O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Half-Cold Half-Hot
Ayer a las 11:46 pm por Asclepio.

» Heroes. (Muro Interactivo)
Ayer a las 10:42 pm por yagmur.

» this encourages me [sounds baby from jb]
Ayer a las 7:55 pm por mieczyslaw

» ALTER ER LOVE
Ayer a las 5:10 pm por Supertramp.

» Survive. (Audiciones abiertas.)
Ayer a las 1:53 pm por CNCOwner.

» dark wings, dark words.
Ayer a las 1:51 pm por hypatia.

» Get It Right
Ayer a las 1:38 pm por Karasuno

» cσdєs Ꮧ&Ᏸ|html
Ayer a las 12:32 pm por Jones.

» Revolution.{Codes]
Ayer a las 12:29 pm por Jones.

novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ insxne.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

different ways to love | audiciones abiertas [nc]

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: different ways to love | audiciones abiertas [nc]

Mensaje por cute. el Dom 25 Ago 2013, 6:30 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:Justo ahora acabo de ver la película de "Starstruck", y estaba pensando, Esa sería una buena idea para una novela y mira, me calló del internet en ves del cielo, ¿entiendes? okay necesito amigos.. Esa es una de mis películas favoritas. bueno por si querías saber. Saludos. Espero tu respuesta

Sensual gif boy:


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Liam Payne

Sensual gif girl:


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Shailene Woodley


Conociendo el amor | Capítulo 1.:


El molesto sonido del despertador me hizo levantarme de golpe con ganas de lanzarlo para que cesara el ruido, dejé de lado esos pensamientos, abrí los ojos lentamente y enseguida me cegó la luz de afuera, otra vez había dejado las cortinas abiertas, era la quinta vez consecutiva que se me olvidaba hacerlo. ¿En qué estás pensando Marie?. Me tallé los ojos y apagué la alarma, seguía con el mismo sonidito que ya me había hartado. Estúpido despertador. Me dispuse a arreglarme para ir al instituto. Tomé una larga ducha con agua caliente para relajar los músculos de mi cuerpo, al terminar me puse una remera holgada y unos jeans acampanados, amarré mi rubia cabellera en una coleta mal hecha, y agarré mis lentes para dar aspecto de nerd, para poder espantar con mi aspecto a todos los chicos que se me acercaran. No es que haya pasado un “mal de amores” o algo por el estilo, simplemente me he fijado en mi alrededor, y a juzgar el hecho de que cada fin de semana que voy al parque, a releer mis libros favoritos, me encuentro con diferentes grupos de chicas que intentan consolar a una amiga, ya sea porque las dejaron, las engañaron, no fueron correspondidas, entre otras opciones parecidas. No quiero desgraciar más mi vida tan rápido, si es que así le puedo llamar. Bajé rápidamente las escaleras y fui directo a la cocina, olía delicioso.

- ¡Buenos día Olivia!, ¿cómo amaneciste? – Olga, una señora de 49 años, era nuestra cocinera y por ende, mi única amiga. A pesar de la gran de la gran diferencia de edades nos llevábamos excelente y lo principal, me entendía. Era con la única que podía entablar una conversación coherente, desde la muerte de mi madre no lograba mantener diálogo alguno con cualquier persona a excepción de Jack-mi hermano mellizo- y claro, de Olivia; sin embargo, eran muy pocas las veces que alguien quería dirigirme alguna palabra.

- ¡Hola hermosa!, muy bien gracias, ¿y tú? – me sonrió y arrimó mi desayuno, huevos con tocino y un vaso de jugo.

- Emocionada por entrar otra vez, espero que este año sea diferente. – La última frase la susurré agachando la cabeza y agarrando mi primer bocado del exquisito manjar que tenía frente mío.

-  Mi niña, no te preocupes, ya verás que todo saldrá bien.

- ¿Has visto a Jack? –pregunté después de un largo silencio, era muy raro no verlo por aquí, él siempre se levantaba primero que yo.

- Ya desayunó, se levantó más temprano de lo normal, mencionó que tenía cosas que hacer, que más al rato pasaría por…- Ni siquiera terminó la frase, se tensó, logré percibir el estruendoso ruido de un par tacones que resonaban por toda la casa, Melanie. Olivia se apresuró a traerle el desayuno, no quería tener más problemas, la última vez que se lo arrimó tarde estaban a punto de echarla tuve que intervenir e hice entrar en razón a mi padre.

Tomó asiento frente a mí e hizo como si no me hubiera visto tecleando sabe que cosas en su móvil, la saludé pero ella ignoró mi comentario y siguió con su completa atención en su aparato. Olivia puso el desayuno de Melanie en su lugar pero ella seguía atenta con su celular, de vez en cuando soltando una pequeña risita.

Oí el sonido de una bocina afuera. De seguro es Jack. Melanie se paró rápidamente, no probó nada del platillo, hice una mueca de disculpa a Olivia, tomé mi morral y me despedí de ella moviendo la mano rítmicamente de un lado a otro.

Melanie ya estaba cómodamente en el asiento del copiloto, ya me había ganado, resoplé rodando los ojos y me subí a la parte trasera del Lamborghini negro de mi hermano. Rápidamente, los dos iniciaron una conversación sobre cosas triviales que no me interesaban en lo absoluto, mientras que yo observaba los paisajes recorridos a través de la ventana.

jdghslkag, ajjajajaj. Capitulo aceptado! Te cayo como anillo al dedo(? ¡suerte!
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: different ways to love | audiciones abiertas [nc]

Mensaje por holiscrayolis el Dom 25 Ago 2013, 7:13 pm

Anto. escribió:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:Justo ahora acabo de ver la película de "Starstruck", y estaba pensando, Esa sería una buena idea para una novela y mira, me calló del internet en ves del cielo, ¿entiendes? okay necesito amigos.. Esa es una de mis películas favoritas. bueno por si querías saber. Saludos. Espero tu respuesta

Sensual gif boy:


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Liam Payne

Sensual gif girl:


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Shailene Woodley


Conociendo el amor | Capítulo 1.:


El molesto sonido del despertador me hizo levantarme de golpe con ganas de lanzarlo para que cesara el ruido, dejé de lado esos pensamientos, abrí los ojos lentamente y enseguida me cegó la luz de afuera, otra vez había dejado las cortinas abiertas, era la quinta vez consecutiva que se me olvidaba hacerlo. ¿En qué estás pensando Marie?. Me tallé los ojos y apagué la alarma, seguía con el mismo sonidito que ya me había hartado. Estúpido despertador. Me dispuse a arreglarme para ir al instituto. Tomé una larga ducha con agua caliente para relajar los músculos de mi cuerpo, al terminar me puse una remera holgada y unos jeans acampanados, amarré mi rubia cabellera en una coleta mal hecha, y agarré mis lentes para dar aspecto de nerd, para poder espantar con mi aspecto a todos los chicos que se me acercaran. No es que haya pasado un “mal de amores” o algo por el estilo, simplemente me he fijado en mi alrededor, y a juzgar el hecho de que cada fin de semana que voy al parque, a releer mis libros favoritos, me encuentro con diferentes grupos de chicas que intentan consolar a una amiga, ya sea porque las dejaron, las engañaron, no fueron correspondidas, entre otras opciones parecidas. No quiero desgraciar más mi vida tan rápido, si es que así le puedo llamar. Bajé rápidamente las escaleras y fui directo a la cocina, olía delicioso.

- ¡Buenos día Olivia!, ¿cómo amaneciste? – Olga, una señora de 49 años, era nuestra cocinera y por ende, mi única amiga. A pesar de la gran de la gran diferencia de edades nos llevábamos excelente y lo principal, me entendía. Era con la única que podía entablar una conversación coherente, desde la muerte de mi madre no lograba mantener diálogo alguno con cualquier persona a excepción de Jack-mi hermano mellizo- y claro, de Olivia; sin embargo, eran muy pocas las veces que alguien quería dirigirme alguna palabra.

- ¡Hola hermosa!, muy bien gracias, ¿y tú? – me sonrió y arrimó mi desayuno, huevos con tocino y un vaso de jugo.

- Emocionada por entrar otra vez, espero que este año sea diferente. – La última frase la susurré agachando la cabeza y agarrando mi primer bocado del exquisito manjar que tenía frente mío.

-  Mi niña, no te preocupes, ya verás que todo saldrá bien.

- ¿Has visto a Jack? –pregunté después de un largo silencio, era muy raro no verlo por aquí, él siempre se levantaba primero que yo.

- Ya desayunó, se levantó más temprano de lo normal, mencionó que tenía cosas que hacer, que más al rato pasaría por…- Ni siquiera terminó la frase, se tensó, logré percibir el estruendoso ruido de un par tacones que resonaban por toda la casa, Melanie. Olivia se apresuró a traerle el desayuno, no quería tener más problemas, la última vez que se lo arrimó tarde estaban a punto de echarla tuve que intervenir e hice entrar en razón a mi padre.

Tomó asiento frente a mí e hizo como si no me hubiera visto tecleando sabe que cosas en su móvil, la saludé pero ella ignoró mi comentario y siguió con su completa atención en su aparato. Olivia puso el desayuno de Melanie en su lugar pero ella seguía atenta con su celular, de vez en cuando soltando una pequeña risita.

Oí el sonido de una bocina afuera. De seguro es Jack. Melanie se paró rápidamente, no probó nada del platillo, hice una mueca de disculpa a Olivia, tomé mi morral y me despedí de ella moviendo la mano rítmicamente de un lado a otro.

Melanie ya estaba cómodamente en el asiento del copiloto, ya me había ganado, resoplé rodando los ojos y me subí a la parte trasera del Lamborghini negro de mi hermano. Rápidamente, los dos iniciaron una conversación sobre cosas triviales que no me interesaban en lo absoluto, mientras que yo observaba los paisajes recorridos a través de la ventana.

jdghslkag, ajjajajaj. Capitulo aceptado! Te cayo como anillo al dedo(? ¡suerte!
¡Exacto!  ajfjafaka Gracias por la suerte porque la necesitaré.   Espero los resultados.  
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: different ways to love | audiciones abiertas [nc]

Mensaje por cute. el Miér 28 Ago 2013, 6:15 pm

 
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: different ways to love | audiciones abiertas [nc]

Mensaje por Zarry HorTomPay :) el Miér 28 Ago 2013, 6:29 pm

Oh Dios mío, me enamoré de la trama <3 qué típico, lo sé, no me juzgues, snif.
No sé por qué, pero no sé si utilizar Zristen –Zayn y Kristen Stewart– o Zastrid –Zayn y Astrid Bergès-Frisbey–, las dos me gustan y las dos quedan genial con la trama, afhshak.
Ayúdenme D:


Sexy cap :3:


CAPÍTULO 13
  'No son tus aciertos o errores los que te hacen buena o mala persona, sino tú actitud ante éstos.'

Ástrid Jessaminne Donovan.

Intenté olvidarlo todo, en vano. Me molestaba que el idiota de Zayn se hubiera comportado así conmigo, ¿De qué iba? Primero se hacía el amable conmigo, y después, ¡Zas! Te trataba como siempre. Al menos, sólo quedaba una clase, y por suerte no tendría que ver a Zayn, pero tendría que lidiar con los imbéciles de Tomlinson y Styles.
Caminé hacia mi aula, con los auriculares puestos a todo volumen, con la canción Wake me Up de Avicii resonando en mis oídos. Realmente, me importaba más bien poco si algún profesor me decía algo, yo seguiría escuchando la canción hasta que terminara.
Me paré en la puerta del aula de química, aún no había llegado la profesora por lo que los alumnos nos quedaríamos un rato fuera, sin hacer clase. Bajé un poco el volumen, tampoco quería que mis tímpanos explotasen.


–...Hasta yo quisiera suicidarme si fuera tú, pobre, gorda y fea, con razón tus padres te mandaron a Londres, ¿Tener una hija como tú?, qué vergüenza.– Alcé la mirada al escuchar su voz, ¿Cómo podía tratarme como un trapo y aún así seguir teniendo ese poder en mí? Pero en esos momentos no era Zayn el que me importaba, era Pao, por favor, que no le hicieran nada.


Pero lo hicieron, y vaya sí lo hicieron, ¿Cómo podían? Hacer sentir fea a una chica, llamarla gorda y pobre, cuando no sabían ni la mitad de su pasado. Fue suficiente que Harry volcara el zumo que tenía Niall en la cabeza de Paola para que yo saliera en acción. Además, si se iba, nadie me detendría a liberar mi rabia contra ellos. Guardé mi teléfono con los auriculares en una velocidad de infarto, y caminé hacia los chicos que se atrevían a burlarse de mi amiga.


–¿Pero quién os creéis que sois?– Dije, empujando por la espalda a Harry, que era el que tenía más cerca. Me coloqué en el centro, aunque estuvieran casi rodeándome, no iba a permitir que me intimidaran. –Idiotas, ¿No véis que es una persona, como todos?– Añadí, cruzándome de brazos.
–Eh, relájate, nena.– Fue Niall quién habló. –Sólo estábamos jugando.– Se acercaron a mí.
–¿Y si empiezo yo a jugar, rubio de bote?– Sonreí pícara cuando se quedó con la boca abierta. Hurgué en mi mochila y saqué un zumo de naranja, perfecto. Apestoso y pegajoso. Casi a la velocidad de la luz, empecé a tirarlo sobre las cabezas de los chicos. –Uy, se me ha escapado.– Me mordí el labio inferior, intentando contener la risa.
–¡Niñata asquerosa!– Rugió Zayn, y sentí como mi mundo se desvanecía y mi corazón se hacía pedazos. –¡Mi pelo! ¿Tú sabes lo que cuesta ponerlo como estaba antes?– Me gritó, acercándose mucho más.
–Oh, el pelo de mi amiga también cuesta de arreglar, ¿Lo sabías?– Contesté, acercándome de tal manera en que casi nos tocábamos, realmente no sabía de dónde sacaba esa valentía. –Por cierto, si queréis más, volver a molestar a mis amigas.– Sonreí maliciosa y di media vuelta, mirando a todos los alumnos que se habían quedado en el pasillo. –¡Y eso va por todos!– Chillé alzando la botella. La volví a guardar y me encaminé hacia la clase.


Entré y por suerte la profesora no me vio destrozar el pelo de los chicos, sino, menudo castigo me habría puesto. La clase procedió con normalidad, nos separaron por grupos para hacer quién-sabe-qué experimento. Harry, como siempre, se puso con Penélope y Louis con Elizabeth. Genial, va por vosotras chicas.
Todo había ocurrido muy rápido, tanto que ya me encontraba en el despacho del director, hablando con él.


–Ástrid, entiéndelo, tengo que llamar a tu familia. Sabías que aquella mezcla de substancias explotarían sí añadías algo más y por eso las pusiste en la mesa de Elizabeth y Penélope. Además, también me he enterado del accidente del zumo de naranja. ¿Cómo pueden ser tus notas tan buenas y tu comportamiento tan malo?– El director suspiró, era mayor y esta charla me la había dado un millón de veces.
–Lo siento, le juro que no sabía que explotarían.– Mentí, claro que lo sabía, y en el fondo quería que hubiera sido mayor. –Dejé mi matraz en sus mesas por equivocación y entonces ellas...– Me interrumpió.
–Ástrid, sé que fue aposta, sólo pido que sea la última vez. ¿Entendido? Ahora me tocará lidiar con los padres de las chicas.– Sonrió débilmente.
–Buena suerte.– Reí levemente.
–La necesitaré.– Suspiró y continuamos riendo.


* * *


Entré dentro de casa aburrida. Tiré la mochila por los aires, hoy no me apetecía hacer absolutamente nada. Era mediodía y tenía un hambre feroz, me daba igual si me llamaban gorda, si tenía hambre comería y punto. Noté que había comida ya preparada, y al lado del plato, una notita.


'Ástrid, estoy trabajando.
Llegaré mañana por la tarde,
supongo que sabrás arreglártelas.
Te quiere, mamá.'


Agh, ¿Por qué tenía que ir y venir y yo ni siquiera enterarme de en qué trabaja? Soy su hija, ¿No? Entonces, ¿Por qué nunca me cuenta qué hace? De todas formas, no estaba así que no podía preguntarle. Comí rápidamente y lavé el plato. Subí las escaleras y entré en mi habitación. Encendí la música a todo volumen, cogí una pelota de tenis y me tumbé de un salto en mi cama, comenzando a dar golpes a la pared aburrida.


¡Ding dong!


¿Quién puede ser a estas horas? Son las cinco, seguramente será mi madre, al fin y al cabo era una mala influencia por lo tanto nadie venía a visitarme. Bajé las escaleras dando saltos, llevaba tanto tiempo deslizándome por aquellos escalones que casi me sabía de memoria el lugar en dónde estaban. Abrí la puerta y... Dios mío, ¿Qué hacía él aquí?


–Menos mal que vine con tiempo.– Entró sin ningún permiso. No pude reprimir el deseo de mirarlo de arriba abajo, realmente estaba fantástico. Aunque él siempre estaba genial.
–Zayn, ¿Qué haces aquí?– Tartamudeé, aún perpleja por verlo en mi casa, ¿En mi casa?
–Qué olvidadiza que eres, piernas de paloma.– Comentó, mirando la decoración de la casa. –¿No te acuerdas de que había quedado contigo justo a esta hora?– Lo olvidé, maldita sea.
–¿Después de que me llamaras "niñata asquerosa" creías que querría quedar contigo?– Le pregunté irónica.
–Recuerda que tú me tiraste zumo de naranja en mi maravilloso pelo, así que estamos empatados.– Se acercó a mí, tanto que yo quedé aprisionada entre su cuerpo y la pared. –Aunque sí quieres, podemos desempatar en tu habitación...– Susurró, cerca de mi oído, haciendo que una corriente eléctrica recorriera mi columna. Sí, sí. Eso es lo que pedía todo mi cuerpo. Pero, no podía, no podía ser tan fácil. Coloqué mis manos en sus pectorales y lo eché hacia atrás. Le miré y negué con la cabeza.
–¿A qué has venido, Zayn?– Pregunté cortante.
–Vamos a una fiesta.– Me mordí la lengua para intentar no reír, pero fue inútil, terminé carcajéandome delante de él.
–¿Yo? ¿Una fiesta? ¿Contigo?– Murmuré, recuperándome del ataque de risa que había sufrido.
–Sí, dúchate rápido.– Abrí los ojos como platos.
–No tengo ningún vestido.– No quise decirle que realmente, no tenía nada.
–Lo suponía, te he traído yo uno.– Sonrió con suficiencia.


Intenté negarme, ni loca iría yo a una fiesta... Y menos con él, ¡Con él! Seguramente sería algún tipo de venganza sobre mí por lo del zumo, sí, eso era. Me senté en el sofá y me crucé de brazos, ignorándole.


–Venga, ves a ducharte o llegaremos tarde.– Dijo, dando un pasó hacia mí.
–Y Zayn Malik no puede aparecer sólo en una fiesta, ¿No? O quizás lo que quiera es burlarse de Ástrid.– Solté, sin cortarme un pelo.
–¿En serio crees eso?– Alzó la voz, como sí estuviera molesto. Pero luego, al parecer, se calmó. –Por favor, métete en la ducha.– Me miró. Negué con la cabeza. –Bien, pues te llevaré yo.– Antes de que pudiera reaccionar, me cogió como una princesa y subió las escaleras, mirando en todas las escaleras intentando encontrar el baño. Cuando lo encontró, me dejó en el suelo de pie. Se cruzó de brazos. –Me atrevo a desnudarte.– Añadió, sonriendo.
–Como sí no lo hubieras hecho ya.– Comenté, para mí misma.
–Lo he hecho, debajo de esa ropa no habrán más que huesos, y quizás alguna que otra cicatriz, ¿Tú también te cortas, como tus amigas nerds, no?– Me preguntó, mientras yo convertía mis manos en puños.
–Me ducharé, sal de aquí.– Le ordené, mientras lo observaba salir por la puerta del baño.


Me duché rápidamente, me sequé y cubierta sólo con una toalla, salí del cuarto de baño, estando segura de que Zayn estaría en el salón, o en alguna parte de la casa.
Escuché un silbido, me giré rápidamente y por un momento creí que me desmayaría, ¿Cómo no hacerlo teniendo al demasiado sexy de Zayn Malik tirado en tu cama, con la camiseta lo suficientemente arriba como para ver sus abdominales notablemente trabajados? Pero en ese momento, me di cuenta de que yo seguía con la toalla puesta. Me puse roja e intenté disimular, comportándome como si no me importara.
 
–¡Zayn! ¿Qué haces? – Pregunté, caminando hacia él.
–¿No lo ves? Observándote. – Se levantó, acercándose a mí de manera seductora.
–Déjalo, sal y me cambiaré.– Comenté. –Pero yo no tengo ningún vestido.– Añadí, encogiéndome de hombros.
–Lo suponía.– Sonrió orgulloso. –Encima de tu cama tienes todo. Denada.– Dijo, saliendo de la habitación.
 
Caminé hacia la cama y vi toda la ropa. Ni loca me habría imaginado a mí con todo eso, no solo por el dinero sino porque ese no era mi estilo. Me lo puse, con algo de dificultad pues no sabía cómo ponérmelo. Después me puse los tacones e intenté caminar, bien, podía hacerlo sin matarme. Me puse unas pulseras que tenía yo guardadas, así no perdería mi estilo. Me peiné y me dejé el pelo suelto, tampoco me quería hacer muchas tonterías. Bajé las escaleras y noté que Zayn me estaba esperando en la puerta, con una sonrisa de oreja a oreja.
 
–¿No te vas a maquillar ni nada?– Preguntó, haciendo que su sonrisa se desvaneciese poco a poco.
–Zayn, no soy ninguna perra con las que tú sales.– Contesté simplemente. Cogiendo las llaves y mi móvil. Se encogió de hombros y me llevó hasta su coche. –¿Un Maybach Exelero? ¿Ese no es muy caro?– Pregunté, con los ojos abiertos como platos.
–Nena, realmente nada es muy caro para mí.– Me guiñó un ojo, abriéndome la puerta del copiloto para que entrase. Lo hice y después se sentó él en el asiento del conductor. –¿Preparada para la mejor noche de tu vida?– Dijo, arrancando el motor.

avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: different ways to love | audiciones abiertas [nc]

Mensaje por valkyrie. el Miér 28 Ago 2013, 6:38 pm

Antooooo<3 i like it so much<3 asdfghjkl really. Cuando pueda te dejo icons + cap bc ahora me da paja :meh: creo que me voy por lou bc el personaje me recordó mi xd asdfghjkl nah, ni tanto, pero me gusto el papel, o si no, después confirmo. Lov yu.
avatar


Ver perfil de usuario http://valkyrxes.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: different ways to love | audiciones abiertas [nc]

Mensaje por cute. el Vie 30 Ago 2013, 5:54 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:Oh Dios mío, me enamoré de la trama <3 qué típico, lo sé, no me juzgues, snif.
No sé por qué, pero no sé si utilizar Zristen –Zayn y Kristen Stewart– o Zastrid –Zayn y Astrid Bergès-Frisbey–, las dos me gustan y las dos quedan genial con la trama, afhshak.
Ayúdenme D:


Sexy cap :


CAPÍTULO 13
  'No son tus aciertos o errores los que te hacen buena o mala persona, sino tú actitud ante éstos.'

Ástrid Jessaminne Donovan.

Intenté olvidarlo todo, en vano. Me molestaba que el idiota de Zayn se hubiera comportado así conmigo, ¿De qué iba? Primero se hacía el amable conmigo, y después, ¡Zas! Te trataba como siempre. Al menos, sólo quedaba una clase, y por suerte no tendría que ver a Zayn, pero tendría que lidiar con los imbéciles de Tomlinson y Styles.
Caminé hacia mi aula, con los auriculares puestos a todo volumen, con la canción Wake me Up de Avicii resonando en mis oídos. Realmente, me importaba más bien poco si algún profesor me decía algo, yo seguiría escuchando la canción hasta que terminara.
Me paré en la puerta del aula de química, aún no había llegado la profesora por lo que los alumnos nos quedaríamos un rato fuera, sin hacer clase. Bajé un poco el volumen, tampoco quería que mis tímpanos explotasen.


–...Hasta yo quisiera suicidarme si fuera tú, pobre, gorda y fea, con razón tus padres te mandaron a Londres, ¿Tener una hija como tú?, qué vergüenza.– Alcé la mirada al escuchar su voz, ¿Cómo podía tratarme como un trapo y aún así seguir teniendo ese poder en mí? Pero en esos momentos no era Zayn el que me importaba, era Pao, por favor, que no le hicieran nada.


Pero lo hicieron, y vaya sí lo hicieron, ¿Cómo podían? Hacer sentir fea a una chica, llamarla gorda y pobre, cuando no sabían ni la mitad de su pasado. Fue suficiente que Harry volcara el zumo que tenía Niall en la cabeza de Paola para que yo saliera en acción. Además, si se iba, nadie me detendría a liberar mi rabia contra ellos. Guardé mi teléfono con los auriculares en una velocidad de infarto, y caminé hacia los chicos que se atrevían a burlarse de mi amiga.


–¿Pero quién os creéis que sois?– Dije, empujando por la espalda a Harry, que era el que tenía más cerca. Me coloqué en el centro, aunque estuvieran casi rodeándome, no iba a permitir que me intimidaran. –Idiotas, ¿No véis que es una persona, como todos?– Añadí, cruzándome de brazos.
–Eh, relájate, nena.– Fue Niall quién habló. –Sólo estábamos jugando.– Se acercaron a mí.
–¿Y si empiezo yo a jugar, rubio de bote?– Sonreí pícara cuando se quedó con la boca abierta. Hurgué en mi mochila y saqué un zumo de naranja, perfecto. Apestoso y pegajoso. Casi a la velocidad de la luz, empecé a tirarlo sobre las cabezas de los chicos. –Uy, se me ha escapado.– Me mordí el labio inferior, intentando contener la risa.
–¡Niñata asquerosa!– Rugió Zayn, y sentí como mi mundo se desvanecía y mi corazón se hacía pedazos. –¡Mi pelo! ¿Tú sabes lo que cuesta ponerlo como estaba antes?– Me gritó, acercándose mucho más.
–Oh, el pelo de mi amiga también cuesta de arreglar, ¿Lo sabías?– Contesté, acercándome de tal manera en que casi nos tocábamos, realmente no sabía de dónde sacaba esa valentía. –Por cierto, si queréis más, volver a molestar a mis amigas.– Sonreí maliciosa y di media vuelta, mirando a todos los alumnos que se habían quedado en el pasillo. –¡Y eso va por todos!– Chillé alzando la botella. La volví a guardar y me encaminé hacia la clase.


Entré y por suerte la profesora no me vio destrozar el pelo de los chicos, sino, menudo castigo me habría puesto. La clase procedió con normalidad, nos separaron por grupos para hacer quién-sabe-qué experimento. Harry, como siempre, se puso con Penélope y Louis con Elizabeth. Genial, va por vosotras chicas.
Todo había ocurrido muy rápido, tanto que ya me encontraba en el despacho del director, hablando con él.


–Ástrid, entiéndelo, tengo que llamar a tu familia. Sabías que aquella mezcla de substancias explotarían sí añadías algo más y por eso las pusiste en la mesa de Elizabeth y Penélope. Además, también me he enterado del accidente del zumo de naranja. ¿Cómo pueden ser tus notas tan buenas y tu comportamiento tan malo?– El director suspiró, era mayor y esta charla me la había dado un millón de veces.
–Lo siento, le juro que no sabía que explotarían.– Mentí, claro que lo sabía, y en el fondo quería que hubiera sido mayor. –Dejé mi matraz en sus mesas por equivocación y entonces ellas...– Me interrumpió.
–Ástrid, sé que fue aposta, sólo pido que sea la última vez. ¿Entendido? Ahora me tocará lidiar con los padres de las chicas.– Sonrió débilmente.
–Buena suerte.– Reí levemente.
–La necesitaré.– Suspiró y continuamos riendo.


* * *


Entré dentro de casa aburrida. Tiré la mochila por los aires, hoy no me apetecía hacer absolutamente nada. Era mediodía y tenía un hambre feroz, me daba igual si me llamaban gorda, si tenía hambre comería y punto. Noté que había comida ya preparada, y al lado del plato, una notita.


'Ástrid, estoy trabajando.
Llegaré mañana por la tarde,
supongo que sabrás arreglártelas.
Te quiere, mamá.'


Agh, ¿Por qué tenía que ir y venir y yo ni siquiera enterarme de en qué trabaja? Soy su hija, ¿No? Entonces, ¿Por qué nunca me cuenta qué hace? De todas formas, no estaba así que no podía preguntarle. Comí rápidamente y lavé el plato. Subí las escaleras y entré en mi habitación. Encendí la música a todo volumen, cogí una pelota de tenis y me tumbé de un salto en mi cama, comenzando a dar golpes a la pared aburrida.


¡Ding dong!


¿Quién puede ser a estas horas? Son las cinco, seguramente será mi madre, al fin y al cabo era una mala influencia por lo tanto nadie venía a visitarme. Bajé las escaleras dando saltos, llevaba tanto tiempo deslizándome por aquellos escalones que casi me sabía de memoria el lugar en dónde estaban. Abrí la puerta y... Dios mío, ¿Qué hacía él aquí?


–Menos mal que vine con tiempo.– Entró sin ningún permiso. No pude reprimir el deseo de mirarlo de arriba abajo, realmente estaba fantástico. Aunque él siempre estaba genial.
–Zayn, ¿Qué haces aquí?– Tartamudeé, aún perpleja por verlo en mi casa, ¿En mi casa?
–Qué olvidadiza que eres, piernas de paloma.– Comentó, mirando la decoración de la casa. –¿No te acuerdas de que había quedado contigo justo a esta hora?– Lo olvidé, maldita sea.
–¿Después de que me llamaras "niñata asquerosa" creías que querría quedar contigo?– Le pregunté irónica.
–Recuerda que tú me tiraste zumo de naranja en mi maravilloso pelo, así que estamos empatados.– Se acercó a mí, tanto que yo quedé aprisionada entre su cuerpo y la pared. –Aunque sí quieres, podemos desempatar en tu habitación...– Susurró, cerca de mi oído, haciendo que una corriente eléctrica recorriera mi columna. Sí, sí. Eso es lo que pedía todo mi cuerpo. Pero, no podía, no podía ser tan fácil. Coloqué mis manos en sus pectorales y lo eché hacia atrás. Le miré y negué con la cabeza.
–¿A qué has venido, Zayn?– Pregunté cortante.
–Vamos a una fiesta.– Me mordí la lengua para intentar no reír, pero fue inútil, terminé carcajéandome delante de él.
–¿Yo? ¿Una fiesta? ¿Contigo?– Murmuré, recuperándome del ataque de risa que había sufrido.
–Sí, dúchate rápido.– Abrí los ojos como platos.
–No tengo ningún vestido.– No quise decirle que realmente, no tenía nada.
–Lo suponía, te he traído yo uno.– Sonrió con suficiencia.


Intenté negarme, ni loca iría yo a una fiesta... Y menos con él, ¡Con él! Seguramente sería algún tipo de venganza sobre mí por lo del zumo, sí, eso era. Me senté en el sofá y me crucé de brazos, ignorándole.


–Venga, ves a ducharte o llegaremos tarde.– Dijo, dando un pasó hacia mí.
–Y Zayn Malik no puede aparecer sólo en una fiesta, ¿No? O quizás lo que quiera es burlarse de Ástrid.– Solté, sin cortarme un pelo.
–¿En serio crees eso?– Alzó la voz, como sí estuviera molesto. Pero luego, al parecer, se calmó. –Por favor, métete en la ducha.– Me miró. Negué con la cabeza. –Bien, pues te llevaré yo.– Antes de que pudiera reaccionar, me cogió como una princesa y subió las escaleras, mirando en todas las escaleras intentando encontrar el baño. Cuando lo encontró, me dejó en el suelo de pie. Se cruzó de brazos. –Me atrevo a desnudarte.– Añadió, sonriendo.
–Como sí no lo hubieras hecho ya.– Comenté, para mí misma.
–Lo he hecho, debajo de esa ropa no habrán más que huesos, y quizás alguna que otra cicatriz, ¿Tú también te cortas, como tus amigas nerds, no?– Me preguntó, mientras yo convertía mis manos en puños.
–Me ducharé, sal de aquí.– Le ordené, mientras lo observaba salir por la puerta del baño.


Me duché rápidamente, me sequé y cubierta sólo con una toalla, salí del cuarto de baño, estando segura de que Zayn estaría en el salón, o en alguna parte de la casa.
Escuché un silbido, me giré rápidamente y por un momento creí que me desmayaría, ¿Cómo no hacerlo teniendo al demasiado sexy de Zayn Malik tirado en tu cama, con la camiseta lo suficientemente arriba como para ver sus abdominales notablemente trabajados? Pero en ese momento, me di cuenta de que yo seguía con la toalla puesta. Me puse roja e intenté disimular, comportándome como si no me importara.
 
–¡Zayn! ¿Qué haces? – Pregunté, caminando hacia él.
–¿No lo ves? Observándote. – Se levantó, acercándose a mí de manera seductora.
–Déjalo, sal y me cambiaré.– Comenté. –Pero yo no tengo ningún vestido.– Añadí, encogiéndome de hombros.
–Lo suponía.– Sonrió orgulloso. –Encima de tu cama tienes todo. Denada.– Dijo, saliendo de la habitación.
 
Caminé hacia la cama y vi toda la ropa. Ni loca me habría imaginado a mí con todo eso, no solo por el dinero sino porque ese no era mi estilo. Me lo puse, con algo de dificultad pues no sabía cómo ponérmelo. Después me puse los tacones e intenté caminar, bien, podía hacerlo sin matarme. Me puse unas pulseras que tenía yo guardadas, así no perdería mi estilo. Me peiné y me dejé el pelo suelto, tampoco me quería hacer muchas tonterías. Bajé las escaleras y noté que Zayn me estaba esperando en la puerta, con una sonrisa de oreja a oreja.
 
–¿No te vas a maquillar ni nada?– Preguntó, haciendo que su sonrisa se desvaneciese poco a poco.
–Zayn, no soy ninguna perra con las que tú sales.– Contesté simplemente. Cogiendo las llaves y mi móvil. Se encogió de hombros y me llevó hasta su coche. –¿Un Maybach Exelero? ¿Ese no es muy caro?– Pregunté, con los ojos abiertos como platos.
–Nena, realmente nada es muy caro para mí.– Me guiñó un ojo, abriéndome la puerta del copiloto para que entrase. Lo hice y después se sentó él en el asiento del conductor. –¿Preparada para la mejor noche de tu vida?– Dijo, arrancando el motor.

fdsgjfdslkjgsñdfh<3 Zastrid rlz<3 yo los shipeo desde hace mas o menos mucho(? ah. idk, amo zastrid<3 sfdkahjkldhh.
¡Capitulo aceptado! suerte<3
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: different ways to love | audiciones abiertas [nc]

Mensaje por cute. el Vie 30 Ago 2013, 5:56 pm

Wanda. escribió:Antooooo<3 i like it so much<3 asdfghjkl really. Cuando pueda te dejo icons + cap bc ahora me da paja :meh:creo que me voy por lou bc el personaje me recordó  mi xd asdfghjkl nah, ni tanto, pero me gusto el papel, o si no, después confirmo. Lov yu.
Emsssssss<3 fgkjdflsh. Dale! lo espero<3 tenes un amor mayor? mi too, ah. pero tiene tres años mas, idk(?) jajajjajajaj. Lave ya more.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: different ways to love | audiciones abiertas [nc]

Mensaje por Zarry HorTomPay :) el Vie 30 Ago 2013, 7:38 pm

Anto. escribió:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:Oh Dios mío, me enamoré de la trama <3 qué típico, lo sé, no me juzgues, snif.
No sé por qué, pero no sé si utilizar Zristen –Zayn y Kristen Stewart– o Zastrid –Zayn y Astrid Bergès-Frisbey–, las dos me gustan y las dos quedan genial con la trama, afhshak.
Ayúdenme D:


Sexy cap :


CAPÍTULO 13
  'No son tus aciertos o errores los que te hacen buena o mala persona, sino tú actitud ante éstos.'

Ástrid Jessaminne Donovan.

Intenté olvidarlo todo, en vano. Me molestaba que el idiota de Zayn se hubiera comportado así conmigo, ¿De qué iba? Primero se hacía el amable conmigo, y después, ¡Zas! Te trataba como siempre. Al menos, sólo quedaba una clase, y por suerte no tendría que ver a Zayn, pero tendría que lidiar con los imbéciles de Tomlinson y Styles.
Caminé hacia mi aula, con los auriculares puestos a todo volumen, con la canción Wake me Up de Avicii resonando en mis oídos. Realmente, me importaba más bien poco si algún profesor me decía algo, yo seguiría escuchando la canción hasta que terminara.
Me paré en la puerta del aula de química, aún no había llegado la profesora por lo que los alumnos nos quedaríamos un rato fuera, sin hacer clase. Bajé un poco el volumen, tampoco quería que mis tímpanos explotasen.


–...Hasta yo quisiera suicidarme si fuera tú, pobre, gorda y fea, con razón tus padres te mandaron a Londres, ¿Tener una hija como tú?, qué vergüenza.– Alcé la mirada al escuchar su voz, ¿Cómo podía tratarme como un trapo y aún así seguir teniendo ese poder en mí? Pero en esos momentos no era Zayn el que me importaba, era Pao, por favor, que no le hicieran nada.


Pero lo hicieron, y vaya sí lo hicieron, ¿Cómo podían? Hacer sentir fea a una chica, llamarla gorda y pobre, cuando no sabían ni la mitad de su pasado. Fue suficiente que Harry volcara el zumo que tenía Niall en la cabeza de Paola para que yo saliera en acción. Además, si se iba, nadie me detendría a liberar mi rabia contra ellos. Guardé mi teléfono con los auriculares en una velocidad de infarto, y caminé hacia los chicos que se atrevían a burlarse de mi amiga.


–¿Pero quién os creéis que sois?– Dije, empujando por la espalda a Harry, que era el que tenía más cerca. Me coloqué en el centro, aunque estuvieran casi rodeándome, no iba a permitir que me intimidaran. –Idiotas, ¿No véis que es una persona, como todos?– Añadí, cruzándome de brazos.
–Eh, relájate, nena.– Fue Niall quién habló. –Sólo estábamos jugando.– Se acercaron a mí.
–¿Y si empiezo yo a jugar, rubio de bote?– Sonreí pícara cuando se quedó con la boca abierta. Hurgué en mi mochila y saqué un zumo de naranja, perfecto. Apestoso y pegajoso. Casi a la velocidad de la luz, empecé a tirarlo sobre las cabezas de los chicos. –Uy, se me ha escapado.– Me mordí el labio inferior, intentando contener la risa.
–¡Niñata asquerosa!– Rugió Zayn, y sentí como mi mundo se desvanecía y mi corazón se hacía pedazos. –¡Mi pelo! ¿Tú sabes lo que cuesta ponerlo como estaba antes?– Me gritó, acercándose mucho más.
–Oh, el pelo de mi amiga también cuesta de arreglar, ¿Lo sabías?– Contesté, acercándome de tal manera en que casi nos tocábamos, realmente no sabía de dónde sacaba esa valentía. –Por cierto, si queréis más, volver a molestar a mis amigas.– Sonreí maliciosa y di media vuelta, mirando a todos los alumnos que se habían quedado en el pasillo. –¡Y eso va por todos!– Chillé alzando la botella. La volví a guardar y me encaminé hacia la clase.


Entré y por suerte la profesora no me vio destrozar el pelo de los chicos, sino, menudo castigo me habría puesto. La clase procedió con normalidad, nos separaron por grupos para hacer quién-sabe-qué experimento. Harry, como siempre, se puso con Penélope y Louis con Elizabeth. Genial, va por vosotras chicas.
Todo había ocurrido muy rápido, tanto que ya me encontraba en el despacho del director, hablando con él.


–Ástrid, entiéndelo, tengo que llamar a tu familia. Sabías que aquella mezcla de substancias explotarían sí añadías algo más y por eso las pusiste en la mesa de Elizabeth y Penélope. Además, también me he enterado del accidente del zumo de naranja. ¿Cómo pueden ser tus notas tan buenas y tu comportamiento tan malo?– El director suspiró, era mayor y esta charla me la había dado un millón de veces.
–Lo siento, le juro que no sabía que explotarían.– Mentí, claro que lo sabía, y en el fondo quería que hubiera sido mayor. –Dejé mi matraz en sus mesas por equivocación y entonces ellas...– Me interrumpió.
–Ástrid, sé que fue aposta, sólo pido que sea la última vez. ¿Entendido? Ahora me tocará lidiar con los padres de las chicas.– Sonrió débilmente.
–Buena suerte.– Reí levemente.
–La necesitaré.– Suspiró y continuamos riendo.


* * *


Entré dentro de casa aburrida. Tiré la mochila por los aires, hoy no me apetecía hacer absolutamente nada. Era mediodía y tenía un hambre feroz, me daba igual si me llamaban gorda, si tenía hambre comería y punto. Noté que había comida ya preparada, y al lado del plato, una notita.


'Ástrid, estoy trabajando.
Llegaré mañana por la tarde,
supongo que sabrás arreglártelas.
Te quiere, mamá.'


Agh, ¿Por qué tenía que ir y venir y yo ni siquiera enterarme de en qué trabaja? Soy su hija, ¿No? Entonces, ¿Por qué nunca me cuenta qué hace? De todas formas, no estaba así que no podía preguntarle. Comí rápidamente y lavé el plato. Subí las escaleras y entré en mi habitación. Encendí la música a todo volumen, cogí una pelota de tenis y me tumbé de un salto en mi cama, comenzando a dar golpes a la pared aburrida.


¡Ding dong!


¿Quién puede ser a estas horas? Son las cinco, seguramente será mi madre, al fin y al cabo era una mala influencia por lo tanto nadie venía a visitarme. Bajé las escaleras dando saltos, llevaba tanto tiempo deslizándome por aquellos escalones que casi me sabía de memoria el lugar en dónde estaban. Abrí la puerta y... Dios mío, ¿Qué hacía él aquí?


–Menos mal que vine con tiempo.– Entró sin ningún permiso. No pude reprimir el deseo de mirarlo de arriba abajo, realmente estaba fantástico. Aunque él siempre estaba genial.
–Zayn, ¿Qué haces aquí?– Tartamudeé, aún perpleja por verlo en mi casa, ¿En mi casa?
–Qué olvidadiza que eres, piernas de paloma.– Comentó, mirando la decoración de la casa. –¿No te acuerdas de que había quedado contigo justo a esta hora?– Lo olvidé, maldita sea.
–¿Después de que me llamaras "niñata asquerosa" creías que querría quedar contigo?– Le pregunté irónica.
–Recuerda que tú me tiraste zumo de naranja en mi maravilloso pelo, así que estamos empatados.– Se acercó a mí, tanto que yo quedé aprisionada entre su cuerpo y la pared. –Aunque sí quieres, podemos desempatar en tu habitación...– Susurró, cerca de mi oído, haciendo que una corriente eléctrica recorriera mi columna. Sí, sí. Eso es lo que pedía todo mi cuerpo. Pero, no podía, no podía ser tan fácil. Coloqué mis manos en sus pectorales y lo eché hacia atrás. Le miré y negué con la cabeza.
–¿A qué has venido, Zayn?– Pregunté cortante.
–Vamos a una fiesta.– Me mordí la lengua para intentar no reír, pero fue inútil, terminé carcajéandome delante de él.
–¿Yo? ¿Una fiesta? ¿Contigo?– Murmuré, recuperándome del ataque de risa que había sufrido.
–Sí, dúchate rápido.– Abrí los ojos como platos.
–No tengo ningún vestido.– No quise decirle que realmente, no tenía nada.
–Lo suponía, te he traído yo uno.– Sonrió con suficiencia.


Intenté negarme, ni loca iría yo a una fiesta... Y menos con él, ¡Con él! Seguramente sería algún tipo de venganza sobre mí por lo del zumo, sí, eso era. Me senté en el sofá y me crucé de brazos, ignorándole.


–Venga, ves a ducharte o llegaremos tarde.– Dijo, dando un pasó hacia mí.
–Y Zayn Malik no puede aparecer sólo en una fiesta, ¿No? O quizás lo que quiera es burlarse de Ástrid.– Solté, sin cortarme un pelo.
–¿En serio crees eso?– Alzó la voz, como sí estuviera molesto. Pero luego, al parecer, se calmó. –Por favor, métete en la ducha.– Me miró. Negué con la cabeza. –Bien, pues te llevaré yo.– Antes de que pudiera reaccionar, me cogió como una princesa y subió las escaleras, mirando en todas las escaleras intentando encontrar el baño. Cuando lo encontró, me dejó en el suelo de pie. Se cruzó de brazos. –Me atrevo a desnudarte.– Añadió, sonriendo.
–Como sí no lo hubieras hecho ya.– Comenté, para mí misma.
–Lo he hecho, debajo de esa ropa no habrán más que huesos, y quizás alguna que otra cicatriz, ¿Tú también te cortas, como tus amigas nerds, no?– Me preguntó, mientras yo convertía mis manos en puños.
–Me ducharé, sal de aquí.– Le ordené, mientras lo observaba salir por la puerta del baño.


Me duché rápidamente, me sequé y cubierta sólo con una toalla, salí del cuarto de baño, estando segura de que Zayn estaría en el salón, o en alguna parte de la casa.
Escuché un silbido, me giré rápidamente y por un momento creí que me desmayaría, ¿Cómo no hacerlo teniendo al demasiado sexy de Zayn Malik tirado en tu cama, con la camiseta lo suficientemente arriba como para ver sus abdominales notablemente trabajados? Pero en ese momento, me di cuenta de que yo seguía con la toalla puesta. Me puse roja e intenté disimular, comportándome como si no me importara.
 
–¡Zayn! ¿Qué haces? – Pregunté, caminando hacia él.
–¿No lo ves? Observándote. – Se levantó, acercándose a mí de manera seductora.
–Déjalo, sal y me cambiaré.– Comenté. –Pero yo no tengo ningún vestido.– Añadí, encogiéndome de hombros.
–Lo suponía.– Sonrió orgulloso. –Encima de tu cama tienes todo. Denada.– Dijo, saliendo de la habitación.
 
Caminé hacia la cama y vi toda la ropa. Ni loca me habría imaginado a mí con todo eso, no solo por el dinero sino porque ese no era mi estilo. Me lo puse, con algo de dificultad pues no sabía cómo ponérmelo. Después me puse los tacones e intenté caminar, bien, podía hacerlo sin matarme. Me puse unas pulseras que tenía yo guardadas, así no perdería mi estilo. Me peiné y me dejé el pelo suelto, tampoco me quería hacer muchas tonterías. Bajé las escaleras y noté que Zayn me estaba esperando en la puerta, con una sonrisa de oreja a oreja.
 
–¿No te vas a maquillar ni nada?– Preguntó, haciendo que su sonrisa se desvaneciese poco a poco.
–Zayn, no soy ninguna perra con las que tú sales.– Contesté simplemente. Cogiendo las llaves y mi móvil. Se encogió de hombros y me llevó hasta su coche. –¿Un Maybach Exelero? ¿Ese no es muy caro?– Pregunté, con los ojos abiertos como platos.
–Nena, realmente nada es muy caro para mí.– Me guiñó un ojo, abriéndome la puerta del copiloto para que entrase. Lo hice y después se sentó él en el asiento del conductor. –¿Preparada para la mejor noche de tu vida?– Dijo, arrancando el motor.

fdsgjfdslkjgsñdfh<3 Zastrid rlz<3 yo los shipeo desde hace mas o menos mucho(? ah. idk, amo zastrid<3 sfdkahjkldhh.
¡Capitulo aceptado! suerte<3
Me quedo con Zastrid <3
Yo lo shipeo muy pocas veces, pero cuando lo hago, es con el corazón (?
Por cierto, tengo una preguntita, ¿Puedo cambiar el capítulo? Sé qué  el que puse es una caca, y pues, pensaba en subir un shot, y hoy he hecho el capítulo y pues no sé, creo que está mucho mejor <3
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: different ways to love | audiciones abiertas [nc]

Mensaje por cute. el Vie 30 Ago 2013, 7:51 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:
Me quedo con Zastrid <3
Yo lo shipeo muy pocas veces, pero cuando lo hago, es con el corazón (?
Por cierto, tengo una preguntita, ¿Puedo cambiar el capítulo? Sé qué  el que puse es una caca, y pues, pensaba en subir un shot, y hoy he hecho el capítulo y pues no sé, creo que está mucho mejor <3
jrekljlkjfd <3 zastrid is perfect(? em, como quieras:) a mi no me pareció una caca._. pero si queres cambialo:)
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: different ways to love | audiciones abiertas [nc]

Mensaje por valkyrie. el Vie 30 Ago 2013, 8:26 pm

Anto. escribió:
Wanda. escribió:Antooooo<3 i like it so much<3 asdfghjkl really. Cuando pueda te dejo icons + cap bc ahora me da paja :meh:creo que me voy por lou bc el personaje me recordó  mi xd asdfghjkl nah, ni tanto, pero me gusto el papel, o si no, después confirmo. Lov yu.
Emsssssss<3 fgkjdflsh. Dale! lo espero<3  tenes un amor mayor? mi too, ah. pero tiene tres años mas, idk(?) jajajjajajaj. Lave ya more.
Yo lo decia por lo de internet asdfghjkl una amiga se "enamoro" de un cauro mas feo que la caca por internet y nootras le dijimos que era tonta bc se ponia mal cuando se peleaba on el y tenia ganas de cortarse, yo le di el medio discurso y blahhhh
avatar


Ver perfil de usuario http://valkyrxes.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: different ways to love | audiciones abiertas [nc]

Mensaje por Zarry HorTomPay :) el Sáb 31 Ago 2013, 5:43 am

Anto. escribió:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:
Me quedo con Zastrid <3
Yo lo shipeo muy pocas veces, pero cuando lo hago, es con el corazón (?
Por cierto, tengo una preguntita, ¿Puedo cambiar el capítulo? Sé qué  el que puse es una caca, y pues, pensaba en subir un shot, y hoy he hecho el capítulo y pues no sé, creo que está mucho mejor <3
jrekljlkjfd <3 zastrid is perfect(? em, como quieras:) a mi no me pareció una caca._. pero si queres cambialo:)

I know, Zastrid is the best ship <3
Sé que podría haberme salido mucho mejor, y no me ha llegado a convencer del todo, de todas formas, os dejó el otro capítulo, gracias :3


Espero que éste esté mejor, afghdsfs:
La navidad estaba por todas partes. Mirase donde mirase. 
Cuando paseaba por las calles, mirando la cara de los niños, éstos corrían libremente por el parque, sin miedo al frío y con la ilusión en sus ojos. 
Hacía tiempo que la navidad ya no era una novedad para mí. Sólo era un día más donde estar con la familia pero, tampoco tenía eso. Ahora, estaba sola en un frío apartamento, no me reencontraría con mi familia, hasta fin de año.
Quedaban muy lejos aquellos días de creer en los milagros navideños.
Di varias vueltas en mi pequeño sofá, era día veinticuatro y aquella noche a las doce, muchas familias, parejas, amigos se desearían feliz navidad.  
Miré a mí alrededor y decidí darle un poco de alegría a aquel triste apartamento. Cogí un anorak y salí por aquella puerta. Las tiendas seguían abiertas aunque, hoy cerrarían más pronto. Me acerqué al centro y entré en un pequeño establecimiento de decoraciones.
Estaba vacío, muchas personas iban con prisa a comprar juguetes para sus hijos y comida para su espectacular cena navideña. En caja, había una joven muchacha asiática sonriente que clavaba en mí, sus rasgados ojos. 
Cogí algunas decoraciones y un curioso peluche en forma de reno. 


–Esta noche es nuestra, pequeño. – Murmuré sonriente a aquel adorable peluche. Él sería mi única compañía en el día de hoy. 


Me acerqué a caja y pagué aquellos complementos. Sonreí modestamente y salí con una bolsa que se rompió nada más girar la esquina. 


–Maldita suerte la mía…– Suspiré, haciendo de mi bocanada de aire una pequeña nube.


Llevé la bolsa como si fuese una de aquellas bolsas americanas. Abrazada a ella, sentía el suave tacto de aquel pequeño peluche.  
Era tarde, las tiendas ya estaban cerrando. Había salido justo a tiempo para comprar todo aquello. Si hubiese tardado un poco más, no lo hubiese logrado.
Entré en el edificio y, posteriormente,  entré en mi apartamento.  Dejé la bolsa en la mesa y empecé a decorar la habitación. La habitación empezó a tomar un nuevo color, una nueva luz. Sonreí ingenuamente. Sería verdad que la navidad es una época llena de alegría. 
Puse aquel curioso peluche en la entrada y le sonreí.


–Espero que Papá Noel se alegre de encontrarte.– Sonreí.  –Aunque, eso no vaya a pasar.–


Me retiré y encendí el televisor. Los canales estaban llenos de programas grabados hace tiempo pero, que se emitían en este día. Era mejor que nada; aunque, a veces, me entraban ganas de coger un DVD y cambiarlos por una película cualquiera.
Mi teléfono empezó a sonar vivazmente. No tenía mucha prisa en cogerlo. Seguramente, era mi madre preguntando por cómo se presentaba aquella noche. Me equivocaba. Su nombre estaba escrito en la pantalla y el móvil empezaba a sonar más fuerte. Una cálida sensación invadió mi corazón. ¿Podría ser posible…?


–¿Zayn?– Descolgué y esperé encontrar su voz.
–¡Por fin contestas!– Una melodiosa y femenina voz sonó desde el otro lado. –¡Soy Eleanor! ¿Qué estás haciendo ahora?–
–¿Eleanor…? ¿Qué haces con el móvil de…?– Muchas preguntas venían a mi cabeza. 
–¡Harry!– Gritó. –¡No! Esa bandeja tiene que estar hacía el otro lado. ¡Tiene que estar todo perfecto!


¿Harry? ¿Eleanor? ¿Móvil de Zayn? Poco a poco, las piezas iban encajando y las dudas se disipaban. Se estaban reuniendo para celebrar algo pero, su llamada…


–Perdona...– Habló nuevamente. –¿Qué estabas haciendo?–
–Realmente, no estaba…– Empecé a explicarme.
–¡Oye! Me vas a gastar el dinero de mi teléfono.– Se oyó replicar su fogosa voz. Ahí estaba; él también, Zayn.
–¡Shhht! Dejad de distraerme.– Sentenciaba Eleanor. –Oye, ¿Quieres venir? Vamos a celebrar la navidad en la trastienda de Louis. Lo estamos colocando todo y… ¡Louis dale eso a Zayn, por favor!– Se interrumpía ella misma. –Bueno, ¿Qué me dices?– Pude sentir como su voz transmitía una cálida sonrisa.
–¡Claro que me gustaría ir!– Exclamé. Me hacía mucha ilusión; aunque, se me hacía raro… No es que nos conociéramos mucho pero, fue un noble acto por parte de Eleanor. Sólo tenía un problema. –Pero, … Yo no sé dónde queda esa tienda exactamente.–
–¡Tranquila no hay problema!– Exclamó. Tapó un poco el móvil pero, se le escuchó claramente hablar. –¡Zayn ve a buscarla!–
–¿Qué? ¿Por qué tengo que ir yo?– Se quejaba el moreno. –¡Que vaya Harry!–
–¿Eh?– Exclamó Harry. –Por mí, no hay problema pero, … Estoy ayudando a Louis, Niall y Liam con esto.–
–¡No! Zayn, agarra lo que te dio Louis y ve.– Le ordenó Eleanor. Realmente, era una chica clara y estricta. Muy convincente. Destapó el móvil y volvió a hablarme. –¿Estás? Ahora te mando a Zayn, en media hora está ahí. ¡Zayn espabila!– Exclamó finalmente.  –¡Hasta ahora!–
–Hasta…– No me dio tiempo a acabar la frase. Al otro lado, sólo se oía un repetitivo y molesto sonido. –¿Qué ha pasado?– Me pregunté. Bajé mi teléfono y miré mi reflejo. –¡Oh no! ¡Tengo que arreglarme un poco!–


Fui a mi habitación y revolví todo el armario. No podía ponerme excesivamente elegante, ni tampoco totalmente informal. No sabía que elegir y el reloj, cada vez, marcaba una hora más próxima a la llegada de aquel moreno que hacia temblar mis piernas.
Finalmente, me puse unas medias lanosas grises y recogí un largo jersey negro que caía suavemente de un hombro. El calzado que me acompañaría serían unas cómodas botas altas negras.  
Corrí rápidamente. Fui al baño. Me peiné. Probé miles de peinados pero, me amargué y acabé por volcarme todo el cabello hacía un lado. Me maquillé los ojos más detalladamente de lo que solía hacer e incluso remarqué mis labios con un tono bastante rojizo. Ya estaba lista.


–¡Tiempo récord!– Suspiré. Me senté en el sofá. Esperaba el momento con los nervios a flor de piel. Tenía todo preparado. Sólo tenía que oír el timbre, exclamar un “ya voy” y salir. Pero, a la salida estaría él. Aquel moreno que me tenía loca.


El timbre sonó. Pegué un brinco, recogí las cosas y cogí el telefonillo con el pulso temblando.


–¿Sí?– Pregunté. “¡Estúpida!” murmuró mi consciencia. ¿Para qué preguntaba? Sólo podría ser él.
–Soy yo.– Sentenció algo malhumorado.  –Baja, anda.–
–Voy…– Colgué y me puse una chaqueta gorda. Busqué las llaves en el bolso y abrí la puerta.


La puerta se fue cerrando, poco a poco, puse la llave para cerrarla bien. De repente, ante mis ojos estaba aquel reno de peluche. Sonreí, con una amplia sonrisa.


–Parece ser que los milagros existen después de todo…– Le confesé, figurándoseme que me contestaba con una sonrisa ingenua.


Salí por el portal y ahí estaba. Mirando al cielo estrellado con sus castaños ojos. Las bocanadas de aire de su boca salían lentamente. Oyó la puerta cerrar y miró hacia mí. Su fría mirada se encontró, nuevamente, con la mía. Otra vez, solos. Otra vez, tú y yo.


–Buenas. Disculpa por…– Empecé a tartamudear.
–Toma.– Dictó. Tendiéndome una bolsa. –Eleanor y Danielle me dijeron que era indispensable…– Suspiró molesto. –Que chicas más molestas…– Murmuré.


Abrí aquella bolsa. En ella, había dos graciosos gorros de navidad. Uno simple y el otro con cuernitos de reno incluidos. Me eché a reír ingenuamente, saqué el segundo y comenté.


–¡Son adorables!– Le enseñé a Zayn. 
–¡Son horribles!– Exclamó él. Seguí riéndome. –¿Qué te parece tan gracioso?– Preguntó.


Cogí el gorro y me lo puse en la cabeza. Le tendí la bolsa a Zayn y sonreí.


–Sólo te imaginaba con el gorro puesto…– Murmuré y sus cejas fueron frunciéndose. –Pero, no creo que seas capaz de ponértelo.– Le tenté.
–¡Por supuesto que no! No porque no sea capaz. Simplemente, porque me parecen horribles.– Cogióla bolsa y echó a andar. –Venga, vamos.–


Le seguí desde atrás. El joven llevaba un anorak negro y unos pantalones negros. Sus bambas rojas y blancas pero, vislumbré una camisa blanca, tras aquel anorak. Zayn, se había arreglado mínimamente para el momento. Seguramente, Eleanor o Danielle le habrían obligado. Volví a sonreír. 
Era mágico pasear por esas calles llenas de ilusión y color con él. Zayn se detuvo en el semáforo para pasar. Yo calculé mal y me golpeé con su espalda, por culpa de mi falta de atención.


–Perdona…– Murmuré. Realmente, era un chico alto y corpulento. Cada vez que lo miraba me gustaba más.


Zayn me miró de reojo, se giró lentamente. Con su mirada me contempló detenidamente. Me eché las manos a la cara y empecé a soplar. Se me había olvidado equiparme unos guantes y empezaba a tenerlas congeladas. El semáforo cambió a verde. 


–Ya podemos…– Empecé a murmurar. 


Zayn se giró por completo y agarró mi mano. La puso en su cara y la mía cambió de color completamente. Su cálida y fina tez ardía comparada con mis gélidas manos. El chico cerró los ojos y deslizó suavemente su mano junto a la mía.


–Estás helada. Te has arreglado tanto y, ¿no has pensado en unos guantes?– Preguntó con la cara seria.
–No, bueno… Se me pasó por alto y…– Mis ojos fueron descendiendo y clavándose en nuestras entrelazadas manos. –Y...–


Zayn sonrió con su perversa sonrisa. Tiró levemente de mi mano y se la metió en el bolsillo junto a la suya. Echó a andar y yo tras él.


–Vamos, antes de que el semáforo se ponga rojo de nuevo.– Comentó. Andando como siempre. Como si no sucediera nada.


Aquel paso de peatones se me hizo eterno. El semáforo parpadeó, volvió a cambiar de color. Está vez, me sentía más identificada con él. Empecé a sonreír estúpidamente. Era como si el frío no hubiese existido nunca. Debajo de aquella gorda capa de ropa nuestras manos estaban unidas. Su mano cubría la mía sin problema alguno y, la mía, ingenua como yo, empezaba a temblar un poco. El moreno no preguntó el porqué. Seguramente pensaba que era por el frío pero, el culpable era él. Siempre él.
Llegamos al local. Zayn dejó su mano salir y soltó la mía fuera del bolsillo. 


–Es aquí.– Dijo. Agarró y picó la cobertura de metal que usaban las tiendas para evitar robos. 


La puerta empezó a abrirse. El tiempo que tardó fue suficiente para disfrutar de aquel momento que acababan de regalarme. Eché mi mano a la cara y me acaricié con su dorso. La sonrisa en mi rostro parecía ser permanente. 
La calidad esencia y el varonil aroma de Zayn, envolvían aquella pequeña parte de mi cuerpo. Sólo una voz, la suya, pudo despertarme de lo que se me estaba empezando a figurar como un sueño.


–¿Vamos?– Preguntó el moreno. 


Lo seguí, pasé por aquella puerta y un chico con el mismo color de ojos que Louis pero, de cabello rubio me sonrió. Se quedó cerrando la puerta y yo seguí a Zayn.


–¡Por fin llegas!– Exclamó Eleanor. –¿Y el gorro?– Agarró su bolsa. –¡Zayn póntelo! ¡Mira ella lo lleva puesto!–


Entré en una trastienda decorada con amor e ilusión. Eleanor le gritaba a Zayn y éste se defendía. Harry sonreía y Louis, Liam, Niall y Danielle se incorporaba a seguir colocando cosas.
Junté mis manos, como dos polos opuestos que se atraían. Mezclando la temperatura de ambas y tapándome la sonrisa con ellas.


–Feliz navidad, pequeña…– Me murmuré, increíblemente feliz.


–¡Oye!– Gritó Zayn, sacándose el anorak. –No te quedes ahí y pasa.– Sentenció.


Asentí con la cabeza y entré en aquel pequeño Edén, lleno de una efímera y curiosa felicidad.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: different ways to love | audiciones abiertas [nc]

Mensaje por cute. el Lun 02 Sep 2013, 2:44 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:
Anto. escribió:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:
Me quedo con Zastrid <3
Yo lo shipeo muy pocas veces, pero cuando lo hago, es con el corazón (?
Por cierto, tengo una preguntita, ¿Puedo cambiar el capítulo? Sé qué  el que puse es una caca, y pues, pensaba en subir un shot, y hoy he hecho el capítulo y pues no sé, creo que está mucho mejor <3
jrekljlkjfd <3 zastrid is perfect(? em, como quieras:) a mi no me pareció una caca._. pero si queres cambialo:)
I know, Zastrid is the best ship <3
Sé que podría haberme salido mucho mejor, y no me ha llegado a convencer del todo, de todas formas, os dejó el otro capítulo, gracias :3


Espero que éste esté mejor, afghdsfs:
La navidad estaba por todas partes. Mirase donde mirase. 
Cuando paseaba por las calles, mirando la cara de los niños, éstos corrían libremente por el parque, sin miedo al frío y con la ilusión en sus ojos. 
Hacía tiempo que la navidad ya no era una novedad para mí. Sólo era un día más donde estar con la familia pero, tampoco tenía eso. Ahora, estaba sola en un frío apartamento, no me reencontraría con mi familia, hasta fin de año.
Quedaban muy lejos aquellos días de creer en los milagros navideños.
Di varias vueltas en mi pequeño sofá, era día veinticuatro y aquella noche a las doce, muchas familias, parejas, amigos se desearían feliz navidad.  
Miré a mí alrededor y decidí darle un poco de alegría a aquel triste apartamento. Cogí un anorak y salí por aquella puerta. Las tiendas seguían abiertas aunque, hoy cerrarían más pronto. Me acerqué al centro y entré en un pequeño establecimiento de decoraciones.
Estaba vacío, muchas personas iban con prisa a comprar juguetes para sus hijos y comida para su espectacular cena navideña. En caja, había una joven muchacha asiática sonriente que clavaba en mí, sus rasgados ojos. 
Cogí algunas decoraciones y un curioso peluche en forma de reno. 


–Esta noche es nuestra, pequeño. – Murmuré sonriente a aquel adorable peluche. Él sería mi única compañía en el día de hoy. 


Me acerqué a caja y pagué aquellos complementos. Sonreí modestamente y salí con una bolsa que se rompió nada más girar la esquina. 


–Maldita suerte la mía…– Suspiré, haciendo de mi bocanada de aire una pequeña nube.


Llevé la bolsa como si fuese una de aquellas bolsas americanas. Abrazada a ella, sentía el suave tacto de aquel pequeño peluche.  
Era tarde, las tiendas ya estaban cerrando. Había salido justo a tiempo para comprar todo aquello. Si hubiese tardado un poco más, no lo hubiese logrado.
Entré en el edificio y, posteriormente,  entré en mi apartamento.  Dejé la bolsa en la mesa y empecé a decorar la habitación. La habitación empezó a tomar un nuevo color, una nueva luz. Sonreí ingenuamente. Sería verdad que la navidad es una época llena de alegría. 
Puse aquel curioso peluche en la entrada y le sonreí.


–Espero que Papá Noel se alegre de encontrarte.– Sonreí.  –Aunque, eso no vaya a pasar.–


Me retiré y encendí el televisor. Los canales estaban llenos de programas grabados hace tiempo pero, que se emitían en este día. Era mejor que nada; aunque, a veces, me entraban ganas de coger un DVD y cambiarlos por una película cualquiera.
Mi teléfono empezó a sonar vivazmente. No tenía mucha prisa en cogerlo. Seguramente, era mi madre preguntando por cómo se presentaba aquella noche. Me equivocaba. Su nombre estaba escrito en la pantalla y el móvil empezaba a sonar más fuerte. Una cálida sensación invadió mi corazón. ¿Podría ser posible…?


–¿Zayn?– Descolgué y esperé encontrar su voz.
–¡Por fin contestas!– Una melodiosa y femenina voz sonó desde el otro lado. –¡Soy Eleanor! ¿Qué estás haciendo ahora?–
–¿Eleanor…? ¿Qué haces con el móvil de…?– Muchas preguntas venían a mi cabeza. 
–¡Harry!– Gritó. –¡No! Esa bandeja tiene que estar hacía el otro lado. ¡Tiene que estar todo perfecto!


¿Harry? ¿Eleanor? ¿Móvil de Zayn? Poco a poco, las piezas iban encajando y las dudas se disipaban. Se estaban reuniendo para celebrar algo pero, su llamada…


–Perdona...– Habló nuevamente. –¿Qué estabas haciendo?–
–Realmente, no estaba…– Empecé a explicarme.
–¡Oye! Me vas a gastar el dinero de mi teléfono.– Se oyó replicar su fogosa voz. Ahí estaba; él también, Zayn.
–¡Shhht! Dejad de distraerme.– Sentenciaba Eleanor. –Oye, ¿Quieres venir? Vamos a celebrar la navidad en la trastienda de Louis. Lo estamos colocando todo y… ¡Louis dale eso a Zayn, por favor!– Se interrumpía ella misma. –Bueno, ¿Qué me dices?– Pude sentir como su voz transmitía una cálida sonrisa.
–¡Claro que me gustaría ir!– Exclamé. Me hacía mucha ilusión; aunque, se me hacía raro… No es que nos conociéramos mucho pero, fue un noble acto por parte de Eleanor. Sólo tenía un problema. –Pero, … Yo no sé dónde queda esa tienda exactamente.–
–¡Tranquila no hay problema!– Exclamó. Tapó un poco el móvil pero, se le escuchó claramente hablar. –¡Zayn ve a buscarla!–
–¿Qué? ¿Por qué tengo que ir yo?– Se quejaba el moreno. –¡Que vaya Harry!–
–¿Eh?– Exclamó Harry. –Por mí, no hay problema pero, … Estoy ayudando a Louis, Niall y Liam con esto.–
–¡No! Zayn, agarra lo que te dio Louis y ve.– Le ordenó Eleanor. Realmente, era una chica clara y estricta. Muy convincente. Destapó el móvil y volvió a hablarme. –¿Estás? Ahora te mando a Zayn, en media hora está ahí. ¡Zayn espabila!– Exclamó finalmente.  –¡Hasta ahora!–
–Hasta…– No me dio tiempo a acabar la frase. Al otro lado, sólo se oía un repetitivo y molesto sonido. –¿Qué ha pasado?– Me pregunté. Bajé mi teléfono y miré mi reflejo. –¡Oh no! ¡Tengo que arreglarme un poco!–


Fui a mi habitación y revolví todo el armario. No podía ponerme excesivamente elegante, ni tampoco totalmente informal. No sabía que elegir y el reloj, cada vez, marcaba una hora más próxima a la llegada de aquel moreno que hacia temblar mis piernas.
Finalmente, me puse unas medias lanosas grises y recogí un largo jersey negro que caía suavemente de un hombro. El calzado que me acompañaría serían unas cómodas botas altas negras.  
Corrí rápidamente. Fui al baño. Me peiné. Probé miles de peinados pero, me amargué y acabé por volcarme todo el cabello hacía un lado. Me maquillé los ojos más detalladamente de lo que solía hacer e incluso remarqué mis labios con un tono bastante rojizo. Ya estaba lista.


–¡Tiempo récord!– Suspiré. Me senté en el sofá. Esperaba el momento con los nervios a flor de piel. Tenía todo preparado. Sólo tenía que oír el timbre, exclamar un “ya voy” y salir. Pero, a la salida estaría él. Aquel moreno que me tenía loca.


El timbre sonó. Pegué un brinco, recogí las cosas y cogí el telefonillo con el pulso temblando.


–¿Sí?– Pregunté. “¡Estúpida!” murmuró mi consciencia. ¿Para qué preguntaba? Sólo podría ser él.
–Soy yo.– Sentenció algo malhumorado.  –Baja, anda.–
–Voy…– Colgué y me puse una chaqueta gorda. Busqué las llaves en el bolso y abrí la puerta.


La puerta se fue cerrando, poco a poco, puse la llave para cerrarla bien. De repente, ante mis ojos estaba aquel reno de peluche. Sonreí, con una amplia sonrisa.


–Parece ser que los milagros existen después de todo…– Le confesé, figurándoseme que me contestaba con una sonrisa ingenua.


Salí por el portal y ahí estaba. Mirando al cielo estrellado con sus castaños ojos. Las bocanadas de aire de su boca salían lentamente. Oyó la puerta cerrar y miró hacia mí. Su fría mirada se encontró, nuevamente, con la mía. Otra vez, solos. Otra vez, tú y yo.


–Buenas. Disculpa por…– Empecé a tartamudear.
–Toma.– Dictó. Tendiéndome una bolsa. –Eleanor y Danielle me dijeron que era indispensable…– Suspiró molesto. –Que chicas más molestas…– Murmuré.


Abrí aquella bolsa. En ella, había dos graciosos gorros de navidad. Uno simple y el otro con cuernitos de reno incluidos. Me eché a reír ingenuamente, saqué el segundo y comenté.


–¡Son adorables!– Le enseñé a Zayn. 
–¡Son horribles!– Exclamó él. Seguí riéndome. –¿Qué te parece tan gracioso?– Preguntó.


Cogí el gorro y me lo puse en la cabeza. Le tendí la bolsa a Zayn y sonreí.


–Sólo te imaginaba con el gorro puesto…– Murmuré y sus cejas fueron frunciéndose. –Pero, no creo que seas capaz de ponértelo.– Le tenté.
–¡Por supuesto que no! No porque no sea capaz. Simplemente, porque me parecen horribles.– Cogióla bolsa y echó a andar. –Venga, vamos.–


Le seguí desde atrás. El joven llevaba un anorak negro y unos pantalones negros. Sus bambas rojas y blancas pero, vislumbré una camisa blanca, tras aquel anorak. Zayn, se había arreglado mínimamente para el momento. Seguramente, Eleanor o Danielle le habrían obligado. Volví a sonreír. 
Era mágico pasear por esas calles llenas de ilusión y color con él. Zayn se detuvo en el semáforo para pasar. Yo calculé mal y me golpeé con su espalda, por culpa de mi falta de atención.


–Perdona…– Murmuré. Realmente, era un chico alto y corpulento. Cada vez que lo miraba me gustaba más.


Zayn me miró de reojo, se giró lentamente. Con su mirada me contempló detenidamente. Me eché las manos a la cara y empecé a soplar. Se me había olvidado equiparme unos guantes y empezaba a tenerlas congeladas. El semáforo cambió a verde. 


–Ya podemos…– Empecé a murmurar. 


Zayn se giró por completo y agarró mi mano. La puso en su cara y la mía cambió de color completamente. Su cálida y fina tez ardía comparada con mis gélidas manos. El chico cerró los ojos y deslizó suavemente su mano junto a la mía.


–Estás helada. Te has arreglado tanto y, ¿no has pensado en unos guantes?– Preguntó con la cara seria.
–No, bueno… Se me pasó por alto y…– Mis ojos fueron descendiendo y clavándose en nuestras entrelazadas manos. –Y...–


Zayn sonrió con su perversa sonrisa. Tiró levemente de mi mano y se la metió en el bolsillo junto a la suya. Echó a andar y yo tras él.


–Vamos, antes de que el semáforo se ponga rojo de nuevo.– Comentó. Andando como siempre. Como si no sucediera nada.


Aquel paso de peatones se me hizo eterno. El semáforo parpadeó, volvió a cambiar de color. Está vez, me sentía más identificada con él. Empecé a sonreír estúpidamente. Era como si el frío no hubiese existido nunca. Debajo de aquella gorda capa de ropa nuestras manos estaban unidas. Su mano cubría la mía sin problema alguno y, la mía, ingenua como yo, empezaba a temblar un poco. El moreno no preguntó el porqué. Seguramente pensaba que era por el frío pero, el culpable era él. Siempre él.
Llegamos al local. Zayn dejó su mano salir y soltó la mía fuera del bolsillo. 


–Es aquí.– Dijo. Agarró y picó la cobertura de metal que usaban las tiendas para evitar robos. 


La puerta empezó a abrirse. El tiempo que tardó fue suficiente para disfrutar de aquel momento que acababan de regalarme. Eché mi mano a la cara y me acaricié con su dorso. La sonrisa en mi rostro parecía ser permanente. 
La calidad esencia y el varonil aroma de Zayn, envolvían aquella pequeña parte de mi cuerpo. Sólo una voz, la suya, pudo despertarme de lo que se me estaba empezando a figurar como un sueño.


–¿Vamos?– Preguntó el moreno. 


Lo seguí, pasé por aquella puerta y un chico con el mismo color de ojos que Louis pero, de cabello rubio me sonrió. Se quedó cerrando la puerta y yo seguí a Zayn.


–¡Por fin llegas!– Exclamó Eleanor. –¿Y el gorro?– Agarró su bolsa. –¡Zayn póntelo! ¡Mira ella lo lleva puesto!–


Entré en una trastienda decorada con amor e ilusión. Eleanor le gritaba a Zayn y éste se defendía. Harry sonreía y Louis, Liam, Niall y Danielle se incorporaba a seguir colocando cosas.
Junté mis manos, como dos polos opuestos que se atraían. Mezclando la temperatura de ambas y tapándome la sonrisa con ellas.


–Feliz navidad, pequeña…– Me murmuré, increíblemente feliz.


–¡Oye!– Gritó Zayn, sacándose el anorak. –No te quedes ahí y pasa.– Sentenció.


Asentí con la cabeza y entré en aquel pequeño Edén, lleno de una efímera y curiosa felicidad.
kdfjlgksjlh, me encantó<3
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: different ways to love | audiciones abiertas [nc]

Mensaje por Sunrise. el Lun 02 Sep 2013, 2:57 pm

ame el shot de arriba:'c fue biutiful:'c
audicionen, perras.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: different ways to love | audiciones abiertas [nc]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.