O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» ¿Es posible el amor? Draco y tú
Hoy a las 4:04 am por Butterfly199225

» Struck whit me ↯
Hoy a las 1:34 am por Stark.

» A little creativity on the life.
Hoy a las 1:04 am por Asclepio.

» ♡ contrail.
Ayer a las 11:33 pm por bwiyomi.

» Cambiar y Borrar Cuentas |5|.
Ayer a las 10:23 pm por Legendary.

» Mover y Borrar Temas |12|
Ayer a las 10:17 pm por Legendary.

» être dans la lune.
Ayer a las 8:47 pm por Ongniel

» Nada es como se ve xAudicionesx
Ayer a las 8:08 pm por rarelyworld

» insert title here; pvt
Ayer a las 7:53 pm por blackstairs

novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ insxne.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

westminster royal academy | audiciones cerradas.

Página 3 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: westminster royal academy | audiciones cerradas.

Mensaje por khaleesi. el Dom 03 Nov 2013, 10:51 am

Omg omg omg omg omg
Esta idea no puede ser mas perfecta en serio.
Omg definitivamente voy a audicionar, a la tarde les dejo todo -va a ser lo primordial de hoy xd-
Si mal no he leido, nadie va por el haroldo so... creo que voy a hacer mi ship de ImogenxHarry
So eso nomas, va a ser la primera fic que este con Jacesie y Mia
Oh y he leidi las reglas pero desde el cel no puedo poner gid de ton, so eso nomas
Besoooooooooos <3333333
avatar


Ver perfil de usuario
---
---

Volver arriba Ir abajo

Re: westminster royal academy | audiciones cerradas.

Mensaje por khaleesi. el Dom 03 Nov 2013, 10:52 am

Pase de pagina
avatar


Ver perfil de usuario
---
---

Volver arriba Ir abajo

Re: westminster royal academy | audiciones cerradas.

Mensaje por Pennywise. el Dom 03 Nov 2013, 10:57 am

Pushi. escribió:Omg omg omg omg omg
Esta idea no puede ser mas perfecta en serio.
Omg definitivamente voy a audicionar, a la tarde les dejo todo -va a ser lo primordial de hoy xd-
Si mal no he leido, nadie va por el haroldo so... creo que voy a hacer mi ship de ImogenxHarry
So eso nomas, va a ser la primera fic que este con Jacesie y Mia
Oh y he leidi las reglas pero desde el cel no puedo poner gid de ton, so eso nomas
Besoooooooooos <3333333
ksjsilkdjd my Pushi, querida holis, so... el Harold esta tomado. sorry.
esperaremos tu cap. e.e
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: westminster royal academy | audiciones cerradas.

Mensaje por khaleesi. el Dom 03 Nov 2013, 11:07 am

Omg no importa lo mismo audiciono pir samvady (?)
avatar


Ver perfil de usuario
---
---

Volver arriba Ir abajo

Re: westminster royal academy | audiciones cerradas.

Mensaje por Pennywise. el Dom 03 Nov 2013, 11:08 am

Pushi. escribió:Omg :ala:no importa lo mismo audiciono pir samvady (?)
Vale, lo espero.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: westminster royal academy | audiciones cerradas.

Mensaje por Invitado el Dom 03 Nov 2013, 11:59 am

omg. dejaré mi ficha.  
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: westminster royal academy | audiciones cerradas.

Mensaje por Pennywise. el Dom 03 Nov 2013, 12:02 pm

Frazer. escribió:omg. dejaré mi ficha.  
Hahahahahaha OMG, LA ESPERARE.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: westminster royal academy | audiciones cerradas.

Mensaje por Invitado el Dom 03 Nov 2013, 12:11 pm

Escrito de tu Autoría: 
cute summer.:

—Es lindo, ¿uh?
—Ya lo creo. 
Harry sonrió con su cabeza ladeada. Los hoyuelos que se encuentran adorable en él se macaron con profundidad, haciéndolo lucir exactamente igual. Georgia lo admiró por unos breves segundos, luego volvió su vista al frente. 
—Me gusta despertar temprano cada día para poder verlo. — negó con la cabeza de manera risueña. —Y eso que no soy una persona mañanera, pero lo vale. ¿No crees, Haz? — inquirió. 
—No te preocupes por eso, gracias a ti estoy aquí. En este momento seguiría durmiendo plácidamente hasta ser despertado por Niall. 
Harry había llegado a la típica casa de playa, ésa que mostraban en las películas de romance, donde, dos jóvenes caían completamente en el amor. A su parecer era una cursilería obvia que muchos deberían tener en cuenta, los productores y futuros más que nada. En una meditación clara que, esa idea estaba tan quemada como los besos bajo la lluvia. Sin embargo, en ése minuto que entró a la casa de los señores Collins comprendió que era justo lo que pensaba pero que, era tipicamente excelente. 
Y porque estaba allí, la interrogante que cualquiera que lo conociera a él y a sus pensamientos en un principio trazaría. Los días de verano parecían traer hasta los amores, porque de las fiestas y aventuras entre amigos nada podía faltar. Y Louis, como buen mejor amigo que era, no dudaría en llevar a Harry a la casa de los Collins, o mejor dicho, a la excursión con sus amigos. Sin embargo, él había preferido quedarse los diez días válidos que estarían antes de volver; todo por esa chica, y el amanecer. 
Los ojos verdes exclamaban cierta emoción que fácilmente se podía apreciar, en especial desde cerca. Los azules de Georgia jamás habían estado tan cerca, así como jamás había contemplado el brillo de los mismos. Harry estiró su mano para tocar el agua, luego la dejo ir. Su pantalón caoba remangado hasta su rodilla, al igual que las mangas de su camisa. Los pies sumergidos en el mar, el murmullo de las olas, pequeñas pero apreciables, chocar entre sí; y el inconfundible olor a libertad, relajación y reflexión. 
—Ya veo. Bueno, será una sorpresa para él. — el chico se encogió de hombros ante el comentario de la rubia. Niall venía cada mañana a despertar al rizado, todo para pasar un tiempo con los demás, y así para no dejarlo dormir tanto; algo que a él no le fascinaba del todo. —Para todos en realidad, deberían hacer una fiesta por que te has levantado temprano, Haz. — soltó unas risas por lo bajo ante la mirada idiota del chico. Éste imitó su acto y golpeó con suavidad su brazo. 
—Cierra la boca. 
—¡Uh! Qué miedo, alguien amaneció enojado hoy. — soltó con burla. —Tranquilo, rulos, te acostumbrarás muy pronto. 
—Claro que lo haré, así veré como te sumerges en el agua. — Harry alzó las cejas, de nuevo, ésa sonrisa en su rostro, y ésos hoyuelos marcándose. Georgia abrió la boca, sintiéndola seca por un momento, no pudo interrogar qué quería decir, porque, por lógica ella se encontraba en su misma posición, sólo con los pies mojados. Inmediatamente, su voz escapó en un chillido. Styles se paró, la tomó de la mano, y luego la sujetó en sus brazos; como la entrada de toda novia. Como cualquier novia que fuera arrojada al agua bajo insultos a su novio; chillidos, y la muestra del dedo del medio. 
Harry largó una carcajada, echándose a correr. La arena pegándose a sus pies, su respiración agitada, y el tropiezo que vino después fue lo que contempló Georgia al momento en que su cabeza salió a la superficie. Su rubio cabello pegado a su frente, sus mejillas rojas, y el agua que escupió en el mar le hizo ver de alguna manera encantadora. En especial cuando rió con burla al ver al chico tirado, con sus pantalones un poco bajos, dejando ver su ropa interior. 
—Lindas nalguitas, Styles. — el mencionado se levantó, y le mostró ése dedo. Mas, luego, se tiró a propósito en la arena y hundió su cara en ésta. 
La rubia siguió escupiendo, frotándose los ojos con las manos. Nadó hasta la superficie, sintiendo un escalofrío apoderarse de su espalda. Caminó sin más hasta el chico, se acuclilló un poco, sólo lo bastante para golpear su trasero hasta volver a enderezarse. 
—Sí, son lindas.
Luego siguió caminando. 

...

—¿Quieres jugo? 
Arrastró los pies desnudos con pereza, por supuesto luego de haberlos lavado y quitado toda suciedad. Una toalla de un color azul claro rodeaba sus hombros, el cabello todavía húmedo sobre la misma. Lejos de todo rastro húmedo en su ropa, Georgia había cambiado el largo pantalón por uno corto, al igual que su camisa. 
—Claro, porqué no. No me estoy deshidratando ni nada, así que, claro. — el rizado respondió con evidente ironía. Por su parte, ella no le dio mucha cuerda y sólo rodó los ojos con exasperación. 
Tomó la jarra, dos vasos de cristal, y vertió la bebida en ellos. Dejó el recipiente sobre la mesada americana, y deslizó uno de los vasos hacia el chico. Tomó un sorbo del suyo y dijo: 
—Es de naranja. 
Harry alzó una ceja, la mirada de “no me lo digas” se hacía presente en sus ojos. 
—Eso es genial, no lo noté, ya sabes por su color a simple vista. — respondió. 
Georgia observó cómo llevó el vaso a sus labios, y tomó de un solo trago la bebida. Inmediatamente, escupió todo en su recipiente. Así, la chica volvió a reír. 
—Y está helado, muy helado. — habló entre risas, asintiendo con la cabeza. 
—Vete a la mierda, rubia. — Harry dijo limpiando su boca con su mano. 
—Así que…— Georgia dudó. 
—¿Así qué…? Vamos, rubia. Dime. — respondió el otro. Recostado en el sofá, sus pies moviéndose al compás de la música de salida de esa película que estaban viendo por televisión. 
—Cuando…cuando, —tomó una respiración profunda y exhaló. —¿Cuándo vendrá Louis por ti? 
Harry la miró sorprendido. —No tengo la menor idea, comentó algo sobre esta tarde aunque no sé exactamente a qué hora, no le prestaba mucha atención a decir verdad. 
—Oh. — ella abrió la boca mas nada salió. Carraspeó un poco, y se levantó del asiente, tomando el control remoto y apagando la televisión; la cual mostraba los créditos finales de la película. —Supongo que deberíamos aprovechar, ¿no crees? Digo, hasta que él venga. 
El chico asintió, revolviendo su cabello con una mano. 
—Supones bien. 
Y ahí estaba, de nuevo; los magníficos hoyuelos. 

...

—¡Vamos, Harry, despierta! — los celeste ojos fue lo primero que divisó al momento de abrir los propios. Su rostro se encontraba muy cerca, mas luego se tiró hacía atrás, sonriendo. A Harry le pareció adorable. 
—¿Niall? Niall, ¿qué haces? Intento dormir. — su voz sonó ronca, mucho más de lo normal, pero también rasposa. Los claros signos del sueño estaban visibles en él. Su espalda dolía, poco pero lo hacía, y por un momento se encontró desorientado. —¿Qué ocurre? — inquirió en un gemido. 
Su cerebro pareció despertar también, y así comprender. Niall lo despertaba cada mañana, con saltos o palabras pero lo hacía, era molesto pero se acostumbró muy rápido; era casi como su despertador personal. Harry se llevaba de maravillas con Niall quien era un claro ejemplo irlandés. Lo había conocido luego de un día en los Collins, era primo de Georgia, y amigo de Louis. 
Inmediatamente, el dolor de su espalda desapareció. Frunció el ceño y abrió los ojos lo más que pudo, intentando aclarar su vista. Escuchó entre molestos zumbidos, como el rubio caminaba por todo el lugar, riendo; y de fondo, el murmullo de las olas. Algo en él se inquietó.  No sabía dónde se encontraba, no hasta que pudo observarlo con claridad. 
La playa. Y si estaba en la correcta, también se encontraba la casa; y también Georgia.
Harry pareció desesperado por un segundo, no podía haber pasado un día. No, si él se iba hoy, no podría haberla dejado sin despedirse. Pero, luego entendió. Todos sus sentidos se aclararon y él suspiró feliz. Aliviado como nunca. 
—Tienes suerte, Harry. — el irlandés ignoró los anteriores comentarios y lo miró tranquilo. El mencionado frunció aun más el ceño, si es que podía, dando a entender su ignorancia. 
—¿De qué estás hablando? 
La intriga lo invadió. No sabía cómo explicarlo, estaba confundido. Cuando el rubio dijo eso, automáticamente pensó en los diez días que había pasado junto con ella; no le hallaba ninguna otra explicación, mas, la confusión estaba en él.
—Dormir en la arena no debe ser bonito, pensé que te dolería la espalda por la posición pero al parecer no, estoy equivocado. 
—Oh, espera, ¿qué? — tartamudeó. Se encogió de pronto, dejando mostrar el dolor suave que comenzaba a disminuir, y del cual le había restado importancia. Sintió un cosquilleó en su cuerpo, culpa de la arena que se pegaba a su cuerpo y se metía por entre sus ropas. Gruñó por lo bajo, aunque más que nada sonó a un lastimero gemido. 
—Y, eso es. — el otro rió. Ayudó al rizado a levantarse de inmediato, y éste no se detuvo a sacudirse, pero sí a revolver su cabello. Manía suya tal vez. 
—Vamos Haz, contempla por última vez el atardecer. Louis ya está aquí. — Niall anunció. Las olas habían bajado, la tranquilidad se hacía presente, nada se escuchaba más que sus respiraciones. Styles negó con la cabeza. 
—¿Dónde está? 
—Louis está en la cocina, creo, lo vi tomando un refresco con…
—No, Nialler. ¿Dónde está ella? — su respiración se agitó. Si tenía que irse, si tenía que hacerlo, tenía que verla; por más cursi que sonara, por más película que fuese. 
El chico le miró con lástima. —Está con él, Haz. Anda ve a buscarla, chico romántico. — movió su cabeza hacía atrás, y sólo se quedó a contemplar el atardecer, justo cuando Harry se largó de allí. 

...

—Lou, no te atragantes. — Georgia pronunció risueña al ver como éste tomaba con avives su refresco. Por su parte, el castaño la ignoró. 
—Hazle caso, pareces desesperado. — la ronca voz de Harry se presentó entre la comunicación de ambos amigos. Se acercó hacía ellos, sentándose en la butaca frente a la barra. Sonrió a Georgia con dulzura, y miró al otro quien a su vez hacía lo mismo. 
—Cállate, tengo sed. — murmuró con tono indignado. Observó a los dos jóvenes con curiosidad, las miradas que se propinaban y el tenso momento que debía romperse en cualquier momento. Abrió la boca, suspiró, y dejó la botella en su lugar. 
—Voy con Niall, me llama. — anunció parándose, con el propósito de dejarlos solos. No quería tocar el violín mientras ellos hablaban o hacían vaya a saber qué, tampoco quería imaginarlo. Los Collins no estaban, por algo podían pasarla allí; pero eran sólo diez días, y esos habían terminado. 
—Yo no escuché nada. — la chica se cruzó de brazos sobre la mesada, inquieta. 
—Pero yo sí, así que, nos vemos en cinco minutos. — fue lo que dijo antes de salir de allí. 
Harry suspiró. La miró interrogante, y ella lo notó. 
—¿Qué? — inquirió. —¿Tú también escuchas a Niall llamándote? — comentó acomodándose en su lugar. El rizado negó. 
—Sabes que es mentira, Georgie. — jugó distraído con la botella que su amigo había dejado. —¿Cuándo fue que me quedé dormido? Podrías haberme despertado, sabes. No era muy cómodo. — regañó con burla. A decir verdad, no era una mentira; el dolor de su espalda había disminuido, pero ahí estaba. Jamás volvería a dormir en la arena. Y sí lo hacía, procuraría llevar protector solar.
—Yo sé, pero me pareció más interesante dejarte así. 
—¿Interesante?
—Sí, eso fue lo que dije. 
Harry suspiró otra vez, la confusión en él. Los cinco minutos acabándose. 
—Georgia, escucha. Yo, no sé cómo pasó pero…— comenzó nervioso. La rubia apoyó una mano sobre la suya, reposada en la botella. 
—No te preocupes, no es un corto amor de verano. — susurró con ternura. Acarició la mejilla derecha del chico, y apretó su mano. —Y no digas que sí lo es, no seas cursí Hazza. — lo apuntó con un dedo, señalándolo con fingido reproche. 
—Pero yo…escucha, yo…— intentó hablar, pero las palabras quedaron estancadas en su garganta al ver la seria mirada de la rubia. 
—Cállate, nunca debí mostrarte esa película. — rió un poco. Mordió su labio, una manía suya.
 —Dame un abrazo, anda. — se separó, y abrió sus brazos. 
—¿Por encima de esto? Será incómodo y a mi espalda no le beneficiará en nada. — Styles apuntó la mesada que se interponía entre ellos. Los azules ojos de la chica brillaron. 
—Vete a la mierda.
—También te extrañaré. 

...
Tres días después, en su habitación, miraba esa película que le había enseñado. Rió como un estúpido, quien pensaría que sería tan romántico. Pero, le recordaba a su encuentro, y eso a su parecer, era bueno. 
Recordó cómo se subió al auto de Louis, luego de despedirse de todos. Y también recordó el abrazo que habían compartido con dulzura. Para él, tampoco era un corto amor de verano. 
—¡Haz! — el grito de su amigo interrumpió el sonido de la televisión. El mencionado se sentó en su cama, y miró hacia la puerta. 
—¿Qué?
—Vamos hombre, sé amigable. — agarró un cojín que se encontraba como decoración y lo golpeó con el. 
—Disculpa por preguntar lo único que se me ocurre cuando entras así. — respondió sarcástico. Tomlinson puso los ojos en blanco, apretando un poco un papel que llevaba en manos, con exasperación. 
—Como sea, te esperaré abajo. Apúrate, tenemos que irnos. — respondió dejando el papel a su lado. —Me dijo que te lo diera cuando estuvieses malhumorado. — Styles alzó una ceja, costumbre de él; pero antes de recibir una sorpresa, su amigo se había ido.
Tomó la nota con un gruñido. Y la confusión que había en él, dejó de existir por ese momento. Todas sus demás emociones de nostalgia cruda. Respiró aliviado y rió entre dientes. 
Y la nota no era simplemente eso, era una fotografía suya durmiendo en la playa. Detrás, la letra de la rubia. 
Lindas nalguitas, Styles. Te ves lindo cuando duermes 
Georgia Collins.



Representante: AnnaSophia Robb.|Niall Horan.
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: westminster royal academy | audiciones cerradas.

Mensaje por Pennywise. el Dom 03 Nov 2013, 12:17 pm

Frazer. escribió:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Escrito de tu Autoría: 
cute summer.:

—Es lindo, ¿uh?
—Ya lo creo. 
Harry sonrió con su cabeza ladeada. Los hoyuelos que se encuentran adorable en él se macaron con profundidad, haciéndolo lucir exactamente igual. Georgia lo admiró por unos breves segundos, luego volvió su vista al frente. 
—Me gusta despertar temprano cada día para poder verlo. — negó con la cabeza de manera risueña. —Y eso que no soy una persona mañanera, pero lo vale. ¿No crees, Haz? — inquirió. 
—No te preocupes por eso, gracias a ti estoy aquí. En este momento seguiría durmiendo plácidamente hasta ser despertado por Niall. 
Harry había llegado a la típica casa de playa, ésa que mostraban en las películas de romance, donde, dos jóvenes caían completamente en el amor. A su parecer era una cursilería obvia que muchos deberían tener en cuenta, los productores y futuros más que nada. En una meditación clara que, esa idea estaba tan quemada como los besos bajo la lluvia. Sin embargo, en ése minuto que entró a la casa de los señores Collins comprendió que era justo lo que pensaba pero que, era tipicamente excelente. 
Y porque estaba allí, la interrogante que cualquiera que lo conociera a él y a sus pensamientos en un principio trazaría. Los días de verano parecían traer hasta los amores, porque de las fiestas y aventuras entre amigos nada podía faltar. Y Louis, como buen mejor amigo que era, no dudaría en llevar a Harry a la casa de los Collins, o mejor dicho, a la excursión con sus amigos. Sin embargo, él había preferido quedarse los diez días válidos que estarían antes de volver; todo por esa chica, y el amanecer. 
Los ojos verdes exclamaban cierta emoción que fácilmente se podía apreciar, en especial desde cerca. Los azules de Georgia jamás habían estado tan cerca, así como jamás había contemplado el brillo de los mismos. Harry estiró su mano para tocar el agua, luego la dejo ir. Su pantalón caoba remangado hasta su rodilla, al igual que las mangas de su camisa. Los pies sumergidos en el mar, el murmullo de las olas, pequeñas pero apreciables, chocar entre sí; y el inconfundible olor a libertad, relajación y reflexión. 
—Ya veo. Bueno, será una sorpresa para él. — el chico se encogió de hombros ante el comentario de la rubia. Niall venía cada mañana a despertar al rizado, todo para pasar un tiempo con los demás, y así para no dejarlo dormir tanto; algo que a él no le fascinaba del todo. —Para todos en realidad, deberían hacer una fiesta por que te has levantado temprano, Haz. — soltó unas risas por lo bajo ante la mirada idiota del chico. Éste imitó su acto y golpeó con suavidad su brazo. 
—Cierra la boca. 
—¡Uh! Qué miedo, alguien amaneció enojado hoy. — soltó con burla. —Tranquilo, rulos, te acostumbrarás muy pronto. 
—Claro que lo haré, así veré como te sumerges en el agua. — Harry alzó las cejas, de nuevo, ésa sonrisa en su rostro, y ésos hoyuelos marcándose. Georgia abrió la boca, sintiéndola seca por un momento, no pudo interrogar qué quería decir, porque, por lógica ella se encontraba en su misma posición, sólo con los pies mojados. Inmediatamente, su voz escapó en un chillido. Styles se paró, la tomó de la mano, y luego la sujetó en sus brazos; como la entrada de toda novia. Como cualquier novia que fuera arrojada al agua bajo insultos a su novio; chillidos, y la muestra del dedo del medio. 
Harry largó una carcajada, echándose a correr. La arena pegándose a sus pies, su respiración agitada, y el tropiezo que vino después fue lo que contempló Georgia al momento en que su cabeza salió a la superficie. Su rubio cabello pegado a su frente, sus mejillas rojas, y el agua que escupió en el mar le hizo ver de alguna manera encantadora. En especial cuando rió con burla al ver al chico tirado, con sus pantalones un poco bajos, dejando ver su ropa interior. 
—Lindas nalguitas, Styles. — el mencionado se levantó, y le mostró ése dedo. Mas, luego, se tiró a propósito en la arena y hundió su cara en ésta. 
La rubia siguió escupiendo, frotándose los ojos con las manos. Nadó hasta la superficie, sintiendo un escalofrío apoderarse de su espalda. Caminó sin más hasta el chico, se acuclilló un poco, sólo lo bastante para golpear su trasero hasta volver a enderezarse. 
—Sí, son lindas.
Luego siguió caminando. 

...

—¿Quieres jugo? 
Arrastró los pies desnudos con pereza, por supuesto luego de haberlos lavado y quitado toda suciedad. Una toalla de un color azul claro rodeaba sus hombros, el cabello todavía húmedo sobre la misma. Lejos de todo rastro húmedo en su ropa, Georgia había cambiado el largo pantalón por uno corto, al igual que su camisa. 
—Claro, porqué no. No me estoy deshidratando ni nada, así que, claro. — el rizado respondió con evidente ironía. Por su parte, ella no le dio mucha cuerda y sólo rodó los ojos con exasperación. 
Tomó la jarra, dos vasos de cristal, y vertió la bebida en ellos. Dejó el recipiente sobre la mesada americana, y deslizó uno de los vasos hacia el chico. Tomó un sorbo del suyo y dijo: 
—Es de naranja. 
Harry alzó una ceja, la mirada de “no me lo digas” se hacía presente en sus ojos. 
—Eso es genial, no lo noté, ya sabes por su color a simple vista. — respondió. 
Georgia observó cómo llevó el vaso a sus labios, y tomó de un solo trago la bebida. Inmediatamente, escupió todo en su recipiente. Así, la chica volvió a reír. 
—Y está helado, muy helado. — habló entre risas, asintiendo con la cabeza. 
—Vete a la mierda, rubia. — Harry dijo limpiando su boca con su mano. 
—Así que…— Georgia dudó. 
—¿Así qué…? Vamos, rubia. Dime. — respondió el otro. Recostado en el sofá, sus pies moviéndose al compás de la música de salida de esa película que estaban viendo por televisión. 
—Cuando…cuando, —tomó una respiración profunda y exhaló. —¿Cuándo vendrá Louis por ti? 
Harry la miró sorprendido. —No tengo la menor idea, comentó algo sobre esta tarde aunque no sé exactamente a qué hora, no le prestaba mucha atención a decir verdad. 
—Oh. — ella abrió la boca mas nada salió. Carraspeó un poco, y se levantó del asiente, tomando el control remoto y apagando la televisión; la cual mostraba los créditos finales de la película. —Supongo que deberíamos aprovechar, ¿no crees? Digo, hasta que él venga. 
El chico asintió, revolviendo su cabello con una mano. 
—Supones bien. 
Y ahí estaba, de nuevo; los magníficos hoyuelos. 

...

—¡Vamos, Harry, despierta! — los celeste ojos fue lo primero que divisó al momento de abrir los propios. Su rostro se encontraba muy cerca, mas luego se tiró hacía atrás, sonriendo. A Harry le pareció adorable. 
—¿Niall? Niall, ¿qué haces? Intento dormir. — su voz sonó ronca, mucho más de lo normal, pero también rasposa. Los claros signos del sueño estaban visibles en él. Su espalda dolía, poco pero lo hacía, y por un momento se encontró desorientado. —¿Qué ocurre? — inquirió en un gemido. 
Su cerebro pareció despertar también, y así comprender. Niall lo despertaba cada mañana, con saltos o palabras pero lo hacía, era molesto pero se acostumbró muy rápido; era casi como su despertador personal. Harry se llevaba de maravillas con Niall quien era un claro ejemplo irlandés. Lo había conocido luego de un día en los Collins, era primo de Georgia, y amigo de Louis. 
Inmediatamente, el dolor de su espalda desapareció. Frunció el ceño y abrió los ojos lo más que pudo, intentando aclarar su vista. Escuchó entre molestos zumbidos, como el rubio caminaba por todo el lugar, riendo; y de fondo, el murmullo de las olas. Algo en él se inquietó.  No sabía dónde se encontraba, no hasta que pudo observarlo con claridad. 
La playa. Y si estaba en la correcta, también se encontraba la casa; y también Georgia.
Harry pareció desesperado por un segundo, no podía haber pasado un día. No, si él se iba hoy, no podría haberla dejado sin despedirse. Pero, luego entendió. Todos sus sentidos se aclararon y él suspiró feliz. Aliviado como nunca. 
—Tienes suerte, Harry. — el irlandés ignoró los anteriores comentarios y lo miró tranquilo. El mencionado frunció aun más el ceño, si es que podía, dando a entender su ignorancia. 
—¿De qué estás hablando? 
La intriga lo invadió. No sabía cómo explicarlo, estaba confundido. Cuando el rubio dijo eso, automáticamente pensó en los diez días que había pasado junto con ella; no le hallaba ninguna otra explicación, mas, la confusión estaba en él.
—Dormir en la arena no debe ser bonito, pensé que te dolería la espalda por la posición pero al parecer no, estoy equivocado. 
—Oh, espera, ¿qué? — tartamudeó. Se encogió de pronto, dejando mostrar el dolor suave que comenzaba a disminuir, y del cual le había restado importancia. Sintió un cosquilleó en su cuerpo, culpa de la arena que se pegaba a su cuerpo y se metía por entre sus ropas. Gruñó por lo bajo, aunque más que nada sonó a un lastimero gemido. 
—Y, eso es. — el otro rió. Ayudó al rizado a levantarse de inmediato, y éste no se detuvo a sacudirse, pero sí a revolver su cabello. Manía suya tal vez. 
—Vamos Haz, contempla por última vez el atardecer. Louis ya está aquí. — Niall anunció. Las olas habían bajado, la tranquilidad se hacía presente, nada se escuchaba más que sus respiraciones. Styles negó con la cabeza. 
—¿Dónde está? 
—Louis está en la cocina, creo, lo vi tomando un refresco con…
—No, Nialler. ¿Dónde está ella? — su respiración se agitó. Si tenía que irse, si tenía que hacerlo, tenía que verla; por más cursi que sonara, por más película que fuese. 
El chico le miró con lástima. —Está con él, Haz. Anda ve a buscarla, chico romántico. — movió su cabeza hacía atrás, y sólo se quedó a contemplar el atardecer, justo cuando Harry se largó de allí. 

...

—Lou, no te atragantes. — Georgia pronunció risueña al ver como éste tomaba con avives su refresco. Por su parte, el castaño la ignoró. 
—Hazle caso, pareces desesperado. — la ronca voz de Harry se presentó entre la comunicación de ambos amigos. Se acercó hacía ellos, sentándose en la butaca frente a la barra. Sonrió a Georgia con dulzura, y miró al otro quien a su vez hacía lo mismo. 
—Cállate, tengo sed. — murmuró con tono indignado. Observó a los dos jóvenes con curiosidad, las miradas que se propinaban y el tenso momento que debía romperse en cualquier momento. Abrió la boca, suspiró, y dejó la botella en su lugar. 
—Voy con Niall, me llama. — anunció parándose, con el propósito de dejarlos solos. No quería tocar el violín mientras ellos hablaban o hacían vaya a saber qué, tampoco quería imaginarlo. Los Collins no estaban, por algo podían pasarla allí; pero eran sólo diez días, y esos habían terminado. 
—Yo no escuché nada. — la chica se cruzó de brazos sobre la mesada, inquieta. 
—Pero yo sí, así que, nos vemos en cinco minutos. — fue lo que dijo antes de salir de allí. 
Harry suspiró. La miró interrogante, y ella lo notó. 
—¿Qué? — inquirió. —¿Tú también escuchas a Niall llamándote? — comentó acomodándose en su lugar. El rizado negó. 
—Sabes que es mentira, Georgie. — jugó distraído con la botella que su amigo había dejado. —¿Cuándo fue que me quedé dormido? Podrías haberme despertado, sabes. No era muy cómodo. — regañó con burla. A decir verdad, no era una mentira; el dolor de su espalda había disminuido, pero ahí estaba. Jamás volvería a dormir en la arena. Y sí lo hacía, procuraría llevar protector solar.
—Yo sé, pero me pareció más interesante dejarte así. 
—¿Interesante?
—Sí, eso fue lo que dije. 
Harry suspiró otra vez, la confusión en él. Los cinco minutos acabándose. 
—Georgia, escucha. Yo, no sé cómo pasó pero…— comenzó nervioso. La rubia apoyó una mano sobre la suya, reposada en la botella. 
—No te preocupes, no es un corto amor de verano. — susurró con ternura. Acarició la mejilla derecha del chico, y apretó su mano. —Y no digas que sí lo es, no seas cursí Hazza. — lo apuntó con un dedo, señalándolo con fingido reproche. 
—Pero yo…escucha, yo…— intentó hablar, pero las palabras quedaron estancadas en su garganta al ver la seria mirada de la rubia. 
—Cállate, nunca debí mostrarte esa película. — rió un poco. Mordió su labio, una manía suya.
 —Dame un abrazo, anda. — se separó, y abrió sus brazos. 
—¿Por encima de esto? Será incómodo y a mi espalda no le beneficiará en nada. — Styles apuntó la mesada que se interponía entre ellos. Los azules ojos de la chica brillaron. 
—Vete a la mierda.
—También te extrañaré. 

...
Tres días después, en su habitación, miraba esa película que le había enseñado. Rió como un estúpido, quien pensaría que sería tan romántico. Pero, le recordaba a su encuentro, y eso a su parecer, era bueno. 
Recordó cómo se subió al auto de Louis, luego de despedirse de todos. Y también recordó el abrazo que habían compartido con dulzura. Para él, tampoco era un corto amor de verano. 
—¡Haz! — el grito de su amigo interrumpió el sonido de la televisión. El mencionado se sentó en su cama, y miró hacia la puerta. 
—¿Qué?
—Vamos hombre, sé amigable. — agarró un cojín que se encontraba como decoración y lo golpeó con el. 
—Disculpa por preguntar lo único que se me ocurre cuando entras así. — respondió sarcástico. Tomlinson puso los ojos en blanco, apretando un poco un papel que llevaba en manos, con exasperación. 
—Como sea, te esperaré abajo. Apúrate, tenemos que irnos. — respondió dejando el papel a su lado. —Me dijo que te lo diera cuando estuvieses malhumorado. — Styles alzó una ceja, costumbre de él; pero antes de recibir una sorpresa, su amigo se había ido.
Tomó la nota con un gruñido. Y la confusión que había en él, dejó de existir por ese momento. Todas sus demás emociones de nostalgia cruda. Respiró aliviado y rió entre dientes. 
Y la nota no era simplemente eso, era una fotografía suya durmiendo en la playa. Detrás, la letra de la rubia. 
Lindas nalguitas, Styles. Te ves lindo cuando duermes 
Georgia Collins.



Representante: AnnaSophia Robb.|Niall Horan.
Deoz, Gia. Escribes TAN perfecto.
Te amuh. okya.
SO. Me ha encantado y de seguro que a Mía también.
Tus palabras,redacción & forma de narrar. es Perfecto.
Así, que me encantaría que trabajaras con nosotras, tus pb's están reservados. en cuanto venga Mía, editara el tema del muro.
mientras pásate, para que digas los nombres de tu personaje y lo referencial a la realeza.
Link:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: westminster royal academy | audiciones cerradas.

Mensaje por khaleesi. el Dom 03 Nov 2013, 12:32 pm

Pregunta, quien tiene el Haroldo?
Bc no he visto a ninguna que audicionara por el ni tampoco en los reservados :C
Y otra, son audiciones o sea, participan muchas y luego las escogen? o directamente si aceptan la ficha son escogidas?
Esas dudas
avatar


Ver perfil de usuario
---
---

Volver arriba Ir abajo

Re: westminster royal academy | audiciones cerradas.

Mensaje por pisces. el Dom 03 Nov 2013, 12:39 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Escrito de tu Autoría:
smiles that fast.:

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Smiles that fast.

Aquellos ojos tan bellos como el mismo cielo, aquella sonrisa que iluminaba mi camino, aquel cabello tan suave como el más puro algodón. Nadie se comparaba contigo, eras única, eras la única para mí.
Recuerdo cuando caminabas por los pasillos del aula, el viento chocaba contra tu cabello, completamente bella, la reencarnación de una diosa en cuerpo y alma. Yo tan solo permanecía en mi lugar, parado, observando tu belleza.
Recuerdo cuando te invité a salir por primera vez. Estaba emocionado y nervioso a la vez, cuando aceptaste era el chico más feliz que podía existir. Con mis ahorros compre todo para la cita perfecta.
Ese hermoso día de otoño, en el parque de la sexta avenida, junto a la hermosa fuente de mármol. Te esperaba con un ramo de flores, y ahí estabas tú, hermosa, como siempre. Quería que todo fuera perfecto, a una princesa como tú se le había que dar lo mejor.
Tal vez no entendiste mis intenciones de salir conmigo, pensaste que te invité para conocernos mejor y ser amigos, pero por lo menos estaba contigo. Nuestra amistad fluía rápidamente, como una rosa en primavera. Yo quería ser más que un amigo para ti, pero con tal de estar cerca, de estar tu lado, permanecía feliz.
Podía hacer todo por ti, me convertías en una persona totalmente diferente, me convertía en una persona egoísta y celosa. Rechazaba a todos tus novios, quería que solo fueras mía, mía y de nadie más.
Nunca dejé que soltaras una lágrima, era todo lo contrario, te hacia sacar sonrisas, esas sonrisa que me enamoraban más de ti.
También recordaba cuando te bese por primera vez. Te sorprendiste, pero seguiste el beso; nos dimos cuenta de que nuestra conexión era más que solo amigos, como tu pensabas.
El día próximo fuimos al parque de atracciones, jugamos y reímos todo el día. El hermoso momento en que nunca olvidare fue cuando nos insertamos en la rueda de la fortuna. Tú quisiste estar en el vagón violeta, ya que era tu color preferido, cuando estábamos en la parte más alta de la rueda te pregunte si querías ser mi novia, ganándome un gran abrazo junto con un hermoso beso de tu parte.
Pasamos tres años juntos, pero nos amábamos como si hubiésemos estado juntos toda la vida. Pasaban el tiempo y nuestro amor crecía cada vez más.
Seguían pasando los años y creí que ya era el momento de pedirte matrimonio, pero no sabía cuando hacerlo. Siempre cuando lo iba a hacer sin darte cuenta arruinabas el momento. Pero no te preocupes, en realidad me causaba mucha gracia que sin darte cuenta lo hacías y siempre lo tenía que posponer y buscar otra forma de pedírtelo.
Ese día sí o sí te lo diría, te propondría matrimonio. Te esperaba en el parque de la sexta avenida, el lugar donde nos hicimos amigos, donde todo comenzó. Caminabas ante mis ojos, yo te observaba sentado desde una banca a un lado de la gran fuente del parque. Cruzabas la calle, cuando en un momento ya no te vi más, mi mirada no te encontraba hasta que...
Simplemente preferí no haber visto nada.
Mis ojos se posaron en el piso, ahí estabas tú tirada mientras un hombre salía de su auto a verte. Reaccione rápido y fui corriendo hasta la calle, donde estabas tú, tirada en el piso. Un círculo de personas se formo entre nosotros. Yo, tú y el infeliz que te atropello. Te vi, me arrodillé y te abracé con todas mis fuerzas, no quería dejarte ir. Tomé tu mano, todavía tenías pulso. Te miraba fijamente, lo único que pudiste decir fue "te amo", sonreíste y luego tu pulso desapareció de un segundo a otro. Nada de esto hubiese pasado si yo te hubiese acompañado.
Me dirigí al señor que causó todo, el cual se gano un gran golpe de parte mía que lo dejo tumbado en el suelo. Estaba tan enojado, frustrado conmigo mismo…
Yo sé que me estas escuchando, sé que me amas tanto como yo a ti. Sé que estas aquí, sentada esperando a aceptar mi propuesta. Desde hace dos años te espero todas las tardes, espero a que cruces  la calle, te sientes junto a mí, que escuches cuanto te amo y que quiero que seas mi esposa, que aceptes y sonrías, con esas sonrisas que me enamoran mas de ti.


Representante: Nicholas Hoult. | Alexis Bledel.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: westminster royal academy | audiciones cerradas.

Mensaje por Pennywise. el Dom 03 Nov 2013, 12:43 pm

Pushi. escribió:Pregunta, quien tiene el Haroldo?
Bc no he visto a ninguna que audicionara por el ni tampoco en los reservados :C
Y otra, son audiciones o sea, participan muchas y luego las escogen? o directamente si aceptan la ficha son escogidas?
Esas dudas
si pasas estas elegida y entras de una vez.
yo tengo a Harold   okno.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: westminster royal academy | audiciones cerradas.

Mensaje por khaleesi. el Dom 03 Nov 2013, 12:47 pm

Okei, es que no lo vi en los reservados
Ahora pienso y me inscribo. c:
avatar


Ver perfil de usuario
---
---

Volver arriba Ir abajo

Re: westminster royal academy | audiciones cerradas.

Mensaje por Invitado el Dom 03 Nov 2013, 1:26 pm

Jacesie escribió:
Frazer. escribió:
Escrito de tu Autoría: 
cute summer.:

—Es lindo, ¿uh?
—Ya lo creo. 
Harry sonrió con su cabeza ladeada. Los hoyuelos que se encuentran adorable en él se macaron con profundidad, haciéndolo lucir exactamente igual. Georgia lo admiró por unos breves segundos, luego volvió su vista al frente. 
—Me gusta despertar temprano cada día para poder verlo. — negó con la cabeza de manera risueña. —Y eso que no soy una persona mañanera, pero lo vale. ¿No crees, Haz? — inquirió. 
—No te preocupes por eso, gracias a ti estoy aquí. En este momento seguiría durmiendo plácidamente hasta ser despertado por Niall. 
Harry había llegado a la típica casa de playa, ésa que mostraban en las películas de romance, donde, dos jóvenes caían completamente en el amor. A su parecer era una cursilería obvia que muchos deberían tener en cuenta, los productores y futuros más que nada. En una meditación clara que, esa idea estaba tan quemada como los besos bajo la lluvia. Sin embargo, en ése minuto que entró a la casa de los señores Collins comprendió que era justo lo que pensaba pero que, era tipicamente excelente. 
Y porque estaba allí, la interrogante que cualquiera que lo conociera a él y a sus pensamientos en un principio trazaría. Los días de verano parecían traer hasta los amores, porque de las fiestas y aventuras entre amigos nada podía faltar. Y Louis, como buen mejor amigo que era, no dudaría en llevar a Harry a la casa de los Collins, o mejor dicho, a la excursión con sus amigos. Sin embargo, él había preferido quedarse los diez días válidos que estarían antes de volver; todo por esa chica, y el amanecer. 
Los ojos verdes exclamaban cierta emoción que fácilmente se podía apreciar, en especial desde cerca. Los azules de Georgia jamás habían estado tan cerca, así como jamás había contemplado el brillo de los mismos. Harry estiró su mano para tocar el agua, luego la dejo ir. Su pantalón caoba remangado hasta su rodilla, al igual que las mangas de su camisa. Los pies sumergidos en el mar, el murmullo de las olas, pequeñas pero apreciables, chocar entre sí; y el inconfundible olor a libertad, relajación y reflexión. 
—Ya veo. Bueno, será una sorpresa para él. — el chico se encogió de hombros ante el comentario de la rubia. Niall venía cada mañana a despertar al rizado, todo para pasar un tiempo con los demás, y así para no dejarlo dormir tanto; algo que a él no le fascinaba del todo. —Para todos en realidad, deberían hacer una fiesta por que te has levantado temprano, Haz. — soltó unas risas por lo bajo ante la mirada idiota del chico. Éste imitó su acto y golpeó con suavidad su brazo. 
—Cierra la boca. 
—¡Uh! Qué miedo, alguien amaneció enojado hoy. — soltó con burla. —Tranquilo, rulos, te acostumbrarás muy pronto. 
—Claro que lo haré, así veré como te sumerges en el agua. — Harry alzó las cejas, de nuevo, ésa sonrisa en su rostro, y ésos hoyuelos marcándose. Georgia abrió la boca, sintiéndola seca por un momento, no pudo interrogar qué quería decir, porque, por lógica ella se encontraba en su misma posición, sólo con los pies mojados. Inmediatamente, su voz escapó en un chillido. Styles se paró, la tomó de la mano, y luego la sujetó en sus brazos; como la entrada de toda novia. Como cualquier novia que fuera arrojada al agua bajo insultos a su novio; chillidos, y la muestra del dedo del medio. 
Harry largó una carcajada, echándose a correr. La arena pegándose a sus pies, su respiración agitada, y el tropiezo que vino después fue lo que contempló Georgia al momento en que su cabeza salió a la superficie. Su rubio cabello pegado a su frente, sus mejillas rojas, y el agua que escupió en el mar le hizo ver de alguna manera encantadora. En especial cuando rió con burla al ver al chico tirado, con sus pantalones un poco bajos, dejando ver su ropa interior. 
—Lindas nalguitas, Styles. — el mencionado se levantó, y le mostró ése dedo. Mas, luego, se tiró a propósito en la arena y hundió su cara en ésta. 
La rubia siguió escupiendo, frotándose los ojos con las manos. Nadó hasta la superficie, sintiendo un escalofrío apoderarse de su espalda. Caminó sin más hasta el chico, se acuclilló un poco, sólo lo bastante para golpear su trasero hasta volver a enderezarse. 
—Sí, son lindas.
Luego siguió caminando. 

...

—¿Quieres jugo? 
Arrastró los pies desnudos con pereza, por supuesto luego de haberlos lavado y quitado toda suciedad. Una toalla de un color azul claro rodeaba sus hombros, el cabello todavía húmedo sobre la misma. Lejos de todo rastro húmedo en su ropa, Georgia había cambiado el largo pantalón por uno corto, al igual que su camisa. 
—Claro, porqué no. No me estoy deshidratando ni nada, así que, claro. — el rizado respondió con evidente ironía. Por su parte, ella no le dio mucha cuerda y sólo rodó los ojos con exasperación. 
Tomó la jarra, dos vasos de cristal, y vertió la bebida en ellos. Dejó el recipiente sobre la mesada americana, y deslizó uno de los vasos hacia el chico. Tomó un sorbo del suyo y dijo: 
—Es de naranja. 
Harry alzó una ceja, la mirada de “no me lo digas” se hacía presente en sus ojos. 
—Eso es genial, no lo noté, ya sabes por su color a simple vista. — respondió. 
Georgia observó cómo llevó el vaso a sus labios, y tomó de un solo trago la bebida. Inmediatamente, escupió todo en su recipiente. Así, la chica volvió a reír. 
—Y está helado, muy helado. — habló entre risas, asintiendo con la cabeza. 
—Vete a la mierda, rubia. — Harry dijo limpiando su boca con su mano. 
—Así que…— Georgia dudó. 
—¿Así qué…? Vamos, rubia. Dime. — respondió el otro. Recostado en el sofá, sus pies moviéndose al compás de la música de salida de esa película que estaban viendo por televisión. 
—Cuando…cuando, —tomó una respiración profunda y exhaló. —¿Cuándo vendrá Louis por ti? 
Harry la miró sorprendido. —No tengo la menor idea, comentó algo sobre esta tarde aunque no sé exactamente a qué hora, no le prestaba mucha atención a decir verdad. 
—Oh. — ella abrió la boca mas nada salió. Carraspeó un poco, y se levantó del asiente, tomando el control remoto y apagando la televisión; la cual mostraba los créditos finales de la película. —Supongo que deberíamos aprovechar, ¿no crees? Digo, hasta que él venga. 
El chico asintió, revolviendo su cabello con una mano. 
—Supones bien. 
Y ahí estaba, de nuevo; los magníficos hoyuelos. 

...

—¡Vamos, Harry, despierta! — los celeste ojos fue lo primero que divisó al momento de abrir los propios. Su rostro se encontraba muy cerca, mas luego se tiró hacía atrás, sonriendo. A Harry le pareció adorable. 
—¿Niall? Niall, ¿qué haces? Intento dormir. — su voz sonó ronca, mucho más de lo normal, pero también rasposa. Los claros signos del sueño estaban visibles en él. Su espalda dolía, poco pero lo hacía, y por un momento se encontró desorientado. —¿Qué ocurre? — inquirió en un gemido. 
Su cerebro pareció despertar también, y así comprender. Niall lo despertaba cada mañana, con saltos o palabras pero lo hacía, era molesto pero se acostumbró muy rápido; era casi como su despertador personal. Harry se llevaba de maravillas con Niall quien era un claro ejemplo irlandés. Lo había conocido luego de un día en los Collins, era primo de Georgia, y amigo de Louis. 
Inmediatamente, el dolor de su espalda desapareció. Frunció el ceño y abrió los ojos lo más que pudo, intentando aclarar su vista. Escuchó entre molestos zumbidos, como el rubio caminaba por todo el lugar, riendo; y de fondo, el murmullo de las olas. Algo en él se inquietó.  No sabía dónde se encontraba, no hasta que pudo observarlo con claridad. 
La playa. Y si estaba en la correcta, también se encontraba la casa; y también Georgia.
Harry pareció desesperado por un segundo, no podía haber pasado un día. No, si él se iba hoy, no podría haberla dejado sin despedirse. Pero, luego entendió. Todos sus sentidos se aclararon y él suspiró feliz. Aliviado como nunca. 
—Tienes suerte, Harry. — el irlandés ignoró los anteriores comentarios y lo miró tranquilo. El mencionado frunció aun más el ceño, si es que podía, dando a entender su ignorancia. 
—¿De qué estás hablando? 
La intriga lo invadió. No sabía cómo explicarlo, estaba confundido. Cuando el rubio dijo eso, automáticamente pensó en los diez días que había pasado junto con ella; no le hallaba ninguna otra explicación, mas, la confusión estaba en él.
—Dormir en la arena no debe ser bonito, pensé que te dolería la espalda por la posición pero al parecer no, estoy equivocado. 
—Oh, espera, ¿qué? — tartamudeó. Se encogió de pronto, dejando mostrar el dolor suave que comenzaba a disminuir, y del cual le había restado importancia. Sintió un cosquilleó en su cuerpo, culpa de la arena que se pegaba a su cuerpo y se metía por entre sus ropas. Gruñó por lo bajo, aunque más que nada sonó a un lastimero gemido. 
—Y, eso es. — el otro rió. Ayudó al rizado a levantarse de inmediato, y éste no se detuvo a sacudirse, pero sí a revolver su cabello. Manía suya tal vez. 
—Vamos Haz, contempla por última vez el atardecer. Louis ya está aquí. — Niall anunció. Las olas habían bajado, la tranquilidad se hacía presente, nada se escuchaba más que sus respiraciones. Styles negó con la cabeza. 
—¿Dónde está? 
—Louis está en la cocina, creo, lo vi tomando un refresco con…
—No, Nialler. ¿Dónde está ella? — su respiración se agitó. Si tenía que irse, si tenía que hacerlo, tenía que verla; por más cursi que sonara, por más película que fuese. 
El chico le miró con lástima. —Está con él, Haz. Anda ve a buscarla, chico romántico. — movió su cabeza hacía atrás, y sólo se quedó a contemplar el atardecer, justo cuando Harry se largó de allí. 

...

—Lou, no te atragantes. — Georgia pronunció risueña al ver como éste tomaba con avives su refresco. Por su parte, el castaño la ignoró. 
—Hazle caso, pareces desesperado. — la ronca voz de Harry se presentó entre la comunicación de ambos amigos. Se acercó hacía ellos, sentándose en la butaca frente a la barra. Sonrió a Georgia con dulzura, y miró al otro quien a su vez hacía lo mismo. 
—Cállate, tengo sed. — murmuró con tono indignado. Observó a los dos jóvenes con curiosidad, las miradas que se propinaban y el tenso momento que debía romperse en cualquier momento. Abrió la boca, suspiró, y dejó la botella en su lugar. 
—Voy con Niall, me llama. — anunció parándose, con el propósito de dejarlos solos. No quería tocar el violín mientras ellos hablaban o hacían vaya a saber qué, tampoco quería imaginarlo. Los Collins no estaban, por algo podían pasarla allí; pero eran sólo diez días, y esos habían terminado. 
—Yo no escuché nada. — la chica se cruzó de brazos sobre la mesada, inquieta. 
—Pero yo sí, así que, nos vemos en cinco minutos. — fue lo que dijo antes de salir de allí. 
Harry suspiró. La miró interrogante, y ella lo notó. 
—¿Qué? — inquirió. —¿Tú también escuchas a Niall llamándote? — comentó acomodándose en su lugar. El rizado negó. 
—Sabes que es mentira, Georgie. — jugó distraído con la botella que su amigo había dejado. —¿Cuándo fue que me quedé dormido? Podrías haberme despertado, sabes. No era muy cómodo. — regañó con burla. A decir verdad, no era una mentira; el dolor de su espalda había disminuido, pero ahí estaba. Jamás volvería a dormir en la arena. Y sí lo hacía, procuraría llevar protector solar.
—Yo sé, pero me pareció más interesante dejarte así. 
—¿Interesante?
—Sí, eso fue lo que dije. 
Harry suspiró otra vez, la confusión en él. Los cinco minutos acabándose. 
—Georgia, escucha. Yo, no sé cómo pasó pero…— comenzó nervioso. La rubia apoyó una mano sobre la suya, reposada en la botella. 
—No te preocupes, no es un corto amor de verano. — susurró con ternura. Acarició la mejilla derecha del chico, y apretó su mano. —Y no digas que sí lo es, no seas cursí Hazza. — lo apuntó con un dedo, señalándolo con fingido reproche. 
—Pero yo…escucha, yo…— intentó hablar, pero las palabras quedaron estancadas en su garganta al ver la seria mirada de la rubia. 
—Cállate, nunca debí mostrarte esa película. — rió un poco. Mordió su labio, una manía suya.
 —Dame un abrazo, anda. — se separó, y abrió sus brazos. 
—¿Por encima de esto? Será incómodo y a mi espalda no le beneficiará en nada. — Styles apuntó la mesada que se interponía entre ellos. Los azules ojos de la chica brillaron. 
—Vete a la mierda.
—También te extrañaré. 

...
Tres días después, en su habitación, miraba esa película que le había enseñado. Rió como un estúpido, quien pensaría que sería tan romántico. Pero, le recordaba a su encuentro, y eso a su parecer, era bueno. 
Recordó cómo se subió al auto de Louis, luego de despedirse de todos. Y también recordó el abrazo que habían compartido con dulzura. Para él, tampoco era un corto amor de verano. 
—¡Haz! — el grito de su amigo interrumpió el sonido de la televisión. El mencionado se sentó en su cama, y miró hacia la puerta. 
—¿Qué?
—Vamos hombre, sé amigable. — agarró un cojín que se encontraba como decoración y lo golpeó con el. 
—Disculpa por preguntar lo único que se me ocurre cuando entras así. — respondió sarcástico. Tomlinson puso los ojos en blanco, apretando un poco un papel que llevaba en manos, con exasperación. 
—Como sea, te esperaré abajo. Apúrate, tenemos que irnos. — respondió dejando el papel a su lado. —Me dijo que te lo diera cuando estuvieses malhumorado. — Styles alzó una ceja, costumbre de él; pero antes de recibir una sorpresa, su amigo se había ido.
Tomó la nota con un gruñido. Y la confusión que había en él, dejó de existir por ese momento. Todas sus demás emociones de nostalgia cruda. Respiró aliviado y rió entre dientes. 
Y la nota no era simplemente eso, era una fotografía suya durmiendo en la playa. Detrás, la letra de la rubia. 
Lindas nalguitas, Styles. Te ves lindo cuando duermes 
Georgia Collins.



Representante: AnnaSophia Robb.|Niall Horan.
Deoz, Gia. Escribes TAN perfecto.
Te amuh. okya.
SO. Me ha encantado y de seguro que a Mía también.
Tus palabras,redacción & forma de narrar. es Perfecto.
Así, que me encantaría que trabajaras con nosotras, tus pb's están reservados. en cuanto venga Mía, editara el tema del muro.
mientras pásate, para que digas los nombres de tu personaje y lo referencial a la realeza.
Link:
http://onlywn.activoforo.com/t65476-westminster-royal-academy-fichas-muro-interactivo#3421426
OMG. OMG. OMG. gracias, gracias, gracias por aceptarme Blakecccccccccccccc: yo no escribo perfetco:c nadie lo hace, ily<3.
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: westminster royal academy | audiciones cerradas.

Mensaje por Pennywise. el Dom 03 Nov 2013, 1:59 pm

I'm_____Bitches escribió:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Escrito de tu Autoría:
smiles that fast.:

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Smiles that fast.

Aquellos ojos tan bellos como el mismo cielo, aquella sonrisa que iluminaba mi camino, aquel cabello tan suave como el más puro algodón. Nadie se comparaba contigo, eras única, eras la única para mí.
Recuerdo cuando caminabas por los pasillos del aula, el viento chocaba contra tu cabello, completamente bella, la reencarnación de una diosa en cuerpo y alma. Yo tan solo permanecía en mi lugar, parado, observando tu belleza.
Recuerdo cuando te invité a salir por primera vez. Estaba emocionado y nervioso a la vez, cuando aceptaste era el chico más feliz que podía existir. Con mis ahorros compre todo para la cita perfecta.
Ese hermoso día de otoño, en el parque de la sexta avenida, junto a la hermosa fuente de mármol. Te esperaba con un ramo de flores, y ahí estabas tú, hermosa, como siempre. Quería que todo fuera perfecto, a una princesa como tú se le había que dar lo mejor.
Tal vez no entendiste mis intenciones de salir conmigo, pensaste que te invité para conocernos mejor y ser amigos, pero por lo menos estaba contigo. Nuestra amistad fluía rápidamente, como una rosa en primavera. Yo quería ser más que un amigo para ti, pero con tal de estar cerca, de estar tu lado, permanecía feliz.
Podía hacer todo por ti, me convertías en una persona totalmente diferente, me convertía en una persona egoísta y celosa. Rechazaba a todos tus novios, quería que solo fueras mía, mía y de nadie más.
Nunca dejé que soltaras una lágrima, era todo lo contrario, te hacia sacar sonrisas, esas sonrisa que me enamoraban más de ti.
También recordaba cuando te bese por primera vez. Te sorprendiste, pero seguiste el beso; nos dimos cuenta de que nuestra conexión era más que solo amigos, como tu pensabas.
El día próximo fuimos al parque de atracciones, jugamos y reímos todo el día. El hermoso momento en que nunca olvidare fue cuando nos insertamos en la rueda de la fortuna. Tú quisiste estar en el vagón violeta, ya que era tu color preferido, cuando estábamos en la parte más alta de la rueda te pregunte si querías ser mi novia, ganándome un gran abrazo junto con un hermoso beso de tu parte.
Pasamos tres años juntos, pero nos amábamos como si hubiésemos estado juntos toda la vida. Pasaban el tiempo y nuestro amor crecía cada vez más.
Seguían pasando los años y creí que ya era el momento de pedirte matrimonio, pero no sabía cuando hacerlo. Siempre cuando lo iba a hacer sin darte cuenta arruinabas el momento. Pero no te preocupes, en realidad me causaba mucha gracia que sin darte cuenta lo hacías y siempre lo tenía que posponer y buscar otra forma de pedírtelo.
Ese día sí o sí te lo diría, te propondría matrimonio. Te esperaba en el parque de la sexta avenida, el lugar donde nos hicimos amigos, donde todo comenzó. Caminabas ante mis ojos, yo te observaba sentado desde una banca a un lado de la gran fuente del parque. Cruzabas la calle, cuando en un momento ya no te vi más, mi mirada no te encontraba hasta que...
Simplemente preferí no haber visto nada.
Mis ojos se posaron en el piso, ahí estabas tú tirada mientras un hombre salía de su auto a verte. Reaccione rápido y fui corriendo hasta la calle, donde estabas tú, tirada en el piso. Un círculo de personas se formo entre nosotros. Yo, tú y el infeliz que te atropello. Te vi, me arrodillé y te abracé con todas mis fuerzas, no quería dejarte ir. Tomé tu mano, todavía tenías pulso. Te miraba fijamente, lo único que pudiste decir fue "te amo", sonreíste y luego tu pulso desapareció de un segundo a otro. Nada de esto hubiese pasado si yo te hubiese acompañado.
Me dirigí al señor que causó todo, el cual se gano un gran golpe de parte mía que lo dejo tumbado en el suelo. Estaba tan enojado, frustrado conmigo mismo…
Yo sé que me estas escuchando, sé que me amas tanto como yo a ti. Sé que estas aquí, sentada esperando a aceptar mi propuesta. Desde hace dos años te espero todas las tardes, espero a que cruces  la calle, te sientes junto a mí, que escuches cuanto te amo y que quiero que seas mi esposa, que aceptes y sonrías, con esas sonrisas que me enamoran mas de ti.


Representante: Nicholas Hoult. | Alexis Bledel.
Shoro. shoro plz.
que lendo, escribes. Nalexis (?
okkya, so. ame el prólogo(?
bien, estas aceptada. porque escribes perfecto,
Pasate por el muro. link arriba.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: westminster royal academy | audiciones cerradas.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.