O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» être dans la lune.
Hoy a las 10:21 pm por Ongniel

» something strange
Hoy a las 10:00 pm por jackson.

» Only the strongest can survive.
Hoy a las 9:45 pm por blackstairs

» Mover y Borrar Temas |12|
Hoy a las 8:23 pm por lovesick

» Instituto Fénix | Fichas
Hoy a las 8:21 pm por Jules

» Instituto Fénix. (Muro interactivo) | N.C.
Hoy a las 8:19 pm por lovesick

» MY POWER |Celyn|
Hoy a las 8:14 pm por Jules

» we're foxes ; m.i.
Hoy a las 7:33 pm por yagmur.

» y por eso rompimos
Hoy a las 6:07 pm por Stark.

novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ insxne.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

back to that summer {audiciones cerradas}

Página 2 de 13. Precedente  1, 2, 3, ... 11, 12, 13  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: back to that summer {audiciones cerradas}

Mensaje por Harold el Sáb 14 Dic 2013, 12:44 pm

Listoooo, ya la edite Mía   
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: back to that summer {audiciones cerradas}

Mensaje por Sunrise. el Sáb 14 Dic 2013, 1:31 pm

.Beautiful. escribió:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
nombres completos: Mackensie Monroe & Bastian Evans.
roles: "Amantes."
escrito de tu autoría:[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] || [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

¡y la concha de la madrina nunca más te leo a vos me hiciste llorar como la puta mierda! jamás voy a leer un shot tuyo así, jamás. llore mucho :c srsly :c soy re sensible (?) ah no. idk, aunque lo odie, lo ame. estás más que aceptada, clary. <33
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: back to that summer {audiciones cerradas}

Mensaje por Harold el Sáb 14 Dic 2013, 1:34 pm

¿Gracias? xD ¿Lloraste con el de Elizabeth o con ambos? asdhuasda, gracias por aceptarme Mía.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: back to that summer {audiciones cerradas}

Mensaje por Sunrise. el Sáb 14 Dic 2013, 2:16 pm

.Beautiful. escribió:
¿Gracias? xD ¿Lloraste con el de Elizabeth o con ambos? asdhuasda, gracias por aceptarme Mía.
con el de elizabeth, no leí el otro bc con el de beth me mataste y esop (?) ah.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: back to that summer {audiciones cerradas}

Mensaje por valkyrie. el Sáb 14 Dic 2013, 2:19 pm

Mia es tan llorona xddd llora con cada shot sjsjsbjskssj
avatar


Ver perfil de usuario http://valkyrxes.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: back to that summer {audiciones cerradas}

Mensaje por Invitado el Sáb 14 Dic 2013, 2:36 pm

¿Y si no quiero poner un gif de la Selala? >:c hsdksjadhajkdhskjdhaskjdhdajk Ems, Miash ¿les he dicho que amo cómo escriben? Claro que sí perras  o sea hgsgfha Amé la idea, y audicionaré, por el rol de los mejores amigos *-* sajhdjasjdhjkdahdja Así que no se librarán de mí fácilmente -de nuevo e.e-
Miash, no puedo hacer el capítulo sin mis fichas D: Así que tendré que hacerlas y recién ahí hacer el cap -.- Pero lo subiré lo más pronto posible, antes del martes :3

Siempre amé este gif de Selala *-*:
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: back to that summer {audiciones cerradas}

Mensaje por Invitado el Sáb 14 Dic 2013, 2:58 pm


nombres completos: Elizabeth O'Donnel | Peter Anderson
roles: "Mejores Amigos"
escrito de tu autoría:
Spoiler:
capítulo III: the death walk.



Daphne Weldemert

Nunca creí en que alguna vez los cómics y películas pudieran hacerse realidad, incluso evitaba verlas para que mi mente no me jugara una mala pasada con las pesadillas y "creencias" que puede conllevar aquello, pero se terminó cumpliendo algo que estuve evitando por años. Ahora me encuentro aquí, practicando en la academia de karate, la ventaja de vivir lejos del centro es que los zombies han tardado en llegar, por lo que las personas han podido escapar y se han podido preparar mejor que en otras ciudades.
— Debes golpear un poco más fuerte en la parte baja —Me dijo mi instructor cuando le di un golpe en el estómago— Vamos mejor a practicar con los arcos.
Quité la posición de batalla que había puesto unos minutos atrás y caminé hasta una repisa que tenía muchas flechas y dos arcos. Desde que nos enteramos que habría un tipo de "apocalipsis zombie" todos comenzaron a tomar clases de defensa, puntería, etc. Yo por mi parte tomé clases de todo un poco, no soy muy buena con las armas, digamos que no se me da mucho el matar a una persona, en especial si sé que está muerta.
Empecé a lanzar las flechas a los puntos marcados con cruces, cuando escuché un gran alarido dentro del salón.
— ¡Katherine! —Gritó mi instructor al ver que a una de mis compañeras casi se la estaba comiendo un zombie, yo por mi parte no pude evitar pensar en cómo sabrá el cerebro de una persona que no piensa, porque debo aclarar algo, no es que la muchacha haya tenido mucho cerebro para volver con un chico que la engañó como cinco veces.
— ¿Qué están haciendo? ¡Corran maldita sea! —Grité yo, al ver que todos miraban horrorizados la escena, mientras que muchos más cómo el carnívoro entraban por todos lados.
Yo solo atiné a tomar muchas flechas, un arco y una pistola que me encontré por ahí, genial, tenía que luchar sola contra esas cosas, ¿con quién conversaré mientras disparo?
— ¡Daphne, saca a los más pequeños de aquí! —Me gritó uno de mis compañeros.
— ¿Me ves cara de infantería? —Le grité tratando de aligerar el ambiente, pero por la mirada fulminante que me dio, creo que no le hizo mucha gracia.
Corrí hasta otro salón en donde habían unos niños pequeños encerrados, seguramente al ver acercarse a esas cosas alguien los dejó aquí para que otro los salvara, pero el muy imbécil que lo hizo no sabía que es lo peor, si no hubiese llegado alguien aquellos pequeños hubiesen sido devorados por los zombies.
— ¿Eres un muerto caminando? —Me preguntó con miedo un niño.
— Sí —Les dije, mientras ponía los ojos blancos y caminaba hacía ellos con los a la altura de los hombros— Vengo a comer cerebros, aunque viéndolos, creo que no sacaré mucha comida.
Al principio mi miraron con mucho miedo, pero luego descubrieron que solo estaba bromeando.
— ¡No eres un zombie! —Gritó una niña acusadoramente mientras me señalaba.
— ¡Oh Dios! Eres una genio, serás más grande que Einstein —Dije irónicamente mientras la niñita me fulminaba con la mirada— Lo vine a rescatar, así que hagan una fila y síganme rápido.
Un niño rubio y con los ojos de un hermoso celeste grisáceo tomó mi mano, mientras que sus ojitos se aguaban un poco. La niña que me había respondido antes me miró celosa, creo que aquí huele a amor, bueno también a muertos, pero amor también.
Los cinco niños, el que me preguntó si era un zombie, la niñita celosa, el niño que tomó mi mano, una niña rubia, que al parecer era hermana del que estaba a mi lado y otro niño que usaba lentes, me siguieron hasta la salida de la academia, la cual estaba despejada, posiblemente porque los zombies estaban adentro.
— ¿A dónde iremos ahora? —Me preguntó el niño de lentes.
Pensé un momento, ¿dónde iríamos ahora? Seguramente todo el pueblo estaba infestado de esas cosas y no habrá lugar en donde estén, hasta que se me ocurrió una idea. El alcantarillado.
— ¿Estás segura? —Me preguntó la niñita rubia— Puede que también estén allí abajo.
— Segura, ellos no son tan listos cómo para bajar.
Corrimos hasta la alcantarilla más cercana y traté de abrirla, pero no podía.
— ¿Esto te servirá? —me dijo el niño que me tomó la mano, mostrándome un fierro con una punta curva.
— Gracias —Le dije, preguntándome de donde lo había sacado, pero bueno, lo sabré después.
Abrí la alcantarilla e hice que ellos bajaran primero por las escaleras, que por suerte no estaban tan sucias. Al llegar abajo, los niños hicieron una mueca de asco al ver que había un poco de agua de retretes.
— ¿Hacía donde iremos ahora? —Me preguntó uno de los niños.
— Si dejan de preguntarme tantas cosas, entonces les diré hacía donde —Les dije algo fastidiada por tantas preguntas.
Todos se quedaron callados y el niño de los ojos celeste grisáceos volvió a tomar mi mano, pero esta vez me sonrió, lo cual hizo que la niñita celosa me mirara con enojo. Para hacerla enojar aún más miré al niño y le di un beso en la mejilla.
Caminamos por aquel pasillo oscuro por unos diez minutos, los niños ya iban cansados, por lo que nos detuvimos en una parte seca y algo alta, por lo que supuse que aquí no había llegado agua.
Subí a los niños para que descansaran un poco y nos sentamos en un círculo todos, ahora que lo pensaba aún no nos presentábamos
— ¿Cómo se llaman? —Les pregunté con una sonrisa.
— Alicia —Me dijo la niña rubia.
— Rick —Me dijo el niño de lentes.
— Sofía —Dijoa regañadientes la morena enojona.
—Alex —Dijo el niño rubio.
— Manuel —Dijo el niño que me preguntó si era un zombie anteriormente.
— Que lindos nombres —Les dije con una sonrisa— Menos el tuyo —Le dije a Sofía sacándole la lengua, a lo cual ella con los brazos cruzados me respondió de igual forma.
— ¿Y tú? —Me preguntó Manuel.
— Daphne —Les dije con una sonrisa.
—Tu nombre es feo —Dijo con algo se superioridad Sofía.
— Yo creo que es muy bonito —Dijo Alex tiernamente, a lo que la morena se puso roja de rabia.
Luego que seguir conversando con ellos, o mejor dicho peleando con Sofía mientras los otros solo reían, seguimos nuestro camino hasta llegar al final del túnel, el cual era un bosque.
— Iré a revisar si hay algún peligro, ustedes me esperaran aquí hasta que los venga a buscar, ¿ok?
Los niños solo asintieron, por lo que yo comencé a revisar los alrededores para ver si había algún zombie. Despejado.
Me dispuse camino a buscar a los niños, cuando alguien tomó mi brazo, era un chico de cabello castaño ruloso y unos hermosos ojos color esmeralda. Sexy y guapo.
— ¿Te encuentras bien? —Le pregunté al ver el estado en que se encontraba, agitado y algo asustado.
— Eso creo —Dijo él, con una voz ronca— ¿Hay zombies cerca?
— Revisé el área y estaba despejado.
El chico me abrazó fuertemente, lo cual hizo que me quedara inmóvil. Un calor recorrió mi cuerpo, impidiéndome que me alejara de él, cómo si tratara de protegerlo.
— ¿Cómo te llamas? —Le pregunté una vez se alejó de mí.
— Harry, ¿y tú? —Me preguntó esta vez algo más calmado y con una sonrisa que me dejó ver sus hoyuelos. Simplemente, perfecto.
— Daphne —Le dije con extendiéndole mi mano en señal de saludo, la cual correspondió de inmediato.
Caminamos en dirección a donde estaban los niños, mientras nos contábamos cómo habíamos llegado allí. Harry venía saliendo del trabajo y vio cómo a uno de sus compañeros se lo comía un zombie, él tan solo comenzó a correr sin dirección fija, hasta que me vió a lo lejos y notó que no era un zombie.
— ¿Quién es él? —Me preguntó Alicia con miedo— ¿No hará daño?
— Claro que no, nena. Él es Harry —Les dije a los niños presentándolo— Harry, ellos son Alex, Manuel, Alicia, Rick y la fea de Sofía —Dije presentándolos a cada uno. Sofía me sacó la lengua, a lo que Harry rió.
— Creo que deberíamos ir a buscar suministros —Dijo Harry— Vi una tienda cerca, mientras corría hacía acá, pero habían algunos zombies alrededor.
— Deberíamos conseguir un auto —Dije mirando a al ojiverde.
— Esperen aquí —Dijo Harry, mientras salía del agujero.
— Es muy bonito y simpático —Dijo Alicia algo sonrojada.
— Es igual que todos los chicos cuando buscan coquetear —Dijo Rick celoso, creo que aquí todos están enamorados.
— Se notó que le gustaste —Me dijo Manuel inocentemente.
— Pues a ella no le gustó él —Dijo Alex tomando mi mano— ¿Verdad? —Preguntó mirándome suplicantemente.
— No puede gustarte una persona si no la conoces —Le dije para calmarlo.
Una camioneta roja se estacionó frente a nosotros y un Harry sonriente bajó de ella.
— ¿Qué les parece? —Preguntó acercándose a nosotros.
— ¿De dónde la has sacado? —Le pregunté asombrada, mientras los niños subían a ella emocionados.
— Un mago jamás revela sus secretos —Dijo guiñándome y sonriendo pícaramente.
Spoiler:
karma

La única ley de causa y efecto. No te preocupes, porque el que te hizo daño, las pagará peor.



La luz de la laptop iluminaba su rostro delicado y fino. No había nada interesante en aquella página, pero algo hizo que su rostro se sorprendiera. Una solicitud de amistad le llegó de repente de una persona a la cual solo había escuchado de nombre, pero nunca la vio en persona. Estaba insegura, pero algo en su interior le dijo que la aceptara, total solo era una simple solicitud ¿no?
Al otro día, conversando con un amigo se abrió una nueva ventana del chat, al ver el nombre se sorprendió un poco, era el chico del día anterior que había aceptado.
Comenzaron a hablar todos los días, los ojos de ambos brillaban cuando veían el nombre del otro aparecer en aquellas ventanas de chat. Las risas, los secretos y los infaltables "te quiero mucho" no tardaron en llegar.
Un amor comenzó a surgir de aquellas conversaciones, ¿y cómo no hacerlo? Se hacían tan feliz el uno al otro, con cada palabra reconfortante y broma infantil se enamoraban cada vez más. Ella cada día se iba ilusionando más con cada palabra dulce y su amistad inquebrantable. El nombre Harry Styles no paraba de dar vueltas en su cabeza.
Un día Michelle salió del colegio y se fue hasta el metro con sus amigas, ya que saldrían a pasar un buen rato en el centro comercial. Mientras esperaban que el metro llegara pronto hasta su destino, la muchacha de cabellera castaña clara comenzó a observar a las personas que se encontraban a su alrededor, pero notó que en el otro vagón iba nada más ni nada menos que Harry. Su corazón comenzó a latir rápidamente, sus mejillas se colorearon de un fuerte carmesí y su respiración se hizo más fuerte. Era la primera vez que lo veía en persona, aunque él no se haya dado cuenta aún que ella se encontraba tan solo a un vagón de distancia.
— ¿Te encuentras bien? —Le preguntó Cassandra, una de sus amigas.
— Mira quién está en el otro vagón —Dijo ella como pudo.
Cassy miró hacia donde su amiga ojiverde le había indicado y en su rostro se formó una sonrisa maliciosa al ver aquella peculiar cabellera llena de rulos.
— Oh, ya veo —Le dijo para luego comenzar a reírse, lo que avergonzó aún más a la castaña.
— No te rías —Dijo finalmente Mizzy, como le decían sus amigas.
— ¡Michelle! —Escuchó que la llamaron desde atrás.
Al darse la vuelta se encontró con un chico de la otra escuela, Marcus, el más casanova y mujeriego de todos. Creía que con aquella sonrisa de comercial, ojos color esmeralda/azulados y cabellos dorados conquistaría a cualquiera, excepto a Michelle. La chica siempre le resultó difícil de engatusar, lo que la hacía aún más deseable.
— ¿Marcus? —Preguntó ella algo incómoda.
El chico no alcanzó a acercarse a ella, ya que Cassey la "arrastró" fuera del vagón, porque ya habían llegado a su destino. A Mizzy no le quedó más que despedirse con la mano de aquel muchacho, que si bien no era de su total agrado, podía llegar a ser muy tierno cuando se lo proponía.
— Mizzy —Susurró su amiga, sacándola de la despedida que estaba dando.
La muchacha miró a su amiga para ver qué era lo que quería, pero su corazón dio un vuelco cuando notó a Harry caminando hacia ella con su peculiar sonrisa perfecta, sus ojos brillando a no más poder y cabellera perfecta moviéndose a una perfecta sintonía con su andar.
— Aún no lo creo —Dijo él para sí mismo— Sabía que eras tú, ya que me miraste a ojos y te iba a saludar de todas formas aunque no te hubieses bajado.
Michelle ya estaba que se desmayaba ahí mismo, el muchacho que tantas veces le quitaba el aliento con tan solo ver su nombre en el chat estaba enfrente, era real, de carne y hueso.
Al parecer Harry estaba aguantando abrazarla, pero no se resistió un segundo más y la acercó, la abrazó durante largos minutos, en donde Michelle tiritaba de lo nerviosa que estaba y Cassy estaba completamente excluida.
Comenzó a oler su aroma, a recordarlo en sus fosas nasales y en sus recuerdos, aquel día ya se le había arreglado completamente. Nunca había estado tan nerviosa, asustada, feliz y emocionada, tanta mezcla de sentimientos en su interior la mareo un poco, pero aquel abrazo la reconfortaba y la hacía olvidar todo.
— Creo que debemos irnos —Dijo Louis, el amigo con el cual Harry estaba.
— Al fin nos conocemos —Dijo Harry soltándola y mirándola a los ojos, ignorando por completo a su amigo.
— Sí —Fue lo único que pudo decir la muchacha, que estaba un tanto sonrojada.
Finalmente ambos se despidieron y se alejaron, no sin antes mirarse "disimuladamente", no podían dejar que el recuerdo de aquel día se borrara de sus mentes. Se guardaría en la memoria de ambos como una joya que nunca perderían.
Siguieron hablando como siempre, pero ahora con un poco más de cariño. Las demostraciones de afecto comenzaron a hacerse más frecuentes y el amor por parte de ambos se hacía más y más grande con el tiempo.
Cassy se hizo amiga de Harry por la simple razón de que quería que Mizzy y él estuvieran juntos y fueran felices. Es así como un día frío de Junio los tres se juntaron para salir por el cumpleaños de la ojiverde. A Cassy le costó un poco que su amiga aceptara ir, recibiendo rotundos no de su parte, hasta que finalmente tanta insistencia la terminó por cansar y con un desganado sí aceptó la propuesta de su amiga.
Ambas llegaron hasta el lugar de encuentro, no pasó mucho tiempo hasta que el de rulos hizo acto de presencia. Llevaba una chaqueta marrón, jeans clásicos y zapatillas sucias que en verdad eran blancas, pero para Michelle se veía perfecto y hermoso, aunque claramente no lo demostraría.
— Creo que me he demorado un poco —Dijo él.
— Nosotras recién llegamos, no te preocupes —Dijo Mizzy.
Ambos se miraron a los ojos, y una sonrisa se les formó ante la mirada expectante de Cassey que esperaba acción por parte de alguno de ellos.
— Que bella pareja hacen —Dijo una anciana que por allí pasaba.
Ambos se sonrojaron y trataron de explicarle a la señora que solo eran amigos, lo cual fue imposible, ya que ella seguía su rumbo.

***

Luego de pasar una gran tarde, en donde Harry le había tirado papeles, Mizzy batió una bebida y le explotó al ojiverde y Cassey solo había estado armando alboroto, llegó la hora de irse.
— Creo que es hora de que te entregue tu regalo —Dijo Harry sacando algo de su mochila.
Michelle sabía que era un oso, quería un panda, pero según Harry ya no quedaban, así que se conformó con uno marrón.
— Gracias —Dijo Mizzy viendo al oso.
Harry la abrazó con todas sus fuerzas, lo cual sorprendió un poco a la castaña, que poco tiempo después le devolvió el abrazo. Era cálido estar entre sus brazos y que su aroma inundara su nariz, deleitándola con cada inhalación que daba a su perfume varonil.
— Te quiero, en verdad te quiero mucho —Le susurró Harry a la muchacha.
Michelle se sonrojó, su corazón comenzó a latir más rápido de lo que ya estaba y comenzó a tiritar de lo nerviosa que se había puesto. Nunca en sus 16 años de vida un chico le había dicho con tanta sinceridad y afecto que la quería, sin contar a su hermano mayor claro.
— ¡Se me rompió una uña! —Interrumpió Cassey el momento. Ambos se separaron asustados por el grito que la chica había dado.
— ¡Mata pasiones! —Le gritó Harry, a lo cual ambas chicas rieron.
Finalmente el día terminó y cada quien se fue a su casa. Michelle sabía que este había sido un momento mágico que siempre mantendría en su corazón. Nunca olvidaría su sonrisa, su aroma, su voz y como no, la hermosa sonrisa que la enamoró desde el primer instante.
Las cosas comenzaron a cambiar mucho, ya no hablaban tan seguido como antes y si lo hacían no pasaba más allá del "¿Cómo estás?". Michelle empezó a ir a clases de guitarra, lo cual le impedía conectarse los viernes. Menos se conectaba, menos hablaban.
Un día viernes, antes de partir a su clase de guitarra, Michelle se conectó a aquella red social que tan feliz la hacía. Como siempre una ventana se abrió, dejando ver el nombre "Harry Styles" en la parte superior. Comenzaron a hablar un poco más, recordando hace cuanto no hablaban y cosas así.
— Hace tiempo que no hablamos —Le escribió el ojiverde.
— Si, ¿cómo has estado? —Le envió Michelle.
— Bien, súper feliz —Le respondió él— Tengo novia, es Kristen Carod, ¿la conoces?
Como no conocer a aquella chica, era la más popular y suelta de todo el universo. Tendrían que ser muy anormales para no haber escuchado de ella.
— Sí la conozco —Le respondió Michelle— Bueno me tengo que ir. Qué bueno que estés con Kristen. Adiós.
Cerró su computador lentamente y lo lanzó a su cama, comenzó lentamente a sentarse en el suelo mirando un punto fijo de la nada. Las lágrimas, que ya habían surgido después de leer aquello, se hicieron más fuertes y constantes. El dolor en su pecho se volvía insoportable y los sollozos más fuertes a medida que pasaba el tiempo.
Se levantó como pudo y fue al baño, se miró al espejo y se sintió estúpida, tonta. Siempre la quiso a ella, no sabía cómo se le había pasado por la mente que la notaría. ¡Por Dios! Ella siempre sería la amiga estúpida a la cual le confiaba sus cosas y nada más.
Tomó su guitarra y salió de su casa camino al taller de guitarra. Las lágrimas no le dejaban ver el camino, el dolor del pecho cada vez le hacía más difícil caminar y sus pensamientos se volvieron angustiosos y nostálgicos. Recordaba las veces que lo había mirado a sus profundos ojos verdes, sus enormes ojos verdes que siempre brillaban e irradiaban felicidad, sus gigantes sonrisas de oreja a oreja con sus característicos hoyuelos y muchos detalles que ella recordaba a la perfección.
Al llegar al taller, no sabía cómo, se sentó y comenzó a tocar unos acordes. Su profesor no tardó en verla y caminar hasta ella con una sonrisa dulce.
— ¡Michelle! —Dijo alegre, hasta que notó el estado en que la chica se encontraba, su rostro se tornó serio— ¿Qué te sucedió?
Michelle quería desahogarse y por lo menos dejar que su corazón tuviera tanto peso encima, por lo que le contó un poco la historia al profesor, el cual solo asentía y le limpiaba una que otra lágrima traviesa que se le escapaba conforme avanzaba la historia.
Al terminar el hombre la miró por unos minutos y luego de suspirar le dijo dulce aquellas palabras que ella nunca olvidaría.
— Michelle, no tienes que llorar, menos por hombres. Nosotros somos tontos, lo digo por experiencia. A veces nosotros buscamos a las chicas que no nos quieren o a las más fáciles y dejamos chicas lindas que realmente nos quieren, tú, a tu edad no te preocupes de hombres. Se feliz, sal con amigas, escucha música, disfruta. Eres linda y hay muchos hombres por delante, de verdad, Sonríe
Sus palabras le llegaron a lo más profundos, y ahora, un año después las recuerda: "Sonríe". Ese era su lema.
Sus días eran tristes, muy tristes, pensaba en Harry y no se conectaba, ¿para qué? ¿Para ver como se publicaban cosas lindas? ¿Cómo se decían las mismas palabras que ellos se repetían una y otra vez tiempo atrás? El tiempo pasaba y ya no lo veía en el metro o al tomar el bus, a veces deseaba encontrárselo, solo mirarlo por última vez, pero sabía que era ser masoquista y ya no quería sufrir más.
Ya no hablaban, ni siquiera un "hola", nada. Luego de que el tiempo pasara, ella comenzó a ser feliz y a darse cuenta de que en verdad existía el karma. El ojiverde no era feliz junto a la putita esa, pero eso le pasaba por haberla hecho sufrir. Al fin y al cabo, todo se devuelve ¿no?
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Ackerman el Sáb 14 Dic 2013, 3:33 pm

¿adivinen quién quiere participar?
¡YO, LA QUE ARRUINA COLECTIVAS!   ah.
asjhdfjashdjfh amé la idea con toda mi alma y corazón de melón. (?). y nada, i want. esperen a que me decida por zayn o por mi dane<3. idk, si elijo al moreno sería con el rol de "amor otra vez" {.l.}, y si elijo a mi andrew(?) sería... idk. "mentiras"
ahporquedecíatodoeso. sajhdfajsdfj ay no sé, la idea me emociona y digo cualquier pelotudez jsahdfjashjdfhsajdhfjsgdfhjahsgfhjghadsghfahsgdhfa me gusta el helado jashdfjahsdjfahjsdhjfgshfhgshjdg y las gomitas ajshdfjahsjdfa. ah. ah. omg.
bueno, ya paro. ._. AHDFJSDFAHGSHJDFAHSGHDbuenono. D:
¡YO NO VOY A PONER UN ICON Y IGUAL ME RESPONDERÁ ALGUNA DE USTEDES DOS O LES PARTIRÉ LA JETA, MINAS! >:C
ah. mentira. las amo. :c

I'M STRONGER THAN THISSSSSSS (L) ah:

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: back to that summer {audiciones cerradas}

Mensaje por Sunrise. el Sáb 14 Dic 2013, 5:00 pm

Wanda. escribió:Mia es tan llorona xddd llora con cada shot sjsjsbjskssj
.l. moporipitepe
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: back to that summer {audiciones cerradas}

Mensaje por Sunrise. el Sáb 14 Dic 2013, 5:02 pm

después contesto bc me tengo que sacar la mugre y paja :'D
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: back to that summer {audiciones cerradas}

Mensaje por valkyrie. el Sáb 14 Dic 2013, 5:20 pm

O'shea. escribió:
Wanda. escribió:Mia es tan llorona xddd llora con cada shot sjsjsbjskssj
.l. moporipitepe
nopo, queperipidapa mipiapa. poporquepe yopo tepe apamopo mupuchopo ypi tepe repe capabepe.
avatar


Ver perfil de usuario http://valkyrxes.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: back to that summer {audiciones cerradas}

Mensaje por Sunrise. el Sáb 14 Dic 2013, 6:00 pm

.Danni. escribió:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

nombres completos: Elizabeth O'Donnel | Peter Anderson
roles: "Mejores Amigos"
escrito de tu autoría:
Spoiler:
capítulo III: the death walk.



Daphne Weldemert

Nunca creí en que alguna vez los cómics y películas pudieran hacerse realidad, incluso evitaba verlas para que mi mente no me jugara una mala pasada con las pesadillas y "creencias" que puede conllevar aquello, pero se terminó cumpliendo algo que estuve evitando por años. Ahora me encuentro aquí, practicando en la academia de karate, la ventaja de vivir lejos del centro es que los zombies han tardado en llegar, por lo que las personas han podido escapar y se han podido preparar mejor que en otras ciudades.
— Debes golpear un poco más fuerte en la parte baja —Me dijo mi instructor cuando le di un golpe en el estómago— Vamos mejor a practicar con los arcos.
Quité la posición de batalla que había puesto unos minutos atrás y caminé hasta una repisa que tenía muchas flechas y dos arcos. Desde que nos enteramos que habría un tipo de "apocalipsis zombie" todos comenzaron a tomar clases de defensa, puntería, etc. Yo por mi parte tomé clases de todo un poco, no soy muy buena con las armas, digamos que no se me da mucho el matar a una persona, en especial si sé que está muerta.
Empecé a lanzar las flechas a los puntos marcados con cruces, cuando escuché un gran alarido dentro del salón.
— ¡Katherine! —Gritó mi instructor al ver que a una de mis compañeras casi se la estaba comiendo un zombie, yo por mi parte no pude evitar pensar en cómo sabrá el cerebro de una persona que no piensa, porque debo aclarar algo, no es que la muchacha haya tenido mucho cerebro para volver con un chico que la engañó como cinco veces.
— ¿Qué están haciendo? ¡Corran maldita sea! —Grité yo, al ver que todos miraban horrorizados la escena, mientras que muchos más cómo el carnívoro entraban por todos lados.
Yo solo atiné a tomar muchas flechas, un arco y una pistola que me encontré por ahí, genial, tenía que luchar sola contra esas cosas, ¿con quién conversaré mientras disparo?
— ¡Daphne, saca a los más pequeños de aquí! —Me gritó uno de mis compañeros.
— ¿Me ves cara de infantería? —Le grité tratando de aligerar el ambiente, pero por la mirada fulminante que me dio, creo que no le hizo mucha gracia.
Corrí hasta otro salón en donde habían unos niños pequeños encerrados, seguramente al ver acercarse a esas cosas alguien los dejó aquí para que otro los salvara, pero el muy imbécil que lo hizo no sabía que es lo peor, si no hubiese llegado alguien aquellos pequeños hubiesen sido devorados por los zombies.
— ¿Eres un muerto caminando? —Me preguntó con miedo un niño.
— Sí —Les dije, mientras ponía los ojos blancos y caminaba hacía ellos con los a la altura de los hombros— Vengo a comer cerebros, aunque viéndolos, creo que no sacaré mucha comida.
Al principio mi miraron con mucho miedo, pero luego descubrieron que solo estaba bromeando.
— ¡No eres un zombie! —Gritó una niña acusadoramente mientras me señalaba.
— ¡Oh Dios! Eres una genio, serás más grande que Einstein —Dije irónicamente mientras la niñita me fulminaba con la mirada— Lo vine a rescatar, así que hagan una fila y síganme rápido.
Un niño rubio y con los ojos de un hermoso celeste grisáceo tomó mi mano, mientras que sus ojitos se aguaban un poco. La niña que me había respondido antes me miró celosa, creo que aquí huele a amor, bueno también a muertos, pero amor también.
Los cinco niños, el que me preguntó si era un zombie, la niñita celosa, el niño que tomó mi mano, una niña rubia, que al parecer era hermana del que estaba a mi lado y otro niño que usaba lentes, me siguieron hasta la salida de la academia, la cual estaba despejada, posiblemente porque los zombies estaban adentro.
— ¿A dónde iremos ahora? —Me preguntó el niño de lentes.
Pensé un momento, ¿dónde iríamos ahora? Seguramente todo el pueblo estaba infestado de esas cosas y no habrá lugar en donde estén, hasta que se me ocurrió una idea. El alcantarillado.
— ¿Estás segura? —Me preguntó la niñita rubia— Puede que también estén allí abajo.
— Segura, ellos no son tan listos cómo para bajar.
Corrimos hasta la alcantarilla más cercana y traté de abrirla, pero no podía.
— ¿Esto te servirá? —me dijo el niño que me tomó la mano, mostrándome un fierro con una punta curva.
— Gracias —Le dije, preguntándome de donde lo había sacado, pero bueno, lo sabré después.
Abrí la alcantarilla e hice que ellos bajaran primero por las escaleras, que por suerte no estaban tan sucias. Al llegar abajo, los niños hicieron una mueca de asco al ver que había un poco de agua de retretes.
— ¿Hacía donde iremos ahora? —Me preguntó uno de los niños.
— Si dejan de preguntarme tantas cosas, entonces les diré hacía donde —Les dije algo fastidiada por tantas preguntas.
Todos se quedaron callados y el niño de los ojos celeste grisáceos volvió a tomar mi mano, pero esta vez me sonrió, lo cual hizo que la niñita celosa me mirara con enojo. Para hacerla enojar aún más miré al niño y le di un beso en la mejilla.
Caminamos por aquel pasillo oscuro por unos diez minutos, los niños ya iban cansados, por lo que nos detuvimos en una parte seca y algo alta, por lo que supuse que aquí no había llegado agua.
Subí a los niños para que descansaran un poco y nos sentamos en un círculo todos, ahora que lo pensaba aún no nos presentábamos
— ¿Cómo se llaman? —Les pregunté con una sonrisa.
— Alicia —Me dijo la niña rubia.
— Rick —Me dijo el niño de lentes.
— Sofía —Dijoa regañadientes la morena enojona.
—Alex —Dijo el niño rubio.
— Manuel —Dijo el niño que me preguntó si era un zombie anteriormente.
— Que lindos nombres —Les dije con una sonrisa— Menos el tuyo —Le dije a Sofía sacándole la lengua, a lo cual ella con los brazos cruzados me respondió de igual forma.
— ¿Y tú? —Me preguntó Manuel.
— Daphne —Les dije con una sonrisa.
—Tu nombre es feo —Dijo con algo se superioridad Sofía.
— Yo creo que es muy bonito —Dijo Alex tiernamente, a lo que la morena se puso roja de rabia.
Luego que seguir conversando con ellos, o mejor dicho peleando con Sofía mientras los otros solo reían, seguimos nuestro camino hasta llegar al final del túnel, el cual era un bosque.
— Iré a revisar si hay algún peligro, ustedes me esperaran aquí hasta que los venga a buscar, ¿ok?
Los niños solo asintieron, por lo que yo comencé a revisar los alrededores para ver si había algún zombie. Despejado.
Me dispuse camino a buscar a los niños, cuando alguien tomó mi brazo, era un chico de cabello castaño ruloso y unos hermosos ojos color esmeralda. Sexy y guapo.
— ¿Te encuentras bien? —Le pregunté al ver el estado en que se encontraba, agitado y algo asustado.
— Eso creo —Dijo él, con una voz ronca— ¿Hay zombies cerca?
— Revisé el área y estaba despejado.
El chico me abrazó fuertemente, lo cual hizo que me quedara inmóvil. Un calor recorrió mi cuerpo, impidiéndome que me alejara de él, cómo si tratara de protegerlo.
— ¿Cómo te llamas? —Le pregunté una vez se alejó de mí.
— Harry, ¿y tú? —Me preguntó esta vez algo más calmado y con una sonrisa que me dejó ver sus hoyuelos. Simplemente, perfecto.
— Daphne —Le dije con extendiéndole mi mano en señal de saludo, la cual correspondió de inmediato.
Caminamos en dirección a donde estaban los niños, mientras nos contábamos cómo habíamos llegado allí. Harry venía saliendo del trabajo y vio cómo a uno de sus compañeros se lo comía un zombie, él tan solo comenzó a correr sin dirección fija, hasta que me vió a lo lejos y notó que no era un zombie.
— ¿Quién es él? —Me preguntó Alicia con miedo— ¿No hará daño?
— Claro que no, nena. Él es Harry —Les dije a los niños presentándolo— Harry, ellos son Alex, Manuel, Alicia, Rick y la fea de Sofía —Dije presentándolos a cada uno. Sofía me sacó la lengua, a lo que Harry rió.
— Creo que deberíamos ir a buscar suministros —Dijo Harry— Vi una tienda cerca, mientras corría hacía acá, pero habían algunos zombies alrededor.
— Deberíamos conseguir un auto —Dije mirando a al ojiverde.
— Esperen aquí —Dijo Harry, mientras salía del agujero.
— Es muy bonito y simpático —Dijo Alicia algo sonrojada.
— Es igual que todos los chicos cuando buscan coquetear —Dijo Rick celoso, creo que aquí todos están enamorados.
— Se notó que le gustaste —Me dijo Manuel inocentemente.
— Pues a ella no le gustó él —Dijo Alex tomando mi mano— ¿Verdad? —Preguntó mirándome suplicantemente.
— No puede gustarte una persona si no la conoces —Le dije para calmarlo.
Una camioneta roja se estacionó frente a nosotros y un Harry sonriente bajó de ella.
— ¿Qué les parece? —Preguntó acercándose a nosotros.
— ¿De dónde la has sacado? —Le pregunté asombrada, mientras los niños subían a ella emocionados.
— Un mago jamás revela sus secretos —Dijo guiñándome y sonriendo pícaramente.
Spoiler:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
karma

La única ley de causa y efecto. No te preocupes, porque el que te hizo daño, las pagará peor.



La luz de la laptop iluminaba su rostro delicado y fino. No había nada interesante en aquella página, pero algo hizo que su rostro se sorprendiera. Una solicitud de amistad le llegó de repente de una persona a la cual solo había escuchado de nombre, pero nunca la vio en persona. Estaba insegura, pero algo en su interior le dijo que la aceptara, total solo era una simple solicitud ¿no?
Al otro día, conversando con un amigo se abrió una nueva ventana del chat, al ver el nombre se sorprendió un poco, era el chico del día anterior que había aceptado.
Comenzaron a hablar todos los días, los ojos de ambos brillaban cuando veían el nombre del otro aparecer en aquellas ventanas de chat. Las risas, los secretos y los infaltables "te quiero mucho" no tardaron en llegar.
Un amor comenzó a surgir de aquellas conversaciones, ¿y cómo no hacerlo? Se hacían tan feliz el uno al otro, con cada palabra reconfortante y broma infantil se enamoraban cada vez más. Ella cada día se iba ilusionando más con cada palabra dulce y su amistad inquebrantable. El nombre Harry Styles no paraba de dar vueltas en su cabeza.
Un día Michelle salió del colegio y se fue hasta el metro con sus amigas, ya que saldrían a pasar un buen rato en el centro comercial. Mientras esperaban que el metro llegara pronto hasta su destino, la muchacha de cabellera castaña clara comenzó a observar a las personas que se encontraban a su alrededor, pero notó que en el otro vagón iba nada más ni nada menos que Harry. Su corazón comenzó a latir rápidamente, sus mejillas se colorearon de un fuerte carmesí y su respiración se hizo más fuerte. Era la primera vez que lo veía en persona, aunque él no se haya dado cuenta aún que ella se encontraba tan solo a un vagón de distancia.
— ¿Te encuentras bien? —Le preguntó Cassandra, una de sus amigas.
— Mira quién está en el otro vagón —Dijo ella como pudo.
Cassy miró hacia donde su amiga ojiverde le había indicado y en su rostro se formó una sonrisa maliciosa al ver aquella peculiar cabellera llena de rulos.
— Oh, ya veo —Le dijo para luego comenzar a reírse, lo que avergonzó aún más a la castaña.
— No te rías —Dijo finalmente Mizzy, como le decían sus amigas.
— ¡Michelle! —Escuchó que la llamaron desde atrás.
Al darse la vuelta se encontró con un chico de la otra escuela, Marcus, el más casanova y mujeriego de todos. Creía que con aquella sonrisa de comercial, ojos color esmeralda/azulados y cabellos dorados conquistaría a cualquiera, excepto a Michelle. La chica siempre le resultó difícil de engatusar, lo que la hacía aún más deseable.
— ¿Marcus? —Preguntó ella algo incómoda.
El chico no alcanzó a acercarse a ella, ya que Cassey la "arrastró" fuera del vagón, porque ya habían llegado a su destino. A Mizzy no le quedó más que despedirse con la mano de aquel muchacho, que si bien no era de su total agrado, podía llegar a ser muy tierno cuando se lo proponía.
— Mizzy —Susurró su amiga, sacándola de la despedida que estaba dando.
La muchacha miró a su amiga para ver qué era lo que quería, pero su corazón dio un vuelco cuando notó a Harry caminando hacia ella con su peculiar sonrisa perfecta, sus ojos brillando a no más poder y cabellera perfecta moviéndose a una perfecta sintonía con su andar.
— Aún no lo creo —Dijo él para sí mismo— Sabía que eras tú, ya que me miraste a ojos y te iba a saludar de todas formas aunque no te hubieses bajado.
Michelle ya estaba que se desmayaba ahí mismo, el muchacho que tantas veces le quitaba el aliento con tan solo ver su nombre en el chat estaba enfrente, era real, de carne y hueso.
Al parecer Harry estaba aguantando abrazarla, pero no se resistió un segundo más y la acercó, la abrazó durante largos minutos, en donde Michelle tiritaba de lo nerviosa que estaba y Cassy estaba completamente excluida.
Comenzó a oler su aroma, a recordarlo en sus fosas nasales y en sus recuerdos, aquel día ya se le había arreglado completamente. Nunca había estado tan nerviosa, asustada, feliz y emocionada, tanta mezcla de sentimientos en su interior la mareo un poco, pero aquel abrazo la reconfortaba y la hacía olvidar todo.
— Creo que debemos irnos —Dijo Louis, el amigo con el cual Harry estaba.
— Al fin nos conocemos —Dijo Harry soltándola y mirándola a los ojos, ignorando por completo a su amigo.
— Sí —Fue lo único que pudo decir la muchacha, que estaba un tanto sonrojada.
Finalmente ambos se despidieron y se alejaron, no sin antes mirarse "disimuladamente", no podían dejar que el recuerdo de aquel día se borrara de sus mentes. Se guardaría en la memoria de ambos como una joya que nunca perderían.
Siguieron hablando como siempre, pero ahora con un poco más de cariño. Las demostraciones de afecto comenzaron a hacerse más frecuentes y el amor por parte de ambos se hacía más y más grande con el tiempo.
Cassy se hizo amiga de Harry por la simple razón de que quería que Mizzy y él estuvieran juntos y fueran felices. Es así como un día frío de Junio los tres se juntaron para salir por el cumpleaños de la ojiverde. A Cassy le costó un poco que su amiga aceptara ir, recibiendo rotundos no de su parte, hasta que finalmente tanta insistencia la terminó por cansar y con un desganado sí aceptó la propuesta de su amiga.
Ambas llegaron hasta el lugar de encuentro, no pasó mucho tiempo hasta que el de rulos hizo acto de presencia. Llevaba una chaqueta marrón, jeans clásicos y zapatillas sucias que en verdad eran blancas, pero para Michelle se veía perfecto y hermoso, aunque claramente no lo demostraría.
— Creo que me he demorado un poco —Dijo él.
— Nosotras recién llegamos, no te preocupes —Dijo Mizzy.
Ambos se miraron a los ojos, y una sonrisa se les formó ante la mirada expectante de Cassey que esperaba acción por parte de alguno de ellos.
— Que bella pareja hacen —Dijo una anciana que por allí pasaba.
Ambos se sonrojaron y trataron de explicarle a la señora que solo eran amigos, lo cual fue imposible, ya que ella seguía su rumbo.

***

Luego de pasar una gran tarde, en donde Harry le había tirado papeles, Mizzy batió una bebida y le explotó al ojiverde y Cassey solo había estado armando alboroto, llegó la hora de irse.
— Creo que es hora de que te entregue tu regalo —Dijo Harry sacando algo de su mochila.
Michelle sabía que era un oso, quería un panda, pero según Harry ya no quedaban, así que se conformó con uno marrón.
— Gracias —Dijo Mizzy viendo al oso.
Harry la abrazó con todas sus fuerzas, lo cual sorprendió un poco a la castaña, que poco tiempo después le devolvió el abrazo. Era cálido estar entre sus brazos y que su aroma inundara su nariz, deleitándola con cada inhalación que daba a su perfume varonil.
— Te quiero, en verdad te quiero mucho —Le susurró Harry a la muchacha.
Michelle se sonrojó, su corazón comenzó a latir más rápido de lo que ya estaba y comenzó a tiritar de lo nerviosa que se había puesto. Nunca en sus 16 años de vida un chico le había dicho con tanta sinceridad y afecto que la quería, sin contar a su hermano mayor claro.
— ¡Se me rompió una uña! —Interrumpió Cassey el momento. Ambos se separaron asustados por el grito que la chica había dado.
— ¡Mata pasiones! —Le gritó Harry, a lo cual ambas chicas rieron.
Finalmente el día terminó y cada quien se fue a su casa. Michelle sabía que este había sido un momento mágico que siempre mantendría en su corazón. Nunca olvidaría su sonrisa, su aroma, su voz y como no, la hermosa sonrisa que la enamoró desde el primer instante.
Las cosas comenzaron a cambiar mucho, ya no hablaban tan seguido como antes y si lo hacían no pasaba más allá del "¿Cómo estás?". Michelle empezó a ir a clases de guitarra, lo cual le impedía conectarse los viernes. Menos se conectaba, menos hablaban.
Un día viernes, antes de partir a su clase de guitarra, Michelle se conectó a aquella red social que tan feliz la hacía. Como siempre una ventana se abrió, dejando ver el nombre "Harry Styles" en la parte superior. Comenzaron a hablar un poco más, recordando hace cuanto no hablaban y cosas así.
— Hace tiempo que no hablamos —Le escribió el ojiverde.
— Si, ¿cómo has estado? —Le envió Michelle.
— Bien, súper feliz —Le respondió él— Tengo novia, es Kristen Carod, ¿la conoces?
Como no conocer a aquella chica, era la más popular y suelta de todo el universo. Tendrían que ser muy anormales para no haber escuchado de ella.
— Sí la conozco —Le respondió Michelle— Bueno me tengo que ir. Qué bueno que estés con Kristen. Adiós.
Cerró su computador lentamente y lo lanzó a su cama, comenzó lentamente a sentarse en el suelo mirando un punto fijo de la nada. Las lágrimas, que ya habían surgido después de leer aquello, se hicieron más fuertes y constantes. El dolor en su pecho se volvía insoportable y los sollozos más fuertes a medida que pasaba el tiempo.
Se levantó como pudo y fue al baño, se miró al espejo y se sintió estúpida, tonta. Siempre la quiso a ella, no sabía cómo se le había pasado por la mente que la notaría. ¡Por Dios! Ella siempre sería la amiga estúpida a la cual le confiaba sus cosas y nada más.
Tomó su guitarra y salió de su casa camino al taller de guitarra. Las lágrimas no le dejaban ver el camino, el dolor del pecho cada vez le hacía más difícil caminar y sus pensamientos se volvieron angustiosos y nostálgicos. Recordaba las veces que lo había mirado a sus profundos ojos verdes, sus enormes ojos verdes que siempre brillaban e irradiaban felicidad, sus gigantes sonrisas de oreja a oreja con sus característicos hoyuelos y muchos detalles que ella recordaba a la perfección.
Al llegar al taller, no sabía cómo, se sentó y comenzó a tocar unos acordes. Su profesor no tardó en verla y caminar hasta ella con una sonrisa dulce.
— ¡Michelle! —Dijo alegre, hasta que notó el estado en que la chica se encontraba, su rostro se tornó serio— ¿Qué te sucedió?
Michelle quería desahogarse y por lo menos dejar que su corazón tuviera tanto peso encima, por lo que le contó un poco la historia al profesor, el cual solo asentía y le limpiaba una que otra lágrima traviesa que se le escapaba conforme avanzaba la historia.
Al terminar el hombre la miró por unos minutos y luego de suspirar le dijo dulce aquellas palabras que ella nunca olvidaría.
— Michelle, no tienes que llorar, menos por hombres. Nosotros somos tontos, lo digo por experiencia. A veces nosotros buscamos a las chicas que no nos quieren o a las más fáciles y dejamos chicas lindas que realmente nos quieren, tú, a tu edad no te preocupes de hombres. Se feliz, sal con amigas, escucha música, disfruta. Eres linda y hay muchos hombres por delante, de verdad, Sonríe
Sus palabras le llegaron a lo más profundos, y ahora, un año después las recuerda: "Sonríe". Ese era su lema.
Sus días eran tristes, muy tristes, pensaba en Harry y no se conectaba, ¿para qué? ¿Para ver como se publicaban cosas lindas? ¿Cómo se decían las mismas palabras que ellos se repetían una y otra vez tiempo atrás? El tiempo pasaba y ya no lo veía en el metro o al tomar el bus, a veces deseaba encontrárselo, solo mirarlo por última vez, pero sabía que era ser masoquista y ya no quería sufrir más.
Ya no hablaban, ni siquiera un "hola", nada. Luego de que el tiempo pasara, ella comenzó a ser feliz y a darse cuenta de que en verdad existía el karma. El ojiverde no era feliz junto a la putita esa, pero eso le pasaba por haberla hecho sufrir. Al fin y al cabo, todo se devuelve ¿no?

¡aguante harbara, lok! (?) ahreloca. idk, amo ese ship y como escribis. no sé para que me mandaste capítulo bc conozco tu escritura mejor que nadie y les re kbe bc somos el dúo inseparable de las sh (?) ahque. obvio que estas aceptada, mi amor.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: back to that summer {audiciones cerradas}

Mensaje por Sunrise. el Sáb 14 Dic 2013, 6:11 pm

»fuckyou. escribió:¿adivinen quién quiere participar?
¡YO, LA QUE ARRUINA COLECTIVAS!   ah.
asjhdfjashdjfh amé la idea con toda mi alma y corazón de melón. (?). y nada, i want. esperen a que me decida por zayn o por mi dane<3. idk, si elijo al moreno sería con el rol de "amor otra vez" {.l.}, y si elijo a mi andrew(?) sería... idk. "mentiras"
ahporquedecíatodoeso. sajhdfajsdfj ay no sé, la idea me emociona y digo cualquier pelotudez jsahdfjashjdfhsajdhfjsgdfhjahsgfhjghadsghfahsgdhfa me gusta el helado jashdfjahsdjfahjsdhjfgshfhgshjdg y las gomitas ajshdfjahsjdfa. ah. ah. omg.
bueno, ya paro. ._. AHDFJSDFAHGSHJDFAHSGHDbuenono. D:
¡YO NO VOY A PONER UN ICON Y IGUAL ME RESPONDERÁ ALGUNA DE USTEDES DOS O LES PARTIRÉ LA JETA, MINAS! >:C
ah. mentira. las amo. :c

I'M STRONGER THAN THISSSSSSS (L) ah:

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
te amo por siempre participar, callaos, weóna :c yo creo que por dane bc aunque ame al rubio amo esa película que marco mi pre-adolescencia (?) ah. todos quieren amor otra vez, pero emiliano lo tiene y les re kbe .l. so, ve por mentiras, chica. anda, ve, a crecer (?) ah re maiq uasauzki (?)
¡aguante el helado de sambayon, pistacho y crema del cielo! los amo, wn
idk, no lo pongas y morite aunque seas inmortal .l.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

♡fils♡

Mensaje por Ackerman el Sáb 14 Dic 2013, 6:31 pm

¡AGUANTE EL HELADO DE BANANA Y EL DE CHOCOLATE CON MARROC, POH! omg, me salteé la parte donde decía "{ems aká ems (?}", y es que lo leí así nomás. T_T
no puse los apellidos bc no.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

nombres completos: dane d. | zooey d.
roles: "mentiras"
escrito de tu autoría:
pls:

Jueves. El gran día especial. O así lo consideraba Louis. Y Harry le decía que era un exagerado.
Por eso, cuando aquel lo despertó de golpe saltando en su cama como un auténtico niño pequeño, lo único que quería era ahorcarlo por emocionarse de esa manera por algo que a él le parecía de lo más normal.

— Vamos Harry, ¡levántate! — exclamó el de ojos azules a la vez que saltaba en la cama de su ruloso amigo y le pegaba con una almohada.
— Desperté... — susurró con los ojos aún cerrados. — Desperté...— murmuró nuevamente un poco más fuerte para que esta vez Louis si lo escuche, pero no lo logró. — ¡Que ya desperté, maldita sea! — gritó levantándose y sentándose de golpe, causando que su saltarín compañero se cayera al frío suelo.
Este emitió un leve quejido pero a los segundos volvía a su extraña emoción mañanera.
Fue al armario del ojiverde y empezó a hurgar en este.

— Eh, eh, ¿qué haces? — preguntó aún algo adormilado.
— Buscando — se limitó a responder su madrugador amigo.

Suspiró negando con la cabeza y volteó su mirada a la derecha. Tomó su celular para fijarse la hora.
Las cinco de la mañana.

— Ojalá te aplaste un camión, Louis — susurró refregándose los ojos, intentando evadir el enorme sueño que tenía, pero se le hacía imposible. Miró de reojo a su ojiazul amigo que seguía buscando quién sabe qué, y lentamente se fue acurrucando nuevamente en la cama.
— Espero que no estés intentando dormirte de nuevo, porque te echaré un vaso de agua congelada en tu cara.

Harry bufó fastidiado.

— Pero Louis, son las cinco de la mañana! Déjame dormir un rato más.
— No.
Se cruzó de brazos. — Te odio, Tomlinson.
— Que halagador, gracias. — dijo sarcástico mientras el de rulos rodaba los ojos — Ve a bañarte y luego ponte esto — Ordenó pasándole un jean azul y una remera blanca y naranja a rayas.
— ¿Rayas? Yo no uso rayas Louis — se quejó observando la remera — Ese será tu estilo, yo quiero usar el mío.
— Lo que sea, si quieres ponerte una bolsa de basura te la pones, pero báñate y sé puntual, te quiero abajo en diez minutos.
— ¿Quién te crees, mi mamá?
— Por suerte no lo soy. Pero lo que sí soy es tu mejor amigo, que te agarrará de las pelotas si no haces lo que te digo — mencionó yéndose.
— ¡Púdrete! — exclamó Harry aventándole una almohada.
— Ni que fuera fruta — siguió el otro cerrando la puerta.

Bufó y maldijo a su amigo por lo bajo. Lo quería, pero habían veces que le daban ganas de degollarlo. Esta era una de esas veces.
Se quedó observando a un punto fijo durante cinco segundos y procedió a obedecer a su visitante repentino. Sabía que le iría mal si hacía lo contrario.
Mientras se desnudaba poco a poco para adentrarse al baño pensaba en lo exagerado que era Louis. Para él era normal aquel día, pero al parecer, el castaño de cabello liso lo consideraba uno de aquellos días en los que predecía que pasaría algo emocionante, y por esa misma razón se preocupaba tanto en llegar temprano. Aunque el local abría a las siete, y aún faltaba mucho para eso.
Pensó en Arianne, la dueña del lugar, como la extrañaba. Ella era como una segunda madre para Harry, protectora y cariñosa. Hace mucho que no la veía, y eso es gracias a su carrera de cantante famoso, algo terriblemente agotador. Al menos, los habían dejado tomarse un descanso a él y a sus compañeros de banda, Louis, Zayn, Niall y Liam. One Direction. Y aprovecharían esos días al máximo, se habían dicho. ¿Y que mejor, que visitar donde solía trabajar de pre-adolescente?
Sonrió gustosamente, emocionándose a sí mismo con sus propios pensamientos y recuerdos.
Quizá, estar ansioso por visitar aquella panadería no era exagerado.



esto recién lo terminé, so por eso está re feo. :c es un prólogo, creo, aún no estreno la novela. xd.
dejo dos bc sí :_::

capítulo I.
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Charlotte Claire Deschanel Zayn Javadd Malik Army.

A Charlotte nunca le había gustado viajar. Ni los aviones. Y ni se diga las alturas.
Le daba tanto vértigo que de solo imaginarse arriba de uno, en el aire, ya le venían las nauseas.
Y ahí estaba, conteniendo las ganas de vomitar. Apoyada en la puerta del único baño que había allí. Sentía que no podría contenerse más y vomitaría en el pasillo. Pero eso sería asqueroso y no quería que los pasajeros la miraran con repulsión.
De pronto, sintió como se iba para atrás. Al fin habían desocupado el maldito baño.
Se quedó un rato observando las facciones de la persona que acababa de salir de aquel pequeño lugar. Era un chico, probablemente de su edad, pálido, morocho, con enormes y hermosos ojos azules. Parecía un ángel, pero lo que saldría de su boca si no iba a descargarlo ya le arruinaría lo angelical. Así que se apresuró y entró, sin preocuparse por si había cerrado bien la puerta. Lo cual no hizo. Permitiéndole al adolescente adentrarse con facilidad al escuchar como alguien devolvía todo lo que había comido recientemente dentro del inodoro. Hizo una mueca al ver a aquella chica que había atraído su atención apenas puso un pie en el avión. Se veía débil y vulnerable.
Se acercó un poco a ella y le corrió el cabello, dándole unas suaves palmadas en la espalda.
Al parecer no le molestó ni alarmó, ya que estaba muy ocupada para preocuparse por un extraño que de pronto vino en su ayuda. Al terminar de expulsar, se quedo quieta, y volteó un poco la cabeza, mirando de reojo a su acompañante, reconociendo al chico.

— Maldita sea. — susurró para sí misma. Se limpió un poco de su boca con la manga de su buzo, un gran error. Su prenda quedó manchada por lo regurgitado recientemente. Charlotte dio un suspiro frustrado, cansada de que todo le salga mal. Se paró sorpresivamente, haciendo que la mano de aquel chico toque más abajo hasta quedar en el aire. Frunció el ceño sonrojada al darse cuenta que su palma toco, al menos por unos segundos, su trasero. Pero ignoró la acción porque tenía otras cosas de las cuales ocuparse. Como limpiar su buzo. Y su boca. Abrió el grifo del lavabo, algo desgastado y oxidado, pero servía. Colocó su manga en el agua, manchando una gran parte de esta, logrando que le den escalofríos al sentir que hacía contacto con su piel, estaba helada. Corrió su brazo y comenzó a agitarlo, creyendo que así el frío se iría más rápido. Su vista se topó con el morocho, que la miraba curioso y algo divertido.
Se sorprendió, creía que ya se había ido. — Ahm... ¿podrías irte? — preguntó sin más. Lo hubiera sacado a patadas, enviándole miles de insultos, como ella siempre hacía con todos los desconocidos que se le acercaban, pero él la había ayudado y sería grosero hacerle eso. Eso era lo más educado que podía llegar a decirle. Detestaba profundamente los modales, pocas y raras veces podías escucharla decir un 'por favor' y 'gracias'. Aquel chico asintió con pena y se fue rápidamente, cerrando la puerta con seguro al salir. Charlotte suspiró al sentir finalmente que estaba sola. Miró el lugar de su buzo donde había empeorado todo y bufó, pasándose la mano por su cara en señal de frustración. Decidió dejar ese problema de lado y ocuparse de otro. Su maldito aliento que seguro mataría a mil soldados juntos. ¿Cómo haría para sacarse el aliento a muerto? No tenía ni la más mínima idea. Pero algo se le ocurriría.


Afuera, aquel adolescente de profundos ojos azules, Thomas Invizzi, esperaba pacientemente a la chica. Le había parecido muy interesante y estaba decidido a hablarle, como había querido desde que la vio sentarse en su asiento, algo más adelante del de él, mordiendo sus uñas, volteando su mirada innumerables veces a la ventana a su derecha, como si quisiera saltar por esta. Tenía sus dos piernas entrelazadas entre sí que movía como si su asiento fuera una hamaca y quería llegar a lo más alto. Pero justamente eso es lo que Charlotte quería evitar, las alturas. A Thomas le pareció muy adorable aquella acción, y desde ese momento quedó intrigado sobre ella, queriendo saber sobre su vida, por qué y adonde pretendía ir con aquel viaje, y más. Sonaba muy -demasiado- curioso, pero así era él. Una persona que le gustaba descubrir cosas, que adoraba escuchar y ayudar. Alguien muy servicial.

Alzó la mirada al oír el chirrido de la puerta del baño, y sonrió al ver a aquella chica salir por esta, algo desorientada y con una mueca de asco. Y con razón, que de la desesperación que tenía por mejorar su aliento recurrió al pequeño jabón que había dentro, sacándole un poco de su esencia, mezclándolo con agua para luego llevarlo a su boca. Que sensación tan horrible y disgustante la que había sentido al saborear la mezcla que había creado. Pero al menos, eso le había quitado el mal olor que poseía su boca. Valió la pena después de todo. Sus ojos se clavaron en Thomas. Elevó una ceja.

— ¿Sigues aquí? ¿Qué quieres? ¿Quién eres? — interrogó entrecerrando los ojos y apuntándolo con el dedo. Él llevó las manos a los lados de su cabeza, en posición de inocencia, a la vez que reía.
— Calma, calma. Ya pareces del FBI. O hasta a mí te pareces, de preguntona.
— No respondiste lo que pregunté. — siguió, ignorando lo que había dicho el chico.
— Oh claro. Mi nombre es Thomas, Thomas Peter Invizzi Parker. Tengo 18 años y...
— Bueno, no era para que me contaras toda tu vida. — lo interrumpió ella.
— No lo hacía. Solo te daba datos importantes, creo.
— Lo que sea. ¿Qué hacías esperándome?
— Solo quería saber si te sentías mejor. — Charlotte se sorprendió al escuchar estas palabras. Nunca le había pasado que un desconocido se preocupara por ella. No muchos lo hacían, conocidos o no, a muy pocos les importaba su vida. Pero no dejó que él se diera cuenta que eso le había parecido dulce y inesperado, ya que endureció su mirada nuevamente.
— Sí, estoy bien. — respondió y caminó en dirección a su asiento. Cerró los ojos e intentó relajarse, pero se alarmó al sentir que alguien se sentaba al lado suyo. Ella no tenía acompañante. Le gustaba sentarse sola. Aunque por dentro, le agradeció eternamente a Thomas sacarla de aquella burbuja de soledad. Porque realmente no le gustaba sentirse aislada, solo que no quería admitirlo.
— ¿Qué mierda estás haciendo? Vete a tu asiento, Juan.
— Soy Thomas.
— No me importa. — dicho esto sacó sus auriculares, y en el proceso de elegir una canción, aquel chico, que ya le estaba pareciendo algo pesado, habló nuevamente.
— No me dijiste tu nombre.
— Soy Marcela. — mintió — Ahora hazme un favor y deja de joder.

Y a pesar de todas las veces que Charlotte mandó a callar a su nuevo compañero de asiento, él persistía en entablar una conversación con ella. Al convencerse de que no cerraría la boca, terminó rendida y el objetivo de Thomas se cumplió. Le contó algo de su vida, no mucho, mas tampoco muy poco. Solo lo necesario. Le informó que viajaba para Inglaterra para reencontrarse con sus amigas, con su familia.

— ¿Y por qué te fuiste? — quiso saber él. Lottie se colocó seria nuevamente. No le contaría a él que huía de su peor miedo, la fama. No le contaría que había dejado al amor de su vida allí, destrozado, abandonado, solo por su maldito temor. Que sentía que moría solo por no tenerlo en sus brazos, besándola, dándole caricias, ofreciéndole el amor que nunca nadie podrá darle, no el mismo que él le daba. Lo había conocido hace poco, y ese era un secreto que le dolía contar, probablemente terminaría llorando y no sentía aún la necesaria confianza para lagrimear en frente de Thomas. Este, al ver su reacción ante su pregunta, entendió que era personal. — Lo siento, si no quieres contarme entiendo.
Ella asintió y le sonrió a medias. — Gracias.


Charlotte sintió las horas en ese avión pasar rápido, cortesía de las charlas con Thomas. Hablaban de cosas sin sentido solo para distraerse. Le había dicho que odiaba las alturas, que le provocaban nauseas y él se ofreció a intentar ayudarla para que no pensara en lo lejos que estaba del suelo. A ella le había caído bien. Al chico le había costado un poco acostumbrarse a sus malas palabras, a su actitud pesimista y agresiva, pero lo hizo, y le terminó gustando. Su personalidad. Ella.
Al terminar el viaje que Charlotte sentía eterno, Thomas se despidió de ella, sin antes darle su número, ya que se debía ir a inscribir a aquella universidad por la que había viajado a Inglaterra. Le había contado a la chica que le ofrecieron una beca para estudiar allí y él aceptó gustoso.

— Espero que nos veamos pronto, Marcela. — se despidió de un beso de mejilla y se subió en el taxi.
Lottie rió, aún no le había dicho que su nombre no era ese. Esperó pacientemente con sus maletas otro auto que la llevaría a su querido hogar. Como había extrañado Inglaterra. A su familia. A sus amigas. Como lo había extrañado a él. A Zayn Malik.


Última edición por »fuckyou. el Mar 17 Dic 2013, 9:27 am, editado 6 veces
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: back to that summer {audiciones cerradas}

Mensaje por Kurisu el Sáb 14 Dic 2013, 7:04 pm

Yo querer me encanto la idea Mía y Ems *inserte icon de selala* lo inserto en la ficha :enojao: porque soy rebelde :enojao:

Dejaré mi ficha para el rol: "El último adiós" amo amo la idea

Love you girls <333

___________________________________________

'Cause tonight I'm feeling like an astronaut, Sending SOS from this tiny box, To the lonely people
that the world forgot, Are you out there?, 'Cause you're all I've got?
avatar


Ver perfil de usuario https://maschxnny.tumblr.com/
------
------

Volver arriba Ir abajo

Re: back to that summer {audiciones cerradas}

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 13. Precedente  1, 2, 3, ... 11, 12, 13  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.