O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» new rules
Hoy a las 7:43 pm por Stark.

» edge of glory. muro interactivo.
Hoy a las 7:25 pm por yagmur.

» stargirl;
Hoy a las 7:23 pm por yagmur.

» the code; audiciones abiertas
Hoy a las 7:19 pm por Andy Belmar.

» Crazy thoughts of a sinister mind
Hoy a las 7:17 pm por Andy Belmar.

» ♡ snow flower.
Hoy a las 7:17 pm por sagittarius

» new rules ♡ muro interactivo
Hoy a las 7:11 pm por hemmo.

» cokehq cay {muro interactivo.
Hoy a las 6:58 pm por chihiro

» One Shoot's & Fake Texts. Pedidos Abiertos.
Hoy a las 6:56 pm por mili_directioner<3

novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ insxne.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

I Feel Blue Today. Capítulo 2: Ya no más, por favor. Ya no más.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

I Feel Blue Today. Capítulo 2: Ya no más, por favor. Ya no más.

Mensaje por DanielaBieber el Sáb 28 Dic 2013, 9:44 am

2




Marcel introdujo la pequeña llave en la cerradura de la puerta de entrada en su casa. Soltó un entrecortado suspiro cuando el silencio lo recibió. Ser hijo de una madre soltera, significaba tardes completas de soledad. Una madre preocupada por el bienestar de su hijo, significaba horas y horas de trabajo para darle un mejor vivir a su único hijo.


El chico de cabello rizado, caminó por el largo pasillo y subió con pesadez cada escalón. Su mochila iba dando pequeños saltos a medida que se golpeaba contra la escalera. El nudo en la garganta apenas lo dejaba respirar y la bilis le incomodaba.


Cuando entró en su habitación y cerró la puerta con seguro, las lágrimas ya no aguantaron más y se deslizaron libremente por sus mejillas. El chico odiaba ser tan débil, odiaba llorar…, pero su pequeño 
corazón ya no aguantaba más.


Con movimientos torpes y débiles, se quitó el chaleco y lo lanzó a los pies de su cama. Se sacó los zapatos sin ni siquiera desabrochar los cordones y arrojó sus anteojos quebrajados sobre la mesita de noche. En el momento en que su cuerpo hizo contacto con las sábanas suave de su cama, Marcel dejó escapar un nuevo suspiro. Cerró sus ojos y una triste sonrisa se dibujó en su rostro, imaginándose a sí mismo como un chico normal. Un chico que no recibía burlas, que tenía amigos que lo querían tal cual era, por tener un padre al cual contarle sus problemas de adolescentes.


Marcel se frotó los ojos, soltó un bostezo y se acomodó mejor sobre el colchón. Abrazó con fuerza su almohada de plumas como si su vida dependiera de ello.
¿Por qué todo el mundo me trata de esa manera?, pensó él. Se relamió los labios y sintió el sabor salado de sus lágrimas. El nudo en su garganta comenzaba a crecer de nuevo, dificultándole la respiración. Sentía su cabeza cerrarse contra su cerebro, creándole un dolor casi insoportable.


“Me siento tan patético” murmuró Marcel, limpiando las lágrimas con sus manos. Se sentó en la cama y apoyó las manos sobre el colchón, inclinando su cabeza hacia adelante. Comenzó a mecer su cuerpo de atrás para adelante, una y otra vez. Sus músculos de a poco iban relajándose, pero la picazón en sus ojos no paraba. “Ya deja de llorar de una vez por todas, Marcel” se regañó él mismo. Se puso de pie y caminó de un lugar para otro.


La vista se le volvió borrosa. El corazón se le achicó y comenzó a palpitar con frenesí.
Dios, no. Otro ataque de pánico no.


Marcel dejó caer su cuerpo contra el suelo y abrazó sus rodillas quedando en forma fetal. Comenzó a sollozar como todas las tardes. Se sentía tan solo y la soledad iba creciendo con el pasar de los días. Necesitaba un amigo, necesitaba a alguien con quien contar, necesitaba a alguien que le diera una palabra de aliento en aquellos momentos difíciles. Solo necesitaba a una persona que le dijera “Tranquilo, todo estará bien”, pero no. Todas las personas que conocía, se encargaban de hacerle la vida imposible.


“Detente” musitó Marcel, dirigiéndose a sí mismo “Por favor, ya no pienses esas cosas. Tú no estás solo” soltó un sollozo y cerró sus ojos verdosos con fuerza “Ya no más, por favor. Ya no más…” apretó sus dientes con fuerza “Por favor, dile que se detenga. Esto me hace mal” y ya no aguantó más.
El delgado cuerpo de Marcel comenzó a convulsionar contra el suelo. Su pequeña figura temblaba contra el frío suelo de madera a medida que sus sollozos se hacían más audibles. El llanto desgarrador era ahogado por las cuatro paredes de su cuarto y el rizado agradeció mentalmente que su madre no se encontrara en casa. Lo que menos quería él, era preocuparla. Y era esa la razón, por la cual Marcel nunca le contaba nada. Su madre era tan buena y preocupada por su bienestar, que a veces hasta se olvidaba que tenía un hijo adolescente.
 


{….}


 
“¿Marcel?” el chico escuchó. Aquella voz la conocía, pero no se sentía con la suficiente fuerza para abrir los ojos. Sus párpados pesaban y el ruloso apostaba a que estarían hinchados. ¿Cuánto tiempo habría llorado? Casi toda tarde, porque ya los rayos del sol no se colaban por la ventana de su habitación “Marcel, cariño ¿Estás ahí?” volvió a escuchar, seguido de unos suaves golpes contra la puerta. Styles se movió y el dolor en su espalda se dispersó por todo su cuerpo. El chico jadeó “Marcel ¿Te encuentras bien, cariño?” la voz se tornó preocupada “Marcel, soy mamá. Abre la puerta, por favor” insistió la mujer.


“P-pasa” musitó el chico, con la voz ronca.


Su madre hizo girar la manilla de la puerta “Está cerrada con llave. Por favor ¿Podrías abrir la puerta, cielo?”


El rizado asintió y luego rodó los ojos. Su madre no podía verlo.


Marcel se puso de pie. Todo su cuerpo le dolía. Caminó hasta la puerta y antes de abrirla se miró en el espejo. “Mierda” masculló cuando se dio cuenta de lo pequeños que estaban sus ojos. Había llorado tanto que apenas podía mantener abiertos los ojos.


Llenando sus pulmones de aire, Marcel abrió la puerta. Se alejó en el mismo momento en que esta se abrió, revelando el cuerpo de su madre. Su pequeña figura aún estaba vestido con el uniforme de la cafetería en la cual trabajaba.


El muchacho de ojos color jade, se dejó caer contra la cama y escondió su rostro en la almohada. Si su 
madre le veía los ojos, se daría cuenta de inmediato que había estado llorando.


“Hola, cielo” Amy, la madre de Marcel se sentó junto a su hijo en la cama. Le sobó con cariño la espalda, y sintió como el delgado cuerpo del muchacho se estremecía. “¿Cómo estuvo tu día en la escuela?”


“B-bien” dudó en decir él, ahogando el sonido de su voz contra la almohada.


“Marcel” Amy suspiró “No te escucho nada, cariño. Alza tu rostro y mírame para decirme cómo te fue” pidió ella, con voz suave.


“No quiero” gruñó él “Aún tengo sueño”.


“Marcel…” insistió la mujer.


“Mamá” se quejó el chico “déjame dormir. Tengo mucho sueño”.


Ella chasqueó la lengua “No. Quiero ver la cara de mi solcito antes de irme a dar una ducha. No he visto tu carita en todo el día” dijo y Marcel soltó un suspiro.


Con lentitud, sacó el rostro de la almohada y lo giró hasta encarar a su madre. Los ojos verde azulados de Amy se abrieron, con horror.


“¿Estuviste llorando?” preguntó ella.


Él sacudió la cabeza, negando lo inevitable “No, mami. Estaba durmiendo y he despertado recién. Por favor, no te preocupes”.


Y más encima, debo seguir mintiéndole a mamá, diciéndole que todo está bien. Que todo está de maravilla, cuando en realidad toda mi vida es una mierda.


“Marcel Styles” comenzó ella y el susodicho se preparó mentalmente. Aquí venía el sermón y el interrogatorio “Soy tu madre. Te cargué dentro de mi vientre por ocho meses y medio. Te conozco desde que naciste y sé perfectamente qué estuviste llorando. ¿Por qué? ¿Alguien te hizo algo?” interrogó Amy Styles. Marcel abrió la boca para contestar pero ella lo detuvo “Y quiero la verdad, Marcel. No me mentirás ¿cierto?” él asintió.


“Lo que p-pasó mamá, es q-que…” el chico se aclaró la garganta. “Dile la verdad. En una de esas, ella logra ayudarte a salir de todo esto” musitó la voz en su cabeza y el asintió “Yo solo estaba durmiendo” mintió, nuevamente “No tienes nada de qué preocuparte, mami. Todo está bien. Todo está genial”.


“¿Es verdad eso, cielo?” preguntó su madre, preocupada. Su ceño estaba fruncido y miraba a su hijo con ojos suspicaces “¿Me estás diciendo la verdad?”


¡NO! “Sí, mamá. Estoy siendo sincero contigo”.


La mujer soltó un suspiro y asintió. No le creía mucho a su hijo, pero si él estaba diciendo que todo estaba bien, debía creerle. Él nunca le mentiría.


“Está bien” dijo Amy y se puso de pie “Iré a darme una ducha y luego prepararé la cena. ¿Bajas a comer?”


“Cla-claro mamá” Marcel sonrió, pero lo hizo más para dejar tranquila a su madre.


Cuando el cuerpo de su madre desapareció por completo por la puerta y el click de la manilla se escuchó, comenzó el remordimiento en la mente Marcel. La voz en su cabeza le gritaba a todo pulmón:



“¡Eres un idiota! Tuviste la oportunidad de decirle a tu madre y no hablaste nada. ¿Te gusta que te molesten? ¿Te gusta ser el hazmerreír de todo el colegio? ¿Te gusta sufrir? ¡Eres un idiota masoquista!”



avatar


Ver perfil de usuario https://www.facebook.com/IamElfandGamer

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.