O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Premiación: Spooky OWN
Hoy a las 12:41 am por roman.

» − to my youth.
Ayer a las 11:49 pm por sagittarius

» Who is Andrea?
Ayer a las 10:11 pm por Saeran

» Cuenta de 100 en 100 hasta llegar a 10.000
Ayer a las 8:53 pm por Andy Belmar.

» something strange
Ayer a las 8:52 pm por mieczyslaw

» Dos Finales Felices.
Ayer a las 8:50 pm por Andy Belmar.

» lust for life
Ayer a las 8:38 pm por aphrodite.

» Invictus
Ayer a las 8:35 pm por mieczyslaw

» this encourages me [sounds baby from jb]
Ayer a las 8:33 pm por mieczyslaw

novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ insxne.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

Entre Fuego Y Plumas [Zayn Malik] [Terminada]

Página 21 de 22. Precedente  1 ... 12 ... 20, 21, 22  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Entre Fuego Y Plumas [Zayn Malik] [Terminada]

Mensaje por Isabela85 el Miér 10 Dic 2014, 5:57 pm

ooooooooooooohhhhhhhhhhh!!!!!!! no le creas, esa cosa solo le mintio!!!!!

ellas estan en su contra!!!!

continua pliiiiiiiiiiiiiisssssss!!!!!!!


avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre Fuego Y Plumas [Zayn Malik] [Terminada]

Mensaje por Browner(:) el Lun 15 Dic 2014, 10:45 pm

Síguela porfa
Es muy buena <3
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 53:

Mensaje por *Magali* el Jue 18 Dic 2014, 6:23 pm


Aun podía oler el humo en mi ropa y cabello. Sentir el calor catastrófico en mi piel
No quería moverme. Había dejado de escuchar a los dos hombres frente a mí.
Todo era familiar. Policía bueno y policía malo. Había pasado tiempo desde que había visto una real oficina de policía llena de diplomas.
Si tan solo hubiera sido más cuidadosa. Tal vez no estaría aquí, siendo interrogada con preguntas que no podía responder y tampoco quería hacerlo. No había ventanas, el ambiente era tétrico y a la vez melindroso con aquellas fotos familiares reposadas sobre la mesa de madera frente a mí.
Por alguna razón aquel pensamiento me envió hace tiempo atrás, cuando era más joven, una niña. Había tomado la tierra entre mis pequeñas manos, la había tocado y estaba dejando que se escurriera entre mis cortos dedos. Por alguna razón, me concentre en ellos… en la sensación áspera y rasposa de la tierra mal proporcionada. Todo era tan deprimente en aquel lugar… pero nadie esperaría otra cosa de un cementerio
-Debes dejarla caer sobre el ataúd cariño—había indicado con pena oculta, Sandra, mi primera asesora psicológica y terapeuta.
Desgraciadamente había sido la primera terapeuta pero no la ultima que me había asignado. Fueron siete años y cinco terapeutas diferentes. Hasta que cumplí 16, fui asignada a Collins el mismo año que Ana se hizo cargo de mí.
Pero en ese momento, Sandra  como recién graduada de la universidad no tenía idea de cómo lidiar con una niña de 9 años que había perdido la única persona que tenía y amaba en este mundo.
Sin embargo, deje caer aquella áspera y desagradable tierra sobre la tumba de mi padre. Solo yo, mi asesora psicológica y un trabajador social que luego del funeral me guiaría al orfanato de Whitehorse.
En todo el trayecto, yo no había dicho ni una palabra.  Como ahora, en esta oficina vieja
Solo pensaba en aquella estúpida áspera tierra que tire sobre la caja en la que había guardado el cuerpo sin alma de mi padre. No entendía porque la gente tiraría horrible y asquerosa tierra a un ataúd. Tal vez representaba la consternación. Tal vez era un cliché
“Polvo eres y en polvo de convertirás”
Y eso había venido de la biblia. Para la biblia un cuerpo muerto era polvo y aun cuando estando vivos polvo éramos.
Éramos solo partículas de una inmensa masa de Tierra áspera y asquerosa. De ahí el derivado a La Tierra, en lugar de Mundo.
Eh incluso el planeta era una partícula de polvo comparados con toda la maldita galaxia.
Polvo. Tierra. Arena. Al final todos moriríamos y nuestros cuerpos se descompondrían formando parte del Universo en forma inorgánica y orgánica. Un escarabajo, gusanos o cualquier otro ser viviente que necesitaba de nuestro cuerpo putrefacto para sobrevivir.
Necesitábamos vida para preservar la muerte. Hay vida en la muerte y muerte en la vida.
Un ciclo interminables de porquería.
Tal vez me merecía aquellos terapeutas cambiantes ¿Quién podría entender a una niña que creía que todos éramos partículas de Tierra?
Aunque debía darle crédito a Collins por soportar mis constantes reflexiones deprimentes sobre lo estúpida que era la vida repleta de gente estúpida. Gente estúpida como mi Trabajador Social.
La única razón por la que mi Trabajador Social no notaba que Ana ni siquiera sabía que existía era por los buenos reportes que Collins enviaba. Sin embargo, ni el mejor reporte del mundo podría salvarme ahora.
Fue mi culpa.
Estaba recordando. Y ahora solo tenía recuerdos malos. Y los recuerdos malos solo me llevaban a una cosa… pesadillas
Aunque trate de apaciguar la furia y recordando buenos momentos. Pero no era suficiente para ahogar la llama interminable de una furia colosal creciente en mí.
Y una vez más, volví al comienzo. Sentada en la calurosa oficina frente a dos sudorosos y cansados hombres que solo veían a una niña que había sido encontrada entre el incendio de una cabaña, que solo un turista explorador de bosque había encontrado para mi mera mala suerte.
-Escucha ________. Queremos ayudarte pero no podremos hacerlo si no cooperas con nosotros, dulzura—el simple hecho de que oficial numero uno me hablara  como si fuera una recién iniciada me fastidiaba
Incline mi cabeza. No dije nada.
-Según tus reportes asististe a terapia con Collins Almagro cada semana. Sin embargo, faltaste a tres exámenes y jamás presentante un examen de SAT* que debía garantizar tu futuro—futuro… ¿Había habido siquiera la mas mínima posibilidad de tener un futuro? Ir a la universidad, hacer amigos… dejando de lado que yo era prácticamente La Elegida que amarían y matarían distintas clases de especies que solo existían en cuentos de terror para gente  como el oficial frente a mi
No lo creo.
Mantuve el silencio.
Oficial numero dos suspiros
-Escucha. Sabemos que alguien falsifico tu expediente, que afirmaba que tu estancia actual era con Ana Parker. Sin embargo, ella jura jamás haber oido siquiera tu nombre—esa fue una buena noticia, al fin
-Solo necesitamos saber ¿Con quién te quedabas en aquella cabaña? Tal vez… quien falsifico tus documentos… un maniaco, un asesino… un novio—Si. Él era un maniaco asesino y era mi novio
Mantuve mi expresión de póker mirando el suelo. Nunca apartando la mirada del suelo.
Paso una hora, y varias preguntas, hasta que los oficiales por fin notaron que no estaba dispuesta a decir nada.
Antes de siquiera volver a intentarlo, prefirieron llevarme en una patrulla a The Sun: Hogar para huérfanos. Estupendo.
Mi corazón se estrujo cuando hicimos el camino frente a lo que había sido mi secundaria, chicos borrachos en trajes, chicas con vestidos arrugados y pelos desarreglados… La Fiesta de Navidad. Por supuesto. Ya era diciembre, aunque aquella fiesta no era para los de ultimo años… me hizo recordar a lo emocionada que se veía Luci en su vestido coral dos meses atrás.
Jamás lo diría, pero la forma en la que Todd había tomado su mano para escoltarla al Baile de Primavera, había terminado de destruirme.
No estaba sorprendida de haberlo arruinado más de lo que ya estaba, estaba sorprendida de que no hubiera sucedido antes.
Solo recordé las pesadillas… si tan solo el collar de Amitiel pudiera ahuyentarlas también.
Noche, tras noche, tras noche. No lograba dormir, estaba demasiado agotada para esforzarme a buscar una solución y demasiado destruida para que me importara.
Porque es lo que me había pasado, estaba destruida.
Y esa última pesadilla sobre demonios, ángeles, Zayn y mi padre. Había provocado que por primera vez el fuego actuara por si solo. No supe  como… ni cuándo. Solo sabía que al abrir los ojos y observe el brillo rojo amarillento… envolver y devorar las maderas de la cabaña que me había acogido  como un verdadero hogar.
Una vez más deje que mis emociones decidieran por mí.
Si aquel turista no me hubiera sacado, creo que jamás hubiera tenido que preocuparme por eso otra vez. Porque después de todo:

“Polvo eres y en polvo te convertirás”
_________________________________________________________________________
*SAT: una prueba estandarizada frecuentemente usada para seleccionar el ingreso a la educación superior
¡Hola!
Perdón por desaparecer. Fue difícil terminar de escribir la novelas, porque SI, la novela esta terminando.
Y justamente este pequeño capitulo de arriba, es el ANTE—ultimo capitulo.
Bueno, dejen sus comentarios. No me odien
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre Fuego Y Plumas [Zayn Malik] [Terminada]

Mensaje por Isabela85 el Dom 21 Dic 2014, 4:59 pm

oooooooooooooooooohhhhhhhhhhhhh!!!!!!!!!!! nooooooooooooooooooooooo!!!!!!

ya se va a terminar???!!!!!! y donde demonios esta Zayn???!!!!

continua pliiiiiiiiiiiiiiiiiiiiisssssssssss!!!!!!!!!!!


avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre Fuego Y Plumas [Zayn Malik] [Terminada]

Mensaje por Mayte_Horan el Lun 22 Dic 2014, 1:40 pm

asdfghj ya va a acabar TuT donde esta zayn? D: que va a suceder? D: Siguela por favor :3
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre Fuego Y Plumas [Zayn Malik] [Terminada]

Mensaje por Biersack. el Mar 23 Dic 2014, 4:28 pm

holy shit
he vuelto y me encuentro con esto,
¿por qué le han dado esa "verdad errónea"?
¿Están de verdad de su lado?
¿Dónde demonios está Zayn?
¿Cómo que ya termina?
Tengo muchas preguntas y pocas respuestas
Debes de seguirla pronto por favor 
avatar


Ver perfil de usuario http://recklesscobain.tumblr.com

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 54 (parte 1):

Mensaje por *Magali* el Jue 01 Ene 2015, 12:28 am


Con el tiempo, vi  como los días pasaban, las lágrimas se secaban y el mundo rodaba a mí alrededor con la misma estúpida gente haciendo la misma estúpida rutina. La tristeza que casi me impedía respirar, poco a poco se convirtió en furia, y de la furia pase al odio.
 Como un refugio que tarda meses en construirse mentalmente encerré mi corazón entre gruesas paredes de cemento y destruí en mi todo rastro de sentimiento.
Sentir me hacía más débil.
Mis labios habían olvidado por completos aquella sensación de entumecimiento cuando sonreía demasiado.  Como si le hubieran aplicado anestesia a un cuerpo sin vida, ciertamente sentía que vagaba por la tierra  como un alma sin rumbo, pero el beneficio del dolor fue la fortificación de todo lo que me complementaba.
Nadie reconocería a la tímida, y medio sonriente ________ Benet. Soy conciente de ello, poco a poco vi como me perdía a mi misma y encontraba dentro de mi algo mucho más fácil que vivir con esfuerzo.
Mi alma y mi cuerpo eran hierro y mis sentimientos estaban atrapados entre ellos.
Atormentando el amor y viviendo con el dolor. Así es  como la gente sobrevivía, supongo.
Sin embargo, aun no podía eliminar la entera tristeza. Pero era cuestión de tiempo.
-_________, ven princesa. Es hora de transferirte—Laura, una mujer afro-americana de más de cuarenta años me sonrió
Me puse de pie apartándome de mi cama asignada. The Sun era un enorme edificio de, al menos, quince pisos. Estaba dividido en secciones por edades. Tome la poca ropa que The Sun había conseguido de mi talla.
Seguí a Laura hasta el ascensor y a el viaje resulto prolongado, hasta que se tuvo en el decimo piso. Las puertas se abrieron, mostrando un pequeño piso con cinco camas con sabanas rosas y blancas. Los tres lavaderos se extendían por la pared y solo había un baño que consistía de una regadera y un retrete.
Estaba completamente vacío.
Y sucio.
Como un manicomio. Supongo que debería sentirme en casa, ahora.
-Siento que tengas que venir a este descuidado sector. Pero normalmente no recibimos a personas con tu edad. No obstante, si no quieres estar sola. Tengo 20 minutos de descanso en media hora—negué con la cabeza
-Está bien—susurre, ella palmeo mi hombro con pena
-Debo volver abajo. Dios sabe que aquellos pequeños se ponen inquietos cuando no tienen la atención suficiente. No veremos pronto—acaricio mi cabello maternalmente antes de caminar hacia el ascensor-Oh, y ______—la mire-Feliz Cumpleaños
¿Qué podía apestar más que cumplir años en la víspera de navidad? La respuesta es, ser yo.
Mi edad me definía  como la más grande perdedora del lugar. Solo estaría aquí poco tiempo… hasta que me encontraran un lugar adoptivo seleccionado por el gobierno. Era estúpido, porque generalmente los que le ofrecían su hogar al gobierno para poder meter extraños inquilinos huérfanos, no lo hacían por buena voluntad. Solo lo hacían por el dinero que el gobierno les daba por cuidar de “pobres” huérfanos.
Deje la ropa doblada en una de las camas con cobertores rosas. Solo tenía dos remeras, un short y jean viejos. Los usaba  como piyama, ahora tenía el jean viejo y una remera dos talles más grandes que yo. Cansada me recosté sobre la cama, escuchando… el silencio.
O al menos lo era, cuando una brisa sacudió el aire a mí alrededor y el suelo vibro haciendo que los resortes de todas las camas chirriaran. No me moleste en voltearme
-Si me dices Feliz Cumpleaños, puedes conseguirte otra protegida—escuche su risa
Alex se coloco en mi visión panorámica. Su cabello rubio estaba desarreglado, y sus ojos grises se oscurecieron al verme. Aun así suspiro y se sentó a los pies de mi cama. Sus alas negras envueltas en fuego se contrajeron detrás de su espalda hasta desaparecer sin el más mínimo esfuerzo de su parte. Pero lo único extraño en Alex fueron las tres cajas de regalo en sus manos
-Dije que no quería regalos—masculle, el palmeo mis pies con mis zapatillas vans desgastadas
-Puedes tomarlo  como regalos de navidad entonces
-Sin regalos—Alex bufo
-Vamos ________. Es tu cumpleaños, aunque no lo quieras. Además, Collins se siente culpable por lo que te sucedió y ya que no le permites a Luci verte. Las dos han sido un grano en mi trasero—cerré mis ojos
-Dile a Collins y Luci que gracias. Que no son culpables de nada, simplemente… yo solo, solo… quiero…
-Estar sola—asintió comprensivo y con tristeza-Es tu cumpleaños… puede que no vuelvas a verlas, te lo dije… ya tienes dieciocho y sabes lo que eso significa—lentamente me senté haciendo que la cama rechinara
Sabía lo que significaba. A los dieciocho, el ciclo de espera se cerraba. Y como no estaba muerta (Para mi desgracia) Tenía una enorme decisión que hacer, y no tenía ni la más pequeña idea de lo que haría. Estaba muy… muy asustada.
Alex me dedico una sonrisa tranquilizadora y me extendió un regalo con envoltorio rojo
-Este es de Luci—lo tome, de todas formas lo mire
-¿Cómo esta ella?—pregunte, él ladeo la cabeza
-Ya sabes, siendo Luci. Se preocupa por ti. Todos lo hacemos—suspire-Me dijo, que te dijera, que se marcharía a Toronto, y que cuando volviera. No existía posibilidad de que la ignoraras—mi corazón se estrujo
-¿No se lo dijiste?—Alex divago, y se encogió de hombros
-Si tú no lo hiciste. No tenía derecho a decirle—asentí
-Está bien. No quería que ella supiera de todas formas
Luci no podría detenerse si se enteraba que mi cumpleaños era una especie de advertencia, de que tal vez en una hora, en un día, un mes o incluso un año… tendría que tomar una gran decisión. Además de que no tenía idea de cómo estas opciones iban a presentarse, que tendría que esperar y a que tendría que temer.
Luci no necesitaba saber.
Tome el regalo de forma cuidadosa. Nada podría sorprenderme de Luci. Abrí la envoltura, era una caja de tamaño mediano, roce con mis dedos la fina inscripción en negro sobre la caja blanca.
Pandora.
Luci amaba esa tienda. Ella debió conducir tres horas para ir a la ciudad más cercana que tenía esta tienda. Abrí la caja, dentro había una nota
No sabía que regalarte. ¿Tienes idea de lo idiota que me sentí? Una mejor amiga no sabe que regalarle a su mejor amiga. Pero dame algo de crédito… ¡Eres complicada! ¡Dame un respiro!
Es broma, no quiero un respiro. De hecho, jamás. Nunca me des un respiro. Si fueras hombre, ten de seguro que serias mi novio, luego mi esposo y tendríamos varios bebes. De acuerdo, eso fue una imagen mental rara.
Terminare con esto:
 Como no me permites visitarte, te diré que me aceptaron en la universidad de Michigan. No es Chicago, pero es cerca. Pero ni siquiera Michigan-cerca-de-Chicago puede animarme sobre el hecho de que te extraño. Extraño hablar contigo, extraño que me regañes porque hago estúpidas cosas, extraño que te rías de esas estúpidas cosas y luego me ayudes a solucionarlas, y, sobre todo, te extraños a tí.
No me pondré, sentimental, porque cuando vuelva de Toronto ni siquiera el mismo diablo podrá evitar que te vea. Es un hecho, no una advertencia.
Como sea, espero ver esto en tu muñeca para cuando vuelva y obviamente espero otro dije a cambio… porque es obvio que no pude evitar el descaro de comprarme otra pulsera para que estuviéramos a juego. Y para cuando vaya a la universidad, presumir que tengo una mejor amiga y que la quiero mucho y ella a mí (Que no se te suba a la cabeza)
                                                                       Te quiere
                                                                                          Luci
Sonreí.
Por primera vez en casi un mes, sonreí tomando la pulsera y un pequeño dije hecho de plata de ley. Volví a sonreír colocando el dije en la pulsera y abrochándola en mi muñeca.
Mejores amigas.
Yo también te quiero Luci.
-Y este. Es de Collins—Alex me tendió un considerablemente regalo rectangular envuelto con una papel rosa.
Rompí el papel y abrí el gran paquete. Bufé, era hermoso… pero aun así bufe. Mire a Alex
-No me mire así. Ella dijo que era navidad y solo quiere compensarte… solo úsalo—asentí
Alex tenía un punto. No quería decepcionar a Collins
-Dile… gracias—cerré la caja
Antes de protestar y excusarme con cansancio. Alex estiro el tercer regalo frente a mí.
-Y este es mío—incline mi cabeza
-Alex…
-Shh—me interrumpió, me dedico una sonrisa con hoyuelos y empujo el regalo en mis manos-Te encantara—suspire
Abrí el envoltorio.
Reconocí el color rojo al instante, la textura de la tapa dura, rasgada y algo agrietada. Lo reconocía en todo su esplendor, mi corazón palpito con fuera y mi nariz cosquilleo, no iba a llorar. Pero aquel sentimiento de plenitud se albergo en mi corazón provocando que se encogiera
-Volví a la cabaña, no quedo casi nada. Solo cenizas. Ferniz lo encontró, es un muy buen cuaderno… esta algo magullado, pero vivo—era el segundo cuaderno que había tenido
Sentí una aflicción, mi primer cuaderno tenía dibujos de mi padre. Una foto de él. Aunque su imagen seguía fresca, aun temía poder olvidarlo.
Medio sonreí, llevando aquel pequeño tesoro sobre mi corazón y abrazándome a él
-Ferniz es muy inteligente—dije, pude escuchar la sonrisa de Alex a pesar de que tenía los ojos cerrados
-Lo es—abrí mis ojos
Precipitadamente me acerque a él y lo abrace.  Como si fuera el único, confiaba en él con plenitud y lo quería por estar junto a mí. A pesar de que no podía ayudarme, él lo intentaba… y eso siempre valdría en este pobre corazón
-Gracias Alex… no sabes… lo mucho que necesitaba esto—bese su mejilla, el me apretujo en sus fuertes brazos-Gracias por estar aquí—susurre
-Hey—una media sonrisa surco sus labios y sus ojos grises desprendieron amor y cariño-Sabes que no tienes que tener miedo, pero… debo decirte algo—trague saliva escuchando la tensión en su voz, sus manos estaba apretadas y su mandíbula tensa
-¿Qué está mal?—luego de un esfuerzo las palabras salieron de mi garganta, mis dedos temblaron
Alex se removió
-El Consejo de Demonios me ah escrito… hace una semana. Eh discutido y me eh resistido. Pero ellos no van a ser tan amables si no hago lo que me ordenan. Una gran mierda está sucediendo ahí… sin Andras, temen que su poder sea subestimado y no van a dudar en matarme si siquiera pienso en desobedecerlos. Sería la victima perfecta para mostrar que nadie puede desafiarlos… y no quiero…—él no estaba respirando, su pecho se contraía y su mirada decayó
Fuera lo que fuera… no iba a gustarme… él lo sabía. Di un profundo respiro para interrumpir
-Alex… solo dímelo—exigí con dureza, su rostro se deformo en pena cuando levanto la mirada hacía mi
-Dicen que debo volver. Ya no puedo protegerte, es la regla esencial. “Cuando El o La Elegida llegara a sus dieciocho todo guardián deberá retirarse” No debo interferir con tu decisiones…son las reglas—mi corazón se contrajo y mi respiración se detuvo-________, no quiero esto, no quiero esto para nada del mundo pero ellos…
-Van a matarte si no lo haces—termine, él asintió levemente con su expresión compungida y bajo la mirada
Mire el cuaderno. Y un nuevo miedo carcomió mi interior
-¿Voy a olvidarte? ¿Borraran tu recuerdo de mi imagen?—él apretó mi mano cuando comencé a retorcerlas
-No. No, no harán eso. Me mantuve oculto, solo Collins y Luci, lo saben. Sin embargo, creo que Todd no podrá recordarme—aun así mi corazón seguía anudándose con dolor dentro de mi
Perder a Alex. Eso me llevaría a un nuevo nivel de soledad y dolor. Quise maldecir a los ángeles, a los demonios, a Lucifer, a Dios y a todos aquellos que me pudieron en esta posición. Si tan solo no fuera así, si yo no fuera yo… si tan solo pudiera respirar un momento y sentir la luz de una vida nueva y normal por un leve segundo.
Un minuto fuera de la oscuridad, es lo que necesitaba. Pero ahora Alex se iría y ya nada quedaría además de los estragos incurables y la temible irascibilidad que no controlaba.
-Lo siento… lo siento tanto—Alex se lamento, sus ojos brillaron  como si quisiera llorar pero no se lo permitiera. Y así mismo me sentí
-Está bien, Alex… está bien—mentí, nada lo estaba, lo abrace tal vez si lo abrazaba más fuerte ellos verían que lo necesitaba. Que no quería que se fuera. Que era lo único que tenía ahora
Pero nada sucedió. Y mi corazón se volvió cenizas cuando Alex se alejo.
Observe  como se ponía de pie y me miraba con una media sonrisa rota, que no llego a sus ojos y no enmarco su hoyuelo.
-Ferniz se quedara aquí para lo que necesites. Solo debes… llamarlo y el vendrá. Pero si algo sucede, usa los movimientos que te enseñe—su voz profunda sonó miserable
Si él supiera todo lo malo que estaba creciendo en mí. Tanto que mi propia saliva supo a tierra.
-Gracias Alex—di mi propia media sonrisa, no iba a llorar-Si no vuelvo a verte… quiero que sepas que eres el chico con el más grande corazón y buena voluntad que eh conocido—sus labios temblaron, y no pudo hacer más que asentir en señal de respeto hacía mi
-Pase lo que pase. Elijas lo que elijas. ______ Benet… eres el ser más fuerte y valiente que conozco. Jamás dudes… de quien eres
El suelo vibro una vez más, con un brillo rojo y blanco, Alex desapareció.  Como si nunca hubiera estado aquí, no quedo nada más que su fragancia.
Pero Alex se había ido… Zayn se había ido. Todos habían partido.
Me deje caer en la cama, mis ojos pesaron… estaba tan cansada, estos ardieron mientras puse mis manos en mi cabeza hundiéndolas en mi cabello. No quería llorar, no iba a hacerlo.
Todo iba mal.
Pero todo solo parecía hacerse más oscuro… que ya no podía verme a mí misma
¿Qué era lo que realmente quería? Pase tanto tiempo pensando en lo que no quería que no pensé ni un segundo a que lugar deseaba pertenecer. ¿Que era lo correcto? ¿Qué era lo incorrecto? ¿Cómo se afrontaba al hecho de ser la Elegida mitad demonio que tiene que elegir entre el bien o el mal? Si se le podría decir bien. Al escuchar de los Arcángeles, no parecían ser mejor que los demonios. Los dos mundos eran igual de malvados a su manera. Ambos lados me querían viva y ambos lados me querían muerta ¿que iba a hacer? ¿Cuándo sucedería La Elección? ¿Cómo sucedería? No lo sabía… luego de todas las cosas que había visto y todo lo que eh vivido… nada era seguro.
Todo se había ido de mis manos en un pestañeo.
Mientras mis dedos tiraron de mi cabello, me sentí aun más cansada. Pero temerosa de abrir los ojos. Y temerosa de quedarme dormida y tener otra pesadilla… aun así caí en un inevitable y profundo sueño.
 
Casi pude tocar el recuerdo y la ilusión de mi padre bebiendo café mientras leía el diario sentado en el sillón, de Zayn tocando el piano creando una melodía única, de Alex sonriéndome levantando la mirada de su libro, Luci abrazada a Todd acurrucados en el sofá y de Collins riendo… con una pequeña niña con largo cabello rubio sentada en su regazo.
Todos voltearon su mirada hacia mí. Desee poder entrar a aquel fugaz recuerdo y jamás salir de allí.
Pero poco a poco las sonrisas y risas se desvanecieron  como polvo en el agua. No sentí mis parpados. Pero sabía que mis ojos estaban cerrados.
“Nadie va a salvarte”

Escuche un susurro irreconocible. Quise abrir mis ojos, pero no pude.
___________________________________________________________________________
Aviso: Es UN solo capitulo, pero esta divido en 5 partes
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 54 (parte 2):

Mensaje por *Magali* el Jue 01 Ene 2015, 12:33 am


Parecían haber pasado solo segundo cuando la oscuridad se desvanecía… y una nueva luz… resplandeció cuando mis ojos se abrieron.
-________. Cariño, despierta—Laura sonrió con ternura-Lamento despertarte cariño, pero la cena esta lista y faltan pocas horas para los fuego artificiales—parpadee
Mi boca estaba seca mientras me sentaba. Volviendo al mundo real, aun así no olvide aquel susurro. Me senté sobre la cama restregando mi rostro
-Es un muy lindo vestido y excelentes zapatos cariño, no sabía que lo tenias—seguí la dirección de su mirada
El regalo de Collins estaba fuera de su caja. El vestido blanco estaba colgado en el pequeño ropero y los zapatos dispuestos en el suelo
-¿Tu los pusiste ahí?—pregunte, Laura negó
-No, acabo de verlos—trague saliva
¿Alex había vuelto y dejado el vestido así? ¿Alguien más había entrado, tal vez una compañera de Laura?
Mi mente decía que no era posible. Solo Laura era encargada del primer y último piso. Alex no vendría para hacer tan estúpida acción. Pronto analice obtuve una respuesta obvia… alguien o algo había entrado. Bien… pues que así sea… lo estaba esperando.
-Fueron un regalo… de un amigo—dije, Laura sonrió
-Eso es genial—palmeo mi mano-Baja a cenar, luego puedes darte una ducha y ponerte el vestido para ver los fuegos artificiales—e guiño un ojo para luego dirigirse al viejo ascensor
Ignore el hecho del vestido, aun así estuve atenta a cualquier cosa.
Cuando baje a cenar el segundo piso era el Comedor. Tenía diez mesas largas. Dos por cada sector.
Eran cinco sectores.
Los de los bebes y niños de 1 a 10 años
Los pequeños, de 11 a 14 años.
Los Adolescentes de 15 a 17 años.
Y los adolescentes-adulto de 18 a 20 años.
Por lo menos podría estar sola.
Me senté lo más apartada posible de las demás mesa, una junto a la ventana. Era una linda cena de navidad… simplemente no tenía apetito. Me recosté sobre la silla, y mire por la ventana.
Whitehorse era tan verde en esta época. Pero era navidad, el frío era común… casi a fines de verano. Otoño, primavera y verano… y luego nieve otra vez. Me gustaba la nieve, era suave, fría y pura.
Pero ahora el inmenso bosque que rodeaba la frontera de Whitehorse se veía verde y húmedo por la llovizna que caía con elegancia. Las flores se cerraron y las hojas decayeron en tristeza por la falta del sol y las oscuras nubes que la atormentaba.
Por un momento comprendí que me sentía igual que aquellas tristes flores que rogaban por un poco de luz.
Cerré los ojos, sintiendo el deprimente y a la vez exquisito aroma a petricor*. Di una media sonrisa a la sensación de escalofrió de la brisa… no controle mi temperatura, no quería hacerlo. Quería sentir la hermosura de la tristeza un poco más. Porque lo había… había cierta fascinación en la tristeza que era imposible para mí describir. Y lo estúpido es que no duraba más de unos segundos antes de volver a sentir el vacio.
Observe la niebla esparcirse y la lluvia detenerse. Fue cuando un pequeño arcoíris emergió entre las nubes… los mas jóvenes se fascinaron al momento y se pegaron a los ventanales exaltados por el primer arcoíris en un año.
Aproveche aquel momento para escabullirme antes que la cena terminara.
Subí al último piso. Al llegar, el vestido estaban ahora extendidos sobre la cama junto con los zapatos. Mire a mí alrededor, trague saliva. No había nadie. Suspire y deje de pensar en ello… no tenía un rastreador, no saldría a buscar nada y no era una cazadora. Si algo iba a atacarme, que lo hiciera ahora, no me importaba.
Me di una ducha, y avance hacia le vestido que no se había movido.
Al verme en el espejo con el vestido puesto y los zapatos… fue extraño. No porque no fuera hermoso y lo era, con la parte delantera de la tela rozando mis muslos formaba una pequeña falda y luego se extendía hasta tocar el suelo detrás de mí; con una mangas de encaje y cuello cerrado; la misma tela de encaje se cerraba en mi espalda hasta donde empezaba la falda; y los botines con taco eran cerrados y cómodos, era realmente reconfortante y cómodo… pero no se sentía bien.
{http://www.polyvore.com/cgi/set?id=144451020&.locale=es}
Como si no fuera para mí,  como si me lo estuviera probando para dárselo a alguien más.
-¡Oh mi dios! ¡Te ves hermosa!—me sobresalte y voltee a la defensiva cuando Laura exclamo, ella me sonrió-Mira esas pierna y es pequeña cadera. Muy bien _______. Si yo me hubiera visto  como tú a tú edad, hubiera roto muchos corazones—trague saliva sin saber  cómo responder a ello, trate de dar una media sonrisa que salió  como una mueca
No dije nada. Laura se acerco y cerro el cierre del ancho cinturón negro sobre mi estomago. Era un vestido modesto, Collins me conocía bien.
-Bien, baja cuando quieras—me guiño un ojo antes de desaparecer en el elevador
Mire por la ventana, la lluvia se había detenido dejando los rastros de humedad y niebla. Respire profundo ante la frescura, me sobresalte cuando un relámpago retumbo. Luego, la luz se corto al mismo tiempo con un segundo relámpago irrumpía en el aire. Los llantos y gritos se escucharon. Los niños odiaban la oscuridad, eso era seguro.
Me apresure a bajar por el ascensor, tomando una linterna del botequín. Podría verlo  como un simple apagón… pero si yo estaba en aquel edificio… no sería un simple apagón. Lo sentí  como escalofrió subiendo por mi espalda… lo sentía cada vez que algo malo iba a pasar.
Al bajar a la sala, las luces de emergencia iluminaron el comedor. Varios bebes y niños lloraban tratando de ser calmado. La lluvia volvió a caer.
Vi a Laura recorrer con su mirada todo el comedor. Otras dos realizaron un conteo.
-¿Sucede algo?—me acerque a ella, Laura miro preocupada a su alrededor
-Hemos contado tres veces, dos ayudante están revisando los pisos. Nos falta una niña… esto jamás había pasado—trague saliva
-¿Quién?—pregunte
-Sarah, tiene nueve años, le aterra la oscuridad. Temo que se haya escondido o huido. Jesús, esa pobre niña debe estar aterrada—mire a mi alrededor
Todos estaban aterrados, los mayores ayudaron a calmar a los más pequeños. Las niñas vestían lindo vestidos con flores y algunos niños llevaban trajes. Todos eran usados, o entregados por el gobierno.
Algo dentro de mí advirtió que aquella pequeña niña no había desaparecido por accidente. La culpa me invadió… si algunos de aquellos niños eran lastimados por mi culpa…
Dos mujeres. Una mayor y la otra, bastante joven. Se acercaron, las dos tenían el mismo uniforme azul oscuro que Laura tenía lo cual me decía que trabajaban ahí. Ambas se acercaron ron rapidez
-No está por ninguna parte. Revisamos los primeros pisos, y Will reviso los últimos. Buscamos por todos lados, no hay nada—los ojos de Laura brillaron  como si deseara llorar
-Busquemos en los al rededores—propuse recibiendo la atención de las tres mujeres-Puede que haya huido al bosque. Yo puedo ayudar—Laura asintió
-Si buena idea, tomen los trajes impermeables y traigan linternas. No alarmen a los niños, ya están bastante asustados
Luego de que la mujer más joven me extendiera el impermeable amarillo, me lo coloque y tome la linterna.
Las tres salimos afuera.
-¡Sarah!—las mujeres gritaban su nombre
-¡Riley! ¡________!—llamo Lilly, la mujer más joven
Me acerque corriendo por el asfalto. Lilly sostenía entre sus manos un zapato negro
-Es de Sarah—afirmó Riley mi corazón se acelero
-¿Dónde estaba?—pregunte, Lilly señalo una sección del bosque lleno de arbustos y tres arboles juntos a la cual sus hojas estaban cayéndose
-Debió entrar al bosque, iré a buscar a Will para que nos ayude. No se alejen demasiado por el amor de dios—rogo Riley para luego caminar con rapidez de vuelta al edificio
-De acuerdo, tú ve por el este y yo iré al oeste. En caso de encontrarla, daremos una señal—tome mi linterna y la coloque boca arriba encendiéndola y apagándola constantemente. Lilly asintió
-Está bien. Ten cuidado—asentí
A pesar del impermeable mi cabello se había empapado, mis piernas descubiertas estaba congeladas y mis zapatos se hundían en el lodo. Aun así no me detuve. Aun tenía el pequeño zapato en mis manos.
Tuve una idea, aferre el pequeño zapatito a mis manos rogando porque funcionara.
-¡Ferniz! ¡Ferniz ven!—lame a la oscuridad, apuntando mi linterna a mi alrededor
Escuche el lodo hundirse debajo de las fuertes patas de Ferniz. Me voltee el emergió entre los árboles y la niebla, con su pelaje marrón húmedo y encrespado atento a mí. Pero cuando por fin pude ver directo a sus ojos carmín, el movió su cabeza a un costado y me hecho una olida
-Es bueno verte otra vez amigo—dije, se sacudió y luego se acerco a mi demandando una caricia. No tuve que inclinarme demasiado para rascar detrás de sus orejas, porque el medía un metro, y era corpulento-Escucha, no sé si me entiendas. Solo necesito tu ayuda. Olfatea esto ¿Puedes rastrearlo?—extendí el zapato hacía Ferniz
Parecía una loca de remate, pero, para mi sorpresa se inclino olfateando la pequeña prenda. Sacudió la cabeza y gimió de forma inquieta, rápidamente entendí y lo seguí con la linterna apuntando frente a mí.
Deje de sentir frio luego de controlar mi temperatura, pero aun estaba húmeda y pesada. Tenía un mal presentimiento, pero salvar a esa pequeña niña se volvió mi prioridad. Fui conciente de lo mucho que nos habíamos alejado a medida que los músculos de mis piernas dolían. Ferniz olfateo algo detrás de un árbol, apenas pude ver lo que era. Fue cuando vi el color rojo
-Que no sea sangre, por favor—roge en silencio mientras me acerque, suspire aliviada cuando lo rojo resulto ser una pequeña chaqueta.
Mi chaqueta.
Fruncí el ceño, con la respiración agitada. No había visto esa chaqueta hace tiempo. Apunte mi linterna sobre los arboles. Me sentí irritada de que esto estuviera sucediendo otra vez. Pero entonces Ferniz gimió otra vez y siguió avanzando. Escuche su aullido y me apresure a seguir sus huellas.
Cuando al fin lo alcance, mi corazón se estrujo. Una pequeña niña de cabello rubio abrazaba sus rodillas y lloraba desconsoladamente acurrucada contra un montículo de tierra.
-¿Sarah?—llame tratando de sonar calmada, ella levanto su mirada azul y siguió sollozando
Rápidamente saque mi impermeable y la rodee con él. Su pequeño cuerpo tembló de frio.
-Hey, Sarah… mi nombre es ______. Está bien, voy a ayudarte lo prometo. Te llevare de vuelta. Todo estará bien—acaricie su cabellos, sus ojos se agrandaron aterrorizados y repletos de lagrimas que empapaban su rostros junto con la constante lluvia
-Ella me arrastro fuera. No podía gritar, ella es mala. Uso sus poderes mágicos para callarme, es mala, tengo mucho miedo. Ella es mala—fruncí el ceño y la empuje a mi cuerpo tratando de desprender un poco de calidez a su cuerpo
-Está bien… no voy a dejar que te lastimen Sarah—asegure
Ferniz encrespo su pelo otra vez y su cuerpo tembló. Sus orejas se aplastaron y sus ojos rojos miraron de un lado a otro,  como si sintiera el peligro pero no pudiera encontrarlo.
Sarah se acurruco de vuelta sollozando audiblemente. Cuando toque su brazo ella se removió
-Sarah debemos irnos—trate de tranquilizarla pero volvió a alejarse
-¡No! ¡La mujer mala esta aquí!—para cuando dijo esto miro detrás de mis hombros y grito
Me puse de pie y me di vuelta protegiendo a Sarah. No me había percatado de que Ferniz había dejado de gruñir. Cuando lo mire, él estaba mirándome, sin parpadear. Me mostro sus colmillos, las garras sobresalieron y se inclino mirándome mordazmente con sus ojos rojos
-¡Ferniz!—advertí, él siguió gruñendo-¡Detente! ¡Ferniz quieto!—dije firme, pero era  como si no me escuchara
De pronto el collar de Amitiel comenzó calentarse sobre mi cuello. Y lo supe… trataba de meterse en mi cabeza… Ferniz estaba siendo hipnotizado. Tense mi mandíbula y apreté mis puños
-¡Idrael!—llame-¡Se que eres tú!—espete con furia-¡Si eres tan valiente porque no me enfrentas en lugar de secuestrar a niñas pequeñas estúpido cobarde!—un estruendo me hizo saltar, otro relámpago
Ferniz lanzo un gorgoteo agitando su cabeza
Parpadeo y se acerco a mí protectoramente. Estaba de vuelta.
No dude ni un segundo, tome a Sarah entre mis brazos.
-Ferniz, llévala donde alguien pueda verla fácilmente. Te cuidado de que nadie te vea—Sara se veía pequeña sobre el lomo de Ferniz, la mire-Sarah, no te sueltes. Agárrate con fuerza y si caes, quiero que vuelvas a subir ¿Está bien? Ferniz es no te dañara, lo prometo—ella tembló, y asintió sorbiendo su nariz-¡Ve Ferniz!—dije precipitadamente
Ferniz no dudo un minuto más y con rapidez se alejo entre los árboles. Respire pesadamente haciendo que las paletas de mi nariz se movieran. Podía sentirlo aun mirándome. Moví mis dedos, transformando la energía en calor provocando que el fuego apareciera
No necesite la linterna, me guie fácilmente con el brillo rojo en mis palmas. Camine hacia al frente, dispuestas a enfrentarlo.

-Tiene que ser una broma—masculle la cerca de “Prohibido el paso” estaba frente a mi-El acantilado de Whitehorse ¿Por qué no me sorprende?—me deslice entre la cerca rota, rasgándome el vestido y las piernas. Adentrándome a una posible trampa
____________________________________________________
*Petricor: El aroma de la tierra luego de una larga lluvia


Última edición por *Magali* el Jue 01 Ene 2015, 12:49 am, editado 1 vez
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 54 (parte 3):

Mensaje por *Magali* el Jue 01 Ene 2015, 12:38 am


Seguí avanzando entre la oscuridad y el olor a muerte invadiéndome. Me detuve, por nada del mundo me pondría en el borde del acantilado.
La bruma golpeo mi rostro a medida que exhalaba. Aunque no podía sentir el frío, sabía que helaba… la lluvia empapaba todo mi vestido, me cabello y mi piel. Solo parecía precipitarse cada vez más.
De pronto sentí la vibración del suelo, la misma vibración que sucedía cuando Alex se tele transportaba frente a mí. Rodé hacia la derecha anticipando el movimiento. Idrael.
Me puse de pie, para enfrentarme a él. Pero este ya había insertado una patada en el costado de mi cuerpo noqueándome contra el suelo. Algo fino y puntiagudo estaba peligrosamente apoyado en mi espalda. Apreté los labios para no gemir de dolor
-No te muevas—su voz… una voz femenina… era una mujer. Con mi cara contra el suelo y mi espalda estampada contra la tierra no podía ver quien era-Mis poderes se evaporan y no son tan fuerte cuando este día llega. Pero está bien, puedo matarte sin ellos—su voz otra vez… la había oido antes
-Si vas a matarme al menos mírame a los ojos—mascullé entre dientes
Un gruñido fue su respuesta, luego la presión se aligero pero volvió  como un terrible dolor en el vientre cuando… ella me pateo volteando mi cuerpo. Me encogí y cerré los ojos por un momento. Otra vez, aquel puntiagudo se posó en garganta.
Me obligue a abrir los ojos, gotas de lluvia cayeron sobre estos… parpadee tratando de ver atra ves de la nubosidad y  neblina que se elevaba a su alrededor.
Por un momento lucio  como un verdadero angel compasivo. Con lindos ojos ámbar y cabello gris pálido que combinaba con las enormes alas que se elevaban tras su espalda. Si no fuera por su mirada eufórica, por su vestido rojo pegado al cuerpo y su tacón de aguja sobre mi cuello.
De pronto lo familiar se volvió demasiado real. Mi garganta se cerró y mi mandíbula se tensó. Estaba impresionada… debía admitir que no me había esperado aquello por nada del mundo
-Jessica, no debería sorprenderme—mentí, porque en realidad ella era la joven y dulce Jessica. Con su pelo blanco, sus ojos ámbar y ahora… sus alas bancas
Rápidamente recordé todo lo que la había evidenciado y que yo fui tan estúpida para no notarlo. La forma en que huía cada vez que Zayn entraba en su perímetro visual, el modo en que se acercaba preguntando cosas que creí insignificantes, cuando fue arreglar el auto de mi padre… había conseguido saber mi dirección. Rechine mis dientes, era una imbécil.
Recordé la primera vez que la vi, lucia tan amable y heroica salvándome de Carmen, que incluso bromee con que ella podría ser un angel. Bueno ahora era una insinuación bastante real y a la vez malévola
-Sorpresa, sorpresa—definitivamente no había visto su verdadero rostro. Tras la máscara, ella se veía realmente escalofriante. Con una sonrisa  como la del gato de Cheshire y ojos adornadas con una capa roja alrededor del color ámbar-Apuesto a que nunca lo viste venir. “Oh ¿_____ te sientes bien? ¿Puedo ayudarte en algo?”—Rió luego de hacer una imitación exacta de alguien… bueno, amable
-Quien diría que una arcángel podría ser tan carroñera—su taco se inclino un poco más en mi garganta, sentí  como el calor enrojecía mi rostro, no rogaría. No lo haría
-______ Benet. Tu lengua se a afilado desde que pasabas tus noche con aquel mounstro—me tensé, ella sonrió aun más-Oh lo siento, ¿Creíste que fue real?—entrecerré mis ojos hacía ella, Jessica… o más bien Idrael, rió entre dientes-Tal vez no haya podido seguir jugando con tu mente desde que hiciste trampa colocándote aquel collar, pero afortunadamente pude jugar con los demás. Apuesto que te encanto la forma en que todos tus amigos creyeron que eras una loca, mencionando a ese tal Zayn que nadie recordaba haber visto
-Todd confirmo que no estaba loca, gracias a tu incompetencia—su tacón golpeo firmemente al costado de mis costillas, con un golpe directo y firme. Mordí mi lengua, para no gritar. Pero un chillido se atrapo en mi garganta y me retorcí, definitivamente había roto algo
-Insolente cucaracha—medio grito, pero luego pareció respirar profundo para calmarse a si misma-Eso no importa ya, porque… estas sola ahora. Ni el Terror de los demonios ni nadie va a salvarte
“Nadie va a salvarte”
Respire duramente y me obligue a mirarla a los ojos. Coloque una de mis manos tras mi espalda.
-Oh lo siento ¿No te lo han dicho? Al parecer soy un gran tema en el cielo tanto como el infierno. Soy La Elegida. No necesito salvación, si me atrapaste es porque yo no pedí ser así. Yo no elegí ser quien soy, y si vas a matarme… adelante… estas haciéndome un favor—ella hizo un falso puchero. Sus alas descansaban desplegadas en su espalda, y aun así se veían más enormes y brillantes por la lluvia, a medida que se colocaba en cuclillas. Me percate que llevaba un arco cruzado por su pecho, pero no veía las flechas
Paso su dedo en mi rostro, y lo aparte asqueada. Sus ojos ámbar se oscurecieron aun más,  como si su furia hubiera podido hacerse más grande en su interior. Y toda aquella furia estaba apuntada a mí
-Tu destino estaba escrito ________ Benet—gruño entre diente y con su mandíbula tensa, por alguna razón quise escuchar lo que tenía para decir-Se suponía que no lo lograrías, que no tendrías oportunidad de elegir ¡Debiste haber vagado por el mundo como un alma perdida!—Dijo, trague saliva
-Su plan era hacer que me matara a mi misma ¿Verdad?—espeté, ella se irguió, sus ojos se asomaban por sus parpados mientras me miraba desde arriba  como si yo fuera un insecto
-Así es… y todos tus poderes ya no estarían y yo… salvaría al mundo. Pero enviaron a Zayn… y todo cambio cuando te enamoraste de él—arranco de su cuello una cruz de plata
Sus labios finos formaron una media sonrisa mientras apretaba en sus manos la cruz que se deslizo por sus dedos transformándose en una espada filosa con aquel brillo azul metálico
-Pero yo… corregiré al destino—terminó para luego hacer el amán de  clavarlo en mi pecho
Gire sobre mi torso, ignorando el pinchazo de dolor, con mi mano estirada envié las chispas de calor hacía su rostro, golpeándola y desorientándola. Aproveche aquel segundo para ponerme de pie, con una mano en mis costillas me apresure a tratar de correr a lo largo del barranco. Tome mis botas blancas manchadas de lodo y las lance con un gruñido, mis pies descalzos se hundían en el lodo y se lastimaban con las piedras y desechos de botellas de vidrio. Pero obligue a mis piernas  a seguir.
Un golpe en mi espalda envió una corriente de dolor por todo mi cuerpo, pero fue el segundo golpe de dolor fino en mi hombro que me envió al suelo violentamente. Respire dificultosamente entre dientes mientras mire sobre mis hombros.
Una flecha negra con destello azul, atravesaba mi hombro. Observe  como Idrael plagaba sus alas y se elevaba en el cielo oscuro, unos metros lejos de mí. Con un vibrante quejido opacado por mis labios, tire de la flecha. Escuche  como la carne en mi hombro sonaba a medida que el filo cortaba mi carne. Estire mi mejor brazo para sacar la segunda flecha que se había enterrado entre mis omoplatos.
Por un segundo mire la sangre en mis manos, y  como la lluvia caía en mi espalda diferenciándose del líquido caliente que se extendía por esta.
Escuche el estruendo de lo que creí un trueno. Pero un destello rojo, verde y azul hizo que levantara mi vista. Sobre el cielo nublado, fuegos artificiales opacaban la oscuridad del mismo brillando uno tras otros en diferentes zonas cerca del bosque. Contuve la respiración… eso solo podía significar una cosa.
El día sagrado.
Mire  como los ojos de Idrael se ensanchaba y lo único que mantenía movimiento eran sus enormes alas que la mantenían flotando sobre el suelo. Y no estaba mirándome hacía mi. Rápidamente seguí su mirada.
En la punta del acantilado, junto a un árbol petrificado de ramas largas, un destello emergió de una zona en el cielo en el cual la oscuridad y la neblina parecían no tocar. Al mismo tiempo, un sonido  como el de un hueso quebrándose, acompaño a las ramas del árbol petrificado. Las ramas de este comenzaron a moverse y a apartarse de forma que tocaron el suelo, y el tronco gris del árbol comenzó a inclinarse de la misma manera… dividiéndose en dos.
Y divise perfectamente la imagen.
Dos espadas, del mismo tamaño y altura.

Pero yo sabía… que eran muy diferentes y provenían… de distintos lugares.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 54 (parte 4):

Mensaje por *Magali* el Jue 01 Ene 2015, 12:47 am

 
Una de ellas tenía un perfecto filo liso y brillante. Parecía cortar con tan solo mirar la hoja. Pero su guarda tenía la forma de una corona de ocho puntas con pequeñas esferas doradas en cada una de las puntas, su empuñadura era de una madera firme y el pomo estaba hecho por un rubí azul marino. Pero lo calificaba su origen, era la gama de colores azul y celeste que flameaba por toda la espada.
El color carmín, rojo y negro… se mezclaban unos con el otro sobre la espada que se encontraba justo al lado de la primera. Era la espada que había emergido entre aquel espeluznante árbol. Esta parecía tener el mismo filo asesino que la primera, pero su acanaladura se extendía a los costados formando otras dos puntas filosas y la guarda se extendía de la misma forma. La empuñadora parecía ser de la misma madera que aquel árbol petrificado y el pomo era un rubí verde.
La palabra “Heterocromia” era la que había usado Zayn, refiriéndose a mis ojos cambiantes azul verdosos. Tan azules  como el rubí de la primera espada y tan verdes  como el rubí de la segunda.
Parpadee reaccionando a lo que realmente estaba sucediendo. Opacando todo pensamiento y con el estruendoso ruido de los fuegos artificiales explotando prácticamente en mis oídos. Empuje mi cuerpo cubierto de agua y sangre hacía la punta del risco. Escuche el gruñido de Idrael.
Lo siguiente fue sentir otro mordisco filoso y doloroso de su flecha clavándose en mi espalda, por debajo de mis costillas. El dolor nublo mi vista, y mis rodillas cedieron raspándose contra el vidrio en el suelo. Estaba a unos pocos metros, solo unos metros más. Arrastre mi cuerpo con la escasa fuerza de voluntad que estaba siendo derramada junto con mi sangre.
Escuche a Idrael gritar, solo vi un macro segundo. Vi a Ferniz gruñendo y gorgoteando mientras, de alguna forma, había saltado para clavar sus dientes en las rodillas de Idrael y volverla de vuelta al suelo. Estaba mordiendo sus alas y las hacía añicos.
No desperdicie más tiempo y me obligue a seguir arrastrándome difícilmente entre el lodo, la lluvia y los fuegos artificiales que me cegaban.
Estaba cerca, tan cerca.
Me percate de que Ferniz había dejado de gruñir, y al volverme, él estaba inconsciente junto a un árbol. Idrael, cubierta de rasguños y sangre manchando sus alas, tomo su arco y otra flecha.
Mire las espadas, estaba tan cerca.
Me trague el dolor y avance, una agonizante Idrael lanzó la flecha. Pero erro. Mis piernas dieron traspiés a medida que me acercaba. Pude sentir el calor que emanaban ambas espadas. Estire mi brazo, decidida a tomar una de aquellas dos espadas. Sabía cual pertenecía a su respectivo lado. Me incline un poco más.
Pero entonces  bajo los estruendos, la oscuridad y la lluvia… escuche el sonido del chasquido de un alambre. El zumbido de un objeto surcándose en el aire. La repugnante y húmeda sensación de esta encontró un hogar en mi espina dorsal… la flecha se enterró profundamente atravesando mi cuerpo. Mi mirada bajo a la flecha que sobresalía por sobre mi estomago.
Mi vestido… estaba cubierto en sangre… tanta sangre que parecía rojo, en lugar de blanco. Eso hizo que recordara mis sueños… en la que yo estaba cubierta de sangre y había matado a aquella aldea de inocentes humanos.
No era yo… nunca fui yo. Fue Idrael, metiéndose en mi cabeza, anticipando lo inevitable.
Mi cuerpo se sacudió y solo escuche el sonido de mi propia carne cayendo sobre el lodo del risco. Trate de tragar saliva, pero mi boca estaba seca… no podía respirar por mi nariz, abrí mi boca tratando de conseguir aire… pero jamás llego. Gemí apenas conciente del hecho de que Idrael había sacado la flecha y me miraba con una sonrisa ladeada
-Deja de luchar, ya es tarde. Ríndete. Has perdido—sentencio-Es el final
No sentí mis extremidades… ella movió mi cuerpo con sus tacones y me inclino a un costado. Mire las espadas que estaban apartadas más allá de mi brazo.
El destello de los fuegos artificiales se hacía débiles antes mi vista, que se nublaba.
¿Lo era? ¿Realmente este sería mi final? ¿Morir por simples flechas? Tanta lucha, tanto sufrimiento ¿Y aquí terminaría?
Mi padre había muerto, mi madre estaba probablemente muerta también, Christina Donovan estaba muerta, Luci por poco también moría. Todo por mi causa, todo para que yo pudiera vivir y cumplir el propósito por el que había sido puesta en esta Tierra y cualquier otro mundo
¿Simplemente dejare que todas las muertes y sufrimientos por mi causa sean en vano?
Lleve mi mirada a Idrael. Estaba cansada, dolida, sorprendida y… tremenda e inigualablemente furiosa. Como si tambores de guerra resonaran en mis oídos, la risa cruel de Idrael quedo en segundo plano. Tenía solo un último momento, un último esfuerzo que mis músculos soportarían y un último aliento.
Mis brazos temblaron, sentí frio y humedad. No tenía la fuerza suficiente para controlar mi temperatura personal. Pero tome todo aquella ultima fuerza y energía dentro de mí, la canalice  como Collins me había enseñado, moví mi muñeca  como Alex había indicado.
Idrael grito, su grito se ahogo por más fuegos artificiales.
La espada que iba a tomar… los colores se mezclaron ante mi vista prácticamente nula. No podía seguir dudando, estaba desangrándome, estaba desvaneciéndome y estaba… muriendo.
Mis dedos rozaron una empuñadora. No pude distinguir
-¡No!—Idrael grito
Aferre mis dedos y apreté mi puño hacia la espada.

Una luz, el silencio precipitado y luego… ya no había energía. Me deje a mi misma… ir.
________________________________________________________________________________
{Si quieren APROXIMADAMENTE una idea de como es la segunda espada: http://www.misrelatos.es/microrrelatos/espada.jpg}
Holaaaa chicas, quería desearle a todas y cada una de ustedes una feliz años nuevo y tambien espero que hayan tenido una linda navidad. Les deseo lo mejor y espero que les haya gustado los capitulos.
Decidid que voy a subir la quinta parte de este capitulo junto con el prologo si hay más de cinco comentarios.
Las quiero, un beso grande y comente por favor
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre Fuego Y Plumas [Zayn Malik] [Terminada]

Mensaje por Mayte_Horan el Jue 01 Ene 2015, 4:34 am

Gracias! Yo igual te deseo Feliz año nuevo :3 espero te la pases muy lindo :D Y claro que me súper mega encantaron los capítulos :3 solo falta la quinta parte y el prologo voy a llorar TuT ya se va a acabar TuT en fin ya no te molesto adiós :3 :D
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre Fuego Y Plumas [Zayn Malik] [Terminada]

Mensaje por Browner(:) el Jue 01 Ene 2015, 10:28 pm

OMG OMG OMG
Zayn y rayis terminan juntos?
Decime que si porfa porfa porfa porfa <3
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre Fuego Y Plumas [Zayn Malik] [Terminada]

Mensaje por Biersack. el Vie 02 Ene 2015, 3:41 pm

holy molly!
tienes que seguirlaaaa!
una pregunta,
¿Alex vendría siendo, o 
mejor dicho luciendo como
Luke Hemmings, no? por que
lo imagino así por alguna razón
¡Feliz Año Nuevo!
avatar


Ver perfil de usuario http://recklesscobain.tumblr.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre Fuego Y Plumas [Zayn Malik] [Terminada]

Mensaje por *Magali* el Vie 02 Ene 2015, 5:43 pm

@Biersack. escribió:
holy molly!
tienes que seguirlaaaa!
una pregunta,
¿Alex vendría siendo, o 
mejor dicho luciendo como
Luke Hemmings, no? por que
lo imagino así por alguna razón
¡Feliz Año Nuevo!
Holaa, graicas e igualmente
en respuesta a tu pregunta, visualice a Alex como Benjamin Eidem, pero más sonriente y tierno. En realidad, no conozco a 5sos y no los identifico muy bien. Pero podría ser a tu gusto, cada uno visualiza los personajes en diferentes aspectos. Depende de vos
Gracias por leer y me alegra que te haya gustado!
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre Fuego Y Plumas [Zayn Malik] [Terminada]

Mensaje por Mayte_Horan el Lun 12 Ene 2015, 11:57 pm

Siguela por favor :( Ya quiero leer el final :')
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre Fuego Y Plumas [Zayn Malik] [Terminada]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Página 21 de 22. Precedente  1 ... 12 ... 20, 21, 22  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.