O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» something strange
Ayer a las 9:03 pm por jackson.

» être dans la lune.
Ayer a las 8:22 pm por Ongniel

» we're foxes ; m.i.
Ayer a las 8:13 pm por greywaren

» Instituto Fénix. (Muro interactivo) | N.C.
Ayer a las 7:27 pm por lovesick

» ↠ goodbye
Ayer a las 6:28 pm por jackson.

» this encourages me [sounds baby from jb]
Ayer a las 6:21 pm por mieczyslaw

» daydreamin'. ♡
Ayer a las 6:20 pm por bwiyomi.

» BABY, NO.
Ayer a las 4:19 pm por jackson.

» insert title here; pvt
Ayer a las 4:02 pm por blackstairs

novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ insxne.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

Under the Dome {Audiciones Abiertas |NC|

Página 2 de 28. Precedente  1, 2, 3 ... 15 ... 28  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Under the Dome {Audiciones Abiertas |NC|

Mensaje por Harold el Lun 04 Nov 2013, 7:06 am

Oh chicas yo esperaba con ansias que las abrán y hoy gracias a la nove que tenemos con Nico y Alli me enteré que ya estaba abierta e.e Obviamente voy a audicionar pero aún no sé por quien :/ Capas que por Harold pero sé que todas van a ir por él. 
Luego les dejo el gif y todo con la ficha. 
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Under the Dome {Audiciones Abiertas |NC|

Mensaje por Harold el Lun 04 Nov 2013, 7:07 am

Zoy lo mas, i am super cúl & pase de pagina. 
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Under the Dome {Audiciones Abiertas |NC|

Mensaje por Invitado el Lun 04 Nov 2013, 9:47 am

Comentario corto y rapido.
Me paso rapido por que tengo que estudiar. Quimica, no saben cuanto la odio. Okno.
Me fui da tema.
Chicas realmente muchisimas gracias por audicionar.
Clary, May y Ana (bella y super talentosas), Paula, Effy, Jacky (my new friend), mi tocaya Ro, Zoe, en fin... TODAS!
Estabamos muy emocionadas con esta NC, y bueno nos alegra que audicionen personas tan maravillosas como ustedes.
Ah, y tambien es para agradecer, de nuevo, a Kat por aceptar hacer esto conmigo y por ayudarme a concretar la idea.
En fin, me voy a estudiar.
Sigan audicionando, que es gratis y no llena de alegria.
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Under the Dome {Audiciones Abiertas |NC|

Mensaje por ainara tomlinson el Lun 04 Nov 2013, 10:28 am

Hola, mi nombre es Ainara.
Soy de España y tengo 15 años.ENCANTADA!!
Me encataría audicionar por Logan Lerman.
Pero hay un problemita, que es que el código no me aparece, como lo hago, a donde le doy¿? ¿Podría hacerlo sin código?


PD: Una muy brillante idea!
BEZIITOOS ;)



Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

El autor de este mensaje ha sido baneado del foro - Ver el mensaje

Re: Under the Dome {Audiciones Abiertas |NC|

Mensaje por Invitado el Lun 04 Nov 2013, 11:34 am

Chicas, el codigo esta en hide, es decir que primero tienen que comentar para verlo. Ahora si podran.
Esperamos sus audiciones.
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Under the Dome {Audiciones Abiertas |NC|

Mensaje por ainara tomlinson el Lun 04 Nov 2013, 11:55 am

Priscilla.- escribió:Chicas, el codigo esta en hide, es decir que primero tienen que comentar para verlo. Ahora si podran.
Esperamos sus audiciones.
Y de qué tamaño debe ser el gif o la imagen para poder verlo?



Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Under the Dome {Audiciones Abiertas |NC|

Mensaje por Pennywise. el Lun 04 Nov 2013, 1:15 pm

STEPEHN KING. OMG. COMO HACES ESTO? VOY A AUDICIONAR. SOLO ESPERAME Y TRAIGO TODO.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Under the Dome {Audiciones Abiertas |NC|

Mensaje por Invitado el Lun 04 Nov 2013, 1:18 pm



Floirt Briand

Floirt Paulette Briand Koffman {Shay Mitchell|Louis Tomlinson


Capitulo:

Cant Have You:

Capitulo 002
Ivette Smith|Liam Payne.
Koni

 
 
Hacia frio, y digamos que mi blusa blanca manga corta no me ayudaba mucho. El viento hacia que mi cabello volara, y que mis dientes titiritaran a causa del frio. Me sentía nerviosa, Liam me había llamado de forma urgente, y me había citado a venir a este parque a las siete de la noche, y yo temía que fuese algo sobre nuestra relación.
 
 
-¿Quién soy?- dos manos cubrieron mis ojos. Sentí el fuerte aroma de su perfume Paco Rabanne, y su voz para mí era inconfundible.
 
 
-¿Peeta?- bromee. El rio un poco, él sabía que yo era una completa fan de “The Hunger Games”.
 
 
-No- su ronca voz ahora estaba en mi oído, provocando pequeños escalofríos en todo mi cuerpo.
 
 
-Vamos, sé que eres tu Liam-El dio un bufido, y saco sus manos de mis ojos, dejándome al fin ver.
 
 
-Eso es trampa- él se sentó a mi par, cruzo sus dos brazos e hizo un típico de él y tierno, puchero.
 
 
-¿Conocer bien a alguien es trampa? Además, siempre haces la misma broma- el me miro mal y yo me limite a sacarle la lengua de la forma más graciosa que podía, aún estaba nerviosa.
 
 
-Bien, a lo que vine- dijo de repente. Se puso de rodillas, sentí que el aire se desvanecía ¿era lo que creía?
 
 
-¿Liam?
 
 
-Ivette Smith, eres la chica más hermosa, inteligente y astuta que eh conocido.  Te amo como nunca eh amado a nadie, eh soñado un futuro juntos, me eh soñado contigo, teniendo hijos, viviendo feliz. Por eso quiero pasar toda mi vida contigo- mis ojos se cristalizaron. El saco una cajita de su chaqueta café, y la abrió dejando ver un anillo, con un gran diamante. Para Liam el dinero era lo último, su familia era tan adinerada como la mía- ¿Te quieres casar conmigo?-
 
 
-Sí. ¡Claro que sí!- la alegría y emoción irradiaba tanto de mí, como de Liam. Él puso el anillo en mi dedo anular, en donde pude obsérvalo mejor. Era de color plateado y como dije antes, tenía un gran diamante incrustado en medio, y en pequeñas letras había escrito “Señora de Payne”.
 
 
-Aun no me eh casado contigo, y ya me has declarado “señora Payne”- cruce mis brazos y bufe, como si estuviese ofendida, cosa que claramente no era, ya que me sentía como en el cielo.
 
 
-Eres la señora Payne, aunque ni siquiera estemos casados.
 
 
-Eso, es tierno. Pero Liam, hay que decírselos- su sonrisa, se volvió en menos de un segundo en una mueca.
 
 
-Ivv, sabes que nos alejarían casi al instante. No puedo, no quiero alejarme de ti- cogió mis manos y les dio un pequeño apretón.
 
 
-Liam, yo te amo, pero simplemente no puedo estar con alguien con el que me tengo que ocultar. Quiero caminar por la calle contigo sin que nadie nos moleste. No quiero tener que venir siempre ha un parque a la casi media noche, solo para verte.
 
 
-¿Y si nos escapamos?- sus ojos habían adquirido un especial brillo. Al parecer había pensado esto más de una vez.
 
 
-Li, ¿hablas enserio?
 
 
-Claro que sí, haría cualquier cosa por ti
 
 
-Entonces habla con mi padre. Él es un hombre racional, y si le das buenas razones, entenderá- él se veía presionado, y notaba por su mirada, que realmente no quería hacer eso.
 
 
-Dame una semana- se levantó, planto un largo beso en mis labios, y se fue caminando hacia  su auto.
 
 
Alce mi mano, y mire mi anillo. Una sonrisa estúpida ya estaba planteada en mi cara. Me levante y justo como Liam hizo, fui a mi auto. En el camino nunca deje de ver mi anillo, esto definitivamente parecía un sueño, el del cual definitivamente no quería despertar.
 
 
Camine con tranquilidad hasta el pórtico de mi casa, mi padre pensaba que estaba en la casa de Rebecca, mi mejor amiga; ella había decido cubrirme, esa era la razón por la que ella era mi mejor amiga. Puse la llave dentro de la cerradura y le di vuelta, la puerta se abrió y entre con cuidado. Mi padre se encontraba parado a la mitad de la sala de estar y junto a él se encontraba mi hermana Sarai; mi padre tenía una mirada extremadamente seria, mientras que mi hermana tenía una sonrisa maliciosa plagada en su rostro.
 
 
-¿Qué es esto?- mi padre alzo su brazo derecho y me mostro el teléfono de mi hermana, el cual tenía una foto mía y de Liam, de esa misma noche
 
 
-Yo- intentaba hablar, pero simplemente las palabras no salían de mis labios. No sabía que decir.
Un fuerte dolor en mi mejilla me tumbo. Mi padre me había dado una cachetada. Entre mis lágrimas pude ver la gran sonrisa de mi hermana, ella y yo no nos llevábamos bien, pero nunca pensé que su odio fuese tan grande hacia mí, que quisiera arruinar mi vida.
 
 
-¿Por qué lo hiciste?- grito. Su cara estaba roja de la furia, y su mano estaba apretando tan fuerte el teléfono de mi hermana, que pensé que lo rompería.
 
 
-Padre yo no- él no me dejo terminar, ya que cogió de forma fuerte mi brazo y me arrastro hacia el mueble en donde me tiro.
 
 
-¡¿Sabes quién es el?!- señalo a Liam en la foto. Yo simplemente me limite a asentir- Es Liam Payne, hijo menor de la familia que casi nos dejó en bancarrota- él lo dijo de forma lenta, como si yo fuera estúpida.
 
 
-Padre por favor- su mano se estrelló de nuevo en mi cara, pero esta vez el golpe había sido más fuerte.
 
 
-Gregory, basta- salió en mi defensa mi madre, la cual también recibió una cachetada de parte de mi padre.
 
 
-Emma, lo siento- se intentó retractar mi padre, pero mi madre solo alzo su mano, pidiéndole indiscretamente que cerrara su boca.
 
 
-Ivette, a tu cuarto
 
 
Me levante del mueble, y camine por las escaleras hasta llegar al pasillo, y después a mi cuarto. Cerré con pestillo mi habitación, y simplemente, me largue a llorar. Escuche como la puerta del cuarto de mi hermana, se abría, y después se cerraba de forma fuerte.
 
 
A los segundos escuche a lo lejos, los gritos de mi madre y mi padre. También se oía como mi madre, en su enojo, le tiraba cosas a mi padre. En un momento dado los gritos cesaron, y unos pasos fuertes se acercaron a mi cuarto. Tocaron mi puerta, pero yo no quería abrir.
 
 
-Ivv, abre soy yo- la voz de mi madre sonaba baja, casi en un susurro. Me levante de mi cama, y abrí la puerta de forma cuidadosa.
 
 
-Quiero que te vayas- ella cerró la puerta con pestillo y saco una pequeña maleta color turquesa de mi armario.
 
 
-¿Qué?- ella seguía empacando mis cosas en la maleta.
 
 
-Quiero que te vallas, quiero que vivas tu vida, y que seas feliz con Liam- ella me entrego mi maleta, la cual estaba lista. Me abalance y abraze a mi mama, ella definitivamente era la mejor- Ok, escúchame. Tengo una tarjeta extra, de la cual tu padre no tiene idea. Tenla, te pondré dinero cada mes ¿ok?- me entrego una pequeña tarjeta color bronces.
 
 
-Gracias- fue lo único que le atine a decir antes de que cerrara la puerta y se fuera.
Cogí mi teléfono de la pequeña mesita de luz de mi habitación, y le marque a Liam. El teléfono sonó dos veces y después la voz de Liam sonó a través de él.
 
 
-Ivv ¿Qué ocurre?
 
 
-Nos vamos
 
 
-Enserio- en su voz note un cierto tono de entre alivio y emoción, o tal vez una combinación de las dos.
 
 
-Si
 
 
-Voy en 20 minutos, espérame- el corto la llamada ¿Qué estaba a punto de hacer? No lo sé, pero me siento segura de lo que quiero hacer. Quiero vivir mi vida con Liam.

Prologo:

Prologo
By 'Mily.

 
Hacía calor, como no, eran Los Ángeles, una de las ciudades más calurosas de américa del norte. La gente caminaba por las calles, sin preocupaciones. Algunas adolecentes, niñas, y adultas, caminaban por las calles con grandes bolsas Chanel y Prada, con grandes y falsas sonrisas.
 
 
Algunos residentes de Los Ángeles se despertaban para empezar su día, en sus monótonos trabajos. Algunos chicos andaban en sus skates por los parques. A lo lejos y en el centro de Los Ángeles, se podía escuchar los gritos emocionados de adolescentes, sudando y gritando por sus ídolos. Otros chicos estaban a punto de caer dormidos, editando un nuevo video para subir a su famoso canal.
 
 
Pero algo los distrajo de todo lo que hacían. Los gritos desesperados de las fans, ya no eran de emoción, eran de miedo. Los gritos de las madres de los residentes, ya no eran para que se levantaran, eran para pedir ayuda. Los gritos y vitoreo por un nuevo truco en el parque de skate, ahora eran de conmoción y miedo. El pitido que indicaba que el nuevo video se había subido, ya no era el de la computadora, ahora era el estruendoso sonido de autos chocando entre sí, y las patrullas de policías yendo al rescate.
 
 
Aquel 27 noviembre, fue el día en donde, Los Ángeles- California, fue atacado por los caminante. Primero fueron Los Angeles, después N.Y, después Washington D.C, y antes de que nos diéramos cuenta, todo el mundo.
Ya no hay donde ir, ya no hay donde escapar, los caminantes están por todos lados, y no piensan irse. Este ya no es nuestro mundo, es el mundo de los zombies. 
 
Los Marginados:

Capitulo 001
Encajar no es lo mio y nunca lo sera

 
 
Me dolía la cabeza, tenía los ojos hinchados y estaba segura de que mis ojos tenían unas grandes ojeras. Había llorado toda la noche y mi deteriorado aspecto ha sido la consecuencia. La alarma suena fuerte en mis oídos, alzo mi brazo y aplasto el pequeño botón y la alarma deja de sonar.
 
 
Mis pies se mueven pesadamente por el piso de mármol pulido de mi habitación. Pongo mis manos en el lavamanos y observo mi rostro en el espejo de mi baño, y no me eh equivocado, tengo los ojos hinchados y unas grandes ojeras bajo mis ojos. Prendo la ducha con agua caliente y me desvisto mientras espero a ver el vapor. Cuando sucede, me adentro a la ducha y me doy la ducha más rápida que puedo, es tarde y necesito llegar rápido a la escuela.
 
 
Me envuelvo en una toalla color celeste y salgo del baño con mis pantuflas rosas de conejitos, si, lose, es infantil, pero fue el último regalo que me dio mi madre antes de morir, así que podría decir que es lo último que tengo de ella, y por mas infantil que sean las pantuflas no pienso votarlas nunca.
 
 
Me pongo una simple blusa blanca manga corta, unos jeans negros y unas vans rojas. Camino por el pasillo de mi cuarto y paso por el cuarto de mi padre, lo oigo sollozar. Él no lo ha superado, yo tampoco, pero él se lo ha tomado peor que yo; el llora todo el tiempo, solo sale de su cuarto para ir a trabajar y cuando vuelve se encierra en su oficina o en su cuarto. Mi hermano menor ya lo supero, todo es más fácil para él, apenas tiene cinco años dudo que recuerde a mama cuando sea mayor.
 
 
Abro la puerta del cuarto de mi hermano y me lo encuentro atando sus pequeños zapatos. Me rio un poco, él ya es todo un hombre, es más independiente que yo cuando tenía esa edad. Camino hacia él, me agacho y comienzo atar sus pequeños zapatos.
 
 
-No necesito ayuda- él cruza sus dos pequeños brazos y hace un puchero.
 
 
-Todos necesitamos ayuda- término de atar sus zapatos y me levanto a coger su pequeña chaqueta, se la pongo y comienzo a  abotonarla hasta el cuello.
 
 
-¿Cómo papa?- mi cuerpo se tensó, lo mire a los ojos y le sonreí.
 
 
-Como papa- asentí con mi cabeza. Esa era la razón por la cual admiraba  mi hermano, nunca había visto que un niño afrontara de una forma tan madura una cosa así, el  a sus cinco años, era más maduro que yo a mis diecinueve años.
 
 
-Él va a estar bien. Mama me lo dice todo el tiempo- el bajo de la cama y cogió del piso su maleta roja, con dibujitos de animalitos.
 
 
-¿Hablas con mama?-  él se viro, se puso la maleta y se sentó junto a mí en el piso.
 
 
-Sí, y siempre me dice que tengo que cuidarte- me cogió de la mano y con sus pequeños labios, le dio un beso a mi mano. Observe el reloj de mi otra mano, eran las siete con veinte y si no nos apuramos llegaríamos tarde. Me levante del suelo y lo cargue en mis brazos.
 
 
-Se nos hace tarde- camine escaleras abajo con cuidado, de que yo y mi hermano no cayéramos.
-Ya desayune- lo mire con confusión
 
 
-¿cómo?-  él me sonrió y se bajó de mis brazos.
 
 
-Fácil. Se llama cereal con leche, e insomnio- me reí un poco, él definitivamente nunca dejaba de sorprenderme.
 
 
-Bueno, es hora de irnos.
 
 
El abrió la puerta de la casa y camino hasta la puerta del carro y espero a que yo la abriera. Cogí el pequeño aparato para abrir las puertas del coche y aplaste uno de los botoncitos.
(***)
 
 
-¡Ivv!- vire mi cuerpo al escuchar como alguien gritaba mi nombre a lo largodel pasillo del  High Time School. Era Amelia, mi única amiga en  aquel infierno, ella a diferencia mía podíamos considerarla una chica “popular”, era rubia, sus ojos eran azules, su cuerpo era esbelto y su rostro era hermoso. Tenía a miles de chicos bajo su manga.
 
 
-Lia- el apodo Lia se lo había inventado yo, cuando la conocí en mi primer día de clases. La gente suele pensar  que porque Amelia es rubia, es tonta, oxigenada y se acuesta con cualquiera, pero ella era todo lo contrario.
-Como va todo en casa- ella sabía todo sobre lo que ha pasado en mi casa. Ella fue quien me dio su hombro para que llorara por horas y horas y se lo agradezco.
 
 
-Más o menos. Luke se lo está tomando mejor que todos- ella me sonríe con ironía, ella sabe que mi hermano es todo un genio para su edad.
 
 
-Eso, ya lo tenía previsto
 
 
-Eres cruel
 
 
-Es la realidad- esa era la razón por la que Amelia era mi amiga, ella era savia a diferencia mía, ella pensaba antes de hacer las cosas, yo no.
 
 
El timbre del comienzo de clases.
 
 
-Tengo historia
 
 
-Biología- las dos hicimos una mueca. A Amelia no le gustaba que estemos en clases separadas, en especial, porque ella sabía que me suelen molestar y ella odiaba eso.
(***)
-¿Qué haces?- mire confundida a mi amiga, pero esta solo me sonrió y se sentó con su bandeja.
 
 
-Sentándome con mi mejor amiga en el almuerzo- le dio una mordida a su sándwich de crema de maní y jalea.
-No tienes que dañar tu reputación por mí- ella soltó un bufido, ya habíamos tenido esta conversación antes.
 
 
-Al diablo la reputación- ella volvió a dar un gran mordisco a su sándwich. Yo la mire mal, no me gustaba que ella se arriesgara por mí, y ella sabía eso, pero le valía un carajo.
 
 
Algo frio recorrió mi espina dorsal, algo frio y húmedo. Gaseosa. Alce mi vista y me encontré con los ojos color miel de mi más profundo enemigo, Liam Payne. Tenía una gran sonrisa sínica, y sus ojos reflejaban asco y repugnancia hacia mi persona. Me levante de golpe, con mis ojos cristalinos, las lágrimas se estaban apoderando de mí, pero yo no iba a llorar aquí, no enfrente de todo el mundo, yo no le mostraría a Liam Payne que soy débil.
 
 
Así que hice lo que todo cobarde haría en mi lugar, correr.
 
Hay un agujero en mi alma, hay un agujero en mi alma, no puedo llenarlo. Hay un agujero en mi alma ¿puedes llenarlo? ¿puedes llenarlo?- Flaws de Bastille
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Under the Dome {Audiciones Abiertas |NC|

Mensaje por Harold el Lun 04 Nov 2013, 1:47 pm



Chloe Monroe.

Chloe Summer Monroe. {Kendall Jenner. | Liam Payne.



Capitulo:

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Epilogo.

Fue en ese instante, cuando él miro directamente a mis ojos que me di cuenta que nunca, nunca podría vivir sin él.
Porque una vida sin él seria como estar muerta en vida, sin emociones, o sentimientos; no podría respirar el día a día sabiendo que cuando caiga la noche él no va a estar para darme caricias y palabras de amor. 

Cuando Finn me sonrío, borro cada herida y cicatriz de mi alma, supe también ese momento que el destino lo trajo hacia mí, Finn es mi ángel personal, mi salvación y nunca, nunca voy a dejarlo alejarse de mi. 

-Nunca dejes de mirarme así- Susurre contra su pecho, la emoción del momento era como nada que hubiese sentido antes, el darme cuenta de todo lo que Finn significa para mi lleno mi corazón de un calor que nadie había echo sentir en mi. 

Daría todo por nunca tener que sacar mi cabeza, para mi ese es el lugar mas seguro en el mundo, el pecho de Finn se siente como la casa que nunca tuve, como los sueños que aún no pude cumplir, todo en Finn se siente como estar constantemente sobre las nubes. 

-Dalo por echo, Ally-  Siento sus dedos jugando con mis cabello, levanto la mirada y lo miro a los ojos, ellos brillan como cada vez que me mira. Le regalo una pequeña sonrisa, y quiero decirle todo lo que estoy sintiendo, todas las emociones que él despierta en mi pero él me gana de mano, cuando murmura siento su aliento a menta, mezclado con un poco de cerveza y lo que más me gusta, siento el olor único de Finn- Sé que aún no estás lista, sé que estas dañada All pero si no digo esto ahora las palabras van a rondar en mi toda la noche. Necesito que sepas todo lo que siento por ti, cada vez que te miro me pasa esto- Finn toma mi mano derecha, con su dedo gordo acaricia suavemente en círculos el costado de ella y luego la pone sobre su corazón, bajo la mirada y miro mi mano bajo la suya y siento su corazón latiendo rápido justo como el mio- Mi corazón se vuelve loco cuando estas conmigo, ni hablar de mi cuerpo, puedo sentir tu presencia sin siquiera mirar, no sé como explicarlo pero todo en mi se enciende cuando entras en una habitación, mis pelos se ponen de punta y simplemente lo sé, tu estas cerca. 

Cada palabra que sale de su boca es como un granito de amor más que siento por él en mi corazón, por alguna razón no puedo sacar la mirada de sus ojos, puedo ver la sinceridad en ellos, puedo ver que siente cada cosa que dice y la sensación que produce en mi es simplemente mágica, quiero vivir cada segundo de mi vida sintiéndome así... completa, feliz y amada.

-Te amo tanto, desde el primer momento en que te vi sentada en ese banco llorando supe que ibas a ser alguien especial en mi vida, quizás no imagine cuanto en ese momento pero siempre lo supe. No dejes que nadie te diga lo contrario, tu eres especial y arruinaste a todas las demás chicas para mi. 

Lagrimas corren por mi rostro, lagrimas de agradecimiento a quien sea que puso a este chico en mi camino, de no haber sido por él quien sabe que seria de mi justo ahora. Reproduzco una y otra vez sus hermosas palabras en mi mente y Finn toma mi silencio como una mala señal, lo siento ponerse rígido pero aun así no dice nada y aprieta mi mano más en su corazón y con su otra acaricia mi cintura, sus labios se posan en mis mejillas, cierro los ojos ante el contacto y siento sus suaves besos en mis parpados. 

-Lo siento si te...- Antes de que diga nada más, tomo el coraje que durante todo este tiempo nunca tuve, enfrento mis miedos pasados y le digo cada cosa que siento en los más profundo de mi alma. 

-No te atrevas a disculparte- Finn me levanta una ceja y hace una de sus sonrisas baja bragas. -Te amo, te amo como nunca amé a nadie, como nunca voy a amar a nadie. Cada una de tus palabras fueron las mejores que escuche en toda mi vida, no sé quien te puso en mi vida, pero Dios, le agradezco tanto por mandarme a una persona tan paciente, increíble y idiota. 

-No soy idiota- Se queja pero puedo decir que esta bromeando para romper un poco nuestra niebla de amor y cursiladas.  

-Lo eres porque solo un idiota habría gastado su tiempo en conocerme a mi, en aguantarme y amarme. 

Él sonríe nuevamente y acerca sus labios a los míos, el beso es lento, su legua recorre cada espacio de mi boca como si quisiese recordar cada detalle de esta, voy a el encuentro de su lengua con la mía y el beso se transforma en pasión pura, nos separamos para tomar una respiración entre beso y beso pero luego volvíamos a devorarnos los labios. 

-Di otra vez que me amas.- Murmura luego de morderme el labio inferior, le sonrió y repito una y otra vez "te amo, te amo, te amo" porque jamas me voy a cansar de decirlo. 

-Por cierto cualquiera en su sano juicio se habría vuelto loco por ti.

Pasamos el resto de la noche demostrándonos cuanto nos amamos el uno al otro, y la mañana siguiente, y parte de la tarde.

Por primera vez en toda mi vida me anime a tomar riesgos, a hacer lo que mi corazón me dictaba y hasta el momento esa fue la decicion mas importante que tome. Nada puede hacer que me arrepienta de amar a Finn, nunca. 


Ahora vamos a dejar que las vida nos conduzca, al fin y al cabo el destino siempre tiene algo escrito para cada uno de nosotros, mi destino y el del Finn desde el comienzo fue estar juntos, por siempre.  



Lesto, ahi esta la ficha. Ahora les dejo otro capitulo más porque me voy a poner a escribir algo. ¡Espero les guste! 
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Under the Dome {Audiciones Abiertas |NC|

Mensaje por bwiyomi. el Lun 04 Nov 2013, 1:55 pm

gracias por aceptar mi audicion lindas<333
avatar


Ver perfil de usuario http://www.bomirillaz.tumblr.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Under the Dome {Audiciones Abiertas |NC|

Mensaje por blake. el Lun 04 Nov 2013, 2:04 pm



Charlie Green

Charlotte Jane Green {Cher Lloyd | Harry Styles



Rock me in our summer paradise (NC):

2013: Capítulo 6.
Skyler Jones


Skyler se levanta a las diez, como todos los sábados. Pero, sin embargo, aquel no era uno entre tantos. Tendría que tragarse una estúpida fiesta de niños pijos y ricos porque su mejor, y única, amiga: Emma, se lo había pedido casi suplicando. Y claro, la chica no pudo decir que no. 

También tiene algunas cosas que hacer antes de prepararse para la fiesta. Como, por ejemplo, ir a comprar, ya que sabe que la pesada de su compañera de piso, Emma también, no lo hará. Está demasiado ocupada haciendo cosas de chicas que Skyler odia. Como ponerse preciosa para la fiesta. Vale que ella ha accedido a ir, pero de eso a ponerse hecha un pincel hay un gran paso que Skyler no desea caminar.

Lleva en Londres un año, exactamente. Y se lo está pasando bastante bien. Porque ella realmente odia, desde siempre, Holmes Chapel. Bueno, no desde siempre, sólo desde aquel verano… 2009, nunca podría olvidarlo. Fue su mejor verano… y sin duda también el peor. Pero ella no quiere pensar en él, ni en nada que se le parezca. Es una persona nueva ahora, distinta y por ello no quiere saber nada de su pasado. Su presente es lo que cuenta, y lo está viviendo bastante bien. Ya no es la nerd que siempre ha sido. Lleva el pelo largo y muchas veces se maquilla para ir a clases, aunque eso sea sólo porque Emma se lo pide. 

Se dirige a la ducha, ya completamente despejada. Lo que más necesita ahora es que el agua fluya y la relaje, como siempre. Pero cuando está quitando toda su ropa ve algo en el espejo, en su cara, que realmente le gustaría que no existiese. Porque ahí está esa cicatriz, la que se hizo en compañía de Harry… 


----------

—¡Yo también puedo patinar, y fingir ser tan guay como tú montado sobre esa cosa!— exclamó la chica dándole un ligero empujón a Harry para subirse ella.

—Sky, yo no te lo he negado. Sólo me da miedo. Y ahora no me digas que no me preocupe, porque lo hago. Nunca has montado antes y… Por cierto, se llama monopatín— Harry le ayudó a montar mientras ella le miraba, intentando parecer enfadada por la aclaración.

—Sí, como sea. Vale, ya lo tengo. ¿Qué hago ahora?—estaba ya subida y parecía que no era inestable… de momento.

—Lo primero, suéltame. Así, muy bien. Mira, ya mantienes el equilibrio. Ahora… Simplemente intenta patinar.— Harry la soltó, sonriente. Skyler también esbozó una sonrisa e intentó parecer segura.

—¡Lo tengo Harry! ¡Estoy avanzando!— exclamó contenta moviendo los brazos. Harry soltó una carcajada y le hizo un gesto de asentimiento. 

Sin embargo, ninguno de los dos se percató de que el monopatín de acercaba peligrosamente a una empinada cuesta, hasta que fue demasiado tarde. Skyler rodaba sin control, gritando. La caída parecía inminente y, seguramente, dolería ya que todo el suelo era empedrado.

—¡Sky!—gritó Harry fuera de sí, corriendo en pos de ella. Pero ya no había nada que hacer. Skyler acababa de caer en ese momento, y no parecía reaccionar.

Harry no pudo más que soltar una exclamación ahogada cuando llegó a su lado. Había intentado apoyarse con las manos, de modo que las tenía todas raspadas, pero no sólo eso. En la caída se le había clavado una piedra en la frente, y le sangraba muchísimo. Todo parecía sangre y Harry se empezó a marear. No podía estar muerta. Ese tipo de  caídas no podían matar a nadie, ¿verdad? Él sólo era un ingenuo chico de dieciséis años que no tenía ni idea de nada de medicina.

—Harry, me duele la cabeza…— dijo de repente Skyler con un hilo de voz, consiguiendo sacar a Harry de su ensoñamiento. 

—Tranquila, no pasa nada.— le besó la cabeza con cariño, intentando tranquilizarla y ella cerró los ojos. Estaba claro que el golpe la había aturdido. Sin pensarlo un solo segundo, Harry la alzó en sus brazos y la llevó a su casa. Estaba demasiado preocupado. No podía perderla, no de esa forma tan absurda. Porque claro… Todo había sido culpa suya.

Cuando los dos llegaron a casa, Anne les abrió con una gran sonrisa, que se quedó congelada en su rostro al ver el estado en el que llegaban los dos. Skyler desmayada en los brazos de Harry y él llorando desesperado. Con sólo dieciséis años… Tenía mucho miedo. Por suerte, Anne sí que sabía un poco de esas cosas. Con la ayuda de Gemma, la hermana mayor de Harry y después de bastante alcohol y diferentes medicamentos, además de tres puntos en la frente, consiguieron despertar a Skyler. 

—Hey, Skyler… ¿Cómo estás? Te has dado un buen golpe— lo primero que vio la chica al despertar fue la gran sonrisa de Gemma, que la miraba desde arriba. Se encontraba tumbada en una cama.

—Creo que bien, aunque me duele la cabeza. ¿Dónde está Harry?— se giró a los dos lados, haciendo que el algodón que estaba sobre su frente destilase un poco más de sangre.

—No, no te muevas, te hemos tenido que dar puntos. Él está abajo, Anne ha tenido que llevárselo. Cuando habéis llegado estaba muy afectado y no ha podido soportar verte con toda esa sangre y nosotras poniéndote tantas cosas…— Skyler estaba completamente confundida, no entendía nada.

—Yo… Recuerdo hasta el golpe y luego… Hay algunas imágenes confusas, pero no sé cómo llegamos hasta aquí— respondió, estaba claro que hacía esfuerzos por recordar algo de lo que había pasado.

—Él te trajo. Estaba llorando, de hecho y… no dejaba de susurrar que todo era culpa suya.— Skyler sonrió, enternecida.

—¿Puedes decirle que suba? Quiero darle las gracias, por todo— Gemma asintió, muy contenta por lo que la chica acababa de decir.

—Skyler, sois increíbles juntos. Ojalá no lo perdáis. Aunque todavía sois muy jóvenes…— iba diciendo eso mientras se alejaba por la escalera, de modo que ella no pudo escuchar lo último que dijo, ya que se había alejado demasiado.

Mientras esperaba a que él subiera se puso a observar el cuarto en el que se encontraba. Estaba claro que era el suyo. Pósters de los Beattles,  algún equipo de fútbol y... Algo que a la chica le llamó la atención. Porque allí se, encima de la mesilla, se encontraba una foto de ellos dos juntos. Había sido la primera vez que se llevaban una cámara y fue una de sus primeras citas. Skyler recordaba ese día perfectamente.

—Hola...— susurró Harry sonrojado cuando llegó a la habitación. Se notaba que había estado llorando, ya que tenía los ojos irritados.

—Gemma me ha contado que me trajiste aquí. ¿Estabas preocupado por mí?— pese a lo mucho que se notaba, ella necesitó preguntarlo. Era la primera vez que alguien se preocupaba de verdad por ella.

—No te imaginas cuánto.— se sentó a su lado y empezó a acariciarle la mejilla.— Skyler, he tenido miedo. De verdad. No habría soportado que... Y claro porque... Y yo lo causé...— ella le puso un dedo en los labios, porque veía que se estaba poniendo sentimental de nuevo.

—Ya estoy bien, ¿ves?— intentó que pareciera que no le pasaba nada, cuando en realidad estaba tumbada en la cama de él sin moverse con la frente vendada.

Pero a Harry esas palabras le sonaron a gloria. Ella no le culpaba. Poco a poco fue acercando sus labios a los de Sky, hasta que al final acabaron besándose.

—Me quedará una cicatriz, ¿verdad?— preguntó una vez que se separaron, refiriéndose a su herida. Harry se encogió de hombros.

—Mi madre dice que es lo más probable. Sin embargo... Dice que no será muy grande. Sólo te han dado tres puntos— se le veía que todavía se sentía culpable.

—Genial— suspiró Skyler sarcásticamente— Otra imperfección más...

—Hey, Sky. Tú eres perfecta, da igual las marcas en tu cara que tengas. A mí jamás me importaría esa estupidez. Y, además, es como nuestra cicatriz. Siempre que la veas te acordarás de mí y de nuestra historia— la chica esbozó una sonrisa, cautivada por las hermosas palabras que le acababa de dedicar. 

Sí, le encantaba la idea. Su cicatriz, aquella marca que nunca se quitaría, pasara lo que pasase y que sería la prueba de su amor. Para siempre. 


----------

Y así había sido, ni más ni menos. Aquella historia que tantas veces Skyler había intentado sacar de su cabeza la persigue durante todo el día. En el súper mercado, a la hora de comer, cuando va a hacer otros recados... Todo el rato. Porque, claro. Un sentimiento puede ser sustituido, puede ser negado todas las veces que se quiera, pero una marca de la piel permanecerá para siempre. Como el recuerdo de que él la quiso, aunque sólo fue por unos meses.

Después de intentar estar todo el día fuera de casa, a las siete Emma la engancha y no hay quién le diga que no. Es entendible, ha conseguido entradas para la fiesta más vip de Londres del momento y quiere ver a su amiga perfecta.

Dos horas. Es una verdadera locura para Skyler. Pero debe admitir que se ve preciosa cuando se mira al espejo. Parece una modelo, y eso que ella siempre ha sido esa chica del montón, a la que no te giras a mirar cuando pasas por la calle, excepto para comentar lo rara que es.

Es increíble lo que el maquillaje puede hacer en una cara que tiene la base perfecta, según Emma. Skyler, en cambio, es menos técnica con esas cosas. Lleva la cara llena de pote y eso ha hecho que se vea hasta guapa. Las dos versiones son ciertas, porque está preciosa. Lleva un vestido negro, con algunos detalles dorados y unos tacones también brillantes. Emma la ha maquillado, de modo que parece un tono de piel más oscuro y sus ojos se muestran misteriosos, como los de una modelo. Su pelo está recogido por encima de la nuca, pero sólo la parte que cae a los dos lados de la cara, dejando lo demás suelto a su aire.

Skyler coge el bolso y decide salir del baño para irse ya a la gran discoteca. Emma va detrás de ella. También está muy guapa, con su pelo pelirrojo recogido en un moño y un ceñido vestido de color verde con tacones azul oscuro. Ella es más hermosa que Skyler. Más visible. Con esa piel tan pálida, ojos celestes y ese pelo de ensueño... A ella es a la que todos los chicos miran, siempre. Y si se acercan a Skyler es porque quieren el teléfono de Emma.

Cuando llegan a la fiesta todo es de súper lujo. La seguridad es muy estricta y sólo después de ver sus DNI y sus invitaciones las deja pasar. Está realmente bien decorada, con esos sillones de cuero blanco y las paredes de colores llamativos. Un DJ está pinchado música sobre el escenario y la pista está llena de gente adinerada. Cantantes, modelos, gente importante... Todos se mezclan al ritmo de la música formando una masa en la que es imposible reconocer a nadie. Por suerte para Skyler, porque prefiere, sin duda, no socializar con nadie.

En una hora ella y Emma se han separado. Su amiga está por ahí, haciendo amigos. Claro, ella es divertida, sociable, atrevida... Skyler es todo lo contrario. Por eso está sentada en un sillón, alejada de todo el mundo con una Coca-Cola entre sus manos. No siquiera ha escogido un Vodka, o algo así, ya que no le gusta el alcohol.

De repente, alguien de sienta a su lado. Huele a colonia de hombre, es decir, muy bien. Skyler no levanta la vista. Es de reacciones tímidas y también bastante fría con la gente a la que no conoce así que no es rara esa reacción, al menos no en esa Skyler.

—Una noche movidita, ¿no es cierto? Apostaría todo lo que llevo ahora mismo en la cartera a que la mitad de la gente tiene más dinero que cerebro. Sólo vienen aquí por los líos de una noche. Aunque no les culpo, porque yo hago lo mismo. Por cierto, soy...— Skyler acaba de dejar caer su copa al suelo y le mira sin poder creerlo.

—Harry—completa cortándole antes de que pueda decir nada. Él la mira, todavía pensando que es una aparición. ¿Es ella de verdad? ¿La pequeña niña con gafas a la que tenía que defender todos los días de las animadoras populares?

—Qué pequeño es el mundo— exclama el chico de rizos, intentado que su voz no exprese ninguna emoción. Ella no siquiera puede hablar. ¿Por qué el destino la odia tanto, de esa manera?

—Esta me la pagas, Emma— dice en su cabeza mientras mira al suelo, queriendo convertirse en invisible y desaparecer, para siempre.

My little Dandelion:

Capítulo 1
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Y entonces todo se volvió oscuro. Porque ya no merecía la pena vivir más.







—¡Buenas noches, Londres! Esta noche tenemos preparado un show muy especial. Vaya, veo que hay bastante gente esperando. ¿A quién venís a ver, chicas?— los chillidos de las fans como respuesta fueron atronadores. Ellas estaban ahí para verlos, sus niños, sus vidas enteras.

Y, sin embargo, las personas que deberían estar emocionadas por aquella noche, no compartían la euforia. Estaban detrás del escenario, mirándose unos a otros como si no se creyesen lo que allí estaba pasando. El pánico reinaba entre ellos, sus miedos reflejándose en los ojos de distintas tonalidades.

—¿Cómo que no puedes hacerlo, Zayn?— preguntó Liam, intentando calmarse a sí mismo y a los demás.

—Hey, has hecho esto miles de veces. Sé que hoy la audiencia es un poco más grande, pero no pasa nada. No es como si fuera nuestra primera actuación. Ya sabes, unas cuantas notas agudas y un poco de ese encanto tuyo y las tienes a tus pies, como todas las noches— bromeó Harry, sin tener mucho en cuenta la expresión de Zayn. Pero él negó con la cabeza.

—No, no puedo. De verdad. Algo está mal. Ya no es lo mismo. No puedo.— hablaba rápido, sin vocalizar bien las palabras y pasándose las sudadas manos por los vaqueros. 

—¿Qué es eso de que no puedes salir, Zayn? Mira, me da igual lo que te pase, aunque estés con cuarenta grados de temperatura y un dolor de cabeza impresionante, saldrás ahí. Esta es tu gran noche, no vas a estropearme un contrato entero por tus peticiones de diva pasada. Así que, ya estáis saliendo para darlo todo— y ahí estaba su estúpido representante, Alfred Wiver.

Los chicos le dirigieron miradas de odio. No podían con ese hombre. Siempre les sobreexplotaba, les pedía más de lo que podían dar y ellos estaban seguros de que les robaba parte del dinero que ganaban. Y, sin embargo, no podían hacer nada al respecto. Le dirigieron miradas de apoyo a Zayn y le palmearon el hombro, mientras él forzaba una sonrisa. 

—Luego hablamos— susurró Niall antes de salir al escenario, arrastrándole con él para que no se quedase ahí parado.

El ambiente cargado sorprendió a Zayn. Era eléctrico, estático. Miles de chicas, rostros diferentes, gestos de pasión y dedicación, sus fans. Pero aquella noche no era la suya, definitivamente. El público estaba demasiado lleno, y sin embargo, todo eran caras desconocidas. Tenía demasiadas ganas de vomitar.

—¡Hola Londres!— gritó Louis por el micrófono. Las directioners enloquecieron y empezaron a gritar, por respuesta.

Todo el estadio era un amplificador puesto a todo volumen. Había hecho ese tipo de conciertos antes, tan grandes, pero en ese momento no sentía alegría, no pensaba en cómo sus sueños se habían hecho realidad. Se le antojaba la audiencia demasiado llena, y había mucho, muchísimo ruido. ¿Por qué estaba aquella noche el sonido de sus propios micrófonos tan sumamente alto? O al menos eso le parecía a él.

—Y, como todos sabéis ya, comenzaremos con… ¡Up All Night!— la aclaración fue muy bien recibida, más chillidos aún si cabía. Los primeros acordes de la canción empezaron a sonar y Zayn tuvo que concentrarse, dejar de pensar en sí mismo como un egoísta y ponerse a cantar, para eso estaba ahí. Para poner hasta su oscura alma en aquella actuación. 



{---}

Luego, pensando en retrospectiva, la actuación de aquella noche se le representaba difuminada, como si hubiera ocurrido en un sueño. Los colores más suaves, las formas redondeadas. Pero no, era imposible que lo hubiera sido.



Nada más terminar el concierto, y sin despedirse de nadie, Zayn había cogido un coche cualquiera y había escapado. Necesitaba estar solo, pensar con claridad sobre lo que iba a hacer aquella noche. Un plan que ya llevaba representado en su cabeza mucho tiempo, sólo necesitaba dejarlo salir. Y, quizá, si era lo suficientemente valiente, conseguiría hacerlo.



Así que allí se encontraba, en un puente cualquiera de Londres, mirando las oscuras olas que se formaban en el Támesis. La suave llovizna típica de Londres le estaba mojando las prendas y estaba dejando su pelo pegado por la nuca, aunque él no parecía darse cuenta. Porque su cabeza se encontraba muy, muy lejos de allí.



Pensó una y otra vez cómo lo había perdido todo. Se le antojaba lejano ya, parecía que habían pasado miles de años. Había perdido todo lo que un día le había importado. Ya no veía a su familia, no podía relacionarse con chicas de verdad gracias a su trabajo, solo con plásticas modelos y creídas cantantes. No podía confiar en nadie. Nunca volvería a tener intimidad, dignidad, una vida al fin y al cabo. Lo único que le quedaba era el alcohol, y sus amados cigarrillos, claro, pero ya ni eso era suficiente. Se había perdido a sí mismo. No quedaba nada del Zain que alguna vez existió, del Zayn de verdad. 

Analizó todas sus facetas, las de su personalidad. Y realmente no encontró nada que mereciera la pena salvar, conservar de algún modo. Su alma se había vuelto oscura, ya no tenía colores, vida. Su mente le pedía que hiciera algo rápido, lo decía una y otra vez y él estaba empezando a pensar que eso era lo único que podía hacer. Sonrió melancólicamente, comprobando que no había nadie cerca, a su alrededor. Las farolas serían los únicos testigos de lo que iba a llevar a cabo.

Tomó aire despacio, saboreando una de las que pensaba sus últimas bocanadas.  Y, con cuidado, apoyó sus manos morenas en el granito. Se impulsó hacia arriba, de modo que quedó de pie, encima del puente. Se había perdido a sí mismo, ya no recordaba lo que era la palabra esperanza, no había motivo para vivir. Simplemente… no le quedaban ilusiones que cumplir. 



Esbozó una sonrisa cansada, llena de desesperación. La clase de sonrisa que se forma en tu cara cuando sabes que deberías haber hecho algo y que, sin embargo, ya nunca lo harás. No se había despedido. ¿Habría servido de algo, de todos modos? Se pasó una mano insegura por el pelo. ¿Le echaría alguien de menos cuando se fuera?



Se asomó a las turbias aguas. Su última esperanza, su salvación de aquel infierno que vivía. No parecían dañinas, no se veían como un instrumento para matar a alguien. Quizá una persona que hubiera sabido nadar habría sobrevivido, por eso era una vía tan fiable para el chico. Ya no había vuelta atrás. Era la hora.



—¡Espera!— el chico oyó un alarido detrás de él y, cuando se fue a girar, debido al susto que le había dado, perdió pie. 



Parecía una cámara lenta. Todo era ahora oscuro. Porque él ya no merecía que lo salvasen, nadie lo haría, de hecho. Esa voz ya no podría llegar a tiempo, por mucho que quisiera. Se ahogaría antes. Estaba cayendo. Y la sensación era… Indescriptible. La sensación de liberación le recorría todos los poros del cuerpo. Al final moriría en paz, dejando atrás todo lo que tanto daño le había hecho. Pensaba todas esas cosas mientras caía hasta que una mano le agarró de una manga de la cazadora que llevaba.



Las luces volvían a funcionar. ¿Qué estaba pasando? ¿Ya había muerto? Había sido rápido, y para nada doloroso. Ahora le recorrían los remordimientos. ¿De verdad así había acabado todo? Para ese final, le habría costado menos despedirse y así, al menos, no haber dejado cuentas pendientes.



Una chica le estaba agarrando. No tenía mucha fuerza, y además no contaba con la ayuda del chico, pero sí la necesaria para devolverle el apoyo de la tierra y sentarlo en el puente. ¿Le estaba abrazando? No, pensó Zayn. «Me está sujetando, para que no me caiga de nuevo. Pero, debería dejarme. Ya estoy muerto, no hay nada peor. »

Se giró para mirarla. El pelo moreno, con reflejos dorados gracias a la cálida luz de la noche y de las farolas, le caía a ambos lados del rostro, ahora completamente despeinado. Pero seguía pareciendo suave, sedoso. Lo que más llamaba la atención de su rostro eran los grandes ojos azules celestes. Parecían de ese tipo de ojos que te siguen a todas partes, curiosos por saber. Observadores y a la vez cálidos. Era realmente preciosa, con una belleza digna de los cielos.



—¿Eres… un ángel?— preguntó, con la voz rota gracias al shock de la caída. Aunque el chico lo acusó al hecho de que él pensaba estar muerto. la muchacha esbozó una sonrisa por respuesta, sujetándole más firmemente, para que de ningún modo pudiera volver a saltar. 


Want U Back:


Prólogo

No son lo suficientemente buenas para vosotros


—Tomlinson, ven un momento. Tengo algo que hablar contigo— el capitán del equipo, Josh, se estaba dirigiendo a él, por lo que tuvo que acudir a su lado.


—¿Vamos a tardar mucho?— preguntó impaciente cuando llegó a su lado. Al ver la cara de Josh, añadió— He quedado con Valerie— la expresión del capitán del equipo fue todo un poema, así que optó sabiamente por callarse. A Valerie no le gustaba nada Josh, de hecho, siempre que podía le evitaba y no le gustaba hablar de él. Parecía que el “odio” era mutuo.


—Ahí está el problema, Tomlinson. Parece que no le dedicas al equipo y a tus amigos el tiempo suficiente desde que estás con ella—.  Louis no entendía lo que pasaba. ¿Que no le dedicaba el tiempo suficiente? Si estaba en los entrenamientos todos los días media hora antes.


—¿Pero qué dices? Eso no es cierto. Siempre llego media hora antes, lo sabes. Y, además, ella nunca se ha opuesto, es más, le gusta venirse conmigo y se sienta en las gradas a leer. Ella no se metería en mi vida para impedirme hacer lo que me gusta—. Josh cada vez estaba más enfadado. La estaba defendiendo, poniéndola antes que a él y sus otros amigos.


—Quiero que la dejes—. Aquellas palabras dejaron de piedra a Louis. Simplemente no podía ser cierto.


—No… puedes estar diciéndolo en serio. Yo la quiero, Josh. Si quieres que entrene más podemos hacer un horario más duro o yo que sé…


—¿Un horario más duro? Eres un enchufado. Por estar en el equipo de fútbol te vetan clases para que entrenes y te van a dar una beca en la universidad. ¿Tan difícil te parece acatar una orden del entrenador?— Louis había bajado la cabeza y tenía los puños apretados. ¿De verdad le estaba diciendo eso en serio? ¿Estaba ocurriendo ese momento?


—¿Me vas a hacer elegir entre mi novia y el equipo?— sonaba tan angustiado, tan perdido… Porque así se sentía. 


—No. Te estoy diciendo que como no la dejes te echo. Adiós universidad de fútbol, oportunidades, clases y entrenamientos. Es sencillo Louis.


—Por favor, podemos hacer algo al respecto. Te prometo que trabajaré mucho más duro. Yo… Josh, la quiero.


—¿Entonces esa es tu elección?— él seguía sin dar su brazo a torcer. No… ¿Cómo era posible que le estuviese ocurriendo eso? Justamente el día en que Valerie y él hacían un año.


—No, esa no es mi elección. La dejaré esta tarde.— soltó de repente, rápido, como si las palabras le quemasen en la garganta. Y realmente lo hacían.


—Bien.


—Pero, antes… Dame una razón, una sincera razón por la que me has hecho dejarla. Y no me digas que me quita tiempo— se estaba apretando los bordes de la camiseta con nerviosismo. Ya no era solo la reacción de Val, él la quería de verdad.


—Te quita la popularidad. Alguien como tú o yo no puede salir con una nerd como ella.— Louis se giró airado para irse y Josh le tomó el brazo.— Sólo lo hago por el bien del equipo.


Ya no pudo resistirlo más. Salió corriendo, sin querer escuchar una sola palabra. ¿Podía eso ser verdad? Parecía todo una pesadilla, de la que, en algún momento, despertaría. Y Valerie estaría a su lado, para darle un beso de buenos días. Y luego él la abrazaría y aspiraría el dulce olor a fresas de su cabello. Como siempre.



—Hermano.— la única voz que podría haberle parado en un momento así le estaba llamando. Y él lo necesitaba. Era necesario hablar, librarse de todo lo que le oprimía la garganta.


—Josh me ha hecho dejar a Val.— soltó. La cara de Harry expresaba tal sorpresa… Estaba igual o peor que Louis.


—¿Qué ha pasado? No puede ser que te haya hecho una cosa así.


Louis procedió a explicarle lo ocurrido. Como siempre, con toda confianza. Con pelos y señales, cada palabra, cada gesto. Mientras Louis hablaba, Harry escuchaba sin creerse lo que su amigo contaba. ¿Josh? ¿Por qué haría él eso? Él era el capitán, todo por el equipo, se decía en su cabeza una y otra vez. Hasta que Louis llegó a la parte final, en la que le decía que no podían estar con ella porque no era popular.


—Lou… Cams— dijo de repente, cortando a su amigo. Él le miró expectante, no tenía ni idea de lo que quería decir.


—¿Qué?


—Ella es la mejor amiga de Val. También es… una nerd— consiguió articular. El chico cayó de repente. Sí, era cierto. Entonces… ¿Harry también tendría que dejar a Camille?— Tengo que hablar con él. ¿Vienes?— Louis se planteó varias veces la pregunta en su cabeza y luego asintió.


Se dirigieron los dos juntos a buscarle. ¿De verdad iba a ser así para los dos? Louis por un lado deseaba de todo corazón que Harry no tuviese que cortar con Camille. Eran una pareja perfecta, pero también era así en su caso con Valerie. Y por otro lado… A lo mejor, si los dos cortaban con ellas, tampoco se sentían tan mal. ¿Qué estás diciendo, idiota? Le reprendió una voz en su cabeza. A ella le dolerá de todos modos. Te ama. Y yo a ella, hablaba consigo mismo.


—Josh, necesitamos hablar— dijo Harry cuando le encontraron. Allí estaba él, en los vestuarios de chicos. Se paró a escucharles.— Me ha contado Louis lo de Valerie.


—Tío, de verdad que lo siento. Pero es necesario. Ya verás, hay muchas como ella. No te será difícil encontrar una animadora que quiera estar contigo.


—Pero yo no quiero a cualquier otra, por muy guapa que sea. Yo la quiero a ella.— susurró mirando al suelo.


—Mi novia Camille es la mejor amiga de Valerie… Y bueno… Necesito saber si… ¿La relga esa de la popularidad se aplica a los dos, verdad?— Josh se dio cuenta de la situación que había provocado él solo.


Miró a los dos chicos, intentando calibrar las consecuencias de sus acciones. No debía haberle dicho eso a Louis, había estado mal. Pero… ¿Qué más daba? Él también tenía derecho a luchar en la guerra del amor, y lo haría. Y, como había dejado perfectamente claro, sin un mínimo de respeto por el adversario.


—Sí— dijo al final, viéndose en la necesidad de hacerlo. Iba a romper dos parejas, pero ganaría algo mucho más fuerte y duradero, que le importaba mil veces más. Todo si su plan salía bien.—Lo siento mucho Harry.— y se marchó, dejándoles solos.



Los dos chicos se sentaron en un banco. Lo importante no era decírselo a sus novias, que también, era el hecho de que ellos las querían. No podían elegir entre ellas y el equipo por el mero hecho de que había demasiadas personas involucradas en aquella decisión. Sus padres, familias, su propio futuro dependía de la beca de universidad por jugar. Pero no tenían otra opción más que hacerlo rápido, así dolería menos. Louis se levantó, decidido.


—¿A dónde vas?— preguntó su amigo, temiéndose lo peor.


—A romper con Valerie.

Harreh, muramos todos.:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Bueno, creo que he firmado mi sentencia de muerte en estas audiciones al ir por Harry, ya que seguro que viene alguien mejor que yo y me lo quita de un soplido, pero es que simplemente no podía resistirme al rol y a mi perfecto ship. So... espero que les guste mi audición.
Besos.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Under the Dome {Audiciones Abiertas |NC|

Mensaje por Harold el Lun 04 Nov 2013, 2:07 pm

Sorry por comentar bc pero amo tu ship -Flowerpower24-, Charry :'( Harian una pareja perfecta juntos.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Under the Dome {Audiciones Abiertas |NC|

Mensaje por blake. el Lun 04 Nov 2013, 2:13 pm

Lo sé. OMG lo sé, son el ship más perfecto del mundo. Me alegra conocer a alguien más que los shippea pero no del modo de "Es mi ship, no lo toques" porque en realidad no es mío tampoco pero fui la primera persona en shippearlos aquí.
Ah, puedes llamarme Rocío, o con cualquier otro apodo.
¿Tú cómo te llamas?
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Under the Dome {Audiciones Abiertas |NC|

Mensaje por • B r o o k ✌ el Lun 04 Nov 2013, 2:23 pm

Hola chicas! perdón por desaparecerme pero ya saben La escuela......:/ en fin me pongo a leer al rato sus fichas! ahora no porque aré tarea :( en fin. Besos!
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Under the Dome {Audiciones Abiertas |NC|

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 28. Precedente  1, 2, 3 ... 15 ... 28  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.