O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» something strange
Hoy a las 9:03 pm por jackson.

» être dans la lune.
Hoy a las 8:22 pm por Ongniel

» we're foxes ; m.i.
Hoy a las 8:13 pm por greywaren

» Instituto Fénix. (Muro interactivo) | N.C.
Hoy a las 7:27 pm por lovesick

» ↠ goodbye
Hoy a las 6:28 pm por jackson.

» this encourages me [sounds baby from jb]
Hoy a las 6:21 pm por mieczyslaw

» daydreamin'. ♡
Hoy a las 6:20 pm por bwiyomi.

» BABY, NO.
Hoy a las 4:19 pm por jackson.

» insert title here; pvt
Hoy a las 4:02 pm por blackstairs

novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ insxne.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

through the dark {one direction} ¡resultados!

Página 4 de 9. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: through the dark {one direction} ¡resultados!

Mensaje por Delph. el Sáb 18 Ene 2014, 11:24 pm

Espero resultados <3
avatar


Ver perfil de usuario http://darksoulsmemories.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: through the dark {one direction} ¡resultados!

Mensaje por MakeItRain el Dom 19 Ene 2014, 6:42 am

¡Holi! yo quiero audicionar      
Aunque no creo tener oportunidad, pero ya sabes, intentando no se pierde nada :) 
En un rato te dejo mi fichita. 
Por cierto, me llamo Juliette, pero puedes decirme Juls o Lili. 
Desde ya te digo que aunque no quede leeré la colectiva bc amo la idea. 
Besoos!
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: through the dark {one direction} ¡resultados!

Mensaje por MakeItRain el Dom 19 Ene 2014, 9:17 am


Zayn Malik & Clarisse Shay





Nombre de representante: Kaya Scodelario
Nombre de personaje: Clarisse Rose Shay
Nombre chico: Zayn Javaad Malik
Roll: La antisocial
¿Por que quieres participar?: bc amé la idea. Me parece que eres una gran escritora, y amo la canción :D. Me gusta dar mi opinión sobre estos temas, pues es algo muy cruento, pero al mismo tiempo real. Siempre piensas que es algo lejano, pero puedes terminar cayendo sin siquiera saber como llegaste a ese punto. En fin, me encantaría quedar en la colectiva para escribir lo que pienso y siento sobre esta clase de temas, pero agregándole un poquito de romance, idk. Soy terrible convenciendo a la gente. 
One Shot o capítulo de tu autoría: 


leeme, se que quieres:

She Was Gone:


 Ella caminaba por las normalmente concurridas calles de Londres,  concentrada en sus propios pensamientos. Tenía sus propios brazos alrededor de su cuerpo, ya que el clima estaba helado. Su paso era apresurado,  el cielo cada vez era más nublado. Una tormenta se avecinaba. 




Sus ojos se encontraban nublados por las lágrimas y su labio inferior temblaba. Ella intentaba controlar sus sollozos. Sin embargo, el vacío en su estómago y el dolor en su pecho se lo hacían muy difícil. El recuerdo de él, aún más.


Las calles estaban solitarias,  tan solo unas cuantas personas transitaban las calles de Londres. Muchas, al mismo paso que la chica. Casi todas, intentando buscar algún refugio, antes de que la inevitable tormenta cayera sobre ellos.


-Demonios, Cassandra- musitó la chica para sí misma, sin detener su paso- “Hay solo diez por ciento de probabilidades de precipitaciones” repitió con voz chillona- Sólo a mí se me ocurre escuchar el reporte meteorológico. ¡Es Londres por dios, obviamente va a llover!


Se rio de sí misma entre lágrimas, era simplemente patética. Llevó su mano la esquina de sus ojos y, en vano, secó unas gotas que fueron sustituidas rápidamente.


Miró a su derecha, en busca de un lugar techado. Sin embargo, todos los locales se encontraban cerrados por las fiestas. Ella maldijo. Todos estaban en casa con sus familias, y, probablemente quedaría atrapada en una tormenta, a tres horas de casa.  No importaba cuanto  se esforzara porque las cosas salieran bien, aquella no era su época del año. Parecía que todas las cosas salían mal en esos días.


Siguió caminando, no sin dejar de insultarse mentalmente, no sin dejar de llorar.  No debía de haber aceptado ir a aquella fiesta. Pero su mejor amiga había insistido tanto que no había podido negarse.


No había ido para nada bien. Él estaba allí. Él estaba allí, tan perfecto como siempre y Cassandra no había sido capaz de soportarlo.


Verlo otra vez, después de tanto tiempo, no estaba dentro de sus planes. Ella había aprendido a olvidarlo, pensaba que ya lo había superado. Sin embargo, un vistazo hacía él había devuelto todas las emociones de un solo golpe.


Su sonrisa, su sonrisa era igual de perfecta. Y sus ojos seguían siendo tan azules como el mar, tan hipnotizantes y cautivantes. Y el sonido de su risa, aquella risa, tan contagiosa. Todas las pequeñas cosas que amaba de aquel hombre seguían intactas. Todo en él era igual.


Cassie era la única que había cambiado, al parecer. Tal vez, ella era la única afectada por la cruel ruptura. ¿Acaso ella era la única qué había pasado noches enteras llorando sin consuelo? ¿Esperando una llamada de aquel rubio, una llamada que jamás llego? ¿Acaso era ella la única que recordaba con dolor cada veinticuatro de diciembre?


Él, parecía feliz, radiante; como siempre. Sonriendo y riendo. Hablando contento con aquella voz melodiosa. Él estaba bien.


Él estaba perfectamente bien, mientras ella era miserable cada minuto de su vida porque lo había perdido.


Se detuvo por unos segundos, pensando en lo egoísta que estaba siendo. Pero ¿tan malo era querer qué ese hombre sufriera por lo menos la mitad de lo que ella lo hacía? ¿Tan malo era desear que ese rubio teñido todavía la quisiera como dijo que siempre lo haría?


Si, era terrible. Sin embargo, ¿Qué más daba? Él era feliz, y nada de lo que ella hiciera iba a cambiarlo. Tan solo debía resignarse, y fingir estar contenta por él.


Pero en ese momento, nadie estaba mirando. No tenía que fingir, podría ser tan egoísta como ella quisiera. Llorar y sollozar con dolor, porque él ya no estaba a su lado. Envidiarlo por ser capaz de seguir adelante cuando ella no lo había sido.


Caminó, ya sin muchas esperanzas de encontrar algún lugar. No había alma alguna por donde ahora se encontraba. Eran ella y aquel tenebroso clima. Bufó, audiblemente. Quería matar a aquella mujer que tanto le había insistido para después dejarla sola.


¡¿Cómo es que aquel lugar estaba tan solo?! No había si quiera un pájaro en los árboles, ni un perro o gato vagando por las calles buscando refugio. No, estaba sola.


Sin esperanzas, dio un cuarto de vuelta para cruzar la calle y utilizar aquel teléfono público que se encontraba de aquel lado de la acera. Sin embargo, cuando sus pies se dirigieron en aquella dirección, un sonido captó su atención y sus ojos buscaron la fuente de aquel sonido. Era un auto.


Se permitió respirar aliviada por encontrar a alguien. Sin embargo, aquel alivio duró tan solo unos segundos; los segundos que tardó en darse cuenta de que ese auto se dirigía hacia ella.


Cassandra, quedó paralizada. No intentó moverse, ni hacerse a un lado. No gritó, ni movió sus manos para proteger su cara. Simplemente observó el auto. Los recuerdos rápidamente inundaron su mente, todo lo demás pasó a un segundo plano.


-.--.-.-


-Demonios Cassandra, vamos tarde. ¡Apúrate!


-¡Ya voy Angela!- espetó ella, tomando su bolso y dando media vuelta.


Sin embargo, justo en ese momento, un chico iba pasando por ahí. Ninguno de los dos pudo apartarse, por lo que colisionaron. Cassandra, por la fuerza del golpe, cayó al suelo.


-¡Oh!- escuchó una voz masculina y melodiosa- Lo lamento tanto. ¿Estás bien?- ella asintió, desviando su mirada hacia arriba. Encontrándose con aquellos ojos que podrían ser su perdición. Sus miradas conectaron. -Lo siento, de verdad- afirmó él.


-Está bien, no te preocupes. Yo, yo fui una torpe…


-Soy Niall- se presentó él, ofreciéndole una mano para levantarse. Ella aceptó gustosamente. Abrió su boca para contestar,  pero alguien se adelantó.


-¡Cassandra, mueve tu maldito trasero!- gritó aquella mujer, detrás de Cassie. Ella río.


-Soy Cassandra, Cassie- dijo ella- Debo irme Niall. Un placer conocerte.


-Igualmente, Cassie. Te veo por ahí.


.-.-.-


Sus ojos se abrieron lentamente, y su vista tardó unos segundos en ajustarse. Él seguía durmiendo, su cabeza descansaba tranquilamente en la almohada y su rostro se veía pacífico. Ella sonrío para sí misma. Asintiendo mentalmente ante el pensamiento de que era la mujer más afortunada en el mundo. Dio un pequeño beso en la nariz a su  novio y se dispuso a salir de aquella cama. Sin embargo, mientras gateaba fuera, dos fuertes manos rodearon su cintura y halaron de ella hacia atrás. Cassandra soltó una gran carcajada.


-¡Niall!- dijo, riendo. Volteó su cabeza para observar a su amado. Él la miraba sonriente, y con las cejas alzadas- Niall, amor, tengo que ir a trabajar.


-No- espetó el rubio, haciendo un puchero- Quédate conmigo. ¿Sí?- ella abrió su boca para protestar, pero el hombre la calló con un beso, causando otra sonrisa- ¿cinco minutos? Acurrúcate conmigo.


Cassandra intentó decir que no, sin embargo, vio sus ojos y no pudo negarse. Jamás podía negarle nada. Asintió levemente, todavía sonriendo. Posó su cabeza en el pecho del ojiazul y cerró sus ojos.


-Te amo, Cassie- anunció él, con voz ronca.


-También te amo, Nialler- contestó, feliz.


.-.-.-.


-¡Mira las estrellas Nialler! Están más hermosas que nunca.


- Yo solía pensar que tú eras una estrella, Cassie- sonrío él.


-¿Yo? ¿Por qué?- cuestionó la castaña frunciendo el ceño. Él se encogió de hombros.


-Las estrellas son tan hermosas, tan hermosas, pero a la vez tan inalcanzables. No se les puede tocar. Simplemente están ahí, desprendiendo luz. Tú eras eso para mí. Yo solía pensar que eras inalcanzable. A veces, sigo sin poder convencerme de que estás aquí conmigo. De que eres mía.


-Soy tuya, Niall- sonrío, conmovida por sus palabras- Soy tuya y siempre lo he sido. Probablemente siempre lo sea.


-¿lo prometes?- cuestionó el joven, parecía genuinamente preocupado. Ella besó sus labios para tranquilizarlo


 -Lo prometo.


.-.-.-.-


                -¡Entiéndelo de una buena vez, yo solo te quiero a ti!


                -¡¿A sí?¡ ¡Pues entonces deja de coquetear con cada chica que veas!


--.-.-.-.-.-


                -¡Niall! ¡Me tienes harta! ¡Ya no sé si me quieres! ¡Cada vez es peor!


                -¡Deja de ser tan celosa! ¡Eres mi novia Cassandra!


                -¡Pues ya no sé si quiero serlo!


-.-.-.-


                -Ya cariño, deja de llorar. Él no lo vale. Simplemente no lo vale.


                Cassandra no dijo palabra, dejó que la abrazaran. Porque, no importaba cuantas palabras de ánimo le dieran. No importaba cuantas veces le dijeran lo poco que valía. Su corazón estaba destrozado. No sabía si podría seguir adelante sin el amor de su vida. Sin embargo, estaba a punto de descubrirlo.


--.-.-.-


Miles de recuerdos azotaron su mente, miles de sonrisas pasaron por sus ojos. Ese parecía ser el final de todo. Del amor, del dolor. Era el final de su vida.


-¡Cassandra!- escuchó aquella voz que tanto amaba. Y sus ojos la siguieron buscando aquel hombre. Y lo encontraron.


Su mirada encontró aquellos azules ojos de los cuales se había enamorado. Esos ojos, ahora estaban angustiosos y aterrorizados. Pudo observar por pocos minutos aquellos maravillosos ojos. Y tuvo la oportunidad de decir aquellas palabras que tanto necesitaba vociferar.


-Te amo, Niall.


Y no hubo nada después de eso.


Y él, él solo pudo observar. Observó como el destino se llevaba al amor de su vida de una forma cruenta y desalmada. Gritó de dolor, mientras corría hacía ella. Unos minutos demasiado tarde.

Ella ya se había ido.

Planned Lifes:


Ocho meses y tres días antes. 


-¡Señorita Hastings!- el grito llego a mis oídos, sobresaltándome.  Levanté mi cabeza rápidamente al mismo tiempo que abría mis ojos.


 Lo primero que pude observar fue a una molesta mujer de cabello negro y arrugas varias en la cara, mirándome con el ceño fruncido y los brazos cruzados. 


-¿Puedo ayudarle en algo Profesora?- cuestioné, mi voz sonó cansada. 


-Mis clases no son ningún cuento para dormir, señorita- espetó, con voz seca y firme. 


-¿No?- accidentalmente mi voz sonó como una pregunta, lo que causó la risa de los demás presentes. Sin embargo, dudo que le hubiera causado gracia alguna a la profesora Whitcomb, pues, su ceño se profundizo y su mirada fue una indignada- Quiero decir, claro que no. Lo lamento mucho Señorita Whitcomb- sonreí inocentemente, ganándome una sonrisa cínica por su parte. 


-Pues vaya a lamentarlo a la dirección- las risas de nuevo llenaron la sala.  


Suspiré con aburrimiento. No tenía mucho sentido protestar, además, cualquier lugar era mejor que aquel, cualquier persona era mejor que aquella mujer, definitivamente cualquier cosa era mejor que escuchar una aburrida clase de finanzas. 


Con su espeluznante mirada sobre mí, me apresuré a tomar mi cuaderno y mi libro –los cuales, sorprendentemente podían llegar a ser bastante cómodos-,  agarré mi bolso y dando media vuelta, salí de ahí. 


Mordí mi labio con frustración, mientras comenzaba a caminar hacía la oficina del Director. Las políticas de la Universidad de Londres eran simplemente inútiles, me sentía de vuelta en secundaria. Moví mis pies apresuradamente por los pasillos del gran edificio, en cuestión de minutos me encontraba fuera, y el frío aire golpeaba contra mi cuerpo. 


Mi cuerpo tembló involuntariamente al sentir el cambio repentino de temperatura. Bufé con resignación mientras retomaba mi paso, en busca de la dirección. El campus era ridículamente enorme, sin embargo –y no es algo de lo que esté orgullosa- conocía el camino a aquella oficina perfectamente. Ya, yo no era ninguna rebelde, los profesores me destetaban. 


Llegué rápidamente a mi destino, apenas entré por la puerta, una rubia cabellera giró hacía mí, unos verdes ojos me miraron desaprobatoriamente. Le sonreí a la secretaria, dándole mi mejor cara de niña inocente. Abrí mi boca para decir algo, sin embargo, levantó su mano en señal de que me mantuviera callada y levantó el teléfono.


-Director Köten, la señorita Hastings está aquí- anunció- Si, Juliette Hastings- siguió hablando, luego de un rato, luego volvió a quedarse en silencio- No lo sé, señor- murmuró- Si, ya le digo. Gracias señor- colocó el teléfono de vuelta en la base y me miró seriamente.


-El Director la verá en unos momentos. Por favor, tome asiento- asentí, sin pronunciar palabra. Parecía que todos se encontraban de mal humor. 


Me dirigí a los sillones de cuero que se encontraban en una esquina del pequeño salón, lancé mi bolso y luego le seguí yo. Saqué mi teléfono, y comencé a jugar uno de esos juegos aburridos pero adictivos. Pasaron menos de diez minutos cuando la puerta de la oficina se abrió con un chirrido. 


-Bueno, Señor Tomlinson, espero que seamos su elección para la realización de su post-grado, muchas gracias por su tiempo- la grave voz del director penetró mis oídos, sin embargo, no hice esfuerzo alguno por mirarlo. 


-Gracias a Usted, Señor Köten, consideraré mis opciones. Sin embargo, creo que esta Universidad es una de mis favoritas- habló una dulce, suave y melodiosa voz. Levanté mi mirada por inercia, y estoy segura de que mi corazón se detuvo  por unos segundos al ver aquellos ojos azules.


-Esperamos verlo pronto estudiando en este prestigioso complejo universitario. Por favor tome asiento, estaré con usted de nuevo en unos minutos- anunció aquel hombre de cabello blancuzco - Señorita Hastings, pase a mi oficina.


Oí las palabas, sin embargo, mi mente no proceso ninguna. Pues, en algún momento, había volteado a observarme. Me quedé sin respiración al apreciarlo bien. Tenía una cabellera castaña clara, cabello perfectamente peinado en un descuidado tupé, su tez era pálida y sus ojos eran tan azules como el cielo en un día soleado. Me sonrío amablemente, sin embargo, no me encontré en la capacidad de sonreírle de vuelta. 


-¡Señorita Hastings!- el grito profundo e irritado de aquel hombre, logró sacarme de mi trance. Sobresaltada, me levanté de un salto e intentando controlar los irregulares latidos de mi corazón, corrí hacia la oficina. 


Minutos después la puerta cerró detrás de mí. 


-Bueno, Señorita. Tome asiento- Obedecí sin rechistar, no quería enojarlo más, porque,  aún tenía la pequeña esperanza de que solo me diera un sermón y me dejara ir, sin notificarle a mis padres- ¿Que usted no duerme en su casa?- inmediatamente sentí mis mejillas sonrojarse. 


-Lo lamento, Director. No quería faltarle el respeto a la profesora, yo, yo solo estaba cansada.  Me quedé hasta tarde terminando unas tareas- que bueno que aquel hombre no me conocía, porque, si lo hiciera, hubiera notado como mi voz se volvía dos tonos más aguda conforme hablaba. Era terrible mintiendo. Si, tenía mucha tarea atrasada. Sin embargo, no había hecho ningún esfuerzo por terminarla, y definitivamente aquello no estaba en mis planes. 


-Mire, no voy a llamar a sus padres, pues no veo razón en causarles otro disgusto. Además, ya han dejado en claro que no quieren ser molestados por estupideces- no pude evitar rodar los ojos ante eso último, sonaba típico de ellos- Así que solo, hágame un favor. ¿Ese chico de afuera? Louis Tomlinson. Hijo de grandes empresarios, prestigios empresarios- hizo énfasis en las últimas palabras- Sería maravilloso para el prestigio de la  Universidad, tenerlo realizando su post-grado aquí. Por no menciona los benifici…- balbuceó palabras que, aunque hablaba de aquel realmente apuesto chico, fueron perdiendo mi interés. 


-¿El punto?- cuestioné, con bastante brusquedad. Él me miró, casi arqueando una ceja en mi dirección- Lo siento, señor, continúe. 


-El punto, Juliette, es que, necesito que le muestres las instalaciones- espetó, mientras, con un poco de esfuerzo se sentaba en la gran silla, detrás de su escritorio de madera oscura- Muéstrale lo mejor y obvia lo peor. Necesito que para final del día, esté tan enamorado del lugar que no pueda pensar en otra universidad. 


-Mire, Señor- contesté, algo confundida por su petición, estaba segura de que había un comité de bienvenida especializado en ese tipo de cosas- Espero que, entienda que mi nivel de habilidades en persuasión van de menos cien para atrás – le hice saber, evitando sonreír cínicamente. 


y más cuando el lugar no es siquiera de mi agrado- quise agregar, pero me mantuve callada


-¿Prefiere que llame a sus padres?- rápidamente, queriendo evitar otro regaño, cambié mi actitud por una completamente dispuesta. 


-¿Cuándo lo hacemos?- pregunté inocentemente. 


. -.-.-.


-Señor Tomlinson- llamó aquella grave voz que tanto perturbaba mis oídos- Señorita Hastings, por favor, permítame algunos segundos con el joven- yo asentí silenciosamente, mientras salía de la sala de espera, no sin antes lanzarle una mirada furtiva a aquel guapo hombre. 


Cerré la puerta detrás de mí y me recosté contra una de las blancas paredes del pasillo. Volví a sacar mi teléfono del bolsillo de mi pantalón y lo desbloqueé. Sin embargo, no fui capaz de revisar nada pues la puerta se abrió dejando ver al Director y a ese hermoso chico. 


-Bueno, los dejos para que se conozcan- sin nada más que agregar, dio media vuelta y se retiró del lugar, dejándome con el “Señor ojos azules” y su hermosa sonrisa. 


Él me sonrío abiertamente, y no pude hacer más que devolverle una pequeña cohibida sonrisa que debió de haberse visto como una mueca extraña. 


-Yo, umm… yo me llamo Juliette- balbuceé, sin poder controlar mis nervios ante su intimidante mirada- Se supone que tengo que darte un tour…- murmuré en voz baja, desviando mis ojos hacia el suelo.


 No comprendía el porqué de la sensación de revoltijo en mi estómago, ni mucho menos el porqué de mi timidez repentina. Yo, normalmente tendía a ser una persona bastante suelta y extrovertida, sin embargo, el suelo parecía un gran lugar para quedarse mirando. 


-Yo soy Louis- afirmó con voz fuerte y segura- Louis Tomlinson. Pero puedes llamarme Lou. Todos lo hacen- se encogió de hombros, sonriente.


-Sí, está bien, Lou. Tú puedes decirme Lili- intenté darle una expresión segura, aunque dudé que hubiera logrado mi cometido, dado que mis piernas comenzaban a flaquear por los nervios- ¿Quieres ver el campus? ¡Claro que quieres verlo! Es muy lindo y verde… y eso…- hablé atropellando las palabras, y procurando no decir otra estupidez caminé de manera rápida en busca de la salida, no giré para ver si me seguía, pues podía sentir sus pesados pasos detrás de los míos. 


.-.-.-.


-Ya está- sonreí satisfecha de mi pequeño-gran tour alrededor del campus- Eso es más o menos todo lo que vas a conseguir en London University. Es bastante lindo si me lo preguntas, ya sabes, colorido, con muchas personas, lindos edificios. 


Por primera vez en todo el día, pude escuchar su melodiosa risa inundar mis conductos auditivos, causando una gran sensación de electricidad por todo mi cuerpo. 


-¿Qué?- no pude evitar preguntar, frunciendo el ceño con confusión. 


-En todas las- se interrumpió a si mismo para ver su reloj- cuatro horas que hemos estado juntos, no has mencionado algo que no sea la inmobiliaria de la universidad- anunció, aparentemente divertido. Sinceramente, creo que estaba varios pasos por detrás de entender el humor de los superdotados- Pensé que enviarían a alguien para tratar de convencerme de que entrara en esta Universidad.


Me encogí de hombros, estaba tan sorprendida como él por haber sido enviada a mostrarle el lugar. Era terrible dando discursos, o si quiera explicando cosas. 


-No es como que yo tuviera idea del nivel académico- sonreí. Él, se limitó a fruncir su ceño. 


-¿No estudias aquí?- se atrevió a preguntar. 


-¡Claro!- dije, tal vez demasiado alto-Es que soy nueva y eso, ya sabes, es mi primer año- anuncié con nerviosismo. 


Me miró con, su ahora enarcada ceja, sus ojos azules brillando divertidos y una sonrisa de lado más sexy que el demonio, que lograron que un revoltijo se instalara en mi estómago. 


-Ya- dije- Sinceramente, lo más que he escuchado ha sido a los profesores regañándome- admití con una sonrisa-¡No es mi culpa que las clases den tanto sueño!- espeté, entre divertida e irritada. Al segundo de haber dicho tal cosa, me arrepentí y quise golpearme contra una pared por mi estupidez. Sin embargo, mi mano hizo el trabajo impactando contra mi frente- No se supone que dijera eso ¿verdad? Ay dios mío, lo siento. Soy muy… ¿yo?. Mis amigos dicen que nací sin filtro del cerebro a la boca. Puedo ser muy directa a veces, pero tú solo ignórame y…- Cállate Hastings, solo cállate. 


Él me miró serio por unos segundos, no obstante, su melodiosa risa deshizo el incómodo silencio en el cual estuvimos a punto de sumirnos. Me observó, todavía riendo, mientras negaba con la cabeza. 


Me di cuenta de los hermosos que se veían sus ojos achinados por la risa. Y otra descarga recorrió mi cuerpo, lo que causó un escalofrío.


-Eres algo especial, Juliette- anunció, logrando que el calor subiera por mis mejillas y estas se tornaran color carmesí- Y te ves adorable sonrojada- dijo, con una gran sonrisa apareciendo en su rostro. 


-¡No estoy sonrojada!- mentí descaradamente- Tengo alergia en las mejillas, ya sabes, es muy normal. 


Una vez más, sus carcajadas llenaron el lugar. Y decidí que era un sonido que podía escuchar por el resto de mi vida. 
[/size]
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: through the dark {one direction} ¡resultados!

Mensaje por tobias. el Dom 19 Ene 2014, 10:52 am

Allie escribió:Espero resultados <3
espero publicarlos pronto.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: through the dark {one direction} ¡resultados!

Mensaje por tobias. el Dom 19 Ene 2014, 10:53 am

MakeItRain escribió:¡Holi! yo quiero audicionar      
Aunque no creo tener oportunidad, pero ya sabes, intentando no se pierde nada :) 
En un rato te dejo mi fichita. 
Por cierto, me llamo Juliette, pero puedes decirme Juls o Lili. 
Desde ya te digo que aunque no quede leeré la colectiva bc amo la idea. 
Besoos!
holap, todas tenemos oportunidad ya vi tu ficha, juls, ahora la leo, tenemos una lectora pero quién sabe a lo mejor quedas.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: through the dark {one direction} ¡resultados!

Mensaje por tobias. el Dom 19 Ene 2014, 11:06 am

MakeItRain escribió:
Zayn Malik & Clarisse Shay





Nombre de representante: Kaya Scodelario
Nombre de personaje: Clarisse Rose Shay
Nombre chico: Zayn Javaad Malik
Roll: La antisocial
¿Por que quieres participar?: bc amé la idea. Me parece que eres una gran escritora, y amo la canción :D. Me gusta dar mi opinión sobre estos temas, pues es algo muy cruento, pero al mismo tiempo real. Siempre piensas que es algo lejano, pero puedes terminar cayendo sin siquiera saber como llegaste a ese punto. En fin, me encantaría quedar en la colectiva para escribir lo que pienso y siento sobre esta clase de temas, pero agregándole un poquito de romance, idk. Soy terrible convenciendo a la gente. 
One Shot o capítulo de tu autoría: 


leeme, se que quieres:

She Was Gone:


 Ella caminaba por las normalmente concurridas calles de Londres,  concentrada en sus propios pensamientos. Tenía sus propios brazos alrededor de su cuerpo, ya que el clima estaba helado. Su paso era apresurado,  el cielo cada vez era más nublado. Una tormenta se avecinaba. 




Sus ojos se encontraban nublados por las lágrimas y su labio inferior temblaba. Ella intentaba controlar sus sollozos. Sin embargo, el vacío en su estómago y el dolor en su pecho se lo hacían muy difícil. El recuerdo de él, aún más.


Las calles estaban solitarias,  tan solo unas cuantas personas transitaban las calles de Londres. Muchas, al mismo paso que la chica. Casi todas, intentando buscar algún refugio, antes de que la inevitable tormenta cayera sobre ellos.


-Demonios, Cassandra- musitó la chica para sí misma, sin detener su paso- “Hay solo diez por ciento de probabilidades de precipitaciones” repitió con voz chillona- Sólo a mí se me ocurre escuchar el reporte meteorológico. ¡Es Londres por dios, obviamente va a llover!


Se rio de sí misma entre lágrimas, era simplemente patética. Llevó su mano la esquina de sus ojos y, en vano, secó unas gotas que fueron sustituidas rápidamente.


Miró a su derecha, en busca de un lugar techado. Sin embargo, todos los locales se encontraban cerrados por las fiestas. Ella maldijo. Todos estaban en casa con sus familias, y, probablemente quedaría atrapada en una tormenta, a tres horas de casa.  No importaba cuanto  se esforzara porque las cosas salieran bien, aquella no era su época del año. Parecía que todas las cosas salían mal en esos días.


Siguió caminando, no sin dejar de insultarse mentalmente, no sin dejar de llorar.  No debía de haber aceptado ir a aquella fiesta. Pero su mejor amiga había insistido tanto que no había podido negarse.


No había ido para nada bien. Él estaba allí. Él estaba allí, tan perfecto como siempre y Cassandra no había sido capaz de soportarlo.


Verlo otra vez, después de tanto tiempo, no estaba dentro de sus planes. Ella había aprendido a olvidarlo, pensaba que ya lo había superado. Sin embargo, un vistazo hacía él había devuelto todas las emociones de un solo golpe.


Su sonrisa, su sonrisa era igual de perfecta. Y sus ojos seguían siendo tan azules como el mar, tan hipnotizantes y cautivantes. Y el sonido de su risa, aquella risa, tan contagiosa. Todas las pequeñas cosas que amaba de aquel hombre seguían intactas. Todo en él era igual.


Cassie era la única que había cambiado, al parecer. Tal vez, ella era la única afectada por la cruel ruptura. ¿Acaso ella era la única qué había pasado noches enteras llorando sin consuelo? ¿Esperando una llamada de aquel rubio, una llamada que jamás llego? ¿Acaso era ella la única que recordaba con dolor cada veinticuatro de diciembre?


Él, parecía feliz, radiante; como siempre. Sonriendo y riendo. Hablando contento con aquella voz melodiosa. Él estaba bien.


Él estaba perfectamente bien, mientras ella era miserable cada minuto de su vida porque lo había perdido.


Se detuvo por unos segundos, pensando en lo egoísta que estaba siendo. Pero ¿tan malo era querer qué ese hombre sufriera por lo menos la mitad de lo que ella lo hacía? ¿Tan malo era desear que ese rubio teñido todavía la quisiera como dijo que siempre lo haría?


Si, era terrible. Sin embargo, ¿Qué más daba? Él era feliz, y nada de lo que ella hiciera iba a cambiarlo. Tan solo debía resignarse, y fingir estar contenta por él.


Pero en ese momento, nadie estaba mirando. No tenía que fingir, podría ser tan egoísta como ella quisiera. Llorar y sollozar con dolor, porque él ya no estaba a su lado. Envidiarlo por ser capaz de seguir adelante cuando ella no lo había sido.


Caminó, ya sin muchas esperanzas de encontrar algún lugar. No había alma alguna por donde ahora se encontraba. Eran ella y aquel tenebroso clima. Bufó, audiblemente. Quería matar a aquella mujer que tanto le había insistido para después dejarla sola.


¡¿Cómo es que aquel lugar estaba tan solo?! No había si quiera un pájaro en los árboles, ni un perro o gato vagando por las calles buscando refugio. No, estaba sola.


Sin esperanzas, dio un cuarto de vuelta para cruzar la calle y utilizar aquel teléfono público que se encontraba de aquel lado de la acera. Sin embargo, cuando sus pies se dirigieron en aquella dirección, un sonido captó su atención y sus ojos buscaron la fuente de aquel sonido. Era un auto.


Se permitió respirar aliviada por encontrar a alguien. Sin embargo, aquel alivio duró tan solo unos segundos; los segundos que tardó en darse cuenta de que ese auto se dirigía hacia ella.


Cassandra, quedó paralizada. No intentó moverse, ni hacerse a un lado. No gritó, ni movió sus manos para proteger su cara. Simplemente observó el auto. Los recuerdos rápidamente inundaron su mente, todo lo demás pasó a un segundo plano.


-.--.-.-


-Demonios Cassandra, vamos tarde. ¡Apúrate!


-¡Ya voy Angela!- espetó ella, tomando su bolso y dando media vuelta.


Sin embargo, justo en ese momento, un chico iba pasando por ahí. Ninguno de los dos pudo apartarse, por lo que colisionaron. Cassandra, por la fuerza del golpe, cayó al suelo.


-¡Oh!- escuchó una voz masculina y melodiosa- Lo lamento tanto. ¿Estás bien?- ella asintió, desviando su mirada hacia arriba. Encontrándose con aquellos ojos que podrían ser su perdición. Sus miradas conectaron. -Lo siento, de verdad- afirmó él.


-Está bien, no te preocupes. Yo, yo fui una torpe…


-Soy Niall- se presentó él, ofreciéndole una mano para levantarse. Ella aceptó gustosamente. Abrió su boca para contestar,  pero alguien se adelantó.


-¡Cassandra, mueve tu maldito trasero!- gritó aquella mujer, detrás de Cassie. Ella río.


-Soy Cassandra, Cassie- dijo ella- Debo irme Niall. Un placer conocerte.


-Igualmente, Cassie. Te veo por ahí.


.-.-.-


Sus ojos se abrieron lentamente, y su vista tardó unos segundos en ajustarse. Él seguía durmiendo, su cabeza descansaba tranquilamente en la almohada y su rostro se veía pacífico. Ella sonrío para sí misma. Asintiendo mentalmente ante el pensamiento de que era la mujer más afortunada en el mundo. Dio un pequeño beso en la nariz a su  novio y se dispuso a salir de aquella cama. Sin embargo, mientras gateaba fuera, dos fuertes manos rodearon su cintura y halaron de ella hacia atrás. Cassandra soltó una gran carcajada.


-¡Niall!- dijo, riendo. Volteó su cabeza para observar a su amado. Él la miraba sonriente, y con las cejas alzadas- Niall, amor, tengo que ir a trabajar.


-No- espetó el rubio, haciendo un puchero- Quédate conmigo. ¿Sí?- ella abrió su boca para protestar, pero el hombre la calló con un beso, causando otra sonrisa- ¿cinco minutos? Acurrúcate conmigo.


Cassandra intentó decir que no, sin embargo, vio sus ojos y no pudo negarse. Jamás podía negarle nada. Asintió levemente, todavía sonriendo. Posó su cabeza en el pecho del ojiazul y cerró sus ojos.


-Te amo, Cassie- anunció él, con voz ronca.


-También te amo, Nialler- contestó, feliz.


.-.-.-.


-¡Mira las estrellas Nialler! Están más hermosas que nunca.


- Yo solía pensar que tú eras una estrella, Cassie- sonrío él.


-¿Yo? ¿Por qué?- cuestionó la castaña frunciendo el ceño. Él se encogió de hombros.


-Las estrellas son tan hermosas, tan hermosas, pero a la vez tan inalcanzables. No se les puede tocar. Simplemente están ahí, desprendiendo luz. Tú eras eso para mí. Yo solía pensar que eras inalcanzable. A veces, sigo sin poder convencerme de que estás aquí conmigo. De que eres mía.


-Soy tuya, Niall- sonrío, conmovida por sus palabras- Soy tuya y siempre lo he sido. Probablemente siempre lo sea.


-¿lo prometes?- cuestionó el joven, parecía genuinamente preocupado. Ella besó sus labios para tranquilizarlo


 -Lo prometo.


.-.-.-.-


                -¡Entiéndelo de una buena vez, yo solo te quiero a ti!


                -¡¿A sí?¡ ¡Pues entonces deja de coquetear con cada chica que veas!


--.-.-.-.-.-


                -¡Niall! ¡Me tienes harta! ¡Ya no sé si me quieres! ¡Cada vez es peor!


                -¡Deja de ser tan celosa! ¡Eres mi novia Cassandra!


                -¡Pues ya no sé si quiero serlo!


-.-.-.-


                -Ya cariño, deja de llorar. Él no lo vale. Simplemente no lo vale.


                Cassandra no dijo palabra, dejó que la abrazaran. Porque, no importaba cuantas palabras de ánimo le dieran. No importaba cuantas veces le dijeran lo poco que valía. Su corazón estaba destrozado. No sabía si podría seguir adelante sin el amor de su vida. Sin embargo, estaba a punto de descubrirlo.


--.-.-.-


Miles de recuerdos azotaron su mente, miles de sonrisas pasaron por sus ojos. Ese parecía ser el final de todo. Del amor, del dolor. Era el final de su vida.


-¡Cassandra!- escuchó aquella voz que tanto amaba. Y sus ojos la siguieron buscando aquel hombre. Y lo encontraron.


Su mirada encontró aquellos azules ojos de los cuales se había enamorado. Esos ojos, ahora estaban angustiosos y aterrorizados. Pudo observar por pocos minutos aquellos maravillosos ojos. Y tuvo la oportunidad de decir aquellas palabras que tanto necesitaba vociferar.


-Te amo, Niall.


Y no hubo nada después de eso.


Y él, él solo pudo observar. Observó como el destino se llevaba al amor de su vida de una forma cruenta y desalmada. Gritó de dolor, mientras corría hacía ella. Unos minutos demasiado tarde.

Ella ya se había ido.

Planned Lifes:


Ocho meses y tres días antes. 


-¡Señorita Hastings!- el grito llego a mis oídos, sobresaltándome.  Levanté mi cabeza rápidamente al mismo tiempo que abría mis ojos.


 Lo primero que pude observar fue a una molesta mujer de cabello negro y arrugas varias en la cara, mirándome con el ceño fruncido y los brazos cruzados. 


-¿Puedo ayudarle en algo Profesora?- cuestioné, mi voz sonó cansada. 


-Mis clases no son ningún cuento para dormir, señorita- espetó, con voz seca y firme. 


-¿No?- accidentalmente mi voz sonó como una pregunta, lo que causó la risa de los demás presentes. Sin embargo, dudo que le hubiera causado gracia alguna a la profesora Whitcomb, pues, su ceño se profundizo y su mirada fue una indignada- Quiero decir, claro que no. Lo lamento mucho Señorita Whitcomb- sonreí inocentemente, ganándome una sonrisa cínica por su parte. 


-Pues vaya a lamentarlo a la dirección- las risas de nuevo llenaron la sala.  


Suspiré con aburrimiento. No tenía mucho sentido protestar, además, cualquier lugar era mejor que aquel, cualquier persona era mejor que aquella mujer, definitivamente cualquier cosa era mejor que escuchar una aburrida clase de finanzas. 


Con su espeluznante mirada sobre mí, me apresuré a tomar mi cuaderno y mi libro –los cuales, sorprendentemente podían llegar a ser bastante cómodos-,  agarré mi bolso y dando media vuelta, salí de ahí. 


Mordí mi labio con frustración, mientras comenzaba a caminar hacía la oficina del Director. Las políticas de la Universidad de Londres eran simplemente inútiles, me sentía de vuelta en secundaria. Moví mis pies apresuradamente por los pasillos del gran edificio, en cuestión de minutos me encontraba fuera, y el frío aire golpeaba contra mi cuerpo. 


Mi cuerpo tembló involuntariamente al sentir el cambio repentino de temperatura. Bufé con resignación mientras retomaba mi paso, en busca de la dirección. El campus era ridículamente enorme, sin embargo –y no es algo de lo que esté orgullosa- conocía el camino a aquella oficina perfectamente. Ya, yo no era ninguna rebelde, los profesores me destetaban. 


Llegué rápidamente a mi destino, apenas entré por la puerta, una rubia cabellera giró hacía mí, unos verdes ojos me miraron desaprobatoriamente. Le sonreí a la secretaria, dándole mi mejor cara de niña inocente. Abrí mi boca para decir algo, sin embargo, levantó su mano en señal de que me mantuviera callada y levantó el teléfono.


-Director Köten, la señorita Hastings está aquí- anunció- Si, Juliette Hastings- siguió hablando, luego de un rato, luego volvió a quedarse en silencio- No lo sé, señor- murmuró- Si, ya le digo. Gracias señor- colocó el teléfono de vuelta en la base y me miró seriamente.


-El Director la verá en unos momentos. Por favor, tome asiento- asentí, sin pronunciar palabra. Parecía que todos se encontraban de mal humor. 


Me dirigí a los sillones de cuero que se encontraban en una esquina del pequeño salón, lancé mi bolso y luego le seguí yo. Saqué mi teléfono, y comencé a jugar uno de esos juegos aburridos pero adictivos. Pasaron menos de diez minutos cuando la puerta de la oficina se abrió con un chirrido. 


-Bueno, Señor Tomlinson, espero que seamos su elección para la realización de su post-grado, muchas gracias por su tiempo- la grave voz del director penetró mis oídos, sin embargo, no hice esfuerzo alguno por mirarlo. 


-Gracias a Usted, Señor Köten, consideraré mis opciones. Sin embargo, creo que esta Universidad es una de mis favoritas- habló una dulce, suave y melodiosa voz. Levanté mi mirada por inercia, y estoy segura de que mi corazón se detuvo  por unos segundos al ver aquellos ojos azules.


-Esperamos verlo pronto estudiando en este prestigioso complejo universitario. Por favor tome asiento, estaré con usted de nuevo en unos minutos- anunció aquel hombre de cabello blancuzco - Señorita Hastings, pase a mi oficina.


Oí las palabas, sin embargo, mi mente no proceso ninguna. Pues, en algún momento, había volteado a observarme. Me quedé sin respiración al apreciarlo bien. Tenía una cabellera castaña clara, cabello perfectamente peinado en un descuidado tupé, su tez era pálida y sus ojos eran tan azules como el cielo en un día soleado. Me sonrío amablemente, sin embargo, no me encontré en la capacidad de sonreírle de vuelta. 


-¡Señorita Hastings!- el grito profundo e irritado de aquel hombre, logró sacarme de mi trance. Sobresaltada, me levanté de un salto e intentando controlar los irregulares latidos de mi corazón, corrí hacia la oficina. 


Minutos después la puerta cerró detrás de mí. 


-Bueno, Señorita. Tome asiento- Obedecí sin rechistar, no quería enojarlo más, porque,  aún tenía la pequeña esperanza de que solo me diera un sermón y me dejara ir, sin notificarle a mis padres- ¿Que usted no duerme en su casa?- inmediatamente sentí mis mejillas sonrojarse. 


-Lo lamento, Director. No quería faltarle el respeto a la profesora, yo, yo solo estaba cansada.  Me quedé hasta tarde terminando unas tareas- que bueno que aquel hombre no me conocía, porque, si lo hiciera, hubiera notado como mi voz se volvía dos tonos más aguda conforme hablaba. Era terrible mintiendo. Si, tenía mucha tarea atrasada. Sin embargo, no había hecho ningún esfuerzo por terminarla, y definitivamente aquello no estaba en mis planes. 


-Mire, no voy a llamar a sus padres, pues no veo razón en causarles otro disgusto. Además, ya han dejado en claro que no quieren ser molestados por estupideces- no pude evitar rodar los ojos ante eso último, sonaba típico de ellos- Así que solo, hágame un favor. ¿Ese chico de afuera? Louis Tomlinson. Hijo de grandes empresarios, prestigios empresarios- hizo énfasis en las últimas palabras- Sería maravilloso para el prestigio de la  Universidad, tenerlo realizando su post-grado aquí. Por no menciona los benifici…- balbuceó palabras que, aunque hablaba de aquel realmente apuesto chico, fueron perdiendo mi interés. 


-¿El punto?- cuestioné, con bastante brusquedad. Él me miró, casi arqueando una ceja en mi dirección- Lo siento, señor, continúe. 


-El punto, Juliette, es que, necesito que le muestres las instalaciones- espetó, mientras, con un poco de esfuerzo se sentaba en la gran silla, detrás de su escritorio de madera oscura- Muéstrale lo mejor y obvia lo peor. Necesito que para final del día, esté tan enamorado del lugar que no pueda pensar en otra universidad. 


-Mire, Señor- contesté, algo confundida por su petición, estaba segura de que había un comité de bienvenida especializado en ese tipo de cosas- Espero que, entienda que mi nivel de habilidades en persuasión van de menos cien para atrás – le hice saber, evitando sonreír cínicamente. 


y más cuando el lugar no es siquiera de mi agrado- quise agregar, pero me mantuve callada


-¿Prefiere que llame a sus padres?- rápidamente, queriendo evitar otro regaño, cambié mi actitud por una completamente dispuesta. 


-¿Cuándo lo hacemos?- pregunté inocentemente. 


. -.-.-.


-Señor Tomlinson- llamó aquella grave voz que tanto perturbaba mis oídos- Señorita Hastings, por favor, permítame algunos segundos con el joven- yo asentí silenciosamente, mientras salía de la sala de espera, no sin antes lanzarle una mirada furtiva a aquel guapo hombre. 


Cerré la puerta detrás de mí y me recosté contra una de las blancas paredes del pasillo. Volví a sacar mi teléfono del bolsillo de mi pantalón y lo desbloqueé. Sin embargo, no fui capaz de revisar nada pues la puerta se abrió dejando ver al Director y a ese hermoso chico. 


-Bueno, los dejos para que se conozcan- sin nada más que agregar, dio media vuelta y se retiró del lugar, dejándome con el “Señor ojos azules” y su hermosa sonrisa. 


Él me sonrío abiertamente, y no pude hacer más que devolverle una pequeña cohibida sonrisa que debió de haberse visto como una mueca extraña. 


-Yo, umm… yo me llamo Juliette- balbuceé, sin poder controlar mis nervios ante su intimidante mirada- Se supone que tengo que darte un tour…- murmuré en voz baja, desviando mis ojos hacia el suelo.


 No comprendía el porqué de la sensación de revoltijo en mi estómago, ni mucho menos el porqué de mi timidez repentina. Yo, normalmente tendía a ser una persona bastante suelta y extrovertida, sin embargo, el suelo parecía un gran lugar para quedarse mirando. 


-Yo soy Louis- afirmó con voz fuerte y segura- Louis Tomlinson. Pero puedes llamarme Lou. Todos lo hacen- se encogió de hombros, sonriente.


-Sí, está bien, Lou. Tú puedes decirme Lili- intenté darle una expresión segura, aunque dudé que hubiera logrado mi cometido, dado que mis piernas comenzaban a flaquear por los nervios- ¿Quieres ver el campus? ¡Claro que quieres verlo! Es muy lindo y verde… y eso…- hablé atropellando las palabras, y procurando no decir otra estupidez caminé de manera rápida en busca de la salida, no giré para ver si me seguía, pues podía sentir sus pesados pasos detrás de los míos. 


.-.-.-.


-Ya está- sonreí satisfecha de mi pequeño-gran tour alrededor del campus- Eso es más o menos todo lo que vas a conseguir en London University. Es bastante lindo si me lo preguntas, ya sabes, colorido, con muchas personas, lindos edificios. 


Por primera vez en todo el día, pude escuchar su melodiosa risa inundar mis conductos auditivos, causando una gran sensación de electricidad por todo mi cuerpo. 


-¿Qué?- no pude evitar preguntar, frunciendo el ceño con confusión. 


-En todas las- se interrumpió a si mismo para ver su reloj- cuatro horas que hemos estado juntos, no has mencionado algo que no sea la inmobiliaria de la universidad- anunció, aparentemente divertido. Sinceramente, creo que estaba varios pasos por detrás de entender el humor de los superdotados- Pensé que enviarían a alguien para tratar de convencerme de que entrara en esta Universidad.


Me encogí de hombros, estaba tan sorprendida como él por haber sido enviada a mostrarle el lugar. Era terrible dando discursos, o si quiera explicando cosas. 


-No es como que yo tuviera idea del nivel académico- sonreí. Él, se limitó a fruncir su ceño. 


-¿No estudias aquí?- se atrevió a preguntar. 


-¡Claro!- dije, tal vez demasiado alto-Es que soy nueva y eso, ya sabes, es mi primer año- anuncié con nerviosismo. 


Me miró con, su ahora enarcada ceja, sus ojos azules brillando divertidos y una sonrisa de lado más sexy que el demonio, que lograron que un revoltijo se instalara en mi estómago. 


-Ya- dije- Sinceramente, lo más que he escuchado ha sido a los profesores regañándome- admití con una sonrisa-¡No es mi culpa que las clases den tanto sueño!- espeté, entre divertida e irritada. Al segundo de haber dicho tal cosa, me arrepentí y quise golpearme contra una pared por mi estupidez. Sin embargo, mi mano hizo el trabajo impactando contra mi frente- No se supone que dijera eso ¿verdad? Ay dios mío, lo siento. Soy muy… ¿yo?. Mis amigos dicen que nací sin filtro del cerebro a la boca. Puedo ser muy directa a veces, pero tú solo ignórame y…- Cállate Hastings, solo cállate. 


Él me miró serio por unos segundos, no obstante, su melodiosa risa deshizo el incómodo silencio en el cual estuvimos a punto de sumirnos. Me observó, todavía riendo, mientras negaba con la cabeza. 


Me di cuenta de los hermosos que se veían sus ojos achinados por la risa. Y otra descarga recorrió mi cuerpo, lo que causó un escalofrío.


-Eres algo especial, Juliette- anunció, logrando que el calor subiera por mis mejillas y estas se tornaran color carmesí- Y te ves adorable sonrojada- dijo, con una gran sonrisa apareciendo en su rostro. 


-¡No estoy sonrojada!- mentí descaradamente- Tengo alergia en las mejillas, ya sabes, es muy normal. 


Una vez más, sus carcajadas llenaron el lugar. Y decidí que era un sonido que podía escuchar por el resto de mi vida. 
[/size]

Aceptada.

tu primer capítulo me mató, realmente es de los mejores que me he leído, ah niall y cassandra —cassandra clare—, lo amé realmente. ya estás audicionando. felices juegos del hambre.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: through the dark {one direction} ¡resultados!

Mensaje por tobias. el Dom 19 Ene 2014, 11:13 am

nadie va por harold
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: through the dark {one direction} ¡resultados!

Mensaje por Delph. el Dom 19 Ene 2014, 11:44 am

Jajajaj yo iba a ir por mi Haroldo pero el de Liam me pareció más correcto,idk *-*
avatar


Ver perfil de usuario http://darksoulsmemories.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: through the dark {one direction} ¡resultados!

Mensaje por tobias. el Dom 19 Ene 2014, 11:59 am

Allie escribió:Jajajaj yo iba a ir por mi Haroldo pero el de Liam me pareció más correcto,idk *-*
poh' necesito chica para haroldo.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: through the dark {one direction} ¡resultados!

Mensaje por wasteland el Dom 19 Ene 2014, 12:26 pm

yo voy por harreh
avatar


Ver perfil de usuario http://pizza-tac0s-suicide.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: through the dark {one direction} ¡resultados!

Mensaje por tobias. el Dom 19 Ene 2014, 12:38 pm

Copeland escribió:yo voy por harreh
   
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: through the dark {one direction} ¡resultados!

Mensaje por wasteland el Dom 19 Ene 2014, 12:48 pm

Michelle


Nombre Completo: Diana Michelle Midwinter
Edad: 17
Pareja & Rol: Harry Styles || La bulimica
Representante: Taissa Farmiga bcs is mine y de nadie más
¿Por qué quieres quedar?: Bc's me pareció una historia per-fect y todos los papeles son hermosos, a parte de que te considero una escritora maravillosa, con ideas fenomenales y hermosas, todo es perfecto y te amo(?) pero si, la idea es simplemente genial y nunca he escrito una ene cé con Harreh
Capitulo o OS de tu autoria: [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] bc's me da paja buscar links
avatar


Ver perfil de usuario http://pizza-tac0s-suicide.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: through the dark {one direction} ¡resultados!

Mensaje por tobias. el Dom 19 Ene 2014, 1:08 pm

Copeland escribió:
Michelle


Nombre Completo: Diana Michelle Midwinter
Edad: 17
Pareja & Rol: Harry Styles || La bulimica  
Representante: Taissa Farmiga bcs is mine y de nadie más
¿Por qué quieres quedar?: Bc's me pareció una historia per-fect y todos los papeles son hermosos, a parte de que te considero una escritora maravillosa, con ideas fenomenales y hermosas, todo es perfecto y te amo(?) pero si, la idea es simplemente genial y nunca he escrito una ene cé con Harreh  
Capitulo o OS de tu autoria: [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] bc's me da paja buscar links

Aceptada.

yo también te amo ¿te he dicho que escribes asombroso? bc si no lo he hecho merezco un buen golpe, escribes asombroso so ya estás audicionando. suerte, mi amors.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: through the dark {one direction} ¡resultados!

Mensaje por Eileen el Dom 19 Ene 2014, 1:26 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Nombre Completo: Charlotte Hannover
Edad: 17
Pareja & Rol: Liam Payne || La suicida  
Representante: Isis Valverde
¿Por qué quieres quedar?: Porque me gusto mucho la idea y escribir algo sobre este tema es algo pendiente que tengo hace tiempo. También porque esta es la segunda vez que voy a participar por una novela colectiva y me gustaría ganar un poco de experiencia. 
♡ Capitulo o OS de tu autoria: 

Spoiler:




—Cap 8  :  My Life



La primavera llegaba nuevamente a Londres y no tenia motivo alguno para estar feliz. Nunca lo he estado del todo pero esta primavera era la peor de todas. ¿Por qué? Por el simple hecho que mi relación con Harry había llegado a un punto suspensivo nuevamente. ¿Estaba deprimida? No lo sé es que para alguien como yo es algo difícil saber si estoy o no en estado de depresión. ¿Por qué? Porque durante toda mi vida he preferido estar en mi casa antes que salir al mundo e intentar tener una  vida o al menos eso es lo que siempre dice mi psicólogo. Seguro estarán pensando ¿Qué tipo de persona loca es esta chica verdad? bueno, por educación voy a decirles quien soy o mejor quien no soy.
 
 ¿Qué estoy intentado decir? Pues en tres resumidas palabras lo diré: No soy normal. ¿Por qué? Porque no soy una persona a la que le fueron difíciles las cosas en su vida salvo cuando me entere de mi verdadero origen biológico y ahí mi vida se jodio hasta el presente. Mis padres Angelina y Brandon me adoptaron cuando apenas tenía una semana y de alguna forma se los agradezco ya que gracias a ellos he tenido una vida muy buena sin preocupaciones económicas y mucho menos familiares ya que ellos se aman y me aman salvo ese detalle que no soy su hija real pero ¿Qué es realmente el amor de un padre a un hijo? Sobre mis verdaderos padres no tengo ni idea. Mi mama (Angelina es mi mama y no pienso decirle de otra forma porque a fin de cuentas ella es mi mama y no la “otra”) me conto que la mujer que me dio a luz era una adolescente humilde que fue abandonada por su novio y echada de su casa por estar esperándome a mí. Sin siquiera conocerla me hace sentir miserable aquella mujer pero ¿Hola? Yo no le pedí venir a este mundo tan cruel para tu información.
 
En fin, mi mama siempre me habla bien de ella y hasta me dejo abierta la posibilidad de poder conocerla pero realmente no tengo intenciones de conocer a  una persona “abandonica” como ella en este momento de mi vida.  Ya tengo suficiente abandono en mi vida como para querer mas.
 
Odio el abandono ¿saben? por eso no me aferro a las personas y si lo hago es porque estoy segura que nunca me abandonaran. ¿Y Harry? Si, el rompió conmigo pero nosotros tenemos una historia que nos une más allá del estúpido rompimiento. Era como esos extraños pactos de sangre que hacen los mafiosos.  Y pese a todo y aunque estemos distanciados o peleados el siempre volvía a mí tarde o temprano.
 
Pero continuando con mi historia pues a pesar de ese detalle de mis padres reales y no reales tuve una buena vida. Si, una vida tan buena como para aburrirme hasta límites insospechados para el cerebro humano. Nunca me importo que Angelina y Brandon no sean mis padres reales pero a las personas que estaban a nuestro alrededor sí. ¿Saben lo que es tener 7 años y vivir angustiada porque las personas susurran que tus padres te adoptaron? ¿Saben lo que es dormir pensando que algún día aquella persona que decidió traerte al mundo decida volver por ti y te aparte de las únicas dos personas que te amaron de verdad? Las personas susurran cosas que te marcan para siempre. Tal es así que esa fue la razón por la cual nunca tuve amigas ni amigos y eso lo digo sin exagerar y conste que era muy buena. 
 
Quizás el ser “demasiado” buena siempre ha sido uno de mis mayores problemas a la hora de entablar relaciones sin contar el detalles de las preguntas incomodas sobre ¿Por qué mis padres no eran mi padres realmente?  Y seamos honestos ¿no? amo a los niños pero los comentarios “puros y sinceros” (la niñez es eso ¿no?)  Que me hacían destrozaban mi corazón por completo.  Por si fuese poco siempre fui la preferida de los profesores por mis altas calificaciones y mis dos habilidades artísticas: Tocar violín y dibujar. Durante toda mi etapa escolar mi vida se redujo a esas dos actividades que me hacían feliz pero a la vez muy solitaria ya que todos o me ignoraban o se burlaban de mí por ser adoptada. 
 
Ya entrando al séptimo grado las cosas se pusieron más complicadas. Pasar la escuela en el Mary’s School fue toda una odisea y en cierta forma llegue a creer que al cambiarme a la academia  Sylvie las cosas serian diferentes pero tampoco fue como “muy diferente”
No esperaba tener mejores amigas porque sentía que no las necesitaba  pero nuevamente era la chica a la que todos ignoraban por completo. ¿Saben lo que es tener 12 años y nunca recibir un llamado telefónico en tu casa? ¿Saben lo que es jugar a las escondidas y que nadie se acuerde de buscarte a ti? ¿Saben lo que es que nadie recuerde tu cumpleaños? ¿Saben lo que es que te pidan cosas y que no te las devuelvan?  No, no es que esperaba que me llamen o el resto de las cosas  pero escuchaba con frecuencia como todas se llamaban entre sí para organizar salidas  en cambio yo siempre estaba sola pero no me molestaba ya que era costumbre.
Aunque tengo que admitir que al menos no estaba tan sola. Así como yo era ignorada también habían ciertas personas de ambos lados (La Academia La Court tiene dos secciones: La A es la de Los chicos  y la B es el de las chicas más conocido como la zona: Silvyie. No les cuento mas porque este es mi capitulo no el de la academia) que lo eran entonces así  que sola no estaba pero considero que siempre fue demasiado rara tanto que hasta los raros me rechazaban.
Cuando cumplí trece años supuse  que ya no iba a tener amigos así que me enfoque en otras cosas como durante toda mi vida antes de intentar “hacer amigos” que no me juzguen por no ser realmente la hija de mis padres. Tomaba clases de dibujo y violín hasta ese momento sin contar que varios maestros de la academia le recomendaron a mis padres que tome otras actividades. 
Sí, soy una persona realmente talentosa la cual emprende algo y siempre encuentra la forma de hacerlo de forma óptima. ¿Y saben? eso siempre fue un problema para mi ¿Por qué? Porque a veces hacia cosas que otros me imponían hacer y no las hacia porque realmente lo deseaba.  ¿Por qué? Porque odio que las personas me vean como alguien que “no puede hacer algo” Lo detesto por completo y sin olvidarme: Odio fracasar.  Quizás por eso cuando hago algo siempre lo hago al máximo para no tener ese sentimiento tan horrible llamado “fracaso”  o en todo caso lo que más odio es que me digan que pude dar más. Sí, soy anti-crítica constructiva. No se pero desde que recuerdo solo se que detesto que me critiquen. 
 Ah y perdónenme las últimas tres líneas solo han escuchado decir: Odio esto u odio lo otro pero no voy a ocultarles que me desagradan muchas cosas ¿Por qué? Porque con el tiempo he dado cuenta que no me interesa quedar bien frente a las personas porque no vale la pena.
 ¿Por qué? Porque en mi vida siempre he sido ignorada ¿Por qué preocuparme en decir esto o lo otro siendo que a nadie realmente le importa?  ¿Chica autosuficiente? No sé, capaz ¿Por qué no? No sería raro para alguien como yo ser de esta manera ¿verdad?  Pero aunque no lo crean aun estoy en un proceso de reconocerme y definirme poco a poco. Por cierto odio sanamente a aquellas personas que se conocen desde temprana edad y no tienen estos problemas emocionales que tengo yo. Si, si soy demasiado queen drama.
 Igual  hay algo que me causa gracia y es que podría definirme de varias formas de hecho he escrito una lista y Ed me dijo que la encabezara con “frágil” ¿Por qué? Definitivamente yo podía ser lo que sea menos esa palabra ¿o sí? 
Ah, seguro piensan ¿Quién es Ed? ¿De dónde salió? Bueno, antes de empezar a explicarles mejor solo quiero decirles que es  la única persona que estúpidamente puede verme como soy y lo odio. 
Mentira, es broma. Claro que no lo odio de hecho es mi mejor amigo. Hasta ahora en mis dieciocho años solo he tenido dos amigos: Ed y Harry. Pero les hablare de ellos en breve. No quiero sacarle “emoción” a mi historia. 
Pero siguiendo con el tema (?) Enserio no sé como hace pero puede ver a través de mí y eso me asusta tanto.  El puede saber lo que pienso con solo mirarme y me da tanto miedo porque aunque intente mostrarle mi lado oscuro (Oh, sí tengo un lado oscuro pero hablare de eso más adelante tambien) el encuentra una forma de señalarme o inventar una pequeña grita por donde pueda entrar la luz y mostrarme que no soy ni tan jodida ni rara como siempre he sentido que soy. 
Ed es probablemente uno de las pocas personas con esa “notable” habilidad hacia mi persona y aunque me sienta acosada al verlo a los ojos realmente me hacia feliz tenerlo cerca de mí aunque tenga la habilidad de destruirme. No, no de matarme sino de destruirme y dejar que salga esa chica miedosa que no podría vivir sin su mama, papa, perro, gato, personas del servicio y sus dos amigos. ¡Duh! Ed sacas lo peor de mi.
 ¿Saben? Gracias a él tuve mi primer cumpleaños “feliz”. Una anécdota tonta: No festejaba mis cumpleaños ¿Por qué? Bueno, nunca tuve amigos así que ¿porque voy a festejar algo si no tengo con quien compartirlo? De la nada aparece en mi casa con un pastel junto con Harry para cantarme la repetitiva, ridícula pero la vez muy emocionante canción de cumpleaños. Nunca en mi vida me habían cantado el “feliz cumpleaños” a no ser que sean mis padres junto con las personas del servicio.
Seguro quieren saber ¿Cómo los conocí? Ok, no me gusta hablar mucho sobre esto pero ¿se acuerdan que les dije que me destacaba en todo lo que practicaba ? Pues bien, supongo que tener tantas habilidades me hizo acreedora de halagos por parte de los profesores y del odio retorcido de mis compañeras en general.  
¿Ahora ven de donde aprendí a odiar a las personas?  Como sea, saliendo de las prácticas de natación de la academia me quede a esperar al chofer. Siempre lo hacía pero en esta ocasión estaba retrasado tanto que tuve que sacar mis auriculares para distraerme cuando una de mis  “compañeras” me llamo para “charlar” aquella tarde había sido escogida para representar a la academia en el concurso de natación ¿el problema? Yo no tenía idea que ese sitio ya le pertenecía a otra persona que estaba molesta por ser mi suplente.
 Lo poco que recuerdo (si, intento olvidarme de esa parte de mi vida) es que me caí al suelo y sentía como era pateada una y otra vez mientras me repetían que abandone la competencia. ¿Acaso era tan difícil pedírmelo de buena manera? ¿Hola? Soy introvertida no una persona de cortas facultades mentales para no entender la situación. ¿Bulliyn? No sé, en ese momento solo se llamaba “dejarle en claro quién manda” pero la cuestión es que de la nada me sentí protegida y aquellas patadas ya no me dolían para nada. 
Tenía los ojos cerrados fuertemente (¿Qué? Estaba a punto de morir literalmente gracias a las patadas de mis refinadas compañeras. Así que hice lo que cualquier persona haría ¿no?  cerré mis ojos  esperando que el dolor sea menos pero ¿adivinen? Era lo mismo y solo me dejaba como una ridícula) cuando decidí abrirlos lentamente chocaron con los ojos celestes de un chico blanco de pelo castaño ondulado ¿acaso era un ángel? No tengo idea pero desde ese momento Harry pasó a ser “mi angel” 
Por cierto,  ¿quieren saber si tuve esa sensación de muerte al verlo todo perfecto sentado cerca mío? Si, la tuve especialmente cuando me sonrió. Nunca nadie de mi edad y menos un chico relativamente más guapo que cualquier otro que había conocido me había sonreído  y salvado de un situación violenta en toda mi vida. 
-¿Estás bien?-me pregunto y las estúpidas palabras no salían de mi boca. Llevaba una vida sin hablar con nadie y en mi primera oportunidad me ponen a hablar con un ángel ¿injusticias de la vida? Si, la vida misma solo quiere que me vea como una ridícula en todo momento. 
-Si-le dije asintiendo con tres tonos más bajos de mi voz normal. Estaba tan adolorida, nerviosa, angustiada etc. etc. como para decir algo más. Igualmente siento feliz de haber dicho eso porque es probable que si alargaba mi charla iba a decir algo realmente idiota 
-¿Cómo esta? –dice entrando a la sala un pelirrojo. Si, ese es Ed. Por cierto, solo hasta ese momento me di cuenta que estaba en la enfermería de la Academia
Ambos lucían preocupados por mi cosa que me hizo sentir ¿feliz? aunque a la vez incomoda porque ambos eran extraños para mí. De igual forma por mi mente nunca se me cruzo que ambos serian tan importantes en mi vida más adelante. 
Después de ese episodio mi vida dio otro giro inesperado (quiero aclarar que mi vida ha dado varios giros hasta el presente. Algunos buenos y otros no tanto) aunque para variar yo seguía siendo la misma persona de siempre o al menos eso pensaba. Si, aun estaba segura que era la chica que dibujaba en silencio y que se mantenía distante de sus compañeras porque estas casi la “mataron” pero había algo mas….aunque no lo crean ¡chan!
Desde ese episodio mi teléfono comenzó a sonar varias veces. No, no me llamaban mis compañeras sino: Harry y Ed para preguntarme ¿Cómo estaba? O si tenía ganas de pasar el rato con ellos. Creo que ambos notaron mis severos problemas para relacionarme con los demás así que poco a poco y con esfuerzo lograron que la persona solitaria que era vaya desapareciendo y convirtiéndome en una versión mejorada de mi misma: No, no me volví una desmejorada versión de Sandra Bullock en Miss Cogeniallity ya que ellos tampoco es que sean muy sociables pero al menos se tenían el uno al otro y yo podía decir que tenia dos conocidos que intentaban ser mis amigos. Suena raro ¿verdad? si, hasta ahora me parece raro a mí.
Y es así como en trece años había juntado dos personas a las cuales no conocía demasiado hasta ese momento pero que se ganaron mi confianza poco a poco. Es extraño pero hasta el presente (ahora tengo dieciocho) aun son los dos únicos amigos que tengo y a la vez son las únicas personas que me aprecian y he llegado a apreciar con sinceridad. Hago un punto en esto para hablar de ellos en particular porque me parece maleducado no hacerlo. Desde el fondo de mi corazón los aprecio a ambos con la misma intensidad pero de distintas maneras. Ambos son como el Ying y el Yang asi que creo que es entendible ¿no? 
Ed es el Ying o eso creo  ¿el ying es lo blanco verdad? Lo que sea, Ed es blanco y no solo por su piel sino por su personalidad pura. Es de esas personas tan puras y transparentes que dan miedo. A mí me da miedo porque sabe lo que pienso y siento con solo mirarme y ¿adivinen? Tiene las palabras exactas para calmarme en cuestión de segundos y también para ponerme loca (si, si acostumbro ponerme y hacerme de la loca gran parte de la telenovela que llamo vida). El es como ese hermano que nunca tuve o tengo porque puede que la “otra o el otro” tengan hijos y no lo sepa. En cuanto a mis padres ¿lógico no? son estériles y por eso me adoptaron. 
Pero continuando con Ed ¿no? Lo miro y me recuerda un poco a mis padres no reales quienes se preocupan por mi todo el tiempo. Ed siempre se preocupa, siempre esta pendiente de que no haga una estupidez (hablare de eso en otro capitulo) o de cómo me siento. Enserio si hacemos una estadística Ed pasa el 95% de su tiempo preocupándose por mi y el resto en todas la otras cosas que hace que no son pocas: toca guitarra y piano, trabaja como voluntario en hospitales, estudia idiomas, cocina, pintura  y tiene esa fe irrevocable hacia la iglesia. Si, es católico hasta las narices y siempre esta diciendo cosas como: “Cree en Dios Charlie” “Dios te salvara Charlotte” “No pierdas la fe Charlotte” “Eres un regalo de Dios Charlotte” 
Oye amigo ¿hola? Soy un “error de los “otros” biológicos” Claro  tuve la suerte de ser adoptada por dos personas quienes se apiadaron de mi pero si hablamos enserio  solo soy un error.   ¿Por qué voy a creer que soy un regalo?   Si de algo estaba segura era que no era exactamente un regalo a pesar de que mis padres dicen que lo soy hasta el presente para ellos. Creo que lo dicen porque son mis padres no reales y me aman incondicionalmente y con esta palabra pasare a Harry. 
¿Han amado y odiado a una persona de forma incondicional? Si es así creo que van a entenderme más de lo que se imaginan. 
Harry o  “El ángel” me gusta llamarlo de este modo. Imagino que él se sentirá incomodo pero no me interesa para nada Harreh (?). En fin, si Ed es el Ying claramente Harry es el Yang ¿Por qué son mejores amigos? No tengo ni la menor idea pero su amistad data desde los cuatro años justo después de que Ed se haya mudado con sus padres al lado de la casa de Harry. Voy a resumir esto por se está siendo extenso el tema de introducir la historia y esto va  sobre mi  y de las cosas que a mi me parecen ¿no? por cierto como yo mando en el cap (?) las cosas las digo desde mi punto así que pueda que tenga  o no razón en todo lo que digo pero bueno es mi historia ¿y qué?  Para eso todos tienen su capítulo ¿no?. 
En fin, Harry es completamente distinto a Ed aunque tengo que reconocer que lo que tienen en común además de su amistad es que se preocupan por mí. Claro, al ser diferentes su preocupación es distinta. Ed es de los apegados en cambio Harry no es de ese modo. El es más desapegado con las personas y no tiene ese fervor divino que caracteriza a Ed.  Pienso que lo de su madre lo hace sentir de ese modo hasta el presente. 
¿Les dije que ambos teníamos algo que nos unía verdad? Pues nuestras historias no son muy diferentes la una de la otra salvo por algunos efectos especiales como me gusta decirle. Quizás esa sea la razón por la que me sienta tan unida a Harry porque siento que él me entiende. Con esto no quiero decir que no tenga conexión con Ed pero ¿vamos? El tiene una vida normal hasta el punto de ser asquerosamente perfecta. Sus padres se aman, son encantadores y lo más importante: son sus padres reales que harian lo que sea por el. Si, lo que sea…hasta ornearle galletas en forma de dinosaurio.  ¿Saben? la madre de Ed es diseñadora de joyas y comparte el mado de una de las empresa de publicidad más grandes del mundo. Oh, si ellos se encargan de las publicidades de Coca-Cola y One Direction. Y aun asi esa mujer tiene tiempo de hacerle galletas de dinosaurios y su padre de llevarlo a ver los partidos de hockey que el detesta pero que a su padre le encantan. Ed le hace creer a su padre que le encanta el hockey solo para hacerlo feliz y John piensa que Ed adora el hockey y por eso lo lleva ¿par de tontos no? 
Por eso siempre le digo a Harry que nos parecemos y nos entendemos mutuamente. Yo se que esta ruptura no es permanente ¿Saben porque? Porque tarde o temprano el siempre recuerda que ambos somos iguales y deja todo a un lado para volver a mí. ¿Han oído hablar del sentido de pertenencia y el amor intermitente? Pues eso es lo que somos nosotros: Una extraña pareja que nunca puede terminar del todo o al menos yo no permitiré jamás que eso ocurra. Renunciar a Harry es como renunciar a una parte de mi misma y no quiero.
 ¿Saben? a lo largo de mi vida siempre he sido rechazada incluso antes de nacer así que no son muchas personas las que me importan tanto o eso es lo que creo al menos hasta el momento porque capaz más adelante cambie o no. Todo depende de cómo vaya mi historia.  Pero quiero destacar que por aquellas que me importan haría lo que sea y especialmente por Harry.
¿Por qué? Porque así es el amor adolescente: obsesivo, compulsivo  y capaz de hacer hasta lo imposible por retener a la otra persona a como dé lugar aunque esta no quiera ya que no aceptamos las cosas solo porque si y queremos el camino complicado.  Ah, y antes que me olvide y para cerrar el tema: Mi nombre es Charlotte. ¿Soy extraña, verdad? Sí, pero estoy segura que tu también. 
 
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: through the dark {one direction} ¡resultados!

Mensaje por tobias. el Dom 19 Ene 2014, 1:40 pm

Kimy. escribió:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Nombre Completo: Charlotte Hannover
Edad: 17
Pareja & Rol: Liam Payne || La suicida  
Representante: Isis Valverde
¿Por qué quieres quedar?: Porque me gusto mucho la idea y escribir algo sobre este tema es algo pendiente que tengo hace tiempo. También porque esta es la segunda vez que voy a participar por una novela colectiva y me gustaría ganar un poco de experiencia. 
♡ Capitulo o OS de tu autoria: 

Spoiler:




—Cap 8  :  My Life



La primavera llegaba nuevamente a Londres y no tenia motivo alguno para estar feliz. Nunca lo he estado del todo pero esta primavera era la peor de todas. ¿Por qué? Por el simple hecho que mi relación con Harry había llegado a un punto suspensivo nuevamente. ¿Estaba deprimida? No lo sé es que para alguien como yo es algo difícil saber si estoy o no en estado de depresión. ¿Por qué? Porque durante toda mi vida he preferido estar en mi casa antes que salir al mundo e intentar tener una  vida o al menos eso es lo que siempre dice mi psicólogo. Seguro estarán pensando ¿Qué tipo de persona loca es esta chica verdad? bueno, por educación voy a decirles quien soy o mejor quien no soy.
 
 ¿Qué estoy intentado decir? Pues en tres resumidas palabras lo diré: No soy normal. ¿Por qué? Porque no soy una persona a la que le fueron difíciles las cosas en su vida salvo cuando me entere de mi verdadero origen biológico y ahí mi vida se jodio hasta el presente. Mis padres Angelina y Brandon me adoptaron cuando apenas tenía una semana y de alguna forma se los agradezco ya que gracias a ellos he tenido una vida muy buena sin preocupaciones económicas y mucho menos familiares ya que ellos se aman y me aman salvo ese detalle que no soy su hija real pero ¿Qué es realmente el amor de un padre a un hijo? Sobre mis verdaderos padres no tengo ni idea. Mi mama (Angelina es mi mama y no pienso decirle de otra forma porque a fin de cuentas ella es mi mama y no la “otra”) me conto que la mujer que me dio a luz era una adolescente humilde que fue abandonada por su novio y echada de su casa por estar esperándome a mí. Sin siquiera conocerla me hace sentir miserable aquella mujer pero ¿Hola? Yo no le pedí venir a este mundo tan cruel para tu información.
 
En fin, mi mama siempre me habla bien de ella y hasta me dejo abierta la posibilidad de poder conocerla pero realmente no tengo intenciones de conocer a  una persona “abandonica” como ella en este momento de mi vida.  Ya tengo suficiente abandono en mi vida como para querer mas.
 
Odio el abandono ¿saben? por eso no me aferro a las personas y si lo hago es porque estoy segura que nunca me abandonaran. ¿Y Harry? Si, el rompió conmigo pero nosotros tenemos una historia que nos une más allá del estúpido rompimiento. Era como esos extraños pactos de sangre que hacen los mafiosos.  Y pese a todo y aunque estemos distanciados o peleados el siempre volvía a mí tarde o temprano.
 
Pero continuando con mi historia pues a pesar de ese detalle de mis padres reales y no reales tuve una buena vida. Si, una vida tan buena como para aburrirme hasta límites insospechados para el cerebro humano. Nunca me importo que Angelina y Brandon no sean mis padres reales pero a las personas que estaban a nuestro alrededor sí. ¿Saben lo que es tener 7 años y vivir angustiada porque las personas susurran que tus padres te adoptaron? ¿Saben lo que es dormir pensando que algún día aquella persona que decidió traerte al mundo decida volver por ti y te aparte de las únicas dos personas que te amaron de verdad? Las personas susurran cosas que te marcan para siempre. Tal es así que esa fue la razón por la cual nunca tuve amigas ni amigos y eso lo digo sin exagerar y conste que era muy buena. 
 
Quizás el ser “demasiado” buena siempre ha sido uno de mis mayores problemas a la hora de entablar relaciones sin contar el detalles de las preguntas incomodas sobre ¿Por qué mis padres no eran mi padres realmente?  Y seamos honestos ¿no? amo a los niños pero los comentarios “puros y sinceros” (la niñez es eso ¿no?)  Que me hacían destrozaban mi corazón por completo.  Por si fuese poco siempre fui la preferida de los profesores por mis altas calificaciones y mis dos habilidades artísticas: Tocar violín y dibujar. Durante toda mi etapa escolar mi vida se redujo a esas dos actividades que me hacían feliz pero a la vez muy solitaria ya que todos o me ignoraban o se burlaban de mí por ser adoptada. 
 
Ya entrando al séptimo grado las cosas se pusieron más complicadas. Pasar la escuela en el Mary’s School fue toda una odisea y en cierta forma llegue a creer que al cambiarme a la academia  Sylvie las cosas serian diferentes pero tampoco fue como “muy diferente”
No esperaba tener mejores amigas porque sentía que no las necesitaba  pero nuevamente era la chica a la que todos ignoraban por completo. ¿Saben lo que es tener 12 años y nunca recibir un llamado telefónico en tu casa? ¿Saben lo que es jugar a las escondidas y que nadie se acuerde de buscarte a ti? ¿Saben lo que es que nadie recuerde tu cumpleaños? ¿Saben lo que es que te pidan cosas y que no te las devuelvan?  No, no es que esperaba que me llamen o el resto de las cosas  pero escuchaba con frecuencia como todas se llamaban entre sí para organizar salidas  en cambio yo siempre estaba sola pero no me molestaba ya que era costumbre.
Aunque tengo que admitir que al menos no estaba tan sola. Así como yo era ignorada también habían ciertas personas de ambos lados (La Academia La Court tiene dos secciones: La A es la de Los chicos  y la B es el de las chicas más conocido como la zona: Silvyie. No les cuento mas porque este es mi capitulo no el de la academia) que lo eran entonces así  que sola no estaba pero considero que siempre fue demasiado rara tanto que hasta los raros me rechazaban.
Cuando cumplí trece años supuse  que ya no iba a tener amigos así que me enfoque en otras cosas como durante toda mi vida antes de intentar “hacer amigos” que no me juzguen por no ser realmente la hija de mis padres. Tomaba clases de dibujo y violín hasta ese momento sin contar que varios maestros de la academia le recomendaron a mis padres que tome otras actividades. 
Sí, soy una persona realmente talentosa la cual emprende algo y siempre encuentra la forma de hacerlo de forma óptima. ¿Y saben? eso siempre fue un problema para mi ¿Por qué? Porque a veces hacia cosas que otros me imponían hacer y no las hacia porque realmente lo deseaba.  ¿Por qué? Porque odio que las personas me vean como alguien que “no puede hacer algo” Lo detesto por completo y sin olvidarme: Odio fracasar.  Quizás por eso cuando hago algo siempre lo hago al máximo para no tener ese sentimiento tan horrible llamado “fracaso”  o en todo caso lo que más odio es que me digan que pude dar más. Sí, soy anti-crítica constructiva. No se pero desde que recuerdo solo se que detesto que me critiquen. 
 Ah y perdónenme las últimas tres líneas solo han escuchado decir: Odio esto u odio lo otro pero no voy a ocultarles que me desagradan muchas cosas ¿Por qué? Porque con el tiempo he dado cuenta que no me interesa quedar bien frente a las personas porque no vale la pena.
 ¿Por qué? Porque en mi vida siempre he sido ignorada ¿Por qué preocuparme en decir esto o lo otro siendo que a nadie realmente le importa?  ¿Chica autosuficiente? No sé, capaz ¿Por qué no? No sería raro para alguien como yo ser de esta manera ¿verdad?  Pero aunque no lo crean aun estoy en un proceso de reconocerme y definirme poco a poco. Por cierto odio sanamente a aquellas personas que se conocen desde temprana edad y no tienen estos problemas emocionales que tengo yo. Si, si soy demasiado queen drama.
 Igual  hay algo que me causa gracia y es que podría definirme de varias formas de hecho he escrito una lista y Ed me dijo que la encabezara con “frágil” ¿Por qué? Definitivamente yo podía ser lo que sea menos esa palabra ¿o sí? 
Ah, seguro piensan ¿Quién es Ed? ¿De dónde salió? Bueno, antes de empezar a explicarles mejor solo quiero decirles que es  la única persona que estúpidamente puede verme como soy y lo odio. 
Mentira, es broma. Claro que no lo odio de hecho es mi mejor amigo. Hasta ahora en mis dieciocho años solo he tenido dos amigos: Ed y Harry. Pero les hablare de ellos en breve. No quiero sacarle “emoción” a mi historia. 
Pero siguiendo con el tema (?) Enserio no sé como hace pero puede ver a través de mí y eso me asusta tanto.  El puede saber lo que pienso con solo mirarme y me da tanto miedo porque aunque intente mostrarle mi lado oscuro (Oh, sí tengo un lado oscuro pero hablare de eso más adelante tambien) el encuentra una forma de señalarme o inventar una pequeña grita por donde pueda entrar la luz y mostrarme que no soy ni tan jodida ni rara como siempre he sentido que soy. 
Ed es probablemente uno de las pocas personas con esa “notable” habilidad hacia mi persona y aunque me sienta acosada al verlo a los ojos realmente me hacia feliz tenerlo cerca de mí aunque tenga la habilidad de destruirme. No, no de matarme sino de destruirme y dejar que salga esa chica miedosa que no podría vivir sin su mama, papa, perro, gato, personas del servicio y sus dos amigos. ¡Duh! Ed sacas lo peor de mi.
 ¿Saben? Gracias a él tuve mi primer cumpleaños “feliz”. Una anécdota tonta: No festejaba mis cumpleaños ¿Por qué? Bueno, nunca tuve amigos así que ¿porque voy a festejar algo si no tengo con quien compartirlo? De la nada aparece en mi casa con un pastel junto con Harry para cantarme la repetitiva, ridícula pero la vez muy emocionante canción de cumpleaños. Nunca en mi vida me habían cantado el “feliz cumpleaños” a no ser que sean mis padres junto con las personas del servicio.
Seguro quieren saber ¿Cómo los conocí? Ok, no me gusta hablar mucho sobre esto pero ¿se acuerdan que les dije que me destacaba en todo lo que practicaba ? Pues bien, supongo que tener tantas habilidades me hizo acreedora de halagos por parte de los profesores y del odio retorcido de mis compañeras en general.  
¿Ahora ven de donde aprendí a odiar a las personas?  Como sea, saliendo de las prácticas de natación de la academia me quede a esperar al chofer. Siempre lo hacía pero en esta ocasión estaba retrasado tanto que tuve que sacar mis auriculares para distraerme cuando una de mis  “compañeras” me llamo para “charlar” aquella tarde había sido escogida para representar a la academia en el concurso de natación ¿el problema? Yo no tenía idea que ese sitio ya le pertenecía a otra persona que estaba molesta por ser mi suplente.
 Lo poco que recuerdo (si, intento olvidarme de esa parte de mi vida) es que me caí al suelo y sentía como era pateada una y otra vez mientras me repetían que abandone la competencia. ¿Acaso era tan difícil pedírmelo de buena manera? ¿Hola? Soy introvertida no una persona de cortas facultades mentales para no entender la situación. ¿Bulliyn? No sé, en ese momento solo se llamaba “dejarle en claro quién manda” pero la cuestión es que de la nada me sentí protegida y aquellas patadas ya no me dolían para nada. 
Tenía los ojos cerrados fuertemente (¿Qué? Estaba a punto de morir literalmente gracias a las patadas de mis refinadas compañeras. Así que hice lo que cualquier persona haría ¿no?  cerré mis ojos  esperando que el dolor sea menos pero ¿adivinen? Era lo mismo y solo me dejaba como una ridícula) cuando decidí abrirlos lentamente chocaron con los ojos celestes de un chico blanco de pelo castaño ondulado ¿acaso era un ángel? No tengo idea pero desde ese momento Harry pasó a ser “mi angel” 
Por cierto,  ¿quieren saber si tuve esa sensación de muerte al verlo todo perfecto sentado cerca mío? Si, la tuve especialmente cuando me sonrió. Nunca nadie de mi edad y menos un chico relativamente más guapo que cualquier otro que había conocido me había sonreído  y salvado de un situación violenta en toda mi vida. 
-¿Estás bien?-me pregunto y las estúpidas palabras no salían de mi boca. Llevaba una vida sin hablar con nadie y en mi primera oportunidad me ponen a hablar con un ángel ¿injusticias de la vida? Si, la vida misma solo quiere que me vea como una ridícula en todo momento. 
-Si-le dije asintiendo con tres tonos más bajos de mi voz normal. Estaba tan adolorida, nerviosa, angustiada etc. etc. como para decir algo más. Igualmente siento feliz de haber dicho eso porque es probable que si alargaba mi charla iba a decir algo realmente idiota 
-¿Cómo esta? –dice entrando a la sala un pelirrojo. Si, ese es Ed. Por cierto, solo hasta ese momento me di cuenta que estaba en la enfermería de la Academia
Ambos lucían preocupados por mi cosa que me hizo sentir ¿feliz? aunque a la vez incomoda porque ambos eran extraños para mí. De igual forma por mi mente nunca se me cruzo que ambos serian tan importantes en mi vida más adelante. 
Después de ese episodio mi vida dio otro giro inesperado (quiero aclarar que mi vida ha dado varios giros hasta el presente. Algunos buenos y otros no tanto) aunque para variar yo seguía siendo la misma persona de siempre o al menos eso pensaba. Si, aun estaba segura que era la chica que dibujaba en silencio y que se mantenía distante de sus compañeras porque estas casi la “mataron” pero había algo mas….aunque no lo crean ¡chan!
Desde ese episodio mi teléfono comenzó a sonar varias veces. No, no me llamaban mis compañeras sino: Harry y Ed para preguntarme ¿Cómo estaba? O si tenía ganas de pasar el rato con ellos. Creo que ambos notaron mis severos problemas para relacionarme con los demás así que poco a poco y con esfuerzo lograron que la persona solitaria que era vaya desapareciendo y convirtiéndome en una versión mejorada de mi misma: No, no me volví una desmejorada versión de Sandra Bullock en Miss Cogeniallity ya que ellos tampoco es que sean muy sociables pero al menos se tenían el uno al otro y yo podía decir que tenia dos conocidos que intentaban ser mis amigos. Suena raro ¿verdad? si, hasta ahora me parece raro a mí.
Y es así como en trece años había juntado dos personas a las cuales no conocía demasiado hasta ese momento pero que se ganaron mi confianza poco a poco. Es extraño pero hasta el presente (ahora tengo dieciocho) aun son los dos únicos amigos que tengo y a la vez son las únicas personas que me aprecian y he llegado a apreciar con sinceridad. Hago un punto en esto para hablar de ellos en particular porque me parece maleducado no hacerlo. Desde el fondo de mi corazón los aprecio a ambos con la misma intensidad pero de distintas maneras. Ambos son como el Ying y el Yang asi que creo que es entendible ¿no? 
Ed es el Ying o eso creo  ¿el ying es lo blanco verdad? Lo que sea, Ed es blanco y no solo por su piel sino por su personalidad pura. Es de esas personas tan puras y transparentes que dan miedo. A mí me da miedo porque sabe lo que pienso y siento con solo mirarme y ¿adivinen? Tiene las palabras exactas para calmarme en cuestión de segundos y también para ponerme loca (si, si acostumbro ponerme y hacerme de la loca gran parte de la telenovela que llamo vida). El es como ese hermano que nunca tuve o tengo porque puede que la “otra o el otro” tengan hijos y no lo sepa. En cuanto a mis padres ¿lógico no? son estériles y por eso me adoptaron. 
Pero continuando con Ed ¿no? Lo miro y me recuerda un poco a mis padres no reales quienes se preocupan por mi todo el tiempo. Ed siempre se preocupa, siempre esta pendiente de que no haga una estupidez (hablare de eso en otro capitulo) o de cómo me siento. Enserio si hacemos una estadística Ed pasa el 95% de su tiempo preocupándose por mi y el resto en todas la otras cosas que hace que no son pocas: toca guitarra y piano, trabaja como voluntario en hospitales, estudia idiomas, cocina, pintura  y tiene esa fe irrevocable hacia la iglesia. Si, es católico hasta las narices y siempre esta diciendo cosas como: “Cree en Dios Charlie” “Dios te salvara Charlotte” “No pierdas la fe Charlotte” “Eres un regalo de Dios Charlotte” 
Oye amigo ¿hola? Soy un “error de los “otros” biológicos” Claro  tuve la suerte de ser adoptada por dos personas quienes se apiadaron de mi pero si hablamos enserio  solo soy un error.   ¿Por qué voy a creer que soy un regalo?   Si de algo estaba segura era que no era exactamente un regalo a pesar de que mis padres dicen que lo soy hasta el presente para ellos. Creo que lo dicen porque son mis padres no reales y me aman incondicionalmente y con esta palabra pasare a Harry. 
¿Han amado y odiado a una persona de forma incondicional? Si es así creo que van a entenderme más de lo que se imaginan. 
Harry o  “El ángel” me gusta llamarlo de este modo. Imagino que él se sentirá incomodo pero no me interesa para nada Harreh (?). En fin, si Ed es el Ying claramente Harry es el Yang ¿Por qué son mejores amigos? No tengo ni la menor idea pero su amistad data desde los cuatro años justo después de que Ed se haya mudado con sus padres al lado de la casa de Harry. Voy a resumir esto por se está siendo extenso el tema de introducir la historia y esto va  sobre mi  y de las cosas que a mi me parecen ¿no? por cierto como yo mando en el cap (?) las cosas las digo desde mi punto así que pueda que tenga  o no razón en todo lo que digo pero bueno es mi historia ¿y qué?  Para eso todos tienen su capítulo ¿no?. 
En fin, Harry es completamente distinto a Ed aunque tengo que reconocer que lo que tienen en común además de su amistad es que se preocupan por mí. Claro, al ser diferentes su preocupación es distinta. Ed es de los apegados en cambio Harry no es de ese modo. El es más desapegado con las personas y no tiene ese fervor divino que caracteriza a Ed.  Pienso que lo de su madre lo hace sentir de ese modo hasta el presente. 
¿Les dije que ambos teníamos algo que nos unía verdad? Pues nuestras historias no son muy diferentes la una de la otra salvo por algunos efectos especiales como me gusta decirle. Quizás esa sea la razón por la que me sienta tan unida a Harry porque siento que él me entiende. Con esto no quiero decir que no tenga conexión con Ed pero ¿vamos? El tiene una vida normal hasta el punto de ser asquerosamente perfecta. Sus padres se aman, son encantadores y lo más importante: son sus padres reales que harian lo que sea por el. Si, lo que sea…hasta ornearle galletas en forma de dinosaurio.  ¿Saben? la madre de Ed es diseñadora de joyas y comparte el mado de una de las empresa de publicidad más grandes del mundo. Oh, si ellos se encargan de las publicidades de Coca-Cola y One Direction. Y aun asi esa mujer tiene tiempo de hacerle galletas de dinosaurios y su padre de llevarlo a ver los partidos de hockey que el detesta pero que a su padre le encantan. Ed le hace creer a su padre que le encanta el hockey solo para hacerlo feliz y John piensa que Ed adora el hockey y por eso lo lleva ¿par de tontos no? 
Por eso siempre le digo a Harry que nos parecemos y nos entendemos mutuamente. Yo se que esta ruptura no es permanente ¿Saben porque? Porque tarde o temprano el siempre recuerda que ambos somos iguales y deja todo a un lado para volver a mí. ¿Han oído hablar del sentido de pertenencia y el amor intermitente? Pues eso es lo que somos nosotros: Una extraña pareja que nunca puede terminar del todo o al menos yo no permitiré jamás que eso ocurra. Renunciar a Harry es como renunciar a una parte de mi misma y no quiero.
 ¿Saben? a lo largo de mi vida siempre he sido rechazada incluso antes de nacer así que no son muchas personas las que me importan tanto o eso es lo que creo al menos hasta el momento porque capaz más adelante cambie o no. Todo depende de cómo vaya mi historia.  Pero quiero destacar que por aquellas que me importan haría lo que sea y especialmente por Harry.
¿Por qué? Porque así es el amor adolescente: obsesivo, compulsivo  y capaz de hacer hasta lo imposible por retener a la otra persona a como dé lugar aunque esta no quiera ya que no aceptamos las cosas solo porque si y queremos el camino complicado.  Ah, y antes que me olvide y para cerrar el tema: Mi nombre es Charlotte. ¿Soy extraña, verdad? Sí, pero estoy segura que tu también. 
 

Aceptada.

me encantó tu capítulo, srsly, escribes muy bien, sólo te recomendaría que no hicieras tantas preguntas en el capítulo, pero lo demás está perfecto. suerte.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: through the dark {one direction} ¡resultados!

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Página 4 de 9. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.