O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Crazy thoughts of a sinister mind
Hoy a las 6:02 am por Andy Belmar.

» Almost inhuman hearts.
Hoy a las 3:45 am por winchester.

» Is this how an angel dies?
Hoy a las 3:13 am por winchester.

» trust the unknown
Hoy a las 2:28 am por chihiro

» El amor existe (Damon Salvatore & tú)
Hoy a las 12:45 am por Butterfly199225

» Shut up!
Ayer a las 9:26 pm por Hades.

» Reminders of reality
Ayer a las 9:08 pm por Stark.

» insert title here
Ayer a las 9:01 pm por blackstairs

» More than words [1D] NC
Ayer a las 5:24 pm por Kida

novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ bxmbshell.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

El Círculo {One Direction} |NC|

Página 58 de 59. Precedente  1 ... 30 ... 57, 58, 59  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: El Círculo {One Direction} |NC|

Mensaje por Ritza. el Miér 15 Nov 2017, 8:57 pm

WIIII
avatar


Ver perfil de usuario http://www.wattpad.com/user/EmsDepper
-----
-----

Volver arriba Ir abajo

Re: El Círculo {One Direction} |NC|

Mensaje por peralta. el Jue 16 Nov 2017, 12:01 am

ya voy ya voy, los finales se me juntaron

___________________________________________


avatar


Ver perfil de usuario
 ---------
 ---------

Volver arriba Ir abajo

Re: El Círculo {One Direction} |NC|

Mensaje por Stark. el Vie 08 Dic 2017, 11:43 am

avatar


Ver perfil de usuario
----
----

Volver arriba Ir abajo

Re: El Círculo {One Direction} |NC|

Mensaje por Litzyg el Jue 14 Dic 2017, 7:43 am

Es la primera vez que leo esta historia, estoy fascinada. Deben de seguirle, no saben cómo me gustó mucho esta trama, quiero saber cómo termina, chaooo
Síganla 
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Círculo {One Direction} |NC|

Mensaje por peralta. el Miér 20 Dic 2017, 1:57 am

ya voy ya voy

___________________________________________


avatar


Ver perfil de usuario
 ---------
 ---------

Volver arriba Ir abajo

Re: El Círculo {One Direction} |NC|

Mensaje por Stark. el Jue 04 Ene 2018, 1:11 pm

ya quierooooooo!!
avatar


Ver perfil de usuario
----
----

Volver arriba Ir abajo

Re: El Círculo {One Direction} |NC|

Mensaje por peralta. el Sáb 06 Ene 2018, 4:01 am

Capítulo 42.
Harry Styles & Stella Fabron.


El chico pelirrojo corría lo más rápido que sus piernas le permitían, tenía noticias muy buenas y eso le aseguraba un buen ascenso en cuanto al grupo de su señor. Sus mejillas estaban rojizas y se sentía agitado por el esfuerzo físico que estaba realizando, pero no le importó en lo absoluto. Abrió la puerta de su señor, interrumpiéndolo de besar a lo que era una prostituta. Se quedó en el marco de la puerta.
—Señor… —Comenzó a hablar, pero el hombre lo calló inmediatamente.
—¡Dime a qué has venido! Más te vale que sea importante para entrar sin avisar.
—Oh señor, vaya que si es importante. —El chico sonrío. —El Nemetón está despierto.
El señor regordete (que vaya, lo era) se paró de su ostentosa silla y su barriga cayó al suelo, con una gran sorpresa en el rostro. Se veía iluminado, como si fuera la mejor noticia que recibía en meses.
—¿Quién lo despertó?
—El círculo, mi señor. —El chico aprovechó para entrar por completo a la habitación. La mujer los miraba con tremenda curiosidad, ya que no sabía de lo que estaban hablando.
—¿Quién?
—Solo Helenna y Stella, mi señor. Las demás no han realizado el juicio final. —El hombre sonrío de una forma maníaca, que hasta al pobre chico le dieron escalofríos de tan solo mirarlo. —¿Nos esperamos a que las chicas restantes realicen su juicio?
—No, con ellas basta. Ya tengo a la elegida para la posesión. Prepara la pócima.

***

—Papá, estoy cansada. —Me desplomé en una roca que tenía cerca. Si los entrenamientos con Edward fueron duros, al parecer no eran nada comparados a los de papá. Mi vista fallaba y se cambiaba constantemente, con cada parpadeo miraba las moléculas de cada cosa frente a mí, luego todo era normal para después pasar a todo distorsionado y solo lograr ver el aura de mi padre. Recordé la técnica de Edward y le robé un poco de energía a mi padre, pero no fue lo suficiente para recuperarme.
—Vamos Stella, sólo fue el calentamiento. —Dijo sonriendo, como tratando de bromear conmigo, yo solo logré mirarlo extrañada.

Vale, todavía no lograba acostumbrarme al carácter suave de Charlie. No sabía qué hacer cuando me trataba bien, que era la mayor parte del tiempo.
Después del descubrimiento de la mayor traición de mi vida, mi padre había tratado de acercarse a mí, a como diese lugar. Pero esos encuentros resultaban incómodos y ninguno de los dos sabía exactamente cuál era el siguiente paso.
Estaba familiarizada con los malos tratos que él siempre me dio. Así que cuando su actitud cambió…, todavía no puedo lograr descubrir cómo reaccionar a ella.
—Estoy cansada papá, es todo. —Me ofreció sus brazos, distorsioné mi visión y me concentré en su aura, para tomar más energía, la que me estaba ofreciendo.
Ya no me sentía tan cansada.
—Vamos a cenar, te mereces una buena comida después de la práctica.

Al llegar a la casa, todos estaban en la sala entretenidos con algo. La atmósfera se sentía mucho más ligera que otras veces y no se palpaba la tensión que usualmente había. Al momento de acercarnos a la “junta” que había en medio del cuarto, mi papá y yo nos dimos cuenta de que estaban jugando con un gato, le ponían una luz láser en el suelo y el animal estaba intentando atraparla. Puse los ojos en blanco al momento de ver al animal, no soy fan de los gatos.
Ni los animales en general.

—Mira Stella lo que encontramos. —Dijo Alexa en un tono alegre. —Llegó al patio y decidí que necesitábamos algo con que distraernos.
—Es bueno saber que consideras a los gatos como si fueran una cosa. ¿Lo trajiste a la casa aun teniendo al gato de Joan?
—No es un gato. —Contestó la pelirroja.
—Como sea, ya tenemos a Owen como mascota, no necesitamos a un gato. —Escuché un “¡hey!” por parte del hombre-lobo.
—Se veía solitario. —Dijo Alexa, claramente decepcionada por la reacción negativa que tuve ante la nueva noticia. —Me dio lástima verlo tratar de saltar la barda hacia nuestro patio. —Volví a poner los ojos en blanco.
—Como sea, mientras esa cosa se aleje de mí espacio personal, mejor. No lo quiero cerca de mí, ¿entendido? —Alexa frunció el ceño, pero asintió de igual manera.
—Si quieres que viva, es mejor que le hagas caso. —Afirmó Charlie. —Recuerdo que le compramos un conejo en su décimo cumpleaños, y apareció muerto al día siguiente. Nunca supimos bien que le hizo.
—Con razón tienes aires de asesina. —Soltó Helenna.


Al llegar la noche, todos nos fuimos a la cama para un merecido descanso. Me dolía todo el cuerpo, al grado de que ni siquiera llegué a cambiarme de ropa ni desmaquillarme, solo quería descansar y prepararme para un nuevo día. Mi cabeza me había dolido bastante tiempo y ya estaba harta de todos, sinceramente.

Desde el día del sacrificio, había notado algo raro dentro de mí. Como si alguien se hubiera metido dentro de mi cabeza y estuviera haciendo un lío dentro de ella. Noté que había veces en las que mi cuerpo comenzaba a hacer movimientos que mi cerebro no dictaba, hasta ahora solo eran cosas pequeñas, como que tiraba los vasos de plástico o tiraba algún otro artefacto del cuarto. También tenía la sensación de alguien que estaba observándome…, todo el tiempo, cada movimiento y cada acción que hacía. Y cuando me encontraba sola, veía una figura sin rostro, a donde quiera que fuera me perseguía y eso me atormentaba. Trataba de no tomarle importancia, pero el miedo se apoderaba de mí al verla. Doy gracias por las clases de actuación que tomé, que me permiten esconder mis verdaderos sentimientos detrás de varias máscaras, para no preocupar a los demás.

Me sentía en constante peligro a cada momento y no me sentía cómoda ni segura, lo único que hacía en todo el día era en pensar en la figura, en cómo llegó ahí y que era lo que yo iba a hacer para que se fuera.
No solamente me preocupaba por mi seguridad, sino por la de los demás. A pesar de pelearnos todo el tiempo, (o todos los días como últimamente lo habíamos hecho) les había tomado cariño. Obviamente no los iba a involucrar en lo que probablemente fuera solo paranoia mía, sin importancia alguna.
No me perdonaría si algo les pasara por mi culpa.

Tal vez sean los efectos secundarios del juicio, tener una crisis emocional a cada minuto o el no tener control propio sobre mis poderes, realmente no me cansaba en los entrenamientos con papá, solo fingía estarlo para no tener que utilizar mis poderes y usarlos en su contra, no sé qué es lo que podría pasar si llegara a perder el control total de mis poderes. A pesar de la experiencia de mi papá posee y que sí podría combatir cuerpo a cuerpo conmigo, Edward dijo que podría llegar a ser la más poderosa de las 5. No quiero lastimarlo.

Pero, tengo esta impresión de que alguien más los está utilizando por mí, por eso evitaba usar la magia que está dentro de mí, a todo momento.
O tal vez mi periodo se esté volviendo loco y las hormonas me están afectando más de lo normal.

Estaba a punto de caer de los brazos de Morfeo, sentía como los sonidos de mi alrededor se iban alejando de mis oídos, a la vez que estaba flotando en la cama… Cuando sentí que algo me golpeó la nariz.
Abrí los ojos de golpe. El gato estaba arriba de mí, mirándome retadoramente con las pupilas dilatadas, listas para atacar. Rechacé el impulso de querer matarlo, a pesar de que el animal me despertó estando a segundos de conciliar el sueño, sé que no se lo merece, por esa simple razón.

Hazlo. Escuché en el fondo de mi cabeza. Un tremendo escalofrío recorrió mi espina dorsal y empecé a sudar frío, era la voz del tío Robert, estaba totalmente segura.
Asesínalo, se lo merece. Quería gritar, pero mis cuerdas vocales no respondieron a la orden que mi cerebro emitió, el miedo se apoderó de mí, pero no conseguí moverme ni un centímetro. Mi respiración se aceleró. El gato se bajó y se fue directo a la cama de Alexa para dormirse.

Mi mano derecha se levantó, traté con todas mis fuerzas detener el movimiento, pero tenía la sensación de un imán estuviera tirando de mi brazo para hacerlo actuar en contra de mi voluntad. Mi cabeza comenzó a doler y sentí como algo viscoso bajaba por mi nariz, estaba sangrando por el esfuerzo que mi cerebro estaba haciendo en contra de mí cuerpo. A pesar de todos mis intentos para detener la fuerza molecular que sentía en mi mano, era inútil. Algo (o más bien, alguien) estaba ordenando a mis poderes recrear las moléculas que componen al gato para matarlo a distancia.

Minutos después, tenía la recreación perfecta del gato en forma molecular, mi mano izquierda también se despertó y se puso arriba de la imitación. Mis dos manos iban encerrando la copia del animal, e hicieron que los movimientos de las moléculas se detuvieran.
Se detienen, completamente.

Solo volteé a ver al gato horrorizada, y en lugar de que fuera color naranja, se volvió de color azul. Lo he congelado…, lo maté.
Mis manos cayeron rendidas con el resto de mi cuerpo, siento como mi circulación vuelve a la normalidad y una vez más, la figura me está observando desde la esquina del cuarto.
Los gritos que estuve reprimiendo, salieron una vez que obtuve control total de mí.

Solo fue una pesadilla, trato de decirme, nada de esto pasó realmente

***

—Repítelo Stella, ¿qué has visto? —Joan suspiró por milésima vez. Trató de sacarme la información, pero no puede. Me rehúso a hablar de lo sucedido, a pesar de que Alexa esté llorando por mi culpa al haber matado al animal.
—Nada pelirroja, déjame en paz. —Harry me mira de manera acusatoria. Sé que él pudo haber visto lo que pasó dentro de mi mente, así que me espera otro interrogatorio por parte del rizado.
—Joan, déjala, no dirá nada. —Habla Helenna. —Ya sabes cómo es, nunca dice nada.
De pronto, la pelirroja sonríe de manera extraña.
—Leí algo en el libro de Elise. —La sangre se me cayó hasta los talones, ya sé por dónde va esto. —Liam, Niall, ¿me ayudan a amarrarla?
—¡¿Qué?! ¡NO! —Empecé a gritar y forcejear mientras los chicos me agarraban de los hombros. —¡No seré tu conejillo de indias de nuevo!
—Lo serás por las malas, a menos que nos quieras decir que fue lo que pasó en realidad por las buenas. —Bufé. Mátala. La voz del tío Robert habló de nuevo, me quedé congelada por unos segundos y los escalofríos volvieron a mi cuerpo. No estaba bien que me resistiera ante lo que Joan quería hacer, pero no quería que vieran lo frágil que me había convertido.

Vamos Stella, muéstrale de lo que eres capaz. Cerré los ojos fuertemente, tratando de alejar la voz del tío Robert de mi mente. Sentí un nudo en la garganta y los ojos comenzaron a arder por tratar de reprimir las lágrimas, mientras seguía forcejeando con Liam y Niall para que me dejaran en paz.

Cuando finalmente lograron amarrarme, Joan agarró mi cara entre sus dos manos y clavó sus ojos en los míos. Mi cabeza comenzó a dolerme mientras sentía su fuerza mental, luchando por entrar en mi mente, tratando de analizar y ver los recuerdos que yo poseía de la muerte del gato. Sentía como Joan luchaba contra mi poder para entrar a la fuerza a mis recuerdos. La nariz de ambas comenzó a sangrar debido al esfuerzo que estábamos haciendo, ella por entrar y yo por no dejarla entrar.
Pero aquella fuerza se salió de control. La mente de Joan entró con una energía imparable hacia mi mente, corrompió la resistencia que estaba tratando de canalizar y fue un gran golpe hacia mi cerebro. Joan estaba viendo los recuerdos que tenía de la noche anterior, como asesiné al gato en contra de mi voluntad y que luché con todas mis ganas por no hacerlo. Me reconfortó que Joan pudo observar mi reacción subjetiva, y que de alguna manera iba a comprender que no quería lastimar al animal, que no fui realmente yo la que lo mató.

Cuando Joan disminuyó su fuerza mental, sentí la presencia de una tercera energía entre nosotras, que manipuló a Joan y le abrió el camino a ver los recuerdos de mi pasado.

La pelirroja miró mis memorias, las de la infancia…, Las de MI infancia. Los recuerdos que tenía con tío Robert. De alguna manera se habían mostrado aquellas memorias prohibidas, reprimidas y escondidas dentro de mí ser. Joan lo había visto todo. Ahora sabía la razón de mis miedos, mis debilidades y los traumas que tenía. Joan se separó inmediatamente al ver toda mi historia.

Una lágrima rodó por mis mejillas, mientras me recuperaba de la sorpresa.
—¿Qué… has… hecho? —El enojo estaba claro, la impotencia estaba más que impregnada en mi voz. Me levanté con lágrimas en los ojos, por un momento me pareció ver el miedo en la mirada de Joan, pero se esfumó inmediatamente.
—Lo siento. —Fue lo que soltó, pero no había rastro de arrepentimiento en sus palabras. —Pero era necesario. No sé qué fue lo que pasó para que lograra mirar lo demás… —La interrumpí, no tenía por qué excusar las acciones que había hecho.
—¡¿Necesario?! ¡¿Mirar el pasado que me tocó cargar?! ¿Sólo por ser nuestra líder te da derecho de ver lo que se te plazca la gana?
—¡Stella! —Escuché la voz de mi padre gritarme a lo lejos, lo ignoré por supuesto. Nadie iba a detenerme de hacer el trabajo que Helenna no había podido hacer hasta ahora: matar a nuestra querida líder.

Una fuerza lanzó a la pelirroja hacia el otro extremo de la sala. Joan se paró inmediatamente, al poco tiempo noté que sus labios se estaban tornando azules y ya no poseía aquél tono rojizo en los cachetes que tanto la caracterizaba. Me doy cuenta que estoy haciendo lo mismo que hice con el gato, la estoy congelando.
—Querías que todos supieran qué fue lo que pasó con el gato, ¿verdad? Me parece mejor que lo sientas directamente. —Joan comenzó a perder fuerza y empezar a temblar del frío, podía sentir un calor abrumador crecer dentro en mi pecho. No me tomó mucho descubrir que estaba trasmitiendo su calor hacia mi cuerpo.

Las moléculas a escala de Joan en mi mano estuvieron a punto de detenerse por completo, cuando sentí un dolor tremendo en mi cabeza a la vez que todo se tornaba negro.

***


HARRY’S POV.


—¡¿QUÉ ES LO QUE TE PASA?! —Liam le gritó al inconsciente cuerpo de Stella, a medida que caía al suelo y la réplica molecular de Joan desapareció. Corrió hacia Joan mientras Niall lanza una bola de fuego a la fogata que había en la sala. Las chicas corrieron hacia la cocina para hervir agua y Mortimer fue hacia la pelirroja para ayudarla entrar en calor.
—Un segundo más y muere, lo bueno fue que actuaste rápido. —El anciano le dijo al castaño, mientras tocaba la frente de Joan y examinó sus signos vitales.
—¿Qué fue lo que pasó? —Charlie preguntó y no fue el único confundido. Había notado el raro comportamiento con Stella desde hace tiempo, pero no le había preguntado nada ya que asumía que era gracias a las consecuencias del juicio final.

Las chicas llegaron al cuarto con una olla llena de agua hirviendo y toallas consigo. Cargué a Stella y la puse en el sillón, estaba sangrando de la parte trasera de la cabeza así que me dediqué exclusivamente a curarla, las chicas pusieron toallas con agua en el cuerpo de Joan para que recuperara el calor rápidamente.
—Chicas, agradezco que quieran ayudar a Joan. —Habló Mortimer, con tremenda seriedad en su rostro. —Pero Stella se robó su calor interno, por lo tanto, ella se lo tiene que regresar.
—No va a despertar pronto. —Le respondí. —Tiene una conmoción en su cabeza, está sangrando.
—¿Hay algo que podamos hacer? —Preguntó Liam con desesperación en su voz, el animal de la pelirroja comenzó a llorar mientras da vueltas alrededor de su dueña.
Todo es un caos.

Mortimer se acercó con Stella y le toma la mano, le pide a Liam que acercara a Joan hacia la castaña. Juntó las manos de las chicas y las cubrió con las suyas, murmuró algunas palabras y todos miramos la fuerza molecular que entraba al cuerpo de Joan. La pelirroja abrió los ojos y tomó todo el aire que le hacía falta, a la vez que recuperaba el color en su rostro. Solté el aire que tenía reprimido, ni había notado el momento que dejé de respirar por la tensión que nos rodeaba.

—Recuérdenme de nunca hacer enojar a tu novia. —Dijo Zayn. Un calor interno envuelve mis mejillas al escuchar la palabra “novia”. —No quiero morir de hipotermia.

***

—Ha visto sombras. —Dice Joan al terminar de beber su chocolate caliente. —Eso es lo que la ha obligado a actuar tan raro en estas semanas. Huyendo de todos nosotros. —Miré severamente a la chica, sé todo lo que ha visto en la mente de Stella, y quiero asegurarme de hacerle saber que, si dice algo más a los demás, le irá peor.
—Espera… ¿sombras? ¿Cómo personas sin rostros? —Charlie preguntó, y la pelirroja asintió. —Oh no…
—¿No qué? —Preguntó Helenna, pero el hombre se fue directo a la habitación de las chicas. Cuando regresó, traía la espada que utilizó Joan para hacer los juicios finales.
Rasgó el aire y un pequeño portal se abrió en medio de la sala. Charlie se fijó a una distancia prudente, procurando no caer dentro.
En el portal se veía un gran árbol viejo partido a la mitad, como si lo hubieran querido talar, pero su fuerza fue tan potente que no pudieron talarlo por completo y lo dejaron ahí para que muriese por su cuenta. En el centro del tronco se veía una marca, de tres círculos entrelazados y estaba brillando en un color verde-amarillo. El mismo color que Stella había visto en su pesadilla días atrás.

—Han despertado algo, algo muy malo. —Volvió a rasgar el aire y el portal se cerró. —Una fuerza sobrenatural, que ha sido capaz de poder dar la energía necesaria para que las chicas murieran y enfrentaran el juicio final para luego revivir.
—Pensé que la fuerza que obtuvimos fue por nuestra voluntad de volver a la vida…
—Necesitas más que la voluntad para morir y revivir.
—Como que cada día me dan ganas de golpearte más y más. —Dice Helenna, después de eso todos nos quedamos callados por un momento.

Desvié la mirada hacia la sala, donde Stella seguía inconsciente. Pero algo en la ventana llamó mi atención: parecía un hombre con armadura observándonos desde afuera. Como una de las sombras que la morena miró.
—¿Yo también puedo tener los efectos de ver sombras, como Stella?
—No. —Respondió Charlie. —Porque no hiciste el sacrificio voluntariamente… ¿Por qué?
—Stella y Helenna tampoco le dijeron a Joan que querían hacer el sacrificio, pero aun así lo tuvieron que hacer. —Dice Zayn, me río mentalmente ante el comentario y la mala mirada que la roja le propició al moreno.
—¿Por qué, Harry? —Charlie insistió a la vez que ignoraba el comentario del moreno.
Al volver mi vista hacia la ventana, no había nada.
—Por nada, me pareció ver algo sin importancia. —Dije algo distraído. Charlie se puso en modo alerta, como si fuera un perro chihuahua y de pronto sintió alguna clase de amenaza, luego recordé que Stella me había dicho que ese era el poder de Charlie, sentir el peligro ante cualquier situación.

—Quédense aquí. —Dijo y nos dejó a todos en la cocina. Las luces comenzaron a parpadear y la tensión se sentía en el aire. Usualmente no me asusto con cualquier cosa, pero ahorita solo faltaba que alguien me dijera “boo” para cagarme en los pantalones.
—¿Qué está pasando? —Preguntó Alexa con la voz temblorosa, también estaba igual de asustada.
—Las fuerzas sobrenaturales van a llegar. —Dijo Zayn tratando de bromear, pero ambos, profundamente, sabíamos que era verdad.

Si la pelirroja nos hubiera dicho sus planes, antes de llevarlos a cabo, tal vez le hubiéramos dicho que era mala idea hacer el sacrificio. Tal vez…

—¡Harry! —Liam me gritó y apenas tuve tiempo para reaccionar, cuando sentí un corte en mi nuca, caí directo al suelo. Todas mis articulaciones dejaron de responder al instante, mi ansiedad tomó lugar y no me dejaba respirar apropiadamente. ¿Qué estaba pasando? ¿Por qué todo se volvió tan raro?
Alexa cayó frente a mí, pude ver el pánico en sus ojos y la palidez de su rostro. No me pregunto cómo me veo ante sus ojos, porque sé que estoy igual. El ataque nos ha dejado indefensos, gracias a que nos agarró desprevenidos.

Escuché como los chicos luchaban junto a las chicas, con lo que parece ser hombres con armadura china. Tenían una máscara de metal que cubre por completo su rostro, con una horrible mueca burlona. Charlie daba instrucciones para atacar a la vez que él está intentando proteger a Helenna de los ataques de los hombres chinos. Y, gracias a que empujó a Helenna a un lado para salvarla, cae al suelo inmóvil también, alcanzaron a atacarlo.
—¡Paren todos! —La voz de Mortimer sonó entre todo el ruido de lucha, como si tuviera un megáfono en su garganta y lo hubiera activado para hablar. —No les van a hacer daño, se llaman Onis…
—No sabía que dejarnos inmóviles no nos hacía daño. —Helenna lo interrumpió mientras luchaba contra uno con sus dagas, pero fue encerrada entre dos Onis y no se pudo defender correctamente, segundos después cae al suelo.
—Solo están viendo si alguno de nosotros está poseído. —Mortimer prosiguió. —No nos van a matar, solo nos dejaran inmóviles por un tiempo. —El viejo está en señal de paz, como rindiéndose ante ellos. Cae al suelo espaldas a mí, y puedo ver que en su nuca está el número 5 de cabeza.
—Hagan lo que dice el viejo. —Habló Charlie. —Es inútil seguir peleando contra ellos.
—¡No voy a dejar que me maten! —Elise gritó mientras seguía luchando.
—No lo harán.

Momentos después, todos estábamos en el suelo. Niall, Liam y Joan se rindieron al ver que las posibilidades de ganarles a los Onis eran nulas, aumentaban en número a los que todavía estaban luchando. Elise fue la última en caer.
Y ahí estábamos todos, indefensos en el suelo, si algunos de los miembros de nuestros enemigos vinieran, nos matarían al instante. Mis articulaciones seguían sin responder.
—Eso fue todo un espectáculo. —La voz de Stella resonó por el lugar, ante el silencio fúnebre que cubría el espacio. —Creo que mi turno ha llegado.

Mi corazón palpitó al verla. No era la misma. De alguna manera sabía que era ella a la que estaban buscando. No quería que la mataran, ni que le hicieran daño. Luché con todas mis fuerzas para poder defenderla y ayudarla de alguna manera, pero nada me respondía, todo estaba muerto, desde la cabeza a los pies. Mis ojos se llenaron de lágrimas al sentirme impotente, y observar como la iban a matar frente a mí…, frente a todos nosotros.
—¡Noo! —Grité, Stella solo me dedicó una larga sonrisa burlona. Eran más de 10 Onis los que la estaban rodeando, no tenía posibilidad alguna, era imposible que iba a salir viva de ésta.

Había rezado por tanto tiempo para encontrar a mi alma gemela, no quería perderla tan fácil. Stella me entendía y me apoyaba en todo momento, creyó en mí cuando la traicioné, pero hubo algo puro en su corazón que hizo que me perdonara, aunque el monstruo que había dentro de mí, nunca iba a merecer ni un cuarto de la mujer que era Stella.
Y ahora, impotente sin nada que poder hacer, iba a mirar como peleaba sola y perdía la batalla.
—Stella, huye. —Charlie también lo sabía. Su voz quebradiza lo delató.

La morena solo dio dos pasos adelante hacia el Oni que tenía más próximo, metió su mano adentro de él y cuando la sacó, una libélula salió del cuerpo y se disipó. Todos los demás se fueron al instante.
—¿Vieron que fácil era? —Un escalofrío recorrió mi cuerpo al escuchar su voz. Alguien se había llevado a mi Stella y dejó una imitación terrorífica.

***

—Los Onis atacan a los seres sobrenaturales para que continúen siendo ellos mismos y no estén poseídos por el espíritu oscuro. Básicamente buscan la paz y equilibrio entre los seres sobrenaturales. Los guerreros son fuerzas del bien que aparecen en busca de un nogitsune. —Después de que todos recuperamos nuestras fuerzas, Stella se fue a dar un paseo con su padre y Joan se dedicó a investigar acerca de quiénes fueron nuestros visitantes. —Son encargados de etiquetar a cada criatura sobrenatural para confirmar que el notgisune no está en ese cuerpo.
—Ándale, sigue haciendo más sacrificios involuntarios. —Escupió Helenna. —Quién sabe a quién despertaste durante tu chistecito. Luego papá Noel va a venir a reclamarnos que le has robado la energía de sus renos que necesitan para entregar regalos en Navidad.
—Chicas, basta. —Dijo Mortimer. —Debe de haber armonía entre ustedes para que puedan controlar mejor sus poderes como grupo. —Helenna solo se dedicó a rodar los ojos y salir de la habitación.

Joan siguió buscando en internet más acerca del tema y yo decidí irme hacia la playa. Necesitaba un momento de relajación después de todo el estrés que mi cuerpo enfrentó horas atrás.
Casi amanecía y el cielo estaba en un tono naranja con rojo, la playa parecía un momento romántico, perfecto para compartir con Stella. Mi mente se llenó de imágenes con ella, imaginándome escenarios perfectos a su lado, estando sentados en la arena contemplando ésta maravilla natural, compartiendo momentos íntimos entre los dos únicamente, estando con la presencia del otro y enamorándonos un poquito más el uno de otro.
Pero no, la realidad es otra. Me tocó observar el amanecer solo.

La brisa me ayuda a aclarar un poco mis pensamientos y dedicarme a disfrutar de la realidad, no del cuento barato que mi mente quiere crear.

—Hola. —Me sorprendí al escuchar la voz de Alexa. La chica tomó asiento a un lado de mí.
—Hola. —Respondí un poco inseguro, no había tenido un trato más allá con ella. —Siento lo de Louis. —Dije tratando de sonar sincero, pues así lo sentía.
—Sí, no importa.
—Nos había contado de ese plan desde que empezamos a juntarnos con ustedes, realmente pensé que había cambiado y que no lo haría. O tan siquiera que consideraría el hecho de que ambos son almas gemelas y se retractaría de sus planes.
—No todos tienen la suerte de tener un alma gemela como tú Harry, que podría jurar tirarías todo porque Stella se encuentre bien. Eso me disté a entender en el momento que observé como luchabas contra todo para salvar a Stella hace un rato. —Sonreí hacia el suelo, sentí el dedo de Alexa en mi hoyuelo, como queriendo jugar.
—Pero ahorita no está del todo bien, y no sé cómo reaccionar.

Desde niño, había visto que el amor de mis padres era algo mágico, algo tan puro que, si alguna vez se llegaba a romper, vendría la tercera guerra mundial y la oscuridad rodearía la tierra por completo. Para mí, su amor sostenía todo lo bueno en el mundo, y crecí con esa idea. Ellos eran mi motivación y mi ejemplo a seguir. Todavía recuerdo la forma en la que mamá cantaba a la hora de hacer el desayuno y llegaba mi papá con un ukulele a hacerle segunda voz. Alegraban mis mañanas…, hasta que el antiguo círculo mató a mi madre por practicar magia negra, según los datos que ellas tenían acerca de mi familia. Era una total mentira, mi madre nunca jugó con esas cosas, especialmente teniendo a un niño y un bebé cerca en todo momento. Nunca miré a mi padre tan destrozado, tan lleno de ira prometiendo venganza a toda costa. Le habían quitado su luz de sol, su razón de ser. En ese momento, juré tomar venganza ante toda costa del círculo. Mi hermano solo se dedicó a encerrarse en su tristeza por haber perdido a mi madre.
Y aquí estoy, ayudando al círculo a ganar una guerra contra el clan el cuál, era parte.

—Tienes miedo, es normal, supongo. —Una vez más, la voz de Alexa me sacó de mis pensamientos. —No saber qué hacer.
—Sí, supongo que sí.
—Hola perdedores. —Stella se acercó con nosotros y se sentó a un lado de mí, tenía una sonrisa en el rostro y parecía muy fresca consigo mismo, a pesar de haber reencarnado al mismísimo diablo horas atrás. Es como si alguien le hubiera ordenado a la vieja Stella salir de su escondite, pero traía cargando una tremenda energía negativa consigo.
—¿Dónde están los demás?
—En la casa. —Respondió Alexa. —Tratando de descansar un poco.
—Oh, deberíamos ir con ellos. —Dijo Stella con un tono…, de felicidad falsa. Ni ella misma se tragaba el cuento de ser muy patética en ese momento.

Al entrar a la casa, todos se tensaron al mirar a la morena.
—Oh no, no estaré aquí con ella. —Dijo Helenna. —Yo me voy al pueblo.
—Tienes entrenamiento Helenna. —Atacó Charlie. —Obligatorio.
—No me importa, no quiero estar en la misma habitación que tu hija. —Se fue, con Zayn pisándole los talones. Suspiré, porque sentía lo mismo que ella, no quería estar cerca de Stella.

***

Helenna y Zayn regresaron a la casa dos horas después, ambos se veían nerviosos y al moreno lo notaba tenso, y tal vez paranoico. La morena lo trataba de disimular y lo hacía bien, pero si te fijabas más a fondo podía notar que también estaba en el mismo estado.
Seguí a Zayn a la cocina, se sirvió un gran vaso de agua.
—¿Fueron a fumar marihuana? ¿Por qué no me dijiste nada, pedazo de mierda? Tú bien sabes cómo me gusta…
—No, algo peor. —Se atragantó con sus propias palabras. —No digas nada, ni te asustes. —Para este punto, el moreno comenzó a susurrar, cuidando de que no hubiera nadie cerca de nosotros que pudiera escuchar lo que estaba a punto de decir. —Pero Helenna compró una pistola.

Solté una pequeña risa, al escuchar una de las cosas más ridículas que Zayn alguna vez me ha dicho. Pero al ver que seguía con una gran paranoia en los ojos, me di cuenta de que hablaba en serio.
—¿De verdad?
—Sí.
Fruncí el ceño tratando de pensar la razón por la cual compraron un arma. Era totalmente innecesaria tomando en cuenta que tenemos poderes sobrenaturales, además de practicar artes marciales y sabemos defendernos perfectamente de las personas comunes y corrientes.

Estuve a punto de replicar y decirlo lo estúpido que fue al comprar un objeto innecesario en nuestra vida, pero escuchamos gritos y golpes provenientes de la sala, mi corazón dio un brinco al escuchar el grito de Stella. Ambos corrimos a la sala y brinqué al ver el cuerpo de Alexa estrellarse contra la pared que estaba al lado mío. El golpe le afectó bastante, ya que no se paró inmediatamente. Zayn se agachó para comprobar si todavía tenía pulso.
—¡STELLA! —Charlie gritó, todo a nuestro alrededor era un tremendo caos. Miré de reojo a Helenna y noté que estaba sudando y que agarraba con fuerza el bolsillo interior de su chamarra. Mi atención se dirige a ella enseguida, esperando que no haga algún movimiento estúpido.

Parecía como si alguien le hubiera dado una fuerza sobrenatural a Stella, a pesar de los intentos fallidos de Liam por detenerla, parecía que ella le estaba ganando por mucho. Joan hacía su mejor esfuerzo por mandarla volar con su telequinesis, pero la morena tenía los pies bien puestos en el suelo.
Elise le mandaba chorros de agua, pero eso no era suficiente, Liam le estaba aplicando fuerza física y Stella le devolvía las maniobras, como si hubiera aprendido kung fu de la noche a la mañana. En medio de todos estaba Niall, quién se había enojado lo bastante como para encender sus brazos y empezar a arrojar bolas de fuego que Stella lograba esquivar perfectamente.

Eso logró retener la atención de Stella, en una sola persona. Escalofríos recorrieron mi cuerpo al verla sonreír macabramente.
—Vaya, al fin un oponente digno. —Miré a Mortimer y él la veía con una expresión inaudita, la voz de Stella, se escuchaba retorcida, mucho más grave.
Los ojos de la morena se hicieron blancos, estaba viendo las auras de todos nosotros, así que Niall aprovechó para aventarle una bola de fuego, pero Stella alcanzó a convertirla en hielo antes de que pudiera tocarla. Todos se habían alejado de la pelea entre Niall y Stella, y avivaban al rubio para que pudiera detenerla como a dé lugar. Noté que Charlie salía de la habitación, cuidando que nadie lo mirara. Cuando se dio cuenta que lo estaba mirando, me hizo la señal de “sh”.

En un movimiento rápido, las llamas de Niall se extinguieron, estaba sudando muchísimo, tanto que pequeñas gotas de sudor caían al suelo. Después, se desplomó e imploraba por aire.
Stella le estaba quitando el oxígeno.
—No lo entiendo. —Murmuró Mortimer, consternado ante lo que estaba mirando. —íbamos a ver aerokinesis en la siguiente clase, ¿Cómo pudo aprender eso? —Estaba anonadado. Como la mayoría de nosotros, quiénes solo veíamos al rubio sufrir frente a nosotros.
—¡Lo estás matando! —Gritó Joan con un hilo en su voz, los brazos y el resto del cuerpo de Niall se volvieron morados, por la falta de oxígeno.
La mascota de Joan tomó desprevenida a Stella y la tumbó al suelo, deshaciendo la casi muerte de Niall. El rubio empezó a toser y a tomar aire en grandes bocanadas. Stella arrojó al animal con un movimiento, al otro lado de la sala.

—Estoy harta de esta mierda. —Helenna dijo entre dientes, se puso entre Niall y ella, y la apuntó con la pistola.
Todos retrocedimos por instinto. Menos Stella.
—Hazlo. —Susurró, pero todos pudimos escucharla gracias a que estábamos conteniendo el aliento. Me di cuenta que Stella comenzó a hacer pequeños movimientos en las manos, estaba manipulando moléculas, pero no pude distinguir cuáles moléculas.

Helenna quitó el seguro y Stella solo la estaba retando con la mirada.
—Hazlo. —Dijo una vez más. Helenna la veía determinada, pero su mano temblaba levemente. La velocidad de la mano de Stella aumentó y me di cuenta que estaba manipulando la mano de Helenna. O la pistola tal vez.
—¡Hazlo! —Alzó la voz. Su expresión cambió, ahora era seria y daba miedo.
—¡HAZLO! —Gritó con todas sus fuerzas.

Helenna tiró el gatillo.
—¡NOOOO! —Grité, y todo se hizo en cámara lenta.
Corría hacia Stella para tratar de tumbarla y que esquivara la bala, o para tratar que la bala llegara antes a mí que a ella.
Me detuve al momento que la bala estaba a punto de atravesar la nariz de Stella, pero fue como si Stella hubiera controlado la bala todo este tiempo, dio media vuelta y se dirigía directo a Helenna.

Ya era muy tarde para que Helenna tratara de esquivar la bala, cerré los ojos para evitar ver su muerte. Pero solo logré escuchar el sonido de la bala cayendo al suelo. Alexa había logrado despertar e hizo un campo de fuerza, evitando que la bala matara a Helenna.
Stella empezó a gritar de frustración y se acercó con pasos grandes hacia la morena, corrí hacia ella y la tiré al suelo. En sus ojos pude notar que no era ella, que había alguien más coordinando sus movimientos y actitudes en los últimos días. Detuve sus muñecas mientras ella forcejeaba para tratar de escapar. Pero no le fue posible.
Mi cabeza comenzó a doler, como pequeños pinchazos dentro de mi cerebro, tardé en descifrar que era ella, tratando de entrar. Concentré toda mi energía para ganarle la batalla y a construir muros altos sobre mi mente para que ella no pudiera acceder mentalmente hasta mi poder. Sentí como una viscosidad bajaba por mi nariz, estaba comenzando a sangrar.

El poder de Stella era fuerte, sin embargo, no dejé que lograra penetrar las defensas que había instalado en mi mente, era una batalla de poder dentro de nuestras mentes. Ella también comenzó a sangrar por la nariz. Ella comenzaba a perder fuerzas, mis manos comenzaban a perder fuerza y a soltar poco a poco las muñecas de Stella, mientras que la morena sonreía de satisfacción. Decidido a no dejarme vencer por ella, le di un golpe con mi frente a la suya, y cayó inconsciente. Me desplomé a su lado, derrotado por la batalla, mi cuerpo temblaba y mi visión era un poco borrosa.
—Harry. —Elise se acercó a mí y comenzó a examinar mi temperatura y signos vitales. Me ayudó a enderezarme y recargar mi espalda contra la pared. Joan me dio un trapo húmedo para ponerme en la frente mientras que Liam me dio servilletas para detener la hemorragia.
—Tu novia, es una perra loca.

Charlie apareció después de todo el rato, todos lo miramos mal por abandonarnos cuando su hija estuvo a punto de matarnos. Sus mejillas estaban rosadas y respiraba muy pesado. Se agachó con ella y colocó un collar en su cuello.
—Ella… No… Es… Mi… Hija… —Balbuceaba, parecía como si hubiera corrido una gran distancia y estaba sin aire. Comencé a tener un ardor en mi cuello, al mismo tiempo que Stella empezó a gritar de desesperación, despertó por el dolor repentino.
Momentos después, perdí movimiento de mis piernas y brazos y también caigo al suelo, siento mi cuello ardiendo en fuego y un dolor tremendo en mi espina dorsal, que hacía que perdiera la visión por algunos momentos y todo se volviera negro, es un constante cambio de visión normal a visión negra. Traté de tomar aire, pero mis pulmones dolían con cada respiración y sentía que estrujaban a mi corazón con cada bocanada. Comencé a convulsionarme por el dolor y todo se puso negro.

***

—Ya había sido poseída.
—¿Por quién?
—Harry.
—Hijo de puta, y así salvé tu vida.
—¿Qué? —Logré decir ante las palabras de Charlie, ¿Qué había querido decir?
—El collar tuvo una reacción alérgica ante Stella, y por el lazo de sangre que ambos tienen, te afectó a ti también. Tuvimos que inducir Stella al coma.
—Y les estaba diciendo que, en el momento que Stella le habló a Niall me di cuenta que estaba siendo poseída. Durante toda la batalla observé sus auras y pude ver un aumento de energía negativa en Helenna, es por eso que todo este tiempo había estado de mal humor y había hecho malas decisiones, como fumar mariguana y comprar la pistola.
—Oye, fumar mariguana no es malo. —Salió Zayn en su defensa. —Te relaja de toda la mierda que hemos estado viendo en estos días.
—El caso es, Zayn…, que ambos estaban drogados y no al 100% de su capacidad, por lo tanto, si es una mala decisión. ¿Qué tal si alguno de sus tantos enemigos se presentaba por aquí? Si no pudieron con Stella hace rato…
—Bueno, ya. —Joan paró la discusión entre ambos. —¿Qué tiene si Stella ya fue poseída?
—El sacrificio abrió una puerta para todas las criaturas sobrenaturales, gracias a la energía que se utilizó para llevar a cabo dicho sacrificio. Gracias a ello, los chicos malos pudieron ver quién, dentro del círculo, terminó con una mente frágil o vulnerable para colarse dentro de su mente. Todos sabemos que Stella es una chica fuerte, pero mi teoría es que no logró cerrar la puerta a tiempo antes de despertar del juicio, se quedó más tiempo analizando el recuerdo, más de lo que debió…, y fue lo suficiente para que lograran colarse dentro de ella sin que se diera cuenta.

Todos nos quedamos callados, tratando de analizar lo que el viejo dijo. La mente de Stella no era frágil, al contrario, creo que ha sido la chica más fuerte que he conocido en mi vida.
—Tengo que adentrarme a su mente. —Dije sin pensarlo. Todos se me quedaron viendo sorprendidos.
—Ni loco, no puedo confiar que estés realmente en nuestro equipo después de lo que Louis le hizo a Alexa. —Dijo Joan a la defensiva. —Vamos a tratar de salvar a Stella sin tu ayuda.
—Joan, entiendo que desconfíes de nosotros, pero yo ya he entrado en su mente, por lo tanto, me será más fácil hacerlo, ya que conozco el camino. Además, si fuera tan cabrón como Louis, hubiera ayudado a Stella a matarlos a todos. —Un silencio espectral se hizo presente en la sala, ya que sabían que era verdad. Cuando se combinan los poderes de las almas gemelas, no hay quiénes puedan detenerlos. —Por favor, quiero salvarla de la misma manera que ustedes quieren hacerlo.

Con la expresión de Joan, pude notar que estaba debatiendo si confiar, de nuevo, en mi o no.
—Qué más da, si nos traicionas de nuevo, despertamos a Stella y que te mate sin remordimiento alguno.
—Hecho.

***

Traté de tranquilizar el ritmo de mi corazón. Me encontraba nervioso al no tener idea de lo que me iba a encontrar o tratar de enfrentar, en el fondo esperaba encontrar a la vieja Stella, para salvarla a como dé lugar. Saqué el paquete de cigarros de mi pantalón y enseguida escuché las quejas de Charlie.
—Oh no, no vas a fumar antes de que entres a la mente de Stella.
—¿Sabe cuál es mi poder? —Negó con la cabeza. —Es la Amnepatía, para poder llevar a cabo mi poder necesito que Stella aspire el humo para poder adentrarme a su mente. —Charlie suspiró enojado, pero accedió
Me puse el cigarro en mi boca, acerqué el encendedor y di una calada, el humo se esparció por toda la habitación, y en ese momento Stella dio un gran suspiro.

Cerré los ojos, tratando de colarme junto con el humo por su nariz, hasta llegar a su cerebro.
Al momento de abrir los ojos me encontraba en una superficie plana, totalmente oscura. Solo podía guiarme en la habitación a través de los sonidos que iba escuchando. Pero por lo pronto, la mente de Stella seguía en silencio.

Traté de agudizar mejor mi oído, a lo lejos logré escuché unas respiraciones entrecortadas, como si alguien estuviera llorando y tratando de que nadie la escuchara. Mis pies siguieron aquellos sollozos desesperados, pero el camino seguía totalmente oscuro. Decidí pararme por completo y concentrarme para encontrar el origen del ruido. Al voltear a la derecha, encontré a Stella con la cabeza recargada en sus rodillas, temblando.
—¿Stella? —La morena alzó su cabeza, me miró y sus ojos se encontraban hinchados, rojos y sus mejillas abultadas por todo el esfuerzo de llorar.
—¿Harry? ¿Qué haces aquí? —Mi corazón se estrujó un poco al escuchar su voz, tan débil y quebradiza.
—Vine a rescatarte, tranquila, todo estará bien. —Me miró con una expresión de no creerme, niega con la cabeza.
—No puedes, no puedes derrotarlo.
—¿A quién? ¿Quién ha tomado tu mente?
—Yo, obviamente. —Mi piel se erizó al escuchar una voz masculina detrás mío, una que solo había escuchado durante los recuerdos de Stella. —Su tío Robert no podía dejarla sola, después de que su madre murió y su padre se volvió completamente loco.
Mis manos comenzaron a temblar, la bilis amargó mi garganta mientras mi enojo pasaba a primer plano. Me volteé y ahí estaba, el gordo y cabrón del tío Robert.
—Te voy a matar, lo juro por mi vida.
—No jures por algo sin valor Harry, no seas estúpido. —Con un suave movimiento, las luces se encendieron en la mente de Stella, y pude ver el desastre que había dentro. Supuse que alguna vez la habitación fue blanca, pero ahora estaba llena de colores verdes, negros y amarillos decorando las paredes con mensajes obscenos, torturándose a sí misma, mensajes de odio, desprecio y suicidio, claramente expresando la inestabilidad mental que Stella había sufrido después del sacrificio. En el centro había una fogata con una llama increíblemente alta, representando el caos que Stella nos había trasmitido durante el entercado de la tarde. Se me hizo un nudo en la garganta al ver este desastre, y se intensificó al notar que Stella estaba encadenada de los pies, sin poder hacer algo al respecto.

Todo este tiempo, ella estuvo observando el caos que se generaba en su cabeza, sin resistencia alguna de su parte, estaba siendo prisionera de su propia cabeza. Pero ahí estaba mi pequeña guerrera, con una ligera esperanza en sus ojos.
—No puedo enfrentarte aquí, no quiero hacer más desastre en la mente de Stella.
—Sabía decisión. —Comenzó a pasearse por la habitación. —Ahora, si quieres salvarla, no puedes hacerlo. Depende de ella totalmente recuperar el poder de su mente y cuerpo, no de ti y mucho menos del círculo. Fueron muy estúpidas al querer hacer el juicio final, y sí sé que no fue completamente culpa de Stella, me lo estuvo contando una vez que se resignó a que yo tenía el poder total de su cuerpo y sus habilidades. Debo decir que fueron bastantes inteligentes al inducirla al coma, no puedo hacer nada y me aburro como no tienen idea. ¡Oh! Ya recordé lo que te iba a decir. —Se acerca a mí, pero me alejo unos pasos de él. —Nunca había conocido a alguien con tremenda fuerza mental, supongo que tu poder es telepatía, ¿no?
—No. Amnepatía. —Su expresión se oscureció un poco.
—Tiene sentido. —Con un movimiento de su mano, la habitación se oscureció un poco. —Harry, me temo que tu estadía terminó, es hora de volver a casa.
—No, sin Stella. —Soltó una risa amarga.
—No puedes atacarme, porque necesitas mi cuerpo físicamente presente. —Sonrío, burlonamente. A pesar de no poder atacarlo de físicamente, puedo retirarlo de la mente de Stella.

Volví momentáneamente al mundo real, para soltar otra bocanada de humo. Al volver a la habitación de Stella, Robert me miraba impacientemente.
—No vas a poder detenerme.
—Ignoras mi poder, verás, el humo que acabas de aspirar me ayudará a deshacerme de ti por completo.
Robert venía hacia a mí, pero se detuvo al ver que su cuerpo comenzaba a desvanecer.
—Esto no es lo último que verás de mí, Harry. —Comenzó a amenazarme, al momento que desaparecía por completo. Sonreí para mis adentros, la habitación recupero su luz habitual.

Apagué el fuego con un movimiento de mano, comencé a ordenar las cajas y papeles que estaban regados (los recuerdos de Stella), acomodar las cosas por orden de fecha. En un dos por tres, la mente de Stella se veía ordenada, excepto por el feo color y los mensajes deprimentes que decoraba las paredes.
—Gracias. —Alcancé a escuchar a Stella, seguía débil y sin fuerzas. —No sé cómo pagarte lo que acabas de hacer por mi…
—No necesitas hacerlo. —Me acerqué a ella y le quité las cadenas. Se paró con esfuerzo, pero pudo equilibrarse. —No puedo quitar la pintura de las paredes, creo que tú tienes que hacerlo.
—Está bien, no te preocupes. —Se quedó un rato callada, como debatiendo si decir lo siguiente o no. —Lo siento…, por todo. —Le sonreí y la abracé, la morena comenzó a sollozar y a abrazarme más fuerte.
—Saldremos de esta, lo prometo.

***

—Debí imaginarlo. —Escupió Charlie al momento de contarle lo que había vivido. —Ese hijo de puta es el cáncer que debí de exterminar cuando estaba casada con Rebecca.
Mi cabeza dolía horriblemente, gracias a todo el esfuerzo que hice para sacar a Robert de ahí, aunque pudo parecer lo más mínimo, requirió de toda mi energía poder quitarlo tan fácilmente de la mente de Stella. —No será la única vez que trate de atacar a Stella, ¿no dio pistas de dónde estaba localizado?
—No, solo me di cuenta de su acento americano.
—Debemos detenerlo… ¿Qué más te dijo?
—Solo que Stella tiene que salvarse, nadie de nosotros podemos hacerlo.

Después de un gran silencio, Mortimer fue el primero en romperlo.
—El movimiento divino. ¡Claro! La respuesta estaba ante nuestros ojos todo este tiempo.
—¿Qué quieres decir? —La curiosidad de Alexa se hizo presente.
—Qué el juicio final todavía no se ha acabado, deben hacer una jugada final para acabar con sus más profundos miedos y volverse más poderosas que antes. La breve muerte que tuvieron no fue en vano, fue una señal para ustedes, que pudieran ver que si serían capaces de conquistar su mayor prueba. —Las chicas le prestaron más atención que antes. —Cómo no me di cuenta, es tan obvio… —Comenzó a hablar consigo mismo.
—No entiendo, Mortimer… —Dijo Helenna, un poco más tranquila que hace rato. Al momento que abrió la boca, pude notar la mirada asesina que Charlie le dio, de seguro no podía olvidar que estuvo a punto de matar a su hija, a pesar de esta influenciada por Robert.
—Chicas, en el movimiento divino tendrán que enfrentar sus mayores miedos…, cara a cara.

Abrí los ojos como platos, no podía soportar la idea de Stella estando en la misma habitación que Robert después de lo que él le ha hecho, sé que ella es fuerte, pero por su bien, estar con él frente a frente la destrozará y le será más fácil para él poder manipularla por completo.
—San Francisco. —Dijo Charlie, apartándonos de nuestros pensamientos. —Rebecca me dijo que ahí era en donde quería pasar el resto de sus días, entonces nos mudamos junto con Robert, pero Stella decidió quedarse en Los Ángeles. Ahora veo la razón.
—Creo que debemos despertar a Stella, y decirle. —Habló Elise. —Lo que el destino nos tiene preparado a todas.
Suspiré, debía ingeniar un plan con los chicos, para poder ayudarlas, lo más pronto posible.

___________________________________________


avatar


Ver perfil de usuario
 ---------
 ---------

Volver arriba Ir abajo

Re: El Círculo {One Direction} |NC|

Mensaje por peralta. el Sáb 06 Ene 2018, 4:03 am

LAMENTO EL RETRASO por no subir el capítulo, pero no se me ocurría nada, y luego este semestre estuvo muy pesado en la universidad, tengo novio hahah y no podía repartir mi tiempo como hubiera querido pero ya, lo prometido es deuda espero que les guste y también les agrade el plot twist que puse, ya en mi siguiente capítulo será la resolución del juicio final para Stella las quiero mucho chicas, ¡feliz año nuevo!

___________________________________________


avatar


Ver perfil de usuario
 ---------
 ---------

Volver arriba Ir abajo

Re: El Círculo {One Direction} |NC|

Mensaje por Stark. el Sáb 06 Ene 2018, 4:05 pm

AY STEPH, ME HICISTE EL DÍA! gracias graciaaaaaas <3 ya lo leo
avatar


Ver perfil de usuario
----
----

Volver arriba Ir abajo

Re: El Círculo {One Direction} |NC|

Mensaje por peralta. el Mar 09 Ene 2018, 3:31 pm

Me alegra Cande

___________________________________________


avatar


Ver perfil de usuario
 ---------
 ---------

Volver arriba Ir abajo

Re: El Círculo {One Direction} |NC|

Mensaje por peralta. el Jue 08 Feb 2018, 11:01 pm


___________________________________________


avatar


Ver perfil de usuario
 ---------
 ---------

Volver arriba Ir abajo

Re: El Círculo {One Direction} |NC|

Mensaje por peralta. el Mar 13 Mar 2018, 8:53 pm

chicas
no quiero que esto muera
es la única colectiva por la que sigo en el foro

___________________________________________


avatar


Ver perfil de usuario
 ---------
 ---------

Volver arriba Ir abajo

Re: El Círculo {One Direction} |NC|

Mensaje por Stark. el Mar 13 Mar 2018, 9:25 pm

La nc se sigue, obvio que si  tengo que subir yo porque creo que Lucy sigue teniendo la pc rota. En estas semanas subiré capítulo
avatar


Ver perfil de usuario
----
----

Volver arriba Ir abajo

Re: El Círculo {One Direction} |NC|

Mensaje por Ritza. el Miér 14 Mar 2018, 3:33 am

nO MORIRA, NO MORIRAAAAA, POR CIERTO AME EL CAPITULO, PERDON QUE NO HE RESPONDIDO, PRONTO COMENTARE MAS DECENTEMENTEE
avatar


Ver perfil de usuario http://www.wattpad.com/user/EmsDepper
-----
-----

Volver arriba Ir abajo

Re: El Círculo {One Direction} |NC|

Mensaje por peralta. el Miér 14 Mar 2018, 5:15 pm

wujuu okeeey espero capítulo Kande

___________________________________________


avatar


Ver perfil de usuario
 ---------
 ---------

Volver arriba Ir abajo

Re: El Círculo {One Direction} |NC|

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Página 58 de 59. Precedente  1 ... 30 ... 57, 58, 59  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.