O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Sticky notes de una chocohólica
Ayer a las 9:06 pm por Ritza.

» the fire's in our hearts'
Ayer a las 8:11 pm por Ritza.

» «Go back to Uk» [Harry S.]
Ayer a las 5:14 pm por JaquelineZamm

» Beautiful Life III Cap 566
Ayer a las 4:40 pm por yusselin10

» ALQUIEN SABE COMO ME COMUNICO CON JAVIERA♡ SU NOVELA ES ENCERRADA DE ZAYN MALIK
Ayer a las 4:37 pm por Bianka

» Coffee at morning
Ayer a las 3:24 pm por peraulata

» Survive. (Audiciones abiertas.)
Ayer a las 3:18 pm por shaoi.

» Just, I´m Crazy {Pvt
Ayer a las 3:01 pm por Rebel

» Y el domingo, a la leche de la cena.
Ayer a las 2:32 pm por PARACETAMOL

novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ insxne.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

My Way Out |Nc| Audiciones Cerradas. *Resultados Colocados*

Página 5 de 16. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6 ... 10 ... 16  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: My Way Out |Nc| Audiciones Cerradas. *Resultados Colocados*

Mensaje por emotional. el Dom 27 Oct 2013, 2:47 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]  [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Lynn Thorns
Nombre completo: Linda Scarlett Salvatore Thorns.
Pareja: Harry Styles.
Representante: Demi Lovato.
Fic o capítulo de tu autoría: Spoiler.
Escrito por mí:

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Relatando nuestra historia

Capítulo Único.

Gritaba desesperada tan alto como el timbre de su voz le permitía. Nadie la oía. Nadie venía en su socorro. Sólo sentía como su cuerpo lentamente se iba apagando y perdía ese calor que necesitaba para seguir viviendo y respirando. Era como si en esos momentos estuviera dentro de un refrigerador encerrada. Ella sabía muy dentro de sí, que no había forma de que con el frío y la oscuridad de la noche, aumentada aún más debido a la fuerte tormenta que estaba comenzando a desatarse; Que alguien estuviera en la búsqueda de ellos. Era imposible. Sus manos temblaban y casi no tenían fuerzas para moverse. Sólo sostenían entre ellas la cabeza de su novio, brindandole un fuerte abrazo a su acompañante para asi juntos darse calor el uno al otro. 
El fondo de ese profundo y obscuro pozo, era sin dudas su peor temor. Nunca imaginó que su vida fuera a terminar de esta manera. Su novio y acompañante de expendición, Niall, hacía más de dos horas que se encontraba profundamente dormido.  Un muy fuerte golpe había recibido en el lado derecho de su cabeza, al caer intentando salvarla. Annie sólo sentía y apenas entre las sombras, podía distinguir como él respiraba cada vez más lento y como, de forma inconciente, se abrazaba a ella, buscando más calor.
-¡Ayuda!¡Por favor!-gritó desesperada.
Las ropas de ambos se encontraban desgarradas. Completamente manchadas de lodo y aún peor, totalmente empapadas. Eso provocaba que su cuerpos cada vez estuvieran más cerca de comenzar a sufrir hipotermía.
La garganta de la jóven dolía, ardía. Notó la diferencia en el tono de su voz. Ya no era su voz suave y pacifíca, era una voz ronca y prácticamente, irreconocible para ella. 
Cada intento de auxilio que pedía parecía un suave susurro en lugar de lo que debería ser. Debía luchar por ella y por él, por el amor de su vida. Por su prometido y con quién en los próximos meses llegaría al altar. Con quién en siete meses serían padres. No podían morir allí y mucho menos así, muriendo lentamente en la oscuridad y la profundidad donde posiblemente, nadie nunca encontrará sus restos algún día. Tenía ganas de vivir. Ese pequeño fruto del amor con Niall que crecía dentro de ella, la impulsaba a intentar y seguir intentando salir de allí. No se daría por vencida.  Aún hay muchas cosas que quiere realizar con el compañero que eligió para compartir toda su vida. Ellos tres, no llegaron tan lejos para terminar así.
-¡Por favor!¡Ayudenmé!-volvió a gritar Annie con los últimos suspiros que le quedaban.
Luego de ese momento, simplemente sintió como perdía fuerzas y sus ojos comenzaban a pesarle, obligandola a cerrarlos lentamente.


Abrió lentamente sus ojos. Detalló aturdida  donde se encontraba, pero no lograba reconocer el lugar. Su cabeza le dolía un poco. Intentó levantarse y sintió dolor. Un dolor desgarrador. Tenía una aguja incertada en su mano izquierda. Miró su vestimenta. Era ropa de hospital. Se encontraba con una corta bata azul que cubría poco y nada de su cuerpo.
No entendía nada. Se encontraba confundida. Lo único que lograba recordar era como luego de estar más de diez horas atrapados en ese profundo pozo, sus ojos comenzaron a cerrarse para luego, no saber que fue de ella ni tampoco quién la rescató.
Recordó a Niall  y sintió una fuerte opresión sobre el pecho. La última vez que estuvieron juntos, él se encontraba inconciente y sangraba. Había perdido mucha sangre. En la mente de Annie, venía una y luego otra vez, el ver al amor de su vida sangrar. Parecía que de una simple herida, se había provocado un río de sangre.
Oyó la puerta abrirse lentamente. Un jóven de no más de treinta años se hizo visible. Esté se sorprendió al verla despierta debido a que seguramente, esperaba verla aún profundamente dormida.
-Ha despertado..-dijo sonriente, tratando de brindarle una cálida sonrisa a la jóven para transmitirle tranquilidad, sin embargo, no lo logró. Ella quería ver a Niall.
-¿Dónde esta Niall?¡Por favor! Necesito saber cómo se encuentra él..-dijo Annie completamente exaltada y preocupada.
-Estoy bien amor, no te preocupes..-dijo el rubio recién ingresando al cuarto.
En el momento que ella lo vio, el alma le volvió al cuerpo. Su corazón nuevamente comenzó a latir con normalidad y notó que en los ojos de Niall habitaba un brillo que antes no había visto, como si fueran dos faroles resplandecientes. Amaba ver los ojos de su prometido. Eran azules. Cada vez que los veía, se perdía en ellos y recordaba el mar. Las olas golpear con la arena, el color profundo y tan perfecto, que en un atardecer, parace infinito, como sí nunca tuviera final. Esa tarde, no le recordaron tan sólo eso, sino tambien le recordaron las estrellas fugaces que vieron noches antes de realizar esa expedición. Ambos pidieron el mismo deseo; Estar juntos para siempre. El brillo en los ojos de él, le recordó esa noche porque parecían exactamente eso, las dos estrellas fugaces más hermosas y brillosas que vio en su vida, reflejadas en el mar.
-¿No creías que debías haberme dicho que seremos padres?-dijo él, atrayendo la atención de ella y sacandola de los recuerdos que la abundaban.
Al oír la pregunta, comprendió finalmente el porqué de esa mirada especial que el tuvo cuando la miró. Ya sabía que dentro de ella crecía un ser que fue hecho con amor y delicadeza. Ese pequeño ser que pronto llegaría a sus vidas para llenarlos de más dicha. Un hijo que ensamblaría todabía más la relación que ellos tienen pero que sobretodo, los uniría en un vínculo irrompible e imborrable por el resto de sus vidas. Ese niño o esa niña, llegó para cumplirles el deseo que más querían,  el ser padres.


-¿Y que más paso mamá?-preguntaba el niño rubio ojiazulino completamente emocionado luego de oír la historia que su madre le contaba. Tenía cuatro años pero era muy inteligente y comprendía exactamente cada palabra que ella pronunciaba. Noche tras noche antes de dormir, siempre le pedía que le contará la misma historia sin sospechar que ese pequeño ser del que se hablaba en la historia, era él.
-Mañana seguiré la historia amor, ahora debes dormir..-dijo Annie y depositó un suave beso en la frente de su hijo.
-Te amo mamá..-dijo el niño y cerró sus ojos lentamente.
Ella sonrío y salió sigilosamente del cuarto. Camino unos cuántos pasos y se encontró con su marido Niall quién salía del cuarto de la pequeña Holly. Ella tenía tan sólo dos años y era la princesita de su papá. Tanto James como Niall, cuidaban a la muñequita de porcelana que orgullosamente llamaban su hija. Era igual a ella, con su cabello castaño claro pero con los característicos profundos y azulinos ojos de su padre.
-¿Te pidió que le contarás nuevamente la historia?-dijo él sonriendole. Se acercó a ella y la abrazó.
-Sabes que sí, ama nuestra aventura..-rieron ambos y luego de darse un corto pero tierno beso en los labios, se dirigeron a su cuarto a descansar.
Se recostaron. Ella se encontraba recargada sobre su pecho el cuál subía y bajaba lentamente como danzando una hermosa balada romántica. Annie se sentía feliz y se dio cuenta que debía decirle a Niall que nuevamente estaba embarazada.
-Amor..-susurró.
-Díme cielo..-dijo él sin esperar lo que ella le diría.
-Estoy embarazada..-dijo dejando en evidencia su felicidad.
Niall permaneció en silencio unos cuántos segundos. Segundos que ella se quedaba intrigada ante la falta de palabras por parte de él, pero cuando menos lo pensó, sintió una gran mano masculina, brindandole una caricia a su vientre plano.
-Un nuevo integrante llega a la familia..-dijo él completamente feliz y provocó que los ojos de ella se aguarán.
-Lo sé, un nuevo bebé llegará a alegrarnos la vida..-dijo ella.
-Te amo Annie.
-Te amo Niall.
Y así de esa situación que pasaron, llegaron a sobrevivir. Tuvieron dos frutos de su amor y ahora viene otro en camino. Las ganas de vivir y seguir juntos en este mundo fue más fuerte que cualquier obstáculo que se les puso en su camino y ellos pudieron superarlos. Con una familia llena de amor donde el amor que comenzó hace seis años sigue dentro de ellos como el primer día, creciendo a medida que pasa el tiempo.



Mi amor:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Finalmente decidí por el sensual Styles. No puedo resistirme al ruloso sexy que me encanta .
¡Muchas Gracias por dejarme audicionar Nina!
Besos.


avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: My Way Out |Nc| Audiciones Cerradas. *Resultados Colocados*

Mensaje por Invitado el Lun 28 Oct 2013, 11:38 am


Sam Foster

Nombre completo: Samantha Tessanne Foster
Pareja: Niall Horan
Representante: Freya Mavor
Fic o capítulo de tu autoría:
Terapia de Shock:
By 'Mily.♡

Prologo


El doctor Joseph Robertson, psicólogo reconocido, se encontraba devastado. Su hijo, su pequeño y único hijo.  
¿Qué iban a pensar de el ahora? Si no había sido capaz de rescatar a sus propio hijo ¿Cómo iba a poder rescatar a sus pacientes?
Se dejo caer en el sillón de cuero negro de la biblioteca, que también utilizaba como escritorio, con un vaso de whisky, a medio tomar, descansando en su mano.
Había pasado dos años desde que su hijo había entrado en el vicio de las drogas, y el, como padre y profesional se había encargado de devolverlo a la vida.
Lo llevo a los mejores especialistas, a las mejores instituciones. Pago terapias carísimas, y hasta el mismo intervino, todo por salvarlo.
Pensó que lo había hecho, que lo había logrado. Hasta hace un mes atrás…
Su hijo nunca había abandonado esa vida, el seguía no solo consumiendo, sino también cometiendo delitos para conseguir un par de píldoras.
A sus veintiún años había sido condenado a ocho años de prisión, luego que la policía lo arrestara por comenzar una pelea callejera, que termino sacando al descubierto la verdadera identidad de Matthew Robertson, su hijo.
Joseph se encontraba tan ensimismado en su pensamiento que no se percato de la presencia de su esposa en la habitación.
Molly lo miraba con el ceño fruncido apoyada en el lumbral de la puerta. Su esposo había estado así desde que la sentencia de su hijo, y la mujer no lo lograba entender.

-Dijiste que lo volverías a tomar, Joseph…-le reprocho su esposa. El hombre, cansado de su actitud, dejo el vaso sobre la pequeña mesita ratona que tenia enfrente.

-¿Y que quieres que haga? ¿Quieres que haga como si nada hubiese pasado? ¿Quieres que actúe como vos?-pregunto Joseph con exasperación.

-Yo no actúo como si nada hubiese pasado… También es mi hijo-respondió la mujer.

-Pues… No parece-
-Es lo mejor, Joseph…-

-¿Lo mejor? ¡Ahí adentro lo van a tratar de la peor manera! ¿Cuándo va a abrir los ojos?-soltó el hombre levantándose de golpe. Molly mantenía la misma postura tranquila, mientra el dolor se reflejaba en su rostro.

-Es mejor que lo castiguen ahí adentro antes que lo terminen matando acá afuera… O peor aun, que se muera por una sobredosis-dijo Molly mirando seriamente a su esposo, que parecía desorientado.

-Molly…-

-Ser cocientes de todo lo que perdimos o podemos perder incrementa nuestra ganas de salir adelante, Joe.. Y vos mas que nadie debería saberlo…-se limito a decir.

-¿Que?-

-Que prefiero que este en la cárcel, antes que termine en un cajón muerto Joseph... Es la única manera que tenemos para que el se de cuenta de lo que estaba haciendo... ¿No funciona así en la psicología? Es como hacer terapia...-dijo la mujer. El doctor Robertson miro sorprendió a su esposa. Nunca, en sus veinte años de casados, ella se había metido con su profesión o había hecho algún comentario que se le relacionara.... y aunque le costase admitirlo, tenia razón.
Sus palabras eran tan sabias que sintió admiración por ella. El, el psicólogo reconocido, no había sido capaz de entenderlo hasta ahora... O quizás su dolor lo había impedido.

-Como una terapia-repitió, caminando hacia su esposa que lo miraba como si fuera un loco. El hombre la tomo pos la cintura y le planto un apasionado beso en los labios-Eres un genio, ¿Lo sabias?-soltó, liberándola de sus brazos para luego caminar hasta su escritorio y sentarse tras el mismo en su silla de cuero.

-¿Acaso te volviste loco Joseph?-pregunto Molly sorprendida. Su esposo levanto la mirada y negó con la cabeza para luego volver a su tarea. Había comenzado a escribir teorías que podrían servirle como argumentos cuando lo presentara ante el Ministerio.-La comida estará en una hora-se limito a decir su esposa, aun sin entender que le pasaba. Salio de la habitación, dejándolo solo con sus pensamientos.

-Como una terapia-volvió a repetir.
Su objetivo en cada una de sus terapias era justamente esa: Hacerles ver a sus pacientes cual era su error, o hacia donde debían dirigirse. Eso debía hacer ahora.
No ganaría nada quedándose de brazos cruzados durante ocho largos años, tampoco podrida revertir el hecho de que su hijo se encontrara preso. Quizás podría hacer otra cosa... Ayudar.
Si era capaz de salvar a los adolescentes descarrilados que estaban tirando sus vidas a la basura, seria capaz de perdonarse a si mismo por no haber podido salvar a su propio hijo. Les demostraría que la vida no era como ellos creían.
La droga, el alcohol, y la violencia no eran el camino. Y la única forma era haciéndolos caer. Porque después de todo, uno nunca sabe lo que tiene, hasta que lo pierde.

-Buenas noches Peter, tengo algo importante que decirte...-dijo Joseph luego de haber marcado el numero de su amigo y colega. La terapia de shock seria su próximo experimento.


Spoiler:
 
Prologo

“Un esquizofrénico es una persona que ya tiene una tendencia natural para ausentarse de este mundo, hasta que un hecho-grave o superficial, dependiendo de cada caso hace que  cree una realidad solo para el. El caso puede evolucionar hasta un punto en que el paciente te ausenta totalmente de la realidad, que llamamos catatota, o por el contrario puede ir mejorando y permitir que el paciente trabaje y desarrolle una vida prácticamente normal. Depende tan solo de un factor: el ambiente. ”- Verónica decide morir, Pablo Coelho.
“Veinticinco, veinticuatro, veintitrés, veintidós, veintiuno, veinte…”. La castaña contaba los minutos para marcharse de ese horrible lugar. Había pasado tres años de su vida concurriendo a esas monótonas sesiones con su psicólogo en aquella oficina gris que solo contaba con un gran ventanal, dos amplios sillones negros y una biblioteca repleta de libros, algo viejos y polvorientos.
Estaba aburrida. Nunca había logrado entender como el joven de no mas de veintiocho años podía llevar una vida tan organizada y meticulosamente planeada.
Se podía identificar que era un hombre estructurado de familia adinerada, seguramente casado, y con uno o dos hijos. Su psicólogo no era la persona mas divertida del mundo, al igual que sus sesiones no eran tan gratas como las de la Doctora Smith, su psiquiatra.
Pero la había ayudado, ese hombre que estaba sentado frente a ella, observándola, con una mano sobre su pierna, sujetando un anotador y una lapicera, y la otra alrededor de su barbilla, con su dedo índice cruzándole los labios, la había ayudado.
-Aun faltan un par de minutos Coraline… Entiendo que consideres que ya estas curada, es una patología muy común… Pero tu madre…-
-Mi madre cree que aun es conveniente que asista para afinar asperezas-lo interrumpió la castaña con voz suave y algo pausada- Se cual es su opinión, ella misma se encarga de dejarme bien en claro que mi locura ha afectado su vida hasta el punto de llegar a corromper su matrimonio, con mi padre…-continuo, fijando su vista en algún punto indeterminado en la pared.
-Ya hemos hablado acerca de eso Cora-dijo su psicólogo.- Creí que habíamos dejado en claro que lo que te paso debe quedar en el pasado…  Ni tu ni nadie podrá remediarlo-
-Lo se.-susurro Coraline mordiéndose el labio inferior para seguir conectada con esa realidad que todo el mundo compartía, pero que para ella solo era un pasatiempo, luego de su sesión, probablemente volvería a su realidad, esa donde se sentía segura.-Pero mi madre se encarga de recordármelo todos los días, ¿Usted no puede hablar con ella?-pregunto.
-¿Y que quieres que le diga, Cora?-pregunto el psicólogo escribiendo rápidamente cada palabra que salía por la boca de la castaña junto con alguna que otra observación que luego lo ayudarían a analizar su progreso.
Si algo estaba seguro era que su comportamiento era influenciado, en gran parte, por su madre.
Susan, no era no persona mal. Simplemente no había podido perdonar a su hija por cosas que, como bien sabia, no había hecho intencionalmente. Pero la odio y el rencor que sintió en ese momento la cegó, desquitándose con Coraline.
-No lo se… Que ya me ha dado el alta-respondió Coraline haciendo una mueca que bien podía interpretarse como sonrisa, pero que no lo era del todo, aun se podía ver el dolor detrás de sus ojos.
-No puedo hacer eso… Eres tu la que debe decirle cuando parar.-dijo el, observando como la castaña ponía los ojos en blanco.
-¿A usted le parece fácil?-soltó Coraline sin prestarle atención a la pequeña sonrisa que surcaba los labios de su psicólogo.
-¿Fácil?-repitió el- Debemos primero analizar su significado. Es una palabra muy amplia que debe ser usada con respeto… Depende de quien lo mire será mas o menos fácil, Cora... Por ejemplo, para algunos amar es fácil, pero hay quienes, pasan su vida buscando a quien amar, a su alma gemela o a un gran amigo con quien compartir momentos y nunca lo consiguen... Y eso, no es por falta de sentimientos o por que no sean seres humanos... Ese "algo" llamado destino lo quiso así... Y ellos no tienen otra opción mas que aceptarlo.... Por eso, fácil, no es la palabra que yo usaría Coraline.-explico el hombre parándose de su asiento para servirse un poco de café que lo esperaba, caliente, sobre una pequeña mesa a la orilla de la puerta de entrada.
-Entonces… ¿Qué palabra usaría?-pregunto la castaña, volviendo a repasar lo minutos que le faltaban para salir corriendo de ese lugar.
-Preparado… Yo me preguntaría si ya estoy preparado-le respondió dando un sorbo a su café.
-¿Estoy preparada para ponerle un limite a mi madre?-dijo ella pensando seriamente en las palabras que el hombro le había dicho- No, no estoy preparada… Aun no.
-¿Entonces?-
-¿Entonces, que?-
-Entonces por que sigues quejándote de tus secciones semanales conmigo, si aun no eres capaz de enfrentar a tu propia madre…-le respondió el, quitándole las palabras de la boca a la castaña, que ya sabia de antemano cual seria su respuesta.
En esos tres años había llegado a analizar al joven hombre mas que a cualquier otra persona. No lo conocía… ¡Por supuesto que no lo conocía!, pero ella podía ver a través de sus ojos azules cuando el estaba alegre o triste, e incluso cual seria el rumbo de su conversación.
-¿Cree usted que seré capaz de encontrar a mi alma gemela?-pregunto la castaña cambiando de tema. Esa pregunta le había quedado rondado en su mente luego que el mencionara la palabra "amor", además, Cora ya estaba cansada del mismo discurso. No quería hablar de su madre, ni de su pasado.
-¿Es fácil para ti el amor?-respondió el psicólogo, aun de pie frente a la puerta. Cora advirtió que esas serian las ultimas palabras que cruzarían por esa semana. El reloj ya había marcado las cuatro en punto y sus sesión acababa de terminar.
-Yo amo a alguien-soltó la castaña, esta vez formando una verdadera sonrisa.
-Afortunada seas Coraline, no hay nada mas saludable en esta vida que al amor…-
-¿Pero usted cree que alguien pueda llegar a amarme? Soy una esquizofrenia en pleno proceso de rehabilitación… Es casi imposible-hablo Cora, recordando las palabras que su madre le había dicho en mas de una ocasión sobre amar y ser amada.
-Cualquier ser en este mundo que posea sentimiento es libre de amar Coraline… Y ya te he dicho que no me trates de usted, me haces sentir viejo, y solo tengo seis años mas que vos…-dijo el joven, revisando su reloj pulsera para asegurarse que aun le quedaban un par de minutos para llegar a la importante reunión planificada por su prometida desde, hacia ya, un mes.
-Lo siento, Niall. No volverá a pasar, lo prometo-dijo la castaña, poniéndose de pie para despedirse de su psicólogo hasta la siguiente semana.
El joven, rubio y de grandes ojos azules del color del cielo luego de una tormenta, le abrió la puerta a su ultima paciente. Coraline, la joven que había llegado hasta su consultorio un frió día de invierno, inmersa en su propia realidad intentando salir adelante luego de su traumática experiencia.
"Ayuda", fue lo primero que escucho salir de sus labios, y automáticamente, Niall Horan entendió que ella lo necesitaba.

Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: My Way Out |Nc| Audiciones Cerradas. *Resultados Colocados*

Mensaje por Yumiko el Lun 28 Oct 2013, 7:03 pm

|LinSmiles~ escribió:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]  [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Lynn Thorns
Nombre completo: Linda Scarlett Salvatore Thorns.
Pareja: Harry Styles.
Representante: Demi Lovato.
Fic o capítulo de tu autoría: Spoiler.
Escrito por mí:

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Relatando nuestra historia

Capítulo Único.

Gritaba desesperada tan alto como el timbre de su voz le permitía. Nadie la oía. Nadie venía en su socorro. Sólo sentía como su cuerpo lentamente se iba apagando y perdía ese calor que necesitaba para seguir viviendo y respirando. Era como si en esos momentos estuviera dentro de un refrigerador encerrada. Ella sabía muy dentro de sí, que no había forma de que con el frío y la oscuridad de la noche, aumentada aún más debido a la fuerte tormenta que estaba comenzando a desatarse; Que alguien estuviera en la búsqueda de ellos. Era imposible. Sus manos temblaban y casi no tenían fuerzas para moverse. Sólo sostenían entre ellas la cabeza de su novio, brindandole un fuerte abrazo a su acompañante para asi juntos darse calor el uno al otro. 
El fondo de ese profundo y obscuro pozo, era sin dudas su peor temor. Nunca imaginó que su vida fuera a terminar de esta manera. Su novio y acompañante de expendición, Niall, hacía más de dos horas que se encontraba profundamente dormido.  Un muy fuerte golpe había recibido en el lado derecho de su cabeza, al caer intentando salvarla. Annie sólo sentía y apenas entre las sombras, podía distinguir como él respiraba cada vez más lento y como, de forma inconciente, se abrazaba a ella, buscando más calor.
-¡Ayuda!¡Por favor!-gritó desesperada.
Las ropas de ambos se encontraban desgarradas. Completamente manchadas de lodo y aún peor, totalmente empapadas. Eso provocaba que su cuerpos cada vez estuvieran más cerca de comenzar a sufrir hipotermía.
La garganta de la jóven dolía, ardía. Notó la diferencia en el tono de su voz. Ya no era su voz suave y pacifíca, era una voz ronca y prácticamente, irreconocible para ella. 
Cada intento de auxilio que pedía parecía un suave susurro en lugar de lo que debería ser. Debía luchar por ella y por él, por el amor de su vida. Por su prometido y con quién en los próximos meses llegaría al altar. Con quién en siete meses serían padres. No podían morir allí y mucho menos así, muriendo lentamente en la oscuridad y la profundidad donde posiblemente, nadie nunca encontrará sus restos algún día. Tenía ganas de vivir. Ese pequeño fruto del amor con Niall que crecía dentro de ella, la impulsaba a intentar y seguir intentando salir de allí. No se daría por vencida.  Aún hay muchas cosas que quiere realizar con el compañero que eligió para compartir toda su vida. Ellos tres, no llegaron tan lejos para terminar así.
-¡Por favor!¡Ayudenmé!-volvió a gritar Annie con los últimos suspiros que le quedaban.
Luego de ese momento, simplemente sintió como perdía fuerzas y sus ojos comenzaban a pesarle, obligandola a cerrarlos lentamente.


Abrió lentamente sus ojos. Detalló aturdida  donde se encontraba, pero no lograba reconocer el lugar. Su cabeza le dolía un poco. Intentó levantarse y sintió dolor. Un dolor desgarrador. Tenía una aguja incertada en su mano izquierda. Miró su vestimenta. Era ropa de hospital. Se encontraba con una corta bata azul que cubría poco y nada de su cuerpo.
No entendía nada. Se encontraba confundida. Lo único que lograba recordar era como luego de estar más de diez horas atrapados en ese profundo pozo, sus ojos comenzaron a cerrarse para luego, no saber que fue de ella ni tampoco quién la rescató.
Recordó a Niall  y sintió una fuerte opresión sobre el pecho. La última vez que estuvieron juntos, él se encontraba inconciente y sangraba. Había perdido mucha sangre. En la mente de Annie, venía una y luego otra vez, el ver al amor de su vida sangrar. Parecía que de una simple herida, se había provocado un río de sangre.
Oyó la puerta abrirse lentamente. Un jóven de no más de treinta años se hizo visible. Esté se sorprendió al verla despierta debido a que seguramente, esperaba verla aún profundamente dormida.
-Ha despertado..-dijo sonriente, tratando de brindarle una cálida sonrisa a la jóven para transmitirle tranquilidad, sin embargo, no lo logró. Ella quería ver a Niall.
-¿Dónde esta Niall?¡Por favor! Necesito saber cómo se encuentra él..-dijo Annie completamente exaltada y preocupada.
-Estoy bien amor, no te preocupes..-dijo el rubio recién ingresando al cuarto.
En el momento que ella lo vio, el alma le volvió al cuerpo. Su corazón nuevamente comenzó a latir con normalidad y notó que en los ojos de Niall habitaba un brillo que antes no había visto, como si fueran dos faroles resplandecientes. Amaba ver los ojos de su prometido. Eran azules. Cada vez que los veía, se perdía en ellos y recordaba el mar. Las olas golpear con la arena, el color profundo y tan perfecto, que en un atardecer, parace infinito, como sí nunca tuviera final. Esa tarde, no le recordaron tan sólo eso, sino tambien le recordaron las estrellas fugaces que vieron noches antes de realizar esa expedición. Ambos pidieron el mismo deseo; Estar juntos para siempre. El brillo en los ojos de él, le recordó esa noche porque parecían exactamente eso, las dos estrellas fugaces más hermosas y brillosas que vio en su vida, reflejadas en el mar.
-¿No creías que debías haberme dicho que seremos padres?-dijo él, atrayendo la atención de ella y sacandola de los recuerdos que la abundaban.
Al oír la pregunta, comprendió finalmente el porqué de esa mirada especial que el tuvo cuando la miró. Ya sabía que dentro de ella crecía un ser que fue hecho con amor y delicadeza. Ese pequeño ser que pronto llegaría a sus vidas para llenarlos de más dicha. Un hijo que ensamblaría todabía más la relación que ellos tienen pero que sobretodo, los uniría en un vínculo irrompible e imborrable por el resto de sus vidas. Ese niño o esa niña, llegó para cumplirles el deseo que más querían,  el ser padres.


-¿Y que más paso mamá?-preguntaba el niño rubio ojiazulino completamente emocionado luego de oír la historia que su madre le contaba. Tenía cuatro años pero era muy inteligente y comprendía exactamente cada palabra que ella pronunciaba. Noche tras noche antes de dormir, siempre le pedía que le contará la misma historia sin sospechar que ese pequeño ser del que se hablaba en la historia, era él.
-Mañana seguiré la historia amor, ahora debes dormir..-dijo Annie y depositó un suave beso en la frente de su hijo.
-Te amo mamá..-dijo el niño y cerró sus ojos lentamente.
Ella sonrío y salió sigilosamente del cuarto. Camino unos cuántos pasos y se encontró con su marido Niall quién salía del cuarto de la pequeña Holly. Ella tenía tan sólo dos años y era la princesita de su papá. Tanto James como Niall, cuidaban a la muñequita de porcelana que orgullosamente llamaban su hija. Era igual a ella, con su cabello castaño claro pero con los característicos profundos y azulinos ojos de su padre.
-¿Te pidió que le contarás nuevamente la historia?-dijo él sonriendole. Se acercó a ella y la abrazó.
-Sabes que sí, ama nuestra aventura..-rieron ambos y luego de darse un corto pero tierno beso en los labios, se dirigeron a su cuarto a descansar.
Se recostaron. Ella se encontraba recargada sobre su pecho el cuál subía y bajaba lentamente como danzando una hermosa balada romántica. Annie se sentía feliz y se dio cuenta que debía decirle a Niall que nuevamente estaba embarazada.
-Amor..-susurró.
-Díme cielo..-dijo él sin esperar lo que ella le diría.
-Estoy embarazada..-dijo dejando en evidencia su felicidad.
Niall permaneció en silencio unos cuántos segundos. Segundos que ella se quedaba intrigada ante la falta de palabras por parte de él, pero cuando menos lo pensó, sintió una gran mano masculina, brindandole una caricia a su vientre plano.
-Un nuevo integrante llega a la familia..-dijo él completamente feliz y provocó que los ojos de ella se aguarán.
-Lo sé, un nuevo bebé llegará a alegrarnos la vida..-dijo ella.
-Te amo Annie.
-Te amo Niall.
Y así de esa situación que pasaron, llegaron a sobrevivir. Tuvieron dos frutos de su amor y ahora viene otro en camino. Las ganas de vivir y seguir juntos en este mundo fue más fuerte que cualquier obstáculo que se les puso en su camino y ellos pudieron superarlos. Con una familia llena de amor donde el amor que comenzó hace seis años sigue dentro de ellos como el primer día, creciendo a medida que pasa el tiempo.



Mi amor:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Finalmente decidí por el sensual Styles. No puedo resistirme al ruloso sexy que me encanta .
¡Muchas Gracias por dejarme audicionar Nina!
Besos.


Ficha Megamente Aceptada


Lin, sabes que me encanta como escribes. Bueno es más que obvio que ya estás participando, me encantó tu ficha, jeje es sexy ruloso y Demi.
Bueno besos!
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: My Way Out |Nc| Audiciones Cerradas. *Resultados Colocados*

Mensaje por Yumiko el Lun 28 Oct 2013, 7:11 pm

Priscilla.- escribió:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Sam Foster

Nombre completo: Samantha Tessanne Foster
Pareja: Niall Horan
Representante: Freya Mavor
Fic o capítulo de tu autoría:
Terapia de Shock:
By [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Prologo


El doctor Joseph Robertson, psicólogo reconocido, se encontraba devastado. Su hijo, su pequeño y único hijo.  
¿Qué iban a pensar de el ahora? Si no había sido capaz de rescatar a sus propio hijo ¿Cómo iba a poder rescatar a sus pacientes?
Se dejo caer en el sillón de cuero negro de la biblioteca, que también utilizaba como escritorio, con un vaso de whisky, a medio tomar, descansando en su mano.
Había pasado dos años desde que su hijo había entrado en el vicio de las drogas, y el, como padre y profesional se había encargado de devolverlo a la vida.
Lo llevo a los mejores especialistas, a las mejores instituciones. Pago terapias carísimas, y hasta el mismo intervino, todo por salvarlo.
Pensó que lo había hecho, que lo había logrado. Hasta hace un mes atrás…
Su hijo nunca había abandonado esa vida, el seguía no solo consumiendo, sino también cometiendo delitos para conseguir un par de píldoras.
A sus veintiún años había sido condenado a ocho años de prisión, luego que la policía lo arrestara por comenzar una pelea callejera, que termino sacando al descubierto la verdadera identidad de Matthew Robertson, su hijo.
Joseph se encontraba tan ensimismado en su pensamiento que no se percato de la presencia de su esposa en la habitación.
Molly lo miraba con el ceño fruncido apoyada en el lumbral de la puerta. Su esposo había estado así desde que la sentencia de su hijo, y la mujer no lo lograba entender.

-Dijiste que lo volverías a tomar, Joseph…-le reprocho su esposa. El hombre, cansado de su actitud, dejo el vaso sobre la pequeña mesita ratona que tenia enfrente.

-¿Y que quieres que haga? ¿Quieres que haga como si nada hubiese pasado? ¿Quieres que actúe como vos?-pregunto Joseph con exasperación.

-Yo no actúo como si nada hubiese pasado… También es mi hijo-respondió la mujer.

-Pues… No parece-
-Es lo mejor, Joseph…-

-¿Lo mejor? ¡Ahí adentro lo van a tratar de la peor manera! ¿Cuándo va a abrir los ojos?-soltó el hombre levantándose de golpe. Molly mantenía la misma postura tranquila, mientra el dolor se reflejaba en su rostro.

-Es mejor que lo castiguen ahí adentro antes que lo terminen matando acá afuera… O peor aun, que se muera por una sobredosis-dijo Molly mirando seriamente a su esposo, que parecía desorientado.

-Molly…-

-Ser cocientes de todo lo que perdimos o podemos perder incrementa nuestra ganas de salir adelante, Joe.. Y vos mas que nadie debería saberlo…-se limito a decir.

-¿Que?-

-Que prefiero que este en la cárcel, antes que termine en un cajón muerto Joseph... Es la única manera que tenemos para que el se de cuenta de lo que estaba haciendo... ¿No funciona así en la psicología? Es como hacer terapia...-dijo la mujer. El doctor Robertson miro sorprendió a su esposa. Nunca, en sus veinte años de casados, ella se había metido con su profesión o había hecho algún comentario que se le relacionara.... y aunque le costase admitirlo, tenia razón.
Sus palabras eran tan sabias que sintió admiración por ella. El, el psicólogo reconocido, no había sido capaz de entenderlo hasta ahora... O quizás su dolor lo había impedido.

-Como una terapia-repitió, caminando hacia su esposa que lo miraba como si fuera un loco. El hombre la tomo pos la cintura y le planto un apasionado beso en los labios-Eres un genio, ¿Lo sabias?-soltó, liberándola de sus brazos para luego caminar hasta su escritorio y sentarse tras el mismo en su silla de cuero.

-¿Acaso te volviste loco Joseph?-pregunto Molly sorprendida. Su esposo levanto la mirada y negó con la cabeza para luego volver a su tarea. Había comenzado a escribir teorías que podrían servirle como argumentos cuando lo presentara ante el Ministerio.-La comida estará en una hora-se limito a decir su esposa, aun sin entender que le pasaba. Salio de la habitación, dejándolo solo con sus pensamientos.

-Como una terapia-volvió a repetir.
Su objetivo en cada una de sus terapias era justamente esa: Hacerles ver a sus pacientes cual era su error, o hacia donde debían dirigirse. Eso debía hacer ahora.
No ganaría nada quedándose de brazos cruzados durante ocho largos años, tampoco podrida revertir el hecho de que su hijo se encontrara preso. Quizás podría hacer otra cosa... Ayudar.
Si era capaz de salvar a los adolescentes descarrilados que estaban tirando sus vidas a la basura, seria capaz de perdonarse a si mismo por no haber podido salvar a su propio hijo. Les demostraría que la vida no era como ellos creían.
La droga, el alcohol, y la violencia no eran el camino. Y la única forma era haciéndolos caer. Porque después de todo, uno nunca sabe lo que tiene, hasta que lo pierde.

-Buenas noches Peter, tengo algo importante que decirte...-dijo Joseph luego de haber marcado el numero de su amigo y colega. La terapia de shock seria su próximo experimento.


Spoiler:
 
Prologo

“Un esquizofrénico es una persona que ya tiene una tendencia natural para ausentarse de este mundo, hasta que un hecho-grave o superficial, dependiendo de cada caso hace que  cree una realidad solo para el. El caso puede evolucionar hasta un punto en que el paciente te ausenta totalmente de la realidad, que llamamos catatota, o por el contrario puede ir mejorando y permitir que el paciente trabaje y desarrolle una vida prácticamente normal. Depende tan solo de un factor: el ambiente. ”- Verónica decide morir, Pablo Coelho.
“Veinticinco, veinticuatro, veintitrés, veintidós, veintiuno, veinte…”. La castaña contaba los minutos para marcharse de ese horrible lugar. Había pasado tres años de su vida concurriendo a esas monótonas sesiones con su psicólogo en aquella oficina gris que solo contaba con un gran ventanal, dos amplios sillones negros y una biblioteca repleta de libros, algo viejos y polvorientos.
Estaba aburrida. Nunca había logrado entender como el joven de no mas de veintiocho años podía llevar una vida tan organizada y meticulosamente planeada.
Se podía identificar que era un hombre estructurado de familia adinerada, seguramente casado, y con uno o dos hijos. Su psicólogo no era la persona mas divertida del mundo, al igual que sus sesiones no eran tan gratas como las de la Doctora Smith, su psiquiatra.
Pero la había ayudado, ese hombre que estaba sentado frente a ella, observándola, con una mano sobre su pierna, sujetando un anotador y una lapicera, y la otra alrededor de su barbilla, con su dedo índice cruzándole los labios, la había ayudado.
-Aun faltan un par de minutos Coraline… Entiendo que consideres que ya estas curada, es una patología muy común… Pero tu madre…-
-Mi madre cree que aun es conveniente que asista para afinar asperezas-lo interrumpió la castaña con voz suave y algo pausada- Se cual es su opinión, ella misma se encarga de dejarme bien en claro que mi locura ha afectado su vida hasta el punto de llegar a corromper su matrimonio, con mi padre…-continuo, fijando su vista en algún punto indeterminado en la pared.
-Ya hemos hablado acerca de eso Cora-dijo su psicólogo.- Creí que habíamos dejado en claro que lo que te paso debe quedar en el pasado…  Ni tu ni nadie podrá remediarlo-
-Lo se.-susurro Coraline mordiéndose el labio inferior para seguir conectada con esa realidad que todo el mundo compartía, pero que para ella solo era un pasatiempo, luego de su sesión, probablemente volvería a su realidad, esa donde se sentía segura.-Pero mi madre se encarga de recordármelo todos los días, ¿Usted no puede hablar con ella?-pregunto.
-¿Y que quieres que le diga, Cora?-pregunto el psicólogo escribiendo rápidamente cada palabra que salía por la boca de la castaña junto con alguna que otra observación que luego lo ayudarían a analizar su progreso.
Si algo estaba seguro era que su comportamiento era influenciado, en gran parte, por su madre.
Susan, no era no persona mal. Simplemente no había podido perdonar a su hija por cosas que, como bien sabia, no había hecho intencionalmente. Pero la odio y el rencor que sintió en ese momento la cegó, desquitándose con Coraline.
-No lo se… Que ya me ha dado el alta-respondió Coraline haciendo una mueca que bien podía interpretarse como sonrisa, pero que no lo era del todo, aun se podía ver el dolor detrás de sus ojos.
-No puedo hacer eso… Eres tu la que debe decirle cuando parar.-dijo el, observando como la castaña ponía los ojos en blanco.
-¿A usted le parece fácil?-soltó Coraline sin prestarle atención a la pequeña sonrisa que surcaba los labios de su psicólogo.
-¿Fácil?-repitió el- Debemos primero analizar su significado. Es una palabra muy amplia que debe ser usada con respeto… Depende de quien lo mire será mas o menos fácil, Cora... Por ejemplo, para algunos amar es fácil, pero hay quienes, pasan su vida buscando a quien amar, a su alma gemela o a un gran amigo con quien compartir momentos y nunca lo consiguen... Y eso, no es por falta de sentimientos o por que no sean seres humanos... Ese "algo" llamado destino lo quiso así... Y ellos no tienen otra opción mas que aceptarlo.... Por eso, fácil, no es la palabra que yo usaría Coraline.-explico el hombre parándose de su asiento para servirse un poco de café que lo esperaba, caliente, sobre una pequeña mesa a la orilla de la puerta de entrada.
-Entonces… ¿Qué palabra usaría?-pregunto la castaña, volviendo a repasar lo minutos que le faltaban para salir corriendo de ese lugar.
-Preparado… Yo me preguntaría si ya estoy preparado-le respondió dando un sorbo a su café.
-¿Estoy preparada para ponerle un limite a mi madre?-dijo ella pensando seriamente en las palabras que el hombro le había dicho- No, no estoy preparada… Aun no.
-¿Entonces?-
-¿Entonces, que?-
-Entonces por que sigues quejándote de tus secciones semanales conmigo, si aun no eres capaz de enfrentar a tu propia madre…-le respondió el, quitándole las palabras de la boca a la castaña, que ya sabia de antemano cual seria su respuesta.
En esos tres años había llegado a analizar al joven hombre mas que a cualquier otra persona. No lo conocía… ¡Por supuesto que no lo conocía!, pero ella podía ver a través de sus ojos azules cuando el estaba alegre o triste, e incluso cual seria el rumbo de su conversación.
-¿Cree usted que seré capaz de encontrar a mi alma gemela?-pregunto la castaña cambiando de tema. Esa pregunta le había quedado rondado en su mente luego que el mencionara la palabra "amor", además, Cora ya estaba cansada del mismo discurso. No quería hablar de su madre, ni de su pasado.
-¿Es fácil para ti el amor?-respondió el psicólogo, aun de pie frente a la puerta. Cora advirtió que esas serian las ultimas palabras que cruzarían por esa semana. El reloj ya había marcado las cuatro en punto y sus sesión acababa de terminar.
-Yo amo a alguien-soltó la castaña, esta vez formando una verdadera sonrisa.
-Afortunada seas Coraline, no hay nada mas saludable en esta vida que al amor…-
-¿Pero usted cree que alguien pueda llegar a amarme? Soy una esquizofrenia en pleno proceso de rehabilitación… Es casi imposible-hablo Cora, recordando las palabras que su madre le había dicho en mas de una ocasión sobre amar y ser amada.
-Cualquier ser en este mundo que posea sentimiento es libre de amar Coraline… Y ya te he dicho que no me trates de usted, me haces sentir viejo, y solo tengo seis años mas que vos…-dijo el joven, revisando su reloj pulsera para asegurarse que aun le quedaban un par de minutos para llegar a la importante reunión planificada por su prometida desde, hacia ya, un mes.
-Lo siento, Niall. No volverá a pasar, lo prometo-dijo la castaña, poniéndose de pie para despedirse de su psicólogo hasta la siguiente semana.
El joven, rubio y de grandes ojos azules del color del cielo luego de una tormenta, le abrió la puerta a su ultima paciente. Coraline, la joven que había llegado hasta su consultorio un frió día de invierno, inmersa en su propia realidad intentando salir adelante luego de su traumática experiencia.
"Ayuda", fue lo primero que escucho salir de sus labios, y automáticamente, Niall Horan entendió que ella lo necesitaba.

Ficha Super Hiper Aceptada


Pris  jeje bueno ya se perfectamente como escribes y bueno escribes fabuloso. Que decirte tequieromuchoyyaestasparticipandojeje no enserio  ya estás participando ¡Suerte! sequeelinfernalirlandesserratuyo ;)
Besos!
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: My Way Out |Nc| Audiciones Cerradas. *Resultados Colocados*

Mensaje por Invitado el Lun 28 Oct 2013, 7:31 pm

Hola! Para empezar quiero disculparme por que encerio no voy a poder estar en la nove. Encerio perdon :c y la verdad esque no las quiero dejar esperando el "haber cuando sube la ficha" Encerio perdon :( Buano y perdon si no tengo buena ortografia, estoy desde el telefono de mi prima :p Encerio mil perdones
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: My Way Out |Nc| Audiciones Cerradas. *Resultados Colocados*

Mensaje por Yumiko el Lun 28 Oct 2013, 7:35 pm

VaalDiirectiioner escribió:Hola! Para empezar quiero disculparme por que encerio no voy a poder estar en la nove. Encerio perdon :c y la verdad esque no las quiero dejar esperando el "haber cuando sube la ficha" Encerio perdon  :(  Buano y perdon si no tengo buena ortografia, estoy desde el telefono de mi prima :p Encerio mil perdones
No hay problema linda, enserio no te aflijas, no pasa nada :D
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: My Way Out |Nc| Audiciones Cerradas. *Resultados Colocados*

Mensaje por Calam el Lun 28 Oct 2013, 7:41 pm

Kriss ¿te puedo llamar así? *-* ¿cuando se entregarán los resultados?
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: My Way Out |Nc| Audiciones Cerradas. *Resultados Colocados*

Mensaje por Harold el Lun 28 Oct 2013, 7:46 pm

"Debemos salir de esta Isla"


Babas:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Holaa chicas, me encanto la idea es perfecta  
Ahora mismo dejo mi ficha. Bye
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: My Way Out |Nc| Audiciones Cerradas. *Resultados Colocados*

Mensaje por Yumiko el Lun 28 Oct 2013, 7:48 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:Kriss ¿te puedo llamar así? *-* ¿cuando se entregarán los resultados?
Claro que me puedes decir así :) Aun no lo sabemos, supongo que por lo menos unos días más estarán abiertas.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: My Way Out |Nc| Audiciones Cerradas. *Resultados Colocados*

Mensaje por Yumiko el Lun 28 Oct 2013, 7:49 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:Holi
Holawas :arrastro:
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: My Way Out |Nc| Audiciones Cerradas. *Resultados Colocados*

Mensaje por Yumiko el Lun 28 Oct 2013, 7:49 pm

.Beautiful. escribió:"Debemos salir de esta Isla"


Babas:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Holaa chicas, me encanto la idea es perfecta  
Ahora mismo dejo mi ficha. Bye
Hola, me alegro que te halla gustado :) esperamos tu ficha :)
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: My Way Out |Nc| Audiciones Cerradas. *Resultados Colocados*

Mensaje por 1d<3ismylove!!! el Lun 28 Oct 2013, 7:52 pm

calam: bueno los resultados tal vez todavía no por que acabamos de abrir las audiciones!! creo que vamos a esperar unos días más,pero apenas los vayamos a cerrar les avisamos ;)

holiscrayolis: hola :hug:

.Beautiful.: Claro linda esperamos tu ficha!! baba mori con esa foto!!! baba baba baba
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: My Way Out |Nc| Audiciones Cerradas. *Resultados Colocados*

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Página 5 de 16. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6 ... 10 ... 16  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.