O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Extrañas criaturas [Resultados
Ayer a las 7:34 pm por WantToWrite11

» Extrañas criaturas - Arco 1. Los renacidos, capítulo 2
Ayer a las 7:33 pm por WantToWrite11

» Survive. (Audiciones abiertas.)
Ayer a las 7:18 pm por shaoi.

» trust the unknown
Ayer a las 6:18 pm por chihiro

» Valley of wolves.
Ayer a las 6:01 pm por hypatia.

» Heroes. (Muro Interactivo)
Ayer a las 4:32 pm por yagmur.

» MY POWER |Celyn|
Ayer a las 4:13 pm por peraulata

» Guerra de Sexos; muro.
Ayer a las 3:03 pm por roman.

» EL NERD | HS |
Ayer a las 1:52 pm por TecnoPanda2419

novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ insxne.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

halloween town} audiciones a. nc.

Página 2 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: halloween town} audiciones a. nc.

Mensaje por Welcome To My Life el Lun 14 Oct 2013, 6:07 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Nombre del Personaje: Grace Allen.
Papel: Niña del remiendo.
Capítulo:  
Capítulo :

Michelle Sprowls


Leo se había desaparecido, al igual que Harry. El rally estaba a minutos de comenzar, y en eso llego Harry todo agitado y sudoroso, pero más que nada preocupado.
 
-¿Qué te sucede rulos?- pregunte preocupada por su aspecto.
-Leonela- dijo con voz entre cortada.
-¿Qué tiene ella?- ahora fue Liam quien pregunto.
-No esta bien, aunque ella me lo niegue, sé que no esta bien.
-Sabes, es mejor no molestarla. La conozco más que tu y cuando te dice que esta “bien” significa que quiera estar sola, las mujeres somos complicadas- dije sin más para voltearme con mi equipo.
 
Mi equipo estaba conformado por Liam, Harry, Dylan y Julieta. Aunque Dylan sea consejero, también puede participar en este rally, algo que a Liam no le gustó del todo.
 
-¿Por qué ese idiota tiene que estar con nosotros?- me preguntó entre dientes.
-Porque es bueno con esto, ya lo hablamos Liam, debes dejar de ser tan inseguro- le respondí de la misma forma.
-Pero es que no quiero perderte- dijo haciendo pucherito.
-Y no me perderás, ¿ok?
-Te amo Michelle- dijo abrazándome por la cintura.
-Y yo a ti Liam- le dije dándole un beso en la mejilla.
 
Ya todos los alumnos estaban formados en equipo, Mahia estaba con Niall, Louis, Miranda y Zayn, y se veían más que dispuestos a ganar.
La directora tomó un megáfono y comenzó a decir las reglas de este divertido juego.
 
-Muy bien queridos alumnos, las reglas son sencillas y muy fáciles de seguir, estas son:
Regla No. 1.- Esta prohibidísimo pelear, no quiero heridos.
No. 2.- No deben tomar los objetos del otro equipo.
No. 3.- No deben copiar el nombre del otro equipo.
No. 4.- No se pierdan en el bosque, pero por si las dudas habrá un consejero en cada equipo.
No. 5.- No digan malas palabrasY finalmente ¡DIVIÉRTANSE!- terminado de dar sus “reglas”, tocó un silbato el cual era la señal de que el fabuloso juego comenzaba.
 
Mi equipo y yo corrimos hacía el bosque, buscando pistas en todas partes, Liam encontró un papelito entre las hojas de un árbol que decía lo siguiente: “Vaya, si que son astutos. Este papel estaba bien escondido, pero no importa. Veamos que tan originales son para lo siguiente “Un nombre deben tener, en un lugar lo deben poner, todos lo deben de ver y original debe ser” Piensen un lugar visto por todos, busquen herramientas con las cuales escribir”
 
-Bueno tenemos que ponernos un nombre- dijo Harry.
-Harry, cariño, eso ya lo sabemos- dije pensando en un nombre.
-¿Dónde lo pondremos? – pregunto ahora Liam.
-Un lugar concurrido por todos es la cafetería- respondió rápidamente Dylan.
-Es cierto- lo secundé.
-En mi cabaña tengo cartulinas y plumones- dijo Julieta aportando algo.
-¿Pues qué esperamos? ¡Vamos!- emocionada me fui corriendo a la cabaña de Julieta.
 
Llegando a su cabaña, Julieta fue a sacar todos los materiales que necesitaríamos, rápidamente Harry dijo un nombre bastante ridículo pero llamativo.
 
-Debemos llamarnos los gato-puercos- dijo seguro de si mismo.
-¿Cómo por qué?- pregunto Dylan.
-Es llamativo y da risa, dime ¿quién no se fijaría en el?- respondió este a la defensiva.
-Harry tiene razón- lo apoyó Liam.
-Esta bien, nos llamaremos los gato-puercos- refunfuñó Dylan.
-A mi me gusta ese nombre- dije sonriendo.
-Si, a mi igual- apoyó Julieta.
-Dylan es el único amargado que no tiene sentido del humor- se burló Liam.
-Ya chicos, vamos a hacer el cartel- dijo Julieta.
 
El cartel quedó hermoso, no tardamos más de 5 minutos en hacerlo y en verdad era llamativo. Decía “Gato-Puercos” en grande, y estaba decorado con serpentinas de colores y diamantina, se veía hermoso.
 
-Muy bien, ahora a correr a la cafetería- dijo Harry llevando el cartel y corriendo a toda velocidad.
 
Llegando lo pegamos en una ventana que era vista por todos y empezamos a buscar otra pista, ahora fui yo quien la encontró, pero venía acompañada de un megáfono.
 
-¡Miren chicos, encontré la otra pista!- dije emocionada.
-Pues, leámosla- dijo Dylan empezando a leer.
 
“Vaya que si piensan, eso me agrada, recuerden utilizar ese potencial en clase. Ahora una prueba un poco más complicada, pongan mucha atención: Una porra deben crear, copiada no debe estar, usen su imaginación y esto lo lograrán, todos la deben de escuchar. Una porra, que sencillo ¿no? Para que todos los escuchen donde encontraron la nota debieron haber encontrado un megáfono, úsenlo y que noten su existencia”
 
-¿Una porra? ¿UNA PORRA?- exclamó Harry.
-Si Harry, una porra- le afirmó Julieta.
-No tengo ni idea de cómo hacer una porra- confesó Dylan.
-Ni yo- ahora fue Liam.
-Es demasiado fácil, solo denme unos 4 minutos y se las tengo lista- dije alejándome un poco de ellos.
 
Saqué mi celular para ir anotando lo que se me vaya ocurriendo y por fin salió la tan esperada porra.
 
-¡LA TENGO, LA TENGO!- grité mientras me acercaba hacía ellos.
-Muy bien, dila- me apuró Julieta.
-Muy bien, así va: En el agua Acuaman, en el cielo Superman, en la Tierra Spiderman, los gato-puercos van a ganar- la empecé a cantar con su típica tonada.
-Es genial Michelle, me encantó- dijo Liam abrazándome.
-Si a mi también- dijo Dylan.
-Ya, ya, ya a todos nos gusto, ahora a cantarla a todo pulmón- dijo Harry tomando el megáfono.
 
Y así empezamos a recorrer todo el campamento cantando la porra, todos se nos quedaban viendo raro, pero a nosotros no nos importaba. Llegando al centro de reunión la directora nos paró.
 
-¿Qué sucede señorita directora?- pregunto Harry un poco asustado.
-Nada Harry, nada. Veo que han completado la segunda pista, y me ha gustado su nombre y su porra. Tengan, esta es la tercera pista, suerte- dijo dándonos otro papelito.
 
Nos alejamos mientras leíamos la nota.
 
“Todos deben saber quienes son, un símbolo representante a su equipo les ayudará, en una caja se encuentran cosméticos para crear su símbolo, la caja se encuentra en un lugar donde comida hay. ¡CORRAN!”
 
-Definitivamente la caja esta en la cocina. ¡VAMOS!- dijo Liam corriendo dirección hacia la cocina.
 
Buscamos la caja y afirmativamente ahí se encontraba, sacamos un par de labiales y delineadores negros y comenzamos a hacernos los símbolos los cuales consistían en una G-P y una trompa de puerco con bigotes.
 
-¡Quedó hermoso!- exclamé.
-De hecho, ahora a buscar la siguiente pista- dijo Julieta.
 
Comenzamos a buscar por toda la cocina y Dylan encontró una nota con un costal de papas a su lado, en voz alta comenzó a leer la nota.
 
-“Muchas cosas en el planeta hay, 5 de ellas deben encontrar, fáciles de busca no son, así que apúrense o perdedores serán: Un reloj de 1988, unos converse azules, un peluche rosado, un refresco de cola y un boleto de avión”- terminó de leer para ponerse a pensar-. ¿Dónde demonios encontraremos esto?- comentó frustrado.
 
-Un reloj de 1988, estas cabañas se construyeron en ese año, y desde ese entonces se ha modificado nada. En cada cabaña hay un reloj, ahí debe de estar un reloj de 1988- dijo Julieta para luego comenzar a correr a su cabaña.
 
Llegamos agitados y ahí no había reloj alguno, ya se lo habían llevado. Corrimos a la de Dylan e igualmente se lo había llevado, solo quedaba mi cabaña y la de los chicos. Fuimos a la de Liam y Harry y ahí había un reloj viejo, lo tomamos y leímos la siguiente cosa.
 
-Unas converse azules, las de Harry lo son- exclamó Liam tomando las converse de Harry.
-Muy bien, ahora solo falta el peluche rosado, un refresco de cola y un boleto de avión, ¿de dónde sacamos el peluche?- preguntó frustrado Harry.
 
Penosamente levanté la mano- Yo me traje al señor conejo y es rosa- dije tímida.
-¿Por qué?- pregunto Dylan a punto de reírse.
-Por que me da miedo dormir sin que alguien me abrace- susurré mientras bajaba la cabeza.
-Ay mi amor, a partir de ahora dormiremos juntos para que tengas a alguien que te abrace- dijo Liam abrazándome y dándome un beso en la frente.
-Te amo Leeyum.
-Y yo ti corazón.
-Ya, ya, ya mucho romance, vayamos a la cabaña de Michelle antes de que se lleven el peluche- nos apuró Harry saliendo de la cabaña.
 
Pude notar como Dylan apretaba la quijada con cierto coraje y ¿celos? ¿Aún no me olvida? Agh, luego hablaré con el.
 
Corrimos a mi cabaña que no estaba muy lejos, pero al llegar pude notar como el equipo de Miranda se acercaba de igual manera a la cabaña, agarrando ventaja corrí más y me encerré en ella, le puse seguro y comencé a buscar mi peluche.
 
-¡MICHELLE ABRE!- gritaba desde afuera Mahia.
-¡NO! Me robaran mi peluche- les respondí.
-¡Agh!- oí como se quejaron pero no me importó.
 
Encontré a mi peluchito, lo escondí y salí de la cabaña.
 
-No encontré nada, lo siento- dije caminando hacía mi equipo.
 
Solo los escuché quejarse y le di mi peluche a Liam para que lo guardará.
 
-Ahora solo nos falta el refresco de cola y el boleto de avión- dijo Harry pensativo.
-¿Alguien guardó su boleto?- preguntó Julieta.
-¡Yo!- exclamó Liam.
-De acuerdo, vayamos por el- dijo Harry.
 
Llegamos a su cabaña, tomamos el boleto y nos dirigimos a la cocina por el refresco de cola.
 
-¡Genial! Ya tenemos todo, ahora busquen la siguiente pista- ordenó Dylan.
 
Harry la encontró debajo de una olla, con cuidado la comencé a leer.
 
-“Ya casi terminan, solo falta su último desafío, pongan atención: Agua cae y en ella puedes nadar. La última pista se encuentra cerca de ahí. ¡Vamos, ya casi terminan!”- terminé de leer para luego voltear a ver sus rostros.
-Es más que obvio que es el lago. ¡CORRAN!- ordenó Liam.
 
Corrimos a toda velocidad al río, pero yo iba más atrás que todos, ya que corro lento. Debido a que tengo asma, me cansé demasiado rápido y opte mejor por caminar, ellos aceptaron. Estaba recorriendo con mi mirada todo el lugar, examinaba cada detalle que en los árboles se encontraba, veía cada pajarito que de su nido se asomaba, hasta que vi un cuerpo tirado. Corriendo me acerque al cuerpo que yacía en el pasto, era de Leonela.
 
-Leo, Leo, despierta, Leo- empecé a menearla pero no respondía.
-Leo, vamos no juegues así conmigo- seguía sin responder.
 
Me desesperé y comencé a gritar mientras la meneaba.
-¡LEO DESPIERTA! ¡LEO, LEO! ¡AYUDA, POR FAVOR AYUDA!- grité desesperadamente mientras lloraba.
-Michelle, Michelle ¿qué sucede?- pregunto Louis que se encontraba cerca de donde yo estaba.
-Leonela no despierta, Leonela no despierta- dije llorando.
 
En eso llego Liam con los demás, Harry al ver a Leo en esas condiciones corrió hacía ella y la cargó.
 
-¡Leo vamos responde! ¡Leo no estoy para juegos, vamos despierta!- no dejaba de insistir, pero ella no respondía.
-Debemos llevarla a la enfermería- sugirió David, el consejero a cargo del equipo de Mahia.
-¿Qué esperamos? ¡VAMOS!- se apresuró a decir Harry.
 
Harry cargó a su amada y la llevo a la enfermería, nosotros los seguimos pero no nos dejaron entrar con ella, solo restaba esperar.
 
-Michelle, ella se va a recuperar- dijo Liam mientras me abrazaba.
-¿Cómo estas tan seguro?- pregunté con lágrimas en los ojos.
-Porque ella es buena- dijo para después depositarme un beso en la cabeza y abrazarme para que no pasará frío.
 
-Ella es buena, ella no merece esto- susurré llorando.




avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: halloween town} audiciones a. nc.

Mensaje por Invitado el Lun 14 Oct 2013, 6:20 pm




nombre del pj: Deciret Kruspe

papel: fantasma. humano | Liam payne.
capítulo o OS:
Capitulo:


Capitulo 005
Krishna Landers



Siento que algo me ilumina el rostro haciéndome que me moviera a un lado luego siento la ruidosa alarma, lo cual hace que gruñera. Busco con mi mano la ruidosa alarma, al encontrarla trato de apagarla pero no pude así que con mi mano arrastre hasta el cable y ya al encontrar el enchufe de un tirón saco el cable haciendo que ya el ruido parara.
-Krishna Levante! .-Escuche a mi madre.
-Mierda mama déjame dormir!.
-Krishna Cuantas veces te he dicho que no me digas así.-Dijo entrando a mi cuarto.
-Si no lo haga que.-Dije aun con los ojos cerrados.
-Krishna Por favor.
-Ya ya, Me levanto pero sal.
Solo escuche la puerta cerrarse me levante de mala gana y me fui a buscar algo que ponerme, Me puse lo primero que vi.
Baje a tomar desayuno y veo a mi madre de mala gana y me siento a comer algo, aunque no tenía muchas ganas de comer.
-Y como dormiste, Hija?.-Dijo mi madre tratando ser amable.
-Con los ojos cerrados.-Dije obvia.
Ella no dijo nada más, yo solo seguí comiendo.

(...)
I am watching the rise and fall of my salvation
There's so much shit around me
Such a lack of compassion
Cantaba sin ganas sentada en el piso de mi cuarto llorando.
I thought it would be fun and games
*it would be fun and games*
Instead it's all the same
*it's all the same*
I want something to do
Need to feel sickness
In You
Seguía cantando hasta que unos golpes de la puerta se escucharon. Me limpie las lagrimas y abrí la puerta. Al abrí la puerta vi a mi madre, ¿Qué hacía aquí? Debía estar en el trabajo.
-Te acordaste que tienes una hija.-Dije de mala gana.
-Hija por favor.-Dijo.- Tengo que decirte algo.
-Que.-Dije Aun de mala gana.
-Krishna deja esa maldita actitud!.-Dije en tono alto.
-Que, que quieres decirme.-Dije ya irritada.
-Sabes me iré a trabajo ya se pasó la hora en la noche te digo.-Dijo y salio de mi cuarto, dejándome de sola en la casa.
Me puse a llora sin saber el por qué.

(...)
Estaba dibujando garabatos hasta que siento que la puerta principal de la casa de abre era mi madre.
Yo estaba en el piso sabiendo que tenía la mesa de centro y la mesa del comedor.
Mi madre me miro en forma tierna, yo solo le dedique una sonrisa.
-Ahora que  me dirás lo que me querías decir? .-Dije con una sonrisa.
-Amo esa sonrisa, Bueno veo que estas muy rara con tu actitud….y eh pensado  en enviar a un centro de rehabilitación….-Dijo mirando el piso y luego a mi.
-Mama deja las bromas.-Dije nerviosa.
-No estoy de bromas hija, Es más mañana te vas. Hoy hice los papeleos y todo asi que mañana mismo te vas.-Dije en tono serio.
-Siempre cagandome la onda.-Dije parándome.-¿Quieres que empaque las cosa?.
Vi como ella asintió.
-Te odio.-Dije dejando mi cuaderno en la mesa y me fui corriendo a mi cuarto.

(...)
-Vamos hija levántate.-Dijo mi madre.
-Deja de molestar lo único que haces es estorbar mi vida.
-Hija, lo hago por tu bien.
-Chao me tengo que vestir.-Dije echándola.
No escuche su voz, me levante pase mis manos la cara y me levante.
Me puse unos jens y una polera larga color negro, y unas zapatillas. No era la gran cosa.
Baje no quise nada Guarde lo último y más importante; Audífonos & Mi Cuaderno.

(...)
Estaba leyendo un libro muy bueno, El lobo estepario. Estaba entretenida hasta que siento que el auto para.
-Dios…-Dije en susurro.
Baje del auto y veo muchas chicas, baje mis maletas y me despido de mi madre de buenas forma; Abrazo, beso  y un –Te quiero que estés bien-

Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: halloween town} audiciones a. nc.

Mensaje por Invitado el Lun 14 Oct 2013, 6:46 pm

ay, ay, ay, me hago pis(?) ahquelepasaba xdd. 

nombre del pj: Courtney Collins.
papel: esqueleto. humana | louis tomlinson.
capítulo o OS: 

ily<3.:

—Es lindo, ¿uh?
—Ya lo creo. 
Harry sonrió con su cabeza ladeada. Los hoyuelos que se encuentran adorable en él se macaron con profundidad, haciéndolo lucir exactamente igual. Georgia lo admiró por unos breves segundos, luego volvió su vista al frente. 
—Me gusta despertar temprano cada día para poder verlo. — negó con la cabeza de manera risueña. —Y eso que no soy una persona mañanera, pero lo vale. ¿No crees, Haz? — inquirió. 
—No te preocupes por eso, gracias a ti estoy aquí. En este momento seguiría durmiendo plácidamente hasta ser despertado por Niall. 
Harry había llegado a la típica casa de playa, ésa que mostraban en las películas de romance, donde, dos jóvenes caían completamente en el amor. A su parecer era una cursilería obvia que muchos deberían tener en cuenta, los productores y futuros más que nada. En una meditación clara que, esa idea estaba tan quemada como los besos bajo la lluvia. Sin embargo, en ése minuto que entró a la casa de los señores Collins comprendió que era justo lo que pensaba pero que, era típicamente excelente. 
Y porque estaba allí, la interrogante que cualquiera que lo conociera a él y a sus pensamientos en un principio trazaría. Los días de verano parecían traer hasta los amores, porque de las fiestas y aventuras entre amigos nada podía faltar. Y Louis, como buen mejor amigo que era, no dudaría en llevar a Harry a la casa de los Collins, o mejor dicho, a la excursión con sus amigos. Sin embargo, él había preferido quedarse los diez días válidos que estarían antes de volver; todo por esa chica, y el amanecer. 
Los ojos verdes exclamaban cierta emoción que fácilmente se podía apreciar, en especial desde cerca. Los azules de Georgia jamás habían estado tan cerca, así como jamás había contemplado el brillo de los mismos. Harry estiró su mano para tocar el agua, luego la dejo ir. Su pantalón caoba remangado hasta su rodilla, al igual que las mangas de su camisa. Los pies sumergidos en el mar, el murmullo de las olas, pequeñas pero apreciables, chocar entre sí; y el inconfundible olor a libertad, relajación y reflexión. 
—Ya veo. Bueno, será una sorpresa para él. — el chico se encogió de hombros ante el comentario de la rubia. Niall venía cada mañana a despertar al rizado, todo para pasar un tiempo con los demás, y así para no dejarlo dormir tanto; algo que a él no le fascinaba del todo. —Para todos en realidad, deberían hacer una fiesta por que te has levantado temprano, Haz. — soltó unas risas por lo bajo ante la mirada idiota del chico. Éste imitó su acto y golpeó con suavidad su brazo. 
—Cierra la boca. 
—¡Uh! Qué miedo, alguien amaneció enojado hoy. — soltó con burla. —Tranquilo, rulos, te acostumbrarás muy pronto. 
—Claro que lo haré, así veré como te sumerges en el agua. — Harry alzó las cejas, de nuevo, ésa sonrisa en su rostro, y ésos hoyuelos marcándose. Georgia abrió la boca, sintiéndola seca por un momento, no pudo interrogar qué quería decir, porque, por lógica ella se encontraba en su misma posición, sólo con los pies mojados. Inmediatamente, su voz escapó en un chillido. Styles se paró, la tomó de la mano, y luego la sujetó en sus brazos; como la entrada de toda novia. Como cualquier novia que fuera arrojada al agua bajo insultos a su novio; chillidos, y la muestra del dedo del medio. 
Harry largó una carcajada, echándose a correr. La arena pegándose a sus pies, su respiración agitada, y el tropiezo que vino después fue lo que contempló Georgia al momento en que su cabeza salió a la superficie. Su rubio cabello pegado a su frente, sus mejillas rojas, y el agua que escupió en el mar le hizo ver de alguna manera encantadora. En especial cuando rió con burla al ver al chico tirado, con sus pantalones un poco bajos, dejando ver su ropa interior. 
—Lindas nalguitas, Styles. — el mencionado se levantó, y le mostró ése dedo. Mas, luego, se tiró a propósito en la arena y hundió su cara en ésta. 
La rubia siguió escupiendo, frotándose los ojos con las manos. Nadó hasta la superficie, sintiendo un escalofrío apoderarse de su espalda. Caminó sin más hasta el chico, se acuclilló un poco, sólo lo bastante para golpear su trasero hasta volver a enderezarse. 
—Sí, son lindas.
Luego siguió caminando. 
...
—¿Quieres jugo? 
Arrastró los pies desnudos con pereza, por supuesto luego de haberlos lavado y quitado toda suciedad. Una toalla de un color azul claro rodeaba sus hombros, el cabello todavía húmedo sobre la misma. Lejos de todo rastro húmedo en su ropa, Georgia había cambiado el largo pantalón por uno corto, al igual que su camisa. 
—Claro, porqué no. No me estoy deshidratando ni nada, así que, claro. — el rizado respondió con evidente ironía. Por su parte, ella no le dio mucha cuerda y sólo rodó los ojos con exasperación. 
Tomó la jarra, dos vasos de cristal, y vertió la bebida en ellos. Dejó el recipiente sobre la mesada americana, y deslizó uno de los vasos hacia el chico. Tomó un sorbo del suyo y dijo: 
—Es de naranja. 
Harry alzó una ceja, la mirada de “no me lo digas” se hacía presente en sus ojos. 
—Eso es genial, no lo noté, ya sabes por su color a simple vista. — respondió. 
Georgia observó cómo llevó el vaso a sus labios, y tomó de un solo trago la bebida. Inmediatamente, escupió todo en su recipiente. Así, la chica volvió a reír. 
—Y está helado, muy helado. — habló entre risas, asintiendo con la cabeza. 
—Vete a la mierda, rubia. — Harry dijo limpiando su boca con su mano. 
—Así que…— Georgia dudó. 
—¿Así qué…? Vamos, rubia. Dime. — respondió el otro. Recostado en el sofá, sus pies moviéndose al compás de la música de salida de esa película que estaban viendo por televisión. 
—Cuando…cuando, —tomó una respiración profunda y exhaló. —¿Cuándo vendrá Louis por ti? 
Harry la miró sorprendido. —No tengo la menor idea, comentó algo sobre esta tarde aunque no sé exactamente a qué hora, no le prestaba mucha atención a decir verdad. 
—Oh. — ella abrió la boca mas nada salió. Carraspeó un poco, y se levantó del asiente, tomando el control remoto y apagando la televisión; la cual mostraba los créditos finales de la película. —Supongo que deberíamos aprovechar, ¿no crees? Digo, hasta que él venga. 
El chico asintió, revolviendo su cabello con una mano. 
—Supones bien. 
Y ahí estaba, de nuevo; los magníficos hoyuelos. 
...
—¡Vamos, Harry, despierta! — los celeste ojos fue lo primero que divisó al momento de abrir los propios. Su rostro se encontraba muy cerca, mas luego se tiró hacía atrás, sonriendo. A Harry le pareció adorable. 
—¿Niall? Niall, ¿qué haces? Intento dormir. — su voz sonó ronca, mucho más de lo normal, pero también rasposa. Los claros signos del sueño estaban visibles en él. Su espalda dolía, poco pero lo hacía, y por un momento se encontró desorientado. —¿Qué ocurre? — inquirió en un gemido. 
Su cerebro pareció despertar también, y así comprender. Niall lo despertaba cada mañana, con saltos o palabras pero lo hacía, era molesto pero se acostumbró muy rápido; era casi como su despertador personal. Harry se llevaba de maravillas con Niall quien era un claro ejemplo irlandés. Lo había conocido luego de un día en los Collins, era primo de Georgia, y amigo de Louis. 
Inmediatamente, el dolor de su espalda desapareció. Frunció el ceño pestañando con rapidez, intentando aclarar su vista. Escuchó entre molestos zumbidos, como el rubio caminaba por todo el lugar, riendo; y de fondo, el murmullo de las olas. Algo en él se inquietó.  No sabía dónde se encontraba, no hasta que pudo observarlo con claridad. 
La playa. Y si estaba en la correcta, también se encontraba la casa; y también Georgia.
Harry pareció desesperado por un segundo, no podía haber pasado un día. No, si él se iba hoy, no podría haberla dejado sin despedirse. Pero, luego entendió. Todos sus sentidos se aclararon y él suspiró feliz. Aliviado como nunca. 
—Tienes suerte, Harry. — el irlandés ignoró los anteriores comentarios y lo miró tranquilo. El mencionado frunció aun más el ceño, si es que podía, dando a entender su ignorancia. 
—¿De qué estás hablando? 
La intriga lo invadió. No sabía cómo explicarlo, estaba confundido. Cuando el rubio dijo eso, automáticamente pensó en los diez días que había pasado junto con ella; no le hallaba ninguna otra explicación, mas, la confusión estaba en él.
—Dormir en la arena no debe ser bonito, pensé que te dolería la espalda por la posición pero al parecer no, estoy equivocado. 
—Oh, espera, ¿qué? — tartamudeó. Se encogió de pronto, dejando mostrar el dolor suave que comenzaba a disminuir, y del cual le había restado importancia. Sintió un cosquilleó en su cuerpo, culpa de la arena que se pegaba a su cuerpo y se metía por entre sus ropas. Gruñó por lo bajo, aunque más que nada sonó a un lastimero gemido. 
—Y, eso es. — el otro rió. Ayudó al rizado a levantarse de inmediato, y éste no se detuvo a sacudirse, pero sí a revolver su cabello. Manía suya tal vez. 
—Vamos Haz, contempla por última vez el atardecer. Louis ya está aquí. — Niall anunció. Las olas habían bajado, la tranquilidad se hacía presente, nada se escuchaba más que sus respiraciones. Styles negó con la cabeza. 
—¿Dónde está? 
—Louis está en la cocina, creo, lo vi tomando un refresco con…
—No, Nialler. ¿Dónde está ella? — su respiración se agitó. Si tenía que irse, si tenía que hacerlo, tenía que verla; por más cursi que sonara, por más película que fuese. 
El chico le miró con lástima. —Está con él, Haz. Anda ve a buscarla, chico romántico. — movió su cabeza hacía atrás, y sólo se quedó a contemplar el atardecer, justo cuando Harry se largó de allí. 
...
—Lou, no te atragantes. — Georgia pronunció risueña al ver como éste tomaba con avives su refresco. Por su parte, el castaño la ignoró. 
—Hazle caso, pareces desesperado. — la ronca voz de Harry se presentó entre la comunicación de ambos amigos. Se acercó hacía ellos, sentándose en la butaca frente a la barra. Sonrió a Georgia con dulzura, y miró al otro quien a su vez hacía lo mismo. 
—Cállate, tengo sed. — murmuró con tono indignado. Observó a los dos jóvenes con curiosidad, las miradas que se propinaban y el tenso momento que debía romperse en cualquier momento. Abrió la boca, suspiró, y dejó la botella en su lugar. 
—Voy con Niall, me llama. — anunció parándose, con el propósito de dejarlos solos. No quería tocar el violín mientras ellos hablaban o hacían vaya a saber qué, tampoco quería imaginarlo. Los Collins no estaban, por algo podían pasarla allí; pero eran sólo diez días, y esos habían terminado. 
—Yo no escuché nada. — la chica se cruzó de brazos sobre la mesada, inquieta. 
—Pero yo sí, así que, nos vemos en cinco minutos. — fue lo que dijo antes de salir de allí. 
Harry suspiró. La miró interrogante, y ella lo notó. 
—¿Qué? — inquirió. —¿Tú también escuchas a Niall llamándote? — comentó acomodándose en su lugar. El rizado negó. 
—Sabes que es mentira, Georgie. — jugó distraído con la botella que su amigo había dejado. —¿Cuándo fue que me quedé dormido? Podrías haberme despertado, sabes. No era muy cómodo. — regañó con burla. A decir verdad, no era una mentira; el dolor de su espalda había disminuido, pero ahí estaba. Jamás volvería a dormir en la arena. Y sí lo hacía, procuraría llevar protector solar.
—Yo sé, pero me pareció más interesante dejarte así. 
—¿Interesante?
—Sí, eso fue lo que dije. 
Harry suspiró otra vez, la confusión en él. Los cinco minutos acabándose. 
—Georgia, escucha. Yo, no sé cómo pasó pero…— comenzó nervioso. La rubia apoyó una mano sobre la suya, reposada en la botella. 
—No te preocupes, no es un corto amor de verano. — susurró con ternura. Acarició la mejilla derecha del chico, y apretó su mano. —Y no digas que sí lo es, no seas cursí Hazza. — lo apuntó con un dedo, señalándolo con fingido reproche. 
—Pero yo…escucha, yo…— intentó hablar, pero las palabras quedaron estancadas en su garganta al ver la seria mirada de la rubia. 
—Cállate, nunca debí mostrarte esa película. — rió un poco. Mordió su labio, una manía suya.
 —Dame un abrazo, anda. — se separó, y abrió sus brazos. 
—¿Por encima de esto? Será incómodo y a mi espalda no le beneficiará en nada. — Styles apuntó la mesada que se interponía entre ellos. Los azules ojos de la chica brillaron. 
—Vete a la mierda.
—También te extrañaré. 
...
Tres días después, en su habitación, miraba esa película que le había enseñado. Rió como un estúpido, quien pensaría que sería tan romántico. Pero, le recordaba a su encuentro, y eso a su parecer, era bueno. 
Recordó cómo se subió al auto de Louis, luego de despedirse de todos. Y también recordó el abrazo que habían compartido con dulzura. Para él, tampoco era un corto amor de verano. 
—¡Haz! — el grito de su amigo interrumpió el sonido de la televisión. El mencionado se sentó en su cama, y miró hacia la puerta. 
—¿Qué?
—Vamos hombre, sé amigable. — agarró un cojín que se encontraba como decoración y lo golpeó con el. 
—Disculpa por preguntar lo único que se me ocurre cuando entras así. — respondió sarcástico. Tomlinson puso los ojos en blanco, apretando un poco un papel que llevaba en manos, con exasperación. 
—Como sea, te esperaré abajo. Apúrate, tenemos que irnos. — respondió dejando el papel a su lado. —Me dijo que te lo diera cuando estuvieses malhumorado. — Styles alzó una ceja, costumbre de él; pero antes de recibir una sorpresa, su amigo se había ido.
Tomó la nota con un gruñido. Y la confusión que había en él, dejó de existir por ese momento. Todas sus demás emociones de nostalgia cruda. Respiró aliviado y rió entre dientes. 
Y la nota no era simplemente eso, era una fotografía suya durmiendo en la playa. Detrás, la letra de la rubia. 
Lindas nalguitas, Styles. Te ves lindo cuando duermes 
Georgia Collins.

Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: halloween town} audiciones a. nc.

Mensaje por angie gabriela el Lun 14 Oct 2013, 6:47 pm

yo quieroooo
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: halloween town} audiciones a. nc.

Mensaje por PARACETAMOL el Lun 14 Oct 2013, 7:26 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
nombre del pj: frennan hostenberg.
papel: equeleto. humana.
Spoiler:
El funeral había comenzado bien al principio.
La gente iba arreglada, seria, y con ramos de violetas que -según Harry-, eran las flores preferidas de Anabette.
Louis y Jamie habían estado junto a él cuando la caja se hundió en la tierra, se quedaron con él cuando la gente llegó a darle un ligero pésame y no se movieron de su lado cuando el colocho se tiró en el suelo a llorar por cinco minutos.
-Señora Houston- la pelirroja se acercó a la madre de la difunta -de verdad, lo lamento mucho.
La mujer, vestida con un pantalon acampanado negro y una vieja blusa blanca, se tiró encima de Jamie y la rodeó con sus lánguidos brazos.
-Ella era un ángel- le susurró al borde de la desesperación -¡una buena persona!
La chica se limitó a no deshacer el abrazo y a decirle palabras reconfortantes.
-Cuando era pequeña- continúo la mujer -solía despertarse llorando en las noches de tormenta, entonces yo me levantaba y le cantaba canciones de cuna.
Rompió en llanto por unos minutos, manchando de maquillaje y lágrimas saladas el hombro de Jamie.
-Y cuando regresaba a la cama- contó -escuchaba la voz de ella desde su habitación, ¿sabes que hacía?
El silencio de la chica le sirvió como respuesta.
-Cantaba- lloró -se quedaba cantando para tranquilizarse, ella sola. 
-Señora- comenzó a hablar Jamie, pasando una mano por su espalda.
-Y creo que aún la escucho cantar- interrumpió mirando hacia la parte fresca de la tierra, donde horas antes habían enterrado a su única hija. -Y creo que quiere que la saque, ¡sigue viva! ¡Sigue viva!
-Señora- repitió Jamie, sujetándola débilmente por los hombros, impidiendo que se desplomara o echara a correr a escarbar el pasado.
La señora Houston la miró con los ojos cansados, perdidos.
-Anabette ya no está- se atrevió a decirle.
-¿Dónde está ahora?- Preguntó la mujer subiendo la mirada hacia el cielo.
-Está en un lugar mucho mejor a este- murmuró la pelrroja -un lugar más sano, más lindo. Ella está bien, está mejor.
-Jamie- Louis apareció entre los familiares afligidos de Anabette -¿puedes venir conmigo?
Los ojos azules de la muchacha lanzaron chispas, con la mirada señaló a la mujer que estaba consolando.
-Estoy algo ocupada, Louis- espetó.
-Será rápido- insistió el castaño y tiró de su mano, separándola de la mujer, quien fue atendida por una maraña de gente al instante.
-Por si no lo has notado- empezó a alegar ella -estamos en un entierro, no en el parque.
-Necesito que me ayudes a buscar a Harry- le dijo cuando estuvieron entre tumbas -se separó de la gente y tengo miedo de que haga algo estúpido.
-Es Harry Styles- lo tranquilizó Jamie -hará algo estúpido de una manera u otra.
En vez de fulminarla con la mirada, su amigo se separó de ella y empezó a buscar al muchacho pálido de cabeza infestada de rulos.
Jamie, a regañadientes y apretando con miedo su suéter gris de encaje, se adentró más al cementerio.
Los llantos del chico eran ruidosos, seguidos por sus espacios para tragarse la flema y gritar.
-Harry- se acercó con dificultad a él, con cuidado de no pisar ninguna lápida -nene, ven acá.
El chico se asustó al principio, al escuchar su nombre y cuando según él estaba solo; Pero cuando examinó la cara pálida y los ojos azules de Jamie, se lanzó sobre ella, quedando los dos sobre el césped recién cortado y mojado por el rocío.
La estrujó con fuerza, como al oso de peluche que tenía cuando era niño, como estrujaba a Anabette cuando estaba contento. Sólo que la diferencia ahora es que estaba como la mierda misma y, era Jamie.
-Me voy a morir- le dijo entrecortado.
-Cállate, Harry- le dio unas fuertes palmadas en la espalda -no te vas a morir, te quedarás con nosotros y lo superaremos juntos.
-Una vez le dije que sin ella no vivía- le confesó a su amiga -y de verdad que se me hace difícil tratar de sobrevivir ahora.
-¡Aquí están!- La voz de Louis hizo que Jamie lo soltara, aunque Harry siguió con los brazos ceñidos al cuerpo de ella, con su cabeza escondida en el cuello de la chica y donde ahora notaba que olía a flores, a violetas quizá.
-Vamos, levántate- Jamie le tendió una mano cuando logró zafarse de su agarre, el ruloso la ignoró y se paró por su cuenta, caminando de nuevo lejos de los dos.
-Hey- Louis tomó a su amigo del hombro.
-Ya no quiero regresar allá, no puedo- admitió, y se dio la vuelta para abrazar al castaño, con fuerza.



P.D: pensé en audicionar por el Leam |?|, porque el papel era tan interesante y porque, obvéo, es Liam. :meh::c but, me pudo.
Alec aká Gia, ya la cagué audicionando por Louis, lo sabés. dskjf.
Ya, bai, soy cúl, sos cúl Anto, punto.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: halloween town} audiciones a. nc.

Mensaje por cute. el Lun 14 Oct 2013, 7:41 pm

mañana leo y acepto kjhafjdksg  
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: halloween town} audiciones a. nc.

Mensaje por dragón. el Mar 15 Oct 2013, 8:31 am

vine a  hacer acto de presencia lo se lizzie esta en todas partes.. me ves y no me ves e.e :chkt:  :chkt: 
okno Hola soy yo no lizzie eres Harry styles dahh bueno me encanto la idea, y  bueno aun no me decido por quien audicionare pero esta entre el Leam o el  otro artista    

it's Logan playas:

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: halloween town} audiciones a. nc.

Mensaje por cute. el Mar 15 Oct 2013, 5:08 pm

Gina Malik escribió:
Spoiler:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
nombre del pj: Ashanti Miller
papel: Hombre lobo. Humana
capítulo o OS: Capítulo-BM
Capítulo:
La alarma sonaba sin parar durante los últimos cinco minutos, pero el castaño no despertaba del sueño tan profundo en el que se encontraba. Sin embargo, su tan anhelado descanso, se vio interrumpido gracias a un golpe proveniente de una almohada. Se incorporó gruñéndole a quien sea que se haya atrevido a levantarlo de tal manera, y se encontró con su tan querida melliza sonriéndole con satisfacción, debido a que logro su cometido: despertarlo.
- ¿Se podría saber –comenzó a decir el castaño con la voz soñolienta y enojada-, porque demonios hiciste eso, Allison?
La oji-azul rodo los ojos con notable exasperación. Odiaba tener que ser ella la que fuera a levantar a su hermano, ya que sabía que su humor no era de los mejores a tan temprana hora.
- Se nos hace tarde, Logan –enfatizo la oji-azul con desesperación-. Mama me obligo a venir a despertarte, si no queríamos llegar tarde a nuestro primer día, genio.
La escuela. ¿Cómo se le pudo olvidar algo tan importante? Bueno, para sus padres lo era; aun así no quería perderla media beca que había logrado conseguir. Saco a su hermana a empujones de su habitación, y le cerró la puerta justo cuando esta iba a exclamarle lo acontecido. Se apresuró a desvestirse para tomar una ducha rápida.
Diez minutos más tarde, salió con el cabello húmedo por el agua, y con una toalla blanca enrollada a lo largo de su cintura. Escogió lo primero que vio en su armario y se vistió lo más rápido posible; al final, se dispuso a peinar y a colocarse sus vans preferidas. Antes de salir de su habitación, se roció sobre sí mismo una fina colonia; la cual era la que más le gustaba. Agarro su mochila, y salió corriendo de donde se encontraba.
Estando en el primer piso, se despidió de sus padres: Patrick y Rose; y tomo la mano de su melliza para dirigirse al coche. El castaño saco las llaves del vehículo de su bolsillo delantero, y se dispuso a quitarle el seguro a las puertas; ambos jóvenes se dignaron a tomar sus respectivos asientos. El auto arranco, para dirigirse a lo que sería “su nueva escuela”. Lo único que sabía del recinto, era el nombre: Preston High School. Un par de kilómetros recorridos, el oji-azul detuvo la marcha del automóvil; habían llegado a su destino.
Se dispuso a buscar un lugar donde estacionar el vehículo; un par de minutos pasaron para encontrar un puesto vacío. El par de hermanos bajaron sin ninguna prisa –comparado con la de los demás estudiantes-, ya que siendo nuevos estudiantes, el director tendría que darles una bienvenida, junto con una “charla” sobre las reglas, deberes y/u obligaciones que tenían todo alumno previamente inscrito en la Secundaria.
Logan veía como varios alumnos apresuraban el paso después de haber escuchado el sonido del timbre, el cual marcaba el inicio de la jornada escolar: duraba alrededor de seis horas diarias, a excepción de los viernes, los cuales solo eran de cuatro horas y media. Algunos se habían quedado platicando, sin darle importancia al llegar tarde a sus clases pertenecientes.
Distinguió varias melenas largas y castañas revoloteando de un lado a otro debido a la carrera; pero ninguna de esas cabelleras le pertenecía a la chica del avión. No había podido dejar de pensar en ella; no dejaba de pensar en Ángel.
Tanto así, que le había llegado a contar a su hermana lo que le pasaba; y cuando Logan le cuenta a su hermana sobre una chica es solo porque de verdad le ha gustado. Sin embargo, en vez de contar con un consejo de parte de su melliza, solo había conseguido que se riera en su cara ante lo que le había contado. Se mentalizo que no volvería a hablarle a su hermana sobre chicas, otra vez.
Cuando todos los jóvenes que se encontraban en el estacionamiento se habían ido, el par de mellizos tomo rumbo hacia la oficina del director. Al entrar al recinto, se dieron cuenta que el edificio era más grande de lo que se veía por fuera. Las pocas personas que se encontraban fuera de las aulas se quedaron observando a los nuevos estudiantes. Ambos se sentían incomodos con ser el centro de atención, así que, apresuraron su marcha hacia la oficina principal.
Mientras recorrían el edificio hacia su destino, lograron darse cuenta que los corredores eran amplios y largos; habían demasiadas aulas, ¿Quién sabe cuántos alumnos tendría ese colegio? Ni siquiera se habían tomado la molestia en averiguar eso; suponían que no era un dato importante. Se detuvieron enfrente de una puerta de madera, con vidrio por arriba, junto con el nombre de quien mandaba en la Secundaria: Samuel R. Preston.
‹‹Me pregunto –pensó el castaño mientras observaba con ironía el letrero- de donde habrán sacado el nombre de esta escuela. Que originalidad tienen.››
Antes de tocar la puerta, la voz de quien se encontraba dentro de la oficina se dio a escuchar, dándoles permiso para entrar.
- Joven, Lerman –pronuncio el hombre, no mas de 45 años; cabello castaño obscuro y ojos verde olivo, un par de canas se asomaban por su cabellera- y señorita Lerman. Son hermanos ¿o me equivoco?
- No señor –pronunciaron ambos chicos.
-Por favor –dijo el director-, no me hablen por señor; hacen que me sienta más viejo de lo que ya estoy. Díganme Samuel.
- Si así gusta –respondió Logan, por lo cual se llevó una mirada de advertencia por parte de su hermana-.
- Bien –pronuncio Samuel a la vez que juntaba sus manos sobre el escritorio de caoba que se encontraba dentro de su oficina-, se supone que debería, como encargado del instituto, darles un repaso de todas las reglas que tendrían que cumplir. Pero ¿para qué aburrirlos con un montón de frases? Aun así, tendrán que acatarlas, quieran o no; si es que no quieren ser expulsados.
- Por supuesto que no, Se… -comento Allison, pero se detuvo al final, ya que el director le dio una mirada de advertencia, recordándole lo que le había dicho hace unos minutos-.
- Ya se acostumbraran, chicos. Esto no es una cárcel; es un lugar en el cual podrán poner a prueba todo lo que saben –comento el director, Preston-. A mí nunca me gustaron las escuelas demasiado estrictas. Solo les pido lo siguiente: sean responsables en cuanto a sus clases, trabajos y tareas; no se le falta el respeto a ningún alumno ni maestro; no se fuma ni se ingiere bebidas alcohólicas dentro del recinto, no me gustaría el tener que expulsarlos; pero sobre todo, diviértanse, aun son jóvenes.
Sin más que decir, el par de hermanos se retiró de la pequeña, pero cómoda oficina del director. Fueron con la secretaria y la encargada de los datos escolares, pidieron el horario de clases, pero se dieron cuenta que no compartían ninguna hora.
‹‹Oh, vaya –pensó el joven Lerman con completo sarcasmos-, y yo que quería pasar más tiempo con mi hermana››
- Bien, hermanito –hablo su melliza, llamando su atención-, nos vemos a la salida. Cuídate y adiós- se fue corriendo mientras agitaba su mano en el aire.
El castaño resoplo. Jamás entendería a las mujeres, y mucho menos a alguien como a su hermana. Por más que hubiesen compartido el vientre de su madre durante 9 meses, no tenían aquella típica conexión de mellizos.
Camino sin rumbo fijo. Tal vez ya hubiese llegado tarde a su primera clase, así que ¿para que el apuro? No tenía muchos ánimos de estar en un salón lleno de chicos y chicas con los humos en la cabeza, como toda Secundaria debía tener.
Hubiese seguido su grata y pacifica caminata de no ser porque una chica que venía apurada choco contra él, causando que ambos dieran de espalda contra el piso.
‹‹Ya sabía yo –pensó el oji-azul-, que este día se pondría mejor.››
Y vaya que se pondría mejor.
Ambos jóvenes se levantaron por si mismos sin verse el rostro el uno al otro. Estando parados y cada uno con sus cosas correspondientes, levantaron la vista para saber quién fue el causante de su caída. Vaya sorpresa que se llevaron al darse cuenta quien era la persona que se encontraba en frente suyo.
‹‹Angeline –pensó Logan cuando reconoció al causante de su caída-.››
- No pensé que nos volveríamos a encontrar –artículo la peli-negra cuando pudo salir de su asombro-.
Si alguien más, aparte de Lerman no dejaba de pensar en lo que ocurrió en aquel vuelo, fue Angeline. El chico le había llamado demasiado la atención, eso no lo podía negar. Todas las noches antes de dormir, volvía a recordar el momento en que se habían conocido. Para ser sinceros, ella ansiaba tanto como Logan el volver a encontrarse, pero jamás pensó que de verdad pasaría; Manhattan era lo suficiente grande como para que dos personas –que no tenían un vínculo de relación- se volvieran a encontrar.
- Créeme, Ángel –respondió Logan con un sonrisa de oreja a oreja debido a que no se podría encontrar más feliz-, yo tampoco pensé que volveríamos a vernos.
Ambos soltaron una pequeña risa, ya que se encontraban más felices que nunca, pero ninguno sabía cómo iniciar alguna conversación para alivianar el ambiente. Y pensar que, varias veces llegaron a pensar en este momento, y tener un dialogo completo como para que a la mera hora toda frase se hubiera borrado de su sub-consiente.
- ¿Qué clase tienes ahorita? –preguntaron ambos jóvenes al mismo tiempo, causando que sus mejillas se pusieran de un divertido color carmesí.
- Tengo…
- Hasta que por fin te encuentro, Angeline –la voz de un joven de la misma edad se hizo presente, impidiendo que la peli-negra terminara de hablar–. No debiste haber salido corriendo del auto apenas me estaciones ¿lo sabes?
- Lo sé –replico con algo de cansancio Ángel-, y lo siento; no volverá a pasar.
Ambos chicos se miraron con determinación. Ninguno sabía quién era el otro, y la pregunta carcomía por completo la mente de Lerman.
- Y ¿quién eres tú? -indago el oji-azul hacia el castaño que se encontraba a un lado de Ángel; eso y que los celos comenzaban a florecer dentro suyo debido a que él susodicho había colocado un brazo encima de los hombros de su amada.
- Dereck, el novio de Ángel -respondió el castaño de enfrente con un sonrisa cínica en su rostro-. ¿Que no es obvio?
Y esas palabras fueron suficientes para destrozar toda esperanza y oportunidad que podría haber tenido con ella. Tal vez el amor no era para él..., tal vez su corazón no tendría una dueña en demasiado tiempo... Solo deseaba que no estuviera viejo y con la cabellera llena de canas para cuando eso sucediera.
Plasmo una sonrisa hacia los dos jóvenes que se encontraba en frente: Angeline y Dereck; pero cualquiera que se detuviera a analizar esa sonrisa, se daría cuenta que no es más que fingida, sus ojos presentaban la tristeza que comenzaba a recorrer en su interior. Se despidió de ambos y se dio media vuelta; sin escuchar nada de lo que Ángel le decía, sin hacerle caso a los gritos que la chica exclamaba. Simplemente se fue de ahí, con paso lento, y con todos los pensamientos consumiendo su mente lentamente.
audición aceptada.
hola bobi, me encantó teamo.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: halloween town} audiciones a. nc.

Mensaje por cute. el Mar 15 Oct 2013, 5:09 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:Idk, amé tu idea with all mai jart(? Soy Michelle pero dime como gustes y mandes, iré por el rubio, ahorita te dejo todo, todo lo que pides...

Logan En Tanga(?:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
gfskjglkjfsñlh, lamentablemente no es mía, es de una chica en tumblr u.u Michieeeeeeeeeee<3 ah. daledale, ya vi tu ficha, ahora la acepto e.e
me ilusionaste con el logan en tanga._. igual el gif ese kjfhakjldsg.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: halloween town} audiciones a. nc.

Mensaje por cute. el Mar 15 Oct 2013, 5:11 pm

paularamirez escribió:
Spoiler:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
nombre del pj: Ivette Aubriot
papel: El fantasma. La humana
capítulo o OS: 

fic:

 Capitulo 1 
Paula Smith[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]



Los rayos del sol se aprovecharon de nuevo de mi olvidadiza mente; chocando de una manes fuerte-y fastidiosa- en mi cara. Pestañee varias veces antes de que mi vista se acostumbrara al sol.

Me levante de forma perezosa y cerré la ventana junto con las persianas; me estire mientras bostezaba, realmente anoche había dormido mal. Me dirigí a paso lento hacia mi ducha, me despoje de toda mi ropa y en segundos ya estaba debajo de la lluvia artificial.

Las duchas sin duda siempre han sido mi escape de todo; de mi familia, del instituto, de mí.  El agua estaba helada, justo como necesitaba mi cuerpo para levantarse de una buena vez, porque para serles sinceras estaba a punto de caerme. 

Salí de la ducha y me envolví la toalla por el cuerpo, me seque el cabello con la secadora eléctrica y salí del baño con el cabello ya seco; pase al lado del espejo y no pude evitar detenerme y pararme frente a él.

Deje que la toalla callera al piso y comencé a observar el reflejo del espejo; muchos decían que  soy muy delgada, pero eso no es lo que yo veía frente al espejo; yo veía una bola de grasa sin futuro en frente de ese espejo. Agache mi cabeza intentando no llorar y me volví a poner  la toalla.
Me coloque un gran sweater negro, unos jeans ajustados, unas van rojas y me hice una coleta alta; baje con mi mochila en la espalda esperando que mis padres se encontraran en casa, pero no estaban.

Note un pequeño papel adhesivo pegado a la refrigeradora, lo cogí y lo leí “No estaremos en casa hasta en la noche, tienes suficiente dinero para subsistir el resto del día; que tengas un buen día, se le quiere- Mama”. 

Respiro con alivio; salgo de la casa sin desayunar-como siempre- y me monto en mi pequeño caracola blanco que incluso un triciclo podría derrumbarlo y dejarlo-mas-arruinado.
………………………………………….

“Inhala y exhala” son las únicas palabras que en esos momentos mi cerebro podía procesar; me encontraba estaciona frente al instituto, repitiéndome por undécima vez las mismas palabras del día; las únicas palabras que los nervios no me impedían procesar.

Me baje del auto, me coloque la mochila en la espalda y comencé a caminar a paso lento hacia la entrada del instituto; juagaba nerviosamente con mis manos mientras caminaba a la entrada; “Que Nicole no esté en la entrada por favor” rogué a todos los dioses que conocía, pero la suerte estuvo en mi contra; de nuevo.

Querida al fin llegaste- exclamo con su típica voz chillona mientras cogía un mechón de mi castaño cabello, al instante le arrebate mi mechón de su mano de una manes brusca- ¡Huy! La gatita se enfadó- exclamo de tono burlesco mientras se reía con sus amigas.

Con permiso- pedí de forma amable mientras me hacía paso entre Clara y su grupo de perras  “amigas”.

Entro por las grandes puertas del Harrow School; eh estudiado en el Harrow school desde que tengo uso de memoria, okey tal vez este exagerando un poco. El Harrow School es una gran escuela ubicada en el centro de Londres, su estructura era muy medieval, pero mesclada con lo moderno. Sin duda podría poner a este lugar como uno de los más bonitos en los que había estado; lo único que dañaba el lugar eran las personas que lo habitaban.

Los murmullos se hicieron presentes apenas traspase la puerta. “Llego huesitos” “Su sweater no puede ser más feo” “Nunca nadie le hará caso” esos eran varios de los murmullos que escuchaba mientras caminaba hacia mi casillero, pero los murmullos se volvieron gritos e insultos hacia mi persona.

Ellos tienen razón- me recordó mi cerebro; no debería escucharlo, pero sus palabras eran más fuertes que mi razonamiento. Cerré de forma brusca y fuerte mi casillero y camine- más bien corrí- hacia el baño.

Cogí un poco de agua en mis manos  y la esparcí por mi rostro, intentando que las lágrimas que salían de mis ojos desaparecieran, pero no lo hicieron; ellas seguían esparciéndose por mi cara, mientras los sollozos de mi parte se volvían más fuertes, y de pronto me encontraba sentada en el piso del baño.

Abrase mis piernas y oculte mi rostro en ellas; todos los insultos que me dijeron, simplemente retumbaban en mi cabeza sin fin, sin una pisca de comprensión o tolerancia.

Todo es cierto- me recalco mi cerebro; era impresionante que yo sea mi mayor enemigo, no Nicole, no las personas-en general-, era yo. El timbre que indicaba que ya debíamos entrar a clases sonó; me levante de forma cansada y me mire en el espejo, fatal como siempre.

Suspire frustrada mientras arreglaba mi ondulado cabello y me lavaba- de nuevo- las lágrimas de mi cara, respire varias veces mientras me tranquilizaba, lo menos que quería era que Nicole sacara provecho de mi debilidad.

Nunca había llorado en público o en frente de ella; ya era suficiente con que me insultara y denigrara diario, era pero para mí que Nicole se enterara de que realmente me dolía todo lo que decía de mí.
Revisé el reloj de mi muñeca ¡8:15! ¿Cuánto tiempo me quede viendo al espejo?, al parecer mucho. Salí corriendo del baño, pero el impacto de mi cuerpo con otro me hizo caer, pero al parecer a la otra persona ni le movió un pelo.

Mi cabeza palpitaba y dolía mucho; subí mi cabeza y me encontré con la mirada de desprecio y asco de Zayn Malik el mariscal de futball americano del colegio; el humanoide más popular del colegio y también el más patán e idiota

Ten más cuidado, inepta- exclamo de una forma desagradable mientras arreglaba su chaqueta de cuero; yo por mi parte no podía decir nada si quería que mi subsistencia en este colegio fuese peor de lo que ya era, por lo que lo único que me quedaba hacer era disculparme sin razón alguna.
L.o s..ient..o- tartamudee mi disculpa mientras me levantaba del piso.

Además de anti-social también tartamuda ¡Ja!- dijo de forma arrogante y absurda mientras salía de manera triunfadora por el pasillo. Revise mi reloj ¡8:25! ¡Genial! No solo me habían humillado-de nuevo- sino que también me perdería la clase del señor O’Connor; aunque lo último no suena tan mal, nunca eh sido- ni seré nunca- buena en historia.

Salí al patio y lo primero que note fue a una chica sentada en un banco con las manos en su cara; la chica tenía el cabello lacio largo, negro y sus puntas estaban teñidas de color azul, sus labios eran entre finos y gruesos, sus ojos eran oscuros y muy intensos y de piel canela; muy linda a mi parecer.
¿Te encuentras bien?- pregunte sentándome junto a ella; esta se sobresaltó un poco y comenzó a secarse las lágrimas con los dedos.

Si me encuentro bien- me aseguro dándome una sonrisa falsa; le creería, por el momento.
¿Segura?- volví a preguntar insistentemente.

Si- me volví a afirmar- Soy Jessie, Jessie Blake- se presentó mientras estiraba su mano.


Paula, Paula Smith- me presente yo también 



Hola me presento soy Paula (? y me ha encantado la idea porque, bueno, Halloween Town es cúl  yo amo la película de disney :3 y esta idea. 
audición aceptada.
dfsjhak, gracias por dejar la ''ficha'' Pau:)
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: halloween town} audiciones a. nc.

Mensaje por cute. el Mar 15 Oct 2013, 5:14 pm

vicstyles escribió:
Spoiler:

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] 
nombre del pj: Brenda Carter
papel: Hombre lobo|Humana

cap de nove:

Desde que tengo memoria, he visto incontable cantidad de amaneceres en Colonia, pero siempre me pregunté si en todos los lados serían iguales.
Mamá me dice que sí, ella sí ha ido a la ciudad, ha viajado a Argentina, pero yo siempre he estado acá. Amo donde vivo, pero amaría un día verme obligada a volver. Siempre soñé con conocer el mundo, siempre quise ser independiente y ver más allá de las simples cosas, y es día a día lo que intento. No hay muchos jóvenes en el pueblo, solo turistas y en verano. El invierno es un poco triste, tengo que pedalear kilómetros para llegar al liceo
y eso es de las cosas que más me gustan. Más de una vez he visto mochileros en las rutas y siempre soñé con serlo. Por eso, el deseo que pedí cuando soplé mis diecinueve velas fué salir de mi pueblo en busca de amaneceres.
El despertador sonó a las seis treinta a.m era sábado y no tenía porque estar puesto, pero lo estaba, si hay algo que me gusta es sentirlo y saber que puedo volver a dormir.
 
-Apagá esa porquería nena-
 
-Shh, seguí durmiendo Nikki-
 
Apagué el despertador y me levanté al baño, sentí un almohadón pegar en mi espalda pero lo ignoré, Nicole era así.
Estaba por volver a la cama cuando empezó a entrar luz por mi ventana. No lo dudé, me abrigué, calcé y salí de la casa en total silencio a ver el amanecer. La luz era cada vez más fuerte, mi película favorita desde chica es ‘’El rey león’’ comienza con un amanecer, para mí, una inteligente metáfora que indica el comienzo de algo nuevo. En un amanecer todo cambia, algo empieza y siempre hay oportunidades. El sol ya había salido, encandilaban sus fuertes rayos que hacían ver el pasto del jardín con un brillo único. Ya era suficiente, volví a la cama llena de paz y armonía.
 
-Señorita peace and love ¿Podrías dejar de despertarme a las seis de la mañana? Dormí pésimo por tu culpa-
 
Se sentó a la mesa junto a nosotros para desayunar.
 
-Sí claro, por eso roncabas cuando volví-
 
Reí probando mi café con leche.
 
-No te banco hoy, no me hables-
 
Cuando Nicole se levantaba así era insoportable, ignorarla sería lo mejor.
 
-Mar, hoy con tu papá vamos a salir ¿Venís?-
 
-Me encantaría, pero tengo mucho que estudiar y tengo ganas de caminar un rato sola-
 
-Está bien-
 
Se levantaron ambos de la mesa. Papá me dio un beso en la frente y mamá solo alborotó mi pelo.
 
-Dejen limpia la cocina-
 
-Sí má-
 
Respondimos al unísono y miré a Nikki.
 
-¿Qué?-
 
Preguntó de mala gana.
 
-Que no te soporto cuando te levantás así, pero no me vas a arruinar el día-
 
Respiré profundo y me levanté a lavar mi taza.
 
-Tendrías que haber nacido en los sesenta, me estresás-
 
Se levantó y se fue, dejando todas sus migas y su taza sobre la mesa, que fastidio me daba cuando hacía eso, como si fuese su esclava.
 
-No soy tu sirvienta nena-
 
No ganaba nada con quejarme, no iba a darme bolilla, opté por lavar y limpiar antes de buscar mi mochila y salir de la casa.
El frío me abrazó, pero el sol estaba radiante, a lo lejos divisé un carro tirado por caballos que venía muy rápido hacia mí.
 
-Buen día-
 
Saludé a Pepe, el veterano de la zona, abuelo, le decimos. Es un señor que sabe y conoce mucho acerca de todo, puede responderte una pregunta de la primera guerra mundial tanto como el último cd de Rihanna. Es querido por todos por acá, por supuesto incluyéndome.
 
-Buen día señorita ¿A dónde va tan temprano?-
 
-A caminar don Pepe, voy a buscar algún lugar donde haya solcito para leer y tal vez, si la inspiración llega, escribir algo-
 
-Me parece bien ¿Te arrimo a algún lado?-
 
-No no es necesario muchas gracias-
 
-Entonces adiós señorita, que tenga un buen día-
 
-Gracias igualmente-
 
Sonreí y lo ví irse con su carro y sus hermosos caballos. Yo soy la primera en defender a los animales, y me encanta don Pepe porque tiene a sus caballos en perfecto estado.
Empecé a caminar por la Avenida Artigas para llegar directo a la rambla costanera, por donde paso cada mañana para ir a trabajar. Se lo hermoso que es el paisaje pero nunca me cansaría de verlo.
De repente, sin saber el porqué, me puse a pensar que pasaría si yo me fuese de casa. Nose porque me lo cuestioné, pero viendo las hermosas costas de mi querida Colonia se me ocurrió que tal vez sería una buena idea conocer más de mi hermoso país.
Caminando, despacio me enamoré de la idea de poder salir de mi casa a conocer nuevos lugares ¿Porqué no? Soy grande, tengo trabajo, ahorros y ganas, muchas ganas de sentirme libre.
Ví una moto pasar con quien supuse era un hombre que llevaba un gran mochila y sobre de dormir. Indudablemente iba al camping por eso pensé
¿Porqué no empezar por algo cerca? Si podía sobrevivir sola en un camping, que se que lo haría ¿Porqué no? Podría ser el comienzo de un largo viaje por quien sabe donde.
 
-¿¡Qué!? Decime ¿En que estabas pensando Martina?-
 
-Mamá no es para tanto, soy mayor de edad, quiero ser independiente y vivir en un camping-
 
-Hija, eso es anormal, a los camping se va de paseo, te vas a agarrar una pulmonía ahora en invierno-
 
-Mamá te estoy avisando acerca de la desición que tomé, no es una pregunta-
 
Jamás le había gritado ni faltado el respeto a mamá por lo que no iba a empezar a hacerlo ahora, por eso me contuve de cualquier loco impulso y me encerré en mi cuarto-
 
-¿Qué hacés nena?-
 
Preguntó Nikki tirada desde la cama.
 
-Te voy a hacer feliz, me voy de casa-
 
Abrí mi sector del ropero para seleccionar la mejor ropa, lo más útil, necesario y abrigado.
 
-No sos graciosa, sabelo-
 
Rió irónica por lo que preferí ignorarla y seguir con lo mío. Eso hasta que mamá abrió la puerta sin previo aviso volviendo a querer frenarme.
 
-Martina no te podés ir de tu casa a un camping ¿Estás loca? Mirame cuando te hablo- 
 
Pidió al ver que la ignoraba.
 
-¿Entonces es enserio?-
 
Preguntó Nikki quedando sentada en la cama con cara de preocupación. Al parecer hasta me tiene cariño.
 
-Claro que es enserio, solo que mamá no quiere creerlo-
 
Crucé frente a ella hacia el baño en busca de mi cepillo de dientes y peine.
 
-Es una locura Martu-
 
Acotó mi hermana.
 
-Lo sé-
 
Dije con tranquilidad y terminé de guardar cosas por lo que cerré la valija y miré a Nicole.
 
-Pero como nunca salí a hacer locuras con mi familia voy a empezar a hacerlas sola-
 
Nicole se quedó callada al ver la cara de enojo de mamá.
 
-¿Es un reclamo?-
 
Preguntó mi madre.
 
-No, para nada, estoy diciendo lo que siento y pienso-
 
Salí del cuarto con la valija.
 
-Martina vos cruzás esa puerta y no volves a entrar ¿Escuchaste?-
 
-Que conste que vos lo dijiste-
 
Me encogí de hombros y salí al frente para subir a mi bicicleta.
 
-Martina no estoy jugando-
 
El tono de voz de mamá iba en aumento.
 
-Yo tampoco má, cuando llegue te hago saber-
 
Empecé a pedalear dejando mi casa atrás y a mi familia anonadada.
Pensaba una despedida diferente, pero no me dejó opción de que fuera así.
Por eso, dejé caer una lágrima por mi mejilla, pero ya no iba a dar marcha atrás solo pedalearía hacia adelante, en busca de mi vida.
La gente dentro del camping era contada con los dedos de una mano. Tal como dijo mamá, es anormal venir a un camping en invierno, no para mí.
Entré a la recepción siendo atendida por un señor mayor.
 
-¿En que puedo ayudarla señorita?-
 
-¿Tiene cabañas disponibles?-
 
-Sí ¿Con cuantas camas?-
 
-Solo una-
 
¿Es para usted?-
 
-Si-
 
-Que jovencita-
 
Exclamó mientras bajo el mostrador buscaba la llave.
 
-No hay mucha gente ¿No?-
 
-Alojado no hay nadie, vienen en carpas a pasar el día ¿Que la trae sola por acá? Si se puede saber, claro-
 
Me entregó la llave, la cabaña número siete, mi favorito.
 
-Vengo en busca de mi independencia- 
 
Sonreí.
Todavía me sentía un poco mal por como me fuí de casa, mis ojos vidriosos lo dejaban en evidencia.
 
-¿Puedo hacer algo por usted?-
 
-Con cobrarme es suficiente-
 
Pedí sin perder mi amabilidad.
 
-Por supuesto ¿Cuántos días?-
 
-Anóteme una semana por ahora-
 
Me dijo el costo entregué el dinero y me despedí.
 
-Muchas gracias, hasta luego-
 
-Adiós señorita, estamos a sus ordenes-
 
-Gracias-
 
Dije ya desde afuera y con mi llave en mano subí a la bicicleta en busca de la cabaña siete.
Para mi suerte se encontraba cerca del río, era un lugar alejado y tranquilo solo para mí.
Por fuera parecía una casita de muñecas. Era un quincho con paredes blancas, la puerta y marco de las ventanas en madera oscura. También tenía un pequeño sendero de piedra rodeado por pasto descuidado y quemado por el frío.
Por dentro era más pequeña todavía, al entrar a los lados había dos puertas.
Un el mini baño, con solo inodoro y pileta más las canillas del duchero sin cortina, ni mampara ni nada.
En frente, una cocina y heladera pequeña con un mueble colgante como lacena. Luego, era todo habitación, cama de una plaza contra la pared una mesa con dos sillas y un mantel lleno de polvo al igual que el ropero que era bastante espacioso. Una lámpara en la mesita de luz y a los pies de la cama una televisión radio de esas antiquísimas. Lo primero que hice fue abrir las ventanas. No había pensado en la tierra que podría haber, por lo que no llevé nada para limpiar, no había opción más que pedirle al conserje algo para higienizar mi nuevo hogar.
La valija quedó sobre la cama y decidí esta vez caminar para conocer bien el camino.
Abrí la puerta y sonaron las campanitas que advertían la presencia de alguien.
 
-Señorita ¿En que la puedo ayudar?-
 
Era el mismo señor que hace un rato, amable como la primera vez.
 
-Quería pedirle si no podría prestarme algún producto de limpieza y un trapo. Yo mañana trabajo y voy a comprar todo lo necesario. Pero hoy vine sin nada-
 
-Pero por supuesto, discúlpeme que no le ofrecí-
 
-No hay problema-
 
Sonreí y el señor se perdió tras la cortina de tela. Sentí las campanas nuevamente y voltee a ver.
 
-Buenas tardes-
 
-Buenas-
 
Respondió el muchacho, llevaba una chaqueta de cuero, pantalones con flecos a los lados y un casco en mano. Ojos verdes, pelo castaño y una sonrisa blanca y perfecta.
 
-¿Sos de por acá?-
 
Preguntó.
 
-Si ¿Puedo ayudarte en algo?-
 
-Tengo que llegar a la iglesia y no tengo idea como-
 
-Es re fácil, seguís todo por la rambla hasta la avenida General Flores y enseguida te vas a dar cuenta-
 
-Muchas gracias ¿Hace mucho que vivís acá? Me parece que sabés mucho-
 
Reí.
 
-Nací acá y sí, te puedo guiar a cualquier parte de la ciudad. Mi bicicleta y yo la conocemos de memoria-
 
-Woow, podrías ser mi guía turística-
 
-Imposible, acabo de llegar al camping y tengo todo desordenado, pero si querés mañana después de las seis podemos vernos-
 
-Me encantaría-
 
Justo cuando estábamos cruzando miradas en el mejor momento de la charla aparece el señor con un balde, trapo y productos de limpieza.
 
-Le agradezco mucho señor-
 
Agarré las cosas.
 
-Podés llamarme Cacho, todos por acá me dicen así-
 
-Soy Martina-
 
Estiré mi mano con una sonrisa para estrecharla con la de él.
 
-Y me voy, nos vemos-
 
Saludé a ambos y salí con el balde hacia mi cabaña nuevamente.
 
-¡Martina!-
 
Sentí mi nombre y voltee a ver.
 
-Rambla costanera, General Flores, es fácil-
 
Sonreí ya que pensé que se había olvidado.
 
-No, no es eso-
 
-¿Entonces?-
 
-Quería preguntarte si aceptas ir conmigo mañana a la iglesia. Es el casamiento de un amigo, hoy es el último ensayo-
 
Lo pensé, era raro que un chico me invitase a salir y ni siquiera sabía su nombre.
 
-Podría aceptar si primero me decís tu nombre-
 
-Enzo, soy de capital y ando paseando un poco por el país-
 
-¿Enserio? Yo me fuí de casa porque quiero hacer lo mismo-
 
-Te llevo a donde quieras-
 
-No te ofendas pero preferiría conocerte mejor-
 
-Entiendo ¿Nos vemos mañana? Es a las siete-
 
-No te prometo nada, si voy te busco-
 
-Está bien. Ojalá nos veamos denuevo-
 
Sonrió.
 
-Sí-
 
Mordí mi labio inferior demostrando cierta vergüenza que me provocaba estar frente a un chico tan directo como Enzo.
 
-Adiós-
 
Saludé y seguí mi rumbo, por supuesto con la cabeza puesta en el hombre que acababa de conocer.
 
Estaba dejando todo impecable, empecé por lo alto y terminé por el piso que quedó brillante al igual que cada mueble. Cerré las ventanas luego de que todo el polvo salió y admiré mi nuevo hogar.
 
-Soy independiente-
 
Sonreí hasta con un poco de emoción. Sentía que al fin comenzaba a vivir mi vida. Pese a eso iba a ser raro no dormir en casa.
Prendí la vieja televisión para sentirme un poco acompañada y decidí llamar a mamá.
 
-Martina al fin ¿Dónde estás?-
 
-Hola mamá, estoy bien, quería avisarte eso y que no voy a dormir a casa de hoy en más-
 
-Hija tu padre también te pide que vuelvas-
 
-Por favor, no dramaticen estoy bien, alquilé un lugarcito y estoy calentita bajo techo-
 
-Hasta tu hermana está preocupada, volvé-
 
-Mamá solo quería avisarte que estoy genial, los quiero mucho, adiós-
 
No quería ser así de grosera con mi mamá, pero apagué el celular y me metí a la ducha, pese al frío gracias a la limpieza había entrado en calor.
Bajo la ducha pensaba en mi futuro pero solo veía una nube blanca, nose que quiero para mi vida. Creo que viajar y vivir el presente me hará darme cuenta para que soy buena.
Solo demoré unos cinco minutos, me sequé mi largo pelo envolviéndolo en una toalla al igual que mi cuerpo. Comencé a vestirme sin apuro y pensé en que no había comido nada. No tenía secador, por lo que escurrí mi pelo lo más que pude y lo dejé suelto para que se secase.
 
Salí, cerré con llave y subí a mi bici solo con plata en el bolsillo en busca de algún lugar donde comer.
Pedalee hasta el Hipódromo donde hay un restaurante y que yo supiera era el lugar más cercano. Igual esto sería una excepción, no todos los días viviría a comida de restaurante, fideos, arroz y sopas sería lo más variado de mi menú.
Me puse a pensar en que mi imagen no era la mejor para ir a un lugar así, ví entrar a señoras de vestido y hombres de traje, mientras yo parecía una pordiosera con jeans y championes.
 
-¿La puedo ayudar en algo señorita?-
 
-Sí, quería comer algo-
 
-Ya le traigo-
 
Dijo dándose la vuelta pero lo frené.
 
-Espere señor, no vengo a pedir comida, vengo a pagar por cenar-
 
-Discúlpeme si la ofendí
 
Se sintió culpable, su voz y mirada lo dejaron en evidencia.
 
-No se preocupe, no debe ver gente como yo todos los días-
 
Sonreí para dejarle en claro que todo estaba bien.
 
-Lo siento pero no la puedo dejar pasar con ese atuendo-
 
Se lamentó.
 
-Pero yo estoy por relevar, podemos pasar por la cocina-
 
-¿Enserio?-
 
-Si claro. Augusto, mucho gusto-
 
Estiró su mano.
 
-Martina-
 
Sonreí respondiendo al saludo.
Rato después nos encontrábamos en la cocina del enorme Hipódromo.
Hasta la cocina era de lujo. Los pisos y azulejos brillaban, al igual que todas las hoyas y cubiertos.
 
-La verdad esta cocina no tiene nada que envidiarle el restaurante del hipódromo-
 
Dije mientras comía una pata de pollo, estaba tentada a agarrarla con la mano pero no quería que Augusto pensase que soy una salvaje. Eso hasta que él lo hizo.
 
-Si es verdad y podés comer como quieras sin que nadie te mirare raro-
 
-Exacto-
 
Sonreí y ahora sin miedo agarré la pata con la mano para terminar de comerla.
 
-¿Donde vivís?-
 
Le pregunté.
 
-Soy de acá, vivo cerca de la iglesia de San Benito ¿Vos?-
 
-En este momento estoy viviendo en el camping de acá-
 
-Woow que valiente ¿Y eso porqué? Si se puede saber-
 
-Por nada en especial, simplemente tenía hambre de independencia y me fuí de casa-
 
Estaba cenando con un extraño, era el segundo que cruzaba el día de hoy, pero me sentía tan bien que parecía que los conociera de toda la vida.
Terminamos de comer y ya se hacía tarde.
 
-Llevate esto-
 
Me dió más comida en una bandeja la cual acepté.
 
-Gracias te debo una-
 
-No hay de que-
 
Sonrió.
 
-¿Te llevo?-
 
-No gracias, vine en bici-
 
-Cierto, bueno te acompaño-
 
-Dale-
 
Salimos por la puerta de atrás hasta que nos frenó un señor con mala cara.
 
-¿Este quien es?-
 
Le pregunté por lo bajo.
 
-¿Usted quien es?-
 
Preguntó el hombre de traje y peinado con gomina hacia atrás.
 
-Soy...-
 
-Vino a buscar a trabajo-
 
Acotó enseguida a Augusto.
 
-Está bien, venga mañana después de la una-
 
No me dejó ni responder que ya se había ido.
 
-Es el jefe-
 
-Si lo noté ¿Pero porqué le dijiste eso?-
 
-Porque sino me echaba por entrar con alguien a la cocina-
 
-¿Pusiste en riesgo tu trabajo por una desconocida?-
 
Pregunté sorprendida.
 
-Una desconocida que me cayó muy bien-
 
-Vos también-
 
Lo saludé con un beso en la mejilla y monté mi bicicleta.
 
-Gracias por todo-
 
-¿Nos vemos mañana?-
 
Preguntó.
 
-Sí, después de la una-
 
Sonreí y comencé a pedalear rumbo al camping.
 
Por las noches se volvía más frío y el viento soplaba fuerte por la rambla.
Siempre a lo lejos se veía alguna luz de barcos o boyas que hacían reflejo en el agua volviéndolo un paisaje mágico.
Llegué a “casa” lavé mis manos, dientes y me acosté sobre el colchón.

Tapé mi cuerpo con ropa porque no había llevado sábanas. Entre pensamientos y reflexiones nose a que hora pero me quedé dormida.


Amé tu idea, la verdad está genial y por eso voy por Malik!
lei las reglas:
*gif de Logan Lerman* luego lo subo, 
audición aceptada.
dkjg
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: halloween town} audiciones a. nc.

Mensaje por cute. el Mar 15 Oct 2013, 5:16 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:
Spoiler:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Nombre del Personaje: Grace Allen.
Papel: Niña del remiendo.
Capítulo:  
Capítulo :

Michelle Sprowls


Leo se había desaparecido, al igual que Harry. El rally estaba a minutos de comenzar, y en eso llego Harry todo agitado y sudoroso, pero más que nada preocupado.
 
-¿Qué te sucede rulos?- pregunte preocupada por su aspecto.
-Leonela- dijo con voz entre cortada.
-¿Qué tiene ella?- ahora fue Liam quien pregunto.
-No esta bien, aunque ella me lo niegue, sé que no esta bien.
-Sabes, es mejor no molestarla. La conozco más que tu y cuando te dice que esta “bien” significa que quiera estar sola, las mujeres somos complicadas- dije sin más para voltearme con mi equipo.
 
Mi equipo estaba conformado por Liam, Harry, Dylan y Julieta. Aunque Dylan sea consejero, también puede participar en este rally, algo que a Liam no le gustó del todo.
 
-¿Por qué ese idiota tiene que estar con nosotros?- me preguntó entre dientes.
-Porque es bueno con esto, ya lo hablamos Liam, debes dejar de ser tan inseguro- le respondí de la misma forma.
-Pero es que no quiero perderte- dijo haciendo pucherito.
-Y no me perderás, ¿ok?
-Te amo Michelle- dijo abrazándome por la cintura.
-Y yo a ti Liam- le dije dándole un beso en la mejilla.
 
Ya todos los alumnos estaban formados en equipo, Mahia estaba con Niall, Louis, Miranda y Zayn, y se veían más que dispuestos a ganar.
La directora tomó un megáfono y comenzó a decir las reglas de este divertido juego.
 
-Muy bien queridos alumnos, las reglas son sencillas y muy fáciles de seguir, estas son:
Regla No. 1.- Esta prohibidísimo pelear, no quiero heridos.
No. 2.- No deben tomar los objetos del otro equipo.
No. 3.- No deben copiar el nombre del otro equipo.
No. 4.- No se pierdan en el bosque, pero por si las dudas habrá un consejero en cada equipo.
No. 5.- No digan malas palabrasY finalmente ¡DIVIÉRTANSE!- terminado de dar sus “reglas”, tocó un silbato el cual era la señal de que el fabuloso juego comenzaba.
 
Mi equipo y yo corrimos hacía el bosque, buscando pistas en todas partes, Liam encontró un papelito entre las hojas de un árbol que decía lo siguiente: “Vaya, si que son astutos. Este papel estaba bien escondido, pero no importa. Veamos que tan originales son para lo siguiente “Un nombre deben tener, en un lugar lo deben poner, todos lo deben de ver y original debe ser” Piensen un lugar visto por todos, busquen herramientas con las cuales escribir”
 
-Bueno tenemos que ponernos un nombre- dijo Harry.
-Harry, cariño, eso ya lo sabemos- dije pensando en un nombre.
-¿Dónde lo pondremos? – pregunto ahora Liam.
-Un lugar concurrido por todos es la cafetería- respondió rápidamente Dylan.
-Es cierto- lo secundé.
-En mi cabaña tengo cartulinas y plumones- dijo Julieta aportando algo.
-¿Pues qué esperamos? ¡Vamos!- emocionada me fui corriendo a la cabaña de Julieta.
 
Llegando a su cabaña, Julieta fue a sacar todos los materiales que necesitaríamos, rápidamente Harry dijo un nombre bastante ridículo pero llamativo.
 
-Debemos llamarnos los gato-puercos- dijo seguro de si mismo.
-¿Cómo por qué?- pregunto Dylan.
-Es llamativo y da risa, dime ¿quién no se fijaría en el?- respondió este a la defensiva.
-Harry tiene razón- lo apoyó Liam.
-Esta bien, nos llamaremos los gato-puercos- refunfuñó Dylan.
-A mi me gusta ese nombre- dije sonriendo.
-Si, a mi igual- apoyó Julieta.
-Dylan es el único amargado que no tiene sentido del humor- se burló Liam.
-Ya chicos, vamos a hacer el cartel- dijo Julieta.
 
El cartel quedó hermoso, no tardamos más de 5 minutos en hacerlo y en verdad era llamativo. Decía “Gato-Puercos” en grande, y estaba decorado con serpentinas de colores y diamantina, se veía hermoso.
 
-Muy bien, ahora a correr a la cafetería- dijo Harry llevando el cartel y corriendo a toda velocidad.
 
Llegando lo pegamos en una ventana que era vista por todos y empezamos a buscar otra pista, ahora fui yo quien la encontró, pero venía acompañada de un megáfono.
 
-¡Miren chicos, encontré la otra pista!- dije emocionada.
-Pues, leámosla- dijo Dylan empezando a leer.
 
“Vaya que si piensan, eso me agrada, recuerden utilizar ese potencial en clase. Ahora una prueba un poco más complicada, pongan mucha atención: Una porra deben crear, copiada no debe estar, usen su imaginación y esto lo lograrán, todos la deben de escuchar. Una porra, que sencillo ¿no? Para que todos los escuchen donde encontraron la nota debieron haber encontrado un megáfono, úsenlo y que noten su existencia”
 
-¿Una porra? ¿UNA PORRA?- exclamó Harry.
-Si Harry, una porra- le afirmó Julieta.
-No tengo ni idea de cómo hacer una porra- confesó Dylan.
-Ni yo- ahora fue Liam.
-Es demasiado fácil, solo denme unos 4 minutos y se las tengo lista- dije alejándome un poco de ellos.
 
Saqué mi celular para ir anotando lo que se me vaya ocurriendo y por fin salió la tan esperada porra.
 
-¡LA TENGO, LA TENGO!- grité mientras me acercaba hacía ellos.
-Muy bien, dila- me apuró Julieta.
-Muy bien, así va: En el agua Acuaman, en el cielo Superman, en la Tierra Spiderman, los gato-puercos van a ganar- la empecé a cantar con su típica tonada.
-Es genial Michelle, me encantó- dijo Liam abrazándome.
-Si a mi también- dijo Dylan.
-Ya, ya, ya a todos nos gusto, ahora a cantarla a todo pulmón- dijo Harry tomando el megáfono.
 
Y así empezamos a recorrer todo el campamento cantando la porra, todos se nos quedaban viendo raro, pero a nosotros no nos importaba. Llegando al centro de reunión la directora nos paró.
 
-¿Qué sucede señorita directora?- pregunto Harry un poco asustado.
-Nada Harry, nada. Veo que han completado la segunda pista, y me ha gustado su nombre y su porra. Tengan, esta es la tercera pista, suerte- dijo dándonos otro papelito.
 
Nos alejamos mientras leíamos la nota.
 
“Todos deben saber quienes son, un símbolo representante a su equipo les ayudará, en una caja se encuentran cosméticos para crear su símbolo, la caja se encuentra en un lugar donde comida hay. ¡CORRAN!”
 
-Definitivamente la caja esta en la cocina. ¡VAMOS!- dijo Liam corriendo dirección hacia la cocina.
 
Buscamos la caja y afirmativamente ahí se encontraba, sacamos un par de labiales y delineadores negros y comenzamos a hacernos los símbolos los cuales consistían en una G-P y una trompa de puerco con bigotes.
 
-¡Quedó hermoso!- exclamé.
-De hecho, ahora a buscar la siguiente pista- dijo Julieta.
 
Comenzamos a buscar por toda la cocina y Dylan encontró una nota con un costal de papas a su lado, en voz alta comenzó a leer la nota.
 
-“Muchas cosas en el planeta hay, 5 de ellas deben encontrar, fáciles de busca no son, así que apúrense o perdedores serán: Un reloj de 1988, unos converse azules, un peluche rosado, un refresco de cola y un boleto de avión”- terminó de leer para ponerse a pensar-. ¿Dónde demonios encontraremos esto?- comentó frustrado.
 
-Un reloj de 1988, estas cabañas se construyeron en ese año, y desde ese entonces se ha modificado nada. En cada cabaña hay un reloj, ahí debe de estar un reloj de 1988- dijo Julieta para luego comenzar a correr a su cabaña.
 
Llegamos agitados y ahí no había reloj alguno, ya se lo habían llevado. Corrimos a la de Dylan e igualmente se lo había llevado, solo quedaba mi cabaña y la de los chicos. Fuimos a la de Liam y Harry y ahí había un reloj viejo, lo tomamos y leímos la siguiente cosa.
 
-Unas converse azules, las de Harry lo son- exclamó Liam tomando las converse de Harry.
-Muy bien, ahora solo falta el peluche rosado, un refresco de cola y un boleto de avión, ¿de dónde sacamos el peluche?- preguntó frustrado Harry.
 
Penosamente levanté la mano- Yo me traje al señor conejo y es rosa- dije tímida.
-¿Por qué?- pregunto Dylan a punto de reírse.
-Por que me da miedo dormir sin que alguien me abrace- susurré mientras bajaba la cabeza.
-Ay mi amor, a partir de ahora dormiremos juntos para que tengas a alguien que te abrace- dijo Liam abrazándome y dándome un beso en la frente.
-Te amo Leeyum.
-Y yo ti corazón.
-Ya, ya, ya mucho romance, vayamos a la cabaña de Michelle antes de que se lleven el peluche- nos apuró Harry saliendo de la cabaña.
 
Pude notar como Dylan apretaba la quijada con cierto coraje y ¿celos? ¿Aún no me olvida? Agh, luego hablaré con el.
 
Corrimos a mi cabaña que no estaba muy lejos, pero al llegar pude notar como el equipo de Miranda se acercaba de igual manera a la cabaña, agarrando ventaja corrí más y me encerré en ella, le puse seguro y comencé a buscar mi peluche.
 
-¡MICHELLE ABRE!- gritaba desde afuera Mahia.
-¡NO! Me robaran mi peluche- les respondí.
-¡Agh!- oí como se quejaron pero no me importó.
 
Encontré a mi peluchito, lo escondí y salí de la cabaña.
 
-No encontré nada, lo siento- dije caminando hacía mi equipo.
 
Solo los escuché quejarse y le di mi peluche a Liam para que lo guardará.
 
-Ahora solo nos falta el refresco de cola y el boleto de avión- dijo Harry pensativo.
-¿Alguien guardó su boleto?- preguntó Julieta.
-¡Yo!- exclamó Liam.
-De acuerdo, vayamos por el- dijo Harry.
 
Llegamos a su cabaña, tomamos el boleto y nos dirigimos a la cocina por el refresco de cola.
 
-¡Genial! Ya tenemos todo, ahora busquen la siguiente pista- ordenó Dylan.
 
Harry la encontró debajo de una olla, con cuidado la comencé a leer.
 
-“Ya casi terminan, solo falta su último desafío, pongan atención: Agua cae y en ella puedes nadar. La última pista se encuentra cerca de ahí. ¡Vamos, ya casi terminan!”- terminé de leer para luego voltear a ver sus rostros.
-Es más que obvio que es el lago. ¡CORRAN!- ordenó Liam.
 
Corrimos a toda velocidad al río, pero yo iba más atrás que todos, ya que corro lento. Debido a que tengo asma, me cansé demasiado rápido y opte mejor por caminar, ellos aceptaron. Estaba recorriendo con mi mirada todo el lugar, examinaba cada detalle que en los árboles se encontraba, veía cada pajarito que de su nido se asomaba, hasta que vi un cuerpo tirado. Corriendo me acerque al cuerpo que yacía en el pasto, era de Leonela.
 
-Leo, Leo, despierta, Leo- empecé a menearla pero no respondía.
-Leo, vamos no juegues así conmigo- seguía sin responder.
 
Me desesperé y comencé a gritar mientras la meneaba.
-¡LEO DESPIERTA! ¡LEO, LEO! ¡AYUDA, POR FAVOR AYUDA!- grité desesperadamente mientras lloraba.
-Michelle, Michelle ¿qué sucede?- pregunto Louis que se encontraba cerca de donde yo estaba.
-Leonela no despierta, Leonela no despierta- dije llorando.
 
En eso llego Liam con los demás, Harry al ver a Leo en esas condiciones corrió hacía ella y la cargó.
 
-¡Leo vamos responde! ¡Leo no estoy para juegos, vamos despierta!- no dejaba de insistir, pero ella no respondía.
-Debemos llevarla a la enfermería- sugirió David, el consejero a cargo del equipo de Mahia.
-¿Qué esperamos? ¡VAMOS!- se apresuró a decir Harry.
 
Harry cargó a su amada y la llevo a la enfermería, nosotros los seguimos pero no nos dejaron entrar con ella, solo restaba esperar.
 
-Michelle, ella se va a recuperar- dijo Liam mientras me abrazaba.
-¿Cómo estas tan seguro?- pregunté con lágrimas en los ojos.
-Porque ella es buena- dijo para después depositarme un beso en la cabeza y abrazarme para que no pasará frío.
 
-Ella es buena, ella no merece esto- susurré llorando.
audición aceptada.
safhdjshg. me encantó michie<3
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: halloween town} audiciones a. nc.

Mensaje por cute. el Mar 15 Oct 2013, 5:23 pm

My Sweet Perrie escribió:
Spoiler:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


nombre del pj: Deciret Kruspe

papel: fantasma. humano | Liam payne.
capítulo o OS:
Capitulo:


Capitulo 005
Krishna Landers



Siento que algo me ilumina el rostro haciéndome que me moviera a un lado luego siento la ruidosa alarma, lo cual hace que gruñera. Busco con mi mano la ruidosa alarma, al encontrarla trato de apagarla pero no pude así que con mi mano arrastre hasta el cable y ya al encontrar el enchufe de un tirón saco el cable haciendo que ya el ruido parara.
-Krishna Levante! .-Escuche a mi madre.
-Mierda mama déjame dormir!.
-Krishna Cuantas veces te he dicho que no me digas así.-Dijo entrando a mi cuarto.
-Si no lo haga que.-Dije aun con los ojos cerrados.
-Krishna Por favor.
-Ya ya, Me levanto pero sal.
Solo escuche la puerta cerrarse me levante de mala gana y me fui a buscar algo que ponerme, Me puse lo primero que vi.
Baje a tomar desayuno y veo a mi madre de mala gana y me siento a comer algo, aunque no tenía muchas ganas de comer.
-Y como dormiste, Hija?.-Dijo mi madre tratando ser amable.
-Con los ojos cerrados.-Dije obvia.
Ella no dijo nada más, yo solo seguí comiendo.

(...)
I am watching the rise and fall of my salvation
There's so much shit around me
Such a lack of compassion
Cantaba sin ganas sentada en el piso de mi cuarto llorando.
I thought it would be fun and games
*it would be fun and games*
Instead it's all the same
*it's all the same*
I want something to do
Need to feel sickness
In You
Seguía cantando hasta que unos golpes de la puerta se escucharon. Me limpie las lagrimas y abrí la puerta. Al abrí la puerta vi a mi madre, ¿Qué hacía aquí? Debía estar en el trabajo.
-Te acordaste que tienes una hija.-Dije de mala gana.
-Hija por favor.-Dijo.- Tengo que decirte algo.
-Que.-Dije Aun de mala gana.
-Krishna deja esa maldita actitud!.-Dije en tono alto.
-Que, que quieres decirme.-Dije ya irritada.
-Sabes me iré a trabajo ya se pasó la hora en la noche te digo.-Dijo y salio de mi cuarto, dejándome de sola en la casa.
Me puse a llora sin saber el por qué.

(...)
Estaba dibujando garabatos hasta que siento que la puerta principal de la casa de abre era mi madre.
Yo estaba en el piso sabiendo que tenía la mesa de centro y la mesa del comedor.
Mi madre me miro en forma tierna, yo solo le dedique una sonrisa.
-Ahora que  me dirás lo que me querías decir? .-Dije con una sonrisa.
-Amo esa sonrisa, Bueno veo que estas muy rara con tu actitud….y eh pensado  en enviar a un centro de rehabilitación….-Dijo mirando el piso y luego a mi.
-Mama deja las bromas.-Dije nerviosa.
-No estoy de bromas hija, Es más mañana te vas. Hoy hice los papeleos y todo asi que mañana mismo te vas.-Dije en tono serio.
-Siempre cagandome la onda.-Dije parándome.-¿Quieres que empaque las cosa?.
Vi como ella asintió.
-Te odio.-Dije dejando mi cuaderno en la mesa y me fui corriendo a mi cuarto.

(...)
-Vamos hija levántate.-Dijo mi madre.
-Deja de molestar lo único que haces es estorbar mi vida.
-Hija, lo hago por tu bien.
-Chao me tengo que vestir.-Dije echándola.
No escuche su voz, me levante pase mis manos la cara y me levante.
Me puse unos jens y una polera larga color negro, y unas zapatillas. No era la gran cosa.
Baje no quise nada Guarde lo último y más importante; Audífonos & Mi Cuaderno.

(...)
Estaba leyendo un libro muy bueno, El lobo estepario. Estaba entretenida hasta que siento que el auto para.
-Dios…-Dije en susurro.
Baje del auto y veo muchas chicas, baje mis maletas y me despido de mi madre de buenas forma; Abrazo, beso  y un –Te quiero que estés bien-

audición aceptada.
ya estas participando(?
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: halloween town} audiciones a. nc.

Mensaje por cute. el Mar 15 Oct 2013, 5:32 pm

Frazer. escribió:
Spoiler:
ay, ay, ay, me hago pis(?) ahquelepasaba xdd. 

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
nombre del pj: Courtney Collins.
papel: esqueleto. humana | louis tomlinson.
capítulo o OS: 

ily<3.:

—Es lindo, ¿uh?
—Ya lo creo. 
Harry sonrió con su cabeza ladeada. Los hoyuelos que se encuentran adorable en él se macaron con profundidad, haciéndolo lucir exactamente igual. Georgia lo admiró por unos breves segundos, luego volvió su vista al frente. 
—Me gusta despertar temprano cada día para poder verlo. — negó con la cabeza de manera risueña. —Y eso que no soy una persona mañanera, pero lo vale. ¿No crees, Haz? — inquirió. 
—No te preocupes por eso, gracias a ti estoy aquí. En este momento seguiría durmiendo plácidamente hasta ser despertado por Niall. 
Harry había llegado a la típica casa de playa, ésa que mostraban en las películas de romance, donde, dos jóvenes caían completamente en el amor. A su parecer era una cursilería obvia que muchos deberían tener en cuenta, los productores y futuros más que nada. En una meditación clara que, esa idea estaba tan quemada como los besos bajo la lluvia. Sin embargo, en ése minuto que entró a la casa de los señores Collins comprendió que era justo lo que pensaba pero que, era típicamente excelente. 
Y porque estaba allí, la interrogante que cualquiera que lo conociera a él y a sus pensamientos en un principio trazaría. Los días de verano parecían traer hasta los amores, porque de las fiestas y aventuras entre amigos nada podía faltar. Y Louis, como buen mejor amigo que era, no dudaría en llevar a Harry a la casa de los Collins, o mejor dicho, a la excursión con sus amigos. Sin embargo, él había preferido quedarse los diez días válidos que estarían antes de volver; todo por esa chica, y el amanecer. 
Los ojos verdes exclamaban cierta emoción que fácilmente se podía apreciar, en especial desde cerca. Los azules de Georgia jamás habían estado tan cerca, así como jamás había contemplado el brillo de los mismos. Harry estiró su mano para tocar el agua, luego la dejo ir. Su pantalón caoba remangado hasta su rodilla, al igual que las mangas de su camisa. Los pies sumergidos en el mar, el murmullo de las olas, pequeñas pero apreciables, chocar entre sí; y el inconfundible olor a libertad, relajación y reflexión. 
—Ya veo. Bueno, será una sorpresa para él. — el chico se encogió de hombros ante el comentario de la rubia. Niall venía cada mañana a despertar al rizado, todo para pasar un tiempo con los demás, y así para no dejarlo dormir tanto; algo que a él no le fascinaba del todo. —Para todos en realidad, deberían hacer una fiesta por que te has levantado temprano, Haz. — soltó unas risas por lo bajo ante la mirada idiota del chico. Éste imitó su acto y golpeó con suavidad su brazo. 
—Cierra la boca. 
—¡Uh! Qué miedo, alguien amaneció enojado hoy. — soltó con burla. —Tranquilo, rulos, te acostumbrarás muy pronto. 
—Claro que lo haré, así veré como te sumerges en el agua. — Harry alzó las cejas, de nuevo, ésa sonrisa en su rostro, y ésos hoyuelos marcándose. Georgia abrió la boca, sintiéndola seca por un momento, no pudo interrogar qué quería decir, porque, por lógica ella se encontraba en su misma posición, sólo con los pies mojados. Inmediatamente, su voz escapó en un chillido. Styles se paró, la tomó de la mano, y luego la sujetó en sus brazos; como la entrada de toda novia. Como cualquier novia que fuera arrojada al agua bajo insultos a su novio; chillidos, y la muestra del dedo del medio. 
Harry largó una carcajada, echándose a correr. La arena pegándose a sus pies, su respiración agitada, y el tropiezo que vino después fue lo que contempló Georgia al momento en que su cabeza salió a la superficie. Su rubio cabello pegado a su frente, sus mejillas rojas, y el agua que escupió en el mar le hizo ver de alguna manera encantadora. En especial cuando rió con burla al ver al chico tirado, con sus pantalones un poco bajos, dejando ver su ropa interior. 
—Lindas nalguitas, Styles. — el mencionado se levantó, y le mostró ése dedo. Mas, luego, se tiró a propósito en la arena y hundió su cara en ésta. 
La rubia siguió escupiendo, frotándose los ojos con las manos. Nadó hasta la superficie, sintiendo un escalofrío apoderarse de su espalda. Caminó sin más hasta el chico, se acuclilló un poco, sólo lo bastante para golpear su trasero hasta volver a enderezarse. 
—Sí, son lindas.
Luego siguió caminando. 
...
—¿Quieres jugo? 
Arrastró los pies desnudos con pereza, por supuesto luego de haberlos lavado y quitado toda suciedad. Una toalla de un color azul claro rodeaba sus hombros, el cabello todavía húmedo sobre la misma. Lejos de todo rastro húmedo en su ropa, Georgia había cambiado el largo pantalón por uno corto, al igual que su camisa. 
—Claro, porqué no. No me estoy deshidratando ni nada, así que, claro. — el rizado respondió con evidente ironía. Por su parte, ella no le dio mucha cuerda y sólo rodó los ojos con exasperación. 
Tomó la jarra, dos vasos de cristal, y vertió la bebida en ellos. Dejó el recipiente sobre la mesada americana, y deslizó uno de los vasos hacia el chico. Tomó un sorbo del suyo y dijo: 
—Es de naranja. 
Harry alzó una ceja, la mirada de “no me lo digas” se hacía presente en sus ojos. 
—Eso es genial, no lo noté, ya sabes por su color a simple vista. — respondió. 
Georgia observó cómo llevó el vaso a sus labios, y tomó de un solo trago la bebida. Inmediatamente, escupió todo en su recipiente. Así, la chica volvió a reír. 
—Y está helado, muy helado. — habló entre risas, asintiendo con la cabeza. 
—Vete a la mierda, rubia. — Harry dijo limpiando su boca con su mano. 
—Así que…— Georgia dudó. 
—¿Así qué…? Vamos, rubia. Dime. — respondió el otro. Recostado en el sofá, sus pies moviéndose al compás de la música de salida de esa película que estaban viendo por televisión. 
—Cuando…cuando, —tomó una respiración profunda y exhaló. —¿Cuándo vendrá Louis por ti? 
Harry la miró sorprendido. —No tengo la menor idea, comentó algo sobre esta tarde aunque no sé exactamente a qué hora, no le prestaba mucha atención a decir verdad. 
—Oh. — ella abrió la boca mas nada salió. Carraspeó un poco, y se levantó del asiente, tomando el control remoto y apagando la televisión; la cual mostraba los créditos finales de la película. —Supongo que deberíamos aprovechar, ¿no crees? Digo, hasta que él venga. 
El chico asintió, revolviendo su cabello con una mano. 
—Supones bien. 
Y ahí estaba, de nuevo; los magníficos hoyuelos. 
...
—¡Vamos, Harry, despierta! — los celeste ojos fue lo primero que divisó al momento de abrir los propios. Su rostro se encontraba muy cerca, mas luego se tiró hacía atrás, sonriendo. A Harry le pareció adorable. 
—¿Niall? Niall, ¿qué haces? Intento dormir. — su voz sonó ronca, mucho más de lo normal, pero también rasposa. Los claros signos del sueño estaban visibles en él. Su espalda dolía, poco pero lo hacía, y por un momento se encontró desorientado. —¿Qué ocurre? — inquirió en un gemido. 
Su cerebro pareció despertar también, y así comprender. Niall lo despertaba cada mañana, con saltos o palabras pero lo hacía, era molesto pero se acostumbró muy rápido; era casi como su despertador personal. Harry se llevaba de maravillas con Niall quien era un claro ejemplo irlandés. Lo había conocido luego de un día en los Collins, era primo de Georgia, y amigo de Louis. 
Inmediatamente, el dolor de su espalda desapareció. Frunció el ceño pestañando con rapidez, intentando aclarar su vista. Escuchó entre molestos zumbidos, como el rubio caminaba por todo el lugar, riendo; y de fondo, el murmullo de las olas. Algo en él se inquietó.  No sabía dónde se encontraba, no hasta que pudo observarlo con claridad. 
La playa. Y si estaba en la correcta, también se encontraba la casa; y también Georgia.
Harry pareció desesperado por un segundo, no podía haber pasado un día. No, si él se iba hoy, no podría haberla dejado sin despedirse. Pero, luego entendió. Todos sus sentidos se aclararon y él suspiró feliz. Aliviado como nunca. 
—Tienes suerte, Harry. — el irlandés ignoró los anteriores comentarios y lo miró tranquilo. El mencionado frunció aun más el ceño, si es que podía, dando a entender su ignorancia. 
—¿De qué estás hablando? 
La intriga lo invadió. No sabía cómo explicarlo, estaba confundido. Cuando el rubio dijo eso, automáticamente pensó en los diez días que había pasado junto con ella; no le hallaba ninguna otra explicación, mas, la confusión estaba en él.
—Dormir en la arena no debe ser bonito, pensé que te dolería la espalda por la posición pero al parecer no, estoy equivocado. 
—Oh, espera, ¿qué? — tartamudeó. Se encogió de pronto, dejando mostrar el dolor suave que comenzaba a disminuir, y del cual le había restado importancia. Sintió un cosquilleó en su cuerpo, culpa de la arena que se pegaba a su cuerpo y se metía por entre sus ropas. Gruñó por lo bajo, aunque más que nada sonó a un lastimero gemido. 
—Y, eso es. — el otro rió. Ayudó al rizado a levantarse de inmediato, y éste no se detuvo a sacudirse, pero sí a revolver su cabello. Manía suya tal vez. 
—Vamos Haz, contempla por última vez el atardecer. Louis ya está aquí. — Niall anunció. Las olas habían bajado, la tranquilidad se hacía presente, nada se escuchaba más que sus respiraciones. Styles negó con la cabeza. 
—¿Dónde está? 
—Louis está en la cocina, creo, lo vi tomando un refresco con…
—No, Nialler. ¿Dónde está ella? — su respiración se agitó. Si tenía que irse, si tenía que hacerlo, tenía que verla; por más cursi que sonara, por más película que fuese. 
El chico le miró con lástima. —Está con él, Haz. Anda ve a buscarla, chico romántico. — movió su cabeza hacía atrás, y sólo se quedó a contemplar el atardecer, justo cuando Harry se largó de allí. 
...
—Lou, no te atragantes. — Georgia pronunció risueña al ver como éste tomaba con avives su refresco. Por su parte, el castaño la ignoró. 
—Hazle caso, pareces desesperado. — la ronca voz de Harry se presentó entre la comunicación de ambos amigos. Se acercó hacía ellos, sentándose en la butaca frente a la barra. Sonrió a Georgia con dulzura, y miró al otro quien a su vez hacía lo mismo. 
—Cállate, tengo sed. — murmuró con tono indignado. Observó a los dos jóvenes con curiosidad, las miradas que se propinaban y el tenso momento que debía romperse en cualquier momento. Abrió la boca, suspiró, y dejó la botella en su lugar. 
—Voy con Niall, me llama. — anunció parándose, con el propósito de dejarlos solos. No quería tocar el violín mientras ellos hablaban o hacían vaya a saber qué, tampoco quería imaginarlo. Los Collins no estaban, por algo podían pasarla allí; pero eran sólo diez días, y esos habían terminado. 
—Yo no escuché nada. — la chica se cruzó de brazos sobre la mesada, inquieta. 
—Pero yo sí, así que, nos vemos en cinco minutos. — fue lo que dijo antes de salir de allí. 
Harry suspiró. La miró interrogante, y ella lo notó. 
—¿Qué? — inquirió. —¿Tú también escuchas a Niall llamándote? — comentó acomodándose en su lugar. El rizado negó. 
—Sabes que es mentira, Georgie. — jugó distraído con la botella que su amigo había dejado. —¿Cuándo fue que me quedé dormido? Podrías haberme despertado, sabes. No era muy cómodo. — regañó con burla. A decir verdad, no era una mentira; el dolor de su espalda había disminuido, pero ahí estaba. Jamás volvería a dormir en la arena. Y sí lo hacía, procuraría llevar protector solar.
—Yo sé, pero me pareció más interesante dejarte así. 
—¿Interesante?
—Sí, eso fue lo que dije. 
Harry suspiró otra vez, la confusión en él. Los cinco minutos acabándose. 
—Georgia, escucha. Yo, no sé cómo pasó pero…— comenzó nervioso. La rubia apoyó una mano sobre la suya, reposada en la botella. 
—No te preocupes, no es un corto amor de verano. — susurró con ternura. Acarició la mejilla derecha del chico, y apretó su mano. —Y no digas que sí lo es, no seas cursí Hazza. — lo apuntó con un dedo, señalándolo con fingido reproche. 
—Pero yo…escucha, yo…— intentó hablar, pero las palabras quedaron estancadas en su garganta al ver la seria mirada de la rubia. 
—Cállate, nunca debí mostrarte esa película. — rió un poco. Mordió su labio, una manía suya.
 —Dame un abrazo, anda. — se separó, y abrió sus brazos. 
—¿Por encima de esto? Será incómodo y a mi espalda no le beneficiará en nada. — Styles apuntó la mesada que se interponía entre ellos. Los azules ojos de la chica brillaron. 
—Vete a la mierda.
—También te extrañaré. 
...
Tres días después, en su habitación, miraba esa película que le había enseñado. Rió como un estúpido, quien pensaría que sería tan romántico. Pero, le recordaba a su encuentro, y eso a su parecer, era bueno. 
Recordó cómo se subió al auto de Louis, luego de despedirse de todos. Y también recordó el abrazo que habían compartido con dulzura. Para él, tampoco era un corto amor de verano. 
—¡Haz! — el grito de su amigo interrumpió el sonido de la televisión. El mencionado se sentó en su cama, y miró hacia la puerta. 
—¿Qué?
—Vamos hombre, sé amigable. — agarró un cojín que se encontraba como decoración y lo golpeó con el. 
—Disculpa por preguntar lo único que se me ocurre cuando entras así. — respondió sarcástico. Tomlinson puso los ojos en blanco, apretando un poco un papel que llevaba en manos, con exasperación. 
—Como sea, te esperaré abajo. Apúrate, tenemos que irnos. — respondió dejando el papel a su lado. —Me dijo que te lo diera cuando estuvieses malhumorado. — Styles alzó una ceja, costumbre de él; pero antes de recibir una sorpresa, su amigo se había ido.
Tomó la nota con un gruñido. Y la confusión que había en él, dejó de existir por ese momento. Todas sus demás emociones de nostalgia cruda. Respiró aliviado y rió entre dientes. 
Y la nota no era simplemente eso, era una fotografía suya durmiendo en la playa. Detrás, la letra de la rubia. 
Lindas nalguitas, Styles. Te ves lindo cuando duermes 
Georgia Collins.

audición aceptada.
dsjahgklsg, me encantó gia<3
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: halloween town} audiciones a. nc.

Mensaje por cute. el Mar 15 Oct 2013, 5:33 pm

°Agethe° escribió:
Spoiler:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
nombre del pj: frennan hostenberg.
papel: equeleto. humana.
Spoiler:
El funeral había comenzado bien al principio.
La gente iba arreglada, seria, y con ramos de violetas que -según Harry-, eran las flores preferidas de Anabette.
Louis y Jamie habían estado junto a él cuando la caja se hundió en la tierra, se quedaron con él cuando la gente llegó a darle un ligero pésame y no se movieron de su lado cuando el colocho se tiró en el suelo a llorar por cinco minutos.
-Señora Houston- la pelirroja se acercó a la madre de la difunta -de verdad, lo lamento mucho.
La mujer, vestida con un pantalon acampanado negro y una vieja blusa blanca, se tiró encima de Jamie y la rodeó con sus lánguidos brazos.
-Ella era un ángel- le susurró al borde de la desesperación -¡una buena persona!
La chica se limitó a no deshacer el abrazo y a decirle palabras reconfortantes.
-Cuando era pequeña- continúo la mujer -solía despertarse llorando en las noches de tormenta, entonces yo me levantaba y le cantaba canciones de cuna.
Rompió en llanto por unos minutos, manchando de maquillaje y lágrimas saladas el hombro de Jamie.
-Y cuando regresaba a la cama- contó -escuchaba la voz de ella desde su habitación, ¿sabes que hacía?
El silencio de la chica le sirvió como respuesta.
-Cantaba- lloró -se quedaba cantando para tranquilizarse, ella sola. 
-Señora- comenzó a hablar Jamie, pasando una mano por su espalda.
-Y creo que aún la escucho cantar- interrumpió mirando hacia la parte fresca de la tierra, donde horas antes habían enterrado a su única hija. -Y creo que quiere que la saque, ¡sigue viva! ¡Sigue viva!
-Señora- repitió Jamie, sujetándola débilmente por los hombros, impidiendo que se desplomara o echara a correr a escarbar el pasado.
La señora Houston la miró con los ojos cansados, perdidos.
-Anabette ya no está- se atrevió a decirle.
-¿Dónde está ahora?- Preguntó la mujer subiendo la mirada hacia el cielo.
-Está en un lugar mucho mejor a este- murmuró la pelrroja -un lugar más sano, más lindo. Ella está bien, está mejor.
-Jamie- Louis apareció entre los familiares afligidos de Anabette -¿puedes venir conmigo?
Los ojos azules de la muchacha lanzaron chispas, con la mirada señaló a la mujer que estaba consolando.
-Estoy algo ocupada, Louis- espetó.
-Será rápido- insistió el castaño y tiró de su mano, separándola de la mujer, quien fue atendida por una maraña de gente al instante.
-Por si no lo has notado- empezó a alegar ella -estamos en un entierro, no en el parque.
-Necesito que me ayudes a buscar a Harry- le dijo cuando estuvieron entre tumbas -se separó de la gente y tengo miedo de que haga algo estúpido.
-Es Harry Styles- lo tranquilizó Jamie -hará algo estúpido de una manera u otra.
En vez de fulminarla con la mirada, su amigo se separó de ella y empezó a buscar al muchacho pálido de cabeza infestada de rulos.
Jamie, a regañadientes y apretando con miedo su suéter gris de encaje, se adentró más al cementerio.
Los llantos del chico eran ruidosos, seguidos por sus espacios para tragarse la flema y gritar.
-Harry- se acercó con dificultad a él, con cuidado de no pisar ninguna lápida -nene, ven acá.
El chico se asustó al principio, al escuchar su nombre y cuando según él estaba solo; Pero cuando examinó la cara pálida y los ojos azules de Jamie, se lanzó sobre ella, quedando los dos sobre el césped recién cortado y mojado por el rocío.
La estrujó con fuerza, como al oso de peluche que tenía cuando era niño, como estrujaba a Anabette cuando estaba contento. Sólo que la diferencia ahora es que estaba como la mierda misma y, era Jamie.
-Me voy a morir- le dijo entrecortado.
-Cállate, Harry- le dio unas fuertes palmadas en la espalda -no te vas a morir, te quedarás con nosotros y lo superaremos juntos.
-Una vez le dije que sin ella no vivía- le confesó a su amiga -y de verdad que se me hace difícil tratar de sobrevivir ahora.
-¡Aquí están!- La voz de Louis hizo que Jamie lo soltara, aunque Harry siguió con los brazos ceñidos al cuerpo de ella, con su cabeza escondida en el cuello de la chica y donde ahora notaba que olía a flores, a violetas quizá.
-Vamos, levántate- Jamie le tendió una mano cuando logró zafarse de su agarre, el ruloso la ignoró y se paró por su cuenta, caminando de nuevo lejos de los dos.
-Hey- Louis tomó a su amigo del hombro.
-Ya no quiero regresar allá, no puedo- admitió, y se dio la vuelta para abrazar al castaño, con fuerza.



P.D: pensé en audicionar por el Leam |?|, porque el papel era tan interesante y porque, obvéo, es Liam. :meh::c but, me pudo.
Alec aká Gia, ya la cagué audicionando por Louis, lo sabés. dskjf.
Ya, bai, soy cúl, sos cúl Anto, punto.
audición aceptada.
somos cúl<3
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: halloween town} audiciones a. nc.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.