O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» hwa yang yeon hwa {youth}.
Hoy a las 12:54 am por chanyeol.

» «Go back to Uk» [Harry S.]
Ayer a las 9:11 pm por Keniia Joanna

» Half-Cold Half-Hot
Ayer a las 8:46 pm por Kurisu

» − After the rain, a rainbow will come.
Ayer a las 8:33 pm por Asclepio.

» cockamamie dreamer ~
Ayer a las 8:29 pm por Asclepio.

» Me, myself and I.
Ayer a las 5:27 pm por CNCOwner.

» Heroes. (Muro Interactivo)
Ayer a las 4:51 pm por Jones.

» The Selection
Ayer a las 4:47 pm por Kurisu

» Just, I´m Crazy {Pvt
Ayer a las 12:01 pm por Rebel

novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ insxne.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

westminster royal academy | audiciones cerradas.

Página 5 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: westminster royal academy | audiciones cerradas.

Mensaje por khaleesi. el Lun 04 Nov 2013, 6:38 pm

Capítulo Special A!:

La luz del sol a la una de la tarde, era de todo, menos agradable. Claro, excepto si quieres obtener un bronceado que afectara a cada centímetro de tu cuerpo –al menos que no te quites el sostén-, en ese caso sí.

Una suave brisa acariciaba de forma constante mi cara, logrando que un par de cabellos rebeldes hicieran cosquillas en él al moverse. La velocidad era solamente un factor que sumar a la hora de todo el viento que se estampaba. Había querido caminar, y tomar un poco de aire. Relajarme, y distanciarme un poco de todo lo que había sucedido en los últimos días.


Pertenecer a Special A. no era exactamente un pase directo a la tranquilidad. Todo Tomlinson College parecía tener intenciones de querer saber y deducir tu próximo movimiento –desde el más mínimo, como ir al baño; hasta quizás lo más privados, como que nota te sacaste en lenguas extranjeras-.

Claro, que estar en el grupo más privilegiado no te salvaban de los rumores molestos e insistentes. Y muchas veces, éstos corrían más rápido que la propia pólvora quemándose.

Para mi desgracia, uno de los más mediáticos del año pasado, fue que yo estaba saliendo con el hijo de los dueños de Tomlinson College: Louis Tomlinson. Arrogante, asquerosamente simpático, un idiota y mi mayor competencia. O al menos eso creía, porque no teníamos nada que ver. Yo me dedicaba al Tenis, y él se especializaba en fútbol. No había motivo alguno para que ambos nos cruzáramos, sin embargo, siempre algo lo colocaba en mi camino como una piedra enorme el cual no podía saltear.

Nunca tuve algo con él, ni nunca lo tendríamos.

Los bloques de cemento que conformaban la vereda desaparecían por debajo de mis pies. Mi mano se alternaba al costado de mi cuerpo hacia atrás y hacia delante creyendo que eso me daría más velocidad, o al menos el impulso necesario para moverme más rápido.

Si no me apuraba, llegaría tarde.


°°°
La clase de álgebra avanzaba más lento de lo que yo hubiera deseado. El aburrimiento se demostraba claramente en mi posición física: Mi cabeza estaba apoyada en mí mano derecha como si pesara más de lo que mi cuello pudiera sostener, y la izquierda se cerraba alrededor de un lápiz mientras lo golpeaba contra el pupitre.

Las matemáticas nunca habían sido mi primera opción, no obstante, esto no significaba que no fuera buena en ellas.

El profesor terminaba de explicar unas cuentas que tendríamos que hacer para la siguiente clase, cuando la campana anunció el receso tan ansiado.

Todos agarraron sus pertenencias, y corrieron hacia el pasillo para liberarse del encierro del aula.

-¡Emily!- Siento como alguien me llama. Me di la vuelta, y mi mejor amiga trotaba hacia mí con una sonrisa radiante. –Viniste bastante agitada esta mañana ¿No?- Reí por lo bajo, mientras dándole la razón, asentí con la cabeza.

-Quise tomar aire, Sky. Pero…

-Se te hizo tarde- Finalizó por mí. Una vez más, me había quitado las palabras de la boca, gracias a que ella sabía perfectamente como era. –Tendrás que sacarte esa costumbre, amiga.

-Por supuesto que sí- Escuché detrás de mío. No fue necesario agudizar mis oídos para saber con quién estábamos tratando. Bufé por lo bajo, mientras que con una simple mirada le supliqué a Skylar que me ayudara a salir de ésta. No quería hablar, puesto que, es obvio que cuando uno detesta a alguien, hace todo lo posible por mantenerse alejado de él. Al menos en mi caso, yo intentaba eso cuando no estábamos compitiendo.

-Yo tengo cosas que hacer, nos vemos luego Ems- Mi apodo fue lo último que pronunció antes de desaparecer por los pasillos del colegio, dejándome en la completa soledad –trágicamente- con la compañía de Louis. No quería darme vuelta, quería salir corriendo, porque cada encuentro con Louis significaba drama. Drama para mí, drama para cualquiera que fuera testigo de los acontecimientos que creaban nuestras discusiones.

Una vez, ahora que recuerdo, con Louis jugamos al tenis de mesa –mejor conocido vulgarmente como ping pong-. Estábamos empatados 40 a 40, y quedaba solo un minuto para que terminara el receso –sí, gastaba mi tiempo libre en intentos por ganarle a Louis-. En fin, Louis me empezó a desafiar todavía más, y a retarme diciendo que en ese tiro no podría ni llegar a quebrar la muñeca para pegarle con la paleta a la pelota. Mi orgullo estaba por las nubes, y no iba a dejar que mi dignidad se cayera por los suelos –al menos no más-. Así que, sin más tiempo que desperdiciar, golpeé  la pelotita contra la mesa pintada de verde, y posteriormente la golpeé. La lucha estuvo equitativa, ninguno bajaba de nivel, sin embargo una sola mirada de Louis durante el juego fue suficiente para que bajara la guardia. Louis casi me gana, sin embargo yo lo rematé… para peor.

La pelota rebotó y rompió un vidrio, además de noquear a la profesora de lengua y literatura, que estaba a punto de jubilarse.

“Al menos le adelanté las vacaciones” Pensé positivamente. Pero, esa fue una historia para que Louis me la recordara todas la veces que pudiera, con el mensaje subliminal de “Yo soy mejor” entre palabras.

-Ni siquiera sabes de que estábamos hablando- Espeté, animándome a darme vuelta y encararlo. Y ahí estaba de nuevo: Pelo ligeramente alborotado hacia arriba, sonrisa cínica y burlona, y esa mirada… Esos ojos celestes. Mis pensamientos eran automáticamente criticados por mi sub consciente: No podía pensar ningún halago hacia el muchacho que me torturaba de lunes a viernes, y cuando quería, los fines de semana. No obstante, vamos, era casi imposible no notar esos ojos.

-Oh, sí lo sé, Emily- Indicó, ensanchando su sonrisa aún más. –Tarde, de nuevo.

-No llegué tarde-Negué con la cabeza, mientras estrechaba mis ojos. Mis brazos se cruzaron enfrente de mi pecho en señal de protesta.

-Casi- Señaló con su dedo índice. -¿Sabes? La próxima vez que estés en un apuro como ese, podría pasarte a buscar.-Levanté la ceja, y solté una risa irónica. No creía que estuviera dispuesto a hacer un favor como ese, en realidad, ningún favor en general.

-¿Qué es? ¿Alguna clase de broma?- Gruñí. Louis se colocó la mano en el pecho, mientras hacía una mueca de falsa ofensa.

-No- Negó dramáticamente. Mi mirada estudiaba cada centímetro de su rostro, tratando de emplear los métodos que había aprendido en la serie ‘Miénteme’. No pude encontrar ninguna mentira, a diferencia del nerviosismo de un criminal –aunque no sé porque lo consideraba tal- el mantenía firmes sus facciones en estado burlesco. Decidí dejar de “luchar” y giré sobre mi propio eje lista para irme. Sin embargo, una vez más, la voz de Louis me detuvo. –Solo mi intento de caridad- Sus palabras me causaron gracia, y al mismo tiempo una ofensa, y grande.

-¡Sabía que no te podías resistir!- Aclamé mientras estampé mi dedo contra su pecho, pese a eso, Louis no se movió ni un centímetro.

-Culpable- Levantó las manos en señal de paz, pero no había señal de rendición en él –Pero sí, podría traerte alguna vez- Levanté una ceja, sin creer sus palabras. –Serías afortunada. Imagínate bajando del auto de Louis Tomlinson- Mis manos se cernieron alrededor de las riendas de mi mochila, y la subieron ligeramente encima de mi hombro. Una sonrisa auténtica se formó en mi cara, mientras inclinaba sutilmente mi cabeza hacia un costado.

-¿Afortunada?- Inquirí. Louis asintió con su inconfundible egocentrismo, y yo volví a hacer una mueca. Sin esperar a dirigir más palabras a él, o que él me las dirigiera a mí, retrocedí unos pasos y finalmente me di vuelta alejándome de él. –Preferiría que me llevaran al infierno, Louis- Aseguré, seguido de una risa jocosa.


°°°
La limosina me vino a recoger a las siete de la tarde en punto. Nunca tenía por qué quejarme de mi chofer, y al parecer nunca tendría que hacerlo. Walt era una persona muy responsable, y como no, un excelente hombre. Tenía 41 años, más no aparentaba esa edad, sino menos. Sin embargo, él vivía para su pequeño hijo, Ben, y su esposa –que era muy agradable- Jane.

Miraba a través de los vidrios, con la tranquilidad de que no me miraban a mí –ya que eran polarizados-

El viaje se hacía más corto hacia casa. Special A. podía ser un lugar privilegiado, sin embargo, como todo privilegio había que luchar por él. Y así se formaban descansadamente los días agotadores.

Mis ansias por llegar a casa solo era cuestión de comodidad, y no tanto de la necesidad cariñosa que brindaba un hogar. Es más, me sentía sorprendida cada vez que encontraba a alguien dentro de los metros cuadrados que rodeaban mi vivienda.

Mamá y papá trabajaban todo el día, o simplemente llegaban a casa cuando yo ya estaba descansando para ir al siguiente día al instituto; y para colmo, se levantaba bien temprano antes de que siquiera les pudiera decir un pobre “hola”.

No los veía muy a menudo, sin embargo, eso no borraba el hecho de que los quisiera. Dicen que la distancia solo refuerza el amor, pero ese no era mi caso. El amor que yo les tenía era puro agradecimiento por todo lo que me habían otorgado, y lo que habían hecho por mí.

Los extrañaba, si, pero no por eso iba a hacer un berrinche cada vez que se fueran.

Unas rejas enormes se alzaron frente a la vereda mientras la limusina se detenía exactamente al costado.

-¿Si?- Habló alguien a través del comunicador que estaba colocado en el muro que limitaba la entrada de mi casa. Su voz dulce y amable me confirmó que era la única mucama posible en mi casa: Olga.

-Traigo a la señorita Recker- Indicó Walt. Olga emitió un sonido de asentimiento, y posteriormente las puertas se abrieron de forma automática.

Mi transporte recorrió una entrada iluminada por el sol y decorada por unos arbustos. Luego, una fuente redonda se centraba justo en el medio armonizando el ambiente con el sonido producido por la cascada del agua. La limusina recorrió la rotonda producida, y se estacionó justo enfrente de los escalones que luego tendría que subir para llegar a la puerta.

Ni bien tuve la oportunidad, bajé de la limusina y le agradecí a Walt por haberme traído.

Traspasé las puertas de madera, y me encontré con el interior de mi casa.

Una enorme escalera se ajustaba alineada perfectamente, a sus costados nada m{as que porta retratos familiares desde hace años.

-¿Hola?- Pregunté. Nadie contestaba, y si mis predicaciones estaban en lo correcto, nadie iba a contestar.

Caminé escaleras arriba con una velocidad de trote, mientras ansiaba llegar y descansar de una vez por todas.

Divisé mi habitación al final del pasillo, contenta por estar al fin en un lugar privado y tranquilo. Me bañaría, luego me pondría en pijamas y quizás llamaría a Skylar o Hayley, para hablar con ellas o de seguro terminar contando mil y un razones para odiar a Louis Tomlinson.

Recorría el pasillo con ansias, cuando pasé por la habitación de mis padres y escuché el sonido de la aspiradora recorriendo la alfombra. Me volví entonces unos pasos atrás para saludar a Olga, quien se encargaba de esa tarea y muchas más.

-Olga- La llamé, mientras que ella reaccionó y me dedicó una cálida sonrisa.

-Emily, suponía que correrías a tu habitación- Declaró, mientras yo simplemente reí y le otorgué un abrazo.

Olga era una señora de ya avanzada edad. O bueno, no tanto ya que poseía cincuenta primaveras encima. Su pelo canoso se encontraba corto y levemente ondulado, dejando a sus ojos celestes toda la atención de su rostro.

-Sí. Es difícil comenzar después de unas vacaciones, pero bueno…- Suspiré y coloqué mis brazos en forma de jarra. –Ya me acostumbraré. – Olga asintió y rió ante mis palabras.

-Eso espero- Indicó, mientras me señalaba en forma cómplice. Olga suele ser la mayoría de las veces una mamá sustituta para mí, y es lógico, ya que mis papás –como bien saben- no están y ella muchas veces es mi única compañía en casa.

-Me voy a duchar, y quizás me quede el resto del día echada en cama- Aclaré, imitando un gesto bastante holgazán. Ella asintió, mientras yo me empezaba a retirar de la habitación. Pero me tuve que detener a los pocos segundos, en el marco de la puerta, ya que parecía ser que Olga tenía unas palabras más que otorgarme.

-Oh, y Emily- Anunció captando mi atención- Llamó una amigo tuyo- ¿Amigo mío? La información parecía ser bastante sospechosa, ya que, conociendo a mis amigos, ellos llamarían a mi celular antes que a mi casa. Era mucho más rápido y fácil para contactarme.

Fruncí el ceño ante una señal de confusión, y me crucé de brazos.

-¿Amigo?

-Sí, me dijo que tenía que hablar- Prosiguió. No se me ocurría nadie de quien estuviera hablando, por lo que decidí hacerle la pregunta más directa.

-¿Dijo como se llamaba?- Interrogué, esperando ansiosa la respuesta, ya que me intrigaba hasta los nervios.

-Oh, claro que sí, espera que lo recuerde- Olga golpeteó su dedo índice delicadamente contra su pera, haciéndome saber que estaba haciendo un esfuerzo por recordar. Pensé que se iba a dar vencida fácilmente contra la duda, pero no fue necesario, ya que ella misma anunció la identidad. –Si!- Chasqueó los dedos. –Se llamaba Louis. Louis Tomlinson- Si mi quijada no hubiera estado pegada por naturaleza, ésa se hubiera caído fácilmente contra el piso en ofensa. ¿Por qué me llamaría? ¿Qué necesidad de irrumpir mi línea telefónica? Cobré la compostura y nuevamente me dediqué a enfocarme en el castaño que tantas pesadillas me causaba.

-¿Y qué quería?- Indagué, levantando una ceja.

-Dijo que tenía asuntos pendientes contigo, eso nomás- Soltó mi mucama. Respiré hondo, y luego solté el aire comprimido por mi pecho. Parpadeé unas veces, y finalmente luego de unos segundos cortos –pero intensos- de debate, decidí tomar ese baño que tanto ansiaba. El agua significaba relajación, distracción, y calma en el alma. Y en ese momento quizás necesitaría trescientos litros de agua.

-Oh, claro que tenemos asuntos pendientes Olga- Sentencié mientras cruzaba la puerta y agradecía por tener el número de teléfono de Louis entre el marcado rápido. En ocasiones como éstas, servía mucho.




Representante: Drew Roy | Shailene Woodley

*Inserte gif de Tom Felton*
Lol, mi audición es re gringa y pobre :hee:But, lo necesario está
Espero que la acepten, bc tengo un problema con los códigos, por lo tanto x imágenes no puedo colgarlas en este momento... en fin.
Espero que esté bien, y que mi caca de capi sea aceptado.
Mía, vine bc me rogaste que viniera, ah (?)
So... eso nomás, espero que esté bien
Besos <333333333333
avatar


Ver perfil de usuario
---
---

Volver arriba Ir abajo

Re: westminster royal academy | audiciones cerradas.

Mensaje por Pennywise. el Lun 04 Nov 2013, 7:23 pm

Pushi. escribió:
Capítulo Special A!:

La luz del sol a la una de la tarde, era de todo, menos agradable. Claro, excepto si quieres obtener un bronceado que afectara a cada centímetro de tu cuerpo –al menos que no te quites el sostén-, en ese caso sí.

Una suave brisa acariciaba de forma constante mi cara, logrando que un par de cabellos rebeldes hicieran cosquillas en él al moverse. La velocidad era solamente un factor que sumar a la hora de todo el viento que se estampaba. Había querido caminar, y tomar un poco de aire. Relajarme, y distanciarme un poco de todo lo que había sucedido en los últimos días.


Pertenecer a Special A. no era exactamente un pase directo a la tranquilidad. Todo Tomlinson College parecía tener intenciones de querer saber y deducir tu próximo movimiento –desde el más mínimo, como ir al baño; hasta quizás lo más privados, como que nota te sacaste en lenguas extranjeras-.

Claro, que estar en el grupo más privilegiado no te salvaban de los rumores molestos e insistentes. Y muchas veces, éstos corrían más rápido que la propia pólvora quemándose.

Para mi desgracia, uno de los más mediáticos del año pasado, fue que yo estaba saliendo con el hijo de los dueños de Tomlinson College: Louis Tomlinson. Arrogante, asquerosamente simpático, un idiota y mi mayor competencia. O al menos eso creía, porque no teníamos nada que ver. Yo me dedicaba al Tenis, y él se especializaba en fútbol. No había motivo alguno para que ambos nos cruzáramos, sin embargo, siempre algo lo colocaba en mi camino como una piedra enorme el cual no podía saltear.

Nunca tuve algo con él, ni nunca lo tendríamos.

Los bloques de cemento que conformaban la vereda desaparecían por debajo de mis pies. Mi mano se alternaba al costado de mi cuerpo hacia atrás y hacia delante creyendo que eso me daría más velocidad, o al menos el impulso necesario para moverme más rápido.

Si no me apuraba, llegaría tarde.


°°°
La clase de álgebra avanzaba más lento de lo que yo hubiera deseado. El aburrimiento se demostraba claramente en mi posición física: Mi cabeza estaba apoyada en mí mano derecha como si pesara más de lo que mi cuello pudiera sostener, y la izquierda se cerraba alrededor de un lápiz mientras lo golpeaba contra el pupitre.

Las matemáticas nunca habían sido mi primera opción, no obstante, esto no significaba que no fuera buena en ellas.

El profesor terminaba de explicar unas cuentas que tendríamos que hacer para la siguiente clase, cuando la campana anunció el receso tan ansiado.

Todos agarraron sus pertenencias, y corrieron hacia el pasillo para liberarse del encierro del aula.

-¡Emily!- Siento como alguien me llama. Me di la vuelta, y mi mejor amiga trotaba hacia mí con una sonrisa radiante. –Viniste bastante agitada esta mañana ¿No?- Reí por lo bajo, mientras dándole la razón, asentí con la cabeza.

-Quise tomar aire, Sky. Pero…

-Se te hizo tarde- Finalizó por mí. Una vez más, me había quitado las palabras de la boca, gracias a que ella sabía perfectamente como era. –Tendrás que sacarte esa costumbre, amiga.

-Por supuesto que sí- Escuché detrás de mío. No fue necesario agudizar mis oídos para saber con quién estábamos tratando. Bufé por lo bajo, mientras que con una simple mirada le supliqué a Skylar que me ayudara a salir de ésta. No quería hablar, puesto que, es obvio que cuando uno detesta a alguien, hace todo lo posible por mantenerse alejado de él. Al menos en mi caso, yo intentaba eso cuando no estábamos compitiendo.

-Yo tengo cosas que hacer, nos vemos luego Ems- Mi apodo fue lo último que pronunció antes de desaparecer por los pasillos del colegio, dejándome en la completa soledad –trágicamente- con la compañía de Louis. No quería darme vuelta, quería salir corriendo, porque cada encuentro con Louis significaba drama. Drama para mí, drama para cualquiera que fuera testigo de los acontecimientos que creaban nuestras discusiones.

Una vez, ahora que recuerdo, con Louis jugamos al tenis de mesa –mejor conocido vulgarmente como ping pong-. Estábamos empatados 40 a 40, y quedaba solo un minuto para que terminara el receso –sí, gastaba mi tiempo libre en intentos por ganarle a Louis-. En fin, Louis me empezó a desafiar todavía más, y a retarme diciendo que en ese tiro no podría ni llegar a quebrar la muñeca para pegarle con la paleta a la pelota. Mi orgullo estaba por las nubes, y no iba a dejar que mi dignidad se cayera por los suelos –al menos no más-. Así que, sin más tiempo que desperdiciar, golpeé  la pelotita contra la mesa pintada de verde, y posteriormente la golpeé. La lucha estuvo equitativa, ninguno bajaba de nivel, sin embargo una sola mirada de Louis durante el juego fue suficiente para que bajara la guardia. Louis casi me gana, sin embargo yo lo rematé… para peor.

La pelota rebotó y rompió un vidrio, además de noquear a la profesora de lengua y literatura, que estaba a punto de jubilarse.

“Al menos le adelanté las vacaciones” Pensé positivamente. Pero, esa fue una historia para que Louis me la recordara todas la veces que pudiera, con el mensaje subliminal de “Yo soy mejor” entre palabras.

-Ni siquiera sabes de que estábamos hablando- Espeté, animándome a darme vuelta y encararlo. Y ahí estaba de nuevo: Pelo ligeramente alborotado hacia arriba, sonrisa cínica y burlona, y esa mirada… Esos ojos celestes. Mis pensamientos eran automáticamente criticados por mi sub consciente: No podía pensar ningún halago hacia el muchacho que me torturaba de lunes a viernes, y cuando quería, los fines de semana. No obstante, vamos, era casi imposible no notar esos ojos.

-Oh, sí lo sé, Emily- Indicó, ensanchando su sonrisa aún más. –Tarde, de nuevo.

-No llegué tarde-Negué con la cabeza, mientras estrechaba mis ojos. Mis brazos se cruzaron enfrente de mi pecho en señal de protesta.

-Casi- Señaló con su dedo índice. -¿Sabes? La próxima vez que estés en un apuro como ese, podría pasarte a buscar.-Levanté la ceja, y solté una risa irónica. No creía que estuviera dispuesto a hacer un favor como ese, en realidad, ningún favor en general.

-¿Qué es? ¿Alguna clase de broma?- Gruñí. Louis se colocó la mano en el pecho, mientras hacía una mueca de falsa ofensa.

-No- Negó dramáticamente. Mi mirada estudiaba cada centímetro de su rostro, tratando de emplear los métodos que había aprendido en la serie ‘Miénteme’. No pude encontrar ninguna mentira, a diferencia del nerviosismo de un criminal –aunque no sé porque lo consideraba tal- el mantenía firmes sus facciones en estado burlesco. Decidí dejar de “luchar” y giré sobre mi propio eje lista para irme. Sin embargo, una vez más, la voz de Louis me detuvo. –Solo mi intento de caridad- Sus palabras me causaron gracia, y al mismo tiempo una ofensa, y grande.

-¡Sabía que no te podías resistir!- Aclamé mientras estampé mi dedo contra su pecho, pese a eso, Louis no se movió ni un centímetro.

-Culpable- Levantó las manos en señal de paz, pero no había señal de rendición en él –Pero sí, podría traerte alguna vez- Levanté una ceja, sin creer sus palabras. –Serías afortunada. Imagínate bajando del auto de Louis Tomlinson- Mis manos se cernieron alrededor de las riendas de mi mochila, y la subieron ligeramente encima de mi hombro. Una sonrisa auténtica se formó en mi cara, mientras inclinaba sutilmente mi cabeza hacia un costado.

-¿Afortunada?- Inquirí. Louis asintió con su inconfundible egocentrismo, y yo volví a hacer una mueca. Sin esperar a dirigir más palabras a él, o que él me las dirigiera a mí, retrocedí unos pasos y finalmente me di vuelta alejándome de él. –Preferiría que me llevaran al infierno, Louis- Aseguré, seguido de una risa jocosa.


°°°
La limosina me vino a recoger a las siete de la tarde en punto. Nunca tenía por qué quejarme de mi chofer, y al parecer nunca tendría que hacerlo. Walt era una persona muy responsable, y como no, un excelente hombre. Tenía 41 años, más no aparentaba esa edad, sino menos. Sin embargo, él vivía para su pequeño hijo, Ben, y su esposa –que era muy agradable- Jane.

Miraba a través de los vidrios, con la tranquilidad de que no me miraban a mí –ya que eran polarizados-

El viaje se hacía más corto hacia casa. Special A. podía ser un lugar privilegiado, sin embargo, como todo privilegio había que luchar por él. Y así se formaban descansadamente los días agotadores.

Mis ansias por llegar a casa solo era cuestión de comodidad, y no tanto de la necesidad cariñosa que brindaba un hogar. Es más, me sentía sorprendida cada vez que encontraba a alguien dentro de los metros cuadrados que rodeaban mi vivienda.

Mamá y papá trabajaban todo el día, o simplemente llegaban a casa cuando yo ya estaba descansando para ir al siguiente día al instituto; y para colmo, se levantaba bien temprano antes de que siquiera les pudiera decir un pobre “hola”.

No los veía muy a menudo, sin embargo, eso no borraba el hecho de que los quisiera. Dicen que la distancia solo refuerza el amor, pero ese no era mi caso. El amor que yo les tenía era puro agradecimiento por todo lo que me habían otorgado, y lo que habían hecho por mí.

Los extrañaba, si, pero no por eso iba a hacer un berrinche cada vez que se fueran.

Unas rejas enormes se alzaron frente a la vereda mientras la limusina se detenía exactamente al costado.

-¿Si?- Habló alguien a través del comunicador que estaba colocado en el muro que limitaba la entrada de mi casa. Su voz dulce y amable me confirmó que era la única mucama posible en mi casa: Olga.

-Traigo a la señorita Recker- Indicó Walt. Olga emitió un sonido de asentimiento, y posteriormente las puertas se abrieron de forma automática.

Mi transporte recorrió una entrada iluminada por el sol y decorada por unos arbustos. Luego, una fuente redonda se centraba justo en el medio armonizando el ambiente con el sonido producido por la cascada del agua. La limusina recorrió la rotonda producida, y se estacionó justo enfrente de los escalones que luego tendría que subir para llegar a la puerta.

Ni bien tuve la oportunidad, bajé de la limusina y le agradecí a Walt por haberme traído.

Traspasé las puertas de madera, y me encontré con el interior de mi casa.

Una enorme escalera se ajustaba alineada perfectamente, a sus costados nada m{as que porta retratos familiares desde hace años.

-¿Hola?- Pregunté. Nadie contestaba, y si mis predicaciones estaban en lo correcto, nadie iba a contestar.

Caminé escaleras arriba con una velocidad de trote, mientras ansiaba llegar y descansar de una vez por todas.

Divisé mi habitación al final del pasillo, contenta por estar al fin en un lugar privado y tranquilo. Me bañaría, luego me pondría en pijamas y quizás llamaría a Skylar o Hayley, para hablar con ellas o de seguro terminar contando mil y un razones para odiar a Louis Tomlinson.

Recorría el pasillo con ansias, cuando pasé por la habitación de mis padres y escuché el sonido de la aspiradora recorriendo la alfombra. Me volví entonces unos pasos atrás para saludar a Olga, quien se encargaba de esa tarea y muchas más.

-Olga- La llamé, mientras que ella reaccionó y me dedicó una cálida sonrisa.

-Emily, suponía que correrías a tu habitación- Declaró, mientras yo simplemente reí y le otorgué un abrazo.

Olga era una señora de ya avanzada edad. O bueno, no tanto ya que poseía cincuenta primaveras encima. Su pelo canoso se encontraba corto y levemente ondulado, dejando a sus ojos celestes toda la atención de su rostro.

-Sí. Es difícil comenzar después de unas vacaciones, pero bueno…- Suspiré y coloqué mis brazos en forma de jarra. –Ya me acostumbraré. – Olga asintió y rió ante mis palabras.

-Eso espero- Indicó, mientras me señalaba en forma cómplice. Olga suele ser la mayoría de las veces una mamá sustituta para mí, y es lógico, ya que mis papás –como bien saben- no están y ella muchas veces es mi única compañía en casa.

-Me voy a duchar, y quizás me quede el resto del día echada en cama- Aclaré, imitando un gesto bastante holgazán. Ella asintió, mientras yo me empezaba a retirar de la habitación. Pero me tuve que detener a los pocos segundos, en el marco de la puerta, ya que parecía ser que Olga tenía unas palabras más que otorgarme.

-Oh, y Emily- Anunció captando mi atención- Llamó una amigo tuyo- ¿Amigo mío? La información parecía ser bastante sospechosa, ya que, conociendo a mis amigos, ellos llamarían a mi celular antes que a mi casa. Era mucho más rápido y fácil para contactarme.

Fruncí el ceño ante una señal de confusión, y me crucé de brazos.

-¿Amigo?

-Sí, me dijo que tenía que hablar- Prosiguió. No se me ocurría nadie de quien estuviera hablando, por lo que decidí hacerle la pregunta más directa.

-¿Dijo como se llamaba?- Interrogué, esperando ansiosa la respuesta, ya que me intrigaba hasta los nervios.

-Oh, claro que sí, espera que lo recuerde- Olga golpeteó su dedo índice delicadamente contra su pera, haciéndome saber que estaba haciendo un esfuerzo por recordar. Pensé que se iba a dar vencida fácilmente contra la duda, pero no fue necesario, ya que ella misma anunció la identidad. –Si!- Chasqueó los dedos. –Se llamaba Louis. Louis Tomlinson- Si mi quijada no hubiera estado pegada por naturaleza, ésa se hubiera caído fácilmente contra el piso en ofensa. ¿Por qué me llamaría? ¿Qué necesidad de irrumpir mi línea telefónica? Cobré la compostura y nuevamente me dediqué a enfocarme en el castaño que tantas pesadillas me causaba.

-¿Y qué quería?- Indagué, levantando una ceja.

-Dijo que tenía asuntos pendientes contigo, eso nomás- Soltó mi mucama. Respiré hondo, y luego solté el aire comprimido por mi pecho. Parpadeé unas veces, y finalmente luego de unos segundos cortos –pero intensos- de debate, decidí tomar ese baño que tanto ansiaba. El agua significaba relajación, distracción, y calma en el alma. Y en ese momento quizás necesitaría trescientos litros de agua.

-Oh, claro que tenemos asuntos pendientes Olga- Sentencié mientras cruzaba la puerta y agradecía por tener el número de teléfono de Louis entre el marcado rápido. En ocasiones como éstas, servía mucho.




Representante: Drew Roy | Shailene Woodley

*Inserte gif de Tom Felton*
Lol, mi audición es re gringa y pobre :hee:But, lo necesario está
Espero que la acepten, bc tengo un problema con los códigos, por lo tanto x imágenes no puedo colgarlas en este momento... en fin.
Espero que esté bien, y que mi caca de capi sea aceptado.
Mía, vine bc me rogaste que viniera, ah (?)
So... eso nomás, espero que esté bien
Besos <333333333333
Pushila, okno. he amado tu forma de redactar, palabras, adoro que usen sinónimos (?
SOOOOO, estas aceptada.
pasate por el muro.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

El autor de este mensaje ha sido baneado del foro - Ver el mensaje

El autor de este mensaje ha sido baneado del foro - Ver el mensaje

Re: westminster royal academy | audiciones cerradas.

Mensaje por khaleesi. el Mar 05 Nov 2013, 5:20 pm

Jacesie escribió:
Pushi. escribió:
Capítulo Special A!:

La luz del sol a la una de la tarde, era de todo, menos agradable. Claro, excepto si quieres obtener un bronceado que afectara a cada centímetro de tu cuerpo –al menos que no te quites el sostén-, en ese caso sí.

Una suave brisa acariciaba de forma constante mi cara, logrando que un par de cabellos rebeldes hicieran cosquillas en él al moverse. La velocidad era solamente un factor que sumar a la hora de todo el viento que se estampaba. Había querido caminar, y tomar un poco de aire. Relajarme, y distanciarme un poco de todo lo que había sucedido en los últimos días.


Pertenecer a Special A. no era exactamente un pase directo a la tranquilidad. Todo Tomlinson College parecía tener intenciones de querer saber y deducir tu próximo movimiento –desde el más mínimo, como ir al baño; hasta quizás lo más privados, como que nota te sacaste en lenguas extranjeras-.

Claro, que estar en el grupo más privilegiado no te salvaban de los rumores molestos e insistentes. Y muchas veces, éstos corrían más rápido que la propia pólvora quemándose.

Para mi desgracia, uno de los más mediáticos del año pasado, fue que yo estaba saliendo con el hijo de los dueños de Tomlinson College: Louis Tomlinson. Arrogante, asquerosamente simpático, un idiota y mi mayor competencia. O al menos eso creía, porque no teníamos nada que ver. Yo me dedicaba al Tenis, y él se especializaba en fútbol. No había motivo alguno para que ambos nos cruzáramos, sin embargo, siempre algo lo colocaba en mi camino como una piedra enorme el cual no podía saltear.

Nunca tuve algo con él, ni nunca lo tendríamos.

Los bloques de cemento que conformaban la vereda desaparecían por debajo de mis pies. Mi mano se alternaba al costado de mi cuerpo hacia atrás y hacia delante creyendo que eso me daría más velocidad, o al menos el impulso necesario para moverme más rápido.

Si no me apuraba, llegaría tarde.


°°°
La clase de álgebra avanzaba más lento de lo que yo hubiera deseado. El aburrimiento se demostraba claramente en mi posición física: Mi cabeza estaba apoyada en mí mano derecha como si pesara más de lo que mi cuello pudiera sostener, y la izquierda se cerraba alrededor de un lápiz mientras lo golpeaba contra el pupitre.

Las matemáticas nunca habían sido mi primera opción, no obstante, esto no significaba que no fuera buena en ellas.

El profesor terminaba de explicar unas cuentas que tendríamos que hacer para la siguiente clase, cuando la campana anunció el receso tan ansiado.

Todos agarraron sus pertenencias, y corrieron hacia el pasillo para liberarse del encierro del aula.

-¡Emily!- Siento como alguien me llama. Me di la vuelta, y mi mejor amiga trotaba hacia mí con una sonrisa radiante. –Viniste bastante agitada esta mañana ¿No?- Reí por lo bajo, mientras dándole la razón, asentí con la cabeza.

-Quise tomar aire, Sky. Pero…

-Se te hizo tarde- Finalizó por mí. Una vez más, me había quitado las palabras de la boca, gracias a que ella sabía perfectamente como era. –Tendrás que sacarte esa costumbre, amiga.

-Por supuesto que sí- Escuché detrás de mío. No fue necesario agudizar mis oídos para saber con quién estábamos tratando. Bufé por lo bajo, mientras que con una simple mirada le supliqué a Skylar que me ayudara a salir de ésta. No quería hablar, puesto que, es obvio que cuando uno detesta a alguien, hace todo lo posible por mantenerse alejado de él. Al menos en mi caso, yo intentaba eso cuando no estábamos compitiendo.

-Yo tengo cosas que hacer, nos vemos luego Ems- Mi apodo fue lo último que pronunció antes de desaparecer por los pasillos del colegio, dejándome en la completa soledad –trágicamente- con la compañía de Louis. No quería darme vuelta, quería salir corriendo, porque cada encuentro con Louis significaba drama. Drama para mí, drama para cualquiera que fuera testigo de los acontecimientos que creaban nuestras discusiones.

Una vez, ahora que recuerdo, con Louis jugamos al tenis de mesa –mejor conocido vulgarmente como ping pong-. Estábamos empatados 40 a 40, y quedaba solo un minuto para que terminara el receso –sí, gastaba mi tiempo libre en intentos por ganarle a Louis-. En fin, Louis me empezó a desafiar todavía más, y a retarme diciendo que en ese tiro no podría ni llegar a quebrar la muñeca para pegarle con la paleta a la pelota. Mi orgullo estaba por las nubes, y no iba a dejar que mi dignidad se cayera por los suelos –al menos no más-. Así que, sin más tiempo que desperdiciar, golpeé  la pelotita contra la mesa pintada de verde, y posteriormente la golpeé. La lucha estuvo equitativa, ninguno bajaba de nivel, sin embargo una sola mirada de Louis durante el juego fue suficiente para que bajara la guardia. Louis casi me gana, sin embargo yo lo rematé… para peor.

La pelota rebotó y rompió un vidrio, además de noquear a la profesora de lengua y literatura, que estaba a punto de jubilarse.

“Al menos le adelanté las vacaciones” Pensé positivamente. Pero, esa fue una historia para que Louis me la recordara todas la veces que pudiera, con el mensaje subliminal de “Yo soy mejor” entre palabras.

-Ni siquiera sabes de que estábamos hablando- Espeté, animándome a darme vuelta y encararlo. Y ahí estaba de nuevo: Pelo ligeramente alborotado hacia arriba, sonrisa cínica y burlona, y esa mirada… Esos ojos celestes. Mis pensamientos eran automáticamente criticados por mi sub consciente: No podía pensar ningún halago hacia el muchacho que me torturaba de lunes a viernes, y cuando quería, los fines de semana. No obstante, vamos, era casi imposible no notar esos ojos.

-Oh, sí lo sé, Emily- Indicó, ensanchando su sonrisa aún más. –Tarde, de nuevo.

-No llegué tarde-Negué con la cabeza, mientras estrechaba mis ojos. Mis brazos se cruzaron enfrente de mi pecho en señal de protesta.

-Casi- Señaló con su dedo índice. -¿Sabes? La próxima vez que estés en un apuro como ese, podría pasarte a buscar.-Levanté la ceja, y solté una risa irónica. No creía que estuviera dispuesto a hacer un favor como ese, en realidad, ningún favor en general.

-¿Qué es? ¿Alguna clase de broma?- Gruñí. Louis se colocó la mano en el pecho, mientras hacía una mueca de falsa ofensa.

-No- Negó dramáticamente. Mi mirada estudiaba cada centímetro de su rostro, tratando de emplear los métodos que había aprendido en la serie ‘Miénteme’. No pude encontrar ninguna mentira, a diferencia del nerviosismo de un criminal –aunque no sé porque lo consideraba tal- el mantenía firmes sus facciones en estado burlesco. Decidí dejar de “luchar” y giré sobre mi propio eje lista para irme. Sin embargo, una vez más, la voz de Louis me detuvo. –Solo mi intento de caridad- Sus palabras me causaron gracia, y al mismo tiempo una ofensa, y grande.

-¡Sabía que no te podías resistir!- Aclamé mientras estampé mi dedo contra su pecho, pese a eso, Louis no se movió ni un centímetro.

-Culpable- Levantó las manos en señal de paz, pero no había señal de rendición en él –Pero sí, podría traerte alguna vez- Levanté una ceja, sin creer sus palabras. –Serías afortunada. Imagínate bajando del auto de Louis Tomlinson- Mis manos se cernieron alrededor de las riendas de mi mochila, y la subieron ligeramente encima de mi hombro. Una sonrisa auténtica se formó en mi cara, mientras inclinaba sutilmente mi cabeza hacia un costado.

-¿Afortunada?- Inquirí. Louis asintió con su inconfundible egocentrismo, y yo volví a hacer una mueca. Sin esperar a dirigir más palabras a él, o que él me las dirigiera a mí, retrocedí unos pasos y finalmente me di vuelta alejándome de él. –Preferiría que me llevaran al infierno, Louis- Aseguré, seguido de una risa jocosa.


°°°
La limosina me vino a recoger a las siete de la tarde en punto. Nunca tenía por qué quejarme de mi chofer, y al parecer nunca tendría que hacerlo. Walt era una persona muy responsable, y como no, un excelente hombre. Tenía 41 años, más no aparentaba esa edad, sino menos. Sin embargo, él vivía para su pequeño hijo, Ben, y su esposa –que era muy agradable- Jane.

Miraba a través de los vidrios, con la tranquilidad de que no me miraban a mí –ya que eran polarizados-

El viaje se hacía más corto hacia casa. Special A. podía ser un lugar privilegiado, sin embargo, como todo privilegio había que luchar por él. Y así se formaban descansadamente los días agotadores.

Mis ansias por llegar a casa solo era cuestión de comodidad, y no tanto de la necesidad cariñosa que brindaba un hogar. Es más, me sentía sorprendida cada vez que encontraba a alguien dentro de los metros cuadrados que rodeaban mi vivienda.

Mamá y papá trabajaban todo el día, o simplemente llegaban a casa cuando yo ya estaba descansando para ir al siguiente día al instituto; y para colmo, se levantaba bien temprano antes de que siquiera les pudiera decir un pobre “hola”.

No los veía muy a menudo, sin embargo, eso no borraba el hecho de que los quisiera. Dicen que la distancia solo refuerza el amor, pero ese no era mi caso. El amor que yo les tenía era puro agradecimiento por todo lo que me habían otorgado, y lo que habían hecho por mí.

Los extrañaba, si, pero no por eso iba a hacer un berrinche cada vez que se fueran.

Unas rejas enormes se alzaron frente a la vereda mientras la limusina se detenía exactamente al costado.

-¿Si?- Habló alguien a través del comunicador que estaba colocado en el muro que limitaba la entrada de mi casa. Su voz dulce y amable me confirmó que era la única mucama posible en mi casa: Olga.

-Traigo a la señorita Recker- Indicó Walt. Olga emitió un sonido de asentimiento, y posteriormente las puertas se abrieron de forma automática.

Mi transporte recorrió una entrada iluminada por el sol y decorada por unos arbustos. Luego, una fuente redonda se centraba justo en el medio armonizando el ambiente con el sonido producido por la cascada del agua. La limusina recorrió la rotonda producida, y se estacionó justo enfrente de los escalones que luego tendría que subir para llegar a la puerta.

Ni bien tuve la oportunidad, bajé de la limusina y le agradecí a Walt por haberme traído.

Traspasé las puertas de madera, y me encontré con el interior de mi casa.

Una enorme escalera se ajustaba alineada perfectamente, a sus costados nada m{as que porta retratos familiares desde hace años.

-¿Hola?- Pregunté. Nadie contestaba, y si mis predicaciones estaban en lo correcto, nadie iba a contestar.

Caminé escaleras arriba con una velocidad de trote, mientras ansiaba llegar y descansar de una vez por todas.

Divisé mi habitación al final del pasillo, contenta por estar al fin en un lugar privado y tranquilo. Me bañaría, luego me pondría en pijamas y quizás llamaría a Skylar o Hayley, para hablar con ellas o de seguro terminar contando mil y un razones para odiar a Louis Tomlinson.

Recorría el pasillo con ansias, cuando pasé por la habitación de mis padres y escuché el sonido de la aspiradora recorriendo la alfombra. Me volví entonces unos pasos atrás para saludar a Olga, quien se encargaba de esa tarea y muchas más.

-Olga- La llamé, mientras que ella reaccionó y me dedicó una cálida sonrisa.

-Emily, suponía que correrías a tu habitación- Declaró, mientras yo simplemente reí y le otorgué un abrazo.

Olga era una señora de ya avanzada edad. O bueno, no tanto ya que poseía cincuenta primaveras encima. Su pelo canoso se encontraba corto y levemente ondulado, dejando a sus ojos celestes toda la atención de su rostro.

-Sí. Es difícil comenzar después de unas vacaciones, pero bueno…- Suspiré y coloqué mis brazos en forma de jarra. –Ya me acostumbraré. – Olga asintió y rió ante mis palabras.

-Eso espero- Indicó, mientras me señalaba en forma cómplice. Olga suele ser la mayoría de las veces una mamá sustituta para mí, y es lógico, ya que mis papás –como bien saben- no están y ella muchas veces es mi única compañía en casa.

-Me voy a duchar, y quizás me quede el resto del día echada en cama- Aclaré, imitando un gesto bastante holgazán. Ella asintió, mientras yo me empezaba a retirar de la habitación. Pero me tuve que detener a los pocos segundos, en el marco de la puerta, ya que parecía ser que Olga tenía unas palabras más que otorgarme.

-Oh, y Emily- Anunció captando mi atención- Llamó una amigo tuyo- ¿Amigo mío? La información parecía ser bastante sospechosa, ya que, conociendo a mis amigos, ellos llamarían a mi celular antes que a mi casa. Era mucho más rápido y fácil para contactarme.

Fruncí el ceño ante una señal de confusión, y me crucé de brazos.

-¿Amigo?

-Sí, me dijo que tenía que hablar- Prosiguió. No se me ocurría nadie de quien estuviera hablando, por lo que decidí hacerle la pregunta más directa.

-¿Dijo como se llamaba?- Interrogué, esperando ansiosa la respuesta, ya que me intrigaba hasta los nervios.

-Oh, claro que sí, espera que lo recuerde- Olga golpeteó su dedo índice delicadamente contra su pera, haciéndome saber que estaba haciendo un esfuerzo por recordar. Pensé que se iba a dar vencida fácilmente contra la duda, pero no fue necesario, ya que ella misma anunció la identidad. –Si!- Chasqueó los dedos. –Se llamaba Louis. Louis Tomlinson- Si mi quijada no hubiera estado pegada por naturaleza, ésa se hubiera caído fácilmente contra el piso en ofensa. ¿Por qué me llamaría? ¿Qué necesidad de irrumpir mi línea telefónica? Cobré la compostura y nuevamente me dediqué a enfocarme en el castaño que tantas pesadillas me causaba.

-¿Y qué quería?- Indagué, levantando una ceja.

-Dijo que tenía asuntos pendientes contigo, eso nomás- Soltó mi mucama. Respiré hondo, y luego solté el aire comprimido por mi pecho. Parpadeé unas veces, y finalmente luego de unos segundos cortos –pero intensos- de debate, decidí tomar ese baño que tanto ansiaba. El agua significaba relajación, distracción, y calma en el alma. Y en ese momento quizás necesitaría trescientos litros de agua.

-Oh, claro que tenemos asuntos pendientes Olga- Sentencié mientras cruzaba la puerta y agradecía por tener el número de teléfono de Louis entre el marcado rápido. En ocasiones como éstas, servía mucho.




Representante: Drew Roy | Shailene Woodley

*Inserte gif de Tom Felton*
Lol, mi audición es re gringa y pobre :hee:But, lo necesario está
Espero que la acepten, bc tengo un problema con los códigos, por lo tanto x imágenes no puedo colgarlas en este momento... en fin.
Espero que esté bien, y que mi caca de capi sea aceptado.
Mía, vine bc me rogaste que viniera, ah (?)
So... eso nomás, espero que esté bien
Besos <333333333333
Pushila, okno. he amado tu forma de redactar, palabras, adoro que usen sinónimos (?
SOOOOO, estas aceptada.
pasate por el muro.
Aish, decime Pushila  Es tierno *---*
Aljdsldfhflsdfjsdlfhsdjl, gracias Michi! Si, los sinónimos de hecho son muy importantes a la hora de redactar
Graciiiiiiiiaaaaaaaaaaaaaaaaas, por aceptarme 
Ya me paso por el muro belleza.
Besotes <33333
avatar


Ver perfil de usuario
---
---

Volver arriba Ir abajo

Re: westminster royal academy | audiciones cerradas.

Mensaje por Pennywise. el Miér 06 Nov 2013, 12:06 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Escrito de tu Autoría: un capitulo o un one shot, obviamente escrito por ti. si no es mucho pedir, lo quiero en spolier, es obligatorio.


cap:
Capitulo  1.

Querido Diario:
  Hoy he tenido un sueño realmente extraño y lo único que quiero es contártelo, porque realmente me siento muy angustiada. Al principio era un sueño realmente hermoso, estábamos yo y Niall en la playa haciendo el amor intensamente, ambos nos acariciábamos suavemente como la primera vez que hicimos es amor hace ya 1 año.
  Pero eso no es lo extraño y tampoco es la razón por la que estoy angustiada, el problema es que cuando lo miré al rostro y le iba a decir que lo amaba, en vez del rostro de Niall, vi el rostro de Harry Styles.
  No habían pensado en Harry Styles en mucho tiempo, específicamente hace 4 años, después de que él me traicionó de la peor manera posible. Lo último que averigüe de él fue que estaba en una prisión de Londres, estaba detenido por pelear en un bar y hacer desordenes en la vía pública, pero eso fue hace 4 años.
 No entiendo ¿Por qué justo ahora sueño con Harry?  Ahora tengo una vida nueva, tengo a mi mejor amigo, el cual siempre me apoya  en todo. Además ahora tengo un nuevo novio el cual es muy diferente a mí, pero me ama y me cuida, yo también lo amo y lo cuido. Al principio no quería saber nada con los hombres, pero hace un año Niall me enseñó lo que es el amor verdadero…

- ¿Qué es lo que escribes, Kat? – Preguntó Peter el mejor amigo de Katrinna.
  Katrinna al escuchar a su Peter inmediatamente cerró su diario de vida, nadie leía su diario, ni si quiera su mejor amigo. Ambos estaban en el departamento de Peter el cual estaba cerca del Central Park. Ella estaba cerca de una ventana mirando  el parque, pensando en el sueño de la noche anterior y a la ve registrando sus pensamientos en su querido diario el cual tuvo que alejar de Peter porque él siempre trataba de ver lo que ella escribía en él.
- Sabes perfectamente el tema del cual estoy escribiendo en mi diario – Le respondió ella a la defensiva.
  Peter al entender  lo que ella estaba escribiendo en el diario, la miró seriamente.
- ¿Anoche soñaste realmente con el chico de tu pasado? – Comento Peter colocándose de pie yendo directamente hacia Kat.
 Katrinna le había contado toda su vida a Peter, él era su mejor amigo después de todo, por lo que tenía el derecho de saber todo lo relacionado con ella, ese trato era recíproco por lo que ella sabía todo lo relacionado con él, cuando Kat le contó su pasado le pidió a Peter que nunca dijera el nombre de Harry, por lo que él simplemente solito decidió llamarlo “el chico del pasado”
- Sí – Contestó Kat pensativamente – El problema es que no logro saber por que soñé con él.
 Peter  se sentó al lado de ella y la abrazó.
- No pienses más en eso – Le aconsejó – Sólo es un sueño, nada más que eso un simple y sencillo sueño.
- Tienes razón – Dijo Kat colocándose de pie – Es solo un simple sueño, es mejor que no piense en el, lo más probable es que tenga pesadillas sin sigo pensando en eso.
  Peter comenzó a reírse ante el comentario de Kat, ella igualmente comenzó a reírse, ellos dos sin lugar a dudas son los mejores amigos que pueden haber en la tierra.
- ¿Cuándo llega Niall? – Dijo Peter dejando de reír.
- Llega  en 3 hora – Respondió Kat haciendo lo mismo – Me tengo que ir a la casa de mi fraternidad, las hermanas me están esperando, dijeron que ellas querían buscarme ropa y maquillarme para ir en búsqueda de mi novio.
- Las hermanas de tu fraternidad – Dijo Peter colocando los ojos en blanco – Ellas siempre saben lo que hay que hacer, a veces les tengo envidia porque alguno de estos días me quitaran a mi mejor amiga.
  Kat lo miró de manera tierna, se acercó a él y lo abrazó.
- Nunca, nadie te podrá reemplazar – Lo abrazó fuertemente Te conozco desde hace 4 años, me ayudaste mucho a superar al chico del pasado, eres  mi mano derecha en todo, jamás te reemplazare por nadie.
 Ambos se dieron un beso en cada mejilla, chocaron los puños de la mano derecha y chocaron las caderas, ese era su saludo de la amistad.
- ¡MÁNDALE SALUDOS A NIALL DE MI PARTE! – Gritó Peter cuando ella estaba abriendo la puerta de su departamento.
- ¡ESTÁ BIEN! – Contestó ella  abriendo la puerta del departamento.
  Tomó el ascensor hasta el subterráneo del edificio, buscó el lugar donde había estacionado su Lamborgini  de color rojo, lo encontró, fue hacia donde estaba, quitó la alarma, abrió la puerta y entró a su flamante vehículo, en 3 horas vería a Niall Horan, su novio el cual ama profundamente, decidió olvidarse del sueño que tuvo, Harry Styles estaba en su pasado, Niall Horan era su presente y tal vez su futuro.

[…]

   Aeropuerto Internacional John F. Kennedy estaba abarrotado de personas, la temporada de vacaciones había terminado, era hora de volver a los trabajos y los estudiantes a sus respectivos colegios, escuelas secundarias o a la universidad, en el caso de Kat, Niall y Peter ellos entraban a su 2 año en la universidad de Columbia, Kat estudia derecho, Niall negocios y Peter estudia periodismo.
 Kat estaba esperando la llegada del avión procedente de Irlanda, Niall es oriundo de aquel país, él había ido a visitar a sus padres, Kat no lo había podido acompañar porque su padre en ese entonces había estado mal de salud, por lo que se quedó en Nueva York cuidándolo. Niall al saber la noticia había decidido no ir, pero Kat lo convenció diciéndole que él no había visto a su familia en mucho tiempo y que iba a pasar más tiempo sin verlos, por lo que lo convenció de pasar una temporada en Irlanda.
 Ella estaba inquieta por lo que fue hasta  donde los paneles de la llegada y salida de los vuelos para ver si el de Niall había llegado, lo vio y efectivamente el vuelo había llegado. Estaba preocupada, él había llegado, pero ella no lo encontraba aún. Comenzó a buscarlo cuando de la nada lo vio de espaldas, al parecer igual la estaba buscando, porque movía la cabeza de un lado para el otro. Kat comenzó a caminar hacia la dirección en la cual estaba Niall, al llegar detrás de él le tapó los ojos con las manos.
- ¿A quién buscas con tanta insistencia, bebé? – Se susurró al oído.
  Él al darse cuenta de que era Kat simplemente comenzó a reír un poco tas la felicidad de por fin haberla encontrado.
- Busco a una chica que es realmente muy sexi – Comentó Niall todavía con los ojos tapados – Una chica que me quita el aliento con su sonrisa, una chica de la cual estoy profundamente enamorado de ella y al parecer ella también de mí, porque me lo dice la mayoría del tiempo.
  Kat quitó las manos d los ojos de Niall, él se dio vuelta, la miró intensamente, dejó sus maletas en el suelo y la abrazo fuertemente.
- Te extrañé – Niall  susurró al oído de Kat – No sabes cuánto te extrañé, contaba las horas con tal de estar a tu lado, poder tocarte y decirte todo el tiempo cuanto te amo.
- Niall – Dijo Kat acariciando lentamente el cabello de su novio – Yo también te extrañé, te amo Niall, te amo profundamente, más que mi vida misma.
  Niall levantó la cabeza, la cual estaba en el pecho de Kat, le acarició la mejilla tiernamente, acercó sus labios a los de ella y la besó. Ambos habían esperado mucho tiempo por aquel beso, el cual era lento y cálido, Niall apretaba fuertemente de la cintura a Kat, ella tenía el cuello de Niall agarrado con su brazo derecho, con la mano izquierda le estaba acariciando la espalda. Ambos a la misma vez introdujeron sus lenguas en la boca de cada uno, ambas estaban en un frenesí de caricias. El beso se tornó más pasional, ellos no recordaban el lugar en el que estaban hasta que escucharon los silbidos de unas cuantas personas. Ellos separaron sus labios a regañines, pero quedaron abrazados.
- ¡Búsquense una habitación! – Vieron que uno de los pasajeros de otro vuelo les gritaba.
- ¡Eso es lo que justo haré hombre, pero gracias por el concejo! – Gritó en respuesta Niall.
- ¡Niall! – Lo reprendió Kat dándole un codazo en las costillas.
  Niall solamente comenzó a reírse a carcajadas, Kat al verlo igualmente comenzó a reírse. Niall tomó una maleta, Kat iba a tomar la otra, pero él le dijo que no, él siempre ha sido un caballero. Ambos salieron del aeropuerto tomados de las manos, se dirigieron hasta el Lamborgini de Kat, ella quito la alarma abrió el maletero para que Niall dejara sus maletas, él lo hizo, Kat se subió al asiento del piloto y Niall se subió en el asiento del copiloto. Fueron directamente a  la casa de la fraternidad de Kappa Alpha, de la cual Niall es miembro.  

[…]
  La fraternidad  Kappa Alpha al igual que las otras fraternidades que componía la universidad de Columbia, estaba ubicada en el oeste del campus. Kappa Alpha se caracteriza por ser la fraternidad en la cual todos los deportistas de la universidad estaban en ella, Niall en la universidad jugaba basquetbol y además era el vice presidente de la hermandad.
  Kat estacionó en unos cuantos metros de  la casa, esta hermandad contaba con una gigantesca mansión a diferencia de Sigma Tau, la fraternidad a la que pertenecía Kat. Ambos bajaron de automóvil, Niall sacó sus maletas, tomó la mano de Kat y ambos fueron a la casa. Se percataron que había una fiesta en curso.
- ¡NIALL MI AMIGO DEL ALMA! – Gritó Liam Payne, el mejor amigo de Niall y presidente de la fraternidad.
 Niall se acercó a su amigo y lo abrazo.
- Veo que ustedes no pierden el tiempo – Comentó mirando la fiesta.
- Eso es verdad – Comento Liam – Hola Kat.
  Liam se acercó a Kat y ambos se abrazaron, ellos igualmente eran amigos.
- Liam – Dijo ella sonriendo – Nunca pierdes el tiempo, mañana comenzamos el año, pero tú ya te adelantaste y realizaste una fiesta.
- Como siempre Kat – Respondió Liam – Siempre me adelanto a las circunstancias, ¿Quieren algo de beber? – Apunto hacia una mesa en la cual habían un par de cervezas.
- No Liam – Contestó Niall negándose – Estoy un poco cansado después del viaje, por lo que me iré a mi dormitorio, desempacare y me iré a dormir, mañana es el inicio de clases y además tengo que ir a entrenar.
  Liam rió fuertemente.
- Irte a dormir – Rió – Entonces ¿Qué hace Kat aquí? Yo creo que lo menos que ustedes van a hacer es dormir.
- Liam – Dijo Kat perdiendo la paciencia – A ti no te interesa lo que Niall y yo hagamos – Miró a su novio – Vámonos amor, dejemos a Liam solo.
- Bueno Liam – Dijo Niall mirando a su amigo – Ella es la que ordena y yo solo la obedezco, nos vemos mañana.
  Con esto Niall y Kat subieron las escaleras de la mansión de la fraternidad, se dirigieron a la habitación de Niall la cual era la última del pasillo. Al entrar  Niall dejó sus maletas en el suelo, Kat fue hasta la ventana y abrió las cortinas. La habitación de Niall era muy espaciosa, tenía una cama matrimonial, un armario enorme, un escritorio con su laptop correspondiente, una silla y un par de futones. Él estaba en la cama, le hizo señas a Kat para que se uniera a él, ella se quitó los tacones, fue a la cama, Niall la abrazó y ella dejó su cabeza en el pecho de su novio.
- ¿Estas cansado? – Le preguntó tiernamente.
- Un poco – Le contestó él – Porque ¿Tienes algo en mente?
  Ella rió por lo bajo.
- No – Le contestó – Si estas cansado es mejor que me vaya.
  Niall la abrazo más fuerte.
- Olvídalo – Le susurró al oído – Tu no te mueves de aquí.
- Entonces me quedaré – Ella se arrimó más al cuerpo de su novio – Tengo frío.
 Niall en respuesta tomó una de las mantas de la cama y con eso los cubrió a ambos.
- Descansa amor – Kat le dijo al oído – Yo velaré tus sueños.
- Al igual que yo velaré los tuyos – Contestó Niall.
  Él bostezó, al poco rato Kat lo miró y vio que estaba durmiendo. Se acomodó al pecho de su novio, cerró los ojos y esta vez rezó para soñar con Niall, no con Harry. Se quedó dormida al poco rato porque el otro día tenían que levantarse muy temprano, era el inicio de clases y tal vez, solo tal vez, el destino le iba a tener preparado una sorpresa de la cual no se librará tal fácilmente.  


Representante: Avril Lavigne y Jamie campbell Bower.


Lei las reglas:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
gosh. Carrie bienvenida.
he amado tu forma de redactar, narrar y usar sinónimos.
ADORO LOS SINÓNIMOS.(?
So. estas aceptada. pásate por el muro.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: westminster royal academy | audiciones cerradas.

Mensaje por Gerrie. el Miér 06 Nov 2013, 12:28 pm

Aquí yo te dejare esto

sexy felton:

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Son unas Bitchas!!
me quitaron a todos lo chicos con los que pensaba audicionar
pfff ahora no se que are... :meh: 
pero igual me encanto la idea y buscare quien me convence 
en un rato les dejo la ficha
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: westminster royal academy | audiciones cerradas.

Mensaje por Gerrie. el Miér 06 Nov 2013, 1:25 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Escrito de tu Autoría: 


Shalala:


Es que conseguir un regalo no es nada fácil. Casi todo el mundo regala discos y a Chloe siempre le regalan discos, va ha terminar con su casa llena de discos repetidos, y es que si no me hubiera gastado mi mesada con el tonto de Liam podría comprarle un perfume o yo que se, pero es que solo me alcanza para un disco o para chocolates. Por que tambien le podría regalar un talco para pies, pero creo que mejor descarto esa idea, y yo no puedo regalarle un peluche a Chloe. Tiene una colección de Peluches desbaratados en su cuarto, y lo de los chocolates, menos Por que se que Zayn se los comería todos.
Zayn tan perfectamente imbécil como siempre. Ya me lo imagino diciendo.
- Oye Chloe regalame un chocolatito-.
Le pregunte a mis amigo que, le podría regalar Louis me dijo -Pues yo le voy a regalar un libro- y Niall me contesto -No te quemes tanto la cabeza regalale cualquier cosa-. Pero yo no puedo regalarle cualquier cosa.
Ayer estaba con el tarado de Zayn, que por cierto fuma y fuma, y no tose, ami en cambio se me salen las tripas tan solo de olerlo, fuma sentado, parado, estirando los músculos de su cuerpo, comiéndose los mocos, tronándose los granitos de la cara, rascándose la oreja, y luego saca el humo por los ojos, por la nariz, por la boca y por todos lados. Juro que Zayn sabe fumar, es mas creo que fuma mejor que nadie.
Bueno el caso es que estaba en casa de el, se termino su cigarrillo me dijo.
-si llego a ser novio de Chloe la voy a meter en la bañera, y después le voy a enjabonar todo su cuerpo y después le voy a hacer...- No lo deje terminar por que desde que escuche la palabra novio le quería romper la cara al imbécil este pero me contuve.
Y como ya no quería seguir escuchándolo le dije que luego lo veía por que tenia cosas que hacer, salí de su casa y me fui directo a la de Chloe.
Toque su puerta y ella salio y me dijo.
-Que vienes a hacer aquí- yo quede tieso ante su saludo -pasa- me dijo.
Yo pase y fui directo al living a sentarme en uno de los carisimos sillones que trajo su mama desde África, ella puso un disco, siempre que alguien llega a su casa pone un disco, paso por delante de mi, me miro dio 3 pasos como si estuviera modelando, y después se sentó en el sillón tipo bandida de película vaquera.
-Oye Chloe que tal te cae Zayn- le pregunte algo nervioso.
-Zayn- se hizo la desentendida
-Si Zayn- afirme
-Por que- me pregunto, tomo una revista de mujeres, moda y esas cosas. yo me acerque a la pequeña mesa frente a mi y empece a pegarle con mis manos como si fuera un tambor.
-Quieres algo de tomar, tal vez un coca cola o algo- me pregunto después de haber estado como un minuto así  
Seguí pegandole a la mesa y no le respondí por que me molesto que se olvidara de lo que le había preguntado de Zayn y que se hiciera la loca evadiendo el tema.
-Entonces quieres coca cola o pepsi- me volvió a preguntar
-Te pregunte por Zayn- conteste algo irritado
-No recuerdo- se volvió a hacer la loca
-Pues yo si-le dije -y muy bien-
-Bueno que cosa con Zayn-
-Eso que tu sabes-le dije
-Yo no se nada Harry- la mire y otra ves estaba viendo la revista
-Bueno Chloe- deje el tema por que tenia que decirle algo mas importante- imagínate que Zayn te regala el disco que estamos oyendo.
-Que cosa-me pregunto
-El disco-
-Que disco-pregunto confundida-
-Nada-dije por ultimo.
Es que hablar con Chloe aveces es desesperante por que no se si se hace la tonta o en verdad esta tonta. Bueno yo seguí tocando mi tambor, ella se levanto del sillón dio un brinquito se paso la mano por el pelo y me hablo de nuevo.
-Que dijiste Harry-pregunto
Nunca, nunca la entiendo.
Yo le conteste que nada y le pedí que se sentara de nuevo, ella solo me sonrió, se sentó de nuevo y me regalo otra sonrisa.
Al momento de sonreír yo aprovecho para estudiar su sonrisa primero veo esos dientes blancos como la porcelana y cuando el labio de arriba se separa del de abajo, parece que le da miedo dejarlo solo por que le tiembla un poquito, y luego da paso a si lengua humedeciendo las arrugas que se forman en sus labios, yo siento como que me martillan el estomago y empiezo a transpirar.
ella se me quedo mirando y luego me dijo-Que te pasa- Yo salí de mi trance, y es que por que tiene que estar tan bella la condenada si tan solo tuviera el valor de tomarla de la mano.
-Concéntrate Harry tu viniste aquí por algo- me dije en mis adentros.
Seguí tocando el tambor para ver si se me venia algo a la cabeza par decirle, pero nada solo pensaba en ella y su estúpida sonrisa que me dejo todo atontado, seguí tocando tambor y nada, seguí tocando tambor y tambor y ella y tambor y su sonrisa y nada.
Afortunadamente ella me saco nuevamente de mi mundo, que por cierto estaba apunto de colapsar -Tengo el vestido para la fiesta, y es una maravilla-
-Que bueno- le conteste
-En verdad es algo que te dejara desmayado-
Es que con solo verte me desmayo contesto mi mente
-Que bueno- Respondí de nuevo
-Lo ves y te mueres, es una locura- hablo exagerando
Yo seguí con el tambor dejando de lado el tema del vestido, en ese momento paso su hermana, me saludo indiferente luego le pregunto por no se que cosas y se retiro, luego paso una sirvienta de las 10 que tiene en su casa y esta nos dejo una charola con limonada y botanas, pasaron como 3 minutos y volví a hablar -Chloe- llame su atención y no sabia que decir -Dime si yo te regalara ese disco y Zayn otro, cual pondrías mas en el día- Pregunte.
Me miro calculadormanete y respondió -Este el que estamos oyendo-
Yo estire las piernas, la mire y le regale una sonrisa.
Seguí tocando el tambor pero ya asta eso me costaba, por que de solo verla quería salir corriendo ir a buscar a Zayn y decirle -Mira pendejo nunca le vas ha hacer nada de tus cochinadas a Chloe por que ella y yo...- Justo cuando estaba por acabarse el disco Chloe me dijo.
-Que fue lo que me preguntaste-
-Ash nada, olvídalo- dije haciendo un gesto con la mano
-Eres un grosero y salvaje- contesto enojada.
Le regale una sonrisa y ella me la regreso y volvió a hablar
-Lo pondría todos los días-
-Que cosa- pregunte, y es que ya comenzaba a olvidarme de todo el plan, mi cabeza reventó y ya no savia nada, ya no entendida nada, ni a ella ni a mi, estaba tan confundido que le dije.
-Chloe quiero que mañana vallas a la fuente de sodas de el mall, quiero darte un regalo muy especial-Que un regalo por dios Harry y luego especial si nisiquera tienes dinero para unos chocolates me regaño mi conciencia.
Ella me estuvo preguntando que cual era su regalo, y que por que en la fuente de sodas, y que por que no mejor se lo daba en la fiesta, el caso es que termino aceptando y a las tres y media nos quedamos de ver.
A la mañana siguiente hice todos mis deberes recojo mi cuarto, saque a pasear al perro, fui al supermercado por las cosas que me pidió mi mamá, y tres horas antes de la hora prevista para vernos ya me encontraba en el mall.
Entre a todas las tiendas vi todas las vitrinas y no sabía que regalarle, y lo peor de todo si le dije que el regalo era especial así que por nada del mundo lo doy cualquier cosa.
Después de recorrer todo el mall termine parado frente a la tienda de mascotas, estaba parado frente a la vitrina de los conejos y vi uno blanco, que movía las orejas de un lado a otro tambien tenia los ojos rojos, rojos, que por cierto me hizo acordarme al profesor Brightman por que el siempre tiene los ojos rojos. El profesor Brightman era un gran tipo y cada vez que me acuerdo de el tambien recuerdo a Zayn. Por que Zayn es el típico chico que que le hace bromas a los profesores, por ejemplo al señor Brightman siempre le pone tachuelas en el asiento.
El conejo de ojos rojos tambien me recordó al oso de mi hermana que tambien tiene los ojos rojos, y me jure que si Zayn tocaba el oso de mi hermana, lo agarraba por los pies lo batía contra algún árbol y luego lo agarraba a patadas, por que eso es lo que se merece, y se se burla del oso lo machaco lo aplasto, le martillo los dedos y lo reviento, por que eso es lo que se merece.
Seguí contemplando al conejo y ¡ha! ya se un pollito santo cielo ¿como no se me ocurrió antes? un pollito, chiquito, lo meto en una caja y se lo doy, y ella que juegue con su pollito todos los días, y le de de comer, y así yo puedo preguntarle por el pollito y tener algo de que hablar, ademas es algo especial, es un regalo único.
Fui corriendo a la caja y le pregunte si tenia pollitos me dijo que si, que exactamente ayer habían roto el cascaron así que me lo regalo yo ofrecí pagárselo pero el se negó.
Faltaban quince minutos para que fuera la hora acordada, así que con mi pollo metido en la caja me eche a correr hacia la fuente de sodas, cuando llegue pedí una limonada y me quede allí sentado tratando de recuperar un poco del aliento que perdí en el día, por que si que estaba cansado.
Llego el mesero con mi limonada la puso frente a mi.
-Y eso- dijo viendo la caja con una cara de baboso
-Un regalo- conteste cortante
-Un regalo- pregunto con una sonrisa picara
-Si un regalo- afirme
-Y por que se mueve- pregunto de nuevo
-Por que adentro hay un pollo-conteste
-Y por que adentro hay un pollo- volvió a preguntar
-Ya te dije que es un regalo- conteste muy irritado
-Ahhh-dijo por ultimo y se retiro de allí.
Yo ya empezaba a ponerme muy nervioso por que ya habían pasado casi 2 horas de la hora acordad y Chloe no llegaba, deje la copa es la mesa y llame a casa de Chloe. El teléfono empezó a sonar y yo quede mirando fijamente la caja que contenía al pollo, pensando que puede que el pollo se ponga a patalear y luego se ponga histérico y arme todo un alboroto. Por pensar en el pollo estuve como diez minutos sin contestarle a la mama de Chloe.
-Aló, aló, aló, bueno, hay alguien allí- empezó a hablar la mama de Chloe
-Disculpe señora no me fije que ya había contestado- respondí muy formal -se encontrara Chloe por allí-
-No Harry no esta- contesto su mama -por que si eres Harry verdad-
-Si señora soy yo-
-Ayer vi a tu mamá- hablo de nuevo la señora-
-Ah bueno...-no me dejo terminar la oración
-Me dijo que no estudiabas casi nada-
-Si un poco-
-Tienes que estudiar- dijo maternal mente
-Si, señora-
Y así siguió hablando la mama de Chloe.
-...y pórtate muy bien, mira que ya eres un hombrecito-
-Si señora- conteste ya fatigado por todo lo que me acababa de decir
-Bueno, vas a venir al cumpleaños- pregunto, no mas bien afirmo
-Si señora-
-Chloe esta como loca ya no sabe que hacer- respondió -pero bueno te dejo por que tengo muchas cosas que hacer Harry me saludas a tu mamá-
-Si gracias señora-
-Adiós-pero bueno que esta vieja no quería colgar
-Adiós señora- colgué de inmediato para evitar que me siguiera hablando
Quiero gritar y es que, que el regalo, que la caja, que el mozo, que Chloe no llega, y que la vieja esta no se calla Ahhh!!. Es para volverse loco.
Apenas cuelgo se acerca de nuevo el mesero -y para quien es el regalo- hablo.
Estaba apunto de gritarle -no te importa- y estrellarle en la cara el vaso que contenía la limonada.
Afortunadamente alguien le hablo, y yo ya estaba realmente harto.
Pero que le pasa a esta gente, el mesero que dale con la caja, y la vieja, "ayer vi a tu mama" y "tienes que estudiar por que ya eres un hombrecito" "Chloe es ta como loca", y finalmente nada que llegaba la desgraciada, ¿Por que la gente tiene que preguntar tanto, que la veja esta -y por que tu mama usa anteojos- pues ovio que pare ver mejor vieja estúpida, y luego que el imbécil del mesero, pero juro que si alguien me vuelve a preguntar por mi mama yo les voy a reventar la madre y les voy a decir -mira desgraciado ¿que pasa? ¿que te pica? ¿nunca has visto un pollo? ¿nunca ha visto una señora con anteojos? ¿ah?, y luego esta gente que viene y te dice ¿que hay? o ¿que has hecho?, y es que sinceramente ¿que carajos les importa.
Ya era tardísimo y Chloe al fin llego, entro por la puerta con su vestido de marca y meneando todo para todos lados llamando la atención de todos los tipos del lugar, y estoy seguro que si alguno de estos imbéciles le habla ella como gallina en celo correrá hacia ellos, por que eso es lo único que quiere, quiere que al verla a todos se nos pare el corazón y de paso otras cosas. Ahora comprendo por que el estúpido de Zayn dice todas esa cochinadas de ella.
Después de modelar por el establecimiento, llego asta mi se sentó y se levanto el vestido asta mas arriba de los muslos, echo su pelo para atrás, se paso la mano por el cuello, y yo sentí que me derretiría en ese instante, se quedo mirando la caja vacía, ah por que al momento que la vi parada frente a la puerta del lugar, me llego una oleada de nervios, que rápidamente abrí la caja tome al pobre pollo y lo metí en el bolsillo de la chaqueta.
-Hay Dios mio estoy muriendo de sed- hablo la muy maldita -Llevas mucho tiempo aquí- pregunto
-No tambien acabo de llegar- dije recargando mi cabeza en la mano que tenia libre
-Que calor verdad- dijo abanicándose con sus manos
-Si espantoso- conteste
-No lo aguanto- dijo ella -puf me muero- dijo levantándose aun mas el vestido y lo pero de todo es que el tipo de la mesa de alado se comía a Chloe por completo, nada mas no le metía la nariz en las piernas por que no podía, pero la maldita estaba al tanto de su mirada, y cuando el pobre desgraciado la miraba ella abría un poco mas las piernas, después de que el tipo dejara de mirarla levanto un dedito y con su chillona voz llamo al mesero.
Enseguida pensé que el pendejo este venia y le contaba lo de el pollo, y lo peor es que con esto de el pollo tenia que mantener mi mano en una sola posición, tapándole el pico para que no chillara, y mi brazo ya se sentía acalambrado y yo empezaba a transpirar por todos lados. Esto era horrible.
El mesero llego miro de arriba abajo a Chloe y hablo
-Desea algo señorita-
-Si por favor- este rápidamente saco su libreta
-Dígame-
-Tiene refresco de cola-
-Pepsi- dijo el tipo y aprovecho para mirarle todo
-Pepsi- pregunto ella - ¿no tiene coca cola?-
-No solo pepsi dijo el tipo aun mirándole las piernas, Chloe seguía con el dedo en el aire y se soplaba un mechón de pelo que le caía sobre la nariz. Por fin parece que Chloe se dio cuente que estaba pidiendo algo al mesero y le dijo.
-Tiene jugo de toronja-
-No, no hay-
-Entonces que tiene- dijo con reproche
-Limonada, pepsi, seven up, refresco flotante, naranjada-hablo el mesero que por cierto ya se estaba desesperando.
-Tiene naranjada-
-Si-
-Bueno entonces tráigame un refresco flotante con helado de limón-
-De limón- pregunto el mesero
-No, bueno, mejor quiero una naranjada-
-Entonces naranjada- el meso estaba realmente, enojado
-Perdone- dijo Chloe y se rió mirándome -tráigame un helado de chocolate-
El mesero ni siquiera la miro y salio disparado de allí el pobre Y el maldito pollo como que tenia taquicardia por que comenzó a temblar y patalear así que de golpe le solté el pico y el desgraciado chillo y Chloe me miro  
-Oíste- pregunto
-No- dije cortante
-Como un chillido-
-Un niño- conteste
-Fue raro- dijo haciendo una mueca
-Si aveces pasa-
-Mama dice que oye todo el tiempo una avispa en la oreja-
-Que raro-
-Si- por fin miro la caja vacía y me pregunto -ese es el regalo- yo no sabía que diablos podía decirle pero al final solo termine negando con la cabeza -donde esta- pregunto de nuevo
-Chloe me paso algo-
-Que cosa-pregunto-se te quedo en tu casa-dijo levantando una de sus delgadas cejas
-Fue un problema- le conteste
-Te caíste y esa caja- la apunto con la mirada
-Si me caí y se rompió, y esa era la caja- dije con la cabeza gacha
-Que lastima-dijo y justo oí que el pollito como que piaba o algo, no se que le este pasando al bicho este, como que se esta ahogando.
-Donde te caíste- me volvió a preguntar
-En una escalera-conteste
-Lo siento mucho Harry- dijo posando una de sus manos en mi hombro
-Ya no importa-
-Por supuesto que importa- me dijo y luego tomo mi mano, yo pensé que en ese momento me desmayaría, me regalo una sonrisa cambio las piernas de posición para que todos le miráramos las pantaletas y me dijo -Quieres que te lleve a tu casa-
-No gracias Chloe-dije amable
En eso llego el mesero, no si se llego antes o después de que se subiera aun mas el vestido, el tipo puso una coca cola frente a ella y alado una pajilla y después se retiro rápidamente de allí.
-No fue un helado de chocolate lo que pedí- llamo mi atención Chloe
-No se- le dije haciéndome el loco
-Ah no... es verdad- dijo -ahora recuerdo que pedí una coca cola.
Cogió el popote le quito la envoltura, lo metió al refresco y tomo un sorbito, después se paso la lengua por los labios quitando todo rastro del refresco y me miro sonriendo,  inmediatamente comencé a sentirme como perdido. Como levantado del suelo. Lejos y al mismo tiempo muy cerca, tanto, que podía contarle las pecas que tiene en la nariz, esos puntitos como marroncitos y rosados que tiene juntados en la nariz, y mientras más la miraba, ella más se sonreía y yo volaba más lejos, y después yo me daba cuenta que estaba ahí, frente a ella, y me entraba en el vientre un miedito dulce. Era un miedito como cuando vamos en un auto y de golpe el auto llega a una subida, y cae, y a ti te entra algo, se te abre algo en la barriga, y se te llena la barriga de ese miedo dulce que después sientes que se te escapa y te lo deja como vacío, como con un hambre raro.  
-Oye Harry- me llamo -Harry- paso sus manos por mi cara
Ni siquiera me di acordaba que tenía el pollo en el bolsillo.
No me daba cuenta de nada. Para colmo ella me decía Harry, así, suavecito, Harry, como soplando el nombre, como soplándolo con el aliento, y apenas me llegaba el nombre, apenas lo oía, y volvía a entrarme ese miedito dulce y me quedaba más perdido y más mareado que antes.
-Harry- hablo -Oye que te pasa- pregunto
-Nada- conteste
-Es que tienes una cara- me miro con cara preocupada
en ese instante sentí un acalambreo en el brazo y comencé a asustarme y de verdad, de verdad me comencé a sentir mal.
-No Chloe no me pasa nada-conteste-
-Es que como que tienes cara de enfermo Harry- El pollito volvió a piar y le tapé el pico, la cabeza y todo lo que pude taparle, -Si sigues de revoltoso te ahogo desgraciado- dije en mis adentros.
-Seguro que no te sientes mal Harry- y dale con lo mismo
-No Chloe- afirme -de verdad-
-Seguro-
-Que si Chloe-
-Pero seguro que no, es que tienes una cara...-
-Te lo juro Chloe-
-Pero me lo juras Harry, no quieres ir al baño- pregunto
No le tiré el pollo porque francamente estaba a punto de estrellarselo en la cara.
-Por mi- me dijo la desgraciada -por mi puedes ir al baño.
-Pero bueno Chole si no quiero ir al baño ¿para que voy a ir al baño?-
-Que no te de pena Harry tu tranquilo ve al baño yo te espero-
-Chloe deja la cosa del baño no tengo ganas- conteste realmente enojado
-No se Harry, estás sudando y tienes una cara, yo sé, te conozco, eres capaz...-
-Capaz... de que- pregunte
-Capaz de aguantarte por mí-hay no solo esto me faltaba
-Aguantar que..- pregunte muy furioso
-Aguantarte, yo lo sé-
-Bueno Chloe no me estoy aguantando te lo juro-
Por fin como que dejó el tema de lado y siguió tomando su maldita coca cola.
La odiaba, juro que la odiaba como nunca, hasta pensé en lo que me dijo Zayn y me pareció que Zayn no era tan tarado como yo lo había pensado, me pareció que Zayn tenía razón en pensar en esas inmundicias, y le rogué que lo hiciera, que le tuviera mas pensamientos asquerosas todavía. Me provocaba matarla. Cuando terminó su coca cola y dio los últimos sorbos me hablo -Bueno Hazza me voy te espero en casa. No faltes- dijo con una cara de lastima.
Después miró la caja vacía. Y después se levantó, me echó una sonrisita de "no sufras tanto que la vida no es tan mala" y se fue meneando el culo hasta las puertas del lugar, abrió la puerta y se levanto aun mas el vestido para que todos le viéramos los calzones, y sin mas se retiro de allí.
¡Dios mío! ¿Por qué pasan esas cosas? Apenas se fue, el mesero regreso.
Tenía que volver, no podía quedarse quieto. Tenía que volver, llegar con cara de melón y preguntarme con su vocecita de marica me dijo -te dio miedo dárselo-¿Por qué todo, por qué me pasa, por qué? ¿Por qué nunca podré, por qué jamás he podido...? ¡Dios mío! Me sentía tan mal...
Metí la cabeza entre los brazos ignorándolo y por fin oí que el mesero se alejaba hacia otra mesa.
Entonces oí risas.
Apenas levanté la cara, vi que el mozo se reía junto a un gordo, y los dos me miraban.
Se reían, hablaban un poco y volvían a soltar la carcajadas.
Yo comencé a sentirme rojo hirviendo, vi que no aguantaba más y que ese rojo hirviendo era cada vez más caliente y me quemaba más la garganta y los ojos y entonces todo se me fue por los ojos y ya nada me importó así que me soltó a llorar.
Cuando terminé de llorar, saqué al pobre pollo del bolsillo y me le quedé mirando, estaba tranquilito. Estaba como dormido, pase mi mano por su cabecita y por su cuerpo, estaba tibio.
Estaba tan tranquilo que comencé a sentir algo espantoso.
Entonces me dio frío y todo asustado lo dejé caer en el suelo.

Representante: Zayn Malik|Charlotte MacAtrhur "Elle Faning 


----------------------------------------------------------------------------------------

Bien creo que eso es todo espero les guste y me acepten.
y si no por favor no destruyan mi moral diciéndome que escribo feo o cosas así
solo pongan.
"Sigue participando" o "Mejor suerte para la proxima"

igual si no quedo leere y comentare por que de mi no se libran tan fácil mente :twisted: 
Por que la idea me ha encantado y estoy segura que todas son muy buenas escritoras
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: westminster royal academy | audiciones cerradas.

Mensaje por Clifford. el Jue 14 Nov 2013, 5:30 pm

hola weón asdpadsigaspohdas.

amé la idea, la amé con toda mi sádica alma. es decir, yo quiero estar. y sé que conoces mis horribols escritos, so, idk.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: westminster royal academy | audiciones cerradas.

Mensaje por valkyrie. el Jue 14 Nov 2013, 5:31 pm

OMG, OMG, OMG. LULA ESTÁ AQUÍ.
avatar


Ver perfil de usuario http://valkyrxes.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: westminster royal academy | audiciones cerradas.

Mensaje por Clifford. el Jue 14 Nov 2013, 5:32 pm

hOLA WEÓN. :aah:
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: westminster royal academy | audiciones cerradas.

Mensaje por valkyrie. el Jue 14 Nov 2013, 5:40 pm

HOLA. ESTÁS AQUÍ. HEMOS TOMADO LOS MISMOS RUMBOS. ahno.
avatar


Ver perfil de usuario http://valkyrxes.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: westminster royal academy | audiciones cerradas.

Mensaje por Sunrise. el Jue 14 Nov 2013, 5:45 pm

jeri hermosillo y lula están aceptadas, pasense por el muro, plz.
creo que ya voy a cerrar las audiciones.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: westminster royal academy | audiciones cerradas.

Mensaje por NeelamCrazyMofoHoran el Jue 14 Nov 2013, 5:54 pm

Hoolaaaa! como estaas !!? , me llamo Neelam tengo 15 añitos , soy de argentina sii! LATINAAAAAAAAA oh yeah ?) ,te dejo mi ficha espero que te sirva nos vemos lindaa :)
Nombre : Neelam o Nanu (mi apodo )
Edad : 15 años ( o la que necesites en la nove )
D. Psicológica  Soy bastante solitaria algunas personas piensan  que soy " ANTI SOCIAL " pero es que soy DEMAACIAADO tímida y callada , soy celosa con las personas que quiero .
D .FÍSICA: Soy bajita , mi color de pelo es castaño con rulos , mis ojos son color miel , tengo curbas demaciado grandes por lo que uso ropas gigantes para que no marquen mi cuerpo y no tener que soportar a los babosos de mis compañeros [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]( por mi mala suerte saque el cuerpo de mi mama que es brasilera  aunque en la foto no paresca tengo bastante cuerpo :/) en lo personal no me considero una chica " linda " ni nada de eso . 
Gustos : AMOO leer ! , y hacer ejercicio en especial hockey , me encanta tocar la guitarra , estudiar , escuchar música algunos me dicen infantil pero amooo LOS DIBUJITOS!! , amoo LA COMIDAcreo que me voy a casar con una oreo ?) 
Disgustos : La gente falsa , la gente que se acerca por conveniencia , las personas que hacen sufrir a mis eres queridos 
Manías : Comerme las uñas , ponerme colorada, tartamudear cuando estoy nerviosa , hacer caras y gestos , cuando me enojo frunzo la nariz o levanto las sejas  jajajajaja que normal que soy *sarcasmo 
BESOOOOS! HACETA MI FICHAA PORFIIISSSSSS! 
Upsss me olvidaba el chico el que te quede libre o el que mas te gusta elegi vos  [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] jajajaja lose mi ficha es MUUUUY improvisada es que soy nuevita y no entiendo mucho todabia [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] empiesala  me muero por leerla ! BESOTEEES! [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]  
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: westminster royal academy | audiciones cerradas.

Mensaje por Miluh. el Jue 14 Nov 2013, 6:16 pm

Holaaaaa, bueno, me encanto la idea! Me llamo Milagros y tengo 14 años y eso, soy argentina c:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: westminster royal academy | audiciones cerradas.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Página 5 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.