O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» être dans la lune.
Hoy a las 4:58 pm por Ongniel

» MY POWER |Celyn|
Hoy a las 2:05 pm por Celyn

» Life’s too short to even care at all
Hoy a las 1:55 pm por Ariel.

» Sun and Moon
Hoy a las 1:02 pm por Karasuno

» Caught in a lie.-pvt
Hoy a las 1:02 pm por Karasuno

» ¿Es posible el amor? Draco y tú
Hoy a las 12:36 pm por AngelMalfoy

» un paso adelante.
Hoy a las 12:07 pm por deutch.

» something strange
Hoy a las 10:41 am por jackson.

» Nada es como se ve xAudicionesx
Hoy a las 8:13 am por wonder.

novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ insxne.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

Amantes e infieles |nc| cerradas. r e s u l t a d o s.

Página 5 de 61. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6 ... 33 ... 61  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Amantes e infieles |nc| cerradas. r e s u l t a d o s.

Mensaje por Invitado el Vie 18 Oct 2013, 11:03 pm

¡Nea! escribió:Se han cogido a mi Hazzin    
¿Quien de ustedes dos ha sido?   
Pues bichas tengo al Malik o al Sulkin, ja.    No se si utilizar Briegg o Siegg o Bayn. Idk, so solo les aviso que cuiden a Hazza, cuida a tu padre    Aunque en el fondo el sabe que es mio o sea o sea 
Después dejo el gif, y eso.  
Audicionare pa' Niall,    Nah, es broma  
Obvio que cuidaremos muy bien de mi padre, madre<33
Audiciona con quien quieras pero audiciona  no te pasara como en Love rehab  
espero tu audición<33
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Amantes e infieles |nc| cerradas. r e s u l t a d o s.

Mensaje por Invitado el Vie 18 Oct 2013, 11:04 pm

.Nicol. escribió:
leila.hunter escribió:Hola:D he venido ha audicionar  usaré a Saya Keyario {onlymiship} Mi querida Kaya como infiel, Skandar como amante y Nicholas Hoult como pareja
[/color]Accept be your lover, just because I love you.[color=#000000]:




Le toco la pierna jsnka
Leila  
Un gusto verte por acá, por cierto, me violo ti avy. El george están baba
Nicol
Solo es mío -.- aunque creo que lo cambiare D: no se baba
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Amantes e infieles |nc| cerradas. r e s u l t a d o s.

Mensaje por Invitado el Vie 18 Oct 2013, 11:11 pm

Lizzie Boo escribió:
Danielle Elizabeth Parker


Ashley Benson {Pareja}• Logan Lerman  {Infiel} • Nina Dobrev {amante}.

O.S:


El viento era más fuerte a finales de otoño, las nubes eran de un espeso color gris, y allí se encontraba Harry Styles en su último día después de casi cuatro años de estar en el servicio militar de Inglaterra
Harry era la clase de chico que tenía un encanto nato pero al igual mantenía un cierto toque intrigante; había entrado a este mundo cuando apenas era un adolescente de  18 años dejando atrás una vida…una novia
Amelia Saunders y Harry Styles se conocieron a los 16, en un pequeño campamento de verano desde, allí se enamoraron y llevaron una hermosa relación, pero todo cambio tras la muerte del hermano mayor de Harry; el cual era un miembro del ejército, afectado por todo lo que le ocurrió a su hermano el decidió rendirle el honor entrando al equipo militar, él y Amelia hicieron una promesa

-¿volverás?- las lágrimas en la pequeña morena no dejaban de salir
-Si es por ti volvería desde el infierno para verte… nunca lo dudes hermosa
-Pro..Prométeme que no te olvidaras de mí
-Nunca lo dudes
Después de eso ambos se unieron en un beso  donde entregaron su cuerpo y alma, se convirtieron en uno


Harry salía radiante había pasado cuatro años ahora tenía 22 años ya no era aquel chico rebelde y descabellado que era antes; ahora él era un hombre; incluso aunque haya pasado tanto tiempo jamás la olvido, Amelia era la dueña del corazón de Harry,  era la única que podía romperlo
Siempre le había escrito cartas, y nunca recibió una respuesta, pero eso no disminuyo su amor por ella, ahora la vería, aunque era un hombre aun sentía nervios, esas malditas mariposas reaparecían solo con pronunciar su nombre
Hoy la vería… y hoy era el momento de hacer lo que tenía que haber hecho antes de dejarla
Pedirle matrimonio
Ya tenía el anillo listo, un hermoso zafiro junto con pequeñas piedras adornaban el exterior del anillo, solo esperaba encontrarla, tenía tanta euforia contenida, quería amarla, besarla, decirle que en todos estos cuatro años ella siempre estuvo presente
Tenía una vieja Harley del ejército, se subió a esta y  fue a su casa, antes que nada necesitaba una ducha y planear como iba a pedírselo
En el camino pensó en tantas cosas,  por fin después de estos años podía dormir tranquilo sabiendo que el honor de su hermano estaba pagado, sentía nervios,  no sabía cómo su familia iba a tomárselo;  más que nada lo hizo por su madre, ya que ella siempre había tenido un vínculo especial con Kyle,  Harry podía recordar el llanto de su madre ante la muerte de su hermano, ¿Qué sentiría al verlo? ¿Emoción? ¿Ira?
El transcurso se hizo largo pero después de 30 minutos logro llegar
Su casa era igual a lo que recordaba, pequeña pero acogedora, apago la moto y se encamino a la puerta con una gran determinación, respiro hondo y toco con un puño la vieja puerta de mármol tres toques y la puerta se abrió mostrando una mujer castaña…Su madre
-¿Harry?
-Mama…
Sin dudárselo dos veces  su madre se lanzó a sus brazos, pequeñas lágrimas caían ya de sus ojos
-Te extrañe- pronuncio Harry en un suave susurro entrecortado
-Mi Harry-susurro su madre- bienvenido de nuevo – abrió la puerta totalmente y lo hizo pasar
El castaño pasó lentamente y vio la pequeña casa de su infancia; todo seguía igual que hace cuatro años incluso ese olor a galletas que caracterizaba su hogar
-Por fin en casa-aspiro y se dejó caer en el sofá reclinable – mama ven no muerdo- palmeo un lugar cerca del sofá
-Lo sé es solo que cuatro años, y mírate, no eres el mismo chico que salió de aquí, ya no eres mi pequeño- sollozo la pequeña mujer
-mama, sigo siendo yo…
-pero es que mírate, tu hermano estaría orgulloso de ti
Sin pensarlo Harry agarro a su madre y la abrazo, pequeñas lágrimas desbordan en sus mejillas y se perdían por su barbilla
-No vamos a llorar ¿vale? Me tienes a mi…
Su madre alzo su mano y la cubrió en su rostro
Y así ocurrió ambos contándose con palabras lo que había sucedido en años, Harry ávido en saber todo lo que había pasado en su ausencia; pero Harry moría de ganas de decirle sus planes a su madre, en cada acción que hacia estaba Amelia, sin soportarlo mas dijo:

-Voy a pedirle matrimonio a Amelia

Su madre rápidamente paro de hablar y lo miro como si este hubiera dicho algo obsceno y a la vez triste
Anne nunca apoyo la relación, decía que ella era alguien que no lo merecía y eso realmente molestaba al castaño pero la amaba y no habría fuerza sobrehumana para cambiar eso
-Harry no…
-La misma discusión de hace 4 años sobre Amelia
-No..
Y esa fue la gota que derramo el vaso
-¿No? No que mama, ya no tengo 10 para que decidas mi vida, voy a hacerlo y nada cambiara eso
La respiración de Harry era acelerada y reacia
-Harry escúchame…
-No escúchame tu mama, la amo,  fui un idiota al no pedírselo hace cuatro años, y aunque nunca haya respondido mis cartas, aun la amo
Sin decir nada El salió del lugar, no sabía si viviría allí mismo o no, pero al menos debía intentar encontrarla
Se subió a su Harley  condujo a la dirección de Amelia
Había esperado…ambos hicieron una promesa, y aunque pasara el tiempo jamás lo olvidarían, ahora Harry regreso, y eso era lo que importaba
Después de quince minutos se encontró con aquella casa, de mármol, tan conocida, sus manos sudaban constantemente, tenía miedo, de ver su reacción, cuatro años es mucho tiempo sin duda.
Toco tres veces, su corazón estaba a punto de salírsele del pecho, un sudor frio corrió su espalda
Nadie abrió asi que preparo su puño para golpear la puerta una vez más, pero al hacerlo la puerta se abrió
Un cabello negro y algo grisáceo se asomó por la puerta, llevaba un largo vestido negro, hasta las rodillas…Cassandra…la madre de Amelia
-Cassanda- el rostro de Harry estaba resplandeciente-..Amelia…
Al decir el nombre de Amelia, algo ocurrió y de la nada lagrimas cayeron del  rostro de la señora, la sonrisa del castaño se transformó a una de confusión
-¿Señora Saunders?- pregunto el realmente exaltado
El rostro de la señora cambio ahora solto pequeñas lagrimas y sollozos
-nunca te enteraste ¿verdad? Ella…ella…murió… - la mujer empezó a golpearlo en el pecho repetidas veces
Y en ese instante su corazón dejo de latir
- ¡Harry…no deberías estar aquí-susurro la señora- no deberías aparecer, Amelia murió hace tres meses, tenía cáncer ;nunca respondiste sus cartas- el rostro de la mujer estaba cansado, melancólico
Harry yacía inmóvil en la entrada de aquella casa, no noto que lloraba hasta que sintió el sabor salado en sus Labios
-N..o …no es..verdad
-¿Por qué viniste Harry?-el rostro casino de la mujer lo decía todo
-N..o …no es..verdad-es lo único que salía de sus labios
El castaño callo en el piso, lagrimas corrieron sin poder ser retenidas, que era peor que esto…sentía como si alguien le estuviera rompiendo el corazón, pedazo por pedazo, trozo por trozo, aun no lo asimilaba, aun no creía,  lo poco que le quedaba de corazón, no lo creía, en su mente llego aquellos momentos junto a ella
Hundió su rostro entre sus brazos y su sollozo fue más fuerte
Sintió dos brazos fríos abrazarlo…la señora sauders
Sin pensarlo lo acepto, aun así este abrazo era distante, algo frio, o así lo sentía Harry, tal vez fuera porque, nunca se compararían con los brazos de Amelia
Después de eso todo empezó a pasar en cámara lenta, la mujer lo dejo pasar sin embargo, algo faltaba en aquel hogar y tenía nombre y apellido
La mirada de Harry estaba nublada por las lágrimas contenidas, era como un vaso de agua lleno del cual caían pequeñas gotas
-¿Como..co..mo paso?
-Tenia cáncer cerebral…-el rostro de la pelinegra se endurecio-Te envio millones de cartas Harry,  insistía en escribirte incluso cuando se sentía débil, Nunca dejo que yo te las escribiera por ella- la voz de Cassandra era monótona casi fría
-Nunca..N..unca recibí nada de ella, escribí 1460 cartas en total, y ninguna respuesta
Rápidamente el rostro de la mujer cambio a sorpresa
-¡pero siempre te escribía, las iba a dejar a tu madre siempre para que te las enviara
Harry no oyo mas que la palabra madre… como si estuviera haciendo eco en su cabeza
Y al escuchar eso sintió como si una bofetada lo golpeara, en su adolorido corazón
Sabia que su madre no quería a Amelia en su vida; pero ocultárselo jamas lo habría pensado
De repente Harry se sintió demasiado cansado como para pensar, solo quería irse, salir de este mal sueño
Sin decir nada, salió de aquella casa, se montó a su motocicleta y condujo lo más lejos que pudo, apago su moto justo en un parque donde había un pequeño árbol, donde aún se veían las iniciales “H y A”
Harry empezó a ver todo de color rojo y golpeo al árbol con todo lo que tenía, adentro, mientras el la amaba y esperaba salir, ella se estaba muriendo, esa no era la forma en que se imaginaba este día; siguió golpeando aquel árbol hasta que se dio cuenta que sus manos sangraban
Y una gota de lluvia callo justo en su mejilla, el cielo se tornó de un oscuro gris, tal y como Harry se sentía ahora, todo lo hermoso desapareció con la partida de Amelia

Debía ir a casa, necesitaba aclarar respuestas que solo su madre podría darle
Entro y demasiado liviano como una pluma, sin ningún ruido, justo en el momento en el que iba a subir a buscarla, la hallo sentada con una carta en sus manos, al terminar de leerla la arrugo y la tiro, pero al levantarse Vio a Harry
-cariño ¿estás bien?- hablo anne con un leve temblor en su boca
-¿Por qué?- la voz de Harry apenas y se oía
Anne suspiro derrotada
-Ya lo sabes… ¿cierto?, pensé que con el tiempo la olvidarías
-¿Por qué?- volvió a repetir el castaño
Esta vez Anne no respondió solo abrió la desdoblo la carta que leía y  se la tendió
Sin pensarlo dos veces El Rizado la cogió y empezó a leerla

Querido Harry:
No has respondido nunca mis cartas, no te culpo haces lo que debes por tu hermano, aunque te extraño; mucho mi doctor  dice que el cáncer ha avanzado pero, yo me siento más sana, la quimioterapia me sienta bien, espero que no te burles de mi ahora que no estoy tan bonita como me recordabas, te amo y esta será la última carta que escribiré por un tiempo, hoy tengo una gran operación esperándome, yo sé que esta será la operación que me sacara esta enfermedad
¿Sabes? Siempre rezo por ti todas las noche, no sabes cuanta falta e haces en este momento, no quiero llorar pero es que no puedo evitar preocuparme por ti…
Aun recuerdas cuando nos escapamos a aquel parque, queda cerca de mi hospital asi que fui a visitarlo, aunque la gente me señalaba nunca me sentí intimidada Hoy vi el árbol aun tiene nuestras iniciales, se ha convertido en mi árbol favorito, cuando regreses iremos para que lo veas

Pd: Te amo



Al terminar de leerla su madre estaba a un lado con una gran bolsa con papeles, cartas yacían dentro sin decir nada dejo la bolsa en el alcance de su hijo y subió a toda prisa al segundo piso

Dentro habían cartas de el para ella, y de ella para el

Encontró otra y se dispuso a leerla

Harry:
esta es la tercera operación que no tuvo éxito, cada vez me siento débil, ya no me reconozco, soy toda huesos, me rendí, no puedo más, sé que te dije que lucharía pero no puedo más, solo debes prometerme algo… quiero que seas feliz siempre, mis esperanzas se han muerto, pero mi corazón te pertenece, cada latido lo provocas tú, te amo rizitos y si estás leyendo esto te extraño, que bueno que no estés aquí no quiero que veas como estoy, no tengo cabello, sangro mucho y mis ojos ya no son los mismos, aun así te escribí mucho y esta será la última que escribiré por un tiempo


Y así Harry leyó cuarenta cartas en desorden donde decía de todo, palabras no dichas pero si escritas

Carta tres
Mi pequeño Hazza, hace pocos días que te has ido y ya siento que son años, nada se ve del mismo color si no estás aquí, sabes…cuando regreses te besare y te abrazare y no te dejare ir, gracias por amarme, te amo  y podría repetírtelo millones de veces: te amo, te amo, te amo, te amo, te amo, te amo, te amo nunca dejare de hacerlo, sé que sueno muy cursi pero al menos por ti vale el esfuerzo

No pudo más, estas cartas, habrían cambiado todo en la vida de él y  ahora que,, las está leyendo en la noche, mientras solloza como un niñito, todo estaba escrito, lo que nunca pudo leer
Aun no podía con el dolor, llevo las demás cartas en la misma bolsa y salió de aquella casa
Lo único que hizo fue correr hasta llegar a la casa  de Amelia, dio tres llamados y al abrir lo único que dijo fue:
-Yo también le escribí cartas- y se las tendió a Cassadra, todas, hechas con su puño y letra, sin más lo único que hizo fue dejárselas y correr hacia el pasillo de arriba,  encontró su habitación y más lágrimas cayeron
Aun todo estaba tal y como lo recordaba,  aun su habitación olía a ella, se recostó en su cama y aspiro con fuerza, he allí donde durmieron juntos, he allí donde siempre le había gustado estar, grito contra la almohada y saco aquel anillo de su chaqueta y lo dejo en una pequeña mesa
-Siempre te amé Amelia, Lamento haberte dejado…me odio por haber arruinado el destino que hubiéramos tenido juntos


{.....}


Un ramo de margaritas, un traje gris, y su corazón partido
Allí se encontraba Harry de luto frente a una tumba fría y vacía, jamás la olvidaría,  han pasado dos semanas, desde llego de nuevo, a la vida que él creía perfecta, que ahora sin duda se volvió sólida y gris
Sollozos suaves es lo único que pudo salir de sus labios
Es insoportable levantarse y sabes que el amor de tu vida murió, no poder dejar de pensar en todo lo que se pudo vivir

Amelia Devon Saunders West
1991-2013

-te amo- al decir esto dejo aquel anillo en la lápida que cubría el cuerpo de la persona que más amaba
A los lejos un destello de lluvia relampagueo y Harry pareció notar que el viento le susurró al  oído un “yo también”
Entonces es donde te das cuenta que el amor va más allá de esa barrera, que lo sientes incluso después de la muerte, y es entonces que cuando te separas,  ya nada es como antes, porque has perdido tiempo, y al desecho una promesa que pudo cambiar todo lo podría haber sucedido.


Hola bueno pues ya me conoces Nicol.. la loca de los pollos e.e okno bueno
pues alli mi ficha sensual... aprobada por greg ... okno
bueno puse un O.S en vez de un cap... si eso afecta en algo... dimelo y lo cambio besos ... las quiero <33
Pd:  todo ya esta perdon por lo de antes fue una equivocación yo y  mi descerebrada cabeza...... [ero alli esta listo <333  
Pd: lo demas todo esta arriba y mas antes ya te deje el gif
¡Aceptada!



Oh mai god  ¡Tu shot! Lo ame, hasta ganas de llorar me dieron  Amo como escribes Lizzi<333 que shot tan mnbvcxcvgbhnjufd  
Obviamente, ya estas participando, suerte<33
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Amantes e infieles |nc| cerradas. r e s u l t a d o s.

Mensaje por Invitado el Vie 18 Oct 2013, 11:12 pm

katiejones escribió:Voy a audicionar para Horan y alguien más (en este caso la chica será la infiel) Espero tener suerte. Eviii friend, te lofff so much :DDD
Esperamos tu audición
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Amantes e infieles |nc| cerradas. r e s u l t a d o s.

Mensaje por Invitado el Vie 18 Oct 2013, 11:13 pm

leila.hunter escribió:
.Nicol. escribió:
leila.hunter escribió:Hola:D he venido ha audicionar  usaré a Saya Keyario {onlymiship} Mi querida Kaya como infiel, Skandar como amante y Nicholas Hoult como pareja
[/color]Accept be your lover, just because I love you.[color=#000000]:




Le toco la pierna jsnka
Leila  
Un gusto verte por acá, por cierto, me violo ti avy. El george están baba
Nicol
Solo es mío -.- aunque creo que lo cambiare D: no se baba
No importa que sea tuyo, me lo puedo violar igual   (?).
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Amantes e infieles |nc| cerradas. r e s u l t a d o s.

Mensaje por Invitado el Vie 18 Oct 2013, 11:14 pm

.Beautiful. escribió:
¡me encanta! Me enamore, posta, es perfecta. :D
Pues voy a audicionar y ver que onda, -si quedo o no- pero de cualquier forma voy a ser una fiel lectora, promesa de niña scout ¿se escribe asi? Ni idea. Creo que no las conosco a ninguna de las dos, es que no soy conocida en el foro (? Bueno con mi escrito te dejo el gif de Larry forevah e.e
¡graciaaaaaaaaaas!
Ow que bella, pero ya nos conoces :niña: (?).
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Amantes e infieles |nc| cerradas. r e s u l t a d o s.

Mensaje por campbell. el Vie 18 Oct 2013, 11:16 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Melina Scarlett Evans.


Lucas Till {pareja} • Danielle Campbell {infiel} • Liam Payne {amante}

cap.:
Capitulo 1



Narra: Melina Evans.

Desperté temprano, exactamente a las siete de la mañana, el despertador pito una vez ya que lo apague rápidamente, habia despertado mucho antes. Me levante de la cama, me saque mi pijama y luego me metí al baño para hacer mis necesidades, bañarme, cepillarme los dientes, maquillarme un poco y luego cambiarme para salir.

Tenía que ir a recoger a Alice a su casa, así que apenas termine mi café mi dirigí a su morada, hoy tenía su cita con el doctor para saber cómo iba su embarazo, durante los meses anteriores con las chicas no le habíamos quitado un ojo de encima, estaba inestable por la pelea con el patán de Niall y gran parte del día lloraba, es tan sensible y delicada, es una buena persona. Con Alice nos habíamos conocido cuando ella comenzó a dar clases es la “British School Private” donde yo doy clases de francés, al principio solo nos saludábamos pero después de un tiempo comenzamos a hacer amigas, al igual que Isabelle, Charlotte y Lea.

Tome la primera avenida que me llevaba directamente a su casa. Después de varios minutos pude llegar, toque la bocina del auto y rápidamente salió con una radiante sonrisa. En el viaje hablamos sobre como quería llamar al bebe, aunque aun no sabía el sexo yo tenía ansias de saber cómo se llamaría mi futuro sobrino o futura sobrina, al final de todo no me lo dijo ya que prefería que fuera una sorpresa, ella también esperaría a dar a luz para saber que sería el bebe.

Cuando llegamos al hospital, rápidamente anunciaron su nombre, entro al consultorio y yo quede afuera a esperarla, sentí enseguida mi celular vibrar, lo saque del bolsillo y me encontré con un mensaje de Isabelle. Desbloque el celular y abrí el mensaje.



Lunes 14 a las 10:37 am.
De: Isa.
Hola Mely, ya desayunaron, no. Bueno las espero a ti y a Alice en Starbucks a las 11.


Alice salió del consultorio sin la sonrisa con la que habia entrado, al parecer el bebe iba a nacer sietemesino ya que tenía algunas complicaciones, no eran para alarmarse pero el doctor le dijo que tendría que quedarse unos días en el hospital. Alice estaba realmente preocupada, trate de animarla en todo el viaje pero simplemente estaba en su mundo.
Isabelle volvió a mandar el mensaje ya que eran las once y cinco minutos, y aun no habíamos llegado, la avenida estaba repleta, completamente, y no podían avanzar. Esperaron varios minutos hasta que todo pudo avanzar. Llegamos a Starbucks a las once y veinte, Lea, Charlotte y Isa ya estaban allí con nuestro cafés.

—Por fin niña— Acoto Isa al vernos llegar.

—La avenida estaba apestada, un horror— Conteste arrugando la nariz.

— ¿Y Alice como te fue con el doctor? — Pregunto animada Charlie.

—Digamos que bien— Suspiro y le dio un sorbo a su café. —Nacerá sietemesino por algunos problemas y quedara en el hospital por unos días— Contesto dejando su café en la mesa y aguantándose las ganas de llorar.

—Alice, cariño, no llores— La consoló Isabelle, sentándose a su lado y dándole un abrazo. —Todo saldrá bien, a mi me decían lo mismo con mi Sophia y ahora tiene cuatro años y medio, y es un torbellino incontrolable— Le conto y todas reímos.

—Tienes que tener fe, y estar segura, el bebe va a ser fuerte como su madre— Acoto Lea.

—Hablando de fuerte, fuertes son las escenas de una película que me propusieron hacer con Logan, no sé qué hacer— Conto Charlotte tomando su café.

—Aceptar nena, eres hermosa, disfruta esas oportunidades— Respondí riendo.

—Tú tampoco te quedas atrás— Rio Lea.

—Oh por favor, estoy gordísima— Comente y todas rodaron los ojos.

—Otra vez con tu cuerpo, te prohíbo hacerte algo, sabes lo que te paso cuando comenzaste a vomitar— Murmuro bajo Alice.

—Exacto— Apoyo Isa.

—En sueños volverás a dejarte hacerte algo por un estúpido como ese… innombrable— Bufo Charlie.

— ¿Voldemort? — Pregunto riendo Lea.

Todas reímos ante su comentario, pasamos unos minutos allí hasta que se hicieron las doce, Isabelle tenía que ir a buscar a Sophia al kínder, a Charlie Logan la venia a buscar al igual que Lucas a Lea.

— ¿Mely? — Oí mi nombre y me gire rápidamente al igual que Alice.

Oh no, Alice me miro y luego tomo de su café, yo mire el suelo como solía hacerlo. ¡Mierda! ¿Qué estaba haciendo? Acobardándome como siempre, no, esta vez, NO.

—Liam, tanto tiempo— Respondí a su llamado.

— ¿Cómo has estado? — Pregunto vagamente.

Alice soltó en un suspiro que culpa de él me habia hecho daño pero rápidamente la mire y ella solo sonrió.

—Bien, ¿Y tú? — Pregunte, a decir verdad no me interesaba nada de él.

—Bien, con las sesiones de fotos, sabes, encontré tu nombre en una de mis listas, ¿modelaras ropa interior? No lo sabía— Comento mirándome de arriba abajo.

—Sí, hice muchas cosas durante todo este tiempo, especialmente olvidarme de ti— Escupí literalmente, me levante de mi asiento y tome del brazo de Alice y salimos de allí lo más rápidamente sin antes dejar el dinero en la mesa.

— ¿Qué fue eso? — Pregunto Alice riendo entrando al auto.

—Ni yo lo sé, ¡Pero se sintió genial! — Confesé, y sonreí alegremente.
avatar


Ver perfil de usuario http://www.wattpad.com/user/stylinsonandpalik

Volver arriba Ir abajo

Re: Amantes e infieles |nc| cerradas. r e s u l t a d o s.

Mensaje por Invitado el Vie 18 Oct 2013, 11:20 pm

.Beautiful. escribió:
Charlotte McQueen.


Austin Monroe. • Charlotte Alice McQueen. • Jake O´donner

Capitulo e.e:

Capitulo uno.
Capitulo uno.❞ -JH



Desperté más que emocionada, hoy era el gran día, ¿eso que siento en mi pansa son mariposas? Supongo que sí, pero se sienten más como un millón de ellas revoloteando por todos lados dentro de mí.  Salgo de la cama y veo el conjunto que preparé la noche anterior, camino hacia él y acaricio la tela de la remera.  

Me saco toda la ropa y luego voy al baño por la ducha de cada mañana.
20 minutos después estoy parada frente al espejo de mi habitación, miro mi reflejo y veo que los pantalones de cuero negros hacen que mis piernas se vean bastantes largas y lindas, la remera también negra con la cara del disco de nirvana en amarillo deja que se vea mi ombligo en el cuál tengo una perforación, miro cada detalle y estoy más que conforme con mi imagen.
Agarro mi cabello rubio y lo trenzo a un costado, busco mi delineador negro y me pinto los ojos, luego paso lápiz labial rojo en mis labios; de esta forma parecen que son un poco más gruesos.
Contenta con mi imagen le sonrió a mi reflejo, y cuando levanto la vista me encuentro con la mirada de Finn, mi hermano mayor por dos años.

-Luna, te vez increíble – En su tono noto la emoción y también algo más, algo que hace que las mariposas en mi estomago se conviertan en un zoológico completo… su voz suena como si estuviese orgulloso de mi. Le regalo una sonrisa enorme y giro para mirarlo. Su pelo castaño está más desordenado que de costumbre, tiene unos jeans claros y una remera de su banda favorita los “Kings of león” luce muy guapo, supongo que lo único que mi madre hizo bien es darnos sus genes y belleza.

-Gracias Finn, ¿estás listo para llevarme a la audición?- Él asiente con una pequeña sonrisa y entra a mi cuarto, de pronto sus brazos están a mi alrededor lo que me toma por sorpresa por un minuto y luego le devuelvo el abrazo. Finn no suele demostrar sus emociones.
Cuando bajamos a la cocina mi padre está haciendo el desayuno para todos, camino a él y le doy un pequeño beso en la mejilla, el me sonríe y en sus ojos se forman algunas arrugas.
Papá puso mi desayuno frente a mí en la isla de la cocina y apenas pude comer un bocado.


Observe a los dos hombres más importantes de mi vida mientras comían, ¿Qué haría sin ellos? Supongo que no podría vivir sin ningunos de ellos dos. Cuando mi madre se hizo alcohólica y estaba en peligro su vida Finn me hizo la misma pregunta ¿Qué haríamos sin ella? Y me sorprendió mi respuesta: “Supongo que seguiríamos haciendo lo mismo, vivir sin una madre, ella nunca estuvo presente en nuestras vidas Finn, aunque estuviera justo aquí” Puede sonar bastante mal pero siempre supe que era mejor que mamá –Aunque no tiene derecho a tener ese título- estuviera lejos de nuestras vidas.  

-Hija, estoy tan orgulloso de ti. Vas a pasar esta audición y luego vas a ganar The x factor porque eres una niña muy talentosa, siempre lo has sido. Supongo que debes agradecerme por pasarte tan bueno genes, ya sabes, aunque ninguno de mis genes te ah hecho tan hermosa físicamente, pero me conformo con saber que mis dos hijos son tan hermosos tanto por dentro y por fuera y que crie a dos chicos increíbles.

A mi padre se le escapan las lágrimas, y a mí se me infla el corazón al saber que mi padre está orgulloso de mí y de Finn.

-Los espero en el auto- Dice mi hermano y luego se levanta y sale al garaje, supongo que esa es su forma de huir del sentimentalismo que de pronto le dio a nuestro padre. Niego con la cabeza y rio en voz baja. Hombres.

-Gracias papá, no sabes lo feliz que me hace saber que estas orgulloso de mi- Sonrió y cambio de tema, como Finn, tampoco soy de demostrar mis sentimientos o emociones.- Ahora vamos que Finn debe estar bufando por esperar.

-Ese chico es un hueso duro de roer eh, tal cuál como su madre.

Cuando escucho a mi padre hablar de ella se me para el corazón y esta no es la excepción, él amaba a mi madre con todo su corazón pero no pudo salvarla de su enfermedad supongo que eso  lo llena de culpa, aunque eso es lo que siempre ah hecho mi madre: hacernos sentir culpables por lo que decidió hacer con su vida.

No respondo y corro a mi habitación, busco un par de zapatos y trato de borrar todos los pensamientos de mi madre de mi cabeza, no voy a permitir que ella me afecte en este día, hoy no.
Cuando me siento en la parte de atrás del auto de mi hermano mi celular vibra, lo saco del bolsillo y veo un mensaje de Tristán, mi mejor amigo.

“Lamento no poder estar ahí, mucha suerte Na-na y no te pongas nerviosas, ¡tienes una voz de ángel… Te quiero xoxo”


Me rio en voz alta por el sobrenombre que él me puso cuando teníamos 6 años y me gano dos miradas extrañas de parte de los dos hombres en el auto, me encojo de hombros para que dejen de observarme y le contesto a Tristán asegurándole que no importa que no pueda estar y diciéndole que lo extraño.

Me quedo sin aire cuando veo la cantidad de gente que está esperando para audicionar y me comienzan a temblar las piernas, miro a todos mientras estacionamos al otro lado de la calle y Finn me abre la puerta con sus cejas arqueadas en preocupación.

-Vamos Nina, no te pongas nerviosa ahora, eres mejor que cualquiera que está allí- La última parte sale entrecortada como si en verdad le costara decirme eso. La relación con mi hermano siempre fue más tirando por el lado divertido, siempre estábamos molestando entre nosotros o jugándonos bromas pesadas y decir cosas “cursis” como dice Finn nunca nos gusto.

-Aw Finn, ¡te estás poniendo todos corazones y flores!- Me rio por la mirada molesta que me da y salgo del auto, cuando me paro frente a él le agarro las mejillas como nuestra abuela paterna siempre hace- Son tan dulce Bebe Finn- Mi padre se ríe detrás de nosotros y Finn me pega un manotazo en las manos para que lo suelte.

-No vuelvas a decirme así, cuando me acuerdo de la abuela me comienzan a doler los cachetes- Hace una mueca de miedo y todos reímos.

Esperamos alrededor de 2 horas y medias para sacar mi número de audición, cuando llegamos frente a la mesa una chica de unos treinta años me sonríe y me pregunta mi nombre.

-Luna Ferrer- Le devuelvo la sonrisa y me entrega mi numero “40577”.

-Mucha suerte Luna- Agradezco y nos vamos a la fila para esperar mi turno.

Cuando pierdo la cuenta de cuánto tiempo llevamos esperando un chico rubio, musculoso  y super guapo se me acerca y me dice que debo subir y esperar detrás del escenario hasta que el chico que está cantando termine.
Miro a mi hermano y él se da cuenta de mi mirada asustada y me abraza, para cuando me suelta me tiembla todo el cuerpo, el chico-oh-muy-lindo me acompaña hasta las escaleras y se queda a mi lado.

-¿Nerviosa?- ¿Qué clase de pregunta es esa? Parezco un terremoto viviente y ¿el me pregunta si estoy nerviosa? Él parece ver mi cara y ríe- Lo siento, pregunta tonta.

-Muy- Le sonrió como puedo y miro a los jueces que están hablándole al chico que canto una canción de Ed Sheraan, parece que no le fue tan bien. Eso hace que me ponga aun mas nerviosa.

-Tranquila, seguro que lo haces muy bien- Le agradezco por tratar de hacerme sentir bien y él me pasa un micrófono, de pronto es mi turno, el chico que estaba cantando pasa a mi lado y me dice que tenga suerte, le sonrió y camino al escenario.

A penas puedo escuchar algo entre los gritos de la gente, cuando me paro en la gran X miro a todos lados, las butacas están llenas y la gente grita, las luces me ciegan por un momento hasta que me acostumbro y arriesgo una mirada a los tres jurados, Nicole me sonríe, Louis y Gary me miran pero no puedo descifrar sus expresiones. Mi corazón amenaza con salirse de mi pecho.

-Hola, ¿Cuál es tu nombre?- Louis me mira ahora con una pequeña sonrisa.

-Hola-  Agarro mejor el micrófono para controlar mis manos que no paran de temblar- Mi nombre es Luna.

-Oh lindo nombre, ¿Qué canción vas a cantar?

- Skyscraper de Demi Lovato- La gente silba y grita un poco hasta que Gary habla.

-Mucha suerte Luna.- Asiento y sonrio.

Todo queda en silencio y empieza a sonar el piano. Cierro los ojos y todo se desvanece, cuando vuelvo a abrirlos estoy sola con la música, nada importa ahora.

Skies are crying, I am watching,
Catching teardrops in my hands.
Only silence, as it's ending, like we never had a chance.
Do you have to make me feel like there's nothing left of me?

Siento a la gente gritar y lo tomó como algo bueno, sigo cantando y camino por el escenario.
Cuando canto me olvido de todo, olvido el dolor y la perdida de mi madre, olvido la culpa por sentir que todo esta mejor ahora sin ella y olvido la sensación de nunca ser suficiente como para que ella abandone la bebida y se preocupe por sus hijos o su marido.

La música del piano termina y alargo “Like a skyscraper, like a skyscraper” , no me doy cuenta de que tenia los ojos cerrados hasta que los abro y veo a los tres jueces de pie, aplaudiéndome.

No lo puedo creer, Nicole, Gary y Louis están de pie, aplaudiéndome a mi. Siempre soñé con esto, desde pequeña supe que amaba la sensación de estar en un escenario cantando pero nunca me imagine la sensación de calor en mi corazón porque todas estas personas me aplaudan por hacer lo que amo.

-Luna ¡eso fue impresionante!- Aprieto el micrófono en mi mano hasta que tengo los nudillos blancos, miro a Nicole y se me escapan un par de lagrimas.- Me haz echo llorar con tu increíble voz.

-Gracias.- Es lo único que puedo decir, porque si llego a hablar mas de dos palabras voy a ser un lio.

-Luna es mágico verte y escucharte cantar, por un momento sentí como si no estuvieras acá. ¡Claramente tienes el X factor!- Le vuelvo a agradecer a Louis y por ultimo hablar Gary, que es el que más miedo me da.

-No se que decir, me dejaste sin palabras Luna. Tienes mucho talento ahí, se nota que te apasiona la música y eso hace a un artista grande. Ahora vamos a ver cuantos Síes tenes.

Todo vuelve a quedar en silencio y juro que puedo sentir los latidos de mi propio corazón.

-¡Para mi es un super si!- Grita Nicole y ya no me puedo aguantar y lloro, ¿cuan increíble es todo esto?

-Yo digo...- Louis hace una pausa de suspenso y no puedo sacarle los ojos de encima- ¡Si! Eres una cantante increíble Luna.

Por ultimo Gary. Por favor di que si, por favor di que si, por favor di que si...

-Luna, para mi esta ah sido la mejor audición hasta el momento, ¡Para mi es un gran si! Felicitaciones, tenes tres sies.

ACCEPT BE YOUR LOVER, JUST BECAUSE I LOVE YOU." :

¡Aceptada!



Ame tu forma de escribir<333
Ame el capítulo<33
Ya estas participando, suerte<33
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Amantes e infieles |nc| cerradas. r e s u l t a d o s.

Mensaje por Invitado el Vie 18 Oct 2013, 11:22 pm

Gracias por aceptarme bella sobrina. ¿Como estas? ¿Y Max?
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Amantes e infieles |nc| cerradas. r e s u l t a d o s.

Mensaje por Invitado el Vie 18 Oct 2013, 11:24 pm

leila.hunter escribió:
Effy Stonem


Jake Wood • Effy Stonem • Edmund Pevensie

Prologo:


Prologo:




Effy Stonem una chica de 17 años, Skandar un chico de la misma edad. Son polos completamente distintos. El es el primero de la clase del salón, ella es la más rebelde. Ella no existía para el , viceversa. un problema hizo que se conocierán, el se emamoró al instante, ella lo odio. La vida nunca fue tan buena para Effy, sufrío en lo largo de su vida. Para Skandar la vida le ha sido fácil, su familia esta con el y todo lo tiene al alcance de su mano. El intenta ser su amigo, ella se cierra. Ella le quiere decir que lo odia, el siempre le quita la palabra. Son tan para cual, dicen los maestros. Ella es una tonta para el sería alguíen mejor, piensa la familia de el. El la cambiará, opina la hermana de Effy. El solo quiere ser su amigo.


Capitulo 1:

Capitulo 001 Un día en la casa Stonem.




—Effy despierta—Gritó mi "madre"—¡Ya!
Quité las sabanas de mi cuerpo, me senté sobre mi cama y me levante perezosa. Camine a mi gran ropero y agarre esto {Clik}. Abrí la puerta del baño y abrí la regadera. Encendi mi Ipod con mi grupo favorito: Arctic Monkeys. El agua ya estaba templada y me duche. Coloque una toalla en mi cuerpo y mire mi espejo, esas enormes ojeras se volvían a poner en mis ojos. Me vestí ha excepción de los tenis. Miré mi recamara desde la puerta del baño, estaba horrendo. Empece a recoger la ropa del suelo, los libros y comida con moho. Abrí mi puerta y salí, baje las escaleras y abrí la alacena de abajo de ellas. Tomé el trapeador y una tina. Subí y trapee mi cuarto. Miré mi horario. Primera a sexta compartiría clases con Skandar.
—Hola—Dijo Jennifer—¿Que haces?
—No vez, limpió mi cuarto. —Dije como si fuera lo más obvio.
—Que no se te olvide que hoy viene la familia Keynes...
—Deaaaj ¿era hoy?
—Si.—Dijo sonriente— Mamá dice que bajes a comer.
—Esa tipeja—Dije apuntando al piso— No es mi madre. La mía esta 3 metros bajo tierra.
Salió corriendo. Odiaba decir eso, peor no era más que la verdad. Me maquille, con un delineador negro bajo mis ojos. Tomé mis tenis y los puse. A punto de bajar tome mi mochila y baje.
—Hasta que al fin baja la señorita perfección.—Dijo George, mis hermanas rieron, mi padre tenía la mirada en el periódico así que le saque el dedo de en medio.
—Effy siéntate a mi lado—Dijo Margareth
—No, Margareth— Me senté a lado de Katy, mi hermana mayor.
—No me digas Margareth, dime mamá
—Quisieras serlo— Bufé
—Effy, basta.— Dijo mi padre, miré mi plato y en el estaba tocino y huevo. Katy bajo la cabeza. mi comida estaba en la pared.
—¿Porque hiciste eso?—Dijo esa.
—Soy vegetariana, no como carne, ni nada derivado a ellos.
—Déjame te traigo fruta—Dijo Zooey. Salió y yo tomé de mi jugo.
—Patrick es una consentida. No debió haber hecho eso.—Susurro
—¿Se supone que eres mi madre no?, debes de saber que soy vegetariana.
—Effy ... cállate
—¡Papá! ¡Podría ser tu hija! —Dije apuntando a la rubia oxigenada.—¿No vez que es un año más grande que Zooey y más pequeña que Katy?
—Effy sal...
—¡Púdrete! ¡Tu y toda tu p*ta!
Salí y tome mis llaves, subí a mi auto, sin pensar que ese día estaría la mayor parte de las clases con Skandar Keynes. 


Espero que este bien mi audición:D pero por si acaso te dejo un gif de Lolly y One Time :D se va a llorar a un rincón,
¡Aceptada!



Ame como escribes Leila  
No soy fan de justin bieber, pero lo respecto :3
Ya estas participando, suerte<33
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Amantes e infieles |nc| cerradas. r e s u l t a d o s.

Mensaje por Invitado el Vie 18 Oct 2013, 11:26 pm

Priscilla.- escribió:Gracias por aceptarme bella sobrina. ¿Como estas? ¿Y Max?
De nada bella madrina<33
Muy bien, con sueño pero bien(?).
Esta bien, esperándome en la cama para un up all night  
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Amantes e infieles |nc| cerradas. r e s u l t a d o s.

Mensaje por Invitado el Vie 18 Oct 2013, 11:27 pm

Gracias por aceptarme 
Yo odio como lo hago D:
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Amantes e infieles |nc| cerradas. r e s u l t a d o s.

Mensaje por Invitado el Vie 18 Oct 2013, 11:34 pm

worldwide with you♡ escribió:
holi, es obvio que audicionare, nicol la dirige, usea<3. no hace falta decir que me encanto la idea al máximo de mi cerebro de maní, ahquedije)?. srsly, la ame con todo my heart, asi que auducionare por ian s.♡ {please, do not touch} estoy editando bebes, espero quedar y como siempre, es un placer audicionar en ideas como estas<3.
kissitos, arepas rlz, tqm nicol.♥️
edito:
Christine Valentine Wesley.


Justin Bieber {pareja}. • Carly Rae Jepsen {infiel}. • Ian Somerhalder {amante}.
♥️Special Ladies.[Prologo]♡:
Prologo.



Debatiendo entre jugar a favor de lo inevitable o tal vez dejarse llevar por sus convicciones, que eran el lado positivo de todo este desaliento, en otras palabras el atisbo de esperanza que estas chicas poco agraciadas esperaban… optaron por silenciar sus ideales mediante el correcto lineamiento que se había acordado previamente a la penúltima fase de todo este casi cotidiano plan macabro.
Algo de lo que no estaban conscientes era de qué parte de su cabeza era atormentada por la mínima y comprensiva voz que retumbaba en sus oídos, exigiendo con una fuerza que creían muy convincente a pesar de que consideraron que se estaban volviendo locos, que se detuvieran a pensar un poco lo que estaban haciendo. ¿Eran tan egoístas y subestimados como para vender la libertad de cualquiera de esas chicas? Eso no lo sabían en concreto, pero el más feroz y vivaz deseo de protección se plantó desde la punta de sus cabellos hasta el tuétano de su ultimo hueso, concediendo el beneficio de la duda y flaqueando poco a poco con su uso de la razón, teniendo en cuenta que ese era el camino correcto y por ende el más viable, aunque esa excusa solo era factible para eliminar todo rastro de culpa. Intento erróneo.
Pero luego de tantas drásticas sacudidas de emociones interactuadas, su vida toma un giro realmente inesperado, sus malas acciones pasaron como flashbacks frente a sus ojos, sus prioridades se reacomodaron dando pie a un único rumbo, y por último, esa pequeña vocecita en sus cabezas es escuchada, dando paso a la certeza de un futuro totalmente diferente al que alguna vez planificaron tener. Percibieron esa nota de temor que invadía sus ojos al mirarlos, sintieron esa lastima evidentemente palpable –aversión de sí mismas–, se dieron cuenta de que estaban cometiendo el error mar imperdonable y mísero que jamás hayan imaginado… y una chispa de audacia cobró postura y determinación en estos seis jóvenes, llevándolos a la última opción, una opción que pondría en peligro sus vidas, pero nada de eso era de vital importancia para ellos.
Lucharían por sus damas especiales, asumiendo riesgos y aceptando efectos, escapando de una flota de narcotraficantes que se escondían en las sombras impidiendo su felicidad y la libertad que anhelaban estas seis chicas.
♥️Special Ladies.[Capítulo 001]♡:
Capítulo 001.


Dylan Schmidt [Carly Rae Jepsen] Justin Bieber { Worldwide with you♡.


En medio de mi letargo y profundo escape continuo de la realidad, sentí un hormigueo recorrer mi cara poco a poco, provocando que mi rostro se contrajera precipitadamente en una sonrisa de satisfacción.
—Abre los ojos ya hermanita. Despierta antes de que se te haga más tarde. Mira que mi paciencia se agota y no quiero golpearte —escuché a lo lejos, un murmullo casi inaudible que tensó mi cuerpo.
Abrí los ojos de golpe tras gruñir sonoramente y tratar de tomar el rostro de Kendall y pellizcarlo hasta que quedaran marcas sangrantes, pero no pude; el fue más ágil que yo.
—Vaya, que sutil eres, Kendall —disipé con sarcasmo.
Estrujé mis ojos y tuve que pestañear varias veces antes de que mis grandes ojos color cielo se abrieran e inspeccionaran el rostro sonriente de mi hermano mayor. Lo tomé por la cintura y choqué su cuerpo contra el mío; mis ojos se cerraron con fuerza antes de captar su loción tan exquisita. Sus brazos envolvieron mi pequeño y frágil cuerpo en un dulce fortunio de su parte. La relación que manteníamos Kendall y yo sufría de un tormentoso temperamento, faceta que solo sirvió para que se uniera e intensificara aún más con el pasar de los años, logrando que a pesar de los defectos y las malas situaciones que teníamos que soportar, sirvieran de hincapié a un afecto mutuo y quizás sobreprotector.
La tenue y hasta casi indescifrable luz del sol que se colaba por mis ventanas, avisándonos sin emplear palabras clave que el día daba pie a su resplandor desde temprano, lo que quería decir que ya eran más de las seis en punto.
—Debo ir a trabajar, cariño —cortó Kendall deshaciendo el abrazo y obsequiándome, a su vez, el tierno brillo de sus ojos al observarme.
Asentí en consentimiento y me levante de la cama algo aturdida; mis pies se colocaron de puntillas y despeiné su cabello que hasta ese momento permanecía perfectamente peinado de forma causal y moderna.
—Ñoña, ve a ducharte —su mano ejerció presión en mi espalda impulsándome a entrar al baño de sopetón.
Una carcajada fue lo que bastó para mi mente se concentrara solo en ella. Mi aseo personal no requería de más de dos horas, como en los casos de las chicas normales en particular. En menos de media hora, estuve lista para otro tedioso día laborioso. Me posicione en frente del espejo de mi habitación y pude mirar una sonrisa totalmente falsa que esperaba a la soledad para derrumbarse, y, por fin, no aparecer hasta que nadie sospeche por lo que pasó. Sacudí mi cabello y retire la gorra con el logo de la franquicia digitalizado de mi escritorio, al mismo tiempo que la colocaba sobre mi cabeza.
—Vamos a ver que tanto hueles a frituras hoy, Dylan —me susurré a mí misma.
Siempre me consolaba el hecho de que lo que hacía, lo realizaba por una buena y única causa: mi familia. La razón de mi esfuerzo y dedicación, la raíz de mi esperanza. Desde que mis padre nos abandonó cuan caja llena de cachorritos mugrientos, nuestras vidas se vieron afectadas abruptamente con su partida y no solo el dolor emocional demandó territorio en nuestro hogar, sino que también se fue maximizando a tal punto de hacer deprimir muchísimo a mi madre, causándole una enfermedad de gravedad mortal. Agregando sin más que nuestra solvencia económica descendió a cero, dejándonos en la ruina, obligándonos a Kendall y a mí que adquiriésemos un trabajo para el sustento de todos.
Aún conservaba las esperanzas vagas de que, a pesar de las adversidades que se lanzaban hacia nosotros, pudiésemos tener una vida tranquila y muy dentro de las características de la alegría y el amor, del que carecíamos estos últimos días; pero sobretodo, albergaba la fe de que mi madre sobreviviera a su terrible enfermedad. Mis ojos se cristalizaron al instante de considerar mi razonamiento totalmente ilógico y fuera de lo real, a realidad me golpeaba con fuerza todas las mañanas al abrir mis ojos. Pero no cabía dudas de que mi descontrol de la situación demostraba mediante lágrimas que de mis ojos brotaban, que esta vez la cruda realidad había absorbido la poca fuerza que poseía.
El sonido de la puerta cerrarse contra el umbral de ésta, hizo eco en mi cabeza y con la mano debajo de mis ojos para limpiar las lágrimas, ladeé la cabeza y me encontré con un par de esmeraldas muy pequeñas, apagadas bajo el espesor de sus largas pestañas, enfocándome con atención.
—Sam, ¿Qué haces aquí? ¿No deberías estar ya con Kendall en la pastelería? —inquirí fingiendo una sonrisa genuina mientras me acercaba a mi hermanito menor.
Flexione las piernas hasta quedar a una altura frente a frente con Samuel, tomé su pequeña mano entre la mía y la besé, infundiéndole confianza.
—Te oí llorar y quería venir a verte antes de marcharme —se excusó aun con la misma mirada inicial, bajando su cabeza.
—Oh… No-no estaba lloran… —tartamudeé antes de que un siseo me hiciera cortar el rumbo de la mentira que estuve a punto de justificarle a Sam.
—No me mientas más, Dy —espetó en una melodía infantil muy madura a pesar de su corta edad.
—¿Qué dices, Samuel? Estoy bien —le mentí—. Mira —apunté con la barbilla la ranura de la puerta de la puerta, que estaba entreabierta dejando ver con claridad el perfil de Kendall—, te está esperando, anda.
Sus ojitos no se convencieron, pero aun así acercó su mano a mi rostro, limpiando las lágrimas de mis mejillas cuidadosamente; como si del juguete más preciado, hasta su favorito, se tratase.
—¿Me prometes que ya no lloraras más, Dy? Yo te puedo hacer feliz, estoy aquí contigo, ¿sí? —con la misma mano, acaricio mi cabello y yo solo pude tomar aire en un suspiro y asentir.
—Tu eres todo lo que necesite para sonreír, Sammy —repliqué besando sonoramente la coronilla de su cabellera rubia, como el oro en solido que lo representaba tal cual.
Me levanté de la cuclillas en la que me había puesto, y finalmente, entrelacé sus dedos entre los míos dirigiéndolo hacia mi puerta, a la espera de Kendizle.
—Sam, ve a buscar el almuerzo y tus juguetes, luego espérame en la cocina, ¿podrías? —Kendall chocó su puño con el de mi hermanito.
—De acuerdo. Nos vemos, Dy —me lanzó un beso pequeño para que Kendall no lo pudiera ver.
Le guiñé un ojo en respuesta. En unos segundos más, ya Sammy había desaparecido del pasillo principal que daba con los pares de habitaciones.
Seguramente había descifrado mal el brillo ansioso en los ojos de Kendall, la desilusión y todo rastro de esperanza se consumieron en un pestañeo, invocando mis lágrimas a salir.
—Mamá está empeorando, Dy. Hoy la llevare al médico, pero no es seguro que puedan atenderla. Esta mañana convulsionó de fiebre en mis manos y en realidad, está matándome a mí también —sollozó entre frases entrecortadas que provocaban que no llegara a sentir mi corazón palpitar.
No me gustó para nada que Kendall se mostrara débil ante mí, eso me daba a entender que ya le estaba afectando demasiado. Él no podía dejarme sola, no podía dejarme sucumbir. Mi roca de salvación no podía huir de mí, ni mucho menos hundirse a profundidades inalcanzables.
—Volveré lo más temprano posible del trabajo y te prometo que juntos la llevaremos a revisar con el esposo de la tía Molly. Todo va a estar bien, solo dame fuerza y una sonrisa, ¿vale?
Acerqué su pecho al mío, con mis dedos limpie el camino de lágrimas que ya tenían lugar en sus pálidas mejillas.
—Cuídate mucho, cielo. Nos veremos a la hora de la cena, traeré helado de chocolate suizo, Sammy te hará brownies y los cuatro veremos la trilogía de crespúsculo, ¿te parece? —me preguntó, ahora con el tono de voz más feliz, de cierta manera.
Deposito un beso sonoro y mojado en mi frente.
Carcajeé y le mostré una sonrisa única y especial, a la que solo tenían acceso completo Sam, Kendall y mi madre.
{…}
«Dylan, espero que todo marche bien. Quiero verte después del trabajo, aunque tenía pensado ir a comer una hamburguesa con Zack dentro de un rato. Te manda un beso. Cualquier improvisto, te estoy avisando. Te amamos. Clara.»
Apagué la pantalla del móvil, pero aunque este no reflejara nada, salvo la sombra de un rostro demacrado, no pare de contemplarla.
El olor a hamburguesas, pollo, carne frita, patatas y helados al mismo tiempo no suponía ningún tipo de fastidio alguno para mí, pero si me irritaba sobremanera el balbuceo incesante de la clientela. Me desagradaban los bullicios y las conversaciones fuera de tono y aunque llevara dos meses de contrato, intentaba sin éxito acostumbrarme por completo, tal vez ni una pizca. Soy más de esas chicas a las que les gusta el silencio y la música clásica de fondo en cualquier ambiente. Me entraron unas ganas tremendas de llevar las palmas de mis manos a los oídos para evitar escuchar el gorgoteo que no paraba de aquellas personas, más el choque de dos manos juntarse hizo que ladeara mi cabeza inconscientemente.
—Menos distracción, mas ingreso, señorita Schmidt —exigió la jocosa y anticuada voz de mi jefe, Rafael Jewkins.
La postura soberbia y por supuesto, superior que mantenía me intimidó un poco, lo suficiente como para que concentrara mi atención el maquina manufacturera y el monitor que llevaba a sucesión las cuentas que requerían un chequeo. Luego de asesorarse de que todo estuviera bajo control con la despistada chica, se esfumó del lugar de la caja registradora, mi sección especificada de trabajo. Entorné los ojos y con un poco de mala suerte, las ganas de soportar algo que tanto detestaba no se largaron de mi secuencia pensativa.
La puerta de la franquicia de comida rápida se abrió de par en par, alborotando las hormonas de las chicas que darían suspiros de admiración y más por respirar el mismo aire que respira cualquier sujeto de atractivo parecido a una pila de perfección en su expresión más pura. Un hombre de, calculándole a simple vista, unos cuarenta y pico de años irrumpió en el lugar con elegancia y un porte que daba a indicar de forma inmediata, su nivel de riqueza económica; junto con otro joven que escondía debajo de una chaqueta negra su rostro y otro acompañante rizado que sonreía abiertamente de mejilla a mejilla, cautivando a más de una chica del lugar con sus adorables hoyuelos, debía apreciar.
Para mi cuestionamiento interno, nada común por cierto, era la primera vez que gente de ese tipo de vida llegara como de la nada a un restaurant de hamburguesas grasientas y patatas adictivas. Me sorprendió un poco, mas debido a mi conocimiento sobre esas personas, el tema dejo de opacar mi cabeza.
Después, todo recobró el sentido anterior de bienvenida en mi persona; y podía jurar y perjurar que las ganas que tenia de huir de semejante escena me pedían a gritos ser tomadas en cuenta. Lastimosamente, mis zapatos parecían haberse pegado al suelo con cemento, por ejemplo. Los miré deseando quemarlos con la mirada.
El joven de la chaqueta de cuero con capucha negra arrastró sus pies a la caja en donde yo yacia petrificada y lentamente, dejo caer su capucha hacia atrás. Posos sus manos en el mostrador y antes de que articulara palabra alguna, yo hablé primero:
—Buen día. ¿Qué se le ofrece? —imité la voz que estaba grabada en mi cerebro para cuando un cliente hacia su orden.
Monótona y repetitiva.
—Soy Justin Bieber, así que también es un placer —apuntó con una carcajada frustrada y seca al mismo tiempo.
¿Para qué se presentaba? Yo solo deseaba con ansias su orden y desapareciera de su vista; su sonrisa fuera más irónica y yo pudiera comenzar a respirar sin dificultad. Clavé los ojos en el monitor del computador y esperé no parecer una tonta.
—¿Se le ofrece algo? —repetí de nuevo, sin cambiar nada a mi expresión anterior.
Sus nudillos golpearon con suavidad en la mesa.
—Me podrías decir tú nombre.
Respingué, vencida, y pensé que lo mejor sería darle la cara y que se marchara de una buena vez por todas. Mis ojos impactaron con amabilidad en los suyos y parecí haberme hundido en una especie de ensoñación ridícula propia de los adolescentes.
El sujeto carraspeó, divirtiéndose con el asunto de ser jodidamente tentador en todos los sentidos.
—Dylan Schmidt —dije, sin más, siendo algo indiferente a lo que respectaba su belleza—. ¿Va a ordenar algo, joven?
—Dylan, es un placer muy grato, pero desearía que me llamaras por mi nombre, si no es mucho pedir.
Alzó una de sus rubias cejas y esperó pacientemente a que cumpliera con lo que él quería escuchar.
—Justin… —musité frunciendo los labios—. ¿Qué quieres?
No lo pensó dos veces antes de contestarme, mordiéndose el labio, poniendo en un hilo mi paciencia:
—Una sonrisa de tú parte, querida.
No pude evitar arrugar la nariz; comenzaba a fastidiarme, en verdad.
—Bien puedes mover el trasero hacia la salida y olvidarte de tus coqueteos por un segundo u ordenar de una buena vez, querido —contesté balbuceando cada palabra con inquietud.
Parpadeó confundido y me miró por un largo minuto, no creyéndose el fallo intento de sus tácticas seductoras ridículas; por mi parte, bien podría largarse y dejar de jugar con mi persona.
—Está bien.
Su respuesta hizo que sonreirá levemente, victoriosa. Nunca estaba de más esfumar el ego de un chico con un par de palabras grotescas. Más mi victoria respecto al desplome de su ego, no significo ningún tipo de gratitud en mí. Era medianamente imposible impedir que mis pensamientos de detuvieran y me dejaran el subconsciente en silencio, a diferencia de mi día a día, donde en mi mundo interpretaba las cosas de una forma más puntual y diferente, donde miles de vocecillas pequeñas atacaban mi subconsciente con cuestionamientos que eran de relevancia personal, atormentándome, pero controlando mis emociones lo que nos llevaría a una gama de decisiones más completas y de mayor rango racional, claro está.
El joven seductor de rizos alborotados y extraños, miraba la escena con una mueca claramente burlona tatuada en el semblante y los ojos enfocados hacia nuestra dirección, sin interés alguno en mostrar discreción. Me pregunte en mi fuero interno si aquel chico era su hermano y el hombre de aspecto moderno pero mayor era su padre; así, cabía destacar, que entre los dos muchachos no había parecido alguno que los asemejara con un parentesco.
Desvié la mirada hacia la nómina de pago que estaba resolviendo sin éxito, pues mi imprudencia provocaba varias preguntas sobre ellos se pasara por mi mente, atacando hechos y con eso, determinando conclusiones que ni yo sabía si eran acertadas al cien por ciento.
De repente, sentí como una mano rugosa me tomaba del antebrazo con soltura, lastimándome al contacto. Volteé, dispuesta a descifrar de quien se trataba y cuando lo hice, me topé con los oscuros y no muy amables ojos de Jewkins. ¿Qué estaba haciendo? No fui capaz de mirar a Justin, pues supuse que él ya se habría ido. Me equivoqué.
—Oiga, la está lastimando, déjela en paz —demandó Justin en un gruñido receloso.
—Suélteme ya —me defendí tratando de zafarme de su agarre.
—Vendrás conmigo, tengo que hablarte sobre algunas cosas —me soltó a regañadientes al intercambiar una mirada de duda con Bieber.
Me cuestioné que habría visto a través de ellos.
—Que sea la última vez que me pone un solo dedo encima —le dije sin perder los cabales del respeto.
Aunque me haya tratado inadecuadamente, no podía permitirme perder los buenos modales de una dama que mama me había inculcado con tanto esmero.
—Vale, vale. Acompáñame, Dylan —había cambiado por completo el tono de su voz, transformándolo en uno más cordial y menos agresivo.
Todavía Justin no le quitaba los ojos de encima, evidentemente hostil. Yo estaba en el medio de un altercado de miradas llenas de ira entre los dos, no sabía que parte de la conversación me había perdido.
{…}
Las lágrimas se golpeaban en mis ojos con furor de decepción. Mi rostro estaba contraído en una mueca de indecisión. ¿Cómo se suponía que se lo diría a Kendall? Arruinaría lo que con tanto esfuerzo nos logró construir, estaríamos casi o igual que al principio. El sueldo pobre de Kendall no bastaba para todo un mes de sustento, cuidado y sólo duraba para una semana. Me regañaba mentalmente por haber perdido un empleo tan valioso, y no para mí, sino para mi familia. Veía a través de mis ojos, como el futuro estaba deslizándose en un abismo sin fondo; no sabía que haría. Jugueteé con mis dedos, el temor se apoderó de mí aunque no quise aceptarlo en ningún momento. Debía mantenerme fuerte, aunque yo misma sabía que todo cristal se quebraba.
Lleve las manos sudorosas a mi rostro y despegué de él los cabellos que se habían adherido a mi frente, que estaba perlada de sudor. Tenía que buscar  una manera de irme a casa, sonreír con todas mis fuerzas y asegurar que todo cambiaria, que todo estaba bien, pero… no había nada que mi fe de que las cosas mejorasen pudiera hacer. Me sentía tan inútil, no tenía ningún poder sobre el destino y eso me afectaba. El contrapeso de la mejoría con el dolor se inclinaba al agobio, dejando tocar al suelo la mejoría. No quería que Sam se criara en un vecindario de mala muerte, quería que mantuviera presente los valores que le habíamos enseñado, pero la situación era tan critica que hasta eso iba a cambiar.
Finalmente, visualicé un rincón oscuro cerca de la salida trasera del local, ignoré que Jewkins me hubiera prohibido volver a pisar ese terreno; me senté en el duro y caliente asfalto, abrazándome a mí misma, dándome consuelo. Eso ocurría cuando no tenías a absolutamente nadie que te prometiera que las cosas estaban bien, que algún día la felicidad tocaría nuestros corazones… Kendall estaba lejos, inalcanzable, casi sentía su desesperanza, su decepción quemar mi pecho, mis ojos, mi corazón…
Una sola pregunta invadía mi razón, ¿Qué sería de nosotros? ¿Hasta dónde llegaríamos?
Mis ojos se cerraron lentamente, mi corazón se precipitó a detener su ritmo acelerado, mis piernas se debilitaban y mis ganas de seguir con vida se desvanecían.
—Dylan… —me había llamado con la voz apagada, casi desolada.
No obtuve el ánimo suficiente para volverme a ver su cara de ángel caído del cielo. Simplemente, no des adopté mi postura.
—Schmidt, el destino es algo tan… acertado y calculado. ¿Quién diría que hoy me toparía contigo? Siempre me ha afectado la debilidad de las chicas en sus momentos más difíciles, pero, eso algo totalmente natural, tomando en cuenta que es lo que te lastimó —un suspiro escapó de sus labios y percibí como la tonada de su voz era tan compasiva y sutil—. Tu hermano es una persona maravillosa, a decir verdad, uno de los mejores amigos que he tenido —me paralicé ante la mención de Kendall. Justin río levemente, para luego justificar sus palabras—: Lo conocí en la primaria pero nunca llegué a imaginar que tendría una hermana. Al principio me pareciste conocida, pero, nada que ver con algún tipo de asemejo, hasta que la determinación de tu voz te delató. Eres tan igual a él…
Mi mente estaba en blanco. Aferré mis rodillas a mi cuerpo en débil, solo que sin derramar ninguna lagrima, ya se había extinguido hace mucho.
—¿Eres alguien que me mandaron para minimizar mis agobios o… te burlaras de mí? —inquirí en un susurro, que al final, se quebró en la sintonía de aparentar ser lo que nunca seré: lo suficientemente fuerte.
—Yo seré lo que tú quieras que sea —me dijo, agregándole una pizca de dulzura.
Mi corazón se achicó por algo que no pude explicar mediante simples palabras ordinarias. Después de todo, siempre llega ese alguien que logra provocar en ti, un pequeño atisbo de luz que creías inexistente. Esa pizca del complemento del que carecías.
Estiré mis piernas y destapé mi rostro de la burbuja personal en la que me había sumido.
Me miró con ternura, traté de sonreírle lo mejor que pude. Me sentí culpable por el prototipo que le definí.
—Te conozco desde hace… —miró el reloj de su muñeca y se volvió hacia mí— aproximadamente, cuarenta minutos, por lo que no me has dicho que tipo de café te gusta, aunque permíteme predecir que es… —hizo un gesto pensativo y se colocó la mano en la barbilla.
—Moca late con crema de chocolate y una ración almendras endulzadas —adivinamos al unísono.
—Hay cosas que nunca cambian —admitió soltando una carcajada suave.
—Es el favorito de Kendall —le recordé mostrando la sinceridad de una sonrisa simple…
…. aunque no sabía por qué, él se merecía mucho más.
—Vamos al Starbucks más cercano, esta solo a unas cuadras —propuso él levantándose de mi rincón y tendiéndome la mano para ayudar.
—Me encantaría ir contigo, Bieber.
{…}
—Lamento mucho lo de tu madre, Dy. En verdad no sabía, porque si hubiese sido lo contrario… no te lo habría siquiera recordado.
Se disculpó con una sonrisa de pena automática. Me acaricio la mano por encima de la mesa; sí que se sentía culpable.
—Gracias… por preocuparte de tal manera, Justin —agradecí y tomé su mano entre la mía, acariciándola con lentitud.
—No tienes por qué agradecer. Todo lo que hago, lo hago de corazón.
Le propiné una sonrisa encantadora. Tomé un sorbo de mi café, aunque me quemé la garganta y la lengua, no podía despegar la vista de la ventana. Aun me preocupaba la reacción de Kendall, nuestro futuro tan incierto…
Mi cerebro no podía analizar nada, estaba totalmente cegado por el giro inesperado que tomaron las cosas.
El respetó mi silencio, y lo interpreto como la toma de un segundo para volver a la realidad de nuestro mundo alejado de ella. Le miré de reojo, cuidando que no se percatara de esa pequeña acción. No sabía si era un agite falso de algún tipo de preocupación o quizás temor, pero no sabía por qué. Su mirada reflejaba una mezcla de estas dos emociones al él mirar la pantalla de su móvil. ¿Había recibido una mala noticia?
Mi estómago sufrió un retorcijón de emociones confusas. Ya no estaba el pasivo o seductor Justin, estaba un Justin atemorizado. Su nariz tenía pequeñas gotitas de sudor y sus labios estaban hinchados de tanto morderlos. Noté que quería gritarme algo, pero no podía, por alguna razón en específico.
Opté por no preguntar nada, y evadir ese detalle. No quería obligarlo a inventar una excusa para no comentar nada.
—Debo irme, Justin, fue un placer haber compartido la tarde contigo. Le mandaré tus saludos a Kendall. Con permiso —me levanté de mi asiento y le dirigí una sonrisa como despedida.
Su rapidez me dejo pasmada, me tomó abruptamente por el codo haciéndome girar sobre mis talones.
—No te puedes ir, Dylan.
—¿Por qué no? Tengo que ir a casa, ya es tarde —repliqué mirándole con confusión.
Soltó mi brazo con la expresión vacía.
—Lo siento, no… no quiero que te vayas… —alzó sus cejas en modo de respuesta.
Me apresuré a negar con la cabeza varias veces.
—Me quedaría, pero no puedo. Aunque si gustas, podrías venir conmigo y te quedas a cenar —ofrecí con la voz ronca a causa del improvisto de mi propuesta.
—Vale, vale. Me haría bien conversar con Kendall —aceptó, nervioso.
Sus ojos transmitían un mensaje, pero no supe cuál era. Tal vez era algo inconsciente y no tenía por qué preocuparme…
… todos mis intentos de evasión acerca de su evidente reflejo de angustia, decayeron con la rapidez con la que cae un vaso y se estrella contra el piso, rompiéndose en miles de pedazos. Mis ojos fueron los emisores de mi pronto miedo, lo que me causó un estremecimiento de pies a cabeza desagradable. Súbitamente, mis piernas perdieron su fuerza e impactaron contra el suelo en un golpe seco. Un grito desgarrador alarmó mis sentidos, a pesar de que me estaba consumiendo por el temor que me invadía.
—¡Dylan! —me llamó en el retumbo más alejado que noté de su voz— ¡Déjenla en paz!
Un hombre de aspecto fortachón y espeluznante, con violencia, golpeó mi mejilla. El líquido corrió de la parte derecha de mi rostro. Gemí de dolor y pataleé alejándome del sujeto que quería tomarme de alguna manera. Visualicé a lo lejos como Justin me miraba sin expresar emoción alguna, sin querer acercarse a ayudarme. No pude reprimir las ganas de llorar desconsoladamente, y las lágrimas me impidieron ver con claridad cómo se desataba la situación.
¿Por qué no me ayudaba? ¿Es que había fingido todo este tiempo?
Mi corazón no soportó por mucho ver su indiferencia, mis ojos se cerraban con pesadez, mis piernas se cansaban de forcejear… mis pulmones de respirar.
No le di tiempo a mi sensatez de interpretar todo, pues un pañuelo mojado fue posado sobre mi nariz.
Sammy, mi madre Ellen, Kendall…
Todo pasó como un flashback por mi memoria… y no salí a la superficie.
♥️Accept be your lover, just because I love you♡:

Mey<33 mi bella arepera:3 


¡Aceptada!



:gasp: AMO COMO ESCRIBES MEY  Oh si, en mayúsculas  Ame el prologo, y el primer capitulo.  

Mas que aceptada baby, ya estas participando, suerte<333
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Amantes e infieles |nc| cerradas. r e s u l t a d o s.

Mensaje por Invitado el Vie 18 Oct 2013, 11:37 pm

AnnyStylesHoranJonas escribió:
be your lover, just because I love you:

Ninna Jackson.


Ian Somerhalder. • Ninna Jacksonl. • Jamie Campell.


PS NO PUEDO COLOCAR IMAGEN, SOY BURRA CON ESTE CODEX PERO SON TAYLOR MOMSEN Y JAMIE CAMPBELL -  BOWER


 
Mi malisimo cap:
La noche se tornaba nebulosa, el ambiente era muy helado, era hostil, en eso era  lo que se estaba convirtiendo Nueva York, en la actualidad la cuidad donde los criminales podían hacer lo que ellos querían, pero siempre había alguien que los estaba vigilando, ella siempre ha tenido un ojo puesto en cada uno de los criminales de esta ciudad, su nombre es Amelia Jackson o mejor conocida como Miss Jackson.
  Amelia se encontraba en ese momento en la mansión Jackson, ella estaba pensando en su pasado, pensaba en sus inicios. Su padre la había entrenado para que ella fuera una de las mafiosas más temidas de todo EE.UU, pero eso no significaba que él la amara. Siempre para el padre de Amelia su hermano mayor llamado Octavio  era el favorito, era el que siempre hacía todo bien, el que siempre era el orgullo de su padre, mientras que Amelia no, ella era la que siempre era repudiada por aquel hombre el cual tenía solo en nombre de padre.
 Ella miró hacia los lados, en ese momento estaba en su despacho, frente a ella  estaba su laptop en la cual se encontraban los registros de todas las personas que le debían dinero, las cuales todavía no le habían pagado aún, las personas que no le pagaban a tiempo eran siempre su dolor de cabeza, por lo que siempre tenía que mandar a pedirles el dinero, bueno pedirles era un término decente  y ambiguo, porque en realidad lo que hacía era mandar a una de sus bellas discípulas para que hicieran el trabajo sucio.  
 Sus bellas discípulas, así era como Amelia Jackson llamaba a las chicas que había rescatado de distintas maneras bajo distintas. Luna, Charlotte, Karen, Paula  y Emily eran para ella  un  apoyo incondicional, Amelia antes de de salvarlas se sentía muy sola, solo tenía a su mejor amigo Clark el cual siempre la ayudó en todo, ella sabía que Clark estaba enamorado de ella, por eso ella se aprovechaba de eso. Al mirar la lista se dio cuenta de que eran muchas personas las cuales le debían dinero, pero eso era lo de menos, ella siempre le pedía a sus chicas que hicieran el trabajo sucio por ella.
  Amelia miraba la ventana de su despacho, quería hacer algo grande, lo pensó hasta que por fin tuvo una idea. Quería hacer algo grande, algo que nadie se hubiera atrevido a hacer, le pediría a sus chicas que robaran el banco central de Nueva York. La misión ella la juzgaba pequeña, por lo que pensó que con solo dos de sus chicas podían realizar el trabajo de campo por lo que pensó en Charlotte y Paula, Luna sería la conductora del automóvil con el cual escaparían, Karen  vigilaría a la policía por ende les avisaría  a Charlotte y a Paula si la policía viene en camino y Emily se haría cargo de conducir el segundo automóvil con el cual las  chicas escapearían porque en medio del camino ellas cambiarían  auto para que Luna despiste a la policía por ende para llevarlos a un camino en círculos.
  Ese plan era genial, el dinero se repartiría en partes iguales porque a ella lo que le gusta es ser justa, especialmente con los que hacen bien su trabajo. El reparto seria entre ella, Luna, Charlotte, Paula, Karen, Emily y Clark el cual les proporciona las armas. Amelia pensaba en eso cuando de repente tocan la puerta de su oficina.
- ¡Adelante! – Dijo con una voz tenue.
  Pensó que era algunas de las chicas, las cueles siempre están haciendo sus encargos, pero cuando se abrió la puerta se llevó una sorpresa al ver a Clark Wellington, su mejor amigo y armamentista.
- Clark – Lo miró confundida - ¿Qué es lo que estás haciendo aquí?
   Clark simplemente la miró enfebrecida mente, rápidamente se acercó hasta el escritorio de Amelia y cuando estuvo frente a ella simplemente la besó. Amelia al principio estaba sorprendida, ellos dos desde hace mucho tiempo que eran amantes, pero era ella la que siempre tomaba la iniciativa de las cosas. Ambos se besaban son pasión, desenfreno y locura, Amelia tomó a Clark por los hombros, lo empujó de tal manera que él quedó sentado en el escritorio, ella con sus manos comenzó a acariciarle los muslos y a enterrarle las uñas en él.
- Al parecer me extrañaste – Comentó ella a penas dejando de besarlo.
- Sí bebé  - Respondió Clark muy excitado -  Lo único que quiero es tener mi polla al interior tuyo.
  Sin más miramientos ni tramites, Clark tomó a Amelia entre sus brazos, por ende cambiaron posiciones quedando ella encima del escritorio. Sin ninguna ceremonia Clark le abrió las piernas bruscamente.
- Al parecer hoy lo quieres rudo – Amelia le sonrió – Con esto estamos de acuerdo.
  Clark le sacó las bragas, se bajó los pantalones, los bóxers y la penetró. Amelia al sentir como Clark la llenaba, ella colocó sus brazos alrededor de los hombros de él y le enterró las uñas en la espalda, al sentir esto Clark prácticamente gritó. Ambos comenzaron un frenesí de pasión, locura y sobre todo de desenfreno, sus gemidos se escuchaban por toda la casa, por lo menos en ese momento no había nadie en ella, todas las chicas estaban en dios sabe dónde. Clark penetraba a Amelia fuertemente, pero ella le pedía que lo hiciera aún más fuerte, la mujer era insaciable, pero el hombre no se quedaba atrás. Estuvieron así unos cuantos minutos más hasta que por fin, al mismo tiempo ambos tuvieron un increíble y placentero orgasmo.
- ¡OMG! – Exclamó Amelia satisfecha – Siempre sabes lo que necesito Clark.
  Él la miró como un lobo hambriento.
- Tú siempre eres lo que necesito, Amelia – Le respondió sonriéndole.
  Ambos comenzaron a vestirse, Clark le dio un último beso a Amelia, pero de repente se escuchó un ruido, el cual provenía de las afueras del despacho. Amelia rápidamente fue hacia la puerta y la abrió, se llevó la sorpresa al ver a Paula, la cual la miraba impresionada.
- Paula – Amelia la miró seriamente - ¿Qué es lo que haces aquí? Denante dije que te quería ver mañana.
 - Vengo a entregarte esto – Ella le mostró un fajo de dinero – Es el encargo que me habías pedido, Miss Jackson.
  Paula miraba a Amelia entre sorprendida y confundida, pero Amelia la miraba  enojada.
- ¡CLARK! – Miss Jackson gritó hacia el interior de su oficina – Vete, necesito estar a solas con Paula.
 Clark rápidamente tomó todas y cada una de sus  cosas y salió de la oficina sin mirar a Amelia ni mucho menos a Paula. Amelia le señaló a Paula que entrara para la oficina, ella entró y Miss Jackson cerró fuertemente la puerta.
- ¿Qué es exactamente lo que viste? – Miss Jackson le preguntó muy molesta.
 Paula la miró fijamente.
- Si te refieres a que te estabas follando a nuestro armamentista, ¿Esto contesta tu pregunta? – Contestó Paula riéndose – Miss Jackson, yo creí que usted tenía mejores gustos, no sabía que le gustaba tirarse a su mejor amigo en su propia oficina.
  Miss Amelia Jackson miró fijamente a su pupilo, de entre todas Paula era como una hija para ella, por lo que le sorprendió muchos que le hablara de esa manera.
- A ti Paula – Comenzó Amelia – No te interesa lo que yo haga con mi vida, mucho menos te interesa mi vida amorosa, tú trabajas para mí y eso es lo único que debe de interesarte, ¿A caso no recuerdas como te encontré?
  Paula la miró desafiante, se acordaba muy bien en que situación la había encontrado Miss Jackson.
- A mi no me interesa lo que hagas con tu vida – Dijo Paula encarando a Amelia – Yo solamente vine a traerte esto – Depositó el dinero encima del escritorio – Es lo que recaudé del último hombre de mi lista.
- Quédate con el dinero – Dijo Miss Jackson tendiéndole el dinero  – Ese es tu pago por permanecer con la boca cerrada en cuanto a lo que viste hoy.
 Paula la miró enojada.
- ¡YO NO NECESITO DINERO PARA MANTENER LA BOCA CERRADA! – Le gritó a Miss Jackson.
- Paula  – Amelia se levantó de su asiento, fue hasta el lugar en el cual estaba Paula y la miró amenazante  – Toma el dinero, no digas nada de lo que viste o te aseguro que lo pasarás muy mal, sabes perfectamente que nunca, en tu perra vida, me tienes que amenazar ni mucho menos desafiarme, estamos  claro.
  Paula la miró fastidiada.
- ¡TE PREGUNTE SI ESTABAMOS CLARO, MALDITA SEA! – Amelia la tomó por el cuello y la estampó contra la pared - ¡ODIO CUANDO LA GENTE NO ME CONTESTA!
  Paula apenas podía respirar, ella sabía perfectamente que no podía desafiar a Miss Jackson, pero aún así lo hizo.
- Está todo claro – Le contestó Paula de algún modo.
    Miss Jackson la soltó, Paula cayó al suelo tosiendo de vez en cuando, ambas se miraban con mucho odio, si no fuera porque Paula la respeta, lo más probable es que Amelia a esta hora habría estado muerta.
- Que esto no se vuelva a repetir Paula – Dijo Miss Jackson – Para la próxima te aseguro que no saldrás con vida.
   Dicho esto Miss Jackson caminó en dirección a la puerta de su oficina, pero antes…
- Recuerda que mañana tienes que estar temprano,  Paula – Dijo mirando a la aludida seriamente – No llegues  tarde, odio cuando las personas llegan tarde, dale ese mismo mensaje a Charlotte.
  Dicho esto se retiró de su oficina, ella era Amelia Jackson, más conocida  por todo el mundo tanto delictual,  como no delictual  como Miss Jackson y a ella nadie, absolutamente nadie la desafía y el que trate de desafiarla hay que tener por seguro una cosa, Miss Jackson lo hará sufrir.
                           
                                                               […]

    Miss Jackson caminaba en círculos en el hall de su mansión, era el día en el cual les tenía que decir a Paula y a Charlotte su plan, primero tenía que decírselos a ellas y después a Luna, Karen y a Emily. Sólo había un pequeño problema, Paula y Charlotte estaban atrasadas y como le había dicho el día anterior a Paula, Amelia Jackson odia que las personas lleguen tarde, en especial cuando es muy importante lo que tiene que decirles.
 De la nada, se abre la puerta de la mansión y aparecen tanto Paula como Charlotte.
- ¿USTEDES EN QUE LUGAR ESTABAN? – Les gritó a ambas muy enojada.
  Ambas la miraron cohibidas.
- Te dije que se iba a enojar – Le masculló Charlotte a Paula – Tú tuviste la idea de ir a comprar un café.
- ¿Por un café? – Preguntó indignada Miss Jackson - ¿Llegan tarde por un puto café?
- No era sólo un café Miss Jackson – Dijo Paula tendiéndole un café – Si no me equivoco este es su favorito, un mocca con leche.
  Amelia lo recibió y tomó un sorbo.
- Me conocen bien chicas – Les sonrió a ambas – Sólo por esta vez las perdono, ahora acompáñenme a mi despacho, tengo un gran plan, el cual les aseguro que les fascinará mucho.
  Charlotte y Paula se miraron, Miss Jackson tenía un plan y cuando ella tenía un plan, ese plan realmente era muy bueno.
Continuará

¡Aceptada!



Me gusto mucho tu forma de escribir Anny :niña: 
ya estas participando, suerte<33
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Amantes e infieles |nc| cerradas. r e s u l t a d o s.

Mensaje por Invitado el Vie 18 Oct 2013, 11:39 pm

Mely Payne escribió:
Holaaaa..
Me dije millones de veces que dejaria de audicionar es novels colectivas pero esta se me hizo irresistible.. Y me importa un comino lo que dije, audicionare para esta novela, la trama me atrae demasiado!!!!


Accept be your lover, just because I love you.:
¡graciaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaas!
Ya acepto tu audición
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Amantes e infieles |nc| cerradas. r e s u l t a d o s.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Página 5 de 61. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6 ... 33 ... 61  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.