O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» H A U N T E D
Ayer a las 8:19 pm por Ingrid B.

» Half-Cold Half-Hot
Ayer a las 7:21 pm por Kurisu

» Extrañas criaturas - Arco 1. Los renacidos, capítulo 2
Ayer a las 6:35 pm por mai12345

» Extrañas criaturas [Resultados
Ayer a las 6:31 pm por mai12345

» trust the unknown
Ayer a las 5:19 pm por chihiro

» Ramé {Pvt}
Ayer a las 5:17 pm por cipriano.

» Guerra de Sexos; muro.
Ayer a las 4:52 pm por mieczyslaw

» dream maker, you heart breaker
Ayer a las 4:04 pm por moon river

» Valley of wolves.
Ayer a las 3:57 pm por hypatia.

novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ insxne.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

operation butterfly. {audiciones cerradas}

Página 6 de 16. Precedente  1 ... 5, 6, 7 ... 11 ... 16  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: operation butterfly. {audiciones cerradas}

Mensaje por Ackerman el Lun 14 Oct 2013, 11:46 am

no se nos enojen:c aún falta aceptar algunas chicas D: {mi culpa por no haberlo hecho antes xd paja:c}, ver si la aga audiciona o no, y algo más que no me acuerdo(?).  yo también te amo camushu, aunque me putees:c (?).
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: operation butterfly. {audiciones cerradas}

Mensaje por Invitado el Lun 14 Oct 2013, 11:52 am

Ocs, esperamos :c
Violo tu avy, Mica. En serio
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: operation butterfly. {audiciones cerradas}

Mensaje por Sunrise. el Lun 14 Oct 2013, 6:50 pm

para los resultados mica tiene que aceptar las fichas bc yo no lo voy a hacer bc ella lo prometió yyyyyy aga dijo que iba audicionar al igual que emiliano, so... esop.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: operation butterfly. {audiciones cerradas}

Mensaje por Sunrise. el Lun 14 Oct 2013, 6:50 pm

edito bc ese mensaje no iba aca, lol.


Última edición por O'shea. el Lun 14 Oct 2013, 6:55 pm, editado 1 vez
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: operation butterfly. {audiciones cerradas}

Mensaje por Invitado el Lun 14 Oct 2013, 6:54 pm

Quiero que me acepten :c
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: operation butterfly. {audiciones cerradas}

Mensaje por PARACETAMOL el Lun 14 Oct 2013, 7:37 pm

ya, wn, ya.

louis tomlinson} jennifer lawrence.
Spoiler:
El funeral había comenzado bien al principio.
La gente iba arreglada, seria, y con ramos de violetas que -según Harry-, eran las flores preferidas de Anabette.
Louis y Jamie habían estado junto a él cuando la caja se hundió en la tierra, se quedaron con él cuando la gente llegó a darle un ligero pésame y no se movieron de su lado cuando el colocho se tiró en el suelo a llorar por cinco minutos.
-Señora Houston- la pelirroja se acercó a la madre de la difunta -de verdad, lo lamento mucho.
La mujer, vestida con un pantalon acampanado negro y una vieja blusa blanca, se tiró encima de Jamie y la rodeó con sus lánguidos brazos.
-Ella era un ángel- le susurró al borde de la desesperación -¡una buena persona!
La chica se limitó a no deshacer el abrazo y a decirle palabras reconfortantes.
-Cuando era pequeña- continúo la mujer -solía despertarse llorando en las noches de tormenta, entonces yo me levantaba y le cantaba canciones de cuna.
Rompió en llanto por unos minutos, manchando de maquillaje y lágrimas saladas el hombro de Jamie.
-Y cuando regresaba a la cama- contó -escuchaba la voz de ella desde su habitación, ¿sabes que hacía?
El silencio de la chica le sirvió como respuesta.
-Cantaba- lloró -se quedaba cantando para tranquilizarse, ella sola.
-Señora- comenzó a hablar Jamie, pasando una mano por su espalda.
-Y creo que aún la escucho cantar- interrumpió mirando hacia la parte fresca de la tierra, donde horas antes habían enterrado a su única hija. -Y creo que quiere que la saque, ¡sigue viva! ¡Sigue viva!
-Señora- repitió Jamie, sujetándola débilmente por los hombros, impidiendo que se desplomara o echara a correr a escarbar el pasado.
La señora Houston la miró con los ojos cansados, perdidos.
-Anabette ya no está- se atrevió a decirle.
-¿Dónde está ahora?- Preguntó la mujer subiendo la mirada hacia el cielo.
-Está en un lugar mucho mejor a este- murmuró la pelrroja -un lugar más sano, más lindo. Ella está bien, está mejor.
-Jamie- Louis apareció entre los familiares afligidos de Anabette -¿puedes venir conmigo?
Los ojos azules de la muchacha lanzaron chispas, con la mirada señaló a la mujer que estaba consolando.
-Estoy algo ocupada, Louis- espetó.
-Será rápido- insistió el castaño y tiró de su mano, separándola de la mujer, quien fue atendida por una maraña de gente al instante.
-Por si no lo has notado- empezó a alegar ella -estamos en un entierro, no en el parque.
-Necesito que me ayudes a buscar a Harry- le dijo cuando estuvieron entre tumbas -se separó de la gente y tengo miedo de que haga algo estúpido.
-Es Harry Styles- lo tranquilizó Jamie -hará algo estúpido de una manera u otra.
En vez de fulminarla con la mirada, su amigo se separó de ella y empezó a buscar al muchacho pálido de cabeza infestada de rulos.
Jamie, a regañadientes y apretando con miedo su suéter gris de encaje, se adentró más al cementerio.
Los llantos del chico eran ruidosos, seguidos por sus espacios para tragarse la flema y gritar.
-Harry- se acercó con dificultad a él, con cuidado de no pisar ninguna lápida -nene, ven acá.
El chico se asustó al principio, al escuchar su nombre y cuando según él estaba solo; Pero cuando examinó la cara pálida y los ojos azules de Jamie, se lanzó sobre ella, quedando los dos sobre el césped recién cortado y mojado por el rocío.
La estrujó con fuerza, como al oso de peluche que tenía cuando era niño, como estrujaba a Anabette cuando estaba contento. Sólo que la diferencia ahora es que estaba como la mierda misma y, era Jamie.
-Me voy a morir- le dijo entrecortado.
-Cállate, Harry- le dio unas fuertes palmadas en la espalda -no te vas a morir, te quedarás con nosotros y lo superaremos juntos.
-Una vez le dije que sin ella no vivía- le confesó a su amiga -y de verdad que se me hace difícil tratar de sobrevivir ahora.
-¡Aquí están!- La voz de Louis hizo que Jamie lo soltara, aunque Harry siguió con los brazos ceñidos al cuerpo de ella, con su cabeza escondida en el cuello de la chica y donde ahora notaba que olía a flores, a violetas quizá.
-Vamos, levántate- Jamie le tendió una mano cuando logró zafarse de su agarre, el ruloso la ignoró y se paró por su cuenta, caminando de nuevo lejos de los dos.
-Hey- Louis tomó a su amigo del hombro.
-Ya no quiero regresar allá, no puedo- admitió, y se dio la vuelta para abrazar al castaño, con fuerza.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: operation butterfly. {audiciones cerradas}

Mensaje por Invitado el Lun 14 Oct 2013, 7:55 pm

Casi lloro con lo que escribiste, wn :'c
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: operation butterfly. {audiciones cerradas}

Mensaje por PARACETAMOL el Lun 14 Oct 2013, 7:58 pm

A mí me llenó de feelings.
¿te gustó?
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: operation butterfly. {audiciones cerradas}

Mensaje por Ackerman el Lun 14 Oct 2013, 8:01 pm

ay, mia se fué y me dejó todo el trabajo a mi:C y tengo la re paja.
aceptaré y me iré a dormir:c
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: operation butterfly. {audiciones cerradas}

Mensaje por Ackerman el Lun 14 Oct 2013, 8:19 pm

Blondie. escribió:Capitulo: 

acá:

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
El cigarro era parte de ella, no le preocupaba nada ya. Las razones por la cuales vivir se fueron cuando la única familiar que la quería se había ido de su lado, Marta, su abuela materna. Sus padres siempre dijeron que María era muy despreocupada pero, ella siempre lo tomaba igual, no iba influir en su vida los comentarios de sus padres. Pero si, influyo, ahora ella esclava de su trabajo (el cual no le gusta para nada) seria profesora pero, por suerte no de alumnos de primaria aún peor de secundaria. Donde ahí estudia su sobrina Katherine de 17 años, fumadora. A veces pensó que el fumar es hereditario, como su abuelo también lo fue, y que hablar de su hermano (fallecido por eso), nunca se preocupó por eso, hasta hoy.
— ¿Para quién es? —pregunto el joven de unos 25 años aproximadamente.
—Para mí —dijo y succiono una vez más el cigarrillo, le sonrió de tal manera que al chico le causo escalofrió, el sonrió un poco.
—No es muy pronto —dijo el chico y ella lo miro, su mirada da mucho miedo esos ojos color celeste, casi grises.
—Dentro de un mes me veras acá —dijo sin más. 
—Si usted se va suicidar, se puede ir yendo de acá —dijo el chico, ella rodó los ojos y salió de ahí, miro para ambos lados. Que podría hacer, este era el último velatorio y ya nadie le aceptaba. Como se iba suicidar, sería estúpido. Fue yendo por las calles de buenos aires, mucha gente pasaba de un lado a otro, uno que otro "cumbiero" que la miraba, y las madres con sus hijos pasaban por su lado, ella antes con solo ver una familia, rompía en llanto, ahora no. Su cuarto cigarro del día había sido interrumpido por la canción de Radiohead, contesto sin ver quien era. 
—Hola —dijo y succiono nuevamente el cigarro.
—Hija...—suspiro ella. — Hoy es el cumpleaños de Rosa
—Mamá sé que lo es —mintió, era su hermana menor y no sabía su cumpleaños, hasta ahora. —Justo ahora le estoy comprando un regalo.
Paro delante de una vidriería y vio, era perfecto para su hermana. 
—Bueno hija, la reunión será a las ocho te esperamos —dijo y abrió la puerta de aquella tienda.
—Nos vemos mamá —dijo y colgó. 

[...]
Era casi las ocho y aún no venía el colectivo. Para vivir en capital, y que tu familia viva en provincia, es feo. Pero todo sea por Rosa. Y otra vez sonó el teléfono "Mamá" no contesto, sabía que me regañaría. Otra vez. 
—Mamá ya estoy por llegar —dijo sin más.
—Hola Mari —dijo su dulce y joven voz. 
—Perdón rosa, pensé que era mamá —dijo y levante mi mano para que el colectivo parara. Subí.
—1,50 —le dije al del colectivo, pase la tarjeta y me adentre al colectivo, ningún asiento libre.
—Son más de las ocho, Mari —dijo rosa.
—El colectivo no llegaba, te va gustar mi regalo —dijo, se maldijo a si misma por lo que acaba de decir.
—Mari... gracias, yo también te tengo una sorpresa —dijo y colgó. 
Oscuro, mientras auto tras auto pasábamos y ya faltaba poco para que llegara a su antigua casa. Se arregló el vestido que se había puesto, regalo de su hermana más menor, de Lucia. 
Toco el botón que indicaba que tenía que bajar, paso su esquina y enojada bajo, tenía que caminar una cuadra más, eso tacos le estaban haciendo daño, a lo lejos veía su casa, pintada de celeste, sonrió. 
Fue corriendo como antes lo hacía, luego se tranquilizó, sus pies no daban más. Toco el timbre de su casa, no espero poco, ya que su hermana menor, fue rápido a recibirle. Vio que en la puerta había un chico de casi la misma edad que Rosa. 
—Por fin llegas —dijo como madre hacia su hija. 
—Perdón —dijo y luego la abrazo. —Feliz cumple rosita, ten.
—Mari, no me digas rosita —dijo como nena, bueno en si es una nena todavía, 23 años.
Cuando abrió su regalo, empezó a chillar, mientras María entraba a la casa, el joven estaba con sus padres de ellas. De las hermanas Lepori. Si, si sus abuelos son o eran italianos. Al poco tiempo de estar acá, ya tuvieron las costumbres argentinas. 
— ¿Quién es? —Dijo María a su madre, ya en la cocina.
—Es el novio, nos quieren dar una noticia —dijo la madre agarrando la comida. 
—Espero que no esté embarazada —susurro. 
Podría ser egoísta, muy egoísta. Tomo agua y salió a la sala, la pareja estaba muy cariñosa, lo que odiaba María. Pero bueno, sonrió y se sentó a lado de su padre, Sergio.
—Pequeña —dijo y beso su mejilla. 
—Papá —lo regaño, mientras le sonrió.  
—Mari, el es Alberto, mi novio —sonrió, enamorada, «Que bien» pensó maría. El estrecho su mano y ella también. 
—Bueno ya que Mari está acá, lo que queríamos decirles —Rosa miro a Alberto, emocionada. María pensaba «Que no esté embarazada porque si no me voy»
—Alberto me pidió matrimonio —dijo feliz, su madre fue a abrazarla y su padre a Alberto. María se quedó viendo esa escena sin ninguna emoción pero, estaba feliz, aunque no lo demostraba. 
—María no le vas a decir algo a Rosa y Alberto —dijo su madre. 
—Felicidades —dijo levantando su bebida y sonrió.
Su hermana se casaría primero. Lucia la miro, ella era la último y casi siempre era "la invisible" pero, no para María.
—Mamá —dijo y su madre la miro.
— ¿Si? —dijo y sonrió.
—Puede lucia ir a mi casa —dijo y lucia sonrió. 
—Claro pero, tráela el domingo —dijo y lucia sonrió.
Sería un poco loco pero, su hermana menor, la entendía. Para tener 16 y 28 años, se llevan bien.

Taissa Farmiga | Bulimia | Harry Styles. 
foto:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Espero quedar c:
audición aceptada.
no tengo mucho que decir, creo xd, bc me estoy cagando de sueño y quiero irme a domir:c, so... ¡me encantó tu capítulo! estuvo muy beio.(?). y perdona por aceptarte luego de años u.u ¡Suerte! <3.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: operation butterfly. {audiciones cerradas}

Mensaje por Ackerman el Lun 14 Oct 2013, 8:28 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:
Louis Tomlinson | Zoey Deutch (ciega)
Capítulo:


Capítulo 01

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

-Narrador Omnisciente-
-Liam Payne-

Liam se encontraba parado frente al espejo, ajustando su corbata para proceder a cepillar su alborotado cabello. Había acordado con los chicos de encontrarse unas cuadras antes del Braclays Center, para no llegar muy cerca a la multitud. Terminó de arreglarse y se dispuso a salir de su casa.
Recibió una llamada de David, diciendo que estaría allí en unos minutos.
Casi al instante, su novia le había enviado un mensaje
¿Dónde diablos estás? La ceremonia empieza en treinta minutos, te quiero aquí ahora. Sabes que no me gusta entrar sola.
Liam dio un resoplido. Cuanto odiaba que Sophia fuera tan impaciente
-de hecho era una razón de sus discusiones-
Levantó la mirada hacia la entrada y divisó una grande limosina, que tenía vidrios polarizados y un mini-bar (Claro, como toda limosina).
Liam se introdujo dentro del lujoso vehículo y saludo a su guardaespaldas.

-¿Qué tal todo David?

-De lo mejor señor Payne. Jocelynn está más que contenta por la llegada de Clary a nuestras vidas.

-Me alegro por ustedes- Dijo- Pero por favor, evita llamarme "señor Payne" haces que parezca viejo

-Oh claro, lo olvidaba señor Pa.... Liam.- Espetó David, al mismo tiempo que miraba de soslayo por el espejo.
A pesar de que el tráfico en Brooklyn solía ser terrible, aquella noche estaban tranquilas las calles. Lo cual no tendría mucho sentido siendo la premiación de los MTV Music Video Awards. En poco tiempo se hallaban cerca de un enorme y adornado coliseo, con su elegante alfombra roja y largas varillas de metal que separaban a los fans de los famosos.
Habían reporteros y estrellas por doquier, preparándose para dar una excelente impresión frente al público.
Aunque estuvieran un poco lejos, aquel sitio era tan grande que se veía a kilómetros.
Louis, Harry, Niall y Zayn esperaban dentro de una vieja camioneta, para pasar -o al menos intentarlo-
Desapercibidos.

-Hey!- Grito el castaño, mientras caminaba hacia sus cuatro mejores amigos.

-Te tardaste demasiado.
¿Es que Zayn te ha pegado esa manía de demorarte un siglo arreglándote?- Bromeó el único rubio del quinteto.

-Muy gracioso Niall, pero me quedé dormido dos horas antes y tuve que correr prácticamente. ¡Mírame! Soy un remolino andante.-Se quejó éste.

-Ven Payne, déjame ayudarte- A continuación, el joven morocho, quién estaba frente a Liam, se encontraba moviendo sus manos por todo su castaño cabello.

-Señoritas, ¿Necesitan perfume y tacones también?-Ésta vez, había sido Louis quién habló, mientras los demás soltaban una carcajada.

-Nos odian Liam. Vamos, tu novia está esperándote.
Pronto, los presentes estaban subidos en la limosina camino a la gala que los esperaba. Tal y como lo habían previsto, el lugar emitía gritos de emoción, risas y muchos comentarios.

-Prepárense para el alboroto, muchachos.- Dijo David, antes de que los susodichos bajaran del vehículo. Le dedicaron una sonrisa, para despedirse con un movimiento de su mano. No hizo falta mucho tiempo para que la emoción se sintiera en el aire al tener a One Direction haciendo su aparición. Las fanáticas extendían sus plumas y papeles con el fin de conseguir un autógrafo de sus ídolos, los cuales socializaban con sus "directioners".
Acto seguido, alrededor de cincuenta cámaras los rodeaban junto con Justin Timberlake y Bruno Mars. Minutos después, los chicos se separaron, y Liam fue a buscar a Sophia. Ella llevaba un corto vestido color azul cielo, que resaltaba su figura. Además, su prolongado escote y dobleces en el pecho dejaba muy poco a la imaginación -aunque, claramente ella no abusaría de la confianza de su novio-

-Llegas tarde- le habló mirándolo a los ojos- ¿Sabes cuantas fotos pude haberme tomado con Lady Gaga? Bien, vamos ya para no perder más tiempo.- Dicho esto, Sophia tomó del antebrazo a Liam para llevarlo hasta adentro del establecimiento, y ubicarse en sus respectivos asientos.


-_____ Collins-

_____ estaba tomada de la mano con su novio Justin, mientras habían paparazzis tomándoles fotos. Ellos estaban posando para las cámaras, pero sólo _____ sabía que estaba fingiendo.  La verdad, el único motivo de su relación era un bien para ambos. La disquera había tenido una "gran idea", ¿Qué mejor forma de incrementar la popularidad y fama de ______, que saliendo con Justin Bieber? Obviamente muchas "beliebers" no estaban a favor de l relación, y tenían sus razones. Todos pensaban que estaban enamorados, pero siempre fue una farsa. No habían sentimientos, al menos no por su parte.
En aquel momento, su mano estaba unida a la del joven, quien parecía disfrutar la atención que estaba recibiendo. _____ rodó los ojos. Mientras forcejaba para apartarse de su "pareja"

-¿Qué estas haciendo?- Susurró de forma discreta mientras apretaba la cintura de la muchacha.

-Demasiadas fotos, ¿Podríamos entrar?- Le dijo ésta a Justin

-Pero cariño...

-Te he dicho que no me llames así- Replicó ella, poniendo su mejor sonrisa.

-¿Quieres empezar una discusión? Yo creo que no.-Respondió Justin, imitando la acción de su novia para acto seguido robarle un beso en la mejilla. Un beso cualquiera, sin emociones. Por fin, el chico se rindió ante las peticiones de _____, y apretando más fuerte su mano contra la anatomía de ella, caminaron hacia sus lugares, en primera fila, cerca del escenario.
______ traía un largo vestido negro azabache ceñido, que moldeaba sus curvas y dejaba a la vista un atractivo escote en la parte superior. Llevaba sólo una pizca de maquillaje, excepto por sus labios, que se encontraban de un rojo sangre en su totalidad. Su castaña melena iba recogida en una alta cola de caballo, y terminaba ondulada. Sin duda alguna, la muchacha había conseguido acaparar todas las miradas, inclusive la de Liam, quién desde su asiento no le quitaba los ojos de encima ni por un minuto. Cada risa, cada movimiento era captado por ese para de ojos avellana. No se habían presentado formalmente, hasta ahora sólo le habían contado lo hermosa que era, pero nunca se imaginó que sería de tan inigualable belleza.
Pasaron varias presentaciones y entrega de galardones, hasta que fue el turno de One Direction se subir al escenario y cantar su exitoso single "Best Song Ever"

-Said her name was Georgia Rose, and her daddy was a dentist- Cantó Liam, mostrando toda su dedicación hacia sus fans... Y a _____. La chica no apartaba la vista de él, o más bien del grupo. Cantó desde su lugar toda la canción, y aquello fue bastante notorio. Al terminar, el quinteto se dispuso a presentar la mejor canción  pop. Nombraron a los nominados, y posteriormente al ganador.

-Memories, de _____ Collins- Espetó Liam.
Justin abrazó a la recién nombrada, y él sintió que se le formaba un nudo en el estómago. Quería gritarle varias palabras a aquel chico. Pero, ¿En qué estaba pensando? No la conocía, no sabía nada de ella y ya se sentía celoso. Sophia no pudo contener un suspiro lleno de ira, al ver a la ganadora captar toda la atención de los presentes allí. Y sobretodo a SU novio.
______ subió las escalares con porte y elegancia, moviéndose al compás de la música y los gritos de alegría que emanaban de el lugar. Saludó afectuosamente a Harry, para continuar de la misma forma con Louis, Zayn y Niall. Pero, de repente su actitud cambió con Liam. Fue involuntario por parte de ambos, pero su saludo fue lento, delicado. Cómo si el mundo dependiera de ello.
Él le entregó su premio, y la muchacha -ruborizada por el momento- pasó a decir unas palabras de agradecimiento.
Tan pronto hubo acabado, bajó del escenario para devolverse a su asiento.

-¿Qué mierda hiciste allá arriba?-Preguntó su "novio" con su voz ronca y molesta.

-No sé de que me hablas- Contestó ella, girando su cabeza para seguir observando la presentación de Selena Gómez.

-No empieces, me di cuenta como lo mirabas, ese chico me da mala espina.
Ella ignoró su comentario.

-Cálmate de una buena vez, ¿O quieres que esto termine en la portada de los periódicos mañana?

-No.
El resto de la ceremonia pasaron cosas divertidas en algunas ocasiones. Pero en cuanto a éstos dos no hubo ninguna otra palabra.


Mientras tanto, Sophia no dejaba de cuestionar y criticar el comportamiento de _____, su horrible vestido y su superficialidad -Que eran mentira-
Se acabó a las nueve y treinta de la noche, donde todos los invitados se marcharon a la entrada principal o algunos a diferentes destinos. Los chicos estaban conversando con varias personas.

-Con que tú eres Liam Payne-Dijo una cálida voz, sacando de sus pensamientos a el joven.

-Si, ese soy...-Sus palabras fueron interrumpidas al ver una figura femenina frente a él. Era _____ Collins.

-Un placer de conocerte- Dijo él
Las sonrisas se dibujaron en el rostro de ambos, pero fueron nuevamente interrumpidas por otra voz.

-¡¿QUÉ ESTÁS HACIENDO?!.

Espero les guste chicas.
¡Besos! cuídense.
audición aceptada.
una más a la que le debo pedir perdón por aceptarla tarde:c so, perdón. (?). adoré tu escrito, maldita Sophia ¬¬ bueno, ¡suerte! <3.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: operation butterfly. {audiciones cerradas}

Mensaje por Ackerman el Lun 14 Oct 2013, 8:31 pm

vicstyles escribió:Me gustó mucho la idea, es algo muy diferente &por eso voy por Louis.

ciega. | Leighton Meester {megan donovan}. | louis tomlinson.



One shot:

El chico de al lado. 

No era de esas chicas que salían de baile cada fin de semana. Por el contrario, siempre fui muy tranquila. Mi novio lo conocí por Chat, el mundo que mas frecuentaba, pero la relación terminó a los pocos meses, no importa el porqué, simplemente no funcionó.

Me encontraba sola en la vereda, fumando un cigarro cuando el camión llegó. La casa de al lado iba a ser habitada. Preferí entrar para no impedir el paso, sin darme cuenta que una mirada hubiese preferido que me quedara, mi vecino.
Los días pasaron y poco salía, solo para hacer mandados o ir a la peluquería donde trabajo.

-Ch ch-

Sentí tras de mí y voltee.

-Hola-

Saludé y quedé mirándolo. Ojos cafés, cabello negro y su tez bronceada por el sol.

-Mi nombre es Zayn ¿El tuyo?-

Preguntó con interés.

-Me llamo Ashley-

Respondí con una sonrisa.

Así fue nuestro primer encuentro, luego cada tarde que el llegaba del trabajo a eso de las siete, lo esperaba afuera fumando mi cigarro. Claro que para el era casualidad, eso quería creer yo.

-Las casualidades no existen-

Me dijo cuando ya hacía un mes que nos conocíamos.

-¿Me estabas esperando?-

Preguntó con una sonrisa.

-¿Te diste cuenta hace mucho?-

Fue mi obvia respuesta.

-Hace unos días lo estaba pensando ¿Salimos mañana?-

Mi sonrisa le respondió y el sábado a la noche llegó.
Por nuestras charlas de cada tarde sabíamos los que nos gustaba y lo que no, por lo que cuando el ambiente se puso feo me dijo para irnos separándonos de sus amigos.

-Ashley-

-¿Si?-

-Perdón por traerte a este lugar, no fue una buena idea, se que me habías dicho que no frecuentabas bailes por estos motivos-

-No importa, estoy con vos-

Sonreí y quedamos mirándonos por eternos segundos hasta que cerré mis ojos y sentí sus labios sobre los míos en ese tan esperado beso.
Caminamos largo rato sin emitir sonido alguno, no era necesario. Yo pensaba en el beso que tan bien se sintió y supuse que el pensaría en lo mismo.

Fuimos muy despacio, nos saludábamos aún como amigos pese a lo de la noche del sábado, en la cual terminamos en su cama haciendo el amor. Cuanto más lo veía más me enamoraba.

-¿Querés ser mi novia?-

Preguntó con un toque de vergüenza en su voz, y yo con brillo en mi mirada respondí con un sí.

Mis padres lo aceptaron y al año nos mudamos juntos. Pese a nuestras peleas éramos felices y decidimos dar un paso más. Nos tatuamos el mi inicial y yo la suya en nuestra muñeca izquierda.

Y así, un tiempo después en la cama, mientras me encendía el cigarro preguntó:

-¿Te querés casar conmigo?-

Dí una pitada mirándolo sin poder creerlo ¿Era un sueño? 

-Si, si quiero-

Muchos te amo en susurro dejaba salir mientras lo abrazaba. 


El tiempo fue pasando, nuestra historia de amor apenas comenzaba ya que en nuestros planes estaba que durase toda la vida.

cap de nove:
Desde que tengo memoria, he visto incontable cantidad de amaneceres en Colonia, pero siempre me pregunté si en todos los lados serían iguales.
Mamá me dice que sí, ella sí ha ido a la ciudad, ha viajado a Argentina, pero yo siempre he estado acá. Amo donde vivo, pero amaría un día verme obligada a volver. Siempre soñé con conocer el mundo, siempre quise ser independiente y ver más allá de las simples cosas, y es día a día lo que intento. No hay muchos jóvenes en el pueblo, solo turistas y en verano. El invierno es un poco triste, tengo que pedalear kilómetros para llegar al liceo
y eso es de las cosas que más me gustan. Más de una vez he visto mochileros en las rutas y siempre soñé con serlo. Por eso, el deseo que pedí cuando soplé mis diecinueve velas fué salir de mi pueblo en busca de amaneceres.
El despertador sonó a las seis treinta a.m era sábado y no tenía porque estar puesto, pero lo estaba, si hay algo que me gusta es sentirlo y saber que puedo volver a dormir.
 
-Apagá esa porquería nena-
 
-Shh, seguí durmiendo Nikki-
 
Apagué el despertador y me levanté al baño, sentí un almohadón pegar en mi espalda pero lo ignoré, Nicole era así.
Estaba por volver a la cama cuando empezó a entrar luz por mi ventana. No lo dudé, me abrigué, calcé y salí de la casa en total silencio a ver el amanecer. La luz era cada vez más fuerte, mi película favorita desde chica es ‘’El rey león’’ comienza con un amanecer, para mí, una inteligente metáfora que indica el comienzo de algo nuevo. En un amanecer todo cambia, algo empieza y siempre hay oportunidades. El sol ya había salido, encandilaban sus fuertes rayos que hacían ver el pasto del jardín con un brillo único. Ya era suficiente, volví a la cama llena de paz y armonía.
 
-Señorita peace and love ¿Podrías dejar de despertarme a las seis de la mañana? Dormí pésimo por tu culpa-
 
Se sentó a la mesa junto a nosotros para desayunar.
 
-Sí claro, por eso roncabas cuando volví-
 
Reí probando mi café con leche.
 
-No te banco hoy, no me hables-
 
Cuando Nicole se levantaba así era insoportable, ignorarla sería lo mejor.
 
-Mar, hoy con tu papá vamos a salir ¿Venís?-
 
-Me encantaría, pero tengo mucho que estudiar y tengo ganas de caminar un rato sola-
 
-Está bien-
 
Se levantaron ambos de la mesa. Papá me dio un beso en la frente y mamá solo alborotó mi pelo.
 
-Dejen limpia la cocina-
 
-Sí má-
 
Respondimos al unísono y miré a Nikki.
 
-¿Qué?-
 
Preguntó de mala gana.
 
-Que no te soporto cuando te levantás así, pero no me vas a arruinar el día-
 
Respiré profundo y me levanté a lavar mi taza.
 
-Tendrías que haber nacido en los sesenta, me estresás-
 
Se levantó y se fue, dejando todas sus migas y su taza sobre la mesa, que fastidio me daba cuando hacía eso, como si fuese su esclava.
 
-No soy tu sirvienta nena-
 
No ganaba nada con quejarme, no iba a darme bolilla, opté por lavar y limpiar antes de buscar mi mochila y salir de la casa.
El frío me abrazó, pero el sol estaba radiante, a lo lejos divisé un carro tirado por caballos que venía muy rápido hacia mí.
 
-Buen día-
 
Saludé a Pepe, el veterano de la zona, abuelo, le decimos. Es un señor que sabe y conoce mucho acerca de todo, puede responderte una pregunta de la primera guerra mundial tanto como el último cd de Rihanna. Es querido por todos por acá, por supuesto incluyéndome.
 
-Buen día señorita ¿A dónde va tan temprano?-
 
-A caminar don Pepe, voy a buscar algún lugar donde haya solcito para leer y tal vez, si la inspiración llega, escribir algo-
 
-Me parece bien ¿Te arrimo a algún lado?-
 
-No no es necesario muchas gracias-
 
-Entonces adiós señorita, que tenga un buen día-
 
-Gracias igualmente-
 
Sonreí y lo ví irse con su carro y sus hermosos caballos. Yo soy la primera en defender a los animales, y me encanta don Pepe porque tiene a sus caballos en perfecto estado.
Empecé a caminar por la Avenida Artigas para llegar directo a la rambla costanera, por donde paso cada mañana para ir a trabajar. Se lo hermoso que es el paisaje pero nunca me cansaría de verlo.
De repente, sin saber el porqué, me puse a pensar que pasaría si yo me fuese de casa. Nose porque me lo cuestioné, pero viendo las hermosas costas de mi querida Colonia se me ocurrió que tal vez sería una buena idea conocer más de mi hermoso país.
Caminando, despacio me enamoré de la idea de poder salir de mi casa a conocer nuevos lugares ¿Porqué no? Soy grande, tengo trabajo, ahorros y ganas, muchas ganas de sentirme libre.
Ví una moto pasar con quien supuse era un hombre que llevaba un gran mochila y sobre de dormir. Indudablemente iba al camping por eso pensé
¿Porqué no empezar por algo cerca? Si podía sobrevivir sola en un camping, que se que lo haría ¿Porqué no? Podría ser el comienzo de un largo viaje por quien sabe donde.
 
-¿¡Qué!? Decime ¿En que estabas pensando Martina?-
 
-Mamá no es para tanto, soy mayor de edad, quiero ser independiente y vivir en un camping-
 
-Hija, eso es anormal, a los camping se va de paseo, te vas a agarrar una pulmonía ahora en invierno-
 
-Mamá te estoy avisando acerca de la desición que tomé, no es una pregunta-
 
Jamás le había gritado ni faltado el respeto a mamá por lo que no iba a empezar a hacerlo ahora, por eso me contuve de cualquier loco impulso y me encerré en mi cuarto-
 
-¿Qué hacés nena?-
 
Preguntó Nikki tirada desde la cama.
 
-Te voy a hacer feliz, me voy de casa-
 
Abrí mi sector del ropero para seleccionar la mejor ropa, lo más útil, necesario y abrigado.
 
-No sos graciosa, sabelo-
 
Rió irónica por lo que preferí ignorarla y seguir con lo mío. Eso hasta que mamá abrió la puerta sin previo aviso volviendo a querer frenarme.
 
-Martina no te podés ir de tu casa a un camping ¿Estás loca? Mirame cuando te hablo- 
 
Pidió al ver que la ignoraba.
 
-¿Entonces es enserio?-
 
Preguntó Nikki quedando sentada en la cama con cara de preocupación. Al parecer hasta me tiene cariño.
 
-Claro que es enserio, solo que mamá no quiere creerlo-
 
Crucé frente a ella hacia el baño en busca de mi cepillo de dientes y peine.
 
-Es una locura Martu-
 
Acotó mi hermana.
 
-Lo sé-
 
Dije con tranquilidad y terminé de guardar cosas por lo que cerré la valija y miré a Nicole.
 
-Pero como nunca salí a hacer locuras con mi familia voy a empezar a hacerlas sola-
 
Nicole se quedó callada al ver la cara de enojo de mamá.
 
-¿Es un reclamo?-
 
Preguntó mi madre.
 
-No, para nada, estoy diciendo lo que siento y pienso-
 
Salí del cuarto con la valija.
 
-Martina vos cruzás esa puerta y no volves a entrar ¿Escuchaste?-
 
-Que conste que vos lo dijiste-
 
Me encogí de hombros y salí al frente para subir a mi bicicleta.
 
-Martina no estoy jugando-
 
El tono de voz de mamá iba en aumento.
 
-Yo tampoco má, cuando llegue te hago saber-
 
Empecé a pedalear dejando mi casa atrás y a mi familia anonadada.
Pensaba una despedida diferente, pero no me dejó opción de que fuera así.
Por eso, dejé caer una lágrima por mi mejilla, pero ya no iba a dar marcha atrás solo pedalearía hacia adelante, en busca de mi vida.
La gente dentro del camping era contada con los dedos de una mano. Tal como dijo mamá, es anormal venir a un camping en invierno, no para mí.
Entré a la recepción siendo atendida por un señor mayor.
 
-¿En que puedo ayudarla señorita?-
 
-¿Tiene cabañas disponibles?-
 
-Sí ¿Con cuantas camas?-
 
-Solo una-
 
¿Es para usted?-
 
-Si-
 
-Que jovencita-
 
Exclamó mientras bajo el mostrador buscaba la llave.
 
-No hay mucha gente ¿No?-
 
-Alojado no hay nadie, vienen en carpas a pasar el día ¿Que la trae sola por acá? Si se puede saber, claro-
 
Me entregó la llave, la cabaña número siete, mi favorito.
 
-Vengo en busca de mi independencia- 
 
Sonreí.
Todavía me sentía un poco mal por como me fuí de casa, mis ojos vidriosos lo dejaban en evidencia.
 
-¿Puedo hacer algo por usted?-
 
-Con cobrarme es suficiente-
 
Pedí sin perder mi amabilidad.
 
-Por supuesto ¿Cuántos días?-
 
-Anóteme una semana por ahora-
 
Me dijo el costo entregué el dinero y me despedí.
 
-Muchas gracias, hasta luego-
 
-Adiós señorita, estamos a sus ordenes-
 
-Gracias-
 
Dije ya desde afuera y con mi llave en mano subí a la bicicleta en busca de la cabaña siete.
Para mi suerte se encontraba cerca del río, era un lugar alejado y tranquilo solo para mí.
Por fuera parecía una casita de muñecas. Era un quincho con paredes blancas, la puerta y marco de las ventanas en madera oscura. También tenía un pequeño sendero de piedra rodeado por pasto descuidado y quemado por el frío.
Por dentro era más pequeña todavía, al entrar a los lados había dos puertas.
Un el mini baño, con solo inodoro y pileta más las canillas del duchero sin cortina, ni mampara ni nada.
En frente, una cocina y heladera pequeña con un mueble colgante como lacena. Luego, era todo habitación, cama de una plaza contra la pared una mesa con dos sillas y un mantel lleno de polvo al igual que el ropero que era bastante espacioso. Una lámpara en la mesita de luz y a los pies de la cama una televisión radio de esas antiquísimas. Lo primero que hice fue abrir las ventanas. No había pensado en la tierra que podría haber, por lo que no llevé nada para limpiar, no había opción más que pedirle al conserje algo para higienizar mi nuevo hogar.
La valija quedó sobre la cama y decidí esta vez caminar para conocer bien el camino.
Abrí la puerta y sonaron las campanitas que advertían la presencia de alguien.
 
-Señorita ¿En que la puedo ayudar?-
 
Era el mismo señor que hace un rato, amable como la primera vez.
 
-Quería pedirle si no podría prestarme algún producto de limpieza y un trapo. Yo mañana trabajo y voy a comprar todo lo necesario. Pero hoy vine sin nada-
 
-Pero por supuesto, discúlpeme que no le ofrecí-
 
-No hay problema-
 
Sonreí y el señor se perdió tras la cortina de tela. Sentí las campanas nuevamente y voltee a ver.
 
-Buenas tardes-
 
-Buenas-
 
Respondió el muchacho, llevaba una chaqueta de cuero, pantalones con flecos a los lados y un casco en mano. Ojos verdes, pelo castaño y una sonrisa blanca y perfecta.
 
-¿Sos de por acá?-
 
Preguntó.
 
-Si ¿Puedo ayudarte en algo?-
 
-Tengo que llegar a la iglesia y no tengo idea como-
 
-Es re fácil, seguís todo por la rambla hasta la avenida General Flores y enseguida te vas a dar cuenta-
 
-Muchas gracias ¿Hace mucho que vivís acá? Me parece que sabés mucho-
 
Reí.
 
-Nací acá y sí, te puedo guiar a cualquier parte de la ciudad. Mi bicicleta y yo la conocemos de memoria-
 
-Woow, podrías ser mi guía turística-
 
-Imposible, acabo de llegar al camping y tengo todo desordenado, pero si querés mañana después de las seis podemos vernos-
 
-Me encantaría-
 
Justo cuando estábamos cruzando miradas en el mejor momento de la charla aparece el señor con un balde, trapo y productos de limpieza.
 
-Le agradezco mucho señor-
 
Agarré las cosas.
 
-Podés llamarme Cacho, todos por acá me dicen así-
 
-Soy Martina-
 
Estiré mi mano con una sonrisa para estrecharla con la de él.
 
-Y me voy, nos vemos-
 
Saludé a ambos y salí con el balde hacia mi cabaña nuevamente.
 
-¡Martina!-
 
Sentí mi nombre y voltee a ver.
 
-Rambla costanera, General Flores, es fácil-
 
Sonreí ya que pensé que se había olvidado.
 
-No, no es eso-
 
-¿Entonces?-
 
-Quería preguntarte si aceptas ir conmigo mañana a la iglesia. Es el casamiento de un amigo, hoy es el último ensayo-
 
Lo pensé, era raro que un chico me invitase a salir y ni siquiera sabía su nombre.
 
-Podría aceptar si primero me decís tu nombre-
 
-Enzo, soy de capital y ando paseando un poco por el país-
 
-¿Enserio? Yo me fuí de casa porque quiero hacer lo mismo-
 
-Te llevo a donde quieras-
 
-No te ofendas pero preferiría conocerte mejor-
 
-Entiendo ¿Nos vemos mañana? Es a las siete-
 
-No te prometo nada, si voy te busco-
 
-Está bien. Ojalá nos veamos denuevo-
 
Sonrió.
 
-Sí-
 
Mordí mi labio inferior demostrando cierta vergüenza que me provocaba estar frente a un chico tan directo como Enzo.
 
-Adiós-
 
Saludé y seguí mi rumbo, por supuesto con la cabeza puesta en el hombre que acababa de conocer.
 
Estaba dejando todo impecable, empecé por lo alto y terminé por el piso que quedó brillante al igual que cada mueble. Cerré las ventanas luego de que todo el polvo salió y admiré mi nuevo hogar.
 
-Soy independiente-
 
Sonreí hasta con un poco de emoción. Sentía que al fin comenzaba a vivir mi vida. Pese a eso iba a ser raro no dormir en casa.
Prendí la vieja televisión para sentirme un poco acompañada y decidí llamar a mamá.
 
-Martina al fin ¿Dónde estás?-
 
-Hola mamá, estoy bien, quería avisarte eso y que no voy a dormir a casa de hoy en más-
 
-Hija tu padre también te pide que vuelvas-
 
-Por favor, no dramaticen estoy bien, alquilé un lugarcito y estoy calentita bajo techo-
 
-Hasta tu hermana está preocupada, volvé-
 
-Mamá solo quería avisarte que estoy genial, los quiero mucho, adiós-
 
No quería ser así de grosera con mi mamá, pero apagué el celular y me metí a la ducha, pese al frío gracias a la limpieza había entrado en calor.
Bajo la ducha pensaba en mi futuro pero solo veía una nube blanca, nose que quiero para mi vida. Creo que viajar y vivir el presente me hará darme cuenta para que soy buena.
Solo demoré unos cinco minutos, me sequé mi largo pelo envolviéndolo en una toalla al igual que mi cuerpo. Comencé a vestirme sin apuro y pensé en que no había comido nada. No tenía secador, por lo que escurrí mi pelo lo más que pude y lo dejé suelto para que se secase.
 
Salí, cerré con llave y subí a mi bici solo con plata en el bolsillo en busca de algún lugar donde comer.
Pedalee hasta el Hipódromo donde hay un restaurante y que yo supiera era el lugar más cercano. Igual esto sería una excepción, no todos los días viviría a comida de restaurante, fideos, arroz y sopas sería lo más variado de mi menú.
Me puse a pensar en que mi imagen no era la mejor para ir a un lugar así, ví entrar a señoras de vestido y hombres de traje, mientras yo parecía una pordiosera con jeans y championes.
 
-¿La puedo ayudar en algo señorita?-
 
-Sí, quería comer algo-
 
-Ya le traigo-
 
Dijo dándose la vuelta pero lo frené.
 
-Espere señor, no vengo a pedir comida, vengo a pagar por cenar-
 
-Discúlpeme si la ofendí
 
Se sintió culpable, su voz y mirada lo dejaron en evidencia.
 
-No se preocupe, no debe ver gente como yo todos los días-
 
Sonreí para dejarle en claro que todo estaba bien.
 
-Lo siento pero no la puedo dejar pasar con ese atuendo-
 
Se lamentó.
 
-Pero yo estoy por relevar, podemos pasar por la cocina-
 
-¿Enserio?-
 
-Si claro. Augusto, mucho gusto-
 
Estiró su mano.
 
-Martina-
 
Sonreí respondiendo al saludo.
Rato después nos encontrábamos en la cocina del enorme Hipódromo.
Hasta la cocina era de lujo. Los pisos y azulejos brillaban, al igual que todas las hoyas y cubiertos.
 
-La verdad esta cocina no tiene nada que envidiarle el restaurante del hipódromo-
 
Dije mientras comía una pata de pollo, estaba tentada a agarrarla con la mano pero no quería que Augusto pensase que soy una salvaje. Eso hasta que él lo hizo.
 
-Si es verdad y podés comer como quieras sin que nadie te mirare raro-
 
-Exacto-
 
Sonreí y ahora sin miedo agarré la pata con la mano para terminar de comerla.
 
-¿Donde vivís?-
 
Le pregunté.
 
-Soy de acá, vivo cerca de la iglesia de San Benito ¿Vos?-
 
-En este momento estoy viviendo en el camping de acá-
 
-Woow que valiente ¿Y eso porqué? Si se puede saber-
 
-Por nada en especial, simplemente tenía hambre de independencia y me fuí de casa-
 
Estaba cenando con un extraño, era el segundo que cruzaba el día de hoy, pero me sentía tan bien que parecía que los conociera de toda la vida.
Terminamos de comer y ya se hacía tarde.
 
-Llevate esto-
 
Me dió más comida en una bandeja la cual acepté.
 
-Gracias te debo una-
 
-No hay de que-
 
Sonrió.
 
-¿Te llevo?-
 
-No gracias, vine en bici-
 
-Cierto, bueno te acompaño-
 
-Dale-
 
Salimos por la puerta de atrás hasta que nos frenó un señor con mala cara.
 
-¿Este quien es?-
 
Le pregunté por lo bajo.
 
-¿Usted quien es?-
 
Preguntó el hombre de traje y peinado con gomina hacia atrás.
 
-Soy...-
 
-Vino a buscar a trabajo-
 
Acotó enseguida a Augusto.
 
-Está bien, venga mañana después de la una-
 
No me dejó ni responder que ya se había ido.
 
-Es el jefe-
 
-Si lo noté ¿Pero porqué le dijiste eso?-
 
-Porque sino me echaba por entrar con alguien a la cocina-
 
-¿Pusiste en riesgo tu trabajo por una desconocida?-
 
Pregunté sorprendida.
 
-Una desconocida que me cayó muy bien-
 
-Vos también-
 
Lo saludé con un beso en la mejilla y monté mi bicicleta.
 
-Gracias por todo-
 
-¿Nos vemos mañana?-
 
Preguntó.
 
-Sí, después de la una-
 
Sonreí y comencé a pedalear rumbo al camping.
 
Por las noches se volvía más frío y el viento soplaba fuerte por la rambla.
Siempre a lo lejos se veía alguna luz de barcos o boyas que hacían reflejo en el agua volviéndolo un paisaje mágico.
Llegué a “casa” lavé mis manos, dientes y me acosté sobre el colchón.
Tapé mi cuerpo con ropa porque no había llevado sábanas. Entre pensamientos y reflexiones nose a que hora pero me quedé dormida.

Bueno, en este caso el shot esta escrito de esta manera, pero puedo adaptarme a la manera que prefieras, eso no es problema (: Me presento, soy Victoria, tengo 21 años &amo escribir, leer &mas! Ojala pueda participar y sino, la leere con gusto!
audición aceptada.
holu vicky(: me gustaron mucho tus escritos, que lindo nombre, Ashley *-* ah. ¡Suerte! <3.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: operation butterfly. {audiciones cerradas}

Mensaje por Invitado el Lun 14 Oct 2013, 8:33 pm

°Agethe° escribió:A mí me llenó de feelings.
¿te gustó?
Te juro
Fue muy triste y tierno<3
Escribis hermoso Mir<3333
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: operation butterfly. {audiciones cerradas}

Mensaje por Ackerman el Lun 14 Oct 2013, 8:46 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:
HarryStyles&SkyFerreira:

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Capitulois:

Narra Jennifer:
Otra noche más de lo mismo, bailando en algún lugar de moda, drogándome, coqueteando, haciendo cosas que lo ya no lograré recordar mañana, lo peor, es que ya no logro encontrarle el sentido a lo que hago. Antes todo tenía una razón, llamar la atención, pero ya me volví adicta, entre al hoyo, y ya no podría salir más, y lo único que quiero es que alguien me tiré una cuerda y  me ayude a salir.
Seguía metida en mis pensamientos, hasta que Christian, mi hermanastro, me habló.
-Jenn, Kevin me llamo, dijo que volviéramos inmediatamente a casa-Me gritaba para que pudiera escucharlo, la música estaba muy alto y además era de mal gusto.
-¿Es en serio?-Pregunté sorprendida. No era algo normal que mi padre se preocupara de que llegase o no a casa.
-Por algo te lo digo-Me contesto, de muy mala forma- Vamos ya, no tengo dinero para algún taxi y estamos un poco lejos.
Íbamos caminando en silencio, algo raro de nosotros, siempre teníamos algo que decirnos, pero ahora lo noto distante, como si estuviera molesto.
-¿Qué te pasa?-Me ignoró- ¿Vas a contestarme?-Volvió a hacerlo. Ahora la que se estaba molestando era yo-¿¡Vas a decirme que mierda te pasa o no!?-Ya me encontraba fuera del límite de mi paciencia.
-¿¡Qué te importa lo que pase!? ¡Mejor pregúntale a tu papito y dile que te diga las cosas que decide por ti!-Estaba completamente enojado.
Nunca había estado de esa manera con Chris, y lo peor es que no logró entender porque está molesto, ¿Qué hizo Kevin para que reaccionara así?
Por fin habíamos llegado a casa después de una muy incómoda caminata, y podía escuchar gritos desde adentro.
-¡Es completamente injusto, ella no puede ir en una universidad mejor!-Reclamaba Charlotte, mi otra hermanastra.
-¡Charlie tiene razón!-La apoyaba como siempre Emma, su madre- ¡Charlotte siempre se esforzó más!
-¡Cállense ambas!-Gritó mi padre- Ella irá a esa universidad quieran o no.
-¿Qué está pasando?-Estaba completamente confundida, y todo el alcohol que había tomado hoy no ayudaba mucho.
-Iras a la universidad, está decidido-Me contestó mi papá- Partes en dos días, estarás en un campamento durante el año, y el próximo comenzaras en la universidad.
-¿Cuándo decidiste esto? ¿Cuándo me preguntaste si estaba a favor o no?
-Eso no importa, tan solo haz lo que te dijo.
-¡No! ¡No puedes llegar y decidir por mí! ¿Acaso te importa lo que quiero?-Estaba completamente enfadada y triste, hacía mi mayor intento por no llorar, pero no resulto como quería, estaba bañada en lágrimas.
-No me importa, no dejaré que te sigas haciendo mierda casa noche. Anda a empacar.
Antes de irme le eché una última mirada a la habitación, Charlotte mirándome con odio al igual que Emma, un plato roto, mi padre fumando para tratar de relajarse, pero Christian no estaba por ninguna parte, así que me dirigí a su habitación.
-Christian ábreme la puerta-Le pedí de forma amable.
-Ándate a la mierda.
-Ábreme ahora-Me obedeció y al entrar noté que estaba llena de humo y que él estuvo llorando.
-¿Qué quieres?-Se notaba que estaba molesto.
-Créeme que no tenía idea de esto.
-Lo sé, pero se supone que iríamos juntos a la universidad, haríamos fiestas, fumaríamos en el patio y todas esas cosas-Dijo a punto de llorar.
-Lo haremos, tan solo preocúpate de entrar el próximo año.
-¿Y si no logro hacerlo? Nunca lo lograré-Dijo ahora llorando.
-Si lo lograras-Ahora la que estaba llorando era yo.
-¿Lo prometes?
-Lo prometo-Dije para luego juntar nuestros meñiques.
                                               ************
Ya era el día, el día en que comenzaría esa mierda de campamento, el día en que no vería a Christian durante un año,  y tendría que soportar toda la mierda que me hagan hacer. ¿Quién lo diría? Jennifer Cooper logró entrar a una universidad antes de los cincuenta años. ¿Increíble no? Lamentablemente no quiero alejarme de las drogas, no quiero dejar de emborracharme, no quiero dejar de coquetearle a lo que se cruce frente a mí, no quiero salir de ese maldito hoyo.
Narra Harry:
-Harry, no es necesario que te vayas-Me dijo mi madre como por quinta vez en el día.
-Anne, ya te dije, me quiero ir, tengo que tratar de avanzar, no puedo quedarme para siempre contigo.
-No me digas Anne, soy tu madre y trátame de manera cariñosa-Me reprochó, aunque ella sabe que seguiré diciéndole Anne-Y tú sabes que no hay problema con que te quedes, eres mi hijo, esta es tu casa.
-Claro que lo sé, pero no me siento bien quedándome-Le explique-Además tengo la oportunidad de irme, y no la desaprovecharé, es una muy buena universidad.
-Está bien-Se rindió, sabe que no lograra hacerme cambiar de opinión-Ahora será mejor que te apresures si quieres llegar a tiempo para tomar el autobús.
-Te amo mamá.
-Yo igual Harry, cuídate mucho.
Después de esa charla con mi mamá fui caminando para tomar el autobús. Me encanta caminar.
Prendí un cigarrillo más, ya era el cuarto en menos de 15 minutos, si mi padre me viera ahora estaría completamente decepcionado de mí. Él siempre odio el cigarrillo, mi abuelo murió por causa del tabaco, así que mi papá trataba de hacer lo posible para que yo nunca probara, ni siquiera un poco, pero después que murió fue lo único que me alejaba de su recuerdo, siempre fumaba, me ayudaba a relajarme, podía fumarme una o dos cajetillas diarias sin problema alguno, gracias a mi mamá he logrado parar un poco.
                                      *************************************
Ya había llegado a la parada, cinco minutos antes de que pasara el autobús, cinco minutos y comenzaría algo nuevo, una nueva etapa, pero mientras más lo pienso me doy cuenta que por más que quiera salir del vicio jamás dejaré de fumar, de emborracharme, de hacer todo lo que me gusta, ya es algo que está dentro de mí, se volvió una costumbre, no puedo vivir sin ello.
¿Quién sabe? Tal vez este campamento logré cambiar, total, no tengo ni la menor idea de lo que me espera. 




Espero que la ficha este bien y te guste:3
Por cierto me llamo Magdalena, pero dime Manchi o Magda o como quieras:3
Besos:33333
audición aceptada.
holas manchi. tu capítulo estuvo genial, ¡suerte! <3.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: operation butterfly. {audiciones cerradas}

Mensaje por Ackerman el Lun 14 Oct 2013, 8:47 pm

Deby. escribió:
Harry Styles | Nina Dobrev.
I love you | nc.:

Miro a la chica de vestido blanco frente a mí. Su peinado es hermoso, su maquillaje más que perfecto. El vestido parece de princesa, con encajes y brillos. Aquella rosa de color rosado, encaja perfecto con la inocencia que aquella chica intenta demostrar. No se ve feliz, pero sí se ve hermosa.
—Meybelline —Lama mi madre. —¿Meybelline, qué haces? ¡Apresúrate! —Dice luciendo más ansiosa que lo normal. Dejo de mirarme en el espejo, tomo mi largo vestido y la sigo sin pronunciar palabra. Procuro que ninguna lágrima arruine mi maquillaje. Los organizadores de aquella gran boda me siguen arreglando ¿Por qué? Siento que estoy perfecta así. Un ramo es colocado en mis manos. Más rosas rosadas. Yo hubiera preferido violetas. Pero no me dejaron elegir, nuevamente.
Si les importara tan solo un poco lo que en verdad quiero, no estaríamos aquí.
Me llevan a la entrada de la iglesia y escucho la música nupcial comenzar. Mi velo de encaje no me deja ver bien. Podría llegar al altar sin caer, más fácilmente confundiría al padre con el novio.
Claro, sin mencionar que ni lo conozco.
Mi problema más grande no era tener 21 años, y casarme, mi problema es que no sabía con quién, y eso era suficiente para saber que no lo amo.
¿Qué tal si Harry Styles era un chico mimado y gordo sin vida social que no consigue novia y necesita que sus padres le consigan una? Eso era para mí. No conocía nada de él, solo su nombre.
Soy Meybelline Evans y esta es mi boda. Mi historia de amor ha sido frustrada por los planes de mis padres. El estúpido dinero entrometiéndose en mi vida. Las damas comienzan a salir. Ni siquiera han dejado que mi mejor amiga las acompañe. Siempre soñé con que ella sería la que me daría la entrada, me casaría con el hombre que más amo y viviría para siempre feliz.
Pero nada de esto ocurrió. Esos sueños, nada se hizo realidad. Mi padre me toma del brazo, ese debería ser mi momento perfecto, el final de una vida y el comienzo de mi futuro. Sin poder evitarlo, dejo caer una lágrima. Es muy pequeña, nadie podrá tomarla en cuenta. No puedo creer que hasta este momento conoceré al hombre que me acompañará “por siempre”. Según mis padres, el padre de mis hijos. Casi llegamos al altar, demasiado rápido a mi parecer. Quisiera preguntar si podemos esperar, pero es imposible. ¿Esperar qué? Aquel hombre que creí amar con unos cuantos euros siguió feliz con su vida, convirtiéndome en un simple recuerdo. Trato de buscar a mi futuro esposo con la mirada, pero se encuentra en un ángulo en el que no puedo verlo. Da su ancha espalda hacia mí, con las manos puestas detrás de esta. Al llegar, mi padre me besa la frente. Compruebo en su rostro que no está tan feliz como creí que estaría. Le dedico una tierna sonrisa y se retira a su asiento. Una mano en mi brazo me sobresalta, pero recuerdo que debía ser él. Con su dedo pulgar acariciaba su brazo, tranquilizando mis nervios. Quiero divisar su rostro, mas este velo solo me mostraba el contorno de su cara. Solo veo una gran silueta junto a mí. De soslayo intento capturar algo útil, pero me es imposible.Su loción es casi más potente que mi perfume de vainilla. La menta me invade. Por lo menos huele bien –me digo– si tiene acné, entregaré mi herencia y nadie me obligará a casarme.
Entro en pánico con tal idea. Hasta ese momento me doy cuenta que me han nombrado. Acepto aturdida por mis pensamientos, sin pensarlo. Está todo arreglado, de nada sirve dudar. Luego, oigo su voz pronunciar la misma palabra: "Acepto". Me estremezco con el sonido de su voz, pero fue tan rápido que queda haciendo eco en mi mente hasta desaparecer por completo de mi memoria.
–Puede besar a la novia– Pronuncia con voz dulce y apacible. Lo contrario a cómo me siento ahora. Trato de no hiperventilar mientras mi “novio” quita el velo.
Diablos. Si no estuviera en la iglesia, lo hubiera dicho en voz alta.
No lo puedo creer.
Es simplemente increíble. Mis ojos inspeccionan cada rasgo del ángel que estoy observando. Quizá Dios lo ha mandado para liberarme de esta perturbación. Veo sus ojos esmeralda analizarme con cuidado. Hasta que vi su traje negro, me di cuenta de que no era ningún ángel, sino el hombre que estaba por condenarme de por vida. Luego de quedarme un rato viéndole, recuerdo que estamos en nuestra boda y que debe besarme. Se acerca dudoso a mí, yo tampoco sé como reaccionar. Al llegar casi a mi mejilla, vacila un poco. Nuestros rostros se acercan y se alejan sin saber que hacer. No puedo evitarlo, suelto una risa por esta cómica escena. Él me regala una sonrisa que me derrite por dentro. Contemplo petrificada como toma mi cintura con decisión y más rápido de lo que deseé, sus labios se presionan contra los míos. El tiempo se detiene. Entonces recuerdo cada cosa que yo sepa de él. Harry Styles, heredero de la familia. 21 años, apuesto de cabello rizado y ojos cautivadores y verdes. ¡Ah! y muy buen besador, por cierto. Trato de convencerme de que es un desconocido, pero la calidez que me transmite me dice lo contrario. Lucho por no cerrar mis ojos, pero cedo ante el sentimiento y me entrego por completo al hombre frente a mí.
Se separa y tan solo por modales no suelto una queja. Me sonríe y le devuelvo el gesto, no sin antes notar los tiernos hoyuelos que se formaron en ambas mejillas. Me alejo un poco un sintiéndome aturdida por el beso que acabo de recibir. Entonces, todo reaparece a mí alrededor. La gente aplaudiendo, mis padres sonriendo. La cara de sorpresa de Kelly, mi rubia amiga. Mi corazón da un vuelco y caigo en la cuenta de que nada de esto es verdad. Mis ojos arden ante las lágrimas que me amenazan. Mi cara ha cambiado por completo y él lo nota. No quiero que piense mal de mí, ¡Dios! Me siento avergonzada. Antes de darle la oportunidad de que diga algo, corro fuera del salón.


{***}


El sol se esconde en el horizonte. El viento es un zumbido en medio del campo. Un pañuelo de tela es sostenido con fuerza en mi mano. Una tela tan cara no debería ser desperdiciada así. Limpiando las lágrimas de una débil joven aturdida.
Luego de una fuerte discusión —Y por fuerte me refiero a mí misma asintiendo ante los griteríos de mi madre— Estamos camino al infierno. Oh perdón, más bien a “mi nuevo hogar”. Llevamos 30 minutos en auto, debemos estar cerca.
Conociendo a mis padres, se trata de una mansión apta para una familia de 10 personas. Aunque sea solo para Harry y yo. Minutos luego, compruebo mis sospechas. La casa es hermosísima, pero muy extravagante. Una fuente decora la entrada, el auto la rodea para llegar al gran porche. Cambié mi atuendo a unas sencillas Vans, unos jeans y una blusa. Suficiente tenía con que me casen por conveniencia, no iban a decirme qué usar también.
—¡Meybelline! —Reconozco la voz de mi padre. A su lado, me recibe un hombre canoso muy sonriente. Saludo con una simple sonrisa.
—Harry está arriba, los dejaremos solos. —La mueca de indiferencia es notable en mi rostro. O al menos eso espero. —Tranquila, Mey —Comienza —Te cuidará, Harry es un buen chico —concluye. Asiento y me despido de mi madre, padre y… Uhm, padre de Harry.
La casa se queda en silencio. Me tomo mi tiempo para observarla hasta que oigo ruidos en la planta alta. Sin más me encamino arriba para tener una charla que no quiero. Estoy cansada, el maquillaje parece no ser suficiente para ocultar mis ojeras y golpearé algo si alguien levanta la voz. Esto es peor que una resaca. Me pierdo en el pasillo, pero los ruidos me guían mi habitación. Lo primero que cruza mi mente es que habrá una cama extra por si “Hazza” debe dormir lejos de mí. A decisión mía, claro.
Al entrar en la habitación, me lo encuentro sentado en la cama, acariciando la frazada con una mirada vacía y perdida. Supongo que no piensa ir a ninguna parte. Carraspeo e inmediatamente deja caer su ropa para mirarme.
—Oh, hola. —Suena amigable, bien. —Soy Harry, Harry Styles —¡Genial! Creí que un desconocido había entrado a mi casa.
—Hola. —Sonrío para darle más confianza, quiero hacer esto lo menos insufrible posible. —Meybelline Evans. —Le imito.
—Yo, traje tus maletas. —¡Por supuesto! Ahí estaban.
—Uhm, gracias. —El ambiente se ponía incómodo. Lo miré detenidamente. ¿Podría reemplazar a Jason?… No. ¿Por qué seguía queriendo a ese imbécil? Me había reemplazado a mí y al amor que decía tenerme por unos cuantos miles de euros. Maldito desgraciado… del que me enamoré.
—Mira… Harry. —Comencé —No sé cómo haya sido tu vida antes de esto, pero yo tenía a alguien a quién amar ¿Entiendes? Daría lo que sea por ser feliz y que mi familia también lo sea, pero no se puede tener todo en la vida. No sé qué que clase de bastardo seas, pero mientras más lejos estés, mejor. — Ok, eso no estaba planeado. Me arrepentí en el segundo que eso salió de mi boca. Más que enfadado parecía sorprendido y… ofendido. —Perdón, no pensé…—
—¿Crees que yo quise esto? ¿Crees que lo hago por capricho? Yo no te conocía antes de esa boda. También tenía una vida, y ¿Te atreves a creer siquiera que tengo la culpa?—.
—No dije que… —Oh, rayos.
—No, pero lo pensaste. —Sí, tenía razón. Aunque me sintiera una infeliz y caprichosa niña de mamá, las gotas amenazando con salir no estaban bajo mi control.
—Yo… lo siento tanto. —Me disculpé sinceramente. —Entiendo que debes estar tan mal como yo… Pero no puedo con tanto— ¿Era mi esposo, no? A la mierda todo, yo sería honesta. Mantuve la mirada cuanto tiempo pude, pero no fue lo suficiente. Me quebré; yo junto con la coraza de protección que había creado. Pequeños sollozos salían de mis labios sin previo aviso. Tan solo escucharme llorar me deprimía y me hacía preguntarme ¿Cómo llegó mi vida a este punto? Quise esconder mi rostro y mi vergüenza de él, pero no pude. Me tomó entre sus brazos y, de no estar tan dolida y destrozada, lo habría golpeado por siquiera tocarme. Las caricias que me proporcionaba estaban cesando mi llanto, los círculos y las formas irregulares que sentía mientras descansaba en él estaban calmándome sin previo aviso. De un momento a otro, sus brazos fueron el lugar más acogedor en el que yo pude haber descansado.
—Oye, tranquila... —Murmuró en medio de mi cabello. En otra oportunidad habría gritado que no había razón para estar tranquila, que todo estaba mal. Pero estaba cansada, no tenía las fuerzas necesarias para hacerlo. —Sé que es duro, lo es para mí también. Pero puedes estar segura de que te trataré como a mi esposa de aquí en adelante ¿Entiendes? —Asentí como una niña pequeña que estaba siendo consolada. —Aunque no me conozcas, aunque no sea el amor de tu vida, te protegeré, Mey. Puedes estar segura de ello. —Con esas simples palabras logró ablandar mi corazón y deshacer aquel mal sentimiento que me llenaba. Su nariz seguía en medio de mi cuello, yo acurrucada en su pecho y mi respiración agitada llenando aquel melancólico ambiente. —Ahora, regálame una sonrisa y empecemos de nuevo. —Miro sus ojos con picardía y sonrío casi transmitiendo timidez.
—Harry Styles, bonita —Tomó mi mano —Es un placer. —concluyó.
—Meybelline Evans– Hice una reverencia y le regalé una divertida risilla. —El placer es todo mío, Monsieur. —hice el mejor acento de francés que pude, recibiendo una mirada perspicaz de mi, ahora, nuevo marido.
audición aceptada.
¡al fin lo que tanto esperabas! ahque. bueno, me encantó tu capítulo y en especial porque estuvo muy largote akfjskd. escribes de maravilla, ¡suerte! <3.
pd. yo me violo a mi avy y a la chica en el. (?). ahrelesbixdd.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: operation butterfly. {audiciones cerradas}

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Página 6 de 16. Precedente  1 ... 5, 6, 7 ... 11 ... 16  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.