O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Just, I´m Crazy {Pvt
Hoy a las 12:01 pm por Rebel

» ¿Es posible el amor? Draco y tú
Hoy a las 9:47 am por Butterfly199225

» «Go back to Uk» [Harry S.]
Hoy a las 4:18 am por Butterfly199225

» fallen angels [muro]
Ayer a las 11:41 pm por jackson.

» The Selection
Ayer a las 10:37 pm por Asclepio.

» bitter battlefield.{muro interactivo.
Ayer a las 7:53 pm por blackstairs

» Coffee at morning
Ayer a las 7:52 pm por peraulata

» bitter battlefield.{fichas/expedientes.
Ayer a las 7:51 pm por blackstairs

» Heroes. (Muro Interactivo)
Ayer a las 5:51 pm por yagmur.

novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ insxne.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

Centro de rehabilitación ~NC~

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Centro de rehabilitación ~NC~

Mensaje por HeyIt'sKaty^^ el Jue 26 Sep 2013, 2:18 pm

Nombre: Centro de rehabilitación
Autor: ImCrazyMofo,Krissell , Esme Lloyd, Aguss Styles y My Sweet Perrie
Adaptación: No
Género: Romance
Advertencias: Depende de quién escriba
Otras páginas: No
 Centro de rehabilitación

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Todos dicen que la vida es fácil y saldrás de esto pronto. Otros dicen que solo lo haces para llamar la atención. ¿Por qué? Porque nadie te entiende. Para eso esta el centro de rehabilitación. Ahora es tiempo de enfrentar tus problemas y deshacerte de tantos errores cometidos en el pasado.

Orden para subir los capítulos:
ImCrazyMofo
Krissell
Esme Lloyd
Aguss Styles
My Sweet Perrie
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Centro de rehabilitación ~NC~

Mensaje por HeyIt'sKaty^^ el Jue 26 Sep 2013, 2:24 pm

Capítulo 1:

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Katherine Spires


-Bien, ahora me iré.-Decía mi madre.
-No, ¿en serio?-Dije haciéndome la incrédula.-Creía que te quedarías aquí hasta navidad.-Dije sarcástica.
-Escúchame bien, estás aquí porque necesitas tratamiento, la gente en nuestro barrio no puede saber que mi hija se hace cortes en las muñecas.
-No hace falta que me lo recuerdes madre.-Dije fría.
-Pues que quieres que haga si siempre olvidas todo.-Replicó.-Nos veremos pronto, más te vale que te comportes bien niña. 
-Por mí no vuelvas nunca.-Respondí.
Ella rodó los ojos y se fue rápidamente dejándome en esa cárcel. 
Suspiré y cogí mi maleta. Entré y veía un montón de chicas. 
-1, 2, 3, probando.-Se escuchó a alguien hablar en medio de la gente.-Bien… bienvenidos a nuestra clínica de rehabilitación en la cual todas ustedes podrán mejorar en lo que respecta a sus problemas. Bien, también me gustaría anunciar unos alumnos de intercambio que vinieron de Manchester hasta Londres  para apoyarlas y ver como progresan ellos también.-Dijo señalando con su dedo índice en una dirección. Miré hacia donde apuntaba y allí había más o menos 10 chicos.-Bien, la lista de psicólogos según su problema está en el tablón al fondo. Al lado estará la sala en la que se encuentra cada psicólogo e irán a conocerlos. Deben dejar las maletas aquí ya que tenemos que inspeccionar que no lleven cosas afiladas, pastillas, vidrios o algo que se pudiese romper fácilmente.
¿Qué? No podían hacer eso, no podían. Eso era invadir mi privacidad. Me quedé hasta que todas las chicas habían desaparecido del tablón.
-Hey, tienes que ir a ver tu psicólogo.-Me dijo alguien detrás de mí. Yo aún no soltaba mi maleta. Me giré y me encontré con un señor de ojos miel y pelo algo despeinado.
-Yo… no me di cuenta de la hora.
Dirigí mi mirada al tablón hasta encontrar mi nombre. Miré al lado. ‘Mr. Horan- Sala 5’.
-¿Te cortas?-Preguntó.
-¿Acaso no es obvio?-Dije sin mucha importancia.
Él no dijo nada y dirigió su mirada a mi maleta.
-Tienes que dejar eso e irte a ver a tu psicólogo.
-Esto es invadir nuestra privacidad.-Le reté.
-Estás aquí para mejorar, solo déjala ahí, sino tienes nada no pasará nada.-Tragué saliva. La última cuchilla que me quedaría sería la que llevaba en el bolsillo interior de mi chaleco.
Sin decir nada dejé allí mi maleta y me dirigí a la sala 5. Una vez allí entré sin llamar a la puerta. Un chico rubio revisaba sus papeles detrás de un escritorio. 
-¿Katherine?-Dijo apartando sus papeles que estaban en frente de su cara y dejándome observar unos ojos azules como el cielo los cuales me estaban mirando.
Asentí con la cabeza.
-Llegas algo tarde, ¿no crees?-Dijo acomodándose en su sitio y mostrándome un sillón para que me sentara.
-Al menos llego.
Se levantó y se sentó en un sillón al lado del mío.
-Bien… ya veo que no estás de humor.
-No es que este lugar me haga tener ganas de dar saltos de emoción.
-Vamos a hacer algo Katherine. Yo te contaré algo de mí y tú algo tuyo, y te prometo que nada de lo que me digas saldrá de esta sala.-Típico, cualquier psicólogo diría eso, te obligan a contarles cosas que no quieres decir, cosas que nadie sabe.
-Está bien Mr. Horan.
-Dime Niall.
-Niall.-Rectifique.
-Bien, comienzo yo. A ver… me llamo Niall Horan, tengo 19 años y trabajo aquí.
-¿19?-Me asombré.
Él me miró y asintió con la cabeza.
-Últimamente entramos algunos más jóvenes como práctica. Tu turno.
Si se creía que le iba a contar mi vida estaba muy equivocado.
-Katherine Spires, 16, estudiante.
-¿Cómo te sientes?
-¿Cómo te sentirías al entrar en la cárcel?
-¿Como te encuentras?

-Estoy bien.
-A ver… dime, ¿Cómo es tu vida en casa?
-Cómo la de cualquier otra persona.-Respondí sin importancia.
-¿No me quieres contar verdad?
-¿Tan obvia soy?-Pregunte.
-Creo que así no llegaremos a ningún lado.-Suspiró.-Tienes que cooperar Katherine… no me gusta actuar como los demás e este sitio, me gusta trabajar como un amigo, como cualquier cosa excepto un psicólogo. Soy el único en quien puedes confiar todas tus cosas aquí.
Yo me quedé callada y miré el paisaje solitario a través de la ventana.
Él volvió a suspirar.
-En unos minutos un médico te revisará y…
-No.
-¿Qué?
-No me va a revisar nadie sin mi autorización.

-Es algo obligatorio, tienen que revisar que estén bien y hacer algún que otro test para ver que nada este fuera de control. Luego yo entraré y él me dirá el estado en el que te encuentras y veré las cicatrices. Cada psicólogo se ocupa de una alumna en particular, y tienen que ver el progreso de la alumna tanto físico como mejora en sus razones por las que hacen cada cosa.
-¿Y qué pasaría si tuviera cicatrices en las piernas? ¿También tendrías que verlas?
Él tragó saliva.
-No sé, supongo que sí.
Negué con la cabeza.-Me opongo, no me van a revisar ni a hacer tests ni nada, yo no quise venir aquí.
 Golpearon la puerta.
-Adelante.-Respondió Niall.
-Katherine Spires.-Dijo una chica rubia de unos 37 años entrando a la sala. Iba vestida de enfermera.-Tienes que venir conmigo.
-No.-Dije rápidamente.-Me niego no iré dije levantándome del confortable sillón.
Vi como Niall se levantaba y caminaba hacia donde estaba yo parada.
-Déjame hablar con ella a solas Mandy.-Le dijo a la enfermera.
-Está bien, estaré afuera Mr. Horan.
La enfermera salió y cerró la puerta. 
-Debes hacerlo… en serio.-Dijo mirándome fijamente a los ojos, algo que hacía que me sonrojara, aunque no se debió de notar mucho puesto que la mayoría del tiempo estoy sonrojada.
-No.-Me negué.
-No te va a doler, te lo prometo. Confía en mí Katherine, confía en mí.

Le miré desconfiada. Y es que ya no confiaba en nadie desde que mi supuesta mejor amiga le había contado a mi madre que me cortaba. 
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Centro de rehabilitación ~NC~

Mensaje por Yumiko el Jue 26 Sep 2013, 8:24 pm

Hello!
De nuevo a comenzar :P
Pss que decirte, amooo como escribes, leí nuevamente el cap. me encantó.
Utilizaré el que ya había escrito, por lo tanto ya lo tengo ¿Quieres que lo suba ahora o espero a que las demás aparezcan? 
Besitos!
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Centro de rehabilitación ~NC~

Mensaje por HeyIt'sKaty^^ el Vie 27 Sep 2013, 12:34 pm

Krissell escribió: Hello!
De nuevo a comenzar :P
Pss que decirte, amooo como escribes, leí nuevamente el cap. me encantó.
Utilizaré el que ya había escrito, por lo tanto ya lo tengo ¿Quieres que lo suba ahora o espero a que las demás aparezcan? 
Besitos!
Pues en realidad, me dijeron que esttaria bien la idea de hacer primero un Muro Interactivo, así que no lo sé xD
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Centro de rehabilitación ~NC~

Mensaje por Yumiko el Vie 27 Sep 2013, 12:48 pm

ImCrazyMofo escribió:
Krissell escribió: Hello!
De nuevo a comenzar :P
Pss que decirte, amooo como escribes, leí nuevamente el cap. me encantó.
Utilizaré el que ya había escrito, por lo tanto ya lo tengo ¿Quieres que lo suba ahora o espero a que las demás aparezcan? 
Besitos!
Pues en realidad, me dijeron que esttaria bien la idea de hacer primero un Muro Interactivo, así que no lo sé xD
Por mi no hay ningún problema :P tú dime que hago y lo haré :)
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Centro de rehabilitación ~NC~

Mensaje por Yumiko el Dom 29 Sep 2013, 11:08 am


Capítulo 2

Scarlet Hilary Peace
-Hija por favor deja de llorar- decía mi madre angustiada, pero ya nada me importaba -Por favor, te lo suplico, basta- dijo a punto de romper en llanto -De acuerdo, si es lo que quieres ve- dijo en un susurro.
-Madre- dije con la voz rota -Lo siento, se que a ti te parece mal, pero papá tiene razón, lo mejor es que valla allí, no puedo seguir soportando toda mi vida este dolor, me siento una idiota, una basura, un error de nacimiento-  agregué, intentando dejar de llorar.
-Hija, sabes que no eres un error, te voy a extrañar demasiado, soy una pésima madre, porque nunca me di cuenta de que tú sufrías- dijo dolida y me abrazó fuertemente.

Una semana después.

-Cuídate mucho, cualquier cosa me avisas, si te quieres ir te vengo a buscar, si sientes que esto no te ayuda y prefieres volver a casa, solo dímelo, vendré a visitarte siempre que pueda, hija por favor cuídate- dijo mi madre y me abrazó fuertemente.
-Lo haré, gracias por cuidarme y preocuparte- dije en un susurro.
Me quedé observando como mi madre se alejaba en su auto. Me sentía realmente una mierda, ella y mi mejor amiga eran las únicas que se preocupaban por mi, y yo como una idiota las hice angustiar de por demás, cuando ambas descubrieron que era bulímica casi se infartaron, mi madre sufrió demasiado cuando los médicos le advirtieron que si no comenzaba rehabilitación, podría morir pronto, Nessa mi mejor amiga, casi se suicida cuando me vio internada en el hospital, en cambio mi hermano, me insultó y me dijo que era un error de nacimiento, mi tía por parte padre, me dijo que hubiera sido mejor que me hubiese muerto y no que viva y siga dando problemas, y mi padre, él fue el peor de todos, me insultó, me dijo que estaba loca y me golpeó  obviamente nunca se lo dije a mi madre, si no lo más probables es que se hubiese divorciado, y yo no quería seguir dando problemas. 
Mi hermano quiso mandarme a un loquero, el lugar donde debería estar, en cambio mi padre, por primera vez en su vida razonó un poco las cosas y decidió mandarme al centro de rehabilitación, por supuesto lo dijo como si me estuviese dando la opción de quedarme en casa y superarlo o de venir aquí, pero en el fondo sabía que quiera o no, me hubiese mandado a este lugar, así que ¿Para que discutir y seguir arruinando la vida de mi madre y de mi mejor amiga?, mejor venir por voluntad y no que me obliguen.
Sacudí la cabeza y limpié una pequeña lágrima que se deslizaba por mi mejilla, luego tomé mi maleta y entré al loquero, digo centro de rehabilitación.
Al entrar vi a varias personas, chicas como de mi edad que sufrían al igual que yo, no tenía ni idea si ellas estaban por su cuenta o las habían obligado a venir aquí, supongo que para la mayoría es la segunda opción, nadie en su sano juicio quisiera estar aquí, pero claro hay excepciones.
-1, 2, 3, probando- se escuchó a alguien hablar en medio de la gente -Bien… bienvenidos a nuestra clínica de rehabilitación en la cual todos ustedes podrán mejorar en lo que respecta a sus problemas. Bien, también me gustaría anunciar unos alumnos de intercambio que vinieron de Manchester hasta Londres  para apoyarlos y ver como progresan ellos también- dijo señalando con su dedo índice en una dirección -Bien, la lista de psicólogos según su problema está en el tablón al fondo, al lado estará la sala en la que se encuentra cada psicólogo e irán a conocerlos. Deben dejar las maletas aquí ya que tenemos que inspeccionar que no lleven cosas afiladas, pastillas, vidrios o algo que se pudiese romper fácilmente- terminó su discurso.
¿Dejar mi maleta para que la revisen? ¿Acaso está de broma? No quiero dejar mis objetos personales a mano de no se quien, para que los revisen, en mi maleta tengo cosas muy íntimas, como mi diario íntimo, el cual ahora que recuerdo no tiene candado, también tengo fotos de mi familia y mi amiga, y mi ropa interior. Me ruborizo ante la idea de que alguien vea todas esas cosas.
Afortunadamente mi diminuta carterita está bien tapada por mi abrigo, en ella tengo laxantes y algunas pastillas anti estrés, sin contar que también tengo una especie de lima, la cual utilizo para vomitar, no puedo entregar esos objetos, se que estoy aquí para que me ayuden, y poder superar mi trastorno alimenticio, pero aún no, no estoy lista para entregar todo eso, se que algún día dejaré de tomar todas esas cosas, ya que será inevitable, se acabarán alguna vez, ya que no poseo la cajita interminable de medicación, así que solo lo dejaré cuando no tenga más.
Rápidamente dejo mi maleta y saco mi diario íntimo, nadie más que yo tiene derecho a leerlo, después de todo es íntimo. Íntimo, esa palabra me recuerda a mi ropa interior, me la llevaría su pudiese, pero dudo que entre toda en mi pequeña carterita, ya ocupada. Nuevamente me ruborizo ante la idea de que alguien vea mi ropa interior rosa y con dibujitos. Se que soy un poco infantil, no lo niego, pero sinceramente la ropa interior con gatitos y conejitos es mi favorita.
Me dirijo hacia la lista, hecho un vistazo rápido y encuentro mi nombre. Mi psicólogo es Alex Pettyfer y se encuentra en la sala 3. ¿Alex? ¿Acaso no es nombre de mujer? Oh, que tonta soy, quizás es mi psicóloga, quizás tenga suerte y sea una mujer. ¿Pero acaso no habían dicho que eran psicólogos? Oh claro, hombres y mujeres, hay de los dos, obviamente no podrían haber dicho psicólogas, si no los hombres se sentirían afeminados. Suspiré con alivio al saber que mi psicólogo era una mujer y no un hombre. Supongo que me hubiese sentido intimidada si mi psicólogo hubiese sido hombre.
Me dirijo hasta la sala 3, abrazada a mi diario, MI diario, el cual no se lo pienso dar a nadie, si lo quieren leer ¡Será sobre mi cadáver! 
Al llegar a la sala, golpeo tímidamente.
-Adelante- dice una voz bastante masculina y grave.
¿Acaso mi psicólogo no era mujer? Seguramente estoy delirando. Tímidamente entro y observo a un apuesto chico, sentado en un cómodo sillón de cuero negro. Cierro la puerta y lo observo mejor, alto,  al parecer un tanto musculoso  rubio dorado, ojos color gris con un tono de celestito, labios rosados y moldeados, y con una linda cara.
-Lo siento- digo apenada -¿Acaso me he equivocado de sala?- preguntó tímidamente.
-¿Eres Scarlet Peace?- pregunta con su dulce voz, yo solo asiento -Entonces no, no te has equivocado de sala- responde sonriente.
-Oh- digo sonrojada -Es que creí que mi psicóloga estaría aquí- digo insegura y él joven desconocido me mira con diversión.
-Estás en lo correcto, y si, tu psicólogo está aquí- dice divertido.
-¿Dónde?- pregunto mirando para todos lados.
-Enfrente tuyo- susurra él -Yo soy Alex- dice con una gran sonrisa.
-Creí que serías mujer- digo seria, a lo que él ríe -Perdón- digo como una niña de cinco años -Es que la hermana de mi mejor amiga se llama Alex, así que supuse que serías mujer- digo mirando el suelo.
-Alex, Robin, Charlie, entre otros nombres, son unisex, es decir que se utilizan para hombres y mujeres- explica él, mientras intenta contener una risita de diversión.
-Lo siento, yo... no se me había ocurrido- digo roja como un tomate.
-No hay problema, toma asiento por favor- sugiere amablemente -¿Y bien?- pregunta una vez que estoy sentada frente a él.
-¿Qué?- susurro sin poder mirarlo a la cara, estoy realmente avergonzada de haber creído que él sería mujer.
-Cuéntame sobre ti- sugiere.
-Cuéntame sobre ti- digo alzando mi mirada y viéndolo a esos hermosos ojos.
-Bueno, me llamo Alex Pettyfer, en mi opinión mi nombre es bastante masculino, pero bueno hay gente que cree que soy mujer- dice con diversión mientras yo me encojo de hombros, creo que nunca lo superaré -Tengo 19 años, la semana que viene cumplo 20- sigue contándome su vida -Nací en Venecia, Italia, pero a los 10 años nos mudamos con mi familia a Inglaterra, estoy terminando de estudiar psicología, dentro de poco recibiré mi título- prosigue, mientras yo lo escucho atentamente -Y sobre todo, estoy felizmente casado desde los 17 años, ya tengo una niña de 1 años, mi amada mujer está esperando mellizos, ella tenía 23 años cuando nos casamos y ahora está por cumplir sus 26 años, está recibida de abogada, vivimos felices en una gran mansión, tenemos dos gatos y tres perros- finaliza con un destello de humor y diversión en sus ojos.
Trago fuertemente, ¿Acaba de decir que está casado desde los 17 años? ¿Ya tiene una hija? ¿Su esposa está esperando mellizos? ¿Está felizmente casado? Y lo peor de todo ¿Ella tiene 26 años? ¿Acaso es una pedófila? Mi cabeza no deja de formular preguntas, toda esa información, acaba de provocar un cortocircuito en mis neuronas.
-Oh- es lo único que puedo decir -¿Có... có... cómo se... llama?- preguntó nerviosamente.
-Se llama Engañada y se apellida Porsupsicólogo- dice seriamente.
-¿Engañada Porsupsicólogo?- pregunto, que nombre tan raro. Espera, un momento ¿Acaba de decir, engañada por su psicólogo? Se está riendo de mi, me acaba de mentir cruelmente, y yo que acusaba de pedófila a la inexistente esposa -Oye- me quejo -¿Te estás burlando de mi?- pregunto levantando una ceja. Por alguna razón desconocida, me siento aliviada de que él no esté casado.
-No- dice serio, pero al instante no lo aguanta más y comienza a reír, esa risa contagiosa, por lo que momentos después comienzo a reír con él -Lo siento, no me pude resistir, es que te veías tan tierna y atenta, cuando me escuchabas, que no me resistí, pero lo anterior no era mentira, solo te engañe con lo de mi esposa- dice feliz y me saca la lengua. No puedo explicar el por qué, pero este chico me llena de confianza. 
-¿Y tienes novia?- pregunto interesada.
-Si- dice dejando de reír.
-Oh- digo, mientras siento una fuerte puntada en mi pecho.
-¿Celosa?- pregunta con una ceja levantada.
-Te acabo de conocer- digo en un susurro, pero si, él tiene razón estoy celosa, de que tenga novia.
-Si te hace sentir mejor, rompí con ella hace casi un mes- dice repentinamente.
-Oh- susurro, y si eso me hace sentir mejor -¿Por qué rompieron?- digo intrigada e instantáneamente su sonrisa se desvanece.
-¿Acaso hemos cambiado de roles?- dice luego de un silencio incómodo -Creí que el psicólogo aquí era yo- agrega, y noto como la diversión a vuelto a sus ojos.
-Y lo eres, yo lo siento, soy curiosa- digo apenada.
-Ella y yo nos íbamos a casar, estábamos comprometidos, pero ella me fue infiel, así que la dejé, unos días después vino arrepentida y quiso volver, le dije que no, ella me amenazó con suicidarse, pero yo no le creí, realmente la amaba, pero no podía perdonarla, al día siguiente fue encontrada muerta de sobredosis, y junto a su cadáver una carta para mi- dijo dolido -Pero ahora creo que ya hemos hablado de más sobre mi, quiero que me cuentes ahora sobre tu vida- agregó con una mirada profesional -¿Estás aquí porque te han obligado?- preguntó.
-No, he venido por mi propia cuenta, creo- digo en un susurro, agito mi cabeza y continuo -Me llamo Scarlet Hilary Peace, tengo 17 años recién cumplidos, mi madre y mi mejor amiga, son las únicas a quien quiero y quienes me comprenden, odio con todo mi ser a mi hermano y a mi padre, tampoco soporto a mi tía, la hermana de mi padre, ellos tres me han criticado desde siempre y creen que estoy loca, desde los 9 años que soy gorda, y a los 11 años comenzaron a molestarme por eso, intenté soportarlo pero no lo logré, a los 14 años entré en la bulimia, hasta que cumplí 16 años no lo descubrieron, es más lo descubrieron dos meses antes de que cumpliese 17 años, intentaron ayudarme pero fue en vano, tres días luego de cumplir 17 años, me internan de urgencia en el hospital, estuve internada casi un mes entero, una semana después de que saliera del hospital, mi madre y yo acordamos en venir aquí- digo intentando contener mis lágrimas.
-Eso es grave- dice seriamente -Muy grave- agrega, y mis lágrimas comienzan a salir -Extremadamente grave- reitera.
-¡Lo se, pero no puedo hacer nada, soy una maldita bulimica y estoy completamente loca, se que en este momento estoy debajo de mi peso, pero sigo viéndome de triple ancho frente al espejo!- grito con todo mi ser.
-Ah, tu estabas hablando de eso- dice como si nada y el brillo de diversión vuelve a sus ojos.
-¿De qué hablabas tú?- digo un poco ofendida.
-Es que es muy grave, mi pensamiento es muy grave, digo, yo estaba convencido de que tú tenías 13 años, 14 años como mucho, y ahora me entero de que tienes 17 años, estoy muy grave, debería tratarme con un psicólogo, quizás eso me podría ayudar- dice con fingida desesperación, y comienza a reír, por lo que yo también lo hago.
-Tú eres psicólogo- digo divertida.
-Lo se, quizás me ponga frente a un espejo y me auto-atienda- dice sin dejar de reír, por lo que vuelvo a reír yo también.
-Eres un idiota- digo con fingido enojo. No puedo creer la capacidad que tiene, para disolver la tensión del ambiente, se que no parezco la edad que tengo, ya que poseo una cara aniñada, pero no creí que me dieran 13 años. 
-Pero idiota así y todo, te agrado- dice con una dulce sonrisa.
-Si- digo yo devolviéndole el gesto.
Unos golpes en la puerta nos interrumpen, sin esperar respuesta una enfermera, de no más de 24 años, entra.
-Debemos revisar y hacer los análisis a la señorita Peace- dice con una voz suave que inunda confianza.
-¿Revisarme?- pregunto con temor -¿Eso significa que verán mi cuerpo?- digo nerviosa.
-Si señorita, debemos revisar su salud, hacerle un par de análisis y deberemos ver su cuerpo, pero tranquilícese, estará en ropa interior, y me aseguraré de que la revise la doctora Wells- dijo la enfermera dulcemente.
Definitivamente hacía bien su trabajo, era dulce y confianzuda  además de tranquilizadora, no como otras enfermeras, definitivamente estaba agradecida de que sea ella mi enfermera y no otra, pero de todos modos, no permitiría que vean mi cuerpo, de eso nada.
-Lo siento pero paso- digo en un susurro -Estoy dispuesta a que me pinchen con agujas, a que me saquen la sangre necesaria, que me metan en las máquinas, pero que vean mi cuerpo no- digo mirando al suelo.
-Bulimia- dice Alex.
-Oh, comprendo- dice ella -Pero es necesario hacerlo- agrega profesionalmente -Mi nombre es Sahara Wells, soy la hermana de la doctora Wells, dime Saha, por favor- dice con una sonrisa radiante. ¿Acaso ella era un ángel? 
-Me llamo Scarlet, pero dígame Scar- digo tímida.
-Bueno Scar, comprendo tu situación, de pequeña yo pase por algo parecido, fui anorexica durante casi 5 años, me costó mucho recuperarme, pero este centro de rehabilitación me ayudo mucho, es por eso que luego de ser atendida aquí, quise ser enfermera y trabajar para esta institución, así que por favor Scar, confía en mi- dice Sahara, con una voz dulce, suave y comprensiva. ¿Pasó una situación parecida a la mía? Wow, el mundo es un pañuelo.
-Señorita Wells ¿Podría hablar un segundo con usted?- pregunta Alex, ella asiente y ambos salen del cuarto.
No se cuanto tiempo pasa, supongo que unos 20 minutos ya han pasado, hasta que al fin ambos entran, ella parece estar más comprensiva, pero el gesto de su cara, parece el de alguien al quien acaban de retar.
-Scarlet- me llama Alex -¿Confías en mi?- pregunta suavemente y yo asiento -Bien entonces vamos- agrega.
Los tres salimos de la sala, y él me toma de la mano, comenzamos a caminar, y no tengo ni idea de hacia dónde vamos, lo que si se son tres cosas seguras.
*La primera, nunca he dejado de sostener mi diario íntimo, es más lo tengo en mi mano libre.
*La segunda, es que ambos, Alex y Sahara, me inspiran una gran tranquilidad.
*La tercera, creo que he hecho bien al venir a este centro de rehabilitación.
Hello:

Bueno aquí está mi capítulo, para las que estaban en la NC desde el principio, si es el mismo, no hay ni un detalle cambiado, así que si no desean leerlo no lo hagan :)
Bueno me alegro de volver a comenzar nuevamente jeje.
Espero el siguiente cap.
Sigue Esmeraldareina.


avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Centro de rehabilitación ~NC~

Mensaje por EsmeraldaReina el Miér 02 Oct 2013, 9:38 am

Bueno ya estoy aquí, ya he dicho esto antes pero lo digo de nuevo, me encantaron sus capítulos estuvieron hermosos. En un segundo subo el mio.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Centro de rehabilitación ~NC~

Mensaje por Yumiko el Miér 02 Oct 2013, 9:40 am

Gracias
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Centro de rehabilitación ~NC~

Mensaje por EsmeraldaReina el Miér 02 Oct 2013, 9:44 am

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Sarah Eileen Marx
 


Me desperté de mi profundo sueño gracias al despertador, genial hoy seria el dia en que entraría a aquel maldito centro. Ya había hecho las maletas por la noche, asique solo fui a prepararme. Cuando sali encontré a mi perrita, sentada enfrente de la puerta del baño, iba a extrañar mucho a Coco. La cogí y la empecé a acariciar mientras ella hacia ruiditos. La coloco en el suelo y cojo mis maletas, estaba bajando las escaleras y allí vi a mis padres.
-¿Sabes que nos veremos pronto verdad?- Dijo mi madre con lagrimas en los ojos.
-No lo se- Dije sin mirarla, mi mirada estaba concentrada mirando un punto fijo, mirando a la nada.
-Ya veras, como te recuperaras pronto- Dijo mi padre abrazandome y mi madre se unio al abrazo.
-¿Y Mikel?- Pregunte ya que no veía a mi hermano.
-El ya se fue al centro, estará esperándote allí para despedirte- Dijo mi padre.
-Te queremos- Dijo ahora mi madre con lagrimas recorriendo sus mejillas.
-Y yo- Dije saliendo de la casa, el chofer estaba metiendo mis maletas en el maletero y yo ya estaba sentada. El coche empezó a arrancar me di cuenta de que ya no hay marcha atrás. Al llegar vi en la entrada  mi hermano.


-Aquí estarás bien Sarah- Dijo mi hermano abrazándome, claramente yo no le correspondí. Estaba en ese lugar tan frio al que llamaban un centro de rehabilitación.
-No entiendo porque estoy aquí, aquí no me voy a curar- Dije safandome del abrazo de mi hermano.
-Ya te lo he dicho, es por tu bien- Dijo mi hermano agarrándome de los hombros. No tenia ni idea de porque siempre decía lo mismo.
-Claro todo lo bien que se puede estar fuera de casa, con extraños y encerrada- Dije con ironía
-Nos veremos pronto ahora me tengo que ir- Dijo soltando un suspiro.
-Lo que sea, adiós- Dije cogiendo mis maletas y dándome la vuelta.
Llegue a una sala donde había muchas chicas, casi todas estaban alborotaras y otras simplemente estaban sentadas esperando. Vi un tablón y me acerque, pasa mi dedo por toda la hoja buscando mi apellido hasta que por fin lo encontré, miré un lado ‘ Mr. Lynch-Sala 4’. Genial mi medico, doctor o como quiera que se llame tiene un apellido raro de cojo*nes. Suspire y me di la vuelta.
-1, 2, 3, probando.-Se escuchó a alguien hablar en medio de la gente.-Bien… bienvenidos a nuestra clínica de rehabilitación en la cual todas ustedes podrán mejorar en lo que respecta a sus problemas. Bien, también me gustaría anunciar unos alumnos de intercambio que vinieron de Manchester hasta Londres  para apoyarlas y ver como progresan ellos también.-Dijo señalando con su dedo índice en una dirección. Miré hacia donde apuntaba y allí había más o menos 10 chicos.-Bien, la lista de psicólogos según su problema está en el tablón al fondo. Al lado estará la sala en la que se encuentra cada psicólogo e irán a conocerlos. Deben dejar las maletas aquí ya que tenemos que inspeccionar que no lleven cosas afiladas, pastillas, vidrios o algo que se pudiese romper fácilmente.
Genial, se hacen llamar psicólogos como lo de las locas. En cuanto lo de la maleta no tenia problema ya que mi hermano fue quien se encargo personalmente de vigilar lo que metía.
Me quedé un rato en la sala junto un par de chicas mas pues yo no quería ir todavía. Me di cuenta de que retrasando las cosas no iba hacer nada asique decidí irme ya. Me dirigí con pasa inseguro a la sala 4, una vez allí, me encontraba frente la gran puerta blanca, si todo aquí va hacer blanco y gris a mi me da algo. Toqué insegura espere un poco pero nada, volví a tocar esta vez mas fuerte y segura.
-Adelante- Escuche decir a alguien, abrí la puerta lentamente y entre.
-¿Sarah?- Me pregunto mirando unos papeles
-Es que acaso eso no lo debería saber usted- Dije lo mas enfadada posible, no quería estar aquí y no me iban hacer cambiar de idea.
-Cierto, ya me advirtieron que debía tener paciencia con usted ya que se había enterado hace dos días de que venia para acá.- Dijo dejando de mirar los papeles
-Ya, da igual- Dije bufando.
-Soy Ross Lynch y a partir de hoy soy tu psicólogo- Dijo mostrando una sonrisa muy linda, pero eso no me iba hacer cambiar de opinión.
-Soy Sarah Eileen Marx, y eso ya lo debería saber usted- Dije mostrando una sonrisa hipócrita.
-No me trates de usted, llamame Ross- Dijo mostrando otra vez una sonrisa que dejaba ver su perfecta dentadura, pero enserio si no deja de hacerlo yo le romperé su linda dentadura.
-Genial, me puedo ir ya- Dije agobiada de estar ahí
-No, el primer día solo es para conocer a los pacientes asique cuéntame algo sobre ti- Dijo apoyándose en la mesa.
-Bueno si no queda de otra tengo 16 años, estudio, y no quiero estar aquí- Dije sonriendo
-Muy bien al menos ya he dado un paso, ahora yo, tengo 19 años, y pues yo si trabajo aquí-Dijo el sonriendo al ver que había conseguido que al menos le dijera algo sonriendo.
-¿19?- Dije incrédula
-Si están reclutando gente joven, para transmitir seguridad a las jóvenes como tu- Dijo aclarando todo.
-Las jóvenes como yo- Dije levantando una ceja
-Si, las jóvenes con problemas- Dijo levantando una ceja
-Yo no tengo ningún problema-Dije apoyando la espalda en el respaldar de la silla
-Eso es lo primero que tienes que admitir, para poder dar otro paso- Dijo cruzándose de brazos, mientras que yo seguía sin entender.
-Tienes que admitir que tienes un problemas llamado anorexia y tienes que admitir que necesitas ayuda- Dijo el aclarándolo
-Vale, no necesito ayuda- Dije contradiciéndole
-No te vas a rendir ¿verdad?- Dijo con los ojos entrecerrados
-Tu tampoco ¿verdad?-Dije con los ojos entrecerrados, a los pocos segundos nos encontrábamos riéndonos a carcajadas.
-Ahora mismo viene una enfermera a por ti- Dijo parando de reir
-¿Que? ¿Porque?-Dije un poco acelerada
-Tienen que hacerte unas pruebas-Dijo el levantándose y acercandose a mi
-¿Que? n...no- Dije tartamudeando por alguna extraña razón tenerlo cerca me hacia estar nerviosa.
-Tranquila, son unas pruebas sin importancia- Dijo el sonriendo y acariciando mi pelo.
- ¿Eileen Marx?- Dijo una enfermera entrando a la habitación.
-Sarah- Dije corrigiéndola ya que si por lo menos me va a tener que hablar que me hable por mi primer nombre.
-Perdón, Sarah- Dijo sonriendo cálidamente. -Nos tenemos que ir a hacerte las pruebas-.
-Genial- Dije bufando, la chica también parecía joven y muy agradable.
-Yo soy la enfermera Looper, pero ese es mi apellido mi nombre es Katia- Dijo sonriendo, por alguna extraña razón para mi, aquí siempre están sonriendo.
-Claro, vamos a por las pruebas ¡yupi!- Dije levantando las manos en la ultima palabra con ironía. Pero un asi ellos se rieron.
-Vamos, que como lleguemos tarde nos caera una buena- Dijo la enfermera.
Saliendo de la habitación me encontré con la mirada de otra chica que también estaba saliendo de otra habitación con una enfermera.
Abreme:
Bueno chicas hay tenéis mi capitulo, alguna ya lo habíais leído pero bueno... ¡Espero el siguiente ansiosa!
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Centro de rehabilitación ~NC~

Mensaje por Erik. el Miér 02 Oct 2013, 3:08 pm

Sigo yo  


Me encantaron los capítulos chicas  
Ahora subo el mío
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Centro de rehabilitación ~NC~

Mensaje por Erik. el Miér 02 Oct 2013, 3:44 pm

Capítulo 4

                          
            
Erika Greenwood




—No puedo…
—Sí, sí puedes sólo que no quieres.
—Enserio, no puedo.
—No poderse levantar de la cama es algo que le podría ocurrir por ejemplo a un paralítico, pero tú no tienes una total incapacidad física, sino desgana y apatía.
—Basta… —Susurré.
Las lágrimas aparecerían de nuevo y eso es lo que menos quería en este momento.
Las piernas no recibían su total función. Algo me decía que no me levantara y otra me decía que sí.
Corazón y cabeza.
Amor y tristeza.
Dolor y Felicidad.
Antónimos pero a la ver Sinónimos por lo menos para mí lo eran.
¿Por qué no puedo volver a ser la de antes? A ya sé; padres muertos, corazón roto, y desapoyo, soledad.
Piezas que no encuentran su lugar para armar algo.
Las gotas pegaban contra la ventana de mi habitación. Estas no paraban de caer, una detrás de la otra. Una hoja húmeda de color amarillo estaba pegada en la parte inferior izquierda de la ventana. El color gris del cielo se podía ver, pero el vidrio empeñado hacia verlo borroso. 

—Estoy sola… —Susurré nuevamente. No dijo nada luego de lo que dije yo por último. Sophie sabía que tenía una enfermedad muy crítica.
—No lo estas… —Habló finalmente. Sentí un peso en la cama, se había sentado en esta.— ¿Qué soy yo? —Un hilo de voz salió de su boca. La estaba matando.
—Siento que soy un estorbo —No la miraría a la cara, me rompería más de lo que estaba.— Te estoy pasando mis problemas, soy horrible, soy un mounstro que no merece vivir jamás. —Lo de “Vivir Jamás” lo dije en medio del principio llanto. Empecé a llorar más de lo que parecía. —Lo siento… lo siento —Repetí miles de veces.
—No te lamentes conmigo. —Me acarició la espalda. — Laméntate contigo misma. Te estás haciendo daño, sonríe, estoy aquí contigo y nunca te dejaré ir.
—Nunca digas nunca. —Empecé con mi apatía.
—Erik, sabes que yo estoy acá para ayudarte, sal a la calle, diviértete, conoce gente, Seb está en el pasado.
—Ya te pareces al Psicólogo. ¡Claro! La vez que me sacaste de esta cama me dijiste que me comprarías café. Pero ¡NO! Me llevaste a un lugar espantoso con olor a enfermos…
—¡No digáis eso! ¡Era por tu bien! ¡Por vuestro bien! ¡Te estabas por suicidar, 23 pastillas! —Explotó.
—¿¡Qué diablos sabes!? ¿Qué pasaría si te cortaría un dedo y no sanaría jamás? ¿Eh? Te retorcerías del dolor, siempre, y no aguantarías la presión. Dejadme decirte, querida amiga, que eso es lo que siento yo. ¿Para qué estoy aquí? Soy fea, inservible, un estorbo, simplemente no hago nada. Quiero irme con mi mamá y mi papá. Sé que estaría mucho mejor allá que aquí. —Al fin y al cabo la miré a los ojos, estaban rojos y cayendo gotas.
—Tu madre ni tu padre quisieran que estés así. Ellos quisieran que sigas adelante, con la frente en alto y diciendo NO al dolor.

Presioné mis dientes con mucha fuerza, mi mandíbula se puso tensa. Me levanté de la cama de un solo movimiento. La ignoré y me metí al baño.
Me puse enfrente del espejo del sanitario, miré mi cara. Ojeras, labios mordidos, pelo desastroso, ojos dilatados, si cualquiera miraría mi cara pensaría que estaría falopada.
Sentí lastima de mi misma.
Miré la taza del lava manos, una lágrima tras otra caían en esta. Levanté la mirada de nuevo al espejo. Dirigí mis ojos a la parte derecha del espejo; ahí había una foto de nosotras dos, tomando un helado la sonrisa en mi cara se veía espectacular, cómo si no hubiera nada más que importara, sólo mi felicidad.
____________________________________________________________________________________________________

—Hija, Sebastián no muerde, acércate más.
Mi mamá es tan orgullosa.
El día de la fiesta de primavera, Sebastián me invitó a la fiesta, obviamente dije que sí, sin dudarlo ni pensarlo dos veces.
Mi papá estaba a la derecha de la escalera, abajo, viéndonos a ambos con la sonrisa en su cara.
Mi mamá estaba enfrente de nosotros dos, abajo igual, con la cámara sacándonos millones de fotos.
Mi cara roja, sonreía a la cámara, luego de una foto le pedía a mi mamá que pare para que nos podamos ir, a mí me importaba, pero a Sebastián le parecía cómico.
—Ok, ok, ya se pueden ir. —Se rindió al fin. Bajamos ambos de la mano hasta dirigirnos a la puerta.
—Temprano, Sebastián. —Pidió mi papá antes de adentrarnos a su carro.
—Sí, señor, cuente con eso.
La mejor noche de mi vida.

______________________________________________________________________________

Abrí los ojos tratando de borrar el recuerdo. Algo me interrumpió.
—No hagáis nada estúpido. —Gritó Sophie detrás de la puerta.
—Cuenta con eso. —Susurré, recordando lo que dijo Sebastián. Sentí los pasos de Sophie alejarse de la puerta.



—Erika. —Murmuró Sophie.
—¿Qué? —Paré de tomar mi jugo de naranja.
Las dos sentadas frente a frete en la mini mesa de la cocina del pequeño apartamento.
Seguí tomando al ver que no hablaba.
—Te iras de aquí. —Soltó de repente.
Escupí el contenido del vaso que yacía en mi boca devuelta de dónde provino.
—¿A dónde? —Apoyé el vaso en la mesada haciendo un poco de ruido.
—A… a un Centro de Rehabilitación.
Quedamos un rato en silencio, y la que lo rompió fui yo.
—¿Qué? —Reí, una carcajada salió de mi boca. —Claro, saldré a primera hora. —Dije con Sarcasmo.
Me levanté de la mesa seguida de Sophie.
—Tienes que tener cuidado médico. No me mientas, haya dentro del baño te habrás metido pastillas a la boca.

Gemí, no podía hurgar mis cosas. Pero las necesitaba, si no ahora mismo estaría postrada en cama, nuevamente.

—No, yo no iré a un lugar dónde te meten jeringas y tranquilizantes por el… —Me interrumpió antes de que diga la última palabra.
—Sin lenguaje vulgar, por favor.
—Por el trasero. —Terminé mi oración.
—Es por tu bien, por favor. —Suplicó— Conocerás personas nuevas, recibirás tratamiento. Dime… ¿Qué prefieres? ¿Vivir así? O ¿Vivir mejor? Te cambiará.
—¿Y qué tal si no?
—¡Deja el negativismo para otro momento! Ya lo pagué, así que coge tus maletas y vámonos.
—¿Cómo que coge?
—Las armé por ti, sabía que no querrías ir. Tienes 20 minutos para darte un baño, cambiarte y, despejar la cabeza.
—¡Agh! —Bufé.

Tomó mi maleta y la metió en el baúl del carro de color carmesí. Yo estaba cruzada de brazos mientras veía cómo preparaba el carro para irnos, hubiera estado fumando o tomando algo para relajarme pero me lo impidió me quitó todo, menos mis amigas, sin ellas me agarraría un ataque y no soy esquizofrénica pero igual necesitaba mis pastillas. No podía verla a los ojos, no soy rencorosa, pero estaba molesta… ¡furiosa! Me lo hubiera dicho una semana antes o por lo menos ayer que me iba a internar en un loquero pero no, sólo unos minutos antes que partiéramos. 
Las gotas caían sin cohesión. Una cada un minuto. 
Mojaban mi campera de pana negra y mis tenis negras, que por cierto estaban muy gastadas. 
Yo salía a la calle, no era un vampiro que estaba en su casa siempre. Tal vez salía al jardín trasero del departamento para ver a los niños jugar (hay un mini parque), o tomar un poco de aire. 
Una vez alguien se me acercó. Las pocas palabras que decía ahuyentaron al chico, que por cierto agradecí mucho. 
Subía al porche carmesí de Sophie para marcharnos. Miré la ventana y no despegué ni un momento la mirada de ella, me gusta la lluvia, me gusta el frío, me gusta lo opaco, siempre fue así. Por una rara razón podía sentirme yo misma. El viento, por rara razón, lo sentía lejano, cómo que antes me encantaba que pegara en mi cara y desparramara mis cabellos, pero ahora ni la más mínima brisa me gustaba, detesto el viento. 
Sí una persona me ve y habla conmigo de corazón a corazón creo que no la asustaría tanto cómo mi apariencia. 

—No pelees.
—No podría levantarle la mano a alguien.
—Te quiero…
—Yo también, pero…
—Nada, ahora entra, te veré en unos meses.
—Pucky…
—No lo hagas difícil. —Me abrazó.
—Adiós.

¿Cedí rápido? ¿Tan rápido? O por dios, ¿Qué haces Erik?
Tomé mis dos maletas, había un mundo de personas, chicas.
Una chica pasó por mi lado, ¡NO TENÍA CARNE! Era puro hueso, ¿Dónde me metiste Eughine?
Seguí mi camino hasta una gran bola de chicas mirando a un punto fijo. Todo aquí daba miedo, era blanco, vacío.
—1, 2, 3, probando —Se escuchó en medio de las chicas, me metí entre medio de todas para llegar hasta el centro.— Bien… bienvenidos a nuestra clínica de rehabilitación en la cual todas ustedes podrán mejorar en lo que respecta a sus problemas. Bien, también me gustaría anunciar unos alumnos de intercambio que vinieron de Manchester hasta Londres para apoyarlas y ver como progresan ellos también.— Señaló hacia una dirección. Me paré de puntitas para ver a quién señalaba, eran 10 chicos, aproximadamente.— Bien, la lista de psicólogos según su problema está en el tablón al fondo. Al lado estará la sala en la que se encuentra cada psicólogo e irán a conocerlos. Deben dejar las maletas aquí ya que tenemos que inspeccionar que no lleven cosas afiladas, pastillas, vidrios o algo que se pudiese romper fácilmente.
Bien, un psicólogo, lo podría aguantar… pero lo último me cayó muy mal. ¿Sin pastillas? ¿Café? ¿Nada? Esto será todo un duelo.
Caminé hasta la lista de psicólogos, pedí por lo menos un nombre complejo. No solté mi maleta y no la soltaría.
Con mi dedo señalé todos los nombres deslizándolo hacia abajo para encontrar el mío.
Erika Greenwood à Harry Styles.
¿Harry Styles? El nombre tiene estilo. Espero que sea joven y que no sea un patán.
Seguí con mi dedo esta vez deslizándolo a la derecha.
Sala 9.
¿Tendría que ir ahora? Ni una lista de instrucciones que desubicados. Miré a mi izquierda y varias de las chicas que se fijaban en la lista, cuando se encontraban se dirigían a un pasillo. A ir a ese pasillo se ha dicho. —Sala 9, sala 9, sala 9— me repetía buscando los números de las puertas —Sala 8, y sala 9— Me paré enfrente de esta.
Tomé confianza, y toqué la puerta. Escuché un “Pase” detrás de esta. La voz, esa voz.
Giré el picaporte y entré. Hojas apiladas en el escritorio. Cuadros universitarios. Olor a sahumerios.
Pasé por completo y cerré la puerta detrás de mí. El chico de rulos detrás del escritorio miraba una tablilla y anotaba algo.
Fingí una toz para que notara que estaba ahí. Al subir su mirada me quedé totalmente perpleja, los ojos verdes, su nariz, sus labios curvados en una sonrisa y los dientes blancos en una hilera. ¡Cursilerías!
—Señorita… —Se paró de su asiento para saludarme. Espero que completara la frase.
—Greenwood. —Las palabras salieron cómo si no las pensara, con total frialdad.
¿No sabía mi nombre? ¿Qué clase de Psicólogo no sabe el nombre de la paciente? 
—Greenwood. —Aun así le hubiera contestado de mala manera la sonrisa no se iba de su cara, hizo un ademán con sus manos para que me sentara. De verdad la puerta y el escritorio estaban a una gran distancia.
Dejé mi maleta celeste en una esquina, y me senté dónde él me había indicado. Tomó asiento nuevamente, al ver mi cara su sonrisa encantadora se fue desvaneciendo.
—Tenías que dejar la maleta. —La señaló con una ceja arqueada.
—Ni loca. —Respondí otra vez con frialdad.
—Muy bien… —Susurró seguido de un suspiro para relajarse—. Nombre completo señorita Greenwood. —Preparó una hoja con muchos nombres.
—Jane Erika Greenwood, pero señor dígame Erik. —Me acomodé en la silla con rebeldía.
—Erik —Cerró los ojos para no soltar algo que no lograba saber lo que era—. No me digas señor, dime Harry. ¿Cuántos años tienes?
—17.
Frunció el ceño, yo retorcí una ceja.
—¿Qué? —Pregunté.
—Nada. —Siguió anotando—. ¿Londinense?
Asentí.
—Muy bien… —Me vio tensa y enojada— Déjame presentarme, soy Harry Styles, tengo 19 años, y seré tu amigo.
—Cualquier Psicólogo dice eso, dejadme decirte que ya pasé por muchos y no, no serás mi amigo.
Qué cruel, pero cierto. Todo los Psicólogos hablaban contigo y luego ¿Qué pasa? Fácil… Sedantes.
—Ok llámame cómo tú quieras, pero yo seré el que te… —Lo interrumpí. Típica presentación.
—“Escuche, apoye, y no te dejaré sola en esto. Quieras o no serás mi amiga” pero luego cuando te encariñarás conmigo te abandonaré, porque en algún momento saldrás de este manicomio, estarás sola en esto sin nadie, porque tu vida es una mierda, así será. —Lo último lo agregué yo, situación incómoda, no sabía cómo reaccionar sólo se movió en el asiento.
—Erika… yo no lo haré. No soy cómo otros, los otros tal vez sean muy viejos y malvados ya que están acostumbrados. Pero déjame decirte que soy joven y apenas estoy empezando con esto, yo te ayudaré a salir del hoyo negro sin salida que estás metida… —Se acercó a mí al ver cómo las lágrimas salían, se arrodilló al lado de mi—. Seré tu soga y cada día treparas y verás la luz cuando llegues a la sima. ¿Bien?
Asentí.
—¿Cómo te sientes? —Tomó una silla para sentarse a mi lado.
—No lo sé… —Bajé la mirada mientras más lágrimas salían de mis ojos.
—¿Cómo que no lo sabes?
—No estoy bien, no quería estar aquí.
—Esto es diferente… dime la verdad ¿A qué temes?
—A qué me encariñe con alguien y me abandonen cómo lo hicieron mis familiares y amigos. Yo… no soy fuerte.



Abridme!:
Hello criaturitas del señor! Aquí está mi primer y otro capítulo. Buano trate de no usar la Jerga Española pero algunas que otras palabras andan de coladas :$ Espero que les guste, y espero ansiosa el próximo capítulo, le toca a Krish! Besos <3
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Centro de rehabilitación ~NC~

Mensaje por HeyIt'sKaty^^ el Miér 02 Oct 2013, 4:51 pm

1. Volví a leer los capítulos antiguos y me encantan *O* Se que ya los había leído pero son tan khaslfd <3 haha^^
2.WOW! Aguss, escribes tan slkfsldkasñlfsñj :') Y pensar que tu eras mi lectora o_. Todas parecen profesionales xDD En serio._. xD
3. Ya quiero leer el siguiente cap aksdl :3
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Centro de rehabilitación ~NC~

Mensaje por Invitado el Miér 02 Oct 2013, 5:22 pm

Le toca a la nena del flow lml
bueno ya me pongo a escribir C:
Calma Sobretodo la aguss. sdfghj
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Centro de rehabilitación ~NC~

Mensaje por Erik. el Miér 02 Oct 2013, 5:45 pm

ImCrazyMofo escribió:1. Volví a leer los capítulos antiguos y me encantan *O* Se que ya los había leído pero son tan khaslfd <3 haha^^
2.WOW! Aguss, escribes tan slkfsldkasñlfsñj :') Y pensar que tu eras mi lectora o_. Todas parecen profesionales xDD En serio._. xD
3. Ya quiero leer el siguiente cap aksdl :3
Gracias :3 Tu igual <3 Corrección: SOY tu lectora :3 y si no sigues "Heart by Heart" te patearé  ^w^
safhsalfkas Beshoss!
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Centro de rehabilitación ~NC~

Mensaje por Erik. el Miér 02 Oct 2013, 5:49 pm

My Sweet Perrie escribió:Le toca a la nena del flow lml
bueno ya me pongo a escribir C:
Calma Sobretodo la aguss. sdfghj
Chii! Quiero ver cómo escribes :D
JSADLSAJD ._. Ojito, eh! 
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Centro de rehabilitación ~NC~

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.