O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Just, I´m Crazy {Pvt
Hoy a las 12:01 pm por Rebel

» ¿Es posible el amor? Draco y tú
Hoy a las 9:47 am por Butterfly199225

» «Go back to Uk» [Harry S.]
Hoy a las 4:18 am por Butterfly199225

» fallen angels [muro]
Ayer a las 11:41 pm por jackson.

» The Selection
Ayer a las 10:37 pm por Asclepio.

» bitter battlefield.{muro interactivo.
Ayer a las 7:53 pm por blackstairs

» Coffee at morning
Ayer a las 7:52 pm por peraulata

» bitter battlefield.{fichas/expedientes.
Ayer a las 7:51 pm por blackstairs

» Heroes. (Muro Interactivo)
Ayer a las 5:51 pm por yagmur.

novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ insxne.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

Maldecidas (Between heaven and hell) | Novela colectiva | Audiciones abiertas

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Maldecidas (Between heaven and hell) | Novela colectiva | Audiciones abiertas

Mensaje por Fallon. el Jue 24 Oct 2013, 11:25 am

Hola, primero debo decir que la idea esta hermosa *--* estaba viendo una anime que me recuerda mucho a tú idea y pues por eso vengo a audicionar, más tarde te dejaré mi ficha porque buscaré una linda chica, tú tienes a Kaya :( 
PD: Soy Tomi c:
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Maldecidas (Between heaven and hell) | Novela colectiva | Audiciones abiertas

Mensaje por Fallon. el Jue 24 Oct 2013, 12:28 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
| Harry Styles | Kylie Jenner | Elizabeth Clarks | V de venganza |
Capitulo <3:


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]Capitulo 11:


 


Secretos



––_______, ________... ¡_________! ––Movió Harry a su acompañante que se encontraba nuevamente en un estado de shock. ––

––Y-y-yo, t-te- tengo que irme. ––Evito completamente la chica y Salió corriendo del lugar, intentando escapar de alguien o mejor dicho de algo, su turbió y abrumador pasado…

Instintivamente Harry comenzó a correr detrás de la morocha pero no paso mucho tiempo para que la chica se le perdiera, las calles de Londres eran un lugar muy transitado y mucho más en el centro, guardo las barras en su auto y tomó los dulces de ________ para guardar algunos y los otros comerlos en el camino mientras caminaba intentando encontrar a la chica. 

Al cabo de unos veinte minutos caminando y sin encontrar rastro alguna de la chica decidió volver a su casa pero un ruido extraño lo confundió, analizó por un momento dichos ruidos hasta que lo confirmo, eran sollozos pero eso no era lo que lo sorprendía sino el lugar de donde provenían, era _______ estaba abrazada a sus rodillas recostada en el tronco de un árbol en el solitario y oscuro parque, dudando por la posible reacción que pudiera tener la chica decidió acercarse e igual manera. ––

Harry camino directo hacía donde la chica se encontraba, su cabeza estaba confundida por un lado esta feliz de encontrar a ______ a salvo pero por el otro estaba preocupado por el estado en el que la morocha estaba, no sabía muy bien el por qué le importaba el estado de animo de ________ pero de igual manera le importaba, con cuidado llego hacia donde ella estaba y se sentó sin decir nada a su lado pero de igual manera manteniendo una distancia, no quería que  la chica se sintiera presionada , se quedo en silencio mientras escuchaba los sollozos de la chica, era difícil para el como para cualquier otra persona ver destrozada a alguien a quien considera la persona más fuerte del mundo.
Al cabo de unos quince minutos los sollozos  acabaron y la morocha levanto con cuidado su cabeza, mostrando un rostro sucio por el maquillaje que se había regado alrededor como consecuencia de las lágrimas y unos ojos hinchados y rojos que hicieron que el corazón del chico se rompiera.

––¿Hace cuánto estabas aquí?  ––susurro  _______ notando por primera vez la presencia de Harry, intento limpiar sus lágrimas con disimulo. ––

––Solo como unos veinte minutos, estaba esperando que termines. ––Confeso Harry ayudando a la chica a limpiarse las lágrimas que cubrían su rostro después todo se quedó un minuto en silencio. ––¿E-estas bien? ––Se animó a preguntar por fin Harry, la morocha asintió sin ánimos. ––¿Me contarás? ––Cuestiono volviéndose a la chica algo  nervioso. ––

––Es una larga historia. ––Susurro un poco más calmada. ––

––Sabes que tengo tiempo. ––________ dudo un momento, no tenía por qué contarle sus cosas a Harry, él no era su amigo sino todo lo contrario. ––

––Tú no eres la persona a quien debería contarle mis problemas. ––Contesto intentando ser cortante. ––

––Tienes razón pero que conste que quise ayudarte. ––Dijo el chico haciendo intento de paracer pero _______ lo interrumpió. ––

–– Ese hombre… ––Alargo ________, empezando a contar una historia que había decidido mantener oculta hace ya varios años. ––Era mi padrastro, se casó con mi madre tiempo después de que mi padre nos abandonará, creo que tenía siete años. ––Voltio la mirada hacia la nada. ––Siempre fue un hombre violento, le gustaba llevar una buena vida y salir a los bares pero nunca fue nada peligroso hasta una noche. ––Callo incomoda. –– Una noche, cuando tenía trece años,  esa noche llego más borracho que nunca. –a medida que avanzaba comenzaba a ponerse más nerviosa. –En la casa no había nadie solo estaba yo, el llego gritando, había mucho ruido, yo tenía miedo, estaba diferente esa noche. –Calló asustada recordando ese momento, nunca le había contado todo a nadie.

–-Continua. –Pidió Harry interesado en saber lo que sucedía.

-Subió las escaleras, creo que buscaba a mi madre pero no la encontró, toco mi habitación y… y… y..yo. –La chica respiro profundo mientras las lágrimas recorrían su rostro como cascada. –Yo no le abrí pensé que se calmaría y se iría dejándome en paz pero no fue así solo se puso más agresivo y tiro la puerta. –Calló, se acordaba perfectamente del temor que sintió cuando el estruendoso ruido de un cuerpo sobre la puerta la derrumbo, los escalofríos y lágrimas no la dejaban continuar, tomó aire y siguió. –Entro con su cinturón en las manos y comenzó a pegarme, le gritaba que paraba pero me decía cosas como que mis gritos lo excitaban entonces me tomo con brusquedad y me tiro al colchón. –Sollozó, no podía continuar recordando ese momento, no quería hacerlo. –

–¿Ese hombre te violo? –Pregunto Harry con determinación, el llanto no dejaba a ________ expresar palabra alguna solo asintió ahogándose en un grito mudo. Harry la cubrió con sus brazos de manera sobreprotectora mientras le acariciaba el cabello. – Tranquila, todo está bien ahora, ya acabo. –Susurraba tiernamente en el oído consolando a ________ mientras las lágrimas volvían a correr por su rostro, y así se quedaron por un largo rato, mientras Harry consolaba a la chica preocupado por su comportamiento esta estaba algo confundida por la actitud que Harry había tomado hacía ella. Con cuidado _______ se liberó del agarre de Harry que se demostraba cómodo en la posición que estaba, incómodamente accedió a soltarla.–

–Gracias. –Alargo en un susurro _________ unas palabras que dejaron al ojiverde totalmente impresionado. –

–No te preocupes con eso. –Dijo él un poco incómodo, no sabía que era lo adecuado de hacer, ellos no eran amigos. –¿Quieres un dulce? –Pregunto sacándose del bolsillo los caramelos que había comprado hace un rato. –

–¡Ahh! ¡Sí los compraste! ¡Son mis favoritos! –confeso la chica y emocionada tomo toda la bolsa de caramelos y empezó a comerlos como niña golosa. –

–Debo admitir que son buenos pero prefiero las gomillas dulces. –Río. –Es lindo que sonrías. –Admitió Harry volteando a mirar a la castaña. –

–Eso fue raro, lindo pero raro, mejor no vuelvas hacerlo. –Dijo ________ intentando cortar el dulce pero incomodo momento con Harry. –

–Tienes razón. –Afirmo levemente sonrojado. – Mejor nos vamos ¿No? Se está haciendo tarde y es peligroso. –

–¡Uhh! El niño de mami tiene miedo. –Bromeo _________ burlándose de la cara de nervios de Harry. –

–¡No! Lo que yo tengo es frío y un hambre terrible así que nos vamos. –Avisó levantándose bruscamente del suelo y ayudando a _______ a levantarse del césped, después de limpiarse los traseros sucios de hierba ambos decidieron volver al auto de Harry, caminando por cuidado por las oscuras y peligrosas calles de Londres. –

bueno, el cap es de una novela así que es con rayis xD 
Creo que era todo, besos <3
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Maldecidas (Between heaven and hell) | Novela colectiva | Audiciones abiertas

Mensaje por Walters. el Jue 24 Oct 2013, 1:28 pm

Dejo mi capi ahorita y saludo rápido, es que no tengo mucho tiempo en este momento :/ tal vez no entiendas mucho la historia o de lo que trata pero a mi me gusta asdfghjklñ

Caaaaaaaaaaaaaaap:

Capitulo 1:
 
Está aburrida e impaciente, todo el mundo puede notarlo. Le agradece sarcásticamente a su hermano mentalmente y suspira esperando que la fila avance más rápido. “Es por una buena causa, esperar es un buen precio a cambio de no matar a nadie” Se dice en un susurro y se remueve inquieta en su lugar de la fila. Estar rodeada de muchas personas nunca le ha provocado mucha comodidad.
Muerde su labio al ver una gran cantidad de color roja a su derecha, mira al otro lado por inercia, y se topa con algo que no esperaba ver.
Al principio, el guardia en la puerta de la tienda no parece más que eso, un guardia; pero cuando gira la mirada hacia la chica endurece sus ojos y muestra su verdadera identidad, la cual sólo ella puede notar.
"Mierda"  piensa "un Geier en la tienda. Y eso que yo pensaba que salir a comprar no iba a ser interesante" Reprime una sonrisa y cuando se da cuenta, es su turno de pagar.
Sale de la tienda con una pequeña bolsita blanca en su mano, toma una gran bocanada de aire y se encamina hacia su hogar, sintiendo que la siguen. Quiere diversión y no hay mejor manera de divertirse que una pequeña pelea con persecución incluida, pero el mundo tiene otros planes.
Toma un pequeño atajo al salir del centro de la ciudad, entra por un parque a las áreas verdes de éste y camina a lo largo del lugar, esperando encontrarse ya con la última parte no restringida de la plaza. Pasa por una parte caída de la reja supuestamente electrificada que separa el bosque del parque e inspira el aire familiar de la naturaleza que la rodea desde que tiene memoria. Escucha los pasos a su espalda y sonríe, aferrando con fuerza la bolsa del pan y las verduras. Casi podía escuchar la voz de su padre en su cabeza “Lobito, no vuelvas tarde a casa, vendrán unas cuantas personas y quiero que estés presente cuando lleguen” y ella respondería “Tranquilo pa’ no creo demorarme mucho en ir a comprar” Monroe sonreiría y besaría la frente de Cass “Solo no tengas una aventura, ambos sabemos que si la tienes probablemente no llegues hasta la próxima semana” Reirían levemente y la chica saldría de la casa, despidiéndose con la mano de su padre. Oh, cierto; eso fue lo que pasó.
Pero ella no quiere hacer caso esta vez, la adrenalina es demasiada como para ignorarla. Y crece más al escuchar un chirrido venir de su alrededor. Después de todo... Ella no había sido quien empezó con todo esto.

********************************************

- Hola Ualira, hola Violette.
- Monroe.- Responde la señora, la chica pelirroja le da una pequeña sonrisa cálida al hombre frente a ellas.
- Pasen, son completamente bienvenidas.- Dice él, abre la puerta y la cierra a su espalda luego de que ambas mujeres entran.- Entonces...- Frota sus manos.- ¿En qué puedo servirles?
- Pues, necesito tu ayuda en algo.- Murmura la señora mayor, saca un papel de su bolsillo y se lo entrega al Wesen frente a ella.
- Mmmh.- Monroe frunce los labios.- Si. Creo tener lo que necesitas.- Camina a un perchero y saca una bufanda, la enrolla en su cuello y guarda el papel en su bolsillo.- Vamos, tenemos que ir a la tienda por unas cuantas cosas. Tú, Luna, puedes ir a dar una vuelta por el bosque, mi hija no tardará mucho en llegar.- Le sonríe, la pelirroja asiente y sale de la casa, camina unos cuantos pasos y se adentra en el bosque. Esas son algunas ventajas de vivir en las afueras de Portland, das unos cuantos pasos y te topas con las verdes garras de los árboles, algo que sin duda a aquella pelirroja le gustaría; poder entrenar, ser ella misma entre la naturaleza, dar paseos y todo rodeada de la tranquilidad del bosque, pero últimamente han estado yendo de un lado a otro para visitar a personas que no conoce a penas teniendo tiempo para descansar e ir a la universidad; ella no entiende por qué, pero sabe que es por su bien.
Mira a su alrededor, está aún en el comienzo del bosque, donde todavía se puede distinguir la casa que dejó hace unos minutos; luego mira al interior del bosque mientras coloca una mano dentro del bolsillo de su abrigo. Tiene ganas de entrenar.
Camina hasta que siente que los árboles la aíslan del resto de la ciudad, saca uno de sus abanicos de el bolsillo de su abrigo y lo abre lentamente, con cuidado y algo de ansiedad, practica un poco el movimiento de su mano y fija su vista en un árbol frente a ella, respira profundamente y cierra los ojos por un segundo, poniendo toda su concentración en su objetivo.
Gira su muñeca con rapidez, y lanza el abanico hacia adelante, directo al tronco del árbol; el arma vuelve a su mano, así que como impulso vuelve a lanzarlo hacia adelante, seguido rápidamente por otro abanico que saca de su abrigo, ambos vuelven a sus manos luego de hacer profundos cortes en el tronco del árbol. La pelirroja sonríe, y está por guardar su abanicos, cuando una figura aparece de repente de entre los arbustos, asustándola. Lanza uno de los abanicos hacia el árbol al lado de aquella figura, procurando solo asustarlo. Al final resultó ser solo una chica. Una chica que ella ya conocía.

- Menos mal que sé que tu puntería es perfecta o si no ya habría pensado que querías cortarme la cabeza.- Murmura la castaña respirando profundamente. Violette sonríe de lado.
- Bueno...- Vacila, la chica de cabello chocolate la mira con los ojos como platos.
- ¡Luna Violette Loveheart!- Grita la castaña con el ceño fruncido.
- ¡Maria Cassiel Frank!- La imita la pelirroja sonriente, la otra chica sonríe de lado y sopla un mechón de pelo que cae sobre su frente.- Hey, ¿Qué fue lo que te pasó?
Cass admira su vestimenta, con pequeños cortes y algunas manchas oscuras -al parecer de sangre-  y una que otra herida por su rostro, su cabello se encuentra algo desordenado y con algunas hojas, la castaña afirma con fuerza la pequeña bolsa blanca, esta última sin ningún rasguño.
 - Él empezó.- Dice, poniéndose a la defensiva.- Aunque debo admitir que no me quedé sin hacer nada, pero ese no es el punto. Tú sabes como son los buitres.
- ¿Sabes que voy a visitarte y tú vas a divertirte con un Geier?- Pregunta la pelirroja, a punto de reír.
- Oye, no me mal entiendas. Yo solo quería luchar con alguien, no iba a revolcarme con un viejo de 50 años.- Exclama Cass.
- Sabes que no lo decía en doble sentido.- Aclara Luna.
- Si, pero si es que alguien escucha esta conversación no quiero que piensen mal de mi.- Se encoge de hombros.
- ¿Quién estaría escuchando esta conversación?- Pregunta la chica de ojos azules.
- Él.- Cass señala hacia unos arbustos justo detrás de Violette, ella se gira rápidamente pero no distingue nada.
- ¿Quién era?
- No lo sé.- Se encoge de hombros.- Pero tenía ojos azules, eso fue lo único que vi.- Camina hacia los arbustos.- Ya se fue, pero me parece que te dejó algo.
- ¿Qué?- Murmura confundida la pelirroja, se acerca a Cass y ella le entrega un papel con su nombre escrito en un lado.
- Ábrelo.- Le dice la castaña, Luna hace una mueca y decide abrir el papel. Desdobla primero una parte y luego la otra, topándose así con el contenido de la carta.


********************************************


La soledad, una de sus mejores amigas.
El día había pasado rápido sin mucho sol ni calor, un día fresco y nublado; en su idioma. Un día para divertirse y causar problemas.
Había pasado la mañana buscando algo con que pasar el rato, pero fue en la tarde cuando encontró por fin algo más divertido. Se topó con un chico, quien empezó a coquetearle y a darle cumplidos, así que Savage decidió no dejársela tan fácil, luego de haber notado que él tenía una linda motocicleta negra con la cual podía jugar un rato y podía ser su premio por soportar durante tanto tiempo a un chico tan irritante como él.
- ¿Te parece si vamos a mi casa?- Había propuesto él, acercándose peligrosamente a la rubia.
- No.- Sonrió ella falsamente, justo cuando una patrulla de policías se estacionaba en la acerca paralela a la que ellos se encontraban.- Yo me llevo tu moto.
- ¿Qué?
Él no logró reaccionar cuando Alejandra ya estaba sobre su motocicleta con el motor encendido, intentó detenerla, pero ella ya había arrancado y se encontraba lejos de él como para intentar alcanzarla. "Idiota" pensó ella mientras sentía su cabello revoloteando con el viento y haciéndole cosquillas en el cuello "¿Quién deja las llaves de una motocicleta puestas?". Unas centellearon a su espalda, por lo que echó una rápida mirada al espejo retrovisor y descubrió que la policía estaba siguiéndola; al parecer los gritos del chico habían alertado a la patrulla de la otra calle. "Excelente" pensó maliciosa, y aceleró la motocicleta, siendo perseguida por aquel auto con luces brillantes en el techo.
Logró salir de esa situación sin que la policía la atrapara, así que luego de llegar a su casa y dejar su nueva moto estacionada y con cadenas por si a algún estúpido le daban ganas de llevársela, subió a su habitación y se encerró ahí un tiempo.
Estuvo escuchando música a todo volumen por un tiempo, y es lo que sigue haciendo ahora, pero un ruido externo, un estruendo la saca de su ensimismamiento. Se levanta de su cama y se asoma a la ventana, saca una mano por ella y siente que se humedece con tan solo llevar un segundo ahí afuera; sus labios se curvan levemente y baja corriendo las escaleras, toma sus llaves y sale de su casa cerrando la puerta detrás de si.
Deja que la lluvia comience a empaparla, las gotas recorren su cara, su pelo, su cuerpo y a ella le gusta que eso pase, las lágrimas del cielo empiezan a mezclarse con las suyas, pero la lluvia lo disimula. Cierra sus ojos un momento, echando su cabeza hacia atrás; pasó toda la tarde demasiado tranquila, o por lo menos más de lo normal y ahora está más relajada lo cual es extraño, pero está bien.
De un momento a otro siente que la observan, hace tiempo ha estado sintiendo que hay alguien siguiéndola y viéndola todo el tiempo, por lo que se obliga a dejar de llorar. No puede dejar que la vean débil, como una chica con sentimientos siendo que ella es todo lo contrario, o eso es lo que dicen acerca de ella.
Ale respira profundamente y se obliga a volver a entrar a su casa, con esa mirada siguiéndola todo el tiempo; no lo niega, quiere averiguar quien es, pero sabe que tal vez no le convenga hacerlo.
¡A la mierda! Ella sabrá quien es la persona que la observa. Y cuando lo descubra, tal vez esa persona tenga su merecido.


Besos, Ángel
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Maldecidas (Between heaven and hell) | Novela colectiva | Audiciones abiertas

Mensaje por Basket case el Vie 25 Oct 2013, 11:29 pm

PERDON chicas, perdón, tuve unos lios esta semana y colgué. Ahora les contesto. 
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Maldecidas (Between heaven and hell) | Novela colectiva | Audiciones abiertas

Mensaje por Basket case el Vie 25 Oct 2013, 11:42 pm

Priscilla.- escribió:Amo a Lily, me encanta lkjdlaksd
Si queres puedo ayudarte... Lo pondré en mi firma si queres, obvio.
Lily :teespio: ah que. 
Aww sos un amor, yo no tengo ni un problema, solo si vos queres jaja. 
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Maldecidas (Between heaven and hell) | Novela colectiva | Audiciones abiertas

Mensaje por Basket case el Vie 25 Oct 2013, 11:49 pm

~Black_Star* (1D) escribió:Hola, primero debo decir que la idea esta hermosa *--* estaba viendo una anime que me recuerda mucho a tú idea y pues por eso vengo a audicionar, más tarde te dejaré mi ficha porque buscaré una linda chica, tú tienes a Kaya :( 
PD: Soy Tomi c:
Hola Tomi :) 
Amo la mayoría de los anime, ¿cuál es el que te recuerda a mi historia? 
Si, estaba muy tentada en elegir a Kaya, es que la amo. 
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Maldecidas (Between heaven and hell) | Novela colectiva | Audiciones abiertas

Mensaje por Basket case el Vie 25 Oct 2013, 11:55 pm

Im reader bitches escribió:Hooooooooooooooooooooooooooooooooooooooli:3
Yo querer audicionar, ah. No, pero en serio quiero audicionar :DDDD adoré la idea, ¿Te dejo el capitulo primero o...?
Bueh, espero que me respondas mejor ^^
Preeeeeeeeeeegunta antes de retirarme por un ratito, ¿Por qué tu nombre es Basket Case? :)

Besos, Ángel
Holaaaa :3 Me siento una muy mala persona por no haber respondido antes, te pido millones de disculpas linda. ¿Por qué Basket Case? por Green Day, elegí esa canción como nombre por que es mi FAV de ellos. 
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Maldecidas (Between heaven and hell) | Novela colectiva | Audiciones abiertas

Mensaje por Walters. el Sáb 26 Oct 2013, 6:09 am

Yo aaaaaaaaaamo Green Day, es que son tan baba y es por eso que pregunté asdfghjklñ cuando vi tu user quedé como "¿Será Idiot?" y esop :3 lo malo es que yo no tengo una favorita, así que bueh, será.
Por cierto, ya subi el capitulo:)
Besos, Ángel
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Maldecidas (Between heaven and hell) | Novela colectiva | Audiciones abiertas

Mensaje por Basket case el Sáb 26 Oct 2013, 7:40 pm

vicstyles escribió:
abremee:
AMÉ LA IDEA! La verdad los personajes son todos geniales, pero la asesina y la posesiva son las que mas llaman mi atención. Audicionaré para la asesina pero si llegas a cambiarme por la posesiva no me molestaria jaja, realmente nose cual elegir!


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Daphne Young|Cara Delevingne|Harry Styles|La asesina
Historia para una audicion de N.C:
Historia. Martina Cox nació la madrugada del martes número 13 del mes de agosto, 1992. Su llegada no fue hermosa y feliz como la de la mayoría de los bebés. Sino que fue trágica. Su madre murió en el parto por causas que no pudieron determinar. Era una familia muy pequeña y no se hablaban entre todos, por lo que luego de ese día, Martina se quedó  a cargo de su padre y su abuela paterna. 
Su abuela trató de darle la mejor vida posible pese a los problemas económicos que tenían. Le brindaba amor y realmente la amaba, no como su padre, que la consideraba la causa de muerte de la mujer de su vida. Nina, la abuela, intentaba hacer entrar en razón al hombre pero esto no era posible, estaba cegado ante el dolor de su amada esposa.
Así, los años fueron pasando y cuando la pequeña Martina cursaba su primer año de escuela su abuela ya muy mayor falleció. Nunca había sido todo color de rosas para la niña, pero ese día su vida se volvió realmente gris.
Su padre sentía que no le quedaba nada en este mundo por lo que sin importarle entró en el alcohol. A sus 7 años Martina vivía prácticamente sola, su padre la ignoraba por completo. Ella aprendió sola el camino a la escuela siendo empujada a comportarse como alguien mayor, sin disfrutar su infancia. 
Cuando cumplió 12 no pensó que las cosas podrían ir peor pero si lo fueron. Su padre estaba completamente perdido y cada bronca que traía la descargaba con la pobre chica. Ella hubiera preferido que él la siguiera ignorando, pero no. Ahora el maltrato no solo era psicológico, sino que también se volvió físico.
Poco tiempo después el hombre murió en una pelea callejera. La vida de Martina estaba acabada. La enviaron a un reformatorio. Todo era triste, gris y ella, terminó volviéndose igual. Probablemente no fueron los peores años de su vida los que pasó ahí dentro, pero no habían sido nada bueno. 
La joven, ya entrada en la adolescencia era agresiva y sarcástica. No quería a nadie y buscaba cualquier excusa, solo una mala mirada, para comenzar una pelea. Ya no era la nena sumisa de antes, se había cansado de ser la maltratada y por eso ahora lo hacía con los demás, comenzando así a ganarse el respeto de todos en el reformatorio.
Su vida volvió a cambiar cuando cumplió los 18, la echaron a la calle sin importarles si tenía o no a donde ir. La vergüenza se apoderó de ella pero no le quedó otra que pedir dinero para comer, pero fue por poco tiempo. Una noche fría en el subte, Martina intentaba dormir, temblando de frío, un buen hombre se apiadó de ella. Le ofreció un techo y comida al ver a la joven tan sola.
Desde ese momento, Martina Cox, se hizo llamar Nina Fox, queriendo dejar atrás su oscuro pasado. Parecía que las cosas cambiaban y mejoraban de a poco. Consiguió un humilde trabajo, donde ganaba poco y trabajaba mucho pero al menos podía gastar algo de dinero en su propia imagen y el resto dárselo a aquel hombre.
Conoció a un joven de su edad humilde pero de buen corazón. Con él comenzaron una relación afectiva y fue la primera vez desde la muerte de su abuela que volvió a sentirse realmente amada. Eran una hermosa pareja y hacían planes a futuro, de casarse, y vivir juntos para siempre.
Nina volvía tarde de su trabajo cuando sintió disparos en donde ahora era su casa y corrió hacia allí. Cuando llegó vio a su novio de espaldas levantando las manos y suplicando que no lo mataran, pero quien tenía el arma no tuvo piedad y disparó contra él para luego huir corriendo. La última gota de esperanza se fue junto con el amor y no solo eso, en la casa también estaba el hombre, a quien asesinaron como a su novio, a sangre fría.

No quería saber más nada con la vida e intento terminar con esta cortando sus muñecas. Cumplió sus 20 años en el hospital. Luego de un mes de rehabilitación le dieron de alta. Ese día, su vida cambiaría por completo. Un hombre de traje y corbata, muy bien arreglado se acercó a ella ofreciéndole el cielo y la tierra si le permitía ayudarla. ¿Qué más podía perder? Aunque era consciente de que en el mundo que estaba a punto de meterse no era bueno, nada, pero nada podría salirle peor en la vida que hasta ahora.


cap de novela.:

Desde que tengo memoria, he visto incontable cantidad de amaneceres en Colonia, pero siempre me pregunté si en todos los lados serían iguales.
Mamá me dice que sí, ella sí ha ido a la ciudad, ha viajado a Argentina, pero yo siempre he estado acá. Amo donde vivo, pero amaría un día verme obligada a volver. Siempre soñé con conocer el mundo, siempre quise ser independiente y ver más allá de las simples cosas, y es día a día lo que intento. No hay muchos jóvenes en el pueblo, solo turistas y en verano. El invierno es un poco triste, tengo que pedalear kilómetros para llegar al liceo
y eso es de las cosas que más me gustan. Más de una vez he visto mochileros en las rutas y siempre soñé con serlo. Por eso, el deseo que pedí cuando soplé mis diecinueve velas fué salir de mi pueblo en busca de amaneceres.
El despertador sonó a las seis treinta a.m era sábado y no tenía porque estar puesto, pero lo estaba, si hay algo que me gusta es sentirlo y saber que puedo volver a dormir.
 
-Apagá esa porquería nena-
 
-Shh, seguí durmiendo Nikki-
 
Apagué el despertador y me levanté al baño, sentí un almohadón pegar en mi espalda pero lo ignoré, Nicole era así.
Estaba por volver a la cama cuando empezó a entrar luz por mi ventana. No lo dudé, me abrigué, calcé y salí de la casa en total silencio a ver el amanecer. La luz era cada vez más fuerte, mi película favorita desde chica es ‘’El rey león’’ comienza con un amanecer, para mí, una inteligente metáfora que indica el comienzo de algo nuevo. En un amanecer todo cambia, algo empieza y siempre hay oportunidades. El sol ya había salido, encandilaban sus fuertes rayos que hacían ver el pasto del jardín con un brillo único. Ya era suficiente, volví a la cama llena de paz y armonía.
 
-Señorita peace and love ¿Podrías dejar de despertarme a las seis de la mañana? Dormí pésimo por tu culpa-
 
Se sentó a la mesa junto a nosotros para desayunar.
 
-Sí claro, por eso roncabas cuando volví-
 
Reí probando mi café con leche.
 
-No te banco hoy, no me hables-
 
Cuando Nicole se levantaba así era insoportable, ignorarla sería lo mejor.
 
-Mar, hoy con tu papá vamos a salir ¿Venís?-
 
-Me encantaría, pero tengo mucho que estudiar y tengo ganas de caminar un rato sola-
 
-Está bien-
 
Se levantaron ambos de la mesa. Papá me dio un beso en la frente y mamá solo alborotó mi pelo.
 
-Dejen limpia la cocina-
 
-Sí má-
 
Respondimos al unísono y miré a Nikki.
 
-¿Qué?-
 
Preguntó de mala gana.
 
-Que no te soporto cuando te levantás así, pero no me vas a arruinar el día-
 
Respiré profundo y me levanté a lavar mi taza.
 
-Tendrías que haber nacido en los sesenta, me estresás-
 
Se levantó y se fue, dejando todas sus migas y su taza sobre la mesa, que fastidio me daba cuando hacía eso, como si fuese su esclava.
 
-No soy tu sirvienta nena-
 
No ganaba nada con quejarme, no iba a darme bolilla, opté por lavar y limpiar antes de buscar mi mochila y salir de la casa.
El frío me abrazó, pero el sol estaba radiante, a lo lejos divisé un carro tirado por caballos que venía muy rápido hacia mí.
 
-Buen día-
 
Saludé a Pepe, el veterano de la zona, abuelo, le decimos. Es un señor que sabe y conoce mucho acerca de todo, puede responderte una pregunta de la primera guerra mundial tanto como el último cd de Rihanna. Es querido por todos por acá, por supuesto incluyéndome.
 
-Buen día señorita ¿A dónde va tan temprano?-
 
-A caminar don Pepe, voy a buscar algún lugar donde haya solcito para leer y tal vez, si la inspiración llega, escribir algo-
 
-Me parece bien ¿Te arrimo a algún lado?-
 
-No no es necesario muchas gracias-
 
-Entonces adiós señorita, que tenga un buen día-
 
-Gracias igualmente-
 
Sonreí y lo ví irse con su carro y sus hermosos caballos. Yo soy la primera en defender a los animales, y me encanta don Pepe porque tiene a sus caballos en perfecto estado.
Empecé a caminar por la Avenida Artigas para llegar directo a la rambla costanera, por donde paso cada mañana para ir a trabajar. Se lo hermoso que es el paisaje pero nunca me cansaría de verlo.
De repente, sin saber el porqué, me puse a pensar que pasaría si yo me fuese de casa. Nose porque me lo cuestioné, pero viendo las hermosas costas de mi querida Colonia se me ocurrió que tal vez sería una buena idea conocer más de mi hermoso país.
Caminando, despacio me enamoré de la idea de poder salir de mi casa a conocer nuevos lugares ¿Porqué no? Soy grande, tengo trabajo, ahorros y ganas, muchas ganas de sentirme libre.
Ví una moto pasar con quien supuse era un hombre que llevaba un gran mochila y sobre de dormir. Indudablemente iba al camping por eso pensé
¿Porqué no empezar por algo cerca? Si podía sobrevivir sola en un camping, que se que lo haría ¿Porqué no? Podría ser el comienzo de un largo viaje por quien sabe donde.
 
-¿¡Qué!? Decime ¿En que estabas pensando Martina?-
 
-Mamá no es para tanto, soy mayor de edad, quiero ser independiente y vivir en un camping-
 
-Hija, eso es anormal, a los camping se va de paseo, te vas a agarrar una pulmonía ahora en invierno-
 
-Mamá te estoy avisando acerca de la desición que tomé, no es una pregunta-
 
Jamás le había gritado ni faltado el respeto a mamá por lo que no iba a empezar a hacerlo ahora, por eso me contuve de cualquier loco impulso y me encerré en mi cuarto-
 
-¿Qué hacés nena?-
 
Preguntó Nikki tirada desde la cama.
 
-Te voy a hacer feliz, me voy de casa-
 
Abrí mi sector del ropero para seleccionar la mejor ropa, lo más útil, necesario y abrigado.
 
-No sos graciosa, sabelo-
 
Rió irónica por lo que preferí ignorarla y seguir con lo mío. Eso hasta que mamá abrió la puerta sin previo aviso volviendo a querer frenarme.
 
-Martina no te podés ir de tu casa a un camping ¿Estás loca? Mirame cuando te hablo- 
 
Pidió al ver que la ignoraba.
 
-¿Entonces es enserio?-
 
Preguntó Nikki quedando sentada en la cama con cara de preocupación. Al parecer hasta me tiene cariño.
 
-Claro que es enserio, solo que mamá no quiere creerlo-
 
Crucé frente a ella hacia el baño en busca de mi cepillo de dientes y peine.
 
-Es una locura Martu-
 
Acotó mi hermana.
 
-Lo sé-
 
Dije con tranquilidad y terminé de guardar cosas por lo que cerré la valija y miré a Nicole.
 
-Pero como nunca salí a hacer locuras con mi familia voy a empezar a hacerlas sola-
 
Nicole se quedó callada al ver la cara de enojo de mamá.
 
-¿Es un reclamo?-
 
Preguntó mi madre.
 
-No, para nada, estoy diciendo lo que siento y pienso-
 
Salí del cuarto con la valija.
 
-Martina vos cruzás esa puerta y no volves a entrar ¿Escuchaste?-
 
-Que conste que vos lo dijiste-
 
Me encogí de hombros y salí al frente para subir a mi bicicleta.
 
-Martina no estoy jugando-
 
El tono de voz de mamá iba en aumento.
 
-Yo tampoco má, cuando llegue te hago saber-
 
Empecé a pedalear dejando mi casa atrás y a mi familia anonadada.
Pensaba una despedida diferente, pero no me dejó opción de que fuera así.
Por eso, dejé caer una lágrima por mi mejilla, pero ya no iba a dar marcha atrás solo pedalearía hacia adelante, en busca de mi vida.
La gente dentro del camping era contada con los dedos de una mano. Tal como dijo mamá, es anormal venir a un camping en invierno, no para mí.
Entré a la recepción siendo atendida por un señor mayor.
 
-¿En que puedo ayudarla señorita?-
 
-¿Tiene cabañas disponibles?-
 
-Sí ¿Con cuantas camas?-
 
-Solo una-
 
¿Es para usted?-
 
-Si-
 
-Que jovencita-
 
Exclamó mientras bajo el mostrador buscaba la llave.
 
-No hay mucha gente ¿No?-
 
-Alojado no hay nadie, vienen en carpas a pasar el día ¿Que la trae sola por acá? Si se puede saber, claro-
 
Me entregó la llave, la cabaña número siete, mi favorito.
 
-Vengo en busca de mi independencia- 
 
Sonreí.
Todavía me sentía un poco mal por como me fuí de casa, mis ojos vidriosos lo dejaban en evidencia.
 
-¿Puedo hacer algo por usted?-
 
-Con cobrarme es suficiente-
 
Pedí sin perder mi amabilidad.
 
-Por supuesto ¿Cuántos días?-
 
-Anóteme una semana por ahora-
 
Me dijo el costo entregué el dinero y me despedí.
 
-Muchas gracias, hasta luego-
 
-Adiós señorita, estamos a sus ordenes-
 
-Gracias-
 
Dije ya desde afuera y con mi llave en mano subí a la bicicleta en busca de la cabaña siete.
Para mi suerte se encontraba cerca del río, era un lugar alejado y tranquilo solo para mí.
Por fuera parecía una casita de muñecas. Era un quincho con paredes blancas, la puerta y marco de las ventanas en madera oscura. También tenía un pequeño sendero de piedra rodeado por pasto descuidado y quemado por el frío.
Por dentro era más pequeña todavía, al entrar a los lados había dos puertas.
Un el mini baño, con solo inodoro y pileta más las canillas del duchero sin cortina, ni mampara ni nada.
En frente, una cocina y heladera pequeña con un mueble colgante como lacena. Luego, era todo habitación, cama de una plaza contra la pared una mesa con dos sillas y un mantel lleno de polvo al igual que el ropero que era bastante espacioso. Una lámpara en la mesita de luz y a los pies de la cama una televisión radio de esas antiquísimas. Lo primero que hice fue abrir las ventanas. No había pensado en la tierra que podría haber, por lo que no llevé nada para limpiar, no había opción más que pedirle al conserje algo para higienizar mi nuevo hogar.
La valija quedó sobre la cama y decidí esta vez caminar para conocer bien el camino.
Abrí la puerta y sonaron las campanitas que advertían la presencia de alguien.
 
-Señorita ¿En que la puedo ayudar?-
 
Era el mismo señor que hace un rato, amable como la primera vez.
 
-Quería pedirle si no podría prestarme algún producto de limpieza y un trapo. Yo mañana trabajo y voy a comprar todo lo necesario. Pero hoy vine sin nada-
 
-Pero por supuesto, discúlpeme que no le ofrecí-
 
-No hay problema-
 
Sonreí y el señor se perdió tras la cortina de tela. Sentí las campanas nuevamente y voltee a ver.
 
-Buenas tardes-
 
-Buenas-
 
Respondió el muchacho, llevaba una chaqueta de cuero, pantalones con flecos a los lados y un casco en mano. Ojos verdes, pelo castaño y una sonrisa blanca y perfecta.
 
-¿Sos de por acá?-
 
Preguntó.
 
-Si ¿Puedo ayudarte en algo?-
 
-Tengo que llegar a la iglesia y no tengo idea como-
 
-Es re fácil, seguís todo por la rambla hasta la avenida General Flores y enseguida te vas a dar cuenta-
 
-Muchas gracias ¿Hace mucho que vivís acá? Me parece que sabés mucho-
 
Reí.
 
-Nací acá y sí, te puedo guiar a cualquier parte de la ciudad. Mi bicicleta y yo la conocemos de memoria-
 
-Woow, podrías ser mi guía turística-
 
-Imposible, acabo de llegar al camping y tengo todo desordenado, pero si querés mañana después de las seis podemos vernos-
 
-Me encantaría-
 
Justo cuando estábamos cruzando miradas en el mejor momento de la charla aparece el señor con un balde, trapo y productos de limpieza.
 
-Le agradezco mucho señor-
 
Agarré las cosas.
 
-Podés llamarme Cacho, todos por acá me dicen así-
 
-Soy Martina-
 
Estiré mi mano con una sonrisa para estrecharla con la de él.
 
-Y me voy, nos vemos-
 
Saludé a ambos y salí con el balde hacia mi cabaña nuevamente.
 
-¡Martina!-
 
Sentí mi nombre y voltee a ver.
 
-Rambla costanera, General Flores, es fácil-
 
Sonreí ya que pensé que se había olvidado.
 
-No, no es eso-
 
-¿Entonces?-
 
-Quería preguntarte si aceptas ir conmigo mañana a la iglesia. Es el casamiento de un amigo, hoy es el último ensayo-
 
Lo pensé, era raro que un chico me invitase a salir y ni siquiera sabía su nombre.
 
-Podría aceptar si primero me decís tu nombre-
 
-Enzo, soy de capital y ando paseando un poco por el país-
 
-¿Enserio? Yo me fuí de casa porque quiero hacer lo mismo-
 
-Te llevo a donde quieras-
 
-No te ofendas pero preferiría conocerte mejor-
 
-Entiendo ¿Nos vemos mañana? Es a las siete-
 
-No te prometo nada, si voy te busco-
 
-Está bien. Ojalá nos veamos denuevo-
 
Sonrió.
 
-Sí-
 
Mordí mi labio inferior demostrando cierta vergüenza que me provocaba estar frente a un chico tan directo como Enzo.
 
-Adiós-
 
Saludé y seguí mi rumbo, por supuesto con la cabeza puesta en el hombre que acababa de conocer.
 
Estaba dejando todo impecable, empecé por lo alto y terminé por el piso que quedó brillante al igual que cada mueble. Cerré las ventanas luego de que todo el polvo salió y admiré mi nuevo hogar.
 
-Soy independiente-
 
Sonreí hasta con un poco de emoción. Sentía que al fin comenzaba a vivir mi vida. Pese a eso iba a ser raro no dormir en casa.
Prendí la vieja televisión para sentirme un poco acompañada y decidí llamar a mamá.
 
-Martina al fin ¿Dónde estás?-
 
-Hola mamá, estoy bien, quería avisarte eso y que no voy a dormir a casa de hoy en más-
 
-Hija tu padre también te pide que vuelvas-
 
-Por favor, no dramaticen estoy bien, alquilé un lugarcito y estoy calentita bajo techo-
 
-Hasta tu hermana está preocupada, volvé-
 
-Mamá solo quería avisarte que estoy genial, los quiero mucho, adiós-
 
No quería ser así de grosera con mi mamá, pero apagué el celular y me metí a la ducha, pese al frío gracias a la limpieza había entrado en calor.
Bajo la ducha pensaba en mi futuro pero solo veía una nube blanca, nose que quiero para mi vida. Creo que viajar y vivir el presente me hará darme cuenta para que soy buena.
Solo demoré unos cinco minutos, me sequé mi largo pelo envolviéndolo en una toalla al igual que mi cuerpo. Comencé a vestirme sin apuro y pensé en que no había comido nada. No tenía secador, por lo que escurrí mi pelo lo más que pude y lo dejé suelto para que se secase.
 
Salí, cerré con llave y subí a mi bici solo con plata en el bolsillo en busca de algún lugar donde comer.
Pedalee hasta el Hipódromo donde hay un restaurante y que yo supiera era el lugar más cercano. Igual esto sería una excepción, no todos los días viviría a comida de restaurante, fideos, arroz y sopas sería lo más variado de mi menú.
Me puse a pensar en que mi imagen no era la mejor para ir a un lugar así, ví entrar a señoras de vestido y hombres de traje, mientras yo parecía una pordiosera con jeans y championes.
 
-¿La puedo ayudar en algo señorita?-
 
-Sí, quería comer algo-
 
-Ya le traigo-
 
Dijo dándose la vuelta pero lo frené.
 
-Espere señor, no vengo a pedir comida, vengo a pagar por cenar-
 
-Discúlpeme si la ofendí
 
Se sintió culpable, su voz y mirada lo dejaron en evidencia.
 
-No se preocupe, no debe ver gente como yo todos los días-
 
Sonreí para dejarle en claro que todo estaba bien.
 
-Lo siento pero no la puedo dejar pasar con ese atuendo-
 
Se lamentó.
 
-Pero yo estoy por relevar, podemos pasar por la cocina-
 
-¿Enserio?-
 
-Si claro. Augusto, mucho gusto-
 
Estiró su mano.
 
-Martina-
 
Sonreí respondiendo al saludo.
Rato después nos encontrábamos en la cocina del enorme Hipódromo.
Hasta la cocina era de lujo. Los pisos y azulejos brillaban, al igual que todas las hoyas y cubiertos.
 
-La verdad esta cocina no tiene nada que envidiarle el restaurante del hipódromo-
 
Dije mientras comía una pata de pollo, estaba tentada a agarrarla con la mano pero no quería que Augusto pensase que soy una salvaje. Eso hasta que él lo hizo.
 
-Si es verdad y podés comer como quieras sin que nadie te mirare raro-
 
-Exacto-
 
Sonreí y ahora sin miedo agarré la pata con la mano para terminar de comerla.
 
-¿Donde vivís?-
 
Le pregunté.
 
-Soy de acá, vivo cerca de la iglesia de San Benito ¿Vos?-
 
-En este momento estoy viviendo en el camping de acá-
 
-Woow que valiente ¿Y eso porqué? Si se puede saber-
 
-Por nada en especial, simplemente tenía hambre de independencia y me fuí de casa-
 
Estaba cenando con un extraño, era el segundo que cruzaba el día de hoy, pero me sentía tan bien que parecía que los conociera de toda la vida.
Terminamos de comer y ya se hacía tarde.
 
-Llevate esto-
 
Me dió más comida en una bandeja la cual acepté.
 
-Gracias te debo una-
 
-No hay de que-
 
Sonrió.
 
-¿Te llevo?-
 
-No gracias, vine en bici-
 
-Cierto, bueno te acompaño-
 
-Dale-
 
Salimos por la puerta de atrás hasta que nos frenó un señor con mala cara.
 
-¿Este quien es?-
 
Le pregunté por lo bajo.
 
-¿Usted quien es?-
 
Preguntó el hombre de traje y peinado con gomina hacia atrás.
 
-Soy...-
 
-Vino a buscar a trabajo-
 
Acotó enseguida a Augusto.
 
-Está bien, venga mañana después de la una-
 
No me dejó ni responder que ya se había ido.
 
-Es el jefe-
 
-Si lo noté ¿Pero porqué le dijiste eso?-
 
-Porque sino me echaba por entrar con alguien a la cocina-
 
-¿Pusiste en riesgo tu trabajo por una desconocida?-
 
Pregunté sorprendida.
 
-Una desconocida que me cayó muy bien-
 
-Vos también-
 
Lo saludé con un beso en la mejilla y monté mi bicicleta.
 
-Gracias por todo-
 
-¿Nos vemos mañana?-
 
Preguntó.
 
-Sí, después de la una-
 
Sonreí y comencé a pedalear rumbo al camping.
 
Por las noches se volvía más frío y el viento soplaba fuerte por la rambla.
Siempre a lo lejos se veía alguna luz de barcos o boyas que hacían reflejo en el agua volviéndolo un paisaje mágico.
Llegué a “casa” lavé mis manos, dientes y me acosté sobre el colchón.
Tapé mi cuerpo con ropa porque no había llevado sábanas. Entre pensamientos y reflexiones nose a que hora pero me quedé dormida.
Audición aceptada


Lo adoré al capitulo de Martina(Nina), y elegiste a Caraaaaa:orgasm: la amo.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Maldecidas (Between heaven and hell) | Novela colectiva | Audiciones abiertas

Mensaje por Invitado el Sáb 26 Oct 2013, 7:46 pm


|Ivette Aubriot|Shay Mitchell|Zayn Malik|Asesina|

Capitulos:


Los Marginados {n.c}:


Capitulo 001
Encajar no es lo mio y nunca lo sera






Me dolía la cabeza, tenía los ojos hinchados y estaba segura de que mis ojos tenían unas grandes ojeras. Había llorado toda la noche y mi deteriorado aspecto ha sido la consecuencia. La alarma suena fuerte en mis oídos, alzo mi brazo y aplasto el pequeño botón y la alarma deja de sonar.





Mis pies se mueven pesadamente por el piso de mármol pulido de mi habitación. Pongo mis manos en el lavamanos y observo mi rostro en el espejo de mi baño, y no me eh equivocado, tengo los ojos hinchados y unas grandes ojeras bajo mis ojos. Prendo la ducha con agua caliente y me desvisto mientras espero a ver el vapor. Cuando sucede, me adentro a la ducha y me doy la ducha más rápida que puedo, es tarde y necesito llegar rápido a la escuela.





Me envuelvo en una toalla color celeste y salgo del baño con mis pantuflas rosas de conejitos, si, lose, es infantil, pero fue el último regalo que me dio mi madre antes de morir, así que podría decir que es lo último que tengo de ella, y por mas infantil que sean las pantuflas no pienso votarlas nunca.





Me pongo una simple blusa blanca manga corta, unos jeans negros y unas vans rojas. Camino por el pasillo de mi cuarto y paso por el cuarto de mi padre, lo oigo sollozar. Él no lo ha superado, yo tampoco, pero él se lo ha tomado peor que yo; el llora todo el tiempo, solo sale de su cuarto para ir a trabajar y cuando vuelve se encierra en su oficina o en su cuarto. Mi hermano menor ya lo supero, todo es más fácil para él, apenas tiene cinco años dudo que recuerde a mama cuando sea mayor.





Abro la puerta del cuarto de mi hermano y me lo encuentro atando sus pequeños zapatos. Me rio un poco, él ya es todo un hombre, es más independiente que yo cuando tenía esa edad. Camino hacia él, me agacho y comienzo atar sus pequeños zapatos.





-No necesito ayuda- él cruza sus dos pequeños brazos y hace un puchero.





-Todos necesitamos ayuda- término de atar sus zapatos y me levanto a coger su pequeña chaqueta, se la pongo y comienzo a  abotonarla hasta el cuello.





-¿Cómo papa?- mi cuerpo se tensó, lo mire a los ojos y le sonreí.





-Como papa- asentí con mi cabeza. Esa era la razón por la cual admiraba  mi hermano, nunca había visto que un niño afrontara de una forma tan madura una cosa así, el  a sus cinco años, era más maduro que yo a mis diecinueve años.





-Él va a estar bien. Mama me lo dice todo el tiempo- el bajo de la cama y cogió del piso su maleta roja, con dibujitos de animalitos.





-¿Hablas con mama?-  él se viro, se puso la maleta y se sentó junto a mí en el piso.





-Sí, y siempre me dice que tengo que cuidarte- me cogió de la mano y con sus pequeños labios, le dio un beso a mi mano. Observe el reloj de mi otra mano, eran las siete con veinte y si no nos apuramos llegaríamos tarde. Me levante del suelo y lo cargue en mis brazos.





-Se nos hace tarde- camine escaleras abajo con cuidado, de que yo y mi hermano no cayéramos.

-Ya desayune- lo mire con confusión





-¿cómo?-  él me sonrió y se bajó de mis brazos.





-Fácil. Se llama cereal con leche, e insomnio- me reí un poco, él definitivamente nunca dejaba de sorprenderme.





-Bueno, es hora de irnos.





El abrió la puerta de la casa y camino hasta la puerta del carro y espero a que yo la abriera. Cogí el pequeño aparato para abrir las puertas del coche y aplaste uno de los botoncitos.

(***)




-¡Ivv!- vire mi cuerpo al escuchar como alguien gritaba mi nombre a lo largodel pasillo del  High Time School. Era Amelia, mi única amiga en  aquel infierno, ella a diferencia mía podíamos considerarla una chica “popular”, era rubia, sus ojos eran azules, su cuerpo era esbelto y su rostro era hermoso. Tenía a miles de chicos bajo su manga.





-Lia- el apodo Lia se lo había inventado yo, cuando la conocí en mi primer día de clases. La gente suele pensar  que porque Amelia es rubia, es tonta, oxigenada y se acuesta con cualquiera, pero ella era todo lo contrario.

-Como va todo en casa- ella sabía todo sobre lo que ha pasado en mi casa. Ella fue quien me dio su hombro para que llorara por horas y horas y se lo agradezco.





-Más o menos. Luke se lo está tomando mejor que todos- ella me sonríe con ironía, ella sabe que mi hermano es todo un genio para su edad.





-Eso, ya lo tenía previsto





-Eres cruel





-Es la realidad- esa era la razón por la que Amelia era mi amiga, ella era savia a diferencia mía, ella pensaba antes de hacer las cosas, yo no.





El timbre del comienzo de clases.





-Tengo historia





-Biología- las dos hicimos una mueca. A Amelia no le gustaba que estemos en clases separadas, en especial, porque ella sabía que me suelen molestar y ella odiaba eso.

(***)
-¿Qué haces?- mire confundida a mi amiga, pero esta solo me sonrió y se sentó con su bandeja.





-Sentándome con mi mejor amiga en el almuerzo- le dio una mordida a su sándwich de crema de maní y jalea.

-No tienes que dañar tu reputación por mí- ella soltó un bufido, ya habíamos tenido esta conversación antes.





-Al diablo la reputación- ella volvió a dar un gran mordisco a su sándwich. Yo la mire mal, no me gustaba que ella se arriesgara por mí, y ella sabía eso, pero le valía un carajo.





Algo frio recorrió mi espina dorsal, algo frio y húmedo. Gaseosa. Alce mi vista y me encontré con los ojos color miel de mi más profundo enemigo, Liam Payne. Tenía una gran sonrisa sínica, y sus ojos reflejaban asco y repugnancia hacia mi persona. Me levante de golpe, con mis ojos cristalinos, las lágrimas se estaban apoderando de mí, pero yo no iba a llorar aquí, no enfrente de todo el mundo, yo no le mostraría a Liam Payne que soy débil.





Así que hice lo que todo cobarde haría en mi lugar, correr.



Hay un agujero en mi alma, hay un agujero en mi alma, no puedo llenarlo. Hay un agujero en mi alma ¿puedes llenarlo? ¿puedes llenarlo?- Flaws de Bastille
 

Dioses del olimpo|O.S:


 

 

 

La capucha de su campera de color negro estaba sobre su cabeza, moviéndose un poco cada vez que ella daba un paso. Tenía la cabeza gacha y miraba sus pies al caminar para no tropezarse contra alguien; escuchaba las conversaciones de todo el mundo, no le importaba quien fuera, y además tenía el puro derecho, la mayoría de las conversaciones eran críticas hacia ella.

 

 

Se remango la manga de su campera y miro aquella marca en su muñeca derecha, aquella marca que la hacía más especial que todo el mundo en aquel pasillo sala. Toco su marca y segundos después volvió a poner en su lugar la manga, no sin antes vigilar que nadie la haya visto, le harían más imposible la vida si se enteraban que tenía la misma marca que aquellos 5 chicos que tanto odiaba.

 

 

La campana toco, le tocaba sociales y estaba al otro lado del campus <> pensó comenzando a correr, de la forma más normal que podía, pero para ella era casi imposible, los hijos de Zeus tenían aquella característica de atletismo. Ella podía comer tanto como quisiese, pero nunca engordaría.

 

 

-Green, llega tarde- le dijo el profesor con una sonrisa, literalmente, macabra.

 

 

-Lo siento- me disculpe bajando la cabeza. Todas las miradas estaban sobre ella, y ella odia eso.

 

 

-Nerd- dijo un ruloso al fondo de la sala, mientras fingía toser y toda la clase se reía de ella. Suspiro con frustración, quería romperle la tráquea, podía, pero lo tenía prohibido.

 

 

 -¿Qué?- le pregunto un castaño de ojos azules- ¿la nerd está enojada?- le volvió a preguntar el mismo castaño, pero ella, como la persona con buenos modales que es, lo ignoro, a él y a la furia que crecía en su interior.

 

 

Camino a paso rápido hacia su banca, pero algo la detuvo, el sonido de su cuerpo cayendo en el frio suelo de piedra. Alguno de los chicos le habían puesto el pie para que callera; escucho las estruendosas risas de los 5 chicos, y ahí, en aquel momento, fue cuando su paciencia se extinguió. 

 

 

Sus ojos, sus ojos ya no eran los mismos, su anterior color verde ya no estaba, lo había remplazado un color negro, el cual no solo ocupaba su iris, sino todo su ojo en sí. Sus manos aplastaron el suelo, provocando grandes grietas en el suelo el cual temblaba por el movimiento que ella había hecho. Ella se levantó temblando, tenía miedo de lo que estaba a punto de hacer, pero lo necesitaba.

 

 

Sus ojos vagaron por toda el aula, todas las personas la miraba, ellos estaban asustados e incluso algunos estaban temblando. Viro su rostro y le dio una fría mirada a su profesor, una maliciosa sonrisa se avecino por sus labios; su mano se estiro por completo y una fuerte vibración salió de ella, dejando a los restos de su profesor estampados en aquella pizarra. Los gritos de horror se hicieron presentes, pero ella no los dejaría escapar, no hoy. Su mano se volvió a estiras, pero esta vez su mano se dirigió hacia la puerta, esta se cerró de repente de forma brusca, para que después el pestillo dejara cerrada por completo la puerta.

 

 

Esta vez alzo sus dos brazos los cuales sacaron las mismas vibraciones, en la pared se veía la sangre, todos estaban muertos, tal y como ella había soñado tantas veces, en escenarios tan diferentes.

 

 

Viro su rostro de nuevo hacia al frente y dejo tronar su cuello. La excitación se podía ver en sus ojos, tenía a sus 5 presas favoritas en frente suyo, esto era como el paraíso para ella, el paraíso de la venganza. Sus manos se alzaron, alzando también a los cinco jóvenes.

 

 

-En mis 17.000 mil años de vida, nunca tuve que sufrir tanto. 15 años de mi existencia aguantándolos. Eh vivido la primera y segunda guerra mundial ¡dios! ¡Yo provoque la primera guerra mundial!, pero heme aquí, siendo destruida por unos estúpidos mortales- exclamo enojada la joven, apretando cada vez más su mano, formando un puno. Aquello chicos nunca se habían sentidos tan arrepentidos de su comportamiento, y ahora al borde la muerte, querían pedir perdón.

 

 

-No- se escuchó una fuerte voz que hizo vibrar el lugar, pero ya era tarde, su mano se había 


Prologo:


Prologo
Somos un puzzle que no encaja





Hay un momento en nuestras vidas en que todos estamos conectado, lose, suena raro, pero es la verdad. Cuando las vidas están conectadas las cosas suceden sin ayuda si quiera del destino.





Sus espaldas se deslizaron por sus puertas, las lágrimas inundaban sus mejillas y le provocaban un nudo en su garganta. Su mente maquinaba diferentes preguntas ¿Por qué yo? ¿Qué tengo de malo? ¿Por qué no me aceptan? ¿Tan raro soy? Eran algunas de las preguntas que no dejaban de repetirse en su mente, atormentándolos. La puerta sonó.





-¿Estas bien?- la pregunta provenía de padres, madres, primos e incluso uno de los pocos amigos que tenían.





-Si- aquella respuesta, la habían usado tantas veces que hasta ellos podía creerse, pero no era verdad, ellos no estaban bien. Detuvieron su llanto por unos seguros, hasta que escucharon el cansado suspiro de aquellas personas, y los pesados pasos, que daban a entender que ellos ya estaban lejos.







Sus estéreos se prendieron de repente, algunos se sobresaltaron, mientras otros solo se dedicaron a darle una mala mirada a su aparato, pero ninguno de ellos se levanto a apagar aquel estero, simplemente se quedaron sentados, escuchando.





Talk de Coldplay sonaba por los parlantes, la melodiosa voz de Chris Martin los relajaba y los envolvía de nuevo a su triste realidad. Sintieron las lágrimas aproximarse a sus ojos, pero las devolvieron de nuevo, hoy no iban a llorar, de nuevo. Aquella canción decía tanto de su vida, que por un momento sintieron que fue escrita para ellos, pero no era así, ellos no eran los únicos, había más personas como ellos.





Sintieron como un revoltijo en su estómago, como si algo estuviera pasando, pero decidieron no prestarle atención y volvieron su cabeza hacia atrás, mirando fijamente hacia el techo. Pero de algo que no se habían percatado era que aquella canción era diferente, aquella canción se había vuelto un himno, aquella canción era, El Himno de Los Marginados.





Oh hermano no puedo, no puedo ser comprendido. He estado intentando alcanzarte duramente, pero no sé qué hacer. Oh hermano no puedo creer que es verdad, estoy tan asustado sobre el futuro, y quiero hablarte. Oh quiero hablarte- Talk by Coldplay.


Diana {n.c}:


 Capitulo 11 
Paula Smith




Estaba casi ahogada de la risa. Jo estaba haciendo una gran imitación de Nicole, y bueno creo que yo no era la única que se estaba matando de risa, todas las chicas estaban igual que yo. Sentía varias miradas, por lo que disimuladamente vire mi rostro, y me encontré con la mirada de cinco chicos- idiotas- sobre nosotras.





El timbre sonó y todas decidimos pararnos, pero por desgracia, ninguna de las siguientes clases me tocaba con alguna de ellas, tal vez, solo tal vez, esa sea la razón por la que no las allá conocido antes.

(***)
El timbre del final de clases sonó. El alivio recorrió mi cuerpo y una gran sonrisa apareció en mi rostro, este, definitivamente, podía ser catalogado como el mejor día que haya tenido. Fui la última en salir de la sala, pues digamos que nunca me ha gustado estar amontonada con miles de personas en un puerta.





Cuando Salí por las puertas, me encontré raramente con el auto de mi padre y con su chofer, el cual estaba afuera esperándome. Conozco a Martí desde que tengo uso de razón, y el al ser un hombre muy joven-26 años- era como mi hermano mayor.

-Hola Martí- lo salude.





-Hola señorita Smith- me saludo. Intento abrir la puerta del auto, pero yo lo detuve.





-Yo lo hago- le informe. El dudo por medio segundo, pero después me asintió y se alejó para el entrar en el asiento de piloto; creo que él me conocía el suficiente como para saber que yo odio que me traten como lo hacían la mayoría de “empleados”.





-Buenos días, querida- me saludo mi padre. Tenía una gran y falsa sonrisa, él quería algo lo sabía.

-Escúpelo- le pedí cruzándome de brazos. El cerró los ojos por un instante y después dejo escapar un gran suspiro.





T-enemos una cena esta noche. Te quiero lista a las 6:00 pm, ni menos ni más- me ordeno de forma fría, para en segundos volver su vista hacia el teléfono y comenzar a contestar llamadas.

(***)




Alise mi negro y demasiado corto vestido. Me puse un poco de brillo labial, mascara de pestañas y pase el cepillo por mi ondulado cabello. Me mire en el espejo con asombro. Me reí, está definitivamente no parecía yo, incluso podía decir que, me veía bonita.





-Paula baja ahora- escuche el grito apresurado de mi padre desde la planta baja. Cogí mi bolsa de forma apresurada y Salí corriendo escaleras abajo, para encontrarme con la enojada mirada de mi padre, apenas vi sus ojos supe lo que tenía que hacer. Corrí apresurada hacia el auto, abrí la puerta y me trepe en el auto.





Coming home, coming home- cantaba en susurros mientras el auto avanzaba, con mis hermanos jugando videojuegos, mi padre hablando por teléfono y yo, bueno yo estaba cantando.





El auto freno y nos dejó enfrente de una gran mansión, por alguna razón sentía un mal presentimiento, pero como siempre decidí ignorarla. Bajamos todos del auto y nos posicionamos fuera de la puerta, mi padre aplasto el botón del timbre, para segundos después la puerta comenzara a abrirse.





¿Malik?- susurre sorprendida. Una sonrisa sínica se avecino a sus perfectos labios, ¿qué?  ¿Yo acabo de decir eso?, definitivamente hoy no iba a ser un buena noche.





Señor Smith, un gusto tenerlo aquí. Por favor pase- le invito a pasar a mi padre, a mis hermanos  y a mí. Pase a su lado casi corriendo, con la cabeza gacha y disimulando mi profundo nerviosismo. ¿Los padres de Zayn conocían a mi papa? Aun peor ¿Por qué yo no sabía eso?





Jeff es un gusto tenerte aquí- dijo su padre, dijo casi la misma frase que Zayn había dicho. Mi padre le dio la mano al padre y a la madre de Malik, para después posicionar su mano en mi hombro y en el hombro de uno de mis dos hermanos.





Ellos son mis hijos. Ella es paula, y ellos son los gemelos, Christian y Greg- nos presentó señalándonos a cada uno respectivamente. Los tres-mis hermanos y yo- le dimos la mano a todos, excepto yo, estaba completamente decidida a ignorar a Zayn, el no destruiría mi noche, no hoy.





Hija- me llamo mi padre- saluda a Zayn- me casi ordeno con una mirada amenazadora.





Ya nos conocemos- escuche decir a la ronca voz de Zayn a mis espaldas. Vire un poco mi rostro y el me miraba disimuladamente con asco, bien, por lo menos sentíamos odio mutuo.





Bueno- dijo la madre de Zayn, Tricia- Es hora de comer- dijo con una gran sonrisa caminando hacia lo que era el comedor mientras todos la seguíamos, como patitos.

(***)




Los mayores conversaban, mis hermanos conversaban entre si y Zayn y yo, bueno Zayn comía y yo también. De repente se me ocurrió una maravillosa idea.

Padre- le llame interrumpiendo su conversación. El me miro serio, a él no le gustaba que interrumpieran sus conversaciones- Me siento mal, ¿crees que podría irme a casa?- le pregunte fingiendo una cara de malestar.





Oh claro linda. Déjame llamar a Martí- respondió un poco preocupado mientras sacaba su teléfono. Wow, merezco un Oscar, mi padre es un hombre difícil de convencer, o también fingía porque quería que me largara.





Jeef, no. Que Zayn la lleve- le dijo con una sonrisa. Zayn iba a quejarse, pero su padre se anticipó y le dio una mala mirada.





Claro- susurro disgustado levantándose de su silla. Me dio una mirada para que caminara junto a él.

Gracias- le dije entrando en su auto.





No tenía opción- dijo frio prendiendo el motor provocando un fuerte sonido.

Lo sé- le confesé.





Entonces para que preguntas- dijo un poco enojado.





Eres un idiota- masculle enojada.





¡Quién te crees para juzgarme! Tú no sabes quién soy-grito enojado.





Eh vivido toda mi vida con tus insultos, me has criticado, humillado y denigrado, sin siquiera conocerme. Bienvenido al club- le dije abriendo la puerta del carro que aún seguía prendido, por lo que él tuvo que frenar.





¿A dónde vas?- grito desde la ventana del auto.





Vete al diablo- le respondí enojada.


Dios Loly, siento tanto la demora, pero eh estado un poco ocupada. Sin embargo aquí te dejo todo.
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Maldecidas (Between heaven and hell) | Novela colectiva | Audiciones abiertas

Mensaje por Invitado el Sáb 26 Oct 2013, 7:47 pm

Realmente me alegra que hayas aceptado mi audición, tengo muchas ganas de estar en esta nove! Espero mas chicas audicionen pronto (: yo tambien amo a la sexy Cara♥
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Maldecidas (Between heaven and hell) | Novela colectiva | Audiciones abiertas

Mensaje por Muffin_chocolate el Sáb 26 Oct 2013, 7:47 pm

Hola, linda. ame la idea. Mañana te dejo mi ficha.

avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Maldecidas (Between heaven and hell) | Novela colectiva | Audiciones abiertas

Mensaje por Basket case el Sáb 26 Oct 2013, 7:57 pm

Im reader bitches escribió:Dejo mi capi ahorita y saludo rápido, es que no tengo mucho tiempo en este momento :/ tal vez no entiendas mucho la historia o de lo que trata pero a mi me gusta asdfghjklñ

Caaaaaaaaaaaaaaap:

Capitulo 1:
 
Está aburrida e impaciente, todo el mundo puede notarlo. Le agradece sarcásticamente a su hermano mentalmente y suspira esperando que la fila avance más rápido. “Es por una buena causa, esperar es un buen precio a cambio de no matar a nadie” Se dice en un susurro y se remueve inquieta en su lugar de la fila. Estar rodeada de muchas personas nunca le ha provocado mucha comodidad.
Muerde su labio al ver una gran cantidad de color roja a su derecha, mira al otro lado por inercia, y se topa con algo que no esperaba ver.
Al principio, el guardia en la puerta de la tienda no parece más que eso, un guardia; pero cuando gira la mirada hacia la chica endurece sus ojos y muestra su verdadera identidad, la cual sólo ella puede notar.
"Mierda"  piensa "un Geier en la tienda. Y eso que yo pensaba que salir a comprar no iba a ser interesante" Reprime una sonrisa y cuando se da cuenta, es su turno de pagar.
Sale de la tienda con una pequeña bolsita blanca en su mano, toma una gran bocanada de aire y se encamina hacia su hogar, sintiendo que la siguen. Quiere diversión y no hay mejor manera de divertirse que una pequeña pelea con persecución incluida, pero el mundo tiene otros planes.
Toma un pequeño atajo al salir del centro de la ciudad, entra por un parque a las áreas verdes de éste y camina a lo largo del lugar, esperando encontrarse ya con la última parte no restringida de la plaza. Pasa por una parte caída de la reja supuestamente electrificada que separa el bosque del parque e inspira el aire familiar de la naturaleza que la rodea desde que tiene memoria. Escucha los pasos a su espalda y sonríe, aferrando con fuerza la bolsa del pan y las verduras. Casi podía escuchar la voz de su padre en su cabeza “Lobito, no vuelvas tarde a casa, vendrán unas cuantas personas y quiero que estés presente cuando lleguen” y ella respondería “Tranquilo pa’ no creo demorarme mucho en ir a comprar” Monroe sonreiría y besaría la frente de Cass “Solo no tengas una aventura, ambos sabemos que si la tienes probablemente no llegues hasta la próxima semana” Reirían levemente y la chica saldría de la casa, despidiéndose con la mano de su padre. Oh, cierto; eso fue lo que pasó.
Pero ella no quiere hacer caso esta vez, la adrenalina es demasiada como para ignorarla. Y crece más al escuchar un chirrido venir de su alrededor. Después de todo... Ella no había sido quien empezó con todo esto.

********************************************

- Hola Ualira, hola Violette.
- Monroe.- Responde la señora, la chica pelirroja le da una pequeña sonrisa cálida al hombre frente a ellas.
- Pasen, son completamente bienvenidas.- Dice él, abre la puerta y la cierra a su espalda luego de que ambas mujeres entran.- Entonces...- Frota sus manos.- ¿En qué puedo servirles?
- Pues, necesito tu ayuda en algo.- Murmura la señora mayor, saca un papel de su bolsillo y se lo entrega al Wesen frente a ella.
- Mmmh.- Monroe frunce los labios.- Si. Creo tener lo que necesitas.- Camina a un perchero y saca una bufanda, la enrolla en su cuello y guarda el papel en su bolsillo.- Vamos, tenemos que ir a la tienda por unas cuantas cosas. Tú, Luna, puedes ir a dar una vuelta por el bosque, mi hija no tardará mucho en llegar.- Le sonríe, la pelirroja asiente y sale de la casa, camina unos cuantos pasos y se adentra en el bosque. Esas son algunas ventajas de vivir en las afueras de Portland, das unos cuantos pasos y te topas con las verdes garras de los árboles, algo que sin duda a aquella pelirroja le gustaría; poder entrenar, ser ella misma entre la naturaleza, dar paseos y todo rodeada de la tranquilidad del bosque, pero últimamente han estado yendo de un lado a otro para visitar a personas que no conoce a penas teniendo tiempo para descansar e ir a la universidad; ella no entiende por qué, pero sabe que es por su bien.
Mira a su alrededor, está aún en el comienzo del bosque, donde todavía se puede distinguir la casa que dejó hace unos minutos; luego mira al interior del bosque mientras coloca una mano dentro del bolsillo de su abrigo. Tiene ganas de entrenar.
Camina hasta que siente que los árboles la aíslan del resto de la ciudad, saca uno de sus abanicos de el bolsillo de su abrigo y lo abre lentamente, con cuidado y algo de ansiedad, practica un poco el movimiento de su mano y fija su vista en un árbol frente a ella, respira profundamente y cierra los ojos por un segundo, poniendo toda su concentración en su objetivo.
Gira su muñeca con rapidez, y lanza el abanico hacia adelante, directo al tronco del árbol; el arma vuelve a su mano, así que como impulso vuelve a lanzarlo hacia adelante, seguido rápidamente por otro abanico que saca de su abrigo, ambos vuelven a sus manos luego de hacer profundos cortes en el tronco del árbol. La pelirroja sonríe, y está por guardar su abanicos, cuando una figura aparece de repente de entre los arbustos, asustándola. Lanza uno de los abanicos hacia el árbol al lado de aquella figura, procurando solo asustarlo. Al final resultó ser solo una chica. Una chica que ella ya conocía.

- Menos mal que sé que tu puntería es perfecta o si no ya habría pensado que querías cortarme la cabeza.- Murmura la castaña respirando profundamente. Violette sonríe de lado.
- Bueno...- Vacila, la chica de cabello chocolate la mira con los ojos como platos.
- ¡Luna Violette Loveheart!- Grita la castaña con el ceño fruncido.
- ¡Maria Cassiel Frank!- La imita la pelirroja sonriente, la otra chica sonríe de lado y sopla un mechón de pelo que cae sobre su frente.- Hey, ¿Qué fue lo que te pasó?
Cass admira su vestimenta, con pequeños cortes y algunas manchas oscuras -al parecer de sangre-  y una que otra herida por su rostro, su cabello se encuentra algo desordenado y con algunas hojas, la castaña afirma con fuerza la pequeña bolsa blanca, esta última sin ningún rasguño.
 - Él empezó.- Dice, poniéndose a la defensiva.- Aunque debo admitir que no me quedé sin hacer nada, pero ese no es el punto. Tú sabes como son los buitres.
- ¿Sabes que voy a visitarte y tú vas a divertirte con un Geier?- Pregunta la pelirroja, a punto de reír.
- Oye, no me mal entiendas. Yo solo quería luchar con alguien, no iba a revolcarme con un viejo de 50 años.- Exclama Cass.
- Sabes que no lo decía en doble sentido.- Aclara Luna.
- Si, pero si es que alguien escucha esta conversación no quiero que piensen mal de mi.- Se encoge de hombros.
- ¿Quién estaría escuchando esta conversación?- Pregunta la chica de ojos azules.
- Él.- Cass señala hacia unos arbustos justo detrás de Violette, ella se gira rápidamente pero no distingue nada.
- ¿Quién era?
- No lo sé.- Se encoge de hombros.- Pero tenía ojos azules, eso fue lo único que vi.- Camina hacia los arbustos.- Ya se fue, pero me parece que te dejó algo.
- ¿Qué?- Murmura confundida la pelirroja, se acerca a Cass y ella le entrega un papel con su nombre escrito en un lado.
- Ábrelo.- Le dice la castaña, Luna hace una mueca y decide abrir el papel. Desdobla primero una parte y luego la otra, topándose así con el contenido de la carta.


********************************************


La soledad, una de sus mejores amigas.
El día había pasado rápido sin mucho sol ni calor, un día fresco y nublado; en su idioma. Un día para divertirse y causar problemas.
Había pasado la mañana buscando algo con que pasar el rato, pero fue en la tarde cuando encontró por fin algo más divertido. Se topó con un chico, quien empezó a coquetearle y a darle cumplidos, así que Savage decidió no dejársela tan fácil, luego de haber notado que él tenía una linda motocicleta negra con la cual podía jugar un rato y podía ser su premio por soportar durante tanto tiempo a un chico tan irritante como él.
- ¿Te parece si vamos a mi casa?- Había propuesto él, acercándose peligrosamente a la rubia.
- No.- Sonrió ella falsamente, justo cuando una patrulla de policías se estacionaba en la acerca paralela a la que ellos se encontraban.- Yo me llevo tu moto.
- ¿Qué?
Él no logró reaccionar cuando Alejandra ya estaba sobre su motocicleta con el motor encendido, intentó detenerla, pero ella ya había arrancado y se encontraba lejos de él como para intentar alcanzarla. "Idiota" pensó ella mientras sentía su cabello revoloteando con el viento y haciéndole cosquillas en el cuello "¿Quién deja las llaves de una motocicleta puestas?". Unas centellearon a su espalda, por lo que echó una rápida mirada al espejo retrovisor y descubrió que la policía estaba siguiéndola; al parecer los gritos del chico habían alertado a la patrulla de la otra calle. "Excelente" pensó maliciosa, y aceleró la motocicleta, siendo perseguida por aquel auto con luces brillantes en el techo.
Logró salir de esa situación sin que la policía la atrapara, así que luego de llegar a su casa y dejar su nueva moto estacionada y con cadenas por si a algún estúpido le daban ganas de llevársela, subió a su habitación y se encerró ahí un tiempo.
Estuvo escuchando música a todo volumen por un tiempo, y es lo que sigue haciendo ahora, pero un ruido externo, un estruendo la saca de su ensimismamiento. Se levanta de su cama y se asoma a la ventana, saca una mano por ella y siente que se humedece con tan solo llevar un segundo ahí afuera; sus labios se curvan levemente y baja corriendo las escaleras, toma sus llaves y sale de su casa cerrando la puerta detrás de si.
Deja que la lluvia comience a empaparla, las gotas recorren su cara, su pelo, su cuerpo y a ella le gusta que eso pase, las lágrimas del cielo empiezan a mezclarse con las suyas, pero la lluvia lo disimula. Cierra sus ojos un momento, echando su cabeza hacia atrás; pasó toda la tarde demasiado tranquila, o por lo menos más de lo normal y ahora está más relajada lo cual es extraño, pero está bien.
De un momento a otro siente que la observan, hace tiempo ha estado sintiendo que hay alguien siguiéndola y viéndola todo el tiempo, por lo que se obliga a dejar de llorar. No puede dejar que la vean débil, como una chica con sentimientos siendo que ella es todo lo contrario, o eso es lo que dicen acerca de ella.
Ale respira profundamente y se obliga a volver a entrar a su casa, con esa mirada siguiéndola todo el tiempo; no lo niega, quiere averiguar quien es, pero sabe que tal vez no le convenga hacerlo.
¡A la mierda! Ella sabrá quien es la persona que la observa. Y cuando lo descubra, tal vez esa persona tenga su merecido.


Besos, Ángel
Audición aceptada

Ángel, me encanto, escribís muy lindo  
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Maldecidas (Between heaven and hell) | Novela colectiva | Audiciones abiertas

Mensaje por Basket case el Sáb 26 Oct 2013, 7:58 pm

~Black_Star* (1D) escribió:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
| Harry Styles | Kylie Jenner | Elizabeth Clarks | V de venganza |
Capitulo <3:


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]Capitulo 11:


 


Secretos



––_______, ________... ¡_________! ––Movió Harry a su acompañante que se encontraba nuevamente en un estado de shock. ––

––Y-y-yo, t-te- tengo que irme. ––Evito completamente la chica y Salió corriendo del lugar, intentando escapar de alguien o mejor dicho de algo, su turbió y abrumador pasado…

Instintivamente Harry comenzó a correr detrás de la morocha pero no paso mucho tiempo para que la chica se le perdiera, las calles de Londres eran un lugar muy transitado y mucho más en el centro, guardo las barras en su auto y tomó los dulces de ________ para guardar algunos y los otros comerlos en el camino mientras caminaba intentando encontrar a la chica. 

Al cabo de unos veinte minutos caminando y sin encontrar rastro alguna de la chica decidió volver a su casa pero un ruido extraño lo confundió, analizó por un momento dichos ruidos hasta que lo confirmo, eran sollozos pero eso no era lo que lo sorprendía sino el lugar de donde provenían, era _______ estaba abrazada a sus rodillas recostada en el tronco de un árbol en el solitario y oscuro parque, dudando por la posible reacción que pudiera tener la chica decidió acercarse e igual manera. ––

Harry camino directo hacía donde la chica se encontraba, su cabeza estaba confundida por un lado esta feliz de encontrar a ______ a salvo pero por el otro estaba preocupado por el estado en el que la morocha estaba, no sabía muy bien el por qué le importaba el estado de animo de ________ pero de igual manera le importaba, con cuidado llego hacia donde ella estaba y se sentó sin decir nada a su lado pero de igual manera manteniendo una distancia, no quería que  la chica se sintiera presionada , se quedo en silencio mientras escuchaba los sollozos de la chica, era difícil para el como para cualquier otra persona ver destrozada a alguien a quien considera la persona más fuerte del mundo.
Al cabo de unos quince minutos los sollozos  acabaron y la morocha levanto con cuidado su cabeza, mostrando un rostro sucio por el maquillaje que se había regado alrededor como consecuencia de las lágrimas y unos ojos hinchados y rojos que hicieron que el corazón del chico se rompiera.

––¿Hace cuánto estabas aquí?  ––susurro  _______ notando por primera vez la presencia de Harry, intento limpiar sus lágrimas con disimulo. ––

––Solo como unos veinte minutos, estaba esperando que termines. ––Confeso Harry ayudando a la chica a limpiarse las lágrimas que cubrían su rostro después todo se quedó un minuto en silencio. ––¿E-estas bien? ––Se animó a preguntar por fin Harry, la morocha asintió sin ánimos. ––¿Me contarás? ––Cuestiono volviéndose a la chica algo  nervioso. ––

––Es una larga historia. ––Susurro un poco más calmada. ––

––Sabes que tengo tiempo. ––________ dudo un momento, no tenía por qué contarle sus cosas a Harry, él no era su amigo sino todo lo contrario. ––

––Tú no eres la persona a quien debería contarle mis problemas. ––Contesto intentando ser cortante. ––

––Tienes razón pero que conste que quise ayudarte. ––Dijo el chico haciendo intento de paracer pero _______ lo interrumpió. ––

–– Ese hombre… ––Alargo ________, empezando a contar una historia que había decidido mantener oculta hace ya varios años. ––Era mi padrastro, se casó con mi madre tiempo después de que mi padre nos abandonará, creo que tenía siete años. ––Voltio la mirada hacia la nada. ––Siempre fue un hombre violento, le gustaba llevar una buena vida y salir a los bares pero nunca fue nada peligroso hasta una noche. ––Callo incomoda. –– Una noche, cuando tenía trece años,  esa noche llego más borracho que nunca. –a medida que avanzaba comenzaba a ponerse más nerviosa. –En la casa no había nadie solo estaba yo, el llego gritando, había mucho ruido, yo tenía miedo, estaba diferente esa noche. –Calló asustada recordando ese momento, nunca le había contado todo a nadie.

–-Continua. –Pidió Harry interesado en saber lo que sucedía.

-Subió las escaleras, creo que buscaba a mi madre pero no la encontró, toco mi habitación y… y… y..yo. –La chica respiro profundo mientras las lágrimas recorrían su rostro como cascada. –Yo no le abrí pensé que se calmaría y se iría dejándome en paz pero no fue así solo se puso más agresivo y tiro la puerta. –Calló, se acordaba perfectamente del temor que sintió cuando el estruendoso ruido de un cuerpo sobre la puerta la derrumbo, los escalofríos y lágrimas no la dejaban continuar, tomó aire y siguió. –Entro con su cinturón en las manos y comenzó a pegarme, le gritaba que paraba pero me decía cosas como que mis gritos lo excitaban entonces me tomo con brusquedad y me tiro al colchón. –Sollozó, no podía continuar recordando ese momento, no quería hacerlo. –

–¿Ese hombre te violo? –Pregunto Harry con determinación, el llanto no dejaba a ________ expresar palabra alguna solo asintió ahogándose en un grito mudo. Harry la cubrió con sus brazos de manera sobreprotectora mientras le acariciaba el cabello. – Tranquila, todo está bien ahora, ya acabo. –Susurraba tiernamente en el oído consolando a ________ mientras las lágrimas volvían a correr por su rostro, y así se quedaron por un largo rato, mientras Harry consolaba a la chica preocupado por su comportamiento esta estaba algo confundida por la actitud que Harry había tomado hacía ella. Con cuidado _______ se liberó del agarre de Harry que se demostraba cómodo en la posición que estaba, incómodamente accedió a soltarla.–

–Gracias. –Alargo en un susurro _________ unas palabras que dejaron al ojiverde totalmente impresionado. –

–No te preocupes con eso. –Dijo él un poco incómodo, no sabía que era lo adecuado de hacer, ellos no eran amigos. –¿Quieres un dulce? –Pregunto sacándose del bolsillo los caramelos que había comprado hace un rato. –

–¡Ahh! ¡Sí los compraste! ¡Son mis favoritos! –confeso la chica y emocionada tomo toda la bolsa de caramelos y empezó a comerlos como niña golosa. –

–Debo admitir que son buenos pero prefiero las gomillas dulces. –Río. –Es lindo que sonrías. –Admitió Harry volteando a mirar a la castaña. –

–Eso fue raro, lindo pero raro, mejor no vuelvas hacerlo. –Dijo ________ intentando cortar el dulce pero incomodo momento con Harry. –

–Tienes razón. –Afirmo levemente sonrojado. – Mejor nos vamos ¿No? Se está haciendo tarde y es peligroso. –

–¡Uhh! El niño de mami tiene miedo. –Bromeo _________ burlándose de la cara de nervios de Harry. –

–¡No! Lo que yo tengo es frío y un hambre terrible así que nos vamos. –Avisó levantándose bruscamente del suelo y ayudando a _______ a levantarse del césped, después de limpiarse los traseros sucios de hierba ambos decidieron volver al auto de Harry, caminando por cuidado por las oscuras y peligrosas calles de Londres. –

bueno, el cap es de una novela así que es con rayis xD 
Creo que era todo, besos <3
Audición aceptada

jaja no importa que este con rayis xD Suerte Linda, me encanto. 
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Maldecidas (Between heaven and hell) | Novela colectiva | Audiciones abiertas

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.