O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» H A U N T E D
Hoy a las 5:01 pm por Ingrid B.

» Novata en el foro
Hoy a las 4:12 pm por Andy Belmar.

» we're foxes ; m.i.
Hoy a las 3:57 pm por jackson.

» être dans la lune.
Hoy a las 3:53 pm por Ongniel

» Que estás escuchando ....
Hoy a las 2:30 pm por Cassie

» ↠ goodbye
Hoy a las 1:39 pm por jackson.

» .Look at the flowers.
Hoy a las 1:04 pm por Jones.

» Mafia Jackson {Muro Interactivo}
Hoy a las 10:24 am por blackstairs

» it ; fichas
Hoy a las 10:11 am por rumancek.

novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ insxne.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

Ghosts/O.D/N.C/Audiciones cerradas/

Página 2 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Ghosts/O.D/N.C/Audiciones cerradas/

Mensaje por ♪Camdri♪ el Dom 29 Sep 2013, 6:59 pm

linda lo siento pero no podré mandar mi ficha hoy.. es que tengo que salir y no me dio tiempo de terminarla... tal vez mañana voy a ver si te la puedo mandar! besos y espero que entiendas!! bye
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ghosts/O.D/N.C/Audiciones cerradas/

Mensaje por Tattoo el Dom 29 Sep 2013, 7:02 pm

♪Camdri♪ escribió:linda lo siento pero no podré mandar mi ficha hoy.. es que tengo que salir y no me dio tiempo de terminarla... tal vez mañana voy a ver si te la puedo mandar! besos y espero que entiendas!! bye
oki linda no te preocupes xd
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ghosts/O.D/N.C/Audiciones cerradas/

Mensaje por Kissha Schmidt el Dom 29 Sep 2013, 7:04 pm

Yayy!! Mi Ficha esta bien :3

En serio ame la idea :p
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ghosts/O.D/N.C/Audiciones cerradas/

Mensaje por Tattoo el Dom 29 Sep 2013, 7:17 pm

Kissha Schmidt escribió:Yayy!! Mi Ficha esta bien :3

En serio ame la idea :p
Gracias juju
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ghosts/O.D/N.C/Audiciones cerradas/

Mensaje por srawandi. el Dom 29 Sep 2013, 7:42 pm



¿Madurar? ¿para qué? Si lo primero que madura, es lo primero que se pudre.


Verónica Parker


PB: Rihanna Fenty.

Nombre: Verónica Owen Parker.

Apodo: Vero, Vee o Vey.

Edad: 19 años.

Nacionalidad: Colombiana e Inglesa.

Chico: Niall Horan.

Sexualidad: Heterosexual.



Físico

Es alta, sobre los 1.75, de lo que no está muy orgullosa. Aunque no haya estado bajo los rayos del Sol, posee una piel morena reluciente, es tan suave al tacto cómo una tacita de porcelana. Dicen que los ojos son las ventanas al alma. Y eso es lo que sucede con Verónica. Cada vez cuando está enojada o triste, sus emociones las expresa mediante sus ojos, cosa que detesta. Sus ojos son grandes de un color marrón que jamás perderá ese peculiar brillo. Que cuándo estos están al Sol, toman un color esmeralda único, raro para muchos. Estos son acompañados por sus largas, lacias y atentas pestañas. Su nariz es pequeña y fina pero no es puntiaguda. Sus labios son carnosos, de un color entre rosado y rojizo. Tentadores para muchos chicos. Lo que la hace ver tierna son sus mejillas que tienen un color rosado que mucha gente confunde y pregunta si es maquillaje. Su larga cabellera cae hasta su cintura como una cascada. Ondulada de color negro con unos rayos color chocolate, que muchas veces se tintura un color rojo intenso. Su cabello tiene un único olor a vainilla que jamás se removera aunque haya un gran viento.
¿Sobre su cuerpo? Se puede decir que jamás engorda y todo tipo de ropa le sienta bien. Ella siempre y a cada rato come, aprovechando de que su metabolismo es perfecto... suertuda. Sus brazos son un poco delgados quienes llevan una marca de nacimiento. Sus dedos igualmente son delgados pero largos y delicados que cuando tocan el piano se engarrontan con poca facilidad. Su cintura deja a más de uno sin respiración, haciendo que cada hombre se tiente en tocarlos. Sus piernas son largas ―lo que la hace ver más alta― son firmes y tonificadas sin ninguna cicatriz. 
Y lo más raro de que aunque tenga un buen cuerpo, jamás a ido a un gimnasio.



Psicológico

Su humor es cambiante. Un momento puede estar feliz, otro triste o un rato enojada. Pero lo que más la destaca es su ternura. Hace un típico puchero y todos caen rendidos a sus pies. Cuando estás desanimado ella corre a consolarte, le encanta ayudar a sus amigos o a personas a quien quiere. Jamás dudaras de ella, es una chica en quien puedes confiar y puedes contarle todo porque ella siempre te escuchará. Cada día te demostrará, no importa a quien sea, siempre te mostrará y luchará hasta que sonrías. Es altamente romántica, pues con los chicos a veces es tímida cuando en verdad les atrae. 
A veces sus padres se preocupan de ella, pues cuando sale a la calle tararea una canción mientras camina, saluda o sonríe cada vez que una persona pasa por su lado. 
Cuando está triste no tiene ánimos de nada ni de mostrar esa sonrisa que cada día le demuestra a la gente. Aunque tenga un aspecto de niña buena, tienes que empujarla a hacer algo y si no le da gana de hacerlo los resultados pueden ser peor. 
Tiene su lado tierno aunque siempre tiene su parte rebele. Algo que jamás cambiará. No le importa si tú la insultas, un simple puño y te alejas de ella.
Demasiado pervertida, nunca se quedará atrás en preguntarte cosas asquerosas y no le da vergüenza decirlo. Te puedes sorprender cuanto tema sexual hay en su cabeza.
Pero detrás de todo ese rol de ser la niña tierna y dulce hay una persona insegura, fría, sarcástica y ''cabeza dura''. Cuándo alguien le cae mal, trata de jugar con esa persona, y hacer lo que con ella apetezca, cómo sea y cuándo ella quiera, es dónde sale su lado frío heredado de su padre. No tiene miedo de tragarse las palabras, siempre tratará de ser lo más directa posible y ser sincera en muchas ocasiones. Es muy competitiva a la hora de ser creativa, no le gusta perder pero sabe muy bien cómo aceptarlo y hacerlo. Existe su lado bueno y malo, depende de ti cuál quieras conocer.



Historia

Un 21 de Mayo nació la pequeña quién para los padres es una bendición. Nacida en Londres, de descendencia latina. A sus cuatro años de edad fue ahogada pero gracias a su madre está con vida. Un años después, cuando entro a primaria, por su altura, ya que era la ''gigante'' sus compañeros le hacían bullyng, tiraban de sus cuadernos y la hacían caer; en esos tiempos, uno de sus compañeros le había enterrado un lápiz en su brazo derecho casi cerca de su vena por fortuna no alcanzo a desangrase. Hacía de todo por no ir a la escuela, por el constante bullying que le hacían y que, aunque nunca lo admita en voz alta, terminó dañándole, y mucho. Allí tuvo ''amigas'' que lo único que le traían eran problemas, siempre se aprovecharon de ella y nunca la quisieron de verdad solo se juntaron con ella por pura lastima.
Una familia muy unida, pero con un gran secreto... su abuela paterna tiene una enfermedad mental con la cual se pone agresiva y decaída... 13 años sin saber tal secreto... sin saber nada sobre la familia de su padre y los antecedentes. Su padre nunca le permitió irse del país, por lo que le toco viajar con dos de sus amigos y sus dos primos dejando ningún rastro. En París, al principio no le fue muy bien, pues debido a ser la "nueva" en el instituto las bromas y burlas no se hicieron esperar.
Luego de dos años cambio de escuela. Decidió mudarse junto a su abuela y sus dos amigos ya que no pudieron pagar bien en donde se hospedaban. 
Su abuela una gran pianista que le enseño a tocar muy bien el piano. Desde entonces, Verónica se apasiono por el piano quien cree ella su vida. Un día cualquiera, mientras el Sol pegaba la ciudad de París, la tía de ella los decidió visitar para ver como se encontraba. Inesperadamente entro a su habitación encontrándola cantando una canción mientras se eternecia tocando su más preciado instrumento. Su tía, no supo como tomar la situación y descubrió las grandes capacidades para cantar. A Verónica, al principio, no le agrado la idea. Pero después, ensayo, ensayo y ensayo hasta entrar a una de las academia más importantes de París.
Los profesores de aquella academia, se sorprendieron al escuchar tal melodiosa voz nunca antes escuchada. Hasta creyeron que de un ángel se tratase. Poco después, empezó a escuchar sobre el teatro echo ruinas: Olimpo. Su abuela le había contado sobre la leyenda de aquel teatro. Verónica quedo realmente sorprendida e hipnotizada. De verdad que le encantaban las historias de amor, y de fantasmas. Al darse cuenta de que el gran teatro estaba listo para abrir sus puertas, ella se quedo con demasiada ilusión, por eso sus profesores pidieron dar una presentación en Olimpo.  
Pero... ¿su vida cambiaría al conocer a un personaje del más allá?  


Gustos y Disgustos

Gustos:  Ama la comida, digamos que es... un placer. Jamás puede dejar de vivir si no está la comida. Escuchar música. Siempre le apasiono la música clásica, como dicho antes, el piano es su instrumento favorito. Los videojuegos en especial: Modern Combat 4. ¿Por qué no, una chica puede jugar a los videojuegos? Leer y escribir. Siempre creyó que la literatura era una expresión en donde podías sumergirte en un mundo nuevo. Ver películas románticas, o hasta de adultos. El romance, es algo que le encanta, siempre cree que podrá encontrarlo. Adora los animales. No puede ver un animal abandonado ya que hasta podría llorar. Tiene un gato, se llama: Torothi. Ver anime en especial: Naruto. Le encantan las tiras cómicas, las mangas y todo con los dibujos japoneses. Tocar el piano. Es algo que jamás cambiará. Su vida, se basa en eso. Le encanta el sonido de la lluvia, es como música que relaja tus músculos. El frío pero no lo húmedo. Los converse. No hay un día que no pueda ponérselos. Ama los discos de vinilo. Guarda los discos de los Beatles, y música de los 60. Los tatuajes. Los gorros. Siempre se los pone cuando hay días de invierno. Motocicletas: Harley. Otra cosa apasionante para ella. La adrenalina. Le encanta poder sentir esa sensación que corre por sus venas.
Disgustos:  Gente hipócrita. Gente arrogante. El refri totalmente vacío. Ver gente llorar. El aburrimiento. Cuando se meten con sus amigos. El maquillaje y los tacones. Que la juzguen, sin poder conocerla. Las personas que se creen mayor que los demás. Las ensaladas, las detesta con todo su ser.


Datos Extra

Sufrió de bullying de pequeña, e incluso algunas veces se cortó, aunque eso si no lo sabe nadie, ni siquiera sus padres.
A parte de formar parte de la música y el arte, practica natación, por lo cual ayuda a que su estado físico sea perfecto.

Familia y amigos:
―Zulma Parker |Madre.
―Carlos Owen |Padre.
―Alexandra Parker |Hermana.
―Claudia Lorena Owen Parker |Hermana.
―Jake Evans |Mejor amigo.
―Drake Smith |Amigo.

Adicciones: El piano. La comida. La diversión. Leer cualquier tipo de libro. Compartir tiempo con sus amigos.

Sueños: Ser pianista con [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] canción adicionaría, es una de las melodías más bellas que ha escuchado, de Michael Nyman, uno de sus más grandes ídolos. Ser la más grande cantante de música clásica, no hay otra cosa que le fascine como está.

Miedos: Los insectos. Muerte de un ser querido. La oscuridad. Ser ignorada.

Estilo: [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Tatuajes: [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] ―está en su muñeca―.


[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]





Primer capítulo (?).:

Siempre estaré contigo


Capítulo 21


No sabía si gritar o acercarme un poco más a ver que sucedía hasta que unos gritos fuertes hicieron que mirara la escena.


―¡¿QUÉ MIERDA QUIERES DE MI?! ―Pregunto una mujer, llorando desconsoladamente por la ira e impotencia.
―¡TE DIJE QUE PODRÍAMOS TENER UNA VIDA FELIZ... JUNTOS MUJER! ¿qué a casos quieres dejarme? ―Dijo en amenaza sujetando las muñecas de ella.

En el balcón que se ve a simple vista la habitación de Louis, se veía como tapaba su rostro con sus manos... era obvio que había llorado. Verlo así me parte el corazón.

―¡Suéltame hijo de puta! ―Escupió en su rostro. Y esté hizo un gesto de ira. Empuño su mano y le dio un golpe a ella. La pobre mujer cayo al suelo. 
―¿Qué piensas que me iré así tan fácil de tú vida? ¡NO LO SUEÑES! ―Le grito. Ella intentaba levantarse del suelo mientras lloraba desconsoladamente― Ese maldito que está haya adentro no es mío... ―Señalo hacia la casa y ahí fue cuando me di cuenta... era de Louis quien hablaba. Yo solo quería pegarle a ese sujeto y dejarlo sin entrañas. 
―Vete a la mierda... con mi hijo no te metas. ―Sonó débil. Mis lágrimas amenazaban en salir, al ver a ese sujeto tratar así a su mujer. Aquel personaje le dio una bofetada y ella lloro aún más.

Un silencio amenazador rodeo el ambiente. Ella le grito que se fuera y el se fue junto una maleta enfadado y maldiciendo. Solo se escuchaban los sollozos de la mujer. Sollocé al repasar lo ocurrido, llore fuertemente haciendo que la señora se diera cuenta.

―¿Hay alguien allí? ―Menciono temerosa. Sin pensarlo dos veces salí lentamente de los arbustos, en un avance tímido me acerque hacía ella. La mujer se me quedaba viendo dejándome notar su rostro rojo y sus ojos llenos de lágrimas. La verdad no puedo ver a gente llorar― ¿Quién... quién... quién eres? ―Pregunto en sollozos.
―Se que es un mal momento... pero oí lo sucedido y... y... ―Mis ojos se llenaron rápidamente de lágrimas y empecé a llorar. La mujer imito mi acción. Se levanto y me rodeo en sus brazos... pero sentía que yo debo ser la que tenga que consolarla, así que, puse su cabeza en mi pecho y ella derramo sus lágrimas en mi camisa. Varios minutos de haber llorado ella se calmo pero aún tenía su rostro rojo.
―¿Cómo era tú nombre princesa? ―Acaricio mi cabello.
―_____. ―Traté de sonreír― ¿Eres la madre de Louis? 
―Así es cariño. ¿Vienes a visitarlo? ―Dijo sorprendida.
―Si me lo permite.
―Vaya... aquí siempre venían chicas ha hacer cosas raras con Louis... eres diferente. ―Sonrió.
―Hice una mueca― Pues... así son la mayoría... putas desesperadas. ―Ella rió― Eso es lo que quiero ver... pero por favor no llore... ―Le dije aún limpiando una de sus últimas lágrimas.
―Eres una chica demasiado buena, no sé por qué Louis no me contó de usted. 
―Ah... es que antes no nos llevábamos bien. 
―¿Qué? ―Exclamo exasperada― ¿Mi hijo no sabe tratar a una chica tan dulce como tú? ―Sonrió.
―Reí nerviosa― Descuide, no quiero que lo regañe. ―Ella rió.
―¿Quieres verlo? 
―Claro que si, me encantaría. ―Sonreí.

Ella sonrió y entró en busca de Louis. Me quede parada en la puerta mientras me balanceaba de una forma nerviosa, la mujer no tarda en devolverse.

―Querida puedes pasar, tal vez estará distante pero dale su tiempo. 
―Gracias. ―Besé su mejilla y me adentre.

La casa era demasiado hermosa, pero muy oscura como para tropezar con el sofá del living. La mujer se rió de mi tontería y me indico el pasillo donde conducía la habitación de Louis.
Caminé por un pasillo oscuro, su madre se sentó en el living respirando profundamente, seguí mi paso. La puerta estaba entre abierta, mi mano temblaba al girar la manilla, asomé un poco mi rostro y hable en voz baja.

―¿Puedo pasar? ―Dije a lo bajo para no incomodarlo.
―Adelante. ―Susurro.

Entre a la habitación, examinando cada detalle de ella. Me pare a su lado y me tambaleaba de una forma tímida.

―¿Me siento? 
―Haz lo que quieras. ―Me dio la espalda.

Me senté a su lado un poco nerviosa, y después de los veinte segundos que habían pasado no me dirigía la mirada.

―¿Enserio estás bien? ―Pregunte preocupada.
―Sí. ―Respondió frío.
―Louis... 
―¿Qué? ―Subió su tono de voz.
―Por favor... ―Susurre.
El me miro fríamente y luego miro hacia el suelo.
―¿Qué? ¿quieres verme así? 
―No... quiero ayudarte Louis... ¿recuerdas el ''para siempre''? ―Puse una mano en su hombro.

Escuche como sollozaba y me quede en silencio, el volvió a voltear esta vez sus hermosos ojos celestes estaban llenos de lágrimas y su perfecto rostro estaba rojizo, hacia pucheros y sus labios tiritaban de impotencia, mis ojos se cubrieron en lágrimas simplemente no lo podía ver así. Me acerqué un poco más y lo tuve entre mis brazos, deje que se apoyara en mí y le tendí protección, fue inevitable no terminar llorando con él, sus sollozos me tenían destruida, bese su mejilla y lo intenté calmar, su respiración estaba agitada y sus palabras eran apenas audibles.

―Tú no mereces nada de esto Louis... ni tú madre, ni tú. Nadie. ―Acaricie su mejilla.
―¿Por qué eres así? si yo me he comportado como un imbécil contigo. ―Decía entre sollozos.
―¿Recuerdas el ''para siempre''? ―El asintió― Pues eso es lo que me prometí. ―Apenas pudo sonreír.
―Oh ____... eres perfecta. 

Apoyo su frente con la mía mirándome fijamente. Desvió su vista a mis labios y se relamió los suyos. Sus labios rosados me hipnotizaron, e iba acercándose lentamente sin quitar su vista de mis labios. Enseguida su nariz rozó la mía con delicadeza y sus labios rozaron los míos. En mi estómago se formó un nudo de nerviosa que subió por mi pecho hasta llegar a mis labios, convirtiéndose en una pequeña sonrisa llena de ilusión. Cerré los ojos y Louis presionó sus labios sobre los míos, suspire ante aquel contacto y se separó unos milímetros. Volvió ha acercarse y unió nuestros labios en uno un poco más tierno... se movían lentamente con los míos. Sus labios sabían tan bien... con sus pulgares acariciaba lentamente mi espalda y suspire sobre sus labios. 
Me separe y él no dejaba de sonreír. Dejé varios besos por sus mejillas, nariz, frente, barbilla para luego acabar en sus labios. Él hizo lo mismo, besuqueo toda mi cara, mientras que no dejaba de reír porque me hacía cosquillas.

―¿Y ella es tú madre? ―Pregunte tras varios minutos después de habernos mirado fijo.
―Así es bebé. ―Acaricio mi mejilla mientras sonreía.
―Es una gran mujer... es hermosa. ―Sonreí. 
―Ella es tú suegra. ―Rió.
―¿Qué? ―Abrí mis ojos como platos.
―Así es... _____... quiero que... ―Tragó saliva― Quiero que seas mi chica... mi novia. ―Sonrió un poco nervioso.

Me quedé unos segundos mirándolo fijamente, no sabía si rechazarlo por todo el odio que pasamos o aceptar por los buenos y hermosos momentos que pasamos juntos. 
Él al ver que no decía ninguna respuesta, ladeo sus labios y puso su cabeza gacha. Levante su barbilla haciéndolo mirar y le dije:

―¿Cómo crees que podría ignorar a una persona tan linda, dulce y especial para mi? ―Susurre. El sonrió.
―Olvidaste sexy. 
―Si... una persona linda, dulce, especial y demasiado sexy. ―Me eche a reír.
―Oh yeah, soy sexy bitch. ―Reímos.
―Debes descansar Louis. 
―No quiero... ―Hizo un puchero― Quédate conmigo ¿si? ―Hizo uno de sus típicos pucheros los cuales me derretían como la azúcar. 
―No quiero dejar a tú madre sola... 
―_____, no te preocupes ella puede... solo dale tiempo amor. ―La palabra 'amor' me puso nerviosa. Sonreí. 



Nos recostamos en la cama sin dejar de mirarnos. Louis se le ocurrió la idea de ver alguna película de terror, el simple hecho de escuchar la palabra ''terror'' me atemorizaba. Decidimos por una película romántica... más bien obligue a Louis en vérnosla. Empezaba hermosa y lentamente. Cada escena era ingenuamente precioso. Louis me dijo que lo abrazará. Lo abracé y busqué refugio en el, este subió las frazadas tapándonos, de verdad que hacía bastante frío… 

Narra Louis.


Me encanta, esa sensación que siento al tener su cabeza en mi pecho, me encanta sentir su respiración en mi, que sus ojos tan dulces me observen en silencio absoluto. Pero no quiero... no quiero que está chica termine conmigo, termine con mi grupo, mis amistades, todo. Pero no puedo negar que es la única que me hace sentir así. Enserio, la amo. Te amo _____.

Narra (TN).


Cerré mis ojos sintiendo el sonido de su respiración y sus risitas, acercó sus labios a mi oído y susurró algo que realmente no entendí. Lo único que sé es que me siento de lo mejor entre sus brazos.



{#}Capítulo sacado de mi novela. [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
{#}Si llegaste hasta aquí quiero que sepas que te amo y publicaré esté capítulo y otros dos más :'D.

¡Segundo capítulo!:

¿Tú, aquí?


―Rápido que nos pueden descubrir. ―Me dijo desesperado aún soltando grandes carcajadas.
―No soy tan rápida como tú crees. ―Fruncí el ceño― Ya, ya, ya lo hago. ―Reí.


Estábamos aburridos, hasta que a Jake y a mi se nos ocurrió hacer bromas pesadas. Bueno, ahora estoy apunto de que mi primo se coma unas galletas... pero está vez la vainilla será reemplazada por crema dental. Termine y aún seguíamos riendo muy fuerte.


―¿Qué hacen? ―Pregunto Samir, mi primo. Entrando por la puerta principal.
―Platicar. ―Rodé los ojos. Mientras que Jake contenía la risa.
―¿Hay de cenar? ―Se toco el estómago.
―Así es... ¡mira! Te preparamos unas galletas. ―Le ofrecí unas dos, Jake ya no podía y se fue corriendo hacia el baño.
―¡Yeah! Son de Oreo. ―Exclamo feliz. 


Se llevo una galleta a la boca, la mastico y su cara cambio totalmente.


―¡Bitch! ¡¿Qué es eso?! ―Grito exasperado. Mientras que yo reía fuertemente.
―Crema dental... ahora si ya no necesitaras lavarte los dientes. ―Dije entre risas. 
―¡Me vengaré Verónica! ―Grito para luego dirigirse a su habitación.


Jake salió del baño y se acerco riendo. 


―¿Vamos al parque a tomar un helado? ―Invito sonriendo.
―¡Movamos el culo y vamos! ―Grite tomando las llaves e ir hacia el parque.

****

―¡Mira, mira, mira! Un perrito. ―Chille acariciando aquel perrito.
―Deja de ser tan infantil. ―Rió.
―Bitch, tengo hambre. ―Me queje sobando mi estómago.
―Pero... acabamos de tomar el helado... ―Frunció el ceño.
―Ya sabes ¡alimentame! ―Me queje nuevamente atrayendo la atención de unos cuantos chicos. Rodé los ojos.
―Bien. ―Contesto molesto― Pero está vez vamos a un restaurante, no compraré más helado. ―Se cruzo de brazos.
―¡YAY! ―Grite emocionada y me abalance hacia él― Te quiero. ―Bese su mejilla.
―Rió― Y yo que creía que me querías de verdad... ya no te llevaré. ―Rió divertido.
―Tonto. ―Pegué en su brazo a lo que el se quejo― Sabes que te quiero de verdad. ―Me aferre más hacia el.
―Y yo más pequeña. ―Sonrió.
―¡Vamos o si no comeré gente! ―Dije apartándome.

―Rió― Bien vamos...

****

Entramos por fin al restaurante, ya que había una gran fila. Corrí hasta una mesa de cuatro puestos y suavemente caí en el asiento. Mientras Jake terminaba de comprar lo ordenado, una vez termino se acerco y se sentó.


―Ya era hora. ―Bufe hambrienta.
―Rió― Solo para que sepas, cuando lleguemos tú primo nos matará. ―Hizo una mueca.
―Bien... entonces para llegar tarde iremos de... ―Me levante― ¡Iremos de party hard! ―Grite.
―Baja la voz Verónica. ―Dijo apenado.
―Reí― No es para tanto. ―Me acomode y devore la presa de pollo.


Mientras comía entretenidamente, sonó la campanilla de aquella puerta principal avisando nueva clientela. Levante la vista y un chico pedía una orden... lamentablemente estaba de espaldas. ¿Su descripción? Cabello rubio pero con algunos tonos castaños, alto, un poco delgado pero ancho de hombros y unos brazos trabajados. Iba vestido con una gorra, un jean negro y un camisa blanca sin mangas. Me encogí de hombros y finalmente termine de comer para luego devorar otra presita de pollo.


―Disculpe ¿está ocupada está silla? ―Pregunto una vos extraña a nuestro costado.


Levante la vista... no podía creérmelo. ¡Era Niall! Después de cuatro años no lo había visto. Dios santo, antes era tierno y guapo ahora es demasiado sexy. El inmediatamente abrió los ojos como platos, tal vez me habrá reconocido. Yo abrí mi boca formando una ''O''.


―¿Tú... aquí? ―Pregunto sin poder creerlo pero de alguna forma podría ver que en algún momento iba a sonreír.


¡Tercer capítulo!:

Un nuevo comienzo...


Narra Niall


Me desperté por el fastidioso sonido de mi móvil. Lo cogí con pesadez y mire. 


Cuenta hasta 10 y mándame un besito...
Nah, mentiras; vengo avisarte que tenemos una firma de autógrafos está misma tarde. Te espero allá hermano.
                                                                                 Liam :) xx.




Me levante sin muchos ánimos, ¿firma de autógrafos? Genial, dos horas sentado... o al menos llevaré comida así no me aburriré. Entre a la ducha y me di un baño largo. Me vestí, un jean negro, una camisa blanca sin mangas y me puse una gorra negra junto con mis gafas del mismo color. Bajé las escaleras. Mi madre hablaba por teléfono mientras que mi hermano, Greg veía televisión entretenidamente. Di un paso más y mi hermano levanto la mirada hasta donde me encontraba e hizo un saludo con su mano. Yo de igual manera le respondí. Me tumbe a su lado y el reía. 


―¿Qué tal rubia teñida? ―Bromeo. Le di un codazo el cual le saqué el aire y me miro fulminante. Yo sonreí.
―Niall, amor. ―Saludo mi madre quien había terminado de hablar por la línea.
―Hola mamá. ―Sonreí― ¿Con quién hablabas? ―Pregunte curioso.
―Ehh... tú padre. El volverá tarde. ―Respondió frustrada. 
―¿De nuevo? ―Mencioné triste. Me dolía que está semana regrese y el no este. Ella asintió con la cabeza.
―Nadie lo entiende. ―Comento Greg quien se encogió de hombros.
―¿Ya desayunaste? ―Pregunto mi madre cambiando radicalmente de tema.
―Aún no. ―Reí. 
―Vamos, te puedes enfermar. ―Exagero mi madre. Ella me recordaba a mi primer amor. Verónica. Siempre atenta y tierna. Así es, fue mi primer amor, pero aún no logro entender cual fue nuestra separación... tal vez eramos jóvenes, demasiado. Mi estómago se contrajo.
―Tengo hambre. ―Me quejé. Tenía tanta hambre que podría enloquecer. Mi madre me miraba irónica  Está semana me quedaría en casa de mi madre ya que la mía la están re modelando.
―Deja de ser tan flojo, ve y cocina. ―Ordeno mientras fruncía el ceño. Greg, soltaba carcajadas.
―Mejor iré a mi restaurante favorito. ―Cogí las llaves y sonreí. Mi madre negó con la cabeza.
―¿Tienes efectivo? ―Preguntó nerviosa.
―Si mamá, no te preocupes está vez no pediré. ―Reí. Le di un beso en su mejilla y salí de casa.


Pensaba en la chica ¿donde se encontraba? ¿cuando se fue y para donde?. Vi una pareja, la chica lloraba y el le gritaba. Eso me recordó a mi primer pelea con Verónica.

*Flashback*

Y ahí me encontraba yo, rodeado de 10 de mis fans pidiéndome fotos y autógrafos. Típico de un ídolo de toda adolescente. 
―¡¿Puedes correrte?!  ―Le grite a mi hermosa novia.
Sus ojos se humedecieron y salió corriendo en ese mismo momento.
*Finflashback*


Que estúpido fui. Sinceramente, me ha salido todo mal. He estado saliendo con la persona más hermosa del mundo y he arruinado todo. Sus hermosos rasgos faciales y su perfecta personalidad fue lo que me cautivo. Lo admito, todas las noches abrazo la almohada de ella, para captar su aroma que jamás se removió y con tan solo oler pienso que ella está aquí. Hasta he llegado a besar la almohada. 
Llegue al restaurante y pedí una orden. Pechuga de pollo asada, acompañada de exquisitos vegetales y aderezos junto con agua y una gaseosa Pepsi. Mire a mis alrededores, no había nadie que me estuviera acosando. Suspire. Estaba llenisímo, vi una mesa, sentada una chica de larga cabellera color negro junto con un chico castaño de ojos verdes. Me acerque a ellos al notar que había puestos desocupados. 


―Disculpe ¿está ocupada está silla? ―Le pregunte a la chica.


Ella levanto la vista y... me lleve una gran sorpresa. ¿Verónica? Después de tanto tiempo, después de preguntarme donde se encontraba, la vi. Abrí mis ojos de golpe, aún sorprendido. Ella me analizo por un momento y luego abrió su boca asombrada. La mire completamente y note que había cambiado. Antes una chica de aspecto tierno pero ahora de cuerpo sexy. 


―¿Tú... aquí? ―Dije totalmente asombrado. Ella tragó fuertemente saliva.
―¿Ni... Niall? ―Miro a su amigo, el negó con la cabeza confundido.
―¿Me perdí de algo? ―Pregunto el castaño riendo un poco.
―Jake... el es... ―La mire como la primera vez. Ella se sonrojo un poco― El era... mi... novio. ―Consiguió decir en un suspiro. 
―¿Niall Horan? ―Pregunto asombrado. Al parecer me reconoció. Asentí con la cabeza.
―¿Qué haces aquí? ―Me dirigí a ella quien jugaba con sus manos.
―Tenía hambre ¿qué no vez? ―Rodó los ojos. Ella era igual que yo... igual que mi apetito. Voraz― ¿Tú? ¿qué haces por aquí, súperestrella?
―Reí― Igual... ―Ella volvió a su comida y yo me senté a su lado. Se tenso un poco― ¿Qué haces por aquí en Londres? ―Pregunte curioso.
―Vine a estudiar junto con una persona especial. ―Rió.
―¡Hey! ¿quién es el? ―Se enfado de repente el castaño. Eso me sorprendió... ¿Enamorado?
―Tú. ―Rodó los ojos y luego rió. ¿Porqué tiene esa risa que me encanta? 
―Yo ya decía, que me estabas engañando. ―Bromeo Jake. 
―¿Yo? Jamás ―Estiro su brazo y despeluco a el ojiverde mientras que esté reía. Tosí falsamente, esa escenita ya me estaba incomodando. Ella miro y luego rió un poco. ¿Sabe que estaba celoso? ¡Aguarda! ¿celoso? ¿mis sentimientos despertaron? Puta mierda...
―¿Y tú, Niall? ―Rió― ¿Qué haces por la vida? 
―Soy famoso. ―Me encogí de hombros. Ella se sorprendió.
―¿Enserio? Te felicito Niall. ―Me palmeo el hombro mientras comía. Le quedaba un poco de trozo en la comisura de sus labios. Mierda, cuanto extrañaba esos labios tan adictos que me vuelven loco― ¿Qué ves? ―Comento, mientras que yo miraba atentamente sus labios. 
―N-nada. ―Tartamudee― Tienes algo en... ―Disimule con mi dedo. Ella me miraba confundida― Aquí. ―Con la yema de mi dedo indice retire el pequeño trozo y ella miraba mis movimientos. 
―Gracias. ―Sonrió sinceramente. ¿Por qué tiene esa sonrisa tan hermosa?
―Verónica debemos irnos, tú tía nos matará. Además no hemos estudiado. ―Rió el castaño. ¿Irse? Ese tipo quiere quitármela de seguro.
―Puta mierda, ¿el examen? que se jodan los profesores. ―Dijo tranquilamente eso me causo demasiada impresión. Antes era tan
responsable.

*Flashback*

―¡Verónica! ―Grite corriendo hacia ella. En ese tiempo teníamos entre trece años. Por fin llegue, ella leía un libro atentamente mientras que un pequeño cuaderno se encontraba apoyado en sus piernas. Al notar mi presencia, levanto su cabeza y sonrió.
―Dime Nialler. ―Dijo para luego volver a mirar el libro.
―¿Puedes venir conmigo? ―Pregunte nervioso.
―No puedo, debo estudiar para el examen. ―Menciono tristemente sin quitar su mirada al libro.
―Por favor, solo será un pequeño momentito. ―Me miro y yo hice un puchero. Ella rió.
―Está bien duende, pero si repruebo te mataré. ―Amenazo mientras se levantaba. Sacudió su jean, acomodo su cabello y me miro.
―Ven... ―Cogí de su mano y la lleve hacia el parque central.
―¿Ya llegamos? ―Pregunto cansada mientras arrastraba sus pies. 
―Reí― Falta poco... ―Caminamos unos dos minutos hasta que llegamos a mi sorpresa. Ella miro hacia el césped y sonrió. Estaba tan nervioso que miraba hacia otra parte... hasta que de pronto sentí algo suave en mi mejilla. La mire y ella sonreía radiante.
―Es... hermoso Nialler. ―Miro nuevamente hacia el suelo que había un corazón junto nuestro nombre. 
―¿Te gusta? ―Pregunte cada vez más nervioso.
―¿Qué dices? Me encanta. ―Salto a darme un abrazo. El olor a vainilla que desprendía su larga cabellera me enloquecía cada vez más. Yo le correspondí el abrazo mientras sonreía. Coloqué mis manos en sus hombros con delicadeza y la hice mirarme. Rápidamente, capte sus labios. Ella tenía sus ojos bien abiertos al notar mi impulso. ¿Será que no le gusto? Hasta que ella me correspondió el beso mordiendo mi labio inferior. Ese fue nuestro primer beso. Fue un beso mágico y lleno de ternura.
*Finflashback*


―Vamos Jake. ―Se levanto del asiento― Fue un gusto verte Nialler. ―Soltó de repente. Ella ni podía creerlo― Lo siento. ―Rió.
―Tranquila puedes llamarme así. ―Sonreí― ¡Espera! ―Grite viendo que se alejaba. Ella detuvo el paso. No sé si debía preguntarle pero no tuve elección― ¿Quieres salir conmigo?... digo una cita ―Pregunte nervioso. Ella rió.
―Está bien Niall. ―Sonrió.
―¿Mañana en el parque central a las cuatro? ―Pregunte emocionado.
―Allí nos vemos. ―Sonrió finalmente para luego desaparecer tras la puerta del lugar junto con Jake.


Será un nuevo comienzo ―Pensé mientras sonreía.

Bien, espero que no me hayas mandado al diablo por haber publicado tantos capítulos xd.
Espero te gusten babe.


¡Leí las reglas, beibe!:

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Última edición por Verónica. el Jue 10 Oct 2013, 7:14 pm, editado 2 veces
avatar


Ver perfil de usuario http://futuresrawandi.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Ghosts/O.D/N.C/Audiciones cerradas/

Mensaje por srawandi. el Dom 29 Sep 2013, 7:44 pm

Lamento haber tardado tanto, es que exprimí tanto mi cerebro para que la ficha quedará perfecta. Ok, soy exagerada._.
Bue, espero te guste mi ficha linda :D.
avatar


Ver perfil de usuario http://futuresrawandi.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Ghosts/O.D/N.C/Audiciones cerradas/

Mensaje por Tattoo el Dom 29 Sep 2013, 7:47 pm

Verónica. escribió:Lamento haber tardado tanto, es que exprimí tanto mi cerebro para que la ficha quedará perfecta. Ok, soy exagerada._.
Bue, espero te guste mi ficha linda :D.
esta hermosa linda solo un pequeño detalle
"olimpo" es un teatro xd no una academia de hay todo perfecto jaja
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ghosts/O.D/N.C/Audiciones cerradas/

Mensaje por srawandi. el Dom 29 Sep 2013, 7:51 pm

@ngel99 escribió:
Verónica. escribió:Lamento haber tardado tanto, es que exprimí tanto mi cerebro para que la ficha quedará perfecta. Ok, soy exagerada._.
Bue, espero te guste mi ficha linda :D.
esta hermosa linda solo un pequeño detalle
"olimpo" es un teatro xd no una academia de hay todo perfecto jaja
Ay, pero que retrasada soy D: enserio, no lo sabía.
Bien, espera edito la ficha y listo xD. 
avatar


Ver perfil de usuario http://futuresrawandi.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Ghosts/O.D/N.C/Audiciones cerradas/

Mensaje por Chapel el Dom 29 Sep 2013, 7:53 pm

Yija!
Okno, el finde te mando mi ficha.
No tengo tiempo ahora y... eso.
Besos y esperame.
Bai
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ghosts/O.D/N.C/Audiciones cerradas/

Mensaje por Tattoo el Dom 29 Sep 2013, 7:54 pm

Verónica. escribió:
@ngel99 escribió:
Verónica. escribió:Lamento haber tardado tanto, es que exprimí tanto mi cerebro para que la ficha quedará perfecta. Ok, soy exagerada._.
Bue, espero te guste mi ficha linda :D.
esta hermosa linda solo un pequeño detalle
"olimpo" es un teatro xd no una academia de hay todo perfecto jaja
Ay, pero que retrasada soy D: enserio, no lo sabía.
Bien, espera edito la ficha y listo xD. 
jeje no te preocupes es hermosa tu ficha, me enamore de ella xd
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ghosts/O.D/N.C/Audiciones cerradas/

Mensaje por Tattoo el Dom 29 Sep 2013, 7:55 pm

Chapel escribió:Yija!
Okno, el finde te mando mi ficha.
No tengo tiempo ahora y... eso.
Besos y esperame.
Bai
claro linda xd
yo aqui la espero
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ghosts/O.D/N.C/Audiciones cerradas/

Mensaje por srawandi. el Dom 29 Sep 2013, 8:06 pm

@ngel99 escribió:
Verónica. escribió:
@ngel99 escribió:
Verónica. escribió:Lamento haber tardado tanto, es que exprimí tanto mi cerebro para que la ficha quedará perfecta. Ok, soy exagerada._.
Bue, espero te guste mi ficha linda :D.
esta hermosa linda solo un pequeño detalle
"olimpo" es un teatro xd no una academia de hay todo perfecto jaja
Ay, pero que retrasada soy D: enserio, no lo sabía.
Bien, espera edito la ficha y listo xD. 
jeje no te preocupes es hermosa tu ficha, me enamore de ella xd
¡Listo! Ya lo he editado :'D.
¿Enserio?  Dios, ¿estás bromeando? ¡A un lado bitches! Lo sabía.  
En fin, me encanta que te encante :3.
avatar


Ver perfil de usuario http://futuresrawandi.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Ghosts/O.D/N.C/Audiciones cerradas/

Mensaje por Tattoo el Dom 29 Sep 2013, 8:14 pm

Verónica. escribió:
Spoiler:


¿Madurar? ¿para qué? Si lo primero que madura, es lo primero que se pudre.


Verónica Parker


PB: Rihanna Fenty.

Nombre: Verónica Owen Parker.

Apodo: Vero, Vee o Vey.

Edad: 19 años.

Nacionalidad: Colombiana e Inglesa.

Chico: Harry Styles.

Sexualidad: Heterosexual.



Físico

Es alta, sobre los 1.75, de lo que no está muy orgullosa. Aunque no haya estado bajo los rayos del Sol, posee una piel morena reluciente, es tan suave al tacto cómo una tacita de porcelana. Dicen que los ojos son las ventanas al alma. Y eso es lo que sucede con Verónica. Cada vez cuando está enojada o triste, sus emociones las expresa mediante sus ojos, cosa que detesta. Sus ojos son grandes de un color marrón que jamás perderá ese peculiar brillo. Que cuándo estos están al Sol, toman un color esmeralda único, raro para muchos. Estos son acompañados por sus largas, lacias y atentas pestañas. Su nariz es pequeña y fina pero no es puntiaguda. Sus labios son carnosos, de un color entre rosado y rojizo. Tentadores para muchos chicos. Lo que la hace ver tierna son sus mejillas que tienen un color rosado que mucha gente confunde y pregunta si es maquillaje. Su larga cabellera cae hasta su cintura como una cascada. Ondulada de color negro con unos rayos color chocolate, que muchas veces se tintura un color rojo intenso. Su cabello tiene un único olor a vainilla que jamás se removera aunque haya un gran viento.
¿Sobre su cuerpo? Se puede decir que jamás engorda y todo tipo de ropa le sienta bien. Ella siempre y a cada rato come, aprovechando de que su metabolismo es perfecto... suertuda. Sus brazos son un poco delgados quienes llevan una marca de nacimiento. Sus dedos igualmente son delgados pero largos y delicados que cuando tocan el piano se engarrontan con poca facilidad. Su cintura deja a más de uno sin respiración, haciendo que cada hombre se tiente en tocarlos. Sus piernas son largas ―lo que la hace ver más alta― son firmes y tonificadas sin ninguna cicatriz. 
Y lo más raro de que aunque tenga un buen cuerpo, jamás a ido a un gimnasio.



Psicológico

Su humor es cambiante. Un momento puede estar feliz, otro triste o un rato enojada. Pero lo que más la destaca es su ternura. Hace un típico puchero y todos caen rendidos a sus pies. Cuando estás desanimado ella corre a consolarte, le encanta ayudar a sus amigos o a personas a quien quiere. Jamás dudaras de ella, es una chica en quien puedes confiar y puedes contarle todo porque ella siempre te escuchará. Cada día te demostrará, no importa a quien sea, siempre te mostrará y luchará hasta que sonrías. Es altamente romántica, pues con los chicos a veces es tímida cuando en verdad les atrae. 
A veces sus padres se preocupan de ella, pues cuando sale a la calle tararea una canción mientras camina, saluda o sonríe cada vez que una persona pasa por su lado. 
Cuando está triste no tiene ánimos de nada ni de mostrar esa sonrisa que cada día le demuestra a la gente. Aunque tenga un aspecto de niña buena, tienes que empujarla a hacer algo y si no le da gana de hacerlo los resultados pueden ser peor. 
Tiene su lado tierno aunque siempre tiene su parte rebele. Algo que jamás cambiará. No le importa si tú la insultas, un simple puño y te alejas de ella.
Demasiado pervertida, nunca se quedará atrás en preguntarte cosas asquerosas y no le da vergüenza decirlo. Te puedes sorprender cuanto tema sexual hay en su cabeza.



Historia

Un 21 de Mayo nació la pequeña quién para los padres es una bendición. Nacida en Londres, de descendencia latina. A sus cuatro años de edad fue ahogada pero gracias a su madre está con vida. Un años después, cuando entro a primaria, por su altura, ya que era la ''gigante'' sus compañeros le hacían bullyng, tiraban de sus cuadernos y la hacían caer; en esos tiempos, uno de sus compañeros le había enterrado un lápiz en su brazo derecho casi cerca de su vena por fortuna no alcanzo a desangrase. Hacía de todo por no ir a la escuela, por el constante bullying que le hacían y que, aunque nunca lo admita en voz alta, terminó dañándole, y mucho. Allí tuvo ''amigas'' que lo único que le traían eran problemas, siempre se aprovecharon de ella y nunca la quisieron de verdad solo se juntaron con ella por pura lastima.
Una familia muy unida, pero con un gran secreto... su abuela paterna tiene una enfermedad mental con la cual se pone agresiva y decaída... 13 años sin saber tal secreto... sin saber nada sobre la familia de su padre y los antecedentes. Su padre nunca le permitió irse del país, por lo que le toco viajar con dos de sus amigos y sus dos primos dejando ningún rastro. En París, al principio no le fue muy bien, pues debido a ser la "nueva" en el instituto las bromas y burlas no se hicieron esperar.
Luego de dos años cambio de escuela. Decidió mudarse junto a su abuela y sus dos amigos ya que no pudieron pagar bien en donde se hospedaban. 
Su abuela una gran pianista que le enseño a tocar muy bien el piano. Desde entonces, Verónica se apasiono por el piano quien cree ella su vida. Un día cualquiera, mientras el Sol pegaba la ciudad de París, la tía de ella los decidió visitar para ver como se encontraba. Inesperadamente entro a su habitación encontrándola cantando una canción mientras se eternecia tocando su más preciado instrumento. Su tía, no supo como tomar la situación y descubrió las grandes capacidades para cantar. A Verónica, al principio, no le agrado la idea. Pero después, ensayo, ensayo y ensayo hasta entrar a una de las academia más importantes de París.
Los profesores de aquella academia, se sorprendieron al escuchar tal melodiosa voz nunca antes escuchada. Hasta creyeron que de un ángel se tratase. Poco después, empezó a escuchar sobre el teatro echo ruinas: Olimpo. Su abuela le había contado sobre la leyenda de aquel teatro. Verónica quedo realmente sorprendida e hipnotizada. De verdad que le encantaban las historias de amor, y de fantasmas. Al darse cuenta de que el gran teatro estaba listo para abrir sus puertas, ella se quedo con demasiada ilusión, por eso sus profesores pidieron dar una presentación en Olimpo.  
Pero... ¿su vida cambiaría al conocer a un personaje del más allá?  


Gustos y Disgustos

Gustos:  Ama la comida, digamos que es... un placer. Jamás puede dejar de vivir si no está la comida. Escuchar música. Siempre le apasiono la música clásica, como dicho antes, el piano es su instrumento favorito. Los videojuegos en especial: Modern Combat 4. ¿Por qué no, una chica puede jugar a los videojuegos? Leer y escribir. Siempre creyó que la literatura era una expresión en donde podías sumergirte en un mundo nuevo. Ver películas románticas, o hasta de adultos. El romance, es algo que le encanta, siempre cree que podrá encontrarlo. Adora los animales. No puede ver un animal abandonado ya que hasta podría llorar. Tiene un gato, se llama: Torothi. Ver anime en especial: Naruto. Le encantan las tiras cómicas, las mangas y todo con los dibujos japoneses. Tocar el piano. Es algo que jamás cambiará. Su vida, se basa en eso. Le encanta el sonido de la lluvia, es como música que relaja tus músculos. El frío pero no lo húmedo. Los converse. No hay un día que no pueda ponérselos. Ama los discos de vinilo. Guarda los discos de los Beatles, y música de los 60. Los tatuajes. Los gorros. Siempre se los pone cuando hay días de invierno. Motocicletas: Harley. Otra cosa apasionante para ella. La adrenalina. Le encanta poder sentir esa sensación que corre por sus venas.
Disgustos:  Gente hipócrita. Gente arrogante. El refri totalmente vacío. Ver gente llorar. El aburrimiento. Cuando se meten con sus amigos. El maquillaje y los tacones. Que la juzguen, sin poder conocerla. Las personas que se creen mayor que los demás. Las ensaladas, las detesta con todo su ser.


Datos Extra

Sufrió de bullying de pequeña, e incluso algunas veces se cortó, aunque eso si no lo sabe nadie, ni siquiera sus padres.
A parte de formar parte de la música y el arte, practica natación, por lo cual ayuda a que su estado físico sea perfecto.

Familia y amigos:
―Zulma Parker |Madre.
―Carlos Owen |Padre.
―Alexandra Parker |Hermana.
―Claudia Lorena Owen Parker |Hermana.
―Jake Evans |Mejor amigo.
―Drake Smith |Amigo.

Adicciones: El piano. La comida. La diversión. Leer cualquier tipo de libro. Compartir tiempo con sus amigos.

Sueños: Ser pianista con [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] canción adicionaría, es una de las melodías más bellas que ha escuchado, de Michael Nyman, uno de sus más grandes ídolos. Ser la más grande cantante de música clásica, no hay otra cosa que le fascine como está.

Miedos: Los insectos. Muerte de un ser querido. La oscuridad. Ser ignorada.

Estilo: [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Tatuajes: [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] ―está en su muñeca―.


[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]




Primer capítulo (?).:

Siempre estaré contigo


Capítulo 21


No sabía si gritar o acercarme un poco más a ver que sucedía hasta que unos gritos fuertes hicieron que mirara la escena.


―¡¿QUÉ MIERDA QUIERES DE MI?! ―Pregunto una mujer, llorando desconsoladamente por la ira e impotencia.
―¡TE DIJE QUE PODRÍAMOS TENER UNA VIDA FELIZ... JUNTOS MUJER! ¿qué a casos quieres dejarme? ―Dijo en amenaza sujetando las muñecas de ella.

En el balcón que se ve a simple vista la habitación de Louis, se veía como tapaba su rostro con sus manos... era obvio que había llorado. Verlo así me parte el corazón.

―¡Suéltame hijo de puta! ―Escupió en su rostro. Y esté hizo un gesto de ira. Empuño su mano y le dio un golpe a ella. La pobre mujer cayo al suelo. 
―¿Qué piensas que me iré así tan fácil de tú vida? ¡NO LO SUEÑES! ―Le grito. Ella intentaba levantarse del suelo mientras lloraba desconsoladamente― Ese maldito que está haya adentro no es mío... ―Señalo hacia la casa y ahí fue cuando me di cuenta... era de Louis quien hablaba. Yo solo quería pegarle a ese sujeto y dejarlo sin entrañas. 
―Vete a la mierda... con mi hijo no te metas. ―Sonó débil. Mis lágrimas amenazaban en salir, al ver a ese sujeto tratar así a su mujer. Aquel personaje le dio una bofetada y ella lloro aún más.

Un silencio amenazador rodeo el ambiente. Ella le grito que se fuera y el se fue junto una maleta enfadado y maldiciendo. Solo se escuchaban los sollozos de la mujer. Sollocé al repasar lo ocurrido, llore fuertemente haciendo que la señora se diera cuenta.

―¿Hay alguien allí? ―Menciono temerosa. Sin pensarlo dos veces salí lentamente de los arbustos, en un avance tímido me acerque hacía ella. La mujer se me quedaba viendo dejándome notar su rostro rojo y sus ojos llenos de lágrimas. La verdad no puedo ver a gente llorar― ¿Quién... quién... quién eres? ―Pregunto en sollozos.
―Se que es un mal momento... pero oí lo sucedido y... y... ―Mis ojos se llenaron rápidamente de lágrimas y empecé a llorar. La mujer imito mi acción. Se levanto y me rodeo en sus brazos... pero sentía que yo debo ser la que tenga que consolarla, así que, puse su cabeza en mi pecho y ella derramo sus lágrimas en mi camisa. Varios minutos de haber llorado ella se calmo pero aún tenía su rostro rojo.
―¿Cómo era tú nombre princesa? ―Acaricio mi cabello.
―_____. ―Traté de sonreír― ¿Eres la madre de Louis? 
―Así es cariño. ¿Vienes a visitarlo? ―Dijo sorprendida.
―Si me lo permite.
―Vaya... aquí siempre venían chicas ha hacer cosas raras con Louis... eres diferente. ―Sonrió.
―Hice una mueca― Pues... así son la mayoría... putas desesperadas. ―Ella rió― Eso es lo que quiero ver... pero por favor no llore... ―Le dije aún limpiando una de sus últimas lágrimas.
―Eres una chica demasiado buena, no sé por qué Louis no me contó de usted. 
―Ah... es que antes no nos llevábamos bien. 
―¿Qué? ―Exclamo exasperada― ¿Mi hijo no sabe tratar a una chica tan dulce como tú? ―Sonrió.
―Reí nerviosa― Descuide, no quiero que lo regañe. ―Ella rió.
―¿Quieres verlo? 
―Claro que si, me encantaría. ―Sonreí.

Ella sonrió y entró en busca de Louis. Me quede parada en la puerta mientras me balanceaba de una forma nerviosa, la mujer no tarda en devolverse.

―Querida puedes pasar, tal vez estará distante pero dale su tiempo. 
―Gracias. ―Besé su mejilla y me adentre.

La casa era demasiado hermosa, pero muy oscura como para tropezar con el sofá del living. La mujer se rió de mi tontería y me indico el pasillo donde conducía la habitación de Louis.
Caminé por un pasillo oscuro, su madre se sentó en el living respirando profundamente, seguí mi paso. La puerta estaba entre abierta, mi mano temblaba al girar la manilla, asomé un poco mi rostro y hable en voz baja.

―¿Puedo pasar? ―Dije a lo bajo para no incomodarlo.
―Adelante. ―Susurro.

Entre a la habitación, examinando cada detalle de ella. Me pare a su lado y me tambaleaba de una forma tímida.

―¿Me siento? 
―Haz lo que quieras. ―Me dio la espalda.

Me senté a su lado un poco nerviosa, y después de los veinte segundos que habían pasado no me dirigía la mirada.

―¿Enserio estás bien? ―Pregunte preocupada.
―Sí. ―Respondió frío.
―Louis... 
―¿Qué? ―Subió su tono de voz.
―Por favor... ―Susurre.
El me miro fríamente y luego miro hacia el suelo.
―¿Qué? ¿quieres verme así? 
―No... quiero ayudarte Louis... ¿recuerdas el ''para siempre''? ―Puse una mano en su hombro.

Escuche como sollozaba y me quede en silencio, el volvió a voltear esta vez sus hermosos ojos celestes estaban llenos de lágrimas y su perfecto rostro estaba rojizo, hacia pucheros y sus labios tiritaban de impotencia, mis ojos se cubrieron en lágrimas simplemente no lo podía ver así. Me acerqué un poco más y lo tuve entre mis brazos, deje que se apoyara en mí y le tendí protección, fue inevitable no terminar llorando con él, sus sollozos me tenían destruida, bese su mejilla y lo intenté calmar, su respiración estaba agitada y sus palabras eran apenas audibles.

―Tú no mereces nada de esto Louis... ni tú madre, ni tú. Nadie. ―Acaricie su mejilla.
―¿Por qué eres así? si yo me he comportado como un imbécil contigo. ―Decía entre sollozos.
―¿Recuerdas el ''para siempre''? ―El asintió― Pues eso es lo que me prometí. ―Apenas pudo sonreír.
―Oh ____... eres perfecta. 

Apoyo su frente con la mía mirándome fijamente. Desvió su vista a mis labios y se relamió los suyos. Sus labios rosados me hipnotizaron, e iba acercándose lentamente sin quitar su vista de mis labios. Enseguida su nariz rozó la mía con delicadeza y sus labios rozaron los míos. En mi estómago se formó un nudo de nerviosa que subió por mi pecho hasta llegar a mis labios, convirtiéndose en una pequeña sonrisa llena de ilusión. Cerré los ojos y Louis presionó sus labios sobre los míos, suspire ante aquel contacto y se separó unos milímetros. Volvió ha acercarse y unió nuestros labios en uno un poco más tierno... se movían lentamente con los míos. Sus labios sabían tan bien... con sus pulgares acariciaba lentamente mi espalda y suspire sobre sus labios. 
Me separe y él no dejaba de sonreír. Dejé varios besos por sus mejillas, nariz, frente, barbilla para luego acabar en sus labios. Él hizo lo mismo, besuqueo toda mi cara, mientras que no dejaba de reír porque me hacía cosquillas.

―¿Y ella es tú madre? ―Pregunte tras varios minutos después de habernos mirado fijo.
―Así es bebé. ―Acaricio mi mejilla mientras sonreía.
―Es una gran mujer... es hermosa. ―Sonreí. 
―Ella es tú suegra. ―Rió.
―¿Qué? ―Abrí mis ojos como platos.
―Así es... _____... quiero que... ―Tragó saliva― Quiero que seas mi chica... mi novia. ―Sonrió un poco nervioso.

Me quedé unos segundos mirándolo fijamente, no sabía si rechazarlo por todo el odio que pasamos o aceptar por los buenos y hermosos momentos que pasamos juntos. 
Él al ver que no decía ninguna respuesta, ladeo sus labios y puso su cabeza gacha. Levante su barbilla haciéndolo mirar y le dije:

―¿Cómo crees que podría ignorar a una persona tan linda, dulce y especial para mi? ―Susurre. El sonrió.
―Olvidaste sexy. 
―Si... una persona linda, dulce, especial y demasiado sexy. ―Me eche a reír.
―Oh yeah, soy sexy bitch. ―Reímos.
―Debes descansar Louis. 
―No quiero... ―Hizo un puchero― Quédate conmigo ¿si? ―Hizo uno de sus típicos pucheros los cuales me derretían como la azúcar. 
―No quiero dejar a tú madre sola... 
―_____, no te preocupes ella puede... solo dale tiempo amor. ―La palabra 'amor' me puso nerviosa. Sonreí. 



Nos recostamos en la cama sin dejar de mirarnos. Louis se le ocurrió la idea de ver alguna película de terror, el simple hecho de escuchar la palabra ''terror'' me atemorizaba. Decidimos por una película romántica... más bien obligue a Louis en vérnosla. Empezaba hermosa y lentamente. Cada escena era ingenuamente precioso. Louis me dijo que lo abrazará. Lo abracé y busqué refugio en el, este subió las frazadas tapándonos, de verdad que hacía bastante frío… 

Narra Louis.


Me encanta, esa sensación que siento al tener su cabeza en mi pecho, me encanta sentir su respiración en mi, que sus ojos tan dulces me observen en silencio absoluto. Pero no quiero... no quiero que está chica termine conmigo, termine con mi grupo, mis amistades, todo. Pero no puedo negar que es la única que me hace sentir así. Enserio, la amo. Te amo _____.

Narra (TN).


Cerré mis ojos sintiendo el sonido de su respiración y sus risitas, acercó sus labios a mi oído y susurró algo que realmente no entendí. Lo único que sé es que me siento de lo mejor entre sus brazos.



{#}Capítulo sacado de mi novela. [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
{#}Si llegaste hasta aquí quiero que sepas que te amo y publicaré esté capítulo y otros dos más :'D.

¡Segundo capítulo!:

¿Tú, aquí?


―Rápido que nos pueden descubrir. ―Me dijo desesperado aún soltando grandes carcajadas.
―No soy tan rápida como tú crees. ―Fruncí el ceño― Ya, ya, ya lo hago. ―Reí.


Estábamos aburridos, hasta que a Jake y a mi se nos ocurrió hacer bromas pesadas. Bueno, ahora estoy apunto de que mi primo se coma unas galletas... pero está vez la vainilla será reemplazada por crema dental. Termine y aún seguíamos riendo muy fuerte.


―¿Qué hacen? ―Pregunto Samir, mi primo. Entrando por la puerta principal.
―Platicar. ―Rodé los ojos. Mientras que Jake contenía la risa.
―¿Hay de cenar? ―Se toco el estómago.
―Así es... ¡mira! Te preparamos unas galletas. ―Le ofrecí unas dos, Jake ya no podía y se fue corriendo hacia el baño.
―¡Yeah! Son de Oreo. ―Exclamo feliz. 


Se llevo una galleta a la boca, la mastico y su cara cambio totalmente.


―¡Bitch! ¡¿Qué es eso?! ―Grito exasperado. Mientras que yo reía fuertemente.
―Crema dental... ahora si ya no necesitaras lavarte los dientes. ―Dije entre risas. 
―¡Me vengaré Verónica! ―Grito para luego dirigirse a su habitación.


Jake salió del baño y se acerco riendo. 


―¿Vamos al parque a tomar un helado? ―Invito sonriendo.
―¡Movamos el culo y vamos! ―Grite tomando las llaves e ir hacia el parque.

****

―¡Mira, mira, mira! Un perrito. ―Chille acariciando aquel perrito.
―Deja de ser tan infantil. ―Rió.
―Bitch, tengo hambre. ―Me queje sobando mi estómago.
―Pero... acabamos de tomar el helado... ―Frunció el ceño.
―Ya sabes ¡alimentame! ―Me queje nuevamente atrayendo la atención de unos cuantos chicos. Rodé los ojos.
―Bien. ―Contesto molesto― Pero está vez vamos a un restaurante, no compraré más helado. ―Se cruzo de brazos.
―¡YAY! ―Grite emocionada y me abalance hacia él― Te quiero. ―Bese su mejilla.
―Rió― Y yo que creía que me querías de verdad... ya no te llevaré. ―Rió divertido.
―Tonto. ―Pegué en su brazo a lo que el se quejo― Sabes que te quiero de verdad. ―Me aferre más hacia el.
―Y yo más pequeña. ―Sonrió.
―¡Vamos o si no comeré gente! ―Dije apartándome.

―Rió― Bien vamos...

****

Entramos por fin al restaurante, ya que había una gran fila. Corrí hasta una mesa de cuatro puestos y suavemente caí en el asiento. Mientras Jake terminaba de comprar lo ordenado, una vez termino se acerco y se sentó.


―Ya era hora. ―Bufe hambrienta.
―Rió― Solo para que sepas, cuando lleguemos tú primo nos matará. ―Hizo una mueca.
―Bien... entonces para llegar tarde iremos de... ―Me levante― ¡Iremos de party hard! ―Grite.
―Baja la voz Verónica. ―Dijo apenado.
―Reí― No es para tanto. ―Me acomode y devore la presa de pollo.


Mientras comía entretenidamente, sonó la campanilla de aquella puerta principal avisando nueva clientela. Levante la vista y un chico pedía una orden... lamentablemente estaba de espaldas. ¿Su descripción? Cabello rubio pero con algunos tonos castaños, alto, un poco delgado pero ancho de hombros y unos brazos trabajados. Iba vestido con una gorra, un jean negro y un camisa blanca sin mangas. Me encogí de hombros y finalmente termine de comer para luego devorar otra presita de pollo.


―Disculpe ¿está ocupada está silla? ―Pregunto una vos extraña a nuestro costado.


Levante la vista... no podía creérmelo. ¡Era Niall! Después de cuatro años no lo había visto. Dios santo, antes era tierno y guapo ahora es demasiado sexy. El inmediatamente abrió los ojos como platos, tal vez me habrá reconocido. Yo abrí mi boca formando una ''O''.


―¿Tú... aquí? ―Pregunto sin poder creerlo pero de alguna forma podría ver que en algún momento iba a sonreír.


¡Tercer capítulo!:

Un nuevo comienzo...


Narra Niall


Me desperté por el fastidioso sonido de mi móvil. Lo cogí con pesadez y mire. 


Cuenta hasta 10 y mándame un besito...
Nah, mentiras; vengo avisarte que tenemos una firma de autógrafos está misma tarde. Te espero allá hermano.
                                                                                 Liam :) xx.




Me levante sin muchos ánimos, ¿firma de autógrafos? Genial, dos horas sentado... o al menos llevaré comida así no me aburriré. Entre a la ducha y me di un baño largo. Me vestí, un jean negro, una camisa blanca sin mangas y me puse una gorra negra junto con mis gafas del mismo color. Bajé las escaleras. Mi madre hablaba por teléfono mientras que mi hermano, Greg veía televisión entretenidamente. Di un paso más y mi hermano levanto la mirada hasta donde me encontraba e hizo un saludo con su mano. Yo de igual manera le respondí. Me tumbe a su lado y el reía. 


―¿Qué tal rubia teñida? ―Bromeo. Le di un codazo el cual le saqué el aire y me miro fulminante. Yo sonreí.
―Niall, amor. ―Saludo mi madre quien había terminado de hablar por la línea.
―Hola mamá. ―Sonreí― ¿Con quién hablabas? ―Pregunte curioso.
―Ehh... tú padre. El volverá tarde. ―Respondió frustrada. 
―¿De nuevo? ―Mencioné triste. Me dolía que está semana regrese y el no este. Ella asintió con la cabeza.
―Nadie lo entiende. ―Comento Greg quien se encogió de hombros.
―¿Ya desayunaste? ―Pregunto mi madre cambiando radicalmente de tema.
―Aún no. ―Reí. 
―Vamos, te puedes enfermar. ―Exagero mi madre. Ella me recordaba a mi primer amor. Verónica. Siempre atenta y tierna. Así es, fue mi primer amor, pero aún no logro entender cual fue nuestra separación... tal vez eramos jóvenes, demasiado. Mi estómago se contrajo.
―Tengo hambre. ―Me quejé. Tenía tanta hambre que podría enloquecer. Mi madre me miraba irónica  Está semana me quedaría en casa de mi madre ya que la mía la están re modelando.
―Deja de ser tan flojo, ve y cocina. ―Ordeno mientras fruncía el ceño. Greg, soltaba carcajadas.
―Mejor iré a mi restaurante favorito. ―Cogí las llaves y sonreí. Mi madre negó con la cabeza.
―¿Tienes efectivo? ―Preguntó nerviosa.
―Si mamá, no te preocupes está vez no pediré. ―Reí. Le di un beso en su mejilla y salí de casa.


Pensaba en la chica ¿donde se encontraba? ¿cuando se fue y para donde?. Vi una pareja, la chica lloraba y el le gritaba. Eso me recordó a mi primer pelea con Verónica.

*Flashback*

Y ahí me encontraba yo, rodeado de 10 de mis fans pidiéndome fotos y autógrafos. Típico de un ídolo de toda adolescente. 
―¡¿Puedes correrte?!  ―Le grite a mi hermosa novia.
Sus ojos se humedecieron y salió corriendo en ese mismo momento.
*Finflashback*


Que estúpido fui. Sinceramente, me ha salido todo mal. He estado saliendo con la persona más hermosa del mundo y he arruinado todo. Sus hermosos rasgos faciales y su perfecta personalidad fue lo que me cautivo. Lo admito, todas las noches abrazo la almohada de ella, para captar su aroma que jamás se removió y con tan solo oler pienso que ella está aquí. Hasta he llegado a besar la almohada. 
Llegue al restaurante y pedí una orden. Pechuga de pollo asada, acompañada de exquisitos vegetales y aderezos junto con agua y una gaseosa Pepsi. Mire a mis alrededores, no había nadie que me estuviera acosando. Suspire. Estaba llenisímo, vi una mesa, sentada una chica de larga cabellera color negro junto con un chico castaño de ojos verdes. Me acerque a ellos al notar que había puestos desocupados. 


―Disculpe ¿está ocupada está silla? ―Le pregunte a la chica.


Ella levanto la vista y... me lleve una gran sorpresa. ¿Verónica? Después de tanto tiempo, después de preguntarme donde se encontraba, la vi. Abrí mis ojos de golpe, aún sorprendido. Ella me analizo por un momento y luego abrió su boca asombrada. La mire completamente y note que había cambiado. Antes una chica de aspecto tierno pero ahora de cuerpo sexy. 


―¿Tú... aquí? ―Dije totalmente asombrado. Ella tragó fuertemente saliva.
―¿Ni... Niall? ―Miro a su amigo, el negó con la cabeza confundido.
―¿Me perdí de algo? ―Pregunto el castaño riendo un poco.
―Jake... el es... ―La mire como la primera vez. Ella se sonrojo un poco― El era... mi... novio. ―Consiguió decir en un suspiro. 
―¿Niall Horan? ―Pregunto asombrado. Al parecer me reconoció. Asentí con la cabeza.
―¿Qué haces aquí? ―Me dirigí a ella quien jugaba con sus manos.
―Tenía hambre ¿qué no vez? ―Rodó los ojos. Ella era igual que yo... igual que mi apetito. Voraz― ¿Tú? ¿qué haces por aquí, súperestrella?
―Reí― Igual... ―Ella volvió a su comida y yo me senté a su lado. Se tenso un poco― ¿Qué haces por aquí en Londres? ―Pregunte curioso.
―Vine a estudiar junto con una persona especial. ―Rió.
―¡Hey! ¿quién es el? ―Se enfado de repente el castaño. Eso me sorprendió... ¿Enamorado?
―Tú. ―Rodó los ojos y luego rió. ¿Porqué tiene esa risa que me encanta? 
―Yo ya decía, que me estabas engañando. ―Bromeo Jake. 
―¿Yo? Jamás ―Estiro su brazo y despeluco a el ojiverde mientras que esté reía. Tosí falsamente, esa escenita ya me estaba incomodando. Ella miro y luego rió un poco. ¿Sabe que estaba celoso? ¡Aguarda! ¿celoso? ¿mis sentimientos despertaron? Puta mierda...
―¿Y tú, Niall? ―Rió― ¿Qué haces por la vida? 
―Soy famoso. ―Me encogí de hombros. Ella se sorprendió.
―¿Enserio? Te felicito Niall. ―Me palmeo el hombro mientras comía. Le quedaba un poco de trozo en la comisura de sus labios. Mierda, cuanto extrañaba esos labios tan adictos que me vuelven loco― ¿Qué ves? ―Comento, mientras que yo miraba atentamente sus labios. 
―N-nada. ―Tartamudee― Tienes algo en... ―Disimule con mi dedo. Ella me miraba confundida― Aquí. ―Con la yema de mi dedo indice retire el pequeño trozo y ella miraba mis movimientos. 
―Gracias. ―Sonrió sinceramente. ¿Por qué tiene esa sonrisa tan hermosa?
―Verónica debemos irnos, tú tía nos matará. Además no hemos estudiado. ―Rió el castaño. ¿Irse? Ese tipo quiere quitármela de seguro.
―Puta mierda, ¿el examen? que se jodan los profesores. ―Dijo tranquilamente eso me causo demasiada impresión. Antes era tan
responsable.

*Flashback*

―¡Verónica! ―Grite corriendo hacia ella. En ese tiempo teníamos entre trece años. Por fin llegue, ella leía un libro atentamente mientras que un pequeño cuaderno se encontraba apoyado en sus piernas. Al notar mi presencia, levanto su cabeza y sonrió.
―Dime Nialler. ―Dijo para luego volver a mirar el libro.
―¿Puedes venir conmigo? ―Pregunte nervioso.
―No puedo, debo estudiar para el examen. ―Menciono tristemente sin quitar su mirada al libro.
―Por favor, solo será un pequeño momentito. ―Me miro y yo hice un puchero. Ella rió.
―Está bien duende, pero si repruebo te mataré. ―Amenazo mientras se levantaba. Sacudió su jean, acomodo su cabello y me miro.
―Ven... ―Cogí de su mano y la lleve hacia el parque central.
―¿Ya llegamos? ―Pregunto cansada mientras arrastraba sus pies. 
―Reí― Falta poco... ―Caminamos unos dos minutos hasta que llegamos a mi sorpresa. Ella miro hacia el césped y sonrió. Estaba tan nervioso que miraba hacia otra parte... hasta que de pronto sentí algo suave en mi mejilla. La mire y ella sonreía radiante.
―Es... hermoso Nialler. ―Miro nuevamente hacia el suelo que había un corazón junto nuestro nombre. 
―¿Te gusta? ―Pregunte cada vez más nervioso.
―¿Qué dices? Me encanta. ―Salto a darme un abrazo. El olor a vainilla que desprendía su larga cabellera me enloquecía cada vez más. Yo le correspondí el abrazo mientras sonreía. Coloqué mis manos en sus hombros con delicadeza y la hice mirarme. Rápidamente, capte sus labios. Ella tenía sus ojos bien abiertos al notar mi impulso. ¿Será que no le gusto? Hasta que ella me correspondió el beso mordiendo mi labio inferior. Ese fue nuestro primer beso. Fue un beso mágico y lleno de ternura.
*Finflashback*


―Vamos Jake. ―Se levanto del asiento― Fue un gusto verte Nialler. ―Soltó de repente. Ella ni podía creerlo― Lo siento. ―Rió.
―Tranquila puedes llamarme así. ―Sonreí― ¡Espera! ―Grite viendo que se alejaba. Ella detuvo el paso. No sé si debía preguntarle pero no tuve elección― ¿Quieres salir conmigo?... digo una cita ―Pregunte nervioso. Ella rió.
―Está bien Niall. ―Sonrió.
―¿Mañana en el parque central a las cuatro? ―Pregunte emocionado.
―Allí nos vemos. ―Sonrió finalmente para luego desaparecer tras la puerta del lugar junto con Jake.


Será un nuevo comienzo ―Pensé mientras sonreía.

Bien, espero que no me hayas mandado al diablo por haber publicado tantos capítulos xd.
Espero te gusten babe.


¡Leí las reglas, beibe!:

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Ficha aceptada

solo dime con que sexy chico quieres :3
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ghosts/O.D/N.C/Audiciones cerradas/

Mensaje por srawandi. el Dom 29 Sep 2013, 8:16 pm

@ngel99 escribió:
Verónica. escribió:
Spoiler:


¿Madurar? ¿para qué? Si lo primero que madura, es lo primero que se pudre.


Verónica Parker


PB: Rihanna Fenty.

Nombre: Verónica Owen Parker.

Apodo: Vero, Vee o Vey.

Edad: 19 años.

Nacionalidad: Colombiana e Inglesa.

Chico: Harry Styles.

Sexualidad: Heterosexual.



Físico

Es alta, sobre los 1.75, de lo que no está muy orgullosa. Aunque no haya estado bajo los rayos del Sol, posee una piel morena reluciente, es tan suave al tacto cómo una tacita de porcelana. Dicen que los ojos son las ventanas al alma. Y eso es lo que sucede con Verónica. Cada vez cuando está enojada o triste, sus emociones las expresa mediante sus ojos, cosa que detesta. Sus ojos son grandes de un color marrón que jamás perderá ese peculiar brillo. Que cuándo estos están al Sol, toman un color esmeralda único, raro para muchos. Estos son acompañados por sus largas, lacias y atentas pestañas. Su nariz es pequeña y fina pero no es puntiaguda. Sus labios son carnosos, de un color entre rosado y rojizo. Tentadores para muchos chicos. Lo que la hace ver tierna son sus mejillas que tienen un color rosado que mucha gente confunde y pregunta si es maquillaje. Su larga cabellera cae hasta su cintura como una cascada. Ondulada de color negro con unos rayos color chocolate, que muchas veces se tintura un color rojo intenso. Su cabello tiene un único olor a vainilla que jamás se removera aunque haya un gran viento.
¿Sobre su cuerpo? Se puede decir que jamás engorda y todo tipo de ropa le sienta bien. Ella siempre y a cada rato come, aprovechando de que su metabolismo es perfecto... suertuda. Sus brazos son un poco delgados quienes llevan una marca de nacimiento. Sus dedos igualmente son delgados pero largos y delicados que cuando tocan el piano se engarrontan con poca facilidad. Su cintura deja a más de uno sin respiración, haciendo que cada hombre se tiente en tocarlos. Sus piernas son largas ―lo que la hace ver más alta― son firmes y tonificadas sin ninguna cicatriz. 
Y lo más raro de que aunque tenga un buen cuerpo, jamás a ido a un gimnasio.



Psicológico

Su humor es cambiante. Un momento puede estar feliz, otro triste o un rato enojada. Pero lo que más la destaca es su ternura. Hace un típico puchero y todos caen rendidos a sus pies. Cuando estás desanimado ella corre a consolarte, le encanta ayudar a sus amigos o a personas a quien quiere. Jamás dudaras de ella, es una chica en quien puedes confiar y puedes contarle todo porque ella siempre te escuchará. Cada día te demostrará, no importa a quien sea, siempre te mostrará y luchará hasta que sonrías. Es altamente romántica, pues con los chicos a veces es tímida cuando en verdad les atrae. 
A veces sus padres se preocupan de ella, pues cuando sale a la calle tararea una canción mientras camina, saluda o sonríe cada vez que una persona pasa por su lado. 
Cuando está triste no tiene ánimos de nada ni de mostrar esa sonrisa que cada día le demuestra a la gente. Aunque tenga un aspecto de niña buena, tienes que empujarla a hacer algo y si no le da gana de hacerlo los resultados pueden ser peor. 
Tiene su lado tierno aunque siempre tiene su parte rebele. Algo que jamás cambiará. No le importa si tú la insultas, un simple puño y te alejas de ella.
Demasiado pervertida, nunca se quedará atrás en preguntarte cosas asquerosas y no le da vergüenza decirlo. Te puedes sorprender cuanto tema sexual hay en su cabeza.



Historia

Un 21 de Mayo nació la pequeña quién para los padres es una bendición. Nacida en Londres, de descendencia latina. A sus cuatro años de edad fue ahogada pero gracias a su madre está con vida. Un años después, cuando entro a primaria, por su altura, ya que era la ''gigante'' sus compañeros le hacían bullyng, tiraban de sus cuadernos y la hacían caer; en esos tiempos, uno de sus compañeros le había enterrado un lápiz en su brazo derecho casi cerca de su vena por fortuna no alcanzo a desangrase. Hacía de todo por no ir a la escuela, por el constante bullying que le hacían y que, aunque nunca lo admita en voz alta, terminó dañándole, y mucho. Allí tuvo ''amigas'' que lo único que le traían eran problemas, siempre se aprovecharon de ella y nunca la quisieron de verdad solo se juntaron con ella por pura lastima.
Una familia muy unida, pero con un gran secreto... su abuela paterna tiene una enfermedad mental con la cual se pone agresiva y decaída... 13 años sin saber tal secreto... sin saber nada sobre la familia de su padre y los antecedentes. Su padre nunca le permitió irse del país, por lo que le toco viajar con dos de sus amigos y sus dos primos dejando ningún rastro. En París, al principio no le fue muy bien, pues debido a ser la "nueva" en el instituto las bromas y burlas no se hicieron esperar.
Luego de dos años cambio de escuela. Decidió mudarse junto a su abuela y sus dos amigos ya que no pudieron pagar bien en donde se hospedaban. 
Su abuela una gran pianista que le enseño a tocar muy bien el piano. Desde entonces, Verónica se apasiono por el piano quien cree ella su vida. Un día cualquiera, mientras el Sol pegaba la ciudad de París, la tía de ella los decidió visitar para ver como se encontraba. Inesperadamente entro a su habitación encontrándola cantando una canción mientras se eternecia tocando su más preciado instrumento. Su tía, no supo como tomar la situación y descubrió las grandes capacidades para cantar. A Verónica, al principio, no le agrado la idea. Pero después, ensayo, ensayo y ensayo hasta entrar a una de las academia más importantes de París.
Los profesores de aquella academia, se sorprendieron al escuchar tal melodiosa voz nunca antes escuchada. Hasta creyeron que de un ángel se tratase. Poco después, empezó a escuchar sobre el teatro echo ruinas: Olimpo. Su abuela le había contado sobre la leyenda de aquel teatro. Verónica quedo realmente sorprendida e hipnotizada. De verdad que le encantaban las historias de amor, y de fantasmas. Al darse cuenta de que el gran teatro estaba listo para abrir sus puertas, ella se quedo con demasiada ilusión, por eso sus profesores pidieron dar una presentación en Olimpo.  
Pero... ¿su vida cambiaría al conocer a un personaje del más allá?  


Gustos y Disgustos

Gustos:  Ama la comida, digamos que es... un placer. Jamás puede dejar de vivir si no está la comida. Escuchar música. Siempre le apasiono la música clásica, como dicho antes, el piano es su instrumento favorito. Los videojuegos en especial: Modern Combat 4. ¿Por qué no, una chica puede jugar a los videojuegos? Leer y escribir. Siempre creyó que la literatura era una expresión en donde podías sumergirte en un mundo nuevo. Ver películas románticas, o hasta de adultos. El romance, es algo que le encanta, siempre cree que podrá encontrarlo. Adora los animales. No puede ver un animal abandonado ya que hasta podría llorar. Tiene un gato, se llama: Torothi. Ver anime en especial: Naruto. Le encantan las tiras cómicas, las mangas y todo con los dibujos japoneses. Tocar el piano. Es algo que jamás cambiará. Su vida, se basa en eso. Le encanta el sonido de la lluvia, es como música que relaja tus músculos. El frío pero no lo húmedo. Los converse. No hay un día que no pueda ponérselos. Ama los discos de vinilo. Guarda los discos de los Beatles, y música de los 60. Los tatuajes. Los gorros. Siempre se los pone cuando hay días de invierno. Motocicletas: Harley. Otra cosa apasionante para ella. La adrenalina. Le encanta poder sentir esa sensación que corre por sus venas.
Disgustos:  Gente hipócrita. Gente arrogante. El refri totalmente vacío. Ver gente llorar. El aburrimiento. Cuando se meten con sus amigos. El maquillaje y los tacones. Que la juzguen, sin poder conocerla. Las personas que se creen mayor que los demás. Las ensaladas, las detesta con todo su ser.


Datos Extra

Sufrió de bullying de pequeña, e incluso algunas veces se cortó, aunque eso si no lo sabe nadie, ni siquiera sus padres.
A parte de formar parte de la música y el arte, practica natación, por lo cual ayuda a que su estado físico sea perfecto.

Familia y amigos:
―Zulma Parker |Madre.
―Carlos Owen |Padre.
―Alexandra Parker |Hermana.
―Claudia Lorena Owen Parker |Hermana.
―Jake Evans |Mejor amigo.
―Drake Smith |Amigo.

Adicciones: El piano. La comida. La diversión. Leer cualquier tipo de libro. Compartir tiempo con sus amigos.

Sueños: Ser pianista con [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] canción adicionaría, es una de las melodías más bellas que ha escuchado, de Michael Nyman, uno de sus más grandes ídolos. Ser la más grande cantante de música clásica, no hay otra cosa que le fascine como está.

Miedos: Los insectos. Muerte de un ser querido. La oscuridad. Ser ignorada.

Estilo: [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Tatuajes: [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] ―está en su muñeca―.


[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]




Primer capítulo (?).:

Siempre estaré contigo


Capítulo 21


No sabía si gritar o acercarme un poco más a ver que sucedía hasta que unos gritos fuertes hicieron que mirara la escena.


―¡¿QUÉ MIERDA QUIERES DE MI?! ―Pregunto una mujer, llorando desconsoladamente por la ira e impotencia.
―¡TE DIJE QUE PODRÍAMOS TENER UNA VIDA FELIZ... JUNTOS MUJER! ¿qué a casos quieres dejarme? ―Dijo en amenaza sujetando las muñecas de ella.

En el balcón que se ve a simple vista la habitación de Louis, se veía como tapaba su rostro con sus manos... era obvio que había llorado. Verlo así me parte el corazón.

―¡Suéltame hijo de puta! ―Escupió en su rostro. Y esté hizo un gesto de ira. Empuño su mano y le dio un golpe a ella. La pobre mujer cayo al suelo. 
―¿Qué piensas que me iré así tan fácil de tú vida? ¡NO LO SUEÑES! ―Le grito. Ella intentaba levantarse del suelo mientras lloraba desconsoladamente― Ese maldito que está haya adentro no es mío... ―Señalo hacia la casa y ahí fue cuando me di cuenta... era de Louis quien hablaba. Yo solo quería pegarle a ese sujeto y dejarlo sin entrañas. 
―Vete a la mierda... con mi hijo no te metas. ―Sonó débil. Mis lágrimas amenazaban en salir, al ver a ese sujeto tratar así a su mujer. Aquel personaje le dio una bofetada y ella lloro aún más.

Un silencio amenazador rodeo el ambiente. Ella le grito que se fuera y el se fue junto una maleta enfadado y maldiciendo. Solo se escuchaban los sollozos de la mujer. Sollocé al repasar lo ocurrido, llore fuertemente haciendo que la señora se diera cuenta.

―¿Hay alguien allí? ―Menciono temerosa. Sin pensarlo dos veces salí lentamente de los arbustos, en un avance tímido me acerque hacía ella. La mujer se me quedaba viendo dejándome notar su rostro rojo y sus ojos llenos de lágrimas. La verdad no puedo ver a gente llorar― ¿Quién... quién... quién eres? ―Pregunto en sollozos.
―Se que es un mal momento... pero oí lo sucedido y... y... ―Mis ojos se llenaron rápidamente de lágrimas y empecé a llorar. La mujer imito mi acción. Se levanto y me rodeo en sus brazos... pero sentía que yo debo ser la que tenga que consolarla, así que, puse su cabeza en mi pecho y ella derramo sus lágrimas en mi camisa. Varios minutos de haber llorado ella se calmo pero aún tenía su rostro rojo.
―¿Cómo era tú nombre princesa? ―Acaricio mi cabello.
―_____. ―Traté de sonreír― ¿Eres la madre de Louis? 
―Así es cariño. ¿Vienes a visitarlo? ―Dijo sorprendida.
―Si me lo permite.
―Vaya... aquí siempre venían chicas ha hacer cosas raras con Louis... eres diferente. ―Sonrió.
―Hice una mueca― Pues... así son la mayoría... putas desesperadas. ―Ella rió― Eso es lo que quiero ver... pero por favor no llore... ―Le dije aún limpiando una de sus últimas lágrimas.
―Eres una chica demasiado buena, no sé por qué Louis no me contó de usted. 
―Ah... es que antes no nos llevábamos bien. 
―¿Qué? ―Exclamo exasperada― ¿Mi hijo no sabe tratar a una chica tan dulce como tú? ―Sonrió.
―Reí nerviosa― Descuide, no quiero que lo regañe. ―Ella rió.
―¿Quieres verlo? 
―Claro que si, me encantaría. ―Sonreí.

Ella sonrió y entró en busca de Louis. Me quede parada en la puerta mientras me balanceaba de una forma nerviosa, la mujer no tarda en devolverse.

―Querida puedes pasar, tal vez estará distante pero dale su tiempo. 
―Gracias. ―Besé su mejilla y me adentre.

La casa era demasiado hermosa, pero muy oscura como para tropezar con el sofá del living. La mujer se rió de mi tontería y me indico el pasillo donde conducía la habitación de Louis.
Caminé por un pasillo oscuro, su madre se sentó en el living respirando profundamente, seguí mi paso. La puerta estaba entre abierta, mi mano temblaba al girar la manilla, asomé un poco mi rostro y hable en voz baja.

―¿Puedo pasar? ―Dije a lo bajo para no incomodarlo.
―Adelante. ―Susurro.

Entre a la habitación, examinando cada detalle de ella. Me pare a su lado y me tambaleaba de una forma tímida.

―¿Me siento? 
―Haz lo que quieras. ―Me dio la espalda.

Me senté a su lado un poco nerviosa, y después de los veinte segundos que habían pasado no me dirigía la mirada.

―¿Enserio estás bien? ―Pregunte preocupada.
―Sí. ―Respondió frío.
―Louis... 
―¿Qué? ―Subió su tono de voz.
―Por favor... ―Susurre.
El me miro fríamente y luego miro hacia el suelo.
―¿Qué? ¿quieres verme así? 
―No... quiero ayudarte Louis... ¿recuerdas el ''para siempre''? ―Puse una mano en su hombro.

Escuche como sollozaba y me quede en silencio, el volvió a voltear esta vez sus hermosos ojos celestes estaban llenos de lágrimas y su perfecto rostro estaba rojizo, hacia pucheros y sus labios tiritaban de impotencia, mis ojos se cubrieron en lágrimas simplemente no lo podía ver así. Me acerqué un poco más y lo tuve entre mis brazos, deje que se apoyara en mí y le tendí protección, fue inevitable no terminar llorando con él, sus sollozos me tenían destruida, bese su mejilla y lo intenté calmar, su respiración estaba agitada y sus palabras eran apenas audibles.

―Tú no mereces nada de esto Louis... ni tú madre, ni tú. Nadie. ―Acaricie su mejilla.
―¿Por qué eres así? si yo me he comportado como un imbécil contigo. ―Decía entre sollozos.
―¿Recuerdas el ''para siempre''? ―El asintió― Pues eso es lo que me prometí. ―Apenas pudo sonreír.
―Oh ____... eres perfecta. 

Apoyo su frente con la mía mirándome fijamente. Desvió su vista a mis labios y se relamió los suyos. Sus labios rosados me hipnotizaron, e iba acercándose lentamente sin quitar su vista de mis labios. Enseguida su nariz rozó la mía con delicadeza y sus labios rozaron los míos. En mi estómago se formó un nudo de nerviosa que subió por mi pecho hasta llegar a mis labios, convirtiéndose en una pequeña sonrisa llena de ilusión. Cerré los ojos y Louis presionó sus labios sobre los míos, suspire ante aquel contacto y se separó unos milímetros. Volvió ha acercarse y unió nuestros labios en uno un poco más tierno... se movían lentamente con los míos. Sus labios sabían tan bien... con sus pulgares acariciaba lentamente mi espalda y suspire sobre sus labios. 
Me separe y él no dejaba de sonreír. Dejé varios besos por sus mejillas, nariz, frente, barbilla para luego acabar en sus labios. Él hizo lo mismo, besuqueo toda mi cara, mientras que no dejaba de reír porque me hacía cosquillas.

―¿Y ella es tú madre? ―Pregunte tras varios minutos después de habernos mirado fijo.
―Así es bebé. ―Acaricio mi mejilla mientras sonreía.
―Es una gran mujer... es hermosa. ―Sonreí. 
―Ella es tú suegra. ―Rió.
―¿Qué? ―Abrí mis ojos como platos.
―Así es... _____... quiero que... ―Tragó saliva― Quiero que seas mi chica... mi novia. ―Sonrió un poco nervioso.

Me quedé unos segundos mirándolo fijamente, no sabía si rechazarlo por todo el odio que pasamos o aceptar por los buenos y hermosos momentos que pasamos juntos. 
Él al ver que no decía ninguna respuesta, ladeo sus labios y puso su cabeza gacha. Levante su barbilla haciéndolo mirar y le dije:

―¿Cómo crees que podría ignorar a una persona tan linda, dulce y especial para mi? ―Susurre. El sonrió.
―Olvidaste sexy. 
―Si... una persona linda, dulce, especial y demasiado sexy. ―Me eche a reír.
―Oh yeah, soy sexy bitch. ―Reímos.
―Debes descansar Louis. 
―No quiero... ―Hizo un puchero― Quédate conmigo ¿si? ―Hizo uno de sus típicos pucheros los cuales me derretían como la azúcar. 
―No quiero dejar a tú madre sola... 
―_____, no te preocupes ella puede... solo dale tiempo amor. ―La palabra 'amor' me puso nerviosa. Sonreí. 



Nos recostamos en la cama sin dejar de mirarnos. Louis se le ocurrió la idea de ver alguna película de terror, el simple hecho de escuchar la palabra ''terror'' me atemorizaba. Decidimos por una película romántica... más bien obligue a Louis en vérnosla. Empezaba hermosa y lentamente. Cada escena era ingenuamente precioso. Louis me dijo que lo abrazará. Lo abracé y busqué refugio en el, este subió las frazadas tapándonos, de verdad que hacía bastante frío… 

Narra Louis.


Me encanta, esa sensación que siento al tener su cabeza en mi pecho, me encanta sentir su respiración en mi, que sus ojos tan dulces me observen en silencio absoluto. Pero no quiero... no quiero que está chica termine conmigo, termine con mi grupo, mis amistades, todo. Pero no puedo negar que es la única que me hace sentir así. Enserio, la amo. Te amo _____.

Narra (TN).


Cerré mis ojos sintiendo el sonido de su respiración y sus risitas, acercó sus labios a mi oído y susurró algo que realmente no entendí. Lo único que sé es que me siento de lo mejor entre sus brazos.



{#}Capítulo sacado de mi novela. [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
{#}Si llegaste hasta aquí quiero que sepas que te amo y publicaré esté capítulo y otros dos más :'D.

¡Segundo capítulo!:

¿Tú, aquí?


―Rápido que nos pueden descubrir. ―Me dijo desesperado aún soltando grandes carcajadas.
―No soy tan rápida como tú crees. ―Fruncí el ceño― Ya, ya, ya lo hago. ―Reí.


Estábamos aburridos, hasta que a Jake y a mi se nos ocurrió hacer bromas pesadas. Bueno, ahora estoy apunto de que mi primo se coma unas galletas... pero está vez la vainilla será reemplazada por crema dental. Termine y aún seguíamos riendo muy fuerte.


―¿Qué hacen? ―Pregunto Samir, mi primo. Entrando por la puerta principal.
―Platicar. ―Rodé los ojos. Mientras que Jake contenía la risa.
―¿Hay de cenar? ―Se toco el estómago.
―Así es... ¡mira! Te preparamos unas galletas. ―Le ofrecí unas dos, Jake ya no podía y se fue corriendo hacia el baño.
―¡Yeah! Son de Oreo. ―Exclamo feliz. 


Se llevo una galleta a la boca, la mastico y su cara cambio totalmente.


―¡Bitch! ¡¿Qué es eso?! ―Grito exasperado. Mientras que yo reía fuertemente.
―Crema dental... ahora si ya no necesitaras lavarte los dientes. ―Dije entre risas. 
―¡Me vengaré Verónica! ―Grito para luego dirigirse a su habitación.


Jake salió del baño y se acerco riendo. 


―¿Vamos al parque a tomar un helado? ―Invito sonriendo.
―¡Movamos el culo y vamos! ―Grite tomando las llaves e ir hacia el parque.

****

―¡Mira, mira, mira! Un perrito. ―Chille acariciando aquel perrito.
―Deja de ser tan infantil. ―Rió.
―Bitch, tengo hambre. ―Me queje sobando mi estómago.
―Pero... acabamos de tomar el helado... ―Frunció el ceño.
―Ya sabes ¡alimentame! ―Me queje nuevamente atrayendo la atención de unos cuantos chicos. Rodé los ojos.
―Bien. ―Contesto molesto― Pero está vez vamos a un restaurante, no compraré más helado. ―Se cruzo de brazos.
―¡YAY! ―Grite emocionada y me abalance hacia él― Te quiero. ―Bese su mejilla.
―Rió― Y yo que creía que me querías de verdad... ya no te llevaré. ―Rió divertido.
―Tonto. ―Pegué en su brazo a lo que el se quejo― Sabes que te quiero de verdad. ―Me aferre más hacia el.
―Y yo más pequeña. ―Sonrió.
―¡Vamos o si no comeré gente! ―Dije apartándome.

―Rió― Bien vamos...

****

Entramos por fin al restaurante, ya que había una gran fila. Corrí hasta una mesa de cuatro puestos y suavemente caí en el asiento. Mientras Jake terminaba de comprar lo ordenado, una vez termino se acerco y se sentó.


―Ya era hora. ―Bufe hambrienta.
―Rió― Solo para que sepas, cuando lleguemos tú primo nos matará. ―Hizo una mueca.
―Bien... entonces para llegar tarde iremos de... ―Me levante― ¡Iremos de party hard! ―Grite.
―Baja la voz Verónica. ―Dijo apenado.
―Reí― No es para tanto. ―Me acomode y devore la presa de pollo.


Mientras comía entretenidamente, sonó la campanilla de aquella puerta principal avisando nueva clientela. Levante la vista y un chico pedía una orden... lamentablemente estaba de espaldas. ¿Su descripción? Cabello rubio pero con algunos tonos castaños, alto, un poco delgado pero ancho de hombros y unos brazos trabajados. Iba vestido con una gorra, un jean negro y un camisa blanca sin mangas. Me encogí de hombros y finalmente termine de comer para luego devorar otra presita de pollo.


―Disculpe ¿está ocupada está silla? ―Pregunto una vos extraña a nuestro costado.


Levante la vista... no podía creérmelo. ¡Era Niall! Después de cuatro años no lo había visto. Dios santo, antes era tierno y guapo ahora es demasiado sexy. El inmediatamente abrió los ojos como platos, tal vez me habrá reconocido. Yo abrí mi boca formando una ''O''.


―¿Tú... aquí? ―Pregunto sin poder creerlo pero de alguna forma podría ver que en algún momento iba a sonreír.


¡Tercer capítulo!:

Un nuevo comienzo...


Narra Niall


Me desperté por el fastidioso sonido de mi móvil. Lo cogí con pesadez y mire. 


Cuenta hasta 10 y mándame un besito...
Nah, mentiras; vengo avisarte que tenemos una firma de autógrafos está misma tarde. Te espero allá hermano.
                                                                                 Liam :) xx.




Me levante sin muchos ánimos, ¿firma de autógrafos? Genial, dos horas sentado... o al menos llevaré comida así no me aburriré. Entre a la ducha y me di un baño largo. Me vestí, un jean negro, una camisa blanca sin mangas y me puse una gorra negra junto con mis gafas del mismo color. Bajé las escaleras. Mi madre hablaba por teléfono mientras que mi hermano, Greg veía televisión entretenidamente. Di un paso más y mi hermano levanto la mirada hasta donde me encontraba e hizo un saludo con su mano. Yo de igual manera le respondí. Me tumbe a su lado y el reía. 


―¿Qué tal rubia teñida? ―Bromeo. Le di un codazo el cual le saqué el aire y me miro fulminante. Yo sonreí.
―Niall, amor. ―Saludo mi madre quien había terminado de hablar por la línea.
―Hola mamá. ―Sonreí― ¿Con quién hablabas? ―Pregunte curioso.
―Ehh... tú padre. El volverá tarde. ―Respondió frustrada. 
―¿De nuevo? ―Mencioné triste. Me dolía que está semana regrese y el no este. Ella asintió con la cabeza.
―Nadie lo entiende. ―Comento Greg quien se encogió de hombros.
―¿Ya desayunaste? ―Pregunto mi madre cambiando radicalmente de tema.
―Aún no. ―Reí. 
―Vamos, te puedes enfermar. ―Exagero mi madre. Ella me recordaba a mi primer amor. Verónica. Siempre atenta y tierna. Así es, fue mi primer amor, pero aún no logro entender cual fue nuestra separación... tal vez eramos jóvenes, demasiado. Mi estómago se contrajo.
―Tengo hambre. ―Me quejé. Tenía tanta hambre que podría enloquecer. Mi madre me miraba irónica  Está semana me quedaría en casa de mi madre ya que la mía la están re modelando.
―Deja de ser tan flojo, ve y cocina. ―Ordeno mientras fruncía el ceño. Greg, soltaba carcajadas.
―Mejor iré a mi restaurante favorito. ―Cogí las llaves y sonreí. Mi madre negó con la cabeza.
―¿Tienes efectivo? ―Preguntó nerviosa.
―Si mamá, no te preocupes está vez no pediré. ―Reí. Le di un beso en su mejilla y salí de casa.


Pensaba en la chica ¿donde se encontraba? ¿cuando se fue y para donde?. Vi una pareja, la chica lloraba y el le gritaba. Eso me recordó a mi primer pelea con Verónica.

*Flashback*

Y ahí me encontraba yo, rodeado de 10 de mis fans pidiéndome fotos y autógrafos. Típico de un ídolo de toda adolescente. 
―¡¿Puedes correrte?!  ―Le grite a mi hermosa novia.
Sus ojos se humedecieron y salió corriendo en ese mismo momento.
*Finflashback*


Que estúpido fui. Sinceramente, me ha salido todo mal. He estado saliendo con la persona más hermosa del mundo y he arruinado todo. Sus hermosos rasgos faciales y su perfecta personalidad fue lo que me cautivo. Lo admito, todas las noches abrazo la almohada de ella, para captar su aroma que jamás se removió y con tan solo oler pienso que ella está aquí. Hasta he llegado a besar la almohada. 
Llegue al restaurante y pedí una orden. Pechuga de pollo asada, acompañada de exquisitos vegetales y aderezos junto con agua y una gaseosa Pepsi. Mire a mis alrededores, no había nadie que me estuviera acosando. Suspire. Estaba llenisímo, vi una mesa, sentada una chica de larga cabellera color negro junto con un chico castaño de ojos verdes. Me acerque a ellos al notar que había puestos desocupados. 


―Disculpe ¿está ocupada está silla? ―Le pregunte a la chica.


Ella levanto la vista y... me lleve una gran sorpresa. ¿Verónica? Después de tanto tiempo, después de preguntarme donde se encontraba, la vi. Abrí mis ojos de golpe, aún sorprendido. Ella me analizo por un momento y luego abrió su boca asombrada. La mire completamente y note que había cambiado. Antes una chica de aspecto tierno pero ahora de cuerpo sexy. 


―¿Tú... aquí? ―Dije totalmente asombrado. Ella tragó fuertemente saliva.
―¿Ni... Niall? ―Miro a su amigo, el negó con la cabeza confundido.
―¿Me perdí de algo? ―Pregunto el castaño riendo un poco.
―Jake... el es... ―La mire como la primera vez. Ella se sonrojo un poco― El era... mi... novio. ―Consiguió decir en un suspiro. 
―¿Niall Horan? ―Pregunto asombrado. Al parecer me reconoció. Asentí con la cabeza.
―¿Qué haces aquí? ―Me dirigí a ella quien jugaba con sus manos.
―Tenía hambre ¿qué no vez? ―Rodó los ojos. Ella era igual que yo... igual que mi apetito. Voraz― ¿Tú? ¿qué haces por aquí, súperestrella?
―Reí― Igual... ―Ella volvió a su comida y yo me senté a su lado. Se tenso un poco― ¿Qué haces por aquí en Londres? ―Pregunte curioso.
―Vine a estudiar junto con una persona especial. ―Rió.
―¡Hey! ¿quién es el? ―Se enfado de repente el castaño. Eso me sorprendió... ¿Enamorado?
―Tú. ―Rodó los ojos y luego rió. ¿Porqué tiene esa risa que me encanta? 
―Yo ya decía, que me estabas engañando. ―Bromeo Jake. 
―¿Yo? Jamás ―Estiro su brazo y despeluco a el ojiverde mientras que esté reía. Tosí falsamente, esa escenita ya me estaba incomodando. Ella miro y luego rió un poco. ¿Sabe que estaba celoso? ¡Aguarda! ¿celoso? ¿mis sentimientos despertaron? Puta mierda...
―¿Y tú, Niall? ―Rió― ¿Qué haces por la vida? 
―Soy famoso. ―Me encogí de hombros. Ella se sorprendió.
―¿Enserio? Te felicito Niall. ―Me palmeo el hombro mientras comía. Le quedaba un poco de trozo en la comisura de sus labios. Mierda, cuanto extrañaba esos labios tan adictos que me vuelven loco― ¿Qué ves? ―Comento, mientras que yo miraba atentamente sus labios. 
―N-nada. ―Tartamudee― Tienes algo en... ―Disimule con mi dedo. Ella me miraba confundida― Aquí. ―Con la yema de mi dedo indice retire el pequeño trozo y ella miraba mis movimientos. 
―Gracias. ―Sonrió sinceramente. ¿Por qué tiene esa sonrisa tan hermosa?
―Verónica debemos irnos, tú tía nos matará. Además no hemos estudiado. ―Rió el castaño. ¿Irse? Ese tipo quiere quitármela de seguro.
―Puta mierda, ¿el examen? que se jodan los profesores. ―Dijo tranquilamente eso me causo demasiada impresión. Antes era tan
responsable.

*Flashback*

―¡Verónica! ―Grite corriendo hacia ella. En ese tiempo teníamos entre trece años. Por fin llegue, ella leía un libro atentamente mientras que un pequeño cuaderno se encontraba apoyado en sus piernas. Al notar mi presencia, levanto su cabeza y sonrió.
―Dime Nialler. ―Dijo para luego volver a mirar el libro.
―¿Puedes venir conmigo? ―Pregunte nervioso.
―No puedo, debo estudiar para el examen. ―Menciono tristemente sin quitar su mirada al libro.
―Por favor, solo será un pequeño momentito. ―Me miro y yo hice un puchero. Ella rió.
―Está bien duende, pero si repruebo te mataré. ―Amenazo mientras se levantaba. Sacudió su jean, acomodo su cabello y me miro.
―Ven... ―Cogí de su mano y la lleve hacia el parque central.
―¿Ya llegamos? ―Pregunto cansada mientras arrastraba sus pies. 
―Reí― Falta poco... ―Caminamos unos dos minutos hasta que llegamos a mi sorpresa. Ella miro hacia el césped y sonrió. Estaba tan nervioso que miraba hacia otra parte... hasta que de pronto sentí algo suave en mi mejilla. La mire y ella sonreía radiante.
―Es... hermoso Nialler. ―Miro nuevamente hacia el suelo que había un corazón junto nuestro nombre. 
―¿Te gusta? ―Pregunte cada vez más nervioso.
―¿Qué dices? Me encanta. ―Salto a darme un abrazo. El olor a vainilla que desprendía su larga cabellera me enloquecía cada vez más. Yo le correspondí el abrazo mientras sonreía. Coloqué mis manos en sus hombros con delicadeza y la hice mirarme. Rápidamente, capte sus labios. Ella tenía sus ojos bien abiertos al notar mi impulso. ¿Será que no le gusto? Hasta que ella me correspondió el beso mordiendo mi labio inferior. Ese fue nuestro primer beso. Fue un beso mágico y lleno de ternura.
*Finflashback*


―Vamos Jake. ―Se levanto del asiento― Fue un gusto verte Nialler. ―Soltó de repente. Ella ni podía creerlo― Lo siento. ―Rió.
―Tranquila puedes llamarme así. ―Sonreí― ¡Espera! ―Grite viendo que se alejaba. Ella detuvo el paso. No sé si debía preguntarle pero no tuve elección― ¿Quieres salir conmigo?... digo una cita ―Pregunte nervioso. Ella rió.
―Está bien Niall. ―Sonrió.
―¿Mañana en el parque central a las cuatro? ―Pregunte emocionado.
―Allí nos vemos. ―Sonrió finalmente para luego desaparecer tras la puerta del lugar junto con Jake.


Será un nuevo comienzo ―Pensé mientras sonreía.

Bien, espero que no me hayas mandado al diablo por haber publicado tantos capítulos xd.
Espero te gusten babe.


¡Leí las reglas, beibe!:

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Ficha aceptada

solo dime con que sexy chico quieres :3
¡Fucking, aceptaste mi ficha!  
Pues, como verás mi querida Angie, en mi ficha lo dice, pero que va, quiero con el sensual de Harold.  
avatar


Ver perfil de usuario http://futuresrawandi.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Ghosts/O.D/N.C/Audiciones cerradas/

Mensaje por Tattoo el Dom 29 Sep 2013, 8:18 pm

Verónica. escribió:
@ngel99 escribió:
Verónica. escribió:
Spoiler:


¿Madurar? ¿para qué? Si lo primero que madura, es lo primero que se pudre.


Verónica Parker


PB: Rihanna Fenty.

Nombre: Verónica Owen Parker.

Apodo: Vero, Vee o Vey.

Edad: 19 años.

Nacionalidad: Colombiana e Inglesa.

Chico: Harry Styles.

Sexualidad: Heterosexual.



Físico

Es alta, sobre los 1.75, de lo que no está muy orgullosa. Aunque no haya estado bajo los rayos del Sol, posee una piel morena reluciente, es tan suave al tacto cómo una tacita de porcelana. Dicen que los ojos son las ventanas al alma. Y eso es lo que sucede con Verónica. Cada vez cuando está enojada o triste, sus emociones las expresa mediante sus ojos, cosa que detesta. Sus ojos son grandes de un color marrón que jamás perderá ese peculiar brillo. Que cuándo estos están al Sol, toman un color esmeralda único, raro para muchos. Estos son acompañados por sus largas, lacias y atentas pestañas. Su nariz es pequeña y fina pero no es puntiaguda. Sus labios son carnosos, de un color entre rosado y rojizo. Tentadores para muchos chicos. Lo que la hace ver tierna son sus mejillas que tienen un color rosado que mucha gente confunde y pregunta si es maquillaje. Su larga cabellera cae hasta su cintura como una cascada. Ondulada de color negro con unos rayos color chocolate, que muchas veces se tintura un color rojo intenso. Su cabello tiene un único olor a vainilla que jamás se removera aunque haya un gran viento.
¿Sobre su cuerpo? Se puede decir que jamás engorda y todo tipo de ropa le sienta bien. Ella siempre y a cada rato come, aprovechando de que su metabolismo es perfecto... suertuda. Sus brazos son un poco delgados quienes llevan una marca de nacimiento. Sus dedos igualmente son delgados pero largos y delicados que cuando tocan el piano se engarrontan con poca facilidad. Su cintura deja a más de uno sin respiración, haciendo que cada hombre se tiente en tocarlos. Sus piernas son largas ―lo que la hace ver más alta― son firmes y tonificadas sin ninguna cicatriz. 
Y lo más raro de que aunque tenga un buen cuerpo, jamás a ido a un gimnasio.



Psicológico

Su humor es cambiante. Un momento puede estar feliz, otro triste o un rato enojada. Pero lo que más la destaca es su ternura. Hace un típico puchero y todos caen rendidos a sus pies. Cuando estás desanimado ella corre a consolarte, le encanta ayudar a sus amigos o a personas a quien quiere. Jamás dudaras de ella, es una chica en quien puedes confiar y puedes contarle todo porque ella siempre te escuchará. Cada día te demostrará, no importa a quien sea, siempre te mostrará y luchará hasta que sonrías. Es altamente romántica, pues con los chicos a veces es tímida cuando en verdad les atrae. 
A veces sus padres se preocupan de ella, pues cuando sale a la calle tararea una canción mientras camina, saluda o sonríe cada vez que una persona pasa por su lado. 
Cuando está triste no tiene ánimos de nada ni de mostrar esa sonrisa que cada día le demuestra a la gente. Aunque tenga un aspecto de niña buena, tienes que empujarla a hacer algo y si no le da gana de hacerlo los resultados pueden ser peor. 
Tiene su lado tierno aunque siempre tiene su parte rebele. Algo que jamás cambiará. No le importa si tú la insultas, un simple puño y te alejas de ella.
Demasiado pervertida, nunca se quedará atrás en preguntarte cosas asquerosas y no le da vergüenza decirlo. Te puedes sorprender cuanto tema sexual hay en su cabeza.



Historia

Un 21 de Mayo nació la pequeña quién para los padres es una bendición. Nacida en Londres, de descendencia latina. A sus cuatro años de edad fue ahogada pero gracias a su madre está con vida. Un años después, cuando entro a primaria, por su altura, ya que era la ''gigante'' sus compañeros le hacían bullyng, tiraban de sus cuadernos y la hacían caer; en esos tiempos, uno de sus compañeros le había enterrado un lápiz en su brazo derecho casi cerca de su vena por fortuna no alcanzo a desangrase. Hacía de todo por no ir a la escuela, por el constante bullying que le hacían y que, aunque nunca lo admita en voz alta, terminó dañándole, y mucho. Allí tuvo ''amigas'' que lo único que le traían eran problemas, siempre se aprovecharon de ella y nunca la quisieron de verdad solo se juntaron con ella por pura lastima.
Una familia muy unida, pero con un gran secreto... su abuela paterna tiene una enfermedad mental con la cual se pone agresiva y decaída... 13 años sin saber tal secreto... sin saber nada sobre la familia de su padre y los antecedentes. Su padre nunca le permitió irse del país, por lo que le toco viajar con dos de sus amigos y sus dos primos dejando ningún rastro. En París, al principio no le fue muy bien, pues debido a ser la "nueva" en el instituto las bromas y burlas no se hicieron esperar.
Luego de dos años cambio de escuela. Decidió mudarse junto a su abuela y sus dos amigos ya que no pudieron pagar bien en donde se hospedaban. 
Su abuela una gran pianista que le enseño a tocar muy bien el piano. Desde entonces, Verónica se apasiono por el piano quien cree ella su vida. Un día cualquiera, mientras el Sol pegaba la ciudad de París, la tía de ella los decidió visitar para ver como se encontraba. Inesperadamente entro a su habitación encontrándola cantando una canción mientras se eternecia tocando su más preciado instrumento. Su tía, no supo como tomar la situación y descubrió las grandes capacidades para cantar. A Verónica, al principio, no le agrado la idea. Pero después, ensayo, ensayo y ensayo hasta entrar a una de las academia más importantes de París.
Los profesores de aquella academia, se sorprendieron al escuchar tal melodiosa voz nunca antes escuchada. Hasta creyeron que de un ángel se tratase. Poco después, empezó a escuchar sobre el teatro echo ruinas: Olimpo. Su abuela le había contado sobre la leyenda de aquel teatro. Verónica quedo realmente sorprendida e hipnotizada. De verdad que le encantaban las historias de amor, y de fantasmas. Al darse cuenta de que el gran teatro estaba listo para abrir sus puertas, ella se quedo con demasiada ilusión, por eso sus profesores pidieron dar una presentación en Olimpo.  
Pero... ¿su vida cambiaría al conocer a un personaje del más allá?  


Gustos y Disgustos

Gustos:  Ama la comida, digamos que es... un placer. Jamás puede dejar de vivir si no está la comida. Escuchar música. Siempre le apasiono la música clásica, como dicho antes, el piano es su instrumento favorito. Los videojuegos en especial: Modern Combat 4. ¿Por qué no, una chica puede jugar a los videojuegos? Leer y escribir. Siempre creyó que la literatura era una expresión en donde podías sumergirte en un mundo nuevo. Ver películas románticas, o hasta de adultos. El romance, es algo que le encanta, siempre cree que podrá encontrarlo. Adora los animales. No puede ver un animal abandonado ya que hasta podría llorar. Tiene un gato, se llama: Torothi. Ver anime en especial: Naruto. Le encantan las tiras cómicas, las mangas y todo con los dibujos japoneses. Tocar el piano. Es algo que jamás cambiará. Su vida, se basa en eso. Le encanta el sonido de la lluvia, es como música que relaja tus músculos. El frío pero no lo húmedo. Los converse. No hay un día que no pueda ponérselos. Ama los discos de vinilo. Guarda los discos de los Beatles, y música de los 60. Los tatuajes. Los gorros. Siempre se los pone cuando hay días de invierno. Motocicletas: Harley. Otra cosa apasionante para ella. La adrenalina. Le encanta poder sentir esa sensación que corre por sus venas.
Disgustos:  Gente hipócrita. Gente arrogante. El refri totalmente vacío. Ver gente llorar. El aburrimiento. Cuando se meten con sus amigos. El maquillaje y los tacones. Que la juzguen, sin poder conocerla. Las personas que se creen mayor que los demás. Las ensaladas, las detesta con todo su ser.


Datos Extra

Sufrió de bullying de pequeña, e incluso algunas veces se cortó, aunque eso si no lo sabe nadie, ni siquiera sus padres.
A parte de formar parte de la música y el arte, practica natación, por lo cual ayuda a que su estado físico sea perfecto.

Familia y amigos:
―Zulma Parker |Madre.
―Carlos Owen |Padre.
―Alexandra Parker |Hermana.
―Claudia Lorena Owen Parker |Hermana.
―Jake Evans |Mejor amigo.
―Drake Smith |Amigo.

Adicciones: El piano. La comida. La diversión. Leer cualquier tipo de libro. Compartir tiempo con sus amigos.

Sueños: Ser pianista con [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] canción adicionaría, es una de las melodías más bellas que ha escuchado, de Michael Nyman, uno de sus más grandes ídolos. Ser la más grande cantante de música clásica, no hay otra cosa que le fascine como está.

Miedos: Los insectos. Muerte de un ser querido. La oscuridad. Ser ignorada.

Estilo: [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Tatuajes: [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] ―está en su muñeca―.


[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]




Primer capítulo (?).:

Siempre estaré contigo


Capítulo 21


No sabía si gritar o acercarme un poco más a ver que sucedía hasta que unos gritos fuertes hicieron que mirara la escena.


―¡¿QUÉ MIERDA QUIERES DE MI?! ―Pregunto una mujer, llorando desconsoladamente por la ira e impotencia.
―¡TE DIJE QUE PODRÍAMOS TENER UNA VIDA FELIZ... JUNTOS MUJER! ¿qué a casos quieres dejarme? ―Dijo en amenaza sujetando las muñecas de ella.

En el balcón que se ve a simple vista la habitación de Louis, se veía como tapaba su rostro con sus manos... era obvio que había llorado. Verlo así me parte el corazón.

―¡Suéltame hijo de puta! ―Escupió en su rostro. Y esté hizo un gesto de ira. Empuño su mano y le dio un golpe a ella. La pobre mujer cayo al suelo. 
―¿Qué piensas que me iré así tan fácil de tú vida? ¡NO LO SUEÑES! ―Le grito. Ella intentaba levantarse del suelo mientras lloraba desconsoladamente― Ese maldito que está haya adentro no es mío... ―Señalo hacia la casa y ahí fue cuando me di cuenta... era de Louis quien hablaba. Yo solo quería pegarle a ese sujeto y dejarlo sin entrañas. 
―Vete a la mierda... con mi hijo no te metas. ―Sonó débil. Mis lágrimas amenazaban en salir, al ver a ese sujeto tratar así a su mujer. Aquel personaje le dio una bofetada y ella lloro aún más.

Un silencio amenazador rodeo el ambiente. Ella le grito que se fuera y el se fue junto una maleta enfadado y maldiciendo. Solo se escuchaban los sollozos de la mujer. Sollocé al repasar lo ocurrido, llore fuertemente haciendo que la señora se diera cuenta.

―¿Hay alguien allí? ―Menciono temerosa. Sin pensarlo dos veces salí lentamente de los arbustos, en un avance tímido me acerque hacía ella. La mujer se me quedaba viendo dejándome notar su rostro rojo y sus ojos llenos de lágrimas. La verdad no puedo ver a gente llorar― ¿Quién... quién... quién eres? ―Pregunto en sollozos.
―Se que es un mal momento... pero oí lo sucedido y... y... ―Mis ojos se llenaron rápidamente de lágrimas y empecé a llorar. La mujer imito mi acción. Se levanto y me rodeo en sus brazos... pero sentía que yo debo ser la que tenga que consolarla, así que, puse su cabeza en mi pecho y ella derramo sus lágrimas en mi camisa. Varios minutos de haber llorado ella se calmo pero aún tenía su rostro rojo.
―¿Cómo era tú nombre princesa? ―Acaricio mi cabello.
―_____. ―Traté de sonreír― ¿Eres la madre de Louis? 
―Así es cariño. ¿Vienes a visitarlo? ―Dijo sorprendida.
―Si me lo permite.
―Vaya... aquí siempre venían chicas ha hacer cosas raras con Louis... eres diferente. ―Sonrió.
―Hice una mueca― Pues... así son la mayoría... putas desesperadas. ―Ella rió― Eso es lo que quiero ver... pero por favor no llore... ―Le dije aún limpiando una de sus últimas lágrimas.
―Eres una chica demasiado buena, no sé por qué Louis no me contó de usted. 
―Ah... es que antes no nos llevábamos bien. 
―¿Qué? ―Exclamo exasperada― ¿Mi hijo no sabe tratar a una chica tan dulce como tú? ―Sonrió.
―Reí nerviosa― Descuide, no quiero que lo regañe. ―Ella rió.
―¿Quieres verlo? 
―Claro que si, me encantaría. ―Sonreí.

Ella sonrió y entró en busca de Louis. Me quede parada en la puerta mientras me balanceaba de una forma nerviosa, la mujer no tarda en devolverse.

―Querida puedes pasar, tal vez estará distante pero dale su tiempo. 
―Gracias. ―Besé su mejilla y me adentre.

La casa era demasiado hermosa, pero muy oscura como para tropezar con el sofá del living. La mujer se rió de mi tontería y me indico el pasillo donde conducía la habitación de Louis.
Caminé por un pasillo oscuro, su madre se sentó en el living respirando profundamente, seguí mi paso. La puerta estaba entre abierta, mi mano temblaba al girar la manilla, asomé un poco mi rostro y hable en voz baja.

―¿Puedo pasar? ―Dije a lo bajo para no incomodarlo.
―Adelante. ―Susurro.

Entre a la habitación, examinando cada detalle de ella. Me pare a su lado y me tambaleaba de una forma tímida.

―¿Me siento? 
―Haz lo que quieras. ―Me dio la espalda.

Me senté a su lado un poco nerviosa, y después de los veinte segundos que habían pasado no me dirigía la mirada.

―¿Enserio estás bien? ―Pregunte preocupada.
―Sí. ―Respondió frío.
―Louis... 
―¿Qué? ―Subió su tono de voz.
―Por favor... ―Susurre.
El me miro fríamente y luego miro hacia el suelo.
―¿Qué? ¿quieres verme así? 
―No... quiero ayudarte Louis... ¿recuerdas el ''para siempre''? ―Puse una mano en su hombro.

Escuche como sollozaba y me quede en silencio, el volvió a voltear esta vez sus hermosos ojos celestes estaban llenos de lágrimas y su perfecto rostro estaba rojizo, hacia pucheros y sus labios tiritaban de impotencia, mis ojos se cubrieron en lágrimas simplemente no lo podía ver así. Me acerqué un poco más y lo tuve entre mis brazos, deje que se apoyara en mí y le tendí protección, fue inevitable no terminar llorando con él, sus sollozos me tenían destruida, bese su mejilla y lo intenté calmar, su respiración estaba agitada y sus palabras eran apenas audibles.

―Tú no mereces nada de esto Louis... ni tú madre, ni tú. Nadie. ―Acaricie su mejilla.
―¿Por qué eres así? si yo me he comportado como un imbécil contigo. ―Decía entre sollozos.
―¿Recuerdas el ''para siempre''? ―El asintió― Pues eso es lo que me prometí. ―Apenas pudo sonreír.
―Oh ____... eres perfecta. 

Apoyo su frente con la mía mirándome fijamente. Desvió su vista a mis labios y se relamió los suyos. Sus labios rosados me hipnotizaron, e iba acercándose lentamente sin quitar su vista de mis labios. Enseguida su nariz rozó la mía con delicadeza y sus labios rozaron los míos. En mi estómago se formó un nudo de nerviosa que subió por mi pecho hasta llegar a mis labios, convirtiéndose en una pequeña sonrisa llena de ilusión. Cerré los ojos y Louis presionó sus labios sobre los míos, suspire ante aquel contacto y se separó unos milímetros. Volvió ha acercarse y unió nuestros labios en uno un poco más tierno... se movían lentamente con los míos. Sus labios sabían tan bien... con sus pulgares acariciaba lentamente mi espalda y suspire sobre sus labios. 
Me separe y él no dejaba de sonreír. Dejé varios besos por sus mejillas, nariz, frente, barbilla para luego acabar en sus labios. Él hizo lo mismo, besuqueo toda mi cara, mientras que no dejaba de reír porque me hacía cosquillas.

―¿Y ella es tú madre? ―Pregunte tras varios minutos después de habernos mirado fijo.
―Así es bebé. ―Acaricio mi mejilla mientras sonreía.
―Es una gran mujer... es hermosa. ―Sonreí. 
―Ella es tú suegra. ―Rió.
―¿Qué? ―Abrí mis ojos como platos.
―Así es... _____... quiero que... ―Tragó saliva― Quiero que seas mi chica... mi novia. ―Sonrió un poco nervioso.

Me quedé unos segundos mirándolo fijamente, no sabía si rechazarlo por todo el odio que pasamos o aceptar por los buenos y hermosos momentos que pasamos juntos. 
Él al ver que no decía ninguna respuesta, ladeo sus labios y puso su cabeza gacha. Levante su barbilla haciéndolo mirar y le dije:

―¿Cómo crees que podría ignorar a una persona tan linda, dulce y especial para mi? ―Susurre. El sonrió.
―Olvidaste sexy. 
―Si... una persona linda, dulce, especial y demasiado sexy. ―Me eche a reír.
―Oh yeah, soy sexy bitch. ―Reímos.
―Debes descansar Louis. 
―No quiero... ―Hizo un puchero― Quédate conmigo ¿si? ―Hizo uno de sus típicos pucheros los cuales me derretían como la azúcar. 
―No quiero dejar a tú madre sola... 
―_____, no te preocupes ella puede... solo dale tiempo amor. ―La palabra 'amor' me puso nerviosa. Sonreí. 



Nos recostamos en la cama sin dejar de mirarnos. Louis se le ocurrió la idea de ver alguna película de terror, el simple hecho de escuchar la palabra ''terror'' me atemorizaba. Decidimos por una película romántica... más bien obligue a Louis en vérnosla. Empezaba hermosa y lentamente. Cada escena era ingenuamente precioso. Louis me dijo que lo abrazará. Lo abracé y busqué refugio en el, este subió las frazadas tapándonos, de verdad que hacía bastante frío… 

Narra Louis.


Me encanta, esa sensación que siento al tener su cabeza en mi pecho, me encanta sentir su respiración en mi, que sus ojos tan dulces me observen en silencio absoluto. Pero no quiero... no quiero que está chica termine conmigo, termine con mi grupo, mis amistades, todo. Pero no puedo negar que es la única que me hace sentir así. Enserio, la amo. Te amo _____.

Narra (TN).


Cerré mis ojos sintiendo el sonido de su respiración y sus risitas, acercó sus labios a mi oído y susurró algo que realmente no entendí. Lo único que sé es que me siento de lo mejor entre sus brazos.



{#}Capítulo sacado de mi novela. [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
{#}Si llegaste hasta aquí quiero que sepas que te amo y publicaré esté capítulo y otros dos más :'D.

¡Segundo capítulo!:

¿Tú, aquí?


―Rápido que nos pueden descubrir. ―Me dijo desesperado aún soltando grandes carcajadas.
―No soy tan rápida como tú crees. ―Fruncí el ceño― Ya, ya, ya lo hago. ―Reí.


Estábamos aburridos, hasta que a Jake y a mi se nos ocurrió hacer bromas pesadas. Bueno, ahora estoy apunto de que mi primo se coma unas galletas... pero está vez la vainilla será reemplazada por crema dental. Termine y aún seguíamos riendo muy fuerte.


―¿Qué hacen? ―Pregunto Samir, mi primo. Entrando por la puerta principal.
―Platicar. ―Rodé los ojos. Mientras que Jake contenía la risa.
―¿Hay de cenar? ―Se toco el estómago.
―Así es... ¡mira! Te preparamos unas galletas. ―Le ofrecí unas dos, Jake ya no podía y se fue corriendo hacia el baño.
―¡Yeah! Son de Oreo. ―Exclamo feliz. 


Se llevo una galleta a la boca, la mastico y su cara cambio totalmente.


―¡Bitch! ¡¿Qué es eso?! ―Grito exasperado. Mientras que yo reía fuertemente.
―Crema dental... ahora si ya no necesitaras lavarte los dientes. ―Dije entre risas. 
―¡Me vengaré Verónica! ―Grito para luego dirigirse a su habitación.


Jake salió del baño y se acerco riendo. 


―¿Vamos al parque a tomar un helado? ―Invito sonriendo.
―¡Movamos el culo y vamos! ―Grite tomando las llaves e ir hacia el parque.

****

―¡Mira, mira, mira! Un perrito. ―Chille acariciando aquel perrito.
―Deja de ser tan infantil. ―Rió.
―Bitch, tengo hambre. ―Me queje sobando mi estómago.
―Pero... acabamos de tomar el helado... ―Frunció el ceño.
―Ya sabes ¡alimentame! ―Me queje nuevamente atrayendo la atención de unos cuantos chicos. Rodé los ojos.
―Bien. ―Contesto molesto― Pero está vez vamos a un restaurante, no compraré más helado. ―Se cruzo de brazos.
―¡YAY! ―Grite emocionada y me abalance hacia él― Te quiero. ―Bese su mejilla.
―Rió― Y yo que creía que me querías de verdad... ya no te llevaré. ―Rió divertido.
―Tonto. ―Pegué en su brazo a lo que el se quejo― Sabes que te quiero de verdad. ―Me aferre más hacia el.
―Y yo más pequeña. ―Sonrió.
―¡Vamos o si no comeré gente! ―Dije apartándome.

―Rió― Bien vamos...

****

Entramos por fin al restaurante, ya que había una gran fila. Corrí hasta una mesa de cuatro puestos y suavemente caí en el asiento. Mientras Jake terminaba de comprar lo ordenado, una vez termino se acerco y se sentó.


―Ya era hora. ―Bufe hambrienta.
―Rió― Solo para que sepas, cuando lleguemos tú primo nos matará. ―Hizo una mueca.
―Bien... entonces para llegar tarde iremos de... ―Me levante― ¡Iremos de party hard! ―Grite.
―Baja la voz Verónica. ―Dijo apenado.
―Reí― No es para tanto. ―Me acomode y devore la presa de pollo.


Mientras comía entretenidamente, sonó la campanilla de aquella puerta principal avisando nueva clientela. Levante la vista y un chico pedía una orden... lamentablemente estaba de espaldas. ¿Su descripción? Cabello rubio pero con algunos tonos castaños, alto, un poco delgado pero ancho de hombros y unos brazos trabajados. Iba vestido con una gorra, un jean negro y un camisa blanca sin mangas. Me encogí de hombros y finalmente termine de comer para luego devorar otra presita de pollo.


―Disculpe ¿está ocupada está silla? ―Pregunto una vos extraña a nuestro costado.


Levante la vista... no podía creérmelo. ¡Era Niall! Después de cuatro años no lo había visto. Dios santo, antes era tierno y guapo ahora es demasiado sexy. El inmediatamente abrió los ojos como platos, tal vez me habrá reconocido. Yo abrí mi boca formando una ''O''.


―¿Tú... aquí? ―Pregunto sin poder creerlo pero de alguna forma podría ver que en algún momento iba a sonreír.


¡Tercer capítulo!:

Un nuevo comienzo...


Narra Niall


Me desperté por el fastidioso sonido de mi móvil. Lo cogí con pesadez y mire. 


Cuenta hasta 10 y mándame un besito...
Nah, mentiras; vengo avisarte que tenemos una firma de autógrafos está misma tarde. Te espero allá hermano.
                                                                                 Liam :) xx.




Me levante sin muchos ánimos, ¿firma de autógrafos? Genial, dos horas sentado... o al menos llevaré comida así no me aburriré. Entre a la ducha y me di un baño largo. Me vestí, un jean negro, una camisa blanca sin mangas y me puse una gorra negra junto con mis gafas del mismo color. Bajé las escaleras. Mi madre hablaba por teléfono mientras que mi hermano, Greg veía televisión entretenidamente. Di un paso más y mi hermano levanto la mirada hasta donde me encontraba e hizo un saludo con su mano. Yo de igual manera le respondí. Me tumbe a su lado y el reía. 


―¿Qué tal rubia teñida? ―Bromeo. Le di un codazo el cual le saqué el aire y me miro fulminante. Yo sonreí.
―Niall, amor. ―Saludo mi madre quien había terminado de hablar por la línea.
―Hola mamá. ―Sonreí― ¿Con quién hablabas? ―Pregunte curioso.
―Ehh... tú padre. El volverá tarde. ―Respondió frustrada. 
―¿De nuevo? ―Mencioné triste. Me dolía que está semana regrese y el no este. Ella asintió con la cabeza.
―Nadie lo entiende. ―Comento Greg quien se encogió de hombros.
―¿Ya desayunaste? ―Pregunto mi madre cambiando radicalmente de tema.
―Aún no. ―Reí. 
―Vamos, te puedes enfermar. ―Exagero mi madre. Ella me recordaba a mi primer amor. Verónica. Siempre atenta y tierna. Así es, fue mi primer amor, pero aún no logro entender cual fue nuestra separación... tal vez eramos jóvenes, demasiado. Mi estómago se contrajo.
―Tengo hambre. ―Me quejé. Tenía tanta hambre que podría enloquecer. Mi madre me miraba irónica  Está semana me quedaría en casa de mi madre ya que la mía la están re modelando.
―Deja de ser tan flojo, ve y cocina. ―Ordeno mientras fruncía el ceño. Greg, soltaba carcajadas.
―Mejor iré a mi restaurante favorito. ―Cogí las llaves y sonreí. Mi madre negó con la cabeza.
―¿Tienes efectivo? ―Preguntó nerviosa.
―Si mamá, no te preocupes está vez no pediré. ―Reí. Le di un beso en su mejilla y salí de casa.


Pensaba en la chica ¿donde se encontraba? ¿cuando se fue y para donde?. Vi una pareja, la chica lloraba y el le gritaba. Eso me recordó a mi primer pelea con Verónica.

*Flashback*

Y ahí me encontraba yo, rodeado de 10 de mis fans pidiéndome fotos y autógrafos. Típico de un ídolo de toda adolescente. 
―¡¿Puedes correrte?!  ―Le grite a mi hermosa novia.
Sus ojos se humedecieron y salió corriendo en ese mismo momento.
*Finflashback*


Que estúpido fui. Sinceramente, me ha salido todo mal. He estado saliendo con la persona más hermosa del mundo y he arruinado todo. Sus hermosos rasgos faciales y su perfecta personalidad fue lo que me cautivo. Lo admito, todas las noches abrazo la almohada de ella, para captar su aroma que jamás se removió y con tan solo oler pienso que ella está aquí. Hasta he llegado a besar la almohada. 
Llegue al restaurante y pedí una orden. Pechuga de pollo asada, acompañada de exquisitos vegetales y aderezos junto con agua y una gaseosa Pepsi. Mire a mis alrededores, no había nadie que me estuviera acosando. Suspire. Estaba llenisímo, vi una mesa, sentada una chica de larga cabellera color negro junto con un chico castaño de ojos verdes. Me acerque a ellos al notar que había puestos desocupados. 


―Disculpe ¿está ocupada está silla? ―Le pregunte a la chica.


Ella levanto la vista y... me lleve una gran sorpresa. ¿Verónica? Después de tanto tiempo, después de preguntarme donde se encontraba, la vi. Abrí mis ojos de golpe, aún sorprendido. Ella me analizo por un momento y luego abrió su boca asombrada. La mire completamente y note que había cambiado. Antes una chica de aspecto tierno pero ahora de cuerpo sexy. 


―¿Tú... aquí? ―Dije totalmente asombrado. Ella tragó fuertemente saliva.
―¿Ni... Niall? ―Miro a su amigo, el negó con la cabeza confundido.
―¿Me perdí de algo? ―Pregunto el castaño riendo un poco.
―Jake... el es... ―La mire como la primera vez. Ella se sonrojo un poco― El era... mi... novio. ―Consiguió decir en un suspiro. 
―¿Niall Horan? ―Pregunto asombrado. Al parecer me reconoció. Asentí con la cabeza.
―¿Qué haces aquí? ―Me dirigí a ella quien jugaba con sus manos.
―Tenía hambre ¿qué no vez? ―Rodó los ojos. Ella era igual que yo... igual que mi apetito. Voraz― ¿Tú? ¿qué haces por aquí, súperestrella?
―Reí― Igual... ―Ella volvió a su comida y yo me senté a su lado. Se tenso un poco― ¿Qué haces por aquí en Londres? ―Pregunte curioso.
―Vine a estudiar junto con una persona especial. ―Rió.
―¡Hey! ¿quién es el? ―Se enfado de repente el castaño. Eso me sorprendió... ¿Enamorado?
―Tú. ―Rodó los ojos y luego rió. ¿Porqué tiene esa risa que me encanta? 
―Yo ya decía, que me estabas engañando. ―Bromeo Jake. 
―¿Yo? Jamás ―Estiro su brazo y despeluco a el ojiverde mientras que esté reía. Tosí falsamente, esa escenita ya me estaba incomodando. Ella miro y luego rió un poco. ¿Sabe que estaba celoso? ¡Aguarda! ¿celoso? ¿mis sentimientos despertaron? Puta mierda...
―¿Y tú, Niall? ―Rió― ¿Qué haces por la vida? 
―Soy famoso. ―Me encogí de hombros. Ella se sorprendió.
―¿Enserio? Te felicito Niall. ―Me palmeo el hombro mientras comía. Le quedaba un poco de trozo en la comisura de sus labios. Mierda, cuanto extrañaba esos labios tan adictos que me vuelven loco― ¿Qué ves? ―Comento, mientras que yo miraba atentamente sus labios. 
―N-nada. ―Tartamudee― Tienes algo en... ―Disimule con mi dedo. Ella me miraba confundida― Aquí. ―Con la yema de mi dedo indice retire el pequeño trozo y ella miraba mis movimientos. 
―Gracias. ―Sonrió sinceramente. ¿Por qué tiene esa sonrisa tan hermosa?
―Verónica debemos irnos, tú tía nos matará. Además no hemos estudiado. ―Rió el castaño. ¿Irse? Ese tipo quiere quitármela de seguro.
―Puta mierda, ¿el examen? que se jodan los profesores. ―Dijo tranquilamente eso me causo demasiada impresión. Antes era tan
responsable.

*Flashback*

―¡Verónica! ―Grite corriendo hacia ella. En ese tiempo teníamos entre trece años. Por fin llegue, ella leía un libro atentamente mientras que un pequeño cuaderno se encontraba apoyado en sus piernas. Al notar mi presencia, levanto su cabeza y sonrió.
―Dime Nialler. ―Dijo para luego volver a mirar el libro.
―¿Puedes venir conmigo? ―Pregunte nervioso.
―No puedo, debo estudiar para el examen. ―Menciono tristemente sin quitar su mirada al libro.
―Por favor, solo será un pequeño momentito. ―Me miro y yo hice un puchero. Ella rió.
―Está bien duende, pero si repruebo te mataré. ―Amenazo mientras se levantaba. Sacudió su jean, acomodo su cabello y me miro.
―Ven... ―Cogí de su mano y la lleve hacia el parque central.
―¿Ya llegamos? ―Pregunto cansada mientras arrastraba sus pies. 
―Reí― Falta poco... ―Caminamos unos dos minutos hasta que llegamos a mi sorpresa. Ella miro hacia el césped y sonrió. Estaba tan nervioso que miraba hacia otra parte... hasta que de pronto sentí algo suave en mi mejilla. La mire y ella sonreía radiante.
―Es... hermoso Nialler. ―Miro nuevamente hacia el suelo que había un corazón junto nuestro nombre. 
―¿Te gusta? ―Pregunte cada vez más nervioso.
―¿Qué dices? Me encanta. ―Salto a darme un abrazo. El olor a vainilla que desprendía su larga cabellera me enloquecía cada vez más. Yo le correspondí el abrazo mientras sonreía. Coloqué mis manos en sus hombros con delicadeza y la hice mirarme. Rápidamente, capte sus labios. Ella tenía sus ojos bien abiertos al notar mi impulso. ¿Será que no le gusto? Hasta que ella me correspondió el beso mordiendo mi labio inferior. Ese fue nuestro primer beso. Fue un beso mágico y lleno de ternura.
*Finflashback*


―Vamos Jake. ―Se levanto del asiento― Fue un gusto verte Nialler. ―Soltó de repente. Ella ni podía creerlo― Lo siento. ―Rió.
―Tranquila puedes llamarme así. ―Sonreí― ¡Espera! ―Grite viendo que se alejaba. Ella detuvo el paso. No sé si debía preguntarle pero no tuve elección― ¿Quieres salir conmigo?... digo una cita ―Pregunte nervioso. Ella rió.
―Está bien Niall. ―Sonrió.
―¿Mañana en el parque central a las cuatro? ―Pregunte emocionado.
―Allí nos vemos. ―Sonrió finalmente para luego desaparecer tras la puerta del lugar junto con Jake.


Será un nuevo comienzo ―Pensé mientras sonreía.

Bien, espero que no me hayas mandado al diablo por haber publicado tantos capítulos xd.
Espero te gusten babe.


¡Leí las reglas, beibe!:

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Ficha aceptada

solo dime con que sexy chico quieres :3
¡Fucking, aceptaste mi ficha!  
Pues, como verás mi querida Angie, en mi ficha lo dice, pero que va, quiero con el sensual de Harold.  
xd lo siento no lo había visto, ya todo.
Suerte linda :3
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ghosts/O.D/N.C/Audiciones cerradas/

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.