O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Guerra de Sexos; muro.
Ayer a las 10:49 pm por jackson.

» ¿Es posible el amor? Draco y tú
Ayer a las 10:44 pm por AngelMalfoy

» «Go back to Uk» [Harry S.]
Ayer a las 10:36 pm por AngelMalfoy

» Heroes. (Muro Interactivo)
Ayer a las 10:18 pm por yagmur.

» Half-Cold Half-Hot
Ayer a las 9:32 pm por Kurisu

» cockamamie dreamer ~
Ayer a las 9:28 pm por Ritza.

» El Círculo {One Direction} |NC|
Ayer a las 8:05 pm por Legendary.

» MY POWER |Celyn|
Ayer a las 4:08 pm por Celyn

» death path
Ayer a las 3:40 pm por Andy Belmar.

novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ insxne.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

Miss Jackson | Audiciones Cerradas| Resultados en pagina 5.

Página 2 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Miss Jackson | Audiciones Cerradas| Resultados en pagina 5.

Mensaje por Invitado el Dom 19 Ene 2014, 4:47 pm

Me encanto la idea
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Miss Jackson | Audiciones Cerradas| Resultados en pagina 5.

Mensaje por kai. el Dom 19 Ene 2014, 4:56 pm

|Bloomy| escribió:I know, but, no le voy a mandar mil mensajes a la gente y tampoco invadire sus espacios personales
Ok, hazlo.
avatar


Ver perfil de usuario http://kyukyung.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Miss Jackson | Audiciones Cerradas| Resultados en pagina 5.

Mensaje por bomb. el Dom 19 Ene 2014, 4:59 pm

Nombres: Isabella Borthomierth y Zack Arkeley
Representantes: Zayn Malik y Kylie Jenner
¿A que grupo pertenece cada uno?: Él a la mafia Jackson y ella al FBI
Fic/One Shot de tu autoria:
El Internado ||N.C||:



Capitulo 4

 

Nirvana Arckeley

 

Eran cerca de las dos de la madruga y yo me encontraba huyendo de la justicia. Corría a todo dar, lo más rápido que mis tacones me permitían, escapando de un oficial armado, que me perseguía desde hacía unos cuantos minutos ya. Hacía un buen rato que había dejado a Ana y a Glo atrás, nos habíamos separado para que no nos atraparan tan fácilmente, nos encontraríamos en el Lootth. Mientras tanto seguía intentando escapar de esta persecución. Max me esperaría en la esquina de la quinta con la Robstheigh en su Volvo C70, eso claro está, si logro escapar de esto. Pero ustedes se preguntaran, ¿Por qué carrizos me están persiguiendo? Bien pues, la explicación es muy sencilla, y creo que lo cargos en mi contra seria: daño a propiedad nacional, tranquilos ya les explico: hace una media hora u hora y media, estaba acuclillada muy tranquilamente en frente de uno de los muros blancos que delimitaban el perímetro de una de las casa de gobierno, a mí derecha se encontraba Glo con una lata de pintura en mano, haciendo trazos al igual que yo, mientras que Ana se tomaba un pequeño descanso para tomar su cerveza, estábamos haciendo un grafiti en protesta a este gobierno, a la denigración, a la selección de clases, y la aristocracia, ¿lindo no? pero la policía nos encontró antes de poder terminarlo y tuvimos que darnos a la fuga.


Llegué a un callejón sin salida, y solté una maldición, ¿Ahora qué mierda hacía?, estaba contra la espada y la pared: "Mala jugada Nirvana", me regañó mi subconsciente, y solté un pequeño gruñido.

- Manos en alto, quítate la capucha.- ordenó el oficial, miré a mi alrededor, tratando de encontrar una forma de salir de ahí. - No tienes a donde ir, estas atrapada.- dijo con ligera burla, volví a mirar con desesperación todo el callejón, y la cerca que me cerraba la salí... ¡Claro! "Dios, Nirvana, ¿Dónde tienes la cabeza?", me reprendí a mí misma. Mire por el rabillo del ojo y noté que el hombre me apuntaba con su arma, se estaba acercando a mí. Sentí como me tomo por la muñeca, y vaya error que cometió, con un ágil movimiento lo golpee y lo deje tirado en el suelo, corrí hasta la cerca, mientras escuchaba al hombre gritándome que me detuviese. Trepe lo mejor que pude, y brinque al otro lado, mire hacia atrás, y vi al hombre cojeando detrás de mí. Corrí lo más rápido que pude, y empezaba a cuestionarme porque si esta no era la primera vez que estaba en una persecución, insistía en usar siempre tacones.

Llegué a la cuarta con la 16, y me atreví a mirar hacia atrás, no había rastro alguno del oficial que me seguía desde hacía ya unos cuantos metros atrás. Me calmé lo más que pude y corrí, sólo por si acaso, hasta la 5ta, una vez ahí visualice a lo largo de la avenida cuando sentí que un auto frenaba al  lado mío.

- ¡Súbete!- ordenó el chico de cabellos castaños y ojos azules que estaba al volante, sonreí y abrí la puerta del copiloto, ya estaba a salvo.

- ¿Qué hay?- salude y el arrancó a gran velocidad, el chico me miro con diversión.

- ¿Cansada?- preguntó con burla, y yo bufe, él rió.- Hay agua en la mochila.- informó, me giré y tome la mochila del puesto trasero y saqué la botella de agua de ahí, bebí.

- Gracias.- dije y el sonrió.

- ¿Qué hicieron esta vez?- preguntó, yo sonreí.

- Oh, pues... ya sabes, lo normal. Un grafiti, en el muro norte de la casa de gobierno...- comenté encogiéndome de hombros como si eso no fuese nada, el me miro por unos segundos, como si estuviese loca, lo cual era muy probable.

- Están locas.... - rió él, y yo me volví a encoger de hombros. Encendí la radio en la misma estación de siempre, St. Anger de Metallica estaba sonando, le subí el volumen al máximo, y me perdí en ella. No sé en qué momento me quede dormida, pero el punto fue que lo hice, estos últimos días no había podido dormir bien, el recuerdo de Ethan me atormentaba siempre que estaba sola. No quería estar sola, pero tampoco quería admitirlo.

La bulla se hizo presente, era más fuerte de lo normal, eso era obvio, escuché gritos, y exclamaciones, la puerta de la habitación en donde estaba se abrió de golpes.

- ¡Hora de irnos!- escuche gritar a Josh, y entonces sentí como me tomaba en brazos, estaba aun medio atontada, así que me costaba digerir lo que estaba sucediendo. Sé que me metió en su auto y se despidió de Glo con un beso. - Nos vemos en casa.- le escuché decir, y después sentí que el auto arrancó.

Lo siguiente que sucedió pasó muy rápido, estábamos saliendo a la avenida a todo dar, cuando un auto nos envistió, escuché disparos, y oí a Josh soltar una maldición. Reaccioné. "Mierda". Tome el arma que sé que había abajo del asiento de Josh, y salí a patadas del auto, tuve que agacharme, nos estaban disparando.

- ¡Nirvana entra a el auto! - gritó el pelinegro. - ¡Ahora!- exclamó, llegando hasta mí, medio cojo, pues se había herido en el accidente, pero todo pasó muy rápido. Empecé a disparar, consciente de lo que hacía, las sirenas de policía se hicieron presente, y  ellos huyeron, levante a Josh como pude, y empezamos a correr, entonces sé que quedamos atrapados, y Josh me empujo fuera de la vista de ellos, me quito el arma de la mano, y se quedo ahí. Vi cuando lo agarraron, y lo vi cuando me miro gritándome con la mirada que corriera. Así lo hice. Corrí, corrí, y deje que se lo llevaran. Lo sé doy asco.

Llegué al departamento de Glo, sola, me sangraba el brazo ahí donde el vidrio del auto me había cortado, abrí la puerta, y ya estaban todos: Glo, Ana, Max, y Mat. Glo me miro con preocupación.

- ¿Dónde está Josh?- preguntó, me sentía débil, me sentía horrible, no pude soportarlo, sentía mi cuerpo pesar más de lo normal, y mis piernas me fallaron, caí de rodillas y rompí en llanto. Sé que todos se asustaron, era la primera vez que lloraba después de una gran cantidad de años. Era la primera vez que demostraba algún sentimiento, desde que Ethan había muerto.

-¿Qué paso?- preguntó Ana, no respondí, sentí que Glo me tomo por los brazos y me zarandeo.

-¿Qué le pasó a Josh?- no respondí, sus ojos brillaron con preocupación e ira.- ¡NIRVANA!- exclamó en un grito irritado.

- Lo agarraron.- susurre, y ella me miro horrorizada.- La policía.- aclaré, y me soltó.

- ¿Qué sucedió?- pregunto Ana abrazándome. Me guió hasta el sofá, vi a Glo ir hasta el mini bar y servirse un trago.

- Glo, lo siento mucho.- murmuré y la morena me miro con furia.

- Un lo siento no lo sacará de prisión. ¡Estaba bajo libertad condicional, Maldita sea! ¡Tenias que hacerlo!, ¿No?- gruño la chica, mirándome con rencor. No era para menos,  Josh era su novio, su novio desde hacía unos 5 años.

- Gloria.- advirtió el chico rubio de ojos verdes, Mat. Glo lo fulminó con la mirada.

- No me vengas con Gloria... Gloria nada, Todos bien sabemos que Nirvana lo único que ha hecho es traernos problemas a todos.- puntualizó con voz fría, sus palabras se clavaron como dagas en mi pecho.- Antaño fuimos amigos todos pero desde que Ethan murió mandaste a la mierda tu vida, y a nosotros con ello. A Josh no le darán libertad nunca más, pasará su vida en prisión. ¡Nos íbamos a casar!... ¡Esto es tu culpa!... ¡Ahora mi hijo no tendrá padre!- exclamó y todos nos quedamos petrificados, había dicho ¿Hijo?, sí eso creo, "Oh, genial. Eres peor que la mierda, Nirvana". Me reprendió mi mente.

- Glo...- susurré, y ella me enveneno con su mirada. Suspiré. - Lo sacaré de ahí.- aseguré, ¿Cómo?, no tengo ni idea pero lo haré.

- Seguro...- ironizó ella, y me separé de Ana, adopte mi mirada desafiante, de soy mejor que tú, que todos, me erguí y la mire.

- Me tengo que ir.- dije y camine con la cabeza en alto hacia la puerta, y me detuve antes de salir completamente del lugar, me voltee y mire a la morena, era, alguna vez había sido, de mis mejores amigas, ella y Ana, alguna vez fueron especiales para mí, y se lo debía ya les había jodido bastante la vida.

- Sacaré a Josh de prisión, lo prometo Glo. Y espero que algún día puedas perdonarme, amiga.- dije sincera de todo corazón, y ella me miró sorprendida, al igual que los demás, hacía años que no las llamaba así, salí de ahí con un portazo, llegué a la calle y tome un taxi hasta la estación de policía. Llamé a mi padre.

- ¿Que sucede?- preguntó gruñón - ¿Dónde carajos estas?- pregunto molesto.

- En la comisaria.- escuché un bufido de su parte.

- Voy en camino, Maldición.- gruñó. Colgué la llamada, pagué al taxista y baje, entre a la comisaria y exigí ver a Josh, me lo denegaron, entonces exigí ver al jefe de policía. También me lo negaron, armé berrinche y gran  escándalo hice notar mi presencia a lo largo de toda la comisaria hasta que logre llamar la atención del oficial McGwire.

- ¿Qué quieres Arckeley?- me preguntó de mala gana. - Hoy no te hemos arrestado aunque estoy seguro que eres la responsable del nuevo grafiti en la casa de gobierno.

- Si, lo sé, vengo porque han tomado a un chico esta noche su nombre es Josh Loutther.- dije y el hombre me miro con sospecha.

- Fue detenido por porte de arma, en la mañana avisaremos a su oficial de libertad condicional.- le informó.

- Me gustaría hablar con usted sobre eso.- dije seria, y el frunció el ceño.

- ¿Que quieres?- preguntó de nuevo con el ceño fruncido.

- Hablar con usted, en su oficina, sino es mucha molestia.- gruñí, el hombre resopló con cansancio y asintió, llegamos hasta el despacho del hombre y me senté, a los segundos llegó mi padre.

- ¿Qué hizo esta vez y cuanto tengo que dar para que no haya cargos?- gruño y me miró con odio.

- Su hija no está detenida Lord Arckeley.- respondió el hombre, lame bota, gruñí.

- Para qué coño me llamaste a esta hora, y me hiciste venir hasta acá.- gruño molesto y se dejo caer en la silla de al lado.

- Bien hombres. Esto esta así, a Josh lo quiero libre, papá pagara la comisión necesaria, no quiero cargos no quiero que le avisen de nada a nadie. - puntualice con tono serio y frio, ambos me miraron ceñudo.

- Nirvana esto es diferente...- empezó el oficial, yo lo callé con la mirada.

- Josh estaba conmigo, la que disparó fui yo, no él. Sólo se entregó para protegerme.- resople.- Estoy dispuesta a ir a ese odioso internado, sin poner resistencia,  a cambio de que mañana a primera hora Josh este libre.- finalice, y me mostré rendida, ambos hombres se sorprendieron. Hacía meses que me estaban presionando e incluso extorsionando para que fuese al odioso internado, me había negado rotundamente.- De lo contrario, le haré la vida imposible, a los dos.- agregué y ambos hombres se miraron. Vi a McGwire sacar un papel de una gaveta de su escritorio.

- Firma esto.- dijo y me tendió el papel y un bolígrafo- Es tu inscripción al internado, hazlo y en este mismo instante suelto al chico. Tu padre me depositará después.- dijo y mire a mi padre, este asintió, suspiré. Glo hago esto por ti, por Josh, y por su niño.

- Está bien.- acepte y firme el papel.

Con papá salí de aquella oficina y pedí que me dejaran ver al pelinegro. Me guiaron hasta la celda de él y al estar ahí lo noté confundido por lo que le decía el oficial. Entonces me miro y su confusión se disipó. Me acerqué a él, y lo abracé.


-¿Qué hiciste?- preguntó separándose de mi ligeramente. Los ojos se me cristalizaron.

- Lo Siento.- susurré y él me miro sorprendido.- Me iré al internado, mañana.- le dije y me separé.

- Pero... - empezó lo interrumpí.

- Fue la condición para que te soltaran.- dije y me voltee a verlo.- Espero que Glo y tu estén muy bien. - dije y él me abrazó fuertemente, sabía lo importante que era esto. Y con esto le decía lo que no me atrevía a decir en persona por miedo de que les hicieran daño.

- Gracias, Nirv. Suerte.- dijo cuando se separó y un oficial le guió hasta la salida. Pasaría la noche en prisión. Querían asegurarse que no escaparía... Qué tontería.

******************

 

 

 

Expediente

 

Fecha: Septiembre 20 de 2013

#4

Nombre: Arckeley Degeneres, Nirvana Stephania.

Edad: 18 años



Chica Rebelde, busca pleito, ha sido arrestada numerosas veces, hija de un Lord, con problemas familiares y personales, es una chica fría, cruel y despreocupada.

Numerosos tatuajes y piercings. Algunas flagelaciones a sí misma.

*****************

La mañana siguiente llegó rápido, un oficial de policía me guió a una patrulla, vería a mis padres en la estación de autobuses, llevarían mis cosas ya empacadas allá. Subí al vehículo e iba esposada sólo por "precaución", que estupidez.

Llegamos a la estación de autobuses, a una plataforma apartada donde había un solo bus, varias personas estaban ahí se voltearon al escuchar las sirenas de la patrulla, el oficial se bajó y me abrió la puerta, baje, y me guió hasta donde estaban mis padre.

- Te hará bien alejarte de todo Nirvi.- dijo mi "madre", solté un bufido.- Tus cosas ya están en el bus- dijo y me brazo, no tuve oportunidad de separarme pues el imbécil policía me tenia sujeta.

- No hagas desastre.- fue lo único que dijo mi padre y yo me encogí de hombros.

- No prometo nada.- murmuré y el oficial me guió hasta la puerta del bus, subió conmigo y guió hasta un puesto, todo el mundo me miraba, me senté, y estiré mis brazos para que de una vez por todas me quitara las esposas. Así lo hizo, se bajo y el bus arrancó.
 

Los kilómetros se me hicieron eternos pero finalmente llegamos al internado, un gran edificio de apariencia fantasmagórica. ¡Bienvenidos a la cárcel!...


Moon :3:

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Miss Jackson | Audiciones Cerradas| Resultados en pagina 5.

Mensaje por Fery. el Dom 19 Ene 2014, 5:35 pm

Moon querida, heme aquí.
La trama me encantó y todo lo que tú haces es perfecto so, audicionaré.
Iré a buscar tu foto y te dejo la ficha.
avatar


Ver perfil de usuario http://www.wattpad.com/user/cliffxrdfeer

Volver arriba Ir abajo

Re: Miss Jackson | Audiciones Cerradas| Resultados en pagina 5.

Mensaje por Viany. el Dom 19 Ene 2014, 5:50 pm

wuuuu... vi cuando la abrieron hace tiempo, y ahora se presenta de nuevo ¡Por supuesto que audicionare!        
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Miss Jackson | Audiciones Cerradas| Resultados en pagina 5.

Mensaje por o'callaghan el Dom 19 Ene 2014, 5:51 pm

Chicaaaaas, me preguntaba si mi pj fem podría ser hermana, familiar o qcyo de Miss Jackson ¿?  xD o tal vez no. (?)
avatar


Ver perfil de usuario http://satxllites.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Miss Jackson | Audiciones Cerradas| Resultados en pagina 5.

Mensaje por Fery. el Dom 19 Ene 2014, 5:53 pm

Nombres: Andrew Black & Jessamine Miller.
Representantes: Colton Haynes & Shailene Woodley.
¿A que grupo pertenece cada uno?: Andrew será un mafioso y la Jess policia.
Fic/One Shot de tu autoria:
Capítulo de tu autoría:
Insensitive:



Capítulo 003


Estaba estacionada en una orilla de la avenida, con las ventanas cerradas y el rostro pálido. No podía pensar en otra cosa que no fueran los chicos con armas. Pero cuando menos lo esperé, una figura ya estaba junto al auto, mirándome fijamente. Intenté encontrar alguna respuesta en la expresión de su rostro, pero su cara era indescifrable. De pronto, me habló.

-Baja del auto -me dijo lentamente mientras sentía como mi cuerpo se paralizaba completamente-. Baja ahora mismo o romperé el vidrio y te bajaré yo mismo –amenazó.

Estaba completamente inmóvil, asustada. Quería hacer lo que él me pedía, quería salir de auto, pero mi cuerpo no estaba respondiendo. Lo único que pude hacer fue negar con la cabeza. Me di cuenta que al ver mi respuesta su mirada se encendía como si estuviese furioso, y al parecer, así era. Estaba más que furioso.

-Tienes una última oportunidad, ¿de acuerdo? -me miró fijamente y suspiró-. Baja del auto o te bajaré yo mismo. Supongo que no querrás ver el vidrio de tu lindo auto roto, ¿cierto?

Pero yo seguía inmóvil. ¡Muévete Kiara! Me gritaba a mí misma. ¡Sal ahora del auto! Pero seguía sin realizar movimiento.

Advertí que los chicos que había visto anteriormente -los de cabellos extraños, ropas raras y armas- se acercaban peligrosamente, eran alrededor de seis y no se veían nada contentos. Me sentí aún peor. También me di cuenta que Niall los miraba serio, y después su vista se volvió una vez más a mí. Su rostro estaba más blanco de lo que lo había visto hace unos minutos.

-Chica, ¿no entiendes que debes de bajar ya? -me gritó.

Sin esperar más tiempo, Niall se quitó la camiseta y pude apreciar cada detalle de su anatomía superior. Tenía un abdomen lindo, al parecer había dedicado un buen tiempo al gimnasio, su piel era blanca y aparentemente suave y... Antes de que pudiera seguir fantaseando con su cuerpo entendí porque se quitó la camiseta. Enredó la prenda en su puño y lo siguiente que vi fue el vidrio de mi puerta en mil pedacitos.

Niall abrió la puerta y me jaló fuera del auto. Miré en dirección hacia donde había visto a los chicos y entonces me preocupé más. Venían todos corriendo en nuestra dirección y no se veían precisamente felices. Niall tiró de mí y empezamos a correr en dirección opuesta a ellos. Al pasar corriendo pude ver algunos de los edificios que había sobre esa calle. Bares, Prostíbulos, Moteles y más sitios abandonados, entonces entendí que me había ido a meter a un barrio de mala muerte. En ese instante, mi cuerpo comenzó a moverse.

Corrimos a través de algunas calles mientras los tipos de continuaban siguiéndonos. Agradecí haberme puesto mis converses en lugar de un par de tacones de aguja, ya que hubieran sido solamente un estorbo. Escuché que quienes nos seguían nos gritaban cientos de cosas para que nos detuviéramos pero no hicimos caso.

Encontramos un almacén abierto y entonces entramos en él. Niall cerró la puerta detrás de nosotros. Se quitó la camiseta del puño y la colocó nuevamente en su cuerpo. Ambos nos miramos fijamente por unos minutos y pude ver que en su rostro había cierta molestia.

-Ahora sí, ¿me puedes explicar que estás haciendo aquí? -me preguntó serio.
-Niall yo... –puso su mano frente a mi rostro y me interrumpió.
-¿Cómo es que sabes mi nombre? No recuerdo habértelo dicho.
-Porque no me lo dijiste -susurré mientras dirigía la mirada alrededor del lugar. Efectivamente era un almacén-. Yo misma lo... Descubrí.
-De acuerdo, mira niña... –esta vez fui yo quien interrumpió.
-No soy una niña, y mi nombre es Kiara. Ya te lo había dicho hoy en la escuela -dije algo alterada. ¿En realidad no recordaba mi nombre?
-Kiara -soltó de mala gana con algo de exasperación en su voz-, solamente te lo preguntaré una vez, y quiero que me digas la verdad -suspiró-, ¿qué estás haciendo aquí? ¿Me estabas siguiendo?

Me detuve antes de responder. ¿Tenía algún sentido no decirle la verdad?, ¿le diría que llegué ahí porque lo estaba siguiendo?, ¿le contaría que me sentía frustrada de que él no me hablara? Eso sonaba completamente estúpido y chiflado. Suspiré y entonces hablé, aunque me sorprendí de mi respuesta.

-¿Por qué viniste aquí? -Niall me miró directo a los ojos y después se apartó, caminó hacia una de las esquinas del almacén y exhaló lentamente.
-Vivo cerca –respondió con un encogimiento de hombros.
-¿Cerca? -pregunté horrorizada-. Niall, este lugar es muy feo, está lleno de gente mala y... -me detuve. Alcé la mirada y me vi que él estaba nuevamente frente a mí, examinando mi rostro lentamente con esa única mirada azul suya. De pronto, una esquina de su labio se curvó en una linda sonrisa.
-Discúlpeme princesa, pero como usted dice, éste es un barrio horrible, y sí, está lleno de gente mala, entonces... ¿Quién le asegura que yo no soy de esa gente mala? -me dijo con un tono tan firme que provocó que hasta las puntas del cabello se me levantaran.
-Porque lo veo en tu mirada, eres diferente a los demás, pero no eres malo -respondí más segura de lo que esperaba-, y no soy una princesa.

Esperaba que Niall me gritara o se molestara más de lo que ya estaba, pero para mi sorpresa, lo único que hizo fue soltar una pequeña y sexy risa.

-Aún no respondes la primer pregunta que te hice, ¿por qué me seguías? –repitió.
-Dijiste que solo me lo preguntarías una vez -dije desafiándolo.
-No me retes niña, no te gustará saber que encontrarás con eso, aunque según tú no lo parezca puedo llegar a ser muy peligroso y estoy seguro de que tú no quieres descubrir mi lado malo -dijo mientras sonreía siniestramente, pero aun así, se veía condenadamente sexy.
-¿Y qué te hace pensar que no quiero descubrirlo? -pregunté acercándome a él. ¿Qué rayos estaba haciendo? Me di cuenta en ese instante de que soy una maldita masoquista.
-Eres muy, muy testaruda -susurró en mi oído-. ¿Qué es lo que buscabas siguiéndome? -insistió y se apartó de mí.
-¿Por qué te alejaste de mí a la hora del almuerzo? -dije con cierta molestia en mi voz y evadiendo una vez más su pregunta-. Y no me digas que porque no te gusta hablar a la hora de la comida, eso no te lo cree ni tu gato.
-No tengo gatos.
-Niall, dime la verdad, ¿tan mal te caigo? -pregunté desesperada.
-¿Siempre eres así de directa? -sonrió divertido.
-¡Deja de darle la vuelta a mis preguntas y responde! –grité.

Su rostro se tensó. Por un momento creí que fue a causa de mi grito, pero después me di cuenta de que no era así. A fuera del almacén se escuchaban pasos y voces nada amigables. Miré a Niall, quien ya estaba acercándose para tomarme del brazo.

-Vámonos –espetó.
-¿A dónde?
-¿Podrías dejar de hacer preguntas por un instante?
-No, ¿a dónde vamos? -repetí mientras corríamos hacia el otro lado del almacén en donde había otra puerta.
-A mi departamento -me dijo y abrió la puerta arrastrándonos hacia otra habitación la cual estaba llena de motocicletas. Tomó un casco y me lo entregó, después me hizo una seña para que me subiera.
-No subiré a una motocicleta -dijo decidida.
-Entonces quédate aquí para que te maten -dijo haciendo una seña hacia la puerta donde habíamos entrado. La puerta se estaba abriendo.

Suspiré y me subí a la motocicleta. Niall la encendió y comenzó a moverse, llegamos a otra puerta y por suerte estaba abierta. Salimos a la calle y me topé con que aumentaba la velocidad, así que me vi obligada a aferrarme a Niall para impedirme caer de la moto.

-Entonces, ¿a tu departamento? -grité a través del viento.
-Sí, a mi departamento, niña.
Half a Heart:

Capítulo 1


—¡Mamá! –gritó la chica mientras bajaba corriendo las escaleras de su casa.
—¿Sí? –gritó su madre de vuelta desde la cocina.
—Voy a casa de Zayn, vuelvo más tarde –dijo mientras abría la puerta principal de la casa.
—De acuerdo, solo no llegues tarde.
—¡No lo haré! –dijo y salió de su casa.
El día estaba nublado, pero aun así se podía sentir un aire caluroso.
Alice sonrió y cruzó corriendo la calle, para después entrar al jardín de sus vecinos, sin embargo en cuanto pisó el césped, se resbaló y cayó al suelo ya que estaba recién regado el jardín.
La puerta de entrada se abrió y una sonora carcajada resonó, provocando que Alice mirara en dirección del sonido.
Zayn estaba parado en la puerta mirándola mientras intentaba contener su risa. Después de unos segundos salió y le tendió la mano a la chica. Alice la tomó agradecida.
—¿Acaso tembló en la ciudad, Al? Te llevaste un muy buen golpe –dijo él sonriente mientras ella se ponía de pie. Comenzó a limpiarse la ropa con las manos pero había una gran mancha de lodo en su trasero.
—Muy gracioso Zayn, deberías de pensar en ser comediante.
—Me han dicho eso antes, pero realmente lo que me gusta es la música –la chica le dedicó una mirada asesina y él volvió a reír-. Tranquila, era solo un chiste. Vamos, entremos a la casa.
Ambos caminaron hacia la casa y se dirigieron a la habitación del chico.
Muchas personas ven mal el hecho de que dos adolescentes –hombre y mujer- se encierren en un cuarto solos, pero ellos no le tomaban importancia. Habían sido amigos desde que ambos estaban en el Jardín de niños y su relación nunca había dado para más.
Malik cerró la puerta y ambos se tumbaron en la cama mirando hacia el techo.
Estuvieron en silencio durante un par de minutos, pero no era un silencio incómodo, el silencio para ellos siempre era agradable, sin embargo fue Alice quien se decidió a romperlo.
—¿Listo para el primer día mañana?
Él la miró y sonrió.
Mañana comenzarían el primer día en la Universidad. Ambos irían a la Facultad de Música, aunque con diferentes enfoques.
Ella quería ser directora de una gran orquesta, en cambio él sería maestro de coros en las escuelas para niños especiales.
Desde que eran pequeños habían acordado estudiar ahí. Ambos cumplieron el acuerdo.
—Listo y emocionado –dijo él-. ¿Qué tal tú?
—Nerviosa.
—¿Por qué? –preguntó Zayn y ella se encogió de hombros.
—Nueva escuela, nuevos maestros, nuevas materias… No sé cómo serán las cosas ahora.
—Tranquila, sé que te irá bien. Siempre es así.
Ella se levantó y miró a su amigo. Zayn siempre sabía qué decir para hacerla sentir mejor, él era su punto de apoyo y su fortaleza. Sin él, ella estaría completamente perdida.
—Igual que a ti –dijo Alice y una vez más hubo silencio.
Por su cabeza pasaron cientos de cosas. En cada escena importante de su vida, Zayn había estado con ella y sabía que el paso a la Universidad no sería la excepción.
—No iré a Julliard –comentó de pronto Zayn.
—¿Qué?
—Solamente eso. No iré a Julliard.
—¿Por qué? –preguntó ella sorprendida-. Eres genial Zayn, quizás más tarde te llamarán, yo sé que lo harán, no te desanimes.
—Tú no quieres ir ahí, y no me iré sin ti.
—Oye –dijo ella mientras lo miraba fijamente-, yo no puedo ir porque mis doctores jamás me dejarán salir del país para ir a Julliard, pero no quiero que eso te frene a ti.
La idea de dejarlo partir le dolía, pero sí a Zayn se le presentaba esa oportunidad, Alice jamás se perdonaría si por su culpa él no iba.
Cuando ella tenía 12 años y su desarrollo estaba comenzando cayó en una fuerte anemia. Nadie sabía por qué, pero ella la tenía.
Después de un tiempo, los doctores descubrieron que era a raíz de su menstruación y que necesitaba estar ante constantes cuidados. A pesar de que su alimentación cambió, la anemia nunca abandonó por completo su cuerpo y ella tuvo que aprender a sobrellevarlo. Sin embargo, no podían quitar la alerta ya que si se descuidaba, la anemia podría provocar leucemia, y el cáncer sería su perdición.
—Tranquila –dijo Zayn en un intento de calmarla-. Además, ni siquiera me han llamada. Tal vez no lo hagan.
—Nunca pierdas la esperanza –le susurró la chica.
Zayn la miró fijamente por unos segundos. Ambos se fundieron en un gran abrazo y él le susurró al oído: —Jamás la he perdido.
They Don't Know About Us:
They Don't Know About US

Harry estaba bajando las escaleras con sus maletas entre las manos, cuando de pronto la voz autoritaria de su padre lo detuvo.
—¿A dónde crees que vas? –preguntó su papá interponiéndose entre él y la puerta. El ojiverde se detuvo y contuvo el aliento. Su padre lo descubrió justo cuando huía.
—Me voy, padre –respondió en voz baja pero firmemente. Harry había estado muchos años bajo la sombra de aquél hombre, pero había llegado el fin. Él estaba dispuesto a ser libre esta vez.
—¿Y a dónde? Si se puede saber –le espetó el hombre desafiante. Era más que lógico que esperaba una respuesta congruente de parte de su hijo pero éste evadió el punto central de la pregunta.
—Me voy, y no pienso volver jamás –su papá le interrumpió.
—Sabes perfectamente a qué me refiero, Harry. ¿Con quién te vas?
—Me voy con Sky –dicho esto, el rostro de su padre palideció, pero no cambió su expresión de dureza, estaba muy molesto y jamás permitiría que Harry se fuera de la casa, y más aun sabiendo que se iría para estar con su novia Sky.
—Déjate de juegos hijo –dijo mientras se dejaba caer en un pequeño sofá-. Sabes muy bien que nunca te permitiré marcharte y mucho menos si es para irte con esa… –la voz de Harry resonó en toda la casa cuando interrumpió a su padre.
—¡No te atrevas a insultarla! –Le gritó mientras se acercaba a él para quedar frente a frente-. Sabes muy bien que nada de lo que hagas impedirá que esté con ella, porque la amo con todo mi corazón, la amo como jamás he amado a nadie, y nada podrá cambiar eso, ni siquiera tú –Harry dio dos pasos hacia atrás y tomó sus maletas una vez más, después comenzó a caminar hacia la puerta.
—Sabes bien que nunca me ha gustado tu relación con esa chica –su padre tomó  una copa de vino y la bebió completa mientras miraba con tristeza a su único hijo.
—Por eso me voy. Ni tú ni mi madre entienden lo que siento y mucho menos lo aceptan.
—Haz lo que quieras Harry, pero te advierto una cosa, si te atreves a salir por esa puerta, escúchame bien, te olvidas de esta casa, y no podrás volver nunca más. Mucho menos tendrás el derecho de llamarme padre –amenazó el hombro aún con una chispa de esperanza en los ojos. Él aún esperaba que su hijo cambiara de opinión.
Sin embargo su hijo no le respondió. Harry simplemente caminó hacia la puerta, la abrió  y le dedicó una última frase a su padre. Una frase que el hombre nunca podría olvidar.
—Te amo, pero eso no es suficiente. Necesito vivir y mi vida está al lado de Sky y si la única forma de hacerlo es sin ti, estoy dispuesto a pagar el precio. Hasta nunca -dicho esto abrió su coche y manejó rumbo al lugar acordado con su amada.
(…)
Sky miraba por la ventana hacia la noche. Sus padres se encontraban dormidos, así que debía de darse prisa para salir de la casa sin llamar la atención. Le dolía mucho la idea de tener que dejar a su familia, pero nadie entendía su relación con Harry y por consiguiente tampoco la aceptaban.
Tomó un lápiz y una hoja de papel y se dispuso a escribir una carta para su familia. Una carta que muchas veces había repasado en su mente y que por fin, después de tanto tiempo podría plasmar en papel.
"Queridos mamá y papá:
En estos momentos sé que se estarán preguntado dónde estoy, pero la respuesta no la tendrán nunca, porque sé que si se los digo van a ir a buscarme, y eso es precisamente lo que quiero evitar. No se preocupen por mí, yo estoy bien, y espero que ustedes lo estén también. No se sientan culpables de mi repentina partida, ustedes son muy importantes para mí y los amo con todo mi corazón, pero necesito empezar una nueva vida, en la cual, yo tomaré mis propias decisiones y seré responsable de mis actos.
Quizás algún día recibirán noticias mías. Tengan por seguro que los echaré de menos.
Los ama con todo su corazón, Sky.”
Cuando terminó de escribir tomó sus maletas y dejó la pequeña carta sobre su cama. Salió de la casa y se limpió unas pocas lágrimas que comenzaban a rodear sus mejillas.
Tomó un taxi y le indicó al chofer que la llevara hacia la Torre Eiffel.
A los pocos minutos, ya se encontraba frente aquél bello monumento, y pudo divisar a lo lejos la silueta de su pareja. Cuando ambos hicieron contacto visual corrieron en busca de los brazos del otro.
—Sky, mi amor –susurró él mientras besaba tiernamente sus labios.
—Harry –dijo ella aferrándose a sus brazos e inhalando el aroma tan característico de él.
De pronto, la chica sintió una urgencia terrible de memorizar cada parte de su rostro, de sus brazos, todo de él. Como si fuera la última vez que lo podría hacer.
—Tranquila, linda –Harry tomó el rostro de Sky entre sus manos, quitó un mechón de cabello que le estorbaba en el contacto de sus miradas y la besó tierna pero apasionadamente en los labios-. Todo saldrá bien, te lo juro.
Duraron varios minutos fundidos en el beso, y se separaron para tomar aire, después de esto se abrazaron aferrándose el uno al otro.
El abrazo fue interrumpido debido a que el teléfono de Sky comenzó a sonar, ésta lo miró para verificar de quien era el número y suspiró con tristeza al ver que eran sus padres.
—¿Debería responder?
—No lo hagas, por favor.
Sky miró una vez más el teléfono, queriendo escuchar una vez más la voz de sus padres, pero sabía que después de eso sería aún más difícil decir adiós.
Las llamadas en el teléfono de la chica continuaron, sin embargo después de un par de horas cesaron por fin.
Ambos seguían debajo de la Torre Eiffel, hablando sobre lo que harían ahora que estaban juntos.
—Ya lo tengo pensado Sky, mañana saldremos en el primer vuelo rumbo a Londres, debemos de dejar Francia cuanto antes, sino lo hacemos podríamos ser encontrados.
—De acuerdo, pero, ¿dónde viviremos? –preguntó la castaña con un tono de melancolía en la voz mientras de sus ojos caían unas cuantas lágrimas. Harry lo notó y las limpió antes de que corrieran más abundantemente.
—Rentaremos un departamento, yo trabajaré, no sé cómo ni dónde, pero lo lograremos. Solamente debemos estar juntos mi amor –dijo atrayendo a Sky junto a él.
—Tienes razón, estaré contigo en todo momento, y te apoyaré en lo que necesites. Saldremos de esto juntos Harry –la chica se soltó de sus brazos y juntó sus labios en un pequeño beso-. Me siento mal por nuestras familias.
—Yo también. Pero ellos no nos entienden, no comprenden lo que sentimos.
—Ellos no saben sobre nosotros.
—No, pero eso no nos impedirá ni a ti ni a mí seguir con nuestra relación.
—Claro que no Harry, mi vida está a tu lado.
—Igual la mía, Sky –el ojiverde soltó un suspiro, besó la frente de su novia y tomó entre sus manos las maletas de ambos-. Ahora sube a mi auto, tenemos muchas horas para conducir –le dedicó una tierna sonrisa a Sky y ella asintió para después subir en el auto de Harry.
—Porque ellos no saben de nosotros –susurró Sky mientras le dedicaba una última mirada a la Torre Eiffel. Harry encendió su auto y comenzaron a viajar sin rumbo durante la noche, pero a pesar de eso Harry no se encontraba triste, ya que estaba junto a Sky, la mujer de su vida, y ahora nada ni nadie podría separarlos. Ambos comenzarían una nueva vida juntos y serían felices, sin prejuicios ni culpas. Serían solamente ellos y su amor, justo como lo habían soñado.

Tu foto :
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar


Ver perfil de usuario http://www.wattpad.com/user/cliffxrdfeer

Volver arriba Ir abajo

Re: Miss Jackson | Audiciones Cerradas| Resultados en pagina 5.

Mensaje por o'callaghan el Dom 19 Ene 2014, 6:18 pm

Nombres: Bernie Harrington & Caleb Aldridge
Representantes: Lily Collins & Garrett Hedlund
¿A que grupo pertenece cada uno?: Mafia Jackson & FBI
Fic/One Shot de tu autoria:
Prólogo de una tal vez futura novela:

El ambiente era horrible. Hacía calor y todas las miradas se posaban en mí. El recorrido cada vez se me hacía más largo. Realmente no podía respirar bien aquí. Aún no me explico como mi madre puede vivir así. Que ella lo hiciera no significaba que yo también debía vivir así. Odiaba lo que hacía: me interrumpía en medio de mi ‘labor’ sólo para decirme que me extrañaba y me necesitaba. Toqué y de inmediato la puerta de su oficina se abrió. Entré y miré a mi madre, ella sonreía, claro, con aquella sonrisa maléfica.

—Toma asiento, hijo —habló mi madre. Hice lo que me pidió, manteniéndome en silencio para que ella continuara—. Dejarás lo que sea que estés haciendo. Te tengo un trabajo —levanté una ceja, incrédulo. ¿Mi madre ofreciéndome un trabajo? ¡Increíble! Comúnmente yo los buscaba por mí mismo.
—Irás a Grazel —continuó—. Es un Reino de Ophemannier. Es demasiado pacífico, ugh. Sembrarás el caos allá. Janina te dará las instrucciones necesarias; y no acepto un no como respuesta.

Continué mirando incrédulo a mi madre. ¿Esto era en serio? A juzgar por la forma seria en que me miraba así lo era. Pero, ¿por qué a mí? Lo podía hacer ella. Ella podía hacer lo que quisiera. Era el diablo.

—Increíble lo que me pides madre… —Empecé, pero de inmediato me interrumpió.

—Es especial. Hay una chica. Si la cambias por completo, tu tarea está por completa. Y sabes que quiero decir con ‘cambiarla’ —y desapareció. Así de impredecible parecía ser la que se supone que es mi madre. Salí de aquella oficina y me dirigí a la de Janina, debía informarme.

Cuando me sentí preparado no tuve tiempo que esperar. Y emprendí mi viaje hacía Grazel, donde el caos llegaría pronto y la palabra paz no se pondría en una oración junto a el nombre de este gran reino.

♦♦♦

luna :'):

más lendo ctm.
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar


Ver perfil de usuario http://satxllites.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Miss Jackson | Audiciones Cerradas| Resultados en pagina 5.

Mensaje por kai. el Dom 19 Ene 2014, 6:55 pm

Esthefania98 escribió:Moony y Bloomy las mato!... *hace berrinche*
¿Cómo pudieron hacer esta ene cé y no decirme? *llanto ininterrumpido*
Está preciosa la idea, me llena de tanta curiosidad, sooo... Participaré. Me encanta.
Dentro de un ratis dejo mi ficha *Inserte guiño aquí*

Besitos sabor a nutella.
Diana 

La idea es mía, Bloom es solo mi ayudanta que me convenció para volverla hacer.
Suena muy raro Moony y Bloomy, están assjakjdaljlhaah. Parece que es el diminutivo de nuestros apodos.
avatar


Ver perfil de usuario http://kyukyung.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Miss Jackson | Audiciones Cerradas| Resultados en pagina 5.

Mensaje por kai. el Dom 19 Ene 2014, 6:58 pm

Esthefania98 escribió:
Ficha <3:
Nombres: Isabella Borthomierth y Zack Arkeley
Representantes: Zayn Malik y Kylie Jenner
¿A que grupo pertenece cada uno?: Él a la mafia Jackson y ella al FBI
Fic/One Shot de tu autoria:
El Internado ||N.C||:



Capitulo 4

 

Nirvana Arckeley

 

Eran cerca de las dos de la madruga y yo me encontraba huyendo de la justicia. Corría a todo dar, lo más rápido que mis tacones me permitían, escapando de un oficial armado, que me perseguía desde hacía unos cuantos minutos ya. Hacía un buen rato que había dejado a Ana y a Glo atrás, nos habíamos separado para que no nos atraparan tan fácilmente, nos encontraríamos en el Lootth. Mientras tanto seguía intentando escapar de esta persecución. Max me esperaría en la esquina de la quinta con la Robstheigh en su Volvo C70, eso claro está, si logro escapar de esto. Pero ustedes se preguntaran, ¿Por qué carrizos me están persiguiendo? Bien pues, la explicación es muy sencilla, y creo que lo cargos en mi contra seria: daño a propiedad nacional, tranquilos ya les explico: hace una media hora u hora y media, estaba acuclillada muy tranquilamente en frente de uno de los muros blancos que delimitaban el perímetro de una de las casa de gobierno, a mí derecha se encontraba Glo con una lata de pintura en mano, haciendo trazos al igual que yo, mientras que Ana se tomaba un pequeño descanso para tomar su cerveza, estábamos haciendo un grafiti en protesta a este gobierno, a la denigración, a la selección de clases, y la aristocracia, ¿lindo no? pero la policía nos encontró antes de poder terminarlo y tuvimos que darnos a la fuga.


Llegué a un callejón sin salida, y solté una maldición, ¿Ahora qué mierda hacía?, estaba contra la espada y la pared: "Mala jugada Nirvana", me regañó mi subconsciente, y solté un pequeño gruñido.

- Manos en alto, quítate la capucha.- ordenó el oficial, miré a mi alrededor, tratando de encontrar una forma de salir de ahí. - No tienes a donde ir, estas atrapada.- dijo con ligera burla, volví a mirar con desesperación todo el callejón, y la cerca que me cerraba la salí... ¡Claro! "Dios, Nirvana, ¿Dónde tienes la cabeza?", me reprendí a mí misma. Mire por el rabillo del ojo y noté que el hombre me apuntaba con su arma, se estaba acercando a mí. Sentí como me tomo por la muñeca, y vaya error que cometió, con un ágil movimiento lo golpee y lo deje tirado en el suelo, corrí hasta la cerca, mientras escuchaba al hombre gritándome que me detuviese. Trepe lo mejor que pude, y brinque al otro lado, mire hacia atrás, y vi al hombre cojeando detrás de mí. Corrí lo más rápido que pude, y empezaba a cuestionarme porque si esta no era la primera vez que estaba en una persecución, insistía en usar siempre tacones.

Llegué a la cuarta con la 16, y me atreví a mirar hacia atrás, no había rastro alguno del oficial que me seguía desde hacía ya unos cuantos metros atrás. Me calmé lo más que pude y corrí, sólo por si acaso, hasta la 5ta, una vez ahí visualice a lo largo de la avenida cuando sentí que un auto frenaba al  lado mío.

- ¡Súbete!- ordenó el chico de cabellos castaños y ojos azules que estaba al volante, sonreí y abrí la puerta del copiloto, ya estaba a salvo.

- ¿Qué hay?- salude y el arrancó a gran velocidad, el chico me miro con diversión.

- ¿Cansada?- preguntó con burla, y yo bufe, él rió.- Hay agua en la mochila.- informó, me giré y tome la mochila del puesto trasero y saqué la botella de agua de ahí, bebí.

- Gracias.- dije y el sonrió.

- ¿Qué hicieron esta vez?- preguntó, yo sonreí.

- Oh, pues... ya sabes, lo normal. Un grafiti, en el muro norte de la casa de gobierno...- comenté encogiéndome de hombros como si eso no fuese nada, el me miro por unos segundos, como si estuviese loca, lo cual era muy probable.

- Están locas.... - rió él, y yo me volví a encoger de hombros. Encendí la radio en la misma estación de siempre, St. Anger de Metallica estaba sonando, le subí el volumen al máximo, y me perdí en ella. No sé en qué momento me quede dormida, pero el punto fue que lo hice, estos últimos días no había podido dormir bien, el recuerdo de Ethan me atormentaba siempre que estaba sola. No quería estar sola, pero tampoco quería admitirlo.

La bulla se hizo presente, era más fuerte de lo normal, eso era obvio, escuché gritos, y exclamaciones, la puerta de la habitación en donde estaba se abrió de golpes.

- ¡Hora de irnos!- escuche gritar a Josh, y entonces sentí como me tomaba en brazos, estaba aun medio atontada, así que me costaba digerir lo que estaba sucediendo. Sé que me metió en su auto y se despidió de Glo con un beso. - Nos vemos en casa.- le escuché decir, y después sentí que el auto arrancó.

Lo siguiente que sucedió pasó muy rápido, estábamos saliendo a la avenida a todo dar, cuando un auto nos envistió, escuché disparos, y oí a Josh soltar una maldición. Reaccioné. "Mierda". Tome el arma que sé que había abajo del asiento de Josh, y salí a patadas del auto, tuve que agacharme, nos estaban disparando.

- ¡Nirvana entra a el auto! - gritó el pelinegro. - ¡Ahora!- exclamó, llegando hasta mí, medio cojo, pues se había herido en el accidente, pero todo pasó muy rápido. Empecé a disparar, consciente de lo que hacía, las sirenas de policía se hicieron presente, y  ellos huyeron, levante a Josh como pude, y empezamos a correr, entonces sé que quedamos atrapados, y Josh me empujo fuera de la vista de ellos, me quito el arma de la mano, y se quedo ahí. Vi cuando lo agarraron, y lo vi cuando me miro gritándome con la mirada que corriera. Así lo hice. Corrí, corrí, y deje que se lo llevaran. Lo sé doy asco.

Llegué al departamento de Glo, sola, me sangraba el brazo ahí donde el vidrio del auto me había cortado, abrí la puerta, y ya estaban todos: Glo, Ana, Max, y Mat. Glo me miro con preocupación.

- ¿Dónde está Josh?- preguntó, me sentía débil, me sentía horrible, no pude soportarlo, sentía mi cuerpo pesar más de lo normal, y mis piernas me fallaron, caí de rodillas y rompí en llanto. Sé que todos se asustaron, era la primera vez que lloraba después de una gran cantidad de años. Era la primera vez que demostraba algún sentimiento, desde que Ethan había muerto.

-¿Qué paso?- preguntó Ana, no respondí, sentí que Glo me tomo por los brazos y me zarandeo.

-¿Qué le pasó a Josh?- no respondí, sus ojos brillaron con preocupación e ira.- ¡NIRVANA!- exclamó en un grito irritado.

- Lo agarraron.- susurre, y ella me miro horrorizada.- La policía.- aclaré, y me soltó.

- ¿Qué sucedió?- pregunto Ana abrazándome. Me guió hasta el sofá, vi a Glo ir hasta el mini bar y servirse un trago.

- Glo, lo siento mucho.- murmuré y la morena me miro con furia.

- Un lo siento no lo sacará de prisión. ¡Estaba bajo libertad condicional, Maldita sea! ¡Tenias que hacerlo!, ¿No?- gruño la chica, mirándome con rencor. No era para menos,  Josh era su novio, su novio desde hacía unos 5 años.

- Gloria.- advirtió el chico rubio de ojos verdes, Mat. Glo lo fulminó con la mirada.

- No me vengas con Gloria... Gloria nada, Todos bien sabemos que Nirvana lo único que ha hecho es traernos problemas a todos.- puntualizó con voz fría, sus palabras se clavaron como dagas en mi pecho.- Antaño fuimos amigos todos pero desde que Ethan murió mandaste a la mierda tu vida, y a nosotros con ello. A Josh no le darán libertad nunca más, pasará su vida en prisión. ¡Nos íbamos a casar!... ¡Esto es tu culpa!... ¡Ahora mi hijo no tendrá padre!- exclamó y todos nos quedamos petrificados, había dicho ¿Hijo?, sí eso creo, "Oh, genial. Eres peor que la mierda, Nirvana". Me reprendió mi mente.

- Glo...- susurré, y ella me enveneno con su mirada. Suspiré. - Lo sacaré de ahí.- aseguré, ¿Cómo?, no tengo ni idea pero lo haré.

- Seguro...- ironizó ella, y me separé de Ana, adopte mi mirada desafiante, de soy mejor que tú, que todos, me erguí y la mire.

- Me tengo que ir.- dije y camine con la cabeza en alto hacia la puerta, y me detuve antes de salir completamente del lugar, me voltee y mire a la morena, era, alguna vez había sido, de mis mejores amigas, ella y Ana, alguna vez fueron especiales para mí, y se lo debía ya les había jodido bastante la vida.

- Sacaré a Josh de prisión, lo prometo Glo. Y espero que algún día puedas perdonarme, amiga.- dije sincera de todo corazón, y ella me miró sorprendida, al igual que los demás, hacía años que no las llamaba así, salí de ahí con un portazo, llegué a la calle y tome un taxi hasta la estación de policía. Llamé a mi padre.

- ¿Que sucede?- preguntó gruñón - ¿Dónde carajos estas?- pregunto molesto.

- En la comisaria.- escuché un bufido de su parte.

- Voy en camino, Maldición.- gruñó. Colgué la llamada, pagué al taxista y baje, entre a la comisaria y exigí ver a Josh, me lo denegaron, entonces exigí ver al jefe de policía. También me lo negaron, armé berrinche y gran  escándalo hice notar mi presencia a lo largo de toda la comisaria hasta que logre llamar la atención del oficial McGwire.

- ¿Qué quieres Arckeley?- me preguntó de mala gana. - Hoy no te hemos arrestado aunque estoy seguro que eres la responsable del nuevo grafiti en la casa de gobierno.

- Si, lo sé, vengo porque han tomado a un chico esta noche su nombre es Josh Loutther.- dije y el hombre me miro con sospecha.

- Fue detenido por porte de arma, en la mañana avisaremos a su oficial de libertad condicional.- le informó.

- Me gustaría hablar con usted sobre eso.- dije seria, y el frunció el ceño.

- ¿Que quieres?- preguntó de nuevo con el ceño fruncido.

- Hablar con usted, en su oficina, sino es mucha molestia.- gruñí, el hombre resopló con cansancio y asintió, llegamos hasta el despacho del hombre y me senté, a los segundos llegó mi padre.

- ¿Qué hizo esta vez y cuanto tengo que dar para que no haya cargos?- gruño y me miró con odio.

- Su hija no está detenida Lord Arckeley.- respondió el hombre, lame bota, gruñí.

- Para qué coño me llamaste a esta hora, y me hiciste venir hasta acá.- gruño molesto y se dejo caer en la silla de al lado.

- Bien hombres. Esto esta así, a Josh lo quiero libre, papá pagara la comisión necesaria, no quiero cargos no quiero que le avisen de nada a nadie. - puntualice con tono serio y frio, ambos me miraron ceñudo.

- Nirvana esto es diferente...- empezó el oficial, yo lo callé con la mirada.

- Josh estaba conmigo, la que disparó fui yo, no él. Sólo se entregó para protegerme.- resople.- Estoy dispuesta a ir a ese odioso internado, sin poner resistencia,  a cambio de que mañana a primera hora Josh este libre.- finalice, y me mostré rendida, ambos hombres se sorprendieron. Hacía meses que me estaban presionando e incluso extorsionando para que fuese al odioso internado, me había negado rotundamente.- De lo contrario, le haré la vida imposible, a los dos.- agregué y ambos hombres se miraron. Vi a McGwire sacar un papel de una gaveta de su escritorio.

- Firma esto.- dijo y me tendió el papel y un bolígrafo- Es tu inscripción al internado, hazlo y en este mismo instante suelto al chico. Tu padre me depositará después.- dijo y mire a mi padre, este asintió, suspiré. Glo hago esto por ti, por Josh, y por su niño.

- Está bien.- acepte y firme el papel.

Con papá salí de aquella oficina y pedí que me dejaran ver al pelinegro. Me guiaron hasta la celda de él y al estar ahí lo noté confundido por lo que le decía el oficial. Entonces me miro y su confusión se disipó. Me acerqué a él, y lo abracé.


-¿Qué hiciste?- preguntó separándose de mi ligeramente. Los ojos se me cristalizaron.

- Lo Siento.- susurré y él me miro sorprendido.- Me iré al internado, mañana.- le dije y me separé.

- Pero... - empezó lo interrumpí.

- Fue la condición para que te soltaran.- dije y me voltee a verlo.- Espero que Glo y tu estén muy bien. - dije y él me abrazó fuertemente, sabía lo importante que era esto. Y con esto le decía lo que no me atrevía a decir en persona por miedo de que les hicieran daño.

- Gracias, Nirv. Suerte.- dijo cuando se separó y un oficial le guió hasta la salida. Pasaría la noche en prisión. Querían asegurarse que no escaparía... Qué tontería.

******************

 

 

 

Expediente

 

Fecha: Septiembre 20 de 2013

#4

Nombre: Arckeley Degeneres, Nirvana Stephania.

Edad: 18 años



Chica Rebelde, busca pleito, ha sido arrestada numerosas veces, hija de un Lord, con problemas familiares y personales, es una chica fría, cruel y despreocupada.

Numerosos tatuajes y piercings. Algunas flagelaciones a sí misma.

*****************

La mañana siguiente llegó rápido, un oficial de policía me guió a una patrulla, vería a mis padres en la estación de autobuses, llevarían mis cosas ya empacadas allá. Subí al vehículo e iba esposada sólo por "precaución", que estupidez.

Llegamos a la estación de autobuses, a una plataforma apartada donde había un solo bus, varias personas estaban ahí se voltearon al escuchar las sirenas de la patrulla, el oficial se bajó y me abrió la puerta, baje, y me guió hasta donde estaban mis padre.

- Te hará bien alejarte de todo Nirvi.- dijo mi "madre", solté un bufido.- Tus cosas ya están en el bus- dijo y me brazo, no tuve oportunidad de separarme pues el imbécil policía me tenia sujeta.

- No hagas desastre.- fue lo único que dijo mi padre y yo me encogí de hombros.

- No prometo nada.- murmuré y el oficial me guió hasta la puerta del bus, subió conmigo y guió hasta un puesto, todo el mundo me miraba, me senté, y estiré mis brazos para que de una vez por todas me quitara las esposas. Así lo hizo, se bajo y el bus arrancó.
 

Los kilómetros se me hicieron eternos pero finalmente llegamos al internado, un gran edificio de apariencia fantasmagórica. ¡Bienvenidos a la cárcel!...


Moon :

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Ficha aceptada


Diana me gusto mucho tu ficha ya audicionas.
avatar


Ver perfil de usuario http://kyukyung.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Miss Jackson | Audiciones Cerradas| Resultados en pagina 5.

Mensaje por kai. el Dom 19 Ene 2014, 7:03 pm

NandhitaDeHoran escribió:
Ficha <3:
Nombres: Andrew Black & Jessamine Miller.
Representantes: Colton Haynes & Shailene Woodley.
¿A que grupo pertenece cada uno?: Andrew será un mafioso y la Jess policia.
Fic/One Shot de tu autoria:
Capítulo de tu autoría:
Insensitive:



Capítulo 003


Estaba estacionada en una orilla de la avenida, con las ventanas cerradas y el rostro pálido. No podía pensar en otra cosa que no fueran los chicos con armas. Pero cuando menos lo esperé, una figura ya estaba junto al auto, mirándome fijamente. Intenté encontrar alguna respuesta en la expresión de su rostro, pero su cara era indescifrable. De pronto, me habló.

-Baja del auto -me dijo lentamente mientras sentía como mi cuerpo se paralizaba completamente-. Baja ahora mismo o romperé el vidrio y te bajaré yo mismo –amenazó.

Estaba completamente inmóvil, asustada. Quería hacer lo que él me pedía, quería salir de auto, pero mi cuerpo no estaba respondiendo. Lo único que pude hacer fue negar con la cabeza. Me di cuenta que al ver mi respuesta su mirada se encendía como si estuviese furioso, y al parecer, así era. Estaba más que furioso.

-Tienes una última oportunidad, ¿de acuerdo? -me miró fijamente y suspiró-. Baja del auto o te bajaré yo mismo. Supongo que no querrás ver el vidrio de tu lindo auto roto, ¿cierto?

Pero yo seguía inmóvil. ¡Muévete Kiara! Me gritaba a mí misma. ¡Sal ahora del auto! Pero seguía sin realizar movimiento.

Advertí que los chicos que había visto anteriormente -los de cabellos extraños, ropas raras y armas- se acercaban peligrosamente, eran alrededor de seis y no se veían nada contentos. Me sentí aún peor. También me di cuenta que Niall los miraba serio, y después su vista se volvió una vez más a mí. Su rostro estaba más blanco de lo que lo había visto hace unos minutos.

-Chica, ¿no entiendes que debes de bajar ya? -me gritó.

Sin esperar más tiempo, Niall se quitó la camiseta y pude apreciar cada detalle de su anatomía superior. Tenía un abdomen lindo, al parecer había dedicado un buen tiempo al gimnasio, su piel era blanca y aparentemente suave y... Antes de que pudiera seguir fantaseando con su cuerpo entendí porque se quitó la camiseta. Enredó la prenda en su puño y lo siguiente que vi fue el vidrio de mi puerta en mil pedacitos.

Niall abrió la puerta y me jaló fuera del auto. Miré en dirección hacia donde había visto a los chicos y entonces me preocupé más. Venían todos corriendo en nuestra dirección y no se veían precisamente felices. Niall tiró de mí y empezamos a correr en dirección opuesta a ellos. Al pasar corriendo pude ver algunos de los edificios que había sobre esa calle. Bares, Prostíbulos, Moteles y más sitios abandonados, entonces entendí que me había ido a meter a un barrio de mala muerte. En ese instante, mi cuerpo comenzó a moverse.

Corrimos a través de algunas calles mientras los tipos de continuaban siguiéndonos. Agradecí haberme puesto mis converses en lugar de un par de tacones de aguja, ya que hubieran sido solamente un estorbo. Escuché que quienes nos seguían nos gritaban cientos de cosas para que nos detuviéramos pero no hicimos caso.

Encontramos un almacén abierto y entonces entramos en él. Niall cerró la puerta detrás de nosotros. Se quitó la camiseta del puño y la colocó nuevamente en su cuerpo. Ambos nos miramos fijamente por unos minutos y pude ver que en su rostro había cierta molestia.

-Ahora sí, ¿me puedes explicar que estás haciendo aquí? -me preguntó serio.
-Niall yo... –puso su mano frente a mi rostro y me interrumpió.
-¿Cómo es que sabes mi nombre? No recuerdo habértelo dicho.
-Porque no me lo dijiste -susurré mientras dirigía la mirada alrededor del lugar. Efectivamente era un almacén-. Yo misma lo... Descubrí.
-De acuerdo, mira niña... –esta vez fui yo quien interrumpió.
-No soy una niña, y mi nombre es Kiara. Ya te lo había dicho hoy en la escuela -dije algo alterada. ¿En realidad no recordaba mi nombre?
-Kiara -soltó de mala gana con algo de exasperación en su voz-, solamente te lo preguntaré una vez, y quiero que me digas la verdad -suspiró-, ¿qué estás haciendo aquí? ¿Me estabas siguiendo?

Me detuve antes de responder. ¿Tenía algún sentido no decirle la verdad?, ¿le diría que llegué ahí porque lo estaba siguiendo?, ¿le contaría que me sentía frustrada de que él no me hablara? Eso sonaba completamente estúpido y chiflado. Suspiré y entonces hablé, aunque me sorprendí de mi respuesta.

-¿Por qué viniste aquí? -Niall me miró directo a los ojos y después se apartó, caminó hacia una de las esquinas del almacén y exhaló lentamente.
-Vivo cerca –respondió con un encogimiento de hombros.
-¿Cerca? -pregunté horrorizada-. Niall, este lugar es muy feo, está lleno de gente mala y... -me detuve. Alcé la mirada y me vi que él estaba nuevamente frente a mí, examinando mi rostro lentamente con esa única mirada azul suya. De pronto, una esquina de su labio se curvó en una linda sonrisa.
-Discúlpeme princesa, pero como usted dice, éste es un barrio horrible, y sí, está lleno de gente mala, entonces... ¿Quién le asegura que yo no soy de esa gente mala? -me dijo con un tono tan firme que provocó que hasta las puntas del cabello se me levantaran.
-Porque lo veo en tu mirada, eres diferente a los demás, pero no eres malo -respondí más segura de lo que esperaba-, y no soy una princesa.

Esperaba que Niall me gritara o se molestara más de lo que ya estaba, pero para mi sorpresa, lo único que hizo fue soltar una pequeña y sexy risa.

-Aún no respondes la primer pregunta que te hice, ¿por qué me seguías? –repitió.
-Dijiste que solo me lo preguntarías una vez -dije desafiándolo.
-No me retes niña, no te gustará saber que encontrarás con eso, aunque según tú no lo parezca puedo llegar a ser muy peligroso y estoy seguro de que tú no quieres descubrir mi lado malo -dijo mientras sonreía siniestramente, pero aun así, se veía condenadamente sexy.
-¿Y qué te hace pensar que no quiero descubrirlo? -pregunté acercándome a él. ¿Qué rayos estaba haciendo? Me di cuenta en ese instante de que soy una maldita masoquista.
-Eres muy, muy testaruda -susurró en mi oído-. ¿Qué es lo que buscabas siguiéndome? -insistió y se apartó de mí.
-¿Por qué te alejaste de mí a la hora del almuerzo? -dije con cierta molestia en mi voz y evadiendo una vez más su pregunta-. Y no me digas que porque no te gusta hablar a la hora de la comida, eso no te lo cree ni tu gato.
-No tengo gatos.
-Niall, dime la verdad, ¿tan mal te caigo? -pregunté desesperada.
-¿Siempre eres así de directa? -sonrió divertido.
-¡Deja de darle la vuelta a mis preguntas y responde! –grité.

Su rostro se tensó. Por un momento creí que fue a causa de mi grito, pero después me di cuenta de que no era así. A fuera del almacén se escuchaban pasos y voces nada amigables. Miré a Niall, quien ya estaba acercándose para tomarme del brazo.

-Vámonos –espetó.
-¿A dónde?
-¿Podrías dejar de hacer preguntas por un instante?
-No, ¿a dónde vamos? -repetí mientras corríamos hacia el otro lado del almacén en donde había otra puerta.
-A mi departamento -me dijo y abrió la puerta arrastrándonos hacia otra habitación la cual estaba llena de motocicletas. Tomó un casco y me lo entregó, después me hizo una seña para que me subiera.
-No subiré a una motocicleta -dijo decidida.
-Entonces quédate aquí para que te maten -dijo haciendo una seña hacia la puerta donde habíamos entrado. La puerta se estaba abriendo.

Suspiré y me subí a la motocicleta. Niall la encendió y comenzó a moverse, llegamos a otra puerta y por suerte estaba abierta. Salimos a la calle y me topé con que aumentaba la velocidad, así que me vi obligada a aferrarme a Niall para impedirme caer de la moto.

-Entonces, ¿a tu departamento? -grité a través del viento.
-Sí, a mi departamento, niña.
Half a Heart:

Capítulo 1


—¡Mamá! –gritó la chica mientras bajaba corriendo las escaleras de su casa.
—¿Sí? –gritó su madre de vuelta desde la cocina.
—Voy a casa de Zayn, vuelvo más tarde –dijo mientras abría la puerta principal de la casa.
—De acuerdo, solo no llegues tarde.
—¡No lo haré! –dijo y salió de su casa.
El día estaba nublado, pero aun así se podía sentir un aire caluroso.
Alice sonrió y cruzó corriendo la calle, para después entrar al jardín de sus vecinos, sin embargo en cuanto pisó el césped, se resbaló y cayó al suelo ya que estaba recién regado el jardín.
La puerta de entrada se abrió y una sonora carcajada resonó, provocando que Alice mirara en dirección del sonido.
Zayn estaba parado en la puerta mirándola mientras intentaba contener su risa. Después de unos segundos salió y le tendió la mano a la chica. Alice la tomó agradecida.
—¿Acaso tembló en la ciudad, Al? Te llevaste un muy buen golpe –dijo él sonriente mientras ella se ponía de pie. Comenzó a limpiarse la ropa con las manos pero había una gran mancha de lodo en su trasero.
—Muy gracioso Zayn, deberías de pensar en ser comediante.
—Me han dicho eso antes, pero realmente lo que me gusta es la música –la chica le dedicó una mirada asesina y él volvió a reír-. Tranquila, era solo un chiste. Vamos, entremos a la casa.
Ambos caminaron hacia la casa y se dirigieron a la habitación del chico.
Muchas personas ven mal el hecho de que dos adolescentes –hombre y mujer- se encierren en un cuarto solos, pero ellos no le tomaban importancia. Habían sido amigos desde que ambos estaban en el Jardín de niños y su relación nunca había dado para más.
Malik cerró la puerta y ambos se tumbaron en la cama mirando hacia el techo.
Estuvieron en silencio durante un par de minutos, pero no era un silencio incómodo, el silencio para ellos siempre era agradable, sin embargo fue Alice quien se decidió a romperlo.
—¿Listo para el primer día mañana?
Él la miró y sonrió.
Mañana comenzarían el primer día en la Universidad. Ambos irían a la Facultad de Música, aunque con diferentes enfoques.
Ella quería ser directora de una gran orquesta, en cambio él sería maestro de coros en las escuelas para niños especiales.
Desde que eran pequeños habían acordado estudiar ahí. Ambos cumplieron el acuerdo.
—Listo y emocionado –dijo él-. ¿Qué tal tú?
—Nerviosa.
—¿Por qué? –preguntó Zayn y ella se encogió de hombros.
—Nueva escuela, nuevos maestros, nuevas materias… No sé cómo serán las cosas ahora.
—Tranquila, sé que te irá bien. Siempre es así.
Ella se levantó y miró a su amigo. Zayn siempre sabía qué decir para hacerla sentir mejor, él era su punto de apoyo y su fortaleza. Sin él, ella estaría completamente perdida.
—Igual que a ti –dijo Alice y una vez más hubo silencio.
Por su cabeza pasaron cientos de cosas. En cada escena importante de su vida, Zayn había estado con ella y sabía que el paso a la Universidad no sería la excepción.
—No iré a Julliard –comentó de pronto Zayn.
—¿Qué?
—Solamente eso. No iré a Julliard.
—¿Por qué? –preguntó ella sorprendida-. Eres genial Zayn, quizás más tarde te llamarán, yo sé que lo harán, no te desanimes.
—Tú no quieres ir ahí, y no me iré sin ti.
—Oye –dijo ella mientras lo miraba fijamente-, yo no puedo ir porque mis doctores jamás me dejarán salir del país para ir a Julliard, pero no quiero que eso te frene a ti.
La idea de dejarlo partir le dolía, pero sí a Zayn se le presentaba esa oportunidad, Alice jamás se perdonaría si por su culpa él no iba.
Cuando ella tenía 12 años y su desarrollo estaba comenzando cayó en una fuerte anemia. Nadie sabía por qué, pero ella la tenía.
Después de un tiempo, los doctores descubrieron que era a raíz de su menstruación y que necesitaba estar ante constantes cuidados. A pesar de que su alimentación cambió, la anemia nunca abandonó por completo su cuerpo y ella tuvo que aprender a sobrellevarlo. Sin embargo, no podían quitar la alerta ya que si se descuidaba, la anemia podría provocar leucemia, y el cáncer sería su perdición.
—Tranquila –dijo Zayn en un intento de calmarla-. Además, ni siquiera me han llamada. Tal vez no lo hagan.
—Nunca pierdas la esperanza –le susurró la chica.
Zayn la miró fijamente por unos segundos. Ambos se fundieron en un gran abrazo y él le susurró al oído: —Jamás la he perdido.
They Don't Know About Us:
They Don't Know About US

Harry estaba bajando las escaleras con sus maletas entre las manos, cuando de pronto la voz autoritaria de su padre lo detuvo.
—¿A dónde crees que vas? –preguntó su papá interponiéndose entre él y la puerta. El ojiverde se detuvo y contuvo el aliento. Su padre lo descubrió justo cuando huía.
—Me voy, padre –respondió en voz baja pero firmemente. Harry había estado muchos años bajo la sombra de aquél hombre, pero había llegado el fin. Él estaba dispuesto a ser libre esta vez.
—¿Y a dónde? Si se puede saber –le espetó el hombre desafiante. Era más que lógico que esperaba una respuesta congruente de parte de su hijo pero éste evadió el punto central de la pregunta.
—Me voy, y no pienso volver jamás –su papá le interrumpió.
—Sabes perfectamente a qué me refiero, Harry. ¿Con quién te vas?
—Me voy con Sky –dicho esto, el rostro de su padre palideció, pero no cambió su expresión de dureza, estaba muy molesto y jamás permitiría que Harry se fuera de la casa, y más aun sabiendo que se iría para estar con su novia Sky.
—Déjate de juegos hijo –dijo mientras se dejaba caer en un pequeño sofá-. Sabes muy bien que nunca te permitiré marcharte y mucho menos si es para irte con esa… –la voz de Harry resonó en toda la casa cuando interrumpió a su padre.
—¡No te atrevas a insultarla! –Le gritó mientras se acercaba a él para quedar frente a frente-. Sabes muy bien que nada de lo que hagas impedirá que esté con ella, porque la amo con todo mi corazón, la amo como jamás he amado a nadie, y nada podrá cambiar eso, ni siquiera tú –Harry dio dos pasos hacia atrás y tomó sus maletas una vez más, después comenzó a caminar hacia la puerta.
—Sabes bien que nunca me ha gustado tu relación con esa chica –su padre tomó  una copa de vino y la bebió completa mientras miraba con tristeza a su único hijo.
—Por eso me voy. Ni tú ni mi madre entienden lo que siento y mucho menos lo aceptan.
—Haz lo que quieras Harry, pero te advierto una cosa, si te atreves a salir por esa puerta, escúchame bien, te olvidas de esta casa, y no podrás volver nunca más. Mucho menos tendrás el derecho de llamarme padre –amenazó el hombro aún con una chispa de esperanza en los ojos. Él aún esperaba que su hijo cambiara de opinión.
Sin embargo su hijo no le respondió. Harry simplemente caminó hacia la puerta, la abrió  y le dedicó una última frase a su padre. Una frase que el hombre nunca podría olvidar.
—Te amo, pero eso no es suficiente. Necesito vivir y mi vida está al lado de Sky y si la única forma de hacerlo es sin ti, estoy dispuesto a pagar el precio. Hasta nunca -dicho esto abrió su coche y manejó rumbo al lugar acordado con su amada.
(…)
Sky miraba por la ventana hacia la noche. Sus padres se encontraban dormidos, así que debía de darse prisa para salir de la casa sin llamar la atención. Le dolía mucho la idea de tener que dejar a su familia, pero nadie entendía su relación con Harry y por consiguiente tampoco la aceptaban.
Tomó un lápiz y una hoja de papel y se dispuso a escribir una carta para su familia. Una carta que muchas veces había repasado en su mente y que por fin, después de tanto tiempo podría plasmar en papel.
"Queridos mamá y papá:
En estos momentos sé que se estarán preguntado dónde estoy, pero la respuesta no la tendrán nunca, porque sé que si se los digo van a ir a buscarme, y eso es precisamente lo que quiero evitar. No se preocupen por mí, yo estoy bien, y espero que ustedes lo estén también. No se sientan culpables de mi repentina partida, ustedes son muy importantes para mí y los amo con todo mi corazón, pero necesito empezar una nueva vida, en la cual, yo tomaré mis propias decisiones y seré responsable de mis actos.
Quizás algún día recibirán noticias mías. Tengan por seguro que los echaré de menos.
Los ama con todo su corazón, Sky.”
Cuando terminó de escribir tomó sus maletas y dejó la pequeña carta sobre su cama. Salió de la casa y se limpió unas pocas lágrimas que comenzaban a rodear sus mejillas.
Tomó un taxi y le indicó al chofer que la llevara hacia la Torre Eiffel.
A los pocos minutos, ya se encontraba frente aquél bello monumento, y pudo divisar a lo lejos la silueta de su pareja. Cuando ambos hicieron contacto visual corrieron en busca de los brazos del otro.
—Sky, mi amor –susurró él mientras besaba tiernamente sus labios.
—Harry –dijo ella aferrándose a sus brazos e inhalando el aroma tan característico de él.
De pronto, la chica sintió una urgencia terrible de memorizar cada parte de su rostro, de sus brazos, todo de él. Como si fuera la última vez que lo podría hacer.
—Tranquila, linda –Harry tomó el rostro de Sky entre sus manos, quitó un mechón de cabello que le estorbaba en el contacto de sus miradas y la besó tierna pero apasionadamente en los labios-. Todo saldrá bien, te lo juro.
Duraron varios minutos fundidos en el beso, y se separaron para tomar aire, después de esto se abrazaron aferrándose el uno al otro.
El abrazo fue interrumpido debido a que el teléfono de Sky comenzó a sonar, ésta lo miró para verificar de quien era el número y suspiró con tristeza al ver que eran sus padres.
—¿Debería responder?
—No lo hagas, por favor.
Sky miró una vez más el teléfono, queriendo escuchar una vez más la voz de sus padres, pero sabía que después de eso sería aún más difícil decir adiós.
Las llamadas en el teléfono de la chica continuaron, sin embargo después de un par de horas cesaron por fin.
Ambos seguían debajo de la Torre Eiffel, hablando sobre lo que harían ahora que estaban juntos.
—Ya lo tengo pensado Sky, mañana saldremos en el primer vuelo rumbo a Londres, debemos de dejar Francia cuanto antes, sino lo hacemos podríamos ser encontrados.
—De acuerdo, pero, ¿dónde viviremos? –preguntó la castaña con un tono de melancolía en la voz mientras de sus ojos caían unas cuantas lágrimas. Harry lo notó y las limpió antes de que corrieran más abundantemente.
—Rentaremos un departamento, yo trabajaré, no sé cómo ni dónde, pero lo lograremos. Solamente debemos estar juntos mi amor –dijo atrayendo a Sky junto a él.
—Tienes razón, estaré contigo en todo momento, y te apoyaré en lo que necesites. Saldremos de esto juntos Harry –la chica se soltó de sus brazos y juntó sus labios en un pequeño beso-. Me siento mal por nuestras familias.
—Yo también. Pero ellos no nos entienden, no comprenden lo que sentimos.
—Ellos no saben sobre nosotros.
—No, pero eso no nos impedirá ni a ti ni a mí seguir con nuestra relación.
—Claro que no Harry, mi vida está a tu lado.
—Igual la mía, Sky –el ojiverde soltó un suspiro, besó la frente de su novia y tomó entre sus manos las maletas de ambos-. Ahora sube a mi auto, tenemos muchas horas para conducir –le dedicó una tierna sonrisa a Sky y ella asintió para después subir en el auto de Harry.
—Porque ellos no saben de nosotros –susurró Sky mientras le dedicaba una última mirada a la Torre Eiffel. Harry encendió su auto y comenzaron a viajar sin rumbo durante la noche, pero a pesar de eso Harry no se encontraba triste, ya que estaba junto a Sky, la mujer de su vida, y ahora nada ni nadie podría separarlos. Ambos comenzarían una nueva vida juntos y serían felices, sin prejuicios ni culpas. Serían solamente ellos y su amor, justo como lo habían soñado.

Tu foto :ternura:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Ficha aceptada


Fer :gad:estas aquí. Debiste poner los capitulos de Insanity House, no esos :enojao:pero aun así me encanto tu ficha.
avatar


Ver perfil de usuario http://kyukyung.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Miss Jackson | Audiciones Cerradas| Resultados en pagina 5.

Mensaje por Bloom. el Dom 19 Ene 2014, 7:05 pm

Me acabo de acordar de algo   La Pau una vez me confundio con Moon    
Moony y Bloomy... Moon y Bloom. La wea confusa  las cosas de la vida  :meh:
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Miss Jackson | Audiciones Cerradas| Resultados en pagina 5.

Mensaje por Fery. el Dom 19 Ene 2014, 7:06 pm

# Moony Cooper escribió:
NandhitaDeHoran escribió:
Ficha <3:
Nombres: Andrew Black & Jessamine Miller.
Representantes: Colton Haynes & Shailene Woodley.
¿A que grupo pertenece cada uno?: Andrew será un mafioso y la Jess policia.
Fic/One Shot de tu autoria:
Capítulo de tu autoría:
Insensitive:



Capítulo 003


Estaba estacionada en una orilla de la avenida, con las ventanas cerradas y el rostro pálido. No podía pensar en otra cosa que no fueran los chicos con armas. Pero cuando menos lo esperé, una figura ya estaba junto al auto, mirándome fijamente. Intenté encontrar alguna respuesta en la expresión de su rostro, pero su cara era indescifrable. De pronto, me habló.

-Baja del auto -me dijo lentamente mientras sentía como mi cuerpo se paralizaba completamente-. Baja ahora mismo o romperé el vidrio y te bajaré yo mismo –amenazó.

Estaba completamente inmóvil, asustada. Quería hacer lo que él me pedía, quería salir de auto, pero mi cuerpo no estaba respondiendo. Lo único que pude hacer fue negar con la cabeza. Me di cuenta que al ver mi respuesta su mirada se encendía como si estuviese furioso, y al parecer, así era. Estaba más que furioso.

-Tienes una última oportunidad, ¿de acuerdo? -me miró fijamente y suspiró-. Baja del auto o te bajaré yo mismo. Supongo que no querrás ver el vidrio de tu lindo auto roto, ¿cierto?

Pero yo seguía inmóvil. ¡Muévete Kiara! Me gritaba a mí misma. ¡Sal ahora del auto! Pero seguía sin realizar movimiento.

Advertí que los chicos que había visto anteriormente -los de cabellos extraños, ropas raras y armas- se acercaban peligrosamente, eran alrededor de seis y no se veían nada contentos. Me sentí aún peor. También me di cuenta que Niall los miraba serio, y después su vista se volvió una vez más a mí. Su rostro estaba más blanco de lo que lo había visto hace unos minutos.

-Chica, ¿no entiendes que debes de bajar ya? -me gritó.

Sin esperar más tiempo, Niall se quitó la camiseta y pude apreciar cada detalle de su anatomía superior. Tenía un abdomen lindo, al parecer había dedicado un buen tiempo al gimnasio, su piel era blanca y aparentemente suave y... Antes de que pudiera seguir fantaseando con su cuerpo entendí porque se quitó la camiseta. Enredó la prenda en su puño y lo siguiente que vi fue el vidrio de mi puerta en mil pedacitos.

Niall abrió la puerta y me jaló fuera del auto. Miré en dirección hacia donde había visto a los chicos y entonces me preocupé más. Venían todos corriendo en nuestra dirección y no se veían precisamente felices. Niall tiró de mí y empezamos a correr en dirección opuesta a ellos. Al pasar corriendo pude ver algunos de los edificios que había sobre esa calle. Bares, Prostíbulos, Moteles y más sitios abandonados, entonces entendí que me había ido a meter a un barrio de mala muerte. En ese instante, mi cuerpo comenzó a moverse.

Corrimos a través de algunas calles mientras los tipos de continuaban siguiéndonos. Agradecí haberme puesto mis converses en lugar de un par de tacones de aguja, ya que hubieran sido solamente un estorbo. Escuché que quienes nos seguían nos gritaban cientos de cosas para que nos detuviéramos pero no hicimos caso.

Encontramos un almacén abierto y entonces entramos en él. Niall cerró la puerta detrás de nosotros. Se quitó la camiseta del puño y la colocó nuevamente en su cuerpo. Ambos nos miramos fijamente por unos minutos y pude ver que en su rostro había cierta molestia.

-Ahora sí, ¿me puedes explicar que estás haciendo aquí? -me preguntó serio.
-Niall yo... –puso su mano frente a mi rostro y me interrumpió.
-¿Cómo es que sabes mi nombre? No recuerdo habértelo dicho.
-Porque no me lo dijiste -susurré mientras dirigía la mirada alrededor del lugar. Efectivamente era un almacén-. Yo misma lo... Descubrí.
-De acuerdo, mira niña... –esta vez fui yo quien interrumpió.
-No soy una niña, y mi nombre es Kiara. Ya te lo había dicho hoy en la escuela -dije algo alterada. ¿En realidad no recordaba mi nombre?
-Kiara -soltó de mala gana con algo de exasperación en su voz-, solamente te lo preguntaré una vez, y quiero que me digas la verdad -suspiró-, ¿qué estás haciendo aquí? ¿Me estabas siguiendo?

Me detuve antes de responder. ¿Tenía algún sentido no decirle la verdad?, ¿le diría que llegué ahí porque lo estaba siguiendo?, ¿le contaría que me sentía frustrada de que él no me hablara? Eso sonaba completamente estúpido y chiflado. Suspiré y entonces hablé, aunque me sorprendí de mi respuesta.

-¿Por qué viniste aquí? -Niall me miró directo a los ojos y después se apartó, caminó hacia una de las esquinas del almacén y exhaló lentamente.
-Vivo cerca –respondió con un encogimiento de hombros.
-¿Cerca? -pregunté horrorizada-. Niall, este lugar es muy feo, está lleno de gente mala y... -me detuve. Alcé la mirada y me vi que él estaba nuevamente frente a mí, examinando mi rostro lentamente con esa única mirada azul suya. De pronto, una esquina de su labio se curvó en una linda sonrisa.
-Discúlpeme princesa, pero como usted dice, éste es un barrio horrible, y sí, está lleno de gente mala, entonces... ¿Quién le asegura que yo no soy de esa gente mala? -me dijo con un tono tan firme que provocó que hasta las puntas del cabello se me levantaran.
-Porque lo veo en tu mirada, eres diferente a los demás, pero no eres malo -respondí más segura de lo que esperaba-, y no soy una princesa.

Esperaba que Niall me gritara o se molestara más de lo que ya estaba, pero para mi sorpresa, lo único que hizo fue soltar una pequeña y sexy risa.

-Aún no respondes la primer pregunta que te hice, ¿por qué me seguías? –repitió.
-Dijiste que solo me lo preguntarías una vez -dije desafiándolo.
-No me retes niña, no te gustará saber que encontrarás con eso, aunque según tú no lo parezca puedo llegar a ser muy peligroso y estoy seguro de que tú no quieres descubrir mi lado malo -dijo mientras sonreía siniestramente, pero aun así, se veía condenadamente sexy.
-¿Y qué te hace pensar que no quiero descubrirlo? -pregunté acercándome a él. ¿Qué rayos estaba haciendo? Me di cuenta en ese instante de que soy una maldita masoquista.
-Eres muy, muy testaruda -susurró en mi oído-. ¿Qué es lo que buscabas siguiéndome? -insistió y se apartó de mí.
-¿Por qué te alejaste de mí a la hora del almuerzo? -dije con cierta molestia en mi voz y evadiendo una vez más su pregunta-. Y no me digas que porque no te gusta hablar a la hora de la comida, eso no te lo cree ni tu gato.
-No tengo gatos.
-Niall, dime la verdad, ¿tan mal te caigo? -pregunté desesperada.
-¿Siempre eres así de directa? -sonrió divertido.
-¡Deja de darle la vuelta a mis preguntas y responde! –grité.

Su rostro se tensó. Por un momento creí que fue a causa de mi grito, pero después me di cuenta de que no era así. A fuera del almacén se escuchaban pasos y voces nada amigables. Miré a Niall, quien ya estaba acercándose para tomarme del brazo.

-Vámonos –espetó.
-¿A dónde?
-¿Podrías dejar de hacer preguntas por un instante?
-No, ¿a dónde vamos? -repetí mientras corríamos hacia el otro lado del almacén en donde había otra puerta.
-A mi departamento -me dijo y abrió la puerta arrastrándonos hacia otra habitación la cual estaba llena de motocicletas. Tomó un casco y me lo entregó, después me hizo una seña para que me subiera.
-No subiré a una motocicleta -dijo decidida.
-Entonces quédate aquí para que te maten -dijo haciendo una seña hacia la puerta donde habíamos entrado. La puerta se estaba abriendo.

Suspiré y me subí a la motocicleta. Niall la encendió y comenzó a moverse, llegamos a otra puerta y por suerte estaba abierta. Salimos a la calle y me topé con que aumentaba la velocidad, así que me vi obligada a aferrarme a Niall para impedirme caer de la moto.

-Entonces, ¿a tu departamento? -grité a través del viento.
-Sí, a mi departamento, niña.
Half a Heart:

Capítulo 1


—¡Mamá! –gritó la chica mientras bajaba corriendo las escaleras de su casa.
—¿Sí? –gritó su madre de vuelta desde la cocina.
—Voy a casa de Zayn, vuelvo más tarde –dijo mientras abría la puerta principal de la casa.
—De acuerdo, solo no llegues tarde.
—¡No lo haré! –dijo y salió de su casa.
El día estaba nublado, pero aun así se podía sentir un aire caluroso.
Alice sonrió y cruzó corriendo la calle, para después entrar al jardín de sus vecinos, sin embargo en cuanto pisó el césped, se resbaló y cayó al suelo ya que estaba recién regado el jardín.
La puerta de entrada se abrió y una sonora carcajada resonó, provocando que Alice mirara en dirección del sonido.
Zayn estaba parado en la puerta mirándola mientras intentaba contener su risa. Después de unos segundos salió y le tendió la mano a la chica. Alice la tomó agradecida.
—¿Acaso tembló en la ciudad, Al? Te llevaste un muy buen golpe –dijo él sonriente mientras ella se ponía de pie. Comenzó a limpiarse la ropa con las manos pero había una gran mancha de lodo en su trasero.
—Muy gracioso Zayn, deberías de pensar en ser comediante.
—Me han dicho eso antes, pero realmente lo que me gusta es la música –la chica le dedicó una mirada asesina y él volvió a reír-. Tranquila, era solo un chiste. Vamos, entremos a la casa.
Ambos caminaron hacia la casa y se dirigieron a la habitación del chico.
Muchas personas ven mal el hecho de que dos adolescentes –hombre y mujer- se encierren en un cuarto solos, pero ellos no le tomaban importancia. Habían sido amigos desde que ambos estaban en el Jardín de niños y su relación nunca había dado para más.
Malik cerró la puerta y ambos se tumbaron en la cama mirando hacia el techo.
Estuvieron en silencio durante un par de minutos, pero no era un silencio incómodo, el silencio para ellos siempre era agradable, sin embargo fue Alice quien se decidió a romperlo.
—¿Listo para el primer día mañana?
Él la miró y sonrió.
Mañana comenzarían el primer día en la Universidad. Ambos irían a la Facultad de Música, aunque con diferentes enfoques.
Ella quería ser directora de una gran orquesta, en cambio él sería maestro de coros en las escuelas para niños especiales.
Desde que eran pequeños habían acordado estudiar ahí. Ambos cumplieron el acuerdo.
—Listo y emocionado –dijo él-. ¿Qué tal tú?
—Nerviosa.
—¿Por qué? –preguntó Zayn y ella se encogió de hombros.
—Nueva escuela, nuevos maestros, nuevas materias… No sé cómo serán las cosas ahora.
—Tranquila, sé que te irá bien. Siempre es así.
Ella se levantó y miró a su amigo. Zayn siempre sabía qué decir para hacerla sentir mejor, él era su punto de apoyo y su fortaleza. Sin él, ella estaría completamente perdida.
—Igual que a ti –dijo Alice y una vez más hubo silencio.
Por su cabeza pasaron cientos de cosas. En cada escena importante de su vida, Zayn había estado con ella y sabía que el paso a la Universidad no sería la excepción.
—No iré a Julliard –comentó de pronto Zayn.
—¿Qué?
—Solamente eso. No iré a Julliard.
—¿Por qué? –preguntó ella sorprendida-. Eres genial Zayn, quizás más tarde te llamarán, yo sé que lo harán, no te desanimes.
—Tú no quieres ir ahí, y no me iré sin ti.
—Oye –dijo ella mientras lo miraba fijamente-, yo no puedo ir porque mis doctores jamás me dejarán salir del país para ir a Julliard, pero no quiero que eso te frene a ti.
La idea de dejarlo partir le dolía, pero sí a Zayn se le presentaba esa oportunidad, Alice jamás se perdonaría si por su culpa él no iba.
Cuando ella tenía 12 años y su desarrollo estaba comenzando cayó en una fuerte anemia. Nadie sabía por qué, pero ella la tenía.
Después de un tiempo, los doctores descubrieron que era a raíz de su menstruación y que necesitaba estar ante constantes cuidados. A pesar de que su alimentación cambió, la anemia nunca abandonó por completo su cuerpo y ella tuvo que aprender a sobrellevarlo. Sin embargo, no podían quitar la alerta ya que si se descuidaba, la anemia podría provocar leucemia, y el cáncer sería su perdición.
—Tranquila –dijo Zayn en un intento de calmarla-. Además, ni siquiera me han llamada. Tal vez no lo hagan.
—Nunca pierdas la esperanza –le susurró la chica.
Zayn la miró fijamente por unos segundos. Ambos se fundieron en un gran abrazo y él le susurró al oído: —Jamás la he perdido.
They Don't Know About Us:
They Don't Know About US

Harry estaba bajando las escaleras con sus maletas entre las manos, cuando de pronto la voz autoritaria de su padre lo detuvo.
—¿A dónde crees que vas? –preguntó su papá interponiéndose entre él y la puerta. El ojiverde se detuvo y contuvo el aliento. Su padre lo descubrió justo cuando huía.
—Me voy, padre –respondió en voz baja pero firmemente. Harry había estado muchos años bajo la sombra de aquél hombre, pero había llegado el fin. Él estaba dispuesto a ser libre esta vez.
—¿Y a dónde? Si se puede saber –le espetó el hombre desafiante. Era más que lógico que esperaba una respuesta congruente de parte de su hijo pero éste evadió el punto central de la pregunta.
—Me voy, y no pienso volver jamás –su papá le interrumpió.
—Sabes perfectamente a qué me refiero, Harry. ¿Con quién te vas?
—Me voy con Sky –dicho esto, el rostro de su padre palideció, pero no cambió su expresión de dureza, estaba muy molesto y jamás permitiría que Harry se fuera de la casa, y más aun sabiendo que se iría para estar con su novia Sky.
—Déjate de juegos hijo –dijo mientras se dejaba caer en un pequeño sofá-. Sabes muy bien que nunca te permitiré marcharte y mucho menos si es para irte con esa… –la voz de Harry resonó en toda la casa cuando interrumpió a su padre.
—¡No te atrevas a insultarla! –Le gritó mientras se acercaba a él para quedar frente a frente-. Sabes muy bien que nada de lo que hagas impedirá que esté con ella, porque la amo con todo mi corazón, la amo como jamás he amado a nadie, y nada podrá cambiar eso, ni siquiera tú –Harry dio dos pasos hacia atrás y tomó sus maletas una vez más, después comenzó a caminar hacia la puerta.
—Sabes bien que nunca me ha gustado tu relación con esa chica –su padre tomó  una copa de vino y la bebió completa mientras miraba con tristeza a su único hijo.
—Por eso me voy. Ni tú ni mi madre entienden lo que siento y mucho menos lo aceptan.
—Haz lo que quieras Harry, pero te advierto una cosa, si te atreves a salir por esa puerta, escúchame bien, te olvidas de esta casa, y no podrás volver nunca más. Mucho menos tendrás el derecho de llamarme padre –amenazó el hombro aún con una chispa de esperanza en los ojos. Él aún esperaba que su hijo cambiara de opinión.
Sin embargo su hijo no le respondió. Harry simplemente caminó hacia la puerta, la abrió  y le dedicó una última frase a su padre. Una frase que el hombre nunca podría olvidar.
—Te amo, pero eso no es suficiente. Necesito vivir y mi vida está al lado de Sky y si la única forma de hacerlo es sin ti, estoy dispuesto a pagar el precio. Hasta nunca -dicho esto abrió su coche y manejó rumbo al lugar acordado con su amada.
(…)
Sky miraba por la ventana hacia la noche. Sus padres se encontraban dormidos, así que debía de darse prisa para salir de la casa sin llamar la atención. Le dolía mucho la idea de tener que dejar a su familia, pero nadie entendía su relación con Harry y por consiguiente tampoco la aceptaban.
Tomó un lápiz y una hoja de papel y se dispuso a escribir una carta para su familia. Una carta que muchas veces había repasado en su mente y que por fin, después de tanto tiempo podría plasmar en papel.
"Queridos mamá y papá:
En estos momentos sé que se estarán preguntado dónde estoy, pero la respuesta no la tendrán nunca, porque sé que si se los digo van a ir a buscarme, y eso es precisamente lo que quiero evitar. No se preocupen por mí, yo estoy bien, y espero que ustedes lo estén también. No se sientan culpables de mi repentina partida, ustedes son muy importantes para mí y los amo con todo mi corazón, pero necesito empezar una nueva vida, en la cual, yo tomaré mis propias decisiones y seré responsable de mis actos.
Quizás algún día recibirán noticias mías. Tengan por seguro que los echaré de menos.
Los ama con todo su corazón, Sky.”
Cuando terminó de escribir tomó sus maletas y dejó la pequeña carta sobre su cama. Salió de la casa y se limpió unas pocas lágrimas que comenzaban a rodear sus mejillas.
Tomó un taxi y le indicó al chofer que la llevara hacia la Torre Eiffel.
A los pocos minutos, ya se encontraba frente aquél bello monumento, y pudo divisar a lo lejos la silueta de su pareja. Cuando ambos hicieron contacto visual corrieron en busca de los brazos del otro.
—Sky, mi amor –susurró él mientras besaba tiernamente sus labios.
—Harry –dijo ella aferrándose a sus brazos e inhalando el aroma tan característico de él.
De pronto, la chica sintió una urgencia terrible de memorizar cada parte de su rostro, de sus brazos, todo de él. Como si fuera la última vez que lo podría hacer.
—Tranquila, linda –Harry tomó el rostro de Sky entre sus manos, quitó un mechón de cabello que le estorbaba en el contacto de sus miradas y la besó tierna pero apasionadamente en los labios-. Todo saldrá bien, te lo juro.
Duraron varios minutos fundidos en el beso, y se separaron para tomar aire, después de esto se abrazaron aferrándose el uno al otro.
El abrazo fue interrumpido debido a que el teléfono de Sky comenzó a sonar, ésta lo miró para verificar de quien era el número y suspiró con tristeza al ver que eran sus padres.
—¿Debería responder?
—No lo hagas, por favor.
Sky miró una vez más el teléfono, queriendo escuchar una vez más la voz de sus padres, pero sabía que después de eso sería aún más difícil decir adiós.
Las llamadas en el teléfono de la chica continuaron, sin embargo después de un par de horas cesaron por fin.
Ambos seguían debajo de la Torre Eiffel, hablando sobre lo que harían ahora que estaban juntos.
—Ya lo tengo pensado Sky, mañana saldremos en el primer vuelo rumbo a Londres, debemos de dejar Francia cuanto antes, sino lo hacemos podríamos ser encontrados.
—De acuerdo, pero, ¿dónde viviremos? –preguntó la castaña con un tono de melancolía en la voz mientras de sus ojos caían unas cuantas lágrimas. Harry lo notó y las limpió antes de que corrieran más abundantemente.
—Rentaremos un departamento, yo trabajaré, no sé cómo ni dónde, pero lo lograremos. Solamente debemos estar juntos mi amor –dijo atrayendo a Sky junto a él.
—Tienes razón, estaré contigo en todo momento, y te apoyaré en lo que necesites. Saldremos de esto juntos Harry –la chica se soltó de sus brazos y juntó sus labios en un pequeño beso-. Me siento mal por nuestras familias.
—Yo también. Pero ellos no nos entienden, no comprenden lo que sentimos.
—Ellos no saben sobre nosotros.
—No, pero eso no nos impedirá ni a ti ni a mí seguir con nuestra relación.
—Claro que no Harry, mi vida está a tu lado.
—Igual la mía, Sky –el ojiverde soltó un suspiro, besó la frente de su novia y tomó entre sus manos las maletas de ambos-. Ahora sube a mi auto, tenemos muchas horas para conducir –le dedicó una tierna sonrisa a Sky y ella asintió para después subir en el auto de Harry.
—Porque ellos no saben de nosotros –susurró Sky mientras le dedicaba una última mirada a la Torre Eiffel. Harry encendió su auto y comenzaron a viajar sin rumbo durante la noche, pero a pesar de eso Harry no se encontraba triste, ya que estaba junto a Sky, la mujer de su vida, y ahora nada ni nadie podría separarlos. Ambos comenzarían una nueva vida juntos y serían felices, sin prejuicios ni culpas. Serían solamente ellos y su amor, justo como lo habían soñado.

Tu foto :
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Ficha aceptada


Fer :gad:estas aquí. Debiste poner los capitulos de Insanity House, no esos :enojao:pero aun así me encanto tu ficha.
Lo siento Creí que sería mejor que vieras algo diferente
¿Qué pasó con Proyecto de Biología?
avatar


Ver perfil de usuario http://www.wattpad.com/user/cliffxrdfeer

Volver arriba Ir abajo

Re: Miss Jackson | Audiciones Cerradas| Resultados en pagina 5.

Mensaje por kai. el Dom 19 Ene 2014, 7:07 pm

nouvelle vie. escribió:
ficha <3:
Nombres: Bernie Harrington & Caleb Aldridge
Representantes: Lily Collins & Garrett Hedlund
¿A que grupo pertenece cada uno?: Mafia Jackson & FBI
Fic/One Shot de tu autoria:
Prólogo de una tal vez futura novela:

El ambiente era horrible. Hacía calor y todas las miradas se posaban en mí. El recorrido cada vez se me hacía más largo. Realmente no podía respirar bien aquí. Aún no me explico como mi madre puede vivir así. Que ella lo hiciera no significaba que yo también debía vivir así. Odiaba lo que hacía: me interrumpía en medio de mi ‘labor’ sólo para decirme que me extrañaba y me necesitaba. Toqué y de inmediato la puerta de su oficina se abrió. Entré y miré a mi madre, ella sonreía, claro, con aquella sonrisa maléfica.

—Toma asiento, hijo —habló mi madre. Hice lo que me pidió, manteniéndome en silencio para que ella continuara—. Dejarás lo que sea que estés haciendo. Te tengo un trabajo —levanté una ceja, incrédulo. ¿Mi madre ofreciéndome un trabajo? ¡Increíble! Comúnmente yo los buscaba por mí mismo.
—Irás a Grazel —continuó—. Es un Reino de Ophemannier. Es demasiado pacífico, ugh. Sembrarás el caos allá. Janina te dará las instrucciones necesarias; y no acepto un no como respuesta.

Continué mirando incrédulo a mi madre. ¿Esto era en serio? A juzgar por la forma seria en que me miraba así lo era. Pero, ¿por qué a mí? Lo podía hacer ella. Ella podía hacer lo que quisiera. Era el diablo.

—Increíble lo que me pides madre… —Empecé, pero de inmediato me interrumpió.

—Es especial. Hay una chica. Si la cambias por completo, tu tarea está por completa. Y sabes que quiero decir con ‘cambiarla’ —y desapareció. Así de impredecible parecía ser la que se supone que es mi madre. Salí de aquella oficina y me dirigí a la de Janina, debía informarme.

Cuando me sentí preparado no tuve tiempo que esperar. Y emprendí mi viaje hacía Grazel, donde el caos llegaría pronto y la palabra paz no se pondría en una oración junto a el nombre de este gran reino.

♦♦♦

luna :

más lendo ctm.
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Ficha aceptada


el prologo me encanto, necesito que hagas esa novela si o si. Mientras tu ficha ya esta aceptada.
avatar


Ver perfil de usuario http://kyukyung.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Miss Jackson | Audiciones Cerradas| Resultados en pagina 5.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.