O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» hwa yang yeon hwa {youth}.
Hoy a las 12:54 am por chanyeol.

» «Go back to Uk» [Harry S.]
Ayer a las 9:11 pm por Keniia Joanna

» Half-Cold Half-Hot
Ayer a las 8:46 pm por Kurisu

» − After the rain, a rainbow will come.
Ayer a las 8:33 pm por Asclepio.

» cockamamie dreamer ~
Ayer a las 8:29 pm por Asclepio.

» Me, myself and I.
Ayer a las 5:27 pm por CNCOwner.

» Heroes. (Muro Interactivo)
Ayer a las 4:51 pm por Jones.

» The Selection
Ayer a las 4:47 pm por Kurisu

» Just, I´m Crazy {Pvt
Ayer a las 12:01 pm por Rebel

novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ insxne.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

Las cazadoras de artemisa . NC . | Audiciones abiertas.

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Las cazadoras de artemisa . NC . | Audiciones abiertas.

Mensaje por Meg 20 el Lun 13 Ene 2014, 11:39 am

Di que si plisss si es así aquí esta mi ficha


Última edición por Meg 20 el Lun 13 Ene 2014, 11:44 am, editado 2 veces
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las cazadoras de artemisa . NC . | Audiciones abiertas.

Mensaje por ainara tomlinson el Lun 13 Ene 2014, 11:39 am

Naya Colfer ღ escribió:perdón por las fotos y su tamaño, no puedo ponerlas iguales:(. 



Sam Wintter
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

La muerta.
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


✯Nombre: Sam Wintter.
✯Edad: 17.
✯Nombre chico: Carson Hummel.
✯Edad chico: 19.
✯Nombre chico que te rompió el corazón: Dave Montgomery.
✯Edad chico que te rompió el corazón: 18.
✯Capitulo o OS de tu autoría: 
st andrew, capítulo 2:
02.
En realidad, pude dormir al menos una hora en la noche, aunque no tengo idea de cómo lo logré. Quizás, de tanto llorar, mi cuerpo se sintió tan exhausto y frenético, además de adolorido por recibir tantos recuerdos de Becca, que se dio un merecido descanso dejando que yo pudiera tener al menos un poco de energía para sobrellevar este día.
No fue, igualmente, mi mente la que me despertó, sino los rayos inservibles del sol que se cuelan por la ventana de mi habitación, la que anoche olvidé de cerrar por estar tan sumido en un mar de lágrimas. Mierda, y yo que pensé que por fin podría dormir un poco más.
Dejo de quejarme, porque no es bueno para ayudar a despertar sanamente. Quiero volver a darme una ducha, porque me siento sucio y tengo demasiado calor como para quedarme  sin probar agua en todo el día. Además, si por mí fuera, no saldría de la bañera por tres días enteros, porque aclara la mente y relaja, te hace olvidar de todo y lo único que puedes visualizar es tu cuerpo siendo tocado por el agua caliente.
Decido que lo mejor no será volver a escabullirme en el baño porque sé que no saldré en un alargo tiempo, y mis papás se empezarán a preocupar. No quiero eso, así que, en vez de pasar un buen rato, bajo las escaleras despacio y me dirijo a la cocina. Veo a mi mamá, Johanna preparando el desayuno con una sonrisa en la cara mientras habla con Nathan, mi padre, y mi hermano Greg. Ellos parecen una familia completamente normal, sin problemas y sin un hijo con una novia —o exnovia, todavía no lo sé. Aunque espero que no. — que está encerrada en un manicomio. Y este sería el momento perfecto para la frase favorita de Chloe. Weirdy.
Me río de mi propio comentario y llego a sentarme en la mesa, dónde todos los miembros de mi familia me miran con ojos muy abiertos, como si fuera un cavernícola recién desenterrado del hielo.
—Hola,  hijo. —Dice mamá despacio, como si me lastimara que me hablaran en un tono más alto o duro. Quiero gritarle que no soy de cristal, que yo estoy perfectamente bien —aunque eso sea una mentira—, pero no tengo las fuerzas.
—Hola mamá.
Cooper me mira detenidamente, examinándome de arriba abajo como puesto de exhibición en una feria, pero no estoy lo suficientemente conectado con la realidad para darle mucha importancia.
—¿Cómo estás?
Una pregunta tan simple tendría que responderse con un “bien” casual. Pero eso es lo que todos esperan que digas.
Quiero decir, nunca nadie cambiará ese bien por “mal” o un “no lo sé”. Los humanos tendemos a escondernos a nosotros mismos y a nuestros sentimientos en un caparazón duro que es imposible de cruzar. Nadie puede derribarlo ni hacer que caiga abajo, excepto una persona. 
Todos tienen a esa personita especial que hace que todo lo sensato que creías hacer se rompa a pedazos y, justo esa persona, logra sacar dentro de ti todo lo que nunca dijiste y siempre guardaste. ¿Pero qué hacer cuando esa persona ya no está? ¿Qué hacer cuando tienes que pretender estar bien pero no tienes a nadie para luego contarle la verdad detrás de las palabras?

—Bien, estoy bien. —Y ahí está, una completa mentira que no he dejado de repetir durante toda mi vida.
—Me alegra oír eso, cariño. —habla mi mamá todavía en tono suave, cómo si le hablara a un niño de cinco años. ¡No tengo cinco! Grito dentro de mí. ¡Tengo veinte años, por el amor de dios!
—Mamá. —digo de pronto, luego de unos minutos de un silencio demasiado incómodo para mi gusto.
—¿Sí, tesoro? —me pregunta cautelosamente, poniendo los platos en la mesa para comer el desayuno que, seguramente, consiste en tostadas y huevos con tocino.
Me importa muy poco el desayuno en este momento, porque acaba de ocurrir algo mágico: tuve una idea, una maravillosa idea que hará mi vida más alegre. O más miserable, si eso es posible. 
Pero no puedo apartarla de mi cabeza, está sujeta a mí y dudo que algún día la deje ir. ¡Esta es la mejor idea que alguna vez tuve en mi vida! A veces no me doy cuenta de lo inteligente que soy hasta que algo así pasa.
—¿Cuál es el número de St. Andrew? —le digo mientras me levanto de la mesa con una sonrisa que pocas veces —o ninguna— usé luego de dejar de ver a Becca.
Mi familia, ciega del espanto, ahoga un grito por mi pregunta. Mamá suelta los platos restantes y caen al piso con un estruendoso sonido, haciéndose pedazos, mientras que mi padre y mi hermano se mandan miradas sospechosas y llenas de miedo en ellas, intentando disimularlas. Qué malos mentirosos y qué grandes alucinadores. 
Creo que piensan que yo quiero ir allí. O que debo ir allí. Sí, claro, estoy cuerdo.
—¿Para qué lo quieres? —mi mamá levanta un poco el tono de voz, haciéndolo más duro. 
Sus ojos se posan sobre mí y se ciernen en mi cara, una mirada penetrante se infiltra en mi vista y me da miedo continuar, pero lo hago de todas formas.
—Quiero llamar allí… y preguntar por Becca. Quiero hablar con ella.
—De ninguna manera. —Se levanta mi papá, golpeando su puño contra la mesa. Su voz es grave, más de lo usual, y casi grita lo que quiso decir.
—¿Por qué no? —Contraataco.
—¡No quiero que termines como esa chica loca, encerrada allí! ¡Si hablas con ella, seguramente dirá algo idiota al igual que todo lo que dice y te contagiarás su locura!
No sé porque me tengo que sentir más ofendido. Si su repentino odio a Becca —Sí, repentino. Mis padres solían amarla, decían que era la chica perfecta y que yo era muy afortunado de haberla encontrado. — o la estupidez que acaba de decir mi padre.
¡Por favor! Primero que nada, Becca no está loca, y segundo y más importante, ¡si lo estuviera, ¿cómo podría contagiarme?! ¿Acaso estas tres personas frente a mí nunca leyeron un libro, vieron la televisión o siquiera tienen sentido común? Es imposible que algo así pase.
—¡No hables así de Becca, ella es mi novia, y quieras o no, tendrás que respetar eso! Además, ella no está loca, que ustedes crean eso es una cosa muy distinta a la realidad —le —casi— grito a mi padre, y después miro a todos los miembros de mi familia— ¡Los chiflados deben de ser ustedes por pensar que la “locura” de Becca puede ser contagiosa por amor de dios!
—No me hables así, soy tu padre, y tendrás que respetarme y hablarme como se debe, ¿de acuerdo, Niall? —dice Nathan, ya más calmado pero con rudeza. Yo asiento y aprieto la mandíbula— No hablarás con esa chica. Fin de la discusión.
—De acuerdo.
No espero respuesta ni ninguna otra aplicación de palabra, porque en seguida me retiro de la cocina y me escabullo rápidamente en mi habitación. Estoy decidido a hablar con mi novia, y mis padres no van a pararme.
Pero… ni siquiera sé el teléfono de ese manicomio. ¡Idiota! Mi subconsciente de nuevo habla. ¡Búscalo en la computadora! ¿Es qué el paso de los días te vuelve más estúpido de lo normal? 
Normalmente, odiaría a mi conciencia en estos momentos, pero debo admitir que me dio un excelente consejo y voy a usarlo.

Rápidamente, prendo la computadora y tipeo en Google  “St. Andrew: Lima, Ohio”.
Me aparecen miles de resultados, pero creo que entro a la página oficial —creo, porque no estoy seguro de si será así— y reviso cada esquina, esperando encontrar el teléfono.

¡Eureka!
4685712. Ese es.
Tomo mi celular con una mano temblorosa y respiro mientras aprieto la pantalla para marcar.
Cuando toco el botón verde para empezar a llamar, una ola de miedo me invade, pero se va cuando escucho a alguien del otro lado.
—St. Andrew, buenos días. —Me dice una voz fría del otro lado. Puedo decir que es una enfermera aburrida de su trabajo, de más o menos veinte años.
—Buenos días —digo educadamente— quisiera hablar con Becca Anderson, una paciente de allí, por favor.
—Oh, lo siento, pero hoy es el día de visitas; los teléfonos se desconectan y los familiares y amigos pueden venir hasta aquí por única vez en el año para ver cómo está su compañero o compañera.
No. Puedo. Creerlo. Creo que mi suerte está volviendo.
—No hay problema, claro, ya voy para allá. Por favor, no le diga que alguien irá, quiero que sea una sorpresa.
La enfermera me dice que no hay problema y yo cuelgo el teléfono, mientras me arreglo el cabello un poco y trato de parecer presentable para Becca. Tengo que estar perfecto si la voy a ver después de tres meses sin ninguna pista de ella.
Casi resbalo en las escaleras cuando bajo, pero no me importa, la excitación corre por mis venas tan rápido que no puedo controlarme a mí mismo.
—¿Dónde crees que vas? —escucho que mi padre grita desde la cocina cuando yo estoy abriendo la puerta con mis llaves, pero lo ignoro y corro hacia mi auto.
Este día va a ser el mejor y más interesante que alguna vez tuve.

✯Representante tuya: Heather Morris.
✯Representante chico : Chris Colfer.
✯ Representante chico que te rompió el corazón: Chord Overstreet,
Tu cap es muy bueno asi que estás...
Aceptada.

Muchísima suerte!
Te agradezco de corazón tu interés por audicionar, enserio...Me emocionaa! :wut: podrias especificar el rol por el que audicionas'?


Última edición por ainara tomlinson el Miér 15 Ene 2014, 11:51 am, editado 1 vez



Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las cazadoras de artemisa . NC . | Audiciones abiertas.

Mensaje por ainara tomlinson el Lun 13 Ene 2014, 11:45 am

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:te juro q amo la idea!!!!! y mas relacionado a todo este tema me encanta prometo q leere tu novela porq estA GENIAL LA IDEA
Genial! y graciaas te espero;)



Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las cazadoras de artemisa . NC . | Audiciones abiertas.

Mensaje por ainara tomlinson el Lun 13 Ene 2014, 11:46 am

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:Puedo audicionar??
Claro!! te espero;)



Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las cazadoras de artemisa . NC . | Audiciones abiertas.

Mensaje por Meg 20 el Lun 13 Ene 2014, 11:53 am

Es una novela colectiva?
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las cazadoras de artemisa . NC . | Audiciones abiertas.

Mensaje por Jellybeans el Lun 13 Ene 2014, 1:28 pm


Clarisse T.
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
La Malvada
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
 
 
Nombre:Clarisse Thysen-Bornemisza
Edad:19
Nombre chico:Peter Mason
Edad chico:20
Nombre chico que te rompió el corazón: Alec Masenti 
Edad chico que te rompió el corazón:22
Capitulo o OS de tu autoría:funciona un rol, si no, lo puedo cambiar:)
rol:
Ya había visitado la tumba de mi abuelo tanto paterno como materno, la tumba de mi padre y la tumba de mi profesora de quinto grado una vez al mes le dejaba flores, a mi padre le dejaba rosas blancas, a mi abuelo paterno rosas rojas, a mi abuelo materno le dejaba rosas azules y a mi profesora rosas rosadas. En verdad, les llevaba muchas variedades de flores, tanto rosas como girasoles. Nunca me gusto mucho eso de solo lleva una flor en específico, era mejor variar las flores de vez en cuando, para que las otras flores no se sintieran excluidas. En verdad, ni yo misma sabía por que variaba las flores, solo lo hacía por que jamás tuve una flor en especial favorita, en verdad no me gustan mucho las flores, nunca mi madre me enseño eso de ''gustarme'' las flores, si tuviera algo que dejar en una tumba sería chocolates, pero si las dejo alguien o algún tipo de animal, que ni siquiera Dios sabe por donde anda rondando, se la come. Tengo miedo a dejar un chocolate o dulce, en sus tumbas.. Aunque eso sería raro y divertido, alguna vez lo intentaría para así saber si puedo dejarlas más seguido o simplemente, no podía volver a dejarlas, ni siquiera una sola vez.
 
Estaba en casa en mi habitación haciendo absolutamente nada en especial, solo estaba recostada en mi cama, mirando el techo de mi habitación. Me levante de la cama, tome mi cámara que tenía al lado de mi cama, estaba encima de mi mesita de noche, la agarre también mi móvil. ¿Por que tomo todo eso? Por el simple hecho de que ya estaba oscureciendo, cuando oscurece mayormente me gusta ir a la Feria de Artesanías a fotografiar todo tipo de cosas personas cantando, personas vendiendo cosas o comprando, personas invitado o todo tipo de rarezas, en esa feria siempre ha sido interesante claro por que es como ir a un circo lo único es que es mejor y no tiene nada de circo, sino un más bien como algo de un programa de talentos o algo parecido, bueno eso siempre me ha parecido la Feria de Artesanías.

Representante tuya:Iggy Azalea
Representante chico :Robert Sheehan
Representante chico que te rompió el corazón:Francisco Lachowsky
avatar


Ver perfil de usuario http://www.soyuncaballitodemar.tumblr.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Las cazadoras de artemisa . NC . | Audiciones abiertas.

Mensaje por Invitado el Lun 13 Ene 2014, 2:55 pm

@ainara tomlinson escribió:
Naya Colfer ღ escribió:perdón por las fotos y su tamaño, no puedo ponerlas iguales:(. 



Sam Wintter

La muerta.


✯Nombre: Sam Wintter.
✯Edad: 17.
✯Nombre chico: Carson Hummel.
✯Edad chico: 19.
✯Nombre chico que te rompió el corazón: Dave Montgomery.
✯Edad chico que te rompió el corazón: 18.
✯Capitulo o OS de tu autoría: 
st andrew, capítulo 2:
02.
En realidad, pude dormir al menos una hora en la noche, aunque no tengo idea de cómo lo logré. Quizás, de tanto llorar, mi cuerpo se sintió tan exhausto y frenético, además de adolorido por recibir tantos recuerdos de Becca, que se dio un merecido descanso dejando que yo pudiera tener al menos un poco de energía para sobrellevar este día.
No fue, igualmente, mi mente la que me despertó, sino los rayos inservibles del sol que se cuelan por la ventana de mi habitación, la que anoche olvidé de cerrar por estar tan sumido en un mar de lágrimas. Mierda, y yo que pensé que por fin podría dormir un poco más.
Dejo de quejarme, porque no es bueno para ayudar a despertar sanamente. Quiero volver a darme una ducha, porque me siento sucio y tengo demasiado calor como para quedarme  sin probar agua en todo el día. Además, si por mí fuera, no saldría de la bañera por tres días enteros, porque aclara la mente y relaja, te hace olvidar de todo y lo único que puedes visualizar es tu cuerpo siendo tocado por el agua caliente.
Decido que lo mejor no será volver a escabullirme en el baño porque sé que no saldré en un alargo tiempo, y mis papás se empezarán a preocupar. No quiero eso, así que, en vez de pasar un buen rato, bajo las escaleras despacio y me dirijo a la cocina. Veo a mi mamá, Johanna preparando el desayuno con una sonrisa en la cara mientras habla con Nathan, mi padre, y mi hermano Greg. Ellos parecen una familia completamente normal, sin problemas y sin un hijo con una novia —o exnovia, todavía no lo sé. Aunque espero que no. — que está encerrada en un manicomio. Y este sería el momento perfecto para la frase favorita de Chloe. Weirdy.
Me río de mi propio comentario y llego a sentarme en la mesa, dónde todos los miembros de mi familia me miran con ojos muy abiertos, como si fuera un cavernícola recién desenterrado del hielo.
—Hola,  hijo. —Dice mamá despacio, como si me lastimara que me hablaran en un tono más alto o duro. Quiero gritarle que no soy de cristal, que yo estoy perfectamente bien —aunque eso sea una mentira—, pero no tengo las fuerzas.
—Hola mamá.
Cooper me mira detenidamente, examinándome de arriba abajo como puesto de exhibición en una feria, pero no estoy lo suficientemente conectado con la realidad para darle mucha importancia.
—¿Cómo estás?
Una pregunta tan simple tendría que responderse con un “bien” casual. Pero eso es lo que todos esperan que digas.
Quiero decir, nunca nadie cambiará ese bien por “mal” o un “no lo sé”. Los humanos tendemos a escondernos a nosotros mismos y a nuestros sentimientos en un caparazón duro que es imposible de cruzar. Nadie puede derribarlo ni hacer que caiga abajo, excepto una persona. 
Todos tienen a esa personita especial que hace que todo lo sensato que creías hacer se rompa a pedazos y, justo esa persona, logra sacar dentro de ti todo lo que nunca dijiste y siempre guardaste. ¿Pero qué hacer cuando esa persona ya no está? ¿Qué hacer cuando tienes que pretender estar bien pero no tienes a nadie para luego contarle la verdad detrás de las palabras?

—Bien, estoy bien. —Y ahí está, una completa mentira que no he dejado de repetir durante toda mi vida.
—Me alegra oír eso, cariño. —habla mi mamá todavía en tono suave, cómo si le hablara a un niño de cinco años. ¡No tengo cinco! Grito dentro de mí. ¡Tengo veinte años, por el amor de dios!
—Mamá. —digo de pronto, luego de unos minutos de un silencio demasiado incómodo para mi gusto.
—¿Sí, tesoro? —me pregunta cautelosamente, poniendo los platos en la mesa para comer el desayuno que, seguramente, consiste en tostadas y huevos con tocino.
Me importa muy poco el desayuno en este momento, porque acaba de ocurrir algo mágico: tuve una idea, una maravillosa idea que hará mi vida más alegre. O más miserable, si eso es posible. 
Pero no puedo apartarla de mi cabeza, está sujeta a mí y dudo que algún día la deje ir. ¡Esta es la mejor idea que alguna vez tuve en mi vida! A veces no me doy cuenta de lo inteligente que soy hasta que algo así pasa.
—¿Cuál es el número de St. Andrew? —le digo mientras me levanto de la mesa con una sonrisa que pocas veces —o ninguna— usé luego de dejar de ver a Becca.
Mi familia, ciega del espanto, ahoga un grito por mi pregunta. Mamá suelta los platos restantes y caen al piso con un estruendoso sonido, haciéndose pedazos, mientras que mi padre y mi hermano se mandan miradas sospechosas y llenas de miedo en ellas, intentando disimularlas. Qué malos mentirosos y qué grandes alucinadores. 
Creo que piensan que yo quiero ir allí. O que debo ir allí. Sí, claro, estoy cuerdo.
—¿Para qué lo quieres? —mi mamá levanta un poco el tono de voz, haciéndolo más duro. 
Sus ojos se posan sobre mí y se ciernen en mi cara, una mirada penetrante se infiltra en mi vista y me da miedo continuar, pero lo hago de todas formas.
—Quiero llamar allí… y preguntar por Becca. Quiero hablar con ella.
—De ninguna manera. —Se levanta mi papá, golpeando su puño contra la mesa. Su voz es grave, más de lo usual, y casi grita lo que quiso decir.
—¿Por qué no? —Contraataco.
—¡No quiero que termines como esa chica loca, encerrada allí! ¡Si hablas con ella, seguramente dirá algo idiota al igual que todo lo que dice y te contagiarás su locura!
No sé porque me tengo que sentir más ofendido. Si su repentino odio a Becca —Sí, repentino. Mis padres solían amarla, decían que era la chica perfecta y que yo era muy afortunado de haberla encontrado. — o la estupidez que acaba de decir mi padre.
¡Por favor! Primero que nada, Becca no está loca, y segundo y más importante, ¡si lo estuviera, ¿cómo podría contagiarme?! ¿Acaso estas tres personas frente a mí nunca leyeron un libro, vieron la televisión o siquiera tienen sentido común? Es imposible que algo así pase.
—¡No hables así de Becca, ella es mi novia, y quieras o no, tendrás que respetar eso! Además, ella no está loca, que ustedes crean eso es una cosa muy distinta a la realidad —le —casi— grito a mi padre, y después miro a todos los miembros de mi familia— ¡Los chiflados deben de ser ustedes por pensar que la “locura” de Becca puede ser contagiosa por amor de dios!
—No me hables así, soy tu padre, y tendrás que respetarme y hablarme como se debe, ¿de acuerdo, Niall? —dice Nathan, ya más calmado pero con rudeza. Yo asiento y aprieto la mandíbula— No hablarás con esa chica. Fin de la discusión.
—De acuerdo.
No espero respuesta ni ninguna otra aplicación de palabra, porque en seguida me retiro de la cocina y me escabullo rápidamente en mi habitación. Estoy decidido a hablar con mi novia, y mis padres no van a pararme.
Pero… ni siquiera sé el teléfono de ese manicomio. ¡Idiota! Mi subconsciente de nuevo habla. ¡Búscalo en la computadora! ¿Es qué el paso de los días te vuelve más estúpido de lo normal? 
Normalmente, odiaría a mi conciencia en estos momentos, pero debo admitir que me dio un excelente consejo y voy a usarlo.

Rápidamente, prendo la computadora y tipeo en Google  “St. Andrew: Lima, Ohio”.
Me aparecen miles de resultados, pero creo que entro a la página oficial —creo, porque no estoy seguro de si será así— y reviso cada esquina, esperando encontrar el teléfono.

¡Eureka!
4685712. Ese es.
Tomo mi celular con una mano temblorosa y respiro mientras aprieto la pantalla para marcar.
Cuando toco el botón verde para empezar a llamar, una ola de miedo me invade, pero se va cuando escucho a alguien del otro lado.
—St. Andrew, buenos días. —Me dice una voz fría del otro lado. Puedo decir que es una enfermera aburrida de su trabajo, de más o menos veinte años.
—Buenos días —digo educadamente— quisiera hablar con Becca Anderson, una paciente de allí, por favor.
—Oh, lo siento, pero hoy es el día de visitas; los teléfonos se desconectan y los familiares y amigos pueden venir hasta aquí por única vez en el año para ver cómo está su compañero o compañera.
No. Puedo. Creerlo. Creo que mi suerte está volviendo.
—No hay problema, claro, ya voy para allá. Por favor, no le diga que alguien irá, quiero que sea una sorpresa.
La enfermera me dice que no hay problema y yo cuelgo el teléfono, mientras me arreglo el cabello un poco y trato de parecer presentable para Becca. Tengo que estar perfecto si la voy a ver después de tres meses sin ninguna pista de ella.
Casi resbalo en las escaleras cuando bajo, pero no me importa, la excitación corre por mis venas tan rápido que no puedo controlarme a mí mismo.
—¿Dónde crees que vas? —escucho que mi padre grita desde la cocina cuando yo estoy abriendo la puerta con mis llaves, pero lo ignoro y corro hacia mi auto.
Este día va a ser el mejor y más interesante que alguna vez tuve.

✯Representante tuya: Heather Morris.
✯Representante chico : Chris Colfer.
✯ Representante chico que te rompió el corazón: Chord Overstreet,
Tu cap es muy bueno asi que estás...
Aceptada.

Muchísima suerte!
Te agradezco de corazón tu interés por audicionar, enserio...Me emocionaa! :wut:
¡gracias por aceptar! sdlgngo estoy ansiosa, y me encanta la idea. 
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Las cazadoras de artemisa . NC . | Audiciones abiertas.

Mensaje por Walters. el Lun 13 Ene 2014, 4:38 pm

Hola! Amé la idea asdfghjklñ en seguida dejo mi fichita ^^
Gif:

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las cazadoras de artemisa . NC . | Audiciones abiertas.

Mensaje por Walters. el Lun 13 Ene 2014, 5:24 pm


Ángel Grimm
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

La guapa
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


✯Nombre: Skyler Violette Grimm
✯Edad: 18
✯Nombre chico: Luke Hood
✯Edad chico: 21
✯Nombre chico que te rompió el corazón: Connor McVey
✯Edad chico que te rompió el corazón: 20
✯Capitulo o OS de tu autoría: 
"El asesino":


cαριтυℓσ тяєѕ

"ωнєяє тσ нι∂є?"

 

- Entonces, se puede entrar en cada rincón de la escuela y también asustar de todas las maneras posibles, las alianzas están permitidas.- Explica Peter.- Oh, y no se puede lastimar a nadie.

 

Todos asienten y se encaminan a distintos sectores de la escuela, no sin antes cambiar los chips de sus celulares, cambiándolos de número y guardando los demás.

Maryon camina rápidamente hacia las escaleras seguida por Oliver, que la sigue algo confundido, pero aún así no dice nada y —como siempre— se pone en su típica actitud despreocupada, pero debe admitir que tiene curiosidad por saber a dónde se dirige la castaña a su lado.

 

- ¿A dónde vas?- Pregunta él de manera neutra, por lo que Maryon ni siquiera lo mira.

- Al casino.- Dice obvia y luego agrega.- Si nos separamos por un buen tiempo de la comida, es mejor tener el estomago lleno antes que estar quejándonos toda la noche por no tener qué comer.

 

Cuando llegan al lugar, juntan la puerta y Maryon salta por sobre el mesón, saca todos los brownies del estante —los cuales, no eran demasiados— y los deja en el suelo, se sienta en el piso al lado de ellos y se pone a comer lentamente, con Oliver escaneándola con la mirada sin decir palabra.

 

- ¿Quieres?- Pregunta ella, mostrándole uno de los brownies, Oliver niega con la cabeza desviando su mirada. Maryon se encoge de hombros.

 

Pasan unos minutos en silencio, escuchando solamente el sonido de las ramas de los arboles chocar contra la ventana del casino. De la nada perciben el leve chirrido de la puerta al abrirse y ambos chicos se levantan del suelo, topándose con Catta y Zayn caminando al mesón, la castaña clara les hace una seña con la mano y corre a Maryon cuando la ve con un pequeño trozo del pastelito en su mano.

 

- Supongo que me dejaste uno.- Dice obvia, pero con un dejo de amenaza.

- Nop.- Niega con la cabeza.- ¿Debería?- Pregunta burlona, pero una sonrisa se escapa de sus labios.

- Oh…- La fulmina con la mirada.- Esta me la vas a pagar.- Mira al moreno.- Zayn, pásame la motosierra.- Hace una seña con la mano y sonríe pervertida mientras la hace una y otra vez, pero ahora de una manera más notoria y malpensable.

- ¡Si quedaba otro!- Exclama Maryon levantándose del piso con un brownie en la mano, Catta sonríe y se lo quita.

- ¡Matanga  dijo la changa!- Dice feliz la castaña clara, la chica de ojos café se encoge de hombros luego de hacer un puchero fingido.

 

{*}

- ¿A dónde vamos?- Pregunta Sam, alejando algunos mechones de pelo de su cara.

- Em… ¡A la sala de arte!- Exclama Jeff con una sonrisa.

- ¡Si!- Sonríe la chica y corre hacia el lugar acordado, seguida por su hermano.

 

Al llegar, lo primero que hace Jeff es caminar hacia un rincón lleno de atriles cubiertos por telas de un opaco color blanco. Toma el más apartado y lo deja al lado de una mesa llena de pinturas y lienzos; toma la tela con sus dedos y la quita delicadamente, con cuidado de no pasar a llevar su cuadro.

El contraste de los colores —en algunos sectores leve y en otros, un poco más notorios— le da un toque de realismo a la pintura de aquel hermoso atardecer. Jeff sonríe y toma una pequeña brocha, unta la punta del pincel en el azul, listo para pintas el mar, que es lo único que falta en el cuadro.

Mientras tanto, Sam se coloca sus audífonos y camina a un estante, en busca de un block de dibujo y un lápiz mina para poder dibujar lo que se le venga a la cabeza.

De la nada, la chica se pone a cantar una canción, le da una mirada a su hermano y lo ve tarareando mientras pinta algo de color naranjo. Rueda los ojos y se levanta de su asiento, con una media sonrisa en su rostro. Camina hacia Jeff y simula no hacer nada, roza la parte superior de la pintura roja con un dedo y la pasa por la mejilla del pelinegro, manchándolo. Él sonríe y la imita rápidamente, sin darle tiempo de reaccionar.

 

- ¡Oye!- Exclama Sam, tocando la pintura azul de su mejilla. Ambos se sonríen y sueltan unas pequeñas risitas divertidas, que son interrumpidas por el fuerte y seco sonido de algo chocando contra el piso.

 

{*}

 

- ¿Qué haces?

- Oh, ni piense que voy a dejar solo a Lloyd.- Exclama el pelirrojo abrazando con fuerza su guitarra, Antt sonríe.- Vamos.

 

Ed empieza a caminar hacia la sala de música rápidamente seguido por la morena, ellos eran los únicos que quedaban en el hall y no los convenía seguir ahí por más tiempo.

El pelirrojo abre la puerta del salón y deja pasar a la chica de ojos negros, ella le sonríe y él le devuelve la sonrisa, cierran silenciosamente y se sientan uno frente al otro en el suelo.

 

- ¿Qué hacemos ahora?- Cuestiona Antt.

- Pues… ¿Te parece si toco algo que escribí?- Murmura Ed, la chica frente a él asiente con la cabeza.- Bueno… Compuse esta canción para alguien muy especial para mi, y… Bueno, espero que te guste.

El pelirrojo sonríe y saca la guitarra de su forro, la acomoda sobre sus piernas y empieza a tocar una lenta melodía.

 

Settle down with me 

Cover me up 

Cuddle me in 



Canta él, casi en un susurro, levanta su mirada hacia Antt y sonríe sin poder evitarlo.



Lie down with me 

And hold me in your arms 



La morena mira los ojos grises azulados de Ed y una sonrisa escapa de sus labios, no deja de observarlo hasta que él le dirige una tímida mirada y sigue cantando, como si le dedicara la canción a ella.



And your heart's against my chest, your lips pressed in my neck 

I'm falling for your eyes, but they don't know me yet 

And with a feeling i'll forget, i'm in love now 



Antt piensa en la letra de la canción, piensa en la persona que inspiró a Ed para escribir aquellos hermosos versos, pero su pelirrojo mejor amigo jamás mencionó que le gustara alguna chica, y eso que son inseparables.



Kiss me like you wanna be loved 

You wanna be loved 

You wanna be loved 

This feels like falling in love 

Falling in love 

We're falling in love 

 

{*}

 

- Vamos… ¡A la cafetería!- Exclama el rubio sonriente y acelera sus pasos, con dirección a la escalera.

- Eh, Niall.- Lo llama Ari, él deja de caminar y la mira.- Te recuerdo que no eres el único que solo piensa en comida, es obvio que no eres el único que tuvo la brillante idea de ir allí.

- Entonces, ¿A dónde?- Pregunta, volviendo a su lado.

- Pues… Todos odiamos historia…- Murmura la castaña con algo de duda.

- ¿En serio quieres ir ahí?- Cuestiona, a punto de hacer una mueca.- Desde que Catta dijo que el profesor se masturbaba pensando en nosotros no me siento muy cómodo en esa sala.- Niall finge un escalofrío.

- Agh, no me lo recuerdes.- Dice ella.- Pero por esa misma razón no es una mala idea escondernos en ese lugar.

- Bueno, supongo que no podemos ir a la sala de música porque Antt y Ed no irían a otro lugar, esos idiotas de Dante, Mason y Peter es obvio que van a ir al gimnasio a “impresionar” a sus parejas; no tengo idea de dónde estén Harry y Louis, pero…

- Niall, ya entendí tu punto.- Lo interrumpe Ari.- Y te recuerdo que nos encontramos en la mitad del pasillo, a la vista de todos los chicos.

- Ok, vamos.- Murmura luego de rodar los ojos. Camina hacia una puerta no muy lejos  de ellos y la abre, dejando pasar a la castaña primero. Cierra la puerta detrás de si y da unos pasos sin saber muy bien qué hacer, con las manos en sus bolsillos.- ¿Y ahora qué? Este lugar no tiene nada divertido.

- Eh… Tengo una idea.- Ella sonríe de lado mientras se sienta sobre una mesa y saca su celular, presiona la pantalla unas cuantas veces y levanta la mirada, mientras una melodía muy conocida por el rubio comienza a reproducirse.

- ¿En serio?- Pregunta, luego de soltar una carcajada. Ari asiente sonriendo. Niall desvía la mirada sin dejar de sonreír y empieza a moverse al ritmo de la música irlandesa tradicional.- Ven, baila conmigo.

- ¿Qué? No.- Niega ella, el rubio arquea las cejas y se acerca a Ari, para luego tomarla de las manos y ayudarle a bailar junto a él.

 

{*}

 

- ¡Corre!- Ríe él y abre la puerta de la sala de religión. Inspira una gran bocanada de aire y observa al rizado cerrar tras de si.- ¡Llegamos!- Exclama levantando sus brazos, feliz.

- Vaya, no pensé que ibas a estar tan emocionado por este juego.- Admite Harry mientras sonríe y se sienta en el suelo, apoyando su espalda contra la pared.

-Hazz, este juego hay que tomárselo en serio si no queremos que nos humillen injusta y públicamente.- Louis camina hacia el castaño y se sienta a su lado.

- Lo sé, Lou.- Sonríe el ojiverde.- Entonces, ¿Cuál es el plan?- Lo mira.

- ¿Por qué crees que tengo un plan en mente?- Pregunta ladeando la cabeza, Harry levanta una ceja.

- Te veía tan emocionado por jugar que supuse que tenías un plan preparado desde que nos propusieron este “prueba”.- Explica, Louis rueda los ojos, sonriente.- No dejabas de sonreír mientras ponías esa cara que siempre pones cuando piensas y maquinas algo en tu loca cabezita; además…

- Ok, ya entendí a dónde querías llegar.- Lo interrumpe el azulino, ambos sonríen.- Y sí, lo acepto; estuve todo el tiempo pensando en qué hacer.

- ¿Y, qué se te ocurrió?- Pregunta Harry acomodando sus rulos.

- Pues… La idea de quedarnos en un solo lugar todo el tiempo la descarté en seguida, y luego pensé en que saber dónde se encuentran todos podría ayudarnos mucho, así que me pasé la mayoría del tiempo pensando donde iría cada uno. Ya sabes, poniéndome en el lugar de ellos.- Explica Louis.

 

{*}

 

- Me gusta escuchar te tocar piano.- Sonríe.

- Gracias.- Murmura y se gira.- ¿Quieres que te enseñe?

- Oh, no gracias.- Niega evitando hacer una mueca.

- Ven.- La guía hacia el piano y se coloca a su lado.

- Déjame probar algo primero.- Dice Cass, y, luego de colocar su mano en una escala; comienza a tocar un ejercicio para la rapidez de dedos y la fluidez al tocar.- Aún lo recuerdo.- Balbucea para si misma luego de ver la sonrisa divertida de su acompañante.

- Después de que Marie te molestara una y otra vez para que te lo aprendieras.- Ríe Liam.- Bueno, ahora empecemos con las "clases".- Hace comillas con las manos.- Colócate en la cuarta octava.

- Listo.- Dice luego de acomodar su mano en las teclas.

- Y ahora pon la otra mano... Aquí.- Liam señala la escala anterior y la ayuda acomodando sus dedos, se coloca tras ella y le muestra que teclas debe tocar.- Y con esto, formarías la nota Do.- Liam sonríe cuando Cass presiona todas las teclas juntas, toma su mano derecha y la mueve delicadamente, mostrándole qué hacer al mismo tiempo que toca la nota anterior. Luego de repasar unas cuantas veces esas notas y aprender otras, llega el final de la canción.- Y ahora, la nota más odiada por Catta, el put*o Fa.- Dice el castaño sonriente. luego de citar el nombre que la chica de puntas rosadas le había colocado a esa tan "despreciable" nota, en palabras suyas.- Listo, aprendiste una canción en piano.

- ¡Yay!- Exclama Cass.- Gracias, Li.- Se gira, quedando cara a cara con él.

- No es nada.- Responde, y la puerta se abre de golpe.

- Oh, hola Antt, hola Ed.- Dice la castaña luego de dejar un amplio -muy amplio- espacio de distancia entre ella y Liam.

- Hola tortolitos.- Ríe la rizada.- ¿Qué hacían encerrados en la sala chica de música?- Arquea las cejas.

- Estaba enseñándole una canción en piano.- Sonríe el chico de ojos chocolate, sumamente calmado.

"Pero claro" piensa Cass "Él no tiene por qué estar nervioso, después de todo... Solo estaba muy cerca de su mejor amiga, o bueno, de su hermanita menor..."



{*}



- ¿Ya está todo listo?

- Si.- Asiente.- Ya es la hora.

- No podemos perderles de vista, ¿Ok?

- Ok.- Rueda los ojos.

- Y tampoco podemos cometer ningún error, ¿Bien?

- Sí, sí. Ya entendí.

- Entonces.- Suelta un suspiro, sonriente.- Vamos por ellos.

- Pero claro, es hora de asustar a unas cuantas personas.

Ambos ríen y empiezan a caminar, el viento ondea con suavidad junto con su caminar silencioso, y dos imágenes se deslizan por el suelo del lugar que abandonan lentamente, una imagen de un chico y otra de una chica, ambos sonrientes y felices, pero esa felicidad acabaría dentro de poco, cuando supieran que ellos serían los primeros.











cαριтυℓσ cυαтяσ

"ѕcαяу αη∂ ƒυηηу"



- ¿Qué fue eso?- Pregunta Oliver.



Se encuentran caminando por un pasillo del tercer piso del colegio, buscando a quién asustar mientras se esconden para que no los asusten a ellos. Maryon dirige su mirada al castaño y bebe un poco de su jugo de naranja, esperando por lo menos que el rostro de él muestre algún indicio de curiosidad. Nada.



- Deben ser los chicos intentando asustarnos.- Se encoge de hombros luego de reconocer el ruido al que se había referido Oliver.



Él asiente con la cabeza y camina hacia al frente, apoya su espalda contra la pared y se asoma por el pasillo, observando todo lo que se encuentra por ahí, la oscuridad es mucha y no lo deja ver bien, por suerte algunas luces se encuentran encendidas pero solo al final del corredor y alumbran no más que ese lugar.  Frunce los labios y le da una mirada a la chica tras él, que lo mira confundida.



- ¿Qué haces?- Pregunta. Oliver se detiene a observarla por un momento, el ceño levemente fruncido y sus ojos brillando en la oscuridad; se queda en silencio por unos segundos, meditando si responder o no.

- Tú quédate aquí.- Murmura, avanza lentamente por el pasillo y Maryon lo sigue de todas maneras.

- No voy a quedarme ahí.- Masculla, mueve el jugo de un lado a otro, intentando saber cuánto le queda. Vuelven a escuchar ese ruido y ella suspira.- Vámonos, los chicos están cerca.



Él ni siquiera la mira y empiezan a caminar uno al lado del otro, la castaña se pregunta por qué Oliver será tan misterioso, tan reservado. Lo mira de reojo mientras caminan y guarda esa imagen en su cabeza, detallando todo su rostro y preguntándose por qué no demuestra nada.

Bajan la escalera lentamente y se quedan al final de esta, pensando en cosas distintas; Maryon mira al castaño y él a ella, ambos se quedan quietos, sin demostrar ninguna expresión, ella intentando imitarlo y él... Bueno, de él es difícil adivinarlo. Maryon se rinde y mira hacia otro lado, cuando vuelve a mirarlo descubre que Oliver aún tiene puesta su mirada en ella, por lo que hace muchas señas para que por lo menos haga alguna mueca, pero él sigue observándola como si nada, ella rueda los ojos y le lanza un poco de su jugo, para luego ir a botar la caja vacía y al volver, verlo secando algunas gotas de su cara. Ella reprime una risita y le hace una seña con su mano.



- Perdón por eso, es que parecías una estatua.- Sonríe sin mostrar los dientes.- Vamos, estamos a la vista de todos aquí.



Empieza a caminar y mira hacia atrás, el castaño sigue sin mostrar ninguna expresión. ¿Qué acaso no se cansa de estar serio todo el tiempo?

Las luces del pasillo comienzan a parpadear, los ruidos vuelven a escucharse y ambos aceleran sus pasos hacia el otro lado del corredor, pero no toman la escalera, escuchan ruidos venir de todas partes, fuertes golpes en los casilleros, pasos acercándose... Cuando las luces se apagan completamente, dejando todo en un silencio total, junto con la oscuridad abrasadora.

Tragan saliva y dan un paso al frente, pero el fuerte estruendo de una puerta abriéndose y chocando contra la pared los hace detenerse; se sobresaltan levemente, y tienen que reprimir una exclamación de sorpresa ahogada al sentir que los empujan dentro de algún lugar que no logran reconocen, hasta que escuchan ese fuerte estruendo otra vez.



Se levantan del piso rápidamente —ya que, cayeron luego de ser empujados— y observan a su alrededor, intentan ubicarse o por lo menos distinguir donde se encuentra el interruptor de la luz en la sala, pero el sonido de fuertes golpes en la puerta y en las ventanas los interrumpe y hacen que tengan que poner grandes esfuerzos en intentar ignorar lo que pasa. Se giran a todos lados, intentando encontrar de donde provienen y quien los ocasiona, para hacer que pare de una vez.

Todo cesa de repente, el silencio los rodea nuevamente y lo único que logran percibir es el sonido de sus corazones palpitando rápidamente.

Un leve chirrido los sobresalta y hace que se giren hacia donde creen que provino. Un pequeño rayo de luz entra a la sala desde una pequeña abertura, este va creciendo a medida que la puerta se abre, con algo de lentitud.



- Salgamos.- Susurra Maryon con voz dura, Oliver ni siquiera la mira y solo camina fuera del salón junto a la castaña.

Él se queda apoyado en el marco de la puerta mientras ve que ella sigue avanzando lentamente. Distingue entre la oscuridad a dos figuras, por lo que no se sobresalta al escuchar esas exclamaciones y solo se les queda viendo, sin ninguna expresión.



- ¡Wa!- Exclaman ambos saliendo de la oscuridad. Maryon los mira de manera inexpresiva y observa todo el lugar, buscando que lanzar a Harry y Louis; no encuentra nada, así que se agacha y empieza a desabrochar su zapatilla.- ¡Corre!- Se gritan el uno al otro y se van con rapidez, con la chica pisándoles los talones y su zapatilla en mano.



{*}



- Oye, ¿Qué onda con esa chica? ¿Ari?- Dice Sam, y mira a Jeff con una sonrisa picarona.

- Nada, con ella nada.- Murmura él, se encoge de hombros y maldice en su cabeza. "Mier*da, no puede ser que dijera 'con ella' Sam sabe lo que significa... Mier*da, que no lo note, que no lo note, por favor que no lo note."

- ¿Con ella nada?- Repite, alzando una ceja.- ¿Con quién sí?- "Jo*der, jo*der, jo*der, jo*der, jo*der" dice el pelinegro en su mente.

- Con nadie.- Niega con la cabeza.

- Oh, creo que ya sé con quién...- Sam suelta una risita.

- Pero si no es nadie, ¿Cómo puedes saberlo?

- Es Maryon, ¿Verdad?- "Me. Cag*o. En. La. Pu*ta... No te sonrojes Jeff, no te sonrojes"- ¡Lo sabía! Te gusta, te gusta, te gusta, te gusta, te gusta...- Canturrea ella dando saltitos emocionados, él hace un esfuerzo sobrehumano para que la sangre no suba a sus mejillas.

- Sam, ¿Quieres callarte? Cualquiera puede oír y venir a asustarnos.- Exclama en voz baja.

- ¡Que se jod*an!- Dice.- Ven, entremos aquí.- Señala la capilla, y luego de tomar la mano de Jeff, lo arrastra al interior del lugar.- ¿Desde cuándo?

- ¿Desde cuándo qué?- Pregunta confundido.

- ¿Desde cuándo te gusta?- Ríe levemente.

- Nunca dije que me gustara.- Niega el pelinegro.

- Tampoco lo negaste.- Contraataca Sam, su hermano la fulmina con la mirada y ella sonríe.- ¡Ajá!

- Bien, bien. Lo admito, tienes razón.- Acepta él luego de reír avergonzado.

- Quiero oírte decirlo.- Murmura ella riendo.

- ¿Qué? No.- Ríe nervioso.- Ya lo admití.

- Dilo, dilo, dilo, dilo, dilo.- Canturrea Sam.- Vamos, Jeff, dilo. Sabes que no voy a dejar de insistir hasta que lo digas.

- Pero...- Intenta protestar, mira a su hermana y ella hace un puchero.- Bien.- Rueda los ojos y toma una bocanada de aire.- MegustaMaryon.- Masculla rápidamente.

- ¿Qué?

- Dije, megustaMaryon.- Repite.

- Jeff...- Lo regaña Sam.

- ¡Que me gusta Maryon!- Grita.

- ¿Te gusta Maryon?- Pregunta Catta llegando de repente, mira al pelinegro fijamente y le sonríe picarona.

- ¿A quién le gusta Maryon?- Cuestiona Zayn entrando a la capilla.

- A Jeff.- Le dice la castaña clara.

- ¿En serio?- Exclama emocionado.

- Eh...- Jeff carraspea falsamente.- Chicos, estoy aquí.

- Turro, compárteme internet.- Dice Catta, y saca su celular.- Esto se va para Facebook...- El nombrado toma su teléfono y empieza a teclear unas cosas en él, el chico de ojos azules los mira a ambos con los ojos bien abiertos y contiene su respiración.

- ¡No!- Grita.

- Ah, te asusté.- Ríe la castaña clara burlonamente, guarda su celular en su bolsillo y sonríe.- Igual hubiera sido divertido que todos se enteraran.

- ¿Que se enteraran de qué?- Pregunta Niall llegando junto a ellos.

- De que a Jeff le gusta Maryon.- Responde Sam, su hermano la fulmina con la mirada.- ¿Qué?

- ¿En serio?- Exclama emocionada Ari, el pelinegro hace una mueca.- Tienes que decírselo.

- ¿Qué? ¡No! No voy a hacer eso, no puedo decirle a Maryon...

- ¿Decirme qué?



Todos se giran a la puerta de la capilla, y distinguen a la castaña parada en el marco de la entrada con un hombro recostado en la madera comodamente, todos se miran entre si y luego a Jeff, para luego volver su mirada a la chica que se coloca su zapatilla izquierda.



- ¿Decirme qué?- Repite, caminando hacia ellos.

- Nada.- Responden a unísono, la castaña enarca una ceja.

- Vamos, díganme de qué estaban hablando por lo menos.

- Cosas sin importancia.- Catta hace un ademán con su mano, restando importancia al asunto.

- Bien, voy a fingir que les creo.- Rueda los ojos y niega con la cabeza.- Esperen un momento... ¿Y Oliver?- Pregunta, mirando a todos lados.- Bueno, creo que perdí a mi compañero.- Suspira.

- Oigan, mejor nos separamos para ir a asustar a los demás.- Propone Zayn, todos concuerdan y salen del lugar, Maryon dispuesta a averiguar qué le esconden.



{*}



- ¿En dónde creen que estén?- Pregunta Liam.

- Dudo que muy lejos de aquí.- Responde Ed.



Ambas parejas, junto con Kitty y Chris que se les unieron en el camino, miran a su alrededor, buscando cualquier pista acerca del rastro de los chicos del otro grupo, pero el pasillo del segundo piso cerca de la sala de pastoral y de su escalera más cercana se encuentra oscuro y vacío; ellos son los únicos ahí.

Cass suspira y observa el primer piso a través de la reja que cubre la palmera saliente de la primera planta de la escuela y que sobresale de la estructura; de esa manera logra divisar seis sombras pasar por ahí, se agacha rápidamente dándole una mirada a los otros cinco chicos. Ellos también observan a través de la reja y se acuclillan en el suelo en forma de canon; primero Liam, luego Moneth, le sigue Chris, después Ed, y finalmente Antt —quien fue la última en notar a aquellas personas—.



- ¿Te vieron?- Susurra Cass.

- No sé.- Responde la morena sonriendo.- Yo los vi a ustedes agacharse así que también me agaché.

- Esperen.- Murmura Chris.

- Están hablando.- Corrobora Kitty.

- Parece que nos vieron.- Habla ahora Ed.

- Mejor nos escondemos.- Propone Liam.

- ¿Dónde nos escondemos?- Pregunta Antt.

- No lo sé.- Responde el pelirrojo y el castaño se encoge de hombros.

- ¿A qué lugar no van nunca?- Cuestiona Cass, más para si misma que para los demás.

- Van a todos los lugares del colegio.- Liam pone los ojos en blanco.

- Entonces, ¿A dónde vamos?- Murmura Chris.

- Oh, a mi no me miren.- Dice Antt echándose hacia atrás.- No soy buena con los escondites.

- Sí, ya lo sabemos.- Ríe Cass; la morena la mira mal.

- Oigan, tenemos que decidir rápido.- Interrumpe Moneth.- O mejor dicho, tienen que decidir rápido. Ellos no están abajo.

- Deben estar subiendo la escalera.- Advierte Ed luego de distinguir algunos susurros acercándose.

- Sólo vámonos de aquí, ¿Sí?- Exclama Cass, y van a levantarse del suelo, cuando unas manos los sacuden bruscamente, causando que se sobresalten y que solo Antt suelte un pequeño grito.- Oh, me asusté tanto.- Dice sarcásticamente y se gira hacia las seis personas tras ellos.

- Sí, lo que digas. Sabemos que se asustaron de todas formas.- Murmura Dante.

- Pero claro, tu cara no es algo muy bonito que digamos.- Masculla Ed, luego de un bufido.

- ¡Ja! Mira quien habla.- Responde el castaño de ojos azules.



Antt se levanta del piso y, luego de mirar mal a Dante, le da un golpe... En las bolas. Él reprime un quejido de dolor, mientras todos los demás —menos Eleanor— reprimen una carcajada.


✯Representante tuya: Camila Cabello
✯Representante chico : Ashton Irwin
✯ Representante chico que te rompió el corazón: Bradley Simpson


Última edición por Im reader bitches el Mar 14 Ene 2014, 1:30 pm, editado 1 vez
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las cazadoras de artemisa . NC . | Audiciones abiertas.

Mensaje por 1dclub el Lun 13 Ene 2014, 5:30 pm

yo leere tu ovela.... no participare porq soy un asco escribiendop hehe pero ame la idea, yo amo los libros de percy y las parte en la q aparecen las cazadoras la ame
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las cazadoras de artemisa . NC . | Audiciones abiertas.

Mensaje por Robin. el Lun 13 Ene 2014, 6:06 pm

ACABO DE EDITAR MI FICHA!!
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las cazadoras de artemisa . NC . | Audiciones abiertas.

Mensaje por Meg 20 el Mar 14 Ene 2014, 8:57 am

Es colectiva?
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las cazadoras de artemisa . NC . | Audiciones abiertas.

Mensaje por ainara tomlinson el Miér 15 Ene 2014, 11:45 am

Denii17 escribió:

Lindsay Harries
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
La Guapa
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

✯Nombre: Lindsay Elizabeth Frayn Harries
✯Edad: 17
✯Nombre chico: Luke Rober Hemmings  
✯Edad chico: 19
✯Nombre chico que te rompió el corazón: Alex Richard Pettyfer
✯Edad chico que te rompió el corazón: 20
✯Capitulo o OS de tu autoría: [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]|[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
✯Representante tuya: Cher Lloyd
✯Representante chico : Luke Hemmings
✯ Representante chico que te rompió el corazón: Alex Pettyfer
SemiAceptada.

Hola Denii;) bueno, como ves estas aceptada, muchísima suerte!!


Última edición por ainara tomlinson el Miér 15 Ene 2014, 11:57 am, editado 2 veces



Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las cazadoras de artemisa . NC . | Audiciones abiertas.

Mensaje por ainara tomlinson el Miér 15 Ene 2014, 11:48 am

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:Es una novela colectiva?
siip, espero tu ficha ;)



Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las cazadoras de artemisa . NC . | Audiciones abiertas.

Mensaje por ainara tomlinson el Miér 15 Ene 2014, 11:53 am

Hola, chicas, veo que las que habeís audicionado, no pusisteis el rol por el que audicionabais, please os pido que me lo digais para anotarlo ;)



Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las cazadoras de artemisa . NC . | Audiciones abiertas.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.