O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» .Look at the flowers.
Hoy a las 12:10 pm por Jules

» être dans la lune.
Hoy a las 11:52 am por Ongniel

» dark wings, dark words.
Hoy a las 11:47 am por hypatia.

» oh captain, my captain.
Hoy a las 10:09 am por hypatia.

» Carne nueva.
Hoy a las 2:21 am por rarelyworld

» yes no maybe
Hoy a las 1:06 am por Stark.

» Nada es como se ve xAudicionesx
Hoy a las 1:02 am por rarelyworld

» A Match Made In a University | 1D
Ayer a las 8:21 pm por Stark.

» Instituto Fénix | Fichas
Ayer a las 5:20 pm por Carstairs

novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ insxne.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

California | Audiciones abiertas.

Página 1 de 8. 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

California | Audiciones abiertas.

Mensaje por Sophia. el Jue 12 Dic 2013, 10:20 am

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
❛❛ In the end we'll run all the way to the brilliant California❜❜


Cada año millones de adolescentes sufren más lo que llamaría la mayor angustia de todos los tiempos: la pérdida de uno mismo. Ya sea descuidado, maltratado, sufriendo de amor no correspondido o incluso lastimar a otro. Pero tampoco es ningún error afirmar que la gente alrededor del mundo está sufriendo por algo tan simple como volver al pasado y cambiar un momento determinado.

Justo fuera de la costa de la playa de El Matador, ubicada a solo metros de una peligrosa saliente rocosa, se encuentra  una hermosa mansión abandonada. Desconocida para los turistas y viajeros en California, vacía para todo aquellos que pasan por un costado o los pequeños niños que disfrutan con la mirada perdida sobre la ventana durante un buen viaje en carretera. Su exterior está invadido por musgo y enredaderas, mientras que el interior se mantiene tan viva y hermosa como siempre lo ha estado. Nadie está seguro de cómo la casa permanece invisible, por lo que tampoco se atreven a preguntar quién es el dueño verdadero.

Diez días antes de que la primavera cesara, una carta llegó a varios adolescentes de diversas partes del mundo, invitándolos a alejarse de sus pequeños encierros y llegar a la casa en California, donde pueden permanecer allí y posiblemente volver a empezar. No se sabe quién envió las cartas y mucho menos lo que les espera dentro de la mansión ubicada a las afueras de la ciudad, pero si de algo están seguros, es que no van a rechazar la oportunidad de comenzar de nuevo.

¡Bienvenido a la casa, un lugar que solo nosotros conocemos!

_____________________________________________________________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Primeramente, la idea es un role-play: {[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]}
Respeto entre todas. Estamos en busca de un espacio de diversión, por lo que si llegan a tener disgustos, por favor dejarlo afuera de la novela.
Se pide responsabilidad, uno de los puntos más importantes. Se está en pro de seguir adelante la novela, por lo que es un punto de suma importancia.
Buena ortografía y redacción. Nadie es perfecto, pero Word y Google Chrome ayudan mucho.
No se pide mucho; se debe dejar un escrito, capítulo u one shot de autoría (en spoiler, por favor), junto a los personajes por los que se audiciona.
El mínimo de pb’s es dos, el máximo cuatro.
No podrás audicionar por Harry Styles, Kristina R., Dylan O’Brien, Erin Heatherton, Emily Rudd, Jeremy Irvine y Julia S.
Para comprobar que has leído las reglas,  coloca en tamaño 9: “I hate the beach, but i stand in California with my toes in the sand”

_____________________________________________________________________

Hola。◕ ‿ ◕。Bueno,  me llamo Sofía, llámenme como quieran. Está colectiva se lleva a cabo con la ayuda de Deby, algo así (?) Esperamos que sea de su agrado y audicionen, aún no hay fecha de cierre, todo depende de lo que pase, pero se avisará días antes.  Si tienen dudas sobre la temática o la trama, no duden en preguntar. Audicionen, love you all. (ノ◕ヮ◕)ノ*:・゚✧*:・゚✧




Última edición por Sophia. el Vie 13 Dic 2013, 8:09 pm, editado 1 vez
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: California | Audiciones abiertas.

Mensaje por Cami el Jue 12 Dic 2013, 10:31 am

“I hate the beach, but i stand in California with my toes in the sand”

Me gustó mucho *-* seguramente te dejo mis fichas luego.
avatar


Ver perfil de usuario http://sweetchild-ofmine.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: California | Audiciones abiertas.

Mensaje por cute. el Jue 12 Dic 2013, 10:34 am

Soff, hola, soy Anto :A:omg, me encantó la idea, en serio, aunque sea un rp. Esta Debs también fkashdjkhdslkgg. Bueno, queda mas que claro que voy a audicionar.
“I hate the beach, but i stand in California with my toes in the sand”
Zayn Malik, Selena Gomez luego veo si agrego a dos mas e.e


HERE.:
middle of nowhere.
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


— Sinceramente no te conozco Harold, pero sé cómo eres. Sé que eres inseguro, sé que amas escuchar música, sé que te gusta salir a caminar solo, sé que no te gusta confiar mucho en la gente, sé que te muestras frío para no sufrir, sé que demuestras ser fuerte, sé que te han herido... yo sé todo eso, yo estoy aquí para ti Hazza. — y por primera vez, la castaña se atrevió a mirarlo, se encogió de hombros y sonrió de lado. Espero la respuesta del chico de rulos, expectante, pero, en cambio, él parecía estar pensando. Analizando cada una de las palabras de Francis. Aquello era demasiado para un chico como él. Harry tampoco conocía a la castaña, hablando de ''conocer'', si lo hacia, superficialmente. Sabía quien era Francis Legger. No, no era la nerd, no era la zorra ni la capitana de las porristas. Ella Francis. Simple y fácil. Era ella, o eso creían. Era lo que Harold Styles creía de la castaña que estaba sentada a su lado, pero ahora todo había dado un giro, un gran giro. Y el ruloso ya no sabía que decir y por eso, dijo lo mas estúpido que Fran escucho de salir de la boca de aquel chico, y eso que decía estupideces a diario.
— ¿Sos una especie de psicópata, Legger? ¿Me estas siguiendo?— balbuceo para luego encontrarse con la mirada desconcertada de su acompañante. Se froto los ojos y deseo no haber abierto la boca, pero era tarde. Y Styles era, oficialmente, el mejor de todos para cagarla. Y ahora, esperaba los insultos de la castaña.
— ¿Enserio? ¿Me hablas enserio, Styles? Mierda. — se paro rápidamente de su lugar y comenzó a caminar de lado a lado, delante del chico que acababa de tratarla de psicópata, ese era el trabajo de Khloe, la rara de Historia. Francis no podía creerlo, se había, prácticamente, declarado ante él, y él solo le contestaba esa estupidez.— No puedo creerlo. No puedo creer que pienses eso, después de lo que te acabo de decir, Harry. — y en ese momento, le dolió mas al mismísimo Styles, que a Francis. Algo que había aprendido Harry en estos últimos cinco minutos era que tenía que medir bien cada una de sus palabras, por lo menos, en presencia de Francis.
— Lo siento. — confeso cabizbajo y en apenas un susurro, la chica lo miró, no esperaba mas de él. Un simple 'lo siento' no justificaría la perdida de orgullo de Francis Legger. No, nunca. — ¿Cómo lo sabes? Me refiero... a todo eso, sobre mí. Es tan exacto, pensé que nadie se daba cuenta.
— ¿Sabes el por qué, Harry?— él negó, algo obvio, de saberlo no se lo hubiese preguntado. — Claro. El punto es, que soy exactamente igual que vos. Haciendo caso omiso a algunas cosas. — y el chico entendió a lo que se refería. Un hombre y una mujer no eran exactamente iguales, hablando en el aspecto físico; psicológico, ¿quién sabe?— Me comporto igual, pero da igual. — rió sin ganas. Cuando iba a entender que a Harry Styles no le interesaba en lo mas mínimo si ella era o no como él, debió hacerle caso a Hellen. Ella tenía razón, no valía la pena... ni la perdida de orgullo, y el golpe a su ego. Y muchas cosas de las cuales se arrepentía, en menos de diez minutos. Aunque nadie le había advertido que dolía de esa forma, no hablo del orgullo o el ego, hablo de quizá una rara forma de rechazo. Dolía, estar enamorada dolía. Siempre duele, ¿por qué? ¿No es el amor la cosa más hermosa del mundo? ¿Por qué dolía de esa manera tan insoportable?— Adiós. — declaró finalmente, antes de empezar a pensar en el amor, y quebrarse, se había prometido nunca llorar por un hombre, y no iba a romper esa promesa. Soltó un largo suspiro, reprimiendo las lágrimas. Styles no le había roto el corazón, pero la había rechazado de una forma tan sutil, o al menos eso era lo que ella pensaba.
Mientras tanto, Harry la observaba marcharse, y algo en él se rompió, así se sintió, roto. ¿Por qué cuando tenía que reaccionar no lo hacía? ¿Qué clase de problema tenía? Debía ir a buscarla, sin embargo, estaba allí, sentado... observando como la cabellera castaña se perdía entre las calles de Londres. Y ni siquiera se movió de su lugar. Recordaba cada palabra que Francis le había dicho, pero sobretodo las últimas: yo estoy aquí para ti Hazza. ¿Hablaba enserio? ¿Ella aceptaría a alguien como él? Tenía pocas cosas buenas, y quizá las ''cosas buenas'' siquiera eran buenas. ¿Qué tendría de especial él para que una chica como Francis viera en él lo que nadie ve? Harry podría parecer un chico arrogante y cruel, pero en realidad no era nada de eso. Harry era un chico de dieciocho años tratando de averiguar quien quiere ser en la vida. Nada más y nada menos.


{...}

Esa misma noche, llamo a su mejor amigo, el cual no veía desde el comienzo de las vacaciones de invierno. Y eso lo apenaba, ya iban casi dos semanas, y Harry no había mantenido ningún tipo de contacto con Zayn; ni Facebook, ni Skype, mucho menos salidas, nada. Un tono... dos...
— ¡Hazza!— exclamaron del otro lado de la línea, parecía alegre. — Te extraño, idiota. Y te lo diré igual, aunque suene totalmente gay. Eres mi mejor amigo y no te he visto desde el comienzo de las vacaciones. — su tono cambio a reproche. Estaba herido, quizá, Harry no podría saberlo.
— Lo sé. — respondió Harry, riendo levemente.— Yo también te extraño, hermano. Han pasado muchas cosas últimamente, ¿por qué no nos vemos?— sugirió el ruloso, esperando una respuesta positiva por parte de Zayn, tenía tanto para contarle, empezando por Francis.
— ¿Tu casa o la mía?— y obviamente su respuesta fue lo que Harry esperaba, haciéndolo sonreír ampliamente. El moreno no espero una respuesta de su amigo, ¿para qué? Ya la sabía. — La tuya.
— Te espero. — dijo Styles antes de cortar; Zayn no vivía muy lejos de la casa de este y no le costaba nada venir a las... nueve y media de la noche. Eso sonó bastante egoísta por parte de él, pero necesitaba ver a su amigo. Pero también podría haber sido él quien camine de noche, en plano invierno, tres cuadras a la deriva, ¿no creen?
Quince largos minutos pasaron luego de la pequeña llamada. Styles esperaba a su amigo recostado en el sillón de la sala, mirando un programa de deportes. El timbre sonó y Harry corrió a atender, abrió la puerta para encontrarse con su mejor amigo. Se abrazaron, y luego se dirigieron a la sala, en donde el castaño se encontraba anteriormente. Zayn se quitó la campera y miro a su amigo, expectante.
—Entonces…— habló, dándole a entender a Harry que comenzará la conversación.
—Hoy me encontré con Francis en la plaza, ¿la recuerdas? — preguntó con cautela. El moreno asintió, ¿cómo no recordar a la chica que lo había ayudado cuando más lo necesitaba, sin siquiera conocerlo? Contó su breve historia con Francis, para después escuchar un leve reproche de Harry. — ¿Por qué yo nunca me enteré, Malik?
— Fue algo insignificante, Hazz. No creo que haya sido tan importante. — confesó, ganando una mirada de recelo por parte de el ruloso. — Ahora, ¿qué paso con ella?
—Bueno, ella… ella hoy dijo tantas cosas exactas de mí. Y yo sólo me comporté como un completo idiota. — Harry comenzó a relatar la tarde con Francis, mientras el moreno escuchaba atentamente. — Y simplemente la deje ir. Soy un idiota, ¿verdad?
—Si que lo eres, Styles. — aseguró Zayn, negando levemente. Harry se dejo caer en el sofá, murmurando un: ‘siempre tengo que cagarla.’ Haciendo reír al chico a su lado. — Quizá no sea demasiado tarde, acaso, ¿sabes dónde vive?
—Podría preguntarle a Niall, él es su amigo. — expresó, mientras una sonrisa se asomaba en su rostro, cosa que Malik notó.
—Posiblemente, Francis Legger… ¿conquistó el corazón de Harold Styles en menos de una hora? — se burló. — Toda una novedad. — un almohadón estrelló contra su cara, evitando que siga con su burla. Harry comenzó a reír frenéticamente, observando la cara de indignación de su amigo. Y así paso la noche, Zayn se quedó a dormir. Las risas, charlas y bromas continuaron. Y cuando, por fin, el moreno se quedó dormido, cerca de las cuatro de la mañana, Harry observó el techo de su habitación, pensando en cómo iba a ser para arreglar las cosas con Francis.


{...}

— ¿Hola? ¿Niall? — eran las cinco y media de la tarde, y después de dos horas de dudarlo, Harry se animó a llamar al rubio.
— ¿Harry? Hola, ¿qué onda? — preguntaron del otro lado de la línea. Niall no era muy cercano a él, nadie se comparaba con su amistad con Zayn, pero si era cercano a Francis, y aunque sonase interesado, tenía que encontrar la manera de poder hablar con Francis, y aquel irlandés era su única opción.
— Quería... em… — se estaba arrepintiendo, y Zayn no estaba para ayudarlo. Así que era ahora o nunca. — Quería saber si sabes donde vive Francis Legger, o por lo menos, si tienes su número.
— ¿Con qué fin, Styles? — el tono de voz de Niall se había vuelto mas grave. Estaba celoso, y Harry lo entendía. Él sabia perfectamente como era, entonces… ¿por qué lo llamaba para pedirle la dirección de SU amiga?
— Necesito hablar con ella, Niall. — rogó, algo que Harry Styles no hacía seguido, y cosa que sorprendió al rubio. — Por favor.
Horan lo dudo unos minutos, sin embargo contestó positivamente — De acuerdo, Harry. — aceptó mientras el ruloso copiaba la dirección en una hoja vieja. — Pero escúchame, llegas a hacerle daño… y me vas a conocer.
Hazza no pudo evitar reír tras el comentario de Niall. Cuando el rubio por fin de digno a cortar, luego de una larga charla, Harry tomo su campera y un beanie. Avisó a su madre que saldría, miro por décima vez el papel que contenía la dirección de Francis Legger, e inseguro salió en busca del auto de su padrastro.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: California | Audiciones abiertas.

Mensaje por Invitado el Jue 12 Dic 2013, 10:35 am

Me reporto omg, qué emoción *-*(?)
Audicionen, no podrán resistirse(? :3
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: California | Audiciones abiertas.

Mensaje por Invitado el Jue 12 Dic 2013, 10:37 am

“I hate the beach, but i stand in California with my toes in the sand”

¡Ay Dios! Me ha llamado la atención el título, Debs ya sabe por que yo soy de ahí. Y... no me puede resistir a poder audicionar, aunque, aún no estoy segura de si poder audicionar, pero lo intentaré.
Asi que me verán por aquí pronto, muy pronto.
La idea me ha atrapado mucho, eh.
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: California | Audiciones abiertas.

Mensaje por Sophia. el Jue 12 Dic 2013, 11:22 am

Cami escribió:“I hate the beach, but i stand in California with my toes in the sand”

Me gustó mucho *-* seguramente te dejo mis fichas luego.
me alegro del hecho de que ta haya gustado. Espero el escrito, whatever. ;-;
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: California | Audiciones abiertas.

Mensaje por Sophia. el Jue 12 Dic 2013, 11:40 am

Anto. escribió:Soff, hola, soy Anto :A:omg, me encantó la idea, en serio, aunque sea un rp. Esta Debs también fkashdjkhdslkgg. Bueno, queda mas que claro que voy a audicionar.
“I hate the beach, but i stand in California with my toes in the sand”
Zayn Malik, Selena Gomez :A:luego veo si agrego a dos mas e.e


HERE.:
middle of nowhere.
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


— Sinceramente no te conozco Harold, pero sé cómo eres. Sé que eres inseguro, sé que amas escuchar música, sé que te gusta salir a caminar solo, sé que no te gusta confiar mucho en la gente, sé que te muestras frío para no sufrir, sé que demuestras ser fuerte, sé que te han herido... yo sé todo eso, yo estoy aquí para ti Hazza. — y por primera vez, la castaña se atrevió a mirarlo, se encogió de hombros y sonrió de lado. Espero la respuesta del chico de rulos, expectante, pero, en cambio, él parecía estar pensando. Analizando cada una de las palabras de Francis. Aquello era demasiado para un chico como él. Harry tampoco conocía a la castaña, hablando de ''conocer'', si lo hacia, superficialmente. Sabía quien era Francis Legger. No, no era la nerd, no era la zorra ni la capitana de las porristas. Ella Francis. Simple y fácil. Era ella, o eso creían. Era lo que Harold Styles creía de la castaña que estaba sentada a su lado, pero ahora todo había dado un giro, un gran giro. Y el ruloso ya no sabía que decir y por eso, dijo lo mas estúpido que Fran escucho de salir de la boca de aquel chico, y eso que decía estupideces a diario.
— ¿Sos una especie de psicópata, Legger? ¿Me estas siguiendo?— balbuceo para luego encontrarse con la mirada desconcertada de su acompañante. Se froto los ojos y deseo no haber abierto la boca, pero era tarde. Y Styles era, oficialmente, el mejor de todos para cagarla. Y ahora, esperaba los insultos de la castaña.
— ¿Enserio? ¿Me hablas enserio, Styles? Mierda. — se paro rápidamente de su lugar y comenzó a caminar de lado a lado, delante del chico que acababa de tratarla de psicópata, ese era el trabajo de Khloe, la rara de Historia. Francis no podía creerlo, se había, prácticamente, declarado ante él, y él solo le contestaba esa estupidez.— No puedo creerlo. No puedo creer que pienses eso, después de lo que te acabo de decir, Harry. — y en ese momento, le dolió mas al mismísimo Styles, que a Francis. Algo que había aprendido Harry en estos últimos cinco minutos era que tenía que medir bien cada una de sus palabras, por lo menos, en presencia de Francis.
— Lo siento. — confeso cabizbajo y en apenas un susurro, la chica lo miró, no esperaba mas de él. Un simple 'lo siento' no justificaría la perdida de orgullo de Francis Legger. No, nunca. — ¿Cómo lo sabes? Me refiero... a todo eso, sobre mí. Es tan exacto, pensé que nadie se daba cuenta.
— ¿Sabes el por qué, Harry?— él negó, algo obvio, de saberlo no se lo hubiese preguntado. — Claro. El punto es, que soy exactamente igual que vos. Haciendo caso omiso a algunas cosas. — y el chico entendió a lo que se refería. Un hombre y una mujer no eran exactamente iguales, hablando en el aspecto físico; psicológico, ¿quién sabe?— Me comporto igual, pero da igual. — rió sin ganas. Cuando iba a entender que a Harry Styles no le interesaba en lo mas mínimo si ella era o no como él, debió hacerle caso a Hellen. Ella tenía razón, no valía la pena... ni la perdida de orgullo, y el golpe a su ego. Y muchas cosas de las cuales se arrepentía, en menos de diez minutos. Aunque nadie le había advertido que dolía de esa forma, no hablo del orgullo o el ego, hablo de quizá una rara forma de rechazo. Dolía, estar enamorada dolía. Siempre duele, ¿por qué? ¿No es el amor la cosa más hermosa del mundo? ¿Por qué dolía de esa manera tan insoportable?— Adiós. — declaró finalmente, antes de empezar a pensar en el amor, y quebrarse, se había prometido nunca llorar por un hombre, y no iba a romper esa promesa. Soltó un largo suspiro, reprimiendo las lágrimas. Styles no le había roto el corazón, pero la había rechazado de una forma tan sutil, o al menos eso era lo que ella pensaba.
Mientras tanto, Harry la observaba marcharse, y algo en él se rompió, así se sintió, roto. ¿Por qué cuando tenía que reaccionar no lo hacía? ¿Qué clase de problema tenía? Debía ir a buscarla, sin embargo, estaba allí, sentado... observando como la cabellera castaña se perdía entre las calles de Londres. Y ni siquiera se movió de su lugar. Recordaba cada palabra que Francis le había dicho, pero sobretodo las últimas: yo estoy aquí para ti Hazza. ¿Hablaba enserio? ¿Ella aceptaría a alguien como él? Tenía pocas cosas buenas, y quizá las ''cosas buenas'' siquiera eran buenas. ¿Qué tendría de especial él para que una chica como Francis viera en él lo que nadie ve? Harry podría parecer un chico arrogante y cruel, pero en realidad no era nada de eso. Harry era un chico de dieciocho años tratando de averiguar quien quiere ser en la vida. Nada más y nada menos.


{...}

Esa misma noche, llamo a su mejor amigo, el cual no veía desde el comienzo de las vacaciones de invierno. Y eso lo apenaba, ya iban casi dos semanas, y Harry no había mantenido ningún tipo de contacto con Zayn; ni Facebook, ni Skype, mucho menos salidas, nada. Un tono... dos...
— ¡Hazza!— exclamaron del otro lado de la línea, parecía alegre. — Te extraño, idiota. Y te lo diré igual, aunque suene totalmente gay. Eres mi mejor amigo y no te he visto desde el comienzo de las vacaciones. — su tono cambio a reproche. Estaba herido, quizá, Harry no podría saberlo.
— Lo sé. — respondió Harry, riendo levemente.— Yo también te extraño, hermano. Han pasado muchas cosas últimamente, ¿por qué no nos vemos?— sugirió el ruloso, esperando una respuesta positiva por parte de Zayn, tenía tanto para contarle, empezando por Francis.
— ¿Tu casa o la mía?— y obviamente su respuesta fue lo que Harry esperaba, haciéndolo sonreír ampliamente. El moreno no espero una respuesta de su amigo, ¿para qué? Ya la sabía. — La tuya.
— Te espero. — dijo Styles antes de cortar; Zayn no vivía muy lejos de la casa de este y no le costaba nada venir a las... nueve y media de la noche. Eso sonó bastante egoísta por parte de él, pero necesitaba ver a su amigo. Pero también podría haber sido él quien camine de noche, en plano invierno, tres cuadras a la deriva, ¿no creen?
Quince largos minutos pasaron luego de la pequeña llamada. Styles esperaba a su amigo recostado en el sillón de la sala, mirando un programa de deportes. El timbre sonó y Harry corrió a atender, abrió la puerta para encontrarse con su mejor amigo. Se abrazaron, y luego se dirigieron a la sala, en donde el castaño se encontraba anteriormente. Zayn se quitó la campera y miro a su amigo, expectante.
—Entonces…— habló, dándole a entender a Harry que comenzará la conversación.
—Hoy me encontré con Francis en la plaza, ¿la recuerdas? — preguntó con cautela. El moreno asintió, ¿cómo no recordar a la chica que lo había ayudado cuando más lo necesitaba, sin siquiera conocerlo? Contó su breve historia con Francis, para después escuchar un leve reproche de Harry. — ¿Por qué yo nunca me enteré, Malik?
— Fue algo insignificante, Hazz. No creo que haya sido tan importante. — confesó, ganando una mirada de recelo por parte de el ruloso. — Ahora, ¿qué paso con ella?
—Bueno, ella… ella hoy dijo tantas cosas exactas de mí. Y yo sólo me comporté como un completo idiota. — Harry comenzó a relatar la tarde con Francis, mientras el moreno escuchaba atentamente. — Y simplemente la deje ir. Soy un idiota, ¿verdad?
—Si que lo eres, Styles. — aseguró Zayn, negando levemente. Harry se dejo caer en el sofá, murmurando un: ‘siempre tengo que cagarla.’ Haciendo reír al chico a su lado. — Quizá no sea demasiado tarde, acaso, ¿sabes dónde vive?
—Podría preguntarle a Niall, él es su amigo. — expresó, mientras una sonrisa se asomaba en su rostro, cosa que Malik notó.
—Posiblemente, Francis Legger… ¿conquistó el corazón de Harold Styles en menos de una hora? — se burló. — Toda una novedad. — un almohadón estrelló contra su cara, evitando que siga con su burla. Harry comenzó a reír frenéticamente, observando la cara de indignación de su amigo. Y así paso la noche, Zayn se quedó a dormir. Las risas, charlas y bromas continuaron. Y cuando, por fin, el moreno se quedó dormido, cerca de las cuatro de la mañana, Harry observó el techo de su habitación, pensando en cómo iba a ser para arreglar las cosas con Francis.


{...}

— ¿Hola? ¿Niall? — eran las cinco y media de la tarde, y después de dos horas de dudarlo, Harry se animó a llamar al rubio.
— ¿Harry? Hola, ¿qué onda? — preguntaron del otro lado de la línea. Niall no era muy cercano a él, nadie se comparaba con su amistad con Zayn, pero si era cercano a Francis, y aunque sonase interesado, tenía que encontrar la manera de poder hablar con Francis, y aquel irlandés era su única opción.
— Quería... em… — se estaba arrepintiendo, y Zayn no estaba para ayudarlo. Así que era ahora o nunca. — Quería saber si sabes donde vive Francis Legger, o por lo menos, si tienes su número.
— ¿Con qué fin, Styles? — el tono de voz de Niall se había vuelto mas grave. Estaba celoso, y Harry lo entendía. Él sabia perfectamente como era, entonces… ¿por qué lo llamaba para pedirle la dirección de SU amiga?
— Necesito hablar con ella, Niall. — rogó, algo que Harry Styles no hacía seguido, y cosa que sorprendió al rubio. — Por favor.
Horan lo dudo unos minutos, sin embargo contestó positivamente — De acuerdo, Harry. — aceptó mientras el ruloso copiaba la dirección en una hoja vieja. — Pero escúchame, llegas a hacerle daño… y me vas a conocer.
Hazza no pudo evitar reír tras el comentario de Niall. Cuando el rubio por fin de digno a cortar, luego de una larga charla, Harry tomo su campera y un beanie. Avisó a su madre que saldría, miro por décima vez el papel que contenía la dirección de Francis Legger, e inseguro salió en busca del auto de su padrastro.


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Hola, Anto. me algero mucho que te haya gustado la idea y mucho más que audiciones.
Era un shot ¿no? bueno, el punto es que me encantó por completo. Principalmente la ortografía está impecable, que es lo que más me gusta. wn, me dejo con ganas de seguir leyendo y saber que ocurría entre Harry y Francis; también me gustó mucho la actitud de ésta última. No sé, se plasmó una imagen en la cabeza de ella y de la situación en general. En fin, lo amé, sencillamente. Suerte.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: California | Audiciones abiertas.

Mensaje por Sophia. el Jue 12 Dic 2013, 11:48 am

¡Nea! escribió:“I hate the beach, but i stand in California with my toes in the sand”

¡Ay Dios! Me ha llamado la atención el título, Debs ya sabe por que yo soy de ahí. Y... no me puede resistir a poder audicionar, aunque, aún no estoy segura de si poder audicionar, pero lo intentaré.
Asi que me verán por aquí pronto, muy pronto.
La idea me ha atrapado mucho, eh.
Hola, Rach. no sabes como me alegra que te haya gustado. Eres de California ;-; omg, que genial. Espero que audiciones.
Te esperaremos por estos lares, muy pronto.
besitos.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: California | Audiciones abiertas.

Mensaje por Cami el Jue 12 Dic 2013, 1:31 pm

Ya dejé la frase antes, pero si quieres la coloco de nuevo(?)
Me gustaría participar con Bill skarsgård y Bonnie Wright si es que quedo c:
Aquí te dejo dos shots de mi auditoria, por si las dudas:


abreme para obtener comida(?):
Midpoint.


Lo miró nuevamente, buscando llevarse algún recuerdo, alguna foto que sobreviviera por la eternidad en su cabeza. Sabía que no era posible pero, aun así, lo intentó con las mismas fuerzas que un niño pequeño e ignorante. Se iba a casar, y no podía hacer nada para detenerle.
¿Quién era él? Mucho más que un amigo, pero mucho menos que un amante; un hermano, solo que no precisamente de sangre. Mucho, pero no suficiente; el punto justo, aquel vaso que no estaba ni tan vacío ni tan lleno.
Miles de momentos cruzaron por su mente. Algunos más felices y otros más tristes, pero siempre juntos. Al fin y al cabo, el amor se trataba de eso: pertenecer con el otro en las buenas y en las malas, en los momentos más difíciles y en los más placenteros, ayudando y ayudándose. Juntos, por siempre.
Lástima que no podía ser posible. Aunque le doliera el alma, el corazón y cada músculo de su cuerpo, comprendía que esa era la única forma de que las cosas terminaran bien. Que, tal vez, la vida de los dos tomaría por fin un buen riel.
Porque nunca llegarían a estar realmente juntos. Podían decirse miles de cursilerías, demostrarse afecto una y otra vez pero, aun así, el futuro sería el mismo. Se amaban, pero no lo suficiente; estaban enamorados, pero no tanto como para dejar atrás los prejuicios.
Louis debía casarse, sí, iba formar una hermosa familia y ser feliz; tener hijos con ojitos azules, cabellos castaños y lacios. Y él, como buen mejor amigo, estaba obligado a apoyarlo, a dejarle el camino libre y a parar con aquella absurda relación que solo conduciría a la autodestrucción.
Con la cabeza bien en alto y un último respiro, utilizó toda su fuerza de voluntad para darse vuelta y dar los últimos cinco pasos que lo conducirían no solo fuera de la habitación sino, también, de la vida de su más grande amor. Al llegar, giró la perilla intentando hacer el menor ruido posible. Justo cuando estaba a punto de lograrlo, su celular calló del bolsillo trasero haciendo un fuerte ruido al chocar contra el piso de madera.
– Harry…  
Sus nervios se precipitaron, la respiración comenzó a fallarle y las palmas de las manos empezaron a sudarle. Se dio media vuelta temeroso y lo miró, encontrándolo dormido. Un gemido salió de sus labios; no comprendió si era por gusto o frustración.
Ya con el celular en sus manos, echó un último vistazo al cuerpo semi – desnudo en la cama y salió de la habitación controlando las lágrimas mientras que Louis, quien estaba en realidad despierto desde hacía un buen rato contemplando sus acciones, sollozaba en silencio sobre la almohada. Había estado a punto de detenerlo pero, acobardado, se había tirado hacia atrás.
Valientes para enamorarse, cobardes para afrontarlo. ¿Acaso aquel punto medio, en realidad, era la peor clase de destino?

abreme cuando te encuentres sedienta de tanta comida(?):

Wake up, Charlotte.
Depender de un hilo es tocar fondo pero no pisarlo; todo está a punto de romperse pero aún no lo hace. En aquel momento es en el que deseamos con todas nuestras fuerzas que algo – malo o bueno, tanto positivo como negativo – suceda para calmar la ansiedad que llevamos dentro.
Pero así está uno, así puede estar por largo tiempo sin que nada suceda; es navegar por un agua tranquila que late por estallar, correr por tierra firme que ruega por partirse en dos, volar sabiendo que en cualquier momento caerás.
Ansías esa caída, la ansías más que nada en el mundo. Y no llega, te preguntas si algún día lo hará.
Entonces comienzas a negar: la realidad no existe, no es esa, tus ojos te mienten, lo que ves no es lo que es. Si uno no puede aceptar su propia condición, ¿Qué más fácil que reprimirlo?
« Despierta, Charlotte, las cosas no deben ser así ». Sal, ve tu propia realidad, tu condición no es tan mala como crees. En el fondo lo sabes muy bien, él te engaña como ninguno; ¿Pero, y qué? Recupera la esperanza que te robó, consigue un nuevo corazón y aprende a amar como es debido.
Ellas te llaman, Charlotte, todas las chicas con las que se ha acostado los últimos cinco meses están aquí. Debes coleccionarlas, hacerlas fuertes y luchar contra él; tienen una causa en común.
Él es malo, Charlotte, un chico que no creció y que no deja a los demás hacerlo no se merece el respeto y el amor de una dama de tu altura. ¿Sabes lo difícil que es encontrar chicas de tu tipo?, ¿Lo mucho que ansió que te des cuenta de que vivo para ti?
Pero no lo haces, Charlotte.
No lo haces.
Claro que no lo haces.

Y duele, ¿Sabes, Charlotte? Porque el mundo no es fácil para ninguno de los dos. Tú deseas que la espera se acabe, que alguien te golpee de una buena vez; yo espero ser notado por alguien, que el mundo me deje de dar puñales.
Espera, aun no comprendes lo peor Charlotte. Nada ni nadie te ayudará o te dará ese golpe que tanto ansías. Él es un cobarde que nunca podrá aceptar las consecuencias de sus actos y decisiones, los demás te creen frágil y tienen miedo a perderte.
A perderte en la oscuridad, Charlotte. Porque el peso de las confesiones pueden llegar a ser duras para ti, porque a pesar de que las sepas te has empeñado a negarlas durante muchísimo tiempo. Tus amigos saben lo que estás haciendo, tu familia también.
Pero yo te comprendo, Charlotte, sé qué una parte de ti espera aún ese golpe que nadie te concederá. Una vez más, pides mucho de quienes te rodean creyendo, erróneamente, que son iguales a ti.
Hay tres cosas que debes aprender, Charlotte: no confíes, no esperes, no te ilusiones. Es la clave para vivir en este mundo tan irreal, en esta tierra donde encajar es necesario para sobrevivir, en este lugar en el cual nadie se salva de ser juzgado ante los ojos del pecado.
Pero, sobre todo, despierta Charlotte. Porque si no lo haces seguirás así, en un estado de ensoñación del que nunca podrás salir, hundiéndote pero no lo suficiente como para dejar de respirar.
Despierta Charlotte, despierta.
avatar


Ver perfil de usuario http://sweetchild-ofmine.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: California | Audiciones abiertas.

Mensaje por Julianne. el Jue 12 Dic 2013, 1:35 pm

''I hate the beach, but i stand in California with my toes in the sand''

Hola Soph!! Me encantó la idea hermosa :3 jgdfhgjd Creo que iré otra vez por mi Lucho <33 me encantó la idea, y me imaginé el castillo de Bestia (el del la Bella y la Bestia),nosé porque lo digo... simplemente eso, ah. Tengo que hacer otras dos fichas, así que capaz que tarde dfjhdfjkdh

Besos :3
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: California | Audiciones abiertas.

Mensaje por bwiyomi. el Jue 12 Dic 2013, 2:39 pm

“I hate the beach, but i stand in California with my toes in the sand”

omg, me enamore de la idea srsly, mucho, mucho, mucho<333 me recuerda a mi youtuber favoritay esto es too much:c deus, gran idea soph y debs, aunque sea un RP, ustedes lo subieron así que yo lo tomare como su idea xD luego dejo todo y omg, ya dije muchas veces omg pero no me puedo controlar haré lukthany bc si >:c y si no hago jariana y lukthany las quiero mucho<333 besos y paz mundial xx.
avatar


Ver perfil de usuario http://www.bomirillaz.tumblr.com

Volver arriba Ir abajo

Re: California | Audiciones abiertas.

Mensaje por Invitado el Jue 12 Dic 2013, 2:56 pm

*------------* ay, me encantó. No sé, vi en tú firma en SD y me llamó atención.
Daniel Sharman | Teresa Oman | Dasha/Daria [nunca voy a saber cual es su verdadero nombre] Sidorchuk | Jack Harries
escrito:

El suceso que llegó a ser llamado popularmente El Comienzo de la Nueva Era comenzó no pasadas las siete de la tarde del día 30 de octubre. Los dos pelotones (cada uno de aproximadamente 35 soldados) fueron trasladados por un helicóptero al Punto en Rojo que había sobre el edificio Hancok de al menos 50 pisos el 31 a las doce de la madrugada. “Las Aguilas” iba hacia el Oste (en rango de al me 20 manzanas) donde tendrían que localizar a los “supuestos” sobrevivientes que se habían agrupado en su propio Punto de Encuentro y traerlos al puerto de helicópteros. Otros tres batallones se ocupaban de los diferentes puntos cardinales, incluyendo “Caballo de Troya”.
Hace más de dos horas un avión de las Fuerzas Aéreas había anunciado a través de un megáfono en pleno vuelo información sobre los Puntos de Encuentro donde los unidades rescatarían a los civiles, por lo que había una gran esperanza de que los civiles hubieran sido los suficientemente consientes para, al menos, intentar llegar a alguno.
La vista era impresionante desde allí arriba; había autos arrinconados los unos contra los otros en toda la calle, pequeños incendios y locales con vidrieras rotas (muchos habían utilizado la distracción de los muertos-caminantes para saquear tiendas de electrodomésticos, pero de poco les servirían ahora, que la electricidad había sido cortada). También había enormes salpicaduras rojas manchando paredes, suelos y todo tipo de superficie.
Era increíble el poco tiempo que podía tardar una ciudad en ponerse de patas arriba.

Ver las calles frente a frente era incluso más morboso, un cuerpo yacía ensangrentado a metros de la entrada del Hancok, sus brazos estaban despatarrados a su alrededor y lucían mordeduras profundas y animales, al igual que todo su cuerpo. Un pequeño agujero de bala atravesaba su frente; seguramente había despejado el área para que ellos pudieran salir más “tranquilos”. Pero el Tipo no era el único, más de veinte cuerpos como el suyo (carcomidos y ensangrentados, con una bala atravesando su cráneo) reposaban sobre la calle, los capós de los autos e incluso, algunos de ellos, estaban con sus espaldas apoyadas en las paredes, con sus rostros contorsionados en rictus de apetito bestial. Erik avanzó tratando de actuar lo más inhumanamente posible, había visto cuerpos descuartizados antes, había visto soldados volar por los cielos cuando pisaban una mina, y ni hablar de a los que él mismo había disparado. Podía con esto, por más extraño que fuera.
Un tipo llamado Gilbert Gilbertson (el mero hecho de estar en medio de una apocalipsis zombi no había detenido a los soldados de reír cuando se presentó) condujo a los batallones hacía la entrada de unas alcantarillas de sección circular que dirigirían a los soldados a los diferentes Puntos de Encuentro. El olor a mierda, agua podrida y suciedad hizo retroceder a la gran mayoría, pero Erik, tratando de incentivarlos, avanzó, respirando por la boca los olores ácidos y abriéndose paso a través de las aguas marrón oscuro. Un tipo a sus espaldas sufrió de una arcada y Erik no se sintió sorprendido de que los demás lo siguieran, a pesar de todo. Por minutos lo único que escuchar fue el vaivén del líquido amierdado, los pasos vacilantes de sus camaradas y el sonido de intercaladas gotas cayendo.
Pero entonces llegaron al final y tuvieron que subir a la superficie, donde la cosa estaba mucho peor que en el Hancok. Si había personas mordisqueadas y ensangrentadas, con miembros faltantes, pero ellas caminaban y atacaban.
Antes de que Erik pudiera advertir, uno de los tipos de su batallón cerró la alcantarilla, provocando un ruido estridente y muy llamativo. Y eso fue suficiente.
La mayoría de las cosas se voltearon hacia ellos y comenzaron a caminar, extendiendo sus brazos hacia delante, no parecían humanos para nada.
Erik hizo una seña que decía claramente «muévanse» y, todos formando una fila de uno, corrieron detrás de él hasta adentrarse en el almacén donde suponían estar los sobrevivientes. No había nadie. O al menos no a la vista.
Top-Gun, uno de los soldados más antiguos, junto con Vásquez cerraron la puerta con rapidez y la trabaron con una escoba. Luego arrastraron un estante (sin antes tirar las cajas que este sostenía) hacia la puerta para que los caminantes hambrientos no entraran. Pero, de todas maneras, la puerta seguía sacudiéndose a medida que más cuerpos semi-muertos se abalanzaban contra ella.
— ¿No deberían de estar aquí los tipos? —pregunta con resignación Vásquez, mirando a Erik fijamente, lista para acatar órdenes.
— Es muy probable que se hallan adentrado más en la estructura, el almacén es un lugar grande. Más lejos de ellos —señaló a los caminantes— mejor.
— Entonces qué esperamos.
Erik desnudó un cuchillo aserruchado, que exhibía un pequeño e intrincado dibujo de águila en el mango (una pequeña marca de patriotismo), al igual que todos los demás. En la conferencia había especificado que los bichos se sentían atraídos por los mínimos ruidos; disparar haría que se les abalanzaran encima.  
Probó con las tres puertas que había del lado norte del almacén, estaban todas cerradas, y cuando las abría, no eran más que pequeños depósitos.
Minutos pasaron, en los que la desesperación lo corroía. Si nadie había ido, ellos serían culpados.
Entonces escuchó voces, no tenía idea de donde provenían pero estaba seguro de que eran reales. Entonces se escuchó un sollozo. No era su imaginación, era real, lo supo en el momento que sus compañeros alzaron sus cabezas, como perros de caza.
Provenía del suelo, bueno, no el suelo prácticamente, sino más halla. Erik cerró un ojo y trató de mirar entre las rendijas que había entre las tablas de madera que conformaban el suelo. Se puso de cuclillas y escuchó. Era el sollozo de una niña.
Eso lo exasperó.
Hizo que los demás integrantes de su batallón se le acercaran y les murmuró que buscaran alguna puerta en el suelo que llevara el sótano del lugar. Pero no fue de mucha ayuda, ya que lo encontró él solito.
Debajo de uno de los mostradores había una pequeña portezuela cuadrada, pero le bastó con darle una ojeada para saber que estaba trabada por dentro. Probablemente lo que estaba a punto de hacer los asustaría, pero no tenía tiempo. Las puertas del almacén estaban siendo aporreadas por centenas de manos ensangrentadas.
Luego de correr el escritorio con rapidez saltó encima de la puertecilla de madera, lo hizo fuerte y rápido, eso bastó para que se rompiera y, junto con él, cayera al sótano con un estruendo, en un revoltijo de polvo y madera.  
Lo que pasó luego fue demasiado rápido para que lo pudiera recordar con claridad, aterrizó sobre algo blando y a la vez duro, un cuerpo atado a una silla. Cuando la miró, supo que era un caminante, lucía una piel grisácea, en estado de descomposición y los gigantescos y amarillentos ojos estaban hundidos sobre sus cuencas. Pensó con rapidez y le clavó el cuchillo, que mágicamente había caído a su lado, en la frente, justo cuando la infectada se aproximaba a su yugular.
Casi lo había mordido, se había salvado por milímetros.
Casi muero. Casi muero. Casi muero. Casi muero. Casi muero.
Se escuchó otro sollozo infantil y el levantó la cabeza, con la mano todavía cerrada alrededor del mango de su cuchillo clavado.
El sótano era pequeño, contaba con una habitación de pocos metros cuadrados y las paredes estaban cubiertas de estantes con suministros de papel higiénico, servilletas, vasos de telgopor y bolsitas de café en polvo.
Había más de 18 personas acurrucadas contra las paredes, muchas de ellas estaban sucias o ensangrentadas (sangre que no parecía de ellos), como si hubieran permanecido en el mismo lugar por un largo tiempo. El aire olía a sudor y vómito y el único sonido era el de las respiraciones y las palabras que intercambiaban sus compañeros en la superficie. «¿Qué bicho le picó?» decían.
Frente a él había una pequeña, echa un bollito en unas de las esquinas de la habitación. Llevaba un vestido blanco (que ahora era un mezcla de negro y rojo) y el cabello rubio platino corto y enmarañado.
Ella era la de los sollozos. Pero nadie se le acercaba para consolarla, todos yacían solos o con sus respectivos familiares, sumidos en profunda tristeza.
Erik se iba a acercar justo cuando la adolescente histérica se abalanzó sobre él, gritando y pataleando. Erik no tardó en suponer que la infectada que acababa de exterminar era su madre.
— ¡Maldito hijo de puta! ¡Maldito hijo de puta! ¡Maldito hijo de puta! —sollozó, tratando de golpearlo. Erik desencajó sus golpes con suaves movimientos manuales y la sujetó por los antebrazos repitiendo «tranquilízate» repetidas veces. Había luchado contra Israelíes armados pero no podía tranquilizar a una adolescente histérica.
Pero entonces ella vio las estrellas doradas que había adheridas al hombro de su uniforme negro: su expresión de enojo se demacró y los golpes eran más pausados y suaves.
— Eres de los tipos que nos salvarán ¿cierto? —dijo una voz a sus espaldas, un hombre de metro setenta y un negro bigote veteado con blanco lo miraba despectivamente. Unos anteojos de montura dorada descansaban sobre el puente de su nariz; uno de los lentes estaba ligeramente roto.
Erik casi se echa a reír — Nos han mandado a llevarlos al puerto de helicópteros.
Todos los de la sala se tensaron. — No podemos salir, mi mami no volvió.
La niña rompió el silencio, poseía una voz adorable e infantil que provocaba a Erik querer abrazarla y cuidar de ella. Antes de alistarse en el ejército el podaba el césped para una señora mayor llamada Lis, estaba seguro que la vieja solo lo había contratado para verlo sudado y sin remera, pero la paga estaba bien y le servía para comprar drogas. Lis tenía una nieta de 5 años que se llamaba Alice y era la cosita más dulce del mundo, había llegado a tener un enorme cariño por ella, cada vez que volvía a casa por sus vacaciones le traía un regalo comprado en el país en el que lo había ubicado. Era muy probable que ella estuviera muerta ahora. Ver a esa versión rubia de Alice activó su lado fraternal.
Erik se puso de cuclillas y le extendió la mano para que se acercara, pero la niñita se irguió como un gato, apretándose contra la pared. Ella estaba mirando a su mano, la mano que sostenía el cuchillo. Lo soltó y se le acercó con pasos cortos y vacilantes y, para su sorpresa, la niña se abalanzó sobre él, rodeándolo con huesudos y pálidos brazos. — Quiero a mi mami.

Cuando todos sus soldados hubieron bajado se reunieron en una ronda. Un chico de 25 años vestido con una gorra de los Yankees había sido cajero del almacén, por lo que les contó sobre la distribución del lugar y las salidas. La del frente no era una opción y la que había en el sótano (por donde había salido la madre de Boo—Alice Rubia) dirigía al segundo piso del almacén. Era lo único que les quedaba.
— Bueno, el plan es subir al segundo piso y dirigirnos a la azotea, la mayoría de las estructuras que hay en la manzana son de techos bajos, así que podemos saltar entre cada una y bajar cuando no haya más.
— Y encontraremos a mi mami ¿cierto?
— Cierto.

Erik podía escuchar como todos parloteaban a su alrededor. Sabía el nombre de pocos, el de la gorra de los Yankees se llamaba Bob, la adolescente histérica se había negado a hablar pero Charlie (el tipo de los anteojos) la había llamado Melanie.
Los demás, que en total eran diecisiete, no había dicho palabra desde que Erik mató a la infectada. Se habían limitado a asentir cuando Vásquez dio una leve explicación de lo que estaba sucediendo.
Todo su batallón se desarmó para repartir las armas entre todos, quedándose solo con cuchillos y pistolas. Boo fue la única que no recibió una, a lo que parecía frustrada.
Ella solo le hablaba a Erik, tanto que, cuando estaban por salir de la habitación, él tuvo que pedirle que se callara.
La puerta dirigía a un conjunto de escaleras grises y todos se sintieron agradecidos de que no hubiera ningún infectado cerca. Avanzaron en dos grupos, Erik, Vásquez, Top-Gun y Tom fueron primero, mirando la zona y listos para despejarla. Para su sorpresa, nada pasó. El grupo de civiles era rodeado por lo que quedaba del batallón, avanzaban de a poco y con mucho cuidado. Cuando llegaron a la azotea, esta estaba vacía, bueno, casi. Había un cuerpo con la cabeza aplastada yaciendo sobre un escalón. Era un infectado, un caminante.
Erik suspiro de alivio, no era la mamá de Boo, era un hombre. Cuando todos estuvieron allí, Erik miró hacia abajo sorprendido por el ruido, los caminantes había atravesado la puerta del almacén.

No había forma de que todos llegaran a la azotea del edificio contiguo, el espacio entre ellos era ancho y poco accesible para personas normales. Vásquez había saltado ya y miraba  su reloj repetidas veces, ansiosa. Erik estaba seguro de que si se acercaba el final de la segunda hora, ella los abandonaría.
— No es tan difícil, solo no miren abajo. —sugirió Bete (un miembro del batallón) a una pareja de mediana edad que estaba aterrorizada.
Los dos asintieron, casi al unísono y se balancearon en el borde el edificio. — ¿Juntos?
Pero la mujer fue la única que saltó, apenas llegó a sujetarse del barandal del otro edificio, pero lo logró. Vásquez la ayudó a subir lo demás de su cuerpo y ella quedó del otro lado, dirigiéndole una mirada vencedora y enojada a su pareja.
— Gente ¡GENTE! Apúrense, un par de ellos cayeron al sótano y están subiendo.
Eso fue suficiente, la mayoría saltó y llegó al otro lado, Melanie erró por unos centímetros y cayó dos pisos, aterrizando en el suelo sobre sus piernas rígidas.
«Mal» pensó Erik antes de que una horda de caminantes se abalanzara sobre ella y se la comiera viva. Charlie también cayó, no hacía falta mirarlo dos veces para darse cuenta de que no lo lograría. Era dueño una enorme barriga endurecida y grasienta que demostraba que no estaba en forma. Siquiera pudo saltar la mitad de la longitud.
Solo quedaban, Erik, Boo, Bob y Bete, los demás soldados habían saltado.
Vásquez miró su reloj y dijo fríamente —: Debemos irnos, solo nos queda media hora.
Top-Gun los miró a los tres con algo de tristeza. — Salten.
Pero sabía que no lo harían, Bob estaba petrificado y temblaba deliberadamente, era imposible que Boo llegara al otro lado y Erik no saltaría si ella no lo hacía. Y Bete se quedaría si así lo hacía Erik, era fiel hasta la muerte.
— No lo harán, vamonos.
Ninguno de los presentes protestó ante las palabras de Vásquez, solo se dieron vuelta y saltaron hasta el otro edificio.
Erik levantó el arma y apuntó a la cabeza de Vásquez, esa maldita hija de puta se las iba a pagar. Pero entonces, la manito de Boo le tocó la pierna y señaló al otro lado.
— Es mi mami.
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: California | Audiciones abiertas.

Mensaje por Invitado el Jue 12 Dic 2013, 3:06 pm

“I hate the beach, but i stand in California with my toes in the sand”
asdfvgbhjkl; Soph :A:well, ¿lo vez? te dije que dejarían adaptarlo c: y bueno, no me resistí y vengo a audicionar :A:iré por Niall y Shailene Woodley, besitos<33


hi:
Good bye.


Londres, Inglaterra, 20 de enero de 2014

Para Emily Grace.


Resultaba bastante extraño, como el simple hecho de tenerte a mi lado, bastaba para que mi corazón latiera desenfrenadamente, como el simple hecho de aspirar tu dulce perfume, me hacía delirar.

Tal vez resulten incorrectos mis sentimientos hacía ti, pero son verdaderos.

Nunca tuve el valor para confesarte lo que sentía, para confesarte que te amaba. Me arrepiento, si, pero... simplemente merecías todo, y yo, lo único que podría darte, era mi amor.

Amaba verte sonreír, pero odiaba verte llorar, amaba escuchar tu esplendorosa risa, pero odiaba saber que él podía hacer lo mismo. Te amaba, pero odiaba que el sentimiento no fuera mutuo.

Recuerdo las constantes llamadas a mitad de la noche, como también recuerdo el motivo de tus pesadillas.

Extraño subir hasta tu balcón, sentirme como Romeo, en busca de Julieta. Odiaba verte así, odiaba ver el miedo fundido en tus hermosos ojos castaños, y tus mejillas, empapadas de lágrimas. Extraño entrar en tu cama, pero extraño aún más tenerte entre mis brazos. Extraño la manera en que escondías tu rostro en mi pecho, me transportaba a otro sitio, a una realidad alterna, en la que tú, también me amabas.

Extraño pasar horas contemplándote, mirar tu hermoso rostro; dulce y tranquilo. Tenerte entre mis brazos, era mi pasatiempo favorito.

Recuerdo pasar horas dibujando tu rostro. Tu cabello; negro como la noche, con ese peculiar y único olor a jazmín, tus ojos; con ese hermoso color café, claro y a la vez oscuro, tu nariz; respingada y pequeña, con esas adorables pecas que, aunque tu las odiabas, para mi eran perfectas, y tus labios; con los que tantas veces había soñado, preguntándome que tan suaves eran, y lo desafortunado que era, al no poder averiguarlo.

Daría lo que fuera, por regresar en el tiempo, y evitar esa tragedia.
No quería que te fueras, nunca me había gustado despedirme de ti, pero esa noche... era diferente. Sabía que no podía dejarte ir, y es que, no estaba en mis planes perderte.
Escuche sonar me teléfono esa noche, esperando oír tu dulce voz al otro lado de la línea, pero no fue así...

Conduje cuadra tras cuadra, desesperado de lo que podría esperarme, resultaba absurdo imaginarme un futuro, en el cuál tú no estuvieras presente.

Nunca te abandone, y tampoco lo hice en ese momento. Nada me impedía el estar contigo cada día, ahí, contemplándote, esperando a que despertaras. Esperando a volver a ver nuevamente tus ojos; esos de los que estaba perdidamente enamorado, por volver a escuchar tu risa; esa que provocaba las mías, porque volvieras a regalarme aunque sea, una de tus sonrisas, esas que lograban estremecerme y enamorarme aun mas de ti.

Daría todo, con tal de tenerte nuevamente entre mis brazos, aunque claramente, eso ya era un sueño, uno posible.

Cometí varios errores, y amaba que me riñeras por ellos, pero sin duda, el mayor error que cometí, ah sido el no confesarte mi amor.

Resulta absurdo hacerlo ahora, y por medio de esta carta, pero debes saber Emily, que siempre serás la dueña de mi corazón. Prometí que siempre estaría contigo, nunca rompí una promesa, al menos contigo, y está no será la excepción.


Con amor Niall.

bye:

Triste. Roto. Destruido.

Así era como se sentía Harry Styles es estos momentos. Y no era para más. El amor de su vida se había ido.

Si hace unas semanas, Harry hubiera prestado atención a lo que pasaba, tal vez se habría ahorrado el sufrimiento. Pero… Él estaba enamorado, y cuando uno está enamorado hace cosas estúpidas.
Harry estaba decidido a pasar el resto de su vida junto a Debora. La amaba, y eso era lo que único que importaba para él en ese momento. Pero no estaba consciente de lo diferente que él y Debora pensaban.

Tenía todo planeado, tenía la sortija. Solo faltaba esperar la respuesta de la rubia frente a él. Sin embargo, ese “No…”, claramente no estaba en los planes de Harry.

Una vez más habían roto su corazón. El creía que Debora era la indicada, que era la persona que siempre había estado esperando. Pero una vez más, el destino le jugó en contra.

Sus esperanzas estaban muertas, se había resignado a creer en el amor. Pero para mala suerte de Harry, el destino nunca está a su favor. Y es que ese día, ese nevado día, Harry encontró el amor, mientras la nieve caía.

(Esta es la sinopsis de una novela, no sé si cuenta, pero bueno, quise subirla .___. bai.)
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: California | Audiciones abiertas.

Mensaje por Sophia. el Jue 12 Dic 2013, 3:46 pm

Cami escribió:Ya dejé la frase antes, pero si quieres la coloco de nuevo(?)
Me gustaría participar con Bill skarsgård y Bonnie Wright si es que quedo c:
Aquí te dejo dos shots de mi auditoria, por si las dudas:


abreme para obtener comida(?):
Midpoint.


Lo miró nuevamente, buscando llevarse algún recuerdo, alguna foto que sobreviviera por la eternidad en su cabeza. Sabía que no era posible pero, aun así, lo intentó con las mismas fuerzas que un niño pequeño e ignorante. Se iba a casar, y no podía hacer nada para detenerle.
¿Quién era él? Mucho más que un amigo, pero mucho menos que un amante; un hermano, solo que no precisamente de sangre. Mucho, pero no suficiente; el punto justo, aquel vaso que no estaba ni tan vacío ni tan lleno.
Miles de momentos cruzaron por su mente. Algunos más felices y otros más tristes, pero siempre juntos. Al fin y al cabo, el amor se trataba de eso: pertenecer con el otro en las buenas y en las malas, en los momentos más difíciles y en los más placenteros, ayudando y ayudándose. Juntos, por siempre.
Lástima que no podía ser posible. Aunque le doliera el alma, el corazón y cada músculo de su cuerpo, comprendía que esa era la única forma de que las cosas terminaran bien. Que, tal vez, la vida de los dos tomaría por fin un buen riel.
Porque nunca llegarían a estar realmente juntos. Podían decirse miles de cursilerías, demostrarse afecto una y otra vez pero, aun así, el futuro sería el mismo. Se amaban, pero no lo suficiente; estaban enamorados, pero no tanto como para dejar atrás los prejuicios.
Louis debía casarse, sí, iba formar una hermosa familia y ser feliz; tener hijos con ojitos azules, cabellos castaños y lacios. Y él, como buen mejor amigo, estaba obligado a apoyarlo, a dejarle el camino libre y a parar con aquella absurda relación que solo conduciría a la autodestrucción.
Con la cabeza bien en alto y un último respiro, utilizó toda su fuerza de voluntad para darse vuelta y dar los últimos cinco pasos que lo conducirían no solo fuera de la habitación sino, también, de la vida de su más grande amor. Al llegar, giró la perilla intentando hacer el menor ruido posible. Justo cuando estaba a punto de lograrlo, su celular calló del bolsillo trasero haciendo un fuerte ruido al chocar contra el piso de madera.
– Harry…  
Sus nervios se precipitaron, la respiración comenzó a fallarle y las palmas de las manos empezaron a sudarle. Se dio media vuelta temeroso y lo miró, encontrándolo dormido. Un gemido salió de sus labios; no comprendió si era por gusto o frustración.
Ya con el celular en sus manos, echó un último vistazo al cuerpo semi – desnudo en la cama y salió de la habitación controlando las lágrimas mientras que Louis, quien estaba en realidad despierto desde hacía un buen rato contemplando sus acciones, sollozaba en silencio sobre la almohada. Había estado a punto de detenerlo pero, acobardado, se había tirado hacia atrás.
Valientes para enamorarse, cobardes para afrontarlo. ¿Acaso aquel punto medio, en realidad, era la peor clase de destino?

abreme cuando te encuentres sedienta de tanta comida(?):

Wake up, Charlotte.
Depender de un hilo es tocar fondo pero no pisarlo; todo está a punto de romperse pero aún no lo hace. En aquel momento es en el que deseamos con todas nuestras fuerzas que algo – malo o bueno, tanto positivo como negativo – suceda para calmar la ansiedad que llevamos dentro.
Pero así está uno, así puede estar por largo tiempo sin que nada suceda; es navegar por un agua tranquila que late por estallar, correr por tierra firme que ruega por partirse en dos, volar sabiendo que en cualquier momento caerás.
Ansías esa caída, la ansías más que nada en el mundo. Y no llega, te preguntas si algún día lo hará.
Entonces comienzas a negar: la realidad no existe, no es esa, tus ojos te mienten, lo que ves no es lo que es. Si uno no puede aceptar su propia condición, ¿Qué más fácil que reprimirlo?
« Despierta, Charlotte, las cosas no deben ser así ». Sal, ve tu propia realidad, tu condición no es tan mala como crees. En el fondo lo sabes muy bien, él te engaña como ninguno; ¿Pero, y qué? Recupera la esperanza que te robó, consigue un nuevo corazón y aprende a amar como es debido.
Ellas te llaman, Charlotte, todas las chicas con las que se ha acostado los últimos cinco meses están aquí. Debes coleccionarlas, hacerlas fuertes y luchar contra él; tienen una causa en común.
Él es malo, Charlotte, un chico que no creció y que no deja a los demás hacerlo no se merece el respeto y el amor de una dama de tu altura. ¿Sabes lo difícil que es encontrar chicas de tu tipo?, ¿Lo mucho que ansió que te des cuenta de que vivo para ti?
Pero no lo haces, Charlotte.
No lo haces.
Claro que no lo haces.

Y duele, ¿Sabes, Charlotte? Porque el mundo no es fácil para ninguno de los dos. Tú deseas que la espera se acabe, que alguien te golpee de una buena vez; yo espero ser notado por alguien, que el mundo me deje de dar puñales.
Espera, aun no comprendes lo peor Charlotte. Nada ni nadie te ayudará o te dará ese golpe que tanto ansías. Él es un cobarde que nunca podrá aceptar las consecuencias de sus actos y decisiones, los demás te creen frágil y tienen miedo a perderte.
A perderte en la oscuridad, Charlotte. Porque el peso de las confesiones pueden llegar a ser duras para ti, porque a pesar de que las sepas te has empeñado a negarlas durante muchísimo tiempo. Tus amigos saben lo que estás haciendo, tu familia también.
Pero yo te comprendo, Charlotte, sé qué una parte de ti espera aún ese golpe que nadie te concederá. Una vez más, pides mucho de quienes te rodean creyendo, erróneamente, que son iguales a ti.
Hay tres cosas que debes aprender, Charlotte: no confíes, no esperes, no te ilusiones. Es la clave para vivir en este mundo tan irreal, en esta tierra donde encajar es necesario para sobrevivir, en este lugar en el cual nadie se salva de ser juzgado ante los ojos del pecado.
Pero, sobre todo, despierta Charlotte. Porque si no lo haces seguirás así, en un estado de ensoñación del que nunca podrás salir, hundiéndote pero no lo suficiente como para dejar de respirar.
Despierta Charlotte, despierta.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Sinceramente, los escritos me dejaron sofocada. Primeramente, la ortografía y la gramática está estupenda, o bueno, a mis ojos no vi ningún ortográfico ni nada por el estilo.
Estos son los casos en que las palabras se me quedan cortas para expresar todo aquello que ocurre en mi interior y me recuerda por qué amo leer.
En el primero, prácticamente, las emociones fueron subiendo hasta que explotaron, sin más. Incluso, podría decir que el sentimiento de Louis fue muy bonito, y bueno, toda la narración me mantuvo pegada, sin ninguna excepción. Y luego llega el segundo, bien, personalmente me gustó mas, no sé, el narrador hizo como si me estuvieran contando una historia; las metáforas en la narración también le dieron como ese toque ¿didáctico? que solo hace que una sonrisa se planté en mi rostro. Las palabras se quedan cortas, pero fácilmente puedo decir que los ame. Suerte.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: California | Audiciones abiertas.

Mensaje por Sophia. el Jue 12 Dic 2013, 3:50 pm

.Juli. escribió:''I hate the beach, but i stand in California with my toes in the sand''

Hola Soph!! Me encantó la idea hermosa :3 jgdfhgjd Creo que iré otra vez por mi Lucho <33 me encantó la idea, y me imaginé el castillo de Bestia (el del la Bella y la Bestia),nosé porque lo digo... simplemente eso, ah. Tengo que hacer otras dos fichas, así que capaz que tarde dfjhdfjkdh

Besos :3

Hola, Juli. Me alegro mucho que te haya gustado la idea, aunque sea un rp. :AA:Ay, yo me lo imagino como la torre de rapunzel modificada |?| algo así. Louis.
Espero el escrito, y eso.
Besos.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: California | Audiciones abiertas.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 8. 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.