O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» yes no maybe
Ayer a las 9:48 pm por Stark.

» être dans la lune.
Ayer a las 9:09 pm por Ongniel

» Simplemente, no te quiere. {One Direction}
Ayer a las 8:54 pm por Litzyg

» Trouble, love&shows {NC. 3er tema
Ayer a las 8:48 pm por Litzyg

» something strange
Ayer a las 6:50 pm por jackson.

» time to float.
Ayer a las 6:16 pm por buffay.

» Sun and Moon
Ayer a las 5:38 pm por Karasuno

» Cambiar y Borrar Cuentas |5|.
Ayer a las 4:55 pm por Alondra Horan

» Instituto Fénix. (Inscripciones CERRADAS) | N.C.
Ayer a las 4:22 pm por Jules

novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ insxne.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

halloween town} audiciones a. nc.

Página 3 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: halloween town} audiciones a. nc.

Mensaje por cute. el Mar 15 Oct 2013, 5:35 pm

Lizzie Boo escribió:vine a  hacer acto de presencia lo se lizzie esta en todas partes.. me ves y no me ves e.e :chkt:  :chkt: 
okno Hola soy yo no lizzie eres Harry styles dahh bueno me encanto la idea, y  bueno aun no me decido por quien audicionare pero esta entre el Leam o el  otro artista     

it's Logan playas:

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
hola lizzie  yo también hago acto de presencia en todas partes  (?
jdshgjkshgjklh, espero tu ficha o como se le llame  
logaaaaaaaaaaaaaaaaaaaan :cosi: :cosi: :cosi: 
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: halloween town} audiciones a. nc.

Mensaje por Invitado el Mar 15 Oct 2013, 5:56 pm

Anto. escribió:
vicstyles escribió:
Spoiler:

 
nombre del pj: Brenda Carter
papel: Hombre lobo|Humana

cap de nove:

Desde que tengo memoria, he visto incontable cantidad de amaneceres en Colonia, pero siempre me pregunté si en todos los lados serían iguales.
Mamá me dice que sí, ella sí ha ido a la ciudad, ha viajado a Argentina, pero yo siempre he estado acá. Amo donde vivo, pero amaría un día verme obligada a volver. Siempre soñé con conocer el mundo, siempre quise ser independiente y ver más allá de las simples cosas, y es día a día lo que intento. No hay muchos jóvenes en el pueblo, solo turistas y en verano. El invierno es un poco triste, tengo que pedalear kilómetros para llegar al liceo
y eso es de las cosas que más me gustan. Más de una vez he visto mochileros en las rutas y siempre soñé con serlo. Por eso, el deseo que pedí cuando soplé mis diecinueve velas fué salir de mi pueblo en busca de amaneceres.
El despertador sonó a las seis treinta a.m era sábado y no tenía porque estar puesto, pero lo estaba, si hay algo que me gusta es sentirlo y saber que puedo volver a dormir.
 
-Apagá esa porquería nena-
 
-Shh, seguí durmiendo Nikki-
 
Apagué el despertador y me levanté al baño, sentí un almohadón pegar en mi espalda pero lo ignoré, Nicole era así.
Estaba por volver a la cama cuando empezó a entrar luz por mi ventana. No lo dudé, me abrigué, calcé y salí de la casa en total silencio a ver el amanecer. La luz era cada vez más fuerte, mi película favorita desde chica es ‘’El rey león’’ comienza con un amanecer, para mí, una inteligente metáfora que indica el comienzo de algo nuevo. En un amanecer todo cambia, algo empieza y siempre hay oportunidades. El sol ya había salido, encandilaban sus fuertes rayos que hacían ver el pasto del jardín con un brillo único. Ya era suficiente, volví a la cama llena de paz y armonía.
 
-Señorita peace and love ¿Podrías dejar de despertarme a las seis de la mañana? Dormí pésimo por tu culpa-
 
Se sentó a la mesa junto a nosotros para desayunar.
 
-Sí claro, por eso roncabas cuando volví-
 
Reí probando mi café con leche.
 
-No te banco hoy, no me hables-
 
Cuando Nicole se levantaba así era insoportable, ignorarla sería lo mejor.
 
-Mar, hoy con tu papá vamos a salir ¿Venís?-
 
-Me encantaría, pero tengo mucho que estudiar y tengo ganas de caminar un rato sola-
 
-Está bien-
 
Se levantaron ambos de la mesa. Papá me dio un beso en la frente y mamá solo alborotó mi pelo.
 
-Dejen limpia la cocina-
 
-Sí má-
 
Respondimos al unísono y miré a Nikki.
 
-¿Qué?-
 
Preguntó de mala gana.
 
-Que no te soporto cuando te levantás así, pero no me vas a arruinar el día-
 
Respiré profundo y me levanté a lavar mi taza.
 
-Tendrías que haber nacido en los sesenta, me estresás-
 
Se levantó y se fue, dejando todas sus migas y su taza sobre la mesa, que fastidio me daba cuando hacía eso, como si fuese su esclava.
 
-No soy tu sirvienta nena-
 
No ganaba nada con quejarme, no iba a darme bolilla, opté por lavar y limpiar antes de buscar mi mochila y salir de la casa.
El frío me abrazó, pero el sol estaba radiante, a lo lejos divisé un carro tirado por caballos que venía muy rápido hacia mí.
 
-Buen día-
 
Saludé a Pepe, el veterano de la zona, abuelo, le decimos. Es un señor que sabe y conoce mucho acerca de todo, puede responderte una pregunta de la primera guerra mundial tanto como el último cd de Rihanna. Es querido por todos por acá, por supuesto incluyéndome.
 
-Buen día señorita ¿A dónde va tan temprano?-
 
-A caminar don Pepe, voy a buscar algún lugar donde haya solcito para leer y tal vez, si la inspiración llega, escribir algo-
 
-Me parece bien ¿Te arrimo a algún lado?-
 
-No no es necesario muchas gracias-
 
-Entonces adiós señorita, que tenga un buen día-
 
-Gracias igualmente-
 
Sonreí y lo ví irse con su carro y sus hermosos caballos. Yo soy la primera en defender a los animales, y me encanta don Pepe porque tiene a sus caballos en perfecto estado.
Empecé a caminar por la Avenida Artigas para llegar directo a la rambla costanera, por donde paso cada mañana para ir a trabajar. Se lo hermoso que es el paisaje pero nunca me cansaría de verlo.
De repente, sin saber el porqué, me puse a pensar que pasaría si yo me fuese de casa. Nose porque me lo cuestioné, pero viendo las hermosas costas de mi querida Colonia se me ocurrió que tal vez sería una buena idea conocer más de mi hermoso país.
Caminando, despacio me enamoré de la idea de poder salir de mi casa a conocer nuevos lugares ¿Porqué no? Soy grande, tengo trabajo, ahorros y ganas, muchas ganas de sentirme libre.
Ví una moto pasar con quien supuse era un hombre que llevaba un gran mochila y sobre de dormir. Indudablemente iba al camping por eso pensé
¿Porqué no empezar por algo cerca? Si podía sobrevivir sola en un camping, que se que lo haría ¿Porqué no? Podría ser el comienzo de un largo viaje por quien sabe donde.
 
-¿¡Qué!? Decime ¿En que estabas pensando Martina?-
 
-Mamá no es para tanto, soy mayor de edad, quiero ser independiente y vivir en un camping-
 
-Hija, eso es anormal, a los camping se va de paseo, te vas a agarrar una pulmonía ahora en invierno-
 
-Mamá te estoy avisando acerca de la desición que tomé, no es una pregunta-
 
Jamás le había gritado ni faltado el respeto a mamá por lo que no iba a empezar a hacerlo ahora, por eso me contuve de cualquier loco impulso y me encerré en mi cuarto-
 
-¿Qué hacés nena?-
 
Preguntó Nikki tirada desde la cama.
 
-Te voy a hacer feliz, me voy de casa-
 
Abrí mi sector del ropero para seleccionar la mejor ropa, lo más útil, necesario y abrigado.
 
-No sos graciosa, sabelo-
 
Rió irónica por lo que preferí ignorarla y seguir con lo mío. Eso hasta que mamá abrió la puerta sin previo aviso volviendo a querer frenarme.
 
-Martina no te podés ir de tu casa a un camping ¿Estás loca? Mirame cuando te hablo- 
 
Pidió al ver que la ignoraba.
 
-¿Entonces es enserio?-
 
Preguntó Nikki quedando sentada en la cama con cara de preocupación. Al parecer hasta me tiene cariño.
 
-Claro que es enserio, solo que mamá no quiere creerlo-
 
Crucé frente a ella hacia el baño en busca de mi cepillo de dientes y peine.
 
-Es una locura Martu-
 
Acotó mi hermana.
 
-Lo sé-
 
Dije con tranquilidad y terminé de guardar cosas por lo que cerré la valija y miré a Nicole.
 
-Pero como nunca salí a hacer locuras con mi familia voy a empezar a hacerlas sola-
 
Nicole se quedó callada al ver la cara de enojo de mamá.
 
-¿Es un reclamo?-
 
Preguntó mi madre.
 
-No, para nada, estoy diciendo lo que siento y pienso-
 
Salí del cuarto con la valija.
 
-Martina vos cruzás esa puerta y no volves a entrar ¿Escuchaste?-
 
-Que conste que vos lo dijiste-
 
Me encogí de hombros y salí al frente para subir a mi bicicleta.
 
-Martina no estoy jugando-
 
El tono de voz de mamá iba en aumento.
 
-Yo tampoco má, cuando llegue te hago saber-
 
Empecé a pedalear dejando mi casa atrás y a mi familia anonadada.
Pensaba una despedida diferente, pero no me dejó opción de que fuera así.
Por eso, dejé caer una lágrima por mi mejilla, pero ya no iba a dar marcha atrás solo pedalearía hacia adelante, en busca de mi vida.
La gente dentro del camping era contada con los dedos de una mano. Tal como dijo mamá, es anormal venir a un camping en invierno, no para mí.
Entré a la recepción siendo atendida por un señor mayor.
 
-¿En que puedo ayudarla señorita?-
 
-¿Tiene cabañas disponibles?-
 
-Sí ¿Con cuantas camas?-
 
-Solo una-
 
¿Es para usted?-
 
-Si-
 
-Que jovencita-
 
Exclamó mientras bajo el mostrador buscaba la llave.
 
-No hay mucha gente ¿No?-
 
-Alojado no hay nadie, vienen en carpas a pasar el día ¿Que la trae sola por acá? Si se puede saber, claro-
 
Me entregó la llave, la cabaña número siete, mi favorito.
 
-Vengo en busca de mi independencia- 
 
Sonreí.
Todavía me sentía un poco mal por como me fuí de casa, mis ojos vidriosos lo dejaban en evidencia.
 
-¿Puedo hacer algo por usted?-
 
-Con cobrarme es suficiente-
 
Pedí sin perder mi amabilidad.
 
-Por supuesto ¿Cuántos días?-
 
-Anóteme una semana por ahora-
 
Me dijo el costo entregué el dinero y me despedí.
 
-Muchas gracias, hasta luego-
 
-Adiós señorita, estamos a sus ordenes-
 
-Gracias-
 
Dije ya desde afuera y con mi llave en mano subí a la bicicleta en busca de la cabaña siete.
Para mi suerte se encontraba cerca del río, era un lugar alejado y tranquilo solo para mí.
Por fuera parecía una casita de muñecas. Era un quincho con paredes blancas, la puerta y marco de las ventanas en madera oscura. También tenía un pequeño sendero de piedra rodeado por pasto descuidado y quemado por el frío.
Por dentro era más pequeña todavía, al entrar a los lados había dos puertas.
Un el mini baño, con solo inodoro y pileta más las canillas del duchero sin cortina, ni mampara ni nada.
En frente, una cocina y heladera pequeña con un mueble colgante como lacena. Luego, era todo habitación, cama de una plaza contra la pared una mesa con dos sillas y un mantel lleno de polvo al igual que el ropero que era bastante espacioso. Una lámpara en la mesita de luz y a los pies de la cama una televisión radio de esas antiquísimas. Lo primero que hice fue abrir las ventanas. No había pensado en la tierra que podría haber, por lo que no llevé nada para limpiar, no había opción más que pedirle al conserje algo para higienizar mi nuevo hogar.
La valija quedó sobre la cama y decidí esta vez caminar para conocer bien el camino.
Abrí la puerta y sonaron las campanitas que advertían la presencia de alguien.
 
-Señorita ¿En que la puedo ayudar?-
 
Era el mismo señor que hace un rato, amable como la primera vez.
 
-Quería pedirle si no podría prestarme algún producto de limpieza y un trapo. Yo mañana trabajo y voy a comprar todo lo necesario. Pero hoy vine sin nada-
 
-Pero por supuesto, discúlpeme que no le ofrecí-
 
-No hay problema-
 
Sonreí y el señor se perdió tras la cortina de tela. Sentí las campanas nuevamente y voltee a ver.
 
-Buenas tardes-
 
-Buenas-
 
Respondió el muchacho, llevaba una chaqueta de cuero, pantalones con flecos a los lados y un casco en mano. Ojos verdes, pelo castaño y una sonrisa blanca y perfecta.
 
-¿Sos de por acá?-
 
Preguntó.
 
-Si ¿Puedo ayudarte en algo?-
 
-Tengo que llegar a la iglesia y no tengo idea como-
 
-Es re fácil, seguís todo por la rambla hasta la avenida General Flores y enseguida te vas a dar cuenta-
 
-Muchas gracias ¿Hace mucho que vivís acá? Me parece que sabés mucho-
 
Reí.
 
-Nací acá y sí, te puedo guiar a cualquier parte de la ciudad. Mi bicicleta y yo la conocemos de memoria-
 
-Woow, podrías ser mi guía turística-
 
-Imposible, acabo de llegar al camping y tengo todo desordenado, pero si querés mañana después de las seis podemos vernos-
 
-Me encantaría-
 
Justo cuando estábamos cruzando miradas en el mejor momento de la charla aparece el señor con un balde, trapo y productos de limpieza.
 
-Le agradezco mucho señor-
 
Agarré las cosas.
 
-Podés llamarme Cacho, todos por acá me dicen así-
 
-Soy Martina-
 
Estiré mi mano con una sonrisa para estrecharla con la de él.
 
-Y me voy, nos vemos-
 
Saludé a ambos y salí con el balde hacia mi cabaña nuevamente.
 
-¡Martina!-
 
Sentí mi nombre y voltee a ver.
 
-Rambla costanera, General Flores, es fácil-
 
Sonreí ya que pensé que se había olvidado.
 
-No, no es eso-
 
-¿Entonces?-
 
-Quería preguntarte si aceptas ir conmigo mañana a la iglesia. Es el casamiento de un amigo, hoy es el último ensayo-
 
Lo pensé, era raro que un chico me invitase a salir y ni siquiera sabía su nombre.
 
-Podría aceptar si primero me decís tu nombre-
 
-Enzo, soy de capital y ando paseando un poco por el país-
 
-¿Enserio? Yo me fuí de casa porque quiero hacer lo mismo-
 
-Te llevo a donde quieras-
 
-No te ofendas pero preferiría conocerte mejor-
 
-Entiendo ¿Nos vemos mañana? Es a las siete-
 
-No te prometo nada, si voy te busco-
 
-Está bien. Ojalá nos veamos denuevo-
 
Sonrió.
 
-Sí-
 
Mordí mi labio inferior demostrando cierta vergüenza que me provocaba estar frente a un chico tan directo como Enzo.
 
-Adiós-
 
Saludé y seguí mi rumbo, por supuesto con la cabeza puesta en el hombre que acababa de conocer.
 
Estaba dejando todo impecable, empecé por lo alto y terminé por el piso que quedó brillante al igual que cada mueble. Cerré las ventanas luego de que todo el polvo salió y admiré mi nuevo hogar.
 
-Soy independiente-
 
Sonreí hasta con un poco de emoción. Sentía que al fin comenzaba a vivir mi vida. Pese a eso iba a ser raro no dormir en casa.
Prendí la vieja televisión para sentirme un poco acompañada y decidí llamar a mamá.
 
-Martina al fin ¿Dónde estás?-
 
-Hola mamá, estoy bien, quería avisarte eso y que no voy a dormir a casa de hoy en más-
 
-Hija tu padre también te pide que vuelvas-
 
-Por favor, no dramaticen estoy bien, alquilé un lugarcito y estoy calentita bajo techo-
 
-Hasta tu hermana está preocupada, volvé-
 
-Mamá solo quería avisarte que estoy genial, los quiero mucho, adiós-
 
No quería ser así de grosera con mi mamá, pero apagué el celular y me metí a la ducha, pese al frío gracias a la limpieza había entrado en calor.
Bajo la ducha pensaba en mi futuro pero solo veía una nube blanca, nose que quiero para mi vida. Creo que viajar y vivir el presente me hará darme cuenta para que soy buena.
Solo demoré unos cinco minutos, me sequé mi largo pelo envolviéndolo en una toalla al igual que mi cuerpo. Comencé a vestirme sin apuro y pensé en que no había comido nada. No tenía secador, por lo que escurrí mi pelo lo más que pude y lo dejé suelto para que se secase.
 
Salí, cerré con llave y subí a mi bici solo con plata en el bolsillo en busca de algún lugar donde comer.
Pedalee hasta el Hipódromo donde hay un restaurante y que yo supiera era el lugar más cercano. Igual esto sería una excepción, no todos los días viviría a comida de restaurante, fideos, arroz y sopas sería lo más variado de mi menú.
Me puse a pensar en que mi imagen no era la mejor para ir a un lugar así, ví entrar a señoras de vestido y hombres de traje, mientras yo parecía una pordiosera con jeans y championes.
 
-¿La puedo ayudar en algo señorita?-
 
-Sí, quería comer algo-
 
-Ya le traigo-
 
Dijo dándose la vuelta pero lo frené.
 
-Espere señor, no vengo a pedir comida, vengo a pagar por cenar-
 
-Discúlpeme si la ofendí
 
Se sintió culpable, su voz y mirada lo dejaron en evidencia.
 
-No se preocupe, no debe ver gente como yo todos los días-
 
Sonreí para dejarle en claro que todo estaba bien.
 
-Lo siento pero no la puedo dejar pasar con ese atuendo-
 
Se lamentó.
 
-Pero yo estoy por relevar, podemos pasar por la cocina-
 
-¿Enserio?-
 
-Si claro. Augusto, mucho gusto-
 
Estiró su mano.
 
-Martina-
 
Sonreí respondiendo al saludo.
Rato después nos encontrábamos en la cocina del enorme Hipódromo.
Hasta la cocina era de lujo. Los pisos y azulejos brillaban, al igual que todas las hoyas y cubiertos.
 
-La verdad esta cocina no tiene nada que envidiarle el restaurante del hipódromo-
 
Dije mientras comía una pata de pollo, estaba tentada a agarrarla con la mano pero no quería que Augusto pensase que soy una salvaje. Eso hasta que él lo hizo.
 
-Si es verdad y podés comer como quieras sin que nadie te mirare raro-
 
-Exacto-
 
Sonreí y ahora sin miedo agarré la pata con la mano para terminar de comerla.
 
-¿Donde vivís?-
 
Le pregunté.
 
-Soy de acá, vivo cerca de la iglesia de San Benito ¿Vos?-
 
-En este momento estoy viviendo en el camping de acá-
 
-Woow que valiente ¿Y eso porqué? Si se puede saber-
 
-Por nada en especial, simplemente tenía hambre de independencia y me fuí de casa-
 
Estaba cenando con un extraño, era el segundo que cruzaba el día de hoy, pero me sentía tan bien que parecía que los conociera de toda la vida.
Terminamos de comer y ya se hacía tarde.
 
-Llevate esto-
 
Me dió más comida en una bandeja la cual acepté.
 
-Gracias te debo una-
 
-No hay de que-
 
Sonrió.
 
-¿Te llevo?-
 
-No gracias, vine en bici-
 
-Cierto, bueno te acompaño-
 
-Dale-
 
Salimos por la puerta de atrás hasta que nos frenó un señor con mala cara.
 
-¿Este quien es?-
 
Le pregunté por lo bajo.
 
-¿Usted quien es?-
 
Preguntó el hombre de traje y peinado con gomina hacia atrás.
 
-Soy...-
 
-Vino a buscar a trabajo-
 
Acotó enseguida a Augusto.
 
-Está bien, venga mañana después de la una-
 
No me dejó ni responder que ya se había ido.
 
-Es el jefe-
 
-Si lo noté ¿Pero porqué le dijiste eso?-
 
-Porque sino me echaba por entrar con alguien a la cocina-
 
-¿Pusiste en riesgo tu trabajo por una desconocida?-
 
Pregunté sorprendida.
 
-Una desconocida que me cayó muy bien-
 
-Vos también-
 
Lo saludé con un beso en la mejilla y monté mi bicicleta.
 
-Gracias por todo-
 
-¿Nos vemos mañana?-
 
Preguntó.
 
-Sí, después de la una-
 
Sonreí y comencé a pedalear rumbo al camping.
 
Por las noches se volvía más frío y el viento soplaba fuerte por la rambla.
Siempre a lo lejos se veía alguna luz de barcos o boyas que hacían reflejo en el agua volviéndolo un paisaje mágico.
Llegué a “casa” lavé mis manos, dientes y me acosté sobre el colchón.

Tapé mi cuerpo con ropa porque no había llevado sábanas. Entre pensamientos y reflexiones nose a que hora pero me quedé dormida.


Amé tu idea, la verdad está genial y por eso voy por Malik!
lei las reglas:
*gif de Logan Lerman* luego lo subo, 
audición aceptada.
dkjg
Audición superada  
Lo prometido es deuda(? 
hot gif:
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: halloween town} audiciones a. nc.

Mensaje por cute. el Mar 15 Oct 2013, 8:22 pm

 
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: halloween town} audiciones a. nc.

Mensaje por dragón. el Mar 15 Oct 2013, 11:10 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
nombre del pj: Taylor Swift
papel: bruja || humano
capítulo o OS:
always i love you:


El viento era más fuerte a finales de otoño, las nubes eran de un espeso color gris, y allí se encontraba Harry Styles en su último día después de casi cuatro años de estar en el servicio militar de Inglaterra
Harry era la clase de chico que tenía un encanto nato pero al igual mantenía un cierto toque intrigante; había entrado a este mundo cuando apenas era un adolescente de  18 años dejando atrás una vida…una novia
Amelia Saunders y Harry Styles se conocieron a los 16, en un pequeño campamento de verano desde, allí se enamoraron y llevaron una hermosa relación, pero todo cambio tras la muerte del hermano mayor de Harry; el cual era un miembro del ejército, afectado por todo lo que le ocurrió a su hermano el decidió rendirle el honor entrando al equipo militar, él y Amelia hicieron una promesa

-¿volverás?- las lágrimas en la pequeña morena no dejaban de salir
-Si es por ti volvería desde el infierno para verte… nunca lo dudes hermosa
-Pro..Prométeme que no te olvidaras de mí
-Nunca lo dudes
Después de eso ambos se unieron en un beso  donde entregaron su cuerpo y alma, se convirtieron en uno


Harry salía radiante había pasado cuatro años ahora tenía 22 años ya no era aquel chico rebelde y descabellado que era antes; ahora él era un hombre; incluso aunque haya pasado tanto tiempo jamás la olvido, Amelia era la dueña del corazón de Harry,  era la única que podía romperlo
Siempre le había escrito cartas, y nunca recibió una respuesta, pero eso no disminuyo su amor por ella, ahora la vería, aunque era un hombre aun sentía nervios, esas malditas mariposas reaparecían solo con pronunciar su nombre
Hoy la vería… y hoy era el momento de hacer lo que tenía que haber hecho antes de dejarla
Pedirle matrimonio
Ya tenía el anillo listo, un hermoso zafiro junto con pequeñas piedras adornaban el exterior del anillo, solo esperaba encontrarla, tenía tanta euforia contenida, quería amarla, besarla, decirle que en todos estos cuatro años ella siempre estuvo presente
Tenía una vieja Harley del ejército, se subió a esta y  fue a su casa, antes que nada necesitaba una ducha y planear como iba a pedírselo
En el camino pensó en tantas cosas,  por fin después de estos años podía dormir tranquilo sabiendo que el honor de su hermano estaba pagado, sentía nervios,  no sabía cómo su familia iba a tomárselo;  más que nada lo hizo por su madre, ya que ella siempre había tenido un vínculo especial con Kyle,  Harry podía recordar el llanto de su madre ante la muerte de su hermano, ¿Qué sentiría al verlo? ¿Emoción? ¿Ira?
El transcurso se hizo largo pero después de 30 minutos logro llegar
Su casa era igual a lo que recordaba, pequeña pero acogedora, apago la moto y se encamino a la puerta con una gran determinación, respiro hondo y toco con un puño la vieja puerta de mármol tres toques y la puerta se abrió mostrando una mujer castaña…Su madre
-¿Harry?
-Mama…
Sin dudárselo dos veces  su madre se lanzó a sus brazos, pequeñas lágrimas caían ya de sus ojos
-Te extrañe- pronuncio Harry en un suave susurro entrecortado
-Mi Harry-susurro su madre- bienvenido de nuevo – abrió la puerta totalmente y lo hizo pasar
El castaño pasó lentamente y vio la pequeña casa de su infancia; todo seguía igual que hace cuatro años incluso ese olor a galletas que caracterizaba su hogar
-Por fin en casa-aspiro y se dejó caer en el sofá reclinable – mama ven no muerdo- palmeo un lugar cerca del sofá
-Lo sé es solo que cuatro años, y mírate, no eres el mismo chico que salió de aquí, ya no eres mi pequeño- sollozo la pequeña mujer
-mama, sigo siendo yo…
-pero es que mírate, tu hermano estaría orgulloso de ti
Sin pensarlo Harry agarro a su madre y la abrazo, pequeñas lágrimas desbordan en sus mejillas y se perdían por su barbilla
-No vamos a llorar ¿vale? Me tienes a mi…
Su madre alzo su mano y la cubrió en su rostro
Y así ocurrió ambos contándose con palabras lo que había sucedido en años, Harry ávido en saber todo lo que había pasado en su ausencia; pero Harry moría de ganas de decirle sus planes a su madre, en cada acción que hacia estaba Amelia, sin soportarlo mas dijo:

-Voy a pedirle matrimonio a Amelia

Su madre rápidamente paro de hablar y lo miro como si este hubiera dicho algo obsceno y a la vez triste
Anne nunca apoyo la relación, decía que ella era alguien que no lo merecía y eso realmente molestaba al castaño pero la amaba y no habría fuerza sobrehumana para cambiar eso
-Harry no…
-La misma discusión de hace 4 años sobre Amelia
-No..
Y esa fue la gota que derramo el vaso
-¿No? No que mama, ya no tengo 10 para que decidas mi vida, voy a hacerlo y nada cambiara eso
La respiración de Harry era acelerada y reacia
-Harry escúchame…
-No escúchame tu mama, la amo,  fui un idiota al no pedírselo hace cuatro años, y aunque nunca haya respondido mis cartas, aun la amo
Sin decir nada El salió del lugar, no sabía si viviría allí mismo o no, pero al menos debía intentar encontrarla
Se subió a su Harley  condujo a la dirección de Amelia
Había esperado…ambos hicieron una promesa, y aunque pasara el tiempo jamás lo olvidarían, ahora Harry regreso, y eso era lo que importaba
Después de quince minutos se encontró con aquella casa, de mármol, tan conocida, sus manos sudaban constantemente, tenía miedo, de ver su reacción, cuatro años es mucho tiempo sin duda.
Toco tres veces, su corazón estaba a punto de salírsele del pecho, un sudor frio corrió su espalda
Nadie abrió asi que preparo su puño para golpear la puerta una vez más, pero al hacerlo la puerta se abrió
Un cabello negro y algo grisáceo se asomó por la puerta, llevaba un largo vestido negro, hasta las rodillas…Cassandra…la madre de Amelia
-Cassanda- el rostro de Harry estaba resplandeciente-..Amelia…
Al decir el nombre de Amelia, algo ocurrió y de la nada lagrimas cayeron del  rostro de la señora, la sonrisa del castaño se transformó a una de confusión
-¿Señora Saunders?- pregunto el realmente exaltado
El rostro de la señora cambio ahora solto pequeñas lagrimas y sollozos
-nunca te enteraste ¿verdad? Ella…ella…murió… - la mujer empezó a golpearlo en el pecho repetidas veces
Y en ese instante su corazón dejo de latir
- ¡Harry…no deberías estar aquí-susurro la señora- no deberías aparecer, Amelia murió hace tres meses, tenía cáncer ;nunca respondiste sus cartas- el rostro de la mujer estaba cansado, melancólico
Harry yacía inmóvil en la entrada de aquella casa, no noto que lloraba hasta que sintió el sabor salado en sus Labios
-N..o …no es..verdad
-¿Por qué viniste Harry?-el rostro casino de la mujer lo decía todo
-N..o …no es..verdad-es lo único que salía de sus labios
El castaño callo en el piso, lagrimas corrieron sin poder ser retenidas, que era peor que esto…sentía como si alguien le estuviera rompiendo el corazón, pedazo por pedazo, trozo por trozo, aun no lo asimilaba, aun no creía,  lo poco que le quedaba de corazón, no lo creía, en su mente llego aquellos momentos junto a ella
Hundió su rostro entre sus brazos y su sollozo fue más fuerte
Sintió dos brazos fríos abrazarlo…la señora sauders
Sin pensarlo lo acepto, aun así este abrazo era distante, algo frio, o así lo sentía Harry, tal vez fuera porque, nunca se compararían con los brazos de Amelia
Después de eso todo empezó a pasar en cámara lenta, la mujer lo dejo pasar sin embargo, algo faltaba en aquel hogar y tenía nombre y apellido
La mirada de Harry estaba nublada por las lágrimas contenidas, era como un vaso de agua lleno del cual caían pequeñas gotas
-¿Como..co..mo paso?
-Tenia cáncer cerebral…-el rostro de la pelinegra se endurecio-Te envio millones de cartas Harry,  insistía en escribirte incluso cuando se sentía débil, Nunca dejo que yo te las escribiera por ella- la voz de Cassandra era monótona casi fría
-Nunca..N..unca recibí nada de ella, escribí 1460 cartas en total, y ninguna respuesta
Rápidamente el rostro de la mujer cambio a sorpresa
-¡pero siempre te escribía, las iba a dejar a tu madre siempre para que te las enviara
Harry no oyo mas que la palabra madre… como si estuviera haciendo eco en su cabeza
Y al escuchar eso sintió como si una bofetada lo golpeara, en su adolorido corazón
Sabia que su madre no quería a Amelia en su vida; pero ocultárselo jamas lo habría pensado
De repente Harry se sintió demasiado cansado como para pensar, solo quería irse, salir de este mal sueño
Sin decir nada, salió de aquella casa, se montó a su motocicleta y condujo lo más lejos que pudo, apago su moto justo en un parque donde había un pequeño árbol, donde aún se veían las iniciales “H y A”
Harry empezó a ver todo de color rojo y golpeo al árbol con todo lo que tenía, adentro, mientras el la amaba y esperaba salir, ella se estaba muriendo, esa no era la forma en que se imaginaba este día; siguió golpeando aquel árbol hasta que se dio cuenta que sus manos sangraban
Y una gota de lluvia callo justo en su mejilla, el cielo se tornó de un oscuro gris, tal y como Harry se sentía ahora, todo lo hermoso desapareció con la partida de Amelia

Debía ir a casa, necesitaba aclarar respuestas que solo su madre podría darle
Entro y demasiado liviano como una pluma, sin ningún ruido, justo en el momento en el que iba a subir a buscarla, la hallo sentada con una carta en sus manos, al terminar de leerla la arrugo y la tiro, pero al levantarse Vio a Harry
-cariño ¿estás bien?- hablo anne con un leve temblor en su boca
-¿Por qué?- la voz de Harry apenas y se oía
Anne suspiro derrotada
-Ya lo sabes… ¿cierto?, pensé que con el tiempo la olvidarías
-¿Por qué?- volvió a repetir el castaño
Esta vez Anne no respondió solo abrió la desdoblo la carta que leía y  se la tendió
Sin pensarlo dos veces El Rizado la cogió y empezó a leerla

Querido Harry:
No has respondido nunca mis cartas, no te culpo haces lo que debes por tu hermano, aunque te extraño; mucho mi doctor  dice que el cáncer ha avanzado pero, yo me siento más sana, la quimioterapia me sienta bien, espero que no te burles de mi ahora que no estoy tan bonita como me recordabas, te amo y esta será la última carta que escribiré por un tiempo, hoy tengo una gran operación esperándome, yo sé que esta será la operación que me sacara esta enfermedad
¿Sabes? Siempre rezo por ti todas las noche, no sabes cuanta falta e haces en este momento, no quiero llorar pero es que no puedo evitar preocuparme por ti…
Aun recuerdas cuando nos escapamos a aquel parque, queda cerca de mi hospital asi que fui a visitarlo, aunque la gente me señalaba nunca me sentí intimidada Hoy vi el árbol aun tiene nuestras iniciales, se ha convertido en mi árbol favorito, cuando regreses iremos para que lo veas

Pd: Te amo



Al terminar de leerla su madre estaba a un lado con una gran bolsa con papeles, cartas yacían dentro sin decir nada dejo la bolsa en el alcance de su hijo y subió a toda prisa al segundo piso

Dentro habían cartas de el para ella, y de ella para el

Encontró otra y se dispuso a leerla

Harry:
esta es la tercera operación que no tuvo éxito, cada vez me siento débil, ya no me reconozco, soy toda huesos, me rendí, no puedo más, sé que te dije que lucharía pero no puedo más, solo debes prometerme algo… quiero que seas feliz siempre, mis esperanzas se han muerto, pero mi corazón te pertenece, cada latido lo provocas tú, te amo rizitos y si estás leyendo esto te extraño, que bueno que no estés aquí no quiero que veas como estoy, no tengo cabello, sangro mucho y mis ojos ya no son los mismos, aun así te escribí mucho y esta será la última que escribiré por un tiempo


Y así Harry leyó cuarenta cartas en desorden donde decía de todo, palabras no dichas pero si escritas

Carta tres
Mi pequeño Hazza, hace pocos días que te has ido y ya siento que son años, nada se ve del mismo color si no estás aquí, sabes…cuando regreses te besare y te abrazare y no te dejare ir, gracias por amarme, te amo  y podría repetírtelo millones de veces: te amo, te amo, te amo, te amo, te amo, te amo, te amo nunca dejare de hacerlo, sé que sueno muy cursi pero al menos por ti vale el esfuerzo

No pudo más, estas cartas, habrían cambiado todo en la vida de él y  ahora que,, las está leyendo en la noche, mientras solloza como un niñito, todo estaba escrito, lo que nunca pudo leer
Aun no podía con el dolor, llevo las demás cartas en la misma bolsa y salió de aquella casa
Lo único que hizo fue correr hasta llegar a la casa  de Amelia, dio tres llamados y al abrir lo único que dijo fue:
-Yo también le escribí cartas- y se las tendió a Cassadra, todas, hechas con su puño y letra, sin más lo único que hizo fue dejárselas y correr hacia el pasillo de arriba,  encontró su habitación y más lágrimas cayeron
Aun todo estaba tal y como lo recordaba,  aun su habitación olía a ella, se recostó en su cama y aspiro con fuerza, he allí donde durmieron juntos, he allí donde siempre le había gustado estar, grito contra la almohada y saco aquel anillo de su chaqueta y lo dejo en una pequeña mesa
-Siempre te amé Amelia, Lamento haberte dejado…me odio por haber arruinado el destino que hubiéramos tenido juntos


{.....}


Un ramo de margaritas, un traje gris, y su corazón partido
Allí se encontraba Harry de luto frente a una tumba fría y vacía, jamás la olvidaría,  han pasado dos semanas, desde llego de nuevo, a la vida que él creía perfecta, que ahora sin duda se volvió sólida y gris
Sollozos suaves es lo único que pudo salir de sus labios
Es insoportable levantarse y sabes que el amor de tu vida murió, no poder dejar de pensar en todo lo que se pudo vivir

Amelia Devon Saunders West
1991-2013

-te amo- al decir esto dejo aquel anillo en la lápida que cubría el cuerpo de la persona que más amaba
A los lejos un destello de lluvia relampagueo y Harry pareció notar que el viento le susurró al  oído un “yo también”
Entonces es donde te das cuenta que el amor va más allá de esa barrera, que lo sientes incluso después de la muerte, y es entonces que cuando te separas,  ya nada es como antes, porque has perdido tiempo, y al desecho una promesa que pudo cambiar todo lo podría haber sucedido.

Bueno anto aquí esta todo.. se que a la mayoría no les cae taylor swift
bueno... yo la adoro y me encanta, no creo que yo la juzgue por su vida sentimental si no por su música y carrera amiensajeinspirador
es por eso que la use con el Logan e.e
bdhsghg     amo al Logan y bueno espero te guste :chkt: 
Lizzie poniendo su presencia en cada paso que da e.e :chkt:  okno
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: halloween town} audiciones a. nc.

Mensaje por Invitado el Miér 16 Oct 2013, 1:01 pm

nombre del pj: Marian Cyril Cox
papel: Hombre lobo. Humana.

Spoiler <3:

Londres, Inglaterra
Noviembre de 1957.


En otoño ya casi terminaba, y las heladas brisas del invierno ya empezaban a ser percibidas en las plumas de las alas del hermoso ángel. Sus botas se hundían en el frío lodo y las hojas secas crujían bajo sus pasos firmes; pego más su abrigo negro a su cuerpo, aunque no sintiera frío.

Detrás del ángel corría torpemente Alice intentando llegar lo antes posible a la tumba de su padre. La brisa golpeaba fuertemente la delicada cara de la muchacha y zarandeaba su cabello rojizo; sus labios rojos como la sangre, se encontraban agrietados por el frío de la mañana y unas grandes ojeras de cansancio adornaban sus ojos color miel.

Niall volteo a ver a la chica que lo condenaría y río al ver como corría hacia la tumba de su padre tropezando constantemente —Ten cuidado —la chica enojada gruño, no por la advertencia del ángel; sino por lo sucia que se encontraban sus botas y su largo vestido azul marino. Siguió corriendo y sobrepaso a su ángel guardián.

Las lapidas del cementerio no se distinguían por las hojas que las cubrían, y el moho  adornaba a los monumentos de las tumbas más antiguas de los valientes guerreros que dieron su vida y murieron siglos atrás, en muchas de las batallas desatadas a través de los tiempos.  

Al ver al gran ángel guardián en la colina, se detuvo para ver hacia atrás sobresaltada al sentir el ruido de una rama crujir. No vio nada y supuso que había sido su imaginación o solo un animal. En esas zonas del cementerio rondan muchos coyotes, pero generalmente en la noche.

El ángel se encontraba de espaldas apoyado en la estatua de el ángel guardián que cuidaba en el inframundo al padre de la chica y miraba hacia el horizonte, donde un hermoso amanecer que se avecinaba.

Alice se  acerco al ángel sin mirar nada más que el amanecer, como siempre hacia antes de saludar a su padre. Cuando ella era pequeña solía hacerlo con su padre antes de visitar al abuelo en la tumba.

La pelirroja no veía a Niall, su ángel guardián; pero aun así ella creía en el y solía sentirlo, pero a veces dudaba y se llamaba así misma loca.

El ángel la miraba con amor a Alice, mientras ella limpiaba la tumba de su padre y luego se arrodillaba a orar y hablarle sobre lo mucho que lo extrañaba. A veces al Niall le daban ganas de abrazarla y consolarla mientras ella lloraba y pedía a Dios que le devolviera a su padre.

Niall se acerco a ella y logro ver que saco una navaja y la acerco a su muñeca izquierda.

—Alice ¿Qué haces?—Ella no lo escuchaba, tan solo cerró los ojos y empezó a cortarse.
—Te convoco a ti Luci...—El ángel se abalanzo a ella y arrebató de sus manos la navaja—¡Pero qué día...—Se quedo paralizada al ver la silueta del rubio parada frente a ella con la navaja en las mano.

Niall se arrodillo quedando frente a la chica y la miro a los ojos mientras depositaba una de sus suaves manos en su mejilla.

—Jamás vuelvas ni pienses en hacer eso Alice—El hubiera deseado que lo primero que le dijera a la chica fuera mas apasionado y dulce, pero se presento una peor ocasión para presenciársele.
— ¿Lucifer?...—Susurro tensa la pelirroja.
—No, no lo soy...—Alice se aparto bruscamente y se levanto acomodándose la chaqueta.
—Entonces...
—No temas—Se acercó a ella y le levantó el mentón para que lo mirara a los ojos—Soy Niall, Niall Horan...—Alice quedo atrapada en los hermosos ojos del ángel—...Tu ángel guardián.

No dijo nada mientras procesaba las palabras del rubio, en especial las ultimas.

—Soy Alice, Alice Brown...—Le tendió la mano y el la tomo depositando un dulce beso en ella—... ¡Y soy un unicornio!—El rubio frunció el ceño—Aun estamos en el siglo veinte, no necesitas inventar estupideces para coquetear—Ofendida empezó a caminar, alejándose de "ese loco" como lo creía Alice.
—Te estoy diciendo la verdad Alice—La tomo de la mano y la giro hacia el, viéndola directamente a los ojos—La chica se quedo pensando.
—Demuéstramelo, si es que dices la verdad—Niall no dijo nada—Lo sabia—Esta vez empezó a correr.

Niall no quería arriesgarse, ya había roto mas de mil reglas en unos minutos y no debía demostrar ser un ángel, pero aun así quería tanto estar con ella sin mentiras, quería que ella supiera lo que en realidad el es y no sólo que lo viera como un chico loco que le dijo que era su ángel guardián para "coquetear".

Tomo coraje y extendió su alas para demostrarle que no le había dicho mentira s sobre su naturaleza. Ella sería su condena pero aun así voló hacia ella, la tomo por la cintura y la elevo hacia los cielos.

Alice aguanto un grito y cerró los ojos fuertemente "Por favor que esto sea un sueño" se repetía la pelirroja en su mente sin abrir los ojos. Niall paro e elevarse ya en lo más alto que había alcanzado.

—Abre los ojos Alice—Le susurro en el oído y ella obedeció y al ver hacia abajo empezó a gritar y patalear asustada.
— ¡Bájame, bájame por favor!—Le suplico tomando fuertemente de los brazos que la sujetaban de la cintura.
—Claro—La soltó y ella empezó a caer rápidamente, mientras gritaba a todo pulmón.

Niall bajo en picada y la tomo en sus brazos como a un bebe, y ella lo abrazo fuertemente mientras lloraba.

—Oye, mírame Alice. No llores, yo jamás de dejaría ir—Ella no dijo nada, solo sollozaba en su pecho y lo agarraba de la cintura fuertemente, incrustando sus uñas.
—Eres un idiota...y ahora te creo—Lo miro a los ojos y él le beso la frente—Ahora bájame por favor.

Un profundo amor nació, literalmente, en el cielo. Un amor infinito que jamás seria roto, hasta que la muerte los separase el uno del otro.
[/quote]

Y un poco de acción <3 :

Cabello rojo. Ojos miel. Labios rojos...tales como la sangre.

De nuevo, uno de los muchos sueños de Niall sobre Alice. Ya le quedaban pocos recuerdos sobre su amada. Cada vez se hacían más borrosos, Signo de que ahora tenía la memoria de un simple terrano, ya no era un ángel; pero aun así, vive eternidades como uno. Una maldita maldición, un maldito castigo.

Se frotó los ojos perezosamente y rodo un rato en la cama, enrollando en sus piernas y torso desnudo; las sabanas de seda negra.

Ya, exactamente cincuenta y seis años habían pasado desde la perdida de la mujer a la que amaba, y el momento de su caída... de esa infinita caída llena de dolor y angustia.

Aun recuerda como si fuera ayer, el momento en el que le arrancaron sus alas.

"—Arrodíllate—Le ordeno Lucifer, quien a los pocos siglos en el cielo y días en la tierra traicionó a Dios.

El ángel se arrodillo frente a el trono, quedando a espaldas a los miles de ángeles que observaban el castigo del traicionero, pecador, del demonio...

Dos ángeles, Vasariah el ángel justo y Rehael, el ángel de los pecadores se posicionaron a cada lado de Niall, tomaron sus alas con fuerza y sin piedad las arrancaron de su cuerpo.
Su dolor era incomparable e inimaginable, jamás creyó sentir dolor alguno; lo único que se dispuso a hacer fue gritar como nunca antes y a retorcerse en el suelo nebuloso del cielo.

—Tu castigo será eterno, será mil veces peor que una maldición. Asume las consecuencias de tus actos y vive una eternidad en la tierra como un desterrado—La hermosa voz llena de amor, tenía un leve tono de decepción por aquel ángel en el que había puesto tanta fe y confianza, tanta como para llegar a nombrarlo Ancargel de su mano derecha.

Luego de ese inmenso dolor su visión se fue oscureciendo y sus ojos apagando junto a la última mirada al trono y a todos aquellos ángeles que disfrutaban su dolor y otros que tan solo lo miraban con pena y angustia deseándole—Aunque haya hecho algo muy malo y los haya decepcionado—Lo mejor en el mundo del pecado"


Prendió un cigarrillo y se lo llevó a la boca inhalando el humo sin importarle que fuera malo para la salud. Después de todo es inmortal y no podrá matar sus pulmones; siempre serán los mismo de miles de años atrás.

Ese fue su "desayuno" no tenía hambre, jamás la tenía. Tan solo comía por querer o por despistar a las personas de que hicieran comentarios críticos o preocupantes sobre su hábito.

Acomodo su chaqueta y metiendo las manos a sus bolsillos, bajo los pequeños escalones que daban a la solitaria calle de su vecindario. El día estaba nublado y frío para ser primavera, pero así era el clima de ese lado de la ciudad; diferente, extrañamente diferente.

— ¡Buena bola!—Exclamo con hipocresía uno de los usuales visitantes del bar.
—Como siempre —Respondió Niall, con una sonrisa sínica y burlona.
— ¿Niall?
—Soy James ¡¿por qué putas no endien...—Se quedo paralizado al ver una cara que hace tanto no había visto—¡Tu maldita sabandija!—Le propenso un fuerte puñetazo, que lo arrojo a la mesa de pool—¿A qué has venido aquí?—Lo tomo del cuello—¡¿A matarme?! ¿Eso es lo que quieres?—Se le acerco al oído— ¿no te basto con lo que me has hecho hace cincuenta y seis años?

Edward no tenía idea de que algún día se iba a encontrar con Niall, tan sólo estaba en ese lugar de mala muerte por Clara, la chica rebelde que le habían asignado en su nuevo rango de ángel guardián.

—James, ellos no me pueden ver—Intentaba hablar, pero se le dificultaba por el fuete agarre del Rubio, que desde que fue desterrado a la tierra mantiene su cabello negro y más largo—Creerán que estás loco—Rio.
— ¡Me vale que crean que estoy loco! Eres un traicionero, me apuñalaste por la espalda ¡Yo era tu amigo hijo de perra! Y ahora que estas aquí me las vas a pagar—Lo tomo de su camiseta y lo arrastro fuera del bar.

Lo lanzo hacia un contenedor de basura, haciéndolo bolar unos cuantos metros. Ed se paro tambaleándose por el fuerte golpe, y James se aproximó a él rápidamente proponiéndole un fuerte rodillazo en el estomago y un puño en la cara.

Uno que otro borracho miraban por las ventanas del lugar hacia donde James, quien a su visión golpeaba a la nada; los terranos no ponían ver al ángel, a menos que el así lo quisiera, pero disfrutaba ver como todos creían loco al ex rubio.

— ¿Que no te defenderás idiota?—le dio otro golpe en la cara y un hilo de sangre bajo por el labio del pelirrojo.  
—Me lo merezco —extendió las manos a los lados invitando a James a seguir golpeándolo. No importaba cuando le golpeara, jamás lo mataría.

James tomo todas sus fuerzas y se abalanzo a él al seguirlo golpeando pero un grito de una mujer lo detuvo.
— ¿Clara?—Grito Edward y salió corriendo hacia la dirección de donde provenía el grito de la chica.
Niall lo siguió, aun sus instintos de ángel guardián no los había perdido. Sintió deber en ayudar a la mujer de la que provenía el grito.

— ¡Suéltame!—Suplicaba Clara,  una chica de cabello castaño oscuro,  largo y en un costado rapado. Ojos tales como su cabello y unas pestañas y cejas envidiable; su nariz es fina y tiene unos labios gruesos que al sonreír se le forman unos provocativos hoyuelos. Morena, delgada  y de curvas definidas.
El hombre aun la seguía tocando en un rincón donde la tenia acorralada. Estaba borracho el hombre y enojado por haber perdido una gran suma de dinero en una apuesta en el pool.
— ¡Suéltala maldito bastardo!—Ed empujó al hombre apartándolo de Clara y le propenso un fuerte puño que lo dejo noqueado en el suelo.
— ¿Te encuentras bien?—Se le acercó cuidadosamente.
— ¡Gracias!— Clara lo abrazo fuertemente llorando en el pecho del pelirrojo, quien le beso la cabeza y acaricio la espalda consolándola.

James noto en la angustia y en la ira de Edward que sentía algo por la muchacha,  mas que el deber de protegerla; justamente lo mismo que el por Al ice sentía.

—Vaya, vaya. Creo que estas en grandes problemas mi Edward...y lo vas a pagar con la misma moneda que me robaste.

El pelinegro tenía mucho rencor hacia su ex mejor amigo, y aunque haya pasado buenos momentos con él, le haría pagar todo el daño que le causo...desde ahora que él sabe que Ed está en la tierra, le hará la vida un infierno, tal como él se la hizo al destruir su amor.
Y como mejor manera que matando a Clary, tan solo era una humana, no haría mucha falta en el mundo...

Oh My Gos <3 :

asdfghjk Hola Anto, me llamo May en realidad me llamo Marian, pero prefiero que me llamen por mi sobrenombre <3 me ha encantado tu idea mujer!! escribes muy bien No te enojes pero te he stalkeado un tris ♥ y pues me ilusiona participar en esta novela que me ha dado tantas vueltas en la cabeza lol y no aguante por audicionar soo aquí me tienes ;) 
Y ademas se me va muy bien el tema de lo sobrenatural y el terror soy una psicópata ...espero te haya gustado mi audición (? y plis escogeme :chkt: en serio me gustaría quedar ♥️
okya me despido de ti hermosa <3
Besos, May xx  
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: halloween town} audiciones a. nc.

Mensaje por cute. el Vie 18 Oct 2013, 4:36 pm

Lizzie Boo escribió:
Spoiler:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
nombre del pj: Taylor Swift
papel: bruja || humano
capítulo o OS:
always i love you:


El viento era más fuerte a finales de otoño, las nubes eran de un espeso color gris, y allí se encontraba Harry Styles en su último día después de casi cuatro años de estar en el servicio militar de Inglaterra
Harry era la clase de chico que tenía un encanto nato pero al igual mantenía un cierto toque intrigante; había entrado a este mundo cuando apenas era un adolescente de  18 años dejando atrás una vida…una novia
Amelia Saunders y Harry Styles se conocieron a los 16, en un pequeño campamento de verano desde, allí se enamoraron y llevaron una hermosa relación, pero todo cambio tras la muerte del hermano mayor de Harry; el cual era un miembro del ejército, afectado por todo lo que le ocurrió a su hermano el decidió rendirle el honor entrando al equipo militar, él y Amelia hicieron una promesa

-¿volverás?- las lágrimas en la pequeña morena no dejaban de salir
-Si es por ti volvería desde el infierno para verte… nunca lo dudes hermosa
-Pro..Prométeme que no te olvidaras de mí
-Nunca lo dudes
Después de eso ambos se unieron en un beso  donde entregaron su cuerpo y alma, se convirtieron en uno


Harry salía radiante había pasado cuatro años ahora tenía 22 años ya no era aquel chico rebelde y descabellado que era antes; ahora él era un hombre; incluso aunque haya pasado tanto tiempo jamás la olvido, Amelia era la dueña del corazón de Harry,  era la única que podía romperlo
Siempre le había escrito cartas, y nunca recibió una respuesta, pero eso no disminuyo su amor por ella, ahora la vería, aunque era un hombre aun sentía nervios, esas malditas mariposas reaparecían solo con pronunciar su nombre
Hoy la vería… y hoy era el momento de hacer lo que tenía que haber hecho antes de dejarla
Pedirle matrimonio
Ya tenía el anillo listo, un hermoso zafiro junto con pequeñas piedras adornaban el exterior del anillo, solo esperaba encontrarla, tenía tanta euforia contenida, quería amarla, besarla, decirle que en todos estos cuatro años ella siempre estuvo presente
Tenía una vieja Harley del ejército, se subió a esta y  fue a su casa, antes que nada necesitaba una ducha y planear como iba a pedírselo
En el camino pensó en tantas cosas,  por fin después de estos años podía dormir tranquilo sabiendo que el honor de su hermano estaba pagado, sentía nervios,  no sabía cómo su familia iba a tomárselo;  más que nada lo hizo por su madre, ya que ella siempre había tenido un vínculo especial con Kyle,  Harry podía recordar el llanto de su madre ante la muerte de su hermano, ¿Qué sentiría al verlo? ¿Emoción? ¿Ira?
El transcurso se hizo largo pero después de 30 minutos logro llegar
Su casa era igual a lo que recordaba, pequeña pero acogedora, apago la moto y se encamino a la puerta con una gran determinación, respiro hondo y toco con un puño la vieja puerta de mármol tres toques y la puerta se abrió mostrando una mujer castaña…Su madre
-¿Harry?
-Mama…
Sin dudárselo dos veces  su madre se lanzó a sus brazos, pequeñas lágrimas caían ya de sus ojos
-Te extrañe- pronuncio Harry en un suave susurro entrecortado
-Mi Harry-susurro su madre- bienvenido de nuevo – abrió la puerta totalmente y lo hizo pasar
El castaño pasó lentamente y vio la pequeña casa de su infancia; todo seguía igual que hace cuatro años incluso ese olor a galletas que caracterizaba su hogar
-Por fin en casa-aspiro y se dejó caer en el sofá reclinable – mama ven no muerdo- palmeo un lugar cerca del sofá
-Lo sé es solo que cuatro años, y mírate, no eres el mismo chico que salió de aquí, ya no eres mi pequeño- sollozo la pequeña mujer
-mama, sigo siendo yo…
-pero es que mírate, tu hermano estaría orgulloso de ti
Sin pensarlo Harry agarro a su madre y la abrazo, pequeñas lágrimas desbordan en sus mejillas y se perdían por su barbilla
-No vamos a llorar ¿vale? Me tienes a mi…
Su madre alzo su mano y la cubrió en su rostro
Y así ocurrió ambos contándose con palabras lo que había sucedido en años, Harry ávido en saber todo lo que había pasado en su ausencia; pero Harry moría de ganas de decirle sus planes a su madre, en cada acción que hacia estaba Amelia, sin soportarlo mas dijo:

-Voy a pedirle matrimonio a Amelia

Su madre rápidamente paro de hablar y lo miro como si este hubiera dicho algo obsceno y a la vez triste
Anne nunca apoyo la relación, decía que ella era alguien que no lo merecía y eso realmente molestaba al castaño pero la amaba y no habría fuerza sobrehumana para cambiar eso
-Harry no…
-La misma discusión de hace 4 años sobre Amelia
-No..
Y esa fue la gota que derramo el vaso
-¿No? No que mama, ya no tengo 10 para que decidas mi vida, voy a hacerlo y nada cambiara eso
La respiración de Harry era acelerada y reacia
-Harry escúchame…
-No escúchame tu mama, la amo,  fui un idiota al no pedírselo hace cuatro años, y aunque nunca haya respondido mis cartas, aun la amo
Sin decir nada El salió del lugar, no sabía si viviría allí mismo o no, pero al menos debía intentar encontrarla
Se subió a su Harley  condujo a la dirección de Amelia
Había esperado…ambos hicieron una promesa, y aunque pasara el tiempo jamás lo olvidarían, ahora Harry regreso, y eso era lo que importaba
Después de quince minutos se encontró con aquella casa, de mármol, tan conocida, sus manos sudaban constantemente, tenía miedo, de ver su reacción, cuatro años es mucho tiempo sin duda.
Toco tres veces, su corazón estaba a punto de salírsele del pecho, un sudor frio corrió su espalda
Nadie abrió asi que preparo su puño para golpear la puerta una vez más, pero al hacerlo la puerta se abrió
Un cabello negro y algo grisáceo se asomó por la puerta, llevaba un largo vestido negro, hasta las rodillas…Cassandra…la madre de Amelia
-Cassanda- el rostro de Harry estaba resplandeciente-..Amelia…
Al decir el nombre de Amelia, algo ocurrió y de la nada lagrimas cayeron del  rostro de la señora, la sonrisa del castaño se transformó a una de confusión
-¿Señora Saunders?- pregunto el realmente exaltado
El rostro de la señora cambio ahora solto pequeñas lagrimas y sollozos
-nunca te enteraste ¿verdad? Ella…ella…murió… - la mujer empezó a golpearlo en el pecho repetidas veces
Y en ese instante su corazón dejo de latir
- ¡Harry…no deberías estar aquí-susurro la señora- no deberías aparecer, Amelia murió hace tres meses, tenía cáncer ;nunca respondiste sus cartas- el rostro de la mujer estaba cansado, melancólico
Harry yacía inmóvil en la entrada de aquella casa, no noto que lloraba hasta que sintió el sabor salado en sus Labios
-N..o …no es..verdad
-¿Por qué viniste Harry?-el rostro casino de la mujer lo decía todo
-N..o …no es..verdad-es lo único que salía de sus labios
El castaño callo en el piso, lagrimas corrieron sin poder ser retenidas, que era peor que esto…sentía como si alguien le estuviera rompiendo el corazón, pedazo por pedazo, trozo por trozo, aun no lo asimilaba, aun no creía,  lo poco que le quedaba de corazón, no lo creía, en su mente llego aquellos momentos junto a ella
Hundió su rostro entre sus brazos y su sollozo fue más fuerte
Sintió dos brazos fríos abrazarlo…la señora sauders
Sin pensarlo lo acepto, aun así este abrazo era distante, algo frio, o así lo sentía Harry, tal vez fuera porque, nunca se compararían con los brazos de Amelia
Después de eso todo empezó a pasar en cámara lenta, la mujer lo dejo pasar sin embargo, algo faltaba en aquel hogar y tenía nombre y apellido
La mirada de Harry estaba nublada por las lágrimas contenidas, era como un vaso de agua lleno del cual caían pequeñas gotas
-¿Como..co..mo paso?
-Tenia cáncer cerebral…-el rostro de la pelinegra se endurecio-Te envio millones de cartas Harry,  insistía en escribirte incluso cuando se sentía débil, Nunca dejo que yo te las escribiera por ella- la voz de Cassandra era monótona casi fría
-Nunca..N..unca recibí nada de ella, escribí 1460 cartas en total, y ninguna respuesta
Rápidamente el rostro de la mujer cambio a sorpresa
-¡pero siempre te escribía, las iba a dejar a tu madre siempre para que te las enviara
Harry no oyo mas que la palabra madre… como si estuviera haciendo eco en su cabeza
Y al escuchar eso sintió como si una bofetada lo golpeara, en su adolorido corazón
Sabia que su madre no quería a Amelia en su vida; pero ocultárselo jamas lo habría pensado
De repente Harry se sintió demasiado cansado como para pensar, solo quería irse, salir de este mal sueño
Sin decir nada, salió de aquella casa, se montó a su motocicleta y condujo lo más lejos que pudo, apago su moto justo en un parque donde había un pequeño árbol, donde aún se veían las iniciales “H y A”
Harry empezó a ver todo de color rojo y golpeo al árbol con todo lo que tenía, adentro, mientras el la amaba y esperaba salir, ella se estaba muriendo, esa no era la forma en que se imaginaba este día; siguió golpeando aquel árbol hasta que se dio cuenta que sus manos sangraban
Y una gota de lluvia callo justo en su mejilla, el cielo se tornó de un oscuro gris, tal y como Harry se sentía ahora, todo lo hermoso desapareció con la partida de Amelia

Debía ir a casa, necesitaba aclarar respuestas que solo su madre podría darle
Entro y demasiado liviano como una pluma, sin ningún ruido, justo en el momento en el que iba a subir a buscarla, la hallo sentada con una carta en sus manos, al terminar de leerla la arrugo y la tiro, pero al levantarse Vio a Harry
-cariño ¿estás bien?- hablo anne con un leve temblor en su boca
-¿Por qué?- la voz de Harry apenas y se oía
Anne suspiro derrotada
-Ya lo sabes… ¿cierto?, pensé que con el tiempo la olvidarías
-¿Por qué?- volvió a repetir el castaño
Esta vez Anne no respondió solo abrió la desdoblo la carta que leía y  se la tendió
Sin pensarlo dos veces El Rizado la cogió y empezó a leerla

Querido Harry:
No has respondido nunca mis cartas, no te culpo haces lo que debes por tu hermano, aunque te extraño; mucho mi doctor  dice que el cáncer ha avanzado pero, yo me siento más sana, la quimioterapia me sienta bien, espero que no te burles de mi ahora que no estoy tan bonita como me recordabas, te amo y esta será la última carta que escribiré por un tiempo, hoy tengo una gran operación esperándome, yo sé que esta será la operación que me sacara esta enfermedad
¿Sabes? Siempre rezo por ti todas las noche, no sabes cuanta falta e haces en este momento, no quiero llorar pero es que no puedo evitar preocuparme por ti…
Aun recuerdas cuando nos escapamos a aquel parque, queda cerca de mi hospital asi que fui a visitarlo, aunque la gente me señalaba nunca me sentí intimidada Hoy vi el árbol aun tiene nuestras iniciales, se ha convertido en mi árbol favorito, cuando regreses iremos para que lo veas

Pd: Te amo



Al terminar de leerla su madre estaba a un lado con una gran bolsa con papeles, cartas yacían dentro sin decir nada dejo la bolsa en el alcance de su hijo y subió a toda prisa al segundo piso

Dentro habían cartas de el para ella, y de ella para el

Encontró otra y se dispuso a leerla

Harry:
esta es la tercera operación que no tuvo éxito, cada vez me siento débil, ya no me reconozco, soy toda huesos, me rendí, no puedo más, sé que te dije que lucharía pero no puedo más, solo debes prometerme algo… quiero que seas feliz siempre, mis esperanzas se han muerto, pero mi corazón te pertenece, cada latido lo provocas tú, te amo rizitos y si estás leyendo esto te extraño, que bueno que no estés aquí no quiero que veas como estoy, no tengo cabello, sangro mucho y mis ojos ya no son los mismos, aun así te escribí mucho y esta será la última que escribiré por un tiempo


Y así Harry leyó cuarenta cartas en desorden donde decía de todo, palabras no dichas pero si escritas

Carta tres
Mi pequeño Hazza, hace pocos días que te has ido y ya siento que son años, nada se ve del mismo color si no estás aquí, sabes…cuando regreses te besare y te abrazare y no te dejare ir, gracias por amarme, te amo  y podría repetírtelo millones de veces: te amo, te amo, te amo, te amo, te amo, te amo, te amo nunca dejare de hacerlo, sé que sueno muy cursi pero al menos por ti vale el esfuerzo

No pudo más, estas cartas, habrían cambiado todo en la vida de él y  ahora que,, las está leyendo en la noche, mientras solloza como un niñito, todo estaba escrito, lo que nunca pudo leer
Aun no podía con el dolor, llevo las demás cartas en la misma bolsa y salió de aquella casa
Lo único que hizo fue correr hasta llegar a la casa  de Amelia, dio tres llamados y al abrir lo único que dijo fue:
-Yo también le escribí cartas- y se las tendió a Cassadra, todas, hechas con su puño y letra, sin más lo único que hizo fue dejárselas y correr hacia el pasillo de arriba,  encontró su habitación y más lágrimas cayeron
Aun todo estaba tal y como lo recordaba,  aun su habitación olía a ella, se recostó en su cama y aspiro con fuerza, he allí donde durmieron juntos, he allí donde siempre le había gustado estar, grito contra la almohada y saco aquel anillo de su chaqueta y lo dejo en una pequeña mesa
-Siempre te amé Amelia, Lamento haberte dejado…me odio por haber arruinado el destino que hubiéramos tenido juntos


{.....}


Un ramo de margaritas, un traje gris, y su corazón partido
Allí se encontraba Harry de luto frente a una tumba fría y vacía, jamás la olvidaría,  han pasado dos semanas, desde llego de nuevo, a la vida que él creía perfecta, que ahora sin duda se volvió sólida y gris
Sollozos suaves es lo único que pudo salir de sus labios
Es insoportable levantarse y sabes que el amor de tu vida murió, no poder dejar de pensar en todo lo que se pudo vivir

Amelia Devon Saunders West
1991-2013

-te amo- al decir esto dejo aquel anillo en la lápida que cubría el cuerpo de la persona que más amaba
A los lejos un destello de lluvia relampagueo y Harry pareció notar que el viento le susurró al  oído un “yo también”
Entonces es donde te das cuenta que el amor va más allá de esa barrera, que lo sientes incluso después de la muerte, y es entonces que cuando te separas,  ya nada es como antes, porque has perdido tiempo, y al desecho una promesa que pudo cambiar todo lo podría haber sucedido.

Bueno anto aquí esta todo.. se que a la mayoría no les cae taylor swift
bueno... yo la adoro y me encanta, no creo que yo la juzgue por su vida sentimental si no por su música y carrera amiensajeinspirador
es por eso que la use con el Logan e.e
bdhsghg     amo al Logan  y bueno espero te guste :chkt: 
Lizzie poniendo su presencia en cada paso que da e.e :chkt:  okno
audición aceptada.

Graciaaaas Lizzie<3 No es que me cae ''mal'' Taylor, si no... que odiaba Haylor, simplemente eso. Escucho sus canciones y me encantan. Te entiendo jajajajaj<3 :chkt: 
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: halloween town} audiciones a. nc.

Mensaje por Invitado el Vie 18 Oct 2013, 6:24 pm

hols, anto :cc ame la idea, de hecho la había visto hace rato pero las tareas, la paja y de todo me dio(?) audiciono para el lusho :cc bc louton, plss :cc ilysm.
sensual logan:3:
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: halloween town} audiciones a. nc.

Mensaje por Invitado el Vie 18 Oct 2013, 6:35 pm

nombre del pj: Genevieve Garnier.
papel: esqueleto. humana.
capítulo o OS:
cap here.:

Vanessa abrió los ojos con desilusión y reprimió un suspiro de rabia. La meditación no estaba funcionando. Pese a que creía estar concentrada y lo más en calma que podría estar en un momento como ése, era más que evidente que, lejos de tranquilizarse y pensar con objetividad, sólo estaba enardeciendo sus emociones; se sentía más inestable que antes, fruto lógico de estar dándole vueltas al asunto durante su meditación. Tocó el piso con los pies —pues estaba sobre uno de los muebles de su ventana— y trató de decidir qué hacer a continuación.

¿Por qué siempre tengo que pelearme con él por estupideces?, se preguntó la morena con frustración. Era algo que no entendía. ¿Por qué simplemente no quedarse callada e ignorarla? ¿Por qué siempre esa suerte de necesidad de contestarle, como si fuera un modo de defenderse de sus reproches? Porque eso habían sido sus palabras, reproches, sólo reproches contra lo que era, lo que hacía y lo que decía. Vanessa admitió que también había caído en el juego y le había contestado del mismo mal modo, pero creía no tener la culpa de lo sucedido.

¿O la tenía? Negó con la cabeza y, en vista del fracaso de la meditación, Vanessa se dispuso a utilizar el último recurso de relajación e introspección con que contaba: escribir. No le había contado nunca a ninguno de sus amigos esa particular afición, ya que la consideraba su último refugio personal, pero era posible que lo dedujeran de sus hábitos de lectura. La morena dirigió sus ojos a una estantería de su habitación, de la cual sacó un cuaderno gris, sencillo, sin ninguna rotulación y, sentándose cómodamente en su cama a la vez que sacaba un bolígrafo de su velador, se dispuso a escribir.

No era un tipo de escritura autorreferente, en donde simplemente se dirigiera a un destinatario invisible y le contara sus problemas. No era su estilo. Prefería simplemente armar una breve historia, donde los eventuales personajes sintieran lo mismo que ella sentía y, mediante la resolución del conflicto, lograra una especie de liberación. Siempre lo había hecho del mismo modo y se había convertido en un modo seguro de desplegar aquellas emociones que se arrastraban en su interior, sin correr el riesgo de liberarlas en el proceso. Porque en eso residía la magia del método: al hacer que sus propios tormentos los sufrieran personajes ficticios, los problemas se volvían menos reales al mismo tiempo, como si pertenecieran a un mundo de ficción, donde ella podía hacerlos desaparecer o manipularlos a su antojo. Y así el dolor de su alma se aplacaba o, como en aquellos momentos, la ira iba aflojando su corazón, poco a poco.

Lo único lamentable era que en el momento mismo en que apoyaba el lápiz en la hoja limpia de papel, los recuerdos la azotaban y durante un instante, la dejaban sin aliento, amenazando su frágil y perseverante control. Y, tal como siempre, aquella vez no fue la excepción.

— Siempre crees que eres la que más sufre, ese es tu problema. ¡Pues te doy una noticia! ¡Todos tenemos nuestros asuntos! ¡Todos tenemos nuestros problemas y penas! ¡Y no nos enterramos en la depresión y la oscuridad! Seguimos con nuestra vida, reímos, vivimos.
— Sabes perfectamente que yo no puedo hacer eso —musitó Vanessa, sintiendo que la ira estaba siendo desplazada por el dolor—. Sabes que yo no soy capaz de nada de eso. Eres una irreverente y una desconsiderada. Sabes que no puedo.
— Sí puedes, sólo no quieres. Disfruta el presente alguna vez y deja de pensar en todo lo que no puedes hacer.
— ¡¿Crees que si pudiera no lo haría?! No tienes idea de lo que estás hablando —repitió—. Sólo eres una niña que habla sin pensar.
— Al menos yo estoy viva —replicó ella con la mirada dura—. Y creo que es más de lo que puedo decir de ti.
— Idiota.
— Amargada.

Vanessa dejó el bolígrafo a un lado de la cama con una sonrisa irónica en su rostro. No había escrito ni dos páginas, pero ya estaba segura de que era suficiente. Por eso era que no se preocupaba a la hora de escribir, porque sabía que nunca acababa los escritos en medio de una tormenta emocional. Sólo le servía para relajarse, pues toda la ira, la tristeza o la decepción que pudiera sentir era absorbida por las palabras, pese a que la historia —una batahola literaria irrelevante sobre una chica llamada Mercedes y un joven de nombre Max— estaba apenas comenzando. Sólo era una forma de meditación.

Nessa suspiró. Se sentía cansada. Por muy ilógico que pareciera, esas continuas introspecciones y análisis la dejaban bastante agotada, ya que no sólo requerían de una excepcional concentración, sino también de la evocación de muchos recuerdos, en ocasiones, desagradables, lo que la extenuaba emocionalmente.

Magali era risa y ruido. Su vida se definía en bromas, juegos, peleas y comida china. Era una verdadera héroe, con su propio modo de enfrentar el mundo. Y ella lo admiraba por eso, pero no compartía su modo de vida. La tolerancia era el primer peldaño a la paz, sin embargo. Si quería convivir tranquila con su hermana y con el resto de sus amigos, debería aprender a respetar y a comprender. Comprender profunda y sinceramente que cada uno tenía un modo distinto de pensar y que ese modo, mientras no afectara negativamente o atentara contra otros, estaba bien y merecía respeto. Hasta ese entonces, Vanessa había soportado los estilos de sus amigos, pero nunca los había comprendido. Y también ése era el error de todos, no solamente el de ella. Nessa sabía que era algo particularmente difícil; para la morena, era doblemente duro, ya que su orgullo y su herencia demoníaca obstaculizaban sus deseos de solidarizar con sus amigos.

Vanessa se levantó de la cama, más decidida que nunca a hacer de la convivencia en la casa algo más placentero que de costumbre. Ya libre del tormento de su cumpleaños y, asombrosamente, aún con vida, no iba a desperdiciar la oportunidad que se le había regalado. Dirigió una pequeña sonrisa a la historia inconclusa de Mercedes y Maximilian, la que había logrado calmar su mente, y se prometió a sí misma que la acabaría. Le alegraba que esta vez su escritura y meditación la hubiesen llevado a un resultado concreto, ya que muchas veces sólo la hacían filosofar.

Se disculparía con Magali, algo que nunca había hecho antes. Un ligero nerviosismo la poseía, pero estaba dispuesta a llegar hasta el final. Paz, tolerancia, amistad, hermandad, respeto, cariño… ¿todas esas cosas, en conjunto, no eran más fuerte que la soberbia?

Encontró a la castaña jugando videojuegos en la sala principal. Vanessa elevó sus cejas al máximo; Su hermana seguía molesta y algo sentida, si bien lo controlaba con su propia terapia y a su modo.

— ¡Toma eso, babosa asquerosa! —gritaba, petrificada en la pantalla de la televisión—. ¡Marilyn se merece el premio novel, no tu!

Vanessa insinuó una sonrisa. Televisión v/s escritura. Cada una tenía sus métodos, sin duda. Le satisfizo comprobar que sus emociones estaban tranquilas y receptivas, que se sentía bien. La morena se situó junto a la castaña, que al notarla la miró entre curioso e incómodo.

— Tenemos que hablar —dijo ella, quizás más bruscamente de lo que había pretendido.
— Mira, Vanessa, nosotras… —La voz tajante de la castaña la hizo probar de nuevo.
— Tenemos que hablar —repitió—. Por favor…

Esa última palabra fue lo que la hizo considerar la conversación. Lo cortés no quita lo valiente, pensó la joven. Vanessa se sentó a su lado y se armó de valor para, al fin, doblegar su terco y estúpido orgullo.

— Quería disculparme contigo, Magali —susurró mirándola a sus brillantes y sorprendidos ojos azules—. Te traté injustamente cuando tú sólo deseabas compartir un momento conmigo. Tú no tenías por qué saber que estaba algo susceptible y de poco ánimo y yo no debí decirte todo lo que te dije. Lo siento.
— Vaya —Parpadeó, aturdida—. Nunca creí que viviría lo suficiente para escucharte disculpándote sobre algo.
— No es algo particularmente fácil, Maggie. —Suspiró con fastidio—. Te agradecería si me ayudaras.
— ¡Esta bien! —sonrió con nerviosismo— Tu también perdóname, Nessa. Estabas en un momento de meditación, y siempre nos estas diciendo que no te molestemos cuando estas leyendo.
— No tienes porque, Maggie. Últimamente me eh comportado como no debería contigo, eres mi hermana menor... —suspiro cansadamente— No soy una buena hermana, ¿verdad?
— De hecho, no, no lo eres —Vanessa bajo la cabeza— Pero te quiero con defectos y todo, ademas, eres mi hermana, Vanessa. Te quiero tal y como eres, y lo sabes.

Hay cosas que no cambiarían, definitivamente, pero era parte de la vida, de esta vida llena de horizontes y esperanzas que ahora tenía en sus manos, aceptar estas locuras. ¿Qué seria de la vida sin una mínima gota de locura? Lo mismo que una vida sin un suspiro de prudencia. Porque ambas son necesarias, porque ambas son distintas. Mezcla a tu prudencia un grano de locura, dijo Horacio. Y tenía razón. Era sólo cuestión de compatibilizar, ser flexible y respetar al otro. Porque Vanessa era más prudencia que locura y Magali más locura que prudencia, pero eran hermanas. Y en el opuesto está la verdad.
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: halloween town} audiciones a. nc.

Mensaje por cute. el Vie 18 Oct 2013, 6:59 pm

Lore. escribió:
hols, anto :cc ame la idea, de hecho la había visto hace rato pero las tareas, la paja y de todo me dio(?) audiciono para el lusho :cc bc louton, plss :cc ilysm.

sensual logan:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
fjkajlñg. holaa, lore:) yo también la amé cuando la encontre en tumblr:') idk. jajajaja, la paja gana siempre... (? daledaledale
EL GIF DE LERMAN, gosh, el pelo<33
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: halloween town} audiciones a. nc.

Mensaje por cute. el Vie 18 Oct 2013, 7:01 pm

Lore. escribió:
Spoiler:

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
nombre del pj: Genevieve Garnier.
papel: esqueleto. humana.
capítulo o OS:
cap here.:

Vanessa abrió los ojos con desilusión y reprimió un suspiro de rabia. La meditación no estaba funcionando. Pese a que creía estar concentrada y lo más en calma que podría estar en un momento como ése, era más que evidente que, lejos de tranquilizarse y pensar con objetividad, sólo estaba enardeciendo sus emociones; se sentía más inestable que antes, fruto lógico de estar dándole vueltas al asunto durante su meditación. Tocó el piso con los pies —pues estaba sobre uno de los muebles de su ventana— y trató de decidir qué hacer a continuación.

¿Por qué siempre tengo que pelearme con él por estupideces?, se preguntó la morena con frustración. Era algo que no entendía. ¿Por qué simplemente no quedarse callada e ignorarla? ¿Por qué siempre esa suerte de necesidad de contestarle, como si fuera un modo de defenderse de sus reproches? Porque eso habían sido sus palabras, reproches, sólo reproches contra lo que era, lo que hacía y lo que decía. Vanessa admitió que también había caído en el juego y le había contestado del mismo mal modo, pero creía no tener la culpa de lo sucedido.

¿O la tenía? Negó con la cabeza y, en vista del fracaso de la meditación, Vanessa se dispuso a utilizar el último recurso de relajación e introspección con que contaba: escribir. No le había contado nunca a ninguno de sus amigos esa particular afición, ya que la consideraba su último refugio personal, pero era posible que lo dedujeran de sus hábitos de lectura. La morena dirigió sus ojos a una estantería de su habitación, de la cual sacó un cuaderno gris, sencillo, sin ninguna rotulación y, sentándose cómodamente en su cama a la vez que sacaba un bolígrafo de su velador, se dispuso a escribir.

No era un tipo de escritura autorreferente, en donde simplemente se dirigiera a un destinatario invisible y le contara sus problemas. No era su estilo. Prefería simplemente armar una breve historia, donde los eventuales personajes sintieran lo mismo que ella sentía y, mediante la resolución del conflicto, lograra una especie de liberación. Siempre lo había hecho del mismo modo y se había convertido en un modo seguro de desplegar aquellas emociones que se arrastraban en su interior, sin correr el riesgo de liberarlas en el proceso. Porque en eso residía la magia del método: al hacer que sus propios tormentos los sufrieran personajes ficticios, los problemas se volvían menos reales al mismo tiempo, como si pertenecieran a un mundo de ficción, donde ella podía hacerlos desaparecer o manipularlos a su antojo. Y así el dolor de su alma se aplacaba o, como en aquellos momentos, la ira iba aflojando su corazón, poco a poco.

Lo único lamentable era que en el momento mismo en que apoyaba el lápiz en la hoja limpia de papel, los recuerdos la azotaban y durante un instante, la dejaban sin aliento, amenazando su frágil y perseverante control. Y, tal como siempre, aquella vez no fue la excepción.

— Siempre crees que eres la que más sufre, ese es tu problema. ¡Pues te doy una noticia! ¡Todos tenemos nuestros asuntos! ¡Todos tenemos nuestros problemas y penas! ¡Y no nos enterramos en la depresión y la oscuridad! Seguimos con nuestra vida, reímos, vivimos.
— Sabes perfectamente que yo no puedo hacer eso —musitó Vanessa, sintiendo que la ira estaba siendo desplazada por el dolor—. Sabes que yo no soy capaz de nada de eso. Eres una irreverente y una desconsiderada. Sabes que no puedo.
— Sí puedes, sólo no quieres. Disfruta el presente alguna vez y deja de pensar en todo lo que no puedes hacer.
— ¡¿Crees que si pudiera no lo haría?! No tienes idea de lo que estás hablando —repitió—. Sólo eres una niña que habla sin pensar.
— Al menos yo estoy viva —replicó ella con la mirada dura—. Y creo que es más de lo que puedo decir de ti.
— Idiota.
— Amargada.

Vanessa dejó el bolígrafo a un lado de la cama con una sonrisa irónica en su rostro. No había escrito ni dos páginas, pero ya estaba segura de que era suficiente. Por eso era que no se preocupaba a la hora de escribir, porque sabía que nunca acababa los escritos en medio de una tormenta emocional. Sólo le servía para relajarse, pues toda la ira, la tristeza o la decepción que pudiera sentir era absorbida por las palabras, pese a que la historia —una batahola literaria irrelevante sobre una chica llamada Mercedes y un joven de nombre Max— estaba apenas comenzando. Sólo era una forma de meditación.

Nessa suspiró. Se sentía cansada. Por muy ilógico que pareciera, esas continuas introspecciones y análisis la dejaban bastante agotada, ya que no sólo requerían de una excepcional concentración, sino también de la evocación de muchos recuerdos, en ocasiones, desagradables, lo que la extenuaba emocionalmente.

Magali era risa y ruido. Su vida se definía en bromas, juegos, peleas y comida china. Era una verdadera héroe, con su propio modo de enfrentar el mundo. Y ella lo admiraba por eso, pero no compartía su modo de vida. La tolerancia era el primer peldaño a la paz, sin embargo. Si quería convivir tranquila con su hermana y con el resto de sus amigos, debería aprender a respetar y a comprender. Comprender profunda y sinceramente que cada uno tenía un modo distinto de pensar y que ese modo, mientras no afectara negativamente o atentara contra otros, estaba bien y merecía respeto. Hasta ese entonces, Vanessa había soportado los estilos de sus amigos, pero nunca los había comprendido. Y también ése era el error de todos, no solamente el de ella. Nessa sabía que era algo particularmente difícil; para la morena, era doblemente duro, ya que su orgullo y su herencia demoníaca obstaculizaban sus deseos de solidarizar con sus amigos.

Vanessa se levantó de la cama, más decidida que nunca a hacer de la convivencia en la casa algo más placentero que de costumbre. Ya libre del tormento de su cumpleaños y, asombrosamente, aún con vida, no iba a desperdiciar la oportunidad que se le había regalado. Dirigió una pequeña sonrisa a la historia inconclusa de Mercedes y Maximilian, la que había logrado calmar su mente, y se prometió a sí misma que la acabaría. Le alegraba que esta vez su escritura y meditación la hubiesen llevado a un resultado concreto, ya que muchas veces sólo la hacían filosofar.

Se disculparía con Magali, algo que nunca había hecho antes. Un ligero nerviosismo la poseía, pero estaba dispuesta a llegar hasta el final. Paz, tolerancia, amistad, hermandad, respeto, cariño… ¿todas esas cosas, en conjunto, no eran más fuerte que la soberbia?

Encontró a la castaña jugando videojuegos en la sala principal. Vanessa elevó sus cejas al máximo; Su hermana seguía molesta y algo sentida, si bien lo controlaba con su propia terapia y a su modo.

— ¡Toma eso, babosa asquerosa! —gritaba, petrificada en la pantalla de la televisión—. ¡Marilyn se merece el premio novel, no tu!

Vanessa insinuó una sonrisa. Televisión v/s escritura. Cada una tenía sus métodos, sin duda. Le satisfizo comprobar que sus emociones estaban tranquilas y receptivas, que se sentía bien. La morena se situó junto a la castaña, que al notarla la miró entre curioso e incómodo.

— Tenemos que hablar —dijo ella, quizás más bruscamente de lo que había pretendido.
— Mira, Vanessa, nosotras… —La voz tajante de la castaña la hizo probar de nuevo.
— Tenemos que hablar —repitió—. Por favor…

Esa última palabra fue lo que la hizo considerar la conversación. Lo cortés no quita lo valiente, pensó la joven. Vanessa se sentó a su lado y se armó de valor para, al fin, doblegar su terco y estúpido orgullo.

— Quería disculparme contigo, Magali —susurró mirándola a sus brillantes y sorprendidos ojos azules—. Te traté injustamente cuando tú sólo deseabas compartir un momento conmigo. Tú no tenías por qué saber que estaba algo susceptible y de poco ánimo y yo no debí decirte todo lo que te dije. Lo siento.
— Vaya —Parpadeó, aturdida—. Nunca creí que viviría lo suficiente para escucharte disculpándote sobre algo.
— No es algo particularmente fácil, Maggie. —Suspiró con fastidio—. Te agradecería si me ayudaras.
— ¡Esta bien! —sonrió con nerviosismo— Tu también perdóname, Nessa. Estabas en un momento de meditación, y siempre nos estas diciendo que no te molestemos cuando estas leyendo.
— No tienes porque, Maggie. Últimamente me eh comportado como no debería contigo, eres mi hermana menor... —suspiro cansadamente— No soy una buena hermana, ¿verdad?
— De hecho, no, no lo eres —Vanessa bajo la cabeza— Pero te quiero con defectos y todo, ademas, eres mi hermana, Vanessa. Te quiero tal y como eres, y lo sabes.

Hay cosas que no cambiarían, definitivamente, pero era parte de la vida, de esta vida llena de horizontes y esperanzas que ahora tenía en sus manos, aceptar estas locuras. ¿Qué seria de la vida sin una mínima gota de locura? Lo mismo que una vida sin un suspiro de prudencia. Porque ambas son necesarias, porque ambas son distintas. Mezcla a tu prudencia un grano de locura, dijo Horacio. Y tenía razón. Era sólo cuestión de compatibilizar, ser flexible y respetar al otro. Porque Vanessa era más prudencia que locura y Magali más locura que prudencia, pero eran hermanas. Y en el opuesto está la verdad.
audición aceptada.
me encantó, lore<3 love u so so much djkahglkg.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: halloween town} audiciones a. nc.

Mensaje por Asclepio. el Vie 18 Oct 2013, 7:09 pm

#EmocionadaModeOn kajsdnajsndjs :meh: :arrastro:    :eaea:     :cosi:     y te dejo estos smileys bc es la primera vez que los pongo *-*, te amou, Ants  
avatar


Ver perfil de usuario
-------
-------

Volver arriba Ir abajo

Re: halloween town} audiciones a. nc.

Mensaje por Bloom. el Vie 18 Oct 2013, 8:46 pm

Me encanta la idea *¬* A mi  también me dicen Anto ._. Me llamo Antonella x'D 
Bueno... Antes de decidir si mandare mi ficha tengo una pregunta... ¿Puedo participar por alguien que no sea de 1D? ._. Osea. Por que quiero audicionar por "la niña de remiendo" pero no con el humano Niall ._. 
No lo tomes a mal pero no soy gran fan de One Direction x'D 
¿Se podrá? 
 
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: halloween town} audiciones a. nc.

Mensaje por dragón. el Vie 18 Oct 2013, 8:51 pm

todo el mundo ya anda audicionando e.e pero el logan es mio okno
aww gracias por aceptarlo... enserio quisiera quedar amo esta idea.. quiero siempre quize escribir terror y amour!!  
awww no la odia :shakeitbb:  lo digo porque la ultima vez que la use a la chica que hacia la ene ce no le caia bien y tuve que cambiarla.... te quiero ... lo se hablo mucho bla bla bla... okno te quiero
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: halloween town} audiciones a. nc.

Mensaje por cute. el Vie 18 Oct 2013, 9:00 pm

|Bloomy| escribió:
Me encanta la idea *¬* A mi  también me dicen Anto ._. Me llamo Antonella x'D 
Bueno... Antes de decidir si mandare mi ficha tengo una pregunta... ¿Puedo participar por alguien que no sea de 1D? ._. Osea. Por que quiero audicionar por "la niña de remiendo" pero no con el humano Niall ._. 
No lo tomes a mal pero no soy gran fan de One Direction x'D 
¿Se podrá? 
 
djkgjdñglhf, hola Anto(? jajajaja. siisisis, no hay problema! audiciona e.e
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: halloween town} audiciones a. nc.

Mensaje por cute. el Vie 18 Oct 2013, 9:03 pm

Lizzie Boo escribió:todo el mundo ya anda audicionando e.e pero  el logan es mio okno
aww gracias por aceptarlo... enserio quisiera quedar amo esta idea.. quiero siempre quize escribir terror y amour!!  
awww no la odia :shakeitbb:   lo digo porque la ultima vez que la use a la chica que hacia la ene ce no le caia bien y tuve que cambiarla.... te quiero ... lo se hablo mucho bla bla bla... okno te quiero
Jajajajja, ojalá :meh:  logan es nuestro, ah. yo lo amo también:c fue mi primer amor(? bueno, algo así.
no agradezcas<3 yo también<3 terror y amor es re
Noo, no odio a la rubia, odiaba haylor:c kdfjgkljdlkgñh. enserio? fah. te quiero más. y yo hablo poco:c idk.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: halloween town} audiciones a. nc.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.