O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» H A U N T E D
Hoy a las 8:19 pm por Ingrid B.

» Half-Cold Half-Hot
Hoy a las 7:21 pm por Kurisu

» Extrañas criaturas - Arco 1. Los renacidos, capítulo 2
Hoy a las 6:35 pm por mai12345

» Extrañas criaturas [Resultados
Hoy a las 6:31 pm por mai12345

» trust the unknown
Hoy a las 5:19 pm por chihiro

» Ramé {Pvt}
Hoy a las 5:17 pm por cipriano.

» Guerra de Sexos; muro.
Hoy a las 4:52 pm por mieczyslaw

» dream maker, you heart breaker
Hoy a las 4:04 pm por moon river

» Valley of wolves.
Hoy a las 3:57 pm por hypatia.

novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ insxne.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

Pesadilla en la calle Elm|Nc|R E S U L T A D O S!

Página 1 de 17. 1, 2, 3 ... 9 ... 17  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Pesadilla en la calle Elm|Nc|R E S U L T A D O S!

Mensaje por emotional. el Vie 15 Nov 2013, 7:08 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Pesadilla en la calle Elm


Springwood, Ohaio, 1965.

Una tranquila ciudad perteneciente a los Estados Unidos, donde la rutinaria vida de sus habitantes se vio afectada cuando los niños de no más de seis años comenzaron a desaparecer.  Raramente, los niños que desaparecían iban al mismo jardín de infantes. Las ausencias comenzaron a notarse y los padres estaban ya preocupados y desesperados por ver pudrirse en la cárcel al maldito que fuera capaz de hacer una cosa así.
Frederick Krueger, fue encarcelado como sospechoso por el  asesinato de aquellos niños y también de su propia esposa, quien había descubierto las maldades que Freddy hacía con los pequeños.  La pareja había tenido una niña llamada Kathryn, quien quedó en cuidados adoptivos luego del asesinato de su madre y el arresto de su padre. Freddy Krueger pasó dos años en la cárcel y fue liberado por falta de pruebas convincentes. Esa misma noche, los padres del vecindario decidieron tomar la justicia por mano propia, ya que ellos estaban seguro que Krueger era el culpable, no solo había matado niños, sino que también lastimó a otros aprovechando la confianza que tenía con estos al trabajar en el jardín. Aquellos adultos furiosos y dolidos siguieron a Freddy al cuarto de calderas y dispuestos a terminar con el asesino de los niños hicieron un camino de gasolina y lo quemaron vivo.Mientras las llamas se apoderaban de la caldera, tres demonios que buscaban un alma vacía y sanguinaria le propusieron a Freddy darle el poder de aparecer en los sueños para volverlos realidad, si morías en tu sueños, también morirías en el mundo real. Aquel monstruo aceptó la oferta dispuesto a vengarse de quienes lo habían llevado a su muerte. 
  
Springwood, Ohaio, enero del 2013.
Una noche de sábado, muchos de los jóvenes de la secundaria de Springwood se juntaron en casa de Ashton Kennedy, aprovechando que sus padres estarían fuera durante el fin de semana. Entre bailes, drogas, alcohol y locura terminaron por hablar de cualquier cosa y todo resultaba divertido aunque realmente no lo fuera. Ashton contó que había una leyenda urbana que involucraba a su ciudad. El protagonista era un hombre llamado Freddy Krueger, un asesino serial con un horrible aspecto y un humor sarcásticamente espeluznante. La leyenda decía que Freddy había sido jardinero en una escuela inicial a la cual asistían niños menores de seis años. Esos niños comenzaron a desaparecer y eran encontrados asesinados brutalmente. La marca que todos tenían en común eran cuatro líneas rasgando su suave piel. Se decía que tiempo atrás muchos de los alumnos de tercer año en adelante morían de manera inexplicable mientras dormían. Parecían verdaderas escenas de crimen pero no había nada que colocara allí a otra persona además de la víctima. Todos creyeron que era una estúpida leyenda y siguieron bebiendo, fumando y divirtiéndose en aquella fiesta.


Springwood, Ohaio, octubre del 2013.
La ciudad ha vuelto a verse conmocionada cuando sucesos nexplicables ocurren en los adolescentes, que no quieren dormir por miedo. Un hombre completamente quemado se adueña de sus sueños volviéndolos pesadillas. En principio parecía una simple fantasía, hasta que se dieron cuenta que todos ellos tenían el mismo sueño. El sujeto que los aterraba se volvía cada vez más temible y real. Saben que se trata de Freddy, lo que no saben es que si mueren en sus sueños morirán en el mundo real. Pero las sospechas aumentan hasta que quien contó aquella historia en la fiesta fue hallado muerto en su habitación mientras dormía.

Reglas Generales.


{#} Son audiciones, no reservas.
{#Buscamos escritoras, no chicas.
{#} Elegiremos un máximo de cuatro chicas, sin excepciones.
{#} Respeto. Saben que sí participan es debido a que ustedes han tomado dicha decisión por lo que luego sino quedan, nada de problemas u enojos.
{#Compromiso con la novela. Si audicionas es porque posees el tiempo necesario para dedicarle su debido momento a la novela, de modo contrario no audiciones para luego dejarla botada.
{#Una escritura correcta y coherente. Nadie es perfecta a la hora de escribir, sin embargo, existe el Word que las puede ayudar. Traten de que sus escritos tengan sentido y el menor número de faltas de ortografía posibles.
{#} Si audicionas debes que estar dispuesta a escribir escenas fuerte, basandote en que el género de la novela será terror como en la película.
{#} Deberán elegir un personaje secundario además de los dos por los cuáles audiciones.
{#} Louis Tomlinson, Cara Delevingne, Katie Cassidy y Thomas Dekker son los famosos que ha decidido ocupar Vic. Harry Styles, Demi Lovato y Gregg Sulkin serán los que yo he decidido ocupar. Con referencia al porqué de los dos personajes secundarios de Vic, bueno, ella será la única que tiene permitido tener dos en lugar de uno debido a la importancia de ambos personajes en la historia.
{#Como advertencia, quiero aclarar que el código de la ficha se encuentra OCULTO. Comentá y podrás verlo.
{#La única ficha aceptada será la que damos nosotras. Otras serán rechazadas.

Aclaraciones respecto a la historia.


{#Sus personajes principales deberán tener una edad entre 16 a 18 años. No más ni menos.
{#Todos estudiarán en la secundaria de Springwood.
{#Dichos personajes pueden conocerse o no, da igual. Dependerá de ustedes.
{#Al menos uno de sus tres personajes deberá morir en manos de Freddy.
{#Al menos uno de sus tres personajes deberá tener un familiar que haya participado en el asesinato de Freddy.
{#Uno de sus personajes, cuando era niño conoció a Freddy. Puede que lo recuerde o no, queda en cada una.
{#El personaje que en su niñez conoció a Freddy deberá vivir en la calle Elm.
{#Son libres de agregar otros personajes secundarios como padres, hermanos, etc.
{#Será narrada en tercera persona.

Código de la ficha.


¡Felices audiciones!


Última edición por |LinSmiles~ el Mar 10 Dic 2013, 6:04 pm, editado 2 veces
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pesadilla en la calle Elm|Nc|R E S U L T A D O S!

Mensaje por wasteland el Vie 15 Nov 2013, 7:21 pm

Gosh ame la idea es perfecta y muy probablemente haga mi ficha hoy en más tarde :333
avatar


Ver perfil de usuario http://pizza-tac0s-suicide.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Pesadilla en la calle Elm|Nc|R E S U L T A D O S!

Mensaje por Invitado el Vie 15 Nov 2013, 11:26 pm

Ame absolutamente todo  , hoy o mañana dejo mi ficha, XOXO.♥
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Pesadilla en la calle Elm|Nc|R E S U L T A D O S!

Mensaje por Invitado el Sáb 16 Nov 2013, 12:09 am

¡Ya abrieron las audiciones! y claramente audicionare.
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Pesadilla en la calle Elm|Nc|R E S U L T A D O S!

Mensaje por Winter. el Sáb 16 Nov 2013, 3:02 am

Fuck perfect!
Sin duda voy a participar en esto
Cuando tenga el código te paso la ficha :meh:
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pesadilla en la calle Elm|Nc|R E S U L T A D O S!

Mensaje por Winter. el Sáb 16 Nov 2013, 4:08 am

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Elizabeth W. Swan & Logan Lerman.
Taylor Monsem|Logan Lerman| Alex R. Pettyfer
[color:6428=#ff333 3]{#} Escrito de tú autoría relacionado con la historia:
″Open:

—Yo no pienso creer esas estúpidas leyendas —gruñó la joven de ojos azules, mirando a su amigo.

—Vamos —rió sin ganas el castaño— no te pongas así. Debes de admitir que la historia a sido magnífica. Para ponerte los pelos de punta.

La rubia enarcó una ceja, con una sonrisa sarcástica y metió las manos en sus bolsillos, debido al frío de la noche que la obligaba a expulsar vaho de sus labios entreabiertos. Estaba borracha, debía de admitirlo y la idea de fantasmas le ponía los pelos de punta. No le gustaba hablar de esas cosas, principalmente porque era demasiado superticiosa. El joven se colocó a su lado, pasó un brazo por sus hombros y le murmuró, pegándo sus labios a su oreja.

—A lo mejor, quieres que me quedé hoy durmiendo contigo. Claro, si tienes miedo —añadió, con una sonrisa que Lzzy pudo sentir en la piel helada.

Se estaba burlando de ella, la muchacha lo sabía.

—O mejor —ronroneó intimidadoramente— dejame aquí mismo —se deshizó del brazo del joven con agresividad y le dejó atrás—. Puedo cuidar de mi misma.

La chica alzó la cabeza orgullosamente y caminó rápidamente, con el sonido de los tacones de sus botines contra el asfalto sucio del barrio en el que vivía. Ella vivía en la calle Elm, en el número 6, con su hermana mayor Evangeline. Sus padres, habían muerto en su ciudad nativa, en un pequeño pueblecito de Galés. Según ella recordaba, habían muerto por una extraña salida de gas mientras dormían. Lzzy no se había encontrado esa noche en casa, debido a que se había quedado a dormir en casa de una amiga. Cuando todo eso había pasado, la galesa tan sólo tenía siete años, luego, se había mudado con su hermana mayor y su novio, Alén.

—¡Elizabeth! —chilló Logan, tras de ella.

La joven se detuvo durante unos instantes, meditando la opción de girarse y descubrir que es lo que le ocurría pero una pequeña voz le susurró la posible idea de que simplemente quería burlarse un rato más. Lzzy continuó caminando, con los labios apretados y las mejillas sonrojadas de vergüenza.

—No te enfades, Lzzy —dijo cogiéndola de la mano, deteniéndola.

Lzzy miró a la farola, la cual parpadeaba molestamente. Entrecerró los ojos, sintiendo la mano cálida del chico contra la suya y la mirada penetrante en su nuca desnuda.

—Venga... era solamente una broma.

Giró a la chica, mirándola a los ojos. Ella podía sentir el aliento cálido contra su nariz. Sus ojos caminaron insconcientes hacía sus carnosos labios sonrosados.

—Una broma... supongo —susurró decepcionada.

Logan sonrió, y la estrechó en brazos.

—No me digas que tienes miedo a una estúpida leyenda.

—No tengo miedo a una estúpida leyenda. Ya te lo he dicho, Lerman, no tengo miedo a esas historias.

—¿Entonces?

Lzzy suspiró, y apoyó su barbilla en el hombro del joven. Contempló fragilmente su cuello, la curva de su mandíbula y el lóbulo de su oreja. Las puntas del cabello y aspiró el dulzón aroma de su piel, que era a noche y pino. Sus labios se posaron en el lugar donde estaba situado la yugular y la besó, suavemente. Ella notó como el otro se estremecía, y sus mejillas se sonrojaban.

—Si querías jugar, habermelo dicho —dijo roncamente Logan.

La chica se echó hacía atrás, con una sonrisa burlona en el rostro, curvándole agradablemente las comisuras de los labios hacía arriba.

—Sigue soñando —le guiñó un ojo y se deshizo de sus brazos, sin soltarle la mano.

—Siempre juegas conmigo.

La chica se encogió de hombros y se adentró en las familiares casas que comenzaban a parecer de la nada. Una fina niebla se había levantado de la nada y lo único que se podía distinguir eran las tenues figuras de las casas y las farolas. Hacía frío.

—Deberías de haberme dejado a mitad de camino —susurró la rubia, deteniéndose frente a su casa, con la mano en la valla—. Es de noche y te va a tocar andar solo hasta tu casa.

—¿Te preocupas por mí? —preguntó fanfarrón.

Lzzy soltó una carcajada sarcástica y dijo, medio en broma:

—Claro, ¿no? Yo preocuparme por tí, lo que hay que oir.

—Bueno, si te preocupa, podrías dejarme dormir en tu casa —propuso, autoinvitándose.

Ella rió, imaginádoselo con una cerca arqueada.

—Conoces la respuesta —se soltó de su mano— y lo que mi hermana te hará si te ve.

Logan se encogió de hombros.

—Por probar no perdía nada

Ahora la joven se encogió de hombros.

—Me marcho —entró en el jardín—. Nos vemos el lunes.

Logan hizo un gesto con la mano —ella apenas lo pudo ver— y después se marchó, caminando con la mano en los bolsillos entre la niebla. Su relación era extraña, Louis se lo había dicho con mucha frecuencia. Un día podían ser los mejores amigos, llevarse genial y al siguiente odiarse a muerte, por alguna estúpidez había cometido el otro pero siempre se perdonaban, debido al frágil hilo de química que les unía a ambos. Era simple coqueteo, se había dicho Lzzy rodeando la casa por detrás, aunque a veces la confundía. Ella no sentía nada por él, pensó. Lzzy subió al árbol, caminó por la rama y abrió la ventana daba a su árbol.

El pequeño recuerdo de la historia de Freddy Krueger reapareció en su mente.

—Sólo una leyenda —susurró para si misma y metiéndose entre las sábanas arrugadas—. Sólo una leyenda.

Lo que no sabía, es que su final estaba por empezar
[color:6428=#ff333 3]{#} Capítulo o OS redactado por tí:
″Capítulo Redactado Por Mi″:

Prólogo
primera parte.



Su piel es brillante, por el sudor que recorre su frágil cuerpo y se esconde en el escote en forma de V. Tiene las mejillas sonrosadas, pero no se sabe si es por el calor que se encarga de bañar el ambiente o la mirada penetrante y seductora que le lanza el chico de ojos verdes desde una de las esquinas poco iluminadas de Midnight. Una sonrisa coqueta curva sus labios hacía arriba, mientras su dedo índice —el que tiene un tatuaje en uno de los lados—, rodea la boca del vaso manchado de pintalabios rojos. Ella se cree perfecta, quizá porque ha nacido con la combinación ojos azules y cabello rubio que le dá la apariencia de una Barbie recién sacada de la caja de plástico del Toy R′ Us o a lo mejor porque puede tener al hombre que desee con sólo aletear sus largas pestañas. Cruza sus piernas —kilómetricas como carreteras— y entreabre la poca, sensualemente a la vez que el sudor le pega a la piel el vestido rojo que se ha puesto esa noche y le remarca los senos redondos. Sus tacones negros chocan contra la barra del taburete y ella parece meditar durante unos instantes su jugada, lanzando al mismo tiempo una mirada azulada de reojo al chico de los ojos verdes que no ha perdido el contacto visual en ningún momento. Él tiene la pinta de querer acabar rápido, echar un simple polvo y cazar a la otra, en un sentido totalmente distinto al que piensa la pobre marginada que contempla atenta la jugada de coqueteo que han empleado ambos, como si se tratará de un entretenido partido de tenis muy igualado.

Ilusa —no recuerda ni su propio nombre—, siente envidia por la confianza inquebrantable que desprende la rubia de abajo. Todo en ella es sexy, incluso la forma en la que se pone en pie y hace un pequeño gesto al lavabo vacío. Ilusa sabe muy bien que está desocupado, debido a que ella ha tenido que hacerle una visita hace poco, por culpa de los incontables vasos de alcohol que se ha tomado para eliminar un frágil recuerdo de su pasado. A la chica, le ha atraído la atención el brevaje de color azul eléctrico del que sale humo, hasta tal punto que ha tomado tantos que ya no es capaz de distinguir el dos del tres. Está borracha, como una cuba y permanece sentada obedientemente en uno de los sofás negros y mullidos que se encuentran en la segunda planta de la discoteca, cerca de la residencia VIP. Hace caso a su mejor amiga —también ha olvidado su nombre—, que es la que le ha dicho que se mantenga quieta por qué va a llamar a un taxi, para que lleve a los tres a la universidad. La tercera persona es un chico, bastante atractivo, al que han conocido en la cola para entrar en la discoteca. Éste, se ha ido a por un poco de agua, para despejar a Ilusa.

La rubia se pone en pie, y camina meneando sus caderas de manera provocativa, ganándose varias miradas depredadoras de sexo masculinas. El chico de los ojos verdes la sigue, y ambos se meten en el baño. Ilusa pierde la emoción de la escena, sintiéndose apenada debido a que ya se esperaba eso. Decepcionada aparta la mirada, y se coloco un trozo de pelo sudoroso de la cara, poniéndolo detrás de la oreja. Los mechones se le escapan de la coleta alta con la que ha entrado, y ahora el sudor le transforma la piel suave en biscosa. Ilusa se balancea en el sofá, al escuchar una canción que le gusta. Su mente de ebria no la deja pensar con capacidades suficientes para darse cuenta de que es mala idea que baje las escaleras y se ponga a bailar pero como he dicho antes, está borracha y los borrachos no saben pensar. Se pone en pie, con una sonrisa sudorosa en la cara, y se tambalea a los lados. Clava las uñas en el brazo del sofá, se intenta poner en pie y tranquiliza. Cuando ve que puede serenarse y pasar inadvertida, baja las escaleras con entusiasmo y se pone a bailar al ritmo de la música. Debería de temer por su seguridad, porque cabe la posibilidad de que pierda el equilibrio y sea aplastada por la masa en movimiento, como les suele pasar a las cucarachas.

Una gota cae del techo, rueda por la fina piel de Ilusa y muere en la comisura de su labio. Curiosa, su lengua lame la gota y le encuentra un sabor hierro que le gusta, extrañamente. Una gota más cae del techo y mientras baila —una rara convinación de movimientos con la cadera y descensos raudos al suelo—, su cabeza se echa hacía atrás y la boca se abre lo suficiente para que lo que llueve del techo entre en su boca. Se ha vuelto adicta a ello. Le gusta el sabor del líquido en su boca, y el regustillo amargo que inunda su paladar con fuerza. Una sonrisa frágil se dibuja en sus labios, al sentir la vigésima gota en la punta de la lengua. Abre un ojo, lentamente. Lo primero que ve es negro. Un montón de negro en su visión que la marea lentamente, junto a flashes de color violeta malteado. Después, se distingue una mano pálida, y algunos mechones de cabello rubio claros. Una cuerda... Ilusa abre el otro ojo, incapaz de visualizar con total claridad y un escalofrío de puro terror —asco, repulsión y adrenalina— recorre su espina dorsal, haciéndola temblar.

Su piel se ha vuelto verde, o de un tono parecido, y se ve enferma. Abre la boca, y pega un chillido agudo, el cual hace que el DJ deje de pinchar música y todas las personas que se encuentran en la pista le lancen miradas envenenadas debido a que les han chafado la fiesta. Ilusa no se dá cuenta de la atención que acaba de llamar y si lo sabe, parece no importarle ya que sigue contemplando en la oscuridad del techo lo que la ha asustado. Una chica que se encuentra cerca suya también mira hacía arriba, curiosa. Lo que ve la deja traumatizada.

—¡Un cadáver!

Una marea de ojos se dirigen hacía arriba, y luego se escuchan millones de gritos y sonidos desagradables. Lo que cuelga de una de las gruesas cuerdas marrones es el cuerpo moribundo y delgado de la rubia a la que Ilusa ha estado admirando en el anonimato toda la noche. Ella se encuentra con la soga alrededor del cuello, y los ojos azules abiertos y carentes de color. Un fino hilillo de sangre roja recorre su cenicienta piel, hacía abajo, y sus labios estan abiertos en un signo de exclamación que hace pensar a Ilusa que quizá la pillaron por sorpresa. Ilusa se inclina hacía abajo, y siente la bilis ascender con rápidez hacía la laringe, y luego vomita todo lo que se encuentra en el caes que es su estómago. No está bien, claro que no está bien. Hay un cadáver sobre su cabeza, y lo peor de todo es que lo que ha estado bebiendo, es la sangre de la rubia muerta. Ilusa no sabe que hacer, está mareada. Los puntillos negros manchan su visión y pierde el equilibrio hacía atrás. Ella se ha desmayado.
.


Última edición por Winter. el Sáb 16 Nov 2013, 4:13 am, editado 1 vez
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pesadilla en la calle Elm|Nc|R E S U L T A D O S!

Mensaje por ainara tomlinson el Sáb 16 Nov 2013, 4:12 am

Enseriooo lo ee amado, ahora te dejo mi ficha, audicionaré por Sasha Pieterse, Nicholas Hoult y Logan Lerman . BEZIITOOS!!



Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pesadilla en la calle Elm|Nc|R E S U L T A D O S!

Mensaje por wasteland el Sáb 16 Nov 2013, 7:00 am

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Freya & Christofer



Lorde|Chica|Personaje Secundario

{#} Escrito  de tú autoría relacionado con la historia:  No tengo nada parecido, pero escribí esto ahorita, me falta editarlo
Miedo:


Las pequeñas paredes de la habitación se comenzaban a cerrar, el aire que había en sus pulmones se acababa ¿Cómo había llegado hasta ahí? No lo sabía, quizá fue obra del destino o tal vez  estaba en una de sus comunes pesadillas, de lo único que estaba segura en ese momento, es que iba a morir.
Las caras aparecían por todos lados, uñas se encajaban en su piel haciéndola soltar gritos, pedía y lloraba por ayuda, aunque en el fondo de su ser sabía que nadie iba a escucharla, una mano, negra y podrida se colocó en su boca impidiendo el paso a sus gritos. Sus rubios cabellos estaban todos sucios y pegados a su cara por el sudor, la ropa que traía era un desastre y sus brazos antes blancos estaban rojos  y rasgados. Ella solo quería que todo se acabara.
Lentamente y en las profundidades del infierno un alma macabra se hacía más poderosa debido a los gritos de la chica, arrastrándose a la superficie, para tocarla y matarla con sus propias manos, el acenso comenzó despacio y después se hizo más rápido. Llego hasta el punto en donde demonios menores y la chica indefensa se encontraban, ella era tan hermosa su pequeña carita infantil reflejaba temor, pese a tener 17 años era muy baja de estatura y muy pequeña en su cuerpo, tomando forma humana corrió a los demonios y la chica se lanzó a sus brazos.
- ¡Gracias! De no ser por ti ahora estaría muerta – sollozaba en su pecho
- Y quien dice que te salve – dijo el en tono macabro, apretándola muy fuerte
- ¿Qué haces? Me lastimas ¡para por favor! – decía intentando quitar sus manos
Él le rasgo la blusa con una mano, dejando al descubierto sus pequeños senos, era tan linda, ella solo lo miraba asombrada y comenzó a sollozar otra vez, con una cachetada él la callo. Comenzó a tener sexo con la asustada chiquilla quien creyó, que eso era todo lo que quería.  Una vez que este término, azoto a la chica, todavía con lágrimas en los ojos y cubriendo con  sus manos su cuerpo desnudo.
El la miraba con arrogancia mientras ella soltaba un grito más fuerte que nunca, se acercó lentamente, mientras que ella intentaba correr.
- No intentes ir a ninguna parte – dijo él y como si la tierra lo obedeciera unas raíces que había ahí sueltas atraparon sus pies haciéndola caer, sin el menor atisbo de duda o consideración,  comenzó a desgarrar su cuerpo, los gritos se hacían más fuertes hasta que por fin pararon, la chica había muerto, en ese lugar solo quedaba un cuerpo irreconocible.
El volteo su cuerpo: ”eres la siguiente”

         

{#} Capítulo o OS redactado por tí: Spoiler obligatoriamente.
Perfect boys only exist in books:

Capitulo 1

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Llámame Patch



- Patch – susurraba mientras acariciaba el cabello del moreno
- ¿Dime ángel? – decía rosando las comisuras de mis labios
- ¿Cuándo te podre conocer?
- Pronto – dijo para después desvanecerse como la neblina que ahí se encontraba
*bip* *bip* *bip*
Fue mi alarma la que me hizo salir de ese sueño placentero
- ¡Maldita sea! ¡Justo en mi parte favorita! – dije lanzando mi pantufla contra el reloj
Me levante y me di una ducha rápida, comencé a vestirme con la ropa que había dejado seleccionada ayer, unos pantalones entubados y rotos, una playera blanca con un suéter morado arriba y unas botas de peluche, peine rápidamente mi cabello y fui a la cocina.
Una vez en ella agarre una manzana verde y comencé a morderla, mientras caminaba agarrando todos mis útiles y metiendo mi preciado libro de Hush-Hush en la mochila, voltee para buscar a mi padre y lo encontré rodeado de cervezas vacías, junto con su esposa semi-desnuda y con una pipa a su lado, decidí que era mejor no molestarlos y salir a la escuela.
Me trepe en mi bicicleta aun en movimiento y comencé a pedalear hacia el instituto Saint. Cloud, el instituto más reconocido del mundo, donde solo entraban genios o chicos con mucho dinero, yo desgraciadamente pertenecía al primer grupo, cosa que todos los demás veían mal, como si yo fuera un virus o algo por el estilo.
Estacione mi bici en su lugar asegurando su cadena, como todavía tenía tiempo me senté en la sombra de un árbol a leer.
”Llámame Patch, lo digo en serio llámame” dios esa parte no dejaba de hacerme suspirar. Comenzaba a pensar ¿desde cuándo amaba los libros?          
*flashback*
Era una noche oscura y fría, típica de este lugar.
Mi padre había salido, para buscar alguna prostituta y divertirse, yo acababa de aprender a leer, sola, nadie me había enseñado.
Estaba en la sala, buscando algo para pintar, después de todo era una nena de 3 años no sabía que estaba bien y que estaba mal. Camine al cuarto de mi papi para buscar unas hojas y lo que encontré perdido en la esquina de su cuarto, viejo y empolvado, un libro, lo primero que se me vino a la mente fueron hojas para dibujar, pero había más que eso, ”Hamlet” se leía en la portada. Al abrirlo mi gran sorpresa fue que en lugar de hojas vacías había palabras escritas, lleve el libro hacia mi cuarto y comencé a leer
” Querida esposa, caro hijo y sobrino, amigos todos: todavía conservo viva en la memoria la imagen de mi amado hermano Hamlet, muerto en agraz. Mi corazón, saturado de dolor, sigue de luto y quiere que lo esté también la faz del reino…”
Fue ahí cuando entre a ese maravilloso mundo de libros.
*fin de flashback*
No había notado que la escuela ya se empezaba a llenar, justo en el árbol de enfrente había una chica de dorados cabellos y ojos azules, ella también leía un libro, no alcanzaba a distinguir el título, pero sabía que estaba muy concentrada en él.
Decidí pararme, sacudir el pasto de mi pantalón y caminar hacia mi casillero para sacar las cosas que ocuparía en la primera clase.
- ¿Qué es eso ratita? – decía Gabrielle arrebatando el libro que tenía en mis manos
- Es mi libro ¿lo puedo tener de vuelta?
- Mmm déjame pensar. No – juraba que esta chica era peor que Marcie Millar, ella era realmente la encarnación del demonio mismo.
- Por favor – dije en ese estúpido tono de burla          
- Ya que lo pides tan amable. No – dijo riendo
- Devuélvele su libro – dijo la chica que estaba hace un rato en el árbol
- ¿O qué?
- O toda la escuela se va a enterar del asunto del profe de mate – dijo la chica muy segura
- Esta bien, toma ratita, pero esto no se va a quedar así – dijo Gabrielle
- Gracias – le dije a la chica, sin saber su nombre  
- Suzanne – dijo con una sonrisa
- Faith – respondí
- Un placer conocerte Faith – dijo estrechando mi mano  
- El placer es mío
- Por cierto, no le hagas caso a Gabrielle, ella en su vida a leído un libro – dijo ella riendo
- Si, me di cuenta de eso
Caminamos juntas hasta separarnos en los casilleros, saque mis cosas para mi clase de matemáticas y como siempre fui primera en entrar
- Faith, como siempre primera en llegar – decía la señorita Daniels, una señora de avanzada edad, que era amable con todo mundo
- Bueno, con una maestra como usted ¿Quién llegaría tarde? – dije sonriendo y sentándome en mi lugar, abriendo el libro otra vez
- ¿Qué lees pequeña? – decía la maestra mirándome por arriba de sus gafas
- Bueno, ya sabe Hush-Hush – dije con una sonrisa
- Niña, te tienes que fijar en muchachos de verdad, eres bonita, solo debes soltarte un poco más
- Pero señorita Daniels…
- Cuando no hay nadie puedes llamarme Rose
- Pero, rose, nadie es como Patch
- Te entiendo pequeña, yo cuando tenía tu edad estaba enamorada de Romeo Montesco – decía poniendo sonrisa de enamorada – y algunos sueños si se hacen realidad
- ¿Disculpe? ¿Qué dijo?
- Nada, nada, solo pensaba en voz alta, la clase está por comenzar, ayúdame un momento – dijo pretendiendo nunca haber dicho nada
La maestra asigno un nuevo plan de asientos, moviendo a todo mundo
- Señorita Brooks
- ¿Ya es hora de salir? – dijo la chica esperanzada
- Eso quisiera, siéntese con la señorita Williams, la quiero al frente de la clase, pues está bajando sus notas – dijo Rose con una sonrisa
Emily se sentó a mi lado haciendo un pequeño pucherito
- Hola soy Faith – dije sonriendo
- Yo soy Emily – dijo ella iluminando su cara.
El resto de la clase paso sin problemas.
Termino el primer periodo y seguía el receso, busque en mi mochila y bolsillos, nada de dinero, era de esperarse, seguro mi padre encontró mis ahorros y los gasto en droga, típico de él, si quería un nuevo libro tenía que trabajar horas extra en la cafetería, decidí que no valía la pena entrar en discusiones con Gabrielle y lo más probable es que ella no supiera de la biblioteca, así que fui directamente a ella, con el estómago gruñendo de hambre, después de todo mi gran desayuno había sido una manzana.
Me senté en la sección de misterio, ya había terminado Hush-Hush por milésima vez y mis otros libros se encontraban en el casillero, pero para llegar a él tenía que pasar por el baño de chicas, donde encontraría a Gabrielle, así que tome uno de los libros que ahí había. ”Sherlock Holmes”
”In the year 1878 I took my degree of Doctor of Medicine of the University of London, and proceeded to Netley to go through the course prescribed for surgeons in the army”
Mi lectura fue interrumpida por las risas de una chica, ella estaba del otro lado del estante, leyendo un libro, riendo y sonriendo como enamorada, quería hablar, pero la campana interrumpió, deje el libro donde estaba y me encamine al último y segundo periodo.          
Termino la escuela y saque de mi casillero Crescendo y mi uniforme de trabajo, un vestido amarillo con un delantal blanco, por alguna razón este me recordaba a la princesa y el sapo.
Llegue en mi bicicleta, temprano y me fui a cambiar al baño.
- Niña ¿no tienes vida? – dijo Verónica bromeando
- No si quiero comer – dije riendo
- ¿No has comido? – dijo sorprendida
- No desde la mañana – dije bromeando
- Siéntate, yo tomare tu turno y te daré tus propinas ¡Chris, sírvele algo a la niña! – dijo está riendo y sentándome en la barra
- En seguida Vero
Como siempre Chris me hizo una hamburguesa vegetariana y me la sirvió con papas y una malteada de vainilla. Termine de comer y lave mi plato, tome mi libreta y comencé a tomar órdenes.
Pasaron 5 horas y llego mi turno de descansar para hacer tareas, Chris volvió a darme una malteada y me senté en la parte de atrás para poder terminar mi tarea, como siempre la termine en unos cuantos minutos, dejándome tiempo para leer. Deseando una vez más que Jev fuera real.
- Niña, que lo leas mucho no significa que sea real – decía Verónica riendo, más no burlándose
- Algún día será real – dije convencida
- Cuando lo sea me lo presentas – dijo guiñando un ojo
Continúe mi turno hasta la noche, cuando Vero me dijo que era hora de cerrar, ella y Chris me llevaron a casa
- Cuando te decidas a dejar a tu papá, sabes que siempre te puedes quedar en nuestra casa – decía vero triste
- Algún día te juro que lo voy a hacer – dije sonriendo tímidamente
El coche arranco y yo me quede ahí parada a la mitad de la noche. Entre a la casa donde un padre no muy amoroso esperaba
- Eres un pedazo de basura ¿Sabias? – dijo tirando mi cabello
- Si señor – dije bajando la cabeza
Me golpeo un par de veces y me dejo ir a mi cuarto.
Me puse el pijama, mientras veía a la luna.
Luna, muchos piden un deseo a una estrella, pero sé que tú eres más mágica, así que te lo pido por favor, desde lo más profundo de mi corazón, quiero encontrar a un Path algún día, alguien que me proteja, que me cuide.
Me llamaron a cenar y como siempre me tocaban las sobras de mi padre y mi madrastra. Termine de comer y lave los trastes, tire los envases de cerveza vacíos y barrí la casa.
Termine de mis quehaceres como a las 12 o algo así. Entre a mi cuarto dispuesta a dormir y sin embargo había algo ahí.
Un fuerte grito escapo de mi garganta, mientras, eso, él o lo que sea me tapaba la boca.
- Shhh, nos van a descubrir – dijo el desconocido, que tenía un olor familiar            
- ¿Basura fuiste tú? – la voz de mi padre resonaba en el pasillo
- Si, yo solo, vi una araña – peor mentira de la historia
- Ya lárgate a dormir, si no quieres que te calle a golpes – decía él y por lo que sabía, era en enserio  
- Sí, señor
Me senté en mi cama acostumbrándome a la poca luz
- ¿Tú eres?
- Llámame Patch, lo digo en serio llámame – dijo guiñando un ojo
- Hay no, no, no esto no está pasando, lo más probable es que este dormida y ya – decía cerrando los ojos fuertemente
Abrí lentamente un ojo después del otro y respire aliviada mientras veía que no había nadie en el cuarto
- Por un segundo creí que me volvía loca – dije respirando otra vez
- Lamento desilusionarte, pero sigo aquí – decía su voz a mi espalda
Estuve a punto de gritar otra vez, pero su fuerte mano impidió que el sonido saliera ¿Qué iba a ser ahora?
avatar


Ver perfil de usuario http://pizza-tac0s-suicide.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Pesadilla en la calle Elm|Nc|R E S U L T A D O S!

Mensaje por wasteland el Sáb 16 Nov 2013, 7:01 am

Creo que alguien deformo el foro .-.
avatar


Ver perfil de usuario http://pizza-tac0s-suicide.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Pesadilla en la calle Elm|Nc|R E S U L T A D O S!

Mensaje por emotional. el Sáb 16 Nov 2013, 8:50 am

Copeland escribió:Gosh ame la idea es perfecta y muy probablemente haga mi ficha hoy en más tarde :333
¡Hola! ¿Enserio? Yo amo que la amés:) Ahora leeré tu ficha{Ya la vi}

Besos.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pesadilla en la calle Elm|Nc|R E S U L T A D O S!

Mensaje por emotional. el Sáb 16 Nov 2013, 8:52 am

MiaElizabeth escribió:Ame absolutamente todo  , hoy o mañana dejo mi ficha, XOXO.♥
Hola Mía:) Esperaré tu ficha. Me alegro que lo hayas amado.

Besos.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pesadilla en la calle Elm|Nc|R E S U L T A D O S!

Mensaje por emotional. el Sáb 16 Nov 2013, 8:53 am

paularamirez escribió:¡Ya abrieron las audiciones! y claramente audicionare.
Pau:) Sí abrimos audiciones. Esperaré tu ficha entonces.

Besos.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pesadilla en la calle Elm|Nc|R E S U L T A D O S!

Mensaje por emotional. el Sáb 16 Nov 2013, 8:54 am

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:Fuck perfect!
Sin duda voy a participar en esto
Cuando tenga el código te paso la ficha :meh:
Hola:) Aww muchas gracias! Acabo de ver tu ficha, ahora la leeré. ¡gracias por participar!

Besos.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pesadilla en la calle Elm|Nc|R E S U L T A D O S!

Mensaje por emotional. el Sáb 16 Nov 2013, 9:03 am

Ficha Winter.:
Winter.
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Elizabeth W. Swan & Logan Lerman.



Taylor Monsem|Logan Lerman| Alex R. Pettyfer
[color:4f47=#ff333 3]{#} Escrito de tú autoría relacionado con la historia:
″Open:


—Yo no pienso creer esas estúpidas leyendas —gruñó la joven de ojos azules, mirando a su amigo.

—Vamos —rió sin ganas el castaño— no te pongas así. Debes de admitir que la historia a sido magnífica. Para ponerte los pelos de punta.

La rubia enarcó una ceja, con una sonrisa sarcástica y metió las manos en sus bolsillos, debido al frío de la noche que la obligaba a expulsar vaho de sus labios entreabiertos. Estaba borracha, debía de admitirlo y la idea de fantasmas le ponía los pelos de punta. No le gustaba hablar de esas cosas, principalmente porque era demasiado superticiosa. El joven se colocó a su lado, pasó un brazo por sus hombros y le murmuró, pegándo sus labios a su oreja.

—A lo mejor, quieres que me quedé hoy durmiendo contigo. Claro, si tienes miedo —añadió, con una sonrisa que Lzzy pudo sentir en la piel helada.

Se estaba burlando de ella, la muchacha lo sabía.

—O mejor —ronroneó intimidadoramente— dejame aquí mismo —se deshizó del brazo del joven con agresividad y le dejó atrás—. Puedo cuidar de mi misma.

La chica alzó la cabeza orgullosamente y caminó rápidamente, con el sonido de los tacones de sus botines contra el asfalto sucio del barrio en el que vivía. Ella vivía en la calle Elm, en el número 6, con su hermana mayor Evangeline. Sus padres, habían muerto en su ciudad nativa, en un pequeño pueblecito de Galés. Según ella recordaba, habían muerto por una extraña salida de gas mientras dormían. Lzzy no se había encontrado esa noche en casa, debido a que se había quedado a dormir en casa de una amiga. Cuando todo eso había pasado, la galesa tan sólo tenía siete años, luego, se había mudado con su hermana mayor y su novio, Alén.

—¡Elizabeth! —chilló Logan, tras de ella.

La joven se detuvo durante unos instantes, meditando la opción de girarse y descubrir que es lo que le ocurría pero una pequeña voz le susurró la posible idea de que simplemente quería burlarse un rato más. Lzzy continuó caminando, con los labios apretados y las mejillas sonrojadas de vergüenza.

—No te enfades, Lzzy —dijo cogiéndola de la mano, deteniéndola.

Lzzy miró a la farola, la cual parpadeaba molestamente. Entrecerró los ojos, sintiendo la mano cálida del chico contra la suya y la mirada penetrante en su nuca desnuda.

—Venga... era solamente una broma.

Giró a la chica, mirándola a los ojos. Ella podía sentir el aliento cálido contra su nariz. Sus ojos caminaron insconcientes hacía sus carnosos labios sonrosados.

—Una broma... supongo —susurró decepcionada.

Logan sonrió, y la estrechó en brazos.

—No me digas que tienes miedo a una estúpida leyenda.

—No tengo miedo a una estúpida leyenda. Ya te lo he dicho, Lerman, no tengo miedo a esas historias.

—¿Entonces?

Lzzy suspiró, y apoyó su barbilla en el hombro del joven. Contempló fragilmente su cuello, la curva de su mandíbula y el lóbulo de su oreja. Las puntas del cabello y aspiró el dulzón aroma de su piel, que era a noche y pino. Sus labios se posaron en el lugar donde estaba situado la yugular y la besó, suavemente. Ella notó como el otro se estremecía, y sus mejillas se sonrojaban.

—Si querías jugar, habermelo dicho —dijo roncamente Logan.

La chica se echó hacía atrás, con una sonrisa burlona en el rostro, curvándole agradablemente las comisuras de los labios hacía arriba.

—Sigue soñando —le guiñó un ojo y se deshizo de sus brazos, sin soltarle la mano.

—Siempre juegas conmigo.

La chica se encogió de hombros y se adentró en las familiares casas que comenzaban a parecer de la nada. Una fina niebla se había levantado de la nada y lo único que se podía distinguir eran las tenues figuras de las casas y las farolas. Hacía frío.

—Deberías de haberme dejado a mitad de camino —susurró la rubia, deteniéndose frente a su casa, con la mano en la valla—. Es de noche y te va a tocar andar solo hasta tu casa.

—¿Te preocupas por mí? —preguntó fanfarrón.

Lzzy soltó una carcajada sarcástica y dijo, medio en broma:

—Claro, ¿no? Yo preocuparme por tí, lo que hay que oir.

—Bueno, si te preocupa, podrías dejarme dormir en tu casa —propuso, autoinvitándose.

Ella rió, imaginádoselo con una cerca arqueada.

—Conoces la respuesta —se soltó de su mano— y lo que mi hermana te hará si te ve.

Logan se encogió de hombros.

—Por probar no perdía nada

Ahora la joven se encogió de hombros.

—Me marcho —entró en el jardín—. Nos vemos el lunes.

Logan hizo un gesto con la mano —ella apenas lo pudo ver— y después se marchó, caminando con la mano en los bolsillos entre la niebla. Su relación era extraña, Louis se lo había dicho con mucha frecuencia. Un día podían ser los mejores amigos, llevarse genial y al siguiente odiarse a muerte, por alguna estúpidez había cometido el otro pero siempre se perdonaban, debido al frágil hilo de química que les unía a ambos. Era simple coqueteo, se había dicho Lzzy rodeando la casa por detrás, aunque a veces la confundía. Ella no sentía nada por él, pensó. Lzzy subió al árbol, caminó por la rama y abrió la ventana daba a su árbol.

El pequeño recuerdo de la historia de Freddy Krueger reapareció en su mente.

—Sólo una leyenda —susurró para si misma y metiéndose entre las sábanas arrugadas—. Sólo una leyenda.

Lo que no sabía, es que su final estaba por empezar
[color:4f47=#ff333 3]{#} Capítulo o OS redactado por tí:
″Capítulo Redactado Por Mi″:


Prólogo
primera parte.




Su piel es brillante, por el sudor que recorre su frágil cuerpo y se esconde en el escote en forma de V. Tiene las mejillas sonrosadas, pero no se sabe si es por el calor que se encarga de bañar el ambiente o la mirada penetrante y seductora que le lanza el chico de ojos verdes desde una de las esquinas poco iluminadas de Midnight. Una sonrisa coqueta curva sus labios hacía arriba, mientras su dedo índice —el que tiene un tatuaje en uno de los lados—, rodea la boca del vaso manchado de pintalabios rojos. Ella se cree perfecta, quizá porque ha nacido con la combinación ojos azules y cabello rubio que le dá la apariencia de una Barbie recién sacada de la caja de plástico del Toy R′ Us o a lo mejor porque puede tener al hombre que desee con sólo aletear sus largas pestañas. Cruza sus piernas —kilómetricas como carreteras— y entreabre la poca, sensualemente a la vez que el sudor le pega a la piel el vestido rojo que se ha puesto esa noche y le remarca los senos redondos. Sus tacones negros chocan contra la barra del taburete y ella parece meditar durante unos instantes su jugada, lanzando al mismo tiempo una mirada azulada de reojo al chico de los ojos verdes que no ha perdido el contacto visual en ningún momento. Él tiene la pinta de querer acabar rápido, echar un simple polvo y cazar a la otra, en un sentido totalmente distinto al que piensa la pobre marginada que contempla atenta la jugada de coqueteo que han empleado ambos, como si se tratará de un entretenido partido de tenis muy igualado.

Ilusa —no recuerda ni su propio nombre—, siente envidia por la confianza inquebrantable que desprende la rubia de abajo. Todo en ella es sexy, incluso la forma en la que se pone en pie y hace un pequeño gesto al lavabo vacío. Ilusa sabe muy bien que está desocupado, debido a que ella ha tenido que hacerle una visita hace poco, por culpa de los incontables vasos de alcohol que se ha tomado para eliminar un frágil recuerdo de su pasado. A la chica, le ha atraído la atención el brevaje de color azul eléctrico del que sale humo, hasta tal punto que ha tomado tantos que ya no es capaz de distinguir el dos del tres. Está borracha, como una cuba y permanece sentada obedientemente en uno de los sofás negros y mullidos que se encuentran en la segunda planta de la discoteca, cerca de la residencia VIP. Hace caso a su mejor amiga —también ha olvidado su nombre—, que es la que le ha dicho que se mantenga quieta por qué va a llamar a un taxi, para que lleve a los tres a la universidad. La tercera persona es un chico, bastante atractivo, al que han conocido en la cola para entrar en la discoteca. Éste, se ha ido a por un poco de agua, para despejar a Ilusa.

La rubia se pone en pie, y camina meneando sus caderas de manera provocativa, ganándose varias miradas depredadoras de sexo masculinas. El chico de los ojos verdes la sigue, y ambos se meten en el baño. Ilusa pierde la emoción de la escena, sintiéndose apenada debido a que ya se esperaba eso. Decepcionada aparta la mirada, y se coloco un trozo de pelo sudoroso de la cara, poniéndolo detrás de la oreja. Los mechones se le escapan de la coleta alta con la que ha entrado, y ahora el sudor le transforma la piel suave en biscosa. Ilusa se balancea en el sofá, al escuchar una canción que le gusta. Su mente de ebria no la deja pensar con capacidades suficientes para darse cuenta de que es mala idea que baje las escaleras y se ponga a bailar pero como he dicho antes, está borracha y los borrachos no saben pensar. Se pone en pie, con una sonrisa sudorosa en la cara, y se tambalea a los lados. Clava las uñas en el brazo del sofá, se intenta poner en pie y tranquiliza. Cuando ve que puede serenarse y pasar inadvertida, baja las escaleras con entusiasmo y se pone a bailar al ritmo de la música. Debería de temer por su seguridad, porque cabe la posibilidad de que pierda el equilibrio y sea aplastada por la masa en movimiento, como les suele pasar a las cucarachas.

Una gota cae del techo, rueda por la fina piel de Ilusa y muere en la comisura de su labio. Curiosa, su lengua lame la gota y le encuentra un sabor hierro que le gusta, extrañamente. Una gota más cae del techo y mientras baila —una rara convinación de movimientos con la cadera y descensos raudos al suelo—, su cabeza se echa hacía atrás y la boca se abre lo suficiente para que lo que llueve del techo entre en su boca. Se ha vuelto adicta a ello. Le gusta el sabor del líquido en su boca, y el regustillo amargo que inunda su paladar con fuerza. Una sonrisa frágil se dibuja en sus labios, al sentir la vigésima gota en la punta de la lengua. Abre un ojo, lentamente. Lo primero que ve es negro. Un montón de negro en su visión que la marea lentamente, junto a flashes de color violeta malteado. Después, se distingue una mano pálida, y algunos mechones de cabello rubio claros. Una cuerda... Ilusa abre el otro ojo, incapaz de visualizar con total claridad y un escalofrío de puro terror —asco, repulsión y adrenalina— recorre su espina dorsal, haciéndola temblar.

Su piel se ha vuelto verde, o de un tono parecido, y se ve enferma. Abre la boca, y pega un chillido agudo, el cual hace que el DJ deje de pinchar música y todas las personas que se encuentran en la pista le lancen miradas envenenadas debido a que les han chafado la fiesta. Ilusa no se dá cuenta de la atención que acaba de llamar y si lo sabe, parece no importarle ya que sigue contemplando en la oscuridad del techo lo que la ha asustado. Una chica que se encuentra cerca suya también mira hacía arriba, curiosa. Lo que ve la deja traumatizada.

—¡Un cadáver!

Una marea de ojos se dirigen hacía arriba, y luego se escuchan millones de gritos y sonidos desagradables. Lo que cuelga de una de las gruesas cuerdas marrones es el cuerpo moribundo y delgado de la rubia a la que Ilusa ha estado admirando en el anonimato toda la noche. Ella se encuentra con la soga alrededor del cuello, y los ojos azules abiertos y carentes de color. Un fino hilillo de sangre roja recorre su cenicienta piel, hacía abajo, y sus labios estan abiertos en un signo de exclamación que hace pensar a Ilusa que quizá la pillaron por sorpresa. Ilusa se inclina hacía abajo, y siente la bilis ascender con rápidez hacía la laringe, y luego vomita todo lo que se encuentra en el caes que es su estómago. No está bien, claro que no está bien. Hay un cadáver sobre su cabeza, y lo peor de todo es que lo que ha estado bebiendo, es la sangre de la rubia muerta. Ilusa no sabe que hacer, está mareada. Los puntillos negros manchan su visión y pierde el equilibrio hacía atrás. Ella se ha desmayado.
.
¡Ficha Aceptada!



¡Dios! Te juró que tu ficha me fascino. Primero, el escrito relacionado con la historia es increíble, me encanto y noté que haz leído muy bien el prológo. Luego tú escrito aparte, también me gustó demasiado. Sin más que decir esta super aceptada. ¡Mucha Suerte!
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pesadilla en la calle Elm|Nc|R E S U L T A D O S!

Mensaje por emotional. el Sáb 16 Nov 2013, 9:05 am

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:Enseriooo lo ee amado, ahora te dejo mi ficha, audicionaré por Sasha Pieterse, Nicholas Hoult y Logan Lerman . BEZIITOOS!!
Hola:) Me alegro mucho que la amarás. Esperaré tu ficha.

Besos.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pesadilla en la calle Elm|Nc|R E S U L T A D O S!

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 17. 1, 2, 3 ... 9 ... 17  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.