste?
-yo también soñé contigo.
-¿conmigo? ¿Cómo supiste que me soñé contigo?
-porque… tú me lo dijiste.
-no, no te lo dije.
-oh mira tú colegio, te dejo querida, para mi mala suerte hasta el martes.
-no es necesariamente una regla, puedes llamarme.
-¿sí?, bien nos vemos luego amada mía- dijo Alejandro, la besó y se fue con una sonrisa.
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
si falta algo me avisas por fis
PD.-lamento la tardanza jeje
Ficha Aceptada


Como escribes me quede   quiero mas 
Asfkgjf, esta todo OK
Ahi el gif me dan un heart attack   
Es hermoso 

So, estas dentro ;)

Val xx
                         
yeeeiii toy dentro!!!                            
muchas gracias Val  
por cierto este fue un cap de una nove que estoy subiendo aki...
seria un honor que la leyeras 
Si nadie mas audiciona por Louis , el rol es tuyo :)
Pero no puedo empezar hasta que minimo, audiciones una chica por cada rol
Help me!
Hay que hacer propoganda (?
Claro pasame el link y la leo ;)

Val xx
por supuesto que are propaganda... como si me pagaran :hug: 
manitos a la obra :corre: 
y el link es:[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
y creeme que se como se siente tener esos aaghh sopa! de fantasmas 
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: More Than Blood |Audiciones Cerradas

Mensaje por laurita_:3 el Mar 28 Ene 2014, 10:43 am

Valeefor1D ツ escribió:
laurita_:3 escribió:
Valeefor1D ツ escribió:
laurita_:3 escribió:
-Nombre Completo:Laura Kyler

-Edad:16 años

-Poderes:soy premonitora (en sueños puedo ver el futuro y por presentimientos se lo que va a pasar), y tengo alma de ángel caído (no soy un ángel caído solo tengo su alma, puedo ver si las personas son buenas o malas dependiendo de su aura)

-Rol:cazadora independiente que se encarga de distinguir entre seres sobre naturales buenos y malos, deshaciéndome de los malos.

-Representante: Maite Perroni

-Chico: Louis Tomlinson

-Historia:desde que tenía 6 años me entrenaron para ser una asesina a sangre fría, en una secta secreta, ellos me llenaron la cabeza diciéndome que todo lo desconocido en malo y debo encargarme de ellos, tambien me dijeron que los brujos fueron los responsables de la muerte de mis padres, sin embargo con el paso del tiempo me di cuenta que no todos eran malos, así que me convertí en una cazadora independiente y con mi alma de ángel caído veo quien debe morir y a quien debo ayudar.

-Descripcion Psicologica (De acuerdo al rol):al principio soy muy tímida y precavida, sin embargo a penas me doy cuenta que son buenas personas soy alguien alegre y tierna que siempre vela por sus seres queridos, si alguien que quiero esta en peligro me vuelvo una asesina a sangre fría.

-Escrito de tu autoria:
tan simple como eso (CAPITULO 8) FUERA DEL LUGAR DE ENCUENTRO
Las clases acabaron rápido, ese día las amigas de Laura no le preguntaron por su obra, solo habían pasado el día entre risas e imitaciones, se despidió de sus amigas una por una y llegó a su casa.
Laura entró y vio ese vacío y silencio en su casa que la estaba matando, pero sonrió y continuó su camino.
Vio el reloj y eran las 1:40, subió a su cuarto, se cambió e hizo su tarea.
Al terminar bajó a cocinar, decidió hacer espagueti de atún, su especialidad, cuando terminó de poner la mesa para uno escuchó el timbre y extrañada fue a abrir la puerta, nunca nadie la visitaba, ¿Quién será? Pensó Laura; abrió la puerta y vio a alguien con una cabellera desarreglada y unos hermosos y tranquilos ojos miel que le sonreían.
-¿Alejandro?- dijo Laura extrañada al verlo en su puerta recién eran las 2:19.
-¿Cómo está mi ángel? Espero no importunar- dijo sonriendo dulcemente.
-no, claro que no, es más me alegraste la tarde estando aquí, pasa.
-gracias- dijo Alejandro entrando mientras Laura cerraba la puerta y luego se ponía a lado de él.
-¿quieres almorzar conmigo?, justo acabo de terminar de cocinar.
-¿en serio? ¿Me invitarías algo que tú cocinaste?
-claro, siéntate por favor- dijo señalando a Alejandro el lugar que ya estaba puesto, puso una para ella y sirvió por primera vez después de varios años para dos personas.
Laura salió de la cocina con dos platos y le entregó uno a Alejandro.
-se ve delicioso- dijo él.
-espero que sepa igual- dijo sentándose con una sonrisa.
-¿Cómo has estado desde lo que le pasó… a tus padres?- preguntó Alejandro preocupado, sabía que a Laura no le gustaba hablar de eso pero también sabía que si no le preguntaba ella se guardaría todo el dolor en silencio.
-la verdad mejor, si bien los extraño como el primer día mi familia y amigos me hacen sentir mejor.
-¿en serio?, ¿segura que no quieres decirme nada más?
-a ti no puedo engañarte ¿verdad?, sí, me sigue doliendo lo que les pasó y debo admitir que tiendo a sentirme sola cada vez que me levanto y que incluso me duele estar aquí cuando cada cosa aquí me hace recuerdo a ellos pero también sé que ellos están conmigo y no quisieran que me pusiera triste así que pienso en cosas alegres y saco alegría de donde solo veo dolor.
-no te preocupes Laurita, a partir de hoy quiero que sepas que no tienes por qué ocultar cómo te sientes, solo tienes que decírmelo y yo estaré aquí para ti- dijo Alejandro probando la comida de Laura.
-gracias, ¿Qué tal está la comida?
-este es el plato más delicioso que eh probado en mi corta vida.
-si sigues diciéndolo me lo voy a creer- Laura sonrió- y en otro tema no lo tomes a mal pero ¿a qué se debe esta bonita visita?
-la verdad es que desde esta mañana no dejo de tener un mal presentimiento, y tengo miedo de que algo te pase-dijo Alejandro poniéndose serio.
-¿es por el sueño que tuviste?-preguntó Laura preocupada.
-sí, al parecer tu tampoco soñaste bonito ¿verdad?
-la verdad… no, tuve un sueño raro y tenebroso pero menos mal no fue nada más que eso, un sueño ¿no?
-eso espero, aun así preferiría que hoy no vayamos al lugar de encuentro.
-¿Por qué?
-por seguridad y ya que no nos vamos a ver hasta dentro de ¡4! Días.
-es un buen punto pero sigo sin entender por qué le tienes tanto rencor a tu hermano, y porque hasta dentro de cuatro días podríamos vernos mañana; pero de acuerdo, ¿A dónde vamos?
-te lo diré en el camino- dijo Alejandro sonriendo.
Los dos terminaron de comer, levantaron todo e incluso lo limpiaron todo; salieron y Alejandro tomó la mano de Laura y la llevo a la puerta principal de la urbanización, Laura vio un auto rojo último modelo estacionado.
-su carruaje está listo mi lady- dijo señalando el auto.
-¿ya tienes licencia?
-sí, ¿recuerda cuántos años tengo?
-claro, tienes 19 ¿verdad?
-y tú en unas semanas tendrás 15 ¿no?
-cierto.
-en ese caso ¿vamos?
Alejandro le abrió la puerta del copiloto del auto y ella entró y después él, los dos se pusieron el cinturón y Alejandro encendió el auto.
-¿a dónde iremos?
-al paraíso
-¡¿QUÉ?!
-no te preocupes, ya verás- dijo Alejandro sonriendo pícaramente.
-mmm… siquiera dame una pista.
-no, es una sorpresa
Laura no preguntó más, solo confió en él y vio por la ventana, cuando el auto se detuvo, Alejandro salió y fue a abrirle la puerta y al salir ella vio un parque de diversiones con un letrero que decía: ”Paradise Fun”.
-ooo… así que este paraíso.
-¿Qué estabas pensando Laurita?
-eeen nada.
-qué vergüenza Laurita- dijo teatralmente- pensar que me sobre pasaría contigo- cambio su voz por esa aterradora voz seria- cuando por ti soy capaz de matar.
Laura se asustó un poco y estaba por retroceder cuando Alejandro volvió a sonreír tiernamente al ver de nuevo a Laura y ella se tranquilizó.
Los dos entraron y el parque estaba en funcionamiento, sin embargo solo había unas cuantas personas, el parque estaba para ellos, ambos fueron a un juego de puntería con pistolas, Laura tuvo el primer intento y no le fue muy bien, termino ganándose un dulce, Alejandro sonrió, él al tocar la pistola dejó de sonreír y su semblante cambió al de un asesino profesional entre cerró los ojos y apuntó agarrando el arma solo con su mano derecha dio justo en el blanco sin ningún problema; Alejandro se ganó un caballo de peluche y se lo regaló a Laura; luego fueron a un juego de arco y flecha, esta vez fue primero Alejandro y no le fue tan mal pero no era su fuerte, se ganó una alcancía de un ángel sentado que sonreía dulcemente; era el turno de Laura y al sostener el arco y la flecha sintió una extraña sensación que recorría su espalda, el blanco se volvió más grande y era como estar 10 pasos más cerca del blanco, Laura lanzó la flecha y llegó justo al blanco.
-que buena puntería tienes para la arquería- dijo Alejandro un poco sorprendido.
-gracias- dijo Laura recibiendo su tigre de peluche- y tú qué buena puntería tienes en el disparo de armas de fuego.
-al menos en esto gane algo hermoso.
-muy cierto, ese ángel está muy bonito.
-yo hablaba de poder estar contigo.
Laura y Alejandro siguieron caminando por el parque de diversiones, entraron a la casa de los espejos, a la casa de la risa, a la casa del terror donde Laura paso la mayor parte del tiempo abrazada a Alejandro, después fueron a comer algo y Alejandro se dio cuenta de que estaba oscureciendo.
-creo que deberíamos ir a vivir al polo norte- dijo Alejandro.
-al polo, ¿Por qué?
-en el polo no oscurece en todo el verano, serían tres meses completos contigo.
Laura sonrió, aun tres meses no serían suficiente tiempo para estar con él.
-bueno mi bella dama, antes que se haga más oscuro será un honor para mí llevarla a su casa.
-muchas gracias mi noble caballero.
Laura y Alejandro salieron del parque, entraron al auto y dejaron los premios en el asiento de atrás y se fueron.
-¿Cuál será su nombre?- preguntó Alejandro.
-¿de qué cosa?
-pues tu caballo y tu tigre.
-no sé, no me puse a pensar en eso; y tu ¿Cómo llamaras a tu ángel?
-Laura.
-¿se llamará Laura?
-cierto, tienes razón… se llamara Laurita.
-¿Por qué se llamará así?
-es el nombre más hermoso para un ángel que conozco.
-en ese caso mi tigre se llamará Alejo, porque es el nombre más valiente, tierno y guapo que conozco.
-¿y tú caballo?
-no sé ¿Quién es noble y fuerte?
-no sé, tu dime.
-¿Cómo es tu hermano?
Alejandro guardo silencio por un momento, cerró sus puños fuertemente contra el volante, e incluso sus nudillos palidecieron pero después dijo
-él es alguien muy creativo, fuerte, inteligente, terco, rencoroso, confabulador y la persona con el alma más libre que conocí- dijo el serio.
-entonces se llamara Johann.
Laura y Alejandro llegaron a la urbanización después de un rato, salieron del auto, Laura bajo sus peluches y los dos caminaron hacia la casa de Laura; ya en la puerta mientras ella abría.
-¿me invitas a pasar?- preguntó Alejandro.
-no te lo tomes a mal pero, ¿para qué?
-solo para protegerte.
-¿protegerme?
-sí, compréndeme Laura- dijo Alejandro con notable preocupación- ya me separe una vez de ti y no pude hacer nada, ahora que volví por ti tengo miedo que algo te pase por mi culpa y no esté para protegerte… tengo miedo que te hagan daño por… por mi culpa.
A Laura le impactó oír de nuevo que Alejandro tuviera miedo, así que sonrió y dijo:
-tranquilo, si quieres… pasa- ambos entraron.
-si quieres siéntate- dijo Laura señalando con su mano derecha el sofá- espérame, vuelvo en un parpadeo.
Laura subió a su cuarto y dejó los dos peluches en su cama, en ese instante sonó el teléfono y Laura fue a contestar.
-¿hola? Laurita ¿Cómo estás?- preguntaba su abuelita desde el otro lado de la bocina.
-bien abuelita, ¿Cómo están mi abuelito y tú?
-bien hijita, bien, tu abuelo está aquí conmigo y te está mandando saludos.
-gracias abuelita, dile que también lo quiero mucho y claro a ti también.
-estamos todos aquí reunidos esperándote, ¿Cuándo nos visitaras?
- no se abuelita, apenas mis clases estén regularizadas iré a verte.
-bueno hijita te estaremos esperando con los brazos abiertos.
-gracias abuelita- Laura se tentó a decirles todo de Alejandro y ella pero antes que pudiera decir algo su abuela ya estaba hablándole de nuevo.
-hasta luego hijita, hablamos otro día.
-si… hasta luego abuelita, diles a todos que los quiero mucho.
Ambas colgaron; Laura bajó y vio a Alejandro esperándola con una sonrisa.
-¿Quién te llamo?- preguntó Alejandro.
-mi abuelita, estaban todos reunidos y querían saludarme- dijo ella sentándose con una sonrisa tan hipócrita que le dolían las mejillas de solo hacerlo.
-Laura- dijo Alejandro cambiando su cara, ya no había una sonrisa sino de nuevo preocupación y dolor, Alejandro se acercó a Laura, la abrazó y le dijo al oído- tengo miedo… mucho miedo de que algo te pase y por primera vez no puedo tranquilizarme.
-Alejo- dijo Laura triste por ver a Alejandro así, tan preocupado y con miedo- ¿Por qué estas así?- ella se apartó lentamente- dime porque estas así, no puedo ayudarte, ni cuidarme si no sé de qué.
-si te lo digo, tal vez la única solución sea…- dijo Alejandro tomando las manos de Laura.
-¿sea qué?
-Laura no puedo dormir, no pudo comer por el miedo a que te pase algo, estar en el instituto es un martirio, es demasiado peso para ti, no puedo decírtelo y exponerte así.
-Alejandro ¿Qué te pasa? ¿De qué peligro hablas? Tienes que decirme cual sería la posible solución.
-meterte en este problema sería demasiado para mí.
-pues lo siento, pero a mí me incumbe este “problema” tanto como a ti, si supuestamente estoy en peligro- dijo Laura un poco enojada.
-está bien te diré el problema y la posible solución- dijo en un tono un poco bajo y triste- tengo miedo que m- alcanzó a decir él cuando lo interrumpieron.
Buzzzz- vibró el celular de Alejandro- buzzzz- continuaba mientras lo veía con odio.
-¿no vas a contestar? Podrían ser tus padres.
-este no es el número de ninguno de mis padres- dijo tomando el celular y yendo a fuera.
Laura quedó extrañada, sintió una fría ráfaga de lo que parecía viento aun cuando todas las ventanas estaban cerradas, “tal vez la ráfaga entró cuando Alejandro salió” pensó Laura, sintió un escalofrío y el extraño presentimiento de alguien respirando en su hombro, se dio la vuelta lentamente y detrás suyo no vio a nadie, entró Alejandro con semblante serio sin ver a Laura y se sentó a lado de ella sin pronunciar palabra.
-¿estás bien?- preguntó Laura posando su mano en el hombro de Alejandro.
-uh… si, si- dijo Alejandro recuperando conciencia de donde estaba.
-Alejandro tienes que decirme que te sucede- dijo ella preocupada- no puedes seguir así, Si dices que es mucha carga, ¿Por qué no la compartes conmigo?
-¿recuerdas a mi… hermano?
-sí, Johann ¿verdad?
-así es- hizo una corta pausa- ¿Cuántos Johanns conoces? Además de mi hermano.
-solo uno, Johann Sebastian Bach, fue un compositor de música clásica muy famoso ¿no?
-bien, pues también hubo otro muy famoso- dijo Alejandro con la vista al piso- ¿sabes quién es?
-no, ¿Quién?
-fue Johann Sebastian, un poeta noruego del romanticismo.
-¿esto tiene algo que ver con tu hermano?
-sí.
-bueno prosigue.
-¿en qué se parecen el compositor, el poeta y mi hermano?
-pues además de su nombre, tal vez que los tres son artistas, si es que a tu hermano le gusta el arte.
-le gusta pintar y si, él también se llama Johann Sebastian.
-¿entonces lo que tienen en común es que los tres son artistas?
-sí.
-sigo sin comprender ¿qué tiene que ver esto con el tema?
-mis padres le pusieron Johann Sebastian porque sabían que sería un gran artista.
-y ¿Por qué te pusieron Alejandro?
-porque sabían que sería un gran guerrero.
-¿Cómo Alejandro Magno?
-sí, exactamente.
-¿a qué te refieres a que lo “sabían”?
-por qué lo sabían, así de simple.
-pero ¿co- Laura fue interrumpida por el estruendoso sonido de su ventana abriéndose; Laura miró hacia arriba y se levantó, antes de que pudiera dar siquiera un paso Alejandro la tomó de la mano sin levantarse.
-yo voy contigo- dijo él serio y con la mirada todavía en el suelo.
Alejandro y Laura subieron, ella entró primero y cerró la ventana, Alejandro también entró y mientras ella ponía el seguro a su ventana él le dijo.
-Laurita ya son las nueve, debes estar cansada y no quiero ser una molestia para ti, ni que te desveles; mejor me voy.
-espera, me debes muchas explicaciones, todavía hay un montón de cosas que no me explicas.
Alejandro vio su cama y vio sus dos peluches, él sonrió, luego se acercó a su peinador y sostuvo el pañuelo que él le había regalado a Laura.
-lo guardaste- dijo el sonriendo.
-sí, si lo hice, yo guardo las cosas que son importantes para mí- dijo Laura mientras cerraba las cortinas y encendía la luz.
-Laurita, tengo una idea para que todo esto termine- dijo él parándose de un salto y tomando a Laura por los hombros- ya tengo la solución, quiero que duermas tranquila, ya te enteraras por ti misma como me fue- Alejandro acercó a Laura hacia él pero esta vez no fue por un abrazo sino para besarla y luego le dijo- te amo Laura, por favor cuídate.
Alejandro bajó las gradas y Laura escuchó la puerta cerrarse, ella no se movió, se quedó parada por un momento para repasar lo que había pasado, todavía había momentos que no comprendía por completo; se cambió en silencio, apagó la luz y durmió profundamente.
Esa noche Laura soñó con una gran biblioteca, ella pensó en la biblioteca de su colegio y era como comparar un alfiler con su aula, aun en sus sueños más locos no habría alucinado con semejante biblioteca, ella caminó a través de los interminables y altos estantes y vio muchos títulos conocidos y otros que jamás había escuchado; llegó a una sección donde solo se veían nombres propios y de repente se topó con un libro negro, más o menos grueso, con un título en letras rojas que tenía inscrito en su lomo: ">Laura; ella se asustó, lo tomó y en la portada estaba de nuevo su nombre pero más grande y en medio de la portada una flor de loto, debajo del título estaba escrito: ">un parque, un amor y una maldició">n, antes de abrir el libro escuchó una voz familiar que venía del centro de la biblioteca; ella fue en busca de esa voz y en medio de todos los estantes había una pequeña mesa con dos sillas y al frente de ellos un gran ventanal, a lado de ese ventanal había una chimenea, en una de las sillas estaba sentado quien le hablaba.
-si lo abres no hay vuelta atrás- dijo Alejandro vestido de terno y sonriendo más que tiernamente, tranquilo.
-¿Alejandro?
-¿conoces otro?
-¿Qué haces aquí? ¿Qué es este libro?
-estoy aquí porque aquí pertenezco, y ese libro es más, mucho más de lo que deberías saber, ten cuidado con lo que lees.
-¿a qué te refieres con eso?
-¿no crees que tiene un hermoso título?- dijo Alejandro acercándose a Laura y tomando el libro con la derecha y con la izquierda mostrándole los dos sillones em medio- por cierto- dijo él mirándola de abajo a arriba- lindo vestido.
Laura se vio y tenía puesto un vestido blanco (corto), era un poquito abombado, tenía un tul de flores negras, tenía tacos blancos con un moño; ella se sorprendió sin embargo sabía que era un sueño, ella se acercó a Alejandro y se sentó.
-¿Qué hago aquí?
-yo te traje aquí, es el lugar más seguro que conozco para ti.
-¿Por qué este libro tiene mi nombre? ¿Tiene algo que ver conmigo?
-son muchas preguntas ¿no crees?, además estas tan bonita.
-pues bien te hare solo una pregunta- dijo Laura ya seria, estaba cansada de esa incertidumbre- ¿Cuál es ese mentado problema y la posible solución?
-todavía no es momento de responder eso, no te enojes más bien celebra, mi plan funcionó.
-¿Qué plan?
Después de decir eso se escuchó música clásica, era tocada en piano y violín, Alejandro se paró, extendió su mano hacia Laura y sonriendo tiernamente le dijo:
-¿me concede esta pieza? Hermosa dama.
Laura sonrió y tomó la mano de Alejandro, ambos bailaron por la biblioteca y la música se puso más lenta, Alejandro abrazó a Laura y ella le preguntó:
-¿Qué es este lugar?
-un lugar donde siempre estarás y podrás venir cuando quieras.
-¿y tú estarás aquí?
-claro que si, donde tu estés te encontrare.
-¿Cómo llego aquí?
-durmiendo.
-¿durmiendo?
-sí, lastimosamente se nos acabó el tiempo- Alejandro le besó la frente y luego le susurró- despierta.
Laura despertó simplemente abriendo sus ojos, vio su reloj y empezó a alistarse, bajó, desayunó y salió hacia su colegio, caminó con una sonrisa y recordó cada momento feliz que pasó desde que Alejandro había vuelto, ella continuó caminando distraída.
-¿en qué piensas?- preguntó una voz familiar caminando a lado de ella.
-Alejo, buenos días- dijo Laura sonriendo.
-muy buenos días… ¿en qué pensabas?
-en un sueño que tuve anoche.
-¿sí? ¿Fue bueno o malo?
-fue hermoso, ¿y tú qué soñaste?
-yo también soñé contigo.
-¿conmigo? ¿Cómo supiste que me soñé contigo?
-porque… tú me lo dijiste.
-no, no te lo dije.
-oh mira tú colegio, te dejo querida, para mi mala suerte hasta el martes.
-no es necesariamente una regla, puedes llamarme.
-¿sí?, bien nos vemos luego amada mía- dijo Alejandro, la besó y se fue con una sonrisa.
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
si falta algo me avisas por fis
PD.-lamento la tardanza jeje
Ficha Aceptada


Como escribes me quede   quiero mas 
Asfkgjf, esta todo OK
Ahi el gif me dan un heart attack   
Es hermoso 

So, estas dentro ;)

Val xx
                         
yeeeiii toy dentro!!!                            
muchas gracias Val  
por cierto este fue un cap de una nove que estoy subiendo aki...
seria un honor que la leyeras 
Si nadie mas audiciona por Louis , el rol es tuyo :)
Pero no puedo empezar hasta que minimo, audiciones una chica por cada rol
Help me!
Hay que hacer propoganda (?
Claro pasame el link y la leo ;)

Val xx
por supuesto que are propaganda... como si me pagaran :hug: 
manitos a la obra :corre: 
y el link es:[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
y creeme que se como se siente tener esos aaghh sopa! de fantasmas 
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: More Than Blood |Audiciones Cerradas

Mensaje por Val x. el Mar 28 Ene 2014, 11:07 am

laurita_:3 escribió:
Valeefor1D ツ escribió:
laurita_:3 escribió:
Valeefor1D ツ escribió:
laurita_:3 escribió:
-Nombre Completo:Laura Kyler

-Edad:16 años

-Poderes:soy premonitora (en sueños puedo ver el futuro y por presentimientos se lo que va a pasar), y tengo alma de ángel caído (no soy un ángel caído solo tengo su alma, puedo ver si las personas son buenas o malas dependiendo de su aura)

-Rol:cazadora independiente que se encarga de distinguir entre seres sobre naturales buenos y malos, deshaciéndome de los malos.

-Representante: Maite Perroni

-Chico: Louis Tomlinson

-Historia:desde que tenía 6 años me entrenaron para ser una asesina a sangre fría, en una secta secreta, ellos me llenaron la cabeza diciéndome que todo lo desconocido en malo y debo encargarme de ellos, tambien me dijeron que los brujos fueron los responsables de la muerte de mis padres, sin embargo con el paso del tiempo me di cuenta que no todos eran malos, así que me convertí en una cazadora independiente y con mi alma de ángel caído veo quien debe morir y a quien debo ayudar.

-Descripcion Psicologica (De acuerdo al rol):al principio soy muy tímida y precavida, sin embargo a penas me doy cuenta que son buenas personas soy alguien alegre y tierna que siempre vela por sus seres queridos, si alguien que quiero esta en peligro me vuelvo una asesina a sangre fría.

-Escrito de tu autoria:
tan simple como eso (CAPITULO 8) FUERA DEL LUGAR DE ENCUENTRO
Las clases acabaron rápido, ese día las amigas de Laura no le preguntaron por su obra, solo habían pasado el día entre risas e imitaciones, se despidió de sus amigas una por una y llegó a su casa.
Laura entró y vio ese vacío y silencio en su casa que la estaba matando, pero sonrió y continuó su camino.
Vio el reloj y eran las 1:40, subió a su cuarto, se cambió e hizo su tarea.
Al terminar bajó a cocinar, decidió hacer espagueti de atún, su especialidad, cuando terminó de poner la mesa para uno escuchó el timbre y extrañada fue a abrir la puerta, nunca nadie la visitaba, ¿Quién será? Pensó Laura; abrió la puerta y vio a alguien con una cabellera desarreglada y unos hermosos y tranquilos ojos miel que le sonreían.
-¿Alejandro?- dijo Laura extrañada al verlo en su puerta recién eran las 2:19.
-¿Cómo está mi ángel? Espero no importunar- dijo sonriendo dulcemente.
-no, claro que no, es más me alegraste la tarde estando aquí, pasa.
-gracias- dijo Alejandro entrando mientras Laura cerraba la puerta y luego se ponía a lado de él.
-¿quieres almorzar conmigo?, justo acabo de terminar de cocinar.
-¿en serio? ¿Me invitarías algo que tú cocinaste?
-claro, siéntate por favor- dijo señalando a Alejandro el lugar que ya estaba puesto, puso una para ella y sirvió por primera vez después de varios años para dos personas.
Laura salió de la cocina con dos platos y le entregó uno a Alejandro.
-se ve delicioso- dijo él.
-espero que sepa igual- dijo sentándose con una sonrisa.
-¿Cómo has estado desde lo que le pasó… a tus padres?- preguntó Alejandro preocupado, sabía que a Laura no le gustaba hablar de eso pero también sabía que si no le preguntaba ella se guardaría todo el dolor en silencio.
-la verdad mejor, si bien los extraño como el primer día mi familia y amigos me hacen sentir mejor.
-¿en serio?, ¿segura que no quieres decirme nada más?
-a ti no puedo engañarte ¿verdad?, sí, me sigue doliendo lo que les pasó y debo admitir que tiendo a sentirme sola cada vez que me levanto y que incluso me duele estar aquí cuando cada cosa aquí me hace recuerdo a ellos pero también sé que ellos están conmigo y no quisieran que me pusiera triste así que pienso en cosas alegres y saco alegría de donde solo veo dolor.
-no te preocupes Laurita, a partir de hoy quiero que sepas que no tienes por qué ocultar cómo te sientes, solo tienes que decírmelo y yo estaré aquí para ti- dijo Alejandro probando la comida de Laura.
-gracias, ¿Qué tal está la comida?
-este es el plato más delicioso que eh probado en mi corta vida.
-si sigues diciéndolo me lo voy a creer- Laura sonrió- y en otro tema no lo tomes a mal pero ¿a qué se debe esta bonita visita?
-la verdad es que desde esta mañana no dejo de tener un mal presentimiento, y tengo miedo de que algo te pase-dijo Alejandro poniéndose serio.
-¿es por el sueño que tuviste?-preguntó Laura preocupada.
-sí, al parecer tu tampoco soñaste bonito ¿verdad?
-la verdad… no, tuve un sueño raro y tenebroso pero menos mal no fue nada más que eso, un sueño ¿no?
-eso espero, aun así preferiría que hoy no vayamos al lugar de encuentro.
-¿Por qué?
-por seguridad y ya que no nos vamos a ver hasta dentro de ¡4! Días.
-es un buen punto pero sigo sin entender por qué le tienes tanto rencor a tu hermano, y porque hasta dentro de cuatro días podríamos vernos mañana; pero de acuerdo, ¿A dónde vamos?
-te lo diré en el camino- dijo Alejandro sonriendo.
Los dos terminaron de comer, levantaron todo e incluso lo limpiaron todo; salieron y Alejandro tomó la mano de Laura y la llevo a la puerta principal de la urbanización, Laura vio un auto rojo último modelo estacionado.
-su carruaje está listo mi lady- dijo señalando el auto.
-¿ya tienes licencia?
-sí, ¿recuerda cuántos años tengo?
-claro, tienes 19 ¿verdad?
-y tú en unas semanas tendrás 15 ¿no?
-cierto.
-en ese caso ¿vamos?
Alejandro le abrió la puerta del copiloto del auto y ella entró y después él, los dos se pusieron el cinturón y Alejandro encendió el auto.
-¿a dónde iremos?
-al paraíso
-¡¿QUÉ?!
-no te preocupes, ya verás- dijo Alejandro sonriendo pícaramente.
-mmm… siquiera dame una pista.
-no, es una sorpresa
Laura no preguntó más, solo confió en él y vio por la ventana, cuando el auto se detuvo, Alejandro salió y fue a abrirle la puerta y al salir ella vio un parque de diversiones con un letrero que decía: ”Paradise Fun”.
-ooo… así que este paraíso.
-¿Qué estabas pensando Laurita?
-eeen nada.
-qué vergüenza Laurita- dijo teatralmente- pensar que me sobre pasaría contigo- cambio su voz por esa aterradora voz seria- cuando por ti soy capaz de matar.
Laura se asustó un poco y estaba por retroceder cuando Alejandro volvió a sonreír tiernamente al ver de nuevo a Laura y ella se tranquilizó.
Los dos entraron y el parque estaba en funcionamiento, sin embargo solo había unas cuantas personas, el parque estaba para ellos, ambos fueron a un juego de puntería con pistolas, Laura tuvo el primer intento y no le fue muy bien, termino ganándose un dulce, Alejandro sonrió, él al tocar la pistola dejó de sonreír y su semblante cambió al de un asesino profesional entre cerró los ojos y apuntó agarrando el arma solo con su mano derecha dio justo en el blanco sin ningún problema; Alejandro se ganó un caballo de peluche y se lo regaló a Laura; luego fueron a un juego de arco y flecha, esta vez fue primero Alejandro y no le fue tan mal pero no era su fuerte, se ganó una alcancía de un ángel sentado que sonreía dulcemente; era el turno de Laura y al sostener el arco y la flecha sintió una extraña sensación que recorría su espalda, el blanco se volvió más grande y era como estar 10 pasos más cerca del blanco, Laura lanzó la flecha y llegó justo al blanco.
-que buena puntería tienes para la arquería- dijo Alejandro un poco sorprendido.
-gracias- dijo Laura recibiendo su tigre de peluche- y tú qué buena puntería tienes en el disparo de armas de fuego.
-al menos en esto gane algo hermoso.
-muy cierto, ese ángel está muy bonito.
-yo hablaba de poder estar contigo.
Laura y Alejandro siguieron caminando por el parque de diversiones, entraron a la casa de los espejos, a la casa de la risa, a la casa del terror donde Laura paso la mayor parte del tiempo abrazada a Alejandro, después fueron a comer algo y Alejandro se dio cuenta de que estaba oscureciendo.
-creo que deberíamos ir a vivir al polo norte- dijo Alejandro.
-al polo, ¿Por qué?
-en el polo no oscurece en todo el verano, serían tres meses completos contigo.
Laura sonrió, aun tres meses no serían suficiente tiempo para estar con él.
-bueno mi bella dama, antes que se haga más oscuro será un honor para mí llevarla a su casa.
-muchas gracias mi noble caballero.
Laura y Alejandro salieron del parque, entraron al auto y dejaron los premios en el asiento de atrás y se fueron.
-¿Cuál será su nombre?- preguntó Alejandro.
-¿de qué cosa?
-pues tu caballo y tu tigre.
-no sé, no me puse a pensar en eso; y tu ¿Cómo llamaras a tu ángel?
-Laura.
-¿se llamará Laura?
-cierto, tienes razón… se llamara Laurita.
-¿Por qué se llamará así?
-es el nombre más hermoso para un ángel que conozco.
-en ese caso mi tigre se llamará Alejo, porque es el nombre más valiente, tierno y guapo que conozco.
-¿y tú caballo?
-no sé ¿Quién es noble y fuerte?
-no sé, tu dime.
-¿Cómo es tu hermano?
Alejandro guardo silencio por un momento, cerró sus puños fuertemente contra el volante, e incluso sus nudillos palidecieron pero después dijo
-él es alguien muy creativo, fuerte, inteligente, terco, rencoroso, confabulador y la persona con el alma más libre que conocí- dijo el serio.
-entonces se llamara Johann.
Laura y Alejandro llegaron a la urbanización después de un rato, salieron del auto, Laura bajo sus peluches y los dos caminaron hacia la casa de Laura; ya en la puerta mientras ella abría.
-¿me invitas a pasar?- preguntó Alejandro.
-no te lo tomes a mal pero, ¿para qué?
-solo para protegerte.
-¿protegerme?
-sí, compréndeme Laura- dijo Alejandro con notable preocupación- ya me separe una vez de ti y no pude hacer nada, ahora que volví por ti tengo miedo que algo te pase por mi culpa y no esté para protegerte… tengo miedo que te hagan daño por… por mi culpa.
A Laura le impactó oír de nuevo que Alejandro tuviera miedo, así que sonrió y dijo:
-tranquilo, si quieres… pasa- ambos entraron.
-si quieres siéntate- dijo Laura señalando con su mano derecha el sofá- espérame, vuelvo en un parpadeo.
Laura subió a su cuarto y dejó los dos peluches en su cama, en ese instante sonó el teléfono y Laura fue a contestar.
-¿hola? Laurita ¿Cómo estás?- preguntaba su abuelita desde el otro lado de la bocina.
-bien abuelita, ¿Cómo están mi abuelito y tú?
-bien hijita, bien, tu abuelo está aquí conmigo y te está mandando saludos.
-gracias abuelita, dile que también lo quiero mucho y claro a ti también.
-estamos todos aquí reunidos esperándote, ¿Cuándo nos visitaras?
- no se abuelita, apenas mis clases estén regularizadas iré a verte.
-bueno hijita te estaremos esperando con los brazos abiertos.
-gracias abuelita- Laura se tentó a decirles todo de Alejandro y ella pero antes que pudiera decir algo su abuela ya estaba hablándole de nuevo.
-hasta luego hijita, hablamos otro día.
-si… hasta luego abuelita, diles a todos que los quiero mucho.
Ambas colgaron; Laura bajó y vio a Alejandro esperándola con una sonrisa.
-¿Quién te llamo?- preguntó Alejandro.
-mi abuelita, estaban todos reunidos y querían saludarme- dijo ella sentándose con una sonrisa tan hipócrita que le dolían las mejillas de solo hacerlo.
-Laura- dijo Alejandro cambiando su cara, ya no había una sonrisa sino de nuevo preocupación y dolor, Alejandro se acercó a Laura, la abrazó y le dijo al oído- tengo miedo… mucho miedo de que algo te pase y por primera vez no puedo tranquilizarme.
-Alejo- dijo Laura triste por ver a Alejandro así, tan preocupado y con miedo- ¿Por qué estas así?- ella se apartó lentamente- dime porque estas así, no puedo ayudarte, ni cuidarme si no sé de qué.
-si te lo digo, tal vez la única solución sea…- dijo Alejandro tomando las manos de Laura.
-¿sea qué?
-Laura no puedo dormir, no pudo comer por el miedo a que te pase algo, estar en el instituto es un martirio, es demasiado peso para ti, no puedo decírtelo y exponerte así.
-Alejandro ¿Qué te pasa? ¿De qué peligro hablas? Tienes que decirme cual sería la posible solución.
-meterte en este problema sería demasiado para mí.
-pues lo siento, pero a mí me incumbe este “problema” tanto como a ti, si supuestamente estoy en peligro- dijo Laura un poco enojada.
-está bien te diré el problema y la posible solución- dijo en un tono un poco bajo y triste- tengo miedo que m- alcanzó a decir él cuando lo interrumpieron.
Buzzzz- vibró el celular de Alejandro- buzzzz- continuaba mientras lo veía con odio.
-¿no vas a contestar? Podrían ser tus padres.
-este no es el número de ninguno de mis padres- dijo tomando el celular y yendo a fuera.
Laura quedó extrañada, sintió una fría ráfaga de lo que parecía viento aun cuando todas las ventanas estaban cerradas, “tal vez la ráfaga entró cuando Alejandro salió” pensó Laura, sintió un escalofrío y el extraño presentimiento de alguien respirando en su hombro, se dio la vuelta lentamente y detrás suyo no vio a nadie, entró Alejandro con semblante serio sin ver a Laura y se sentó a lado de ella sin pronunciar palabra.
-¿estás bien?- preguntó Laura posando su mano en el hombro de Alejandro.
-uh… si, si- dijo Alejandro recuperando conciencia de donde estaba.
-Alejandro tienes que decirme que te sucede- dijo ella preocupada- no puedes seguir así, Si dices que es mucha carga, ¿Por qué no la compartes conmigo?
-¿recuerdas a mi… hermano?
-sí, Johann ¿verdad?
-así es- hizo una corta pausa- ¿Cuántos Johanns conoces? Además de mi hermano.
-solo uno, Johann Sebastian Bach, fue un compositor de música clásica muy famoso ¿no?
-bien, pues también hubo otro muy famoso- dijo Alejandro con la vista al piso- ¿sabes quién es?
-no, ¿Quién?
-fue Johann Sebastian, un poeta noruego del romanticismo.
-¿esto tiene algo que ver con tu hermano?
-sí.
-bueno prosigue.
-¿en qué se parecen el compositor, el poeta y mi hermano?
-pues además de su nombre, tal vez que los tres son artistas, si es que a tu hermano le gusta el arte.
-le gusta pintar y si, él también se llama Johann Sebastian.
-¿entonces lo que tienen en común es que los tres son artistas?
-sí.
-sigo sin comprender ¿qué tiene que ver esto con el tema?
-mis padres le pusieron Johann Sebastian porque sabían que sería un gran artista.
-y ¿Por qué te pusieron Alejandro?
-porque sabían que sería un gran guerrero.
-¿Cómo Alejandro Magno?
-sí, exactamente.
-¿a qué te refieres a que lo “sabían”?
-por qué lo sabían, así de simple.
-pero ¿co- Laura fue interrumpida por el estruendoso sonido de su ventana abriéndose; Laura miró hacia arriba y se levantó, antes de que pudiera dar siquiera un paso Alejandro la tomó de la mano sin levantarse.
-yo voy contigo- dijo él serio y con la mirada todavía en el suelo.
Alejandro y Laura subieron, ella entró primero y cerró la ventana, Alejandro también entró y mientras ella ponía el seguro a su ventana él le dijo.
-Laurita ya son las nueve, debes estar cansada y no quiero ser una molestia para ti, ni que te desveles; mejor me voy.
-espera, me debes muchas explicaciones, todavía hay un montón de cosas que no me explicas.
Alejandro vio su cama y vio sus dos peluches, él sonrió, luego se acercó a su peinador y sostuvo el pañuelo que él le había regalado a Laura.
-lo guardaste- dijo el sonriendo.
-sí, si lo hice, yo guardo las cosas que son importantes para mí- dijo Laura mientras cerraba las cortinas y encendía la luz.
-Laurita, tengo una idea para que todo esto termine- dijo él parándose de un salto y tomando a Laura por los hombros- ya tengo la solución, quiero que duermas tranquila, ya te enteraras por ti misma como me fue- Alejandro acercó a Laura hacia él pero esta vez no fue por un abrazo sino para besarla y luego le dijo- te amo Laura, por favor cuídate.
Alejandro bajó las gradas y Laura escuchó la puerta cerrarse, ella no se movió, se quedó parada por un momento para repasar lo que había pasado, todavía había momentos que no comprendía por completo; se cambió en silencio, apagó la luz y durmió profundamente.
Esa noche Laura soñó con una gran biblioteca, ella pensó en la biblioteca de su colegio y era como comparar un alfiler con su aula, aun en sus sueños más locos no habría alucinado con semejante biblioteca, ella caminó a través de los interminables y altos estantes y vio muchos títulos conocidos y otros que jamás había escuchado; llegó a una sección donde solo se veían nombres propios y de repente se topó con un libro negro, más o menos grueso, con un título en letras rojas que tenía inscrito en su lomo: ">Laura; ella se asustó, lo tomó y en la portada estaba de nuevo su nombre pero más grande y en medio de la portada una flor de loto, debajo del título estaba escrito: ">un parque, un amor y una maldició">n, antes de abrir el libro escuchó una voz familiar que venía del centro de la biblioteca; ella fue en busca de esa voz y en medio de todos los estantes había una pequeña mesa con dos sillas y al frente de ellos un gran ventanal, a lado de ese ventanal había una chimenea, en una de las sillas estaba sentado quien le hablaba.
-si lo abres no hay vuelta atrás- dijo Alejandro vestido de terno y sonriendo más que tiernamente, tranquilo.
-¿Alejandro?
-¿conoces otro?
-¿Qué haces aquí? ¿Qué es este libro?
-estoy aquí porque aquí pertenezco, y ese libro es más, mucho más de lo que deberías saber, ten cuidado con lo que lees.
-¿a qué te refieres con eso?
-¿no crees que tiene un hermoso título?- dijo Alejandro acercándose a Laura y tomando el libro con la derecha y con la izquierda mostrándole los dos sillones em medio- por cierto- dijo él mirándola de abajo a arriba- lindo vestido.
Laura se vio y tenía puesto un vestido blanco (corto), era un poquito abombado, tenía un tul de flores negras, tenía tacos blancos con un moño; ella se sorprendió sin embargo sabía que era un sueño, ella se acercó a Alejandro y se sentó.
-¿Qué hago aquí?
-yo te traje aquí, es el lugar más seguro que conozco para ti.
-¿Por qué este libro tiene mi nombre? ¿Tiene algo que ver conmigo?
-son muchas preguntas ¿no crees?, además estas tan bonita.
-pues bien te hare solo una pregunta- dijo Laura ya seria, estaba cansada de esa incertidumbre- ¿Cuál es ese mentado problema y la posible solución?
-todavía no es momento de responder eso, no te enojes más bien celebra, mi plan funcionó.
-¿Qué plan?
Después de decir eso se escuchó música clásica, era tocada en piano y violín, Alejandro se paró, extendió su mano hacia Laura y sonriendo tiernamente le dijo:
-¿me concede esta pieza? Hermosa dama.
Laura sonrió y tomó la mano de Alejandro, ambos bailaron por la biblioteca y la música se puso más lenta, Alejandro abrazó a Laura y ella le preguntó:
-¿Qué es este lugar?
-un lugar donde siempre estarás y podrás venir cuando quieras.
-¿y tú estarás aquí?
-claro que si, donde tu estés te encontrare.
-¿Cómo llego aquí?
-durmiendo.
-¿durmiendo?
-sí, lastimosamente se nos acabó el tiempo- Alejandro le besó la frente y luego le susurró- despierta.
Laura despertó simplemente abriendo sus ojos, vio su reloj y empezó a alistarse, bajó, desayunó y salió hacia su colegio, caminó con una sonrisa y recordó cada momento feliz que pasó desde que Alejandro había vuelto, ella continuó caminando distraída.
-¿en qué piensas?- preguntó una voz familiar caminando a lado de ella.
-Alejo, buenos días- dijo Laura sonriendo.
-muy buenos días… ¿en qué pensabas?
-en un sueño que tuve anoche.
-¿sí? ¿Fue bueno o malo?
-fue hermoso, ¿y tú qué soñaste?
-yo también soñé contigo.
-¿conmigo? ¿Cómo supiste que me soñé contigo?
-porque… tú me lo dijiste.
-no, no te lo dije.
-oh mira tú colegio, te dejo querida, para mi mala suerte hasta el martes.
-no es necesariamente una regla, puedes llamarme.
-¿sí?, bien nos vemos luego amada mía- dijo Alejandro, la besó y se fue con una sonrisa.
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
si falta algo me avisas por fis
PD.-lamento la tardanza jeje
Ficha Aceptada


Como escribes me quede   quiero mas 
Asfkgjf, esta todo OK
Ahi el gif me dan un heart attack   
Es hermoso 

So, estas dentro ;)

Val xx
                         
yeeeiii toy dentro!!!                            
muchas gracias Val  
por cierto este fue un cap de una nove que estoy subiendo aki...
seria un honor que la leyeras 
Si nadie mas audiciona por Louis , el rol es tuyo :)
Pero no puedo empezar hasta que minimo, audiciones una chica por cada rol
Help me!
Hay que hacer propoganda (?
Claro pasame el link y la leo ;)

Val xx
por supuesto que are propaganda... como si me pagaran :hug: 
manitos a la obra :corre: 
y el link es:[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
y creeme que se como se siente tener esos aaghh sopa! de fantasmas 
Jajaja  gracias :3
Ya me pase por ahi :)
Siii  :wut: Tanto le cuesta comentar :(

Val xx
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: More Than Blood |Audiciones Cerradas

Mensaje por laurita_:3 el Mar 28 Ene 2014, 11:57 am

pinches... :( 
aghhh :muere:  :muere:  :muere: 
me dan ganas de darles sus pataditas en las costillitas     
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: More Than Blood |Audiciones Cerradas

Mensaje por Invitado el Mar 28 Ene 2014, 2:27 pm

VOY A MORIRRRR
HOLAAAA!!! por dios, voy a morir, quiero audicionarrr, puedo y por el papel libre para ser una banshee, puedo? ???? Asi como Lydia asdfghjk. No tengo idea de como voy a hacer para darte un gif, porque nunca puedo elejir uno. Problablemente deje uno de Stydia o Sterek  o de Dylan   viste el capitulo de ayer??
En cuanto me respondas lo de Lydia, subo mi ficha ♥️
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: More Than Blood |Audiciones Cerradas

Mensaje por Val x. el Mar 28 Ene 2014, 2:40 pm

laurita_:3 escribió:pinches... :( 
aghhh :muere:  :muere:  :muere: 
me dan ganas de darles sus pataditas en las costillitas     
A mi igual :(
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: More Than Blood |Audiciones Cerradas

Mensaje por Val x. el Mar 28 Ene 2014, 2:42 pm

Brat&Directioner escribió:
VOY A MORIRRRR
HOLAAAA!!! por dios, voy a morir, quiero audicionarrr, puedo y por el papel libre para ser una banshee, puedo? ???? Asi como Lydia asdfghjk. No tengo idea de como voy a hacer para darte un gif, porque nunca puedo elejir uno. Problablemente deje uno de Stydia o Sterek  o de Dylan   viste el capitulo de ayer??
En cuanto me respondas lo de Lydia, subo mi ficha ♥️
Jajajja, nooo no mueras.
Hi! :3
Claro, por eso deje el rol libre.
OMG! La Banshee es una excelente idea.
Tranquila cualquiera sirve, si es de Sterek me da un heart attack muy askkgl  
SIIII! Quede como  :cosi: 
Espero tu ficha, hermana *-* 

Val xx
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: More Than Blood |Audiciones Cerradas

Mensaje por laurita_:3 el Mar 28 Ene 2014, 2:46 pm

Valeefor1D ツ escribió:
laurita_:3 escribió:pinches... :( 
aghhh :muere:  :muere:  :muere: 
me dan ganas de darles sus pataditas en las costillitas     
A mi igual :(
SUFICIENTE!
llamemos a elmo y que el se encargue de ellos BUAJAJAJA
despues yo ire y los mediomtare con una cuchara
despues ira jeff y terminara el trabajo con un tenedor
BUAJAJAJA
ok no.-. pero ojala
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: More Than Blood |Audiciones Cerradas

Mensaje por Invitado el Mar 28 Ene 2014, 2:49 pm

Valeefor1D ツ escribió:
Brat&Directioner escribió:
VOY A MORIRRRR
HOLAAAA!!! por dios, voy a morir, quiero audicionarrr, puedo y por el papel libre para ser una banshee, puedo? ???? Asi como Lydia asdfghjk. No tengo idea de como voy a hacer para darte un gif, porque nunca puedo elejir uno. Problablemente deje uno de Stydia o Sterek  o de Dylan   viste el capitulo de ayer??
En cuanto me respondas lo de Lydia, subo mi ficha ♥️
Jajajja, nooo no mueras.
Hi! :3
Claro, por eso deje el rol libre.
OMG! La Banshee es una excelente idea.
Tranquila cualquiera sirve, si es de Sterek me da un heart attack muy askkgl  
SIIII! Quede como  :cosi: 
Espero tu ficha, hermana *-* 

Val xx
Estuve pensando, y no creo audicionar para banshee, porque todavia no se sabe mucho sobre que es en realidad :c Entonces voy a darte uno de Sterek, pa' ti (?)
♥️Sterek♥️:
Voy a audicionar por Niall , ya te mando mi ficha ♥️
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: More Than Blood |Audiciones Cerradas

Mensaje por Val x. el Mar 28 Ene 2014, 2:55 pm

Brat&Directioner escribió:
Valeefor1D ツ escribió:
Brat&Directioner escribió:
VOY A MORIRRRR
HOLAAAA!!! por dios, voy a morir, quiero audicionarrr, puedo y por el papel libre para ser una banshee, puedo? ???? Asi como Lydia asdfghjk. No tengo idea de como voy a hacer para darte un gif, porque nunca puedo elejir uno. Problablemente deje uno de Stydia o Sterek  o de Dylan   viste el capitulo de ayer??
En cuanto me respondas lo de Lydia, subo mi ficha ♥️
Jajajja, nooo no mueras.
Hi! :3
Claro, por eso deje el rol libre.
OMG! La Banshee es una excelente idea.
Tranquila cualquiera sirve, si es de Sterek me da un heart attack muy askkgl  
SIIII! Quede como  :cosi: 
Espero tu ficha, hermana *-* 

Val xx
Estuve pensando, y no creo audicionar para banshee, porque todavia no se sabe mucho sobre que es en realidad :c Entonces voy a darte uno de Sterek, pa' ti (?)
♥️Sterek♥️:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Voy a audicionar por Niall , ya te mando mi ficha ♥️
OMFG 
Me esta dando algo akdkgklhlhlh
Ok, askfjg
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: More Than Blood |Audiciones Cerradas

Mensaje por Val x. el Mar 28 Ene 2014, 2:56 pm

laurita_:3 escribió:
Valeefor1D ツ escribió:
laurita_:3 escribió:pinches... :( 
aghhh :muere:  :muere:  :muere: 
me dan ganas de darles sus pataditas en las costillitas     
A mi igual :(
SUFICIENTE!
llamemos a elmo y que el se encargue de ellos BUAJAJAJA
despues yo ire y los mediomtare con una cuchara
despues ira jeff y terminara el trabajo con un tenedor
BUAJAJAJA
ok no.-. pero ojala
Jajaja, que malota 
Entonces pues sentemosno a esperar :meh: 
lol

Val xx.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: More Than Blood |Audiciones Cerradas

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.