O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Heroes (Expedientes)
Hoy a las 10:31 am por yagmur.

» ¿Es posible el amor? Draco y tú
Hoy a las 9:59 am por Butterfly199225

» Heroes. (Muro Interactivo)
Hoy a las 9:56 am por CNCOwner.

» I write sins not tragedies
Hoy a las 9:49 am por Andy Belmar.

» Me, myself and I.
Hoy a las 9:36 am por CNCOwner.

» Crazy thoughts of a sinister mind
Hoy a las 8:56 am por Andy Belmar.

» Distant stars come in black or red | PVT
Hoy a las 8:48 am por blackstairs

» Revolution.{Codes]
Hoy a las 8:41 am por CNCOwner.

» Pixelated World │ Html & stuff
Hoy a las 8:39 am por CNCOwner.

novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ insxne.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

No necesito verte para amarte {audiciones cerradas

Página 4 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: No necesito verte para amarte {audiciones cerradas

Mensaje por mariistyles el Mar 19 Nov 2013, 6:23 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Minage "Magik" Diggs


√ Nombre chica: (Eugenia Suarez / Minage Diggs Rodman)
√ Nombre chico: (Harry Styles /Stephen Milton Jensen)
√ Papel de tus personajes:Ella .
√ Escrito de tu autoría: Editoo...



Lei todo:

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No necesito verte para amarte {audiciones cerradas

Mensaje por tobias. el Mar 19 Nov 2013, 6:59 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Minage "Magik" Diggs


√ Nombre chica: (Eugenia Suarez / Minage Diggs Rodman)
√ Nombre chico: (Harry Styles /Stephen Milton Jensen)
√ Papel de tus personajes:Ella .
√ Escrito de tu autoría: Editoo...



Lei todo:

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Ficha aceptada
 
Sólo falta tu escrito y ya.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No necesito verte para amarte {audiciones cerradas

Mensaje por tobias. el Jue 21 Nov 2013, 3:57 pm

¡Audicionen! 
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No necesito verte para amarte {audiciones cerradas

Mensaje por nikii directioner el Jue 21 Nov 2013, 4:19 pm

YO AUDICIONARE LUEGO MANDO LA FICHA
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No necesito verte para amarte {audiciones cerradas

Mensaje por tobias. el Jue 21 Nov 2013, 4:46 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:YO AUDICIONARE LUEGO MANDO LA FICHA
Si, espero tu ficha.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No necesito verte para amarte {audiciones cerradas

Mensaje por emotional. el Jue 21 Nov 2013, 4:54 pm

A mí me gustaría audicionar. Ahora mismo colocó mi ficha. Estoy indecisa por quién iré, aunque tengo una leve sospecha que creo quién será ese chico. Ya subo mi ficha y déjame decirte que el tema me fascino. No se porqué pero recordé una película muy parecida a la trama de la novela.

Besos.

Gif Skrillex:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No necesito verte para amarte {audiciones cerradas

Mensaje por tobias. el Jue 21 Nov 2013, 5:13 pm

|LinSmiles~ escribió:A mí me gustaría audicionar. Ahora mismo colocó mi ficha. Estoy indecisa por quién iré, aunque tengo una leve sospecha que creo quién será ese chico. Ya subo mi ficha y déjame decirte que el tema me fascino. No se porqué pero recordé una película muy parecida a la trama de la novela.

Besos.

Gif Skrillex:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Si, espero tu ficha. ¿A qué película se te figura? Hahaha a mí a los Ojos de Julia no sé por qué, se me ocurrió viéndola. Me alegro que te haya gustado el tema.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No necesito verte para amarte {audiciones cerradas

Mensaje por Converse. el Vie 22 Nov 2013, 4:39 am

Me encanto la trama... y además nunca he participado en una N.C así que lo intentaré.

No se porque chico ir aún pero well... ahora te dejo mi ficha.

LEÍ TODO:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Besotes, xx.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No necesito verte para amarte {audiciones cerradas

Mensaje por #GirlAlmighty el Vie 22 Nov 2013, 10:10 am

holuuu! siempre ando al pendiente como fantasmita, pero me quería reportar para desearles feliz día de la música! bueno, al menos acá se festeja hoy <3 besitos!
avatar


Ver perfil de usuario http://www.wattpad.com/user/LarryStylinstrong

Volver arriba Ir abajo

Re: No necesito verte para amarte {audiciones cerradas

Mensaje por tobias. el Vie 22 Nov 2013, 1:56 pm

luzmariasweet escribió:Me encanto la trama... y además nunca he participado en una N.C así que lo intentaré.

No se porque chico ir aún pero well... ahora te dejo mi ficha.

LEÍ TODO:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Besotes, xx.
Me alegro de que te haya gustado, espero tu ficha.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No necesito verte para amarte {audiciones cerradas

Mensaje por tobias. el Vie 22 Nov 2013, 1:59 pm

Menina escribió:holuuu! siempre ando al pendiente como fantasmita, pero me quería reportar para desearles feliz día de la música! bueno, al menos acá se festeja hoy <3 besitos!
Hola, yo no sé si aquí sea igual, a penas si sé cuándo es Navidad.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No necesito verte para amarte {audiciones cerradas

Mensaje por emotional. el Vie 22 Nov 2013, 2:14 pm

Ficha Lin:

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Lynn Thorns




√ Nombre chica: Demi Lovato ~ Linda Charlotte Thorns Lowell.
√ Nombre chico: Harry Styles como él mismo.
√ Papel de tus personajes: El chico es ciego.
√ Escrito de tu autoría: Debajo en el spoiler correspondiente.

Escrito:


 

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Mi bella guardaespaldas.



Capítulo Único.

 
Suspiró molesta y se marchó antes de regresar para golpear a ese testarudo chico. ¡Diablos! No pensó que fuera tan difícil hacerlo entrar en razón pero, se encontraba equivocada. ¿Cómo podía hacerle ver lo mal que estaba su vida si él ni siquiera se dignaba a oírla? Él la ignoraba por completo, no escuchaba nada de lo que ella pronunciaba y salía sin avisarle donde, olvidando por completo que Helenna sólo hacia su trabajo, el cuál era cuidar de él ya que por eso le pagaban y ella no podía darse el lujo de mandarlo al diablo, porque realmente necesitaba el dinero que le pagaban por cuidar a ese testarudo joven.
 
Damon se iba, causando que la pobre chica se preocupé por él incluso más de lo que merecía. Desconsiderado, sí eso es lo que era. Ella prácticamente desesperada buscándolo como si fuera un niño de cinco años por todos los lugares que pasaron por su mente, para que finalmente, luego de tres horas de estar con el corazón en la mano, rezando por que nada malo le suceda, el señorito aparece con su perfecta y arrogante sonrisa, atravesando la puerta principal, lo más tranquilo posible aumentando así el enfado que cada vez crecía más y más dentro de ella. Helenna simplemente le dirigió una última mirada y se fue hacia su habitación debido sentía el impulso de volver y pegarle un puñetazo en el rostro por todo lo que le había hecho pasar en las últimas horas.

Decidió salir y darle un poco de su propia medicina para que él experimentará los mismos sentimientos que ella había experimentado momentos atrás. Se terminó de alistar y sin más salió por la entrada principal, ignorando por completo los llamados del ojiazulino a sus espaldas. ¿Quieres jugar? Bueno, juguemos; Pensó Helenna. 

Caminó a paso lento y con ritmo constante, hasta llegar frente al pequeño pero agradable bar al que asistía frecuentemente. Se dispuso a entrar y sin tomar importancia en las miradas que algunos de los presentes le lanzaban, llegó donde una mesa y se sentó esperando ver a la persona que más la conocía. Del otro lado del bar logró divisarla en el momento que ella atendía a un cliente. Allí esta Claire, su mejor amiga y confidente. Le sonrío y Claire rápidamente llegó a su mesa, sentándose frente a ella, quedando una frente a la otra.

Claire notó a su amiga algo distraída y desconcertada, más bien dicho, confundida, pero no sabía porque. Helenna, no era exactamente lo que se llamaba una chica dispersa, al contrario, era demasiado centrada y siempre de buen humor. Hel, era la clase de chica que siempre se fijaba hasta el más mínimo detalle de todo. 

-¿Qué te hizo ahora?-le preguntó sabiendo que sus problemas siempre se centraban y producían por un mismo individuo, Damon.

-Se fue y estuve más de tres horas buscándolo como una tonta.-dijo Helenna volviendo a recordar todo lo que tuvo que pasar hacia tan sólo unos pocos minutos antes y la furia que creía olvidada, nuevamente comenzó a embargarla.

-¿Y porqué no renuncias?-le rechopró Claire. Helenna le lanzó una mirada fría e incrédula.

-¡Demonios Claire! Sabes perfectamente que no puedo.-le respondió realmente molesta ya que Claire conocía en totalidad los motivos por los cuáles ella aceptó ese estúpido trabajo.

-Ya sé que tu madre necesita el dinero pero no puedes seguir así.-suspiró.-Ahora fue esto, ¿la próxima que será?
Helenna se puso a pensar unos momentos y calló en la cuenta de que su amiga tenía razón. Hoy se fue tres horas sin avisar pero tal vez la próxima vez sea peor y sin dudas estaba cansada de ser la niñera de Damon. A pesar de que el dinero fuera para un asunto de mucha importancia, no podía continuar de esta forma. Posiblemente se arrepintierá luego, pero aunque necesitará ese dinero, llegó a la conclusión de que debía renunciar a su empleo.

-Tienes razón.-dijo Helenna dándole la razón a las palabras de su amiga.

-Lo sé.-respondió Claire sonriendo. Un pensamiento le pasó por la mente.-¿Sabes? John busca nuevos empleados. No será nada de lujo pero podrías trabajar aquí hasta que consigas un nuevo trabajo.-sugirió.

Lo pensó unos cuántos segundos. Hace dos años que debe ir de trabajo en trabajo con la intención de lograr reunir la cantidad de dinero que necesita para el tratamiento que su madre requiere.
 
-Esta bien.-aceptó.-Dile a que vendré a verlo mañana. Debo llamar a Tim y renunciar. Gracias Claire.-le dijo a su amiga mientras se colocaba su abrigo para luego abrazarla e irse por la puerta donde minutos antes había ingresado.
 

 

{***}


 

En cuánto llegó y abrió la puerta, un chico de cabellos negros con grandes ojos azules, profundos como el océano; La esperaba. Se notaba en su rostro la molestia que por dentro contenía. Su mandíbula se mantenía tensada y sus ojos parecían lanzar fuego. Helenna en lugar de sentirse intimidada, le lanzó una mirada que a él lo hizo irritarse aún más. En el rostro de Hel apareció una sonrisa que al igual que la de él, desplayaba arrogancia. Sin dudas, ella sabía que en cualquier momento el chico que se encontraba frente a sus ella mirándola fijamente, explotaría.

-¿Dónde estabas?-preguntó duramente mientras se acercaba a ella a pasos lentos.

-¿Porqué se supone que debo responderte?-le preguntó Helenna de manera irónica sin haber respondido la pregunta que el chico le hizo.

-Trabajas para mí.-le dijo él situándose frente a ella.

-Error, trabajaba para tú padre.-lo corrigió ella.

-¿Qué?¿Cómo que..-no llegó a terminar su pregunta. Se encontraba demasiado confundido.-Tu trabajas para mi padre.-dijo él seguro de lo que decía.

-Nuevamente te has equivocado Damon. Tú no querías una  niñera, por lo que luego de lo que pasó hoy, llegué a mi límite. Me cansé y renuncié. Sólo vine a buscar mis cosas y desapareceré de tu vida. Tú padre ya está al tanto de todo.-le informó Helenna y se fue a la que antes era su habitación para buscar sus pertenencias. Damon iba tras de ella persiguiéndola y siguiendo los pasos que Helenna daba.

-No puedes irte.-dijo él una vez dentro de la antigua habitación de la joven.

-¿Cómo que no? Es lo mejor.-respondió ella abriendo su maleta y colocando lentamente los objetos que le pertenecían.
-Pero.. Le diré a mi padre que no lo permita.-amenazó el joven.

-¡Basta!-gritó ella molesta ante la actitud de él.-Me iré y eso es todo. Hiciste de todo para que me fuera, felicidades lo lograste.-dijo ella tratando de no enfurecerse y terminó de cerrar su maleta para irse.

Cuando estuvo frente a la puerta, tomó el picaporte y volteó a verlo. No entendía la actitud de él. Días haciendo lo posible para que ella renunciará y cuando lo lograba, reaccionaba así.
 
-Adiós Damon.-se despidió y salió de esa casa, que según ella, nunca más volvería a pisar en lo que restaba de su vida.
 
 
{***}

 
Cuatro semanas ya habían pasado desde ese episodio en el cuál renunció. No había vuelto a tener noticias de Damon o su padre. Se sentía confundida pero nadie no sabía el motivo. En parte, el no tener noticias de esa familia era un alivio pero a su vez, extrañaba al chico que tanto la hacía enfadar. Con él lograba divertirse a pesar de disgustarse y quererlo matar cuando actuaba como si fuera un adonis de la mitología griega, ahora se sentía vacía sin ninguna emoción en su vida desde la ausencia del chico.

Su día se repetía como la toma continúa de una película; De su casa al trabajo y del trabajo a su casa, esa era su rutina diaria de la semana. No contaba ni siquiera con el privilegio y derecho que debería tener como empleada de poseer un día libre y eso le resultaba además de un insulto, también un abuso ya que le pagaban una miseria como mesera de ese bar sin contar las insignificantes propinas que recibía.

Debía encontrar otro trabajo urgente sino John se saldría con la suya. Los últimos días se encargo de acosarla de manera "discreta" pero Helenna no era ninguna tonta y sabía perfectamente las segundas intenciones que su jefe tenía con ella.

Un cliente la llamó, despertándola de el mundo adonde sus  pensamientos la habían transmitido y tubo que volver al trabajo, dejando para después lo que acosaba a su mente y la mantenía desconcentrada.

-Hola. ¿Qué puedo servirle?-preguntó Helenna con una sonrisa demasiado fingida y exagerada en el rostro. Se sentía cansada como para sonreír de forma natural. Trabajaba de forma excesiva en ese lugar y a eso se debía su cansancio. No era grato dormir sólo unas seis horas por noche.

Detalló al cliente. Llevaba un peculiar gorro de lana color azul y anteojos de sol negros. ¿Anteojos de sol? Raro, ya que era de noche y esa no era una noche fresca a pesar de la suave brisa que corría por el lugar. Igualmente, evitó seguir inspeccionando la vestimenta del cliente para hacer su trabajo y tratar de irse lo más rápido posible a casa para recuperar horas de sueño y fuerzas que perdío por la falta de sueño.

-Deme un minuto con usted.-le respondió ese peculiar cliente. Ella reconoció esa voz al instante y sintió su cuerpo comenzar a temblar.

-¿Qué haces aquí?-preguntó asombrada. La había tomado por sorpresa, sin dudas no esperaba encontrárselo ahí de ninguna manera.

-Siéntate debemos hablar.-le ordenó con el tono de su voz firme y sin titubear.

-Estoy trabajando.-dijo ella buscando una excusa con la cuál poder escapar de la situación que se le avecinaba.

-Solo un minuto. Por favor.-dijo y se quitó los lentes para mirarla sin ningún tipo de barrera por medio.

Ella quedó en silencio por unos breves momentos, tratando de comprender si hablar con él era lo que verdaderamente quería y luego de analizarlo algunas veces, suspiró pesadamente y asintió.

-Esta bien.-aceptó y se situó frente a Damon, provocando que ambos queden enfrentados.

-Quiero que vuelvas.-le dijo el ojiazulino sin rodeos.

-¿Qué tú qué?-preguntó ella incrédula creyendo que había escuchado mal.

-Vuelve.-le repitió él.

-No.-respondió ella duramente sin dudar un segundo.

-Por favor te prometo que no haré nada, pero vuelve.-le rogó nuevamente.

-¿Porqué deseas que vuelva?-preguntó ella.

-Es que necesitas el trabajo.-se escudó él intentando no dar la verdadera razón de su insistimiento.

-¿Esas son tus razones?-le dijo ella.
 
Se encontraba insatisfecha. No era la respuesta que esperaba.-No volveré y esa es mi respuesta final. Pierdes tu tiempo.
Un silencio inundó el ambiente y la tensión aumentó entre ambos. Ninguno decía nada sólo se miraban entre sí, o mejor dicho, él la miraba mientras Helenna evitaba conectar miradas.

-¿ACASO QUIÉRES QUE DIGA QUE TE EXTRAÑO? ¡DEMONÍOS MUJER! REGRESA.-le dijo él alzando la voz, mejor dicho prácticamente gritando y la chica quedó anonadada ante las palabras que acababa de decirle Damon. Varias personas que se encontraban en el lugar sentados a tan pocos pasos de ellos, voltearon a verlos en el momento que él grito pero luego cada uno siguió en lo suyo.

-¿Me..me..extra..ñas?-preguntó Helenna en un débil susurro.

-Sí.vuelve por favor..-le rogó nuevamente.

-¿Me prometes que no harás nada para disgustarme?-dijo ella con la felicidad contenida por dentro, esperando la respuesta del chico.

-Sí.-sonrío él.-¿Volverás?-preguntó entusiasmado.


-Esta bien. Volveré.-confirmó ella sonriendo.


{***}


 

Dos meses pasaron rápidamente y las cosas entre ambos marchaban de maravilla. Se llevaban muy bien e incluso podría decirse que son amigos, en algún  raro significado de la palabra.
 
Desde que ella regresó a trabajar, Damon se comporta de una forma muy distinta  a la de antes. Es considerado e incluso amable. Helenna, sin aceptarlo, esta comenzando a sentir algo que no debería por la persona que debe cuidar y las actitudes por parte de él la confunden aún más. Ella se encontraba en negación. Negaba rotundamente sus sentimientos por Damon mientras él, se encontraba en la misma situación que ella, con la única diferencia de que luego de analizarlo una semana completa, terminó por aceptar que quería a la chica que antes odiaba. Ilógico, pero en asuntos del corazón nadie más que él tiene la última palabra sobre a quién amar aunque a veces no lo aceptemos.
 
Helenna se encontraba entrenando, propinándole golpes a la bolsa que colgaba frente a ella. Estaba descargando tensiones y malos sentimientos que tenían intención de hacerla poner de mal humor lo que restaba del hermoso y cálido día.

Llegó un Damon sonriente hacia el cuarto donde ella se encontraba y la miró atentamente. Con la mirada seguía los movimientos que el cuerpo de ella realizaba. Sentía compasión por la pobre bolsa a la cuál Helenna golpeaba. Ella se encontraba completamente concentrada en la actividad que realizaba que no lo había logrado ver en el momento en el que Damon se había situado a su lado, pero en cuánto lo hizo se sonrojó notoriamente.

-¿Hace cuánto estas ahí?-preguntó ella.

-Hace unos cinco minutos.-respondió él.

-¿Cómo te fue a ti?-le preguntó tratando de entretenerlo con la charla ya que él miraba descaradamente las pequeñas gotas  de sudor que lentamente descendían por el plano vientre de ella.

-Rompí mi propio récord.-afirmó Damon sonriendo.
 
Se acercó a ella. Cuando estuvo a una distancia prudente, Helenna creyó que se detendría, pero no lo hizo y siguió unos cuántos pasos más con su ligera y firme caminata. Una vez frente a ella, se acercó a tal punto que ambos cuerpos quedarán en contacto. Helenna se sentía asustada, nerviosa y confundida. ¿Acaso él..? No, no podía ser. Helenna deja de ver cosas donde no las hay; Se reprendía a sí misma. Damon colocó una de sus manos en la cintura de ella, causando tomarla por sorpresa y que la chica abandonará el mundo lejano donde sus pensamientos la habían llevado para provocarle sensaciones raras pero agradables que el cuerpo de ella nunca había llegado a experimentar. Él notó como ella se tensaba.

-No.-susurró al mismo tiempo que inclinaba levemente su rostro para aproximarse a ella.-Déjame hacerlo.-rogó.

-Pero.. pero..-dijo ella titubeando tratando de encontrar algún motivo y evitar lo que estaba por suceder. Lo único que  consiguió fue notar que su timbre de voz temblaba discretamente al igual que su cuerpo.

No tuvo tiempo de pensar nada más porque unos suaves y cálidos labios hicieron contacto con los suyos invitándola a unirse en esa ola de pasión que él sentía en ese momento. Ante la impresión no reaccionó, pero en cuánto sintió que Damon estiraba su labio inferior con la intención de que ella correspondiera su beso, provocó que  la poca cordura que ella tenía hasta esos momentos desapareciera y sin más llevó sus brazos hacia el cuello del chico hundiéndose ella también en esa pasión. Él sonrío sobre sus labios al salir triunfante y dirigió su otra mano hacia la cadera de Helenna haciendo así una cadena entre ambos. Ella se acercó a él lo más que pudo y él la acercó a tal punto que no hubiera espacio posible entre ambos. Cuando comenzó a faltarles el aire y sus pulmones reclamaron respirar, rompieron esa magia que los envolvía, sólo unos simples y diminutos centímetros. Sus frentes se encontraban juntas y sus labios aún mantenían un leve contacto.

-Fue increíble.-dijo él agitado.

-Lo sé.-respondió ella sonriendo, aún agitada y tratando de regularizar su respiración.-Te quiero Damon.
 
-También te quiero Helenna, mi bella guardaespaldas.-dijo él y nuevamente acortaron la poca distancia que los separaba dándole paso a una nueva ola de pasión, pero sobretodo de amor.
 


 Aquí esta mi ficha. Estaba indecisa entre ir por  el sexy Styles o Max mine Thieriot, pero me decidí por Harry porque ya tengo como algunas ideas para la novela referidas a él si llegó a quedar. Igualmente no me adelantó a nada así que don't worry. La iba a subir ayer, pero se me fue el Internet y acaba de regresar. El escrito no es el mejor que encontré pero espero que sea de tu agrado.  Por cierto, sí me hizo acordar a los ojos de Julia aunque también a la novela Ciega enamorada, sino me equivocó es el nombre. Sino la haz leído, te la recomiendo. A mí me la recomendó una amiga y me fascino la novela.
 
Besos.



 
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No necesito verte para amarte {audiciones cerradas

Mensaje por Converse. el Vie 22 Nov 2013, 2:31 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Summer Rumsfeld


√ Nombre chica: Lauren Jauregui ~~ Summer Rumsfeld
√ Nombre chico: Josh Hutcherson ~~
√ Papel de tus personajes:La chica es ciega.
√ Escrito de tu autoría:

CAPÍTULO:Lee y conocerás mi historia:
CAPÍTULO 15 (PARTE 2).
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Capítulo 45



HARRY POV’S.
Estaba esperando a ____ en el aeropuerto después de haber dado una reunión muy importante tanto que llegué con el tiempo justo y no pude ni cambiarme de ropa. Estaba nervioso por su llegada, no quería imaginarme lo desgastada que estaría y tampoco quería imaginarme todas las veces que nos pelearíamos y la irritación que se llevaría cuando pasará esta semana, porque quería hacérsela inolvidable… costará lo que me costará.


Estaba sumido en mis pensamientos y miraba constantemente a todos lados esperando por ella, hasta que la vi. Estaba muy muy delgada, sus ojos reflejaban la adicción al igual que sus ojeras, no tenían ese brillo que recuerdo. Llevaba su pelo en un moño y odiaba eso porque me encantaba cuando llevaba suelta su melena semi-rizada. ¿Dónde estaba la chica de mis sueños? Aunque realmente yo le destrocé muchos de ellos. La camisa de los Rollings que tanto le gustaba y le quedaba perfecta ahora le sobraba por todos lados y sus mallas negras, estaban tan desgatadas… al igual que sus típicas converse algo en lo que no había cambiado. Entonces me acerqué ella con cautela… quería abrazarla pero reprimí mi impulso y simplemente pronuncié su nombre y en contestación solo obtuve una mala mirada de su parte y también un pisotón después de pasar por mi lado.


Vuelve _____.


¿_____? ¿Solo mi nombre? ¿Es todo lo que podía decir? Acababa de pisar Francia y ya íbamos mal así que no me quiero imaginar todo el tiempo que este aquí…


Yo no le dirigí la palabra, subí mi mirada y mi cabeza al frente y di un paso fuerte y malhumorado con la mala suerte que pise el zapato Louis Vuitton de mi queridísimo Harry, yo me hice la desentendida y seguí mientras arrastraba mi maleta, pero entonces noté su mano con la mía y después como él cogía mi maleta.
-  Tengo que explicarte tantas cosas ____ - me dijo mientras andábamos hacia la salida del aeropuerto.
- No quiero que ni si quiera me hables – le contesté – así que no hay nada de que hablar, ¿de acuerdo?


Él me miró un poco desconcertado, pero no se daba por vencido pronto.


- Pequeña furiosa – dijo y se rio entre dientes – necesitas dormir.
- Dormí todo el vuelvo – respondí con el mismo tono de voz – lo que me da dolor de cabeza es tu presencia – proseguí – no quiero hablar contigo más.
 
Él me dio un vistazo y rio por mis palabras y yo le sonreí falsamente para rematar ya que sabía que él odiaba eso y conseguí mi propósito ya que la sonrisa pícara de Harry desapareció.


Fuera del aeropuerto nos esperaba una limusina de color negra, algo grande y la verdad parecía muy lujosa. De allí salió un nombre que supongo que sería el chófer y cargo mis maletas. Yo iba a coger el mango de la puerta para subir pero él se adelantó  y me abrió la puerta y me invitó a pasar, yo pasé y me senté, me puse el cinturón y dirigí mi mirada a la ventanilla pero entonces él dijo mientras apoyaba su palma de la mano encima de la mía.


- Prefiero una guerra contigo a un futuro sin ti.


Sentí un escalofrío en todo mi ser, pero me resigné y aparté mi mano de mala gana. Él tan cabezota como siempre esta vez la puso sobre mi pierna, yo lo miré con una mirada fulminante y se le escapó una carcajada de esos hermosos labios, yo intenté no sonreír por eso pero seguro que se me marcó mi famoso hoyuelo por mucho que no quisiera, porque él no aparto su mano pero si dejo de mirarme. Tampoco protesté porque sé que lo haría peor la próxima vez.


Cuando llegamos y me bajé del coche me quedé muy impresionada ya que me encontré con una parcela grandísima, parecía de película. Tenía un gran jardín rodeándola, muy bien cuidado y recién cortado y como no contaba con una piscina de largas dimensiones, la casa parecía la última sacada del mercado moderna y con grandes ventanales… para mi gusto era perfecta. Creía que iba a ser una casa más formal y chapada a la antigua, peor era todo lo contrario... esta derrochaba juventud y lujo. También me fije en los coches que había allí aparcado Porsche Cayman S. de color rojo y otro audi R8
Harry sacó mis maletas y las cargó el hasta la entrada, la limusina desapareció por la cancela que se había abierto y ahora se cerraba luego de que esta desapareciera.
Harry abrió la puerta y me invitó a entrar. El exterior no era nada comparado con el interior… no me quería quedar boquiabierta por darle el gusto a Harry. Todo estaba perfectamente colocado en su lugar y la decoración era impecable. Había muchos cuadros… que seguro tenían que valer una fortuna, al igual que todo el inmueble que había allí.


Él se dirigió a las escaleras y empezó a subirlas, luego giró a la derecha y abrió una de las puertas pasó dejo las maletas, me dejo pasar y luego se fue sin decir nada. 
CAPÍTULO: I exist:


Capítulo 1.


Otro día más, otro lunes aburrido, otra vez Savannah tendría que escuchar el sonido del molestoso despertador a las 7:00 en punto de la mañana y preguntarse cuan de aburrido será su día, aburrido y solitario.

Le dio al play a su reproductor de música y la morena se dejó  llevar por los versos de Jessie J en ‘Who You Are’. Le llegaba al fondo de su alma, la describía. Ella se preguntaba porque porque no podían aceptar su forma de ser, ¿Por qué realmente no le agradaba a nadie? ¿Por qué nadie quedaba con ella los viernes por la tarde, por qué nadie le pedía su número de teléfono?

Se miró al espejo…  se podía apreciar a una chica normal con unas converse viejas y desgastadas, un pantalón vaquero oscuro igual de gastado y la primera camisa que cogía de su ropero. En sus dientes estaban aquellos pequeños hierros llamados ‘brackets’ para poder corregir estos. Un pelo alborotado y recogido con unos rizos desbocados que resaltaba que ni ella misma podía controlar,  alguien que no tiene la talla 34, ni la 40. ¿Por qué nadie mira su interior?

Arregló su maleta con los libros que necesitaría en el día y se dirigió hacia la cocina para dejar de pensar en la misma idea que todos los días pasaba por su mente. Allí estaba su madre, Ivy tomándose su café rutinario de las mañanas, le dio los buenos días con un cálido beso en su mejilla. La quería tanto… su mejor amiga.

{…}

‘’A veces es difícil seguir a tu corazón. Llorar no significa que has perdido, todos tenemos moratones’’



Entró justamente cuando tocaba el timbre que era el que marcaba el inicio de las clases. Savannah se aferró a la mochila y pasó por el pasillo amontonado de gente, donde miraban despectivamente… la superioridad volaba por los aires. En cambio la suya estaba por el suelo, la morena se escabulló a su primera clase… francés.

- Vous comprenez? – dijo el profesor después de estar media hora hablando e escribiendo en la pizarra.

¿Qué mierda iba a entender? Se sentaba en la última fila, donde ella no veía la pizarra y ni si quiera lo escuchaba bien… aunque realmente tampoco entendía mucho lo que decía, tampoco podía coger apuntes. Sí, ella es la invisible… pero no de la clase; de todos los sitios que te puedas imaginar. Estaba desesperada, incómoda y se sentía mal consigo misma recordando el primer día que entró en esta clase ya que se cambió de latín a francés. Cuando la vieron todos decían: ¿es nueva?, otros contestaban ¿qué dices? Es solo Savannah Strick.

Se sentó al lado de una chica que parecía agradable con un pelo castaño; su apariencia parecía de diosa griega y sus increíbles ojos fulminaron al instante que Savannah dejó su estuche y archivador en la mesa.

-H..hola – logró decir la chica.
-¿De dónde saliste? – dijo mientras la escaneaba con sus ojos grisáceos – vete por donde viniste troll rarito.

Ella pensó: ''Tierra trágame,esa chica ya me tiene fichada para el fin de la historia. Bien Savannah.''

Eso hizo que un nudo en la garganta de la chica apareciera y no la dejara hablar, ni esbozar una simple palabra. Ella tampoco hizo el ademán de hacerlo, solo cogió sus cosas y echó otras de sus frías miradas y se puso en la otra esquina de la clase, donde llegó un chico de pelo castaño y liso, un poco despeinado y le plantó un beso foraz y ella se dejó hacer hasta que los interrumpió la entrada del profesor.

-Señorita Clove y Tomlinson, dejen los besuqueos para más tarde – la clase mantuvo silencio y el profesor empezó a hablar en francés.

Y así era día por día, su mirada acosadora y llena de odio, un odio que ni ella misma sabía de donde venía si Savannah  ni siquiera hablaba y se las pasaba sumergida en los libros, ellos eran su leal refugio.

Bajó del séptimo cielo que se encontraba gracias al retinteo del bolígrafo del profesor.

- ¿Otra vez en las musarañas, señorita Strick? – dijo el hombre canoso, repeinado con gomina y con aire de jodedor de mañanas.
- No, señor Russo – dijo esta mientras miraba su cuaderno, sin subir la mirada.

Él dio un último golpe a la mesa donde ella se encontraba con su bolígrafo y se volvió, para observar a los demás alumnos trabajando su materia.

{...}

Era la última clase del día y los pasillos seguían aun más amontonados, todos daban codazos y intentaban hacer hueco para poder llegar a punto a las clases. Eso no hacía buena combinación con la patosa de Savannah, siempre estaba en el suelo y esta no iba a ser una excepción.

Solo noto como la empujaron y se chocó con alguien, tirando todos los apuntes que llevaba en sus manos. Los papeles volaron y fueron pisoteados por los demás.

Alzó su mirada y se encontró con...



Dios... ya tengo ideas en mi mente dskgljlkdsj
Espero que te guste, bs xx.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No necesito verte para amarte {audiciones cerradas

Mensaje por tobias. el Vie 22 Nov 2013, 2:39 pm

|LinSmiles~ escribió:
Ficha Lin:

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Lynn Thorns




√ Nombre chica: Demi Lovato ~ Linda Charlotte Thorns Lowell.
√ Nombre chico: Harry Styles como él mismo.
√ Papel de tus personajes: El chico es ciego.
√ Escrito de tu autoría: Debajo en el spoiler correspondiente.

Escrito:


 

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Mi bella guardaespaldas.



Capítulo Único.

 
Suspiró molesta y se marchó antes de regresar para golpear a ese testarudo chico. ¡Diablos! No pensó que fuera tan difícil hacerlo entrar en razón pero, se encontraba equivocada. ¿Cómo podía hacerle ver lo mal que estaba su vida si él ni siquiera se dignaba a oírla? Él la ignoraba por completo, no escuchaba nada de lo que ella pronunciaba y salía sin avisarle donde, olvidando por completo que Helenna sólo hacia su trabajo, el cuál era cuidar de él ya que por eso le pagaban y ella no podía darse el lujo de mandarlo al diablo, porque realmente necesitaba el dinero que le pagaban por cuidar a ese testarudo joven.
 
Damon se iba, causando que la pobre chica se preocupé por él incluso más de lo que merecía. Desconsiderado, sí eso es lo que era. Ella prácticamente desesperada buscándolo como si fuera un niño de cinco años por todos los lugares que pasaron por su mente, para que finalmente, luego de tres horas de estar con el corazón en la mano, rezando por que nada malo le suceda, el señorito aparece con su perfecta y arrogante sonrisa, atravesando la puerta principal, lo más tranquilo posible aumentando así el enfado que cada vez crecía más y más dentro de ella. Helenna simplemente le dirigió una última mirada y se fue hacia su habitación debido sentía el impulso de volver y pegarle un puñetazo en el rostro por todo lo que le había hecho pasar en las últimas horas.

Decidió salir y darle un poco de su propia medicina para que él experimentará los mismos sentimientos que ella había experimentado momentos atrás. Se terminó de alistar y sin más salió por la entrada principal, ignorando por completo los llamados del ojiazulino a sus espaldas. ¿Quieres jugar? Bueno, juguemos; Pensó Helenna. 

Caminó a paso lento y con ritmo constante, hasta llegar frente al pequeño pero agradable bar al que asistía frecuentemente. Se dispuso a entrar y sin tomar importancia en las miradas que algunos de los presentes le lanzaban, llegó donde una mesa y se sentó esperando ver a la persona que más la conocía. Del otro lado del bar logró divisarla en el momento que ella atendía a un cliente. Allí esta Claire, su mejor amiga y confidente. Le sonrío y Claire rápidamente llegó a su mesa, sentándose frente a ella, quedando una frente a la otra.

Claire notó a su amiga algo distraída y desconcertada, más bien dicho, confundida, pero no sabía porque. Helenna, no era exactamente lo que se llamaba una chica dispersa, al contrario, era demasiado centrada y siempre de buen humor. Hel, era la clase de chica que siempre se fijaba hasta el más mínimo detalle de todo. 

-¿Qué te hizo ahora?-le preguntó sabiendo que sus problemas siempre se centraban y producían por un mismo individuo, Damon.

-Se fue y estuve más de tres horas buscándolo como una tonta.-dijo Helenna volviendo a recordar todo lo que tuvo que pasar hacia tan sólo unos pocos minutos antes y la furia que creía olvidada, nuevamente comenzó a embargarla.

-¿Y porqué no renuncias?-le rechopró Claire. Helenna le lanzó una mirada fría e incrédula.

-¡Demonios Claire! Sabes perfectamente que no puedo.-le respondió realmente molesta ya que Claire conocía en totalidad los motivos por los cuáles ella aceptó ese estúpido trabajo.

-Ya sé que tu madre necesita el dinero pero no puedes seguir así.-suspiró.-Ahora fue esto, ¿la próxima que será?
Helenna se puso a pensar unos momentos y calló en la cuenta de que su amiga tenía razón. Hoy se fue tres horas sin avisar pero tal vez la próxima vez sea peor y sin dudas estaba cansada de ser la niñera de Damon. A pesar de que el dinero fuera para un asunto de mucha importancia, no podía continuar de esta forma. Posiblemente se arrepintierá luego, pero aunque necesitará ese dinero, llegó a la conclusión de que debía renunciar a su empleo.

-Tienes razón.-dijo Helenna dándole la razón a las palabras de su amiga.

-Lo sé.-respondió Claire sonriendo. Un pensamiento le pasó por la mente.-¿Sabes? John busca nuevos empleados. No será nada de lujo pero podrías trabajar aquí hasta que consigas un nuevo trabajo.-sugirió.

Lo pensó unos cuántos segundos. Hace dos años que debe ir de trabajo en trabajo con la intención de lograr reunir la cantidad de dinero que necesita para el tratamiento que su madre requiere.
 
-Esta bien.-aceptó.-Dile a que vendré a verlo mañana. Debo llamar a Tim y renunciar. Gracias Claire.-le dijo a su amiga mientras se colocaba su abrigo para luego abrazarla e irse por la puerta donde minutos antes había ingresado.
 

 

{***}


 

En cuánto llegó y abrió la puerta, un chico de cabellos negros con grandes ojos azules, profundos como el océano; La esperaba. Se notaba en su rostro la molestia que por dentro contenía. Su mandíbula se mantenía tensada y sus ojos parecían lanzar fuego. Helenna en lugar de sentirse intimidada, le lanzó una mirada que a él lo hizo irritarse aún más. En el rostro de Hel apareció una sonrisa que al igual que la de él, desplayaba arrogancia. Sin dudas, ella sabía que en cualquier momento el chico que se encontraba frente a sus ella mirándola fijamente, explotaría.

-¿Dónde estabas?-preguntó duramente mientras se acercaba a ella a pasos lentos.

-¿Porqué se supone que debo responderte?-le preguntó Helenna de manera irónica sin haber respondido la pregunta que el chico le hizo.

-Trabajas para mí.-le dijo él situándose frente a ella.

-Error, trabajaba para tú padre.-lo corrigió ella.

-¿Qué?¿Cómo que..-no llegó a terminar su pregunta. Se encontraba demasiado confundido.-Tu trabajas para mi padre.-dijo él seguro de lo que decía.

-Nuevamente te has equivocado Damon. Tú no querías una  niñera, por lo que luego de lo que pasó hoy, llegué a mi límite. Me cansé y renuncié. Sólo vine a buscar mis cosas y desapareceré de tu vida. Tú padre ya está al tanto de todo.-le informó Helenna y se fue a la que antes era su habitación para buscar sus pertenencias. Damon iba tras de ella persiguiéndola y siguiendo los pasos que Helenna daba.

-No puedes irte.-dijo él una vez dentro de la antigua habitación de la joven.

-¿Cómo que no? Es lo mejor.-respondió ella abriendo su maleta y colocando lentamente los objetos que le pertenecían.
-Pero.. Le diré a mi padre que no lo permita.-amenazó el joven.

-¡Basta!-gritó ella molesta ante la actitud de él.-Me iré y eso es todo. Hiciste de todo para que me fuera, felicidades lo lograste.-dijo ella tratando de no enfurecerse y terminó de cerrar su maleta para irse.

Cuando estuvo frente a la puerta, tomó el picaporte y volteó a verlo. No entendía la actitud de él. Días haciendo lo posible para que ella renunciará y cuando lo lograba, reaccionaba así.
 
-Adiós Damon.-se despidió y salió de esa casa, que según ella, nunca más volvería a pisar en lo que restaba de su vida.
 
 
{***}

 
Cuatro semanas ya habían pasado desde ese episodio en el cuál renunció. No había vuelto a tener noticias de Damon o su padre. Se sentía confundida pero nadie no sabía el motivo. En parte, el no tener noticias de esa familia era un alivio pero a su vez, extrañaba al chico que tanto la hacía enfadar. Con él lograba divertirse a pesar de disgustarse y quererlo matar cuando actuaba como si fuera un adonis de la mitología griega, ahora se sentía vacía sin ninguna emoción en su vida desde la ausencia del chico.

Su día se repetía como la toma continúa de una película; De su casa al trabajo y del trabajo a su casa, esa era su rutina diaria de la semana. No contaba ni siquiera con el privilegio y derecho que debería tener como empleada de poseer un día libre y eso le resultaba además de un insulto, también un abuso ya que le pagaban una miseria como mesera de ese bar sin contar las insignificantes propinas que recibía.

Debía encontrar otro trabajo urgente sino John se saldría con la suya. Los últimos días se encargo de acosarla de manera "discreta" pero Helenna no era ninguna tonta y sabía perfectamente las segundas intenciones que su jefe tenía con ella.

Un cliente la llamó, despertándola de el mundo adonde sus  pensamientos la habían transmitido y tubo que volver al trabajo, dejando para después lo que acosaba a su mente y la mantenía desconcentrada.

-Hola. ¿Qué puedo servirle?-preguntó Helenna con una sonrisa demasiado fingida y exagerada en el rostro. Se sentía cansada como para sonreír de forma natural. Trabajaba de forma excesiva en ese lugar y a eso se debía su cansancio. No era grato dormir sólo unas seis horas por noche.

Detalló al cliente. Llevaba un peculiar gorro de lana color azul y anteojos de sol negros. ¿Anteojos de sol? Raro, ya que era de noche y esa no era una noche fresca a pesar de la suave brisa que corría por el lugar. Igualmente, evitó seguir inspeccionando la vestimenta del cliente para hacer su trabajo y tratar de irse lo más rápido posible a casa para recuperar horas de sueño y fuerzas que perdío por la falta de sueño.

-Deme un minuto con usted.-le respondió ese peculiar cliente. Ella reconoció esa voz al instante y sintió su cuerpo comenzar a temblar.

-¿Qué haces aquí?-preguntó asombrada. La había tomado por sorpresa, sin dudas no esperaba encontrárselo ahí de ninguna manera.

-Siéntate debemos hablar.-le ordenó con el tono de su voz firme y sin titubear.

-Estoy trabajando.-dijo ella buscando una excusa con la cuál poder escapar de la situación que se le avecinaba.

-Solo un minuto. Por favor.-dijo y se quitó los lentes para mirarla sin ningún tipo de barrera por medio.

Ella quedó en silencio por unos breves momentos, tratando de comprender si hablar con él era lo que verdaderamente quería y luego de analizarlo algunas veces, suspiró pesadamente y asintió.

-Esta bien.-aceptó y se situó frente a Damon, provocando que ambos queden enfrentados.

-Quiero que vuelvas.-le dijo el ojiazulino sin rodeos.

-¿Qué tú qué?-preguntó ella incrédula creyendo que había escuchado mal.

-Vuelve.-le repitió él.

-No.-respondió ella duramente sin dudar un segundo.

-Por favor te prometo que no haré nada, pero vuelve.-le rogó nuevamente.

-¿Porqué deseas que vuelva?-preguntó ella.

-Es que necesitas el trabajo.-se escudó él intentando no dar la verdadera razón de su insistimiento.

-¿Esas son tus razones?-le dijo ella.
 
Se encontraba insatisfecha. No era la respuesta que esperaba.-No volveré y esa es mi respuesta final. Pierdes tu tiempo.
Un silencio inundó el ambiente y la tensión aumentó entre ambos. Ninguno decía nada sólo se miraban entre sí, o mejor dicho, él la miraba mientras Helenna evitaba conectar miradas.

-¿ACASO QUIÉRES QUE DIGA QUE TE EXTRAÑO? ¡DEMONÍOS MUJER! REGRESA.-le dijo él alzando la voz, mejor dicho prácticamente gritando y la chica quedó anonadada ante las palabras que acababa de decirle Damon. Varias personas que se encontraban en el lugar sentados a tan pocos pasos de ellos, voltearon a verlos en el momento que él grito pero luego cada uno siguió en lo suyo.

-¿Me..me..extra..ñas?-preguntó Helenna en un débil susurro.

-Sí.vuelve por favor..-le rogó nuevamente.

-¿Me prometes que no harás nada para disgustarme?-dijo ella con la felicidad contenida por dentro, esperando la respuesta del chico.

-Sí.-sonrío él.-¿Volverás?-preguntó entusiasmado.


-Esta bien. Volveré.-confirmó ella sonriendo.


{***}


 

Dos meses pasaron rápidamente y las cosas entre ambos marchaban de maravilla. Se llevaban muy bien e incluso podría decirse que son amigos, en algún  raro significado de la palabra.
 
Desde que ella regresó a trabajar, Damon se comporta de una forma muy distinta  a la de antes. Es considerado e incluso amable. Helenna, sin aceptarlo, esta comenzando a sentir algo que no debería por la persona que debe cuidar y las actitudes por parte de él la confunden aún más. Ella se encontraba en negación. Negaba rotundamente sus sentimientos por Damon mientras él, se encontraba en la misma situación que ella, con la única diferencia de que luego de analizarlo una semana completa, terminó por aceptar que quería a la chica que antes odiaba. Ilógico, pero en asuntos del corazón nadie más que él tiene la última palabra sobre a quién amar aunque a veces no lo aceptemos.
 
Helenna se encontraba entrenando, propinándole golpes a la bolsa que colgaba frente a ella. Estaba descargando tensiones y malos sentimientos que tenían intención de hacerla poner de mal humor lo que restaba del hermoso y cálido día.

Llegó un Damon sonriente hacia el cuarto donde ella se encontraba y la miró atentamente. Con la mirada seguía los movimientos que el cuerpo de ella realizaba. Sentía compasión por la pobre bolsa a la cuál Helenna golpeaba. Ella se encontraba completamente concentrada en la actividad que realizaba que no lo había logrado ver en el momento en el que Damon se había situado a su lado, pero en cuánto lo hizo se sonrojó notoriamente.

-¿Hace cuánto estas ahí?-preguntó ella.

-Hace unos cinco minutos.-respondió él.

-¿Cómo te fue a ti?-le preguntó tratando de entretenerlo con la charla ya que él miraba descaradamente las pequeñas gotas  de sudor que lentamente descendían por el plano vientre de ella.

-Rompí mi propio récord.-afirmó Damon sonriendo.
 
Se acercó a ella. Cuando estuvo a una distancia prudente, Helenna creyó que se detendría, pero no lo hizo y siguió unos cuántos pasos más con su ligera y firme caminata. Una vez frente a ella, se acercó a tal punto que ambos cuerpos quedarán en contacto. Helenna se sentía asustada, nerviosa y confundida. ¿Acaso él..? No, no podía ser. Helenna deja de ver cosas donde no las hay; Se reprendía a sí misma. Damon colocó una de sus manos en la cintura de ella, causando tomarla por sorpresa y que la chica abandonará el mundo lejano donde sus pensamientos la habían llevado para provocarle sensaciones raras pero agradables que el cuerpo de ella nunca había llegado a experimentar. Él notó como ella se tensaba.

-No.-susurró al mismo tiempo que inclinaba levemente su rostro para aproximarse a ella.-Déjame hacerlo.-rogó.

-Pero.. pero..-dijo ella titubeando tratando de encontrar algún motivo y evitar lo que estaba por suceder. Lo único que  consiguió fue notar que su timbre de voz temblaba discretamente al igual que su cuerpo.

No tuvo tiempo de pensar nada más porque unos suaves y cálidos labios hicieron contacto con los suyos invitándola a unirse en esa ola de pasión que él sentía en ese momento. Ante la impresión no reaccionó, pero en cuánto sintió que Damon estiraba su labio inferior con la intención de que ella correspondiera su beso, provocó que  la poca cordura que ella tenía hasta esos momentos desapareciera y sin más llevó sus brazos hacia el cuello del chico hundiéndose ella también en esa pasión. Él sonrío sobre sus labios al salir triunfante y dirigió su otra mano hacia la cadera de Helenna haciendo así una cadena entre ambos. Ella se acercó a él lo más que pudo y él la acercó a tal punto que no hubiera espacio posible entre ambos. Cuando comenzó a faltarles el aire y sus pulmones reclamaron respirar, rompieron esa magia que los envolvía, sólo unos simples y diminutos centímetros. Sus frentes se encontraban juntas y sus labios aún mantenían un leve contacto.

-Fue increíble.-dijo él agitado.

-Lo sé.-respondió ella sonriendo, aún agitada y tratando de regularizar su respiración.-Te quiero Damon.
 
-También te quiero Helenna, mi bella guardaespaldas.-dijo él y nuevamente acortaron la poca distancia que los separaba dándole paso a una nueva ola de pasión, pero sobretodo de amor.
 


 Aquí esta mi ficha. Estaba indecisa entre ir por  el sexy Styles o Max mine Thieriot, pero me decidí por Harry porque ya tengo como algunas ideas para la novela referidas a él si llegó a quedar. Igualmente no me adelantó a nada así que don't worry. La iba a subir ayer, pero se me fue el Internet y acaba de regresar. El escrito no es el mejor que encontré pero espero que sea de tu agrado.  Por cierto, sí me hizo acordar a los ojos de Julia aunque también a la novela Ciega enamorada, sino me equivocó es el nombre. Sino la haz leído, te la recomiendo. A mí me la recomendó una amiga y me fascino la novela.
 
Besos.



 
Ficha aceptada
 
Amé como escribes, enserio, te pondría un discurso pero no estoy inspirada.
Besos.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No necesito verte para amarte {audiciones cerradas

Mensaje por tobias. el Vie 22 Nov 2013, 2:42 pm

luzmariasweet escribió:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Summer Rumsfeld


√ Nombre chica: Lauren Jauregui ~~ Summer Rumsfeld
√ Nombre chico: Josh Hutcherson ~~
√ Papel de tus personajes:La chica es ciega.
√ Escrito de tu autoría:

CAPÍTULO:
CAPÍTULO 15 (PARTE 2).
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Capítulo 45



HARRY POV’S.
Estaba esperando a ____ en el aeropuerto después de haber dado una reunión muy importante tanto que llegué con el tiempo justo y no pude ni cambiarme de ropa. Estaba nervioso por su llegada, no quería imaginarme lo desgastada que estaría y tampoco quería imaginarme todas las veces que nos pelearíamos y la irritación que se llevaría cuando pasará esta semana, porque quería hacérsela inolvidable… costará lo que me costará.


Estaba sumido en mis pensamientos y miraba constantemente a todos lados esperando por ella, hasta que la vi. Estaba muy muy delgada, sus ojos reflejaban la adicción al igual que sus ojeras, no tenían ese brillo que recuerdo. Llevaba su pelo en un moño y odiaba eso porque me encantaba cuando llevaba suelta su melena semi-rizada. ¿Dónde estaba la chica de mis sueños? Aunque realmente yo le destrocé muchos de ellos. La camisa de los Rollings que tanto le gustaba y le quedaba perfecta ahora le sobraba por todos lados y sus mallas negras, estaban tan desgatadas… al igual que sus típicas converse algo en lo que no había cambiado. Entonces me acerqué ella con cautela… quería abrazarla pero reprimí mi impulso y simplemente pronuncié su nombre y en contestación solo obtuve una mala mirada de su parte y también un pisotón después de pasar por mi lado.


Vuelve _____.


¿_____? ¿Solo mi nombre? ¿Es todo lo que podía decir? Acababa de pisar Francia y ya íbamos mal así que no me quiero imaginar todo el tiempo que este aquí…


Yo no le dirigí la palabra, subí mi mirada y mi cabeza al frente y di un paso fuerte y malhumorado con la mala suerte que pise el zapato Louis Vuitton de mi queridísimo Harry, yo me hice la desentendida y seguí mientras arrastraba mi maleta, pero entonces noté su mano con la mía y después como él cogía mi maleta.
-  Tengo que explicarte tantas cosas ____ - me dijo mientras andábamos hacia la salida del aeropuerto.
- No quiero que ni si quiera me hables – le contesté – así que no hay nada de que hablar, ¿de acuerdo?


Él me miró un poco desconcertado, pero no se daba por vencido pronto.


- Pequeña furiosa – dijo y se rio entre dientes – necesitas dormir.
- Dormí todo el vuelvo – respondí con el mismo tono de voz – lo que me da dolor de cabeza es tu presencia – proseguí – no quiero hablar contigo más.
 
Él me dio un vistazo y rio por mis palabras y yo le sonreí falsamente para rematar ya que sabía que él odiaba eso y conseguí mi propósito ya que la sonrisa pícara de Harry desapareció.


Fuera del aeropuerto nos esperaba una limusina de color negra, algo grande y la verdad parecía muy lujosa. De allí salió un nombre que supongo que sería el chófer y cargo mis maletas. Yo iba a coger el mango de la puerta para subir pero él se adelantó  y me abrió la puerta y me invitó a pasar, yo pasé y me senté, me puse el cinturón y dirigí mi mirada a la ventanilla pero entonces él dijo mientras apoyaba su palma de la mano encima de la mía.


- Prefiero una guerra contigo a un futuro sin ti.


Sentí un escalofrío en todo mi ser, pero me resigné y aparté mi mano de mala gana. Él tan cabezota como siempre esta vez la puso sobre mi pierna, yo lo miré con una mirada fulminante y se le escapó una carcajada de esos hermosos labios, yo intenté no sonreír por eso pero seguro que se me marcó mi famoso hoyuelo por mucho que no quisiera, porque él no aparto su mano pero si dejo de mirarme. Tampoco protesté porque sé que lo haría peor la próxima vez.


Cuando llegamos y me bajé del coche me quedé muy impresionada ya que me encontré con una parcela grandísima, parecía de película. Tenía un gran jardín rodeándola, muy bien cuidado y recién cortado y como no contaba con una piscina de largas dimensiones, la casa parecía la última sacada del mercado moderna y con grandes ventanales… para mi gusto era perfecta. Creía que iba a ser una casa más formal y chapada a la antigua, peor era todo lo contrario... esta derrochaba juventud y lujo. También me fije en los coches que había allí aparcado Porsche Cayman S. de color rojo y otro audi R8
Harry sacó mis maletas y las cargó el hasta la entrada, la limusina desapareció por la cancela que se había abierto y ahora se cerraba luego de que esta desapareciera.
Harry abrió la puerta y me invitó a entrar. El exterior no era nada comparado con el interior… no me quería quedar boquiabierta por darle el gusto a Harry. Todo estaba perfectamente colocado en su lugar y la decoración era impecable. Había muchos cuadros… que seguro tenían que valer una fortuna, al igual que todo el inmueble que había allí.


Él se dirigió a las escaleras y empezó a subirlas, luego giró a la derecha y abrió una de las puertas pasó dejo las maletas, me dejo pasar y luego se fue sin decir nada. 
CAPÍTULO:


Capítulo 1.


Otro día más, otro lunes aburrido, otra vez Savannah tendría que escuchar el sonido del molestoso despertador a las 7:00 en punto de la mañana y preguntarse cuan de aburrido será su día, aburrido y solitario.

Le dio al play a su reproductor de música y la morena se dejó  llevar por los versos de Jessie J en ‘Who You Are’. Le llegaba al fondo de su alma, la describía. Ella se preguntaba porque porque no podían aceptar su forma de ser, ¿Por qué realmente no le agradaba a nadie? ¿Por qué nadie quedaba con ella los viernes por la tarde, por qué nadie le pedía su número de teléfono?

Se miró al espejo…  se podía apreciar a una chica normal con unas converse viejas y desgastadas, un pantalón vaquero oscuro igual de gastado y la primera camisa que cogía de su ropero. En sus dientes estaban aquellos pequeños hierros llamados ‘brackets’ para poder corregir estos. Un pelo alborotado y recogido con unos rizos desbocados que resaltaba que ni ella misma podía controlar,  alguien que no tiene la talla 34, ni la 40. ¿Por qué nadie mira su interior?

Arregló su maleta con los libros que necesitaría en el día y se dirigió hacia la cocina para dejar de pensar en la misma idea que todos los días pasaba por su mente. Allí estaba su madre, Ivy tomándose su café rutinario de las mañanas, le dio los buenos días con un cálido beso en su mejilla. La quería tanto… su mejor amiga.

{…}

‘’A veces es difícil seguir a tu corazón. Llorar no significa que has perdido, todos tenemos moratones’’



Entró justamente cuando tocaba el timbre que era el que marcaba el inicio de las clases. Savannah se aferró a la mochila y pasó por el pasillo amontonado de gente, donde miraban despectivamente… la superioridad volaba por los aires. En cambio la suya estaba por el suelo, la morena se escabulló a su primera clase… francés.

- Vous comprenez? – dijo el profesor después de estar media hora hablando e escribiendo en la pizarra.

¿Qué mierda iba a entender? Se sentaba en la última fila, donde ella no veía la pizarra y ni si quiera lo escuchaba bien… aunque realmente tampoco entendía mucho lo que decía, tampoco podía coger apuntes. Sí, ella es la invisible… pero no de la clase; de todos los sitios que te puedas imaginar. Estaba desesperada, incómoda y se sentía mal consigo misma recordando el primer día que entró en esta clase ya que se cambió de latín a francés. Cuando la vieron todos decían: ¿es nueva?, otros contestaban ¿qué dices? Es solo Savannah Strick.

Se sentó al lado de una chica que parecía agradable con un pelo castaño; su apariencia parecía de diosa griega y sus increíbles ojos fulminaron al instante que Savannah dejó su estuche y archivador en la mesa.

-H..hola – logró decir la chica.
-¿De dónde saliste? – dijo mientras la escaneaba con sus ojos grisáceos – vete por donde viniste troll rarito.

Ella pensó: ''Tierra trágame,esa chica ya me tiene fichada para el fin de la historia. Bien Savannah.''

Eso hizo que un nudo en la garganta de la chica apareciera y no la dejara hablar, ni esbozar una simple palabra. Ella tampoco hizo el ademán de hacerlo, solo cogió sus cosas y echó otras de sus frías miradas y se puso en la otra esquina de la clase, donde llegó un chico de pelo castaño y liso, un poco despeinado y le plantó un beso foraz y ella se dejó hacer hasta que los interrumpió la entrada del profesor.

-Señorita Clove y Tomlinson, dejen los besuqueos para más tarde – la clase mantuvo silencio y el profesor empezó a hablar en francés.

Y así era día por día, su mirada acosadora y llena de odio, un odio que ni ella misma sabía de donde venía si Savannah  ni siquiera hablaba y se las pasaba sumergida en los libros, ellos eran su leal refugio.

Bajó del séptimo cielo que se encontraba gracias al retinteo del bolígrafo del profesor.

- ¿Otra vez en las musarañas, señorita Strick? – dijo el hombre canoso, repeinado con gomina y con aire de jodedor de mañanas.
- No, señor Russo – dijo esta mientras miraba su cuaderno, sin subir la mirada.

Él dio un último golpe a la mesa donde ella se encontraba con su bolígrafo y se volvió, para observar a los demás alumnos trabajando su materia.

{...}

Era la última clase del día y los pasillos seguían aun más amontonados, todos daban codazos y intentaban hacer hueco para poder llegar a punto a las clases. Eso no hacía buena combinación con la patosa de Savannah, siempre estaba en el suelo y esta no iba a ser una excepción.

Solo noto como la empujaron y se chocó con alguien, tirando todos los apuntes que llevaba en sus manos. Los papeles volaron y fueron pisoteados por los demás.

Alzó su mirada y se encontró con...



Dios... ya tengo ideas en mi mente dskgljlkdsj
Espero que te guste, bs xx.
Ficha aceptada
 
Realmente escribes muy bien, ya estás audicionando, chau.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No necesito verte para amarte {audiciones cerradas

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Página 4 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.