O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» ♡ snow flower.
Hoy a las 12:09 am por sagittarius

» S E R E N D I P I T Y (Park Jimin) A.A
Ayer a las 10:57 pm por -Sty-

» the code; audiciones abiertas
Ayer a las 10:45 pm por chihiro

» Proyecto muggle (Inscripciones abiertas)
Ayer a las 10:19 pm por JaquelineZamm

» Sisa's poems
Ayer a las 9:10 pm por CNCOwner.

» cokehq cay {muro interactivo.
Ayer a las 9:04 pm por Asclepio.

» H A U N T E D
Ayer a las 8:52 pm por Ingrid B.

» surrender
Ayer a las 8:51 pm por o'callaghan

» Survive.
Ayer a las 8:38 pm por changkyun.

novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ insxne.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

This Means War {Novela Colectiva de HP, 3ra Generación}

Página 2 de 24. Precedente  1, 2, 3 ... 13 ... 24  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: This Means War {Novela Colectiva de HP, 3ra Generación}

Mensaje por Shanelle Regine el Miér 24 Jul 2013, 5:22 pm

 [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

I don't want be Alone anymore

Shanelle R. Malfoy



Los rayos iluminaban la habitación cada vez que estos caían, siendo perseguidos por el ensordecedor sonido de los truenos; los cuales retumbaban por toda la mansión, haciendo un eco tenebroso. Fruncí los labios cerrando el libro que reposaba en mi regazo.  Era imposible tratar de leer así. Era demasiado tarde, sino me equivocó tal vez sería media noche o más. Suspiré y termine por acostarme, dejando de lado el libro que antes leía.

 

— ¿por qué no estás durmiendo? – Un siseo en voz baja y adormilada me llamo la atención. Giré el rostro y con el cabello alborotado y con el pijama algo arrugado, encontré a mi hermano Scorpius en el marco de la puerta.  ¿Cómo diablos sabía que estaba despierta?.

 

 

Al no ver respuesta de mi parte, se encogió de hombros y volvió a irse, cerrando con suavidad la puerta de mi cuarto. A veces creo que Scorpius se preocupa demasiado por mí, hasta estando en casa. A decir verdad, puede ser culpa de su ansiedad por regresar a Hogwarts, pues ha estado mandándose cartas con sus amigos y tal vez desea verlos; por eso desgasta toda su atención en mí cuando no está con ellos.

—Ñeh, eres un desesperado. – murmuró para mí con una sonrisa en los labios, antes de ser callada por uno de los truenos que caen cerca de casa. Doy un salto en mi cama, y estrujo las sábanas de esta con mis manos. Todo queda en silencio y nada está fuera de lo normal pero… aun así, siento que sería mejor quedarme en casa que volver a Hogwarts. De todos modos, allí no hay más que gente interesada. Aunque preferiría no pluralizar.

Cierro los ojos, acariciando el edredón que me envuelve con los pies. Es una vieja manía que tengo desde niña, y antes de que pueda pensar en lo solitario que pueda ser volver al colegio, me quedo dormida con un sentimiento parecido a la angustia estrujándome el pecho.

 

 

 

•Ω•  This means War •Ω•

 

— Anda, Regine. Levanta ese espantoso cuerpo de la cama. Ambos sabemos que estás en tus cinco sentidos, enana.

Esa voz…

— ¿dónde demonios está Scorpius? –Masculló contra la almohada sin girar mi cuerpo. No es necesario para saber que esas palabras arrastradas con burla provienen que nada más y nada menos que de Séptimus.

— Está abajo. Padre dijo que se te ha hecho tarde y parece ser que va a reprenderte. Por cierto, Madre a comprado una túnica nueva y…

—  Ay no, Sep. Dime que no es de esas que parecen bata de la abuela Cissy.

Me siento en la cama con lentitud, mirando a mi prepotente hermano con el ceño fruncido. En su cara baila una sonrisa burlona al verme; tal vez por dos razones. La primera sería que sigo en pijama, con el cabello erizado y apuntando en diferentes direcciones y la otra sería que él sabe que DETESTO la ropa totalmente mágica, como las túnicas pesadas que suelen usar nuestros padres y abuelos.

— Exactamente, Regine. –Escupe mi nombre antes de darse vuelta y dirigirse hacia el pasillo, con un andar pomposo y absurdamente elegante- Dice que te quedara hermosa, entallada a la cintura y esas cosas de mujeres. La escogí por ti, si quieres saber.

Ese imbécil es realmente un odioso, ha salido huyendo gusto en el momento en que un hechizo impacto a la pared justo en el que momentos antes estaba. Me deshago de las pesadas mantas y camino descalza hasta el comedor. El piso esta frío y no es de sorprenderse pues ayer el tiempo estuvo del asco.

—Buenos días…-susurro con pereza. Madre y padre están allí, sin mirarse pero hablando entre ellos. Scorpius está leyendo, ignorando olímpicamente las puyas de Séptimus. Me siento entre ambos, escuchando susurros hacía mí dándome los buenos días también y tomó lo primero que esté a mi alcance para desayunar.

— No comas eso, es demasiado dulce. –Miro de reojo a Scorp antes de sacarle la lengua y darle una mordida al pan untado con natilla de fresas que había tomado, él suelta un suspiro, mientras niega con la cabeza sin disimular una sonrisa.

Todo se escucha en silencio, solo el sonido de los cubiertos al usarse son lo que se escucha, al parecer nadie iba a quejarse por que baje a desayunar en pijama, o eso creía yo…

— ¡Por las barbas de Merlín, Shanelle!

Todos dejaron de comer, hasta mi Padre y se dispusieron a observarme. Me detuve en seco, dejando la cucharada de cereal a medio camino hacia boca, para mirar la cara indignada de Astoria.

— Eh… ¿Qué sucede? –Pregunte, dejando la cuchara de nuevo en su lugar. Sonreí con fingida inocencia antes de sentir un pellizco en mi brazo por parte de Séptimus. Me abstuve de hacerle algo parecido o peor, pues ahora mismo tenía encima la mirada de mi padre, Draco; quien enarcaba una ceja, mirándome de arriba hacia abajo, inquisitivamente.

—Creo que eso ya lo sabes, Shanelle. Esta no es manera de venir a desayunar al comedor. Menos para una Malfoy.

—Es culpa de Séptimus. –Apunte a mi hermano, quien dejó de sonreír y me miro con el ceño fruncido. La mirada de mis padres fueron hacia él, quien se congelo y empezó a sonrojarse por la ira contenida.

— ¡Es mentira, absoluta mentira! – Exclamó, azotando las manos a la mesa.

— ¡Claro que es tu culpa, Rubio teñido! ¡Me presionaste para bajar a desayunar!

— ¡Yo sólo fui a despertarte, maldita ingrata!

En este punto, ambos estábamos de pie, mirándonos de frente. Gritando y azotando las manos al pobre mobiliario donde comíamos para no irnos contra nosotros mismo.

— ¡Tú me hechizaste!

Me quede tiesa al escuchar un gemido ahogado de mi madre y un gruñido de protesta por parte de mi padre. Voltee en su dirección y trate de tranquilizarme ante el regaño que estaba por venir.

— Ni siquiera le alcanzo, huyo antes de eso…-susurre, agachando la mirada. Quiero aclarar que yo no me comportó así, pero con Séptimus… Sólo diré que he tenido oportunidades infinitas para tirarlo de su escoba cuando practicamos Quidditch en el jardín.

— No es excusa, Shanelle. No debes hacer magia para atacar a tus hermanos.

La voz de padre sonaba rasposa e intimidante, resople mientras me dejaba caer en la silla. Por 10 minutos nadie siguió comiendo, solo escuchábamos con atención la reprimenda de mi padre, hasta que se vio interrumpido por un inesperado “Plop”. Era uno de nuestros elfos, enano, con piel arrugada, orejas largas y ojos grandes color negro.

— ¡Mitty, me has salvado! –Canturreé con una sonrisa autentica, la pobre creatura me miro con terror y empezó a murmurar disculpas por la interrupción a la par que acercaba una pequeña bandeja de plata a la mesa, cerca del asiento de mi madre. Sobre está, había un gran bulto de cartas con sobres de color sobrio. El elfo hizo una reverencia sin decir nada y desapareció.

 

-Esto no queda aquí, Shanelle…

Le sonríe a mi padre antes de asentir y mandarle un beso, él solo gruño y siguió comiendo con más prisa.

Todos estábamos por levantarnos a nuestras respectivas habitaciones, cuando mi madre carraspeo y nos detuvo.

— Pues mira que sorpresa tenemos Shanelle…-Siseo con una sonrisa que me puso los pelos de punta; Scorpius tomo mi mano entre la suyas, y me dio un apretón para saber que estaba a mi lado. No sabía a qué atenerme cuando Madre sonreía así. — ¡Eres prefecta!

— ¿Qué yo qué? –Solté la mano de Scorp y corrí de forma nada Malfoy hasta quedar a lado de Astoria y con delicadeza le saque la carta de entre las manos. A cada letra que leía, no sabía si alegrarme o qué, sólo dejé la carta de nuevo en la bandeja de plata y sonreí un poco. Genial, ahora debía desvelarme para cuidar que nadie quisiera andarse paseando por los rincones de Hogwarts a deshoras…A mí tanto que me gusta dormir.

— A saber con qué sobornaste a la vieja chocha de McGonagall…

— Tsk, yo no hice nada, pedazo de…

— Shanelle…-Advirtió mi padre y suspiré.

— Pero si tanto te molesta…- Continué, sonriendo con burla- Puedo decirle a la Directora que te sientes tan celoso de mí,que quieres que te dé el puesto.

— ¿Estás loca o juntarte con tanto elfo te ha dejado sin neuronas?

— Ya basta los dos –Scorpius gruño y nos jalo un mechón de pelo a ambos. Séptimus y yo gruñimos ante eso y nos sobamos el pelo como si así pudiéramos calma el pequeño dolor que nos quedó ante el jalón. –Madre, he de imaginar que entre esas cartas vienen los libros que utilizaremos esté año, ¿cierto?

Mi madre asintió y se levantó de su lugar con total elegancia, sonriendo con suavidad mientras tomaba tres sobres distintos en su mano derecha. Scorpius suspiró, Séptimus bufó y yo gemí con dolor.

 

—Exacto, mi niño. ¡Es hora de ir a comprar!

 

Y con solo esas palabras, algo pesado se alojó en la boca de mi estómago y ya no me permitió seguir con mi desayuno.

— Voy a ducharme.

— Claro, querida. Anda, hay mucho que hacer hoy.

Rodé los ojos y sin despedirme ni de mi padre, subí las escaleras hacía mi habitación. ¿Saben que ella ama comprar cosas en exceso y utilizarme a mí como un maldito maniquí? Bueno, ahora lo saben. Y a Padre no parece molestarle eso, sólo le da todo el dinero que le pida y ya.

 

— Claro, cómo él no tiene que soportar sus ataques de compradora compulsiva.

Camine de largo hasta mi armario y lo abrí totalmente, dejando ver un montón de ropa y túnicas de distintos colores y telas. Me quedé allí alrededor de 15 minutos, moviendo ropa y mascullando cosas contra las capas innecesarias que llevaban más de medio año guardadas. Frustrada, empecé a morderme el labio inferior con fuerza mientras golpeteaba el suelo con el pie derecho. Tal vez ir a comprar ropa no fuera tan mala idea.

— Bien, ni que decir. Será esto.

Tome la ropa y desaparecí en dirección al baño, el cual era inmenso y tenía azulejos color crema con brillo cegador. Una tina parecida a una piscina y regadera aún lado. La ducha duró 30 minutos exactos y cuando salí, en mi cama –Ya hecha- estaba Scorpius; como no, leyendo.

— A mamá no le va a gustar –Dijo apuntándome sin despegar la mirada del libro. Bajé la mirada y sabía que tenía razón. No me gustan las túnicas pero uso prendas mágicas con estilo muggle, justo como el que llevaba ahora. Pantalón de color negro, de cintura y pegado a las pantorrillas y una blusa de tirantes con corte en V, con bordado al final de la blusa, justo en las orillas, también negra y con estampado de las Brujas de Macbeth. Era sencillo y la verdad no quería hurgar más en mi armario.

— Tal vez…

Al final termino levantando la vista y recorrió su vista por todo el atuendo que llevaba puesto, asintió conforme y se hizo aún lado, palmeado un lugar vacío para que me sentará.

— ¿Estás seguro de querer ser Prefecta?

Me senté, tomando mi varita de la mesita que estaba a lado de mi cama; Con un ligero movimiento, unos zapatos lindos y elegantes aparecieron. Estos buscaron mis pies y se colocaron solos. Dejé la varita aún lado y me acomode de manera que pudiera ver de frente a Scorp, empecé a hablar mientras desenredaba mi cabello y buscaba darle forma para poder dejarlo suelto.

 

—Claro que no. De hecho, no recuerdo haber pedido eso. Sabes que soy demasiado callada y no acostumbro a hablar  a las personas y eso. Me pongo demasiado nerviosa y seguro Séptimus molestará y  -Un dedo níveo se colocó en mis labios, interrumpiendo mi vómito verbal.

— Entiendo… Sabes que si necesitas ayuda, allí estaré. –Me sonrío ligeramente y sentí saltar mi corazón con sincero alivio.

— Gracias, Scorp. –Bese sus mejillas y lo apreté en un abrazo que él apenas pudo corresponderme sin terminar tirando su libro al suelo.

—Hey, mocosos. Dice mamá que debemos irnos.

Ambos volteamos y vimos a Séptimus apoyado en el marco de la puerta, sonreía sin ser presuntuoso, con verdadera sinceridad. No suele sonreír así, por lo tanto me sorprendí un poco. Asentí y me dirigí hacía él, con una leve sonrisa.

—“También puedes contar conmigo, enana.”

Reí y negué con la cabeza ante esas palabras. Séptimus las habías susurrado justo cuando pasé a su lado y por qué no admitirlo, saber que los dos no iban a dejarme sin atención en Hogwarts, no me hacía sentir tan sola.

 

•Ω•  This means War •Ω•

 

 

— Detesto usar la red flú, Madre – Sisee cuando salí de la chimenea llena de Hollín — Sin mencionar que termino mareada, sucia y despeinada.

—Te oyes como una niña consentida, Reg.

— Yo no soy consentida, Séptimus

El callejón Diagón estaba abarrotado, con muchas brujas y magos deambulando por los locales. Astoria iba tomada del brazo de Draco y hablaban entre susurros delante de nosotros. Scorpius al fin había dejado de leer e iba al mismo paso que yo, y Séptimus nos seguía, haciendo comentarios que yo ignoraba. Cuando hay tanta gente alrededor, dejo de hablar, me siento perdida entre el mar de gente y dejo de sonreír y mantengo expresión suave, sin ser seria pero tampoco alegre.

—Estás tensa…

—Hay mucha gente –le conteste a Séptimus con voz baja. Él rodo los ojos y se adelantó hasta llegar al mismo nivel que mis padres.  Compramos túnicas nuevas –Tanto para usar en la escuela como para nosotros-  calderos de mejor calidad de los que pedían en la carta, tinta, dulces y ranas de chocolate.

— Quiero una escoba nueva, Padre… -Jale la manga de la capa de mi padre y él me miro con una ceja arqueada- Por favor…

—Acabo de comprarte una hace 4 meses, Shanelle.

Touche. Fruncí el entrecejo y el me imitó. Mantuvimos la mirada fijos en el otro, hasta que yo baje la vista al suelo y suspiré de manera melodramática.

— Shanelle, vamos. Hay que ir con Flourish & Blotts. –Astoria tomo mi mano y yo la de Scorpius y así fuimos a aquel local a comprar los últimos libros que hacían falta para poder irnos a casa.

 

Al entrar solté la mano de mi madre y le susurre a Scorpius que fuéramos a la parte de libros de acción; él asintió y así nos alejamos de nuestros padres y Séptimus. Estuvimos largos minutos hojeando libros que parecían ofrecernos horas de distracción hasta que oímos unas voces no muy lejos de nosotros. Con curiosidad nada propia en nosotros, Scorpius y yo nos acercamos justo para ver como Séptimus era lanzado a un estante de libros por una chica que no conocía.

— ¿Deberíamos ayudar? –Me acerqué a mi hermano, y susurre en su oído. Él negó y su mirada se endureció cuando vio como aquella chica le hablaba con agresividad a Sep y esté devolvía las palabras con el mismo nivel sin darse cuenta que estaba en desventaja. – O tal vez decirle a Padre…

Me callé justo en el momento en el que ella hablo de nuevo. Y ahí es cuando la reconocí. Es la chica Longbottom. Si, hace un año se fue del colegio. Pasó algo con James Potter y hubo burlas para ella, aunque yo la recordaba de otra manera. Entre cerré los ojos, mirando su figura. Seguridad y agresividad era lo que destilaba y eso me dio curiosidad. Una chica patosa se había convertido en alguien de temer.  Scorp jalo de mí para poder seguir a Séptimus, quién ya se había ido hacía la entrada para buscar a mis padres, pero yo seguí mirando de reojo a la chica hasta que la perdí de vista.

— Cambio demasiado…-comentó Scorpius y yo asentí. Ambos siguiendo a un cojeante Sép.

 

Está de sobra decir que cuando llegamos con Padre, su cara normalmente pálida había adquirido un alarmante color rojizo y su mandíbula estaban fuertemente apretada; hasta Astoria había decidido –Sabiamente- alejarse unos pasos de Draco.

— A casa, ahora.

Asentimos los tres, borrando cualquier expresión de nuestro rostro. Madre y Padre volvía a ir adelante, pero esta vez Séptimus iba entre ellos. Los tres se susurraban de forma rabiosa y enfurecida. Pensaba decirle algo a Scorpius pero me descoloco un poco la sonrisa que le dirigía a una niña rubia que se me hacía vagamente familiar.

— Creo que estoy perdiéndome de algo… -murmuré para mí misma, mirando hacia el frente.  Y al parecer era momento de encuentros en todos lados, porque no habíamos salido de la tienda y allí estaban los Potter y la chica Longbottom, quienes se acercaban a la chica rubia de hace un rato.  Antes de salir completamente de la tienda, pude ver como se abrazaban con tanto anhelo y cariño, que sentí una punzada de enviada. Definitivamente no tenía ganas de estar sola en Hogwarts, no de nuevo.

 

•Ω•  This means War •Ω•
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: This Means War {Novela Colectiva de HP, 3ra Generación}

Mensaje por Hakuna Matata Bitch el Miér 24 Jul 2013, 8:03 pm

A ver dividamos mi comment: 
NOA: Azzura es tan fucking dulce e inocente aasfkfjfkhweqkfh ya no hay almas asi en el mundo!, USH FUCKING MAYA PERRA *Avada Kedavra mental* la ame la adore es tan pure good soul 
she's an angel!:canto:  SHE'S FUCKING PERFECT :ilusion: pobre del que se meta con ella , wanda lo hexeara jajajaaja LOVE HER AMAZING AS ALWAYS MY DEAR


Última edición por Hakuna Matata Bitch el Miér 24 Jul 2013, 8:06 pm, editado 1 vez
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: This Means War {Novela Colectiva de HP, 3ra Generación}

Mensaje por Hakuna Matata Bitch el Miér 24 Jul 2013, 8:05 pm

IVY: Puedo llamarte asi (?) jajaja , AMO, ADORO , IDOLATRO A SHANNELLE! ASDFGHJKL she's so..MALFOY no se no se SHE'S DA FUCKING BOMB , ES AMAZINGGGGGG! LA AMO LIKE TOO MUCH *Shamelessly tiene otra girl crush* :imdead: :enamorado: 
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: This Means War {Novela Colectiva de HP, 3ra Generación}

Mensaje por Shanelle Regine el Miér 24 Jul 2013, 10:52 pm

JAJAJAJA' Pienso lo mismo de Wanda. Ella es -Babas- tan Osom. Y si puedes llamarme así. Gracias por tus palabras Asadfgfhj me llenan de felicidad -Explota- Ansío saber que sucederá con Longbottom y si logrará caerle bien Regine, a pesar de que sea una Malfoy *-* Sigue Noe :c Tranquis (?) Yo la presionó ;D
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: This Means War {Novela Colectiva de HP, 3ra Generación}

Mensaje por Thalassa Deméter. el Jue 25 Jul 2013, 5:01 am

ADOOOOROOO a Shanelle *O* Es tan ajdagdhagalgdalad toda una Malfoy 8) Pero sin ser como Sépitimus, que horror de tío u.u Aunque le prometió que también velaría por ella :ilusión: Mi hermano favorito, of course es Scor, que se preocupa por su hermanita *OOO* Son tan lindos :ilusión: Escribes muy bien, Ivette y Shanelle es genial :33
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: This Means War {Novela Colectiva de HP, 3ra Generación}

Mensaje por Shanelle Regine el Jue 25 Jul 2013, 4:21 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:ADOOOOROOO a Shanelle *O* Es tan ajdagdhagalgdalad toda una Malfoy 8) Pero sin ser como Sépitimus, que horror de tío u.u Aunque le prometió que también velaría por ella :ilusión: Mi hermano favorito, of course es Scor, que se preocupa por su hermanita *OOO* Son tan lindos :ilusión: Escribes muy bien, Ivette y Shanelle es genial :33

 Jojojo Gracias, Noa :) Me sacaste una sonrisa. Yo amé demasiado a Azzura *-* Dan ganas de protegerla. Tal vez hay que escarmentar un poco a Maya xD Jajaja *-* Again, Thank's :-w-:
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: This Means War {Novela Colectiva de HP, 3ra Generación}

Mensaje por Vanellope el Vie 26 Jul 2013, 5:31 pm

¡Me encanta y lo sabes! Ya te lo dije hahaha. <3 <3 <3
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: This Means War {Novela Colectiva de HP, 3ra Generación}

Mensaje por Vanellope el Dom 28 Jul 2013, 8:39 pm

What about now?
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

 
Ted Lupin

Había empezado a jugar con la recordadora entre mis manos, miré hacía el techo sin querer mirar ninguna otra cosa. La habitación se tornaba de una luz naranja proveniente del atardecer que cruzaba la ventana, fruncí los labios un poco fastidiado, me di la vuelta para ver mi baúl en el suelo a medio terminar, con algunos libros y objetos a los lados, amontonados esperando a que los guardara. Sujeté el portarretrato del buró de noche, allí estaban mis dos mejores amigos y yo, deje escapar una risa forzosa.
— Vaya que te has hecho un cambio, Wen –Había dicho, entonces traté de recordar la razón por la cual ella se había ido, entonces mi sonrisa desapareció y quedo en un suspiro- Te hicieron mucho daño. –En la fotografía ella cambiaba su color de cabello a un rojo cereza, mientras que James se alborotaba el cabello a como le era costumbre. Dejé la fotografía nuevamente en su lugar, y traté de cerrar los ojos, seguramente mañana terminaría de arreglar el baúl antes de irme.
Había mirado el cielo, este se había teñido de rojo, la respiración se me iba de los pulmones y traté de caminar hacía algún otro lado, sin explicarme en donde estaba ahora. Extrañamente, el suelo estaba lleno de escombros y varios pedazos de grava, trate de caminar sobre ella, pero a cada momento tropezaba, y parecía que no tenía fin, nada de esto tenía fin.
— ¿A dónde vas, Remus?
Me había detenido, en ese momento me había quedado parado, sin mover ningún musculo, y fue cuando lentamente me volví, tratando de no tropezar con la grava. El corazón me había dado un gran vuelco, las piernas me habían temblado, mas sin embargo no inmute mi seriedad.
— ¿A Caso te estás alejando? –Me había preguntado, mirándome directamente a los ojos.
— Quizás… -Respondí entre dientes. Sentí una presión en los ojos, una rabia en el pecho, y también ganas de decir muchas obscenidades hacía el mismo en esos momentos.
— ¿Por qué? –Me había retado.
— No lo sé, quizás los estoy olvidando… Quizás ni siquiera había tenido recuerdos… -Justifique mi respuesta.
— Remus…
— Soy Ted. –Mi cabello se había vuelto purpura oscuro, aquello me había dejado incierto, no sabía su significado.
— ¡Remus! –Aquellos gritos habían invadido mi cabeza nuevamente, eran gritos de dolor y de agonía- ¡Remus, No!
— ¡Ya basta! –Había suplicado, cubriéndome los oídos con ambas manos, apretando los ojos fuertemente. Cuando sentí que alguien me rodeaba desde atrás por la cintura, depositando un beso en mi espalda. Y cuando levante la mirada, aquellos escombros habían desaparecido, en su lugar mis piernas se encontraban hundidas en un pastizal amarillento, el sol brillaba radiantemente que tuve que entrecerrar los ojos, y el viento resoplaba haciendo sacudir todo. Miré hacía las manos que rodeaban mi cintura, y aún sentía su respiración en mi espalda, puse mis manos encima de las suyas y traté de voltear.
— Shh –Me había susurrado en una voz suave, casi aterciopelada, y todo comenzó a desaparecer, se había vuelto oscuro y lentamente me escocía la piel, algo me estaba lastimando, y salté de la cama despertando del sueño. Miré mi mano, tenía pequeños trozos de vidrio incrustados en la palma, la cual estaba sangrando, las gotas de sudor empapaban mi playera, y después de un segundo paralizado, mire hacía el suelo, donde estaba el portarretrato completamente roto, lo había roto.
— Maldita sea… -Gruñí, el cuarto estaba completamente oscuro, me arrodille y comencé a recoger los pedazos de cristal que se encontraban esparcidos por el suelo. Me tiré en el suelo, tratando de sacar aquellos pensamientos de mi cabeza, cuando me miré hacia el espejo de cuerpo completo, miraba mi reflejo, la oscuridad me hacía imposible ver… pero lo que pude ver, era que al verme en ese espejo… también miraba a mi Padre. — Maldita sea… -Volví a maldecir, y aparte la vista del espejo, me daba rabia, demasiada rabia saber… que ya casi no los recordaba, no se podría decir muy bien que los hubiese conocido, estaba allí, postrado, preguntándome realmente, ¿Qué soy yo? Me puse de pie, terminando de limpiar el desastre, saque la fotografía del marco roto y la guarde en el cajón, después estuve lavándome la herida, y preguntándome ¿Por qué había soñado eso? ¿Quién era aquella persona? Lo peor, era que no tenía respuestas.


 


— ¿Tienes todo? –Mi abuela había preguntado por décima vez en el día.
— Sí, abuela. –Respondí, acomodándome la chaqueta de piel.
— ¿Ropa? ¿Zapatos? –Yo solo asentí.
— Sí, lo llevo todo abuela –Le sonreí.
— ¡Ya Andrómeda! Deja respirar al muchacho –Le había dicho el abuelo. Caminábamos entre los muggles que iban y venían en la estación de trenes.- Vamos Ted –Mi abuelo me había dado un empujón cuando habíamos llegado a la estación 9 ¾. Asentí y empuje el carrito, hasta que crucé la pared, y de pronto ya me encontraba en el King’s Cross, y a pesar de todos los años que pasen, el sentimiento sigue siendo el mismo.
— ¡Hey, Teddy! –Escuche mi nombre, me volví y aquel chico venía caminando hacía mi, desarreglándose los cabellos con la palma de la mano como era costumbre.
— James. –Le sonreí y ambos nos saludamos con un apretón de manos.
— Venga amigo, te ayudo con tu baúl.
Mis abuelos se habían acercado hacía nosotros, quienes saludaron a James calurosamente.
— Ahora te alcanzamos, Teddy –asentí, y me fui con James, comenzábamos a mirar a los niños de primer grado quienes estaban con sus padres, despidiéndose como era costumbre. La gente caminaba amontonada de un lado hacia otro, haciendo imposible nuestro paso.
— Este año –Había brincado desde las escalerillas del tren, después de haber subido el baúl- seré el mejor capitán de quidditch que Gryffindor pudo haber tenido –dijo con orgullo.
— Si –Bufé sarcásticamente- si es que tú hermana no termina siendo más la capitana que tú –reí burlonamente.
— Eso lo veremos –Había entornado los ojos.
— El equipo de quidditch de gryffindor acabara en ruinas, Potter –El chico había salido de la nada burlándose, y soltando una carcajada divertida.
— Una broma de mal gusto, Mayhew
— ¿Qué tal, Noah? –Lo había saludado.
— Todo bien Ted, esperando ansioso para ver los movimientos secretos del capitán de Gryffindor –miró hacia James quién como era costumbre, lo había mirado retadoramente.
— Oh, lo mismo digo. Se rumora que igual has quedado de capitán de Ravenclaw. –Había dicho James cruzándose de brazos.
— Tal vez sea cierto –Noah había enarcado ambas cejas- o tal vez deberías dejar de seguir escuchando rumores, Jimmy.
— James. –Había corregido, ahora si furioso, ya que odiaba que le dijeran así.
— Como sea –Había subido al tren- nos vemos en el vagón de prefectos, Lupin. Hasta pronto, Jimmy.
— Mayhew es tan… -Se había guardado las palabras entre dientes.
— Al fin te quedaste callado, James –mofé, pero James se había quedado mirando con semblante serio hacía un lado en específico. Al voltearme pude ver a todos los Longbottom haciendo acto de prescencia.
— Potter… -El chico de ravenclaw lo había mirado seriamente James no había dicho nada, solo se hizo a un lado, y este se subió al vagón.
— Este año va a ser entretenido ¿Eh? –Le di un golpe en el pecho.
— A que no te imaginas cuanto… -dijo entre dientes.
El tren había dado su último aviso, todos los alumnos comenzaban a subirse al tren para encontrar compartimiento.
— Adiós cariño –la señora pelirroja había abrazado a la rubia fuertemente, no dejando de besarle la pecosa cara- No olvides escribir ¿De acuerdo?
— Sí mamá –Había respondido fastidiada.
— Muy dedicada en tus estudios ¿Bien?
— Sí, papá.
— Hasta navidad, cielo.
— Los quiero –les respondió, despidiéndose, camino hasta la entrada del tren, donde inmediatamente había fruncido la pequeña nariz.- ¿Qué quieres, Lupin?
— Nada que te importe, Livana. –Le conteste entre risas.
— ¿Vas a seguir estorbando? –Había preguntado después de un segundo.
— Esperaba a que tú te subieras primero.
— ¿Y caer en algún truco sucio? No. –Se había cruzado de brazos.
— Pues entonces, yo me subo –Dije poniendo un pie en la escalerilla impulsándome con las asas de la entrada, cuando me habían jalado por la chaqueta.
— ¡Que modales los tuyos! –dijo molesta mientras subía- ya no existen los caballeros hoy en día.
Había soltado una risa, y había subido al vagón mientras que el tren ya había comenzado a avanzar.
— ¡Nos vemos en navidad, Remus! –Había gritado mi abuela sacudiendo la mano de un lado hacia otro.
— Si, nos vemos. –Había suspirado.


 
Kaia Potter

 Había comenzado a buscar un compartimiento en el cual estar, pero simplemente todos se encontraban llenos. Comencé a sentirme incomoda, las miradas a veces se posaban en mi y escuchaba susurros, ¿Quién podría estar tranquila si la gente hablaba sobre uno? Y a veces ni siquiera eran cosas buenas, la mayor parte del tiempo. Seguro podría ir con Lily, pero a ella no le haría gracia saber que sus amigas me prestarían más atención a mí preguntándome sobre James o Ted, más que nada.
— ¡Estás jugando, Kitty! –Una voz chillona había exclamado tan fuerte, que me detuve enfrente de aquel compartimiento.
— Claro que no, Bree… Las cosas que te digo son ciertas, mi padre lo ha confirmado –Le había respondido.
— Pero es que… ¡Es emocionante! ¿Cómo estas realmente segura de que sí?
— Mira, tú ya sabes de que mi padre trabaja en el ministerio de magia, pues… casualmente el ministro de magia lo había soltado a sus hombres de confianza (Mi padre entre ellos) y pues él lo comentó en el comedor hace algunas noches, yo no podía con la felicidad. –Había pegado un gritito de emoción.
— ¡Vaya, Kitty! Esto es… -Pero el susto me había hecho dejar de escuchar, me habían torcido la muñeca haciendo que me retorciera del dolor.
— ¿Qué haces aquí, Potter? –Su voz era lenta y fría, yo solo lo mire molesta a los ojos azules claros.- Metiendo las narices donde no te concierne, como siempre.
— ¡Déjame en paz, Nott! –Había dicho entre dientes, entonces la puerta del compartimiento se había abierto. Una chica castaña de facciones bruscas, como una nariz chata como de cerdito, mejillas pronunciadas, y labios pequeños me había mirado frunciendo el ceño.
— Si es la chica Potter –Pronuncio con asco. Ekaterina Mcmahon era parte del equipo de Slytherin, jamás nos habíamos llevado bien.- Vamos, que entre…
Halden Nott me había empujado, casi arrastrándome dentro del compartimiento donde habían cerrado bien. Breeja Brown se había puesto en la puerta, con su cabello pelirrojo y rizado cayéndole sobre los hombros.
— Bueno, ¿Cómo podemos reprenderte por ser tan cotilla? –Kitty me había mirado pensativamente.- ¡Sientala!
Nott me había tirado sobre el asiento, el golpe resonó y el dolor punzante me recorría la espalda baja. Entonces entre todos se habían acercado hacia mí, casi sin dejarme respirar de tan cerca que todos se encontraban. La puerta inmediatamente se había abierto detrás de Breeja, aquella persona me había mirado fijamente con sus ojos azules, el reflejo del sol había brillado detrás de ella, haciendo resaltar su cabello platinado.
— ¿Qué hacen ustedes? –Inquirió seriamente cerrando la puerta del compartimiento y haciéndose a un lado para mirarme fijamente al rostro.
— Oh, nada. Solo hablando con nuestra amiga Potter sobre respetar las conversaciones ajenas… dime ¿Qué podríamos hacerle, Reg? –Trate de aprovechar la distracción de ellos y trate de levantarme, empujando a Kitty quien había caído al suelo, Nott trato de jalarme del brazo junto con Breeja, solté un golpe a la nariz de Nott, la muñeca me dolía bastante, jamás había golpeado a alguien… abrí la puerta del compartimiento y casi salí corriendo cuando me habían jalado del brazo para meterme nuevamente, pero ya tenía el otro brazo en alto.
— ¡Furunculus! –El hechizo les había golpeado a ambos (Breeja y Halden) en la cara. Los rostros de ambos poco a poco se comenzaban a llenar de furúnculos, habían comenzado a tocarse el rostro desesperadamente y a chillar, salí huyendo mientras que los demás comenzaban a salir de sus compartimientos para echar un vistazo y reírse. Comencé a caminar, sin realmente pensar en donde iba a meterme, cuando vi una cabellera oscura, cambiar de color mientras que miraba el espejo perdidamente, me detuve un rato, solté un suspiro y golpee la puerta suavemente, ella se había volteado.
— Hola, Kai-Kai –Curve mis labios en una sonrisa.
— ¿Qué tal, Wen? ¿Puedo sentarme? –Ella había asentido, yo pase y me senté en frente de ella.
— ¿Cuál es el alboroto que se traen allá? –Pregunto mirando cómo la gente pasaba a lado de nuestro compartimiento seguramente para ir a ver a Nott y a Brown llorar por los furunculos, yo solo me encogí de hombros.
— Nada bueno, te lo aseguro. –Ella había reído.
— Te había extrañado, Kaia –Ella sonrío.
— Yo igual. ¿Sabes? –Había dejado soltar una respiración profunda- Aún recuerdo lo mal que nos llevábamos.
— Oh sí, demasiado mal –Había mirado hacia arriba recordando divertidamente.
— Azzura prefecta, me lo esperaba –Solté.
— Si –dijo emocionada- Ella es tan responsable y nosotras… simplemente no.
— Bueno, tú ahora no, pero antes no eras la más habladora que digamos. –Fruncí la nariz divertida mientras le guiñaba el ojo.
— No siempre podemos ser Kaia rompe reglas Potter ¿Sabes? –Ambas reímos, después ella se detuvo y se puso seria- Pero ahora…
— Sí, lo sé… te conozco y sé que esto lo haces por razones que prefiero no decir… -Suspire.
Nos miramos a los ojos, y la comprendí, recordé como su sufrimiento caía sobre mis hombros y trate de demostrarle el cariño que le tenía. Hasta que la puerta se había abierto, y una rubia había entrado diriguiendonos una dulce sonrisa.
— ¡Azzu! –Wanda había sonreído.
— ¿Qué tal la junta, señorita prefecta? –Había enarcado ambas cejas, ella se había sentado y había hecho una mueca.
— No me digas así –se había encogido de hombros- Pues no estuvo mal, digo, fue solo una junta de todos, ya había terminado en realidad desde hace rato, solo que los prefectos de Gryffindor nos juntamos para hablar sobre las rutinas y todo eso –Había dicho aburridamente.
— ¿Quién es el otro prefecto de quinto año? –Había preguntado curiosamente.
— Travis Maddox, ya saben…
— Ah, el tío galán… -Había refunfuñado divertida- Si, sí, le conozco… hizo las pruebas para ser golpeador el año pasado…
— ¿Y era bueno? –Preguntó Wanda.
— De que era bueno lo era… Solo que Penny Stranford era mejor y ya sabes que nuestro capitán quería lo mejor de lo mejor.
— Escuche que Penny se cambio de escuela –Comento Azzura haciendo la boca en forma de O.- A una en algún lugar de los andes.
— Sí, sí –Había dicho desinteresadamente- nos sabemos la historia de los 9 años en el Tibet, su familia no era la más cuerda que digamos.
— Seguro James querrá hacer una prueba inmediatamente lleguemos al colegio para encontrar a los nuevos golpeadores… -comentó Zury.
— ¿James es capitán? –Wanda había dicho en voz alta, a lo cual nos extrañamos.
— Si, el es capitán. –Dije- ¿Por qué?
— N-no es nada –se había aclarado la garganta, recobrando la recompostura- es solo que me extraña, pensé que sería alguien mas ¿Sabes?
— ¿Alguien sabe por qué Breeja Brown y Halden Nott están llenos de furúnculos? –Rose había entrado al compartimiento, ella ya tenía el uniforme puesto.
— ¿Qué ellos qué? –Azzura había saltado impresionada- Quizás se lo tenían merecido, ellos siempre son unos pesados.
— Y vaya que si –Dije sonriendo- Hey Rosie, ¿Por qué llevas ya el uniforme puesto? Aún no llegamos.
— Porque detesto esperar –se sentó- mientras antes mejor…
— ¿Y Hugo? –pregunté.
— Esta con Lily y sus amigos, me vine acá porque no soporto a ninguna chica–Río- Es hablar de Ted, James y Scorpious, sin ignorar a Noah o Travis, simplemente no se callan ni me dejan estudiar.
— ¿De Ted? –Fruncí el ceño y me metí el dedo índice en la boca fingiendo vomitar- Que asco…
— Ah, la verdad Ted es atractivo, nadie lo niega –Wanda levanto ambas cejas.
— Sí, claro –dije sarcásticamente.
Las cuatro habíamos comenzado a charlar, y aquel sentimiento cálido me había inundado el pecho, porque realmente extrañaba esto, y más que Wanda ya había regresado. El sol caía sobre el horizonte, y aquella luz brillante cada vez se volvía más oscura, ya íbamos llegando y todos ya pasaban con algunas túnicas para ponérselas.
— Bueno, creo que es mejor cambiarnos –Había dicho Azzura, a lo que nosotras asentimos. Wanda había sacado su maleta, y vi que su uniforme estaba en blanco, no tenía su escudo de ravenclaw.
— ¿Pasaras nuevamente por el sombrero seleccionador? –Pregunté a lo cual ella había asentido.
— Esa fue la condición de Mcgonagall, no entiendo porque. –Se encogió de hombros. Nos habíamos cambiado el uniforme, el tren comenzaba a detenerse lentamente, y todos habían comenzado a salir de sus compartimientos, no pude aguantar la risa cuando vi como Brown y Nott aún seguían con los rostros llenos de furúnculos, seguramente se esperarían hasta pasar el banquete y pedirle a la enfermera que les cure. La gente se amontonaba y comenzaba a arrastrarnos para bajar, cuando simplemente casi tropiezo con el pie de alguien, pisándolo.
— Con mucho cuidado, o tendré que reprenderte por ser tan descuidada –Había dicho en broma, sonriéndome.
— Noah, hola… -Le dedique una sonrisa. Noah era un tipo que a mí me agradaba, pero quizás a mi hermano no tanto.
— ¡Aguanta, Mayhew! –Me habían tomado por los hombros- Ella es mi hermana ¡Aléjate!
— Pero que aguafiestas eres, Jimmy. –Había refunfuñado- Solo conversábamos y ya.
James lo había mirado entrecerrando los ojos, mientras que me empujaba hacía adelante, saliendo del tren.
— ¿Pero en qué rayos piensas hablándote con ese idiota? –Me había mirado.
— Que amargado eres, James –Me cruce de brazos- además, el no es mi tipo, créeme.
— Ni él ni nadie –dijo, realmente celoso.
— Ah. –Le di la espalda, mientras me alejaba para subirme a los carruajes.
— ¡Kaia! ¡Vuelve! –había gritado, pero lo ignore, cruzando una fila de niños de primer año. Me subí a un carruaje donde estaban Rose, Hugo, Wanda y Azzura esperando.
— ¿No deberías estar en esa fila, Wanda? –Le pregunté señalando a la fila de los de primero, que iban a subirse a los botes.
— Creo que Mcgonagall hubiese exagerado si me hubiese pedido hacer eso. –suspiro.
Los carros habían comenzado a moverse, durante el camino no cruzamos ninguna palabra, estábamos agotados del viaje, conversábamos algunas cosas, pero no mucho. Hasta que vi nuevamente aquel lugar que siempre me quitaba el aliento, y entonces algo me golpeo duro en el pecho, no sabía exactamente qué ocurría, solo lo sentía.
Solo lo sentía.
Los alumnos habían comenzado a entrar al comedor, todos se sentaban en sus respectivas mesas, todo estaba decorado de color escarlata y dorado, con orgullo todos estábamos felices de que el año pasado había sido nuestro mejor año, como ganar la copa de las casas y también el quidditch. Este año no sería para nada la excepción. Las cuatro largas mesas del Gran Comedor estaban repletas bajo. El techo negro y sin estrellas, idéntico a cielo que podían vislumbrar por las altas ventanas. Las velas flotaban en el aire, a lo largo de las mesas iluminando a los plateados fantasmas, quienes estaban repartidos por todo el salón y las caras de los estudiantes que hablaban con impaciencia, narrando noticias y anécdotas del verano, saludando ruidosamente a los amigos de otras casas, y mirando los cortes de cabello y los trajes nuevos de los demás.
Me senté junto con Azzura, con quien comenzábamos a hablar de lo que veíamos, como los profesores que se encontraban sentados, lo de la gente que entraba. Pude ver como en la mesa de Slytherin todos se burlaban del rostro de Brown y Nott, infestada de furúnculos con pus.
— ¿No tuviste nada que ver allí? –Azzura me pregunto fingiendo seriedad, aunque se estaba aguantando por no reír.
— Sería incapaz –le respondí dramáticamente.
— ¿De qué me he perdido? –James se sentó enfrente de nosotras con la misma cara de emoción y curiosidad de siempre.
— Oh James –Dijo Azzura volteando los ojos. Entonces me quede callada, cuando vi que aquella persona se había sentado a un lado.
— Hola Azzura –le había dicho con su voz amable.
— ¿Qué tal, Teddy? –Le había respondido dulcemente.
— ¿Puedo sentarme? –Habían preguntado, aquella voz me había hecho ponerme erizada de la piel. James había asentido alegremente, saludándolo. El chico rubio se sentó, sentí como la piel de mis mejillas se habían puesto coloradas, entonces sonreí.
— Hola, Aarén. –El me había mirado con sus ojos azules, y había pronunciado su sonrisa.
— Hola, Kaia.
Aarén era el guardián del equipo, iba en séptimo año y era quizás con el que mejor me llevaba en el equipo, y desde que entre al equipo, era quizás el que más me atraía del colegio.
— ¿Qué tal, Drrrrugos? –A ambos lados se habían ubicado los hermanos Alekzándrovna, eran los cazadores del equipo, eran gemelos y a parte de ello, rusos. Ambos eran de quinto año, Erikka era de cabello tan rubio que parecía ser blanco, su piel era pálida y estaba llena de lunares, ojos color miel y cejas muy pobladas, ella y su hermano Alekséi, eran idénticos, lo que a Albus y a mí nos hace falta, ellos lo tienen. La misma nariz, el mismo color de cabello, los mismos ojos y los mismos labios pálidos. Ambos tenían aquel acento fuerte, y eran demasiado bruscos cuando jugaban, por causa de ellos nos llevábamos la mayoría de las faltas, pero ellos juegan demasiado bien.
— Al parrrecerr ya va a empezarrrr –Erikka se había quedado en silencio cuando las puertas de la entrada del vestíbulo se habían abierto, y todos los de primer año comenzaban a entrar alineados en una fila, todos se quedaron en silencio, mirando como Wanda Longbottom debajo de esa seguridad donde se escondía el temor. La profesora Agripina llevaba el sombrero seleccionador, lo había puesto sobre un taburete, y luego retrocedió. Recordé mi rostro la primera vez que había estado aquí, cuando iban a seleccionarme para ver en qué casa estaría.
Entonces el rasgón cercano a la punta del sombrero se abrió ampliamente como una boca, y el sombrero seleccionador cantó su canción:
Hace tal vez mil años
que me cortaron, ahormaron y cosieron.
Había entonces cuatro magos de fama
de los que la memoria los nombres guarda:
 
El valeroso Gryffindor venía del páramo;
el bello Ravenclaw, de la cañada;
del ancho valle procedía Hufflepuff el suave,
y el astuto Slytherin, de los pantanos.
 
Compartían un deseo, una esperanza, un sueño:
idearon de común acuerdo un atrevido plan
para educar jóvenes brujos.
Así nació Hogwarts, este colegio.
 
Luego, cada uno de aquellos fundadores
fundó una casa diferente
para los diferentes caracteres
de su alumnado.
 
Para Gryffindor
el valor era lo mejor;
para Ravenclaw,
la inteligencia.
 
Para Hufflepuff el mayor mérito de todos
era romperse los codos.
El ambicioso Slytherin
ambicionaba alumnos ambiciosos.
 
Estando aún con vida
se repartieron a cuantos venían,
pero ¿cómo seguir escogiendo
cuando estuvieran muertos y en el hoyo?
 
Fue Gryffindor el que halló el modo:
me levantó de su cabeza,
y los cuatro en mí metieron algo de su sesera
para que pudiera elegiros a la primera.
 
Ahora ponme sobre las orejas.
No me equivoco nunca:
echaré un vistazo a tu mente
¡y te diré de qué casa eres!
Todos comenzaban a pasar uno por uno cuando la profesora Agripina los mencionaba.
— ¡Mayhew, Emma! –Así que suponía que esa sería la hermana de Noah, era rubia, completamente rubia, pequeña y de lindas facciones, subió y se sentó tímidamente.
¡Hufflepuff! –Toda la mesa de los tejones había saltado en emoción, Noah la abrazo y esta se fue a su nueva casa.
— ¡Mcvoy, Liam! –El chico de cabello castaño se sentó en el taburete.
¡Slytherin! –La mesa de las serpientes había comenzado a aplaudir, a su manera, claro. Mi hermano le había dado la bienvenida.
— ¡Almond, Brittany!
¡Gryffindor!
Todos comenzamos a aplaudir y a gritar a voces, cuando la chica se había unido a nuestra mesa, Azzura como prefecta le dio una linda bienvenida y la pequeña pelirroja se había sentado a su lado.
Hasta que iban pasando uno por uno, y de pronto, todo ceso en silencio.
— ¡Longbottom, Wanda! –Ella había subido, sin temor alguno y agraciadamente se había sentado en el taburete.
— Vaya, esto sí que es difícil…
Esa frase, esa maldita frase también me la había hecho a mí. Recuerdo que el primero en haber pasado fue Albus, y lo había escogido para Slytherin, yo tenía miedo de quedar allí, no era por nada, solo que quizás… Siempre quería ser como mi padre, y era mas ese deseo que cualquier otro, que haber llegado siendo “La hija de Potter” “La hermana de James”. Cuando me iban a seleccionar, me había dicho eso también, aún recuerdo aquel deseo, el deseo de querer ser como alguien, cuando el me dijo “Se como tú eres”  y a veces me pregunto ¿Quién soy en realidad? ¿La hija de Harry Potter o… Solo Kaia? Solo Kaia…
¡Gryffindor, vaya!
Me había quedado perdida recordando, cuando todos se levantaban celebrando, ¿Gryffindor? ¿No, Ravenclaw? Eso me sorprendía, de nuevo. Wanda se había acercado con nosotras, James solo se había quedado en silencio, sin decir nada de nada. Todos habían vuelto a voces a hablar, cuando la directora Mcgonagall se había puesto en el podio, todos le habían prestado atención.
—  ¡Bienvenidos a todos nuevamente! ¡Alumnos nuevos, y también antiguos alumnos…! Antes que nada, quiero darles una grata bienvenida a todos, saben que Hogwarts siempre será su hogar, así que comencemos el banquete…
Cuando aplaudió, de las mesas apareció una enorme cantidad de comida, el estomago me había rugido, comenzamos a agarrar patatas horneadas, ensalada de espinacas y puré de zanahorias.
— Vaya que ahora eres una Gryffindor ¿Huh? –Ted le había dicho a Wanda- Quien lo diría, Wen.
— Si –los ojos de Wanda se habían vuelto amarillos, al igual que los de Ted.
— Ahora tendré dos dolores de cabeza en la misma casa –murmuró Azzura sonriendo, mientras se llevaba tranquilamente la cucharada de sopa en la boca.
La otra mitad del banquete, la pasamos hablando con Sir Nick y sus aventuras, contándonos lo que Peeves hacía cuando no estábamos, como meter arañas debajo de las camas y bichos en los escritorios, así que tuvo que recurrir a pedirle al Barón Sanguinario que interviniera en ello. Los postres habían desaparecido, cuando Mcgonagall se había puesto de pie nuevamente.
— Ahora que están bien comidos… Es hora de anunciar las nuevas: El señor Filch, el conserje, me ha pedido que os comu­nique que la lista de objetos prohibidos en el castillo se ha visto incrementada este año con la inclusión de los yoyós gritadores, los discos voladores con colmillos y los bumera­nes-porrazo. La lista completa comprende ya cuatrocientos treinta y siete artículos, según creo, y puede consultarse en la conserjería del señor Filch. También tengo que recordarles que la entrada al bosque está completamente prohibido, al igual que el pueblo de hogsmade para aquellos alumnos de primero y segundo año… Y también me temo que la copa de quidditch estará suspendida este año.
— ¿Qué? –Había exclamado sorprendida. Alekséi y Erikka comenzaban a murmurar cosas en su idioma, mientras que todo el equipo de quidditch se encontraba mudo, Mcgonagall continúo:
— Esto se debe a que habrá un acontecimiento este año que dará comienzo a finales de Septiembre, y continuara a lo largo del curso, acaparando una gran parte del tiempo y la energía de los profesores… pero estoy segura de que lo disfrutaran enormemente. Seguro han escuchado de él… El torneo de los tres magos tuvo su origen hace unos setecientos años, y fue creado como una competición amistosa entre las tres escuelas de magia más importantes de Europa: Hogwarts, Beauxbatons y Drumstrang. Con la nueva de que el torneo cumple un centenario más, el departamento de Juegos mágicos ha decidido celebrarlo haciendo un sorteo entre otras escuelas de todo el mundo, para que una de ellas fuese seleccionada como un invitado especial para el torneo, en este caso… La escuela que se unirá a la competición es nada menos que el Colegio de Artes Oscuras de Salem. Muchos saben las razones por las cuales el Torneo no se ha podido celebrar… -Mcgonagall nos había lanzado una mirada- sin embargo, nuestros departamentos de Cooperación Mágica Internacional y de Deportes y Juegos Mágicos han decidido que éste es un buen momento para intentarlo.
» A finales de Septiembre llegarán los directores de Beauxbatons, Drumstrang y Salem, por supuesto con su lista de candidatos, y la selección de los cuatro campeones tendrá lugar en Halloween. Un juez imparcial decidirá que estudiantes reúnen más méritos para competir por la copa de los tres magos (Cuatro en este caso), la gloria de su colegio y el premio en metálico de mil galeones. Recordándoles a todos, absolutamente todos, que los directores hemos puesto un acuerdo en restricciones, que solo estudiantes de más de dieciséis años podrán ponerse en consideración. –Muchos habían abucheado, pero en la cara de James… parecía más que éxito. Las delegaciones de Beauxbatons, Salem y Drumstrang llegarán a finales de este mes, y estarán con nosotros la mayor parte del curso. Sé que trataran bien a nuestros huéspedes. Ahora que ya se hace tarde, ¡Vayanse a dormir que mañana tienen clases! ¡Prefectos! ¡Los de primero!
— Un torneo… -Había murmurado- Increíble. –Y con esto, me puse de pie para dirigirme hacia la torre de Gryffindor.
 
 
 
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: This Means War {Novela Colectiva de HP, 3ra Generación}

Mensaje por Shanelle Regine el Dom 28 Jul 2013, 8:59 pm

 ¡HERMOSO! Jajajaja' Me encanto la actitud de Kaia con Ted. Y pude casi palmar la aflicción que sentía Rems, como siempre, me has dejado con un buen sabor de boca al leer :3 Sabes que amo tu manera de escribir y espero con emoción saber que va a pasar más adelante :)
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: This Means War {Novela Colectiva de HP, 3ra Generación}

Mensaje por Vanellope el Dom 28 Jul 2013, 9:02 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:
 ¡HERMOSO! Jajajaja' Me encanto la actitud de Kaia con Ted. Y pude casi palmar la aflicción que sentía Rems, como siempre, me has dejado con un buen sabor de boca al leer :3 Sabes que amo tu manera de escribir y espero con emoción saber que va a pasar más adelante :)

 ¡Gracias primita! hahaha, uy yo igual tuve que meterme demasiado en la aflicción de Ted para poder escribir aquello, Dios. Hahaha, igual me encanta tu manera de escribir, sabes que es mutuo, que bueno que te gusto, pensé que sería aburridisimo.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: This Means War {Novela Colectiva de HP, 3ra Generación}

Mensaje por Hakuna Matata Bitch el Lun 29 Jul 2013, 8:53 am

ASDFGHJKL c'était parfait chère! mi mas sincero aplauso para ti 

Nos miramos a los ojos, y la comprendí, recordé como su sufrimiento caía sobre mis hombros y trate de demostrarle el cariño que le tenía. Hasta que la puerta se había abierto, y una rubia había entrado diriguiendonos una dulce sonrisa.


*Tono cesar Flickerman* me matas! asdfghjkl que linda Kaia! ya yo andaba pensando que no me querias ve :hug: 
¿Qué quieres, Lupin?


— Nada que te importe, Livana. –Le conteste entre risas.


— ¿Vas a seguir estorbando? –Había preguntado después de un segundo.


— Esperaba a que tú te subieras primero.


— ¿Y caer en algún truco sucio? No. –Se había cruzado de brazos.


— Pues entonces, yo me subo –Dije poniendo un pie en la escalerilla impulsándome con las asas de la entrada, cuando me habían jalado por la chaqueta.


— ¡Que modales los tuyos! –dijo molesta mientras subía- ya no existen los caballeros hoy en día.


 LA TENSION SEXUAL! .... Solo digo :meh: 

Wanda se había acercado con nosotras, James solo se había quedado en silencio, sin decir nada de nada.
:lloro: :muere:  MALDITO COMO LO ODIO ....me vengaré....ME VENGARÉ  *risa macabra*

:xd:  bueno , bueno   ME ENCANTO LO ADORE Y LO AME  , TE QUIERO!   * Se larga a escribir* :corre: 
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: This Means War {Novela Colectiva de HP, 3ra Generación}

Mensaje por Thalassa Deméter. el Lun 29 Jul 2013, 3:22 pm

Bueno, ya sabes que me encantó *O* Ted, me encanta, es muy único, muy Ted, es divertido pero sarcástico a la vez, a veces punzoñoso, pero sin malicia, es como una arma de doble filo de plástico, en el sentido de que no hace verdadero daño intencionado xD Y Kaia, creo que lo dije todo, está claro que quiere ser ella misma pero el apellido Potter pesa mucho sobre ella, y la química entre ambos es notable, me encanta :3 Y tu escribes de maravilla ^^
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: This Means War {Novela Colectiva de HP, 3ra Generación}

Mensaje por Vanellope el Lun 29 Jul 2013, 4:45 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:ASDFGHJKL c'était parfait chère! mi mas sincero aplauso para ti 

Nos miramos a los ojos, y la comprendí, recordé como su sufrimiento caía sobre mis hombros y trate de demostrarle el cariño que le tenía. Hasta que la puerta se había abierto, y una rubia había entrado diriguiendonos una dulce sonrisa.


*Tono cesar Flickerman* me matas! asdfghjkl que linda Kaia! ya yo andaba pensando que no me querias ve :hug: 
¿Qué quieres, Lupin?


— Nada que te importe, Livana. –Le conteste entre risas.


— ¿Vas a seguir estorbando? –Había preguntado después de un segundo.


— Esperaba a que tú te subieras primero.


— ¿Y caer en algún truco sucio? No. –Se había cruzado de brazos.


— Pues entonces, yo me subo –Dije poniendo un pie en la escalerilla impulsándome con las asas de la entrada, cuando me habían jalado por la chaqueta.


— ¡Que modales los tuyos! –dijo molesta mientras subía- ya no existen los caballeros hoy en día.


 LA TENSION SEXUAL! .... Solo digo :meh: 

Wanda se había acercado con nosotras, James solo se había quedado en silencio, sin decir nada de nada.
:lloro: :muere:  MALDITO COMO LO ODIO ....me vengaré....ME VENGARÉ  *risa macabra*

:xd:  bueno , bueno   ME ENCANTO LO ADORE Y LO AME  , TE QUIERO!   * Se larga a escribir* :corre: 

¡Que bueno que te gusto! Mñeh, Mñeh. Hahaha Teddy, me inspire en su narración, aunque no va a ser siempre, solo cuando sea necesario que diga algo, heeeeeeeeeeeeee. Y pues sí, igual para que veas que Kaia quiere a Wanda ;) Me alegra muchisimo que te haya gustado Val, un besote. :amor:
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: This Means War {Novela Colectiva de HP, 3ra Generación}

Mensaje por Vanellope el Lun 29 Jul 2013, 4:48 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:Bueno, ya sabes que me encantó *O* Ted, me encanta, es muy único, muy Ted, es divertido pero sarcástico a la vez, a veces punzoñoso, pero sin malicia, es como una arma de doble filo de plástico, en el sentido de que no hace verdadero daño intencionado  xD Y Kaia, creo que lo dije todo, está claro que quiere ser ella misma pero el apellido Potter pesa mucho sobre ella, y la química entre ambos es notable, me encanta :3 Y tu escribes de maravilla ^^

 Oy, Ted. Me encanta demasiado, por eso no quise cambiarlo, me encariñe con el Ted primerizo hahaha, aunque con ciertas mejoras. Aunque se tiene que cuidar de Aarén porque Kaia esta enamoradisima de él, uff... Tehehehe. Gracias noa:enamorado:  Me encanta que te haya gustado, me pone Happy happy happy.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: This Means War {Novela Colectiva de HP, 3ra Generación}

Mensaje por Hakuna Matata Bitch el Miér 31 Jul 2013, 7:43 am

 Hoy subiré!, lo prometo asi sea lo ultimo que haga ...creo que les va a gustar ..ok listo! sentia la necesidad de decirles eso ...Viene la esperada confrontacion! J Vs W y eso es todo las quiero! 
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: This Means War {Novela Colectiva de HP, 3ra Generación}

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 24. Precedente  1, 2, 3 ... 13 ... 24  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.