O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Come Back HS
Hoy a las 6:38 am por Butterfly199225

» «Go back to Uk» [Harry S.]
Hoy a las 6:37 am por Butterfly199225

» dalí escondía un tigre en el baño
Hoy a las 6:16 am por chihiro

» trust the unknown
Hoy a las 6:06 am por chihiro

» Valley of wolves.
Hoy a las 5:58 am por chihiro

» Extrañas criaturas [Resultados
Ayer a las 7:34 pm por WantToWrite11

» Extrañas criaturas - Arco 1. Los renacidos, capítulo 2
Ayer a las 7:33 pm por WantToWrite11

» Survive. (Audiciones abiertas.)
Ayer a las 7:18 pm por shaoi.

» Heroes. (Muro Interactivo)
Ayer a las 4:32 pm por yagmur.

novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ insxne.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

Project: T {audiciones cerradas.

Página 1 de 21. 1, 2, 3 ... 11 ... 21  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Project: T {audiciones cerradas.

Mensaje por happy drug. el Sáb 07 Dic 2013, 8:17 pm

Project: T


Project: Trapped o como en español diría, proyecto: Atrapados. Consiste en encerrar aquellos hijos rebeldes por una semana en una casa grande y tenebrosa alejada de la ciudad. Sin internet, sin electricidad, sin aparatos electrónicos y por ultimo sin padres o tutores legales, solamente ellos y aquella casa…
Aunque las cosas se verán complicadas cuando el pequeño sentimiento llamado amor comience a hacer de las suyas entre estos adolescentes, y para lo que los padres de familia pensaban era una gran idea comenzaran arrepentirse al darse cuenta que no fue inteligente encerrar a estos jóvenes con las hormonas alborotadas y deseosos de amor en una sola casa por una semana…


Reglas.



»Audiciones, no se reserva.
»Busco escritoras, no chicas.
»Respeto entre escritoras y lectoras.
»Si audiciones te comprometes.
»Responsabilidad, si la iniciamos la terminamos.
»Buena ortografía, si no la tienen por favor escribir el capítulo en Word.
»Tendrán un lapso cinco días para subir capítulo.
»Cada capítulo deberá tener que llenar -mínimo- tres páginas de Word.
»Habrá mas reglas pero eso cuando tenga a las escritoras elegidas.
»Aclaro que cuando haya hecho el tema de fichas se tendrá que hacer una ficha para su pareja y su personaje. Por si creían que no haríamos ficha.
Si leíste hasta aquí quiero un gif de navidad así bonito<3 con luces y todo.
»¡Diviertanse!




Roles.


Spoiler:




»La responsable.
Louis Morrison – Skyler Mackenzie | míos.


Louis Morrison es el chico comúnmente catalogado popular por los alumnos de instituto Brighton. Es aquel jugador principal del equipo de futbol y un rompe corazones, se podría decir que ha salido ya con la mayoría de chicas de aquel instituto, o mejor dicho, acostado. Excepto con la aguafiestas Mackenzie una chica totalmente concentrada en sus estudios, por la cual Louis muere por llevarla a su cama.


Skyler Mackenzie, la hija mayor y más responsable de toda esta familia. Es la que establece el control cuando sus hermanos lo pierden. No es más ni menos que la hija favorita de la familia Mackenzie, la envidia de muchas familias. ¿Quién no desearía a una hija tan concentrada como ella? Pero para su mala suerte, ella también forma parte de este proyecto sin más que con la tarea de ir a cuidar a sus hermanos y encargarse de mantener el orden.





»La inestable emocional, suicida | libre.


Libre es un muchacho el cual por causa del destino termina perdido en el bosque Sherwood y al estar necesitado de un refugio decide escabullirse dentro de una casa de campo que encontró en medio de la nada. Aunque sus intenciones no son malas, los próximos huéspedes en ocupar dicha casa creerán lo peor de él.


Invitado es la pequeña de la familia Morrison. La cual debido a sus problemas de inestabilidad emocional sus padres deciden que formara parte del proyecto, intentando así que cambie su forma de ser.






»El que sale de fiesta todos los días | libre.

Harry es el segundo mayor de la familia Mackenzie, este chico no es más que un fiestero de primera. No hay día en el que no se vaya de fiesta y desaparezca por días llegando a su casa algo borracho. Forma parte del proyecto por obvias razones, llegar tarde a casa, beber y la falta de respeto a sus padres.

Invitado Morrison, es la hija del medio de esta familia. Todo un ángel cuando sus padres están presentes y el mismo diablo cuando no lo están. Suele beber y fumar, no necesariamente cosas legales en su país, además de que pose de una muy inteligente mente la cual le permite idealizar cualquier plan, así sea escapar de su casa sin que sus padres se den cuenta o hacer que Niall caiga de las escaleras y hacer que parezca un accidente.






»El rudo de la familia | libre.

Zayn Mackenzie es aquel muchacho rebelde del que cualquier adolescente se enamoraría. Y no solo por su ya conocida fama de ser un rebelde sin causa, si no por su perfecto físico y su cara con los mismos rasgos de un ángel. Es aquel muchacho que anda en moto y falta a clases con frecuencia.

Invitado Morrison es –por así decirlo- la más tranquila de la familia. Trata de no meterse en problemas y obedecer a sus padres en lo que le pidan. Pero eso comenzó a cambiar cuando conoció a Luke, un chico algo rebelde que forma parte del equipo de futbol. Y desde que comenzó a salir con él se volvió alguien completamente distinta a lo que era, envidiosa, rebelde y algo… ¿fácil?






»El amante | libre.

Liam Morrison el mayor de la familia Morrison, decidido y comprometido. Buen estudiante y  buen amante. Si como lo leyeron, el mayor Liam Morrison puede que sea el mejor estudiante de su universidad pero eso no impide para que tenga una aventura con su maestra de literatura diez años mayor que el. Los padres de Liam se enteraron de esto haciendo que la maestra Phillips fuera despedida y Liam obligado a formar parte del proyecto.

Invitado Mackenzie la menor de la familia, inocente como un niño de tan solo cinco años. Pero el que sea inocente no significa que sea buena hija, normalmente saca malas calificaciones con frecuencia, es alguien perezosa y orgullosa, cosas las cuales sus padres no aprueban. Es por eso también forma parte del proyecto.






»La que sale en las noches | libre.


Niall Morrison, no es más ni nada menos que el más perezoso e irresponsable chico de toda la tierra. Su pereza molesta demasiado a su familia provocando así la mayoría de peleas entre hermanos. Es por esta y más razones su padres creen que debería formar parte del proyecto.
 
Invitado Mackenzie, la hija del medio. Buenas calificaciones, buen comportamiento pero con una doble vida. Esta joven se las arregla cada noche para salir de su casa sin que nadie se dé cuenta, irse de fiesta y regresar a la hora de desayuno. En uno de sus escapes su padres la pillaron haciendo que no se salvara de dicho proyecto.

Ficha.


Tienes que dejar dos icons de tu representante y debajo de esto poner:

Código:
[color=white][color=#ffffff][font=Verdana]♡[/font][/color]Nombre:[/color][color=white] Por ejemplo: Amanda Mackenzie, idk. Solo recuerda que segun el rol que elegiste es de la familia que formaras parte. [/color]
[color=white][color=#ffffff][font=Verdana]♡[/font][/color]Edad:[/color][color=white] Aquí el texto. [/color]
[color=white][color=#ffffff][font=Verdana]♡[/font][/color]Representante:[/color][color=white] Aquí el texto. [/color]
[color=white][color=#ffffff][font=Verdana]♡[/font][/color]Chico:[/color][color=white] Aquí el texto. [/color]
[color=white][color=#ffffff][font=Verdana]♡[/font][/color]Capítulo o OS de tu autoría:[/color][color=white] En spoiler o link. [/color]
____________________________________________________________________________J

Jelou Pipol<3, algunas me conocen y otras no pero por si acaso yo soy Effy. Despues de horas al fin pude subir las audiciones (?). Quiero aclarar que todo salio feo bc mis beffas me dijeron que las subiera hoy   así que no quiero quejas de ''Ay, ¿y porque te salio tan feo?'', ah. Audicionen<3, bai.


Última edición por EUEDES el Lun 16 Dic 2013, 7:01 pm, editado 3 veces
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Project: T {audiciones cerradas.

Mensaje por Invitado el Sáb 07 Dic 2013, 8:21 pm

U sea, bitch. Llegué primera, ah. o sea
Effy explícame cómo rellenar la ficha que no entiendo.


Última edición por Miry el Sáb 07 Dic 2013, 8:32 pm, editado 1 vez
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Project: T {audiciones cerradas.

Mensaje por Invitado el Sáb 07 Dic 2013, 8:29 pm



Nombre: Charlotte Morrison
Edad: 16 años
Representante:Acacia Clark
Chico:Luke Hemmings
Capítulo o OS de tu autoría: 
thg capitulo.:



Capitulo OO1

El miedo es normal




Abrí mis ojos de golpe al sentir agua fría en mi cuerpo, tomé aire y lo solté, escuche las risas de mis hermanos a lo lejos, quite lentamente mis sabanas empapadas de mi cuerpo, en realidad era un desperdicio de agua, en otros distritos se matan por ella, literal. En mi ventana el viento se asotaba con gran fuerza, aunque el sol estaba, un momento... ¿el sol?. Me levante de golpe y corrí al baño, tome mi cepillo de dientes y le eche pasta dental, abrí y el grifo y moje el cepillo, al instante cepille mis dientes, al terminar tome mi cabello y lo alce en una coleta, como amo ese tipo de peinado, sencillo y rápido, miro mi ropa y suelto un  gruñido. Odiaba que me despertarán así, pero hoy es un día especial. Camino hacia el armario que esta fuera mi habitación y tomo unos jeans negros gastados, pero ajustados, una blusa de manga larga de color negra, ropa interior y un gorro negro. Lo más cómodo, vuelvo a ir al baño y cierro la puerta, dejo la ropa en la taza del inodoro y abro el grifo de la bañera, siempre me he sentido incomoda en este tipo de bañera, las transparentes. Puede entrar cualquier persona y me desnuda, sacudí mi cabeza para borrar ese pensamiento.  Quité la blusa de mi pijama al igual que los pantalones, mis dedos tocaron el frío suelo del baño y camine a la puerta del baño y cerré con llave, no quiero que entren. Quité mi ropa interior y me metí en la bañera, después de meses de entrenamiento puedo relajarme, Jade, mi entrenador es demasiado estricta, solo por haber ganado los juegos dos veces, me quede en la bañera un buen tiempo hasta que escuche, claramente a Kurt gritarme desde abajo. Salí de mi bañera y tome mi toalla, la cual puse en mi cuerpo, soy la más sencilla de mi familia, aparte de Kurt. Me puse crema olor a vainilla y coloque mi ropa interior de color negro, después el pantalón, la blusa y por último el gorro. El suelo aún seguía frío, así que salí del baño, mi cuarto al estar tapizado con alfombra me calentó los pies y al mismo tiempo los seco. Me hinque para buscar mis viejas pero mis amadas Vans, aunque suene extraño, mi hermano Kurt y yo nos vestimos como fue antes de Panem, a mi nunca me han gustado esas cosas extravagantes y en mis libros de historia venía como eran y pues mi hermano y yo lo optamos así. Atrás de las cajas de la ropa estaban, las sacudí y las coloque. Me paré al espejo y me mire, mi cabello ahora era pelirrojo, no rubio, tenía un arete en la nariz en forma de argolla que tendría que quitar y unas enorme ojeras. Hoy sería el día en el que probaría mi suerte después de un año, la volvería a probar.  Salí dudosa de mi recamara y escuche a todos hablar así que me quede en las escaleras, la voz más fuerte es la de mi padre.
—¡Charlotte no estará en la cosecha!—Esa frase me dolió hasta el alma, yo quiero estar.
—Padre, Charlotte ha entrenado demasiado, ha hecho todo lo que le pides y ¿ahora dices que no?—Dijo mi hermano Charlie, sabía que era mi momento de bajar y hablar con mi padre.—Ella lo desea—Empece a bajar las escaleras y todos giraron a verme, mi madre sonreía y Kurt fulminaba a mi padre y viceversa. David y Jamie me miraban divertidos.
—Hija come bien, hoy es la cosecha—Dijo mi madre en casi un susurro
—No la alientes, no quedará—Dijo mi padre frío, como siempre.






Después de que mi padre me desalentará comí en mi cuarto con Charlie, pero el salió para que yo me arreglara para la cosecha. Este es su último año para participar en ellos, me duele, puede que sea, David, Jamie o yo, mis padres se quedarían sin uno o simplemente no pasaría nada. Abro los ojos y dejo de pensar en lo que dijo mi padre, veo a Jamie sonriendo de oreja a oreja, sonrió sin ganas, las cuales ahora tiene mi padre, lentamente levanta un hermoso vestido blanco, me levanto de mi cama y me recuesto en mis codos, el vestido no es ni muy corto, ni muy largo, su color es blanco pero tiene muchos estampados de flores rojas, el cuello es circular y en el cuelga un listón rojo. Me mira con unos ojos de suplica.
—¿Te gusta?—Me acerco a ella y sostengo el vestido, en realidad me encanta—Creo que si.—Dice y lo suelta, su tela es de seda, digna de un distrito dos. Me quedo mirando el vestido y solo escucho como se cierra mi puerta, dejo el vestido en mi cama y camino a mi ropero y abro las dos puertas, me pongo en cunclillas y saco unas vans de un color rojo rubí. Aparte de sacar los zapatos saco mi estuche de maquillaje. Las dos cosas las dejo en mi cama y camino al ropero y cierro las puertas. Corrí hasta el otro lado del cuarto para cerrar la puerta de mi habitación y me quite el gorro y las vans negras, al instante me quite la blusa y el pantalón, abrí el cierre del vestido y me lo puse, me quedaba excelente, pero lo malo es que no puedo abrocharme la parte de atrás. Así que camine hacia la puerta sosteniendo mi vestido con la mano derecha y la abrí.
—¿Hola?—Grite, lo malo fuera que no estuviera nadie, que es lo malo.
—¿Charlie?—La única persona que me llama así es James, así que debe de ser el—¿Donde estás?
—Arriba, sube rápido—Grité para que lo hiciera y así lo hizo, subió rápido, con un pantalón de color negro un poco ajustado y una camisa blanca, su cabello esta peinado de lado y sus ojos azules resaltan mucho—¿Me ayudas?—Dije en un susurro, el dio una carcajada y se acerco, sus fríos dedos tocaron mi piel y esta se puso como la de una gallina, una de sus manos bajo sin despegarse de mi espalda, un escalofrío volvió a recorrer mi piel, lentamente iba bajando y me sentía rara, odiaba que fuera así, empezó a subir el cierre lentamente. Nunca pensé que alguien se tardará tanto en subir el cierre, al llegar al final se acerco más a mi, ese escalofrío volvió a surgir, lo cerro y yo gire, quedando cara a cara con el sus labios estaban tan cerca de los míos que si me movía aunque fuera un poco nos besaríamos, iba a moverme pero me tomo de la cintura. —¿Me puedo ir?—pregunte alejando mis labios de los suyos, el no dijo nada y miraba fijamente mis labios—James—Susurre, pero el no escucho, ¿porque yo no me movía? me quede así, levante mis manos y las puse en su pecho el dio una sonrisa de lado al igual que yo, lo empuje y cerré la puerta en su cara, le puse seguro y camine hacia mi cama, levante las vans rojas y me las puse. De el estuche saque un delineador de ojos negro, labial rojo, rimel y un polvo rosa. Camine a mi gran espejo y me mire en el, el vestido era hermoso y se me veía bien, pero el toque de las vans le dio el toque especial. Me puse el polvo en las mejillas lo que me dio un toque tierno, mis ojos los marque con el delineador y las pestañas con el rimel. Toda yo me veía tierna entonces me puse el labial, el cual hacia que mis labios se hicieran más atractivos. Eso fue lo que hizo que se fuera lo tierno. Ahora era yo, la chica ruda y mala. 








Mientras caminaba con Kurt, David y Jamie, James se acerca a nosotros, me mira a los ojos y yo a el. Jamie me empujaba con su mano para que caminase rápido pero no podía, no ahora. 
—Vamos Charlie—Dijo James a lo que David dio una risa, me acerque a el y le golpee—¿Porque lo hiciste?—Dijo deteniéndose, yo me detuve igual que el. Todos nos miraban, Kurt venía hacia acá pero Jamie lo detuvo.
—Mi nombre es Charlotte, no Charlie—Dije acercándome a el, ya me tenía estresada con su "Charlie" lo estuve soportando 3 años con lo mismo. El se acerca a mí pero David lo detiene.
—No peleas con mujeres, no son los Juegos—Dijo con su voz tranquilizadora y yo sonreí victoriosa—Tampoco tu—Dijo girando hacia mi.
Seguimos caminando hasta llegar donde estaban los soldados de la paz, Jamie me estiro para que me detuviera y así lo hice, los chicos siguieron caminando dejándome sola con Jamie.
—Charls, estoy asustada.—Fue lo que dijo cuando me puse a su altura—Puede que ya haiga pasado por esto el año pasado pero este año tengo un presentimiento.—Dijo tocándose el corazón
—¿Sabes Jamie?—Ella asintió con la cabeza—El miedo es normal, si no sientes miedo entonces eres el miedo mismo.—Dije y ella sonrió—Yo no creo que quede nadie de la casa—Eso era verdad, nuestros padres tenían dinero y no nos faltaba nada, nuestro nombre solo estaba ahí una vez. Nadie había pedido teselas adicionales en mi familia, seguimos caminando Jamie y yo, ella se formo y después yo, mire a lo lejos a James y el sonrió cínico. Jamie se fue con las de su edad mientras a mi me registraban. Empeze a caminar rumbo a una de mis amigas que tenía mi edad, su nombre es Karla y su cabello es pelirrojo, es alta y muy buena chica, me sonrió y me abrazo, tenía miedo era claro.
—Charlotte veo que estas preparada—Dijo entre mi cabello—Felices Juegos del Hambre y que la suerte este de tu lado—Dijo para después separarse de mi. La mire y empezó a reírse.
—Karls no creo quedar—Dije mirando el piso—Mis posibilidades son pocas, aunque si quisiera estar, he entrenado demasiado con Jade—Dije en un susurro y ella puso una mano en mi hombro. Se escucho encender el micrófono y todos callaron, levante mi vista y vi a Zabbeth Wroo, la encargada de mi distrito.
—¡Bienvenido sea el distrito 2!—Dice y todos nos quedamos callados—Antes de empezar con la cosecha les mostraremos un vídeo que nos patrocina el Capitolio.—Al final de decir eso ponen un vídeo en las pantallas, donde se muestra todo lo que ha pasado Panem y porque se hicieron los Juegos del Hambre. Al acabarse ella es la única que aplaude—Bueno, ahora empezaré y serán primero las damas—Camino hacia la cúpula de cristal donde estaba mi nombre, empece a sentirme mareada y preocupada. Metió su mano a la cúpula y saco un papel, volvió a caminar al micrófono y hablo—Charlotte Brooke—Al pronunciar mi nombre me quedo impactada, de todo el distrito dos he quedado—¿Donde esta Charlotte Brooke?—Karls y las demás chicas se hacen a un lado, lentamente camino hacia el escenario donde estaban.
—Charls—Gritan y giro, Jamie me abraza pero dos soldados vienen y la separan de mi—Charls, Charls—Suplica, Kurt corre y se la quita de los brazos a los soldados y la abraza, sigo caminando y Zabbeth me tiende su mano para subir las escaleras, las subo sin su ayuda, aún no lo puedo creer, soy yo la tributo.  Me acerco a donde esta ella y me sonríe.—¡Felicidades a Charlotte Brooke! La tributo del distrito dos.—Miro al frente y veo a Jamie llorando mientras abraza a Kurt.—Bueno, ahora sigue el chico—Zabbeth vuelve a ir a una cuúpula, la de los hombres y hace lo mismo que antes y regresa—James Pevenssie— ¿Que? de todas las personas el. Todos se alejan de el y me mira con miedo y camina hacia nosotras, sube por las escaleras contrarias a las que yo subí y se para al lado de Zabbeth—¡Estos son los tributos del distrito dos! Hasta el próximo año y felices Juegos del Hambre y que la suerte siempre este de su lado.
Me tomo del brazo Zabbeth y me hizo caminar dentro del edificio, dos guardias me llevaron ha un cuarto, donde estaba sola, las paredes eran de color café con franjas del mismo color pero más claro, me separaron de James, ha decir la verdad ahora no quería estar aquí. Puedo morir, o puedo ganar. La suerte no se si este de mi lado. Miro por la ventana y veo a las familias abrazarse. Escucho la puerta abrirse y al guardia decir un leve "Tienen 5 minutos.
Giro y los veo a todos, mis padres y mis hermanos, la primera en abrazarme es Jamie, vuelve a llorar lo cual yo no tardo en hacer.
—No quiero que vallas a los juegos—Susurra entre llantos, apenas iba a hablar pero mi padre la separa.
—A ella le toco ir, no nos queda de otra Jamie—Dice Kurt, quien después me abraza—Suerte, nunca olvides que debes de estar cerca del agua.—Susurra y me suelta, para después me abrace David.
—Quiero que regreses victoriosa—Susurra y me abraza con más fuerza—De paso me traes un brazo o un dedo de alguien del distrito 3—Me separo de él y me río.
—Hija—mi madre me toma de las manos —Quiero que regreses con vida.—Dice para después soltar mis manos.
Mi padre me mira fijamente y se acerca a mi.
—Creo que ganaste la cosecha—Dice con su voz autoritaria.
—Creo que si.—Digo firme
—Debes de ganar los juegos—Dice abrazándome
—Eso es lo que haré.—Digo separándome de el.




Spoiler:






No soy la primera en comentar pero si la primera en dejarte la ficha. Ahora Effy espero a que audicionen más.


Última edición por leila.hunter el Dom 08 Dic 2013, 12:55 pm, editado 1 vez
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Project: T {audiciones cerradas.

Mensaje por Invitado el Sáb 07 Dic 2013, 8:57 pm



Nombre: Alexander Morgan
Edad: 19
Representante: Logan Lerman
Chica: Emma Watson (Es la pequeña Morrison)
Capítulo o OS de tu autoría: Por MP, porque es una historia que aun no subo.


Última edición por Somebody. el Dom 08 Dic 2013, 12:33 am, editado 4 veces
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Project: T {audiciones cerradas.

Mensaje por Invitado el Sáb 07 Dic 2013, 8:59 pm

hola, effy de mi corazón  aquí estoy, en la primera página, como prometí  sólo quiero decirte que aquí tienes una audición asegurada para el zayn. aunque mi rol sea el de una chica fácil :c. la verdad es que siempre quise ser una bitch en alguna novela  pero no tenía razones para hacerlo; ¡y aquí vienes tú a alegrarme la vida!  ah. seguramente te deje el bello gif mañana, porque debo ir a acostarme ahora :c y la ficha igual  tqm<3 tendrás un comentario diciéndote cuan hermosa es la idea también  muac, muac.


Última edición por Lilian. el Sáb 07 Dic 2013, 9:14 pm, editado 1 vez
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Project: T {audiciones cerradas.

Mensaje por Invitado el Sáb 07 Dic 2013, 9:02 pm

Oh esta idea es tan genial
Hola Effy, soy Mariella y me puedes decir cómo se te haga más fácil (?) la mayoría me dice Mari, pero bue. Estoy acá de casualidad porque buscaba audiciones y me encontré con esta idea, de hace mucho había visto tu firma y juraba que ya tenías una colectiva.
En fin.
Vengo a audicionar y ahora mismo me pongo manos a la obra con la ficha. Espero quedar y bueno, ¡mucho gusto princesa!


XMAS:
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Project: T {audiciones cerradas.

Mensaje por Invitado el Sáb 07 Dic 2013, 9:20 pm



Nombre: Valerie Mackenzie.
Edad: 17 años (si se necesita ajustar la edad me avisas, ya que es la de en medio).
Representante: Saoirse Ronan.
Chico: Niall Horan.
Capítulo o OS de tu autoría:

Under my skin:

CAPÍTULO 1
the beginning


Abrí los ojos como los seres de ultratumba en medio de una película de terror y me incorporo apoyada en el respaldo de la cama, refregando mis ojos con pereza. Sé que el tema musical maraquero y la vibración de mi iPhone pasó hace  más de media hora y que  mis cinco minutos me jodieron (nuevamente) mi mañana del Lunes. Me levanté de la cama a trompicones, enredada en mi sábana y abriendo la puerta de mi alcoba, mi dedo meñique del pie choca con alguna parte y siento como mi dolor sobrepasa mi estupidez. Aúllo como una ibécil mientras enciendo el grifo de la regadera y me desvisto, quedando en mi menudo cuerpo desnudo y pegajoso por el sudor. El sol atraviesa cualquier parte y calienta todo a su paso como un tornado. Es asqueroso y extremoso, el invierno es intenso y el verano también. Estamos en pleno comienzo, saludando a Marzo para que nos joda con la primavera y nos llene de mosquitos y moscas detestablemente repugnantes. Acabo mi ducha en menos de lo que espero, toda mojada y me meto en mi ropa interior, mis vaqueros desgastados y mi viejo polerón tejido naranja (mi favorito). Son más de las ocho de la mañana, no me alcanza para pasar a Starbucks y complacer mi falta de sueño con un poco de cafeína. Cierro la puerta del apartamento con el pelo escurriéndome la ropa y las botas negras estilo militar desabrochadas. Lucho con el bonche de papeles dentro de mi maletín mientras trato de arreglar la correa de mi bolsa. Los siguientes diez minutos, me encuentro trepada en el bus, oliendo axilas y bañándome de nuevo en sudor. Frunzo la nariz, no se siente el aire entre tantos cuerpos apretados y lo único que deseo es que el chofer avance de una maldita vez. Gimo y enrosco las mangas hasta los codos, pasando el dorso de la mano por mi frente sudada. Agradezco el no llevar maquillaje ahora, pareciera una versión de Maléfica en tiempos de hambre. Ugh. Quiero comida, mi estómago insaciable gruñe y lo apaciguo mentalmente. Y ahora mismo desearía ser Aurora para dormir y dormir y dormir y volver a dormir. Salpico a todos en mi camino, empujando y tambaleándome mientras el camión frena y me bajo por los escalones. Me he retrasado por 32 minutos, sé que Phil querrá arrancarme los cabellos por llegar tan tarde, pero a ninguno de los dos le conviene que  deje de trabajar en el Journal. Abro la puerta ahumada (que es tremendamente pesada) y siento el frío del aire acondicionado volverme  a  la vida. Sonrío satisfecha y camino por el recibidor.

-Hola Katie -saludo a la secretaria que siempre  está tecleando en su computador y, sinceramente, no sé si trabaja como esclava por su gusto o se pilla por el Twitter. No la culpo, ella no tiene cosas tan importantes que hacer, más que sonreír como si le entregaran un pastel de chocolate lleno de ricos y deliciosos carbohidratos. Se acomoda sus gafas Ralph Lauren estilo maestra de vídeos porno por el puente de la nariz y me esboza una sonrisa de millón de dólares con sus lindos labios con carmín rojo.
-Buenos días Sam -asiento en respuesta y me monto dentro del elevador hasta el piso 6. Siento como el corazón me aterriza en el centro del estómago cuando el ascensor da una sacudida y escucho el tenue ping que  marca mi llegada. Las puertas de acero se abren y encuentro en el piso de Redacción a Marilú pegando un bonche de post-its de colores por todas las superficies de su cubículo y acomodando un montón de fotos. Llego hasta mi escritorio, donde dejo mis pertenencias y hundo mi trasero en la mullida silla acolchonada de rueditas.
-Buenas noches -ironiza mi mejor amiga, pasándose un mechón de su cabello castaño detrás de las orejas. Suelto una carcajada y paso los dedos por mi cabello.
-No es culpa mía que Phil se descargue contigo todas las mañanas -voltea por un minuto, fulminándome con sus bellos ojos color chocolate y vuelvo a reír- Bien, es mi culpa, pero me he matado durante  mi noche de insomnio redactando algunos artículos que me había encargado -me excuso, poniendo las manos al aire con un deje de disculpa. Sé que Philibert es un desgraciado manipulador cuando se lo propone y que se cabrea cuando llego tarde; pero ¿Es culpa mía querer complacerlo con artículos de calidad? Tal vez... pero le conviene.
-Deberías de empezar a preocuparte por tí Samantha, cuando tengamos veinticinco te verás como una cuarentona, y no es que insulte la edad de mi madre, pero en lugar de ligar con chicos sexys terminarás quedándote con un hombre de mediana edad... con indicios de calvicie y una barriga -me encogo de hombros y enciendo el CPU de mi ordenador.
-Me importa una mierda Lu, quiero ganar dinero cueste  lo que cueste, no quiero volver a caer en la vida que vivía durante mi formación... no sabes lo espantoso que es ser pobre, y pensar que el mundo está lleno de gente que no puede conseguir ni una migaja de pan me pone enferma -negué con la cabeza. Marilú sonrió tristemente y se sentó en su silla, apoyando los codos sobre sus rodillas.
-Sé que no es fácil Sam -dice en voz baja. Suspiro pesadamente y nos sonreímos- ¿Qué tal todo en casa este fin de semana? -pregunta más animada, sé que odia que hable de mis problemas, preocupaciones y demonios; pero suelo ser así de insoportable. Quiero avanzar, dar un paso y no retroceder. Le hago una mueca de "sé a lo que te refieres" y me rueda los ojos de manera exagerada.
-Bien -me recargo en el respaldo y ella se arrastra hasta mi cubículo, colocándose a mi lado y cerniendo sus brazos sobre el escritorio- El sábado dormí como hasta las cuatro de la tarde, Harry llegó del bufete unas horas después y mi madre llegó como hasta las nueve y el domingo fue más de comer pizza y ver películas por la TV, créeme que tanto ver televisión me quito el sueño -hago una mueca de tristeza y me suelta una risita- ¿Cómo te fue a tí? -le pregunto moviendo el mouse y escribiendo mi contraseña en el campo del correo electrónico de la empresa.
-Lo usual -se encoge de hombros- Mi madre y su obsesión por el trabajo; salí con Louis el sábado a comprar unas cosas y el domingo me dediqué a limpiar mi alcoba... nada importante en la vida de Marilú Heller -resopló risueña. Le sonrío cómplice y ella me da un golpetazo en el hombro.
-Sé que mi hermano y tu se quieren dar el lote desde que se conocieron -me burlo con una cara pervertida. Lu vuelve a torcer los ojos enfadada y bufa como una cría- Pero sigamos con que todo va normal y que no se desnudan con la mirada cuando se ven...
-Eres una pesada -resopla, volviéndose y colocándose en su cubículo.
-Lo sé -sonrío cínicamente y comienzo a pasar los ojos por mis correos nuevos- Una pesada muy sabia que dice la verdad...
-Agh -exclama, reanudando sus labores.

Comienzo a contestar todos lo que puedo y a limpiar mi bandeja de entrada. Sé que Marilú está de mal humor porque no me ha mandado uno de sus correos bromistas, diciéndome alguna estupidez. Siempre se molesta cuando le digo cosas así de Harry, pero ¿por qué hacerse tontos? Desde que tengo memoria, ambos se miran y se sonrojan. No tiene nada de malo, si mi hermano dejara de salir con esas rubiecillas descerebradas con las que suele enrollarse y se dedicara a una relación seria con mi mejor amiga, le compro un Mustang último modelo. Pero no. Ambos siguen con sus relaciones temporales como un par de gigolós sin control. Me encogo de hombros y edito algunos de mis reportes... recordando el día en que conocí a Lu en el patio del secundario. Yo era una cría pija y fea. Muy alta, muy delgada y muy torpe. Mi cabello lacio lo llevaba más corto que ahora y mis pobladas cejas se salían de su órbita. Nunca me gustaron mis labios (que son enormes) y mucho menos mi no-desarrollado cuerpo. Acababa de ingresar al colegio, el mejor colegio de Brooklyn. Todos los niños pijos de la alta sociedad cursaban allí, presumiendo y cagándose en ellos mismos. Yo siempre fui una niña madura, inteligente y pobre. Vivir con una madre soltera y un medio hermano en los Estados Unidos no era fácil desde ese entonces; y vivir en unos apartamentos en la zona más barata era lo más económico. Sin embargo, cursar en una escuela de prestigio, fue lo que mi madre siempre quiso y por lo que se esforzó. Acabe siendo una niña solitaria e ignorada por todos (exceptuando a un idiota de tercer año) y a la hermosa, morena y despampanante Marilú. Ella odiaba a todos (como yo) y aun que ella fuera una persona más alegre, loca y extrovertida, nos convertimos en hermanas inseparables. Nos graduamos del secundario, de la preparatoria y egresamos juntas de la Universidad, en la misma carrera. Y por si queda alguna duda, amo a esa mujer con todo mi ser.

-Bennet -me sobresalto con la grave y cantarina voz de Phil. Quien sostiene un folder entre sus manos, golpetea el suelo con su zapatilla deportiva y se apoya en una sola pierna. Despierto de mi ensoñación y dejo de teclear en el ordenador para mirarle. Me descoloco mis gafas, que son exclusivamente para no joderme la vista y sonrío lo más dulce que puedo. El me dedica una de sus sonrisas de: "vengo a joderte el día, perra".
-Thomas -respondo cordialmente. El odia que le llamen por su apellido, por lo cual me revuelve los ojos y tiende su mano. Tomo el papeleo, ojeando las imágenes que Lu ha seleccionado, unas hojas de la entrevista y algunos datos e investigaciones.
-Quiero que me prepares un reporte del ferri que se ha hundido esta mañana en el Hudson, antes de las dos de la tarde Samantha -asiento- Sorpréndeme, tenemos que ganar la primicia -vuelvo a asentir y el suelta un suspiro. Da media vuelta con un paso medio gay y se encierra en su cascarón. Suelto todo el aire de los pulmones y comienzo a marcar lo más importante de todo, escribiéndolo rápidamente en el computador. Queda tan solo una hora para que sean las dos y aun tengo que corregir algunas cosas. Diez minutos después le mando el archivo a mi jefe y me bebo una botella de agua. Exhausta. Escribir una noticia es llenar toda una hoja del periódico y contando con el malhumor de Phil, sé que se dedicará a leerlo hasta con lupa para verificar que lo he hecho bien (como siempre), no es que sea presumida, pero sé que soy buena en mi trabajo. Me levanto de mi escritorio para hacer pis y arreglarme la cara. Termino colocándome loción, maquillaje, mascara y rubor. Saliendo del sanitario me encuentro a Louis inclinado en su escritorio, tecleando unas cosas en su cámara profesional. Le pellizco el trasero; toda insolente posible y el se vuelve sorprendido y risueño a envolverme en un abrazo furtivo. Sé que se alegra de verme, Louis es mi mejor amigo hace casi un año y es imposible  no amarlo. No era de las personas que creían en una amistad hombre-mujer, pero me enrolle con él una noche, en una fiesta alocada de Universitarios en estado de ebriedad. No era ni soy tonta. Louis es un encanto y está bueno, y contando con el exceso de alcohol que se encontraba en mi organismo, me desperté desnuda y con resaca en una habitación de hotel. Juré por mi dignidad que jamás le volverá a ver, pero llegamos al Journal a pedir trabajo, nos aceptaron y me encontré con que llevaba algunos meses laborando para la empresa de Phil. Y, creo que por cosa del destino, se convirtió en una de las personas más importantes para mí. Nosotras.
-Oh, es bueno verte Sammy -me dice cariñoso. Brindándome cariño y hermandad. Lo apapacho y me resguardo como un cachorro en su pecho. Huele condenadamente bien.
-Oh, galletita -le olisquee por doquier- Te podría oler todo el día -suelta una risa muy Louis Tomlinson y me contagia con su maldito buen humor. Olvido que mi mejor amiga está cabreada, que me estoy muriendo de sueño y hambre y que Phil se pondrá como el mismísimo diablo si no me encuentra en mi sitio.
-Ya bomboncito, sé que me amas, pero si pasa Katie me hará olvidarme de la cita que tenemos hoy después del trabajo -dice con su voz de bromista. Aun que sé que es verdad. Katie es unos años mayor que nosotros, pero es muy guapa. Me separo de él con una mueca de asco.
-Ugh -exclamo. Momentos después nos armamos de carcajadas, llamando la atención de todos y me sonrojo. Lou me sonríe de ese modo en el que, a una mujer normal, se le cayeran las bragas y yo le devuelvo el gesto apenada. No soy infalible, pero tampoco me abro de piernas con tan solo eso. Ya lo hice una vez.

***
Llego a casa, aventando mis cosas a la mesa del comedor y en minutos, estoy con mi pijama, desmaquillada, a oscuras tendida en el sofá; viendo televisión mientras me como una caja de Sushi que he pedido vía  teléfonica. Mi noticia fue publicada tal como la redacté y no hay nada que me haga más feliz. Mañana procuraré llegar temprano, no quiero joderle el día a Marilú. Y aun que acabamos bien (como todas nuestras tontas peleas) es mi mejor amiga y quiero que se la pase bien. Suspiro, enrollada en mi aura. Perezosa y comelona. La puerta principal se abre de par en par, escucho las risas de Harry y mi madre desde el recibidor. Las luces comienzan a encenderse con sinfonía y mis ojos reclaman con histeria.
-Hey -gruño como un perro. Entrecerrando y tallando mis ojos.
-Hola Sam -saluda mi hermano, abalanzándose contra mí y aplastándome con su larguirucho y trabajado cuerpo. El también huele de maravilla y luce condenadamente bien en ese ajustado traje de vestir. Le envuelvo con mis brazos y le besuqueo el rostro.
-Ay mi Harry precioso -digo entre besos mientras él lucha contra mí, risueño y molesto. Veo a mamá de soslayo sonreír melancólica y el corazón se me inflma de felicidad. Sé que April Cox está orgullosa de sus hijos. Y es por que siempre nos lo dice. Y nosotros estamos orgullosos de ella. Me carcajeo, envolviendo su torso con mis piernas y colgándome de él. Se levanta del sofá sin saco ni corbata, con el cabello más desordenado y su querida hermana colgándole. Me rodea con sus brazos y nos abrazamos los tres- Hola mami.
-Hola -dice con amor. Dándome un sonoro beso en la mejilla- He leído tu noticia, te quedo fabulosa -me dice con orgullo. Sorío tímidamente, tocando el suelo con mis pies y yendo a la cocina por una lata de jugo de manzana.
-Gracias -le digo. Comenzamos a charlar un rato mientras prepara la cena. Harry sale con su pantalón de chándal y su torso desnudo a unirse a la plática. Mi madre inauguró un restaurant hace dos años en el centro de la ciudad y le está yendo genial. Harry se graduó en Derecho hace casi tres años y los salarios que se aportan a la casa son muy altos. El apartamento en el que siempre hemos vivido, luce como un penthouse. Muebles y pintura nueva, adornos contemporáneos y todo los lujos que una familia de ya adultos quiere. TV, Computadoras, Cable e Internet. Además de los servicios, claro. Casi dando las diez, todo está limpio y me hundo en mi cama. Cerrando los ojos y dejándome vencer por un muy cómodo sueño. Aurora, sé que ahora me envidias.
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Project: T {audiciones cerradas.

Mensaje por Invitado el Sáb 07 Dic 2013, 9:26 pm

No se como explicar lo hermosa que es tu idea Effy, la ame en todos los sentidos de la palabra, y es muy original la idea. You Know, ire por el Payno bc lo amo <3 y me encanta que la chica se parezca tanto a mi (?) es una vaga <3 Te quiero y aqui me tienes, audicionando.


Última edición por paularamirez el Dom 08 Dic 2013, 12:50 pm, editado 1 vez
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Project: T {audiciones cerradas.

Mensaje por Miluh. el Sáb 07 Dic 2013, 9:34 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Nombre: Effy Morrison
Edad: 15 años.
Representante: Jessica Sula.
Chico: Alexander Arnold.
Capítulo o OS de tu autoría:
Escrito | Prologo:
heaven and hell


Todos tenemos algún motivo para seguir adelante cuando en realidad lo único que queremos hacer es morir y no estar más. ¿Mi razón? Mi razón era él, el chico que robo mi corazón. Él era tan distinto, su forma de tratarme, su perspectiva del mundo, todo en él era distinto. Desde su mirada hasta su forma de hablar, inteligente pero con ese tono seductivo que vuelve loca a cualquiera. Éramos la pareja perfecta, eso es lo que éramos. Pero el destino siempre tiene una mala racha para todos, y la mía fue esta. Lo perdí, lo perdí para siempre. Posiblemente él estaba en un lugar mejor, mirándome desde el paraíso y cuidándome. O tal vez, solo tal vez, el estaba bajo tierra, metros y metros, en el infierno, esperando que yo fuera por él a rescatarlo…

Escrito | Capítulo:

[/font][/color]
» CAPÍTULO 06 «

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Obtengo lo que quiero, cuando quiero.

No necesitaba cumplir una estúpida lista para salir con Gwen, si la quería la iba a tener, ¿acaso no soy Logan Lerman? Sí, lo soy, y por eso mismo consigo lo que quiero, cuando quiero y como quiero. Aunque, haría la lista, solo por diversión.
Al llegar a casa lo primero que hice fue ducharme rápidamente y, luego, encerrarme en mi habitación como todos los días. Puse música y agarre la botella de whisky, ya era un habito, estaba acostumbrado y me sorprendía que mis padres no se hayan dado cuenta, aunque en el fondo estoy seguro de que saben, a la perfección, esta "etapa" que estaba pasando. Recuerdo que mi padre me contaba sus historias de la adolescencia, y no era ningún santo que digamos. ¿Qué hay de mi madre? Mierda, ella era realmente una zorra, y no me sorprendería que estuviese engañando a mi padre, yo se que lo sigue siendo.
Mire el techo, sonreí sin razón alguna y luego solté una carcajada. Era gracioso, supongo, la idea de que mi madre pudiese estar engañando a mi padre. Él lo hacía desde hace bastante, y yo soy el único que sabe, o bueno, eso pienso. Sin embargo, en este momento lo único que me importaba era robarle el corazón a Gwen y llevármela a la cama.


[/font][/color]
[/font][/color]
(...)


Hoy era un día de mierda, sí, simplemente un día de mierda. Me levante de la cama y revolee la botella, causando un sonoro ruido en toda la casa. Agarré mi mochila, con pesadez, y leí la lista:



1. Porno en la escuela.
2. Fumar.
3. Drogas.
4. Alcohol.
5. Abuso de profesor.
6. Causar un incendio.
7. Sexo en la escuela.

¿Enserio? Creo que todos, absolutamente todos, teníamos alguna revista triple x en nuestros casilleros. Vamos, estaba prohibido, pero, ¿con las muchachas que había en el instituto me van a decir que ni los profesores se hacen una paja? Pensar en eso hizo que me recorra un escalofrío, nada más feo que imaginar al viejo de historia con su pene afuera creyéndose un adolescente.
La segunda era fumar, eso lo hacía siempre, así que no sería un problema. Quiero decir, a lo mejor podía darle un porro a Gwen y fumar con ella, sería divertido. ¿Drogas? Otra cosa sencilla, mierda, ¿esta chica no tenía imaginación? El alcohol también sería fácil.
¿Abuso de profesor? Si se trata de golpear o fastidiar a alguien, carajo, también sería fácil.
¿Un incendio? Demasiado sencillo.
¿Sexo en la escuela? Nunca lo había hecho, pero siempre hay una primera vez.




(...)


Al día siguiente me costo muchísimo levantarme. Al verme al espejo me sorprendió aún tener los ojos rojos, además tenía un horrible dolor de cabeza. Insoportable, más que horrible. Todo me daba vueltas, mierda, debería dejar de drogarme los días de semana, y también ya no debería acostarme tarde.
Me duche rápidamente, literalmente en diez minutos, y me vestí con lo primero que encontré. Lo bueno de ser hombre era eso, podía ponerme lo que quería total todo me iba a quedar bien, mi belleza era única. Y, no es por ser creído, pero vamos, soy jodidamente sexy.
Desayune rápidamente, casi atragantándome, y luego me subí a mi coche y maneje hacia el colegio. Salí de este y, como siempre, caminé hacía dentro, como si fuera una estrella de Hollywood en una premiere.
Allí estaba ella, con esa amiga suya o lo que sea, hablando "animadamente". Me acerqué con cautela, prendí el primer porro que encontré en mi mochila y me acerqué a ella.
— Bonita mañana, ¿no crees?
Se dio vuelta, hizo aquella sonrisa suya y volvió a su antigua posición.
— Vamos cariño, ¿quieres un poco? —Lo cogió sin más, se lo metió en la boca y luego de un rato expulsó el humo de su interior. Puta madre, era malditamente perfecta.
Sonreí, satisfecho, y salí de allí, sin antes mirar la revista asiática porno delante de ella. Pude divisar como se le formaba una sonrisa en el rostro. Simplemente me aleje de allí, feliz.

Dos cosas menos en la lista.


Holu:
Holaasss, bueno, amé la idea y no dude en participar. Vengo por el papel del chico y chica libre, ya sabes, la chica suicida. Tengo algo en mente que es super kúl y toda la cosa, así que nada, que la suerte este de mi lado y eso.
Beso hermosa!


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Project: T {audiciones cerradas.

Mensaje por cute. el Sáb 07 Dic 2013, 9:52 pm

Effyyyy, te dije que iba a audicionar, wn me encanta la idea♡ en serio.
No sé si ir por Liam o el artista libre y hacer Lolena, me conecto con la compu el lunes o mañana y me decido. Lolena rlz
Te dejo todo después. Ly♥♥♥
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Project: T {audiciones cerradas.

Mensaje por Invitado el Sáb 07 Dic 2013, 10:44 pm

Anto, ¿Sabías qué te stalkeo? es que como te gusta Selchu decidí hacerlo.
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Project: T {audiciones cerradas.

Mensaje por happy drug. el Dom 08 Dic 2013, 8:56 am

Miry escribió:U sea, bitch. Llegué primera, ah. o sea
Effy explícame cómo rellenar la ficha que no entiendo.
ily por llegar<3   solo la tienes que rellenar así como lo hizo Lilus.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Project: T {audiciones cerradas.

Mensaje por happy drug. el Dom 08 Dic 2013, 8:59 am

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:


Nombre: Alexander Morgan
Edad: 19
Representante: Logan Lerman
Chica: Emma Watson (Es la pequeña Morrison)
Capítulo o OS de tu autoría: Por MP, porque es una historia que aun no subo.
Audición aceptada.

Kalgh   me alegra que estes aquí, srsly<3. Me encanta Logan y el ship que hace con Emma, tu audición esta super aceptada. Ya ire a mi eme pé a leer el shot que supongo sera genial,   ya estas audicionando, suerte<3.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Cassie Ocean.

Mensaje por Invitado el Dom 08 Dic 2013, 10:32 am

 

♡ Nombre: Cassandra "Cassie" Ocean.
Edad: 19 años.
Representante: Kaya Scodelario.
Chico: Zayn Malik.
Capítulo o OS de tu autoría: 


obsession | capítulo 11:

Capítulo 11
Invitado se encontraba examinando todos y cada uno de los rincones de la casa, con un bate de béisbol en la mano por si las dudas. No había encontrado nada más que la ventana de su habitación entreabierta, y claro, aquella misteriosa carta sin abrir aún junto a lo que era una sus flores favoritas.

Cuando estuvo segura de ser el único ser humano dentro de su casa, encendió su radio, para que al menos no se sintiera tan sola al momento de abrir el sobre. Quién sabe qué cosas podría contener dentro.

Una vez lista física y emocionalmente, lo abrió.



“Estimada Invitado:
Cada vez que te veo, me quedo boquiabierto producto de tanta belleza acumulada en tan sólo una persona. 
La primera vez que vi tus ojos, ¡Dios! Qué dichoso fui al ver aquél par de ojos. Te juro que no hay nada en el mundo que se les iguale.
Agonizo lentamente al ver aquellos labios tuyos, y me pregunto cada noche de insomnio cómo sería tocarlos, acariciarlos, apreciarlos de todas las maneras posibles. Que mis labios tengan el honor de hacer contacto con los tuyos, para que juntos creen una danza inolvidable; primero, de forma dulce, para que la necesidad de ambos incremente la velocidad del vals hasta convertirle en una batalla a muerte.
Pero, de todas las cosas que amo de ti, sin mencionar la hermosa persona que eres, es tu cuerpo, preciosa. Aquél cuerpo que cubres siempre con tu elegante ropa, mi amor, a mí me vuelve loco.
Tus caderas son fenomenales, y la forma en la que las mueves me provoca de tal manera que no te lo imaginas. Me encantan tus pechos, y tu trasero. ¡Qué no haría con ellos! ¿Y tus piernas? Bueno, lo que haga con ellas lo dejo a tu propia elección.
Junto con darte a conocer el inmenso amor que pienso sentir hacia tu persona, quiero saludarte, y darte un presente, que aunque no se compara con tu hermosura, se asemeja bastante, o al menos, desde mi percepción, pues eres llamativa como esta rosa, mi amor. Frágil, y a pesar de todo, tan fuerte y capaz de herir como ninguna otra persona.
Besos, abrazos, y cariños infinitos, mi vida.

—Anónimo.”
Bien, si alguna vez en su vida deseó correr, gritar, y simplemente, refugiarse en los brazos de su madre nuevamente, ése era el momento indicado. Lamentablemente, prefirió mantener la compostura, y hacer como si nada hubiera pasado. 

Claro, aunque la parte de romper la rosa en mil pedazos sería un suceso que esta vez dejaría pasar desapercibido.



 
Liam se encontraba siguiendo a Invitado y a su acompañante hacía un par de cuadras atrás. Se dirigían, al parecer, a un bar cercano al hogar de la chica. A tomar algo, quizá, quién sabe. Y aunque sólo fuesen amigos, al oficial de policía le hervían las venas de tan sólo pensar en ver a aquella maravillosa chica junto a un hombre. Aunque su padre fuere.

Se quedó estacionado justo frente al local, mientras veía a ambos chicos entrar ahí, justo antes de que el mismo chico rubio al cual había visto salir llorando de la casa de la castaña, entrara en el mismo lugar acompañado de una chica de estatura y contextura media.


Y mientras vigilaba quién entraba y salía del local, además de estar al pendiente de Invitado, bebía sorbos de café constantemente y comía su preciada dona de chocolate con esmero.

Al interior del bar, el ambiente era mucho más distinto. Había muchas parejas bebiendo quién sabe qué, bailando, algunos se besaban como si no estuviesen en algún lugar público, y había otras personas, como Louis y Invitado, quienes charlaban tratando de ignorar el bullicio en el que se encontraban.


—Perdón por el atrevimiento, pero estás preciosa, Invitado—la elogió Louis.

Las mejillas de la castaña se tiñeron de un color carmesí levemente, y acto seguido tenía una sonrisa en el rostro. Louis no pudo evitar sonreír también, pareciendo casi un idiota enamorado. 

—Muchas gracias—respondió la chica—. Tú también estás muy guapo.

Y de cierta forma, era cierto. Louis vestía casualmente, con jeans y una polera gris que no llamaban la atención, sin embargo, él se encargaba de lucir el atuendo como si fuese un modelo de revistas. Invitado no se había dado cuenta de lo hermosa que era la sonrisa del chico hasta ese momento.


—Se hace lo que se puede—bromeó Louis encogiéndose de hombros, y luego añadió—: Y bien, ¿qué quieres tomar el día de hoy?


Invitado lo pensó, pese a que no era experta en bebidas de ese tipo. Lo único que se le hizo familiar fue la bebida Coca Cola.


—Una bebida Coca Cola, por favor—le dijo al chico de la barra. 

Éste la miró extrañado, y Louis no fue la excepción.


—Yo quiero whisky irlandés—pidió Louis.


Entonces el joven se dispuso a servirles lo que habían pedido rápidamente, para después dedicarse a atender a otras personas que se encontraban a tan sólo unos metros más allá.


Niall, que se encontraba junto a Paloma en medio de muchos adolescentes con las hormonas quién sabe dónde, se había dado cuenta de la presencia de Invitado en el lugar. Y desde ese momento, no pudo quitarle los ojos de encima a la chica. Tenía la intención de mirar a su acompañante, y prestarle la debida atención a la chica a quien le había prometido amor eterno cuando tenía seis años, no obstante, no podía evitar mirar a Invitado, cómo hablaba con el chico que se encontraba justo a su lado, la forma en que sus labios se movían al pronunciar cada palabra y los gestos que utilizaba para describir lo que relataba. Todo en ella era simplemente perfecto. 

—Bueno, y así fue como aprendí a hacer malabares con tres cosas a la vez, puedes darme naranjas, y no será ningún problema para mí, te lo aseguro—rió Paloma a su lado, terminando al parecer, su historia.


Niall se vio obligado a reír, aún cuando no había escuchado nada producto de la distracción que Invitado le proporcionaba. 

Harry se encontraba de la misma manera. Había seguido a Louis con el fin de saber quién era la afortunada, y se había llevado la gran sorpresa de que todo ese tiempo habían hablado de la misma chica. Invitado era la próxima víctima de ambos, por así decirlo, y eso no estaba bien. Las chicas no se compartían, por más amigos que fuesen. Y ahora, Harry debía poner doble esfuerzo para poder tenerla justo en la palma de su mano antes que Louis lo lograra.


Se sentó justo unos metros más allá, y pidió vodka, mientras observaba a su amigo y a la chica charlar tranquilamente. Lamentablemente, Invitado había rechazado su invitación por salir con Louis.

—Louis uno, Harry cero—masculló casi con desprecio.

Nadie nunca lo vencía, y de eso, él estaba bastante seguro.

Zayn estaba casi fuera de lugar en aquel local. Habían muchas personas bailando, demasiado cerca unas de otras. Seguramente todos se preguntarían cómo es que un empresario como él, se encontraba en un lugar como ese. La respuesta correcta tenía un nombre. Invitado. 

Sacó un cigarrillo del bolsillo trasero de sus jeans de diseñador, y lo puso justo en medio de sus carnosos labios. Sacó a la vez un encendedor del bolsillo de su camisa gris de seda, y con él logró encender el cigarro. Se sentía bien. La nicotina, por supuesto. Al menos así sentía que podía pasar desapercibido en el bar, mientras observaba todos y cada uno de los movimientos realizados por Invitado.

—Mi chica—murmuró, antes de poner nuevamente el cigarrillo entre sus labios.

escrito utilizado ya antes :

Y así dicen que no matan las penas.

Nicholas se encontraba una vez más patrullando las calles de Holmes Chapel, sintiéndose levemente abrumado porque su radio emitiese sonido alguno. Iba con las manos aferradas al volante, como si su vida dependiera de ello, y además, miraba con suma concentración a las oscuras calles donde se encontraba, deseando que esa noche fuese tranquila y sin ningún problema, para volver prontamente a casa junto a su esposa, Anne.

De pronto, su radio transmitió el mensaje que él hubiese preferido evitar del todo:

Se le hace un llamado al oficial de policía Jones, Nicholas. Repito, se le hace un llamado al oficial de policía Jones, Nicholas. Ha ocurrido un accidente en la calle procedente a la estación de policías. Se le ordena ir a la brevedad. Cambio.

Nicholas suspiró, y rápidamente cambió la dirección en la que iba, para encender las luces que el coche de patrullas poseía. Entonces, lo vio.

Eran dos autos, uno verde y el otro, rojo. El verde estaba prácticamente incrustado sobre el rojo, y el conductor tenía sangre sobre la cabeza saliendo a borbotones. El vehículo rojo, que se encontraba tan o más destruido que el del lado, casi no tenía forma. Los vidrios de encontraban esparcidos alrededor de los dos automóviles, y las demás partes estaban a tal punto de ser no identificadas incluso para un amante de los autos como lo era Nicholas. 
Corrió lo más rápido que pudo hacia el lugar, y cuando vio a la conductora del vehículo rojo se quedó aterrorizado.

Sus manos comenzaron a temblar, y si mirabas su frente detenidamente, podías ver las gotas de sudor que ésta producía. Su cara palideció, confundiéndose él así con alguien que carece de vida. Entonces, lágrimas comenzaron a correr por su rostro, y Nicholas cayó de rodillas.


—Anne—alcanzó a susurrar, antes de que su corazón dejara de latir, y su cuerpo yaciera sin vida en el pavimento.

Blue eyes:
Todo estaba cubierto de una espesa niebla. Me encontraba en el bosque, y corría sin razón aparente. No tenía idea de adónde me dirigía, con qué me toparía, ni de qué peligros me asechaban para que tratara de correr de esa manera, simplemente lo hacía, y aunque lo hubiera intentado, no habría podido parar.


Mis piernas apenas podían aguantar la fuerza que ahora les tocaba ejercer, y a pesar de todo, seguían haciendo su mayor esfuerzo por mantenerse firmes y sin cometer error alguno, por más pequeño que fuera. Mi respiración era entrecortada, y si seguía corriendo así, no faltaría mucho para que mis pulmones dejaran de realizar su función principal. Mi corazón parecía tener como objetivo salir disparado de mi pecho. Mientras más latía, más me convencía de que había un caballo galopando dentro de mí, y no aquél órgano al que le otorgan la razón del amor tratando de mantenerme viva. 
Estaba sudando, sintiendo tanto temor, que morir en ese mismo instante parecía ser sin dudas una opción más que agradable. La muerte era la salvación que necesitaba, no obstante, debía hacer algo. Estaba dispuesta a alcanzar un objetivo que justo ahora desconocía completamente.
Fue ahí cuando una pantera me atacó, y cuando abrió su boca frente a mi rostro para poder saborear de mi carne, y hacerme pedazos en ese mismo lugar, desperté.

Mis sábanas se encontraban tiradas en el suelo, y mi cama era un verdadero desastre. Mi piyama estaba adherido a mi cuerpo gracias al sudor, y mi cabello no tenía forma alguna. Era como un nido de pájaros, e inclusive, aquél nido parecía ser más atractivo que la mata de pelo unida a mi cráneo. 

Me levanté, dispuesta a tomar una ducha después de haber tenido la pesadilla que me atormentaba cada noche. Ya se había transformado, hacía un par de años atrás, en algo cotidiano, y aún así, el mismo temor invadía mi cuerpo al ver vívidas las imágenes en mi mente una vez más. Temor que al parecer había ido aumentando, en vez de desvanecer por completo.

De pronto, el gato que antes tanto había adorado, se posó sobre mi estómago, impidiendo levantarme de esa manera. Me miró con sus azules ojos imperturbables, que podían paralizarme, y al parecer, también hipnotizarme.

Esperé unos minutos, a que Lucifer saliera de ahí y dejara de distraerme, cuando el felino se acomodó y comenzó a lamer su pata izquierda. Sus ojos estuvieron una vez más, en mí, mientras una sonrisa burlona parecía querer asomarse bajo sus bigotes, sonrisa que finalmente, no se hizo presente.

—Vete, Lucifer. No tengo tiempo para ti y tus caprichos tontos de mascota mimada—le dije al gato que una vez creí mi amigo.

Y es que me había traicionado de la peor manera.

Lucifer, un gato doméstico, de pelaje totalmente negro y sedoso, tenía la errónea apariencia de ser un animal en quien podías confiar y depositar todo tu cariño sin problemas. Siempre se hacía presente en los momentos indicados, era educado y respetuoso con sus amos, un felino perfecto, un gato que toda persona desearía tener.

Hasta que le conocías realmente.

Las garras que parecían inofensivas bajo sus menudas y suaves patas hacían heridas más profundas que las que pueden ser producidas bajo el filo de una navaja. Sus afilados y blancos colmillos no estaban de adorno, pues no dudaba en utilizarlos cuando se le daba la gana, causándote severos daños en la piel.

Aún recuerdo la primera vez que le hice enfadar. Me arañó la cara como jamás lo había hecho, y la sangre que emanó de las heridas hechas por Lucifer, en vez de ser roja como usualmente lo es, era de un color grisáceo, casi hasta el punto de ser negra. Nunca olvidaré aquello, pues fue el peor martirio que en mi vida pude haber sufrido.

Después de unos días, se me olvidó darle de comer. Lucifer se acercó a mí como si nada, para luego mostrarme sus grandes colmillos. Traté de salir corriendo, pero los zafiros que llevaba por ojos me lo impidieron. Me dejaron pegada al suelo sin escapatoria, y mientras me arañaba completamente el cuerpo, no se alejaron de mí en ningún sólo momento.

—Vete, he dicho—mascullé una vez más. 

Recién ahí se dignó a mirarme. Lamió una vez más su pata, y luego la dejó inserta con sus garras en mi piyama; podía sentir el arma letal que utilizaba siempre rozar la piel de mi abdomen, y por la misma razón, no me moví.

—Así me gusta. Ahora cállate y no te muevas antes de se me acabe la paciencia, y me deshaga de todo rastro de vida que en tu cuerpo haya. No dejaré evidencia, y tu existencia nadie recordará, si así lo prefieres—murmuró el gato a quien yo creía un animal común y corriente con una sonrisa diabólica en el rostro.

Ahora lo recordaba. No eran los ojos del gato el hecho que me paralizaba, sino que el recuerdo de haberlos visto en el rostro de mi difunto padre, quien había muerto por una razón desconocida, sin rastro alguno del asesino. El día de su muerte, había dos profundos y monstruosos huecos en su rostro, en lugar de aquél par de ojos azules que a mí siempre me habían gustado.

—Recuerda que los ojos son mi parte favorita—sonrió Lucifer una vez más, sin dejar de mirarme con los azules ojos que a mi padre pertenecían. 

holis

tu árbol de navidad preferido<3.  

aquí está todo, effy de mi corazón  como podrás ver, hay varios escritos  y no los he escogido al azar, bc el capítulo 11 de obsession, fue el primero y último capítulo que comentaste, entonces lo hace especial  el segundo escrito, lo utilicé en la audición de mi primera novela colectiva, y quedé  so, espero me de suerte aquí porque de verdad me ha encantado la idea, la amé por mil (?)  y blue eyes es mi primer y último os en el foro  espero te guste todo , effy de mi corazón  


Última edición por Lilian. el Mar 10 Dic 2013, 1:29 pm, editado 1 vez
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Project: T {audiciones cerradas.

Mensaje por carlota malik el Dom 08 Dic 2013, 12:02 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Nombre:Charlotte Broken Morrison
Edad: 16 años
Representante:  Hailee Steinfeld
Chico: Finn Harries
Capítulo o OS de tu autoría:
Un fino cristal:

¡Problemas de agresividad! Yo no tengo un maldito problema y menos con la maldita agresividad ¡maldito psicólogo del demonio! Solté un bufido cuando crucé las puertas de cristal de la clínica a la que mi padre me había pagado por ir. Me había pagado cincuenta dolares para que fuera a un psicólogo especializado en no sé que mierda, y le contara mis últimas peleas (cada vez más constantes) y esperara un resultado. Una hora, tenía que pasar una hora con ese hombre calvo y de mirada afable que me miraba como un experimento... ¿Sobra decir que no aguanté la hora completa? Respiré hondo y traté de calmarme pero cada vez se me hacía más difícil.
El tipo me dijo que para calmarme pensara en algo que me hiciese feliz, como dato curioso el me dijo que pensaba en una tarta de manzana, y al parecer de pensarlas pasaba a comérselas porque le sobraban unos kilos. ¿Y en qué iba a pensar yo? No tenía cosas que me hicieran feliz... ¿Las mates? ¿la música? Me enfundé las manos en los bolsillos y suspiré, no iba a volver a ver a ese tipo jamás. Apreté la mandíbula cuando advertí que ya se estaba haciendo de noche y me encaminé hacia mi casa que estaría vacía, como siempre. Mi padre trabajaría hasta la madrugada, como siempre.
Mi cuerpo estaba tenso, con ganas de descargarme de alguna manera, el sexo era una buena opción pero no quería ver a Tracy en ese momento, no aguantaría su voz insufrible justo ahora. Al pasar por la calle que daba al cruce comercial unos tipos chocaron conmigo haciéndome perder el equilibrio, me caí de espaldas al suelo y escuché sus risas burlonas... Iba a machacarlos. Me levanté de un salto y corrí a por uno de los tres y lo tiré a puñetazos, los otros dos gritaron y vinieron a por mí, uno me dio un codazo en el labio pero se llevó una buena paliza, al igual que el otro sobrante. Resoplé agotado cuando el último chico cayó al suelo.
Cada vez que peleaba mi mente desconectaba y me hacía olvidar todo por completo, mi casa vacía, la ausencia de mi madre, el psicólogo... ¿Quién tiene problemas de agresividad?



Tosí cuando me dejé caer sobre el pupitre del aula de matemáticas y cerré los ojos. Me acaba de despedir de Álex, mi mejor amigo y de Dave su medio novio y me encontraba más cansado que de costumbre. De pronto sentí su aroma tan particular a vainilla y abrí los ojos de golpe, Ivory Duarte entraba por la puerta del aula con los libros en la mano, esa chica... Era un genio en mates, mi materia favorita, siempre sacaba una décima más en los exámenes que yo y eso me sacaba de quicio ya que siempre se burlaba de mi por ello. No pude evitar fijarme en su pelo negro como una aureola a su alrededor y sus ojos grises sonriéndome.


  • Valla, chico malo – dijo con sorna - ¿Has vuelto a pelarte?
  • ¿Te importa? - le espeté.
  • No deberías dejar que te golpeen en la cabeza, así nunca sacarás más nota que yo.


Me incorporé de golpe y la fulminé con la mirada, odiaba\adoraba esa sonrisa de suficiencia, Ivory era la única persona que me hacía sentir como cuando peleaba, desconectado de todo. Su mirada recorrió mi labio partido y la cicatriz que me surcaba la mejilla izquierda con un sentimiento que no supe descifrar. Ella era como un bálsamo para mí, pero como bálsamo que era estaba prohibida, nunca se plantearía estar con un chico con ``problemas de agresividad´´ aunque tampoco es que yo quiera estar con ella para siempre, con una noche o con dos me conformaría, me fijé en su piel marfileña y en sus labios carnosos, vale, quizás tres.
Cuando la profesora marcó los ejercicios nos desafiamos con la mirada a ver quién los terminaba primero, justo los dos a la vez.


  • Seguro que no los tienes bien – me burlé.
  • Es a ti a quién han atizado en la cabeza, no a mí – me sacó la lengua y antes de darse la vuelta para salir a la pizarra me rozó mis nudillos bañados en sangre seca con sus dedos y se me erizó el vello de los brazos.


Esa chica era tan obstinada, fría y creída que me recordaba a mí, y creo que por eso la odiaba con locura. Pero había una parte, una pequeña parte que era lo opuesto a mí y era su sonrisa radiante y sus ganas de vivir y de cambiar el mundo, eso me hacía recordar que había un motivo por el cual seguía allí.


  • Hasta mañana, Eidan – me dijo Ivory cuando salíamos de clase – Por cierto el ejercicio dos te salió mal, no te tendría que haber dado treinta y dos.



Suspiré, pero a pesar de ello sonreí, solo ella era así, solo ella conseguía que tuviera ganas de matarla y besarla al mismo tiempo. Era como una droga y la abstinencia a la vez. Me volvía loco.
Salí del instituto con una sonrisa en los labios, varias chicas susurraron cuando pasé por delante, supuestamente era un dios en la cama y una auténtica maravilla... Desde que me había acostado con Tracy y sus dos amigas esos rumores corrían por todas partes. No es que me molestaran pero preferiría que no hablaran de mí y punto.
No quería volver a casa, solo de recordar todas las luces apagas y el tener que comer viendo la cara de mi padre me revolvían el estómago, suspiré y comí en el establecimiento de comida rápida más cercano, paseé por las calles e incluso paré en la biblioteca para hacer los deberes de Trigonometría, y cuando salí ya era de noche. Una noche oscura pero iluminada por la luna llena que reinaba en el cielo. Caminé por las calles con la cabeza aún llena de formulas cuando la oí, escuché su dulce y firme voz. Ivory.
Seguí su sonido para comprobar que hacía en la calle tan tarde pero me detuve en seco, habían dos chicos con ella pero no precisamente de buen humor.


  • ¡Te he dicho que me dejes tranquila! - le soltó ella zafándose de su mano.
  • Solo quiero conocernos mejor – el chico rió y volvió a alzar su mano hacia ella.



Corrí hasta allí, y le aferré la muñeca antes de que la tocara. No quería que Ivory me viera así, de mal humor, a punto de matar a una persona porque si la hubieran tocado los mataría de verdad. Traté de pensar en ella, en mi bálsamo pero luego esa imagen se esfumó dejando paso a las atrocidades que pensaban hacerle esos tíos y me enfurecí.
``calmate´´ pensé. Pero no pude y... Desconecté.
Mi mente ya no era mía, solo lo era mi cuerpo.
Eidan.
Las palabras no me afectaban, no eran para mí mientras el tipo se retorcía bajo mi peso.
para, Eidan, para.
YO
No podía parar.
NUNCA.
No quería parar.
QUISE.
Le habrían hecho daño.
ESTO.
El chico ya no se movía, su sangre me salpicaba la camiseta y los ojos de Ivory estaban vidriosos por las lágrimas. Quería abrazarla pero de pronto me di cuenta del coche de policía que estaba parado frente a la calle, el otro chico la había llamado. El policía me sujeto las manos y me las esposó a la espalda, me guió hasta el coche con Ivory pisándome los talones. La puerta se cerró y ella apoyó sus manos en el cristal, me daba las gracias una y otra vez con las lágrimas recorriéndole las mejillas, me acerqué a la ventana y nos besamos, solo nos separa un fino cristal pero sentía sus labios contra los míos.
Se apartó de la ventana.
El coche arrancó.
La vi mientras me alejaba.

Dios, cuanto la amaba.
¡Navidad,Navidad,Dulce Navidad!:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
________________________________

¡Hola Effy! Me enamore del proyecto,y cuando subiste las audiciones me dio un ataque al Heart(? JAJAJA  Creo que audicionare en todas tus noves,hasta que me escojas JAJAJAJA.
Bye


Última edición por carlota malik el Lun 09 Dic 2013, 10:39 am, editado 3 veces
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Project: T {audiciones cerradas.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 21. 1, 2, 3 ... 11 ... 21  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.