O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Half-Cold Half-Hot
Hoy a las 11:46 pm por Asclepio.

» Heroes. (Muro Interactivo)
Hoy a las 10:42 pm por yagmur.

» this encourages me [sounds baby from jb]
Hoy a las 7:55 pm por mieczyslaw

» ALTER ER LOVE
Hoy a las 5:10 pm por Supertramp.

» Survive. (Audiciones abiertas.)
Hoy a las 1:53 pm por CNCOwner.

» dark wings, dark words.
Hoy a las 1:51 pm por hypatia.

» Get It Right
Hoy a las 1:38 pm por Karasuno

» cσdєs Ꮧ&Ᏸ|html
Hoy a las 12:32 pm por Jones.

» Revolution.{Codes]
Hoy a las 12:29 pm por Jones.

novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ insxne.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

Sexto sentido. ¡RESULTADOS!

Página 3 de 51. Precedente  1, 2, 3, 4 ... 27 ... 51  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Sexto sentido. ¡RESULTADOS!

Mensaje por Legendary. el Miér 16 Oct 2013, 1:19 pm

Gen y Miry rlz

¡Hola! Me gustó bastante la idea, me encanta todo lo que tiene que ver con poderes, algo sobrenatural pues(?
Y audicionaré

representante:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
chico:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
capítulo:
No sé ni porqué ni la “maravillosa” causa de que le estoy haciendo caso a Tomlinson acerca de preguntarle a Michelle lo que hacía cuando Louis y yo manteníamos una relación.
-¡¿QUÉ?! –Pregunté exasperada al creer que escuché.
-Lo siento. –Salió débilmente de su boca, forme mis manos en forma de puño.

Estoy a punto de golpear a mi mejor amiga, ya ni mejor amiga se debe de llamar. Estuvo todo el tiempo engañándome con Louis, ¿cómo no me di cuenta de eso antes? Todo esto es tan humillante, no puedo creer que la persona en la que más confíe, fue la que más me lastimó. Y no solamente lo hizo una vez, si no todas las veces que se les dio la gana a los dos, ella fue su primera vez, no yo (como me había dicho anteriormente). Maldito hijo de puta. Y la vez en donde casi la viola en mi propia casa y mi propia fiesta de cumpleaños, cuando él quería tener sexo con ella, Michelle se negó, ah pero el señorito no quería un “no” por respuesta. Así que optó por hacerlo a la fuerza.
Malditos hijos de puta.

-¡Lo lamento tanto Elizabeth! –Retrocedo un paso cuando intenta acercarme a mí, veo las lágrimas en sus ojos y como ruedan por sus mejillas, no me da lástima; lo único que hace es querer golpearla más, por tan buena actriz que es y por tan perfecta hipócrita. Sé que no hay arrepentimiento en ella, lo puedo notar a kilómetros de distancia. Sé que lo disfrutó en su momento, pero cuando su atención se fue hacia Niall, allí fue cuando se le negó a Louis.
-¿Elizabeth?

-No, no, no –comencé a negar, -tú no lo lamentas. Y no me vengas con el cuento de “no era mi intención” o “no sabía lo que hacía”. ¡Claro que sabías lo que estabas haciendo! Ya estás suficientemente grandecita como para saber lo que está bien y lo que está mal. –Toso al final de la oración para disimular que mi voz empezaba a quebrarse. Trato de no alzar más mi voz, puesto a que todavía nos encontrábamos en la escuela y los alumnos estaban teniendo clases.
-Oh, por fin las veo juntas. –Y la vocecilla de Louis se hace presente, ¿por qué? ¿por qué? ¿POR QUÉ?
-Lizzie…
-No vuelvas a llamarme así. –Amenazo.
-Uy, ¿ya le dijiste, verdad? –Lo dice en un tono orgulloso, como si engañar a las personas a sus espaldas fuera algo muy bueno. No me di tiempo de pensar lo que iba a hacer, hasta que mi mano se estampó contra su mejilla. –Wow, ya te habías tardado. No lo hagas de nuevo. –

Tenso mi boca en una línea y quiero pegarle de nuevo; pero hay algo que lo impide.
-¿Elizabeth? –Genial, ahora los más idiotas del planeta están reunidos en esta pelea donde se suponía que era entre Michelle y yo.
-No ahora Styles. –Mascullo entre dientes, siento como el calor me sube a las mejillas y como me siento más enojada de lo que estaba. –No necesito de tu ayuda. –A pesar de haber dicho eso, lo siento detrás de mí. Bufo y lo volteo a ver muy mal. Me sostiene la mirada de la misma manera, de la misma intensidad.
-Ha dicho que no necesita de tu ayuda, vete. –Ordena Louis, Harry dirige su mirada hacia él y sonríe cínicamente.

Oh, conozco a esa sonrisa.
-¿Ya olvidaste lo que te dije? –Se cruza de brazos y todavía continúa con esa sonrisa, miro a Louis y está rojo de coraje, frunzo el ceño y Michelle está igual.
-Michelle, ve a tu salón. –De nuevo ordena Louis, la castaña lo ve por unos momentos y da media vuelta para irse.
-¡Michelle! –Grito. –Ni se te ocurra hablarme de nuevo en tu vida, ¿entiendes? –Asiente débilmente, y después se pierde por los pasillos desiertos. ¿Por qué le hizo caso a Louis?

-Louis, ya no tendrás efecto sobre mi.
-Maldita sea. –Masculle, los miro confundida a los dos y Harry voltea a verme.
-Louis tiene poderes también, él tiene un poder muy poderoso llamado…
-Persuasión. -Completó la frase Louis.
-Puede hacer que las personas hagan lo que él quiera, con tan solo ordenarlo con su voz o con sus pensamientos, por eso le preguntaste a Michelle, por eso Michelle le hizo caso, y por eso no le pudiste pegar de nuevo.
-¿Los tiene sobre todos?
-Si, sobre todos, menos sobre este…, estúpido. –Señala a Harry. –Y fue gracias a ti. –Termina de acatar… ¿Gracias a mi? Y la sonrisa cínica de Harry se hace presente…, de nuevo.
Aquí hay algo que no cuadra, y tengo la ligera impresión que fue por el beso.
-Oh. –Respondo. –Por el beso, ¿verdad? –Los dos asienten con la cabeza.
-Con el primer beso se intensifican las cosas, ¿no te dijo, Elizabeth?
-Louis, para. –Pide Harry, Louis lo ve y suspira.
-Bueno, creo que los dejaré solos para que platiquen. –Louis alza las cejas y se aleja, por el mismo camino en donde Michelle se fue.

Estamos los dos solos, en un pasillo desierto. Lo cuál para mi se me hace raro, ya que siempre hay gente alrededor. Haya o no haya clases.
-¿Qué piensas? –Pregunta, me doy cuenta que me estoy mordiendo el labio inferior. Estoy ansiosa y no sé porque.
-¿Has comido? –Lo veo a los ojos, asiento con la cabeza pero sabe que estoy mintiendo. Lo sé porque suspira y niega con la cabeza.

El timbre suena y de trata de escabullirse, pero lo tomo de la mano.
-Aléjate, jabalí. –Dice en voz alta y los que alcanzaron a escuchar empezaron a reírse. Pero no le hago caso y me mantengo allí, hasta que Charlotte y su séquito de zorras aparece delante mio.
-Te dijo que te alejaras, ¿estás sorda? –Escucho el “oooh” de algunos de los estudiantes alrededor. La miró mal de arriba abajo y me voy de allí.

Pensaba que Harry y yo habíamos formado un tipo de amistad, o algo así pareció dar a entender con el beso… ¿Entonces porque está actuando así?
-Adiós jabalí. –Comienzan a decirme, odio ese estúpido apodo y odio más a Charlotte por inventarlo. No tengo la culpa de que Charlotte oliera mal ese día y yo por ser buena persona con ella había dicho que era yo la que olía mal ese día, no ella. Pero que estúpida fui. Estúpida porrista descerebrada.
Además no estaba de humor para aguantar los cambios de humor que el señor Styles tiene, tal parece que está en su ciclo menstrual. Un minuto me pregunta si estoy bien, al siguiente me humilla delante de una pequeña multitud. Ojala se vaya a la mierda.

No quiero estar aquí, me iré a mi casa. Pero luego recuerdo que no me traje el automóvil este día. Vaya, tal parece que me iré caminando.
Día de mierda.

Voy a pasos largos hacia la salida de la escuela, ¿para qué estoy aquí? ¿Para aguantar los actos infantiles de Louis y Harry? ¿Para escuchar el apodo que se me “otorgó” en segundo grado? Que todos se vayan a la mierda. El día se está nublado, tal parece que quiere mejorar un poco.
-Perdón –Exclamo cuando choco con un chico. Me dolió el golpe, pero aun así sigo de largo.
-¡Elizabeth! –Escucho la voz de un hombre, pero no le doy importancia. Meto mis manos a los bolsillos de la chaqueta y siento una pequeña gota en mi nariz.

Suspiro con fuerza al reconocer el olor a tierra mojada, me tranquiliza un poco, pero no es lo suficiente.
Voy por la acera cuando una moto negra sigue mi rastro; aumento la velocidad y la moto también lo hace.
Justo lo que me faltaba, que alguien me quiera secuestrar o que me tome por puta.
-¡Elizabeth! –Escucho de nuevo, paro y veo que el origen de esa voz es de Zayn Malik. –Sube a la moto, te llevo a tu casa.
-¿Es segura? –Pregunto, las motos no son mucho de mi agrado. Veo como se le hace una sonrisa a Zayn y asiente con la cabeza.
-¿Por qué no habría de no ser segura? –Saca un casco de la parte de atrás y me lo pasa. Lo acepto, me lo pongo en la cabeza y me subo detrás de él.

Me aferro a su cintura y siento como suelta una pequeña risita, si yo también lo haría si tuviera a una niña chiquita apretando su espalda.
-Disfruta el viaje. –Hace “ronronear” a la moto y pisa el acelerador, siento como el viento juega con mis cabellos y como me deja sin aliento; la velocidad con la que va es impresionante, y no le importa si está a punto de llover, él corre la moto…, libre como el viento.

Nunca antes había experimentado la libertad como esta, escapar de la escuela, irte en moto con uno de los chicos más misteriosos de la escuela, lo cierto es que no se si a esto le pueda llamar libertad, pues siempre se me había sido restringida. Mis padres son muy sobreprotectores asi que eso se me había limitado muchísimo durante toda mi niñez y lo que llevo de adolescencia. Además yo no soy un ser muy sociable, a Michelle la conocí porque ambas éramos iguales. Y por esa razón nuestra amistad era muy estable. Hasta ahora.

-¿A dónde vamos?
-No arruines la sorpresa. –Sonrío inconscientemente, por que me es inusual este tipo de tratos, ya que nadie se había tomado la molestia de hacer algo así por mí, mi desconfianza sale a flote pero hay algo que la detiene. –No te preocupes, ya llegaremos en unos momentos.

Y no mintió, dos minutos después se estación frente a una linda casita de color café claro, afuera de la casa estaban estacionadas camionetas blancas, con estilo de carros de hospital. Había un gran jardín para pasar a la casa, flores de distintos colores que mi hicieron recordar al huerto que tiene la casa de Harry.
Un huerto…, que extraño.

-Vamos. –Zayn me empuja débilmente por la espalda, camino lo más lento posible, ¿y si me trajo a lo que parece ser un hospital para ser ingresada? Después de todo el asunto de “magia” ya no sé que esperar de las personas.

Abre la puerta de vidrio y me deja pasar primero, el olor a rosas mezclado con té de manzanilla y canela inunda mis fosas nasales, una tranquilidad invade mi cuerpo y me siento bien de un momento a otro.
-¡Zayn! –Una mujer de cuarenta y tantos años de cabello pelirrojo y tez blanca con ojos verdes lo llama en la recepción, Zayn sonríe mostrando todos sus dientes y va a saludarla.
-Hola Valerie. –Responde alegremente. –Vengo a hacer mi servicio, solo que traje a una… Amiga. Elizabeth, ella es Valerie. –Extiendo mi mano hacia Valerie, y ésta la acepta alegremente.

-Me alegra que hayas traído a alguien  con quién compartir este tipo de experiencias, Zayn. Mucho gusto Elizabeth. –Me ofrece una sonrisa amigable, Valerie tal parece ser de las personas que te caen bien sin esforzarse siquiera. -¡Pasen! Robert te está, los está esperando. –Corrige después de darme una mirada afectiva.
-Gracias Valerie. –Zayn me pone delante de una puerta de madera y trato de empujarla para abrirla, pero no se mueve. Se escucha un ruido y luego la puerta se abre sola. Valerie controla la puerta, supongo.

Al entrar, la nostalgia, la tristeza y la alegría se apoderan de mi,  ¡estamos en un asilo de ancianos! Ver a señores mirando la tele en sus sillas de ruedas y otros con oxígenos a un lado que les ayuda a respirar me da un poco de comnoción y ganas de llorar a su lado escuchando anécdotas de los “días buenos” que pudieron haber pasado. Suspiro y Zayn me pasa una bata blanca.
-No olvides de abrocharte todos los botones.

Al terminar de abrochar los botones, Zayn de nuevo me empuja suavemente por la espalda para avanzar hacia los señores de la tercera edad. Cuando notan la presencia de Zayn se alegran de verlo, me da la impresión de que ha venido hacia acá por muchísimo tiempo.

-¡Zayn! Me da mucho gusto verte. –Una señora en una silla mecedora, con una gorra de lana sobre su cabeza y ropas hogaldas de color blanco, se alegra tanto de ver al moreno, que es la única que deja de tejer para abrirle los brazos a Zayn. Sonrío ante la escena tan tierna, me imagino que debe de ser su abuela. –Pero niño, como has cambiado desde la última vez que te vi. –Sonríe con delicadeza. –¡Pero que bonita compañera traes contigo! ¿no nos vas a presentar? –No puedo evitar ruborizarme ante su comentario, no estoy acostumbrada a comentarios de ese tipo, y menos que alguien  mayo lo diga.

-Lindsay, ella es Elizabeth, es una amiga de la escuela. –La señora es muy amigable al parecer porque también me abre los brazos, no puedo decirle que no así que la abrazo de igual forma. Cuando terminamos de abrazarnos toma un mechón de mi cabello y lo huele profundamente, después lo suelta al cabo de unos segundos.
-Que cabello tan sedoso… -Dice, logra asustarme un poco y Zayn lo debió de notar ya que soltó una pequeña carcajada. –Una amiga…, si Zayn, y yo tengo cabello en mi cabeza.

-Es enserio señora, Zayn y yo somos solamente amigos. –Digo por él, ella nos ve con los ojos entrecerrados y luego suspira.
-El amor los atrapara algún día, de mis palabras se van a acordar. –Nos apunta con su dedo índice mientras guiñe el ojo, sonrío amigablemente y asiento con la cabeza.
-Yo seré la misma de decírselo si se presenta esa situación. –Respondo sinceramente, Lindsay asiente con la cabeza y Zayn me conduce a conocer más señores allí.

La mayoría son agradables y se alegran de ver a Zayn, como que no lo han visto desde hace tiempo. Algunos, por cortesía, saludan como si no les importara que estamos aquí. Otros ni se molestan por nuestra presencia.

Salimos al exterior y una pareja de ancianos me llaman la atención desde que los veo, y creo que también les atraje la atención ya que no despegan la vista de mí. Me siento un poco intimidad y sin privacidad, me cohíbo sin darme cuenta.
-Y Elizabeth… -Zayn me llama, reprimo las ganas de rodar los ojos, las presentaciones me están hartando un poco. –Ellos son Anett Klassen-Chester y Daél Chester. –Me sorprendo al ver que Zayn me quiere presentar a la pareja de ancianos que me observaba momentos atrás. Me doy cuenta que tienen rasgos parecidos a los de mi papá, como la forma de los ojos un poco rasgados y color azul fuerte del señor… ¿Daél? Y la forma de la nariz, respingada. También al ver la forma de corazón de los labios de la señora… Anett y las orejas un poco puntiagudas. Pero mi cerebro reacciona al momento de recordar los apellidos que tienen, algo dentro de mi se alarma y…
¡Dios mío, son mis abuelos!

-Hola Elizabeth, ¿cómo está tu padre? –No los recuerdo para nada, tal vez los conocí cuando era bebé pero de eso ya pasó muchísimo tiempo. La voz de Anett es dulce y maternal, y me transmite un poco de ansiedad. Claramente no se esperaba mi visita ni yo que los iba a conocer ya que suena muy sorprendida. Daél está con su cara seria, tal vez quiera mostrar alguna faceta para la primera impresión que tenga de él. O tal vez él es así.

-Él está…, bien. –Respondo no muy segura de querer responder, me preguntaba como es que me conocían, si la última vez que me vieron fue cuando era bebé. O es creía yo.

Zayn nos dejó solos al ver que su presencia no era requerida entre nosotros tres, por una parte no quería que él se fuera pero por otra sí, quería saber si era verdad lo que Harry me había dicho la otra noche.
Veo a Daél, mi “abuelo” y observo que su mirada se quedó estancada en mis labios, suspira y niega con la cabeza.
-¿Ya lo besaste, verdad? –Alzo mis cejas sorprendida, Anett también se fija en mis labios.
-A Harry, se refiere a Harry. –Trato de mantenerme lo más neutral que puedo, pero me resulta un poco imposible. Entonces todas las piezas encajan poco a poco. Lo que Harry me dijo en la fiesta si es verdad, las familias Klassen y Styles estuvieron juntas, y la profecía y todo en verdad, porque no creo que haya otra manera de que conozcan a otro Harry.

-Hay mi querida niña. –Exclama Anett mientras toma mi mano derecha entre sus dos manos, en un intento de reconformarme. -¿Sabes que te besó para obtener más poderes, verdad?

El ship está raro, lo sé. Pero últimamente eh tenido una rara obsesión con el chico, que lo quiero tener en todas las colectivas, además quiero quedar en la fic y sé que muchas irán por los de one direction especialmente por Harry así que no me quiero arriesgar Creo que es todo, ¡besos!

___________________________________________

I am coming, for all the monsters that ever touched him, I am coming, for all the ones who twisted his stars into shadows, They turned him into a nightmare, So I’m going to be theirs.
and they’ll never wake up // k.s.
avatar


Ver perfil de usuario
------
------

Volver arriba Ir abajo

Re: Sexto sentido. ¡RESULTADOS!

Mensaje por peeta. el Miér 16 Oct 2013, 1:33 pm

MayCyril escribió:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Spoiler <3:

Londres, Inglaterra
Noviembre de 1957.


En otoño ya casi terminaba, y las heladas brisas del invierno ya empezaban a ser percibidas en las plumas de las alas del hermoso ángel. Sus botas se hundían en el frío lodo y las hojas secas crujían bajo sus pasos firmes; pego más su abrigo negro a su cuerpo, aunque no sintiera frío.

Detrás del ángel corría torpemente Alice intentando llegar lo antes posible a la tumba de su padre. La brisa golpeaba fuertemente la delicada cara de la muchacha y zarandeaba su cabello rojizo; sus labios rojos como la sangre, se encontraban agrietados por el frío de la mañana y unas grandes ojeras de cansancio adornaban sus ojos color miel.

Niall volteo a ver a la chica que lo condenaría y río al ver como corría hacia la tumba de su padre tropezando constantemente —Ten cuidado —la chica enojada gruño, no por la advertencia del ángel; sino por lo sucia que se encontraban sus botas y su largo vestido azul marino. Siguió corriendo y sobrepaso a su ángel guardián.

Las lapidas del cementerio no se distinguían por las hojas que las cubrían, y el moho  adornaba a los monumentos de las tumbas más antiguas de los valientes guerreros que dieron su vida y murieron siglos atrás, en muchas de las batallas desatadas a través de los tiempos.  

Al ver al gran ángel guardián en la colina, se detuvo para ver hacia atrás sobresaltada al sentir el ruido de una rama crujir. No vio nada y supuso que había sido su imaginación o solo un animal. En esas zonas del cementerio rondan muchos coyotes, pero generalmente en la noche.

El ángel se encontraba de espaldas apoyado en la estatua de el ángel guardián que cuidaba en el inframundo al padre de la chica y miraba hacia el horizonte, donde un hermoso amanecer que se avecinaba.

Alice se  acerco al ángel sin mirar nada más que el amanecer, como siempre hacia antes de saludar a su padre. Cuando ella era pequeña solía hacerlo con su padre antes de visitar al abuelo en la tumba.

La pelirroja no veía a Niall, su ángel guardián; pero aun así ella creía en el y solía sentirlo, pero a veces dudaba y se llamaba así misma loca.

El ángel la miraba con amor a Alice, mientras ella limpiaba la tumba de su padre y luego se arrodillaba a orar y hablarle sobre lo mucho que lo extrañaba. A veces al Niall le daban ganas de abrazarla y consolarla mientras ella lloraba y pedía a Dios que le devolviera a su padre.

Niall se acerco a ella y logro ver que saco una navaja y la acerco a su muñeca izquierda.

—Alice ¿Qué haces?—Ella no lo escuchaba, tan solo cerró los ojos y empezó a cortarse.
—Te convoco a ti Luci...—El ángel se abalanzo a ella y arrebató de sus manos la navaja—¡Pero qué día...—Se quedo paralizada al ver la silueta del rubio parada frente a ella con la navaja en las mano.

Niall se arrodillo quedando frente a la chica y la miro a los ojos mientras depositaba una de sus suaves manos en su mejilla.

—Jamás vuelvas ni pienses en hacer eso Alice—El hubiera deseado que lo primero que le dijera a la chica fuera mas apasionado y dulce, pero se presento una peor ocasión para presenciársele.
— ¿Lucifer?...—Susurro tensa la pelirroja.
—No, no lo soy...—Alice se aparto bruscamente y se levanto acomodándose la chaqueta.
—Entonces...
—No temas—Se acercó a ella y le levantó el mentón para que lo mirara a los ojos—Soy Niall, Niall Horan...—Alice quedo atrapada en los hermosos ojos del ángel—...Tu ángel guardián.

No dijo nada mientras procesaba las palabras del rubio, en especial las ultimas.

—Soy Alice, Alice Brown...—Le tendió la mano y el la tomo depositando un dulce beso en ella—... ¡Y soy un unicornio!—El rubio frunció el ceño—Aun estamos en el siglo veinte, no necesitas inventar estupideces para coquetear—Ofendida empezó a caminar, alejándose de "ese loco" como lo creía Alice.
—Te estoy diciendo la verdad Alice—La tomo de la mano y la giro hacia el, viéndola directamente a los ojos—La chica se quedo pensando.
—Demuéstramelo, si es que dices la verdad—Niall no dijo nada—Lo sabia—Esta vez empezó a correr.

Niall no quería arriesgarse, ya había roto mas de mil reglas en unos minutos y no debía demostrar ser un ángel, pero aun así quería tanto estar con ella sin mentiras, quería que ella supiera lo que en realidad el es y no sólo que lo viera como un chico loco que le dijo que era su ángel guardián para "coquetear".

Tomo coraje y extendió su alas para demostrarle que no le había dicho mentira s sobre su naturaleza. Ella sería su condena pero aun así voló hacia ella, la tomo por la cintura y la elevo hacia los cielos.

Alice aguanto un grito y cerró los ojos fuertemente "Por favor que esto sea un sueño" se repetía la pelirroja en su mente sin abrir los ojos. Niall paro e elevarse ya en lo más alto que había alcanzado.

—Abre los ojos Alice—Le susurro en el oído y ella obedeció y al ver hacia abajo empezó a gritar y patalear asustada.
— ¡Bájame, bájame por favor!—Le suplico tomando fuertemente de los brazos que la sujetaban de la cintura.
—Claro—La soltó y ella empezó a caer rápidamente, mientras gritaba a todo pulmón.

Niall bajo en picada y la tomo en sus brazos como a un bebe, y ella lo abrazo fuertemente mientras lloraba.

—Oye, mírame Alice. No llores, yo jamás de dejaría ir—Ella no dijo nada, solo sollozaba en su pecho y lo agarraba de la cintura fuertemente, incrustando sus uñas.
—Eres un idiota...y ahora te creo—Lo miro a los ojos y él le beso la frente—Ahora bájame por favor.

Un profundo amor nació, literalmente, en el cielo. Un amor infinito que jamás seria roto, hasta que la muerte los separase el uno del otro.


Y un poco de acción <3 :

Cabello rojo. Ojos miel. Labios rojos...tales como la sangre.

De nuevo, uno de los muchos sueños de Niall sobre Alice. Ya le quedaban pocos recuerdos sobre su amada. Cada vez se hacían más borrosos, Signo de que ahora tenía la memoria de un simple terrano, ya no era un ángel; pero aun así, vive eternidades como uno. Una maldita maldición, un maldito castigo.

Se frotó los ojos perezosamente y rodo un rato en la cama, enrollando en sus piernas y torso desnudo; las sabanas de seda negra.

Ya, exactamente cincuenta y seis años habían pasado desde la perdida de la mujer a la que amaba, y el momento de su caída... de esa infinita caída llena de dolor y angustia.

Aun recuerda como si fuera ayer, el momento en el que le arrancaron sus alas.

"—Arrodíllate—Le ordeno Lucifer, quien a los pocos siglos en el cielo y días en la tierra traicionó a Dios.

El ángel se arrodillo frente a el trono, quedando a espaldas a los miles de ángeles que observaban el castigo del traicionero, pecador, del demonio...

Dos ángeles, Vasariah el ángel justo y Rehael, el ángel de los pecadores se posicionaron a cada lado de Niall, tomaron sus alas con fuerza y sin piedad las arrancaron de su cuerpo.
Su dolor era incomparable e inimaginable, jamás creyó sentir dolor alguno; lo único que se dispuso a hacer fue gritar como nunca antes y a retorcerse en el suelo nebuloso del cielo.

—Tu castigo será eterno, será mil veces peor que una maldición. Asume las consecuencias de tus actos y vive una eternidad en la tierra como un desterrado—La hermosa voz llena de amor, tenía un leve tono de decepción por aquel ángel en el que había puesto tanta fe y confianza, tanta como para llegar a nombrarlo Ancargel de su mano derecha.

Luego de ese inmenso dolor su visión se fue oscureciendo y sus ojos apagando junto a la última mirada al trono y a todos aquellos ángeles que disfrutaban su dolor y otros que tan solo lo miraban con pena y angustia deseándole—Aunque haya hecho algo muy malo y los haya decepcionado—Lo mejor en el mundo del pecado"


Prendió un cigarrillo y se lo llevó a la boca inhalando el humo sin importarle que fuera malo para la salud. Después de todo es inmortal y no podrá matar sus pulmones; siempre serán los mismo de miles de años atrás.

Ese fue su "desayuno" no tenía hambre, jamás la tenía. Tan solo comía por querer o por despistar a las personas de que hicieran comentarios críticos o preocupantes sobre su hábito.

Acomodo su chaqueta y metiendo las manos a sus bolsillos, bajo los pequeños escalones que daban a la solitaria calle de su vecindario. El día estaba nublado y frío para ser primavera, pero así era el clima de ese lado de la ciudad; diferente, extrañamente diferente.

— ¡Buena bola!—Exclamo con hipocresía uno de los usuales visitantes del bar.
—Como siempre —Respondió Niall, con una sonrisa sínica y burlona.
— ¿Niall?
—Soy James ¡¿por qué putas no endien...—Se quedo paralizado al ver una cara que hace tanto no había visto—¡Tu maldita sabandija!—Le propenso un fuerte puñetazo, que lo arrojo a la mesa de pool—¿A qué has venido aquí?—Lo tomo del cuello—¡¿A matarme?! ¿Eso es lo que quieres?—Se le acerco al oído— ¿no te basto con lo que me has hecho hace cincuenta y seis años?

Edward no tenía idea de que algún día se iba a encontrar con Niall, tan sólo estaba en ese lugar de mala muerte por Clara, la chica rebelde que le habían asignado en su nuevo rango de ángel guardián.

—James, ellos no me pueden ver—Intentaba hablar, pero se le dificultaba por el fuete agarre del Rubio, que desde que fue desterrado a la tierra mantiene su cabello negro y más largo—Creerán que estás loco—Rio.
— ¡Me vale que crean que estoy loco! Eres un traicionero, me apuñalaste por la espalda ¡Yo era tu amigo hijo de perra! Y ahora que estas aquí me las vas a pagar—Lo tomo de su camiseta y lo arrastro fuera del bar.

Lo lanzo hacia un contenedor de basura, haciéndolo bolar unos cuantos metros. Ed se paro tambaleándose por el fuerte golpe, y James se aproximó a él rápidamente proponiéndole un fuerte rodillazo en el estomago y un puño en la cara.

Uno que otro borracho miraban por las ventanas del lugar hacia donde James, quien a su visión golpeaba a la nada; los terranos no ponían ver al ángel, a menos que el así lo quisiera, pero disfrutaba ver como todos creían loco al ex rubio.

— ¿Que no te defenderás idiota?—le dio otro golpe en la cara y un hilo de sangre bajo por el labio del pelirrojo.  
—Me lo merezco —extendió las manos a los lados invitando a James a seguir golpeándolo. No importaba cuando le golpeara, jamás lo mataría.

James tomo todas sus fuerzas y se abalanzo a él al seguirlo golpeando pero un grito de una mujer lo detuvo.
— ¿Clara?—Grito Edward y salió corriendo hacia la dirección de donde provenía el grito de la chica.
Niall lo siguió, aun sus instintos de ángel guardián no los había perdido. Sintió deber en ayudar a la mujer de la que provenía el grito.

— ¡Suéltame!—Suplicaba Clara,  una chica de cabello castaño oscuro,  largo y en un costado rapado. Ojos tales como su cabello y unas pestañas y cejas envidiable; su nariz es fina y tiene unos labios gruesos que al sonreír se le forman unos provocativos hoyuelos. Morena, delgada  y de curvas definidas.
El hombre aun la seguía tocando en un rincón donde la tenia acorralada. Estaba borracho el hombre y enojado por haber perdido una gran suma de dinero en una apuesta en el pool.
— ¡Suéltala maldito bastardo!—Ed empujó al hombre apartándolo de Clara y le propenso un fuerte puño que lo dejo noqueado en el suelo.
— ¿Te encuentras bien?—Se le acercó cuidadosamente.
— ¡Gracias!— Clara lo abrazo fuertemente llorando en el pecho del pelirrojo, quien le beso la cabeza y acaricio la espalda consolándola.

James noto en la angustia y en la ira de Edward que sentía algo por la muchacha,  mas que el deber de protegerla; justamente lo mismo que el por Al ice sentía.

—Vaya, vaya. Creo que estas en grandes problemas mi Edward...y lo vas a pagar con la misma moneda que me robaste.

El pelinegro tenía mucho rencor hacia su ex mejor amigo, y aunque haya pasado buenos momentos con él, le haría pagar todo el daño que le causo...desde ahora que él sabe que Ed está en la tierra, le hará la vida un infierno, tal como él se la hizo al destruir su amor.
Y como mejor manera que matando a Clary, tan solo era una humana, no haría mucha falta en el mundo...

Holu!! aquí yo de nuevo lol pero esta vez dejando mi fichita (?
Bueno, me iba a ir por Tommo pero Connú. Me ha ganado y ni modo de competir contra ella porque de seguro me gana sdfghjfghjk escribe genial ♥ y no se, ni la conozco pero me ha caído bien idk lol :D
Y pues me decidí por El Ruloso y mi representante es kylei Janner <3
Soo espero quedar bc he amado su idea y pues seria genial participar en mi primera N.C con escritoras tan buenas como lo son ustedes Gen y Miry ♥
Besos hermosas xx ♥
[/quote]
Aceptada

¡hola! Estás audicionando :AA:me ha gustado bastante tu capítulo, y tu representante y ah... Me encantó. ¡suerte!
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sexto sentido. ¡RESULTADOS!

Mensaje por Invitado el Miér 16 Oct 2013, 3:16 pm

Holú niñas, veo quien faltar contestar y lo hago. Ya me puse al tanto niñas.
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Sexto sentido. ¡RESULTADOS!

Mensaje por Invitado el Miér 16 Oct 2013, 3:32 pm

Alouette. escribió:Gen y Miry rlz

¡Hola! Me gustó bastante la idea, me encanta todo lo que tiene que ver con poderes, algo sobrenatural pues(?
Y audicionaré

representante:
chico:
capítulo:
No sé ni porqué ni la “maravillosa” causa de que le estoy haciendo caso a Tomlinson acerca de preguntarle a Michelle lo que hacía cuando Louis y yo manteníamos una relación.
-¡¿QUÉ?! –Pregunté exasperada al creer que escuché.
-Lo siento. –Salió débilmente de su boca, forme mis manos en forma de puño.

Estoy a punto de golpear a mi mejor amiga, ya ni mejor amiga se debe de llamar. Estuvo todo el tiempo engañándome con Louis, ¿cómo no me di cuenta de eso antes? Todo esto es tan humillante, no puedo creer que la persona en la que más confíe, fue la que más me lastimó. Y no solamente lo hizo una vez, si no todas las veces que se les dio la gana a los dos, ella fue su primera vez, no yo (como me había dicho anteriormente). Maldito hijo de puta. Y la vez en donde casi la viola en mi propia casa y mi propia fiesta de cumpleaños, cuando él quería tener sexo con ella, Michelle se negó, ah pero el señorito no quería un “no” por respuesta. Así que optó por hacerlo a la fuerza.
Malditos hijos de puta.

-¡Lo lamento tanto Elizabeth! –Retrocedo un paso cuando intenta acercarme a mí, veo las lágrimas en sus ojos y como ruedan por sus mejillas, no me da lástima; lo único que hace es querer golpearla más, por tan buena actriz que es y por tan perfecta hipócrita. Sé que no hay arrepentimiento en ella, lo puedo notar a kilómetros de distancia. Sé que lo disfrutó en su momento, pero cuando su atención se fue hacia Niall, allí fue cuando se le negó a Louis.
-¿Elizabeth?

-No, no, no –comencé a negar, -tú no lo lamentas. Y no me vengas con el cuento de “no era mi intención” o “no sabía lo que hacía”. ¡Claro que sabías lo que estabas haciendo! Ya estás suficientemente grandecita como para saber lo que está bien y lo que está mal. –Toso al final de la oración para disimular que mi voz empezaba a quebrarse. Trato de no alzar más mi voz, puesto a que todavía nos encontrábamos en la escuela y los alumnos estaban teniendo clases.
-Oh, por fin las veo juntas. –Y la vocecilla de Louis se hace presente, ¿por qué? ¿por qué? ¿POR QUÉ?
-Lizzie…
-No vuelvas a llamarme así. –Amenazo.
-Uy, ¿ya le dijiste, verdad? –Lo dice en un tono orgulloso, como si engañar a las personas a sus espaldas fuera algo muy bueno. No me di tiempo de pensar lo que iba a hacer, hasta que mi mano se estampó contra su mejilla. –Wow, ya te habías tardado. No lo hagas de nuevo. –

Tenso mi boca en una línea y quiero pegarle de nuevo; pero hay algo que lo impide.
-¿Elizabeth? –Genial, ahora los más idiotas del planeta están reunidos en esta pelea donde se suponía que era entre Michelle y yo.
-No ahora Styles. –Mascullo entre dientes, siento como el calor me sube a las mejillas y como me siento más enojada de lo que estaba. –No necesito de tu ayuda. –A pesar de haber dicho eso, lo siento detrás de mí. Bufo y lo volteo a ver muy mal. Me sostiene la mirada de la misma manera, de la misma intensidad.
-Ha dicho que no necesita de tu ayuda, vete. –Ordena Louis, Harry dirige su mirada hacia él y sonríe cínicamente.

Oh, conozco a esa sonrisa.
-¿Ya olvidaste lo que te dije? –Se cruza de brazos y todavía continúa con esa sonrisa, miro a Louis y está rojo de coraje, frunzo el ceño y Michelle está igual.
-Michelle, ve a tu salón. –De nuevo ordena Louis, la castaña lo ve por unos momentos y da media vuelta para irse.
-¡Michelle! –Grito. –Ni se te ocurra hablarme de nuevo en tu vida, ¿entiendes? –Asiente débilmente, y después se pierde por los pasillos desiertos. ¿Por qué le hizo caso a Louis?

-Louis, ya no tendrás efecto sobre mi.
-Maldita sea. –Masculle, los miro confundida a los dos y Harry voltea a verme.
-Louis tiene poderes también, él tiene un poder muy poderoso llamado…
-Persuasión. -Completó la frase Louis.
-Puede hacer que las personas hagan lo que él quiera, con tan solo ordenarlo con su voz o con sus pensamientos, por eso le preguntaste a Michelle, por eso Michelle le hizo caso, y por eso no le pudiste pegar de nuevo.
-¿Los tiene sobre todos?
-Si, sobre todos, menos sobre este…, estúpido. –Señala a Harry. –Y fue gracias a ti. –Termina de acatar… ¿Gracias a mi? Y la sonrisa cínica de Harry se hace presente…, de nuevo.
Aquí hay algo que no cuadra, y tengo la ligera impresión que fue por el beso.
-Oh. –Respondo. –Por el beso, ¿verdad? –Los dos asienten con la cabeza.
-Con el primer beso se intensifican las cosas, ¿no te dijo, Elizabeth?
-Louis, para. –Pide Harry, Louis lo ve y suspira.
-Bueno, creo que los dejaré solos para que platiquen. –Louis alza las cejas y se aleja, por el mismo camino en donde Michelle se fue.

Estamos los dos solos, en un pasillo desierto. Lo cuál para mi se me hace raro, ya que siempre hay gente alrededor. Haya o no haya clases.
-¿Qué piensas? –Pregunta, me doy cuenta que me estoy mordiendo el labio inferior. Estoy ansiosa y no sé porque.
-¿Has comido? –Lo veo a los ojos, asiento con la cabeza pero sabe que estoy mintiendo. Lo sé porque suspira y niega con la cabeza.

El timbre suena y de trata de escabullirse, pero lo tomo de la mano.
-Aléjate, jabalí. –Dice en voz alta y los que alcanzaron a escuchar empezaron a reírse. Pero no le hago caso y me mantengo allí, hasta que Charlotte y su séquito de zorras aparece delante mio.
-Te dijo que te alejaras, ¿estás sorda? –Escucho el “oooh” de algunos de los estudiantes alrededor. La miró mal de arriba abajo y me voy de allí.

Pensaba que Harry y yo habíamos formado un tipo de amistad, o algo así pareció dar a entender con el beso… ¿Entonces porque está actuando así?
-Adiós jabalí. –Comienzan a decirme, odio ese estúpido apodo y odio más a Charlotte por inventarlo. No tengo la culpa de que Charlotte oliera mal ese día y yo por ser buena persona con ella había dicho que era yo la que olía mal ese día, no ella. Pero que estúpida fui. Estúpida porrista descerebrada.
Además no estaba de humor para aguantar los cambios de humor que el señor Styles tiene, tal parece que está en su ciclo menstrual. Un minuto me pregunta si estoy bien, al siguiente me humilla delante de una pequeña multitud. Ojala se vaya a la mierda.

No quiero estar aquí, me iré a mi casa. Pero luego recuerdo que no me traje el automóvil este día. Vaya, tal parece que me iré caminando.
Día de mierda.

Voy a pasos largos hacia la salida de la escuela, ¿para qué estoy aquí? ¿Para aguantar los actos infantiles de Louis y Harry? ¿Para escuchar el apodo que se me “otorgó” en segundo grado? Que todos se vayan a la mierda. El día se está nublado, tal parece que quiere mejorar un poco.
-Perdón –Exclamo cuando choco con un chico. Me dolió el golpe, pero aun así sigo de largo.
-¡Elizabeth! –Escucho la voz de un hombre, pero no le doy importancia. Meto mis manos a los bolsillos de la chaqueta y siento una pequeña gota en mi nariz.

Suspiro con fuerza al reconocer el olor a tierra mojada, me tranquiliza un poco, pero no es lo suficiente.
Voy por la acera cuando una moto negra sigue mi rastro; aumento la velocidad y la moto también lo hace.
Justo lo que me faltaba, que alguien me quiera secuestrar o que me tome por puta.
-¡Elizabeth! –Escucho de nuevo, paro y veo que el origen de esa voz es de Zayn Malik. –Sube a la moto, te llevo a tu casa.
-¿Es segura? –Pregunto, las motos no son mucho de mi agrado. Veo como se le hace una sonrisa a Zayn y asiente con la cabeza.
-¿Por qué no habría de no ser segura? –Saca un casco de la parte de atrás y me lo pasa. Lo acepto, me lo pongo en la cabeza y me subo detrás de él.

Me aferro a su cintura y siento como suelta una pequeña risita, si yo también lo haría si tuviera a una niña chiquita apretando su espalda.
-Disfruta el viaje. –Hace “ronronear” a la moto y pisa el acelerador, siento como el viento juega con mis cabellos y como me deja sin aliento; la velocidad con la que va es impresionante, y no le importa si está a punto de llover, él corre la moto…, libre como el viento.

Nunca antes había experimentado la libertad como esta, escapar de la escuela, irte en moto con uno de los chicos más misteriosos de la escuela, lo cierto es que no se si a esto le pueda llamar libertad, pues siempre se me había sido restringida. Mis padres son muy sobreprotectores asi que eso se me había limitado muchísimo durante toda mi niñez y lo que llevo de adolescencia. Además yo no soy un ser muy sociable, a Michelle la conocí porque ambas éramos iguales. Y por esa razón nuestra amistad era muy estable. Hasta ahora.

-¿A dónde vamos?
-No arruines la sorpresa. –Sonrío inconscientemente, por que me es inusual este tipo de tratos, ya que nadie se había tomado la molestia de hacer algo así por mí, mi desconfianza sale a flote pero hay algo que la detiene. –No te preocupes, ya llegaremos en unos momentos.

Y no mintió, dos minutos después se estación frente a una linda casita de color café claro, afuera de la casa estaban estacionadas camionetas blancas, con estilo de carros de hospital. Había un gran jardín para pasar a la casa, flores de distintos colores que mi hicieron recordar al huerto que tiene la casa de Harry.
Un huerto…, que extraño.

-Vamos. –Zayn me empuja débilmente por la espalda, camino lo más lento posible, ¿y si me trajo a lo que parece ser un hospital para ser ingresada? Después de todo el asunto de “magia” ya no sé que esperar de las personas.

Abre la puerta de vidrio y me deja pasar primero, el olor a rosas mezclado con té de manzanilla y canela inunda mis fosas nasales, una tranquilidad invade mi cuerpo y me siento bien de un momento a otro.
-¡Zayn! –Una mujer de cuarenta y tantos años de cabello pelirrojo y tez blanca con ojos verdes lo llama en la recepción, Zayn sonríe mostrando todos sus dientes y va a saludarla.
-Hola Valerie. –Responde alegremente. –Vengo a hacer mi servicio, solo que traje a una… Amiga. Elizabeth, ella es Valerie. –Extiendo mi mano hacia Valerie, y ésta la acepta alegremente.

-Me alegra que hayas traído a alguien  con quién compartir este tipo de experiencias, Zayn. Mucho gusto Elizabeth. –Me ofrece una sonrisa amigable, Valerie tal parece ser de las personas que te caen bien sin esforzarse siquiera. -¡Pasen! Robert te está, los está esperando. –Corrige después de darme una mirada afectiva.
-Gracias Valerie. –Zayn me pone delante de una puerta de madera y trato de empujarla para abrirla, pero no se mueve. Se escucha un ruido y luego la puerta se abre sola. Valerie controla la puerta, supongo.

Al entrar, la nostalgia, la tristeza y la alegría se apoderan de mi,  ¡estamos en un asilo de ancianos! Ver a señores mirando la tele en sus sillas de ruedas y otros con oxígenos a un lado que les ayuda a respirar me da un poco de comnoción y ganas de llorar a su lado escuchando anécdotas de los “días buenos” que pudieron haber pasado. Suspiro y Zayn me pasa una bata blanca.
-No olvides de abrocharte todos los botones.

Al terminar de abrochar los botones, Zayn de nuevo me empuja suavemente por la espalda para avanzar hacia los señores de la tercera edad. Cuando notan la presencia de Zayn se alegran de verlo, me da la impresión de que ha venido hacia acá por muchísimo tiempo.

-¡Zayn! Me da mucho gusto verte. –Una señora en una silla mecedora, con una gorra de lana sobre su cabeza y ropas hogaldas de color blanco, se alegra tanto de ver al moreno, que es la única que deja de tejer para abrirle los brazos a Zayn. Sonrío ante la escena tan tierna, me imagino que debe de ser su abuela. –Pero niño, como has cambiado desde la última vez que te vi. –Sonríe con delicadeza. –¡Pero que bonita compañera traes contigo! ¿no nos vas a presentar? –No puedo evitar ruborizarme ante su comentario, no estoy acostumbrada a comentarios de ese tipo, y menos que alguien  mayo lo diga.

-Lindsay, ella es Elizabeth, es una amiga de la escuela. –La señora es muy amigable al parecer porque también me abre los brazos, no puedo decirle que no así que la abrazo de igual forma. Cuando terminamos de abrazarnos toma un mechón de mi cabello y lo huele profundamente, después lo suelta al cabo de unos segundos.
-Que cabello tan sedoso… -Dice, logra asustarme un poco y Zayn lo debió de notar ya que soltó una pequeña carcajada. –Una amiga…, si Zayn, y yo tengo cabello en mi cabeza.

-Es enserio señora, Zayn y yo somos solamente amigos. –Digo por él, ella nos ve con los ojos entrecerrados y luego suspira.
-El amor los atrapara algún día, de mis palabras se van a acordar. –Nos apunta con su dedo índice mientras guiñe el ojo, sonrío amigablemente y asiento con la cabeza.
-Yo seré la misma de decírselo si se presenta esa situación. –Respondo sinceramente, Lindsay asiente con la cabeza y Zayn me conduce a conocer más señores allí.

La mayoría son agradables y se alegran de ver a Zayn, como que no lo han visto desde hace tiempo. Algunos, por cortesía, saludan como si no les importara que estamos aquí. Otros ni se molestan por nuestra presencia.

Salimos al exterior y una pareja de ancianos me llaman la atención desde que los veo, y creo que también les atraje la atención ya que no despegan la vista de mí. Me siento un poco intimidad y sin privacidad, me cohíbo sin darme cuenta.
-Y Elizabeth… -Zayn me llama, reprimo las ganas de rodar los ojos, las presentaciones me están hartando un poco. –Ellos son Anett Klassen-Chester y Daél Chester. –Me sorprendo al ver que Zayn me quiere presentar a la pareja de ancianos que me observaba momentos atrás. Me doy cuenta que tienen rasgos parecidos a los de mi papá, como la forma de los ojos un poco rasgados y color azul fuerte del señor… ¿Daél? Y la forma de la nariz, respingada. También al ver la forma de corazón de los labios de la señora… Anett y las orejas un poco puntiagudas. Pero mi cerebro reacciona al momento de recordar los apellidos que tienen, algo dentro de mi se alarma y…
¡Dios mío, son mis abuelos!

-Hola Elizabeth, ¿cómo está tu padre? –No los recuerdo para nada, tal vez los conocí cuando era bebé pero de eso ya pasó muchísimo tiempo. La voz de Anett es dulce y maternal, y me transmite un poco de ansiedad. Claramente no se esperaba mi visita ni yo que los iba a conocer ya que suena muy sorprendida. Daél está con su cara seria, tal vez quiera mostrar alguna faceta para la primera impresión que tenga de él. O tal vez él es así.

-Él está…, bien. –Respondo no muy segura de querer responder, me preguntaba como es que me conocían, si la última vez que me vieron fue cuando era bebé. O es creía yo.

Zayn nos dejó solos al ver que su presencia no era requerida entre nosotros tres, por una parte no quería que él se fuera pero por otra sí, quería saber si era verdad lo que Harry me había dicho la otra noche.
Veo a Daél, mi “abuelo” y observo que su mirada se quedó estancada en mis labios, suspira y niega con la cabeza.
-¿Ya lo besaste, verdad? –Alzo mis cejas sorprendida, Anett también se fija en mis labios.
-A Harry, se refiere a Harry. –Trato de mantenerme lo más neutral que puedo, pero me resulta un poco imposible. Entonces todas las piezas encajan poco a poco. Lo que Harry me dijo en la fiesta si es verdad, las familias Klassen y Styles estuvieron juntas, y la profecía y todo en verdad, porque no creo que haya otra manera de que conozcan a otro Harry.

-Hay mi querida niña. –Exclama Anett mientras toma mi mano derecha entre sus dos manos, en un intento de reconformarme. -¿Sabes que te besó para obtener más poderes, verdad?

El ship está raro, lo sé. Pero últimamente eh tenido una rara obsesión con el chico, que lo quiero tener en todas las colectivas, además quiero quedar en la fic y sé que muchas irán por los de one direction especialmente por Harry así que no me quiero arriesgar :A:Creo que es todo, ¡besos!
Aceptada

Aw, me gusto mucho el capítulo. En serio. ¡Suerte!


Última edición por Miry el Jue 17 Oct 2013, 8:16 pm, editado 1 vez
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Sexto sentido. ¡RESULTADOS!

Mensaje por Spark. el Miér 16 Oct 2013, 4:58 pm

Mañana te dejo mi ficha para audcionar, ahora tengo que irme a dormir :c
Gen y Miry rlz
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sexto sentido. ¡RESULTADOS!

Mensaje por Invitado el Miér 16 Oct 2013, 5:00 pm

Angel Of Darkness escribió:Mañana te dejo mi ficha para audcionar, ahora tengo que irme a dormir :c
Gen y Miry rlz
Esta bien la espero.
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Sexto sentido. ¡RESULTADOS!

Mensaje por spitfire. el Jue 17 Oct 2013, 11:15 am

Fantasy. escribió:
Nana99 escribió:Pues he llegado aquí bc la que está un poco más arriba es mi coolmate y la stalkeo. Vi que posteó aquí y vine a ver... el título me llamó la atención :3
ME HABÉIS ENAMORADO.
So, quería con Zayn, pero está ocupado, pensé en Hazza, pero ya lo tengo en muchas partes, y además lo quiere Ro, y con ella no me puedo comparar so...
Shippearé a Liam -Payne- con Ally Brooke (Hernandez) y ya está. Bc los amo a los dos y más o menos me pegan, Lally (?).

lalala hermosa allyson:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Pues quiero quedar bc... La idea es akjhasklhguiasghuiog <<<<<< mis feels
La verdad es que la trama tiene muy buena pinta, y me veo capaz de escribirlo, estuve en un foro de rol de este estilo, y me manejaba bastante bien, fue donde aprendí a escribir de manera aceptable lol... Supongo que eso es todo :3


mi cap:

Todo era confuso, extraño, raro y excéntrico. En aquel lugar nada tenía sentido. Las plantas hablaban, la gente se transformaba en animales y si hacías algo mal te cortaban la cabeza. Wonderland era, desde luego, un lugar único. A Lauren cada vez le sorprendían más cosas. Sentía la necesidad de conocer el país entero. Ver cada rincón, cada pequeño centímetro de ese sitio era interesante, y más si eres tan curiosa como ella. Se sentía afortunada por tener un buen guía. La mayoría de personas, si se les puede llamar así, de allí estaban muy mal de la cabeza, pero Leo no era así. Era un chico tranquilo, amable, caballeroso y, aparentemente, cuerdo, lo cual era un importante dato a tener en cuenta. Todavía estaban alojábamos en el castillo del Rey Rojo, aunque Leo no parecía muy contento con ello y Lauren tenía la sensación de que se irían de allí cuanto antes.
Una escasa luz se colaba por la ventana de la habitación. La chica dio otra vuelta sobre el colchón, envolviéndose aún más en las sábanas, no era capaz de dormir. Lentamente, y con mucha pereza se puso en pie. Caminó hasta el espejo que había en ese mismo cuarto, se chocó con su propia mirada oscura, su cabello, largo y rubio, estaba desordenado, el camisón blanco que le habían prestado, arrugado.
Decidió salir a dar un paseo. El suelo de los pasillos era de mármol, por tanto muy frío. Lauren salió al jardín, donde se encontró con otra Alice, Isabelle, sino recordaba mal. Hablaron un rato, y decidieron organizar una fiesta con las otras chicas.
 
De vuelta por el castillo Lauren comenzó a marearse, caminó más despacio, hasta que paró completamente y se apoyó contra la pared. Todo daba vueltas a su alrededor, y de repente, cayó, todo se volvió negro.
 
Una chica caminaba, se alejaba de todo aquel alboroto, quería tranquilidad. Lauren la observó con detenimiento, tenía el pelo rubio ceniza, los ojos azul turquesa, muy brillantes, y era de tez pálida. La niña, adolescente, llevaba puesto un vestido azul, del tono de sus ojos. Caminaba con determinación, se internó en un bosque, alejándose de la reunión de personas que había tras ella. Por su expresión Lauren supuso que quería perderse, decidió seguirla y le dio la impresión de que nadie podía verla allí. Entonces se dio cuenta de que no estaba escapando de nadie, sino que seguía algo, Lauren caminó rápido y pudo verlo, era Liam, el conejo blanco, pero a juzgar por su ropa hace muchos años. No llevaba una camiseta normal, sino un traje de etiqueta que le daba un aire muy cómico. Entonces, sin previo aviso, el conejo desapareció. Tanto Lauren como la otra chica dieron un respongo, ¿a dónde habría ido?
–Alice.–Se oyó una voz.–Ven, te necesitamos.
–¿Yo?–Respondió la joven del vesitdo azul, mirándo a su alrededor, sin poder ver a Lauren.
–Acércate, ¿no quieres ver lo que hay?
Alice camino lentamente, acercándose al tronco de un árbol, justo donde el conejo blanco había desaparecido. Entonces dio un mal pasó y cayó. La vista de Lauren pasó a ser la misma que la de Alice, y se vio cayendo a una gran velocidad por la madriguera. Y de nuevo, un gran golpe contra el suelo.
 
–¿Lauren? ¡Lauren!–Gritaba una voz mientras sacudía a la chica.
Poco a poco la joven fue abriendo los ojos, encontrándose con la cara de su guardián, Leo. El chico la soltó lentamente y se sentó en el suelo, frente a ella.
–¿Qué hacías ahí tirada?–Preguntó con preocupación.
–¿Eh?–Fue lo único que pudo articular Lauren, todavía seguía mareada.–Fui a dar un paseo porque no podía dormir y al volver me desmayé.
El chico suspiró con más tranquilidad.
–Venga, te llevo hasta tu habitación.
Ayudo a la joven a levantarse con mucho cuidado, como si Lauren fuera de cristal y tuviera miedo de que se rompiera en mil pedazos. Leo pasó su brazo por las caderas de la rubia para ayudarla a caminar. Ella sintió una corriente eléctrica por toda la columna vertebral. Como un click. Él tomó la mano de Lauren y se la pasó por los hombros, para cargarla con más facilidad. Y de nuevo ocurrió. Una corriente por la espalda. Haciendo que la chica diera un respingo.
Mientras caminaban, con lentitud, Lauren se preguntó que hacía Leo en el pasillo a esas horas, a lo que él simplemente respondió:
–Fui a bañarme.
Lauren no encontraba lógica en aquello, puesto que estaba completamente seco, pero no hizo más preguntas.
–Me desmayé porque tuve una visión.–Anunció la rubia cuando llegaron a la puerta de su cuarto.
–¿Qué? ¿Por qué no lo dijiste antes?–Exclamó Leo, abriendo la puerta y entrando en la sala.
Lauren se sentó en su cama y el chico hizo lo mismo, pero, en una silla que había por allí.
–No sé, era algo extraño.–Respondió Lauren, tenía unas ganas tremendas de echarse a dormir sobre la cama.
–¿Qué pasaba?
–Había una chica, perseguía al conejo blanco, y luego caí por una madriguera.–Resumió Lauren lo más rápido posible para poder dormir cuanto antes.
Leo abrió mucho los ojos.
–¿No te das cuenta? ¡Has visto el recuerdo de una Alice! Y por lo que parece de cómo la primera Alice, la original, entra en Wonderland. ¡Eso es increíble Lauren!
–Ajá.–Respondió la chica sin entender mucho debido al sueño.–Mejor mañana por la mañana me lo explicas otra vez.
Leo sonrió ante ese comentario, mirándola con ternura. Se puso en pie y depositó un suave beso en la mejilla de la chica, que no supo que responder.
–Buenas noches Alice.–Se despidió el chico antes de cerrar la puerta a sus espaldas.
Lauren se dejó caer sobre el colchón con una gran sonrisa en la cara, aunque no entendía muy bien el porqué.
 
***
 
Lauren se despertó debido a la luz que se colaba por la ventana. Empezaba a odiar el ángulo en el que estaba colocada su cama. Se levantó y buscó algo que ponerse en el armario, encontró algo cómodo, y se puso sus botas, la única cosa que seguía llevando de su hogar. Enseguida recordó lo que le había dicho la noche anterior a Isabelle, ¡tenía que avisar a mucha gente todavía! Se maldijo a sí misma por ser tan despistada. Salió con prisas de su habitación, en cuanto encontró a un guardia lo obligó a avisar a Stvilana, Mary, Michelle, Carol, Charleen, Mandy, Alessia y Brennan de que hoy se reunirían todas las Alice.
Lauren encontró el comedor, allí estaban Eleanor e Isabelle. Se sentó en frente de Eleanor, Isabelle estaba al lado de esta.
–Buenos días.–Saludaron Isabelle y Eleanor al unísono, para luego soltar una pequeña carcajada por ello, al igual que Lauren.
–Igualmente.
Eleanor se fue enseguida ya que había terminado su desayuno. Lauren tomó unas tostadas y las mojó en su tazón de leche mientras hablaba con Isabelle.
–¿Las has avisado? –Preguntó la morena.
Lauren iba a asentir justo después de tragar lo que tenía en la boca, pero el ruido de las puertas al abrirse hizo que se girara y por tanto, tragara repentinamente. Acababa de entrar un chico de pelo castaño y ojos color miel. Isabelle lo recibió con una sonrisa.
–Buenos días Justin.
Él se limitó a contestar ‘igualmente’ mientras tomaba asiento junto a Lauren, y frente a Isabelle. La rubia lo miró con curiosidad.
–¿Qué eres? No parece que te vayas a convertir en un animal extraño.–Preguntó, buscando saber todo.
El chico se giró para mirarla, y, al contrario de lo que había supuesto Isabelle, no puso ninguna cara de asco.
–Soy el As de Corazones, Justin, mano derecha del rey, y, –añadió, girándose hacia Isabelle– guía de esta chica.
La morena asintió, como si creer a Justin fuera difícil.
Poco después Lauren e Isabelle caminaron hasta el jardín, donde ya habían llegado algunas chicas. Hablaron de todo lo que habían hecho hasta el momento, unas cuantas se quejaron del gato Cheshire, diciendo que era molesto, otras dijeron que era divertido, Lauren aún no se lo había encontrado, supuso que tenía buena fortuna, por ahora.
–¿Alguna ha tenido alguna visión? –Preguntó alguien, Lauren no reconoció su voz.-Me refiero, ¿os ha llegado el recuerdo de alguna Alice?
Todas dijeron que no, quizá era cierto, quizá solo querían ocultarlo; pero Lauren tampoco dijo nada, en el fondo, aunque no quisiera aceptarlo, aquellas chicas eran sus rivales, aunque la mayoría también eran sus amigas.
–¿Tenéis idea de que nos pasará si perdemos?–Preguntó Carol.
Nadie supo responder, lo que, probablemente, hizo que aumentara el miedo en todas. Un rato más tarde ordenaron pasar a todas las Alice a la sala del trono.
–Hoy, –anunció el Rey– todos dejaréis mi castillo. Solo la Alice que yo guío y las de mis servidores que viven aquí se quedarán, el resto irán a los hogares de sus guardianes, les guste o no.
Algunas se quejaron y otras se alegraron. Lauren no sabía que decir, buscó a Leo con la mirada, él parecía contendo de irse.
–A todas se os dará una mochila igual con ropa y comida. –Dijo Justin.
 
***
 
Lauren y Leo caminaban alejándose del palacio. El chico parecía increíblemente feliz por el hecho de irse. Estaban atravesando un bosque, pero Lauren podía escuchar de lejos el sonido de las olas del mar chocando contra la arena y contra rocas.
–¿Vives en la playa? –Preguntó la chica maravillada.
–Sí, en una casa pequeña en un acantilado. Pero voy todos los días al agua.
Los árboles desaparecieron, dando paso a una hermosa vista de un enorme océano. Lauren no tardó en localizar la casa de Leo, pequeña y de madera, supuso que vivía solo.
–¿Qué eres Leo? Es decir, todo el mundo aquí es especial, dudo que tú seas un humano corriente.
–Soy una tortuga.–Respondió el chico con orgullo.–Una tortuga marina, por eso vivo cerca del mar.
Lauren comprendió entonces porqué el chico se había bañado la noche anterior.
No tardaron en llegar a la casa, que era mucho más espaciosa de lo que parecía. Tenía un pequeño salón, una cocina, un baño, una habitación y un ático.
–Dormirás arriba.–Informó Leo.–Solo tengo que limpiarlo un poco.
–Te ayudaré.–Dijo Lauren, dispuesta.
Así fue como, poco a poco, una quizá futura Alice, empezó a tomar su rumbo en Wonderland.

El cap es de la enecé Are you Alice?
¡Besos!
Aceptada

¡hola stalker de Chio! XDD Sí, el título deja mucho de qué hablar (? #Ego ON
todas quieren darle al Zayn, pero el negro es sólo mío, ah Amo tu manera de escribir, por lo que me agrada bastante que quieras audicionar :AA:Yo nunca he entendido los foros de rol :& soy una niña media descerebrada, ah. Bueno, dejo de molestar. La ficha está más que aceptada ¡Besos!
amé tu audición, linda :AA:it's perfect :AA:XDDDD Me encantó. ¡suerte!
¿Chio? ¿Así llamas a mi Pandi? LOL. Muola.
Asdfghjklñ muchas gracias, ah. Espera... ¿quieres decir que ya me habías leído antes? uzea, que ilusión, ah. Es que tienes colorcito y eso es muy cool lolz.
Los foros de rol no se entienden al principio, yo antes era adicta y estaba en muchísimos, ahora lo he abandonado bc me quitaba mucho tiempo... Pero llegué a este foro y me volví adicta de nuevo ñ.ñ
Asdfskngkdlghas genial :3
Muchas grashiash!!
Besos!
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sexto sentido. ¡RESULTADOS!

Mensaje por Invitado el Jue 17 Oct 2013, 11:58 am

Fantasy. escribió:
MayCyril escribió:
Spoiler <3:

Londres, Inglaterra
Noviembre de 1957.


En otoño ya casi terminaba, y las heladas brisas del invierno ya empezaban a ser percibidas en las plumas de las alas del hermoso ángel. Sus botas se hundían en el frío lodo y las hojas secas crujían bajo sus pasos firmes; pego más su abrigo negro a su cuerpo, aunque no sintiera frío.

Detrás del ángel corría torpemente Alice intentando llegar lo antes posible a la tumba de su padre. La brisa golpeaba fuertemente la delicada cara de la muchacha y zarandeaba su cabello rojizo; sus labios rojos como la sangre, se encontraban agrietados por el frío de la mañana y unas grandes ojeras de cansancio adornaban sus ojos color miel.

Niall volteo a ver a la chica que lo condenaría y río al ver como corría hacia la tumba de su padre tropezando constantemente —Ten cuidado —la chica enojada gruño, no por la advertencia del ángel; sino por lo sucia que se encontraban sus botas y su largo vestido azul marino. Siguió corriendo y sobrepaso a su ángel guardián.

Las lapidas del cementerio no se distinguían por las hojas que las cubrían, y el moho  adornaba a los monumentos de las tumbas más antiguas de los valientes guerreros que dieron su vida y murieron siglos atrás, en muchas de las batallas desatadas a través de los tiempos.  

Al ver al gran ángel guardián en la colina, se detuvo para ver hacia atrás sobresaltada al sentir el ruido de una rama crujir. No vio nada y supuso que había sido su imaginación o solo un animal. En esas zonas del cementerio rondan muchos coyotes, pero generalmente en la noche.

El ángel se encontraba de espaldas apoyado en la estatua de el ángel guardián que cuidaba en el inframundo al padre de la chica y miraba hacia el horizonte, donde un hermoso amanecer que se avecinaba.

Alice se  acerco al ángel sin mirar nada más que el amanecer, como siempre hacia antes de saludar a su padre. Cuando ella era pequeña solía hacerlo con su padre antes de visitar al abuelo en la tumba.

La pelirroja no veía a Niall, su ángel guardián; pero aun así ella creía en el y solía sentirlo, pero a veces dudaba y se llamaba así misma loca.

El ángel la miraba con amor a Alice, mientras ella limpiaba la tumba de su padre y luego se arrodillaba a orar y hablarle sobre lo mucho que lo extrañaba. A veces al Niall le daban ganas de abrazarla y consolarla mientras ella lloraba y pedía a Dios que le devolviera a su padre.

Niall se acerco a ella y logro ver que saco una navaja y la acerco a su muñeca izquierda.

—Alice ¿Qué haces?—Ella no lo escuchaba, tan solo cerró los ojos y empezó a cortarse.
—Te convoco a ti Luci...—El ángel se abalanzo a ella y arrebató de sus manos la navaja—¡Pero qué día...—Se quedo paralizada al ver la silueta del rubio parada frente a ella con la navaja en las mano.

Niall se arrodillo quedando frente a la chica y la miro a los ojos mientras depositaba una de sus suaves manos en su mejilla.

—Jamás vuelvas ni pienses en hacer eso Alice—El hubiera deseado que lo primero que le dijera a la chica fuera mas apasionado y dulce, pero se presento una peor ocasión para presenciársele.
— ¿Lucifer?...—Susurro tensa la pelirroja.
—No, no lo soy...—Alice se aparto bruscamente y se levanto acomodándose la chaqueta.
—Entonces...
—No temas—Se acercó a ella y le levantó el mentón para que lo mirara a los ojos—Soy Niall, Niall Horan...—Alice quedo atrapada en los hermosos ojos del ángel—...Tu ángel guardián.

No dijo nada mientras procesaba las palabras del rubio, en especial las ultimas.

—Soy Alice, Alice Brown...—Le tendió la mano y el la tomo depositando un dulce beso en ella—... ¡Y soy un unicornio!—El rubio frunció el ceño—Aun estamos en el siglo veinte, no necesitas inventar estupideces para coquetear—Ofendida empezó a caminar, alejándose de "ese loco" como lo creía Alice.
—Te estoy diciendo la verdad Alice—La tomo de la mano y la giro hacia el, viéndola directamente a los ojos—La chica se quedo pensando.
—Demuéstramelo, si es que dices la verdad—Niall no dijo nada—Lo sabia—Esta vez empezó a correr.

Niall no quería arriesgarse, ya había roto mas de mil reglas en unos minutos y no debía demostrar ser un ángel, pero aun así quería tanto estar con ella sin mentiras, quería que ella supiera lo que en realidad el es y no sólo que lo viera como un chico loco que le dijo que era su ángel guardián para "coquetear".

Tomo coraje y extendió su alas para demostrarle que no le había dicho mentira s sobre su naturaleza. Ella sería su condena pero aun así voló hacia ella, la tomo por la cintura y la elevo hacia los cielos.

Alice aguanto un grito y cerró los ojos fuertemente "Por favor que esto sea un sueño" se repetía la pelirroja en su mente sin abrir los ojos. Niall paro e elevarse ya en lo más alto que había alcanzado.

—Abre los ojos Alice—Le susurro en el oído y ella obedeció y al ver hacia abajo empezó a gritar y patalear asustada.
— ¡Bájame, bájame por favor!—Le suplico tomando fuertemente de los brazos que la sujetaban de la cintura.
—Claro—La soltó y ella empezó a caer rápidamente, mientras gritaba a todo pulmón.

Niall bajo en picada y la tomo en sus brazos como a un bebe, y ella lo abrazo fuertemente mientras lloraba.

—Oye, mírame Alice. No llores, yo jamás de dejaría ir—Ella no dijo nada, solo sollozaba en su pecho y lo agarraba de la cintura fuertemente, incrustando sus uñas.
—Eres un idiota...y ahora te creo—Lo miro a los ojos y él le beso la frente—Ahora bájame por favor.

Un profundo amor nació, literalmente, en el cielo. Un amor infinito que jamás seria roto, hasta que la muerte los separase el uno del otro.


Y un poco de acción <3 :

Cabello rojo. Ojos miel. Labios rojos...tales como la sangre.

De nuevo, uno de los muchos sueños de Niall sobre Alice. Ya le quedaban pocos recuerdos sobre su amada. Cada vez se hacían más borrosos, Signo de que ahora tenía la memoria de un simple terrano, ya no era un ángel; pero aun así, vive eternidades como uno. Una maldita maldición, un maldito castigo.

Se frotó los ojos perezosamente y rodo un rato en la cama, enrollando en sus piernas y torso desnudo; las sabanas de seda negra.

Ya, exactamente cincuenta y seis años habían pasado desde la perdida de la mujer a la que amaba, y el momento de su caída... de esa infinita caída llena de dolor y angustia.

Aun recuerda como si fuera ayer, el momento en el que le arrancaron sus alas.

"—Arrodíllate—Le ordeno Lucifer, quien a los pocos siglos en el cielo y días en la tierra traicionó a Dios.

El ángel se arrodillo frente a el trono, quedando a espaldas a los miles de ángeles que observaban el castigo del traicionero, pecador, del demonio...

Dos ángeles, Vasariah el ángel justo y Rehael, el ángel de los pecadores se posicionaron a cada lado de Niall, tomaron sus alas con fuerza y sin piedad las arrancaron de su cuerpo.
Su dolor era incomparable e inimaginable, jamás creyó sentir dolor alguno; lo único que se dispuso a hacer fue gritar como nunca antes y a retorcerse en el suelo nebuloso del cielo.

—Tu castigo será eterno, será mil veces peor que una maldición. Asume las consecuencias de tus actos y vive una eternidad en la tierra como un desterrado—La hermosa voz llena de amor, tenía un leve tono de decepción por aquel ángel en el que había puesto tanta fe y confianza, tanta como para llegar a nombrarlo Ancargel de su mano derecha.

Luego de ese inmenso dolor su visión se fue oscureciendo y sus ojos apagando junto a la última mirada al trono y a todos aquellos ángeles que disfrutaban su dolor y otros que tan solo lo miraban con pena y angustia deseándole—Aunque haya hecho algo muy malo y los haya decepcionado—Lo mejor en el mundo del pecado"


Prendió un cigarrillo y se lo llevó a la boca inhalando el humo sin importarle que fuera malo para la salud. Después de todo es inmortal y no podrá matar sus pulmones; siempre serán los mismo de miles de años atrás.

Ese fue su "desayuno" no tenía hambre, jamás la tenía. Tan solo comía por querer o por despistar a las personas de que hicieran comentarios críticos o preocupantes sobre su hábito.

Acomodo su chaqueta y metiendo las manos a sus bolsillos, bajo los pequeños escalones que daban a la solitaria calle de su vecindario. El día estaba nublado y frío para ser primavera, pero así era el clima de ese lado de la ciudad; diferente, extrañamente diferente.

— ¡Buena bola!—Exclamo con hipocresía uno de los usuales visitantes del bar.
—Como siempre —Respondió Niall, con una sonrisa sínica y burlona.
— ¿Niall?
—Soy James ¡¿por qué putas no endien...—Se quedo paralizado al ver una cara que hace tanto no había visto—¡Tu maldita sabandija!—Le propenso un fuerte puñetazo, que lo arrojo a la mesa de pool—¿A qué has venido aquí?—Lo tomo del cuello—¡¿A matarme?! ¿Eso es lo que quieres?—Se le acerco al oído— ¿no te basto con lo que me has hecho hace cincuenta y seis años?

Edward no tenía idea de que algún día se iba a encontrar con Niall, tan sólo estaba en ese lugar de mala muerte por Clara, la chica rebelde que le habían asignado en su nuevo rango de ángel guardián.

—James, ellos no me pueden ver—Intentaba hablar, pero se le dificultaba por el fuete agarre del Rubio, que desde que fue desterrado a la tierra mantiene su cabello negro y más largo—Creerán que estás loco—Rio.
— ¡Me vale que crean que estoy loco! Eres un traicionero, me apuñalaste por la espalda ¡Yo era tu amigo hijo de perra! Y ahora que estas aquí me las vas a pagar—Lo tomo de su camiseta y lo arrastro fuera del bar.

Lo lanzo hacia un contenedor de basura, haciéndolo bolar unos cuantos metros. Ed se paro tambaleándose por el fuerte golpe, y James se aproximó a él rápidamente proponiéndole un fuerte rodillazo en el estomago y un puño en la cara.

Uno que otro borracho miraban por las ventanas del lugar hacia donde James, quien a su visión golpeaba a la nada; los terranos no ponían ver al ángel, a menos que el así lo quisiera, pero disfrutaba ver como todos creían loco al ex rubio.

— ¿Que no te defenderás idiota?—le dio otro golpe en la cara y un hilo de sangre bajo por el labio del pelirrojo.  
—Me lo merezco —extendió las manos a los lados invitando a James a seguir golpeándolo. No importaba cuando le golpeara, jamás lo mataría.

James tomo todas sus fuerzas y se abalanzo a él al seguirlo golpeando pero un grito de una mujer lo detuvo.
— ¿Clara?—Grito Edward y salió corriendo hacia la dirección de donde provenía el grito de la chica.
Niall lo siguió, aun sus instintos de ángel guardián no los había perdido. Sintió deber en ayudar a la mujer de la que provenía el grito.

— ¡Suéltame!—Suplicaba Clara,  una chica de cabello castaño oscuro,  largo y en un costado rapado. Ojos tales como su cabello y unas pestañas y cejas envidiable; su nariz es fina y tiene unos labios gruesos que al sonreír se le forman unos provocativos hoyuelos. Morena, delgada  y de curvas definidas.
El hombre aun la seguía tocando en un rincón donde la tenia acorralada. Estaba borracho el hombre y enojado por haber perdido una gran suma de dinero en una apuesta en el pool.
— ¡Suéltala maldito bastardo!—Ed empujó al hombre apartándolo de Clara y le propenso un fuerte puño que lo dejo noqueado en el suelo.
— ¿Te encuentras bien?—Se le acercó cuidadosamente.
— ¡Gracias!— Clara lo abrazo fuertemente llorando en el pecho del pelirrojo, quien le beso la cabeza y acaricio la espalda consolándola.

James noto en la angustia y en la ira de Edward que sentía algo por la muchacha,  mas que el deber de protegerla; justamente lo mismo que el por Al ice sentía.

—Vaya, vaya. Creo que estas en grandes problemas mi Edward...y lo vas a pagar con la misma moneda que me robaste.

El pelinegro tenía mucho rencor hacia su ex mejor amigo, y aunque haya pasado buenos momentos con él, le haría pagar todo el daño que le causo...desde ahora que él sabe que Ed está en la tierra, le hará la vida un infierno, tal como él se la hizo al destruir su amor.
Y como mejor manera que matando a Clary, tan solo era una humana, no haría mucha falta en el mundo...

Holu!! aquí yo de nuevo lol pero esta vez dejando mi fichita (?
Bueno, me iba a ir por Tommo pero Connú. Me ha ganado y ni modo de competir contra ella porque de seguro me gana sdfghjfghjk escribe genial ♥ y no se, ni la conozco pero me ha caído bien idk lol :D
Y pues me decidí por El Ruloso y mi representante es kylie Janner <3
Soo espero quedar bc he amado su idea y pues seria genial participar en mi primera N.C con escritoras tan buenas como lo son ustedes Gen y Miry ♥
Besos hermosas xx ♥
Aceptada

¡hola! Estás audicionando :AA:me ha gustado bastante tu capítulo, y tu representante y ah... Me encantó. ¡suerte!
[/quote]sdfghjkl ¡yay! estoy audicionando :D
ow gracias Gen <3 ¡lo se! Kylie es tan asdfghjk lol
Muchas gracias, espero quedar *cruza lo dedos* ;)
Besos xx
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Sexto sentido. ¡RESULTADOS!

Mensaje por Spark. el Jue 17 Oct 2013, 12:05 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Liz Gillies · Zayn Malik

~Autoría: [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
~¿Por qué quieres quedar en la novela? Me pareció una idea original. Personalmente, no me gustan las historias fantásticas, pero creo que sí podría encajar en esta ya que, aunque este sexto sentido esté presente en sus vidas, aparentan ser gente normal. No me gustan las historias tipo brujas feas, demonios, mundo de unicornios (aunque en la vida real quiera uno).
En resumen, quiero quedar porque tengo buenas ideas para la novela, y creo que podría aportar un buen granito de arena.
Gen y Miry rlz


Última edición por Angel Of Darkness el Vie 18 Oct 2013, 10:45 am, editado 1 vez
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sexto sentido. ¡RESULTADOS!

Mensaje por Invitado el Jue 17 Oct 2013, 8:18 pm

Angel Of Darkness escribió:

Liz Gillies · Zayn Malik

~Autoría: Clikea, please.
~¿Por qué quieres quedar en la novela? Me pareció una idea original. Personalmente, no me gustan las historias fantásticas, pero creo que sí podría encajar en esta ya que, aunque este sexto sentido esté presente en sus vidas, aparentan ser gente normal. No me gustan las historias tipo brujas feas, demonios, mundo de unicornios (aunque en la vida real quiera uno).
En resumen, quiero quedar porque tengo buenas ideas para la novela, y creo que podría aportar un buen granito de arena.
Gen y Miry rlz
Denegada

Lo siento, pero Zayn ya esta reservado. Tú capítulo es lindo, tiene unas faltas de ortografía, lo siento. Arregla lo de Zayn y te la acepto. u.u


Última edición por Miry el Vie 18 Oct 2013, 1:35 pm, editado 1 vez
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Sexto sentido. ¡RESULTADOS!

Mensaje por Invitado el Jue 17 Oct 2013, 8:19 pm

MayCyril: fíjate en tú firma si los Div's están cerrados, todos. ¿Sí?
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Sexto sentido. ¡RESULTADOS!

Mensaje por Spark. el Vie 18 Oct 2013, 10:47 am

perdon!
Ya la edité. Al hacer la "ficha", no me acordé de volver a mriar los reservados, sorry.
De acuerdo, a todo el mundo puede pasarle lo de las faltas, pero no fui la única qu ehizo pero sí la única a la que se lo pusiste.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sexto sentido. ¡RESULTADOS!

Mensaje por blake. el Vie 18 Oct 2013, 11:14 am

Gene y Miry rlz

Alexa Cooper & Harry Styles



My little Dandelion:

Capítulo 1
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Y entonces todo se volvió oscuro. Porque ya no merecía la pena vivir más.







—¡Buenas noches, Londres! Esta noche tenemos preparado un show muy especial. Vaya, veo que hay bastante gente esperando. ¿A quién venís a ver, chicas?— los chillidos de las fans como respuesta fueron atronadores. Ellas estaban ahí para verlos, sus niños, sus vidas enteras.

Y, sin embargo, las personas que deberían estar emocionadas por aquella noche, no compartían la euforia. Estaban detrás del escenario, mirándose unos a otros como si no se creyesen lo que allí estaba pasando. El pánico reinaba entre ellos, sus miedos reflejándose en los ojos de distintas tonalidades.

—¿Cómo que no puedes hacerlo, Zayn?— preguntó Liam, intentando calmarse a sí mismo y a los demás.

—Hey, has hecho esto miles de veces. Sé que hoy la audiencia es un poco más grande, pero no pasa nada. No es como si fuera nuestra primera actuación. Ya sabes, unas cuantas notas agudas y un poco de ese encanto tuyo y las tienes a tus pies, como todas las noches— bromeó Harry, sin tener mucho en cuenta la expresión de Zayn. Pero él negó con la cabeza.

—No, no puedo. De verdad. Algo está mal. Ya no es lo mismo. No puedo.— hablaba rápido, sin vocalizar bien las palabras y pasándose las sudadas manos por los vaqueros. 

—¿Qué es eso de que no puedes salir, Zayn? Mira, me da igual lo que te pase, aunque estés con cuarenta grados de temperatura y un dolor de cabeza impresionante, saldrás ahí. Esta es tu gran noche, no vas a estropearme un contrato entero por tus peticiones de diva pasada. Así que, ya estáis saliendo para darlo todo— y ahí estaba su estúpido representante, Alfred Wiver.

Los chicos le dirigieron miradas de odio. No podían con ese hombre. Siempre les sobreexplotaba, les pedía más de lo que podían dar y ellos estaban seguros de que les robaba parte del dinero que ganaban. Y, sin embargo, no podían hacer nada al respecto. Le dirigieron miradas de apoyo a Zayn y le palmearon el hombro, mientras él forzaba una sonrisa. 

—Luego hablamos— susurró Niall antes de salir al escenario, arrastrándole con él para que no se quedase ahí parado.

El ambiente cargado sorprendió a Zayn. Era eléctrico, estático. Miles de chicas, rostros diferentes, gestos de pasión y dedicación, sus fans. Pero aquella noche no era la suya, definitivamente. El público estaba demasiado lleno, y sin embargo, todo eran caras desconocidas. Tenía demasiadas ganas de vomitar.

—¡Hola Londres!— gritó Louis por el micrófono. Las directioners enloquecieron y empezaron a gritar, por respuesta.

Todo el estadio era un amplificador puesto a todo volumen. Había hecho ese tipo de conciertos antes, tan grandes, pero en ese momento no sentía alegría, no pensaba en cómo sus sueños se habían hecho realidad. Se le antojaba la audiencia demasiado llena, y había mucho, muchísimo ruido. ¿Por qué estaba aquella noche el sonido de sus propios micrófonos tan sumamente alto? O al menos eso le parecía a él.

—Y, como todos sabéis ya, comenzaremos con… ¡Up All Night!— la aclaración fue muy bien recibida, más chillidos aún si cabía. Los primeros acordes de la canción empezaron a sonar y Zayn tuvo que concentrarse, dejar de pensar en sí mismo como un egoísta y ponerse a cantar, para eso estaba ahí. Para poner hasta su oscura alma en aquella actuación. 



{---}

Luego, pensando en retrospectiva, la actuación de aquella noche se le representaba difuminada, como si hubiera ocurrido en un sueño. Los colores más suaves, las formas redondeadas. Pero no, era imposible que lo hubiera sido.



Nada más terminar el concierto, y sin despedirse de nadie, Zayn había cogido un coche cualquiera y había escapado. Necesitaba estar solo, pensar con claridad sobre lo que iba a hacer aquella noche. Un plan que ya llevaba representado en su cabeza mucho tiempo, sólo necesitaba dejarlo salir. Y, quizá, si era lo suficientemente valiente, conseguiría hacerlo.



Así que allí se encontraba, en un puente cualquiera de Londres, mirando las oscuras olas que se formaban en el Támesis. La suave llovizna típica de Londres le estaba mojando las prendas y estaba dejando su pelo pegado por la nuca, aunque él no parecía darse cuenta. Porque su cabeza se encontraba muy, muy lejos de allí.



Pensó una y otra vez cómo lo había perdido todo. Se le antojaba lejano ya, parecía que habían pasado miles de años. Había perdido todo lo que un día le había importado. Ya no veía a su familia, no podía relacionarse con chicas de verdad gracias a su trabajo, solo con plásticas modelos y creídas cantantes. No podía confiar en nadie. Nunca volvería a tener intimidad, dignidad, una vida al fin y al cabo. Lo único que le quedaba era el alcohol, y sus amados cigarrillos, claro, pero ya ni eso era suficiente. Se había perdido a sí mismo. No quedaba nada del Zain que alguna vez existió, del Zayn de verdad. 

Analizó todas sus facetas, las de su personalidad. Y realmente no encontró nada que mereciera la pena salvar, conservar de algún modo. Su alma se había vuelto oscura, ya no tenía colores, vida. Su mente le pedía que hiciera algo rápido, lo decía una y otra vez y él estaba empezando a pensar que eso era lo único que podía hacer. Sonrió melancólicamente, comprobando que no había nadie cerca, a su alrededor. Las farolas serían los únicos testigos de lo que iba a llevar a cabo.

Tomó aire despacio, saboreando una de las que pensaba sus últimas bocanadas.  Y, con cuidado, apoyó sus manos morenas en el granito. Se impulsó hacia arriba, de modo que quedó de pie, encima del puente. Se había perdido a sí mismo, ya no recordaba lo que era la palabra esperanza, no había motivo para vivir. Simplemente… no le quedaban ilusiones que cumplir. 



Esbozó una sonrisa cansada, llena de desesperación. La clase de sonrisa que se forma en tu cara cuando sabes que deberías haber hecho algo y que, sin embargo, ya nunca lo harás. No se había despedido. ¿Habría servido de algo, de todos modos? Se pasó una mano insegura por el pelo. ¿Le echaría alguien de menos cuando se fuera?



Se asomó a las turbias aguas. Su última esperanza, su salvación de aquel infierno que vivía. No parecían dañinas, no se veían como un instrumento para matar a alguien. Quizá una persona que hubiera sabido nadar habría sobrevivido, por eso era una vía tan fiable para el chico. Ya no había vuelta atrás. Era la hora.



—¡Espera!— el chico oyó un alarido detrás de él y, cuando se fue a girar, debido al susto que le había dado, perdió pie. 



Parecía una cámara lenta. Todo era ahora oscuro. Porque él ya no merecía que lo salvasen, nadie lo haría, de hecho. Esa voz ya no podría llegar a tiempo, por mucho que quisiera. Se ahogaría antes. Estaba cayendo. Y la sensación era… Indescriptible. La sensación de liberación le recorría todos los poros del cuerpo. Al final moriría en paz, dejando atrás todo lo que tanto daño le había hecho. Pensaba todas esas cosas mientras caía hasta que una mano le agarró de una manga de la cazadora que llevaba.



Las luces volvían a funcionar. ¿Qué estaba pasando? ¿Ya había muerto? Había sido rápido, y para nada doloroso. Ahora le recorrían los remordimientos. ¿De verdad así había acabado todo? Para ese final, le habría costado menos despedirse y así, al menos, no haber dejado cuentas pendientes.



Una chica le estaba agarrando. No tenía mucha fuerza, y además no contaba con la ayuda del chico, pero sí la necesaria para devolverle el apoyo de la tierra y sentarlo en el puente. ¿Le estaba abrazando? No, pensó Zayn. «Me está sujetando, para que no me caiga de nuevo. Pero, debería dejarme. Ya estoy muerto, no hay nada peor. »

Se giró para mirarla. El pelo moreno, con reflejos dorados gracias a la cálida luz de la noche y de las farolas, le caía a ambos lados del rostro, ahora completamente despeinado. Pero seguía pareciendo suave, sedoso. Lo que más llamaba la atención de su rostro eran los grandes ojos azules celestes. Parecían de ese tipo de ojos que te siguen a todas partes, curiosos por saber. Observadores y a la vez cálidos. Era realmente preciosa, con una belleza digna de los cielos.



—¿Eres… un ángel?— preguntó, con la voz rota gracias al shock de la caída. Aunque el chico lo acusó al hecho de que él pensaba estar muerto. la muchacha esbozó una sonrisa por respuesta, sujetándole más firmemente, para que de ningún modo pudiera volver a saltar. 




Rock me in our summer paradise.:

2013: Capítulo 6.
Skyler Jones


Skyler se levanta a las diez, como todos los sábados. Pero, sin embargo, aquel no era uno entre tantos. Tendría que tragarse una estúpida fiesta de niños pijos y ricos porque su mejor, y única, amiga: Emma, se lo había pedido casi suplicando. Y claro, la chica no pudo decir que no. 

También tiene algunas cosas que hacer antes de prepararse para la fiesta. Como, por ejemplo, ir a comprar, ya que sabe que la pesada de su compañera de piso, Emma también, no lo hará. Está demasiado ocupada haciendo cosas de chicas que Skyler odia. Como ponerse preciosa para la fiesta. Vale que ella ha accedido a ir, pero de eso a ponerse hecha un pincel hay un gran paso que Skyler no desea caminar.

Lleva en Londres un año, exactamente. Y se lo está pasando bastante bien. Porque ella realmente odia, desde siempre, Holmes Chapel. Bueno, no desde siempre, sólo desde aquel verano… 2009, nunca podría olvidarlo. Fue su mejor verano… y sin duda también el peor. Pero ella no quiere pensar en él, ni en nada que se le parezca. Es una persona nueva ahora, distinta y por ello no quiere saber nada de su pasado. Su presente es lo que cuenta, y lo está viviendo bastante bien. Ya no es la nerd que siempre ha sido. Lleva el pelo largo y muchas veces se maquilla para ir a clases, aunque eso sea sólo porque Emma se lo pide. 

Se dirige a la ducha, ya completamente despejada. Lo que más necesita ahora es que el agua fluya y la relaje, como siempre. Pero cuando está quitando toda su ropa ve algo en el espejo, en su cara, que realmente le gustaría que no existiese. Porque ahí está esa cicatriz, la que se hizo en compañía de Harry… 


----------

—¡Yo también puedo patinar, y fingir ser tan guay como tú montado sobre esa cosa!— exclamó la chica dándole un ligero empujón a Harry para subirse ella.

—Sky, yo no te lo he negado. Sólo me da miedo. Y ahora no me digas que no me preocupe, porque lo hago. Nunca has montado antes y… Por cierto, se llama monopatín— Harry le ayudó a montar mientras ella le miraba, intentando parecer enfadada por la aclaración.

—Sí, como sea. Vale, ya lo tengo. ¿Qué hago ahora?—estaba ya subida y parecía que no era inestable… de momento.

—Lo primero, suéltame. Así, muy bien. Mira, ya mantienes el equilibrio. Ahora… Simplemente intenta patinar.— Harry la soltó, sonriente. Skyler también esbozó una sonrisa e intentó parecer segura.

—¡Lo tengo Harry! ¡Estoy avanzando!— exclamó contenta moviendo los brazos. Harry soltó una carcajada y le hizo un gesto de asentimiento. 

Sin embargo, ninguno de los dos se percató de que el monopatín de acercaba peligrosamente a una empinada cuesta, hasta que fue demasiado tarde. Skyler rodaba sin control, gritando. La caída parecía inminente y, seguramente, dolería ya que todo el suelo era empedrado.

—¡Sky!—gritó Harry fuera de sí, corriendo en pos de ella. Pero ya no había nada que hacer. Skyler acababa de caer en ese momento, y no parecía reaccionar.

Harry no pudo más que soltar una exclamación ahogada cuando llegó a su lado. Había intentado apoyarse con las manos, de modo que las tenía todas raspadas, pero no sólo eso. En la caída se le había clavado una piedra en la frente, y le sangraba muchísimo. Todo parecía sangre y Harry se empezó a marear. No podía estar muerta. Ese tipo de  caídas no podían matar a nadie, ¿verdad? Él sólo era un ingenuo chico de dieciséis años que no tenía ni idea de nada de medicina.

—Harry, me duele la cabeza…— dijo de repente Skyler con un hilo de voz, consiguiendo sacar a Harry de su ensoñamiento. 

—Tranquila, no pasa nada.— le besó la cabeza con cariño, intentando tranquilizarla y ella cerró los ojos. Estaba claro que el golpe la había aturdido. Sin pensarlo un solo segundo, Harry la alzó en sus brazos y la llevó a su casa. Estaba demasiado preocupado. No podía perderla, no de esa forma tan absurda. Porque claro… Todo había sido culpa suya.

Cuando los dos llegaron a casa, Anne les abrió con una gran sonrisa, que se quedó congelada en su rostro al ver el estado en el que llegaban los dos. Skyler desmayada en los brazos de Harry y él llorando desesperado. Con sólo dieciséis años… Tenía mucho miedo. Por suerte, Anne sí que sabía un poco de esas cosas. Con la ayuda de Gemma, la hermana mayor de Harry y después de bastante alcohol y diferentes medicamentos, además de tres puntos en la frente, consiguieron despertar a Skyler. 

—Hey, Skyler… ¿Cómo estás? Te has dado un buen golpe— lo primero que vio la chica al despertar fue la gran sonrisa de Gemma, que la miraba desde arriba. Se encontraba tumbada en una cama.

—Creo que bien, aunque me duele la cabeza. ¿Dónde está Harry?— se giró a los dos lados, haciendo que el algodón que estaba sobre su frente destilase un poco más de sangre.

—No, no te muevas, te hemos tenido que dar puntos. Él está abajo, Anne ha tenido que llevárselo. Cuando habéis llegado estaba muy afectado y no ha podido soportar verte con toda esa sangre y nosotras poniéndote tantas cosas…— Skyler estaba completamente confundida, no entendía nada.

—Yo… Recuerdo hasta el golpe y luego… Hay algunas imágenes confusas, pero no sé cómo llegamos hasta aquí— respondió, estaba claro que hacía esfuerzos por recordar algo de lo que había pasado.

—Él te trajo. Estaba llorando, de hecho y… no dejaba de susurrar que todo era culpa suya.— Skyler sonrió, enternecida.

—¿Puedes decirle que suba? Quiero darle las gracias, por todo— Gemma asintió, muy contenta por lo que la chica acababa de decir.

—Skyler, sois increíbles juntos. Ojalá no lo perdáis. Aunque todavía sois muy jóvenes…— iba diciendo eso mientras se alejaba por la escalera, de modo que ella no pudo escuchar lo último que dijo, ya que se había alejado demasiado.

Mientras esperaba a que él subiera se puso a observar el cuarto en el que se encontraba. Estaba claro que era el suyo. Pósters de los Beattles,  algún equipo de fútbol y... Algo que a la chica le llamó la atención. Porque allí se, encima de la mesilla, se encontraba una foto de ellos dos juntos. Había sido la primera vez que se llevaban una cámara y fue una de sus primeras citas. Skyler recordaba ese día perfectamente.

—Hola...— susurró Harry sonrojado cuando llegó a la habitación. Se notaba que había estado llorando, ya que tenía los ojos irritados.

—Gemma me ha contado que me trajiste aquí. ¿Estabas preocupado por mí?— pese a lo mucho que se notaba, ella necesitó preguntarlo. Era la primera vez que alguien se preocupaba de verdad por ella.

—No te imaginas cuánto.— se sentó a su lado y empezó a acariciarle la mejilla.— Skyler, he tenido miedo. De verdad. No habría soportado que... Y claro porque... Y yo lo causé...— ella le puso un dedo en los labios, porque veía que se estaba poniendo sentimental de nuevo.

—Ya estoy bien, ¿ves?— intentó que pareciera que no le pasaba nada, cuando en realidad estaba tumbada en la cama de él sin moverse con la frente vendada.

Pero a Harry esas palabras le sonaron a gloria. Ella no le culpaba. Poco a poco fue acercando sus labios a los de Sky, hasta que al final acabaron besándose.

—Me quedará una cicatriz, ¿verdad?— preguntó una vez que se separaron, refiriéndose a su herida. Harry se encogió de hombros.

—Mi madre dice que es lo más probable. Sin embargo... Dice que no será muy grande. Sólo te han dado tres puntos— se le veía que todavía se sentía culpable.

—Genial— suspiró Skyler sarcásticamente— Otra imperfección más...

—Hey, Sky. Tú eres perfecta, da igual las marcas en tu cara que tengas. A mí jamás me importaría esa estupidez. Y, además, es como nuestra cicatriz. Siempre que la veas te acordarás de mí y de nuestra historia— la chica esbozó una sonrisa, cautivada por las hermosas palabras que le acababa de dedicar. 

Sí, le encantaba la idea. Su cicatriz, aquella marca que nunca se quitaría, pasara lo que pasase y que sería la prueba de su amor. Para siempre. 


----------

Y así había sido, ni más ni menos. Aquella historia que tantas veces Skyler había intentado sacar de su cabeza la persigue durante todo el día. En el súper mercado, a la hora de comer, cuando va a hacer otros recados... Todo el rato. Porque, claro. Un sentimiento puede ser sustituido, puede ser negado todas las veces que se quiera, pero una marca de la piel permanecerá para siempre. Como el recuerdo de que él la quiso, aunque sólo fue por unos meses.

Después de intentar estar todo el día fuera de casa, a las siete Emma la engancha y no hay quién le diga que no. Es entendible, ha conseguido entradas para la fiesta más vip de Londres del momento y quiere ver a su amiga perfecta.

Dos horas. Es una verdadera locura para Skyler. Pero debe admitir que se ve preciosa cuando se mira al espejo. Parece una modelo, y eso que ella siempre ha sido esa chica del montón, a la que no te giras a mirar cuando pasas por la calle, excepto para comentar lo rara que es.

Es increíble lo que el maquillaje puede hacer en una cara que tiene la base perfecta, según Emma. Skyler, en cambio, es menos técnica con esas cosas. Lleva la cara llena de pote y eso ha hecho que se vea hasta guapa. Las dos versiones son ciertas, porque está preciosa. Lleva un vestido negro, con algunos detalles dorados y unos tacones también brillantes. Emma la ha maquillado, de modo que parece un tono de piel más oscuro y sus ojos se muestran misteriosos, como los de una modelo. Su pelo está recogido por encima de la nuca, pero sólo la parte que cae a los dos lados de la cara, dejando lo demás suelto a su aire.

Skyler coge el bolso y decide salir del baño para irse ya a la gran discoteca. Emma va detrás de ella. También está muy guapa, con su pelo pelirrojo recogido en un moño y un ceñido vestido de color verde con tacones azul oscuro. Ella es más hermosa que Skyler. Más visible. Con esa piel tan pálida, ojos celestes y ese pelo de ensueño... A ella es a la que todos los chicos miran, siempre. Y si se acercan a Skyler es porque quieren el teléfono de Emma.

Cuando llegan a la fiesta todo es de súper lujo. La seguridad es muy estricta y sólo después de ver sus DNI y sus invitaciones las deja pasar. Está realmente bien decorada, con esos sillones de cuero blanco y las paredes de colores llamativos. Un DJ está pinchado música sobre el escenario y la pista está llena de gente adinerada. Cantantes, modelos, gente importante... Todos se mezclan al ritmo de la música formando una masa en la que es imposible reconocer a nadie. Por suerte para Skyler, porque prefiere, sin duda, no socializar con nadie.

En una hora ella y Emma se han separado. Su amiga está por ahí, haciendo amigos. Claro, ella es divertida, sociable, atrevida... Skyler es todo lo contrario. Por eso está sentada en un sillón, alejada de todo el mundo con una Coca-Cola entre sus manos. No siquiera ha escogido un Vodka, o algo así, ya que no le gusta el alcohol.

De repente, alguien de sienta a su lado. Huele a colonia de hombre, es decir, muy bien. Skyler no levanta la vista. Es de reacciones tímidas y también bastante fría con la gente a la que no conoce así que no es rara esa reacción, al menos no en esa Skyler.

—Una noche movidita, ¿no es cierto? Apostaría todo lo que llevo ahora mismo en la cartera a que la mitad de la gente tiene más dinero que cerebro. Sólo vienen aquí por los líos de una noche. Aunque no les culpo, porque yo hago lo mismo. Por cierto, soy...— Skyler acaba de dejar caer su copa al suelo y le mira sin poder creerlo.

—Harry—completa cortándole antes de que pueda decir nada. Él la mira, todavía pensando que es una aparición. ¿Es ella de verdad? ¿La pequeña niña con gafas a la que tenía que defender todos los días de las animadoras populares?

—Qué pequeño es el mundo— exclama el chico de rizos, intentado que su voz no exprese ninguna emoción. Ella no siquiera puede hablar. ¿Por qué el destino la odia tanto, de esa manera?

—Esta me la pagas, Emma— dice en su cabeza mientras mira al suelo, queriendo convertirse en invisible y desaparecer, para siempre.

Bueno girls, pues aquí dejé mis dos caps porque no podía decidirme. No soy muy buena, lo sé, pero me esforzaré al máximo en esta novela porque de verdad amo la historia y no podría pensar en no quedar. Muchísimos besos a las dos, chicas.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sexto sentido. ¡RESULTADOS!

Mensaje por blake. el Vie 18 Oct 2013, 11:17 am

Se deformó la página, pero no fui yo, lo juro 
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sexto sentido. ¡RESULTADOS!

Mensaje por Invitado el Vie 18 Oct 2013, 12:32 pm

Miry escribió:MayCyril: fíjate en tú firma si los Div's están cerrados, todos. ¿Sí?
Lo están, y de echo cambie la firma (antes de ver tu comentario)
idk al dejar mi respuesta no había quedado la pag así.
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Sexto sentido. ¡RESULTADOS!

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 51. Precedente  1, 2, 3, 4 ... 27 ... 51  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.