O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» something strange
Ayer a las 9:03 pm por jackson.

» être dans la lune.
Ayer a las 8:22 pm por Ongniel

» we're foxes ; m.i.
Ayer a las 8:13 pm por greywaren

» Instituto Fénix. (Muro interactivo) | N.C.
Ayer a las 7:27 pm por lovesick

» ↠ goodbye
Ayer a las 6:28 pm por jackson.

» this encourages me [sounds baby from jb]
Ayer a las 6:21 pm por mieczyslaw

» daydreamin'. ♡
Ayer a las 6:20 pm por bwiyomi.

» BABY, NO.
Ayer a las 4:19 pm por jackson.

» insert title here; pvt
Ayer a las 4:02 pm por blackstairs

novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ insxne.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

True love never dies | nc | a. abiertas.

Página 5 de 11. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6 ... 9, 10, 11  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: True love never dies | nc | a. abiertas.

Mensaje por Invitado el Dom 17 Nov 2013, 11:55 am

katiejones escribió:
paularamirez escribió:
katiejones escribió:
Never an honest word but that was when I ruled the world (?):

TRUE LOVE NEVER DIES



Nombre: Ellen Katherine Jones
Apodo: Elly o Kate
Representante: Willa Holland
Edad: 21
D. Psicológica: Ellen Katherine Jones era aparentemente una modelo más del gremio, una chica sin sentimientos, que utilizaba a todo el mundo para lo que ella quería. Sin embargo, eso era mentira. Es cierto que ella era directa y seca cuando estaba enfadada, pero cuando quería algo lo conseguía, no importaba si no era "lo adecuado", simplemente ella luchaba por eso.Aunque de carácter fuerte, ya que si estaba enfadada podía llevarse a todo el que tuviera por delante, era una chica sonriente a la que le encantaba gastar bromas. Decía que eso era lo que le daba chispa a su vida y por eso, era odiada por muchas, simplemente por ser diferente. No tenía miedo a mostrar sus sentimientos ni a reprimirlos y esto fue lo que le llevó a enamorarse de uno de sus empleados. Cuando despidieron a este chico por la relación amorosa que mantenían, se le rompió el corazón y más aún cuando no lo volvió a ver años después. Dejó de ser tan risueña como antes y su trabajo ya no merecía la pena sino lo tenía a él a su lado. 
Pareja: Niall Horan
¿Por qué quieres estar en la colectiva?: Me encantó la sinopsis. Tenía una idea parecido en mente pero nunca terminaba de forjar la idea y ustedes lo hicieron. Además me encantó el rol de la modelo, me parece un amor tan imposible que tengo que ser capaz de llevarlo a cabo. Además, mi representante en la vida real a parte de ser actriz, es modelo (lo sé, es preciosa). Además me hizo mucha ilusión ver mi user en las descripciones de los roles por lo que es un factor extra que me ayudó a audicionar. Los imposibles no existen, tan sólo hay que intentarlo con todas tus fuerzas. 
Relato de tu autoría: 
capítulo audición {amantes e infieles}:
Tarde. Siempre tarde. Oigo la lluvia repiqueteando sobre las ventanas. Cojo un paraguas y salgo corriendo de mi piso. Las gotas caen cada vez más fuertemente y mojan mi pelo y mi piel a pesar de que llevo el paraguas. Encima de tarde, llego impresentable a esa conferencia, probablemente una de las más importantes. Cruzo con el semáforo en rojo y oigo como un coche pita, frenando bruscamente para no atropellarme. Me sobresalto y se me cae la carpeta, mojando gran parte de mis notas. Tarde y torpe. Suerte que vivo sólo a 5 minutos del conservatorio. Cuando llego ya no hay nadie fuera, así que llamo a la puerta interrumpiendo así al chico que estaba hablando. Era un chico no mucho más mayor que yo, de penetrantes ojos azules y pelo rubio.
-¿Aún se puede entrar?- digo avergonzada.
-Claro.- me sonríe ampliamente.- Mejor tarde que nunca, ¿no crees?- asiento y busco un sitio para sentarme.
Examino la sala pero no encuentro ningún sitio. El joven rubio no deja de mirarme y yo me pongo cada vez más nerviosa, haciendo que todos mis papeles mojados caigan al suelo y causando que todas las miradas se posen en mí. Muerta de vergüenza, encuentro el sitio rápidamente, el centro de la primera fila. Justo, para llamar más la atención. Voy corriendo hacia allí cuando el chico se me acerca sonriendo y me susurra que me tranquilice. Voy dejando un charco de agua a mí alrededor por culpa de la lluvia y empiezo a tomar notas en mis papeles mojados. Pasan 45 minutos y termina la conferencia. Perfecto, de una conferencia de dos horas tan importante, sólo he estado 45 minutos. Estoy a punto de irme pero noto como me miran, me giro y veo que es el mismo joven. Decido acercarme a preguntarle todo acerca de la conferencia, parece amable así que no pierdo nada por ir hasta allí. Camino torpemente hacia él y sonríe.
-Hola.- le digo.
-Hola. Soy Niall Horan. Supongo que has venido porque no te has enterado de mucho al llegar tarde, pero no pasa nada.- sonríe.- ¿Cómo te llamas?
-Me llamo Helen Jane Hopson. Y… lo siento, no pretendía llegar tarde pero…- suspiro y él me interrumpe.
-Encantado Helen.- me da dos besos.- No hace falta que me des explicación. Está todo bien.- vuelve a sonreír. Tiene una sonrisa que me deja atontada y me hace más torpe incluso de lo que soy. Pero no, no puedo pensar en eso, yo tengo novio.- Si quieres te explico con detalle toda la conferencia pero, mejor deberías ir a cambiarte y dejar tus cosas en casa. Estás mojada y podrías coger un resfriado.- dice mientras toca mi pelo. Yo me sonrojo y asiento.- ¿Quieres que te lleve?
-No hace falta, vivo tan sólo a 5 minutos de aquí andando. Me las puedo apañar.- él me mira y se ríe.- ¿Qué pasa?
-Espero que te las apañes mejor que antes, porque fuera sigue diluviando  tu casa sigue estando a la misma distancia.- lo miro un poco molesta.- No te preocupes, no es molesta llevarte. Debes dejar tu violín en casa, sino él también se puede humedecer.- asiento.- ¿Entonces te llevo?
-Vale.
Caminamos juntos hasta su coche, un Porsche 911 negro. Abro la boca cuando veo ese coche. Él se ríe y me cierra la boca con su mano. Yo miro para todos lados avergonzada y me doy cuenta de que no puedo subirme a ese coche tal y como estoy, se lo estropearía.
-Mira, tu coche es demasiado bueno para que yo lo estropee con el barro y el agua que llevo encima.
-No te preocupes, no importa. Igual que tengo dinero para pagarlo, tengo dinero para limpiarlo. Así que sube anda.- sonrío y subo.- ¿A dónde quieres que vayamos? ¿Alguna cafetería?- asiento.
En seguida llegamos a mi piso y subo corriendo a cambiarme. Cuando llego, me encuentro con mi novio Evan tirado en el sofá. Suspiro y voy a cambiarme y a arreglarme algo el dichoso pelo. En 15 minutos estoy como nueva. Me da pena tener a ese pobre chico esperando en el coche. Estoy a punto de irme cuando mi novio coge mi brazo.
-¿A dónde vas pequeña?- me besa y yo me aparto en seguida.- ¿Qué te pasa?
-Por tu culpa he llegado a la conferencia y sabías que era importante para mí.- intenta acariciarme la cara pero yo le aparto la mano.- No, Evan, no vas a arreglarlo así esta vez. Me tengo que ir, ya hablaremos.- me da un beso en la mejilla y me voy.
Bajo casi corriendo las escaleras y abro el paraguas para llegar hasta el coche. Toco en la ventana y me abre la puerta. Cuando entro está sonando “el invierno” de Vivaldi, una de mis piezas favoritas sin duda. Sonrío y él hace lo mismo.
-Vaya cambio. Estás preciosa.- me sonrojo. Lo nota y cambia de tema rápidamente.- ¿Te gusta lo que he puesto? Si no te gusta esta pieza puedo poner algo diferente.- lleva su mano hacia el lector de discos y yo se la paro para que no lo haga. Me dedica una amplia sonrisa- Está bien, entonces lo dejo.
-Es una de mis obras favoritas, así que no la cambies por favor. De verdad, nadie de mi círculo de amigos me comprende nunca. También escucho otra clase de música pero no entienden que amo extremadamente la música clásica y bueno, me siento comprendida por ti ahora mismo.- sonrío.
Durante todo el camino hablamos de su conferencia y cuando llegamos a la cafetería pedimos dos capuccinos. Parece que este chico me comprende a la perfección y me siento en las nubes cuando estoy con él. Pero no, no y no. Tengo un novio y lo quiero demasiado como para dejarme llevar por la situación.
-Entonces, ¿qué opinas de mi conferencia? No he dado muchas de momento, esta es una de las primeras y espero que te haya servido bastante.- me mira nervioso esperando mi respuesta.
-¿La verdad?- asiente.- Me ha encantado. Deberías dar conferencias más a menudo. Esta ha sido de todas a las que he ido la que más me ha aportado. Siempre hablan sobre la técnica y su importancia, pero nunca le dan relevancia a la interpretación y si no sientes lo que tocas o lo que haces ¿de qué te sirve toda esa técnica?
Después de decirle esto sonrío y él se va acercando lentamente a mí. Noto que mi respiración está agitada y mi corazón se acelera. Ni siquiera encuentro el valor para apartarlo cuando noto que sus labios se posan sobre los míos y noto como la adrenalina sube por todo mi cuerpo. Acaricia mi pelo levemente mientras me besa y yo sólo me dejo llevar, porque la interpretación es lo que importa y no la técnica. Por lo menos es lo que yo pienso y en ese momento no importa si tengo novio o no, sólo que estoy interpretando mis sentimientos de la manera que me hacen sentir y lo único que me llevan a hacer en este momento es besar a este chico, Niall, y quererlo todo lo que pueda. Lo único que importa es la interpretación y no la técnica.



Take me to another world:
-¿Así que la banda más famosa del planeta actualmente está en la habitación de al lado y no debo alterarme?- le pregunto a Tom incrédula.- Creo que me estás tomando el pelo.
-¿Pero no era que no eras ni fan ni nada?- me mira extrañado.
-No soy fan pero no me puedes dar esta noticia así de repente.- él asiente.- ¿Y saldrán ellos o nosotros pasaremos a la sala?
-Pues nosotros entraremos y nos presentaremos. Después pasarán el resto por turnos y cuando acaben de pasar todos mantendremos una larga conversación con ellos.- asiento. Tom alza un poco la voz para decir que nos vamos a retirar a hablar de negocios y que llamará a cada persona a continuación. Los dos nos levantamos y nos dirigimos hacia allí.
Entramos a la sala y no veo absolutamente nada. Todo está oscuro y no entiendo por qué. No me gusta esta situación, me entra claustrofobia al estar en un sitio que no conozco a oscuras. Tom me guía y me ayuda a sentarme. Una vez estamos los dos sentados se encienden todas las luces y aparecen los cinco chicos. Nunca me imaginé que fueran tan hermosos. Sus facciones encajan perfectamente, haciéndolos parecer dioses. Sacudo la cabeza levemente. ¿Pero qué estoy diciendo? Parece que el chico rubio se percata, ya que veo que me mira y se está riendo. Eso realmente me pone furiosa. Tom se levanta y yo imito a mi jefe.
-Hola, estamos encantados de conocerles. Es un gran placer poder trabajar juntos.- Tom siempre tan amable, serio pero amable. Yo simplemente me dedico a estar a su lado, saludándolos a todos.- Mi nombre es Tom, Tom Anderson.- me mira de reojo para que me presente después de que él le tiende la mano a cada uno de ellos.
-Mi nombre es Helen, Helen Díaz.- voy a darle la mano al primero de los chicos, el moreno pero él me da dos besos. Todos hacen lo mismo y me dicen sus nombres, notan que yo no los conozco mucho. Ellos son Zayn Malik, Harry Styles, Liam Payne, Louis Tomlinson y Niall Horan. Este último no deja de mirarme y me pone nerviosa.
Van pasando todos los empleados. Las reacciones son prácticamente las mismas que cuando Tom anunció que íbamos a trabajar con ellos. Ellos solo gastan bromas y se ríen, mientras que yo no quito mi cara seria. A pesar de que algunas cosas sí tienen gracia, sigo estando en temas laborales. El rubio se acerca a mí y me dice al oído.
-Quita esa cara mujer, puedes sonreír que no te va a pasar nada.- y me sonríe. Yo no soporto que me digan lo que debo hacer y lo fulmino con la mirada.
-Mira Niall, tenemos que trabajar juntos pero yo en el trabajo soy seria. No me gusta que me digan lo que tengo que hacer. No sabes cómo soy fuera, pero a pesar de todo, sigo en el trabajo. ¿Lo entiendes?
-Sólo era una broma. Pero si vamos a pasar tanto tiempo, debemos llevarnos bien ¿no crees?- se encoge de hombros y me dedica otra sonrisa mientras se aleja. Quizá si he sido un poco borde y él tenga razón.
Tom comienza a hablar sobre todo lo que debemos hacer y yo tomo nota sobre todo atentamente. Los cinco chicos me miran extrañados. No entiendo por qué, pensarán lo mismo que el rubio, que soy una engreída o algo así, aunque ellos no saben nada sobre mí. Oigo como Louis carraspea. Tom lo deja hablar, yo levanto la cabeza para mirarlo.
-Perdona, Helen. ¿Cuántos años tienes?- miro a Tom preguntándole si debo contestar. Éste asiente.
-Pues tengo 17 años. Este diciembre alcanzaré la mayoría de edad.- respondo amablemente.
-Y… ¿por qué te comportas cómo si tuvieras 50?- lo miro enfadada.- No me vayas a gritar ni nada por el estilo, por favor señorita.- todos ríen y yo me levanto indignada.
-Bueno, ya estoy harta. ¿Voy a tener que aguantar estas tonterías constantemente? Yo esto no lo soporto. No me comporto como si tuviera 50. Simplemente estoy en el trabajo. Me gusta mi trabajo al igual que a vosotros el vuestro. Si el vuestro es hacer el loco todo el día y no estar quietos ni un momento, muy bien. Pero yo creo que en mí trabajo debo tener seriedad y enterarme de cada cosa que se diga.- me siento y suspiro.
-Bueno, pero debemos llevarnos bien y nosotros no podemos estarnos quietos.- responde Harry.
-Pues si queréis que nos llevemos bien, dejaros de tonterías y concentraros porque yo voy a lo que voy. No soy una más de vuestras fans que os adoran por cada cosa que hacéis, ¿entendéis? Tampoco soy la típica chica de 17 años que por un chico guapo lo da todo y se derrite en seguida.- Tom me mira con los ojos como platos.
-¿Entonces somos guapos?- dice Zayn alzando las cejas.
-Dios, éstas son las tonterías que no aguanto ¿vale? Yo querría llevarme bien con vosotros, voy a pasar mucho tiempo a vuestro lado y me gustaría que fuera agradable.- miro hacia el suelo frustrada.
-Vamos a hacer una cosa ¿vale?- me dice Liam.- Tú no serás tan rígida ni nosotros tan cafres. Me parece un trato justo, ¿verdad chicos?- los mira a todos.
-Vale.- dicen ellos un poco a regañadientes.
-Bueno, un chico sensato entre la banda. Me alegro, contigo en un principio creo que sí me llevaré bien.- Liam me sonríe. Parece un buen chico, espero que el resto acaben comportándose como él. De repente me doy cuenta de que Tom estaba delante de todo esto y me dijo que fuera amable con los chicos.- Señor Anderson, lo siento mucho. No pretendía ser maleducada, sólo me han sacado un poco de quicio.
-No pasa nada, Helen. Llámame Tom, te lo repito.- sonríe.- Está bien que les des un poco de caña, por eso precisamente te elegí a ti para que estuvieras junto a ellos.- suspiro aliviada.- Sé que ella es pequeña que todos vosotros, pero estáis bajo sus órdenes cuando yo no esté ¿de acuerdo?- ellos asienten.
-No hay problema, Tom. Me gustan las chicas con carácter, son mucho más interesantes que el resto del género femenino.- después de decirle esto a Tom, Niall me mira con su media sonrisa. Yo noto como me pongo colorada pero en seguida lo controlo, no puede manejarme con su cara bonita, nadie puede manejarme.
Ellos se retiran y yo me quedo con mi jefe. Oigo como ellos hablan mientras se van y todos acosan al rubito. Cosas como “¿Te ha gustado esta chica?”, “Por fin te fijas en una irlandés”, “Anda, si nos ha salido gallito con la chica el enano este”. Oigo como todos se ríen y yo internamente también lo hago. Realmente creo que todos me caerán bien, sólo hay que apretarles un poco las tuercas.

Only the strong survive {n.c. con Zoe}:
-Dios lo siento, te he hecho daño. Creo que me metí demasiado en mi papel-se disculpó el rubio.
-Lo cierto es que me duele el brazo pero no importa, gracias-le contesto ella pero él le cogió el brazo y vio la marca que había dejado.
-¿Lo ves? Te he herido, ¿qué ha pasado?-preguntó él buscando en su mini bar algo de whisky.
-No lo sé. Iban a llevar a Tally, la chica nueva y al parecer Zayn no quiso que le hicieran daño y no me extraña. Ella no es como yo o él, no es fuerte, al menos todavía…-le contestó ella mirando al suelo.
-Bueno al parecer vosotros os estáis haciendo más fuertes. Eso está bien pero tenéis que intentar no llamar la atención-le dijo dejando su copa y levantándole el rostro- No quiero que te pase nada malo.
Justo en ese momento escucharon como la puerta se cerraba de golpe. Niall cogió a Helena en brazos encerrándola en el armario para que no la vieran si entraba. Esperó 5 minutos y al ver que nadie entraba, la sacó y la sentó en una silla. Esta vez fue más cauteloso y cerró la puerta del despacho con llave.
-Lo siento de nuevo, no he debido ser tan brusco. Seguro que te he vuelto a hacer daño.
-No pasa nada, sólo intentas protegerme. Pero, ¿por qué? No entiendo porque me proteges. Aunque sea por la misión, sigo sin entenderlo.- cuando ella le preguntó esto, él cogió una silla y se sentó a su lado.
-Verás. No he conocido a nadie más valiente que tú. Te enfrentas a cualquiera y no tienes una fuerza asombrosa ni puedes resistir fácilmente,- ella asintió.- pero aún así sigues luchando con todas tus fuerzas. A la vista está que es duro, sólo hace falta mirar todas tus heridas.- mientras decía esto acariciaba con su mano todo el cuerpo de la joven hasta llegar a su rostro y detenerse en cada una de las heridas. Esto hizo que ella se estremeciera.- Además intentas salvar a todo el que puedes, sin importarte si mueres en el intento.
-Pero me tratas como a una igual, incluso mejor. Eso no es normal viniendo de un nazi. A veces pienso que es verdad lo que les dices al resto de tus compañeros, pero luego cuando hablo contigo sólo veo sinceridad y compasión. No me gusta que sientan compasión por mí, por muy mal que esté.
-Ya sé que no es normal, pero yo soy diferente. He visto demasiado y he visto como mucha gente sufría y yo no puedo aguantar eso más. No siento compasión por ti. Lo que siento por ti es admiración. Te admiro.
Después de eso solo hay silencio. La joven no sabe qué decir, y eso es muy raro en ella. Siempre tiene una respuesta para algo, pero no para ese “Te admiro” del rubio de ojos azules. Se sumerge en sus ojos y no articula palabra mientras lo mira fijamente. ¿Cómo que la admira? ¿Por qué? ¿Qué ha hecho ella? El chico le coge de la mano y también fija su mirada en ella. Se quedan así unos minutos sin hablar y sin apartar la mirada, cogidos de las manos. Ella simplemente está en shock, él está disfrutando del momento. Entonces, Helena aparta su mirada y suelta las manos del oficial.
-¿Por qué es amigo entonces del idiota?- él lo mira extrañado preguntándole quién.- El teniente Stiglitz. Es un cabrón, es un hijo de puta. Sólo sabe tratar mal a los demás. Y encima ahora que tiene a su perrito faldero, la chica Müller, pues peor. Sinceramente, teniente Hoffman, creo que no deberías haber confiado en el señor Müller.
-No me llames teniente Hoffman. Llámame por mi nombre, Niall. Me gustaría oír como tus labios articulan mi nombre.- ella se sonroja ligeramente.- Soy amigo del idiota porque llevamos juntos desde muy pequeños, y en realidad no es tan idiota. Creo que sólo tiene miedo.
-¿Miedo de qué, teniente…-él la mira para que no le llame así.- Niall?
-Miedo de que puedan matarlo a él, nuestros superiores. Nosotros también estamos en constante peligro aunque no lo parezca. Piensa que nosotros entramos en los campos siendo críos. Él tenía 16 años y yo 17. Ya han pasado 3 años desde aquello. Él siempre tiene miedo, aunque parezca que no. Por eso precisamente tiene tanto interés en ti. Eres una chica que no se rinde fácilmente, y si acaba contigo tendrá asegurado todo. Pero yo no dejaré que acabe contigo. ¿Acaso no ves cómo huye siempre que yo aparezco defendiéndote?- ella asiente.- Pues ya está. Y esa chica, me parece que no es su perrito faldero. Y sé que puedo confiar en el chico, sino ya le dije que yo mismo le arrancaba los huevos y le rajaba la cabeza.- Helena ríe por lo bajo.- Ríete sin miedo, me gusta verte reír. Cuando te veo reír con tu hermano y con el chico Milch, siento que no lo ves todo perdido como dices.
-Bueno, llevamos mucho tiempo aquí, debería irme ya, sino empezarán a sospechar.- él la detiene levemente.- No puedes curarme las heridas esta vez. Se supone que o me has dado una paliza o me has utilizado sexualmente como todos quieren con nosotras.-él sonríe.- Además, igual que tú no quieres que me pase nada a mí, yo tampoco quiero que te pase nada a ti. No lo permitiré.- ella lo abraza y él le devuelve el abrazo haciéndola sentir más viva que nunca. Se separan y se quedan a escasos milímetros. Ella le da un beso en la mejilla y lo vuelve a abrazar. Se quedan abrazados un buen rato. Helena piensa que ha hecho muy buenos vínculos con este chico. Siente que ya no podría sobrevivir sin él y que se ha convertido en una persona muy importante para ella allí dentro. Pero sigue pensando que es un nazi, y nada de eso puede ser verdad. Se separan.
-Antes de irte, come un poco. Te ayudará por lo menos a reponer fuerzas.- le ofrece la comida y ella acepta.- Parece que empiezas a confiar en mí. Ya era hora ¿no?- ella le sonríe. Acaba de comerse la fruta y beberse la leche que el teniente le ha puesto y se despide de él.
-Volveremos a vernos señorita Penz. Tendré que rescatarla otra vez, eres demasiado rebelde. Estaré rondándote.- le sonríe y cambia su expresión cuando va a abrir la puerta. Le baja un poco el traje para parezca que de verdad ha estado abusando de ella. Ahora su cara es seria.- Ahora vete.- ella asiente y sale corriendo en busca de sus compañeros.

 Audición Aceptada

Bueno, los capítulos a decir verdad estuvieron muy buenos, pero tuviste alguna fallas con las tildes, ademas, te aconsejo que separes los diálogos.
No sé donde tuve fallos con las tildes, ya que yo los hago en el word y no me corrigió nada jaajajaaja Pero bueno, dime y ya sé para la próxima :) Y lo de la separación fue al meterlo aquí, porque en el word lo tengo separado, idk :S
En la palabra "Llegó" por ejemplo, tiene tilde, but tu no la pusiste. Entiendo lo de los párrafos, a mi también me ha pasado.
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: True love never dies | nc | a. abiertas.

Mensaje por .wonderwall. el Dom 17 Nov 2013, 12:05 pm

paularamirez escribió:
katiejones escribió:
paularamirez escribió:
katiejones escribió:
Never an honest word but that was when I ruled the world (?):
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
TRUE LOVE NEVER DIES

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Nombre: Ellen Katherine Jones
Apodo: Elly o Kate
Representante: Willa Holland
Edad: 21
D. Psicológica: Ellen Katherine Jones era aparentemente una modelo más del gremio, una chica sin sentimientos, que utilizaba a todo el mundo para lo que ella quería. Sin embargo, eso era mentira. Es cierto que ella era directa y seca cuando estaba enfadada, pero cuando quería algo lo conseguía, no importaba si no era "lo adecuado", simplemente ella luchaba por eso.Aunque de carácter fuerte, ya que si estaba enfadada podía llevarse a todo el que tuviera por delante, era una chica sonriente a la que le encantaba gastar bromas. Decía que eso era lo que le daba chispa a su vida y por eso, era odiada por muchas, simplemente por ser diferente. No tenía miedo a mostrar sus sentimientos ni a reprimirlos y esto fue lo que le llevó a enamorarse de uno de sus empleados. Cuando despidieron a este chico por la relación amorosa que mantenían, se le rompió el corazón y más aún cuando no lo volvió a ver años después. Dejó de ser tan risueña como antes y su trabajo ya no merecía la pena sino lo tenía a él a su lado. 
Pareja: Niall Horan
¿Por qué quieres estar en la colectiva?: Me encantó la sinopsis. Tenía una idea parecido en mente pero nunca terminaba de forjar la idea y ustedes lo hicieron. Además me encantó el rol de la modelo, me parece un amor tan imposible que tengo que ser capaz de llevarlo a cabo. Además, mi representante en la vida real a parte de ser actriz, es modelo (lo sé, es preciosa). Además me hizo mucha ilusión ver mi user en las descripciones de los roles por lo que es un factor extra que me ayudó a audicionar. Los imposibles no existen, tan sólo hay que intentarlo con todas tus fuerzas. 
Relato de tu autoría: 
capítulo audición {amantes e infieles}:
Tarde. Siempre tarde. Oigo la lluvia repiqueteando sobre las ventanas. Cojo un paraguas y salgo corriendo de mi piso. Las gotas caen cada vez más fuertemente y mojan mi pelo y mi piel a pesar de que llevo el paraguas. Encima de tarde, llego impresentable a esa conferencia, probablemente una de las más importantes. Cruzo con el semáforo en rojo y oigo como un coche pita, frenando bruscamente para no atropellarme. Me sobresalto y se me cae la carpeta, mojando gran parte de mis notas. Tarde y torpe. Suerte que vivo sólo a 5 minutos del conservatorio. Cuando llego ya no hay nadie fuera, así que llamo a la puerta interrumpiendo así al chico que estaba hablando. Era un chico no mucho más mayor que yo, de penetrantes ojos azules y pelo rubio.
-¿Aún se puede entrar?- digo avergonzada.
-Claro.- me sonríe ampliamente.- Mejor tarde que nunca, ¿no crees?- asiento y busco un sitio para sentarme.
Examino la sala pero no encuentro ningún sitio. El joven rubio no deja de mirarme y yo me pongo cada vez más nerviosa, haciendo que todos mis papeles mojados caigan al suelo y causando que todas las miradas se posen en mí. Muerta de vergüenza, encuentro el sitio rápidamente, el centro de la primera fila. Justo, para llamar más la atención. Voy corriendo hacia allí cuando el chico se me acerca sonriendo y me susurra que me tranquilice. Voy dejando un charco de agua a mí alrededor por culpa de la lluvia y empiezo a tomar notas en mis papeles mojados. Pasan 45 minutos y termina la conferencia. Perfecto, de una conferencia de dos horas tan importante, sólo he estado 45 minutos. Estoy a punto de irme pero noto como me miran, me giro y veo que es el mismo joven. Decido acercarme a preguntarle todo acerca de la conferencia, parece amable así que no pierdo nada por ir hasta allí. Camino torpemente hacia él y sonríe.
-Hola.- le digo.
-Hola. Soy Niall Horan. Supongo que has venido porque no te has enterado de mucho al llegar tarde, pero no pasa nada.- sonríe.- ¿Cómo te llamas?
-Me llamo Helen Jane Hopson. Y… lo siento, no pretendía llegar tarde pero…- suspiro y él me interrumpe.
-Encantado Helen.- me da dos besos.- No hace falta que me des explicación. Está todo bien.- vuelve a sonreír. Tiene una sonrisa que me deja atontada y me hace más torpe incluso de lo que soy. Pero no, no puedo pensar en eso, yo tengo novio.- Si quieres te explico con detalle toda la conferencia pero, mejor deberías ir a cambiarte y dejar tus cosas en casa. Estás mojada y podrías coger un resfriado.- dice mientras toca mi pelo. Yo me sonrojo y asiento.- ¿Quieres que te lleve?
-No hace falta, vivo tan sólo a 5 minutos de aquí andando. Me las puedo apañar.- él me mira y se ríe.- ¿Qué pasa?
-Espero que te las apañes mejor que antes, porque fuera sigue diluviando  tu casa sigue estando a la misma distancia.- lo miro un poco molesta.- No te preocupes, no es molesta llevarte. Debes dejar tu violín en casa, sino él también se puede humedecer.- asiento.- ¿Entonces te llevo?
-Vale.
Caminamos juntos hasta su coche, un Porsche 911 negro. Abro la boca cuando veo ese coche. Él se ríe y me cierra la boca con su mano. Yo miro para todos lados avergonzada y me doy cuenta de que no puedo subirme a ese coche tal y como estoy, se lo estropearía.
-Mira, tu coche es demasiado bueno para que yo lo estropee con el barro y el agua que llevo encima.
-No te preocupes, no importa. Igual que tengo dinero para pagarlo, tengo dinero para limpiarlo. Así que sube anda.- sonrío y subo.- ¿A dónde quieres que vayamos? ¿Alguna cafetería?- asiento.
En seguida llegamos a mi piso y subo corriendo a cambiarme. Cuando llego, me encuentro con mi novio Evan tirado en el sofá. Suspiro y voy a cambiarme y a arreglarme algo el dichoso pelo. En 15 minutos estoy como nueva. Me da pena tener a ese pobre chico esperando en el coche. Estoy a punto de irme cuando mi novio coge mi brazo.
-¿A dónde vas pequeña?- me besa y yo me aparto en seguida.- ¿Qué te pasa?
-Por tu culpa he llegado a la conferencia y sabías que era importante para mí.- intenta acariciarme la cara pero yo le aparto la mano.- No, Evan, no vas a arreglarlo así esta vez. Me tengo que ir, ya hablaremos.- me da un beso en la mejilla y me voy.
Bajo casi corriendo las escaleras y abro el paraguas para llegar hasta el coche. Toco en la ventana y me abre la puerta. Cuando entro está sonando “el invierno” de Vivaldi, una de mis piezas favoritas sin duda. Sonrío y él hace lo mismo.
-Vaya cambio. Estás preciosa.- me sonrojo. Lo nota y cambia de tema rápidamente.- ¿Te gusta lo que he puesto? Si no te gusta esta pieza puedo poner algo diferente.- lleva su mano hacia el lector de discos y yo se la paro para que no lo haga. Me dedica una amplia sonrisa- Está bien, entonces lo dejo.
-Es una de mis obras favoritas, así que no la cambies por favor. De verdad, nadie de mi círculo de amigos me comprende nunca. También escucho otra clase de música pero no entienden que amo extremadamente la música clásica y bueno, me siento comprendida por ti ahora mismo.- sonrío.
Durante todo el camino hablamos de su conferencia y cuando llegamos a la cafetería pedimos dos capuccinos. Parece que este chico me comprende a la perfección y me siento en las nubes cuando estoy con él. Pero no, no y no. Tengo un novio y lo quiero demasiado como para dejarme llevar por la situación.
-Entonces, ¿qué opinas de mi conferencia? No he dado muchas de momento, esta es una de las primeras y espero que te haya servido bastante.- me mira nervioso esperando mi respuesta.
-¿La verdad?- asiente.- Me ha encantado. Deberías dar conferencias más a menudo. Esta ha sido de todas a las que he ido la que más me ha aportado. Siempre hablan sobre la técnica y su importancia, pero nunca le dan relevancia a la interpretación y si no sientes lo que tocas o lo que haces ¿de qué te sirve toda esa técnica?
Después de decirle esto sonrío y él se va acercando lentamente a mí. Noto que mi respiración está agitada y mi corazón se acelera. Ni siquiera encuentro el valor para apartarlo cuando noto que sus labios se posan sobre los míos y noto como la adrenalina sube por todo mi cuerpo. Acaricia mi pelo levemente mientras me besa y yo sólo me dejo llevar, porque la interpretación es lo que importa y no la técnica. Por lo menos es lo que yo pienso y en ese momento no importa si tengo novio o no, sólo que estoy interpretando mis sentimientos de la manera que me hacen sentir y lo único que me llevan a hacer en este momento es besar a este chico, Niall, y quererlo todo lo que pueda. Lo único que importa es la interpretación y no la técnica.



Take me to another world:
-¿Así que la banda más famosa del planeta actualmente está en la habitación de al lado y no debo alterarme?- le pregunto a Tom incrédula.- Creo que me estás tomando el pelo.
-¿Pero no era que no eras ni fan ni nada?- me mira extrañado.
-No soy fan pero no me puedes dar esta noticia así de repente.- él asiente.- ¿Y saldrán ellos o nosotros pasaremos a la sala?
-Pues nosotros entraremos y nos presentaremos. Después pasarán el resto por turnos y cuando acaben de pasar todos mantendremos una larga conversación con ellos.- asiento. Tom alza un poco la voz para decir que nos vamos a retirar a hablar de negocios y que llamará a cada persona a continuación. Los dos nos levantamos y nos dirigimos hacia allí.
Entramos a la sala y no veo absolutamente nada. Todo está oscuro y no entiendo por qué. No me gusta esta situación, me entra claustrofobia al estar en un sitio que no conozco a oscuras. Tom me guía y me ayuda a sentarme. Una vez estamos los dos sentados se encienden todas las luces y aparecen los cinco chicos. Nunca me imaginé que fueran tan hermosos. Sus facciones encajan perfectamente, haciéndolos parecer dioses. Sacudo la cabeza levemente. ¿Pero qué estoy diciendo? Parece que el chico rubio se percata, ya que veo que me mira y se está riendo. Eso realmente me pone furiosa. Tom se levanta y yo imito a mi jefe.
-Hola, estamos encantados de conocerles. Es un gran placer poder trabajar juntos.- Tom siempre tan amable, serio pero amable. Yo simplemente me dedico a estar a su lado, saludándolos a todos.- Mi nombre es Tom, Tom Anderson.- me mira de reojo para que me presente después de que él le tiende la mano a cada uno de ellos.
-Mi nombre es Helen, Helen Díaz.- voy a darle la mano al primero de los chicos, el moreno pero él me da dos besos. Todos hacen lo mismo y me dicen sus nombres, notan que yo no los conozco mucho. Ellos son Zayn Malik, Harry Styles, Liam Payne, Louis Tomlinson y Niall Horan. Este último no deja de mirarme y me pone nerviosa.
Van pasando todos los empleados. Las reacciones son prácticamente las mismas que cuando Tom anunció que íbamos a trabajar con ellos. Ellos solo gastan bromas y se ríen, mientras que yo no quito mi cara seria. A pesar de que algunas cosas sí tienen gracia, sigo estando en temas laborales. El rubio se acerca a mí y me dice al oído.
-Quita esa cara mujer, puedes sonreír que no te va a pasar nada.- y me sonríe. Yo no soporto que me digan lo que debo hacer y lo fulmino con la mirada.
-Mira Niall, tenemos que trabajar juntos pero yo en el trabajo soy seria. No me gusta que me digan lo que tengo que hacer. No sabes cómo soy fuera, pero a pesar de todo, sigo en el trabajo. ¿Lo entiendes?
-Sólo era una broma. Pero si vamos a pasar tanto tiempo, debemos llevarnos bien ¿no crees?- se encoge de hombros y me dedica otra sonrisa mientras se aleja. Quizá si he sido un poco borde y él tenga razón.
Tom comienza a hablar sobre todo lo que debemos hacer y yo tomo nota sobre todo atentamente. Los cinco chicos me miran extrañados. No entiendo por qué, pensarán lo mismo que el rubio, que soy una engreída o algo así, aunque ellos no saben nada sobre mí. Oigo como Louis carraspea. Tom lo deja hablar, yo levanto la cabeza para mirarlo.
-Perdona, Helen. ¿Cuántos años tienes?- miro a Tom preguntándole si debo contestar. Éste asiente.
-Pues tengo 17 años. Este diciembre alcanzaré la mayoría de edad.- respondo amablemente.
-Y… ¿por qué te comportas cómo si tuvieras 50?- lo miro enfadada.- No me vayas a gritar ni nada por el estilo, por favor señorita.- todos ríen y yo me levanto indignada.
-Bueno, ya estoy harta. ¿Voy a tener que aguantar estas tonterías constantemente? Yo esto no lo soporto. No me comporto como si tuviera 50. Simplemente estoy en el trabajo. Me gusta mi trabajo al igual que a vosotros el vuestro. Si el vuestro es hacer el loco todo el día y no estar quietos ni un momento, muy bien. Pero yo creo que en mí trabajo debo tener seriedad y enterarme de cada cosa que se diga.- me siento y suspiro.
-Bueno, pero debemos llevarnos bien y nosotros no podemos estarnos quietos.- responde Harry.
-Pues si queréis que nos llevemos bien, dejaros de tonterías y concentraros porque yo voy a lo que voy. No soy una más de vuestras fans que os adoran por cada cosa que hacéis, ¿entendéis? Tampoco soy la típica chica de 17 años que por un chico guapo lo da todo y se derrite en seguida.- Tom me mira con los ojos como platos.
-¿Entonces somos guapos?- dice Zayn alzando las cejas.
-Dios, éstas son las tonterías que no aguanto ¿vale? Yo querría llevarme bien con vosotros, voy a pasar mucho tiempo a vuestro lado y me gustaría que fuera agradable.- miro hacia el suelo frustrada.
-Vamos a hacer una cosa ¿vale?- me dice Liam.- Tú no serás tan rígida ni nosotros tan cafres. Me parece un trato justo, ¿verdad chicos?- los mira a todos.
-Vale.- dicen ellos un poco a regañadientes.
-Bueno, un chico sensato entre la banda. Me alegro, contigo en un principio creo que sí me llevaré bien.- Liam me sonríe. Parece un buen chico, espero que el resto acaben comportándose como él. De repente me doy cuenta de que Tom estaba delante de todo esto y me dijo que fuera amable con los chicos.- Señor Anderson, lo siento mucho. No pretendía ser maleducada, sólo me han sacado un poco de quicio.
-No pasa nada, Helen. Llámame Tom, te lo repito.- sonríe.- Está bien que les des un poco de caña, por eso precisamente te elegí a ti para que estuvieras junto a ellos.- suspiro aliviada.- Sé que ella es pequeña que todos vosotros, pero estáis bajo sus órdenes cuando yo no esté ¿de acuerdo?- ellos asienten.
-No hay problema, Tom. Me gustan las chicas con carácter, son mucho más interesantes que el resto del género femenino.- después de decirle esto a Tom, Niall me mira con su media sonrisa. Yo noto como me pongo colorada pero en seguida lo controlo, no puede manejarme con su cara bonita, nadie puede manejarme.
Ellos se retiran y yo me quedo con mi jefe. Oigo como ellos hablan mientras se van y todos acosan al rubito. Cosas como “¿Te ha gustado esta chica?”, “Por fin te fijas en una irlandés”, “Anda, si nos ha salido gallito con la chica el enano este”. Oigo como todos se ríen y yo internamente también lo hago. Realmente creo que todos me caerán bien, sólo hay que apretarles un poco las tuercas.

Only the strong survive {n.c. con Zoe}:
-Dios lo siento, te he hecho daño. Creo que me metí demasiado en mi papel-se disculpó el rubio.
-Lo cierto es que me duele el brazo pero no importa, gracias-le contesto ella pero él le cogió el brazo y vio la marca que había dejado.
-¿Lo ves? Te he herido, ¿qué ha pasado?-preguntó él buscando en su mini bar algo de whisky.
-No lo sé. Iban a llevar a Tally, la chica nueva y al parecer Zayn no quiso que le hicieran daño y no me extraña. Ella no es como yo o él, no es fuerte, al menos todavía…-le contestó ella mirando al suelo.
-Bueno al parecer vosotros os estáis haciendo más fuertes. Eso está bien pero tenéis que intentar no llamar la atención-le dijo dejando su copa y levantándole el rostro- No quiero que te pase nada malo.
Justo en ese momento escucharon como la puerta se cerraba de golpe. Niall cogió a Helena en brazos encerrándola en el armario para que no la vieran si entraba. Esperó 5 minutos y al ver que nadie entraba, la sacó y la sentó en una silla. Esta vez fue más cauteloso y cerró la puerta del despacho con llave.
-Lo siento de nuevo, no he debido ser tan brusco. Seguro que te he vuelto a hacer daño.
-No pasa nada, sólo intentas protegerme. Pero, ¿por qué? No entiendo porque me proteges. Aunque sea por la misión, sigo sin entenderlo.- cuando ella le preguntó esto, él cogió una silla y se sentó a su lado.
-Verás. No he conocido a nadie más valiente que tú. Te enfrentas a cualquiera y no tienes una fuerza asombrosa ni puedes resistir fácilmente,- ella asintió.- pero aún así sigues luchando con todas tus fuerzas. A la vista está que es duro, sólo hace falta mirar todas tus heridas.- mientras decía esto acariciaba con su mano todo el cuerpo de la joven hasta llegar a su rostro y detenerse en cada una de las heridas. Esto hizo que ella se estremeciera.- Además intentas salvar a todo el que puedes, sin importarte si mueres en el intento.
-Pero me tratas como a una igual, incluso mejor. Eso no es normal viniendo de un nazi. A veces pienso que es verdad lo que les dices al resto de tus compañeros, pero luego cuando hablo contigo sólo veo sinceridad y compasión. No me gusta que sientan compasión por mí, por muy mal que esté.
-Ya sé que no es normal, pero yo soy diferente. He visto demasiado y he visto como mucha gente sufría y yo no puedo aguantar eso más. No siento compasión por ti. Lo que siento por ti es admiración. Te admiro.
Después de eso solo hay silencio. La joven no sabe qué decir, y eso es muy raro en ella. Siempre tiene una respuesta para algo, pero no para ese “Te admiro” del rubio de ojos azules. Se sumerge en sus ojos y no articula palabra mientras lo mira fijamente. ¿Cómo que la admira? ¿Por qué? ¿Qué ha hecho ella? El chico le coge de la mano y también fija su mirada en ella. Se quedan así unos minutos sin hablar y sin apartar la mirada, cogidos de las manos. Ella simplemente está en shock, él está disfrutando del momento. Entonces, Helena aparta su mirada y suelta las manos del oficial.
-¿Por qué es amigo entonces del idiota?- él lo mira extrañado preguntándole quién.- El teniente Stiglitz. Es un cabrón, es un hijo de puta. Sólo sabe tratar mal a los demás. Y encima ahora que tiene a su perrito faldero, la chica Müller, pues peor. Sinceramente, teniente Hoffman, creo que no deberías haber confiado en el señor Müller.
-No me llames teniente Hoffman. Llámame por mi nombre, Niall. Me gustaría oír como tus labios articulan mi nombre.- ella se sonroja ligeramente.- Soy amigo del idiota porque llevamos juntos desde muy pequeños, y en realidad no es tan idiota. Creo que sólo tiene miedo.
-¿Miedo de qué, teniente…-él la mira para que no le llame así.- Niall?
-Miedo de que puedan matarlo a él, nuestros superiores. Nosotros también estamos en constante peligro aunque no lo parezca. Piensa que nosotros entramos en los campos siendo críos. Él tenía 16 años y yo 17. Ya han pasado 3 años desde aquello. Él siempre tiene miedo, aunque parezca que no. Por eso precisamente tiene tanto interés en ti. Eres una chica que no se rinde fácilmente, y si acaba contigo tendrá asegurado todo. Pero yo no dejaré que acabe contigo. ¿Acaso no ves cómo huye siempre que yo aparezco defendiéndote?- ella asiente.- Pues ya está. Y esa chica, me parece que no es su perrito faldero. Y sé que puedo confiar en el chico, sino ya le dije que yo mismo le arrancaba los huevos y le rajaba la cabeza.- Helena ríe por lo bajo.- Ríete sin miedo, me gusta verte reír. Cuando te veo reír con tu hermano y con el chico Milch, siento que no lo ves todo perdido como dices.
-Bueno, llevamos mucho tiempo aquí, debería irme ya, sino empezarán a sospechar.- él la detiene levemente.- No puedes curarme las heridas esta vez. Se supone que o me has dado una paliza o me has utilizado sexualmente como todos quieren con nosotras.-él sonríe.- Además, igual que tú no quieres que me pase nada a mí, yo tampoco quiero que te pase nada a ti. No lo permitiré.- ella lo abraza y él le devuelve el abrazo haciéndola sentir más viva que nunca. Se separan y se quedan a escasos milímetros. Ella le da un beso en la mejilla y lo vuelve a abrazar. Se quedan abrazados un buen rato. Helena piensa que ha hecho muy buenos vínculos con este chico. Siente que ya no podría sobrevivir sin él y que se ha convertido en una persona muy importante para ella allí dentro. Pero sigue pensando que es un nazi, y nada de eso puede ser verdad. Se separan.
-Antes de irte, come un poco. Te ayudará por lo menos a reponer fuerzas.- le ofrece la comida y ella acepta.- Parece que empiezas a confiar en mí. Ya era hora ¿no?- ella le sonríe. Acaba de comerse la fruta y beberse la leche que el teniente le ha puesto y se despide de él.
-Volveremos a vernos señorita Penz. Tendré que rescatarla otra vez, eres demasiado rebelde. Estaré rondándote.- le sonríe y cambia su expresión cuando va a abrir la puerta. Le baja un poco el traje para parezca que de verdad ha estado abusando de ella. Ahora su cara es seria.- Ahora vete.- ella asiente y sale corriendo en busca de sus compañeros.

 Audición Aceptada

Bueno, los capítulos a decir verdad estuvieron muy buenos, pero tuviste alguna fallas con las tildes, ademas, te aconsejo que separes los diálogos.
No sé donde tuve fallos con las tildes, ya que yo los hago en el word y no me corrigió nada jaajajaaja Pero bueno, dime y ya sé para la próxima :) Y lo de la separación fue al meterlo aquí, porque en el word lo tengo separado, idk :S
En la palabra "Llegó" por ejemplo, tiene tilde, but tu no la pusiste. Entiendo lo de los párrafos, a mi también me ha pasado.
Si es el "llego" del principio, es sin tilde porque estoy hablando en presente. Sino, también puede ser de la corrección (corrige palabras del pasado al presente) o tal vez sea algún fallo puntual, pero prometo que no suelo tener faltas de ortografía jaja
avatar


Ver perfil de usuario http://tumblr.com/itsellyberry

Volver arriba Ir abajo

Re: True love never dies | nc | a. abiertas.

Mensaje por Invitado el Dom 17 Nov 2013, 2:09 pm

Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: True love never dies | nc | a. abiertas.

Mensaje por Invitado el Dom 17 Nov 2013, 4:00 pm

¡Audicionen!
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: True love never dies | nc | a. abiertas.

Mensaje por Invitado el Dom 17 Nov 2013, 4:03 pm

  
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: True love never dies | nc | a. abiertas.

Mensaje por Invitado el Dom 17 Nov 2013, 5:49 pm

  
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: True love never dies | nc | a. abiertas.

Mensaje por Invitado el Dom 17 Nov 2013, 8:00 pm

USTEDES LO HACEN PARA HACERME SUFRIR, yo lo se. okno.
Juro que quise controlarme, pero no puede. Sooo. Ya mando mi audicion.
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: True love never dies | nc | a. abiertas.

Mensaje por Invitado el Dom 17 Nov 2013, 8:14 pm

Priscilla.- escribió:USTEDES LO HACEN PARA HACERME SUFRIR, yo lo se. okno.
Juro que quise controlarme, pero no puede. Sooo. Ya mando mi audicion.
Prisc :wut: nosotras no queremos hacerte sufrir. No te controles, audiciona. Esperamos la ficha
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: True love never dies | nc | a. abiertas.

Mensaje por Invitado el Dom 17 Nov 2013, 8:56 pm

Allizaesc escribió::suspect: :suspect: :¬¬: :¬¬: 
que sucede aquí?? que es eso de mi lily..... :suspect:
lily es mi princesa!! LILLY Forever!! :suspect:
te estaré vigilando *tono rose de monsters inc.*
:suspect:
Hay Lily para todas  No mentira, Ally jfhgirfd sólo para ti  y Zayn y Pauliwis
Aksdghktrlfds #lilly4ever, Ally. Soy tu princesa, y tú eres la mía  
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: True love never dies | nc | a. abiertas.

Mensaje por happy drug. el Dom 17 Nov 2013, 9:02 pm

 gad, soy una mala persona. Desde que cree el tema solo he comentado cinco veces, perdón. Pero es que no ando de muy buen humor estos días, juro que en cuanto se me pase haré spam con ustedes (?). Las amo a todas<3333.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: True love never dies | nc | a. abiertas.

Mensaje por Kida el Dom 17 Nov 2013, 9:11 pm

no hay problema maraca espero que tu animo mejore... te quiero!

___________________________________________

Lost in the light
and I don't know
what night is
avatar


Ver perfil de usuario
--------
--------

Volver arriba Ir abajo

Re: True love never dies | nc | a. abiertas.

Mensaje por Invitado el Dom 17 Nov 2013, 9:14 pm

No te preocupes Effy, te entendemos. Ya sabes que podes contar conmigo.
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: True love never dies | nc | a. abiertas.

Mensaje por Invitado el Dom 17 Nov 2013, 9:25 pm

Blaire Finnigan
♡Nombre: Blaire Kendall Finnigan.
♡Apodo: Blaire | Kylie.
♡Representante: Barbara Palvin.
♡Edad: 19 años.
♡D. Psicológica: "Un pequeño rayo de sol", así la definía su representante. Alegre, espontanea y llamativa. Su perfume a rosas junto con su brillante sonrisa y su excéntrica personalidad hacen que te des cuenta de inmediato cuando ella esta cerca.
Su optimismo la caracteriza. Ella suele ver siempre el vaso medio vacío, el lado positivo de las cosas y siempre espera un resultado favorable, incluso en situaciones mas difíciles. Ella piensa que nunca hay que dar por vencido, la ultima puerta puede ser la que contenga eso que tanto soñaste en tu vida.
Considera que la humildad es la base y fundamento de todas virtudes, y que sin ella no se puede llegar lejos, sobretodo en su mundo, donde las criticas abundan. Pero aun así, no se deja pisotear. Ella conoce bien los limites entre uno y otro, y sabe perfectamente cuando dejar de ser la dulce Blaire, para volverse fría y recta.
Es una persona justa. Piensa que cada uno debe tener lo que se merece, por mas doloroso o fuerte que sea. No puede aceptar ningún tipo de maltrato, y mucho menos las personas que son egocéntrica y narcisistas. "Todos somos iguales", afirma la rubia, y no se cansa de decirlo.
A pesar de mostrarse como una persona fuerte, Blaire es muy insegura de si misma. Ella conoce perfectamente cada una de sus virtudes y defectos, pero le cuesta aceptarlos. Sus búsqueda continua de la perfección la llevo a darse cuenta que ella esta lejos de serlo. Es por eso que ahora, la pequeña rubia, se esmera día a día para demostrar lo contrario. Sobretodo, despues de que su madre la abandora, dejandola sola con su padre y su pequeño hermano James.
Aunque eso fue una de las principales causas que la impulsaron a dedicarse al modelaje.
Es una persona honesta. No tiene miedo a decir lo que piensa, pero antes de hacerlo, siempre lo medita dos veces. No le gusta herir a nadie con sus palabras, ni sonar arrogante o indecente. Siempre dice lo justo y necesario.
Es una amiga fiel. Una vez que te abrió las puertas de su corazón derribando todos los muros de la desconfianza, es capaz de encabezar una guerra por defender a quien ella considera su amigo o amiga. Pero eso si, una vez que la traicionaste, le costara mucho volver a confiar.
Blaire, es romántica y detallista. Se considera a ella misma una enamorada del amor. Siempre esta esperando una muestra de afecto, un mensaje antes de irse a dormir, un pequeño regalo, simplemente algo detalle que demuestre que amor. Y creyo encontrarlo en Niall Horan, un simple trabajador.
Luchadora, trabajadora y responsable. Esas son sus principales virtudes, la razón por la cual Calvin, su representante, considera que la pequeña modelo es un rayo de sol. Su talento, carisma y el ángel que lleva dentro hicieron que ese hombre gane más dinero que nunca, y es por eso que la protege… Quizás mas de la cuenta.
El es consciente que Blaire es un diamante en bruto, que pude pulirse para que brille aun mas, y Niall Horan es solo algo que la opaca, un pedazo de basura en la vida de Blaire. Es por eso, que intento de salvar a su rayo de sol, alejando al rubio que tenia de novio, sin pensar en las consecuencias.
A pesar que ella sigue mostrándose como la misma persona, algo en ella se apago. En su corazón hay un vacio. Su amor fue arrebatado y con el,  se llevo un pedazo de ella.
Su sonrisa ya no brilla como antes, la alegría y la simpatía son remplazadas por la frialdad. La Blaire Finnigan, el pequeño rayo de sol, murió. Pero aun así, a nadie le interesa, porque ella sigue siendo igual de responsable y el dinero está por encima del bienestar de la muchacha.
Ahora, solo lo gustaría huir… bien lejos, y poder recordar cómo se sentía los brazos de Niall a su alrededor cada noche cuando se iban a dormir juntos.
♡Pareja: Niall Horan
♡¿Por qué quieres estar en la colectiva?: Primero que nada, me encanto la sinopsis y la idea en general. No se porque, pero realmente disfruto escribiendo historias de desamor, de finales trágicos, y amores imposibles. Soy demasiado masoquista, idk. La verdad es que nunca soy buena en esto, nunca se como expresarme.  En fin, no importa. Me encantaría quedar. Se que son escritoras geniales y me gustaría mucho escribir con ustedes, y con todas las que queden, que seguramente también serán geniales.
Independiente, la decisión es de ustedes y no podría enojarme si quedo o no. Esta en sus manos, yo simplemente hice lo mejor para poder quedar.  Besos chicas.
♡Relato de tu autoría:
Padres Solteros:

Capítulo 3



► By; Priscilla.-


Posiblemente esto no iba a funcionar. Por mas que siguiera intentado, no podía  encontrar el atuendo adecuado para mi primer día de trabajo, y realmente quería dar una buena impresión. No podían permitir que me echaran al segundo día como mi anterior trabajo.
Los Horan eran una familia bien, tenían dinero de sobra... Su casa extremadamente grande y el monto que me iban a pagar por ser la niñera del pequeño Elliot lo demostraban. Y si no necesitara ese dinero para pagar las cuentas que ya tenia en rojo de tantos meses adeudados, y sobretodo, poder cómprame la cámara fotográfica que necesitaba para mi curso, no hubiese aceptado.
Necesitaba lucir acorde... A la situación, y a la mujer que me había contratado. Estirada, elegante, sofistica, y todo lo contrario a mi.
El vestido color crema ajustado a la cintura con una fina cinta negra no estaban a la altura de la rubia alta de hermosa sonrisa que me había citado para revisar los últimos detalles.
Suspire resignada, y me puse unas bailarías a juego que me había regalado mi padre  la Navidad pasada, intentando convencerme a mi misma sobre que eso era lo mejor que podía hacer.
Arrastre mis pies hasta la cocina para prepararme una buena taza de café. A pesar que había insistido, Allison, una de mi mejores amigas y compañera, me había obligado a salir la noche anterior con la intención de festejar mi nuevo trabajo, y como buena obstinada que era, había aceptado a pagarme todo lo que yo consumiera si salía con ella.
Ahora, mis parpados pesaban y reclamaban una buena dosis de café con urgencia, aunque posiblemente deberia estar almozando en este momento.
Una vez lista, tome mi bolso, y salí disparaba de mi pequeño departamento, del cual pronto me echarían sino conseguía pagar la deuda a final de mes.


-¡Sam!-soltó el portero cuando llegue a la planta baja, luego de bajar tres piso por las escaleras gracias a mi fobia inexplicable a los ascensores.


-Robert, juro que pagare la renta... Solo dame tiempo, estoy a punto de ir a mi nuevo trabajo. La paga es muy buena, y a fin de mes podré pagarte la mayor parte de lo que te debo, esta vez será definitivo. No me echaran esta vez. Lo prometo-dije rápidamente, mientras corría rápidamente hacia las puertas que daban a la cochera, intentado evadir cualquier conversación con el hombre que ya me había sentenciado.
Mi viejo y destartalado Volsbagen rojo se encontraba a unos pocos metros, esperando para llevarme directo a mi salvación. Nuevamente, no era el mejor auto en el mundo, pero era mío, totalmente mío. Lo había comprado con los ahorros que había obtenido gracias a mi trabajo de verano, hace ya dos años. Papá no se podía dar el lujo de comprarme un auto, y tampoco iba a permitir que se desviviera para conseguirme uno. Este era perfecto. Todo lo que quería y  necesitaba.
Luego de media hora, estacione frente a la lujosa casa con hermosos jardines y caminos adoquinados. Era tan hermosa por fuera como por dentro. Los espacios eran grandes, modernos y acogedores. Tenían una enorme chimenea que invitaba a cualquiera a acurrucarse en frente bebiendo una enorme taza de chocolate caliente, y una cocina que era el placer de cualquier chef. Mi padre la amaría de seguro.
Una hermosa castaña salio disparada de la puerta principal hasta el convertible que estaba estacionado en el camino frente al garaje, antes que decidiera bajarme. Por su cara, estaba enojada. Demasiado diría yo...


-Te arrepentirás Horan, te juro que te vas a arrepentir.-grito ella mientras se subía a su lujoso auto y salía del camino para perderse en la calle como si estuviese huyendo del mismísimo diablo. ¿Que rayos estaba pasando?
Respire hondo, y me baje del auto, intentando lucir lo mas tranquila posible. Venia a trabajar, solo eso. La vida de esa familia no me interesaba en lo absoluto, salvo el pequeño Elliot. A el cuidaría, e intentaría permanecer lo mas alejada posible de sus padres. Ese era mi objetivo.
Camine hasta la entrada, repasando mentalmente mi cronograma. Hoy tenia una clase en cuanto terminara con mi turno. Se suponía que el señor Horan llegaría su casa alrededor de la cinco de la tarde, y mi clase comenzaría a las seis. Tendría el tiempo suficiente. Todo saldría perfecto y mi vida volvería a ser normal.
La puerta seguía abierta para cuando llegue hasta ella. Un hombre joven, demasiado joven se encontraba apoyado en el marco, con una enorme sonrisa de satisfacción en su rostro. Su cabello rubio, alborotado y húmedo, hacían resaltar aun mas sus ojos azules que pasaron de mirar a la chica de vestido escotado a mi. Eran tan profundos que tranquilamente, podías perderte en ellos. Unos de sus perfiles estaba salpicado por pequeños lunares que se extendían hasta su cuello. Llevaba puesto unos pantalones de chándal grises y una bata negra atada a su cintura. Parecía recién salido de la ducha.  


-Por fin llegaste-su voz interrumpió mi análisis detallado de su persona haciendo de dirigiera mi mirada directamente a sus labios, tan rosados y perfectos. "Detente Samantha", me regañe mentalmente. Pensar eso no era correcto.-Pensé que Candy me había mentido- Su prima era la que me había contratado. Ella me explico la situación, me mostró la casa, y acordó el pago... El señor Horan era tan hermoso como ella, y posiblemente, Elliot no se quedaría atrás.


-Samantha Miller-me presente extendiendo mi mano en forma de saludo.


-Se quien eres-dijo, ignorando por completo mi mano. La deje caer para que volviera a su lugar original, intentando con todas mis fuerzas no sentir vergüenza... El hombre me estaba humillando.-Niall Horan-se presento, para luego ingresar a la casa, haciendo una seña con su mano para que lo siguiera.- Siéntate, ponte cómoda, mientras yo subo a cambiarme-dijo antes de cerrar la puerta de entraba y comenzar a subir las escaleras hasta el segundo piso.
Me deje caer en uno de los sillones de la sala mientras que esperaba que el mi nuevo jefe con problemas de caballerosidad bajara de su habitación, ya vestido y presentable para poder mantener una conversación coherente sobre lo que debía y no, hacer. Niall Horan no era la persona que me había descrito Candy en uno de nuestro encuentros. El no se parecía nada al modelo de empresario recto... Esto seria difícil. Con un jefe como el todo podía suceder.
Deje que mi mente vagara por la habitación, posiblemente una de mi preferidas en toda la casa, para despejarme un poco y dejar de pensar. Eso podría dañar mi salud mental.
Los sillones de cuero negro combinaban perfectamente con la mesa ratona del centro, circular y de vibro, pulido en las esquinas evitando así, que nadie se cortara con la misma. Un par de cuadros descansaban sobre la chimenea. Puede distinguir a Niall y Candy en algunos... Y por supuesto al pequeño Elliot. Los pisos eran de madera oscura y un enorme ventanal cubría una de las paredes por completo dejando ver el jardín delantero. Esa habitación era simplemente hermosa y relajante. Excepto por...
¡Oh mi Dios! ¿Que se suponía que era eso?
Me removí en mi asiento intentando agudizar la vista hacia la parte trasera de uno de los sillones. Un pequeño objeto de encaje  rojo se encontraba tirado resaltando sobre el piso oscuro. ¿Que clase de pervertido era Niall Horan?
-Oh-lo escuche decir mientras caminaba hasta la prenda para levantarla y meterla en su bolsillo. Se había vestido, por suerte, con un traje gris y camisa blanca.
Mi cara de asco era notable, lo puede notar por la enorme sonrisa arrogante que se había dibujado en sus labios.-Anabella se toma muy enserio nuestra relación... Esto no es demasiado importante Samantha, deja de mirarme así, lo que haga o deje de haber no es de tu incumbencia-soltó. Por supuesto que no era de mi incumbencia pero que mas podía hacer ante eso ¡Habían tenido sexo en la sala! Estaba completamente loco.
-¿Y Elliot?-me limite a decir, cambiando rápidamente de tema antes que mis neuronas explotaran.


-Esta en el jardín. Mi prima lo traerá en unos minutos. A partir de mañana sera tu obligación ir a retirarlo del jardín de niños... te daré la dirección luego. No me gustan las irresponsabilidades, que lleguen fuera de hora, ni las faltas de respeto... Mantente fuera de eso y conservaras el trabajo-Dios, ya lo odiaba. Cinco minutos junto a ese hombre eran suficientes para darme cuenta de lo frío que era. Asentí en forma de respuesta, incapaz de dejar salir ninguna palabra de mi boca. Mi lengua era demasiado terca cuando se lo proponía y posiblemente dejara salir un par de verdades que me mandarían directo a la  calle como la castaña de vestido escodado y dueña de las bragas que me había cruzado minutos antes- Una cosa mas, no te vallas hasta que llegue... No quiero que Elliot se quede solo en ningún momento, y mi trabajo es algo demandante-dijo, para luego caminar hacia la puerta de salida, agitando sus laves en su mano. Ya deseaba ver al pequeño y sostenerlo entre mis brazos para darle todo el amor y cariño. Yo no había tenido una madre, pero mi padre se había encargado de mimarnos por parte de los dos. Pero Elliot no tenia esa misma suerte. Ese hombre no era capaz de amar... Se notaba.  
Solté un suspiro de alivio, como si hubiese estado conteniendo la respiración durante todo este tiempo. Definitivamente este trabajo seria difícil.


-Veo que ya conociste a mi primo-dijo Candy haciéndome sobresaltar. Llevaba una par de bolsas de comestibles en una de sus manos y en la otra a un pequeño niño que se escondía detrás de sus largas piernas.


-Si, creo que ya conocí a Niall Horan-


-No dejes que te intimide, es así con todo el mundo. A veces me da pena... pero es demasiado terco para entender. Solo mantente en el limite y todo saldrá bien... Ya lo veras-explico Candy, dejando las bolsas sobre una pequeña mesa que se encontraba junto a la puerta.


-Eso espero, realmente necesito el trabajo-ella sabia cual era mi situación, había tenido que explicarlo en una de las tantas entrevistas.


-Lo se... Samantha, déjame presentarte a Elliot, el pequeño hombre de la casa-dijo ella dando un paso hacia el costado dejando ver al niño. Me acerque para poder verlo mejor.
Elliot Horan tenia los mismo ojos que su padre, tan azules y tan profundos, pero a diferencia de los de el, estos eran inocentes y brillaban con esperanza y alegría. Una hermosa sonrisa se formo en su rostro mientras yo caminaba hacia el.


-Hola Elliot. Mi nombre es Samantha, pero puedes decirme Sam...-dije agachándome un poco para quedar a su altura. Era realmente adorable, y ya lo amaba sin conocerlo. No me importaba cuan revoltoso o maleducado pudiese ser, ese niño tenia algo que me recordaba a mi misma a su edad.


-Elliot, ella te cuidara. Vendrá todos los días y se quedara contigo hasta que tu papá llegue del trabajo-le explico Candy. Ella me había contado que desde que la ultima niñera había renunciado, ella había sido la que tenia que cuidarlo. Pero ya no podía hacerlo. Había empezado la Universidad y eso le quitaba mucho tiempo.


-Espero que no llevemos bien-dije sin poder despegar mis ojos del niño. Quería protegerlo. Necesitaba hacerlo.
Sentí los pequeños brazitos enroscarse alrededor de mi cuello, mientras que su pequeña cabeza se escondía en mi pecho.


-Mi papi trae a muchas mamis a casa ¿o no tía Candy?-pregunto el pequeño- Pero tu eres la mas hermosa... Espero que papi no se enoje contigo rápido, quiero que seas mi mami siempre-dijo Elliot escondiéndose aun mas entre mis brazos.
La vulnerabilidad del pequeño me hizo sentir un nudo en la garganta. Ese pequeño necesitaba amor. Mucho amor... Y yo quería dárselo.


-Voy a mostrarte mi habitación mami... Veras que soy ordenado y que me porto bien, seguro que querrás quedarte entonces... No soy malo y me lavo los dientes antes de dormir-dijo Elliot, saliendo de mi abrazo para comenzar a subir las escaleras, no si antes asegurarse que lo seguía.-¿Puedes quedarte? Yo quiero que te quedes...-


-Me quedare Elliot, yo voy a cuidarte pequeño...-


-¿Es muy pronto para decirte que te amo?-pregunto inocentemente. Mire a Candy que ya estaba lista para irse, no sin antes regalarme una sonrisa y agitar su mano derecha en forma de saludo.


-Te diré algo Elliot-dije, volviendo mi vista hacia el pequeño. Escuche la puerta cerrarse detrás nuestro y el auto de Candy arrancar- Nunca es demasiado temprano o demasiado tarde para amar- Nuevamente, sus brazos se enroscaron en mi cuellos mientras que susurraba un pequeño y dulce "te amo".
Elliot Horan acababa de hacerme sonreír con dos simples palabras, luego de que su padre me atacara con su frió temperamento.
[font=Verdana]
.

El club de los Viernes:
Capitulo 1
Jayden Foster



Posiblemente, ese era uno de los peores días de Jayden Foster. No encabezaba la lista, pero entraba en el "top five".
Luego de una mañana extenuante en el instituto, donde lo único bueno había sido encontrarse con sus amigas y la clase de biología, había tenido que trabajar cinco horas seguidas en el pequeño restaurante del señor Jackson, un hombre un tanto temperamental y gruñón que siempre encontraba un momento para quejarse del trabajo de la muchacha. Jay aun no entendía como seguía manteniendo el puesto, sobretodo ese mismo día, cuando la había tratado de incompetente e inútil. ¡Solo se había olvidado de una orden y había roto un plato!
La castaña se quito el delantal blanco que usaba como uniforme y se limpio la frente sudorosa con su brazo. Por mas que hubiese terminado su turno, el día no terminaba para ella.
Debía hacer un ensayo para Literatura sobre Hamlet y debía conseguir dinero para poder comprarlo, pedirlo prestado, o descargarlo por Internet. Y no contaba con todos los recursos. No tenia dinero, tampoco Internet y ninguna de sus amigar tenia el libro.
Solo le quedaba una opción. La biblioteca.
Apuro el paso, saliendo del local, para que su odioso jefe no la retuviera ni un minuto mas con alguna de sus locuras, y se dirigió a la biblioteca con la esperanza de que su amiga la ayudara en esto.  
Como era de esperarse, el lugar ya estaba desierto. Con suerte habría algún que otro alumno desesperado haciendo sus deberes a ultimo momento. Pero eso a Jayden no le interesaba. Solo rogaba que Georgette aun estuviera en el lugar.
Subió de dos en dos la escaleras que la llevaban directo a la recepción y camino por el largo pasillo hasta llegar al lugar.
Su amiga se encontraba detrás del mostrador, concentraba en sus uñas. Jayden pudo divisar unos frascos de pintura sobre el escritorio y un par de revistas juveniles. El trabajo de su amiga no era tan cansador como ella solía decir cada día.  
La castaña comenzó a caminar sigilosamente con el objetivo de darle un buen susto a su amiga. Le gustaba hacerla enojar cada tanto.

-¡Georgette!-grito la castaña desde la entrada del local. La adolescente, que hasta el momento había mantenido toda su concentración en uñas para no cometer ningún error y salirse de la linea, dio un respingo sobre la silla que ocupaba detrás del mostrador, dejando caer el pequeño frasco de pintura al suelo.

-¡¿Estas loca o que?!-soltó Georgette poniéndose de rodilla para compensar a limpiar el desastre que su pintura de uñas roja había provocado en el suelo- ¡Me mataran! Seguramente, esto lo descontaran de mi sueldo y... Te odio Jayden, juro que te odio-La castaña no pudo reprimir una sonrisa al ver como su compañera de todos los viernes, y amiga protestaba y hacia el intento de limpiar la mancha roja que se hacia cada vez mas grande en la alfombra.

-Lo siento, de verdad lo siento... No fue mi intención. Solo quería asustarte por que no deberías haber estado pintándote las uñas en la hora del trabajo-la regaño Jayden. Solo se llevan unos poco meses de edad, pero Jay casi siempre la trataba como si fuera su propia madre. Georgette puso los ojos en blanca y se dedico a ignorar su comentario, mientras se daba por vencida. La mancha no saldría, ni hoy, ni nunca.

-¿Que te trae por acá?-pregunto cínicamente, mientras esbozaba una sonrisa. Jay solía ser exasperante, pero aun así, la quería.

-Venia a pedirte un favor...-

-Vaya forma de pedirme un favor...  Después de esto, dudo mucho que mi diosa interior quiera hacerte un favor-respondió Georgette haciendo reír a su amiga.

-Pues dile a tu diosa interior que lo siento realmente, y que deje el traje de niña mala por unos minutos para hacerme un favor...-dijo Jayden, y esta vez fue Georgette la que rió.

-Creo que podemos hacer una excepción, solo por que esta bella criatura es buena y solidaria con sus amigas... Y tu encabezas la lista del la amistad de Georgette Hostenberg. junto con el resto del club de los viernes-

-¿Bella criatura?-pregunto Jay con el ceño fruncido y con un tono divertido en su voz.

-Si, bella criatura-afirmo Georgette-¿Cual es el favor que quieres que te haga?-pregunto, volviendo al tema inicial.

-Necesito que me dejes tomar  un par de libros prestados-soltó la castaña con tristeza en su voz, pero sobretodo, avergonzada por tener que pedirle a su amiga que quebrantara una de las leyes mas importantes de la biblioteca. Ella no era socia, ni mucho menos tenia dinero para poder pagarlos. Y los necesitaba con urgencia.-Prometo devolverlos mañana a primera hora... Solo que esto se me esta haciendo algo estresante. No tengo dinero ni para comprar un maldito libro como el común denominador de los adolescentes-El rostro de Georgette se suavizo al escuchar a su amiga. Recordó la preocupación de la castaña en la ultima reunión del club y como les había contado que su padre había sido despedido de la empresa para la que trabajaba.

-¿Aun no consiguió trabajo?-pregunto.

-No-respondió Jayden bajando la miraba hasta sus manos que descansaban entrelazadas sobre su regazo.- Hace dos semanas que lo intenta, y nada... O es demasiado viejo, o no tiene la experiencia necesaria, o simplemente le mienten diciendo que lo van a llamar-explico Jayden.

-Lo siento Jay...-

-No, esta bien. Es solo una mala temporada, sabremos de esto, lo se-

-Claro que lo hará... Puedes llevar los libros que quieras. Luego invento alguna mentira para explicar su misteriosa desaparición... -  

-Prometo que te los voy a pagar, Georgette...-

-Jay, no te preocupes por eso, seguro que ni cuenta se van a dar después de ver la mancha roja en la alfombra, créeme-dijo Georgette moviendo una la mano derecha en un gesto que restaba importancia a la situacion.

-¡Juro que te adoro! Aunque tu me odies por hacerte derrabar esmalte en la alfombra... Gracias Georgette... No se como voy a pagarte este favor, pero lo haré-exclamo Jayden corriendo a abrazar a su amiga que al principio puse resistencia, pero luego lo acepto con gusto.

-Ya se que todo el mundo me ama-dijo ella dándole una pequeñas palmaditas en la espalda mientras comenzaba a reir-Ahora ve por eso libros, antes de que llegue el gruñón de mi jefe y nos mate a las dos por hacer tanto escándalo-

-Gracias-volvió a decir Jayden mientras comenzaba a caminar hacia las estanterías repletas de libros para buscar la copia que ella necesitaba.




***


El ejemplar de Hamlet descansaba en su bolso mientras se encaminaba hasta el departamento que había alquilado su padre hacia mas de cinco años, cuando habían llego a la cuidad.
El sol se había ocultado dando lugar al manto estrellado iluminado por la luna llena. Jayden se prendió la camera que había guardado esa misma mañana antes de salir de su casa, ya que el aire frió comenzaba a penetrar en su piel.
No vivía en el edificio mas lujoso de la cuidad, pero estaban cómodos donde estaban. Ella podía caminar al colegio sin problema, al igual que su hermano. Era un barrio tranquilo,  y la mayoría de los vecinos eran amables con ella y con el resto de su pequeña familia.

-Buenas noche señorita Foster-la saludo el encargado de edifico, que en ese momento se encontraba leyendo el suplemento deportivo detrás de su escritorio.-Hay cartas en su buzón-comento el, sin apartar la vista de lo que estaba leyendo.

-Gracias señor Roberson-dijo Jayden, caminado hasta el pequeño buzón para recoger unas cuantas carta que se había acumulado en el día.
Subió por las escaleras hasta el cuarto piso, y luego camino por el largo pasillo hasta quedar enfrente de la puerta señalizada como "4D". Introdujo el pequeño trozo de metal en la cerradura y luego de girarlo dos veces esta se abrió dejando ver a su padre sentado en el sofá.
Jayden ahogo las lagrimas intentando mantenerse fuerte. Odiaba ver a su padre en esa situación. Lo odiaba. El no se merecía eso. No merecía el despido, ni tampoco el rechazo. Su padre era un hombre bueno y trabajador, y a Jay le sobraban las ganas de insultar a los locos que no lo habían aceptado.
"Si supieran", pensó mientras caminaba hacia el dejando caer su bolso en el sofá junto con las cartas que había recogido a la entrada.

-¿Que haces?-dijo Jayden sentándose junto a su padre. Steve había envejecido diez años en las ultimas semanas. Ya no era ese padre divertido y activo que a Jayden inspiraba.

-No se que vamos a hacer pequeña... Hay muchas cuantas para pagar. Necesito encontrar trabajo pronto- explico el hombre, dejando caer sobre la mesa ratona el pequeño de papel que tenia entre sus manos. Jay puedo ver que estaba lleno de cuentas, números en rojo, otros tachados.

-Papá no te preocupes por eso, yo puedo ayudar... James puede ayudar... entre todos...-

-No quiero que ustedes trabajen para mantener la casa, y para comprar la comida... No es así como funciona Jay-la interrumpió su padre mientras la rodeaba con su brazo para abrazarla.- Sabes que los amo y por eso voy a hacer lo imposible para darles lo mejor... siempre-

-Saldremos de esto junto... Todo se va a solucionar-dijo la castaña aferrándose a su padre, como si fuera la ultima vez. Amaba a ese hombre. No solo por darle la vida, sino también por enseñarle a vivir. Ella no hubiese podido superar el abandono de su madre sino fuese por el.  

-Claro que lo haremos pequeña Jay-dijo dándole un cálido beso en la frente- Mañana sera un día mejor...- Y claro que lo seria. Mañana era viernes, y Jayden lo sabia de antemano.
Se reuniría con sus amigas, en ese pequeño café y disfrutarían de una tarde llena de risas, alejada de los problemas. El club de los viernes era su salida, su escapatoria.

-Mañana sera un día mejor-repitió ella.  


EDITANDO


Última edición por Priscilla.- el Sáb 23 Nov 2013, 10:08 pm, editado 1 vez
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: True love never dies | nc | a. abiertas.

Mensaje por Invitado el Dom 17 Nov 2013, 9:26 pm

Mañana edito girls!
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: True love never dies | nc | a. abiertas.

Mensaje por Invitado el Dom 17 Nov 2013, 9:27 pm

Dont worry Effy, yo estaré supervisando el tema. Recuperate.
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: True love never dies | nc | a. abiertas.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Página 5 de 11. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6 ... 9, 10, 11  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.