O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Extrañas criaturas [Resultados
Hoy a las 3:41 pm por WantToWrite11

» Guerra de Sexos; muro.
Hoy a las 3:03 pm por roman.

» Heroes. (Muro Interactivo)
Hoy a las 2:29 pm por CNCOwner.

» EL NERD | HS |
Hoy a las 1:52 pm por TecnoPanda2419

» bitter battlefield.{muro interactivo.
Hoy a las 1:19 pm por Andy Belmar.

» multimedia hearts.
Hoy a las 12:39 pm por Supertramp.

» dark wings, dark words.
Hoy a las 11:20 am por hypatia.

» the worst of times.
Hoy a las 9:36 am por zuko.

» Distant stars come in black or red | PVT
Hoy a las 8:15 am por blackstairs

novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ insxne.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

Todo paso en un Starbucks ºAudiciones CERRADASº Rescatando a mis chicas

Página 1 de 7. 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Todo paso en un Starbucks ºAudiciones CERRADASº Rescatando a mis chicas

Mensaje por Viany. el Dom 06 Oct 2013, 6:10 pm

Todo paso en un Starbucks


Starbucks. Es una cadena internacional de café fundada en Seattle, Washington. Es la compañía de café más grande del mundo, con aproximadamente 17.800 locales en 49 países.  ¿Quien diria que tambien seria un buen lugar para enamorarse? Algunos trabajan alli, estan los dueños, y por supuesto los clientes. Aqui hay de todo, un excelente lugar en el que se puede conocer gente de toda clase mientras se disfruta de un delicioso frappe, hacer amigos, reunirse con los conocidos, o incluso para enamorarte. Tal vez no sea la franquicia con mas clientes de Londres, pero nada de eso importa cuando de fondo se encuentran las mas increibles historias de los que pasan por este negocio. Nadie se salva de las jugarretas de la vida, las personas se juntas y sus vidas se entrelazan, y todo eso, ocurre en un Starbucks.


Reglas



# Son Audiciones, no se reservan.
# Solo chicas en verdad comprometidas y que tengan tiempo.
# Solo puedes audicionar para una pareja.
# Ya no se me ocurre que otra cosa poner.
# No entiendo como algunas chicas hacen reglamentos tan largos.
# Y.O.L.O
# Pueden escoger a cualquier artista, no las liimitare.
# Ustedes crearan su personalidad.
# Skandar Keynes y la Tierna Lucy Hale son mios los compre en ebay XD
#Si has leido hasta aqui y quieres probarlo seguiras leyendo. soy bien malota


Personajes:
ºEl Chico maloºTu representanteºRepresentante del chicoº-La cajera-º

ºEl mesero sexyºTu representanteºRepresentante del chicoº-La hija del dueño-º

ºEl chico millonarioºTu representanteºRepresentante del chicoº-La mesera-º

ºEl nuevo en la ciudadºTu representanteºRepresentante del chicoº-La cliente recurrente-º

ºEl chico del rinconºTu representanteºRepresentante del chicoº-La adicta al cafe-º

La audicion:
Comenta por quien audicionas, con los datos llenos y en spoiler un capitulo de tu autoria

La prueba:
Hola!!! Me llamo Vianey y esta es mi asdfghjkl novela colectiva, le tengo muchas ganas modo perver on no tengo fecha para el cierre de audiciones, pero inmediatamente despues de eso, abrire el tema con las fichas. Si leiste has aqui pon un gif de Pretty Little liars LAS AMO ANONIMAMENTE :*


Última edición por **Little skyscraper** el Vie 17 Ene 2014, 6:39 pm, editado 4 veces
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Todo paso en un Starbucks ºAudiciones CERRADASº Rescatando a mis chicas

Mensaje por Viany. el Lun 07 Oct 2013, 2:13 pm

:( *llora en un rincon* :misery:
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Todo paso en un Starbucks ºAudiciones CERRADASº Rescatando a mis chicas

Mensaje por Zarry HorTomPay :) el Lun 07 Oct 2013, 2:57 pm

Las amigas comparten secretos. Eso es los que nos mantiene unidas <3:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Afhshafhs, amé la idea
Soy Aida y soy de España, amo tu nombre, por cierto <3

El chico millonario | Emma Watson | Harry Styles | La cajera.

MILAGROS DE NAVIDAD – OS:
La navidad estaba por todas partes. Mirase donde mirase. 
Cuando paseaba por las calles, mirando la cara de los niños, éstos corrían libremente por el parque, sin miedo al frío y con la ilusión en sus ojos. 
Hacía tiempo que la navidad ya no era una novedad para mí. Sólo era un día más donde estar con la familia pero, tampoco tenía eso. Ahora, estaba sola en un frío apartamento, no me reencontraría con mi familia, hasta fin de año.
Quedaban muy lejos aquellos días de creer en los milagros navideños.
Di varias vueltas en mi pequeño sofá, era día veinticuatro y aquella noche a las doce, muchas familias, parejas, amigos se desearían feliz navidad.  
Miré a mí alrededor y decidí darle un poco de alegría a aquel triste apartamento. Cogí un anorak y salí por aquella puerta. Las tiendas seguían abiertas aunque, hoy cerrarían más pronto. Me acerqué al centro y entré en un pequeño establecimiento de decoraciones.
Estaba vacío, muchas personas iban con prisa a comprar juguetes para sus hijos y comida para su espectacular cena navideña. En caja, había una joven muchacha asiática sonriente que clavaba en mí, sus rasgados ojos. 
Cogí algunas decoraciones y un curioso peluche en forma de reno. 

–Esta noche es nuestra, pequeño. – Murmuré sonriente a aquel adorable peluche. Él sería mi única compañía en el día de hoy. 


Me acerqué a caja y pagué aquellos complementos. Sonreí modestamente y salí con una bolsa que se rompió nada más girar la esquina. 

–Maldita suerte la mía…– Suspiré, haciendo de mi bocanada de aire una pequeña nube.

Llevé la bolsa como si fuese una de aquellas bolsas americanas. Abrazada a ella, sentía el suave tacto de aquel pequeño peluche.  
Era tarde, las tiendas ya estaban cerrando. Había salido justo a tiempo para comprar todo aquello. Si hubiese tardado un poco más, no lo hubiese logrado.
Entré en el edificio y, posteriormente,  entré en mi apartamento.  Dejé la bolsa en la mesa y empecé a decorar la habitación. La habitación empezó a tomar un nuevo color, una nueva luz. Sonreí ingenuamente. Sería verdad que la navidad es una época llena de alegría. 
Puse aquel curioso peluche en la entrada y le sonreí.

–Espero que Papá Noel se alegre de encontrarte.– Sonreí.  –Aunque, eso no vaya a pasar.–

Me retiré y encendí el televisor. Los canales estaban llenos de programas grabados hace tiempo pero, que se emitían en este día. Era mejor que nada; aunque, a veces, me entraban ganas de coger un DVD y cambiarlos por una película cualquiera.
Mi teléfono empezó a sonar vivazmente. No tenía mucha prisa en cogerlo. Seguramente, era mi madre preguntando por cómo se presentaba aquella noche. Me equivocaba. Su nombre estaba escrito en la pantalla y el móvil empezaba a sonar más fuerte. Una cálida sensación invadió mi corazón. ¿Podría ser posible…?

–¿Zayn?– Descolgué y esperé encontrar su voz.
–¡Por fin contestas!– Una melodiosa y femenina voz sonó desde el otro lado. –¡Soy Eleanor! ¿Qué estás haciendo ahora?–
–¿Eleanor…? ¿Qué haces con el móvil de…?– Muchas preguntas venían a mi cabeza. 
–¡Harry!– Gritó. –¡No! Esa bandeja tiene que estar hacía el otro lado. ¡Tiene que estar todo perfecto!

¿Harry? ¿Eleanor? ¿Móvil de Zayn? Poco a poco, las piezas iban encajando y las dudas se disipaban. Se estaban reuniendo para celebrar algo pero, su llamada…

–Perdona...– Habló nuevamente. –¿Qué estabas haciendo?–
–Realmente, no estaba…– Empecé a explicarme.
–¡Oye! Me vas a gastar el dinero de mi teléfono.– Se oyó replicar su fogosa voz. Ahí estaba; él también, Zayn.
–¡Shhht! Dejad de distraerme.– Sentenciaba Eleanor. –Oye, ¿Quieres venir? Vamos a celebrar la navidad en la trastienda de Louis. Lo estamos colocando todo y… ¡Louis dale eso a Zayn, por favor!– Se interrumpía ella misma. –Bueno, ¿Qué me dices?– Pude sentir como su voz transmitía una cálida sonrisa.
–¡Claro que me gustaría ir!– Exclamé. Me hacía mucha ilusión; aunque, se me hacía raro… No es que nos conociéramos mucho pero, fue un noble acto por parte de Eleanor. Sólo tenía un problema. –Pero, … Yo no sé dónde queda esa tienda exactamente.–
–¡Tranquila no hay problema!– Exclamó. Tapó un poco el móvil pero, se le escuchó claramente hablar. –¡Zayn ve a buscarla!–
–¿Qué? ¿Por qué tengo que ir yo?– Se quejaba el moreno. –¡Que vaya Harry!–
–¿Eh?– Exclamó Harry. –Por mí, no hay problema pero, … Estoy ayudando a Louis, Niall y Liam con esto.–
–¡No! Zayn, agarra lo que te dio Louis y ve.– Le ordenó Eleanor. Realmente, era una chica clara y estricta. Muy convincente. Destapó el móvil y volvió a hablarme. –¿Estás? Ahora te mando a Zayn, en media hora está ahí. ¡Zayn espabila!– Exclamó finalmente.  –¡Hasta ahora!–
–Hasta…– No me dio tiempo a acabar la frase. Al otro lado, sólo se oía un repetitivo y molesto sonido. –¿Qué ha pasado?– Me pregunté. Bajé mi teléfono y miré mi reflejo. –¡Oh no! ¡Tengo que arreglarme un poco!–

Fui a mi habitación y revolví todo el armario. No podía ponerme excesivamente elegante, ni tampoco totalmente informal. No sabía que elegir y el reloj, cada vez, marcaba una hora más próxima a la llegada de aquel moreno que hacia temblar mis piernas.
Finalmente, me puse unas medias lanosas grises y recogí un largo jersey negro que caía suavemente de un hombro. El calzado que me acompañaría serían unas cómodas botas altas negras.  
Corrí rápidamente. Fui al baño. Me peiné. Probé miles de peinados pero, me amargué y acabé por volcarme todo el cabello hacía un lado. Me maquillé los ojos más detalladamente de lo que solía hacer e incluso remarqué mis labios con un tono bastante rojizo. Ya estaba lista.

–¡Tiempo récord!– Suspiré. Me senté en el sofá. Esperaba el momento con los nervios a flor de piel. Tenía todo preparado. Sólo tenía que oír el timbre, exclamar un “ya voy” y salir. Pero, a la salida estaría él. Aquel moreno que me tenía loca.

El timbre sonó. Pegué un brinco, recogí las cosas y cogí el telefonillo con el pulso temblando.

–¿Sí?– Pregunté. “¡Estúpida!” murmuró mi consciencia. ¿Para qué preguntaba? Sólo podría ser él.
–Soy yo.– Sentenció algo malhumorado.  –Baja, anda.–
–Voy…– Colgué y me puse una chaqueta gorda. Busqué las llaves en el bolso y abrí la puerta.

La puerta se fue cerrando, poco a poco, puse la llave para cerrarla bien. De repente, ante mis ojos estaba aquel reno de peluche. Sonreí, con una amplia sonrisa.

–Parece ser que los milagros existen después de todo…– Le confesé, figurándoseme que me contestaba con una sonrisa ingenua.

Salí por el portal y ahí estaba. Mirando al cielo estrellado con sus castaños ojos. Las bocanadas de aire de su boca salían lentamente. Oyó la puerta cerrar y miró hacia mí. Su fría mirada se encontró, nuevamente, con la mía. Otra vez, solos. Otra vez, tú y yo.

–Buenas. Disculpa por…– Empecé a tartamudear.
–Toma.– Dictó. Tendiéndome una bolsa. –Eleanor y Danielle me dijeron que era indispensable…– Suspiró molesto. –Que chicas más molestas…– Murmuré.


Abrí aquella bolsa. En ella, había dos graciosos gorros de navidad. Uno simple y el otro con cuernitos de reno incluidos. Me eché a reír ingenuamente, saqué el segundo y comenté.


–¡Son adorables!– Le enseñé a Zayn. 
–¡Son horribles!– Exclamó él. Seguí riéndome. –¿Qué te parece tan gracioso?– Preguntó.

Cogí el gorro y me lo puse en la cabeza. Le tendí la bolsa a Zayn y sonreí.


–Sólo te imaginaba con el gorro puesto…– Murmuré y sus cejas fueron frunciéndose. –Pero, no creo que seas capaz de ponértelo.– Le tenté.
–¡Por supuesto que no! No porque no sea capaz. Simplemente, porque me parecen horribles.– Cogióla bolsa y echó a andar. –Venga, vamos.–

Le seguí desde atrás. El joven llevaba un anorak negro y unos pantalones negros. Sus bambas rojas y blancas pero, vislumbré una camisa blanca, tras aquel anorak. Zayn, se había arreglado mínimamente para el momento. Seguramente, Eleanor o Danielle le habrían obligado. Volví a sonreír. 
Era mágico pasear por esas calles llenas de ilusión y color con él. Zayn se detuvo en el semáforo para pasar. Yo calculé mal y me golpeé con su espalda, por culpa de mi falta de atención.

–Perdona…– Murmuré. Realmente, era un chico alto y corpulento. Cada vez que lo miraba me gustaba más.


Zayn me miró de reojo, se giró lentamente. Con su mirada me contempló detenidamente. Me eché las manos a la cara y empecé a soplar. Se me había olvidado equiparme unos guantes y empezaba a tenerlas congeladas. El semáforo cambió a verde. 

–Ya podemos…– Empecé a murmurar. 


Zayn se giró por completo y agarró mi mano. La puso en su cara y la mía cambió de color completamente. Su cálida y fina tez ardía comparada con mis gélidas manos. El chico cerró los ojos y deslizó suavemente su mano junto a la mía.

–Estás helada. Te has arreglado tanto y, no has pensado en unos guantes?– Preguntó con la cara seria.
–No, bueno… Se me pasó por alto y…– Mis ojos fueron descendiendo y clavándose en nuestras entrelazadas manos. –Y...–

Zayn sonrió con su perversa sonrisa. Tiró levemente de mi mano y se la metió en el bolsillo junto a la suya. Echó a andar y yo tras él.

–Vamos, antes de que el semáforo se ponga rojo de nuevo.– Comentó. Andando como siempre. Como si no sucediera nada.

Aquel paso de peatones se me hizo eterno. El semáforo parpadeó, volvió a cambiar de color. Está vez, me sentía más identificada con él. Empecé a sonreír estúpidamente. Era como si el frío no hubiese existido nunca. Debajo de aquella gorda capa de ropa nuestras manos estaban unidas. Su mano cubría la mía sin problema alguno y, la mía, ingenua como yo, empezaba a temblar un poco. El moreno no preguntó el porqué. Seguramente pensaba que era por el frío pero, el culpable era él. Siempre él.
Llegamos al local. Zayn dejó su mano salir y soltó la mía fuera del bolsillo.

–Es aquí.– Dijo. Agarró y picó la cobertura de metal que usaban las tiendas para evitar robos.

La puerta empezó a abrirse. El tiempo que tardó fue suficiente para disfrutar de aquel momento que acababan de regalarme. Eché mi mano a la cara y me acaricié con su dorso. La sonrisa en mi rostro parecía ser permanente. 
La calidad esencia y el varonil aroma de Zayn, envolvían aquella pequeña parte de mi cuerpo. Sólo una voz, la suya, pudo despertarme de lo que se me estaba empezando a figurar como un sueño.

–¿Vamos?– Preguntó el moreno. 

Lo seguí, pasé por aquella puerta y un chico con el mismo color de ojos que Louis pero, de cabello rubio me sonrió. Se quedó cerrando la puerta y yo seguí a Zayn.

–¡Por fin llegas!– Exclamó Eleanor. –¿Y el gorro?– Agarró su bolsa. –¡Zayn póntelo! ¡Mira ella lo lleva puesto!–


Entré en una trastienda decorada con amor e ilusión. Eleanor le gritaba a Zayn y éste se defendía. Harry sonreía y Louis, Liam, Niall y Danielle se incorporaba a seguir colocando cosas.
Junté mis manos, como dos polos opuestos que se atraían. Mezclando la temperatura de ambas y tapándome la sonrisa con ellas.

–Feliz navidad, pequeña…– Me murmuré, increíblemente feliz.
–¡Oye!– Gritó Zayn, sacándose el anorak. –No te quedes ahí y pasa.– Sentenció.

Asentí con la cabeza y entré en aquel pequeño Edén, lleno de una efímera y curiosa felicidad.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Todo paso en un Starbucks ºAudiciones CERRADASº Rescatando a mis chicas

Mensaje por Viany. el Lun 07 Oct 2013, 3:25 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:
Las amigas comparten secretos. Eso es los que nos mantiene unidas <3:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Afhshafhs, amé la idea
Soy Aida y soy de España, amo tu nombre, por cierto <3

El chico millonario | Emma Watson | Harry Styles | La cajera.

MILAGROS DE NAVIDAD – OS:
La navidad estaba por todas partes. Mirase donde mirase. 
Cuando paseaba por las calles, mirando la cara de los niños, éstos corrían libremente por el parque, sin miedo al frío y con la ilusión en sus ojos. 
Hacía tiempo que la navidad ya no era una novedad para mí. Sólo era un día más donde estar con la familia pero, tampoco tenía eso. Ahora, estaba sola en un frío apartamento, no me reencontraría con mi familia, hasta fin de año.
Quedaban muy lejos aquellos días de creer en los milagros navideños.
Di varias vueltas en mi pequeño sofá, era día veinticuatro y aquella noche a las doce, muchas familias, parejas, amigos se desearían feliz navidad.  
Miré a mí alrededor y decidí darle un poco de alegría a aquel triste apartamento. Cogí un anorak y salí por aquella puerta. Las tiendas seguían abiertas aunque, hoy cerrarían más pronto. Me acerqué al centro y entré en un pequeño establecimiento de decoraciones.
Estaba vacío, muchas personas iban con prisa a comprar juguetes para sus hijos y comida para su espectacular cena navideña. En caja, había una joven muchacha asiática sonriente que clavaba en mí, sus rasgados ojos. 
Cogí algunas decoraciones y un curioso peluche en forma de reno. 

–Esta noche es nuestra, pequeño. – Murmuré sonriente a aquel adorable peluche. Él sería mi única compañía en el día de hoy. 


Me acerqué a caja y pagué aquellos complementos. Sonreí modestamente y salí con una bolsa que se rompió nada más girar la esquina. 

–Maldita suerte la mía…– Suspiré, haciendo de mi bocanada de aire una pequeña nube.

Llevé la bolsa como si fuese una de aquellas bolsas americanas. Abrazada a ella, sentía el suave tacto de aquel pequeño peluche.  
Era tarde, las tiendas ya estaban cerrando. Había salido justo a tiempo para comprar todo aquello. Si hubiese tardado un poco más, no lo hubiese logrado.
Entré en el edificio y, posteriormente,  entré en mi apartamento.  Dejé la bolsa en la mesa y empecé a decorar la habitación. La habitación empezó a tomar un nuevo color, una nueva luz. Sonreí ingenuamente. Sería verdad que la navidad es una época llena de alegría. 
Puse aquel curioso peluche en la entrada y le sonreí.

–Espero que Papá Noel se alegre de encontrarte.– Sonreí.  –Aunque, eso no vaya a pasar.–

Me retiré y encendí el televisor. Los canales estaban llenos de programas grabados hace tiempo pero, que se emitían en este día. Era mejor que nada; aunque, a veces, me entraban ganas de coger un DVD y cambiarlos por una película cualquiera.
Mi teléfono empezó a sonar vivazmente. No tenía mucha prisa en cogerlo. Seguramente, era mi madre preguntando por cómo se presentaba aquella noche. Me equivocaba. Su nombre estaba escrito en la pantalla y el móvil empezaba a sonar más fuerte. Una cálida sensación invadió mi corazón. ¿Podría ser posible…?

–¿Zayn?– Descolgué y esperé encontrar su voz.
–¡Por fin contestas!– Una melodiosa y femenina voz sonó desde el otro lado. –¡Soy Eleanor! ¿Qué estás haciendo ahora?–
–¿Eleanor…? ¿Qué haces con el móvil de…?– Muchas preguntas venían a mi cabeza. 
–¡Harry!– Gritó. –¡No! Esa bandeja tiene que estar hacía el otro lado. ¡Tiene que estar todo perfecto!

¿Harry? ¿Eleanor? ¿Móvil de Zayn? Poco a poco, las piezas iban encajando y las dudas se disipaban. Se estaban reuniendo para celebrar algo pero, su llamada…

–Perdona...– Habló nuevamente. –¿Qué estabas haciendo?–
–Realmente, no estaba…– Empecé a explicarme.
–¡Oye! Me vas a gastar el dinero de mi teléfono.– Se oyó replicar su fogosa voz. Ahí estaba; él también, Zayn.
–¡Shhht! Dejad de distraerme.– Sentenciaba Eleanor. –Oye, ¿Quieres venir? Vamos a celebrar la navidad en la trastienda de Louis. Lo estamos colocando todo y… ¡Louis dale eso a Zayn, por favor!– Se interrumpía ella misma. –Bueno, ¿Qué me dices?– Pude sentir como su voz transmitía una cálida sonrisa.
–¡Claro que me gustaría ir!– Exclamé. Me hacía mucha ilusión; aunque, se me hacía raro… No es que nos conociéramos mucho pero, fue un noble acto por parte de Eleanor. Sólo tenía un problema. –Pero, … Yo no sé dónde queda esa tienda exactamente.–
–¡Tranquila no hay problema!– Exclamó. Tapó un poco el móvil pero, se le escuchó claramente hablar. –¡Zayn ve a buscarla!–
–¿Qué? ¿Por qué tengo que ir yo?– Se quejaba el moreno. –¡Que vaya Harry!–
–¿Eh?– Exclamó Harry. –Por mí, no hay problema pero, … Estoy ayudando a Louis, Niall y Liam con esto.–
–¡No! Zayn, agarra lo que te dio Louis y ve.– Le ordenó Eleanor. Realmente, era una chica clara y estricta. Muy convincente. Destapó el móvil y volvió a hablarme. –¿Estás? Ahora te mando a Zayn, en media hora está ahí. ¡Zayn espabila!– Exclamó finalmente.  –¡Hasta ahora!–
–Hasta…– No me dio tiempo a acabar la frase. Al otro lado, sólo se oía un repetitivo y molesto sonido. –¿Qué ha pasado?– Me pregunté. Bajé mi teléfono y miré mi reflejo. –¡Oh no! ¡Tengo que arreglarme un poco!–

Fui a mi habitación y revolví todo el armario. No podía ponerme excesivamente elegante, ni tampoco totalmente informal. No sabía que elegir y el reloj, cada vez, marcaba una hora más próxima a la llegada de aquel moreno que hacia temblar mis piernas.
Finalmente, me puse unas medias lanosas grises y recogí un largo jersey negro que caía suavemente de un hombro. El calzado que me acompañaría serían unas cómodas botas altas negras.  
Corrí rápidamente. Fui al baño. Me peiné. Probé miles de peinados pero, me amargué y acabé por volcarme todo el cabello hacía un lado. Me maquillé los ojos más detalladamente de lo que solía hacer e incluso remarqué mis labios con un tono bastante rojizo. Ya estaba lista.

–¡Tiempo récord!– Suspiré. Me senté en el sofá. Esperaba el momento con los nervios a flor de piel. Tenía todo preparado. Sólo tenía que oír el timbre, exclamar un “ya voy” y salir. Pero, a la salida estaría él. Aquel moreno que me tenía loca.

El timbre sonó. Pegué un brinco, recogí las cosas y cogí el telefonillo con el pulso temblando.

–¿Sí?– Pregunté. “¡Estúpida!” murmuró mi consciencia. ¿Para qué preguntaba? Sólo podría ser él.
–Soy yo.– Sentenció algo malhumorado.  –Baja, anda.–
–Voy…– Colgué y me puse una chaqueta gorda. Busqué las llaves en el bolso y abrí la puerta.

La puerta se fue cerrando, poco a poco, puse la llave para cerrarla bien. De repente, ante mis ojos estaba aquel reno de peluche. Sonreí, con una amplia sonrisa.

–Parece ser que los milagros existen después de todo…– Le confesé, figurándoseme que me contestaba con una sonrisa ingenua.

Salí por el portal y ahí estaba. Mirando al cielo estrellado con sus castaños ojos. Las bocanadas de aire de su boca salían lentamente. Oyó la puerta cerrar y miró hacia mí. Su fría mirada se encontró, nuevamente, con la mía. Otra vez, solos. Otra vez, tú y yo.

–Buenas. Disculpa por…– Empecé a tartamudear.
–Toma.– Dictó. Tendiéndome una bolsa. –Eleanor y Danielle me dijeron que era indispensable…– Suspiró molesto. –Que chicas más molestas…– Murmuré.


Abrí aquella bolsa. En ella, había dos graciosos gorros de navidad. Uno simple y el otro con cuernitos de reno incluidos. Me eché a reír ingenuamente, saqué el segundo y comenté.


–¡Son adorables!– Le enseñé a Zayn. 
–¡Son horribles!– Exclamó él. Seguí riéndome. –¿Qué te parece tan gracioso?– Preguntó.

Cogí el gorro y me lo puse en la cabeza. Le tendí la bolsa a Zayn y sonreí.


–Sólo te imaginaba con el gorro puesto…– Murmuré y sus cejas fueron frunciéndose. –Pero, no creo que seas capaz de ponértelo.– Le tenté.
–¡Por supuesto que no! No porque no sea capaz. Simplemente, porque me parecen horribles.– Cogióla bolsa y echó a andar. –Venga, vamos.–

Le seguí desde atrás. El joven llevaba un anorak negro y unos pantalones negros. Sus bambas rojas y blancas pero, vislumbré una camisa blanca, tras aquel anorak. Zayn, se había arreglado mínimamente para el momento. Seguramente, Eleanor o Danielle le habrían obligado. Volví a sonreír. 
Era mágico pasear por esas calles llenas de ilusión y color con él. Zayn se detuvo en el semáforo para pasar. Yo calculé mal y me golpeé con su espalda, por culpa de mi falta de atención.

–Perdona…– Murmuré. Realmente, era un chico alto y corpulento. Cada vez que lo miraba me gustaba más.


Zayn me miró de reojo, se giró lentamente. Con su mirada me contempló detenidamente. Me eché las manos a la cara y empecé a soplar. Se me había olvidado equiparme unos guantes y empezaba a tenerlas congeladas. El semáforo cambió a verde. 

–Ya podemos…– Empecé a murmurar. 


Zayn se giró por completo y agarró mi mano. La puso en su cara y la mía cambió de color completamente. Su cálida y fina tez ardía comparada con mis gélidas manos. El chico cerró los ojos y deslizó suavemente su mano junto a la mía.

–Estás helada. Te has arreglado tanto y, no has pensado en unos guantes?– Preguntó con la cara seria.
–No, bueno… Se me pasó por alto y…– Mis ojos fueron descendiendo y clavándose en nuestras entrelazadas manos. –Y...–

Zayn sonrió con su perversa sonrisa. Tiró levemente de mi mano y se la metió en el bolsillo junto a la suya. Echó a andar y yo tras él.

–Vamos, antes de que el semáforo se ponga rojo de nuevo.– Comentó. Andando como siempre. Como si no sucediera nada.

Aquel paso de peatones se me hizo eterno. El semáforo parpadeó, volvió a cambiar de color. Está vez, me sentía más identificada con él. Empecé a sonreír estúpidamente. Era como si el frío no hubiese existido nunca. Debajo de aquella gorda capa de ropa nuestras manos estaban unidas. Su mano cubría la mía sin problema alguno y, la mía, ingenua como yo, empezaba a temblar un poco. El moreno no preguntó el porqué. Seguramente pensaba que era por el frío pero, el culpable era él. Siempre él.
Llegamos al local. Zayn dejó su mano salir y soltó la mía fuera del bolsillo.

–Es aquí.– Dijo. Agarró y picó la cobertura de metal que usaban las tiendas para evitar robos.

La puerta empezó a abrirse. El tiempo que tardó fue suficiente para disfrutar de aquel momento que acababan de regalarme. Eché mi mano a la cara y me acaricié con su dorso. La sonrisa en mi rostro parecía ser permanente. 
La calidad esencia y el varonil aroma de Zayn, envolvían aquella pequeña parte de mi cuerpo. Sólo una voz, la suya, pudo despertarme de lo que se me estaba empezando a figurar como un sueño.

–¿Vamos?– Preguntó el moreno. 

Lo seguí, pasé por aquella puerta y un chico con el mismo color de ojos que Louis pero, de cabello rubio me sonrió. Se quedó cerrando la puerta y yo seguí a Zayn.

–¡Por fin llegas!– Exclamó Eleanor. –¿Y el gorro?– Agarró su bolsa. –¡Zayn póntelo! ¡Mira ella lo lleva puesto!–


Entré en una trastienda decorada con amor e ilusión. Eleanor le gritaba a Zayn y éste se defendía. Harry sonreía y Louis, Liam, Niall y Danielle se incorporaba a seguir colocando cosas.
Junté mis manos, como dos polos opuestos que se atraían. Mezclando la temperatura de ambas y tapándome la sonrisa con ellas.

–Feliz navidad, pequeña…– Me murmuré, increíblemente feliz.
–¡Oye!– Gritó Zayn, sacándose el anorak. –No te quedes ahí y pasa.– Sentenció.

Asentí con la cabeza y entré en aquel pequeño Edén, lleno de una efímera y curiosa felicidad.
Ficha Aceptada


aww gracias por lo de mi nombre, me encanta que te encante :3 (la idea) NOTA: el chico millonario corresponde a la mesera, solo eso :)
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Todo paso en un Starbucks ºAudiciones CERRADASº Rescatando a mis chicas

Mensaje por Robin. el Lun 07 Oct 2013, 3:59 pm

Mi nombre es Denisse, pero muchos me dicen pony c: me encanto la idea, y tu nombre suena único :DD
  
ºEl Chico maloºCher LloydºZayn Malikº-La cajera-º

MI CAPITULO:

No puede ser cierto
~Capitulo 21~
Denisse Sanders



 
Han pasado 2 meses y Zayn y yo estamos saliendo, la verdad es que nuestra relación va muy bien y pues no me -quejo, bueno, si tengo una pequeña molestia y es que he engordado estos 2 meses, la verdad es que no mucho, pero yo lo he notado, aunque le hecho la culpa a Niall y a Alex me han pasado esa extraña pero deliciosa obsesión hacia la comida, claro que menos.
Me levante corriendo del sillón y me fui directamente hacia el baño, vomite todo lo que había comido,que gran desperdicio de comida. Me lave los dientes, y me fui a sentar al sillón, todos me miraban preocupados.
-¿Que te paso?-Preguntaron mis hermanas tocando mi frente y mis manos.
-Nada, solo que comí mucho, eso es todo
-¿Enserio que estas bien?-Pregunto Zayn con un tono de preocupación. Que tierno.
-Si, super bien-Le di una gran sonrisa, y le di un tierno beso en los labios. 
La verdad es que si me sentía preocupada, llevo como 1 mes vomitando mucho, pero bueno, ya se me pasara la verdad no creo que sea nada grave. Nos encontramos viendo la película de "Mi novio es un zombie" las lagrimas de mis ojos salían desenfrenadamente, hasta que sonó el celular de Harry.
-Bueno-Contesto el-¿Que hay simón?
-¿Argentina?
-Claro que si-Dijo y colgó el teléfono
-Iremos a Argentina-Anuncio Harry, mis hermanas, Fran soltaron un grito de felicidad, mientras que yo bailaba y Amy se quedaba sentada riéndose de nosotras.
-Vamos a hacer maletas-Dijo Fran jalandome del brazo hacia arriba
Comenzamos a empacar todo lo que cupiera en nuestras maletas, veríamos a mi padre, y francis vería a su familia, estábamos tan emocionadas.
(...)
Mi despertador comenzó a sonar, así que gire mi cabeza y lo apague, pero no pude evitar fijarme en mi calendario, 2 de Agosto, me levante rápidamente de la cama y me fui directo a mi baño, dios!!! hace más de 1 mes que no he reglado, me di un baño rápido y me vesti, baje con mis maletas y pude notar que ya estaban saliendo todos de la casa, abrí rápidamente una de mis maletas super especiales y saque mi Skateboard, la metí al auto y nos fuimos al Aeropuerto. Fue como una media hora de viaje y yo ya me estaba muriendo, fui la primera en salir, deslice mi skate y fui lo más rápido posible hacia la farmacia del aeropuerto, pedi 4 pruebas de embarazo para estar segura y me fui hacia donde los chicos.
-¿Donde estabas?-Preguntaron todos mirándome fijamente
-En el baño, que una chica no puede ir
-Si, si puede-Dijo Amaya
-¿Entonces?¿algún problema?-Pregunte haciendo un gesto raro con mis manos
-No-Contestaron todos
Subimos al avión, y yo decidí tomar el asiento que daba hacia el pasillo, así que le deje a Zayn la ventanilla,Diablos!!, las pruebas tome mi bolso y busque las pruebas.
-Oye, zayn me acompañas al baño-Pregunte en un susurro
-Claro que si preciosa-Contesto con una de sus sonrisas que enamoran
Nos levantamos y fuimos directamente hacia el baño, le dije a Zayn que me esperara afuera, mientras que yo sacaba las pruebas, una por una, las puse todas en el lavabo y espere aproximadamente unos 4 min. Revise la primer prueba, tenía 2 rayitas, revise las intrucciones y lei, 2 rayitas era embarazada, fui revisando las pruebas una por una, todas traían las 2 rayitas. Guarde las pruebas en una bolsita Ziploc y salí con ellas encontrandome a Zayn, lo abrace fuertemente y las lagrimas no tardaron en salir, no podia articular ninguna palabra, no encontraba la manera.
(...)
El vuelo termino y tome la mano de Zayn, bajamos y fuimos por las maletas, nos encaminamos hacia la casa de mi papá como extrañaba abrazarlo, su olor a papá, tocamos la puerta y nos abrió mi papá mis hermanas y yo nos lanzamos a abrazarlo lo extrañaba tanto.
-Papi, como te extrañamos-Dijo Alex como bebé
-Si, Mucho, mucho-Dijo Alby
-Bastante, extrañaba tu olor a papá-Dije haciendo que todos soltaran una risa 
-Oigan, ¡que esos no son los de sus posters?-Pregunto papá viendo a los chicos
-Emmm...Si, son ellos-Dije lo más normal posible- Chicos y Amy el es mi papá, papá ellos son los chicos y Amy. 
Los presente y Jale rápidamente a Zayn del brazo y nos fuimos a mi habitación
-Zayn, Debemos hablar-Dije soltando unas lagrimas
-¿Terminaremos?, no eso no yo te amo-Dijo Llorando al igual que yo
-No nada de eso, pero lo que debo decirte es grave
-¿Que paso?-Dijo preocupado
-Es que yo estoy, estoy embarazada-Rápidamente baje la cabeza, no quería ver su reacción, no me contuve y lo ve, estaba en Shock.
-Dios!!, cuando fue eso, sabes hay que ir a verificarlo.
Nos salimos por la ventana de mi cuarto y fuimos a un centro medico, la verdad yo estaba muy nerviosa, pero tenia que verificar esa gran duda. Llegamos y pedimos una visita urgente con la doctora, por lo cual nos hicieron entrar inmediatamente, la sala era blanca y tenia una camilla y sillones, y sentada en el escritorio había una mujer como de 46 años.
-Buenas tardes-Dijo la doctora educadamente-soy la doctora Vergara
-Buenas tardes-contestamos Zayn y yo.
-Doctora, la verdad es que yo vengo a verificar si estoy embarazada, estos últimos 2 meses he comido mucho, y vomitado, hace unas horas me hice la prueba de embarazo y salieron positivas- Dije sacando la bolsa con las 4 pruebas.
-Ya veo-Dijo parándose de su asiento-acuéstate aquí, ¿cuantos años tienes?-Pregunto mientras preparaba un liquido azul.
-Tengo 16 años-La doctora me unto la cosa esa azul y puso una maquina encima la cual movía constantemente.
-Si, usted esta embarazada, tiene aproximadamente 2 meses de gestación-Cuando dijo eso comencé a llorar, no sabia su me sentía feliz o triste.
(...)
Estábamos en casa, la verdad yo estaba super nerviosa, mi padre había salido ha comprar algunas cosas para la cena así que nos quedamos solos. Yo me levante del sillón y me pare en la mesita de centro, todos fijaron sus miradas en mi, así que fui valiente.
-Chicos, chicas, esto es muy serio- Dije Llorando
-¿Que paso?- Preguntaron al unisono a excepción de Zayn
-Yo estoy embarazada, tengo 2 meses de Gestación-Dije llorando. Todos me miraron Boquiabiertos.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Todo paso en un Starbucks ºAudiciones CERRADASº Rescatando a mis chicas

Mensaje por Viany. el Lun 07 Oct 2013, 4:10 pm

Denii17 escribió:Mi nombre es Denisse, pero muchos me dicen pony c: me encanto la idea, y tu nombre suena único :DD
  
ºEl Chico maloºCher LloydºZayn Malikº-La cajera-º

MI CAPITULO:

No puede ser cierto
~Capitulo 21~
Denisse Sanders



 
Han pasado 2 meses y Zayn y yo estamos saliendo, la verdad es que nuestra relación va muy bien y pues no me -quejo, bueno, si tengo una pequeña molestia y es que he engordado estos 2 meses, la verdad es que no mucho, pero yo lo he notado, aunque le hecho la culpa a Niall y a Alex me han pasado esa extraña pero deliciosa obsesión hacia la comida, claro que menos.
Me levante corriendo del sillón y me fui directamente hacia el baño, vomite todo lo que había comido,que gran desperdicio de comida. Me lave los dientes, y me fui a sentar al sillón, todos me miraban preocupados.
-¿Que te paso?-Preguntaron mis hermanas tocando mi frente y mis manos.
-Nada, solo que comí mucho, eso es todo
-¿Enserio que estas bien?-Pregunto Zayn con un tono de preocupación. Que tierno.
-Si, super bien-Le di una gran sonrisa, y le di un tierno beso en los labios. 
La verdad es que si me sentía preocupada, llevo como 1 mes vomitando mucho, pero bueno, ya se me pasara la verdad no creo que sea nada grave. Nos encontramos viendo la película de "Mi novio es un zombie" las lagrimas de mis ojos salían desenfrenadamente, hasta que sonó el celular de Harry.
-Bueno-Contesto el-¿Que hay simón?
-¿Argentina?
-Claro que si-Dijo y colgó el teléfono
-Iremos a Argentina-Anuncio Harry, mis hermanas, Fran soltaron un grito de felicidad, mientras que yo bailaba y Amy se quedaba sentada riéndose de nosotras.
-Vamos a hacer maletas-Dijo Fran jalandome del brazo hacia arriba
Comenzamos a empacar todo lo que cupiera en nuestras maletas, veríamos a mi padre, y francis vería a su familia, estábamos tan emocionadas.
(...)
Mi despertador comenzó a sonar, así que gire mi cabeza y lo apague, pero no pude evitar fijarme en mi calendario, 2 de Agosto, me levante rápidamente de la cama y me fui directo a mi baño, dios!!! hace más de 1 mes que no he reglado, me di un baño rápido y me vesti, baje con mis maletas y pude notar que ya estaban saliendo todos de la casa, abrí rápidamente una de mis maletas super especiales y saque mi Skateboard, la metí al auto y nos fuimos al Aeropuerto. Fue como una media hora de viaje y yo ya me estaba muriendo, fui la primera en salir, deslice mi skate y fui lo más rápido posible hacia la farmacia del aeropuerto, pedi 4 pruebas de embarazo para estar segura y me fui hacia donde los chicos.
-¿Donde estabas?-Preguntaron todos mirándome fijamente
-En el baño, que una chica no puede ir
-Si, si puede-Dijo Amaya
-¿Entonces?¿algún problema?-Pregunte haciendo un gesto raro con mis manos
-No-Contestaron todos
Subimos al avión, y yo decidí tomar el asiento que daba hacia el pasillo, así que le deje a Zayn la ventanilla,Diablos!!, las pruebas tome mi bolso y busque las pruebas.
-Oye, zayn me acompañas al baño-Pregunte en un susurro
-Claro que si preciosa-Contesto con una de sus sonrisas que enamoran
Nos levantamos y fuimos directamente hacia el baño, le dije a Zayn que me esperara afuera, mientras que yo sacaba las pruebas, una por una, las puse todas en el lavabo y espere aproximadamente unos 4 min. Revise la primer prueba, tenía 2 rayitas, revise las intrucciones y lei, 2 rayitas era embarazada, fui revisando las pruebas una por una, todas traían las 2 rayitas. Guarde las pruebas en una bolsita Ziploc y salí con ellas encontrandome a Zayn, lo abrace fuertemente y las lagrimas no tardaron en salir, no podia articular ninguna palabra, no encontraba la manera.
(...)
El vuelo termino y tome la mano de Zayn, bajamos y fuimos por las maletas, nos encaminamos hacia la casa de mi papá como extrañaba abrazarlo, su olor a papá, tocamos la puerta y nos abrió mi papá mis hermanas y yo nos lanzamos a abrazarlo lo extrañaba tanto.
-Papi, como te extrañamos-Dijo Alex como bebé
-Si, Mucho, mucho-Dijo Alby
-Bastante, extrañaba tu olor a papá-Dije haciendo que todos soltaran una risa 
-Oigan, ¡que esos no son los de sus posters?-Pregunto papá viendo a los chicos
-Emmm...Si, son ellos-Dije lo más normal posible- Chicos y Amy el es mi papá, papá ellos son los chicos y Amy. 
Los presente y Jale rápidamente a Zayn del brazo y nos fuimos a mi habitación
-Zayn, Debemos hablar-Dije soltando unas lagrimas
-¿Terminaremos?, no eso no yo te amo-Dijo Llorando al igual que yo
-No nada de eso, pero lo que debo decirte es grave
-¿Que paso?-Dijo preocupado
-Es que yo estoy, estoy embarazada-Rápidamente baje la cabeza, no quería ver su reacción, no me contuve y lo ve, estaba en Shock.
-Dios!!, cuando fue eso, sabes hay que ir a verificarlo.
Nos salimos por la ventana de mi cuarto y fuimos a un centro medico, la verdad yo estaba muy nerviosa, pero tenia que verificar esa gran duda. Llegamos y pedimos una visita urgente con la doctora, por lo cual nos hicieron entrar inmediatamente, la sala era blanca y tenia una camilla y sillones, y sentada en el escritorio había una mujer como de 46 años.
-Buenas tardes-Dijo la doctora educadamente-soy la doctora Vergara
-Buenas tardes-contestamos Zayn y yo.
-Doctora, la verdad es que yo vengo a verificar si estoy embarazada, estos últimos 2 meses he comido mucho, y vomitado, hace unas horas me hice la prueba de embarazo y salieron positivas- Dije sacando la bolsa con las 4 pruebas.
-Ya veo-Dijo parándose de su asiento-acuéstate aquí, ¿cuantos años tienes?-Pregunto mientras preparaba un liquido azul.
-Tengo 16 años-La doctora me unto la cosa esa azul y puso una maquina encima la cual movía constantemente.
-Si, usted esta embarazada, tiene aproximadamente 2 meses de gestación-Cuando dijo eso comencé a llorar, no sabia su me sentía feliz o triste.
(...)
Estábamos en casa, la verdad yo estaba super nerviosa, mi padre había salido ha comprar algunas cosas para la cena así que nos quedamos solos. Yo me levante del sillón y me pare en la mesita de centro, todos fijaron sus miradas en mi, así que fui valiente.
-Chicos, chicas, esto es muy serio- Dije Llorando
-¿Que paso?- Preguntaron al unisono a excepción de Zayn
-Yo estoy embarazada, tengo 2 meses de Gestación-Dije llorando. Todos me miraron Boquiabiertos.
Ficha Aceptada


De verdad gracias por lo de mi nombre :amor:  hehehe ¡que bien que te gusto la idea! Pony :3 que tierno :)
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Todo paso en un Starbucks ºAudiciones CERRADASº Rescatando a mis chicas

Mensaje por Invitado el Lun 07 Oct 2013, 5:38 pm

Me encantó la idea, mi nombre es Fati :3 Yo había leido una novela parecida, pero al leer la sinopsis dije: "noo, es muy diferente" Y aquí me tienen audicionando :D 
ºEl mesero sexyºJasmine VillegasºJack Harriesº-La hija del dueño-º

Pretty Little Liars:
Chicas sin corazón - NC:


Capítulo 8


Jasmine Smith.


Desperté gracias al irritante sonido de mi celular, el cuál indicaba que ya era hora de levantarme para ir al colegio en dónde estudiaba desde tercer grado de primaria. Mis ojos se abrieron perezosamente, pues las horas de sueño no fueron tan placenteras cómo debían ser... Luego de unos minutos de intentar mantener mis ojos abiertos por más de tres segundos, me senté en la cama frotando mis ojos para después bostezar. La alarma aún seguía sonando por lo que estaba agotando mi poca paciencia, tomé el celular y apagué la alarma antes de que arrojara mi celular por la ventana con tal de no oír ese horrible sonido. 
Saqué las sábanas de encima y me puse de pie, al lado de mi cama había un espejo de cuerpo completo, así que lo primero que veo es mi cuerpo. Esta mañana, solamente estaba con una remera holgada de mi hermano y obviamente mi ropa interior. Dormía con esa camiseta solamente porqué él me la había regalado la última que nos vimos, era mi prenda preferida y la amaba con el alma. Salí de la habitación y caminé hasta el final del pasillo, en dónde se encontraba el baño, al entrar me despojé de las prendas que tenía y me adentré a la ducha. Abrí la llave que le daba paso al agua y dejé que el agua recorriera mi cuerpo, eso me relajaba bastante. Al terminar, cerré la llave y traté de escurrir lo mejor que podía mi cabello, siempre me gustaba hacérmelo un rodete luego de ducharme. Salí de la ducha y lo primero que hice fue enrollar mi pelo con un broche, luego tomé una toalla y la envolví en mi cuerpo. Junté toda la ropa que estaba desparramada por el suelo y la metí al cesto de ropa sucia, el cuál estaba casi lleno. Salí del baño y me dirigí hacía mi habitación, una vez adentro de ella cerré con llave y comencé a vestirme. Abrí mi armario y escogí un conjunto rojo como ropa interior, una musculosa negra lisa, arriba de la musculosa una camisa de leñador roja y negra desabrochada y arremangada hasta los codos. Luego tomé unos jeans negros, me coloqué medias y por supuesto, mis típicas Converse negras. Me paré enfrente de mi espejo y con el cepillo que se encontraba en mi mesa de luz, cepillé mi cabello no tan mojado. No era muy largo, apenas llegaba unos centímetros debajo de los pechos, por lo que no tardaba mucho en secarse sin el uso de algún secador de pelo. Lo peiné en una trenza al costado con mi típico gorro de lana negro. Sonreí satisfecha al ver mi reflejo en el espejo, aunque... Detrás de esa sonrisa orgullosa se encontraban algunas lágrimas rebeldes que querían salir pero mi enorme orgullo no lo permitiría jamás. Como a mi no me gusta mucho maquillarme, solamente me coloqué máscara para las pestañas, un poco de sombra y un labial un tono más oscuro que el color natural de mis labios. Luego de estar contenta de cómo me veía, busqué mi mochila negra y una vez que la encontré, adentro de ella metí los audífonos, un cuaderno que era aparte del colegio, otro cuaderno para tomar apuntes y algunos lápices y lapiceros de colores. No es que sea aniñada pero es que cuando me aburro, se me da la costumbre de escribir cosas y hacerle sombras con colores. Una vez que tuve todo listo, abrí la puerta de mi habitación y me dirigí hacía la cocina-comedor. En dónde estaba mi padre, su odiosa esposa Natalia y mi hermanastro, Alejo. Él era como mi mejor amigo, ya que era como yo. Me entendía perfecto y no me cansaré de decirlo, pero a él lo amaba como a un hermano. 


-Buenos días, Jasmine - dijo mi padre mientras leía el periódico, dejé mi mochila en el suelo y me senté en la silla que estaba al lado de Alejo -.
-Buenos días, Fernando - dije mientras saludaba a mi hermanastro con un beso en la mejilla. Yo no acostumbraba a llamar a mi padre "papá", siempre lo llamé por su nombre y eso le enojaba -.
-¿Cuántas veces te he dicho que no me digas "Fernando"?
-¿Cuántas veces te he dicho que nunca te consideraré mi padre? - contraataqué y se mantuvo en silencio. Sonreí victoriosa hasta que se metió mi odiosa madastra, siempre tan metiche cómo las viejas chusmas -.
-Cariño, deberías enseñarle modales a esta niña. Está cada día peor - dijo mientras colocaba un plato con tostadas, un pote de queso untable y un vaso de jugo de naranja enfrente mío -. Además, está llevando a Alejo por mal camino, yo no quiero que mi bebé sea como ella.
-¿Tu bebé? Tiene casi 18 años, ¿lo sabías? - dije mirándola con cara rara, Alejo solo guardaba silencio y me miraba atentamente -. Claro, cierto que no le prestas ni la mínima atención, te preocupa más tu estúpido bienestar antes que tu propio hijo. 
-¡Jasmine! - me regañó mi padre bajando el periódico y mirándome severamente, en ese momento Alejo saltó en mi defensa -.
-Ya vámonos, Jasmine. En esta casa nadie tiene demasiado cerebro como para preocuparse por nosotros - dijo tomándome de la mano mientras nos parábamos, tomé mi mochila y él la suya. Mi madrastra, se quedó boquiabierta al fijar la vista en nuestras manos -.
-¡Alejo! ¿Qué son esas actitudes? - preguntó su madre indignada. Ay ni que fuera tanto, si supiera cuantas veces yo me levanté de la mesa sin decir nada. Él solamente rodó sus ojos y salimos los dos de la casa dando un portazo, una vez afuera empezamos a reír a carcajadas -.


Luego de reírnos, nos dirigimos hasta su auto y subimos. Yo como acompañante y él de conductor. Éramos muy parecidos, ambos nos "alimentábamos" del sufrimiento de los demás y obviamente de ver las caras de mi madrastra cuando él y yo hacemos algo "comprometedor". Para nosotros no es nada importante ya que mentimos todo el tiempo, pero para ellos es algo sorprendente o extraño. En realidad, para mi madrastra sería una tragedia que su "inocente" bebé se fije en una chica como yo. De tan sólo imaginarme su reacción me retuerzo de risa, Alejo me mira aguantándose las ganas de reírse, pero no de lo que me imaginé sino de mi risa. Es muy contagio y sonora, por lo que llama la atención. Odio que eso pase, pero a mi hermanastro parece divertirle. 
Al llegar, buscamos un espacio libre y al encontrarlo, nos estacionamos ahí. Bajamos rápido ya que estábamos llegando tarde, pero que las risas no faltaron, no faltaron. Nos dirigimos hacía la oficina del director, un viejo pansón que te irrita con tan sólo escuchar su voz. Nos entregó dos papeles, en uno estaban los horarios y en otro el número de casillero y la clave. Luego, nos entregó unos cuantos libros que apenas podía mantener en manos. Mi hermanastro de tan bueno que es, me cargó los libros gracias a que su casillero no quedaba tan lejos del mío. Al terminar de organizar todo, recién nos dimos prisa para llegar a clases. Me despidió ya que él iba un año más que yo y me dirigí al salón que me tocaba esa hora, o lo poco que quedaba de ella. 
Golpeé la puerta y una profesora me abrió la puerta con una cara de poca simpatía. 


-Acabo de llegar, tuve que ir a buscar algunas cosas a la oficina del director - dije con los más grandes deseos de que me diga "no, espera hasta la otra clase" -.
-¿Cuál es tu nombre? - preguntó la mujer mirándome de arriba a bajo -.
-Jasmine Smith - dije sin ganas -.
-Pasa - se corrió para darme lugar de pasa y así lo hice. Busqué un lugar al fondo mientras me fijaba si veía alguna cara muy conocida, pero nada -. Bueno como decía...


Me senté en un asiento a esperar que el sagrado timbre suene para ir a buscar a mis amigas, pues el estudio era como el apeste para mí. ¡Era una anti-estudio total!
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Todo paso en un Starbucks ºAudiciones CERRADASº Rescatando a mis chicas

Mensaje por Viany. el Lun 07 Oct 2013, 5:43 pm

FatiiDirectioner escribió:Me encantó la idea, mi nombre es Fati :3 Yo había leido una novela parecida, pero al leer la sinopsis dije: "noo, es muy diferente" Y aquí me tienen audicionando :D 
ºEl mesero sexyºJasmine VillegasºJack Harriesº-La hija del dueño-º

Pretty Little Liars:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Chicas sin corazón - NC:


Capítulo 8


Jasmine Smith.


Desperté gracias al irritante sonido de mi celular, el cuál indicaba que ya era hora de levantarme para ir al colegio en dónde estudiaba desde tercer grado de primaria. Mis ojos se abrieron perezosamente, pues las horas de sueño no fueron tan placenteras cómo debían ser... Luego de unos minutos de intentar mantener mis ojos abiertos por más de tres segundos, me senté en la cama frotando mis ojos para después bostezar. La alarma aún seguía sonando por lo que estaba agotando mi poca paciencia, tomé el celular y apagué la alarma antes de que arrojara mi celular por la ventana con tal de no oír ese horrible sonido. 
Saqué las sábanas de encima y me puse de pie, al lado de mi cama había un espejo de cuerpo completo, así que lo primero que veo es mi cuerpo. Esta mañana, solamente estaba con una remera holgada de mi hermano y obviamente mi ropa interior. Dormía con esa camiseta solamente porqué él me la había regalado la última que nos vimos, era mi prenda preferida y la amaba con el alma. Salí de la habitación y caminé hasta el final del pasillo, en dónde se encontraba el baño, al entrar me despojé de las prendas que tenía y me adentré a la ducha. Abrí la llave que le daba paso al agua y dejé que el agua recorriera mi cuerpo, eso me relajaba bastante. Al terminar, cerré la llave y traté de escurrir lo mejor que podía mi cabello, siempre me gustaba hacérmelo un rodete luego de ducharme. Salí de la ducha y lo primero que hice fue enrollar mi pelo con un broche, luego tomé una toalla y la envolví en mi cuerpo. Junté toda la ropa que estaba desparramada por el suelo y la metí al cesto de ropa sucia, el cuál estaba casi lleno. Salí del baño y me dirigí hacía mi habitación, una vez adentro de ella cerré con llave y comencé a vestirme. Abrí mi armario y escogí un conjunto rojo como ropa interior, una musculosa negra lisa, arriba de la musculosa una camisa de leñador roja y negra desabrochada y arremangada hasta los codos. Luego tomé unos jeans negros, me coloqué medias y por supuesto, mis típicas Converse negras. Me paré enfrente de mi espejo y con el cepillo que se encontraba en mi mesa de luz, cepillé mi cabello no tan mojado. No era muy largo, apenas llegaba unos centímetros debajo de los pechos, por lo que no tardaba mucho en secarse sin el uso de algún secador de pelo. Lo peiné en una trenza al costado con mi típico gorro de lana negro. Sonreí satisfecha al ver mi reflejo en el espejo, aunque... Detrás de esa sonrisa orgullosa se encontraban algunas lágrimas rebeldes que querían salir pero mi enorme orgullo no lo permitiría jamás. Como a mi no me gusta mucho maquillarme, solamente me coloqué máscara para las pestañas, un poco de sombra y un labial un tono más oscuro que el color natural de mis labios. Luego de estar contenta de cómo me veía, busqué mi mochila negra y una vez que la encontré, adentro de ella metí los audífonos, un cuaderno que era aparte del colegio, otro cuaderno para tomar apuntes y algunos lápices y lapiceros de colores. No es que sea aniñada pero es que cuando me aburro, se me da la costumbre de escribir cosas y hacerle sombras con colores. Una vez que tuve todo listo, abrí la puerta de mi habitación y me dirigí hacía la cocina-comedor. En dónde estaba mi padre, su odiosa esposa Natalia y mi hermanastro, Alejo. Él era como mi mejor amigo, ya que era como yo. Me entendía perfecto y no me cansaré de decirlo, pero a él lo amaba como a un hermano. 


-Buenos días, Jasmine - dijo mi padre mientras leía el periódico, dejé mi mochila en el suelo y me senté en la silla que estaba al lado de Alejo -.
-Buenos días, Fernando - dije mientras saludaba a mi hermanastro con un beso en la mejilla. Yo no acostumbraba a llamar a mi padre "papá", siempre lo llamé por su nombre y eso le enojaba -.
-¿Cuántas veces te he dicho que no me digas "Fernando"?
-¿Cuántas veces te he dicho que nunca te consideraré mi padre? - contraataqué y se mantuvo en silencio. Sonreí victoriosa hasta que se metió mi odiosa madastra, siempre tan metiche cómo las viejas chusmas -.
-Cariño, deberías enseñarle modales a esta niña. Está cada día peor - dijo mientras colocaba un plato con tostadas, un pote de queso untable y un vaso de jugo de naranja enfrente mío -. Además, está llevando a Alejo por mal camino, yo no quiero que mi bebé sea como ella.
-¿Tu bebé? Tiene casi 18 años, ¿lo sabías? - dije mirándola con cara rara, Alejo solo guardaba silencio y me miraba atentamente -. Claro, cierto que no le prestas ni la mínima atención, te preocupa más tu estúpido bienestar antes que tu propio hijo. 
-¡Jasmine! - me regañó mi padre bajando el periódico y mirándome severamente, en ese momento Alejo saltó en mi defensa -.
-Ya vámonos, Jasmine. En esta casa nadie tiene demasiado cerebro como para preocuparse por nosotros - dijo tomándome de la mano mientras nos parábamos, tomé mi mochila y él la suya. Mi madrastra, se quedó boquiabierta al fijar la vista en nuestras manos -.
-¡Alejo! ¿Qué son esas actitudes? - preguntó su madre indignada. Ay ni que fuera tanto, si supiera cuantas veces yo me levanté de la mesa sin decir nada. Él solamente rodó sus ojos y salimos los dos de la casa dando un portazo, una vez afuera empezamos a reír a carcajadas -.


Luego de reírnos, nos dirigimos hasta su auto y subimos. Yo como acompañante y él de conductor. Éramos muy parecidos, ambos nos "alimentábamos" del sufrimiento de los demás y obviamente de ver las caras de mi madrastra cuando él y yo hacemos algo "comprometedor". Para nosotros no es nada importante ya que mentimos todo el tiempo, pero para ellos es algo sorprendente o extraño. En realidad, para mi madrastra sería una tragedia que su "inocente" bebé se fije en una chica como yo. De tan sólo imaginarme su reacción me retuerzo de risa, Alejo me mira aguantándose las ganas de reírse, pero no de lo que me imaginé sino de mi risa. Es muy contagio y sonora, por lo que llama la atención. Odio que eso pase, pero a mi hermanastro parece divertirle. 
Al llegar, buscamos un espacio libre y al encontrarlo, nos estacionamos ahí. Bajamos rápido ya que estábamos llegando tarde, pero que las risas no faltaron, no faltaron. Nos dirigimos hacía la oficina del director, un viejo pansón que te irrita con tan sólo escuchar su voz. Nos entregó dos papeles, en uno estaban los horarios y en otro el número de casillero y la clave. Luego, nos entregó unos cuantos libros que apenas podía mantener en manos. Mi hermanastro de tan bueno que es, me cargó los libros gracias a que su casillero no quedaba tan lejos del mío. Al terminar de organizar todo, recién nos dimos prisa para llegar a clases. Me despidió ya que él iba un año más que yo y me dirigí al salón que me tocaba esa hora, o lo poco que quedaba de ella. 
Golpeé la puerta y una profesora me abrió la puerta con una cara de poca simpatía. 


-Acabo de llegar, tuve que ir a buscar algunas cosas a la oficina del director - dije con los más grandes deseos de que me diga "no, espera hasta la otra clase" -.
-¿Cuál es tu nombre? - preguntó la mujer mirándome de arriba a bajo -.
-Jasmine Smith - dije sin ganas -.
-Pasa - se corrió para darme lugar de pasa y así lo hice. Busqué un lugar al fondo mientras me fijaba si veía alguna cara muy conocida, pero nada -. Bueno como decía...


Me senté en un asiento a esperar que el sagrado timbre suene para ir a buscar a mis amigas, pues el estudio era como el apeste para mí. ¡Era una anti-estudio total!
Ficha Aceptada


Tu gif es extremadamente hermoso!!!  
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Todo paso en un Starbucks ºAudiciones CERRADASº Rescatando a mis chicas

Mensaje por Fernanda rusher el Lun 07 Oct 2013, 7:03 pm

Mi nombre es Fernanda y quisiera estar en tu novela... esta es mi ficha 
Personajes (representantes):
ºEl nuevo en la ciudadº[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]-La cliene recurrente-º[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
James... ¿Estás seguro?"-Capitulo-:
 [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
~Narra Denisse~
Estábamos en casa, la verdad yo estaba super nerviosa, mi padre había salido ha comprar algunas cosas para la cena así que nos quedamos solos. Yo me levante del sillón y me pare en la mesita de centro, todos fijaron sus miradas en mi, así que fui valiente.
-Chicos, chicas, esto es muy serio- Dije Llorando
-¿Que paso?- Preguntaron al unisono a excepción de Zayn
-Yo estoy embarazada, tengo 2 meses de Gestación-Dije llorando. Todos me miraron Boquiabiertos.
~Narra Fernanda~
No lo podía creer, en realidad eso estaba pasando? No sabía como reaccionar ni como reaccionaria Zayn, lo único que hiso fue salir de la habitación… Me quede viendo a James para decirle que fuera tras el, la verdad no se de que hablaron o cual haya sido la conclusión que hayan tenido lo único que supe es que después de que hablaron Zayn habló con Denisse y James se me acercó
-Que pasó?- dije con mucha curiosidad y a la vez desesperación por saber
-Pues al principio no lo creía-dijo James-pero después de hacerse de que Denisse se hiciera la prueba lo confirmó no se como no me lo quiso decir, pero pues ya que.
-Pues espero que en serio lo haya tomado bien.
-Yo también… -dijo James
-ok- después de eso hubo un silencio incómodo-.
De repente James se paró de su asiento así que pensé que iria al baño o algo así, pero solamente James me agarró del brazo y me jalo para que fuera con el, no quise reclamarle ni nada ya que todos estaban comentando sobre la nueva noticia así que lo seguí.
-A donde vamos?- dije susurrando
-Ya verás
Llegamos a un cuarto, la verdad no me di cuenta de quien era o de que, lo único que sabía al entrar esque estaba muy oscuro y que solo estábamos nosotros dos.
-¿Qué hacemos aquí?-dije un poco preocupada
-Solo escúchame-dijo James.
Me estaba poniendo muy nerviosa cuando le dije…
-James es mejor que nos va….- no termine de decir la oración cuando James me besó, fue un beso muy lindo, solo sentía sus labios, no sabia que hacer así que le dije que eso estaba mal…..
-solo quiero decirte que si quieres ser mi novia?...
-si-dije muy emocionada besándolo otra vez… el beso comenzó muy lindo, pero ese beso pronto se conviertió en uno más grande…


Abrelo... si te atreves...-A :
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] A mi también me gusta mucho Pretty Little Liars.... 


Última edición por Fernanda rusher el Mar 08 Oct 2013, 8:45 am, editado 1 vez
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Todo paso en un Starbucks ºAudiciones CERRADASº Rescatando a mis chicas

Mensaje por Viany. el Lun 07 Oct 2013, 7:15 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:Mi nombre es Fernanda y quisiera estar en tu novela... esta es mi ficha 
Personajes (representantes):
ºEl nuevo en la ciudadº[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]-La cliente recurrente-º[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
James... ¿Estás seguro?"-Capitulo-:
 [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
~Narra Denisse~
Estábamos en casa, la verdad yo estaba super nerviosa, mi padre había salido ha comprar algunas cosas para la cena así que nos quedamos solos. Yo me levante del sillón y me pare en la mesita de centro, todos fijaron sus miradas en mi, así que fui valiente.
-Chicos, chicas, esto es muy serio- Dije Llorando
-¿Que paso?- Preguntaron al unisono a excepción de Zayn
-Yo estoy embarazada, tengo 2 meses de Gestación-Dije llorando. Todos me miraron Boquiabiertos.
~Narra Fernanda~
No lo podía creer, en realidad eso estaba pasando? No sabía como reaccionar ni como reaccionaria Zayn, lo único que hiso fue salir de la habitación… Me quede viendo a James para decirle que fuera tras el, la verdad no se de que hablaron o cual haya sido la conclusión que hayan tenido lo único que supe es que después de que hablaron Zayn habló con Denisse y James se me acercó
-Que pasó?- dije con mucha curiosidad y a la vez desesperación por saber
-Pues al principio no lo creía-dijo James-pero después de hacerse de que Denisse se hiciera la prueba lo confirmó no se como no me lo quiso decir, pero pues ya que.
-Pues espero que en serio lo haya tomado bien.
-Yo también… -dijo James
-ok- después de eso hubo un silencio incómodo-.
De repente James se paró de su asiento así que pensé que iria al baño o algo así, pero solamente James me agarró del brazo y me jalo para que fuera con el, no quise reclamarle ni nada ya que todos estaban comentando sobre la nueva noticia así que lo seguí.
-A donde vamos?- dije susurrando
-Ya verás
Llegamos a un cuarto, la verdad no me di cuenta de quien era o de que, lo único que sabía al entrar esque estaba muy oscuro y que solo estábamos nosotros dos.
-¿Qué hacemos aquí?-dije un poco preocupada
-Solo escúchame-dijo James.
Me estaba poniendo muy nerviosa cuando le dije…
-James es mejor que nos va….- no termine de decir la oración cuando James me besó, fue un beso muy lindo, solo sentía sus labios, no sabia que hacer así que le dije que eso estaba mal…..
-solo quiero decirte que si quieres ser mi novia?...
-si-dije muy emocionada besándolo otra vez… el beso comenzó muy lindo, pero ese beso pronto se conviertió en uno más grande…


Abrelo... si te atreves...-A :
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] A mi también me gusta mucho Pretty Little Liars.... 
Ficha Aceptada

 OMG!!!... E se gif es extremadamente asdfghjkl :3
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Todo paso en un Starbucks ºAudiciones CERRADASº Rescatando a mis chicas

Mensaje por Fernanda rusher el Mar 08 Oct 2013, 3:16 pm

**Little skyscraper** escribió:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:Mi nombre es Fernanda y quisiera estar en tu novela... esta es mi ficha 
Personajes (representantes):
ºEl nuevo en la ciudadº[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]-La cliente recurrente-º[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
James... ¿Estás seguro?"-Capitulo-:
 [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
~Narra Denisse~
Estábamos en casa, la verdad yo estaba super nerviosa, mi padre había salido ha comprar algunas cosas para la cena así que nos quedamos solos. Yo me levante del sillón y me pare en la mesita de centro, todos fijaron sus miradas en mi, así que fui valiente.
-Chicos, chicas, esto es muy serio- Dije Llorando
-¿Que paso?- Preguntaron al unisono a excepción de Zayn
-Yo estoy embarazada, tengo 2 meses de Gestación-Dije llorando. Todos me miraron Boquiabiertos.
~Narra Fernanda~
No lo podía creer, en realidad eso estaba pasando? No sabía como reaccionar ni como reaccionaria Zayn, lo único que hiso fue salir de la habitación… Me quede viendo a James para decirle que fuera tras el, la verdad no se de que hablaron o cual haya sido la conclusión que hayan tenido lo único que supe es que después de que hablaron Zayn habló con Denisse y James se me acercó
-Que pasó?- dije con mucha curiosidad y a la vez desesperación por saber
-Pues al principio no lo creía-dijo James-pero después de hacerse de que Denisse se hiciera la prueba lo confirmó no se como no me lo quiso decir, pero pues ya que.
-Pues espero que en serio lo haya tomado bien.
-Yo también… -dijo James
-ok- después de eso hubo un silencio incómodo-.
De repente James se paró de su asiento así que pensé que iria al baño o algo así, pero solamente James me agarró del brazo y me jalo para que fuera con el, no quise reclamarle ni nada ya que todos estaban comentando sobre la nueva noticia así que lo seguí.
-A donde vamos?- dije susurrando
-Ya verás
Llegamos a un cuarto, la verdad no me di cuenta de quien era o de que, lo único que sabía al entrar esque estaba muy oscuro y que solo estábamos nosotros dos.
-¿Qué hacemos aquí?-dije un poco preocupada
-Solo escúchame-dijo James.
Me estaba poniendo muy nerviosa cuando le dije…
-James es mejor que nos va….- no termine de decir la oración cuando James me besó, fue un beso muy lindo, solo sentía sus labios, no sabia que hacer así que le dije que eso estaba mal…..
-solo quiero decirte que si quieres ser mi novia?...
-si-dije muy emocionada besándolo otra vez… el beso comenzó muy lindo, pero ese beso pronto se conviertió en uno más grande…


Abrelo... si te atreves...-A :
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] A mi también me gusta mucho Pretty Little Liars.... 
Ficha Aceptada

 OMG!!!... E se gif es extremadamente asdfghjkl :3
jajajaj! gracias... =)
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Todo paso en un Starbucks ºAudiciones CERRADASº Rescatando a mis chicas

Mensaje por RayitaCallaghan el Mar 08 Oct 2013, 3:51 pm

~El mesero sexy ~ Ashley Benson ~ Steven Strait ~ La hija del dueño~


PLL:

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]




Capítulo:

Capitulo 4
Hanna Lawrence&Niall Sheenan


Me levanté rápidamente en cuanto oí el despertador y bajé casi corriendo las escaleras, cuando ya estuve en piso de abajo me apoyé en la ventana que daba a la calle, justamente en frente del buzón. Miré el reloj de la pared y conté; uno, dos, tres… y por la esquina apareció el cartero que se acercó y dejó unas cuantas cartas dentro del buzón. En cuanto se marchó corrí a la puerta, la abrí y salí descalza notando el húmedo césped bajo mis pies. Fui directa a abrirlo y saqué todo lo que había dentro de él, fui pasando las cartas hasta que me encontré con un sobre color ocre; dejé las cartas que no me interesaban encima del buzón y comencé a abrir torpemente el sobre que tenía en mis manos. Lo leí con atención:
“Señorita Lawrence, nos han llegado un millón de solicitudes cada año, usted y otros ocho estudiantes tienen el honor de obtener una beca para la Universidad Julia Arts, por su alto rendimiento académico. Usted y los 8 estudiantes de diferentes lugares del mundo viajarán el día 23/08/2012 a Nueva York para enseñarles las instalaciones, la residencia de estudiantes y por supuesto empezar con las clases. Su habitación: nº 24, piso 4to. Att: Directora del Julia Arts.”


Mientras leía mi boca se iba abriendo cada vez un poco más, cogí las cartas que anteriormente había dejado apoyadas encima del buzón y entré en casa todavía con la boca abierta. Cerré la puerta principal y me apoyé en ella, mi madre estaba en la cocina preparando el desayuno y al verme de esa manera se acercó a mi preocupada.
-Hanna, ¿estás bien? –dijo poniendo su mano derecha en mi hombro. La miré a los ojos y una enorme sonrisa se dibujó en mi cara. Salté sobre ella abrazándola y dando pequeños saltitos por la emoción, golpeando mi barbilla contra su hombro aunque no me dolía. –Tranquila, ¿quieres decirme que te pasa? ¿A que viene tanta felicidad?
-Mira –le dije enseñándole la carta que había sacado del sobre. -¿Te das cuenta lo que significa? Mi sueño se está a punto de hacer realidad. –dije soltando un suspiro mientras daba giros sobre mi misma hasta llegar al sofá y cayendo en él. –Tenemos que viajar a Nueva York el día 23, así que iré haciendo las maletas. Me llevarás en coche supongo, ¿no? –levanté un poco la cabeza para poder mirarla mientras hablaba.
-Claro, tienes que levantarte temprano mañana si queremos llegar a tiempo. –Yo solo respondí con un ‘claro’ mientras subía las escaleras de dos en dos para preparar la maleta. Metí toda la ropa que pude, dejando un conjunto fuera para ponerme mañana.


~ A la mañana siguiente.




Todos estábamos ya despiertos, vestidos y desayunando en la cocina rápidamente para subir al coche e ir lo más pronto posible hacia aquella institución que dentro de poco sería mi nueva casa. Cuando acabamos de desayunar salimos de casa y después de que mi madre cerrara con doble llave la casa, y subir todas las maletas dentro del maletero, subimos al coche. Mi madre conducía, yo iba a su lado como copiloto y mi hermana pequeña en el asiento de detrás, la podía ver por el espejo retrovisor. Mi madre arrancó el coche y enseguida comenzamos el largo viaje hacía Nueva York, o como a mi me gustaba llamarlo; mi sueño, mi destino, mi futuro. Eso sonaba realmente cursi, pero yo estoy segura de que esa sería una gran oportunidad para que los profesores pudieran ayudarme con ejercicios de voz, llegar a las notas más altas, etc. además de conocer a otros chicos y chicas en la misma situación que yo.


Miraba por la ventana mientras escuchaba música con los auriculares puestos, cerraba los ojos sintiendo como el aire entraba por la ventana abierta de mi lado, haciendo volar y despeinar mi pelo. De vez en cuando los abría para observar el paisaje y mirar los carteles que indicaban las millas que todavía quedaban para llegar a Nueva York, también miraba por el retrovisor para ver a mi hermana reír mientras miraba una película en el dvd portátil que siempre llevábamos en el coche para entretenernos en los viajes largos.
Después de varias largas horas en coche por fin llegamos, estaba delante de aquella imponente escuela, me asombré de lo enorme que era aquel edificio. Estaba un poco asustada, era la primera vez en que iba a estar sola en un lugar en el que no conocía a nadie. Mi madre abrió el maletero sacando todas las maletas que había dentro y después lo cerró, me miró con los ojos húmedos a punto de llorar. Yo la abracé fuerte y ella imitó mi acción.


-Lo que más me preocupa es como llevarás todas esas maletas hasta el 4º piso –dijo riendo, yo me separé de ella con una sonrisa en mis labios por lo que había dicho.
-Tranquila, me las arreglaré. Tengo soluciones para todo –le respondí mientras miraba las maletas pensado como lo haría. Dejé de pensar en eso y miré a mi hermana que estaba llorando mientras abrazaba con fuerza al osito de peluche que llevaba en brazos. Me agaché para quedar a su altura, le di un pequeño beso en la frente con dulzura y la abracé con cuidado de no hacerle daño. ‘Te voy a echar de menos’ dijo casi inaudible en mi oído, entonces la abracé más fuerte mientras la levantaba del suelo al mismo tiempo que yo también lo hacía. Pensé que ya había tenido bastante de despedidas así que la solté y nos dedicamos una sonrisa dulce. Le di otros dos besos a mi madre y después subieron de nuevo al coche. La ventana del copiloto seguía abierta así que pude oír perfectamente lo que me dijo.
-No te olvides de llamar a casa de vez en cuando, pórtate bien, haz caso de todo lo que te dicen los profesores, no molestes mucho y sobretodo, no te metas en ningún lío, cariño, no quisiera que volvieras a casa tan pronto. Ya sabes a lo que me refiero con eso. Adiós, cuídate mucho –dijo mientras me lanzaba besos en el aire. Yo sonreí y le dije adiós agitando la mano. Vi como mi madre miraba hacia ambos lados antes de arrancar e irse, cuando el coche ya estaba lejos cogí las maletas como pude y entré por la puerta mirando a mí alrededor.
El jardín era muy amplio y casi todos los alumnos estaban sentados en el césped conversando y riendo con otros que se encontraban apoyados en los troncos de los arboles. Yo iba caminando por un camino de piedrecitas para dirigirme a la puerta de entrada cuando un chico de pelo rubio y ojos azules se puso delante de mi y tuve que parar en seco.
-Supongo que eres nueva –dijo dibujando una sonrisa en su rostro. Yo alcé una ceja y lo miré a los ojos.
-Supones bien, ¿cómo has llegado a esa conclusión, por mis maletas o mi cara de desconcierto al ver todo esto? –le dije un poco fría, quizá debería ser más amable.
-Me decanto por la primera opción. Últimamente están llegando los alumnos becados, y supongo que tú debes ser uno de ellos –asentí y cuando le iba a contestar una señora con traje y una carpeta en la mano se acercó a nosotros.
-Hola, soy Victoria y mientras dure tu estancia aquí yo seré como tu asesora. Tu eres Hanna si no me equivoco –dijo mirando unos papeles de la carpeta y volviendo la vista en mi yo asentí para confirmar que esa era yo- muy bien, tu habitación se encuentra en el 4º piso y es la numero 24 y compartirá habitación con Niall Sheenan que casualmente se encuentra aquí con usted –el chico rubio me miró con guiñándome un ojo y con una amplia sonrisa yo fruncí el ceño y miré incrédula a Victoria.
-¿En este colegio los alumnos de mismo sexo comparten habitación? –pregunté algo sorprendida.
-Claro, la directora no ve nada de malo en eso, piensa que es una buena manera para que el tema chicos y chicas no sea un tema tabú entre todos. Pensamos que los alumnos ya son mayores para saber lo que cosas son apropiadas y cuales no –dijo Victoria con total naturalidad mientras sonreía.- Si no les importa, tengo más alumnos a los que dar la bienvenida, así que Niall, te dejo de encargado para enseñar las instalaciones a Hanna.
-Claro, no hay problema –dijo mientras la señora se marchaba. –Anda, dame una de las maletas i vayamos a dejarlas en la habitación –el chico, bueno Niall, cogió dos de las maletas y empezó a caminar.
Entramos en el edificio y cogimos uno de los ascensores, apretó el botón con el número 4 y las puertas se cerraron. Estábamos en silencio dentro de aquel pequeño cubículo, yo lo miraba de vez en cuando y cuando él notaba mi mirada sonreía y posaba mi miraba en mi, lo que hacía que me incomodara y la apartara un poco incomodada. Cuando llegamos al cuarto piso las puertas se abrieron y Niall me dejó salir a mi primero, después él salió y se puso por delante de mi para guiarme hasta la que ahora será mi pequeño nuevo hogar.
Abrió la puerta de la habitación y dejó que entrara yo primero. Al entrar pude ver dos ventanas muy grandes que dejaban entrar mucha luz iluminando todo el cuarto. Había dos camas individuales, una de ellas estaba hecha y la otra se encontraba sin sabanas, supuse que esa sería la mía, detrás del cabezal de la cama había una mesita de noche con una lámpara. Delante de las camas había dos grandes armarios blancos, uno de ellos decorado con algunos posters de conocidos cantantes. En la pared del lado de Niall había un corcho colgado con varias fotos clavadas con chinchetas. Dejé las maletas delante del armario que me pertenecía y me acerqué a mirar las fotos. En algunas salí él con una un hombre y una mujer mayor muy bien vestidos, supuse que eran sus padres. En otras salía él poniendo caras raras con algunos amigos. Giré mi vista y vi una guitarra, la cogí esperando que no le molestara.
-¿Tocas la guitarra? –me preguntó mientras dejaba el equipaje que faltaba en el mismo sitio que lo había hecho yo.
-Sí –dije mientras me sentaba en la cama y ponía la posición correcta, pasé el dedo pulgar por todas las cuerdas, y ante la mirada atenta del chico fui tocando cuerdas aleatorias. Después de un rato tocando las cuerdas sin saber que hacía comencé a reír. –La verdad es que no la sé tocar.
-Tranquila, se aprende rápido –dijo acercándose a mi, se sentó en la cama muy cerca de mí y pasó su brazo derecho por encima de mis hombros para coger mi mano derecha que estaba en las cuerdas inferiores y colocó su mano izquierda en las superiores. Sentía su aliento en mi nuca, y me estaba poniendo nerviosa con su contacto. –Ves, poniendo la mano en esta posición y la otra en esta, consigues hacer la nota fa –me estremecí ante su susurro. Giré mi cara hacia él con una sonrisa mientras le decía que era más fácil de lo que pensaba. Él miró mis labios y formó una sonrisa de superioridad en su cara. Alguien llamó con fuerza a la puerta gritando ¡Fiesta! Yo me separé de Niall con la guitarra en la mano.
-¿Fiesta? ¡Han dicho fiesta! –dije encogiéndome de hombros, dejé la guitarra en su lugar y los dos salimos de la habitación para descubrir quien era ese chico.


 


Me ha gustado mucho la idea ^^
avatar


Ver perfil de usuario http://lotsofsexmakesmegoinginsane.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Todo paso en un Starbucks ºAudiciones CERRADASº Rescatando a mis chicas

Mensaje por Viany. el Mar 08 Oct 2013, 3:55 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:
~El mesero sexy ~ Ashley Benson ~ Steven Strait ~ La hija del dueño~


PLL:

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]




Capítulo:

Capitulo 4
Hanna Lawrence&Niall Sheenan


Me levanté rápidamente en cuanto oí el despertador y bajé casi corriendo las escaleras, cuando ya estuve en piso de abajo me apoyé en la ventana que daba a la calle, justamente en frente del buzón. Miré el reloj de la pared y conté; uno, dos, tres… y por la esquina apareció el cartero que se acercó y dejó unas cuantas cartas dentro del buzón. En cuanto se marchó corrí a la puerta, la abrí y salí descalza notando el húmedo césped bajo mis pies. Fui directa a abrirlo y saqué todo lo que había dentro de él, fui pasando las cartas hasta que me encontré con un sobre color ocre; dejé las cartas que no me interesaban encima del buzón y comencé a abrir torpemente el sobre que tenía en mis manos. Lo leí con atención:
“Señorita Lawrence, nos han llegado un millón de solicitudes cada año, usted y otros ocho estudiantes tienen el honor de obtener una beca para la Universidad Julia Arts, por su alto rendimiento académico. Usted y los 8 estudiantes de diferentes lugares del mundo viajarán el día 23/08/2012 a Nueva York para enseñarles las instalaciones, la residencia de estudiantes y por supuesto empezar con las clases. Su habitación: nº 24, piso 4to. Att: Directora del Julia Arts.”


Mientras leía mi boca se iba abriendo cada vez un poco más, cogí las cartas que anteriormente había dejado apoyadas encima del buzón y entré en casa todavía con la boca abierta. Cerré la puerta principal y me apoyé en ella, mi madre estaba en la cocina preparando el desayuno y al verme de esa manera se acercó a mi preocupada.
-Hanna, ¿estás bien? –dijo poniendo su mano derecha en mi hombro. La miré a los ojos y una enorme sonrisa se dibujó en mi cara. Salté sobre ella abrazándola y dando pequeños saltitos por la emoción, golpeando mi barbilla contra su hombro aunque no me dolía. –Tranquila, ¿quieres decirme que te pasa? ¿A que viene tanta felicidad?
-Mira –le dije enseñándole la carta que había sacado del sobre. -¿Te das cuenta lo que significa? Mi sueño se está a punto de hacer realidad. –dije soltando un suspiro mientras daba giros sobre mi misma hasta llegar al sofá y cayendo en él. –Tenemos que viajar a Nueva York el día 23, así que iré haciendo las maletas. Me llevarás en coche supongo, ¿no? –levanté un poco la cabeza para poder mirarla mientras hablaba.
-Claro, tienes que levantarte temprano mañana si queremos llegar a tiempo. –Yo solo respondí con un ‘claro’ mientras subía las escaleras de dos en dos para preparar la maleta. Metí toda la ropa que pude, dejando un conjunto fuera para ponerme mañana.


~ A la mañana siguiente.




Todos estábamos ya despiertos, vestidos y desayunando en la cocina rápidamente para subir al coche e ir lo más pronto posible hacia aquella institución que dentro de poco sería mi nueva casa. Cuando acabamos de desayunar salimos de casa y después de que mi madre cerrara con doble llave la casa, y subir todas las maletas dentro del maletero, subimos al coche. Mi madre conducía, yo iba a su lado como copiloto y mi hermana pequeña en el asiento de detrás, la podía ver por el espejo retrovisor. Mi madre arrancó el coche y enseguida comenzamos el largo viaje hacía Nueva York, o como a mi me gustaba llamarlo; mi sueño, mi destino, mi futuro. Eso sonaba realmente cursi, pero yo estoy segura de que esa sería una gran oportunidad para que los profesores pudieran ayudarme con ejercicios de voz, llegar a las notas más altas, etc. además de conocer a otros chicos y chicas en la misma situación que yo.


Miraba por la ventana mientras escuchaba música con los auriculares puestos, cerraba los ojos sintiendo como el aire entraba por la ventana abierta de mi lado, haciendo volar y despeinar mi pelo. De vez en cuando los abría para observar el paisaje y mirar los carteles que indicaban las millas que todavía quedaban para llegar a Nueva York, también miraba por el retrovisor para ver a mi hermana reír mientras miraba una película en el dvd portátil que siempre llevábamos en el coche para entretenernos en los viajes largos.
Después de varias largas horas en coche por fin llegamos, estaba delante de aquella imponente escuela, me asombré de lo enorme que era aquel edificio. Estaba un poco asustada, era la primera vez en que iba a estar sola en un lugar en el que no conocía a nadie. Mi madre abrió el maletero sacando todas las maletas que había dentro y después lo cerró, me miró con los ojos húmedos a punto de llorar. Yo la abracé fuerte y ella imitó mi acción.


-Lo que más me preocupa es como llevarás todas esas maletas hasta el 4º piso –dijo riendo, yo me separé de ella con una sonrisa en mis labios por lo que había dicho.
-Tranquila, me las arreglaré. Tengo soluciones para todo –le respondí mientras miraba las maletas pensado como lo haría. Dejé de pensar en eso y miré a mi hermana que estaba llorando mientras abrazaba con fuerza al osito de peluche que llevaba en brazos. Me agaché para quedar a su altura, le di un pequeño beso en la frente con dulzura y la abracé con cuidado de no hacerle daño. ‘Te voy a echar de menos’ dijo casi inaudible en mi oído, entonces la abracé más fuerte mientras la levantaba del suelo al mismo tiempo que yo también lo hacía. Pensé que ya había tenido bastante de despedidas así que la solté y nos dedicamos una sonrisa dulce. Le di otros dos besos a mi madre y después subieron de nuevo al coche. La ventana del copiloto seguía abierta así que pude oír perfectamente lo que me dijo.
-No te olvides de llamar a casa de vez en cuando, pórtate bien, haz caso de todo lo que te dicen los profesores, no molestes mucho y sobretodo, no te metas en ningún lío, cariño, no quisiera que volvieras a casa tan pronto. Ya sabes a lo que me refiero con eso. Adiós, cuídate mucho –dijo mientras me lanzaba besos en el aire. Yo sonreí y le dije adiós agitando la mano. Vi como mi madre miraba hacia ambos lados antes de arrancar e irse, cuando el coche ya estaba lejos cogí las maletas como pude y entré por la puerta mirando a mí alrededor.
El jardín era muy amplio y casi todos los alumnos estaban sentados en el césped conversando y riendo con otros que se encontraban apoyados en los troncos de los arboles. Yo iba caminando por un camino de piedrecitas para dirigirme a la puerta de entrada cuando un chico de pelo rubio y ojos azules se puso delante de mi y tuve que parar en seco.
-Supongo que eres nueva –dijo dibujando una sonrisa en su rostro. Yo alcé una ceja y lo miré a los ojos.
-Supones bien, ¿cómo has llegado a esa conclusión, por mis maletas o mi cara de desconcierto al ver todo esto? –le dije un poco fría, quizá debería ser más amable.
-Me decanto por la primera opción. Últimamente están llegando los alumnos becados, y supongo que tú debes ser uno de ellos –asentí y cuando le iba a contestar una señora con traje y una carpeta en la mano se acercó a nosotros.
-Hola, soy Victoria y mientras dure tu estancia aquí yo seré como tu asesora. Tu eres Hanna si no me equivoco –dijo mirando unos papeles de la carpeta y volviendo la vista en mi yo asentí para confirmar que esa era yo- muy bien, tu habitación se encuentra en el 4º piso y es la numero 24 y compartirá habitación con Niall Sheenan que casualmente se encuentra aquí con usted –el chico rubio me miró con guiñándome un ojo y con una amplia sonrisa yo fruncí el ceño y miré incrédula a Victoria.
-¿En este colegio los alumnos de mismo sexo comparten habitación? –pregunté algo sorprendida.
-Claro, la directora no ve nada de malo en eso, piensa que es una buena manera para que el tema chicos y chicas no sea un tema tabú entre todos. Pensamos que los alumnos ya son mayores para saber lo que cosas son apropiadas y cuales no –dijo Victoria con total naturalidad mientras sonreía.- Si no les importa, tengo más alumnos a los que dar la bienvenida, así que Niall, te dejo de encargado para enseñar las instalaciones a Hanna.
-Claro, no hay problema –dijo mientras la señora se marchaba. –Anda, dame una de las maletas i vayamos a dejarlas en la habitación –el chico, bueno Niall, cogió dos de las maletas y empezó a caminar.
Entramos en el edificio y cogimos uno de los ascensores, apretó el botón con el número 4 y las puertas se cerraron. Estábamos en silencio dentro de aquel pequeño cubículo, yo lo miraba de vez en cuando y cuando él notaba mi mirada sonreía y posaba mi miraba en mi, lo que hacía que me incomodara y la apartara un poco incomodada. Cuando llegamos al cuarto piso las puertas se abrieron y Niall me dejó salir a mi primero, después él salió y se puso por delante de mi para guiarme hasta la que ahora será mi pequeño nuevo hogar.
Abrió la puerta de la habitación y dejó que entrara yo primero. Al entrar pude ver dos ventanas muy grandes que dejaban entrar mucha luz iluminando todo el cuarto. Había dos camas individuales, una de ellas estaba hecha y la otra se encontraba sin sabanas, supuse que esa sería la mía, detrás del cabezal de la cama había una mesita de noche con una lámpara. Delante de las camas había dos grandes armarios blancos, uno de ellos decorado con algunos posters de conocidos cantantes. En la pared del lado de Niall había un corcho colgado con varias fotos clavadas con chinchetas. Dejé las maletas delante del armario que me pertenecía y me acerqué a mirar las fotos. En algunas salí él con una un hombre y una mujer mayor muy bien vestidos, supuse que eran sus padres. En otras salía él poniendo caras raras con algunos amigos. Giré mi vista y vi una guitarra, la cogí esperando que no le molestara.
-¿Tocas la guitarra? –me preguntó mientras dejaba el equipaje que faltaba en el mismo sitio que lo había hecho yo.
-Sí –dije mientras me sentaba en la cama y ponía la posición correcta, pasé el dedo pulgar por todas las cuerdas, y ante la mirada atenta del chico fui tocando cuerdas aleatorias. Después de un rato tocando las cuerdas sin saber que hacía comencé a reír. –La verdad es que no la sé tocar.
-Tranquila, se aprende rápido –dijo acercándose a mi, se sentó en la cama muy cerca de mí y pasó su brazo derecho por encima de mis hombros para coger mi mano derecha que estaba en las cuerdas inferiores y colocó su mano izquierda en las superiores. Sentía su aliento en mi nuca, y me estaba poniendo nerviosa con su contacto. –Ves, poniendo la mano en esta posición y la otra en esta, consigues hacer la nota fa –me estremecí ante su susurro. Giré mi cara hacia él con una sonrisa mientras le decía que era más fácil de lo que pensaba. Él miró mis labios y formó una sonrisa de superioridad en su cara. Alguien llamó con fuerza a la puerta gritando ¡Fiesta! Yo me separé de Niall con la guitarra en la mano.
-¿Fiesta? ¡Han dicho fiesta! –dije encogiéndome de hombros, dejé la guitarra en su lugar y los dos salimos de la habitación para descubrir quien era ese chico.


 


Me ha gustado mucho la idea ^^
Ficha Aceptada


Esa imagen... shoro :misery:
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Todo paso en un Starbucks ºAudiciones CERRADASº Rescatando a mis chicas

Mensaje por RayitaCallaghan el Mar 08 Oct 2013, 3:58 pm

**Little skyscraper** escribió:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:
~El mesero sexy ~ Ashley Benson ~ Steven Strait ~ La hija del dueño~


PLL:

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]




Capítulo:

Capitulo 4
Hanna Lawrence&Niall Sheenan


Me levanté rápidamente en cuanto oí el despertador y bajé casi corriendo las escaleras, cuando ya estuve en piso de abajo me apoyé en la ventana que daba a la calle, justamente en frente del buzón. Miré el reloj de la pared y conté; uno, dos, tres… y por la esquina apareció el cartero que se acercó y dejó unas cuantas cartas dentro del buzón. En cuanto se marchó corrí a la puerta, la abrí y salí descalza notando el húmedo césped bajo mis pies. Fui directa a abrirlo y saqué todo lo que había dentro de él, fui pasando las cartas hasta que me encontré con un sobre color ocre; dejé las cartas que no me interesaban encima del buzón y comencé a abrir torpemente el sobre que tenía en mis manos. Lo leí con atención:
“Señorita Lawrence, nos han llegado un millón de solicitudes cada año, usted y otros ocho estudiantes tienen el honor de obtener una beca para la Universidad Julia Arts, por su alto rendimiento académico. Usted y los 8 estudiantes de diferentes lugares del mundo viajarán el día 23/08/2012 a Nueva York para enseñarles las instalaciones, la residencia de estudiantes y por supuesto empezar con las clases. Su habitación: nº 24, piso 4to. Att: Directora del Julia Arts.”


Mientras leía mi boca se iba abriendo cada vez un poco más, cogí las cartas que anteriormente había dejado apoyadas encima del buzón y entré en casa todavía con la boca abierta. Cerré la puerta principal y me apoyé en ella, mi madre estaba en la cocina preparando el desayuno y al verme de esa manera se acercó a mi preocupada.
-Hanna, ¿estás bien? –dijo poniendo su mano derecha en mi hombro. La miré a los ojos y una enorme sonrisa se dibujó en mi cara. Salté sobre ella abrazándola y dando pequeños saltitos por la emoción, golpeando mi barbilla contra su hombro aunque no me dolía. –Tranquila, ¿quieres decirme que te pasa? ¿A que viene tanta felicidad?
-Mira –le dije enseñándole la carta que había sacado del sobre. -¿Te das cuenta lo que significa? Mi sueño se está a punto de hacer realidad. –dije soltando un suspiro mientras daba giros sobre mi misma hasta llegar al sofá y cayendo en él. –Tenemos que viajar a Nueva York el día 23, así que iré haciendo las maletas. Me llevarás en coche supongo, ¿no? –levanté un poco la cabeza para poder mirarla mientras hablaba.
-Claro, tienes que levantarte temprano mañana si queremos llegar a tiempo. –Yo solo respondí con un ‘claro’ mientras subía las escaleras de dos en dos para preparar la maleta. Metí toda la ropa que pude, dejando un conjunto fuera para ponerme mañana.


~ A la mañana siguiente.




Todos estábamos ya despiertos, vestidos y desayunando en la cocina rápidamente para subir al coche e ir lo más pronto posible hacia aquella institución que dentro de poco sería mi nueva casa. Cuando acabamos de desayunar salimos de casa y después de que mi madre cerrara con doble llave la casa, y subir todas las maletas dentro del maletero, subimos al coche. Mi madre conducía, yo iba a su lado como copiloto y mi hermana pequeña en el asiento de detrás, la podía ver por el espejo retrovisor. Mi madre arrancó el coche y enseguida comenzamos el largo viaje hacía Nueva York, o como a mi me gustaba llamarlo; mi sueño, mi destino, mi futuro. Eso sonaba realmente cursi, pero yo estoy segura de que esa sería una gran oportunidad para que los profesores pudieran ayudarme con ejercicios de voz, llegar a las notas más altas, etc. además de conocer a otros chicos y chicas en la misma situación que yo.


Miraba por la ventana mientras escuchaba música con los auriculares puestos, cerraba los ojos sintiendo como el aire entraba por la ventana abierta de mi lado, haciendo volar y despeinar mi pelo. De vez en cuando los abría para observar el paisaje y mirar los carteles que indicaban las millas que todavía quedaban para llegar a Nueva York, también miraba por el retrovisor para ver a mi hermana reír mientras miraba una película en el dvd portátil que siempre llevábamos en el coche para entretenernos en los viajes largos.
Después de varias largas horas en coche por fin llegamos, estaba delante de aquella imponente escuela, me asombré de lo enorme que era aquel edificio. Estaba un poco asustada, era la primera vez en que iba a estar sola en un lugar en el que no conocía a nadie. Mi madre abrió el maletero sacando todas las maletas que había dentro y después lo cerró, me miró con los ojos húmedos a punto de llorar. Yo la abracé fuerte y ella imitó mi acción.


-Lo que más me preocupa es como llevarás todas esas maletas hasta el 4º piso –dijo riendo, yo me separé de ella con una sonrisa en mis labios por lo que había dicho.
-Tranquila, me las arreglaré. Tengo soluciones para todo –le respondí mientras miraba las maletas pensado como lo haría. Dejé de pensar en eso y miré a mi hermana que estaba llorando mientras abrazaba con fuerza al osito de peluche que llevaba en brazos. Me agaché para quedar a su altura, le di un pequeño beso en la frente con dulzura y la abracé con cuidado de no hacerle daño. ‘Te voy a echar de menos’ dijo casi inaudible en mi oído, entonces la abracé más fuerte mientras la levantaba del suelo al mismo tiempo que yo también lo hacía. Pensé que ya había tenido bastante de despedidas así que la solté y nos dedicamos una sonrisa dulce. Le di otros dos besos a mi madre y después subieron de nuevo al coche. La ventana del copiloto seguía abierta así que pude oír perfectamente lo que me dijo.
-No te olvides de llamar a casa de vez en cuando, pórtate bien, haz caso de todo lo que te dicen los profesores, no molestes mucho y sobretodo, no te metas en ningún lío, cariño, no quisiera que volvieras a casa tan pronto. Ya sabes a lo que me refiero con eso. Adiós, cuídate mucho –dijo mientras me lanzaba besos en el aire. Yo sonreí y le dije adiós agitando la mano. Vi como mi madre miraba hacia ambos lados antes de arrancar e irse, cuando el coche ya estaba lejos cogí las maletas como pude y entré por la puerta mirando a mí alrededor.
El jardín era muy amplio y casi todos los alumnos estaban sentados en el césped conversando y riendo con otros que se encontraban apoyados en los troncos de los arboles. Yo iba caminando por un camino de piedrecitas para dirigirme a la puerta de entrada cuando un chico de pelo rubio y ojos azules se puso delante de mi y tuve que parar en seco.
-Supongo que eres nueva –dijo dibujando una sonrisa en su rostro. Yo alcé una ceja y lo miré a los ojos.
-Supones bien, ¿cómo has llegado a esa conclusión, por mis maletas o mi cara de desconcierto al ver todo esto? –le dije un poco fría, quizá debería ser más amable.
-Me decanto por la primera opción. Últimamente están llegando los alumnos becados, y supongo que tú debes ser uno de ellos –asentí y cuando le iba a contestar una señora con traje y una carpeta en la mano se acercó a nosotros.
-Hola, soy Victoria y mientras dure tu estancia aquí yo seré como tu asesora. Tu eres Hanna si no me equivoco –dijo mirando unos papeles de la carpeta y volviendo la vista en mi yo asentí para confirmar que esa era yo- muy bien, tu habitación se encuentra en el 4º piso y es la numero 24 y compartirá habitación con Niall Sheenan que casualmente se encuentra aquí con usted –el chico rubio me miró con guiñándome un ojo y con una amplia sonrisa yo fruncí el ceño y miré incrédula a Victoria.
-¿En este colegio los alumnos de mismo sexo comparten habitación? –pregunté algo sorprendida.
-Claro, la directora no ve nada de malo en eso, piensa que es una buena manera para que el tema chicos y chicas no sea un tema tabú entre todos. Pensamos que los alumnos ya son mayores para saber lo que cosas son apropiadas y cuales no –dijo Victoria con total naturalidad mientras sonreía.- Si no les importa, tengo más alumnos a los que dar la bienvenida, así que Niall, te dejo de encargado para enseñar las instalaciones a Hanna.
-Claro, no hay problema –dijo mientras la señora se marchaba. –Anda, dame una de las maletas i vayamos a dejarlas en la habitación –el chico, bueno Niall, cogió dos de las maletas y empezó a caminar.
Entramos en el edificio y cogimos uno de los ascensores, apretó el botón con el número 4 y las puertas se cerraron. Estábamos en silencio dentro de aquel pequeño cubículo, yo lo miraba de vez en cuando y cuando él notaba mi mirada sonreía y posaba mi miraba en mi, lo que hacía que me incomodara y la apartara un poco incomodada. Cuando llegamos al cuarto piso las puertas se abrieron y Niall me dejó salir a mi primero, después él salió y se puso por delante de mi para guiarme hasta la que ahora será mi pequeño nuevo hogar.
Abrió la puerta de la habitación y dejó que entrara yo primero. Al entrar pude ver dos ventanas muy grandes que dejaban entrar mucha luz iluminando todo el cuarto. Había dos camas individuales, una de ellas estaba hecha y la otra se encontraba sin sabanas, supuse que esa sería la mía, detrás del cabezal de la cama había una mesita de noche con una lámpara. Delante de las camas había dos grandes armarios blancos, uno de ellos decorado con algunos posters de conocidos cantantes. En la pared del lado de Niall había un corcho colgado con varias fotos clavadas con chinchetas. Dejé las maletas delante del armario que me pertenecía y me acerqué a mirar las fotos. En algunas salí él con una un hombre y una mujer mayor muy bien vestidos, supuse que eran sus padres. En otras salía él poniendo caras raras con algunos amigos. Giré mi vista y vi una guitarra, la cogí esperando que no le molestara.
-¿Tocas la guitarra? –me preguntó mientras dejaba el equipaje que faltaba en el mismo sitio que lo había hecho yo.
-Sí –dije mientras me sentaba en la cama y ponía la posición correcta, pasé el dedo pulgar por todas las cuerdas, y ante la mirada atenta del chico fui tocando cuerdas aleatorias. Después de un rato tocando las cuerdas sin saber que hacía comencé a reír. –La verdad es que no la sé tocar.
-Tranquila, se aprende rápido –dijo acercándose a mi, se sentó en la cama muy cerca de mí y pasó su brazo derecho por encima de mis hombros para coger mi mano derecha que estaba en las cuerdas inferiores y colocó su mano izquierda en las superiores. Sentía su aliento en mi nuca, y me estaba poniendo nerviosa con su contacto. –Ves, poniendo la mano en esta posición y la otra en esta, consigues hacer la nota fa –me estremecí ante su susurro. Giré mi cara hacia él con una sonrisa mientras le decía que era más fácil de lo que pensaba. Él miró mis labios y formó una sonrisa de superioridad en su cara. Alguien llamó con fuerza a la puerta gritando ¡Fiesta! Yo me separé de Niall con la guitarra en la mano.
-¿Fiesta? ¡Han dicho fiesta! –dije encogiéndome de hombros, dejé la guitarra en su lugar y los dos salimos de la habitación para descubrir quien era ese chico.


 


Me ha gustado mucho la idea ^^
Ficha Aceptada


Esa imagen... shoro :misery:
No, ¡no llores! Ven que te doy un abrazo-calma-sollozos 
avatar


Ver perfil de usuario http://lotsofsexmakesmegoinginsane.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Todo paso en un Starbucks ºAudiciones CERRADASº Rescatando a mis chicas

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 7. 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.