O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» The Breakfast Club [Muro interactivo]
Hoy a las 2:58 pm por lovesick

» we're foxes ; m.i.
Hoy a las 2:55 pm por greywaren

» daydreamin'. ♡
Hoy a las 2:50 pm por bwiyomi.

» ¿alguien quiere hacer una nc conmigo?
Hoy a las 12:12 pm por rumancek.

» Divague Mental
Hoy a las 11:21 am por Carstairs

» Sun and Moon
Hoy a las 11:06 am por Karasuno

» EL NERD | HS |
Hoy a las 9:58 am por TecnoPanda2419

» Sharingan
Hoy a las 9:12 am por Karasuno

» .Look at the flowers.
Hoy a las 8:50 am por yagmur.

novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ insxne.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

CAUTIVA POR EL JEQUE (ZAYN Y TU) HOT TERMINADA

Página 15 de 15. Precedente  1 ... 9 ... 13, 14, 15

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: CAUTIVA POR EL JEQUE (ZAYN Y TU) HOT TERMINADA

Mensaje por Dafher2991 el Dom 04 Ene 2015, 2:21 pm

JavieraSmileee escribió:Hola nueva lectora, ame la novela, ame la trama, ame como escribes... dios... muero por el otro capitulo :(... presenti que em la rayis habia algo extraño!, sabia que algo malo pasaba... Aunque si yo fuera ella no me sentiria mal despues de tener una noche con Zayn babababa... Hasta la repetiria  sdhgsfgsjfgdsjfsdf 
Quienes son los malditos traidores que le estan haciendo a la rayis?...
Que rayos esta pasando?, Donde esta el socio y amigo de la rayis?, de que mierda de estafa hablan?... Dios me tienes asi mueriendo de la curiosidad!!!!!!.... Tienes que seguirla, no puedes dejarla asi... no ahora...
Cuidate!
Siguela pronto... No, no, mejor siguela MUY pronto dhashdajdkah !
Javi♥

Holiiiiis nueva lectora!!!! :3 muuuchas graciaaas por amar mi novela y por decir que amas como escribo es tan genail!!!!! jijijiji 
poco a poco el misterio del secuestro de rayis, asi como la desaparicion de su socio, y los traidores a la corona, se ira desenrando o... ¿al reves? jajajajaja bueno muchas gracias por leer mi novela y espero que la sigas leyendo!! un gran abrazo Javi!!!
besoos

PD: ya la sigo jijiji :D
avatar


Ver perfil de usuario https://dafherly.blogspot.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: CAUTIVA POR EL JEQUE (ZAYN Y TU) HOT TERMINADA

Mensaje por Dafher2991 el Dom 04 Ene 2015, 2:24 pm

Capítulo 17
 
A lo lejos podía distinguir las grandes puertas del palacio real. Tragué grueso. Ya casi cumplo un año desde que no piso ese terreno. Mi padre puede ser un poco… difícil y… difícil. Es mejor tenerlo lejos y solo hablar por teléfono. Sin embargo, solo a él puedo recurrir en emergencias, y ___ es una emergencia. Una que no sé cómo va a terminar. Cerré los ojos y traté de tranquilizar mi genio que llevaba dos días por querer explotar. Nada estaba saliendo como él quería. Di la orden de que atendieran a ___ en el palacio, pero Farid dijo que lo recomendable era que fuera directo al hospital que él dirige ya que tenían todas las herramientas para atenderla. No pude negarme. Así que solo di la orden que su habitación estuviera rodeada de tres de mis guardias mejores entrenados. Akbar ya estaba encima de buscar a los traidores. Sus sospechas coinciden con las mías. La única que tenía la facultad de entregarle medicinas a ___ era Amir, así que la detuve para una interrogación. Con las lágrimas se negó muchas veces, pero no me convence, así que hasta que no estemos seguros no la podemos soltar.
-          Su majestad, hemos llegado---dijo Abdul sentado a mi lado. Abro los ojos y veo que el chofer ya se había estacionado frente a las puertas del palacio. Puse una mueca y salí por la puerta que me habían abierto. Allí me esperaba un “ejército” de sirvientes. Inclinaron sus cabezas y me dieron la bienvenida. Esperé a mis amigos que bajaban de los dos autos que venían tras mío. Liam, Louis y Harry venían sonriendo, sabrá Alá por qué, y a Alexssa, Andy y Janeth se les veía acongojadas y nerviosas. Sentí un poco de pena. Seguro las tres se sentían como pez fuera del agua. Claro que si me pongo en sus zapatos, también me sentiría de esa forma al ver semejante palacio. Nada más los jardines y establos cubrían 600 hectáreas.
-          Bienvenido su majestad---dijo una voz que podía reconocer fácilmente. Me voltee y vi a Alí con su máscara imperturbable. Alí era la persona de mayor confianza de mi padre. Era el consejero real y mi padrino. Me vio nacer, crecer y partir del hogar. Muchas veces he recurrido a él para sobrellevar a mi padre.
-          Gracias Alí---dije sonriéndole. Mis amigos se pusieron tras de mí.
-          Sus majestades Tomlinson, Styles. Lord Payne. Señoritas.---dijo Alí inclinando la cabeza---- bienvenidos al Palacio Real, me llamo Ali Mohamed Assad, Consejero Real y su guía durante toda su instancia. Cualquier cosa que necesiten me lo pueden comunicar y me haré cargo.
-          Gracias—dijeron todos a la vez
-          ¿y mi padre?---dije caminando hasta él
-          Su real majestad está atendiendo unos pequeños percances pero cuando se desocupe se reunirá con ustedes, su majestad---dijo Ali con la cabeza baja.
-          Bien---dije apretando los labios. Como siempre. Seguro bajará cuando yo haya subido a hablar con él. La última vez que estuve aquí no me fui en buenos términos.
-          Los aposentos ya están preparados, su majestad---dijo Ali caminando a través del vestíbulo principal
-          Muy bien---dije con la cabeza palpitándome. Escuché como Andy susurraba “Dile Harry”. Aplaudí internamente. Son muy inteligentes estas mujeres. Gracias a Alá no me han hablado informalmente, porque quien aguantaría uno de los sermones de Alí. Él, como mi padre y muchos en este palacio, aun son un poco ortodoxos con respecto a las mujeres dirigirse a los hombres.  Escuché un “ya, ya” de Harry
-          Mmm amigo---dijo Harry en voz alta, me volteé hacia ellos.--- luego que nos acomodemos podemos hablar en privado---entrecrucé mis cejas.
-          Si, es necesario hacerlo, pero no se preocupen, se que este cambio no es lo que habían planeado, pero… mejor hablaremos después---dije serio. Veo como disimuladamente Alexssa le da un fuerte codazo a Liam. Él le lanzó una mirada iracunda y luego me miró.
-          Alexssa quiere ir a ver a _____---dijo Liam sobándose el golpe de Alexssa
-          Si, la iremos a ver, luego que se acomoden en sus aposentos y yo vea a mi padre---dije tenso. Todos se percataron de mi tensión y no dijeron más nada.
-          Bien—dijo Alí, si sus majestades, lord y señoritas me siguen, les mostraremos sus aposentos----Ellos me vieron y les asentí con la cabeza. Las tres mujeres tenían cara preocupadas, así que en un susurro para que solo ellas escucharan, les dije
-          No se preocupen chicas, pronto veremos a ___, ésta también es mi casa, cualquier cosa me dicen a través de los chicos, después les explicaré---dije disimuladamente. Las tres asintieron y siguieron a Ali. Los vi hasta que desaparecieron al final del pasillo. Miré al frente y decidí enfrentar a mi padre.
 
Caminé como si me llevaran preso y al llegar a su oficina, los guardias inclinaron la cabeza. Me abrieron la puerta y al final de la habitación, detrás de un gran escritorio con miles de adornos y papeles, se encontraba el gran Rey de Kalam, Zaqib Aiman Malik, mi padre. No quería entrar, evitar cualquier tipo de discusión, pero tarde o temprano tenía que enfrentar al toro. Mi padre levantó la vista de la hoja que estaba leyendo y permaneció imperturbable. Se levantó de su asiento y yo me acerqué a él. Ambos nos dimos las manos.
-          Al fin llegaron---dijo el sentándose en el sofá. Yo hice lo mismo--- se tardaron.
-          Tuvimos que esperar a que Farid hiciera los arreglos del traslado de ___ al hospital---dije tenso
-          Ah sí, sí---dijo mi padre sin mostrar algún gesto--- ya hablé con Farid para que tratara este tema con mucha delicadeza y que solamente los de su confianza pueden saber de la señorita Hamilton y por supuesto de tratarla. Nadie se puede enterar de lo que está pasando. También me encargué de hablar con Baqur para que se encargue de los medios de comunicación por si se filtra algo. La señorita Hamilton es muy famosa en varios países, y si esto llegara a salir, todo se complicará. Necesitamos descubrir quién está detrás de todo esto, Zayn. Como ya estás aquí, mandé a llamar a todos los miembros del Consejo Real, debemos mover todos los hilos que podamos--- apreté los puños en mis piernas. Habla de ___ como si no le importara su salud.
-          Muy bien padre---dije con voz acérrima. Su padre achicó los ojos y me traspasó con su mirada.
-          ¿Qué sucede?—dijo él sin dejar de verme
-          Nada—dije tenso
-          Como si no te conociera Zayn, sé muy bien cuando algo te molesta---dijo mi padre
-          ¿Sabes que me molesta?---exploté. Me levanté del sofá--- toda la situación me molesta, estoy hasta el borde. Todo iba bien hasta que me conseguí a unas mujeres secuestradas y entre esas estaba ____ Hamilton que resulta ser una persona clave para nuestros negocios, para nuestro país, ya que es uno de los dueños de las Industrias HK. Ninguna otra empresa trabaja con las herramientas de ella. Por eso su empresa está líder en el mundo, por eso queríamos lograr un jugoso contrato, pero la secuestraron y de su socio no sabemos casi nada, solo que al parecer estaba metido en un fraude y que ahora no podemos preguntarle nada a ___ porque silenciosamente la han estado drogando para volverla loca o matarla. Y lo peor de todo, es que vienes y me hablas de ____ tan tranquilamente, como si ella no te importara, cuando yo estoy iracundo de rabia porque casi matan a ____ y no sé quién demonios está detrás de esto. Pero cuando los consiga, los haré pagar con su vida. Ella no tenía nada que ver con los problemas internos de nosotros--- terminé de desahogarme con mi padre y me volví a sentar en el sofá. El me veía sin mostrar algún pensamiento en su cara.
-          Zayn---dijo mi padre luego de varios minutos de silencio--- es necesario que mantengas la cabeza fría. Eres el próximo sucesor de este reino, y todos necesitamos a un rey que sepa llevar todo con fría determinación. No un blandengue. Tus sentimientos no deben nunca involucrarse. Debemos hacer lo mejor para nuestro pueblo, sin mostrar debilidad emocional. Solo por esta vez, perdonaré tu arrebato sentimental pero la próxima no---se levantó de su asiento--- recuerda que eres el Príncipe Zayn Duhaim Malik, sucesor del Reino de Kalam. Así que ahora compórtate.--- miró su reloj---dentro de veinte minutos tendremos la reunión. Arréglate un poco y dirígete a la sala de reuniones
 
Me tomó cinco segundos para levantarme con rabia del sofá y salir tirando la puerta tras de mí. Caminé con paso largo hasta mis aposentos y al entrar cerré con llave. Quería gritar de frustración, tirar algo, destruir todo a mi paso. Con mi padre siempre es así. Fui hasta mi pequeño bar y destapé una botella de whisky, lo serví en un vaso y me lo tomé de golpe. Aun con 26 años mi padre me trataba como si fuera un debilucho. Aunque haya desmantelado con mis propias manos, miles de grupos de bandidos. Haya tenido que lidiar con varias situaciones internacionales fuertes, y buscar las mejores soluciones para abastecer a nuestro pueblo. Jamás ante sus ojos seré bueno. Volví a servirme otro vaso de whisky y me asomé por la ventana. Quisiera estar en estos momentos con ____. Pero por ahora no podrá ser. Me terminé el vaso. Fui al armario para cambiarme. En diez minutos ya estaba listo y salí en busca de los chicos. Ya sabía lo que tenía que hacer.
 
***
 
-          ¿estás hablando en serio Zayn?---dijo Andy incrédula.
-          Si---dije serio. Miré cada rostro de las seis personas que estaban delante de mí. Todos nos encontrábamos en mi oficina. Era el mejor sitio para dejar las formalidades. Solo estaba Abdul.--- lamento mucho todo lo que está pasando. Janeth, Andrea pueden regresar a sus países--- le hice señas a Abdul. Él se acercó rápidamente. Me tendió los pasaportes de ambas---- aquí tienen sus documentos, las embajadas tardaron un poco pero aquí tienen sus pasaportes. Por los pasajes aéreos no se preocupen porque mis aviones se ocuparan de sus retornos a sus respectivos destinos--- todos me miraron como si fuera un extraterrestre. Y antes de que alguno hablara seguí--- se que no se lo esperaban y lamento todo esto chicos, pero no quería decirles nada hasta no haber confirmado primero. Mi reino está pasando por unos pequeños problemas y lo mejor es que ustedes regresen a sus países. Todos. 
-          Es por lo del secuestro de ____---dijo Liam con los brazos cruzados
-          Si---dije serio--- y va mucho más allá. Eso es solo el principio.
-          Ya te amenazaron ¿verdad?---dijo Louis serio
-          Algo así---dije tenso--- es por ello que necesito que todos regresen a sus casas. No puedo arriesgarme a que alguno les pase algo. Ya lo hicieron con ____. Los que están detrás de esto van en serio. Así que por su seguridad parten mañana en la tarde.
-          Pero y ¿____?---dijo Alexssa preocupada.
-          Ya hablé con Farid, y me dijo que ____ está estable. Responde bien a los medicamentos. Solo esperamos a que despierte y si se encuentra relativamente bien se irá con ustedes, con varios ayudantes médicos de Farid, al llegar a Londres será internada en uno de los hospitales dirigido por un amigo de Farid, el St. Jules. Así que por eso no se preocupen. Lo importante es que salgan del país, antes de que todo empeore.
-          Yo sé cual hospital es—dijo Alexssa seria--- es uno de los mejores, tengo varios amigos médicos de ahí, son muy buenos---respiró hondo y continuó--- bueno Zayn muchas gracias por todo.
-          Alexssa lamento mucho que tu prima esté involucrada en esta situación, pero nunca imaginamos que algo así pasaría---dije tenso
-          No te preocupes---dijo ella mirando a otro lado. Sé que muy en el fondo me culpa, y no  puedo hacer nada.
-          ¿Iras al hospital?---preguntó Janeth quien se encontraba al lado de Louis y este sujetando su hombro
-          No puedo. Tengo una reunión en---mire mi reloj--- cinco minutos con el Consejo Real y mi padre. Así que ya debo irme. Abdul los acompañará al hospital. Él está a su disposición. Cualquier cosa que necesiten le dicen--- caminé hasta la puerta pero me voltee hacia ellos—y chicos lamento nuevamente todo esto. Espero que hayan disfrutado su instancia en mi reino. Nos veremos en la cena o mañana si…---pero puse una mueca y salí de mi oficina. Siento que una parte de mi se cerró. Mi padre tenía razón. Un buen gobernante debe ser más fuerte emocionalmente. Ahora lo importante es arreglar este asunto. ___ Hamilton debe dejar de estar en mi mente. Aunque en mi corazón dudo que se vaya
 
***
-          ¿Qué le sucede a Zayn?---preguntó Andy con los cejas entrecerradas. Miré a Louis y Liam, y suspiré.
-          Siempre se pone así cuando su padre está dentro de su periferia---dije con una mueca
-          El Rey Malik es un muy estricto con Zayn, así que cuando ambos están bajo el mismo techo todo parece explotar---dijo Louis serio--- que te lo diga Abdul
-          No puedo decir nada—dijo Abdul a un lado de nosotros
-          Lo sabemos---dijimos al unísono Liam, Louis y yo
-          Pero bueno ¿y ahora?---dijo Janeth con ojos tristes
-          Haremos lo que nos acaba de decir Zayn---dijo Liam con los brazos entrecruzados--- si estamos aquí le daremos dolores de cabeza.
-          Además que es un asunto interno del Reino—dijo Louis serio
-          Y no podemos hacer nada. Yo haría lo mismo que él---dije viendo a las tres chicas.
-          Bueno mejor vamos andando al hospital---dijo Liam y al ver a Alexssa callada se acercó a ella--- ¿te pasa algo Ale?
-          Hmm no—dijo ella saliendo de su ensimismamiento--- ¿nos vamos?
 
Asentimos con la cabeza, pero cuando ya íbamos saliendo recibo una llamada. Al ver la pantalla algo en mi se tensa. Hace días que mandé a investigar al hermano de Andy, y aun no me han dado respuesta, hasta ahorita. Contesté la llamada.
-          Tomas
-          Su majestad, lamento la tardanza. Se nos complicó un poco el caso---dijo Tomas, detective de la inteligencia real.
-          Bien ¿Qué me dices?—dije caminando por el pasillo. Dejé que los demás me dejaran atrás.
-          Jonathan Foster tuvo un accidente automovilístico en la ciudad de Manchester, iba para Liverpool. Al parecer por un viaje de trabajo. Eso fue hace una semana. Se encuentra en estado de coma. En el hospital donde lo tienen recluido, no supieron cómo se llamaba hasta hace un día, cuando su novia llegó buscando a un hombre con las características de él. Cuando lo llevaron al hospital estaba sin documentación--- maldije internamente. Eso iba a poner muy mal a Andy.
-          ¿Cuál es el diagnóstico?----pregunté con los dientes apretados
-          Llegó con Traumatismo cerebral, ocho costillas rotas y un riñón perforado---dijo Tomas serio
-          Diablos---dije impresionado. ¿Cómo estaba vivo?
-          No han podido hacerle un trasplante de riñón porque no consiguen un donante compatible, además que al principio no sabían quién era---dijo Tomas
-          Tal vez un familiar pueda ¿no?---dije azorado
-          Si su majestad, pero el único familiar vivo es su hermana Andrea Foster—dijo Tomas
-          Diablos---repetí sin dejar de pensar--- muchas gracias Tomas. Dentro de unos minutos te llamará Andrew, le dirás en que hospital se encuentra recluido Jonathan. Luego él se encargará de todo.
-          De nada su majestad, así será---dijo Tomas. Colgué la llamada y marqué a Andrew, mi persona de más confianza.
-          Su majestad---dijo el tras atender mi llamada
-          Andrew necesito que contactes a Tomas. El te dirá donde se encuentra recluido un hombre llamado Jonathan Foster. Está en estado de coma, pero quiero que reciba el mejor tratamiento con los mejores médicos. Habla con los debidos contactos. No repares en gastos--- dije alcanzando a los demás, quienes ya se montaban en el automóvil
-          ¡Deprisa Harry!---dijo a lo lejos Andy con una pequeña sonrisa. Mi corazón se paralizo unos instantes. Esta noticia devastaría a Andy completamente. Aun no le podía decir.
-          Como usted ordene su majestad---dijo al otro lado del teléfono Andrew
-          Me vas avisando de todo---dije ansioso--- él es el hermano de una amiga muy especial y ella no sabe que está así. Por lo que actúa rápido.
-          Muy bien su majestad---dijo el sin mostrar sorpresa en su voz.
-          Gracias---colgué la llamada y caminé hasta el automóvil.
-          ¡Al fin!—dijo Andy dejándome un espacio
-          ¿Fue que te llamo Marife?---preguntó Liam sonriendo. De reojo vi como Andy se tensaba y ponía una cara triste, lo que me sorprendió. Ella disimuló su expresión y se puso a ver por la ventana.
-          No---dije aun viendo a Andy--- solo fue por el trabajo. Preguntaban cuando regresaba. Necesitan que firme  varios documentos.
-          Ni me lo recuerdes---dijo Liam con una mueca--- no me quiero ni imaginar todo el montón de hojas que me esperan en la oficina. Louis respondió a su comentario y de ahí todo comenzaron las bromas. Yo solo me hundí en mis pensamientos. ¿Cómo diablos le diría a Andy que su hermano está en estado de coma?
 
***
-          ¡Eso es absurdo! ¿Cómo sabemos si más bien fueron esos extranjeros quienes tramaron todo eso para estafarnos?--- estalló en ira Abdel Rashid, el más ortodoxo de los miembros del Consejo Real. El que menos soportaba. Desde un inicio estuvo en contra de contratar a industrias extranjeras.
-          ¿Cómo puedes decir eso Abdel?---respondí con rabia contenida--- esa mujer es la que más ha sufrido por culpa de grupos radicales que están en contra de la corona--- todos a mi alrededor se quedaron en silencio. En especial Abdel, quien lo más seguro buscaba alguna forma de contestarme.
-           Lo entendemos muy bien su majestad, pero es que nada había pasado hasta que ellos llegaron---dijo Butrus otro consejero. Varios asintieron con la cabeza.
-          Yo los entiendo, pero me parece muy ilógico que tanto Anthony Kent como ____ Hamilton hayan arriesgado su cuello con mafias que ni conocen. Son líderes en el mundo por su alta tecnología en las nuevas formas de energía. Jamás se ha hablado de ellos negativamente en los medios de comunicación. Más bien alaban a las Industrias HK. Así que dudo mucho que ellos se hayan autosecuestrado, para obtener ¿Qué?---dije apretando los dientes. Era imposible olvidar en todo lo que ha pasado ____, para que estos viejos dijeran lo que no es.
-          Muy bien, muy bien, cálmense---dijo mi padre con voz fuerte. Todos en la sala nos callamos--- entiendo todos los argumentos y a ambos les doy una parte de razón. Dudo que tal prestigiosa industria se preste para una estafa, pero también concuerdo que no debemos confiarnos totalmente. Hay que hacer una investigación exhaustiva con todo el caso. Además de descubrir quienes son los traidores a la corona y bajo que grupo trabajan.--- mi padre se sentó en su puesto y nos contempló a todos.
-          Como usted diga su real majestad---dijo Butrus inclinando la cabeza. Los demás repitieron el gesto.
-          Ahora terminemos la reunión que necesito descansar un rato---dijo mi padre serio. Seguimos hablando de las estrategias que podíamos seguir. Llegamos a unos consensos y nos despedimos de la sala. Quería ir a ver a ___. Cuando ya estaba a punto de salir, me interceptó mi padre.
-          Quiero que vayas a ver a Halim, y dile todo lo que tiene que hacer---dijo el susurrando.
-          Si---dije serio. Mi padre me dio unas pequeñas palmaditas y salió de la sala, camino a su habitación.
 
No podía pensar con claridad, pero algo estaba seguro, aun no vería a ____. Puse una mueca y salí del palacio en busca de Halim.
 
***
Viento. Un viento leve acarició mi rostro, revolvió suavemente mi cabello y dejó que mi conciencia se deleitara de su cálido sonido. ¿De dónde provenía? Quería abrir los ojos pero tenía miedo. Ese miedo atroz que rodea mi corazón no lo puedo contener. Sé que la sombra de esos hombres está ahí y no me dejaran. A lo lejos los puedo sentir. ¿Cómo puedo escapar de todo? Lo mejor que puedo hacer es simplemente quedarme así. Dejar que ese viento maravilloso me acaricie y me sumerja en su calidez.
-          No puedes---dijo una voz tan suave como la melodía de un arpa. La sentía muy cerca. Como un pequeño murmullo de los árboles.--- debes volver a tu realidad.
-          Esta es mi realidad---¿esa era mi voz? No la podía reconocer. Sonaba tan distinta.
-          Mi querida amiga---sentí como ese viento cálido acariciaba mi rostro--- no tengas miedo. Lo que piensas que es tu realidad, no existe. Es una ilusión.
-          ¡NO!---dije alterada--- SI EXISTE. ESTAN TAN CERCA. ¿NO LOS PERCIBES? ESTAN EN TODOS LADOS--- apretando los ojos. Sé que están ahí.
-          ¿Cómo te llamas?---susurró esa voz. Debía pensar. ¿Cómo es que me llamaba? Me duele la cabeza. No quería pensar.
-          N…no lo sé---dije inquietamente.
-          Si lo sabes, mi querida amiga---esa suave y cálida voz rió y fue como algo celestial.---tu familia estaría decepcionada si no recuerdas.--- ¿familia? Y…todo fue volviendo como una explosión. El rostro sonriente de mi madre, el de mí querida prima Alexssa, la frívola cara de mi padre. Me pican los ojos y siento como salen lágrimas. No podía parar. Desahogarme era lo único que no había hecho en mi vida. La última vez que lloré fue cuando tenía 6 años y mi padre mató a mi perro porque ladraba mucho, al ver que lloraba fuertemente, me dio una paliza y me dijo que si lloraba acompañada o sola recibiría una paliza descomunal. Ningún Hamilton lloraba, eso era de débiles. Después de eso jamás lloré hasta ahora y se siente… bien.
-          Es bueno llorar mi querida amiga---dijo es hermosa voz---abre los ojos---los apreté fuertemente--- no tengas miedo. Solo estamos nosotras---algo en su tono me hizo tranquilizar, me dio seguridad, así con mucha fuerza de voluntad abrí poco a poco los ojos. Al principio fue como borroso, me al encajar bien la vista, los abrí con sorpresa y observé a la mujer más hermosa que había visto en mi vida. Su cabello negro y larguísimo caía por su pecho y espalda. Su rostro era sobrenatural de una belleza inhumana. Parecía de porcelana. Sus ojos eran más claros que la miel, con una sonrisa que traspasaba miradas. Iba vestida con ropa árabe, muy brillante. Toda ella transmitía sabiduría, femineidad, elegancia y calidez.
-          ¿qu-quién eres?---dije sorprendida y temerosa a la vez.
-          Lo importante no es quién soy, si no ¿Quién eres tú?---respondió ella sonriendo
-          Soy _____ Hamilton, provengo de Londres. Dueña de Industrias HK---dije atropelladamente.
-          Pero ¿Quién eres?---repitió ella
-          Te acabo de decir, soy…
-          Realmente no sabes quién eres---dijo ella interrumpiéndome. Me confundí enormemente.
-          No te entien…
-          Ya es hora de que vuelvas---dijo ella volviendo a interrumpirme y acariciando mi mejilla.--- te están esperando. Debes entender que esta no es tu realidad. La verdadera está escondida aquí---señalo mi corazón--- Solo imagina con quien quieres estar y volverás a ella.
-          Pero ¿y las sombras? Ellas me persiguen---dije asustada
-          Tú debes tener control de tu mente. Nada te persigue. Con él estarás a salvo. Así que búscalo---dijo ella sonriendo. ¿Él? ¿de quién habla?--- búscalo en tu corazón y lo encontrarás. Tienes que estar con él para salvarlo. Ahora cierra los ojos y regresa a tu realidad.
-          pero ¿Quién eres?---los párpados me pesaban del sueño.
-          Podría decir que---se acerco a mi oído y habló con calidez---una amiga.
 
Los ojos se me cerraron y volví a quedar sola. ¿Qué buscara en mi corazón? ¿A quién debía buscar? Regresar. Debía regresar pero ¿Cómo? Un olor me rodeó y me embriagó, como la primera vez que lo olí. Era tan viril y masculino que supe de inmediato a quien debía buscar. En mi mente se mostró el hermoso rostro de Zayn. “Esa es tu realidad” susurró la voz melodiosa de esa mujer, y de repente todo a mí alrededor, toda la oscuridad, se volvió claridad. Una luz tan resplandeciente pero a la vez cálida me cubrió y cuando decidí abrir los ojos, no tuve miedo, supe que había vuelto.
 
-          Oh dios mío, llama al doctor—dijo una voz cercana--- ____ acaba de despertar---sonaba alegre.
-          ¡Qué alegría!—dijo otra voz. Sabía quiénes eran. Ahora todo estaba muy claro. Sin embargo la cabeza me daba vueltas y las nauseas eran inmensas.
-          Silencio por favor---dijo la voz grave de un hombre--- ¿____? ¿puede abrir los ojos?
-          Si—dije roncamente. Lo hice despacio y de inmediato vi a hombre viejo, era mi doctor, supongo--- la cabeza me da vueltas, y tengo ganas de vomitar.
-          Es efecto secundario de lo que le suministraron--- ¿suministraron? ¿Quiénes? ¿ellos? El doctor al ver mi confusión solo me dijo--- nosotros no, pero luego se le comentará. Ahora dime ¿Cómo se llama?
-          ____ Hamilton---dije pasando de su rostro al de Alexssa, quien tenía la cara pálida--- Alexssa---luego vi el de mis dos amigas--- Janeth y Andrea—arrugué la cara quise vomitar. El doctor se dio cuenta porque busco un recipiente y me ayudo a levantarme un poco para que lo hiciera. Él llamó a una enfermera y ésta me limpio—lo siento
-          No lo lamente, es normal en su condición—dijo el doctor con una pequeña sonrisa--- ¿ve algo anormal?
-          Se refiere a las sombras—dije con voz torturada---ella me dijo que desaparecieron.
-          ¿ella?—dijo el doctor arrugando el rostro
-          Si, una mujer hermosa, parecía sobrenatural---dije relajando mi cuerpo
-          ¿y qué le dijo ella?---dijo el doctor viéndome fijamente
-          Que esta era mi realidad. Las sombras son parte de mi mente---dije confusa. Sentí las puntadas en mi cabeza y cerré los ojos. Por lo que no pude ver la mirada de preocupación que les dirigió el doctor a las tres mujeres que estaban a mi lado.
-          Es mejor que descanse, señorita Hamilton---dijo el doctor levantándose--- debido a su seguridad, mañana será trasladada al hospital de Londres St. Jules. Allí será muy bien atendida.
-          ¡Espere un momento!---dije abriendo los ojos alertadamente. Tenía que estar con Zayn. Así me dijo ella--- ¡no puedo volver, él me…---mi respiración se agitó y sentí que se me trancaban las fosas nasales. Podía escuchar los latidos de mi corazón como si quisieran explotar. Veo como el doctor me habla pero no lo escucho. Gritó algo pero no lo entendí. Me dejé llevar por el viento cálido que me rodeaba.
                                                                                    
***
 
-          ¿Cómo va ella Farid?---pregunté al viejo doctor a través del teléfono
-          La señorita Hamilton despertó hace unas horas su majestad---parte de la tensión que tenía se alivió--- al principio la vi bien, pero luego que le dijimos que regresaba, se le subió la tensión, y tuvo un ataque respiratorio. De igual forma, ya no habla de sombras, si no de una mujer. Sin embargo, puede reconocer rostros. Es por ello que puedo decir con toda certeza, que la parte más crítica ya la pasó, ahora lo que queda es que se termine de desintoxicar, y los efectos secundarios se vayan y la joven pueda volver a su estado normal. Lo más seguro es que esté un mes convaleciente, porque las dosis que le suministraron fueron muy fuertes,  y sinceramente su majestad, no me extrañaría que ella se volviera un poco adicta ellas, ya que uno de los efectos de la droga, es un intenso dolor de cabeza, lo que hace que busque algo para aliviarlo, y la persona que lo hizo sabe que eso es así, ya que siguió dándole la medicina para alimentar su adicción y empeorar su estado psíquico-emocional, haciéndole distorsionar su realidad---apreté los puños.---mañana será trasladada a Londres, como usted lo pidió su majestad. El avión médico está siendo preparado y mi colega ya está haciendo los preparativos para su recibimiento. Al parecer él la conoce y dijo que todo estará en total silencio y discreción
-           Muchas gracias Farid---dije con los dientes apretados--- Yo no podré estar cuando se vaya, ya que por ahora estoy fuera del reino, pero Abdul se encargará de todos los trámites legales.
-          Entendido su majestad---dijo Farid
-          Y gracias nuevamente---dije un poco más aliviado. Colgué el teléfono y miré por la ventana de la avioneta a punto de despegar. Debía ir con urgencia a Jor. Las respuestas de algunas preguntas se que las encontraré ahí. Lamenté mucho no despedir a mis amigos pero el reino era primero. El rostro de mi bello lirio ingles estaba arraigado en mi mente y corazón, y por ello mi alma llora de la fría e invisible despedida. Recogí todos los sentimientos relacionados a ella y los encerré bajo candado en mi mente. Era necesario sacarla de mi corazón para ser un buen gobernante. Mi pueblo lo necesitaba. ____ fue solo un dulce y maravilloso sueño que ahora dejará de existir.  
 
***
 
-          Zayn no vendrá ¿cierto?---dijo Janeth un poco triste.
-          No, ahorita debe estar al otro lado del país---dijo Liam caminando por uno de los pasillos del aeropuerto.
-          Y yo que quería despedirme correctamente---dijo ella con una mueca. Nadie dijo nada. Solo caminábamos por el aeropuerto privado de la familia real. Andy iba muy callada y la entiendo, porque fui yo quien la puso así con la noticia de su hermano. Anoche, al principio se quedó muda y luego explotó en lágrimas. Estoy seguro que contó las horas para poder volver. Alexssa iba igual de callada, ____ había despertado pero no estaba completamente bien. Liam trataba de sacarla de su ensimismamiento pero ella no reaccionaba. Louis llevaba a Janeth por el brazo, “se nota a leguas que le gustó” pensé con una mueca divertida. Aunque se le veía contento, cosa que yo no puedo decir lo mismo de mí. Mi vida amorosa en un caos. Mari hace lo que le da la gana conmigo. La quiero, pero desde que conocí a Andy algo en mi cambió. Ya no siento lo mismo de antes, esa eterna devoción hacia Mari cambió y en mi mente solo veo a Andy, lo que hace que me sienta muy culpable, ya que ambas son mujeres maravillosas.
-          Hemos llegado—dijo Abdul frente a unas puertas de embarque--- han sido preparados tres aviones con destinos a Londres, Montreal y Bruselas. De parte de real majestad, esperamos que hayan disfrutado su instancia en el país, y que disculpen toda la situación que se presentó. Esperamos que puedan volver pronto.
-          Muchas gracias Abdul—dije dándole la mano. Igual hicieron Louis y Liam. Las tres chicas se despidieron inclinando las cabezas. Caminamos hasta el final del pasillo para luego dividirnos. Janeth se despidió de cada uno de nosotros con abrazo y lágrimas en los ojos.  Louis la observaba tristemente y abrazo duró un poco más de la cuenta. Él también se despidió y partió hacia su avión.
-          Pensé que ibas a Estocolmo---dijo Liam caminando hacia el avión a Londres
-          No—dije con media sonrisa---debo solucionar unos pequeños problemas en Londres.
-          Oh bien---dijo el dándome unas palmadas en el hombro—si quieres te quedas en mi casa.
-          Gracias Liam—dije sonriendo--- sabía que darías alojo---él giró los ojos y negó con la cabeza. Andy me vio con curiosidad pero no dijo nada. Solo buscamos nuestros asientos, y esperamos a que el avión despegara. 
avatar


Ver perfil de usuario https://dafherly.blogspot.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: CAUTIVA POR EL JEQUE (ZAYN Y TU) HOT TERMINADA

Mensaje por Dafher2991 el Lun 23 Feb 2015, 8:22 pm

Capítulo 18
 
Recorro los pasillos adornados de telas tan brillantes como el sol y el oro. No sé a dónde voy pero me da igual. Los pasillos son largos y hermosos. Es como si estuviera en el palacio de Zayn. Como si nunca me hubiese ido de allí. Todo es tan silencioso que puedo escuchar el eco de mis pasos. Al final del pasillo está el mágico jardín real, me acerco con entusiasmo y ahí lo veo sentado. Mi corazón se acelera y el aire a mí alrededor se detiene. Es tan bello que mis ojos no se lo creen. Tiene los ojos cerrados y con el rostro mirando hacia arriba. Es como si disfrutara de su tranquilidad. Trasmitía paz. Quiero acariciar su mejilla. Di un paso hacia adelante, luego le siguió otro, y cuando me di cuenta corría para alcanzarlo, pero es como si nunca llegara. La imagen de Zayn se alejaba de mí. No lo podía alcanzar. Tropecé con mis pies y caí. Al poner mi vista en él otra vez, ya se estaba difuminando. “No te vayas” fue en lo que pensé. Pero no podía hablar, mi lengua estaba trabada. Ante mis ojos desapareció el último vestigio de su imagen.
 
-          ¡____ cariño, despierta!--- dijo la voz de mi madre para despertarme--- hoy es tu primer día de trabajo.
-          Mama---dije cansinamente---desde hace años que ya pase mi primer día de trabajo---me senté la cama y vi a mi madre sentada en la orilla.
-          Lo sé, pero han pasado casi dos meses desde que no pisas tu oficina, y eso cariño---dijo acariciando mi mejilla---es demasiado tiempo para ti.--- sonreí y resoplé.
-          Pues señora Hamilton, usted tiene mucha razón---dije con una leve sonrisa y bajé la cabeza para ver mis manos.
-          Oh cariño, gracias a dios estas a salvo---dijo abrazándome. Dejé que lo hiciera. En estas dos semanas ya me acostumbré a su actitud sobreprotectora, y sus infinitos abrazos. Al principio me incomodaba, ya que nosotras nunca fuimos de esas madres e hijas que se abrazan a menudo, si no, lo normal, por la cortesía--- pensé que nunca te volvería a ver. Por un momento pensé que mi vida se había acabado. Pero pensé en Alexssa y ella me dio mucho apoyo. No sé qué haría sin ustedes dos.
-          Todo pasó mamá---dije acariciando su espalda.
-          Prométeme que más nunca volverás a ese sitio, y a ningún otro de origen árabe---se deshizo de mi abrazo y me sostuvo por los hombros para mirarme fijamente---prométemelo ____.
-          Si mamá yo te lo prometo---aguantando las ganas de girar los ojos por clemencia y paciencia. Me lo hacía prometer cada mañana, desde hace dos semanas que regresé a Londres
-          Gracias cariño, no sabes cómo me alivia eso---dijo ella dándome otro abrazo. Luego lo volvió a terminar y levantarse de su puesto--- es hora de que te arregles. Mientras más rápido vuelvas a tu rutina mejor para ti a adaptarte. Así que vamos---ella fue hasta la puerta--- Sandra ya te preparó el baño como a ti te gusta.
-          Gracias mamá---sonreí falsamente y cuando vi que ella salió dejé de sonreír. Resoplé y pasé mis manos por la cara. ¿Cómo pretende que vuelva a mi rutina, si ella cambió de forma tan radical? Jamás se ha preocupado por mi baño, bueno quizás hasta los 12 años o algo así. Miré toda mi habitación y aun recuerdo como me sentí pisarlo después de tanto tiempo sin estar en ella.
 
Hace dos semanas que estoy de vuelta a Londres. Al llegar, el doctor Real cumplió con su deber y me trajo al hospital de St. Jules, donde el amigo de la infancia de mi mamá trabaja. Es el director general, y que resulta también es amigo del doctor Farid, que es como se llama el doctor de Zayn. Me trataron con la mayor discreción posible y gracias a dios los medios de comunicación no se enteraron. Solo duré internada, cuatro días, ya que al llegar hablaba solo de la mujer de mi sueño, ellos creían que eran efectos de la droga, así que simplemente dejé de hacerlo, quería dejar el hospital. Las nauseas pararon con la medicación y los dolores de cabeza también. Ya solo tengo las pastillas que toda la vida he tomado para la migraña. A veces siento que debo duplicar o triplicar el medicamento para sentirme mejor, pero calmo mis ansias y me encierro en mi habitación para no caer en la tentación. No quiero volverme adicta a la droga de las pastillas. Yo siempre he sido fuerte y ahora no caeré. No lo hice en mi infancia y adolescencia con mi padre, no lo haré ahora.
 
Me vino la imagen de Zayn del sueño y sonreí tristemente. Él no me ha llamado desde que llegué, ni siquiera ha preguntado por mí para ver como estoy, si sigo viva o morí. “pero ¿Qué puedes esperar ___, si tú misma lo abandonaste luego de haber tenido relaciones sexuales?” dijo mi voz interna, y sé que es así, pero muy en el fondo creí sus palabras de amor. “Eres mía, mi bella y dulce ____, mía y de nadie más. No dejaré que ningún hombre te aparte de mí. Solo mía” esas palabras no las puedo olvidar, se quedaron grabadas en mi mente y corazón. Me di dos palmadas en las mejillas.
 
-          ____, debes olvidar todo eso. Todo quedó en el pasado---me levanté de mi cama y caminé al baño. Hoy sería un día difícil.
 
***
-          Les damos la bienvenida a esta rueda de prensa---comenzó diciendo Niall. Pienso que esto es una pérdida de tiempo, pero como siempre Niall, dijo que esto era muy importante para él y para mí, ya que muchos se preguntaron dónde estaba yo, ya que no aparecía bajo la lupa pública desde hace casi dos meses. Sonreí falsamente como siempre lo hacía bajo los reflejos de las cámaras.--- mi prometida ____ Hamilton y yo, sabemos que muchas personas se preguntan dónde estaba ella, hasta empezaron a salir rumores que estaba muerta o que la habían secuestrado. Por lo que decidimos decir la verdad. ¿cariño?---dijo Niall abrazando mis hombros y apretando suavemente.
-          Bueno señores---dije con cara sufrible--- por primera vez desde que se creó la Industrias HK, me tomé unas largas vacaciones---luego sonreí y les guiñé un ojo. Muchos se sorprendieron ante mi respuesta verbal como gestual. Jamás me habían visto jugueteando con la prensa, yo siempre he sido seca y fría. Algunos no se habían repuesto de mi cambio, cuando uno de ellos, me hizo una pregunta.
-          ¿se encuentra usted bien señorita?---dijo uno con cara sorprendida
-          Por supuesto ¿Por qué no lo estaría?—dije sonriendo
-          Se corrió el rumor que usted había sido secuestrada en el medio oriente, cuando se encontraba haciendo unas de sus negociaciones en el Reino de Kalam---dijo otro periodista
-          No sé quien, o quienes dijeron eso, pero como verán---dije levantándome y dando una vuelta--- estoy muy bien ¿no creen? Nada de secuestro—dije sonriendo. Niall me miró sorprendido por unos instantes pero acomodó su sonrisa falsa. Seguro me decía algo al salir de aquí.
-          Si eso podemos ver---dijo otro periodista riendo. Varios rieron también.
-          Y ¿pudo culminar sus negociaciones?---preguntó una mujer
-          Estamos aun en trámites, pero esperamos firmar pronto---dije dando un trago a mi vaso de agua. Ya me estaba poniendo nerviosa con la preguntas de esa negociación. No sabía cómo iba a terminar eso. Pronto debería ponerme en contacto con alguien de Qatar.
-          Bueno señores, como ya han terminado su ronda de preguntas, nosotros---Niall tomó mi mano derecha y la entrelazó. Lo vi confundida pero lo disimulé--- queremos aprovechar la oportunidad de dar una gran noticia—y sin verme dijo algo que me movió el piso tan fuerte que casi me caigo de la silla---nos casaremos dentro de cuatro meses. Pronto haremos nuestra fiesta de compromiso--- escuché los aplausos a lo lejos porque tenía los oídos tapados. ¿casados? ¿Niall y ella se casaran dentro de cuatro meses? ¿Cuándo decidimos eso? Sentí un apretón en los hombros y escuché el susurro de Niall--- sonríe ___, nos están grabando--- reaccioné como un carbón caliente y sonreí forzosamente. Los periodistas nos felicitaron y en cuestión de segundos salimos de sala de prensa de mi empresa y caminamos hasta mi oficina. Mis trabajadores cuando nos vieron, aplaudieron con emoción. Acababan de ver en vivo la noticia de mi casamiento. Sonreí tensamente por sus muestras de afectos. Al llegar a mi oficina tranque con llave, mientras Niall se sentaba cómodamente en el sofá.
-          ¿te volviste loco Niall?—dije molesta
-          ¿en qué me volví loco?---dijo Niall ceñudo---- estamos prometidos ____. Tarde o temprano nos casaremos ¿o no?
-          Si, si lo sé—dije suspirando. Sé que tiene razón pero….--- lo que pasa es que no me dijiste nada al respecto.
-          Quería que fuera sorpresa—dijo Niall sonriéndome
-          Y vaya sorpresa---susurré para mi
-          Bueno es mejor que me vaya, tengo una reunión con algunos parlamentarios---dijo el colocándose la chaqueta y agarrando el maletín. Se acercó a mí y me dio un casto beso en los labios.--- nos vemos en la cena familiar.
-          ¿cena familiar?---dije confundida
-          Si, para darles la noticia a nuestros padres. Es en el restaurante de siempre ____, reservé para las 8. Espero no te moleste.
-          No, ahí está bien. Nos vemos ahí. Adiós Niall---dije perdida en mis pensamientos.
-          Adiós cariño---dijo cerrando tras él, la puerta de mi oficina. Todo iba muy rápido. ¿casarse en cuatro meses? Eso es…precipitado. Pero tal vez así, pueda olvidar todo.
 
***
-          Su majestad lo están esperando en la sala de reuniones---dijo Abdul con la cabeza agachada. Sin embargo, no lo pude escuchar bien. Todo a mí alrededor estaba como congelado. Lo único que mis ojos veían era la noticia que estaba en la tablet que tenía entre mis manos--- ¿su majestad?
-          Déjame solo---dije bruscamente luego de reaccionar de mi shock. Abdul se fue silenciosamente. Volví a leer la noticia y siento que todos mis sentidos se esfuman. ____ se casaba con su dichoso británico. Apreté la tablet y la tiré a un lado. No quería ver la cara sonriente de ____ ya que nada más pensar que su hermosa sonrisa, sus ademanes delicados, su temperamento dominante y explosivo, serian de otro me pone rabioso. Quería gritar de la frustración. Si tan solo el presente fuera otro, que nuestras vidas fueran diferente, ella sería mía. Pero ____ no puede estar conmigo, porque de hacerlo estaría en constante peligro y no quiero para ella eso, además que mi reino o mi padre y el consejo real no la aceptarían como mujer trabajadora sino como mujer sumisa y la naturaleza de ___ no es ser así. Agarro nuevamente la tablet y veo la cara de ___ y quise destruir todo a mi paso y volver a su lado. “Un buen gobernante debe ser frío, dejar de lado el sentimentalismo” me dije a mi mismo, recordando las palabras de mi padre. Respiré hondo y con el dolor de mi alma cerré la revista así como ese hermoso capítulo de mi vida.
 
***
 
Las horas nocturnas pasaban sin darme cuenta. Sentada tras mi escritorio aun recordaba los rostros de nuestras familias tras la noticia del casamiento. En vez de una reunión para celebrar nuestro casamiento parecía un funeral. Tanto mi mamá y Ale como los padres de Niall estaban serios. Niall actuaba como si no pasara nada y yo simplemente no pensaba. Solo quería regresar a mi casa y descansar. Había sido un día agotador.
Luego de la cena nos despedimos cortésmente y regresamos en mi limosina. Pude notar que mi mama estaba preocupada y Ale quería decirme algo pero al final no decía nada. Sé que ellas no están de acuerdo pero al final es mi vida y solo yo decido, y casarme con Niall es lo mejor que puedo hacer.
-          Querida ¿estás seguro de esto?---dijo mi madre con el entrecejo puesto
-          Si mama y nada de lo que digan me hará cambiar de opinión---dije con voz cansina
-          ¿estás segura ___?---dijo Alexssa recostada al pasamano de las escaleras y con los brazos cruzados.
-          Si Alexssa---dije subiendo las escaleras---por favor no me digan nada, yo sé lo que hago--- las dos se quedaron en silencio y yo seguí hasta mi habitación.
 
Ahora no puedo conciliar el sueño. Acostada en mi cama viendo el techo es lo que podía hacer. Mis pensamientos estaban revueltos en mi cerebro y no podía dejar de pensar. Pero no quería hacerlo. Me levanté y busqué los somníferos que el doctor me recetó. No había tomado ni una por miedo a tener dependencia, pero solo quería dormir hasta el día siguiente y a así seguir con mi rutina. Busqué agua en la cocina y me tomé la dosis que me dijo el doctor. Subí a mi habitación y me volví a acostar y esperé a que el sueño me fuera venciendo. Varios fragmentos de lo que me ha pasado me acosan, cierro los ojos para olvidar, sobre todo la última imagen, la que me acosado desde que lo conocí. Quise llorar, pero las dulces y cariñosas palabras de mi padre nunca me dejan, “Ningún Hamilton lloraba, eso era de débiles, y si era débil entonces no era una Hamilton”. Desterré toda tristeza y me quedé dormida.
 
***
Volví a ser yo. O eso es lo que rumorean las personas a mí alrededor. Decidí que lo mejor que podía para sentirme bien o tratar de hacerlo, era volver a como era anteriormente. Caminaba por los pasillos con la espalda recta y sin mirar a nadie. Y solo trataba con mi secretaria personal.
-          Lucy, comunícate con los miembros del directivo, tendremos una reunión dentro de diez minutos en la sala de reuniones---dije a través del intercomunicador
-          Muy bien srta. Hamilton
Recogí los papeles que necesitaba y decidí llamar a mi mamá, debía posponer el almuerzo.
-          Hola cariño---dijo mi mama con tono feliz
-          Ah hola mamá, te llamaba para decirte que debo cancelar nuestro almuerzo---dije sin emoción
-          Pero ¿Por qué?---dijo ella triste
-          Porque tengo una reunión dentro de unos minutos y esto nos va a llevar tiempo
-          Hija pero desde hace dos semanas que no comemos juntas. Estas tan ofuscada de trabajo que no…
-          Mama—dije interrumpiéndola--- lo siento mucho ¿sí? Pero en el trabajo se atrasaron muchas cosas y sin Anthony todo está peor, así que debo trabajar el doble.
-          Pero ¿y la fiesta de compromiso? Hoy teníamos nos reuniríamos con la madre de Niall---dijo mi mama con tensión
-          No te preocupes, ya lo soluciono con Niall. Ya debo colgar mamá. Hablamos después.
-          Adiós ____----dijo mi mamá triste. Colgué el teléfono y llamé de inmediato a Niall, le expliqué todo y él me dijo que no importaba, que como sabia de nuestras agendas apretadas había contratado a una agencia matrimonial y quedaron que ellos prepararían toda la fiesta, lo que nosotros debíamos hacer era ir a la fiesta. Me empezó a doler la cabeza pero debía soportarlo. Respiré hondo, recogí los papeles y salí de mi oficina.
-          Lucy toma nota de todas las llamadas, no quiero que nadie nos interrumpa la reunión---dije caminando hasta la puerta.
-          Srta. Hamilton, espere un momento, tiene una llamada urgente de Qatar---respondió ella a mis espaldas. Me paré de inmediato y caminé hasta mi oficina nuevamente.
-          Pásamela---dije cerrando la puerta. Tranquilicé mis nervios. Agarré el teléfono y contesté la llamada.
-          Buenas tardes, habla Hamilton---dije seria
-          Buenas srta. Hamilton hablo de parte de la Embajada del Reino Unido, en Qatar---respiré tranquila.
-          Si, dígame—dije relajando los hombros. Seguro se trataba de algún documento
-          Lamentablemente, el día de ayer encontraron el cuerpo de su amigo, Anthony Kent, a las fueras de la ciudad, sentimos mucho su perdida, srta. Hamilton---mi cuerpo se quedó estático. No podía respirar.---¿srta. Hamilton, se encuentra ahí?
-          No lo pu…puedo creer—dije respirando con dificultad.
-          Lamentamos mucho su pérdida señorita, pero necesitamos que usted firme algunos documentos además de hacer algunas declaraciones---dijo el hombre sin emoción
-          ¿regresar a Qatar?---dije sorprendida--- ¿y no se puede hacer a través de las embajadas?
-          No señorita---dijo el hombre de la embajada
-          ¿Cuándo debo estar allá?---dije con voz acérrima
-          Lo más pronto posible srta. Hamilton---dijo él
-          Mañana partiré para allá---dije sin pensar---debo hacer algunas preparaciones antes.
-          Muy bien señorita. La estaremos esperando---dijo el hombre de la embajada
 
Colgué la llamada y miré mis manos. Temblaban. Tenía un nudo en la garganta. Anthony estaba muerto. Una de las pocas personas que realmente me conocía estaba muerto. ¿Cómo se lo diría a Mariam? Oh dios mío. Respiré hondo y encerré todos mis sentimientos. Volví a agarrar las carpetas y salí hacia la reunión. Lucy me vio, arrugó la cara pero no me dijo nada. Caminé hasta la sala de reuniones y vi a las cuatro personas que conforman mi junta directiva. Todos charlaban alegremente pero cuando me vieron dejaron de hacerlo y se pusieron rectos. Apreté los labios y seguí hasta mi puesto.
-          Buenas tardes señores---dije sentándome. Las cuatro personas respondieron de inmediato—la reunión trata de lo que va a pasar en la empresa.
-          ¿A qué se refiere srta. Hamilton?---dijo Jimmy Poulson, director de recursos humanos. Miré cada uno de sus rostros confusos y continué.
-          Como ustedes ya sabrán Anthony no está---todos se pusieron en tensión--- y se que han escuchado algunos rumores. Hoy después de tanto pensarlo decidí que supieran la verdad, pero antes de continuar necesito que firmen estas hojas de confidencialidad, no quiero que la prensa se entere de nada--- les pasé las hojas y ellos me miraron aun más confundidos
-          Pero srta. Hamilton ¿Qué es esto? ¿de qué va todo esto?---dijo Annie Diaz, directora de la oficina de gestión ambiental, mirando la hoja
-          Solo firmen—dije con voz rotunda--- lo que les voy a decir es confidencial y alguien se entera…---los miré fríamente haciéndoles entender que lo pagarían caro. Las cuatro personas firmaron un poco renuentes. Junté las hojas y las guardé en mi carpeta--- Bien. Ustedes ya están al tanto de proyecto del Reino de Kalam, y que hace dos meses y medio Anthony fue para firmar el contrato y luego fui yo, al no poder contactar a Anthony, bueno pues Anthony estaba desaparecido y yo fui secuestrada por un mes---tanto Annie como Clare Curtis, directora de tecnología eléctrica, jadearon del susto--- les ahorraré los detalles---dije fríamente—pero al final, gracias al príncipe Malik fui rescatada, y ahora estamos en veremos con el proyecto. Debo hablar con el ministro de Energía de Qatar para ver cómo vamos a solucionar el problema. Pero más allá de eso, acabo de recibir una llamada de nuestra embajada en ese país, y lamento decirles que nuestro compañero Anthony Kent fue hallado muerto, el día de ayer---las dos mujeres que tenía al frente comenzaron a llorar silenciosamente. Los otros dos hombres estaban pálidos y miraban la mesa--- mañana parto para Qatar a solucionar algunos inconvenientes con su traslado--- los cuatro me observaron a la cara pero yo no los quise ver, hice el intento de buscar algo pero no sabía lo que hacía.
-          Jefa---dijo Annie con voz consoladora. Pero no quise ver--- jefa mírenos--- algunas lágrimas se acumularon en mis ojos. Saqué de inmediato una servilleta de mi chaqueta.
-          Lamento que me vean así—dije secándome las lágrimas
-          Si quiere llorar hágalo---dijo Clare con una mirada de consuelo
-          No—dije de inmediato--- no sirve de nada llorar--- me levanté de mi asiento y agarré mis cosas--- estaré como mucho cuatro días por allá, aunque no se realmente con que me voy a conseguir, así que les pido por favor que no digan nada. Por ahora nadie se debe enterar de esto. Además que un no hemos conseguido el contrato del proyecto. Y no dejaré que el trabajo de Anthony se pierda, así que si alguien pregunta donde estoy, solo díganles que estoy en viajes de negocios.
-          ¿No les dirá a su prometido y su familia?---dijo Jimmy preocupado
-          No---dije rotunda---ellos no quieren que pise nuevamente Qatar, pero debo hacerlo y prefiero no preocuparlos. Aun no le voy a decir a Mariam. Será un golpe muy duro y prefiero que el cuerpo de Anthony ya esté aquí. Así que solo ustedes cuatro saben a dónde voy a ir y el motivo por que el que voy--- ellos asintieron con la cabeza
 
Me despedí de ellos toscamente y salí de la sala de reuniones. Me dirigí a mi oficina nuevamente y me encerré. Busqué el número del ministro Abdel Kazar, teníamos que firmar ese contrato y aprovecharía mi ida para allá. Cuando lo conseguí marqué y contestó su secretaria en árabe. Rayos no pensé en ello.
-          Buenas, habla ____ Hamilton, dueña de las Industrias HK---dije rogando que ella hablara mi idioma
-          Buenas señorita Hamilton, esperábamos su llamada, el señor ministro ya la atenderá---dijo ella sin emoción
-          Gracias---dije educadamente. Esperé unos minutos, cuando escucho a través del teléfono la voz gruesa de Abdel Kazar
-          Señorita Hamilton, un gusto volver hablar con usted---dijo Abdel Kazar
-          Señor Kazar, igualmente---dije cortésmente
-          Lamento mucho su perdida srta. Hamilton---dijo Abdel Kazar
-          Gracias señor---dije seria---supongo que sabe el motivo de mi llamada
-          Ya me lo imaginaba señorita, por eso la esperaba---respondió el con sinceridad--- hemos hablado con la Casa Real, especialmente con el príncipe Malik---mi corazón de aceleró con solo escucharlo--- y decidimos que debemos firmar el contrato con usted. Así que cuando llegue al país la estarán esperando mis guardaespaldas.
-          Oh no, no es necesario---mi cuerpo se puso frio cuando dijo “guardaespaldas”--- agradezco mucho su intención pero sinceramente no quiero guardaespaldas. Yo sé llegar a su oficina y a la embajada.
-          Pero señorita Hamilton usted no habla nuestro idioma---dijo Abdel Kazar curioso
-          Pero es que no quiero guardaespaldas---dije nuevamente.
-          Ya veo---dijo el entiendo mi motivo, o eso creo yo porque al final dijo--- bueno haremos otra cosa. Enviaré a Bishr para que la busque. ¿se acuerda de él?
-          Si, él está bien---dije respirando hondo---muchas gracias señor ministro y lamento tanta insistencia.
-          No se preocupe señorita Hamilton. Nos estaremos viendo—dije el riendo
-          Hasta luego---dije extrañada por su risa. Colgué la llamada recosté a cabeza en mi asiento. Mañana partiré a Qatar nuevamente. Los nervios me consumen pero debo permanecer fuerte. No quería volver pero… la imagen de Anthony nubló mi vista, me pisé la lengua para no llorar. Yo era una Hamilton y los Hamilton nunca lloran, ni sienten dolor.
avatar


Ver perfil de usuario https://dafherly.blogspot.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: CAUTIVA POR EL JEQUE (ZAYN Y TU) HOT TERMINADA

Mensaje por Dafher2991 el Lun 23 Feb 2015, 8:45 pm

Capítulo Final
Parte 1

 
Todo está difuminado, no logro ver bien. Sin embargo, veo el reflejo de una mujer. La sigo a través del sendero de tierra. Ella no me ha visto. Escucho su voz cantarina y la reconozco. Es la mujer de mis sueños. Mis latidos se aceleran. Miro a mi alrededor y estamos como en un bosque o jardín, no se hay arbustos y árboles altos. La oscuridad de la noche nos rodea, pero ella brilla. Escucho como habla en árabe, no sé cómo hago pero la entiendo.
 
Busco a través de la oscuridad,
La brillantez de tu mirada,
pero nada consigo.
Mi corazón se rompe, por no hallarte.
 
Sin embargo, te presiento,
estas a mí alrededor, lo sé.
Siento tu mirada,
recorriendo cada parte de mi.
 
Sigo buscando en la oscuridad,
sé que estás frente a mí,
Mis ojos no te ven,
pero mi corazón sí.
 
Me siento como hechizada con sus palabras. Pareciera que contara una historia. Al frente de ella, se encuentra un hombre. Están frente a frente. El iba vestido con una túnica árabe, parecida a las que usa Zayn.
 
La luz de las estrellas nos ilumina.
espanta las sombras que nos persiguen.
Al fin puedo ver,
la hermosa mirada de mis sueños.
 
Nuestras manos se unen,
como buscando su otra parte.
Nuestras frentes juntas,
parecen como si nunca se hubiesen separado.
 
Nuestros alientos se mezclan,
como una nube nocturna
Nuestros latidos se mezclan,
como un baile antiguo.
 
Sé que debemos separarnos,
pero no por voluntad,
Son nuestras culturas
quienes lo piden.
 
Toma mi alma,
Jamás dejaré de amarte,
Mi relicario será tuyo,
Emblema de nuestro amor.
 
Cuando me extrañes,
Solo regresa a este jardín,
Lecho de nuestro amor
junto a ti siempre estaré.
 
Este jardín místico,
Será en donde nuestras almas,
Regresaran para unirse,
Tuya siempre seré y mío tú serás.
 
Lágrimas caen por mis mejillas. Veo como ambos se besan y abrazan. Ella le entrega su relicario y con un beso sellan su amor, para luego separarse y caminar por caminos diferentes. Es una historia muy triste. No puedo parar de llorar. Una enorme tristeza me inunda. Busco con mi mirada a la mujer, pero no la veo.
 
-          Debes protegerlo—dijo la hermosa mujer tras de mí.
-          ¿a quién?—dije sin comprender
-          Nosotras nacimos para protegerlos, a nuestras almas---dijo ella con tranquilidad
-          ¿él era tu amor? ¿él era a quien debías proteger?---pregunté atropelladamente
-          Sí, pero al final no pude---dijo ella con tristeza---ahora debes hacerlo tú.
-          ¿yo? Pero ¿Cómo? si no lo conozco—dije confundida
-          En su momento lo sabrás—dijo ella desapareciendo---para salvarlo solo debes regresar a nuestro lugar. Haz lo que yo no pude hacer.
-          Espera no te vayas---dije desesperada.
-          Hmm ¿dígame señorita?---dijo la voz de una mujer curiosa. Abrí los ojos y vi que estaba en el avión.
-          Oh no nada, disculpe---dije pasando mis manos por la cara. Me había quedado dormida en el avión. Tomé un sorbo de agua del vaso que estaba cerca y suspiré. Nuevamente tenía esos sueños extraños con esa mujer, claro que ahora estaba ese hombre, su amor.
-          Se les informa a nuestros distinguidos pasajeros que dentro de una hora estaremos pisando tierra catarí, muchas gracias por volar con nosotros---dijo la voz del capitán. Los pocos pasajeros de la sección de primera clase que estaban a mí alrededor sonrieron y siguieron con sus tablets y laptops, yo solo agarré los audífonos de mi ipod y me puse a escuchar música. Necesitaba relajarme porque tenía el presentimiento que lo que me venía sería difícil.
 
***
 
-          Firme aquí, y aquí---decía el embajador del Reino Unido mostrándome unos papeles. Yo los leí y firme. Todos trataban acerca de la autorización de trasladar el cuerpo de Anthony a Inglaterra.---muchas gracias señorita Hamilton.
-          ¿Cuándo me lo podré llevar?—dije con voz rota
-          Solo necesitamos llevar estos papeles a los funcionarios del gobierno catarí y esperar a que ellos nos den carta blanca, ya preparamos todo el equipo necesario para que sea trasladado—dijo el embajador
-          Muchas gracias---dije cansada. Solo tenía tres horas de haber llegado al país.--- hmm ¿por casualidad el príncipe Malik fue informado de la muerte de mi socio y que yo vendría a buscarlo?— no debía preguntar pero la curiosidad no me dejaba
-          Si señorita, aunque el mensaje fue dejado con el consejero real, ya que su majestad Malik se encuentra de viaje---dijo el embajador guardando los papeles en el maletín.
-          Oh bueno muchas gracias---dije ocultando mi desilusión. Le tendí la mano al embajador como despedida--- estaré en el Hotel Aquarium. Cualquier cosa me está avisando del traslado. Igual tengo algunas reuniones con el ministro Abdel Kazar.
-          No hay problema señorita Hamilton---dijo el embajador sujetando con firmeza mi mano--- quiero que sepa que los medios de comunicación no se han enterado de nada, queda de parte suya decir sobre la muerte de su socio, estaremos de acuerdo con lo que usted diga. Nosotros aun no podemos creer que esto haya pasado.
-          Ni yo tampoco créame---dije triste. Respire hondo--- aun tengo que hablar con mi relacionista pública para ver cómo vamos a manejar esta información. Pero igual muchas gracias.
 
Me marché de la oficina y bajé hasta planta, donde me esperaba Bishr sentado con la espalda recta. Al verme se levantó de inmediato y se puso delante de mí para abrirme la puerta. Le agradecí y él me escoltó hasta el auto para regresarme al hotel.
 
-          Srta. Hamilton, el señor ministro me pidió que le dijera que la reunión de hoy fue pospuesta para el día de mañana, ya que se le presentó una emergencia y no puede estar con usted—dijo Bishr a través del espejo retrovisor
-          Oh no hay ningún problema Bishr---dije sonriéndole levemente--- muchas gracias.
 
Llegamos al hotel en cuestión de 15 minutos. Bishr se despidió de mí con un asentamiento de cabeza y yo subí a mi habitación. Como me dolía la cabeza, me tomé una pastilla. Me desvestí y así como estaba me acosté en la cama. Había sido un día muy agotador. Aun recordaba la voz desentendida de Niall acerca de mi viaje imprevisto a “Argentina”, lo único que me dijo fue “____, solo regresa para la fiesta de compromiso, ya todo está arreglado y no quiero que la arruines, haciendo que mis amigos, mejor dicho nuestros amigos y clientes hablen” eso me puso de muy mal humor, pero me calmé y lo guardé en alguna parte de mi cerebro.
 
***
 
Al día siguiente me levanté con los ánimos apagados. Lo único que quería era firmar el malvado contrato e irme de este país para no volver más. Ese proyecto se lo encargaría a Darcy. Como nuevo director de proyectos, tendría que asumir este. Ya yo tendría nada que ver con el Reino de Kalam, ni su gente, ni su príncipe, ni nada. Pedí mi desayuno para que me lo subieran a la habitación, mientras me vestía. Cuando escucho la puerta de la habitación, salgo, abro la puerta y veo a un camarero sonriente. Me da los buenos días con ingles tosco y me deja la bandeja de comida en a mesa cercana, busco en mi billetera para darle la propina, se la doy y este sale sonriendo de la habitación. Me como la comida como si fuese piedra, porque realmente no tenía hambre. Termino de arreglarme en el baño. Tomo mis cosas y salgo de la habitación. Miro la hora. Seguro Bishr ya me esperaba en el lobby. Bajo por el ascensor y busco con mi mirada al pequeño hombre. Al verlo cercano a la entrada me dirijo a él.
-          Buenos días señorita Hamilton---dijo el sonriendo
-          Buenos días Bishr—dije tratando de devolverle la sonrisa
-          El señor ministro ya la está esperando—dijo él conduciéndome a través de las puertas del hotel. Caminé tras él y me monté en el asiento trasero del auto. El viaje transcurrió menos tiempo que la vez pasada. Claro que no, nos conseguimos con el mismo tráfico. En cuestión de veinte minutos ya nos estacionábamos en el edificio donde se encontraba Abdel Kazar. Este era diferente al de la otra vez. Seguí a Bishr. Subimos al último piso. Se abrieron las puertas de los ascensores y salí de primera pero al ver que Bishr no se bajaba me extrañé, me voltee hacia atrás y me sonrió.--- hasta aquí la acompaño señorita. Ahí la esta secretaria del señor ministro. Ella la acompañará.
-          Oh gracias Bishr---dije confusa. Se cerraron las puertas del ascensor. Camine hacia el fondo y gire a la derecha. Ahí estaba una joven árabe, era diferente a la otra, me sonrió
-          Buenos días señorita Hamilton, el señor ministro la está esperando, acompáñeme—dije la joven árabe abriendo una puerta. La seguí y vi a tres hombres sentados en una mesa viendo unas hojas.--- señor, la señorita Hamilton---dijo la joven inclinando la cabeza. Los tres hombres se voltearon a verme. Abdel Kazar me veía complacido, mientras que los otros dos de satisfacción. Aunque no sé porque, y por supuesto que no me gusto. Me veían extraño.
-          Señorita Hamilton qué bueno que llega, siéntese por favor—dijo Abdel Kazar señalándome un asiento--- le presento a los señores Usama Talid y Lihab Badi, ambos representan a las comunidades de Jor.
-          Mucho gusto---dije seria--- y ¿no hay representación de la Casa Real? Pensé que debían estar las cuatro partes ¿no?
-          Si así era pero sus majestades están resolviendo ciertos asuntos de importancia nacional, y no pueden asistir---dijo Abdel Kazar sonriendo
-          Oh bueno—dije sentándome
-          Aquí tiene los documentos---dijo Abdel Kazar dándome una carpeta. La abrí y comencé a leer--- mientras usted lee, le pediré a mi secretaria que nos prepare un té, se que a los ingleses les gusta mucho el té, aunque este es especial, porque es traído de las tierras lejanas de Jor.
-          Oh muchas gracias---dije sonriendo levemente. Continué leyendo y no vi nada fuera de lo normal. Luego de varios minutos terminé la lectura y alcé la cabeza para ver cómo era observada por los dos hombres. No me gustaban nada. Gracias a dios Abdel Kazar llego con la secretaria, quien llevaba una bandeja.
-          ¿terminó?—dijo Abdel Kazar sentándose a la cabeza de  la mesa
-          Si, y no veo ningún problema, todas las partes obtienen lo que piden---dije seria
-          Muy bien---dijo Abdel Kazar, me tendió un bolígrafo--- entonces ahora podemos firmar--- firme todas las hojas, y los otros hombres hicieron lo mismo. Por último, firmó Abdel Kazar con una sonrisa de oreja a oreja.---bueno ahora tomemos el té, ya que es muy temprano para celebraciones---la secretaria me coloco la taza al frente. Le di un sorbo y no me gusto nada, pero como Abdel Kazar me veía mientras bebía su taza, tuve que disimular. Ese té era asqueroso. Era lo peor que había tomado, se parecía mucho a lo que me dieron mientras estaba secuestrada. Abrí los ojos desmesuradamente y coloqué la taza en la mesa--- ¿le gusto nuestro té? Es una bebida preparada especialmente para personas que no saben en lo que se están metiendo---dijo Abdel Kazar con voz grave pero sonriente. Tuve miedo.
-          ¿Por qué yo?---dije con voz pastosa. Los labios se me estaban durmiendo y la mente me daba vueltas.
-          Simple, eres la amante del príncipe Malik y tienes información sobre Anthony Kent---dijo el sonriendo. Quise replicar que no era la amante de Zayn, pero no pude porque el sueño pudo más que mi mente.
 
***
 
Caminé a través de los pasillos del palacio como un zombi. Apenas había dormido dos horas desde que llegué de Al Wakrah y eso fue ayer. Cada vez que conseguíamos pruebas contundentes nos dábamos contra la pared y volvíamos a estar en cero. Abrí la puerta de mi habitación y me dirigí hacia el bar. Necesitaba un vaso fuerte de whiskie. Me lo serví y me senté en el sofá cercano. Cerré los ojos. Aunque si era sincero era otra cosa lo que no me dejaba dormir. Aun podía ver su rostro malhumorado, engreído, sonriente y pacifico. Como la extrañaba. Escuché como tocaban la puerta.
-          ¿Quién es?—dije con voz cansada
-          Akbar, su majestad
-          Pasa---dije terminándome mi vaso. Al ver su cara me preocupé--- ¿Qué sucede?
-          Su majestad me acaban de informar, que la señorita Hamilton se encuentra en la ciudad----dijo Akbar con la cabeza inclinada
-          ¿Cómo que está en la ciudad?---dije alterado. ____ debía estar en Londres, no aquí.
-          Uno de mis infiltrados en el aeropuerto, la reconoció cuando se bajó del avión y fue escoltada por un hombre. Le mostré varias fotografías de las personas que conoce la señorita Hamilton en el país, y dimos con quien---me tendió una carpeta--- es uno de los hombres de Abdel Kazar. Hice una pequeña investigación del motivo de su venida al país y me conseguí con algo que no sabíamos. Mientras estábamos en Al Wakrah, encontraron el cuerpo sin vida de Anthony Kent, por lo cual la Embajada del Reino Unido llamó a la señorita Hamilton para que autorizara el traslado de su cuerpo a Londres. He ahí la razón de venida. Sin embargo, aun no sabemos qué tiene que ver Abdel Kazar en esto.
-          Eso mismo me pregunto yo---dije hirviendo de la rabia--- yo di la orden que ese proyecto quedaba pospuesto hasta nueva orden. ¿Dónde está alojada?
-          En el Hotel Aquarium, su majestad---dijo Akbar
-          Di que preparen el auto---dije apretando los labios. Tenía un mal presentimiento de todo esto. Y lo confirme cuando casi una hora después, me consigo la habitación de ____ destrozada y todas sus cosas regadas.
-          Su majestad dejaron esto---dijo Akbar entregándome una nota.
 
“Principe Malik, si quiere ver a su mujer nuevamente, le sugiero que vaya a donde todo nació. Al lugar considerado como pecado por su padre, el Rey.
Pdt. No lleve a nadie, sabremos si viene con su grupo elite de mercenarios. Si vemos más de una persona, rebanaremos a su mujer pieza por pieza. Usted decide.”
 
Mi mundo se paralizó por completo. ¿De qué hablaba? Leí nuevamente la nota y la apreté.
-          Abdul soluciona esto con los dueños del hotel, que nadie se entere quien estaba aquí---dije con voz acérrima--- Akbar llévame al palacio--- ambos inclinaron sus cabezas y salimos de la habitación. No sabía que estaba pasando, pero ____ volvió a ser secuestrada y algo en i corazón me decía que esta vez iban en serio para matarla.
 
En cuestión de diez minutos nos estacionábamos frente al palacio. No esperé a las normas del palacio. Subí hasta la habitación de mi padre y le pregunté al guardia si estaba ahí, el me dijo que si, así que la abrí sin pedir permiso. Mi padre estaba sentado en el sofá leyendo un libro. Al verme abrir así la puerta arrugó el ceño.
-          ¿Qué es esta intromisión tan repentina y maleducada a mi habitación Zayn?---dijo el cerrando el libro
-          ¿Cuál es el lugar que tu consideras como el pecado?---pregunté de inmediato. Observé que mi padre se ponía tenso y me miró con cara dura
-          ¿Por qué me preguntas eso?---dijo él fríamente
-          Solo respóndeme papá—dije agriamente. Al ver mi cara soltó el aire que contenía y se levanto de la cama.
-          La ciudadela—dijo mi papa suspirando
-          ¿la ciudadela?---pregunté desconcertado
-          Si, veras cuando era joven, mucho más joven que tú ahora, era ese lugar a donde llevaba a mis concubinas.
-          ¿concubinas?—dije asimilando la información
-          Sí, pero ¿Por qué quieres saber eso, Zayn?---dijo mirando seriamente
-          Ahora no tengo tiempo---dije caminando hacia la puerta
-          Zayn---dijo mi padre molesto--- debo saber que está pasando---me detuve antes de salir y le dije.
-          Secuestraron a ____ y la iré a rescatar---dije fríamente
-          ¡Zayn espera un momento!—dijo mi padre pero cerré la puerta de su habitación.
-          Akbar---dije caminando rápidamente a través de los pasillos. Siento su presencia cerca.
-          Su majestad---dijo el tras mío
-          Prepara al grupo, iremos a la ciudadela a rescatar a ____---dije fieramente.
 
***
 
¿Cuánto tiempo ha pasado? Tengo los ojos vendados y las manos atadas a una silla. Lo último que recuerdo es haber estado con el ministro Abdel Kazar y que me diera ese te asqueroso. Que estúpida fui. Seguramente, él fue que me secuestro la primera vez, pero ¿Por qué? Dudo mucho que sea porque soy la supuesta amante de Zayn, porque esa vez yo ni lo conocía. “¿Qué está sucediendo?” pensé confundida. Escuché pasos cerca y temblé. Pasar por lo mismo una segunda vez no podría soportarlo, prefiero que me maten de una vez. Una mano acaricia mi mejilla y trato de apartarme, pero esa persona se ríe.
-          Veo que tienes miedo ¿no?---dijo un hombre con voz grave
-          No tengo miedo—aunque por dentro estaba aterrada
-          A mí no me engañas mujer de Malik---dijo el volviendo a reír
-          No soy mujer de nadie---dije seria
-          Claro que lo eres y tenemos pruebas de ello, así que no trates decirme lo contrario---volvió a tocar mi mejilla pero la aparté
-          No me toques---dije molesta
-          Oh pero aquí tenemos una fierecilla—dijo el riendo--- aunque sé que eso es tan solo una apariencia, porque muy dentro de ti---apunto con su dedo mi pecho--- tienes miedo. Un segundo secuestro no debe ser fácil. Tienes suerte que yo no soy tan cruel. Mi objetivo no es arrancar las prendas de ropa que llevas y violarte de formas que ni te imaginas, aunque seguro ya sabes lo que es eso ¿no, ___ Hamilton?—solloce inconscientemente. Hacía que recordara todo.
-          No por favor---supliqué--- no, no.
-          Así me gusta---dijo el riendo. Quería golpearlo, pero él sabía cómo darme en mi punto débil.
-          ¿Cuál es tu objetivo?---pregunté temblorosa
-          Fácil---dijo él con voz siniestra--- matar a Zayn Malik. Ahora dormirás un poco, mientras llega el gran final.
-          No por favor---dije suplicante, pero fue en vano, ya que sentí la puntada de la inyección.
-          Dulces sueños, señorita Hamilton---dijo el hombre con voz divertida.
 
***
 
Volví a la consciencia tiempo después, cuando me despertaron de forma brusca. Hice el intento de abrir los ojos, y me conseguí con que ya no tenía los ojos vendados. Todo a mí alrededor estaba cubierto de arbustos y árboles. Me sentí como en un deja vú. Ya yo había estado aquí.
-          Te dejaré amarrada en este arbusto, desde aquí tendrás una vista perfecta---dijo la voz de hace un rato. Observé al hombre y contuve un jadeo. Era igual a Zayn pero… a la vez era diferente. No era él. Zayn no tenía esa mirada cruel, ni esa enorme cicatriz en la mejilla. El hombre al ver que lo observaba, sonrió malignamente.--- supongo que estas pensando “es igual a Zayn” pero ¡NO ES ASÍ!---gritó muy cerca de mi rostro. Ahogué un grito de miedo.--- que tengamos la mitad de la misma sangre, no significa que seamos hermanos. Pero la gente siempre habla, y habla, y habla. Hasta que decides que lo mejor es destruir esta cara para que no te comparen---dijo el acariciando su cicatriz. Yo temblaba por dentro. Él era el hermano de Zayn, pero ¿Cómo fue que ocurrió todo esto?--- bueno basta de tanta habladera. Si te mueves un centímetro o haces algún ruido te mataré, no me costará nada jalar este gatillo---dijo el apuntándome. Yo asentí aterrada---ahora debo esperar a mi querido hermano ¿no? Ver como sus ojos pierden la vida, es lo que he deseado desde hace mucho--- lo vi alejarse un poco y sentarse en una gran roca, yo comencé a llorar. Debía alertar a Zayn. Salvarlo. Pero mis manos y pies estaban atados a ese arbusto.
 
***
 
-          Akbar ya saben lo que tienen que hacer---dije apretando las correas del armamento dentro de mi ropa.
-          Si su majestad---respondió Akbar
-          Al llegar a la superficie del palacio, maten a todo enemigo que vean, y cuando encuentres a ____ llévatela de aquí---dije viéndolo fijamente
-          Pero su majestad, mi deber es protegerlo---respondio Akbar alterado
-          Akbar protegiéndola a ella, me proteges a mi---dije apasionadamente--- ella es todo para mi, ¿entendido?
-          Si, su majestad---dijo Akbar inclinando la cabeza. Le tendí la mano. Akbar se sorprendió pero de inmediato me la estrechó. Con los ojos nos entendimos. Me hizo una reverencia y se fue con los demás hombres a través del túnel. Me monté en el jeep y esperé cinco minutos para darle tiempo a mis hombres de que avanzaran mucho más. La ciudadela estaba unos diez minutos de aquí.
 
Al transcurrir el tiempo, encendí el auto y me encaminé hacia la ciudadela. Ya era de noche, y los ciudadanos estaban en sus casas, pocos eran los que estaban en las calles y que al verme, inclinaron sus cabezas como saludo y respeto. Vi las puertas del palacio y me extrañó no ver a ningún guardia. “seguramente ya los mataron” pensé con rabia. Apagué el motor, y le pedí a Ala que nos protegiera. Me bajé del auto y entre a mi palacio. El silencio era ensordecedor, pero sentía que me observaban. Giré la cabeza hacia el origen de esa energía y me conseguí a un hombre con una pistola. Iba tapado completamente y no podía verle la cara.
 
-          Sígame---dijo ese hombre. La cara se me contrajo de la molestia. Busqué varias opciones, pero no las tenía, así que lo seguí atento a todo mí alrededor. Caminé varios pasos atrás. Estaba confundido por la dirección que tomó el hombre. El único lugar al cual llevaba este pasillo, era al principal jardín real. ¿Por qué iríamos ahí? Cuando lo visualicé me percaté que había otro hombre encapuchado sentado en una de las grandes rocas. El que me guiaba paró en seco y me apuntó para que siguiera el camino.
 
Caminé hasta el otro hombre y me quedé a unos veinte metros de distancia.
-          Muy loable de su parte, su majestad---dijo el hombre con voz divertida--- el gran jeque rescatando a su amada, oh que maravilloso, como un cuento de hadas---el hombre rió fuertemente. Yo me mantuve impasible y viendo fijamente. Analizando toda la situación. El tenía un arma en la mano, y lo más seguro que llevaba más escondidos en su cuerpo. Yo tengo mi arma, pero tengo que dar tiempo para que lleguen mis hombres. Además que lo más seguro es que el primer hombre este muy cerca, esperando alguna instrucción para disparar.--- lástima que no pueden estar juntos. Aunque debo decirle que su querida es muy hermosa, más de una vez tuve que controlarme---di un paso por la rabia, quería matarlo, pero él me apuntó---quieto su majestad--- el hombre se levantó de la roca y caminó hacia unos arbustos para jalar algo. Yo no le perdí la vista--- Veo que le molesta, así que ¿Por qué  no probamos algo?---el hombre terminó de jalar fuertemente una cuerda y salió ____ con la cara llorosa. Apreté los nudillos de mis manos para aguantarme y no salir corriendo hasta ellos
-          ¡ZAYN!---gritó ____ llorando. El hombre le puso la pistola en la mejilla y cerró la boca de inmediato. Siento que mi sangre va drenando de mi cuerpo.
-          Esa era una de las caras que quería ver de ti, Zayn Malik---dijo el otro extasiado---- el terror invadiendo tus entrañas. Ahora quiero ver la otra, la de tus ojos perdiendo la vida---dijo el sonriente.
-          ¿Quién eres tú?---dije con voz fría
-          Javaad Razi---dijo el quitándose la capucha. Al ver su cara me sorprendí enormemente. Era muy parecido a mí. No podía ser. Era imposible. Pero ¿podía ser mi hermano?
-          ¿Eres mi hermano?---dije con voz contrita
-          ¡NO! ¡TU Y YO NO SOMOS NADA!---gritó el furioso. Pero luego respiró hondo--- somos genéticamente parecidos. Pudiera decirse que somos medios hermanos.
 
***
Observé como la palidez de la cara de Zayn se incrementaba cuando el tal Javaad le dijo que era su medio hermano. Él me sostenía fuertemente de los brazos y me apuntaba con la pistola. Quise correr hasta Zayn y consolarlo, pero…
-          Pero ¿Cómo?---dijo Zayn confundido
-          Antes de que tú nacieras, mi madre era la favorita del gran rey, ella vivía en este palacio, o mejor dicho, el rey Malik, la alojo aquí para tener sus noches de pasión. Mi mamá era su querida. Ella estaba muy enamorada del rey, daba todo por él. Y él le hizo promesas que al final nunca cumplió, ya que un tiempo después la abandonó como si fuera un perro, y se casó con tu madre. Sin embargo, cuando el rey abandonó a mi madre, ella ya estaba embarazada de mí y cuando ella se lo dijo, el simplemente dijo que ese hijo no era de él. Lo negó mil veces, dejando a mi madre desolada. Ella me tuvo y me crió con muchos sacrificios. Pero yo siempre supe que era hijo del rey. El hijo bastardo del rey. La gente hablaba del parecido del pequeño príncipe y yo. Hasta que simplemente, marque mi cara para no parecerme a ti en nada y juré que llegaría el día en que derrocaría a ti a tu padre, y yo tomaría lo que por derecho me pertenece. El reino.--- escuchaba todo atónita. No podía creer que lo que decía. Vi el rostro pálido de Zayn.
-          Entonces tu estas detrás de todo esto---dijo Zayn frío--- pero ¿Qué tiene que ver la empresa de ella?---dijo señalándome
-          Simplemente fueron la tapadera---dijo el riendo--- se supone que el hombre inglés con su empresa nos servirían de camuflaje. Le pagamos bastante dinero para que nos ayudara a instalar en paneles solares, que sirvieran como artefactos explosivos, en los alrededores del palacio real, pero no sabíamos que el muy desgraciado nos había grabado todo ese tiempo, así que lo buscamos para conseguir esas grabaciones, pero nunca las conseguimos, así que lo mantuvimos secuestrado, para que llegara su compañera. Pensamos que seguramente ella sabía. Abdel Kazar se encargo de atenderla, pero se dio cuenta que no estaba al tanto, pero para evitar problemas, decidimos secuestrarla y venderla a la trata de blancas. Si ella ya sabía algo, nadie se enteraría. Lo que no imaginamos es que tú la rescatarías. Así que cambiamos nuestros planes, e infiltré a uno de mis hombres y su mujer en este palacio para que la volvieran loca y así no hablara. Sin embargo, la suerte no estaba con nosotros, ya que cuando ella estaba punto de morir tu siempre lo detenías, ahí fue cuando nos dimos que ella era tu mujer, así que giramos un poco los planes. Ella era la mejor manera de hacerte caer. Y aquí estamos.
-          Y ¿Cuándo decidieron matar a al hombre inglés?---preguntó Zayn viéndolo fijamente
-          ¡Bah! Ya no nos servía, así que  hace una semana lo matamos---dijo Javaad como si nada. No pude aguantar mi rabia y comencé a sacudirme. Quería matar a ese hombre.
-          ¡ERES UN DESGRACIADO!---grité hirviendo de la rabia, pero Javaad me coloco el arma en la sien y quitó el seguro del gatillo.
-          Otro grito más y te mato---me quedé quieta conteniendo mi rabia. De mis ojos no podía dejar de salir mis lágrimas. Sentí los ojos de Zayn y lo miré. Sus ojos me pedían calma. Pero ¿Cómo me pedía eso? El no estaba armado y aquí nos superaban en  número. Nos matarían. “Debes salvarlo” “es tu deber salvarlo” lo escuché como un susurro. Tuve la tentación de girar la cabeza pero sabía muy bien que allí no había nadie. Salvar a Zayn. pero ¿Cómo?--- así me gusta más.
-          ¿Quién fue tu cómplice en el palacio? Porque para poder meter infiltrados así tan fácil, y que uno de ellos haya sido mi secretario personal, además de tener a tu lado al ministro de energía, tienes que tener a alguien dentro del palacio real---dijo Zayn viendo fijamente a Javaad.
-          Soy yo---dijo una voz que no era la de Javaad. Era más gruesa. Giré mi cabeza hacia su origen. Era un hombre mayor, alto y con barba. De sus ojos trasmitía poder y maldad.
-          ¿Ali?---dijo Zayn con hilo de voz. Lo vi rápidamente y de los ojos de Zayn se podía ver incredulidad, tristeza y dolor. Veo como sus piernas le flaquean y cae de rodillas en la tierra.
-          Así es su majestad---dijo el acercándose a nosotros con un arma.--. Yo fui el que estuvo maquinando todo desde la oscuridad. Desde hace años, sabía de la existencia de Javaad, pero no podía hacer nada por él, si no que cuando tuviera la edad necesaria podía ayudarlo a obtener lo que le corresponde.
-          No lo puedo creer—dijo Zayn pero más para sí mismo
-          Lo siento mucho Zayn---dijo el hombre llamado Ali, aunque podía ver que realmente no lo sentía.
De repente, escuchamos unos ruidos  muy cerca. Era como de espadas. Zayn aun seguía perdido en sus pensamientos y no se había dado cuenta. Todo pasó muy rápido, aunque en mi mente fue como en cámara lenta. Solo vi que unos hombres se acercaban a nosotros blandiendo sus espadas con maestría y haciendo caer a varios hombres, escuché que Ali le gritaba a Javaad que matara a Zayn, yo aproveché el momento de confusión y con todas mis fuerzas le di un cabezazo en la suya, haciéndolo tambalear. Sentí la sangre correr por mi frente. Vi como el hombre mayor, Ali, apuntaba a Zayn. Grité con todo su nombre y corrí hacia él. Escuché el sonido de la bala. Debía salvarlo. El siempre me salvaba a mí. Ahora tenía que salvar al hombre que amaba. No podía dejar que mataran al único hombre que llegó a su corazón. Pero cuando Zayn se dio cuenta, ya yo estaba cubriéndolo con mi cuerpo. Sentía un dolor infernal por mi cuerpo. Era como si me estuviera quemando. Zayn me agarró con fuerza.
-          ¡_____!---gritaba con dolor--- ¿Por qué hiciste eso?---sentí personas alrededor, pero no los podía ver. El dolor me cegaba. Seguro nos mataban a los dos, tenía que decírselo antes de caer.
-          Por…que… te… a…---y al decir eso deje que la oscuridad me consumiera, no sin antes escuchar un pequeño susurro femenino “gracias”.
***
-          ¡_______!--- grité de dolor. Vi que su respiración era lenta. De su hombro izquierdo y pierna derecha salía mucha sangre. Corté trozos de mi ropa y se la puse en ambos sitios para que no siguiera brotando sangre.--- Akbar haz que traigan un helicóptero medico de inmediato---dije con la respiración entrecortada.
-          Los llame hace 10 minutos su majestad, ya deben estar por llegar---dijo Akbar para luego dar instrucciones a los demás hombres. Yo no podía dejar de ver a ____. Estaba completamente pálida. La abracé entre mis brazos y lloré. No me importo que me vieran. _____ lo protegió de esas dos balas que iban hacia él y ahora ella estaban herida.  Me quedé unos minutos así, rezando para no dejara de respirar, hasta que Akbar me llamó--- su majestad, ya llegó el helicóptero.---asentí con la cabeza y pude ver como traian una camilla. Los paramédicos la levantaron y la ajustaron en la camilla para luego salir corriendo hacia el helicóptero. Yo los seguí.
-          Akbar encárgate de todo---dije sin apartar la vista de ____
-          Entendido su majestad----dijo Akbar inclinando la cabeza. Me monté en el helicóptero y partimos al hospital.
Al llegar allá, en el helipuerto del hospital ya nos esperaba Farid con otros médicos y enfermeras. Bajaron a ____ del helicóptero y la llevaron a terapia intensiva. Yo me senté en una de las sillas de espera. En mi cabeza todos los pensamientos estaban revueltos, pero lo único que sobresalía era ____. No me importaba más nada. Solo que ___ pudiera estar bien. Me sentía como perdido. Luego siento que alguien aprieta mi hombro y al subir mi rostro vi a Abdul preocupado.
-          Su majestad---inclinó la cabeza--- ya tenemos controlado la prensa. Pero no se quedaran quietos. Ya este piso está custodiado por los guardias reales. Su real majestad se está encargando de todo. Ali Mohamed Assad, Javaad Razi, y Abdel Kazar ya fueron apresados y serán castigados por sus hechos. Akbar ya se encargó de conseguir a los demás miembros del grupo rebelde---asentí con la cabeza, no quería pensar mucho en eso. Su padre igual se estaba encargando de eso. Miré hacia la puerta de terapia intensiva. Abdul se quedó a mi lado, esperando.
Cerré los ojos un momento y recé. Recordé lo último que casi dijo “porque te a”, estoy seguro que iba a decir te amo. Ella se sacrificó por mí, porque me ama. Pero no podía ser así. De repente siento que alguien me observa. Levanto la cabeza y frente a mi veo una hermosa mujer. Pero había algo diferente en ella. Me miro a la cara y sus ojos trasmitían tranquilidad. Inclinó la cabeza y me sonrió. “su real majestad, ella estará bien” escuché su voz pero su boca no se abrió. “cambió nuestro destino y le agradezco, mi alma será de ella”, abrí los ojos sorprendido pero ella ya no estaba. Sacudí la cabeza, creyendo que me estaba volviendo loco.
Minutos después sale Farid, quitándose el gorro que usan para operar y se dirige a mí.
-          La hemos operado su majestad, por unos minutos creímos que la perderíamos pero su corazón late fuertemente. Ella ahora está bien. La tendremos aquí en cuidados intensivos por doce horas para monitorearla, luego será llevada a su habitación. A la señorita Hamilton se le sacaron las dos balas que tenía incrustadas en el hombro izquierdo y el muslo derecho, por suerte no tocaron arterias importantes que no afectará nada de su cuerpo y solo tendrá que guardar reposo mínimo un mes.
-          Muchas gracias Farid---dije aliviado. Respiré hondo y le tendí la mano. Farid sonrió y se despidió. Recosté mi cabeza en la pared y sonreí. ____ estaba bien.
avatar


Ver perfil de usuario https://dafherly.blogspot.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: CAUTIVA POR EL JEQUE (ZAYN Y TU) HOT TERMINADA

Mensaje por Dafher2991 el Lun 23 Feb 2015, 8:53 pm

Capítulo Final
Parte 2

-          Es hora de que despiertes mi querida amiga—dijo la voz que siempre aparece en mis sueños. Abrí mis ojos y vi que la hermosa mujer estaba sentada cerca de un árbol gigantesco, observándome sonriente. 
-          ¿Dónde estoy?---pregunté viendo el cielo resplandeciente
-          En mi lugar favorito—dijo ella viendo el cielo igual que yo. Me levanté con cuidado y observé todo a mí alrededor. Estaba en el jardín real de Zayn. Me quedé sorprendida. ¿Qué fue lo que sucedió? Lo último que recuerdo fue cuando cubrí a Zayn con mi cuerpo para que no muriera. Eso quiere decir que… abrí los ojos sorprendida 
-          Tranquila aun no estás muerta---dijo la mujer sonriente---simplemente estas entre los vivos y los muertos. En un estado de inconsciencia por así decirlo. Aun puedes vivir. 
-          ¿Es por ello que te puedo ver?---dije aun sorprendida
-          Si---respondió ella
-          Pero ¿Quién eres?---pregunté curiosa--- estuviste apareciendo en mis sueños, pero no sé quién eres.
-          Hace muchos años tuve un gran amor, él era mi razón de ser, era el sultán de esta gran tierra, y yo la princesa del reino enemigo, y por eso no pudimos estar juntos---vi como la cara de la joven hermosa se tornaba triste--- luché con todas mis armas para volver con él, ya que me había enterado que sus aliados lo traicionarían, y cuando pude lograr salir de mi reino, fue muy tarde. No pude salvarlo. En su reino hubo una conspiración contra él, y su sirviente más leal, lo mató. No pude salvarlo, por mucho que hicimos esa promesa en este árbol---ella acarició el tronco del árbol--- ese mismo día decidí irme con él, y con mis propias manos acabé con mi vida en este lugar, soñando con volver a estar con mi amado---  lágrimas salían de mis ojos sin permiso.--- pero nunca lo pude hacer. Mi alma se quedó estancada en este lugar y en el relicario que llevas puesto---señaló el relicario que colgaba en mi cuello--- esperando poder volver a reencontrarme con mi amado. Y lo pude hacer---ella se acercó a mí y me acarició la mejilla--- gracias a ti, pude volver a ver a mi amado  sultán. Salvaste a su alma reencarnada y por eso me salvaste a mí. Ahora te daré mi alma para que regreses con él---abrí los ojos consternada--- tu alma está muy debilitada y quizás no puedas volver, pero te daré la mía para que regreses--- la joven colocó su frente junto a la mía y sonrió. Ella emanaba tranquilidad. 
-          Gracias por todo---dije con sinceridad--- sin tu ayuda, no pude haber salvado a Zayn. ahora regresaremos juntas.--- ella sonrió y de su cuerpo salió un resplandor que me cubrió por completo. 
 
A lo lejos podía escuchar el sonido de una máquina. Como pude abrí los ojos y vi el techo blanco. Parpadeé y giré los ojos. Estaba en una habitación de hospital. Me dolía infernalmente el cuerpo y tenía sed. Escucho que la puerta se abre y veo a una enfermera que al verme despierta sonrió.
-          Buenas tardes señorita Hamilton---dijo ella revisando mis signos vitales y el suero que estaba conectado a la vía de mi brazo.
-          Agua---fue lo único que pude pronunciar. La garganta la tenía súper seca.
-          Ya le traeré hielo picado, porque aun no puede tomar agua---cerré los ojos y asentí con la cabeza. Solo pasaron varios minutos cuando la enfermera vuelve a entrar con un vaso. Agarró el hielo y me lo puso en los labios. Tener los labios húmedos fue lo mejor, esa sensación de sequedad fue apagándose. 
-          Gracias enfermera ¿Dónde estoy?—pregunté cuando pude volver a hablar
-          Está en el hospital central. Usted fue traída hace dos días, luego de haber recibido dos disparos—dijo ella acomodando mi almohada. 
-          ¿y Zayn dónde está? ¿está bien? ¿no le hicieron nada?---dije un poco agitada. La enfermera se quedo muda por unos instantes lo que me presionó más---enfermera ¿Dónde está Zayn?
-          Tranquila ___, estoy aquí---dijo una voz gruesa detrás de la enfermera, quien se volteó de inmediato e inclinó la cabeza como reverencia y salió de la habitación.--- ahuyentaste a la enfermera, ____.
-          ¿yo? Yo creo que fuiste tú—dije con una media sonrisa. Mi ansiedad se calmó. Zayn se acercó  a mí sonriendo y se sentó a mi lado. 
-          ¿Cómo te sientes?---dijo él con una mirada penetrante
-          Bien---dije mintiendo. Estaba muy adolorida
-          No me mientas ___---dijo él con entrecejo
-          Entonces ¿para qué preguntas?---dije con una mueca. Nos quedamos en silencio. Hasta que él suspiró y volvió a hablar.
-          No debiste interponerte ____, esas balas no iban dirigidas a ti---dijo él con voz grave.
-          No, iban dirigidas a ti, por lo que no pensé y solo actué---dije sin pensar. Escuché que la puerta se volvió a abrir y que entraba Abdul. Zayn se levantó de inmediato.
-          Siento la interrupción su majestad, pero su real majestad lo requiere con urgencia---dijo Abdul inclinando la cabeza. Zayn asintió con la cabeza y Abdul salió de la habitación. Él se volteó hacia mí con cara impenetrable. 
-          Lo siento mucho ____, debo marcharme y no sé cuando pueda volver.  Trataré de venir a verte.---dijo él con voz fría pero en sus ojos vi dolor. Pensé que se acercaría a mí, pero solo quedó estático. 
-          Tranquilo, anda con tu padre, debes cumplir con tu deber---dije tragándome  el sentimiento de dolor y tristeza. Pensé que él se quedaría conmigo. Él quiso decir algo, pero vi como arrepentimiento y salió de la habitación, dejando tras él, el duro sentimiento de indiferencia. Quise llorar, pero no lo hice. Los Hamilton no lloran. Miré el techo de la habitación y luego cerré los ojos. Supongo que me quedé dormida porque cuando me desperté ya era de noche y escuché como se abría la puerta de la habitación. vi como entraba el doctor Farid, el médico real. Al ver que estaba despierta sonrió.
-          Buenas noches, señorita Hamilton, nos volvemos a encontrar---dijo el agarrando una carpeta cerca de mi cama.
-          Buenas, doctor Farid---dije con una mueca. Me dolía todo.
-          Por la mueca, supongo que te están doliendo las heridas---dijo él viéndome con sus ojos analizadores. Asentí con la cabeza---bueno ya le digo a la enfermera para que te inyecte unos calmantes. Ahora bien, supongo que no sabe cuáles son sus heridas ¿cierto?---asentí nuevamente--- bien, la tuvimos que intervenir por dos disparos que recibió en el hombro izquierdo y en el muslo derecho. No es nada de gravedad, pero debe estar mínimo un mes de reposo, y recibir varias sesiones de rehabilitación, para que no tenga problemas de movilidad en ambas partes----respiré hondo y me tranquilicé. He pasado por peores cosas—ahora solo le toca guardar reposo y todo estará bien.
-          Muchas gracias doctor---dije sonriendo
-          Bien ahora debo irme, solo pasaba para ver cómo estaba---dijo el dejando nuevamente la carpeta a un lado--- le diré a la enfermera que le dé un calmante. Que descanse---Asentí con la cabeza. Y vi como el doctor salía de la habitación. La enfermera entró a los minutos. Me inyectó el calmante y me fui quedando dormida. 
 
***
Los días fueron pasando en un abrir y cerrar de ojos. Ya habían pasado dos semanas. Recorrí con la mirada la hermosa habitación en la que estaba alojada y suspiré. Zayn tardó en volver al hospital dos días. Estaba resentida con él, pero al ver sus ojeras, no pude decirle nada. Me trató con mucha cortesía pero nada más allá. Me dijo que me alojaría en el palacio real, mientras me recuperaba. Quise preguntarle sobre lo que había pasado, pero él estaba tan incomunicativo, que yo solo asentía con la cabeza. No quería discutir. El dolor en el hombro y la pierna eran más o menos soportables. Me asignó a dos jóvenes árabes para que me ayudaran en todo. En otras circunstancias me hubiese negado pero no bañarme solo, así que agradecí su ayuda. Estaba todo el día encerrada, sin nada que hacer. Me comuniqué con mi mamá, quien al escucharme, se puso a llorar, y me pidió que más nunca le hiciera eso. Todos en Inglaterra se enteraron del incidente. Me dijo que vendría de inmediato, pero le pedí que no lo hiciera, ya que estaba en buenas manos, y me atendían muy bien. Pronto regresaría a Londres. Luego llamé a Niall. Con él, la llamada fue más tensa, ya que me dijo que por mi culpa, todo el mundo hablaba que su matrimonio estaba en la cuerda floja, y que debía volver de inmediato para hacer una rueda de prensa. Lo único que pude decir es que cuando estuviera en forma de regresar lo haría. A veces Niall era tan egoísta. Quería ver a Zayn. 
 
En eso sonó la puerta de la habitación y enfoqué mi mirada en ella. Fue como si lo hubiese invocado. El hermoso rostro de Zayn se asomó por la puerta. Sonreí abiertamente. Ansiaba estar con él, aunque fueran unos minutos. Vi como caminaba hacia mí con su gran y escultural cuerpo, enfundado con sus trajes típicos. Me mordí el labio. Él era tan sexy. 
 
-          Hola ____, ¿Cómo sigues?---preguntó el con su voz ronca
-          Mejor---dije sonriendo. Como pude me levanté, pero Zayn se acercó a ayudarme a que pudiera sentarme en la cama. Zayn se quedó sentado a mi lado, viéndome fijamente. Me puse un poco nerviosa y me puse un mechón de cabello tras mi oreja. 
-          Me alegro---dijo él aun viéndome fijamente.
-          Zayn ¿Cómo van las cosas? No me has dicho nada, siento que estoy aquí incomunicada---él se tensó un poco--- no es que me queje---dije para que no se ofendiera---pero siento que no hablas conmigo. Son pocas las veces que hablamos.---nos quedamos en un tenso silencio hasta que él suspiró y habló.
-          ¿Qué quieres saber?---dijo pasando una de sus manos por el cabello.
-          Todo—dije de inmediato. Volvió a suspirar.
-          Como ya sabrás, mi medio hermano del que nunca supe, fue el que llevaba todo el plan de atentado, planeado por supuesto por nuestro antiguo Consejero Real, Alí---Zayn apretó los labios--- ambos fueron apresados y llevados a la corte real, para que dicten sus sentencias, junto que con todo su grupo. 
-          Sobre Anthony—dije con el corazón en la boca
-          Tu socio estaba implicado hasta cierto punto---dijo el tenso--- por lo que dijeron, él se echó para atrás y por eso lo mataron. Nunca consiguieron las grabaciones. ¿tú sabes algo de ello?
-          No Zayn---dije con voz rota. ¿Cómo pudo hacer eso Anthony? Hacer fraude y atentar contra la corona de Kalam, y todo bajo el nombre de su empresa.---¿alguien sabe acerca de eso?
-          Lamentablemente, no pudimos esconderlo de la prensa, y ahora todo el mundo lo sabe—dijo el viendo la pared. Sus palabras fueron como un shock para mí. Mi empresa. Fue como si todo el aire a mí alrededor se esfumara. Escuché una maldición de Zayn. Sentí sus manos sacudiéndome los hombros. 
-          Reacciona ____---dijo Zayn desesperado. El me abrazó para darme fuerza y traté de acoplar mis respiraciones--- Respira. Exhala. Respira. Exhala.--- decía él. Hice lo que me pedía y así fue como me fui tranquilizando.--- no me asustes de esa forma ____. 
-          Lo siento Zayn----quería llorar. Pero no. Debía ser fuerte. 
-          Por eso no quería decirte nada---dijo el negando con la cabeza. Se levantó de inmediato y camino por la habitación, mientras vociferaba en árabe. Lo vi moverse y solo quería abrazarlo. Que estuviera conmigo. 
-          Zayn---dije suavemente. Él se detuvo de inmediato y me observó. Le hice señas de que viniera a mi lado. El me miró con suspicacia pero me obedeció. Se sentó a mi lado y lo abracé fuertemente. No quería que se fuera de mi lado. Estar siempre así. Olvidar todo. Al principio estuvo tieso, pero luego se relajó y me abrazó con delicadeza. Acaricié su cabello con amor mientras el acariciaba mi espalda. Subí mi rostro, quedando a escasos centímetros de su boca. Y lo que llevaba tiempo queriendo hacer, lo ejecuté con pasión. Lo besé con todo lo que tenía. Ansiaba sus labios sobre los míos. Él se dejó llevar por mis besos. La pasión nos consumía. Era una como una necesidad. Algo que necesitábamos para renovar nuestras energías. Guié mis manos a través de su cuello, quería tocar su piel. Zayn se separa de mí un poco y me mira con la respiración entrecortada.
-          ____ es mejor que paremos---dijo él con ojos atormentados
-          No quiero Zayn—dije volviendo a besarlo, baje hasta su cuello y el contuvo la respiración—quiero estar contigo Zayn. Te necesito como el aire para respirar. Quiero que me hagas el amor. 
-          ____ estas convaleciente---dijo él con voz torturada. 
-          No me importa---dije viéndolo a los ojos. Abrí la bata que llevaba puesta y expuse mi cuerpo desnudo a su vista. Él contuvo el aliento--- sé que tengo estas vendas—dije tocando las vendas que cubrían mi hombro izquierdo--- bueno mejor no---dije arrepintiéndome seguro me veía horrible--- estoy seguro que no me veo nada sexy--- con una mueca hice el intento de colocarme nuevamente la bata, pero él me lo impidió. 
-          Así te ves bien---dijo besándome de nuevo--- con vendas o sin ellas, eres la mujer más sexy del planeta. Y esto---dijo besando mi hombro--- es muestra de que eres maravillosa--- mi corazón se aceleró por sus palabras--- aunque te pido que más nunca lo vuelvas a hacer. Pensé que morirías en mis brazos y solo por salvarme. 
-          Zayn, yo…---pero me interrumpió con otro beso. 
 
Nos besamos sin casi respirar. Zayn se desnudó para el deleite de mis ojos. Y nos acariciamos con suavidad. Como para grabar cada  toque  de nuestros cuerpos. Con suma delicadeza y sin movernos mucho, él se introdujo dentro mi cuerpo, moviéndose tan suave que me estremecía y torturaba. Nuestras respiraciones se unieron. Podía sentir su corazón acompasarse con el mío. Amaba a Zayn. Y era algo que no podía negar. Quise gritarlo cuando ambos llegamos a la cúspide, pero me trague las palabras besándolo en los labios. 
 
 
 
Horas después, estábamos los dos acostados en mi cama. Yo tenía mi cabeza recostada en su pecho mientras él me acariciaba el cabello. Quería  permanecer con Zayn así. Detener el tiempo y no saber de nada. Besé el pecho de Zayn y sonreí.  
-          ¿puedo saber el motivo de tu sonrisa?---dijo Zayn tranquilo
-          Nada, solo que estoy pensando en lo maravilloso que sería detener el tiempo así como estamos---dije relajada. Zayn besó mi frente pero no dijo nada. Me quedé extrañada. El siempre tiene algo que decir. Subí mi mirada y me quedé perpleja cuando me percaté que él estaba muy serio.--- Zayn ¿Qué sucede? ¿Por qué tienes esa cara?
-          Por nada ____---dijo el sin verme
-          Zayn te conozco, estás muy raro---dije forzándome a sentarme obviando el dolor en la pierna.---- tú no eres así.
-          _____ tú no me conoces realmente---dijo el tenso. Se sentó un poco más lejos de mí, dándome la espalda, luego se volteó a verme y su mirada de hielo me enfrió por completo—si verdaderamente me conoces, entonces debes de saber muy bien que a partir de ahora, no podrás salir de la habitación si no tienes el velo puesto, además que no podrás volver a tu país, hasta que nos hayamos casado. Y que deberás dejar de trabajar. La futura esposa del príncipe heredero no puede trabajar y no debe bajo ningún concepto dar su opinión en temas importantes como economía y política. Debes hacer todo lo que yo te diga. Ese es el papel que debes jugar en nuestra relación--- me quedé congelada en mi sitio. 
-          No puedes estar hablando en serio---dije sin creérmelo
-          Sí, estoy hablando muy en serio ____---dijo el fríamente--- mañana llamaras a tu familia y le comunicaras que debes dejar tu trabajo.
-          Yo no renunciaré a mi empresa—dije igual de fría que él--- luché mucho por estar donde estoy en la sociedad londinés para renunciar porque tu lo digas.
-          Si no renuncias a tu vida actual, no podrás estar conmigo en el futuro, ya que yo soy el príncipe heredero de esta nación y debo seguir las tradiciones de mi reino---dijo él viéndome fijamente. 
-          Pero es que son tradiciones muy machistas Zayn---dije pasando mis manos por el cabello--- no lo puedo creer. No me puedes pedir esto Zayn.
-          Si lo puedo hacer—dijo él sin arrepentimiento--- o renuncias a tu vida o renuncias a mí--- sentí como mi alma se vaciaba con sus palabras. No podía renunciar a mi vida. Yo soy una persona que toda la vida he trabajado, que he luchado para obtener lo que he querido. Pero jamás esto. Que un hombre me pida que renuncie a todo por él. Jamás. No puedo hacerlo. Yo soy mujer, tengo los mismos derechos de Zayn. Yo tengo derecho a trabajar, a expresarme. No tengo porque ocultar mi rostro ante nadie. Amo a Zayn como a mi vida misma. Miré su rostro y supe lo que tenía que hacer.
-          Lo siento Zayn---dije con el corazón triturado--- no puedo estar contigo. Renunciaré a ti--- Zayn se quedó quieto por unos instantes pero luego se levantó de la cama y se vistió. Antes de salir de la habitación se giró hacia mí--- ¿estás segura de tu decisión?
-          Si—dije con determinación
-          Cuando quieras partir a tu hogar solo debes decirle a Abdul. Mi avión te será preparado—dijo Zayn sin inmutarse
-          Gracias su majestad—dije alzando la cara pero con ganas de llorar--- quisiera irme lo más pronto posible. Puede ser dentro de dos días.
-          Pues así será—dijo el abriendo la puerta de la habitación--- no creo que nos volvamos a ver ____ Hamilton, pero debo decir que fue un placer conocerte. Que tengas un buen futuro.
-          Igual su majestad Zayn Malik---dije casi sin voz. Observé como Zayn cerraba la puerta tras de él y no pude contener mis lágrimas. Me tumbé en la cama sin importarme el dolor de mi cuerpo y lloré desconsoladamente, tapándome con la almohada. Esa sería la última vez, que vería al único hombre que pudo echar raíces en mi corazón. 
 
***
 
Dos meses después
 
 
-          Señorita Hamilton debería descansar---dijo la voz preocupada de Lucy, mi secretaria.
-          Lucy, pásame por favor el informe corporativo de Brasil---dije ignorando sus palabras. Lucy suspiró, lo buscó y me lo pasó--- gracias, ya puedes marcharte.
-          Muy bien---dijo ella resignada--- recuerde que esta noche es su fiesta de compromiso.
-          ¿ah?—dije perdida en las palabras del informe. Las cosas no iban tan bien en Brasil como pensaba
-          Que hoy es su fiesta de compromiso---repitio Lucy
-          ¿Tan rápido?---dije alzando mi rostro confuso--- pensé que era dentro de dos semanas.
-          No señorita Hamilton, es hoy, en exactamente seis horas---dijo revisando su reloj.
-          Oh bueno, hoy me iré temprano, y si no, simplemente que me esperen---dije altanera. Continué con la lectura del informe. Lucy salió de la oficina. Cuando escuché el clic de la puerta, dejé el informe en la mesa y me recosté en el espaldar de mi asiento. Respiré hondo y cerré los ojos. 
 
Han pasado dos meses desde que volví de Qatar con el corazón destruido. No he sabido más nada de Zayn. El proyecto con su empresa fue cancelado debido a todos los problemas políticos que se generaron en su reino. Así que ya no hay ninguna conexión entre nosotros. Además que al llegar al país, me conseguí con que mi empresa estaba hecha un desastre con las revelaciones de fraude y atentado a una nación por Anthony, lo que estuve bajo averiguaciones tanto por el gobierno de mi país como por el gobierno catarí. Fue un milagro que no me sancionaran, y sinceramente creo que no lo hicieron, porque supuestamente soy la “heroína del jeque Malik”. La prensa internacional me catalogó así, luego de saber que protegí a su majestad Malik, de dos disparos. Así que simplemente me dejaron en paz. Sin embargo, eso trajo consecuencias en mi empresa y he tenido algunas bajas con clientes importantes, además que nos está costando volver a tener la confianza de los demás gobiernos y empresas internacionales. 
 
Mi relación con Niall siguió tal como estaba. Decidí que aunque no amaba a Niall, era mejor seguir con mi vida, ya que dudaba mucho que pudiera enamorarme de nuevo. Sé que Niall no se merece eso, pero con el tiempo, el sentimiento de amor renacerá con él. El es una persona un poco egoísta, pero sé que yo también era así, por lo tanto él puede cambiar, como yo hice. Aunque aparento ser difícil, egoísta y fría, por dentro sé que cambié, ya no me siento de esa forma. Y eso mismo me lo ha dicho Liam. Que he cambiado mucho. En ambos surgió una amistad inesperada. De vez en cuando nos vemos y charlamos de cualquier cosa. Sobre todo de Alexssa. Liam está perdidamente enamorada de ella, pero mi querida prima sigue haciendo la dura. Janeth y Andy asistirán a mi matrimonio, aunque no estaban muy convencidas de mi decisión. Ellas querían que estuviera con Zayn, pero ambas llegaron a un consenso, ellas tampoco podrían renunciar a sus vidas por estar en ese régimen, así que me consuelan y desean lo mejor. Dentro de cuatro horas tenía que buscar el vestido de compromiso. No quería asistir, pero era mi obligación, además no quería soportar la réplica de Niall, sobre lo que dirán sus amistades.
 
Abrí los ojos para continuar con el informe, pero me dieron ganas de vomitar, me levanté de mi asiento y fui hasta mi baño particular a vomitar. Al terminar, me senté en el inodoro para calmar mis nauseas, cuando sentí que se habían pasado, me lavé los dientes. En varios días he tenido muchas ganas de vomitar. Tal vez sea una bacteria, debería ir al médico. Al salir del baño, casi me caigo para atrás. Allí se encontraba un hombre idéntico a Zayn, pero más viejo. Estaba acompañado de un hombre, que supongo era su guardaespalda. Era de suponer quien era. 
 
-          Un placer conocerla señorita Hamilton---dijo el gran rey de Kalam
-          El placer es mío su majestad---dije inclinando la cabeza. Luego me acerqué un poco temerosa. ¿Por qué estaría aquí el padre de Zayn? ¿será que le pasó algo?—si gusta puede sentarse---dije señalando la silla cercana
-          Gracias---dijo el sentándose, mientras que el otro se quedó detrás de él---supongo que se estará preguntando que hago aquí ¿o me equivoco?
-          Para nada su majestad---dije cruzando los dedos de mis manos, para calmar mis nervios--- pero debe ser importante, así que antes de hablar, ¿Qué le puedo ofrecer de beber?
-           No se preocupe, ya le dije a su secretaria que nos preparara unas tazas de café---dijo él como si nada. Me quedé perpleja.--- ¿Cómo sigue usted de las heridas?
-          Muy bien, su majestad---dije como robot--- aunque solo pude ir a dos sesiones de rehabilitación, el trabajo no me ha dejado. 
-          Sí, sí, yo sé cómo es eso, pero no puede dejar que el trabajo impida su recuperación---dijo él con la mirada como un halcón 
-          Trataré de que no suceda, su majestad---dije tensa. Por dios no entiendo ¿Qué hace este hombre aquí?
-          Nunca pude agradecerle por salvar a mi hijo---dijo el rey de Kalam--- Cuando al fin tuve tiempo de verla, Zayn me comentó que usted ya había partido para Londres. Así que nunca pude agradecerle. 
-          No se preocupe su majestad---dijo con un hilo de voz. No quería hablar de Zayn, porque hacerlo es ponerme a llorar--- alguien tenía que ayudarlo. Él es un príncipe heredero y no hay más quien lo pueda sustituir.
-          ¿solo fue por eso señorita Hamilton?---preguntó el rey alzando una ceja
-          Si-si, su majestad---“dios no quería hablar de esto” pensé torturada. Me salvó la entrada de Lucy con una bandeja de café recién hecho--- muchas gracias Lucy, yo me encargo—dije con una sonrisa tensa. Lucy estaba muy curiosa pero no dijo nada. Ella salió de la oficina y yo me dispuse a servir los café, pero el olor me revolvió otra vez el estomago. Aguanté las ganas de vomitar y terminé de servir las tazas.
-          ¿le sucede algo?---preguntó el rey viéndome fijamente
-          No su majestad---dije tensa. Las nauseas eran horrible. 
-          Pero está pálida---replicó él. 
-          Lo siento debo ir un momento al baño---dije casi corriendo al baño. Cuando terminé de vomitar, me volví a lavar los dientes. “qué vergüenza” fue en lo único que pensé. Agarré coraje y salí del baño.--- lamento lo ocurrido---dije con una débil sonrisa--- he tenido muchas nauseas estas últimas semanas, y no he podido ir al médico. Supongo que tendré una bacteria. 
-          No se preocupe señorita Hamilton, eso puede pasarle a cualquiera---dijo el sonriendo--- Hazar déjame a solas con la señorita.---el joven inclinó la cabeza y salió de la oficina.--- le seré sincero vine a Londres por algo que le está pasando a mi hijo---me senté en mi asiento como un plomo--- Verá señorita Hamilton, desde que él era muy joven, fui un padre muy autoritario, tuve que serlo después que mi querida esposa murió. Ella era mi razón de vida, y al perderla, casi me perdí yo, lo único que me sostuvo fue mi alto sentido de responsabilidad hacia mi nación. Y eso fue lo que quise enseñarle a Zayn. Y hasta no hace unas semanas comprendí que no debió ser así, ya que cuando me enamoré de mi querida Aaminah, no me importaba nada. Lo único que quería en mi vida era estar con ella—veo como el rey suaviza su rostro al nombrarla—entonces me di cuenta que también quiero que Zayn consiga a esa mujer que llene sus días de luz. Y sé que la encontró---me miró fijamente y quise llorar--- pero ese sentido de responsabilidad hacia su nación y costumbres que le inculqué, pudo más que su futuro. Y me arrepiento de ello—abrí los ojos desmesuradamente--- si se que le sorprende, pero al fin y al cabo es mi hijo ¿no? Y uno como padre siempre quiere lo mejor para su hijo. El ahora me odia, debido a mi otro hijo. Lo único con lo que me puedo justificar, es que era muy joven cuando sucedió eso. Apenas tendría veinte años cuando tuve a esa mujer como concubina. Y tiempo después, cuando se acercó a mi palacio a decirme del niño, pensé que solo seria de otro, y que quería destruir mi reciente felicidad con Aaminah, por lo que nunca creí que fuera mi hijo. Son tristes excusas, pero no puedo volver en el tiempo, solo me queda pagar por mi pecado. Sin embargo, no quiero que Zayn arruine su vida de esta forma. Así que vine a Londres, a pedirle que vuelva a Kalam.
-          Lo siento su majestad---dije con voz concrita---no puedo. Zayn no me ama. Y si realmente lo hiciera, yo no pertenezco a su cultura. Yo no podría dejar esto---dije alzando mis brazos, como señalando mi oficina--- yo no soy mujer de estar encerrada en un lugar sin hacer nada. Ser una mujer sumisa. No puedo serlo. Ni siquiera por amor. Lo siento pero no puedo---dije aguantando las ganas de llorar--- se que vino especialmente para eso, pero quiero que usted me entienda. Mi padre, era un hombre sumamente machista. Era de los que pensaba, que una mujer solo servía para las labores domesticas y la cama. Para más nada. Cuando mi madre hacia las cosas malas, él se desquitaba insultándola, humillándola y pegándole. También lo hacía conmigo. Yo no tengo hermanos. Así que siempre le reclamó a mi madre el no tener herederos. Mi vida infantil fue un infierno. Hasta que él murió cuando yo tenía quince años. Desde ahí me prometí ser la mejor empresaria. Hacerle ver que la mujer servía para muchas cosas, y que podía ser mejor que el hombre en los negocios. Yo siempre fui de talento superior. Mi coeficiente era mucho más alto que la media, así que a mis diecinueve años, ya estaba obteniendo mi título como ingeniera eléctrica, a la par saqué el título de gerencia empresarial. Claro que mi padre no sabía nada de mis conocimientos, mi madre mantuvo en secreto que asistía a una escuela especial, por lo que se me hizo todo más fácil. Cuando estuve en la universidad conocí a Anthony Kent y nos hicimos amigos, y él me ayudo a crear nuestra empresa. Entre ambos sacamos a relucir Industrias HK. Quería demostrar que la mujeres podemos con lo que nos propongamos. Así que no puedo hacer lo que Zayn me pidió, abandonar toda mi vida por él, sinceramente no puedo. 
-          Entiendo---dijo el rey suspirando---supongo que debo abrir mi mente como los occidentales--- no sé qué quiso decir con eso.---- ¿tu amas a mi hijo ____?
-          Si---dije sin pensar--- lo amo como a mi vida misma.
-          Entonces vuelve a Kalam---dijo el rey acomodándose en su asiento--- Zayn jamás ha sido amante a nuestras tradiciones. Él ha luchado para que tanto los miembros del consejo como yo abramos nuestras mentes hacia el futuro. Ha hecho mucho hincapié en los derechos de las mujeres en cuestión a los estudios y los trabajos. Pero no se la hemos puesto fácil. Me cuesta entender su cultura occidental, pero sé que los tiempos cambian. Si Zayn te dijo eso, fue por mi culpa. Así que olvida lo que dijo, y vuelve con él.---mi corazón se estrujo y aguanté las lagrimas. Lloré desconsoladamente. Siento que el rey se acercó a mi, y me apretó el hombro como consuelo.
-          Lo-lo siento su-su majestad. Un Hamilton no debe llorar---dije tratando de controlarme.
-          Un ser humano tiene derecho a llorar si así lo siente---dijo el rey viéndome con ternura---no importa que apellido tenga.---sus palabras me hicieron llorar más. Cuando me calmé, el rey ya estaba en su puesto. 
-          Gracias su majestad—dije con una débil sonrisa. 
-          Ahora quiero que vuelva a Kalam---dijo el tenazmente 
-          Si lo haré pero primero debo…
-          Romper con ese matrimonio que está destinado al fracaso---completó el rey.
-          ¿Cómo lo supo?—dije estupefacta
-          Es de noticia internacional que usted se casa, y en las fotos no se ven para nada enamorados—dijo él alzando los hombros---- ahora usted irá a hablar con su prometido y romperá con el matrimonio. Mientras la estaré esperando en el aeropuerto para marcharnos a Kalam. 
-          Pero…---dije impresionada por la velocidad en cómo actúa el rey Malik.
-          Pero nada---dijo levantándose de su asiento--- estará unos días lejos del trabajo pero dudo que se vaya a caer la empresa. Le prometo que nada de su vida cambiará. Conociendo a mi hijo, hará lo posible para que usted esté bien. Yo hubiese hecho lo mismo por mi querida Aaminah.
-          Muchas gracias su majestad---dije con voz ronca
-          Gracias a ti por hacer que mi hijo viva---dijo el sonriendo. Salió de la oficina  y yo me quedé quieta viendo la puerta cerrada. Tenía que ver a Niall. Recogí mis cosas mientras Lucy entraba apurada a la oficina.
-          ¿Qué sucedió?---dijo ella aun sorprendida
-          Nada, simplemente no digas, que el rey Malik, vino. Debo ir a ver a Niall—dije saliendo de la oficina--- estaré unos días fuera del país. 
-          Pero ____ ¿y la fiesta de compromiso?—dijo Lucy consternada
-          No habrá boda Lucy---dije sonriendo mientras dejaba a una Lucy con la boca abierta del asombro. 
 
***
-          No puedes estar hablando en serio---dijo Niall sorprendido
-          Lo siento Niall, pero quiero romper con nuestro compromiso---repetí mis palabras--- tu y yo no nos amamos.--- él se quedó en silencio, tras su escritorio.
-          Es por ese hombre ¿no? El árabe—dijo el molesto
-          Si, lo amo y deseo volver con él, lamento mucho todo esto. Pagaré por todos los gastos---dije tensa
-          Pero ¿y mis amistades?---dijo el indignado
-          Lo siento mucho Niall, pero nuestra felicidad es más importante que lo que dirán nuestras amistades. 
-          Has cambiado mucho ____---dijo Niall viéndome fijamente
-          Si lo sé—dije sonriendo--- y prefiero ser así. 
-          Lo que sea---dijo Niall serio--- haz lo que quieras. Y solo para que sepas ____. Nunca te he amado. Desde que estamos juntos, tuve varias amantes y pensaba tenerlas después de casarnos.
-          Entonces menos mal que no nos casamos---dije sonriendo. Recogí mi cartera. Y me levanté de mi asiento--- que tengas una buena vida.--- Salí de ese lugar y me fui directa al aeropuerto. 
 
***
-          Su majestad necesitamos que vaya a la habitación contigua para que pueda ponerse el traje de ceremonia---dijo Abdul a un lado
-          Bien—dije sin emoción. Dentro de algunas horas me casaré con una desconocida. Al terminar mi relación con ____, le pedí a mi padre que me buscara una esposa. Ya era hora de que asentara cabeza. Aunque ¿Cómo puedo decir que terminé una relación que nunca comenzó? Ella siempre estuvo comprometida con su novio británico. Además que lo mejor que puedo hacer es estar con una árabe. Que tenga mis mismas costumbres y evitarle un mal trago con mi padre y los miembros del consejero real, así como lo pudo haber tenido ___. Es doloroso no estar con ella. La vida no es la misma. Me atribuí más trabajo de lo normal, solo para no pensar ella. 
 
Las horas fueron pasando, y el momento se acercaba. No quería casarme. Necesitaba a ____. Solo con ella quería pasar mis días. Pero no podía echarme para atrás. ¿o si podía? Necesitaba hablar con la mujer que me casaría. No podía casarme. Hablaría con mi padre y pagaría las consecuencias. Me escapé de mis servidores y escabullí en las habitaciones destinadas a la novia. No había nadie. Miré los alrededores pero no veía a nadie, y cuando decidí marcharme, escuché la puerta del baño abrirse y salir a una mujer que jamás pensé volvería a ver. ____ Hamilton estaba frente a mí con su vestido de novia, sorprendida de verme. 
-          ¿Qué haces aquí Zayn? arruinaste la sorpresa---dijo ella divertida
-          No lo puedo creer---dije impactado
-          Pues créelo---dijo ella riendo. Se acercó a mí y tomó mi barbilla--- soy real. En carne y hueso. 
-          Tu eres mi novia---dije viéndola a los ojos
-          Si---rió--- su padre es muy convincente, señor jeque
-          ¿mi padre?---dije tratando de entender
-          Si, tu padre---dijo ella sonriendo--- él fue a verme a Londres, tuvimos una larga conversación. Y me hizo entender que mi lugar es aquí contigo. Porque yo te amo, y tu---puso su dedo en mi pecho--- me amas.--- no pude esperar y la besé con toda mi alma. Lo que mantuve reprimido, lo expulse en ese beso. La desesperanza y tristeza se fueron en ese beso. 
-          Lo siento mucho ____, te amo. Yo jamás haría que dejaras tu vida, solo lo hice para que me dejaras. Sé que trabajar es parte de tu vida y no podría negártelo. El velo lo usarías solo cuando sea necesario, pero no te obligaría. 
-          Al principio no sabía Zayn—dijo ella abrazándome--- pero fue tu padre el que me hizo entender, que me mentiste solo por él, por lo que te enseñó. Las responsabilidades a tu nación van primero. 
-          Ya no---dije acariciando su mejilla--- van después de ti, mi amada ___, mi hermoso lirio ingles. 
-          Te amo Zayn---dijo ella sonriendo
-          Yo también te amo  mi lirio ingles---dije besándola en los labios.--- ¿te quieres casar conmigo?
-          Por supuesto que sí—dijo ella riendo---si no, no estuviera aquí. Aunque no se, tengo una duda. ¿te hubieses casado si no hubiese estado aquí?
-          No—dije de inmediato—vine en primer lugar para hablar con la novia y cancelar la boda para volar de inmediato a Londres y buscarte.  No puedo vivir sin ti, y no puedo casarme con más nadie que no seas tú.
-          Gracias Zayn---dijo ella besándome
-          ¿Qué sucedió con tu dichoso novio británico?---pregunté celoso
-          Rompí con el compromiso---dijo ella sonriendo--- tenía que venir a verte. Aunque todo fue gracias a tu padre, así que ya no estés molesto con él. Es muy buena persona.
-          Haré lo que diga mi amada futura reina---dije abrazándola
-          ¿Y si te digo que quiero trasladar mi empresa para acá y que la mayoría de mis trabajadores sean mujeres?---dijo ella con suspicacia 
-          Te diré que te apoyaré cien por ciento---dije besando su mejilla--- yo me encargaré de cambiar la mente de los ancianos.
-          Y yo te ayudaré, sé cómo tratar a los hombres duros---dijo ella riendo
-          Espero que no sea como a mí---dije sonriendo
-          No, solo tú tienes un trato especial, porque eres el único que pudo abrir mi corazón---dijo ella con su hermosa sonrisa. La besé en los labios con pasión. 
-          Y tú siempre fuiste mi destino, mi amada ____---dije con pasión--- quiero tener muchos hijos y ser una feliz familia.
-          Bueno con respecto a eso—dijo ella dubitativa--- creo que ya nos adelantamos---me quedé estático con su comentario--- quería esperar a decírtelo, pero creo que ya debo hacerlo, estoy embarazada. Tengo dos meses y dos semanas.--- exploté de la emoción. Y la agarré de la cintura y la cargué dándole vueltas. 
-          Te amo, te amo, te amo---dije feliz--- soy el hombre más feliz del mundo. Te amo ____ Hamilton.
-          Yo también te amo jeque Zayn Malik--- y sellamos nuestros votos con un beso que nos llegó al alma. 
 

FIN
Lamento la tardanza, pero aquí esta el capítulo final :D Muchas gracias a tod@s mis lectores, fue un placer enorme haber escrito esta maravillosa novela. Espero mucho que les haya gustado. 
PD: para las que quedaron por querer saber que paso con las demas parejas, haré pequeñas historias acerca de ellas. Cuando las escriba las subo. 
Un gran abrazo enorme y gracias nuevamente por seguir mi novela... 
avatar


Ver perfil de usuario https://dafherly.blogspot.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: CAUTIVA POR EL JEQUE (ZAYN Y TU) HOT TERMINADA

Mensaje por Glamorous el Mar 31 Mar 2015, 11:31 am

Te amo, te amo!!!
Eres una gran escritora!!!
En serio escribes tan bien que me haces viajar hasta el oriente, hasta se me olvida que Zayn dejo One Direction!!!!
Aquì estare esperando la segunda temporada..porque ¿harás segunda temporada no?

Es el último fanfic que leere de Zayn; ya que ver su nombre me causa nostalgia
besos!!!
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: CAUTIVA POR EL JEQUE (ZAYN Y TU) HOT TERMINADA

Mensaje por Dafher2991 el Mar 31 Mar 2015, 6:45 pm

Four. escribió:Te amo, te amo!!!
Eres una gran escritora!!!
En serio escribes tan bien que me haces viajar hasta el oriente, hasta se me olvida que Zayn dejo One Direction!!!!
Aquì estare esperando la segunda temporada..porque ¿harás segunda temporada no?

Es el último fanfic que leere de Zayn; ya que ver su nombre me causa nostalgia
besos!!!
Guaooo!!! Muchas gracias x tu comentario y x supuesto de leer mi novela!! Estoy feliz que te haya gustado!
Si hasta los momentos estoy pensando hhacer historia cortas de los personajes, para saber que paso con ellos, con las cuatro parejas, no será exactamente una segunda temporada pero si cuatro historias ni tan largas y ni tan cortas jejeje 
Te entiendo mucho después de lo se zayn cuesta un poco adaptarse pero bueno T T 
Gracias por leer mi novela!! Te envío muchos besos y abrazos!!
avatar


Ver perfil de usuario https://dafherly.blogspot.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: CAUTIVA POR EL JEQUE (ZAYN Y TU) HOT TERMINADA

Mensaje por Glamorous el Mar 31 Mar 2015, 8:09 pm

De nada linda!!
Besos!!!
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: CAUTIVA POR EL JEQUE (ZAYN Y TU) HOT TERMINADA

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Página 15 de 15. Precedente  1 ... 9 ... 13, 14, 15

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.