O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» I solemnly swear that I am up to no good
No me dejes ir [James S. Potter & Tú] {Finalmente actualizada} - Página 3 EmptyHoy a las 4:20 pm por Andy Belmar.

» Teen wolf
No me dejes ir [James S. Potter & Tú] {Finalmente actualizada} - Página 3 EmptyHoy a las 3:28 pm por Andy Belmar.

» azarath metrion zinthos
No me dejes ir [James S. Potter & Tú] {Finalmente actualizada} - Página 3 EmptyHoy a las 3:24 pm por spellman.

» Muro interactivo. // MEPJ
No me dejes ir [James S. Potter & Tú] {Finalmente actualizada} - Página 3 EmptyHoy a las 2:33 pm por Andy Belmar.

» True Love
No me dejes ir [James S. Potter & Tú] {Finalmente actualizada} - Página 3 EmptyHoy a las 2:13 pm por Loki.

» Shut up!
No me dejes ir [James S. Potter & Tú] {Finalmente actualizada} - Página 3 EmptyHoy a las 12:55 pm por Bart Simpson

» La hermana del niño que sobrevivio
No me dejes ir [James S. Potter & Tú] {Finalmente actualizada} - Página 3 EmptyHoy a las 12:35 pm por Jiyong

» factus pro invicem.
No me dejes ir [James S. Potter & Tú] {Finalmente actualizada} - Página 3 EmptyHoy a las 10:44 am por drums.

» Teen wolf
No me dejes ir [James S. Potter & Tú] {Finalmente actualizada} - Página 3 EmptyHoy a las 4:04 am por spellman.

novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ bxmbshell.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

No me dejes ir [James S. Potter & Tú] {Finalmente actualizada}

Página 3 de 17. Precedente  1, 2, 3, 4 ... 10 ... 17  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

No me dejes ir [James S. Potter & Tú] {Finalmente actualizada} - Página 3 Empty Re: No me dejes ir [James S. Potter & Tú] {Finalmente actualizada}

Mensaje por Milapotato el Dom 07 Jul 2013, 8:49 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:
ENCONTRÉ A SCORPIUS!!!!!!!!!
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
 



ALELUYAAAAAAAAAAAAAAA!!! Cómo se llama ese actor? :OO


*P.C: Está buenísimo... Digo, osea, es re lindo. NAH mentira, está para 1313*




*P.C.2: Gracias por estar pendiente :3 *

 NO TENGO NI PUTA IDEA, JAJAJAJAJJAAJJAJAJAJA.
Estaba en tumblr cuando de pronto aparece este bombón y ¡BAM! ¡ES SCORPIUS!
Re lindo dice la hija de mil, ESTÁ PARA DARLE CONTRA LA PARED JAJAJAJ. Ay, Dios.
De nada, darling, un gusto haberte complacido (? Suena mal...
Bai.
Milapotato


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

No me dejes ir [James S. Potter & Tú] {Finalmente actualizada} - Página 3 Empty Re: No me dejes ir [James S. Potter & Tú] {Finalmente actualizada}

Mensaje por Milapotato el Dom 07 Jul 2013, 8:54 pm

Bueno, ahí Florencia respondió a nuestra pregunta JAJAJAJJA.
Chau.
Milapotato


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

No me dejes ir [James S. Potter & Tú] {Finalmente actualizada} - Página 3 Empty Re: No me dejes ir [James S. Potter & Tú] {Finalmente actualizada}

Mensaje por Kit Walker el Dom 07 Jul 2013, 9:09 pm

Ola k ase. Soy Kit, pero cambié mi username y aksdjasdk :c, justo cuando lo quería volver a poner como Kit Walker, ya no se podía T.T
Ya me leí los caps, pero juro que no tengo mucho tiempo :ccccc tengo que terminar tareas y estudiar, yatúsabeh. Perdóname por andarme perdiendo, es que ya sabes(??) Prometo que pronto dejaré un comentario genialoso al estilo Kit en vacaciones (ah, por qué ahahahah. AH(?), así por ahora me limitaré a decirte que me encantaron *-* en especial esa Waters y Potter, jum, tan lindos ellos.
Kit te ama :c
Kit Walker


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

No me dejes ir [James S. Potter & Tú] {Finalmente actualizada} - Página 3 Empty Re: No me dejes ir [James S. Potter & Tú] {Finalmente actualizada}

Mensaje por Majin Maia ~DangerGirl~ el Lun 08 Jul 2013, 8:54 am

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Bue... Éste es mi dibujo... Dá pena, lo sé :c Si no entiendes mi letra ¡HORRIBLE! Dice lo siguiente:

Nota Personal: ¡James! Esa no es forma de ir a un casamiento (? Ahqué(?
N.P 2: Mi letra es horrible, lo sé :'c  N.P 3: Teddy es tan bonito :3 Lástima que es de Victoire.

Beshito$h para $hullie (? xoxo To: Jullie

P.D: Camille me salió mejor que todos xDD   P.D 2: Esto es cuando Cam llega a la Madriguera para la boda del Lupin y la rubia xDD c:


P.D de la computadora: Lo escaneé, así que no salió como debería haber salido :/

Url de la imagen: Clikea la imagen e.e c:
Majin Maia ~DangerGirl~


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

No me dejes ir [James S. Potter & Tú] {Finalmente actualizada} - Página 3 Empty Re: No me dejes ir [James S. Potter & Tú] {Finalmente actualizada}

Mensaje por Zarek el Lun 08 Jul 2013, 12:20 pm

Ese chamo es Arturo de la serie Merlin, se llama Bradley James.

Como sea, sabes que te odio y mi odio es mas puro y hermoso que el amor de Cam y James, sabes que si te conociera en la vida real te golpearía sacudiría hasta que te decidas a dejar el jodido drama para las TELE- novelas mexicana.

Me encanta tu novela, lo sabes, por algo siempre me tienes aquí mostrando mis comentarios.

Pero, AMOR!!!! necesito violencia, sangre, lagrimas, muerte y sobre todo dolor.

Crucios aquí, crucios haya.

LO NECESITO.

Camill no sirve de chica mala, si lo hiciera no seria tan fácil convencerla.

Que con la peor es nada de Albus? Están celosa como yo con Louis Tomilson, la relación de Sokie y Erik, como lo soy con Sebastian Vellarc y como lo soy con Archeron, Zarek, Nico y Percy. Pero ella se pasa es como "NO LO MIRES ZORRA, ES MI HOMBRE BÚSCATE UN PELUCHE."
Es un poco insegura.

Tienes que seguirla querida la amo, AHHHHH y tengo a un Alec perfecto.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Zarek


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

No me dejes ir [James S. Potter & Tú] {Finalmente actualizada} - Página 3 Empty Re: No me dejes ir [James S. Potter & Tú] {Finalmente actualizada}

Mensaje por C.J. Potter el Miér 10 Jul 2013, 7:56 pm



Las amoadoro :3 (mi mezcla exclusiva de amar y adorar). JAJAJAJAJAJAAJAJAJ, si supieran CÓMO río con sus comentarios, me tacharían de loca. Estoy segura.


Bueno, bueno, como siempre: Gracias a todas, por ser unos amores andantes. Me apoyan a pesar de mis locuras e incoherencias (y que son muchas), y me ayudan a crecer en esto que amo...
Estoy para dar discursos bolaa :')


Okis, primero que nada: Bienvenida Flor! Amo que haya nuevas lectoras. Gracias por lo del actor (al fin encontramos a Scor, resta James), y me alegra que te guste la nove! :)) Ya vas a ver que acá somos todas buenas (casi siempre), y no mordemos (casi nunca). ahq, JAJAJAJAJAJAJAJA. Bueno, eso nada más.




Segundo: Prometí (a Mila), que si terminaba de hacer ese trabajo práctico que tenía que hacer para la escuela, subiría dos capítulos. Y asumo que ya lo terminó (verdad, Mila?), así que eso haré. Agradézcanle a la Milu :33 




P.C: Amodio este cap.
P.C.2: El que sigue es lo más.
P.C.3: Si comentan bonito y mucho como siempre, quizás haga maratón.
P.C.4: Ya voy escribiendo el capítulo 9. ESTO ME  ESTÁ GUSTANDO MUCHO :3
P.C.5: Amo poner "por cierto's" :3




Okas, eso nada más. Besos!!!




__________________________________


Capítulo 4



"El lago"





Camille POV

 

Han pasado nueve días desde la boda. Nueve infernales días, donde tuve que evitar con toda mi fuerza de voluntad no ceder a los estúpidos encantos del estúpido de Potter. Y claro que no me refiero a Albus, o a Lily. No, no, es James, para variar, el que está jugando a “cuánto-más-soporta-Camille-sin-besarme-salvajemente”.

 

Quizás es cierto eso de que busca una “relación informal” conmigo, ya que después de todo realmente no parece importarle que pase tanto tiempo con Christopher ahora que él regresó de Europa, y la mayoría de los comentarios de Potter hacen referencia a… Um… Bueno, a eso.

En cualquier momento juro que lo golpearé, o le gastaré alguna horrible broma para bajar de nivel sus alteradas hormonas que hacen competencia con las mías para ver quién está más desesperado por perderse en los árboles con el otro.

 

 

Perfecto. Sigue pensando así y de seguro toleraras un año entero’. Odio cuando mi consciencia tiene razón.

 

Quizás deba dejar de pensar. Además, es cierto que también he soportado perfectamente sin lanzarme encima de él en ningún momento. He perfeccionado tanto mi velo de indiferencia de metamorfomaga que mamá se sentiría orgullosa… Ah… Mamá. La echo de menos.

 

—  Hey Lupin, ¿qué haces?

 

—  ¡MIERDA! —  No puedo evitarlo, y junto con la palabra (por la que Ted y Bill me lanzarían una mala mirada), se me escapa la toalla, que cae directo al agua. Estúpida, estúpida, estúpida.

—  Eh, límpiate la boca Lupin. —  Burla Potter, saltando rocas hasta llegar hasta la que yo estoy parada, sentándose en ella con sonrisa de suficiencia. Lanzo una mirada fulminante en dirección a la chicas, que están en la orilla de la laguna con sus bañadores tomando sol e ignorándome deliberadamente. Sólo Lily tuvo la decencia de encogerse los hombros con disculpa.

 

—  ¿¡Qué demonios haces aquí!? ¡Es tarde de quidditch para chicos! —  Me quejo, mirando con bronca contenida la toalla que estaba usando para secarme antes de su intervención, esa misma que ahora flota en la superficie de la laguna Occkl’s. Creo que si no estuviera tan molesta, podría ruborizarme por el recorrido oscuro que me está dando Potter, desde mis pies hasta la cabeza. Por unos segundos se me ocurre que debería haber usado una maya enteriza, y no esta cosa (que no es tan diminuta como la de Dom, al menos) tan pequeña y chillonamente naranja.

 

—  Bueno, creí que sería más divertido verte a ti en bikini. Y tenía razón. —  Se encoje de hombros para restarle importancia, y a vista de que no puedo recuperar mi toalla, le doy un fuerte golpe en el hombro, generándole una risa. —  De acueeerdo. Sucede que todo se canceló porque la pelota que tío George hechizó para que fuera una bludger más eficiente, terminó por dejar inconsciente al tío Ron.

 

Contengo un chillido de horror, abriendo los ojos de par en par con preocupación.

 

—  Tranquila, él está bien. Sólo mareado. Pero la tarde de quidditch se canceló, y no tengo dudas de que en cualquier momento los chicos estarán aquí. Así que me adelanté para ser el primero en verte en bikini. ¿Ves? Al final sí se reducía a eso.

 

Esta vez es a él a quien fulmino con la mirada, y dando media vuelta me dirijo hasta las chicas.

 

Pero, claro, ¿cuándo me salgo con la mía sin que Potter intervenga? Antes de que me dé cuenta, él está tirando de mi muñeca arrastrándome con él al suelo. Bien, encima suyo, de hecho. Pero sólo tuvimos un instante para darnos una de esas miradas “oh-por-dios-creo-que-voy-a-besarte” antes de que ambos resbaláramos por la mojada roca y cayéramos al agua.

Fue extraño, y muy rápido. Un momento estoy tratando de huir y, al siguiente estoy sumergida en el lago prácticamente siendo sostenida por Potter. Creo que mi corazón se escapa por mi garganta en estos momentos, porque al abrir mis ojos y encontrar los suyos, avellanas, mirándome bajo el agua, con aquel fulgor extraño que genera la luz del lago y las pupilas dilatadas, un recuerdo viene a mi mente. Uno que contrasta totalmente con el agua fría que ahora me rodea.

 

Aquel beso en el Lago Negro, el que desató todo. Creo que aún puedo sentir sus manos en mi espalda, y sus labios sobre los míos calentándome aquel día de invierno. Siento un digno escalofrío y, por su mirada de pronto oscura hacia mis labios, sé que él está pensando lo mismo. No sé si estoy alarmada, o ansiosa porque eso -que está maquinándose en su mente- suceda.

 

‘Oh Merlín, es el último día antes de Hogwarts, ¿y ya vas a desistir? Débil, Camille, eres débil’.

Por Dios, ¿quién demonios escucha a su parte sensata estando bajo el agua abrazada al chico que deseas con tu vida mientras él planea besarte? Yo no. Pero debería…

 

Estúpida consciencia.

 

 

Sin saber cómo, consigo la fuerza de voluntad suficiente para alejarme de él y nadar hacia la superficie, tomando una enorme bocanada de aire al salir. Me aferro a la roca que antes ocupaba para mantenerme a flote, y mientras recupero el aliento veo que Rose y Victoire ya están paradas, preocupadas, mirando en mi dirección. Oigo otro jadeo, y entonces Potter está a mi lado, también desoxigenado.

 

—  ¿Están bien? —  Grita Vic desde la orilla, donde hay arena en lugar de muchas rocas que se alzan sobre el mismo lago como si fuera magia (e indudablemente eso era) como el espacio donde estoy yo. Quiero replicarle que si “estar bien” incluye haber estado a punto de besar a tu ex novio y echar cinco meses y una convicción a la basura, no lo estaba. Pero en cambio respondí:

—  ¡Sí, no se arruguen por mí! —  En un grito un tanto mordaz. Después de todo, ellas no detuvieron a Potter en un comienzo.

Vi a Vic y Rose intercambiar una mirada, y luego volver a recostarse en sus toallas exponiéndose hacia el cálido sol inglés de verano. Hoy hace un extraño clima de fin de estación.

 

—  Vaya—  Oigo decir a Potter finalmente. Me paso una mano por el rostro en lugar de mirarlo, porque con sólo saber que está empapado y al alcance de mi mano ya es suficiente para mi cordura. —  Luces mejor bajo el agua, lo había olvidado.

 

Ruedo los ojos, y sin una pizca de descaro trepo la roca hasta quedar sobre ella otra vez, toda empapada de nuevo, y con mi toalla probablemente en el fondo del lago junto a quién sabe qué otras cosas. Él sin embargo sonríe, y también escala hasta sentarse junto a mí. Efectivamente, está mojado.

 

¿Cómo creíste que sería si acaba de estar zambullido junto a ti?’ Aparentemente la parte mía que aún logra razonar me mira irritadamente.

 

Trato de no mirarlo, y realmente lo estoy logrando mientras escurro mi cabello, pero entonces él se quita la playera empapada y no puedo evitar darle un vistazo. Casi doy un gritito de esos que las adolescentes dan cuando ven a su ídolo. Sólo que en lugar de mi ídolo se trata del sumamente marcado y… y… musculoso pecho de James. Literalmente, podría estar babeando.

¡Por Merlín santo! ¿Cuándo se puso tan… tan…? Parece cincelado. Estoy segura de que el quidditch no es el único que contribuyó, ¿ha estado haciendo ejercicio? ¿Qué tipo de ejercicio? Mm… Me gustaría ver a Potter haciendo ejercicio sin playera… ¿Quién sabe qué…? ¡NO! ¡No, no, no!

Bien, bien, momento de calmar mis hormonas. Debo aclararme la mente. Respira Camille, respira… Aparta la mirada lentamente, así es, estás bien, sólo un poco más y…

 

—  ¿Te gusta lo que ves, Lupin? —  Suelta arrogantemente Potter, y eso es el último empujoncito para que mi caprichosa mirada se aparte de su torso desnudo.

—  Cierra la boca, Potter. Dices estupideces—  mascullo milagrosamente indiferente, sintiendo sin embargo el calor en mi rostro entero, y viendo los mechones rosado pálido comenzar a formarse en mi melena mojada junto a otros más oscuros. Demonios. Enfoco todo mi poder de metamorfomaga en el cabello, pensando “Regresa”, y cuando vuelvo a abrir los ojos estoy pelirroja otra vez. Menos mal.

 

—  Tus mejillas no dicen lo mismo…—  Murmura con sorna, y esta vez puedo voltear a verlo sin perderme en… músculos… torso… James… eso. Sólo clavo mis ojos en los suyos –lo cual tampoco es muy alentador para mi pobremente débil fuerza de voluntad-, dándole a entender lo molesta que estoy entre esto, la caída, y su interrupción. Y aunque estoy más que segura de que se da cuenta de eso, él ensancha su sonrisa. —  Te ves adorable cuando te sonrojas.

 

Eso es todo. Estiro una mano y esta impacta fuertemente contra su torso, haciendo que se tambalee para atrás hasta que con un sonoro “splash” cae al agua otra vez. Cuando sale a la superficie, todo ceñudo y enfurruñado, no puedo evitar reír. Realmente reír, como esas carcajadas que terminas aplaudiendo o golpeando cosas para no morirte ahí mismo. Quizás ya me llego la histeria.

 

—  ¿Sabes? Uno no espera recibir un empujón cuando le dice algo lindo a una chica. No estoy entrenado para ti aún, al parecer. —  Hay recelo en su voz mientras se acerca hasta la roca. Sin embargo no sube, sino que se queda allí aferrado a ella como hice yo cuando caí, con su cuerpo bajo el agua gracias a Merlín. Me mira, sonriendo.

 

Detengo la risa, de pronto sin aire y, secando una lágrima dramática (irónico pues estoy empapada), doy un suspiro.

 

—  Bueno, una espera que su ex novio –que prometió no coquetear-, le diga cosas lindas. Dame algo de crédito por no haberte golpeado con una roca o algo así—. Me encojo de hombros y él enarca las cejas.

—  Entonces, ¿debería alegrarme porque no me mataste por decirte que eres linda? No quiero saber qué haces si intento besarte—. Sé que bromea, pero eso no evita que mi corazón se acelere increíblemente.

—  Sí, estás en lo cierto. Así que comienza a cumplir tu parte del trato y deja de coquetearme. ¿Está claro? —  Sueno irremediablemente demandante, pero al menos mi desesperación no se trasluce en la voz. Él rueda los ojos.

—  Eres aburrida cuando quieres. ¿Dónde quedó lo de chica rebelde? —  Sí, ahí va. James Potter está desafiándome. El muy idiota sabe que no resisto los desafíos, pero esta vez no cederé. No, no, ya cedí demasiadas cosas con sus engatuses.

—  La chica rebelde está aquí, tratando de secarse sin toalla por culpa del chico estúpido. —  Esbozo una sonrisa fingida. —  Pero la chica es rebelde, no idiota. Y tú dijiste nada de ligues. Punto. Hazme esto sencillo o terminaré escapándome en escoba a medianoche de la manera más dramática posible. ¿Entiendes?

 

Él da una especie de bufido y, por esos momentos parece un niño al que no le compraron lo que querían para navidad. Casi sonrío ante la imagen.

 

—  No soporto eso de los no-ligues. Pero supongo que está bien. Siempre habrá más chicas que sí quieran besarme bajo un lago. —  Se encoje de hombros desinteresadamente. Siento una especie de retorcijón en el estómago, o quizás en los intestinos. La idea de él con otras chicas bajo el lago me dan ganas de llorar; eso es nuestro.

 

Merlín, Camille, madura’. Sí, otra vez la consciencia tiene razón.

 

—  Claro que sí. Gwen siempre estará atenta al timbre del teléfono si algún día quieres un buen revolcón. Eso es mejor que un estúpido beso bajo el lago, ¿verdad? —  Bueno, al parecer mi consciencia no tiene control sobre mis palabras, porque quien escupe estas estupideces es nada más y nada menos que mi querido orgullo.

Veo sus ojos entornados en mi dirección, como confundido, y me invade el pánico de que descubra el significado de mis palabras.

 

—  ¿Estás… celosa?

 

Maldición. Creo que estoy insultando mucho más seguido desde que regresé a Londres.

 

—  ¿¡Qué!? ¿¡Yo!? ¿¡Celosa!? ¿¡De ti!? —  Suelto cada exclamación aparte, y al final grazno una carcajada increíblemente sonora, casi como si estuviera histérica, o loca, o ambas. Él me mira divertido mientras yo sigo riendo como si me fuera la vida en ello.

 

—  Um… Quizás pensé mal, Lupin. Olvídalo. —  Pero por su sonrisa maliciosa estoy más que segura que no está siendo serio cuando dice “olvidado”. Aún así paro de reír como esquizofrénica y seco una lágrima inexistente, dando un largo suspiro.

 

—  Ah… Bien. Ahora que estás cuerdo, sal del agua y regresa a La Madriguera, ¿quieres? —  Hago una seña con mi pulgar hacia la orilla donde mis “amigas” –que me dejaron a la merced de Potter como quien no quiere la cosa- aún se broncean. Él sonríe burlonamente y suelta uno de sus brazos de la roca para tenderme la mano.

 

—  Perfecto. Ayúdame a salir de aquí—  condiciona. Lo miro con ojos entrecerrados, sospechando.

—  Puedes tú solito, Potter.

—  Si me ayudas me marcho, Lupin.

 

Bueno, gana él esta vez. Le ofrezco mi mano y él la toma gentilmente. No tengo tiempo a disfrutar de esa electricidad chispeante que me genera, pues con un “caíste” de su parte estoy siendo sumergida en el agua de un tirón. De nuevo.

 

Salgo a la superficie jadeante, tratando de escupir el agua que tragué por la sorpresa del ataque. Abro los ojos y, manteniéndome a flote miro a Potter reírse unos metros más allá, aferrado aún a la roca. Frunzo el ceño y con ayuda de mis manos lanzo una buena cantidad de agua directo a su rostro, haciéndolo toser. Es mi turno de reír a mandíbula batiente.

 

Se recupera y, con una deslumbrante sonrisa devuelve el ataque. De un momento al otro terminamos en una batalla de salpicones, y no puedo evitar reír todo el rato. Esto me recuerda a la pelea de almohadas, el año anterior.

Potter se suelta y nada hasta mí para hundirme, pero obviamente no pierdo tiempo y me escabullo bajo su brazo para hundirlo a él, apoyando mis manos en su cabeza entre risitas, sintiendo que trata de hacerme cosquillas para zafarse –quizás tocando más de lo debido-, y al final termino por ceder, olvidando totalmente haber tenido frío. Me preparo para volver a lanzarle agua, cuando alguien interrumpe.

 

—  Wow. ¿Me perdí de algo? —  Pregunta una voz desde la roca que minutos atrás habíamos ocupado. Paro de lanzar agua para mirar a Albus arrodillado en nuestra dirección, usando únicamente bermudas y una gran sonrisa divertida. A su lado está Ted, con la misma vestimenta y una expresión ceñuda, e incluso Fred está allí, sin parecer divertido pero tampoco molesto. Me sonrojo profundamente y veo por el rabillo del ojo a Potter reír de nuevo.

 

—  No, no. Nada—  musito duramente, carraspeando. Sin embargo, Ted no se aplaca, y Alb no deja de lucir divertido.

—  No, nada, sólo yo ganándole brutalmente a Lupin—  añade James, y giro a mirarlo indignada, encontrándome con su perfecta sonrisa y aquellos ojos mirándome bajo unas espesas y goteantes pestañas. Creo que se me olvida respirar.

 

—  Oh claro. Lo que Potter quiso decir es que él estaba perdiendo brutalmente contra mí. No le culpen, no sabe ni siquiera salpicar bien. —  Me encojo de hombros, y nado hasta la roca. Ted me tiende una mano para que me suba y, sin poder ignorar la cosquilleante tentación uso la misma jugada que James y lo lanzo al agua.

 

Consigo disolver la atención de mí y Potter, porque de pronto todos están riendo, incluso Victoire que se acerca en su esplendoroso traje de baño hacia nosotros.

 

—  El estudiante supera al maestro—  acota James con voz que pretende ser seria. Ruedo los ojos.

—  El maestro imita al estudiante—  corroboro, y me dispongo a escalar la roca para salir del agua, cuando dos brazos tiran de mi cintura zambulléndome otra vez. Cuando salgo, miro a Ted con malicia mientras él ríe por su venganza, y otra batalla de agua vuelve a desatarse.

 

Escritora POV

 

Los rayos de sol eran cada vez más tenue en aquella zona del bosque que rodeaba La Madriguera, delatando lo poco que quedaba de aquel bello día de fines de estación.

Los Weasley en totalidad se encontraban a orillas del pequeño lago Occkl’s, aquel en el que años anteriores habían dio de pesca, o excursión; el tamaño de éste se veía reducido por una gran masa de grandes rocas que se alzaban desde su fondo hasta unos metros sobre la superficie, como si se tratara de chispas grises sobre el perfecto y cristalino azul, que comenzaba en la orilla arenosa y terminaba aproximadamente en la mitad del lago.

 Molly y Arthur se sentaban en un mantel que se había dispuesto sobre el suelo, en la orilla, y conversaban abiertamente con Fleur –que tenía a Lou durmiendo con la cabeza sobre sus piernas-, Charlie, Angelina y Hermione. A su lado, desparramados por el suelo, estaban los otros. Bill, Ron, Harry y George debatían sobre un reciente juego de quidditch, mientras que Albus –con Marie-, James, Rose –con Scorpius-, Camille, Lily, Dominique –con Paul-, Roxanne, Hugo y Fred… Bueno, mientras que todos los más jóvenes, en resumen, hablaban. Estaban poniendo al día a la Lupin sobre los últimos acontecimientos en Hogwarts y las mejores bromas que se habían gastado.

 

—  Una vez, como para marzo, Fred y Hugo se colaron en el baño de prefectos y pusieron tintes de color naranja en cada canilla, así que cuando Paul entró a darse un baño se llevó una sorpresa. Terminó pareciendo La Cosa de los cuatro fantásticos. Igual de molesto, además. Quiso escaparse a hurtadillas, pero todos estábamos esperando afuera con una cámara de fotos. Se desmayó de la vergüenza y terminó pasando el día en la enfermería como excusa para no vernos— relató James, y todos estallaron en carcajadas excepto Paul. Cam, mordiéndose el labio para así no reírse más del pobre, posó una mano en su hombro para darle ánimos.

 

—  Tranquilo. Esa es la manera de los Weasley para darte la bienvenida a la familia. Son sobre protectores con las mujeres—  aseguró para que no se sintiera tan miserable. Él frunció los labios, como recordando algo, y Scor captó el gesto.

 

—  No me digas. El señor Weasley ya te dio la “bienvenida” junto a sus hermanos a ti también, ¿cierto? —  Scorpius Malfoy hizo comillas en el aire al mencionar la bienvenida, y Paul asintió pesadamente. Eso bastó para que todos volvieran a reír.

 

 

Luego de haber terminado una batalla acuática que involucró a todos los más jóvenes; e incluso a George, Bill y Ginny; habían ido a secarse a la orilla junto a la compañía del resto de la familia. Camille finalmente se había vuelto a poner su vestido veraniego, y James ya no la miraba tan devoradoramente como antes. No tanto.

Ahora, al menos Albus sabía que realmente esos dos seguían igual que siempre. Muy literalmente igual que siempre, ya que recordaba que en un comienzo, dos años atrás, ellos se comportaban igual. El ojiverde ya tenía algunas ideas para divertirse durante el año.

 

—  Bueno, si de algo les vale, a todos nos cuesta recibir la aceptación, ya saben—  dijo Ted, encogiéndose de hombros en dirección a Paul y Scorpius. Desde la boda él había estado más feliz de lo que nunca lo habían visto, y luego de su luna de miel, que duró una semana, había vuelto siendo la persona más amable y relajada del mundo. Su suegro no quería enterarse de por qué.

 

—  ¿Ah, sí? ¿Qué es peor que tener a los Weasley encima de ti? —  Había cierto recelo en la voz de Paul, y la manera en que Dominique le acariciaba el cabello castaño era lo único que conseguía hacer que se quedara allí confraternizando con sus enemigos.

 

—  Bueno, por ejemplo, Ted golpeó a James cuando encontró a él y a Camille en la Sala de Menesteres hace dos años—  acotó Albus, recordando aquel día, mirando a ambos con diversión anticipada.

 

Hubo tres reacciones. Por un lado, Cam comenzó a toser al atragantarse con la cerveza de mantequilla que estaba bebiendo. Por otro, Ted borró su sonrisa y James dibujó la suya. Y por último, Paul, Marie y Roxanne –que no sabían esa parte de la historia-, miraron a los tres mencionados alternadamente, sorprendidos. El castaño soltó una risa aún así, feliz de no ser el único con problemas en esa familia.

 

—  ¿Ustedes salieron antes de todo eso del año pasado? —  Preguntó Marie, mirando a Camille inquisitivamente. La pelirroja terminó de toser para asentir incómodamente.

 

—  Fueron dos meses—  añadió James, aún más sonriente que antes.

—  ¿Tú? ¿Dos meses con alguien? ¿Es broma? —  Escupió la Waters, estupefacta. En el poco tiempo que conocía a Potter, lo había visto con más mujeres de las que se podían contar.

—  Me gustaba—  contestó él como toda respuesta, encogiéndose de hombros. Camille, repentinamente ruborizada, tomó un gran sorbo de su cerveza de mantequilla. Por alguna razón la novia de Albus se sintió más tranquila.

 

—  Sí. Seguro que sí—  masculló amargamente Teddy.  —  Estaban siempre juntos, eran como conejos. Escurridizos además. Tenía que tener ocho ojos sobre ellos para que no terminaran haciendo alguna estupidez que me convirtiera en tío antes de tiempo. —  Ted también quería tener palabra en el asunto. —  Afortunadamente nunca sucedió nada entre estos dos.

 

Camille no pudo evitar ruborizarse otra vez, de una manera que debería ser ilegal, ni tampoco pudo hacer nada con su cabello, que ahora era rosado pálido hasta las raíces. James carraspeó un poco, removiéndose en su asiento por primera vez incómodo. Y Ted… Bueno, él estaba repentinamente pálido.

 

—  No me digan que…—  El Lupin no quiso terminar la frase, y pronto su cabello se volvió una mezcla de rojo y negro. Clavó su mirada en James, asesinamente. —  Te mataré, Sirius.

 

—  ¡Eh! ¡Fue hace dos años! —  Se quejó Camille, sin querer defender a Potter pero tampoco sin buscar que se armara un alboroto por algo del pasado (algo que no le placía recordar). Aún tenía el rostro como un tomate maduro.

 

—  ¿¡QUÉ!? ¿¡DOS AÑOS!? ¡¡ ¿TENÍAS QUINCE AÑOS?!! —  Había horror en su bramido, con una pizca de ira. Victoire dejó de sonreír divertida para preocuparse, tirando a su esposo del brazo.

 

—  Bueno, tú y Victoire tenían catorce—  apuntó Camille, molesta por la manera en que la avergonzaba frente a todos. Agradecía que Louis estuviera dormitando sobre una manta, y que las gemelas se hubieran marchado con sus padres a Londres para prepararse para mañana.

 

—  ¿Qué? ¿Catorce? —  Fred frunció el ceño. —  ¿Eso significa que yo también puedo?

 

—  Oh, por favor cállate Fred—  advirtió Rose, severamente. El pelirrojo le lanzó una mirada a su prima.

—  Tú tienes quince también. ¿Los quince son la edad de iniciación en esta casa? —  Preguntó con fingida inocencia el chico. Fue turno de Rose para sonrojarse.

—  ¡Eso no te incumbe! —  Chilló la Weasley.

—  ¡¡No tiene nada que ver que yo y Vic lo hiciéramos a los catorce!! ¡Tú eres mi hermanita bebé! ¡Y VOY A MATAR A POTTER! —  Bramó Ted al mismo tiempo.

—  ¡Sí me incumbe! ¡Eres mi prima! ¿Acaso quieres que el tío Ron se entere? —  Amenazó Fred, de pronto divertido. Rose palideció, y Scorpius tuvo que apretar su mano para darle a entender que dejara el asunto.

—  ¡NO SOY BEBÉ, TED! —  Reclamó Camille al margen.

—  ¡Fue hace tiempo! —  Excusó James, alzando las palmas ante la mirada asesina del metamorfomago

—  ¿Ves? Entonces no digas que calle, Rosie—  finalizó Freddy, cruzándose de brazos y disponiéndose a oír a los otros tres discutir. Rose no dijo nada más, y las cabezas del resto, que iban de esa discusión a la otra, se quedaron quietas en la de los Lupin.

 

—  ¡Exactamente por eso! ¡No puedo creerlo! ¡NO PUEDO CREERLO! ¿¡Cómo pudiste propasarte con mi hermanita, Potter!? ¡ERA SÓLO UNA NIÑA! ¡Y TÚ…! ¡TÚ…! ¡LA VIOLASTE! —  Gritó Ted, más que despavorido. Era una mezcla de enojo y pánico.

 

—  ¡Ted Remus Lupin! —  Regañó Victoire alterada, pero ya era tarde.

Camille se golpeó la frente con la palma de su mano, abochornada a puntos inimaginables, y James palideció ante tal acusación. Él no había obligado a Cam a nada en ningún momento, y que su mejor amigo creyera eso de él le daba rabia… y le generaba una especie de vacío.

Por otro lado, las miradas de absolutamente todos –y con todos me refiero a todos, adultos incluidos- estaban fijas en Ted. Y en James. Y en Camille.

 

—  ¡YO NUNCA LE HARÍA ESO A CAMILLE! ¡Creí que me conocías mejor, Lupin! —  Explotó finalmente el Potter, antes de que una pasmada Fleur preguntara de qué demonios estaba hablando.

 

—  ¡NO ME GRITES! —  Amenazó Ted, y Vic le susurró algo molesta. Algo que él ignoró.

 

—  ¡NO LE GRITES ENTONCES! —  Terció Camille. Estaba exageradamente roja. El cabello, los ojos, los labios, incluso la piel. Nunca antes había lucido así de… molesta, aunque había duda de si era el enojo o la vergüenza lo que la ponía así. —  ¡YO Y JAMES TUVIMOS SEXO, ACÉPTALO TED! ¡NOS AMÁBAMOS Y SOLAMENTE NOS DEJAMOS LLEVAR! ¿¡ENTIENDES!? ¡ASÍ QUE CIERRA EL PICO Y DEJA DE METERTE EN MÍ VIDA COMO SI FUERAS MI PADRE! ¡PORQUE NO LO ERES!

 

Y dicho esto, se puso de pie a la mejor manera dramática digna de un Oscar y, se encaminó a la Madriguera. No llegó muy lejos,  sin embargo, pues mientras Ted lucía arrepentido y James trataba de reponerse, un rayo rojo impactó contra su pecho y cayó al suelo antes de que nadie pudiera reaccionar.

 

Comenzaron los gritos. La sorpresa no tuvo lugar, y nadie pudo pensar en qué demonios estaba sucediendo. Sólo echaron a correr, acostumbrados a la amenaza constante.

 

Los adultos sacaron sus varitas sin miramientos, mientras que Victoire corría a tomar en brazos a su dormido hermanito y desaparecía dándole a Ted una última mirada de apoyo. El Lupin comenzó a evacuar a los más jóvenes cuando una masa negra de varios mortífagos avanzó desde los árboles del bosque hasta la orilla del lago, lanzando hechizos y hundiendo a la familia en una batalla campal.

 

—  ¡Potter! —  Llamó Ted corriendo hasta su hermana, empujando a Lily y Roxanne por la espalda viendo que James estaba ya agachado junto a la metamorfomaga. Asintió solemne en su dirección. —  ¡Ocúpate de ella, por favor, James!

 

Y con estas palabras desesperadas desapareció, llevando a las pelirrojas con él. Acto seguido, Victoire reapareció, sin nadie en brazos, y echó a correr a Fred y Hugo tras darle un vistazo a su amiga inconsciente siendo levantada del suelo por James.

 

—  ¡Corre! —  Gritó alguien a lo lejos, a quién sabe quién. Era todo gritos, de hecho, y el zumbido constante de algún maleficio. Algunos aún estaban en bañador, pero mantenían a raya los ataques mientras que el grupo de Aurores que debía patrullar cerca de La Madriguera comenzaba a aparecer. Tan sólo eran cinco, pero entrenados.

 

—  ¿¡Ella está bien!? —  Preguntó jadeante Rose, corriendo hasta James. Scorpius tiraba de su brazo mientras la pelirroja trataba de ver que su amiga estuviera a salvo.

El Potter asintió una sola vez y siguió corriendo con la chica en brazos. Quizás no iba tan rápido como podría ir Rose (quien sin embargo aletargaba para acompañarlo), pero sólo necesitaba salir de allí. Estaba en estado de shock ante tantas cosas seguidas y, actuaba en piloto automático siguiendo su instinto.

 

—  ¿Dónde está mi hermano? —  Preguntó bajo los gritos, y al girar la cabeza pudo percibir que Rose lloraba silenciosamente.

—  Salió corriendo junto con Marie. Dominique y Paul ya están en casa, él sabe aparición. Fred, Hugo, Rox y Lily ya se han ido. —  Informó, y apenas terminó de hablar, Ted apareció frente a ellos súbitamente. Miró a su hermana preocupado. Los tres pararon de correr, pese a que cien metros más atrás estaban todos luchando.

 

—  ¿Está…?—  Ted no quiso terminar la frase, como cada vez que le aterraba decir algo.

—  No—  contestó James rotundamente. El Lupin suspiró aliviado, y con un gesto de la cabeza le pidió que se la pasara. Sin rechistar, el ojiavellana trasladó a la chica de sus brazos a los del castaño.

 

—  Vamos Rose, Victoire vendrá a buscarlos a ustedes. —  Señaló a Scorpius y James con un gesto.

—  ¿Qué? No, no, yo me quedo aquí con Scor hasta que Vic venga—  se apresuró a decir la pelirroja, aferrándose al brazo del rubio. El Malfoy la miró elocuente.

—  Rosie, ve. Estaré bien—  murmuró el chico, y la Weasley negó. —  Lo digo en serio. Ve—  insistió, dándole un casto beso en los labios. —  Serán sólo unos momentos.

 

Algo recelosa, Rose asintió. Apretando con fuerza los puños se agarró del brazo de Ted y, un segundo después ya había desaparecido.

 

James suspiró y miró al rubio.

 

—  Me quedaré aquí, Malfoy. —  No dio explicaciones, pero él asintió. Allí estaba su madre, su padre, sus abuelos, su familia entera. Claro que él haría lo mismo.

—  Yo me quedaré contigo entonces, Potter. —  Scorpius parecía convencido de su decisión, pero James se vio tentado a negarse.

—  No, no, tú tienes que…

 

Y antes de que pudiera terminar la frase, Paul apareció al tiempo que Ted, quien ya no llevaba a nadie.

 

—  ¿Vamos? —  Preguntó el Lupin, ofreciéndole su codo a ambos. Sin embargo ellos menearon la cabeza.

—  Nos quedaremos—  avisó el Malfoy y, sin esperar respuestas, sacó su varita mirando a la batalla que se desarrollaba a distancia segura de donde estaban ahora.

 

—  ¿Qué? No, ustedes dos no pueden. Rose me matará, Malfoy. Y ni hablar de Lily o Camille, James— contradijo Ted. Pero, ¿desde cuándo James Potter obedece a lo que le dicen? El ojiavellana sacó su varita también.

—  Lo siento Ted, ya lo decidí. —  Y sin más se echó a correr en dirección al conjunto de gente en traje de baño o vestidos coloridos y las personas de túnicas negras. Scorpius se apuró a seguirlo y Ted no pudo más que resignarse e ir tras él junto a Paul.

 

Apenas llegó, James tuvo que conjurar un Protego para un Desmaius que provenía de la varita de su padre y era para el mortífago que estaba detrás de él justo antes de que se interpusiera accidentalmente. Harry miró a su hijo confundido y sorprendido a la vez, antes de lanzar un Impedimenta contra el mismo mortífago, dando en el blanco esta vez.

 

—  ¿¡Qué haces aquí, James!? —  Reclamó Harry acercándose a su hijo, viendo que Scorpius llegaba junto a él y le lanzaba un Expelliermus a uno de los enmascarados que batallaba contra George. —  ¡Ustedes! ¡Deben! ¡Ir! ¡A casa! —  Exclamó entrecortadamente a causa de los gritos y conjuros exclamados.

 

James negó, y lanzó un desmaius a uno de los magos que intentaba acercarse a Harry ahora que él estaba distraído.

 

—  Vengo a ayudar y no puedes evitarlo, papá.

—  James tiene razón—  secundó una voz, la misma que acababa de proteger a Paul de un Petrificus Totalus. Ambos Potter voltearon y, se encontraron con nada más y nada menos que Albus, que acababa de llegar corriendo de quién sabe dónde.

—  ¡Albus! ¡Cuidado! —  Gritó una mujer antes de tirarse encima del ojiverde y rodar por el suelo. Un rayo verde pasó por donde segundos antes había estado parado Alb, y tanto a Harry como a James casi se les sale el corazón al ver que esa mujer era Ginny. ¿Qué si Ginny no caía y recibía ese Avada?

—  ¡Ginn! —  Gritó Harry, acercándose a su mujer para ayudarla, pero ella ya estaba de pie junto a su hijo menor. James conjuró otro Protego para su padre.

—  ¡No es momento de distraerse! —  Gritó alterado, trayendo a los otros tres Potter de vuelta a la realidad donde hechizos y maleficios iban y venían.

 

A lo lejos, se oyó un grito y Fleur cayó al suelo.

 

—  Reunión familiar—  exclamó alegremente la voz de un hombre. Las cuatro cabezas voltearon de súbito, encontrándose con que allí parado estaba nada más y nada menos que Alec Riddle. O el hijo de perra para algunos otros.

 

No hubo más qué decir, pues las cinco varitas ya estaban alzadas.
C.J. Potter


Ver perfil de usuario http://keep-dreaming-about-love.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

No me dejes ir [James S. Potter & Tú] {Finalmente actualizada} - Página 3 Empty Re: No me dejes ir [James S. Potter & Tú] {Finalmente actualizada}

Mensaje por C.J. Potter el Miér 10 Jul 2013, 8:01 pm



Como prometí Mila. (Más vale que te saques un 10 en ese trabajo eh). 


Este es uno de mis populares Capítulos de relleno :3 Cosita hermosa. Personalmente me encanta, no pasa mucho, pero me encanta. Love it.




Eso nada más, no voy a alargarla mucho. Besos!




__________________________________


Capítulo 5



"Insomnio"



Escritora POV
 
—  ¡Maldición! ¡Déjame ir, Victoire! —  Reclamó Rose otra vez, parada en medio de la sala de estar frente a la rubia. Sentada en el sofá con expresión ausente estaba Camille, y a su lado se ubicaba Christopher, abrazándola por los hombros en contención. Incluso Gwen merodeaba por ahí, asegurándose de que Dominique estuviera bien.
 
—  Rosie, no puedo. Y créeme que yo quiero estar allí tanto como tú… También mis padres y Ted están ahí. Pero seríamos sólo peso muerto, y además el cuartel entero de Aurores está en camino. Todo saldrá bien, ¿sí? —  Las palabras de Vic intentaban ser calmantes, pero Rose sólo logró histeriquear más. La pelirroja dio media vuelta y se echó a correr hacia la cocina, para estar sola.
 
Victoire suspiró por décima vez, para luego sentarse junto a su llorosa hermana en el suelo contra la pared. Gwen la abrazaba por los hombros.
 
—  ¿Estás bien? —  Preguntó Chris en un murmullo, del otro lado de la sala. Era como la quinta vez que cuestionaba eso, y Cam siempre decía “sí”, aunque seguía mirando el suelo con expresión vacía. Así había permanecido desde media hora atrás, cuando el Fawcett logró quitar aquel maleficio que hacía que a la persona le bajara el pulso hasta parecer muerto. Un Desmaius más mortífero. Gracias a Merlín él era sanador en San Mungo.
 
—  Sí—  contestó Cam, tal como él había predicho. Chris suspiró.
—  No, no lo estás. ¿Puedes decirme qué te sucede? Ellos estarán bien, Cam. Ya se han enfrentado a mortífagos antes, y ahora cuentan con la ayuda de Aurores y todos los Weasley –lo cual no es poco.
 
Su intento de hacerla sonreír quedo en eso; un intento.
 
—  Antes de que me atacaran, le grité a Ted que no se metiera en mi vida—  susurró la chica pese a eso. Chris la oyó en silencio, sabiendo que continuaría. —  Le dije que dejara de comportarse como mi padre. Sé que no debí hacerlo…
 
—  ¿Y por qué lo hiciste? —  Preguntó el chico, lejos de sonar acusador. Más bien parecía comprensivo. Cam se ruborizó.
 
—  Porque se molestó conmigo por una estupidez—  balbuceó, sin ánimos de contarle todo. Él asintió.
 
—  Estará bien. Es tu hermano, cuando regrese estará todo como antes—  aseguró para tranquilizarla. Ella negó con la cabeza, sorprendentemente sin el menor atisbo de llorar. No, ella no había llorado desde el día en que se marchó de Hogwarts, y se había prometido no hacerlo nunca jamás.
 
—  ¿Y si no regresa? —  Murmuró temerosa, por un momento sintiendo aquel nudo en su garganta. Chris chasqueó la lengua.
—  Claro que regresará, ya verás que…
 
Y como si todo estuviera preacordado, la puerta frente a ellos se abrió, dando senda a Hermione cargando a Fleur con ayuda de Angelina. Se oyeron pasos desde las escaleras y acto seguido Fred, Hugo, Roxanne y Lily estaban allí. Dominique, Gwen y Vic se pusieron de pie al mismo tiempo que Chris y Camille. El muchacho enseguida se adelantó para ayudar, y se las arreglaron para recostarla en el sofá.
                                                                                                                              
—  ¿¡Qué le pasó!? ¿¡Qué tiene!? ¿¡Está bien, verdad!? —  Comenzó a indagar Dominique acercándose enseguida a su madre junto a Victoire y Camille. Hermione asintió rápidamente. Lucía agotada.
 
—  Sí, está viva, tranquilas. No sé qué hechizo le dio, pero tiene pulso—  aseguró la Granger.
—  Chris, Chris, ¿puedes hacer algo? —  Inquirió Camille, ansiosa, mirándolo con ojos bien abiertos. Él no se preocupó por contestar, y enseguida se arrodilló junto a la veela, luego de que las chicas se pararan para darle espacio.
 
Angelina fue abrazada por sus dos hijos, y arrastrada a la cocina con frases como “necesitas beber algo”, “dinos qué ocurrió”.
Hermione, en cambio, se desplomó en el sillón de Arthur. Lucía abatida.
 
—  Uno creería que luego de todo lo que nos pasó durante la adolescencia ya no tendríamos problemas como estos nunca jamás. Qué equivocada estaba—  resopló la castaña. Aún usaba su vestido de verano, ligero y de color violeta, pero este estaba algo roto y sucio por todos lados.
 
—  Iré a buscarte un café, tía—  avisó Vic, antes de dirigirse a la cocina con un vago “Marie ya debe tenerlos todos listos”.
 
—  Um… Hermione…—  susurró Camille, dudosa, acercándose a la mujer. Aún tenía cierto bochorno pues había confesado frente a toda la familia Weasley que ella y James habían tenido relaciones… Cosa no muy agradable. Sin embargo, ella la miró expectante, cediéndole la pregunta que estaba por formular. —  ¿Estaban todos bien, allí…?
 
—  Tranquila. Nadie ha sido herido. Ron se torció un tobillo, pero pude sanarlo. El resto está bien, llegaron varios Aurores cuando nosotras desaparecimos para traer a Fleur.
 
Bueno, eso aliviaba un poco a la Lupin. Sólo un poco.
 
—  ¿Mamá…?—  Balbuceó una voz desde el umbral de la cocina. Ambas mujeres giraron la cabeza, encontrándose con una Rose pálida, algo perturbada. Apenas vio que sí se trataba de Mione, Rosie echó a correr hasta atraparla en un enorme abrazo, y Camille se corrió para darles algo de intimidad.
 
Con un suspiro, se arrodilló junto a Chris, oyendo a Dominique cuchichear tras ella con Gwen, sonando preocupada. Ambos permanecieron en silencio mientras él conjuraba varios hechizos con la varita.
 
—  ¿Cómo está? —  Preguntó Lily, uniéndoseles, ocupando espacio en el suelo al lado de Camille. Ella miró a Chris, y él entendió el mensaje y dejó de conjurar para responder.
—  Estará bien. No parece nada grave, y en cuanto encuentre el contra hechizo despertará. Quizás tiene lo mismo que tenía Camille…—  Añadió pensativo, y con un movimiento de varita Fleur despertó. Primero abrió los ojos, y luego se incorporó de golpe, con su propia varita en mano preparada para el ataque.
 
—  Tranquila, tranquila Fleur—  dijo Cam, para calmarla. La veela respiraba agitadamente, pero al ver bien que todos los que la rodeaban eran conocidos, se calmó. Dominique enseguida se hizo espacio para abrazar a su madre, y Camille no tardó en unirse.
 
—  ¡Mamá! —  Exclamó Victoire, apareciendo en el umbral de la cocina acompañada por Marie. Llevaba una taza de café en mano, pero se la pasó a la castaña rojiza a su lado sin mirar, y luego se lanzó a correr hasta el sofá que Fleur ocupaba. Dominique y Camille soltaron a la mujer para que su hija mayor pudiera abrazarla, y cuando terminaron se sentaron junto a ella para preguntarle qué había pasado.
 
Hermione y Angelina también escuchaban, ambas con tazas de bebida caliente en las manos, sentadas en un sofá aparte.
 
—  ¿Cómo está papá? ¿Estaba bien? —  Cuestionó la mayor, alarmada. Fleur asintió dos veces, incorporándose para sentarse bien, con la espalda contra el respaldo.
—  Sí, sí. Bill egstaba bien. Yo… Todo egstaba bien… No entiengdo...  ¿Pog qué nos atagcagon ahoga? Egstábamos tan bien… Bueno, casi bien. —  Le lanzó una miradita a Cam, quien desvío los ojos a la textura del sofá. —  No tiene sentido…
 
—  Lo sé. No entiendo yo tampoco. Sospecho que estaban esperando a que estuviéramos distraídos… Usaron la salida de Camille para atacar. Son oscuros, traidores. Ni siquiera les importó que hubiera niños—  coincidió Hermione, ceñuda. Rose, parada a su lado, asintió fervorosamente.
 
—  ¿Qué hay de Ted? —  Soltó entonces Victoire, con voz estrangulada. Su madre le dedicó una mirada cariñosa, acariciando maternalmente su mano.
—  Él egstaba bien, cagiño. Todos lo egstaban, pog lo que gecuegdo—  contestó con voz suave, dando un profundo suspiro con mirada vacía. De súbito volteó a ver a Camille, volviendo a tener su usual mirada perspicaz. —  Camille, quegida, tú y yo tendgemos que hablag cuando esto acabe—  advirtió, sin dejar espacio a un “no” como respuesta. Afortunadamente, la Lupin no tuvo tiempo a sonrojarse del todo, porque la puerta principal volvió a abrirse, y todas las miradas se centraron allí.
 
En primer lugar iba Ron, quien rengueaba siendo ayudado por Scorpius. Así es, por Scorpius Malfoy. Rose y Hermione, junto al recién llegado Hugo, fueron de inmediato a esos dos. Tras ellos, llegó George, luciendo cansado, y momentos más tarde siendo invadido por su esposa y sus hijos. Bill, jadeante y acompañado por una llorosa Ginny se hizo espacio, y ahí Camille se levantó, acompañada por toda la familia Veela (exceptuando Louis, que dormitaba arriba sin enterarse de nada).
 
—  ¡Oh cagiño! —  Sollozó Fleur, demostrándose por primera vez asustada, besándolo una y otra vez mientras sus hijas reían. Dominique se detuvo bruscamente, pues había volteado la cabeza de manera tosca, y se había lanzado en menos de un segundo a los brazos de Paul, que parecía haber corrido una maratón (aunque poco le importo al momento de recibir efusivos besos de parte de su novia).
 
Junto al castaño, venía Albus, serio. Camille no dudó ni un momento para ir a su encuentro, echándole los brazos al cuello sin decir palabra.
—  ¿Cómo se te ocurre quedarte allí? ¡¿Acaso eres idiota?! —  Chilló con reproche, casi al punto del llanto, soltándolo para darle un golpe en el hombro. Él parecía sorprendido, pero al final soltó una risita, y volvió a darle un corto abrazo.
 
—  Soy hermano de James, ¿qué esperabas? —  Replicó luego de soltarla, y Camille río nerviosamente, mirando a su alrededor para buscar al mencionado. Él captó su mirada, porque comenzó a decir: —  Cam, él está…
 
Pero fuera lo que fuera que iba a decir, se vio interrumpido por un remolino castaño que lo envolvió fuertemente. Era Marie, presa de la alegría y el enojo, que le plantó un beso antes de comenzar la reprimenda.
Camille, con una risita contenida se alejó para darles su tiempo, agradeciendo que la chica lo riñera cuando ella no podía. Rebuscó a su alrededor, esperando ver a Ted o a James, desesperándose cada vez más. Todo era un mundo de risas y saludos aliviados, pero no había rastro de ninguno de los dos, tampoco de Harry.
Entonces recordó a Ginny llorando, y se le heló la sangre. No, no, él tenía que estar bien. Debía estarlo.
 
—  Camille, ¿has visto…?—  Preguntó alguien a su espalda. La Lupin giró enseguida, encontrándose con una exasperada Victoire. Pero la veela no tuvo necesidad de terminar su pregunta, porque en ese momento la puerta se volvió a abrir y por ella entraron Ted, Harry y James, los tres compitiendo por quién estaba más serio y perturbado.
 
Fue extraño. Lily, Victoire y Camille salieron corriendo a la carrera, y casi al mismo tiempo abrazaron a sus respectivos. Claro que la rubia se adueñó de su esposo, entre un llanto histérico, y la pequeña pelirroja estrujó a su padre, igual de llorosa. Eso dejaba a Camille estrangulando al Potter en un abrazo que quizás no debería ser tan íntimo.
 
—  ¡Voy a matarte, Potter! —  Bisbiseó entre dientes, con el rostro hundido en su pecho presa de la desesperación, el alivio, la tristeza, el enojo, la alegría, la euforia, y… bueno, un montón de emociones más que la volvían un manojo de nervios. Él, pasmado, tardó un rato en devolverle el gesto, pero cuando lo hizo Camille casi pudo sentir cómo dejaba que sus tensos músculos se relajaran.
 
—  ¿Qué hice ahora? —  Cuestionó con gracia, en un murmullo que iba directo al oído de la chica. Camille se habría replanteado si debía abrazarlo y estar así con él, si no se hubiera pasado la última media hora pensando en la discusión y en que él estaba en plena batalla con un grupo de locos mortífagos.
—  Darme un susto de muerte—  respondió, y se separó usando toda su fuerza de voluntad (aunque él se hizo el bobo y dejó sus brazos alrededor de su cintura), sólo para darle un golpe en el brazo a él también, con el ceño fruncido. —  ¿Qué demonios pensabas al quedarte allí? ¿Eres un maldito mártir?
 
Bueno, al menos ahora sabía qué emoción la dominaba; la ira. Ira por su estupidez suicida.
 
A su alrededor, la familia Weasley seguía saludándose como si no se hubieran visto hacía mucho, hablando nerviosamente sobre lo acontecido y lo que el departamento de Aurores en conjunto con el ministro Shacklebolt habían determinado. Pero a ninguno de los dos parecía importarle, y los demás les daban su espacio, lanzando miradas pícaras que tampoco captaban.
 
—  ¿Yo soy el mártir ahora? —  Espetó mirándola fijamente, alzando las cejas con un brillo elocuente. Ella desvió la mirada, tragando con fuerza al recordar su momento de Chica Sacrificio. 
—  Eso no es igual—  murmuró en queja, y sin embargo volvió a abrazarlo. Bueno, bueno, quizás era tanto porque se alegraba de verlo como porque quería con pasión abrazarlo así, desde hacía meses. James ya estaba más feliz.
 
Luego de lo que parecieron segundos, y probablemente fueron minutos, se separaron, sin decir nada; no era necesario. La capa de tensión estaba sobre ellos como si fuera polvo acumulado por semanas, y el recuerdo de su discusión atornillaba ambas mentes.
 
—  ¡James! — Exclamó entonces Rose, que estaba esperando para recibir a su primo. Fue su turno de abrazarlo, luciendo apesadumbrada.
Camille, con una sonrisita más tranquila, dio media vuelta y buscó a su hermano entre todo el gentío. No tardó mucho en encontrarlo, él tenía su cabello ahora teñido de un castaño más oscuro, casi chocolate, y hablaba seriamente con Harry y Ginny. A su lado, Fleur lo abrazaba por la cintura.
 
No se preocupó por interrumpir algo, ella sólo quería abrazar a su hermano y pedirle perdón, por lo que sin previo aviso se echó a andar hasta él, rodeándolo con sus brazos, sorprendiendo a todos allí; dejaron de conversar. Vic, con una sonrisa, soltó al Lupin para que pudiera abrazar tranquilamente a su hermana. Harry y Ginny también se alejaron, yendo a hablar directamente con su hijo mayor, que ahora estaba acompañado por su hermanita.
 
—  Lo siento—  murmuró la chica contra su pecho, sin ánimos de mirarlo a la cara luego de lo que le había gritado. Él bufó, pasando una mano por su cabello.
—  No, yo lo siento. No debí haberme… puesto así. Exageré un poco, lo acepto—  dijo a regañadientes, dando un suspiro pesado de resignación. Cam se separó de él a medias, para mirarlo directamente, expectante. —  No quiere decir que esté de acuerdo con que tú y James tengan sexo. Nunca, eso no.
 
—  Ted… —  punzó con expresión cansada.
—  De acueeerdo. Entiendo  que eso fue en el pasado. Y… Quizás cuando uno está enamorado hace estupideces que…
—  TED—  insistió nuevamente, más severa. Él suspiró.
—  Bien. Estabas enamorada, y sucedió lo que tenía que pasar. Ya no eres mi hermanita bebé virgen o…
—  ¡TED! —  Esta vez Teddy río, sorprendiendo a Camille. Una hora atrás él había estado gritando como un poseso sobre violaciones, y ahora reía con el tema.
—  Lo acepté, ¿o no? Ya es demasiado que haya aceptado que estás enamorada de él, ahora también que no eres… virgen. ¿Qué más quieres de mí, mujer? —  Soltó con dramatismo, haciendo reír esta vez a su hermana.
—  Nada más que eso Teddy. Gracias—  admitió sinceramente, dándole un beso en la mejilla. Luego, más ceñuda, añadió: —  Y yo no estoy enamorada de él ahora.
—  ¿Ah no? —  Cuestionó con fingida sorpresa, sonriendo a modo esfinge. Fue turno de Cam para bufar.
 
***
 
Pese a que todos estaban cansados, la señora Weasley había acordado una reunión familiar después de la cena, así que allí estaban todos, ocupando algún recoveco libre del comedor para las fiestas, ya sea en sillas o alrededor.
 
Algo que todos sabían luego de aquel desastre, era que al parecer Scorpius había salvado de manera muy heroica a su suegro al empujarlo fuera del camino de un Avada Kedavra, y desde entonces Ron se la había pasado algo lívido, como en shock. No creía que un Malfoy lo hubiera salvado de morir, pero ya no se quejaba en absoluto cuando Rose le daba pequeños besos casuales a su novio. Era una noticia suficientemente grande para aplacar lo sucedido con Camille, Ted y James en el lago.
 
Harry estaba a la cabeza, habiendo ocupado el lugar que usualmente usaba Arthur. Lucía serio, y apenas George cerró la puerta del lugar para dejar fuera a todo aquel menor de dieciséis años, comenzó a hablar.
 
—  Bueno, ya saben por qué estamos aquí. Nos han atacado, en nuestra propia casa, habiendo niños presentes y a sin miramientos. —  Su voz era imponente, y severa. Paseó la mirada por cada rostro antes de seguir, como si fuera una conferencia de trabajo. —  Nadie salió herido, pero bien podríamos haber muerto. Especialmente si los mayores no hubiéramos estado allí. Me aterra pensar en qué podría pasarles si los atrapan solos, y siguen siendo tantos…—  Miró a James y Albus, frunciendo los labios. Ambos bajaron la mirada, dándole a Camille una mala espina. —  Es por eso que decidimos que no podrán ir a Hogwarts este año, al menos no hasta que hayan atrapado a Bellatrix y su otro líder…
 
Por supuesto, las quejas de los presentes no tardaron en hacerse oír. Pero sólo eran Camille, Rose, Albus, James y Dominique. Entonces los más jóvenes entendieron por qué a los que tenían quince para abajo los habían dejado fuera; si ellos estaban, serían más en contra de la decisión de sus padres.
 
—  ¡No es justo! —  Exclamó Rose, poniéndose de pie.
 
—  ¡Es cierto! ¿Por qué no podemos ir? ¡Hogwarts está vigilada por montones de Aurores! ¡Y está la profesora McGonagall! —  Fundamentó Camille, parándose ella también.
—  ¡No pueden dejarnos fuera! ¡Son los EXTASIS! ¡Es nuestro último año! —  Se sumó Dominique, ceñuda.
—  ¡Tenemos gente que queremos dentro, papá! —  Añadió Albus.
—  ¡No hay motivos para que no vayamos! ¡Esos mortífagos nos atacaran tanto estemos aquí como estando allá! ¡No les importa! —  Continuó James.
 
Harry y los demás escucharon cada queja en silencio, solemnemente. Cuando terminaron, volvió a hablar.
 
—  Entendemos todo eso. Pero es por su seguridad. Si permanecen aquí, estarán bajo nuestro explícito cuidado, cerca y a salvo. Confío en McGonagall, y esos Aurores. Y aún así no permitiré que lo del año pasado ni lo que sucedió hoy vuelva a ocurrir. —  Miró a James directamente, y su rostro se endureció. Momentos de silencio después, el chico volvió a sentarse, vehemente.
 
—  Señor Potter… Por favor—  rogó Camille. Bueno, una cosa era estar en Hogwarts, un gran castillo en el que tenía que mantener la mente en el estudio, y otra permanecer todo un año dentro de la Madriguera o la casa de los Potter en el Valle de Godric, donde podía cruzarse a James hasta en el baño. No, eso era mucho.
 
—  Papá, esto es injusto, y lo sabes—  musitó James, poniéndose de pie de nuevo. —  Cuando tú tenías nuestra edad, te enfrentaste a estos peligros y muchos más. Sin embargo nunca dejaste de ir; ni tú ni los tíos lo hicieron. Lucharon, y defendieron a los suyos.
—  Es cierto. Venciste a Voldemort seis veces, te enfrentaste a un Basilisco, a un dragón, a un mortífago pirado, a un Trol, a cien dementores… Y, ¿alguna vez dejaste de ir a la escuela? No—  secundó Albus, apoyando a su hermano. Rose asintió fervorosamente, y Harry comenzaba a flaquear en su seriedad.
—  ¿No recuerdas cómo te sentías en Hogwarts, tío? Es mágico. Es parte de nosotros, nuestro segundo hogar. ¡Merlín! ¡Ustedes han enfrentado a miles de amenazas! —  Exclamó la Weasley, mirando a sus padres. —  ¡Han mentido para seguir yendo! ¿¡Y ahora pretenden sacarnos de la escuela por un grupo de mortífagos rencorosos!?
 
 
Hubo silencio. Camille miró a sus tres amigos con orgullo, y los cinco se sentaron calmadamente, sin más que decir. Había sido bastante civilizado, teniendo en cuenta lo que planeaban quitarles. Quizás eso significaba madurar; comportarse con templanza en casos como ese, comportarse como un adulto, no como una cría.
 
 
—  No puedo creer esto—  suspiró Hermione, rompiendo la quietud. Miró a Harry. —  Nuestros propios hijos usan nuestros errores en nuestra contra. Y tienen razón.
 
Ron abrazó a su esposa por los hombros, también rendido. Incluso Harry pasó una mano por su rostro con expresión condescendiente. Fleur y Bill se miraban entre sí, en un debate casi telepático, mientras que George y Angelina cuchicheaban por lo bajo.
 
—  ¡Bien! De acuerdo—  exclamó Harry, resignado. Miró a Ron y Hermione. —  ¿Qué piensan?
 
—  Digo que sí—  cedió la castaña, provocando que su hija chillara alegremente. —  Con la condición de que tú y Ron sean parte del grupo de Aurores en guardia.
 
Harry ladeó la cabeza.
—  Tiene sentido. ¿Bill, Fleur? —  Preguntó, mirando a la pareja. Ella asintió a su esposo, y fue el Weasley quien habló.
—  Decidimos que sí. Pero Louis se quedará en casa, por precaución. —  Dominique y Camille sonrieron entre sí, aliviadas. Harry asintió, y miró a George. Él no esperó ni a que preguntara.
 
—  De acuerdo. Pero me sumaré a su guardia—  soltó el hombre, y su esposa le sonrío meneando la cabeza. El Potter volvió a asentir.
 
—  ¿Qué hay de ti, papá? —  Preguntó Albus, cauteloso. Harry clavó sus ojos verdes en sus dos hijos.
 
—  Bien. Acepto. Irán a Hogwarts, y haremos guardia. —  James y Albus chocaron los cinco, y Camille casi se desmaya al verlos hacer algo tan propio de un par de hermanos. Se le hinchó un poco el corazón. —  Pero— condicionó Harry, y el festejo se detuvo. Todos lo miraron. —  Tendrán que aprender a defenderse, por las dudas de que algo suceda –y ojalá no pase. Haremos un grupo para especializarlos en defensa.
 
Los cinco adolescentes intercambiaron miradas entusiastas, algo ingenuas.
—  Te refieres… ¿Algo como el Ejército de Dumbledore? —  Preguntó James, dudoso. Harry asintió, y el asombro en la cara de todos fue palpable.
—  Sí. Me encargaré de entrenarlos yo mismo—  determinó seriamente. —  Será como los viejos tiempos…—  Añadió más relajado, mirando a Ron y Hermione, que sonrieron un poco a su pesar.
 
 
***
 
 
—  ¡WOW! —  Exclamó Lily, dando saltitos de contenta. Cam acababa de contarle cuál había sido la condición de los mayores para ir a Hogwarts, y ahora la Potter estaba extasiada. —  ¡Será asombroso! ¡Aprenderemos defensa!
 
—  Sí, pero no grites Lils—  susurró la Lupin, divertida. Rose, en la cama encima de la de Camille río.
—  Será asombroso de veras—  apoyó, sonando risueña. —  Y podré estar con Scorpius. Últimamente está algo susceptible por… Um…—  carraspeó, —  por su padre. Ya saben, él solía ser un mortífago—  dijo muy por lo bajo, sonando triste.
 
—  Dile que no se preocupe por eso. Eso no lo cambia a él, y no hay nada seguro respecto al señor Malfoy. Parece buen hombre, bajo su capa de idiotez, claro—  comentó Cam, y consiguió el efecto buscado: que Rose y Lily rieran.
 
—  Ha sido una pesadilla hoy, eh—  murmuró Lils, apoyándose sobre su hombro para quedar de costado y poder mirar a la litera donde Cam y Rose dormían. La Lupin tragó fuertemente, asintiendo.
—  Me dio paranoia y deliré con que no volvería a ver a… los chicos—  generalizó, para no tener que mencionar a James específicamente.
—  Yo creí lo mismo. Fue horrible. Encima tú estabas… como… Inconsciente, y… Oh Cam, casi muero cuando vi que estabas pálida en brazos de mi primo—  confesó Rosie, sonando algo perturbada.
—  ¿Qué primo? —  Cuestionó la metamorfomaga tontamente, sin poder evitarlo. Rose río un poco.
—  Jaaammmes—  canturreó, riendo aún más cuando Camille bufó. —  Fue tan lindo. Fuera de todo el hecho de que creímos que estabas muerta, claro…—  Hizo una mueca, y fue turno de Cam para reír.
—  ¿Oyes eso Lils? Rose está morbosa—  burló.
—  No, ella dice la verdad—  corrigió la “traidora” Lily, con una sonrisita. Luego, con tono conspirador, añadió: —  Te sigue gustando, ¿cierto?
 
Camille dio un respingo.
 
—  ¡No! ¡Claro que no! —  Agradeció que estuviera parcialmente oscuro, porque de otra forma verían su rubor y su cabello rosado pálido. Las otras dos pelirrojas rieron.
—  Sí, claro que sí—  apuntó Rose. —  Tranquila, no es como si le fuéramos a decir a alguien. Sólo que es muy obvio. Ya sabes, cómo se miran, los bailes melosos, tus abrazos furtivos.
 
—  ¡Sólo lo abracé porque creí que le podía haber pasado algo malo! Me preocupo por él, sólo eso. Y no lo miro de ninguna forma. Oh, y ese baile fue…—  «Mágico» pensó, pero en cambio dijo: —  Su idea. No pude negarme.
 
—  Oh, claro. Por supuesto—  ironizó Lily. Recibió un almohadón en la cara de parte de Camille, para luego reír.
—  Cam, el abrazo que le diste a Ted fue del estilo “creí que algo malo te había ocurrido y me preocupaste”. El de James fue más… “Te deseo aquí y ahora y no me atrevo a decirlo de otra manera”.
 
Otra vez, hubo risas, y Cam golpeó la parte de debajo de la cama de Rose, haciendo que ella sólo riera más. La Lupin estaba condenadamente sonrojada en aquellos momentos, y no por vergüenza, sino porque la Weasley tenía razón.
 
—  Dicen tonterías—  bufó, acostándose boca arriba de brazos cruzados. Las chicas cesaron, y hubo un largo silencio.
 
—  ¿Te has enterado de lo que le hicieron hoy? —  Preguntó finalmente Lily en un susurro casi inaudible, oyéndose impotente. Cam se puso alerta.
—  ¿Qué? —  Espetó duramente, y volvió a recordar a la llorosa Ginny, y la frase inconclusa de Albus. Lily hizo una pausa, y casi se oía la agitada respiración de Rose llorando; Rosie era sensible, pero eso acrecentó las ansias de Camille.
 
—  Estaba Alec allí—  murmuró con cautela, y toda la paciencia de Camille se disolvió.
—  Lily, habla ahora—  demandó, temiendo por el lado en que iban las cosas.
—  Se batió a duelo contra toda mi familia… Entonces apareció Bellatrix, y papá luchó contra ella mientras mamá, Albus y James se encargaban del imbécil de su hijo. Y… Bueno, y él le lanzó a mamá un Desmaius, y mis hermanos quedaron solos contra el tipo, y… —  Volvió a parar, sonando cada vez más afectada. —  Le lanzó un Crucio. Uno largo. Albus al parecer entró en shock, y lo único que atinó a hacer fue quitar el hechizo de mamá. Recién entonces dejó a James, pero… Alb está mal, y James también. Mamá se siente culpable, papá se siente culpable, Albus se siente culpable. Todos.
 
Finalizó de hablar, pero sin embargo Camille permaneció unos cuantos minutos en silencio expectante, esperando que quizás dijera que todo eso era una broma. No obstante, Lily no lo dijo. Ni siquiera una risa, nada.
El estómago de la pelirroja mayor se retorció unas cuantas veces; sentía nauseas, y verdaderas ganas de llorar. ¿De verdad lo habían torturado? ¿Le había hecho ese hijo de perra tanto mal a James? Algo comenzaba a bullir en sus venas; la sangre caliente que reclamaba venganza. Sí, estaba enojada; molesta; iracunda. Y al mismo tiempo, impotente, porque ella ya no podía hacer nada, y de verdad quería… No sé, sólo quería compensar aquello. No podía imaginar cómo era ser torturada con un Cruciatus, y no quería imaginarlo.
 
Fue el sentimiento de protección, el que la invadió. Sí, eso era. Quizás eso era lo mismo que impulsaba a Ted a ser tan pesado con ella, a cuidarla. Uh… Camille tenía una ensalada rusa de pensamientos en aquellos momentos.
 
 
Necesitaba verlo. Y hablar con Albus. Maldición, no, no. Albus tenía novia ahora, ella ya no podía pretender que dependía de ella. Aunque aún así iba a mantener una conversación con él; Alb tenía le tendencia a echarse culpas. Y James… Oh demonios, necesitaba verlo y saber cómo estaba luego de eso.
 
—  Hasta mañana—  susurró Lily, sacándola de sus cavilaciones. Rose correspondió, y Camille dijo algo en respuesta, aunque no sabían bien qué porque estaba demasiado ensimismada.
 
La Lupin dio la vuelta en su cama, y siguió pensando. Recordando, en realidad, todos los momentos en que ella estuvo mal y el Potter estuvo ahí para animarla. Sonrío varias veces con nostalgia, dando vueltas y más vueltas sobre sí misma, sin poder conciliar el sueño.
 
Bien. ¿Qué hacía Fleur cuando no podía dormir? Leche tibia’. Y con un largo suspiro y aquel alentador pensamiento, se puso de pie, cuidando de no despertar a las otras dos.
 
No fue muy difícil escabullirse al pasillo, todos en aquella casa tenían sueño pesado, y según pudo comprobar en el reloj de pared de Rose antes de salir eran las tres de la mañana. Nadie estaría más atrás del séptimo sueño. Así que con paso ligero bajó hasta el vestíbulo, y de allí al comedor, siguiendo hasta la cocina, directo al refrigerador. Sacó la leche, la dejó sobre la encimera, y luego caminó hasta el mueble en que Molly guardaba los vasos, echando una vaga mirada al paisaje nocturno que dejaba ver la ventana a su lado. Siguió caminando y cuando estaba abriendo el aparador, se detuvo. Volvió dos pasos hacia atrás, mirando otra vez por aquella ventana.
 
Quedó estática un rato, mirando a nada más y nada menos que su ojiavellana favorito sentado en un banco de piedra en el jardín trasero, ese que está bajo el árbol, mirando el cielo estrellado con aires melancólicos. Se le encogió el corazón, y con nueva determinación se puso en marcha hacia la puerta que daba a aquel patio enzarzado. Él no pareció notar cuando ella salió al frío de la noche, cerrando suavemente la puerta tras de sí. Camille no se quejó cuando las piedras clavaron en las plantas de su pie, sino que siguió avanzando con reserva hasta él, sin tener una idea clara de qué demonios estaba haciendo.
 
Con delicadeza, posó sus manos en sus hombros, y él dio un fuerte respingo, a punto de caer al suelo. Cam contuvo una risita mientras él giraba molesto a ver de quién se trataba. Cuando vio que era ella –en su pintoresco piyama de pantalones de chándal y remera de tirantes-, su expresión se suavizó, hasta exponer una sonrisa burlona.
 
—  ¿Qué haces aquí Lupin? —  Preguntó, sin susurrar. Ella no sabía la respuesta a eso, así que sólo tomó asiento a su lado, en silencio.
—  No podía dormir—  contestó al fin, tras una pausa que pareció durar una eternidad. James le lanzó una mirada de soslayo.
—  Yo tampoco.
 
Otra vez, silencio. Más incómodo esta vez. Camille carraspeó.
—  ¿Cómo estás? —  Preguntó en voz baja, mirándolo directamente a los ojos. Entonces James supo por dónde venía el asunto.
—  Te lo han dicho, ¿verdad? —  No aguardó respuesta. —  Oye, no quiero que hagas una escena de lástima, ya tuve bastantes por hoy. Estoy bien, ¿sí? Estoy vivo, y todos lo estamos. Eso es lo que importa—  musitó duramente, volviendo a estar tenso.
 
Camille lo contempló en silencio. La manera en que James apretaba el banco de piedra bajo sus dedos le daba la impresión contraria, pero dudaba que él cediera… con palabras. Sintiendo su corazón acelerarse por la anticipación, levantó una mano y lentamente la acercó al rostro del Potter, quien al entender qué iba a hacer quedó tieso. La metamorfomaga presionó finalmente su palma contra la mejilla del pelinegro, y acarició dulcemente su pómulo con el pulgar, viéndolo cerrar los ojos y suspirar profundamente.
 
—  No vengo a tenerte lástima, James—  susurró suavemente, tragando con fuerza. De pronto era más consciente de todo, especialmente de la calidez que su mejilla proyectaba contra su palma. —  Vengo a asegurarme de que estás bien.
 
Él mordió su labio inferior, luciendo demasiado sexy para su salud, y lentamente volvió a abrir los ojos. Avellana brillando con la luz espectral de la luna llena. Definitivamente aquel era el color favorito de Cam.
 
—  No voy a hablar de eso…—  avisó en otro hilo de voz. Ella sonrío levemente, trasladando su mano hasta su cabello, casi con ansias. Rodeó el contorno de su cabeza, y hasta su cuello, haciendo que James volviera a tensarse.
 
—  Me lo imaginé—  repuso al fin, devolviendo su mano a un costado de su cuerpo sin dejar de mirarlo. —  Pero sólo quería…
 
Dudó. No, ¿qué quería? Quería que él estuviera bien. Sí, ¿cómo? Pues esa era la incógnita. Sólo sabía que el pensar en cómo sufrió por culpa de un bastardo, le generaba rabia, y necesitaba borrar eso de alguna forma, compensarlo, hacerlo sentir feliz, sacar la tristeza… ¡Ugh! ¡Eso! No tenía palabras exactas, y eso la frustraba. Se había desacostumbrado a no saber cómo se sentía, o qué pensaba.
 
—  ¿Qué querías? —  Cuestionó él en voz baja, ligeramente ronca. Tentadora.
 
Bueno, si preguntaba qué quería, la respuesta estaba frente a sus ojos. Pero él hablaba de qué quería ella con él… Lo cual, si vamos al caso, vale lo mismo. Maldición, ella lo quería. Sí, sí, Rose y Lily tenían razón. Bien por ellas. Pero Camille se negaba a permitir que eso le sucediera otra vez, menos ahora que todo estaba tan frágil, que la amenaza era constante y las cosas que ella había arruinado estaban reparadas.
 
—  No lo sé. ¿Qué quieres tú? —  Susurró posteriormente, tras un rato de observarlo en silencio. Él sonrío lobunamente, y algo cosquilleó en el estómago de Cam.
 
—  Esa es una pregunta peligrosa, Lupin—  advirtió, con un brillo oscuro en los ojos. Camille tragó con fuerza, pero ocultó su alterado pulso con una sonrisa de esfinge.
—  Sorpréndeme—  soltó, sorprendentemente osada.
 
No, no, no, no. ¡Compórtate! ¡No puedes llevar esto tan lejos! ¡Basta Camille! ¡Aún queda un año entero!
 
James alzó las cejas con desafío, y su mirada se posó más de lo permitido en los labios de la pelirroja. Sí, en aquel momento Camille pudo haber sufrido un paro cardiaco, o algo como un síncope.
 
—  No. Vas a molestarte luego—  determinó él para sorpresa de Cam, poniendo fin a un debate interno. James volteó su rostro y quedó de frente, mirando el cielo con la misma nostalgia que al comienzo. Camille sintió la decepción arremolinarse en su interior como un trago amargo.
 
—  No. Tú, James, mírame—  exigió, y él obedeció, confundido. Ella estaba ceñuda, y eso era mal augurio. —  No volveré a repetir esto nunca; pero odio verte así—  confesó sin pensarlo dos veces. Él pestañeó varias veces. —  Y detesto aún más saber que ese estúpido te hizo eso. Juro que si alguna vez puedo hacerlo, le haré sufrir lo mismo. Pero ahora no es posible. Sólo puedo tratar de aportar mi parte para que dejes de lucir tan retraído.
 
Terminó su improvisada confesión, y enseguida quiso estar muerta. ‘¿De veras dije eso? Además de cursi, insensata. Genial Camille.
 
—  Sólo dime qué demonios puedo hacer. ¿Cuento un chiste? —  sugirió la chica pobremente, ignorando olímpicamente a su consciencia. Sentía cierta adrenalina en todo eso, y hacía rato no era consciente del frío en el ambiente. Él la miró en silencio, sopesando sus palabras.
 
—  Eso sería aprovecharme de ti y tu… extraña preocupación hacia mí. Es parecido a la lástima. No quiero eso—  soltó él al fin, decidido.
 
¿Cómo hacía para encontrar una excusa para besarlo sin que él considerara que era lástima u otra cosa? ‘Bueno, si lo beso –cosa que sería estúpido-, sería mejor que pensara que es otra cosa, y no que muero por hacerlo’ razonó, y se sorprendió del rumbo que tomaban sus pensamientos.
 
De pronto comprendió.
 
Quiero besarlo’. Sí, eso era. Ella quería besarlo, y sólo estaba buscando una excusa. El asunto era la razón de esto; si porque moría por hacerlo, o porque quería hacerlo y hacerlo sentir mejor de algún modo. Quizás si le daba el gusto, él ya tampoco seguiría insistiéndole luego, ¿no? O quizás sólo estaba buscando razones para no sentir culpa por desear aquello.
 
 
—  ¿Y si te beso porque quiero? —  Sugirió de súbito, sorprendiéndose a sí misma. Bien, bien, la chica tenía impulsos. James la miró como si le hubiera crecido otra cabeza. Estaba totalmente pasmado. Cam se ruborizó, y estaba a punto de retirar lo dicho cuando él dijo:
—  ¿Lo dices en serio? No tomaste nada, ¿verdad? —  Soltó, algo desconfiado. Camille río, tranquila al saber que su reacción no era porque su idea le horrorizaba, sino que su pregunta le sorprendía.
 
—  No. Pero si no quieres, yo…
—  Claro que quiero. Cielo, honestamente, estoy esperando eso desde que pisaste esta casa—  interrumpió él, obvio, con una enorme sonrisa torcida de esas vacía-ya-el-aire-de-tus-pulmones. Camille tuvo que morderse el labio para no reír.
—  Pero promete que ya no intentarás ligarme todo el tiempo—  condicionó, y la sonrisa de James decayó un poco.
—  ¿Me estás sobornando, Sophia? —  Preguntó mordaz. Ella alzó una ceja.
—  Vuelve a decirme así y besarás a la almohada—  advirtió con gracia, ocultando magníficamente la ansiedad que se acumulaba dentro suyo, y la aparente aspiración de su corazón a ser tan rápido como el de un colibrí. En cualquier momento se desmayaría de la cantidad de emociones que se le enredaban dentro.
 
— De acuerdo. Cielo. ¿Mejor así?
—  Perfecto así. ¿Aceptas o no?
James dudó, frunciendo los labios. ‘Al diablo, si sigue moviendo la boca así no llegaré a cerrar ningún trato’, pensó Camille, tratando de oxigenar sus ideas.
 
—  Bien. Acepto. ¿Mi beso? —  Reclamó, y Cam casi da un salto mortal y tres piruetas de la emoción. No dudó mucho, y enseguida acortó la distancia entre ellos, hasta que sus labios se rozaron. Saboreó unos segundos el momento, y tras sentir sus respiraciones mezclarse, lo besó.
 
En la mejilla. Y tan rápido como lo hizo, se alejó. Había costado gran parte de su voluntad no besarlo en los labios, y más aún correrse así. Él quedó boquiabierto, totalmente confundido, y con las mejillas algo arreboladas. Camille tuvo que morderse el labio inferior para no echarse a reír.
 
—  ¡Eso es trampa! —  Exclamó cuando pudo reaccionar, mirándola indignado. Ella chasqueó la lengua, meneando la cabeza.
—  No. Nunca he dicho que te besaría en los labios, cariño—  argumentó con sorna, dándole un leve empujoncito con el hombro. Él sonrío ante su apodo, y dio un suspiro resignado.
—  De verdad que no quieres que siga coqueteándote—  murmuró, girándose al frente otra vez, mirando el cielo. Al menos ya no lucía triste. Camille lo imitó, contemplando las estrellas, brillantes y quietas en el firmamento negro. Negro como tinta. Negro como los ojos de Kerianne. La muerta Kerianne… Un flash de su cadáver vino a su mente, y Cam apartó ese pensamiento de inmediato.
 
—  No, ya lo dije—  contestó la pelirroja tras la pausa, en otro murmullo. —  Hay que dejar las cosas en el pasado, James.
 
Él rodó los ojos, aunque ella no pudo verlo. ‘Claro que sí, no tienes idea de cómo dejaré todo en el pasado’, pensó sardónico.
—  Si tú lo dices…—  masculló el Potter, sonando tranquilo. De hecho, él no tenía ni la mínima intención de dejarlo así. No, claro que no. Él ya tenía su plan armado, y todas las intenciones de llevarlo a cabo. Ella era la chica que le gustaba, la que ahora estaba sentada en silencio a su lado mirando el cielo, haciéndole compañía a las tres de la mañana sólo por preocuparse por él. ¿Cómo pretendía que sólo la dejara ir? Merlín, qué estupidez.
 
Pero Camille no sabía esto. Ella estaba contando estrellas, debatiéndose si con aquella promesa que James había hecho se sentía aliviada o decepcionada. Quizás ambas, o quizás triste, o feliz, o molesta. Molesta consigo mismo, por estar tan indecisa. Dio un largo suspiro.
 
—  ¿Seremos amigos entonces? —  Cuestionó él, sin mirarla todavía. Ella casi sonrío. ‘Sí, quizás esté algo feliz con esto’.
—  Amigos—  concedió, y con un gesto cansado apoyó su mejilla en el hombro del Potter. Por fin el sueño comenzaba a invadirla, ya ahora estaba tranquila. Él, con un salto de corazón, paso un brazo por los hombros de la chica, dejando reposar su cabeza en la coronilla de ella. Miraron los astros en silencio, ambos perdidos en sus propios pensamientos; Cam creyendo que finalmente las cosas terminaban, y él diciéndose que todo apenas comenzaba.
 
Empezar de nuevo. Para variar.
C.J. Potter


Ver perfil de usuario http://keep-dreaming-about-love.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

No me dejes ir [James S. Potter & Tú] {Finalmente actualizada} - Página 3 Empty Re: No me dejes ir [James S. Potter & Tú] {Finalmente actualizada}

Mensaje por Milapotato el Miér 10 Jul 2013, 8:53 pm

 TE VOY A MATAR JULIETA LA RE CONCHA DE LA LORA.
ESO ES LO ÚNICO QUE TE VOY A DECIR, TENGO MUCHOS SENTIMIENTOS MEZCLADOS PARA COMENTAR ALGO, ASÍ QUE TE LAS AGUANTAS HASTA MAÑANA. POR CIERTO, NO TERMINÉ EL TRABAJO, ASÍ QUE NADA. 
SI AMANECES VIVA ES PURA SUERTE NOMAS.
ESCRIBO ESTO POR MAYÚSCULA PORQUE TE GRITO Y ESTOY MOLESTA. 
CHAU.
Milapotato


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

No me dejes ir [James S. Potter & Tú] {Finalmente actualizada} - Página 3 Empty Re: No me dejes ir [James S. Potter & Tú] {Finalmente actualizada}

Mensaje por C.J. Potter el Miér 10 Jul 2013, 10:25 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió: TE VOY A MATAR JULIETA LA RE CONCHA DE LA LORA.
ESO ES LO ÚNICO QUE TE VOY A DECIR, TENGO MUCHOS SENTIMIENTOS MEZCLADOS PARA COMENTAR ALGO, ASÍ QUE TE LAS AGUANTAS HASTA MAÑANA. POR CIERTO, NO TERMINÉ EL TRABAJO, ASÍ QUE NADA. 
SI AMANECES VIVA ES PURA SUERTE NOMAS.
ESCRIBO ESTO POR MAYÚSCULA PORQUE TE GRITO Y ESTOY MOLESTA. 
CHAU.

 AJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJJAAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJJA, MI VIDA, SOS UN AMOR MILA, JAJAAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJ. 




Ok, ok. Me calmo. Sory Mila, tenía que hacerlo :') Y termina ese trabajo, me oite? 




No me grites wachina, yo soy buena :Cc




Besos preciosa, yo también te quiero ^^ AJJAAJJAJAJAJAJA. dios.
C.J. Potter


Ver perfil de usuario http://keep-dreaming-about-love.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

No me dejes ir [James S. Potter & Tú] {Finalmente actualizada} - Página 3 Empty Re: No me dejes ir [James S. Potter & Tú] {Finalmente actualizada}

Mensaje por Juli__TheLove__ el Jue 11 Jul 2013, 2:07 pm

Hay Merlín¡ Camila¡¡¡¡ estoy totalmente... Te odio¡¡¡¡¡¡


ES QUE ACASO ESTAS LOCA¡¡¡¡ osea, llore¡, me reí  golpee todo¡ me sonroje¡ me... LLORE¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡


MIERDA¡ estoy re sensible¡ Llore por ti¡ Muere¡ Ag¡ es que... yo... Uhg¡ Estoy oficialmente brava¡


Bien, respirare y después seguimos con mi brutal enfado... si?


******


Bien, empezando por la hermosa tarde en la que James no dejaba de babear por Camile, te quiero decir, que, definitivamente, creo que James es el que se tiene que limpiar la baba...


Osea literal era así


*Camile EN BIKINI*
Reacción De James: 
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Si, definitivamente esa fue la reacción de James. Peor ni se diga de Camile cuando James se quito la Camisa, osea, Yo, Yo Juliana Urrego me caí de la silla, me sonroje Horrible, y me imagine a él quitándose la camisa, con las gotas de agua cayendo de su pelo y resbalándose por su cara, y dejando al descubierto un cuerpo como el de Taylor Lautner osea , a mi me dio un ataque de epilepsia y como si me estuviera con un Crucio, yo.. Merlín yo casi me desmayo.


sfjk lj Casi se besan... asasvsdghkl pero, no, no, Camile no lo va besar,solo cuando yo diga que es necesario.


Mierda, Merlín  Juls , Ted, Albus y Fred solo con bermudas? Hay Merlín Juls, tu me vas a matar¡ Hay, Merlín  se me cae la baba, y.. y.. Hay Merlín Juls me va a dar algo.


Bien, cambiando de tema,  sabes? morí de ternura al imaginarme como un gran campo verde gigante y a unos cuantas personas hablando en un mantel de camping, y otro montón de personas acostadas en el pasto hablando y señalando a las nubes, Unos hombres con caras serias charlando de Quidditch y más adelante una estampida de jóvenes  unos en parejas, otros en grupos y dos en especial, sentados uno al lado del otro, y todos conversando y riendo a carcajadas, casi muero de ternura :3


Bien, en cuanto a Ted y su Puto problema con James bueno le quiero decir, que.. si james es "su mejor amigo" tendría que confiar en él... no? digo, que le sucede¡¡¡¡ el no tiene ningún derecho¡ sdjkbgzshs Ahora tengo rabia¡ Es que... Si, es su hermano mayor, peor, Camile no es una estúpida  es bonita, joven , y... TIENES A JAMES¡¡¡ y créeme  eso es un peligro :3


 SDMBVGHJ QUE MIÉRCOLES ¡¡ JULIETTE¡¡¡ ACASO ES QUE ESTAS LOCA¡¡¡ UN ATAQUE MORTIFAGO¡¡¡ PORQUE NO DEJASTE QUE CAMILE FUERA EN UN ACTO HEROICO¡¡¡ POR MERLÍN ¡¡ ELLA LE HUBIERA LANZADO UN AVADA KEDAVRA SEGURO A ALEC¡¡¡ PERO NO¡ TU TENIAS QUE HACER QUE A JAMES LE MANDARAN UN CRUCIO¡¡¡¡ ADEMÁS DE QUE ESTAR EN UNA CASA ENCERRADA SABIENDO QUE SU FUTURO ESPOSO ESTA PELEANDO ¡¡ CREES QUE ESO ES BUENO¡ TU CREES QUE ESO ES BUENO¡ ESO.. ESO.. Y.. UHG¡ JULIETTE¡ QUE SUCEDE CONTIGO¡ COMO SE TE OCURRE DEJAR A MEDIO MUNDO ADENTRO¡ Y.. POR QUE NO DEJASTE QUE CHRIS FUERA Y PELEARA CON LOS DEMÁS CHICOS¡¡¡¡  PERO¡¡ OH MERLÍN  OH MERLÍN  YO SABIA QUE CUANDO LOS POTTER-WEASLEY LLEGARON CON ESA CARA DE ESPANTO ERA POR ALGO¡¡¡¡¡¡¡¡ Y.. Y, QUIERO QUE SEPAS QUE OFICIALMENTE VOY A COARTARLE LA GARGANTA A ALEC¡ JULIETTE¡ LLORE CUANDO LEÍ ESO¡¡¡ MIERDA¡¡¡ ESTAS LOCA¡¡ YO.. YO.. MUERE¡ PIUM-PIUM.




Bien, calmémonos, calmémonos  inhala, exhala, inhala , exhala, inhala, exhala... listo, bueno, continuemos...


Harry James Potter mira, querido, te puedo amar y toda la cosa, peor me proibes que ellos vallan a hogwarts y te mato, Simple like that... Osea.. además de que ellos tiene todo el derecho a ir, tu hijos tienen un  muy buen punto, tu enfrentaste cosas peores, déjalos vivir una aventura, además este año camile se va a encontrar con el chico de su pasadas pesadillas así que no te interpongas, o si no te ira mal.




dsjkafbg Bien llore de felicidad cuando dijiste que james y albus se chocaban las cinco, osea, ni pensar que hace dos años peleaban como si no existiera la palabra nunca, y míralos ahora, sensuales  con unos hermosos cuerpos, y  siendo  muy compañeristas.. quien lo diría , SON HERMOSOS¡


Oh¡ si¡ yo siempre quise que Harry les enseñara defensa a sus hijos.. peor,... que lo haga a todos.. ESO ES INCREÍBLEMENTE GENIAL¡¡¡ Y¡¡ AH¡¡¡¡ VOY A MORIR DE LA EMOCIÓN¡¡


sabes que más? me encanta que varios Weasleys vallan a Hogwarts de nuevo, créeme  se que se van a divertir aparte de cuidar a sus hijos... Y en mi opinión, Ted debería de ir también a Hacer guardia, va a ser genial¡


Juliette, que sucede contigo? como se te ocurre decirle a Camile que lo bese en la mejilla? Están a media luz de la luna, en una banca, los dos solos y tu.. hay, Juliette.. que haran contigo? Camile tiene que ceder exactamente porque es el ultimo día para entrar a Hogwarts, y, las vacaciones son las vacaciones, y Hogwarts, bueno, Hogwarts es Hogwarts, exactamente por eso.. Debes aprovechar¡?¡¡ porque lo que pase se quedara en el verano.


Oh mi Dios¡ voy a morir, así que, síguela.
Juli__TheLove__


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

No me dejes ir [James S. Potter & Tú] {Finalmente actualizada} - Página 3 Empty Re: No me dejes ir [James S. Potter & Tú] {Finalmente actualizada}

Mensaje por #Morgenstern el Jue 11 Jul 2013, 2:48 pm

OH. MY. FELINGS.
No sé que comentar. Sinceramente estoy en estado de shock.
Vale. James sin camiseta en mi mente pervertida fue muy oh. my. god.
NECESITO A UN JAMES EN MI VIDA. YA!
La pelea en el lago fue demasiado kajhsdjahsdkjhj *-*
A mí me trajo muy buenos recuerdos de cuando era pequeña y me encanto :3
AHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHH!
Me encanta gritar (?)
Cuando Ted se enfado con James por lo que pasó entre él y Camile; me dio mucha pena Camille. O sea, a mí me pasa eso y me muero de la vergüenza ahí mismo. Y también me da pena James, en serio, además pasó hace mucho tiempo...Aunque también comprendo a Ted, aunque en mi opinión es demasiado sobre protector.
Vale. Cuando Cam gritó a los cuatro vientos que había hecho "eso" con James yo me quedé como WTF?
Pero luego llegaron los asquerosos mortífagos y lo jodieron todo. Dah.
Y cuando leí que Bellatrix había usado la maldición cruciatus con James fue como: MUÉRETE, PUTA!!!
Tu novela hace que sienta muchas cosas (?)
Y cuando James y Camille empiezan a hablar a las tres de la mañana; eso sí que es amor,ah.
¡YO QUERÍA BESO! Shippeo mucho Jamille.
Solo me queda una cosa que decir sobre los capitulo -y sobre tu novela en general-:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

XOXO
<3
#Morgenstern
#Morgenstern


Ver perfil de usuario http://daughter-of-athena13.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

No me dejes ir [James S. Potter & Tú] {Finalmente actualizada} - Página 3 Empty Re: No me dejes ir [James S. Potter & Tú] {Finalmente actualizada}

Mensaje por Zarek el Jue 11 Jul 2013, 5:15 pm

AMO A ALEC!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

ODIO A JAMES!!!!!!!!!!!!!!!!!!

ODIO A CAMILLLL!!!!!!!!!!!!!!!!!

TE ODIO A TI!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

AMO A IGLESIAS Y A MAGNUS EL GRAN BRUJO DE BROKLYN!!!!!!!!!!!!!!!!

Y AMO A SEBASTIAN!!!!!!!!!!!!!!!!

Espero que la sigas, es que no hay un jodido hechizo en el que la gente muera desangrada con dolor y muchos gritos?????

INVENTALO!!!!!!!!

SÍGUELA!!!!!!!!!!!!
Zarek


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

No me dejes ir [James S. Potter & Tú] {Finalmente actualizada} - Página 3 Empty Re: No me dejes ir [James S. Potter & Tú] {Finalmente actualizada}

Mensaje por Milapotato el Jue 11 Jul 2013, 5:57 pm

Hoda, Julie.
Nuevamente. 
Quiero comentar eu, pero onda que ya te lo dije todo por chat :c
¿QUÉ HAGO? ah, bueno, AMODORO LOS CAPÍTULOS.
SON TAN SHENIALESSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSS.
Sigo odiándote por todo lo que hiciste, NO ERA NECESARIO. ¿SABES CÓMO ME PREOCUPÉ POR EL PUTO DE JAMES? Bueno, de todos, PERO JAMES!!!!! 
No sabía si llorar, reír, gritar, chillar, no sabía que carajo hacer con todo lo que pasó. FUE MUY SHOCK, BOLUDA, O SEA. ahq
Sigo amando la parte del lago y en la que charlan a las tres de la mañana. ¿QUIÉN CHARLA A LAS TRES DE LA MAÑANA? ¿EH, EH? NADIE. ESO ES AMOR. NO ME JODAS, CÁSENSE. AH
PERO SIGO EXIGIENDO EL BESO, JURO QUE CUANDO LEÍ QUE SE LO TERMINÓ DANDO EN LA MEJILLA ME QUEDÉ 'WTF' Y DESPUÉS ME AGARRÓ LA BRONCA SEGUIDO POR LA TRISTEZA Y SEGUIDA POR LAS GANAS DE AGARRAR TU CUELLO Y ESTRANGULARLO CON MIS MANOS.
Ay, me paso de psicópata eu :c
Bueno, la cosa es que ME DIERON GANAS DE MATARTE.
Pero te sigo queriendo porque sé que vas a hacer algo bueno Y VAS A HACER MARATÓN, MIERDA, LO HACES. 
Te ca eme, Julie.

 Mai gad, el comentario más corto que he hecho en esta novela :o APOCALIPSIS. ahno 

SEGUILA, MIERDA <3
Milapotato


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

No me dejes ir [James S. Potter & Tú] {Finalmente actualizada} - Página 3 Empty Re: No me dejes ir [James S. Potter & Tú] {Finalmente actualizada}

Mensaje por Chiari-Bonade-Milak el Vie 12 Jul 2013, 2:00 pm

Me encanto, sinceramente me encanto la parte del casi beso
,aunque me hubiera gustado que se hayan besado, amo la pareja que hacen. Por favor siguela, me gusta demaciado como para ponerme histerica si no se como sigue. Un besoo
Chiari-Bonade-Milak


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

No me dejes ir [James S. Potter & Tú] {Finalmente actualizada} - Página 3 Empty Re: No me dejes ir [James S. Potter & Tú] {Finalmente actualizada}

Mensaje por Fangirl-Lightwood-Weasley el Sáb 13 Jul 2013, 7:48 pm

dnfoqiwrhwqiufhbntglmksagbrfjsdknf

 SEGUILA ME CREE UNA CUENTA SOLO POR ESTA NOVELA (ANTES USABA CLANDESTINAMENTE LA CUENTA DE MI HERMANA XD) FJHFIUHJKNDCHFJKHFKJHFLJKHEFKJSNDCKMNSDJHFVKHFVKJSHFSJKVKFCKSDJFSLKFSLDKFSD LEI TRES VECES LAS OTRAS TEMPORADAS Y DESPUES LA LEI EN POTTERFICS FKSDJFLSKDJF MERLÍN ME IMAGINE A JAMES SIN CAMISA CON SU SUPER-MEGA-ULTRA-CUERPAZO HECHO A MANO POR LOS DIOSES GRIEGOS. ME IMAGINE CADA EXPRECION SUYA DURANTE TODO EL CAP Y MUJER SOS CRUEL ¡¿COMO SE TE OCURRE MANDARLE UN CRUCIO LARGO A MI POBRE JEM?! JDKASJDKSJK (SI YO LE DIGO JEM SI LO ENTENDES VOY A AMARTE MÁS DE LO QUE LO HAGO) TE SIGO DESDE LA SEGUNDA TEMPORADA Y RECIEN HOY ME ANIME A COMENTARTE ASI QUE MAS TE VALE QUE ME DEDIQUES EL CAPITULO O HAGAS UNA MARATÓN SDAKHDAKJS (?) JVKLSDJFLÑKLÑDJHFDJHLSJKDF  TE AMO SOS UNA GROSA
Fangirl-Lightwood-Weasley


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

No me dejes ir [James S. Potter & Tú] {Finalmente actualizada} - Página 3 Empty Re: No me dejes ir [James S. Potter & Tú] {Finalmente actualizada}

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 17. Precedente  1, 2, 3, 4 ... 10 ... 17  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.