O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Instituto Fénix. (Muro interactivo) | N.C.
Hoy a las 4:40 pm por Carstairs

» BABY, NO.
Hoy a las 4:19 pm por jackson.

» insert title here; pvt
Hoy a las 4:02 pm por blackstairs

» Sun and Moon
Hoy a las 3:47 pm por Karasuno

» daydreamin'. ♡
Hoy a las 3:42 pm por bwiyomi.

» feeling ucla's atmosphere.
Hoy a las 3:30 pm por chanyeol.

» Guerra de Sexos
Hoy a las 3:24 pm por jackson.

» être dans la lune.
Hoy a las 3:19 pm por Ongniel

» Caught in a lie.-pvt
Hoy a las 3:19 pm por Karasuno

novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ insxne.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

Dating Losses | One Direction.

Página 6 de 9. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Dating Losses | One Direction.

Mensaje por loubricante. el Miér 02 Oct 2013, 4:48 pm

Debo comentar los caps): lo se. Pero publico aqui para que no piensen que me olvide de esta perfect nc): bai.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dating Losses | One Direction.

Mensaje por Sophia. el Jue 03 Oct 2013, 8:40 pm

Edito y subo
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dating Losses | One Direction.

Mensaje por Sophia. el Jue 03 Oct 2013, 8:58 pm

Capitulo 03

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


♡ maxinne e. littleford.



Mi cuerpo se quedó estático con el suave roce del viento a la piel descubierta de mis brazos y cuello. La poca luz que apenas unos segundos antes iluminaban solo un costado de la cama se incrementó drásticamente. Desperté realmente agotada, sin muchas ganas de hacerlo, pero estaba consiente que, de no hacerlo, estaría dando por descotado mi renuncia inmediata a mi trabajo. Con desgano y aceptando la tortuosa desgracia que debía soportar, desenvolví mi cuerpo de la calidez que los tres cobertores que tenía encima me habían proporcionado.

Exactamente setenta y tres minutos más tarde atravesé el umbral del pequeño café en donde trabajaba. Las miradas reprobatorias por parte del resto del personal no tardaron en encontrarme. ¿Acaso no tenían bastante trabajo esperando por ser realizado?

Escudriñe el lugar; las mismas mesas vacías y uno que otro artista fracasado que todavía mantenía sus esperanzas dentro un par de trabajos que conservaban en sus viejas computadoras. Mi mirada se centró en la señora de la mesa siete; era realmente peculiar, pero de alguna extraña manera, su aspecto me parecía altamente reconfortante. Un amago de sonrisa se cruzó por mis labios, pero resulto soltarse más como una especie de gesto incierto. El constante llamado de mi jefe  —Arnold— retumbó en mi cabeza. ¡Diablos! Involuntariamente, mi cabeza asintió, como si pudiera verme realmente. Con prisa y cuidado de no trastabillar, corrí por debajo del mostrador y me coloque el poco agraciado delantal beige en el que consistía mi uniforme.

—Tarde otra vez, Littleford —reprochó Dominique, una muchacha dos años mayor de lo que yo era, igual que mi estadía en aquel lugar. El desagradable sonido que hacia su goma de mascar se incrementó de repente, por lo que inevitablemente mi mirada se concentró en su boca. ¡¿Acaso podía ser peor?!
—Ese no es tu problema, Nichols —respondí, sin saber realmente el motivo de mi actitud defensiva. Respiré profundamente, cerrando mis ojos con ello, y luego simplemente agregué—: Aquí trabajo para Arnold, tú no tienes derecho a reprocharme por mis acciones.
Mi mirada se volvió al mostrador y, sin esperar la más mínima replica por parte de la pelinegra me encaminé hacia allí.

La revoltura que de por sí mi estómago mantenía, se incrementó cuando mi mirada intercepto una pareja; eran dos jóvenes, la muchacha era de mi edad, tal vez unos cuantos meses mayor;  su acompañante, aunque era claramente un poco mayor que ella, lograba complementarla casi a la perfección. Me maldije internamente por la espontanea aparición de masoquismo. Sabía que mi situación era el producto crudo de mis acciones, así que ¡No! Repetí en mi mente unas cuantas veces más aquello para poder sentir nuevamente esa sensación apaciguante y de tranquilidad que tanto me agradaba, pero fue en vano; los pensamientos masoquistas y autodestructivos saltaron en mi mente, esparciéndose por cada rincón que pudieran llegar a encontrar. El llamado desesperado llamado por parte del muchacho que entendía la caja aquel día me hizo desprenderme de mis pensamientos, un pequeño clic sonó en mi cabeza, y con ello la parte racional e inteligente que aún quedaba de mi cerebro me obligó a continuar con mis labores.

¡Pedido para la mesa siete! —exclamó el cocinero de turno. Una sonrisa involuntaria se plantó en mi rostro, la imagen de aquella señora me había dejado realmente intrigada.

El pedido era sencillo, un simple té de manzanilla con una pequeña porción de panecillos con semillas de amapola. Mi sonrisa se incrementó cuando recordé como Annabelle —mi madre—, solía preparar los mismos bocadillos durante los casi catorce años que permanecí bajo su mismo techo. Los recuerdos inundaron mi mente como si fueran pequeñas municiones que era fueron bombardeadas hacia ella; las tardes que pasaba junto a ella y mi padre, Federick eran realmente agradables en su momento, cuando la atención que prestaban era, en su gran mayoría concentrada en mí.

Deposité con cuidado la bandeja en la mesa de madera fina. Con mis pensamientos aun volando libremente como mariposas al interior de mi cabeza, me dispuse a irme.
—Eloisse, ¿cierto? —La cálida voz de la señora sonó, giré sobre mis talones y volví mi mirada a ella. Por unos cuantos segundos, analicé cuidadosamente sus acciones; eran finas y prolijas, soltando a relucir sus tan impecables modales.
Mi cuerpo se posicionó justo en frente de ella.
—No, mi nombre es Elisse —respondí, suponiendo que era a mi segundo nombre a lo que se refería.
—Sí, eso fue exactamente lo que dije. Es un placer conocerte. —Su mirada estaba escondida por un par de anteojos. Reprimí una pequeña risa, mi actitud con la mujer me asustó a mí misma; claramente, la amabilidad no era algo que se recibiera primeramente de mi parte.

Dominique gritó mi nombre, dirigí mi mirada al mostrador para comprobar lo que temía: las pocas ordenes que habían se habían acumulado por completo, ¿es que acaso su inutilidad era tan alta como para ni siquiera ayudarme con algo tan simple como aquello? Hice caso omiso a ello, y todavía con las esperanzas de seguir conservando mi trabajo, me senté en la silla continua a la de la mujer.

—Encantada de conocerla también, señora… —dije, esperando que también terminara con su presentación; lo que nunca ocurrió.
—Ay niña, no sabes lo mucho que he esperado poder conocerte. Las cosas que tu madre me ha contado respecto a su pequeña han sido realmente admirables, tu promedio es casi perfecto —alagó, con una sonrisa extendida por su rostro. Acercó la taza de té a sus labios, ya lo bastante revuelta como para estar casi fría.
—¿Mi madre?
—Sí, la conozco desde hace ya bastante tiempo —comenzó—, realmente no creo que se te sea posible recordarme —rio un poco —. Y, si te soy sincera, creo que ni yo misma lo haría.

Las cuatro paredes que construían el interior de mi cabeza se apretujaron.  Intenté recordar el rostro de la señora, imágenes y momentos volaron momentáneamente, nublaron por un pequeño lapso de tiempo mi vista. Parpadeé unas dos o tres veces para aclarar mis pensamientos; nada.

—Perdóneme de verdad, pero realmente no recuerdo nada de usted —admití, un poco avergonzada por ello.

Una apacible pero poderosa voz en mi cabeza no estaba segura de las palabras de la mujer, pero por otro lado, en lo más recóndito de mi subconsciente, se escondía esa pizca de suspicacia que tanto anhelaba y gustaba reservar para momentos así. Aquella parte, mezclada junto al poco sentido común que tenía, me ayudaron a dejar de lado aquello y por primera vez en mi vida, confiar en una persona aparentemente desconocida.

—No te preocupes, pequeña. En verdad no esperaba que lo hicieras. —Sus palabras lograron tranquilizarme, pero igualmente mi mente continúo divagando por las diferentes situaciones que pasaban como una cinta antigua por mi cabeza —.  Sabes, hace ya casi medio año no hablo con tus padres, mi última visita a Nueva Zelanda fue hace ocho meses —explicó—, Annabelle se ha encargado victoriosamente de alejarse casi todas sus compañeras. ¿No sabrás de pronto el por qué?

Un sentimiento de culpabilidad recorrió la totalidad de mi cuerpo. El contacto con mis padres había disminuido gradualmente con el trascurso de los años, que de no ser por mis tías, ya estaría prácticamente nulo. Hice un recuento mental de la fecha de mi última conversación decente con mi madre. Maldije al reflexionarlo, nuestras conversaciones últimamente se basaron más en las situaciones que ambas  estábamos viviendo; el comportamiento de Gretchen —mi hermana— no había traído consigo más que simples problemas; mientras, que allí, en San Francisco las cosas, a pesar de no poder ser llamadas maravillosas… eran manejables.

—No lo sé, creo que lo más probable es que sea por su trabajo —mentí, sin saber la razón realmente—, he sabido que la ha tenido muy ocupada últimamente.
—Lo entiendo —acotó —. También me dijo que tenías un novio —Una pausa ¿Qué? —. Muy guapo, por cierto.
Nuevamente, mi mente se vio agobiada por constantes imágenes de Cameron. ¡No! ¡No! Y ¡No! Había jurado nunca más recordarlo, no merecía ni siquiera eso.
—No realmente —dije, colérica —, las cosas entre nosotros terminaron hace ya un buen tiempo. Así, que por el momento disfruto gratamente de mi soltería.
—Niña, pero no toda la vida te puedes quedar así; sola. —Su comentario se adentró en lo profundo —. Te lo digo por experiencia propia, debes encontrar un buen hombre, para amarrarlo a tu vida… De otra manera, te quedaras sola hasta la eternidad.

Tragué en seco. Aunque cada vez sus palabras tomaban menos validez, pero de igual manera sabía que era la voz de la experiencia. Las preguntas azotaron mis pensamientos «¿Quería realmente enfrentar en constante y tortuoso paso de los años sola, sin compañía?» la respuesta era clara y fácil de formular, pero ese no era el verdadero problema, la cuestión era: ¿Cómo?




Mis pasos eran cada vez más amplios, recorriendo mayor distancia con cada uno de ellos. Mi mente estaba cansada, incluso, podría decir que aun más de lo que lo estaba físicamente. Muchos recuerdos y pensamientos para solo unas horas, sin duda. No sé realmente si era percepción mía o algún truco que me estaba jugando mi mente, ahora más débil; pero, al parecer las calles de San Francisco se veían a cada paso que daba más inhóspitas y desoladas, incluso, tal vez un poco más inclinadas de lo normal. Mi cabeza se movía con agilidad, por cada sonido que detectaba.

Mi mano arrugó nuevamente el memo que Arnold había dejado sobre mi bolso justo antes de ordenarme cerrar el café. “A la próxima, despedida, Maxinne”, decía.

Caminé unas cuantas calles más cuesta arriba, no era fácil realmente caminar un trayecto tan extenso desde la tranquilidad de mi hogar hasta la tormenta que representaba el trabajo.

La llave giró con una facilidad increíble, dándome un acceso rápido a la sala de estar del piso que compartía con mis dos tías. Caminé rápidamente hacia la cocina, escudriñé cada estante, en busca de algo de café, quizás algo de té, solo necesitaba algo que mantuviera mis ojos abiertos y atentos por un poco más de tiempo.

Colbie, la mayor de las cuatro hermanas —mi tía igualmente—, se sentó en una de las sillas altas, apoyando sus codos sobre la mesilla de granito, y su rostro allí encima.

Encuentra ya a tu media naranja, puede ser aquel que menos lo esperas… —leí, tomé bruscamente el papel que se mantenía sujeto al refrigerador por un par de imanes —. ¿Qué es esto? —inquirí, con la mirada fija pero burlesca posada la mujer de nariz respingada que se encontraba a tan solo unos cuantos metros de mí.

Reality Show, UK, Citas. Las palabras entraron sin autorización a mi cabeza. ¿Cómo si quiera podida cruzárseme aquella idea tan descabellada? No reprimí una carcajada que estaba amenazando por salir desde el momento en el que el papel había tenido contacto con mis dedos.

—Es publicidad —explicó—, ya sabes, es de aquella que llega junto con los cupones del supermercado.
—Ya veo.
—Pero, pensándolo bien, no es una idea tan desastrosa, no lo sé, míralo, si te inscribes puedes viajar al Reino Unido, tal vez tu media naranja se encuentra al otro lado del mundo —me animó. Su tono de voz chillón y desesperante verdaderamente había logrado perturbar mis tímpanos—. No lo sabrás si no lo intentas —comento. Sumergió otra vez el pequeño cucharon en el gran pote de helado que tenía entre brazos, tomó un poco del helado allí contenido para dejarlo correr por su garganta satisfactoriamente.

«No soy tan patética como para caer tan bajo», me repetí internamente, en un intento fallido de que realmente lograran convencerme de ello.



♡ Sigue: The Dreamer Girl.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dating Losses | One Direction.

Mensaje por Sophia. el Jue 03 Oct 2013, 9:00 pm

¡ya! no sé bien si seguía Nicky por lo que tiene que está ausente. perdón si hay errores o cualquier cosa. eso, ¡las amo!<3
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dating Losses | One Direction.

Mensaje por Kurisu el Vie 04 Oct 2013, 4:20 pm

Llegando del hospital comento tu capítulo  

Saludos

___________________________________________

'Cause tonight I'm feeling like an astronaut, Sending SOS from this tiny box, To the lonely people
that the world forgot, Are you out there?, 'Cause you're all I've got?
avatar


Ver perfil de usuario https://maschxnny.tumblr.com/
------
------

Volver arriba Ir abajo

Re: Dating Losses | One Direction.

Mensaje por Invitado el Vie 04 Oct 2013, 6:32 pm

Leo y comento mañana cuando llegue de volleyball. Las quiero
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Dating Losses | One Direction.

Mensaje por sampaio. el Vie 04 Oct 2013, 6:58 pm

leo y comento <333
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dating Losses | One Direction.

Mensaje por bwiyomi. el Vie 04 Oct 2013, 8:19 pm

mañana leo y comento<3
avatar


Ver perfil de usuario http://www.bomirillaz.tumblr.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Dating Losses | One Direction.

Mensaje por Invitado el Sáb 05 Oct 2013, 7:49 pm

Me encanto el cap, sofi :c en serio, es muy bonito. Maxinne es un nombre muy bonito y original, la verdad es que me capturo cada cosa que relato. Dominique me callo al hígado, y por más que me la imagine como A, Benson; la odio. La tía de Eli es muy simpática, y espero que la convenza. Perdón por el feo comentario, en serio quería que fuera más largo pero tengo que ir a comer. Si, veo que Niku no puede subir... Pasamos el turno a Stef, y dejamos a Niku de ultima, después de Maggie.
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Dating Losses | One Direction.

Mensaje por Kurisu el Sáb 05 Oct 2013, 8:22 pm

Ahora si perdón por no comentar antes pero he tenido dos problemitas Rolling Eyes bueno en fin ame el capítulo Sofi  amo como relatas todo es simplemente perfecto  Arnold es un maldito viejo, aunque bueno así se comporta la mayoría de los jefes pero de todos modos me cayo mal ._. es tan....exigente, no deja charlar dos minutos con los clientes, es un viejo chiflado.
Dominique no puede ser más detestable la odie, bc es una loca, debió de delatarla con Arnold, el dúo del mal (?
Esa señora me dejo con intriga  conoce a la mamá  me entran muchas ideas con Maxinne pero en fin.
su tía en un amor  quisiera a alguien así en mi familia, mis tías no son tan agradables
Pero bueno veo que Nik no puede subir por lo que....sigo yo  me emociono pero tengo miedo
Subo en estos días amores  
Saludos

___________________________________________

'Cause tonight I'm feeling like an astronaut, Sending SOS from this tiny box, To the lonely people
that the world forgot, Are you out there?, 'Cause you're all I've got?
avatar


Ver perfil de usuario https://maschxnny.tumblr.com/
------
------

Volver arriba Ir abajo

Re: Dating Losses | One Direction.

Mensaje por Haven. el Sáb 05 Oct 2013, 10:22 pm

Aqui estoy ya se que debo comentar y eso, but supongo que habran visto mi firma, solo quieto decirles que subo el lunes y antes de subir dejare mis comentarios Las amo:3
¡Besos!
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dating Losses | One Direction.

Mensaje por Invitado el Dom 06 Oct 2013, 10:09 am

The Dreamer Girl escribió:Aqui estoy :A:ya se que debo comentar y eso, but supongo que habran visto mi firma, solo quieto decirles que subo el lunes y antes de subir dejare mis comentarios :A:Las amo:3
¡Besos!
oks. como quieras, niku besha :3
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Dating Losses | One Direction.

Mensaje por Haven. el Lun 07 Oct 2013, 1:43 pm

Capitulo 004

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

♡ addison rose

Mi cabeza estaba hecha un desastre, casi peor de lo usual. Los exámenes me habían vuelto completamente loca las dos semanas pasadas, y ahora que  terminaban, se sentía como si un desastre natural hubiera pasado, dejando a su paso ideas sueltas, datos que tal vez jamás en la vida me volverían a servir para nada, y ociosidad en mi mente. Por eso probablemente estaba preocupándome por tonterías como esta, por eso y por las estúpidas hormonas que quedaban alborotadas post-menstruación.

Tenía la mirada fija en una pareja que se encontraba frente al amarillento roble de la entrada que estaba alineado a mi posición. La chica tenía la espalda  recargada en el tronco del árbol, se encontraba acorralada por el cuerpo del muchacho, quien tenía una mano apoyada justo al lado del rostro de ella. Los dos sonreían y se veían como si no existiera otra persona en el mundo, y eso no les importara lo más mínimo. Quería que alguien me mirara así.

Sacudí la cabeza y aparté la vista cuando ese pensamiento me atacó, al mismo tiempo que la pareja juntaba sus labios. Yo ya tenía suficiente conmigo misma, la escuela, el trabajo, no podría con la responsabilidad de otra persona, no quería lidiar con problemas románticos, no sabría cómo.

Di otro sorbo al dulce café con leche que sostenía entre mis manos, lo traía desde mi casa, pero en el termo se mantenía caliente; sentí el líquido febril recorrer mi cuerpo, llenándolo de calidez, aunque nunca por completo. Una parte de mi pecho siempre parecía estar vacía, con una necesidad, un agujero, que no podía llenar con nada, por más que lo intentaba.

Reacomodé mi gorro de lana sobre mi cabello suelto, hasta cubrir mis heladas orejas. Dublín era lluvioso, húmedo y frío casi todo el tiempo, pero en otoño e invierno parecía empeorar, sin embargo ya estaba acostumbrada, desde que nací, al gélido clima. Suspiré mientras vagaba por mi subconsciente -registrando en una parte el hecho de que la pareja se marchaba, tomados de la mano- bajo todas esas tonterías y pensamientos, sabía que tenía algo que hacer, algo más importante que beber café en una banca fuera de la universidad. Una ligera brisa alborotó las hojas secas bajo mis pies, arrastrándolas lejos de mí.

Hojas… hojas…

Abrí de sobremanera los ojos al recordar que tenía que ir al trabajo. La señora Potter me iba a matar. Bien, no realmente, ella probablemente se haría daño a si misma de no ser por sus gafas, pero seguro que estaría algo disgustada por mi impuntualidad. Tomé mi bolso con fuerza y me levanté enseguida para comenzar a andar con rapidez, hacia la florería.

Perdí la costumbre, pues mi amable jefa me permitió faltar durante una semana debido al periodo de evaluación, pero claro, sin goce de sueldo, y no podía permitirme faltar un día más. Necesitaba el dinero. A pesar de que las personas no esperarían verme trabajando en una florería, a mí me agradaban bastante las plantas, y el sueldo era bastante justo. Mis padres con mucho esfuerzo podían pagar mis estudios, pero yo tenía que solventar toda la comida, facturas, ropa, etcétera, etcétera. El trabajo en “Mrs. Potter Flower Shop” era cansado, pero lo necesitaba y en ocasiones hasta lo disfrutaba.

El pequeño establecimiento no se encontraba muy lejos de la escuela, pero si eran al menos veinte minutos a pie, por lo que llegué con quince minutos de retraso. El olor a flores me golpeó con familiaridad.

— ¿Addison Rose? Muchacha, creí que no vendrías—admitió la menuda anciana.

Reacomodó el puente de sus gafas sobre su arrugada nariz y salió de atrás del mostrador para abrazarme. Sus finos y texturizados brazos se enroscaron alrededor de mi cuerpo por unos segundos.

—Disculpe la tardanza señora Potter, de verdad, con todo el ajetreo me olvide que volvería hoy-me apresuré a decir.

—Menos mal que te disculpas, sabes que detesto la impuntualidad, pero lo importante es que ya estás aquí. —me sonrió— Nos han contratado para una boda y necesitamos los ramos de la novia, los de las damas de honor, arreglos de mesa, decoración de la iglesia…

—Lo entiendo, lo entiendo—la tranquilicé.

— ¡Hey! — me llamó una voz desde la puerta que conectaba a la tienda con la habitación donde elaborábamos todos los arreglos florales— Creí que no te vería nunca más.

—Lamentablemente no tengo tanta suerte—espeté medio sonriéndole a Liam. Mi mejor amigo.

Su cabello castaño estaba ligeramente desacomodado, pero no perdía su forma, siempre lo molestaba diciéndole que podría surfear en su peinado, Liam se limitaba a rodar los ojos y preguntarme cuándo me cansaría de esa broma. Tenía puesta una playera blanca, un poco llena de tierra, estaba segura que no era abono, si así fuera el olor me lo avisaría de inmediato. Sus ojos color marrón estaban empequeñecidos con pliegues en sus esquinas, debido a la sonrisa que se estaba dibujando en su rostro. Sentía como si no lo hubiera visto en meses.

—Tan dulce como siempre—respondió sarcástico mostrando todos sus dientes.

—Por supuesto—contesté haciéndole una ligera reverencia.

—Bien, bien, a trabajar jóvenes—aplaudió la señora Potter.

Los dos asentimos, Liam regresó por donde había venido y lo seguí. Entramos a la desordenada habitación de trabajo, tenía varias viejas mesas de madera algunas despejadas y otras con varias macetas y plantas, las paredes estaban algo agrietadas por la humedad, pero aparte de eso siempre me pareció acogedora y fresca. Dejé mi bolso en una de las mesas más alejadas de las plantas, justo al lado de la mochila de Liam. Tomé uno de los delantales color caqui que había en el perchero, quitándome primero el abrigo, el gorro y los guantes que me protegían del frío todos los días. Até mi cabello en una coleta desarreglada y me acerqué a donde Liam estaba haciendo uno de los arreglos de mesa, con unas hermosas campanas de Irlanda, amaba a esas flores, pero Liam apestaba para decorar. Él mayormente se encargaba de cuidar las plantas en el vivero, ponerles abono, o estar en el mostrador.

—¿No deberías estar en el vivero? —le hice a un lado, deshaciendo todo lo que llevaba y comenzando de nuevo a poner los ramilletes en el florero de cristal.

—Debería, pero Maeve pidió el día libre para ir a visitar a sus padres y sabes que ella y tú son las que se encargan de esto—lucía aliviado de ser relegado de la tarea—. Gracias a Dos que volviste.

—Eres un llorón ¿Lo sabías? —le reproché mientras le agregaba una peonía de color rosa al arreglo.

—Me lo repites con frecuencia, sí. —rió alborotando mi cabello.

—No entiendo como Maeve te soporta—me quejé apartando su mano. Liam sólo rió más.

Interiormente me alegraba que ella no estuviera aquí, no me caía mal ni nada por el estilo, sin embargo era la novia de Liam, trabajaba con nosotros aquí, así es como se conocieron. Normalmente los molestaba o me daban igual sus constantes muestras de cariño, pero no hubiera podido soportarlos hoy. Los habría mandado a freír espárragos, y no quería otro sermón de la Señora Potter sobre las palabras que una señorita no debería decir en público.

—Oh, sabes que me quieres—dijo convencido.

—Sí, claro, lo que digas Payne—respondí irónicamente. Claro que lo quería, era mi mejor amigo. Pero no se lo diría porque sólo quería fastidiarme.

—Tu sarcasmo es música para mis oídos—se burló y se dirigió hacia la puerta que conducía al vivero.

—Estás más cursi de lo normal—me quejé mientras negaba con la cabeza.


{…}


Cerré la puerta de mi casa apenas después de entrar. Era de un solo piso, y las paredes de todas las habitaciones eran color blanco, no era muy grande, tenía apenas dos habitaciones, cocina, baño y una sala de estar, pero era perfecta para mí y muy cálida. Puse las cobrizas llaves en un pequeño tazón colocado específicamente para eso y arrastré mis pies hacia la habitación.

Exhalé aire profundamente mientras dejaba todas mis cosas en una silla. Había sido un largo día, terminé seis arreglos de mesa y le ayudé a Liam a regar las plantas, incluso le ayudé a la señora Potter con algunas cuentas que se le estaban complicando.

Me metí al baño para hacer mis necesidades y luego comencé a desvestirme pesadamente para entrar a la ducha. Dejé correr un poco el agua para que el vapor inundara el baño y cuando lo creí suficientemente caliente, entré a la ducha. Permití que el agua corriera por mi cuerpo, como si pudiese llevarse todas mis preocupaciones y entré en un estado zen que ansiaba.

Cuando terminé, me enredé en mi acolchonada bata blanca y metí mis pies en unas sandalias cómodas. Me disponía a ver la televisión un poco, cuando mi teléfono comenzó a vibrar y emitir su tono de llamada entrante.

—¿Acaso no te vi hace menos de dos horas? —gruñí cuando Liam me saludó del otro lado.

—Lo sé, pero si te decía esto en persona, creí que me darías un zape o una bofetada. —contestó algo avergonzado.

—¿Ahora que Liam?

—Abre tu bolso, te dejé algo ahí. No me mates, sólo piénsalo ¿si? Lo vi el otro día y te veo tan—paró un poco, como pensando bien la palabra que usaría— decaída, últimamente. Maeve y yo lo vimos en el parque y… de verdad sólo piénsalo Addy.

Me apresuré a buscar en mi bolso ¿en qué me había metido Liam? Si me había conseguido un maldito psicólogo…

—¿De verdad piensas que soy esta clase de chica? —lo regañé, pues escuchaba su respiración ansiosa aún por el auricular.

—No,  sé que no, pero tal vez sea una aventura que necesitas vivir.

—Liam, estoy bien—reproché con el tono de voz una octava más alta, me dio la impresión que sonaba como una niña pequeña y caprichosa.

—No lo estás Addy—finalizó y corté la llamada.

Me tiré en la cama con la doblada hoja de papel aún en las manos y permanecí ahí por un largo tiempo.

¿Un programa de citas? ¿De verdad me veía tan mal? ¿De verdad estaba tan desesperada como para exponerme de esa manera? Tal vez, Liam tenía razón, tal vez era una aventura que necesitaba vivir.

Sigue: Stefanya
Listo:
Bueno, ahí esta mi capitulo, la verdad me gustó como quedó, aunque  perdón si las aburrí en algún punto. Abajo dejo mis comentarios de los otros dos capitulos
¡Besos!


Última edición por Haven. el Sáb 14 Feb 2015, 1:45 pm, editado 2 veces
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dating Losses | One Direction.

Mensaje por Haven. el Lun 07 Oct 2013, 1:51 pm


Cam: Me encanta Julie, simplemente em encanta, escribes tan bonito me encantó su abuelo, yo no tuve un abueloq ue me mimara y creo que por eso me encantan los abuelos, aunque sea un poco cortante XD Y Molly es muy graciosa XD Me mató con lo de Necesitas un hombre que te haga sentir mujer Me encantó el cpaitulo<33

Sophia: Maxine es muy tierna Sinceramente tu capitulo me atrapo mucho Sólo quería seguir leyendo y esa señora que conocía a su madre fue como Me dejaste sin palabras, sólo que lo amé y quiero leer más

Espero ansiosa el próximo capitulo
¡Besos!
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dating Losses | One Direction.

Mensaje por Invitado el Lun 07 Oct 2013, 2:10 pm

¡Niku! me encanto el capítulo, en serio. Escribes realmente bien, eso me gusta. Ahora bien, Addy tiene el mismo problema que yo; no es organizada. Lleva haciendo algo, para luego recordar que tiene que hacer otra cosa y cuando va a hacerlo llega re tarde. Liam como siempre de buen amigo :3 es tan tierno. ¿Aburrir? ¿en serio? Saca otra excusa, bolda. ¡Me encanto!
Espero a Stef
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Dating Losses | One Direction.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Página 6 de 9. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.