O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Caught in a lie.-pvt
Hoy a las 3:25 am por Karasuno

» something strange
Hoy a las 12:54 am por byers.

» ♡ contrail.
Ayer a las 11:25 pm por bwiyomi.

» Who is Andrea?
Ayer a las 10:36 pm por Saeran

» new rules
Ayer a las 10:35 pm por mieczyslaw

» new rules ♡ muro interactivo
Ayer a las 10:35 pm por mieczyslaw

» stargirl;
Ayer a las 9:23 pm por yagmur.

» Survive.
Ayer a las 9:22 pm por changkyun.

» Crazy thoughts of a sinister mind
Ayer a las 9:22 pm por Andy Belmar.

novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ insxne.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

Safe & Sound (Novela colectiva de los Juegos del Hambre)

Página 48 de 48. Precedente  1 ... 25 ... 46, 47, 48

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Safe & Sound (Novela colectiva de los Juegos del Hambre)

Mensaje por Hakuna Matata Bitch el Vie 02 Mayo 2014, 2:12 pm

.


Última edición por Hakuna Matata Bitch el Vie 04 Mar 2016, 6:51 pm, editado 2 veces
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Safe & Sound (Novela colectiva de los Juegos del Hambre)

Mensaje por Hakuna Matata Bitch el Vie 02 Mayo 2014, 2:17 pm

Season Finale (Act I)  
I don't know what we're doing, I don't know what we've done but the fire is coming so I think we should run
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Let's Play it Showdown
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


Grace Youngblood
El resonar de los tacones de punta hace eco en la planta conforme dan contra el suelo , comienzo a contornear los diseños en la tela de color vino tinto conforme continuo dandole al piso por inercia.
 
 –deja eso Lynn, me pones nervioso- suspiro y mi mirada va hacia Tobias, que se pasa cansadamente la mano por el rostro . Dejo la punta del tacón tranquila y con un ultimo forsoso eco se hace el silencio en la planta
 
–lo han puesto a dormir?-pregunto Kyle , y de repente senti sus manos en mis hombros , suspire y mis ojos se posaron en el inconsciente tributo; que yacia en la cama , cuerdas atadas a las manos y a los pies , parecia tan inerte como hacia un rato , Tobias solto una risa leve desde la esquina
 –mas bien se desmayo , que mamita- le miro mal desde donde estoy sentada y suspiro. Luego de que le diesemos la noticia de la muerte de su mentora el muchacho habia parecido bastante inerte para mi , pero habia comenzado pronto a quejarse de dolores de cabeza y caido inconsciente.
–paso por mucho Tobias , creo que todos aqui sabemos que la arena no es juego de niños , por lo menos no para este tipo de muchachos-digo tranquilamente .
 
–deberiamos despertarle?- preguntó el simplemente manteniendose apoyado contra la blanca pared , yo niego con la cabeza y comienzo a enrredar un mechon de cabello en el indice como siempre.
 –no  creo que le tome mucho despertar- dije
–demosle un rato mas , debe despertar solo no creo que le dure mucho – y dicho esto me levanto del sillon y me dispongo a salir del cuarto , los dos hombres van detras de mi.
 
Fuera de este  las luces ya estan prendidas , todo se prepara para la cena , la despampanante mesa arreglada con candelabros y majares hasta reventar, avoxes de aqui para allá, luego estaba chillona Ekalina. Trinket (preguntese uno que era con estas mujeres y el gobierno, bah!) su piel va maquillada de blanco completamente , parece que le hubieses tirado una bolsa de harina encima , luego estaban sus labios de un chillon rosado, sobra del mismo color le rodea los ojos (tan exageradamente que lo puedo ver atraves de los lentes de sol que lleva puestos , borde de plastico en rojo , color negro y circulares.) Lleva un vestido blanco y pomposo , un sombrero estrambotico con forma de corona , solo novecientas veces mas grande, este decorado con tela de encaje y algodón.
–Grace querida! , pense que no nos volveriamos a ver! –la voz chillona de la mujer me perfora los oidos , aprieto los dientes un momento
–lo mismo digo Lina , espero estes bien –dije sin mayor interes y con compostura , sin demostrar que su voz habia puesto mi timpano a sangrar, probablemente. No entendia cual era la necesidad de ese tono alegre.
–oh! , pues estoy bastante impresionada a decir verdad, digo quien diria este final! –arrugo la nariz disimuladamente
 
 –mmh-hmm si –logro balbucear , la mujer se lleva las manos a los lentes y los abre , dejando que el cristal negro quede como ventana  abierta sobre su ojo
 –pero que desconsiderada soy , ya lo siento por la muerte de Prue – dice y procede a abrazarme , yo instantaneamente me quito sus manos de encima . Honestamente el tema comenzaba a enfermarme , la unica persona con la que queria hablar de la muerte de Prudence Messer , era con Prudence Messer. Y sabia incluso yo , en mi propia locura que eso no era posible..
De repente se escucha un decayente eco en la planta , la puerta de la habitacion se ha abierto, todos dirigimos la mirada hacia allí , el tributo viene tambaleante e inerte
 
 –fue un sueño?-pregunto , yo negué con la cabeza acercandome al tributo cautelosamente
–no Cato- por un momento los ojos del rubio se pierden de orbita y luego se posan en mi
–entonces de verdad esta muerta?...- trague saliva y asenti lentamente apretando los labios, no dice nada , solo suspira , y se queda callado llevandose ambas manos a las cienes y frotandolas, luego como de un subito impacto abre los ojos , la mirada en estos es alarmante y desubicada
 
 –Assa?, los demas?, estan bien verdad? –yo simplemente asiento, pero de repente se escucha el comentario sardonico de Tobias que hace eco en la planta como todas las palabras.
 
–ya te lo habiamos dicho ..Que tan fuera de contexto puedes estar? –dice en un tono sarcastico y acido por lo bajo. Es simplemente quien Tobias es , siempre lo seria , siempre lo será. El rubio simplemente gruñe y me hace a un lado groseramente  dirigiendose a los ascensores , me le paro en el camino deteniendole por el pecho
 
 –Espera, espera,  para el caballo -le digo –tu a donde crees que vas? – me mira mal
–apartate de mi camino escualida- escupe acercandose amenzadoramente
 
–No olvides que es lo que acabo de hacer , derramar un poco mas de sangre no seria dificil – me toma del cuello – ademas quien te crees que eres tu para darme ordenes de que puedo y no hacer!- niño estupido ..  Casi puedo escuchar sus pensamientos , soy muy pequeña “fragil” un blanco facil .
Su agarre al cuello se hace mas fuerte , los hombres de la sala se disponen a ayudar pero yo soy mas rapida y le estampo de un golpe a la pared clavandole yo las uñas al cuello , dando a un nervio que le relaja los musculos por estimulo, logrando que me suelte.   Su mirada se vuelve de sorpresa y alarme , deja salir un gruñido animalado y ahogado
 
 –Escucha bien mocoso malcriado, te crees gran cosa por ser vencedor? , no olvides que si estas aqui es por obra de Prue y mia , y que si yo estoy aqui es porque tambien soy vencedora , y te dire una cosa –escupo entre dientes –puede que yo no sea Prue , no difiero en eso, pero si nos criaron de la misma manera , porque somos familia-  su mirada retoma la sorpresa y la rabia e impotencia de que una mujer dos veces mas pequeña que el le haya dejado indefenso se disimulan.
 
–y si te crees fuerte? , creeme que comparado con todo lo que tuvimos que vivir ella y yo , lo que tu acabas de vivir es un juego de crios.-  dirijo la mirada a Tobias y Kyle  –la anestecia le ha despertado agresivo ,  ahora mismo no esta en sus cabales  ,  que cene , que se vista , y luego puede ir a ver a su novia …O lo que sea.- digo firmemente , suelto al rubio que queda ligeramente inerte , y me dijo hacia los ascensores.
 
Oprimo el boton que me llevara al techo , dios , necesito tiempo a solas , apoyo momentaneamente la cabeza contra las paredes del ascensor y me llevo las manos a los oidos , simplemente quiero que todo el ruido pare pero las voces no cierran la boca todo son gritos y susurros , palabras y Agh.
“Ding!”
Las puertas se abren y soy recibida una vez más por la fria noche , echo la cabeza a un lado cuando veo una figura que tambien descanza en el borde  del balcon , la mirada perdida , el cabello suelto y corto
 
 –hola Gracie , ha pasado tiempo-dice la fuerte voz , y la reconozco al instante
 
–Johanna- digo con una disimulada sonrisa acercandome  a la mujer , esta suspira y voltea a mirarme , con esa mirada suya , tan determinada y furiosa
 
–veo que este es lugar donde todo el mundo viene a pensar- susurre levemente , Johanna suelta una gruesa risa sinica y suspira
 
–no , aqui es donde todos vienen a llorar como crios estupidos sin que la camara les vea-declara , yo asiento lentamente y me muerdo el labio inferior ,  para este punto las verdades estan siendo ocultadas a los tributos, no son mas que crios despues de todo. Pero para nosotros los mentores , todo esta en bruto, perfectamente crudo y tosco , la realidad como siempre nos han forzado a verla fuera y dentro de las paredes de este infernal edificio.
 
 –lamento que no hayamos tenido un saludo “propio” antes- digo haciendo comillas con las manos –pero la situación…Bueno , no es precisamente condecorosa- Johanna me mira con una ceja enarcada
 
 –si , yo tambien quiero vomitar –aprieto los labios y asiento de nuevo , ella era igual que la situacion , cruda , igual que Prue. –ella merecia mas que esto sabes?...Todo parece tan surreal, pienso que ha dado demasiado por estos crios , a los que les  importa poco- dijo frunciendo la nariz con desden y su  mirada se perdio de nuevo en la noche sin estrellas. Yo por mi parte me encogi de hombros pensativa por unos segundos
 –no creo que ella quisiese gloria o credito , no es como ella –dije –nunca lo fue – Johanna solto un gruñido y enterro la cabeza entre las palmas apoyando los codos al borde del balcon
 
–podriamos de hablar de ella en pasado?!-dijo en un tono de voz conflictivo , me encogi de hombros y aprete los labios en una linea
 
 –ella se merecia mas – continuo johanna –era bastante especial….Para una persona sabes? –suspiro un momento  –una tiene que hacer lo que tiene que hacer , vuelvete vencedor y te dejaran vivir en paz – enarque ambas cejas
 
 –no hay vencedores solo supervivientes Jo. – dije , ella solto una risa por la parte de atras de la garganta
 
 –es lo que ella hubiese dicho – sonrei de lado
 
–probablemente – suspire , de repente aquel peso cae sobre mi cuerpo estoy sola ,soy la unica Youngblood que queda…Zenniba , Evanora , Theodora , alguna vez recidentes del 7 , ahora desaparecidas. Rowan , mi madre, Prue , Cecilia … todas muertas. Y aqui estoy …respirando ….Yo deberia estar muerta…No deberia de estar aqui .
 
–sabes? , puede que ella no haya sido su heroina , pero eso no significa que no fue valiente
 
 –
 
 Es lo ultimo que escucho a Johanna decir , estoy congelada en lugar…No quiero creerlo ….Que asi termina…Hablamos de la muerte todos los dias, especialmente nosotras , mi familia habia incrustado la muerte en nuestras mentes , ahi , rondando siempre..Y jamas le habia tenido miedo…No lo tenia ahora …De cualquier manera … eso era todo, estaba muerta…Todo lo que ella penso o dijo , se ha ido por siempre….Pero su plan permance , lo que ella queria..Y ella queria que yo lo completara…Asi que tendria que hacerlo . … Tendria que sacar al monstro, tenia que terminar lo que ella habia empezado…Y luego pensé que quiza esto fuese el final, quiza por esto no habia muerto en aquella arena …Quiza debia terminar esto, y luego podia morir , en paz , y habiendo hecho algo por lo que valiese la pena vivir…Pagando el precio de la vida. Quiza , esto se trataba de un futuro… Solo para otros , y no para mi … Quizá , dandole a otros un mejor futuro estaba pagando mi deuda ….La vida de Mike , quizá tenia que llegar aqui, hacer esto y luego estaria en paz para poder morir. Tenia perfecto sentido ...Esto no termina aqui…Apenas comienza…Quiza de eso se trataba , en mis años en la arena no merecia tal misericordia , la muerte sonaba como un concepto demasiado dulce , quizá aun no lo merecia , pero el hecho es ,  que no sentia merecer la vida tampoco..Por eso estaba caminando entre ambos cual cuerda floja. Nunca habia sabido que creer … Dicen que la vida es lo unico por lo que vale la pena morir..Pero jamas se habia sentido , nunca habia tenido una razon por la cual vivir , la vida me era una extraña, mientras que la muerte y yo eramos viejas conocidas, nos conociamos cara a cara , por años habia estado persiguiendome , desde que tengo memoria , tocando a la puerta de aquellos que me importaban, manteniendose cerca , por las sombras , siempre en algun sitio donde , quizá no pudiese verla , pero si sentirla …Me rondaba y me habia coqueteado un par de veces ya , y en algun momento , si no encontraba algo para vivir , tendria que responder a su insistencia.
 
 
 

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Caminé por los pasillos con los brazos a mi alrededor , estaban tranquilos , esto era el adios para todos aquellos autores de la masacre hasta el año proximo , vigilantes estarian recogiendo sus cosas , esperando para irse , todos buscaban escape de estos edificios , aquellos que decian sentirse comodos aqui eran hipocritas , las paredes parecian cerrarse a tu alrededor , pintandas con la sangre de todos las almas que habian quedado atrapadas en los juegos , aquellos que no habian logrado salvarse. Luego pienso…Estos juegos han demostrado historia , no solo porque cuatro tributos regresarian a casa , tambien , porque la sangre se habia propagado , saliendo de la arena , acabando con aun mas vidas….Pienso en Seshomaru , en Prue , y en el bebe de los dos , Nunca abriria sus ojitos al mundo…Los tres nunca podrian ser una familia …Aqui y asi terminaba y por esto jamas le habia encontrado sentido a la vida ..Porque al final todo se reducia a polvo.
 
Me disponia a dirigirme a los ascensores y de nuevo a las plantas cuando de repente siento que alguien me toma de la cintura y me jala hacia una de las puertas 
 
-que demonios! –grite pero enseguida mis gritos fueron cubiertos por una mano , bastante grande , reacciono como cualquier dama racional y le meto una patada en los bajos, se escucha un gruñido y yo trato de escaparme aun en la oscuridad  , pero las manos me tienen de vuelta , rasguño por aqui y por allá como una maniatica , hasta que las luces van prendidas
 
 –espera! , espera basta! – dejo de moverme y abro los ojos solo cuando reconozco la voz de Seneca Crane , me doy cuenta de que estamos en su oficina.
 
usted.. –jadee encontrandome cara a cara con el jefe de los vigilantes–como es que sigue aqui? –  me cubro la boca inmediatamente mordiendome la lengua a castigo por ser tan indiscreta, el suelta un suspiro y sus ojos se pierden un momento 
 
-no se equivoca al pensar que es mi ultimo dia en este edificio , señorita Magnolia –ambos nos miramos un momento , sabemos que no solo es su ultimo dia en este edificio, sin embargo , puedo ver que sus cosas siguen por la oficina , como si estuviese tratando de aferrarse al hilo de vida que le queda , como si tratase de engañarse. Levanto la mirada con orgullo enarcando una ceja , manteniendome fria , de piedra , tratando de ignorar el hecho de que estoy mirando a alguien que se despide de su vida cada minuto que pasa….Cuanto le quedara?...
 
–que tendria usted que hablar conmigo? , si recuerdo bien ,  no estoy a la altura del trabajo de mentora si  quiera , por lo que no he de ser de mucha importancia para usted – el fue hacia alante , estampando ambas manos contra el escritorio de madera en un sonoro golpe , sus ojos azulados encuentran los mios , quemantes en tantos sentimientos…En tanta vida que casi te da lastima saber que no queda mucho para que se drene , para que aquel azul pierda el brillo , para que el acelerado corazon en su pecho deje de latir para siempre. Seneca aprieta los dientes
 
–pudo haberme engañado antes Magnolia, pero ahora lo se – enarca ambas cejas –vi lo que hizo con el centro de entrenamiento, los blancos han quedado destruidos!, y escuche lo que hizo con su tributo- frunci el ceño impresionada , vaya que el sonido viajaba rapido por estas paredes; me lleve la mano al pecho
 
–yo? , no seria capaz - escupí con acidez , los dientes de Crane se aprietan aun mas , un chirrido se escapa de ellos. –me hubiera tragado eso antes, realmente me hubieras engañado …Pero ahora? …Ahora lo entiendo , Prudence trabajaba sola,  con Mason o Odair que se hubiese buscado una aliada me parecia raro ya en su escencia , y cuando la vi a usted? , semejante pulga no parece capaz de matar una mosca, pero no me tragaria mis propias palabras sabiendo lo que se ahora, tu eres el mejor perro de ataque que tiene –mantuve los brazos cruzados a la altura del pecho , la comisura de el labio se me levanta en una sonrisa maquiavelica , al final todas eramos monstros.
 
–que es lo que quiere? – pregunte manteniendome firme, el rebuscó en las gavetas de su escritorio , sacando una carta , envuelta con cuidado en un sobre negro , sellada en cera roja
 
 

P.M
 
Mintió a Jeaninne Matthews no es asi?...- pregunte mirando la carta perpleja –si le vio antes de que se fuera , ella hablo con usted –Seneca Crane asiente , la mandibula se me descuelga, entonces lo siento, aquella unrealista chispa de esperanza ; No se donde está, si en el estomago, o en el pecho…Solo se que es tibia… Pero duele, como si estuviesemos hablando de una llama cuya punta es lo unico quemante, lo único capáz de hacer daño…La posibilidad de que me este mintiendo
 
 –sobre que más mintió? –demandé en un firme susurro, mi mirada yendo no abajo pero a un lado, no queria ver a nadie a la cara ahora…No sabia porque, pero después de todo, dicen, que los ojos son la ventana del alma… y yo estaba enferma de la gente ya lo suficiente. No quería saber más de cuerpos o almas…No quería salvar ni condenar a nadie, por primera vez en mi vida, el monstro y la niña que buscaba redención, parecian haber desaparecido, no sabía donde estaban…Si de verdad se habian ido o en vez se habian balanceado en mi interior…No me sentía viva, pero tampoco particularmente muerta, más bien, me sentía como un fantasma con un corazón latiente.
 
sobre que habría de mentir Magnolia? – dijo Crane con una ceja enarcada , me cruzé de brazos y levante el rostro a su dirección , aún sin mirarle a los ojos, miraba un punto muerto en algun sitio detras de el.  Me aclaré la garganta, mi voz más fria de lo que jamás la habia escuchado, incluso yo misma.
 
 Usted y yo, señor Crane, dificilmente pudiesemos ser considerados amigos, y  mis amigos y aquella gente en la que confío son los unicos con la potestad de llamarme por mi nombre de nacimiento,  aún así no lo hacen, sabe usted perfectamente que voy por mi nombre profesional –Crane asiente de manera seca, sé una cosa, cuando se trata de aquellos que conocieron a Prue, todos hemos perdido a alguien diferente, asi que no hay comparación, todos estamos encerrados en nuestra propia forma de dolor, como en una caja, y eso no cambia.
 
Ahora por favor responda mi pregunta –dije con compostura, pero me mordí el labio, aquella esperanza seguía pinchandome por dentro.
 
Todavía no tengo idea de que habla, señorita Grace – mis manos van contra su escritorio en un violento impacto, las uñas barnizadas de azúl van sin miedo engarruñadas a rasgar el escritorio
 
No trate de despistarme!, no trate de mentirme!, ya lo ha dicho usted mismo, soy en ninguna duda el mejor perro de ataque que exista y a menos que  quiera una buena mordida, yo le recomiendo que comience a hablar, esta – viva?Seneca Crane se tensa, y traga de manera sonora, veo su manzana de Adán sobre salir de la garganta, le miro hacia arriba, honestamente, la vida es injusta con las personas como yo, una no puede tratar de hacerse respetar con mucho exito a merced de una altura como la mia. Sus manos se entrelazan en la mesa.
 
Como ya sabrá, es usted una mujer inteligente así que no lo dudo. Ya no soy precisamente un hombre de confianza en estos edificios y muchisimo menos en este gobierno, asi que esta es información que no puedo darle…Permitame reformar, información que no me hubiese sido confiada jamás y que aún apoyada en hechos es totalmente incierta , insegura, además, si estuviera a mi disposición  habria una gran diferencia entre mentir y no poder hablar.  –enarque una ceja , tratando de balancearme de punta en los tacones.
 
Expliquese – dije, aquella llama de esperanza volviendose poco a poco no más que una punzada de dolor.
 
Prudence… - se aclara la garganta –La hija de Snow, Charlize fue asesinada hace un par de días, se le cree a ella la autora del crimen…Su marca estaba en el cuello de la victima…  – aquella punzada poco a poco se vuelve un ardor de indignación, ambas mis manos van enjarradas a la cintura
 
La esta acusando usted de asesina ahora!? –escupí –como se atreve!, como se ateve a alegar que sentía algo por ella y de repente solo…Acusarle de asesina!, que clase de persona es usted señor Crane! – el parece inafectado por mis palabras.
 
Una moralidad racional, señorita Grace, este crimen fue cometido abiertamente dias antes de la desaparición de Prudence, el beso negro, es una de las marcas asesinas más conocidas…No solo aquí sino a nivel de extensión en los distritos, y todos sabemos a quien pertenece, aún así, como ya le he dicho, mi moralidad no es ciega , es racional, Charlize Snow merecía la muerte , y llegaré a mi propia tumba sosteniendo esa misma convicción. – así que mis sospechas no me engañaban…Seneca Crane sería ejecutado.
 
Por qué no lo ha divulgado Snow entonces?, desde que tengo uso de razón trata de destruir mi linaje de sangre, por ningún tipo de razón aparente…Esta, asumiendo que fuese cierta, sería su perfecta oportunidad…porque  no hacerlo ahora –  Seneca soltó un suspiro cansado, como si estuviese fatigado de tratar con una niñita necia.
 
Porque con la muerte de Charlize vinieron muchas verdades, sabrá usted lo que dicen señorita Grace, como un animal salvaje, la verdad es demasiado fuerte para mantenerse encerrada. La mayor de la legacia Snow guardaba muchos secretos bajo su piel, y eventualmente la verdad alcanza, incluso en la muerte. Ella, habia estado intentando despojar a su padre del poder por años,  asi que negocio con una de las peores adversarias de Snow personalmente. –Snow siempre habia tenido un asunto contra nuestra familia, habiamos estado corriendo desde que tenia memoria…Nunca estuvimos en paz , nunca, cuando llegaba nunca duraba lo suficiente para ser tangible, siempre fue visible, la tortura de un deseo represo lejos en la distancia.
 
Que pasa con Snow y mi familia, quiero saber por qué?, por qué seria Prue la primera opción de Charlize para ser la asesina de Corolanius, por qué? – Seneca Crane trago sonoramente saliva, sus ojos moviendose nerviosamente hacia el reloj cada dos por tres, sus dedos golpeando levemente el escritorio como si no pudiesen detenerse a si mismo, la ansiedad en sus ojos.
 
No tengo mucho tiempo, me temo – dijo con sobria seriedad –Para asegurar su seguridad, lo único que puedo realmente decirle es que, conocer la historia de su familia es la mejor arma que tiene ahora mismo, señoita Grace, es usted una maestra, una profesional enseñada a moverse entre información, haga sus investigaciones y vera usted que aún le queda mucho por saber  – frunci el ceño
 
donde tendría que buscar? –pregunté escepticamente
 
-Esa es información que yo no poseo, eso deberia usted de saberlo–se aclara la garganta  y hace un ademán con la cabeza , me volteo hacia la puerta, y los veo, dos agentes de paz, erectos lado a lado.
 
Muerdo mi mejilla interna y siento como la sangre se me congela, quiero gritar, gritar que vivimos en injusticia, que no pueden matarlo por un acto de compasión. Seneca toma una bocanada de aire audible, como saboreando uno de sus posibles momentos y sale de detras del escritorio resignado, manos al la espalda, la cual se mantiene erguida 
 
 –Caballeros – posicionandose en frente de los vigilantes y dando una cabezada corte, paso a morderme el labio inferior hasta que duele, siento la necesidad de ir contra los agentes de paz, incluso si nunca habia sido particularmente fanatica de Seneca, por un momento la chica que quiere redención ha vuelto, y lo entiendo, todos hemos hecho cosas terribles, o cegados por la ambicion o quedandonos sin opción, es la humanidad, pero querer redención…Eso es un alma, eso nos da derecho a merecer una segunda oportunidad.
 
 –Es hora  - dice uno de ellos, con la voz más fría que el hielo, siento como un macabro escalofrio me recorre la espalda y quedo congelada en lugar, Seneca simplemente se posiciona donde debe, en medio de ambos angentes de paz, ambos le toman de los brazos, y Seneca me mira por una ultima vez.
 
–Ha sido un placer conocerle en esta vida  señorita Grace –dice en un tono pasivo y compuesto, trago saliva, la garganta parece haberseme secado de repente, aquí estoy, siento que estoy siendo testigo de una ejecución practicamente, sabiendo que no puedo parar esto.
 
 –lo mismo digo señor Crane  -susurré, tratando de forzarme a mi misma a mantener la mirada, no me siento capaz de ver esto…No puedo, siento que vomitaré en cualquier momento, un peso culpa cae en mi pecho y no puedo hacer nada…Nada.
 
Los agentes de paz se dan la vuelta junto con Crane y se disponen a salir, cuando Seneca se voltea forzosamente de vuelta hacia mi .
 
Señorita Grace!, una cosa más! –y sus ojos encontraron los mios una vez más
 
debemos irnos! –  gruñeron los agentes de paz, Seneca asintió freneticamente y por primera vez vi la desesperación brillar en aquellos ojos azules.
 
Lo haremos, lo haremos –gimiteo –solo tengo una pregunta más para ella, una más – por un minuto los dos agentes se callaron, dejando el lugar en completo silencio, y juro que puedo escuchar la sangre correr por mis venas.
 
Que sea rapido! – gruñeron soltando al vigilante , que se acerco a mi de manera subita a una cercania imprudente, yo me dispongo a dar un paso hacia atrás al instante, pero me toma del brazo, se agacha, para quedar a la altura de mi oido
 
Cree usted  que me hubiese aprobado ahora? –  susurra, y reconozco aquel tono, busca algo en lo que aferrarse..Busca esperanza, y el corazón, este momento me recuerda  el porque habia decidido especializarme en mi materia, porque la humanidad se ha tornado monstrosa, pero tenemos origines, y al final todos queremos la misma cosa, todos queremos amor, redención , paz simplemente el poder  vivir tranquilos.
 
Sidije con convicción en su oido poniendome en la punta de los pies a pesar de la falta de equilibrio a la que me llevaban los stiletos. Conocia una cosa sobre Prue, ella creia que habia humanidad en todos, solo tendriamos que encontrarla –sin dudas Seneca. – todo pasa subitamente, me levanta del suelo y me estruja contra el, y a pesar de mi misma, le abrazo de vuelta. El estaba solo..Nadie deberia morir solo. 
 
Gracias, lamento mucho su perdida señorita Youngblood, lo que debe hacer, es lo que le dictan sus agallas, usted fue siempre una mujer inteligente, no se quede estancada en un solo lugar, en una sola verdad, debe seguir con su vida. – Luego me suelta , los vigilantes le jalan de nuevo, no se queja , no se inmuta, simplemente deja que le lleven .
 
Hasta luego, Seneca –susurré casi de manera  inperceptiblemente, sientiendome confundida y además mareada.
 
Adios, Grace. –dice firmemente conforme los veo desaparecer finalmente.
 
Y soy dejada allí, sola en la oficina, llena de cosas pertenecientes a un cadaver por ser , y una carta, que es uno de los ultimos testimonios de la unica familiar que me quedaba …Y aun asi, sabiendo que no puedo detener esta terrible realidad a mi alrededor, me siento tranquila por un momento , sabiendo tambien que al menos, le habia dado a un hombre paz en sus ultimos momentos.
 
Hasta que de repente las palabras del vigilante resuenan en mis oidos una vez más:
 
“Como ya sabrá, es usted una mujer inteligente así que no lo dudo. Ya no soy precisamente un hombre de confianza en estos edificios y muchisimo menos en este gobierno, asi que esta es información que no puedo darle…”  me sacudo incomodamente cerando y abriendo los ojos repetitivamente un momento…No es tiempo de un ataque Grace…Respira. Trato de exigirme, pero la voz de Seneca continua resonando en mis ojos, tan alta y clara como si viniese realmente de su boca.
 
“lamento mucho su perdida señorita Youngblood, lo que debe hacer, es lo que le dictan sus agallas, usted fue siempre una mujer inteligente, no se quede estancada en una sola verdad”
 
La cabeza me pulsa de repente conforme trato de buscarle el sentido a aquellas palabras…Habian sido unas palabras tan inusuales…Podría realmente irme, sin averiguar a lo que se referia?.  Acuné la cabeza entre las manos un momento para luego ponerme derecha, yendo de un lado a otro freneticamente, mis ojos se van al reloj cada un cuanto de tiempo,  no quedaria mucho antes de que alguien viniese a disponer de las pertenencias del muerto. 
 
El tenia la carta…El habló con ella.
 
Piensa Grace, piensa.
 
“Como ya sabrá, es usted una mujer inteligente así que no lo dudo. Ya no soy precisamente un hombre de confianza en estos edificios y muchisimo menos en este gobierno  
 
“sobre que más mintió? “
 
Piensa Grace, piensa.
 
“señorita Youngblood, lo que debe hacer, es lo que le dictan sus agallas, usted fue siempre una mujer inteligente, no se quede estancada en una sola verdad, si estuviera a mi disposición  habria una gran diferencia entre mentir y no poder hablar
 
Mi mandibula cae abierta cuando de repente me doy cuenta.
 
Bastardo escurridizo.
 
Me despoje de los tacones, procurando que no hicieran ruido y me dirigí al escritorio, comenzando a rebuscar freneticamente  alrededor de este
 
Tenia que haber algo más…En alguna parte.
 
Recorrí la superficie del escritorio, moviendo de aqui para allá una serie de papeles entre otras cosas, me agache urgando las gavetas sin el más minimo sentido de respeto, Habia algo aquí  y creo que Crane quería que lo encontrara, mis manos levantan cosas de las gavetas, casi con desesperación,  tenia que estar por aquí, sea lo que fuese.
 
Solté un gruñido de exasperación soltando uno de los libros que habia en los compartimientos, ya no me importaba si hacia ruido o no, en este cuarto podría estar algo que me pruebe que no esta muerta  y no lo encuentro.
 
De repente un ruido de vidrio me llama la atención, el libro ha caido sobre algo.
 
Me apresuro a levantarlo, y entonces lo veo, me toma por sorpresa. Es un anillo, lo levanto de la superficie de madera, consiste en una gran gema morada, que se asemeja al cuarzo, le doy la vuelta entre las manos, el aro sin dudas es oro, fruzo el ceño dndole unos golpecitos a la piedra, me parece familiar, no se porque. Enarcó una ceja, la piedra es un compartimiento,
 
Una vez lo abro  diviso un polvo, de un color identico al de la piedra y un olor dulce e intoxicante me roza, hago una mueca, cerrandolo de golpe. Veneno, y de repente se a quien le pertenece el anillo, y se donde buscar, porque sus iniciales estan inscritas en el aro
 

Z.M.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Safe & Sound (Novela colectiva de los Juegos del Hambre)

Mensaje por Hakuna Matata Bitch el Vie 02 Mayo 2014, 2:31 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
"¡Damas  y caballeros que comienzen Los - juegos del hambre! Suena la voz de Claudius Templesmith, esa voz que había escuchado tantas veces en mis peores pesadillas...Ahora era real , hay un momento breve en el cual todo el mundo esta quieto como si el tiempo se parara.
 Rápidamente observo  mis alrededores estoy en una especie de bahía, la cornucopia esta rodeada de agua y a lo lejos se ve una especie de puente de madera que guía a quien sabe donde, busco a Mike con la mirada y veo que esta mirándome , suena el cañón , saltamos súbitamente al agua.
Justo en el momento del impacto abro los ojos y me doy de cuenta de algo no estoy sola, no estamos solos.
El agua de la bahía esta repleta de peces , y no pecesitos dorados precisamente , pirañas , tiburones , mantarrallas , mirando más detenidamente me doy cuenta también de que les han sacado los ojos. El mensaje del Capitolio es claro "Un movimiento en falso y estas muerto".
De repente siento algo tirar de mi brazo. Trato de safarme hasta que volteo y veo los ojos de Mike, me calmo y el me indica el puente , al final de las astillas que sirven de base están atadas las mochilas.
Nos miramos y asentimos, le tomo del brazo ahora yo y le impulso hacia abajo tenemos cuidado de no toparnos con ...ningún tipo de cosa que pueda comernos.

 Nadamos rápido pero cauteloso, en el momento que llegamos a la bahía siento unos brazos a mi alrededor, un cuchillo contra mi cuello, suelto a Mike y le empujo hacia la base del puente la chica me suelta de una vez y va hacia Mike sin embargo soy más rápida , entre más pequeña más rápida.
Le jalo por el cabello apartandola de Mike que esta por volverse azul tratando de desatar la mochila , me pongo frente a el  para protegerle, y por primera vez me encuentro cara a cara con la  castaña incluso bajo el agua tiene figuras muy bien definidas pómulos afilados ojos verde agua, muy grandes, la reconozco como la tributo del 1 , en un momento de descuido. Me hace un corte con el cuchillo en la frente , dejo escapar aire en un quejido de dolor pero de un ademan consigo arrancarle en cuchillo 
"MIKE!". Grito y le lanzo el cuchillo, mi primito por fin consigue cortar las cuerdas , pero el gritar fue un gran error ,  veo como la profesional sale despavorida como una cobarde un caimán se dirige a nosotros , Mike me mira con miedo se echa la mochila con dificultad al hombro con la pesadez del agua ,la bestia nada cada vez más rápido le tomo de la mano y le jalo a la superficie.
Tomamos una desesperada bocanada de aire y le empujo sobre el puente 
"Vamos arriba!". Me dice yo me impulso hacia arriba adolorida , la profesional me ha hecho también una cortada en el brazo gateo Sobre la madera y Mike me jala de ambas manos para que me levante
"Corre Grace corre! Vamos!". Me toma de la mano y comenzamos a correr a cojeadas , al otro lado de la bahía el baño de sangre es impresionante , mi primito y yo corremos pasando por suerte desapercibidos , sin mirar atrás , pronto la bahía llena de casas de madera asesinos y bestias esta detrás de nosotros, hemos sido los primeros en salir de la cornucopia. 
paramos cuando ya hemos corrido lo suficiente.
"¿Donde estamos Grace?". Pregunta. Jadeando , yo miro a mi alrededor , arena , sol , y a Lo Lejos lo que parecen montañas rocosas...
"En un desierto Mike".

 
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Las puertas del ascensor de abren a las plantas del doce, y se ven tan grises para mi como las plantas del dos, no escucho ningún tipo de parloteo hiperquinetico, por lo que llego a la conclusión incluso antes de salir a las plantas de por si,  de que la tenue luz, se deben a que Haymitch esta solo. Salgo y mis tacones hacen eco en el suelo conforme camino, entonces lo veo, encorvado en el bar, un vaso de cristal en la mano derecha y la botella en la izquierda, Por un momento dudo que me haya escuchado, dudo que este inerte del todo, pero luego habla.
 
–Buenas tardes cariño, deduje que tarde o temprano me harias el honor de seguir metiendo tus narices por aqui, vienes por la otra mitad de mi cara? – dice con aquella voz escofina estampando la botella de licor blanco contra el bar de manera sonora, levanta la cara para mirarme, y aunque hay un mechón de cabello cayendo sobre su rostro puedo ver que le he dejado una buena cortada debajo de ojo izquerdo con el filo de la botella. Rode los ojos suspirando
 
–deja de lloriquear, es un rasguñito de niños, te sanará en unas semanas –el suelta una risa amarga poniendose relativamente derecho con dificultad
 
–sabes?, eres una persona extrañamente desagradable –le doy una sonrisa de fastidio apretando los labios y girando la cabeza a un lado
 
–Bueno tu no eres una copa de vino blanco, Haymitch – dije, el rio sin ganas, una risa ronca e igual de escofina que su voz. Una grima me recorre el cuerpo, juro que puedo sentir como le raspa la garganta.
 
–graciosa –dice sarcasticamente


–sincera – corregí con seriedad , el bufó tomando a fondo blanco lo que le quedaba en el vaso, e instantaneamente sirviendo más de la botella
 
–Ya se han despertado? – le pregunte en algo parecido a un susurro, lanza la cabeza hacia atrás de una manera que me hace pensar que esta apunto de darle un espasmo, pero simplemente termina echando el cabello fuera de su cara.
 
–Quien?, los críos?, bah! – muerdo mi labio inferior negando con la cabeza  
 
–eres un desastre- dije con cansancio arrastrando las palabras.
 
si has venido a insultarme linda, allá está la puerta, ya me siento lo suficiente mal como estoy – arrugo la nariz
 
 –me encantaría poder tenerte lastima Haymitch,  pero realmente nunca tuve ningún tipo de simpatía – toma un largo trago del vaso
 
–somos dos –levanta entonces la mirada y sus ojos azules se encuentran con los mios.
 
 –así que, que es lo que quieres? , no deberias de estar preocupandote por tu propio crio?  - gruñe, yo enarco ambas cejas
 
ese mocoso mal agradecito –bufé –confia en mi cuando te digo, que si lo soporto es porque ella le quería vivo, , además se ha despertado violento de la anestesia- Haymitch suelta una sonora carcajada
 
–ya me he encargado de la fiera, así que no te preocupes, si a eso viniste, ahora puedes irte. – trague saliva
 
–no, no vine a eso, tengo una entrega que hacer –dije firmemente, el me mira sarcastico y hace un ademán con las manos
 
una entrega, cuanta formalidad- dice de manera socarrona – y que es si se puede saber?- levante la mirada de manera orgullosa
 
–No, no realmente –dije –no considero que sea asunto tuyo en lo más minimo – sirvio mas licor de la botella
 
–Creo, Grace , que cualquier cosa que tenga que ver con los crios es perfectamente mi asunto – doy una cabeza
 
y yo creo, que cualquier cosa que tenga que ver con mi prima, no lo es –  el simplemente gruño y volvio a su botella.
 
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Hay una luz muy tenue en el cuarto, entro de manera cautelosa, sintiendome aún.
 
Yo no deberia estar aqui…Deberia estar en las plantas del dos, no. Ni siquiera allí, donde tengo que estar, es de vuelta en el distrito dos, envuelta por mis libros siendo una aburrida profesora de escuela.
 
Pero aqui estoy…Y no puedo darme la vuelta ahora, porque esta muerta, se ha ido para siempre.
 
Lo veo, un niño, un chico, siendo justos. Quizá uno, dos años menor que yo, su cabello es rubio, sus facciones suaves, aquellas que pertenecen solo a personas tiernas de corazón, que, de alguna manera aunque pueden ser lisiados, no pueden romperse realmente, son subestimados, y aún así más fuertes que nadie..Son fuertes, en darnos a todos esperanza, a todos nostros, que pudieron ser rotos…Como yo, como Prudence, Como aquella chica de los ojos violetas.
 
Esta dormido, o mas bien inconsciente, aun asi tiene una expresion tan inerte, que tranquiliza, lo he visto, he visto la expresion torturada en muchos tributos en el pasado, incluso asi, allí yaciendo incoscientes.. Y el no la tiene..Ahora eso es fuerza.
 
Me acerco al chico, pero Dios, me inspira tanta ternura, que es imposible llamarle chico. Un mechón de aquel cabello rubio ceniza le cae sobre la frente, lo aparto con delicadeza. De alguna manera me recuerda tanto a mi hermano que no deberia ser legal.
 
Y de golpe, sus ojos se abren. Son azules, brillantes, que persisten un segundo en un estado de alarma conforme logra decir
 
–quien es usted? – no escépticamente, sino de manera confusa, bueno no podemos culparlo, no es como si me hubiese visto antes en algún sitio. Le doy al niño la mejor sonrisa que puedo, no voy a ser hipocrita, no me verán sonreir realmente, pero lo intento, un gesto consolador.
 
Luego me aclaro la garganta
 
–Hola Peeta, soy Magnolia Youngblood, llamame Grace, aqui entre nos detesto mi nombre. Soy la mentora del distrito dos. – ahora que los veo abiertos , en perfecta consciencia, sus ojos estan pesados, como si hubiese demasiado yendo por su cabeza
 
–Lec, como esta Lec? –ahoga torpemente, yo trago saliva
 
–no la he visto aún- dije suavemente –pero he hablado con Haymitch, me dice que esta perfectamente bien –en los estanderes de una recien coronada vencedora, por supuesto. Pienso para mi misma.
 
Luego de que le digo esto, puedo ver el que el niño se relaja, y suelta un suspiro, como si hubiese estado reteniendo aire, luego sus ojos se levantan del suelo
 
–Thalassa?, Cato?, que ocurrió con ellos? –  pregunta en obvio apuro y puedo ver la agustia regresar a su rostro. Asiento tranquilizadoramente
 
–tambien estan perfectamente bien , Peeta, no he tenido la oportunidad de una audiencia con Holly, pero asumo que la chica habrá despertado para estos momentos, el lo ha hecho ya, y es probable que os encontréis todos para la entrevista final. –El asiente, quizá más tranquilo ahora, aunque no le conozco, no podria decirlo con certeza.
 
Su ceño va fruncido cuando su mirada sube una vez más hacia mi
 
 –Quien dijo que era? –pregunta timidamente, tratando de no ser irrespetuoso.
 
–Grace, Grace Youngblood, la mentora del distrito dos –me mira con incertidumbre.
 –Yo..Yo  no sabia que el co-mentorar estaba permitido, no creo que nos hayamos conocido.. – susurra, yo enarco una ceja
 
–co mentorar?, no comprendo –sus ojos azules encuentran los mios
 
–bueno , ha de obviamente debe usted ser la compañera de Prue-- Quiero decir, Prudence Messer –mi mandibula cayó abierta, y mis ojos grisaseos sostuvieron la mirada a sus azules…Por un momento lo considere, mentir, correr de allí , guardarme la carta y salvarle al niño el dolor. No se si lo sentiria realmente, pero el hecho de que la llamara Prue sugiere que entablo algun tipo de relación con el muchacho…
 
Pero la verdad era la verdad, y si hacia esto, si me daba a la urgencia de correr, estaría haciendo aquello que todos estaban haciendo, que detestaba tanto.
 
Prudence Messer habia muerto..Y actuar como si el mundo no hubiera cambiado de gran forma, como si hubiese sucedido algo tan insignificante como que una rama se rompiese y cayese de un arbol…Simplemente no parecía correcto.
 
Me aclaré la garganta de nuevo, yendo de un lado, a otro de un lado , a otro.
 
 –Ella…Ella – sentí el aire drenar de mis pulmones
 
 –esta usted bien? –pregunto el frunciendo el ceño
 
–ella esta muerta. –y su rostro cayó de nuevo
 
–perdon? –presioné mis labios juntos, esperanzada de que se volvieran azules y que se yo, me sofocaran hasta mi muerte. Aclaré mi garganta una vez más.
 
–desafortunadamente, ella fallecio hace un par de dias –sus ojos se abrieron como platos
 
Pero como…? – Esto sucede cuando te coronan vencedor, lo veo en sus ojos ahora, aquella confusión , no entiende, porque ha perdido lo que es la noción del tiempo, en el momento en que te tornas un tributo, todo cambia, pero estas demasiado distraido para darte cuenta. Y luego eres vencedor, la pesadilla se acabó…Solo que esta vez, te encuentras en una realidad incluso peor.
 
 –Yo….Ella dejo esta carta para ti  - y sostuve el papel en lo alto–creo que hubiese querido que yo  te la diese. –y mi voz esta compuesta, solo que mis ojos estan llenos de lagrimas. Torcí la boca, y mire al otro lado. Habia una silla cerca de la cama, apoye la carta allí y me voltee en la punta de los tacones para irme
 
 
 –espera! –me doy la vuelta a pesar de mi misma, el se aclara la garganta –podrías...Podrías leerla? – esta vez soy yo la que ahoga palabras, estoy en algún sitio apunto de ahogarme en mis propias lagrimas. 
 
Qué? –el traga saliva, y veo que le sobresale la manzana de adán un momento
 
–por favor..- aprieto los labios una vez más y me termino dirigiendo a la silla
 
de acuerdo… – susurré suavemente y procedí a sentarme, cruze las piernas y tome la carta entre las manos , sacandola del sobre y haciendo lo posible para llevar esto acabo en un proceso lento, porque no quiero saber lo que dice la carta, porque estoy asustada, de que si la leo , la escucharé, soy una con indicios psicotica , mi mente no era para confiar en ella…Y estoy asustada, que quizá  ocurrá, quizá escucharé su voz fuerte y claro..Y quizá, solo quizá,  no querré dejarla ir.
 
Me aclaro la garganta;
 
Querido Peeta;
Un cardinal, ese es el nombre del pajaro del que te estuve hablando la ultima vez que nos vimos…Recuerdas?, bueno no podia irme sin darte ese nombre, Porque bueno, necesitaba que supieras que es asi como te  preservaré siempre en mi memoria. Lo que siempre me gusto de ese pajaro cuando era niña –ademas del hecho frusrtrante pero maravilloso de que jamás pude encerrarle en una jaula para llevarle conmigo. – Era como lograba sobre salir sobre los demás, sobre todo aquello a su alrededor, todo esto en su propia simpleza. Ese eres tu, eres simple , dulce, verdadero, Peeta porque no habia visto un alma como tu en años…Ahora, que es un alma ?. Sempre me he preguntado eso…Pero tal vez , no me equivoco  y un alma es una virtud , Entonces tienes una muy extensa, tan blanca brilla bajo tu piel , brilla por tus ojos. Y te enamoraste de esta chica testaruda…Tenle paciencia. “Amor”  bueno es una palabra muy facil de decir…Pero no viene con facilidad para nosotros, somos corazones pesados que cargar, pero si te importa de verdad –y no estoy poniendo eso en duda- vas a  poder cargar ambos, su corazón y el tuyo, si de verdad te importa entonces podrás cargar con su mundo y  hacerlo parte del tuyo en el proceso. Solo te pido una cosa… Cuidala podrías?, es testaruda, e insufrible, justo como yo recuerdo haberlo sido en mi juventud, pero puede ser suavizada…Por alguien como tu...Alguien que ya nunca podré volver a ver. pero ella te tiene se que la quieres..  tendrás que enseñarle lo que es…Y cuento con que lo harás bien.
 Pero más importante, aferrate a ella, aferrate a ti mismo, no dejes a ese chico que conocí  en las primeras sesiones ir… No dejes que te encierren cardinal…Demuestrales que no les perteces.
“La reina de las nieves.”
Prudence A. Messer. Y.
 
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Saben? Soy masoquista?, Haymitch tiene razón, siempre meto la nariz donde no me llaman y termino dandome golpes de pecho con respecto a ello. Pero tenia que hacerlo. La chica testaruda de los ojos violeta, bueno, le había prometido al niño –chico– que ella estaba perfectamente bien, y ahora tenia que verlo por mi misma. Mentirle a Peeta, se sentía como mentirle a Uriah… Era posible , pero si no tenia un cien por ciento de fundamento siempre iba a venir acompañado por un gran remordimiento .
 
Abro la puerta con sigilo, Haymitch ha ido a ver al muchacho, y no esta precisamente alrededor para discutir conmigo. Incluso en la tenue luz del cuarto, que es casi oscuridad, puedo ver sus brillantes y despampanantes ojos violeta.
 
  –veo que estas despierta- susurré suavemente, me lazó una mirada esceptica que facilmente pasaba por despectiva, y comenzo a escrutarme con la mirada como si hubiera hecho algo parecido a escupirle en la cara
 
–Quien es usted – recrimina,  y trata de ponerse de pie, pero el cinturon que le han puesto, quizá para evitar posible fractura, quizá para evitar un despertar violento de la anestesia le detiende. Pero a mi me parece que se encuentra en un estado bastante inofensivo.
 
–Haré que te lo quiten inmediatamente, si te incomoda, por supuesto – me senté en la silla que se encontraba cerca de la puerta, cruzando las piernas y tomandome un momento para mirarla bien.
 
Era una belleza, no habría que dudarlo, pero ella era lo que yo llamaría, una…. “Belleza ruda” digamoslo así, tenia facciones bellisimas, sin que necesariamente fueran delicadas, cejas gruesas y una piel de tonalidad beige, labios peculiares, el superior fino y el inferior grueso. Un largo cabello oscuro y ondulado..Y los  despampanantes ojos violeta que previamente he mencionado.
 
 –Me llamo Magnolia Piper Grace Youngblood –no se porque pero espeté mi nombre completo como si fuera la cosa más natural del mundo. Bufé –no era necesario decirte mi nombre completo, Lo siento –y ella no habla, aunque no es como si lo esperaba que lo hiciera, pero no había visto tal escepticismo en años…Y aún así se me hacia terriblemente familiar.
 
 –Vaya, es cierto entonces –enarque ambas cejas –me habian comentado que eras demasiado desconfiada, disculpa. Bueno , yo soy la mentora del distrito dos –dije , aunque otorgarme aquel titulo me pesaba sangre propia, solo quería salir de este edificio y deshacerme de el. El distrito dos tenia suficientes vencedores para continuar con la profesión de mentores, una vez este circo se acabase yo estaba fuera de aquí…El problema era , que sabia que esto estaba lejos de acabarse.
 
 –No puede ser –dice –esa persona es Prudence Messer – Si. Ella era y nunca sería  de nuevo , ella se ha ido.  Tengo que mirar a otro lado .
 
–si …Sobre eso –me aclaro la garganta , la mano va hacia el cabello en una especie de tick nervioso, pero no encuentra ningún mechon suelto, y maldigo el moño, mis uñas terminan clavadas en la parte de atrás de la nuca. –la verdad es que durante estos juegos sucedieron bastantes cosas que seguramente no les dirán
 
–porque me interesaría saberlo?-suspiré con resignación.
 
 –porque lo creas o no la señorita Messer estuvo cuidando de ustedes mucho tiempo – dije con seguridad, eso era que nadie podría negar.
 
–Disculpa –escupe desdeñosamente –pero lo que tenga que ver con ella no me interesa – me encuentro a mi misma frunciendo la nariz con un poco usual desdén, y de repente entiendo a Haymitch, recuerdo las miradas de muerte que me lanzaba, como le preguntaba yo a todo el mundo que, que era lo que habia hecho y ellos solo dirian
 
probablemente le recuerdas a ella”  Escuchando a esta sobria cria delante de mi, este sarcasmo se me hacia demasiado familiar, y ser otorgado un fantasma de cosas pasadas no suele ser bueno.
 
 –vaya…  –fruncí el ceño, no podia del todo agarrarlo , pero la recordaba en sus años de juventud –o mas bien dicho de adolescencia – la chica sobria y sarcastica, socarrona tirando a un lado amargo , esceptica e independiente, de la cual todos sabian debian tener cuidado. – ambas son identicas –
― ¿Puedo saber el motivo de estar aquí en mi habitación? –sigue tratando de soltarse pero es relativamente inutil, no lo logra, despues de todo estos cinturones estaban hechos para eso.
― Solo quería que supieras esto, se me hizo lo justo. Además de que me ha parecido muy valiente y arriesgado lo que has ideado. Has jugado un juego muy peligroso, Electra. Y no todos están contentos.
― Escucha, lo que he hecho lo hice simplemente por… -muchachita testaruda , que me cree?, ingenua?.
― Lo sé, a veces nosotros tendemos a realizar acciones con tal de evitar otras aún peores. La gente te admira, pero por el momento, no todos piensan que lo que hiciste ha sido por amor, sino por rebelión.- espeté con convicción conforme vi mis esperanzas de poder librarme de esto rapido desvanecerse, estos muchachitos eran mas temerarios de lo que yo pensaba , y aunque Peeta parecia más racional, y no conocia a persona a la rubia –a excepcion de haberle visto acompañar al alcalde en varias ocasiones de la cosecha antes de mi propia elección y de mi mudanza tres años más tarde. – rya con ver al malcriado que tengo de disipulo principal y a esta testaruda cabeza de titaneoNo hay esperanzas para nada, van a necesitar una guia, y Haymitch no es precisamente la mejor opción, Holly necesitará una mano derecha.
― ¿Rebelión? –Pregunta , y aunque aquella pizca de eceptisismo se hace presente, por fin veo a la cria como lo que es , eso mismo, una niña que no tiene ni idea de lo que acaba de empezar.
― Mi sugerencia es que hagas lo posible por hacer parecer que esto lo pensaste por tu compañero de distrito. Si ellos piensan que lo hiciste por amor…
― ¿Por qué me estás diciendo esto? –pregunta, y me siento explicandole las cosas a una de las niñas del aula, por lo que ahora se me hace mas facil hablar.
― Las cosas allá afuera están muy delicadas, Electra Crown. Ahora todo mundo cree que la saeta de luz es una heroína, pero muchos otros creen que es una suicida que quería iniciar una rebelión aniquilándose a sí misma.
 
― Creo que eso me corresponde dictarlo a mi ¿No crees, Grace? –la voz de Haymitch interrumpe nuestra conversación. Y casi puedo adivinar las palabras de Prue, por un momento incluso puedo oirla
Bueno mira quien esta despierto. –Muchas gracias por tu preocupación, pero creo que ya no va a ser necesario, ¿Nos disculparías un momento? Seguramente Electra y tú podrán hablar más tarde.
 
― Bien –Pero no refuto, simplemente me levanto , compuesta y sin demostrar nada en particular , me mantengo civil e indiferente – hablaremos después, señorita Crown. –es lo ultimo que digo antes de salir de la habitación, dejando a la saeta de luz y Haymitch atrás.
 


 Narrador Omnisciente. 
 No habia luz en el lugar para nada, pero maldita sea no le importaba!. que le importaba ahora?. No habia nada, todo estaba vacio.


 
El vaso de cristal chasqueo sonoramente contra el bar conforme sintió el escocés bajar a un paso agónico por su garganta, quemando su camino abajo. El sabor  terroso ahumado del liquido le dejo una desagradable sensación en la parte de atrás de la garganta, como una amargura poco sutíl, lo que hizo que se atragantara brevemente.
 
Era cinicamente divertido como la mayoría de la gente pensaba que bebía solo porque podía. Pero ellos no sabian, no sabian que tan mal estaban, no sabian que bebia para olvidar, y seguia sin ser suficiente.
 
Habia tenido la vida resuelta por un tiempo. Luego de la muerte de su madre y su hermano menor, se habia prometido que no  se permitiría importarse por nadie más. No sentir nada, puede sonar como una opción bastante atractiva cuando lo que estás sintiendo es un asco.


Tendría que continuar una vida como mentor, lo sabía, a diferencia de muchos otros vencedores, el no tenía ningún tipo de escape, pensó  en cuando todo comenzo , y en su “colega” Effie Trinket,  en ese entonces la interna de Shell Thropp que se encargaría de ser la escolta de los tributos de ahora en adelante una vez su “entrenamiento” se diese por terminado, debido a que Shell había decidido retirarse de la nada luego de años.
 
Ella sería nueva en el cargo al igual que el, y sostenia que el era “la unica esperanza de los tributos del 12”
 
Ja! Como si el pudiese hacer algo realmente.
 
Esos crios estaban condenados a su enminente muerte y no habia nada que el puediese hacer al respecto.
 
No le importaba ni le importaria nadie. No iba a encariñarse con cualquiera de los crios mucho menos, solo para luego verlo morir.
 
Como había visto a Maysilee morir.. Como había visto a su familia morir….
 
Pero no. se dijo a si mismo, no podia dejar que aquella tristeza le afectase, habia aprendido ya a no sentimentalizar la perdida, pero sostenia su dolor cerca de el; empuñado en las palmas de sus manos, porque a veces el dolor es el unico momento de lo que alguna vez fue. Pero eso era todo, estaba determinado a continuar asi. Una indiferencia sana hacia los crios que mandaría al matadero y dos botellas de licor a cada lado y estaría bien.
 
Pero claro que todo tuvo que ir mal..
 
 Prudence, Pensó , Prudence, sintió… La vida sin ti… Como voy a arreglarmelas?.
 
 
 
 
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

–Eso es cierto?, lo de la rebelión? –habia preguntado la cria, sus ojos violetas firmes y austeros pero hambrientos por respuestas, tan altarenos y recelosos como siempre, demonios, como era posible que eso no te llegara a los nervios?, uno pensaria que a sus treinta y cinco años la gente entenderia que estaba viejo como para lidear con muchachitos. Pero aquí estaba, tratando de explicar a esta chiquilla excepcional la gravedad de lo que habia hecho, cuando deberia de poder ser miserable en paz, cada dia se preguntaba que le habia motivado a sobrevivir en la arena, claro, todos aquellos que le importaban, estaban todos muertos semanas después, fue ahí cuando el fondo de la botella se habia vuelto su unica amiga. Luego cuando todo habia parecido perdido, habia aparecido ella, pero al final se habia vuelto una necesidad, ella habia sido su roca, lo que le mantenia cuerdo, pero la cosa es, que nunca deberias de necesitar a alguien demasiado..Necesitar a alguien demasiado equivale a querer algo que no puedes tener , y querer algo que no puedes tener, lleva a ambos locura y miseria. Cuando ella no estaba,  el alcohol era la mayor solución, porque iba a quitarle aquel dolor, aquella soledad que le invadia de nuevo, pero eventualmente no pudo tener las dos cosas, y el haberse pasado de tragos le habia llevado a cometer el peor error de su vida.
 
–Si. –habia respuesto con simpleza, ahora ella se habia ido, el gritaba, pero el dolor no se detenia, no importa cuanto lo intentaba, y ahora estaba forzado a estar aqui parado, protegiendo a estos crios, por la promesa que le habia hecho a ella, esa promesa que tal cual su amor fue tácita, y quizá, porque apesar de si mismo, estaba empezando a importarse por estos niños, apesar de aquella promesa que se habia hecho el mismo hacia años, pero ahora todo era diferente, no habia vuelta atrás, y las reglas del juego iban a cambiar, el capitolio tenia un gran circo, y este era sin duda su acto estrella.
 
–Donde esta Peeta? – Haymitch sabia, este era sin dudas el momento en que normalmente soltaria algun tipo de comentario socarrón,  era divertido, como le importaba tanto el muchacho sin que siquiera se diese cuenta, o eso, o era una “natural”, pero claro Electra no era precisamente conocida por su carisma en el escenario, asi que se encontro a si mismo apostando por lo segundo, apesar de por supuesto la ironia de la situación.
 
 
 –Esta bien, quieren que te lo encuentres en la ceremonia 
 
–Quitame esta cosa de encima –habia demandado con altaneria la saeta de luz, Haymitch  gruño por lo bajo, la niña tenia agallas, pero seguia siendo un dolor a la espalda.
 
–Al parecer no puedo cambiar tu mal carácter  - inquirió por lo bajo
 
–No es momento para tus comentarios estupidos –habia dicho Electra enfurecida al parecer. 
 
“Y no es momento de que yo este aqui , deberia de permitirseme ser miserable en paz, pero en vez tengo que jugar a la casita cuidando a un par de crios”
 
 –En estos momentos irás con Cinna, te pondrás al tanto y el también querra verte – habia declarado con firmeza y amargura, el mismo no tenia tiempo para esto.
 
 
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Magnolia Youngblood se introdujo en silencio dentro de la habitación, todo parecia callado, sin dudas nadie estaba un cien por ciento de humor para conversación, habia muerte y sangre por todos los alrededores de estas paredes.
 
–Que te parece? – habia pregunta Ezekiel a Cato, quien se encontraba sentado en la silla frente al espejo, ya completamente listo y elegante para la entrevista final, Four se ocupa de desacerse de cortar unos cuantos mechones en el cabello que han quedado largos de más logrando un estilo masculino y  sofisticado a la vez, se deshace de unos pocos rastros de barba, algo discreto, pero importante con respecto a la presentación, cuando su trabajo ha terminado abre paso a su esposa, que se encarga de peinar al muchacho dandole los ultimos detalles.
 
La rubia tragó saliva observando a aquella mujer, recordaba el momento en el cual habia sido ella misma sentada en esa silla con solo trece años, poniendose bonita para aparecer frente a una camara y poner el acto de que habia hecho trampa a la muerte,  de que habia ganado realmente, de que era una vencedora y no una misera sobreviviente, cuando realmente habia sido la muerte quien le habia arrebatado todo, aunque siguiese respirando, Mike, Rose, Will…Tantos rostros que jamás volveria a ver, y que aún así no podia costearse olvidar.  Habia sido miserable, tan rota a tan corta edad y allí habia estado Tris para consolarla, siempre esperanzada con una sutil felicidad, no propia de la usual ignorancia blanca del Capitolio, sino más bien de aquella que podia hacerte sonreir atraves del dolor, que realmente te hacia creer que las cosas podian mejorar. De cualquier manera aquella mujer parecia haberse desvanecido ahora, dejando en su lugar una muñeca sin vida, con infinita desesperación en su rostro e intranquilidad en sus una vez agraciados movimientos.
 
Es sin duda una lastima, aquello que la vida puede hacer a grandes personas.
 
–Veo que ya estas listo –habia dicho pasivamente la rubia, aun así la piel del tributo se erizo un momento, aquella mujer seria dos veces más pequeña que el, pero su voz podia ser afilada como el vidrio, lo que inspiraba facilmente respeto, realmente no era dificil creer que ella y su antigua mentora pudiesen compatir un lazo de sangre apesar de las diferencias anatomicas. Cato se alcaró la garganta y se volvio con seriedad hacia  la mujer
 
–si,  Yo, lamento lo que pasó –por un momento estuvieron los dos callados, y aquel silencioso sentimiento de desconfiaza paso por el medio de ambos. Quedando en estado tacito y jamás expresado.
 
 –Has pasado dias en una linea entre la voluntad propia y la incosciencia, juzgando por tu comportamiento en los juegos, eres violento Cato, o impulsivo, ponlo como te apetezca. Así que de cualquier manera es completamente entendible que habiendote tenido sedado perdieses la noción del tiempo, y te levantaras tal cual lo requerian tus alrededores la ultima vez que estuviste un cien por ciento consciente.
 
 –De.. acuerdo –habia dicho confundido, quien quiera que fuese esta chica, sonaba como si se hubiese tragado un libro de texto. Le observo un momento; era pequeña, practicamente una enana, sospechaba el que el poco de decencia en su altura probablemente provenia de los zapatos altos que llevaba puestos, cabellos rubios y recogidos en una rosca, de complexión delgada y tez palida, es atractiva, lo supone, pero no le llama la atención  de ella absolutamente nada a parte de ambos tatuajes que lleva sobre la piel, una figura que parece un halcón dorado al costado del cuello  y luego aquella rosa, mismo diseño, misma forma y mismo lugar en el abdomen a un costado, solo distinto color, fruncio el ceño, no era usual ver a una persona pertenenciente a los distritos tatuada.
 
–Muy bien  - habia continuado aquella extraña, luego se habia aclarado la garganta –ahora hay que concentrarnos en que es lo que pensamos hacer, o más bien que esta en tus planes hacer –el tributo le habia mirado con seriedad.
 
 –A que te refieres? –Grace Youngblood suspiró cruzandose de brazos
 
–Cato,  no creo que realmente comprendas la gravedad de esta situación, lo que idearon allá afuera fue un movimiento de estrategia brillante,ha sin embargo quedado corto, lo que comenzaron dificilmente termina luego de esta entrevista. – habia declarado con seguridad –sin duda el publico esta conmovido con  estas apasionadas historias de amor que le dieron, pero allá afuera, hay otras personas, personas que piensan que esto se trata de otras cosas – ella se acerco con sigilo apoyando casualmente el codo sobre la comoda y le miró de manera seria e insistente – Peeta Mellark y Electra Crown fueron los primeros amantes cruzados, pero ahora tu y Thalassa Démeter han terminado a bordo del tren también, y no es un viaje del qe puedas saltar mientras esta en movimiento, eso podria significar desnucarte facilmene, ahora hay cuatro amantes cruzados,  ahora este tambien es su acto. –El tributo tragó saliva y se aclaro la garganta
 
Que sugieres que haga? –habia preguntado con ambas seriedad y angustia en su voz.
 
–Pase lo que pase, debes estar perdidamente enamorado Cato.

 
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Safe & Sound (Novela colectiva de los Juegos del Hambre)

Mensaje por Hakuna Matata Bitch el Vie 02 Mayo 2014, 2:43 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Felicidades Electra –había dicho Grace con cordialidad y formalidad acercandose a la saeta de Luz, sentia tanta lastima por estos niños, las cosas se habian salido de sus manos y ahora lo que habia comenzado como un juego de niños, lentamente se transformaba en un plano de guerra.
 
Y la rubia se encontro a si misma preguntándose, en un mundo donde la muerte y sus herramientas no eran más que un factor de entretención que crio estaba listo para una guerra?, tanto ella como Prue y su familia habian escapado la primera guerra apenas vivos, y aún así los recuerdos de la misma Grace con respecto a esa epoca era borrosa, ella simplemente había vivido los finales de aquella epoca, lo que más recordaba era aquella necesidad que habian pasado todos tras aquel desastre, recordaba el desespero que le había arrebatado a su padre tambien tras la muerte de su madre, y recordaba como su padre le habia enviado a convertirse en una asesina en sangre fria desde que tenia memoria, recordaba a Zenniba y aquella maquiavelica sonrisa que le congelaba la sangre a cualquiera, aquellos ojos como dos agujeros negros que sostenian una oscuridad inimagible dentro de si  mismos, genuina sed de sangre y tortura, el tipo de aquellos que posee una persona que encuentra satisfación en el dolor de otro tambien recordaba todo aquel dolor, que le habia dejado cicatrices para que no lo olvidase. La guerra marca a la gente, y si esta rebelión iniciaba, no queria imaginarse donde terminaria.
 
 –No deberias estar con tu tributo? – habia preguntado, la rubia mantuvo la compostura nisiquiera inmutandose, estaba aqui con un proposito que iba a llevar a cabo.
 
–Seguramente el debe estar bien sin mi presencia – se acomodo el mechón habia caido del alto moño. –escuchame Electra, hay algo que debes saber respecto a porque ahora soy yo la mentora y no Prudence –comenzó a decir con desición, pero fue cortada por le menor.
 
–Me lo he de imaginar – Grace tuvo que hacer un esfuerzo para no rodar los ojos, aquellos tributos que creian saberlo todo siempre le habian llegado a los nervios, la experiencia dicta la sabiduria y ese era un hecho que la mayoria de la gente que ignoraba, pagaba. 
 
–No, no te lo imaginas en absoluto –declaró con firmeza, luego suspiró
 
“A escena!”
Grace habia sentido el tic tac del reloj justo en sus oidos “no hay tiempo”. Así que se acerco al oido de la joven, la verdad era horripilante, pero solo era justo que supiera.
 
Ella ha muerto. –y cuando aquellas palabras dejaron su boca para llegar a los oidos de una completa extraña, la Youngblood más joven comprendio el poder de las palabras, decir algo en voz alta despues de todo, puede incluso hacerlo cierto.
 
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Era hora del adios, tributos se despedian mientras que mentores estaban reunidos cerca de los respectivos trenes, la bella Holly, el borracho Haymitch, el amargo Tobias, y Kyle y Grace, siempre mano en mano
 
Que ocure ahora? –habia preguntado la castaña, con frustracion y preocupacion
Bueno que no es obvio – habia escupido Tobias, soltando un bufido que le levanto un rizo de cabello – Holly habia fruncido el ceño.
Que grosero – Grace simplemente rodo los ojos y se encogio de hombros
El odia a todo el mundo –Tobias habia enarcado ambas cejas
Y tengo mis razones, gracias. – Haymitch, que hasta ahora habia permanecido callado  tomo un sorbo de su botella, y habló.
Bueno, que nos ilumine – dijo de manera socarrona y a la vez amarga, era extraño, pero era posible puntualizar la exacta diferencia entre la amargura de estos hombres, uno de ellos, poseia odio por la vida, el otro, simplemente odio por si mismo, sin ningun sentido de vida, siempre habia parecido un concepto tan tacito para el.
 
 –Pues cuidamos de los crios, que más habría por hacer, tienen la daga de Snow contra sus insufribles cuellos   – encaró Tobias, Haymitch habia bufado.
 –Que si quiera pintas tu aqui Tobias?  - Tobias apretó los dientes hasta que crugieron, sus ojos azules se prendieron en furia.
 
–Prue hablo con ciertas personas antes de su muerte, uno de los cuales fui yo. Fue muy clara en lo que queria, y voy a honrrar sus deseos, Abernathy–Holly Prevost habia interrumpido a los dos hombres
 
–Dejen. De ser. Crios. Debemos enforcarnos en el problema real –Grace Youblood suspiró
 
–Ya sabes lo que dicen, quieres algo dicho?, pideselo a un hombre, quieres algo hecho?, pideselo a una mujer. –Haymitch gruñó.
 
 –Que esperan?, que juegue a la familia feliz!?, Prudence esta muerta. –Grace lo supo en el momento en que le escuchó hablar, estaba intentando pretender que no importaba, “sin negocios con los muertos” hubiese dicho la abuela Kaleeha , pero ella sabia la verdad, y por  primera vez sintió simpatia y lastima por este hombre .
 
 –La perdiste, lo sabemos, la perdiste, tal cual todos nosotros, como crees que se siente para nosotros  hijo de puta, crees que es de alguna manera mejor huh? – habia dicho Tobias venenosamente con un despectivo escupitajo al suelo.
 
–Eso es suficiente, ustedes dos, sean adultos –declaró Kyle en una voz pasiva, Grace soltó su mano, no antes de apretarla para seguridad. Luego se interpuso entre los dos hombres.
 
–Haymitch, mira, esto no es como los otros años, tenemos cuatro ganadores, y vamos a tener que mantener un ojo en ellos, no podemos solo darnos la vuelta, no esta vez. Mira, en alguna parte de tu jodido historial debiste de haber sido un buen hombre, se que si Prue se enamoró de ti, fue por una razón –el rubio se vio desconcertado por las palabras de ella, pero le dejo continuar  – Y si vio algo bueno en estos niños y decidio ayudar a enviarlos a casa, fue por una razón también, ella murió para esto….No la decepciones Haymitch. – El mentor apretó la mandibula.
 
–Que sugieres?–habia preguntado, intentando tomarse esta pregunta enserio, pero habia salido como una acida burla, a la que de cualquier manera, la rubia Youngblood no habia hecho ni caso.
 
 –Solo, cuidado, Haymitch, Holly y yo la tendremos un poco más facil, pero Peeta y Electra, son del mismo distrito, asi que probablemente les acosen más que a cualquiera en esta situación, todos nos vamos a volver a encontrar, tenganlo por seguro, no van a dejar que esto se acabe solo así. Voy a estar llendo al 4 esta noche, estoy de vuelta al amanecer, Tobias, le mantendra el ojo a Cato mientras no estoy, tengo unos…asuntos familiares que atender.
 
Haymitch habia suspirado pesadamente, bueno presentes, ha sido todo lo contrario a un placer estar aqui con ustedes, si me disculpan mi tren parte ahora.
 
–El nuestro también –habia declarado Tobias y Grace sintió como el castaño Howe le tomaba de la mano.
 
–Maggie tenemos que movernos.
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Las olas azotaban pasiva y hermosamente en la orilla de la playa, la rubia Youngblood aspiró el salado aire del ambiente, esta habia alguna vez sido su casa, su hogar, pero no estaba segura de lo que un hogar era ya más. Su hermano estaba aquí, sus tios, sus amigos,  incluso la tumba de su madre…Todo parecia atarla aquí y aún así se habia encontrado diciendole a Uriah que se llevaría al niño con ella, pero que regresaria a casa a primera hora de la mañana. Se preguntaba a si misma por qué no se veia quedandose en este lugar…Quizá se trataba de egoismo, la mayoria de sus seres queridos estaban aqui.. Y seguido se encontraba a si misma queriendo desaparecer, quizá se trataba del hecho de que estar sola en el 2 le hacia sentir menos culpable al respecto. Pero ahora no podia desaparecer, tenia tanto que hacer, tanto entre las manos, el niño estaba solo, solo le quedaban ella y su hermano, ahora los tios Finnick, Astro y Wes estaban destrozados, Bonnie y Shanon no estaban mucho mejor, no podia romperse ahora, por eso debia alejarse, no podia estar cerca de ninguno de ellos.
 
De repente sintió un roce el la espalda, que la hizo dar un brinco,  seguido de algo parecido a una risa sobria pero baja.
 
–Lo siento, te he asustado – la rubia se habia volteado, le miraba un hombre que le llevaba como dos cabezas , sino más, asi que tuvo que mirar hacia arriba para mirarle a los ojos, color verdes esmeralda, de un cabello azabache revuelto y desordenado, es alto, robusto y moreno musculoso y bien proporcionado, el tipo de hombre que pondria a cualquiera en el aire en cinco segundos. 
 
–Estaba…Estaba dis..traida lo siento –susurró ella ausentemente, el habia mostrado una despanpanante sonrisa.
 
–No pasa nada preciosa- el comentario le hizo sentirse incomoda, pero apesar de si misma, no dijo nada y simplemente apretó los labios antes de proceder a preguntar.
 
–Y…Tu eres? – el moreno habia extendido una mano para que la rubia la estrechara y hacia lo hizo.
 
 –Zale, Zale Démeter  para servirte –habia dicho coquetamente, lo que apesar de ella misma la habia hecho soltar una risa por la parte de atrás de la gargata, Zale Démeter, se lo habia encontrado antes una que otra vez, aunque suponia que tenia perfecto sentido que el no supiese quien ella era, pero habian dos cosas que hacian imposibles no saber el nombre del moreno, el hecho de que era hijo del alcalde, y su reputación de mujeriego.
 
 –Me llamo Magnolia – se habia presentado como la educación lo demandaba, el habia fruncido el ceño. 
 
–Disculpa? – dijo con confusión, ella suspiró, estaba realmente acostumbrada a la gente teniendo problemas con la pronunciación de su nombre.
 
 –Mag-no-lee-a, de cualquier manera, la gente suele llamarme Grace – el habia dado una sutil cabezada.
 
–Si, si escuché, solo el nombre me parece familiar – Grace habia sonreido negando con la cabeza
 
–Realmente lo dudo, es bastante inusual –declaro en voz baja, Zale volvió a sonreir gallardo
 
 –Aunque a decir verdad, Grace es bastante bonito, casí tan bonito como la nombrada – no rodar los ojos a esto fue un trabajo dificil, pero se mantuvo compuesta soltando un sutil bufido por la nariz.
 
 –Gracias, ahora, si me disculpas…- se dispuso a pasarle de largo sin pedir disculpas pero su voz le detuvo
 
–Preciosa, espera!- apesar de si misma se obligo a darse la vuelta
 
 –Eres la mentora del distrito dos cierto? –Grace asintió
 
 –Asi que debo decir gracias, por traer a mi hermana a casa – y en ese momento, lo habia  visto, el amor de un hermano, las sutiles ojeras en el atractivo rostro, pero un cierto  descargo, como si finalmente estuviese en paz, y ella sonrió.
 
–Bueno, no lo he hecho yo sola, asi que no tienes nada que agradecerme– declaró la rubia  el le habia mirado insinuoso.
 
-bueno ha de haber algo que pueda hacer para darte la gracias preciosa – Grace habia negado
 
-Lo dudo mucho, lo unico que apreciaria, seria que me llamases por mi nombre, ahora, buenas noches y  si me disculpas…- le paso de largo de la manera mas ciivilizada posible y comenzo a caminar lejos de la playa, pero no pasó un largo rato para que volviese a escuchar la voz de aquel muchacho importunandola de nuevo.
 
–Espera, fea! –se habia  volteado de repente, Zale Demeter le habia retomado el paso, ella le miró con una ceja enarcada y los brazos cruzados.
 
-Ah, y es que aparte de que no nos conocemos, soy fea?-pregunto con leve indignación, el moreno rió vivaracho
 
-Bueno, tengo que llamarte de alguna manera, y por favor, no es como si no fueras a disfrutarlo- ella rodó los ojos
 
  -Confia en mi, lo dudo mucho, ahora por favor fuera de mi camino – obedientemente el moreno se aparto de su camino, aun con una pretenciosa sonrisa en el rostro –Quizá nos volvamos a ver, entonces tendrás que decirme que si-ella le habia mirado una ultima vez significativamente
 
–Siempre tan confiado?–le escucho reir simpaticamente y luego le vió regalarle una destellante sonrisa.
 
 –Suelo salirme con la mia – dijo el, ella apretó los labios
 
–Pues yo siempre tengo la razón, y lo dudo- y verdaderamente, por esta vez, estaban equivocados los dos .
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
-Estas segura de que quieres hacer esto Maggie? – El amanecer se habia roto en el distrito 4 y los hermanos Youngblood se encontraban frente al tren, Uriah le hacia la pregunta a su hermana por la decima vez en la mañana, entre tanto el niño, Tarquinn se despedia de los dos gemelos Herondale.
 
 –El niño va a necesitar una casa Uriah, somos todo lo que tiene ahora – Uriah suspiró
 
–No fue a lo que me referia, Magnolia, me refiero a irte, del 4 –Grace cerró los ojos un momento, y se puso de puntas, apoyando cariñosamente las manos sobre los hombros de su hermano
 
 –Uri…El 4 es tu hogar, esta bien?, lo se, pero yo tengo una vida en el  2 , un trabajo… - Uriah habia asentido derrotado y en vez de seguir insistiendo habia tomado a su hermana entre los brazos para estrujarla con fuerza, le besó el costado de la cabeza.
 
–Cuidate, me lo prometes?- ella asintió sonriendo melancolica, decir adios a su hermano nunca iba a ser facil, y no es que la vida en el dos no fuese solitaria, pero ella debia regresar.
 –Lo prometo –dijo dulcemente –escribe de acuerdo –el rubio Youngblood sonrió
 
 –Siempre –entonces el niño se habia acercado a ellos aclarandose la garganta, su bolso en una mano. Grace se volvió hacia el
 
–listo? –el niño asintió y procedio a abrazar a Uriah, antes de que tanto el como la Youngblood menor abordaran el tren, que se habia puesto en marcha más rápido de lo que hubieran querido.
 
-Grace…?- habia preguntado el niño mirandola conforme el tren arrancaba, ella se habia vuelto a el con preocupación
 
–si Quinn? – el suspiró volviendo a la ventana
 
– Que pasa ahora? – la rubia le miró entristecida  abrazandole por detrás, el niño se habia acurrucado en ella entonces.
 


–Tratamos de sacar lo mejor de esto Quinn…
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Safe & Sound (Novela colectiva de los Juegos del Hambre)

Mensaje por Hakuna Matata Bitch el Vie 02 Mayo 2014, 3:03 pm

Season Finale (Act II) 
in the end everything collides my childhood spat out the monster you see 
gonna need a spark to ignite I'm waking up  i'm radioactive in the dark
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Cursed Bloodlines

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Narrador Omnisciente 

Era una noche fria, de esas que te calaba los huesos, el invierno no tardaria en llegar, y ya el frio daba vistas previas de lo que este seria. En la “acogedora” casa de madera, Zenniba Messer se encontraba sentada en la punta de la mesa de madera, las sillas asemejaban tronos e iban tapizadas de terciopelo. El lugar es de un tamaño acogedor, sin realmente llegar a ser lastimoso, siendo sus dos hijas vencedoras, el dinero no era realmente problema…Fugitivas?, eso era una historia diferente, una que se encontraba a si misma teniendo que pasar con un largo trago de vino, ella sabia, vaya  que sabia cuan diferente  podría haber llegado a ser su vida, si tan solo aquella  chiquilla Rowan, aquella asquerosa  blasfemia , aquel bicho no se hubiese aparecido en su camino.  
 
–Me parece que has perdido, madre –había dicho una de las gemelas que la acompañaban la cual estaba sentada justo en frente de ella, en aquella mesa de madera. Era de rostro ovalado y hermoso, grandes ojos azules, pestañas largas, nariz perfilada, cejas finas y labios finos, los que mostraban entre si dientes aperlados como colmillos. Era de tez palida  y  de cabello pelirrojo , enrrulado y sedoso, sus facciones estaban ligeramente retocadas por el maquillaje en su rostro, era de cuerpo tonificado y llevaba la rosa de la familia tatuada en amarillo en el abdomen. Se relamió los labios mientras se servia otra copa de vino. 
 
–Paciencia, Theo querida –la mujer era de cabelleras negras azabaches como la noche, sus facciones eran jovenes y no revelaban ni un poco el hecho de estar bien pasada de los 50, es de tez morena y ojos oscuros, labios gruesos y una nariz de esas que serian ganchudas de estar estiradas para abajo, pero en vez van hacia arriba, teniendo un aspecto perfilado y clasico, justo como aquella de su sobrina Prudence, uno de hecho diria, que el parecido era chocante.
 
–Que tal si realmente está muerta, madre? – habia tareado una voz desde el sofá, que se encontraba con un lugar de estadia a unos metros de la mesa del comedor y la cocina, dos de estos, de cuero y frente a frente , posicionada entre ellos una mesa de café. Zenniba había suspirado entrelazando sus manos.
 
–Vendrá uno de estos dias –habia sonreido macabramente –no le doy mucho, Prudence es inteligente, si Shell ha acertado y ha ido tras Leo, vendrá… - Luego de haber terminado de hablar Zenniba miró a su segunda hija, menor por segundos. Era la imagen viviente de Theodora y viceversa, sólo que su cabello pelirrojo llevababa los rulos enmarañados , su tez era más palida, sus labios tenian endiduras leves por el  habito de la mordida y debida la constante sangre eran mucho más rojos, debida la falta de maquillaje sus pecas eran aún más notorias que las de su hermana, la rosa de la familia iba tatuada en marrón en su abdomen. Y sus ojos bordados por ojeras, sus ojos azules brillaban con aquella locura perversa, aquella perteneciente a alguien que esta francamente demente y cuya mente a de ser un aterrador lugar, apesar de su locura, al igual que su hermana, Evanora habia sido dotada con muchisima belleza, una belleza de una manera torcida, no convencional, pero que podia ser notada por todos –No vas a comer nada querida?-habia preguntado por fin, la pelirroja solo se encogió más en el sofá abrazando las rodillas contra su pecho y mordiendo su labio inferior, un mechón rojo cayó sobre su ojo
 
 –No madre – habia dicho Evanora antes de que su mirada se perdiese en alguna parte de la habitación. Theodora tomó un sorbo de aquel vino rojo que asemejaba sangre. –Madre, quizá Eva tenga un punto, las estadisticas de que Prudence esté ….- pero sin dejar a su hija continuar Zenniba habia de repente levantado una mano.
 
–Hush criatura , lo oyes? – se quedaron calladas por un momento, las paredes de aquel lugar podian ser finas o gruesas a conveniencia….Y entonces lo escucharon, pasos, severos y firmes, propios de una bota de tacón. Evanora habia soltado una risita sofocada mientras que resoplaba aquel cabello que le habia caido en el ojo con el fin de quitarselo
 
 –Alguien viene…- canturreó. Zenniba se habia levantado de golpe, con una sonrisa macabra y orgullosa en el rostro.
 
Lo sabia!, cual predecible como la blasfemia de su madre –se susurraba por lo bajo conforme caminaba hacia la puerta. Se habia apoyado a esta, mirando por la ventanilla….Una figura delgada le habia recibido, vestida en ropajes negros y con un nombrero del mismo color, el cabello  cae a los lados, y en el momento en el que levanta el rostro, el sombrero deja de estorbar, mostrando un par de brillantes ojos vivarachos y  una perversa sonrisa de labios negros, inmediatamente abrió la puerta.
 
La pudo apreciar mejor entonces, el sombrero sobre la cabeza, ligeramente de lado, una blusa de lo que aparentaba ser una tela suave, las mangas de la cual terminan junto con el ante brazo, en el frente lleva un escote en “V” el que llegaba a su fin justo donde se le abre paso a la imaginación, la tela del vestido es cocida en su forma gracias a una hebilla plateada unos centimetros más abajo. Va acomapañada por una falda del mismo color negro que terminaba justo  e imediatamente debajo de las rodillas , con esta un par de botas de cuero hasta el muslo y un collar color esmeralda, que lleva al cuello . La mujer levanto el rostro enarcando una ceja
 
 –Sabia que no podias estar muerta, tu pequeña sanguijuela  -los labios negros de Prudence Messer se habian curvado en una sonrisa cínica y burlona.
 
–Que puedo decir tia Zenniba, aprendí de la mejor – se encogió de hombros –además una extraña tus apodos, asi que pensé en pagarte una…visita.  –entonces una voz habia interrumpido
 
–Prue, quien es ella? – entonces, y solo entonces Zenniba se habia percatado de otra figura, la figura de una chica que iba detras de Prudence, la imagen viviente de aquellas  facciones infantiles, la imagen viviente de Rowan. Desde detrás de su madre Theodora habia sonreido
 
 –yo te recuerdo! – habia dicho apuntando a ella un dedo  y luego juntando el indice y el pulgar –Eras una insignificante larva cuando te conocí! –Zenniba habia lanzado a su hija una mirada, luego apretado los dientes volviendose a las mujeres en su puerta.
 
–Adentro. Rápido. –Prudence habia torcido la boca
 
–Honestamente tienes suerte de que haga frio, de cualquier otra manera no tomaria ordenes tuyas –habia hecho un ademán con la mano
 
 –Cassie, adentro – la figura siguió tras ella. La mujer de pelo azabache continuaba con los dientes apretados
 
 –Luego de todo lo que hice por ti maldita sanguijuela, te apareces en mi puerta y tienes el descaro de ser presumida,al respecto – habia soltado una risa por la nariz –No es degradante estar de vuelta pediendo ayuda Prudence – desde el sofá Evanora habia reido, sus risas no deberian de confundirse por estupidas, eran gruesas y ligeramente tenebrosas.
 
–Pensé que le esperabas madre –Theo habia soltado un gruñido
 
–Aprende a callarte Eva! – Prudence habia dado una cabezazo hacia su prima  Evanora, en gesto de saludo. Luego comenzo a recorrer el lugar con la mirada. –Para ser honesta lo imaginaba–enarcó una ceja –No te ves francamente como si hubieses visto un fantasma, Tia  - Theodora habia rodado los ojos
 
–Veo que sigues siendo tan encantadora como siempre, primis. – escupió con pesado sarcasmo, la azabache habia suspirado.
 
–Que puedo decir –se habia llevado la mano al pecho, posicionandola sobre el colgante de color esmeralda que relucia en su cuello –Algunas nacemos con ello, otras lo mendigan toda la vida. –de golpe Theodora se habia levantado, enterrando las uñas contra la mesa  y habia pelado los dientes, sus ojos azules reluciendo con deseo de sangre.
 
–Voy  a desmenbrarte en maldito cuello hasta que los huesos te queden reducidos a cenizas –habia siseado con veneno 
 
Silencio, niña, la oscuridad se alzará desde lo profundo y te llevará a un sueño. – habia canturrado Evanora con aquel escalofriante tono propio de una psicópata, aún así habia algo ciertamente encantador de manera torcida con respecto a su voz, la cual podia ser encantante, uno la compararia como aquellas de las que se habla en la mitologia, propias de las sirenas, cuando encantaban a los marineros a  la muerte. 
 
–Suficiente niñas. –habia  declarado Zenniba Messer –dando dos golpes a la mesa, luego separo los labios –En cuanto a tu asunción, pequeña sanguijuela, escuche que habias ido tras Leo, asi que supuse y aparentemente aún tengo el toque que luego vendrias a mi. – soltó una carcajada –Dime, ha sido lo suficientemente inepto para permanecer en el mismo lugar luego de tantos años? –Prudence Messer fruncio el ceño
 
–Así que no me equivocaba?, tu lo sabias. –Zenniba habia sonreido conforme la voz de la trastornada Evanora sonaba de nuevo entre ellas.
 
niño, la oscuridad se alzará desde lo profundo y te llevará a un sueño.  Lealtad , Lealtad solo a mí.
 Pero habia sido tan bajo que las dos mayores no habian parecido escucharla.
 
 –Claro que yo lo sabia, querida sanguijuela. Aunque debo admitir que me impresiona que hubieses llegado tan lejos, digo, considerando todas las peripecias que has decidido intentar –habia sonreido perversamente –incluyendo el…Creativo destino que has decidido darle a la hija de Corlanius. Debo decir que si estoy emocionada por escuchar que tuvo mi querido hermano que decir al respecto…Y,Oh, la muerte!, ahora ese fue un toque delicioso, debo admitir, no era para menos que te convirtieras en la escoria sedienta de atención que era tu madre, siempre pensando que el mundo era su lugar de entretención – habia escupido, y casi al instante una palma habia ido contra su cara, rompiendole la esquina del labio tras mandarla de lado.
 
–No te atrevas a ponerle una mano encima a mi madre Prudence! –habia siseado Theodora saltando a la defensa, la azabache apretó los dientes echando el cuerpo hacia adelante en ademán amenazador.
 
–Pues en ese caso más vale que el nombre de mi madre no  salga de su asquerosa boca  ni una vez más –gruñó entre dientes.
 
 “Prue!, Prudence Anastasia Messer!, quien es ella? porque nadie me responde!?”. Al parecer la menor de las Messer habia estado hablando hasta ahora, pero realmente nadie le habia prestado atención, entonces Zenniba se habia incorporado, la esquina sangrienta de sus labios curvandose para formar una sonrisa conforme caminaba hacia la menor.
 
 –Bueno, quien es esta encantadora enana huh?- habia tomado el rostro de la menor entre sus manos pasando la afilada uña por la superficie de su mejilla –Tu, tu debes de ser Cassandra, el ultimo desove de Rowan antes de que a la pobre zorra le ahogaran la vida fuera de si.
 
–Alejate de ella Zenniba, ahora. –habia dicho Prudence entre dientes
 
–Sigo sin  saber quien es usted –la Messer menor habló con cierto deje de miedo, tratando de zafarse del agarre de la mujer y dando unos pasos hacia atrás. Mientras que por su parte ella solo habia reido descaradamente.
 
–Tu puedes llamarme tia Zenniba, aunque realmente mi linda, digamos que tuviste suerte de nunca conorme…Porque Oh si lo hubieras hecho –habia rasgado con su uña la mejilla de Cassandra –Tu reflejo no estaria ni cerca de esa cara bonita – cual conforme Zenniba habia terminado de escupir las palabras se habia escuchado un disparo. La mujer habia mirado a sus espaldas el tiro habia caido a centimetros por sobre su cabeza.
 
–Eso es grosero!, que nadie te enseño modales sanguijuela!?, acabo de pintar eso hace semanas….Aunque supongo que hay que perdonartelo, modales seria algo que sabrias si tu madre no estuviera muerta.
 
     Te dije que te alejaras de ella, atrevete a tocarla otra vez, y la bala va al centro de tu craneo…Si crees que esto es un asunto de entretención, piensa de nuevo – Casandra, detras de mi.su hermana menor habia obedecido  en el fondo habia sonado la risa de Theodora
 
–Bueno, si dicen por ahi que mentir es lo más entretenido que una mujer puede hacer sin quitarse la ropa –entonces Evanora habia parado su canción y habia reido levemente. 
 
–Ella ya se ha divertido – habia practicamente tarareado enrredandose un  rulo entre el dedo indice de nuevo y apuntando a Prudence sutilmente. Los labios de Zenniba se habian separado en sorpresa, sus ojos maliciosos habian brillando con humor socarron.
 
–Un hijo!, Un hijo! –  habia dicho para si misma, mientras que la mayor de las gemelas habia bufado.
 
Bueno, ahora si estoy impresionada,  quien es el desgraciado padre del bastardo –Prue seguia firmemente apuntando la pequeña arma a su tia, que se habia quedado en lugar apesar de hablar.
 
Muerto, fue asesinado – respondió llevando la mano libre al colgante esmeralda. Zenniba habia enarcado una ceja.
 
–La hija de Corlanius…Ella lo asesino ….asi que tu… - de su boca habia salido algo entre un chillido y una risa, como si el escenario puesto en su mente le diera el más fino de los deleites.
 
–Y lo haria de nuevo – declaró Prudence, su tia habia mantenido aquella ceja enarcada cruzandose de brazos
 
–Vamos, Prudence, no estas aqui para matarme o si?  
 
 –Ciertamente no estoy aqui por el bien de la paz – dijo rodando los ojos –y tenias razón sobre una cosa, se vuelve un poco más fácil cuando ya  lo has hecho una vez a sangre fria. Pero no me des una razón para hacerlo y no lo harè.  –la mujer habia separado los labios en un “Pop”.
 
Que es lo que quieres? –habia dicho con calma poniendo un pie delante del otro.
 
–Necesitaremos un lugar donde quedarnos, por unos dias  -su sobrina dijo con firmeza., la mujer soltó una carcajada.
 
–Estas apuntandome un arma, y amenazandome a muerte… Porque te dejaria entrar a mi casa, pequeña sanguijuela – Prudence tambien, habia curvado los labios
 
–Tecnicamente ya lo has hecho tia Zenniba, además, piensa un poco Corlanius Snow pudo haberme declarado muerta, pero sabe que estoy viva, y va a intentar hacerlo, cuando no me encuentren, detras de quien crees que vendrá? – preguntó astutamente, la mujer se habia entonces tensado.
 
–Que te hace pensar que sabe que estoy viva?, mis hijas y yo  hemos estado fuera del mapa por años. – Prudence se habia cruzado de brazos
 
–Y esperas que piense, que no tienes ningun tipo de trato para que las dejen vivir?
 
Que olvides mi nombre y  borres mi historia, creo que sería fácil para tu memoria” . Canturreo Evanora
 
–Vamos Eva, a la cama – habia dicho irritada Theodora, Zenniba alzo una mano incitando a sus hijas a que se callaran la boca, cerrando los ojos habia suspirado.
 
–Que diferencia lograria, que te quedaras aqui? –habia preguntado con firmeza y frialdad.
 
–Cuando vengan por ti, que van a hacerlo eventualmente, vas a decir exactamente que decir, yo voy a decirtelo, e incluso si es una lastima para el mundo, vivirás, tanto tu, como tus hijas.
 
 –Y seguimos con tu encanto querida –habia escupido Theodora  Zenniba habia apretado los dientes haciendolos crugir.
 
–Llevense a la larva arriba, sus primas se quedan Theodora habia bufado
 
–No puedes hablar enserio madre! –gruñó entre dientes en un tono entre furico y calmo  
 
Ahora, Theodora, no me cuestiones! – y Evanora habia roto en carcajadas incoherentes.
 
 
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Era un cuadro bastante humoristico realmente, eran parientes sin duda, pero no era lo más usual ver a cuatro asesinas a sangre fria sentadas en una mesa bebiendo té.
 
–Vas a contarnos la brillante idea de tu plan ahora que la larva esta dormida primis, o es que fue simplemente una excusa para un año sabatico –Prudence, quien miraba sospechosamente la taza de té volvió los ojos a su prima
 
–Quiero a Cassie lo menos enterada posible –Theodora habia suspirado –Sabes querida, puedes dejar de mirarlo, los ojos se te ven lo suficientemente rojos, y no esta envenenado
 
–habia enarcado ambas cejas y guiñado el ojo – mantenen en mente que te necesitamos vivas hasta que nos digas como evitarnos la muerte –Prudence habia bufado .
 
–He tenido unos cuantos problemas de salud, pero estoy en gotas, con suerte eso ayudará – entonces Zenniba Youngblood habia mriado a su sobrina a los ojos, y habia visto la diferencia, sus ojos alguna vez habian sido de un verde oliva, ahora eran una mezcla extraña eran azules, pero aparentaban haber sido manchados por  por aquel verde, a los bordes se les veian rojos e irritados.
 
 –Ah, si, la caida…Caiste de la azotea escuché, necesitabas un transplante- comento Zenniba, Theodora habia siseado con una sonrisa deleitada.
 
Uhh, eso debio de haber valido la pena verlo, suena como un escenario…divertido –pero habia sido Evanora la que habia roto a reir mientras que acariciaba el cabello de la azabache.
 
–Te dolió? –habia preguntado, casi inocentemente, Evanora estaba loca, si muchas de ellas estaban al borde de aquella Evanora ya estaba desquiciada, asi que Prudence sentia lastima por ella.
 
–Si, Eva, podria decirse que si..-habia dicho con simpleza y firmeza, Theodora habia arrugado la nariz hacia su hermana.
 
Pobre, pobre Prue –habia tararado Eva.
 
–Perdonala, es grosera  - escupió Theodora.
 
 –Hush Theodora, todos vamos allí- pregunto Zenniba dando un sorbo a su té y dando una cabezada hacia su hija –No es asi, Prudence? –Prue se habia encogido de hombros finalmente tomando un sorbo del té
 
–Podria decirse que…Mi locura y yo hemos estado colaborando mutuamente –
 
Alimentas a la locura, ella se alimenta de ti” deleito con su voz una vez más la pelirroja.
 
–Bueno, por supuesto que  tiene que estar lo más cercana a sus cabales ahora madre, debia de estarlo para idear esta peripecia..Y que es lo que exactamente tratas de hacer…Linda. 
 
Prudence habia sonreido. –Cortandole la lengua a alguien, mi querida Theo, no le llamas mentiroso…En vez, le dices al mundo que temes lo que pueda decir. Corlanius Snow me ha declarado muerte, el sabe quien soy y de que soy capaz así que me necesita muerta ahorala duda se esta sembrando en los distritos luego de los juegos, y Corlanius piensa que me di a la fuga  despues de que asesiné a  su hija, piensa que no voy a volver… Y voy a hacerlo. Y cuando eso pase, la gente se va a preguntar por qué declararia a una mujer muerta….Van a empezar a preguntarse por sus secretos –luego habia suspirado y se habia llevado una mano al vientre y la otra al colgante –Y cuando regrese, mi hijo va a ser intocable, algo le pasa al bebé, y sabrán que ha sido el, esto le mantendra a salvo.
 
–Pensando por dos ahora querida?- preguntó Zenniba divertida.
 
–Es mi hijo, y esta es una segunda oportunidad, una de no dejarle crecer en el mundo en el que yo crecí, con gente como Corlanius o como tu.
 
 –Ouch, la hora de la honestidad entonces, si se supone que estas muerta, que ha pasado con tu cuerpo, querida sanguijuela.
 
–Aparentemente me encontraron “Quemada e irreconocible” –se habia aferrado al colgante con fuerza “te lo prometo Sesh, nuestro Liir va a tener su mejor oportunidad, mejor de la que tuvimos nosotros”. 
 
–Pero te diré un secreto Tia Zenniba…El fuego, se propaga, y si yo voy a quemarme, voy a asegurarme de que se quemen conmigo.

 
 
So light 'em up 
 
i'm on fire  
 
 
Welcome to the new age.
  
 
 
 
 
 
     END OF BOOK ONE .    
 
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Safe & Sound (Novela colectiva de los Juegos del Hambre)

Mensaje por Thalassa Deméter. el Vie 13 Jun 2014, 7:46 am

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Siento muchísimo haber tardado tanto en comentar, de verdad que lo siento, debes sentirte fatal, entiendo ese sentimiento cuando no comentan un trabajo que tanto esfuerzo, dedicación e ilusión has puesto en éste. Se nota que trabajaste mucho y me parece una falta de respeto por mi parte no haber comentado hasta ahora, así que espero que realmente me perdones, porque te lo digo de corazón.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

WE FINISHED.

Omg, el cap fue como la guinda perfecta para una season perfecta, ¡no me puedo creer que ya terminó! So exciting, ¡ya vamos por la segunda tempo! Tengo unas ganas locas de comenzar y de seguir con esto, aunque haga una temporada que no es que hayamos estado muy libres, pero ahora que se acercan las vacaciones creo que podríamos empezar de nuevo a ponernos las pilas y a no dejar esto tan abandonado, que es una lástima D:

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

El capítulo estuvo muy emocional, me encantó, fue realmente bonito en su justa medida, además de duro, me dio mucho que pensar sobre Prue, la muerte y el paso del tiempo. Me llenó de feelings la perspectiva de Grace ante todo lo que sucede a su alrededor, su interior es como un jardín en pleno esplendor, lleno de vida, de delicadeza y belleza, pero que debe acorazar porque el exterior es demasiado rudo y amenaza con destruir ese jardín. Sé que también está un tanto loca ¿pero quién no después de unos Juegos? Lo que me gusta, es que sus demonios no la atan, no la obligan a olvidar cuidar su jardín, ella encuentra tiempo para encerrar a sus demonios -que no significa que se enfrente del todo a ellos- y poder encargarse del jardín. Me encanta Grace.


El final del cap fue como muy chocante, emocionante, a pesar de todo, PRUE SIGUE CON NOSOTROS. Sabíamos que no podía morir, simplemente es alguien imprescindible, ¿qué haríamos sin ella? Me emocioné cuando fue a la casa de Zenniba, el momento familiar también me gustó, aunque es tan atípico que me descolocó un poco. ¡Brillante! Definitivamente Zenniba es toda una revolucionaria, además de un tanto filosofa, lo cual le da un toque interesante a la historia. La conversación final es absolutamente genial, me encantó leerla, de verdad que es el final que necesitaba semejante cap tan impactante.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

"Si yo voy a quemarme, voy a asegurarme de que se quemen conmigo."
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Safe & Sound (Novela colectiva de los Juegos del Hambre)

Mensaje por Vanellope el Miér 18 Jun 2014, 9:13 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Far away. 
La verdad, me gusto mucho el capítulo. Pensar que ya acabamos la primera temporada y que me corresponde continuarla, me hace imaginar que nuestros personajes ya no van a ser los mismos miremos por donde miremos. Ya no podremos encontrar esa dulzura en Thalassa, ni tampoco esa dureza en Electra. Quizás Prue ya esté acostumbrada a eso, es una veterana en esos sentimientos. Pero de igual forma me gustaría pensar que nada va a ser igual, me enorgullece pero igual me llena de nostalgia. 

Muy buen trama, toda la narración, sobre todo igual de todos los familiares de Prue, tan locos y sadicos. Así que fue excelente, cada palabra, cada idea que tienen que te erizan la piel. Es como entrar a una casa donde se encuentra Norman Bates como tu tío y Hanibal Lecter como tu abuelo, sin excluir a Aileen Wuornos entre otros psicópatas. La verdad, excelente esa parte. Todavía se me eriza la piel.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
En cambio a Grace, le tengo un cariño especial. {Yo, no vayas a creer que Electra.} porque siento que es la niña que siempre fue la sombra de su familia. A pesar de haber participado, ella siempre ha sido una chica prudente en cierta manera cuando no se emborracha, pero que su corazón enorme está oculto en dolor y sufrimiento, causados por los traumas de los juegos, de todo lo que ha perdido y no ha podido conseguir. Como Electra, seguramente, quizás pueda identificarse, porque después de todo... Grace no está bien. 
Quiero saber mucho más de Prue y de Grace, sobre todo de toda su familia de locos. Lamento no comentar, tu capítulo fue genial <3 sabes que te quiero. Subiré pronto. 
xoxo
mimi.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Safe & Sound (Novela colectiva de los Juegos del Hambre)

Mensaje por Vanellope el Dom 26 Oct 2014, 3:58 pm

Draw scars on your pain.


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
― ¡Dios mío! –Exclamo horrorizado.- ¡Por Dios, Electra! ¡No!
Sentí el calor nuevamente, no tenía ni idea de que pasaba. Ya había perdido la noción de lo que estaba ocurriendo. Trate de mover los dedos, pero estaban engarrotados. Dolían cada vez que intentaba moverlos, sentí algo helado recorrer mi rostro, y por un momento, me sentí ligera. Como si ya nada más pesara, como si ya no tuviese nada que me detuviera.
― Déjame. –Aquellas palabras salieron de mi boca, palabras quedas y roncas. Se me dificultaba demasiado respirar, abrí la boca dando arcadas y después, ya después deje de sentir. Ya no sentía dolor.
Ya no sentía más dolor.
El calor recorrió mis mejillas, y después todo lo que miraba era blanco, escuche risas, y me sentía más que viva. Algo cálido recorrió mis dedos, y me puse de pie lentamente, mi corazón había dejado de latir. Me miro con sus ojos azules, estaba sonriendo abiertamente, las pequeñas rendijas de su boca se marcaban cuando sonreía. El viento revoloteaba su cabello oscuro, se encontraba sentado, tejiendo una red para pescar a un lado del riachuelo.
― Nyx… -Susurré. Esas tres palabras me quemaban la garganta, las piernas no me respondían. Trate de arrastrarme, aferrándome a la tierra húmeda y al pasto con las uñas.- ¡NYX! –Grité con fuerza, las lágrimas me recorrían las mejillas y me estaba ahogando en mis propios sollozos.- ¡NYX, PORFAVOR!
Pude ponerme de pie, dando tropezones y no paraba de llorar. Entonces volví a caer, rindiéndome finalmente y sollozando, estaba llamándolo.
― ¿Por qué lloras, Lec? –Se inclinó hacia mí, mirándome con ternura.
― No me dejes, por favor. Te lo ruego, no me dejes. –Suplicaba, tratando de sujetarlo. Entonces él dejo de hablar, y me hizo silenciarme cuando puso sus manos sobre mí rostro, con su pulgar comenzaba a delinear cada parte de mi rostro. Empezó con mis ojos, después con mis mejillas, mi nariz y por último, mi boca.- ¿Qué haces? –Susurré.
― Quiero recordarte.
― Pero tú no te vas a ir, no me vas a dejar ¿cierto? –Solté atropelladamente, tratando de levantarme.- ¡No tienes por qué dejarme! Puedes quedarte conmigo… -Las lágrimas comenzaron a salir de mis ojos.- ¡No tienes! ¡No me dejes sola!
― Yo jamás te deje. –Dijo, tranquilamente. Sujetaba mi mentón, sentía su aliento sobre mi boca, podía rosar la suya, cosquilleaba mis labios. Me incline más, poniendo mi boca sobre la suya, sus labios eran suaves y fríos, estaban helados. Lleve mis brazos detrás de su nuca para acercarlo más, sabía a hojas secas y especias. Un sabor que me recordaba al bosque del distrito 12, sabía a humo… y después, supo a sangre. Me aleje, mirando como un hilillo de sangre recorría el mentón de Nyx. Me alarme, y comencé a limpiarle la sangre de la boca, baje la mirada… Tenía el filo de la espada clavada. Su cuerpo cayó sobre el río, corrí a buscarlo, lanzándome a él.
Desperté gritando.
― ¡Lec! ¡Lec, tranquila! –Una voz trataba de calmarme. Continuaba gritando, la garganta me ardía y las lágrimas me quemaban las mejillas.
― ¡Nyx! ¡Lo han matado! –Gritaba, pataleando.- ¡Déjenme! ¡Tengo que ir a buscarlo! –Una punzada me recorrió el cuello cuando me impedían moverme.- Tengo que… buscarlo… por favor. –No podía hablar más, por más que quisiera seguir gritando.- Lo… lo… mataron. Nyx… -La vista se me nublaba.- Nyx…
Todo se volvió oscuro.
Nuevamente, miraba un par de ojos azules como el cielo, tan brillantes y tan vivos. Estaba riendo, me llamaba para jugar. Su cabello negro le revoloteaba, brillante, hermoso, inocente.
― ¿Letha? –La luz del sol me cegaba, entonces apareció. Con sus lentes sobre sus ojos tan preciosos.- Oh Dios, Letha. Mi pequeño ruiseñor.
― ¿Vas a ver a mi madre, cierto? –Pregunto, con una diminuta voz.- Dile que estoy bien, que ya no tengo hambre ni frío, ya no me enfermo ni tengo que trabajar.
― ¿Tienes que irte? –Susurré, mientras llevaba mis manos sobre su rostro. Su piel seguía pálida, suave y tersa. Estaba caliente, como cualquier persona que aun siguiese con vida. Ambos nos tiramos al suelo, él recostó su cabeza sobre mi brazo y yo enredaba mis dedos entre los mechones de cabello.- ¿Puedes cantarme? ¿Me cantarías, Letha? Para poder dormir.
― ¿No has dormido?
― No puedo. Todo el tiempo sueño contigo, sueño con Nyx. Y ya no quiero despertar, ahora no quiero despertarme. Te echo de menos.
― Y yo a ti Lec, pero vives por alguna razón. Una persona que dice conocerte me lo ha dicho.
― ¿Así? –Mis ojos comenzaron a cerrarse ante el calor que manaba del cuerpo de Letha.
― Si. –Su voz se volvía distante.- Dijo que se llamaba Vianna… Vianna Crown.
Y todo se volvió oscuro, mis manos se llenaron de sangre, Letha me miraba con los ojos azules, distantes y muertos. Agonizaba, comencé a gritar.
Me ardía la garganta, comencé a patalear y después sentí un golpe que me dejo sin aire. La oscuridad me invadió los ojos, respiraba agitadamente. Mi cuerpo estaba húmedo por el sudor helado, estaba temblando y tiritando. Y entonces después sentí calor.
― Chist, Lec. –Comenzó a acariciar mi cabello.- Vamos, no llores.
― Me llamaban, ellos me llamaban. Gritaban mi nombre. –Sollozaba atropelladamente.- Lloraban, y no podía ir a ayudarles. No podía salvarlos. Ellos estaban muriéndose.
― Solo fue una pesadilla.
― ¡No lo fue! ¡Nunca lo va a ser! ¡Ellos están muertos y yo me quiero morir! ¡Yo me quiero morir ahora! –Me liaba entre sus brazos. Tenía un suave aroma a caliente y a levadura. Peeta pareció dolido, lo reconocí en sus ojos. Pero no se fue, permaneció allí conmigo.
― A ellos no les hubiese gustado que trataras de morir, Lectra.
― No trataba de morir. Trataba de buscarlos. Nyx estaba en el río y fui a por él. Letha estaba subiendo por los árboles y fui por él también.
― Casi te rompes el cuello por subir ese árbol. Y hoy casi mueres ahogada por lanzarte al agua. Mira si Gale tuvo suerte de poder encontrarte antes de que de verdad te murieras. ¿Es que no lo entiendes? A ellos no les hubiese gustado que murieras.
― No te vayas, por favor. –Le suplique mientras me aferraba a él.- No quiero estar sola.
Entonces me aferre a algo que tenía allí desde hace un rato, una fotografía. Nyx estaba con su madre, y no me correspondía el dolor de su perdida. Pero le echaba de menos, no pude salvarlo. No pude salvarlo.
― Creo que a él le hubiese gustado que tuvieras esto. –Había dicho el padre de Nyx una tarde fría. No se parecían, a excepción del cabello castaño. Me había entregado una foto, el pequeño Nyx lucía contento y brillantemente hambriento. Estaba con su madre, no debía de tener más de cinco años. Ella era preciosa a pesar de que era delgaducha y de mejillas hundidas por no comer todos los días. Su cabello era rubio, y tenía unos preciosos ojos azules. Sentí un nudo en la garganta, el padre de Nyx me sonreía.- Gracias por lo que hiciste por él. Gracias por hacerlo feliz a pesar de que fueron unos pocos días.
― No pude salvarlo. –Respondí con dureza.
― Lo hizo, querida señorita Crown. A veces, morir no es malo. Él murió siendo un héroe y sabiendo que tú le querías. ¿Qué más felicidad que aquello? Seguramente, él ya es feliz estando con su madre. ¿Sabes? La canción que le cantaste, se la cantaba ella.
― Gracias.
― No, gracias a usted. Gracias por hacer todo lo posible por darnos esperanza.
Y así, dejándome perpleja con lo último, él se fue de allí. Y después al regresar a la villa de los vencedores, me tire en el suelo y me puse a llorar por Nyx. A llorar por su madre. A llorar por Letha. Y me quede dormida por las escaleras.
Peeta me metió a la casa y se quedó conmigo cuando el frío me causo fiebre. La fiebre me causaba alucinaciones y veía sangre, veía muerte y quería morirme. Mi hermana lloraba, y Gale a pesar de los trabajos en la mina aprovechaba a verme en mi estado de locura. Cuando Zeva no podía, venía Kineta y sino, venía Peeta.
A veces mi único consuelo se encontraba en Haymitch. Él estaba igual de loco que yo. Dormía durante el día y bebía durante la noche.
A mí me sedaban todo el tiempo. Y no me permitían ir sola a ningún lado hasta que yo pudiese superar lo que pasaba por mi cabeza. Mi hermana decía que podría tener una tendencia suicida que se ocultaban bajo alucinaciones.
― No me iré Lec. –Susurró tristemente.- Estoy aquí contigo.
― Podría estarte soñando. Podría estarte alucinando y después verte morir.
― Puedes comprobarlo. –Después de unos segundos, llevé mis manos hacía su rostro y lo estuve tocando. Era caliente, como todos mis sueños. Pero él tenía los ojos llorosos. Mis alucinaciones no lloraban. Nunca lloraban.
― Te vi muriendo, Peeta. –Dije, hundiéndome entre sus brazos.
― Era solo una pesadilla. –Movió sus labios sobre mi cabeza.- Venga, a la cama. Yo me quedo contigo.
.
Se trataba del día en que llegarían ellos, todos ellos iban a llegar y tendría que revivir lo que tanto había querido olvidar. Observé con atención la nada del suelo nevado, era nada porque realmente no había que observar, solo nada, la nada, nada. Me aferre a la manta enorme que me cubría el cuerpo entero, iba descalza y sentía el frío debajo de mis pies, mi aliento se helaba y sentí tristeza, debía estar aquí conmigo, él tenía que estar junto a mí y no en una tumba, él era mío y yo era de él.
Él era mío.
― Te traje esto. –Levante la mirada, él me sonreía y me miraba con lastima, como si fuera un animal herido. Peeta me entregaba un vaso de un líquido humeante, lo tome entre mis manos y me recorrió el calor.
― Gracias. –Respondí quedamente. Él tomo lugar a un lado mío, y también miro a la nada, a mi nada.
― ¿Lista para ir a ver hoy a Cato y a Thalassa? –Preguntó.
― No en realidad. –Bebí un sorbo y la garganta se calentó.
― ¿No les echas de menos?
― No es eso, es solo que me traen recuerdos que no quiero ver… -murmuré.
― Lec…
― Peeta, por favor. Dentro de unas horas fingiremos un amor que no sentimos, no lo hagas más difícil.
― Te equivocas Electra. –Su voz sonó herida y dura.- Yo no he fingido.
― Bueno, yo sí y espero que lo recuerdes.
― ¿Por qué haces esto? Sinceramente no ocasionaras que te odie, no me harás pensar que fue por arrogancia y egoísmo.
― Así fue, supéralo.
― Sigo admirándote, eso no cambiara.
― No lo digas, por favor. –Le suplico mientras me cubro el rostro con mi mano libre.- Yo no puedo… -Entonces me puse de pie y le mire.- No lo compliques Peeta, no podre soportarlo.
Entre a la casa dejándolo completamente solo, cuando cierro la puerta no me muevo sino que permanezco allí pegada, mi espalda se desliza y quedo sentada contra el suelo con la mirada completamente perdida.
― No puedo soportarlo, Peeta. –Abrazó mis piernas con tristeza.- No quiero que me veas de esta forma.
.
Mi cabello estaba sujeto a un moño desarreglado, algunos mechones rizados de cabello se escapaban. Llevaba unos pantalones, botas y una blusa con bufanda, no me importó siquiera como vestía. Peeta se encontraba allí también pero no nos habíamos dirigido la palabra, al menos yo no buscaba hablarlo. Mi hermana se encontraba allí, preciosa como siempre y también Kineta. A lo lejos podíamos escuchar el tren acercarse, escondí mis manos dentro de los bolsillos de mi chaqueta.
Me hundo más en mis pensamientos, en el dolor que continuamente siento y comienza a volverse tan normal, tan normal como respirar fuego.
El aliento helado escapa de mi boca, entonces miro la punta de mis botas y como la nieve y el carbón se adhieren a la piel de estas. Algún día quizás pueda ver la luz y distinguir los verdaderos colores, todo se está volviendo tan artificial para mí.
Cuando el tren comienza a detenerse levanta una gran cortina de humo y polvo, permanezco allí, con los pies plantados sobre la tierra, aguardando a que mi falsa sonrisa aparezca en mi rostro y pueda volver a mentir. Entonces las puertas se abren inmediatamente, mis ojos se levantan ante la dirección de una mujer de cabello naranja chillón, y entonces suelta un chillido comenzando a caminar tan femeninamente como puede con sus tacones.
― ¡Mi pequeño, pequeño monstruito enojón! –Mi garganta ahoga un gruñido, pero entonces solo dibujo una sonrisa en mi rostro.
― Effie… Me alegra que hayas venido. –Miento. Ella entonces lleva ambas manos para cubrir su boca y entonces luego con ellas me aprieta ambas mejillas.
― Al parecer tu malhumor está desapareciendo. –Aprieto mis labios y entonces ella luego se despide, dirigiéndose hacia Peeta.
― ¿Y para mí no hay mentiras? –Me vuelvo para encontrarme hacía aquel moreno quién me dedica una sonrisa. Me encojo de hombros y trato de no mentirle, no iba a funcionar de todos modos.
― Eres la única persona que me alegró de ver… -susurró. Cinna entonces me rodea con un brazo y no parece juzgarme, sino para saber que al menos alguien estaba allí. Alguien a quién verdaderamente sentía un apoyo sobre este asqueroso mundo.
― Es hora de ir a casa.
― ¡Gracie! –Gritaba Effie.- ¡Apresúrense chicos! Oh Dios, es muy complicado traer cuatro ganadores distintos. –Entonces dejo escapar un suspiro agotador.- Como sea, ¡Dense prisa!
― Electra… -Me volví, entonces mi corazón dio un vuelco. Pude recordar la sangre, la oscuridad, los gritos en solo una mirada y después sacudí la cabeza para ver con claridad a una rubia dedicándome una pequeña sonrisa.
― Hola, Assa… -Mi voz era queda, ella entonces se acercó. Nunca me había imaginado lo guapa que era hasta el día de hoy, al verla con rizos en su cabello y bien vestida, no como la solía mirar dentro de la arena.
― Él es mi hermano, Zale.
Me enseñó a un muchacho alto, de complexión fuerte. Sus ojos eran de un color profundo lo cual sus cejas gruesas y definidas lo hacían destacar más. Tenía un rostro muy hermoso, entonces él hizo un saludo discreto con la cabeza.
― Entonces ella es la saeta de luz. –Preguntó con una voz misteriosa, un tono profundo y seductor. Yo deje escapar un bufido y chasqueé la lengua.
― No había vuelto a mencionar ese nombre… supongo que nada dura eternamente.
― Muy cierto, pero muchos todavía hablan de ti.
― No ha pasado tanto tiempo… algún día se olvidaran de todo.  –Entonces hundí más mis manos dentro de mis bolsillos.- Espero que lo hagan. –Susurré.
Era patética, últimamente mi faceta deprimente era lo que reflejaba en mi actitud. Junto con mis estilistas, comenzamos a caminar hasta la villa de los vencedores, creyendo que escuchaba sus historias cuando realmente, no pensaba en nada. Exactamente, esto era en lo que los juegos me habían convertido, en un fantasma que perseguía sus demonios pasados, que por más que escarbara en el lodo como un animal hambriento, jamás estaría satisfecho.
― Entonces, ¿Podremos utilizar una de las habitaciones? –Preguntó Grace con su voz habitual, Peeta entonces se volvió hacía ella.
― Pueden utilizar mi casa, creo que sería perfecto para los chicos.
― Eso es una buena idea, Peeta. –Inquirió Effie.- ¡Qué excelente que eres!
― No es nada… -Respondió un poco apenado.
Cuando llegamos a la villa de los vencedores, entonces las chicas tomamos hacía mi casa cuando Peeta y Cato fueron hacía la casa del primero. Sacudí mis pies en el tapete de la entrada y entonces mi hermana abrió la puerta para nosotros, entrando detrás de ella.
― ¡Es hora de trabajar! –Indicó Effie al tiempo en que aplaudía. La puerta después fue abierta por un hombre que se encontraba gruñendo por lo bajo.
― ¿Por qué tenían que venir, cabrones? ¡No tenían que levantarme! –Insultaba Haymitch por lo alto, yo entonces lo mire despectivamente.
― ¿Te ha despertado Peeta? Me sorprende que lo haya hecho.
― Al menos es más amable que tú, demente suicida. –Lo acribille con la mirada y entonces me apoye contra la barra de la cocina.
― ¿Quién eres para juzgarme, ebrio precoz?
― ¡Suficiente ustedes dos! –Chilló Effie.- ¿No pueden llevarse bien por una vez? ¡Empecemos bien!
― ¿Esto es empezar bien? –Murmuré molesta.
― Thalassa… -Holly había entrado a la cocina.- Los estilistas están listos… así que es hora.
La rubia había asentido y entonces salió de la cocina. Haymitch había comenzado a buscar botellas en la cocina y después salió de allí.
― ¡Tengo que hablar con tus estilistas! Dios, todo tiene que estar perfecto. –Y así salió también.
Permanecí cruzada de brazos, cuando aquel moreno me miró de forma triste y entonces me dedicó una sonrisa.
― Esto es lo que hace los juegos… -Murmuró.
― Quizás siempre fui así…
― ¿Qué es lo que piensas hacer ahora?
― Recordar… recordar lo que tanto he querido olvidar.
― Creo que lo estás haciendo mal. –Entonces se apoyó a lado mío.- No los buscas, simplemente quieres marcar tus recuerdos que tienes hacia ellos.
― No entiendo…
― Dibuja cicatrices sobre tu dolor para mostrar el sufrimiento que sientes…
― Todo está mal, haber salido de allí estuvo mal… no haberlos protegido estuvo mal… respirar está mal.
― Solo te sientes culpable, Lec.
― Quizás… quizás solo tenga miedo de pensar que hubiese sucedido, por eso no cruzo la línea, me mantengo al margen de ella.
― Pienso, Lec… que deberías recordar sus buenos tiempos y no los malos.
― ¡Cinna! ¡Los vestuarios! –Effie había entrado a la cocina, Cinna asintió y se levantó.
― Piénsalo… -Y así salió de la cocina, dejándome completamente sola.
Dibuja cicatrices.
Permanecí mirándome al espejo, mi expresión siempre era la misma. Con la mirada vacía y una línea recta en los labios. Mirarme, mirarla a ella… entonces sentí la ira llenar mi pecho. Se escuchó el romper del cristal, como caían sobre el lavabo. Y miré a aquella persona, como las piezas de su rostro estaban separadas y no era yo, era una extraña con los mismos ojos violetas.
Sobre tu dolor.
Sujete uno de los cristales más grandes del lavabo, deje escapar un suspiro y entonces levante mi cabello.
Para mostrar el sufrimiento que sientes.
Los mechones comenzaban a caer sobre el suelo, un poco de sangre salpicaba la baldosa, levanté otro de los mechones hasta que estos cayeron sobre mis pies.
― ¿Electra? –Habían llamado a la puerta.- ¿Por qué tardas tanto?
Solo quería ser real en este mundo artificial.
Los asimétricos mechones caían sobre mi rostro, se ondulaban en mi cuello y mis mejillas. El cristal cayó contra el suelo, cuando abrí la puerta entonces Effie dejo escapar un chillido.
― ¿Por qué has hecho eso? ¡Justo antes de la presentación! –Corrió hacía las escaleras.- ¡Necesito la ayuda de los estilistas! ¡Vengan!
Entonces me tire contra el suelo, deje caer la cabeza contra la pared y un suspiro escapo de mi boca.
Muestra lo que verdaderamente sientes.
Levanté el cristal sobre mi rostro, y entonces deje escapar una sonrisa.
― Está bien… Ya no importa.
No importa más, pero no quería seguir escondiéndome.
Ya no tenía miedo. 
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Safe & Sound (Novela colectiva de los Juegos del Hambre)

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Página 48 de 48. Precedente  1 ... 25 ... 46, 47, 48

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.