O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Half-Cold Half-Hot
Ayer a las 11:46 pm por Asclepio.

» Heroes. (Muro Interactivo)
Ayer a las 10:42 pm por yagmur.

» this encourages me [sounds baby from jb]
Ayer a las 7:55 pm por mieczyslaw

» ALTER ER LOVE
Ayer a las 5:10 pm por Supertramp.

» Survive. (Audiciones abiertas.)
Ayer a las 1:53 pm por CNCOwner.

» dark wings, dark words.
Ayer a las 1:51 pm por hypatia.

» Get It Right
Ayer a las 1:38 pm por Karasuno

» cσdєs Ꮧ&Ᏸ|html
Ayer a las 12:32 pm por Jones.

» Revolution.{Codes]
Ayer a las 12:29 pm por Jones.

novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ insxne.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

Five girls, five worlds.|| NC || Audiciones Cerradas ||

Página 2 de 7. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Five girls, five worlds.|| NC || Audiciones Cerradas ||

Mensaje por MariiD'Horan el Vie 13 Sep 2013, 9:14 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:¿La ficha que has dado es obligatoria de usar? Es que yo tengo algunos problemitas D:
Si, es obligatoria. ¿Qué problemas? Dime y yo con gusto te ayudo c:  
No encuentro ninguna imagen que se acople bien con las medidas, y cuando lo intento poner en su sitio todo se desfigura o algo y tengo que empezar de nuevo D: Intentaré hacerlo desde el PC a ver si no pasa eso.
Oks, cualquier cosa, sólo coloca el nombre de tu chico y deja un gif de tu chico y de tu representante:33
Te entiendo, muchas tenemos problemas con eso :s

La espero anciosa
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Five girls, five worlds.|| NC || Audiciones Cerradas ||

Mensaje por MariiD'Horan el Vie 13 Sep 2013, 9:16 pm

¡Pase de página!

¡Audicionen chicas! :DDD
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Five girls, five worlds.|| NC || Audiciones Cerradas ||

Mensaje por November. el Vie 13 Sep 2013, 9:37 pm

Jo Katherine Taylor C:

Love & Life 

Nombre completo:

Jo Katherine Taylor Alcaraz.


Edad:

19 años :3.


Nacionalidad:

Británica :3.


D. Física:

Jo es una chica alta, pero no tanto no pasa de 1.70. Tiene el cabello medio largo y su color es natural, castaño claro tirandole al rubio, una sonrisa perfecta que esconde una dentadura perfectamente blanca.. tiene los ojos preciosos de un celeste grisáceo redondos y un poco grandes buen cuerpo, lindas curvas y piernas bonitas.


D. Psicológica:

Bien, Soy una chica Muy sarcástica, amo utilizar el sarcasmo, padezco de  esquizofrenia, una de las millonésimas causas por las cuales soy una niña mal. Con millones de problemas psicológicos, no creo en el amor, ni en el matrimonio, ya que pienso "es un papel", suelo ser muy fría, excepto con mis verdaderos amigos y amigas, con ellos suelo llorar, e incluso decir lo que pienso sin hacer un escándalo solo que es difícil considerar a alguien como un "Verdadero amigo" no confió en nadie ni en mi misma, Divertida, arrogante, y  muy mala cuando me lo propongo. Rebelde, Jamás hago caso a indicaciones y en los mayores problemas suelo encontrar la solución sin dejar de divertirme, Odio que me digan que hacer, soy muy directa si algo no me gusta lo cambias por que lo cambias, soy un verdadero dolor de cabeza. Por mi adorada esquizofrenia (sarcasmo) tengo que tomar pastillas para regular mis estados de animo y mi mente, cuando dejo de tomarlas escucho voces que siempre me indican que hacer y yo suelo seguirlas ya que creo que están bien, en cuanto a mi animo es bipolar ya que cuando dejo de tomar pastillas, lloró y después sonrió. Soy buena dando consejos aunque, no soy muy confiable. .

Historia:

Nací en Londres, Inglaterra un frío 29 de Enero de 1994, Con una madre ilusionada por la llegada de su primer hija, Mi familia, hoy en día una familia distante que poco a poco se va separando mas, nuestra separación se debió a la perdida de mi mamá, desde que ella falleció nada volvió a ser igual. Mi padre buscó la solución volviéndose a casar con una mujer interesada que solo buscaba dinero y joyas, afortunadamente mi padre se dio cuenta con quien se había casado y se divorciaron. Mi padre es un hombre muy inteligente, un criminologo-criminalista que ama lo que hace, es reconocido por su gran lucha contra el mal, y los asesinos que andan por ahí matando gente inocente. 

Yo en cambio necesitaba a mi padre, no solo su apoyo económico si no; también el físico, que él se encontrará conmigo y con Edward en aquellos momentos difíciles que tuvimos que enfrentar solo él y yo. últimamente mi padre se hace el interesado en mi, desde la noche en que intenté incendiar un bar, por que el barman no me daba mi bebida. 

Noches de locura y desenfreno, lleno de Alcohol, Drogas y Sexo con desconocidos, mi padre decidió tomar cartas en el asunto, enviándome a un internado donde 3 mese mas tarde salí normal.. y deje mi pasado muy atrás olvidándome de todo.


Gustos:

{#} La serpientes 
{#} La fiestas 
{#} El helado
{#} Música Electrónica 
{#} El frío 
{#} Tocar el piano y cantar 


Disgustos:

{#} Que se pongan en mi contra 
{#} Egocéntricos 
{#} Rubias Oxigenadas 


Familia:

 
William Taylor |39|Mi papá. Es un criminologo-Criminalista de la "Interpol", Muy reconocido por su labor, un padre distante que no sabe como controlar la situación de su hija. 


Rubí Alcaraz |38| Mi mami, ella murió cuando yo tenía 6 años así que no la conocí mucho.


Edward Taylor|18|Mi hermano. él mejor hermano del mundo, el único que intenta corregir a la bastarda de su hermana. Siempre me apoya aunque yo este bien o mal, me sigue a todos lados para que nada malo me pasé  somos como gemelos..


Miedos/Fobias:

{#} A la soledad

Vestimenta:

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


Rol de personaje:

 
Harry Styles || Mujeriego, popular y coqueto ||

Extras:

{#} Tatuajes :
  
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

{#} Suelo morderme las uñas 

{#} Morder mi labio cuando miento
.







Hola linda...te dejo mi fichita.. ame la idea.. pero so.. tuve un problemin con el gif de la representante so aquí te lo dejo 

Representante =):
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Barbara Palvin:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


mi fic =3:
Capítulo 1 parte 1 
 



Historia de una freak

 

Cuando una se pone a mirar los álbumes antiguos (los que se esconden en los rincones donde uno busca cuando el resto de las posibilidades están agotadas) sucede siempre que terminamos preguntándonos : "¿cómo es posible que me hubiera dejado tomar esa foto, si parezco sapo recién levantado?", pero las razones nos llevaron a aceptar que fuera esa imagen y no otra quedaron atrás y nunca podremos averiguarlas. 
     Así me pasa ahora, lo pienso y cada vez más concluyo que el motivo de todo esto que voy a contarles fue una tontería, o a lo mejor otra vez vuelvo a equivocarme y los motivos aún no los sabemos ninguno de nosotros.
   Me llamo María José y todos (incluso yo misma cuando me estoy regañando por haberme zambado esas tres quesadillas en vez de un plato de cereal) me dicen María José, y lo digo por que no falta quien apele al Marijo, Marijose, Majos, y demás. No lo tolero. Tanto que se quebró la cabeza la pobre de mi madre para que venga cualquiera a comerse letras de mi nombre. Aquí debo aclarar que mi mamá se murió cuando yo tenía seis años, es decir que he pasado más de la mitad de mi vida sin ella; ahora tengo quince. Mamá y su segundo hijo fallecieron cuando éste iba a nacer, así que vivo sola con mi papá y a veces no sé quién de los dos se siente más huérfano.  Papá es publicista, trabajaba en una compañía grande donde todo el mundo le gritaba y lo hacía trabajar como loco hasta que decidió mandarlos por un tubo y poner su propia agencia; eso fue hace como 5 meses, ahora el único que puede gritarle es él mismo. Por eso nos cambiamos de casa. Él necesitaba una de dos plantas para que en la parte de abajo cupiera una oficina, ya que nuestra otra casa era tan chica que para estirar lo pies teníamos que abrir la puerta de la calle;bueno, casi casi. Así que nos cambiamos de colonia y nos endeudamos con el banco. Antes vivíamos en otro barrio y yo no sabía qué era eso de tener amigos en la misma calle. Allá las casas eran de gente tan rica que los hijos tenían la diversión asegurada dentro de sus propios jardines, a nadie le pasaba por la cabeza salir a la calle, pues era muy aburrido, no había siquiera tiendita en kilómetros a la redonda. Aquí es diferente, es más alegre, hay gente en las calles todo el tiempo, y si no hay tanto dinero sí existe una de las cosas más importantes que hay en la vida : la tienda de abarrotes de don Beto que se llama "Ultramarinos Garcia" y don Beto que se llama Alberto. No, no, ya me estoy adelantando. 
Estaba yi en que mi papá renunció, más bien lo corrieron pero eso fue porque se puso a decirle al dueño de la empresa anterior lo que en verdad pensaba de él, y no era nada bueno. De que tenía razón ni duda cabe, pero uno ya sabe que no puede andar insultando al jefe si no quiere ser despedido. Total, se juntó con un grupo de amigos, rompió el cochinito, vendió aquella casa chica y se compró esta casa grande, y ahí la lleva. Ya tiene muchos clientes, trabaja como loco, pero ahora está de mejor humor. Para ser franca, mi papá no siempre ha sido el mejor de lso padres (ahora todo parece que está cambiando, pero no adelantemos vísperas), creo que le dolió tanto la muerte de mi mamá que decidió ponerse a trabajar como loco para no pensar en ella; por tanto, yo crecí acompañada de muchachas que dizque me cuidaban, aunque más bien se la pasaban echando novio o viendo la tele. Claro, también salía con mi papá y platicaba con él y todo, pero nuestras conversaciones se limitaban a la escuela, la película que acabábamos de ver, la frescura de los camarones o el clima. Eso si, nunca hablábamos del pasado, mucho menos de mamá que se nos convirtió en un tema tabú. Total que, a causa de que no cruzaba palabra con con nadie en mi casa, me acostumbré al silencio. En la escuela era lo mismo: había puras niñas bonitas y muy sangronas, con sueños de ser reinas de belleza o , por lo menos, la flor más bella del ejido; y como yo no soy precisamente guapísima, tampoco me hablaban pues de  mi compañía no iban a sacar cosa alguna. Nadie tenía qué decírmelo: soy una freak, una nerd,  la que pasa los descansos sola por que nadie le hace caso.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Five girls, five worlds.|| NC || Audiciones Cerradas ||

Mensaje por MariiD'Horan el Vie 13 Sep 2013, 9:53 pm

jo kat c: :3 escribió:
Jo Katherine Taylor C:

Love & Life 

Nombre completo:

Jo Katherine Taylor Alcaraz.


Edad:

19 años :3.


Nacionalidad:

Británica :3.


D. Física:

Jo es una chica alta, pero no tanto no pasa de 1.70. Tiene el cabello medio largo y su color es natural, castaño claro tirandole al rubio, una sonrisa perfecta que esconde una dentadura perfectamente blanca.. tiene los ojos preciosos de un celeste grisáceo redondos y un poco grandes buen cuerpo, lindas curvas y piernas bonitas.


D. Psicológica:

Bien, Soy una chica Muy sarcástica, amo utilizar el sarcasmo, padezco de  esquizofrenia, una de las millonésimas causas por las cuales soy una niña mal. Con millones de problemas psicológicos, no creo en el amor, ni en el matrimonio, ya que pienso "es un papel", suelo ser muy fría, excepto con mis verdaderos amigos y amigas, con ellos suelo llorar, e incluso decir lo que pienso sin hacer un escándalo solo que es difícil considerar a alguien como un "Verdadero amigo" no confió en nadie ni en mi misma, Divertida, arrogante, y  muy mala cuando me lo propongo. Rebelde, Jamás hago caso a indicaciones y en los mayores problemas suelo encontrar la solución sin dejar de divertirme, Odio que me digan que hacer, soy muy directa si algo no me gusta lo cambias por que lo cambias, soy un verdadero dolor de cabeza. Por mi adorada esquizofrenia (sarcasmo) tengo que tomar pastillas para regular mis estados de animo y mi mente, cuando dejo de tomarlas escucho voces que siempre me indican que hacer y yo suelo seguirlas ya que creo que están bien, en cuanto a mi animo es bipolar ya que cuando dejo de tomar pastillas, lloró y después sonrió. Soy buena dando consejos aunque, no soy muy confiable. .

Historia:

Nací en Londres, Inglaterra un frío 29 de Enero de 1994, Con una madre ilusionada por la llegada de su primer hija, Mi familia, hoy en día una familia distante que poco a poco se va separando mas, nuestra separación se debió a la perdida de mi mamá, desde que ella falleció nada volvió a ser igual. Mi padre buscó la solución volviéndose a casar con una mujer interesada que solo buscaba dinero y joyas, afortunadamente mi padre se dio cuenta con quien se había casado y se divorciaron. Mi padre es un hombre muy inteligente, un criminologo-criminalista que ama lo que hace, es reconocido por su gran lucha contra el mal, y los asesinos que andan por ahí matando gente inocente. 

Yo en cambio necesitaba a mi padre, no solo su apoyo económico si no; también el físico, que él se encontrará conmigo y con Edward en aquellos momentos difíciles que tuvimos que enfrentar solo él y yo. últimamente mi padre se hace el interesado en mi, desde la noche en que intenté incendiar un bar, por que el barman no me daba mi bebida. 

Noches de locura y desenfreno, lleno de Alcohol, Drogas y Sexo con desconocidos, mi padre decidió tomar cartas en el asunto, enviándome a un internado donde 3 mese mas tarde salí normal.. y deje mi pasado muy atrás olvidándome de todo.


Gustos:

{#} La serpientes 
{#} La fiestas 
{#} El helado
{#} Música Electrónica 
{#} El frío 
{#} Tocar el piano y cantar 


Disgustos:

{#} Que se pongan en mi contra 
{#} Egocéntricos 
{#} Rubias Oxigenadas 


Familia:

 
William Taylor |39|Mi papá. Es un criminologo-Criminalista de la "Interpol", Muy reconocido por su labor, un padre distante que no sabe como controlar la situación de su hija. 


Rubí Alcaraz |38| Mi mami, ella murió cuando yo tenía 6 años así que no la conocí mucho.


Edward Taylor|18|Mi hermano. él mejor hermano del mundo, el único que intenta corregir a la bastarda de su hermana. Siempre me apoya aunque yo este bien o mal, me sigue a todos lados para que nada malo me pasé  somos como gemelos..


Miedos/Fobias:

{#} A la soledad

Vestimenta:

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


Rol de personaje:

 
Harry Styles || Mujeriego, popular y coqueto ||

Extras:

{#} Tatuajes :
  
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

{#} Suelo morderme las uñas 

{#} Morder mi labio cuando miento
.







Hola linda...te dejo mi fichita.. ame la idea.. pero so.. tuve un problemin con el gif de la representante so aquí te lo dejo 

Representante =):
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Barbara Palvin:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


mi fic =3:
Capítulo 1 parte 1 
 



Historia de una freak

 

Cuando una se pone a mirar los álbumes antiguos (los que se esconden en los rincones donde uno busca cuando el resto de las posibilidades están agotadas) sucede siempre que terminamos preguntándonos : "¿cómo es posible que me hubiera dejado tomar esa foto, si parezco sapo recién levantado?", pero las razones nos llevaron a aceptar que fuera esa imagen y no otra quedaron atrás y nunca podremos averiguarlas. 
     Así me pasa ahora, lo pienso y cada vez más concluyo que el motivo de todo esto que voy a contarles fue una tontería, o a lo mejor otra vez vuelvo a equivocarme y los motivos aún no los sabemos ninguno de nosotros.
   Me llamo María José y todos (incluso yo misma cuando me estoy regañando por haberme zambado esas tres quesadillas en vez de un plato de cereal) me dicen María José, y lo digo por que no falta quien apele al Marijo, Marijose, Majos, y demás. No lo tolero. Tanto que se quebró la cabeza la pobre de mi madre para que venga cualquiera a comerse letras de mi nombre. Aquí debo aclarar que mi mamá se murió cuando yo tenía seis años, es decir que he pasado más de la mitad de mi vida sin ella; ahora tengo quince. Mamá y su segundo hijo fallecieron cuando éste iba a nacer, así que vivo sola con mi papá y a veces no sé quién de los dos se siente más huérfano.  Papá es publicista, trabajaba en una compañía grande donde todo el mundo le gritaba y lo hacía trabajar como loco hasta que decidió mandarlos por un tubo y poner su propia agencia; eso fue hace como 5 meses, ahora el único que puede gritarle es él mismo. Por eso nos cambiamos de casa. Él necesitaba una de dos plantas para que en la parte de abajo cupiera una oficina, ya que nuestra otra casa era tan chica que para estirar lo pies teníamos que abrir la puerta de la calle;bueno, casi casi. Así que nos cambiamos de colonia y nos endeudamos con el banco. Antes vivíamos en otro barrio y yo no sabía qué era eso de tener amigos en la misma calle. Allá las casas eran de gente tan rica que los hijos tenían la diversión asegurada dentro de sus propios jardines, a nadie le pasaba por la cabeza salir a la calle, pues era muy aburrido, no había siquiera tiendita en kilómetros a la redonda. Aquí es diferente, es más alegre, hay gente en las calles todo el tiempo, y si no hay tanto dinero sí existe una de las cosas más importantes que hay en la vida : la tienda de abarrotes de don Beto que se llama "Ultramarinos Garcia" y don Beto que se llama Alberto. No, no, ya me estoy adelantando. 
Estaba yi en que mi papá renunció, más bien lo corrieron pero eso fue porque se puso a decirle al dueño de la empresa anterior lo que en verdad pensaba de él, y no era nada bueno. De que tenía razón ni duda cabe, pero uno ya sabe que no puede andar insultando al jefe si no quiere ser despedido. Total, se juntó con un grupo de amigos, rompió el cochinito, vendió aquella casa chica y se compró esta casa grande, y ahí la lleva. Ya tiene muchos clientes, trabaja como loco, pero ahora está de mejor humor. Para ser franca, mi papá no siempre ha sido el mejor de lso padres (ahora todo parece que está cambiando, pero no adelantemos vísperas), creo que le dolió tanto la muerte de mi mamá que decidió ponerse a trabajar como loco para no pensar en ella; por tanto, yo crecí acompañada de muchachas que dizque me cuidaban, aunque más bien se la pasaban echando novio o viendo la tele. Claro, también salía con mi papá y platicaba con él y todo, pero nuestras conversaciones se limitaban a la escuela, la película que acabábamos de ver, la frescura de los camarones o el clima. Eso si, nunca hablábamos del pasado, mucho menos de mamá que se nos convirtió en un tema tabú. Total que, a causa de que no cruzaba palabra con con nadie en mi casa, me acostumbré al silencio. En la escuela era lo mismo: había puras niñas bonitas y muy sangronas, con sueños de ser reinas de belleza o , por lo menos, la flor más bella del ejido; y como yo no soy precisamente guapísima, tampoco me hablaban pues de  mi compañía no iban a sacar cosa alguna. Nadie tenía qué decírmelo: soy una freak, una nerd,  la que pasa los descansos sola por que nadie le hace caso.
[center]
Ficha aceptada! :DD

Oh dios, amé tu ficha *-* Me encantó y ni hablar de tu representante *-* Asdfgh, estás participando, suerte :33
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Five girls, five worlds.|| NC || Audiciones Cerradas ||

Mensaje por Zarry HorTomPay :) el Vie 13 Sep 2013, 10:08 pm

Sensual Palvin :3:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Sensual ficha :3:
Valentina H. Speckhart

""Second chances, they never ever matter cause people never changes."
»кιтту ѕукєѕ



Nombre completo:

Valentina Holland Speckhart Overstreet.



Edad:

Diecisiete años.



Nacionalidad:

Alemana.



D. Física:

La belleza es algo tan subjetivo que la propia tarea de plasmarla en palabras se magnifica, ni con el más rico de los vocabularios se podría describir todo aquello que provoca ese extraño magnetismo que posee Valentina, traspasa los límites de lo que me es conocido, y aun así haré el esfuerzo de acercaros los secretos de este bonito envoltorio lleno de sorpresas. Ella no es una muñeca, no, ni tiene un rostro esculpido por los dioses, ni sus ojos despiden ese destello distintivo de un ángel... No, su atractivo reside en lo exótico de su rostro. De madre inglesa con ascendencia hispana y padre alemán, Valentina tiene recorriendo en sus venas la sangre de diversas culturas diferentes entre sí que se unieron en su día para darla a luz. Y es que ella podría ser una particular niñita. Con sus dieciséis años, encierra gran cantidad de secretos en esos ojos verdosos, casi transparentes, aquellos que le proporcionan ese perfil de falsa inocencia. Envueltos por largas pestañas rizadas, éstos tienen la capacidad de iluminarse u oscurecerse según el estado de ánimo de Valentina, por eso, siendo una chica escasa de palabras, sus ojos la delatan, te cuentan todo aquello que ella prefiere guardar bajo candado en su interior y por eso, son su mayor atractivo. Eso sin olvidarnos de sus carnosos y rosados labios, gruesos. Con esa manía suya de humedecérselos con la lengua, logra hacerlos ver aún más brillantes y seductores. Te hacen preguntarte si aún siguen puros, si han tenido ya su primer beso o si ese color se debe a que saben a fresa o a cereza... O como algo tan encantador puede emitir palabras y frases tan viperinas como hirientes... También sorprende el ver tan escasas sonrisas sinceras siendo enmarcadas por esa boca. ¿Por qué tan seria? Pues porque ella no tiene razones para dedicarte una de sus sonrisas. Su rostro visiblemente anguloso se ve enmarcado por una melena que podría compararse con la de un león, rebelde, cada mechón decide su lugar y revolotea allá donde él decida, pero si algo llama la atención de su pelo es ese tono castaño como la madera que contrasta con la palidez de su piel.. Igual el aspecto que este pelo le confiere no es el más elegante, pero le da igual, es seductor y le ayuda a transmitir algo más de esa rebeldía innata que la destaca. Valentina ama llevar su melena al viento, suelta, ondeando a su alrededor y abrazando su cuerpo de mil y una formas. Aunque no es raro verla con un recogido, ella prefiere tener su pelo libre, cayendo cual cascada de chocolate sobre sus hombros. Y bueno... Que más... ¡Ah sí! ¿Cómo olvidarnos de su cuerpo? Y es que dieciséis años no explican como un cuerpo tan joven puede delimitar unas curvas tan pronunciadas y deliciosas. Ya puede decirse que sus genes han sido casi gloriosos por permitirle disfrutar de tan codiciada silueta, porque ella come, come como si no tuviera fondo y su figura permanece intacta. Buen metabolismo... Suertuda. Pero además de ser alta y esbelta, mantiene unas largas y torneadas piernas que bien podrían ser el quebradero de cabeza de más de uno. Esta chica tiene sus buenas armas, y las aprovecha, de eso no cabe duda. No precisa ni de maquillaje para realzar las facciones de su rostro ni ropa de marca o extremadamente sugerente para destacar sus atributos, su estilo es sencillo y aun así le sienta como anillo al dedo porque irradia confianza en sí misma. Eso no quiere decir que no se arregle, de hecho, cada vez le da más importancia a su fondo de armario y porque no decirlo, a su espejo, narcisista en potencia. Y se siente a gusto con su físico, eso se nota y se envidia.



D. Psicológica:

"No soy un ángel, pero si me ves como tal, no olvides dibujarme las alas negras."


Alguien, seguramente conocedor de la maldad que encierran multitud de personas, vaticinó que Valentina nunca sería una persona decente. Y no erró. Existen en este mundo, gente cuyo poder se predica en la diferenciación, en lo extravagante, en lo raro. Valentina no forma parte de esa lista de personas con dones y virtudes extraordinarias, pero sí de aquella que recoge a los que conviven con una personalidad y una conducta que distan de lo común. Hay mortales con una mala marca, una especie de karma que los predispone desde su nacimiento, seguramente este, damas y caballeros, sea uno de esos típicos casos donde la racionalidad, la ética, sus ideales y la moral fomentan un cambio. Una revolución. Y como un ángel caído, esa criatura con la cual Valentina se identifica, cree reunir esas siete características tan poco valoradas por los círculos más reservados. ¿Diecisiete años nada más? Y los que le quedan para explotar su existencia y hacer de esta una vorágine de experiencias y sensaciones inexploradas. ¿Hermosa? Si, lo sabe. Orgullosa hasta la médula, consciente de su valor, raramente se deja achantar por nada ni nadie. No tiene escrúpulos, nunca se rebajará a halagar a cualquiera... Nadie que no sea ella misma, no importa cuanto lo intentes. Vive para ella y para nadie más, el resto, son simples insignificancias incapaces de interferir en su vida. Nunca amó a nadie más que a su reflejo en el espejo y hasta duda que su propio orgullo se lo permita. Vanidosa y narcisista, se cree, si no lo es, perfecta, al menos eso es lo que le repite su cabeza. Nunca la verás sucia, desarreglada o con un cabello fuera de lugar. Siempre perfecta, como para no serlo. No soporta no ser el centro de atención. El amor que se tiene a si misma le ciega. Si ve que alguien más tiene algo mejor que lo que tiene, hará lo posible e imposible para que eso esté en sus corruptas manos. No importa si es valioso para ella o si lastima a la otra persona, simplemente no soporta ver que alguien es mejor, más hermosa o tiene más atención que ella. El objetivo será eliminado rápidamente. Pero, ¿De verdad alguien tan orgulloso como Valentina perdería el tiempo en preocuparse por las pertenencias y quehaceres de los demás? Solo si eso interfiere en su camino hacia la perfección, al reconocimiento público y al desarrollo de su más que explotado amor propio. Tal vez su edad te engañe y su aspecto aniñado le haga parecer alguien dulce y candoroso, amable, bondadoso... Diversos adjetivos que solo calificarían una utopía, una ilusión que se derrumba cuando conoces su verdadera cara, aquella con la cual no tiene reparos en sacar sus colmillos y garras. Desde niña tuvo arranques de odio y eso no cambiaría ahora ¿Verdad? A veces ni siquiera sabe por qué se enfada, pero el primero que se cruce con ella tendrá que cargar con la culpa de todo y será atacado, física o psicológicamente. No importa, total, una persona menos, una persona más no cambia el mundo. Al menos, no el suyo, el cual solo gira a su alrededor. ¿Acaso parece alguien que puede ser engañada a la primera de cambio? Já, antes de que intentes siquiera dirigirle la palabra, ya estará maquinando alguna forma de hacerte caer en su trampa, como una presa más en la red de una araña. Y ten por seguro que eso no le cuesta absolutamente nada. Se vale de su inteligencia y su frialdad para conseguir cualquier cosa que se proponga... ¿Quién decía que las chicas no saben ponerse al mando? Ella por lo menos, se permite ser la única en dirigir la situación a su antojo. Así que no la subestimes y te tomes esto como una simple partida de ajedrez. Lo que empieza como un juego, acaba mal. Jaque Mate. Si lo quiere lo obtiene. No le importa cómo. Lo quiere todo, quiere absolutamente todo. Y no exagera si dice que es capaz de matar para obtenerlo, sin que le tiemble la mano y sin cargos de conciencia. Siempre le gustaron las cosas de gran tamaño y no, no me refiero a lo que entra en los pantalones de los hombres, se refiere a grandes sumas de dinero, de poder, de todo. Quizás de ahí deriven sus grandes aspiraciones de popularidad y reconocimiento, por ahí empieza su camino hacia... ¿Qué camino sigue exactamente esta chica? No tiene hambre precisamente de comida, prefiere el tipo de "hambre" de poder, de sufrimiento ajeno... Esas son las cosas que le fortalecen y sus presas no suelen ser cualquieras. Puede mostrarse dulce y encantadora, para luego demostrarse diabólica. Puede mostrarse sensual y misteriosa, para luego mostrarse sádica y cruel, para causar una herida profunda con su fascinante lengua viperina y sus ataques como puñales envenenados. Para ella, el fin justifica los medios, por eso no te será extraño verla envuelta en líos y escándalos, es su día a día. ¿Qué mejor que un poco de desenfreno antes de añadir otra víctima a la colección? Le fascina jugar con sus presas y que mejor que jugar que de una forma en la que pueda sentir placer. Sabe usar muy bien su cuerpo, la minoría de edad no es más que un plus a su encanto de adolescente, se vale de un leve contoneo de caderas y buen saber estar para lograr arrancar los suspiros de hasta las personas más serias... Nada importa con tal de pasar un buen rato. Lo único que hay que tener claro es que nadie se escapa de las garras de esta hermosa viuda negra.



Historia:

Alemania fue el país elegido para dar a luz a la pequeña Valentina, esa hermosa chica que dio sus primeros pasos en ese país y que convivió con su lenguaje y cultura por más de diez años. Era un lugar hermoso, así no tanto lo era el ambiente y barrio donde ella tuvo la desgracia de crecer. Puesto que su padre no mostraba el más mínimo esfuerzo o interés por querer mantener a su familia, la madre de Valentina se hacía cargo de todo. Ella trabajaba en lo que podía, ya que no era una mujer de gran cultura sus salidas eran muy pobres: Camarera, dependienta en una ferretería, cocinera en un centro social... Pequeñas cosas que sacaban la familia hacia delante con múltiples carencias. El 60% eran para mantener la casa y para comer, el 40% eran para los caprichos privados del cabeza de familia, el padre de Valentina, cosas que no pasaban desapercibidas para madre e hija, pero que por el momento, trataban de olvidar. Poco sabían que ignorar los primeros indicios de lo que acabaría siendo un monstruo sería un gran error. La única vía de escape de Valentina a aquel oscuro pozo de marginalidad era ir al colegio, cosa que poco a poco resultó siendo otra cárcel para ella. Su ropa no era tan bonita como la de las demás niñas, aunque fuera inteligente, no tenía tanta capacidad de estudio como sus demás compañeros en casa... Con todo esto, se convirtió en el blanco de las burlas de los demás, algo que le marcó de por vida, aquellas lágrimas y desesperación por no querer ir a clase marcaron la vida de Valentina, pero su realidad en casa no era mucho mejor… Y la escapatoria era inexistente. Ni en el colegio ni en lo que se suponía era su hogar le dejaban el más mínimo respiro. Lo que le dio fuerzas a Valentina para continuar fue el nacimiento de su hermanito, Klauss, que poco sabía ella que se trataba del fruto de un abuso, aunque los maltratos de su padre ya no le eran tan ajenos, pues la víctima no era ya solo su madre, Valentina de vez en cuando tenía un cardenal adornando su piel, ¿Cómo defenderse de esa bestia? Si bien Valentina siempre trataba de plantar cara a esa bestia –valiéndose de alguna que otra paliza por su valía–, su madre seguía débil y no se atrevía a cambiar las cosas, era una mujer sin iniciativa y aterrada por las posibles consecuencias. Eso le valió el resentimiento de Valentina. Por eso, a medida que la joven iba entrando ya en la adolescencia, empezó a mostrar los primeros signos de rebeldía... Empezando por escaparse unas pocas horas a un destino sin determinar hasta terminar por pasar varias noches en un paradero desconocido por los demás, pues para aguantar a la alcohólica de su madre y a su padre abusador prefería morir de frío en la calle, pero claro, su hermano seguía ahí, y ella no quería eso. A los quince años, Valentina encontró al chico "de sus sueños". ¿Cuánto duró la fantasía? Un mes, el mes que este tardó en hacerle probar el alcohol, las drogas y forzarla para así despojarla de su virginidad. Fue el mejor mes de su vida, a pesar de descuidar todos sus deberes. Pero poco tardó el chico en desecharla al considerarla demasiado usada. El mismo día del aniversario de su mes, aquel día en el que Valentina decidió hacerle una visita a su modesto apartamento y lo encontró tirándose a otra en su mismo sofá. La sucia boca de Valentina derrochó en ese momento más veneno que el caldero de una bruja. Aquella situación se le sobresalía de las manos, pero por suerte era una muchacha fuerte, pero eso sí, el optimismo que una vez llegó a caracterizarla había desaparecido por completo y ahora era una extraña deambulando sin rumbo por la vida, su cuerpo había sido mancillado y no existía refugio para ella... Pero teniendo ese ambiente en casa no debía llorar por un problema de amores, era la culpable por confiar en quien no debía confiar, ahora solo necesitaba largarse de allí. El mundo ya no era algo en lo que depositar confianza, si no de lo que huir, o afrontar de la forma más cínica posible. Logró encontrar un trabajo en una tienda de discos de música bastante en las últimas, pero lograba sacarse un dinero, suficiente para no tener que depender más del pobre sueldo de su madre. Así pasaron unos meses más en los que nada cambió, hasta que su padre comenzó a mostrar un comportamiento aún más dominante y violento, donde las amenazas salidas de tono ya comenzaban a poner los pelos de punta a Valentina y Célianne, su madre. Llegó su salvación, Jânelle, la tía de Valentina, la cual había sido testigo de absolutamente todo a lo que incumbía a la familia Speckhart, comprendiendo el miedo de su hermana, fue ella la que llamó a la policía e informó de todo, la que acabó con aquella pesadilla, al menos temporalmente y mandó a su padre a la cárcel. Entonces era hora de cambiar todo, la fría Alemania ya parecía haberse quedado demasiado pequeña para las dos mujeres, que decidieron regresar a sus raíces, aquí. Pero por el bien del pequeño Klauss decidieron dejarlo en Alemania con su tía, sería demasiado difícil mantener tres bocas de golpe en un país nuevo y al cuidado de Jânelle estaría mejor hasta que en un futuro pudieran reunirse de nuevo. Y así fue... Como en ese nuevo entorno, las dos mujeres debían aprender a compensar los errores del pasado y superarlos.



Gustos:

La noche, la lluvia, el invierno... Todos esos fenómenos naturales que impulsan su tan querida faceta melancólica. La música, pero olvídate de ese pop infumable, comercial o con grandes tintes Disney, Valentina es más de rock, alternativa y de esos grupos a los cuales no conocen ni su madre. Aunque siempre agradece las típicas cancioncitas pop en esas noches de desfase nocturno. Cualquier bebida fuerte capaz de quemar su esófago, hay cosas que solo puede soportar con una gran cantidad de alcohol recorriendo sus venas. Pero nada de llamarla alcohólica, simplemente amante de la absenta. La comida, como a cualquier hijo de vecino. Pero picante, oh sí, que te fulmine las papilas gustativas. Los tatuajes, los piercings, el pelo teñido de un color propio de un alien... Cada quién tiene sus fetiches, ¿No? La moda, ropa de diseño, marcas endiabladamente caras, joyas...si son regalos de chicos, mejor. Fumar... De vez en cuando.



Disgustos:

Que le toquen el tema de su pasado, le pregunten por su padre o su madre y todos esos rollos familiares. Los que fuman como camioneros. Si bien ella fuma de vez en cuando, tampoco hay que abusar y convertir cualquier lugar en Londres un día de niebla. La gente con exceso de azúcar en la sangre que se creen que la vida es como caminar sobre un arco iris rodeado de ponis voladores. Que la subestimen, cuestionen, repliquen o la traten como si tuviera retraso mental. Aquellos que la miran con lástima o se ofrecen ayudarla aun cuando ésta no lo pide. La poca higiene, por favor, aunque sea un agua diaria, no se pide más.



Familia:

Hermano pequeño: Klauss Speckhart || Ocho años || El hermano menor de Valentina, ahora mismo de ocho años. Sólo le considera a él de su familia. Nunca se vio afectado por los maltratos de su padre, de hecho, no se enteró de nada hasta que de la noche a la mañana se vio viviendo solo con su tía, la cual no quiso explicarle ningún detalle sobre su actual situación, solo dejando las cosas... En el aire, para no traumatizar la pequeña cabecita de Klauss. Un chico dulce y curioso, ese tipo de chicos que son más felices jugando con niñas de su edad ya que los chicos lo dejan de lado por ser cuanto menos, sensible. Pero él es feliz y ama en demasía a su hermana, sentimiento recíproco ya que para Valentina, él es su tesoro, aunque vivan en países distintos, siempre se preocupará por su estado, en llamarlo, en mandarle dinero...



Miedos/Fobias:

Le tiene total pánico a su padre, aunque ahora esté lejos de él no sabe cuanto tiempo más durará esa seguridad. Perder contacto con su hermano o que le pase algo malo a este. La muerte, aunque sepa que la vida es algo pasajero no quiere que se le escurra entre las manos sin aprovecharla del todo. El compromiso o encariñarse demasiado con alguien, total, luego todo indicio de amabilidad desaparece y las relaciones se rompen.



Vestimenta:

El estilo de Valentina es, ante todo, sencillo. No hay ocasión en la que no lleve una prenda de color oscuro y, en realidad, lo extraño es que no lleve toda su vestimenta de colores apagados. Un color que nunca falta es el negro. No es que sea su preferido, pero ya es una costumbre el ponerse una prenda de tal característica. Sí se complica a la hora de vestirse, decantándose por pantalones largos vaqueros con camisetas, acompañadas de filares, pulseras... O bien lleva vestido, que sabe lleva a la perfección con unos tacones. Le gusta verse bien, como a cualquier persona le gustaría, pero bien a si misma. En cierto modo sí le importa y le interesa el como le vean los demás o cuan despreciativos son a la hora de echarle un vistazo. Aunque por otro lado, piensa que si no les gusta, que no miren, aunque los chicos no suelen pensar que no le gusta.



Rol de personaje:

Harry Styles || Mujeriego, popular y coqueto.



Extras:

Siempre juega con el pelo, se enrolla un mechón en su dedo y comienza a rizarlo una y otra vez. Tiende a morderse el labio inferior cuando está nerviosa, siempre lo ha hecho y hay veces en que ni se da cuenta de que lo está haciendo. Le encanta relamérse los labios, una y otra vez, hay veces que incluso lo hace sólo para seducir a alguien. Adora los tatuajes, lleva unos cuantos de hecho. En la nuca tiene tatuado, con muy buena caligrafía y en números romanos, la fecha de nacimiento de su hermano –doce de julio de dos mil cuatro–. También tiene unos aviones de papel "volando" en el lateral izquierdo de la mano derecha. Y en la muñeca izquierda, la palabra "Hold on, baby", también con una buena caligrafía. El día y mes de su nacimiento coincide con el de su hermano. No ha vuelto a tener novio desde su mala experiencia, el único bueno recuerdo que le quedó de él es precisamente es su gusto por las relaciones sexuales. Sigue mandando dinero a su hermano, con la esperanza de traerlo a vivir alguna vez con ella.

Sensual capítulo :3:
La navidad estaba por todas partes. Mirase donde mirase. 
Cuando paseaba por las calles, mirando la cara de los niños, éstos corrían libremente por el parque, sin miedo al frío y con la ilusión en sus ojos. 
Hacía tiempo que la navidad ya no era una novedad para mí. Sólo era un día más donde estar con la familia pero, tampoco tenía eso. Ahora, estaba sola en un frío apartamento, no me reencontraría con mi familia, hasta fin de año.
Quedaban muy lejos aquellos días de creer en los milagros navideños.
Di varias vueltas en mi pequeño sofá, era día veinticuatro y aquella noche a las doce, muchas familias, parejas, amigos se desearían feliz navidad.  
Miré a mí alrededor y decidí darle un poco de alegría a aquel triste apartamento. Cogí un anorak y salí por aquella puerta. Las tiendas seguían abiertas aunque, hoy cerrarían más pronto. Me acerqué al centro y entré en un pequeño establecimiento de decoraciones.
Estaba vacío, muchas personas iban con prisa a comprar juguetes para sus hijos y comida para su espectacular cena navideña. En caja, había una joven muchacha asiática sonriente que clavaba en mí, sus rasgados ojos. 
Cogí algunas decoraciones y un curioso peluche en forma de reno. 


–Esta noche es nuestra, pequeño. – Murmuré sonriente a aquel adorable peluche. Él sería mi única compañía en el día de hoy. 


Me acerqué a caja y pagué aquellos complementos. Sonreí modestamente y salí con una bolsa que se rompió nada más girar la esquina. 


–Maldita suerte la mía…– Suspiré, haciendo de mi bocanada de aire una pequeña nube.


Llevé la bolsa como si fuese una de aquellas bolsas americanas. Abrazada a ella, sentía el suave tacto de aquel pequeño peluche.  
Era tarde, las tiendas ya estaban cerrando. Había salido justo a tiempo para comprar todo aquello. Si hubiese tardado un poco más, no lo hubiese logrado.
Entré en el edificio y, posteriormente,  entré en mi apartamento.  Dejé la bolsa en la mesa y empecé a decorar la habitación. La habitación empezó a tomar un nuevo color, una nueva luz. Sonreí ingenuamente. Sería verdad que la navidad es una época llena de alegría. 
Puse aquel curioso peluche en la entrada y le sonreí.


–Espero que Papá Noel se alegre de encontrarte.– Sonreí.  –Aunque, eso no vaya a pasar.–


Me retiré y encendí el televisor. Los canales estaban llenos de programas grabados hace tiempo pero, que se emitían en este día. Era mejor que nada; aunque, a veces, me entraban ganas de coger un DVD y cambiarlos por una película cualquiera.
Mi teléfono empezó a sonar vivazmente. No tenía mucha prisa en cogerlo. Seguramente, era mi madre preguntando por cómo se presentaba aquella noche. Me equivocaba. Su nombre estaba escrito en la pantalla y el móvil empezaba a sonar más fuerte. Una cálida sensación invadió mi corazón. ¿Podría ser posible…?


–¿Zayn?– Descolgué y esperé encontrar su voz.
–¡Por fin contestas!– Una melodiosa y femenina voz sonó desde el otro lado. –¡Soy Eleanor! ¿Qué estás haciendo ahora?–
–¿Eleanor…? ¿Qué haces con el móvil de…?– Muchas preguntas venían a mi cabeza. 
–¡Harry!– Gritó. –¡No! Esa bandeja tiene que estar hacía el otro lado. ¡Tiene que estar todo perfecto!


¿Harry? ¿Eleanor? ¿Móvil de Zayn? Poco a poco, las piezas iban encajando y las dudas se disipaban. Se estaban reuniendo para celebrar algo pero, su llamada…


–Perdona...– Habló nuevamente. –¿Qué estabas haciendo?–
–Realmente, no estaba…– Empecé a explicarme.
–¡Oye! Me vas a gastar el dinero de mi teléfono.– Se oyó replicar su fogosa voz. Ahí estaba; él también, Zayn.
–¡Shhht! Dejad de distraerme.– Sentenciaba Eleanor. –Oye, ¿Quieres venir? Vamos a celebrar la navidad en la trastienda de Louis. Lo estamos colocando todo y… ¡Louis dale eso a Zayn, por favor!– Se interrumpía ella misma. –Bueno, ¿Qué me dices?– Pude sentir como su voz transmitía una cálida sonrisa.
–¡Claro que me gustaría ir!– Exclamé. Me hacía mucha ilusión; aunque, se me hacía raro… No es que nos conociéramos mucho pero, fue un noble acto por parte de Eleanor. Sólo tenía un problema. –Pero, … Yo no sé dónde queda esa tienda exactamente.–
–¡Tranquila no hay problema!– Exclamó. Tapó un poco el móvil pero, se le escuchó claramente hablar. –¡Zayn ve a buscarla!–
–¿Qué? ¿Por qué tengo que ir yo?– Se quejaba el moreno. –¡Que vaya Harry!–
–¿Eh?– Exclamó Harry. –Por mí, no hay problema pero, … Estoy ayudando a Louis, Niall y Liam con esto.–
–¡No! Zayn, agarra lo que te dio Louis y ve.– Le ordenó Eleanor. Realmente, era una chica clara y estricta. Muy convincente. Destapó el móvil y volvió a hablarme. –¿Estás? Ahora te mando a Zayn, en media hora está ahí. ¡Zayn espabila!– Exclamó finalmente.  –¡Hasta ahora!–
–Hasta…– No me dio tiempo a acabar la frase. Al otro lado, sólo se oía un repetitivo y molesto sonido. –¿Qué ha pasado?– Me pregunté. Bajé mi teléfono y miré mi reflejo. –¡Oh no! ¡Tengo que arreglarme un poco!–


Fui a mi habitación y revolví todo el armario. No podía ponerme excesivamente elegante, ni tampoco totalmente informal. No sabía que elegir y el reloj, cada vez, marcaba una hora más próxima a la llegada de aquel moreno que hacia temblar mis piernas.
Finalmente, me puse unas medias lanosas grises y recogí un largo jersey negro que caía suavemente de un hombro. El calzado que me acompañaría serían unas cómodas botas altas negras.  
Corrí rápidamente. Fui al baño. Me peiné. Probé miles de peinados pero, me amargué y acabé por volcarme todo el cabello hacía un lado. Me maquillé los ojos más detalladamente de lo que solía hacer e incluso remarqué mis labios con un tono bastante rojizo. Ya estaba lista.


–¡Tiempo récord!– Suspiré. Me senté en el sofá. Esperaba el momento con los nervios a flor de piel. Tenía todo preparado. Sólo tenía que oír el timbre, exclamar un “ya voy” y salir. Pero, a la salida estaría él. Aquel moreno que me tenía loca.


El timbre sonó. Pegué un brinco, recogí las cosas y cogí el telefonillo con el pulso temblando.


–¿Sí?– Pregunté. “¡Estúpida!” murmuró mi consciencia. ¿Para qué preguntaba? Sólo podría ser él.
–Soy yo.– Sentenció algo malhumorado.  –Baja, anda.–
–Voy…– Colgué y me puse una chaqueta gorda. Busqué las llaves en el bolso y abrí la puerta.


La puerta se fue cerrando, poco a poco, puse la llave para cerrarla bien. De repente, ante mis ojos estaba aquel reno de peluche. Sonreí, con una amplia sonrisa.


–Parece ser que los milagros existen después de todo…– Le confesé, figurándoseme que me contestaba con una sonrisa ingenua.


Salí por el portal y ahí estaba. Mirando al cielo estrellado con sus castaños ojos. Las bocanadas de aire de su boca salían lentamente. Oyó la puerta cerrar y miró hacia mí. Su fría mirada se encontró, nuevamente, con la mía. Otra vez, solos. Otra vez, tú y yo.


–Buenas. Disculpa por…– Empecé a tartamudear.
–Toma.– Dictó. Tendiéndome una bolsa. –Eleanor y Danielle me dijeron que era indispensable…– Suspiró molesto. –Que chicas más molestas…– Murmuré.


Abrí aquella bolsa. En ella, había dos graciosos gorros de navidad. Uno simple y el otro con cuernitos de reno incluidos. Me eché a reír ingenuamente, saqué el segundo y comenté.


–¡Son adorables!– Le enseñé a Zayn. 
–¡Son horribles!– Exclamó él. Seguí riéndome. –¿Qué te parece tan gracioso?– Preguntó.


Cogí el gorro y me lo puse en la cabeza. Le tendí la bolsa a Zayn y sonreí.


–Sólo te imaginaba con el gorro puesto…– Murmuré y sus cejas fueron frunciéndose. –Pero, no creo que seas capaz de ponértelo.– Le tenté.
–¡Por supuesto que no! No porque no sea capaz. Simplemente, porque me parecen horribles.– Cogióla bolsa y echó a andar. –Venga, vamos.–


Le seguí desde atrás. El joven llevaba un anorak negro y unos pantalones negros. Sus bambas rojas y blancas pero, vislumbré una camisa blanca, tras aquel anorak. Zayn, se había arreglado mínimamente para el momento. Seguramente, Eleanor o Danielle le habrían obligado. Volví a sonreír. 
Era mágico pasear por esas calles llenas de ilusión y color con él. Zayn se detuvo en el semáforo para pasar. Yo calculé mal y me golpeé con su espalda, por culpa de mi falta de atención.


–Perdona…– Murmuré. Realmente, era un chico alto y corpulento. Cada vez que lo miraba me gustaba más.


Zayn me miró de reojo, se giró lentamente. Con su mirada me contempló detenidamente. Me eché las manos a la cara y empecé a soplar. Se me había olvidado equiparme unos guantes y empezaba a tenerlas congeladas. El semáforo cambió a verde. 


–Ya podemos…– Empecé a murmurar. 


Zayn se giró por completo y agarró mi mano. La puso en su cara y la mía cambió de color completamente. Su cálida y fina tez ardía comparada con mis  gélidas manos. El chico cerró los ojos y deslizó suavemente su mano junto a la mía.


–Estás helada. Te has arreglado tanto y, ¿no has pensado en unos guantes?– Preguntó con la cara seria.
–No, bueno… Se me pasó por alto y…– Mis ojos fueron descendiendo y clavándose en nuestras entrelazadas manos. –Y...–


Zayn sonrió con su perversa sonrisa. Tiró levemente de mi mano y se la metió en el bolsillo junto a la suya. Echó a andar y yo tras él.


–Vamos, antes de que el semáforo se ponga rojo de nuevo.– Comentó. Andando como siempre. Como si no sucediera nada.


Aquel paso de peatones se me hizo eterno. El semáforo parpadeó, volvió a cambiar de color. Está vez, me sentía más identificada con él. Empecé a sonreír estúpidamente. Era como si el frío no hubiese existido nunca. Debajo de aquella gorda capa de ropa nuestras manos estaban unidas. Su mano cubría la mía sin problema alguno y, la mía, ingenua como yo, empezaba a temblar un poco. El moreno no preguntó el porqué. Seguramente pensaba que era por el frío pero, el culpable era él. Siempre él.
Llegamos al local. Zayn dejó su mano salir y soltó la mía fuera del bolsillo. 


–Es aquí.– Dijo. Agarró y picó la cobertura de metal que usaban las tiendas para evitar robos. 


La puerta empezó a abrirse. El tiempo que tardó fue suficiente para disfrutar de aquel momento que acababan de regalarme. Eché mi mano a la cara y me acaricié con su dorso. La sonrisa en mi rostro parecía ser permanente. 
La calidad esencia y el varonil aroma de Zayn, envolvían aquella pequeña parte de mi cuerpo. Sólo una voz, la suya, pudo despertarme de lo que se me estaba empezando a figurar como un sueño.


–¿Vamos?– Preguntó el moreno. 


Lo seguí, pasé por aquella puerta y un chico con el mismo color de ojos que Louis pero, de cabello rubio me sonrió. Se quedó cerrando la puerta y yo seguí a Zayn.


–¡Por fin llegas!– Exclamó Eleanor. –¿Y el gorro?– Agarró su bolsa. –¡Zayn póntelo! ¡Mira ella lo lleva puesto!–


Entré en una trastienda decorada con amor e ilusión. Eleanor le gritaba a Zayn y éste se defendía. Harry sonreía y Louis, Liam, Niall y Danielle se incorporaba a seguir colocando cosas.
Junté mis manos, como dos polos opuestos que se atraían. Mezclando la temperatura de ambas y tapándome la sonrisa con ellas.


–Feliz navidad, pequeña…– Me murmuré, increíblemente feliz.
–¡Oye!– Gritó Zayn, sacándose el anorak. –No te quedes ahí y pasa.– Sentenció.


Asentí con la cabeza y entré en aquel pequeño Edén, lleno de una efímera y curiosa felicidad.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Five girls, five worlds.|| NC || Audiciones Cerradas ||

Mensaje por Invitado el Vie 13 Sep 2013, 10:17 pm

Audicionare  
La idea me encanto *-*




El gif de palvin ira junto con la ficha :3
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Five girls, five worlds.|| NC || Audiciones Cerradas ||

Mensaje por bwiyomi. el Vie 13 Sep 2013, 10:37 pm

hola<3
a la ana le gusta esta idea
askjaksjas
beia:

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
asdfghjkl el cap te lo dejo en la ficha *O*
ire por liam bc me dio mucha ternura c':
avatar


Ver perfil de usuario http://www.bomirillaz.tumblr.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Five girls, five worlds.|| NC || Audiciones Cerradas ||

Mensaje por MariiD'Horan el Vie 13 Sep 2013, 10:42 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:
Sensual Palvin :
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Sensual ficha :
Valentina H. Speckhart

""Second chances, they never ever matter cause people never changes."
»кιтту ѕукєѕ



Nombre completo:

Valentina Holland Speckhart Overstreet.



Edad:

Diecisiete años.



Nacionalidad:

Alemana.



D. Física:

La belleza es algo tan subjetivo que la propia tarea de plasmarla en palabras se magnifica, ni con el más rico de los vocabularios se podría describir todo aquello que provoca ese extraño magnetismo que posee Valentina, traspasa los límites de lo que me es conocido, y aun así haré el esfuerzo de acercaros los secretos de este bonito envoltorio lleno de sorpresas. Ella no es una muñeca, no, ni tiene un rostro esculpido por los dioses, ni sus ojos despiden ese destello distintivo de un ángel... No, su atractivo reside en lo exótico de su rostro. De madre inglesa con ascendencia hispana y padre alemán, Valentina tiene recorriendo en sus venas la sangre de diversas culturas diferentes entre sí que se unieron en su día para darla a luz. Y es que ella podría ser una particular niñita. Con sus dieciséis años, encierra gran cantidad de secretos en esos ojos verdosos, casi transparentes, aquellos que le proporcionan ese perfil de falsa inocencia. Envueltos por largas pestañas rizadas, éstos tienen la capacidad de iluminarse u oscurecerse según el estado de ánimo de Valentina, por eso, siendo una chica escasa de palabras, sus ojos la delatan, te cuentan todo aquello que ella prefiere guardar bajo candado en su interior y por eso, son su mayor atractivo. Eso sin olvidarnos de sus carnosos y rosados labios, gruesos. Con esa manía suya de humedecérselos con la lengua, logra hacerlos ver aún más brillantes y seductores. Te hacen preguntarte si aún siguen puros, si han tenido ya su primer beso o si ese color se debe a que saben a fresa o a cereza... O como algo tan encantador puede emitir palabras y frases tan viperinas como hirientes... También sorprende el ver tan escasas sonrisas sinceras siendo enmarcadas por esa boca. ¿Por qué tan seria? Pues porque ella no tiene razones para dedicarte una de sus sonrisas. Su rostro visiblemente anguloso se ve enmarcado por una melena que podría compararse con la de un león, rebelde, cada mechón decide su lugar y revolotea allá donde él decida, pero si algo llama la atención de su pelo es ese tono castaño como la madera que contrasta con la palidez de su piel.. Igual el aspecto que este pelo le confiere no es el más elegante, pero le da igual, es seductor y le ayuda a transmitir algo más de esa rebeldía innata que la destaca. Valentina ama llevar su melena al viento, suelta, ondeando a su alrededor y abrazando su cuerpo de mil y una formas. Aunque no es raro verla con un recogido, ella prefiere tener su pelo libre, cayendo cual cascada de chocolate sobre sus hombros. Y bueno... Que más... ¡Ah sí! ¿Cómo olvidarnos de su cuerpo? Y es que dieciséis años no explican como un cuerpo tan joven puede delimitar unas curvas tan pronunciadas y deliciosas. Ya puede decirse que sus genes han sido casi gloriosos por permitirle disfrutar de tan codiciada silueta, porque ella come, come como si no tuviera fondo y su figura permanece intacta. Buen metabolismo... Suertuda. Pero además de ser alta y esbelta, mantiene unas largas y torneadas piernas que bien podrían ser el quebradero de cabeza de más de uno. Esta chica tiene sus buenas armas, y las aprovecha, de eso no cabe duda. No precisa ni de maquillaje para realzar las facciones de su rostro ni ropa de marca o extremadamente sugerente para destacar sus atributos, su estilo es sencillo y aun así le sienta como anillo al dedo porque irradia confianza en sí misma. Eso no quiere decir que no se arregle, de hecho, cada vez le da más importancia a su fondo de armario y porque no decirlo, a su espejo, narcisista en potencia. Y se siente a gusto con su físico, eso se nota y se envidia.



D. Psicológica:

"No soy un ángel, pero si me ves como tal, no olvides dibujarme las alas negras."


Alguien, seguramente conocedor de la maldad que encierran multitud de personas, vaticinó que Valentina nunca sería una persona decente. Y no erró. Existen en este mundo, gente cuyo poder se predica en la diferenciación, en lo extravagante, en lo raro. Valentina no forma parte de esa lista de personas con dones y virtudes extraordinarias, pero sí de aquella que recoge a los que conviven con una personalidad y una conducta que distan de lo común. Hay mortales con una mala marca, una especie de karma que los predispone desde su nacimiento, seguramente este, damas y caballeros, sea uno de esos típicos casos donde la racionalidad, la ética, sus ideales y la moral fomentan un cambio. Una revolución. Y como un ángel caído, esa criatura con la cual Valentina se identifica, cree reunir esas siete características tan poco valoradas por los círculos más reservados. ¿Diecisiete años nada más? Y los que le quedan para explotar su existencia y hacer de esta una vorágine de experiencias y sensaciones inexploradas. ¿Hermosa? Si, lo sabe. Orgullosa hasta la médula, consciente de su valor, raramente se deja achantar por nada ni nadie. No tiene escrúpulos, nunca se rebajará a halagar a cualquiera... Nadie que no sea ella misma, no importa cuanto lo intentes. Vive para ella y para nadie más, el resto, son simples insignificancias incapaces de interferir en su vida. Nunca amó a nadie más que a su reflejo en el espejo y hasta duda que su propio orgullo se lo permita. Vanidosa y narcisista, se cree, si no lo es, perfecta, al menos eso es lo que le repite su cabeza. Nunca la verás sucia, desarreglada o con un cabello fuera de lugar. Siempre perfecta, como para no serlo. No soporta no ser el centro de atención. El amor que se tiene a si misma le ciega. Si ve que alguien más tiene algo mejor que lo que tiene, hará lo posible e imposible para que eso esté en sus corruptas manos. No importa si es valioso para ella o si lastima a la otra persona, simplemente no soporta ver que alguien es mejor, más hermosa o tiene más atención que ella. El objetivo será eliminado rápidamente. Pero, ¿De verdad alguien tan orgulloso como Valentina perdería el tiempo en preocuparse por las pertenencias y quehaceres de los demás? Solo si eso interfiere en su camino hacia la perfección, al reconocimiento público y al desarrollo de su más que explotado amor propio. Tal vez su edad te engañe y su aspecto aniñado le haga parecer alguien dulce y candoroso, amable, bondadoso... Diversos adjetivos que solo calificarían una utopía, una ilusión que se derrumba cuando conoces su verdadera cara, aquella con la cual no tiene reparos en sacar sus colmillos y garras. Desde niña tuvo arranques de odio y eso no cambiaría ahora ¿Verdad? A veces ni siquiera sabe por qué se enfada, pero el primero que se cruce con ella tendrá que cargar con la culpa de todo y será atacado, física o psicológicamente. No importa, total, una persona menos, una persona más no cambia el mundo. Al menos, no el suyo, el cual solo gira a su alrededor. ¿Acaso parece alguien que puede ser engañada a la primera de cambio? Já, antes de que intentes siquiera dirigirle la palabra, ya estará maquinando alguna forma de hacerte caer en su trampa, como una presa más en la red de una araña. Y ten por seguro que eso no le cuesta absolutamente nada. Se vale de su inteligencia y su frialdad para conseguir cualquier cosa que se proponga... ¿Quién decía que las chicas no saben ponerse al mando? Ella por lo menos, se permite ser la única en dirigir la situación a su antojo. Así que no la subestimes y te tomes esto como una simple partida de ajedrez. Lo que empieza como un juego, acaba mal. Jaque Mate. Si lo quiere lo obtiene. No le importa cómo. Lo quiere todo, quiere absolutamente todo. Y no exagera si dice que es capaz de matar para obtenerlo, sin que le tiemble la mano y sin cargos de conciencia. Siempre le gustaron las cosas de gran tamaño y no, no me refiero a lo que entra en los pantalones de los hombres, se refiere a grandes sumas de dinero, de poder, de todo. Quizás de ahí deriven sus grandes aspiraciones de popularidad y reconocimiento, por ahí empieza su camino hacia... ¿Qué camino sigue exactamente esta chica? No tiene hambre precisamente de comida, prefiere el tipo de "hambre" de poder, de sufrimiento ajeno... Esas son las cosas que le fortalecen y sus presas no suelen ser cualquieras. Puede mostrarse dulce y encantadora, para luego demostrarse diabólica. Puede mostrarse sensual y misteriosa, para luego mostrarse sádica y cruel, para causar una herida profunda con su fascinante lengua viperina y sus ataques como puñales envenenados. Para ella, el fin justifica los medios, por eso no te será extraño verla envuelta en líos y escándalos, es su día a día. ¿Qué mejor que un poco de desenfreno antes de añadir otra víctima a la colección? Le fascina jugar con sus presas y que mejor que jugar que de una forma en la que pueda sentir placer. Sabe usar muy bien su cuerpo, la minoría de edad no es más que un plus a su encanto de adolescente, se vale de un leve contoneo de caderas y buen saber estar para lograr arrancar los suspiros de hasta las personas más serias... Nada importa con tal de pasar un buen rato. Lo único que hay que tener claro es que nadie se escapa de las garras de esta hermosa viuda negra.



Historia:

Alemania fue el país elegido para dar a luz a la pequeña Valentina, esa hermosa chica que dio sus primeros pasos en ese país y que convivió con su lenguaje y cultura por más de diez años. Era un lugar hermoso, así no tanto lo era el ambiente y barrio donde ella tuvo la desgracia de crecer. Puesto que su padre no mostraba el más mínimo esfuerzo o interés por querer mantener a su familia, la madre de Valentina se hacía cargo de todo. Ella trabajaba en lo que podía, ya que no era una mujer de gran cultura sus salidas eran muy pobres: Camarera, dependienta en una ferretería, cocinera en un centro social... Pequeñas cosas que sacaban la familia hacia delante con múltiples carencias. El 60% eran para mantener la casa y para comer, el 40% eran para los caprichos privados del cabeza de familia, el padre de Valentina, cosas que no pasaban desapercibidas para madre e hija, pero que por el momento, trataban de olvidar. Poco sabían que ignorar los primeros indicios de lo que acabaría siendo un monstruo sería un gran error. La única vía de escape de Valentina a aquel oscuro pozo de marginalidad era ir al colegio, cosa que poco a poco resultó siendo otra cárcel para ella. Su ropa no era tan bonita como la de las demás niñas, aunque fuera inteligente, no tenía tanta capacidad de estudio como sus demás compañeros en casa... Con todo esto, se convirtió en el blanco de las burlas de los demás, algo que le marcó de por vida, aquellas lágrimas y desesperación por no querer ir a clase marcaron la vida de Valentina, pero su realidad en casa no era mucho mejor… Y la escapatoria era inexistente. Ni en el colegio ni en lo que se suponía era su hogar le dejaban el más mínimo respiro. Lo que le dio fuerzas a Valentina para continuar fue el nacimiento de su hermanito, Klauss, que poco sabía ella que se trataba del fruto de un abuso, aunque los maltratos de su padre ya no le eran tan ajenos, pues la víctima no era ya solo su madre, Valentina de vez en cuando tenía un cardenal adornando su piel, ¿Cómo defenderse de esa bestia? Si bien Valentina siempre trataba de plantar cara a esa bestia –valiéndose de alguna que otra paliza por su valía–, su madre seguía débil y no se atrevía a cambiar las cosas, era una mujer sin iniciativa y aterrada por las posibles consecuencias. Eso le valió el resentimiento de Valentina. Por eso, a medida que la joven iba entrando ya en la adolescencia, empezó a mostrar los primeros signos de rebeldía... Empezando por escaparse unas pocas horas a un destino sin determinar hasta terminar por pasar varias noches en un paradero desconocido por los demás, pues para aguantar a la alcohólica de su madre y a su padre abusador prefería morir de frío en la calle, pero claro, su hermano seguía ahí, y ella no quería eso. A los quince años, Valentina encontró al chico "de sus sueños". ¿Cuánto duró la fantasía? Un mes, el mes que este tardó en hacerle probar el alcohol, las drogas y forzarla para así despojarla de su virginidad. Fue el mejor mes de su vida, a pesar de descuidar todos sus deberes. Pero poco tardó el chico en desecharla al considerarla demasiado usada. El mismo día del aniversario de su mes, aquel día en el que Valentina decidió hacerle una visita a su modesto apartamento y lo encontró tirándose a otra en su mismo sofá. La sucia boca de Valentina derrochó en ese momento más veneno que el caldero de una bruja. Aquella situación se le sobresalía de las manos, pero por suerte era una muchacha fuerte, pero eso sí, el optimismo que una vez llegó a caracterizarla había desaparecido por completo y ahora era una extraña deambulando sin rumbo por la vida, su cuerpo había sido mancillado y no existía refugio para ella... Pero teniendo ese ambiente en casa no debía llorar por un problema de amores, era la culpable por confiar en quien no debía confiar, ahora solo necesitaba largarse de allí. El mundo ya no era algo en lo que depositar confianza, si no de lo que huir, o afrontar de la forma más cínica posible. Logró encontrar un trabajo en una tienda de discos de música bastante en las últimas, pero lograba sacarse un dinero, suficiente para no tener que depender más del pobre sueldo de su madre. Así pasaron unos meses más en los que nada cambió, hasta que su padre comenzó a mostrar un comportamiento aún más dominante y violento, donde las amenazas salidas de tono ya comenzaban a poner los pelos de punta a Valentina y Célianne, su madre. Llegó su salvación, Jânelle, la tía de Valentina, la cual había sido testigo de absolutamente todo a lo que incumbía a la familia Speckhart, comprendiendo el miedo de su hermana, fue ella la que llamó a la policía e informó de todo, la que acabó con aquella pesadilla, al menos temporalmente y mandó a su padre a la cárcel. Entonces era hora de cambiar todo, la fría Alemania ya parecía haberse quedado demasiado pequeña para las dos mujeres, que decidieron regresar a sus raíces, aquí. Pero por el bien del pequeño Klauss decidieron dejarlo en Alemania con su tía, sería demasiado difícil mantener tres bocas de golpe en un país nuevo y al cuidado de Jânelle estaría mejor hasta que en un futuro pudieran reunirse de nuevo. Y así fue... Como en ese nuevo entorno, las dos mujeres debían aprender a compensar los errores del pasado y superarlos.



Gustos:

La noche, la lluvia, el invierno... Todos esos fenómenos naturales que impulsan su tan querida faceta melancólica. La música, pero olvídate de ese pop infumable, comercial o con grandes tintes Disney, Valentina es más de rock, alternativa y de esos grupos a los cuales no conocen ni su madre. Aunque siempre agradece las típicas cancioncitas pop en esas noches de desfase nocturno. Cualquier bebida fuerte capaz de quemar su esófago, hay cosas que solo puede soportar con una gran cantidad de alcohol recorriendo sus venas. Pero nada de llamarla alcohólica, simplemente amante de la absenta. La comida, como a cualquier hijo de vecino. Pero picante, oh sí, que te fulmine las papilas gustativas. Los tatuajes, los piercings, el pelo teñido de un color propio de un alien... Cada quién tiene sus fetiches, ¿No? La moda, ropa de diseño, marcas endiabladamente caras, joyas...si son regalos de chicos, mejor. Fumar... De vez en cuando.



Disgustos:

Que le toquen el tema de su pasado, le pregunten por su padre o su madre y todos esos rollos familiares. Los que fuman como camioneros. Si bien ella fuma de vez en cuando, tampoco hay que abusar y convertir cualquier lugar en Londres un día de niebla. La gente con exceso de azúcar en la sangre que se creen que la vida es como caminar sobre un arco iris rodeado de ponis voladores. Que la subestimen, cuestionen, repliquen o la traten como si tuviera retraso mental. Aquellos que la miran con lástima o se ofrecen ayudarla aun cuando ésta no lo pide. La poca higiene, por favor, aunque sea un agua diaria, no se pide más.



Familia:

Hermano pequeño: Klauss Speckhart || Ocho años || El hermano menor de Valentina, ahora mismo de ocho años. Sólo le considera a él de su familia. Nunca se vio afectado por los maltratos de su padre, de hecho, no se enteró de nada hasta que de la noche a la mañana se vio viviendo solo con su tía, la cual no quiso explicarle ningún detalle sobre su actual situación, solo dejando las cosas... En el aire, para no traumatizar la pequeña cabecita de Klauss. Un chico dulce y curioso, ese tipo de chicos que son más felices jugando con niñas de su edad ya que los chicos lo dejan de lado por ser cuanto menos, sensible. Pero él es feliz y ama en demasía a su hermana, sentimiento recíproco ya que para Valentina, él es su tesoro, aunque vivan en países distintos, siempre se preocupará por su estado, en llamarlo, en mandarle dinero...



Miedos/Fobias:

Le tiene total pánico a su padre, aunque ahora esté lejos de él no sabe cuanto tiempo más durará esa seguridad. Perder contacto con su hermano o que le pase algo malo a este. La muerte, aunque sepa que la vida es algo pasajero no quiere que se le escurra entre las manos sin aprovecharla del todo. El compromiso o encariñarse demasiado con alguien, total, luego todo indicio de amabilidad desaparece y las relaciones se rompen.



Vestimenta:

El estilo de Valentina es, ante todo, sencillo. No hay ocasión en la que no lleve una prenda de color oscuro y, en realidad, lo extraño es que no lleve toda su vestimenta de colores apagados. Un color que nunca falta es el negro. No es que sea su preferido, pero ya es una costumbre el ponerse una prenda de tal característica. Sí se complica a la hora de vestirse, decantándose por pantalones largos vaqueros con camisetas, acompañadas de filares, pulseras... O bien lleva vestido, que sabe lleva a la perfección con unos tacones. Le gusta verse bien, como a cualquier persona le gustaría, pero bien a si misma. En cierto modo sí le importa y le interesa el como le vean los demás o cuan despreciativos son a la hora de echarle un vistazo. Aunque por otro lado, piensa que si no les gusta, que no miren, aunque los chicos no suelen pensar que no le gusta.



Rol de personaje:

Harry Styles || Mujeriego, popular y coqueto.



Extras:

Siempre juega con el pelo, se enrolla un mechón en su dedo y comienza a rizarlo una y otra vez. Tiende a morderse el labio inferior cuando está nerviosa, siempre lo ha hecho y hay veces en que ni se da cuenta de que lo está haciendo. Le encanta relamérse los labios, una y otra vez, hay veces que incluso lo hace sólo para seducir a alguien. Adora los tatuajes, lleva unos cuantos de hecho. En la nuca tiene tatuado, con muy buena caligrafía y en números romanos, la fecha de nacimiento de su hermano –doce de julio de dos mil cuatro–. También tiene unos aviones de papel "volando" en el lateral izquierdo de la mano derecha. Y en la muñeca izquierda, la palabra "Hold on, baby", también con una buena caligrafía. El día y mes de su nacimiento coincide con el de su hermano. No ha vuelto a tener novio desde su mala experiencia, el único bueno recuerdo que le quedó de él es precisamente es su gusto por las relaciones sexuales. Sigue mandando dinero a su hermano, con la esperanza de traerlo a vivir alguna vez con ella.

Sensual capítulo :
La navidad estaba por todas partes. Mirase donde mirase. 
Cuando paseaba por las calles, mirando la cara de los niños, éstos corrían libremente por el parque, sin miedo al frío y con la ilusión en sus ojos. 
Hacía tiempo que la navidad ya no era una novedad para mí. Sólo era un día más donde estar con la familia pero, tampoco tenía eso. Ahora, estaba sola en un frío apartamento, no me reencontraría con mi familia, hasta fin de año.
Quedaban muy lejos aquellos días de creer en los milagros navideños.
Di varias vueltas en mi pequeño sofá, era día veinticuatro y aquella noche a las doce, muchas familias, parejas, amigos se desearían feliz navidad.  
Miré a mí alrededor y decidí darle un poco de alegría a aquel triste apartamento. Cogí un anorak y salí por aquella puerta. Las tiendas seguían abiertas aunque, hoy cerrarían más pronto. Me acerqué al centro y entré en un pequeño establecimiento de decoraciones.
Estaba vacío, muchas personas iban con prisa a comprar juguetes para sus hijos y comida para su espectacular cena navideña. En caja, había una joven muchacha asiática sonriente que clavaba en mí, sus rasgados ojos. 
Cogí algunas decoraciones y un curioso peluche en forma de reno. 


–Esta noche es nuestra, pequeño. – Murmuré sonriente a aquel adorable peluche. Él sería mi única compañía en el día de hoy. 


Me acerqué a caja y pagué aquellos complementos. Sonreí modestamente y salí con una bolsa que se rompió nada más girar la esquina. 


–Maldita suerte la mía…– Suspiré, haciendo de mi bocanada de aire una pequeña nube.


Llevé la bolsa como si fuese una de aquellas bolsas americanas. Abrazada a ella, sentía el suave tacto de aquel pequeño peluche.  
Era tarde, las tiendas ya estaban cerrando. Había salido justo a tiempo para comprar todo aquello. Si hubiese tardado un poco más, no lo hubiese logrado.
Entré en el edificio y, posteriormente,  entré en mi apartamento.  Dejé la bolsa en la mesa y empecé a decorar la habitación. La habitación empezó a tomar un nuevo color, una nueva luz. Sonreí ingenuamente. Sería verdad que la navidad es una época llena de alegría. 
Puse aquel curioso peluche en la entrada y le sonreí.


–Espero que Papá Noel se alegre de encontrarte.– Sonreí.  –Aunque, eso no vaya a pasar.–


Me retiré y encendí el televisor. Los canales estaban llenos de programas grabados hace tiempo pero, que se emitían en este día. Era mejor que nada; aunque, a veces, me entraban ganas de coger un DVD y cambiarlos por una película cualquiera.
Mi teléfono empezó a sonar vivazmente. No tenía mucha prisa en cogerlo. Seguramente, era mi madre preguntando por cómo se presentaba aquella noche. Me equivocaba. Su nombre estaba escrito en la pantalla y el móvil empezaba a sonar más fuerte. Una cálida sensación invadió mi corazón. ¿Podría ser posible…?


–¿Zayn?– Descolgué y esperé encontrar su voz.
–¡Por fin contestas!– Una melodiosa y femenina voz sonó desde el otro lado. –¡Soy Eleanor! ¿Qué estás haciendo ahora?–
–¿Eleanor…? ¿Qué haces con el móvil de…?– Muchas preguntas venían a mi cabeza. 
–¡Harry!– Gritó. –¡No! Esa bandeja tiene que estar hacía el otro lado. ¡Tiene que estar todo perfecto!


¿Harry? ¿Eleanor? ¿Móvil de Zayn? Poco a poco, las piezas iban encajando y las dudas se disipaban. Se estaban reuniendo para celebrar algo pero, su llamada…


–Perdona...– Habló nuevamente. –¿Qué estabas haciendo?–
–Realmente, no estaba…– Empecé a explicarme.
–¡Oye! Me vas a gastar el dinero de mi teléfono.– Se oyó replicar su fogosa voz. Ahí estaba; él también, Zayn.
–¡Shhht! Dejad de distraerme.– Sentenciaba Eleanor. –Oye, ¿Quieres venir? Vamos a celebrar la navidad en la trastienda de Louis. Lo estamos colocando todo y… ¡Louis dale eso a Zayn, por favor!– Se interrumpía ella misma. –Bueno, ¿Qué me dices?– Pude sentir como su voz transmitía una cálida sonrisa.
–¡Claro que me gustaría ir!– Exclamé. Me hacía mucha ilusión; aunque, se me hacía raro… No es que nos conociéramos mucho pero, fue un noble acto por parte de Eleanor. Sólo tenía un problema. –Pero, … Yo no sé dónde queda esa tienda exactamente.–
–¡Tranquila no hay problema!– Exclamó. Tapó un poco el móvil pero, se le escuchó claramente hablar. –¡Zayn ve a buscarla!–
–¿Qué? ¿Por qué tengo que ir yo?– Se quejaba el moreno. –¡Que vaya Harry!–
–¿Eh?– Exclamó Harry. –Por mí, no hay problema pero, … Estoy ayudando a Louis, Niall y Liam con esto.–
–¡No! Zayn, agarra lo que te dio Louis y ve.– Le ordenó Eleanor. Realmente, era una chica clara y estricta. Muy convincente. Destapó el móvil y volvió a hablarme. –¿Estás? Ahora te mando a Zayn, en media hora está ahí. ¡Zayn espabila!– Exclamó finalmente.  –¡Hasta ahora!–
–Hasta…– No me dio tiempo a acabar la frase. Al otro lado, sólo se oía un repetitivo y molesto sonido. –¿Qué ha pasado?– Me pregunté. Bajé mi teléfono y miré mi reflejo. –¡Oh no! ¡Tengo que arreglarme un poco!–


Fui a mi habitación y revolví todo el armario. No podía ponerme excesivamente elegante, ni tampoco totalmente informal. No sabía que elegir y el reloj, cada vez, marcaba una hora más próxima a la llegada de aquel moreno que hacia temblar mis piernas.
Finalmente, me puse unas medias lanosas grises y recogí un largo jersey negro que caía suavemente de un hombro. El calzado que me acompañaría serían unas cómodas botas altas negras.  
Corrí rápidamente. Fui al baño. Me peiné. Probé miles de peinados pero, me amargué y acabé por volcarme todo el cabello hacía un lado. Me maquillé los ojos más detalladamente de lo que solía hacer e incluso remarqué mis labios con un tono bastante rojizo. Ya estaba lista.


–¡Tiempo récord!– Suspiré. Me senté en el sofá. Esperaba el momento con los nervios a flor de piel. Tenía todo preparado. Sólo tenía que oír el timbre, exclamar un “ya voy” y salir. Pero, a la salida estaría él. Aquel moreno que me tenía loca.


El timbre sonó. Pegué un brinco, recogí las cosas y cogí el telefonillo con el pulso temblando.


–¿Sí?– Pregunté. “¡Estúpida!” murmuró mi consciencia. ¿Para qué preguntaba? Sólo podría ser él.
–Soy yo.– Sentenció algo malhumorado.  –Baja, anda.–
–Voy…– Colgué y me puse una chaqueta gorda. Busqué las llaves en el bolso y abrí la puerta.


La puerta se fue cerrando, poco a poco, puse la llave para cerrarla bien. De repente, ante mis ojos estaba aquel reno de peluche. Sonreí, con una amplia sonrisa.


–Parece ser que los milagros existen después de todo…– Le confesé, figurándoseme que me contestaba con una sonrisa ingenua.


Salí por el portal y ahí estaba. Mirando al cielo estrellado con sus castaños ojos. Las bocanadas de aire de su boca salían lentamente. Oyó la puerta cerrar y miró hacia mí. Su fría mirada se encontró, nuevamente, con la mía. Otra vez, solos. Otra vez, tú y yo.


–Buenas. Disculpa por…– Empecé a tartamudear.
–Toma.– Dictó. Tendiéndome una bolsa. –Eleanor y Danielle me dijeron que era indispensable…– Suspiró molesto. –Que chicas más molestas…– Murmuré.


Abrí aquella bolsa. En ella, había dos graciosos gorros de navidad. Uno simple y el otro con cuernitos de reno incluidos. Me eché a reír ingenuamente, saqué el segundo y comenté.


–¡Son adorables!– Le enseñé a Zayn. 
–¡Son horribles!– Exclamó él. Seguí riéndome. –¿Qué te parece tan gracioso?– Preguntó.


Cogí el gorro y me lo puse en la cabeza. Le tendí la bolsa a Zayn y sonreí.


–Sólo te imaginaba con el gorro puesto…– Murmuré y sus cejas fueron frunciéndose. –Pero, no creo que seas capaz de ponértelo.– Le tenté.
–¡Por supuesto que no! No porque no sea capaz. Simplemente, porque me parecen horribles.– Cogióla bolsa y echó a andar. –Venga, vamos.–


Le seguí desde atrás. El joven llevaba un anorak negro y unos pantalones negros. Sus bambas rojas y blancas pero, vislumbré una camisa blanca, tras aquel anorak. Zayn, se había arreglado mínimamente para el momento. Seguramente, Eleanor o Danielle le habrían obligado. Volví a sonreír. 
Era mágico pasear por esas calles llenas de ilusión y color con él. Zayn se detuvo en el semáforo para pasar. Yo calculé mal y me golpeé con su espalda, por culpa de mi falta de atención.


–Perdona…– Murmuré. Realmente, era un chico alto y corpulento. Cada vez que lo miraba me gustaba más.


Zayn me miró de reojo, se giró lentamente. Con su mirada me contempló detenidamente. Me eché las manos a la cara y empecé a soplar. Se me había olvidado equiparme unos guantes y empezaba a tenerlas congeladas. El semáforo cambió a verde. 


–Ya podemos…– Empecé a murmurar. 


Zayn se giró por completo y agarró mi mano. La puso en su cara y la mía cambió de color completamente. Su cálida y fina tez ardía comparada con mis  gélidas manos. El chico cerró los ojos y deslizó suavemente su mano junto a la mía.


–Estás helada. Te has arreglado tanto y, ¿no has pensado en unos guantes?– Preguntó con la cara seria.
–No, bueno… Se me pasó por alto y…– Mis ojos fueron descendiendo y clavándose en nuestras entrelazadas manos. –Y...–


Zayn sonrió con su perversa sonrisa. Tiró levemente de mi mano y se la metió en el bolsillo junto a la suya. Echó a andar y yo tras él.


–Vamos, antes de que el semáforo se ponga rojo de nuevo.– Comentó. Andando como siempre. Como si no sucediera nada.


Aquel paso de peatones se me hizo eterno. El semáforo parpadeó, volvió a cambiar de color. Está vez, me sentía más identificada con él. Empecé a sonreír estúpidamente. Era como si el frío no hubiese existido nunca. Debajo de aquella gorda capa de ropa nuestras manos estaban unidas. Su mano cubría la mía sin problema alguno y, la mía, ingenua como yo, empezaba a temblar un poco. El moreno no preguntó el porqué. Seguramente pensaba que era por el frío pero, el culpable era él. Siempre él.
Llegamos al local. Zayn dejó su mano salir y soltó la mía fuera del bolsillo. 


–Es aquí.– Dijo. Agarró y picó la cobertura de metal que usaban las tiendas para evitar robos. 


La puerta empezó a abrirse. El tiempo que tardó fue suficiente para disfrutar de aquel momento que acababan de regalarme. Eché mi mano a la cara y me acaricié con su dorso. La sonrisa en mi rostro parecía ser permanente. 
La calidad esencia y el varonil aroma de Zayn, envolvían aquella pequeña parte de mi cuerpo. Sólo una voz, la suya, pudo despertarme de lo que se me estaba empezando a figurar como un sueño.


–¿Vamos?– Preguntó el moreno. 


Lo seguí, pasé por aquella puerta y un chico con el mismo color de ojos que Louis pero, de cabello rubio me sonrió. Se quedó cerrando la puerta y yo seguí a Zayn.


–¡Por fin llegas!– Exclamó Eleanor. –¿Y el gorro?– Agarró su bolsa. –¡Zayn póntelo! ¡Mira ella lo lleva puesto!–


Entré en una trastienda decorada con amor e ilusión. Eleanor le gritaba a Zayn y éste se defendía. Harry sonreía y Louis, Liam, Niall y Danielle se incorporaba a seguir colocando cosas.
Junté mis manos, como dos polos opuestos que se atraían. Mezclando la temperatura de ambas y tapándome la sonrisa con ellas.


–Feliz navidad, pequeña…– Me murmuré, increíblemente feliz.
–¡Oye!– Gritó Zayn, sacándose el anorak. –No te quedes ahí y pasa.– Sentenció.


Asentí con la cabeza y entré en aquel pequeño Edén, lleno de una efímera y curiosa felicidad.
Ficha aceptada!

Wow, amé enserio tu ficha! Es tan asdfghj que quiero llorar, okno xDDD Estás participando para Hazza *-* Enserio, me encantó!

avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Five girls, five worlds.|| NC || Audiciones Cerradas ||

Mensaje por MariiD'Horan el Vie 13 Sep 2013, 10:44 pm

smileformejai. escribió:hola<3
a la ana le gusta esta idea
askjaksjas
beia:

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
asdfghjkl el cap te lo dejo en la ficha *O*
ire por liam bc me dio mucha ternura c':
La espero con ansias

PD: Asdfgh Palvin es sensualona(?ah.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Five girls, five worlds.|| NC || Audiciones Cerradas ||

Mensaje por MariiD'Horan el Vie 13 Sep 2013, 10:46 pm

.Nicol. escribió:Audicionare  
La idea me encanto *-*




El gif de palvin ira junto con la ficha :3
Oww! Me encanta que te encante(? :33
La espero con ansias
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Five girls, five worlds.|| NC || Audiciones Cerradas ||

Mensaje por MariiD'Horan el Sáb 14 Sep 2013, 12:26 am

¿Alguien mas? :c

De Harry no acepto más.

Necesito para Louis & Niall.

De Hazza ya son muchas las que audicionaron.

avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Five girls, five worlds.|| NC || Audiciones Cerradas ||

Mensaje por holiscrayolis el Sáb 14 Sep 2013, 3:44 am

Amé la idea.
Voy por Niall, luego te dejo la ficha junto con el gif de palvin.

es que son las 4:40am en mi pais
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Five girls, five worlds.|| NC || Audiciones Cerradas ||

Mensaje por Invitado el Sáb 14 Sep 2013, 10:29 am

Me convenciste de audicionar! ahque
ame la idea, Jejeje
ya te dejo mi ficha.
kisses


La sra. Palvin:
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Five girls, five worlds.|| NC || Audiciones Cerradas ||

Mensaje por bwiyomi. el Sáb 14 Sep 2013, 12:15 pm

ficha(?):
Olly Loveless.

vales mas que el oro.
»кιтту ѕукєѕ


Nombre completo:

Olly Marie Loveless Manchester.


Edad:

18 años.


Nacionalidad:

Americana.


D. Física:

Comencemos por sus ojos los cuales fueron heredados de ambos papás,de ellos aparecieron aquellos notables ojos de un color muy poco común pero muy hermosos, son muy expresivos y a los rayos del sol pueden notarse de un tono más claro; Están rodeados de largas y oscuras pestañas, lo que hace que resalten más aún. Aquellos ondulados muy definidos que caen del cabello pelirrojo de Olly, es algo que admira de su cabello y por ese motivo en muchas ocasiones suele dejarlo suelto y pocas veces con una coleta. Su piel es de un tono beige pero no al extremo, pero generalmente se puede distinguir un poco más de color en sus redondeadas mejillas. Sus facciones son finas, delicadas e infantiles, lo que le da un aspecto de fragilidad.
Ahora hablemos de su estatura, la cual es media y también es algo que le gusta pues no le gustaría ser tan alta y ver a las personas como unos gigantes. Generalmente siempre trae una sonrisa dibujada con color rojo o un rojo bajo, es uno de sus colores favoritos aparte de que le queda muy bien ese color en sus labios.


D. Psicológica:

“Como un espectáculo de fuegos artificiales” Así había descrito su padre a Olly desde que la pequeña llego a su vida. Olly es una chica llena de vida, de entusiasmo, de luz, es toda una caja de sorpresas, es alegre, risueña, vital. Tan increíble como los fuegos artificiales, que le sacan una sonrisa a cualquiera, de lo impactantes que son. Así es la pelirroja, como los fuegos artificiales, una chica que adora vivir, amar y reír. Liviana como una nube, es de lo más simple y humilde que podrías encontrar, no le gusta juzgar a los demás, no se lleva por apariencias, para que ella hable sobre una persona y se atreva a criticarlo debe conocerlo. Son contadas las ocasiones en que la veras enojada o triste, prefiere ahorrarse la molestia y seguir con su ánimo de siempre, simplemente se siente incómoda, como si la oprimieran y la única forma de liberarse de estos sentimientos es siendo lo contrario a ellos. Es una chica simpática y muy sociable, aunque claramente nunca suele hablar de más, más bien todo lo contrario, prefiere escuchar o decir alguna respuesta coherente antes que decir opiniones idiotas o solo reír o asentir ante un comentario. Suele estar siempre distraída por cualquier cosa, todo el tiempo, se le caen los libros, se tropieza, pierde la noción del tiempo haciendo otras cosas más importantes para ella. Es de esas muchachas que son una buena compañía divertida e ideal para pasar un rato agradable, es imposible que te aburras con ella. Es muy tolerante, por eso ella nunca te cuestionara o te dirá lo que tengas o no tengas que hacer o decir. Es muy curiosa, por lo que no piensa antes de actuar cuando algo realmente le atrae la atención, ese es uno de sus mayores problemas. Tiene buen humor, por eso odia enfadarse, porque dice cosas que en realidad no siente o que simplemente se guarda para ella. Cuando esta triste, nunca dirá que lo está con palabras. No le gusta admitirlo, en otras palabras, que no le gusta ser o parecer débil ante los demás. Cuando está enamorada de alguien o está en una relación, se vuelca completamente en ella y en esa persona amada. Una de las cosas que más odia ella es mentir y otra cosa que odia más que mentir es que le mientan.


Historia:

Olly nació un 9 de Abril en Londres, Europa. Donde se crió con sus padres y sus abuelos hasta la edad de seis años donde empezaron a ocurrir cosas que la pequeña no entendía. En esa época la familia Loveless pasaba por una gran crisis. Su padre trabajaba de lo que podía por las calles de Londres mientras que su madre trabajaba en casa, escribía libros y los vendía a las editoriales a parte era ama de casa para poder tener comida y pagar el colegio. Sus abuelos vivían con ellos pero ellos mismos decidieron ir a un asilo donde no molestarían y podrían estar tranquilos así habría menos gastos.

La pequeña Olly se crió en una de las casitas del pueblo, en un barrio seguro por eso ese año le extrañó muchísimo que un hombre le preguntara por su madre una tarde que había salido al jardín de adelante a jugar un rato. Olly no tenía permitido hablar con extraños pero la inocencia de un niño es así y no pudo hacer nada para ir atrás en el tiempo.
Los hombres anestesiaron a la madre y se la llevaron junto con Olly. La mantuvieron en la división de Londres durante unas semanas haciéndole pruebas pero Olly no reaccionaba a ninguna, quería ir con su mamá pero para entonces su mamá estaba en una camilla sin poder moverse, uno de los experimentos había salido mal. Los científicos no supieron saber exactamente qué pasaba y decidieron volver a intentarlo hasta que la señora Loveless falleció.

Olly empezó a extrañarse y como niña curiosa que es trato de escapar por los pasillos hasta llegar a su mamá pero un hombre la retuvo furioso y la llevó dentro de una sala con paredes blancas con una camilla en medio donde dejó sentada a Olly.
La niña balanceó sus piernas esperando y queriendo salir de allí sin saber porque no la dejaban ir con su madre. Al cabo de unos minutos la pared de delante se convirtió en una especie de pantalla o cristal donde Olly vio a su mamá. Ella corrió hacia la pared y puso su mano en ella, dando golpes exclamando el nombre de su mamá pero esta no la escuchaba. Estaba pálida en una camilla, bien quieta. Pronto una voz masculina habló detrás de la niña “No puede hablarte… se ha ido al cielo, pequeña.” Olly frunció el ceño sin creérselo, ¿su mama en el cielo? Pero si era lo más fuerte del mundo ni Dios permitiría que se la llevara.
Olly lloró y el hombre la cogió llevándola a otra habitación, mientras la niña gritaba y pataleaba queriendo ver a su madre y que su padre la viniera a buscar.


Gustos:

♡ Invierno ♡ Ver peliculas ♡ Pasea ♡ Leer ♡ Pintar ♡ Cantar ♡ Dulces ♡ Nieve.


Disgustos:

♡ Machismo ♡ Hipocresía ♡ Drogas ♡  Que la traten mal ♡ Comer verduras ♡ Amigos Falsos ♡ Racismo.


Familia:

Paul Loveless { Padre }
Charlie Loveless { Hermano }


Miedos/Fobias:

♡ Alturas ♡ Rechazo ♡ Arañas ♡ Obscuridad.


Vestimenta:

{Aquí}
  {Aquí}
  {Aquí}
 {Aquí}


Rol de personaje:

Liam Payne || Protector, cariñoso y maduro.


Extras:

Sufre de claustrofobia.

capitulo:

La liebre y yo nos encontrábamos caminando, ¿Hacia dónde? No tengo la menor idea, a decir verdad mi guía me daba un poco de miedo, es decir ¡ni si quiera podía mirarme a la cara! No sé qué espera de mí. Cuando me harte de caminar, simplemente pare.

- Eh, ¿Logan? – dije algo tímida, demasiado típico en mí. Logan algo asustado volteo a verme. - ¿A dónde nos dirigimos? – cuando acabe de decir la pregunta, el rápido volvió a mirar el frente, pero ¿Que le pasaba?

- Todos hemos sido invitados a la fiesta de té del sombrerero loco, así que ahí es donde nos dirigimos – dijo Logan a lo que solo susurre un pequeño “está bien” y espere a que el caminara para caminar detrás de él.

No sabía que pensar, ¿En serio estaba pasándome esto? Hace unas horas aún estaba en mi orfanato y miren como termine, esto si es de locos. Comencé a escuchar unas voces cerca y algunas risas, supongo que estamos cerca de la fiesta de té. La verdad es que no fue tanto camino, de hecho eso fue demasiado rápido, tal vez tomamos un atajo o yo que sé. La primera imagen que vi fue a Logan corriendo a toda velocidad hacia el sombrerero loco uniéndose a sus risas, de verdad no entiendo a este chico, se ve demasiado lindo pero su actitud no demuestra lo mismo. Vi a Kenneth sentada y decidí acercarme a ella. Ella noto mi presencia y me dedico una sonrisa.

- ¡Hola Kenn! – dije algo efusiva. – Oh espera, ¿si te puedo decir así verdad? – acabe nerviosa.

- Claro que puedes decirme así Ems – dijo soltando una pequeña risa. ¡Me había llamado Ems! No pude evitar sonreír muy grande porque enserio quiero tener una buena relación con todas las chicas y que empiecen llamándote por tu apodo es algo genial.

- ¿Sabes por qué no han llegado los demás? – pregunte curiosa, de hecho solo estaban el lirón, el sombrerero y la liebre. Busque con la mirada a la chica que venía con el lirón, era... ¡Brennan!; soy muy mala con los nombres.

Antes de que Kenn pudiera responderme vi llegar a Lottie, ¿Dónde estaba el gato parlanchín ese? He notado que aparece y desaparece en todos lados, todos aquí están locos, no entiendo cómo han podido sobrevivir viviendo aquí. Las chicas y yo ni llevamos tanto tiempo aquí y ya nos encontramos en una fiesta de té con puros personajes de cuento, alguien dígame si esto no es raro. Escuche unos ruidos detrás de nosotras, voltee rápidamente y me encontré con la ancha sonrisa de Chesire, no pude evitar gritar y taparme la boca. Chesire empezó a reírse con ganas y yo solo lo fulmine con la mirada, ese gato me las pagaría después. Todo paso tan rápido y ya se encontraban todos aquí en la fiesta de té, todos tomaron asiento y yo me senté alado de Charlotte e Isabelle, necesitaba conocer a las demás chicas, no quiero terminar teniendo enemigas. El sombrerero se paró de la silla y empezó a tocar su taza con una cuchara para que todos pongan atención.

- Creo que no todos estamos muy contentos con lo de los guías y todo eso ¿No? – dijo haciendo una mueca divertida. Todos negaron con la cabeza y rieron un poco al ver que todos lo hacían. – Aun así, eso no me detiene para hacer mis muy famosas fiestas de té, porque yo sé que a todos les encantan. En especial a ti liebre, siempre te vuelves loco y empiezas a lanzar cosas por todos lados. – dijo acariciándole el pelo mientras Logan se sonrojaba, se veía muy lindo así. – ¡Sin más preámbulos, le doy inicio a esta fiesta de té! – termino gritando con otra mueca divertida en la cara. El sombrerero loco empezó a servirles te a todos, no le importaba si la taza se llenaba de más, parecía un desastre. Fije mi mirada en Logan, era una diferente persona a la cual era conmigo, se le veía divertido, con una sonrisa inmensa en la cara, demasiado extrovertido, no entiendo por qué no es así conmigo. Kenn miraba él té con asco, empecé a reírme muy fuerte por que tenía una expresión demasiado divertida en la cara, todos se callaron y se me quedaron viendo raro.

- Oh, vamos ¿No es raro tomar él te con pura gente semi humano - semi animal, pero si es raro reírse de la expresión de alguien? – pregunte confundida.

- ¡Oye! – exclamaron los mencionados ofendidos.

- ¿Qué? Solo digo la verdad – tome un sorbo de mi té y comí el pan que nos habían dado.








Cuando la fiesta de te acabo, las chicas algo agotadas caminaban con destino al castillo del rey.


- Chicas – les llamo la atención el dragón. – Creo que se han olvidado del pequeño detalle que de ahora en adelante se tendrán que quedar en casa de sus guías. –

Todas nos miramos asustadas y comenzamos a hablar al mismo tiempo. Ya nos lo habían dicho pero sigo pensando que eso es el colmo.

- ¡Dios, ya cállense! – grito Joker un poco frustrado por los gritos.

- Esas fueron órdenes del rey, no podemos desobedecerlas – dijo ahora el relojero.

Resignadas, cada quien se fue con su guía y de nuevo me quede a solas con Logan. El susurro un pequeño “Sígueme” y caminamos en dirección al bosque. El bosque me daba un poco de miedo pero era muy hermoso, hubo un momento donde Logan me tomo de la mano ya que iba muy distraída, me sonroje al instante y sonreí inconscientemente, ¿Qué me pasaba? A lo lejos vi una pequeña casa que se veía muy acogedora, Logan me dejo entrar primero y observe detenidamente la casa, una muy pequeña cocina, solo tenía dos sillas, un pequeño sillón y una cama que estaba en su habitación, por un momento pensé que vivía con el sombrerero, supongo que me equivoque. Me acompaño a su habitación y me quede parada.

- Tu dormirás en la cama, para que estés más cómoda – dijo finalmente preparándose para irse corriendo.

-¡Espera! – Logan volteo a verme con sus hermosos ojos azules. – Gracias – dije con una de mis mejores sonrisas.

- De nada – he ahí otra vez, volvió a sonrojarse. Se veía muy tierno, me reí y le susurre un “Buenas Noches” a lo que él no me contesto nada, era algo bipolar.

Me acomode en la cama y caí en brazos de Morfeo.
avatar


Ver perfil de usuario http://www.bomirillaz.tumblr.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Five girls, five worlds.|| NC || Audiciones Cerradas ||

Mensaje por Zarry HorTomPay :) el Sáb 14 Sep 2013, 12:20 pm

¡Ana! Participaste y con Ariana  ajá, me salió hasta rima, soy genial.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Five girls, five worlds.|| NC || Audiciones Cerradas ||

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 7. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.