O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Just, I´m Crazy {Pvt
Hoy a las 12:01 pm por Rebel

» ¿Es posible el amor? Draco y tú
Hoy a las 9:47 am por Butterfly199225

» «Go back to Uk» [Harry S.]
Hoy a las 4:18 am por Butterfly199225

» fallen angels [muro]
Ayer a las 11:41 pm por jackson.

» The Selection
Ayer a las 10:37 pm por Asclepio.

» bitter battlefield.{muro interactivo.
Ayer a las 7:53 pm por blackstairs

» Coffee at morning
Ayer a las 7:52 pm por peraulata

» bitter battlefield.{fichas/expedientes.
Ayer a las 7:51 pm por blackstairs

» Heroes. (Muro Interactivo)
Ayer a las 5:51 pm por yagmur.

novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ insxne.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

-We are Young|N.C|Audiciones Abiertas

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

-We are Young|N.C|Audiciones Abiertas

Mensaje por Muffin_chocolate el Sáb 26 Oct 2013, 6:04 pm

.We are Young.
Live. Love. Laught

Esta noche somos jóvenes. Hagamos todo el alboroto que podamos, destruyamos el mundo. Quememos el mundo, hasta que sea más brillante que el sol. Vivamos mientras seamos jóvenes; disfruta lo que te queda, ama, ríe, haz todas las estupideces, locuras y cosas que quieras porque solo vives una vez. ¿Acaso cuando seas viejo quieres recordad que tu vida fue aburrida?, ¿O quieres contar todas las aventuras que viviste?

La juventud entre diamantes brilla, cuando eres joven todo es posible, puedes quedarte en casa viendo televisión o disfrutar tu vida. Enfrascarte en un aventura con tus mejores amigos, enamórate y divertirte al máximo, no tiene precio.

Algunos dicen que la suerte está más allá de nuestro control, que no somos dueños de nuestro destino pero yo sé que no es así. Nuestro destino vive dentro de nosotros, solo hay que ser valiente para verlo.

{...}

Un escape de lo aburrido será solo el comienzo de peleas, risas, romances, diversión y de la aventura de sus vidas.
Reglas



-Es colectiva.
-Son audiciones, no se reserva.
-Sé que esto debe estar muy dicho, pero, el respeto es esencial.
-Busco escritoras, no chicas.
-Si vienes buscando un puesto de extra en la novela, con respeto te digo...¡Get Out of Here!
-No al plagio.
-Al final de tu ficha pon: "Live. Love. Laught" o tu ficha será denegada.
-Buena ortografía, no la pido perfecta pero si buena, si tienen Word úsenlo, se los ruego.
-No puedes usar a Jade Thirwall de representante, ni ir por Louis Tomlinson. They are mine, bitches.
-Solo audicionan por un personaje, please.
-Cerrare las audiciones inesperadamente.
-Si leíste hasta aquí pon un gif de Little Mix, más aparte la frase de arriba.
-Las demás reglas irán dirigidas a las ganadoras.
-Por ultimo como no sé qué decir... ¡DIVIERTANSE!

Packs
Louis Tomlinson||El inmaduro||Savannah Bennett||La que disfruta la vida al máximo.:


-¡Lo primero que madura es lo primero que se pudre!
-¡Solo se vive una vez!


Harry Styles||El coqueto||Libre||La que no le importa lo que digan de ella.:


-¡Oh mierda me caigo! ¡Pero el estilo es primero! ¡Sonríe! ¡Sonríe!
-¡No me interesa, biches!

Liam Payne||El sociable||Libre||La fiestera.:


-¡Hola!
-¡Party Hard!

Niall Horan||El gracioso||Libre||La que piensa mucho las cosas.:


-¡Amo hacer reír a la gente!
-¿Sí o no? ¡Esa es la cuestión!

Zayn Mailk||El divertido||Libre||La chica mala.:




 
-¡Whoo hoo! ¡Esto es absolutamente genial!
-¡Yo hago lo que quiero cuando quiero!

Justin Bieber||Otro inmaduro||Libre||La que solo le importa pasar un buen rato.:


-¡Madurar es para frutas! ¡Yo soy un pan!
-¡Solo vive el momento!

Libre||El optimista||Libre||La responsable.:
-¡Tienes que verle el lado bueno a las cosas!
-¡Eso es demasiado peligroso!

 ¿Cómo audicionar? 
Si quieres audicionar solo tienes que llenar esto:
Nombre completo de personaje| Pack| Pj| One Shoot o Capitulo de tu autoría.(En spoiler)
Abreme:
Hola me llamo Alexandre Savannah pero pueden decirme Ale, Alex o Sawila. Tengo 14 y soy de México. Bueno, esta idea llego mágicamente a mi cabeza escuchando el cover acústico de "We are Young" hecho por mis fantásticas ídolas "Little Mix". Lo último en la sinopsis lo agregue cuando mis primas pequeñas acababan de ver la película de "Valiente", si es de Disney. Ame esa frase del final, me enamoro, es hermosa. Espero que audicionen porque tengo muchas ilusiones con esta idea, Besos.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: -We are Young|N.C|Audiciones Abiertas

Mensaje por Muffin_chocolate el Sáb 26 Oct 2013, 7:34 pm

¿Nadie?

¿Es tan mala la idea?
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: -We are Young|N.C|Audiciones Abiertas

Mensaje por gomi de fresa el Sáb 26 Oct 2013, 7:47 pm

 bueno bancame un rato que escribo mi ficha XD
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: -We are Young|N.C|Audiciones Abiertas

Mensaje por gomi de fresa el Sáb 26 Oct 2013, 7:54 pm

sabes ahora que releo todo...no entiendo algo, cuando pusiste: "One Shoot o Capitulo de tu autoría.(En spoiler)"

y yo estoy como, wah? no entendi, si me podrias explicar, si es algo de inventar, estoy muerta porque mi imaginacion tenia fecha de vencimiento
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: -We are Young|N.C|Audiciones Abiertas

Mensaje por Invitado el Sáb 26 Oct 2013, 8:02 pm

Ivette Floirt Aubriot Briand|El divertido|La chica mala| Shay Mitchell| 

Capitulos:

Los Marginados {n.c}:


Capitulo 001
Encajar no es lo mio y nunca lo sera






Me dolía la cabeza, tenía los ojos hinchados y estaba segura de que mis ojos tenían unas grandes ojeras. Había llorado toda la noche y mi deteriorado aspecto ha sido la consecuencia. La alarma suena fuerte en mis oídos, alzo mi brazo y aplasto el pequeño botón y la alarma deja de sonar.





Mis pies se mueven pesadamente por el piso de mármol pulido de mi habitación. Pongo mis manos en el lavamanos y observo mi rostro en el espejo de mi baño, y no me eh equivocado, tengo los ojos hinchados y unas grandes ojeras bajo mis ojos. Prendo la ducha con agua caliente y me desvisto mientras espero a ver el vapor. Cuando sucede, me adentro a la ducha y me doy la ducha más rápida que puedo, es tarde y necesito llegar rápido a la escuela.





Me envuelvo en una toalla color celeste y salgo del baño con mis pantuflas rosas de conejitos, si, lose, es infantil, pero fue el último regalo que me dio mi madre antes de morir, así que podría decir que es lo último que tengo de ella, y por mas infantil que sean las pantuflas no pienso votarlas nunca.





Me pongo una simple blusa blanca manga corta, unos jeans negros y unas vans rojas. Camino por el pasillo de mi cuarto y paso por el cuarto de mi padre, lo oigo sollozar. Él no lo ha superado, yo tampoco, pero él se lo ha tomado peor que yo; el llora todo el tiempo, solo sale de su cuarto para ir a trabajar y cuando vuelve se encierra en su oficina o en su cuarto. Mi hermano menor ya lo supero, todo es más fácil para él, apenas tiene cinco años dudo que recuerde a mama cuando sea mayor.





Abro la puerta del cuarto de mi hermano y me lo encuentro atando sus pequeños zapatos. Me rio un poco, él ya es todo un hombre, es más independiente que yo cuando tenía esa edad. Camino hacia él, me agacho y comienzo atar sus pequeños zapatos.





-No necesito ayuda- él cruza sus dos pequeños brazos y hace un puchero.





-Todos necesitamos ayuda- término de atar sus zapatos y me levanto a coger su pequeña chaqueta, se la pongo y comienzo a  abotonarla hasta el cuello.





-¿Cómo papa?- mi cuerpo se tensó, lo mire a los ojos y le sonreí.





-Como papa- asentí con mi cabeza. Esa era la razón por la cual admiraba  mi hermano, nunca había visto que un niño afrontara de una forma tan madura una cosa así, el  a sus cinco años, era más maduro que yo a mis diecinueve años.





-Él va a estar bien. Mama me lo dice todo el tiempo- el bajo de la cama y cogió del piso su maleta roja, con dibujitos de animalitos.





-¿Hablas con mama?-  él se viro, se puso la maleta y se sentó junto a mí en el piso.





-Sí, y siempre me dice que tengo que cuidarte- me cogió de la mano y con sus pequeños labios, le dio un beso a mi mano. Observe el reloj de mi otra mano, eran las siete con veinte y si no nos apuramos llegaríamos tarde. Me levante del suelo y lo cargue en mis brazos.





-Se nos hace tarde- camine escaleras abajo con cuidado, de que yo y mi hermano no cayéramos.

-Ya desayune- lo mire con confusión





-¿cómo?-  él me sonrió y se bajó de mis brazos.





-Fácil. Se llama cereal con leche, e insomnio- me reí un poco, él definitivamente nunca dejaba de sorprenderme.





-Bueno, es hora de irnos.





El abrió la puerta de la casa y camino hasta la puerta del carro y espero a que yo la abriera. Cogí el pequeño aparato para abrir las puertas del coche y aplaste uno de los botoncitos.

(***)




-¡Ivv!- vire mi cuerpo al escuchar como alguien gritaba mi nombre a lo largodel pasillo del  High Time School. Era Amelia, mi única amiga en  aquel infierno, ella a diferencia mía podíamos considerarla una chica “popular”, era rubia, sus ojos eran azules, su cuerpo era esbelto y su rostro era hermoso. Tenía a miles de chicos bajo su manga.





-Lia- el apodo Lia se lo había inventado yo, cuando la conocí en mi primer día de clases. La gente suele pensar  que porque Amelia es rubia, es tonta, oxigenada y se acuesta con cualquiera, pero ella era todo lo contrario.

-Como va todo en casa- ella sabía todo sobre lo que ha pasado en mi casa. Ella fue quien me dio su hombro para que llorara por horas y horas y se lo agradezco.





-Más o menos. Luke se lo está tomando mejor que todos- ella me sonríe con ironía, ella sabe que mi hermano es todo un genio para su edad.





-Eso, ya lo tenía previsto





-Eres cruel





-Es la realidad- esa era la razón por la que Amelia era mi amiga, ella era savia a diferencia mía, ella pensaba antes de hacer las cosas, yo no.





El timbre del comienzo de clases.





-Tengo historia





-Biología- las dos hicimos una mueca. A Amelia no le gustaba que estemos en clases separadas, en especial, porque ella sabía que me suelen molestar y ella odiaba eso.

(***)
-¿Qué haces?- mire confundida a mi amiga, pero esta solo me sonrió y se sentó con su bandeja.





-Sentándome con mi mejor amiga en el almuerzo- le dio una mordida a su sándwich de crema de maní y jalea.

-No tienes que dañar tu reputación por mí- ella soltó un bufido, ya habíamos tenido esta conversación antes.





-Al diablo la reputación- ella volvió a dar un gran mordisco a su sándwich. Yo la mire mal, no me gustaba que ella se arriesgara por mí, y ella sabía eso, pero le valía un carajo.





Algo frio recorrió mi espina dorsal, algo frio y húmedo. Gaseosa. Alce mi vista y me encontré con los ojos color miel de mi más profundo enemigo, Liam Payne. Tenía una gran sonrisa sínica, y sus ojos reflejaban asco y repugnancia hacia mi persona. Me levante de golpe, con mis ojos cristalinos, las lágrimas se estaban apoderando de mí, pero yo no iba a llorar aquí, no enfrente de todo el mundo, yo no le mostraría a Liam Payne que soy débil.





Así que hice lo que todo cobarde haría en mi lugar, correr.



Hay un agujero en mi alma, hay un agujero en mi alma, no puedo llenarlo. Hay un agujero en mi alma ¿puedes llenarlo? ¿puedes llenarlo?- Flaws de Bastille
 

Dioses del olimpo|O.S:


 

 

 

La capucha de su campera de color negro estaba sobre su cabeza, moviéndose un poco cada vez que ella daba un paso. Tenía la cabeza gacha y miraba sus pies al caminar para no tropezarse contra alguien; escuchaba las conversaciones de todo el mundo, no le importaba quien fuera, y además tenía el puro derecho, la mayoría de las conversaciones eran críticas hacia ella.

 

 

Se remango la manga de su campera y miro aquella marca en su muñeca derecha, aquella marca que la hacía más especial que todo el mundo en aquel pasillo sala. Toco su marca y segundos después volvió a poner en su lugar la manga, no sin antes vigilar que nadie la haya visto, le harían más imposible la vida si se enteraban que tenía la misma marca que aquellos 5 chicos que tanto odiaba.

 

 

La campana toco, le tocaba sociales y estaba al otro lado del campus <> pensó comenzando a correr, de la forma más normal que podía, pero para ella era casi imposible, los hijos de Zeus tenían aquella característica de atletismo. Ella podía comer tanto como quisiese, pero nunca engordaría.

 

 

-Green, llega tarde- le dijo el profesor con una sonrisa, literalmente, macabra.

 

 

-Lo siento- me disculpe bajando la cabeza. Todas las miradas estaban sobre ella, y ella odia eso.

 

 

-Nerd- dijo un ruloso al fondo de la sala, mientras fingía toser y toda la clase se reía de ella. Suspiro con frustración, quería romperle la tráquea, podía, pero lo tenía prohibido.

 

 

 -¿Qué?- le pregunto un castaño de ojos azules- ¿la nerd está enojada?- le volvió a preguntar el mismo castaño, pero ella, como la persona con buenos modales que es, lo ignoro, a él y a la furia que crecía en su interior.

 

 

Camino a paso rápido hacia su banca, pero algo la detuvo, el sonido de su cuerpo cayendo en el frio suelo de piedra. Alguno de los chicos le habían puesto el pie para que callera; escucho las estruendosas risas de los 5 chicos, y ahí, en aquel momento, fue cuando su paciencia se extinguió. 

 

 

Sus ojos, sus ojos ya no eran los mismos, su anterior color verde ya no estaba, lo había remplazado un color negro, el cual no solo ocupaba su iris, sino todo su ojo en sí. Sus manos aplastaron el suelo, provocando grandes grietas en el suelo el cual temblaba por el movimiento que ella había hecho. Ella se levantó temblando, tenía miedo de lo que estaba a punto de hacer, pero lo necesitaba.

 

 

Sus ojos vagaron por toda el aula, todas las personas la miraba, ellos estaban asustados e incluso algunos estaban temblando. Viro su rostro y le dio una fría mirada a su profesor, una maliciosa sonrisa se avecino por sus labios; su mano se estiro por completo y una fuerte vibración salió de ella, dejando a los restos de su profesor estampados en aquella pizarra. Los gritos de horror se hicieron presentes, pero ella no los dejaría escapar, no hoy. Su mano se volvió a estiras, pero esta vez su mano se dirigió hacia la puerta, esta se cerró de repente de forma brusca, para que después el pestillo dejara cerrada por completo la puerta.

 

 

Esta vez alzo sus dos brazos los cuales sacaron las mismas vibraciones, en la pared se veía la sangre, todos estaban muertos, tal y como ella había soñado tantas veces, en escenarios tan diferentes.

 

 

Viro su rostro de nuevo hacia al frente y dejo tronar su cuello. La excitación se podía ver en sus ojos, tenía a sus 5 presas favoritas en frente suyo, esto era como el paraíso para ella, el paraíso de la venganza. Sus manos se alzaron, alzando también a los cinco jóvenes.

 

 

-En mis 17.000 mil años de vida, nunca tuve que sufrir tanto. 15 años de mi existencia aguantándolos. Eh vivido la primera y segunda guerra mundial ¡dios! ¡Yo provoque la primera guerra mundial!, pero heme aquí, siendo destruida por unos estúpidos mortales- exclamo enojada la joven, apretando cada vez más su mano, formando un puno. Aquello chicos nunca se habían sentidos tan arrepentidos de su comportamiento, y ahora al borde la muerte, querían pedir perdón.

 

 

-No- se escuchó una fuerte voz que hizo vibrar el lugar, pero ya era tarde, su mano se había 


Prologo:


Prologo
Somos un puzzle que no encaja





Hay un momento en nuestras vidas en que todos estamos conectado, lose, suena raro, pero es la verdad. Cuando las vidas están conectadas las cosas suceden sin ayuda si quiera del destino.





Sus espaldas se deslizaron por sus puertas, las lágrimas inundaban sus mejillas y le provocaban un nudo en su garganta. Su mente maquinaba diferentes preguntas ¿Por qué yo? ¿Qué tengo de malo? ¿Por qué no me aceptan? ¿Tan raro soy? Eran algunas de las preguntas que no dejaban de repetirse en su mente, atormentándolos. La puerta sonó.





-¿Estas bien?- la pregunta provenía de padres, madres, primos e incluso uno de los pocos amigos que tenían.





-Si- aquella respuesta, la habían usado tantas veces que hasta ellos podía creerse, pero no era verdad, ellos no estaban bien. Detuvieron su llanto por unos seguros, hasta que escucharon el cansado suspiro de aquellas personas, y los pesados pasos, que daban a entender que ellos ya estaban lejos.







Sus estéreos se prendieron de repente, algunos se sobresaltaron, mientras otros solo se dedicaron a darle una mala mirada a su aparato, pero ninguno de ellos se levanto a apagar aquel estero, simplemente se quedaron sentados, escuchando.





Talk de Coldplay sonaba por los parlantes, la melodiosa voz de Chris Martin los relajaba y los envolvía de nuevo a su triste realidad. Sintieron las lágrimas aproximarse a sus ojos, pero las devolvieron de nuevo, hoy no iban a llorar, de nuevo. Aquella canción decía tanto de su vida, que por un momento sintieron que fue escrita para ellos, pero no era así, ellos no eran los únicos, había más personas como ellos.





Sintieron como un revoltijo en su estómago, como si algo estuviera pasando, pero decidieron no prestarle atención y volvieron su cabeza hacia atrás, mirando fijamente hacia el techo. Pero de algo que no se habían percatado era que aquella canción era diferente, aquella canción se había vuelto un himno, aquella canción era, El Himno de Los Marginados.





Oh hermano no puedo, no puedo ser comprendido. He estado intentando alcanzarte duramente, pero no sé qué hacer. Oh hermano no puedo creer que es verdad, estoy tan asustado sobre el futuro, y quiero hablarte. Oh quiero hablarte- Talk by Coldplay.


Diana {n.c}:


 Capitulo 11 
Paula Smith




Estaba casi ahogada de la risa. Jo estaba haciendo una gran imitación de Nicole, y bueno creo que yo no era la única que se estaba matando de risa, todas las chicas estaban igual que yo. Sentía varias miradas, por lo que disimuladamente vire mi rostro, y me encontré con la mirada de cinco chicos- idiotas- sobre nosotras.





El timbre sonó y todas decidimos pararnos, pero por desgracia, ninguna de las siguientes clases me tocaba con alguna de ellas, tal vez, solo tal vez, esa sea la razón por la que no las allá conocido antes.

(***)
El timbre del final de clases sonó. El alivio recorrió mi cuerpo y una gran sonrisa apareció en mi rostro, este, definitivamente, podía ser catalogado como el mejor día que haya tenido. Fui la última en salir de la sala, pues digamos que nunca me ha gustado estar amontonada con miles de personas en un puerta.





Cuando Salí por las puertas, me encontré raramente con el auto de mi padre y con su chofer, el cual estaba afuera esperándome. Conozco a Martí desde que tengo uso de razón, y el al ser un hombre muy joven-26 años- era como mi hermano mayor.

-Hola Martí- lo salude.





-Hola señorita Smith- me saludo. Intento abrir la puerta del auto, pero yo lo detuve.





-Yo lo hago- le informe. El dudo por medio segundo, pero después me asintió y se alejó para el entrar en el asiento de piloto; creo que él me conocía el suficiente como para saber que yo odio que me traten como lo hacían la mayoría de “empleados”.





-Buenos días, querida- me saludo mi padre. Tenía una gran y falsa sonrisa, él quería algo lo sabía.

-Escúpelo- le pedí cruzándome de brazos. El cerró los ojos por un instante y después dejo escapar un gran suspiro.





T-enemos una cena esta noche. Te quiero lista a las 6:00 pm, ni menos ni más- me ordeno de forma fría, para en segundos volver su vista hacia el teléfono y comenzar a contestar llamadas.

(***)




Alise mi negro y demasiado corto vestido. Me puse un poco de brillo labial, mascara de pestañas y pase el cepillo por mi ondulado cabello. Me mire en el espejo con asombro. Me reí, está definitivamente no parecía yo, incluso podía decir que, me veía bonita.





-Paula baja ahora- escuche el grito apresurado de mi padre desde la planta baja. Cogí mi bolsa de forma apresurada y Salí corriendo escaleras abajo, para encontrarme con la enojada mirada de mi padre, apenas vi sus ojos supe lo que tenía que hacer. Corrí apresurada hacia el auto, abrí la puerta y me trepe en el auto.





Coming home, coming home- cantaba en susurros mientras el auto avanzaba, con mis hermanos jugando videojuegos, mi padre hablando por teléfono y yo, bueno yo estaba cantando.





El auto freno y nos dejó enfrente de una gran mansión, por alguna razón sentía un mal presentimiento, pero como siempre decidí ignorarla. Bajamos todos del auto y nos posicionamos fuera de la puerta, mi padre aplasto el botón del timbre, para segundos después la puerta comenzara a abrirse.





¿Malik?- susurre sorprendida. Una sonrisa sínica se avecino a sus perfectos labios, ¿qué?  ¿Yo acabo de decir eso?, definitivamente hoy no iba a ser un buena noche.





Señor Smith, un gusto tenerlo aquí. Por favor pase- le invito a pasar a mi padre, a mis hermanos  y a mí. Pase a su lado casi corriendo, con la cabeza gacha y disimulando mi profundo nerviosismo. ¿Los padres de Zayn conocían a mi papa? Aun peor ¿Por qué yo no sabía eso?





Jeff es un gusto tenerte aquí- dijo su padre, dijo casi la misma frase que Zayn había dicho. Mi padre le dio la mano al padre y a la madre de Malik, para después posicionar su mano en mi hombro y en el hombro de uno de mis dos hermanos.





Ellos son mis hijos. Ella es paula, y ellos son los gemelos, Christian y Greg- nos presentó señalándonos a cada uno respectivamente. Los tres-mis hermanos y yo- le dimos la mano a todos, excepto yo, estaba completamente decidida a ignorar a Zayn, el no destruiría mi noche, no hoy.





Hija- me llamo mi padre- saluda a Zayn- me casi ordeno con una mirada amenazadora.





Ya nos conocemos- escuche decir a la ronca voz de Zayn a mis espaldas. Vire un poco mi rostro y el me miraba disimuladamente con asco, bien, por lo menos sentíamos odio mutuo.





Bueno- dijo la madre de Zayn, Tricia- Es hora de comer- dijo con una gran sonrisa caminando hacia lo que era el comedor mientras todos la seguíamos, como patitos.

(***)




Los mayores conversaban, mis hermanos conversaban entre si y Zayn y yo, bueno Zayn comía y yo también. De repente se me ocurrió una maravillosa idea.

Padre- le llame interrumpiendo su conversación. El me miro serio, a él no le gustaba que interrumpieran sus conversaciones- Me siento mal, ¿crees que podría irme a casa?- le pregunte fingiendo una cara de malestar.





Oh claro linda. Déjame llamar a Martí- respondió un poco preocupado mientras sacaba su teléfono. Wow, merezco un Oscar, mi padre es un hombre difícil de convencer, o también fingía porque quería que me largara.





Jeef, no. Que Zayn la lleve- le dijo con una sonrisa. Zayn iba a quejarse, pero su padre se anticipó y le dio una mala mirada.





Claro- susurro disgustado levantándose de su silla. Me dio una mirada para que caminara junto a él.

Gracias- le dije entrando en su auto.





No tenía opción- dijo frio prendiendo el motor provocando un fuerte sonido.

Lo sé- le confesé.





Entonces para que preguntas- dijo un poco enojado.





Eres un idiota- masculle enojada.





¡Quién te crees para juzgarme! Tú no sabes quién soy-grito enojado.





Eh vivido toda mi vida con tus insultos, me has criticado, humillado y denigrado, sin siquiera conocerme. Bienvenido al club- le dije abriendo la puerta del carro que aún seguía prendido, por lo que él tuvo que frenar.





¿A dónde vas?- grito desde la ventana del auto.





Vete al diablo- le respondí enojada.


Live. Love. Laught. 
Hola Alex ¿te puedo decir así? que mas puedo decir, eh amado por completo la idea así que vengo a dejarte mi audición. Imagina que este es un gif de Little mix (? idk. Las amo <3 mi girl es Jesy ¡no la toques!
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: -We are Young|N.C|Audiciones Abiertas

Mensaje por Invitado el Sáb 26 Oct 2013, 8:23 pm

Gianina Whitrom|El coqueto|La que no le importa lo que digan de ella|Jesy Nelson
teen idle|n.c:

Cap 07 Narra Claire


Año 2009|Último día de clases|Baile de graduación.
 
Era el día perfecto para ser el último. No encajaba con como yo me lo imaginaba, gris, gris por completo. No porque lo quisiera, sino porque graduarme significaría dejar el secundario para irme a la universidad, y graduarme e ir a la universidad significaba alejarme de Louis, para siempre.
No somos la pareja perfecta, no, ni cerca estamos de eso, pero nos complementamos. Yo soy feliz cuando estoy con él y sé que él es feliz cuando está conmigo.
La puerta sonó y corrí desde la cocina donde estaba terminando con el desayuno, hacia ella para abrirla.
-Buenos días- Dijo sonriente sin esperar respuesta y se abalanzó hacia mí tomándome por la cintura no sin antes pegar sus labios contra los míos. Yo solo sonreí, ni loca me separaría de ese beso. Comenzó a dar pasos hacia adelante obligándome a mí a dar pasos hacia atrás. Levantó su pierna hacia atrás y con ella cerró la puerta de un golpe seco.
¿Intenciones de soltarme? No, ni una sola.
-¿Cómo… ama… neciste?- Preguntó sin separar por completo sus labios de los míos.
-Mm… muy… muy bien- Mis manos se habían cruzado tras su cuello para no dejarlo ir, para que no fuera a apartarse de mí sino hasta que yo lo decidiese.
Nuestros labios se separaron pero no para alejarnos. Rozó su nariz con la mía de un lado a otro de una manera muy enternecedora, no podíamos dejar de sonreír.
Desayunamos, dejamos la cocina en orden nuevamente, tome mis cosas, él las suyas y salimos rumbo al secundario. No era muy lejos y menos en el auto de Louis, por lo que en diez minutos ya estábamos allí.
-¿¡Llegamos tarde!?- Pregunté exaltada al no ver a nada en los alrededores como había cada mañana.
-Hey, es el último día ¿Quién se preocupa por llegar en hora?- Dijo despreocupado y riendo, seguro mi cara había sido muy graciosa.
-Lo siento, simple costumbre- Sonreí apenas y agaché la cabeza. Era el último día, también era consciente de eso. Suspiré sintiendo como mis ojos se llenaban de lágrimas.
-¿Claire? ¿Claire estás bien?- Se acercó a mi preocupado y levantó mi cara con delicadeza notando aquellas lágrimas que querían salir. –Oh no Claire ¿Dije algo malo? Lo siento lo siento soy un bruto- Me abrazó con fuerza e hice lo mismo escondiéndome en su pecho.
-No dijiste nada malo, solo dijiste la verdad- Hablé casi en susurro y no  veía su cara, pero sentía el aire de un suspiro que infló su pecho, no necesitaba respuesta ante eso.
-El baile- Exclamó con poco entusiasmo y se separo un poco de mí para poder mirarnos.
-¿Qué hay con eso?- Pregunté mientras él secaba mis lágrimas suavemente con su dedo índice.
-Todavía nos queda el baile- Lo quedé mirando sin omitir sonido alguno –Baile de graduación ¿Te suena? Esta noche…- Esperó que dijera algo pero no lo hice. –Claire- Tomó mis manos con las suyas. –Ésta noche es nuestra ¿Si? Disfrutemos el momento y después hablaremos de lo demás ¿Está bien?- Asentí con la cabeza. –Hey, decime algo. Si querés pégame o insúltame pero hace algo por favor- Dijo chistoso, lo que provocó una sincera sonrisa en mi rostro. –Ahora sí, mucho mejor- Caminamos hasta la puerta de entrada. –Paso por ti a las ocho ¿Está bien?-
-Perfec…- No había podido terminar de dar mi respuesta que ya había vuelto a besarme.
-Ya, entremos antes de que nos maten- Rió y fuimos juntos al salón.
 
Caminábamos entre tiendas con Lindsay en busca de nuestro vestuario para la noche. La verdad es que nunca fui del tipo de chicas que se enloquecen por las compras, pero con Linds todo era divertido y nunca podía decirle que no.
-¡Este!- Gritó con emoción y tomó mi brazo arrastrándome dentro de la tienda.
-Hey amiga tranquila, no se evaporará, aquí está- Reí ante tanta efusividad.
Le pedimos a la chica de la tienda que nos llevase a los probadores y eso hizo. Ya habían pasado unos diez minutos y Linds aún no salía. -¿Todo está bien ahí dentro?- Sentí un si como respuesta y acto seguido la cortina del probador se corrió para mostrarme a quien sin dudas merecería ser la reina del baile. –Oh Lindsay ¡te queda hermoso!- Miré de arriba abajo, parecía hecho a su medida, era realmente perfecto para ella. –A ver linda, voltea-
-A mi también me gusta como me queda- Dijo mirándose frente al espejo de todas las maneras posibles. –Este es, si, sin duda, me lo llevo-
Luego de eso paseamos otro rato por el centro comercial, compré mis zapatos y vestido al igual que ella y paramos a tomar algo. De pronto, la vi tiesa, mirando a un punto físico y me acerqué rápido a ella. -¿Qué pasa?-
-Es Liam- Respondió sin siquiera mirarme, yo llevé mi vista hacia donde ella pero veía mucha gente, demasiada.
-¿Estás segura?- Insistí, no quería creer que mi amiga estaba loca o algo así. No era la primera vez que algo así sucedía, pero nunca lograba ver al chico que ella describía.
-Completamente- Afirmó y al fin me miró, luego giró su cabeza en busca del chico pero no estaba, lo buscó mirando de un lado a otro, recorriendo todo el lugar con sus ojos pero el había desaparecido, como siempre lo hacía.
-Linds, vayamos a tu casa y aprontémonos para el baile, aún necesito que me peines y maquilles, sabes que no soy buena en eso- Logré quitarle una leve sonrisa y ya superando el mal momento nos decidimos en ir a su casa.
 
-Yo creo que estás más que lista, mírate- Dijo dándome un espejo el cual tomé para comenzar a analizar mi look. –Ya, dime que te gusta, porque me esforcé mucho y además porque te vez de película- Sonrió. Sí, me veía bien. Mi pelo recogido de una forma chic, los aretes, el maquillaje natural, realmente estaba más que conforme.
-Gracias Linds- Me levanté a abrazarla –Realmente nose que hubiera hecho sin ti- Ambas reímos.
-Ya, ya, no hay de qué ¿Eres mi amiga o no?- Asentí –Ok, esto hacemos las amigas- El lindo y amigable momento se cortó de golpe cuando casi sin querer miré el reloj de la habitación dándome cuenta la hora que se nos había hecho.
-¿¡19:30!?- Grité exaltada –Oh por dios, debo irme, Louis pasará por mí a las 20 y aún estoy aquí- Tomé mis bolsas con el vestido y los zapatos.
-Ya niña calma, te llamaré un taxi, bajemos- Ambas bajamos con apuro las escaleras, para mi suerte el taxi llegó de inmediato. –Cuídate, nos vemos en el baile- Sonrió y nos despedimos con un beso en la mejilla.
-¡Gracias! ¡Te quiero!- Grité bajando la ventanilla del automóvil que casi enseguida arrancó.
 
Ya estaba lista, mi vestuario estaba completo, solo faltaba que… -¡Yo voy!- Grité cuando sentí el timbre y corrí hacia la puerta.
-Woow- Exclamó mirándome de arriba abajo, tomó mi mano y me hizo girar ante él. –Simplemente hermosa- Besó mis labios brevemente, en las mañanas no, pero a la noche mis padres si estaban en casa y ambos preferíamos guardar todo ese amor para más tarde.
-¡Louis cuídame a la niña!- Gritó mamá desde el sofá logrando que me ponga colorada.
-¡Ya má, cállate! ¡Adiós!- Saqué a los empujones a Louis de la casa mientras el reía. –No es gracioso Louis, vamos sabes que me da vergüenza-
-Lo sé, pero no entiendo el porqué-
-Ya, mejor vayamos al baile de una vez- Negó con la cabeza dejándome sin entender -¿Qué? ¿Qué pasa ahora?-
-¿Y te atreves a preguntarlo?- Se puso serio de repente. Oh oh, algo no sonaba bien en su voz, pero realmente no entendía de que hablaba.
-Louis lo siento, pero nose de que me hablas- Dije hasta con un poco de temor.
-¡Estoy vestido de traje! ¿No vas a decirme nada de cómo me veo?- Dijo haciéndose el enojado pero enseguida se echó a reír.
-Eres un tonto Tomlinson, de verdad me asustaste- Le dí un breve beso –Realmente pareces salido de un cuento de Disney, el príncipe Tomlinson, hasta suena bien- Ambos reímos.
-Ya vamos linda, no querrás perderte el baile-
-Por nada del mundo-
 
El baile estaba siendo muy divertido, nos separamos solo un rato en el cual yo fui con Linds y el con sus amigos.
La medianoche estaba cerca, sentía que el cuento estaba por llegar a su final y así era, Louis se iría de vacaciones al norte, yo al sur y luego no volveríamos a vernos ya que su universidad quedaba muy, demasiado lejos de la mía.
-¿Porqué no salimos a caminar un rato?- Propuso suave a mi oído mientras bailábamos pegados una canción lenta.
-Está bien- Respondí y tomó mi mano para salir de aquel baile.
Gritos, risas, mucha felicidad, en cambio nosotros nos íbamos alejando de todo el bullicio de los demás estudiantes en completo silencio ¿En qué estaría pensando? Louis no es de esas personas que se quedan sin palabras, sin dudas no lo es, algo estaba mal y ambos sabíamos que era.
Se frenó de golpe provocando lo mismo en mí y se me paró enfrente.
-¿Pasa algo Louis?- Pregunté con voz suave, las calles estaban iluminadas y las calles también, pero estaba totalmente desierto, en ese momento solo éramos él y yo, Louis y Claire.
-Sabes que pasa, ambos lo sabemos- ¿Había lágrimas en sus ojos? Oh no, esto no podía estar pasando. –Sabes… Nunca pensé que me enamoraría en el secundario. Y mucho menos de una casi nerd- Rió apenas al igual que yo, siempre quería ser fuerte, tal vez eso lo hacía sentir seguro, pero conmigo eso no era necesario. –Porque lo que yo empecé a sentir por vos se llama amor- Acarició mi rostro con delicadeza y unas lágrimas se desbordaron de mis ojos. –Vos no sos una chica más en la lista, nunca lo fuiste, vos sos LA chica que logró que el idiota de Louis Tomlinson se ponga cursi y diga cosas como estas- Soltó aire en un bufido, pero eso no era enojo, estaba conteniendo las ganas de llorar que tenía. –Claire…- Dijo con dulzura y seriedad –Quiero que vos seas la primera chica a la cual le haga el amor- Sentí que mi corazón latía más fuerte, estaba nerviosa sí, pero no asustada. –Y yo… yo quiero ser el primero en tu vida- Dejó caer algunas lágrimas que rápidamente secó con su mano.
-Te amo Louis- Confesé mirándolo fijamente a sus hermosos ojos y tomé su cara entre mis manos para besarlo lenta y tiernamente. –Yo quiero lo mismo que vos- Confesé con timidez a lo que el sonrió.
-¿Te das cuenta? Esos cachetitos rojos me enamoran- Dijo con ternura.
-Basta Louis, sabes que soy tímida- Reí nerviosa bajando la mirada.
-Hey, quiero que esos hermosos ojos no dejen de mirarme ¿Ok?- Levantó mi cabeza suavemente con su mano en mi mentón.
-Eso es imposible, tenemos que caminar y necesito ver hacia adelante- Reí con obviedad a lo que el negó y me alzó en sus brazos, cargándome como a una princesa. –Louis ¿Qué haces?-
-Yo siempre logro lo que quiero, ahora se que no vas a dejar de mirarme- Sonrió empezando a caminar, por momentos creía estar soñando pero no, esta era mi hermosa realidad. Nose a donde pensaba llevarme, ni como terminaría esta noche, solo sé que no quería pensar en nada que no fuéramos nosotros.
-Louis- Me miró de reojo sin frenar el paso. -¿A dónde me llevas?-
-¿Todavía no conoces este camino? No te hagas- Rió. Ya me había dado cuenta, estaba llevándome a su casa. La reconocí al verla a algunos metros. Esa casa donde habíamos hecho gran parte de nuestro proyecto de fin de año, donde nos habíamos dado el primer beso, y probablemente, en donde sería mi primera vez. Me bajó con delicadeza cuando estuvimos frente a la puerta para sacar sus llaves y abrirla.
-¿Vamos a estar solos?- Creo que era bastante estúpida la pregunta pero estaba nerviosa, muy nerviosa.
-Completamente, mis padres y hermanas ya comenzaron las vacaciones- Dijo yendo a la cocina -¿Querés tomar algo?- Volteó a verme pero yo solo negué con la cabeza por lo que el siguió su rumbo. –¡Si querés esperame en mi cuarto, ya subo!-
-¡Ok!- Respondí intentando sonar normal, nose si lo había conseguido. Un ejército de mariposas volaba dentro de mi.
Entré a su habitación. Todavía era como la de un niño, conservaba algunos juguetes, eso era tierno, el lo era. Me senté en la cama para sacarme los zapatos, realmente eran altos y ya los había tolerado demasiado.
Levanté la mirada y ahí estaba él, mirándome desde la puerta, yo también lo observé en silencio dedicándole una tierna sonrisa. Entró a la habitación mientras se quitaba y sacó y solo lo tiró a un lado. Se paró frente a mí y solo estiró sus manos para que yo las tomara, eso fue lo que hice levantándome.
-¿Estás bien?- Probablemente había notado un suave temblor que recorría mi cuerpo y mis manos sudorosas, si eran los nervios, inevitable.
-Muy bien, un poco… nerviosa- Mordí mi labio inferior sin deparar su mirada de la mía.
-No va a pasar nada que vos no quieras- Besó mis labios suavemente, tan suave que pareció tan solo un roce.
-Louis…-
-¿Qué?-
-Los dos estamos esperando lo mismo- Sonreí. Me moría de ganas de besarlo y abrazarlo hasta el cansancio pero no podía dar el primer paso. Probablemente el no quería apurarme y por eso estaba yendo despacio.
-Te amo- Llevó sus manos hacia el cierre trasero de mi vestido, el cual bajo despacio.
-Yo también te amo- Apartó la tela de mi cuerpo y dejó que cállese al piso. Solo me miró unos instantes y luego me besó, me besó como nunca antes, era un beso lleno de deseo, no quise pensarlo dos veces porque si lo pensaba probablemente no lo haría. Desaté su corbata que cayó a un lado para dedicarme a desabotonar su camisa. Quitó mi corpiño y yo su camisa. Él se encargó de dejar caer sus pantalones para luego con delicadeza recostarme sobre la cama.
El mundo estaba detenido en ese momento para ambos, el era mío y yo era suya. No pasó mucho tiempo más para que nuestras últimas prendas desaparecieran por completo.
 
Sé que nunca olvidaría esa noche, y estaba casi segura que tampoco él. Louis sin duda nunca podría ser considerado como uno más en mi vida, por más que nuestros caminos no fueran en la misma dirección, mi mente cuerpo y alma nunca olvidarían al primer hombre que me enseñó lo que es amar. 

la perfeccion!:

LIVE LOVE LAUGHT
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: -We are Young|N.C|Audiciones Abiertas

Mensaje por Muffin_chocolate el Dom 27 Oct 2013, 8:20 am

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:sabes ahora que releo todo...no entiendo algo, cuando pusiste: "One Shoot o Capitulo de tu autoría.(En spoiler)"

y yo estoy como, wah? no entendi, si me podrias explicar, si es algo de inventar, estoy muerta porque mi imaginacion tenia fecha de vencimiento



El término "N.C", se refiere a novela colectiva. Ósea que tienes que dejarme un escrito hecho por ti.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: -We are Young|N.C|Audiciones Abiertas

Mensaje por Muffin_chocolate el Dom 27 Oct 2013, 8:28 am

paularamirez escribió:Ivette Floirt Aubriot Briand|El divertido|La chica mala| Shay Mitchell| 

Capitulos:

Los Marginados {n.c}:


Capitulo 001
Encajar no es lo mio y nunca lo sera






Me dolía la cabeza, tenía los ojos hinchados y estaba segura de que mis ojos tenían unas grandes ojeras. Había llorado toda la noche y mi deteriorado aspecto ha sido la consecuencia. La alarma suena fuerte en mis oídos, alzo mi brazo y aplasto el pequeño botón y la alarma deja de sonar.





Mis pies se mueven pesadamente por el piso de mármol pulido de mi habitación. Pongo mis manos en el lavamanos y observo mi rostro en el espejo de mi baño, y no me eh equivocado, tengo los ojos hinchados y unas grandes ojeras bajo mis ojos. Prendo la ducha con agua caliente y me desvisto mientras espero a ver el vapor. Cuando sucede, me adentro a la ducha y me doy la ducha más rápida que puedo, es tarde y necesito llegar rápido a la escuela.





Me envuelvo en una toalla color celeste y salgo del baño con mis pantuflas rosas de conejitos, si, lose, es infantil, pero fue el último regalo que me dio mi madre antes de morir, así que podría decir que es lo último que tengo de ella, y por mas infantil que sean las pantuflas no pienso votarlas nunca.





Me pongo una simple blusa blanca manga corta, unos jeans negros y unas vans rojas. Camino por el pasillo de mi cuarto y paso por el cuarto de mi padre, lo oigo sollozar. Él no lo ha superado, yo tampoco, pero él se lo ha tomado peor que yo; el llora todo el tiempo, solo sale de su cuarto para ir a trabajar y cuando vuelve se encierra en su oficina o en su cuarto. Mi hermano menor ya lo supero, todo es más fácil para él, apenas tiene cinco años dudo que recuerde a mama cuando sea mayor.





Abro la puerta del cuarto de mi hermano y me lo encuentro atando sus pequeños zapatos. Me rio un poco, él ya es todo un hombre, es más independiente que yo cuando tenía esa edad. Camino hacia él, me agacho y comienzo atar sus pequeños zapatos.





-No necesito ayuda- él cruza sus dos pequeños brazos y hace un puchero.





-Todos necesitamos ayuda- término de atar sus zapatos y me levanto a coger su pequeña chaqueta, se la pongo y comienzo a  abotonarla hasta el cuello.





-¿Cómo papa?- mi cuerpo se tensó, lo mire a los ojos y le sonreí.





-Como papa- asentí con mi cabeza. Esa era la razón por la cual admiraba  mi hermano, nunca había visto que un niño afrontara de una forma tan madura una cosa así, el  a sus cinco años, era más maduro que yo a mis diecinueve años.





-Él va a estar bien. Mama me lo dice todo el tiempo- el bajo de la cama y cogió del piso su maleta roja, con dibujitos de animalitos.





-¿Hablas con mama?-  él se viro, se puso la maleta y se sentó junto a mí en el piso.





-Sí, y siempre me dice que tengo que cuidarte- me cogió de la mano y con sus pequeños labios, le dio un beso a mi mano. Observe el reloj de mi otra mano, eran las siete con veinte y si no nos apuramos llegaríamos tarde. Me levante del suelo y lo cargue en mis brazos.





-Se nos hace tarde- camine escaleras abajo con cuidado, de que yo y mi hermano no cayéramos.

-Ya desayune- lo mire con confusión





-¿cómo?-  él me sonrió y se bajó de mis brazos.





-Fácil. Se llama cereal con leche, e insomnio- me reí un poco, él definitivamente nunca dejaba de sorprenderme.





-Bueno, es hora de irnos.





El abrió la puerta de la casa y camino hasta la puerta del carro y espero a que yo la abriera. Cogí el pequeño aparato para abrir las puertas del coche y aplaste uno de los botoncitos.

(***)




-¡Ivv!- vire mi cuerpo al escuchar como alguien gritaba mi nombre a lo largodel pasillo del  High Time School. Era Amelia, mi única amiga en  aquel infierno, ella a diferencia mía podíamos considerarla una chica “popular”, era rubia, sus ojos eran azules, su cuerpo era esbelto y su rostro era hermoso. Tenía a miles de chicos bajo su manga.





-Lia- el apodo Lia se lo había inventado yo, cuando la conocí en mi primer día de clases. La gente suele pensar  que porque Amelia es rubia, es tonta, oxigenada y se acuesta con cualquiera, pero ella era todo lo contrario.

-Como va todo en casa- ella sabía todo sobre lo que ha pasado en mi casa. Ella fue quien me dio su hombro para que llorara por horas y horas y se lo agradezco.





-Más o menos. Luke se lo está tomando mejor que todos- ella me sonríe con ironía, ella sabe que mi hermano es todo un genio para su edad.





-Eso, ya lo tenía previsto





-Eres cruel





-Es la realidad- esa era la razón por la que Amelia era mi amiga, ella era savia a diferencia mía, ella pensaba antes de hacer las cosas, yo no.





El timbre del comienzo de clases.





-Tengo historia





-Biología- las dos hicimos una mueca. A Amelia no le gustaba que estemos en clases separadas, en especial, porque ella sabía que me suelen molestar y ella odiaba eso.

(***)
-¿Qué haces?- mire confundida a mi amiga, pero esta solo me sonrió y se sentó con su bandeja.





-Sentándome con mi mejor amiga en el almuerzo- le dio una mordida a su sándwich de crema de maní y jalea.

-No tienes que dañar tu reputación por mí- ella soltó un bufido, ya habíamos tenido esta conversación antes.





-Al diablo la reputación- ella volvió a dar un gran mordisco a su sándwich. Yo la mire mal, no me gustaba que ella se arriesgara por mí, y ella sabía eso, pero le valía un carajo.





Algo frio recorrió mi espina dorsal, algo frio y húmedo. Gaseosa. Alce mi vista y me encontré con los ojos color miel de mi más profundo enemigo, Liam Payne. Tenía una gran sonrisa sínica, y sus ojos reflejaban asco y repugnancia hacia mi persona. Me levante de golpe, con mis ojos cristalinos, las lágrimas se estaban apoderando de mí, pero yo no iba a llorar aquí, no enfrente de todo el mundo, yo no le mostraría a Liam Payne que soy débil.





Así que hice lo que todo cobarde haría en mi lugar, correr.



Hay un agujero en mi alma, hay un agujero en mi alma, no puedo llenarlo. Hay un agujero en mi alma ¿puedes llenarlo? ¿puedes llenarlo?- Flaws de Bastille
 

Dioses del olimpo|O.S:


 

 

 

La capucha de su campera de color negro estaba sobre su cabeza, moviéndose un poco cada vez que ella daba un paso. Tenía la cabeza gacha y miraba sus pies al caminar para no tropezarse contra alguien; escuchaba las conversaciones de todo el mundo, no le importaba quien fuera, y además tenía el puro derecho, la mayoría de las conversaciones eran críticas hacia ella.

 

 

Se remango la manga de su campera y miro aquella marca en su muñeca derecha, aquella marca que la hacía más especial que todo el mundo en aquel pasillo sala. Toco su marca y segundos después volvió a poner en su lugar la manga, no sin antes vigilar que nadie la haya visto, le harían más imposible la vida si se enteraban que tenía la misma marca que aquellos 5 chicos que tanto odiaba.

 

 

La campana toco, le tocaba sociales y estaba al otro lado del campus <> pensó comenzando a correr, de la forma más normal que podía, pero para ella era casi imposible, los hijos de Zeus tenían aquella característica de atletismo. Ella podía comer tanto como quisiese, pero nunca engordaría.

 

 

-Green, llega tarde- le dijo el profesor con una sonrisa, literalmente, macabra.

 

 

-Lo siento- me disculpe bajando la cabeza. Todas las miradas estaban sobre ella, y ella odia eso.

 

 

-Nerd- dijo un ruloso al fondo de la sala, mientras fingía toser y toda la clase se reía de ella. Suspiro con frustración, quería romperle la tráquea, podía, pero lo tenía prohibido.

 

 

 -¿Qué?- le pregunto un castaño de ojos azules- ¿la nerd está enojada?- le volvió a preguntar el mismo castaño, pero ella, como la persona con buenos modales que es, lo ignoro, a él y a la furia que crecía en su interior.

 

 

Camino a paso rápido hacia su banca, pero algo la detuvo, el sonido de su cuerpo cayendo en el frio suelo de piedra. Alguno de los chicos le habían puesto el pie para que callera; escucho las estruendosas risas de los 5 chicos, y ahí, en aquel momento, fue cuando su paciencia se extinguió. 

 

 

Sus ojos, sus ojos ya no eran los mismos, su anterior color verde ya no estaba, lo había remplazado un color negro, el cual no solo ocupaba su iris, sino todo su ojo en sí. Sus manos aplastaron el suelo, provocando grandes grietas en el suelo el cual temblaba por el movimiento que ella había hecho. Ella se levantó temblando, tenía miedo de lo que estaba a punto de hacer, pero lo necesitaba.

 

 

Sus ojos vagaron por toda el aula, todas las personas la miraba, ellos estaban asustados e incluso algunos estaban temblando. Viro su rostro y le dio una fría mirada a su profesor, una maliciosa sonrisa se avecino por sus labios; su mano se estiro por completo y una fuerte vibración salió de ella, dejando a los restos de su profesor estampados en aquella pizarra. Los gritos de horror se hicieron presentes, pero ella no los dejaría escapar, no hoy. Su mano se volvió a estiras, pero esta vez su mano se dirigió hacia la puerta, esta se cerró de repente de forma brusca, para que después el pestillo dejara cerrada por completo la puerta.

 

 

Esta vez alzo sus dos brazos los cuales sacaron las mismas vibraciones, en la pared se veía la sangre, todos estaban muertos, tal y como ella había soñado tantas veces, en escenarios tan diferentes.

 

 

Viro su rostro de nuevo hacia al frente y dejo tronar su cuello. La excitación se podía ver en sus ojos, tenía a sus 5 presas favoritas en frente suyo, esto era como el paraíso para ella, el paraíso de la venganza. Sus manos se alzaron, alzando también a los cinco jóvenes.

 

 

-En mis 17.000 mil años de vida, nunca tuve que sufrir tanto. 15 años de mi existencia aguantándolos. Eh vivido la primera y segunda guerra mundial ¡dios! ¡Yo provoque la primera guerra mundial!, pero heme aquí, siendo destruida por unos estúpidos mortales- exclamo enojada la joven, apretando cada vez más su mano, formando un puno. Aquello chicos nunca se habían sentidos tan arrepentidos de su comportamiento, y ahora al borde la muerte, querían pedir perdón.

 

 

-No- se escuchó una fuerte voz que hizo vibrar el lugar, pero ya era tarde, su mano se había 


Prologo:


Prologo
Somos un puzzle que no encaja





Hay un momento en nuestras vidas en que todos estamos conectado, lose, suena raro, pero es la verdad. Cuando las vidas están conectadas las cosas suceden sin ayuda si quiera del destino.





Sus espaldas se deslizaron por sus puertas, las lágrimas inundaban sus mejillas y le provocaban un nudo en su garganta. Su mente maquinaba diferentes preguntas ¿Por qué yo? ¿Qué tengo de malo? ¿Por qué no me aceptan? ¿Tan raro soy? Eran algunas de las preguntas que no dejaban de repetirse en su mente, atormentándolos. La puerta sonó.





-¿Estas bien?- la pregunta provenía de padres, madres, primos e incluso uno de los pocos amigos que tenían.





-Si- aquella respuesta, la habían usado tantas veces que hasta ellos podía creerse, pero no era verdad, ellos no estaban bien. Detuvieron su llanto por unos seguros, hasta que escucharon el cansado suspiro de aquellas personas, y los pesados pasos, que daban a entender que ellos ya estaban lejos.







Sus estéreos se prendieron de repente, algunos se sobresaltaron, mientras otros solo se dedicaron a darle una mala mirada a su aparato, pero ninguno de ellos se levanto a apagar aquel estero, simplemente se quedaron sentados, escuchando.





Talk de Coldplay sonaba por los parlantes, la melodiosa voz de Chris Martin los relajaba y los envolvía de nuevo a su triste realidad. Sintieron las lágrimas aproximarse a sus ojos, pero las devolvieron de nuevo, hoy no iban a llorar, de nuevo. Aquella canción decía tanto de su vida, que por un momento sintieron que fue escrita para ellos, pero no era así, ellos no eran los únicos, había más personas como ellos.





Sintieron como un revoltijo en su estómago, como si algo estuviera pasando, pero decidieron no prestarle atención y volvieron su cabeza hacia atrás, mirando fijamente hacia el techo. Pero de algo que no se habían percatado era que aquella canción era diferente, aquella canción se había vuelto un himno, aquella canción era, El Himno de Los Marginados.





Oh hermano no puedo, no puedo ser comprendido. He estado intentando alcanzarte duramente, pero no sé qué hacer. Oh hermano no puedo creer que es verdad, estoy tan asustado sobre el futuro, y quiero hablarte. Oh quiero hablarte- Talk by Coldplay.


Diana {n.c}:


 Capitulo 11 
Paula Smith[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]




Estaba casi ahogada de la risa. Jo estaba haciendo una gran imitación de Nicole, y bueno creo que yo no era la única que se estaba matando de risa, todas las chicas estaban igual que yo. Sentía varias miradas, por lo que disimuladamente vire mi rostro, y me encontré con la mirada de cinco chicos- idiotas- sobre nosotras.





El timbre sonó y todas decidimos pararnos, pero por desgracia, ninguna de las siguientes clases me tocaba con alguna de ellas, tal vez, solo tal vez, esa sea la razón por la que no las allá conocido antes.

(***)
El timbre del final de clases sonó. El alivio recorrió mi cuerpo y una gran sonrisa apareció en mi rostro, este, definitivamente, podía ser catalogado como el mejor día que haya tenido. Fui la última en salir de la sala, pues digamos que nunca me ha gustado estar amontonada con miles de personas en un puerta.





Cuando Salí por las puertas, me encontré raramente con el auto de mi padre y con su chofer, el cual estaba afuera esperándome. Conozco a Martí desde que tengo uso de razón, y el al ser un hombre muy joven-26 años- era como mi hermano mayor.

-Hola Martí- lo salude.





-Hola señorita Smith- me saludo. Intento abrir la puerta del auto, pero yo lo detuve.





-Yo lo hago- le informe. El dudo por medio segundo, pero después me asintió y se alejó para el entrar en el asiento de piloto; creo que él me conocía el suficiente como para saber que yo odio que me traten como lo hacían la mayoría de “empleados”.





-Buenos días, querida- me saludo mi padre. Tenía una gran y falsa sonrisa, él quería algo lo sabía.

-Escúpelo- le pedí cruzándome de brazos. El cerró los ojos por un instante y después dejo escapar un gran suspiro.





T-enemos una cena esta noche. Te quiero lista a las 6:00 pm, ni menos ni más- me ordeno de forma fría, para en segundos volver su vista hacia el teléfono y comenzar a contestar llamadas.

(***)




Alise mi negro y demasiado corto vestido. Me puse un poco de brillo labial, mascara de pestañas y pase el cepillo por mi ondulado cabello. Me mire en el espejo con asombro. Me reí, está definitivamente no parecía yo, incluso podía decir que, me veía bonita.





-Paula baja ahora- escuche el grito apresurado de mi padre desde la planta baja. Cogí mi bolsa de forma apresurada y Salí corriendo escaleras abajo, para encontrarme con la enojada mirada de mi padre, apenas vi sus ojos supe lo que tenía que hacer. Corrí apresurada hacia el auto, abrí la puerta y me trepe en el auto.





Coming home, coming home- cantaba en susurros mientras el auto avanzaba, con mis hermanos jugando videojuegos, mi padre hablando por teléfono y yo, bueno yo estaba cantando.





El auto freno y nos dejó enfrente de una gran mansión, por alguna razón sentía un mal presentimiento, pero como siempre decidí ignorarla. Bajamos todos del auto y nos posicionamos fuera de la puerta, mi padre aplasto el botón del timbre, para segundos después la puerta comenzara a abrirse.





¿Malik?- susurre sorprendida. Una sonrisa sínica se avecino a sus perfectos labios, ¿qué?  ¿Yo acabo de decir eso?, definitivamente hoy no iba a ser un buena noche.





Señor Smith, un gusto tenerlo aquí. Por favor pase- le invito a pasar a mi padre, a mis hermanos  y a mí. Pase a su lado casi corriendo, con la cabeza gacha y disimulando mi profundo nerviosismo. ¿Los padres de Zayn conocían a mi papa? Aun peor ¿Por qué yo no sabía eso?





Jeff es un gusto tenerte aquí- dijo su padre, dijo casi la misma frase que Zayn había dicho. Mi padre le dio la mano al padre y a la madre de Malik, para después posicionar su mano en mi hombro y en el hombro de uno de mis dos hermanos.





Ellos son mis hijos. Ella es paula, y ellos son los gemelos, Christian y Greg- nos presentó señalándonos a cada uno respectivamente. Los tres-mis hermanos y yo- le dimos la mano a todos, excepto yo, estaba completamente decidida a ignorar a Zayn, el no destruiría mi noche, no hoy.





Hija- me llamo mi padre- saluda a Zayn- me casi ordeno con una mirada amenazadora.





Ya nos conocemos- escuche decir a la ronca voz de Zayn a mis espaldas. Vire un poco mi rostro y el me miraba disimuladamente con asco, bien, por lo menos sentíamos odio mutuo.





Bueno- dijo la madre de Zayn, Tricia- Es hora de comer- dijo con una gran sonrisa caminando hacia lo que era el comedor mientras todos la seguíamos, como patitos.

(***)




Los mayores conversaban, mis hermanos conversaban entre si y Zayn y yo, bueno Zayn comía y yo también. De repente se me ocurrió una maravillosa idea.

Padre- le llame interrumpiendo su conversación. El me miro serio, a él no le gustaba que interrumpieran sus conversaciones- Me siento mal, ¿crees que podría irme a casa?- le pregunte fingiendo una cara de malestar.





Oh claro linda. Déjame llamar a Martí- respondió un poco preocupado mientras sacaba su teléfono. Wow, merezco un Oscar, mi padre es un hombre difícil de convencer, o también fingía porque quería que me largara.





Jeef, no. Que Zayn la lleve- le dijo con una sonrisa. Zayn iba a quejarse, pero su padre se anticipó y le dio una mala mirada.





Claro- susurro disgustado levantándose de su silla. Me dio una mirada para que caminara junto a él.

Gracias- le dije entrando en su auto.





No tenía opción- dijo frio prendiendo el motor provocando un fuerte sonido.

Lo sé- le confesé.





Entonces para que preguntas- dijo un poco enojado.





Eres un idiota- masculle enojada.





¡Quién te crees para juzgarme! Tú no sabes quién soy-grito enojado.





Eh vivido toda mi vida con tus insultos, me has criticado, humillado y denigrado, sin siquiera conocerme. Bienvenido al club- le dije abriendo la puerta del carro que aún seguía prendido, por lo que él tuvo que frenar.





¿A dónde vas?- grito desde la ventana del auto.





Vete al diablo- le respondí enojada.


Live. Love. Laught. 
Hola Alex ¿te puedo decir así? que mas puedo decir, eh amado por completo la idea así que vengo a dejarte mi audición. Imagina que este es un gif de Little mix (? idk. Las amo <3 mi girl es Jesy ¡no la toques!
  ¡Audición  aceptada!




OMG. Me súper sorprendiste. Escribes muy muy bien. Te juro que ame el prólogo de los marginados, fue tan asdfghjkkklñasdfkl. Claro que me puedes decir Alex. Que genial que hayas amado la idea. Imagino un gif súper lindo. Yo también las amo. La mía es Pezza y la comparto con Migo. Haha. 
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: -We are Young|N.C|Audiciones Abiertas

Mensaje por Muffin_chocolate el Dom 27 Oct 2013, 9:04 am

vicstyles escribió:Gianina Whitrom|El coqueto|La que no le importa lo que digan de ella|Jesy Nelson
teen idle|n.c:

Cap 07 Narra Claire


Año 2009|Último día de clases|Baile de graduación.
 
Era el día perfecto para ser el último. No encajaba con como yo me lo imaginaba, gris, gris por completo. No porque lo quisiera, sino porque graduarme significaría dejar el secundario para irme a la universidad, y graduarme e ir a la universidad significaba alejarme de Louis, para siempre.
No somos la pareja perfecta, no, ni cerca estamos de eso, pero nos complementamos. Yo soy feliz cuando estoy con él y sé que él es feliz cuando está conmigo.
La puerta sonó y corrí desde la cocina donde estaba terminando con el desayuno, hacia ella para abrirla.
-Buenos días- Dijo sonriente sin esperar respuesta y se abalanzó hacia mí tomándome por la cintura no sin antes pegar sus labios contra los míos. Yo solo sonreí, ni loca me separaría de ese beso. Comenzó a dar pasos hacia adelante obligándome a mí a dar pasos hacia atrás. Levantó su pierna hacia atrás y con ella cerró la puerta de un golpe seco.
¿Intenciones de soltarme? No, ni una sola.
-¿Cómo… ama… neciste?- Preguntó sin separar por completo sus labios de los míos.
-Mm… muy… muy bien- Mis manos se habían cruzado tras su cuello para no dejarlo ir, para que no fuera a apartarse de mí sino hasta que yo lo decidiese.
Nuestros labios se separaron pero no para alejarnos. Rozó su nariz con la mía de un lado a otro de una manera muy enternecedora, no podíamos dejar de sonreír.
Desayunamos, dejamos la cocina en orden nuevamente, tome mis cosas, él las suyas y salimos rumbo al secundario. No era muy lejos y menos en el auto de Louis, por lo que en diez minutos ya estábamos allí.
-¿¡Llegamos tarde!?- Pregunté exaltada al no ver a nada en los alrededores como había cada mañana.
-Hey, es el último día ¿Quién se preocupa por llegar en hora?- Dijo despreocupado y riendo, seguro mi cara había sido muy graciosa.
-Lo siento, simple costumbre- Sonreí apenas y agaché la cabeza. Era el último día, también era consciente de eso. Suspiré sintiendo como mis ojos se llenaban de lágrimas.
-¿Claire? ¿Claire estás bien?- Se acercó a mi preocupado y levantó mi cara con delicadeza notando aquellas lágrimas que querían salir. –Oh no Claire ¿Dije algo malo? Lo siento lo siento soy un bruto- Me abrazó con fuerza e hice lo mismo escondiéndome en su pecho.
-No dijiste nada malo, solo dijiste la verdad- Hablé casi en susurro y no  veía su cara, pero sentía el aire de un suspiro que infló su pecho, no necesitaba respuesta ante eso.
-El baile- Exclamó con poco entusiasmo y se separo un poco de mí para poder mirarnos.
-¿Qué hay con eso?- Pregunté mientras él secaba mis lágrimas suavemente con su dedo índice.
-Todavía nos queda el baile- Lo quedé mirando sin omitir sonido alguno –Baile de graduación ¿Te suena? Esta noche…- Esperó que dijera algo pero no lo hice. –Claire- Tomó mis manos con las suyas. –Ésta noche es nuestra ¿Si? Disfrutemos el momento y después hablaremos de lo demás ¿Está bien?- Asentí con la cabeza. –Hey, decime algo. Si querés pégame o insúltame pero hace algo por favor- Dijo chistoso, lo que provocó una sincera sonrisa en mi rostro. –Ahora sí, mucho mejor- Caminamos hasta la puerta de entrada. –Paso por ti a las ocho ¿Está bien?-
-Perfec…- No había podido terminar de dar mi respuesta que ya había vuelto a besarme.
-Ya, entremos antes de que nos maten- Rió y fuimos juntos al salón.
 
Caminábamos entre tiendas con Lindsay en busca de nuestro vestuario para la noche. La verdad es que nunca fui del tipo de chicas que se enloquecen por las compras, pero con Linds todo era divertido y nunca podía decirle que no.
-¡Este!- Gritó con emoción y tomó mi brazo arrastrándome dentro de la tienda.
-Hey amiga tranquila, no se evaporará, aquí está- Reí ante tanta efusividad.
Le pedimos a la chica de la tienda que nos llevase a los probadores y eso hizo. Ya habían pasado unos diez minutos y Linds aún no salía. -¿Todo está bien ahí dentro?- Sentí un si como respuesta y acto seguido la cortina del probador se corrió para mostrarme a quien sin dudas merecería ser la reina del baile. –Oh Lindsay ¡te queda hermoso!- Miré de arriba abajo, parecía hecho a su medida, era realmente perfecto para ella. –A ver linda, voltea-
-A mi también me gusta como me queda- Dijo mirándose frente al espejo de todas las maneras posibles. –Este es, si, sin duda, me lo llevo-
Luego de eso paseamos otro rato por el centro comercial, compré mis zapatos y vestido al igual que ella y paramos a tomar algo. De pronto, la vi tiesa, mirando a un punto físico y me acerqué rápido a ella. -¿Qué pasa?-
-Es Liam- Respondió sin siquiera mirarme, yo llevé mi vista hacia donde ella pero veía mucha gente, demasiada.
-¿Estás segura?- Insistí, no quería creer que mi amiga estaba loca o algo así. No era la primera vez que algo así sucedía, pero nunca lograba ver al chico que ella describía.
-Completamente- Afirmó y al fin me miró, luego giró su cabeza en busca del chico pero no estaba, lo buscó mirando de un lado a otro, recorriendo todo el lugar con sus ojos pero el había desaparecido, como siempre lo hacía.
-Linds, vayamos a tu casa y aprontémonos para el baile, aún necesito que me peines y maquilles, sabes que no soy buena en eso- Logré quitarle una leve sonrisa y ya superando el mal momento nos decidimos en ir a su casa.
 
-Yo creo que estás más que lista, mírate- Dijo dándome un espejo el cual tomé para comenzar a analizar mi look. –Ya, dime que te gusta, porque me esforcé mucho y además porque te vez de película- Sonrió. Sí, me veía bien. Mi pelo recogido de una forma chic, los aretes, el maquillaje natural, realmente estaba más que conforme.
-Gracias Linds- Me levanté a abrazarla –Realmente nose que hubiera hecho sin ti- Ambas reímos.
-Ya, ya, no hay de qué ¿Eres mi amiga o no?- Asentí –Ok, esto hacemos las amigas- El lindo y amigable momento se cortó de golpe cuando casi sin querer miré el reloj de la habitación dándome cuenta la hora que se nos había hecho.
-¿¡19:30!?- Grité exaltada –Oh por dios, debo irme, Louis pasará por mí a las 20 y aún estoy aquí- Tomé mis bolsas con el vestido y los zapatos.
-Ya niña calma, te llamaré un taxi, bajemos- Ambas bajamos con apuro las escaleras, para mi suerte el taxi llegó de inmediato. –Cuídate, nos vemos en el baile- Sonrió y nos despedimos con un beso en la mejilla.
-¡Gracias! ¡Te quiero!- Grité bajando la ventanilla del automóvil que casi enseguida arrancó.
 
Ya estaba lista, mi vestuario estaba completo, solo faltaba que… -¡Yo voy!- Grité cuando sentí el timbre y corrí hacia la puerta.
-Woow- Exclamó mirándome de arriba abajo, tomó mi mano y me hizo girar ante él. –Simplemente hermosa- Besó mis labios brevemente, en las mañanas no, pero a la noche mis padres si estaban en casa y ambos preferíamos guardar todo ese amor para más tarde.
-¡Louis cuídame a la niña!- Gritó mamá desde el sofá logrando que me ponga colorada.
-¡Ya má, cállate! ¡Adiós!- Saqué a los empujones a Louis de la casa mientras el reía. –No es gracioso Louis, vamos sabes que me da vergüenza-
-Lo sé, pero no entiendo el porqué-
-Ya, mejor vayamos al baile de una vez- Negó con la cabeza dejándome sin entender -¿Qué? ¿Qué pasa ahora?-
-¿Y te atreves a preguntarlo?- Se puso serio de repente. Oh oh, algo no sonaba bien en su voz, pero realmente no entendía de que hablaba.
-Louis lo siento, pero nose de que me hablas- Dije hasta con un poco de temor.
-¡Estoy vestido de traje! ¿No vas a decirme nada de cómo me veo?- Dijo haciéndose el enojado pero enseguida se echó a reír.
-Eres un tonto Tomlinson, de verdad me asustaste- Le dí un breve beso –Realmente pareces salido de un cuento de Disney, el príncipe Tomlinson, hasta suena bien- Ambos reímos.
-Ya vamos linda, no querrás perderte el baile-
-Por nada del mundo-
 
El baile estaba siendo muy divertido, nos separamos solo un rato en el cual yo fui con Linds y el con sus amigos.
La medianoche estaba cerca, sentía que el cuento estaba por llegar a su final y así era, Louis se iría de vacaciones al norte, yo al sur y luego no volveríamos a vernos ya que su universidad quedaba muy, demasiado lejos de la mía.
-¿Porqué no salimos a caminar un rato?- Propuso suave a mi oído mientras bailábamos pegados una canción lenta.
-Está bien- Respondí y tomó mi mano para salir de aquel baile.
Gritos, risas, mucha felicidad, en cambio nosotros nos íbamos alejando de todo el bullicio de los demás estudiantes en completo silencio ¿En qué estaría pensando? Louis no es de esas personas que se quedan sin palabras, sin dudas no lo es, algo estaba mal y ambos sabíamos que era.
Se frenó de golpe provocando lo mismo en mí y se me paró enfrente.
-¿Pasa algo Louis?- Pregunté con voz suave, las calles estaban iluminadas y las calles también, pero estaba totalmente desierto, en ese momento solo éramos él y yo, Louis y Claire.
-Sabes que pasa, ambos lo sabemos- ¿Había lágrimas en sus ojos? Oh no, esto no podía estar pasando. –Sabes… Nunca pensé que me enamoraría en el secundario. Y mucho menos de una casi nerd- Rió apenas al igual que yo, siempre quería ser fuerte, tal vez eso lo hacía sentir seguro, pero conmigo eso no era necesario. –Porque lo que yo empecé a sentir por vos se llama amor- Acarició mi rostro con delicadeza y unas lágrimas se desbordaron de mis ojos. –Vos no sos una chica más en la lista, nunca lo fuiste, vos sos LA chica que logró que el idiota de Louis Tomlinson se ponga cursi y diga cosas como estas- Soltó aire en un bufido, pero eso no era enojo, estaba conteniendo las ganas de llorar que tenía. –Claire…- Dijo con dulzura y seriedad –Quiero que vos seas la primera chica a la cual le haga el amor- Sentí que mi corazón latía más fuerte, estaba nerviosa sí, pero no asustada. –Y yo… yo quiero ser el primero en tu vida- Dejó caer algunas lágrimas que rápidamente secó con su mano.
-Te amo Louis- Confesé mirándolo fijamente a sus hermosos ojos y tomé su cara entre mis manos para besarlo lenta y tiernamente. –Yo quiero lo mismo que vos- Confesé con timidez a lo que el sonrió.
-¿Te das cuenta? Esos cachetitos rojos me enamoran- Dijo con ternura.
-Basta Louis, sabes que soy tímida- Reí nerviosa bajando la mirada.
-Hey, quiero que esos hermosos ojos no dejen de mirarme ¿Ok?- Levantó mi cabeza suavemente con su mano en mi mentón.
-Eso es imposible, tenemos que caminar y necesito ver hacia adelante- Reí con obviedad a lo que el negó y me alzó en sus brazos, cargándome como a una princesa. –Louis ¿Qué haces?-
-Yo siempre logro lo que quiero, ahora se que no vas a dejar de mirarme- Sonrió empezando a caminar, por momentos creía estar soñando pero no, esta era mi hermosa realidad. Nose a donde pensaba llevarme, ni como terminaría esta noche, solo sé que no quería pensar en nada que no fuéramos nosotros.
-Louis- Me miró de reojo sin frenar el paso. -¿A dónde me llevas?-
-¿Todavía no conoces este camino? No te hagas- Rió. Ya me había dado cuenta, estaba llevándome a su casa. La reconocí al verla a algunos metros. Esa casa donde habíamos hecho gran parte de nuestro proyecto de fin de año, donde nos habíamos dado el primer beso, y probablemente, en donde sería mi primera vez. Me bajó con delicadeza cuando estuvimos frente a la puerta para sacar sus llaves y abrirla.
-¿Vamos a estar solos?- Creo que era bastante estúpida la pregunta pero estaba nerviosa, muy nerviosa.
-Completamente, mis padres y hermanas ya comenzaron las vacaciones- Dijo yendo a la cocina -¿Querés tomar algo?- Volteó a verme pero yo solo negué con la cabeza por lo que el siguió su rumbo. –¡Si querés esperame en mi cuarto, ya subo!-
-¡Ok!- Respondí intentando sonar normal, nose si lo había conseguido. Un ejército de mariposas volaba dentro de mi.
Entré a su habitación. Todavía era como la de un niño, conservaba algunos juguetes, eso era tierno, el lo era. Me senté en la cama para sacarme los zapatos, realmente eran altos y ya los había tolerado demasiado.
Levanté la mirada y ahí estaba él, mirándome desde la puerta, yo también lo observé en silencio dedicándole una tierna sonrisa. Entró a la habitación mientras se quitaba y sacó y solo lo tiró a un lado. Se paró frente a mí y solo estiró sus manos para que yo las tomara, eso fue lo que hice levantándome.
-¿Estás bien?- Probablemente había notado un suave temblor que recorría mi cuerpo y mis manos sudorosas, si eran los nervios, inevitable.
-Muy bien, un poco… nerviosa- Mordí mi labio inferior sin deparar su mirada de la mía.
-No va a pasar nada que vos no quieras- Besó mis labios suavemente, tan suave que pareció tan solo un roce.
-Louis…-
-¿Qué?-
-Los dos estamos esperando lo mismo- Sonreí. Me moría de ganas de besarlo y abrazarlo hasta el cansancio pero no podía dar el primer paso. Probablemente el no quería apurarme y por eso estaba yendo despacio.
-Te amo- Llevó sus manos hacia el cierre trasero de mi vestido, el cual bajo despacio.
-Yo también te amo- Apartó la tela de mi cuerpo y dejó que cállese al piso. Solo me miró unos instantes y luego me besó, me besó como nunca antes, era un beso lleno de deseo, no quise pensarlo dos veces porque si lo pensaba probablemente no lo haría. Desaté su corbata que cayó a un lado para dedicarme a desabotonar su camisa. Quitó mi corpiño y yo su camisa. Él se encargó de dejar caer sus pantalones para luego con delicadeza recostarme sobre la cama.
El mundo estaba detenido en ese momento para ambos, el era mío y yo era suya. No pasó mucho tiempo más para que nuestras últimas prendas desaparecieran por completo.
 
Sé que nunca olvidaría esa noche, y estaba casi segura que tampoco él. Louis sin duda nunca podría ser considerado como uno más en mi vida, por más que nuestros caminos no fueran en la misma dirección, mi mente cuerpo y alma nunca olvidarían al primer hombre que me enseñó lo que es amar. 

la perfeccion!:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
LIVE LOVE LAUGHT
  ¡Audición  aceptada!


Ame tu audición mujer. Te juro que casi lloro con tu capítulo, me fascina como escribes.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: -We are Young|N.C|Audiciones Abiertas

Mensaje por Invitado el Dom 27 Oct 2013, 9:11 am

@Muffin_chocolate escribió:
vicstyles escribió:Gianina Whitrom|El coqueto|La que no le importa lo que digan de ella|Jesy Nelson
teen idle|n.c:

Cap 07 Narra Claire


Año 2009|Último día de clases|Baile de graduación.
 
Era el día perfecto para ser el último. No encajaba con como yo me lo imaginaba, gris, gris por completo. No porque lo quisiera, sino porque graduarme significaría dejar el secundario para irme a la universidad, y graduarme e ir a la universidad significaba alejarme de Louis, para siempre.
No somos la pareja perfecta, no, ni cerca estamos de eso, pero nos complementamos. Yo soy feliz cuando estoy con él y sé que él es feliz cuando está conmigo.
La puerta sonó y corrí desde la cocina donde estaba terminando con el desayuno, hacia ella para abrirla.
-Buenos días- Dijo sonriente sin esperar respuesta y se abalanzó hacia mí tomándome por la cintura no sin antes pegar sus labios contra los míos. Yo solo sonreí, ni loca me separaría de ese beso. Comenzó a dar pasos hacia adelante obligándome a mí a dar pasos hacia atrás. Levantó su pierna hacia atrás y con ella cerró la puerta de un golpe seco.
¿Intenciones de soltarme? No, ni una sola.
-¿Cómo… ama… neciste?- Preguntó sin separar por completo sus labios de los míos.
-Mm… muy… muy bien- Mis manos se habían cruzado tras su cuello para no dejarlo ir, para que no fuera a apartarse de mí sino hasta que yo lo decidiese.
Nuestros labios se separaron pero no para alejarnos. Rozó su nariz con la mía de un lado a otro de una manera muy enternecedora, no podíamos dejar de sonreír.
Desayunamos, dejamos la cocina en orden nuevamente, tome mis cosas, él las suyas y salimos rumbo al secundario. No era muy lejos y menos en el auto de Louis, por lo que en diez minutos ya estábamos allí.
-¿¡Llegamos tarde!?- Pregunté exaltada al no ver a nada en los alrededores como había cada mañana.
-Hey, es el último día ¿Quién se preocupa por llegar en hora?- Dijo despreocupado y riendo, seguro mi cara había sido muy graciosa.
-Lo siento, simple costumbre- Sonreí apenas y agaché la cabeza. Era el último día, también era consciente de eso. Suspiré sintiendo como mis ojos se llenaban de lágrimas.
-¿Claire? ¿Claire estás bien?- Se acercó a mi preocupado y levantó mi cara con delicadeza notando aquellas lágrimas que querían salir. –Oh no Claire ¿Dije algo malo? Lo siento lo siento soy un bruto- Me abrazó con fuerza e hice lo mismo escondiéndome en su pecho.
-No dijiste nada malo, solo dijiste la verdad- Hablé casi en susurro y no  veía su cara, pero sentía el aire de un suspiro que infló su pecho, no necesitaba respuesta ante eso.
-El baile- Exclamó con poco entusiasmo y se separo un poco de mí para poder mirarnos.
-¿Qué hay con eso?- Pregunté mientras él secaba mis lágrimas suavemente con su dedo índice.
-Todavía nos queda el baile- Lo quedé mirando sin omitir sonido alguno –Baile de graduación ¿Te suena? Esta noche…- Esperó que dijera algo pero no lo hice. –Claire- Tomó mis manos con las suyas. –Ésta noche es nuestra ¿Si? Disfrutemos el momento y después hablaremos de lo demás ¿Está bien?- Asentí con la cabeza. –Hey, decime algo. Si querés pégame o insúltame pero hace algo por favor- Dijo chistoso, lo que provocó una sincera sonrisa en mi rostro. –Ahora sí, mucho mejor- Caminamos hasta la puerta de entrada. –Paso por ti a las ocho ¿Está bien?-
-Perfec…- No había podido terminar de dar mi respuesta que ya había vuelto a besarme.
-Ya, entremos antes de que nos maten- Rió y fuimos juntos al salón.
 
Caminábamos entre tiendas con Lindsay en busca de nuestro vestuario para la noche. La verdad es que nunca fui del tipo de chicas que se enloquecen por las compras, pero con Linds todo era divertido y nunca podía decirle que no.
-¡Este!- Gritó con emoción y tomó mi brazo arrastrándome dentro de la tienda.
-Hey amiga tranquila, no se evaporará, aquí está- Reí ante tanta efusividad.
Le pedimos a la chica de la tienda que nos llevase a los probadores y eso hizo. Ya habían pasado unos diez minutos y Linds aún no salía. -¿Todo está bien ahí dentro?- Sentí un si como respuesta y acto seguido la cortina del probador se corrió para mostrarme a quien sin dudas merecería ser la reina del baile. –Oh Lindsay ¡te queda hermoso!- Miré de arriba abajo, parecía hecho a su medida, era realmente perfecto para ella. –A ver linda, voltea-
-A mi también me gusta como me queda- Dijo mirándose frente al espejo de todas las maneras posibles. –Este es, si, sin duda, me lo llevo-
Luego de eso paseamos otro rato por el centro comercial, compré mis zapatos y vestido al igual que ella y paramos a tomar algo. De pronto, la vi tiesa, mirando a un punto físico y me acerqué rápido a ella. -¿Qué pasa?-
-Es Liam- Respondió sin siquiera mirarme, yo llevé mi vista hacia donde ella pero veía mucha gente, demasiada.
-¿Estás segura?- Insistí, no quería creer que mi amiga estaba loca o algo así. No era la primera vez que algo así sucedía, pero nunca lograba ver al chico que ella describía.
-Completamente- Afirmó y al fin me miró, luego giró su cabeza en busca del chico pero no estaba, lo buscó mirando de un lado a otro, recorriendo todo el lugar con sus ojos pero el había desaparecido, como siempre lo hacía.
-Linds, vayamos a tu casa y aprontémonos para el baile, aún necesito que me peines y maquilles, sabes que no soy buena en eso- Logré quitarle una leve sonrisa y ya superando el mal momento nos decidimos en ir a su casa.
 
-Yo creo que estás más que lista, mírate- Dijo dándome un espejo el cual tomé para comenzar a analizar mi look. –Ya, dime que te gusta, porque me esforcé mucho y además porque te vez de película- Sonrió. Sí, me veía bien. Mi pelo recogido de una forma chic, los aretes, el maquillaje natural, realmente estaba más que conforme.
-Gracias Linds- Me levanté a abrazarla –Realmente nose que hubiera hecho sin ti- Ambas reímos.
-Ya, ya, no hay de qué ¿Eres mi amiga o no?- Asentí –Ok, esto hacemos las amigas- El lindo y amigable momento se cortó de golpe cuando casi sin querer miré el reloj de la habitación dándome cuenta la hora que se nos había hecho.
-¿¡19:30!?- Grité exaltada –Oh por dios, debo irme, Louis pasará por mí a las 20 y aún estoy aquí- Tomé mis bolsas con el vestido y los zapatos.
-Ya niña calma, te llamaré un taxi, bajemos- Ambas bajamos con apuro las escaleras, para mi suerte el taxi llegó de inmediato. –Cuídate, nos vemos en el baile- Sonrió y nos despedimos con un beso en la mejilla.
-¡Gracias! ¡Te quiero!- Grité bajando la ventanilla del automóvil que casi enseguida arrancó.
 
Ya estaba lista, mi vestuario estaba completo, solo faltaba que… -¡Yo voy!- Grité cuando sentí el timbre y corrí hacia la puerta.
-Woow- Exclamó mirándome de arriba abajo, tomó mi mano y me hizo girar ante él. –Simplemente hermosa- Besó mis labios brevemente, en las mañanas no, pero a la noche mis padres si estaban en casa y ambos preferíamos guardar todo ese amor para más tarde.
-¡Louis cuídame a la niña!- Gritó mamá desde el sofá logrando que me ponga colorada.
-¡Ya má, cállate! ¡Adiós!- Saqué a los empujones a Louis de la casa mientras el reía. –No es gracioso Louis, vamos sabes que me da vergüenza-
-Lo sé, pero no entiendo el porqué-
-Ya, mejor vayamos al baile de una vez- Negó con la cabeza dejándome sin entender -¿Qué? ¿Qué pasa ahora?-
-¿Y te atreves a preguntarlo?- Se puso serio de repente. Oh oh, algo no sonaba bien en su voz, pero realmente no entendía de que hablaba.
-Louis lo siento, pero nose de que me hablas- Dije hasta con un poco de temor.
-¡Estoy vestido de traje! ¿No vas a decirme nada de cómo me veo?- Dijo haciéndose el enojado pero enseguida se echó a reír.
-Eres un tonto Tomlinson, de verdad me asustaste- Le dí un breve beso –Realmente pareces salido de un cuento de Disney, el príncipe Tomlinson, hasta suena bien- Ambos reímos.
-Ya vamos linda, no querrás perderte el baile-
-Por nada del mundo-
 
El baile estaba siendo muy divertido, nos separamos solo un rato en el cual yo fui con Linds y el con sus amigos.
La medianoche estaba cerca, sentía que el cuento estaba por llegar a su final y así era, Louis se iría de vacaciones al norte, yo al sur y luego no volveríamos a vernos ya que su universidad quedaba muy, demasiado lejos de la mía.
-¿Porqué no salimos a caminar un rato?- Propuso suave a mi oído mientras bailábamos pegados una canción lenta.
-Está bien- Respondí y tomó mi mano para salir de aquel baile.
Gritos, risas, mucha felicidad, en cambio nosotros nos íbamos alejando de todo el bullicio de los demás estudiantes en completo silencio ¿En qué estaría pensando? Louis no es de esas personas que se quedan sin palabras, sin dudas no lo es, algo estaba mal y ambos sabíamos que era.
Se frenó de golpe provocando lo mismo en mí y se me paró enfrente.
-¿Pasa algo Louis?- Pregunté con voz suave, las calles estaban iluminadas y las calles también, pero estaba totalmente desierto, en ese momento solo éramos él y yo, Louis y Claire.
-Sabes que pasa, ambos lo sabemos- ¿Había lágrimas en sus ojos? Oh no, esto no podía estar pasando. –Sabes… Nunca pensé que me enamoraría en el secundario. Y mucho menos de una casi nerd- Rió apenas al igual que yo, siempre quería ser fuerte, tal vez eso lo hacía sentir seguro, pero conmigo eso no era necesario. –Porque lo que yo empecé a sentir por vos se llama amor- Acarició mi rostro con delicadeza y unas lágrimas se desbordaron de mis ojos. –Vos no sos una chica más en la lista, nunca lo fuiste, vos sos LA chica que logró que el idiota de Louis Tomlinson se ponga cursi y diga cosas como estas- Soltó aire en un bufido, pero eso no era enojo, estaba conteniendo las ganas de llorar que tenía. –Claire…- Dijo con dulzura y seriedad –Quiero que vos seas la primera chica a la cual le haga el amor- Sentí que mi corazón latía más fuerte, estaba nerviosa sí, pero no asustada. –Y yo… yo quiero ser el primero en tu vida- Dejó caer algunas lágrimas que rápidamente secó con su mano.
-Te amo Louis- Confesé mirándolo fijamente a sus hermosos ojos y tomé su cara entre mis manos para besarlo lenta y tiernamente. –Yo quiero lo mismo que vos- Confesé con timidez a lo que el sonrió.
-¿Te das cuenta? Esos cachetitos rojos me enamoran- Dijo con ternura.
-Basta Louis, sabes que soy tímida- Reí nerviosa bajando la mirada.
-Hey, quiero que esos hermosos ojos no dejen de mirarme ¿Ok?- Levantó mi cabeza suavemente con su mano en mi mentón.
-Eso es imposible, tenemos que caminar y necesito ver hacia adelante- Reí con obviedad a lo que el negó y me alzó en sus brazos, cargándome como a una princesa. –Louis ¿Qué haces?-
-Yo siempre logro lo que quiero, ahora se que no vas a dejar de mirarme- Sonrió empezando a caminar, por momentos creía estar soñando pero no, esta era mi hermosa realidad. Nose a donde pensaba llevarme, ni como terminaría esta noche, solo sé que no quería pensar en nada que no fuéramos nosotros.
-Louis- Me miró de reojo sin frenar el paso. -¿A dónde me llevas?-
-¿Todavía no conoces este camino? No te hagas- Rió. Ya me había dado cuenta, estaba llevándome a su casa. La reconocí al verla a algunos metros. Esa casa donde habíamos hecho gran parte de nuestro proyecto de fin de año, donde nos habíamos dado el primer beso, y probablemente, en donde sería mi primera vez. Me bajó con delicadeza cuando estuvimos frente a la puerta para sacar sus llaves y abrirla.
-¿Vamos a estar solos?- Creo que era bastante estúpida la pregunta pero estaba nerviosa, muy nerviosa.
-Completamente, mis padres y hermanas ya comenzaron las vacaciones- Dijo yendo a la cocina -¿Querés tomar algo?- Volteó a verme pero yo solo negué con la cabeza por lo que el siguió su rumbo. –¡Si querés esperame en mi cuarto, ya subo!-
-¡Ok!- Respondí intentando sonar normal, nose si lo había conseguido. Un ejército de mariposas volaba dentro de mi.
Entré a su habitación. Todavía era como la de un niño, conservaba algunos juguetes, eso era tierno, el lo era. Me senté en la cama para sacarme los zapatos, realmente eran altos y ya los había tolerado demasiado.
Levanté la mirada y ahí estaba él, mirándome desde la puerta, yo también lo observé en silencio dedicándole una tierna sonrisa. Entró a la habitación mientras se quitaba y sacó y solo lo tiró a un lado. Se paró frente a mí y solo estiró sus manos para que yo las tomara, eso fue lo que hice levantándome.
-¿Estás bien?- Probablemente había notado un suave temblor que recorría mi cuerpo y mis manos sudorosas, si eran los nervios, inevitable.
-Muy bien, un poco… nerviosa- Mordí mi labio inferior sin deparar su mirada de la mía.
-No va a pasar nada que vos no quieras- Besó mis labios suavemente, tan suave que pareció tan solo un roce.
-Louis…-
-¿Qué?-
-Los dos estamos esperando lo mismo- Sonreí. Me moría de ganas de besarlo y abrazarlo hasta el cansancio pero no podía dar el primer paso. Probablemente el no quería apurarme y por eso estaba yendo despacio.
-Te amo- Llevó sus manos hacia el cierre trasero de mi vestido, el cual bajo despacio.
-Yo también te amo- Apartó la tela de mi cuerpo y dejó que cállese al piso. Solo me miró unos instantes y luego me besó, me besó como nunca antes, era un beso lleno de deseo, no quise pensarlo dos veces porque si lo pensaba probablemente no lo haría. Desaté su corbata que cayó a un lado para dedicarme a desabotonar su camisa. Quitó mi corpiño y yo su camisa. Él se encargó de dejar caer sus pantalones para luego con delicadeza recostarme sobre la cama.
El mundo estaba detenido en ese momento para ambos, el era mío y yo era suya. No pasó mucho tiempo más para que nuestras últimas prendas desaparecieran por completo.
 
Sé que nunca olvidaría esa noche, y estaba casi segura que tampoco él. Louis sin duda nunca podría ser considerado como uno más en mi vida, por más que nuestros caminos no fueran en la misma dirección, mi mente cuerpo y alma nunca olvidarían al primer hombre que me enseñó lo que es amar. 

la perfeccion!:

LIVE LOVE LAUGHT
  ¡Audición  aceptada!


Ame tu audición mujer. Te juro que casi lloro con tu capítulo, me fascina como escribes.
Me alegro muchisimo que te haya gustado!! (: Espero audicionen mas pronto!! quiero resultadoss! jaja , si soy ansiosaa
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: -We are Young|N.C|Audiciones Abiertas

Mensaje por raymond. el Dom 27 Oct 2013, 9:18 am

Louis Edwards| El divertido, La chica mala| Perrie Edwards|

+One shot o capitulo de tu autoría
Spoiler:
link href='http://fonts.googleapis.com/css?family=Amatic+SC' rel='stylesheet' type='text/css'>
 
Capítulo 0003

  El primo de mi compañero de trabajo es el padre de mis hijos?
By ∑Θ




- James estate quieto.- ordenó la castaña.- Louise deja de saltar por el sofás!- añadió.
Sus dos pequeños la miraban con una mirada inocente haciendo que la joven revoleteara los ojos; hace apenas casi cuatro años que esos demonios habían llegado a su vida y para volverla loca.
- No, no me miréis así.- dijo enfadada.- A vuestra habitación ahora!- ordenó.
Sus demonios le miraron enternecidos, y ¿Arrepentidos? Puede ser…pero seguro que eran puras mentiras para que se pudieran ir a la cama mas tarde.
- Esta bien, quedaros.- aceptó. No podía decirles que no, ellos son sus debilidades.- Pero a las diez y media, a la cama ni un minuto mas.- Avisó.
- Si mami.- afirmaron los gemelos mientras se sentaban a su costado en el sofás de tres plazas.
A medida de que veían la película, la chica centro su mirada en los angeles demoniacos que tenía a su lado. Como deseaba que crecieran con una figura paterna en su vida y no solo como la materna, sabía que era una cosa imposible; pues los hombres en cuanto se enteraban que era madre soltera se alejaban corriendo y su padre, lo mas seguro es que estuviera casado y con hijos. Pero y si no es así? Si su padre estuviera soltero y quien sabe, puede que buscando a la chica con la que pasó aquella noche; solo que él no tenía la remota idea de que era padre y menos de gemelos.
- ¡Pon horas de aventuras!- exclamó la pequeña Lou al ver que su hermano cambiaba el canal televisivo
- No.- gruñó.- Vamos a ver Bob Esponja.- agregó mientras le subía el volumen a la televisión y tatareaba la canción del inicio.
- Que no!- exclamó.- No me gusta Bob Esponja.- atacó cruzándose de brazos.
- Ni a mi Hora de Aventuras.- contratacó.- Además yo soy el mayor, por lo que yo decido.- agregó.
- Chicos no me hagáis que os acueste ahora.- dijo Denisse levantando el dedo indice de su mano derecha.
- Vale.- refunfuñaron los dos castaños. La chica sonrió agradecida.
Algo que la chica no daba crédito es que, tu los veía a los tres juntos y en lo único que se parecían a ella era en la forma de su cabello, en lo demás identicos a sus padres, el mismo color de cabello, el mismo color de ojos y a excepción de James, Lou tenía el mismo color de piel que su padre mientras que James tenía una extraña mezcla de los dos.
- Venga, los dos a lavarse los dientes.- ordenó mientras apagaba la televisión. 
- ¿Qué? ¿Por qué?- pregunto Lou mientras se cruzaba de brazos.
- Porque es tarde.- explicó.- Además mañana ahí escuela.- agregó.
- No quiero ir a clase.- contestó el varón.- ¿Podemos faltar?- pregunto haciendo pucheritos.
- No, además mañana es viernes. Después vendrá todo el fin de semana.- dijo alargando el “todo”
- Esta bien.- dijeron al unisonó mientras se levantaban del sofás para después dirigirse al baño.
La castaña subió las escaleras adentrándose en la habitación donde ambos dormían, aunque más que una habitación parecían dos ya que se dividía en dos.
Primero preparo la cama de James que es la primera que se encontraba, las pareces negras y los muebles blanco era algo que a su pequeño le encantaba, no era de esos típicos chicos que solo les interesa el fútbol o cualquier otro deporte, tampoco tenía las paredes azules como la mayoria de los niños varones de su edad tenían. Él amaba el deporte, eso si; pero no era la cosa mas importante para él, este siempre dice “Lo primero, proteger a mi hermana. Lo segundo, mi vida” Era muy unido a Lou, aunque peleaban-como cualquier hermanos mayores.- la protegían de todo. 
Una vez que destapó su cama con el colchado de Bob Esponja, se alejó de la cama y abrió una pequeña puerta que daba a “la habitación” de su pequeña. Las paredes violetas y muebles blancos -igual- reinaban en su habitación, siempre le había gustado a Denisse ir a aquella habitación, le da como “tranquilidad” según ella, cuándo tiene días libres en el trabajo pero sus hijos tienen que ir a la escuela, siempre va a allí a pensar y a relajar su mente de los problemas que le afrontaban, pero por esos dos pequeños haría lo que fuera y lo que es “lo que fuera” daría hasta su vida.
- Buenas noches mami.- dijo la pequeña haciendo que se sobresaltara- Perdón.- se disculpó cuando vio que asusto a su madre.
- No te preocupes.- sonrió sincera la joven mientras terminaba de hacer su cama- Que descanses princesa.- añadió. Se agachó hasta quedar es su estatura y le dio un beso en la frente.
- Mama espera!- le dijo antes de que abriera la puerta.- ¿Me puedes contar un cuento?- pidió.
- Claro que si.- sonrió y Lou soltó un pequeño chillido de felicidad.- Pero antes ire a ver a tu hermano.- avisó saliendo por la puerta.
- Hola mama.- le saludó James al verla aparecer por la puerta.
- Hola cariño.- le devolvió el saludo.- ¿Te vas a dormir?- le pregunto.
- Si, tengo mucho sueño.- contestó bostezando.- Buenas noches.- le deseo mientras terminaba de tumbarse en la cama.
- Buenas noches para ti también.- le arropó y le deposito un beso en la frente.




Iba a dirigirse a su habitación cuando recordó que Lou le había pedido que le leyera un cuento y como ya le había dicho que si, ya no podía echarse atrás por mucho que sueño que tuviera. Volvió a abrir la puerta intentando hacer el menor ruido posible, pues James ya estaba dormido en su cama abrazado al Koala de peluche.
- ¿Qué cuento quieres que te lea?- le preguntó viendo la estanteria llena de libros.
- ¿Puede ser el “Primer viaje al reino de la fantasía”?- pregunto haciendole un puchero. A pesar de tener apenas cuatro años, Lou era aficionada a los libros de “Geronimo Stilton” aunque fueran para mayores de siete años.
- Es muy largo, ¿no quieres otro?- dijo.
- Por favor.- pidió y la chica suspiró, mientras agarraba el libro con su mano derecha.
***
El despertador hizo presencia en la habitación de la joven, quién lo apagó fuerte mente en cuanto lo escuchó sonar; nunca le había gustado que le despertaran y nunca lo hará. A regañadientes se levantó de su cómoda cama, se acercó a su armario y comenzó la guerra de todos los días el “¿Qué me pongo?” Normalmente no iba muy arreglada ya que para enseñar a niños de pre-escolar era mucho castigo pero tenía cantidades de jeans y camisetas, por no hablar de converse y vans. 
Eligió lo primero que vio, no era momento de pararse a pensar eso ya que tenía que despertar a los dos enanos, vestirlos, hacerles el desayuno y por ultimo dirigirse al centro donde –para su suerte.- ella trabaja y sus hijos estudiaban.
Se terminó de colocarse las converse negras y se miró al espejo. Los jeans ajustados blancos resaltaban sus curvas y la camiseta roja ajustada conjuntaba perfectamente con sus converse al ser del mismo color.
Se adentró al baño con el objetivo de dejar su cabello de una forma “normal” por así definirlo, pasó el peine por su cabello castaño, dejándolo lacio y sus puntas –como siempre.- onduladas. 
Una vez que consiguió dejar todo en orden, bajó las escaleras hasta llegar a la cocina, donde rápidamente comenzó a preparar el desayuno para que una vez que los dos estuvieran listo, los tres comenzar a desayunar tranquilamente.
Su vista se clavó en el reloj que colgaba de la pared y se asombró. Solo tenía media hora para vestir a sus niños y dirigirse al colegio. “Quizás he demorado demasiado en el desayuno” pensó haciendose la culpable “O el despertador a sonado un poco tarde”
Subió tan rápido como pudo las escaleras hasta llegar a la habitación doble de sus hijos.
- James, James despierta.- dijo zanzareando a su hijo.
- Mmm.- comenzó a despertar.- ¿Qué pasa mami?- pregunto abriendo sus ojitos avellanos.
- Vamos tarde.- dijo apresurada.- Vete despertando que voy a despertar a tu hermana.- Dijo rápida, tan rápida que parecía un trabalenguas. El pequeño asintió antes las palabras
Rápida como un rayo, la joven se adentró en la habitación donde la pequeña de la casa yacía dormida profundamente, le daba pena despertarla pero lo hacía ahora o perdería su trabajo, para siempre.
- Lou, Lou despierta.- dijo apresurada.
- ¿Qué quieres mami?- pregunto abriendo sus ojitos.
- Lou cariño vamos tarde.- dijo dulcemente, raro en ella.- Vete despertando, si? Mientras voy a elegiros la ropa.
- Vale.- dijo sonriendo mientras se sentaba en su cama.
Abrió el grande armario que se encontraba en la habitación de la pequeña –ya que era mas grande que la de su hermano mayor.- y sacó la ropa de ambos.
A James le eligió un pantalón color beige y una camiseta a cuadros color azulada/morada oscura. Mientras que a Lou le eligió una camiseta blanca con un dibujo de Bob Esponja y unos jeans color negro.
- ¿Estáis levantados?- pregunto antes de darse la vuelta.
- Si, mama.- contestaron ambos a coro.
La joven se dio la vuelta y se encontró con los gemelos mirándola.
Primero vistió a Lou, mientras que James fue al baño a peinarse y después al revés, quedando los dos preparados en menos de diez minutos.
- Bien chicos, tenemos para desayunar muy poco tiempo.- dijo mientras los tres bajaban las escaleras.- Iros comiéndolo en el coche.- añadió yendo a la cocina por los correspondientes desayunos de los tres.
Ella se metió la galleta que le quedaba en la boca, mientras que le daba cuatro galletas a cada uno de sus hijos. Cogió las llaves, y los cuatro prendieron camino al colegió. 
El camino duró quince minutos, quince minutos en los que en el coche solo sonaba el sonido de los pequeños mordiendo las galletas.
- Mamá…- dijo James después de un pequeño silencio.
- ¿Qué quieres cielo?- preguntó sin quitar la vista de la carretera.
- ¿Dónde esta nuestro padre?- pregunto. Mierda…esa pregunta no se la esperaba.- Todos nuestros compañeros tienen uno y a veces se burlan de nosotros por no tenerlos.- explicó.
- ¡Llegamos!- exclamó la pequeña de los tres al ver el colegió al que asistían.
“Gracias Lou” Agradeció en su mente, sabía que tarde o temprano le iban a hacer esa pregunta y ella tendría que responder. Pero, ¿Por qué no mejor tarde? Cuándo cumplieran los treinta quizás…….
- Bien chicos.- se agachó a la altura de ambos. Una vez que bajaron del coche.- Como siempre, entrad a vuestra clase, James cuida a tu hermana y después de terminar venir a mi clase.- dijo dandoles un beso en la frente a cada uno y ellos corrieron a encontrarse con sus amigos.
- ¡Denisse!- oyó que la llamaron. Volteo y vio el rostro de su compañero de trabajo, John.
- Hola John!- le saludó una vez que había llegado a su lado.
- Hola preciosa.- le devolvió el saludo.- Ven, mi primo ha venido a hacerme una visita y me gustaría que lo conocieras.
- Claro.- dijo sonriente.
Los dos llegaron donde un chico musculoso, cabello castaño con un pequeño tupe y ojos avellanos se encontraba. La joven se puso pálida, lo había reconocido enseguida.
¿El primo de su compañero de trabajo era el padre de sus hijos?
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: -We are Young|N.C|Audiciones Abiertas

Mensaje por raymond. el Dom 27 Oct 2013, 9:19 am

"Live. Love. Laught
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Se me olvido^^.
Bueno, mi nombre es Lidia, de España y tengo 14 añotes^^
Ame tu idea, completamente y elegí de personajes a Zerrie porque ñé, Zerrie is per-fect.
Besos cielo.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: -We are Young|N.C|Audiciones Abiertas

Mensaje por Muffin_chocolate el Dom 27 Oct 2013, 10:07 am

Future Sra.Styles escribió:"Live. Love. Laught
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Se me olvido^^.
Bueno, mi nombre es Lidia, de España y tengo 14 añotes^^
Ame tu idea, completamente y elegí de personajes a Zerrie porque ñé, Zerrie is per-fect.
Besos cielo.
  ¡Audición  aceptada!




Gracias por audicionar. Súper ame tu capítulo. Sho también shippeo a ZERRIE. Amo la pareja, un besote.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: -We are Young|N.C|Audiciones Abiertas

Mensaje por raymond. el Dom 27 Oct 2013, 10:10 am

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:
Future Sra.Styles escribió:"Live. Love. Laught
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Se me olvido^^.
Bueno, mi nombre es Lidia, de España y tengo 14 añotes^^
Ame tu idea, completamente y elegí de personajes a Zerrie porque ñé, Zerrie is per-fect.
Besos cielo.
  ¡Audición  aceptada!




Gracias por audicionar. Súper ame tu capítulo. Sho también shippeo a ZERRIE. Amo la pareja, un besote.
Gracias a ti por esta idea^^.
Gracias^^
Es que son tan asdfghjklñ.
Besitos.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: -We are Young|N.C|Audiciones Abiertas

Mensaje por Muffin_chocolate el Dom 27 Oct 2013, 10:11 am

vicstyles escribió:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:
vicstyles escribió:Gianina Whitrom|El coqueto|La que no le importa lo que digan de ella|Jesy Nelson
teen idle|n.c:

Cap 07 Narra Claire


Año 2009|Último día de clases|Baile de graduación.
 
Era el día perfecto para ser el último. No encajaba con como yo me lo imaginaba, gris, gris por completo. No porque lo quisiera, sino porque graduarme significaría dejar el secundario para irme a la universidad, y graduarme e ir a la universidad significaba alejarme de Louis, para siempre.
No somos la pareja perfecta, no, ni cerca estamos de eso, pero nos complementamos. Yo soy feliz cuando estoy con él y sé que él es feliz cuando está conmigo.
La puerta sonó y corrí desde la cocina donde estaba terminando con el desayuno, hacia ella para abrirla.
-Buenos días- Dijo sonriente sin esperar respuesta y se abalanzó hacia mí tomándome por la cintura no sin antes pegar sus labios contra los míos. Yo solo sonreí, ni loca me separaría de ese beso. Comenzó a dar pasos hacia adelante obligándome a mí a dar pasos hacia atrás. Levantó su pierna hacia atrás y con ella cerró la puerta de un golpe seco.
¿Intenciones de soltarme? No, ni una sola.
-¿Cómo… ama… neciste?- Preguntó sin separar por completo sus labios de los míos.
-Mm… muy… muy bien- Mis manos se habían cruzado tras su cuello para no dejarlo ir, para que no fuera a apartarse de mí sino hasta que yo lo decidiese.
Nuestros labios se separaron pero no para alejarnos. Rozó su nariz con la mía de un lado a otro de una manera muy enternecedora, no podíamos dejar de sonreír.
Desayunamos, dejamos la cocina en orden nuevamente, tome mis cosas, él las suyas y salimos rumbo al secundario. No era muy lejos y menos en el auto de Louis, por lo que en diez minutos ya estábamos allí.
-¿¡Llegamos tarde!?- Pregunté exaltada al no ver a nada en los alrededores como había cada mañana.
-Hey, es el último día ¿Quién se preocupa por llegar en hora?- Dijo despreocupado y riendo, seguro mi cara había sido muy graciosa.
-Lo siento, simple costumbre- Sonreí apenas y agaché la cabeza. Era el último día, también era consciente de eso. Suspiré sintiendo como mis ojos se llenaban de lágrimas.
-¿Claire? ¿Claire estás bien?- Se acercó a mi preocupado y levantó mi cara con delicadeza notando aquellas lágrimas que querían salir. –Oh no Claire ¿Dije algo malo? Lo siento lo siento soy un bruto- Me abrazó con fuerza e hice lo mismo escondiéndome en su pecho.
-No dijiste nada malo, solo dijiste la verdad- Hablé casi en susurro y no  veía su cara, pero sentía el aire de un suspiro que infló su pecho, no necesitaba respuesta ante eso.
-El baile- Exclamó con poco entusiasmo y se separo un poco de mí para poder mirarnos.
-¿Qué hay con eso?- Pregunté mientras él secaba mis lágrimas suavemente con su dedo índice.
-Todavía nos queda el baile- Lo quedé mirando sin omitir sonido alguno –Baile de graduación ¿Te suena? Esta noche…- Esperó que dijera algo pero no lo hice. –Claire- Tomó mis manos con las suyas. –Ésta noche es nuestra ¿Si? Disfrutemos el momento y después hablaremos de lo demás ¿Está bien?- Asentí con la cabeza. –Hey, decime algo. Si querés pégame o insúltame pero hace algo por favor- Dijo chistoso, lo que provocó una sincera sonrisa en mi rostro. –Ahora sí, mucho mejor- Caminamos hasta la puerta de entrada. –Paso por ti a las ocho ¿Está bien?-
-Perfec…- No había podido terminar de dar mi respuesta que ya había vuelto a besarme.
-Ya, entremos antes de que nos maten- Rió y fuimos juntos al salón.
 
Caminábamos entre tiendas con Lindsay en busca de nuestro vestuario para la noche. La verdad es que nunca fui del tipo de chicas que se enloquecen por las compras, pero con Linds todo era divertido y nunca podía decirle que no.
-¡Este!- Gritó con emoción y tomó mi brazo arrastrándome dentro de la tienda.
-Hey amiga tranquila, no se evaporará, aquí está- Reí ante tanta efusividad.
Le pedimos a la chica de la tienda que nos llevase a los probadores y eso hizo. Ya habían pasado unos diez minutos y Linds aún no salía. -¿Todo está bien ahí dentro?- Sentí un si como respuesta y acto seguido la cortina del probador se corrió para mostrarme a quien sin dudas merecería ser la reina del baile. –Oh Lindsay ¡te queda hermoso!- Miré de arriba abajo, parecía hecho a su medida, era realmente perfecto para ella. –A ver linda, voltea-
-A mi también me gusta como me queda- Dijo mirándose frente al espejo de todas las maneras posibles. –Este es, si, sin duda, me lo llevo-
Luego de eso paseamos otro rato por el centro comercial, compré mis zapatos y vestido al igual que ella y paramos a tomar algo. De pronto, la vi tiesa, mirando a un punto físico y me acerqué rápido a ella. -¿Qué pasa?-
-Es Liam- Respondió sin siquiera mirarme, yo llevé mi vista hacia donde ella pero veía mucha gente, demasiada.
-¿Estás segura?- Insistí, no quería creer que mi amiga estaba loca o algo así. No era la primera vez que algo así sucedía, pero nunca lograba ver al chico que ella describía.
-Completamente- Afirmó y al fin me miró, luego giró su cabeza en busca del chico pero no estaba, lo buscó mirando de un lado a otro, recorriendo todo el lugar con sus ojos pero el había desaparecido, como siempre lo hacía.
-Linds, vayamos a tu casa y aprontémonos para el baile, aún necesito que me peines y maquilles, sabes que no soy buena en eso- Logré quitarle una leve sonrisa y ya superando el mal momento nos decidimos en ir a su casa.
 
-Yo creo que estás más que lista, mírate- Dijo dándome un espejo el cual tomé para comenzar a analizar mi look. –Ya, dime que te gusta, porque me esforcé mucho y además porque te vez de película- Sonrió. Sí, me veía bien. Mi pelo recogido de una forma chic, los aretes, el maquillaje natural, realmente estaba más que conforme.
-Gracias Linds- Me levanté a abrazarla –Realmente nose que hubiera hecho sin ti- Ambas reímos.
-Ya, ya, no hay de qué ¿Eres mi amiga o no?- Asentí –Ok, esto hacemos las amigas- El lindo y amigable momento se cortó de golpe cuando casi sin querer miré el reloj de la habitación dándome cuenta la hora que se nos había hecho.
-¿¡19:30!?- Grité exaltada –Oh por dios, debo irme, Louis pasará por mí a las 20 y aún estoy aquí- Tomé mis bolsas con el vestido y los zapatos.
-Ya niña calma, te llamaré un taxi, bajemos- Ambas bajamos con apuro las escaleras, para mi suerte el taxi llegó de inmediato. –Cuídate, nos vemos en el baile- Sonrió y nos despedimos con un beso en la mejilla.
-¡Gracias! ¡Te quiero!- Grité bajando la ventanilla del automóvil que casi enseguida arrancó.
 
Ya estaba lista, mi vestuario estaba completo, solo faltaba que… -¡Yo voy!- Grité cuando sentí el timbre y corrí hacia la puerta.
-Woow- Exclamó mirándome de arriba abajo, tomó mi mano y me hizo girar ante él. –Simplemente hermosa- Besó mis labios brevemente, en las mañanas no, pero a la noche mis padres si estaban en casa y ambos preferíamos guardar todo ese amor para más tarde.
-¡Louis cuídame a la niña!- Gritó mamá desde el sofá logrando que me ponga colorada.
-¡Ya má, cállate! ¡Adiós!- Saqué a los empujones a Louis de la casa mientras el reía. –No es gracioso Louis, vamos sabes que me da vergüenza-
-Lo sé, pero no entiendo el porqué-
-Ya, mejor vayamos al baile de una vez- Negó con la cabeza dejándome sin entender -¿Qué? ¿Qué pasa ahora?-
-¿Y te atreves a preguntarlo?- Se puso serio de repente. Oh oh, algo no sonaba bien en su voz, pero realmente no entendía de que hablaba.
-Louis lo siento, pero nose de que me hablas- Dije hasta con un poco de temor.
-¡Estoy vestido de traje! ¿No vas a decirme nada de cómo me veo?- Dijo haciéndose el enojado pero enseguida se echó a reír.
-Eres un tonto Tomlinson, de verdad me asustaste- Le dí un breve beso –Realmente pareces salido de un cuento de Disney, el príncipe Tomlinson, hasta suena bien- Ambos reímos.
-Ya vamos linda, no querrás perderte el baile-
-Por nada del mundo-
 
El baile estaba siendo muy divertido, nos separamos solo un rato en el cual yo fui con Linds y el con sus amigos.
La medianoche estaba cerca, sentía que el cuento estaba por llegar a su final y así era, Louis se iría de vacaciones al norte, yo al sur y luego no volveríamos a vernos ya que su universidad quedaba muy, demasiado lejos de la mía.
-¿Porqué no salimos a caminar un rato?- Propuso suave a mi oído mientras bailábamos pegados una canción lenta.
-Está bien- Respondí y tomó mi mano para salir de aquel baile.
Gritos, risas, mucha felicidad, en cambio nosotros nos íbamos alejando de todo el bullicio de los demás estudiantes en completo silencio ¿En qué estaría pensando? Louis no es de esas personas que se quedan sin palabras, sin dudas no lo es, algo estaba mal y ambos sabíamos que era.
Se frenó de golpe provocando lo mismo en mí y se me paró enfrente.
-¿Pasa algo Louis?- Pregunté con voz suave, las calles estaban iluminadas y las calles también, pero estaba totalmente desierto, en ese momento solo éramos él y yo, Louis y Claire.
-Sabes que pasa, ambos lo sabemos- ¿Había lágrimas en sus ojos? Oh no, esto no podía estar pasando. –Sabes… Nunca pensé que me enamoraría en el secundario. Y mucho menos de una casi nerd- Rió apenas al igual que yo, siempre quería ser fuerte, tal vez eso lo hacía sentir seguro, pero conmigo eso no era necesario. –Porque lo que yo empecé a sentir por vos se llama amor- Acarició mi rostro con delicadeza y unas lágrimas se desbordaron de mis ojos. –Vos no sos una chica más en la lista, nunca lo fuiste, vos sos LA chica que logró que el idiota de Louis Tomlinson se ponga cursi y diga cosas como estas- Soltó aire en un bufido, pero eso no era enojo, estaba conteniendo las ganas de llorar que tenía. –Claire…- Dijo con dulzura y seriedad –Quiero que vos seas la primera chica a la cual le haga el amor- Sentí que mi corazón latía más fuerte, estaba nerviosa sí, pero no asustada. –Y yo… yo quiero ser el primero en tu vida- Dejó caer algunas lágrimas que rápidamente secó con su mano.
-Te amo Louis- Confesé mirándolo fijamente a sus hermosos ojos y tomé su cara entre mis manos para besarlo lenta y tiernamente. –Yo quiero lo mismo que vos- Confesé con timidez a lo que el sonrió.
-¿Te das cuenta? Esos cachetitos rojos me enamoran- Dijo con ternura.
-Basta Louis, sabes que soy tímida- Reí nerviosa bajando la mirada.
-Hey, quiero que esos hermosos ojos no dejen de mirarme ¿Ok?- Levantó mi cabeza suavemente con su mano en mi mentón.
-Eso es imposible, tenemos que caminar y necesito ver hacia adelante- Reí con obviedad a lo que el negó y me alzó en sus brazos, cargándome como a una princesa. –Louis ¿Qué haces?-
-Yo siempre logro lo que quiero, ahora se que no vas a dejar de mirarme- Sonrió empezando a caminar, por momentos creía estar soñando pero no, esta era mi hermosa realidad. Nose a donde pensaba llevarme, ni como terminaría esta noche, solo sé que no quería pensar en nada que no fuéramos nosotros.
-Louis- Me miró de reojo sin frenar el paso. -¿A dónde me llevas?-
-¿Todavía no conoces este camino? No te hagas- Rió. Ya me había dado cuenta, estaba llevándome a su casa. La reconocí al verla a algunos metros. Esa casa donde habíamos hecho gran parte de nuestro proyecto de fin de año, donde nos habíamos dado el primer beso, y probablemente, en donde sería mi primera vez. Me bajó con delicadeza cuando estuvimos frente a la puerta para sacar sus llaves y abrirla.
-¿Vamos a estar solos?- Creo que era bastante estúpida la pregunta pero estaba nerviosa, muy nerviosa.
-Completamente, mis padres y hermanas ya comenzaron las vacaciones- Dijo yendo a la cocina -¿Querés tomar algo?- Volteó a verme pero yo solo negué con la cabeza por lo que el siguió su rumbo. –¡Si querés esperame en mi cuarto, ya subo!-
-¡Ok!- Respondí intentando sonar normal, nose si lo había conseguido. Un ejército de mariposas volaba dentro de mi.
Entré a su habitación. Todavía era como la de un niño, conservaba algunos juguetes, eso era tierno, el lo era. Me senté en la cama para sacarme los zapatos, realmente eran altos y ya los había tolerado demasiado.
Levanté la mirada y ahí estaba él, mirándome desde la puerta, yo también lo observé en silencio dedicándole una tierna sonrisa. Entró a la habitación mientras se quitaba y sacó y solo lo tiró a un lado. Se paró frente a mí y solo estiró sus manos para que yo las tomara, eso fue lo que hice levantándome.
-¿Estás bien?- Probablemente había notado un suave temblor que recorría mi cuerpo y mis manos sudorosas, si eran los nervios, inevitable.
-Muy bien, un poco… nerviosa- Mordí mi labio inferior sin deparar su mirada de la mía.
-No va a pasar nada que vos no quieras- Besó mis labios suavemente, tan suave que pareció tan solo un roce.
-Louis…-
-¿Qué?-
-Los dos estamos esperando lo mismo- Sonreí. Me moría de ganas de besarlo y abrazarlo hasta el cansancio pero no podía dar el primer paso. Probablemente el no quería apurarme y por eso estaba yendo despacio.
-Te amo- Llevó sus manos hacia el cierre trasero de mi vestido, el cual bajo despacio.
-Yo también te amo- Apartó la tela de mi cuerpo y dejó que cállese al piso. Solo me miró unos instantes y luego me besó, me besó como nunca antes, era un beso lleno de deseo, no quise pensarlo dos veces porque si lo pensaba probablemente no lo haría. Desaté su corbata que cayó a un lado para dedicarme a desabotonar su camisa. Quitó mi corpiño y yo su camisa. Él se encargó de dejar caer sus pantalones para luego con delicadeza recostarme sobre la cama.
El mundo estaba detenido en ese momento para ambos, el era mío y yo era suya. No pasó mucho tiempo más para que nuestras últimas prendas desaparecieran por completo.
 
Sé que nunca olvidaría esa noche, y estaba casi segura que tampoco él. Louis sin duda nunca podría ser considerado como uno más en mi vida, por más que nuestros caminos no fueran en la misma dirección, mi mente cuerpo y alma nunca olvidarían al primer hombre que me enseñó lo que es amar. 

la perfeccion!:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
LIVE LOVE LAUGHT
  ¡Audición  aceptada!


Ame tu audición mujer. Te juro que casi lloro con tu capítulo, me fascina como escribes.
Me alegro muchisimo que te haya gustado!! (: Espero audicionen mas pronto!! quiero resultadoss! jaja , si soy ansiosaa
Jaja, mujer tal vez te quedes con ansiedad hasta que la cierre, sorry.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: -We are Young|N.C|Audiciones Abiertas

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.