O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» we're foxes ; m.i.
Hoy a las 8:13 pm por greywaren

» être dans la lune.
Hoy a las 8:12 pm por Ongniel

» something strange
Hoy a las 7:34 pm por mieczyslaw

» Instituto Fénix. (Muro interactivo) | N.C.
Hoy a las 7:27 pm por lovesick

» ↠ goodbye
Hoy a las 6:28 pm por jackson.

» this encourages me [sounds baby from jb]
Hoy a las 6:21 pm por mieczyslaw

» daydreamin'. ♡
Hoy a las 6:20 pm por bwiyomi.

» BABY, NO.
Hoy a las 4:19 pm por jackson.

» insert title here; pvt
Hoy a las 4:02 pm por blackstairs

novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ insxne.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

I will survive | N.C | ¡Audiciones cerradas!

Página 4 de 7. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: I will survive | N.C | ¡Audiciones cerradas!

Mensaje por Sunrise. el Vie 11 Oct 2013, 2:18 pm

gooood yo me dije que no más colectivas, pero no ppuedo resistirme:c iré por daddy direction bc lo amo y no me importa que ya hayan ido con el:c yo lo quiero:c y se que no voy a ganar, pero bueno:c soy mía, soy de arshentinah, hogar de wachiturros y ladrones{que buena fama que tenemos, loco} y esop, no se que más decir, bai.
muere, piu, piu.:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I will survive | N.C | ¡Audiciones cerradas!

Mensaje por Invitado el Vie 11 Oct 2013, 4:38 pm

Code by Furia Nocturna
Vanessa Di Laurent
Si hablan mal a tus espaldas, es porque estás un paso delante de ellos.


Nombre: Vanessa Di Laurent
Edad: 19 años.
Fecha de nacimiento: 25 de Octubre de 1994
Lugar procedente: Inglaterra.
Chico: Harry Styles.
Descripción física: Cualquiera podría admitir que Vanessa ha sido bendecida con unos incomparables dotes en lo que respecta a su aspecto físico. Como una muñeca de porcelana, la perfección pinta cada uno de sus delicados y femeninos rasgos, dándole más de un detalle para apreciar.
El color pálido de su piel la cubre en su totalidad, dejando que sus mejillas –de vez en cuando– tomen un delicado color rosado. Sin ninguna imperfección ni defecto en el rostro, cada centímetro de ella es suave al tacto. La forma oval de su rostro le da una apariencia angelical que muchos son los que halagan. Una quijada femenina y bien formada, orejas pequeñas y frente no tan ancha. Posee ojos azules cual zafiros, con sus pestañas rizadas que enmarcan su mirada haciéndola más seductiva de lo que ya es. Estos desembocan en su pequeña y respingada nariz. Sus labios, en forma de corazón, casi la mayor parte del tiempo toman un color carmesí claro. Detrás de ellos esconden una fila de dientes blancos y brillantes, perlas preciadas para ella que conforman su hermosa e iluminadora sonrisa. Su cabello es de un color castaño claro, la mayor parte del tiempo. Mas en épocas como verano, o en los momentos que se expone a la luz solar, puede tornarse un tanto rubio. También, de vez en cuando, se puede apreciar en él algunos colores castaños un tanto más oscuros, por lo que es indiferente. Largo hasta la mitad de su espalda, como era de esperarse, tampoco contiene algún defecto. La mayor parte de las veces ondas suaves y delicadas caen como cascadas por su espalda. Éste es suave, brilloso y sedoso, podría decirse que una de sus más grandes atractivos, luego de su adorable sonrisa.
Vanessa con el paso del tiempo ha conseguido más de un dote, y ahora que tiene la edad correspondiente para entenderlo, los utiliza en más de una ocasión para su satisfacción personal.
Descripción psicológica: Vanessa no es una chica complicada, en lo que a ella le concierne. Solo hace falta un poco de dedicación para comprender el remolino de personalidades que tiene por dentro.
Principalmente tiene bastante carácter. Es temperamental y un tanto avasallante. No le gusta que le falte el respeto aunque quizás ella lo haga. Es una chica sagaz e inteligente. No se deja engañar fácil y tampoco se deja fiar por todo el mundo. Piensa bien las cosas, pero cuando se trata de hablar puede ser impulsiva, ya que no piensa lo que dice.
No deja, por nada del mundo, que lastimen su orgullo. Pocas veces deja que la ayuden, siempre responde con un “puedo sola”. No le gusta mostrarse débil ante las demás personas, por lo que en pocas ocasiones se la ve sollozando. Según algunas personas es muy madura, de no ser por que es un tanto egoísta. Se preocupa mucho por sí misma cuando debería ser por los demás. Aun así, puede responder con respeto y sensatez ante cualquier cosa. No es la más correcta y aplicada, pero de algo le sirvió ser bien educada. En ocasiones tiene la necesidad de “soltarse el pelo”. Cometer locuras de las que se arrepentirá luego. Divertirse por sobre todas las cosas, por  más caro que le cueste.
Siempre trata de conseguir lo que se propone, por lo que en más de una ocasión se comporta como una niña caprichosa. Es persistente y determinada con su objetivo. Si tiene que romper reglas o desobedecer órdenes para cumplir u obtener lo que quiere, lo hará sin siquiera dudarlo. Aun así, no es de corazón frío y tampoco es tonta. Cuando no le conviene, deberá aceptar la realidad y hacer lo que debe hacer, quizás dejar de lado sus gustos o deseos. Y es ese momento en el que ella demuestra no ser la peor hija o la peor adolescente, pero nadie toma en cuenta ese tipo de detalles, sino solamente su personalidad o la cara que muestra la mayoríad el tiempo, en la que se muestra como una niña consentida de papá, cuando en realidad si le importa los demás.  
Es perfeccionista, aunque intente ocultarlo, le importa bastante la opinión de las demás personas, pero no quiere que lo noten. Sale muy lastimada algunas veces cuando no consigue la opinión que espera acerca de ella misma. Trata de ser leal a todo el mundo, de darles lo que quieren, pero obviamente es imposible. Gracias a ella, desde jovencita formó un carácter coqueto y seductor, con el que rara vez es rechazada, ante cualquier cosa. Con su mirada y sonrisa consigue casi todo. Generalmente en las relaciones amorosas no es ella quien se inclina a pedir perdón, siempre ha sido la rompecorazones con la que todos los chicos se vuelven locos.
Historia:Nació una fresca mañana del 25 de Octubre de 1994. Ambos padres estaban muy contentos con su ansiada y desesperada llegada. Habían soñado con una niña desde hace años. Vanessa iba a ser sin duda la dueña de sus mejores sonrisas y consentimientos. La princesa de la casa Di Laurent. Sus abuelos y bis-abuelos eran italianos, incluyendo su padre, por lo que recibió aquel detalle como herencia, reflejado en su apellido.
Durante su infancia fue tratada como una princesa, en el colegio era la más popular de las niñitas, más que nada no por su carisma, si no por la elegante ropa y adornos con la que su madre la vestía día a día. Cuando no estaba trabajando, claro está. Generalmente se encontraban viajando de un lugar al otro, Vanessa mientras tanto vivía su vida feliz y llena de lujos. De vez en cuando deseaba pasar más tiempos con ellos, pero no era nada que unas llamadas o charlas por Skype no resolvieran.
Hubo una temporada en la que su padre John tuvo que dejarlas a ambas e irse para concretar un trámite muy importante para la empresa en la que trabajaban. O eso es lo que dijo. Las idas y venidas se hacían constantes y por alguna extraña razón su madre, Angie, no era solicitada en aquellos intercambios. Vanessa crecía y crecía, en la ausencia de su padre. Cada vez se quedaba más tiempo en aquel desconocido paradero. Cierto día Angie le reclamó su constante ausencia. Le preguntó qué sería de la familia con sus constantes idas y venidas. Tuvo que acceder a quedarse una temporada en casa. El día que Angie se fue de viaje, Vanessa se encontró en medio de una situación que destruiría a su familia. John fue descubierto con nada más y nada menos que una amante.
Entre la edad de 17 y 18 años de ella fueron los peores en su familia. Sus padres entraron en una crisis matrimonial. Hoy en día, los engaños no son mal vistos en su familia. Mantienen las apariencias mostrándose como una familia perfecta, poniendo el dinero por delante de la familia y el amor.
A este problema, se le suma el camino que le quiere dar a su vida. Lo que más desea en el mundo es ser una modelo. No es como si nunca nadie se lo hubiera propuesto. Pero ambos padres insisten en que debe seguir con el legajo de la compañía y convertirse en una gran empresaria. Claro, para ello sí se ponen de acuerdo.
Extras: (manías, miedos, etc) Tiene la manía de tomar café con la cuchara dentro de su tasa; cuando está nerviosa suele jugar con su cabello, morder sus labios o mover incesablemente la rodilla; si bien le gusta ir a la playa, no suele andar en barcos a menos que sea obligación, ya que le teme al agua porque no sabe nadar; a veces puede ser un tanto paranoica y exagerada, se asusta fácil con ruidos extraños.
Gustos: Caminar por la mañana | Mañanas frescas | La moda | El modelaje | El diseño | Colores claros y femeninos | Fiestas | Música | Animales | Café | Tenis | La playa.
Disgustos: Insectos | Colores neutros y aburridos | El océano, ya que no sabe nadar. Pero aún así le gusta visitar la playa | Lugares cerrados y pequeños | Oscuridad | Animales salvajes | Historias de terror | Vegetales.

♡:
He is irremediable, egocentrically seductive ... I like. | Deby Rossel.
Capítulo 001.


El sol irradiaba calor por todas partes, obligándome a recoger mi cabello. El cielo totalmente azul, sin ninguna nube estorbando, cubría el camino adornando el preciado paisaje. Solo césped y árboles se contemplaban a nuestro alrededor. No podía pedir un día más hermoso, para comenzar las mejores vacaciones de la historia. Me encontraba sumergida en mis pensamientos. Gabrielle conducía, yo era acompañada por Skyler, Valerie y Lucy. El zumbido constante de la aerodinámica del vehículo partiendo el viento en dos, llenaba mis oídos. Miré a través de la ventanilla, encontrándome inmediatamente con mi reflejo. Hasta entonces no había notado la sonrisa que llevaba en medio de mi rostro. Admití para mis adentros que me encontraba más ansiosa de lo que podía controlar. Encerrarme en mis recuerdos no me ayudaba demasiado, pronto me sentiría vulnerable nuevamente, ante cualquier rastro del pasado.
Tres meses con mis viejos amigos… Un sueño lejano para mí, que sin embargo en minutos se cumpliría. Sin duda los había extrañado más de la cuenta. Fui becada en la Universidad. La carrera de Arquitectura era una de las más preciadas para mí, estaba completamente contenta y más que orgullosa con ese mérito. Lamentablemente, todos tomamos caminos separados. Juramos que esta amistad nunca se rompería. Dos años después, volveré a encontrarme con esas personas tan importantes para mí, tanto como mis amigas.
Aunque… Esa no era la causa de las mariposas que sentía en mi estómago. Tampoco la explicación de mi sonrisa implacable. Sabía que al bajar del auto y entrar en aquella casa… Aquella tan conocida por mí; miles de recuerdos invadirían mi mente. Sin embargo, lo que ponía mis nervios a flor de piel, era el hecho de saber que al cruzar por esa puerta, me encontraría con aquel chico de los rizos alborotados. Dejé de verlo desde el momento que se fue a estudiar, tomando otra carrera ajena, lejos y totalmente diferente a la mía. Al principio estaba encantada con sus visitas. Sus promesas de seguir viajando me ilusionaban, eran las únicas que me daban esperanzas al extrañarlo. Me lastimaba el hecho de estar a punto de olvidarlo. Cada día trataba de hacer los recuerdos vagos de mi memoria más presentes, más claros. No podía permitirme dejar de recordarlo, nunca lo haría. Pero cuando creo que es todo, cuando comienzo a sentir que forma parte de mi pasado y me dejo vencer por el olvido, sus ojos esmeraldas perturban mi mente. La manera potente en la que me miraba. La manera en la que despeinaba sus rizos al ponerse nervioso. Los remordimientos que sus labios me causaban. Y el terremoto de emociones que sentirlo provocaba en mí. Mi mano viajó a mis labios, recordando el bello tacto de los suyos. Una historia de amor tan extraña, que me sorprende haber soportado tanto drama. Recuerdo la última vez que nos besamos, y por lo que tuvimos que pasar para estar juntos. Pero cuando al fin la vida nos recompensó por tanta perduración, el destino nos aleja.
Vuelvo en mí, tratando de calmar mis nervios internos. No estaba enfadada con él. Nunca podría estarlo. En realidad, casi nunca me enfado con nadie. Pero con él era distinto, ya que él era el que robó mi corazón antes de partir, para dejarme sola con los recuerdos de nuestra corta relación. Lo conocía tanto, y a la vez nada. Fuimos los mejores amigos por mucho tiempo, mas el tiempo apenas alcanzó para lograr una relación mayor. Sabía que al momento de verlo, no sería capaz de controlar las emociones que surgían dentro de mí.

Skyler sacó a Lucy de sus pensamientos, logrando haciendo lo mismo conmigo. La mansión de Styles estaba frente a nosotras. No había cambiado en lo absoluto, todo estaba como lo recordaba. Sonreí como idiota al revivir los tiernos momentos que pasé en esos jardines, acompañada del castaño dueño de mis más puros y no tan inocentes sentimientos. El sol brillaba y las sobras perfectas se formaban bajo las palmeras. El sonido del mar era un bello canto que de fondo se oía. Liam esperaba pacientemente frente a la gran casona. Pude notar el brillo en los ojos de Lucy y la ansiedad que estos irradiaban.
El auto aparcó, e inmediatamente ella salió de él. Sonreí con ternura ante la escena que compartían, casi olvidándome de lo que me esperaba. Por un segundo me sentí alejada de la situación en la que mis amigas disfrutaban cada una de su chico “especial”. Al no ver rastro del rizado, bufé tomando mis maletas. El color rosado oscuro de estas se arrastró junto conmigo a la entrada. Dejando a dos tórtolos atrás. Al entrar, todos se encontraban en la típica escena de un reencuentro luego de dos años. La decepción me invadió al notar que no había rastro de él entre ellos. Mantuve la cortesía con mis amigos saludándolo más que alegremente. Cada cual retomó su conversación, poniéndose al día.
-¡Deby! ¿Dónde has dejado a la tierna niña que compartía conmigo sus galletas? Te ves hermosa –Louis me hizo reír recordando los viejos tiempos.
-¿Gracias?- respondí casi como pregunta, haciéndolos reír –Tú también te vez más viejo, “Carrot Boy” ¿Recuerdas?- El chico hizo desaparecer su sonrisa al escuchar a los demás reírse de aquel viejo y vergonzoso apodo. -¿Y Har…?- Antes de que pudiera terminar de hablar, la puerta principal se cerró.
-¡Maldito tráfico! Lo que tiene que hacer uno para ir a una jodida tienda. No le vayan a decir a Deby que compré sus snaks favori…- Me quedé helada frente a la imagen que vi delante de mí. El chico que recordaba había desaparecido. Ahora un hombre, de musculatura fuerte, cabello tan rizado como arreglado y ojos más verdes de lo que mi mente revivía se encontraba sonriéndome de una manera tan tierna que hacía mis piernas flaquear –Oh, hola- Dijo sin más. Su voz sonaba mucho más ronca… tan solo unas palabras y anhelaba escuchar un poco más. Dejó las bolsas a un lado junto con el sombrero de playa que llevaba puesto y se acercó a mí. Mi cuerpo tembló por dentro al tenerlo de un minuto a otro tan cerca. –Dios, como te extrañé- pronunció como si nada. Sin siquiera saber lo que esas palabras significaban para mí.
-Yo también te extrañé, Hazz- hace tanto no pronunciaba aquel apodo. Mi estómago se encogió al sentirme estrechada en sus fuertes brazos. Sentir ahora su cuerpo ceñirse al mío era mejor de lo que pude disfrutar alguna vez. Me sentía pequeña a su lado. Mis pequeños brazos abrazaron su cintura, disfrutando más de aquel cariñoso reencuentro. Quizá me hubiera gustado tenerlo aquí en el momento que salía del auto. Pero la sensación de su rostro en medio de mi cabello, debilitaba a tal punto mis pensamientos que olvidé todo aquello. Se separó un poco de mí dejándome con el recuerdo de su aroma varonil a menta. Me miró con ternura y sonrió, mientras me preguntaba qué era lo que yo había dicho.
-Hace mucho tiempo que no me llamas así…- Sonrió. –Lo extrañaba… -Reí en respuesta.
-Pues me tendrás tres meses aquí y no te llamaré de otra manera- Genial. Apenas llegaba y ya mencionaba el día de mi partida. ¿Era posible arruinar un momento tan perfecto?
-Yo… Quería darte una sorpresa- ¿Desde cuándo se convirtió en alguien tan cariñoso? Mis brazos dudaban en separarse o no, pero al parecer el no pretendía soltarme.
-Volver a verte es una gran sorpresa, Hazz- volví a repetir, sinceramente. Sonrió y besó mi cabeza colocando su brazo en mis hombros. -Mírate nada más, te ves hermosísima- La sangre se acumuló rápidamente en mis pómulos y sentí como el sonrojo me inundaba. –Eres tan tierna cuando te sonrojas ¿Te lo había dicho?- Me sorprendía, más que nada. Nunca había sido tan romántico y seductor.
-Gracias… Tú tampoco estás tan mal- bromeé. Me miró pareciendo ofendido y no pude contener mi risa. -¿Estuviste yendo al gimnasio?- toqué su fuerte brazo, sin pensar en mis acciones. Harry no quitaba sus ojos verdes y prepotentes de mí, y eso me ponía nerviosa.
-Sí, desde que se enteró que vendrías…- comentó Louis en forma de broma, creo. Todos estallaron en risa haciendo que el pobre rizado se avergonzara. Recién ahora percatándome de la presencia de ellos.
-Eso no es cierto…- contradijo. Le di un apretón en medio del abrazo que seguía sin romperse y reí con él, en manera de «No hay problema.» Continuamos caminando por la casa, manteniendo una conversación supongo que agradable… Lo sabría, de no ser porque mi concentración estaba puesta en el chico de fuertes brazos que me abrazaba contra sí mismo.
Al llegar a una puerta, lo detuve.
-No podemos entrar allí, están Niall e Izzy…- Expliqué. Pero recibí una mirada pícara de su parte.
-¿No quieres oír?- Sus tiernos hoyuelos se marcaron en ambos lados de sus mejillas, y supe que el pequeño y molesto Hazza seguía allí.
-Eres irremediable…- negué provocando una risa de su parte. Nos quedamos escuchando tras la puerta, parecía algo privado…
-Esto está mal, Harry- dije sintiéndome dramáticamente culpable por estar a pocos centímetros de romper una conversación de seguro muy importante para Izzy.
-Y tú no has cambiado nada…- Rodé los ojos ante aquello, pero fue inevitable analizarlo a fondo… ¿Era eso malo? ¿Es que tendría que haber cambiado? Mis pensamientos fueron interrumpidos por algo que me llamó la atención.
-Espera, ¿Dijo pie de manzana?- ¿Es que Izzy, mi propia amiga, me ocultaba un secreto así, sabiendo lo mucho que a mí me gustaba?
-Oh no, Deby. A ti te encanta el pie de manzana…- Quería provocarme a cometer una maldad, no tan grande… solo una pequeña. Ni siquiera se consideraba maldad, pero sí para mí. Quizá luego consideraría el hecho de que él recordaba aun mi gusto hacia aquel postre.
-Sí, Niall. Tiene extra relleno- Escuché decir. Mis ojos se abrieron a tope dándole una mirada a Harry al estilo «Voy a matarlos.» Este solo negó haciéndome reír por dentro. Pensándolo mejor, esta madrugada nos lo comeremos a escondidas ¿Vale? -Habló Izzy.
-Hecho.- Respondió quien obviamente era Niall. Harry entró a la escena  tomándome desprevenida.
-¿Que el pie de manzana, qué?- Mi des precaución la disimulé cruzando mis brazos al igual que él. Un susurro fue dedicado a Izzy departe de Niall y ambos inmediatamente echaron a correr. Al ver a Harry ir tras el rubio, reí antes de tomar carrera para alcanzar a Izzy.  Los demás chicos reían ante nuestras acciones.
Minutos después, luego de que todo se calmara, ambos tomamos asiento para descansar y charlar un poco más. Bueno, al menos eso quería yo.
-¿Cómo recuerdas mi gusto por el pie?- pregunté algo ilusionada por su respuesta. Yo estaba en lo correcto, él no se había olvidado de aquellos tiempos que pasábamos juntos, y eso era lo más importante para mí. Seguir viva en su recuerdo tanto como él permanecía en el mío.
-Bueno… Hay muchas cosas que aun recuerdo- sonrió de lado y mi piel se erizó. Solo pude responderle con otra sonrisa, antes de que Lucy y Liam intervinieran en la conversación. Las miradas entre nosotros no faltaron, a diferencia de las palabras. Él lucía tan sorprendido como yo que después de tanto tiempo, estemos entablando conversación nuevamente. El silencio nos inundaba, más los sentimientos eran claros.
Al salir el tema de las habitaciones, Harry intervino, terminando con nuestro momento de privacidad.
El comentó que deberíamos dormir de a dos, y su soslayo dirigido a mí, me provocó un remordimiento en las entrañas. Obviamente, no me pondrían con Lucy. Y si de la casa de Harry se trataba… Tampoco me tocaría con Izzy, ni Gabrielle...

{…}

-Lo hiciste a propósito, ¿Verdad?- pregunté, riendo. El castaño subió mi maleta a la cama al lado de la ventana. Quedó frente a mí, observándome sacar mis prendas.
-¿Porqué lo dices? ¿Soy tan obvio?- Solté una pequeña risa. Saqué los soleros floreados, short’s, blusas…
-¿No piensas ordenar tus cosas?- Desde el momento que abrí la maleta, no se movió de allí. Al parecer, ninguno de mis movimientos quedaba fuera de sus ojos verdes.
-Es mi casa ¿Recuerdas? Ya tengo todo listo. –Sacó otro de mis conjuntos, poniéndolo en la cama. Prosiguieron los zapatos. Sonreí internamente ante la idea de que me ayudara, me parecía muy cortés de su parte… Saqué las toallas, y las pequeñas prendas dentro de la rosada maleta me golpearon en un recuerdo muy bochornoso. Quise que me tragara la tierra, al momento de que Harry tomó aquello en sus manos.
-Uhm… que sexy- Sostuvo el bikini a rayas blancas y rosas frente a mí, haciéndome sonrojar. No era mi culpa que Victoria Secret no tuviera nada más conservador, y menos revelador. Se lo quité de un tirón y fui a guardarlo en uno de los cajones. Al volver, Harry parecía muy entretenido analizando mi ropa interior de encaje.
-¿¡Quisieras dejar de ver mi ropa íntima, por favor!?- dije casi, exasperando. Él solo soltó una risa a cambio, viéndome de una manera más oscura de lo que me gustaba. Mi cara enrojeció y volví a guardar aquello en el armario.
-¿Cuándo iremos a la playa?- preguntó, de la nada. Lo miré confundida, ¿No se supone que él debería saberlo? –Muero por verte con eso –Apuntó a la cajonera donde el bikini había sido guardado. Le pegué a través de la cama, un puñetazo en el hombro. Fingió estar adolorido, y solo pude reír. Me miró con sorpresa, y luego negó.
-¿Qué?- pregunté divertida.
-Deberás pagar por eso…- Supe inmediatamente lo que seguía luego. Él quría jugar conmigo, y yo no pensaba negarme. Rodeó la cama, quise huir, pero me impedía el paso. Mi risa no cesaba, y él mordía su labio intentando atajarme.
-¡No por favor!- grité arriesgándome a pasar por su lado. Su mano rozó con mi cintura y supe que era tiempo de correr. -¡Lo siento!- grité riendo y corriendo por el pasillo.
-¡Te arrepentirás, Deby!- Sentía sus pasos pesados correr tras de mí. La adrenalina hacia mi respiración agitada, sin embargo no paraba de reír. Bajé las escaleras a tropezones, llegando donde los demás. No me percaté de sus miradas de diversión, solo en el rizado que estaba a punto de atraparme.
Giré para encontrarlo a pocos centímetros y solté un chillido al ser atrapada por él.
-Te atrapé- dijo mientras me elevaba. Mi espalda estaba contra su pecho y no podía dejar de reír: Sus dedos hacían cosquillas en mi estómago y costillas. Era inevitable hacerlo. Escuchaba su ronca risa de fondo como una tierna melodía para mis oídos. Un carraspeo interrumpió nuestro pequeño juego, encontrándonos con nuestros amigos mirando expectantes en busca de una explicación. –Lo siento –Me bajó dejándome a un lado. El calor me inundó como vergüenza y escondí mi risa bajando el rostro. Harry debía morder su labio para no reír.
-¿Ya terminaron?- Preguntó Louis, bromeando. Ambos asentimos cual niños recién reprochados y sentándonos en el sofá nos unimos a la charla.
-Decía que haremos una barbacoa…- Logan nos miró con rareza y continuó con la propuesta –Deby, tú irás con las chicas a buscar los ingredientes para la parrillada.
-¿Qué?- Harry interrumpió, irguiéndose en su asiento. Todos –Incluyéndome –Lo miraron confundidos. –Disculpa, prosigue –Respondió ante ello y no pude evitar soltar una pequeña risa cautelosa.
-¿Luego podremos ir a la playa?- pregunté con emoción. Sin duda, era lo que más emocionada me traía.
-¡Sí!- gritó Harry, haciéndome sobresaltar. De nuevo, se disculpó.
-Imagino que Harry está emocionado por refrescarse en las olas, jugar en la arena, ver los a las golondrinas volar… Solo eso ¿Verdad, Hazza?- Un tierno sonrojo se expandió por su rostro, delatando sus intenciones nada agradables en lo que a mí concierne.
-Exacto, Lou. No como tú, que solo quieres ver a Gabrielle en bikini- Su comentario hizo que todos soltaran grandes carcajadas. Louis se merecía un chocolate de su propia medicina. Reí acompañando las burlas mientras este solo le dedicaba una mirada asesina a su amigo. Yo por mi parte, disfrutaba ver la incomodidad reflejada en las rojas y ardientes mejillas de Gabrielle.
Dirigí mí mirada a Harry, agradeciendo con mi risa aquella broma, recibiendo un guiño de su parte. Al terminar de reír, suspiré profundamente. «Este será un largo verano...»

♡:

Luego edito lo que me falta


Última edición por Deby. el Dom 13 Oct 2013, 2:37 pm, editado 4 veces
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: I will survive | N.C | ¡Audiciones cerradas!

Mensaje por california. el Vie 11 Oct 2013, 5:49 pm

O'shea. escribió:
gooood :AA:yo me dije que no más colectivas, pero no ppuedo resistirme:c iré por daddy direction bc lo amo y no me importa que ya hayan ido con el:c yo lo quiero:c y se que no voy a ganar, pero bueno:c soy mía, soy de arshentinah, hogar de wachiturros y ladrones{que buena fama que tenemos, loco} y esop, no se que más decir, bai.
Quizás quedes (?) Participa no pierdes nada. Ñom 
ARSHENTINAH<3
avatar


Ver perfil de usuario http://diamandisruls.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: I will survive | N.C | ¡Audiciones cerradas!

Mensaje por california. el Vie 11 Oct 2013, 7:07 pm

vicstyles escribió:[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Si la vida te da dinero ¡gastalo!


Nombre: Roxane Blackwood
Edad: 21 años
Fecha de nacimiento: 28 de agosto de 1992
Lugar pocedente: Beverly Hills
Chico: Zayn Malik
Descripción física. Roxane es la envidia de cualquier chica, bella por donde se la mire. Dueña de un físico increíble  escultural. Su mirada atrapante y sus hermosos ojos verdes enloquecen a mas de uno. Sus labios son finos y delicados al igual que su sonrisa. Es rubia y no se sabe si su cabello es lacio u ondulado porque siempre lo lleva de diferente manera.
Descripción psicológica. Es extremadamente sociable gracias a su simpatía y encanto natural. Ella simplemente piensa que en la vida todo es color de rosa, como se lo han pintado sus padres que la mantienen en una burbuja apartada de cualquier peligro. Ama las fiestas y conoce muy bien el mundo de la noche en su parte 'buena' ya que cada vez que sale con sus amigas lo hacen a lugares de lujo con gente de sus mismas condiciones. Tiene el autoestima muy alta ya que nunca ha recibido un 'no' por respuesta y todo su entorno la adora. Puede ser considerada 'la rubia hueca' y lo sabe, pero no es ninguna tonta aunque aveces lo finge.
Historia: Nació en cuna de oro, como se suele decir. Mimada y consentida ante todos sus caprichos. Desde niña tuvo toda la atención y jamas pasó desapercibida ya que a menos que esté triste o en una mala situación siempre está sonriendo. Es la consentida de mamá y papá. Lo quiere, lo tiene. Las únicas pérdidas que ha tenido ha sido de algunos familiares o gente de la tercera edad perteneciente a su entorno que ha fallecido. Pese a eso, que es parte de la vida, no puede quejarse de otra cosa. 
Extras: Se baña 2 veces al día, hasta 3 en verano. Cuando pasa por algún lugar donde vea su reflejo se detiene a verse. Solo come chicle de menta y con el hace globos casi permanentemente. Le teme a las olas y mareas altas, a cualquier insecto y a la oscuridad absoluta.
Gustos y disgustos: Su amor por los bolsos y zapatos no tiene explicación. Tiene de todos colores, de las marcas mas cotizadas mundialmente. No le gusta el agua, solo toma jugos naturales preparados exclusivamente para ella. 

one shot:

El chico de al lado. 

No era de esas chicas que salían de baile cada fin de semana. Por el contrario, siempre fui muy tranquila. Mi novio lo conocí por Chat, el mundo que mas frecuentaba, pero la relación terminó a los pocos meses, no importa el porqué, simplemente no funcionó.

Me encontraba sola en la vereda, fumando un cigarro cuando el camión llegó. La casa de al lado iba a ser habitada. Preferí entrar para no impedir el paso, sin darme cuenta que una mirada hubiese preferido que me quedara, mi vecino.
Los días pasaron y poco salía, solo para hacer mandados o ir a la peluquería donde trabajo.

-Ch ch-

Sentí tras de mí y voltee.

-Hola-

Saludé y quedé mirándolo. Ojos cafés, cabello negro y su tez bronceada por el sol.

-Mi nombre es Zayn ¿El tuyo?-

Preguntó con interés.

-Me llamo Ashley-

Respondí con una sonrisa.

Así fue nuestro primer encuentro, luego cada tarde que el llegaba del trabajo a eso de las siete, lo esperaba afuera fumando mi cigarro. Claro que para el era casualidad, eso quería creer yo.

-Las casualidades no existen-

Me dijo cuando ya hacía un mes que nos conocíamos.

-¿Me estabas esperando?-

Preguntó con una sonrisa.

-¿Te diste cuenta hace mucho?-

Fue mi obvia respuesta.

-Hace unos días lo estaba pensando ¿Salimos mañana?-

Mi sonrisa le respondió y el sábado a la noche llegó.
Por nuestras charlas de cada tarde sabíamos los que nos gustaba y lo que no, por lo que cuando el ambiente se puso feo me dijo para irnos separándonos de sus amigos.

-Ashley-

-¿Si?-

-Perdón por traerte a este lugar, no fue una buena idea, se que me habías dicho que no frecuentabas bailes por estos motivos-

-No importa, estoy con vos-

Sonreí y quedamos mirándonos por eternos segundos hasta que cerré mis ojos y sentí sus labios sobre los míos en ese tan esperado beso.
Caminamos largo rato sin emitir sonido alguno, no era necesario. Yo pensaba en el beso que tan bien se sintió y supuse que el pensaría en lo mismo.

Fuimos muy despacio, nos saludábamos aún como amigos pese a lo de la noche del sábado, en la cual terminamos en su cama haciendo el amor. Cuanto más lo veía más me enamoraba.

-¿Querés ser mi novia?-

Preguntó con un toque de vergüenza en su voz, y yo con brillo en mi mirada respondí con un sí.

Mis padres lo aceptaron y al año nos mudamos juntos. Pese a nuestras peleas éramos felices y decidimos dar un paso más. Nos tatuamos el mi inicial y yo la suya en nuestra muñeca izquierda.

Y así, un tiempo después en la cama, mientras me encendía el cigarro preguntó:

-¿Te querés casar conmigo?-

Dí una pitada mirándolo sin poder creerlo ¿Era un sueño? 

-Si, si quiero-

Muchos te amo en susurro dejaba salir mientras lo abrazaba. 

El tiempo fue pasando, nuestra historia de amor apenas comenzaba ya que en nuestros planes estaba que durase toda la vida.


Well, aquí esta mi ficha, espero sea de su agrado y si falta algo solo haganmelo saber para corregir xx

Pd: Me llamo Victoria, tengo 21 años &soy uruguaya. Cualquier duda pregunta (:
¡Ficha Aceptada!

¡Ya estás participando Vico!
avatar


Ver perfil de usuario http://diamandisruls.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: I will survive | N.C | ¡Audiciones cerradas!

Mensaje por Invitado el Vie 11 Oct 2013, 9:52 pm



quien falta??? cuando la cierras??? diosss muerooo lentamente!!!!!!



 
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: I will survive | N.C | ¡Audiciones cerradas!

Mensaje por Invitado el Vie 11 Oct 2013, 10:37 pm

Mañana termino mi ficha.
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: I will survive | N.C | ¡Audiciones cerradas!

Mensaje por Arabia. el Sáb 12 Oct 2013, 10:47 am

Hooooola Tania :) Me llamo Arabia, ¡un placer! Gracias, ¡gracias por la idea por dios! Estaba buscando una colectiva de este tipo, y vienes tú y, ¡bang! Aquí esta.  
No tardaré en hacer mi ficha, veo que las chicas están impacientes por los resultados, así que me doy prisa. Voy a participar con Chanel Celaya, vamos, por Lea. Ha sido un flechazo con el personaje, no; es que se me han ocurrido muchas ideas con el personaje, y creo que será con el que más voy a disfrutar escribiendo. ¡Muchos besos!  
Es MI tesoro, solo MÍO...:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I will survive | N.C | ¡Audiciones cerradas!

Mensaje por Arabia. el Sáb 12 Oct 2013, 11:20 am

Ficha Niall :

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Lia Andersen
A veces, cuando menos te lo esperas, las cosas buenas suceden.
Nombre: Lia Andersen.
Edad: 20 años.
Fecha de nacimiento: 31 de Marzo de 1993.
Lugar pocedente: Sydney, Australia.
Chico: Niall Horan.
Descripción física: Lia es una joven cuyo rasgo más llamativo se encuentra en sus ojos. Estos son de un color celeste, que tornan a un tono más claro a la luz del sol. Fuera de ese rasgo llamativo en esta señorita, lo siguiente a remarcar es la forma de sus ojos, característica de toda su familia, son alargados y raramente vistos. Quizás sea porque lo que más llama la atención de nuestra Lia son sus ojos. Aquellos, tranquilos, siempre mirarán a la gente con un semblante muy curioso, dando una expresión de estar interesada en el tema. Si lo está o no, es un misterio, porque aun no esté interesada Lia suele preguntar sobre el tema sin importarle; luego así determinando si la persona que tiene al frente suyo está diciendo algo de importancia para su ser o no. También la mirada se puede volver juguetona, tornándose al contrario de su prójimo y tal vez así, dejando a entender varias alternativas para cuyo oyente pueda elegir. Como dijimos, su más grande rasgo ahora resulta ser su mayor misterio. Fuera de sus ojos, lo que caracteriza a su rostro, es delicado y pequeño. Aun parece tener rasgos de una adolescente. Su tono de piel es claro, suave al tacto, sobre todo tratándose de lugares delicados, como sus manos, sus mejillas, su cuello y... otras partes que están fuera del alcance de la mayoría de las personas. Así, también, no tiene ningún rasgo que se remarque tanto en su rostro como en su piel. Todo de ella es sutil, pequeño y delicado; empezando desde sus labios hasta su delicada nariz. Pasando de eso, su cabello es de un castaño claro, tirando a veces a un rubio oscuro. Su cabellera es sedosa y suave al tacto, no le gusta llevar el pelo corto, como mínimo, media melena. Suele llevarlo suelto, pero lo entrelaza con coletas o moños para hacer deporte. No llega a ser bastante extravagante en su forma de vestir, al contrario, ella suele variar un poco con su ropa, siempre siendo fiel a sus básicos. Suele intercambiar sus cambios de ropa, siendo predominante los colores blancos, azules y neutros. Además de eso, Lia suele vestir con orgullo ropa que incluso no muchos pueden, y así, quedarle elegante. Pero, ¿nada más su ropa llama la atención? No solo eso, sino su cuerpo, perfecto de mujer aunque aun así pequeño, suele llamar la atención de muchos. Este es delicado, una espalda pequeña que deja una curva deliciosa a sus pechos, siendo este del tamaño perfectos: ni grandes, ni pequeños. Luego, su cintura pequeña hace aparición y como una guitarra, sus caderas predominan de nuevo en la figura. Pero, sin duda, lo que se destaca ahora son sus piernas, largas y seductoras, que hacen que cualquier hombre e incluso mujer, termine quedando hipnotizado de las mismas.
Descripción psicológica: La seguridad personificada, esa puede ser la cualidad con la que todos definirían a Lia. La chica de los hermosos ojos azules, la esbelta figura de mujer y su cabellera de varios tonos de rubio. La que habla con todo el mundo, lo conozca o no, la extrovertida que habla de cualquier cosa por más tabú que sea. Esa mujer a la vez saltar el vacío para llegar al otro lado sin siquiera tomarse la molestia de pensarlo dos veces. Una chica que cree que tomar riesgos es una forma de conseguir lo que sueñas. Lia se toma la famosa frase de Maquiavelo, el fin justifica los medios , de un forma menos radical. Quizás sí, quizás los sacrificios que hagas en el camino, abandonar lo querido para conseguir lo que te hará feliz merece la pena al final. El proceso es tortuoso e incierto, pero cuando consigues llegar a la salida del túnel limpiamente, las sonrisas serán parte de la rutina diaria. Desde que perdió a su abuela dejó de esperar que las cosas llegaran, dejó de pensar tanto para tomar una decisión y desde entonces a cada oportunidad le dice sí o no, excepto aquello que merece ser pensado, analizado, todo aquello que pueda afectar la vida de alguien.  Ella siempre se consideró el tronco de su grupo de amigos, esa a la que todos acudían pidiendo un consejo sobre cualquier cosa. Hasta la forma en que debería ponerle mermelada a una tostada, le gusta, le encanta poder intentar componer los problemas de otros. Satisface su espíritu cuando puede arreglar a alguien más y enseñarle que a veces la vida es demasiado corta como para perder el tiempo pensando en ¿Si hubieras? O ¿Si pudieras?, decirle a todos que lo mejor era tomar el toro por los cuernos y conducir tu vida hacia dónde quieres que llegue sin importar que tengas que abandonar. Porque aquello que abandonas puede ser la razón por la que no habías podido subir la montaña de tus sueños.  Valiente, emprendedora y ordenada, puede ser algo más con lo que tengas que definirla. Desde niña era capaz de subirse al árbol para bajar a la fiera salvaje de su gata Lia, que para aquellos tiempos solía quedarse atrapadas en las ramas. Ella era la bombera de la cuadra, esa muchachita desgarbada y simpática que atrapaba gusanos en el jardín con los chicos, que después peinaba las muñecas junto a las niñas. La niña sincera, que amedrantaba a los demás con sus palabras elaboradas, que zapateaba a todo el mundo cuando cometían errores estúpidos y que escupía en la cara la verdad a quien no quería ver la realidad. Caritativa, buena, dulce y solidaria, Lea tiende la mano a quien la necesita y no duda en brindar todo su apoyo a quien lo requiera. Ama ayudar y levantar la autoestima de aquel que la tiene por el suelo.  Intensamente apasionada, heredó el desfogue de su abuela, es de esas chicas que cuando llegan a enamorase lo hacen de verdad, intensamente y sin tapujos. Sin miedo a nada, capaces de subirse a una mesa y gritarlo a los cuatro vientos. De las que creen que el amor todo lo puede y de las que temen a perder lo que tienen, porque nunca antes lo habían tenido. 
Historia: Con un poder y una fortuna incalculable que la respaldarían de por vida, Lia fue fruto de la unión matrimonial entre un empresario de origen inglés y la ganadora del último certamen de Miss Australia antes de que éstos llegaran a conocerse. Nacida en la ciudad más soleada, en la misma costa australiana, Lia apenas se crió frente a las aguas que la ayudaron a dormir durante los primeros años de vida. Tenía cuatro años la primera vez que marcharon al este de Australia y solo trece cuando se trasladaron de nuevo a la costa. Aunque con la vida resuelta desde mucho antes de nacer, Lia nunca fue partícipe de la ayuda económica ni de las influencias. Todo lo que consiguiría, lo consiguiría por ella misma, sin ayuda. La satisfacción personal era lo que le hacía feliz. Desde pequeña, siempre se interesó por la naturaleza, pasaba horas en el parque, escalando cada árbol que se le presentaba; eso sí, siempre regresaba a casa hecha un desastre, con las manos y la ropa llenas de barro. Era una chica muy aplicada, leía mucho y se interesaba por todo. Llegó a adquirir un nivel de cultura impresionante. De esas personas que levantan la mano antes de que el profesor termine la pregunta. Con un expediente académico insuperable, de haber querido, podría haber llegado lejos en cualquier campo. Siempre se había sentido un alma libre, pero con sus padres siempre alerta, estaba un poco agobiada. Quería independizarse, pero no ha su costa. Todo lo que en un futuro conseguiría, sería por sus logros y no por el dinero. Alquiló un pequeño apartamento bastante alejado de la ciudad, donde todo era tranquilidad y humildad. Se apuntó a unos cursos de girl scout. Los primeros meses fueron bien, pero luego empezó a ser un problema, ya que las actividades le impedían seguir sus estudios de manera regular. 
Extras: (manías, miedos, etc):  Es alérgica al pelo de los gatos, por lo que muy pocas veces permanece mucho tiempo en casa de sus tíos. Tuvo un perro en la niñez y adolescencia llamada Lea. Desde que falleció no volvió a adquirir mascotas.  Fue campeona tres veces del concurso nacional de matemáticas y geometría para niños de 10 a 15 años. Es muy curiosa, tiene la manía de buscar toda la información posible sobre algo que le ha llamado la atención. De pequeña, veía todos los días documentales junto a su padre, y sabe muchísimo de flora y fauna. Tiene muchos libros sobre estos temas. Miedos, tiene pocos. Y si los tiene son psicológicos. El miedo a perder a alguien querido, a que le hagan daño. Tocaba el cajón (instrumento musical) en el coro de la iglesia hasta sus 18 años. Asistió a dos cursos de primeros auxilios hace menos de un año.
Gustos y disgustos: Como un grupo cerrado de mujeres, a Lia le apasiona el deporte, sobretodo el fútbol y el volleyball. Se sabe las reglas de memoria y siempre que puede, los practica. De pequeña sus padres la apuntaron a ballet, pero no era lo suyo. Tiene una obsesión con la lectura. No pasa un día en el que no lea como mínimo medio libro entre sus actividades diarias. Come de todo, aunque no es muy fanática de la comida basura. Frutas, verduras, y frutos secos son sus manjares preferidos. Le encanta ayudar, es algo que le viene desde pequeña, siempre suelen recurrir a ella. Adora a los animales, pero prefiere verlos en libertad. El mar, casi le gusta más que la tierra. firme. Cuando iba de vacaciones, tomaba clases de surf en la costa, conoce el deporte a la perfección. Le gusta la música, es mas partícipe de la música clásica, disfruta con cada nota. Una de las cosas que realmente no soporta son las injusticias. No le gusta meterse en los problemas ajenos, sólo cuando cree que es totalmente necesario. No soporta el maltrato, ya sea hacia personas o animales, le es indistinto. Es totalmente pacifista. Odio llegar tarde a cualquier cita, es muy puntual.


Capítulo:

Que me gaste yo la vida, devorando cada pensamiento tuyo, cada paso. Que se borren tus lunares y aparezcan en reemplazo dibujados en tu cuerpo. Cada beso, cada abrazo... Y ahí va uno de tonto; por desesperado, confundiendo amor con compañía. Si vivo, es que muero por ti.

Capítulo 001.





Hoy era día de cosecha, ¿sino por qué otra razón iba a estar de pie frente al espejo, mirándome de pies a cabeza y frunciendo el ceño al ver ese aspecto cursi que me da aquel vestido color palo de rosa y ese peinado de niña buena que acaba de hacerme mi madre? Sí, era día de cosecha y se olía en el ambiente. En contraposición a lo anterior, había algo más que confirmaba el día en el que estábamos. Una sonrisita estúpida se asomaba en mis labios, a la que se le unía el ritmo acelerado de los latidos de mi corazón. Pensar que este año podría ser por fin el mío hacía que la sensación de nerviosismo se adueñara poco a poco de todo mi cuerpo. Pero este año era distinto. No sé si intuición femenina o qué pero algo dentro de mi cabeza me decía que este año, hoy, dentro de algunas escasas horas, iba ser una de los veinticuatro tributos.

-Candice, por última vez, ¿quieres venir a comer? – Desperté de mi ensimismamiento. Creo que ese fue el décimo cuarto llamado de mi padre, aunque seguramente él afirmará que es el llamado número quinientos sesenta y nueve. No sé muy bien que apego tiene a ese número pero, cada vez que puede y es oportuno, lo tiene que mencionar. En fin, ya se estaba haciendo tarde y si quería ir lo antes posible a la plaza central, tenía que hacer que mi cerebro mandara instrucciones a mis piernas para ponerme en marcha.

Una vez que me encontré en la mesa, las cosas comenzaron a suceder más rápido de lo normal. El episodio en la mesa había estado envuelto en un ambiente caldeado y el resultado había sido desastroso, como cada año desde que mi hermano y yo tenemos doce años. Esta vez, en un arrebato de ira ante la prohibición de presentarme voluntaria, había enterrado la punta del cuchillo entre los dedos de la mano derecha de mi madre mientras le decía, mas bien gritaba, que esperaba salir elegida y ganar para largarme de casa, para así no verla ni oír sus malditas prohibiciones nunca más. En cuestión de segundos, el remordimiento me iba matando a medida que nos encaminábamos a la plaza, pero no dejaba de repetirme que ella, mi madre, había tenido la culpa. Si solo me hubiera dejado tranquila por una vez, nada de esto hubiera pasado. Ellos sabían que yo tenía inteligencia, rapidez y destreza; los cuchillos eran como una extensión de mis manos y los manejaba con una habilidad envidiable, mi madre lo había comprobado esta misma mañana. Mi padre mismo lo decía, yo tenía muchas posibilidades para ganar, pero que aún no estaba lista. ¿Que no estaba lista? ¿Qué demonios les pasaba? Yo nací lista para los Juegos del Hambre.

Giré la cabeza y me encontré con Ethan, caminaba a mi lado con gesto tenso. El tema de los Juegos del Hambre le daba exactamente igual, pero si entraba yo en discusión la cosa cambiaba. Sabía que él tampoco quería verme sufrir o, en última instancia, morir dentro de la arena pero, pese a sus propios miedos y el dolor que le causaba la idea, jamás iba a prohibirme participar, sino todo lo contrario. Lo iba a echar de menos, pero si uno de los dos tenía que ir, mejor yo antes que él. Mi hermano , con toda esa inteligencia suya y aquella genialidad con los cacharros tecnológicos, no iba a durar vivo ni una puesta de sol. Así que sí, mejor yo antes que él. 

El barullo que se oye en las calles empieza a disminuir cuando entro en la fila para fichar. Yo, ya había perdido el rastro de mis padres y la culpabilidad por la discusión anterior empezaba a disiparse. Ahora solo pensaba en la cantidad de papeletas que entraban a sorteo con mi nombre y en la probabilidad que tenía para ser elegida por el azar. Hasta ahora el azar no había estado muy de mi parte, pero el mismo presentimiento de la mañana seguía intacto y, por tanto, esta misma tarde las cosas iban a cambiar. Ya en la fila, después de fichar, me encontraba rodeada de chicos de mi edad. Algunos que, como yo, estaban emocionados con el tema, hablaban por lo bajo que este año se iban a presentar voluntarios. Ya había empezado el discurso del alcalde, pero como me lo sabía de memoria, estaba a punto de entrar en la discreta conversación, cuando de repente escucho unos sollozos que llamaron mi atención.

A mi lado había una chica que lloriqueaba por el temor a ser elegida. Por lo poco que pude escuchar, la chica en cuestión tenía más teselas que Ethan y yo juntos, y he ahí su temor. Estaba convencida que su nombre iba a resonar en la plaza una vez se hiciera el sorteo. Sus lloriqueos me causaban indignación a la vez que me exasperaban de manera indescriptible. Aquella chica tenía mi edad y, por ende, había tenido los años suficientes para aceptar el destino que el Capitolio le designase durante la cosecha. Además, ¡tan débil se creía como para no confiar en ella y sus posibilidades? Los gimoteos seguían y mis ganas de lanzarme hacia ella y golpearla hasta que entrara en razón, aumentaban a una velocidad alarmante.
De repente, otra escena sucede en un abrir y cerrar de ojos… 

- Ebony Ketpkins!- se oye retumbar por toda la plaza. Aquel era el nombre de la chica a la que quería golpear hasta hace cinco minutos. “Esa chica atrajo su propia mala suerte” pensé mientras la veía desfilar arrastrando los pies hacia el estrado, todo apuntaba a que estaba yendo a su propio funeral y el silencio sepulcral del lugar no ayudaba en absoluto. Sin embargo, unos gritos rompieron con el silencio. Mi mirada se movió a la velocidad de un rayo y ahí, en primera fila entre la multitud que estaba fuera de la edad permitida para la cosecha, había una madre abrazada a una niña pequeña que lloraba con desesperación, mientras miraba caminar a su otra hija hacia lo que sería su muerte. Aquella desesperación, aquel dolor, hizo que sin siquiera pensármelo me moviera alejándome de la fila, con un brazo en alto y gritando que me presentaba como voluntaria.
 
¡Ya está termiada!


Última edición por Arabia. el Dom 13 Oct 2013, 1:01 pm, editado 3 veces
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I will survive | N.C | ¡Audiciones cerradas!

Mensaje por california. el Sáb 12 Oct 2013, 12:22 pm

Me están haciendo muy difícil la elección  
avatar


Ver perfil de usuario http://diamandisruls.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: I will survive | N.C | ¡Audiciones cerradas!

Mensaje por AmayaHoran el Sáb 12 Oct 2013, 1:28 pm

Muero lentamente, Cuando cierras audiciones??

Pony xx
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I will survive | N.C | ¡Audiciones cerradas!

Mensaje por california. el Sáb 12 Oct 2013, 1:37 pm

AmayaHoran escribió:Muero lentamente, Cuando cierras audiciones??

Pony xx
Cuando tenga a Liam<3
avatar


Ver perfil de usuario http://diamandisruls.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: I will survive | N.C | ¡Audiciones cerradas!

Mensaje por Invitado el Sáb 12 Oct 2013, 3:55 pm

Y una vez cerradas ¿Podemos terminar las fichas? ¿O debo terminarla antes de que llegue? ah
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: I will survive | N.C | ¡Audiciones cerradas!

Mensaje por california. el Sáb 12 Oct 2013, 3:59 pm

Deby. escribió:Y una vez cerradas ¿Podemos terminar las fichas? ¿O debo terminarla antes de que llegue? ah
Les doy chance de que la terminen.. 3 o 4 días, para dar ya resultados.
avatar


Ver perfil de usuario http://diamandisruls.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: I will survive | N.C | ¡Audiciones cerradas!

Mensaje por Invitado el Sáb 12 Oct 2013, 4:05 pm

Ah, ok c:
Solo me falta idear la historia c:
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: I will survive | N.C | ¡Audiciones cerradas!

Mensaje por california. el Sáb 12 Oct 2013, 8:29 pm

Espero sus fichosas, apúrenle para los temas interactivos.
avatar


Ver perfil de usuario http://diamandisruls.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: I will survive | N.C | ¡Audiciones cerradas!

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Página 4 de 7. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.