O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ insxne.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

Chicas Tumblr | NC | ¡Audiciones Cerradas! R E S U L T A D O S

Página 3 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Chicas Tumblr | NC | ¡Audiciones Cerradas! R E S U L T A D O S

Mensaje por Invitado el Mar 29 Oct 2013, 10:18 pm

GreenSky♥ escribió:
leila.hunter escribió:
Ficha hermosa:

I don't perfect:


AnnaSophia Robb { Mejor amiga de Justin } Megan Fox { Enemiga de Destiny, es otra Chica Tumblr }


Chica Tumblr • Fotógrafo • Papel.- Bulímica.


Quizá no entiendas bien el capítulo, es porque la novela ya va muy avanzada(?) idk, sabés como escribo.



Puros:

Destiny Tomlinson.



Capítulo 18


Narra Destiny


Miro por la ventana sin vidrio por unos segundos. Era una noche lluviosa y oscura, y todos dormían. Niall durmió cerca mío esta noche, ya que yo era la única de nosotros que no lo había regañado por pasar una noche afuera.
Ahora, dormía como un tronco.
Medité unos segundos si debía hacerlo, o si era la peor idea del mundo.
Pero mi autocontrol siempre fue muy malo.
Salté por ese hueco con habilidad, y sin mirar atrás, me dispuse a vagar por las destruidas calles de lo que antes pudo haber sido un hermoso lugar.

-No deberías estar aquí-susurró una voz, y me sobresalte.

Logan se apoyó en un árbol y me miró divertido. Me había pillado a la noche, afuera de la Barbería, ¿que explicación podría darle?

-Lo... lo se-tartamudeé, y mis mejillas se encendieron.
-¿Y entonces?-se me acercó más-. ¿Por qué estás aquí?

Era una pregunta que ni yo podía contestarme. ¿Quería tomar aire fresco? ¿Quería escapar? No, en realidad no.

-Quería ver la Cúpula.
-¿La extrañas?-me preguntó sincero.
-No lo sé-le dije, de igual manera
-¿Que recuerdas de las Detonaciones?-me preguntó, cambiando el tema, de alguna forma.

Tomé aire, y medité si debía decírselo.
Por desgracia, ya había abierto la boca para hablar.

-Estábamos corriendo hacia la Cúpula, cuando mi oso de peluche cayó al suelo. Mis hermanos, mi padre y yo entramos a la Cúpula, pero mi madre corrió a buscarlo. Lo cogió, se incorporó y me sonrió, para proceder a estallar junto con todo lo que nos rodeaba-le hablé sin titubear, aunque con voz quebrada, a punto de llorar.

Yo no era tan valiente como él, de modo que rompería en sollozos en cualquier momento, y no tendría a mi madre para consolarme.
Y de repente, me abrazó. No dijo nada, quizás porque no sabía que decir, pero no hizo falta. Ese abrazo fue el mejor consuelo que podría haberme dado.
Limpié esa lágrima que resbaló por mi mejilla sin permiso, y decidí que esto no se quedaría así, de ninguna forma.

-¿Y tú? ¿Que recuerdas de las Detonaciones?-contraataqueé.

Él me respondió sin miedo ni ninguna otra emoción en la voz.

-Estaba discutiendo con mi mamá. Estábamos en la cocina, mientras ella me regañaba por haber tratado mal a mi hermano mayor, diciéndole que era un estúpido. Un segundo antes de que todo sucediera, recuerdo que la miré a los ojos, y le espeté: “Te odio.” Luego, voló en pedazos, y con ella mi oportunidad de pedirle perdón.

Me quedé muda. Una historia tan horrible, tan cruel y tan... me pareció tan real. ¿Quizás por que lo era?

-Lo último que le dije fue eso-susurró, continuando, y por lo visto, terminando.

Yo no iba a forzarlo a hablar, y tampoco quería que lo hiciera. Su expresión era atormentada, sus ojos celestes se negaban a mirarme, y en ellos solo había dolor.
Se formó un pequeño silencio, en el que los dos pensábamos que decirle al otro. Logan siempre se las había apañado solo contra el mundo, siempre salió a defender a sus hermanas y luchó porque a ellas no les pasara nada, nunca.
Y lo hizo solo.
No necesité que me lo dijera, lo adiviné sola. Estaba tan necesitado de... cariño. Por lo que deduje, cuando lo tuvo no lo aceptó, y es un error que cargaría durante toda su vida.
Eran unas historias distintas, pero tan similares a la vez...
No lo abracé, porque sabía que él nunca dejaría que lo hiciciera. Siempre tenía que fingir ser fuerte, o serlo, en todo momento.
Pero sí lo miré con ternura, y con una pequeña sonrisa forzada, hablé:

-Tienes que dejar de atormentarte por el pasado, nada fue tu culpa-le aseguré.

Ese consejo me serviria a mi también, ¿no? Es lo que mis hermanos llevan diciéndome toda mi vida, y yo nunca les creí.
Pero ahora me vi reflejada en el sufrimiento de Logan, y lo comprendí: no puedo modificar el pasado.
El sol estaba asomándose, poco a poco, pero lo hacía. Los dos sabíamos que sus hermanas madrugaban, de modo que debíamos volver allí lo antes posible.

-Debemos entrar-dijo, tendiéndome la mano para ayudar a que me levantara.

Me incorporé con su ayuda, pero jaló de mi demasiado fuerte y me levanté de un salto, quedando pegada a él, y casi haciéndolo caer.
Nuestros cuerpos estaban literalmente unidos, y nuestros labios estaban a punto de rozarse. Me moría de ganas por que lo hicieran.
Una sonrisa pícara asomó en nuestos labios a medida que nos acercábamos aún más si se podía. Tenía ganas de suplicarme que me besara de una buena vez, pero no quería sonar desesperada.
Vamos, vamos...

-Eh, bueno..., chicos, tienen que entrar-dijo Marie, incómoda.


Narra Logan.


Marie nos había atrapado. Oh, que fallo más tonto. ¿Como no supuse que ella nos encontraría? Siempre se despierta antes que todos y sale al río a buscar agua.
Le dije a Destiny que entrara, y acompañé a Marie en la larga caminata hasta el río.

-Eh...-comencé, sin saber que decir.
-No hace falta que digas nada, Logan-aseguró.

No se veía enfadada, ni en actitud defensiva como solía estar, y eso me calmó, al menos.
Para llegar al río teníamos que seguir un sendero de tierra en el medio del bosque. Era algo arriesgado ya que la ORS solía pasar por ahí, pero no teníamos opción.
Cuando llegamos le pasé la gran jarra en la que pondríamos el agua y ella se sentó de cuclillas sobre la tierra apenas húmeda.
Parecía que quería decirme algo, y no sabía por donde empezar.
Yo tenía una relación especial con Marie, la conocí desde que era pequeño, ya que éramos vecinos. Nuestros padres eran muy amigos,
Cuando quiere, Marie no es lo que parece.

-Logan, si en serio te gusta arriésgate-me dijo por fin.

¿Se refería a Destiny?

-Pensaba que los puros no te caían bien-comenté.

La lluvia había permitido que el río se llenase un poco más de lo habitual, por lo que ella se pudo dar el lujo de enjuagar primero la jarra varias veces, antes de comenzar a llenar el recipiente con agua.

-Y eso es verdad. Pero me parece que ella es diferente. No es como sus hermanos-continuó.
-No todos los puros son iguales. Nosotros pensamos que a ellos nunca les faltó nada, pero ellos perdieron a su madre en las Detonaciones.
-¿Pretendes decir que ellos sufrieron tanto como nosotros?-sacudió la cabeza-. Solo voy a decirte que esa niña tiene algo especial, y que si en serio te gusta... podrías luchar por ella.
-¿A que te refieres con luchar?-entrecerré los ojos sin comprender.

Extendió una mano hacia mí, para que le diera la tapa de la enorme jarra. Era más fácil llevar el agua tapada, ya intentamos una vez traerla sin tapa y el agua caía por todas partes.

-¿No has visto a sus hermanos? La mayoría son todos unos engreídos, que se creen superiores en todos los aspectos. Nunca permitirían que su hermanita esté con un “miserable”-dijo en tono burlón, y una sonrisa socarrona jugueteó en mis labios.
-¿La mayoría? ¿Eso quiere decir que le hechaste el ojo a alguno?-le pregunté pícaro.

Me lanzó una mirada asesina y me hubiera pegado de no ser porque llevaba la jarra en las manos.

-No.
-Vamos... ¿Que te parece Niall?-arriesgué.
-¿El rubio? Ni hablar-descartó.
-Está bien, está bien, ¿Que opinas del que tiene rulos?-insistí, esforzandome para que se molestara, como suele hacerlo.

Porque verla enojada suele divertirme mucho.

-¿Harry?-hizo un gesto de asco-. Es el más presumido de todos.
-¿Y el moreno? ¿Zayn?

En ese momento se quedó muda, y supe que había dado en el blanco.
Bueno, quizá no estuviera loca por él, pero al menos el chico la atraía un poco y con eso yo era feliz.

-No está mal-reconoció a regañadientes.

[…]

-¿Quienes faltan?-preguntó Marie, recuperando su mal humor característico, al entrar en la Barbería y ver que no eramos la misma cantidad de siempre.
-Beth y Harry fueron al Mercado-comentó Sarah-. Ya deberían haber vuelto.
-Saben que es mala idea que ellos salgan, sobre todo durante el día. A ellos los persiguen tanto o más que a nosotros y no saben cuidarse tan bien-dije, intentando decirlo con sutileza.

Los hermanos de Destiny me dirigieron una mirada algo hostil, pero no respondieron. ¿Por qué no? Quizá todos tuvieron una conversación mientras Marie y yo no estábamos.

-Él insistió en que tenía que tomar aire fresco-dijo Ken, escondiendo una sonrisa y un tono burlón.
-¿Que te da tanta gracia?-preguntó Zayn de repente, en dirección a Ken.

Lo miramos confundido.

-Yo no me he reído-aclaró, con obviedad.

Niall puso una mano en el pecho del moreno para impedir que este realice alguna acción precipitada.
Zayn respiro hondo, y tuve que contenerme para no explotar en risas frente a su cara. Puros tenían que ser.
Tendría que hablar con mis hermanas. Podríamos llegar a un acuerdo y echarlos...
“Solo voy a decirte que esa niña tiene algo especial, y que si en serio te gusta... podrías luchar por ella.”

-Debemos calmarnos-habló el rubio articulando de más las palabras, para que todos lo entendiéramos.
-Estoy calmado-aseguró Zayn.
-Sí, claro-murmuró Marie.
-Chicos-nos llamó Scar, pero nadie le hizo caso.
-¿Que pretendes decirme con eso que has dicho?-el moreno entrecerró los ojos de manera amenazante, debido a que la había escuchado.
-Tranquilo, muñeco-se burló Marie.
-¡No le hables así a mi hermano!-espetó Louis, e hice crujir mis nudillos.
-Y tú no le hables así a mi hermana-le dije con mucha razón.

Louis se incorporó del suelo y se enfrentó a mí.

-Te voy a hacer picadillo, niño de papá-le aseguré.

En ese instante Destiny se puso justo en el medio de los dos, y articuló sin hablar en dirección hacia mí: “Logan, por favor.”
Ella sabía que sus hermanos eran unos estúpidos, y me pedía compasión. Si fuera otra persona simplemente la apartaría de mi camino y aplastaría a su hermano como si fuera un insecto, pero ella era Destiny, y no podía decirle que no.
Me alejé de allí, todavía en posición de ataque.

-¡Chicos!-Beth y Harry entraron de golpe a la Barbería. Lucían agitados y traían raíces en la mano. ¿Que pasaba que estaba tan mal? La mirada preocupada de mi hermana me alertó que si había un peligro real-. La ORS ya viene.
¡Bienvenida a la Novela!


Tu, ya tienes tu lugar, amo tu novela aunque no le entienda mucho y tu escritura :enamorado: escribes igual que J.K., Suzzane y Coelho. Bienvenida, me ayudarás en la NC. ¿Aceptas o quieres audicionar?
Ay, no, ay no, ay no.
Por Dios, ¿es enserio? Primero que nada, por supuesto que quiero entrar. Segundo, en mi vida nunca nadie me había elogiado de esa manera.
Si te soy sincera, pienso que no le llego ni a la punta de los pies a ninguna, y además considerando que tengo doce años...
muchas gracias, leila, i love you<3
De nada:S pero la forma en la que haces que sientan las personas que son ellas Destiny es tan  te paso los codes por MP. De nada ily ily ily U MORE<3
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Chicas Tumblr | NC | ¡Audiciones Cerradas! R E S U L T A D O S

Mensaje por RochyTomiPayne el Mar 29 Oct 2013, 10:21 pm

leila.hunter escribió:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]  
Louis Tomlinson como mejor amigo de Liam | Yuya como mejor amiga de Nadia


Blogger • Empleado  en una librería • Nadia sufre de anorexia.

Spoiler:
Estaba cansada de que todos los que creían conocerme rondaran a mi alrededor como si yo fuera un objeto, un simple pedazo de papel frágil, sintiéndose poderosos creando una ilusión en sus mentes, un mundo de maravillas imaginarias, creyendo conocer un ser bueno con los más oscuros secretos, querían ver todas mis fallas e inexplicablemente creer que era buena sin siquiera abrir los ojos . Me llamo _____ Whitney, tengo 17 años, vivo en Londres – Inglaterra. Vivo con mi padre, mi madre murió cuando tenía 5 años, mi vida no es como diríamos "emocionante" en realidad es bastante aburrida. Tengo una mejor amiga, se llama Michie, es la única que me entiende y me acompaña siempre, es la hermana que hubiera querido tener. Mi padre… él ha hecho lo que ha podido desde que mamá murió, es muy bueno conmigo, aunque me gustaría que me entendiera, pero solo vive para su trabajo, solo desearía que pasara un poco más de tiempo conmigo.Voy a un colegio privado, junto con mi mejor amiga, el típico colegio de niños ricos y mimados, aunque tiene sus excepciones, como Michie y yo. Si tuviera que describirme diría que soy la chica fantasma del colegio, nadie me tiene en cuenta ni me quiere, solo mi única amiga, y hasta dudo de que ella lo haga. Todo en mi vida iba "normal", podría decir que era feliz, hasta el día en que mi vida tomo un cambio drástico. La vida me golpeo duro, mandándome a un abismo, pero a la vez me mandó a mi salvación, a él, la persona que menos esperaba y él cual me salvo en cuerpo, alma, corazón… y vida. Tan solo dándome la receta justa para curarme: amor.
I'M DON'T PERFECT:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] 

Spoiler:
Solo quería decir que, puse solo la prólogo de la segunda novela que escribí, no vi necesario poner el primer capítulo pero si debo ponerlo avísame.
Ficha Aceptada


Todo esta bien, gracias por el hermoso gif de MI Kaya A Kaya la comparto con Miluh.
Gracias a ti, pues yo también la amo con mi alma, es perfecta. :P
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Chicas Tumblr | NC | ¡Audiciones Cerradas! R E S U L T A D O S

Mensaje por demons. el Miér 30 Oct 2013, 8:05 am

leila.hunter escribió:
GreenSky♥ escribió:
leila.hunter escribió:
Ficha hermosa:

I don't perfect:

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
AnnaSophia Robb { Mejor amiga de Justin } Megan Fox { Enemiga de Destiny, es otra Chica Tumblr }


Chica Tumblr • Fotógrafo • Papel.- Bulímica.


Quizá no entiendas bien el capítulo, es porque la novela ya va muy avanzada(?) idk, sabés como escribo.



Puros:

Destiny Tomlinson.



Capítulo 18


Narra Destiny


Miro por la ventana sin vidrio por unos segundos. Era una noche lluviosa y oscura, y todos dormían. Niall durmió cerca mío esta noche, ya que yo era la única de nosotros que no lo había regañado por pasar una noche afuera.
Ahora, dormía como un tronco.
Medité unos segundos si debía hacerlo, o si era la peor idea del mundo.
Pero mi autocontrol siempre fue muy malo.
Salté por ese hueco con habilidad, y sin mirar atrás, me dispuse a vagar por las destruidas calles de lo que antes pudo haber sido un hermoso lugar.

-No deberías estar aquí-susurró una voz, y me sobresalte.

Logan se apoyó en un árbol y me miró divertido. Me había pillado a la noche, afuera de la Barbería, ¿que explicación podría darle?

-Lo... lo se-tartamudeé, y mis mejillas se encendieron.
-¿Y entonces?-se me acercó más-. ¿Por qué estás aquí?

Era una pregunta que ni yo podía contestarme. ¿Quería tomar aire fresco? ¿Quería escapar? No, en realidad no.

-Quería ver la Cúpula.
-¿La extrañas?-me preguntó sincero.
-No lo sé-le dije, de igual manera
-¿Que recuerdas de las Detonaciones?-me preguntó, cambiando el tema, de alguna forma.

Tomé aire, y medité si debía decírselo.
Por desgracia, ya había abierto la boca para hablar.

-Estábamos corriendo hacia la Cúpula, cuando mi oso de peluche cayó al suelo. Mis hermanos, mi padre y yo entramos a la Cúpula, pero mi madre corrió a buscarlo. Lo cogió, se incorporó y me sonrió, para proceder a estallar junto con todo lo que nos rodeaba-le hablé sin titubear, aunque con voz quebrada, a punto de llorar.

Yo no era tan valiente como él, de modo que rompería en sollozos en cualquier momento, y no tendría a mi madre para consolarme.
Y de repente, me abrazó. No dijo nada, quizás porque no sabía que decir, pero no hizo falta. Ese abrazo fue el mejor consuelo que podría haberme dado.
Limpié esa lágrima que resbaló por mi mejilla sin permiso, y decidí que esto no se quedaría así, de ninguna forma.

-¿Y tú? ¿Que recuerdas de las Detonaciones?-contraataqueé.

Él me respondió sin miedo ni ninguna otra emoción en la voz.

-Estaba discutiendo con mi mamá. Estábamos en la cocina, mientras ella me regañaba por haber tratado mal a mi hermano mayor, diciéndole que era un estúpido. Un segundo antes de que todo sucediera, recuerdo que la miré a los ojos, y le espeté: “Te odio.” Luego, voló en pedazos, y con ella mi oportunidad de pedirle perdón.

Me quedé muda. Una historia tan horrible, tan cruel y tan... me pareció tan real. ¿Quizás por que lo era?

-Lo último que le dije fue eso-susurró, continuando, y por lo visto, terminando.

Yo no iba a forzarlo a hablar, y tampoco quería que lo hiciera. Su expresión era atormentada, sus ojos celestes se negaban a mirarme, y en ellos solo había dolor.
Se formó un pequeño silencio, en el que los dos pensábamos que decirle al otro. Logan siempre se las había apañado solo contra el mundo, siempre salió a defender a sus hermanas y luchó porque a ellas no les pasara nada, nunca.
Y lo hizo solo.
No necesité que me lo dijera, lo adiviné sola. Estaba tan necesitado de... cariño. Por lo que deduje, cuando lo tuvo no lo aceptó, y es un error que cargaría durante toda su vida.
Eran unas historias distintas, pero tan similares a la vez...
No lo abracé, porque sabía que él nunca dejaría que lo hiciciera. Siempre tenía que fingir ser fuerte, o serlo, en todo momento.
Pero sí lo miré con ternura, y con una pequeña sonrisa forzada, hablé:

-Tienes que dejar de atormentarte por el pasado, nada fue tu culpa-le aseguré.

Ese consejo me serviria a mi también, ¿no? Es lo que mis hermanos llevan diciéndome toda mi vida, y yo nunca les creí.
Pero ahora me vi reflejada en el sufrimiento de Logan, y lo comprendí: no puedo modificar el pasado.
El sol estaba asomándose, poco a poco, pero lo hacía. Los dos sabíamos que sus hermanas madrugaban, de modo que debíamos volver allí lo antes posible.

-Debemos entrar-dijo, tendiéndome la mano para ayudar a que me levantara.

Me incorporé con su ayuda, pero jaló de mi demasiado fuerte y me levanté de un salto, quedando pegada a él, y casi haciéndolo caer.
Nuestros cuerpos estaban literalmente unidos, y nuestros labios estaban a punto de rozarse. Me moría de ganas por que lo hicieran.
Una sonrisa pícara asomó en nuestos labios a medida que nos acercábamos aún más si se podía. Tenía ganas de suplicarme que me besara de una buena vez, pero no quería sonar desesperada.
Vamos, vamos...

-Eh, bueno..., chicos, tienen que entrar-dijo Marie, incómoda.


Narra Logan.


Marie nos había atrapado. Oh, que fallo más tonto. ¿Como no supuse que ella nos encontraría? Siempre se despierta antes que todos y sale al río a buscar agua.
Le dije a Destiny que entrara, y acompañé a Marie en la larga caminata hasta el río.

-Eh...-comencé, sin saber que decir.
-No hace falta que digas nada, Logan-aseguró.

No se veía enfadada, ni en actitud defensiva como solía estar, y eso me calmó, al menos.
Para llegar al río teníamos que seguir un sendero de tierra en el medio del bosque. Era algo arriesgado ya que la ORS solía pasar por ahí, pero no teníamos opción.
Cuando llegamos le pasé la gran jarra en la que pondríamos el agua y ella se sentó de cuclillas sobre la tierra apenas húmeda.
Parecía que quería decirme algo, y no sabía por donde empezar.
Yo tenía una relación especial con Marie, la conocí desde que era pequeño, ya que éramos vecinos. Nuestros padres eran muy amigos,
Cuando quiere, Marie no es lo que parece.

-Logan, si en serio te gusta arriésgate-me dijo por fin.

¿Se refería a Destiny?

-Pensaba que los puros no te caían bien-comenté.

La lluvia había permitido que el río se llenase un poco más de lo habitual, por lo que ella se pudo dar el lujo de enjuagar primero la jarra varias veces, antes de comenzar a llenar el recipiente con agua.

-Y eso es verdad. Pero me parece que ella es diferente. No es como sus hermanos-continuó.
-No todos los puros son iguales. Nosotros pensamos que a ellos nunca les faltó nada, pero ellos perdieron a su madre en las Detonaciones.
-¿Pretendes decir que ellos sufrieron tanto como nosotros?-sacudió la cabeza-. Solo voy a decirte que esa niña tiene algo especial, y que si en serio te gusta... podrías luchar por ella.
-¿A que te refieres con luchar?-entrecerré los ojos sin comprender.

Extendió una mano hacia mí, para que le diera la tapa de la enorme jarra. Era más fácil llevar el agua tapada, ya intentamos una vez traerla sin tapa y el agua caía por todas partes.

-¿No has visto a sus hermanos? La mayoría son todos unos engreídos, que se creen superiores en todos los aspectos. Nunca permitirían que su hermanita esté con un “miserable”-dijo en tono burlón, y una sonrisa socarrona jugueteó en mis labios.
-¿La mayoría? ¿Eso quiere decir que le hechaste el ojo a alguno?-le pregunté pícaro.

Me lanzó una mirada asesina y me hubiera pegado de no ser porque llevaba la jarra en las manos.

-No.
-Vamos... ¿Que te parece Niall?-arriesgué.
-¿El rubio? Ni hablar-descartó.
-Está bien, está bien, ¿Que opinas del que tiene rulos?-insistí, esforzandome para que se molestara, como suele hacerlo.

Porque verla enojada suele divertirme mucho.

-¿Harry?-hizo un gesto de asco-. Es el más presumido de todos.
-¿Y el moreno? ¿Zayn?

En ese momento se quedó muda, y supe que había dado en el blanco.
Bueno, quizá no estuviera loca por él, pero al menos el chico la atraía un poco y con eso yo era feliz.

-No está mal-reconoció a regañadientes.

[…]

-¿Quienes faltan?-preguntó Marie, recuperando su mal humor característico, al entrar en la Barbería y ver que no eramos la misma cantidad de siempre.
-Beth y Harry fueron al Mercado-comentó Sarah-. Ya deberían haber vuelto.
-Saben que es mala idea que ellos salgan, sobre todo durante el día. A ellos los persiguen tanto o más que a nosotros y no saben cuidarse tan bien-dije, intentando decirlo con sutileza.

Los hermanos de Destiny me dirigieron una mirada algo hostil, pero no respondieron. ¿Por qué no? Quizá todos tuvieron una conversación mientras Marie y yo no estábamos.

-Él insistió en que tenía que tomar aire fresco-dijo Ken, escondiendo una sonrisa y un tono burlón.
-¿Que te da tanta gracia?-preguntó Zayn de repente, en dirección a Ken.

Lo miramos confundido.

-Yo no me he reído-aclaró, con obviedad.

Niall puso una mano en el pecho del moreno para impedir que este realice alguna acción precipitada.
Zayn respiro hondo, y tuve que contenerme para no explotar en risas frente a su cara. Puros tenían que ser.
Tendría que hablar con mis hermanas. Podríamos llegar a un acuerdo y echarlos...
“Solo voy a decirte que esa niña tiene algo especial, y que si en serio te gusta... podrías luchar por ella.”

-Debemos calmarnos-habló el rubio articulando de más las palabras, para que todos lo entendiéramos.
-Estoy calmado-aseguró Zayn.
-Sí, claro-murmuró Marie.
-Chicos-nos llamó Scar, pero nadie le hizo caso.
-¿Que pretendes decirme con eso que has dicho?-el moreno entrecerró los ojos de manera amenazante, debido a que la había escuchado.
-Tranquilo, muñeco-se burló Marie.
-¡No le hables así a mi hermano!-espetó Louis, e hice crujir mis nudillos.
-Y tú no le hables así a mi hermana-le dije con mucha razón.

Louis se incorporó del suelo y se enfrentó a mí.

-Te voy a hacer picadillo, niño de papá-le aseguré.

En ese instante Destiny se puso justo en el medio de los dos, y articuló sin hablar en dirección hacia mí: “Logan, por favor.”
Ella sabía que sus hermanos eran unos estúpidos, y me pedía compasión. Si fuera otra persona simplemente la apartaría de mi camino y aplastaría a su hermano como si fuera un insecto, pero ella era Destiny, y no podía decirle que no.
Me alejé de allí, todavía en posición de ataque.

-¡Chicos!-Beth y Harry entraron de golpe a la Barbería. Lucían agitados y traían raíces en la mano. ¿Que pasaba que estaba tan mal? La mirada preocupada de mi hermana me alertó que si había un peligro real-. La ORS ya viene.
¡Bienvenida a la Novela!


Tu, ya tienes tu lugar, amo tu novela aunque no le entienda mucho y tu escritura :enamorado: escribes igual que J.K., Suzzane y Coelho. Bienvenida, me ayudarás en la NC. ¿Aceptas o quieres audicionar?
Ay, no, ay no, ay no.
Por Dios, ¿es enserio? Primero que nada, por supuesto que quiero entrar. Segundo, en mi vida nunca nadie me había elogiado de esa manera.
Si te soy sincera, pienso que no le llego ni a la punta de los pies a ninguna, y además considerando que tengo doce años...
muchas gracias, leila, i love you<3
De nada:S pero la forma en la que haces que sientan las personas que son ellas Destiny es tan  te paso los codes por MP. De nada ily ily ily U MORE<3
Asjhdjshj gracias <3
Voy a revisar el mp
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Chicas Tumblr | NC | ¡Audiciones Cerradas! R E S U L T A D O S

Mensaje por demons. el Miér 30 Oct 2013, 8:11 am

Me siento especial o sea
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Chicas Tumblr | NC | ¡Audiciones Cerradas! R E S U L T A D O S

Mensaje por Invitado el Miér 30 Oct 2013, 8:37 am

Laura conoce a Rihanna y Katy perry

Trabaja de secretaria • youtuber • Jack sufre de Trastorno obsesivo-compulsivo



Mi capitulo :

the dreams come true


Caminaba por las frías calles de Londres, mi destino el Regent’s Park, donde seria el punto de encuentro con mi mejor amiga Emily, la conozco desde que nací, ella es de tez pálida como la nieve, alta, de buen cuerpo, tiene el cabello rubio, largo y rizado hasta la cintura, ojos azules, a la vista de todos muy hermosa.
siempre estamos juntas en las buenas y en las malas, cuando Emily y yo teníamos 11 años, prometimos encaparnos a Inglaterra, ya que nuestros padres eran unos mafiosos que le robaban a las personas, y siempre querían controlarnos hasta tenían en mente casarnos con desconocidos, desde que ella cumplió 18 al igual que yo, nos escapamos a Inglaterra, ahora tenemos un departamento que la mayor parte la pague yo, pero eso no importa, lo importante es que estamos bien.
Desde lejos divise a Emily, con su celular distraída como siempre, ella estaba vestida Así.
-Emi {dije abrazándola}
-Amiga, te extrañe {dijo Emily devolviéndome el abrazo}
-Yo también, y dime, como te fue en tu viaje? {dije Sonriente, Emily se había ido a Francia con su novio Jake}
-Me fue de lo mejor {dijo Emily sonriendo} y lo mejor amiga, fue {dijo, para luego pausar de una forma rara}
-Dime!!!!! {dije haciendo pucherito}
-ME PIDIO MATRIMONIO {Dijo Emily para luego saltar como loca, al igual que yo}
-En donde te pidió la mano? {dije todavía saltando}
-En la torre Eiffel {dijo Emily, con los ojitos brillosos}
-Que romántico, ojala que un día me pase lo mismo {dije poniéndome soñadora}
-Amiga, tu no te vas a quedar por siempre sola, un día va a llegar tu príncipe azul {dijo Emily para luego abrazarme}
-Amiga, voy a estar Forever alone, pero bueno, uno nunca sabe {dije sonriendo}
-Así, se habla amiga {dijo Emily}
-Bueno vamos a dejar de las cursilerías, cuando vas a comprar el vestido de boda? {dije demasiada ansiosa}
-No se {dijo Emily confundida}
-Y si lo compramos hoy?!!!!! {dije sonriendo}
-Okis, vamos que después se llenan las tiendas {dijo para luego dirigirse al auto de ella, seguida por mi, en el camino hacia new bond Street, charlábamos de cómo iba hacer el arreglo de la boda, y cosas así, llegamos a new bond Street, nos bajamos del auto, e ingresamos al mejor sitio en donde vendían trajes de boda en todo Londres, estábamos viendo los vestidos, hasta que mi celular me saco de mis pensamientos, conteste, y era Matt mi mejor amigo.

===Llamada telefónica===
-Hola, Matt {dije yo}
-Hola enana {dijo el de forma divertida}
-Como estas? {dije yo}
-Bien y tu? {dijo el preguntándome}
-Bien gigante {dije, sonriendo divertida}
-Te tengo una noticia {dijo el}
-Dime porfis {dije}
-Ok, me voy de viaje a New york!!!! {dijo el feliz}
-Que bien amigo, te felicito!!! {dije sonriendo}
-Y lo mejor de todo {dijo el}
-Cual es la mejor cosa?
-Que si quieres puedes venir conmigo {dijo el en la línea, me imagino que debe estar sonriendo}
-CLARO QUE VOY A IR CONTIGO {dije saltando, todas las personas que caminaban en la calle me veían demasiado raro, pero a mi no me interesaba lo que pensaban de mi}
-Ok, el viaje es el Martes, te aviso cuando tenga todo los papeles arreglados {dijo el}
-Ok, bye {dije yo}
-Bye {dijo el para luego cerrar la llamada al igual que yo}
===Fin de llamada telefónica===

I'M DON'T PERFECT:
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Chicas Tumblr | NC | ¡Audiciones Cerradas! R E S U L T A D O S

Mensaje por Invitado el Miér 30 Oct 2013, 10:07 am

Aca es cuando yo digo... ¡NO MAS AUDICIONES!
Pero llegas vos y kjdlkjsadkas No puedo. No puedo resistirme.
Ya que, voy a audicionar por que me encanta la idea.

Spoiler:

Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Chicas Tumblr | NC | ¡Audiciones Cerradas! R E S U L T A D O S

Mensaje por Invitado el Miér 30 Oct 2013, 10:27 am

Jamie Bower | Freya Mavor.


Bibliotecaria • Youtuber • Niall sufre trastornos de ansiedad generalizada.

Me haces bien:
 
Prologo


“Un esquizofrénico es una persona que ya tiene una tendencia natural para ausentarse de este mundo, hasta que un hecho-grave o superficial, dependiendo de cada caso hace que  cree una realidad solo para el. El caso puede evolucionar hasta un punto en que el paciente te ausenta totalmente de la realidad, que llamamos catatota, o por el contrario puede ir mejorando y permitir que el paciente trabaje y desarrolle una vida prácticamente normal. Depende tan solo de un factor: el ambiente. ”- Verónica decide morir, Pablo Coelho.

“Veinticinco, veinticuatro, veintitrés, veintidós, veintiuno, veinte…”. La castaña contaba los minutos para marcharse de ese horrible lugar. Había pasado tres años de su vida concurriendo a esas monótonas sesiones con su psicólogo en aquella oficina gris que solo contaba con un gran ventanal, dos amplios sillones negros y una biblioteca repleta de libros, algo viejos y polvorientos.
Estaba aburrida. Nunca había logrado entender como el joven de no mas de veintiocho años podía llevar una vida tan organizada y meticulosamente planeada.
Se podía identificar que era un hombre estructurado de familia adinerada, seguramente casado, y con uno o dos hijos. Su psicólogo no era la persona mas divertida del mundo, al igual que sus sesiones no eran tan gratas como las de la Doctora Smith, su psiquiatra.
Pero la había ayudado, ese hombre que estaba sentado frente a ella, observándola, con una mano sobre su pierna, sujetando un anotador y una lapicera, y la otra alrededor de su barbilla, con su dedo índice cruzándole los labios, la había ayudado.

-Aun faltan un par de minutos Coraline… Entiendo que consideres que ya estas curada, es una patología muy común… Pero tu madre…-

-Mi madre cree que aun es conveniente que asista para afinar asperezas-lo interrumpió la castaña con voz suave y algo pausada- Se cual es su opinión, ella misma se encarga de dejarme bien en claro que mi locura ha afectado su vida hasta el punto de llegar a corromper su matrimonio, con mi padre…-continuo, fijando su vista en algún punto indeterminado en la pared.

-Ya hemos hablado acerca de eso Cora-dijo su psicólogo.- Creí que habíamos dejado en claro que lo que te paso debe quedar en el pasado…  Ni tu ni nadie podrá remediarlo-

-Lo se.-susurro Coraline mordiéndose el labio inferior para seguir conectada con esa realidad que todo el mundo compartía, pero que para ella solo era un pasatiempo, luego de su sesión, probablemente volvería a su realidad, esa donde se sentía segura.-Pero mi madre se encarga de recordármelo todos los días, ¿Usted no puede hablar con ella?-pregunto.

-¿Y que quieres que le diga, Cora?-pregunto el psicólogo escribiendo rápidamente cada palabra que salía por la boca de la castaña junto con alguna que otra observación que luego lo ayudarían a analizar su progreso.
Si algo estaba seguro era que su comportamiento era influenciado, en gran parte, por su madre.
Susan, no era no persona mal. Simplemente no había podido perdonar a su hija por cosas que, como bien sabia, no había hecho intencionalmente. Pero la odio y el rencor que sintió en ese momento la cegó, desquitándose con Coraline.

-No lo se… Que ya me ha dado el alta-respondió Coraline haciendo una mueca que bien podía interpretarse como sonrisa, pero que no lo era del todo, aun se podía ver el dolor detrás de sus ojos.

-No puedo hacer eso… Eres tu la que debe decirle cuando parar.-dijo el, observando como la castaña ponía los ojos en blanco.

-¿A usted le parece fácil?-soltó Coraline sin prestarle atención a la pequeña sonrisa que surcaba los labios de su psicólogo.

-¿Fácil?-repitió el- Debemos primero analizar su significado. Es una palabra muy amplia que debe ser usada con respeto… Depende de quien lo mire sera mas o menos fácil, Cora... Por ejemplo, para algunos amar es fácil, pero hay quienes, pasan su vida buscando a quien amar, a su alma gemela o a un gran amigo con quien compartir momentos y nunca lo consiguen... Y eso, no es por falta de sentimientos o por que no sean seres humanos... Ese "algo" llamado destino lo quiso así... Y ellos no tienen otra opción mas que aceptarlo.... Por eso, fácil, no es la palabra que yo usaría Coraline.-explico el hombre parándose de su asiento para servirse un poco de café que lo esperaba, caliente, sobre una pequeña mesa a la orilla de la puerta de entrada.

-Entonces… ¿Qué palabra usaría?-pregunto la castaña, volviendo a repasar lo minutos que le faltaban para salir corriendo de ese lugar.

-Preparado… Yo me preguntaría si ya estoy preparado-le respondió dando un sorbo a su café.

-¿Estoy preparada para ponerle un limite a mi madre?-dijo ella pensando seriamente en las palabras que el hombro le había dicho- No, no estoy preparada… Aun no.

-¿Entonces?-

-¿Entonces, que?-

-Entonces por que sigues quejándote de tus secciones semanales conmigo, si aun no eres capaz de enfrentar a tu propia madre…-le respondió el, quitándole las palabras de la boca a la castaña, que ya sabia de antemano cual seria su respuesta.
En esos tres años había llegado a analizar al joven hombre mas que a cualquier otra persona. No lo conocía… ¡Por supuesto que no lo conocía!, pero ella podía ver a través de sus ojos azules cuando el estaba alegre o triste, e incluso cual seria el rumbo de su conversación.

-¿Cree usted que seré capaz de encontrar a mi alma gemela?-pregunto la castaña cambiando de tema. Esa pregunta le había quedado rondado en su mente luego que el mencionara la palabra "amor", además, Cora ya estaba cansada del mismo discurso. No quería hablar de su madre, ni de su pasado.

-¿Es fácil para ti el amor?-respondió el psicólogo, aun de pie frente a la puerta. Cora advirtió que esas serian las ultimas palabras que cruzarían por esa semana. El reloj ya había marcado las cuatro en punto y sus sesión acababa de terminar.

-Yo amo a alguien-soltó la castaña, esta vez formando una verdadera sonrisa.

-Afortunada seas Coraline, no hay nada mas saludable en esta vida que al amor…-

-¿Pero usted cree que alguien pueda llegar a amarme? Soy una esquizofrenia en pleno proceso de rehabilitación… Es casi imposible-hablo Cora, recordando las palabras que su madre le había dicho en mas de una ocasión sobre amar y ser amada.

-Cualquier ser en este mundo que posea sentimiento es libre de amar Coraline… Y ya te he dicho que no me trates de usted, me haces sentir viejo, y solo tengo seis años mas que vos…-dijo el joven, revisando su reloj pulsera para asegurarse que aun le quedaban un par de minutos para llegar a la importante reunión planificada por su prometida desde, hacia ya, un mes.

-Lo siento, Niall. No volverá a pasar, lo prometo-dijo la castaña, poniéndose de pie para despedirse de su psicólogo hasta la siguiente semana.
El joven, rubio y de grandes ojos azules del color del cielo luego de una tormenta, le abrió la puerta a su ultima paciente. Coraline, la joven que había llegado hasta su consultorio un frió día de invierno, inmersa en su propia realidad intentando salir adelante luego de su traumática experiencia.
"Ayuda", fue lo primero que escucho salir de sus labios, y automáticamente, Niall Horan entendió que ella lo necesitaba.  

Me haces bien:
 
Capitulo 1


Deje mi alma presa en el pasado, mientras mi cuerpo vaga en este presente incierto en busca de un futuro mejor.


El frío viento de esa noche de verano entraba por la habitación de la pequeña Coraline interrumpiendo sus sueños.
Se sentía indefensa en ese gran cuarto de paredes rosas, cama con dosel, y millones de juguetes que su madre le compraba a diario para hacerla sentir mejor.
Pero lo que nadie entendía, era que la pequeña solo necesitaba el amor de su padre. Solo eso.
Como la noche anterior, la anterior a esa, y todas las noches desde hacia ya un año, su padres discutían en la planta baja, inconscientes de que su hija de apenas doce años los estaba escuchando, culpándose a si misma por ser la causante de todas sus discusiones.
“Eso es lo que dice mi padre”, se repitió una vez mas, cerrando sus ojos mientras se escurría una pequeña lagrima. “Es mi culpa, todo esto es mi culpa”. Presiono sus pequeñas manos sobre sus oídos tratando de callar a su propia mente, pero no tuvo suerte.
Ella tenia la culpa.
Coraline sintió como unos fuertes pasos subían las escaleras y se aproximaban hacia ella.
“Otra vez no”, sollozo la pequeña haciéndose un ovillo para protegerse de lo que iba a suceder.
La puerta blanca se abrió de par en par dejando ver a su progenitor. A su maldito y borracho progenitor.  

-Déjala  Norbert, te lo pido por favor… ¡Déjala!-grito su madre detrás de el mientras hacia fuerza para detener al hombre de casi cuarenta años.

-No te metas en esto, Susan-logro articular el hombre mirando a la  niña que se hacia mas y mas pequeña sobre su cama.

-Norbert, ¡es tu hija!-insistió la mujer intentado detenerlo. El hombre giro sobre si mismo tomando entre sus manos el cuello de su esposa. En un rápido y ágil movimiento la mujer colisiono contra la pared del pasillo y callo al suelo casi inconsciente.

-Es mi hija…-susurro entrando a la habitación para luego cerrar la puerta, que tenia detrás de el, con llave. Coraline ahogo un grito ante la acción de su padre. No quería enfrentase a eso nuevamente.

-No papá, no…-dijo casi en un susurro llevando sus rodilla hasta su pecho aun mas. Por mas que quisiera, no podía huir. Ya lo había intentado una vez, y su suerte empeoro aun mas.

-Shhh-la callo el hombre aproximándose hasta su cama- Te prometo que todo va a estar bien.


La castaña despertó agitada en esa gran cama con dosel y con lagrimas en su rostro. Otra vez había soñado con su progenitor, con ese hombre que la había llevado a aislarse del mundo y hasta de su propia familia.
Casi sin pensarlo, se levanto de su cama y corrió hasta las latas de pintura que había sobre lo que antes supo ser un escritorio.
Su cuarto había cambiado, y mucho. Las paredes ya no eran rosas, grande manchas de colores las cubrían dejándole a Coraline un recordatorio de todos su ataques de nervios, pero sobre todo, de cada pesadilla donde Norbert se hacia presente.
El único mobiliario que había en la habitación era la cama, un pequeño ropero, y el escritorio… tapado por potes de pintura, pinceles y las demás cosa que ella utilizaba a diario para plasmar su arte.
Cora tomo un pincel entre sus manos y lo unto en la pintura negra, para luego llevarlo hacia la pared mas cercana y perderse en cada trazo que iba dando a medida que una nueva figura se formaba. Se sentía sucia, desesperada… adolorida, al igual que todas esas noche en la que se enfrentaba a su padre.
Las lagrimas no dejaban de caer por sus mejillas a medida que avanzaba dejando rastros de su horrible pesadilla. Su mano viajaba por la pared que utilizaba como lienzo y a medida que de pintaba sentía como su peso se alivianaba y volvía a ser la misma Coraline… o lo que quedaba de ella.
La castaña se sobre salto al sentir un ruido seco en la puerta. Dejo caer el pincel volviendo a la realidad. Su madre la estaba llamando.

-Coraline… Ya es tarde. Debes estar a las nueve en el negocio… ¡Te quedan quince minutos!-grito Susan desde el otro lado de la puerta. Rápidamente Cora se limpio las lagrimas que humedecían sus mejillas y comenzó a juntar sus cosas para prepararse para su trabajo.
Louis Tomlinson había sido muy generoso en dejarla trabajar en su tienda de música. Casi la mitad de la cuidad la había rechazado solo por conocer su historia, sin mencionar sus antecedentes en la Clínica Psiquiátrica de New Porland. Coraline estaría eternamente agradecida con el.
Giro sobre sus talones y camino hacia su pequeño armario donde guardaba las pocas prendas que se había comprado después de salir de ese horrible lugar donde solo usaba batas y camisones blancos.  
Corrió los cuadros que obstruían el paso, deteniéndose a observarlos atentamente. Ninguno de ellos le gustaban. Aun no había alcanzado la perfección. Coraline sabia que aun le faltaba algo.
La simetría del rostro estaba perfecta al igual que el tono de piel. El cabello alborotado, pero a su vez refinado y profesional eran del color exacto, lo sabia. Pero los ojos… Aun no había conseguido encontrar ese color azul… Ese que solo se encuentra entre el limite de una tormenta y el arco iris. Esos ojos aun no eran nada parecidos a los de el.  

-¡Apúrate Coraline!-volvió a gritar su madre, esta vez desde la planta baja.

-Enseguida bajo-se limito de decir ella dejando de lado los cuadros.
Se puso una remera blanca y una camisa a cuadros junto con un par de jeans negro y algo desgastados. Acomodo un poco su cabello y se cepillo los dientes para luego bajar corriendo las escaleras para buscar sus converse negras que su madre había puesto a lavar.
Una vez lista, salio al patio trasero en busca de su vieja bicicleta que se madre le había comprado para que pudiera trasladarse hacia su trabajo.
Amaba sentir el sol sobre su rostro o como el viento jugaba con su cabello. Eso la hacia sentir viva, y que todavía había una esperanza.
Llego en un abrir y cerrar de ojos hasta Tomlinson’s, el negocio de música donde trabajaba y donde estaba su único y mejor amigo. Encadeno la bicicleta a uno de los árboles que estaban afuera del local y saludo desde afuera a su amigo que comenzaba a levantar la persiana de la ventana.
Soltó un largo y pesado suspiro levantando la mirada hacia el enorme edificio que estaba en frente donde asistía semanalmente a sus sesiones con Niall, su psicólogo… y salvador. Sonrío al darse cuenta que solo le quedaban dos días para volverlo a ver. A pesar que se aburría demasiado en ese lugar, el simple hecho de que el estuviese ahí escuchándola, le hacia bien.

-¡No piensas entrar?-dijo Louis abriéndole la puerta.

-En un segundo-le contesto ella terminando de asegurar su bicicleta.

-Este será un gran día-exclamo su amigo mientra acomodaba un par de cajas que obstruían el paso. El local no era muy gran, pero Louis se había encargado que luciera lo suficientemente bien para atraer a los clientes.

-¿Por qué lo dices?-pregunto Coraline colocándose la ridícula gorra que Louis le hacia usar como uniforme.

-Por que estamos en temporada de verano. Todos los chicos están de vacaciones y no tendrán nada que hacer mas que venir a comprar un par de discos…-explico el chico sonriente.

-Oh-soltó Coraline sin darle mucha importancia a sus palabras. Louis podía ser su amigo, pero muchas veces era mas inmaduro que ella misma.-Yo que pensaba no esforzarme tanto-comento haciendo reír al castaño.

-Pues… No tendrás suerte hoy… ¡Mira, ya llego el primer cliente!-soltó irónico dándole un empujoncito para que se acercara a la chica rubia que acaba de entrar. Coraline soltó un bufido y de mala gana camino hacia ella.

-¿En que te puedo ayudar?-pregunto la chica haciendo el intento de su mejor sonrisa.

-Estaba buscando el nuevo disco de Coldplay… No es para, se lo quiero regalar a alguien muy importante para mi, así que estoy desesperada… De verdad necesito encontrarlo…-dijo la rubia rápidamente y con una voz un tanto chillona para Coraline.

-Claro… Podrás encontrarlo en la sección de 12. Creo que llego un pedido el otro día-dijo Coraline de la mejor manera posible. Esa chica le producía nauseas.
Observo como la rubia contorneo sus cadera hacia el lugar atenta a cada numero que tenían escritos los estantes llenos de discos, hasta que finalmente llego. Paso el dedo entre ellos buscando el indicado y cuando lo encontró soltó un pequeño grito de victoria. Camino de vuelta hacia Coraline que se encontraba detrás de un pequeño mostrador y le sonrío con gratitud.

-Lo encontré-dijo feliz.

-Que bueno.. ¿Vas a llegarlo?-pregunto la castaña.

-Por supuesto que si no sabes hace cuanto lo estoy buscando…-

-Son veinte dólares- la interrumpió Coraline tecleando un par de números en la caja registradora. La rubia saco de su fina billetera el dinero y se lo dio a Coraline. La castaña lo acepto y luego metió el CD en una bolsa roja con el logo del lugar, para luego dárselo a ella. Quería deshacerse de ella lo mas rápido posible. Hasta su perfume la empalagaba.

-Gracias y que tengas un buen día, Coraline- dijo ella agarrando el paquete.
¿Quién era esa mujer, y como la conocía?, se pregunto la castaña observando atentamente como se marchaba del negocio moviendo sus caderas al copas de sus tacones negros.
Lo único que sabia era que no le agradaba, para nada.  

Prologo. NC.:
By 'Mily.♡

Prologo


El doctor Joseph Robertson, psicólogo reconocido, se encontraba devastado. Su hijo, su pequeño y único hijo.  
¿Qué iban a pensar de el ahora? Si no había sido capaz de rescatar a sus propio hijo ¿Cómo iba a poder rescatar a sus pacientes?
Se dejo caer en el sillón de cuero negro de la biblioteca, que también utilizaba como escritorio, con un vaso de whisky, a medio tomar, descansando en su mano.
Había pasado dos años desde que su hijo había entrado en el vicio de las drogas, y el, como padre y profesional se había encargado de devolverlo a la vida.
Lo llevo a los mejores especialistas, a las mejores instituciones. Pago terapias carísimas, y hasta el mismo intervino, todo por salvarlo.
Pensó que lo había hecho, que lo había logrado. Hasta hace un mes atrás…
Su hijo nunca había abandonado esa vida, el seguía no solo consumiendo, sino también cometiendo delitos para conseguir un par de píldoras.
A sus veintiún años había sido condenado a ocho años de prisión, luego que la policía lo arrestara por comenzar una pelea callejera, que termino sacando al descubierto la verdadera identidad de Matthew Robertson, su hijo.
Joseph se encontraba tan ensimismado en su pensamiento que no se percato de la presencia de su esposa en la habitación.
Molly lo miraba con el ceño fruncido apoyada en el lumbral de la puerta. Su esposo había estado así desde que la sentencia de su hijo, y la mujer no lo lograba entender.

-Dijiste que lo volverías a tomar, Joseph…-le reprocho su esposa. El hombre, cansado de su actitud, dejo el vaso sobre la pequeña mesita ratona que tenia enfrente.

-¿Y que quieres que haga? ¿Quieres que haga como si nada hubiese pasado? ¿Quieres que actúe como vos?-pregunto Joseph con exasperación.

-Yo no actúo como si nada hubiese pasado… También es mi hijo-respondió la mujer.

-Pues… No parece-
-Es lo mejor, Joseph…-

-¿Lo mejor? ¡Ahí adentro lo van a tratar de la peor manera! ¿Cuándo va a abrir los ojos?-soltó el hombre levantándose de golpe. Molly mantenía la misma postura tranquila, mientra el dolor se reflejaba en su rostro.

-Es mejor que lo castiguen ahí adentro antes que lo terminen matando acá afuera… O peor aun, que se muera por una sobredosis-dijo Molly mirando seriamente a su esposo, que parecía desorientado.

-Molly…-

-Ser cocientes de todo lo que perdimos o podemos perder incrementa nuestra ganas de salir adelante, Joe.. Y vos mas que nadie debería saberlo…-se limito a decir.

-¿Que?-

-Que prefiero que este en la cárcel, antes que termine en un cajón muerto Joseph... Es la única manera que tenemos para que el se de cuenta de lo que estaba haciendo... ¿No funciona así en la psicología? Es como hacer terapia...-dijo la mujer. El doctor Robertson miro sorprendió a su esposa. Nunca, en sus veinte años de casados, ella se había metido con su profesión o había hecho algún comentario que se le relacionara.... y aunque le costase admitirlo, tenia razón.
Sus palabras eran tan sabias que sintió admiración por ella. El, el psicólogo reconocido, no había sido capaz de entenderlo hasta ahora... O quizás su dolor lo había impedido.

-Como una terapia-repitió, caminando hacia su esposa que lo miraba como si fuera un loco. El hombre la tomo pos la cintura y le planto un apasionado beso en los labios-Eres un genio, ¿Lo sabias?-soltó, liberándola de sus brazos para luego caminar hasta su escritorio y sentarse tras el mismo en su silla de cuero.

-¿Acaso te volviste loco Joseph?-pregunto Molly sorprendida. Su esposo levanto la mirada y negó con la cabeza para luego volver a su tarea. Había comenzado a escribir teorías que podrían servirle como argumentos cuando lo presentara ante el Ministerio.-La comida estará en una hora-se limito a decir su esposa, aun sin entender que le pasaba. Salio de la habitación, dejándolo solo con sus pensamientos.

-Como una terapia-volvió a repetir.
Su objetivo en cada una de sus terapias era justamente esa: Hacerles ver a sus pacientes cual era su error, o hacia donde debían dirigirse. Eso debía hacer ahora.
No ganaría nada quedándose de brazos cruzados durante ocho largos años, tampoco podrida revertir el hecho de que su hijo se encontrara preso. Quizás podría hacer otra cosa... Ayudar.
Si era capaz de salvar a los adolescentes descarrilados que estaban tirando sus vidas a la basura, seria capaz de perdonarse a si mismo por no haber podido salvar a su propio hijo. Les demostraría que la vida no era como ellos creían.
La droga, el alcohol, y la violencia no eran el camino. Y la única forma era haciéndolos caer. Porque después de todo, uno nunca sabe lo que tiene, hasta que lo pierde.

-Buenas noches Peter, tengo algo importante que decirte...-dijo Joseph luego de haber marcado el numero de su amigo y colega. La terapia de shock seria su próximo experimento.

[/color]
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Chicas Tumblr | NC | ¡Audiciones Cerradas! R E S U L T A D O S

Mensaje por Invitado el Miér 30 Oct 2013, 11:15 am

Priscilla.- escribió:
Jamie Bower | Freya Mavor.


Bibliotecaria • Youtuber • Niall sufre trastornos de ansiedad generalizada.  

Me haces bien:
 
Prologo


“Un esquizofrénico es una persona que ya tiene una tendencia natural para ausentarse de este mundo, hasta que un hecho-grave o superficial, dependiendo de cada caso hace que  cree una realidad solo para el. El caso puede evolucionar hasta un punto en que el paciente te ausenta totalmente de la realidad, que llamamos catatota, o por el contrario puede ir mejorando y permitir que el paciente trabaje y desarrolle una vida prácticamente normal. Depende tan solo de un factor: el ambiente. ”- Verónica decide morir, Pablo Coelho.

“Veinticinco, veinticuatro, veintitrés, veintidós, veintiuno, veinte…”. La castaña contaba los minutos para marcharse de ese horrible lugar. Había pasado tres años de su vida concurriendo a esas monótonas sesiones con su psicólogo en aquella oficina gris que solo contaba con un gran ventanal, dos amplios sillones negros y una biblioteca repleta de libros, algo viejos y polvorientos.
Estaba aburrida. Nunca había logrado entender como el joven de no mas de veintiocho años podía llevar una vida tan organizada y meticulosamente planeada.
Se podía identificar que era un hombre estructurado de familia adinerada, seguramente casado, y con uno o dos hijos. Su psicólogo no era la persona mas divertida del mundo, al igual que sus sesiones no eran tan gratas como las de la Doctora Smith, su psiquiatra.
Pero la había ayudado, ese hombre que estaba sentado frente a ella, observándola, con una mano sobre su pierna, sujetando un anotador y una lapicera, y la otra alrededor de su barbilla, con su dedo índice cruzándole los labios, la había ayudado.

-Aun faltan un par de minutos Coraline… Entiendo que consideres que ya estas curada, es una patología muy común… Pero tu madre…-

-Mi madre cree que aun es conveniente que asista para afinar asperezas-lo interrumpió la castaña con voz suave y algo pausada- Se cual es su opinión, ella misma se encarga de dejarme bien en claro que mi locura ha afectado su vida hasta el punto de llegar a corromper su matrimonio, con mi padre…-continuo, fijando su vista en algún punto indeterminado en la pared.

-Ya hemos hablado acerca de eso Cora-dijo su psicólogo.- Creí que habíamos dejado en claro que lo que te paso debe quedar en el pasado…  Ni tu ni nadie podrá remediarlo-

-Lo se.-susurro Coraline mordiéndose el labio inferior para seguir conectada con esa realidad que todo el mundo compartía, pero que para ella solo era un pasatiempo, luego de su sesión, probablemente volvería a su realidad, esa donde se sentía segura.-Pero mi madre se encarga de recordármelo todos los días, ¿Usted no puede hablar con ella?-pregunto.

-¿Y que quieres que le diga, Cora?-pregunto el psicólogo escribiendo rápidamente cada palabra que salía por la boca de la castaña junto con alguna que otra observación que luego lo ayudarían a analizar su progreso.
Si algo estaba seguro era que su comportamiento era influenciado, en gran parte, por su madre.
Susan, no era no persona mal. Simplemente no había podido perdonar a su hija por cosas que, como bien sabia, no había hecho intencionalmente. Pero la odio y el rencor que sintió en ese momento la cegó, desquitándose con Coraline.

-No lo se… Que ya me ha dado el alta-respondió Coraline haciendo una mueca que bien podía interpretarse como sonrisa, pero que no lo era del todo, aun se podía ver el dolor detrás de sus ojos.

-No puedo hacer eso… Eres tu la que debe decirle cuando parar.-dijo el, observando como la castaña ponía los ojos en blanco.

-¿A usted le parece fácil?-soltó Coraline sin prestarle atención a la pequeña sonrisa que surcaba los labios de su psicólogo.

-¿Fácil?-repitió el- Debemos primero analizar su significado. Es una palabra muy amplia que debe ser usada con respeto… Depende de quien lo mire sera mas o menos fácil, Cora... Por ejemplo, para algunos amar es fácil, pero hay quienes, pasan su vida buscando a quien amar, a su alma gemela o a un gran amigo con quien compartir momentos y nunca lo consiguen... Y eso, no es por falta de sentimientos o por que no sean seres humanos... Ese "algo" llamado destino lo quiso así... Y ellos no tienen otra opción mas que aceptarlo.... Por eso, fácil, no es la palabra que yo usaría Coraline.-explico el hombre parándose de su asiento para servirse un poco de café que lo esperaba, caliente, sobre una pequeña mesa a la orilla de la puerta de entrada.

-Entonces… ¿Qué palabra usaría?-pregunto la castaña, volviendo a repasar lo minutos que le faltaban para salir corriendo de ese lugar.

-Preparado… Yo me preguntaría si ya estoy preparado-le respondió dando un sorbo a su café.

-¿Estoy preparada para ponerle un limite a mi madre?-dijo ella pensando seriamente en las palabras que el hombro le había dicho- No, no estoy preparada… Aun no.

-¿Entonces?-

-¿Entonces, que?-

-Entonces por que sigues quejándote de tus secciones semanales conmigo, si aun no eres capaz de enfrentar a tu propia madre…-le respondió el, quitándole las palabras de la boca a la castaña, que ya sabia de antemano cual seria su respuesta.
En esos tres años había llegado a analizar al joven hombre mas que a cualquier otra persona. No lo conocía… ¡Por supuesto que no lo conocía!, pero ella podía ver a través de sus ojos azules cuando el estaba alegre o triste, e incluso cual seria el rumbo de su conversación.

-¿Cree usted que seré capaz de encontrar a mi alma gemela?-pregunto la castaña cambiando de tema. Esa pregunta le había quedado rondado en su mente luego que el mencionara la palabra "amor", además, Cora ya estaba cansada del mismo discurso. No quería hablar de su madre, ni de su pasado.

-¿Es fácil para ti el amor?-respondió el psicólogo, aun de pie frente a la puerta. Cora advirtió que esas serian las ultimas palabras que cruzarían por esa semana. El reloj ya había marcado las cuatro en punto y sus sesión acababa de terminar.

-Yo amo a alguien-soltó la castaña, esta vez formando una verdadera sonrisa.

-Afortunada seas Coraline, no hay nada mas saludable en esta vida que al amor…-

-¿Pero usted cree que alguien pueda llegar a amarme? Soy una esquizofrenia en pleno proceso de rehabilitación… Es casi imposible-hablo Cora, recordando las palabras que su madre le había dicho en mas de una ocasión sobre amar y ser amada.

-Cualquier ser en este mundo que posea sentimiento es libre de amar Coraline… Y ya te he dicho que no me trates de usted, me haces sentir viejo, y solo tengo seis años mas que vos…-dijo el joven, revisando su reloj pulsera para asegurarse que aun le quedaban un par de minutos para llegar a la importante reunión planificada por su prometida desde, hacia ya, un mes.

-Lo siento, Niall. No volverá a pasar, lo prometo-dijo la castaña, poniéndose de pie para despedirse de su psicólogo hasta la siguiente semana.
El joven, rubio y de grandes ojos azules del color del cielo luego de una tormenta, le abrió la puerta a su ultima paciente. Coraline, la joven que había llegado hasta su consultorio un frió día de invierno, inmersa en su propia realidad intentando salir adelante luego de su traumática experiencia.
"Ayuda", fue lo primero que escucho salir de sus labios, y automáticamente, Niall Horan entendió que ella lo necesitaba.  

Me haces bien:
 
Capitulo 1


Deje mi alma presa en el pasado, mientras mi cuerpo vaga en este presente incierto en busca de un futuro mejor.


El frío viento de esa noche de verano entraba por la habitación de la pequeña Coraline interrumpiendo sus sueños.
Se sentía indefensa en ese gran cuarto de paredes rosas, cama con dosel, y millones de juguetes que su madre le compraba a diario para hacerla sentir mejor.
Pero lo que nadie entendía, era que la pequeña solo necesitaba el amor de su padre. Solo eso.
Como la noche anterior, la anterior a esa, y todas las noches desde hacia ya un año, su padres discutían en la planta baja, inconscientes de que su hija de apenas doce años los estaba escuchando, culpándose a si misma por ser la causante de todas sus discusiones.
“Eso es lo que dice mi padre”, se repitió una vez mas, cerrando sus ojos mientras se escurría una pequeña lagrima. “Es mi culpa, todo esto es mi culpa”. Presiono sus pequeñas manos sobre sus oídos tratando de callar a su propia mente, pero no tuvo suerte.
Ella tenia la culpa.
Coraline sintió como unos fuertes pasos subían las escaleras y se aproximaban hacia ella.
“Otra vez no”, sollozo la pequeña haciéndose un ovillo para protegerse de lo que iba a suceder.
La puerta blanca se abrió de par en par dejando ver a su progenitor. A su maldito y borracho progenitor.  

-Déjala  Norbert, te lo pido por favor… ¡Déjala!-grito su madre detrás de el mientras hacia fuerza para detener al hombre de casi cuarenta años.

-No te metas en esto, Susan-logro articular el hombre mirando a la  niña que se hacia mas y mas pequeña sobre su cama.

-Norbert, ¡es tu hija!-insistió la mujer intentado detenerlo. El hombre giro sobre si mismo tomando entre sus manos el cuello de su esposa. En un rápido y ágil movimiento la mujer colisiono contra la pared del pasillo y callo al suelo casi inconsciente.

-Es mi hija…-susurro entrando a la habitación para luego cerrar la puerta, que tenia detrás de el, con llave. Coraline ahogo un grito ante la acción de su padre. No quería enfrentase a eso nuevamente.

-No papá, no…-dijo casi en un susurro llevando sus rodilla hasta su pecho aun mas. Por mas que quisiera, no podía huir. Ya lo había intentado una vez, y su suerte empeoro aun mas.

-Shhh-la callo el hombre aproximándose hasta su cama- Te prometo que todo va a estar bien.


La castaña despertó agitada en esa gran cama con dosel y con lagrimas en su rostro. Otra vez había soñado con su progenitor, con ese hombre que la había llevado a aislarse del mundo y hasta de su propia familia.
Casi sin pensarlo, se levanto de su cama y corrió hasta las latas de pintura que había sobre lo que antes supo ser un escritorio.
Su cuarto había cambiado, y mucho. Las paredes ya no eran rosas, grande manchas de colores las cubrían dejándole a Coraline un recordatorio de todos su ataques de nervios, pero sobre todo, de cada pesadilla donde Norbert se hacia presente.
El único mobiliario que había en la habitación era la cama, un pequeño ropero, y el escritorio… tapado por potes de pintura, pinceles y las demás cosa que ella utilizaba a diario para plasmar su arte.
Cora tomo un pincel entre sus manos y lo unto en la pintura negra, para luego llevarlo hacia la pared mas cercana y perderse en cada trazo que iba dando a medida que una nueva figura se formaba. Se sentía sucia, desesperada… adolorida, al igual que todas esas noche en la que se enfrentaba a su padre.
Las lagrimas no dejaban de caer por sus mejillas a medida que avanzaba dejando rastros de su horrible pesadilla. Su mano viajaba por la pared que utilizaba como lienzo y a medida que de pintaba sentía como su peso se alivianaba y volvía a ser la misma Coraline… o lo que quedaba de ella.
La castaña se sobre salto al sentir un ruido seco en la puerta. Dejo caer el pincel volviendo a la realidad. Su madre la estaba llamando.

-Coraline… Ya es tarde. Debes estar a las nueve en el negocio… ¡Te quedan quince minutos!-grito Susan desde el otro lado de la puerta. Rápidamente Cora se limpio las lagrimas que humedecían sus mejillas y comenzó a juntar sus cosas para prepararse para su trabajo.
Louis Tomlinson había sido muy generoso en dejarla trabajar en su tienda de música. Casi la mitad de la cuidad la había rechazado solo por conocer su historia, sin mencionar sus antecedentes en la Clínica Psiquiátrica de New Porland. Coraline estaría eternamente agradecida con el.
Giro sobre sus talones y camino hacia su pequeño armario donde guardaba las pocas prendas que se había comprado después de salir de ese horrible lugar donde solo usaba batas y camisones blancos.  
Corrió los cuadros que obstruían el paso, deteniéndose a observarlos atentamente. Ninguno de ellos le gustaban. Aun no había alcanzado la perfección. Coraline sabia que aun le faltaba algo.
La simetría del rostro estaba perfecta al igual que el tono de piel. El cabello alborotado, pero a su vez refinado y profesional eran del color exacto, lo sabia. Pero los ojos… Aun no había conseguido encontrar ese color azul… Ese que solo se encuentra entre el limite de una tormenta y el arco iris. Esos ojos aun no eran nada parecidos a los de el.  

-¡Apúrate Coraline!-volvió a gritar su madre, esta vez desde la planta baja.

-Enseguida bajo-se limito de decir ella dejando de lado los cuadros.
Se puso una remera blanca y una camisa a cuadros junto con un par de jeans negro y algo desgastados. Acomodo un poco su cabello y se cepillo los dientes para luego bajar corriendo las escaleras para buscar sus converse negras que su madre había puesto a lavar.
Una vez lista, salio al patio trasero en busca de su vieja bicicleta que se madre le había comprado para que pudiera trasladarse hacia su trabajo.
Amaba sentir el sol sobre su rostro o como el viento jugaba con su cabello. Eso la hacia sentir viva, y que todavía había una esperanza.
Llego en un abrir y cerrar de ojos hasta Tomlinson’s, el negocio de música donde trabajaba y donde estaba su único y mejor amigo. Encadeno la bicicleta a uno de los árboles que estaban afuera del local y saludo desde afuera a su amigo que comenzaba a levantar la persiana de la ventana.
Soltó un largo y pesado suspiro levantando la mirada hacia el enorme edificio que estaba en frente donde asistía semanalmente a sus sesiones con Niall, su psicólogo… y salvador. Sonrío al darse cuenta que solo le quedaban dos días para volverlo a ver. A pesar que se aburría demasiado en ese lugar, el simple hecho de que el estuviese ahí escuchándola, le hacia bien.

-¡No piensas entrar?-dijo Louis abriéndole la puerta.

-En un segundo-le contesto ella terminando de asegurar su bicicleta.

-Este será un gran día-exclamo su amigo mientra acomodaba un par de cajas que obstruían el paso. El local no era muy gran, pero Louis se había encargado que luciera lo suficientemente bien para atraer a los clientes.

-¿Por qué lo dices?-pregunto Coraline colocándose la ridícula gorra que Louis le hacia usar como uniforme.

-Por que estamos en temporada de verano. Todos los chicos están de vacaciones y no tendrán nada que hacer mas que venir a comprar un par de discos…-explico el chico sonriente.

-Oh-soltó Coraline sin darle mucha importancia a sus palabras. Louis podía ser su amigo, pero muchas veces era mas inmaduro que ella misma.-Yo que pensaba no esforzarme tanto-comento haciendo reír al castaño.

-Pues… No tendrás suerte hoy… ¡Mira, ya llego el primer cliente!-soltó irónico dándole un empujoncito para que se acercara a la chica rubia que acaba de entrar. Coraline soltó un bufido y de mala gana camino hacia ella.

-¿En que te puedo ayudar?-pregunto la chica haciendo el intento de su mejor sonrisa.

-Estaba buscando el nuevo disco de Coldplay… No es para, se lo quiero regalar a alguien muy importante para mi, así que estoy desesperada… De verdad necesito encontrarlo…-dijo la rubia rápidamente y con una voz un tanto chillona para Coraline.

-Claro… Podrás encontrarlo en la sección de 12. Creo que llego un pedido el otro día-dijo Coraline de la mejor manera posible. Esa chica le producía nauseas.
Observo como la rubia contorneo sus cadera hacia el lugar atenta a cada numero que tenían escritos los estantes llenos de discos, hasta que finalmente llego. Paso el dedo entre ellos buscando el indicado y cuando lo encontró soltó un pequeño grito de victoria. Camino de vuelta hacia Coraline que se encontraba detrás de un pequeño mostrador y le sonrío con gratitud.

-Lo encontré-dijo feliz.

-Que bueno.. ¿Vas a llegarlo?-pregunto la castaña.

-Por supuesto que si no sabes hace cuanto lo estoy buscando…-

-Son veinte dólares- la interrumpió Coraline tecleando un par de números en la caja registradora. La rubia saco de su fina billetera el dinero y se lo dio a Coraline. La castaña lo acepto y luego metió el CD en una bolsa roja con el logo del lugar, para luego dárselo a ella. Quería deshacerse de ella lo mas rápido posible. Hasta su perfume la empalagaba.

-Gracias y que tengas un buen día, Coraline- dijo ella agarrando el paquete.
¿Quién era esa mujer, y como la conocía?, se pregunto la castaña observando atentamente como se marchaba del negocio moviendo sus caderas al copas de sus tacones negros.
Lo único que sabia era que no le agradaba, para nada.  

Prologo. NC.:
By 'Mily.♡

Prologo


El doctor Joseph Robertson, psicólogo reconocido, se encontraba devastado. Su hijo, su pequeño y único hijo.  
¿Qué iban a pensar de el ahora? Si no había sido capaz de rescatar a sus propio hijo ¿Cómo iba a poder rescatar a sus pacientes?
Se dejo caer en el sillón de cuero negro de la biblioteca, que también utilizaba como escritorio, con un vaso de whisky, a medio tomar, descansando en su mano.
Había pasado dos años desde que su hijo había entrado en el vicio de las drogas, y el, como padre y profesional se había encargado de devolverlo a la vida.
Lo llevo a los mejores especialistas, a las mejores instituciones. Pago terapias carísimas, y hasta el mismo intervino, todo por salvarlo.
Pensó que lo había hecho, que lo había logrado. Hasta hace un mes atrás…
Su hijo nunca había abandonado esa vida, el seguía no solo consumiendo, sino también cometiendo delitos para conseguir un par de píldoras.
A sus veintiún años había sido condenado a ocho años de prisión, luego que la policía lo arrestara por comenzar una pelea callejera, que termino sacando al descubierto la verdadera identidad de Matthew Robertson, su hijo.
Joseph se encontraba tan ensimismado en su pensamiento que no se percato de la presencia de su esposa en la habitación.
Molly lo miraba con el ceño fruncido apoyada en el lumbral de la puerta. Su esposo había estado así desde que la sentencia de su hijo, y la mujer no lo lograba entender.

-Dijiste que lo volverías a tomar, Joseph…-le reprocho su esposa. El hombre, cansado de su actitud, dejo el vaso sobre la pequeña mesita ratona que tenia enfrente.

-¿Y que quieres que haga? ¿Quieres que haga como si nada hubiese pasado? ¿Quieres que actúe como vos?-pregunto Joseph con exasperación.

-Yo no actúo como si nada hubiese pasado… También es mi hijo-respondió la mujer.

-Pues… No parece-
-Es lo mejor, Joseph…-

-¿Lo mejor? ¡Ahí adentro lo van a tratar de la peor manera! ¿Cuándo va a abrir los ojos?-soltó el hombre levantándose de golpe. Molly mantenía la misma postura tranquila, mientra el dolor se reflejaba en su rostro.

-Es mejor que lo castiguen ahí adentro antes que lo terminen matando acá afuera… O peor aun, que se muera por una sobredosis-dijo Molly mirando seriamente a su esposo, que parecía desorientado.

-Molly…-

-Ser cocientes de todo lo que perdimos o podemos perder incrementa nuestra ganas de salir adelante, Joe.. Y vos mas que nadie debería saberlo…-se limito a decir.

-¿Que?-

-Que prefiero que este en la cárcel, antes que termine en un cajón muerto Joseph... Es la única manera que tenemos para que el se de cuenta de lo que estaba haciendo... ¿No funciona así en la psicología? Es como hacer terapia...-dijo la mujer. El doctor Robertson miro sorprendió a su esposa. Nunca, en sus veinte años de casados, ella se había metido con su profesión o había hecho algún comentario que se le relacionara.... y aunque le costase admitirlo, tenia razón.
Sus palabras eran tan sabias que sintió admiración por ella. El, el psicólogo reconocido, no había sido capaz de entenderlo hasta ahora... O quizás su dolor lo había impedido.

-Como una terapia-repitió, caminando hacia su esposa que lo miraba como si fuera un loco. El hombre la tomo pos la cintura y le planto un apasionado beso en los labios-Eres un genio, ¿Lo sabias?-soltó, liberándola de sus brazos para luego caminar hasta su escritorio y sentarse tras el mismo en su silla de cuero.

-¿Acaso te volviste loco Joseph?-pregunto Molly sorprendida. Su esposo levanto la mirada y negó con la cabeza para luego volver a su tarea. Había comenzado a escribir teorías que podrían servirle como argumentos cuando lo presentara ante el Ministerio.-La comida estará en una hora-se limito a decir su esposa, aun sin entender que le pasaba. Salio de la habitación, dejándolo solo con sus pensamientos.

-Como una terapia-volvió a repetir.
Su objetivo en cada una de sus terapias era justamente esa: Hacerles ver a sus pacientes cual era su error, o hacia donde debían dirigirse. Eso debía hacer ahora.
No ganaría nada quedándose de brazos cruzados durante ocho largos años, tampoco podrida revertir el hecho de que su hijo se encontrara preso. Quizás podría hacer otra cosa... Ayudar.
Si era capaz de salvar a los adolescentes descarrilados que estaban tirando sus vidas a la basura, seria capaz de perdonarse a si mismo por no haber podido salvar a su propio hijo. Les demostraría que la vida no era como ellos creían.
La droga, el alcohol, y la violencia no eran el camino. Y la única forma era haciéndolos caer. Porque después de todo, uno nunca sabe lo que tiene, hasta que lo pierde.

-Buenas noches Peter, tengo algo importante que decirte...-dijo Joseph luego de haber marcado el numero de su amigo y colega. La terapia de shock seria su próximo experimento.

[/color]
Ficha super Aceptada

Me meeeo estas en un NC mía :imdead: nunca lo pensé D: me gusta mucho tu fichita, vas por el rubio nunguna novedad ¡felicidades!
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Chicas Tumblr | NC | ¡Audiciones Cerradas! R E S U L T A D O S

Mensaje por Yumiko el Miér 30 Oct 2013, 2:07 pm

Hola, me llamo Guillermina, pero dime Guille o Nina, tengo 17 años y vivo en Argentina. Sinceramente y con una mano en el corazón me he dicho mil y una vez Guillermina debes dejar de audicionar en NC's, ya deja de molestar a las personas y ahora es cuando encuentro una sexy firma, entro y ¡Bam! una increíble audición para una sexy colectiva abierta. Bueno ya que ame tu idea debo audicionar, así que lo haré.
Besos!
"I'm don't perfect":
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Chicas Tumblr | NC | ¡Audiciones Cerradas! R E S U L T A D O S

Mensaje por demons. el Miér 30 Oct 2013, 5:40 pm

May aceptará las demás
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Chicas Tumblr | NC | ¡Audiciones Cerradas! R E S U L T A D O S

Mensaje por Invitado el Miér 30 Oct 2013, 5:44 pm

GreenSky♥ escribió:May aceptará las demás
Si porque me iré a ver videos de españoles
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Chicas Tumblr | NC | ¡Audiciones Cerradas! R E S U L T A D O S

Mensaje por demons. el Miér 30 Oct 2013, 6:01 pm

Laura0318 escribió:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Laura conoce a Rihanna y Katy perry

Trabaja de secretaria • youtuber • Jack sufre de Trastorno obsesivo-compulsivo



Mi capitulo :

the dreams come true


Caminaba por las frías calles de Londres, mi destino el Regent’s Park, donde seria el punto de encuentro con mi mejor amiga Emily, la conozco desde que nací, ella es de tez pálida como la nieve, alta, de buen cuerpo, tiene el cabello rubio, largo y rizado hasta la cintura, ojos azules, a la vista de todos muy hermosa.
siempre estamos juntas en las buenas y en las malas, cuando Emily y yo teníamos 11 años, prometimos encaparnos a Inglaterra, ya que nuestros padres eran unos mafiosos que le robaban a las personas, y siempre querían controlarnos hasta tenían en mente casarnos con desconocidos, desde que ella cumplió 18 al igual que yo, nos escapamos a Inglaterra, ahora tenemos un departamento que la mayor parte la pague yo, pero eso no importa, lo importante es que estamos bien.
Desde lejos divise a Emily, con su celular distraída como siempre, ella estaba vestida Así.
-Emi {dije abrazándola}
-Amiga, te extrañe {dijo Emily devolviéndome el abrazo}
-Yo también, y dime, como te fue en tu viaje? {dije Sonriente, Emily se había ido a Francia con su novio Jake}
-Me fue de lo mejor {dijo Emily sonriendo} y lo mejor amiga, fue {dijo, para luego pausar de una forma rara}
-Dime!!!!! {dije haciendo pucherito}
-ME PIDIO MATRIMONIO {Dijo Emily para luego saltar como loca, al igual que yo}
-En donde te pidió la mano? {dije todavía saltando}
-En la torre Eiffel {dijo Emily, con los ojitos brillosos}
-Que romántico, ojala que un día me pase lo mismo {dije poniéndome soñadora}
-Amiga, tu no te vas a quedar por siempre sola, un día va a llegar tu príncipe azul {dijo Emily para luego abrazarme}
-Amiga, voy a estar Forever alone, pero bueno, uno nunca sabe {dije sonriendo}
-Así, se habla amiga {dijo Emily}
-Bueno vamos a dejar de las cursilerías, cuando vas a comprar el vestido de boda? {dije demasiada ansiosa}
-No se {dijo Emily confundida}
-Y si lo compramos hoy?!!!!! {dije sonriendo}
-Okis, vamos que después se llenan las tiendas {dijo para luego dirigirse al auto de ella, seguida por mi, en el camino hacia new bond Street, charlábamos de cómo iba hacer el arreglo de la boda, y cosas así, llegamos a new bond Street, nos bajamos del auto, e ingresamos al mejor sitio en donde vendían trajes de boda en todo Londres, estábamos viendo los vestidos, hasta que mi celular me saco de mis pensamientos, conteste, y era Matt mi mejor amigo.

===Llamada telefónica===
-Hola, Matt {dije yo}
-Hola enana {dijo el de forma divertida}
-Como estas? {dije yo}
-Bien y tu? {dijo el preguntándome}
-Bien gigante {dije, sonriendo divertida}
-Te tengo una noticia {dijo el}
-Dime porfis {dije}
-Ok, me voy de viaje a New york!!!! {dijo el feliz}
-Que bien amigo, te felicito!!! {dije sonriendo}
-Y lo mejor de todo {dijo el}
-Cual es la mejor cosa?
-Que si quieres puedes venir conmigo {dijo el en la línea, me imagino que debe estar sonriendo}
-CLARO QUE VOY A IR CONTIGO {dije saltando, todas las personas que caminaban en la calle me veían demasiado raro, pero a mi no me interesaba lo que pensaban de mi}
-Ok, el viaje es el Martes, te aviso cuando tenga todo los papeles arreglados {dijo el}
-Ok, bye {dije yo}
-Bye {dijo el para luego cerrar la llamada al igual que yo}
===Fin de llamada telefónica===

I'M DON'T PERFECT:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Ficha Aceptada


Me gustó mucho tu ficha<3 idk, usaste a la Benson y el gif de alguien fumando es de la kaya *-* la kaya es de la leils xd
ahque, estás participando, suerte<3
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Chicas Tumblr | NC | ¡Audiciones Cerradas! R E S U L T A D O S

Mensaje por demons. el Miér 30 Oct 2013, 6:11 pm

Krissell escribió:Hola, me llamo Guillermina, pero dime Guille o Nina, tengo 17 años y vivo en Argentina. Sinceramente y con una mano en el corazón me he dicho mil y una vez Guillermina debes dejar de audicionar en NC's, ya deja de molestar a las personas y ahora es cuando encuentro una sexy firma, entro y ¡Bam! una increíble audición para una sexy colectiva abierta. Bueno ya que ame tu idea debo audicionar, así que lo haré.
Besos!
"I'm don't perfect":
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Guille<3
Vos y tu personalidad contradictoria
idk, esperamos tu coso<3
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Chicas Tumblr | NC | ¡Audiciones Cerradas! R E S U L T A D O S

Mensaje por Yumiko el Miér 30 Oct 2013, 6:20 pm

GreenSky♥ escribió:
Krissell escribió:Hola, me llamo Guillermina, pero dime Guille o Nina, tengo 17 años y vivo en Argentina. Sinceramente y con una mano en el corazón me he dicho mil y una vez Guillermina debes dejar de audicionar en NC's, ya deja de molestar a las personas y ahora es cuando encuentro una sexy firma, entro y ¡Bam! una increíble audición para una sexy colectiva abierta. Bueno ya que ame tu idea debo audicionar, así que lo haré.
Besos!
"I'm don't perfect":
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Guille<3
Vos y tu personalidad contradictoria
idk, esperamos tu coso<3
May <3 
jeje lo se, es que debo dejar de participar en tantas colectivas, pero es que las granades ideas me pueden  
jeje bueno mañana les dejo mi ficha.
Besitos!
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Chicas Tumblr | NC | ¡Audiciones Cerradas! R E S U L T A D O S

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.