O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Sun and Moon
Hoy a las 12:45 pm por Karasuno

» Cuenta de 100 en 100 hasta llegar a 10.000
Hoy a las 12:42 pm por Karasuno

» ¿Que estas comiendo?
Hoy a las 12:41 pm por Karasuno

» Amo cuando
Hoy a las 12:40 pm por Karasuno

» Me molesta... -Juegos
Hoy a las 12:38 pm por Karasuno

» Guerra de Sexos; muro.
Hoy a las 12:36 pm por california.

» Caught in a lie.-pvt
Hoy a las 12:32 pm por Karasuno

» MY POWER |Celyn|
Hoy a las 12:30 pm por Karasuno

» Que estás escuchando ....
Hoy a las 12:22 pm por Karasuno

novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ insxne.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

Bajo la misma estrella || Novela Colectiva ||

Página 3 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Bajo la misma estrella || Novela Colectiva ||

Mensaje por Legendary. el Dom 12 Mayo 2013, 3:38 am

Prefacio


Siento nervios por todas partes, mi corazón parece que se saldrá de su lugar en cualquier momento, toda mi vida eh esperado por este momento y ah llegado el momento de llevar a cabo lo que siempre eh deseado. Harry me mira feliz desde el camerino mientras me ponen micrófonos y más cables. Todo lo necesario para un concierto.

Cuando terminan, me dan cinco minutos para hacer lo que tenga que hacer necesario, Harry es el primero que se levanta y me da un corto beso en los labios, el brillo en sus ojos es remplazado por un abrazo, me desea la mejor de las suertes en el oído y deja a mi padre y a mi madre darme un abrazo, Paul está esperando su turno y es a él a quién abrazo más fuerte.

Abren la puerta y los nervios se apoderan de mi ser, me dicen que ya debo de estar en la plataforma, miro a todos los presentes en la sala y me dirijo a la mitad del escenario. Me encierran en una plataforma y me piden que me agache, lo hago y escucho los gritos de las fans. Siento que mi corazón saldrá en cualquier momento, mis manos tiemblan como loca y mi cuerpo suda en partes que ni sabía que sudaban. La plataforma se eleva poco a poco y un reflector se pone en mí. Nunca me había sentido tan viva, hasta ahora.

Capítulo IV


Scarlett Jenner.


Me despierto de mala manera al saber que son las 6 de la mañana, ¿a quién se le ocurre despertarme a esta hora? Solamente a los mánagers de pacotilla que tengo.
Mi cabello es un desastre, con mi aliento sé que puedo matar al que tenga enfrente de mí.
-Scarlett, tienes una entrevista en dos horas, ¡ya levántate! –Abren la cortina y apenas puedo reaccionar, lo primero que se me viene a la mente es taparme con una almohada y gemir por que me dejen dormir más. Al final cierran la cortina y me gritan que tengo 20 minutos de sueño.
Pongo la almohada en su lugar regular y trato de concentrarme para poder dormir de nuevo, pero mi mente ya está despierta (aunque nunca duerma) y pasan demasiados pensamientos a la vez que no me dejan dormir. Suelto un suspiro y me siento en la cama, me llevo una mano a la frente y con la otra quito las cobijas que me cubren. Me paro de la cama lo más despacio posible, eh tenido unos mareos horribles, pero tal vez sea porque no como bien, los idiotas no me dan de comer a mis horas.

Abro la puerta y me dirijo al baño del autobús, hago mis necesidades básicas y al terminar me lavo las manos y los dientes, salgo del baño para encontrarme con la sonrisa burlona de Steven, mi agente. Ruedo los ojos y me extiende una taza de café.
-Buenos días, princesa.
-Baja las patas del sillón.
-Baja las patas, dijo la princesa. –Dijo en un tono “elegante”, Elena suelta una carcajada y lo fulmino con la mirada, me siento a un lado de él y doy un sorbo a mi taza de té.
-Ese chiste pasó de moda hace 20 años. –Elena vuelve a reír y yo nada más sonrío sin mostrar los dientes, el celular de Steven interrumpe nuestras peleas.

-Vámonos, que un largo día nos espera. –Elena se levanta y se sienta delante de mí, el autobús comienza a andar y la mujer empieza a maquillarme. No tan cargado porque todavía es de día, y además tengo el maquillaje del día anterior, bueno… parte de él.
-Te moviste mucho, ¿no? Casi no hay rastro de él. –Cierro los ojos al sentir como me pone la base.
-Hoy tendrás muchas sorpresas Scarlett, vendrá un muchacho a hablarte sobre una fundación contra el cáncer. –Se puede leer sarcasmo por toda mi cara, Steven suelta un suspiro y niega con la cabeza.
-Tendrás una entrevista con Ellen, iremos de compras a Plaza Bonita, y después tendrás el día para ti solita. –Checa su teléfono mientras me dice las actividades del día, pensé que hoy sería un día agobiante como el día anterior. Cuando llegué al autobús lo primero que hice fue acostarme en la cama, y de allí no recuerdo nada.

***

-¡Y con ustedes…. Scarlett Jenner! –La audiencia se pone de pie y yo cruzo el escenario saludando a la gente mientras voy a saludar a Ellen, le doy un abrazo y luego me siento en el sillón.
-Scarlett, bienvenida al programa cariño.
-Gracias. –Juntos mis manos y sonrío, toda la audiencia sonríe conmigo y Ellen comienza a atacarme con preguntas.
-Primero a lo primero, ¿cómo estuvo a final de “The X Factor”? Cuéntanos acerca de ello. –Un nudo se aparece en mi garganta, cuando me preguntan acerca de ese programa siempre me pongo así, son tantos recuerdos que me gustaría volver a vivirlos.
-Pues… obviamente yo no sabía que iba a ganar. –Toda la audiencia se ríe con mi respuesta. –Bueno ya hablando enserio, fue un momento demasiado inesperado, cuando dijeron mi nombre pensé que era una clase de broma pesada, pero al momento de escuchar a todo el público gritar y sentir como Simon me daba vuelta por el escenario y como todo se volvía de color rosa, fue increíble, creo que nunca había sentido algo así. –En la última parte cambié mi voz para sonar un poco graciosa, sonreí al escuchar que lo había conseguido y también cuando miré a mi madre sentada entre el público, no la había visto desde la final del concurso y realmente la extrañaba.

La entrevista acabó y me despedí de cada uno de los integrantes del público de la mano y de un abrazo, Steven me dijo que lo hiciera… no tengo la idea del porqué lo dijo… pero lo hice.
Vamos al camerino que el programa tiene para los artistas y veo a un muchacho con cabellos rizados y ojos color verde esmeralda, logra llamar tanto mi atención, es demasiado guapo y puede quitar el aliento a cualquiera.
-Scarlett, estuviste genial allá afuera. –Dice Steven, asiento no muy convencida y miro al muchacho que tengo delante de mi. Carraspea un poco y me mira con ojos traviesos.

-Oh lo siento, Scarlett… él es Harry, el muchacho del que te hablé en la mañana. –Me tiende la mano y hago lo mismo, su apretón es suave y fuerte a la vez, le regreso la mirada traviesa y Elena nos dice que tomemos asiento.
-Así que… Scarlett, estuviste grandiosa con Ellen. –Señala hacia afuera con el pulgar y prosigue. –Y me gustaría saber si algún día pudieras visitar “The Cancer Help”, es una fundación para los chicos con cáncer; cualquier tipo. Toma esto como una invitación formal. –Reprimí una risita al escuchar lo que estaba diciendo, ¿invitación formal? Para eso se necesitaría una cena en un muy caro restaurant y con el jefe de la fundación, no uno de los ayudantes.


Miro a Steven con cara de acepta la oferta que te ayudará con tu carrera en ascenso, Elena parece tener la misma cara que él, Harry (o Harold, no recuerdo) sigue con la misma expresión neutra y seria, suelto un bufido al ver que la decisión recae sobre mí.
-¿Qué tienes en la pierna? –Pregunta señalando con la cabeza, miro mi pierna y veo una pequeña manchita sobre ella.
-Es un lunar… supongo. –Pone en su mentón su mano derecha y empieza a masajeárselo con uno de sus dedos, está como pensando algo y luego vuelve a su postura encorvada y apoyándose en sus piernas.
-Está bien, iré a la fundación. –Steven y Elena sueltan un suspiro de alivio, el muchacho me sonríe y yo también lo hago. Tiene algo en su mirada, es como preocupación o tristeza.
-Deberías ir a ver lo de ese lunar. Puede ser peligroso. –Asiento con la cabeza y luego se pone a hablar con Steven de algunas cosas. Elena me mira maternalmente hasta que se abre la puerta y puedo ver a mi madre, oh… cuánto la eh extrañado.
Spoiler:

Holaaa<3 Perdonen la tardanza enserio! Mi intención era subir algo mejor que esto ._. pero esta semana no fue muy buena y digamos que no estoy muy bien, me salí de muchas colectivas pero bueeno... espero que les haya gustado *-* no sé, pero me agradará escribir acerca de Harry y Kendall, son hermoso juntos :enamorado: me enamoré de ese ship gracias a Vale ._. bueno, fíjense que no sabía como terminar el capítulo xd y perdonen lo corto también ¡Las quiero!

___________________________________________

I am coming, for all the monsters that ever touched him, I am coming, for all the ones who twisted his stars into shadows, They turned him into a nightmare, So I’m going to be theirs.
and they’ll never wake up // k.s.
avatar


Ver perfil de usuario
------
------

Volver arriba Ir abajo

Re: Bajo la misma estrella || Novela Colectiva ||

Mensaje por Stark. el Dom 12 Mayo 2013, 4:29 pm

Ame el capitulo Steph *-* Scarlet es... un poco ruda creo xd igual me encanta *-* Eso si, me preocupo que sea Scar quien tenga cancer :c Ay Hazza, siempre tan bueno y esta en una fundacion contra el cancer <3 mi amor, como lo amo <3
Espero a la siguiente <3
avatar


Ver perfil de usuario
----
----

Volver arriba Ir abajo

Re: Bajo la misma estrella || Novela Colectiva ||

Mensaje por Rumplestiltskin. el Dom 12 Mayo 2013, 9:55 pm

¡¡TOING!!
Pobre de Scarlett $$:
Pero bueno, las enfermedades no distinguen de ricos y pobres o en este caso, de famosos y personas "normales". Les llegan con todo DD:
Steph, me encantó tu capítulo, ahora debo subir yo xDDDDD
En fin, estuvo muy bueno e.é

___________________________________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar


Ver perfil de usuario
   
   

Volver arriba Ir abajo

Re: Bajo la misma estrella || Novela Colectiva ||

Mensaje por Rumplestiltskin. el Sáb 18 Mayo 2013, 1:10 am

Ya tengo mi capítulo *w*
Lo subo al ratote, me muero de sueño DD:

___________________________________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar


Ver perfil de usuario
   
   

Volver arriba Ir abajo

Re: Bajo la misma estrella || Novela Colectiva ||

Mensaje por Stark. el Sáb 18 Mayo 2013, 3:28 am

avatar


Ver perfil de usuario
----
----

Volver arriba Ir abajo

Re: Bajo la misma estrella || Novela Colectiva ||

Mensaje por Rumplestiltskin. el Sáb 18 Mayo 2013, 9:24 am

En la tardecita subo **ww**

___________________________________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar


Ver perfil de usuario
   
   

Volver arriba Ir abajo

Re: Bajo la misma estrella || Novela Colectiva ||

Mensaje por Stark. el Sáb 18 Mayo 2013, 12:42 pm

*doble emocion*
avatar


Ver perfil de usuario
----
----

Volver arriba Ir abajo

Re: Bajo la misma estrella || Novela Colectiva ||

Mensaje por Rumplestiltskin. el Sáb 18 Mayo 2013, 3:30 pm

Ya estoy editando xDD

___________________________________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar


Ver perfil de usuario
   
   

Volver arriba Ir abajo

Re: Bajo la misma estrella || Novela Colectiva ||

Mensaje por Mess. el Sáb 18 Mayo 2013, 3:41 pm

Steph! me encanto el capiitulo! estoy casi segura de que Scar tiene cancer :( ne encanta Kendall Jenner <3 es linda y su cuerpo es perfecto <3 espero tu cap Coraline! *O*
avatar


Ver perfil de usuario http://s-k-i-n--and--b-o-n-e-s.tumblr.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Bajo la misma estrella || Novela Colectiva ||

Mensaje por Stark. el Sáb 18 Mayo 2013, 3:45 pm

Deslumbrame con tu hermoso capitulo, Jen <3
avatar


Ver perfil de usuario
----
----

Volver arriba Ir abajo

Re: Bajo la misma estrella || Novela Colectiva ||

Mensaje por Rumplestiltskin. el Sáb 18 Mayo 2013, 5:11 pm

Capítulo V


Skyler Anderson.



"La vida es una llama tan frágil que en cualquier momento puede extinguirse. De un momento a otro, con tan sólo un parpadear puede irse y ni cuenta nos daríamos. Por eso debemos disfrutar lo que ocurre en el momento tomando precauciones porque, después de todo el futuro es incierto."

Anoté en mi cuaderno mientras ignoraba del todo al profesor de cálculo. Me aburren todos esos números y me dan una jaqueca insoportable, Smith es un idiota al momento de explicarlo porque ni él mismo se entiende. Miré hacia la ventana, algunos compañeros habían salido al receso y yo seguía aquí estancada en la clase. Que jodida situación.
Escuché la campana sonar y de inmediato tomé mis cosas, salí al pasillo en busca de mi casillero topándome con uno que otro, odiaba cuando eso sucedía. Tal vez ellos son demasiado fuertes o yo muy debilucha, pero mis hombros dolían demasiado cada vez que topaba con alguno de ellos, sin mencionar los estúpidos moretones que llegaban a formarse.

Una vez que llegué al casillero con calma me dispuse a abrirlo, giré el dial hasta que el candado se abrió. Metí algunos cuadernos que ya no me eran necesarios y saqué otros para las siguientes clases de las cuales tal vez me iría de pinta.
Me encaminé hasta la cafetería y tomé asiento junto a Tracy, mi única amiga de aquí.

- ¿Te sientes bien? – preguntó mirándome raro.
- Si, ¿por qué? – dije fingiendo confusión, la verdad es que ni siquiera me sentía de buen humor, mucho menos bien físicamente.
- Estás muy pálida – me miró con detenimiento – Demasiado para mi gusto – introdujo a su boca un trozo de pollo ensartado en un tenedor.
- He estado así desde hace tiempo, no es algo del otro mundo – me excusé.
- Deberías ir al médico – dijo mientras masticaba – Enserio pareces un espanto.
- Gracias, tú también eres hermosa – dije con sarcasmo, en cambio Tracy rodó los ojos.
- ¿Ya comiste? – preguntó masticando un trozo de lechuga.
- No, no tengo hambre – contesté con desdén y ella me clavó la mirada.
- No has comido en el receso desde que inició el ciclo escolar, no me vengas a decir que no tienes hambre porque pareces un maldito esqueleto Skyler. Ahora, levanta tu trasero y ve por algo de tragar o te juro que lo haré yo y sí no quieres comer, meteré la comida hasta por tus oídos sí es necesario – ordenó con tono autoritario, al principio reí hasta que ella volvió a clavar sus ojos verdes sobre mí.
- Está bien, lo haré mamá – y sin más reniego me levanté y caminé hasta la fila que había para pedir desayuno. Esperé durante unos cinco minutos hasta que mi turno llegó.
- Buenos, días – saludó con amabilidad la empleada de la cafetería.
- Hola – contesté sin interés – Quiero por favor una ensalada de pollo y una botella de agua.
- Enseguida se la doy – sonrió y acto seguido se levantó, tomó una charola y preparó la ensalada, la cerró para después ponerla sobre una bandeja junto a cubiertos y el agua – Aquí tiene.
- Gracias – pagué y acto seguido me encaminé hacia la mesa de Tracy.
- Así me gusta – dijo con una sonrisa triunfal, revoloteé los ojos ante su comentario.

En cada bocanada de ensalada sentía un asco tremendo pero ante las insistentes suplicas de mi amiga me vi obligada a terminar todo el desayuno. La campana sonó y Tracy y yo caminamos hasta el aula de clases.

- Sigues pálida, no lo entiendo – dijo con confusión.
- Para ti todo el mundo es pálido – revoloteé los ojos con fastidio – Debe ser porque no salgo de casa y no me da el maldito sol. De hecho ni hay sol.
- ¡¡Buenas tardes alumnos!! – saludó el profesor con entusiasmo mientras todos gritábamos un “buuuu” ante su llegada.


***


Cuando la campana sonó mi amiga y yo nos dirigimos como de rayo hacia su coche, para mí eso era genial ya que no me sentía tan bien. El asco no se había ido y mi debilidad estaba más que presente. Entré al lado del copiloto y abroché mi cinturón de seguridad, ni siquiera me di cuenta cuando Tracy arrancó el auto, sólo cerré los ojos y cuando los abrí mi amiga ya estaba despertándome fuera de mi casa.

- Ya van más de cinco veces que pasa lo mismo Sky – dijo con preocupación.
- Estoy bien, simplemente me desvelé anoche, no tienes por qué preocuparte – le aseguré, aunque ni yo misma me la creí, bajé del auto y me despedí de ella, insistió en llevarme al hospital pero me negué, jurándole que le diría a mi madre para que ella me llevara.

Con torpeza busqué las llaves en mi mochila, una vez que pude abrirla me recargué en la misma porque me mareé, mi corazón comenzó a acelerarse provocando que no pudiese respirar bien, cerré los ojos un instante y lo único que puedo recordar, es a mi vecino y amigo Louis gritar mi nombre…

- Sky, ¿estás bien? – lo escuché decir a lo lejos, quería abrir mis ojos pero se sentían tan pesados que ni siquiera podía hacer eso.
- ¡Despierta niña! – ahora la voz de mamá, parpadeé con pereza hasta sentir que alguien me zarandeaba y a Louis gritarle algo a Diana.
- ¡Señora! Por favor, vea el estado en que se encuentra Sky – la regañó una vez más. Con las fuerzas que me quedaban abrí los ojos hasta poder enfocar a Louis, giré la vista hacia mi izquierda y ahí estaba mi madre, con expresión de irritación.
- ¡Al fin despiertas! Seguro que llegaste más que drogada a la casa. No eres más que una maldita borracha drogadicta – comenzó a atacarme, ni siquiera entendía lo que decía.
- Deje de hablarle así – me defendió Louis.
- Tú no eres nadie para decirme cómo debo tratar a mi hija – respondió la rubia.
- Pues deje de ser tan tonta y llévela al médico – finalizó dejándola callada – No creo que Sky esté muy bien, se ve muy pálida – dijo tocando mi cara.
- Pues ya qué – dijo mamá como sí mi salud no le importara y fuera la última opción que tenía – ¿Irás con nosotras? – preguntó al castaño quien asintió.

Con esfuerzo me ayudó a levantarme del sillón, caminamos a paso lento hasta el auto de mamá quien arrancó directo al hospital, el camino fue tan corto, quizás por el hecho de haberme quedado dormida. Me di cuenta de que llegamos porque mi mejor amigo me despertó, de igual forma que entramos al auto, salimos. Louis me tomó de un brazo para que me apoyase en él y caminamos hasta el hospital. Puedo jurar que esperamos más de una hora para que nos recibiera nuestro doctor familiar.

- Buenas tardes señora Anderson – saludó a mi madre quien contestó el saludo muy a la fuerza – Hola Sky, ¿cómo te encuentras?
- No muy bien que digamos – respondí.
- Muy bien, tengo tu expediente aquí, no acudiste a tus últimos tres chequeos de rutina – revoloteé los ojos con fastidio – ¿Sabes qué consecuencias te podría traer eso? – negué – Demasiadas, la última vez que te hiciste análisis resultaste padecer anemia. Espero y hayas comido bien y tomado tus vitaminas todo este tiempo jovencita – me miró por sobre sus anteojos.
- Si – respondí sin tapujos.
- Eso espero – entrecerró sus ojos como sí así pudiera intimidarme – ¿A qué se debe esta visita?
- Ella se desmayó – se apresuró a contestar Louis – Yo vi cuando pasó todo, está muy pálida y siempre está cansada.
- Gracias por contestar por mí – agradezco con gran sarcasmo. Observé al medicucho quien me miraba con detenimiento y concentración, tomó su pluma y comenzó a jugar con ella sin dejar de observarme.
- ¿Es cierto? – asentí con resignación – ¿Mareos?, ¿Sientes que te sofocas?... ¿Algo más? – preguntó.
- Pues, hoy me mareé un poco – mentí – Pero de ahí en más… Nada.
- Muy bien Skyler, te mandaré a hacer unos estudios y quiero que vengas aquí en cuanto te den los resultados – dijo mientras anotaba jeroglíficos en una hoja de receta, miré a mamá quien mostraba un semblante de preocupación pero al mismo tiempo de irritación, después a Louis quien miraba directo a la hoja de receta donde el médico seguía anotando, asentía como sí entendiese todo lo que escribía, supongo que lo hacía ya que el muy maldito es estudiante de medicina – No lo olvides, hazlo lo más pronto posible. Por favor asegúrese de ello Diana – exigió a mi madre quien asintió.

El medicucho dijo que eran muy importantes por lo que Diana me llevó directo al laboratorio del lugar donde las químicas me sacaron sangre y me pidieron unas cuantas cosas vergonzosas para el día siguiente.
Al día siguiente, cuando mamá volvió de llevar al laboratorio lo que me faltaba me dijo que en quince días tendrían los resultados. ¡Cielos! No podría estar más emocionada por todo eso.


***


Los quince días pasaron, mis nervios aumentaron al igual que los de Louis, ni siquiera sé por qué él se encontraba así. Me jodía el pensar que se trate de algo grave. No asistí a clases durante tres días debido a que no me sentía bien, pero gracias a Tracy no descuidé mis materias, nótese el sarcasmo. Estaba esperando a que mamá llegara para ir al hospital, me bañé, me cambié y fui a abrir la puerta. Louis insistió en acompañarme, éste chico era como un hermano para mí, así que no pude negarme ante sus insistentes suplicas.

Cuando mamá llegó, apresuré a Louis para salir y entrar al auto. Me dispuse a dormir un rato por lo que el camino fue realmente corto. Una vez que llegamos, bajamos del coche y nos encaminamos hasta el consultorio de nuestro doctor. Entramos y mi madre le entregó el sobre que aún estaba sellado, el doctor comenzó a mirarlos con el entrecejo fruncido y los ojos entrecerrados una vez que miró los papeles, esto no tenía buena pinta. No podía dejar de mirarlo mientras mordía mis uñas, me daban ganas de arrebatarle los papeles y poder interpretarlos; el sonido de unos locos con sombreros hechos de globos y narices rojas de payaso robaron mi atención, uno de ellos saludó a Louis, después se fue con los demás dementes a no sé dónde. El ruido continuaba hasta que el doctor Thomas se levantó de su asiento, caminó hasta la puerta y la cerró apaciguando el ruido que provenía de afuera. Ahora sólo era su voz y mi respiración agitada. Con los papeles en mano me miró durante varios segundos, miró una vez más las hojas y se dispuso a hablar.

- Skyler, quiero asegurarme de que mi interpretación sea la correcta. ¿Estarías dispuesta a someterte a un estudio más? – preguntó con demasiada intriga.
- ¿Por qué? ¿No es suficiente con todos los que han hecho? – pregunté con confusión y algo de reproche.
- Sólo quiero estar bien seguro, como tu doctor de siempre te pido que lo hagas – me dijo con la preocupación resaltada en sus ojos. Pude oír el sonido que hizo mi madre al escuchar al doctor Thomas decir aquello.
- Está bien, lo haré – dije preocupada, éste señor ha causado que me ponga así.
- Muy bien, acompáñame. Señora Anderson y joven, en un momento mando a una enfermera a que los guíe al lugar donde podrán esperar – les dijo con amabilidad a mamá y a Louis.
- ¿Esperar? – preguntó con los ojos abiertos – Creí que no tardaría, no tengo mucho tiempo.
- Pues deberá hacérselo ya que es por la salud de su hija – dicho esto, mamá cerró el pico.

El doctor me encaminó hasta una pequeña sala de espera, segundos después regresó con una bata. Me pidió que me quitara toda la ropa y que me la pusiera, por un momento pensé que el doctor era un pervertido sexual hasta el momento en que pidió a uno de sus compañeros que de favor realizara un estudio del cual no entendí una sola palabra.

- ¿Lista? – preguntó, yo asentí – Dame eso, lo mandaré con Diana – caminó hasta una enfermera y le indicó algo con señas, después regresó hacia mí – Vamos – me jaló despacio para seguir caminando.

Caminamos hasta una puerta en la cual pude leer la palabra “Hematología” sin entender ni un carajo entramos, el doctor saludó al otro médico quien preparaba algunas cosas, después salimos y llamó a otro médico. Llegamos hasta una sala, que no era de quirófano, pero era muy parecida. Me sentía realmente asustada porque no sabía lo que harían.

- Escúchame Sky, los médicos sacarán una muestra pequeña de tu médula ósea – comenzó a decir – No te mentiré al decirte que no duele, pero aquél doctor que ves allá – señaló a uno que preparaba una solución – Es anestesiólogo, él te anestesiará y el otro, hará todo lo posible por hacerlo rápido y sin causarte tanto dolor, ¿me entendiste? – preguntó, asentí, ya que no me quedaba de otra.

Me subí a la cama con ayuda del doctor Thomas y me recosté un tanto de lado, el médico me tomó de las manos todo el tiempo. Esta mierda dolió y dolía todavía, mi confusión había aumentado y más por el hecho de que el efecto de la anestesia seguía presente en mí. Todo el momento me perdí en mi mente para así apaciguar el dolor, me imaginé yendo a Disney Land, paseando junto a mis padres y a Louis, ese maldito debería ser mi hermano. Cuando me di cuenta iba recostada de la misma forma sobre otra camilla, ésta recorría los pasillos y todo pasaba tan rápido ante mis ojos.
1, 2, 3… Escuché varias voces antes de que las personas de las que provenían me levantaran y me colocaran en una camilla estática, sentí el dolor punzarme el iliaco. Gruñí en mis adentros para no pegar tremendo gritote. Louis se acercó al instante y me acarició el cabello, no podía decirle absolutamente nada, lo único que quería era dormir y así lo hice.

Abrí lentamente los ojos hasta enfocar la vista en una de las cortinas con dibujos de los ositos cariñositos. Fruncí el entrecejo al instante que escuché las risas provenientes del lugar, giré la cabeza con cuidado de no moverme en lo absoluto y miré a unos cuantos niños junto a los locos que pasaron por el consultorio hace horas o minutos, no sé cuánto tiempo haya pasado. Ahí se encontraba otro loco más, mi amigo Louis, platicaba animadamente con un rubio de ojos hermosos. Mi amigo hizo un gesto extraño y el rubio río para después percatarse de que yo los observaba, le hizo una seña al castaño y éste se acercó hasta mí.

- ¿Cómo estás? – preguntó con una sonrisita.
- No tan bien como quisiera – intenté sonreír pero simplemente no pude hacerlo – ¿Con quién platicabas? – pregunté desinteresada.
- ¡Oh!, él es un compañero de la universidad, ya te lo presento – le hizo una seña para que se acercara antes de que pudiera decirle que no lo hiciera – Niall, ella es mi amiga Skyler. Skyler, él es mi amigo Niall – nos presentó.
- Creo que no es un buen momento para presentaciones pero, mucho gusto Niall – extendí mi mano sintiendo algo de dolor.
- El gusto es mío Skyler – sonrío con amabilidad. Todavía ni separábamos las manos cuando mamá llegó como loca gritando.
- ¡Tienes cáncer! – me reprochó dejándonos a todos boquiabiertos, incluso a Niall. Al instante todo mi mundo se vino abajo – Eres una maldita raquítica, tu padre se molestará.
- ¡Diana! – regañó el doctor Thomas a mi madre quien me clavaba la mirada como sí yo tuviese la culpa de lo que sucedía. Ni siquiera podía asimilar lo que había dicho, pude notar que todos en el cuarto la habían escuchado debido a que se quedaron callados – No es certero eso, te dije que cabía la posibilidad de, más no te lo aseguré – le dijo despacio, pero alcanzamos a oír. Mamá me echó una mirada de reproche, las lágrimas corrían por sus mejillas y yo, simplemente rogaba por primera vez a Dios por mi salud.

LEERSH:
[color=White]Perdón por tardar tanto en subir DD:
Ahí está el cap, espero que les guste :) [/size]

___________________________________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar


Ver perfil de usuario
   
   

Volver arriba Ir abajo

Re: Bajo la misma estrella || Novela Colectiva ||

Mensaje por Stark. el Dom 19 Mayo 2013, 11:42 am

Yo no me la puedo creer D: la madre de Sky es una estupida! como puede ser tan brusca y fria para decir las cosas? Me imagine cuando le dijo que tenia cancer que levataba los brazos y los movia como Olivia de Popeye(? JAJAJAJAJAJ okey, a ponerse serios(? Louis es un amorote, se nota que quiere a Sky C: ay, y aparecio Nialler <3 mi amore, que lindo que es <3
Espero a la siguiente
avatar


Ver perfil de usuario
----
----

Volver arriba Ir abajo

Re: Bajo la misma estrella || Novela Colectiva ||

Mensaje por Rumplestiltskin. el Mar 21 Mayo 2013, 8:34 pm

por [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] el Dom Mayo 19, 2013 12:42 pm



Yo no me la puedo creer D: la madre de Sky es una estupida! como puede ser tan brusca y fria para decir las cosas? Me imagine cuando le dijo que tenia cancer que levataba los brazos y los movia como Olivia de Popeye(? JAJAJAJAJAJ okey, a ponerse serios(? Louis es un amorote, se nota que quiere a Sky C: ay, y aparecio Nialler <3 mi amore, que lindo que es <3
Espero a la siguiente [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
JAJAJAJAJAAJA toda flaquilla como la Olivia xDD me mataste con eso DD:
fuihkasdjlksjsl Nialler baba lo amo al maldito.

___________________________________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar


Ver perfil de usuario
   
   

Volver arriba Ir abajo

Re: Bajo la misma estrella || Novela Colectiva ||

Mensaje por Mess. el Dom 02 Jun 2013, 6:40 pm

.__. Odié a la mamá de Skyler! pobrecilla! aparte de enferma está bastante delgada u_u creo que Skyler y Becca tendran mucho en comun, entre una de esas cosas, su enfermedad, se veran en el Grupo de apoyo :3
Me encantó! nena, aparte que me encanta Kaya, me recuerda que mi saga de angeles favorita ha terminado y aún estoy en depresión ._.
Si alcanzo de escribir el capítulo hoy, lo subo c:
avatar


Ver perfil de usuario http://s-k-i-n--and--b-o-n-e-s.tumblr.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Bajo la misma estrella || Novela Colectiva ||

Mensaje por Mess. el Lun 03 Jun 2013, 9:06 pm

Capítulo VI




Rebecca Foster.

-Arriane, nena, dice mamá que es hora de bajar, la familia Lerman llegará en cualquier momento y sabes que a papá le agrada que estemos en familia – dijo Alicia llamándome por mi segundo nombre como solía hacer, desde el otro lado de la puerta. No respondí, no estaba de humores para bajar y disimular todo lo que estaba pasando con una sonrisa sínica.
-¿puedo pasar? – preguntó luego de un rato haciéndome sobresaltar ya que pensaba que se había marchado.
-pasa…- susurre tan bajo que incluso pensé que no había escuchado. Despegué la cabeza de la almohada y destapé un poco mi cuerpo para incorporarme en la cama. Alicia entró a mi habitación completamente oscura, sin embargo, no encendió la luz – gesto que agradecí eternamente – sino que se acercó a mí y encendió las luces amarillas del respaldo de la cama que le había “robado” a mamá el año pasado.
-¿Cómo te sientes? – me preguntó mientras se sentaba en mi cama.
-sin ánimos de verle la cara de niño rico a Logan- sonreí de medio lado.
-no me gustaría obligarte, nena, pero papá ha dicho que quiere tenerte en la mesa – me dijo con cara de desagrado – además, no quiero que pases encerrada en tu habitación todo el día, ¿vale? eso es algo que no voy a permitir – me acarició la cabeza. EL nudo en la garganta comenzó a aparecer y las lágrimas no tardaron en comenzar a caer de mis ojos.
-lo siento – le dije sin saber porqué.
-no, no, no, no, Arriane, no tienes porque sentirlo… es normal sentir pena, sentir frustración… - llevó uno de sus dedos a mi mejilla y limpió una de las gotas que caían para luego abrazarme. Molesta por dejarme ver tan débil, me separé de ella y me limpié as lágrimas.
- ¿a qué hora llega la súper familia? – pregunté para que no comenzara a darme un sermón de como comenzar a sobrellevar mi enfermedad detectada hace cuatro días.
-de hecho, ya venían en camino, deben estar por llegar – respondió Alicia poniéndose de pie. Con la luz encendida pude apreciarla mejor. Alicia jamás usaba vestido y tacones, sin embargo, esta noche parecía ser la excepción.
-¿será una ocasión especial o algo por el estilo?- pregunté frunciendo el ceño.
-al parecer van a ascender a papá, mamá me pidió que me vistiera semi formal – torció la boca hacia un lado indicando que no le agradaba mucho la situación.
- Ajá – fue lo único que me limité a decir. Me levanté de la cama, Alicia se dirigió a mi armario y sacó un vestido de color rosa palo que había usado para su graduación – no quiero usar vestido, por favor- le dije mirándola con cara suplicante. Odiaba usar vestidos, sin mencionar que no sabía usarlos, no era muy señorita para andar con ellos que digamos.
-vale, vale – devolvió el vestido a su lugar y se dirigió a mis cajones. Sacó una falda negra que se afirmaba en la cintura gracias a un cinturón del mismo color y luego caía hasta unos 4 dedos por sobre la rodilla libremente, sacó unas pantis de nylon color negras, una camiseta branca con corte en “V” seguido de tres botones grises, sus mangas llegaban ligeramente más abajo del codo, para que pareciera un "vestido" Alicia metió la camiseta bajo la falda. Me vistió como una muñeca, yo simplemente le di la libertad de que hiciera lo que quisiera conmigo, no tenía ganas de nada. De pronto, se detuvo frente a mí y me miró de pies a cabeza deteniéndose en los primeros, los cuales estaban descalzos. Salió de la habitación sin decir absolutamente nada, sin embargo, regresó de inmediato con unos tacones negros de tacón aguja en sus manos.
-¿quieres que me haga un esguince? – le dije bromeando.
-es hora de que aprenda a utilizar los mágicos tacones – rió. Los tomé resignada, me senté en la cama y me los puse. Al principio, al levantarme, me costó conservar el equilibrio, pero finalmente lo logré mantenerme firme- te ves linda, enana, y grande – me sonrió y yo le devolví levemente la sonrisa – ahora solo falta aplicarte algo de color – me tomó de las manos y me sentó en la cama. Tomó un estuche que estaba al lado de mi cama y comenzó a maquillarme lo más natural posible con tal de no parecer un Zombie.
Luego de la sesión de “belleza” bajamos al primer piso donde mamá estaba completamente histérica tratando de que todo quedara perfectamente ordenado en la mesa cuidadosamente decorada.
-hay, gracias al cielo que se dignaron a salir de sus habitaciones, Rebecca, querida, te ves hermosa y tú también Alicia, ahora, ayúdenme a ordenar este desastre, ¿quiere?- habló sin apenas mirarnos saliendo y entrando a la cocina.
Comenzamos a ayudar a mamá dejando todo el “banquete” en la mesa hasta que de pronto, sonó el timbre que anunciaba la llegada de los invitados.
-¡Rebecca, la puerta! – gritó mamá desde la cocina. Dejé la bandeja de pan picado en la mesa y caminé hacia la puerta lentamente con cuidado de no tropezar con los tacones.
-muy buenos días señorita Foster, espero que se encuentre bien – dijo el hombre de cabello negro sin una sola cana con aspecto jovial. Sonreí irónicamente y me dieron ganas de responderle un “gracias a usted por preguntar, señor Lerman, estoy felizmente con un cáncer terminal”
-buenos días señor Lerman, pase – me hice a un lado para dejarlo entra junto a su esposa.
-buenos días Rebecca – me saludo la mujer más amable de lo habitual. Los esposos y su pequeña hija, Hermione, entraron a la casa y de inmediato se sintió la voz aguda de mi madre elogiando a la mujer del jefe de mi padre, quien hacía acto de presencia en la sala. Estuve a punto de cerrar la puerta cuando una voz me interrumpió.
-hey, patas de garza, no piensas dejarme afuera ¿verdad?- dijo Logan, quien estaba apoyado en el auto de su padre fumándose un porro.
-¿vas a entrar? – le pregunté sin ánimos de sus bromas pesadas.
-en un rato – dijo señalando el porro. Puse los ojos en blanco.
- tocas el timbre cuando estés listo – dijo cerrando la puerta.
-hey, santa Rebecca, ven a hacerme compañía, ¿sí? – dijo burlándose, hacía un frío de mil demonios y me estaba congelando.
-ve a pedirle compañía a la tipa de la esquina – le dije molesta y cerré la puerta de un portazo. Cuando estaba a punto de llegar a sentarme en la mesa, el timbre sonó.
-querida, abre la puerta, ¿quieres? – dijo mi mamá cuando me vio entrar al comedor. Resoplé el cabello que había caído sobre mis ojos y me giré lentamente hacia la puerta.
-muchas gracias, bulímica- dijo el muy imbécil dándome un beso en la mejilla que esquivé rápidamente. Había agarrado la manía de llamarme así por mi repentina pérdida de peso y por haberme visto vomitando luego de una cena cuando los síntomas de lo que seguramente era el cáncer me comenzaron a afectar.
-hijo de tu madre – susurré.
-¡oh vaya! Que insulto más grande, Foster, me impresiona lo ofensivo que resultan tus insultos – se rió en mi rostro. Ok, no me agradaba decir groserías, ¿vale? lo considero una rotería innecesaria.

La cena fue una tortura. Como era de esperar, las conversaciones sobre la mesa fueron de negocios, comandadas por papá y el señor Logan. De vez en cuando miraba a Alicia tratando de decirle con la mirada que estaba horriblemente aburrida.
-Dylan, basta – regañé a mi hermano que estaba a mi lado jugando con su comida, obviamente tratando de entretenerse.
-¿puedo irme a la habitación? – me susurró.
-no – le susurré de vuelta quitándole la cuchara disimuladamente para que dejara de golpetearla en la mesa. De pronto un golpe en la canilla me hizo dar un bote en mi puesto y lanzar una maldición, no había que ser adivina para adivinar que el idiota que tenía en frente me había mandado una patada con la intención de irritarme más de lo que estaba.
El señor Logan desvió la conversación, preguntando por cómo iba Alicia en sus estudios universitarios.
-¿y tú Rebecca? – Me preguntó el hombre amistoso - ¿tienes visto lo que quieres estudiar? ¿qué quieres para tu futuro? – preguntó. Tragué saliva costosamente ante la inesperada pregunta del hombre. Fue inevitable recordar que probablemente no llegaría a la Universidad, que probablemente no tendía un futuro.
-¿Rebecca? – preguntó mi padre sacándome del trance en que me había sumido preguntándome si algún día tendría un futuro. Miré a mí alrededor, Alicia tenía la vista fija en su plato, mamá se había llevado una servilleta a la boca cerrando los ojos fuertemente y Dylan me miraba fijamente con los ojos vidriosos.
-aún no lo tengo claro, señor Lerman – miré a mi padre esperando su veredicto ante mi respuesta, este me sonrió levemente y asintió. De pronto, una mano de mediano tamaño me tomó la mía por debajo de la mesa y la apretó, miré sorprendida a mi hermano pequeño, por cuyo rostro comenzaban a deslizarse pequeñas gotitas. Me levanté y de paso levanté a Dylan de la mano.
-discúlpenme, vuelvo enseguida- no esperé respuesta y comencé a avanzar hacia la escalera.
Cuando llegamos a la habitación de Dylan, me hinqué delante de él -ya que aunque yo era pequeña, con los gigantescos tacones, superaba considerablemente a mi hermano en estatura- y le borré las lágrimas – está bien, Dy, todo estará bien – Fue increíble tener que consolar a mi hermano de 14 años.
-La abuela murió de cáncer, Becca, no quiero que te pase lo mismo – dijo el preadolescente tratando de no llorar.
-todos mueren, Dylan, todos mueren – le dije antes de abrazarlo fuerte. Jamás pensé que mi enfermedad le fuera a afectar tanto a mi hermano pequeño –que por cierto sufría de autismo y no era muy cercano a la gente- no hasta el punto que llorara como un niño pequeño y no me quisiera soltar. Cuando se calmó, le pedí que se acostara y que ya no pensara en mí. Luego de ocuparme de Dy, bajé nuevamente, no sin antes entrar al baño y mojarme la frente, mi cabeza había comenzado a doler. A pesar del agua, el maquillaje que me había aplicado mi hermana no se había corrido.
-¿estás bien cariño? – preguntó mi madre con cierto grado de preocupación al verme entrar en el living.
-perfectamente – le sonreí para tranquilizarla.
-pues entonces, creo que sí podrá salir – dijo mi padre de pronto dando una palmada.
-Harry… - susurro mi madre fulminándolo con la mirada.
-¿salir? – pregunté mirando a mi padre con el entrecejo fruncido.
-irás a dar un paseo con Logan, cariño, el chico se ha ofrecido amablemente a llevarte a dar una vuelta por allí -
Santa madre mía, lo que me faltaba para cerrar un día perfecto. No bastaba con haber tenido que soportarlo durante la cena, sino que también tendría que pasar gran parte de mis horas de sueño con él.
-papá, Yo…-
-vamos, querida, ¡la noche es joven! Anda, acepta la invitación de mi hijo, ¿quieres? – dijo el señor Lerman.
Asentí levemente, si me oponía, mi padre se enojaría. Nadie le decía que no a su jefe y seguramente no le importaría que su hija de 17 años que padece de una recién detectada Leucemia anduviera por las calles entumiéndose de frío con tal de no llevarle la contraria a su jefe, un chupa medias, eso es lo que era mi padre.

Antes de salir de casa, me puse una chaqueta de mezclilla y una pañoleta gris para cubrir mi cuello. Me subí al auto lujoso que estaba aparcado fuera de mi casa rápidamente antes de arrepentirme o que el frio me congelara.
El chico encendió un porro mientras conducía a 134 Km/hr en una zona donde la velocidad máxima era de 65 Km/hr.
-¿puedes bajar la velocidad? Estoy un poco mareada – le pedí mirando al frente sin dirigirle una sola mirada.
-¿quieres que baje la velocidad? – preguntó sonriendo, lo noté por el tono de su voz.
-por favor – respondí
-bien… bajaremos la velocidad – dijo antes de pisar el freno a fondo haciendo que mi cabeza fuera a parar al parabrisas y me que la azotara con fuerza. Las lágrimas se acumularon en mis ojos, sentía un dolor agudo en mi cabeza, un dolor insoportable – cuidado con lo que pides Foster, se te puede salir el tiro por la culata, mejor siéntate y cierra la puta boca que tienes – me dijo riéndose en mi cara. Avergonzada, me senté y me puse el cinturón. Miré hacia la ventana para que no apreciar mis lágrimas que no podía detener. Sentía la cabeza palpitar y estaba demasiado mareada. Me mordí la lengua para acallar un sollozo y gracias al cielo, el imbécil de Logan subió el volumen de la radio a todo lo que daba, permitiéndome llorar en paz.
Llegamos al centro de Hampshire y aparcó el automóvil en un lugar donde señalaba como “reservado”.
-¿te bajas o te piensas quedar en el auto? No me molestaría de todos modos – dijo el tipo abriendo su puerta para bajarse.
-me quedo, gracias – susurré sin mirarlo. El chico bajó del auto y por un momento pensé que me iba a dejar en el auto. Suspiré aliviada cuando cerró su puerta. Mi calma no duro mucho ya que Lerman abrió mi puerta y me tomó del brazo apretándolo fuertemente para sacarme del auto de un solo tirón.
-suéltame – dije firme para que no notara lo mucho que me dolía su agarre.
-a mi no me vienes con estupideces, bulímica, ¿me entendiste? No me vas a cagar la noche, así es que hazme el favor de no hacerme perder el tiempo – dijo amenazante con su rostro a centímetros del mío. Aunque buscara intimidarme, no lo lograría. Tiré mi brazo para soltarme y una vez que pude hacerlo, me acaricié disimuladamente mi muñeca mientras lo fulminaba con la mirada. – buena elección – me cerró el ojo y se dirigió hacia la entrada de un local donde las luces y la música a todo volumen, lo hacían sobresaltar del resto de los locales que estaban a su alrededor.
Apenas atravesamos la puerta que indicaba “Zona V.I.P” el muy idiota me soltó la mano y se dirigió a la barra donde lo esperaban 3 chicas, una castaña y dos rubias, cuyo cuerpo estaba moldeado por generosas siliconas. Estaban vestidas de una manera vulgar y cada una trataba de llamar su atención a como diera lugar. No me sorprendería que entre todo ese enredo, una de las tres le corriera mano, a lo que él reaccionaba sonriendo. Imbécil.
Sin tener nada que hacer ni dónde ir, me senté en la escalerilla que dividía la zona V.I.P de la zona común. Desde donde yo estaba podía observar la gente bailar e incluso algunos intentando colarse por la escalera. Mirar mi reloj era lo único que podía hacer y al hacerlo, me daba cuenta de que me iba a morir en este lugar ya que lo que para mí parecían horas, en realidad eras minutos.
Cuando llevaba 46 minutos en este asqueroso lugar, mi cabeza comenzó a dar vueltas y a provocarme nauseas, decidí que sería mejor salir a tomar un poco de aire o lo que me mataría no sería el cáncer sino que moriría de asfixia.
La noche estaba congelada pero no me importó, fue la única forma de calmar mis mareos y que la cabeza dejara de dolerme de mil demonios. La gente hacía largas filas para poder entrar al local de donde había salido, al parecer, era un lugar bastante concurrido. Me recargué sobre el capó del auto negro de Logan, un Lamborghini Gallardo que llamaba la atención de la mayoría de los transeúntes.
-Hola, preciosa – me dijo un tipo que apareció de repente a mi lado sin haberme percatado de su presencia ya que estaba mirando atentamente los tacones de Alicia que a estas alturas me estaban matando de dolor de pies y piernas – no me digas que al cobarde de Lerman se le ocurrió mandar a una pobre chica a entregarnos lo que nos debe – me dijo mirándome de pies a cabeza. Lo miré con el ceño fruncido, no tenía ni la menor idea de lo que me estaba hablando.
-yo no tengo que entregarte nada, creo que me confundes – le dije antes de mirar hacia un lado para que supiera que no era de mi agrado.
-no, no, no, creo que no nos estamos entendiendo, se supone que el gilipollas ese me iba a entregar hoy el dinero de la apuesta – me dijo acercándose peligrosamente.
-hey, guarda las distancias – dije poniendo mi brazo en su pecho para mantenerlo alejado de mí. – en primer lugar, no te conozco y en segundo lugar, no tengo idea de qué bendita apuesta me hablas, así que hazme el favor de dejarme en paz – le dije comenzando a avanzar hasta la entrada del local.
-no tan rápido, chica – el animal de dos metros me tomó fuertemente del codo y me dio media vuelta obligándome a mirarlo – mi dinero – me dijo seriamente.
-lo único que ganaras es una patada en la entrepierna, animal – amenacé mientras llevaba mi rodilla a su entrepierna y golpeaba con todas mis fuerzas provocando el hombre se tambaleara y me soltara, momento que aproveché de salir corriendo hasta la entrada del local mostrando la pulsera que me habían puesto en la muñeca. Subí la escalera corriendo y le mostré la pulsera verde fluorescente al guardia que estaba custodiando la zona V.I.P para luego correr por entre la gente hasta la barra respirando agitada mientras el mundo me daba vueltas. Intenté enfocar bien la vista y por fin pude ver a Logan multiplicado por 3 pero allí estaba con la una de las chicas rubias.
-Logan – le llamé cuando estuve a unos dos metros de él. La rubia me miró molesta de pies a cabeza mientras que Logan me acecinaba con la mirada por interrumpir su buen momento.
-¿Qué quieres? – preguntó con tono frío por sobre el sonido de la música.
-un tipo, me increpó en la salida, me habló de un dinero que le debías y yo le di una patada en la entrepierna y salí corriendo – dije rápidamente atropellando cada una de mis palabras. El chico pareció entender mi enredo de palabras y abrió los ojos de par en par tirando a la rubia al suelo mientras se levantaba bruscamente.
-¡¿Qué?! – me gritó - ¿¡me puedes decir quién mierda te dijo que salieras de local!? – preguntó.
-¡me sentía mal! Necesitaba aire – respondí.
-entonces deberías de dejar de vomitar la comida para ganar defensas, bulímica de mierda, ¿sabes en el lío que me has metido? – me regañó.
-bulímica la rubia que estuviste a punto de tirarte, a mí no me insultas – le grité echando llamas por los ojos. Odiaba que confundiera mis problemas de salud con desordenes alimenticios.
-a la mierda – dijo mientras me tomaba por la muñeca y me dirigía por entre la gente, bajamos de la zona V.I.P y me llevó hacia la parte trasera del local.
Salió por una puerta de emergencias que daba a un pasillo extenso entre dos edificios.
-¿Me puedes decir donde mierda me llevas? – le dije tratando de seguirle el paso, pero con estos tacones me era imposible. El aire se colaba por cada pequeño orificio de la tela de mi camiseta y de mis pantis extremadamente delgadas.
-cállate y camina- espetó sin detenerse.
-podrías ser un poco más considerado, ¿acaso no vez que llevo unos malditos tacones puestos? Ve un poco más lento, por favor, los adoquines del suelo están en pésimas condiciones – protesté al ver que hacía caso omiso a mis palabras, al parecer, tenía prisa en atravesar el callejón.
-créeme que no es buena idea detenerse en este callejón, ¿acaso no viste al gorila qué te increpó afuera del Pub? Lo conozco perfectamente, le debo una buena suma de dinero por las carreras de autos , estoy completamente seguro que no está solo y créeme que yo soy un ángel al lado de ellos- me dijo sin detenerse.
La sensación térmica decaía notablemente a medida que avanzábamos y mi cabeza comenzaba a dar vueltas, hasta el punto de comenzar a tropezar con los adoquines que sobresalían del pavimento. Por un momento, los malos ratos que me había hecho pasar Lerman, habían provocado que me olvidara de mi salud. Los mareos cada vez más contantes, no me permitían enfocar muy bien la vista en el piso para evitar caerme, para luego, finalmente, hacerme ir a parar al piso. Logan se dio la media vuelta y no se molestó en disimular su furia.
- ¿por qué tienes que ser tan torpe? – dijo mirándome desde su posición, al parecer no estaba interesado en ayudarme a ponerme de pie – levántate – me ordenó - ¿o acaso tus huesos ya no tienen la fuerza suficiente? Dime, Foster, ¿tan profunda ha llegado a ser la bulimia? – su capacidad de herir a la gente me sorprendía.
-cállate de una vez, imbécil – le espeté susurrando, me sentía pésimo, el aire había comenzado a faltarle a mis pulmones.
-maldita la hora que se me ocurrió traerte, eres una mera inútil, eres un peso para el mundo, estás gastando aire, ¿sabías eso? – dijo el tipo muy imbécil mientras se acercaba.
-no me toques, cerdo – le dije con mis ojos inundados en lágrimas. Lo había conseguido, me había herido, pero no me iba a ver llorar. Nunca.
-déjate de rodeos, levántate- dijo tomándome de un brazo.
-¡suéltame! – le grité zafándome de su agarre. Me levanté costosamente sintiendo como si el mundo comenzaba a girar en 360 grados. Me afirmé de la pared y comencé a avanzar por el callejón hasta llegar a la esquina donde pasaba la locomoción.
-deja el show y ven, vamos a buscar un auto que tengo en la casa de un amigo para llevarte a la tuya – no le presté atención y detuve un taxi que pasaba a baja velocidad buscando transeúntes que requirieran su servicio.
- vete-a-la-mierda- le dije soltando el primer garabato a viva voz de toda mi vida. Me sentí extraña e ignorante diciendo aquella frase pero no ya no lo soportaba, desde hace 3 años, cuando fue la primera vez que entró a mi nueva casa en Hampshire, Inglaterra, me había caído de lo peor, esto era la gota que había rebalsado mi vaso. Me di vuelta y subí al taxi, le indiqué la dirección y me hundí en el asiento del vehículo tratando de controlar mi cuerpo completamente descompensado. Definitivamente ODIABA a Logan Simon Lerman.

-Rebecca, levántate, debemos ir a ver al doctor Lisbon – golpeaba mi mamá del otro lado de la puerta.
-¡ya voy! – grité resignada. Me levanté, y me alisté para ir a escuchar un absurdo discurso del doctor Lisbon.

-debes comportarte, Becca – me decía mi madre mientras caminábamos al por el pasillo hacia la puerta de la consulta del doctor. No le respondí, guardé silencio mientras abría la puerta.
-buenos días muchacha – me dijo el doctor sonriéndome levemente de lado. – Señora – se dirigió a mi madre.
-buenos días doctor – dijimos al mismo tiempo mientras nos sentábamos.
El doctor nos dio un discurso en el que afirmaba el diagnostico de mi enfermedad y de los posibles tratamientos que podría recibir, sin embargo, yo no le prestaba atención.
-doctor…- lo interrumpí, tomé aire profundamente y lo boté lentamente para relajarme y así mi voz sonara segura con el propósito de que no dudaran de mi drástica decisión.
-dime cariño – me dijo con voz dulce y calmada.
-no tomaré ningún tratamiento…- dije segura de mí misma.
-¿¡Qué!?- gritó mi madre sobresaltándose en su asiento.
-no tomaré las quimioterapias, mamá – le dije calmadamente sin mirarla, sabía que al mirarla me iba a romper el corazón e iba a dudar de mi decisión.
-no, esto es una broma, Rebecca, no puedes hacer eso – me dijo mi madre histérica.
-es mi vida, mamá, yo decido no atentar contra la naturaleza, no quiero pasar mi último tiempo de vida postrada en una cama o pasando por terapias dolorosas e inservibles – le dije aún sin mirarla.
-¡eres menor de edad! – gritó mi madre, esta vez si la miré – ¡soy tu madre y decido por ti, tomarás la maldita terapia quieras o no! – finalizó al borde de las lágrimas.
- ¡no me dirás que hacer mamá! – le grité, no quería que me hiciera el trabajo más difícil – ¡en dos meses más cumplo la mayoría de edad para tomar decisiones por mi cuerpo y por mi persona, quieras o no detendré los tratamientos! ¡Déjame vivir, estoy aburrida de que quieres aparentar tener la familia perfecta cuando no lo es, tienes un hijo con autismo y no te preocupas por él. No fuiste a la licenciatura de Alicia y aún así te proclamas una madre ejemplar! – exploté por completo. Lo único que alcancé a ver antes de que cerrar los ojos, fue la mano de mi madre volando hacia mi rostro con todas sus fuerzas. El impacto de su mano contra la mejilla hizo que esta última ardiera a tal punto de sentir pequeñas agujitas pinchándome al mismo tiempo. Abrí mis ojos y observé que mi madre se levantaba de su silla y salía de la consulta del doctor dando un portazo.
-¿estás segura de tu decisión, Rebecca? – preguntó el doctor suspirando. Solo me limité a asentir. –Está bien, pero por favor, déjame darte un consejo – dijo el hombre.
- dígame – le susurré al borde de las lágrimas, aún así no iba a derramar ni una sola.
-te daré la dirección de un grupo de apoyo que se imparte aquí en la clínica, asisten chicos de todas las edades con diversas enfermedades, la más común, el cáncer, acepta la invitación, ¿quieres? – asentí sonriéndole de medio lado sabiendo que probablemente no tomaría la ayuda. Tomé la tarjeta, que me tendía el doctor, le di las gracias y me retiré de su consulta.
Salí de la inmensa clínica y vi que mi madre no estaba allí. Frustrada y enojada tiré mi bolso sobre el piso y me senté junto a una chica que estaba de espaldas a mi sentada en la acera de la calle. Sin importar quien fuera, exploté, aunque fuera una desconocida, me desahogué.
-¿sabes lo que más me frustra? – le dije sin mirarla – que mi madre se entrometa en mi futuro, será mí muerte y yo decido si la quiero pronto o no, de nada sirve sobrellevar un cáncer y morir sin haber disfrutado la poca vida que te queda – finalicé en un tono de voz un poco alto, aún no observaba el rostro de la chica.
-Es frustrante que tu madre te grite a los cuatro vientos que tu padre se enfadará porque tienes cáncer – me dijo. La miré y pude ver que la chica tenía los ojos inundados en lágrimas –Soy Skyler- me tendió la mano para que se la estrechara – recientemente diagnosticada de cáncer – finalizó.
-Rebecca- le tomé la mano y la moví de arriba abajo – diagnosticada hace cinco días de una Leucemia que seguramente será fulminante – sonreí. En ese momento supe que entre Skyler y yo nos entenderíamos, pero nunca me imaginé que en un futuro sería de un gran apoyo para mí y yo lo sería para ella… después de todo, Skyler y yo estábamos bajo la misma estrella.






leer:
CHICAS! siento mucho mi irresponsabilidad pero no estoy en una etapa muy facil en la secundaria así es que había estado un poco corta de tiempo volando de aquí para allá! D: espero que me perdonen y no abandonen la novela ): Espero que entiendan y que el laaaargo capítulo que les he dejado sea de su agrado :/

Sigue mi gemela vanpireza <3
avatar


Ver perfil de usuario http://s-k-i-n--and--b-o-n-e-s.tumblr.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Bajo la misma estrella || Novela Colectiva ||

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.